Está en la página 1de 100

Revista de psicología y neurociencias

N.º 79 - 2016

Julio / Agosto 2016 · N.º 79 · 6,90 € · menteycerebro.es

Mente&Cerebro
SUEÑO
Percepción
sensorial
y sueños
lúcidos

NUEVA SERIE

Vivir con alzhéimer


Estrategias para enfermos y cuidadores
00079

Embarazo Identidad Migraña


Mente&Cerebro

9 771695 088703

El síndrome La conectividad funcional, Tras el origen


alcohólico fetal nueva huella dactilar de las auras migrañosas
Monografías con nuestros
mejores artículos sobre temas clave

CUADERNOS 14: DEPRESIÓN CUADERNOS 13: EN BUSCA DE CUADERNOS 12: EL DOLOR


Trastorno depresivo en el trabajo • LA CONSCIENCIA Combatir el dolor crónico • Causas de la
Depresión en el hombre y en la mujer • Avances en el diagnóstico del estado migraña • La psique como calmante •
Electrodos cerebrales para la depresión vegetativo • El claustro como sede de la ¿Funciona la acupuntura?
resistente • El éxito de la terapia consciencia • Límites del reduccionismo
cognitivo-conductual neurobiológico • Pérdida y recuperación
de la consciencia

CUADERNOS 11: LENGUAJE CUADERNOS 10: ADICCIONES CUADERNOS 9: LA MEMORIA


Y COMUNICACIÓN Alteraciones en el sistema de recompensa Circuitos neuronales de los recuerdos
La influencia del lenguaje en el pensamiento • Raíces evolutivas del alcoholismo • • Estudios con ratones transgénicos
• Modelos neurales del habla y el ­Enganchados a la inanición • Huellas • El síndorme de Korsakoff y la
entendimiento • Claves de la gestualidad ­cerebrales de la nicotina • Tratamientos hipertimesia • Técnicas para mejorar
social • Niños con mutismo selectivo el aprendizaje

www.investigacionyciencia.es/revistas/cuadernos
Sigue el desarrollo de la psicología
y las neurociencias

MENTE Y CEREBRO n.o 78 MENTE Y CEREBRO n.o 77 MENTE Y CEREBRO n.o 76


El concepto del alma • Dispositivos El tacto • El síndrome de fatiga crónica Estimulación cerebral • Reclutamiento
de estimulación cerebral • El peso • Desarrollo del cerebro en los bebés yihadista • Neurogénesis y memoria
de la memoria autobiográfica • ¿Incentivo prematuros • Modificar los recuerdos • • Desarrollo del lenguaje en los bebés
o manipulación de los ciudadanos? • Salud mental de los inmigrantes • • Regulación de los sentimientos •
El papel de las áreas parietales superiores El sentido de la orientación a prueba Excitación sexual persistente

MENTE Y CEREBRO n.o 75 MENTE Y CEREBRO n.o 74 MENTE Y CEREBRO n.o 73


Evaluar la personalidad • Mecanismo del El poder de las marcas • Terapia cognitivo- La neurociencia del futuro • Las dos
sistema neurovascular • Metacognición: conductual para la depresión • Alimentos caras del aburrimiento • ¿Cómo surgió
el poder de la reflexión • ¿El dinero da para las neuronas • ­Autocontrol, el secreto el test de inteligencia? • ­Aprendizaje
la felicidad? • Neurobiología del miedo • del éxito • E­ n el cerebro del programador a través del tacto • E
­ l síndrome
­¿Sensibilidad alimentaria o moda? • ­El claustro, director de la consciencia del acento extranjero • ­Trastorno
postraumático por aborto

www.investigacionyciencia.es/revistas/mente-y-cerebro
Para más información y efectuar tu pedido: Tlf. 934 143 344 | administracion@investigacionyciencia.es
EN ESTE NÚMERO

Síndrome alcohólico fetal

10  La huella del alcohol en el feto


Las mujeres embarazadas que consumen bebidas alcohólicas
ponen en peligro a su hijo. Las consecuencias no se perciben en el bebé
hasta un tiempo después de nacer. Por Reinhold Feldmann

16 La mejor prevención: alcohol cero


Por Óscar García Algar y Adriana Bastons Compta

Libre albedrío

10 18  La libertad de decidir


¿Somos realmente libres cuando decidimos? ¿O nos sentimos
libres cuando una decisión nos resulta fácil y nos aporta resultados
positivos? Por Stephan Lau

Estímulos sensoriales

24  Percepción d
­ urante el sueño
Los sonidos y los olores exteriores pueden penetrar en nuestros
sueños. Mas algunos se cuelan con mayor facilidad en nuestras fantasías
nocturnas que otros. ¿Por qué? Por Michael Schredl

Sueños lúcidos

30 30  Sumergirse en el ­mundo onírico


Las personas conscientes de que están soñando son capaces de
dirigir su propia «película mental». Si tienen experiencia en este terreno,
pueden escapar de las pesadillas e incluso perfeccionar la práctica de un
deporte durante el sueño. Por Irene Habich

Neurobiología

60  Medir la neurogénesis


Con el fin de evaluar la producción de neuronas nuevas en el
cerebro humano, los investigadores apuestan por la datación por
carbono radiactivo, un método arqueológico que ­aprovecha los efectos
de la contaminación nuclear ocasionada por los ensayos con bombas
atómicas. Por Olaf BergMann y Hagen Huttner
66
Conectividad funcional

66  El cerebro, un órgano personal


Científicos de la Universidad Yale confirman que no todos los
cerebros trabajan igual: cada uno presenta sus propias características.
El estudio allana el camino hacia la ­neurociencia orientada al individuo.
Por Christian Wolf

Percepción

72  Con ojos de pájaro


Los animales también sucumben a las ilusiones ópticas. Es fácil
engañar al sistema visual, ya sea de un humano, un pez o una gallina.
72 Por Katrin Weigmann

MENTE Y CEREBRO 2 N.O 79 - 2016


Encefaloscopio  4
Sueño / Psicología social /
­ ercepción / Cáncer / Lenguaje /
P
Personalidad / Comunicación
gestual
Cartas de los lectores  9
Avances  36
Biomarcadores para diagnosticar
la psicosis. Por Thomas R. Insel
Dos mecanismos neuronales
­regulan el flujo de la información
sensorial. Por Rubén Moreno Bote
Mecanismos moleculares en las
sinapsis. Por Marta Morey
Instantánea43
Un paso más hacia el conectoma
Sinopsis58
Un hogar adaptado para
­personas con demencia.
Por Anna von Hopffgarten
Syllabus78
Las auras migrañosas.
Por Markus Dahlem
Ilusiones84
ISTOCK / OZGURCANKAYA

Equivocaciones ­mágicas.
Por S. Martinez-Conde
y S. L. Macknik
Retrospectiva  88

Nueva serie: «La enfermedad de Alzheimer» El alquimista del alma.


Por Stefan Klein
Psicogeriatría Libros  94

44  Vivir con alzhéimer


Aunque aún no se disponga de un tratamiento definitivo contra
la enfermedad de Alzheimer, el diagnóstico t­ emprano puede contribuir
Desentrañar los misterios de la
consciencia. Por Jordi Vallverdú
Mitos de ayer y de hoy.
a retrasar la aparición de los primeros síntomas. Por Clarissa Giebel Por Luis Alonso

Sintomatología

50  Efectos psicológicos y conductuales


del alzhéimer
Los síntomas psicológicos y conductuales constituyen las
manifestaciones más incapacitantes y conflictivas para las personas
con alzhéimer y sus cuidadores. Por José María García-Alberca

MENTE Y CEREBRO 3 N.O 79 - 2016


ENCEFALOSC OPIO

ISTOCK / NEIDINART
Sueño
La leche de vaca que se ordeña por la noche relaja más

D
esde hace tiempo se sabe que beber un vaso La leche vespertina contenía diez veces más melato-
de leche por la noche facilita el sueño. Una de nina en comparación con la que se había ordeñado du-
las razones de este efecto se debe a las sus- rante el día, indican los autores. Asimismo, hallaron
tancias que contiene, entre ellas, el triptófano, ami- que su contenido en triptófano era un 24 por ciento
noácido que promueve la liberación de serotonina y mayor. Esta sustancia química favorece la liberación
melatonina. Una reciente investigación afina mucho de dos neurotransmisores importantes para el sueño:
más. Según indica, la leche procedente de vacas que la serotonina y la melatonina. La primera tiene efectos
se han ordeñado por la noche induce efectos sedantes, calmantes; la segunda, contribuye a la regulación del
tranquilizantes y promueve la somnolencia. Al menos ciclo de sueño y vigilia.
en ratones. También la leche que se encuentra habitualmente
El equipo dirigido por Joy I. de la Peña, de la Uni- en los comercios contiene ambas sustancias y se suele
versidad Sahmyook en Seul, administró leche de vaca utilizar como remedio casero para promover el des-
recolectada de noche a unos roedores. Observaron canso nocturno. Con todo, aún no está claro si en un
que la conducta de los múridos se tornaba más tran- futuro se recetará el consumo de «leche nocturna»
quila o que los animales se dormían antes en compa- para tratar las alteraciones del sueño. Los investigado-
ración con los individuos que no habían bebido leche res todavía no han comprobado su efecto calmante y
o que, en caso de hacerlo, esta se había obtenido a ho- sedativo en los humanos.
ras diurnas. También comprobaron que la «leche noc-
turna» reforzaba los efectos de un somnífero. Journal of Medicinal Food, vol. 18, págs. 1255-1261, 2015

MENTE Y CEREBRO 4 N.O 79 - 2016


Psicología social
El alarmismo surte efecto

E
l miedo es un medio eficaz para influir en el tos que no causaban alerta en los sujetos. No obstante,
comportamiento y las intenciones de las per- los investigadores indican que no se debe usar el mie-
sonas. Un metanálisis liderado por la psicóloga do como estrategia general para modificar la conducta
Dolores Albarracín, de la Universidad de Urbana- de las personas, puesto que el estudio solo se refiere a
Champaign, revela que cuando se trata de modificar las advertencias que inducen temor. En este sentido,
la conducta de alguien en una determinada y única explicar el peligro con detalle y la alta posibilidad de
ocasión, el miedo resulta de gran ayuda. que se produzca esa situación resulta muy eficaz. Tam-
Los investigadores analizaron más de 100 estudios bién deberían considerarse los beneficios que compor-
en los que habían participado unos 27.000 sujetos. tan las contramedidas.
Aunque el alarmismo no producía un efecto muy no-
table, sí resultaba el doble de eficaz que los argumen- Psychological Bulletin, vol. 141, págs. 1178-1204, 2015

Percepción
Crean un dispositivo capaz de imitar la sensación táctil

I
nvestigadores dirigidos por Zhenan Bao, de la impulsos lumínicos directamente a la corteza somato-
Universidad Stanford, han desarrollado una lámina sensorial de ratones. Las neuronas que estimularon las
flexible que, ante la presión mecánica, genera señales táctiles del dispositivo mostraron un patrón de
señales eléctricas similares a las que producen las actividad similar al de las sensaciones táctiles.
células sensoriales de la piel. De esta manera transmite Reproducir la sensibilidad de la piel continúa sien-
informaciones táctiles diferenciadas al cerebro. En con- do un gran desafío. Además de los corpúsculos de
creto, la «piel artificial» imita el funcionamiento de los Merkel, la piel humana presenta otros muchos recep-
receptores táctiles de adaptación lenta: los corpúsculos tores (para el dolor, la temperatura, los cambios brus-
de Merkel. Estos receptores traducen la intensidad de cos de presión o las vibraciones, en otras sensaciones).
la presión en señales de frecuencia entre 0 y 200 her- Por otra parte, estimular neuronas concretas mediante
cios y las envían al cerebro a través de vías nerviosas. luz constituye todavía un objetivo difícil.
Los científicos transmitieron las señales generadas
eléctricamente (con finos hilos de plata) y en forma de Science, vol. 350, págs. 313-316, 2015

BAO RESEARCH GROUP, UNIVERSIDAD STANFORD

En un futuro próximo,
una piel artificial podría
­añadir la sensación de tacto
a las prótesis de mano.

MENTE Y CEREBRO 5 N.O 79 - 2016


Cáncer
Las células tumorales en el cerebro forman una red

L
os glioblastomas son los tumores cerebrales En conclusión, el GAP-43 podría ofrecer un punto
más frecuentes en los adultos. También resultan de acción para el tratamiento farmacológico de los
difíciles de tratar. Matthias Osswald, del Centro glioblastomas. No obstante, las uniones en hendidura
Alemán de Investigación del Cáncer en Heidelberg, formadas por las proteínas se encuentran en numero-
y otros científicos han descubierto el motivo de esa sos tejidos del cuerpo. Si se lograra separarlas de for-
dificultad. Al parecer, las células tumorales constru- ma selectiva en las inmediaciones de los glioblastomas
yen redes con ayuda de largas fibras celulares a través en crecimiento, se podría implantar con éxito una qui-
de las cuales se protegen mutuamente e incluso les mioterapia contra los tumores cerebrales, hasta ahora
permiten reactivarse. incurables. Este objetivo ya se ha logrado en ratones.
Gracias a su alto contenido en actina y miosina, los
Nature 10.1038/nature16071, 2015
microtúbulos tumorales presentan una movilidad alta;
también unen células cancerosas que se hallan a gran NATURE 10.1038/NATURE16071, 2015

distancia. De este modo, el tumor se vuelve más resis-


tente. Cuando se destruyen determinadas estructuras
de una célula tumoral, las células colindantes a esa
unión liberan, a través de su contacto, nuevos repues-
tos sintetizados. Mediante canales especiales, conoci-
dos como uniones en hendidura, las células tumorales
se unen.
Al parecer, esta «alianza» también las convierte
en inmunes a la quimioterapia. Dado que el con-
glomerado de células puede distribuir y debilitar o
drenar sustancias nocivas a través de una gran red,
resulta enormemente resistente. Los investigadores
suponen que el mismo mecanismo posibilita a las
células del glioblastoma hacer frente a las radiacio-
nes. De esta manera, las células tumorales pueden
ayudarse recíprocamente en situaciones de escasez
con macromoléculas (ATP, aminoácidos o ARN).
Incluso la regeneración de núcleos celulares resulta
posible.
Al parecer, la formación de la red tumoral protecto-
20 mm
ra se halla relacionada con la proteína transmembrana
GAP-43. Según los científicos, cuando en los extremos
de los microtúbulos del tumor se forma una gran can- En un glioblastoma, las células tumorales (turquesa)
tidad de dicha proteína, se generan también tipos de se unen entre sí a través de microtúbulos especiales
cáncer muy invasivos. (lila).

Lenguaje
La lengua influye en el desarrollo lingüístico

L
os bebés deben entrenar la lengua a edad pronunciar el sonido «D». Esta diferenciación, que en
temprana para entender los sonidos y hablar el inglés no resulta relevante, es esencial en la lengua
más adelante, informan investigadores de la hindi. Por lo general, las personas que no hablan dicho
Universidad de la Columbia Británica en Canadá. El idioma no saben reconocer esta distinción; menos aún
equipo, dirigido por Alison Bruderer, testó en niños reproducirla.
de seis meses (todos de familias de habla inglesa) si No obstante, en los primeros siete meses de vida,
reconocían la diferencia sonora entre dos maneras de los bebés de cualquier parte del mundo son capaces de

MENTE Y CEREBRO 6 N.O 79 - 2016


ENCEFALOSC OPIO

Personalidad
Igualdad entre hermanos

S
er el mayor de los hermanos, estar en el medio bilidad, amabilidad y fantasía, esta última relacionada
de otros dos o crecer siendo el benjamín de la con la apertura a nuevas experiencias.
familia apenas influye en la personalidad de Los primogénitos se tienen a sí mismos por listos,
un adulto. Psicólogos de las universidades de Leip- y la inteligencia disminuye ligeramente entre el pri-
zig y Maguncia han analizado los datos de más de mero y el último nacido. Sin embargo, según explica
20.000 alemanes, británicos y estadounidenses para Stefan Schmukle, de la Universidad de Leipzig, si se
conocer si el orden de nacimiento repercute en de- comparan entre sí dos hermanos cualesquiera, en
terminados rasgos. Compararon la personalidad de más del 40 por ciento de los casos o bien el mayor o
niños de la misma familia; también con la de personas bien el más joven tienen el cociente de inteligencia
de distintos grupos familiares pero que ocupaban la más alto. Además, los efectos serían tan pequeños que
misma posición entre hermanos. Los investigadores apenas tendrían importancia para el curso vital.
no encontraron ninguna relación entre la constelación
de hermanos y los rasgos de personalidad concretos, a Proceedings of the National Academy of Sciences USA 10.1073/
saber, extraversión, estabilidad emocional, responsa- pnas.1506451112, 2015

De niños, el rol de hermana mayor o de hermano


menor puede ser significativo, pero no influye en la
personalidad en la edad adulta.

ISTOCK / SEENAD

ello. Al parecer, su cerebro no diferencia todavía la Aun así, el experimento no mermó el desarrollo
lengua nativa de los idiomas extranjeros, por lo que, lingüístico de los bebés, señalan los investigadores.
en ambos casos, se activan las mismas áreas sensoria- El chupete solo les limitaba un determinado movi-
les y motoras del lenguaje. miento de la lengua durante las fases cortas de ex-
En su estudio, los científicos expusieron a un grupo perimentación. Según concluyen, el entrenamiento
de bebés al sonido del fonema «D» hindi. Mediante un de la lengua constituye un requisito hasta ahora
chupete diseñado para bloquear el levantamiento de la subestimado para la formación de la capacidad
punta de la lengua, impidieron que la mitad de los su- ­fónica.
jetos imitaran los sonidos. Pruebas posteriores revela-
ron que estos niños no habían aprendido a diferenciar Proceedings of the National Academy of Sciences USA 10.1073/
entre ambas formas de pronunciación. pnas.1508631112, 2015

MENTE Y CEREBRO 7 N.O 79 - 2016


ENCEFALOSC OPIO

Sueño
Provocan la fase REM en ratones

P
or primera vez, los investigadores han conse- sueño REM. Sin embargo, el dispositivo solo funcio-
guido inducir en ratones el sueño REM de ma- naba cuando los animales ya estaban dormidos; en
nera selectiva. Ello podría facilitar en el futuro caso contrario, la activación de la médula ventral no
la investigación de esta, por ahora poco comprendi- provocaba sueño en el ratón.
da, fase del sueño. El equipo de Yang Dan, de Mientras los animales están despiertos,
la Universidad de California en Berkeley, sus neuronas presentan actividad so-
introdujo moléculas fotosensibles en bre todo durante los momentos de
determinadas neuronas de la médula alimento e higiene. De esta mane-
ventral del tronco encefálico de los ra, cuando se «iluminaba» el ce-
animales. Estas se activaban con luz rebro de los ratones despiertos,
láser al pulsar un botón. Cuando estos empezaban a comer y a
los científicos experimentaron el limpiarse.
sistema en roedores que dormían,
estos pasaron del sueño no REM al Nature, vol. 526, págs. 435-438, 2015
ISTOCK / OKTAY ORTAKCIOGLU

Comunicación gestual
Las señales de las otras personas pueden llevar a error

L
os gestos para señalar un lugar suelen malinter- Los resultados revelaron que la persona que preten-
pretarse. Al parecer, este fenómeno se debe a que de mostrar un lugar o la situación de un objeto a otro
la persona que indica y el observador recurren a individuo alinea las puntas de los dedos con sus ojos y
reglas geométricas distintas, según se ha descubierto el objeto. Sin embargo, el observador, quien percibe
en fecha reciente. los gestos desde otra perspectiva, suele prolongar la
Psicólogos de la Universidad de Wurzburgo solici- línea que recorre el hombro, el brazo y el dedo del su-
taban a una serie de estudiantes que señalasen deter- jeto que señala. Por ello, en la mayoría de los casos,
minadas posiciones con el dedo y sobre una recta nu- mira demasiado alto. Según concluyen los científicos,
mérica. Otros participantes debían interpretar esos en el día a día no debería extrañarnos que otros ma-
gestos. Los científicos determinaron la postura corpo- linterpreten nuestras indicaciones.
ral exacta de los probandos con ayuda de una técnica
Journal of Experimental Psychology-Human Perception and
ideada para registrar el movimiento. ­Performance. 10.1037/xhp0000126, 2015

Los observadores del gesto indi-


cador suelen prolongar la línea
UNIVERSIDAD DE WÜRZBURG

que configuran el hombro, el bra-


zo y el dedo de quien señala. Por
ese motivo, creen que la estudian-
te apunta hacia la posición A.
Pero lo correcto es la posición B.

MENTE Y CEREBRO 8 N.O 79 - 2016


CARTAS DE LOS LECTORES

Sobre el concepto de alma Publicado en:


Óscar Llorens, Vila-real: Soy profesor de filosofía en un
instituto de secundaria interesado en el número de mayo
de Mente y Cerebro [«Lo que queda del alma», por Steve
Ayan; Mente y Cerebro n.o 78, 2016]. Mi baja
cualificación no me impide observar que: 1) es falso que
la idea de alma provenga de la teología; 2) que se
suponga inmortal en esencia (recuérdese a Epicuro, por
ejemplo); 3) que Descartes no comete ningún error
categorial al adscribir substancialidad al alma, dado que
en su sistema no se trata de una abstracción; 4) por MyC 78/2016 MyC 62/2013
último, dudo que se pueda calificar a Chalmers como
dualista de propiedades, sino más bien como dualista sin
más. Entiendo que la línea editorial de Mente y Cerebro
tienda a popularizar el paradigma naturalista de la Cerebro y cognición social
mente; sin embargo, entiendo también que el tra-
tamiento del tema ha sido obtuso, sin entender que el Yolanda Romero de Tejada, Barcelona: En relación
asunto sigue estando en lo que es la mente y la conscien- con la reseña sobre el libro I know what you are
cia (independientemente del nombre que se les dé), thinking [«Teoría de la mente», por Luis Alonso;
denostando el pampsiquismo, el monismo neutral o el Mente y Cerebro n.o 62, 2013], tengo una duda.
dualismo, que, en el último número de su revista, es Cuando habla de la zona de la corteza prefrontal
tratado como prácticamente fallecido en aras del medial, se refiere a la prefrontal ventromedial, ¿verdad?
naturalismo. Quien asista con frecuencia a congresos de
filosofía será capaz de apreciar, en cambio, un creciente Responde Luis Alonso: En la cognición social, igual
interés por estas ontologías ante la evidencia de que el que en otras funciones superiores, son muchas las
naturalismo, desde el siglo xix, ha aportado poco más regiones del cerebro involucradas. Las técnicas de
que promesas al asunto de la consciencia. formación de imágenes ayudan a determinar las
principales zonas implicadas, pero no alcanzan una
Responde Steve Ayan: Estimado señor Llorens, gracias precisión exacta. Por eso, en la reseña se subrayaba que
por sus comentarios críticos con respecto a mi artículo. las regiones aludidas eran las que se activaban de forma
Sin embargo, debo rechazar al menos tres de sus cuatro más sistemática. En efecto, la corteza prefrontal
comentarios: 1) no reivindico que el concepto del alma ventromedial interviene en aspectos cruciales de la
provenga de la teología. La idea de una esencia cognición, como ya demostraron en 1999 Elliott, Rees y
inmortal del hombre es más antigua que cualquier Dolan.
sistema teológico completo. Sin embargo, hoy en día el
concepto de alma se limita en gran medida a contextos
religiosos o espirituales. 2) Una vez más, hoy en día, la
idea de una esencia inmortal forma parte de nuestra
manera de pensar sobre el alma. Afirmar esto no
implica que siempre haya sido así: en el curso de la
historia ha existido una sucesión de diferentes concep- ¡ENVÍANOS
tos y usos de la palabra alma, por supuesto. 3) Descar- Cartas de los lectores
TUS COMENTARIOS!
tes afirmaba que existía una res cogitans inmortal, pero Mente y Cerebro agradece la
la ubicaba en el cerebro. Considero que se trata de un opinión de los lectores. Te animamos
error categorial, ya que las entidades inmateriales no a enviar tus comentarios a:
pueden ocupar lugar por definición. No estoy seguro a PRENSA CIENTÍFICA, S.A.
qué se refiere al decir que el sistema de Descartes «no Muntaner 339, pral. 1.a, 08021 BARCELONA
es una abstracción». 4) De acuerdo, vamos a dejarlo en o a la dirección de correo electrónico
que Chalmers es un dualista. He utilizado el término redaccion@investigacionyciencia.es
La longitud de las cartas no deberá exceder los 1500
«dualismo de propiedades» en oposición a «dualismo caracteres, espacios incluidos. Mente y Cerebro
de sustancias»; aunque ello no explica toda la historia, se reserva el derecho a resumirlas por cuestiones
entrar en más detalles habría complicado un poco más de espacio o claridad. No se garantiza la respuesta
las cosas. a todas las cartas publicadas.

MENTE Y CEREBRO 9 N.O 79 - 2016


PSIQUATRÍA INFANTIL

SÍNDROME ALCOHÓLICO FETAL Las mujeres embarazadas


que consumen bebidas alcohólicas ponen en peligro a su hijo.
Las consecuencias no se perciben en el bebé hasta un tiempo después
de nacer, por lo que con frecuencia sus alteraciones físicas y psíquicas
no se relacionan con la exposición prenatal al alcohol

La huella
del alcohol
en el feto REINHOLD FELDMANN

L
eo* no puede permanecer quieto ni cinco Numerosas personas que adoptan o acogen a un me-
minutos en el restaurante. De repente, agarra nor narran experiencias similares, y aunque buscan
los cubiertos y se desplaza braceando como consejo, presumen la respuesta: es posible que los pro-
un salvaje por el establecimiento. Su madre blemas surjan de la época previa al nacimiento del niño.
le recrimina e intenta detenerlo, pero él hace Según nuestra experiencia en el Centro Ambulatorio de
caso omiso a la riña. El resto de los comen- la Clínica de Día de Walstedde, de todos los niños que
sales se irritan: «¿Qué le pasa a ese niño?»; «No tiene nacen anualmente en Alemania, alrededor de 6500 sufren
vergüenza, ¡es un maleducado!», espeta una mujer mien- las consecuencias del consumo de alcohol durante el
tras mueve la cabeza en señal de desaprobación. embarazo. De estos, unos 2000, lo que equivale a alrede-
Una vez más, el sentimiento de culpa se apodera de dor de 3 de cada 1000 niños nacidos, presentan un sín-
los padres. Leo, de cinco años, es hijo adoptivo. La drome alcohólico fetal (SAF). En Estados Unidos, Fran-
pareja sabe que la vida del niño no fue fácil desde el cia y España las cifras son similares.
principio: un par de días después de nacer lo separaron El SAF se manifiesta sobre todo en el aspecto físico
de su madre biológica para llevarlo a una institución. del niño, pues los afectados suelen presentar alteraciones
Medio año más tarde, llegó a su actual hogar. ¿Puede faciales típicas y estatura baja. Sin embargo, estos casos
que estas experiencias traumáticas hayan influido en su inequívocos representan solo la punta del iceberg: el al-
comportamiento? ¿O los padres deberían ser más es- cohol frena el crecimiento de todos los órganos de los
trictos con él? nonatos. Ello afecta sobre todo al cerebro. Por ese moti-
* Nombres alterados por la redacción.

MENTE Y CEREBRO 10 N.O 79 - 2016


Perímetro cefálico
reducido

Cabello fino

Ligero estrabismo
Ojos pequeños

Nariz chata

Mayor separación
entre la nariz y la boca
y surco nasolabial poco
marcado Labio superior fino,
poco prominente

GEHIRN UND GEIST / MARTIN BURKHARDT

Escrito en el rostro
Durante el embarazo, el alcohol surco nasolabial (subnasal) poco bién pueden presentar una forma-
puede causar en el niño deformi- marcado. También el labio supe- ción anómala.
dades en todas las regiones del rior es más fino y recto y se en- Dichas características, junto con
cuerpo, incluso en las manos y los cuentra retraído. Además, las na- otros criterios, simplifican el reco-
pies. Sin embargo, las anomalías rinas apuntan hacia adelante de nocimiento del cuadro clínico. No
cefálicas son las más característi- forma llamativa. Sus ojos suelen obstante, estos rasgos físicos a me-
cas del síndrome alcohólico fetal. ser pequeños y dan la impresión nudo se atenúan con el paso del
Un signo físico que distingue a es- de encontrarse muy separados. tiempo, de manera que los niños de
tos niños es la separación exagera- Con frecuencia, las orejas apare- más edad ya no cumplen los crite-
da entre la nariz y la boca, con un cen más bajas de lo habitual; tam- rios diagnósticos.

MENTE Y CEREBRO 11 N.O 79 - 2016


En síntesis: Riesgo subestimado

1 2 3
El síndrome alcohólico fetal Los niños con SAF presentan Por lo general, son ingenuos,
(SAF) afecta a numerosos ni- un aspecto físico característi- agitados y poco temerosos.
ños a causa del consumo de al- co. También manifiestan alte- También suelen requerir apo-
cohol de la madre durante el emba- raciones emocionales, sociales y yo y asistencia especializada hasta
razo. Sin embargo, su diagnóstico psicológicas. la edad adulta.
es poco conocido.

vo, las alteraciones cerebrales asociadas al alcohol resul- bebe, es decir, de la fase del desarrollo en la que se en-
tan más frecuentes que las secuelas externas visibles y cuentra el feto. Ya en los años noventa del siglo pasado,
pueden derivar más tarde en déficits cognitivos, sociales Ann Streissguth y Philippe Dehaene, del Colegio de
y emocionales. Medicina de la Universidad de Washington y del Centro
Cuando los rasgos corporales resultan poco recono- Hospitalario y Orfanato para Recién Nacidos Boucicaut,
cibles, suele diagnosticarse un SAF parcial o de daños respectivamente, sugirieron que existe un componente
neurológicos del desarrollo tras una exposición prenatal genético. En su estudio, llevado a cabo con gemelos de
al alcohol. En ese caso se precisa revisar el historial pre- Estados Unidos, observaron que los hermanos monoci-
vio al nacimiento. A menudo esa empresa resulta difícil, góticos expuestos a alcohol presentaban síntomas simi-
incluso imposible. ¿Qué madre reconoce abiertamente lares tras el nacimiento, mientras que los gemelos dici-
que consumió alcohol durante el embarazo? Por otra góticos mostraban sintomatologías distintas, incluso a
parte, alrededor del 80 por ciento de los niños que se veces uno de los mellizos estaba sano mientras que el otro
presentan en nuestro centro ambulatorio son adoptados padecía el síndrome. También cabe la posibilidad de que,
o en acogida, por lo que muchas veces no es posible lo- de dos mujeres que han abusado del alcohol durante el
calizar a la madre biológica; de esta manera, solo podemos embarazo, solo una dé a luz un niño con SAF.
conjeturar sobre sus hábitos de consumo de alcohol. Pero el problema no es nuevo. Hace más de 150 años
Los resultados de los estudios relativos a las conse- que se habla de las consecuencias que comporta el
cuencias de la ingesta moderada de alcohol durante el consumo de bebidas alcohólicas durante la gestación.
embarazo resultan contradictorios. Por ese motivo, mu- En 1865, el caricaturista y pintor realista Wilhelm Busch
chas personas ponen en duda que suponga un riesgo (1832-1908) describió por primera a un niño afectado
serio. Con todo, se sabe que las mujeres alcohólicas no por el alcohol en sus caricaturas de los hermanos Max
son las únicas que dan a luz niños con SAF. Los problemas y Moritz. El dibujante describía de forma precisa y
de conducta asociados al síndrome se acumulan incluso aguda la realidad de su época. En el siglo xix, debido a
en el caso de niños cuyas progenitoras aseguran que solo la supresión de los límites para las cofradías y las taber-
tomaron una copa a la semana durante el embarazo. En nas, el consumo de bebidas de alta graduación aumentó
nuestras investigaciones de 2014 constatamos que el considerablemente en Alemania. El orujo de patata,
consumo moderado de bebidas alcohólicas también barato y popular, desembocó en una auténtica «peste
suponía un riesgo. Evaluamos los resultados de encuestas del aguardiente». Busch se debió topar con numerosos
llevadas a cabo con más de 7000 niños de entre tres y niños afectados por el consumo de alcohol de sus madres,
diez años, así como con sus respectivos padres. Según por lo que los utilizó en sus obras. Las facciones de
hallamos, las anomalías aumentaban si la madre había Moritz, uno de sus personajes, reflejan numerosas ca-
bebido de manera moderada durante el embarazo; si, racterísticas físicas de un niño con SAF: no tiene surco
además, había fumado, el incremento era mayor. entre la nariz y la boca y estas se encuentran a gran
Investigadores del SAF de todo el mundo coinciden distancia una de otra. También ilustró con acierto al-
en que las embarazadas deberían evitar el alcohol por gunos rasgos típicos de la conducta en estos niños: Max,
completo, puesto que hasta ahora no se ha demostrado el hermano sano, era hábil y astuto y el que planeaba
ninguna relación lineal entre la cantidad de alcohol in- las travesuras; Moritz, en cambio, era ingenuo y no muy
gerido y la gravedad de los síntomas. Tampoco existe un listo; tampoco sabía calibrar las consecuencias de sus
valor límite que asegure la desaparición de riesgo para el fechorías.
nonato. Si bien las caricaturas de Busch alcanzaron gran po-
pularidad, un primer estudio sobre la sintomatología
La influencia de los genes llevado a cabo en 1957 por la estudiante de medicina
El impacto del alcohol resulta complejo, pues no solo Jacqueline Rouquette a partir de una muestra de 100 ca-
depende del momento del embarazo en el que la madre sos pasó inadvertido. Tuvo que transcurrir una década

MENTE Y CEREBRO 12 N.O 79 - 2016


PSIQUIATRÍA INFANTIL / SÍNDROME ALC OHÓLIC O FETAL

hasta que se retomó el tema desde la perspectiva cientí- tura cerebral y los datos sobre el consumo de alcohol de
fica. Paul Lemoine, pediatra francés, publicó una inves- la madre durante el embarazo. En 2015 comprobamos en
tigación sobre los síntomas de 127 niños de madres alco- 30 niños de dos años de edad afectados de SAF que la
hólicas. Los describió con tal precisión que sus criterios mitad se desarrollaba con un retraso motor y cognitivo.
sobre esta enfermedad constituyen aún hoy las bases del Ello resultó todavía más notorio en los casos, por lo ge-
patrón diagnóstico. Años más tarde, en 1973, los esta- neral más infrecuentes, de niños con SAF nacidos a
dounidenses Ken Jones y David Smith, por entonces en término en comparación con los bebés prematuros que
la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, presentaban el síndrome. Estos últimos cuentan con la
publicaron unos resultados idénticos. Aunque su estudio «ventaja» de haber estado expuestos al alcohol durante
se basaba solo en ocho casos, fueron los que dieron menos tiempo.
nombre al síndrome; asimismo, su trabajo logró desper-
tar el interés científico internacional y activar la investi- Percepción alterada
gación en torno al SAF. El diagnóstico del SAF debería contemplar desde un
Con frecuencia, la gravedad de este síndrome solo principio las anomalías neuropsicológicas. Ya en la pri-
puede determinarse durante los tres primeros años de mera infancia, estos niños reconocen con dificultad las
vida del bebé. Muchas características físicas se atenúan formas y las figuras, calculan la altura peor que sus coe-
con el paso del tiempo. No obstante, el diagnóstico se con- táneos y a menudo no advierten los obstáculos (con fre-
centra en los rasgos externos, las anomalías en la estruc- cuencia tropiezan o se golpean con el borde de la mesa).

EN BREVE

El síndrome alcohólico fetal (SAF) describe a los niños que presentan alteraciones físicas y psíquicas como con-
secuencia del alcohol ingerido por su madre durante el embarazo. Los más pequeños presentan rasgos faciales ex-
ternos característicos. El rostro de la niña de tres años de la imagen muestra algunos de estos rasgos: un puente
nasal deprimido y una mandíbula muy pequeña (retrognatismo). Además de estas alteraciones, otros criterios
diagnósticos son el retraso en el crecimiento del cerebro y las alteraciones cerebrales. En los casos de SAF parcial,
los afectados presentan dos de estas tres condiciones. El aspecto de muchos de ellos es normal, pero manifiestan
alteraciones cognitivas, sociales y emocionales.
CORTESÍA DE REINHOLD FELDMANN

MENTE Y CEREBRO 13 N.O 79 - 2016


E L AU TO R
yoría de estos niños dificultades de aprendizaje durante
Reinhold Feldmann es doctor en psicologíala etapa escolar: rápidamente olvidan lo que acaban de
y psicoterapia psicológica. Trabaja como aprender, por lo que les cuesta relacionar una tarea con
investigador en el Hospital Universitario de
la siguiente o volver a aplicar una solución que han
Münster y dirige el centro ambulatorio para
aprendido a un nuevo problema. Muchos niños necesitan
el síndrome alcohólico fetal de la Clínica de
Día de Walstedde, en Drensteinfurt. que les expliquen sus obligaciones diarias una y otra vez.
«¡Te lo hemos dicho cien veces!», recriminan a veces los
padres de Leo a su hijo sin querer.
Es en el pensamiento lógico y los problemas comple-
Sin embargo, parece que sienten menos dolor de lo que jos donde estos niños muestran más dificultades. Nuestro
es habitual. equipo evaluó a 135 niños de entre 2 y 18 años con dete-
De igual modo, su capacidad de sentir frío o calor se rioros cognitivos a causa del SAF. Solo una cuarta parte
encuentra alterada; incluso durante la juventud no suelen de los probandos alcanzó unos valores de cociente de
percatarse de que su atuendo no se corresponde con las inteligencia similar a los considerados normales (CI ≥ 80);
condiciones meteorológicas. Como son menos percep- únicamente la mitad llegó a un CI de 75. Ese déficit me-
tivos, no filtran bien la información ni logran desechar dio de 25 puntos en el cociente de inteligencia también
los estímulos irrelevantes; en la guardería, enseguida se lo detectamos entre sujetos que no presentaban rasgos
ven superados por el ruido y el barullo. externos llamativos del síndrome y se les había diagnos-
Los niños afectados por la ingesta de alcohol de sus ticado SAF parcial. De hecho, este cuadro no debe inter-
madres experimentan más dificultades en el aprendizaje pretarse como una forma atenuada de la enfermedad: los
lingüístico que sus compañeros sanos: articulan peor, estudios a largo plazo revelan que estos niños desarrollan
cometen más fallos sintácticos y su vocabulario se de- capacidades cognitivas y emocionales igual de deficitarias
sarrolla con más lentitud. Con todo, la mayoría acaba que los sujetos con el cuadro clínico completo.
hablando tarde o temprano de forma normal y, con fre-
cuencia, profusamente. Poco miedosos
También suelen poseer una capacidad de concentración En una primera impresión puede parecer que estos
limitada; pronto pierden la paciencia e interrumpen su niños presentan un trastorno por déficit de atención e
actividad antes de hora. Esa falta de atención, junto con hiperactividad (TDAH). La hiperactividad, es decir, el
una memoria a corto plazo reducida, comporta a la ma- comportamiento descontrolado e inquieto, resulta ha-

¿Qué efectos tiene el alcohol en el nonato?

