Está en la página 1de 100

Revista de psicología y neurociencias

N.º 88 - 2018

Enero / Febrero 2018 · N.º 88 · 6,90 € · menteycerebro.es

Mente&Cerebro
Homeopatía
Errores lógicos,
sesgos psicológicos
y efecto placebo
NUEVA SERIE
Neurofilosofía
de la
consciencia

00088
Mente&Cerebro

Desarrollo infantil Neuromarketing Historia


9 771695 088703

Las ventajas de jugar ¿Qué mecanismos cerebrales La oftalmología en el


en la naturaleza rigen las decisiones de compra? México precolombino
ELIGE TU
MODALIDAD DE SUSCRIPCIÓN
Descubre todas las ventajas en
www.investigacionyciencia.es/suscripciones
EN ESTE NÚMERO

Desarrollo

12  Jugar en la naturaleza­


Cuando los niños trepan a un árbol o exploran el curso de
un arroyo, lo hacen con todos sus sentidos. Además de la capacidad
de concentración, el juego en espacios naturales beneficia también
la conducta social. Por Armin Lude

Neuromarketing

12 20  En el cerebro del consumidor


Para entender mejor el comportamiento de los consumidores,
los investigadores recurren a técnicas neurocientíficas. ¿Qué
conocimientos aportan estas investigaciones? Por Hilke Plassmann

Consumo

28  El consumidor,
un animal de costumbres
Los compradores prefieren mantenerse fieles a sus ­productos
de siempre que probar otros más novedosos. Esa conducta podría tener
un origen evolutivo. Por Peter M. Todd
20
Cognición corporizada

42  Temperatura c­ orporal en la psique


Las sensaciones de calor y frío que nos transmite el organismo
influyen en nuestro estado emocional. Al parecer, la ínsula es la pieza
clave de esta conexión en el cerebro. Por Marta Zaraska

Serie: Investigación de la consciencia (I)

62 62  El ­enigma de la consciencia


Los neurocientíficos intentan descubrir el modo en que
nuestras experiencias subjetivas se producen a partir de los procesos
neuronales. Pero ¿se trata solo de una cuestión empírica?
Por Tobias Schlicht

Alucinógenos

70  De viaje e­ spiritual con ayahuasca


En Latinoamérica, la ayahuasca, una infusión vegetal con efectos
psicodélicos, ha encontrado el camino desde la selva tropical al
tratamiento de las adicciones. Pero ¿cómo puede curar una droga?
70 Por Katharina Müller

MENTE Y CEREBRO 2 N.O 88 - 2018


Encefaloscopio  4
Neurociencia / Comportamiento
animal / Memoria y aprendizaje /
Trastornos de la conducta
­alimentaria / Terapia hormonal /
Psicología positiva / Psicología
forense / Esquizofrenia
Instantánea 9
Mielina «de fábrica»
Cartas de los lectores  10
Preguntas con respuesta 30
Las personas s­ anas, ¿­ sufren
­también ­alucinaciones?
Por Erich Kasten
Avances  32
Genes de la esquizofrenia
que protegen del alzhéimer.
Por Sonia Moreno y Agustín Ruiz
El cerebro de los alumnos se
­sincroniza cuando están
­motivados. Por Olivier Houdé
Las pulsaciones cardíacas
­contribuyen al sentimiento del
«yo». Por Guillaume Jacquemont
Sinopsis60
ISTOCK / ERIERIKA

Psicología en la sala de audiencia.


Por Liesa Klotzbücher
Syllabus78
Homeopatía: un efecto placebo Psicología cultural: el poder de la
comunidad. Por Ulrich Kühnen
Pseudomedicina Retrospectiva  84

48  Errores lógicos de la homeopatía


La homeopatía es uno de los métodos favoritos de la medicina
alternativa. Sin embargo, los argumentos que sostienen sus partidarios
La oftalmología en el México
­precolombino. Por Rolando
Neri Vela
son un gigante con pies de barro. Por Natalie Grams y Nikil Mukerji
Ilusiones90
52 El efecto placebo Eclipse total de la mente.
Por Corina Hartmann y Steve Ayan Por Stephen L. Macknik
y Susana Martinez-Conde
Entrevista
Libros  94

56  «La homeopatía puede ser peligrosa»


La médica y antigua homeópata Natalie Grams subraya la
necesidad de informar a los pacientes sobre los riesgos de los tratamientos
¿Más inteligentes? Por Luis Alonso
Vida mental. Por Luis Alonso
alternativos. Por Corinna Hartmann, Katharina Schmitz y Steve Ayan
IMAGEN DE PORTADA:
ISTOCK / ESEMELWE

MENTE Y CEREBRO 3 N.O 88 - 2018


ENCEFALOSC OPIO

ISTOCK / HENRIK5000
Neurociencia
Estimulación cerebral profunda sin implantes

U
n nuevo procedimiento para estimular las exactamente, se crea un campo en un área específica
regiones más profundas del cerebro podría con una frecuencia de pocos hercios, lo que estimula
suponer una alternativa al efectivo aunque a las neuronas cercanas.
costoso método de la estimulación cerebral profunda El procedimiento promete una flexibilidad añadida,
(ECP). A grandes rasgos, la ECP consiste en implantar puesto que permite definir con precisión dónde se so-
electrodos en el cerebro del paciente con el fin de mo- lapan los campos eléctricos. De este modo, se han po-
dificar la activación de las células nerviosas y, de ese dido estimular diversas áreas de manera sucesiva, se-
modo, reducir los síntomas de la dolencia. Esta técnica gún informan los investigadores. Con los electrodos
se utiliza sobre todo en el tratamiento de la enferme- implantados, este tipo de excitación no resulta posible.
dad de Parkinson. Por otro lado, el equipo ha demostrado mediante
El novedoso método propuesto por Edward Boyden, simulaciones por ordenador y estudios en ratones que
del Media Lab del Instituto de Tecnología de Massa- el novedoso método actúa sobre el hipocampo sin es-
chusetts, y su equipo resultaría menos invasivo que el timular las capas superiores. No obstante, en compa-
habitual, puesto que no requiere implantes: unos elec- ración con la implantación de electrodos, su ámbito de
trodos colocados sobre el cuero cabelludo del afectado acción presenta una precisión espacial menor, por lo
se encargan de estimular las regiones cerebrales nece- que todavía no está listo para su puesta en práctica.
sarias. Las señales que produce, de varios miles de Además, aún no se conoce al detalle el efecto de los
hercios de frecuencia, son capaces de atravesar el cere- campos eléctricos en el cerebro. Con todo, los investi-
bro en profundidad, pero, al principio, no producen gadores confían en que no modifique el tejido de ma-
efectos sobre las neuronas que allí se hallan. En un nera permanente y prevén investigar pronto dicho
punto concreto, los trenes de ondas se encuentran y procedimiento en humanos.
superponen. Si la frecuencia de las ondas no coincide Cell, 10.1016/j.cell.2017.05.024, 2017

MENTE Y CEREBRO 4 N.O 88 - 2018


+ ACTUALIDAD CIENTÍFICA TODOS LOS DÍAS EN WWW.INVESTIGACIONYCIENCIA.ES

Comportamiento animal
Aves capaces de recordar a los humanos injustos

L
os cuervos se relacionan de manera inteligente cuervos en una nueva situación: los animales podían
no solo con sus congéneres, sino también con escoger con quién querían cambiar el pan, bien con
los humanos. Investigadores dirigidos por Jorg la persona que había sido justa con ellos o con un ter-
Massen, de la Universidad de Viena, han descubierto cer experimentador al que no conocían. Casi todas
que estos pájaros se acuerdan de las personas que los las aves eligieron al humano que les resultaba de ma-
han tratado de forma injusta y evitan colaborar con yor confianza. Al cabo de un mes, los cuervos mos-
ellas en un futuro. traron dicha tendencia cuando repitieron la prueba
Massen y su equipo entrenaron a nueve ejemplares con las mismas personas.
de Corvus corax para que intercambiaran un trozo de Los científicos concluyen que estos pájaros son ca-
pan por uno de queso (alimento que les resulta más paces de aprender con quién deben colaborar desde un
atractivo) con un experimentador. Una vez aprendi- primer encuentro y que retienen esa información a
do el trueque, los pájaros se encontraban con dos ti- largo plazo. Con todo, para que los cuervos muestren
pos de experimentadores: uno les premiaba con que- ese aprendizaje, deben experimentar la situación por sí
so a cambio de pan; el otro, además de quedarse con mismos. Las aves que solo observaron el experimento
el pedazo de pan, se comía el queso. Dos días más no distinguían el humano justo del injusto.
tarde, los investigadores pusieron a prueba a los Animal Behaviour, vol. 128, págs. 69-78, 2017

