Está en la página 1de 99

Mente y

No 21/2006
6,50 €

cerebro
Pubertad
• Andrés Piquer
• El precio
del autoconocimiento
• Psicología del paro
• Interior de una mente genial
• La percepción del arte
• Neuropsicofisiología
de la hipnosis
Noviembre/Diciembre 2006
00021

9 771695 088703
SUMARIO
Noviembre / Diciembre de 2006
Nº 21

30 Interior de una mente genial


Darold A. Treffert y Daniel D. Christensen
Kim Peek posee una de las memorias más
extraordinarias que se han conocido. Mien-
tras no demos explicación a sus habilida-
des, no podremos comprender los mecanis-
mos de la cognición humana.

36 Adiós a la infancia
Suzana Herculano-Houzel
Lo que ocurre en la pubertad trasciende la
mera subversión hormonal. En la reorgani-
zación contemporánea del cerebro de los
adolescentes debe buscarse la particular
conducta exhibida.

52 Lade neuropsicofi
la hipnosis
siología

Angel González de Pablo


La hipnosis, un proceder que ha estado
rodeado siempre de un halo de misterio,
constituye también una herramienta de
tratamiento utilizada por investigadores y
clínicos. ¿Tienen los fenómenos asociados
a la hipnosis realmente efectos cerebrales
identificables y medibles?

66 La percepción del arte


Bernd Kersten
Desde siempre la filosofía se esforzó por
encontrar una teoría coherente de la sensi-
bilidad estética. Los psicólogos comienzan
ahora a indagar los secretos que constituyen
el atractivo especial de una obra de arte.

74 Psicología del paro


Alois Wacker
El paro y la inseguridad en el puesto de
trabajo se han convertido en un fenómeno
de masas. ¿Cuáles son los problemas que
amenazan a los afectados?

80 El precio del autoconocimiento


Thomas Metzinger
¿Nos depara la investigación del cerebro
con su nueva imagen naturalista del hombre
el fin de la religión? El autor aborda la cues-
tión desde una filosofía materialista.
SECCIONES
12 Barrera hematoencefálica
Grit Vollmer ENCEFALOSCOPIO

5
El cerebro está protegido de las sustancias Rastros e inminencia del peligro. Tabaquismo juvenil. Medi-
peligrosas y de los patógenos por un sistema calización de la infancia. Psicología cognitiva en misiones
especial, una barrera que la ciencia comien- de paz. Reconocimiento macaco. Alcoholismo y embarazo.
Demencia inducida por VIH. Epilepsia y convulsiones. No-
za a franquear para introducir medicamentos vedad y rendimiento escolar
indicados en el tratamiento de las enferme-
dades neurológicas.
RETROSPECTIVA

8
Andrés Piquer (1711-1772)
Observación clínica rigurosa
18 Síncope vasovagal de la depresión
Rolf R. Diehl
Muchas personas se desmayan en cuanto
ven dos gotas de sangre. Otras pierden el
conocimiento cuando permanecen de pie, es-
táticas, cierto tiempo. Un mismo mecanismo
subyace a ambos fenómenos. ENTREVISTA

42
Fritz Poustka
En el fondo de una sima

22 Estrategias para el tratamiento


de la enfermedad de Alzheimer
Natàlia Carulla, Dolors Grillo-Bosch,
Muriel Arimon, Laia Sánchez y Ernest Giralt
La enfermedad de Alzheimer se ha vinculado
con la agregación de la proteína beta-amiloi-
de. En coherencia con ello, los péptidos que
inhiben y disuelven la formación de agre-
MENTE, CEREBRO Y SOCIEDAD

44
gados de la proteína beta-amiloide se nos Evolución del sentido de la canti-
ofrecen como una posibilidad esperanzadora dad. Conciencia mecánica. ¿A qué
se deben los lapsus linguae? Mate-
para el tratamiento de la patología. mática chimpancé. Neuromodestia

60 Conciencia: la mirada ante el espejo


Julian Paul Keenan
Las facultades complejas del cerebro resul- PUNTO DE MIRA

86
tan tan fascinantes gracias a la eficacia y Sería acabar con el ser humano
elegancia, increíbles, de su sustancia gris y ¿Reta a la fe la investigación sobre el cerebro? En torno a
de su sustancia blanca. Todo lo que sabemos esa cuestión debaten el biólogo y filósofo Eckart Voland y
y somos emerge de ese escaso kilo y medio el teólogo Eberhard Schockenhoff
de masa compacta, cuya estructura soporta
nuestra capacidad intelectual y, muy espe- SYLLABUS
cialmente, nuestras señas personales de

90
identidad. Sinapsis eléctrica
Los contactos entre las cé-
lulas nerviosas transmiten
información a través de
sustancias químicas. Aun-
que no todos. Existe un
pequeño grupo de sinap-
sis que pone en directa co-
municación dos neuronas
mediante flujo eléctrico

LIBROS

95
Lenguaje
COLABORADORES DE ESTE NUMERO
ASESORAMIENTO Y TRADUCCIÓN:
DIRECTOR GENERAL
José M.a Valderas Gallardo IGNACIO NAVASCUÉS: Barrera hematoencefálica, Syllabus; I. NADAL:
Síncope vasovagal, Evolución del sentido de la cantidad, Neuromodéstia,
DIRECTORA FINANCIERA
El precio del autoconocimiento, Punto de mira; F. ASENSI: Adiós a la
Pilar Bronchal Garfella infancia; JUAN AYUSO: Entrevista, Matemática chimpancé, Psicología
EDICIONES del paro; ANGEL GONZÁLEZ DE PABLO: Conciencia mecànica, ¿A qué se
Juan Pedro Campos Gómez deben los lapsus linguae?, Conciencia: la mirada ante el espejo ; ANTONIO
Laia Torres Casas PREVOSTI: La percepción del arte; LUIS BOU: Encefaloscopio

PRODUCCIÓN
M.a Cruz Iglesias Capón
Albert Marín Garau
SECRETARÍA
Purificación Mayoral Martínez
ADMINISTRACIÓN
Victoria Andrés Laiglesia
SUSCRIPCIONES
Concepción Orenes Delgado
Olga Blanco Romero

EDITA
Prensa Científica,
f S. A. Muntaner, 339 pral. 1.a
08021 Barcelona (España)
Teléfono 934 143 344 Telefax 934 145 413
www.investigacionyciencia.es

Gehirn & Geist


HERAUSGEBER:
Dr. habil. Reinhard Breuer
CHEFREDAKTEUR:
Dr. Carsten Könneker (verantwortlich) Portada: Gehirn&Geist

REDAKTION: Dr. Katja Gaschler, Dr. Hartwig Hanser,


Steve Ayan, Sabine Kersebaum, Annette
Leßmöllmann (freie Mitarbeit), Dr. Andreas Jahn DISTRIBUCION PUBLICIDAD
STANDIGER MITARBEITER: para España: Madrid:
Ulrich Kraft MOSAICO COMUNICACION, S. L.
LOGISTA, S. A. Santiago Villanueva Navarro
SCHLUSSREDAKTION: Pol. Ind. Polvoranca
Christina Peiberg, Sigrid Spies, Katharina Werle Tel. y fax 918 151 624
Trigo, 39, Edif. 2 Móvil 661 472 250
BILDREDAKTION: 28914 Leganés (Madrid) mosaicocomunicacion@yahoo.es
Alice Krüßmann, Anke Lingg, Gabriela Rabe Teléfono 914 819 800 Cataluña:
LAYOUT:
QUERALTO COMUNICACION
Oliver Gabriel, Anke Heinzelmann para los restantes países: Julián Queraltó
REDAKTIONSASSISTENZ: Sant Antoni M.a Claret, 281 4.º 3.a
Prensa Científica, S. A.
Anja Albat, Eva Kahlmann, Ursula Wessels Muntaner, 339 pral. 1.a 08041 Barcelona
GESCHÄFTSLEITUNG: 08021 Barcelona Tel. y fax 933 524 532
Markus Bossle, Thomas Bleck Teléfono 934 143 344 Móvil 629 555 703

Copyright © 2006 Spektrum der Wissenschaft Verlagsgesellschaft mbH, D-69126 Heidelberg


Copyright © 2006 Prensa Científica S. A. Muntaner, 339 pral. 1.a 08021 Barcelona (España)
Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción en todo o en parte por ningún medio mecánico, fotográfico
f
o electrónico, así como cualquier clase de copia, reproducción, registro o transmisión para uso público o privado,
sin la previa autorización escrita del editor de la revista.
ISSN 1695-0887 Dep. legal: B. 39.017 – 2002
Imprime Rotocayfo-Quebecor, S. A. Ctra. de Caldes, km 3 - 08130 Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona)
Printed in Spain - Impreso en España
ENCEFALOSCOPIO
Rastros e inminencia del peligro
L a visión de patas en marcha alerta a los humanos, más que

NIKOLAUS F. TROJE BIOMOTION LAB, QUEEN’S UNIVERSITY, www.biomotionlab.ca


ninguna otra señal, de la presencia de seres que se mueven.
Así lo afirman investigadores de la Universidad de Queens, en
Ontario, y de la Universidad del Ruhr, en Bochum. Los investiga-
dores tradujeron las figuras que humanos o animales forman al
caminar en constelaciones de puntos blancos sobre la pantalla
de un ordenador (a la derecha). Les fue presentada a voluntarios
una secuencia aleatoria de estos racimos de puntos —algunos,
en posición anatómicamente correcta, otros invertidos cabeza
abajo y otros, desordenados— y se les pidió que determinasen
en qué dirección caminaban tales “animales”. Los participantes
tendían a equivocarse con las figuras de orientación invertida.
¿El motivo? Las patas. Los probandos respondían con bastante
precisión si una figura invertida tenía patas con el lado derecho
hacia arriba, pero obtenían peores resultados si sólo estaban
invertidas las patas. “Los puntos que aportan información sólo
son unos cuantos: los que conectan las patas”, explica Niko- ¿Qué es lo que nos dice que un animal se está moviendo? Las patas.
laus F. Troje, uno de los coautores del estudio y especialista en
cibernética biológica.
Según Troje, este resultado lleva a pensar que el sistema visual pudiera contener un “detector de vida” sintonizado a patrones
de patas moviéndose en contra de la gravedad. “Pienso que debe tratarse de un sistema muy arcaico, que probablemente com-
partimos con muchísimos otros animales”, añade. En otro informe reciente, pollitos recién nacidos respondieron con movimientos
correctos de sus patas ante los motivos de puntos cuando éstos estaban revueltos o tenían el lado derecho hacia arriba, pero no
ante figuras invertidas. Troje conjetura que un detector de vida podría explicar por qué los gatos, mientras acechan a sus presas,
colocan las patas de forma tan calculada, y añade que un detector frustrado podría ser la causa subyacente de las fobias hacia
criaturas que se mueven sin patas, como las serpientes, los insectos o los pájaros. —J. R. Minkel

Tabaquismo juvenil Medicalización de la infancia


L os fármacos psicotrópicos (antipsicóticos, antidepresivos y estimulantes) fueron
recetados, en el año 2002, cinco veces más a pacientes infantiles que en el
año 1993, según un nuevo estudio de la Universidad de Columbia. Este rápido
incremento preocupa a ciertos psiquiatras, que señalan que muchos de estos
fármacos no han sido expresamente autorizados para niños o adolescentes, y que
existen pocos datos sobre su eficacia o sus posibles efectos secundarios.

E l consumo de tabaco de los adoles-


centes no ha disminuido a pesar de
la legislación que prohíbe su venta a los
menores de edad. Una recensión de estu-
dios realizados en EE.UU., efectuada en
la Universidad de Ginebra, ha detectado
que incluso en los lugares donde se hace
cumplir la ley y los vendedores la respetan,
no se aprecian cambios en el tabaquismo
con relación a los tiempos anteriores a la
ley. ¿Qué es lo que funciona? El precio. Al
bajar el precio de los cigarrillos, es mayor
la probabilidad de que los jóvenes con-
traigan el hábito. Así lo afirma un análisis
independiente realizado por la Universi-
dad de Toronto sobre los impuestos del
tabaco en Canadá.

Mente y cerebro 21/2006 5


Psicología cognitiva en misiones de paz Reconocimiento macaco
N o es corriente que a los expertos en psicología cognitiva se les presente la ocasión de
salvar vidas. Hace ocho años, el Ejército de EE.UU. se puso en contacto con James
Staszewski, profesor de psicología cognitiva en la Universidad Carnegie Mellon, para que
C ada uno de nosotros distingue
entre multitud de rostros la per-
sona conocida. Tamaña sensibilidad
detectase los fallos del programa de preparación del personal que habría de encargarse de del cerebro ante diferencias visuales
la limpieza de minas terrestres en zonas de guerra o de interposición entre beligerantes. mínimas constituye un hito de suma
Los resultados de los ejercicios habían sido lamentables; sólo se detectaba entre el 10 importancia en la evolución. Ocurre,
y el 20 por ciento de las minas simuladas. Staszewski venía investigando sobre la forma además, un fenómeno complemen-
en que ciertas personas adquieren destrezas extraordinarias de memorización y cálculo. tario, de parejo interés: observado un
Partidario de que la pericia crece con la experiencia, admitía la posibilidad de enseñar rostro desde diferentes ángulos, reco-
la destreza en la limpieza de minas. El Ejército emparejó a Staszewski con un veterano nocemos que pertenece, sin embargo,
de la guerra de Vietnam, Floyd “Rocky” Rockwell, que estaba trabajando con un grupo a un mismo sujeto. ¿Cómo supera ese
filantrópico dedicado a retirar minas en países destrozados por las guerras. reto nuestro encéfalo? En el Instituto
Max Planck de Tubinga, un equipo de

INVESTIGACION Y CIENCIA
neurólogos dirigido por David Leopold
ha encontrado una respuesta verosímil.
Implantaron electrodos en la corteza
temporal ínfero-anterior de macacos;
les presentaron entonces rostros hu-
manos creados a partir de un prototipo
medio, al que se le iban acentuando
los rasgos. En efecto, partiendo de un
rostro con una nuez media, se creaba
un individuo de nariz prominente y otro
chato; y así con las demás propiedades
de la cara. Los neurólogos compro-
baron que las neuronas de la corteza
temporal infero-anterior producían
descargas eléctricas cuya intensidad
aumentaba con cuanto más se alejaba
de la media el trazo en cuestión. Con
otras palabras, el cerebro del macaco
se remite de forma permanente a un
Staszewski grabó en vídeo a Rockwell y a uno de sus pupilos más aventajados rostro medio, ante el cual las descar-
mientras buscaban minas falsas en un campo de entrenamiento en Fort AP Hill, en gas neuronales son mínimas. De esa
Virginia. El detector consistía en una larga varilla provista de un imán en la punta, que manera, los individuos serían identifi-
emitía un clic ante la proximidad de metales. Staszewski registró las posiciones de las cados por su lejanía del rostro medio.
cabezas detectoras, los clics y las voces de los hombres, que iban pensando en voz Algo similar pudiera acontecer en el
alta. Las instrucciones del Ejército recomendaban sobrevolar el suelo con el cabezal hombre. Y ello quizá pudiera explicar
magnético a una velocidad de casi un metro por segundo, pero los dos expertos lo por qué a un rostro con rasgos prome-
hacían con mayor parsimonia, a unos 30 centímetros por segundo y repasaban una diados lo percibimos como bello.
misma zona varias veces. Y lo más esencial es que no se limitaban a escuchar los clics,
sino que se formaban mentalmente imágenes de contornos de objetos sospechosos,
“en busca de configuraciones espaciales ya familiares”, dice Staszewski.
Con esos datos, Staszewski preparó un programa de entrenamiento. Los zapadores,
que invirtieron de 12 a 15 horas más en practicar el nuevo método, descubrieron minas
simuladas entre un 85 y un 95 por ciento de las veces y detectaron de un 97 a un
100 por ciento de minas desespoletadas. Staszewski creó posteriormente un método
similar para un detector experimental de minas equipado con radar. En la actualidad
está utilizando un sistema de cámaras más preciso para observar a artificieros muy
diestros, tratando de identificar las minúsculas diferencias que permiten discriminar
entre las minas y la chatarra. —J. R. Minkel

Alcoholismo y embarazo
E l síndrome fetal alcohólico (SFA) es un trastorno permanente que viene provocado
por la exposición del embrión y del feto al alcohol ingerido por la madre durante
la gestación. En los casos graves comporta malformaciones faciales y de los órganos
internos, amén de retraso mental. En los casos más leves, la intensidad varía de un
caso a otro y suele expresarse en un desarrollo demorado, hipersensibilidad sensorial
INVESTIGACION Y CIENCIA

a los sonidos, déficit de atención e hiperactividad. En un estudio acometido por la


Universidad La Sapienza de Roma acaba de revelarse que en la región italiana del
Lazio, la prevalencia de la forma grave del síndrome se movía entre un 3,7 y 7, 4
por mil. Cae así el mito de que los países meridionales distaban de los excesos de
los septentrionales.

6 Mente y cerebro 21/2006


Demencia inducida por VIH
H arris Gelbard estaba realizando el MIR en neu- tudio se basa en 22 pacien-

INVESTIGACION Y CIENCIA
rología pediátrica en 1988 cuando a uno de tes con demencia inducida
sus colegas le fue diagnosticado sida. Este enfer- por VIH, otros 16 con pro-
mo manifestó muy pronto todas las complicaciones blemas de memoria, más
neurológicas y psiquiátricas de libro: ictus, mal de otros seis sujetos exentos,
Parkinson y paranoia. Después, una demencia inva- que sirvieron de control. Si
lidante le dejó sin habla y obligado a utilizar pañales. una investigación ulterior,
Murió al poco. más exhaustiva, confirma su
Desde entonces, Gelbard se ha dedicado por entero hallazgo, el ácido valproico se
a investigar la incidencia del sida en el cerebro. Acaba convertiría en el primer fármaco
de descubrir lo que podría ser el primer tratamiento para contra la demencia por VIH.
la demencia inducida por el VIH: el ácido valproico, utilizado Los síntomas que declaran con
ya en el tratamiento de la epilepsia y del trastorno bipolar. Si mayor frecuencia los sidosos de nues-
bien los “cócteles” de fármacos que hoy se prescriben para el tros días son más sutiles que los comunicados
tratamiento del sida logran mantener bajas las cargas víricas en durante las etapas iniciales de difusión de la enfermedad, hace
el organismo infectado, a estos medicamentos les resulta difícil 20 años, época en que se desarrollaba con bastante rapidez la
alcanzar el cerebro. Se sabe que el virus se infiltra pronto en demencia total en los jóvenes. En la actualidad, los pacientes
el cerebro, a los pocos días o semanas de su penetración en el se quejan de una abanico de problemas neurológicos menos
organismo, para ir luego destruyendo, poco a poco, las células definidos, que van desde déficits de atención y lentitud en el
cerebrales al atacar ciertos compuestos, como el glutamato, pensamiento hasta la dificultad en concentrarse en tareas coti-
que son esenciales para las neuronas. dianas. Según explica Gelbard, “eres sólo el 80 por ciento de ti
Gelbard, profesor de neurología, pediatría, microbiología e mismo”. Por ser más los supervivientes, gracias a los actuales
inmunología en la Universidad de Rochester, ha llegado a la cócteles de fármacos, no menos de un 20 por ciento de los
conclusión de que el ácido valproico frena esta demencia. Su es- pacientes sufre estos problemas. —Jamie Taban

Epilepsia y convulsiones
E n muchas personas que sufren ataques convulsivos, el
mal no es epiléptico. Los traumas psíquicos son res-
ponsables de ataques erróneamente diagnosticados como
número de Neurology del 13 de junio, puede que individuos
mal diagnosticados estén tomando sin necesidad medicación
antiepiléptica durante años y sufrir el estigma. Una distinción:
epilépticos en hasta un 30 por ciento de los casos. La ansiedad quienes sufren convulsiones por causas psicológicas cierran
es el desencadenante habitual; por ejemplo, al presentarse los ojos durante el ataque; los verdaderos epilépticos suelen
una enfermedad grave. Según tres estudios publicados en el mantener los ojos abiertos.

Novedad y rendimiento escolar


P asarse horas enteras sobre los libros abiertos pensando en
las batuecas cuando apremia un examen no es la mejor
forma de aprovechar el tiempo. La mente tiende a la evasión si
intercalaban figuras nuevas; en la otra secuencia, no. Veinte
minutos después, se les preguntó a los voluntarios por lo que
habían visto: el primer grupo demostró una memoria superior
entre un tema y otro no se introduce un concepto, una imagen al segundo en un 19 por ciento.
o cualquier otro elemento de novedad. Lo acaban de demostrar
un grupo de investigadores de la Universidad de Londres, en
una serie de ensayos de la que dan cuenta en Neuron. En el
primer experimento se valoraba, con la resonancia magnética
funcional, la diversa activación de algunas áreas del cerebro
mientras se sucedían imágenes nuevas o familiares, incluso
dotadas de cierta carga emotiva. El segundo experimento alterna-
ba imágenes nunca vistas con otras ya observadas. En ambos
casos, las imágenes inéditas excitaban con intensidad mayor
al cerebro, en particular, la sustancia negra y el tegmentum
ventrale, regiones responsables de la regulación de nuestras
motivaciones, procesos de recompensa y niveles de dopami-
na. Todo nuevo estímulo constituye una fuente potencial de
recompensa, interpretan los neurólogos, con el consiguiente
movimiento de alerta del cerebro. Por el contrario, un elemento
ya conocido presenta menos posibilidades de llevarnos a una
gratificación complementaria, razón por la cual pierde interés
para nuestro encéfalo. Podría aprovecharse esa íntima vincu-
lación entre memoria, novedad y recompensa en los individuos
que adolecen de problemas mnémicos. El tercer experimento
confirmó los resultados ya obtenidos: a dos grupos de voluntarios
se les mostró dos secuencias de imágenes; en una de ellas se

Mente y cerebro 21/2006 7


RETROSPECTIVA

Andrés Piquer (1711-1772)


Observación clínica rigurosa de la depresión

José María López Piñero Bautista Corachán, que consideraba con tradición de la escuela valenciana. Un
razón anticuadas. texto suyo de 1745 dice: “El año 1743,

A
ndrés Piquer Arrufat nació en la Durante los nueve años que ocupó haciendo yo públicamente la demostra-
localidad turolense de Fórnoles la cátedra de anatomía, Piquer impartió ción anatómica del hígado, una de las
y cursó la enseñanza secunda- una enseñanza basada principalmen- veinticinco disecciones prácticas que
ria en la vecina localidad de Fresneda, te en la disección, de acuerdo con la todos los años explico ... hallé en la
tras aprender las primeras letras en su
pueblo natal. En 1727 se trasladó a
Valencia, en cuya universidad estudió
medicina hasta graduarse en 1734. Los
profesores que más le influyeron fueron
el catedrático de anatomía Juan Bautista
Longás y, sobre todo, Antonio García
Cervera, a quien llamó “García el gran-
de” porque consideraba que encabezaba
la renovación de la enseñanza médica.
Recién graduado, participó en varias
oposiciones a plazas del Hospital Ge-
neral y a cátedras de la Universidad.
No tuvo éxito de momento, aunque la
brillantez de sus ejercicios contribuyó a
ir afianzando su prestigio, que acrecentó
la publicación de su primer libro, titu-
lado Medicina vetus et nova (1735). En
consecuencia, fue comisionado oficial-
mente para estudiar diversos problemas
sanitarios. Los informes que redactó con
este motivo reflejan la orientación que
entonces tenía su práctica. Aclaró, por
ejemplo, que las muertes producidas a
comienzos de 1739 en Fanzara eran de-
bidas a “pulmonías o inflamaciones del
pulmón”, apoyándose principalmente en
datos de autopsia.
En 1741 entró en relación con Grego-
rio Mayáns Síscar, iniciando una amis-
tad que se mantuvo, con algunos altiba-
jos, hasta la muerte de Piquer. Mayáns
le influyó en su formación humanística
y también le ayudó de modo importante
en su carrera. A su intervención se de-
bió en parte que ganara en 1742 las opo-
siciones a la cátedra de anatomía de la
Universidad de Valencia, poco después
de resultar también vencedor en las de
médico titular del Hospital General. El
mismo año fundó Mayáns la Academia
Valenciana, de la que Piquer fue uno
de los primeros miembros. Sin embar-
go, esta institución no se consolidó y
su participación en ella tampoco tuvo
gran entusiasmo, especialmente desde
que Mayáns comenzó a editar en 1747
las obras físicas y matemáticas de Juan 1. ANDRES PIQUER. Fotograbado (1895)

8 Mente y cerebro 21/2006


cestilla de la hiel una piedra del ta-
maño de un huevo de gallina”. Dedicó
mucho tiempo a la docencia y escribió
varios textos de tema anatómico, pero
su objetivo fundamental era entonces
ofrecer “a la juventud española” una
síntesis amplia y “moderna” de los
saberes médicos y de sus disciplinas
básicas. A este programa responde la
aparición del primer volumen de su Fí-
sica moderna, racional y experimental
(1745) y de su Lógica moderna (1747).
En la Física se ocupó también de los
fósiles, primero en un capítulo dedicado
a la formación de las piedras en gene-
ral y luego en otro específico titulado
“Explícase la generación de las piedras
figuradas”. Demostró conocer las pu-
blicaciones europeas de la época y se
opuso a las ideas que consideraban los
fósiles meros “juegos de la naturaleza”,
defendiendo que se trataba de “petrifica-
ciones” de seres vivos o de algunas de
sus partes. Publicó, además, un folleto
(1745) en defensa de su Física y una
serie de escritos polémicos (1746-1748)
en torno a un caso clínico que él había
diagnosticado de “hectiquez”, lo que
implicaba la destrucción de los enseres
que hubieran estado en contacto con el
enfermo, de acuerdo con la legislación
de la época relativa a la tuberculosis.
Apareció entonces también la primera
edición de su Tratado de calenturas
(1751), quizá su obra de mayor im-
portancia.
A finales de 1751 se fue a Madrid
como médico de cámara supernumerario
de Fernando VI. Tradicionalmente se
creía que en este nombramiento había 2. TRATADO DE LAS CALENTURAS de Andrés Piquer. Portada de la primera edición (1751).
influido Mayáns, pero Vicente Peset
Llorca aclaró que Piquer fue a la Corte
reclamado por su maestro Antonio Gar- La primera edición de Medicina vetus fundamentos de un “empirismo racio-
cía, quien había sido nombrado médico et nova (1735) se basa en este supues- nal” opuesto a los sistemas cerrados y
regio y murió dos años después. El as- to y lo mismo sucede con sus Theses defensor ante todo de la importancia de
censo de Piquer fue muy rápido, ya que medico-anatomicae (1742), en las que la observación. Con este cambio, se in-
en 1752 fue designado vicepresidente concede gran importancia a la indaga- corporó a la tendencia más avanzada de
de la Real Academia Médico-Matriten- ción microscópica y la doctrina de la la medicina europea de la época. Publicó
se, a la que pertenecía desde 1739, y circulación de la sangre. Lo mantuvo una excelente traducción de Las obras
entró a formar parte del Tribunal del hasta la primera edición del Tratado de Hipócrates más selectas (1757-1770)
Protomedicato. Durante las dos décadas de calenturas (1751), que lleva como porque consideraba que los escritos hi-
siguientes desplegó una notable activi- subtítulo “según la observación y el pocráticos eran los modelos clásicos de
dad en ambas instituciones, de la que mecanismo”. observación clínica. La complementó
destacan los discursos que pronunció en El traslado a Madrid de Piquer coin- con “las observaciones prácticas de los
la Academia sobre los sistemas médi- cidió con un cambio profundo de su antiguos y modernos”, en las que inclu-
cos (1752, 1768 y 1770), la tradición mentalidad científica, porque en su yó numerosos casos propios, además de
médica española (1761) y la historia discurso De medicinae experimentalis exponer sus opiniones sobre cuestiones
de la medicina árabe (1770), así como praestantia (1752) defendió ya una generales y temas concretos. Algunas
sus informes desde el Protomedicato en postura antisistemática. La nueva ac- veces, la mentalidad antisistemática le
torno a la inoculación de las viruelas titud condicionó la modificación del condujo a mantener puntos de vista en
(1757) y la reforma de la enseñanza contenido de Medicina vetus et nova la línea que culminó a comienzos del
médica (1767 y 1768). a partir de su tercera edición (1758) siglo XIX con la escuela anatomoclínica
Durante sus años juveniles, Piquer y del Tratado de las calenturas desde de París, punto de partida de la medi-
había sido seguidor de un eclecticismo la segunda (1760), en la que quitó el cina contemporánea. El caso más claro
fuertemente inclinado al mecanicismo. subtítulo. En ambas obras expuso los e importante corresponde a las “fiebres

Mente y cerebro 21/2006 9


3. DOS CASOS DE TEMPERAMENTO
MELANCOLICO. Grabado en
Physiognomische Fragmente (1775-78) de Johann
Kaspar Lavater. Edición francesa (1835). convirtieron en modelo. Más interesante menos que en el París anatomoclínico
es el capítulo sobre las lombrices, de- (1801), donde Philippe Pinel reprodujo
bido a que las bases de la parasitología numerosos textos suyos.
esenciales”, amplio capítulo de la pa- contemporánea habían sido sentadas en Trece años después de la muerte de
tología tradicional que desaparecería 1684 por el célebre Francesco Redi tras Piquer, su hijo Juan Crisóstomo publicó,
definitivamente cuando varios anatomo- refutar experimentalmente la generación con el título de Obras póstumas (1785),
clínicos las explicaron como fenómenos espontánea de los “gusanos”, que im- diez de sus escritos inéditos, precedidos
secundarios de lesiones anatómicas de puso la fórmula omne vivum ex vivo. de una biografía. Con la excepción de
carácter inflamatorio. El modo en el que Piquer asociaba la una historia clínica, son dictámenes y
A pesar de residir en Madrid, destinó observación clínica con los resultados discursos correspondientes a la última
sus libros más importantes a la Facultad de la investigación experimental se ma- etapa de su vida. Entre ellos se encuen-
de Medicina de Valencia: Institutiones nifiesta claramente en este capítulo, ya tran una defensa nacionalista de la im-
medicae ad usum Scholae Valentinae que no sólo remite a Redi, sino a la portancia de la medicina española del
(1762) y Praxis medica. Ad usum Scho- obra parasitológica entonces reciente de Renacimiento (De Hispanorum Medici-
lae Valentinae (1764-1766). También Giovanni Battista Bianchi (1681-1767), na instauranda oratio) y Discurso sobre
le dedicó la cuarta edición revisada de generalmente recordado por su descrip- la medicina de los árabes, que tiene
Medicina vetus et nova. Postremis curis ción de los nódulos fibro-cartilaginosos una orientación cercana a la llamada
retractata et aucta ad usum Scholae en el vértice de las válvulas pulmonares “historia pragmática de la medicina”.
Valentinae (1768). En las Institutiones y aórticas (“nódulos de Bianchi”). En este terreno, junto a la influencia
planteó una gran exigencia ante las ob- Los dos volúmenes de la Praxis de Mayáns, Piquer recibió la del gran
servaciones microscópicas, desde una constituyen, junto a la edición modi- clínico holandés Hermann Boerhaave,
postura que María Luz Terrada ha es- ficada del Tratado de las calenturas, cuyo Methodus discendi medicinam fue
timado no muy alejada de la que con- una síntesis de medicina clínica para la el punto de partida de la bibliografía
duciría a Bichat a la formulación del enseñanza que no sólo fue utilizada en médica contemporánea. Figuró entre los
concepto de tejido. la Facultad de Valencia, sino en otras primeros autores europeos que se su-
En la Praxis y el Tratado de las ca- españolas y extranjeras. Ello explica maron a la importante innovación que
lenturas cabe destacar los estudios dedi- que, después de la muerte de Piquer, significó para la pedagogía médica,
cados al “garrotillo” y a las lombrices. fuera reimpresa tres veces en España, la redactando De medicinae studio rec-
Una de las principales aportaciones de última en 1786-89, una en Amsterdam te instituendo, un catálogo de más de
la clínica renacentista española había (1775) y otra en Venecia (1776). Toda- sesenta autores con análisis crítico de
sido la descripción del “garrotillo” o vía más importante fue la circulación sus obras, que incluyó en su Medici-
angina diftérica sofocante, pero a cau- del Tratado de las calenturas, ya que na vetus et nova a partir de la tercera
sa de la marginación de las corrientes tuvo cinco ediciones en castellano hasta edición (1758).
renovadoras durante el siglo XVII, no 1788 y dos en francés, traducido y re- Otro de los textos incluidos en
se volvió a publicar ningún estudio de visado por profesores de Montpellier, la las Obras póstumas es el Dictamen
relieve sobre el tema hasta las quince primera en el mismo Montpellier y en al Supremo Consejo de Castilla so-
páginas de Piquer en su Praxis, que se Amsterdam (1776) y la segunda nada bre la inoculación de las viruelas

10 Mente y cerebro 21/2006


(1757), relativo a la variolización que
se practicaba en China desde comienzos
del siglo XI y que había sido dada a
conocer en Europa, a través del Imperio
Turco, por un artículo del médico ale-
mán Heinrich Vollgnad (1671) y por los
libros de los médicos griegos Emanuele
Timoni (1713, 1721) y Giacomo Pilari-
no (1715). Las “cabalgadas seudohistóri-
cas” ignoran estas publicaciones y otras
posteriores, convirtiendo en una “gran
figura” a lady Wortley-Montague, espo-
sa del embajador británico en Estambul,
a pesar de que esta “gloriosa aristócrata”
se limitó a hacer inocular a sus hijos y
los de la princesa de Gales, tras ensa-
yos favorables en seis criminales, más
de medio siglo después del artículo de
Vollgnad. Como todas las innovaciones,
la variolización condujo en Europa a una
fuerte polémica. Entre los defensores
figuraron, no sólo importantes médicos,
sino también algunas personalidades cul-
turales y científicas, entre ellos, Voltaire,
d’Alembert y Helvetius. En España, los
principales fueron Andrés Piquer y sus
discípulos Francisco Rubio y Francisco
Salvá Campillo.
De las Obras póstumas quedaron
excluidos numerosos manuscritos de
Piquer, la mayor parte de los cuales
acabaron en manos de Anastasio Chin-
chilla, quien publicó o resumió el con-
tenido en su Historia de la medicina
española (1841-46). Entre los que trans-
cribió íntegramente figura el Discurso
sobre la enfermedad del Rey nuestro
señor Fernando VI, historia clínica en
la que se manifiesta la rigurosidad de 4. FERNANDO VI. Retrato al óleo por Luis Meléndez.
las observaciones de Piquer sobre las
enfermedades mentales, concretamen-
te sobre la depresión. Como es muy S. M. y lo que entonces observé era decadencia, inacción y otras cosas a
extensa, me limitaré a citar una breve esto. Padecía unos temores sumos, cre- este modo... Después del solsticio del
selección de fragmentos: “Enfermó el yendo que a cada momento se moría, estío, hubo por algunos días gritos y
rey el día 7 de septiembre de 1758... ya porque se sentía ahogar, ya porque voces extraordinarias, y al empezar la
y, según la relación de los médicos que le destrozaban interiormente. Esto lo canícula cesaron, entrando en su lugar
entonces le asistían, se empezó la do- decía y repetía tantas veces y con tal la indolencia y la inacción... Hacia prin-
lencia a manifestar con temores muy vehemencia, que eran innumerables; y cipios de agosto empezó a tener oscura
vivos, en que temía morirse o ahogarse, sin que ninguna suerte de persuasiones la locución, de modo que la hallaba
o que le daría un accidente. Junto a ni convencimientos alcanzasen a tenerle, torpe y sin claridad... quedó después sin
esto, hacía algunas cosas que parecían prorrumpía sin cesar en lo mismo, y habla, pero no sin sonido... El día 9...
extravagantes, atribuidas a genialidad, estaba fijo y adherente a estas ideas se quedó del todo privado de sentido y
aunque en mi concepto, la enfermedad tristes y melancólicas... Junto con esto, de movimiento como los apopléticos.
las ocasionaba; porque empezó de allí tenía aversión a las gentes... ni podía Este día por la tarde empezó a tener un
a algunos días a dejar el despacho de acordarse de las cosas que estando sano fuerte ronquido; en la noche se le añadió
los negocios, dejó de salir a la caza, les gustaban sin enfadarse, porque todo el estertor del pecho, y creciendo estas
no se dejó cortar el pelo ni la barba y le desazonaba... El cuerpo padecía de cosas con calor activo al tacto y con
a este modo otras cosillas que indica- muchos modos, porque estaba tan flaco pulsos regulares, pasó hasta las tres de
ban ya claramente su dolencia. Dormía que se le podían contar las vértebras y la mañana siguiente. A esta hora, siendo
bien, pero siempre que despertaba eran las costillas... alguna vez le venían tem- el estertor sumo, la respiración fatiga-
los temores y melancolías mayores que blores y estremecimientos de los brazos dísima y la cara encendida, empezó a
antes, y con este motivo dejó la cama y de todo el cuerpo... La descompostura ponerse pequeño el pulso, y aumentán-
y se puso en una camilla infeliz, que de la mente ha ido siempre a más... con dose su decadencia, vino este príncipe
es la que hoy mantiene... El día 25 de alternativas de miedos, de inquietudes, a fallecer a las cuatro y cuarto de la
noviembre de 1758 empecé yo a ver de desasosiego, de alborotos, gritos, mañana del día 10 de agosto”.

Mente y cerebro 21/2006 11


Barrera
hematoencefálica
El cerebro está protegido de las sustancias peligrosas y de los patógenos por un sistema especial,
una barrera que la ciencia comienza a franquear para introducir medicamentos indicados
en el tratamiento de las enfermedades neurológicas

Grit Vollmer lo comparamos con los demás órganos, las vecinas, que entablan un contacto
estriba en la fina sensibilidad de la fun- inusitadamente firme. La única forma

B
erlín, 1885. Azul, todo es azul. ción cerebral, que podría verse dañada de que la sangre llegue hasta el tejido
Los músculos, los vasos y por muchas sustancias extrañas: venenos nervioso es a través de estas células
los órganos, el cuerpo entero del medio o de la alimentación y hor- endoteliales, rodeadas por una mem-
del cobaya aparece teñido de monas endógenas. Si se permitiera un brana, con un alto contenido de grasas,
esa coloración. Sólo hay un órgano al acceso indiscriminado al cerebro y se que no permite el paso de sustancias
que no ha llegado el marcador quími- interrumpiera su comunicación interna, hidrosolubles.
co: el cerebro. En su laboratorio de la se produciría el caos. El grupo encabezado por Rolf Dermiet-
Charité, Paul Ehrlich (1854-1915) ha zel, de la Universidad del Ruhr en Bo-
inyectado anilina en la sangre de una Prohibido el paso chum, demostró en 2002 que las células
rata. Viene ensayando desde hace años El 1967, Thomas Reese y Morris Kar- endoteliales no eran el único componente
con distintos métodos de tinción para novsky, de la facultad de medicina de de la “barrera hematoencefálica”. Había
hacer visibles, bajo el microscopio, las Harvard, lograron hacer visible la ba- dos tipos celulares más: los pericitos y
células y los tejidos. Con el azul de ín- rrera hematoencefálica en el micros- los astrocitos. Remiten los primeros a
digo ha obtenido un enorme éxito. Sólo copio electrónico. Comprobaron que unas células de tejido conjuntivo que
el sistema nervioso central, es decir, el las denominadas células endoteliales residen fuera de los vasos sanguíneos y
encéfalo y la médula espinal, se resiste de las paredes de los vasos sanguí- envuelven las células endoteliales con sus
a la tinción. neos se hallaban íntimamente adheridas delgadas prolongaciones. Los astrocitos,
Los experimentos de Ehrlich suponen entre sí. células gliales, cubren con sus podocitos
la primera demostración experimental Una capa fina de tales células tapi- casi el 90 % de la cara externa de los
de la existencia de la barrera hema- za el interior del torrente circulatorio. capilares cerebrales.
toencefálica, de vital importancia, que En los vasos de las demás regiones Se ignora el reparto o asignación
mantiene alejadas de las células nervio- del cuerpo, las células endoteliales se de tareas entre células diversas. Pro-
sas las sustancias peligrosas. Esa barre- unen de una manera más laxa, por cuya bablemente, los astrocitos se ocupan de
ra controla lo que entra en el cerebro razón las sustancias pasan con facili-
por vía sanguínea, filtra las sustancias dad de las venas al tejido vecino. No
PROTECCION CEREBRAL. La mayoría
tóxicas y deja pasar los nutrientes y sucede así con los capilares cerebrales:
los gases de la respiración. El cerebro encontramos allí unas proteínas espe- de los medicamentos no logra entrar en el
opera, por así decir, en un espacio vi- ciales de la membrana, denominadas encéfalo, porque se lo impide la barrera
gilado. El motivo de esa acotación, si de “unión hermética”, entre dos célu- hematoencefálica.

12 Mente y cerebro 21/2006


GINA GORNY
Así funciona la barrera hematoencefálica

ASTROCITOS

PERICITOS

Ciertos mecanismos celulares refinados


regulan qué sustancias acarreadas por la
sangre pueden entrar en el cerebro y
cuáles no. Los capilares cerebrales finos
están revestidos de células endoteliales y
rodeados de pericitos; el conjunto se halla
envuelto por una capa fina, la membrana
basal (véase la imagen de la izquierda). Los
astrocitos establecen contacto, con sus
prolongaciones, sobre la cara externa.
Las uniones herméticas, conexiones firmes
de proteínas entre las células endotelia-
les, sueldan de tal manera la membrana
celular, que impiden el tránsito de mo-
léculas. Todas las sustancias deben pasar
por el soma celular para llegar hasta el
cerebro.
El oxígeno y el dióxido de carbono se
difunden de la sangre al cerebro y vi-
ceversa (A). Como la membrana de las
células endoteliales contiene grasa, las
MEMBRANA
BASAL micromoléculas lipófilas la atraviesan
CELULAS también. De este modo pasan al cere-
ENDOTELIALES bro el alcohol, la nicotina, la cafeína,
CELULAS el éxtasis o la heroína, alterando sus
SANGUINEAS funciones.