Debido a su bajo peso molecular sar de contar con suficientes nu- el cerebro, el cual experimenta un
y su gran liposolubilidad e hidro- trientes. Al nacer, la mayoría de es- gran desarrollo durante todo el em-
solubilidad, el alcohol atraviesa sin tos bebés pesan poco y su tamaño barazo. Pueden darse diversas mo-
ningún problema la barrera pla- es reducido. dificaciones: hidrocefalia, alteracio-
centaria. De este modo, el embrión El alcohol y sus productos de nes del tronco encefálico y de los
alcanza enseguida la misma con- ­degradación surten un efecto tóxi- ganglios basales y revestimiento
centración de alcohol en sangre co sobre todas las células somáticas más fino de las prolongaciones ner-
que la madre. El hígado de esta de- y dificultan la división celular. viosas, entre otros efectos.
grada el alcohol con relativa rapi- Como las fases críticas del embara- En la exposición al alcohol del
dez, mas el hígado inmaduro del zo para el desarrollo de cada parte feto se produce una menor cantidad
nonato no es capaz de ello. Por ese del cuerpo y cada órgano se dife- de células nerviosas y se altera su
motivo, la toxina celular vuelve rencian en el tiempo, las posibles transformación en distintos tipos
muy lentamente a la circulación malformaciones dependen del mo- de células. A través de experimen-
sanguínea materna. mento en que actúa el alcohol, de tos con animales se ha observado
El alcohol dificulta el transporte manera que puede verse afectada que hasta el 30 por ciento de las cé-
de los aminoácidos (unidades es- cualquier región del cuerpo: ade- lulas cerebrales en fase de creci-
tructurales de las proteínas) a la más de la cara, el esqueleto, el cora- miento se destruyen debido a los
placenta. Ello reduce el anabolis- zón, las vías respiratorias, el híga- efectos del alcohol. Esa «muerte
mo, por lo que los niños con sín- do y el tubo digestivo. masiva» podría constituir una de las
drome alcohólico fetal (SAF) no Sin embargo, el órgano más sus- causas del menor volumen cerebral
crecen de manera adecuada, a pe- ceptible a la influencia del alcohol es que presentan los niños con SAF.

MENTE Y CEREBRO 14 N.O 79 - 2016


PSIQUIATRÍA INFANTIL / SÍNDROME ALC OHÓLIC O FETAL

bitual en ellos. Leo siempre está moviéndose; salta,


corre y alborota sin parar. «No sabe jugar tranquilo.
Sencillamente, no lo logra», explican sus padres. La
sensación natural de miedo suele faltar en estos niños,
por lo que acostumbran a ser más temerarios y traviesos.
Se ponen en peligro cuando cruzan la calle o trepan a
un árbol; además, parece que no aprenden de las malas
experiencias.
Constantemente intentan llamar la atención. En la
guardería molestan a los demás compañeros; en la escue-
la alteran la clase y son el payaso del grupo. Sin embargo,
los otros alumnos a menudo marginan a estos niños
impulsivos e impacientes y los excluyen de sus juegos. De
todos modos, pronto pierden las ganas de participar,
sobre todo cuando las reglas del juego resultan demasia-
do complicadas. De mayores prefieren jugar con niños
más pequeños que ellos, ya que en compañía de estos no
se sienten inferiores. Sin embargo, los niños suelen acer-
carse a sus posibles compañeros de juego de forma des-
preocupada y buscan el contacto físico. A veces se agarran
al otro para seguir mejor lo que sucede, sin percatarse de
que esta aproximación no es bien recibida.

CORTESÍA DE REINHOLD FELDMANN


La mayoría de los niños afectados muestran un «sen-
tido de la distancia» reducido: buscan de forma espon-
tánea la cercanía, incluso la de adultos desconocidos,
hasta llegar, por ejemplo, a sentarse en su regazo. Entre
los niños entregados a una institución, este comportamiento
se presupone: están acostumbrados a dirigirse a todas las
personas posibles, a cualquiera que esté disponible. Pero, Estas tarjetas ayudan a los niños con síndrome alcohóli-
mientras que el acercamiento desinhibido y otras conse- co fetal a llevar a cabo las tareas de la vida cotidiana,
cuencias de los traumas tempranos de los niños adopta- como vestirse.
dos sin SAF disminuyen en el seno de una familia de
acogida, estos síntomas suelen persistir en los que pre-
sentan el síndrome.
Durante la pubertad buscan el contacto con sus coe- para cometer acciones delictivas, como robos o daños
táneos, aunque estos los rechacen o se burlen de ellos. A materiales.
pesar de todo, estos niños y jóvenes acaban haciéndose En una investigación con 60 jóvenes adultos observa-
querer: la mayoría son alegres y extraordinariamente mos que, incluso después de la mayoría de edad, estos
solícitos. Lo mismo sucede con Leo: resulta agotador y sujetos no logran llevar una vida independiente. Entre
desespera con frecuencia a la monitora de la guardería, otros percances, corren el riesgo de endeudarse y arrui-
quien, a pesar de todo, lo considera «un buenazo». narse. El estudio reveló, además, que las mujeres afecta-
A través del análisis de 125 biografías de personas das de SAF manifestaban síntomas de depresión con más
adultas con SAF (desde su infancia hasta la adultez) frecuencia que los varones y que una cuarta parte de los
constatamos que las consecuencias de ingesta de alcohol adultos no tenía ningún amigo. Descubrimos también
por parte de la madre embarazada quedan patentes en el que tres de cada cuatro de estos adultos habían sido
hijo de por vida. Durante la etapa escolar muestran difi- víctimas de delitos, el más habitual de los cuales era el
cultades para avanzar en el aprendizaje, repiten curso, abuso sexual. Ello demuestra que los jóvenes adultos
cambian de centro educativo o abandonan por completo necesitan orientación, asistencia y protección de una
la escolarización. Más de dos tercios de los niños con persona de referencia en su día a día.
SAF que participaron en nuestro estudio asistían a es- A pesar de que los datos resultan un tanto alarman-
cuelas de educación especial. tes, los padres no deberían resignarse. En 2012 confir-
Los afectados también suelen ser crédulos en exceso. mamos que el diagnóstico temprano (poco frecuente
En la adolescencia se relacionan con otras personas con en la actualidad) previene las experiencias de abuso y
ingenuidad, lo que contribuye a que se aprovechen de facilita un mejor desarrollo social y emocional general
ellos económica o sexualmente o se les implique en de las personas con SAF. Por una parte, se evitan las
algún delito, puesto que se dejan seducir con facilidad exploraciones innecesarias y los tratamientos ineficaces

MENTE Y CEREBRO 15 N.O 79 - 2016


La mejor prevención: alcohol cero
El consumo de bebidas alcohólicas durante el embarazo, sea cual sea la cantidad,
supone un riesgo para el feto
Óscar García Algar y Adriana Bastons Compta

L os recién nacidos de madres que


consumieron alcohol durante el
embarazo pueden presentar rasgos
de orfanatos de países de Europa del
Este. En España se estima que entre
un 40 y 80 por ciento de los niños
En este sentido, cabe mencionar al-
gunas recomendaciones:

faciales, modificaciones en el neuro- adoptados procedentes de Europa del 1. Poner en marcha campañas de
desarrollo, así como alteraciones cog- Este presentan TEAF. Incluso se ha educación pública sobre los efectos
nitivas, conductuales y de crecimien- sugerido que los trastornos psicoló- potenciales de la exposición al
to características del trastorno del gicos y problemas conductuales y del alcohol prenatal entre moderada
espectro alcohólico fetal (TEAF). aprendizaje que se observan con fre- y baja, y formar a los profesionales
Dicha afección, cuya forma clínica cuencia en estos niños podrían de- sanitarios dedicados a la atención
más grave es el llamado síndrome berse a un TEAF no diagnosticado, a mujeres embarazadas.
alcohólico fetal, constituye el trastor- además de a los efectos negativos que
no adquirido durante el desarrollo puede conllevar la estancia prolon- 2. Incluir, en las explicaciones a las
del neonato más frecuente, a pesar de gada en un centro tutelado durante futuras madres, el consumo mo-
su fácil prevención: evitar las bebidas la infancia. derado y bajo del alcohol como
alcohólicas. Otra controversia vigente aún una posible causa de trastornos
En la actualidad, existen varias hoy se encuentra relacionada con neuroconductuales. De hecho, se
cuestiones sobre la exposición pre- la ingesta moderada de bebidas al- ha comprobado que la entrevista
natal al alcohol todavía pendientes cohólicas. Existen estudios que su- motivacional llevada a cabo por
de resolver. Por un lado, se descono- gieren que el consumo de cantidades profesionales sanitarios reduce la
ce la tasa real de mujeres embaraza- moderadas o pequeñas de alcohol ingesta de bebidas alcohólicas en
das que consumen alcohol, entre durante la gestación no causan un las mujeres en estado de gestación.
otras razones, porque se carece de aumento de problemas sociales,
herramientas fiables para averiguar- motores o emocionales en el bebé. 3. Hallar pruebas que permitan va-
lo. Sin embargo, según algunos es- Sin embargo, no se tienen datos que lorar de forma objetiva la exposición
tudios, la cifra podría ascender a un demuestren la ausencia total de prenatal al alcohol.
30 por ciento, porcentaje que en cier- riesgo. Además, la cantidad de al-
tos países, entre ellos los de Europa cohol que llega al feto no depende 4. Evaluar las capacidades cognitivas
del Este, Canadá, Australia y Sudá- solo del volumen ingerido por la y el neurodesarrollo de los recién
frica, alcanzaría el 60 por ciento de madre, sino también de factores nacidos de madres que han con-
embarazadas. genéticos y epigenéticos y de su paso sumido alcohol durante el emba-
En muchos casos, el feto se halla transplacentario. Ahora bien, ¿qué razo, sea cual sea la cantidad, con
expuesto a las malformaciones que se conoce sobre el impacto del al- el fin de favorecer un tratamiento
puede causar el alcohol durante el cohol en el feto? precoz con terapias conductuales
período crítico de la organogénesis, Aunque los estudios en humanos o farmacológicas.
es decir, en las semanas anteriores a sobre el impacto de cantidades mo-
que la mujer confirme su embarazo. deradas o bajas de alcohol en el feto En definitiva, el mensaje preven-
Aunque la mayoría de las gestantes no son concluyentes, los experimen- tivo debe ser muy claro: todo consu-
tienden a reducir el consumo de be- tos en células trofoblásticas y anima- mo de alcohol supone un riesgo para
bidas alcohólicas, esta reducción de- les con TEAF (primates y roedores) el feto.
pende en gran medida de los hábitos han demostrado sus efectos negativos
de ingesta antes de la concepción. A en diversas áreas del cerebro. Según
ello se suma el hecho de que nume- se ha constatado, múltiples sistemas
rosas mujeres embarazadas no con- de neurotransmisores y neuromodu- L O S AU TO R E S
sideran que «beber un poco» supon- ladores se modifican en el feto, con
Óscar García Algar y Adriana Bastons
ga un riesgo para el feto, según se ha los consecuentes trastornos neuro-
Compta son miembros del grupo de
constatado. conductuales para la cría. Investigación de la Infancia y Entorno
Todo ello contribuye a que exista Con el fin de evitar la proliferación (GRIE) del Instituto Hospital del Mar
una elevada prevalencia del TEAF, de niños con TEAF, la mejor solución de Investigaciones Médicas (IMIM),
sobre todo entre los niños adoptados es divulgar medidas de prevención. en Barcelona.

MENTE Y CEREBRO 16 N.O 79 - 2016


PSIQUIATRÍA INFANTIL / SÍNDROME ALC OHÓLIC O FETAL

a la vez que se favorece la búsqueda de la asistencia y lizado la primera se le explicará la segunda. Asimismo,
el apoyo adecuados. Por otra, la escolarización en un en lugar de describirle cómo debe actuar, es mejor mos-
centro de educación especial disminuye los problemas trarle la conducta deseada y ensayarla con él. Al empezar
de aprendizaje del niño, lo que reduce su sensación de con una actividad novedosa, o incluso cuando se trata
frustración. Además, los padres afirman que compren- de alguna que ya conoce, se debe ayudar al niño. El uso
den mejor a sus hijos y temen menos fracasar en su de tarjetas en las que se ilustra la tarea esperada suelen
educación. ayudar. Leo se divierte imitando las actividades que ve
en esas cartulinas. Y finaliza con éxito cada paso del
Caminos hacia una vida saludable proceso.
Aunque los daños derivados del síndrome alcohólico Es importante ayudar a los niños del mejor modo
fetal no son «curables» en sentido estricto, existe la po- posible. Con todo, el ingreso en una institución o una
sibilidad de ayudar a los niños a lo largo de su recorrido familia de acogida, la asistencia a escuelas de educación
vital. No existe un tratamiento a medida para el SAF, pero especial, los tratamientos, las viviendas y los trabajos
las estrategias terapéuticas pueden contribuir a tratar tutelados al comienzo de la edad adulta suponen un
problemas concomitantes como son las agresiones, los elevado coste económico. Si bien este factor no supone
trastornos del control de impulsos, la percepción, los una de las consecuencias más relevantes del SAF, debe-
problemas de lenguaje y los de motricidad. La interven- ría considerarse como un motivo más a tener en cuen-
ción temprana, la fisioterapia, la logopedia, la terapia ta para no trivializar el consumo de alcohol durante el
ocupacional y la equitación terapéutica resultan benefi- embarazo. H
ciosas en estos casos. La terapia cognitivo-conductual
también es una herramienta útil si sus contenidos se
ajustan a la vida cotidiana del niño, de manera que pue-
de entrenar el comportamiento deseado.
Los medicamentos pueden atenuar problemas de PA R A S A B E R M Á S
atención e hiperactividad. Muchos niños con SAF Fetales Alkoholsyndrom (FAS). R. Feldmann et al. en
alborotan sin ser conscientes del riesgo que su con- Monatszeitschrift Kinderheilkunde, vol. 155, págs. 853-865, 2007.
ducta comporta para ellos mismos y para los demás. Alarming prevalence of fetal alcohol exposure in a Mediterra-
A causa de ese comportamiento sufren lesiones con nean city. O. García-Algar et al. en Therapeutic Drug Monito-
frecuencia y la preocupación por el niño se convierte ring, vol. 30, págs. 249-254, 2008.
en una carga para la familia. Algunos padres temen Young adults with fetal alcohol syndrome (FAS): Social,
que un fármaco como el metilfenidato (Ritalin) altere emotional and occupational development. I. Freunscht
la personalidad de su hijo. Mi experiencia me ha de- y R. Feldmann en Klinische Pädiatrie, vol. 23, págs. 33-37, 2011.
mostrado lo contrario: el medicamento permite que Children and adolescents with fetal alcohol syndrome (FAS):
muchos de estos niños alcancen por primera vez la Better social and emotional integration after early diagnosis.
personalidad que tendrían sin los déficits que les cau- K. Alex y R. Feldmann en Klinische Pädiatrie, vol. 224,
sa el síndrome. págs. 66-71, 2012.
En el Hospital Universitario de Münster hemos ela- Assessment of prenatal exposure to ethanol by meconium
borado un «botiquín de primeros auxilios» para los padres analysis: Results of an Italian multicenter study. S. Pichini et al.
de los niños con SAF. Contiene explicaciones cortas y en Alcoholism: Clinical and Experimental Research, vol. 36,
págs. 417-424, 2012.
fácilmente comprensibles sobre el comportamiento típi-
co de los afectados, así como consejos prácticos para su Does moderate drinking harm the fetal brain? Insights from
manejo. Las estructuras y rituales fijos, por ejemplo, al animal models. C. F. Valenzuela et al. en Trends in Neuroscien-
ces, vol. 35, págs. 284-292, 2012.
levantarse, comer o meterse a la cama, son útiles en la
rutina diaria. También resulta positivo crear una atmós- Fetal alcohol spectrum disorders and fetal alcohol syndrome:
The state of the art and new diagnostic tools. L. Memo et al.
fera tranquila y un entorno sin demasiados estímulos, es
en Early Human Development, vol. 89, supl. 1, págs. S40-43, 2013.
decir, con pocos juguetes y con las distintas zonas de las
estancia debidamente diferenciadas. Utilizar sistemas de Alcohol consumption among women. I. Zelner y G. Koren
en Journal of Population Therapeutics and Clinical Pharmacolo-
recompensa, como puede ser la acumulación de puntos gy, vol. 20, págs. 201-206, 2013.
o los emoticonos sonrientes a cambio del comportamiento
deseado, no funcionan bien con los niños con SAF, a Impact of moderate prenatal alcohol exposure on problem
behaviors in preschool and school children. M. Pfinder et al.
diferencia de lo que ocurre con los que presentan TDAH. en Zeitschrift für Entwicklungspsychologie und Pädagogische
Los primeros se olvidan a menudo de la recompensa Psychologie, vol. 46, págs. 89-100, 2014.
prometida.
Mental and motor development of children with preterm
El niño debe recibir las instrucciones de manera pro- birth and children with fetal alcohol syndrome.
gresiva: las diversas acciones se le indicarán de forma R. Feldmann y N. Girke en Klinische Pädiatrie, vol. 227,
sencilla y precisa y una tras otra; solo cuando haya fina- n.o 5, págs. 258-263, 2015 .

MENTE Y CEREBRO 17 N.O 79 - 2016


PSIC OLO GÍA

LIBRE ALBEDRÍO ¿Somos realmente libres cuando decidimos?


¿O nos sentimos libres cuando una decisión nos resulta fácil
y nos aporta resultados positivos?

La libertad
de decidir S T E P HA N L AU

M
ónica*, de 28 años, terminó la carrera Desde la psicología, la situación puede analizarse de
de derecho hace dos años. Desde otra manera. Mónica es libre (en gran parte) para decidir
entonces trabaja como jurista en —puede tomar con autodeterminación y calma una de-
una empresa. Es ambiciosa y le cisión que repercutirá en su vida futura—, pero no se
gusta su trabajo. En el terreno sen- siente libre. Por el contrario, experimenta una gran presión
timental, vive una relación feliz. por escoger el camino correcto. Esa circunstancia le
Todo parece perfecto, pero desde hace algún tiempo un provoca inseguridad y malestar. La pregunta clave sería:
asunto la consume: se plantea seriamente la posibilidad ¿es diferente ser libre que sentirse libre?
de ser madre. Aunque no lo tiene claro. Por un lado, quien Hace algún tiempo que, además de los filósofos, los
se entrega por completo a la vida laboral apenas dispone psicólogos y los neurocientíficos se ocupan del concepto
de tiempo para los hijos; por otra, no puede esperar de libre albedrío. ¿Somos libres cuando tomamos nuestras
eternamente a que llegue el momento ideal para formar decisiones o dependen nuestras decisiones de procesos
una familia. «En nuestros tiempos no tenías elección», le cerebrales predeterminados? Si bien se ha investigado de
comenta al respecto su abuela. Desde su punto de vista, manera profusa si existe una voluntad libre y el modo en
las mujeres de hoy en día cuentan con ventaja, puesto que la creencia en ella influye en nuestro comportamiento,
que disponen de un abanico de posibilidades. Cuando se han desatendido, en cambio, las condiciones bajo las
Mónica plantea el dilema a su amiga de la infancia, esta cuales nos sentimos subjetivamente libres.
subraya: «Tú misma puedes hacer realidad todo lo que En 2o15, junto con Roy Baumeister, psicólogo social
te propongas, tú eres la que decide cómo irá». de la Universidad estatal de Florida en Tallahassee, y

* Nombres alterados por la redacción.

E L AU TO R

Stephan Lau investiga en el Instituto de


Psicología de la Universidad Ernst-Moritz-
Arndt de Greifswald.

MENTE Y CEREBRO 18 N.O 79 - 2016


GETTY IMAGES / VINCENT BESNAULT
Cuanto más se asemejan las alternativas,
más difícil se nos hace elegir
el camino correcto.

MENTE Y CEREBRO 19 N.O 79 - 2016


En síntesis: ¿Sentirse o ser libre?

1 2 3
Las personas nos sentimos libres Las decisiones complejas y con op- Los experimentos psi-
cuando nos resulta fácil tomar ciones igual de atractivas refuerzan la cológicos contradicen
una decisión y cuando sus conse- sensación de falta de libertad, al con- los conceptos filosófi-
cuencias nos resultan beneficiosas. trario de lo que se indica desde la filosofía. cos sobre la libertad.

Anette Hiemisch, de la Universidad de Greifswald, pu- («modelo de resultado»), la variedad de opciones no


blicamos una investigación que aporta luz al tema. Nues- desempeña un papel importante, sino que las consecuen-
tro objetivo era averiguar cuándo y cómo las personas cias positivas son más relevantes. En 1988, el psicólogo
experimentamos las propias decisiones como libres. Jonathan Baron y el economista John C. Hershey, ambos
Partimos de dos hipótesis. La primera proponía que de la Universidad de Pensilvania, constataron que los
una persona se siente libre al decidir cuando dispone de probandos recurrían sobre todo al resultado cuando se
alternativas igual de atractivas que dificultan la decisión. les pedía que valoraran la capacidad de decidir de una
En ese caso, el sujeto debe reflexionar sobre lo que le persona e indicaran lo acertada que les parecía esa reso-
conviene y valorar las distintas opciones. Por lo general, lución. El modo en que ese individuo había tomado su
ello produce un conflicto interior y una sensación de decisión no lo tomaban en cuenta.
inseguridad. Este primer supuesto, llamado «modelo de
proceso», se basa en las reflexiones filosóficas en torno a Bajo presión
las decisiones libres. En otras palabras, el hecho de sope- Mediante diversos experimentos analizamos las condi-
sar opciones que provocan un conflicto interior y un ciones básicas para sentirse libre. En una de las pruebas,
sentimiento de inseguridad incrementan la experiencia solicitamos a más de 500 estudiantes que buscaran una
de libertad. En cambio, las decisiones sencillas en las que habitación en la que alojarse. Debían comparar tres, seis
una opción aparece como la favorita nos hacen sentir o nueve anuncios de pisos compartidos según diversos
menos libres. parámetros: precio del alquiler, tamaño de la vivienda y
La segunda hipótesis se basaba en la idea de que nos su ubicación. También hubieron de listar las preferencias
imaginamos libres cuando el resultado de la decisión que habían anotado los potenciales compañeros de piso.
nos favorece. Según este modelo orientado al resultado Aunque los participantes consideraron que disponer de
un número elevado de alojamientos para elegir suponía
una mayor selección, ello no aumentó su sensación sub-
jetiva de libertad. Incluso percibieron su elección menos
libre cuantas más preferencias de los posibles compañe-
El poder del libre albedrío ros de piso debían atender.
A otros 80 probandos les presentamos un dilema
Treinta años después de los experimentos de Benjamin moral. Para un supuesto examen debían decidir si apro-
Libet (1916-2007), neuroinvestigadores y filósofos toda- vechaban una ventaja a su favor o si beneficiaban a una
vía discuten si gozamos de libre albedrío. A finales de amiga íntima. En caso de que eligiesen la primera opción,
los años ochenta, los neurofisiólogos descubrieron que la amiga (quien se enteraría de la decisión) suspendería
el cerebro ordena los movimientos antes de que seamos el trabajo y, consecuentemente, se enfadaría. Por el con-
conscientes de haber decidido ejecutarlos. Por otro trario, si le daban la ventaja a su compañera, los sujetos
lado, se ha constatado que el simple hecho de creer en el sacarían una mala nota y no percibirían el apoyo finan-
libre albedrío repercute en nuestra conducta. El psicó- ciero que les habían prometido sus padres (hasta aquí el
logo social Roy Baumeister, de la Universidad estatal de enunciado). También variamos en cada ensayo el peso
Florida en Tallahassee, y Lauren Brewer, de la Universi- de los argumentos que hablaban a favor de ayudar a la
dad estatal Stephen F. Austin en Nacogdoches, llegaron amiga. Observamos que, cuando ambas opciones resul-
en 2012 a la conclusión de que las personas que cuestio- taban igual de atractivas, los sujetos se sentían más inse-
nan el libre albedrío propenden más a la deshonestidad guros y menos libres a la hora de decidir. Este resultado
y al comportamiento egoísta y agresivo. Según su meta­ era contrario a la teoría de proceso, la cual establece que
análisis, los sujetos que creen en la libertad de decidir se alternativas similares aumentan la libertad subjetiva.
encuentran menos estresados y más satisfechos con su Con el fin de comprobar con más precisión la hipóte-
vida; también juzgan con mayor dureza a las personas sis del resultado, ideamos otro escenario en el que los
que incumplen la ley. probandos debían ponerse en el lugar de un jefe de
personal y elegir uno de entre dos candidatos para una
Social and Personality Psychology Compass, vol. 6, p. 736-745, 2012 vacante. Los sujetos recibieron información sobre la

MENTE Y CEREBRO 20 N.O 79 - 2016


PSIC OLO GÍA / LIBRE ALBEDRÍO

experiencia profesional, los conocimientos y las habili- El suplicio de tener que elegir
dades sociales de ambos solicitantes. La mitad de los
sujetos vieron a candidatos que no valían para el trabajo.Cuantos más productos tenemos para elegir y más va-
De esta manera, el resultado sería negativo fuera cual riados son, mejor. ¿O no es así? Los psicólogos Sheena
fuera su elección. A la otra mitad se les presentaron dos Iyengar, de la Universidad de Columbia en Nueva York,
solicitantes aptos para el puesto vacante. ¿Resultado? Losy Mark Lepper, de la Universidad Stanford, solicitaron
participantes experimentaron su elección como más libre a una serie de sujetos que probaran mermeladas en una
cuando conjeturaban consecuencias positivas. Y no tienda de productos gourmet. Los individuos que tuvie-
importaba si existía un claro favorito. Como preveíamos, ron la posibilidad de catar 24 gustos distintos compra-
la hipótesis basada en el modelo del resultado parecía ron menos productos que aquellos que solo tuvieron
confirmarse. que catar media docena de variedades. Otros estudios
señalan asimismo que disponer de demasiadas o, por el
Una buena perspectiva es determinante contrario, de pocas opciones nos produce sensación de
¿Son comparables los conflictos de decisión en el labora- insatisfacción.
torio con los de la vida real? No del todo. Posiblemente, Psychological Bulletin, vol. 134, págs. 270-300, 2008; Perspectives
en nuestros experimentos no hallamos ningún resultado on Psychological Science, vol. 6, págs. 61-76, 2011; Psychological
a favor de la teoría de proceso porque los probandos se Science, vol. 18, págs. 369-370, 2007
veían obligados a tomar una determinación en todos los
casos. En el día a día, esa presión no existe siempre. Por
ejemplo, Mónica puede posponer su decisión entre niños
o carrera profesional, si así lo desea, o intentar encontrar saltamos la importancia de decantarse por una de las
una solución que le resulte adecuada. personas. Aunque el primer grupo barajaba más la posi-
En una segunda fase de nuestro estudio, pedimos a bilidad de no tomar una decisión, todos los probandos,
70 probandos que se imaginaran que habían ganado una excepto solo uno, eligieron a un beneficiario. Aun así, no
pequeña suma de dinero en un concurso televisivo. Tam- se sintieron más libres que los participantes cuya decisión
bién les indicamos que ellos no necesitaban el dinero, habíamos forzado. En conclusión, parece que presionar
pero sí un vecino de edad avanzada enfermo, así como o, por el contrario, aplazar una decisión no influye en
un amigo íntimo que había sufrido un accidente. Ambos nuestra experiencia de libertad.
necesitaban un tratamiento caro. Si repartían el premio, Volviendo al modelo del resultado, decidimos inves-
no podrían ayudar a ninguno de los dos. En esta ocasión, tigar con mayor precisión la manera en que las conse-
ofrecimos a algunos de los participantes la posibilidad cuencias de una decisión modifican nuestra sensación
de no tomar una decisión, lo que no les supondría una de libertad. Para ello pusimos a más de 70 aficionados al
desventaja. Por el contrario, a un segundo grupo les re- fútbol en el papel de seleccionadores nacionales de fútbol.

La libertad en el cerebro
«E. BRAIN CORRELATES OF SUBJECTIVE FREEDOM OF CHOICE». FILEVICH ET AL. EN CONSCIOUSNESS AND
Se habla de libertad cuando podemos escoger entre dis-
tintas alternativas y somos nosotros los que controla-
mos nuestra decisión. Elisa Filevich, del Instituto Max
Planck para el Desarrollo Humano, y sus colaboradores
COGNITION, VOL. 22, PÁGS. 1271-1284, 2013 / CREATIVE COMMONS CC-BY-3.0

visualizaron en 2013 las áreas del cerebro que se activan


al decidir libremente. Cuando los probandos, en un to-
mógrafo de resonancia magnética, elegían una opción,
las regiones frontal, premotora y parietal (verde) se Plano frontal Plano sagital
mostraban más activas. En cambio, en el momento de
valorar lo libres que se habían sentido en esa elección,
se incrementaba la actividad en la cara interior de las
áreas alojadas entre los dos hemisferios (azul). Según
los autores, ello demuestra que la percepción subjetiva
de la libertad y la objetiva también se diferencian en el
plano neuronal.
Plano horizontal
Consciousness and Cognition, vol. 22, págs. 1271-1284, 2013

MENTE Y CEREBRO 21 N.O 79 - 2016


PSIC OLO GÍA / LIBRE ALBEDRÍO

En sentido filosófico, afrontar una situación ambigua


puede ser un indicador de libertad, mas nuestra sensación
no obedece a tales reflexiones

En un videojuego, los probandos debían designar a los ¿Qué hemos aprendido de todo ello? Sentirnos libres
dos delanteros del equipo alemán en un partido interna- a la hora de decidir parece que tiene poco que ver con lo
cional contra el Reino Unido. Para su decisión debían que se conoce teóricamente como libre albedrío. Resulta
considerar numerosas características, entre estas, el más importante que la decisión nos aporte beneficios y,
rendimiento de los jugadores y la alineación del equipo a ser posible, sin mucho esfuerzo. En sentido filosófico,
contrario. afrontar una situación ambigua y potencialmente con-
La clave del experimento consistía en lo siguiente: los flictiva puede ser un indicador de libertad. Sin embargo,
probandos debían enfrentarse dos veces a la misma nuestra sensación no obedece a tales reflexiones.
elección, una vez en la ida y otra en la vuelta. Antes del
partido de vuelta se les mostraba el resultado del encuen- ¿Qué es ser libre?
tro de ida (una victoria o una derrota). Los «entrenado- Las múltiples posibilidades que nos ofrece la vida mo-
res» victoriosos se sintieron mucho más libres y seguros derna favorecen que muchas personas se sientan pre-
a la hora de decidir la alineación de los jugadores para el sionadas: no saben qué hacer y vagan desorientadas
segundo partido; por el contrario, los que encajaron una entre todas las opciones y criterios de decisión. En
derrota se mostraron más inseguros y menos libres en la cambio, nuestra comprensión rutinaria de la libertad
segunda ocasión. parece que se caracteriza por la independencia, la des-
Según la conducta descrita como «tendencia a la va- preocupación y la movilidad. Sin embargo, tampoco
riedad» (variety-seeking tendency), las personas suelen, puede deducirse de ello que seamos o no libres a la hora
por principio, optar por una decisión diferente cada vez de decidir.
que se encuentran ante la misma tesitura. De esta forma Nuestros resultados sugieren que entendemos la
manifestamos nuestra libertad y singularidad como in- libertad de manera hedonista: la alegría, el placer y la
dividuos, argumentan los investigadores. Sin embargo, evitación de lo negativo conforman nuestro principal
nuestros probandos, fieles al lema «nunca cambies un objetivo. Ser libre es hacer lo que sienta bien, rezaría
equipo ganador», se sintieron más libres cuando cubrie- el lema. No obstante, sería prematuro interpretar el
ron la delantera igual que en el partido de ida. Otro re- resultado de manera puramente hedonista. Los pro-
sultado nos llamó también la atención: los sujetos que bandos entienden la libertad de diferente manera que
percibieron su decisión como más libre no se sintieron la mayoría de los filósofos. Todavía debe averiguarse
posteriormente más responsables del desenlace del par- por qué el ser libre subjetivo y teórico se diferencian
tido. Ello contradice la suposición de que una gran liber- tanto. Desde el punto de vista psicológico, este con-
tad de decisión va acompañada de más responsabilidad. cepto incluye para las personas el hecho de poder
En el ámbito subjetivo, al menos, no parece que ese sea decidir sin esfuerzo lo que se quiere y conseguir con
necesariamente el caso. ello lo que se espera. H

PA R A S A B E R M Á S

Outcome bias in decision evaluation. J. Baron y J. C. Hershey en Journal of Personality and Social Psychology, vol. 54,
págs. 569-579, 1988.
The effects of constrained autonomy and incentives on the experience of freedom in everyday decision-making.
S. Lau y M. Wenzel en Philosophical Psychology, vol. 28, págs. 967-979, 2015.
The experience of freedom in decisions: Questioning philosophical beliefs in favor of psychological determinants.
S. Lau et al. en Consciousness & Cognition, vol. 33, págs. 30-46, 2015.

EN NUESTRO ARCHIVO

Cerebro y libre albedrío. Michael Pauen en MyC n.o 1, 2002.


Tras el libre albedrío. Christoph Hermann en MyC n.o 53, 2012.
¿Ni responsables ni culpables? Florian Leiss en MyC n.o 66, 2014.

MENTE Y CEREBRO 22 N.O 79 - 2016


Suscríbete a
Mente&Cerebro
Ventajas para los suscriptores:
 Envío puntual a domicilio
 Ahorro de hasta un 21%
sobre el precio de portada
41,40 € 35 € por un año (6 números)
82,80 € 65 € por dos años (12 números)
 Acceso gratuito a la edición digital
de los números incluidos en la suscripción
(artículos en pdf)

... y recibe
GRATIS
un número
de la colección
CUADERNOS

www.investigacionyciencia.es/suscripciones
Teléfono: +34 934 143 344
SUEÑO

Percepción
­durante el sueño
MICHAEL SCHREDL

MENTE Y CEREBRO 24 N.O 79 - 2016


ISTOCK / YULKAPOPKOVA
Las historias que soñamos
también dependen de los
estímulos que nos rodean
mientras descansamos.

ESTÍMULOS SENSORIALES Los sonidos y los olores exteriores pueden


penetrar en nuestros sueños. Mas algunos se cuelan con mayor
­facilidad en nuestras fantasías nocturnas que otros. ¿Por qué?

MENTE Y CEREBRO 25 N.O 79 - 2016


¿H a incorporado alguna vez el
sonido de su despertador en
un sueño hasta que se ha des-
velado por la insistente alarma?
No se extrañe, casi todas las
personas integramos los es-
1
En síntesis: La fábrica de los sueños
Durante el sueño, el cerebro no descansa; por el con-
trario, continúa procesando estímulos sensoriales, los
cuales integra de forma parcial en las ensoñaciones.

2
tímulos externos en nuestro sueño en alguna ocasión. La estimulación corporal directa (agua sobre la piel
También es mi caso, como recojo en una colección o determinados sonidos) se imbuyen con facilidad
personal de sueños: «Voy a un bar. El camarero ronca en nuestras fantasías nocturnas.
de pie. Doy un golpe en la mesa para que se despierte.

3
Se queja porque no puede dormir. Le digo que causa Aunque los olores no suelen alterar el transcurso de
mala impresión a los clientes. Más tarde me hallo de- la trama de los sueños, pueden influir en las emocio-
lante del mismo bar. Un hombre mayor trata de poner- nes que se experimentan en esos momentos.
se cómodo sobre un monopatín. Él también ronca. Le
pregunto si padece apnea nocturna. Dice que no y que
no quiere saber nada más del asunto». Cuando desper-
té, vi que mi pareja roncaba intensamente, pues un otro, debe ser capaz de captar los estímulos que avisen
resfriado le impedía respirar bien. Sus ronquidos se de algún riesgo o peligro.
habían colado en mi sueño. Por propia experiencia, la mayoría de las personas
Asimismo, es posible que percibamos los sonidos del conocemos los sonidos que nos roban el sueño: la alarma
exterior de manera muy diferente a su verdadera natura- del despertador, el taladrar de un martillo neumático o el
leza mientras dormimos. Un equipo dirigido por la psi- griterio de los niños que juegan en la piscina del hotel.
cóloga Inge Strauch, de la Universidad de Zúrich, registró En el laboratorio, los denominados potenciales relacio-
que una participante a la que habían expuesto al llanto de nados con eventos permiten a los científicos descubrir
un bebé durante el sueño relataba un sueño bien distinto: los estímulos que el cerebro procesa durante el descanso.
su pie derecho chirriaba a cada paso que daba, según Con ayuda de electrodos se miden las corrientes cerebra-
explicó una vez despierta. les de los sujetos durmientes, lo que permite saber de qué
Estos ejemplos plantean cuestiones básicas: ¿cómo manera reacciona el cerebro dormido ante los sonidos.
trabaja nuestro cerebro durante el sueño? ¿De qué modo Pero el proceso no es tan sencillo. Se requieren numero-
reacciona a los estímulos del entorno? El interés de los sos pasos para diferenciar la respuesta del cerebro al
científicos del sueño se centra en tres puntos: uno, el sonido de su actividad normal durante el sueño.
modo en que el cerebro dormido elabora los estímulos Por mucho tiempo, los científicos consideraron que
sensoriales; dos, el tipo de estímulos que logran infiltrar- un estímulo externo era el responsable de desencadenar
se en nuestros sueños, y tres, ¿qué nos despierta? una ensoñación durante el proceso de despertarse. El
Cuando pasamos de la vigilia al sueño cambia nuestra investigador francés especializado en sueños, Louis Fer-
percepción en muchos aspectos. Por un lado, el cerebro dinand Alfred Maury (1817-1892), había soñado sesenta
debe protegerse de los ruidos irrelevantes para que su años después de la Revolución Francesa que una serie de
descanso no se vea interrumpido a cada momento. Por sucesos le conducían a la ejecución en la guillotina. Al
despertarse, lleno de pánico, se percató de que una parte
del dosel de la cama en la que descansaba había caído
sobre su nuca. Concluyó que el sueño había surgido
EN BREVE mientras se despertaba.

Sueño REM. Fase del sueño que suele durar entre una Adentrarse en la trama onírica
hora y una hora y media. Durante este período de des- En la actualidad, existen algunos indicios que apuntan a
canso se producen movimientos oculares sacádicos rá- que los estímulos sensoriales influyen en nuestros sueños
pidos mientras que el resto de la musculatura se en- mientras dormimos y no en el momento de despertarnos.
cuentra inhibida. El siguiente relato corrobora este supuesto: «Actúo en
En la electroencefalografía (EEG) se usan electrodos una obra de teatro y camino tras la protagonista. De re-
para detectar oscilaciones de tensión eléctrica (poten- pente, ella se derrumba y veo que empieza a gotear agua
ciales de acción) en la superficie del cráneo. Estas sur- sobre su cuerpo. Corro hacia ella y noto cómo cae
gen de la actividad cerebral. El patrón de ondas de EEG agua por mi cabeza y espalda. El techo gotea. Estoy muy
permite identificar potenciales relacionados con even- conmocionado porque la actriz se ha desmayado; sospe-
tos. Consisten en los cambios de tensión eléctrica que cho que el revoque de las paredes le habrá caído encima.
acontecen y se miden antes, durante o después de un Alzo la cabeza y veo un agujero en el techo. Llevo a la
estímulo sensorial. protagonista a un lado del escenario y cierro las cortinas.»