Memoria y aprendizaje
El cannabis favorece la cognición de los ratones viejos

E
l tetrahidrocannabinol Estos hallazgos se comprobaron existen cuestiones por resolver so-
(THC), sustancia psicoac- asimismo en el ámbito biológico. bre este mecanismo de acción. Los
tiva de la planta del cáña- Zimmer y sus colaboradores descu- expertos advierten, además, que es
mo, combate el envejecimiento brieron patrones de expresión ge- precipitado trasladar a los humanos
cognitivo de los roedores de edad nética en el hipocampo de los rato- los resultados obtenidos en múridos.
avanzada. Investigadores dirigidos nes más viejos similares a los de los Primero se deberá demostrar si el
por Andreas Zimmer, de la Univer- animales jóvenes que no habían re- THC produce efectos parecidos en
sidad de Bonn, administraron una cibido THC. Cabe recordar que el otras especies animales.
pequeña dosis de THC a ratones de hipocampo desempeña un impor- Nature Medicine, 10.1038/nm.4311, 2017
2, 12 y 18 meses de edad, de mane- tante papel en los procesos de me-
ra regular, durante 28 días. Al cabo moria.
de ese tiempo, evaluaron su capa- ¿Por qué actúa el THC de mane-
cidad de memoria y aprendizaje ra tan diferente según la edad del
y compararon los resultados con individuo? Los investigadores aún
múridos que no habían consumido no disponen de una explicación
THC (grupo de control). Obser- concluyente respecto a este fenó-
varon que mientras la capacidad meno. De momento, han hallado
cognitiva de los roedores jóvenes indicadores que revelan que esta
se entorpecía debido a la toma de sustancia psicoactiva del cáñamo
THC, los animales más mayores promueve determinados cambios
mejoraban en las pruebas. Incluso epigenéticos que favorecen el
lograban situarse al mismo nivel aprendizaje y la memoria. Según
que los ratones jóvenes sin tra- estudos previos, con la edad se
tamiento, a pesar de que deberían transforma el sistema cannabinoi-
puntuar peor debido a su avanzada de endógeno, en cuyos receptores
edad. se acopla dicha sustancia. Pero aún ISTOCK / EMER1940

MENTE Y CEREBRO 5 N.O 88 - 2018


Trastornos de la conducta alimentaria
Comprobación excesiva de los alimentos

ISTOCK / K ATIKO-DP
P
esticidas en el pimiento, antibióticos en el Según los investigadores, la mayoría de estos casos
filete, grasas trans en el cruasán. Cuando se no pueden clasificarse dentro de la enfermedad. Para
ahonda en la composición de los alimentos, con ello, los sujetos deberían presentar una disfunción gra-
frecuencia surge la pregunta de si todavía queda algo ve a causa de su estricta limitación autoimpuesta; por
que llevarse a la boca que no comporte peligro. Para ejemplo, un aislamiento social progresivo. Este proble-
algunas personas, la obsesión por la comida sana ma es uno de los que se relacionan con la ortorexia, se-
puede ser tan grande que ciertos investigadores ya gún se desprende de la investigación. El deterioro de la
hablan de un nuevo trastorno alimentario: la orto- vida cotidiana de los encuestados resultaba mayor
rexia nerviosa (del griego orthós, «correcto», y órexis, cuanto más notables eran los síntomas.
«apetito»). Los afectados se preocupan en exceso por Los manuales diagnósticos oficiales todavía no re-
la alimentación «correcta» o «incorrecta», con lo que cogen esta patología. Y los psicólogos aún discuten si
la enfermedad repercute de manera notable en su se trata de una entidad patológica per se o si quizá for-
vida diaria. En los casos extremos, pueden rechazar ma parte de un trastorno compulsivo. En el estudio de
numerosos alimentos y, por ello, presentar incluso Storch y Hayes, la ortorexia se acompañaba de un no-
síntomas de déficit. table perfeccionismo y de síntomas de trastorno obse-
Hasta el momento, existen pocos estudios que in- sivo compulsivo. Los autores subrayan la necesidad de
formen sobre el alcance de este fenómeno entre la po- efectuar más estudios, con grupos de probandos más
blación. Uno de ellos es el que llevó a cabo un equipo amplios y heterogéneos. Por otra parte, los cuestiona-
dirigido por Eric Storch y Olivia Hayes, de la Universi- rios para medir el trastorno, hoy por hoy, están verdes.
dad de Florida del Sur en Tampa, y que contó con la Falta avanzar en esta dirección.
participación de más de 400 estudiantes estadouni- Journal of Cognitive Psychotherapy, vol. 31, págs. 124-135, 2017
denses. Hallaron que un tercio de los encuestados
mostraba signos de ortorexia, sin que prevaleciera más
en un sexo que en otro. Estas personas podían experi- BOLETINES A MEDIDA
mentar una sensación de control cuando se alimenta- Elige los boletines según tus
ban de acuerdo con sus propósitos; en cambio, sentían preferencias temáticas y recibirás
toda la información sobre las revistas,
culpabilidad, incluso menosprecio hacia sí mismos, si las noticias y los contenidos web
se desviaban de su «estricto menú». También informa- que más te interesan.
ban de que el hecho de alimentarse mejor que los de- www.investigacionyciencia.es/boletines
más reforzaba su seguridad en sí mismos.

MENTE Y CEREBRO 6 N.O 88 - 2018


ENCEFALOSC OPIO

Terapia hormonal
Oxitocina para aliviar los trastornos postraumáticos

L
a oxitocina, considerada la de accidentes; en un 10 por ciento, de después del suceso y que habían re-
«hormona del apego», se ataques físicos. Los participantes del cibido la hormona en lugar del pla-
libera en el organismo con estudio accedieron a que se realiza- cebo sí presentaban una mejora
el contacto a través de la piel o ra un seguimiento de su estado psi- destacable pasado medio año.
cuando una madre amamanta a su cológico durante 10 días. Pasados Investigaciones previas han re-
hijo. En la Universidad de Áms­ 12 días del suceso, los investigado- velado que el tratamiento psicote-
terdam, un equipo de psiquiatras res administraron a los probandos, rapéutico breve y la administración
han demostrado que este neuro- mediante un espray nasal, una dosis de cortisol producen un efecto pro-
transmisor también reduce las de oxitocina, o una solución salina tector similar, aunque este último
consecuencias psicológicas de las sin principios activos (placebo). debe administrarse justo después
experiencias traumáticas. A lo largo de los seis meses si- del suceso. Por el contrario, el tra-
Los investigadores, dirigidos por guientes, un psiquiatra valoraba de tamiento con oxitocina es más
Mirjam van Zuiden, exploraron a manera periódica el estado mental flexible y, por ese motivo, más ade-
cerca de 100 sujetos que acudieron a de los sujetos. Pese a que el tra- cuado para aplicarlo de forma más
una de las tres unidades de urgen- tamiento no mostró un efecto pro- extensa, indican los científicos. Por
cias de la capital holandesa tras un tector en todos los probandos, los ejemplo, en catástrofes naturales.
suceso potencialmente traumático. que manifestaron un trastorno Biological Psychiatry, vol. 81,
En la mayoría de los casos se trataba postraumático inmediatamente págs. 1030-1040, 2017

Psicología positiva
Las amistades ganan importancia con la edad

C
uidar las relaciones interpersonales más estre- adelgaza o deja de fumar, dicha conducta también
chas beneficia nuestra salud física y mental. Un puede observarse en sus contactos sociales más
análisis llevado a cabo por el psicólogo William ­íntimos.
Chopik, de la Universidad Estatal de Michigan, sugie- Personal Relationships, vol. 24, págs. 408-422, 2017
re que la amistad es al menos tan importante como los
vínculos familiares, y que parece ganar importancia
a medida que envejecemos.
Chopik examinó los datos de una encuesta realiza-
da entre más de 270.000 adultos. A medida que otor-
gaban mayor valor a sus amigos y familiares, se con­
sideraban más sanos, felices y satisfechos. Solo las
amistades ganaban más relevancia para el bienestar
cuanto más mayores eran los participantes. Por el
­contrario, la influencia de la familia se mantenía cons­
tante, sin importar la edad del sujeto.
Otra investigación, en la que se encuestó a unas
700 personas en diversas ocasiones y durante ocho
años, los resultados fueron similares: tanto el apoyo
familiar como el de las amistades mejoraba el bienes-
tar subjetivo. Además, en ambos casos se reducía la
incidencia de una serie de enfermedades crónicas,
entre ellas, la diabetes de tipo 2, las cardiopatías y los
ISTOCK / ONEINCHPUNCH

trastornos mentales.
Hasta ahora se sabía que un estilo de vida sana, la
satisfacción o la depresión resultan «contagiosas» en
un círculo de amigos. Si, por ejemplo, una persona