Diferentes vías de transporte y mecanismos defensivos

A. Difusión de micro- B. Transporte C. Bombas exportadoras


moléculas lipófilas de nutrientes para la defensa frente
CEREBRO y grasas a las sustancias
extrañas

CELULA 4 5 6
Bomba exportadora; por
ENDOTELIAL Proteína ejemplo, glucoproteína P
transportadora;
UNIONES por ejemplo,
HERMETICAS GluT1
MEMBRANA CELULAR 3 2 1

por ejemplo, Sustancias


SANGRE oxígeno, alcohol, Nutriente; extrañas lipófilas;
ART FOR SCIENCE

nicotina, éxtasis por ejemplo, por ejemplo,


glucosa medicamentos

14 Mente y cerebro 21/2006


Macromoléculas y sustancias hidrosolu- pertenecen al grupo de las proteínas transferrina se libera del receptor y pasa
bles no atraviesan fácilmente la membrana. ABC. Abreviatura ésta de ATP-Binding- al cerebro (5). Del mismo mecanismo se
Para que la glucosa, los aminoácidos o las Cassette-Transporter se trata de unas sirven otros receptores para fomentar el
vitaminas (nutrientes esenciales) lleguen proteínas de membrana que trasladan paso de macromoléculas, tal la insulina,
hasta las células nerviosas, se dispone de activamente diversos sustratos a través por las células endoteliales.
unos sistemas especiales de transporte de las bicapas lipídicas de la membra- Con el modelo de transcitosis mediado
(B). La proteína GluT1 porta la glucosa al na celular; se inscribe aquí el principal por receptores, se ha intentado introdu-
cerebro. Para ello, la molécula de glucosa desintoxicador de la barrera hematoen- cir medicamentos dentro del cerebro (E).
de la sangre se une al transportador de la cefálica, la glucoproteína P, una proteína Gert Fricker y su grupo han ideado un
membrana (1), que cambia su conforma- de multirresistencia farmacológica. Las vector especial de medicamentos: rellenan
ción y libera la glucosa dentro de la célu- proteínas de transporte de las células en- de principios farmacológicos activos los
la endotelial (2). La glucosa recorre la cé- doteliales y de los astrocitos colaboran liposomas, vesículas diminutas de grasa;
lula (3), se une de nuevo, en el lado con- en la exportación de las sustancias. en cada microesfera de grasa caben has-
trario, a GluT1 (4) que traslada la molécula Otro mecanismo esencial para la llegada ta 30.000 moléculas. Estas vesículas se
fuera de la célula hasta el cerebro (5 + 6). de los nutrientes es la transcitosis me- acoplan a un anticuerpo que reconoce,
Existen también vectores propios para diada por receptores (D). La proteína por ejemplo, los receptores de transferri-
los distintos aminoácidos que —como transferrina se ocupa del transporte de na de las células endoteliales. Los vectores
GluT1— no consumen energía. hierro por la sangre. Se une a los recep- de medicamentos engañan a las células
Las bombas exportadoras (C) consu- tores de la membrana endotelial y pasa haciéndolas creer que son sustancias
men energía y devuelven al torrente al interior de la célula: una vez que la endógenas y atraviesan, a continuación,
circulatorio las sustancias liposolubles transferrina, cargada de hierro, se une a la barrera: los receptores atrapan los li-
(esteroides, antibióticos, citostáticos o su receptor (1), se invagina la membrana posomas preparados de la sangre (1), la
betabloqueantes, amén de ciertas sustan- (2) y se descarga dentro de la célula en célula los absorbe en forma de vesícula
cias inhibidoras del sistema inmunitario). forma de una vesícula que encierra en (2 + 3) y lleva los liposomas hasta el cere-
Hasta el momento, se conocen 15 trans- su interior el nutriente (3). La vesícula se bro (4 + 5) donde descargan su contenido
portadores de este tipo. En su mayoría fusiona con la membrana opuesta (4), la curativo (6).

¿Cómo derribar la barrera hematoencefálica? Estrategias del laboratorio

D. Transcitosis de las E. Ejemplo: el vector


moléculas grandes medicamentoso
5
5 6
4
4

3
Receptor; por 3
ejemplo, receptor Receptor de
de transferrina transferrina Vesícula

2
2
1
1
Anticuerpo (imita a transferrina)
Liposoma
por ejemplo, transferrina
(transporte del hierro) Medicamento

Mente y cerebro 21/2006 15


suministrar alimento a las demás, al los roedores se había tornado mucho lulas endoteliales para devolverlas a la
propio tiempo que liberan factores de más permeable gracias al éxtasis y, en circulación.
crecimiento. Los pericitos ejercen una consecuencia, bastante más vulnerable Para que un medicamento atravie-
función desintoxicadora; pueden absor- a los patógenos. Yamamoto no ha podi- se, en concentraciones terapéuticas, la
ber y descomponer las sustancias del do aclarar cuánto tiempo dura el efec- barrera hematoencefálica debe tener
medio. to de la droga en el cerebro humano, un peso menor de 500 dalton (unidad
Pese a tal frontera, es obvio que el pero 10 semanas de vida de una rata de masa molecular) y ser liposoluble.
cerebro no puede estar absolutamen- podrían corresponder perfectamente a El problema es que no se dispone de
te aislado. Para sobrevivir y cumplir una cifra de entre 5 y 7 años de la ningún medicamento que cumpla tales
su función, las células necesitan me- especie humana. requisitos para la enfermedad de Alz-
tabolitos de muy diversa naturaleza: Además, en condiciones normales, heimer, la de Huntington, la esclerosis
aminoácidos, azúcar, ácidos nucleicos, ciertos virus y bacterias entran en el lateral amiotrófica o incluso los tumores
vitaminas y hormonas. Las moléculas de cerebro; así, los agentes de la rabia, cerebrales.
los nutrientes más pesados no pueden la meningitis o la borreliosis. La bac- Los investigadores siguen multitud
atravesar las células endoteliales sin teria del cólera engaña a la barrera he- de estrategias diferentes para introducir
ayuda. La membrana cuenta para ello matoencefálica al atacar determinadas los medicamentos dentro del cerebro.
con una serie de sistemas auxiliares; proteínas de las células endoteliales y Así, Heidrun Potschka y Wolfgang
entre otros, transportadores especiales abrir, después, sus puertas. Con todo, Löscher, de la facultad de veterinaria
de glucosa o de aminoácidos. si se produce una inflamación del tejido de Hannover, busca impedir que las
nervioso, la permeabilidad de la barrera células endoteliales expulsen de nuevo
Intrusos indeseables hematoencefálica facilita que las células los principios activos; para ello, pa-
La barrera suele ser permeable a los defensivas alcancen el cerebro y com- ralizan las bombas exportadoras. Las
gases oxígeno y dióxido de carbono. batan la infección. sustancias inhibidoras, que inactivan
Pero también encuentran paso franco En la esclerosis múltiple (EM), en- o bloquean la glucoproteína P de las
el alcohol, la nicotina, la heroína o el tran en el cerebro cantidades ingentes ratas, aumentan la permeabilidad de la
éxtasis, que no sólo poseen un tamaño de células inmunitarias y refuerzan la barrera hematoencefálica; una de tales
reducido, sino que, además, son lipó- reacción inflamatoria. En rigor, la es- sustancias es el verapamilo, que obs-
filas, lo que les faculta para atravesar clerosis múltiple es una enfermedad de truye el canal de calcio. El verapami-
sin mayores problemas la membrana de la barrera hematoencefálica porque las lo se une a la glucoproteína P, impi-
las células endoteliales. células inmunitarias derriban súbitamen- diendo que transporte otras sustancias.
Bryan Yamamoto, de la Universi- te la barrera y atacan la mielina, capa Los ensayos realizados con pacientes
dad de Boston, expuso hace poco sus aislante de las prolongaciones nerviosas epilépticos, cuyo cerebro contiene una
experimentos sobre ratas en torno a necesaria para la transmisión rápida de cantidad muy elevada de glucoproteí-
los daños cerebrales que ocasionaba las señales cerebrales. nas C, revelan que este método reduce
el éxtasis. Administró la droga a los Con todo, la barrera goza de una pro- las crisis.
roedores y les inyectó, a continua- tección extraordinaria: aparte de su pro- Gert Fricker, del Instituto de Farma-
ción, un colorante que, en principio, pia consistencia, las células de los vasos cia y Biotecnología Molecular de la
no puede penetrar en el cerebro. Sin sanguíneos cuentan con otros sistemas Universidad de Heidelberg, sigue otro
embargo, al introducirse dentro del defensivos. Por un lado, están dotadas procedimiento: ha desarrollado un siste-
equipaje de las moléculas de éxtasis, de enzimas capaces de descomponer las ma refinado de camuflaje, para que los
pasó sin problemas al tejido cerebral. sustancias tóxicas o de transportarlas medicamentos penetren en el cerebro sin
Todavía 10 semanas después —las ratas de nuevo hasta el torrente sanguíneo. ser reconocidos, una idea que ya tuvo
habían mantenido entre tanto la absti- Por otro, las bombas de exportación Paul Ehrlich hace más de cien años:
nencia—, la nueva dosis del colorante reconocen las sustancias peligrosas de él soñaba en combatir selectivamente
pudo alcanzar el cerebro. En otras pa- la sangre (introducidas por ejemplo con al enemigo introduciendo sustancias
labras, la barrera hematoencefálica de los alimentos) y las extraen de las cé- curativas en “esferas mágicas”, a se-
mejanza de los productos inmunitarios
del organismo.

Caballo de Troya
Resumen/Barrera hematoencefálica Fricker y su equipo construyeron, en
efecto, una suerte de vector artificial
• En la barrera hematoencefálica operan tres tipos de células, que rodean los que introducía los medicamentos en
capilares y crean así un obstáculo insalvable para las sustancias potencialmente el cerebro. Empleaban nanopartícu-
peligrosas y los patógenos. las o esferas diminutas y consisten-
• Las células endoteliales de los capilares constituyen el mayor escollo para las tes de grasa, llamadas liposomas. Se
sustancias de la circulación sanguínea. Estas células están firmemente unidas acoplan esas esférulas de grasa a un
entre sí a través de uniones herméticas. Su membrana posee una serie de anticuerpo, que se une a las células
sistemas transportadores que regulan el acceso al cerebro.
endoteliales. Los liposomas utilizan un
• Las bombas exportadoras devuelven a la sangre muchos medicamentos que
mecanismo completamente natural, la
han atravesado las células endoteliales, lo que dificulta el tratamiento de las
enfermedades cerebrales. Con fines terapéuticos se están ensayando estrate- transcitosis, para entrar en la célula:
gias que eludan estas bombas exportadoras o que las desconecten de forma cuando el “vector medicamentoso”
pasajera por medio de sustancias inhibidoras. se une al receptor, la membrana se
invagina. Luego se funde por dentro
con el lado opuesto de la membrana

16 Mente y cerebro 21/2006


¿Móviles inofensivos?
Los teléfonos móviles y las antenas correspondientes se encuentran en
el punto de mira porque se teme que dañen la barrera hematoencefálica.
Un temor no avalado por la investigación. En un trabajo publicado en
2005 se indicaba que los campos de acción de los móviles no lesionaban
la barrera hematoencefálica, al menos no lo hacían en las placas de cultivo
de laboratorio. Helmut Franke y Florian Stögbauer, de la Policlínica de
Neurología del Hospital Universitario de Münster, mostraron que ninguna
de las señales GSM y UMTS aumentaba la permeabilidad de la barrera,
siempre y cuando la intensidad de la señal se encuentre por debajo de
los límites permitidos.

Fuente: Radiation Research, vol. 164, n.o 3, págs. 258-269; 2005. Bioelectromagnetics,
vol. 26, n.o 7, págs. 529-535; 2005.

celular y descarga en el cerebro la el aerosol en 2002, introdujeron den-


molécula transportada. tro del líquido cefalorraquídeo de los
A través de este tipo de “direccio- probandos tres sustancias que ejercían
namiento farmacológico”, los médi- un efecto positivo sobre el aprendizaje
cos envían diversos medicamentos y la memoria o que regulaban el peso
de manera selectiva a otros órganos corporal.
también; por ejemplo, a un estómago Para Gert Fricker, de todos los méto-
aquejado de tumores. De momento, dos ensayados hasta la fecha, el bloqueo
señala Fricker, sólo se ha demostrado de la glucoproteína P es el más idóneo
en experimentos con animales que es para introducir los medicamentos dentro
posible introducir medicamentos en del cerebro, porque anula el mecanismo
el cerebro. defensivo más importante de la barrera
En colaboración con Hansjörg Eibl, hematoencefálica. Aunque no podemos
del Instituto Max Planck de Química soslayar un grave inconveniente: la glu-
Biofísica de Gotinga, y Bernhard Erd- coproteína P no sólo se encuentra en el
lenbruch, de la Clínica Pediátrica de la cerebro sino también en otros órganos.
Universidad de Gotinga, el equipo de Ello significa que la sustancia inhibidora
Fricker abrieron una línea de investi- suprime la bomba exportadora en todo
gación con otro método para tratar las el cuerpo.
enfermedades cerebrales. Se supera la
barrera hematoencefálica con micromo-
léculas hidrosolubles y liposolubles, las GRIT VOLLMER es bióloga.
alquilglicerinas. En los últimos años,
han logrado, a través de experimentos Bibliografía complementaria
con animales, introducir en el cerebro DINAMICS OF CNS BARRIERS: EVOLUTION,
sustancias quimioterápicas. Aquí la DIFFERENTIATION, AND MODULATION. N. J.
barrera se franquea sólo durante bre- Abbott en Cellular and Molecular Neurobiology,
ves minutos, lapso tan corto que im- vol. 25, n.o 1, págs. 5-23; 2005.
pide la entrada potencial de moléculas
peligrosas. MODULATION OF —GLYCOPROTEIN TRANS-
PORT AT THE B LOOD -B RAIN B ARRIER .

La ruta clandestina de la nariz B. Bauer, A. Hartz, G. Fricker y D. S. Miller


Se ha desarrollado ya en el hombre en Experimental Biology and Medicine, vol. 230,
otra estrategia, la inhalación. Los págs. 118-127; 2005.
medicamentos alcanzan el cerebro re- DRUG RESISTANCE IN BRAIN DISEASES AND
corriendo las terminaciones nerviosas THE ROLE OF DRUG EFFLUX TRANSPORTERS.
del órgano de la olfacción. De esta W. Löscher, H. Potschka en Nature Reviews
manera, eluden la vía laboriosa de la Neuroscience, vol. 6, págs. 591-602; 2005.
barrera hematoencefálica con los vasos
THE BLOOD-BRAIN BARRIER: BOTTLENECK IN
sanguíneos. Jan Born y un grupo de
BRAIN DRUG DEVELOPMENT. W. M. Pardrid-
investigadores de las universidades de
ge en NeuroRx ®: The Journal of the American
Lübeck y Marburg elaboraron un aero-
Society for Experimental NeuroTherapeutics, vol.
sol nasal que transportaba principios
2, págs. 3-14; 2005.
farmacológicos activos al cerebro por
esta vía. En el estudio, efectuado con

Mente y cerebro 21/2006 17


Síncope vasovagal
Muchas personas se desmayan en cuanto ven dos gotas de sangre. Otras pierden el conocimiento
cuando permanecen de pie, estáticas, cierto tiempo. Un mismo mecanismo subyace a ambos fenómenos

Rolf R. Diehl

SI ALGUIEN SE DERRUMBA en presencia


de sangre, su cuerpo ejecuta un programa
de emergencia, que puede salvarle la vida
en caso de heridas graves.

S
e terminó. Apenas han comen- médicos tendían a asociar tales desmayos ¿Significa eso que los desmayos
zado los estudios de medicina, con los ataques de histerismo. Y se citaba a la vista de sangre o heridas tienen
muchos universitarios aban- el ejemplo clásico de la madre que se sólo causas psíquicas? La investiga-
donan bruscamente la carrera hundía cuando su hija, menor de edad, ción lo desmiente. Tales pérdidas de
al llegar a las clases de anatomía. En le anunciaba que estaba embarazada. En conocimiento se basan en procesos
cuanto el escalpelo y el bisturí penetran este tipo de accesos “psicogénicos” pare- corporales, que, además, parecen ha-
en la piel del cadáver, caen en redondo. ce que el afectado quiere sustraerse, con ber constituido una ventaja en el curso
Demasiado blandos para la profesión, la repentina pérdida de memoria, a una de la evolución. Los primeros indicios
suelen comentar sus compañeros. Pero situación de rechazo. Pero no ha podido nos los ofrecen las desagradables con-
la verdad es otra. Algunas personas demostrarse que se dé una causa orgáni- secuencias de muchas extracciones de
pierden de repente el conocimiento en ca del fenómeno: el electroencefalogra- sangre, en las que algunos pacientes
presencia de sangre o heridas. ma (EEG) tiene un aspecto totalmente llegan a desmayarse, en un entorno que
En occidente suele cifrarse en un diez normal; el pulso y la presión sanguínea permite una atención médica inmediata.
por ciento el número de personas que están, a lo sumo, algo altos; según el Salen entonces a la luz resultados muy
han sufrido ese desplome alguna vez electrocardiograma (ECG), también el distintos de los propios de un acceso
en su vida. Hubo un tiempo en que los corazón funciona como debe. psicogénico: el pulso de la persona

18 Mente y cerebro 21/2006


desmayada apenas es perceptible o, en
todo caso, es muy débil y lento, con
una presión arterial que pocas veces Primeros auxilios ante una pérdida de conciencia
está por encima de 60-30 mm Hg. (En
un adulto sano, la presión se halla al- ¿Qué hacer cuando una persona se desmaya? Ante todo, no incorporar al
rededor de 120-80 mm Hg.) afectado, sino dejarlo tendido. Y, si es posible, levantarle las piernas, para
que la sangre torne rápida a la cavidad torácica y se interrumpa la reacción
El tentempié vasovagal.
En breve, todos los indicadores apun- Si después de un minuto no recupera el sentido, la causa podría esconderse en
tan a un fuerte déficit circulatorio. Si un ataque epiléptico o un infarto de miocardio. Hay que llamar sin dilación al
el paciente recobra el conocimiento, médico de urgencia. Si el desmayo no se debe al típico estímulo de ver sangre
se normalizan rápidamente la presión o de estar de pie largo rato, el afectado debería someterse a una exhaustiva
arterial y el pulso cardíaco. Pocos mi- revisión por si padece una enfermedad cardíaca.
nutos después del ataque, la mayoría de
las veces puede incorporarse y sentirse Las personas propensas a los desmayos vasovagales pueden tomar medicinas
más o menos bien. Tales desmayos, que preventivas. Sobre esas y otras medidas profilácticas habría que acudir al in-
ternista o al neurólogo.
tienen su origen en un grave colapso
momentáneo de la circulación sanguí-
nea, se llaman, en la jerga médica,
síncopes.
Desde hace tiempo se sabe que al- que los vasos sanguíneos se dilatan venas próximas al corazón y los vasos
gunas formas de desmayo se deben a y el nervio vago inhibe la actividad pulmonares. Este depósito recarga el
arritmias u otras alteraciones cardíacas. cardíaca. sistema de vasos, incluso con un litro
Se ignoraba, empero, qué producía las El vago y el simpático no actúan de sangre, y así se mantiene constante
típicas pérdidas de sentido ante sangre por su cuenta, sino que están dirigidos la presión interna de las arterias.
derramada. Las causas, se ha comproba- por el tronco encefálico; con mayor El descenso drástico de la presión
do ya, hay que buscarlas en el sistema precisión, por los centros circulato- de los vasos que se vacían en la caja
nervioso. Más exactamente, en la zona rios de la médula oblonga, o bulbo torácica, lo captan los barorreceptores
que es competente del control de los raquídeo, parte del cerebro que, en de baja presión (sensores especializados
órganos internos: el sistema nervioso la región occipital, pasa a la médula de la presión sanguínea, situados en el
autónomo. espinal. A uno de esos centros —la corazón y en las arterias pulmonares) y
Conocida también por sistema ner- médula caudal media (MCM)— se le pasan la información al tronco cerebral.
vioso vegetativo, se trata de una red atribuye la responsabilidad de los sín- Probablemente, la MCM es informada
que realiza buena parte de su trabajo copes vasovagales. Puede estimular con de la dimensión de la herida, siguiendo
independientemente, sin que nos perca- tal intensidad el nervio vago e inhibir el mismo camino: cuanto menor es la
temos. Regula nuestros órganos inter- tanto el simpático, que la circulación presión en el reservorio, tanto mayor
nos mediante dos grupos de nervios, se viene abajo. la hemorragia. Si el valor queda por
que nacen del tronco encefálico o de La MCM se activa siempre que, debajo de un límite crítico, la médula
la médula espinal: el parasimpático y con una pérdida de sangre de al me- caudal media provoca un colapso cir-
el simpático. nos 30-40 por ciento (en los humanos culatorio.
El nervio vago parasimpático retarda correspondería a unos 1,5-2 litros), des-
el latido cardíaco. En cambio, el nervio ciende la presión arterial en la cavidad Tal como viene, se va
simpático acelera el pulso y aviva la torácica. ¿De dónde recibe el centro ¿Qué ventaja evolutiva podrían ofre-
actividad del miocardio; con ello sube esta información? Para contestar a la cer esos desmayos? ¿No produce más
la presión y la irrigación sanguínea de pregunta, hay que examinar más de daños un mecanismo que provoca el
los órganos. El simpático contrae, ade- cerca los procesos de una de estas desplome de una circulación ya de-
más, las arterias menores, lo cual eleva pérdidas masivas. En primer lugar, se bilitada con las pérdidas de sangre?
también la presión arterial. abren los reservorios sanguíneos que En 2001, Ian Roberts, del Instituto de
En experimentos sobre animales ha produce el propio cuerpo: las grandes Salud Infantil de Londres, aportó una
quedado demostrado que el nervio
vago se activa intensamente en los
desmayos “condicionados a la sangre”,
una bradicardia que puede resultar en
paro cardíaco. Aunque ningún mamí- Resumen/Colapsos circulatorios para un buen fin
fero parece desplomarse con la visión
de la sangre, la pérdida del sentido • Una fracción importante de la población se ha desmayado alguna vez en
producida a raíz de la extracción de presencia de sangre y heridas o tras permanecer de pie y estática largo
un tercio de su volumen recuerda a los tiempo.
desmayos humanos: el pulso se torna • Detrás de estos fenómenos descubrimos el mismo mecanismo. Se trata de
imperceptible y se hunden los valores un colapso circulatorio, en el que baja notablemente la presión sanguínea y,
de la presión sanguínea. Por razón de con ello, aumentan las oportunidades de cortar la hemorragia.
• El responsable del colapso circulatorio es una alerta de la médula caudal
la forma de originarse, los investiga-
media en el tronco cerebral que, a través del sistema nervioso autónomo,
dores designan síncope vasovagal a
ralentiza el latido cardíaco y hace bajar de golpe la presión arterial.
esta forma de desfallecimiento: una
pérdida de sentido (síncope), en la

Mente y cerebro 21/2006 19


respuesta. Tras analizar las estadísticas
de supervivencia de diversas víctimas
de accidente asistidas, comprobó que
la práctica habitual de tratar a perso-
nas con lesiones internas en el mismo
lugar del accidente, con una transfu-
sión generosa, con frecuencia dañaba
más que ayudaba. Las transfusiones
elevaban la presión en los vasos le-
sionados; al no poder entonces salir
más sangre de la herida, la alta presión
en la luz arterial impedía la coagu-
lación de la sangre y no se creaba
un tapón obturante. En definitiva, una
presión sanguínea más alta arruinaba
los intentos del cuerpo por cortar la
hemorragia.
Un colapso circulatorio dirigido por el
cerebro podría ofrecer, por lo tanto, una
última oportunidad de restañar la sangre
en casos de grave pérdida de sangre.
Por limitada que fuera tal posibilidad,
no debe despreciarse, ya que aquí es
cuestión de vida o muerte. De ahí su
enorme interés evolutivo. El mecanis-
mo pudo haber importado en casos de
pérdida considerable de sangre.
Aunque ello no baste de suyo para
explicar por qué interviene ante la vis-
ta de sangre, se aduce que suele estar
en juego una herida. El camino de la
información visual conduciría, en este
caso, desde el centro visual directamen-
te, a través del centro de valoración
emocional en el sistema límbico, a la
MCM.

Falsa alarma
El cerebro no se ocupa de si la san-
gre es mucha o poca, de si es propia
o ajena. Por eso, quizá la evolución
busque instalar, de manera provecho-
sa, el mecanismo vasovagal donde se
produce una escasa pérdida de sangre.
A fin de cuentas, las oportunidades de
supervivencia suelen ser mejores, si se
logra una hemostasis ya antes de que
ALFRIED KRUPP-KRANKENHAUS, ESSEN

se dé una pérdida copiosa.


Además, la reacción debería co-
menzar con los primeros indicios de
lesión. El problema es que cuanto
más bajo es el listón para el colapso
circulatorio vasovagal, tanto mayor
es el riesgo de una falsa alarma. Por
ello, los afectados pueden pagar un
Sobre la camilla reclinable alto precio en forma de una fractura
de hueso u otras consecuencias de la
Esta camilla basculante ayuda a los pacientes controlados en un desmayo vasovagal. caída.
El probando está sujeto, para poderlo llevar de una posición horizontal a otra La evolución humana parece que no
vertical. Midiéndole constantemente la frecuencia del pulso y la presión sanguínea, ha encontrado ninguna solución general
puede resistir de pie hasta 45 minutos. válida para este dilema. En algunas per-
Las personas propensas a síncopes vasovagales suelen desmayarse en estas condi- sonas, el detector sanguíneo reacciona
ciones. La presión sanguínea desciende bruscamente y el corazón late con lentitud con tanta sensibilidad, que responde in-
creciente, hasta pararse quizá. cluso ante heridas de otros. Mas, para
nuestra fortuna, la mayoría encaja la

20 Mente y cerebro 21/2006


visión de gotas de sangre sin desplo-
marse en el acto.
Interruptor neuronal Otros se derrumban impulsados por
un factor distinto: la permanencia de
pie, estáticos, durante largo tiempo. Por
Sistema límbico ejemplo, cuando un fiel que asiste a la

SIGANIM
misa del gallo y no ha encontrado un
asiento, se desmaya de repente trans-
currida media hora, o cuando un soldado
Visión de las heridas se desploma tras un período prolongado
en formación.
Por penoso y molesto que pueda ser
para los afectados, este fenómeno les
permite a los médicos provocar sín-
copes vasovagales en las personas. De
esa forma pueden estudiar, bajo con-
diciones controladas, los procesos sin
grandes intervenciones agresivas. Estos
experimentos se realizan con ayuda de
una mesa inclinable (una litera, que se
puede poner vertical, a la que está atado
Latido débil Simpático el probando con los pies apoyados en
MCM una plataforma).
Vasos dilatados Vago Las personas propensas a los sínco-
pes vasovagales se desmayan con este
procedimiento; en promedio, a los 20
Latido fuerte Simpático minutos. Mientras tanto, los médicos
NTS pueden ir anotando el pulso y el elec-
Vasos contraídos Vago
trocardiograma (ECD). A través de esa
línea de investigación se ha comprobado
que los afectados no padecen ninguna
disfunción cardíaca.
¿Por qué estar mucho tiempo de pie
puede producir un desvanecimiento? Lo
mismo que en las hemorragias, aquí se
desangra el depósito sanguíneo de la
cavidad torácica; en virtud de la fuerza
de la gravedad, desciende a las venas
Los barorreceptores informan del descenso de las piernas alrededor de medio li-
de la presión sanguínea tro de sangre. A esto se añade que el
volumen de sangre sigue bajando con
el paso del tiempo, porque la gravedad
hace pasar el líquido desde los capilares
Pulmones a las extremidades inferiores. De ese
modo, la presión vascular en la cavidad
En la médula oblonga se hallan dos centros circulatorios diferentes. El nucleus torácica puede quedar por debajo del
tractus solitarii (NTS) equilibra la actividad del vago y del simpático, a fin de límite crítico. La MCM en el tronco
que la presión sanguínea permanezca constante (entre 120 y 80 mm Hg) en cerebral ordena el colapso.
las arterias. Para ello, el núcleo recibe constante información de los sensores
sanguíneos del propio cuerpo, los barorreceptores, que se encuentran en las
arterias. Al descender el volumen de sangre en los pulmones (sea como con- ROLF R. DIEHL, doctor en psicología, enseña
secuencia de estar mucho rato de pie o por una fuerte hemorragia), el NTS en la Universidad Duisburg-Essen y ejerce en
estabiliza la presión arterial en el resto del cuerpo. A tal efecto, inhibe el nervio la clínica de neurología del hospital Krupp de
vago y activa el simpático, lo cual produce un latido cardíaco más potente y Essen.
más acelerado, así como un estrechamiento vascular.
Bibliografía complementaria
El otro centro circulatorio, la médula caudal media (MCM), está continuamente
informado de la presión en los pulmones. Si ésta baja mucho (el valor crítico IS THE NORMALISATION OF BLOOD PRESSURE
está alrededor de una pérdida de unos 1,5 litros de sangre), la MCM frena al IN BLEEDING TRAUMA PATIENTS HARMFUL?
nervio simpático y activa el vago. Esto ralentiza el latido cardíaco y dilata los I. Roberts et al. en Lancet, vol. 357, n.o 9253,
vasos. Como consecuencia de esta reacción vasovagal, desciende la presión págs. 385-387; 2001.
arterial global. En los humanos, esta reacción la puede desencadenar también VASOVAGAL SYNCOPE AND DARWINIAN FIT-
la mera visión de heridas. En estos casos, el sistema límbico estimula proba- NESS. R. R. Diehl en Clinical Automatic Research,
blemente a la MCM.
vol. 15, n.o 2, págs. 126-129; 2005.

Mente y cerebro 21/2006 21


Estrategias para el tratamiento
de la enfermedad
de Alzheimer
La enfermedad de Alzheimer se ha vinculado con la agregación de la proteína beta-amiloide.
En coherencia con ello, los péptidos que inhiben y disuelven la formación de agregados de la proteína
beta-amiloide se nos ofrecen como una posibilidad esperanzadora para el tratamiento de la patología

Natàlia Carulla, Dolors Grillo-Bosch, La proteína βA, responsable todo, de proteínas. Es sabido que toda
Muriel Arimon, Laia Sánchez Los enfermos de Alzheimer sufren una proteína presenta una secuencia de ami-
y Ernest Giralt serie de cambios neuropatológicos en noácidos propia y se pliega de forma
áreas del cerebro relacionadas con la compacta adoptando una estructura tridi-

A
lois Alzheimer describió en memoria y las funciones cognitivas. Se mensional genuina que le permite llevar
1906 una forma progresiva producen una degeneración neuronal y a cabo su función dentro del organis-
de demencia. La fase inicial la formación de dos tipos de agregados mo. La proteína beta-amiloide (βA) es
de la enfermedad de Alzhei- proteicos: las placas neuríticas y los el principal componente de las placas
mer (EA), así se llama en su honor, se haces neurofibrilares. neuríticas (véase la figura 1).
caracteriza por la pérdida progresiva de El sistema nervioso consta de células La βA se origina a partir de la pro-
la memoria de corto alcance. A medida nerviosas, o neuronas, y células de la teína precursora del amiloide (PPA). En
que la enfermedad avanza, la pérdida glía, las cuales protegen y sirven de este proceso intervienen las enzimas
de memoria se hace más evidente y sostén de las primeras. Las neuronas β-secretasa y γ-secretasa. Las enzimas
aparecen trastornos del lenguaje y de son las responsables de la transmisión son proteínas que catalizan las reaccio-
la función opticoespacial, así como in- de impulsos nerviosos a través de neu- nes que posibilitan la bioquímica de la
capacitación para llevar a cabo tareas rotransmisores. La pérdida de neuronas vida. La β-secretasa secciona la PPA
cotidianas, como cocinar o asearse. Sue- comporta una merma en la síntesis de en un punto extracelular, justo después
le acompañarse de estados de agitación, neurotransmisores, lo que, a su vez, im- de la membrana celular, mientras que
agresión y trastornos del sueño. En su plica una menor probabilidad de trans- la γ-secretasa la fragmenta en su por-
fase final se aprecia rigidez muscular, misión de señales entre ellas. ción transmembranal. De ambos tipos
dificultad para tragar, incontinencia, pér- No se dispone de ningún tratamiento de cortes deriva la βA. Las alteracio-
dida de autonomía y dificultad para el que revierta el proceso de degeneración nes del equilibrio entre producción y
cuidado personal. El paciente puede su- neuronal. Pero sí se cuenta con fármacos eliminación de βA incrementan los ni-
cumbir a una bronquitis, a una neumonía que pueden retrasar su progresión. En veles cerebrales de βA. En el cerebro,
o a infecciones del tracto urinario. las fases iniciales de la enfermedad de en efecto, se acumulan agregados de
Un siglo después de la descripción Alzheimer acostumbran administrarse morfología dispar: monómeros, oligó-
de la enfermedad, hay en el mundo anticolinesterásicos o inhibidores de la meros de distintos pesos moleculares,
12 millones de personas afectadas. La acetilcolinesterasa, que elevan los nive- protofilamentos y fibrillas.
prevalencia de la EA se duplica cada les del neurotransmisor acetilcolina en
cinco años, más o menos, tras superar el cerebro. Galantamina, donepezilo y Placas neuríticas
los 60 años de edad, pasando de un rivastigmina son los fármacos indicados y haces neurofibrilares
1 % entre el grupo de población de 60- en estas etapas de la enfermedad. Con Las fibrillas amiloides se acumulan jun-
64 años hasta un 40 % entre el grupo ellos se consigue retrasar la pérdida de to con otras proteínas, sintetizadas en
que ha superado los 85 años. Con el la memoria atacándose la manifestación respuesta a daños neuronales y gliales,
envejecimiento de la población mun- de la enfermedad y no incidiéndose en el para crear placas neuríticas. Se ha su-
dial, el número de afectados aumenta mecanismo causante de la patología. gerido que las fibrillas de βA podrían
sin cesar. Si no se alcanza pronto una Las placas neuríticas y los haces hallarse implicadas en la neurodege-
terapia eficaz, se prevé que los pacien- neurofibrilares constituyen dos tipos neración asociada a la enfermedad de
tes se cuadriplicarán en los próximos de agregados observados en el tejido Alzheimer. De hecho, J. A. Hardy y
50 años. cerebral del paciente. Constan, sobre G. A. Higgins postularon en 1992 que

22 Mente y cerebro 21/2006


βA monomérica Placas neuríticas

n
Oligómeros
PPA
de bajo peso Oligómeros
molecular
Fibrillas
Protofilamentos
amiloides

¿COMO?

N. CARULLA, D. GRILLO-BOSCH, M. ARIMON, L. SANCHEZ Y E. GIRALT


β-secretasa

γ-secretasa

Estrés oxidativo Tau - Haces neurofibrilares


Membrana
celular Inflamación Pérdida de neuronas

ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

1. PROCESO DE AGREGACION DE LA PROTEINA βA, vinculada a la enfermedad de


Alzheimer. βA monomérica se acumula en las placas neuríticas a través de la generación de limitar su acción y, por consiguiente,
de distintos agregados. Se desconoce el mecanismo o mecanismos en cuya virtud tales la síntesis de PPA. Mas, habida cuenta
agregados desencadenan, entre otros sucesos tóxicos, estrés oxidativo, inflamación, de que se desconoce la función de la
proteína precursora del amiloide, no se
pérdida de neuronas y formación de haces neurofibrilares que conducen a la EA.
pueden prever los efectos secundarios
derivados de la restricción de su fa-
bricación.
la neurotoxicidad dependía de las fi- lar. Aunque queda mucho por dilucidar Una segunda aproximación buscaría
brillas. sobre la relación entre la formación limitar el procesamiento de la pro-
Pero en fecha reciente ha quedado de- de placas neuríticas y la generación de teína precursora del amiloide que da
mostrado que las formas oligoméricas y haces neurofibrilares, se da por cierto origen a βA. Recuérdese que ésta se
las protofibrillas pueden ser tanto o más que la formación de haces se produce obtiene a partir de la PPA mediante
tóxicas que las fibrillas. La agregación después de la aparición de las placas la actuación de la β y la γ-secretasa.
de βA desencadena un amplio abani- neuríticas. Tal inhibición enzimática reduciría la
co de procesos que pueden causar la Ante estas pruebas, resulta coherente concentración de βA en el cerebro, lo
muerte celular: generación de especies de que la investigación en el desarrollo que retrasaría la formación de fibrillas
oxígeno reactivo, respuesta inflamatoria de nuevos fármacos para el tratamiento amiloides. Acontece, sin embargo, que
y generación de haces neurofibrilares. de la EA se centre en la proteína βA. ambas enzimas tienen otros sustratos;
Aunque se desconoce el mecanismo a ¿Cuáles son las nuevas estrategias te- por tanto, el bloqueo de su actividad
través del cual aparece tamaña toxicidad rapéuticas acometidas para prevenir o podría provocar efectos secundarios
celular, se barajan varias hipótesis. revertir la acumulación de depósitos de adversos. En condiciones normales, la
El otro tipo de agregado proteico que βA en el cerebro? Y, en particular, ¿qué βA circula, soluble, por el plasma y
se observa en el tejido cerebral de los ventajas ofrece el uso de péptidos inhi- líquido cefalorraquídeo, lo mismo en
enfermos de Alzheimer son los haces bidores de la agregación de βA como sujetos sanos que en enfermos de Alz-
neurofibrilares, cuyo componente mayo- posible tratamiento de la enfermedad heimer. Con otras palabras: βA es un
ritario es la proteína tau. En el sistema de Alzheimer? producto natural y no patogénico, y la
nervioso central, tau une y estabiliza los inhibición de su síntesis podría acarrear
microtúbulos, elementos esenciales del Acumulación de depósitos de βA consecuencias dañinas.
andamiaje celular. En las neuronas, los Existen varios enfoques terapéuticos Una tercera aproximación atiende a
microtúbulos se encargan del transporte potenciales relacionados con la pre- la eliminación del amiloide del cerebro
intracelular. vención o reversión de la acumulación mediante el empleo de vacunas, que se
En la enfermedad de Alzheimer, tau de depósitos de βA (véase la figura 2). benefician de la administración de βA.
se encuentra enriquecida en grupos fos- Por ejemplo, el que se propone inhibir En efecto, este polipéptido estimula el
fato, lo que favorece su agregación y la la expresión del gen codificador de la sistema inmunitario y le insta a elimi-
creación de haces neurofibrilares. Los proteína precursora del amiloide. La es- nar las placas constituidas y evitar la
haces bloquean el transporte intracelular trategia en cuestión se apoya en técnicas aparición de otras nuevas. En cierto
y, con ello, provocan la muerte celu- manipuladoras del gen con el objetivo modelo de ratones transgénicos de la

Mente y cerebro 21/2006 23


Ribosoma 2. POSIBLES ESTRATEGIAS TERAPEUTICAS EN LA
ENFERMEDAD DE ALZHEIMER. Esquema que muestra la conversión
Terapia génica de βA soluble en placas neuríticas. De cada estadio de la agregación
se indica la estrategia o estrategias con las que se está trabajando para
bloquear el efecto negativo de la deposición de βA en el cerebro
(recuadro verde). Nuestro laboratorio trabaja en el diseño de péptidos
Espacio PPA
extracelular inhibidores del proceso de agregación (recuadro rojo).

β-secretasa
Membrana enfermedad de Alzheimer se observó
celular γ-secretasa una importante disminución de pla-
cas neuríticas y de neuritas distróficas
Citosol tras la inmunización repetida con βA.
También, en otros dos trabajos que
investigaron sobre sendos modelos de
Fragmentación de PPA Inhibición de ratones transgénicos se evidenció una
β/γ secretasa mejoría en la memoria. Quedan, sin
embargo, por despejar algunas dudas
βA Soluble sobre la seguridad, el mecanismo de
acción y la viabilidad de la aplicación
Inhibidores de la en humanos de esta aproximación tera-
agregación de βA péutica. De hecho, los ensayos clínicos
en fase II, en los que se evaluaba la
eficiencia de la estrategia, tuvieron que
ser interrumpidos ante la aparición de
Oligómeros/
algunos casos de encefalitis, un proceso
Protofilamentos inflamatorio que afecta el cerebro. No
obstante, la estrategia de la inmuni-
zación es una de las más avanzadas
para reducir las placas neuríticas en
pacientes con la EA.
Una cuarta aproximación propone
prevenir el efecto tóxico del amiloide.
Pese a los avances registrados en el
conocimiento del proceso de amiloi-
Fibrillas Vacunas/
amiloides
dosis en la enfermedad de Alzheimer,
Anticuerpos βA se nos escapa el mecanismo a través
del cual el amiloide interviene en la
neurodegeneración. Aunque se ha ha-
blado de varios mecanismos posibles,
se ignora si la neurotoxicidad de βA
viene mediada por uno o por varios de
estos mecanismos. Tales interrogantes
Vacunas/ dificultan las posibilidades de intervenir
Placas neuríticas Anticuerpos βA médicamente en este paso.

Péptidos inhibidores
¿COMO? de la agregación
Se está abriendo camino una nueva y
esperanzadora estrategia terapéutica: la
Prevenir el efecto utilización de péptidos para inhibir la
N. CARULLA, D. GRILLO-BOSCH, M. ARIMON, L. SANCHEZ Y E. GIRALT

tóxico del amiloide agregación de la proteína βA. La pro-


teína βA está formada por un número
variable de aminoácidos, entre 39 y 43,
siendo la forma que agrega más la de
42 aminoácidos.
Cuando la proteína βA se integra en
una fibrilla amiloide, adopta una estruc-
Estrés oxidativo Tau - Haces neurofibrilares tura beta-cruzada: la mayor parte de la
Inflamación Pérdida de neuronas proteína se organiza en láminas beta y
el resto se dispone en giros y colas.
La estructura en lámina beta establece
ENFERMEDAD DE ALZHEIMER enlaces de hidrógeno entre cadenas po-
lipeptídicas vecinas. En el caso de las

24 Mente y cerebro 21/2006


a b
= –CH3
Alanina, A
H 1 10 20 30 40
H DAEFRHDSGYEVHHQKLVFFAEDVGSNKGAIIGLMVGGVVIA
OH
N
H O

Aminoácido N-amida
c

H H O H H O H H O
N N N C
N N N N N C
H O H H O H H O H

H H O H H O H H O
N C
N N N C
N N N N
H O H H O H H O H

Enlaces de hidrógeno

d e
Lámina beta Giros
Colas
Crecimiento de la fibrilla

Crecimiento de la fibrilla

N. CARULLA, D. GRILLO-BOSCH, M. ARIMON, L. SANCHEZ Y E. GIRALT


4,7-4,8 Å

4,7-4,8 Å

10-12 Å

3. ESTRUCTURA BETA-CRUZADA DE LAS FIBRILLAS AMILOIDES. (a) Estructura de un aminoácido. Los aminoácidos constan de un
grupo amino, un grupo carboxilo y una cadena lateral característica, que es la que los diferencia (redonda naranja). La cadena lateral de cada
aminoácido tiene diferente carga, tamaño, estructura, reactividad química y capacidad de formar enlaces de hidrógeno. La cadena lateral del
aminoácido alanina la integra un grupo metilo (–CH3). Existen veinte aminoácidos naturales distintos. Para designarlos se utiliza su nombre
entero o su símbolo. (b) Secuencia de la proteína βA. Subrayada en rojo, se muestra la parte de la secuencia donde se cree que se inicia la
agregación. (c) Estructura de lámina beta caracterizada por la formación de enlaces de hidrógeno entre cadenas polipeptídicas vecinas. En esta
representación, ambas cadenas polipeptídicas crecen en la misma dirección y sentido, desde el extremo N-terminal (N) en dirección hacia el
C-terminal (C). Se trata de una lámina beta paralela. (d) Representación esquemática de la estructura beta-cruzada de las fibrillas amiloides.
Las láminas beta establecen enlaces de hidrógeno en la dirección de crecimiento de la fibrilla. Las cadenas laterales interaccionan entre sí en el
plano perpendicular al crecimiento de la fibrilla. (e) Representación esquemática simplificada de una fibrilla amiloide.

Mente y cerebro 21/2006 25


4. PEPTIDOS INHIBIDORES DE LA AGREGACION DE βA. El péptido inhibidor
N. CARULLA, D. GRILLO-BOSCH, M. ARIMON, L. SANCHEZ Y E. GIRALT

consta de un fragmento de βA que sirve de “elemento de reconocimiento” (rojo) al que


se le une, o bien forma parte del mismo, otro dominio el “elemento disruptor” (verde)
que cumple la función de obstaculizar el desarrollo de la fibrilla.