MENTE Y CEREBRO 26 N.O 79 - 2016


SUEÑO / ESTÍMULOS SENSORIALES

En el laboratorio del sueño


Las exploraciones en el laboratorio
del sueño son costosas y complejas.
Los investigadores solo conocemos
el contenido de las ensoñaciones a
través de los relatos de los proban-
dos. Por término medio, las perso-
nas retenemos en la memoria un
sueño por semana. Ahora bien, los
jóvenes son capaces de explicar el
90 por ciento de sus sueños si se les

CORTESÍA DE MICHAEL SCHREDL


despierta durante la fase REM (si-
glas en inglés de «movimientos ocu-
lares rápidos»).
Antes de irse a dormir, «cablea-
mos» con electrodos al voluntario
con el objetivo de conocer, a partir
de la actividad cerebral, la fase del aunque sí superar el umbral percep- Pero también es posible que un su-
sueño en la que se encuentra. Hacia tivo; ello puede comprobarse a tra- jeto sueñe casualmente con el es-
las once de la noche, apagamos las vés del registro de la actividad cere- tímulo que se emplea. Para descar-
luces. Puesto que muchos partici- bral. Entre 30 segundos y un minuto tar esa posibilidad, se anotan los
pantes duermen intranquilos la pri- más tarde, interrumpimos el des- sueños de los participantes a los que
mera noche, solemos iniciar nuestro canso del sujeto y le preguntamos no se ha estimulado (grupo de con-
experimento a partir de la segunda qué le ha pasado por la mente justo trol). Solo en el caso de que el grupo
pernoctación. Tras unos diez minu- antes de despertar. experimental sueñe con frecuencia
tos de sueño REM, estimulamos al Los estímulos ambientales pue- con el estímulo al que se le ha ex-
sujeto con un olor, por ejemplo, a den colarse en la fantasía nocturna puesto puede suponerse que los re-
rosas. El aroma no debe despertarle, de manera directa o encubierta. sultados se deben a la estimulación.

Esta anécdota la soñó en 1958 un sujeto a quien los Ello demuestra que el cerebro dormido no recibe la in-
científicos William Dement, fundador del laboratorio de formación del entorno de manera pasiva, sino que la
sueño en la Universidad Standford, y el psiquiatra Edward procesa.
Wolpert (1930-2014) despertaron 30 segundos después Por lo general, soñamos a través de imágenes que
de rociarle con agua mientras se encontraba en la fase desfilan por nuestra mente. Este fenómeno llevó en 1965
del sueño REM. Posiblemente, el probando había soñado a que Allan Rechtschaffen y David Foulkes, investiga-
la escena descrita durante el medio minuto transcurrido dores de la Universidad de Chicago, se preguntaran la
entre el estímulo y su despertar. siguiente cuestión: ¿si se proyectan imágenes sobre la
Con todo, algunos estímulos se cuelan en nuestros retina de los durmientes, es posible que estas influyan
sueños con mayor facilidad que otros. La estimulación en sus ensoñaciones? Para comprobarlo, los científicos
corporal directa (agua pulverizada sobre la piel, dolor o pegaron los párpados de los sujetos hacia arriba, de
presión) penetran en nuestro mundo onírico con facili- manera que mantuvieran los ojos abiertos mientras
dad. Desde el punto de vista de la evolución biológica, dormían. Con un poco de práctica, los participantes
este fenómeno parece lógico, pues los estímulos más lograban ese objetivo, aunque no sin mucho esfuerzo.
cercanos nos parecen más amenazadores que los lejanos. Además, el grado de humedad de la sala debía ser ele-
vado para evitar que los ojos de los probandos se dese-
casen. Bajo estas condiciones, Rechtschaffen y Foulkes
proyectaron 30 diapositivas sobre la retina de los sujetos
E L AU TO R durante el sueño REM. Solo en un caso la ensoñación
se correspondió con una de las imágenes mostradas.
Michael Schredl es director científico del
laboratorio del sueño en el Instituto Central
Concluyeron que las imágenes de la retina no parecen
para la Salud Mental en Mannheim. También influir de manera directa en la formación del contenido
imparte clases en la facultad de ciencias de los sueños. En cambio, los movimientos oculares que
sociales de la Universidad de Mannheim. se registraron durante la fase REM sí parecían estar

MENTE Y CEREBRO 27 N.O 79 - 2016


relacionados, en parte, con la dirección de la mirada
durante el sueño.
En el laboratorio del sueño
Boris Stuck, de la Clínica Universitaria de Essen, es- de Mannheim los invitados
tudia cómo otro de nuestros sentidos influye en las en-
soñaciones, a saber, el olfato. En su laboratorio del sueño
nocturnos perciben
perfuma el ambiente con todo tipo de olores, desde el los diversos olores a través
aroma de rosas hasta el hedor de huevos podridos. Según
halló en 2007, los estímulos olfatorios intensos no des-
del tubo del olfatómetro
pertaban a los participantes, sino que estos solo se des-
velaban con los estímulos trigeminales, es decir, los que brales funcionan como centralitas importantes para los
percibimos como agresivos, irritantes o intensos. En el demás sentidos; también desempeñan un papel en el
procesamiento de dichos olores participa el nervio trigé- despertar y la transmisión de los estímulos hacia la cor-
mino, que ejerce de alarma para el cuerpo. teza del cerrebro.
Stuck se preguntaba si el cerebro dormido percibe y Un equipo dirigido por Kimberly Trotter, hoy en el
procesa con mayor facilidad los estímulos olfatorios Centro para Trastornos del Sueño de la Universidad de
alarmantes que los olores neutros. Junto con su equipo, California en San Francisco, expuso a una serie de sujetos
observó durante 30 noches cómo reaccionaban los par- a olores agradables y desagradables durante la fase del
ticipantes al olor de humo artificial y de dióxido de sueño REM: café, mantequilla de cacahuetes, rosas, li-
carbono (CO2), gas inodoro que estimula exclusivamen- mones, humo de tabaco, moho o excrementos. Tras un
te el sistema trigeminal. Como cabía esperar, este último minuto, los investigadores despertaron a los individuos
influyó en la actividad cerebral de los sujetos que descan- y les preguntaron acerca de su sueño. Una participante
saban; en cambio, el olor a humo, que perduró unos 20 relató: «Soñé que me encontraba en el parque Golden
segundos en el ambiente, no ejerció efecto alguno. Sin Gate y me acercaba a unas gardenias. Las flores estaban
duda, los detectores de humo son importantes para avi- recién abiertas. De repente pude percibir su aroma, pero
sarnos de un incendio cuando estamos durmiendo. olían a limones y no a flores.»
En alrededor de uno de cada cinco participantes apa-
El caso del olfato recía el estímulo olfatorio en el sueño. No importaba si
Al parecer, los estímulos olorosos desempeñan una fun- se trataba de un olor agradable o desagradable. Con todo,
ción peculiar durante el sueño, puesto que no suelen los investigadores prescindieron de la participación de
provocar que una persona se despierte. Tampoco parece sujetos de control, es decir, que se despertaran sin un
que influyan demasiado en el contenido del sueño. Ello estímulo, carencia que reduce la fiabilidad del estudio.
podría deberse a que el cerebro procesa los olores de Además, muchos de los olores empleados (a limón, entre
manera distinta a los demás estímulos sensoriales. ellos) contienen componentes olfativos y trigeminales.
Con cada respiración, captamos las moléculas oloro- Trotter y su equipo no pudieron asegurar tampoco que
sas del entorno a través de la nariz. Los receptores soma- el estímulo hubiese desaparecido del ambiente por com-
tosensoriales de la cavidad nasal conducen esta informa- pleto cuando los probandos se despertaban. De esta
ción hacia el bulbo olfatorio del cerebro. Este se halla en manera, el olor que todavía permanecía en la sala podía
directa conexión con la amígdala (centro emocional del haber influido en el informe posterior sobre el sueño que
cerebro) y el hipocampo (sede de la memoria). En com- habían tenido los sujetos.
paración con la vista, el tacto o el oído, el olfato no acti- Con el fin de controlar este problema, empleamos
va el tronco del encéfalo ni el tálamo. Estas áreas cere- junto con Stuck un olfatómetro. Dicho dispositivo crea
una corriente de aire constante de ocho litros por minu-
to y, a través de un tubo, alcanza una de las fosas nasales
del sujeto. El aire se mantiene a temperatura corporal y
¿Estímulos olorosos para aprender? está saturado de humedad para evitar que las mucosas
nasales se sequen o enfríen.
El psicólogo Björn Rasch, de la Universidad de Fribur- Durante diez segundos, los participantes inhalaban,
go, informó en 2007 que los olores durante el sueño además, sulfuro de hidrógeno (gas que huele a huevos
pueden mejorar el aprendizaje. Antes de acostarse, los podridos) o alcohol fenetílico (compuesto químico con
sujetos estudiaban la posición de unas figuras en la pi- aroma a rosas). En el caso de los probandos de control,
zarra mientras el investigador les exponía a un estímulo solo inhalaban el aire de la sala. Tras un minuto, los
oloroso. Al día siguiente, los probandos recordaban despertamos y les preguntamos qué habían soñado. En
mejor la localización de aquellas figuras cuyo olor ha- ese momento, el olor había desaparecido por completo
bían percibido, de nuevo, durante la noche. del tubo gracias a la corriente de aire. También les soli-
citamos que valoraran cuán confortables o molestos se
Science, vol. 315, págs. 1426-1429, 2007 habían sentido durante el sueño.

MENTE Y CEREBRO 28 N.O 79 - 2016


SUEÑO / ESTÍMULOS SENSORIALES

El resultado no dejó lugar a dudas: el agradable per- elabora los estímulos sensoriales cuando dormimos. No
fume a rosas favorecía los sueños positivos; el hedor a obstante, por ahora quedan muchas cuestiones en el aire.
huevos podridos, en cambio, provocaba emociones más Con todo, la posibilidad de influir las vivencias oníricas
bien negativas. No obstante, los olores per se apenas se de manera positiva mediante el aroma a rosas revela, al
infiltraban en la trama del sueño; solo un caso reflejó la menos, que los olores agradables pueden ahuyentar las
percepción olfativa en su ensoñación: «La china ha son- pesadillas. H
reído, pero al mismo tiempo ha mirado con expresión
de asco porque yo opinaba que en ese momento olía fatal»,
explicaba una voluntaria tras el experimento.
En 2014 pedimos a una serie de probandos que, antes
de irse a dormir, observasen con atención unas imáge- PA R A S A B E R M Á S
nes de una ciudad o un pueblo. Al mismo tiempo, hicimos
Arousal responses to olfactory or trigeminal stimulation
que les llegara olor a rosas o a huevos podridos. Una vez during sleep. B. A. Stuck et al. en Sleep, vol. 30,
dormidos, les expusimos al olor que habíamos empareja- págs. 506-510, 2007.
do con la imagen del campo; en esa situación tendían a
Information processing during sleep: The effect of olfactory
soñar con animales o praderas, comprobamos. Al contra- stimuli on dream content and dream emotions. M. Schredl
rio de lo que esperábamos, las fotografías urbanas no et al. en Journal of Sleep Research, vol.18, págs. 285-290, 2009.
produjeron ese efecto. Pese a ello, el estudio muestra que
Träume — Unser nächtliches Kopfkino. M. Schredl. Springer,
los estímulos olfatorios pueden reactivar durante el sueño Spektrum, Berlín, Heidelberg 2013.
lo que se ha aprendido horas antes. Al parecer, el cerebro
Olfactory stimulation during sleep can reactivate odor-asso­
durmiente no recibe los estímulos sensoriales de manera
ciated images. M. Schredl et al. en Chemosensory Perception,
pasiva, sino que los procesa en un nivel cognitivo superior. vol. 7, págs. 140-146, 2014.
El modo de llevar a cabo esa tarea depende del tipo de
estímulo de que se trate: un sonido, una caricia o un aroma, EN NUESTRO ARCHIVO
entre otros. Además, ciertos estímulos importantes para
Naturaleza de los sueños. Gerhard Klösch y Ulrich Kraft
nosotros, como puede ser nuestro nombre, penetran con en MyC n.o 8, 2004.
mayor facilidad en el cerebro mientras dormimos.
A medida que vayan aumentando las investigaciones, Estados oníricos y conciencia. Christof Koch en MyC n.o 55, 2012.
conoceremos más al detalle el modo en que el cerebro Sueños lúcidos. Ursula Voss en MyC n.o 62, 2013.

ESPECIAL
Descubre los monográficos digitales que reúnen nuestros
mejores artículos (en pdf) sobre temas de actualidad

MONOGRÁFICOS DIGITALES

www.investigacionyciencia.es/revistas
29 MENTE Y CEREBRO N.O 79 - 2016
PSIC OLO GÍA
CORBIS / BLEND IMAGES / MING H2 WU

Las pesadillas dejan de infundir


miedo si se logra controlar de
manera activa las imágenes
mentales.

MENTE Y CEREBRO 30 N.O 79 - 2016


PSIC OLO GÍA

SUEÑOS LÚCIDOS Las personas conscientes de que están soñando


son capaces de dirigir su propia «película mental». Si tienen experiencia
en este terreno, pueden escapar de las pesadillas e incluso perfeccionar
la práctica de un deporte durante el sueño

Sumergirse en
el ­mundo onírico IRENE HABICH

En síntesis: Turno de noche para el cerebro

1 2 3
La persona que experi- Durante el sueño lúcido Cualquier persona es capaz de aprender
menta un sueño lúcido es se puede mejorar la a soñar de manera lúcida. Existen diver-
consciente de que está so- práctica de algún depor- sas técnicas para aumentar la frecuencia
ñando; de esta manera puede te, como el saque de pelota en de este tipo de ensoñaciones, no obstante,
influir sobre los aconteci- tenis; también se pueden re- por el momento no se dispone de un método
mientos oníricos. conducir las pesadillas. infalible.

MENTE Y CEREBRO 31 N.O 79 - 2016


M
arc Sanz* se ejercita en la lucha Entre sueño y vigilia
como nunca lo ha hecho antes. Se
mueve sobre el tatami y ejecuta los El sueño lúcido consiste en un estado de consciencia
golpes de kung-fu con un equilibrio ­entre sueño y vigilia, según revelan los resultados de la
que roza la perfección. El entrena- electroencefalografía. Las corrientes cerebrales del ló-
miento ha sido excelente. El joven bulo frontal durante el sueño lúcido se asemejan a las
se despierta. No es la primera vez que utiliza las ensoña- que se registran durante la vigilia, mientras las áreas del
ciones para mejorar su estilo en la práctica del arte lóbulo temporal y del parietal muestran patrones más
marcial. Como dirían los científicos, Sanz tiene sueños propios del sueño REM. Al mismo tiempo, parece que
lúcidos. en el sueño lúcido las áreas frontales trabajan más es-
Un sueño lúcido es un estado extraordinario. El suje- trechamente.
to durmiente se percata de que está soñando. Según una «Sueños lúcidos». U. Voss en Mente y Cerebro, n.o 62,
encuesta llevada a cabo por un equipo de la Universidad págs. 36-40, 2013
de Manheim, una de cada dos personas ha experimen-
tado en alguna ocasión ese fenómeno, y uno de cada
cinco llega a tener sueños lúcidos de manera regular. Si
somos conscientes de que estamos soñando podemos demostrar los efectos del entrenamiento en los sueños
tomar el control sobre la ensoñación y manejar, al menos lúcidos, Erlacher publicó un estudio piloto en 2010.
parcialmente, la acción. Para su trabajo, el investigador de la Universidad de
Mientras dormimos, los sucesos que acontecen en Berna solicitó a los sujetos que tiraran monedas de 10
nuestra imaginación escapan a las leyes de la naturaleza: céntimos dentro de un vaso. Más tarde, debían entrenar
podemos volar, tener poderes o vivir aventuras eróticas, de nuevo la técnica durante la noche: unos voluntarios
incluso, por qué no, practicar el mejor kung-fu nunca lo hacían de forma real, pero otros ejercitaban su punte-
visto. Al contrario de cuando soñamos despiertos, los ria en un sueño lúcido, es decir, mientras dormían. Al
sueños lúcidos nos parecen desconcertantemente reales. día siguiente, Erlacher comprobó el resultado: los indi-
Los científicos especializados en los sueños lúcidos viduos que habían entrenado el tiro despiertos mejoraron
que existen en el mundo se pueden contar con los dedos más en comparación con los que lo habían hecho soñan-
de una sola mano. El psicólogo y experto en ciencias del do. Sin embargo, estos últimos habían aumentado su
deporte de la Universidad de Berna, Daniel Erlacher, rendimiento; acertaban el tiro con mayor frecuencia que
forma parte de este reducido grupo. En 2012 encuestó a los que no habían entrenado.
unos 300 soñadores lúcidos sobre el motivo por el que «Para mí no existe duda alguna de que el aprendizaje
solían utilizar esa habilidad. Halló que más del 80 por durante el sueño funciona», afirma Erlacher. Y subraya:
ciento de los participantes trataban, ante todo, de dis- «De ningún modo se trata de una farsa». En este sentido,
frutar de su sueño: volaban o soñaban con experiencias cabe recordar que el entrenamiento mental durante la
sexuales. Alrededor de dos tercios lograban modificar vigilia se consolidó hace tiempo como técnica en el de-
de manera activa las pesadillas y transformarlas en sue- porte profesional. Este método consiste en que los de-
ños agradables. Cerca de uno de cada cinco de los en- portistas desglosen mentalmente las secuencias de mo-
cuestados entrenaba habilidades físicas, entre ellas, el vimiento en repetidas ocasiones con el fin de establecer
saque en tenis. rutinas físicas y recordarlas sin errores. Erlacher asume
Erlacher está convencido de la posibilidad de aprender que la práctica durante el sueño lúcido funciona a partir
secuencias motoras a través del sueño lúcido. De este de un principio similar al del entrenamiento mental
modo, todos los deportistas, independientemente de la mientras se está despierto.
modalidad de ejercicio que practicasen, sacarían prove-
cho de ilustrarse en este método. Los futbolistas podrían Entrenar durante el descanso
perfeccionar su chute con la pierna izquierda, los nada- Con todo, el funcionamiento de este método no está
dores podrían perfeccionar la técnica de crol y los gim- claro. Desde la psicología del deporte se habla de la hi-
nastas lograrían practicar el triple salto. Con el fin de pótesis de la programación mental, la cual establece que
el movimiento real y su representación mental acontecen,
en gran parte, en las mismas áreas cerebrales. Tal y como
apuntan otros estudios, la mera imaginación activa re-
giones en el cerebro similares a las implicadas en la acción
real. Incluso puede desencadenar respuestas fisiológicas.
De esta manera, la frecuencia cardíaca y respiratoria de
los sujetos aumenta cuando estos imaginan que reman
L A AU TO R A
o levantan pesas. Erlacher demostró un efecto similar a
Irene Habich es periodista científica. partir de un pequeño experimento relacionado con el
* Nombres alterados por la redacción.

MENTE Y CEREBRO 32 N.O 79 - 2016


PSIC OLO GÍA / SUEÑOS LÚCID OS

sueño lúcido: cuando los participantes soñaban que es- SI TE INTERESA


taban ejecutando flexiones de rodillas, su corazón latía ESTE TEMA...
con mayor rapidez. Descubre El sueño, nuestro
Este investigador sostiene que los ejercicios que se monográfico de la colección Cuadernos
realizan durante el sueño lúcido son incluso más efectivos sobre las funciones, los mecanismos
que un entrenamiento mental durante la vigilia. ¿La razón? neuronales y los trastornos del dormir en:
Los sueños nos resultan más reales que la imaginación. www.investigacionyciencia.es/
En la actualidad, Erlacher lleva a cabo diversos proyectos revistas/cuadernos
en torno al tema en la Universidad de Berna. Uno de los
más recientes, dirigido por el psicólogo Tadas Stumbrys,
de la Universidad de Heidelberg, se publicó en línea en Con todo, ese propósito no resulta sencillo de cumplir.
2015. Compararon el rendimiento de personas que prac- El principal problema estriba en que hallar sujetos que
ticaban durante el sueño con otras que entrenaban du- sueñen de manera lúcida con cierta frecuencia resulta
rante la noche de manera real o mental. En concreto, complicado. A ello se suma la dificultad de que estas
solicitaron a 68 participantes que dominaban el sueño personas accedan a pernoctar unos días en el laboratorio.
lúcido que aprendiesen a teclear una secuencia concreta En última instancia, el sueño como experiencia subjetiva
sobre el teclado de su ordenador. siempre va a escapar al control de los científicos. Por ese
Un programa informático registraba con qué frecuen- motivo, los informes de los participantes resultan im-
cia se equivocaban los individuos al reproducir la secuen- prescindibles. Melanie Schädlich, doctoranda a cargo de
cia. Se distribuyó a los sujetos por grupos. Uno de ellos Erlacher, trata de combinar ambos enfoques. Con ese
debía practicar sobre el teclado, mientras que el otro objetivo entrevista a deportistas que entrenan mientras
llevaba a cabo un entrenamiento mental; en ambos casos, duermen y analiza sus testimonios; también los recluta
el ejercicio sucedía de noche. Un tercer grupo dedicó su para que acudan al laboratorio del sueño.
sueño lúcido a automatizar la sucesión ordenada de los Schädlich considera que el entrenamiento en un sue-
dedos. A la mañana siguiente, los tres grupos habían ño lúcido rebasa la mera representación mental de se-
mejorado, a diferencia de los sujetos de control, que no cuencias motoras. También comporta otra ventaja: los
se habían entrenado. Entre los grupos experimentales, deportistas pueden ralentizar de manera consciente el
Stumbrys no halló diferencias destacables. tiempo para ejecutar los movimientos con más precisión.
Es necesario efectuar más estudios para comprender Un nadador capaz de experimentar sueños lúcidos ex-
el efecto del entrenamiento lúcido, concluyen los autores. plicaba que en sus ensoñaciones daba brazadas en una

¿Un nuevo complemento de la psicoterapia?


La investigación en torno investigadores del Insti- psicótico. Si se fomenta el manera, la consciencia de
a los sueños lúcidos po- tuto Max Planck de Psi- sueño lúcido en los suje- su trastorno, sugieren los
dría ayudar a la compren- quiatría en Múnich, Hob- tos que padecen episodios expertos.
sión y al tratamiento de la son halló en un estudio psicóticos, ello podría es- M. Dresler et al. en Sleep
esquizofrenia. Una teoría de revisión que existen timular esas áreas cere- Medicine Reviews, vol. 20,
sugiere que la actividad indicios que apoyan este brales y favorecer, de esta págs. 92-99, 2015
cerebral durante el sueño supuesto. Constataron
se asemeja a la que se pre- que durante el sueño lúci-
senta en la psicosis. Por do se activan la corteza
otra parte, el éxito tera- prefrontal dorsolateral,
péutico en la esquizofre- las circunvoluciones fron-
nia aumenta cuando el tales (verde), el precúneo,
paciente toma conscien- el lóbulo parietal inferior
cia de su estado psicótico. (rojo) y las circunvolucio-
Según Allan Hobson, de nes inferiores y mediales
la Escuela de medicina de del lóbulo temporal
Harvard, saber que se (azul). Estas mismas re-
ISTOCK / ANGELHELL

está soñando se puede giones cerebrales están


comparar con el conoci- afectadas en las personas
miento de sufrir una psi- con esquizofrenia y que
cosis. En 2015, junto con no reconocen su estado

MENTE Y CEREBRO 33 N.O 79 - 2016


Talento para la metacognición un sueño lúcido, Schädlich ha acordado con ellos un
original sistema: deben mover los ojos tres veces de de-
¿Qué caracteriza a las personas que experimentan sue- recha a izquierda tan pronto como sean conscientes de
ños lúcidos con frecuencia? Un equipo de que están soñando y visualicen la diana en su sueño.
neurocientíficos escanearon el cerebro de 31 soñadores La investigadora todavía no ha terminado de analizar
lúcidos y sujetos de control mediante tomografía por los resultados que ha obtenido hasta ahora, aunque todo
resonancia magnética. Hallaron que los probandos ca- apunta a que algunas personas mejoran su habilidad en
paces de tener sueños lúcidos presentaban una corteza este terreno a medida que práctican. En cambio, otras
prefrontal anterior de mayor tamaño. Dicha estructura personas no muestran ese efecto. Posiblemente sean
desempeña una función importante en la metacogni- necesarios diversos sueños lúcidos para lograr un entre-
ción, es decir, en la capacidad para reflexionar sobre el namiento exitoso, señala Schädlich.
propio pensamiento. Según los científicos, estos datos Tamara Olorga, música de profesión, es un ejemplo
apuntan a que las personas capaces de controlar sus de que existen más aplicaciones para los sueños lúcidos.
sueños también reflexionan sobre sus propios pensa- Decidió tomar parte en el estudio por su tendencia a
mientos. Próximos estudios deben aclarar si el entrena- soñar cuando duerme. Olorga emplea la capacidad de
miento del sueño lúcido mejora la metacognición. ser consciente de sus sueños para experimentar sensa-
E. Filevich et al. en The Journal of Neuroscience, vol.35, ciones placenteras: en ocasiones pedalea a toda velocidad
págs. 1082-1088, 2015 montaña abajo; la bicicleta no tiene frenos, pero no
siente miedo, pues sabe que se trata de un sueño, donde
no le puede pasar nada. Ello no obsta que perciba las
piscina llena de miel con el fin de perfeccionar su estilo. sensaciones con intensidad, como el viento que roza su
Otros atletas soñadores lúcidos aprovechaban esa capa- cara durante el descenso. «Son percepciones que solo se
cidad para observarse desde fuera mientras entrenaban. encuentran ahí», relata Olorga. También ha compuesto
una canción durante una ensoñación. Sin embargo, el
Un remedio contra las pesadillas logro mayor para ella se resume en estas palabras: ha
El luchador de kung-fu Marc Sanz también conversó con conseguido vencer las pesadillas.
Schädlich. Le explicó que los combates durante el sueño Alrededor de dos tercios de lo que soñamos presenta
lo ayudaban a completar el entrenamiento real. Ya que tintes negativos: nos provoca miedo, enfado u hostilidad.
en la actualidad no dispone de una pareja de combate En el caso de los soñadores lúcidos, la proporción es
con la que entrenar, simplemente, sueña con ella. Según semejante, es decir, también sufren pesadillas. No obs-
comentaron otros deportistas, el entrenador les había tante, ellos descansan con una ventaja: son capaces de
felicitado tras ejercitarse en sueños. transformar las ensoñaciones angustiosas. Olorga solía
De todos modos, resulta difícil evaluar el éxito de este soñar que tenía miedo de unos seres espantosos que
método a partir de cuestionarios, es decir, a través de habitaban en el agua. «Con el tiempo fui siendo cons-
explicaciones subjetivas. Para aportar más consistencia ciente de que estaba soñando», afirma. De este modo, las
a los resultados, Schädlich ha ideado un curioso experi- amenazantes criaturas se fueron transformando en seres
mento. En el laboratorio pide a los sujetos con tendencia inofensivos, alegres y coloridos, como los personajes de
a experimentar sueños lúcidos que lancen dardos a una una película de Disney.
diana. Después, comprueba si el entrenamiento soñado A Brigitte Holzinger, terapeuta de la Gestalt e investi-
ha dado sus frutos; en otras palabras, si los probandos gadora sobre el sueño, le gustaría desarrollar la experien-
aciertan más con los dardos. También se asegura de que cia de Olorga como un método de intervención. «Los
experimenten un sueño lúcido. Para ello utiliza un mé- sueños lúcidos se prestan a ello», asegura. En el Instituto
todo denominado «despierta y vuelve a la cama» (wake
up, back to bed). Este consiste en desvelar al participante
tras cuatro o seis horas de sueño y pedirle que anote lo
que ha soñado en un cuaderno. De esta manera se fo- EN BREVE:
mentan los sueños lúcidos a lo largo de la noche (véase T E R A P I A D E L A G E S TA LT
el recuadro «Fomentar el sueño lúcido»).
La investigadora también controla la actividad cerebral Se trata de un enfoque psicoterapéutico humanista de-
de los sujetos, así como su tono muscular y los movi- sarrollado en los años cuarenta del siglo pasado por los
mientos oculares; de este modo, sabe en qué fase del psicoanalistas Fritz y Lore Perls y el sociólogo Paul
sueño se encuentran. De hecho, las ensoñaciones lúcidas Goodman. El punto de partida de la terapia es una for-
solo acontecen durante la fase REM del sueño, la cual ma (Gestalt) no cerrada; una experiencia vital no ela-
sucede, por lo general, hacia el final del descanso y se borada o un conflicto. [Véase «Orígenes de la psicolo-
caracteriza por los movimientos sacádicos de los ojos. gía de la Gestalt», por Helmut Lück; Mente y
Pero para asegurarse de que los probandos se hallan en Cerebro n.o 30, 2008.]

MENTE Y CEREBRO 34 N.O 79 - 2016


PSIC OLO GÍA / SUEÑOS LÚCID OS

Fomentar el sueño lúcido


Las personas con una gran apertura diario suele mejorar la recorda- El método denominado induc-
a nuevas experiencias (uno de los ción de las ensoñaciones. ción mnemónica de sueños lúci-
grandes factores de la personalidad) dos (MILD, por sus siglas en in-
parecen más predispuestas a soñar Las comprobaciones de la realidad en glés) también aumenta la
de manera lúcida. Con todo, los in- la vida cotidiana pueden aumentar posibilidad de experimentar sue-
vestigadores del sueño indican que asimismo la probabilidad de experi- ños lúcidos, según se ha consta-
cualquier persona puede aprender a mentar sueños lúcidos, han demos- tado. Consiste en lo siguiente:
dirigir sus sueños. Aunque por aho- trado numerosos estudios. Pregúnte- una vez se haya levantado por la
ra no se conoce un procedimiento se varias veces a lo largo del día si mañana, vuélvase a dormir entre
que asegure esa forma de ensoña- está soñando y compruébelo. Por media hora y dos horas. Durante
ciones, existen estrategias que pue- ejemplo, tápese la nariz y la boca: si ese tiempo de descanso debe tra-
den fomentarlas. puede continuar respirando, sabrá tar de reintroducirse en el último
que está soñando. Es muy posible que sueño que tuvo, además de pro-
Una fórmula sencilla consiste en esta propuesta le parezca una tonte- ponerse que será capaz de reco-
escribir un diario del sueño. En él ría, pero si nos acostumbramos a nocer la próxima situación soña-
se apunta el contenido de los sue- comprobar la realidad, con un poco da. Para alcanzar esa meta es útil
ños tan solo despertarse. Las ano- de suerte seremos capaces de incor- decirse: «La próxima vez que
taciones deben responder una pre- porar esa diferenciación mientras sueñe, lo notaré».
gunta primordial: ¿qué señales dormimos, por lo que seremos capa- T. Stumbrys et al. en Consciousness
indicaban que se estaba soñando? ces de detectar mejor las situaciones and Cognition, vol. 21, págs. 1456-1475,
Llevar de manera rutinaria este bizarras propias de los sueños. 2012

de investigación sobre la consciencia y el sueño de Viena, Con todo, Holzinger desaconseja autoexperimentar los
la psicóloga investiga un novedoso procedimiento cuyos sueños lúcidos para fines terapéuticos, pues los efectos
primeros resultados dio a conocer el año pasado. Para su resultan imprevisibles. «Cuando una persona expresa su
experimento trató con terapia gestáltica a 12 de un total agresividad durante el sueño lúcido porque en su vida
de 32 pacientes que sufrían pesadillas nocturnas; al resto cotidiana le resulta difícil manifestarla, no hay problema.
de los probandos les enseñó a soñar de manera lúcida. Por el contrario, para alguien que no puede contener su
Para ello utilizó un CD de hipnosis; también pidió a los ira en la vida real, esa práctica es poco aconsejable», argu-
sujetos que escribieran un diario del sueño, entre otros menta. Por su parte, Schädlich recomienda que se apren-
métodos. da a tener sueños lúcidos: «No veo peligro alguno, sino
Los individuos entrenados para experimentar sueños más bien una fuente de oportunidades. Me parece una
lúcidos consiguieron el mismo éxito que Olorga: tan pena que tantas personas olviden sus sueños». H
pronto ganaban consciencia de que estaban soñando,
la escena amenazante o desagradable durante el des-
canso nocturno dejaba de angustiarles; eliminaban
aquello que les despertaba miedo o lo transformaban PA R A S A B E R M Á S
en algo agradable. También los pacientes tratados con Practicing a motor task in a lucid dream enhances subsequent
la terapia de la Gestalt superaron sus pesadillas, pero performance: A pilot study. D. Erlacher et al. en The Sport
los soñadores lúcidos fueron más rápidos en conseguir Psychologist, vol. 24, págs. 157-167, 2010.
ese objetivo. Applications of lucid dreams: An online study. M. Schädlich
En 2006, un experimento similar llevado a cabo por et al. en International Journal of Dream Research, vol. 5,
científicos de la Universidad de Utrecht llegaron a la págs. 134-136, 2012.
misma conclusión: reconocer que se está soñando ayuda Studies with lucid dreaming as add-on therapy to Gestalt
a combatir las pesadillas. Antes de irse a la cama, los therapy. B. Holzinger et al. en Acta Neurologica Scandinavica,
probandos debían imaginarse que contemplaban una de vol. 131, págs. 355-363, 2015.
sus pesadillas y que dirigían su desenlace hacia un final Effectiveness of motor practice in lucid dreams: A comparison
feliz. En general, la frecuencia de sueños angustiosos with physical and mental practice. T. Stumbrys et al. en Journal
disminuyó entre los participantes; incluso en los que no of Sports Sciences, vol. 10.1080, 2015.
habían logrado dirigir un sueño lúcido. Al parecer, el
EN NUESTRO ARCHIVO
mero hecho de imaginar que se cuestiona la pesadilla
resulta suficiente para acabar con ella. Sueños lúcidos. Ursula Voss en MyC n.o 62, 2013.