MENTE Y CEREBRO 7 N.O 88 - 2018


ENCEFALOSC OPIO

Psicología forense
Efectos del alcohol en los recuerdos de los testigos

N
o resulta extraño que bajo los efectos del alcohol para de- en el caso de personas en un estado
los testigos de delitos o clarar tampoco mejoraba su testimo- grave de embriaguez. Los autores
accidentes presenten un nio. Con todo, cabe remarcar que los aconsejan interrogar a los testigos
estado de embriaguez. El alcohol sujetos se hallaban moderadamente levemente embriagados al instante.
influye en el almacenamiento de la ebrios, por lo que resulta posible Law and Human Behavior, vol. 41,
memoria y de los recuerdos de la que estos hallazgos no sean válidos págs. 202-215, 2017
experiencia vivida; sin embargo,
se desconoce al detalle hasta qué
punto. Por este motivo, los policías
se encuentran ante un problema:
¿deben interrogar a los testigos
beodos de inmediato o esperar a
que se encuentren sobrios?
Con el objetivo de averiguarlo, un
equipo dirigido por Nadja Schreiber
Compo, de la Universidad Interna-
cional de Florida en Miami, distri-
buyó de manera aleatoria a 250 suje-
tos en distintos grupos. Bajo los
efectos del alcohol o de un placebo,
los probandos observaban la simula-
ción de un delito y explicaban lo que
habían visto de inmediato o trans-
currida una semana del suceso.
Los investigadores hallaron que
los participantes ebrios realizaban
descripciones más exactas justo des-

ISTOXK / K ALI9
púes del suceso que una semana más
tarde (ya sobrios). Volver a ponerles

Esquizofrenia
Cómo aumentar la consciencia de la enfermedad mental

M
ientras atraviesan una fase psicótica aguda, ejemplo, la ínsula y la corteza somatosensorial. Gerret-
los pacientes con esquizofrenia acostum- sen y sus colaboradores decidieron aprovechar este fe-
bran a tener poca o nula consciencia de su nómeno: desde hace tiempo se sabe que el hemisferio
trastorno. Un grupo de psiquiatras canadienses han derecho reduce la actividad cuando la consciencia del
hallado una manera inusual de facilitar ese cono- trastorno desciende. Si se estimulaba esta artificial-
cimiento a corto plazo: lavar el oído izquierdo del mente podría mejorar la autopercepción de forma
afectado con agua fría. transitoria.
Philip Gerretsen, de la Universidad de Toronto, Media hora más tarde, los sujetos con esquizofrenia
junto con otros científicos, empleó un procedimiento cuya actividad cerebral se había conseguido normali-
médico conocido como «prueba térmica». En princi- zar mediante el lavado del oído a la temperatura de
pio, esta intervención se utiliza para comprobar la ex- cuatro grados se mostraban de acuerdo con afirmacio-
citabilidad del sistema vestibular, que se encuentra en nes como: «Creo que padezco una enfermedad men-
el oído interno y reacciona a los cambios de tempera- tal». Por otra parte, el lavado del oído derecho produ-
tura en el órgano auditivo. Al parecer, a través de las cía el efecto contrario, probablemente, porque la
conexiones neuronales también se activan las regiones dominancia del hemisferio izquierdo se veía reforzada.
cerebrales de los hemisferios contralaterales como, por Psychiatry Research, vol. 251, págs. 333-341, 2017

MENTE Y CEREBRO 8 N.O 88 - 2018


INSTANTÁNEA
MICHAEL DEVEREUX Y JONAH R. CHAN, UNIVERSIDAD DE CALIFORNIA, SAN FRANCISCO

Mielina «de fábrica»

L
os axones, prolongaciones Francisco, han logrado estimular godendrocitos también se enros­
de las neuronas, condu­ los oligodendrocitos para que pro­ can alrededor de los axones para
cen las señales eléctricas duzcan mielina. Lo han consegui­ generar las vainas de mielina.
velozmente y a larga distancia. La do con ayuda de sustancias que se Con este modelo, los científicos
transmisión sucede con notable unen a una proteína concreta de la prevén conocer más en detalle este
rapidez en el sistema nervioso membrana celular: el receptor proceso, así como hallar, en un fu­
central gracias a los oligoden­ opioide kappa. turo, tratamientos novedosos para
drocitos. Estas células forman La imagen, realizada mediante las enfermedades relacionadas con
vainas de mielina, la sustancia que microscopía electrónica, muestra alteraciones en la vaina de mielina,
recubre los axones para aislarlos un único oligodendrocito teñido entre ellas, la esclerosis múltiple y
eléctricamente, de modo similar al de verde. La célula se encuentra so­ otros trastornos neurodegenera­
aislamiento que ofrece el cable de bre una placa especial repleta de tivos.
un electrodoméstico. minúsculos relieves cónicos y en­
En el laboratorio, investigadores vuelve un cono, de la misma mane­ «Identification of the kappa-opioid receptor
as a therapeutic target for oligodendrocyte
dirigidos por Feng Mei, de la Uni­ ra que haría en el sistema nervioso. remyelination». F. Mei et al. en Journal of
versidad de California en San Allí, las prolongaciones de los oli­ Neuroscience, vol. 36, págs. 7923-7935, 2016

MENTE Y CEREBRO 9 N.O 88 - 2018


CARTAS DE LOS LECTORES

Cultos destructivos Publicado en:


Viola Gielke: Al leer el artículo «Víctimas de cultos
destructivos» [por Stefan Junker; Mente y Cerebro
n.o 87, 2017] me llamó la atención que incluyera la
iglesia nueva apostólica (INA) en el grupo de sectas
peligrosas bajo la breve descripción: «Están relaciona-
das con la Biblia, pero profesan una interpretación
propia y muy estricta». Ya que soy miembro de la INA,
no puedo comprender esta clasificación. Tampoco el
artículo aporta ningún fundamento ni ahonda en el
tema. Por ello me gustaría sugerirles que investiguen MyC 87/2017 MyC 79/2016
de manera más exhaustiva a la hora de realizar sus
informaciones, incluso si se trata de una «simple»
enumeración. En los últimos veinte y treinta años, la
INA ha experimentado algunos cambios que se han sobre la enfermedad de Alzheimer y sus efectos en el
reflejado en desarrollos significativos para toda la enfermo y sus familiares. También he descubierto otros
sociedad, como más tolerancia y responsabilidad artículos interesantes sobre este tipo de demencia en el
propia. Conozco los informes críticos y las experiencias archivo digital de investigacionyciencia.es. No obstante,
personales de personas que han abandonado la INA, echo en falta información sobre otros temas de la salud
pero no coinciden en absoluto con mi propia experien- mental de las personas mayores, como pueden ser los
cia. Ha existido y todavía existe un amplio espectro trastornos de ansiedad, afectivos o de personalidad, o
sobre cómo se vive, de manera conservadora o liberal, los problemas de adicción. Está claro que la demencia
la fe en las familias. Las unidades dogmáticas de la es el tema «estrella» en lo que a la salud psiquiátrica de
doctrina de la fe son una cuestión de interpretación. las personas mayores se refiere, pero hay mucho más.
De la misma forma, también es una cuestión de
interpretación considerar la homosexualidad como
un pecado, rechazar los métodos de protección sexual, Narcisismo elevado
practicar el marianismo, predicar sobre el purgatorio
o creer en el perdón de los pecados a través de la Isaac Vega: Muy revelador el artículo «Ego al límite»
confesión. Sin embargo, nunca se describirá a la Iglesia [por Corinna Hartmann; Mente y Cerebro n.o 87, 2017].
católica como culto destructivo. Lástima que solo se mencionan personajes públicos
estaudounidenses. Seguro que entre los políticos,
deportistas y artistas de otras nacionalidades también
Trastornos mentales en mayores encontraríamos buenos ejemplos.

Victoria R.: Soy estudiante de psicología y lectora


asidua de Mente y Cerebro. En un futuro próximo me
gustaría especializarme en psicogeriatría, por lo que los
temas relacionados con los trastornos mentales en la
tercera edad y su repercusión en la vida de los afecta-
dos y de sus cuidadores me interesan especialmente. ¡ENVÍANOS
En «Efectos psicológicos y conductuales del alzhéimer» Cartas de los lectores
TUS COMENTARIOS!
[por José María García-Alberca; Mente y Cerebro Mente y Cerebro agradece la
n.o 79, 2016] encontré información muy provechosa opinión de los lectores. Te animamos
a enviar tus comentarios a:
PRENSA CIENTÍFICA, S.A.
Erratum corrige Muntaner 339, pral. 1.a, 08021 BARCELONA
o a la dirección de correo electrónico
En el artículo «Supervivencia de las neuronas durante la vejez»
[por Stefano Benvegnù y Carlos G. Dotti; Mente y Cerebro
redaccion@investigacionyciencia.es
n.o 87, 2017], la descripción de la fotografía en la página 34 La longitud de las cartas no deberá exceder los 1500
debería indicar «La imagen muestra que el gen que codifica caracteres, espacios incluidos. Mente y Cerebro
la mahogunina (verde) se halla en el núcleo de la neurona del se reserva el derecho a resumirlas por cuestiones
ratón». de espacio o claridad. No se garantiza la respuesta
Este error ha sido corregido en la edición digital del artículo correspondiente. a todas las cartas publicadas.