Diseños mina beta, el equipo liderado por C. Soto


Todos los diseños de péptidos inhibidores introdujo entre uno y tres aminoácidos de
de la agregación publicados hasta la fecha prolina. La prolina impide que la cadena
se sirven de un fragmento de βA como peptídica adopte una estructura de lámina
“elemento de reconocimiento”. Lo que no beta porque limita los ángulos de torsión
impide que se hayan seguido diferentes permitidos; evita, además, la formación
estrategias en la elaboración del “elemen- de enlaces de hidrógeno requeridos para
to disruptor” (véase la figura 5). crear la trama de láminas beta, ya que
Así, para debilitar la tendencia del pép- no posee un hidrógeno en el N-amida
tido a formar parte de la estructura en lá- del enlace peptídico.
Elemento de reconocimiento molecular
Elemento disruptor de la agregación
a Prolina

fibrillas amiloides, la región organizada Fragmento


en láminas beta entabla enlaces de hi- polilisinas
drógeno en la dirección de crecimiento
de la fibrilla (véase la figura 3).
Con esta estrategia se busca evitar la Grupo
formación de placas neuríticas, integra- voluminoso
das sobre todo por fibrillas amiloides.
Se utilizan moléculas capacitadas para
Aminoácidos
impedir, de modo específico, la interac- N-metilados
ción βA-βA y, por ende, su agregación.
En este marco, interesan péptidos que,
por un lado, puedan unirse a βA y, por
otro, se hallen incapacitados para inte-
grarse en una fibrilla amiloide.
Para generar compuestos que inte-
raccionen específicamente con βA, se
aprovechan las propiedades de autorre-
conocimiento que ésta posee. En el di-
seño de péptidos inhibidores de la agre- b
gación de βA se utiliza un fragmento
del mismo βA que sirve de “elemento
de reconocimiento”. Al fragmento en
cuestión se le une, si no se encuentra
integrado en él, un “elemento disruptor”,
dominio que se emplea para obstruir
el crecimiento de la fibrilla (véase la
figura 4).

5. DISEÑOS DE INHIBIDORES
N. CARULLA, D. GRILLO-BOSCH, M. ARIMON, L. SANCHEZ Y E. GIRALT

PEPTIDICOS DE LA AGREGACION DE
βA. Se incluyen la prolina para diseñar
péptidos anti-lámina beta, grupos dotados
de carga o grupos voluminosos para
dificultar la agregación y aminoácidos
N-metilados para prevenir la formación
de enlaces de hidrógeno en una cara
de la lámina beta. Se ilustra un posible
mecanismo de actuación al inicio de la Elemento de reconocimiento molecular
agregación (a) y durante el proceso de Elemento disruptor de la agregación
agregación (b).

26 Mente y cerebro 21/2006


6.

N. CARULLA, D. GRILLO-BOSCH, M. ARIMON, L. SANCHEZ Y E. GIRALT


DETALLE ATOMICO DEL DISEÑO
DE péptidos inhibidores de la agregación
a
de βA, a partir de N-metilaminoácidos. H H O H H O H H O

En a se esboza la interacción de una N N N C


N N N N
molécula que se acerca a la superficie de
H O H H O H H O H
una lámina beta en crecimiento. En b se
ilustra la interacción de una molécula que
se acerca a la superficie de una lámina beta
en crecimiento en la que la última cadena
de la lámina beta en crecimiento contiene H H O H H O H H O

N-metilaminoácidos. La siguiente cadena N N N C


N N N N
no puede incorporarse, pues la formación
H O H H O H H O H
de enlaces de hidrógeno se encuentra
bloqueada por los grupos metilo.
H H O H H O H H O
N N N C
N N N N
La estrategia llevó a la síntesis de pép- H H
H O H O H O H
tidos que inhiben la formación de fi-
brillas amiloides in vitro y se hallan
capacitados para disgregar las fibrillas
b O H O H H O
generadas con anterioridad en el tubo H H H
de ensayo. Estos péptidos inhibidores N N N C
de la agregación se mostraron eficaces, N N N N
lo mismo en cultivos celulares que en H H
H O H O H O H
modelos animales.
En su diseño, el grupo dirigido por
R. M. Murphy introdujo un fragmento
de polilisinas en el extremo C-termi-
O Me O Me O
nal del “elemento de reconocimiento”. H Me H H
La lisina es un aminoácido dotado de N N N C
carga positiva. Aunque el fragmen- N N N N
to de polilisinas inhibidor acelera el H H
H O H O H O H
proceso de agregación de βA, éste
altera la morfología de las fibrillas
mostrando una reducción de la toxi- H H O H H O H H O
cidad de éstas en ensayos con células. N N N C
Estos resultados sugieren que no es N N N N
necesario bloquear la agregación de O H H O H H O H
H
βA para prevenir su toxicidad y que
tales inhibidores actúan acelerando la
agregación eliminando especies tóxi-
cas intermedias.
La estrategia de Murphy ratificó su βA, pero se eliminó en el primer paso se ve facultado para reconocer la secuen-
validez cuando se unió al “elemento de hepático; probablemente, el esteroide cia central de la proteína βA nativa y
reconocimiento” una cadena de poliglu- fue reconocido como un componente unirse a ella como si se tratase de la
támico y un fragmento de poliserina. El endógeno de la bilis. cadena original. Una vez incorporada la
glutámico es un aminoácido con carga Llegamos por fin a la estrategia del cadena de inhibidor a la lámina beta,
negativa; la serina, un aminoácido sin diseño racional de péptidos inhibidores los grupos metilo que posee quedan
carga. Si el compuesto con poliglutá- seguida por nuestro laboratorio: la incor- orientados hacia el exterior, dificultan-
mico mostraba propiedades similares poración de aminoácidos N-metilados do la aproximación de otra molécula
a la de polilisina, el de poliserina se (véase la figura 6). Los N-metilami- de βA e impidiendo el crecimiento de
manifestó ineficaz. Con otras palabras: noácidos presentan un grupo metilo, en la estructura beta.
parecía claro que la carga del aminoá- vez de un hidrógeno, en el N-amida. El grupo dirigido por A. J. Doig tra-
cido resultaba crítica para su eficacia Aunque los ángulos de torsión son los baja con derivados mono-N-metilados
como “elemento disruptor” de la agre- permitidos para que la cadena adquie- de la secuencia original de βA, que
gación. ra una estructura laminar beta, pueden comprenden desde el residuo 25 al 35,
Por una opción distinta se inclinó actuar como “elementos disruptores” βA(25-35). Estos compuestos inhiben
el equipo de M. A. Findeis. Como al evitar la formación de enlaces de la formación de fibrillas amiloides in
“elemento disruptor” utilizó un este- hidrógeno esenciales para estabilizar las vitro, deshacen hasta cierto grado fi-
roide, unido en el extremo N-terminal láminas beta. brillas amiloides creadas antes en el
del péptido. Este péptido resultó ser El “elemento de reconocimiento”, al tubo de ensayo e inhiben la toxicidad
un buen inhibidor de la agregación de ser un fragmento de la propia proteína, en cultivos celulares.

Mente y cerebro 21/2006 27


a b 7. APROXIMACION RETRO-
H H H H ENANTIO. Se describe la estrategia en
N N N N una serie esquemática de pasos. En a se
H O O H H O H O muestra la relación especular entre un
L D L D aminoácido con configuración L y otro
con configuración D. En b se dibujan
c H H O H H O H H O aminoácidos con configuración L y
N N N C
N N N N con configuración D. En c se ilustra la
N C
H O H H O H H O H disposición de las cadenas laterales entre
dos láminas beta paralelas constituidas
H H O H H O H H O
N C
C
por aminoácidos L. Asimismo, en d
N N N
N N N N se indica la disposición de las cadenas
H O H H O H H O H
laterales entre dos láminas beta paralelas
una constituida por aminoácidos L y la
otra por aminoácidos D. En e se muestra
d H H O H H O H H O
la disposición de las cadenas laterales al
N N N
N N N N N C combinar una cadena de aminoácidos
H O H H O H H O H H N C
L con su correspondiente secuencia
H H O H H O H H O retro-enantio en forma de lámina beta
N C antiparalela.
N. CARULLA, D. GRILLO-BOSCH, M. ARIMON, L. SANCHEZ Y E. GIRALT

N N N
N N N N N C
H O H H O H H O H H

de hidrógeno para estabilizar la estruc-


e tura beta. El “elemento de reconoci-
H H O H H O H H O
N N N miento” se basa en la región βA(16-22)
N N N N N C y βA(16-20). Estos péptidos impiden
H O H H O H H O H H N C el desarrollo de fibrillas amiloides in
H
vitro y disgregan las fibrillas amiloides
H H O H H O H H O C N ya constituidas; además, debido al uso
C N N N N N de N-metilaminoácidos, los péptidos en
N N N
O H H O H H O H H cuestión proporcionan resistencia a las
enzimas peptidasas, así como una mejor
solubilidad y permeabilidad a través de
la membrana hematoencefálica, entre
El equipo de S. C. Meredith utiliza otras ventajas. No se ha investigado aún
aminoácidos con grupos N-metilo en po- de qué capacidad gozan estos inhibido-
siciones alternadas. Con ello, consiguen res para rebajar la toxicidad de βA.
TABLA 1. Efecto de cada uno de los reforzar el efecto de repulsión ante las
mejores inhibidores peptídicos en la nuevas cadenas que intenten incorpo- Nuestro método
agregación de Aβ. *En negrita se muestra rarse, ya que se aumenta el número de Partimos de péptidos N-metilados
la estrategia utilizada para inhibir la N-amida que no puede formar enlaces y nos servimos de la aproximación
agregación

Diseño del inhibidor Inhiben Alteran la morfología Desensamblan Reducen


peptídico* la agregación de los agregados fibrillas preformadas la toxicidad

Ac-LPFFD-NH2
Sí No se ha estudiado Sí Sí
Grupo de C. Soto

KLVFFKKKKKK
No Sí No se ha estudiado Sí
Grupo de R. Murphy
Cholyl-LVFFA-OH
Sí No se ha estudiado No se ha estudiado Sí
Grupo de S. M. Molineaux
GSNKGAII(Me-G)LL
Sí No se ha estudiado Sí Sí
Grupo de A. J. Doig
K(Me-L)V(Me-F)F(Me-A)E-NH2
Sí No se ha estudiado Sí No se ha estudiado
Grupo de S. C. Meredith

KKLVF(Me-F)A-NH2
Sí No se ha estudiado No se ha estudiado Sí
Grupo de E. Giralt

28 Mente y cerebro 21/2006


sintética denominada retro-enantio. El la entre dos péptidos con aminoácidos Del conjunto de estos resultados se
mayor inconveniente que presenta cual- L orienta las cadenas laterales de un infiere que las moléculas peptídicas
quier fármaco basado en secuencias aminoácido en el mismo plano definido o derivados de las mismas con buena
peptídicas es la baja biodisponibili- por los enlaces de hidrógeno, igual que biodisponibilidad podrían ser útiles
dad de éstas: las enzimas peptidasas sucede con una estructura β antiparalela para inhibir y disolver la formación
no tardan en degradar los péptidos y entre la secuencia con L-aminoácidos de fibrillas amiloides. Nos hallaríamos
proteínas en el organismo. Por esta ra- y la secuencia con D-aminoácidos, en en presencia de una nueva posibilidad
zón, el tiempo de vida medio del com- orden inverso. de tratamiento de la enfermedad de
puesto es muy corto. La presencia de En nuestro laboratorio, hemos con- Alzheimer.
N-metilaminoácidos dilata este tiempo, seguido, aplicando la estrategia retro-
pero no lo suficiente para evitar que enantio, un péptido con aminoácidos
se trate de una degradación rápida. D que inhibe la formación de fibrillas ERNEST GIRALT es catedrático de química
Los aminoácidos son moléculas con amiloides in vitro y muestra una re- orgánica en la Universidad de Barcelona (UB)
e investigador del Instituto de Investigación
actividad óptica, es decir, poseen una ducción de la toxicidad en ensayos con
Biomédica del Parque Científico de Barcelo-
asimetría tal, que no pueden superpo- células.
na (IRB-PCB). En el Instituto dirige un grupo
nerse sobre su imagen especular, del Ante la buena biodisponibilidad de trabajo interesado en el diseño, síntesis y
mismo modo que una mano izquierda del inhibidor al ser sintetizado con estructura de péptidos y proteínas. En él se
no puede superponerse con su mano aminoácidos D, hemos acometido la integran NATALIA CARULLA, investigadora
derecha. Los aminoácidos naturales investigación del efecto de este inhi- ICREA, y DOLORS GRILLO-BOSCH, MURIEL
que constituyen las proteínas presen- bidor en modelos animales. El efecto ARIMON y LAIA SANCHEZ, estudiantes de
tan una configuración L y su imagen descrito para cada uno de los mejores doctorado, centrados en el estudio del proceso
especular una configuración D (véase inhibidores peptídicos de la agregación de agregación de la proteína beta-amiloide y
las figuras 7a y 7b). Los aminoácidos de βA mediante diferentes “elementos en el diseño de péptidos como posibles agentes
L son reconocidos por las enzimas pep- disruptores” se describe en la Tabla 1. terapéuticos en la enfermedad de Alzheimer.
tidasas de nuestro organismo; no así
los aminoácidos D.
Ante la restringida biodisponibilidad Bibliografía complementaria
de los péptidos, nos planteamos la posi- ALZHEIMER’S DISEASE: THE AMYLOID CASCADE HYPOTHESIS. J. A. Hardy y G. A. Higgins en
bilidad de trabajar con aminoácidos D. Science, vol. 256, págs. 184-185; 1992.
Si en vez de tener dos cadenas con ami-
noácidos L, utilizamos una cadena con BETA-SHEET BREAKER PEPTIDES INHIBIT FIBRILLOGENESIS IN A RAT BRAIN MODEL OF AMYLOIDOSIS:
aminoácidos L y otra con aminoácidos IMPLICATIONS FOR ALZHEIMER’S THERAPY. C. Soto, E. M. Sigurdsson, L. Morelli, R. A. Kumar,
D, no podremos lograr la misma dispo- E. M. Castano y B. Frangione en Nature Medicine, vol. 4, págs. 822-826; 1998.
sición espacial relativa de las cadenas MODIFIED-PEPTIDE INHIBITORS OF AMYLOID β-PEPTIDE POLYMERIZATION. M. A. Findeis, G. M.
laterales. Es decir, al cambiar una de Musso, C. C. Arico-Muendel, H. W. Benjamin, A. M. Hundal, J.-J. Lee, J. Chin, M. Kelley,
las cadenas de aminoácidos L por ami- J. Wakefield, N. J. Hayward y S. M. Molineaux en Biochemistry, vol. 38, págs. 6791-6800; 1999.
noácidos D, se pierden las interacciones RECOGNITION SEQUENCE DESIGN FOR PEPTIDYL MODULATORS OF β-AMYLOID AGGREGATION
estabilizadoras entre cadenas laterales, AND TOXICITY. M. M. Pallitto, J. Ghanta, P. Heinzelman, L. L. Kiessling y R. M. Murphy en
que se obtienen al unir dos secuencias Biochemistry, vol. 38, págs. 3570-3578; 1999.
con aminoácidos L (véase las figuras
7c y 7d). INHIBITION OF TOXICITY AND PROTOFIBRIL FORMATION IN THE AMYLOID-β PEPTIDE β(25-35)
USING N-METHYLATED DERIVATIVES. A. J. Doig, E. Hughes, R. M. Burke, T. J. Su, R. K. Heenan
Ahora bien, si contamos con una ca-
dena de péptido extendida, como sucede y J. Lu en Biochemical Society Transactions, vol. 30, págs. 537-542; 2002.
en una lámina beta, podremos conseguir DESIGN AND CHARACTERIZATION OF A MEMBRANE PERMEABLE N-METHYL AMINO ACID-CONTAIN-
mantener la topología de las cadenas ING PEPTIDE AB1-40 FIBRILLOGENESIS. D. J. Gordon, R. Tappe y S. C. Meredith en The Journal of
laterales y los enlaces de hidrógeno Peptide Research, vol. 60, págs. 37-55; 2002.
que la estabilizan. Para ello hemos de REDUCTION OF AMYLOID LOAD AND CEREBRAL DAMAGE IN A TRANSGENIC MOUSE MODEL
servirnos de la aproximación sintética OF ALZHEIMER’S DISEASE BY TREATMENT WITH A BETA-SHEET BREAKER PEPTIDE. B. Permanne,
retro-enantio. En el marco de ésta, amén C. Adessi, P. Saborio Gabriela, S. Fraga, M.-J. Frossard, J. Van Dorpe, I. Dewachter, A. Banks
de utilizar aminoácidos D, invertimos William, F. Van Leuven y C. Soto en The FASEB Journal, vol. 16, págs. 860-862; 2002.
también el orden de los aminoácidos
respecto a la secuencia peptídica origi- INHIBITION OF β-AMYLOID TOXICITY BY SHORT PEPTIDES CONTAINING N-METHYL AMINO ACIDS.
nal. Con los dos cambios se consigue M. Cruz, J. M. Tusell, D. Grillo-Bosch, F. Albericio, J. Serratosa, F. Rabanal y E. Giralt en The
Journal of Peptide Research, vol. 63, págs. 324-328. 2004.
mantener la topología de las cadenas
laterales a costa de sacrificar el tipo ALZHEIMER DISEASE: MECHANISTIC UNDERSTANDING PREDICTS NOVEL THERAPIES. D. J. Selkoe en
de estructura β que se genera (véase Annals of Internal Medicine, vol. 140, págs. 627-638; 2004.
la figura 7e). DECIPHERING THE MOLECULAR BASIS OF MEMORY FAILURE IN ALZHEIMER’S DISEASE. D. M. Walsh
En la naturaleza las láminas β apa- y D. J. Selkoe en Neuron, vol. 44, págs. 181-193; 2004.
recen en dos variedades: paralelas y
antiparalelas. En las primeras, las cade- NATURAL OLIGOMERS OF THE AMYLOID-Β PROTEIN SPECIFICALLY DISRUPT COGNITIVE FUNCTION.
nas de polipéptido vecinas, unidas por J. P. Cleary, D. M. Walsh, J. J. Hofmeister, G. M. Shankar, M. A. Kuskowski, D. J. Selkoe y
K. H. Ashe en Nature Neuroscience, vol. 8, págs. 79-84; 2005.
enlaces de hidrógeno, se desarrollan en
el mismo sentido de crecimiento; en las THE PARTIAL RETRO-INVERSO MODIFICATION: A ROAD TRAVELED TOGETHER. M. Chorev en
láminas β antiparalelas se desarrollan Biopolymers, vol. 80, págs. 67-84; 2005.
en sentidos opuestos. La unión parale-

Mente y cerebro 21/2006 29


Interior de una
mente genial
Kim Peek posee una de las memorias más extraordinarias que se han conocido.
Mientras no demos explicación a sus habilidades, no podremos comprender
los mecanismos de la cognición humana

Darold A. Treffert y Daniel D. Christensen

E
n 1887 J. Langdon Down describió el “síndrome del savant”,
expresión que él mismo acuñó para un tipo extraño de sabiduría
o brillantez mental asociado a una extraordinaria memoria. Se-
ñaló el caso de un paciente capaz de recitar palabra por palabra
La decadencia y ruina del imperio romano de Edward Gibbon. Desde
entonces, la memoria de un savant (sabio en francés) se ha relacionado
casi siempre con un dominio específico, como la música, el arte o la
matemática. Sin embargo, en el ciudadano estadounidense de 54 años
Kim Peek, el prodigio mismo es su fenomenal memoria, por la que sus
amigos le llaman “Kim-puter”.
No es exagerado decir que Kim puede extraer un dato de su biblioteca
mental con la misma rapidez que un buscador explora Internet. En cierta
ocasión, leyó en una hora y 25 minutos la obra de Tom Clancy La caza
del Octubre Rojo, y preguntado cuatro meses más tarde dio el nombre
del operador de radio citado en el libro, la página en que se describe el
personaje y la reproducción literal de varios pasajes.
A los 18 meses de edad empezó a memorizar libros que se le leían en
voz alta, y hasta el momento tiene 9000 libros guardados en su cabeza.
Tarda de ocho a diez segundos en leer cada página. Una vez terminado
el libro, le da la vuelta en el estante para indicar que ya está en su
“disco duro” mental.
1.
ETHAN HILL

KIM PEEK ante una imagen


de su cerebro.
La memoria de Kim abarca al menos señaló en menos de un segundo que cia: pese a su rareza, no siempre va
15 temas: historia universal y de Estados era el sábado de Pascua. acompañada por trastornos funcionales.
Unidos, deportes, cine, geografía, pro- Las imágenes obtenidas del cerebro Se han encontrado personas que care-
gramas espaciales, actores y actrices, la de Kim revelan anomalías estructura- cen de tal estructura sin sufrir ningún
Biblia, historia de la Iglesia, literatura, les. No podemos, sin embargo, vincular problema perceptible. Sin embargo, en
Shakespeare y música clásica. Se sabe directamente tales observaciones a nin- aquellos cuyo cuerpo calloso ha sido
todos los códigos de distritos urbanos y guna de sus habilidades. Con todo, las dañado en edad adulta, generalmente
postales estadounidenses y las estaciones técnicas de formación de imagen, que para evitar que los ataques epilépticos
de televisión que atienden esas locali- nos ilustran las funciones del cerebro y se propaguen de un hemisferio al otro,
dades. Se ha aprendido los mapas que no sólo su estructura, deberían dar más aparece un síndrome característico de
figuran en las guías telefónicas y puede luz al respecto. Entre tanto, creemos que “cerebro dividido” en el que los he-
indicar cómo se va de un lugar a otro merece la pena documentar los notables misferios separados empiezan a trabajar
en cualquiera de las grandes ciudades, logros de Kim. casi con total independencia.
o de una ciudad a otra. Es capaz de No es fácil encontrar gente como él, y Al parecer, los que han nacido sin
identificar cientos de obras de música conviene registrar sus características con el cuerpo calloso desarrollan canales
clásica y señalar las fechas de su com- miras a futuras investigaciones. El sín- posteriores de comunicación entre los
posición y de su estreno, su autor y drome del savant abre una ventana única hemisferios cerebrales. Tal vez las es-
detalles biográficos del mismo, e incluso hacia el interior de la mente; mientras tructuras resultantes permiten que los
analizar los componentes formales y to- no hallemos una explicación, no podrá dos hemisferios funcionen, en ciertos
nales de la música. Lo más asombroso pretenderse una total comprensión del aspectos, como un solo hemisferio gi-
de todo es que ahora, en su madurez, funcionamiento del cerebro. gante, situando por así decir bajo un
está desarrollando una facultad nueva. mismo techo funciones que acostumbran
Antes sólo podía hablar de música; desde Un cerebro insólito ir por separado. Si esto fuera cierto,
hace un par de años está aprendiendo Kim nació el 11 de noviembre de 1951 algunas habilidades geniales de Kim
a interpretarla. (en domingo, como él sabe muy bien). podrían deberse a dicha anomalía. En
La hazaña es asombrosa a la vista Su cabeza era mayor de lo normal; en cualquier caso, el hecho de que, entre
de sus graves problemas de desarrollo, el occipucio presentaba un encefalocele las personas carentes del cuerpo callo-
características que en diversos grados (vejiga del tamaño de una bola de béis- so, unas no sufran discapacidad y otras
comparten los aquejados de este síndro- bol) que se resolvió espontáneamente. presenten rasgos de savant, hace que
me. Al andar se tuerce hacia un lado, Había además otras anomalías, entre el papel del cuerpo calloso no quede
no puede abrocharse la ropa ni atender ellas la malformación del cerebelo. Uno tan claro como en principio se pensara.
las tareas de la vida diaria; le cuesta de los autores (Christensen) realizó en Los neurólogos bromean con que sus
mucho trabajo abstraerse. Frente a tales 1988 las primeras exploraciones cere- dos únicas funciones seguras son las de
limitaciones brillan mucho más sus fa- brales de Kim por resonancia magnética. propagar los ataques y mantener unido
cultades, extraordinarias para cualquier Desde entonces ha venido siguiendo su el cerebro.
persona. Si se consiguiera explicar los evolución. En cierto aspecto puede guiarnos
procesos mentales seguidos por Kim, Las particularidades del cerebelo pue- la teoría. El cerebro de Kim muestra
podría intuirse mejor por qué ciertas ha- den explicar los problemas de coor- anomalías en el hemisferio izquierdo,
bilidades —como la de calcular fechas dinación y movilidad de Kim. Pero to- rasgo común a numerosos savants. Por
de calendario, siempre asociada a una davía es más chocante la ausencia de si fuera poco, se busca en el hemis-
enorme memoria— son tan frecuentes cuerpo calloso, el haz de tejido nervioso ferio izquierdo la explicación de que
entre los savants. Recientemente, cuan- que, en condiciones normales, pone en los varones sean mucho más propensos
do un entrevistador le dijo que había conexión los dos hemisferios cerebrales. que las mujeres a desarrollar no sólo el
nacido el 31 de marzo de 1956, Kim No sabemos en qué repercute la ausen- síndrome del savant, sino también dis-
lexia, tartamudeo, fonación retardada y
autismo. El mecanismo propuesto consta
de dos partes: el feto masculino tiene un
nivel más alto de testosterona circulante
Resumen/Hazañas de un savant que puede intoxicar el tejido cerebral
en desarrollo; el hemisferio izquierdo
• Toda manifestación conocida de habilidad del síndrome del savant se carac- se desarrolla con más lentitud que el
teriza por el extraordinario poder de la memoria. En el caso de Kim Peek, derecho y, por tanto, está expuesto a
la memoria es en sí misma la habilidad. influencias nocivas durante un perío-
• El cerebro de Kim presenta múltiples anomalías; entre ellas, la ausencia de do más largo. En apoyo de la función
un cuerpo calloso. La función que desempeña esa deficiencia en el caso de que desempeña el daño al hemisferio
Kim no se ha explicado todavía, pero evoca una pregunta que plantean las izquierdo están los abundantes casos
habilidades de cualquier savant: ¿Estimula el daño cerebral un desarrollo
comunicados de “síndrome de savant
compensatorio en alguna otra región del cerebro, o sencillamente deja que
adquirido”: niños mayores y adultos que
aparezcan habilidades que de otro modo permanecían latentes?
• La memorización rutinaria de Kim evolucionó después hacia una forma de desarrollan repentinamente habilidades
pensamiento asociativo, signo evidente de creatividad. Su éxito le ayudó a geniales tras haber sufrido una lesión
introducirse en un mundo más amplio. Los autores concluyen que las habi- en ese hemisferio del cerebro.
lidades de un savant nunca deben despreciarse, sino cultivarse para lograr el ¿Qué valor tienen todas estas prue-
desarrollo intelectual y social del paciente. bas? Una posibilidad es que el hemis-
ferio derecho compense al izquierdo
cuando éste no pueda funcionar bien

32 Mente y cerebro 21/2006


y, para ello, desarrolle nuevas habilida-
des en las que quizá se utilicen tejidos
cerebrales destinados a otros fines en
condiciones normales. Otra posibilidad
es que la lesión del hemisferio izquier-
do se limite a descubrir facultades que
siempre habían permanecido latentes en
el hemisferio derecho: fenómeno que
algunos califican como liberación de
la “tiranía” del hemisferio izquierdo
dominante.
Kim se sometió a examen psicotéc-
nico en 1988. Su puntuación global en
cociente intelectual (CI) fue de 87, pero
con grandes variaciones entre las prue-
bas parciales verbales y de comporta-
miento. Había puntuaciones inscritas en
la gama de inteligencia superior; otras,
en cambio, en la de retraso mental. La
conclusión del informe psicológico fue,
por tanto, que el CI de Kim no ser-
vía para medir su capacidad mental.
Los psicólogos siguen debatiendo entre
“inteligencia general” e “inteligencias
múltiples”, pero nosotros creemos que
el caso de Kim apoya este último punto
de vista.
A Kim se le diagnosticó “un trastorno
del desarrollo sin ninguna otra especifi-
cación”; en modo alguno se le identifi-

ETHAN HILL
có con un trastorno autista. Aunque el
autismo suele asociarse al síndrome del
savant más que ningún otro trastorno
mental aislado, afecta sólo a la mitad 2. KIM LEE UNA PAGINA en ocho o diez segundos y al mismo tiempo la aprende de
de los savants conocidos. En contras- memoria. Su biblioteca mental consta de 9000 obras, con una cobertura enciclopédica
te con los autistas, Kim es abierto y que va desde Shakespeare hasta compositores musicales y mapas de las principales urbes
bastante sociable. Un factor que parece de EE.UU.
imprescindible para el pleno desarrollo
de habilidades de savant es un gran
interés por el tema en cuestión. labras dentro de las áreas de habilidad considerarse el equivalente verbal de
que ha escogido. una improvisación musical. A la manera
La memoria y la música A veces es muy concreto y literal al de un músico, Kim piensa muy deprisa,
En el caso de Kim, su interés se centró contestar o dar una dirección. En cierta tan deprisa que se hace difícil seguir
inicialmente en la pura memorización, ocasión, su padre le pidió que “bajara la sus intrincadas asociaciones. A menudo,
pero luego se fue concretando. Aunque voz” en un restaurante, y Kim se enco- en sus respuestas, parece ir dos o tres
su capacidad de abstracción y reflexión gió en el asiento para hacer “bajar” así pasos por delante de su auditorio.
conceptual es limitada —no puede in- su órgano de fonación. En otros casos Recientemente ha aparecido una nue-
terpretar muchos refranes corrientes—, puede dar inadvertidamente respuestas va dimensión fascinante en las geniales
Kim entiende gran parte del material muy ingeniosas. Por ejemplo, en una de habilidades de Kim. En 2002 conoció
que ha confiado a su memoria. Este sus charlas alguien le preguntó por el a April Greenan, directora de la Bi-
grado de comprensión no es habitual Discurso (Address) de Abraham Lincoln blioteca Musical McKay y profesora
entre los afectados por el síndrome. El en Gettysburg, a lo que Kim contestó de música en la Universidad de Utah.
propio Down designa con la expresión (interpretando “address” por su otro sig- Con su ayuda pronto empezó a tocar
“adherencia verbal” la capacidad que nificado de “dirección”): “Casa Will, el piano y a ilustrar el análisis de las
tiene el savant para memorizar un enor- en 227 North West Front Street, pero composiciones interpretando pasajes de
me número de palabras sin entender sólo pasó allí una noche, el discurso las mismas; asimismo ejecutaba muchas
su significado. Sarah Parker, graduada lo pronunció al día siguiente”. Kim no de las piezas que guardaba en su enorme
en psicología por la Universidad de pretendía hacer un chiste pero se dio biblioteca mental. Kim también posee
Pennsylvania, utiliza un aforismo lo- cuenta al reír el público; desde enton- una muy notable memoria musical a
cal, muy gráfico, al hablar de cierto ces utiliza esta anécdota con intención largo plazo, recordando la tonalidad
savant llamado Gordon: “el horno de humorística. original de cada composición.
la tejería no hace al albañil”. Kim no Kim tiene facultades para establecer Conoce perfectamente los instrumen-
solamente tiene un horno de ladrillos asociaciones más sutiles. El uso creativo tos de la orquesta sinfónica tradicio-
enorme, sino que se ha convertido en de una información originalmente me- nal e identifica prontamente el tim-
un creativo y versátil constructor de pa- morizada por repetición rutinaria puede bre de cualquier pasaje instrumental.

Mente y cerebro 21/2006 33


¿Conexión perdida?
El cerebro de Kim Peek (derecha, abajo) difiere en varios además las comisuras anterior y posterior, que también
aspectos de un cerebro normal (diagrama y derecha, arri- suelen unir los hemisferios. El cerebelo, responsable de
ba); las imágenes presentadas son secciones transversales ciertas funciones motrices, es menor de lo habitual y está
antero-posteriores obtenidas por resonancia magnética. mal formado, con un fluido que ocupa gran parte del es-
El cerebro y la cabeza de Kim son de gran tamaño; pacio circundante; acaso ésta sea la explicación de algunas
corresponden ambos al percentil 99. Lo que más sorprende dificultades de coordinación de Kim. La función que de-
es la total carencia del cuerpo calloso, que, en condiciones sempeñan estas anormalidades en sus habilidades mentales
normales, sirve de conexión entre los dos hemisferios. Faltan es el tema de la investigación.

CEREBRO NORMAL
SARA CHEN (ILUSTRACION); PRATIK MUKHERJEE Y DONNA R. ROBERTS UNIVERSIDAD DE CALIFORNIA, SAN FRANCISCO (IMAGENES POR RESONANCIA MAGNETICA)

CUERPO
CALLOSO

CUERPO COMISURA CEREBELO


CALLOSO ANTERIOR
COMISURA
POSTERIOR
CEREBRO DE KIM PEEK

Por ejemplo, presentó la obertura del obras, demuestra un amplio conoci- de recordar todos los detalles de una
poema orquestal El Moldava de Be- miento musical. composición que en muchos casos ha
drich Smetana reduciendo las partes A pesar de su rareza física, Kim pro- oído sólo una vez y hace más de 40
de flauta y de clarinete a una nota en gresa en destreza manual. Sentado al años. Las conexiones que establece
arpegios tocada con la mano izquierda piano puede tocar una pieza musical que entre las obras, las vidas de los com-
y explicando que los oboes y fagotes desee analizar, cantar el pasaje que le positores, acontecimientos históricos,
entran con el tema principal, que lue- interese o describir la música verbal- bandas sonoras de películas y miles
go redujo a notas interpretadas con la mente, pasando de un modo a otro sin de hechos que almacena en su base de
mano derecha de una en una y después interrupción alguna. Además, sigue el datos revelan una enorme capacidad
en acordes de tres (continuando los ritmo, con percusiones ligeras de la mano intelectual”. Llega incluso a compararle
arpegios con la mano izquierda como derecha en el pecho cuando escucha o con Mozart, que también tenía una testa
señala la partitura). Su habilidad para de su pie derecho cuando toca. poderosa, fascinación por los números
identificar los compositores de piezas Greenan, estudiosa de Mozart, obser- y habilidades sociales irregulares. La
nunca oídas anteriormente, por mera va: “Kim tiene notables conocimientos profesora se pregunta si algún día po-
deducción basada en el estilo de las musicales. Es asombrosa su capacidad dría Kim aprender a componer.

34 Mente y cerebro 21/2006


La vida después de Rain Man
No es de extrañar que la prodigiosa
memoria de Kim llamara la atención del
escritor Barry Morrow en un encuentro
casual en 1984 y le impulsara a escribir
el guión de Rain Man. Su protagonista,
Raymond Babbitt, es un savant interpre-
tado por Dustin Hoffmann. La película
es pura ficción y no relata la vida de
Kim, ni siquiera en escorzo. Pero hay
una escena en la que Raymond cal-
cula mentalmente raíces cuadradas a
velocidad de relámpago y su hermano
Charlie comenta: “Debería trabajar para
la NASA o algo por el estilo”. Y no iba
descaminado, pues Kim podría muy bien
colaborar con tal organización.
La NASA ha propuesto construir un
modelo anatómico en tres dimensiones
de la estructura del cerebro de Kim.
Richard Boyle, director del Centro Tec-
nológico BioVIS de la NASA, describe
el proyecto como parte de un trabajo
más ambicioso: superponer y fusionar
cerebros de la mayor variedad posi-
ble; de ahí que el insólito cerebro de
Kim sea especialmente valioso. Con
los datos obtenidos, tanto estadísticos
como funcionales, se podrían localizar
e identificar los cambios operados en
el cerebro que van asociados al pensa-
miento y a la conducta. La NASA espera
que este modelo detallado permita a los
físicos interpretar mejor los resultados
de los sistemas de imagen por ultra-
sonidos, de posibilidades muy inferio-
res, por ahora los únicos que pueden
ETHAN HILL

llevarse al espacio para vigilar a los


astronautas.
La filmación de Rain Man y el éxito
de la película marcó un hito en la vida
3. TOCAR EL PIANO es la última habilidad adquirida por Kim, con una afición en
de Kim. Hasta ese momento, él había aumento a pesar de su deficiente coordinación. La profesora de piano April Greenan
sido huraño, refugiándose en su cuarto (sentada) y su padre, Frank (de pie) han alentado los esfuerzos de Kim.
durante las visitas; a partir de entonces,
la seguridad que adquirió tratando con
el equipo de rodaje y la celebridad dades especiales que posean alguna DAROLD A. TREFFERT y DANIEL D. CHRIS-
que le proporcionara el filme, les ins- habilidad de savant. Recomendamos TENSEN se apasionan desde hace tiempo por
piró a él y a su padre, Frank Peek, que la familia u otras personas que el fenómeno savant. Treffert, psiquiatra en Wis-
a compartir sus excepcionales dotes asistan al afectado “eduquen el ta- consin, ha investigado sobre el autismo y el
con numerosos auditorios. Ambos se lento” —en vez de despreciar esas síndrome del savant desde 1962. Christensen es
convirtieron en entusiastas pregoneros habilidades como frívolas—, como un profesor clínico de psiquiatría, de neurología
de esperanza para quienes sufren dis- medio para que el savant se relacione y adjunto de farmacología en la facultad de
capacidades. Al cabo de los años han con otras personas y se alivien los medicina de la Universidad de Utah.
hecho participar de su historia a más efectos de la discapacidad. No es un
de 2,6 millones de personas. camino fácil, por la intensa dedica- Bibliografía complementaria
Creemos que la transformación ción, paciencia y trabajo abnegado THE REAL RAIN MAN. Frank Peek. Harkness
de Kim será de aplicación general. que exigen la discapacidad y las li- Publishing Consultants, 1996.
Gran parte del conocimiento científi- mitaciones: el padre de Kim es un
co sobre la salud procede del estudio ejemplo convincente. EXTRAORDINARY PEOPLE: UNDERSTANDING
SAVANT SYNDROME. Reedición. Darold
de las patologías. Mucho de lo que Las exploraciones futuras del sín-
A. Treffert. iUniverse, Inc., 2000.
aprendamos sobre la memoria normal drome del savant aportarán revelacio-
vendrá del estudio de memorias singu- nes científicas a la par que historias RASGOS GENIALES. Darold A. Treffert y
lares o insólitas. Entre tanto, se deben de inmenso interés humano. De unas Gregory L. Wallace en Investigación y Ciencia,
obtener conclusiones prácticas para y otras da Kim Peek cumplido tes- n.o 311, págs. 58-67; agosto de 2002.
atender a otras personas con necesi- timonio.

Mente y cerebro 21/2006 35


1. EL SISTEMA NEURONAL DE
RECOMPENSA sufre una transformación
radical en la pubertad. En ello se esconde
la razón de que los adolescentes sientan
atracción por las conductas de riesgo.
ODILON MORAES

36 Mente y cerebro 21/2006


Adiós a la infancia
Lo que ocurre en la pubertad trasciende la mera subversión hormonal. En la reorganización
contemporánea del cerebro de los adolescentes debe buscarse la particular conducta exhibida

Suzana Herculano-Houzel Pero el estudio neurológico, ayudado ciones infantiles les aburren; el interés
por la técnica de formación de imágenes, salta, de repente, hacia otros estímu-

H
an perdido interés en los nos ha descubierto que la pubertad entra- los, como la música, el deporte y el
asuntos escolares. No se ña una fase de la maduración cerebral, otro sexo. Al mismo tiempo continúa
concentran en la clase de a la que hasta ahora se le ha prestado el desarrollo de la personalidad y de la
piano. Ni siquiera se es- poca atención. El norteamericano Ins- capacidad de juicio. La reestructuración
fuerzan por mostrarse educados. Su tituto Nacional de la Salud financia un del sistema de recompensa cursa para-
habitación se convierte en un coto proyecto ambicioso de siete años: la ex- lela a la capacitación del cerebro para
cerrado, de acceso prohibido para los ploración sistemática del cerebro de 500 avalar el pensamiento abstracto.
“viejos”. El teléfono móvil y el patín niños y jóvenes de edades comprendidas La compañía de los padres resulta
han desplazado a la muñeca y al coche entre los dos y los 21 años. El rastreo ahora menos deseable; en cambio, ad-
de mecano. El tatuaje y el “piercing” tomográfico irá acompañado del estudio quiere primacía la amistad con com-
constituyen los símbolos de su voluntad de sus facultades cognoscitivas. pañeros de su misma edad. La rees-
de independencia. Cuanto les atraía de Se ha confirmado que, al principio de tructuración del sistema de recompensa
niños, ahora les aburre. Sobre todo les la adolescencia, el cerebro ha alcanzado encierra su interés psicológico. Gracias
cansan los padres, quienes, a la vista ya su máximo tamaño. Sin embargo, por a tales cambios, los jóvenes conocen
de la conducta de sus hijos púberes, debajo de una superficie aparentemente experiencias que les convertirán en
empiezan a cuestionarse si acertaron en tranquila, el cerebro esconde un panora- adultos independientes. Para ello han
la educación otorgada. ¿Es puro teatro? ma que se asemeja mucho a un edificio de abandonar la seguridad del hogar
¿Lo hemos hecho mal? ¿Hay forma de en construcción: las estructuras deci- familiar, lugar que jamás dejarían si no
sacarlos de sus extravagancias? sivas se renuevan. Mientras que unas fuera por el aburrimiento que empieza
Hasta ahora, la efervescencia de los zonas crecen, otras se reducen y unas a producirles y por la gran atracción
adolescentes se atribuía a la repentina terceras se reorganizan por completo. del riesgo.
producción de hormonas sexuales. Esa A través de tales transformaciones, cada Desafían su destino y ponen a prue-
química provocaba el auténtico caos área va alcanzando la madurez necesaria ba su talento intentando llegar hasta
mental. Sin embargo, la investigación para su plena capacidad funcional. el límite. Unas veces fracasan y otras
neurológica nos acaba de demostrar que tienen éxito; así aprenden a tomar con-
es imprescindible que el cerebro pase ¿De excursión con los padres? fianza en sí mismos. Los jóvenes que
por esta fase de inestabilidad para llegar ¡Ni hablar! en su debida medida asumen riesgos,
a un pensamiento autónomo “adulto”. Los procesos de renovación van ejer- llegados a la edad adulta muestran una
Los drásticos cambios de conducta ope- ciendo efectos decisivos en la conducta competencia mayor que sus coetáneos
rados en la pubertad obedecen a una del joven. Los primeros cambios con- que por sistema tienden a evitar cual-
reorganización sistemática de la es- ciernen a la transformación radical del quier reto.
tructura cerebral. A las hormonas les “sistema de recompensa”, responsable Un desarrollo correcto no requiere
corresponde una función secundaria. de las sensaciones agradables. Al prin- que el adolescente se resigne ante las
Durante mucho tiempo los neurólo- cipio de la adolescencia desaparecen adversidades. En momentos de confu-
gos minusvaloraron las posibilidades de aproximadamente el 30 % de los re- sión los padres se ven obligados a in-
reestructuración del cerebro. Por una ceptores de dopamina, el “mensajero tervenir para ahorrarle riesgos. En esa
razón que parecía obvia: en cuanto el de la felicidad”. El sistema se reduce edad, el consumo de drogas constituye
cuerpo del joven adquiere las caracterís- y anula las pequeñas alegrías cotidianas un peligro indudable. La inhibición de
ticas del adulto, el volumen del cerebro que en otros tiempos atraían tanto a los los receptores aumenta la vulnerabilidad
permanece constante, ha alcanzado ya niños; por ejemplo, las excursiones con de los jóvenes ante drogas que eleven
su tamaño máximo. Su maduración, los padres. su estado de ánimo. Estas drogas agra-
así se creía, culminaba al final de la Las consecuencias sobre la conducta van la destrucción de los receptores de
infancia. saltan a la vista: las entretenidas ocupa- la dopamina, lo que empeora aún más

Mente y cerebro 21/2006 37


unos 360 kilómetros por hora. En la
reestructuración cerebral de la pubertad
Resumen/Estructura del cerebro se reducen, pues, sinapsis superfluas y
las que quedan funcionan de manera
• En la pubertad se da una notable reestructuración en el sistema nervioso: más eficaz.
desaparecen conexiones interneuronales superfluas y aparecen otras nuevas. Los nuevos descubrimientos se hallan
El “sistema de recompensa” pierde el 30 % de los receptores de dopamina. en consonancia con los resultados de
• La renovación del cerebro tiene lugar siguiendo un plan genéticamente de- unos estudios realizados en el Institu-
terminado. La reestructuración cerebral se realiza de forma paralela al resto to Karolinska de Estocolmo en 2004:
de los cambios somáticos. la mielinización del cerebro de niños
• La última fase de la pubertad es la maduración del córtex órbito-frontal, y adolescentes aumenta entre los 8 y
centro coordinador superior. Sólo se completa alrededor de los 30 años. los 18 años en paralelo al perfecciona-
miento de facultades cognitivas, como
memoria y capacidad de lectura. La en-
voltura mielínica supone una suerte de
el ya de por sí confuso ánimo del jo- tiene más o menos constante desde el “fijación” de las conexiones neuronales,
ven, con el estímulo consiguiente de la nacimiento, Giedd y Rapoport llegaron fijación que sólo se realiza una vez com-
apetencia por un mayor consumo. Una a la conclusión de que, al comienzo de probadas las conexiones y confirmado
espiral infernal que puede prolongarse la pubertad, la cuantía de sinapsis expe- su adecuado funcionamiento.
hasta la edad adulta. rimentaba un brusco aumento para más Según otra investigación en curso,
Una fase importante en la evolución tarde, en la juventud, ir destruyéndose también auspiciada por el norteame-
del cerebro es la modelación de las co- las sobrantes. ricano Instituto Nacional de la Salud,
nexiones entre neuronas (sinapsis). En los procesos de reestructuración se van
un principio, se producen sinapsis en ex- Un buen aislamiento garantiza sucediendo en distintas áreas del cere-
ceso. El cerebro se asemeja a un bloque una buena conducción bro, siguiendo una rigurosa secuencia
de mármol que se fuera modelando a sí Pese a esa fase juvenil de poda de cronológica. Las primeras regiones del
mismo hasta transformarse en escultu- sinapsis, el volumen total del cerebro córtex donde aparece la transformación
ra. A medida que se va eliminando lo persiste constante. ¿De dónde procede son las encargadas de procesar estímu-
superfluo —las sinapsis que apenas se la nueva masa cerebral? Para Giedd y los sensoriales. Los lóbulos parietales
utilizan— va adquiriendo forma propia. Rapoport, conforme va desapareciendo superiores y posteriores reciben la in-
¿Desde qué edad empiezan a podarse masa de sustancia gris, va surgiendo formación referente al propio cuerpo.
sinapsis? Hasta finales de los noventa nueva sustancia blanca. Esta nueva masa Su máximo volumen se alcanza a los
se creyó que ocurría en el cuarto año se sitúa por debajo de la corteza cere- 10 años en las niñas y a los 12 en
de vida. bral y contiene fundamentalmente fibras los niños.
Sin embargo, en 1999 apareció un de conexión interneuronal. El volumen En esa misma zona, vuelve luego a
estudio de Jay Giedd y Judith Rapoport, cerebral permanece constante, pero varía disminuir la sustancia gris, mientras que
del norteamericano Instituto Nacional su composición. simultáneamente aumenta el volumen
de la Salud, que llegaba a conclusiones La sustancia blanca consiste sobre de los lóbulos frontal y temporal. En
muy diferentes. Durante varios años, todo en fibras nerviosas apretadamente estas regiones, encargadas de procesos
siguieron el desarrollo del cerebro de ni- empaquetadas y eléctricamente aisladas cognitivos y emocionales, no se adquie-
ños y jóvenes y observaron un aumento por una envoltura de mielina. El aisla- re el volumen máximo hasta los 16 o
de volumen de la sustancia gris, lo que miento permite acelerar los impulsos 17 años. Los lóbulos frontales son las
no significa un aumento de las neu- neuronales y hacerlos más seguros. últimas zonas cerebrales en alcanzar su
ronas, sino de sus conexiones. Dando La velocidad de transmisión pasa de estructura y función definitivas, lo que
por supuesto que el número total de alrededor de un metro por segundo a podría retrasarse hasta los 30 años. Sólo
neuronas de la corteza cerebral se man- unos 100 metros por segundo, es decir, entonces podrá afirmarse que el cerebro
ha llegado a la madurez.
Volvamos a la primera fase de la
SIGANIM

1,5 reestructuración. En los tres años que


dura la pubertad, la talla aumenta entre
30 y 50 cm y el peso unos 30 kilos.
Peso del cerebro en kilogramos

Las proporciones corporales cambian


1,0 radicalmente. Llama la atención el no-
table alargamiento de piernas y brazos.
Este crecimiento repentino constituye un
reto para el cerebro: ha de ir adecuando
0,5 VARONES su cartografía neuronal a la cambiante
MUJERES realidad somática. De semejante tarea

0 2. DURANTE LA PUBERTAD, el peso


1
2
3

71–75
76 –80
10 –12
13 –15
16 –18
19 –21
22 –30
31–40
41–50
51–55
56 –60
61–65
66 –70

81–85
85+
4–5
0,5

6 –7
8 –9

del cerebro apenas varía, lo que impidió


descubrir mucho antes el fenómeno de la
Edad en años reestructuración neuronal.