MENTE Y CEREBRO 35 N.O 79 - 2016


AVANCES

Psiquiatría
Biomarcadores para diagnosticar la psicosis
Un nuevo estudio abre una vía para categorizar las enfermedades
­mentales a partir de parámetros biológicos
Thomas R. Insel

S
i de pronto siente un dolor torácico agudo, acudirá diagnostican solo por signos y síntomas, entidades bio-
al médico clínico, quien seguramente pedirá una lógicamente distintas o puede ser que existan muchas
serie de pruebas para determinar si sus síntomas se enfermedades diferentes con un conjunto continuo de
deben a una neumonía, a una bronquitis, a una cardio- signos y síntomas psicóticos? Estas preguntas no son
patía, o a alguna otra causa. Tales análisis no solo permi- meros academicismos. Como en el caso del dolor torá-
tirán un diagnóstico preciso; también le garantizarán un cico, un diagnóstico preciso resulta clave para seleccionar
tratamiento adecuado para curar su enfermedad. En el tratamiento óptimo.
cambio, si sufre un brote psicótico, el proceso para llegar Llevar la psiquiatría hacia una nueva era de diagnósti-
a un diagnóstico será totalmente distinto. De hecho, no co con bases biológicas ha sido una meta largamente
podrá contar con muchas opciones. ambicionada y ha constituido una prioridad para el Insti-
Por lo general, la mayoría de las personas que presen- tuto Nacional de la Salud Mental estadounidense (NIMH),
tan un trastorno psicótico se asignan bajo dos categorías: del que he sido director durante 13 años. Son muchas las
esquizofrenia o trastorno bipolar. La diferencia entre dificultades, pero un nuevo estudio publicado en línea en
ambas lleva un siglo descrito en los manuales de texto. La diciembre de 2015 alienta renovadas esperanzas.
esquizofrenia (al inicio denominada «demencia precoz»)
se asocia con delirios, alucinaciones, ausencia de afecto y Definir los biotipos
un curso crónico. El trastorno bipolar (depresión manía- El estudio, dirigido por Brett Clementz, de la Universidad
ca) puede entrañar asimismo delirios, alucinaciones y de Georgia, la psiquiatra Carol Tamminga, del Centro
cambios anímicos bruscos. Pero su curso es fluctuante, es médico de la Universidad de Texas en Dallas, y científicos
decir, se presenta de manera episódica. Estas distinciones de las universidades Yale y Harvard, ha permitido des-
pueden resultar menos claras en la sala de urgencias o en cubrir cuatro «biotipos» de psicosis, identificables me-
la consulta clínica, ya que muchos pacientes no encajan diante biomarcadores cuantitativos. Los investigadores
de forma nítida con las descripciones formales. Además, de la Red bipolar-esquizofrenia sobre fenotipos interme-
no existen análisis de sangre ni escáneres que permitan dios o B-SNIP (por sus siglas en inglés) sometieron a 711
diferenciar la esquizofrenia del trastorno bipolar. pacientes diagnosticados de trastorno esquizoafectivo
Mientras que en la medicina clínica se ha avanzado (un híbrido de esquizofrenia y trastorno bipolar) a una
en la valoración de signos y síntomas, la inexistencia de variedad de pruebas con el fin de evaluar funciones ce-
pruebas diagnósticas equivalentes en la psiquiatría plan- rebrales asociadas con la psicosis. Estas incluían una
tea un grave problema. ¿Sufren el mismo trastorno todos batería de test de cognición, una medida de procesamiento
los diagnosticados de esquizofrenia? ¿Qué sucede con auditivo, una valoración del control cognitivo, además
los pacientes que exhiben rasgos de esquizofrenia y de de electroencefalogramas y estudios de movimientos
trastorno bipolar? ¿Identifican estos trastornos, que se oculares. A cada probando, además, se le efectuó un
escáner por resonancia magnética del cerebro.
Los investigadores, prescindiendo de diagnósticos
clínicos, reunieron los datos y los analizaron mediante
E L AU TO R métodos estadísticos insesgados, es decir, sin criterios a
priori, para encontrar biotipos. Tal vez no sorprenda que
Thomas R. Insel es neurocientífico y psiquiatra. Ha sido direc-
tor del Instituto Nacional de la Salud Mental de EE.UU. desde
el análisis computarizado de una gran población forma-
2002 hasta 2015. Recientemente se ha integrado en Verify, una da por tres categorías diagnósticas hallase otros tantos
nueva compañía de ciencias de la vida que forma parte de grupos o biotipos. No obstante, estos presentaban escasa
Alphabet, la matriz de Google. relación con las tres categorías tradicionales de diagnós-

MENTE Y CEREBRO 36 N.O 79 - 2016


Esquizofrenia
Psicosis
CAROL TAMMINGA, M.D. / CENTRO MÉDICO DEL SUROESTE DE LA UNIVERSIDAD DE TEXAS

Trastorno esquizoafectivo Control La imagen ilustra la relación en-


cognitivo tre los biotipos y los sujetos con
Reacción
esquizofrenia, trastorno esqui-
sensoriomotora zoafectivo y bipolar que partici-
paron en el estudio dirigido por
Trastorno psicótico bipolar
Brett Clementz, de la Universi-
dad de Georgia. Cada categoría
de trastorno incluye pacientes
con uno de los tres biotipos, los
cuales varían según dos dimen-
siones: el control cognitivo y la
reacción sensoriomotora. Los
biotipos son biológicamente más
homogéneos que las categorías
basadas en la manifestación de
síntomas.
Biotipo 1 Biotipo 2 Biotipo 3

tico. De hecho, había individuos con esquizofrenia, logrado en el cáncer y otras enfermedades. El concepto
trastorno bipolar y esquizoafectivo repartidos por el trío determina sencillamente que los instrumentos de la
de biotipos. Además, estos últimos no diferían simple- biología moderna, más los que proporcionan la genética
mente en cuanto a la gravedad de los síntomas o a la y las técnicas de neuroimagen, logran deconstruir cate-
presencia de síntomas relacionados con las manías. gorías diagnósticas y generar grupos diagnósticos más
¿Existe alguna razón para que estos biotipos sean más precisos —a veces, a nivel de una variación genética es-
válidos que los diagnósticos clínicos basados en la sinto- pecífica— que permiten establecer tratamientos más
matología? Ciertas observaciones llevan a pensar que los personalizados.
investigadores de B-SNIP han desvelado parte de la En el caso de los trastornos mentales, para los que la
respuesta. práctica clínica no utiliza analíticas de laboratorio, la medi-
En primer lugar, algunas de las diferencias de biotipo se cina de precisión podría suponer una innovación rompe-
observaron en familiares de primer grado, de quienes tam- dora: revelaría que muchas de las categorías de diagnósti-
bién se recopilaron los datos. Ello sugiere que las nuevas co actuales son imprecisas y biológicamente heterogéneas.
categorías poseen una base genética. Segundo, los biotipos En el autismo, el trastorno por déficit de atención e hipe-
diferían en relación al funcionamiento social: los sujetos del ractividad, la depresión y los trastornos de ansiedad se
biotipo 1 presentaban una alteración funcional más acusada están obteniendo resultados en este sentido.
que los integrantes de los otros dos grupos. Tercero, los El NIMH ha propuesto un nuevo método para el
estudios de neuroimagen, los cuales no se utilizaron para diagnóstico de las enfermedades mentales, que reclama
definir las categorías basadas en biomarcadores, mostraban la adición de datos biológicos, cognitivos, conductivistas
diferencias en la materia gris cerebral, sobre todo, en las y sociales a los síntomas y signos observados. Bajo el
cortezas frontal, cingulada, temporal y parietal. nombre de Criterios de los dominios de investigación
Aunque ninguna de estas observaciones demuestre (RDoC, por sus siglas en inglés), esta metodología ha
que los biotipos sean más válidos que el diagnóstico suscitado controversia, pues supone una ruptura impor-
clínico, si se analizan en conjunto alientan un nuevo tante con la psiquiatría tradicional; también se pone en
enfoque para el diagnóstico de los trastornos psíquicos. duda que sea viable. Sin embargo, los datos del estudio
Se debe seguir avanzando para averiguar si la variación B-SNIP proporcionan los primeros resultados a favor del
genómica, las medidas de funcionalidad del cerebro u enfoque RDoC.
otras de naturaleza conductual permiten refinar o validar Con todo, la demostración de los biotipos B-SNIP,
estos biotipos en un futuro. como sucede con cualquier otro método de diagnóstico,
se obtendrá a partir de su utilidad para establecer trata-
Tratamientos más precisos mientos y predecir los resultados de éxito. Ello exigirá
La expresión medicina de precisión se ha convertido en estudios de respuesta a los tratamientos. Lo habitual en
usual para referirse a la revolución diagnóstica que se ha Estados Unidos es que los pacientes de esquizofrenia

MENTE Y CEREBRO 37 N.O 79 - 2016


reciban medicación antipsicótica y apoyo psicosocial en
forma de asesoramiento, formación profesional y otros PA R A S A B E R M Á S
tipos de ayuda. Los médicos tratan el trastorno bipolar No one is abandoning the DSM, but it is almost time to trans-
con estabilizadores del estado anímico, fármacos anti­ form it. Ferris Jabr en el blog Brainwaves blog, ScientificAmeri-
psicóticos y, a veces, con antidepresivos y apoyos psico- can.com. Publicado en línea el 7 de mayo de 2013.
sociales. Los tratamientos siguen siendo empíricos y son Identification of distinct psychosis biotypes using brain-based
escasas las directrices terapéuticas que permitan saber biomarkers. Brett A. Clementz et al. en American Journal of
qué personas responderán a una cierta terapia. Psychiatry. Publicado en línea el 7 de diciembre de 2015.
Una de las esperanzas de la medicina de precisión en
psiquiatría es que los biomarcadores permitan una mayor EN NUESTRO ARCHIVO
predictibilidad, de manera que los pacientes y los clínicos Las raíces de la esquizofrenia. T. Nickl-Jochschat en MyC
puedan tomar decisiones más fundadas y rigurosas al de- n.o 55, 2012.
terminar las terapias. Los trastornos psiquiátricos se cuentan Actividad cerebral y esquizofrenia. Javier Escudero Rodríguez
entre los más inhabilitantes en toda la medicina, y su costo en MyC n.o 63, 2013.
es enorme, tanto en dinero como en sufrimiento para el
Nuevas claves en el diagnóstico de la psicosis. V. Lozano
enfermo y sus familias. Hace mucho que se requieren nue- Gutiérrez, J. E. Muñoz Negro y J. Cervilla Ballesteros en MyC
vas metodologías de diagnóstico y tratamiento. H n.o 77, 2016.

Neurobiología
Dos mecanismos neuronales regulan
el flujo de la información sensorial
Neuronas multiplicativas y aditivas participan en la transmisión
de información en los circuitos sensoriales del cerebro
Rubén Moreno Bote

E
l cerebro recibe continuamente una multitud de o tareas a la vez que elimina la influencia de otros que se
señales sensoriales. Sucede, por ejemplo, cuando consideran distractores. Varios trabajos anteriores seña-
hablamos con alguien mientras caminamos por el lan que la atención aumenta la actividad eléctrica de las
paseo de Gracia de Barcelona. ¿Cómo convertimos esa neuronas sensoriales. Sin embargo, se sabe que este
amalgama de señales, muchas veces incoherentes, en una mecanismo resulta insuficiente para explicar el poder de
percepción nítida? ¿De qué modo eliminamos informa- control que posee la atención. Un trabajo que ha llevado
ción irrelevante que, de no hacerlo, saturaría nuestra a cabo nuestro grupo y que se ha publicado en Neuron
percepción? En este ejemplo, nos interesaría ignorar las arroja luz sobre los mecanismos neuronales que facilitan
palabras de otros viandantes con los que nos crucemos el control del flujo de información en el cerebro.
así como los ruidos de la calle, y prestar atención a lo que
nos cuenta la persona que nos acompaña en nuestro Operaciones matemáticas cerebrales
paseo. ¿Puede que existan en nuestro cerebro una suerte Hace unos años cayeron en nuestras manos unos regis­
de señales de tráfico o «semáforos» que controlan la tros de actividad neuronal que pertenecían al laboratorio
transmisión de información sensorial entre las neuronas? de Adam Kohn, investigador del Colegio de Medicina
Si así fuese, ello ayudaría a reducir algunos de los estímu- Al­bert Einstein de Nueva York. Los resultados desper­-
los que no nos interesan, a la par que aumentaría el im- taron nuestro interés por dos motivos. En primer lugar,
pacto de otros. los datos correspondían a la corteza visual primaria en
La psicología experimental ha demostrado que existen monos, el modelo animal más cercano a los humanos
sistemas de control del flujo de información en el cerebro tanto desde el punto de vista neuroanatómico como
humano. La atención permite focalizar ciertos estímulos cognitivo. En segundo lugar, y quizá más destacable, los

MENTE Y CEREBRO 38 N.O 79 - 2016


AVANCES

Actividad de la red A Estímulo Estímulo

La actividad de la red neuronal fluctúa de manera es-


Electrodo Baja Alta
pontánea. En (A) se muestran un grupo de neuronas
actividad actividad
con actividad alta (derecha, puntos rojos) y otro en el de la red de la red
que la excitación neuronal resulta más reducida (iz-
quierda, más puntos azules). La actividad de la red mo- Respuesta Respuesta
dula la estimulación de una neurona cercana (verde),
valor que se registra mediante un electrodo (para me-
dir la actividad de las demás neuronas se usan otros B Neuronas Neuronas
electrodos, los cuales no aparecen en la figura). La res- multiplicativas aditivas
puesta de la neurona en función del estímulo sensorial
se representa en forma de curva; esta es de color rojo

Respuesta
Alta Alta
cuando la actividad de la red es alta y azul cuando es
baja (B). De esta manera, si la actividad pasa de menos
a más, la curva azul se convierte en roja. La respuesta Baja Baja
de la neurona se regula a partir de la actividad de la Estímulo sensorial Estímulo sensorial
red, que puede ser multiplicativa (neuronas multiplica-
tivas) o aditiva (neuronas aditivas). La información en C

CORTESÍA DE RUBÉN MORENO BOTE


las neuronas multiplicativas se incrementa con la exci-

Información
tabilidad de la red, mientras que en las neuronas aditi-
vas la información se reduce, y viceversa (C). Esta mo-
dulación de la información a través de la actividad de
la red puede facilitar la extracción por parte de otras Baja Alta Baja Alta
áreas cerebrales. Actividad de red Actividad de red

registros no consistían en una sola neurona (proce­dimien­ de la red era alta, la de la neurona crecía (por ejemplo, se
to habitual en electrofisiología), sino que mostraban el duplicaba). Otro tipo de neuronas, que denominamos
análisis simultáneo de muchas neuronas de una misma aditivas, mostraban una modulación aditiva con la acti­
red. En concreto, los datos ofrecían la actividad de casi vidad de la red. Dicho de otro modo, si la actividad de la
cien neuronas medidas a la vez. Con ellos se podía estu­ red era alta, estas neuronas respondían con mayor inten­
diar la comunicación neuronal con todo detalle y con sidad independientemente del estímulo. ¿Cómo han
gran precisión temporal. Estos datos parecían ser los aprendido estas células nerviosas a realizar multiplica­
idóneos para entender los mecanismos de modulación ciones y sumas? ¿Por qué utilizan dichas operaciones
de información en los circuitos neuronales sensoriales. matemáticas y no otras?
Junto con Íñigo Arandia, estudiante de mi grupo de Según hemos constatado, las neuronas multiplicativas
neurociencia teórica y cognitiva de la Universidad Pom­ y aditivas desempeñan una función diferente en la trans­
peu Fabra, y Jan Drugowitsch, de la Universidad de Gi­ misión de la información. De hecho, las modulaciones
nebra y miembro del laboratorio de Kohn, estudiamos multiplicativas y aditivas, y no otras, constituyen las ope­
los resultados mediante técnicas punteras de aprendiza­ raciones matemáticas más sencillas que permiten regular
je automático (machine learning), una rama de la esta­ el flujo sensorial. Cuando la red presenta una actividad
dística que permite analizar datos complejos (los inves­ alta, la información sensorial se incrementa en las neuro­
tigadores de Google utilizan esta herramienta de análisis, nas multiplicativas, mientras que en las aditivas se reduce.
por ejemplo). Mediante esta técnica comprobamos que Lo contrario sucede cuando la actividad de la red es baja,
la actividad de una red neuronal regula la de las neuronas es decir, las neuronas aditivas pasan a ser las más informa­
individuales cercanas a partir de dos sistemas. tivas (figura C). Estos resultados pueden entenderse a
Según comprobamos, cuando la actividad de la red es través de las técnicas de teoría de la información, las
alta, la de otras neuronas cercanas también lo es. Esta ob­
servación confirmaba hallazgos previos. El descubrimien­
to novedoso que aporta nuestra investigación radica en
que existen dos tipos de modulaciones. Unas neuronas, E L AU TO R
a las que llamamos multiplicativas, llevaban a cabo una Rubén Moreno Bote trabaja en el departamento de tecnologías
modulación que multiplicaba su respuesta ante estímulos de la información y comunicación y en el Programa Serra
en relación a la actividad de la red; es decir, si la actividad Húnter de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

MENTE Y CEREBRO 39 N.O 79 - 2016


cuales asocian la codificación sensorial y la regulación de más allá de la neurociencia. Es probable que el conoci-
la respuesta neuronal con la actividad poblacional. Con miento de los mecanismos de redirección del flujo de
todo, el resultado más sorprendente es que la información información cerebral nos permita avanzar en la compren-
total en la red neuronal se mantiene constante, puesto que sión de los procesos de aprendizaje y atención.
el cambio solo ocurre en relación con las neuronas que Sin embargo, todavía nos encontramos lejos de enten-
disponen de la información en cada momento. der cómo se regula el tráfico de información en el cerebro.
Con todo, nuestros resultados destacan la necesidad de
«Semáforos» para controlar el tráfico neuronal compaginar registros de redes neuronales con técnicas
Estos resultados demuestran que la información sensorial sofisticadas de neurociencia computacional. Solo de esa
fluye en los circuitos neuronales controlada, en parte, por forma podremos seguir avanzando en el entendimiento
la actividad de la red. Sería como una suerte de «semáforo de los complicados mecanismos neuronales subyacentes
neuronal»: la información sensorial en una red de neuro- al control de información en el cerebro. H
nas es constante (como el número de coches en una ciudad),
pero a cada instante la información fluye más hacia uno
u otro tipo de neuronas (es decir, por la vía de las multi-
plicativas o el de las aditivas). En nuestro caso, la actividad
de la población neuronal a la que pertenece la neurona PA R A S A B E R M Á S
concreta que se estudia ejerce de semáforo. Dynamics of ongoing activity: Explanation of the large variabi­
Como es natural, la analogía no es perfecta. En rea­ lity in evoked cortical responses. A. Arieli et al. en Science,
lidad, el mecanismo de control del flujo de información vol. 273, págs. 1868-1871, 1996.
que hemos descrito no es exactamente un semáforo con Feature-based attention influences motion processing gain in
los tres discos clásicos de verde, ámbar y rojo. El semá- macaque visual cortex. Stefan Treue y Julio C. Martínez Trujillo
foro neuronal dispone más bien de una serie continua en Nature, vol. 399, págs. 575-579, 1999.
de estados, es decir, de diferentes intensidades de rojo: Multiplicative and additive modulation of neuronal tuning
desde rojo débil hasta rojo intenso. Dependiendo de la with population activity affects encoded information.
intensidad del rojo, que corresponde a la actividad de Íñigo Arandia Romero et al. en Neuron, vol. 89, n.o 6,
págs. 1305-1316, 2016.
la red local de neuronas, se modula el flujo de informa-
ción en las neuronas cercanas. Ello facilita, posiblemen-
EN NUESTRO ARCHIVO
te, el acceso a esas informaciones desde otras áreas del
cerebro. Comunicación neuronal. Juan Lerma en MyC n.o 12, 2005.
Entender los mecanismos neuronales que controlan Modulación de la transmisión sináptica. Álvaro Duque en MyC
el flujo de información en el cerebro tiene implicaciones n.o 26, 2007.

Neurobiología
Mecanismos moleculares en las sinapsis
Dos familias de proteínas contribuyen a que las neuronas
se reconozcan entre sí y formen conexiones sinápticas
Marta Morey

L
as miles de neuronas presentes en el cerebro re- ser graves; también las consecuencias en la conducta
gulan nuestro comportamiento a través de su del individuo.
organización en circuitos neurales que forman al Cada vez más estudios señalan que el autismo y la
conectarse unas con otras (sinapsis). Sin embargo, no esquizofrenia se encuentran relacionados con defectos
todas las conexiones sirven: cada neurona debe enla- en el establecimiento de conexiones neurales específicas
zarse con su pareja correspondiente. Si este proceso, durante el desarrollo. Pero ¿qué estrategias moleculares
que se conoce como especificidad sináptica, falla, los utilizan las neuronas para conectarse con sus parejas
efectos en el procesamiento de la información pueden postsinápticas y no con otras neuronas con las que tam-

MENTE Y CEREBRO 40 N.O 79 - 2016


AVANCES

bién se hallan en contacto o se encuentran en el mismo L A AU TO R A


entorno? Marta Morey es investigadora Ramón y Cajal de la sección de
genética en la facultad de biología y el Instituto de Biomedicina
Estudio en la mosca del vinagre de la Universidad de Barcelona.
Con el fin de investigar los mecanismos moleculares que
regulan la especificidad sináptica nos centramos en Dro-
sophila melanogaster, según publicamos en fecha recien-
te en la revista Cell. Más comúnmente conocido como
mosca del vinagre, este organismo presenta un sistema A) y forma conexiones con sus respectivas parejas sinápticas
visual muy desarrollado y complejo; incluso contiene la (véase un ejemplo en la figura B). Según sospechábamos,
misma variedad y tipología neuronal que los vertebrados, las diferencias moleculares entre esas neuronas deberían
aunque, en total, posee menos neuronas. Otra caracte- explicar su especificidad sináptica.
rística del sistema visual de Drosophila radica en los
circuitos que procesan la información visual: estos se Un patrón en cada tipo neuronal
estructuran en una región del cerebro que se organiza en El primer paso de la investigación consistió en aislar las
capas sinápticas diferentes, en las que, a su vez, existen neuronas que nos interesaban del resto de las células ner-
tipos de neuronas distintos que forman conexiones con viosas del cerebro. Para ello marcamos cada tipo neuronal
sus respectivas parejas. Esta estructura se ha conservado con moléculas fluorescentes. A continuación procedimos
a lo largo de la evolución, por lo que también se presen- a identificar la batería de genes que se expresaban en cada
ta en la retina, la corteza frontal y la espina dorsal de los uno de los tipos neuronales analizados, y de entre todos
vertebrados. Dicha sorprendente similitud permite ex- los genes, los que contribuían a que las células «recono-
trapolar los conocimientos obtenidos a partir de la ciesen» a su compañera de enlace. Estos genes codifican
mosca a otros organismos superiores, entre ellos, los moléculas de superficie (MS). Las MS permiten el reco-
humanos. Además, en la actualidad se dispone de una nocimiento entre células, pero dependiendo del tipo de
batería de herramientas que permiten conocer los pro- molécula, se estabiliza el contacto o, por el contrario, se
cesos biológicos de este insecto a escala celular así como produce una repulsión entre las células.
modificar su genoma. En ese momento nos encontrábamos en disposición
Para entender la especificidad sináptica, nos basamos de responder una de las preguntas más ansiadas en el
en siete tipos celulares del sistema visual de Drosophila: campo de la especificidad sináptica: ¿cuántas moléculas
los fotorreceptores R7 y R8, y las neuronas monopolares de superficie expresa una neurona? Para nuestra sorpre-
L1, L2, L3, L4, L5. Cada una de estas neuronas se carac- sa, descubrimos que cada tipo neuronal de los que ha-
teriza porque extiende sus axones a distintas capas de la bíamos estudiado expresaba la ingente cantidad de entre
región que procesa la información visual (véase la figura 200 y 300 MS del total de 950 que contiene el genoma de

A B
L1 Tm3 L1 Mi1
Tm3 Mi1
L1 L2 L3 L4 L5 R8 R7

m1 MENTE Y CEREBRO, SEGÚN MARTA MOREY


Sinapsis

m1 Dpr2
m2 DIPθ
m2 Dpr3
Sinapsis

m3 m3
m4 m4 ? ?
m5
m5 m6
m6

Las imágenes muestran la morfología y los patrones de conexión de las neuronas monopolares (de L1 a L5) y los fo-
torreceptores (R7 y R8). En A se ilustra la morfología y la proyección específica en diferentes capas sinápticas (de
m1 a m6) de las neuronas analizadas en el estudio. En B aparece un ejemplo de la expresión de Dpr y DIP en pare-
jas sinápticas de L1. Estudios previos han demostrado la interacción de Dpr2 y Dpr3 con DIPq en experimentos in
vitro. La expresión de Dpr2 y Dpr3 en L1 y DIPq en su pareja sináptica Tm3 sugieren que las interacciones Dpr-DIP
regulan la formación de estas conexiones en particular. Otras conexiones como las de L1 con Mi1 vendrían regula-
das por otras moléculas de superficie que se desconocen por ahora y se representan con símbolos de interrogación,
dado que Mi1 no expresa DIPq.

MENTE Y CEREBRO 41 N.O 79 - 2016


AVANCES

La relevancia de la especificidad sináptica en los trastornos


La investigación de los mecanis- gicas, entre ellas, el autismo y la nueva incorporación sean capaces
mos moleculares que rigen el esquizofrenia. Por otro lado, es de reconocer con qué otras neuro-
­reconocimiento entre parejas probable que el entendimiento de nas deben conectarse para asegurar
sinápticas nos proporciona un me- la especificidad sináptica contri- el funcionamiento correcto del cir-
jor entendimiento de cómo y por buya, en un futuro, al desarrollo cuito neural que se repara. En otras
qué se producen errores durante el de terapias de reconstrucción de palabras, es necesario generar neu-
ensamblaje de circuitos neurales. circuitos neurales a partir de neu- ronas que contengan la batería espe-
Si trasladamos al ser humano este ronas derivadas de células madre. cífica de moléculas que les permitan
conocimiento y los principios ge- Este tipo de terapias pueden resul- reconocer a sus parejas sinápticas.
nerales hallados en organismos tar de gran ayuda en enfermeda- Para ello debemos conocer antes
modelo, como la mosca del vina- des neurodegenerativas. qué estrategias moleculares utiliza y
gre, podremos descubrir el origen En este contexto, es imprescindi- la lógica que sigue la especificidad
de algunas enfermedades neuroló- ble comprobar que las neuronas de sináptica.

la mosca. Al analizar las MS que expresaba cada célula, plo, la neurona monopolar L1 expresa Dpr2 y Dpr3.
observamos que cada tipo celular mostraba una combi- Estos Dpr interaccionan con DIPq. Tm3, una de las
nación específica de tales moléculas. Asimismo, nos pareja sinápticas de L1 expresa DIPq. En cambio, otra
llamó la atención el hecho de encontrar varias familias de las parejas sinápticas de L1, la neurona Mi1, no
multigénicas, es decir, grupos de genes que codifican para expresa DIPq.
proteínas con la misma estructura. Ese hallazgo nos Hemos detectado la expresión de Dpr y DIP en un
llevó a pensar que cada familia determinada estaría in- subgrupo de parejas sinápticas de R7 y las neuronas
volucrada en un mismo proceso: cada miembro de la monopolares estudiadas. Estas coincidencias sugieren
familia tendría funciones parecidas en distintos tipos que las interacciones Dpr-DIP desempeñan una función
celulares. esencial en las conexiones sinápticas entre neuronas.
Asímismo, el hecho de encontrar parejas sinápticas que
Expresión en parejas sinápticas no expresan DIP sugiere que otros tipos de MS regulan
Entre las familias multigénicas que hallamos destaca la la especificidad de esas conexiones.
familia Dpr, un grupo de MS de las cuales se desconoce El reto para el futuro es desvelar qué papel ejercen las
su función, aunque se sabe que se encuentran expresadas interacciones Dpr-DIP. Con el objetivo de discernir entre
en diversos lugares del sistema nervioso de la mosca. En las posibles funciones, en próximos estudios investiga-
2013, el grupo de K. Christopher Garcia, de la Universidad remos mutantes para miembros de la familia Dpr y DIP.
Stanford, ya demostró mediante un ensayo in vitro que De hecho, los resultados preliminares de nuestro grupo
estas proteínas interaccionaban de manera específica con y de otros sugieren que las mutaciones en estos genes
los miembros de otra familia multigénica, la DIP. Aun causan defectos en los circuitos neurales. H
así, se desconocía si dichas interacciones neuronales
también ocurrían in vivo. Nosotros nos encontrábamos
en la situación de comprobarlo.
Partimos del siguiente razonamiento: distintos miem-
bros de la familia Dpr se expresaban en las diferentes PA R A S A B E R M Á S
neuronas monopolares analizadas. Si las proteínas Dpr
An extracellular interactome of immunoglobulin and LRR
interaccionaban con las DIP expresadas en otras neuro-
proteins reveals receptor-ligand networks. E. Özkan et al.
nas, deberíamos observar que las proteínas DIP se ex- en Cell, vol. 154, n.o 1, págs. 228-239, julio de 2013.
presaban en algunas de las parejas sinápticas de las
Synaptic circuits and their variations within different columns
neuronas monopolares analizadas. in the visual system of Drosophila. S. Y. Takemura et al.
Con el fin de comprobar la expresión de DIP en las en Proceedings of the National Academy of Sciences USA,
parejas sinápticas de neuronas monopolares, usamos vol. 112, n.o 44, págs. 13.711-13.716, noviembre de 2015.
técnicas inmunohistoquímicas (método que se basa Ig superfamily ligand and receptor pairs expressed in synaptic
en las reacciones antígeno anticuerpo para detectar la partners in Drosophila. L. Tan et al. en Cell, vol. 163, n.o 7,
expresión de una proteína). De esta manera, observa- págs. 1756-1769, diciembre de 2015.
mos que para Dpr expresados en neuronas monopo- Control of synaptic connectivity by a network of Drosophila
lares, el DIP correspondiente se expresaba en alguna IgSF cell surface proteins. R. A. Carrillo et al. en Cell, vol. 163,
de las parejas sinápticas (véase la figura B). Por ejem- n.o 7, págs. 1770-1782, diciembre de 2015.

MENTE Y CEREBRO 42 N.O 79 - 2016


INSTANTÁNEA

Axón mielinizado
(fibra nerviosa con
la capa aislante
exterior)
Sinapsis
(lugar de conexión
entre neuronas)
SHAWN MIKULA, INSTITUTO MAX PLANCK DE NEUROBIOLOGÍA

Mitocondria
(central energética
de la célula)

Un paso más hacia el conectoma

U
no de los grandes retos de las neurociencias es Los investigadores cortaron el cerebro de un ratón
conseguir la cartografía completa del cerebro en finas rodajas y las escanearon mediante un micros-
humano, incluidas sus conexiones nerviosas. copio electrónico de barrido. Con un ordenador y las
Winfried Denk y Shaen Mikula, del Instituto Max imágenes obtenidas (fondo de la imagen) reprodujeron
Planck de Neurobiología, han dado un importante un modelo tridimensional del cerebro, el cual mostra-
paso en esa dirección gracias al novedoso método de ba las conexiones fibrilares.
tinción que han desarrollado y que han dado en llamar Se calcula que se necesitarían 40 millones de gi-
BROPA (por las siglas en inglés de «tinción cerebral gaoctetos para la cartografía cerebral del ratón. El ce-
reducida de osmio con amplificación mediante piro- rebro humano, con sus cerca de mil billones de sinap-
galol»). Esta técnica logra, por primera vez, tintar un sis, es 3000 veces más complejo, por lo que los
cerebro de manera homogénea, como muestra la ima- científicos continúan investigando el modo con el que
gen (el cerebro pertenece a un ratón). También permite podrían analizar tan ingente cantidad de datos.
determinar de manera precisa el conectoma, es decir, el
conjunto de conexiones nerviosas, ya que las sinapsis y
«High–resolution whole brain staining for electrón microscopic
las neuritas destacan del conjunto del tejido (tintado de circuit reconstruction». S. Mikula y W. Denk, en Nature Methods
oscuro) en forma de estructuras finas y claras. vol. 12, n.o 6, págs. 541-546, 2015

MENTE Y CEREBRO 43 N.O 79 - 2016


DEMENCIA

SERIE: LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER Aunque todavía no se


disponga de un tratamiento definitivo contra el alzhéimer,
el diagnóstico t­ emprano puede contribuir a retrasar la aparición
de los primeros síntomas. Apoyar al enfermo en ese proceso
­también beneficia a sus cuidadores

Vivir con
­alzhéimer CLARISSA GIEBEL

MENTE Y CEREBRO 44 N.O 79 - 2016


MENTE Y CEREBRO
45
N.O 79 - 2016
ISTOCK
ISTOCK // OZGURCANKAYA
OZGURCANKAYA
En síntesis: Un desafío diario

1 2 3
Con el tiempo, las personas con Los recursos técnicos, el A menudo el cuidado de estas
demencia no solo pierden la me- ejercicio físico y el con- personas en casa supone una
moria, también merma su autono- tacto social influencian sobrecarga. Es importante res-
mía. Síntomas como la agresividad y de manera positiva en el cur- paldar a los familiares y ofrecerles
la intranquilidad son los que más des- so de la enfermedad y el instrumentos para sobrellevar la si-
gastan a los familiares cuidadores. bienestar del paciente. tuación.

H
ace un tiempo visité a una paciente a do con el tiempo. Esa neurodegeneración provoca sínto-
quien difícilmente olvidaré. Maite mas cognitivos y conductuales en los afectados. La segun­-
Gracia*, que así se llama, deambulaba da forma de demencia más frecuente es la vascular, la
por el apartamento mientras que su cual se halla relacionada con problemas en la circulación
marido, Pedro, rellenaba unos formu- sanguínea del cerebro. En total existen unas 50 patologías
larios conmigo. La visita a esa casa que pueden provocar una demencia, la cual acaba pare-
formaba parte de mi rutina laboral como psicóloga: ciéndose, tarde o temprano, a la enfermedad de Alzheimer.
además de pasar consulta, reviso el modo en que las Por este motivo, el diagnóstico exacto del tipo de demen-
personas con demencia y sus cuidadores afrontan el día cia desempeña un papel secundario con lo que respecta
a día entre las paredes de su casa. La incesante inquietud al cuidado del enfermo, no así para el tratamiento médi-
de la esposa agotaba a Pedro, según me explicó. Se la- co. Con todo, la detección temprana constituye el factor
mentaba de no poder quitarle los ojos de encima ni poder más relevante.
dejarla sola por unos momentos: el riesgo de que suce-
diera algún accidente era demasiado grande. Un trabajo a jornada completa
La rutina de este matrimonio ejemplifica la de muchas El cuidado de las personas con demencia se compone de
otras familias que conviven con una persona que sufre la numerosas facetas. En un primer estadio, el trato con el
enfermedad de Alzheimer. Por lo general, los pacientes no afectado no suele experimentarse como una labor de
son los únicos que cargan con la demencia, sino que tam- cuidado. Los familiares o conocidos más allegados ayudan
bién afecta a las personas de su entorno más próximo. Poco al sujeto con un principio de demencia a ir a comprar al
a poco, los familiares deben adoptar el papel de cuidador. supermercado o a tomarse los medicamentos a la hora
Recuerdo perfectamente al matrimonio Gracia porque precisa. Aparte de este tipo de ayuda, el enfermo puede
el marido me planteó una cuestión clave: ¿no se podían llevar una vida totalmente independiente.
combatir los síntomas de la enfermedad de su esposa Pero a medida que la patología avanza, aumenta el
con otro método, aparte de los medicamentos? Los tiempo que los familiares (por lo general, la pareja o los
científicos llevamos tiempo investigando en este terreno. hijos) dedican a su cuidado. Con frecuencia, esa asisten-
Entre otros resultados, se ha demostrado que los cuida- cia y atención se convierten en un trabajo a jornada
dos apropiados y el apoyo de los familiares pueden influir completa, lo que suele comportar estrés y problemas. Los
de manera positiva en el curso de la dolencia. servicios de cuidado ambulatorio pueden servir de ayu-
La demencia se manifiesta a través de una multitud da en estos casos. Un cuidador con formación acude al
de síntomas, los cuales pueden variar según el tipo de domicilio cada dos días o cada tarde para lavar al pacien-
que se trate. La forma más usual es el alzhéimer. Se da en te o llevarlo a la cama. También existen centros de día
dos tercios de los casos y comporta una muerte crecien- privados, concertados, dependientes de alguna fundación
te de las neuronas conforme la enfermedad va avanzan- o asociación, en los que las personas con demencia pue-
den compartir la mañana con otros afectados mientras
participan en actividades de rehabilitación cognitiva,
sesiones de fisioterapia o de manualidades. Asimismo,
Serie: «La enfermedad de Alzheimer» existen organizaciones no gubernamentales que desaho-
La vida con alzhéimer gan por unas horas a los familiares a través del trabajo
Parte 1
Psicología y conducta (págs. 50-56) de voluntarios que ofrecen compañía al afectado en casa
Nuevas claves neurobiológicas de la pérdida o salen con él a dar un paseo.
Parte 2
de ­memoria La última opción, y también la más cara, es el ingreso
Investigación para prevenir la demencia de la persona en una residencia. En ocasiones, esta deci-
(MyC 80/2016) sión lleva a los familiares a sentirse culpables, ya que
Parte 3
Tras la búsqueda de medicamentos eficaces experimentan la sensación de haberse «deshecho» del
Tratamiento no farmacológico (MyC 81/2016) enfermo.
* Nombres alterados por la redacción.

MENTE Y CEREBRO 46 N.O 79 - 2016


DEMENCIA / SERIE: L A ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

Reserva cognitiva para retrasar los síntomas


El neuropsicólogo Yaakov Stern, ocasiones el cerebro de sujetos que protegían el cerebro de los cambios
de la Universidad de Columbia en presentaban un deterioro cognitivo patológicos, sí los retrasaba. Por
Nueva York, acuñó en 2009 la ex- leve (etapa considerada previa a la otra parte, los resultados revelan
presión «reserva cognitiva». Según demencia) y usaron tests neuropsi- que las personas que poseen una
este concepto, podemos beneficiar cológicos para evaluar su capaci- reserva cognitiva amplia manifies-
nuestra capacidad cognitiva con ta- dad de memorización, atención y tan síntomas de demencia con un
reas que fomenten el ejercicio men- comprensión, entre otras. Según deterioro de la sustancia blanca del
tal, como puede ser aprender un comprobaron, entre las personas cerebro mayor que en el caso de los
idioma o irse de viaje. Algunos que llevaban a cabo actividades pacientes con menos recursos cog-
­es­tudios sugieren que la reserva corporales y mentales con asidui- nitivos. En otras palabras, cuanto
­cognitiva contribuye a retrasar la dad (caminaban, leían, tocaban al- más grande es la capacidad de re-
demencia, o mejor dicho, la apari- gún instrumento o tricotaban) y serva cognitiva, más tiempo se ne-
ción de los síntomas. cuidaban sus contactos sociales, el cesita para que los cambios cere-
Laura Serra y sus colaboradores desarrollo de la demencia en los brales degenerativos se manifiesten
del Laboratorio de Neuroimagen meses posteriores resultaba infre- en síntomas, entre estos, la pérdida
en Roma escanearon en repetidas cuente. Si bien estas actividades no de memoria.

Los síntomas neuropsiquiátricos como la agresividad, puertas y objetos etiquetados facilitan a que los pacientes
la inquietud de noche y la escapada influyen a la hora se orienten en el entorno familiar [véase «Un hogar
de decantarse por la opción de internar al afectado. En adaptado para personas con demencia», por Anna von
2014, un grupo dirigido por Basema Afram y Gabriele Hopffgarten, en este mismo número].
Meyer, de las universidades de Arnhem-Nimega y Halle- Pero son las personas que todavía viven solas las que
Wittenberg, respectivamente, encuestaron a más de 700 se aprovechan sobre todo de este tipo de ayudas, según
miembros de familias cuidadoras de distintos lugares de se constató a través de una encuesta de afectados y cui-
Europa. La dependencia del paciente, la propia exigencia dadores en 2012. Para no sentirse estigmatizados, los
excesiva y sobrecarga fueron los principales motivos por pacientes daban importancia a que los dispositivos de
lo que los cuidadores decidieron optar por el interna- ayuda se integraran en su entorno y rutina de manera
miento. El elevado coste económico que suele conllevar fácil e inadvertida.
esa medida subraya la necesidad de encontrar caminos
que contribuyan a mitigar los problemas de conducta El movimiento es beneficioso
de las personas con demencia y a apoyar a los familiares El ejercicio físico resulta positivo en muchos aspectos:
que los cuidan. mejora la circulación sanguínea, efecto que favorece el
Hasta hoy no existe ningún tratamiento definitivo para suministro de oxígeno al cerebro, lo que a su vez beneficia
la demencia; tampoco parece que la situación vaya a la capacidad de pensar y de concentración. Además, for-
cambiar en los próximos años. De ahí que el foco de talece los músculos, mejora la coordinación y contribuye
atención se centre en el tratamiento para retardar el a reducir los problemas de sueño. También puede dismi-
avance de los síntomas y mantener la independencia del nuir el estrés y elevar el estado de ánimo. Las personas
paciente el máximo tiempo posible. La calidad de vida con demencia pueden aprovecharse de las ventajas que
de los afectados disminuye de manera notable cuanto acompañan a la actividad corporal. Según un artículo de
menos independientes son en su día a día. Ayudas téc- revisión de 2004, andar, el entrenamiento muscular o la
nicas como pastilleros con alarma o aplicaciones para el combinación de ambos, así como el ejercicio aeróbico
teléfono móvil que recuerdan las citas pueden favorecer incrementaban no solo la buena forma del paciente sino
la vida independiente de estas personas. Del mismo modo, que, en comparación con el grupo de control, también
aumentaban el rendimiento cognitivo. Además, se reducían
los trastornos de conducta, entre estos, la agitación.
Sin embargo, en 2015, Dorothy Forbes, de la Univer-
sidad de Alberta en Edmonton, y otros científicos llega-
ron a otra conclusión en un metanálisis para la colabo-
ración Cochrane. Tras examinar cerca de 17 estudios,
L A AU TO R A llegaron a la conclusión de que si bien las personas con
Clarissa Giebel investiga en la demencia que efectuaban un entrenamiento corporal
­Universidad de Manchester. superaban de manera más autónoma actividades cotidia-

MENTE Y CEREBRO 47 N.O 79 - 2016


sino también a la mente. De todas formas, las actividades
grupales ofrecen una ventaja adicional: fomentan la in-
teracción con otras personas. Diversos estudios demues-
tran que el contacto social aumenta la calidad de vida y
el bienestar de las personas con demencia.
Lamentablemente, cuanto más avanza la enfermedad,
menos activos se muestran los afectados en lo que a so-
ciabilidad se refiere. Ya en un estado inicial de la dolencia,
a muchos no les apetece quedar con los amigos o dedicar
el tiempo a desarrollar alguna afición. A menudo, los
familiares describen este comportamiento como una
carga. Es importante motivar a las personas con demen-
cia para que participen en alguna actividad grupal.
Una encuesta entre familiares y cuidadores reveló que
el comportamiento agresivo del paciente, la inversión de
tiempo en el cuidado y la falta de ayudas era lo que más
les agotaba. Otros estudios demuestran que el 40 por
ciento de estas personas padecen depresión o ansiedad.
Los problemas psíquicos elevan la probabilidad de que
ISTOCK / OZGURCANKAYA

los familiares no puedan hacerse cargo del afectado. Por


el contrario, según algunos estudios, los pacientes pueden
vivir más tiempo en casa si los cuidadores cuidan de sí
mismos, y con ello, reducen su estado de estrés.