MENTE Y CEREBRO 10 N.O 88 - 2018


Suscríbete a
Mente&Cerebro
Ventajas para los suscriptores:
 Envío puntual a domicilio
 Ahorro de hasta un 21%
sobre el precio de portada
41,40 € 35 € por un año
(6 números)
82,80 € 65 € por dos años
(12 números)
 Acceso gratuito a la edición
digital de los números incluidos
en la suscripción (artículos en pdf)

... y recibe
GRATIS
un número
de la colección
CUADERNOS

www.investigacionyciencia.es/suscripciones
Teléfono: +34 934 143 344
MENTE Y CEREBRO 12 N.O 88 - 2018
PSIC OLO GÍA INFANTIL

DESARROLLO Cuando los niños trepan a un


árbol o exploran el curso de un arroyo, lo hacen
con todos sus sentidos. Además de la capacidad
de concentración, el juego en espacios naturales
beneficia también la conducta social

Jugar en la
naturaleza­
ARMIN LUDE
ARMIN LUDE

MENTE Y CEREBRO 13 N.O 88 - 2018


En síntesis:Un área recreativa beneficiosa

1 2 3
El contacto con Se ha comprobado que los que juegan Los científicos buscan fomentar
la naturaleza con frecuencia en espacios verdes el contacto con la naturaleza a
puede mejorar muestran un mejor comportamiento través del teléfono móvil inteli­
el bienestar, la auto­ social. Sin embargo, no está claro si ello se gente. Existen iniciativas y proyectos
estima y la capaci­ debe al tiempo que pasan en la naturaleza digitales que combinan el juego en
dad de concentra­ o a que los niños más sociales prefieran es­ áreas naturales con el mundo virtual,
ción de los niños. tar allí. como es el caso de Pokémon GO.

L
a naturaleza puede entusiasmarnos, poner­ sus hijos exploren la naturaleza sin supervisión. Cuando
nos a prueba físicamente, contribuir a nues­ se les expone el tema, con frecuencia responden con los
tra relajación y recuperación, y mucho más. riesgos y peligros que suponen estas actividades. Está
Su efecto en niños y adultos es notable y claro que un niño puede hacerse daño al tratar de alcan­
diverso. Para comprobar qué beneficios zar la rama más alta de un árbol o seguir el recorrido de
puede aportar en el desarrollo infantil, de­ un arroyo. Pero si acepta ese riesgo y supera el ejercicio
cidí rastrear, junto con mi alumno de doctorado Andreas con éxito, su cerebro libera opioides endógenos, los
Raith, los bancos de datos científicos en busca de estudios cuales generan una sensación de entusiasmo. [Véase
de los últimos 15 años que hablaran de ello. ¡Bingo! Los «Derecho al rasguño», por Verena Ahne; Mente y Ce­
hallazgos demuestran que la naturaleza promueve la rebro n.o 59, 2013.]
salud, el bienestar, la autoestima, el conocimiento medioam­ Estas experiencias de aprendizaje parecen especial­
biental y la capacidad de concentración. Una investigación mente importantes para los niños. Obviamente, deberían
con niños que presentaban un trastorno por déficit de evitarse las actividades que puedan entrañar consecuen­
atención e hiperactividad revelaba que la capacidad de cias a largo plazo o que supongan un peligro para la vida
concentración de estos alumnos aumentaba tras un paseo del pequeño. Por este motivo, los padres han de advertir
de 20 minutos por el parque de la ciudad, cosa que no a sus hijos de los peligros quizá menos perceptibles para
sucedía si la caminata había transcurrido por el centro ellos, por ejemplo, patinar sobre estanques parcialmente
urbano o una zona residencial. Incluso la visita a las áreas congelados o trepar por la madera muerta y quebradiza
verdes les ayudaba, al menos a corto plazo, de manera de un árbol.
similar al fármaco metilfenidato.
Según otros estudios, los niños que pasan mucho ¿Por qué ya no escalan los niños?
tiempo en la naturaleza también manifiestan un com­ El cómico y cabaretista alemán Dieter Nuhr explica con
portamiento social más marcado. Después de una sema­ sorna por qué los niños de hoy en día ya no trepan por
na de campamentos, los participantes mostraban mejores los árboles: el perímetro de su barriga no les permite
habilidades para la resolución de conflictos en compara­ agarrarse al tronco. En Alemania, alrededor de un 15 por
ción con el grupo de control que no había participado ciento de los niños y jóvenes padecen sobrepeso, según
en esa experiencia. Dicha diferencia también se registra señala una investigación publicada en 2014 por el Insti­
en relación con las granjas escuela. Investigaciones efec­ tuto Robert Koch. En España, la prevalencia de sobrepe­
tuadas en escuelas de Taiwán han revelado que en las so infantil en 2015 era del 23,2 por ciento, mientras que
aulas en las que los profesores habían colgado grandes la de obesidad se situaba en un 18,1 por ciento, según el
macetas con plantas necesitaban tomar menos medidas estudio Aladino, de la Agencia de Consumo Seguridad
disciplinarias en comparación con los alumnos que re­ Alimentaria y Nutrición. Como principales causas de la
cibían la lección en clases desprovistas de plantas. Por obesidad se destacan en el estudio los hábitos de alimen­
otro lado, los niños que se ocupaban del mantenimiento
de las plantas informaban que se sentían menos estresa­
dos. Además, en las aulas decoradas con macetas, los
niños se sentían mejor.
Según una encuesta representativa llevada a cabo por
el instituto de opinión alemán EMNID, en 2015 solo la E L AU TO R
mitad de los niños de entre 4 y 12 años de Alemania se Armin Ludees profesor de biología y
había subido alguna vez a un árbol sin ayuda. Los análi­ didáctica en la Facultad de Pedagogía
sis indicaban, asimismo, que los padres de hoy en día son del Instituto de Ciencias y Tecnología
menos permisivos que los de antes a la hora de dejar que de Luisburgo.

MENTE Y CEREBRO 14 N.O 88 - 2018


PSIC OLO GÍA INFANTIL / DESARROLLO

ARMIN LUDE
La naturaleza ofrece a los niños innumerables posibilidades para explorar las plantas y los animales.

tación, la falta de actividad física y el hecho de que los turaleza, ya que les resulta beneficioso y promueve su
niños dispongan de televisor, ordenador o videojuegos desarrollo. Sin embargo, no resulta fácil demostrarlo.
en su habitación. El profesor de la Universidad de Illi­ Numerosos factores de influencia complican el análisis
nois en Chicago S. Jay Olshansky postula que, en Estados de los efectos que la naturaleza tiene en el desarrollo
Unidos, la generación actual es la primera del país que infantil. Al comparar la salud de los niños que habitan
presenta una menor esperanza de vida respecto a sus en zonas urbanas ajardinadas con los que crecen en en­
padres como consecuencia de la escasa actividad física y tornos de hormigón, las posibles diferencias pueden
al reducido contacto con la naturaleza. depender de otros factores, entre ellos, la alimentación
Científicos dirigidos por Jennifer Wolch, de la Uni­ o el estatus socioeconómico de los padres. Con el fin de
versidad de California en Berkeley, registraron durante poner remedio a este obstáculo, pueden registrarse datos
ocho años el estado de salud y el peso de más de 3000 ni­ adicionales y comprobar sus respectivos efectos, como
ños, así como la ubicación de su vivienda (a qué distan­ en el estudio de Wolch. Pero ello resulta muy costoso.
cia se hallaba del parque más cercano o si existía una Al fin y al cabo, los humanos no somos animales de
oferta de actividades de ocio en los alrededores, por laboratorio que los investigadores pueden observar en
ejemplo). Asimismo, recopilaron numerosos datos acer­ condiciones experimentales, aunque bien es verdad que
ca de sus familias y del entorno en el que vivían (la a veces vivimos en ambientes que se asemejan a un labo­
densidad de tráfico, entre otros) con el fin de comprobar ratorio. Solo hay que descubrirlos. Los profesores de
estadísticamente el efecto de dichas variables. Hallaron arquitectura Roger S. Ulrich y Ernest O. Moore hallaron
que los niños de barrios con acceso a la naturaleza pre­ lo que buscaban en hospitales y prisiones. Sus estudios
sentaban menos adiposidad y mostraban un menor se han convertido en clásicos.
riesgo de padecer sobrepeso a los 18 años que los demás. Ulrich, actualmente en la Facultad Técnica Chalmers
Incluso cuando los científicos sustraían los factores per­ en Gotemburgo, analizó entre 1972 y 1981 a pacientes
turbadores (como la pobreza del barrio), dicha relación ingresados en un hospital público de Pensilvania a los
se mantenía. que se había extirpado la vesícula biliar. Los distribuyeron
Desde hace tiempo, muchos científicos sostenemos de manera aleatoria por las habitaciones del hospital. Las
que los niños deben practicar más actividades en la na­ ventanas de algunas de ellas permitían gozar de la vista