38 Mente y cerebro 21/2006


3. NO HAY NINGUN ADOLESCENTE
que no tenga problemas con el mundo de
los adultos. Sólo les queda un consuelo a
los padres: ¡ya pasará!

ODILON MORAES

Mente y cerebro 21/2006 39


4.

SIGANIM
Lóbulos frontales Lóbulos parietales
EN LA PUBERTAD EL CEREBRO
Volumen en centímetros cúbicos

250 140
240
130
empieza a encogerse, pero no en todas
230
sus partes al mismo tiempo. La secuencia
220 120
210 refleja las fases de la pubertad.
200 110
190 Varones
100
180 Mujeres mo. Esta estructura del mesencéfalo es
170 90
160
Máximo responsable de los cambios corporales,
150 80 incluidos los debidos a las hormonas.
4 6 8 10 12 14 16 18 20 22 4 6 8 10 12 14 16 18 20 22 También aquí la participación del ce-
Edad en años Edad en años rebro es decisiva.
Lóbulos temporales El “conmutador” del hipotálamo sólo
Volumen en centímetros cúbicos

220 Lóbulo frontal Lóbulo parietal actúa cuando el cuerpo dispone de su-
200 ficientes reservas grasas. La informa-
ción pertinente arriba al diencéfalo a
180
través de la concentración sanguínea
160 de leptina. El nivel de esta hormona
140 aumenta a medida que van llenándose
los depósitos de grasa corporal. Hasta
120
que la concentración de leptina no ha
100 adquirido cierto nivel, el hipotálamo no
4 6 8 10 12 14 16 18 20 22 Lóbulo temporal
empieza a poner en marcha la pubertad.
Edad en años
Se inicia con la liberación de una hormo-
na que estimula la hipófisis a producir
gonadoliberina; ésta, a su vez, estimula
se encargan sobre todo los lóbulos pa- que empieza a formarse criterios propios las gónadas (testículos y ovarios) para
rietales. La poda de sinapsis superfluas e interesarse por la política. que segreguen hormonas sexuales. De
perdura hasta que se han realizado los esta forma, la alimentación contribuye
cambios somáticos, es decir, hasta los Por fin, la moral a determinar el momento en que se
10 años en las chicas y hasta los 12 en El último y decisivo paso en esta rees- inicia la pubertad, aunque por sí sola
los chicos. Las decisivas reestructura- tructuración del cerebro del adolescente no sea el único factor desencadenante.
ciones del cuerpo y del cerebro tienen se da en una pequeña área situada en Una mejor alimentación de los jóvenes
lugar, pues, en perfecta sintonía. el extremo anterior del lóbulo frontal, europeos explica que en el postrer siglo
También en el lóbulo frontal encon- por encima de las órbitas oculares. Nos y medio el inicio de la pubertad se haya
tramos una superproducción inicial de referimos al córtex órbito-frontal (COF). adelantado cinco años.
sinapsis seguida de una rígida selección Funciona en conexión con otras estructu- Con frecuencia la sexualidad se des-
y, por último, la mielinización, mani- ras que dirigen nuestra conducta social. pierta a los 10 años. A una edad en que
festada en un aumento de la sustancia Las modificaciones en la conducta que los chicos y chicas de hace medio siglo
blanca. La interconexión entre áreas tan resultan de su reestructuración, marcan apenas se interesaban por los del otro
dispares mejora la sintonía neuronal. el final de la adolescencia. El joven es sexo, los chicos y chicas de hoy hace
Por botón de muestra, los centros del consciente de su responsabilidad, desa- tiempo que conocen la discoteca y han
lenguaje, distribuidos por los dos hemis- rrolla el sentido del valor moral de sus mantenido su primera relación sexual.
ferios cerebrales, se comunican ahora actos y completa la capacidad de ponerse Con el adelanto de la pubertad, los
de forma más rápida y eficaz, lo cual en el lugar de los demás. adolescentes han de superar una fase
hace posible un aumento de la compe- La importancia que el COF tiene para difícil de su desarrollo con mucha me-
tencia lingüística de los adolescentes. nuestra conducta se hace patente cuando nor experiencia vital. De ahí el interés
También los movimientos corporales se lesiona. Si el daño ocurre durante de que los padres asuman el papel de
coordinados por el cerebro se ejecutan la infancia, se interrumpe el desarrollo “córtex prefrontal externo” para sus hi-
con soltura. El tiempo de reacción mo- emocional y social. Los adultos con un jos, hasta que a éstos les funcione el
tora se acorta exponencialmente durante COF que no funcione o que no haya suyo propio.
la infancia, para estabilizarse a los 14 madurado adecuadamente se muestran
o 15 años. incapaces de integrarse en la sociedad
El aumento de sustancia blanca en o de anticiparse a las necesidades y SUZANA HERCULANO-HOUZEL, neurobió-
la corteza prefrontal (la parte más an- reacciones de los demás. Poseen un loga, ha publicado varios trabajos sobre la
terior del lóbulo frontal) posibilita un psiquismo de adolescente en un cuer- transformación juvenil del cerebro.
funcionamiento más eficiente. Hablamos po de adulto.
de un área responsable de la memoria, ¿Qué papel queda para las hormo- Bibliografía complementaria
la toma de decisiones o el control de la nas sexuales? Por lo que sabemos, sus WARUM SIE SO SELTSAM SIND. GEHIRNENT-
conducta. De tal proceso de maduración efectos se ciñen a hacer que el cerebro WICKLUNG BEI TEENAGEM. Barbara Strauch.
se beneficia la capacidad de pensamien- sea receptivo a los estímulos sexuales. Berlin Verlag; Berlín, 2003.
to abstracto, que abre al adolescente Todos los cambios corporales, desde
STRUCTURAL MRI AND BRAIN DEVELOPMENT.
nuevas posibilidades e intereses: con el aumento de talla hasta la aparición
P. Thomson et al. en International Review of
frecuencia descubre temas poliédricos de los caracteres sexuales, se hallan
Neurobiology, vol. 67, págs. 285-323; 2005.
de filosofía, literatura y música a la vez regidos y coordinados por el hipotála-

40 Mente y cerebro 21/2006


ENTREVISTA

PETER DORN
En el fondo de una sima
Los intentos de suicidio de adolescentes son una llamada de atención
a los padres y a su entorno. Pero ese grito de alarma termina
demasiado a menudo en un resultado fatal. Se puede detectar
precozmente esa inclinación autodestructiva, declara Fritz Poustka

FRITZ POUSTKA dirige la clínica


Mente y cerebro: Profesor Poustka, se de drogas: de un 40 a un 60 por cien- psiquiátrica infantil y juvenil de la
estima que un veinte por ciento de los to de los jóvenes consumen drogas o Universidad Johann Wolfgang Goethe
adolescentes especula alguna vez con la medicamentos durante largos períodos de Frankfurt.
idea del suicidio. ¿Puede diagnosticarse de tiempo.
con seguridad el peligro de suicidio en
una persona joven? Myc: ¿Qué síntomas se suponen críticos
Profesor Fritz Poustka: Eso es algo en el comportamiento cotidiano? Myc: ¿Influyen en los jóvenes los casos
casi siempre difícil. Yo mismo he vivi- Poustka: Ante todo, la agresividad, un de suicidio dentro de la familia y en el
do el caso de un adolescente que sufría fuerte sentimiento impulsivo y una hi- círculo de conocidos?
fuertes depresiones, se encontraba en persensibilidad ante los reproches. Las Poustka: Evidentemente. En los ám-
un estado de ánimo de desesperanza agresiones se pueden volver contra ellos bitos donde se producen los suicidios
y se había ido aislando de los demás mismos, los impulsos incontrolados pue- se cuadruplica el riesgo de que se pro-
desde hacía años. Y una mezcla de to- den llevar al intento de suicidio como duzcan estos hechos. Yo tuve una vez
das esas circunstancias alberga un gran en una reacción de cortocircuito y la en tratamiento a una muchacha que su-
peligro. Además, y en primer lugar, incapacidad de crítica les hace más fría síntomas de miedo profundo: no se
ya había ido buscando compañeros de difícil la ayuda a los familiares. Pero atrevía a ir al colegio. Cuando pasaba
suicidio en los correspondientes chats hay un punto adicional que considero los fines de semana con sus padres, les
de Internet. Pero a la hora de determi- decisivo: el aislamiento. Corren un alto amenazaba: “Si me volvéis a mandar al
nar su internamiento en una clínica, el riesgo los jóvenes que han roto el con- psiquiatra, me marcho de casa”. Y se
equipo médico se encontró con que tacto con su entorno, su familia y sus escapó; en concreto, a la misma vía
el muchacho producía la impresión de amigos. Suplen esa ruptura con nuevos del tren donde hacía tres meses que
estar de buen humor y relajado. Se lazos, a través de Internet, con chicos su prima se había matado. Lo trágico
excluyó el peligro de suicidio y se le de mentalidad similar. era que la muchacha se había suicidado
envió a casa. Se ignoraba que, para por miedo a separarse de los padres,
entonces, y en confabulación con un Myc: ¿Es posible por tanto que los chats precisamente el síndrome que nosotros
compañero de chat, se había procurado refuercen las tendencias suicidas? queríamos tratar.
somníferos y alcohol. Posteriormente Poustka: Sin la menor duda. Los chats
aparecieron muertos en un bosque. actúan como catalizadores. Quien bus- Myc: La novela de Goethe “Werther”
La pausa suicidal había engañado a que este tipo de complicidades en la red desencadenó en su día una oleada de
los expertos. El muchacho ya había no tardará en encontrar a otros jóvenes suicidios, el llamado “efecto Werther”.
decidido y parecía tranquilo en su de- con tendencias suicidas. Y a partir de ¿Cómo valora el peligro de acciones
terminación. ahí los mensajes electrónicos girarán imitativas?
en torno al plan suicida. Poustka: Es notablemente alto. En los
Myc: ¿Qué señales de alarma deberían años ochenta el Segundo Canal de te-
tomar en serio los padres? Myc: ¿Cuándo deberían actuar los pa- levisión alemana emitió un documental
Poustka: En primer lugar un continuo dres? en varias partes sobre el suicidio de un
e intenso abatimiento; dos terceras par- Poustka: Cuando el joven acaricia la alumno que se arrojó a las vías del tren.
tes de los adolescentes con peligro de idea del suicidio y dialoga con otros Esta emisión describió de manera deta-
suicidio son depresivos. La situación se interlocutores sobre esta cuestión. llada, aunque sin sensacionalismo, los
agudiza cuando la depresión aboca a la Los padres no deberían esperar más motivos y circunstancias de los hechos.
desesperanza y a la sensación de falta y buscar asesoramiento médico. No Cada parte de la serie se iniciaba con
de alternativas. Aproximadamente una faltan expertos en profilaxis contra el la misma escena en las vías del tren
cuarta parte de los afectados padece suicidio, conocedores de los foros de que precedía al suicidio. En el intervalo
miedo, del colegio o de otro tipo. Tam- Internet y que saben dónde radican los temporal en que se emitió la serie, se
bién es una señal de alarma el abuso peligros. arrojaron en toda Alemania a las vías del

42 Mente y cerebro 21/2006


tren y se suicidaron un 175 por ciento mos a los jóvenes que desaparecen en el el entorno familiar. Lo importante es
más de escolares de 15 a 19 años de bosque para suicidarse; resulta imposible que no se produzca nunca la impresión
edad. Si se hubiera tratado sólo de sui- encontrarlos con suficiente antelación. de que los médicos y los padres traman
cidios “anticipados” habría bajado este algo a espaldas del joven.
porcentaje. Pero no sucedió así. Es decir, Myc: ¿Cómo deberían reaccionar los fa-
la emisión contribuyó a un aumento de miliares ante un intento de suicidio? Myc: ¿Existe una predisposición para
los sucesos. Un efecto que se repitió, Poustka: Sería fatal cumplir las “exigen- el suicidio?
aunque en forma más atenuada, cuando cias” o, lo que es peor, hacer promesas Poustka: Hay una relación entre fac-
se emitió la serie por segunda vez, en insostenibles. Esta actitud aumenta sólo tores neurofisiológicos como el nivel
contra del criterio de los médicos. el peligro: el afectado cree alcanzar su de serotonina en el cerebro y el riesgo
objetivo sólo sobre la base de su com- de suicidio. La falta de serotonina lle-
Myc: ¿Por qué les parece tentador el portamiento suicida. En todo caso hay va a un comportamiento impulsivo, un
suicidio a algunos jóvenes? que tomar en serio a los jóvenes que factor que aumenta el riesgo. Esto lo
Poustka: Es una cuestión difícil. El están en apuros. Lo más importante es observamos especialmente en los chicos
suicidio de una personalidad conocida encontrar soluciones alternativas y mos- suicidas. También la tendencia a com-
puede representar el último impulso para trar que existen otras salidas. Los padres portamientos agresivos es algo en parte
las personas depresivas. La depresión afectados deben buscar necesariamente innato que pone en peligro a los mismos
es una enfermedad extendida. En torno la ayuda de especialistas. afectados. La frecuencia de casos de
al 15 por ciento de los alemanes expe- muertes en algunas familias apunta a
rimentan por una vez en su vida una Myc: ¿Qué hay que atender en el trata- influjos genéticos. Pero en ningún caso
depresión constante y en consecuencia miento terapéutico de jóvenes en peligro? se pueden separar con nitidez los fac-
se retraen y pierden la confianza. Tam- Poustka: A veces son de importancia tores genéticos de los sociales.
bién puede desencadenar una reacción cuestiones insignificantes. De entrada,
precipitada —vinculada a un modelo debe plantearse con claridad la situación Myc: ¿Cabría un tratamiento medica-
determinado— una serie de fracasos se- al terapeuta. Un punto decisivo en la mentoso?
rios: pongamos por caso un desengaño prevención es la planificación cuida- Poustka: Los medicamentos son útiles
amoroso, problemas con los padres o dosa y el mantenimiento de las citas y necesarios cuando la tendencia suici-
un expediente escolar penoso. de consulta. da va acompañada por la depresión y
la impulsividad. Pero existen riesgos:
Myc: ¿Es el riesgo de suicidio en los jó- Myc: ¿Cuál es el objetivo de la terapia? en la fase inicial de la terapia no se
venes mayor que entre las muchachas? Poustka: Aquí el núcleo principal es la despeja el estado de ánimo; antes bien
Poustka: Entre los menores de 20 búsqueda de mentalidades alternativas. se registra un aumento de los estímu-
años, los suicidas varones triplican la Utilizando una expresión plástica: los los. Esta situación puede abocar en un
cifra de las muchachas. Pero éstas lo jóvenes con tendencias suicidas están comportamiento impulsivo e incluso a
intentan tres veces más, sin éxito. La hundidos en un agujero profundo des- corto plazo aumenta el riesgo de suici-
explicación reside en los métodos utili- de donde sólo contemplan un horizonte dio. Importa ser cautos al comenzar la
zados. Los chicos recurren a “métodos muy limitado. Y hay que liberar a los terapia con los medicamentos. Pero en
expeditivos”: ahorcarse, arrojarse desde afectados de esa unilateralidad de sus conjunto predominan las ventajas.
un tejado o pegarse un tiro. Además pensamientos.
deciden suicidarse de repente, aunque Myc: En consecuencia, ¿no hay nin-
casi siempre existan indicios anterio- Myc: ¿De qué pensamientos habla? guna solución universal para evitar los
res. En el caso de las muchachas tienen Poustka: Por ejemplo: “Si yo me muero, suicidios?
prioridad una llamada de atención o ellos verán lo que les falta”. Se trata de Poustka: No, pero medios muy senci-
un ultimátum: “Si no me dedicáis más ampliar los horizontes, de cortar ese pen- llos llevan a resultados sorprendentes.
atención me mato”. samiento polar que sólo conoce el “todo El método preventivo hasta ahora con
o nada”. Después del intento de suicidio más éxito fue la descontaminación del
Myc: ¿Qué hacer ante tales amenazas? no se puede prometer lo imposible, por gas ciudad en los años setenta. Hasta
Poustka: Lo importante es que se res- ejemplo que todos los problemas se di- entonces cualquiera podía disponer siem-
pete el acuerdo. Suele ser típico el caso luirán en el aire. Y la ayuda significa la pre del gas venenoso. Pero si se impide
de la chica que toma en pequeñas dosis quiebra de esa dicotomía blanco-negro, a las personas con intenciones suicidas
los somníferos o analgésicos de su madre dar fuerzas al joven y mostrarle: “¡Pese cumplir sus propósitos “por la vía rá-
que ha salido de fin de semana. La hija a todo tú eres una persona valiosa!” pida”, no se repite necesariamente ese
sabe la hora de su vuelta a casa, deja Y todo eso lo hablamos con los padres intento inicial. Y eso es algo que se puso
una carta de despedida en el pasillo y se y con los jóvenes. entonces de manifiesto. Lamentablemen-
traga después las pastillas. Es evidente te este efecto se volvió a anular con
que nos hallamos ante un proceder pla- Myc: ¿Implicar a los padres? los medicamentos fácilmente accesibles:
nificado para que se descubra a tiempo. Poustka: Ese es un punto delicado. En el barbitúricos, benzodiazepina y otros an-
Pero el peligro consiste en que si no se umbral de la edad adulta los jóvenes de- tidepresivos tricíclicos. Aunque no hay
presta suficiente atención a ese aviso de sarrollan una acusada necesidad de auto- método seguro para impedir los suici-
intento de suicidio se volverá a repetir nomía, algo que los padres olvidan con dios, algunas pequeñas medidas pueden
con toda seguridad. Y puede ocurrir que frecuencia. Pero esto no significa que los reducir notablemente los riesgos.
la joven recurra la próxima vez a una terapeutas deban trabajar exclusivamente
dosis mayor y deje un margen temporal con los jóvenes. En ese supuesto no ac-
escaso para impedir su muerte. En el cederíamos a informaciones importantes CHRISTOPH UHLHAAS, filósofo de forma-
extremo opuesto de este espectro tene- y no tendríamos ninguna influencia en ción, realizó la entrevista.

Mente y cerebro 21/2006 43


MENTE, CEREBRO Y SOCIEDAD

Evolución del sentido de la cantidad


Aunque compartimos con otros animales nuestro sentido del “más” y el “menos”,
los cálculos precisos requieren un lenguaje

‘‘L
as palabras y el lenguaje no ticas complejas. En su actividad men- y de la cantidad”, independiente del
parece que han desempeñado tal se sirve de signos e imágenes, no lenguaje. Las investigaciones recientes
ninguna función especial en de palabras ni frases. A propósito de les dan la razón: tenemos una región
mi proceso mental”, respondía Albert ello, los científicos vienen especulando, cerebral que interviene en determinadas
Einstein a la pregunta de cómo había desde hace tiempo, sobre la posible operaciones aritméticas y no recurre a
llegado a conceptualizaciones matemá- existencia de un “sentido del número símbolos lingüísticos. A ese resultado
llegó también un refinado experimen-
to ideado por Stanislas Dehaene y su
STEFANIE SCHMITT

equipo, del Hospital Frédéric Joliot


de Orsay, junto con colegas del Insti-
tuto de Tecnología de Massachusetts
(MIT).
Los investigadores desarrollaron un
sencillo test de cálculo y lo propusie-
ron a personas bilingües que domina-
ban el ruso y el inglés. Los sujetos
del experimento eran sometidos a dos
tests. En el primero se les pedía la
suma exacta de dos números senci-
llos; sólo podían usar una de las dos
lenguas. En la pantalla del ordenador
aparecían los dos números (por ejem-
plo, 15 y 10) que tenían que sumar.
Inmediatamente después se presenta-
ban dos posibles respuestas; sólo una
era la correcta. Las respuestas estaban
escritas en palabras —no en núme-
ros— de la lengua de entrenamiento
(por ejemplo, twenty-five y twenty-
eight). Los probandos debían pulsar
la tecla correspondiente a la respuesta
correcta.

Cálculo estimativo sin palabras


En el segundo test no se pedía una
suma exacta, sino una estimación
aproximada. En la pantalla volvían a
aparecer dos números y, poco después,
dos nombres de números. En este caso,
ninguna respuesta era exacta, sino que
las dos propuestas eran aproximadas.
A los voluntarios correspondía optar
por la más próxima (verbigracia, entre
twenty y twenty-six, esta última).
Tras algunos ensayos, los probandos
acababan por resolver con cierta preste-
za las sumas exactas y las aproximadas,

HAY MENOS CARAMELOS ROSAS. Los


niños reconocen con un golpe de vista que
el grupo amarillo tiene más caramelos.
Quien cuenta necesita palabras.

44 Mente y cerebro 21/2006


con independencia de si se los había desempeña una función clave en la por Earl Miller, del Instituto de Tec-
entrenado en inglés o en ruso. Venía, atención espacial. La encontramos nología de Massachusetts, entrenaron
a continuación, el test propiamente activa en tareas en las que se debe a macacos. Los simios aprendieron a
dicho: se les volvía a colocar ante el girar mentalmente un objeto. Este he- discernir si dos imágenes sucesivas,
ejercicio de la suma, aunque ahora las cho refuerza la sospecha de que las presentadas en una pantalla de orde-
soluciones posibles aparecían en la otra cuentas exactas se apoyan en una re- nador, alojaban o no el mismo nú-
lengua. Los investigadores suponían presentación simbólico-verbal de los mero de puntos. Cuando los primates
que, si la solución de los ejercicios números, mientras que en los cálculos conseguían realizar con cierta soltura
de cálculo dependía de la lengua, en- aproximados el cerebro utiliza una la tarea, los registros de la actividad
tonces el cambio de una lengua a otra representación visual-espacial de las eléctrica recogían la excitación de más
debería llevar consigo un mayor tiempo cantidades numéricas, independiente de 300 neuronas de la corteza pre-
de reacción. del lenguaje. frontal lateral. Una tercera parte de
El resultado fue elocuente. Se pro- Parece que este segundo tipo de re- las células respondía de forma distinta
dujo una notable diferencia entre el presentación se desarrolla ya en los según el número de puntos. En otras
cálculo exacto y el aproximado. En lactantes. Entre los cuatro y los seis palabras, las neuronas “se disparaban”
el caso del ejercicio de la suma exac- meses de edad, distinguen secuencias más cuando había un número “pre-
ta, los sujetos tardaban bastante más sonoras de dos o tres sílabas (por ferido”. Ciertos grupos de células se
cuando debían dar el resultado en la ejemplo, pío-pío y pío-pío-pío). Pueden habían especializado en determinados
lengua no entrenada. En el ejercicio distinguir series de distinta longitud; números. Cuanto más se alejaba lo
de estimación, en cambio, no había parecen, pues, capacitados para captar visto de la cantidad a la que estaba
ninguna diferencia si habían de dar el cantidades. Es difícil pensar, concluye predispuesto el complejo celular, tan-
resultado en inglés o en ruso. Stanislas Dehaene, que los lactantes to más débil era su actividad. Esta
De los ensayos Dehaene y sus co- puedan haber adquirido esta facultad; capacidad se mostraba independiente
legas extrajeron la conclusión de que es mucho más probable que les sea del modo en que se presentaban los
nuestro cerebro procesa los números de innata. puntos (agrupados, separados, alinea-
dos formas diferentes: en los cálculos dos, dispersos, etcétera).
exactos por vía oral y en los aproxi- El sentido de “lo más” El ensayo evidenciaba que los si-
mados por vía no oral. de los anfibios mios se encontraban capacitados para
Para comprobar si estos dos tipos Desde un punto de vista evolutivo, categorizar estímulos. Una analogía
de representación numérica son con- el sentido de la diferenciación entre estrecha entre neonatos humanos y
trolados por áreas cerebrales distintas, cantidades se ha asentado en la es- simios es que ambos se hallan fa-
los investigadores se sirvieron de dos cala animal. Desde las salamandras cultados para discriminar cantidades
técnicas de formación de imágenes: hasta los simios, las especies se hallan de hasta cinco, pero su acierto dis-
la tomografía de resonancia magné- provistas de un sentido rudimentario minuye drásticamente con números
tica funcional (TRMf) y los “poten- de la cantidad. Claudia Uller, bióloga más altos. En los seres humanos este
ciales evocados”, un tipo determinado cognitiva de la Universidad de Essex, sentido innato por la cantidad se re-
de señales en el electroencefalograma ha descubierto que, presentando a sa- laciona probablemente con las repre-
(EEG). El primer método, que alcanza lamandras de bosque de lomo rojo sentaciones verbales de los números,
una resolución espacial óptima, nos (Plethodon cinereus) dos tubos de tan pronto como los niños empiezan
revela qué zonas cerebrales se activan. ensayo con un número notablemente a aprender palabras como “tres” y
Los potenciales evocados tienen una distinto de moscas, los animales se “cuatro”. Para Dehaene y sus colegas,
resolución temporal exacta y permiten precipitaban sobre el recipiente con así se originaría también el pensa-
establecer el momento en el que se más insectos. Poseen un sentido de lo miento matemático. En este proceso
desarrolla el proceso. más, igual que los simios. Y nuestros el aprendizaje desempeña una función
El grupo de Dehaene estableció que, bebés. fundamental.
durante el desarrollo de las dos tareas No debe sorprendernos que el sen-
—suma exacta y suma aproximada—, tido de la cantidad tenga una larga
el cerebro se activa inmediatamente historia evolutiva. La capacidad de GIOVANNI MIRABELLA, adscrito a la Uni-
después de la presentación de los nú- captar cantidades reporta ventajas a versidad La Sapienza de Roma, estudia las
meros que se han de sumar, aunque los animales en la lucha por la su- bases neuronales de las tomas de decisión.
la excitación ocurre en dos regiones pervivencia. Bruce Lyon, etóloga de
distintas. Si se ha de ejecutar una ope- la Universidad de California en San- Bibliografía complementaria
ración exacta, se activa la zona infe- ta Cruz, descubrió en 2003 cómo se SOURCES OF MATHEMATICAL THINKING: BE-
rior del lóbulo frontal del hemisferio protegen las fochas norteamericanas HAVIORAL AND BRAIN-IMAGING EVIDENCE.
izquierdo, que es una zona implicada (Fulica americana) de los huevos del S. Dehaene et alii en Science, vol. 284; págs.
en los procesos lingüísticos. Ahora cuclillo, cuyas hembras acostumbran 970-974; 1999.
bien, si la respuesta es aproximada, dejar su propia nidada en el nido de
SALAMANDERS GO FOR MORE: RUDIMENTS
entra en acción una región más amplia las fochas, para ahorrarse incubarlas OF NUMBER IN AN AMPHIBIAN. C. Uller,
del lóbulo parietal posterior de ambos ellas mismas. Por eso las fochas cuen- R. Jaeger, G. Guidry y C. Martin en Animal
hemisferios, en concreto el surco in- tan con regularidad sus huevos, para Cognition, n.o 6, págs. 105-112; 2003.
traparietal. asegurarse de que sólo empollan su
Esta última zona no interviene propia puesta. EGG RECOGNITION AND COUNTING RE-
DUCE COSTS OF AVIAN COSPECIFIC BROOD
en el lenguaje, sino que participa Pero, ¿cómo se representan los nú-
PARASITISM. B. E. Lyon en Nature, vol. 422,
en la programación motora de actos meros en el cerebro? Para contestar págs. 495-499; 2003.
de prensión guiados por la vista y a esta cuestión, el equipo encabezado

Mente y cerebro 21/2006 45


Conciencia mecánica
Alegato en pro de la existencia de una conciencia en los robots del futuro

L
os primeros grupos de investi- La reacción del lector sería previsible. planteamiento a primera vista absurdo:
gación ya están trabajando en el Tomaría por expresión de mal gusto las primeras máquinas que cumplieran
desarrollo de una conciencia me- y peligrosa tan declaración entrecomi- los criterios mínimos para considerar-
cánica. ¿Seremos realmente capaces de llada. Ningún comité ético del mundo las capaces de sentir conscientemente
construir robots que experimenten el su- daría el visto bueno a propuestas de se- se encontrarían en una situación muy
frimiento de su propia existencia? ¿Qué mejante tenor, al menos en ningún país semejante a la de esos supuestos be-
diría el lector del siguiente comunica- democrático. Pero existe un aspecto que bés con deficiencias psíquicas obtenidos
do?: “Para ahondar en la investigación reporta verosimilitud y actualidad a ese artificialmente. También las máquinas
de la evolución psicológica de niños de marras padecerían de todo tipo de
mentalmente discapacitados, los científi- deficiencias y las sufrirían de forma sub-
cos proyectan obtener niños genetécni- jetiva. Por esa razón rechazo, desde una
camente manipulados con determinadas perspectiva ética, cualquier intento de
deficiencias cognitivas y emocionales. producir conciencia artificial.
Los expertos sostienen que, para llevar Nos hemos acostumbrado desde hace
a cabo estos importantes trabajos, se mucho tiempo a la inteligencia artifi-
requiere la financiación pública”. cial. Existen máquinas que realizan ac-
tividades intelectuales semejantes a las
UNA UTOPIA MUY LEJANA. Con humanas y remedan nuestra habilidad
en deducir inferencias lógicas, nues-
unos robots humanoides de técnica tan
tra memoria, nuestras representaciones
avanzada que fuesen incluso capaces de mentales o nuestra capacidad de recono-
tener conciencia sólo podemos hasta la cimientos de patrones (léxicos y otros).
fecha soñar.
SIGANIM

46 Mente y cerebro 21/2006


expresión “por ser robot” significa “no
estar compuesto de material biológico,
Resumen/Fenomenología sintética sino meramente de hojalata, fibra de
carbono y chips de silicio”. Se trata,
• El concepto de “fenomenología sintética” fue introducido en 1998 por Scott prosigue, del mismo razonamiento que
Jordan. Remite a los intentos realizados por los científicos no sólo de estimular, negaba el derecho de voto a las muje-
sino incluso de engendrar experiencias subjetivas en sistemas artificiales. res por carecer de alma o defendía la
• Mientras que los filósofos polemizan acerca de si la conciencia artificial es algo esclavitud porque los negros no eran
fundamental, están ya en marcha los primeros ensayos para la producción seres humanos genuinos.
de estados fenoménicos sintéticos. La capacidad de sufrimiento forma
• Tales empeños suscitan problemas éticos, porque es altamente probable que parte importante de la conciencia. Expe-
provoquen sufrimiento subjetivo y degraden a sujetos conscientes potenciales rimentar algo conscientemente implica
en meros objetos de investigación. sentir la presencia de un mundo. Una
máquina que certifiquemos de cons-
ciente necesitaría un modelo unitario
de mundo. Ese modelo debería además
Con el agente virtual “Max” desarrolla- Una situación paradójica hallarse incluido en un presente virtual,
do en la Universidad de Bielefeld se po- Paradójicamente, la preocupación por en un “sentimiento de ahora”, que la
día incluso mantener una conversación las cuestiones derivadas de la concien- máquina no identificara como imagen
elemental. Pero la conciencia artificial cia artificial —denominada por algunos interna, sino que representara el marco
es otra cosa completamente distinta. investigadores fenomenología sintéti- donde se inscribieran sus experiencias.
¿Quién pude creer en serio que una ca— ha sido impulsada por filósofos Sólo entonces dispondría ella de la im-
máquina adquiera alguna vez experien- que discrepan de la hipótesis de una presión de realidad y un mundo se le
cias conscientes, percepciones senso- mente humana totalmente explicable aparecería como presente.
riales, sentimientos o conciencia de sí desde el punto de vista de las ciencias Si el sistema poseyera un modelo
mismo? Ni siquiera conocemos del todo de la naturaleza. Se percató ya Alan M. corporal propio estable, se encontra-
el funcionamiento de tales capacidades Turing (1912-1954), lógico y pionero ría entonces en disposición de sentir
en nosotros mismos, ni tampoco pode- de la computación, quien declaró que el dolor sensorial como algo propio,
mos reducirlas a procesos cerebrales de la descripción exacta de una capacidad incluidas todas las consecuencias que
elaboración de información, presupuesto mental (reservada en exclusiva al ser se desprendieran de su configuración
del que parten los neurocientíficos en humano) podía servir en principio para técnica todavía inmadura. De la misma
su mayoría. En el momento presente elaborar un programa que la reprodu- manera que el primer automóvil distó
no hay ninguna razón que nos induz- jera con fidelidad de forma artificial. mucho de rodar correctamente, las gene-
ca a pensar que en un futuro próximo Más adelante, Karl Popper (1902-1994) raciones iniciales de robots conscientes
podamos tener ante nosotros a los pri- adoptó la argumentación; en relación tendrían también numerosas carencias
meros sujetos artificiales. Hay demasia- con las afirmaciones de Turing, sostu- en su configuración y en su correspon-
dos problemas técnicos que nos impiden vo que no había que cerrarse ante la diente funcionamiento. Pero, a diferen-
avanzar en esa dirección. posibilidad de un robot consciente, por cia de lo que sucedió con los coches,
Acontece, sin embargo, que en ocasio- inverosímil que parezca. Máxime, aña- los robots conscientes percibirían tales
nes la ciencia da un vuelco caprichoso, diría yo, cuando se trata de cuestiones carencias como “dolorosas”.
sorprendentemente rápido incluso para con calado ético. El primer sistema consciente no será,
los expertos. En particular, si aparecen Pero, ¿cuándo debemos considerar sin embargo, ni mecánico en su in-
efectos sinérgicos inesperados; es decir, sujeto moral a un sistema mecánico y tegridad, ni sólo biológico, sino una
cuando se interfecundan resultados de tomar en serio sus deseos e intereses? entidad “posbiótica”, mezcla de ambas
investigación procedentes de disciplinas En mi opinión, hemos de comportar- realidades, una suerte de quimera de
diferentes. Tal podría ser el caso, si un nos éticamente frente a cualquier rea- biomasa y silicio. Cuando su mode-
día un ordenador cuántico extraordina- lidad que tenga capacidad para sufrir. lo personal posbiótico quede anclado
riamente potente solucionara, mediante Todo aquello que puede sentir, merece en un hardware producido quizá “ge-
algoritmos especiales tomados en prés- consideración. En breve, la capacidad netecnológicamente”, con su propio
tamo de la física cuántica, problemas de sufrimiento constituye el criterio metabolismo, sus propias necesidades
matemáticos en los que hasta entonces discriminante, por encima del criterio y sentimientos y su propia voluntad
las calculadoras habituales, debido a la de racionalidad o el de capacidad de de supervivencia, quedaría todavía lo
enorme cantidad de datos a manejar, lenguaje. peor por venir. En efecto, un siste-
hubieran fracasado. O si un día Internet La capacidad de sufrimiento guarda ma de esa índole poseería, junto a su
llegara a desarrollarse tanto, que pudie- una estrecha relación con el estatuto modelo personal corporal, otro modelo
ran utilizarse permanentemente agentes “personal”. En el caso del robot, ¿cuán- personal emocional y podría sufrir en
de software artificiales como si fueran do podría ser reputado “persona”? No determinadas circunstancias con una
parte de nuestro propio “cerebro”. es cuestión irrelevante. Las personas intensidad tal, que nosotros, a pesar
Tales agentes tendrían una “inteligen- disfrutan de derechos. Hilary Putnam de ser sus creadores, no podríamos ni
cia global” y dispondrían de la informa- propuso ya hace casi medio siglo que a siquiera imaginar. Por una razón: nos
ción total presente en Internet; es decir, las unidades de hardware no se les podía sería algo absolutamente extraño. Cuan-
contarían un volumen de conocimientos aplicar un criterio de esa índole; para do, por último, el sistema dispusiera de
incomparablemente mayor que los que Putnam, resulta chauvinista afirmar que un modelo cognitivo propio, compren-
el hombre más sabio de la tierra pudiera un robot consciente no puede, sólo por dería además su lastimosa situación.
atesorar en toda su vida. ser robot, poseer derechos cívicos. La Así, a los anteriores padecimientos, el

Mente y cerebro 21/2006 47


sistema añadiría ahora el sufrimiento conscientemente sin disponer de ese arriesgarnos a crear modelos conscien-
intelectual de que nunca llegaría a po- modelo propio de sí mismo, transpa- tes. Es moralmente irresponsable crear
seer “dignidad”, un bien preciado por rente y global. El modelo fenoménico algo que sabemos ya por anticipado
sus creadores. personal es el instrumento decisivo para que va a padecer con su propia exis-
Un robot de esta clase viviría con la adquisición de nuevas capacidades tencia.
la idea de ser sólo un sujeto de se- cognitivas y sociales. Pero también
gunda clase, un yo artificial que, como fuerza a un sistema consciente a asi-
cualquier otro instrumento experimental milar, a hacer suyos de forma funcional THOMAS METZINGER es profesor de filo-
intercambiable, es utilizado de forma y representacional, su propia desinte- sofía en la Universidad Johannes Guttenberg
abusiva por los humanos. ¿Podemos gración (por ejemplo, por desgaste), su de Maguncia.
imaginarnos cómo sería realmente un decadencia y sus conflictos internos.
clon fenomenal de la primera genera- El dolor sensorial, así como cualquier Bibliografía complementaria
ción psíquicamente impedido de este otra forma de sufrimiento no corporal, KÜNSTLICHES BEWUSSTSEIN. D. Birnbacher
tipo? ¿Podemos permitir que un sujeto se halla integrado en el modelo per- en Bewusstsein — Beiträge aus der Gegen-
artificial tan extraordinariamente avan- sonal; se posee, por ende, de forma wartsphilosophie, dirigido por T. Metz-
zado “tome carta de naturaleza” sólo fenoménica. Este sufrimiento resulta inger. mentis; Paderborn, 2005.
para que llegue a descubrir que, a pesar entonces irremisible y emocionalmente
ICH, MAX — KOMMUNIKATION MIT KÜN-
de estar dotado de un sentimiento de inevitable; se convierte en el propio
STLICHER INTELLIGENZ. I. Wachsmuth en Be-
yo, no es nada más que una cosa, un sufrimiento. wusstsein: Philosophie, Neurowissenschaften, Ethik,
objeto de prueba de la ciencia? Para que esto no llegue a producirse dirigido por C. S. Hermann, M. Pauen,
El sufrimiento tiene lugar en lo que deberíamos empezar por proscribir todo J. W. Rieger. S. Schicktanz. UTB /Fink;
yo denomino un modelo fenoménico ensayo científico para crear concien- Stuttgart, 2005.
personal (MFP). No se puede sufrir cia artificial o posbiótica. No podemos

¿A qué se deben los lapsus linguae ?