Ya muy al inicio de la Los cursos de formación para cuidadores


En 2013, Gill Livingston y su equipo de la Escuela Uni-
demencia, muchos afectados versitaria de Londres investigaron la forma de ayudar a
pierden el interés por los cuidadores de personas con demencia. En su experi-
mento, una parte de los sujetos, todos ellos familiares a
quedar con amigos cargo de una persona con demencia, aprendió en ocho
sesiones información básica sobre la enfermedad. Además,
recibieron consejos sobre la mejor forma de reaccionar
nas como vestirse, subir escaleras o ducharse, no encon- ante comportamientos problemáticos de los pacientes.
traron ninguna prueba de que el deporte mejorara la También practicaron técnicas de comunicación y méto-
calidad de vida de los afectados o redujera el compor- dos de relajación. Los participantes del curso presentaron
tamiento problemático como la agresividad. mejoras posteriormente: se sentían menos estresados y
Todavía no se sabe a ciencia cierta hasta qué punto los depresivos y consideraban que su calidad de vida había
paseos, el baile o el deporte no solo benefician al cuerpo, aumentado.

Problemas culturales con el diagnóstico


El diagnóstico temprano aparición de los primeros fondo migratorio. Según consecuencia normal de
de la enfermedad de síntomas hasta el diag- un artículo de revisión de la edad. Además, muchos
Alzhei­mer contribuye a nóstico final de la enfer- 2015, tanto las barreras inmigrantes no saben que
retrasar en lo posible los medad suelen transcurrir lingüísticas como la falta la demencia es una enfer-
síntomas del paciente y de media unos tres años; de conocimientos sobre la medad biológica. Nume-
a mejorar la calidad de en los pacientes que ma- enfermedad y las posibles rosos ciudadanos indios
vida tanto del afectado nifiestan síntomas leves ofertas de ayuda impiden y pakistaníes piensan que
como de sus cuidadores. antes de los 65 años, ese el diagnóstico. se trata de un castigo di-
Sin embargo, ese objetivo período llega a alcanzar Aunque los afectados vino, por lo que no acu-
no resulta sencillo. Una cuatro años y medio. y los familiares recono- den al médico con el fin
encuesta llevada a cabo La demencia es sobre cen posibles síntomas, de evitar que ese estigma
en 2012 en los Países Ba- todo difícil de reconocer entre ellos la falta de me- dañe la reputación de su
jos revela que desde la en personas con un tras- moria, los consideran familia.

MENTE Y CEREBRO 48 N.O 79 - 2016


DEMENCIA / SERIE: L A ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

Principales síntomas de la demencia


La consecuencia más conocida de dan más en desvanecerse. Final- bitos de la vida diaria: requiere ayu-
una demencia es la pérdida de me- mente, empeora la memoria da para cocinar, vestirse o lavarse.
moria. Existen tres tipos de dete- prospectiva: a menudo los pacien- Durante el transcurso de la
rioro memorístico en esta patolo- tes no pueden recordar qué que- ­enfermedad cambia el compor-
gía neurodegenerativa. Primero, en rían hacer en ese momento (como tamiento del afectado, fenómeno
la etapa inicial, merma la memoria tomarse la medicación). que a menudo los familiares viven
a corto plazo. Ello se traduce, por La demencia también perjudica como una carga. Los pacientes se
ejemplo, en la dificultad de leer un otras capacidades mentales: la con- encuentran tristes y apáticos; de
libro, ya que se olvida el contenido centración, el lenguaje, la compren- pronto, y sin motivo aparente, se
de las líneas anteriores. Luego dis- sión y la orientación. La suma de vuelven furiosos y agresivos. A me-
minuye la memoria episódica a lar- los síntomas cognitivos provoca que nudo se muestran agitados y activos
go plazo (recuerdos del primer día el sujeto pierda su autonomía en el de noche y en ocasiones se escapan
de colegio o de las bodas de plata). día a día. Los familiares perciben re- de casa. En un estadio avanzado de
Según algunos estudios, esta pérdi- lativamente pronto que la persona la demencia, pierden la compren-
da empieza años antes de que otros afectada ya no sabe manejar el dine- sión de su propia dolencia.
síntomas se vuelvan patentes. Por ro ni arreglárselas sola en el super- Aging and Mental Health, vol. 19,
lo general, los recuerdos de la in- mercado. De manera progresiva, los págs. 1-17, 2015; Aging and Mental Health,
fancia y juventud son los que tar- problemas aparecen en todos los ám- vol. 19, págs. 63-71, 2015

En 2012, científicos de la Universidad de Nueva Gales medidas de tratamiento usuales en la demencia. Es im-
del Sur en Sídney comprobaron que, después de un cur- portante hacer entender al afectado que los paseos fre-
so de estas características, los familiares reaccionaban de cuentes y las relaciones sociales influyen positivamente
un modo más adecuado al comportamiento difícil del en el curso de la enfermedad.
afectado. Además, el entrenamiento de los cuidadores Del mismo modo, medidas que a primera vista pueden
reducía los síntomas neuropsiquiátricos típicos de la considerarse una carga adicional para el familiar cuidador
demencia, como la inquietud, de un modo tan eficaz resultan beneficiosas. Cuando Pedro animó a su esposa
como los medicamentos. a que acudiese a un centro de día para personas con
Por lo común, las personas con alzhéimer se benefician demencia, él también ganó en calidad de vida: su estado
de permanecer en su entorno de confianza. Sin embargo, de estrés se redujo y aumentó el tiempo de que disponía
no puede generalizarse si es mejor el cuidado en casa o para él mismo. H
en una residencia, pues depende de cada caso. Se puede
descargar a los familiares y reforzar la relación con el
paciente si se deja el cuidado en manos de profesionales.
En 2015, junto con mi equipo constatamos que los pa-
cientes ingresados en una residencia mostraban menos PA R A S A B E R M Á S
signos depresivos que aquellos que vivían en su hogar. El
Reasons for institutionalization of people with dementia:
motivo todavía no está claro. Tal vez se deba a que noso- Informal caregiver reports from 8 European countries.
tros pedimos a los cuidadores profesionales que valoraran B. Afram et al. en Journal of the American Medical Directors
cuán depresivos se encontraban los pacientes; no obstan- Association, vol. 15, págs. 108-116, 2014.
te, los familiares puedan quizás evaluarlo mejor. Por otra A revised interview for deterioration in daily living activities in
parte, cabe la posibilidad de que los contactos sociales dementia reveals the relationship between social activities and
en la residencia protejan al individuo frente a la tristeza well-being. C. Giebel et al. en Dementia, art. 1471301214553614,
y la apatía. 2014.
Retomemos ahora la pregunta del marido de Maite Exercise programs for people with dementia. D. Forbes et al.
Gracia: ¿qué se puede hacer para aliviar los síntomas de en Cochrane Database of Systematic Reviews, vol. 4,
su mujer con alzhéimer, aparte de suministrarle fármacos? art. CD006489, 2015.
La respuesta debería rezar: con independencia de los
EN NUESTRO ARCHIVO
medicamentos, se puede intervenir de manera positiva
en el desarrollo de la demencia y sus consecuencias El cerebro del enfermo de alzhéimer. Roland Brandt y Hartwig
tanto para los afectados como para sus cuidadores. Aun- Hanser en MyC n.o 7, 2004.
que todavía debe normalizarse el acceso a las diversas Los beneficios de la actividad física. Jonatan R. Ruiz
estrategias. El ejercicio físico aún no forma parte de las y Alejandro Lucia en MyC n.o 52, 2012.

MENTE Y CEREBRO 49 N.O 79 - 2016


DEMENCIA

SERIE: LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER Los síntomas psicológicos


y conductuales constituyen las manifestaciones más
incapacitantes y conflictivas para las personas con la enfermedad
de Alzheimer y sus cuidadores

Efectos psicológicos
y conductuales
del alzhéimer
JOSÉ MARÍA GARCÍA-ALBERCA

L
a enfermedad de Alzheimer constituye el se encuentra una cura efectiva. También su coste eco-
mayor desafío de la medicina actual: cada nómico supone en la actualidad un gran problema de
hora se diagnostican 50 nuevos casos en salud pública: se calcula que en España la enfermedad
Europa. En España afecta a más de 1.100.000 cuesta por paciente y año más de 30.000 euros. Asimis-
enfermos, circunstancia que repercute en mo, se considera que la familia asume el 87 por ciento
la vida de 4.500.000 personas. Su frecuen- del gasto de los cuidados.
cia aumenta a partir de los 65 años: un 10 por ciento de La pérdida de la memoria suele ser la primera queja
las personas mayores de esa edad sufren alzhéimer. De que manifiesta el paciente o perciben sus familiares,
acuerdo con los datos de la Federación Internacional aunque otras funciones cognitivas, como la atención y la
de Asociaciones de Alzheimer, se estima que en la ac- concentración, el lenguaje, la orientación en tiempo y
tualidad viven 46 millones de personas en todo el espacio, la percepción, la resolución de operaciones
mundo con dicha demencia, y se calcula que esa cifra matemáticas, las habilidades motoras intencionadas o la
se triplicará en el año 2050 como consecuencia del elaboración de pensamientos complejos, también se
aumento de la esperanza de vida de la población y si no verán afectadas a medida que avance la enfermedad.
El deterioro de las facultades cognitivas reduce lenta-
mente la capacidad del enfermo para llevar a cabo las
actividades del día a día que le permiten vivir de una
Serie: «La enfermedad de Alzheimer» manera autónoma e integrado en su ambiente. Al prin-
La vida con alzhéimer (págs. 44-49) cipio experimenta problemas para ejecutar las tareas más
Parte 1
Psicología y conducta complejas: trabajar, viajar, interaccionar socialmente o
Nuevas claves neurobiológicas de la pérdida disfrutar de sus aficiones, entre otras. Más adelante se
de ­memoria suman a ello las dificultades relacionadas con actividades
Parte 2
Investigación para prevenir la demencia que permiten a la persona ser independiente: viajar en
(MyC 80/2016) transporte público, hacer la compra, cocinar, gestionar
Tras la búsqueda de medicamentos eficaces la contabilidad del hogar, etcétera. En las fases más avan-
Parte 3
Tratamiento no farmacológico (MyC 81/2016) zadas, al paciente le resulta más difícil mantener los ni-

MENTE Y CEREBRO 50 N.O 79 - 2016


A medida que avanza la demencia, el
afectado presenta una conducta motora
anómala. Con frecuencia actúa de ma­
nera repetitiva: abre y cierra armarios
continuamente, por ejemplo.
ISTOCK / HIGHWAYSTARZ-PHOTOGRAPHY

MENTE Y CEREBRO 51 N.O 79 - 2016


En síntesis: Alteración de la cognición y la conducta

1 2 3
Los síntomas psicológicos y con- Aunque la pérdida de Los SPC conllevan a menudo el de-
ductuales (SPC) representan la memoria suele ser la terioro físico y psíquico de los fa-
principal amenaza para la calidad primera queja del miliares cuidadores. La formación
de vida del paciente con alzhéimer y afectado, las alteraciones y el entrenamiento de estas personas
de su cuidador, a la vez que incremen- de la conducta han adqui- contribuyen a mejorar su propio bienes-
tan el deterioro cognitivo y el riesgo de rido una importancia cre- tar a la vez que benefician el tratamiento
institucionalización del enfermo. ciente en los últimos años. de los SPC del enfermo de alzhéimer.

veles básicos de autonomía personal, puesto que se SPC tienen una importancia crucial en el devenir del
vuelve más dependiente para ejecutar acciones cotidianas, alzhéimer y constituyen siempre uno de los retos esen-
entre ellas, comer, vestirse, ir al servicio, asearse o con-
ciales a los que se enfrentarán tanto el paciente como sus
trolar los esfínteres. cuidadores a lo largo de la enfermedad. Los familiares se
Aunque los déficits cognitivos y funcionales menciona- ven a menudo abocados a tomar la decisión de ingresar
dos han sido los que se han identificado tradicionalmente al enfermo en una institución.
en los sujetos con demencia, las alteraciones de la conduc- La tipología e intensidad de las alteraciones conduc-
ta han ganado una importancia creciente en los últimos tuales varían mucho de unos enfermos a otros. De
años. En la práctica clínica han recibido diferentes nombres:
acuerdo con los criterios de la API, se pueden clasificar
alteraciones no cognitivas, problemas de conducta o sín- en dos categorías: por un lado, los síntomas psicológicos
tomas neuropsiquiátricos, por mencionar algunos. No fue (delirios, alucinaciones, depresión, etcétera); por otro,
hasta 1996 cuando, a partir de la conferencia de consenso los síntomas conductuales (agitación, irritabilidad,
convocada por la Asociación Internacional de Psicogeria- agresividad, entre ellos). Mientras que los primeros se
tría (API), se recomendó usar el término síntomas psico- evalúan a partir de la entrevista con el paciente y sus
lógicos y conductuales o, en sus siglas, SPC. cuidadores, los segundos, más simples y menos elabo-
rados, se detectan directamente de la observación del
Alteraciones de la conducta diversas afectado. Con todo, esta separación resulta un tanto
Los SPC constituyen una variedad de manifestaciones artificial, puesto que la realidad demuestra que ambos
que forman parte del complejo sintomático de las de- tipos de manifestaciones comparten características, en
mencias y que incluyen perturbaciones como cambios la mayoría de los casos, inseparables. De hecho, en la
de la personalidad, apatía, falta de interés, agitación, actualidad predomina la tendencia a abordar su estudio
irritabilidad, ansiedad, depresión, ideas delirantes, alu- a partir de la agrupación de síntomas. En este sentido,
cinaciones o alteraciones del sueño y del apetito. Estos se han identificado varios síndromes, entre los que
síntomas pueden presentarse ya al inicio de la demencia destacan tres tipos: psicótico (integrado por delirios,
o aparecer a lo largo de su evolución. De esta manera, los alucinaciones, agitación e irritabilidad); afectivo (con
presencia de ansiedad, depresión y apatía), y frontal o
conductual (incluye euforia, desinhibición y conducta
motora anómala).
Trastornos de conducta en el alzhéimer El trastorno de conducta más frecuente en la enfer-
medad de Alzheimer es la apatía. El afectado pierde el
Según establece la Asociación Internacional de Psicoge­ interés por su entorno y por las actividades espontáneas;
riatría, los trastornos de conducta en la enfermedad de también carece de motivación e iniciativa para empren-
Alzheimer se pueden clasificar en dos categorías: der tareas nuevas y se muestra indiferente ante el mundo
que le rodea. No inicia ni participa en las conversaciones
con los demás; tampoco se interesa por las actividades
Síntomas psicológicos Síntomas conductuales de ocio y la vida social que antes frecuentaba.
Ideas delirantes Agitación Otras veces, en cambio, el paciente parece actuar de
Errores de identificación Agresividad verbal manera impulsiva y sin pensar, de forma irresponsable.
Alucinaciones Agresividad física Muestra una conducta desinhibida: comenta o ejecuta
Depresión Desinhibición acciones que generalmente no se dicen o hacen en pú-
Ansiedad Deambulación blico, sin considerar las consecuencias de sus acciones.
Euforia Conducta motora anómala Parece no tener sensibilidad y expresa comentarios que
Apatía Irritabilidad pueden herir los sentimientos de los demás: en otras pa-
Alteraciones del sueño Alteraciones del apetito labras, no muestra tacto ni empatía, se comporta de modo

MENTE Y CEREBRO 52 N.O 79 - 2016


DEMENCIA / SERIE: L A ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

Génesis de los síntomas psicológicos y conductuales


El desarrollo de los síntomas psico­ nes, estreñimiento, problemas den­ tastróficas. En definitiva, un es­
lógicos y conductuales (SPC) en el tales, déficits sensoriales auditivos tímulo que puede resultar fácil de
alzhéimer es el resultado de una o visuales, etcétera) o de los efectos controlar para una persona con un
compleja interacción entre los fac­ secundarios a causa de la medica­ buen funcionamiento cognitivo po­
tores neurobiológicos subyacentes ción. Con frecuencia, los fármacos dría desencadenar una sobrerreac­
en el cerebro de los pacientes y los desestabilizan, empeoran y aceleran ción emocional y conductual en una
factores psicosociales y ambientales. el deterioro cognitivo y la capacidad persona con demencia.
Aunque existe una gran variabilidad funcional del paciente. Este reac­
de unos enfermos a otros, su fre­ ciona ante tales situaciones adversas Teoría del aprendizaje conductual
cuencia y gravedad tienden a incre­ con conductas inadecuadas que aca­ y social: Hipotetiza que determina­
mentarse de manera progresiva a ban convirtiéndose en problemáti­ dos estímulos ambientales fomentan
medida que avanza el deterioro cog­ cas (gritos, insultos, resistencia a los conductas que los individuos apren­
nitivo y funcional. Existen diferen­ cuidados, verbalizaciones repeti­ den a mantener o evitar en función
tes modelos de orientación psicoso­ das), en su intento por comunicar el de las consecuencias positivas o ne­
cial que contribuyen a explicar el malestar que experimenta. gativas que tienen para ellos. Un pa­
origen y mantenimiento de este tipo ciente puede recibir mucha atención
de manifestaciones. Modelo de la progresiva reducción de sus cuidadores mientras grita,
del umbral de estrés: Defiende que pero si se le ignora cuando está tran­
Modelo de las necesidades no satis­ la demencia causa una disminución quilo, se refuerza más la conducta
fechas: Propone que los SPC po­ gradual del nivel de tolerancia al es­ de gritar que la de permanecer sere­
drían ser la consecuencia de necesi­ trés y a estímulos ambientales ad­ no. En otras ocasiones, por el con­
dades físicas (alimentación, ingesta versos, de tal forma que cuando este trario, la escasa atención por parte
de líquidos, temperatura, ilumina­ umbral se traspasa, se pondrían en del cuidador provoca la conducta
ción, actividad física, etcétera), so­ marcha conductas desorganizadas inapropiada del afectado en un in­
ciales (compañía, contacto con los o inapropiadas. A medida que avan­ tento de conseguir llamar su aten­
demás, apoyo en relación a los sín­ za la demencia, el enfermo va re­ ción. En resumen, los SPC en la en­
tomas de la demencia, cariño, valo­ duciendo su capacidad de afron­ fermedad de Alzheimer son a
ración, respeto, entre otros), emo­ tamien­to, percibe su ambiente cada menudo el resultado de la interac­
cionales (información, seguridad, vez más estresante y se muestra más ción que se establece entre los pa­
comprensión, etcétera) no cubiertas vulnerable a las demandas ambien­ cientes y sus familiares cuidadores.
debido a la dificultad que los pa­ tales, de manera que los estímulos Finalmente, factores ambienta­
cientes tienen para expresarlas y los de intensidad menor desencadena­ les como el ruido excesivo, una lu­
cuidadores para detectarlas, com­ rán SPC con mayor frecuencia y minosidad inadecuada, la falta de
prenderlas o atenderlas. Además, fuerza con la evolución de la enfer­ rutinas diarias, las demandas exce­
es necesario tener en cuenta la aten­ medad. Experiencias frustrantes sivas o la conducta estresante de los
ción médica que requieren a causa como la incapacidad para manejar demás pueden estar también impli­
de otras enfermedades o sintomato­ el dinero o elegir la ropa que poner­ cados en el desencadenamiento de
logía intercurrentes (dolor, infeccio­ se pueden precipitar reacciones ca­ algunos SPC.

irreflexivo y no es raro que suelte alguna afirmación sexual siosos y preocupados acerca de cuestiones concretas,
impropia de él. como la economía personal (aunque cada vez son menos
Con frecuencia, el enfermo se enfada por el más mí- capaces de manejar el dinero). En etapas avanzadas, las
nimo motivo y se impacienta por cualquier retraso de ideas delirantes más frecuentes suelen ser las de robo,
alguna actividad que ha planificado de antemano. Dis- celos, infidelidad o abandono por parte de la pareja, así
cute y está de mal humor o incluso irascible. Además, como los errores en la identificación de otras personas
puede presentar cambios repentinos en su estado de («Tú no eres mi mujer. Te pareces mucho a ella, pero eres
ánimo y manifestar escasa tolerancia a la frustración. Su una impostora»). Las alucinaciones, menos usuales que
estado emocional varía desde los sentimientos depresivos los delirios, suelen ser de tipo visual, auditivo o una
hasta la alegría o euforia. combinación de ambos. Es común que el paciente vea u
En cuanto a los síntomas psicóticos, estos se acentúan oiga a familiares ya fallecidos o intrusos que han accedi-
a medida que aumenta la gravedad de la demencia. En do a su casa; incluso animales u objetos extraños que les
la fase leve del alzhéimer, los afectados se muestran an- resultan difíciles de describir.

MENTE Y CEREBRO 53 N.O 79 - 2016


80 Síntomas más frecuentes
70
Frecuencia de los síntomas

DE: ARCHIVES OF GERONTOLOGY AND GERIATRICS,


Los síntomas psicológicos y conductuales
60
son usuales en la enfermedad de Alzheimer:
50 la mayoría de los afectados los presentan en
(porcentaje)

40 algún momento evolutivo de la demencia.


En un estudio que llevamos a cabo en 2011

VOL. 52, PÁGS 264-269, 2011


30
con un grupo de 125 pacientes comproba­
20
mos que la apatía, la irritabilidad y la de­
10 presión eran las manifestaciones más comu­
0 nes entre estos enfermos. Por el contrario, la
euforia apenas se manifestó en un 5 por
Depresión
Apatía

Ansiedad
Agitación

Alteraciones
motoras
Delirios

Sueño

Euforia
Desinhibición

Alucinaciones
Trastornos
Irritabilidad

del apetito
ciento de los participantes.

Por otra parte, en ocasiones los pacientes se muestran a todas partes y lleve a cabo actividades reiteradas: abre
agitados y ofrecen resistencia a la hora de efectuar acti- y cierra cajones o armarios, mueve o esconde objetos, se
vidades rutinarias como bañarse, comer o cambiarse de pone y quita la ropa sin cesar, se abrocha y desabrocha
ropa. Son poco cooperadores y pueden quejarse, gritar los botones, da vueltas por el hogar, repite incesantemen-
o insultar a sus cuidadores. En algunos casos, los enfermos te preguntas, se rasca de forma repetitiva, emite gritos
se hallan tan excitados, coléricos y amenazantes que de queja o es incapaz de permanecer quieto.
incluso pueden llegar a la agresión física. Sin embargo, Pero las alteraciones no solo suceden durante el día.
los actos violentos se dan solo en una minoría de los Se han descrito trastornos del sueño en el alzhéimer, entre
afectados y de forma puntual. los que sobresalen el sueño fragmentado, las dificultades
Entre los trastornos emocionales o afectivos típicos para dormirse y los despertares muy tempranos. Como
en el alzhéimer destaca la depresión. Puede aparecer en consecuencia de ello, el enfermo padece con frecuencia
las fases iniciales de la demencia o a lo largo de su pro- somnolencia diurna, sobre todo vespertina. Esto puede
ceso evolutivo. Comprende un amplio rango de síntomas: provocar la inversión completa del ciclo de vigilia y sue-
sentimientos de culpabilidad, pérdida de interés, llanto, ño: el afectado permanece despierto toda la noche mien-
enlentecimiento psicomotor, irritabilidad, aislamiento tras se pasa durmiendo la mayor parte del día. Con todo,
social, pérdida de apetito, despertar temprano, lentitud el principal problema radica en el comportamiento
del lenguaje, variación diurna del estado de ánimo, fati- nocturno desorganizado: el paciente se despierta a media
ga e incluso ideación autolítica (ideas o pensamientos noche, se levanta y deambula, pasea e incluso se viste
persistentes de suicidio), si bien el suicidio es raro en para salir de la casa pensando que es de día y debe ir a
estos pacientes. trabajar.
Los cambios en la conducta alimentaria resultan, asi-
Deterioro motor mismo, frecuentes. Las dificultades a la hora de comer
Uno de los trastornos más preocupantes para los fami- son diversas: pueden producirse modificaciones en la
liares cuidadores es la actividad motora anómala. Un forma de alimentarse (problemas para masticar o tragar,
repertorio de conductas variadas y repetitivas caracte­rizan ingesta de sustancias no alimenticias, aversión hacia la
esta faceta, entre las que la deambulación errante cons- comida, etcétera), en la cantidad de alimento (incremen-
tituye la más habitual. El paciente camina de un lado a to o disminución de la ingesta) o en el proceso de comer
otro o sale de su casa o del lugar donde se encuentra sin (dificultades para utilizar los cubiertos, inquietud y agi-
avisar. También resulta frecuente que siga a su cuidador tación durante la comida, etcétera), así como en la pre-
dilección por un tipo de alimentos (más o menos calóri-
cos o más o menos dulces).

E L AU TO R Impacto sobre el paciente y el cuidador


Por lo común, las consecuencias negativas que compor-
José María García-Alberca es psiquiatra.
Dirige el Servicio de Psiquiatría y la
ta cuidar a una persona demente se conocen como carga
Unidad de Demencias del Instituto del cuidador. Estas repercusiones acontecen en los ám-
Andaluz de Neurociencia y Conducta bitos físico y psíquico y en otros aspectos de la vida,
en Málaga. entre los que destacan el trabajo, las relaciones sociales

MENTE Y CEREBRO 54 N.O 79 - 2016


DEMENCIA / SERIE: L A ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

y la economía familiar. Pero la aparición de estos efectos Formación y entrenamiento


depende también de las características del propio cuida- El cuidador debe saber la manera de proporcionar las
dor (edad, estado de salud, economía, apoyos sociosani- atenciones necesarias a la persona con alzhéimer. A veces
tarios o estrategias de afrontamiento utilizadas, entre esta reacciona negativamente a los cuidados que recibe,
otros factores) y del propio paciente (gravedad de la lo que puede generar respuestas desfavorables del cuida-
demencia o padecimiento de otras enfermedades). Aun dor a la vez que incrementa la angustia del paciente. Ello
así, se ha constatado que los SPC son los principales favorece el mantenimiento de los síntomas conductuales
responsables de la carga y el sufrimiento que experimen- o un incremento de estos. Por esa razón se requieren
ta el cuidador de una persona con la enfermedad de programas de formación y entrenamiento que enseñen
Alzheimer. al cuidador a adaptar su comportamiento a las necesida-
No es extraño que los cuidadores se sientan desbor- des de la persona con demencia. De este modo se le
dados a causa de los síntomas conductuales que mani- proporciona información básica, educación y apoyo,
fiesta el afectado, por lo que requieren de una persona además de un adiestramiento en el aprendizaje de técni-
que les ayude a diario en casa para supervisar y atender cas de modificación de conducta. El objetivo final estriba
las necesidades del enfermo. Además, el cuidado del en que los familiares cuidadores empleen estrategias
enfermo suele ocupar la mayor parte del tiempo, sin ambientales y conductuales que proporcionen mejores
dejar apenas espacio para uno mismo o las relaciones cuidados y más eficaces a los enfermos.
personales. La salud general de los cuidadores suele ser En Estados Unidos se han llevado a cabo y evalua­do
peor en comparación con la población general. Entre los dos programas de entrenamiento, uno para cuidadores
responsables del cuidado de un enfermo de alzhéimer profesionales y otro para familiares. En ambos casos se
con trastornos de conducta graves son frecuentes los obtuvieron resultados positivos. En 2005, Linda Teri,
diagnósticos psiquiátricos, sobre todo de ansiedad y de la Universidad de Washington, y sus colaboradores
depresión, lo que genera a su vez un mayor consumo de desarrollaron el programa STAR (siglas en inglés de
psicofármacos y una utilización creciente de recursos «Entrenamiento del personal de residencias asistidas»)
sanitarios por parte de estos sujetos. en viviendas tuteladas a lo largo de dos meses. El entre-
En resumen, los SPC ocasionan una disminución de namiento, destinado a cuidadores profesionales, estuvo
la calidad de vida del paciente y de los familiares respon- integrado por dos talleres de trabajo en grupo y otras
sables de ellos, así como un gran sufrimiento en ambos, cuatro sesiones individuales. Los talleres grupales inclu-
lo que favorece el internamiento prematuro del enfermo yeron lectura y discusión de casos clínicos, práctica de
en una institución. Además, estos síntomas agravan el técnicas de desarrollo de roles (role-playing), observación
deterioro cognitivo y funcional ya existente en el afecta- de grabaciones de la rutina de los pacientes y trabajos
do, lo cual contribuye a su declive físico y general pro- realizados entre todos los participantes. Los profesiona-
gresivo e incrementa el riesgo de que sufra accidentes. les pudieron compartir sus experiencias y aprender unos

El deterioro cognitivo
progresivo en el alzhéimer
reduce lentamente la
­capacidad de vivir de
­manera autónoma.
ISTOCK / KALI NINE LLC

MENTE Y CEREBRO 55 N.O 79 - 2016


DEMENCIA / SERIE: L A ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

de otros, así como de los tutores cuidadores que impar- Los cuidadores familiares que participaron en este
tieron el programa. En las sesiones individuales se abor- estudio recibieron entre 9 y 12 horas de formación dis-
daron cuestiones específicas relacionadas con el manejo tribuidas a lo largo de tres meses. Los afectados de
de los pacientes en el trabajo diario y la relación con los ­alzhéimer a su cargo mostraron una reducción de los
familiares. SPC en comparación con los pacientes que recibieron los
Con el fin de comprobar la eficacia del programa STAR, cuidados habituales o que estaban inscritos en una lista
los investigadores evaluaron su efecto en el trabajo de 114 de espera. Los familiares cuidadores también se benefi-
cuidadores profesionales y el tratamiento de 120 pacien- ciaron del entrenamiento: los casos de depresión dismi-
tes de 15 centros residenciales de Seattle. Los resultados nuyeron, se registró un aumento en los hábitos de sueño
mostraron que los pacientes que habían sido atendidos y la calidad de vida de estos sujetos y, en conjunto, mer-
por cuidadores que participaban en el programa STAR mó la sensación de carga y sufrimiento.
experimentaron una reducción en los síntomas afectivos La aplicación de este programa, puesto en marcha
y las alteraciones conductuales en comparación con los inicialmente en Estados Unidos, se ha generalizado en
sujetos con demencia del grupo de control. Estos, por el la actualidad en la mayoría de los países, entre ellos Es-
contrario, mostraron un empeoramiento de los síntomas. paña. En el Instituto Andaluz de Neurociencia y Con-
Por otra parte, los cuidadores profesionales que siguieron ducta, forma parte de la intervención que desde la Unidad
el programa presentaron un menor impacto emocional de Demencias se lleva a cabo con los familiares cuidado-
ante los síntomas de los pacientes y un mayor grado de res de los pacientes que atendemos. Además, anualmen-
satisfacción en el trabajo. Desde entonces, el programa te ponemos en marcha otro curso abierto destinado a los
desarrollado por el equipo de Teri aborda el entrenamien- familiares interesados cuyos afectados no son atendidos
to de los cuidadores profesionales. en nuestra institución.
Aunque en la actualidad se dispone de diversos trata-
Aumentar la calidad de vida mientos farmacológicos y no farmacológicos para retar-
En una serie de estudios denominados Los Protocolos de dar o mantener los SPC de la enfermedad de Alzheimer,
Seattle, Teri junto con Rebecca G. Logsdon y Susan M. no debemos olvidar que la familia sigue siendo la piedra
McCurry, también de la Universidad de Washington, angular en el cuidado de las personas con demencia, por
describieron en 2008 los resultados que habían obtenido lo que resulta esencial que los familiares cuidadores re-
a lo largo de varios años formando y entrenando a fami- ciban una buena información y formación sobre los SPC,
liares en el cuidado de las personas con demencia. de tal forma que desarrollen una eficaz labor como cote-
La formación se basaba en los principios de la mo- rapeutas. Es importante que comprendan que los síntomas
dificación de conducta, según la cual determinados psicológicos y conductuales aparecen como consecuen-
estímulos ambientales propician conductas que los cia del daño cerebral y de los factores psicosociales, los
individuos aprenden a mantener, extinguir o modificar cuales pueden ser transitorios y pueden mejorar con un
en función de las consecuencias que les suponen. Por tratamiento adecuado. H
ejemplo, si un paciente al que no le gusta comer frutas
ni verduras levanta la voz o grita cuando se le indica
que las pruebe, y logra que su cuidador las retire de la
mesa, aprenderá que puede conseguir que le dejen hacer PA R A S A B E R M Á S
lo que quiera contestando o mostrando resistencia
cuando no está de acuerdo con las órdenes o recomen- Management of behavioral problems in Alzheimer’s disease.
S. Gauthier et al. en International Psychogeriatrics, vol. 22, n.o 3,
daciones que recibe. págs. 346-372, 2010.
El programa incluía, asimismo, estrategias para incre-
Sintomatología neuropsiquiátrica y conductual en la
mentar las actividades gratificantes. Se enseñaba a los
­enfermedad de Alzheimer. J. M. García-Alberca et al. en Actas
familiares a seleccionar actividades que hiciesen disfrutar ­Españolas de Psiquiatría, vol. 38, n.o 4, págs. 212-222, 2010.
a los pacientes, así como a idear instrucciones creativas
Neuropsychiatric symptoms in patients with Alzheimer’s
y divertidas para estimular su participación. De esta
disease: The role of caregiver burden and coping strategies.
manera, se les indicaba que recordasen las actividades J. M. García-Alberca et al. en American Journal of Alzheimer’s
con las que el afectado disfrutaba años atrás y que se fi- Disease and Other Dementias, vol. 29, n.o 4, págs. 354-361, 2014.
jaran en las pequeñas cosas que en la actualidad le resul-
taban agradables, con la intención de incluirlas en sus EN NUESTRO ARCHIVO
actividades diarias. También se les comentó la necesidad Estrategias para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.
de incluir la práctica de ejercicio físico en la rutina del N. Carulla, D. Grillo-Bosch, E. Giralt et al.
paciente , así como incrementar su activación conductual en MyC n.o 21, 2006.
mediante la identificación y realización de tareas sencillas Ejercicio físico y estimulación cognitiva contra el alzhéimer.
de la vida cotidiana, con el fin de combatir la apatía y la M. Llorens-Martín, A. Fuster Matanzo y J. Ávila
falta de actividad. en MyC n.o 63, 2013.

MENTE Y CEREBRO 56 N.O 79 - 2016


www.scilogs.es
SciLogs La mayor red de blogs
de investigadores científicos
ASTRONOMÍA | CIENCIA Y SOCIEDAD | FÍSICA Y QUÍMICA | MATEMÁTICAS | MEDICINA Y BIOLOGÍA | PSICOLOGÍA Y NEUROCIENCIAS | TECNOLOGÍA

El universo en el cerebro
Ritmos y oscilaciones de la mente
Antonio J. Ibáñez Molina | Universidad de Jaén

Psicología 2.0 y mHealth


Salud y enfermedad en la era digital
Manuel Armayones | Universidad Abierta de Cataluña

De ratones y humanos
Neurociencia imperfecta
Carmen Agustín Pavón | Universidad Jaume I de Castellón

En las entrañas de la mente


El cerebro y la ­inteligencia humana
Ignacio Morgado | Universidad Autónoma de Barcelona

Tormenta de cerebros
Avances en neurobiología
José Ramón Alonso | Universidad de Salamanca

Las mariposas del alma


Nuevas ideas en psicología
Antonio Crego | Universidad a Distancia de Madrid

Y muchos más...
¿Eres investigador y te gustaría unirte a SciLogs?
Envía tu propuesta a redaccion@investigacionyciencia.es

Sigue también Scilogs internacional |.com |.be |.fr |.de


SI NOPSI S

Un hogar adaptado
para personas con demencia
Por lo común, quien sufre demencia presenta problemas para desenvolverse en su entorno. Aunque
al inicio de la enfermedad estas dificultades apenas se aprecian, la evolución de la demencia, que se
acompaña de una progresiva pérdida de memoria y de un detrimento de la orientación espacial y
temporal, perjudica la vida autónoma del afectado. Investigadores de la Universidad de Stirling han
ideado, junto con un equipo de arquitectos, una «vivienda ideal» para estas personas.

Texto: Anna von Hopffgarten / Gráfico: Yousun Koh

Bañ
o
Dor
mit
o
Coc rio
ina

Salón

Las puertas se distinguen


con un color; también incorpo-
ran un rótulo que indica (mediante
palabras y símbolos) de qué habitación
se trata. Ello favorece la orientación de la
persona con demencia.

Indicadores con flechas señalan el lugar al que


­conduce cada pasillo.

Las fotografías activan los recuerdos biográficos, lo que


­contribuye a comprender que se está en casa.

Las plantas estimulan las sensaciones de responsabilidad y autoconfianza,


pues requieren cuidados.

Los interruptores de color ayudan a distinguir a qué lámpara corresponde


cada uno.

La luz natural estabiliza el ritmo circadiano.

Las alfombras aumentan el riesgo de caídas y los suelos con grandes cenefas
pueden causar confusión. Deberían evitarse ambas opciones.

Diferenciar los enchufes, los marcos de las ventanas, los pasamanos


y los muebles con contrastes fuertes y colores llamativos facilita la movilidad
de las personas con problemas de visión.

MENTE Y CEREBRO 58 N.O 79 - 2016


Baño

La tapa del inodoro de color ayuda a que se diferencie del resto del baño.

Evitar los espejos cuando la persona con demencia ya no se reconozca en


ellos —si no antes—, ya que pueden llevarla a confusión.

La iluminación clara en la ducha y sobre el lavabo favorece el mantenimiento


de los hábitos de higiene personal durante más tiempo.

Los grifos de dos mandos en los que la salida de agua fría y caliente
se distingue con un color facilitan más su uso que los monomando.

Bañ
o
Dormitorio

Los armarios roperos con


puertas de cristal permiten
la visión directa del contenido.

El baño se ve desde el
­dormitorio.

Dor
mit
orio

Cocina

La nevera y los armarios de cocina con puertas transparentes


permiten que se vea su contenido.

Las luces de control en la cocina y el horno recuerdan que se


hallan en funcionamiento. Los electrodomésticos deberían
apagarse solos tras un tiempo determinado.

Si los fogones de cocina todavía están calientes, pueden


­cubrirse con una placa.

La iluminación clara y uniforme sobre la encimera facilita


el trabajo a la hora de cocinar. Las lámparas deben cubrirse
con una pantalla.
YOUSUN KOH

PARA SABER MÁS


Good practice in the design of homes and living spaces for people with dementia and sight loss, por C. Greasley-Adams et al. en
Research Finding n.o 42, Thomas Pocklington Trust, Londres, 2014.