MENTE Y CEREBRO 15 N.O 88 - 2018


de árboles de hoja caduca; en otras, los pacientes veían culino. Los investigadores sospechan que los niños
solo un muro de ladrillos desde la cama. Según se des­ acostumbraban a jugar mucho más lejos de casa, por lo
cubrió, los ingresados que podían contemplar un espacio que tenían una menor relación con el entorno que podían
verde necesitaron menos analgésicos durante el posto­ ver desde su hogar.
peratorio. También se lamentaban menos de su estado El juego al aire libre proporciona otras ventajas, además
de salud, a tenor del testimonio de las enfermeras. de la autodisciplina. Por un lado, se estimulan todos los
En 1981, Moore obtuvo un resultado similar en otro sentidos: la vista, el olfato, el tacto, la audición y el gusto.
entorno: la prisión. Los reclusos que observaban la na­ Por otro, permite la exposición a una intensidad lumíni­
turaleza desde su celda se sentían mejor en comparación ca mayor, lo cual fomenta la síntesis de vitamina D, que
con otros presos. Incluso los fondos de escritorio o mo­ refuerza el sistema inmunitario y la mineralización de
tivos relacionados con la naturaleza expuestos en un los huesos. En la actualidad, algunos investigadores se­
monitor aumentaban el rendimiento en las tareas de ñalan que una exposición baja a la luz natural es la causa
oficina que realizaban, si bien en menor grado que las principal de la miopía [véase «La epidemia de la miopía»,
vistas a espacios naturales reales. por Diana Kwon; Mente y Cerebro n.o 80, 2016].
La psicóloga evolutiva Andrea Faber Taylor y otros
investigadores de la Universidad de Illinois en Urbana Descubrir, alborotar y aprender
analizaron en 2002 la relación entre el entorno del hogar En un estudio publicado en 2016, Peter Pagel, del Ins­
y la autodisciplina de los niños. Las 174 familias partici­ tituto Karolinska, junto con psicólogos del deporte de
pantes vivían en 28 bloques de 16 pisos idénticos ubica­ Estocolmo y Gotemburgo, equipó a alumnos de segun­
dos en un barrio socialmente conflictivo de Chicago. Los do y quinto de primaria y otros de segundo de secun­
apartamentos ofrecían distintas vistas según su situación. daria con brazaletes provistos de sensores que registra­
Mediante una prueba clásica, los investigadores mi­ ban la actividad física de los niños y el lugar en el que
dieron la autodisciplina de los niños de entre 7 y 12 años: acontecía (un espacio exterior o interior). Hallaron que
les mostraban un paquete grande y otro pequeño que durante los días lectivos, los niños pasaban más de dos
contenían su dulce favorito. Los niños podían obtener el terceras partes del tiempo en edificios. Los alumnos de
de menor tamaño inmediatamente, pero si querían la segundo de primaria eran los que más frecuentaban los
versión grande, debían esperar con paciencia. Las niñas espacios exteriores: entre 17 y 129 minutos dependien­
que vivían en pisos con vistas a la naturaleza se mostraron do de la estación del año y la meteorología. En cambio,
más dispuestas a esperar para obtener los dulces que las los de quinto de primaria y segundo de secundaria no
que no disponían de esa posibilidad. Esta diferencia, sin permanecían en el exterior ni la mitad de tiempo que
embargo, no se halló en los participantes de sexo mas­ los más pequeños. Y, sorprendentemente, ni unos ni

Espacios verdes en el recreo


Durante años, los niños pasan mu- babilidades de entretenerse con la jas, ramas o piedras allí donde hay
cho tiempo en los patios de las es- naturaleza (por ejemplo, recolectan- caminos, agua o la posibilidad de tre-
cuelas. Por este motivo, constituyen do hojas) que un alumno de tercer o par u otros elementos que fomenten
el lugar perfecto para que experi- cuarto curso de secundaria. Cuando actividades similares. Por el contra-
menten con la naturaleza. Para mi les preguntaba por qué elegían ese rio, los escolares de más edad prefie-
tesis doctoral en la Facultad de Peda- sitio para pasar la hora del recreo, ren los espacios tranquilos y que
gogía de Luisburgo, investigué qué solían responder que el entorno era ofrecen la oportunidad de refugiarse,
escolares usaban las áreas ajardina- bonito y tranquilo. como los escondites naturales.
das del recreo. Descubrí que sobre Parece, pues, que los patios ajardi-
todo los niños más pequeños juga- nados resultan más adecuados y Andreas Raithes colaborador científico
ban y alborotaban con sus amigos en prácticos en la etapa educativa de pri- y estudiante de doctorado en la Facultad
de Pedagogía de Luisburgo.
esos espacios. La probabilidad de maria, ya que permiten a los niños
que un alumno de primero o segun- descubrir por sí mismos la naturale-
do de primaria se entretuviera en za. Por otro lado, los datos también «Contact to nature on green schoolyards».
esas zonas del patio era nueve veces revelan que las preferencias de los A. Raith, artículo en fase de revisión
mayor en comparación con un alum- equipamientos varían según la edad. por Environment & Behaviour, 2017;
­«Children on green schoolyards: Nature
no de tercero o cuarto de secundaria. Los escolares más jóvenes muestran experience, preferences and behaviour».
Además, los niños de primaria mos- un mayor interés por explorar y ob- A. Raith, Children, Youth & Environments
traban un 44 por ciento más de pro- servar la naturaleza o jugar con ho- vol. 27, n.o 1, págs. 91-111, 2017

MENTE Y CEREBRO 16 N.O 88 - 2018


PSIC OLO GÍA INFANTIL / DESARROLLO

Iniciativa para acercar la naturaleza a los niños


¿Puedo comerme un diente de sión de los jugadores consiste en nado, sino que depende de la pers-
león? ¿Por qué las margaritas sil- desplazarse a espacios verdes para pectiva. Así, el cromo de una deda-
vestres son a veces rosas? Estas y buscar plantas con propiedades es- lera, planta que puede usarse con
otras cuestiones deben averiguar peciales, fotografiarlas con el móvil fines curativos, otorga muchos
los niños y padres que se conectan y, de esta manera, obtener un cro- puntos en la categoría de «Cofre
a Der grüne Schatz («El tesoro ver- mo virtual coleccionable. Este debe de plantas medicinales». Pero tam-
de»), un juego gratuito en línea en clasificarse bajo una categoría con- bién es tóxica, por lo que sería un
el que se participa a través del telé- creta (por ejemplo, «Cofre de co- error colocarla en el cofre de
fono móvil inteligente. El proyecto mestibles»). El objetivo final es lle- comes­tibles.
surgió de la Facultad de Pedagogía nar todos los cofres. En toda Alemania es posible ju-
de la Universidad de Luisburgo y la Al contrario de lo que ocurre en gar a coleccionar fotografías mien-
Universidad de Bamberga, en cola- la mayoría de los juegos de cartas tras se da un paseo. (Más informa-
boración con la Asociación Alema- coleccionables, el valor de cada ción del proyecto en la página web
na de Albergues Juveniles. La mi- elemento no se halla predetermi- biodivlb.jimdo.com.)

ARMIN LUDE

otros se movían más y más rápido en la clase de educa­ terior y plantas en su interior, los niños manifestaban
ción física, sino cuando se encontraban al aire libre una mejora en la memoria operativa, así como en su
retozando a sus anchas. capacidad de atención.
En España, un grupo formado por científicos del
Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental, de Un terreno que invita a explorar
Barcelona, y del CSIC, demostraron en 2015 que el con­ Los terrenos naturales acostumbran a ser más complejos
tacto con la naturaleza favorece el desarrollo cognitivo que los artificiales. Piedras de distintos tamaños, raíces
de los escolares. Durante 15 meses, analizaron las fun­ de árbol que sobresalen del suelo o gruesas ramas cogan­
ciones cognitivas de 2.600 alumnos con edades compren­ tes proporcionan numerosos retos motrices. A lo largo
didas entre los 7 y los 10 años. Según comprobaron, en de 96 días, el arquitecto paisajista y urbanista Hans Joachim
las escuelas que contaban con espacios verdes en el ex­ Schemel y otros expertos observaron a 823 niños mien­

MENTE Y CEREBRO 17 N.O 88 - 2018


En la naturaleza,
los niños suelen
jugar de manera
más creativa
y compleja
un objeto, más creativa se tornaba la interacción con él.
Un palo podía ser un bastón para andar, un arma, un
cetro, una barrera o un cocodrilo, entre otros muchos
elementos. Por el contrario, una figurita de plástico de la
última película de dibujos animados, solo era eso, ni más
ni menos. En el espacio de recreo de la escuela ordinaria,
el escenario era otro: rara vez los niños jugaban durante
tanto tiempo con sus compañeros que podían desarrollar
diferentes roles. En cambio, eran interrumpidos a menu­
do por otros o las educadoras debían intervenir para
acabar con las riñas. El entretenimiento favorito de estos
ARMIN LUDE

escolares consistía en montar en triciclo.