¿E s verdad que los lapsus freu-
dianos sacan a la luz de-
seos inconscientes? Para el
fundador del psicoanálisis no cabe la
bastante distintos que acabarán por dar
lugar a algún lapsus linguae.
Pero, ¿tiene que ser siempre un deseo
inconfesado el causante de los lapsus?
ante determinado tema, repite sin cesar
el lapsus; por ejemplo, llamar “madre”
a su hermana. Según Leutzinger-Bohle-
ber, los problemas o conflictos actuales
menor duda: los lapsus provienen de A la vista está que cometemos des- se reflejan con mucha frecuencia en
ideas “medio reprimidas” o de conflictos lices lingüísticos muy a menudo: por los lapsus. Lo mismo en sueños que
desplazados que se abren así camino término medio, en una perorata conti- en lapsus, el cerebro se comporta por
hacia la conciencia. Por ello les dedicó nua nos enredamos cada diez minutos; igual: los elabora de una forma creativa
un capítulo entero en su Psicopatología bajo tensión, esa frecuencia aumenta. y fabrica algo nuevo.
de la vida cotidiana. Freud nunca pudo En lo concerniente a la confusión con Así pues, en la mayoría de los casos
probar esta suposición. los nombres, Silke Hamm-Eder, de la los lapsus linguae no indican deseos
Helen Leuninger, de la Universidad Universidad de Bonn, ha observado que reprimidos. Parece más cierto que son
de Frankfurt, ha compilado una amplí- las rutinas dominan nuestra producción deslices que escapan a los controles
sima colección de lapsus linguae. Al de lenguaje y, cuanto más nos distrae- conscientes y en los que ocasionalmente
analizarlos, llega a la conclusión de que mos, tanto más ineficazmente trabajan aparecen de modo fragmentario temas
se trata de breves interrupciones en el nuestros mecanismos de control. Con que nos preocupan en un momento de-
proceso de planificación del lenguaje. otras palabras, si nuestras rutinas lin- terminado. Otra cosa es que los que
De esta presunción se derivan algunas güísticas se encuentran todavía sinto- no tengan un conocimiento directo de
consecuencias; por ejemplo, dos per- nizadas con el pasado, es muy posible nosotros puedan ver en nuestros lapsus
sonas que intercambian fácilmente su que se introduzca subrepticiamente el alguna vía de acceso a los pensamientos
lugar deben de ocupar la misma posi- nombre equivocado, sin que eso sig- que nos preocupan o conturban.
ción. Esa regularidad y otras similares nifique que el sujeto añore al sujeto
nos ayudan a comprender los meca- mencionado.
nismos cerebrales relacionados con el En el psicoanálisis hace ya mucho KATJA GASCHLER es bióloga.
lenguaje. tiempo que los lapsus han dejado de
Al hablar, se nos introducen de ron- tener la importancia que en su día se Bibliografía complementaria
dón pensamientos involuntarios en el les otorgó No obstante, para Marianne REDEN IST SCHWEIGEN, SILBER IST GOLD.
discurso. Si entramos en una tienda de Leutzinger-Bohleber, directora del Insti- H. Leuninger. dtv; Múnich, 1996.
muebles y le declaramos al vendedor tuto Sigmund Freud, está fuera de toda
que nos gustaría “sentar la cabeza”, es duda que los actos fallidos verbales son GESAMMELTE WERKE. ZUR PSYCHOLOGIE DES
posible que la ocupación mental con so- vivero continuo del inconsciente. Por ALLTAGSLEBENS. KAPITEL V. S. Freud. Fischer
fás y sillones esté favoreciendo el curso eso, en las sesiones de terapia presta Verlag; Frankfurt del Main, 1999.
paralelo de otra serie de pensamientos atención particular al individuo que,

48 Mente y cerebro 21/2006


Matemática chimpancé
Ai y su sorprendente capacidad

L
os participantes en el último Ta- en todo el mundo. (Acaba de publicar pueden aprender a desenvolverse con los
ller Europeo de Neuropsicología los resultados de su investigación en números. Sabemos que los primates, en
Cognitiva, celebrado en Bressa- un libro colectivo.) En 1978 se hizo su medio natural, pueden contar hasta
none, no salían de su asombro cuando cargo de Ai después de que su madre tres. Un simio en libertad prefiere huir
Tetsuro Matsuzawa, de la Universidad la rechazase en el parque zoológico. cuando solo o en compañía de otro se
de Kioto, les iba pasando los vídeos Matsuzawa sustituyó, pues, al padre, encuentra con un congénere violento;
protagonizados por Ai, una hembra de cuidó de Ai desde el principio y sometió únicamente cuando se halla en grupo en
chimpancé. Relajada ante el ordena- a prueba la capacidad de aprendizaje compañía de al menos otros dos com-
dor, Ai presionaba un círculo, que valía de la hembra. pañeros planta cara. Pero el manejo de
como botón de arranque en la pantalla, En compensación, Ai se reveló como números abstractos es una competencia
y la calculadora transmitía al monitor una auténtica alumna ejemplar. Todavía cognitiva de mayor alcance.
diez números mezclados arbitrariamen- hoy pasan largas horas juntos en una En este punto es donde Matsuzawa
te. A continuación, un dedo peludo y mezcla de juego e investigación. En la parece haberle enseñado algo a la chim-
curvo marcaba una cifra tras otra a una tarea no sólo colabora diligentemente la pancé. Ai no sólo sabe ordenar las ci-
velocidad de vértigo. Apenas había con- chimpancé, de 28 años de edad, sino fras de cero a nueve a una velocidad
firmado la computadora que la sucesión también su hijo Ayumu, que ha cum- pasmosa apenas aparecen en pantalla,
de las cifras era la correcta, Ai recogía plido ya los cinco. sino que goza también de una deslum-
con la otra mano la uva pasa que caía, A través de esta prolongada labor brante memoria a corto plazo para los
en recompensa, de una tapa flexible que de enseñanza, Matsuzawa se proponía números. Para comprobarlo, Matsuzawa
se abría en esas circunstancias. averiguar hasta qué punto nuestros pa- programa la computadora de suerte que
Matsuzawa ha observado y promo- rientes más próximos en la filogenia los números presentados se transformen
vido el desarrollo cognitivo de Ai en
un estudio de larga duración y único
APLICADO SOLDADO RASO DE 1-2-3. Ayumu sigue las huellas dejadas por su madre Ai.
AKIHIRO HIRATA

Mente y cerebro 21/2006 49


en un cuadrado mínimo, fracciones de abstracto de los números, con el que su relevancia. Por ejemplo el hecho de
segundo después de salir en la pantalla ya los niños de tres años empiezan a que haya en algún punto un depredador
sensible al tacto Celeridad que no le comprender que, a cada número natural, al acecho, de que por arriba se balan-
impide a la astuta Ai indicar las marcas le sigue otro: uno más uno son dos, dos ceen dos congéneres entre las copas
de luz sucesivamente y de manera ágil más uno tres, y así sucesivamente. Ai de los árboles o de que atraiga algo
y confiada para obtener la recompensa ha aprendido sólo a asignar a las cifras exquisito para comer.
merecida. arábigas las correspondientes cantida- Nuestro cerebro humano se adapta me-
Semejante habilidad en un simio roza des y después a ordenar correctamente jor a un entorno artificial rico en señales
lo increíble. Los congresistas apenas estas cifras. sociales. En nuestra especie aquí se trata
tienen tiempo de percibir una o dos de Todo lo cual exigía, por supuesto, no tanto de una rápida reacción ante
las cifras presentadas antes de que se un entrenamiento duro a lo largo de objetos de presencia inmediata cuanto de
camufle el conjunto de las nueve. Sin muchos años. Una vez que Ai había la interpretación adecuada de las señales,
embargo, la chimpancé acierta de pleno captado paulatinamente que el “cero” la evitación de equívocos lingüísticos y
en los puntos y en la sucesión correcta. iba por delante del “uno” y no al re- un cálculo seguro y exento de faltas.
Los voluntarios humanos no resisten ni vés, se le instruyó en el “dos” como el Recuerda el primatólogo japonés que
de lejos la comparación. número siguiente y así sucesivamente las crías de chimpancé se aferran a la
En otro vídeo observamos que Ai, y paso a paso hasta llegar al “nueve”. madre, buscan el contacto corporal in-
inmediatamente después de empezar el Pero, ¿cómo es posible que Ai, que tenso y son amamantados durante cua-
test, se distrae con el ruido de una disputa para contar necesitó muchos años de tro años. En cambio, en los humanos,
de otros chimpancés. Veinte segundos práctica, sea para ofrecer la secuencia la madre se despega de su bebé muy
después se dirige al monitor para marcar numérica mucho más rápida que el pronto, sin que éste empiece a gritar.
en el orden adecuado y con tranquilidad hombre? Por lo que se ve, ordenar los Para desarrollar el alcance de ese fe-
los campos señalados con cifras. números tapados en pocos instantes es, nómeno, Matsuzawa se reclina en su
Esa tranquilidad interna es fruto del para ella, un juego de niños; para los asiento hasta quedar casi tumbado de
esfuerzo y de la paciencia de Matsuzawa congresistas, una tarea imposible. espaldas remando en el aire con sus
y Ai a lo largo de muchos años. El ani- Matsuzawa atribuye ese ritmo en el brazos y piernas. Ilustra con ello un
mal aprendió primeramente a entender manejo de los números al resultado de aspecto importante: gracias a la postura
el sentido de los números cardinales, un compromiso evolutivo, a una tran- de espaldas los bebés humanos tienen
o sea, la relación de las cifras con el sacción entre los beneficios de la rápida las manos libres para gesticular, surge
correspondiente número de objetos. Ai captación, por un lado, y el sacrificio el contacto visual entre padres e hijo,
asignaba una cantidad de hasta nueve de aptitudes complejas por el otro. El se estimula la mímica facial a través
objetos al número correspondiente se- precio que abona el hombre por el del que está enfrente y se potencia por
leccionando la cifra exacta en la pan- concepto numérico abstracto —aspec- imitación la articulación vocal.
talla. Así el primate iba adquiriendo to en el que el ser humano supera al
cierta comprensión para los números animal— se paga con una percepción Bibliografía complementaria
ordinales, para la secuencias correcta lentísima. Sin embargo para los primates COGNITIVE DEVELOPMENT IN CHIMPANZEES.
de cero a nueve. Con otras palabras: Ai es de vital importancia valorar con la Dirigido por T. Matsuzawa et al. Springer;
sabe contar, aunque en un sentido limi- velocidad del rayo y simultáneamente Berlín, 2006.
tado. No desarrolló nunca el concepto varias impresiones y ordenarlas según

Neuromodestia
¿Puede esbozar la investigación del cerebro una imagen nueva del hombre? Los resultados
neurocientíficos son importantes, pero no debería sobrevalorarse su significado

N
euroteología, neuroeconomía, vida ni querida por los neurocientíficos, un coche que se mueva con autonomía
neurodidáctica... y ahora tam- que la reputan estéril. entre el tráfico, hemos de conocer me-
bién neuroética y neuroantro- Sin duda, la investigación del cerebro jor, en la identificación de modelos, los
pología. Se tiene la impresión de que es una de las disciplinas científicas más logros fenoménicos de nuestro cerebro
los investigadores del cerebro habrían importantes de nuestro tiempo. Sólo ella y poder imitarlos.
de abarcar todos los aspectos de la vida puede abordar —y confiemos también Motivos suficientes, pues, para que los
humana, si es que no incluso redefi- que solventar— problemas apremiantes. neurocientíficos estén orgullosos. Pero
nirlos. El análisis, a veces apasionado, Nuestra sociedad está amenazada so- las neurociencias ofrecen únicamente un
que los humanistas hacen de los datos cial y económicamente por un número enfoque cognitivo entre muchos, al igual
neurocientíficos y la presencia, cada vez vertiginosamente creciente de enfermos que la filosofía, la creencia o la experien-
mayor, en los medios de comunicación mentales. Asimismo, algunas innova- cia práctica cotidiana de cada uno. Un
de los resultados de la investigación ce- ciones técnicas importantes dependen enfoque cognitivo, y seguramente no el
rebral parecen ratificarlo. Sólo que esta de nuevos saberes provenientes de las óptimo. El instrumento fundamental de
pretensión absolutista no es ni promo- ciencias neurológicas: para desarrollar la investigación científica, el experimento,

50 Mente y cerebro 21/2006


no es el adecuado para hacer enunciados
sobre sucesos únicos; sólo la aparición del
mismo resultado al repetir el experimento
permite extraer conclusiones.
Pero nuestro mundo consta de mu-
chos fenómenos únicos, que se sustraen
al método científico. Un ejemplo sen-
cillo: los procesos cerebrales de un
hombre que se come una manzana por
primera vez en su vida. No son analiza-
bles experimentalmente, porque, con la
segunda manzana, hay ya un engrama
(es decir, una huella en la memoria) que
representa otro estado cerebral.
Además, conceptos o fenómenos que
presentan constructos humano-filosóficos
avanzados como objetos reales asibles,
apenas podrían ser satisfactoriamente
tratados con un enfoque que conside-
ra la independencia del punto de vista
como un presupuesto básico de su co-
nocimiento. Los conceptos de confianza,
fe o voluntad, por botón de muestra, se
entienden individual y culturalmente de
tan diferente manera, que apenas dos in-
vestigadores podrían ponerse de acuerdo
sobre lo que constituye el objeto de su
investigación en torno a ellos.
Para no dejar que surja ninguna duda
—pese a la evidente y consabida limita-
ción de sus conocimientos— el enfoque
de las ciencias de la naturaleza es muy
importante y fecundo. Por un lado, con-
duce a resultados beneficiosos, según
evidencia el desarrollo del saber y del
nivel de vida de los últimos siglos. Por
otro, proporciona continuados estímulos
que hacen que el pensamiento avance.
Mas limitar nuestras posibilidades
de conocimiento a los métodos cientí-
fico-naturales no hace justicia a nuestro
mundo. Describir así una simple man-
zana dejaría de lado muchos aspectos:
el símbolo bíblico del pecado original,
la naturaleza muerta de Henri Matisse
o el propio recuerdo de la manzana del
jardín de la casa familiar. Si en el caso
de la manzana se hila tan fino, ¿cómo se
puede esperar, pues, de las neurociencias
que iluminen completamente e interpre-
ten con competencia fenómenos de la
complejidad de la acción ética, el libre
albedrío o la imagen del hombre?
La investigación cerebral no sustituirá
a la religión. Explicar la ética desde
un enfoque de las neurociencias reviste
atractivo intelectual, pero no aporta gran
cosa. Por eso, en el empleo de los re-
sultados de las neurociencias, se debería
tener en consideración siempre también
sus posibilidades y limitaciones.

MICHAEL MADEJA es catedrático de neurofi-


siología en la Universidad de Frankfurt.

Mente y cerebro 21/2006 51


La neuropsicofisiología
de la hipnosis
La hipnosis, un proceder que ha estado rodeado siempre de un halo de misterio,
constituye también una herramienta de tratamiento utilizada por investigadores y clínicos.
¿Tienen los fenómenos asociados a la hipnosis realmente efectos cerebrales identificables y medibles?

Angel González de Pablo —muy comprensiblemente— cómo la es la hipnosis? ¿Tiene una definición
hipnosis puede formar parte de espec- universalmente aceptada? La respuesta

D
esde que Franz Anton Mes- táculos bobalicones (que, aunque no lo es, desgraciadamente, no. Con todo,
mer (1734-1815) diera a parezca, muchas veces ponen en situa- la definición más recurrida es la dada
conocer, primero en Viena ciones embarazosas a los que participan en 1993 por la Sociedad de Hipnosis
y luego en el París prerrevo- en ellos) y al mismo tiempo es tomada Psicológica, la rama de hipnosis de la
lucionario, su doctrina del magnetismo muy en serio por investigadores y clí- Asociación Psicológica Americana: “La
animal —el antecedente del hipnotis- nicos, que la defienden como un ve- hipnosis es un procedimiento mediante
mo—, la hipnosis ha sido una materia hículo de tratamiento inequívocamente el cual un profesional de la salud o
que ha fascinado a una considerable efectivo. un investigador sugiere que un clien-
variedad de gente, desde charlatanes de te, un paciente o un sujeto de expe-
diversa laya hasta figuras de la medi- Una definición difícil
cina, la psicología y psiquiatría, como y una valoración ambigua
Wilhelm Wundt, Santiago Ramón y Ca-
jal, August Forel, Oskar Vogt o Clark
La hipnosis es un fenómeno que inevi-
tablemente mueve al que la contempla
1. LA HIPNOSIS: UN FENOMENO
Hull. De forma similar, la hipnosis sigue a preguntarse sobre la naturaleza de FASCINANTE. Resulta inevitable cuando se
siendo en la actualidad algo confuso la conciencia humana y las relaciones contempla una hipnosis preguntarse sobre
para el gran público, que no entiende entre la mente y el cerebro. Pero, ¿qué la naturaleza de la conciencia humana y la
relación entre la mente y el cerebro.
CORTESIA DE TERESA GARCIA SANCHEZ, DIRECTORA DEL INSTITUTO ERICKSON DE MADRID

52 Mente y cerebro 21/2006


rimentación cambie sus sensaciones,
sus percepciones, sus pensamientos o
su conducta.”
Pero tenga o no una definición es-
tablecida, la cuestión auténticamente
importante es si la hipnosis es efec-
tiva o no. Si se revisan los artículos
aparecidos en los últimos seis años en
las revistas especializadas, tales como
International Journal of Clinical and
Experimental Hypnosis, American Jour-
nal of Clinical Hypnosis, Contemporary
Hypnosis o European Journal of Cli-

CORTESIA DE TERESA GARCIA SANCHEZ, DIRECTORA DEL INSTITUTO ERICKSON DE MADRID


nical Hypnosis, constataremos que la
hipnosis se ha aplicado a una lista de
dolencias y trastornos demasiado amplia
como para ser pormenorizada aquí, en
la que destacan, no obstante, el con-
trol del dolor, las alteraciones debidas
al estrés postraumático, la depresión,
las fobias, los trastornos conductuales
infantiles, el colon irritable y las alte-
raciones disociativas.
Sin embargo, cuando se analizan estos
resultados exitosos con la hipnosis, en
no pocas ocasiones no se sabe si se
deben a la hipnosis en sí o al plan de
tratamiento en el que la hipnosis está
integrada; por ejemplo, una estrategia
cognitiva. Pero, como afirma Michael
Yapko, psicólogo clínico en Solana 2. UNA DEFINICION DIFICIL. La definición más aceptada de hipnosis es la propuesta
Beach y especialista en la aplicación por la Sociedad de Hipnosis Psicoterápica: “La hipnosis es un procedimiento mediante el
terapéutica de la hipnosis y en el tra- cual un profesional de la salud o un investigador sugiere que un cliente, un paciente o un sujeto de
tamiento estratégico de la depresión: experimentación cambie sus sensaciones, sus percepciones, sus pensamientos o su conducta”.
“En el sentido más general, podemos
afirmar con seguridad que, sea como
fuere, la hipnosis ayuda a mejorar los
resultados terapéuticos.” Quizás esta Morton Prince, P. C. Young y Henry preocupación por el rigor metodológico
afirmación baste para justificar el es- Murray en Harvard. Ese empuje inicial y la investigación cuantitativa en los
fuerzo de conocer algo sobre la hipnosis dio lugar, a su vez, a otros tres progra- setenta, la revisión de las experiencias
y sus efectos cerebrales. mas experimentales muy influyentes: el subjetivas de la hipnosis en los ochen-
de George Estabrooks en Colgate, el de ta y el encuentro de nuevas relaciones
La investigación clínica Milton Erickson en el Hospital Worces- entre la investigación de laboratorio y
y experimental en hipnosis ter y el de Clark Hull en Winsconsin. las aplicaciones clínicas y forenses de la
La investigación clínica en hipnosis La experiencia de estas investigaciones hipnosis en los noventa. Esa tendencia
cuenta con una tradición de más de dos hizo posible el establecimiento en los se complementó, especialmente desde la
centurias. Así lo atestiguan los 20 tomos años cincuenta y sesenta de los llamados segunda mitad de los años noventa, con
del Journal du magnétisme (1845-1861), “cinco grandes” en hipnosis: el labora- la integración de las aportaciones prove-
los 24 de la Revue de l’hypnotisme torio de Ernest R. Hilgard y Josephine nientes del campo de las neurociencias.
(1887-1910) y los 10 de la Zeitschrift R. Hilgard en Stanford, el de M. T. y Uno de los principales investigadores en
für Hypnotismus (1893-1902), en don- E. C. Orne en Harvard y posteriormente el campo de la neurofisiología de la hip-
de, de forma más o menos optimista, en Pennsylvania, el de T. X. Barber en nosis es Helen Crawford, perteneciente
dejaron reflejo de sus experiencias con la Fundación Medfield, el de A. G. Ham- al Instituto Politécnico y a la Universi-
el magnetismo animal y las hipnosis mer y J. P. Sutcliffe en Sydney y el dad estatal de Virginia, quien lleva casi
numerosos personajes significativos de laboratorio de T. R. Sarbin en Berkeley. dos décadas estudiando la hipnosis y
la psicología, de la medicina y de la Estos cinco grandes laboratorios experi- ha publicado algunos de los trabajos
psiquiatría europeas del siglo XIX y de mentales dieron lugar a un considerable fundamentales en este campo.
comienzos de XX. aumento de interés y de la actividad en A lo largo de estas décadas, como ha
La investigación de laboratorio en hipnosis. Su influencia sigue presente señalado Yapko, los investigadores han
hipnosis, sin embargo, comenzó en el todavía hoy. tratado de responder a algunas cues-
siglo XX y se ha desarrollado especial- En la segunda mitad el siglo XX, el tiones fundamentales: ¿hay diferencias
mente en los Estados Unidos. Uno de interés por la hipnosis y por su inves- morfológicas entre los cerebros de los
los primeros programas de investigación tigación experimental tuvo unos focos sujetos alta y bajamente hipnotizables?;
experimental de la hipnosis, ya en la de atención muy claros: la medida de la ¿hay diferencias cognitivas entre los
primera mitad del siglo XX, fue el de hipnotizabilidad en los años sesenta, la sujetos alta y bajamente hipnotizables

Mente y cerebro 21/2006 53


3. CONCENTRACION FOCALIZADA.
La hipnosis se ha descrito como un estado
de intensa concentración, como una
imaginación guiada o como un estado
relajado e hipersugestionable.

Electroencefalograma e hipnosis
El empleo del EEG en la hipnosis se
remonta a los años veinte. La técnica del
EEG es relativamente simple: consiste

CORTESIA DE TERESA GARCIA SANCHEZ, DIRECTORA DEL INSTITUTO ERICKSON DE MADRID


en recoger la actividad eléctrica del ce-
rebro mediante electrodos implantados
en el cuero cabelludo. Como la actividad
eléctrica del cerebro es bastante débil,
para hacerla legible se amplifica y se
descompone en componentes de frecuen-
cia. Las bandas de frecuencia utilizadas
habitualmente son: theta (4-8 hertz), alfa
(8-13 hertz), beta (17-30 hertz) y gamma
(30-60 hertz) (En la banda gamma se
incluye la llamada actividad de “40 her-
tz”, que abarca de 35-45 hertz.) Aunque
al principio se equipararon los patrones
electroencefalográficos del sueño y de
la hipnosis, ya en los años cuarenta se
vio que el patrón EEG del sueño difería
nítidamente de los propios del estado
vigil y de la hipnosis.
que tengan alguna base neurofisioló- nosis. Entre ellas, las más utilizadas ac- A finales de los años sesenta diversos
gica?; ¿hay correlatos fisiológicos del tualmente son: el electroencefalograma estudios, algunos de ellos publicados
estado hipnótico que puedan ser identi- (EEG), los potenciales evocados (PE), en la revista Nature, sugirieron que la
ficados y medidos?; los cambios de es- la tomografía por emisión de positro- hipnosis era un “estado alfa”. Como las
tado neurofisiológicamente mesurables, nes (TEP) y la resonancia magnética ondas alfa indican un estado despierto
¿son causa o efecto de la experiencia funcional (RMf). y alerta, se infirió apresuradamente que
hipnótica? o ¿cómo se convierte una
sugestión en una respuesta, sea ésta
CORTESIA DE TERESA GARCIA SANCHEZ, DIRECTORA DEL INSTITUTO ERICKSON DE MADRID

de carácter cognitivo, conductual o


físico?
Sea como fuere, lo que no ofrece nin-
guna duda es que algo cambia durante
la experiencia de la hipnosis. Cuando
el cliente o el paciente sigue las su-
gestiones (por ejemplo: “tu brazo va
a sentirse adormecido y poco a poco
toda sensación se desvanecerá en él...” o
“puedes sentir una agradable sensación
de ligereza en uno de tus brazos y que
tu mano empieza a flotar y a elevarse
fácilmente y sin esfuerzo...”), algo se
modifica en el cerebro. Todavía nos ha-
llamos lejos de saber exactamente qué
es lo que cambia en el cerebro, pero
disponemos de varias técnicas que nos
permiten seguir algunos de los procesos
cerebrales que acontecen durante la hip-

4. LA HIPNOSIS TIENE CORRELATOS


NEUROFISIOLOGICOS. Cuando el sujeto
sigue una sugestión (“puedes sentir que uno de
tus brazos empieza a flotar”) algo se modifica
en el cerebro.

54 Mente y cerebro 21/2006


5. HIPNOSIS Y CEREBRO. Disponemos
de varias técnicas que nos permiten seguir
los procesos cerebrales que acontecen
durante la condición hipnótica: el
electroencefalograma (EEG), los potenciales

CORTESIA DE TERESA GARCIA SANCHEZ, DIRECTORA DEL INSTITUTO ERICKSON DE MADRID


evocados (PE), la tomografía por emisión
de positrones (TEP) y la resonancia
magnética funcional (RMf) son algunos de
los más importantes.

la hipnosis podía suponer un estado de


conciencia superior. Esta idea alcanzó
cierta popularidad en 1968 y, en relación
con la hipnosis, se realizaron talleres
para aprender a generar ritmos alfa.
Pero posteriormente se ha visto que
la hipnosis no es sólo un estado alfa
y que la investigación con las ondas
alfa como indicador de hipnosis ofrece
resultados ambiguos.
En los años noventa, partiendo de los
estudios realizados por Crawford y su corresponde con los mecanismos cere- de Roma, informaron que los sujetos
equipo, se empezaron a relacionar las brales vinculados con los procesos de altamente hipnotizables mostraban una
ondas theta con la susceptibilidad hip- emoción y de motivación). producción copiosa de ondas de 40 hertz
nótica. Lo cual parece lógico, pues estas Hay otro marcador EEG al que la en el hemisferio derecho durante la
ondas guardan relación con la atención investigación en hipnosis presta conside- hipnosis. Posteriormente Crawford, ya
focalizada, un componente básico de la ración: la banda de 40 hertz. También a en 2001, comprobó que estas ondas,
experiencia hipnótica. Así, a lo largo de comienzos de los noventa, Vilfredo De al igual que las theta, estaban en re-
ese decenio, fueron apareciendo traba- Pascalis y su equipo, de la Universidad lación con la aparición de la atención
jos que ponían de manifiesto la tenden-
cia de las ondas theta a incrementarse

CORTESIA DE TERESA GARCIA SANCHEZ, DIRECTORA DEL INSTITUTO ERICKSON DE MADRID


cuando un sujeto entra en hipnosis.
Dicho incremento se produce en los
individuos que son escasa o altamente
hipnotizables, aunque es mayor en los
segundos. En 2001, sin embargo, el
equipo en torno a John Gruzelier, del
Colegio Imperial de Ciencia, Técnica
y Medicina de Londres, publicó un
trabajo en el que se concluía que el
aumento de ondas theta no era tanto
un índice de susceptibilidad hipnótica
cuanto un mero indicador de relajación
que continuaba después de la hipnosis;
sólo las ondas alfa permitían medir la
susceptibilidad y la experiencia hipnó-
ticas. Con todo, la opinión más exten-
dida en la actualidad sigue siendo que
las ondas theta guardan relación con la
susceptibilidad hipnótica y que reflejan
la actividad de la corteza cingulada (la
parte medial de la corteza cerebral que
se integra en el sistema límbico y se

6. HIPNOSIS Y ONDAS THETA.


A partir de los años noventa, gracias a los
trabajos de Helen Crawford y su equipo,
se empezó a relacionar las ondas theta con
la atención focalizada, un componente
básico de la condición hipnótica.

Mente y cerebro 21/2006 55


CORTESIA DE TERESA GARCIA SANCHEZ, DIRECTORA DEL INSTITUTO ERICKSON DE MADRID

7. HIPNOSIS COLECTIVA. La hipnosis puede llevarse a cabo de forma individual o


colectiva. En este último caso, los distintos sujetos adaptan a su imaginario las sugestiones por B. Brody y L. Strevens, se recu-
comunes dadas por el hipnotista. rrió a la estimulación auditiva binaural
para incrementar la actividad theta en
un grupúsculo de seis voluntarios. Se
focalizada, lo que explicaba su relación el hecho de que los escasamente hip- consiguió el efecto en cinco de ellos.
con la hipnosis. notizables mostraban poca actividad en Brody y Strevens pusieron también de
En 1999 Gruzelier propuso un modelo uno de los dos primeros estadios o en relieve que mediante la estimulación
en tres etapas electroencefalográficas de ambos. binaural se produjo un aumento de la
la inducción hipnótica que sigue man- Por último, en relación con las técni- susceptibilidad hipnótica en los suje-
teniendo hoy su valor como referencia. cas electroencefalográficas, se ha desa- tos escasa y medianamente susceptibles,
En la primera se produce un incremento rrollado una nueva técnica que consiste pero no tenía repercusiones reseñables
en la actividad del lóbulo frontal en en manipular los patrones de las ondas en los altamente susceptibles.
el hemisferio izquierdo, asociado a la cerebrales, para mejorar así la hipno-
focalización del sujeto en la voz del tizabilidad: el llamado entrenamiento Potenciales evocados e hipnosis
hipnotista. En la segunda etapa tiene EEG (EEG entrainment). La estrategia Los potenciales evocados (PE) son
lugar una toma de control por parte de se apoya en un estímulo especial: la cambios transitorios de potencial re-
los sistemas inhibidores frontolímbicos estimulación mediante ritmos binau- gistrados por electrodos externos en
cuando el individuo en inducción hipnó- rales. La estimulación sonora binaural respuesta a un estimulo sensorial. Es
tica se “deja ir” mediante las sugestiones consiste en ofrecer al sujeto, a través decir, muestran la evolución EEG en
de cansancio y relajación. La tercera de auriculares, dos sonidos de diferen- relación con estímulos particulares. La
etapa está marcada por una implicación te frecuencia (uno por cada oído). Al forma de hacerlo es la siguiente: du-
de las funciones corticales temporopos- oírlos simultáneamente, el voluntario rante un EEG continuo se le presentan
teriores, particularmente del hemisferio tiene la percepción subjetiva de oír un a un sujeto una imagen o un sonido
derecho en los altamente hipnotizables, tercer ritmo debido a la mezcla en su determinados, cierto número de veces.
a través de la imaginación pasiva. Gru- cerebro de los dos ritmos externos. En Se delimita luego el EEG en el medio
zelier llamó también la atención sobre un estudio, publicado en el año 2000 segundo que sigue a la presentación del

56 Mente y cerebro 21/2006


estímulo y se halla el término medio El EEG y los PE son sumamente úti- eléctrica no se mueve uniformemente
de todos los resultados obtenidos con les para determinar el lapso temporal de por el cerebro y, además, el espesor
las presentaciones del estímulo, consi- una respuesta, porque reflejan cambios del cráneo puede también repercutir en
guiéndose así la respuesta cerebral a ese en la actividad eléctrica de la corte- la forma en la que se distribuye por el
estímulo particular reduciendo además za que ocurren en milisegundos. Tales cuero cabelludo la actividad eléctrica
al máximo los factores aleatorios que mediciones adquieren particular interés del cerebro.
puedan haber interferido. cuando nos hacemos preguntas sobre la Estos problemas no hacen del EEG
La onda de los PE se describe en resolución temporal, pero son bastante y los potenciales evocados los medios
función de sus picos, positivos (P) o menos indicativas en las cuestiones de de elección si nos interesan cuestiones
negativos (N) y en función del tiempo resolución espacial, es decir, cuando estructurales o de localización. En estos
transcurrido desde la presentación del queremos conocer en qué parte del cere- casos es preferible recurrir a otras téc-
estímulo y su aparición. Así una onda bro se origina la actividad que estamos nicas, como la tomografía por emisión
P300 (o P3 en abreviatura) es un pico midiendo en el cuero cabelludo. de positrones o la resonancia magnética
de potencial evocado en la dirección En otras palabras, el que sepamos funcional.
positiva que ocurre 300 milisegundos dónde tiene lugar la actividad EEG a
después de la presentación del estímulo nivel del cuero cabelludo no nos pro- Tomografía por emisión
y una onda N1 es un pico de potencial porciona ninguna certeza acerca de la de positrones e hipnosis
evocado en la dirección negativa que zona cerebral en dónde se origina dicha Comenzada en los años setenta, la téc-
ocurre 100 milisegundos después de la actividad. La razón es sencilla: exis- nica de la TEP mide las variaciones
presentación del estímulo. ten varias posibles distribuciones de la en el flujo sanguíneo que muestran las
Los potenciales evocados reflejan el actividad cortical que nos pueden dar áreas del cerebro que se encuentran más
procesamiento cerebral de los estímulos un mismo patrón EEG. La actividad o menos activas mientras se desempe-
cognitivos, emocionales y sensoriales.
Así, se ha comprobado que, cuando los
sujetos prestan atención a estímulos,
aparecen componentes P1 y N1 ma- 8. ESCRITURA AUTOMATICA. Durante la hipnosis pueden efectuarse distintas
yores que cuando no lo hacen. En la tareas, una de ellas es la escritura automática, en la cual el sujeto responde por escrito
investigación en hipnosis, se ha recu- a determinadas preguntas o realiza dibujos en relación con las diferentes sugestiones
rrido a los potenciales evocados para recibidas.
reflejar el procesamiento sensorial de

CORTESIA DE TERESA GARCIA SANCHEZ, DIRECTORA DEL INSTITUTO ERICKSON DE MADRID


las alucinaciones visuales y del dolor.
A este respecto, David Spiegel y su
grupo, de la facultad medicina de la
Universidad de Stanford, encontraron
en 1985 que los individuos normales
altamente hipnotizables producían re-
ducciones significativas en la amplitud
de los componentes P1 y P3 de los
potenciales evocados visuales en res-
puesta a sugestiones hipnóticas de una
alucinación obstructiva que bloqueaba
al sujeto la visión del estímulo. Otros
grupos, el de Crawford en 2001 y el de
William Ray, de la Universidad estatal
de Pennsylvania, en 2002, han puesto
de relieve en sendos estudios sobre el
dolor que los procesos hipnóticos mo-
difican los componentes tardíos de los
potenciales evocados (los que aparecen
después de 100 milisegundos tras el
estímulo), los cuales reflejan el proce-
samiento emocional del dolor, más que
los componentes precoces, que reflejan
a su vez los aspectos sensoriales del
estímulo.
En un reciente estudio aparecido en
2004 De Pascalis y su equipo se han
apoyado en la amplitud de las ondas
P3, en conexión con las respuestas de
conductancia dérmica (RCD), para va-
lorar las estrategias de mitigación del
dolor seguidas durante la hipnosis, lo
que pone de manifiesto la utilidad actual
de la investigación con los potenciales
evocados.

Mente y cerebro 21/2006 57


ñan tareas específicas. La prueba se

CORTESIA DE TERESA GARCIA SANCHEZ, DIRECTORA DEL INSTITUTO ERICKSON DE MADRID


realiza tras la inyección en el torrente
sanguíneo de una pequeña cantidad de
isótopos radiactivos o trazadores. Es-
tos trazadores permiten calcular el flu-
jo sanguíneo que afluye a las distintas
estructuras cerebrales y medir así su
actividad: cuando una región cerebral
se activa, se incrementa el flujo san-
guíneo regional. El resultado de estos
cálculos es un mapa tridimensional con
diferentes colores que representan los
niveles de actividad cerebral en las
distintas tareas.
Hay que tener en cuenta que entre los
inconvenientes de la TEP, aparte de su
elevado coste, se encuentra el hecho de
que, debido a los riesgos inherentes a la
exposición a trazadores radiactivos, los
voluntarios no pueden participar en más
de un estudio por año, lo que es una
limitación para el estudio de la eficacia
de los tratamientos.
Como puede consultarse más deta-
lladamente en la bibliografía de este
trabajo, han sido principalmente tres
laboratorios los que, de manera sepa-
9. EL PUENTE HIPNOTICO. Un fenómeno hipnótico muy común es la catalepsia, rada, han utilizado de forma pionera
definida como “inhibición del movimiento voluntario asociado a una intensa focalización la TEP en la investigación en hipno-
en un estímulo específico”. La catalepsia puede forzarse hasta llegar a un estado de sis. El primero fue el de Szechtman,
rigidez extrema que permite la realización del llamado “puente hipnótico”. de la Universidad McMaster de Ontario.
Este grupo usó la TEP en 1998 con
los sujetos en cuatro condiciones: en
reposo; mientras escuchaban un men-
10. LA HIPNOSIS ES UN FENOMENO COMPLEJO. La investigación saje grabado que decía: “El hombre
neuropsicofisiológica representa una fuente de conocimiento imprescindible para la no hablaba a menudo, pero cuando lo
hipnosis y sus fenómenos. Pero no conviene olvidar que la hipnosis es algo más que hacía merecía la pena escuchar lo que
ondas cerebrales, flujos sanguíneos o activaciones de determinadas áreas cerebrales. decía”; mientras imaginaban este mismo
mensaje; y mientras alucinaban la voz
tras haberles dicho que iba a sonar la
cinta, sin hacerlo realmente. La TEP
mostró que la corteza cingulada anterior
derecha se activaba cuando los sujetos
oían realmente la voz grabada y cuando
la alucinaban, pero no intervenía cuan-
do los sujetos la imaginaban, lo que
parece indicar que los cerebros de los
probandos reconocieron como real la
CORTESIA DE TERESA GARCIA SANCHEZ, DIRECTORA DEL INSTITUTO ERICKSON DE MADRID

voz alucinada.
El segundo laboratorio fue el de Pie-
rre Rainville y sus colaboradores de la
Universidad de Montreal. Este grupo se
apoyó en la TEP en 1997 (hay trabajos
suyos de 2002 que siguen profundizan-
do en esa línea) para valorar el alivio
del dolor bajo hipnosis. Se hicieron así
escáneres TEP a voluntarios en induc-
ción hipnótica cuyas manos se sumer-
gieron en agua dolorosamente caliente.
La corteza somatosensora, que procesa
los estímulos dolorosos, no mostró dife-
rencias significativas cuando se ofrecían
sugestiones de que el agua les resultaría
dolorosa o de que les resultaría lige-
ramente desagradable. Pero la corteza

58 Mente y cerebro 21/2006


cingulada anterior, un área cerebral que los potenciales evocados, la resolución hipnosis es una fuente de información
es mucho más activa con el dolor, mos- temporal de la RMf es del orden de los imprescindible y representa el comple-
tró una actividad harto menos intensa segundos comparada con la de decenas mento, y quizás en un futuro incluso
cuando se proporcionaban sugestiones de segundos de la TEP. Esto hace que el fundamento, del conocimiento de la
de que el agua iba a resultarles sólo la RMf pueda usarse para crear mu- hipnosis y de sus fenómenos. Pero no
ligeramente desagradable. chas imágenes con el mismo individuo, conviene olvidar que, de igual forma
El tercer laboratorio, encabezado por algo que no permite la tomografía por que la depresión no es sólo una bio-
Stephen Kosslyn, de la Universidad de emisión de positrones. Sin embargo, química alterada, la hipnosis es algo
Harvard, realizó un estudio en 2000 la TEP puede proporcionar imágenes más que ondas cerebrales, flujos sanguí-
para comprobar si podían aplicar la de prácticamente el cerebro entero sin neos cerebrales o activaciones de tales
hipnosis para modular la percepción compromisos de resolución; en cambio, o cuales áreas cerebrales. La hipnosis
del color. A los probandos, elegidos la RMf realizada sobre tejidos con di- se desarrolla en un contexto físico, en
por su alta susceptibilidad hipnótica, ferentes densidades y próxima a espa- un contexto personal y en un contexto
les fue mostrada una serie de dibu- cios rellenos de aire puede presentar interpersonal (social), y eso supone un
jos, unos con colores y otros con una problemas de interpretación. considerable número de variables, moti-
escala de grises, tanto en estado vigil La RMf es una de las técnicas que vaciones y expectativas que no conviene
como en hipnosis. Se vio así que los aportará mejores resultados en el futuro perder de vista.
estímulos cromáticos se procesaban en próximo en la investigación en hipno-
áreas cerebrales distintas de las que sis. Un anticipo de ello puede ser el
intervenían en los grises. Los inves- obtenido en 2005 por Tobias Egner y ANGEL GONZALEZ DE PABLO es profesor
tigadores sugirieron a continuación a colaboradores, del Instituto Neuroló- titular de historia de la ciencia en la facultad
los sujetos que visualizaran cada ima- gico de la Universidad de Columbia. de medicina de la Universidad Complutense
gen mostrada como si fuera en color El grupo de Egner ha comparado la de Madrid. Su campo de investigación prin-
o en blanco y negro, mientras la TEP actividad neuronal durante la realiza- cipal es la historia de la psiquiatría y de la
medía su actividad cerebral. Cuando ción de tareas Stroop en sujetos con hipnosis.
los sujetos estaban en hipnosis, las susceptibilidad hipnótica alta y baja,
áreas de color del cerebro mostraban tanto en situación basal como en in- Bibliografía complementaria
una actividad menos intensa si se les ducción hipnótica. Según los autores, LA NATURALEZA DE LA ANALGESIA HIPNÓ-
sugería que viesen los colores como los datos de la RMf revelan que los TICA: BASES Y EVIDENCIAS NEUROFISIOLÓGI-
grises; e, igualmente, las áreas de color sujetos altamente susceptibles mues- CAS. H. J. Crawford, T. Knebel, J. M. C.
cerebrales estaban más activas si se tran durante la condición hipnótica un Vendemia, J. E. Horton, y J. R. Lamas en
les sugería que alucinaran los estímu- incremento en actividad de la corteza Anales de Psicología, vol. 15, n.o 1, págs. 133-
los grises como coloreados. Las áreas cingulada anterior (relacionada con los 146; 1999.
cerebrales de la percepción cromática conflictos, como son las tareas Stroop),
HYPNOSIS FROM A NEUROBIOLOGICAL PER-
se activaban en ambos hemisferios con en comparación con la situación basal y
SPECTIVE: A REVIEW OF EVIDENCE AND AP-
los sujetos en hipnosis, aun cuando el con los sujetos de baja susceptibilidad PLICATIONS TO IMPROVE IMMUNE FUNCTION.
estímulo fuera sólo gris, al igual que hipnótica. No han sido pocos los que J. H. Gruzelier en Anales de Psicología, vol. 15,
cuando los sujetos en estado vigil te- han mostrado escepticismo ante estos n.o 1, págs. 111-132; 1999.
nían realmente delante los estímulos de resultados, objetando que nada indica
colores. Pero cuando a los sujetos, ya que tales cambios sean específicos de la NEUROPSYCHOPHYSIOLOGY OF HYPNOSIS:
fuera de la hipnosis, se les decía que condición hipnótica y que otras muchas TOWARDS AN UNDERSTANDING OF HOW
HYPNOTIC INTERVENTIONS WORK. Diri-
imaginaran los colores ante un estímu- acciones, tales como la ensoñación (el
gido por H. J. Crawford en G. Burrows,
lo de grises, solamente el hemisferio soñar despierto), podían producir esos
R. Stanley y P. Bloom en International Hand-
derecho permanecía activo. mismos efectos. Los resultados en re-
book of Clinical Hypnosis, págs. 61-84. Wiley;
lación con la RMf se encuentran así en Nueva York, 2001.
Resonancia magnética funcional el centro del debate científico.
e hipnosis EN NINGÚN LUGAR EN PARTE ALGUNA: ES-
Al igual que la TEP, la resonancia Una línea en pleno desarrollo: TUDIOS SOBRE LA HISTORIA DEL MAGNETISMO

magnética funcional está basada en la neuropsicofisiología de la hipnosis ANIMAL Y DEL HIPNOTISMO. Dirigido por
el incremento del flujo sanguíneo en Todas estas técnicas neuropsicofisioló- Luis Montiel y Angel González de Pablo.
Frenia; Madrid, 2003.
las áreas activas de la corteza. Pero gicas que permiten la inspección del
aquí los campos magnéticos locales cerebro son relativamente nuevas y TRANCEWORK: AN INTRODUCTION TO THE
se miden en relación con un imán experimentan constantes innovaciones PRACTICE OF CLINICAL HYPNOSIS. Michael
externo. La técnica se basa específi- que conllevan la esperanza de nuevos J. Yapko. Brunner-Routledge; Nueva York
camente en la hemoglobina, cuyas pro- hallazgos. En el campo de la hipnosis y Hove, 2003.
piedades magnéticas divergen según la han dejado también numerosos resulta- BRAIN IMAGING TECHNIQUES. W. J. Ray y
proteína porte o no oxígeno. A partir dos esclarecedores, aunque, como he- D. Oathes en The International Journal of Clini-
de la razón entre hemoglobina con mos visto, tampoco son infrecuentes cal and Experimental Hypnosis, vol. 51, n.o 2,
y hemoglobina sin oxígeno, la RMf las contradicciones y las ambigüedades, págs. 97-104; 2003.
puede detectar cambios en la sangre explicables ambas si se tiene en cuenta HYPNOSIS DECOUPLES COGNITIVE CONTROL
cortical e inferir, en consecuencia, la que la hipnosis es un estado subjeti- FROM CONFLICT MONITORING PROCESSES OF
actividad neural. vo definible y cuantificable sólo hasta THE FRONTAL LOBE. T. Egner, G. Jamieson
Aunque la resonancia magnética fun- cierto punto. y John Gruzelier en NeuroImage, vol. 27,
cional tiene las mismas desventajas que En todo caso, la investigación neu- n.o 4, págs. 969-978; 2005.
la TEP en comparación con el EEG y ropsicofisiológica en relación con la

Mente y cerebro 21/2006 59


CONCIENCIA:
LA MIRADA
Las facultades complejas del cerebro resultan tan fascinantes gracias
a la eficacia y elegancia, increíbles, de su sustancia gris y de su
sustancia blanca. Todo lo que sabemos y somos emerge de ese escaso
kilo y medio de masa compacta, cuya estructura soporta nuestra
capacidad intelectual y, muy especialmente, nuestras señas personales
de identidad. Esto proporciona fe en la obra de Dios, en la de
la evolución o en ambos. En el estado actual de la neurociencia,
no podemos describir la relación entre cerebro y conducta, ni
siquiera para las formas más simples de comportamiento, de una
manera cabal. Cuando se nos ofrece un diagrama que pretende
explicar determinada función cerebral con dos o tres recuadros
y otras dos o tres flechas, nos entra de inmediato la sospecha de
que el modelo en cuestión es, en el mejor de los casos, impreciso
y simplificador. Incluso con las técnicas refinadas de la tomografía
computerizada o la resonancia magnética podemos sólo describir,
y bajo condiciones especiales, terrenos toscamente delimitados para
extraer de ahí conclusiones que, en última instancia, se apoyan en
datos estadísticos. Lo mismo puede predicarse de la relación entre
el cerebro y la conciencia del yo, donde se pone de manifiesto
un delicado intercambio entre todos los elementos del cerebro.
Puesto que la conciencia del yo puede, además, adoptar muchas
formas, cualquier descripción pormenorizada de la relación entre la
conciencia del yo y el cerebro se quedará inevitablemente corta.