MENTE Y CEREBRO 59 N.O 79 - 2016


NEURO CIENCIA

NEUROBIOLOGÍA Con el fin de evaluar la producción de neuronas


nuevas en el cerebro humano, los investigadores apuestan por
la datación por carbono radiactivo, un método arqueológico que
­aprovecha los efectos de la contaminación nuclear ocasionada
por los ensayos con bombas atómicas

Medir
la neurogénesis
OLAF BERGMANN Y HAGEN HUT TNER

A
nte un accidente cerebrovascular es preciso Hacia el final del siglo xx, cada vez más indicios con­
actuar con presteza. La mayoría de las veces, firmaban que el cerebro de los mamíferos adultos genera
la apoplejía causa una alteración en el riego neuronas de manera continua. La regeneración ocurre
sanguíneo cerebral, de manera que las neu­ como mínimo en dos áreas cerebrales: el bulbo olfativo
ronas de ciertas regiones cerebrales dejan (estructura que procesa los olores) y el hipocampo (sede
de recibir el oxígeno necesario para sobre­ de la memoria). La base de este proceso son las células
vivir. Ello produce, a su vez, que el afectado sufra mareos, madre, capaces de autorrenovarse y de convertirse en
parálisis o trastornos del habla. La única forma de evitar la células especializadas, como las neuronas.
destrucción progresiva de más neuronas es llamar de inme­ Este conocimiento surge, en gran medida, de la expe­
diato al médico de urgencias [véase «Ictus: carrera con­trarre­ rimentación con roedores. Los investigadores administran
loj», por J. Rother; Mente y Cerebro n.o 62, 2013]. a los animales sustancias que se incorporan al ADN («mo­
Hasta los años noventa del siglo pasado, los investiga­ lécula de la herencia») de una célula en proceso de división.
dores descartaban la posibilidad de que neuronas nuevas De esta manera, las neuronas recién creadas quedan
se generasen en el cerebro adulto. La neurogénesis solo marcadas, por lo que resultan fáciles de identificar.
acontecía antes del nacimiento, presuponían. Hoy, esa No obstante, existe un problema para aplicar este
idea ha quedado desfasada. método en los humanos: las sustancias de marcaje son

En síntesis: Datación por radiocarbono

1 2 3
Los ensayos nucleares en su­ El método de datación por car­ Sin embargo, la destrucción de
perficie modificaron la concen­ bono radiactivo ha demostrado neuronas a causa de enferme­
tración atmosférica de carbono que en ciertas regiones del ce­ dades o alteraciones neuroló­
radiactivo. Este efecto se puede rebro humano, como el hipocampo gicas, entre ellas un accidente cere­
aprovechar para determinar la edad y el cuerpo estriado, se producen brovascular, no desencadena una
de las células. neuronas a lo largo de la vida. neurogénesis.

MENTE Y CEREBRO 60 N.O 79 - 2016


ISTOCK / ALEXANDR DUBOVITSKIY

Las pruebas con bombas atómicas durante la Guerra Fría han afecta­
do la atmósfera terrestre hasta nuestros días. También dejaron huella
en el cerebro de las personas.

MENTE Y CEREBRO 61 N.O 79 - 2016


EN BREVE gran cantidad de neutrones a la atmósfera. Esas partículas,
a su vez, se convirtieron en carbono radiactivo en cuanto
Los isótopos son átomos cuyos núcleos contienen la se toparon con núcleos de nitrógeno. La concentración
misma cantidad de protones pero que presentan un de 14C se duplicó en pocos años.
número distinto de neutrones. Se diferencian, por tan­ En 1963, la creciente preocupación de la opinión pú­
to, en su masa; sin embargo, su número atómico (en blica mundial acabó desembocando en el Tratado de
consecuencia, su lugar en la tabla periódica) no cam­ Moscú para la prohibición parcial de las pruebas nuclea­
bia: se trata del mismo elemento químico. El isótopo de res. Lo firmaron Estados Unidos, la Unión Soviética y la
carbono 12 (12C) contiene seis protones y seis neutro­ mayoría de los demás estados. Desde entonces, la con­
nes, y su masa es 12 unidades de masa atómica. El nú­ centración atmosférica de 14C desciende de forma conti­
cleo del carbono 14 (14C), radiactivo, tiene una masa nua. Sin embargo, ese descenso no se debe a la desinte­
atómica de 14 y se compone, en cambio, de seis proto­ gración radiactiva del 14C, puesto que su período de
nes y ocho neutrones. semidesintegración es de unos 5730 años, lo que le ase­
gura todavía una larga permanencia. Antes bien, el
Las distintas masas de isótopos del mismo elemento isótopo se dispersa por los océanos, de manera que,
químico pueden medirse con un espectrómetro de dentro de algunos decenios, los valores atmosféricos de
masas. En la espectrometría de masas, los isótopos se 14
C volverán a corresponderse con los previos a las prue­
ionizan para acelerarlos como partículas cargadas en bas atómicas.
un campo eléctrico. Las partículas ligeras vuelan más En tierra, el isótopo llega a la cadena alimentaria en
rápido que las pesadas a través del espectrómetro, por forma de dióxido de carbono a través de la fotosíntesis y,
lo que la mezcla de isótopos se separa en función de la finalmente, es ingerido por el ser humano. Si se forman
masa de las partículas. neuronas nuevas en el cerebro, el carbono radiactivo se
incorpora al ADN recién sintetizado en la célula, exac­
tamente en la misma proporción que la correspondiente
tóxicas o radiactivas. Ello impide comprobar el fenóme­ a la concentración atmosférica en el año de formación
no de la neurogénesis directamente en el cerebro de una de esas neuronas. Si se aísla el ADN de las neuronas de
persona. Por ello, preguntas como si otras regiones cere­ personas fallecidas y se mide la cantidad de 14C con un
brales, como las que se destruyen después de un ictus, espectrómetro de masas, es posible calcular la edad y, por
pueden regenerarse, permanecen abiertas. tanto, la tasa de renovación neuronal. El método de da­
tación por carbono radiactivo también puede aplicarse
Consecuencias de la carrera armamentística a otros tipos de células del cuerpo humano.
¿Existe otra posibilidad para medir las reservas de neu­ En un inicio, nuestro grupo se concentró en el hipo­
ronas en los humanos? Nuestro grupo del Instituto Ka­ campo y el bulbo olfativo, ya que los experimentos con
rolinska de Estocolmo, liderado por Jonas Frisén, inves­ animales habían mostrado que en ambas áreas se pro­
tigador de células madre, dio en 2005 con un método duce la neurogénesis. No obstante, descubrimos, que en
inusual en el terreno de la neurociencia aunque frecuen­ el bulbo olfativo humano no sucede esa regeneración, a
te en la investigación arqueológica: la datación por ra­ diferencia de lo que ocurre en la mayoría de los mamí­
diocarbono. Para ello aprovechamos las huellas de la feros. Como había confirmado en 2011 el equipo de
contaminación radiactiva derivada de la Guerra Fría. Arturo Álvarez-Buylla, de la Universidad de California
El elemento carbono existe, sobre todo, en la forma del en San Francisco, en nuestro bulbo olfativo solo se pro­
isótopo carbono 12 (12C). Sin embargo, en la atmósfera, la ducen neuronas nuevas durante los primeros meses de
radiación cósmica convierte los núcleos de nitrógeno en vida. El sentido del olfato de los humanos es muy inferior
carbono 14 (14C), radiactivo. A lo largo de milenios, la al de la mayoría de las especies, circunstancia que se
concentración de 14C permaneció constante en cantidades refleja también en el tamaño relativo del bulbo olfativo
ínfimas. Esta situación cambió de forma drástica durante (el del perro es 50 veces mayor que el nuestro). Ya que
la carrera armamentística atómica. En la década de los los humanos no somos animales que nos guiemos por
cincuenta del siglo xx, los ensayos nucleares liberaron la nariz, es probable que no necesitemos neuronas nue­

L O S AU TO R E S

Olaf Bergmann (izquierda) es doctor en medicina y profesor adjunto en el Instituto Karolinska


de Estocolmo. Hagen Huttner es neurólogo y jefe de sección en el Hospital Clínico de Erlangen.
Desde 2011 también colabora con el equipo de Jonas Frisén en el Instituto Karolinska.

MENTE Y CEREBRO 62 N.O 79 - 2016


NEURO CIENCIA / NEUROBIOLO GÍA

Claves de la medición por radiocarbono


La concentración del isótopo radiactivo de carbono 14 será igual al de la concentración atmosférica de 14C en el
(14C) en la atmósfera terrestre se mantuvo constante año del nacimiento de la persona (C). Dicho de otro
hasta los años cincuenta del siglo pasado. Entre 1955 modo, las neuronas ya estaban presentes en el momento
y 1963, el porcentaje de carbono 14 se disparó debido del nacimiento del individuo, por lo que no se generaron
a los ensayos nucleares en superficie (A). En la actuali­ células durante su adultez.
dad, los científicos aprovechan ese aumento para de­ Si la concentración de 14C que se registra en la neuro­
terminar la edad de las células. na de un probando se diferencia de la concentración at­
Cada vez que se forma una nueva célula, se almace­ mosférica en el momento de su nacimiento, querrá decir
na 14C en el ADN. La concentración de 14C en la célula que esas neuronas se formaron más tarde (D). Por últi­
se corresponde con el valor de 14C atmosférico en el mo, en el caso de que la concentración de 14C sea similar a
año de su formación (B-E). la de la atmósfera actual, es probable que las neuronas
Si las neuronas que se analizan tienen la misma edad sean de reciente creación (E), es decir, la neurogénesis
que el sujeto, el valor de 14C que se detecte en la neurona acontenció hace poco tiempo.

Datación por radiocarbono


A Concentración atmosférica de 14C B Concentración atmosférica de 14C
(unidades relativas) (unidades relativas)
MEDICALARTWORK; SEGÚN INGEBORG LEVIN, UNIVERSIDAD DE HEIDELBERG, Y OLAF BERGMANN, INSTITUTO KAROLINSKA

180 180 Pruebas con


Pruebas con
armas atómicas 160 armas atómicas
160 1955-1963
1955-1963
140 140
120
120
100 Carbono-14 (14C)
100
–2000 –1000 0 1000 2000 1930 1950 1970 1990 2010
Año Año

C Concentración de 14C D Concentración de 14C E Concentración de 14C

180 Supuesto 1 Año de nacimiento 180 Supuesto 2 Año de nacimiento 180 Supuesto 3 Año de nacimiento
Sin
160 regeneración 160 160
Regeneración­
140 celular 140 celular 140 Regeneración
­mensurable celular alta
120 120 120
100 100 100

1930 1950 1970 1990 2010 1930 1950 1970 1990 2010 1930 1950 1970 1990 2010
Año Año Año

vas que agudicen nuestra capacidad de detectar y pro­ las personas a las que se les ha extirpado el hipocampo
cesar los olores. o que presentan lesiones en esta región cerebral no pue­
den almacenar información nueva [véase «El caso H. M.,
Cuna de las neuronas un hito en el estudio de la memoria», por Donald G.
La neurogénesis funciona de otra manera en el hipocam­ MacKay; Mente y Cerebro n.o 72, 2015]. Al parecer, el
po humano. En 2011 comprobamos, mediante el método hipocampo también contribuye en el desarrollo de en­
de datación por radiocarbono, que en el hipocampo se fermedades psíquicas, como la depresión o los trastornos
renuevan entre el 2 y el 6 por ciento de todas las neuro­ de ansiedad, procesos en los que la neurogénesis desem­
nas cada año. Esta estructura, que debe el nombre a su peña, sin duda, alguna función.
forma similar a un caballito de mar, resulta fundamental Poco a poco, nosotros y otros neurocientíficos hemos
para la consolidación de la memoria; es decir, para la ido examinando distintas áreas cerebrales en busca de
transmisión de los contenidos de la recordación a corto neuronas nuevas. En el año 2014, Frisén, junto con in­
plazo a la memoria a largo plazo. Según se ha constatado, vestigadores de Francia y Estados Unidos, hallaron

MENTE Y CEREBRO 63 N.O 79 - 2016


NEURO CIENCIA / NEUROBIOLO GÍA

neuronas jóvenes en el cuerpo estriado. Esta región ce­ Tampoco se sabe con certeza si la tasa de formación de
rebral, que participa en el control de los músculos, pre­ neuronas nuevas en el hipocampo varía tras un ictus.
senta un deterioro progresivo en los pacientes con corea La datación por radiocarbono constituye, hoy por hoy,
de Huntington, una enfermedad hereditaria. En fecha el método más indicado para investigar estas cuestiones,
reciente se ha demostrado que la destrucción afecta, en al menos mientras el aumento en la concentración at­
primer lugar, a las neuronas recién formadas, por lo que mosférica de 14C como consecuencia de las pruebas
mueren antes que las maduras. Quizá cuando compren­ atómicas nos permita llevar a cabo estos insólitos análi­
damos mejor las alteraciones que se producen durante sis. Puede ser que la comprensión exhaustiva de la neu­
la formación de esas nuevas neuronas seamos capaces de rogénesis cerebral humana posibilite algún día la rege­
tratar una enfermedad por ahora incurable y mortal. neración de neuronas en todas las regiones cerebrales
Por el momento, sin embargo, no hemos sido capaces donde se necesiten con urgencia: áreas en las que las
de detectar ninguna otra región del cerebro donde se neuronas maduras mueran y en las que no se generen
generen neuronas; tampoco en el cerebelo ni en la cor­ otras nuevas. H
teza cerebral. Pero ¿qué sucede cuando existe una nece­
sidad apremiante de regeneración neuronal, como suce­
de después de un ictus? ¿Dormitan en la corteza cerebral PA R A S A B E R M Á S
células madre con capacidad de reemplazar a las neuro­
The age of olfactory bulb neurons in humans. O. Bergmann
nas muertas? et al. en Neuron, vol. 74, págs. 634-639, 2012.
Con el fin de investigarlo, analizamos muestras de
tejido de pacientes que habían sufrido un infarto en la Dynamics of hippocampal neurogenesis in adult humans.
K. S. Spalding et al. en Cell, vol. 153, págs. 1219-1227, 2013.
corteza cerebral, pero que fallecieron años después a
causa de otras enfermedades. Los resultados de los aná­ Neurogenesis in the striatum of the adult human brain.
A. Ernst et al. en Cell, vol. 156, págs. 1072-1083, 2014.
lisis con carbono radiactivo que llevamos a cabo en 2014
fueron decepcionantes: la edad de las neuronas de la The age and genomic integrity of neurons after cortical stroke
región del cerebro dañada y sus alrededores coincidía in humans. H. B. Huttner et al. en Nature Neuroscience, vol. 17,
págs. 801-803, 2014.
con la de los pacientes, es decir, no se había producido
ninguna neurogénesis.
EN NUESTRO ARCHIVO
Por tanto, la corteza cerebral no se regenera tras una
apoplejía, o dicho de otro modo, una apoplejía no desen­ Neurogénesis. Gerd Kempermann en MyC n.o 19, 2006.
cadena la neurogénesis. Todavía ignoramos si ocurre lo Enfermedad de Huntington: ¿por qué mueren las neuronas?
mismo en el cuerpo estriado que ha sufrido lesiones. Sandrine Humbert en MyC n.o 45, 2010.

SUSCRÍBETE a Investigación y Ciencia...


Ventajas para los suscriptores:
 Envío puntual a domicilio
 Ahorro sobre el precio de portada
82,80 € 75 € por un año (12 ejemplares)
165,60 € 140 € por dos años (24 ejemplares)

 Acceso gratuito a la edición


digital (artículos en pdf)

... y recibe GRATIS 2 números


de la colección TEMAS a elegir
www.investigacionyciencia.es/suscripciones
Teléfono +34 934 143 344
MENTE Y CEREBRO 64 N.O 79 - 2016
PACKS TEMÁTICOS
Minicolecciones de monografías
sobre temas científicos clave

EL CEREBRO LENGUAJE HUMANO

18 ,4 0€
27,60€
14,99€
21,99€
• El cerebro, hoy • El lenguaje humano
• El cerebro • Lenguaje y comunicación
• Las neuronas • Multilingüismo (SOLO DIGITAL)
• Neuroglia

INTELIGENCIA Y COGNICIÓN PERCEPCIÓN

2 0 , 70 €
27,60€
15,99€
• Inteligencia viva
• La consciencia (SOLO DIGITAL)
21,99€ • Los cinco sentidos
• Ilusiones
• Orígenes de la mente humana • El mundo de los sentidos
• En busca de la consciencia

Descubre estos y muchos otros packs temáticos en


www.investigacionyciencia.es/catalogo
Teléfono: 934 143 344 | administracion@investigacionyciencia.es
ISTOCK / MARCHENKOYEVHEN

E L AU TO R

Christian Wolf es doctor en filosofía


y periodista científico.

MENTE Y CEREBRO 66 N.O 79 - 2016


NEURO CIENCIA

CONECTIVIDAD FUNCIONAL Científicos de la Universidad Yale


­confirman que no todos los cerebros trabajan igual: cada uno presenta
sus propias características. El estudio allana el camino hacia
la ­neurociencia orientada al individuo

El cerebro,
un órgano
personal CHRISTIAN WOLF

R
econocemos a las personas por las fac- En síntesis: El perfil cerebral
ciones de su rostro: la curvatura de los

1
labios, el tamaño de la nariz o la forma y Mediante resonancia magnética funcional (RMf), los
color de sus ojos. También la huella dac- investigadores registran las áreas cerebrales que tra-
tilar y el ADN revelan la identidad de bajan de manera sincrónica. De este modo, elaboran
cada uno. ¿Se puede añadir el cerebro a un perfil personal de la red de conexiones en el cerebro.
esta lista de rasgos únicos e intransferibles?

2
Desde hace décadas, los investigadores buscan patro- El perfil de conectividad funcional no solo permite
nes de actividad cerebral que compartan los participantes identificar a cada persona, sino que también propor-
de sus experimentos; para ello se sirven del escaneo de ciona indicios sobre sus capacidades cognitivas, en-
sus respectivos cerebros. Sin embargo, este objetivo re- tre ellas, la inteligencia fluida.
sulta a menudo complejo, puesto que la actividad cerebral

3
de un probando se diferencia de la de otro, aun cuando Hasta ahora, muchos estudios con RMf se limitaban
ambos lleven a cabo la misma tarea en el momento de la a promediar las diferencias entre las mediciones de
evaluación. ¿A qué se debe esa disparidad? ¿Acaso las los probandos de una muestra. En el futuro es pro-
áreas del cerebro de cada persona se conectan de dife- bable que los neurocientíficos examinen las características
rente manera y trabajan juntas de un modo particular? individuales del cerebro con mayor precisión.

MENTE Y CEREBRO 67 N.O 79 - 2016


Emily Finn y sus colaboradores de la Universidad Yale Proyecto Conectoma Humano
decidieron llegar al fondo de la cuestión. En 2015 publi-
caron los resultados. Origen
Para el estudio, el equipo se basó en los datos del Nació en 2009 en Bethesda, Maryland, impulsado por
Proyecto Conectoma Humano (HPC, por sus siglas en los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) estadouni-
inglés). A grandes rasgos, este ambicioso proyecto esta- denses en el marco de su misión Blueprint for Neuros-
dounidense pretende elaborar un diagrama de las co- cience Research para la investigación cerebral.
nexiones del cerebro humano. En el marco del HCP, los
científicos escanearon el cerebro de 126 probandos me- Equipos
diante tomografía por resonancia magnética funcional Grupos de investigación en la Universidad de Washing-
(RMf) a lo largo de dos días consecutivos. En dos oca- ton, la de Minnesota y la de Oxford, entre otras.
siones solicitaron a los individuos que, mientras se ha-
llaban bajo el escáner, dieran rienda suelta a sus pensa- Objetivos
mientos. Para otras cuatro mediciones les pidieron que La cartografía del conectoma humano, es decir, la tota-
efectuaran tareas concretas: debían resolver actividades lidad de las conexiones nerviosas entre distintas áreas
lingüísticas, evaluar expresiones faciales o mover los cerebrales, así como la investigación de la relación entre
dedos de los pies. A partir de los datos obtenidos, el el conectoma, el comportamiento y el acervo genético.
grupo de Finn elaboró una cartografía cerebral que des-
cribía el cerebro como una red; también subdividía el Patrocinador
órgano en cerca de 270 parcelas (véase el recuadro «Redes Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) estadouni-
mentales»). denses financian el proyecto con cerca de 40 millones
Pero este equipo no investiga para el HCP la anatomía de dólares.
de las conexiones cerebrales; otros proyectos se encar-
gan de ello mediante resonancia magnética por tensor Trayectoria
de difusión. Finn y sus colaboradores, en cambio, se Las investigaciones se llevaron a cabo entre 2010 y 2015
interesan por la conectividad funcional: buscan saber con más de 1200 participantes sanos, entre los que se
en qué medida los niveles de la actividad de las distintas encontraban numerosas familias. A partir de 2012, se
regiones cerebrales se acoplan entre sí en el tiempo publicaron los primeros datos accesibles para la comu-
durante las mediciones. Para cada posible «empareja- nidad científica mundial.
miento», el equipo calcula el grado de acoplamiento
temporal entre una región y otra del cerebro de los Métodos de investigación
126 probandos. En otras palabras, examina el sincronis- Resonancia magnética por tensor de difusión para ana-
mo con el que las áreas cerebrales separadas anatómi- lizar la conectividad estructural; resonancia magnética
camente aumentan y disminuyen su actividad. A modo estructural y funcional (en reposo y durante la activi-
de comparación, sería como analizar la sincronía con dad); encefalografía magnética; análisis del genoma;
la que tocan dos músicos. Cuanto mayor es el sincro- estudio de parejas de gemelos o de hermanos, y test re-
nismo, más estrecha resulta la conexión (arista, en lacionados con la autorregulación, la toma de decisio-
términos matemáticos) entre ambas parcelas (nodos) nes, la inteligencia fluida y el procesamiento de las
de la red cerebral. emociones.

¿Perfiles de conexión únicos? Puede encontrar una descripción actual y detallada del
Tras evaluar todas las neuroimágenes, los científicos proyecto en: http://humanconnectome.org
elaboraron para cada participante seis perfiles de conec-
tividad, los cuales se correspondían con el número de
mediciones que habían llevado a cabo durante los dos
días de experimentación. Estos perfiles no solo describían
las conexiones que se formaban; también revelaban la
intensidad de estas. Pero la pregunta clave era: ¿aparece-
ría para cada uno de los probandos un perfil de red
único que, igual que sucede con la huella dactilar, desve-
lase de manera inequívoca su identidad?
HUMAN CONNECTOME PROJECT

Con el fin de conocer la respuesta, los investigadores


tomaron el perfil cerebral de un sujeto durante la medi-
ción en reposo, que habían efectuado el primer día, y los
126 perfiles que obtuvieron al día siguiente, cuando pi-
dieron a los participantes que ejecutaran tareas motoras.

MENTE Y CEREBRO 68 N.O 79 - 2016


NEURO CIENCIA / C ONECTIVIDAD FUNCIONAL

Conectividad cerebral
1: Red mediofrontal 5: Red motora
«FUNCTIONAL CONNECTOME FINGERPRINTING: IDENTIFYING INDIVIDUALS
USING PATTERNS OF BRAIN CONNECTIVITY». E. S. FINN ET AL. EN NATURE
NEUROSCIENCE, VOL. 18, PÁGS. 1664-1671, 2015, FIG. 1C

2: Red frontoparietal 6: Red visual primaria

3: Red en reposo 7: Red visual secundaria

4: Red de las áreas subcorticales y el cerebelo 8: Red de áreas de asociación visual

Los investigadores que colaboran versidad Yale, definió los nodos a dad Yale, agrupó las parcelas, cuya
con el Proyecto Conectoma Hu- partir del registro por RMf del ce- actividad se correlacionaba de for-
mano han perfeccionado los méto- rebro de 79 probandos sanos. Los ma intensa en el tiempo, creando
dos de análisis para valorar los da- científicos evaluaron el grado de ocho redes parciales. Estas redes
tos que se obtienen mediante la acoplamiento temporal de la acti- suelen corresponderse con las que
tomografía por resonancia mag- vidad de vóxeles (puntos de ima- se encargan de funciones sensoria-
nética funcional (RMf ). A partir gen tridimensionales) adyacentes. les, motoras o cognitivas determi-
de la teoría de grafos, contemplan Agruparon los vóxeles que presen- nadas.
el cerebro, en sentido matemático, taban un sincronismo marcado en
«Groupwise whole-brain parcellation
como una red con nodos y co- una parcela, formando un nodo. from resting-state fMRI data for network
nexiones (aristas). En 2013, el Con el mismo algoritmo, el equi- node identification». X. Shen et al. en
equipo de Xilin Shen, de la Uni- po de Emily Finn, de la Universi- Neuroimage, vol. 82, págs. 403-415, 2013

Mediante un programa de ordenador calcularon qué EN BREVE


perfil se ajustaba mejor con el del probando inicial. De
este modo, los científicos averiguaron la identidad del I N T E L IG E NC IA F LU I DA
primer registro.
La proporción de aciertos variaba entre el 54 y el 87 por Describe la capacidad de pensar de manera lógica y de
ciento, según el tipo de medición a la que correspondían resolver problemas. Las tareas de las pruebas de inteli-
los perfiles que se comparaban. La relación más sencilla gencia se han concebido de manera que su resolución
de establecer fue la de dos imágenes de la misma perso- no requiera conocimientos previos.
na durante el período de inactividad en el primer y el
segundo día de estudio: Finn y los otros científicos fueron C ON E C T I V I DA D E ST RU C T U R A L
capaces de identificar 110 de los 126 perfiles. Gracias a un
ardid consiguieron incluso aumentar hasta un 99 por Se refiere a la conexión anatómica entre las áreas cere-
ciento el porcentaje de aciertos. Los investigadores no brales. Los estudios basados en imágenes de resonan-
consideraron los perfiles completos con todos sus nodos, cia magnética por tensor de difusión permiten anali-
sino que seleccionaron aquellos que ya presentaban una zar directamen­te la sustancia blanca. A partir de estos
interconexión más estrecha. datos se recons­truye el curso de las vías nerviosas de
Los mejores resultados los proporcionaron dos redes mayor ­tamaño.
parciales con áreas en los lóbulos frontal, temporal y
parietal, estructuras que se asocian con tareas comple- C ON E C T I V I DA D F U NC IONA L
jas, entre ellas la atención, la memoria y el habla. Por
tanto, el hallazgo se ajustaba a los conocimientos previos. Las mediciones funcionales con resonancia magnética
En 2013, los científicos del equipo de Sophia Müller, de funcional proporcionan información sobre las áreas ce-
la Universidad Ludwig Maximilian de Múnich, sospe- rebrales cuya actividad se correlaciona estrechamente
charon que dichas regiones cerebrales exhiben, en en el tiempo. Ello revela la colaboración entre ambas.

MENTE Y CEREBRO 69 N.O 79 - 2016


¿Podrá identificarse Domínguez, de la Universidad de Salud y Ciencias de
Oregón, ha logrado identificar con éxito el escáner cere-

algún día a las


bral personal de una pequeña muestra de sujetos me-
diante otro método de análisis.
¿Podrá identificarse algún día a las personas a través

personas mediante de un escáner cerebral en lugar de utilizar para ello sus


huellas dactilares? Difícilmente. Visualizar el cerebro
resulta, hoy por hoy, bastante costoso. Una fotografía
un escáner de carnet, una huella dactilar e incluso una muestra de
ADN constituyen formas de identificación más sencillas.

cerebral? Por otro lado, los neurocientíficos de Finn compararon


en su estudio neuroimágenes que se habían realizado
con pocos días de diferencia: como mucho habían trans-
currido un par de días entre unas y otras. Sin embargo,
estudios equivalentes efectuados con sujetos jóvenes y
mayores sugieren que este perfil se modifica a lo largo
materia de conectividad funcional, rasgos más perso- de la vida.
nales, los cuales constituyen una adquisición evolutiva
relativamente tardía. En concreto, se trata de las áreas Arrinconados en el laboratorio
cerebrales humanas que más tardan en desarrollarse Con todo, el principal objetivo que perseguían Finn y su
dentro del proceso de maduración de niño a adulto. Por equipo no consistía en indentificar a los individuos a
esa razón, son las que más tiempo se ven afectadas por partir de su perfil cerebral. Buscaban perfiles neuronales
el entorno. personales con otro propósito.
Finn y sus colaboradores constataron otro hallazgo Por lo general, los estudios neurocientíficos analizan
notable: la «huella dactilar» neuronal también les permi- las diferencias entre los probandos mediante métodos
tía deducir la capacidad cognitiva del sujeto, sobre todo, estadísticos. Ello se debe, en parte, a que los procedimien-
en relación con su inteligencia fluida. tos de neuroimagen, como la RMf, exhiben mucho ruido.
Los investigadores conocían el cociente de inteligen- En otras palabras, existen factores perturbadores que
cia (CI) de los prticipantes, ya que el programa estándar pueden influir en la señal (como los movimientos de
del Proyecto Conectoma Humano para los participan- cabeza que efectúa la persona que se encuentra en el
tes incluye un test de inteligencia fluida. De nuevo,
consultaron los datos sobre la conectividad funcional
de los individuos, excepto los que correspondían al
probando al que debían valorar. A continuación iden-
tificaron las conexiones que, estadísticamente, influían Tasa de identificaciones
en el nivel de inteligencia fluida y modelaron la relación
entre la intensidad de las conexiones y el valor del CI. El porcentaje de aciertos en la identificación de los indi-
Este modelo les permitía predecir la inteligencia fluida viduos depende de la medición a la que corresponden
del sujeto. ¿Resultado? Aunque los científicos sobrees- los perfiles de conectividad que se comparan. No obs-
timaban o subestimaban la inteligencia de algunos tante, incluso si una persona lleva a cabo tareas motoras
participantes en varios puntos, en general se aproxima- en el escáner un día y tareas lingüísticas al día siguiente,
ban a los valores reales. Era posible hablar de un efecto el 64 por ciento de las identificaciones son correctas.
predictivo.
Día 1 Día 2
GEHIRN UND GEIST, SEGÚN E. S. FINN ET AL. EN NATURE NEUROSCIENCE,

El grupo logró su objetivo en tres vertientes: en primer Perfil de la Tasa de Perfil de la


lugar, se confirmaron los indicios de que cada persona conectividad ­identificación conectividad
dispone de un perfil de conexiones funcionales caracte- funcional en... funcional en...
rístico en amplias zonas del cerebro. En segundo lugar, 99 %
Reposo Reposo
presentaron un método con el que era posible comparar
los perfiles individuales y reconocerlos de manera fiable 85
%
a través de distintas mediciones, incluso si los probandos
VOL. 18, PÁGS. 1664-1671, 2015, FIG. 1A

realizaban cada vez una actividad distinta bajo el escáner. Memoria 90 %


Tarea lingüística
En tercer lugar, demostraron que estos neuroperfiles de trabajo
personales también revelaban información sobre las %
64
capacidades cognitivas.
El estudio de Finn no es el único de este tipo. Un 79 %
Tarea motora Tarea emocional
grupo dirigido por el neurocientífico Óscar Miranda

MENTE Y CEREBRO 70 N.O 79 - 2016


NEURO CIENCIA / C ONECTIVIDAD FUNCIONAL

«FUNCTIONAL CONNECTOME FINGERPRINTING: IDENTIFYING INDIVIDUALS


USING PATTERNS OF BRAIN CONNECTIVITY». E. S. FINN ET AL. EN NATURE Perfiles de conectividad funcional para la identificación

Corteza prefrontal
NEUROSCIENCE, VOL. 18, PÁGS. 1664-1671, 2015, FIG. 3A

Corteza motora
Corteza parietal
Corteza temporal
Corteza occipital
Ínsula
Sistema límbico
Cerebelo
Áreas subcorticales
Tronco encefálico

Hemisferio izquierdo Hemisferio derecho Hemisferio izquierdo Hemisferio derecho

Ambos diagramas muestran las contribuyen a la identificación de la cian poco de individuo a individuo.
268 parcelas cerebrales (nodos) en el persona. Unen, sobre todo, parcelas Lo mismo sucede con numerosas co-
anillo interior. En rojo (izquierda) de las cortezas prefrontal y parietal. nexiones en las redes visuales pri-
aparecen las conexiones funcionales Las conexiones azules del diagrama marias de la corteza occipital o en el
acuñadas de forma personal y que de la derecha, en cambio, se diferen- cerebelo.

escáner de RMf). De todas las señales que se registran, de conexiones universal, el cual, a pesar de las numerosas
solo una parte se corresponde con la actividad cerebral coincidencias, no existe.
que interesa a los investigadores. De hecho, estos calculan En opinión del equipo de Finn, su método de evalua-
la media de los datos obtenidos para cada probando, con ción podría sentar las bases para conocer mejor el cerebro
el fin de disponer de las informaciones más relevantes de de un individuo, más allá de las características cerebrales
la medición. Por ejemplo, en un estudio que compara que presentan los grupos de personas. Para ello se reque-
pacientes con probandos sanos, se intenta hallar un patrón riría investigar el modo en que se relaciona el perfil de
de actividad cerebral que solo compartan los enfermos. conectividad neuronal individual de una persona con su
Este procedimiento no tiene en cuenta que la actividad comportamiento sano o alterado. En última instancia, los
cerebral de cada grupo es, por sí misma, muy heterogénea. investigadores esperan que la «huella dactilar neuronal»
También en las fases iniciales del HCP, la mayoría de los pueda utilizarse algún día para llevar a cabo tratamientos
estudios se diseñaron con la idea de hallar un diagrama a la medida de cada cerebro. H

PA R A S A B E R M Á S

Age-related changes in modular organization of human brain functional networks. D. Meunier et al. en Neuroimage,
vol. 44, págs. 715-723, 2009.
Individual variability in functional connectivity architecture of the human brain. S. Mueller et al. en Neuron, vol. 77,
págs. 586-595, 2013.
Connectotyping: Model based fingerprinting of the functional connectome. O. Miranda-Domínguez et al. en PLoS ONE,
vol. 9, art. n.o e111048, 2014.
Functional connectome fingerprinting: Identifying individuals using patterns of brain connectivity. E. S. Finn et al. en Nature
Neuroscience, vol. 18, págs. 1664-1671, 2015.

EN NUESTRO ARCHIVO

La ofensiva cerebral. Ulrike Gebhardt en MyC n.o 65, 2014.

MENTE Y CEREBRO 71 N.O 79 - 2016


El ave de emparrado macho
decora el nido de apareamien-
to con diversos objetos para
parecer más grande a ojos de
las hembras.

ISTOCK / MARIE HOLDING

MENTE Y CEREBRO 72 N.O 79 - 2016


ETOLO GÍA

PERCEPCIÓN Los animales también sucumben a las ilusiones


ópticas. Es fácil engañar al sistema visual, ya sea de un humano,
de un pez o de una gallina

Con ojos
de pájaro
K AT R I N W E I G M A N N

E
l pasillo parece interminable y la estatua que Esta estrategia sorprende por dos motivos. Uno, demues-
se erige a su final, gigantesca. La galería tra que las aves pueden ejecutar comportamientos com-
flanqueada por columnas del patio interior plejos; dos, que al igual que los humanos, sucumben a
del Palacio Spada, en Roma, maravilla a las ilusiones ópticas.
cualquier visitante. Es enorme. Pero engaña. El hecho de que caigamos en el engaño de estas ilu-
Esta obra maestra del arquitecto Francesco siones no debe entenderse como una deficiencia del ce-
Borromini (1599-1667) es un ejemplo clásico fascinante rebro, sino más bien como una muestra de fortaleza. La
del estilo perspectivista del barroco. Una serie de trucos retina recibe una imagen bidimensional distorsionada
hacen que el pasillo de solo nueve metros de longitud se con la que ha de calcular una representación tridimen-
vea más largo y la escultura se perciba más grande de lo sional del mundo en una fracción de segundo. «Nuestro
que en realidad son. Borromini estrechó el fondo del cerebro realiza una gran cantidad de suposiciones para
pasadizo, colocó allí unas columnas de menor tamaño resolver este problema con rapidez», explica Alexander
que las primeras, elevó el suelo y rebajó el techo. Maier, investigador de la cognición de la Universidad
Pero casi ningún visitante del lugar sospecha que los Vanderbilt. Las personas interpretamos lo que vemos.
pájaros también pueden crear ilusiones similares a las Nuestro cerebro incluye el entorno de los objetos, com-
del genial arquitecto. Las aves de emparrado macho, de pleta las líneas que faltan y percibe las cosas como un
la especie Ptilonorhynchus nuchalis, colocan objetos de-
lante de sus nidos de apareamiento de manera que pro-
ducen una ilusión óptica bastante parecida. El equipo
dirigido por John Endler, de la Universidad Deakin,
observó en 2010 que las piedras más pequeñas se encon-
traban a la entrada del emparrado, mientras que las más
grandes se hallaban al fondo. De esta forma, el macho L A AU TO R A
que aguarda delante de su enramado parece de mayor Katrin Weigmann es doctora en biología
tamaño a ojos de las hembras que se aproximan al nido. y periodista.