Diversos estudios sobre las escuelas bosque o sobre
programas para la experiencia en la naturaleza aportan
indicios de que la estancia en espacios naturales mejora
tras jugaban en parques infantiles convencionales y es­ las habilidades lingüísticas de los niños. En ellos, los
pacios ideados para experimentar la naturaleza. Estos pequeños afrontan situaciones distintas y poco predeci­
últimos son parques que carecen de equipamientos de bles y juegan más a menudo junto con otros niños. Es
juego específicos y donde se permite que los animales y posible que de esta manera desarrollen un mayor voca­
las plantas crezcan y vivan con total libertad en al menos bulario y adjudiquen nombres originales a cosas que
la mitad de la superficie. Los arquitectos encuestaron, desconocen.
además, a 174 de los niños. Pese a que cada vez se tienen más conocimientos sobre
En los parques «salvajes», los niños jugaban de ma­ los beneficios que comporta el contacto con la naturale­
nera más creativa y compleja. Además, en ellos interac­ za para el desarrollo infantil, los niños pasan cada vez
cionaban con otros niños o se entretenían en grupos menos tiempo en prados, bosques, parques o riachuelos.
amplios con mayor frecuencia y pasaban más tiempo El periodista estadounidense Richard Louv cita en su
implicados en el mismo juego. También afirmaban que libro Last child in woods («El último niño en los bosques»)
preferían estar allí y relataban con entusiasmo sus jue­ la anécdota de un escolar de cuarto de primaria que
gos. Los niños que habían estado en un parque tradi­ afirmaba: «Me gusta más jugar dentro porque hay enchu­
cional, en cambio, tendían a describir sus vivencias de fes». En su obra, Louv describe un «desapego electrónico»
manera escueta. hacia la naturaleza. También acuña el término de «tras­
Investigadores dirigidos por el biólogo sueco Patrick torno por déficit de naturaleza»: ya que en la actualidad
Grahn compararon en 1997 el juego de los niños inscri­ la naturaleza no resulta accesible, se producen síntomas
tos en una escuela bosque con el de los pequeños que de carencia. Con todo, los expertos discuten si se trata
asistían a un parvulario ordinario. [Las escuelas bosque realmente de un cuadro patológico.
son centros educativos alternativos que funcionan bajo Responder a la cuestión de por qué la naturaleza re­
el modelo «la naturaleza es el aula». En España existen sulta beneficiosa para los humanos tampoco es sencillo.
más de una veintena.] Los primeros alternaban el juego Los defensores de una perspectiva evolutiva destacan la
ruidoso, los gritos y el alboroto con una conducta casi importancia de los paisajes para la supervivencia a lo
silenciosa. También utilizaban más la fantasía en sus largo de la historia de la humanidad. Los humanos ne­
juegos: el bosque podía ser un campo de batalla, el espa­ cesitaban agua, alimento, cobijo; al mismo tiempo, eran
cio sideral o un supermercado. Cuanto más ambiguo era curiosos, deseaban comprender y descubrir. Según la

MENTE Y CEREBRO 18 N.O 88 - 2018


PSIC OLO GÍA INFANTIL / DESARROLLO

hipótesis de la biofilia postulada por el biólogo Edward provisto de un mapa e instrucciones, y el tercero disponía
O. Wilson, de la Universidad Harvard, las personas na­ de esa misma información en su teléfono móvil. Tras la
cemos siendo afines hacia las formas de vida y los pro­ excursión, todos los sujetos se sentían más unidos a la na­
cesos naturales. El ornitólogo Gordon H. Orians consi­ turaleza. Pero los que durante la excursión llevaron el
dera, por ejemplo, que percibimos la sabana como teléfono inteligente encima aprendieron más y, según sus
nuestro paisaje ideal porque constituía nuestro biotopo autoinformes, se sentían más satisfechos.
original. Esta preferencia se ha transmitido a lo largo de Por otro lado, estos dispositivos permiten funciones
generaciones a través de la memoria colectiva, afirma novedosas. Sonja Schaal, alumna de doctorado, ha ana­
Orians. Por esa razón experimentamos las zonas con lizado uno de los denominados geojuegos. En este vi­
árboles aislados como bonitas. deojuego, el usuario debe ayudar a un personaje virtual
Los defensores de las teorías explicativas sociocultu­ a gestionar un cultivo de árboles frutales. Para tener éxito,
rales parten del supuesto de que la preferencia por deter­ el jugador debe desplazarse a un espacio natural y, por
minados paisajes no se hereda, sino que se aprende. En ejemplo, medir la distancia entre los árboles. A continua­
pocas palabras, es subjetiva y depende de la cultura. El ción, puede modificar los datos en la simulación y hacer
psicólogo ambiental Harold M. Proshansky (1920-1990) balance de la diversidad biológica y los beneficios eco­
indicaba que las personas poseemos una identidad de nómicos obtenidos. Schaal comprobó que a los jugadores
lugar individual, basada en nuestras experiencias con los les gustaba alternar la realidad con el mundo virtual.
sitios en los que hemos vivido. Esta determina, además, Además, el juego digital les entretenía, aprendían cosas
nuestro autoconcepto. nuevas y reforzaba su conexión con la naturaleza.
¿Cómo podemos conseguir que las personas se entu­ Muchos pedagogos consideran que el placer por la
siasmen por la naturaleza? Los niños y los jóvenes de las naturaleza es decisivo, puesto que esta fomenta la moti­
sociedades actuales poseen cada vez más dispositivos vación intrínseca, es decir, nos empuja a descubrir y a
electrónicos. Ante esta extendida tendencia, los científi­ aprender por nosotros mismos. Los nuevos dispositivos
cos se interesan de manera creciente en la posibilidad de electrónicos pueden ayudarnos a ello.
usar los teléfonos móviles inteligentes para que los jóve­ Todavía recuerdo cuando organizaba paseos en canoa
nes se reencuentren con la naturaleza. Pokémon GO para jóvenes hace 25 años. Cuando anochecía, los parti­
logró, al menos temporalmente, plasmar esa transferen­ cipantes debían anotar sus experiencias en un diario,
cia del mundo virtual a los bastidores de la realidad tarea que no les gustaba en absoluto. Un día llevamos un
durante el verano de 2016. ordenador portátil con nosotros; de repente, todos que­
De hecho, los estudios sugieren que los aparatos elec­ rían escribir. Hoy en día, esta estrategia no funcionaría,
trónicos podrían mejorar las relaciones con la naturale­ puesto que los portátiles ya no son nada del otro mundo.
za. Hace dos años, investigadores dirigidos por Maxine En el futuro, es importante que desarrollemos buenos
Crawford, de la Universidad de la Columbia Británica en conceptos pedagógicos. Los dispositivos electrónicos,
Vancouver, organizaron una salida al campo de tres introducidos de manera sensata, pueden convertirse en
grupos de niños. Los participantes de uno de ellos par­ un buen un medio para lograr que la naturaleza sea más
tieron dirigidos por un pedagogo; otro de los grupos iba accesible para los niños. H

PA R A S A B E R M Á S

Views of nature and self-discipline: Evidence from inner city children. A. Faber Taylor et al. en Journal of Environmental
­Psycho­logy, vol. 22, págs. 49-63, 2002.
Startkapital Natur: Wie Naturerfahrung die kindliche Entwicklung fördert. A. Raith y A. Lude en Oekom, Múnich, 2014.
Green spaces and cognitive development in primary schoolchildren. Payam Dadvand et al. en PNAS, vol. 112. n.o 26,
págs. 7937-7942, 2015.
Using mobile technology to engage children with nature. M. R. Crawford et al. en Environment and Behavior, págs. 1-26, 2016.
Compulsory school in- and outdoors: Implications for school children’s physical activity and health during one academic year.
P. Pagels et al. en International Journal of Environmental Research and Public Health, vol. 13, 699, 2016.

EN NUESTRO ARCHIVO

El poder de la naturaleza. Klaus Wilhelm en MyC n.o 54, 2012

WEBS DE INTERÉS

In natura (con información de escuelas bosque en España): www.innatura.com

MENTE Y CEREBRO 19 N.O 88 - 2018


NEUROMARKETING

En el cerebro
del consumidor

MENTE Y CEREBRO 20 N.O 88 - 2018


NEUROCIENCIA DEL CONSUMO Para entender mejor el
comportamiento de los consumidores, los investigadores
recurren a técnicas neurocientíficas. ¿Qué conocimientos
aportan estas investigaciones?
HILKE PLASSMANN

ISTOCK / ONEINCHPUNCH

MENTE Y CEREBRO 21 N.O 88 - 2018


En síntesis:Bajo el escáner cerebral

1 2 3
La neurociencia del También pone a prueba modelos Las técnicas de neuroimagen,
consumo contribuye a psicológicos sobre la conducta de como la resonancia magnética
esclarecer los funda- consumo y descubre mecanismos funcional, sirven de instrumen-
mentos neurofisiológicos de que no pueden abordarse con procedi- to de pronóstico. Entre otros resulta-
las decisiones de los com- mientos basados solo en procesos de dos, puede predecirse el éxito de ta-
pradores. comportamiento. quilla de una película.