60 Mente y cerebro 21/2006


ANTE EL ESPEJO
Julian Paul Keenan

BILDERBERG / DOMINIK ASBACH

1. LA CONCIENCIA DEL YO es la capacidad de reflexionar sobre los propios


pensamientos y sentimientos y de reconocerse como un ser diferenciado de los otros.

Mente y cerebro 21/2006 61


A
l poco tiempo de haber co- Si nosotros delimitábamos las regiones visión de YZ. La activación restante
menzado en Albany a cola- cerebrales activas mientras alguien ob- que quedara de quitar la segunda de
borar con Gordon Gallup, servaba su propio rostro y luego qui- la primera nos llevaría a nuestro obje-
conocí allí a Bruce McCut- tábamos de ellas las que permanecían tivo X. La meta era el aislamiento de
cheon. Psicobiólogo de la vieja escuela, activas durante la observación del ros- las regiones cerebrales responsables del
Bruce había trabajado con roedores en tro ajeno, las regiones activas que nos reconocimiento del propio rostro y no
el laboratorio durante su formación. Le quedaran deberían corresponderse con del reconocimiento de todos los rostros
caracterizaban un afán de precisión y la conciencia del yo. en general.
su concentración en lo esencial de cual- McCutcheon estaba convencido de No fue fácil la elección de un con-
quier ensayo. que la resonancia magnética funcio- traestímulo adecuado de control, es
McCutcheon sabía de mi interés por nal habría de permitir la localización decir, de otro rostro distinto del pro-
la conciencia del yo y las técnicas de cerebral de la conciencia del yo; o al pio. Para obtener buenos datos con la
formación de imágenes. Cierta tarde me menos facilitarnos los primeros pasos resonancia magnética funcional hay que
llevó a su despacho. Había dibujado en de tal búsqueda. Me pareció una idea presentarlo varias veces en el transcurso
la pizarra una gráfica y varias tablas. genial. del experimento; además, no podía ser
La gráfica mostraba dos rostros y un Hubo que empezar por diseñar la un rostro cualquiera elegido al azar.
cilindro. McCutcheon quería saber si, estructura del experimento. Nos pare- Buscábamos un semblante no dema-
con la ayuda de los procedimientos de ció que lo acertado sería comenzar por siado emocional, aunque sí interesante.
neuroimagen desarrollados en los años enfrentar a los voluntarios del ensayo Cualquier rostro que pecara de exceso
noventa, se podrían localizar en el ce- con su propio rostro. Acordamos un de atracción nos llevaría a un “área emo-
rebro las regiones del yo. experimento basado en la resonancia cional” del cerebro; en cambio, una faz
Su propósito consistía en colocar a un magnética funcional, donde se contras- inexpresiva nos conduciría a un “centro
voluntario en el cilindro —símbolo de la tara los estímulos que nos interesaban del aburrimiento” cerebral. Tras varios
resonancia magnética funcional— y, una (el propio rostro) con algo semejan- tanteos, optamos por Albert Einstein
vez allí, mostrarle primero una imagen te. A nosotros nos interesaba lo que como rostro control. Su semblante posee
de su propio rostro y a continuación, producía X; debíamos, pues, comparar una fisonomía peculiar y despertaba en
para establecer una comparación, en- la actividad cerebral que originaba la los sujetos probandos reacciones muy
señarle otro rostro diferente del suyo. visión de XYZ con la que producía la constantes, sin apenas margen de varia-
bilidad. Sobre todo, el rostro de Einstein
permitía que los probandos pudieran
2. ¿COMO Y DONDE surge la conciencia del yo?

BILDERBERG / DOMINIK ASBACH

62 Mente y cerebro 21/2006


concentrarse durante largo tiempo en estudio sobre autorreconocimiento que ferio derecho desempeñaba un papel
la cara del genio. se apoyaba en la resonancia magnética importante en el reconocimiento del
funcional. propio rostro.
¿Oír? Los resultados merecieron la espe- Nueva Jersey, donde resido, es fa-
McCutcheon y el autor decidieron no ra: la visión del propio rostro había mosa por la abundancia de centros
conformarse con el reconocimiento del activado regiones del hemisferio de- comerciales. En uno de ellos descu-
propio rostro. En ello se nos sumó recho. Estos resultados encajaban con brí con qué facilidad se sucumbe al
Glenn Sanders. Si realmente había los hallazgos de otros científicos que “efecto grandes almacenes”. Suele ha-
una región cerebral donde se alojara habían mostrado que el hemisferio de- ber en esos lugares muchos espejos,
la conciencia del yo, debería, suponía- recho reaccionaba con mayor intensidad situados donde menos cabe esperar. El
mos, activarse con cualquier estímulo que el izquierdo ante el propio rostro. “efecto grandes almacenes” aparece
procedente del yo. En consonancia, Nosotros descubrimos que las regiones cuando nos encontramos de repente
nos propusimos enfrentar, durante la implicadas en el autorreconocimiento con uno de tales espejos y creemos
tomografía, a los probandos con sus pertenecían a la parte frontal de la cor- por un breve instante que la figura
propias voces y comparar la reacción teza cerebral derecha anterior. También que refleja pertenece a otra persona.
desencadenada con otra reacción, la que los datos relativos a las pruebas de voz No tardamos en percatarnos de que,
en el voluntario provocaban las voces evidenciaban una actividad del hemis- en realidad, se trata de nuestra propia
de otras personas. ferio derecho, aunque los resultados imagen reflejada.
Grabamos las voces de nuestros pro- aparecían ahora menos nítidos. Con El “efecto grandes almacenes” sirve
bandos para que las oyeran mientras se todo, nos encontrábamos en el buen para ilustrar un problema curioso que
realizaba el escáner. Y en ese punto camino para descubrir —o mejor, para se presenta en el reconocimiento del
se pusieron de manifiesto, con toda su redescubrir— la importancia del hemis- propio rostro. Pasamos incontables ho-
tosquedad, los inconvenientes y limi- ferio derecho para la elaboración de la ras mirando nuestra propia cara. Desde
taciones de la resonancia magnética conciencia del yo. la mañana, cuando nos afeitamos, nos
funcional. Nuestra investigación en Carolina acicalamos, nos probamos las prendas
La transmisión de información audi- del Sur corría paralela con idénticos que vamos a llevar o nos peinamos.
tiva a los probandos constituía una ta- componentes (McCutcheon, Sanders y A lo largo del día nos volvemos a
rea bastante complicada. ¿Cómo lograr el autor) a otro trabajo abordado en examinar en el espejo multitud de ve-
que, mientras procedía su curso la to- la facultad de medicina de Albany, ces y empleamos esa información para
mografía, pudieran los sujetos oír las que realizamos en colaboración con corregir nuestro aspecto. Cuando un
grabaciones de sus voces sin emplear Kanwaljit Anand. Si bien en Albany probando se encuentra en un tomó-
dispositivos metálicos? Por aquel enton- sustituimos el rostro de Einstein por grafo por emisión de positrones o en
ces, mediados los noventa, no se contaba el de Bill Clinton. La decisión tuvo otro de resonancia magnética funcional
con estudios de resonancia magnética que ver con las reacciones positivas tiene ya acumuladas muchas experien-
funcional suficientes ni con los apara- que despertaba en nuestros probandos cias relativas al mirarse en el espejo.
tos refinados de nuestros días. No nos la imagen del presidente. Poder reconocerse a sí mismo significa
quedaba más remedio que construir un A propuesta de Sanders, y con el fin tener la capacidad de conciencia del
equipo de audición sin componentes de reforzar la conciencia del yo de los yo, pero mirar la propia imagen no
metálicos. probandos, modificamos los estímulos. equivale a adquirir automáticamente
Nuestro aparato constaba de un em- No nos limitamos a ofrecerles su pro- conciencia del yo.
budo, un largo tubo de goma y un este- pio rostro y el de Clinton (contraste),
toscopio de plástico. Atamos el embudo sino que escribimos bajo la imagen del Saber al dedillo
a una caja de altavoces situada en la probando frases como “Yo pienso” o Para entender el proceso, vale la pena
habitación contigua a la del escáner, “Yo creo”. Y debajo de la de Clinton realizar por nuestra cuenta un experi-
conectamos el embudo con un extremo otras como “El piensa” o “El cree”. mento harto sencillo. Inténtese, cada
del tubo de goma y al otro extremo co- En el transcurso del ensayo se solici- vez que nos miremos en el espejo, con-
locamos la membrana del estetoscopio, taba de los voluntarios que centraran centrarse exclusivamente en sí mismo.
por cuyos auriculares el probando po- su atención en la imagen y las frases. Se arregle o se afeite, céntrese en los
día escuchar en el tomógrafo su propia Al obligarles a poner su mente no sólo perfiles de su semblante. Aunque la
voz grabada. Nuestro aparato parecía en su rostro sino también en las frases, tarea parece, a priori, muy elemental,
un montaje de juguete, que, a la pos- conseguíamos llegar así con un grado resulta sumamente difícil de ejecutar.
tre, no sirvió para nada: se nos dotó de seguridad mucho mayor a la con- Por una razón: cuando nos miramos en
de un nuevo tomógrafo de resonancia ciencia del yo. el espejo, nos observamos en un prin-
magnética funcional con micrófono y cipio con ánimo examinador, pero, tras
auriculares incorporados. Familiaridad con el espejo esos primeros momentos escrutadores,
El experimento se realizó en la fa- Igual que en el ensayo de Carolina del nuestros pensamientos empiezan a diva-
cultad de medicina de Carolina del Sur, comprobamos en Nueva York que gar. Se nos va la mente en los sucesos
Sur en Charleston, en el laboratorio se producían modelos de activación en del día, en nuestro trabajo, en nuestras
de Mark George. A dos voluntarios las regiones cerebrales del área frontal relaciones. Mark Wheeler, de la Uni-
se les enfrentó con su propia imagen derecha anterior. Ante los propios es- versidad de Temple, que se ha ocupado
y con la de Albert Einstein, con la tímulos reaccionaba la mitad cerebral de analizar y describir esa experiencia,
grabación de sus propias voces y con derecha con una actividad más inten- subraya que el mirarse en el espejo o
la de otra persona. La espera de los sa, concentrada principalmente en la reconocerse no significa necesariamente
resultados se nos hizo insufrible, quizá región frontal. De la investigación se que nos hallemos en un estado de con-
por haber sido pioneros en acometer un desprendía, un vez más, que el hemis- cienciación del yo.

Mente y cerebro 21/2006 63


64
Mente y cerebro 21/2006
BILDERBERG / DOMINIK ASBACH
Por nuestro lado era claro que, si semblante, pero sin aviso previo. Se hay que llevar a cabo una identifica-
queríamos estudiar la conciencia del les solicitaba sólo que describieran el ción de los rostros. No es de extrañar,
yo de las personas por medio de su ángulo de visión del rostro mostrado. por consiguiente, que esa estructura
propio rostro, debíamos conseguir que Esta segunda condición experimental se excite cuando se acomete la tarea
los probandos se instalaran en un esta- se consideraba pasiva porque los pro- del reconocimiento de rostros. Pero es
do de “concienciación del yo” mientras bandos no intentaban expresamente improbable que el giro fusiforme tenga
procedían a la observación de su sem- encontrar sus rostros. Por último, en mucho que ver con el reconocimiento
blante. Empleando la resonancia mag- la variante activa, se les decía que se del propio rostro, puesto que las difi-
nética funcional, podía llevar hasta 30 les iba a mostrar su propio semblante cultades que se producen tras la lesión
segundos obtener una buena imagen del y ellos, cada vez que lo identificaran, de este campo no se limitan al propio
cerebro activo. Nuestros probandos, por debían reaccionar ante su visión. semblante.
tanto, tenían que observar atentamente
su rostro durante al menos 30 segundos Me pareces conocido Sede difusa
seguidos y repetir ese proceder has- Sugiura y su grupo llevaron a cabo En resumen, de todas las investigacio-
ta un total de 10 veces a lo largo del múltiples análisis de los datos relacio- nes realizadas se infiere sin ambages
experimento. nados con el propio rostro. Durante la la importancia del hemisferio derecho
En nuestro ensayo de Albany se puso comparación entre el reconocimiento para el reconocimiento del propio rostro.
de manifiesto que el pensamiento de pasivo del propio rostro y la visión Según Sugiura, algunas regiones de la
algunos probandos divagaba mientras de las cabezas control, la región to- zona cerebral anterior desempeñan un
contemplaban su rostro. Un problema tal activada en el hemisferio derecho papel sobresaliente en el reconocimiento
que podía aligerarse solicitándoles que, era 1,26 veces más extensa que la del activo. Además, distintos campos del ce-
alternativamente, miraran su rostro y izquierdo. Y cuando se ceñía al reco- rebro cumplen una función determinante
leyeran el texto del pie de la foto. Se- nocimiento pasivo del propio rostro, lo mismo en el reconocimiento activo
gún confesión de los sujetos, la medida el hemisferio derecho intervenía en que en el pasivo del propio rostro. Pro-
les permitía concentrarse mejor. Para una extensión mayor que lo hacía el bablemente no exista la región cerebral
asegurarse de que mantienen esa mayor izquierdo. especializada en esta tarea. El cerebro
concentración durante la tomografía, se En la comparación entre la condi- se puede comparar a este respecto con
les asigna una tarea; verbigracia, que ción experimental activa con la situación un balancín, en el cual la estabilidad de
aprieten un botón cada vez que vean control no aparecía ninguna diferencia un extremo depende de la estabilidad
un determinado rostro. significativa entre el hemisferio derecho del otro. Muy probablemente los fe-
Algunas de estas posibilidades fueron, y el izquierdo. La comparación entre la nómenos complejos como la memoria,
asimismo, abordadas por un equipo de observación activa y pasiva del propio la planificación o la conciencia del yo
investigación japonés en el año 2000 rostro puso de manifiesto que la región no se encuentran localizados en un solo
que se apoyaba en la técnica de la total activada en el hemisferio derecho campo o región cerebrales. Distintos as-
tomografía por emisión de positrones. era 2,18 veces más extensa que en el pectos de cada una de estas capacidades
Buscaban delimitar las regiones ana- izquierdo. De acuerdo con estos resul- cognitivas pueden seguramente existir
tómicas vinculadas al reconocimiento tados hemos de deducir que en la mitad aislados, pero en realidad dependen
del propio rostro. Trabajaron sobre dos cerebral derecha se activan más regiones del funcionamiento de otras regiones
tipos distintos de autorreconocimiento: que en la izquierda. cerebrales.
el modo “pasivo” y el modo “activo”. Con la tomografía por emisión de Los experimentos de Bruno Preilows-
Bajo la dirección de Motoaki Sugiura, positrones se pueden investigar regiones ky, de la Universidad de Tubinga, de
este equipo llevó a cabo un impresionan- cerebrales específicas. En concreto, el Sugiura y del autor proporcionan in-
te estudio con un diseño experimental grupo de Sugiura determinó los campos dicios del predominio del hemisferio
original. particulares que intervienen en la obser- derecho en los procesos del yo. James
En primer lugar, sacaron fotos de vación activa y en la pasiva, respecti- Sperry y Preilowsky han mostrado, sin
sus probandos desde distintos ángu- vamente. En el hemisferio derecho las embargo, que los dos hemisferios están
los. Entremezclaron luego esas imá- regiones responsables de la observación capacitados para el autorreconocimien-
genes con otras de rostros desconoci- activa del propio semblante eran la re- to. Sugiura ha encontrado diversas re-
dos, tomados también con diferentes gión frontal derecha, la zona anterior giones que intervienen en la elaboración
perspectivas. Durante el experimento, derecha del giro cingular y el llamado del propio rostro, en concordancia con
presentaron este conjunto de imágenes pulvinar, un núcleo talámico implicado nuestros resultados.
a los probandos bajo tres condiciones en la elaboración del significado de la Cierto es que la elaboración puede
experimentales. información. realizarse, en buena medida, en el he-
En la situación control, se les ense- En el hemisferio izquierdo la activi- misferio derecho, pero no lo es menos
ñaban, mientras procedía la tomografía, dad se localizaba en una región cere- que en el reconocimiento del propio
personas desconocidas. En la varian- bral acotada, el giro fusiforme, alojado rostro concurren otras regiones además.
te pasiva, se les mostraba su propio en la profundidad de la parte posterior Sea como fuere, se trata de unos resul-
del cerebro. El giro fusiforme participa tados fascinantes en el camino hacia el
intensamente en el reconocimiento de descubrimiento de la sede cerebral de
3. CUANDO NOS MIRAMOS ANTE los rostros en general.
De ahí que las lesiones en este cam-
la conciencia del yo.
EL ESPEJO y nuestro pensamiento divaga
po generen prosopagnosia, o incapaci-
por otros mundos, nuestro cerebro dad de identificar rostros familiares. En JULIAN PAUL KEENAN, profesor de psico-
derecho nos manda señales inequívocas de hombres y primates esta circunvolución logía, dirige el laboratorio de neuroimagen
autorreconocimiento. cerebral se encuentra activa cuando cognitiva de la Universidad de Montclair.

Mente y cerebro 21/2006 65


La percepción
del arte
Desde siempre la filosofía se esforzó por encontrar una teoría coherente de la sensibilidad estética.
Los psicólogos comienzan ahora a indagar los secretos que constituyen el atractivo especial
de una obra de arte

Bernd Kersten la posibilidad de justificar la belleza o proyección correcta del espacio hasta
el efecto estético de una obra de arte. entonces. ¿Consiguió Giotto di Boldone

E
n el Instituto de Psicología De hecho, muchos artistas se muestran (1267-1337) una perspectiva correcta
de la Universidad de Berna escépticos a este respecto. en su fresco “Jesús ante Caifás” (fi-
acometimos, tiempo atrás, un gura 3)?
experimento simple: solicitá- ¿Cuestión de gustos? Un simple análisis aclara el senti-
bamos de los voluntarios que mirasen, ¿Es el arte pura cuestión de gustos? miento incómodo de que hay un desa-
durante medio minuto, la figura 1 de No parece. Tal como muestran los tests juste (figura 5). Según una perspectiva
este artículo, para que se la grabaran psicológicos, hay reglas estéticas, cuyo correcta, todas las líneas de fuga debe-
con exactitud. Se les requería luego que cumplimiento conlleva juicios concor- rían encontrarse en un punto central, el
mirasen la figura 2. dantes sobre la belleza de un objeto punto de fuga. Giotto lo intenta, desde
Si, tras volver una y otra vez la pá- artístico. Además, la psicología de la luego, en el envigado del techo, pero
gina, no encuentra ninguna diferencia el percepción muestra, a través del aná- no lo logra del todo. Además, pinta las
lector, consuélese. Lo mismo aconteció lisis de las obras, que algunos artistas gradas del trono sin ningún punto de
en nuestro experimento a uno de cada célebres utilizan a la perfección los fuga, en la vieja perspectiva paralela.
cuatro participantes. No resulta fácil “cánones de la belleza”. El primer pintor del Renacimiento
grabarse los detalles de una imagen. Algunas de dichas reglas pueden pare- que consiguió una perspectiva central
Incluso modificaciones notables pasan cer triviales a primera vista. Por ejemplo, perfecta fue Masolino da Panicale, lla-
inadvertidas hasta que emparejamos la representación realista de la perspec- mado también Tommaso di Cristoforo
las dos versiones. Este fenómeno, fru- tiva espacial; hoy en día cualquier foto- Fini (1383-1447). Al menos, ésta es la
to de la limitada capacidad de nuestra grafía cumple este precepto. Pero todavía tesis de Christopher W. Tyler, director
atención, se conoce en psicología por a inicios del Renacimiento la mayoría del Centro de la Imagen del Cerebro
“ceguera al cambio”. de los artistas fracasaban a la hora de Smith-Kettwell de San Francisco. Tyler
Con todo, nos sorprendió que los plasmar correctamente en perspectiva considera a Masolino un genio ignorado
propios expertos en arte, que conocían el mundo tridimensional en un soporte del Renacimiento. Como prueba aduce
la obra de Klee, fueran incapaces de bidimensional. En aquella época toda- su “Fondazione di Santa Maria Mag-
acertar con mayor frecuencia que los vía no conocían las leyes geométricas. giore” (“El milagro de la nieve”). La
sujetos inexpertos sobre cuál de las dos Y puesto que percibir la espacialidad de tabla fue realizada seguramente con an-
variantes era el cuadro original y cuál manera consciente es algo difícil, casi terioridad a la última obra de Masaccio
una falsificación. ¿Acaso no existe nin- nunca se consigue dibujarla sin recursos (1401-1428), “La Santísima Trinidad”.
guna medida objetiva del efecto estético auxiliares.
de una obra? “¡A quien pueda decirme A principios del siglo XIV la idea de
por qué es bello un cuadro, le pago una
botella!”, retaba el pintor y grabador
las líneas convergentes ya existía. Las
formas geométricas de vigas o baldosas
1. AUTENTICO O FALSO: ¿Es así el
francés Edgar Degas (1834-1917). Suele se estrechaban en profundidad y trans- original de “La máquina de trinar” (1922)
traerse a colación la anécdota siempre mitían la impresión de hondura espacial. de Paul Klee? ¿O más bien como aparece
que se aborda la cuestión en torno a Pero nadie había logrado todavía una en la figura 2?

66 Mente y cerebro 21/2006


Mente y cerebro 21/2006
67
“LA MAQUINA DE TRINAR” DE PAUL KLEE (1922), MUSEO DE ARTE MODERNO, NUEVA YORK / DIGITAL IMAGE 2006, MUSEO DE ARTE MODERNO, NUEVA YORK / SCALA, FLORENCIA / VEGAP 2006
ALTERADO POR DANIEL STROCKER, INSTITUTO DE PSICOLOGIA DE LA UNIVERSIDAD DE BERNA, CON LA GENTIL AUTORIZACION DEL CENTRO PAUL KLEE, BERNA/DIGITAL IMAGE 2006 ETC. MUSEO DE ARTE MODERNO, NUEVA YORK/SCALA, FLORENCIA/VEGAP 2006

68
Mente y cerebro 21/2006
2. ¿RECONOCIO LA FALSIFICACION
A PRIMERA VISTA? La solución aparece
en letra pequeña arriba a la izquierda en
el margen de la ilustración.

AKG BERLIN (GIOTTO DI BONDONE, JESUS VON KAIPHAS, UM 1305, ARENAKAPELLE PADUA)
En ésta, por cierto, Masaccio consi-
guió la perspectiva central de una forma
audaz: el cuadro debería contemplarse
desde unos metros de distancia, a los
pies de Cristo.

La belleza como familiaridad


Mas, ¿por qué nos gusta sólo la pers-
pectiva espacial correcta, que se limita a
imitar lo normal y cotidiano? El grupo
encabezado por Piotr Winkielman, de
la Universidad de California en San
Diego, presentó a los voluntarios de
un ensayo diversas figuras geométricas,
cuya identificación era más o menos
fácil: cuanto más deprisa las recono-
cían, mayor gusto encontraban en ello
los probandos, según se desprendía de
su sonrisa, casi imperceptible, que los 3. CASI LO LOGRA. Giotto di Bondone es considerado un pionero de la pintura
investigadores medían en la contracción en perspectiva. Su fresco “Jesús ante Caifás”, realizado hacia 1305, transmite la
del músculo risorio zigomático mayor. sensación de profundidad espacial. Sin embargo, algo no cuadra aquí; la solución,
Por lo visto, con las leyes geométri-
en la figura 5 .
cas de la perspectiva sucede algo muy
parecido a lo que acontece en el re-
conocimiento de objetos: nos resultan
familiares, aunque sea inconsciente-
mente. Por esa razón, nuestro cerebro
valora sin esfuerzo las representaciones
realistas del espacio. Por lo demás, la
AKG BERLIN (MASOLINO, PAPST LIBERIUS GRÜNDET DIE BASILIKA LIBERIANA UNTER DEM PATRONAT DER MARIA ZUM SCHNEE, UM 1423,

ordenación “natural” de los objetos en-


riquece la historia representada y nos
complace.
Un tratamiento fluido de los estímulos
produce agrado. Lo observamos, por
ejemplo, en un dato común: los artis-
tas aplican frecuentemente colores com-

AKG BERLIN (MASACCIO, HEILIGE DREIFALTIGKEIT, UM 1427, SANTA MARIA NOVELLA, FLORENZ)
plementarios en sus pinturas. Cuando
éstos se encuentran de lado, el efecto
de color aumenta. Además, el contraste
del color se puede incrementar todavía
más mediante un fino intersticio blanco
entre las superficies coloreadas, como
ha descubierto Samuel Buri, de Basilea,
tras numerosos ensayos. Buri, en sus
pacientes experimentos, se dedica a in-
tensificar el efecto de sus cuadros, con
la tenacidad que lo haría un psicólogo
experimental.
DATIERT NACH PAUL JOANNIDES)

Podemos apelar también a nuestra


hipótesis sobre la facilidad de procesa-
miento para explicar por qué se imponen
en cierto momento determinados estilos
pictóricos o gozan de mayor estima. Hel-
mut Leder, del Instituto de Psicología
de la Universidad de Viena, ha puesto
a prueba en diversos estudios nuestra 4. EL PRIMERO. En su “Milagro de la nieve” (izquierda), hacia 1423, logra Masolino por
percepción de los estilos. Los volun- primera vez la perspectiva central, antes de que Masaccio con “La Santísima Trinidad”
tarios de su ensayo tenían que valorar (hacia 1427) le siguiera en segundo lugar.

Mente y cerebro 21/2006 69


AKG BERLIN

5. CAMBIO DE PERSPECTIVA. Las líneas de fuga del techo desembocan más o menos
en un punto central. Pero en las gradas del trono, Giotto cambia a la perspectiva levant”, parece ella centellear ligeramen-
paralela. te ante nuestros ojos, como la auténtica
luz del sol.
Como todo estilo artístico, el impre-
sionismo se distingue por determinadas
espontáneamente cuánto les agradaban Monet, según conjetura Margaret Li- propiedades formales características y
diversas pinturas. En una segunda fase vingstone, de la facultad de medicina de reconocibles. Sus representantes aplican
de observación de los mismos cuadros, Harvard, debía de gozar de la capacidad frecuentemente toques de color yuxta-
los participantes tenían que especificar de evaluar intuitivamente los valores de puestos, que sólo al ser contemplados
su grado de conocimiento del estilo claridad de los colores, un don especial. desde cierta distancia se confunden
correspondiente a cada época. Se com- Como puso de manifiesto el análisis que ópticamente en un color mixto: así,
probó que los probandos habían prefe- Livingstone hizo, en 2003, del “Soleil el rojo sobre verde produce amarillo;
rido las obras con cuyo estilo estaban levant”, el disco centelleante del sol y tomarlo en cuenta mientras se pinta,
más familiarizados. sus reflejos en el agua se distinguen puede considerarse una facultad artís-
No debe extrañarnos, por lo tanto, de su entorno por el color, mas no por tica especial. Con esto se confirma la
el comentario de Louis Leroy, crítico la claridad. En la versión en gris del opinión de Cézanne: el artista no es
de arte, en la exposición del año 1874. cuadro apenas si se distingue ya el sol. más que un órgano receptor, un aparato
Presentaban sus obras Claude Monet, Gracias a la investigación sobre el ce- registrador de sensaciones de los senti-
Paul Cézanne, Camille Pissarro y otros rebro, se sabe que la percepción de las dos, aunque, eso sí, bueno, sensible y
pintores. Leroy tachó los cuadros de formas en el encéfalo se apoya sobre complicado, sobre todo en comparación
“horribles y confusos a la vez”: no todo en las diferencias de claridad. Estas con los demás hombres.
eran más que impresiones fugaces a lo son procesadas también como color en Y en cuanto a los pintores abstractos,
sumo (en alusión al cuadro de Claude otro canal perceptivo. Dado que nuestro ¿qué hay de su talento artístico? ¿Qué
Monet “Impresión, Soleil levant”). Así cerebro, en ausencia de diferencias de es lo que distingue las obras de Jackson
nació el nombre del estilo, el “Impre- claridad, no puede localizar con segu- Pollock de un batiburrillo de manchas de
sionismo”. ridad la luz solar en el cuadro “Soleil color? En 1999, Richard Taylor, físico

70 Mente y cerebro 21/2006


de la Universidad de Oregón, descu- Pollock se había adelantado a la cien- Por cierto, Taylor hizo que una serie de
brió la existencia de una regularidad cia: los matemáticos no desarrollaron la personas copiaran las obras de Pollock:
sorprendente en las obras de Pollock. teoría del caos hasta los años sesenta. la característica sibisemejanza siempre
En sus célebres “Drip Paintings”, no A ésta siguió en los setenta una “geome- se echaba a perder rápidamente. Por
dejó caer al azar las gotas de pintura tría fractal”, que analiza con medios ma- medio de análisis matemáticos, Taylor
sobre el lienzo yacente en el suelo. Al temáticos los patrones sibisemejantes. consiguió incluso identificar falsifica-
contrario, las obras de los años cuarenta Es decir, que veinticinco años antes de ciones de cuadros de Pollock.
y principios de los cincuenta poseen una su descubrimiento matemático, Pollock ¿Cómo se explica nuestra atracción
característica asombrosa: una sección había pintado patrones sibisemejantes. por la sibisemejanza? Quizá produzca
del cuadro muestra, al ser ampliada, Y le salió tan bien, que ya en vida sus un placer especial el descubrimiento de
idéntica estructura, a la manera en que cuadros alcanzaron precios elevados, sin regularidades. Entra en juego, además,
cada ramillete de la coliflor se parece que los compradores supieran muy bien su aire de familiaridad; árboles, nubes
a la coliflor entera. Con ello, el artista qué era lo particular de aquellas obras. y perfiles del paisaje siguen todos el
BERND KERSTEN (CLAUDE MONET, IMPRESSION SOLEIL LEVANT, 1872, MUSÉE MARMOTTAN PARIS)

6. SOLEIL DISPARU. En la versión en tonos de gris de la pintura de Monet “Impression, Soleil levant” (1872) el sol desaparece.
No es casualidad, sino talento artístico, dicen los neurobiólogos.

BRIDGEMAN GIRAUDON / POLLOCK-KRASNER FOUNDATIONS / VEGAP 2006 (JACKSON POLLOCK, ALCHEMY, 1947,
GUGGENHEM, VENEDIG)

7. JACK, THE DRIPPER. El cuadro “Alchemy” (1947) pertenece a un período creativo en que las “Drip Paintings” de Jackson Pollock
alcanzaron una complejidad particularmente elevada.

Mente y cerebro 21/2006 71


principio de sibisemejanza. En cierto lienzo. Mientras que, por ejemplo, las Los cuadros de Bridget Riley gozan
sentido, Pollock buscaba intuitivamente formaciones de nubes en el cielo vienen de amplia reputación. Una de las fun-
el carácter fractal: “Quisiera atrapar el a alcanzar una dimensión fractal de 1,3 dadoras del op-art, diseñó en los años
ritmo de la naturaleza”. las Drip-Paintings tardías de Pollock sesenta unos patrones que inducen en el
muestran una dimensión de 1,7. espectador la impresión ilusoria de mo-
Fractales angustiosos Taylor tuvo la idea de poner a prueba vimiento. En ningún otro estilo artístico
Sin que nos percatemos, nuestro cere- el efecto fisiológico de diversos cua- es tan visible la relación entre la psico-
bro procesa más fácilmente las formas dros de Pollock. Para ello determinó logía de la percepción y la percepción
que se repiten, razón por la cual en- la resistencia eléctrica de la piel de los del arte. Inspirándose en Riley, Johannes
contramos bella la naturaleza. No es espectadores, lo cual es una medida de Zanker, director del departamento de
porque sí que el Modernismo imitó la la producción sudorífica y con ello de la psicología de la Universidad de Londres,
pluralidad de formas de la naturaleza; excitación de los mismos. Una pintura elaboró los así llamados riloides (véase
ese fue el primer estilo artístico mo- con una dimensión fractal media resultó la figura 9). Junto con ellos, dio una
derno que cautivó a una gran parte de tener un efecto tranquilizador; la resis- explicación de la desconcertante ilusión
la sociedad. Da la impresión de que el tencia de la piel disminuía. En cambio, de movimiento: no nos percatamos de
reconocimiento de regularidad y orden las obras tardías de Pollock pusieron nuestros sutiles movimientos oculares
procura a los sentidos una experiencia a prueba a los voluntarios de Taylor. involuntarios (movimientos microsacá-
acentuada por el placer. Evidentemente, el exceso de dimensión dicos), a pesar de que la imagen en
Pollock fue aumentando la “dimen- fractal turba a ciertos espectadores. Sin la retina se desplaza constantemente
sión fractal” de sus cuadros a lo largo olvidar que puede esconderse una pre- debido a ellos. Ahora bien, por lo que
de su evolución artística. Los patrones tensión artística al traspasar lo conven- se ve, los estrechos patrones, finamente
cubrían cada vez más superficie en el cional y aceptado. dispuestos, del riloide provocan movi-
CORTESIA DE AKIYOSHI KITAOKA (ROTATING SNAKES, 2003)

8. HACIA LA IZQUIERDA, HACIA LA DERECHA. Akiyoshi Kitaoka diseña unas


ilusiones de movimiento que causan una impresión muy artística, para indagar los
secretos de la percepción humana.

72 Mente y cerebro 21/2006


CORTESIA DE JOHANNES ZANKER

9. MATEMATICAS PULSANTES. Johannes Zanker se inspiró en el movimiento op-art


de los años sesenta del siglo pasado para la creación mediante ordenador de riloides
como éste.

mientos microsacádicos de otro tipo; el ticas, muy conscientemente no denomi-


cerebro es incapaz de corregir los des- na arte a sus producciones: “Los riloides
plazamientos resultantes de la imagen y, no son más que matemática sencilla. Lo
por eso, percibimos movimientos. que falta es el acto creativo”.
Ni la aplicación intuitiva, ni la cons-
¿Arte por ordenador? ciente de principios estéticos bastan para
Con frecuencia creciente, científicos y la consecución de una obra de arte. Se
artistas trabajan en proyectos conjuntos los podría entender, sin embargo, como
para entender mejor nuestra percepción. una “gramática”, que fomenta el agrado
La obra de Riley revela, de hecho, que el o al menos la atención. Ambas cosas,
arte se origina en el ojo del espectador; a su vez, preparan el camino hacia ul-
sin movimientos oculares no habría efec- teriores experiencias de descubrimien-
to de movimiento. Akiyoshi Kitaoka, de to sensible, cuya total plenitud sólo se
la Universidad Ritsumeikan de Kyoto, manifiesta en su confrontación con el
diseña imágenes en las que diferen- mensaje que constituye el contenido de
cias asimétricas de claridad producen una obra de arte.
la impresión de movimientos rotatorios
(figura 8). Sin embargo, ni el mismo
Kitaoka conoce la neurofisiología de BERND KERSTEN es profesor de la Escuela
la rotación en sentido contrario de los Superior de Configuración y Arte de Zúrich y
círculos en la periferia. Con todo, el en el Instituto de Psicología de la Universidad
efecto supera en mucho a la impresión de Berna.
de movimiento que se consiguió en los
cuadros del op-art. Bibliografía complementaria
¿Terminarán los científicos por con- PRAXISFELDER DER WAHRNEHMUNGSPSYCHO-
vertirse en genuinos artistas? Johannes LOGIE. Dirigido por B. Kersten. Huber Ver-
Zanker, que crea sus imágenes en el or- lag; Berna, 2005.
denador por medio de fórmulas matemá-

Mente y cerebro 21/2006 73


Psicología del paro
El paro y la inseguridad en el puesto de trabajo se han convertido en un fenómeno de masas.
¿Cuáles son los problemas que amenazan a los afectados?

DPA
Alois Wacker ayudas sociales en la mayoría de los
países industriales. El desempleo dejó

E
ra a comienzos de los años de equivaler a miseria o hambre.
treinta, en Marienthal, una ig- ¿Qué está ocurriendo ahora? Ciñámo-
nota aldea de la Baja Austria nos a un país desarrollado; Alemania,
y objeto de una rigurosa por ejemplo. De acuerdo con las últi-
investigación científica, a raíz de un mas encuestas, para ocho de cada diez
acontecimiento reciente que cambia- alemanes el tema del paro figura a la
ría radicalmente la vida de sus 1500 cabeza de los problemas más apremian-
habitantes. Cerró sus puertas la fábri- tes. Pese a todos los esfuerzos políticos
ca de tejidos, su única industria. De por ahuyentar este fantasma, el número
la noche a la mañana casi todos los de desempleados ha venido aumentando
habitantes de Marienthal perdieron su incesantemente desde los años noventa.
fuente de ingresos regulares y el lugar Según estadísticas oficiales la cifra llega
se transformó en ejemplo de la caída en en este país a más de cuatro millones y
picado, socialmente hablando, de todo medio. Y todo el que tiene un empleo
un pueblo. teme la posibilidad de perderlo.
Un grupo de investigadores vieneses También los psicólogos califican
—entre los que se encontraban Marie la pérdida del puesto laboral como
Jahoda y Paul Lazarsfeld, matrimonio un percance crítico, pues el trabajo,
de reputados sociólogos— se aprestaron junto al deseo evidente de seguridad
a estudiar los efectos del desempleo de material, satisface otras necesidades
larga duración en Marienthal. Para su humanas. Maria Jahoda apuntó ya a
sorpresa, la ruina laboral no incitó a las funciones psicológicas ocultas del
la rebelión a unos obreros que antaño trabajo retribuido: estructura el día a
habían desplegado un activismo político día, promueve lazos sociales y ayuda
militante. Antes bien, se asentaron la a adquirir un puesto en la comunidad.
resignación y la apatía. Se renunció a Además, obliga a centrarse en unas
proyectos de vida y se extendieron la tareas, con lo que nos aparta de inútiles
desesperación y la angustia existencial. cavilaciones.
Muchos de los afectados sentían la carga En cambio, el paro involuntario lesio-
gravosa de un futuro inseguro. na la necesidad, firmemente arraigada en
El estudio de Marienthal figura como el ser humano, de configurar la propia
precursor de la investigación sobre el vida conforme a las propias ideas. En
paro. Ningún trabajo puede obviar ya la general, el hallarse expuesto mucho
referencia a aquel pueblo. Pero, aparte tiempo y sin defensas a una situación
de sus méritos históricos, ¿sigue tenien- vital indeseada, aumenta la probabilidad
do hoy día algo que decirnos? En 1933, de estados de ánimo depresivos, retrai-
el periodista estadounidense Robert miento social y pasividad, según han
McMurry tituló “Cuando los hombres corroborado numerosos estudios.
comen perros”, su artículo sobre Marien- En cierta investigación que acometie-
thal para la revista The Nation, donde ron el autor y Anna Kolobkova, en el
comentaba los primeros resultados del año 2000, se entrevistó a un centenar de
estudio. Desde entonces las cosas han trabajadores en paro y en activo sobre
cambiado mucho. Tras la segunda guerra el concepto que tenían de sí mismos.
mundial mejoró notablemente el nivel Los voluntarios debían valorar hasta qué
de vida de los países europeos. Tam- punto se reflejaban en sí mismos decla-
bién subieron el subsidio de paro y las raciones del tenor: “En conjunto tiendo

74 Mente y cerebro 21/2006


1. PREFERIBLE EL ANONIMATO. Por
lo general sólo una parte de los parados
se inscribe en las oficinas de desempleo.
Los restantes no se manifiestan. ¿Por
vergüenza?