MENTE Y CEREBRO 73 N.O 79 - 2016


En síntesis: Engaños para todos formación paso a paso. Las neuronas de la primera capa,
denominada corteza visual primaria o V1, reaccionan a

1
Las ilusiones ópticas surgen porque el sistema de estímulos sencillos, por ejemplo, contornos y bordes que
visión del cerebro, al analizar una huella visual, se mueven en una determinada dirección. Desde aquí,
acomete errores de interpretación. las señales se dirigen hacia áreas cerebrales superiores,
en las que las neuronas procesan estímulos cada vez más

2
También los animales caen en la trampa de las ilu- complejos. En los humanos, la región V4 codifica las
siones ópticas, aunque su cerebro presente una es- formas geométricas. El siguiente nivel de interconexión,
tructura diferente a la de los humanos. La capaci- la corteza inferotemporal, analiza los rostros.
dad de interpretar las impresiones sensoriales de Maier pretende averiguar los circuitos neuronales del
manera razonable ha surgido en múltiples formas a lo cerebro que contribuyen a que los primates perciban las
largo de la evolución. ilusiones ópticas, entre estas, las figuras de Kanizsa.
«Aunque los trabajos más antiguos en este campo se re-

3
La reacción ante las imágenes ilusorias varía según montan veinte años atrás, todavía no conocemos con
la especie animal. Y también de individuo a indi- exactitud el funcionamiento de este proceso», señala.
viduo, al menos en los humanos. Las condiciones Estudios anteriores han revelado que las células de V1 y
externas influyen. V2 reaccionan a contornos imaginarios; no obstante,
parece que eso no funciona sin la ayuda de áreas cere-
brales superiores, como V4.
En colaboración con el grupo dirigido por David
todo que, además, se mueve. En ocasiones, alguno de Leopold, del Instituto Nacional de la Salud Mental en
estos mecanismos interpretativos nos engaña, como Bethesda, Maier descubrió en 2013 que las neuronas de
ocurre con la columnata del Palacio Spada. V4 de los monos rhesus (Macaca mulatta) se activan
Para investigar la capacidad de interpretación del cuando el animal observa figuras de Kanizsa. Los inves-
cerebro, a los científicos les gusta emplear ciertas ilusio- tigadores supusieron que estas células cumplían una
nes ópticas. El psicólogo italiano Gaetano Kanizsa (1913- función central en las ilusiones. «Para percibir la ilusión
1993) creó bordes donde no existían. Solo dibujaba los óptica deben integrarse diversas zonas del campo visual;
vértices de un triángulo o de un cuadrado, y el observa- por consiguiente, todos los símbolos en forma de come-
dor completaba el resto automáticamente. Al parecer, cocos que se hallan en las esquinas tienen que ser com-
suponemos que la figura se halla en el primer plano, de putados por una neurona. Eso pueden hacerlo las células
manera que cubre otros objetos que se encuentran detrás. que se alojan en V4, pero no las que se encuentran en V1
«Es como alucinar sin drogas», describe Maier. o V2», aclara el científico.
Una serie de figuras geométricas embaucan nuestra Es posible que también V4 reciba datos «desde arriba».
percepción del tamaño. La ilusión de Ponzo, que debe su En otro trabajo se observó que siempre que las células de
nombre al psicólogo italiano Mario Ponzo (1882-1960), V4 reaccionaban a contornos ilusorios enviaban impulsos
su creador, muestra dos líneas de la misma longitud rítmicos en una frecuencia de alrededor de cinco hercios.
entre dos rectas que confluyen entre sí. El cerebro lo «Nos entusiasmó constatar este fenómeno, pues ello es
interpreta como una representación de la perspectiva, de un signo distintivo de la capa inmediatamente superior,
modo que vemos la línea que se encuentra presuntamen- de la corteza inferotemporal», indica Maier. Por tanto, en
te más lejana de mayor tamaño. La ilusión ideada por las ilusiones de Kanizsa, las capas superiores del sistema
Hermann Ebbinghaus (1850-1909) se basa en un princi- visual trabajan de manera conjunta.
pio similar: un círculo rodeado por figuras grandes pa-
rece menor de lo que es en realidad. De manera automá- Engañar a los peces
tica, comparamos los objetos con otros elementos de la ¿Solo el cerebro de los primates puede sucumbir a las
imagen. ilusiones ópticas? En 2009, Valeria Anna Sovrano y
Aunque durante mucho tiempo solo se han estudiado Angelo Bisazza, de las universidades de Trento y Padua,
las ilusiones ópticas en los humanos, los investigadores respectivamente, comprobaron que se puede engañar a
de la percepción dedican cada vez más esfuerzo para los peces. Los investigadores introdujeron ejemplares
responder qué ven los animales en esas imágenes. En sus de mexclapique de cola roja (Xenotoca eiseni) en una
experimentos intentan engañar a monos, caballos, pája- piscina con dos aberturas, las cuales conducían a un gran
ros, peces, incluso a abejorros. Y se les da sorprendente- acuario con alimento y en el que vivían otros congéneres.
mente bien. Pero ¿cómo es posible, si los cerebros de los Sin embargo, una de ambas salidas estaba bloqueada. En
distintos animales se diferencian tanto entre sí? ¿Qué experimentos previos, los peces aprendieron a distinguir
papel desempeña la capacidad ilusoria en la evolución? el camino correcto a través de indicaciones que consis-
Nuestra corteza visual, que se organiza jerárquicamen- tían en triángulos o cuadrados. Esa estrategia funcionó
te, como sucede en todos los mamíferos, procesa la in- asimismo cuando las figuras carecían de bordes reales.

MENTE Y CEREBRO 74 N.O 79 - 2016


ETOLO GÍA / PERCEPCIÓN
CMGLEE, SEGÚN KITAOKA AKIYOSHI / CREATIVE COMMONS CC-BY-SA-3.0

Las serpientes giratorias (arriba) aparentan movimien-


to. En una figura de Kanizsa (abajo, izquierda) vemos
un triángulo que no existe. Ambos círculos verdes de la
ilusión de Ebbinghaus (derecha) son idénticos, aunque
no nos lo parezca. Incluso los peces se dejan engañar
por semejantes ilusiones ópticas.

GEHIRN UND GEIST, SEGÚN HERMANN EBBINGHAUS


GEHIRN UND GEIST, SEGÚN GAETANO KANIZSA

MENTE Y CEREBRO 75 N.O 79 - 2016


ISTOCK / RUSM (paloma); DEBBISMIRNOFF (gallina); GLOBALP (guppy);
MIRKO_ROSENAU (pez cebra); ANURUK PARAI (macaco)
Como los humanos, también ellos perciben las ilusiones ópticas,
sean palomas, gallinas, guppys, peces cebra o monos rhesus.

Se demostró que los peces podían completarlas a partir todo con la ilusión de Ebbinghaus, en la que un círculo
de la percepción ilusoria. central se percibe de menor tamaño si lo rodean otros
Esta capacidad la presentan también otros animales. más grandes.
En 2014, un equipo de la Universidad de Bonn dirigido Noriyuki Nakamura, de la Universidad de Kioto, y su
por Theodora Fuss comprobó que las lechuzas y los gatos, equipo enseñaron a palomas (Columbia livia) y a gallinas
e incluso los peces cartilaginosos, entre estos el escualo (Gallus gallus domesticus) a distinguir el tamaño de los
pintarroja colilarga gris (Chiloscyllium griseum), recono- círculos. Cuando picoteaban sobre la figura correcta
cen las figuras de Kanizsa. Los tiburones se encuentran recompensaban a los animales con comida. De manera
entre los animales vertebrados evolutivamente más an- progresiva, los científicos incluyeron los círculos exterio-
tiguos, por lo que albergan una herencia ancestral. res de la ilusión de Ebbinghaus. El resultado fue sorpren-
Con todo, solo los mamíferos poseen una corteza dente. Kazuo Fujita, uno de los autores de la investigación,
cerebral genuina. «El cerebro de las aves y el de los peces explica: «Nuestros estudios muestran que estas dos es-
apenas puede compararse con el nuestro», afirma Maier. pecies perciben la ilusión de Ebbinghaus a la inversa».
«Sin embargo, a nivel abstracto, se asemeja a la corteza Para ambas, el círculo parecía de menor tamaño cuando
de los primates.» A «nivel abstracto» quiere decir que no lo rodeaban esferas pequeñas, y viceversa.
se trata de las mismas estructuras anatómicas. «Las ca-
pacidades implementadas en estructuras anatómicas La visión global de los objetos
diferentes se basan, a nivel funcional, en algoritmos si- Al contrario que las palomas y las gallinas, nosotros ex-
milares», apunta Maier. La capacidad de completar perimentamos el efecto de contraste: cuando una perso-
contornos de manera automática resulta tan importante na procesa diferentes objetos al mismo tiempo, se incre-
para la supervivencia que surgió en repetidas ocasiones menta la percepción de diferencia de tamaño: los
a lo largo de la evolución. Cuando un depredador está círculos parecen menores cuando se hallan rodeados por
apostado tras un árbol o una presa se esconde en una otros mayores. Esta habilidad se debe al estilo de proce-
pradera, sus contornos se encuentran parcialmente ta- samiento global. Los efectos de contraste solo aparecen
pados. Al parecer, reconocerlos rápidamente funciona cuando el cerebro procesa al mismo tiempo distintos
incluso sin corteza cerebral. elementos de la imagen que se encuentran a cierta dis-
Parece que algunas aves perciben las ilusiones geomé- tancia entre sí. Al parecer, el sistema visual de las gallinas
tricas de forma distinta a nosotros. Ello se observa sobre y las palomas carece de esta habilidad; se concentran más

MENTE Y CEREBRO 76 N.O 79 - 2016


ETOLO GÍA / PERCEPCIÓN

en lo local, de modo que no reaccionan a los efectos de también cada humano. «Algunas personas reaccionan
contraste de orden superior. con más intensidad o de forma más inmediata a las ilu-
¿Se requiere una corteza cerebral humana para percibir siones que otras», aclara Sovrano. Y añade: «Sobre todo
el mundo de forma global? Aunque durante un tiempo se las ilusiones más “suaves” no se perciben por igual. Sin
aceptó esta hipótesis, en la actualidad diversos estudios embargo, la ilusión de Ebbinghaus es bastante robusta.»
ponen en entredicho ese supuesto. Sovrano y sus colabo- Observe la imagen superior de la página 75. ¿Le pare-
radores introdujeron en 2015 mexclapiques de cola roja en ce que los círculos giran? Si su respuesta es afirmativa,
la piscina que disponía de dos aberturas. En esta ocasión, pertenece a la mayoría de la población, pues no todas las
los peces tenían que orientarse a través del tamaño de personas perciben el movimiento ilusorio que generan
círculos para llegar hasta las salidas. En otras palabras, se las serpientes giratorias. El equipo de Simone Gori, de la
les enfrentó a la ilusión de Ebbinghaus. Los animales se Universidad de Padua, comprobó en 2014 que los peces
mostraron sorprendentemente humanos: tomaron el círculo como el danio cebra (Danio rerio) y el lebiste o guppy
interior por más pequeño cuando este estaba rodeado de (Poecilia reticulata) también sucumben a esta ilusión.
figuras de mayor tamaño. ¿Conclusión? Los peces también
reaccionan al contraste, aunque no posean corteza cerebral. ¿Cómo es ser una gallina?
¿Se puede afirmar que las gallinas y las palomas están Tampoco todas las personas se dejan engañar por las figu-
privadas de la visión global? No por completo. Las aves ras de Kanizsa en la misma medida. Esta ilusión no fun-
pasan mucho tiempo picando grano, por lo que focalizan ciona en los niños pequeños. La propensión a experimen-
su mirada en el entorno más cercano. «Creemos que un tar tales ilusiones ópticas se desarrolla entre los cuatro y
modo de visión con orientación local las ayuda a encon- los siete años de edad, como constató en 2015 el equipo de
trar comida», comenta Fujita. En 2013, Orsola Rosa Lynne Kiorpes, de la Universidad de Nueva York.
Salva y su equipo de la Universidad de Trento demostra- ¿Cómo ven el mundo los animales? No lo sabemos,
ron con polluelos de gallina que en ocasiones también porque no podemos ponernos en su pellejo. Nos sigue
reaccionan a las ilusiones de Ebbinghaus como los hu- resultando inimaginable cómo es mirar a través de los
manos. Esta vez, los animales no debían picotear las fi- ojos de una gallina o de un pez. Sin embargo, las ilusiones
guras como en el experimento del grupo japonés, sino ópticas nos ayudan a construirnos una idea de su mundo
observarlas desde una distancia determinada. De esta experiencial. Además, nos proporcionan indicios de cómo
manera, los pollitos percibían la imagen como un todo, surgió el sistema visual durante la evolución y el modo
con lo que experimentaban el efecto de contraste. en que se ha ido adaptando a determinadas circunstancias.
Estos hallazgos muestran que dar una respuesta única La investigación sobre las ilusiones ópticas en anima-
resulta complicado. Las figuras de Ebbinghaus no solo les no ha hecho más que empezar, pero ya nos ha reve-
son vistas de forma diferente por los distintos animales; lado que las capacidades de percepción que se atribuyen
la percepción también depende de la actividad que el únicamente a la compleja interconexión neuronal de la
individuo esté realizando en ese momento. El efecto de corteza humana no solo las presentan otros mamíferos,
contraste solo aparece cuando el cerebro procesa la figu- sino también aves y peces. Ello no significa que cada
ra como un todo. En las personas, con su estilo de pro- especie perciba el mundo de igual forma. Existen dife-
cesamiento más bien global, ocurre casi siempre; pero rencias según el nicho ecológico, las tareas y las prefe-
en las gallinas o en las palomas, solo a veces. rencias individuales. Investigar dónde radican esas disi-
A pesar de todo, no solo las diferentes especies anima- militudes en los animales puede ayudar a entender mejor
les registran las ilusiones ópticas de forma distinta, sino el sistema visual humano. H

PA R A S A B E R M Á S

Perception of subjective contours in fish. V. A. Sovrano y A. Bisazza en Perception, vol. 38, págs. 579-590, 2009.
Receptive field focus of visual area V4 neurons determines responses to illusory surfaces. M. A. Cox et al. en Proceedings of the
National Academy of Sciences of the USA, vol. 110, págs. 17.095-17.100, 2013.
Perception of the Ebbinghaus illusion in four-day-old domestic chicks (Gallus gallus). O. Rosa Salva et al. en Animal Cognition,
vol. 16, págs. 895-906, 2013.
A reversed Ebbinghaus-Titchener illusion in bantams (Gallus gallus domesticus). N. Nakamura et al. en Animal Cognition, vol. 17,
págs. 471-481, 2014.
The Ebbinghaus illusion in a fish (Xenotoca eiseni). V. A. Sovrano et al. en Animal Cognition, vol. 18, págs. 533-542, 2015.

EN NUESTRO ARCHIVO

La realidad de los contornos ilusorios. Vilayanur S. Ramachandran y Diane Rogers-Ramachandran en MyC n.o 32, 2008.

MENTE Y CEREBRO 77 N.O 79 - 2016


SYLL ABUS

Las auras migrañosas


Las causas de la migraña continúan siendo un misterio. Una posible
clave para descubrirlas podría esconderse tras las auras migrañosas.
Pero ¿qué son? ¿Qué se sabe de ellas?
MARKUS DAHLEM

GETTY IMAGES / IKON IMAGES / CATH RILEY

Los científicos buscan descifrar qué ocurre en el cerebro de los pacientes con migraña.

MENTE Y CEREBRO 78 N.O 79 - 2016


E L AU TO R

Markus Dahlem es neurofísico e investiga


las causas y formas de las migrañas en el
Instituto de Física de la Universidad
Humboldt de Berlín.

D
espués del almuerzo, la directora Pogge este pasaje de la novela en un síntoma frecuente de la
sufrió migraña, relataba en 1931 el enfermedad: el aura migrañosa.
escritor alemán Erich Kästner en su La connotación espiritual de la palabra aura puede
libro infantil Puntito y Antón. «Las llevar a pensar que el término resulta desafortunado en
migrañas son dolores de cabeza inclu- este contexto. Sin embargo, dicho fenómeno puede pre-
so cuando no se tienen», describía el sentarse como un supuesto halo místico en torno a los
autor no sin cierta sorna. Pero, en el fondo, el comen- objetos. Los juegos de luces visionarios en las historias
tario alberga parte de verdad: alrededor del 5 por cien- bíblicas de los apóstoles cumplen los criterios diagnós-
to de las personas que sufren migrañas no experimentan ticos clásicos de un ataque de migraña. También santa
ni dolor de cabeza ni ataques dolorosos. Sin embargo, Hildegarda de Bingen (1098-1179) experimentó síntomas
ello no justifica que se incluya este trastorno en el saco alucinatorios, los cuales interpretó como apariciones
de las hipocondrías, como se ha hecho en ocasiones. Al divinas.
parecer, el dolor de cabeza es solo uno de los síntomas Los médicos incluyen en las auras migrañosas otros
de esta compleja dolencia, cuyas causas siguen en la fenómenos ópticos y otras percepciones características,
penumbra. como es la visión de una mancha ciega en el campo visual
La migraña es una enfermedad muy extendida. Dos o la sensación de entumecimiento en determinadas
de cada cinco mujeres y uno de cada cinco hombres la partes de la cabeza. Algunos afectados sienten un hor-
padecen al menos una vez en la vida. Según indica un migueo en el brazo, bien oyen sonidos, susurros o voces,
estudio de la Organización Mundial de la Salud, ello su- sin motivo alguno. También pueden darse trastornos del
pone que la migraña representa casi el 3 por ciento de las sentido del gusto o dificultades para encontrar las palabras
enfermedades a escala mundial. Este análisis, elaborado con las que expresarse.
por primera vez en 1990 y actualizado en 2010, evalúa Serene Branson, periodista de la cadena de televisión
numerosos diagnósticos relacionados con la mortalidad, estadounidense CBS, protagonizó uno de estos episodios
pero también con la reducción de la calidad de vida. Las en directo durante la ceremonia de entrega de los premios
cefaleas migrañosas ocupan el octavo lugar de esta lista e Grammy de 2011. De repente, su habla se convirtió en
incluso ascienden a la primera posición si se consideran una farfulla incomprensible, lo que provocó que se
solo los trastornos neurológicos. Alrededor de un 1 por ­interrumpiera la emisión. El percance se difundió por
ciento de la población sufre un ataque de migraña a la Internet. En declaraciones posteriores, Branson explicó
semana. que interpretaba el ataque como un aviso de que debía
Durante el ataque, los afectados perciben el mundo prestarle más atención a su salud.
que les rodea, y a veces también su propio cuerpo, como
si estuviera deformado. En 1955, el psiquiatra John Todd Antes del dolor
(1914-1987) introdujo el concepto de síndrome de Alicia Por lo común, el aura migrañosa empieza poco a poco y
en el País de las Maravillas. En la novela homónima del es de corta duración. Incluso cuando se presentan varias
autor Lewis Carroll (1832-1898), Alicia, la protagonista auras, la fase total finaliza a las pocas horas y la mayoría
del relato, ve cómo, tras comerse un hongo, su cuerpo se de las veces es seguida de un estado de dolor de cabeza.
reduce para luego crecer hasta un volumen gigantesco. Pero, desde hace un tiempo, los investigadores intentan
Probablemente Carroll (de nombre real Charles Ludwid- responder las siguientes preguntas: ¿qué sucede en el
ge Dodgson), quien padecía migrañas, se inspiró para cerebro durante las auras migrañosas?, ¿qué procesos

¿Qué es? Muchos pacientes con migraña informan de extrañas sensaciones ópticas: las auras
­migrañosas. Se trata de ilusiones visuales en las que los afectados perciben figuras
­parecidas a líneas zigzagueantes o imágenes deformadas (fortificaciones) que acaban creando una mancha ciega
en el campo visual. Estos síntomas suelen durar pocas horas y preceden a la fase de cefalea.

MENTE Y CEREBRO 79 N.O 96 - 2016


MIGRAINE ACTION ASSOCIATION Y BOEHRINGER INGELHEIM 
Algunas personas con migraña perciben unas formas zigzagueantes en su campo visual durante las auras
­migrañosas. El dibujo reproduce uno de estos fenómenos, también denominados «fortificaciónes».

fisiológicos se esconden detrás de las auras? y ¿qué rela- nadas propiedades: el contorno, la forma o el color. Se
ción tienen con los otros síntomas, en particular, con el activan cuando descubren su «estímulo preferido», por
dolor a menudo muy intenso? lo que también son conocidas como células detectoras.
En las auras visuales suelen aparecer formas caracte- En la corteza visual primaria (V1) se alojan las células
rísticas en el campo visual: los afectados ven, de repente, detectoras del contorno, las cuales se asociaron con el
figuras zigzagueantes en forma de hoz que en ocasiones patrón de zigzag que presentan las fortificaciones. Ello
se mueven, crecen o se funden unas con otras. De ello depende de la ordenación de las neuronas participantes;
queda una mancha ciega por la que se deslizan las imá- dicho de manera sencilla, si se estimulan las neuronas
genes. Todo este proceso visual desaparece, más o menos, detectoras del contorno en el campo visual aparecen
al cabo de una hora, aunque la agudeza visual resta contornos.
mermada durante todo el ataque de migraña. A estos Otros tipos de auras migrañosas también pueden
patrones típicos de las auras se los conoce también como explicarse de esta manera, ya que cada región de la cor-
fortificaciones, puesto que recuerdan a construcciones de teza cerebral está especializada en funciones determina-
defensa militar. das. De este modo, cuando la actividad neuronal en la
Todo ello sucede sin que sea necesario un estímulo corteza cerebral se extiende, las fortificaciones pueden
exterior. Las neuronas se excitan «por sí solas», de ma- dar paso a otros fenómenos, entre ellos, ceguera de colo­
nera que originan las figuras mencionadas. La forma y res o zonas ciegas en el campo visual, apraxia (incapaci-
el curso de las fortificaciones revelan qué células partici- dad de mover una parte del cuerpo) o afasia (incapacidad
pan en este proceso. La arquitectura de la corteza cerebral de nombrar un objeto). Incluso cabe la posibilidad de
resulta esencial para ello: las neuronas de la corteza visual que ocurran metamorfosis tan curiosas como el síndro-
no se hallan distribuidas al azar, sino que se ordenan me de Alicia en el país de las maravillas. Esta diversidad
según su función. Respectivamente, procesan determi- de auras refleja la estructura de nuestro cerebro: son

¿Por qué? Las auras migrañosas se deben a una onda de despolarización que se propaga
por la corteza cerebral. Todavía no se conoce el lugar exacto donde se origina esta
­depresión cortical propagada (CSD, por sus siglas en inglés), aunque se barajan diversas hipótesis. Tampoco
se sabe la relación de la CSD con los dolores de cabeza posteriores que suelen sufrir las personas con migraña.

MENTE Y CEREBRO 80 N.O 79 - 2016


SYLL ABUS

¿Hay tratamiento? Todavía no se conoce un tratamiento eficaz para prevenir


o aliviar las migrañas. No obstante, a partir de los r­ ecientes
hallazgos y mediante modelos computacionales, los investigadores pretenden determinar en un futuro p ­ róximo
el origen y el curso de las ondas migrañosas con el fin de neutralizar y prevenir el dolor típico de la migraña.
No descartan la posibilidad de que la ciencia ciudadana contribuya a este objetivo.

mapas neuronales inversos que revelan la arquitectura Según dicha teoría, solo en una segunda fase, las altera-
funcional de la corteza cerebral. Según señaló el neuro- ciones de flujo sanguíneo provocarían la activación de
científico Bernhard Hassenstein (1922-2016): «[las auras las neuronas cerebrales. Sin embargo, en los años ochen-
migrañosas] son un privilegio que nos da la naturaleza ta se constató que el proceso sucede a la inversa: la acti-
para mirar en el propio cerebro». vidad de las neuronas precede a las alteraciones en los
Pero ¿por qué durante las auras las neuronas se activan vasos sanguíneos.
de manera intensa primero, luego enmudecen y final- El ingeniero Paul van Valkenburgh aportó datos que
mente provocan alteraciones en el campo visual? Hasta apoyaban este hallazgo. Durante muchos años documen-
el cambio de siglo, la mayoría de los investigadores tó las fortificaciones que padecía plasmándolas sobre
atribuían ese fenómeno a una alteración en la irrigación papel. Creó centenares de dibujos precisos. Más tarde,
sanguínea de las áreas cerebrales afectadas. Durante un junto con mi equipo e investigadores de la Escuela de
aura migrañosa, el flujo sanguíneo se hallaría disminui- medicina de Harvard, comparamos estas representacio-
do de forma momentánea y luego volvería a aumentar nes con el patrón de circunvoluciones de la corteza visual
hasta la medida normal, de modo que la dilatación de de Van Valkenburgh que revelaban las imágenes de to-
los vasos sanguíneos provocaría los dolores de cabeza. mografía por resonancia magnética. Los dibujos coinci-

Tiempo transcurrido

¿Cómo medir las ondas migrañosas?


0 minutos
Los investigadores no consiguen, ni con las modernas
técnicas de neuroimagen, trazar con exactitud una de­ Corteza visual primaria
presión cortical propagada (CSD, por sus siglas en in­ (señalada en blanco)
glés). Diversas razones explican esa dificultad: en pri­
mer lugar, la CSD aparece de forma espontánea, por lo 21,3 minutos
que resulta difícil determinar el momento exacto de su Área estimulada
aparición. En segundo lugar, la onda se propaga lenta­ (en rojo y amarillo)
mente: para recorrer una circunvolución cerebral de
tres centímetros necesita unos diez minutos. Y en tercer
lugar, la medición mediante electroencefalografía en la 23,4 minutos
superficie craneal se ve alterada por fluctuaciones igual
de lentas que acontecen en las meninges. En consecuen­
cia, para seguir el curso de una CSD se han de colocar
electrodos directamente en la corteza cerebral. Ello solo
24,5 minutos
es posible en algunos casos, por ejemplo, durante inter­
venciones quirúrgicas.
CORTESÍA DE NOUCHINE HADJIKANI, EPFL

La tomografía por resonancia magnética funcional


(RMf) permite elaborar una tosca reconstrucción de
una onda migrañosa en la superficie del cerebro. Las fi­ 26,6 minutos
guras de la derecha reproducen una proyección me­
diante RMf de la corteza visual primaria situada en la
parte posterior de la cabeza. La CSD se propaga a través
de la corteza cerebral a una velocidad de dos a tres milí­
metros por minuto. 31 minutos

Nature Reviews Neurology, vol. 9, págs. 637-644, 2013

MENTE Y CEREBRO 81 N.O 79 - 2016


SYLL ABUS

«Mis propias experiencias como paciente migrañoso


LUIGI NOVI / CREATIVE COMMONS CC-BY-3.0

despertaron pronto mi interés por el cerebro, sobre


todo por el procesamiento visual»
Oliver Sacks (1933-2015), neurólogo y autor, entre otros superventas, de Migraña

dían con el curso de una onda de estimulación neuronal sobre todo en la entrada de los surcos y en sus muy
que seguía el plegamiento de su corteza. plegadas paredes laterales. En este lugar puede surgir con
Desde mediados de los años cuarenta se sabe, a partir rápidez un trastorno de la comunicación intracelular y
de estudios con animales, que determinadas lesiones desarrollarse con ello una CSD. De acuerdo con la se-
cerebrales desencadenan la depresión cortical propagada gunda hipótesis, la onda se propagaría a lo largo de de-
(o CSD, por sus siglas de cortical spreading depression). terminadas rutas a través de la corteza cerebral. Los surcos
De forma similar a la ola que forma el movimiento coor- de la corteza cerebral varían de unas personas a otras, por
dinado del público en un estadio de fútbol, la estimulación lo que existe un patrón individual de onda que da lugar
se propaga a través del tejido nervioso. El término depre- a las fortificaciones o a otras particularidades.
sión se refiere al hecho de que la penetración masiva de Pero nuestras simulaciones por ordenador nos pro-
partículas con carga eléctrica produce una negativación porcionaron argumentos para una tercera hipótesis sobre
reforzada en la parte exterior de la membrana neuronal, la causa por la que la CSD queda limitada espacialmente
lo que ocasiona que el tejido cercano se recargue. Las y no se difunde a lo largo de toda la corteza cerebral.
neuronas estimuladas liberan grandes cantidades de iones Quizás exista un mecanismo que origina que estas ondas
de potasio, los cuales se difunden espacialmente a partir se propaguen en una dirección en vez de formar círculos
de una concentración determinada, de manera que llegan concéntricos. Este «mecanismo de freno» pudiera estar
a puntos lejanos y «contagian» a las células vecinas. Ello relacionado con el incremento del flujo sanguíneo que
pone en marcha una reacción en cadena. suele aparecer en las migrañas; por el contrario, la depre-
sión propagada acontece con un abastecimiento limitado
Puntos calientes en la corteza cerebral localizado.
Junto con científicos del Instituto de Física de la Univer- Necesitamos más estudios clínicos para investigar
sidad Humboldt de Berlín, elaboramos simulaciones por nuestras hipótesis. Los modelos matemáticos perfeccio-
ordenador que demuestran que el plegamiento de la nados deberían incluir más detalles anatómicos, entre
corteza cerebral determina en qué áreas se propaga la estos, la estratificación de la corteza cerebral o la densidad
CSD. Los cálculos que realizamos a partir de los datos de y el curso de las fibras que conectan diversas regiones
Van Valkenburgh nos sugirieron dos hipótesis: por una cerebrales. Dado que por motivos técnicos todavía no
parte, sospechábamos que en la corteza cerebral existen resulta posible captar directamente la onda migrañosa
unos «puntos calientes» donde se desencadena una de- con el EEG u otros métodos similares, de momento de-
presión propagada. Según nuestros resultados, se hallarían bemos apoyarnos en modelos computacionales.
La experimentación animal apenas sirve para in­
vestigar las migrañas. Aparte de que resulta difícil de-
mostrar auras o dolores de cabeza en los roedores, la
Fases de la migraña corteza cerebral de estos animales no posee pliegues
comparables a los de los humanos. Confiamos en que
La migraña es una enfermedad crónica que se mani­ los nuevos modelos computacionales nos permitan
fiesta en forma de ataques repetidos que cursan de for­ resolver las cuestiones que todavía carecen de respues-
ma típica. Un ataque migrañoso suele empezar por una ta: ¿por qué dos tercios de las personas que sufren
fase prodrómica de un día de duración y en la que la migrañas no presentan ningún tipo de aura? ¿Se com-
persona afectada siente un hambre canina, una sensi­ pensa en ellas la depresión propagada de alguna forma,
bilidad exagerada a la luz o se muestra muy irritable. o sencillamente, los síntomas de dicho fenómeno pasan
­Alrededor de un tercio de los pacientes sufren a conti­ desapercibidos?
nuación la fase del aura. Después, o superponiéndose Con todo, la gran controversia de esta investigación
con el aura, aparece el síntoma principal de la migraña: se centra en dos preguntas: ¿cómo surge el dolor de
el dolor de cabeza insistente, que puede durar hasta cabeza típico de las migrañas? y ¿qué relación guarda
72 horas. El esfuerzo corporal incrementa la cefalea, la depresión propagada con ese síntoma? Cada una de
que puede acompañarse de náuseas. estas ondas acontece junto con la liberación de sustan-

MENTE Y CEREBRO 82 N.O 79 - 2016


cias que pueden atravesar las meninges y allí actuar
como sustancias nocivas; fenómeno que los médicos
conocen también como «sopa inflamatoria». Nuestras
simulaciones nos sugieren que el tipo y la dimensión
de la intrusión, y con ello la inflamación, dependen de
la localización del patrón de onda de la CSD, por lo que
se producen síntomas dolorosos diferentes en cada
individuo.
Un próximo e importante paso para la investigación
de las cefaleas migrañosas sería comparar los distintos
patrones de onda, clasificados según su curso anatómico,
con los síntomas del ataque de migraña. Ello podría con-
tribuir a desarrollar tratamientos más precisos que los
actuales. Una posibilidad sería encauzar la depresión
propagada desde el exterior mediante estímulos adecua-
dos. Los métodos que usan para ello van desde la esti-
mulación local mediante corrientes eléctricas y campos
magnéticos hasta ultrasonidos focalizados. Tal vez se
podrían alterar las propiedades del tejido que se encuen-
tra en los puntos calientes, así como del que se halla a lo
largo de las vías centrales de difusión. De este modo, se
evitaría la formación de ondas migrañosas o se podrían
frenar de manera precoz, con lo que desaparecería el
ataque.
A pesar de que las primeras demostraciones de la
depresión cortical propagada se remontan a más de se-
tenta años, la cortina que cubre las causas de la migraña
se va descorriendo poco a poco. Los métodos de neu-
roimagen, con el apoyo de los modelos computacionales,
han aportado conocimientos sobre el papel que desem-
peñan las ondas de las auras. Lo que necesitamos ahora
son más estudios de casos como el de Van Valkenburgh.
En este punto valdría la pena contar con la participación
de la ciencia ciudadana: los profanos contribuirían a la
investigación si documentan, bajo la dirección de espe-
cialistas, sus propias auras migrañosas.
Estos dibujos podrían compararse con la arquitectura
cerebral de cada individuo y, a continuación, introducir
los datos en el ordenador. De esta forma, los pacientes
podrían participar de manera activa en la investigación
de su enfermedad, además de contribuir con ello a disi-
par algunos de los frecuentes prejuicios en relación a la
migraña. H

PA R A S A B E R M Á S

Migraine aura-retracting particle-like waves in weakly suscep-


tible cortex. M. A. Dahlem y N. Hadjihani en PLoS ONE, vol. 4,
e5007, 2009.
Hot spot and labyrinths: Why neuromodulation devices for
episodic migraine should be personalized. M. A. Dahlem et al.
en Frontiers in Computational Neuroscience, vol. 9, pág. 29, 2015.
Migraines and cortical spreading depression. M. A. Dahlem
en Encyclopaedia of Computational Neuroscience, dirigido por
D. Jaeger y R Jung, págs. 1712-1720. Springer, Nueva York,
Heidelberg, Dordrecht, Londres, 2015.
ILUSIONES

Equivocaciones
­mágicas
Los ilusionistas se incautan de nuestra mente a través
de ambigüedades perceptivas
STEPHEN L. MACKNIK Y SUSANA MARTINEZ-CONDE

E
l célebre mago Slydini expone a la vista de todos Slydini realizó este prodigio por primera vez en 1978,
una caja vacía. En realidad no se trata de una caja, en el programa televisivo El show de Dick Cavett (derecha).
sino de cuatro paredes de cartón recubiertas de Fue uno de los trucos que le dieron fama. Pero si el juego
tela que forman un paralelogramo deformable, sin tapa de magia funciona no se debe solo a la increíble destre­
ni fondo. No obstante, sobre la mesa parece un recipien­ za del prestidigitador, sino que existe otro importante
te ordinario. motivo: el cerebro humano no puede responder a varias
Slydini empieza a formar bolas con hojas grandes de tareas a la vez. En otras palabras, no dispone de un modo
papel tisú amarillo; las estruja con el puño y luego las «multitarea».
redondea. Cada vez que realiza una da una palmada, ¡plaf!, El truco de este mago de origen italiano se basa en
y extiende el brazo, de manera que induce al público a provocar una situación ambigua que nos despista y nos
fijarse en su mano cerrada sin necesidad de palabras. Abre lleva a resolverla de modo erróneo. Cuando va a tomar
la mano; la bola sigue allí. No ha pasado nada. la mota de polvo de la caja se vale de ese movimiento
La mano de Slydini se cierra de nuevo en torno a la para dejar caer la bola en el interior del recipiente (pre­
bola de tisú, y empieza a girarla y serpearla de un lado viamente ha trasladado la bola de una mano a otra). El
a otro, con lentitud y gracia, como en una danza del recurso a la partícula de polvo justifica lo que, de otro
vientre. El ejercicio resulta fascinante. Con la mano modo, hubiera resultado una acción poco natural.
libre toma una imaginaria mota de polvo de la caja y El engaño funciona porque nuestro cerebro categori­
la espolvorea sobre la otra mano. Después la abre: la za automáticamente los movimientos ajenos, de manera
bola de tisú ha desaparecido. Cuatro bolas se esfuman que pronostica su finalidad. Si alguien empuja las gafas
de igual manera. Entonces, para dar el golpe de efecto hasta el puente de la nariz, damos por supuesto que antes
final, Slydini vuelca la caja hacia el público y demuestra se le han deslizado hacia abajo. Pero el mago puede va­
lo imposible: las cuatro bolas han reaparecido por arte lerse de ese mismo gesto para ocultar algo en su boca. Es
de magia. un movimiento ambiguo, aunque su finalidad parezca
obvia. El cerebro no concibe que una acción pueda tener
más de un propósito. Para crear la ilusión, Slydini tan
solo necesitó sesgar la percepción de los espectadores a
favor de una interpretación (pellizca una pizca de polvo
L O S AU TO R E S con la mano) y desdeñar la otra (la mano deja caer la
bola). En eso consiste la magia.
Susana Martinez-Conde y
Stephen L. Macknik son
catedráticos de oftalmología ADVERTENCIA
en la Universidad estatal de En la página 86 se revelan trucos de magia. Continúe
Nueva York. ­leyendo en caso de que quiera conocerlos realmente.

MENTE Y CEREBRO 84 N.O 79 - 2016


EL SHOW DE DICK CAVETT, CORTESÍA DE DAPHNE PRODUCTION GLOBAL IMAGEWORKS

MENTE Y CEREBRO
85
N.O 79 - 2016
ILUSIONES

A B

JASON LEE
C
Los poderes de la oscuridad
El mago Paul Daniels ha llevado las ambigüedades má­
gicas al sentido del tacto mediante un famoso truco lla­
mado Los poderes de la oscuridad. Un voluntario exami­
na una percha de alambre normal (A). A continuación,
y sin que el sujeto ni el público se percaten, un ayudante
sustituye la percha por otra a la que le falta un trozo de
alambre (B). Mientras el voluntario mantiene los ojos
cerrados, el mago simula que pasa la percha a través de
diferentes partes de su cuerpo (C). El público percibe que
se trata de una ilusión. te» su cuerpo. No considera la posibilidad de que la
El truco funciona porque el voluntario, quien ha ins­ percha posea una apertura: este fenómeno responde a
peccionado previamente la percha original, ignora que una aplicación práctica del principio de continuidad en
esta haya sido sustituida por una trucada. De esta mane­ el campo del tacto (véase la siguiente explicación).
ra, concluye que la percha cerrada traspasa «mágicamen­
La joven aserrada
Anthony Barnhart, además de científico de la cognición
D E
en el Colegio Carthage, es mago (artísticamente se le
conoce como Magic Tony). Según explica, ciertos trucos
de magia se fundamentan en ilusiones ambiguas basadas
en las llamadas leyes de la Gestalt referentes a la visión.
En concreto, el principio de continuidad afirma que el
sistema visual organiza los segmentos alineados en ob­
jetos continuos.
Barnhart ha propuesto que la ilusión de la mujer aserra­
da, un popular truco de magia, se inspira en indicios
visuales ambiguos de este tipo. En el truco estándar (D),
una imagen frontal de la caja invita a ver que se ha seg­
mentado la persona que se encuentra en su interior. Si
no se traza la silueta de la mujer (E), la ilusión resulta
JASON LEE

menos mágica: nos percatamos de que otras contorsiones


del cuerpo son posibles. H

PA R A S A B E R M Á S

Attention and awareness in stage magic: Turning tricks into research. S. L. Macknik et al. en Nature Reviews Neuroscience,
vol. 9, n.o 11, págs. 871-879, noviembre de 2008.
The exploitation of gestalt principles by magicians. Anthony S. Barnhart en Perception, vol. 39, n.o 9, págs. 1286-1289,
septiembre de 2010.
The put-and-fetch ambiguity: How magicians exploit the principle of exclusive allocation of movements to intentions.
S. Van de Cruys, J. Wagemans y V. Ekroll en i-Perception, vol. 6, págs. 86-90, abril de 2015.