¿E s usted un incondicional de Coca-


Cola y refunfuña si en un restaurante
solo sirven Pepsi? ¿En el supermerca-
do escoge un vino caro porque está
seguro de que le gustará más que otro
económico? ¿Elige la mousse de cho-
colate con un 30 por ciento de materia grasa o prefiere
la versión light?
tigación: el 91 por ciento de los encuestados recurría a
ellas. El segundo puesto lo ocupaba la tomografía por
resonancia magnética funcional (RMf). En tercer lugar
se encontraban los procedimientos de seguimiento del
movimiento de los ojos (57 por ciento) y, bastante más
atrás, en una de las últimas posiciones y con solo un 29
por ciento, el electroencefalograma (EEG).
¿Por qué la RMf, probablemente la técnica de neu-
Entender y predecir el comportamiento de compra de roimagen más compleja y cara, ha escalado puestos tan
las personas son objetivos de la psicología del consumo. rápidamente hasta ocupar el primer lugar en los métodos
La forma tradicional de investigar esta conducta se basa de estudio de la psicología del consumo? Los costes
en realizar encuestas, a ser posible entre un gran núme- económicos de cada medición alcanzan entre 90 y 750
ro de personas, o mediante la observación de un grupo euros por hora. Además, los participantes de estas prue-
reducido de sujetos en el laboratorio bajo condiciones bas han de permanecer tumbados boca arriba y evitar
controladas. Pero, desde hace una década, se emplean moverse. Unas condiciones que poco se corresponden
cada vez más métodos psicofisiológicos y neurocientíficos, con el ir de compras habitual, reprochan sus críticos una
entre los cuales se encuentran la medición de la actividad y otra vez.
eléctrica del cerebro, del movimiento de los ojos, de las
reacciones de los músculos faciales y de las pupilas, e La objetividad como reclamo
incluso los estudios con tomografía por resonancia mag- Numerosos investigadores y profesionales destacan de
nética. Hace unos años que la denominada neurociencia los métodos fisiológicos su contribución a la objetividad
del consumo está viviendo un notable auge. en comparación con las pruebas psicológicas. Al fin y al
También grandes compañías de estudio de mercado cabo, el sujeto bajo el escáner no puede «engañar» al
(Nielssen, GfK y TNS, entre otras) han creado un depar- experimentador. ¿Tal vez la persona con sobrepeso sabe
tamento especializado en este tipo de estudios. Sus por qué rechaza la mousse dietética pero no quiere reco-
clientes, entre los que se encuentran empresas multina- nocerlo? En general, los humanos justificamos nuestras
cionales como Apple, Google o Disney, aplican el mo- elecciones con argumentos de los que esperamos apro-
derno neuromarketing e invierten grandes sumas de di- bación, es decir, mediante respuestas «socialmente
nero para optimizar con su ayuda los productos y su aceptadas». Por otra parte, los sujetos que participan en
publicidad. Pero ¿qué novedades aporta la neurociencia un experimento suelen comportarse como creen que se
del consumo en comparación con las formas de proceder espera de ellos. Esta conducta distorsiona los resultados
de la psicología pura? ¿Los conocimientos de los funda- de las pruebas psicológicas, fenómeno especialmente
mentos neurofisiológicos mejoran la comprensión de la problemático en la investigación de los factores de in-
conducta de compra de los clientes? ¿Puede predecirse fluencia sociales y morales relacionados con la decisión
el éxito de un producto en el mercado a través de la de compra (por ejemplo, cuándo un consumidor adquie-
medición de la actividad cerebral de los consumidores? re un producto ecológico o de comercio justo y cuándo
La respuesta es afirmativa, pero solo si se hace bien. elige ropa barata fabricada en Bangladesh).
En colaboración con Uma Karmakar, de la Escuela de Por otra parte, los sujetos no suelen saber por qué les
Negocios Harvard, pregunté a unos 60 catedráticos de parece mejor un producto que otro. Tal vez piensan que
renombre internacional y con un marcado interés por la les interesa el gran poder limpiador de un detergente o
investigación de la neurociencia de consumo sobre los el sabor exótico de un yogur; sin embargo, en muchos
métodos que empleaban para sus estudios. Según descu- casos no son capaces de identificar su producto preferido
brimos, en 2015 los experimentos psicológicos tradicio- si se les presenta en un envase neutro. En 2004, un equi-
nales seguían encabezando la lista de técnicas de inves- po de la Escuela Baylor de Medicina dirigido por Samuel

MENTE Y CEREBRO 22 N.O 88 - 2018


NEUROMARKETING / NEURO CIENCIA DEL C ONSUMO

La «caja de herramientas» de la neurociencia del consumo


En la actualidad, la investigación de mercado empírica utiliza diversos métodos neurofisiológicos. En una encuesta
llevada a cabo en 2015, catedráticos y profesionales de empresas dedicadas al estudio de mercado indicaron las téc-
nicas que empleaban: mientras que alrededor del 71 por ciento de los investigadores encuestados destacaron la to-
mografía por resonancia magnética, en el segundo grupo predominaba el uso del electroencefalograma. Sin em-
bargo, la tendencia general estriba en combinar procedimientos neurocientíficos con experimentos de conducta
tradicionales (estudios en el laboratorio y trabajos de campo).

Tomografía por resonancia magnética funcional (RMf)


71 % Mide y localiza la respuesta del cerebro a los estímulos (entre estos, marcas
y precios). De esa manera, se registran los correlatos neuronales de las deci-
31 %
siones y de las experiencias de los consumidores. Los datos de la RMf han
mostrado un valor predictivo para el éxito en las ventas.

Electroencefalograma (EEG)
29 % Permite obtener conclusiones sobre el curso temporal de las emociones posi-
tivas o negativas, de los conflictos en la decisión, de la atención, del proce-
80 % samiento del lenguaje y de algunos efectos de la memoria. Con este método,
los investigadores de mercado comprueban, entre otros aspectos, la eficacia
de los anuncios publicitarios, carteles o productos.
Seguimiento del movimiento de los ojos
57 % Los movimientos oculares proporcionan información sobre el objeto que des-
pierta la atención de los potenciales compradores. Los resultados se emplean
88 % para decidir la colocación de un producto en los puntos de venta, determinar
el diseño de envases y embalajes, precisar la ubicación de la publicidad o para
optimizar la presentación de una página web.
Actividad electrodérmica, frecuencia cardiaca
30 % y dilatación de las pupilas
Las medidas biométricas registran la activación fisiológica como reacción a los
55 % estímulos de mercadotecnia, sobre todo en relación con los anuncios publicita-
rios. También pueden indicar irritación emocional en los procesos de decisión.

Medición de la expresión del rostro mediante electromiografía facial


29 % Examina las reacciones emocionales conscientes e inconscientes cuando
se contemplan anuncios publicitarios, por ejemplo. Al contrario que las
78 % mediciones biométricas, permite diferenciar entre las emociones positivas
y negativas.

Estimulación magnética transcraneal


12 % Mediante campos magnéticos se neutralizan regiones cerebrales de forma
4% temporal; ello permite investigar la función de esas áreas en procesos menta-
Investigadores les, como la formación de la preferencia de marcas.
Profesionales

28 % Medición y aplicación de cortisol, la testosterona y oxitocina


Se utiliza para entender mejor la influencia de estos neurotransmisores en el
10 % estrés, las agresiones o la confianza en la conducta de compra.