Mente y cerebro 21/2006 75


AKG BERLIN; “ARBEITSLOS”; FOTOGRABADO DE 1888, SEGUN GEMÄLDE VON MARKUS FREDRIK STEEN GRÖNVOLD

a sentirme un fracasado” o “De vez en En efecto, es muy difícil conseguir sis, reelaboración estadística que acome-
cuando me siento un inútil”. parados que se presten a colaborar. te una valoración conjunta de diferentes
Por vergüenza llegan incluso a negar investigaciones referidas a un mismo
Una confianza en sí mismo la situación en que se encuentran. tema. Klaus Moser y Karsten Paul, de
que se desmorona A menudo, fracasa el proyecto de inves- la Universidad de Erlangen-Nürnberg,
Del estudio se infería que cuanto más tigación o el científico se ve obligado llevaron a cabo a fines de los años no-
se prolongaba la situación de paro tanto a trabajar con pruebas aleatorias tergi- venta el metaanálisis más amplio, de
más descendía la autoestima. Especial- versadas. Ni siquiera las entrevistas en alcance mundial, sobre el paro. Según
mente grande era la diferencia entre los las salas de espera de las oficinas de ese estudio, el síntoma capital del paro
empleados y los trabajadores que busca- desempleo arrojan una imagen realista representa una disminución drástica de
ban una ocupación desde hacía más de de la población en paro. Agréguese que las ganas de vivir. Los parados mostra-
un año. Cierto es que hay estudios que a los millones de parados oficialmente ban una caída de la autoestima y una
no hallan influjo negativo de la pérdida registrados habrá que sumar los parados menor sensación general de bienestar,
del trabajo sobre el sentimiento de auto- no computados o que han dejado ya de con signos frecuentes de desazón depre-
estima. La razón subyacente bajo tales aparecer por las oficinas. siva. Moser y Paul clasificaron entre los
resultados contradictorios se encuentra Más valor informativo que los estu- “afectados psíquicamente” a un 37 por
en el propio método empleado. dios individuales poseen los metaanáli- ciento de las personas en paro, frente
al 23 por ciento de los trabajadores en
activo.
La cuestión radica en si el paro es
en definitiva la causa de estos sínto-
Resumen/Las consecuencias psicosociales del paro mas. ¿Conduce la falta de trabajo a la
depresión o se producen más bien los
• Aun cuando el paro en los países industrializados no lleve necesariamente a despidos entre los trabajadores que su-
la miseria, constituye causa habitual de falta de autoestima, de malhumor y fren ya esos síntomas? Para responder
depresión, entre otros problemas psicológicos. a esta pregunta hay que echar mano
• Muchas parados saben aprovechar ese tiempo “ganado” con la desocupación. de los estudios con observaciones de
Estos “buenos superadores” son optimistas, soportan mejor las cargas y larga duración. Mediante tales estudios
normalmente disponen de un sólido respaldo económico. longitudinales se investiga a sujetos en
• Los efectos psicológicos de la inseguridad laboral se asemejan a los del paro.
diversas fases de su vida profesional:
Los empleados sienten el anuncio de la reducción de puestos de trabajo como
en primer término, cuando tienen una
un abuso de confianza y se distancian de su empresa. Lo que se traduce en
una disminución del compromiso y en un aumento de las bajas laborales. ocupación estable; luego, en la situación
de paro y, por último, después de haber
iniciado un nuevo trabajo.

76 Mente y cerebro 21/2006


2. POBRE O RICO. En el siglo XIX
el paro masivo obligó a la población
hambrienta a emigrar (ilustración de la
izquierda). Aunque hoy, en los países
desarrollados, la falta de trabajo no va
vinculada forzosamente a la pobreza,
persisten sin embargo los efectos
devastadores de esta situación sobre
la psique.

dades de la personalidad del parado. Sí


por sus intensas actividades propias, la
autogestión efectiva y numerosos intere-
ses fuera del ámbito laboral. En pocas
palabras: en el espectro de sus metas
vitales el trabajo retribuido no ocupaba
un valor alto. Según cabía presumir, la
pérdida del trabajo no les arrojaba a la
miseria y ni siquiera pasaban apuros
económicos.
En resumen, la pérdida del puesto de
trabajo no debe vivirse como una catás-
trofe personal. El que lo sepamos supe-

AVENUE IMAGES
rar y la forma de conseguirlo dependerá
de nuestros recursos, entendiendo por
tales las relaciones sociales de apoyo,
nuestro optimismo, nuestra capacidad
de aguante y de resistencia al estrés y
Esa línea de investigación se inició También hay diferencias en razón del de nuestras reservas económicas.
hace unos años. Los resultados no sólo género. El promedio de las mujeres se Los parados que se autoinculpan
confirmaron el peor estado de ánimo psí- manifiesta de forma menos drástica que por la pérdida de trabajo sufren más
quico de los parados, sino que mostraron los hombres en cuanto a las cargas que que los que consideran el despido una
también los impresionantes efectos de acarrea la pérdida del puesto de trabajo. consecuencia de la mala situación de
recuperación tras la incorporación a un Los motivos son varios; por un lado, la coyuntura económica. Y a la inversa:
nuevo puesto laboral. Se mejoraron los el paro libera a las madres de la doble el peligro de las depresiones disminuye
valores en seis de los ocho indicadores carga de profesión y familia; por otro, con la convicción de encontrar un nuevo
incluidos entre los básicos para la salud las mujeres pueden concentrarse en los puesto de trabajo si uno se lo propone
psíquica; por ejemplo, sentirse satisfe- hijos y en el hogar sin merma de su y esfuerza. Así, el paro se queda en
cho con la propia vida. También subían prestigio social. Además, las mujeres un mero episodio en el curso de una
el estado de ánimo y la autovaloración disponen, con mayor frecuencia que biografía laboral estable. Para otros, en
en cuanto se había encontrado un nuevo los varones, de una densa red social cambio, el paro constituye el camino
puesto de trabajo. fuera del trabajo. En caso de necesi- que lleva al descenso social y la salida
En cualquier caso, estos resultados dad cuentan con la ayuda de amigos definitiva del sistema de trabajo.
permiten hacer declaraciones sobre el y familiares. No sólo el que se encuentra en paro
“promedio de los trabajadores en paro”, es víctima de la situación; también lo
pero no nos faculta para emitir pronós- Resueltamente manos a la obra sufren el cónyuge y los hijos. De acuer-
ticos sobre un desempleado en concreto. Reviste particular interés el grupo de do con una opinión muy extendida, la
La dimensión realmente vivida de carga personas al que no parece inmutarles ni nueva realidad familiar repercute en el
psíquica varía de un sujeto a otro. En siquiera el paro de larga duración. Los rendimiento escolar. Los resultados del
parte, depende de la situación vital de primeros que se dedicaron a estudiar ese segundo estudio de Pisa en el ámbito
cada individuo. Es comprensible, pues, segmento sorprendente de parados fue- comparado de los estados federales ale-
que el despido laboral signifique algo ron, a principios de los ochenta, David manes confirman que hay un porcentaje
distinto para un padre, de treinta años Fryer y Roy Payne, en la Universidad mayor de escolares de las “clases so-
y única fuente de ingresos en la familia de Sheffield. Frente a su situación exis- ciales altas” que continúan sus estudios
—que además tiene que pagar la casa tencial, esas personas no sólo mantienen de segunda enseñanza.
propia— que para un hombre de 59 la calma, sino que saben también sacar Después de la reunificación alema-
años que puede contemplar el despido provecho del tiempo del que disponen na remitió la natalidad en la antigua
como una incorporación anticipada a y se comprometen por ejemplo con car- Alemania comunista. De ahí algunos
la jubilación. El grupo de población gos no retribuidos en organizaciones deducen la existencia de una estrecha
de edad media es el más afectado por altruistas o en la política. relación entre inseguridad económica y
las consecuencias psicológicas del paro, En ellos no resulta fácil reconocer en la disposición a traer niños al mundo.
ratifican las investigaciones. sentido estricto características peculiari- En el ámbito angloamericano, abundan

Mente y cerebro 21/2006 77


debe entenderse una suerte de constructo
mental que parte de un mutuo y justo
En el círculo vicioso del paro toma y daca entre el patrón y el obrero
y constituye la base de una relación
Los parados de larga duración pueden caer en una suerte de espiral infernal, de confianza entre ambos. Si la parte
según describieron en 1995 Dieter Ullich y Petra Strehmel. Se hunden en un contraria rompe el contrato, el empleado
abismo compuesto de varios círculos viciosos reforzados a sí mismos en los reacciona con una retirada de la confian-
planos de la acción, la emoción, la cognición y la motivación. za o incluso con una dimisión interior.
Se ve a sí mismo liberado de sus obli-
ACCION: Los afectados se tornan pasivos y apáticos tras los intentos fallidos gaciones con respecto al compromiso
de superación a través de numerosas solicitudes de trabajo infructuosas. contractual y se desprende emocional y
EMOCION: Hay una necesidad evidente de tratar de regular positivamente el mentalmente de la vinculación con su
propio mundo de los sentimientos, por ejemplo, dándose ánimo a uno mismo. puesto de trabajo y la empresa.
Pero si no cambia nada en la situación laboral, los conatos de superación re- En los últimos decenios el avance de
percuten negativamente y llevan a cargas emocionales cada vez de más hondo la técnica y la reestructuración global
calado. del mercado de trabajo en los países
COGNICION: La expectativa de encontrarse en el futuro desamparado o lejos
desarrollados han desencadenado un
de conseguir el éxito se confirma en el sentido de un pronóstico cumplido y
consiguientemente reforzado.
cambio de hondo calado que no sólo
MOTIVACION: La experiencia de que el compromiso profesional no le deja huellas en el plano económico,
protege a uno del despido lleva a una “mentalidad de empleo precario”: el sino que afecta también, de manera
afectado rebaja sus pretensiones con respecto a la profesión y, en el caso creciente, a la salud psíquica de am-
de comenzar un nuevo trabajo, apenas se identificará con la empresa en plios sectores de la población. Se des-
un principio. conoce qué aspectos del paro y de la
inseguridad en el puesto de trabajo son
determinantes en los efectos negativos
en la psique.
Persiste abierta la cuestión de si los
las investigaciones que establecen una te entre los que tienen un puesto de efectos evidenciados radican en las
relación entre el paro de larga dura- trabajo inestable, fenómeno similar al pérdidas económicas y en los miedos
ción y el riesgo de separación conyugal. de los parados. Quedó comprobado en existenciales o si, por contra, resultan
Igualmente se dan con más frecuencia un estudio escandinavo, realizado entre críticos los factores sociales (contactos
en las parejas los casos de desempleo 1997 y 1998. Abarcaba unos 6000 traba- con los compañeros y reconocimiento
conjunto, o paro de los dos miembros. jadores con contratos fijos con alrededor de la comunidad). De lo que no cabe
Es posible que aquí se trate sólo de una de 2800 de plazos limitados, de ocho duda es de que los poderes industria-
relación causal aparente que radique en ciudades finlandesas. Otras investiga- les y políticos deben responsabilizarse
el trasfondo formativo de los miembros ciones desenmascaran la pretensión de de la salud económica de sus países,
de la pareja, generalmente similar, o que la amenaza del despido discipline por supuesto; pero también deben preo-
en la situación del mercado laboral de a los empleados y los motiva para que cuparse del bienestar psíquico de los
una región. rindan más y mejor. Brendan Burchell, ciudadanos.
Con todo, las investigaciones confir- de la Universidad de Cambridge, de-
man una observación ya hecha por los mostró ya en 1994 que se producía un
científicos sociales en Marienthal: el aumento, y no una disminución, de las ALOIS WACKER, catedrático de psicología
paro refuerza, en una relación, las ten- bajas laborales en las empresas en pe- social en la Universidad de Hannover, dirige
dencias preexistentes. Si las relaciones ligro de cierre. el departamento de documentación para la in-
se mantenían intactas, la nueva situación A primera vista un tal comporta- vestigación del paro.
moviliza el potencial social de apoyo, miento parece paradójico: ¿Por qué
mientras que en los casos problemáticos los empleados no se esfuerzan más por Bibliografía complementaria
se agudiza la crisis. conservar su puesto de trabajo? Sólo ARBEITSLOSIGKEIT. T. Kieselbach y A. Wac-
hay que contar con un compromiso te- ker en Lexikon der Psychologie, vol. I, págs.
Rendimiento e inseguridad laboral naz de los empleados si el trabajador, 114-120, Spektrum Akademischer Verlag;
La pérdida del puesto de trabajo no es individualmente considerado, se halla Heidelberg, 2000.
el único problema que suscita el interés convencido de que así podrá influir en
STRUKTURWANDEL IN DER ARBEITSWELT UND
de la ciencia. En muchas empresas, el las decisiones sobre el personal de la
INDIVIDUELLE BEWÄLTIGUNG. Dirigido por
miedo a perder el trabajo —la inseguri- empresa. Pero en general predomina la M. Kastner y J. Vogt. Pabst; Lengerich, 2001.
dad laboral— ha prendido entre los tra- tendencia a distanciarse psíquicamente
bajadores. Se acusa de preferencia entre del empresario. Ante una potencial re- ERWERBSLOSIGKEIT, URSACHEN, AUSWIRKUN-
los que empiezan a ejercer la profesión ducción de plantilla, disminuye de for- GEN UND INTERVENTIONEN. Dirigido por

con contratos temporales, así como en ma drástica el sentido de pertenencia a J. Zempel, J. Bacher y K. Moser en Psy-
los empleados de sectores sensibles en la empresa. chologie sozialer Ungleichheit, vol. 12, Leske u.
Budrich, Opladen, 2001.
el contexto económico y en los trabaja- Cuando no se sienten culpables de su
dores cuyos puestos se ven amenazados baja laboral y se reconocen comprome- THE SOCIAL COSTS OF UNDEREMPLOYMENT.
por dislocación empresarial o por una tidos con su puesto de trabajo durante INADEQUATE EMPLOYMENT AS DISGUISED UN-
reducción sistemática de plantilla. largos años, la amenaza repentina de EMPLOYMENT. D. Dooley y D. Prause. Cam-
El miedo y los síntomas generales despido la perciben como una lesión bridge University Press; Cambridge, 2004.
de estrés aumentan significativamen- de su “contrato psicológico”. Por tal

78 Mente y cerebro 21/2006


Consecuencias de la pérdida de trabajo
Los efectos del paro lastran la salud, expone Thomas Kieselbach,
docente en la Universidad de Bremen y especialista en temas laborales

Mente y cerebro: Profesor Kieselbach, das por el fuerte estrés psíquico. De ahí la
muchos trabajadores presentan proble- elevada mortandad entre los parados.
mas de salud. Se les exige demasiado,
sufren vejaciones en el desempeño de su Myc: Muchos licenciados universitarios
tarea laboral o se resienten de un turno no encuentran un acceso directo al mer-
de trabajo variable. Cuando tal ocurre, cado laboral. ¿Se puede comparar su carga
¿pueden tener un valor de recuperación psíquica con la de una persona de entre
unos meses de paro? cuarenta y cincuenta años que, después
Kieselbach: Del ocho al quince por cien- de una larga vida profesional, se ve de
to de los afectados experimentan en pronto en la calle?
la fase inicial del paro una suerte de Kieselbach: Se trata de una situación dis-
efecto positivo sobre su salud, al menos tinta. Quien al término de sus estudios
corporal. Se trata de una reacción ante escolares o universitarios no encuentre
las fuertes cargas que soportaron en la un puesto de trabajo no ha podido co-
situación laboral. Pero este efecto de sechar experiencias positivas en el mundo
recuperación se agota en el paro de lar- laboral; no se pierde lo que no se tiene.
ga duración; a los tres o cuatro meses, Sí experimenta una profunda decepción
aprietan los problemas psicosociales. con respecto a sus expectativas de fu- THOMAS KIESELBACH, nacido en 1944
Por no hablar de la presión económica turo. Al fin y al cabo el trabajo y el en Bielefeld, estudió psicología, sociología
y social, que nos acucia a encontrar un éxito profesional representan un objetivo y pedagogía en la Universidad de Münster.
nuevo trabajo. esencial de socialización. Además, los que Preside el comité científico “Paro obrero
se inician en una profesión apenas tienen
y salud” de la Comisión Internacional de
Myc: Pero con el índice de más del diez posibilidades de redefinir su papel social:
por ciento de paro nadie debería aver- no pueden simplemente dar la espalda al Salud Ocupacional.
gonzarse de su situación. mundo laboral como, por ejemplo, el caso
Kieselbach: Hay estudios sobre las cifras de los parados en edad madura, obligados
de estrés en comunidades con distinto a jubilarse, pero que pueden concentrarse apropiación de estrategias de autopromo-
porcentaje de desempleo. Esa carga psí- en sus aficiones y su familia. La depen- ción, amén del perfeccionamiento profe-
quica individual es más baja en las regio- dencia de la familia o de las instituciones sional propiamente dicho. Sin olvidar a los
nes con más paro. Lo que no equivale a impide a los jóvenes madurar y hacerse supervivientes de la reducción de plantilla.
decir que un parado se siente automática- responsables de su vida. También ellos han de hacer frente a nue-
mente tanto mejor cuantas más personas vas redimensiones del puesto de trabajo,
en su entorno comparten su sino. Todo Myc: Vuelven a producirse despidos en al aumento de carga laboral y al miedo
bascula en un determinado punto: aunque masa. ¿Hasta que punto son los empresa- permanente a sufrir el mismo destino que
con el paro creciente disminuye el riesgo rios conscientes de su responsabilidad? sus compañeros despedidos.
de marginación y estigmatización sociales, Kieselbach: Acabamos de terminar un
ello sucede a costa de una desesperanza proyecto para la Unión Europea sobre Myc: Y el temor a perder el puesto de
general en la que el individuo no ve pers- acompañamiento social y capacidad de co- trabajo, ¿no motiva ocasionalmente a los
pectivas para sí. Si aquí hay tanta gente en locación permanente. El estudio abarca empleados para las máximas prestacio-
paro, reflexiona, ¿cómo voy a encontrar cinco países comunitarios. Hemos com- nes?
trabajo precisamente yo? probado que las empresas desarrollan Kieselbach: No, al contrario. Las investi-
proyectos innovadores para recolocar en gaciones suelen concluir sobre los efectos
Myc: ¿Nos aboca el paro a la enfermedad otras firmas o sectores a los candidatos negativos de la inseguridad en el puesto
física? al despido. Se trata de un fenómeno de de trabajo, que se evidencia con un menor
Kieselbach: No existe una enfermedad ti- concienciación inédito, que ha comenzado compromiso con la empresa. Así pues,
pificada del parado laboral. Sin embargo a extenderse. al patrono se le plantean dos cuestiones
la pérdida de trabajo ejerce un efecto básicas que hay que sopesar: por un lado,
amplificador de los problemas ya exis- Myc: ¿Y qué perspectivas tiene esta pres- la cuestión del grado de flexibilidad en lo
tentes, lo mismo de orden psíquico que tación de ayuda? referente a la política de personal para
somático. Hay estudios que ponen de Kieselbach: Hay que ayudar a los afecta- mantenerse competitivos; y por otro el
manifiesto la repercusión en el sistema dos en dos planos: desde la perspectiva grado de inseguridad que puede resistir
inmunitario. Quedaba debilitado de una de orientación emocional y desde la pro- un empleado sin repercutir negativamen-
manera notable. blemática. En primer término, el afectado te en su rendimiento. Encontrar aquí el
necesita apoyo psíquico para superar el equilibrio adecuado será en el futuro tarea
Myc: ¿En qué se refleja tamaña vulnera- despido. A largo plazo, pasan a primer capital de los políticos y empresarios.
bilidad de los parados? término las medidas profesionales de cua-
Kieselbach: Se refleja en su mayor pro- lificación. Y aquí cuentan un análisis de los
pensión a muchas enfermedades, en parti- puntos fuertes y débiles, el entrenamiento MILA HANKE, diplomada en psicología,
cular de tipo cardiocirculatorio, provoca- para las entrevistas de presentación y la realizó la entrevista.

Mente y cerebro 21/2006 79


CORBIS

El precio del
autoconocimiento
¿Nos depara la investigación del cerebro con su nueva imagen naturalista del hombre el fin de la religión?
El autor aborda la cuestión desde una filosofía materialista

Thomas Metzinger través del tiempo? Y si existe en verdad “precio emocional”: la humillación que
algo así como el correlato neuronal de acompaña al descubrimiento del nuevo sa-

E
l conocimiento tiene un precio. la conciencia, resulta difícil imaginar ber sobre nosotros mismos. La propia evo-
Sobre todo si lo alcanzan las que puedan darse experiencia, pensa- lución cultural aparece de pronto como
ciencias empíricas del espíritu miento y sentimientos después de la parte de la naturaleza. Y mucho de lo
humano. Nos movemos sobre muerte del correspondiente organismo. que nos constituye como humanos y nos
una interpretación radicalmente nueva Desde un enfoque lógico sigue siendo, distingue de los demás seres vivos, deriva
de eso que se dice ser hombre. ¿Quizá por supuesto, posible, pero desde el em- directamente de nuestra biología. Una bio-
no estemos dotados de una voluntad pírico es cada vez menos plausible. El logía que puede degradarse presto, como
libre, como opina más de un neurólogo? alma inmortal no serviría, pues, para demuestra la neurología moderna: bastan
¿Tal vez no haya ningún hilo conductor, mucho. Nos deberíamos tener por seres mínimas lesiones cerebrales para provo-
ningún auténtico núcleo individual, que radicalmente mortales. car graves deficiencias, que nos roban,
constituya el anclaje interno de nuestra ¿Qué nos cuestan estos conocimien- de momento, nuestra dignidad de seres
personalidad y permanezca estable a tos? En primer lugar, hemos de pagar un racionales e incluso la conciencia.

80 Mente y cerebro 21/2006


SCHAPOWALOW

1. CON LA MUERTE DE UN HUMANO,


El hombre es un ser vulnerable. So- sin alma sobre un planeta solitario en su cerebro deja también toda actividad.
mos distintos de como habíamos creí- un universo frío y vacío. El proceso
do durante mucho tiempo: no podemos que nos ha generado, junto con todas
cambiar, de la noche a la mañana, buena nuestras cualidades psicológicas, fue
parte de las características que definen producto del azar, no sabía de objeti-
a nuestra personalidad, la estructura in- vos ni de dones. No hay vida después
terna del modelo de nosotros mismos o de la muerte ni tampoco —¿no lo había
automodelo. Además, somos seres racio- dicho ya Woody Allen?— una “entrega
nales con limitaciones. La evolución de de premios para los buenos trabajos de
nuestros cerebros, al parecer, no nos ha actores y actrices”. En último término,
optimizado hacia la capacidad de una cada cual está solo. He captado y en-
felicidad permanente. La consecuencia tendido este mensaje y adaptaré mi vida
de esa gavilla de conocimientos de las en consecuencia. Lo más prudente será
ciencias neurológicas es una incomodi- procurar que no se me note nada de cara
dad difusa. Nos sentimos desconcerta- afuera, y seguir actuando como si siguie-
dos e inseguros en muchas de nuestras ra creyendo en los ideales humanistas y
opiniones sobre nosotros mismos. en los viejos valores morales...
Toda humillación o injuria va acom-
Todos estamos solos pañada de una merma de la autoestima.
Además del precio sentimental, los co- Cuando esto les pasa a muchas personas
nocimientos de las ciencias neurológicas a la vez, el riesgo acecha; puede con-
nos obligan a anotar otro precio socio- ducir, por ejemplo, a una huida hacia el
cultural. Un peligro insurgente podría fundamentalismo. La búsqueda de una
consistir en que se extendiera entre la nueva seguridad emocional podría llevar
población un materialismo ramplón, en a un robustecimiento del fundamentalis-
una especie de obediencia precipitada mo religioso, a la añoranza de sociedades
mucho antes de que se aclarasen conclu- cerradas con normas inflexibles o a un
yentemente las cuestiones disputadas. regreso allende la herencia política de
Imagínese que cada vez son más los la Ilustración. Resulta apremiante, pues,
que se dicen a sí mismos: Yo no en- que, en medio de todos los conocimientos
tiendo los detalles de lo que pretenden mortificantes, no perdamos la autoestima.
explicarnos estos neurólogos y filósofos Si, a pesar de todo, somos seres morales
de la naturaleza, pero lo esencial parece y racionales, que podemos transcender
estar muy claro, a saber, que los hu- nuestra propia limitación, tendremos que
manos no somos más que ego-máquinas demostrarlo a través de una buena filo-
producto de la evolución, bioautómatas sofía y de la moderna neuroética.

Mente y cerebro 21/2006 81


Un vacío ideológico la otra: ¿cómo es el hombre a la luz parece, no viene inducido por intención
El desmoronamiento definitivo (provo- del estado actual del saber? Y ¿cómo alguna. En última instancia, se trata del
cado por la investigación del cerebro) deberá ser el hombre en el futuro? resultado de fenómenos de autoorgani-
de la imagen metafísica del hombre, La cuestión fundamental de la an- zación, ciegos y dirigidos hacia arriba,
con su doble naturaleza de ser corpo- tropología descriptiva concierne a las que llevaron a niveles, siempre nuevos,
ral y espiritual, dejará tras sí un vacío “constantes antropológicas”: ¿Qué cua- de complejidad.
filosófico e ideológico. Sea cual sea la lidades son compartidas por todos los Vivimos, por supuesto, con la impre-
postura que se tenga respecto a la cos- humanos? No es tema baladí. Nunca se sión consciente de estar dotados de una
movisión cristiana, nadie puede negar nos ha preguntado si queremos vivir, voluntad libre. Nos sabemos agentes
que la imagen occidental del hombre ni, menos aún, si estamos dispuestos deliberantes cuando nos ocupamos de
y la moral cristiana (a pesar de todas a morir. A ninguno de nosotros se le ciencia y filosofía. Pero aparecen los
las discrepancias de pareceres morales) preguntó si quiere vivir con esta combi- primeros neurólogos, que nos explican
han proporcionado, a lo largo de los nación de genes y con este cuerpo o con cómo esa misma vivencia, ese saberse,
últimos 2000 años, en la vida cotidiana este cerebro y con este tipo particular podría ser el resultado de un proceso
el consenso básico mínimo dentro de de conciencia. sin yo de la autoorganización dinámi-
nuestra cultura occidental. Hasta hoy, Parece como si nosotros fuéramos ca en nuestros cerebros, socialmente
constituyen una garantía determinante ego-máquinas biológicas sin alma in- asentados y acoplados unos con otros.
de la cohesión de nuestra sociedad. mortal. Con todo, nuestro cerebro produ- Este enfoque constituye un ejemplo pa-
Y hay un dato claro: ni las neurocien- ce un automodelo fenoménico, que, en radigmático de aquello en que consiste
cias ni las ciencias cognitivas pueden el curso de la evolución, se ha formado el núcleo del giro naturalista a propósi-
llenar el vacío que ellas mismas han con su estructura motivacional y con to de la imagen del hombre: hasta los
provocado. Necesitamos, pues, un con- todas sus componentes emocionales y fenómenos mentales se explican desde
texto cultural distinto que nos permita nos ha conferido una inteligencia venta- abajo, es decir, desde las ciencias de la
integrar de forma racional los nuevos josa frente a los demás organismos. El naturaleza, sin recurrir a causas extra-
conocimientos sobre el hombre y sobre proceso ciego, que ha generado nues- mundanas o sobrenaturales; sin raíces
las posibilidades de actuación que de tros cuerpos, nuestros cerebros y nues- divinas y sin objetivos.
aquéllos se infieran. Si no lo consi- tro automodelo consciente, no estaba Yo no sé cómo se siente el lector. A mí,
guiéramos, avanzamos hacia una crisis encaminado a un fin, sino impulsado la nueva imagen resultante sobre el
histórico-espiritual de imprevisibles por variación y selección. hombre se me antoja casi vergonzante.
consecuencias para la sociedad. Somos fotocopiadoras de genes que Unos seres que ansían ser inmortales,
La imagen común del ser humano hemos desarrollado la capacidad de cog- van descubriendo poco a poco que son
es uno de los fundamentos de nuestra nición consciente, que hemos creado ego-máquinas sin alma. No hay ningún
cultura. Su singularidad reside en que grandes sociedades y fantásticos entor- motivo para glorificar la evolución: ha
influye, de manera sutil, aunque eficien- nos culturales que, a su vez, repercuten sacrificado a millardos de antepasados
te, en nuestra comunicación rutinaria en nuestro automodelo y le van aña- biológicos nuestros. El proceso nos ha
con los demás y en la percepción de diendo constantemente nuevos estratos. conferido sentimientos e intereses, pero
nosotros mismos. Por eso necesitamos Desde las primeras pinturas rupestres no los tiene en cuenta.
también, como parte de la neuroética, hemos empezado a exteriorizar los con-
una suerte de “valoración de las con- tenidos de nuestra mente, con el fin de El desgarro subjetivo
secuencias antropológicas”. Precisamos que repercutan en nuestros congéneres. en el automodelo
respuestas razonables a dos cuestiones A este proceso le llamamos historia de Imperativos biológicos —mantener el
diferentes, descriptiva una y normativa las ideas. Un proceso que, por lo que deseo desesperado de sobrevivir y la
propia existencia— se fueron graban-
do en el cerebro en el transcurso de
millones de años. Mas, al mismo tiem-
po, nuestro nuevo automodelo cognitivo
Resumen/Cómo es el hombre y cómo debe ser nos dice que todos nuestros intentos de
acomodarnos a estos imperativos serán
• Las neurociencias se disponen a completar el giro naturalista en la imagen al final en vano: a todos nos espera la
mohosa del hombre. Así pues, todas nuestras facultades mentales se hallan muerte en el último recodo de nuestra
indisolublemente ligadas a cerebros aptos para funcionar. Ello hace, por ejem- existencia. Queremos retener la vida,
plo, extremadamente inverosímil la persistencia del pensar y sentir después pero hemos de ir reconociendo que se
de la muerte del organismo. trata de un deseo irrealizable. La radical
• Para un hombre individual, este enfoque suele albergar un malestar difuso y mortalidad no es, pues, sólo un hecho
una ofensa a la autoestima. A la sociedad como un todo le amenaza posible-
objetivo, sino un desgarro subjetivo, una
mente un materialismo vulgar que se va extendiendo. Se halla ante un vacío
herida abierta en nuestro automodelo.
antropológico y moral.
• Para que no se llegue a una pérdida de la solidaridad de graves consecuen- Los componentes antiguos se hallan en
cias en la población, a un irracionalismo y a unos movimientos de fuga constante conflicto, por así decir, con
fundamentalistas, la neuroantropología descriptiva, que se pregunta cómo es los nuevos.
el hombre, debe completarse con una neuroantropología normativa. Esta ha Este profundo conflicto existencial
de proporcionar un consenso sólido sobre cómo debe ser el hombre. Sólo está instalado en nuestro automodelo
así se conservaría la cohesión de la sociedad y la paz social, incluso después emocional y parece como si fuéramos
de un “giro naturalista”. los primeros seres sobre este planeta que
también podemos vivirlo consciente-
mente; de hecho, se nos puede describir

82 Mente y cerebro 21/2006


BILDAGENTUR-ONLINE

2. VIVIR, SENTIR, RECORDAR son


como seres que pasan la mayor parte de Somos sistemas biológicos, que están resultado de procesos cerebrales. Cuanto
su vida intentando no vivir consciente- condenados a tender a la felicidad; que mejor entiendan los neurocientíficos
mente ese conflicto. Quizás hasta esta han de procurar sentirse tan bien como estos procesos, tanto más ajustado será el
característica de nuestro automodelo nos sea posible; sólo que, lamentablemente, espacio de lo transempírico.
hace religiosos, pues el automodelo es, el sistema de recompensa de nuestro
en el fondo, el ansia de inmortalidad. cerebro y nuestro tipo de automodelo
Ha surgido en la evolución como un emocional no permiten ninguna forma
instrumento que ha de mantener la inte- estable de sentirse bien.
gridad del organismo, su cohesión inter- Cierto es que los automodelos cons-
na. Es el intento permanente de hallarse cientes trasladaron la experiencia de pla-
a salvo. Por eso, en el Homo sapiens cer y satisfacción al universo físico, a
reflexivo y existencialmente inseguro se un lugar donde algo así no existía an-
genera la tentación permanente de sa- tes. Con todo, la evolución psicológica
crificar la honradez intelectual en favor no nos ha optimizado en la dirección
de la seguridad emocional, el sentido de una capacidad permanente de feli-
crítico de la realidad en beneficio de cidad. Al contrario: nos ha colocado
las bellas sensaciones. Y con la Iglesia en la “rutina hedónica diaria”, que es
y la teología se da toda una industria de impulsada por el constante intento de ex-
la cosmovisión que, desde hace siglos, perimentar satisfacción y placer, de
aprovecha este hecho para sus propios eludir la depresión y el dolor. Y así
fines de supervivencia y poder. nos desenvolvemos en un movimien-
to incesante: el trajín hedónico diario
¿Felicidad duradera? (en forma de sistemas de recompensa
¡No con este cerebro! en nuestro cerebro) es el motor que
Hay otras constantes antropológicas: la madre naturaleza nos ha instalado.
nuestro automodelo emocional nos per- Podemos descubrir en nosotros su es-
mite sentirnos conscientes. Nos lleva tructura, pero no está claro que podamos
hacia adelante en el permanente intento algún día sustraernos de ella. En cierto
de sentirnos bien, de encontrar estabili- sentido, somos esa estructura. El ego es
dad, protección y seguridad emocional. el trajín hedónico diario.

Mente y cerebro 21/2006 83


Somos también “animales políticos”. to de quitarse de encima precisamente
Todos nos deseamos una paz durade- esta responsabilidad y crear un túnel de
ra, si bien la nuestra es una historia realidad totalmente nuevo, una nueva
de guerras y de un incesante derra- forma de experiencia consciente. La fe
mamiento de sangre. Con frecuencia religiosa se presenta, pues, como una
tienen que ver con sistemas religiosos estrategia genial, con frecuencia muy
en competencia; es decir, precisamente robusta y eficaz, de diseñar la propia
con el propósito de alcanzar una paz vivencia subjetiva. Sea lo que sea lo
interior y de superar, por medio de que quedara aún por decir (y, por su-
una fe, la humillación existencial antes puesto, es mucho): la fe, la religión
mencionada. organizada y el rastro de sangre, que
La desesperada búsqueda de una se- hasta hoy las ha arrastrado a lo largo
guridad emocional crea una profunda de la historia de la humanidad, siguen
inseguridad. Sin embargo, no basta siendo también el intento de generar
la comprensión teórica del fenómeno una realidad fenoménica, en la que se
para terminar con la rebelión persis- reinterpreta en sus fundamentos todo lo
tente sobre nuestro planeta, a la que que nos sucede en la vida.
llamamos historia. La nueva imagen Igual que se pueden considerar las
del hombre nos describe como seres alucinaciones psiquiátricas como el in-
conscientes que buscan entornos so- tento desesperado del cerebro, ante una
ciales estables y amigables, si bien, crisis grave, por generar, sin embargo,
a causa de su estructura emocional, un modelo de realidad nuevo, coherente
3. EL “ALMA”, ¿es sólo objeto de sólo pueden crearlos a pequeña escala, y que, en cierto modo, funcione, así se
investigación de los estudiosos de la cultura? a saber, en el ámbito de la familia y puede también ver la fe como la búsque-
Sea como sea, en los laboratorios de parentela. Nos muestra como seres en da de una forma de conciencia, en la que
investigación cerebral se la busca en vano. quienes están instalados el egoísmo cada tragedia personal se transforme en
y la envidia, la competitividad y el una posibilidad de autoperfeccionamien-
persistente engaño. to, cada derrota en una oportunidad de
El yo consciente es el producto de ser una persona mejor. La religiosidad
lo que el filósofo Andy Clark, de la es uno de los intentos más antiguos de
Universidad de Edimburgo, ha llamado zafarse del trajín hedónico diario, y, en
una “carrera armamentística cognitiva”. el ámbito individual, parece ser muchas
Por eso, nuestro automodelo es algo así veces una de las estrategias más exitosas
como la competición cristalizada sobre de alcanzar un estado de permanente
un nivel nuevo de la evolución. Fue, estabilidad; en cualquier caso, mejor que
además, un instrumento importante en todas las drogas que hemos descubierto
la cognición social. Nos permite adi- hasta la fecha.
vinar las intenciones de nuestro veci- Y ahora parece como si la ciencia
no. Pues una de sus mayores ventajas nos arrebatara esta posibilidad. Entre-
funcionales es poder ponernos en la tanto, se da toda una rama de progra-
situación de nuestros congéneres. Para mas de investigación, que apuntan a
engañarlos. los orígenes evolutivos de la religión.
Una buena visión de conjunto la ofrece
Suprasensorial, Daniel Dennett, de la Universidad Tufts,
hecho por uno mismo en Breaking the Spell (“Rompiendo el
O tal vez también a nosotros mismos. hechizo”). Seguramente es correcto que
Dado que nuestra ínsita necesidad exis- el desarrollo del automodelo conscien-
tencial de seguridad emocional nunca te nos ha hecho inteligentes, pero, con
se puede satisfacer en el mundo físico toda seguridad, no fue ningún paradigma
ni en el social, propendemos a ideas de “diseño inteligente”. Si el proceso,
peregrinas y a sistemas extravagantes de que nos ha generado, hubiera sido una
creencias. Parece como si la evolución persona, se le debería calificar de cruel,
psicológica nos hubiera provisto de una quizás incluso de diabólica. Habría,
fuerte tendencia a satisfacer nuestra ne- pues, llegado la hora de una rebelión.
cesidad afectiva de estabilidad y sentido Pero todo tiene el aspecto como si no
con la creación de mundos metafísicos hubiera ningún sospechoso o alguien
y personas invisibles. contra quien se pudiera uno rebelar, ni
Ello abre una perspectiva nueva de la siquiera nosotros mismos entramos en
evolución de la creencia religiosa. Es consideración para eso. Nosotros somos
lo opuesto a la espiritualidad: mientras parte de ese proceso.
la espiritualidad se ocupa de ver qué es
abandonar la búsqueda de la seguridad El desencanto del yo
emocional y asumir la responsabilidad Quizás es éste el punto clave de la
de la propia vida, se puede ver la creen- neuroantropología: si la investigación
cia religiosa más bien como un inten- del cerebro dilucida nuestra propia

84 Mente y cerebro 21/2006


conciencia como fenómeno natural, origen del automodelo fenoménico y neurotecnología es fenotecnología. La
entonces ya no se presta como plano así nos proporcionará conocimientos propia vivencia fenoménica estará tec-
de proyección de nuestras ansias y más profundos de las condiciones de nológicamente disponible, paso a paso,
esperanzas metafísicas. Si la ciencia posibilidad de la ciencia misma. y podremos cultivarla e influir en ella
natural no sólo deshechiza el mundo, Puesto que vivimos este proceso cons- de una forma algo más sistemática y
sino también a nosotros mismos, ello cientemente y desarrollamos, a la vez, eficaz.
podría privar de su encanto a nuestras nuevas técnicas para condicionar nues- Eso significa que no sólo poseemos
relaciones interpersonales. ¿Se puede tro propio cerebro, paso a paso, se irá un enorme potencial de actuación, sino
deshacer el encanto sin perder la soli- transformando también el contenido y la quizá también una nueva forma de auto-
daridad? Está claro que una afrenta o estructura de nuestro automodelo. Por nomía: podemos intervenir activamente
humillación lleva siempre consigo una eso, hasta un materialista radical ten- en nuestro propio cerebro, explotar nue-
merma de la autoestima. Pero ello no drá que admitir que el hombre es algo vas áreas de conciencia y tal vez nos
significa que tenga que desaparecer tam- muy especial, porque no sólo su con- será posible optimizar nuestra mente en
bién la consideración que uno se debe ciencia, sino muy en particular su ten- una dirección distinta de la que hasta
a sí mismo. Al contrario, si es, pues, dencia a saber agrega al universo físi- ahora ha tomado la evolución biológica.
cierto que racionalidad y moralidad son co cualidades enteramente nuevas. En No obstante, uno no debería hacerse
las características que nos diferencian cierto sentido podría afirmarse que, a ningún tipo de ilusiones románticas
de todos los otros seres de este plane- través de nosotros, se ha elevado el precipitadas. Habrá que averiguar si
ta, entonces ha llegado, precisamente grado de la autosemejanza: las partes se puede mejorar un sistema que ha
ahora, el momento de aducir pruebas. empiezan a reflejar el todo en un nivel sido optimizado a través de un tiempo
El cómo lo debería mostrar una nueva nuevo de complejidad y lo hacen de dilatadísimo, sin poner en peligro su
disciplina filosófica, la neuroantropolo- una forma integrada. Esta nueva for- estabilidad.
gía normativa. ma es lo que, a veces, los filósofos
Hay también aspectos positivos en el denominan “unidad de la conciencia”: Cultivar la conciencia
ser humano que, en el marco de una las partes representan el todo a la vez Para mí, este aspecto de la nueva
imagen materialista del mundo, destacan como unidad general. Somos los prime- imagen del hombre incluye una buena
con sorprendente claridad. Imaginemos ros seres que movilizamos, en favor de noticia y, a la vez, ulteriores peligros.
que el giro naturalista en la imagen del la unidad del saber, la unidad, surgida O hallamos una forma de manejar, de
mundo es irrevocable y que se muestra naturalmente, de su conciencia; si una manera inteligente y responsable, to-
verdadera una versión fuerte del ma- neuroantropología reduccionista quiere das las nuevas posibilidades de acción
terialismo. En ese caso cambiaría de resultar convincente, deberá aclararnos o afrontaremos una serie de riesgos,
repente radicalmente nuestra visión del también este hecho. desconocidos hasta ahora. Si nos arries-
universo físico. Deberíamos asumir que Pero queda todavía un segundo as- gamos, pues, a dar el salto desde la
el universo tiene un potencial intrínseco pecto positivo en la nueva imagen del antropología descriptiva a la normativa,
para la subjetividad. Tendríamos enton- hombre. Es la increíble profundidad de entonces deberíamos tratar de combinar
ces una teoría sobre cómo podía origi- nuestro espacio fenoménico situacio- de forma creativa nuestras dos fuerzas
narse, en este universo físico “dejado a nal: la teoría matemática de las redes recién descubiertas: hemos de adoptar,
sí mismo”, no sólo vida y organismos neuronales y la moderna investiga- con un método racional, una decisión
biológicos dotados de sistema nervioso, ción del cerebro han desvelado cuán sobre qué aspectos de nuestra propia
sino también modelos conscientes del gigantesco es el número de posibles conciencia queremos cultivar en el
mundo, automodelos fenoménicos y ro- configuraciones neuronales del cere- futuro. Y deberíamos pensar cómo se
bustas perspectivas internas, que, por su bro y cuán inabarcable el espacio de configura este salto, de suerte que eleve
parte, abrían la puerta a un universo posibles vivencias subjetivas. Para la de nuevo nuestra racionalidad y lleve a
social, al lenguaje, a la comunicación mayoría de nosotros, se trata de un concepciones científicas inéditas. De lo
simbólica y a una genuina historia del fenómeno inconsciente; lo que no contrario, el precio del autoconocimien-
pensamiento. empece que nos sitúe en una nueva to neurocientífico podría ser demasiado
Nosotros somos, pues, algo especial, perspectiva: el potencial de nuestro alto y la descodificación de la mente
porque se manifiesta en nosotros un espacio vital, el número de diferentes y cerebro convertirse en una empresa
tránsito significativo de fase: nosotros estados de conciencia posibles en un que no compensara los gastos.
hemos traído al universo físico una mismo ser humano, es esencialmente
poderosa forma, transmitida concep- mayor de lo que sospechamos. Nues-
tualmente, de subjetividad. Fuimos los tra individualidad, la singularidad de THOMAS METZINGER es catedrático de fi-
primeros seres conscientes para quienes nuestra vida mental y, quizá, lo que losofía en la Universidad Johannes Gutenberg
el mero hecho de su propia existencia designamos como nuestra “dignidad”, de Maguncia
se convirtió en un problema teórico. tiene mucho que ver con qué senda
Inventamos la filosofía y, más tarde, tomamos a través de nuestro espacio Bibliografía complementaria
las ciencias de la naturaleza, y desa- fenoménico situacional. BREAKING THE SPELL: RELIGION AS A NATU-
rrollamos un proceso abierto y dura- Ahora empezamos a tomar concien- RAL PHENOMENON. D. C. Dennett. Viking
dero de adquisición de conocimiento cia de ese hecho. La neurotecnología Books, 2006.
por medio de equipos de científicos moderna nos proporcionará cada vez
que, a lo largo de siglos, elaboraron mejores instrumentos para aprovechar “BEING NO ONE” - EINE SEHR KURZE ZUSAM-
MENFASSUNG. T. Metzinger en Grundkurs
teorías cada vez mejores sobre la reali- nuestras posibilidades. Prótesis cere-
Philosophie des Geistes. Band 1: Phänomenales Be-
dad. Entramos ahora en una nueva fase brales y neurotecnología médica repre-
wusstsein, págs. 421-476. mentis; Paderborn,
histórica: la moderna investigación de sentan sólo el principio de lo que yo
2006.
la conciencia ilustrará la historia del llamo “tecnología de la conciencia”, la