MENTE Y CEREBRO 86 N.O 79 - 2016


Accede a la
HEMEROTECA
DIGITAL
DE TODAS NUESTRAS PUBLICACIONES

Suscríbete y accede a todos los artículos

PAPEL ARCHIVO DIGITAL


Elige la modalidad mixta Encuentra toda Accede desde cualquier
y recibirás también la i­nformación sobre ordenador o tableta
las revistas impresas el desarrollo de la ciencia al PDF de más de 8000
correspondientes al y la tecnología durante artículos elaborados
­período de suscripción los últimos 30 años por expertos

www.investigacionyciencia.es
RETROSPECTIVA

El alquimista
del alma
El farmacéutico y químico Alexander Shulgin creó casi la mitad
de las drogas de diseño que se conocen hoy en día: más de cien.
Comprobaba los efectos de las sustancias en su propia persona
S T E FA N K L E I N
CORBIS / SCOTT HOUSTON

MENTE Y CEREBRO 88 N.O 79 - 2016


L
a primera vez que Alexander Shulgin experimentó Cuando tenía frío, encendía un fuego en un rincón
con «sustancias curiosas» tenía siete años de edad. del cobertizo. El brillo de las llamas se reflejaba en el caos
Alguien le había regalado un juego de química que de tuberías, serpentines de destilación y matraces de
contenía, entre otros compuestos, ácido sulfúrico y bi- Erlenmeyer que colgaban de varillas oxidadas. Unos dos
carbonato sódico. Pero Sascha, como le solían llamar, en mil frascos de vidrio con reactivos, microbalanzas, bom-
seguida se aburrió del juguete infantil. Empezó a reunir bas de vacío, telarañas y hasta un muñeco de vudú llena-
polvos de tiendas y garajes y a «cocinar» con ellos. Las ban el lugar. «Todo laboratorio que se precie debería
mezclas silbaban y apestaban; las llamas cambiaban de tener uno», afirmaba Shulgin.
color. Y los reactivos se convertían en productos nuevos Ningún químico actual conseguiría tanto como él en
y maravillosos. un entorno tan primitivo. Describió sus síntesis en 150
Visité a Shulgin en la primavera de 2001. Su laborato- publicaciones, 20 patentes y tres libros. La más conocida
rio recordaba al de un alquimista. Ocupaba el cobertizo de sus producciones se denomina 3,4-metilendioxime-
de chapa ondulada de su finca de California. Las bajas tanfetamina, MDMA o éxtasis: la droga recreativa de
temperaturas invernales de las colinas de San Francisco toda una generación.
le venían como anillo al dedo. «De esta manera, las sus-
tancias químicas duran más», explicaba Shulgin. La de- Firme hasta el día de su muerte
sordenada cabellera canosa, la barba blanca y la camisa Probablemente nadie ha ahondado con tanto detalle y
hawaiana que vestía le daban un aspecto a medio camino tanta seriedad en el ámbito de las drogas y sus efectos
entre hippie tardío, hechicero e investigador genial. como Shulgin. La MDMA era su droga favorita. Hace ya

Alexander Shulgin
(1925-2014) descubrió
en su aparentemente
caótico laboratorio las
fórmulas de numerosos
psicotrópicos sintéticos.

En síntesis: Las fórmulas


de una historia de amor

1
El químico estadounidense Alexander Shulgin
(17 de junio de 1925-2 de junio de 2014) quería
socializar los psicotrópicos. A lo largo de su
vida, desarrolló más de 100 variantes y publicó sus
fórmulas.

2
Las sustancias psicotrópicas alteran las expe-
riencias y sensaciones. Quienes las consumen
perciben su mundo interior y exterior de otra
manera. El riesgo de adicción es muy bajo.

3
La MDMA o éxtasis era la droga favorita de
Shulgin. Inunda el cerebro de serotonina y de
una sensación de bienestar, No obstante, su
consumo prolongado deja tras de sí daños
neuronales.

MENTE Y CEREBRO 89 N.O 79 - 2016


sustancias que modificaban la percepción del tono de los
sonidos y otras que parecían detener el tiempo. Algunas
de sus creaciones arremolinaban la corriente de los pen-
E L AU TO R samientos o le producían orgasmos de una intensidad
auténticamente terrorífica. Otras sustancias no surtían
Stefan Klein es doctor en física, filósofo ningún efecto o solo lo adormilaban. Algunas lo agitaban:
y escritor científico.
«El papel pintado de las paredes venía hacia mí y me daba
un apretón de manos». Un par de veces, sus experimen-
tos estuvieron a punto de provocarle un ataque epilépti-
mucho tiempo que se sospecha que, a largo plazo, daña co. «Pero los viajes más desagradables pueden ser los más
el cerebro de quienes la consumen. Pero Shulgin se mu- valiosos», señalaba Shulgin. «Son de los que más se
rió convencido de que el éxtasis podía considerarse una aprende».
bendición para la humanidad. Esgrimía todos los argu- Para él, las drogas abrían una ventana a la mente hu-
mentos posibles para defender la reputación de su «hijo mana. Con ese nombre, «ventana», llamó a la MDMA,
descarriado». hoy más conocida como éxtasis. Esperaba que los cien-
La MDMA o éxtasis solo era uno de los múltiples tíficos aprendiesen a entender mejor la bioquímica na-
psicotrópicos que habían salido del cobertizo de Shulgin. tural del cerebro si veían el modo en que reaccionaba el
Este químico, hijo de inmigrantes rusos, era una eminen- organismo ante sustancias extrañas. Además, el consu-
cia en el ámbito de las sustancias psicotrópicas sintéticas. midor de psicotrópicos podía acceder a su propia alma,
Creó casi la mitad de las drogas de diseño conocidas hoy indicaba Shulgin. «Quien emprende un viaje ve ángeles
en día: más de 100 sustancias distintas. y demonios, pero en realidad solo se encuentra consigo
Su virtuosismo en el laboratorio se debía a un don mismo».
extraordinario: podía evocar ante su «ojo interno» las Después de probar una nueva sustancia, invitaba a un
estructuras químicas, contemplarlas desde todos los grupo de doce amigos a su finca para observar la reacción
ángulos y jugar con ellas como una suerte de malabaris- que causaba en otras personas. Proporcionaba a sus in-
ta que lanza sus mazas con gran precisión. No calculaba, vitados una dosis minúscula, pero si la admitían bien, les
sino que observaba el modo en que unas moléculas les ofrecía más. Describía su modo de proceder de la
complejas se transformaban en otras y cómo los reactivos siguiente manera: «Es como cuando un batallón de sol-
se ajustaban unos a otros igual que una llave encaja con dados cruza un puente por primera vez en territorio
su cerradura. «La química me provoca tanto placer como desconocido; en cuanto alguien percibe malas vibracio-
a otras personas el sexo o la música», decía. nes, todo el pelotón se detiene.» En una ocasión renunció
Shulgin empezó a experimentar con drogas en 1960. a un grupo de drogas de nueva hornada porque provo-
Sintetizó mescalina, un estupefaciente que utilizaban los caron reacciones demasiado diversas en los sujetos que
indios americanos desde hacía tiempo y que provoca las consumieron.
alucinaciones. Por aquella época, Shulgin acababa de
doctorarse en química por la Universidad de California Sin dependencia física
en Berkeley, pero ya trabajaba para una multinacional Los psicotrópicos desarrollados por Shulgin presentan
de productos químicos, donde tenía carta blanca para una característica en común: su uso no causa una adicción
trajinar en el laboratorio. ¿El motivo? Había descubierto física y la dependencia psíquica es apenas apreciable si
un insecticida sumamente rentable para la empresa. se compara con otras drogas, como el alcohol o la nico-
La capacidad de visión espacial a la que debía su éxito tina. Aunque también experimentó en su propio cuerpo
era extraordinaria. En cambio, a duras penas reconocía con la heroína y la cocaína, esas sustancias le repugnaban.
los rostros o distinguía el amarillo del azul. Incluso, según «Son drogas que solo sirven para huir de la realidad. No
explicaba, soñaba en blanco y negro. «La mescalina me permiten la introspección. La cocaína proporciona solo
enseñó a ver», afirmó. «De repente reconocía los objetos una extraña y engañosa embriaguez de poder», sostenía.
con una nitidez que antes no existía. ¡Percibía todo un
universo en la cabeza de una abeja! Pero, sobre todo, la
droga me abrió el mundo de los colores, como si hubie-
ra echado abajo una puerta que ocultaba algunas facul-
tades de mi cerebro. Donde antes solo había un par de
Para Shulgin,
sombras ahora veía espectros de miles de tonalidades».
Se inició en los entonces conocidos representantes de las drogas abrían
sustancias psicotrópicas sintéticas y los transformaba una
y otra vez en nuevas fórmulas químicas. De esta manera una ventana a la
se adentró en todo un universo de drogas desconocidas.
Y era el primero en probar todo lo que creaba. Descubrió mente humana
MENTE Y CEREBRO 90 N.O 79 - 2016
RETROSPECTIVA

Éxtasis y «drogas psicodélicas»


La droga recreativa MDMA se in- Las drogas alucinógenas alteran sumen se quedan «colgados» en ese
cluye en el grupo de las anfetami- la percepción y provocan, como su estado y desarrollan una psicosis o
nas. También se conoce bajo los nombre indica, alucinaciones. Las sufren flashbacks, es decir, el retor-
nombres de éxtasis (acortado como más conocidas son la psilocibina (se no de los efectos de la droga bastan-
«XTC», «X», «E»), «rola», «pasti» o halla en determinados hongos), la te tiempo después de que hayan
«molly». Se consume sobre todo en mescalina (en el cactus peyote) y la menguado. Además, existe la posi-
forma de pastilla, fumada o esnifa- dietilamida del ácido lisérgico bilidad de que se presenten varia-
da. Entre una y tres horas después (LSD). La ketamina y la fenciclidina ciones del pulso, náuseas, vómitos y
de tomarla, mejora el estado de (PCP), el gas hilarante y los princi- dolores de cabeza. No parece existir
ánimo y aumenta la consciencia de pios activos procedentes del estra- un riesgo de dependencia.
uno mismo. También provoca exci- monio y la Amanita muscaria tam- De manera similar, aunque más
tación o relajación, además de una bién pertenecen a este grupo de débil, actúa la psilocibina, sustancia
sensación de proximidad y unión sustancias, también denominadas presente en diversos tipos de hon-
con las personas del entorno. Pre- «psicodélicas». gos y que el cuerpo transforma en
senta un riesgo de adicción bajo, El LSD se toma en forma de pas- psilocina. Los hongos pueden co-
pero las autoridades advierten de tilla o, tras aplicar una gota en un merse crudos o desecados o beberse
otros peligros y efectos secunda- trocito de papel, se chupa o se traga. en forma de infusión.
rios: angustia, psicosis, hiperten- Una media hora más tarde, el foco Por lo general, el consumo de las
sión arterial, aumento de la tempe- de atención del consumidor se des- sustancias mencionadas es ilegal.
ratura, ataques epilépticos, infarto plaza hacia el interior; las percep- Sin embargo, la mayoría de los ex-
de miocardio y disfunción orgáni- ciones sensoriales se difuminan y pertos opinan que la batalla librada
ca. El consumo regular de éxtasis a los pensamientos se asocian libre- durante décadas contra las drogas
menudo causa depresiones y dete- mente. Este estado se prolonga va- ha fracasado. Muchos consideran
rioro en la memoria y la capacidad rias horas; a veces incluso varios que debería replantearse el modo de
de atención. días. En ocasiones, quienes lo con- abordar el problema.

Los psicotrópicos actúan de manera distinta a las tividad; la DEA precisaba de sus servicios, porque sabía
sustancias adictivas como el alcohol, la nicotina, la he- más que nadie sobre drogas sintéticas. En su cobertizo,
roína y la cocaína. Estas últimas modifican, sobre todo, Shulgin llevó a cabo análisis para la DEA; también com-
la cantidad de dopamina libre en el cerebro. Este neuro- parecía ante los tribunales como perito. Incluso el manual
transmisor, que produce el propio cuerpo, genera la sobre la legislación estadounidense en torno a las drogas
sensación de placer e incrementa la confianza en uno que redactó en su día se convirtió en un clásico que
mismo; pero, sobre todo, provoca la necesidad de con- hasta ahora no falta en los escritorios de las autoridades.
sumir más. Las sustancias psicotrópicas, por el contrario, Tal era la estima que le tenían, que en los años ochenta,
influyen en el metabolismo de la serotonina, hormona cuando se casó con Ann, su segunda esposa, la DEA
que regula los estados de ánimo, el miedo, la sexualidad, mandó en avión a un predicador laico para que oficiara
la agresividad y la temperatura corporal. La subida de los la ceremonia.
niveles de serotonina produce una sensación agradable.
De la misma manera que tomar un baño caliente resulta Un laboratorio amenazado
placentero sin ser adictivo, los psicotrópicos tampoco Con todo, el matrimonio y los agentes de autoridad
causan un ansia irrefrenable de la droga. chocaban de vez en cuando. Eso sucedía, por ejemplo,
Sin embargo, la policía estadounidense pasaba por cuando se nombraba un nuevo sheriff en el valle que
alto estas sutiles diferencias, puesto que el Gobierno fe- desconocía el pacto con la DEA. Los funcionarios cerca-
deral había declarado la guerra a todas las drogas sin ban la finca, arrestaban a la pareja y amenazaban con
excepción. Pero Shulgin llegó a un acuerdo con las auto- tirar abajo el laboratorio con máquinas buldócer. Con el
ridades. Desde que dejó su trabajo en 1966 y trasladó fin de que los visitantes de uniforme se lo pensaran dos
todo su laboratorio al cobertizo de la finca donde residía, veces antes de actuar, Shulgin había atornillado en la
se ganaba la vida ejerciendo de consultor. Vivía en sim- puerta de su barraca una placa amarilla que advertía:
biosis con la Agencia Federal Antidrogas (DEA, por sus «Radioactivo».
siglas en inglés) de Washington, la autoridad de prose- A punto estuvo de perder la esperanza cuando, en 1986,
cución penal para delitos de tráfico y consumo de sus- la DEA prohibió la MDMA (alias éxtasis), hasta entonces
tancias ilegales. Shulgin necesitaba que tolerasen su ac- considerada legal. Aparecieron los primeros científicos

MENTE Y CEREBRO 91 N.O 79 - 2016


psiquiatras estadounidenses usan esta sustancia de ma-
nera ocasional para tratar a pacientes con trastorno por
estrés postraumático.) Pero en lugar de aprovecharse para
aliviar el sufrimiento psíquico, la MDMA se convirtió en
un estimulante para salir de juerga. Un traficante espa-
bilado la rebautizó con el nombre de «éxtasis». A Shulgin
le pareció bien: «Prefiero ver a los jóvenes tragando éx-
tasis que alcohol», afirmaba. La nueva sustancia no
convertía a sus usuarios en adictos ni los volvía agresivos,
A. SHULGIN EN PHARMACOLOGY LAB BOOK 2, PÁG. 238, 1976-80; CORTESÍA DE EROWID.ORG

simplemente los hacía felices. «Genera un sentimiento


cálido de comunidad entre quienes bailan antes nunca
visto», describía el químico.
Si bien no le parecía cuestionable que se consumieran
pastillas en las fiestas, sí le asombraba que esa conducta
despertara tanta sorpresa. Al fin y al cabo, en los rituales
más antiguos de la humanidad se recurría al baile y a las
drogas, argumentaba. «La sociedad se escandaliza porque
la felicidad le resulta un estado inquietante.»
Sin embargo, una y otra vez se daban casos de adoles-
centes que, bajo el influjo del éxtasis, bailaban hasta
morir. El movimiento salvaje hacía que su cuerpo se
recalentara y alcanzase 42 grados de temperatura, hasta
que el corazón les fallaba. Esa era la consecuencia más
peligrosa de la MDMA. Pero en opinión de Shulgin, esas
tragedias no podían atribuirse a un efecto negativo de la
droga en sí misma: «Las personas que consumen psico-
Shulgin anotó las fórmulas químicas y los efectos de los trópicos también deben saber cómo manejarse con ellos»,
psicotrópicos descubiertos por él en siete cuadernos de solía aclarar. No obstante, muchos jóvenes se ven supe-
laboratorio que publicó en Internet (www.erowid.org/ rados por la situación, puesto que con frecuencia no
library/books_online/shulgin_labbooks). saben lo que consumen: las pastillas que compran como
éxtasis en la calle raramente son puras; muchas ni siquie-
ra contienen MDMA.

que alertaban a la opinión pública de que esa sustancia Derecho a la ebriedad


podía causar daños graves e irreparables en el sistema Existe la sospecha de que esta droga afecta las neuronas
nervioso. Aunque el propio Shulgin no se vio afectado cerebrales. Con una precisión casi inigualable por nin-
por la prohibición —podía seguir haciendo lo que quería, guna otra sustancia, la MDMA provoca la liberación de
como hasta entonces—, su decepción fue enorme. serotonina, de manera que «inunda» el cerebro, lo que
En sentido estricto, Shulgin no inventó el éxtasis; más produce una gran sensación de bienestar. El consumo
bien lo redescubrió. Los laboratorios de la farmacéutica repetido de éxtasis daña precisamente las prolongaciones
alemana Merck ya habían desarrollado dicha sustancia neuronales por las que la serotonina conduce el flujo de
en 1923. Pero el hallazgo permaneció olvidado en un información entre las neuronas. Aunque este efecto se
cajón. Hasta que en 1963, en el curso de sus investigacio- ha demostrado tanto en ratas como en humanos, todavía
nes, el químico decidió desempolvar las viejas fórmulas. se discuten las secuelas que la droga deja. Para Shulgin,
«Al principio me pareció que no pasaba nada», des- ni siquiera la sospecha fundada de que el consumo ha-
cribió Shulgin en una de sus primeras experiencias con bitual de MDMA podía alterar la memoria y desencade-
la MDMA. «No tenía alucinaciones, solo notaba cierta
inquietud en los dedos. Nada más. Sin embargo, algo
había cambiado. Me sentía ligero y feliz. Como si una
fuerza inaudita me impulsara, como si mi existencia
El químico colaboró
fuera mejor. No solo me sentía un ciudadano del mundo,
sino que habitaba todo el universo.» con la Agencia
La MDMA también atenúa la ansiedad ante recuerdos
desagradables, por lo que Shulgin consideró que las Federal Antidrogas
pastillas podían contribuir a la psicoterapia, como una
suerte de «penicilina para el alma». (Actualmente, los de Estados Unidos
MENTE Y CEREBRO 92 N.O 79 - 2016
RETROSPECTIVA

nar depresión constituía un motivo suficiente para ale-


jarse de las pastillas de éxtasis. A su parecer, el acusado
era inocente hasta que se probase lo contrario.
Por otra parte, no consideraba que la protección de
los ciudadanos frente a las drogas fuera en absoluto tarea
del Estado. Las autoridades deben informar sobre las
posibles secuelas, pero cada persona ha de tomar su
propia decisión. «Lo que yo haga con mi cuerpo no es
asunto de nadie», opinaba. Solo la venta de drogas a L I B RO S R E C OM E N DA D O S
menores debería estar prohibida.
Shulgin consideraba que embriagarse era un derecho PIHKAL: Una historia química de amor. Alexander
de toda persona. A su modo de ver, los psicotrópicos Shulgin y Ann Shulgin. Manuscritos, 2015.
enriquecían la vida, incluso pese a que muchos de los TIHKAL: La continuación. Alexander Shulgin y Ann
estados mentales que describía podían alcanzarse con Shulgin. Manuscritos, 2015.
otros métodos. «Claro que la meditación o la hipnosis
provocan también un gran estado de alerta y una per-
cepción agudizada, pero por que pueda cantar no dejaré
de escuchar discos», comentaba. químicas: las feniletilaminas y las triptaminas. También
Shulgin perdió su cruzada a favor de la MDMA. Tam- había descrito extensamente sus principios activos. Solo
bién la política que pretendía apartar a las personas de le quedaban pendientes pequeños detalles, explicaba;
las drogas salió derrotada. Las prohibiciones y las con- pero las nimiedades no eran lo suyo. Ya había iniciado
denas consiguieron, ante todo, enriquecer a los trafican- un nuevo campo de actividad: los cactus. Bajo los pinos
tes y llenar las cárceles. La MDMA se cuenta entre las y los cerezos de su finca prosperaban cientos de ejempla-
drogas ilegales más extendidas, según se desprende del res de plantas espinosas. Algunas recordaban a columnas,
Informe mundial sobre las drogas publicado por Nacio- esponjas o mazorcas de color verde pálido; otras se pa-
nes Unidas en 2015. El documento analiza el consumo recían tanto entre sí que Shulgin solo las distinguía por
de éxtasis, además del de cannabis, anfetaminas, cocaína, la forma de sus espinas. Los indios de Norteamérica y
opiáceos y opioides. Sudamérica utilizaban desde siempre todos esos vegeta-
Con todo, las autoridades no pueden hacer desapa- les para obtener drogas. Shulgin había descabezado
recer los conocimientos que Shulgin consiguió a lo muchos de sus cactus. Requería varios kilos de tejido
largo de 40 años de trabajo en su laboratorio. El inves- para pulverizarlo y extraer un par de gramos de principio
tigador hizo públicas todas sus fórmulas. Ante el horror activo.
de las autoridades responsables del control de drogas Su objetivo era conquistar un reino más de sustancias
en Washington, creó una pequeña editorial en su finca psicotrópicas. Poco después de mi visita, publicó una
y publicó dos libros que se convirtieron en éxitos de clasificación enciclopédica de todos los alcaloides iso-
venta. En PIHKAL: Una historia química de amor, una quinolínicos vegetales, un tipo de sustancias con efectos
obra de casi 2000 páginas, Shulgin cuenta su vida, sus potentes en el sistema nervioso central. El 2 de junio de
experiencias y amor por las drogas; Ann también narra 2014, Shulgin falleció a causa de un cáncer en su finca
su amor por Alexander. de California. Tenía 88 años. «Tantas drogas», se lamen-
Cuando lo visité 13 años antes de su muerte, Shulgin tó el investigador al despedirse de mí, «y tan poco
ya había explorado las dos grandes clases de sustancias tiempo». H

PA R A S A B E R M Á S

Memory disturbances in «ecstasy» users are correlated with an altered brain serotonin neurotransmission. L. Reneman et al.
en Psychopharmacology, vol. 148, págs. 322-324, 2000.
Working memory deficits in current and previous users of MDMA («ecstasy»). M. Wareing et al. en British Journal of Psychology,
vol. 91, págs. 181-188, 2000.
Human psychopharmacology of ecstasy (MDMA): A review of 15 years of empirical research. A. C. Parrott en Human
­Psychopharmacology Clinical and Experimental Journal, vol. 16, págs. 557-577, 2001.
The pharmacology of lysergic acid diethylamide: A review. T. Passie et al. en CNS Neuroscience & Therapeutics, vol. 14,
págs. 295-314, 2008.

EN NUESTRO ARCHIVO

Vivir mejor sin drogas. Steve Ayan en MyC n.o 14, 2005.

MENTE Y CEREBRO 93 N.O 79 - 2016


LIBROS

verse «como protagonista y responsable de sus actos».


Aquí se sitúa el punto de inflexión nunca explicitado:
el miedo del autor a equiparar la consciencia a sus
correlatos físico-químicos y, por tanto, a una justifica-
ción naturalista de las acciones morales. Al final del
libro, el autor intenta aportar un cierre categorial al
LA CONCIENCIA
debate resumiendo el problema en dos ejes: el nomo-
­INEXPLICADA
lógico y el nomogónico. En el primero, que consiste en
Juan Arana Cañedo-Argüelles el proceso de seguir leyes, sitúa al cuerpo (y al cerebro
Biblioteca Nueva, 2015 que este contiene), mientras que en el segundo adscri-
be la consciencia, la cual prescribe leyes (sic, debería
Desentrañar los misterios decir «normas», puesto que las leyes naturales no tienen
de la consciencia el mismo valor ontológico que las normas morales).
Los intentos por encontrar una explicación Además, la consciencia prescribe leyes (sic, de nuevo)
acorde a su dignidad. A qué se refiere Arana con estas
naturalista, ¿fallidos?
palabras constituye un misterio aún más insondable

E
l estudio de la consciencia es uno de los caballos que el que crea en torno a la consciencia. Plantea el
de batalla de las ciencias cognitivas en nuestros problema como si el proyecto naturalista justificara la
días. Por otro lado, la aproximación naturalista, posibilidad de la falacia naturalista, al mismo tiempo
que propone la explicación de la consciencia a partir de que una aproximación materialista causalista disminu-
su estructura física-biológica, constituye la tendencia yera el valor de la consciencia, una estructura cogniti-
con mayor predicamento en la actualidad. Por ambos va compleja. De nuevo, el problema religioso de la li-
motivos, tema y orientación, el profesor Arana dedica bertad moral versus el determinismo biológico
un libro al estudio de las diversas aproximaciones na- aparece camuflado bajo las sombras todavía existentes
turalistas de ese complejo fenómeno que llamamos del debate naturalista.
consciencia. Sin ser un experto en la materia, algo que Dejando de lado estas motivaciones, el autor de-
reconoce sin ambages y sobre lo cual no cabe duda al- sarrolla un útil repaso de los principales autores (Llinás,
guna, el autor realiza un pormenorizado análisis histó- Damasio, Dennet, Penrose, Churchland, Crick, Koch,
rico y conceptual de los intentos naturalizadores de la Minsky, Gardner, entre otros) y discusiones sobre la
consciencia. El libro sigue una estructura temática de- naturaleza de la consciencia (pampsiquismo, epifeno-
sarrollada en seis secciones que abarcan, por este orden, menismo, determinismo, ocasionalismo, conexionismo,
la descripción de los diversos tipos de naturalización dualismo), si bien intenta defender el honor de autores
de la consciencia, las explicaciones físico-químicas de defenestrados por la neurología y el pensamiento con-
esta, el debate sobre las relaciones entre mente-máqui- temporáneo, Descartes, Spinoza o Kant, por nombrar
na-consciencia, la consciencia vista desde la inteligencia algunos. También incorpora al debate clásico propio
artificial, también desde las neurociencias, y la parado- de la filosofía las discusiones recientes sobre la inteli-
ja de intentar explicar un fenómeno que el autor consi- gencia artificial, todavía encallada en numerosas dis-
dera inexplicable. En el breve epílogo final, Arana co- cusiones semánticas y operativas (la caja china de
rona la obra con sus más personales reflexiones sobre Searle o el test de Turing). Siguiendo con la polémica
el tema expuesto. maquínica, Arana incluso afirma que aquellos que
Repasemos las ideas principales siguiendo el orden defienden el ser humano como una máquina biológica
que propone el libro, si bien antes tomaremos la palabra son «antihumanistas», puesto que, en su opinión, no
al autor para indicar las preguntas que hilvanan el puede emerger la consciencia de la no consciencia
volumen. ¿Es naturalizable la consciencia? De ser así, material, planteamiento que retoma el horror vacui de
¿alteraría la imagen que de sí mismo tiene el ser huma- la creación ex nihilo. Si se deja de lado el repaso de
no? (El autor dice literalmente «hombre», aunque su- algunos de los debates y modas sobre el estudio de la
pongo que considera que las mujeres también tienen consciencia, el libro contiene demasiados dislates con-
consciencia; el lenguaje o es preciso o no es nada.) El ceptuales y errores para que pueda contemplarse como
planteamiento básico que vertebra la totalidad del libro una lectura pertinente. O al menos eso me dicta mi
propone que la consciencia no puede ser naturalizada consciencia, si es que es algo, puesto que ahora parece
ni explicada por ningún otro método. Si la consciencia que nunca sabremos nada a ciencia cierta sobre la
es descrita como la dimensión «autotransparente de la misma.
vida psíquica», Arana introduce al carácter experiencial —Jordi Vallverdú
un matiz moral, puesto que entonces el sujeto puede Dpto. de filosofía, facultad de letras (UAB)

MENTE Y CEREBRO 94 N.O 79 - 2016


Pero un 55 por ciento del alimento generado se reparte
entre alimentar el ganado, convertirlo en combustible o
echarlo a la basura. Ni siquiera lo que resta se distribuye
NEWTON’S APPLE AND equitativamente, sino que existe un abismo entre ricos y
OTHER MYTHS ABOUT pobres. No hay superpoblación, sino superpobreza.
SCIENCE Los mitos se resisten a morir, perjudican a las personas
Dirigido por Ronald L. Numbers y frenan el avance de la ciencia. Todo empeño en rebatir-
y Kostas Kampourakis los resulta contraproducente y refuerza su radicación.
Harvard University Press, Cambridge, Veintisiete mitos populares sobre la ciencia y su historia
Massachusetts, 2015 se recogen en esta compilación académica. Pese a estar
refutados por la investigación, cursan como verdades
Mitos de ayer y de hoy aceptadas. No hubo ciencia en la Edad Media, alquimia y
Su inexplicada resistencia a desaparecer astrología caían en el campo de la superstición; Galileo
rebatió las conclusiones de Aristóteles sobre el movimien-

V
ivimos sumergidos en un piélago de falsas creencias, to; el miedo a la reprobación pública llevó a Charles Dar-
de las que no se halla exento el mundo de la cien- win a retrasar su teoría de la evolución; Gregor Mendel fue
cia. Mitos reales que conviven con verdades de- un pionero adelantado de la genética, y Louis Pasteur re-
mostradas. Es un mito el crecimiento exponencial de la futó la generación espontánea sobre la base de la objetivi-
población mundial; de hecho, ha venido cayendo desde dad científica. Se repite sin cuestionar que, antes de los
1970 como resultado, entre otros factores, de la generali- viajes de Cristóbal Colón, la gente creía que la Tierra era
zación de la educación sexual de la mujer. No es un mito, plana, que la caída de una manzana le sugirió a Isaac Newton
en cambio, la insuficiencia de los recursos a medida que la ley de la gravedad y sustituyó a Dios por la verdad ob-
va creciendo el consumo en los países en vías de desarro- jetiva, por no citar mitos del siglo xx sobre física de par-
llo. La población mundial, cifrada ahora en unos 7300 tículas, teoría einsteiniana de la relatividad, etcétera.
millones de personas, alcanzará en 2050 los 9700 millones. Desde finales de siglo xix un mito que muchos con-
Se cultivan cereales con potencialidad suficiente para sideran hoy verdad apodíctica ha tomado carta de ciu-
abastecer a 10.000 millones de humanos por lo menos. dadanía: la religión impide el progreso de la ciencia.

Novedades Otros títulos sobre psicología y neurociencias

TERAPIA EN CONTEXTO ¿TRATAR LA MENTE


Una aproximación al ejercicio O ­TRATAR EL CEREBRO?
psicoterapéutico Hacia una integración entre
S. M. Álvarez Cuevas, psicoterapia y psicofármacos
E. M. Escoffié Aguilar, M. Rosado Julio Sanjuán
y Rosado y M. Sosa Correa
Desclée De Brouwer, 2016
Kano Libros, 2016 Colección: Biblioteca de psicología
ISBN 9786074485448 ISBN 9788433028372
235 págs. (22 €) 352 págs. (20 €)

ALZHEIMER. PREVENIR, LOS LÍMITES DE LA CIENCIA


AYUDAR, CUIDAR Espiritismo, hipnotismo y el estudio
Guía práctica para conocer, de los fenómenos paranormales
­comprender y convivir (1850-1930)
con la enfermedad Annette Mülberger (ed.)
Carlos Hernández-Lahoz Consejo Superior de Investigaciones
y Secundino López-Pousa ­Científicas, 2016
Nobel, 2016 Colección: Estudios sobre la ciencia
ISBN 9788484597308 ISBN 9788400100537
264 págs. (17,10 €) 346 págs. (30 €)

MENTE Y CEREBRO 95 N.O 79 - 2016


LIBROS

Para Jerry A. Coyne, ciencia y fe son fundamental- A mediados del siglo xx, Denham Harman sugería que
mente incompatibles. Por idéntica razón que son incom- el envejecimiento se debía a los radicales libres, moléculas
patibles racionalidad e irracionalidad. Solo la ciencia reactivas que se sintetizan en el cuerpo como subproductos
estaría equipada para descubrir la verdad real. En esa del metabolismo, que provocaban lesiones celulares. Muchos
misma onda, Sam Harris declara que el conflicto entre se sumaron a esa hipótesis sobre la relación entre radicales
religión y ciencia es intrínseco y, muy probablemente, de libres y envejecimiento y agregaron que los antioxidantes,
suma cero. El éxito de la ciencia llega a expensas del moléculas que neutralizan los radicales, potenciaban la salud.
dogma religioso: el mantenimiento del dogma religioso En los años noventa se generalizó la costumbre de tomar
siempre es a expensas de la ciencia. De acuerdo con este suplementos antioxidantes, como vitamina C y betacarote-
mito extendido, religión y ciencia constituyen opuestos nos. Pero diez años más tarde, los científicos quisieron es-
polares que compiten por explicar el mismo territorio. tructurar esa teoría y crearon ratones que, por ingeniería
Aunque los historiadores de la ciencia hace tiempo que genética, sobreproducían radicales libres; contra lo espera-
denunciaron semejante embeleco, conocido por hipóte- do, vivían lo mismo que los ratones normales.
sis del conflicto, la verdad es que no resulta fácil erradi- A menudo situamos al cerebro, correlato neuronal de
carlo, pues para muchos se ha convertido en signo de la cognición, en el pináculo de la evolución debido a su
identidad de la ciencia moderna. tamaño desproporcionado en relación al cuerpo así como
No recogidos en este libro, hay mitos que condicionan a la densidad de neuronas y células de soporte o glía.
el quehacer científico y son de interés para el lector. La Cierto es que el cerebro humano es unas siete veces ma-
idea de que la detección precoz salvaba vidas surgió a yor que lo que cabría esperar si lo comparamos con el de
principios del siglo xx, cuando los médicos vieron que animales de tamaño similar; pero no es único, pues
obtenían mejores resultados si los tumores se identifica- múridos y delfines alcanzan las mismas proporciones,
ban y los síntomas se atajaban en fase temprana. El paso incluso algunas aves presentan una proporción mayor.
siguiente fue inferir que, cuanto antes se detectara un En realidad, el cerebro humano respeta las reglas de es-
tumor, más posibilidades de sobrevivir había. Pero los cala. Se ha inflado también el número de células. Artícu-
ensayos aleatorios han mostrado que un barrido precoz los, revisiones y manuales repiten una y otra vez que
no salva la vida. Una revisión Cochrane de cinco ensayos nuestro cerebro posee 100.000 millones de neuronas.
clínicos controlados al azar que abarcaban un total de Mediciones más finas rebajan esa cifra a 86.000 millones.
341.342 participantes hallaron que el barrido no reducía Aunque eso pueda parecernos un error de redondeo, no
el número de fallecimientos por cáncer de próstata. Mu- podemos olvidar que los 14.000 millones de neuronas de
chos cánceres se desarrollan lentamente y no entrañan diferencia equivalen al cerebro de dos macacos.
especial riesgo si se les deja a su albur. —Luis Alonso

SUSCRÍBETE a la revista TEMAS...


Selecciones temáticas de nuestros mejores artículos

Ventajas para los suscriptores:


 Envío puntual a domicilio
 Ahorro sobre el precio de portada
27,60 € 22 € por un año (4 ejemplares)

 Acceso gratuito a la edición


digital (artículos en pdf)

www.investigacionyciencia.es/suscripciones
Teléfono +34 934 143 344

MENTE Y CEREBRO 96 N.O 79 - 2016


PRÓXIMAMENTE

Mente y Cerebro n.o 80, septiembre de 2016


Nueva serie

Psique y alimentación
La sensación de hambre nos permite prevenir
las carencias energéticas y nutricionales. Pero
¿cómo regula nuestro cerebro este proceso? ¿De qué
modo logramos sentirnos saciados y controlar
las ganas de comer hasta la siguiente comida?
Por Gilles Mithieux
GETTY IMAGES / WESTEND61

Desarrollo
Neuroimágenes proféticas
Algunos investigadores se atreven
a ­pronosticar el rendimiento escolar
o la conducta futura de un adolescente
a partir de la actividad cerebral que
Psiquiatría
­muestran las neuroimágenes. Un gran reto
Genética y desgaste profesional científico y ético. Por Christian Wolf
El síndrome de desgaste profesional (burnout) suele
interpretarse como una consecuencia del estrés
y otros factores externos. Sin embargo, los genes
­también influyen. Por Martin Reuter
Visión
La epidemia
de la miopía
DAIMLER Y BENZ STIFTUNG / OESTERGAARD

Se estima que en el año 2050 la


mitad de la población mundial
sufrirá miopía. Un cambio en

ISTOCK / GETUPSTUDIO
los hábitos de vida podría
­detener los crecientes índices
de este problema de visión.
Por Diana Know

Mente y Cerebro DISTRIBUCIÓN


para España:
Colaboradores de este número
Directora general: Pilar Bronchal Garfella Asesoramiento y traducción:
LOGISTA, S. A.
Directora editorial: Laia Torres Casas Pol. Ind. Polvoranca - Trigo, 39, edificio B Noelia de la Torre: Encefaloscopio, Percepción d­ urante el sue-
Ediciones: Yvonne Buchholz, Anna Ferran Cabeza, 28914 Leganés (Madrid) ño, Sumergirse en el mundo onírico; Federico Fernández Gil:
Ernesto Lozano Tellechea, Bruna Espar Gasset Teléfono 916 657 158 Encefaloscopio, La libertad de decidir, Con ojos de pájaro; Ignacio
Producción: M.a Cruz Iglesias Capón, Albert Marín Garau para los restantes países: Navascués: La huella del alcohol en el feto, Medir la neurogénesis, El
Secretaría: Purificación Mayoral Martínez Prensa Científica, S. A. cerebro, un órgano personal, El alquimista del alma; Laura Senosiáin:
Administración: Victoria Andrés Laiglesia Muntaner, 339 pral. 1.a - 08021 Barcelona El cerebro, un órgano personal; Núria Comas: Vivir con alzhéimer;
Suscripciones: Concepción Orenes Delgado, Olga Blanco Romero Francesc Asensi: Las auras migrañosas; Luis Bou: Equivocaciones
PUBLICIDAD
NEW PLANNING
mágicas
EDITA Javier Díaz Seco
Prensa Científica, S.A. Tel. 607 941 341 Portada: iStock / Ozgurcankaya
Muntaner, 339 pral. 1.a jdiazseco@newplanning.es
08021 Barcelona (España)
Teléfono 934 143 344 Fax 934 145 413 Tel. 934 143 344
e-mail precisa@investigacionyciencia.es publicidad@investigacionyciencia.es Copyright © 2016 Spektrum der Wissenschaft ­Verlagsgesellschaft mbH,
www.investigacionyciencia.es D-69126 Heidelberg
SUSCRIPCIONES Copyright © 2016 Prensa Científica S.A.
Prensa Científica S. A. Muntaner, 339 pral. 1.a 08021 Barcelona (España)
Gehirn und Geist Muntaner, 339 pral. 1.a
08021 Barcelona (España) Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción en todo o en parte
Chefredakteur: Carsten Könneker (verantwortlich) Teléfono 934 143 344
Artdirector: Karsten Kramarczik por ningún medio mecánico, fotográfico o electrónico, así como cualquier clase
Fax 934 145 413 de copia, reproducción, registro o transmisión para uso público o privado, sin la
Redactionsleiterin: Christiane Gelitz www.investigacionyciencia.es previa autorización escrita del editor de la revista.
Redaktion: Steve Ayan, Katja Gaschler, Andreas Jahn
Freie Mitarbeit: Liesa Klotzbücher, Rabea Rentschler, Joachim PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN: ISSN edición impresa: 1695-0887 ISSN edición digital: 2385-5681
Retzbach, Daniela Zeibig España Extranjero Dep. legal: B. 39.017 – 2002
Schlussredaktion: Christina Meyberg, Sigrid Spies, Katharina Werle 6 ejemplares 35,00 € 50,00 €
Bildredaktion: Alice Krüßmann, Anke Lingg, Gabriela Rabe 12 ejemplares 65,00 € 100,00 € Imprime Rotocayfo (Impresia Ibérica)
Redaktionsassistenz: Hanna Hillert Ejemplares sueltos: 6,90 euros. Ctra. de Caldes, km 3 - 08130 Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona)
Geschäftsleitung: Markus Bossle, Thomas Bleck El precio de los ejemplares atrasados es el mismo que el de los actuales. Printed in Spain - Impreso en España
N.o 14
a la venta
en tu
quiosco

Para suscribirse:
www.investigacionyciencia.es
Teléfono: 934 143 344
administracion@investigacionyciencia.es