Mente y cerebro 21/2006 85


PUNTO DE MIRA

Sería acabar con el ser humano


¿Reta a la fe la investigación sobre el cerebro? En torno a esa cuestión debaten
el biólogo y filósofo Eckart Voland y el teólogo Eberhard Schockenhoff

Carsten Könneker Profesor Voland, ¿qué opina usted Hace tiempo que nos hemos acos-
sobre la idea de que el avance en tumbrado al “deshechizo del hom-
Profesor Schockenhoff, según el re- el conocimiento de la biología de la bre” provocado por la ciencia. ¿Qué
ciente estudio Allensbach, la pobla- conciencia terminará por hacernos nuevos argumentos suministra hoy la
ción de alemanes que se consideran perder la fe? investigación del cerebro?
religiosos ha aumentado notablemente Eckart Voland: No puedo imaginarme Voland: Nos ofrece los detalles empí-
en los últimos años, sobre todo, entre que una explicación científica llegue ricos. Por supuesto, la reflexión de que
los jóvenes. Desde mediados de los a desbancar algún día a nuestra re- nosotros somos, por entero, biología es
años noventa ha pasado, entre los ligiosidad, por lo mismo que no me tan vieja como Charles Darwin: el ser
jóvenes de 16 a 29 años, de un 18 imagino que el conocimiento de los humano, con todos los productos de su
a un 26 por ciento; entre las perso- neurotransmisores implicados desban- mente, es parte de una naturaleza mo-
nas de 30 a 45 años, de un 27 a un que el amor o el dolor. Todo ser hu- nista. Hasta la fecha, esta idea no se ha
34 por ciento. Al propio tiempo, el mano mantiene dos sistemas distintos rebatido científicamente. Los neurobió-
filósofo Thomas Metzinger propone de saber. Por un lado, el de los cono- logos nos indican ahora su significado
que nos deberíamos preparar para la cimientos racionales, y, por otro, el de exacto en el ámbito de la experiencia,
era del fin de la religión. Toda una las convicciones individuales básicas, de la acción y de la sensación.
contradicción. que no son accesibles racionalmente.
Eberhard Schockenhoff: La tesis del Entre éstas se cuenta también la re- De todos modos, los investigadores del
fin de la religión viene de muy lejos. ligiosidad, que —con todas las dife- cerebro no podrían, con sus medios,
En su nueva presentación en el mar- rencias en los detalles— hallamos en encontrar un alma, ¿o sí?
co de la investigación del cerebro no todas las sociedades humanas. La fe Voland: ¿Qué buscamos, pues? Cierta-
aporta cambio alguno. En el pasado, en lo suprasensorial es un logro del mente no un fantasma con un estatuto
la religión siempre se ha revitalizado a cerebro humano que se ha configurado ontológico dudoso, sino la base neuronal
sí misma. Contemplo, pues, con mucha en el trascurso de la evolución. No po- de las prestaciones psíquicas, que aso-
tranquilidad ese aire de novedad revo- demos “aparcarla” por la intromisión ciamos con la idea de “alma”. Y éstas
lucionaria que presenta la neurología. de la razón. Mas la religiosidad está son, de hecho, descriptibles.
Pero no deja de sorprender que haya plenamente abierta a la investigación Schockenhoff: La existencia del alma no
incluso filósofos que otorguen a una científica. Y la ciencia es también el es demostrable con métodos neurocientífi-
ciencia de laboratorio la capacidad de mejor camino posible de acercarse al cos. Pero ello sólo nos revela algo sobre
hacer afirmaciones sobre la realidad fenómeno, pues sólo ella hace pros- los límites de la investigación cerebral,
en su conjunto. Pone de manifiesto perar el saber. no sobre el alma. No es algo localiza-
una comprensión ingenua de la rea- ble en el hombre, sino la capacidad de
lidad: los conocimientos neurocien- ¿Saber absoluto? gobernarse a sí mismo y de reflexionar.
tíficos que, desde un punto de vista Voland: No. Siempre sólo provisio- La investigación del cerebro puede situar
metodológico específico, dan cuenta nal. La historia de la ciencia es una muy exactamente, con técnicas de for-
de fenómenos muy determinados, no historia de errores. ¿Quién pretende mación de imágenes, determinados pro-
poseen ninguna fuerza explicativa con negarlo? Pero los errores son cada vez cesos cerebrales. Hablamos de correlatos
tal validez general. menores. neuronales, que acompañan a fenómenos

86 Mente y cerebro 21/2006


PHILIPP ROTHE
psíquicos. Esto es lo que se puede medir Schockenhoff: Disiento. La capacidad científico es la idea de que eso, que
en el laboratorio. Pero la cuestión deci- de autocrítica es una facultad de la mente se muestra en la perspectiva de tercera
siva es: ¿Qué significan estos correlatos humana. Se da también en la ética y en la persona, represente el acceso privilegia-
neuronales? ¿Qué relación guardan las religión. Precisamente el cristianismo ha do a la realidad y que los fenómenos
actividades que podemos comprender desplegado una relación particular con de la perspectiva de primera persona
científicamente con aquello de lo que la razón y, asimismo, bajo la forma de se derivan simplemente de aquélla. Por
hablamos en la vida diaria? Las cien- la teología académica, ha producido una ejemplo, que la sensación de una vo-
cias de la naturaleza explican sus datos marcada reflexión sobre sí misma. luntad libre es irreal, porque nuestras
empíricos bajo un supuesto dogmático Voland: ¿De verdad lo cree? La religión acciones están producidas por el cerebro
muy concreto: todos los fenómenos del no lo tiene precisamente como método. antes incluso de que seamos conscientes
mundo están conectados causalmente. Por Al contrario, se fundamenta en supues- de la decisión de actuar. La ciencia es-
lo tanto, es obvio que puede atribuírsele tos básicos que no deben ponerse en taría mejor asesorada si no se atribuyera
también a los correlatos neuronales una duda. Si, no obstante, alguien lo hace, un imperialismo interpretativo sobre la
eficacia causal para las correspondien- éste tal vive con riesgo. Y ésta es preci- realidad.
tes vivencias conscientes. En cambio, el samente la diferencia con la ciencia.
lado subjetivo de la realidad —mi ex- Schockenhoff: La ciencia es el camino Contra esto, Metzinger argumenta
periencia de libertad, la realidad vivida real del conocimiento empíricamente que la imagen cristiana del hom-
de Dios— no tiene, pues, una realidad asegurado. No lo niega nadie. Pero la bre está en almoneda. ¿Cuál es el
independiente, sino que surge de los res- ciencia no es un camino real de to- núcleo de la “imagen cristiana del
pectivos procesos neuronales del cerebro. dos los fenómenos, ni precisamente de hombre”?
Pero esto es sólo una interpretación, cuya su comprensión existencial. Tomemos Schockenhoff: En cualquier caso, no
verdad depende de presuponer que el como ejemplo el amor. Desde la ciencia una especie de común denominador de
mundo está causalmente cerrado. podemos exponer algo sobre las hormo- lo que se considera ético en nuestra
nas, sobre correlatos neuronales, etc. sociedad, como sugiere Metzinger. La
Profesor Voland, ¿hasta qué punto es Pero considero muy exagerada la afir- imagen bíblica del hombre se funda-
dogmática la ciencia? mación de que entenderíamos cada vez menta en que dirige responsablemente,
Voland: Ningún investigador serio sos- mejor el sentido del amor si nos ceñimos en la presencia de Dios, la vida que
tendría que no haya límites insuperables a la investigación en ese camino. ha recibido de El. Sólo el hombre está
para el saber. Por eso tampoco se en- Voland: Siempre hay, por supuesto, dotado de conciencia y de la capacidad
tiende la ciencia sin sus propios supues- dos perspectivas desde las que abor- de preguntarse por el sentido: ¿De dónde
tos básicos, metafísicos. Causalidad y damos estos asuntos: la perspectiva de vengo? ¿A dónde voy? Y estos aspectos
completitud se cuentan entre ellos; pero, primera persona (¿qué siento cuando me de la imagen cristiana del hombre no
en principio, son cuestionables. Precisa- enamoro?) y la perspectiva de tercera sólo se fundan en la Biblia, sino que
mente en esto se manifiesta la ventaja persona (¿qué procesos biológicos se también se deducen a través de la re-
de la ciencia frente a otras formas de presentan?). Pero esta constatación no flexión filosófica.
abordar la realidad: la ciencia puede es más que una trivialidad.
reflexionar sobre sus propias premisas Schockenhoff: Lo que yo critico como Según la representación cristiana, ¿no
y, de ser necesario, corregirlas. pretensión exagerada en más de un es el hombre una naturaleza com-

Mente y cerebro 21/2006 87


“El deshechizo
del espíritu no
llevará a eliminar
la psicología de la
vida cotidiana”
Eckart Voland

PHILIPP ROTHE
ECKART VOLAND es biólogo y catedrático de filosofía de biociencias en el Centro de
Filosofía y Fundamentos de la Ciencia en la Universidad de Giessen. vertiría la apariencia anterior en verdad,
es decir, desenmascarar al hombre como
bestia o un ego-autómata, sino que se
puesta de cuerpo y alma, de mente acrecentar el saber reflexionando sobre suprimiría todo aquello que le caracteri-
y cuerpo? mí mismo, aguzando el oído en mi za frente al resto del mundo vivo.
Schockenhoff: No. Es verdad que reúne interior? Este procedimiento es muy Voland: He de oponerme rotundamente.
ambos aspectos, pero no se le puede poco fiable. Yo sigo sosteniendo que No puede ser irrelevante entender cómo
describir con conceptos dualistas. La no hay ninguna alternativa al método se siente psíquicamente la culpa y cómo
imagen bíblica del hombre es global e crítico-racional. se presenta neurobiológicamente. Lo que
integral: el hombre no se compone de Schockenhoff: En este punto debe- de ahí se derive para nuestro derecho
dos cosas, sino que tiene una y la misma ríamos distinguir entre saber de dis- penal o para nuestra imagen de la res-
realidad mental-espiritual-corporal. Por posición y saber de orientación. La ponsabilidad en la vida cotidiana, hay
este motivo el hombre es algo singular. racionalidad crítica, en el sentido de que discutirlo después. Pero no podemos
Por un lado, está acuñado por la natura- un saber técnico de disposición, no es contar, de entrada, con que no puede
leza que le rodea, y, por otra, llega hasta buen consejero para las cuestiones de ser lo que no debe ser. El deshechizo
el ámbito del espíritu, a través del cual orientación, como, por ejemplo, qué es del espíritu no llevará, en absoluto, a
participa de la realidad de Dios. el amor. Pues si queremos comprender eliminar la psicología de la vida coti-
a dos personas que se aman, si nos inte- diana. Por supuesto que podemos sentir
Probablemente, la mayoría de los in- resamos por la realidad de su relación, la culpa, aunque sepamos que carecemos
vestigadores del cerebro dirán que su entonces la vía de la introspección (es de voluntad libre.
imagen del hombre es también global decir, deducirla a partir de las experien- Schockenhoff: Mas la cuestión decisiva
e integral. cias semejantes que nosotros mismos en esta discusión es: en la relación entre
Schockenhoff: Global, a lo sumo en tenemos) es totalmente adecuada. Nos personas, ¿corresponde al sentimiento
el sentido de que consideran el ám- abre un mejor acceso que el simple de culpa una realidad o se trata de un
bito de los aspectos materiales como análisis de los neurotransmisores del fenómeno asociado a determinados pro-
el único existente y a todo lo demás cerebro. cesos cerebrales? Si a un programador
como fenómenos asociados. Pero esto se le escapa un error en su software, él
no es globalidad, sino naturalismo re- Volvamos de nuevo a la religión. ¿Se- mismo puede, en principio, enmendarlo.
duccionista. ría concebible un cristianismo sin li- Arregla un par de líneas y el programa
Voland: Algo que no sucede por mero bre albedrío, responsabilidad, culpa vuelve a funcionar. En las relaciones es
capricho, sino por exigencia racional. y alma? Todos ellos son conceptos de diferente. Quien, a sabiendas, se juega
Los científicos pueden explicar deter- los que algunos neurólogos manifies- una convivencia, mintiendo o no dicien-
minados fenómenos con mayor eco- tamente se han despedido. do la verdad, puede ponerla en serio
nomía mental, es decir, sin recurrir a Schockenhoff: No sólo no sería conce- peligro. Y después no tiene ya el poder
ropajes metafísicos. Usted dice que la bible el cristianismo sin tales elementos, de reparar la relación por sí mismo. Cae
ciencia no basta para explicar por com- sino tampoco la humanidad. Si pudié- en una situación de falta de libertad, sin
pleto la realidad. De acuerdo, pues, en ramos reducir a procesos metabólicos salida desde su punto de vista: el com-
caso contrario, ya lo sabríamos todo. cerebrales cuanto designamos mediante pañero ha de perdonar y recuperar así
Pero, ¿de qué otros métodos dispone- dichos conceptos, el resultado sería la la relación rota. La culpa no se reduce
mos? ¿La introspección? ¿Puedo yo abolición del ser humano. No se con- a la neuroquímica del cerebro.

88 Mente y cerebro 21/2006


“En una sociedad
democrática no
puede haber ninguna
autoridad que nos
prescriba qué estados
de conciencia son
deseables y cuáles no”
Eberhad Schockenhoff
PHILIPP ROTHE

EBERHARD SCHOCKENHOFF es catedrático de teología moral en la Universidad Albert


Ludwig de Friburgo y representante de la Iglesia Católica en el consejo nacional de ética.
El estudio demoscópico mencionado
al principio refuerza la tesis de que
una desaparición de las convicciones pretenden establecer valores contra la el hombre; y en ello radica su mayor
religiosas quizá pondría en peligro conditio humana, como, por ejemplo, el utilidad.
nuestra sociedad. Según el estudio, amor a los enemigos, fracasarán. Schockenhoff: En la hipótesis de que
el 43 por ciento de las personas re- Schockenhoff: Yo colijo de estos nú- algún día pudiéramos quizá controlar
ligiosas por debajo de los 30 años meros que la simbiosis de cristianismo completamente la conciencia huma-
considera importante asumir respon- y cultura europea, que ha impregnado na, se hace apremiante la pregunta de
sabilidades en favor de otros, y sólo nuestro continente a lo largo de siglos, cuáles son los criterios para establecer
el 26 por ciento de las no religiosas. se desmorona lenta, aunque implacable- que unas formas de conciencia valen
Las primeras se pronuncian, además, mente. Estos sondeos reflejan que una la pena y otras no. Desde un punto de
en un 61 por ciento, por tener niños; sociedad por sí sola, es decir sin fe, di- vista moral, muy bien puede dársele
las segundas sólo en un 32 por ciento. fícilmente puede conservar esta esencia la vuelta al argumento: aunque tuvié-
¿Cómo interpreta cada uno de ustedes humana básica, adquirida en tiempos pa- ramos medios de controlar totalmente
estos números? sados. Pues, desde su autocomprensión, los estados de conciencia de otros, no
Voland: Como se ha dicho, creo exage- la ética cristiana no reclama una función deberíamos hacerlo, pues, en ese caso,
rado el anunciado canto de cisne de la religiosa especial, sino una moral de la la neurociencia se haría totalitaria. En
religión, porque la explicación científica auténtica humanidad. una sociedad democrática no puede ha-
no elimina los fenómenos que explora. Voland: Lo niego. Investigaciones di- ber ninguna instancia que nos prescriba
Pero, sólo por una vez, supongamos versas muestran que los humanos ha- qué estados de conciencia son desea-
que fuera así y que Dios ya no cumple cen el bien espontáneamente y que no bles y cuáles no. Fíjese en el ejemplo
ninguna función; en ese caso, tampoco reflexionan. Incluso sin haber leído el de la tristeza o melancolía. Es obvio
sería una catástrofe. Etica y moral segui- sermón de la montaña ni a Kant, pue- que mucha gente la padece; pero, ¿se
rían existiendo en la sociedad. Pues los den salvarles la vida a sus semejantes, puede, por eso, decir que no es una
valores no se gestionan racionalmente, arriesgando enormes costes personales. cualidad deseable de la conciencia? La
sino a través de procesos de impronta En nosotros hay impulsos que nos “obli- melancolía abre también una puerta a
o acuñación en la infancia, es decir, gan” a tal comportamiento. la verdad de la vida humana que sólo
ratificados por programas acreditados una conciencia superficial, marcada por
en la evolución. Cómo lo racionalice ¿Qué piensan de la idea de una neu- la diversión, le cierra. En este sentido,
después, en beneficio propio, cada uno roantropología normativa? El crecien- el primer principio de una ética norma-
(sea con un ropaje metafísico, sea di- te acceso al cerebro y a la conciencia, tiva de la conciencia debería ser éste:
ciendo, como biólogo, que los valores ¿abre nuevas respuestas a la cuestión nadie tiene el derecho de compensar
son disposiciones conductuales, que han de cómo ha de ser el hombre? entre sí estados de conciencia distintos
surgido evolutivamente) no desempeña, Voland: Esta antiquísima cuestión no o de prescribirnos cómo hemos de ser
sin embargo, un papel determinante para será resuelta ni por los conocimientos y cómo no.
la continuidad de los valores sociales. más recientes. Para su esclarecimiento
Las religiones no crean valores; los falta un método fiable. Pero la neuroan-
interpretan y, tal vez, establecen espa- tropología ofrece respuestas, cada vez Moderó CARSTEN KÖNNEKER, director de
cios en los que deban tener validez. Si más esclarecedoras, de cómo podría ser Gehirn und Geist.

Mente y cerebro 21/2006 89


SYLLABUS

Sinapsis eléctrica
Los contactos entre las células nerviosas transmiten información a través de sustancias químicas.
Aunque no todos. Existe un pequeño grupo de sinapsis que pone en directa comunicación
dos neuronas mediante flujo eléctrico

Rolf Dermietzel de Nueva York, lo ratificó para el pez miten. A través de estos canales no

¡D
globo. Pero el interés por la “sinapsis pasan sólo iones; los poros alcanzan
emasiado caliente! Los ter- eléctrica” quedó aletargado hasta hace magnitud suficiente para el tránsito de
morreceptores de las yemas 10 años, desentrañada ya su estructura otras moléculas, incluidos los neuro-
de los dedos disparan la molecular. transmisores clásicos.
alarma. El mensaje recorre el nervio, Las ventajas de la sinapsis eléctrica, Las sinapsis eléctricas desempeñan
a 300 km/hora, en dirección al cerebro, frente a la química, son palmarias. En una misión fundamental en la excitación
donde es procesado de inmediato. La aquélla los impulsos se transmiten di- sincrónica de grupos neuronales enteros.
musculatura recibe la orden: ¡quita el rectamente y a gran velocidad de una Lo demostraron, en investigación inde-
dedo! Este tipo de mensajes —cifrados neurona a otra. En cambio, la sinapsis pendiente, el grupo de Hanna Monyer,
en potenciales de acción eléctricos— química debe liberar primero los men- de la Universidad de Heidelberg, y el
circulan permanentemente por nuestro sajeros, que luego han de atravesar la de Barry Connors, de la Universidad
sistema nervioso y no sólo evitan que hendidura sináptica para culminar su Brown de Providence, en el año 2001.
nos quememos los dedos en un hornillo función, proceso que viene a durar Entre los ratones sin el gen formador
sino que, sobre todo, laboran por la medio milisegundo. A nosotros ese de las sinapsis eléctricas brillan por su
supervivencia. tiempo nos parece un parpadeo, mas ausencia determinadas oscilaciones de la
Cien años atrás, muchos neurofisiólo- para determinados procesos fisioló- tensión en la región de 30 a 60 hertz.
gos seguían creyendo que los mensajes gicos —como el reflejo de huida del Las sinapsis eléctricas se dan de pre-
se transmitían a través de conducciones pez globo, que escapa del peligro ferencia en las pequeñas interneuronas
ininterrumpidas que recorrían nuestro con un movimiento relampagueante de la corteza y en el hipocampo. Estas
cuerpo a modo de cables eléctricos o de la cola— resulta una eternidad. células suprimen, a su vez, redes neu-
tuberías de agua. Otros se adhirieron a Las sinapsis eléctricas, por contra, ronales de orden superior que procesan
lo que se confirmó cierto: la neurona transmiten los impulsos sin apenas las percepciones sensoriales y controlan
es una unidad clausurada en sí misma. retardo. los movimientos musculares.
Para retransmitirse los mensajes, una A ese tipo de nexo se le denomina Por lo que parece, las interneuronas,
neurona debe establecer contacto con unión de intervalo (véase el recuadro acopladas a través de sinapsis eléctricas,
la siguiente. “Gemelos desiguales: sinapsis químicas filtran el flujo de entrada de la infor-
En la mayoría de los puntos de con- y eléctricas”). Por ejemplificarlo, tales mación transformando las excitaciones
tacto, las sinapsis, ambas neuronas es- “comunicaciones lagunares” transmiten en descargas rítmicas y rápidas y trans-
tán separadas por un hiato o hendidura. la excitación eléctrica de las células mitiendo estos ritmos a grandes distan-
El paso de información requiere así del músculo cardíaco y posibilitan la cias. Las sinapsis eléctricas permiten
la intervención de neurotransmisores. contracción coordinada del corazón. La una rápida difusión de las excitaciones
A la disfunción de esos mediadores transmisión precisa de la excitación de rítmicas, en las que regiones diferentes
se atribuyen la epilepsia, la enferme- las regiones marcapaso a la muscula- del cerebro se activan de manera casi
dad de Parkinson, la depresión o la tura cardíaca no sería posible sin es- simultánea.
esquizofrenia, entre otros trastornos tas uniones de intervalo. Con fundada Además, las sinapsis eléctricas cum-
neurológicos. Por eso, los psicofárma- razón, buena parte de la investigación plen otras funciones importantes, in-
cos (tranquilizantes o antidepresivos) sobre este tipo de contactos celulares se cluso para el desarrollo embrionario.
operan sobre la interacción de los neu- concentra en las alteraciones patológicas Las células troncales, aun totalmente
rotransmisores, reforzando o mitigando del corazón. indiferenciadas, del primer esbozo del
su acción. No debe extrañar, pues, que cerebro de los mamíferos se acoplan
estos contactos nerviosos, denomina- Cortocircuito controlado entre sí a través de uniones de intervalo.
dos “sinapsis química” por el tipo ¿Cómo funcionan las sinapsis eléctri- Sin embargo, carecen de capacidad de
de transmisión, se hayan convertido cas? Intervienen proteínas de membra- sincronizar la actividad eléctrica, por
en un tema especial de investigación na, acopladas entre sí, que tienden un la sencilla razón de que tales células
neurocientífica. puente directo entre el espacio formado precursoras no se excitan. Sí regulan
En 1959, Edwin Fursphan y David por dos neuronas. Poseen en el cen- su división celular, como demostraron
Potter describían la primera observación tro un poro, por donde fluyen iones Arnold Kriegstein y sus colaboradores
de transmisión eléctrica directa de las de una célula a la siguiente. En esta en 2004. Cuando estos investigadores
motoneuronas de las gambas. En ese última, y a través de una suerte de de la Universidad de Columbia supri-
mismo año, Michael Bennett, que tra- cortocircuito controlado, desencadenan mieron el acoplamiento de las células
baja hoy en el Albert Einstein College potenciales de acción que se retrans- embrionarias a través de las uniones

90 Mente y cerebro 21/2006


1. CONTACTO DIRECTO. Una sinapsis
eléctrica se compone de multitud de canales
(en azul), que permiten el flujo de iones
a través de membranas celulares vecinas.
Cada canal consta de 12 conectinas.

MEMBRANA

PORO
CONECTINA
MEMBRANA

SIGANIM

Mente y cerebro 21/2006 91


2. MENSAJERIA. En una sinapsis
química, el mensaje se transmite
de una neurona a otra a través de
neurotransmisores.

NEUROTRANSMISOR
de intervalo, se descontroló la división
celular.
La multiplicación, ordenada en el
tiempo, de las células precursoras es
imprescindible para la maduración ce-
rebral, puesto que las células penetran
en el tejido circundante por grupos
desde la zona germinal interna de la
vesícula cerebral; a partir de aquí, se
van desarrollando las capas cerebrales.
Si las células precursoras neuronales
no estuvieran acopladas, se producirían
malformaciones letales del cerebro en
desarrollo.
Después de nacer, las sinapsis eléc-
tricas siguen cumpliendo una misión
fundamental. Como describieron Karl
Kandler y Larry Katz, de la Universi-
dad Kuke de Durham, en 1998, estas
SIGANIM

asociaciones celulares aparecen en las

No hay ninguna red. El final de un largo trayecto


Con el descubrimiento de las sinapsis eléctricas se ha vuelto decido conflicto entre los reticularistas (del latín reticulum
a encender una lucha entre teorías científicas que lleva más que significa red), que consideraban el tejido nervioso una
de 100 años: hacia finales del siglo XIX, se produjo un enar- estructura continua sin neuronas separadoras, y los repre-
sentantes de la teoría neuronal, que consideraban cada célula
nerviosa como una unidad clausurada en sí misma y separada
espacialmente de las neuronas vecinas. Los lugares de con-
tacto entre ellas, por donde se comunicaban las neuronas,
se llamaban sinapsis.
Ahora que se conocen las sinapsis eléctricas, ¿podrían
los reticularistas volver a la escena neuronal? A primera
vista, así parece. Si a través de los poros de la membrana
no sólo circulan iones sino también neurotransmisores y
otras moléculas señalizadoras importantes, que transmiten
información, se podría, con toda razón, hablar de un estado
de continuidad funcional.
Sin embargo, no es cierto que todas las neuronas del
cerebro maduro estén unidas por sinapsis eléctricas. Los
contactos rápidos se concentran sobre todo en determinadas
regiones, donde se necesita una sincronización exacta de
muchos grupos celulares. Así, se observan en la región de las
células piramidales del hipocampo, que contribuye a deter-
minadas formas de almacenamiento de la memoria. También
se aprecian en el bulbo olfatorio, en los núcleos del tronco
cerebral y, sobre todo, en la retina. La verdad fundamental
de la teoría neuronal sigue prevaleciendo: no hay ninguna red
continua y las sinapsis eléctricas cumplen funciones esenciales
sólo en algunos lugares del cerebro.
CSIC, INSTITUTO CAJAL, MADRID

INDIVIDUALIDAD DE LA PSIQUE. El histólogo español


Santiago Ramón y Cajal preparó dibujos primorosos de las
células nerviosas teñidas y demostró la teoría neuronal.

92 Mente y cerebro 21/2006


Gemelos desiguales: sinapsis químicas y eléctricas
Casi todos los contactos por donde una neurona transmite denominadas conectinas, que forman uniones de intervalo,
señales a otra pertenecen al tipo de sinapsis química (véase canales entre células vecinas. Iones o productos del metabo-
imagen de la izquierda). Cuando llega un impulso nervioso, lismo, de bajo peso molecular, pasan de una célula a otra por
en forma de un cambio de potencial, entran inicialmente estos canales. El cerebro y el corazón utilizan probablemente
iones de calcio en la neurona. El flujo de iones hace que se las señales eléctricas para la transmisión más rápida posible
encaminen hasta la membrana vesículas del interior celular; de la excitación.
las vesículas se unen a la membrana y, de ese modo, expulsan Las sinapsis eléctricas no son tan simples como aparentan
su contenido —el neurotransmisor— al exterior, es decir, a primera vista. No dejan pasar cualquier sustancia, sino que
al espacio comprendido entre dos neuronas vecinas. Los la seleccionan según su tamaño y carga y pueden modificar la
mensajeros recorren el espacio sináptico y se unen a las mo- capacidad de conducción eléctrica según la necesidad.
léculas receptoras específicas situadas
en la membrana celular de la neurona
siguiente. A continuación, se abren
canales por donde penetran en la cé-
lula diversos iones, que modifican la
tensión de la membrana, creando un
potencial de acción.
El proceso de excitación en las sinap-
sis químicas depende de una compleja
interacción entre neurotransmisores y
sus receptores. Se requiere el concur-
so de multitud de proteínas auxilia-
res para que tenga lugar la liberación
del neurotransmisor en el momento
y la cantidad adecuados. La duración, SINAPSIS
la velocidad y el tipo de excitación
dependen de la vida, corta, del neuro-
transmisor en la hendidura sináptica.
SINAPSIS
Las sinapsis eléctricas (a la derecha)
llevan una vida bastante menos exci-
tada. Se componen de proteínas, las

MATERIAL DE RELLENO.
El microscopio electrónico muestra
un espacio en las sinapsis químicas
(a la izquierda). En la variante eléctrica
(a la derecha), el espacio está relleno
de proteínas.
UNIVERSIDAD DEL RUHR, BOCHUM, ELISABETH PETRASCH-PARWEZ

dos primeras semanas de vida de la en escena sólo después del nacimiento, tervención de las sinapsis eléctricas
rata. Sólo a partir de esa fase, en la que cuando se culmina la maduración del tiene una razón principal de ser: estas
maduran los circuitos de relé neuro- cerebro y se establecen los circuitos sinapsis se dan en una red de neuro-
nal y se forman las sinapsis químicas, específicos para las funciones más di- nas que normalmente inhibe el sistema
desaparecen poco a poco las uniones versas. neuronal superior, de donde parten las
de intervalo, hasta confinarse en algu- Al parecer, los contactos eléctricos crisis. Además, en cortes de cerebro se
nas regiones, como el hipocampo y las aseguran la comunicación entre las aprecian descargas epilépticas de gru-
interneuronas inhibidoras de la corteza neuronas hasta el momento en que se pos neuronales acoplados a través de
cerebral. establecen definitivamente las transmi- comunicaciones eléctricas. En el año
La explosión de sinapsis eléctricas se- siones por las sinapsis químicas. En 2004, el grupo de Christophe Mas, de
cundaria al nacimiento refleja un hecho: cuanto las sinapsis eléctricas pasan el la Universidad de Ginebra, descubrió
las uniones de intervalo representan un testigo a sus hermanas químicas, se abre una mutación del gen de la proteína
principio antiquísimo de comunicación el camino para la construcción de un principal de las sinapsis eléctricas en
celular. Del mismo disponen ciertos cerebro complejo. una forma congénita de epilepsia. Es
organismos multicelulares sencillos, Las uniones de intervalo se hallan posible que, en el futuro, ciertas formas
como las esponjas y los urocordados. involucradas en las crisis epilépticas de epilepsia se traten con medicamen-
Las sinapsis eléctricas se establecen y otros trastornos neurológicos donde tos que inhiban la excitabilidad de la
muy pronto en el sistema nervioso en las grandes poblaciones neuronales se sinapsis eléctrica.
fase de desarrollo de los mamíferos; sin activan sincrónicamente a lo largo de Las uniones de intervalo desempe-
embargo, los contactos químicos entran regiones amplias del cerebro. La in- ñan, asimismo, un papel en las secue-

Mente y cerebro 21/2006 93


las de los ictus. Desde hace tiempo,
los neurólogos se preguntan por qué
a las pocas horas del ictus crece el
perímetro de la región cerebral dañada
y se extiende la zona originalmente
lesionada. Si se pudiera amortiguar
esta “penumbra”, que rodea como
un halo el lugar original dañado, se
habría dado un paso de gigante para
tratar el ictus.

Un lugar no cerrado
La clave reside, en este caso, en los
astrocitos, células de aspecto estrellado
y distintas de las neuronas. Se compor-
tan a la manera de nodrizas al servicio
de los requerimientos de las neuronas
de su entorno; entre sus cometidos,
procurarles la mezcla adecuada de
iones disueltos, neurotransmisores y
factores de crecimiento.
Los astrocitos están acoplados por
miles de uniones de intervalo, lo que
facilita un intercambio intenso de molé-
culas. Sin embargo, a través de esta vía
también se pueden transmitir productos
metabólicos nocivos, que se acumulan
con la destrucción masiva del tejido ce-
rebral en el ictus. En última instancia,
terminan dañados grupos celulares que
no habían sido afectados por el infarto
original.

ROLF DERMIETZEL dirige el departamento


de neuroanatomía e investigación cerebral
molecular de la Universidad de Bochum.

Bibliografía complementaria
SYNCHRONOUS ACTIVITY OF INHIBITORY
NETWORKS IN NEOCORTEX REQUIRES ELEC-
TRICAL SYNAPSES CONTAINING CONNEXIN36.
M. R. Deans et al. en Neuron, vol. 31, n.o 3,
págs. 477-485; 2001.
IMPAIRED ELECTRICAL SIGNALLING DISRUPTS
GAMMA FREQUENCY OSCILLATIONS IN CON-
NEXIN 36-DEFICIENT MICE. S. G. Hormuzdi et
al. en Neuron, vol. 31, n.o 3, págs. 487-495;
2001.
ASSOCIATION OF THE CONNEXIN36 GENE
WITH JUVENILE MYOCLONIC EPILEPSY. C. Mas
et al. en Journal of Medical Genetics, vol. 41,
n.o 7, e93; 2004.
CALCIUM WAVES PROPAGATE THROUGH
RADIAL GLIAL CELLS AND MODULATE PRO-
LIFERATION IN THE DEVELOPING NEOCORTEX.
T. A. Weissman et al. en Neuron, vol. 43,
n.o 5, págs. 647-661; 2004.
GAP JUNCTION EXPRESSION IN BRAIN TISSUES
WITH FOCUS ON DEVELOPMENT. R. Dermiet-
zel y C. Meyer en Gap Junctions in Develop-
ment and Disease, dirigido por E. Winterhager,
págs. 83-110. Springer; Berlín, 2005.

94 Mente y cerebro 21/2006


LIBROS

Lenguaje
TOWARD AN EVOLUTIONARY BIOLOGY Biology of Language) los referentes obli- Más tarde, los humanos fueron trazan-
OF LANGUAGE, por Philip Lieberman. gados son nuestros parientes cercanos. do su propia vía evolutiva, caminaron
The Belknap Press of Harvard Univer- Curioso es el caso de los machos de Cer- erguidos y liberaron sus manos para
sity Press; Cambridge, 2006. copithecus nictitans, que combinan dos desplegar un repertorio mayor de ges-
vocalizaciones en diferentes secuencias tos. Con la aparición del género Homo,
OTHER MINDS. HOW HUMANS BRID- de llamada, asociadas a sendas amenazas, hace unos dos millones de años, emergió
GE THE D IVIDE BETWEEN S ELF AND una vinculada a la presencia del leopardo el pensamiento recursivo. La recursión
OTHERS. Dirigido por Bertram F. Malle (Panthera pardus) y otra al revoloteo llevó a una teoría de la mente, a la
y Sara D. Hodges. The Guilford Press; del águila coronada (Stephanoaetus oro- capacidad de pensar en torno a lo que
Nueva York, 2005. naus). Esos primates emiten, además, otros está pensando (Other Minds. How
gruñidos espontáneos por la mañana en Humans Bridge the Divide between

S
e da por sentado en evolución que el forrajeo y por la tarde de vuelta a sus Self and Others). A diferencia de los
el gesto precedió a la palabra. Y a nidos. Las dos llamadas de peligro, espe- sistemas de comunicación empleados
aquél antecedió el grito o el canto. cíficas del predador, pueden combinarse por otras especies, el lenguaje humano
Entre los estudios clásicos de comunica- en una tercera estructura. permite referirse a asuntos fuera del
ción animal, destaca el realizado por Da- Los grandes primates no sólo exhiben contexto inmediato, expresarse sobre el
vid Browning y Peter Scheifele sobre el su habilidad en la fabricación de herra- pasado y el futuro; sobre posibilidades
espectro acústico del relincho del caballo, mientas o integración de grupos de caza. hipotéticas.
de notable ancho de banda y frecuencia De acuerdo con la doctrina admitida, La sintaxis coloca al lenguaje humano
variable. Distinguieron dos componentes el antepasado común del chimpancé y fuera del resto de los sistemas de comu-
principales: uno, agudo, correspondiente los humanos se comunicaba de formas nicación naturales. Pero desconocemos
al estado emocional intenso, propio del muy parecidas a las que emplean los sus orígenes evolutivos. En Syntactic
apareamiento, y otro, “trémolo”, que chimpancés de nuestros días, sirviéndose Structures, publicado en 1957, Noam
modula el sonido en muestra de agra- de vocalizaciones y de gestos. (En estos Chomsky reservaba en exclusiva la fa-
decimiento o contento. antropoides, los gestos son aprendidos y cultad del lenguaje al cerebro humano.
Pero cuando se busca el origen del len- empleados de una manera más flexible Todos los principios y reglas sintácticas
guaje humano (Toward an Evolutionary que sus vocalizaciones.) de cualquier lenguaje que se hable o

Mente y cerebro 21/2006 95


Tracto vocal supralaríngeo. bilidad cognitiva, permitiendo que los
individuos se adapten a las circunstancias
cambiantes. Desempeñan un papel decisi-
vo en la regulación del control motor. La
interrupción de los circuitos que enlazan
la corteza con los ganglios basales facilita
CAVIDAD NASAL el desarrollo de la esquizofrenia, desinhi-
bición y trastorno obsesivo-compulsivo,
entre otros trastornos, así como la apraxia
VELUM
verbal (dificultad en controlar la gesticu-
CAVIDAD ORAL
lación de lengua, labios y laringe). En la
FARINGE apraxia se halla implicada una variante
LENGUA anómala del gen FOXP2. Aunque no se
EPIGLOTIS trata de un “gen del lenguaje”, sí aporta
pistas sobre la evolución del cerebro hu-
HIOIDES LARINGE
mano y el lenguaje, al intervenir en el
despliegue de un habla articulada, sintaxis
y flexibilidad cognitiva. La versión de
ese gen en el chimpancé, el gen foxp2,
pueda hablarse se hallan genéticamente motor con la memoria y otras funciones diverge de la versión humana. El análisis
codificados en la gramática universal. cognitivas superiores. La raíz evolutiva de la evolución del FOXP2 indica que
Venimos al mundo con un repertorio de nuestra capacidad lingüística creado- alcanzó su forma humana en el curso de
idéntico de conocimiento relativo a la ra reside en el control motor. los últimos 100.000 años.
sintaxis. En Knowledge of language: Its El lenguaje, prosigue Lieberman, Aunque otras especies se comuni-
nature, origin, and use (1986), Chomsky pone en juego la anatomía específica can y tienen representaciones menta-
abogaba por una tesis defendida ya por de especie relativa al habla, amén de los les, sólo los humanos poseen uno y el
Jerome Fodor (Modularity of mind) y circuitos neurales subyacentes al pensa- mismo sistema para ambos menesteres,
seguida por Steven Pinker (How the miento y determinantes del movimiento. es decir, la comunicación social y la
mind works). A tenor de la misma, la En el lenguaje convergen distintas tra- representación mental, verbal. Merced
base neural del lenguaje humano es un yectorias evolutivas, cuyos hitos datan al empleo de ese sistema con ambos
“módulo”, peculiar y distinto de los de hace seis o siete millones de años, fines, el lenguaje puede aportar un ca-
mecanismos que regulan otros aspec- dos millones de años, 500.000 años y mino que nos lleva hacia la mente de
tos del comportamiento. El mecanismo los últimos 100.000 años, respectiva- los demás. La competencia lingüística
neural hipotético que hace posible un mente; vale decir, los enclaves de la di- implica progresivamente habilidades
lenguaje dotado de una sintaxis es una vergencia de los humanos y chimpancés, adquiridas en diversos subdominios
facultad restringida del lenguaje (FLN, la síntesis del gen ASPM y otros que del sistema lingüístico. Por un lado,
de “narrow faculty of language”) que promovieron el aumento del volumen la competencia lingüística requiere un
nos permite formular sentencias. Dicha cerebral de los primeros miembros del conocimiento de diferentes aspectos de
facultad, postulan Hauser, Chomsky y género Homo, el distanciamiento de los la forma lingüística: fonología, mor-
Fitch, produce recursión. neandertales, y, por fin, el advenimiento fología y sintaxis. Por otro lado, de-
Algunos científicos se sintieron in- del hombre moderno. manda un conocimiento del significado
cómodos con la hipótesis de la dis- Dos de los atributos biológicos que (semántica). Además, la competencia
continuidad entre el hombre y el resto nos permiten producir el habla humana lingüística conlleva una capacidad para
del reino animal. A los primates se les –un cerebro y una anatomía capaz de expresar e interpretar significados en el
enseñó el “American Sign Language” ejecutar determinadas acciones muscu- intercambio comunicativo (pragmática).
(empleado para los sordos). Parecía lares complejas—se encuentran ausentes Todos estos componentes del lengua-
que los primates se apoyaban en los en los primates vivos y, con toda pro- je, entendido como un sistema, se van
signos para representar objetos, que babilidad, faltaron también o estaban adquiriendo gradualmente por el niño
podían incluso manipular los símbolos presentes sólo en un grado mínimo en en su maduración, cuyas propias capa-
para formar sentencias y tenían, por algunos homínidos arcaicos. cidades cognitivas le permiten que se
ende, capacidad para la gramática, es El rostro humano se reestructura en el dé ese logro. ¿Y si es bilingüe?
decir, para la ordenación significativa transcurso de los primeros años de vida Hasta hace poco los ensayos que apli-
de los signos. Al primer chimpancé a partir de la morfología presente en caban técnicas funcionales de formación
que se le reconoció tal hazaña se le Homo erectus y en los neandertales. Este de imágenes se sentían incapaces de
llamó “Nim Chimpsky”. Otros cien- proceso y la reconfiguración subsiguiente saber de qué modo el cerebro bilin-
tíficos objetan que nos hallamos ante del órgano de la lengua podrían reflejar güe distingue y controla qué lenguaje
condicionamientos de los cuidadores, no cambios en los genes reguladores. En utilizar. Por una razón: los bilingües
de una creación genuina de los simios. virtud de ello, los humanos, y sólo ellos, avanzados activan las mismas regio-
En su opinión, la capacidad lingüística poseen un tracto vocal supralaríngeo que nes cerebrales, cualquiera que sea el
constituye una innovación evolutiva que está capacitado para producir todos los lenguaje que se emplee. La neurología
requiere una reestructuración radical del sonidos del habla y enhebrar sentencias acaba de demostrar que las respuestas
cerebro mediante selección natural. largas y complejas. neuronales del interior del caudatum son
Para Lieberman, la capacidad de len- Los ganglios basales, que prestan so- sensibles a los cambios en el lenguaje
guaje entraña la coordinación de cir- porte a los circuitos neurales implicados o en el significado de las palabras.
cuitos neurales que regulan el control en la sintaxis, confieren también flexi- LUIS ALONSO

96 Mente y cerebro 21/2006