Experimentos psicológicos tradicionales


91 % Los estudios del comportamiento en el laboratorio permiten evaluar, bajo
condiciones controladas, el impacto del producto en el consumidor así como
63 % la influencia de factores concretos (un precio elevado o una música de fondo
agradable). Presenta un inconveniente: los sujetos saben que participan en
un experimento.
Trabajo de campo
53 % En la investigación en el mundo «real», los consumidores no saben que
participan en un estudio. Un ejemplo: una empresa presenta en su página
61 % web el precio de sus productos en rojo durante un tiempo, luego en negro.
Se comparan las conductas de búsqueda y compra de los usuarios durante
Porcentaje de los encuestados ese período de prueba.
que emplean el método FUENTE: «CONSUMER NEUROSCIENCE: REVEALING MEANINGFUL
RELATIONSHIPS BETWEEN BRAIN AND CONSUMER BEHAVIOR».
H. PLASSMANN Y U. R. KARMARKAR EN CAMBRIDGE HANDBOOK
OF CONSUMER PSYCHOLOGY, POR M. I. NORTON ET AL.
CAMBRIDGE UNIVERSITY PRESS, PÁGS. 152-179, 2015

MENTE Y CEREBRO 23 N.O 88 - 2018


Mecanismos cerebrales en las decisiones de compra
El cerebro reconoce las marcas en fracciones de segundo y las valora casi igual de rápido. Estos procesos no trans-
curren necesariamente de forma consciente. Los productos que resultan atractivos al consumidor aumentan la ac-
tividad en el circuito de regulación del sistema de recompensa, del que forma parte el núcleo accumbens (NAcc).
En cambio, si la corteza insular de una persona se encuentra muy activa, ello puede denotar su «dolor» ante los
productos caros. De esta manera, el patrón de actividad del cerebro revela si un cliente comprará un artículo. La
disposición de pagar por productos más o menos deseados se refleja en los cambios que presenta la actividad de la
corteza prefrontal ventromedial y dorsolateral. En un experimento, cuanto más se activaba esta región en los pro-
bandos, más dinero ofrecían para adquirir un aperitivo concreto.
«Branding the brain. A critical review». H. Plassmann et al. en Journal of Consumer Psychology, vol. 22, págs. 18-36, 2012

Corteza prefrontal dorsolateral


Corteza prefrontal Se activa, entre otras situaciones, cuan-
dorsolateral do se recuperan recuerdos del producto
desde la memoria operativa o en el
control de los motivos de compra (por
ejemplo, alimentarse de forma sana).

Corteza orbitofrontal lateral


Su actividad se incrementa en la valo-
ración negativa durante el consumo (un
sabor desagradable, por ejemplo).

Ínsula
Corteza Con frecuencia se activa ante el asco
orbitofrontal y el dolor; la mayoría de las veces, en
lateral relación a emociones negativas.

Ínsula

Superficie lateral del cerebro


Corteza
cingulada
anterior
Corteza cingulada anterior
Interviene, entre otras circunstancias, H. PLASSMANN ET AL. EN JOURNAL OF CONSUMER PSYCHOLOGY, VOL. 22, PÁGS. 18-36, 2012

cuando existe un conflicto en la decisión


y se requiere una nueva estrategia de
YOUSUN KOH / SEGÚN: «BRANDING THE BRAIN: A CRITICAL REVIEW AND OUTLOOK».

actuación.

Corteza prefrontal ventromedial


y corteza orbitofrontal medial
Desempeñan una función en la determi-
nación del valor y de la utilidad del pro-
ducto. La actividad elevada en la corteza
prefrontal ventromedial correlaciona Corteza
con la disposición a pagar. prefrontal
ventromedial
Estriado ventral y núcleo accumbens y corteza orbito-
Participan en la determinación del valor frontal medial
y de la utilidad del producto, así como
en la motivación de querer poseerlo. Estriado ­ventral/­
Núcleo accumbens
Hipocampo
Una actividad alta podría indicar que se Hipocampo
ha accedido a recuerdos o asociaciones
sobre la marca.

Superficie medial del cerebro

MENTE Y CEREBRO 24 N.O 88 - 2018


NEUROMARKETING / NEURO CIENCIA DEL C ONSUMO

McClure observó que incluso los incondicionales de la EN BREVE


Coca-Cola no podían diferenciar con certeza su bebida
favorita de la eterna competidora del refresco, Pepsi. Solo NEURO CIENCIA DEL CONSUMO
cuando McClure introdujo a sus probandos en el escáner Parte de la psicología del consumo que estudia el com-
de RMf descubrió indicios del origen de su preferencia. portamiento de los compradores y que utiliza modelos,
Si los sujetos creían que iban a beber Coca-Cola porque teorías y métodos de la neurociencia.
visualizaban la marca, en los entusiastas de este refresco,
se activaba, entre otras áreas cerebrales, el hipocampo, NEUROMARKETING
una estructura central para la memoria. Los investiga- Rama de la investigación de mercados que emplea
dores supusieron que el cerebro de estos probandos re- herramientas de la neurociencia para entender la con-
cuperaba de modo automático asociaciones positivas ducta de los consumidores y aumentar la venta de los
relacionadas con la marca [véase «El poder de las marcas», productos de una empresa determinada.
por Mirian Berger; Mente y cerebro n.o 74, 2015].
Este revelador experimento sugirió que la RMf regis-
tra procesos inconscientes rápidamente, casi en tiempo
real, con una resolución temporal del orden de segundos.
Ello permite obtener datos decisivos acerca de las moti- posibilidad de deducir a partir de la actividad cerebral si
vaciones y emociones que influyen en la conducta de un individuo estaba dispuesto a pagar por un determi-
compra. nado artículo. Durante el estudio, nuestros hambrientos
Con todo, los primeros estudios mediante neuroima- sujetos, que yacían en el escáner, debían pujar en una
gen en el ámbito de la neurociencia del consumo se re- subasta por aperitivos de precios diferentes. Cuando se
montan unos años más atrás. Por entonces, el objetivo mostraban dispuestos a pagar más dinero por un pro-
estribaba en hallar las áreas y redes neuronales implica- ducto muy solicitado, la actividad de las cortezas prefron-
das en la toma de decisiones. En 2002, Susanne Erk, a la tal ventromedial y prefrontal dorsolateral aumentaba.
sazón en la Universidad de Ulm, y su equipo investigaron Aunque estos estudios aportaron los primeros cono-
por qué algunas personas prefieren coches deportivos en cimientos sobre los fundamentos neurofisiológicos de
lugar de otro tipo de vehículos (turismos o utilitarios). las decisiones de compra, no representan el núcleo de la
Al parecer, la mera contemplación de automóviles depor- psicología del consumo. Esta pretende conocer el com-
tivos aumentaba en los sujetos la actividad del sistema portamiento del consumidor y, a partir de ahí, incremen-
de recompensa cerebral, sobre todo, el núcleo accumbens tar el éxito de las estrategias de mercadotecnia. ¿Cómo
y la corteza prefrontal ventromedial. pueden los conceptos neurocientíficos y las herramientas
Algunos años después, científicos de la Universidad de neuromarketing contribuir a ello? Según nuestra en-
Stanford observaron que las informaciones sobre un cuesta, los representantes de la neurociencia del consumo
producto y su precio repercutían en la excitación neuronal ven el potencial de la disciplina en cuatro grandes áreas
de los consumidores, lo que, a su vez, predecía la decisión de trabajo. Analicémoslas.
de compra. Mientras que una actividad del núcleo ac-
cumbens intensa se acompañaba de una actitud positiva 1. Identificar la teoría «correcta»
hacia el producto, la corteza prefrontal ventromedial se Volvamos a nuestro ejemplo del principio. ¿Se encuentra
excitaba cuando los participantes sopesaban la relación usted entre las personas que se creen capaces de identi-
entre costes y beneficios: si el probando consideraba un ficar un vino excelente por su sabor? Haga la prueba con
artículo demasiado caro, se incrementaba la actividad en unos amigos. Se sorprenderá. Las personas valoran
la ínsula, una región cerebral que se activa ante el dolor mejor exactamente el mismo vino si está etiquetado con
y el asco. Ello revelaba la disposición de una persona a un precio más alto. ¿Por qué creemos que el más caro
comprar un producto concreto. sabe mejor, aunque no sea así? Según la teoría de la di-
En 2007 y 2010, junto con otros dos investigadores, sonancia cognitiva, preferimos resolver este tipo de
analicé en el Instituto de Tecnología de California la contradicciones. ¿O nos dejamos llevar, consciente o

L A AU TO R A

Hilke Plassmannes economista y doctora en mercadotecnia


y neurociencia. Desde 2008 es profesora de marketing en la
Escuela de Negocios Insead, en Francia.

MENTE Y CEREBRO 25 N.O 88 - 2018


Las herramientas del neuromarketing
revelan las decisiones de compra de los
consumidores mejor que las pruebas
psicológicas
inconscientemente, por la idea de que se espera de no- se les distraía con alguna tarea. El sistema de valoración
sotros que sepamos valorar el vino más caro, acorde con en el cerebro se activaba también cuando los sujetos no
la teoría de la deseabilidad social? ¿Quizá la etiqueta del se ocupaban de la cuestión de las compras.
precio enturbia el «sentido del gusto» de manera similar
a como un placebo alivia el dolor? 3. Reconocer mecanismos novedosos
En la Escuela de Negocios Insead examinamos en 2008 Los procedimientos neurocientíficos pueden ayudar a
estas hipótesis. Para ello observamos, mediante RMf, la desarrollar nuevos modelos para las decisiones de com-
actividad cerebral de los probandos durante una cata de pra. En 2015, Karmarker y su equipo investigaron a
vinos. ¿Resultado? La expectativa que producía el precio través de RMf cómo el momento en que un cliente co-
alteraba la percepción del sabor y su representación en noce el precio del producto influye en su decisión de
el cerebro. compra. A partir del patrón de actividad cerebral, deter-
minaron que la primera valoración que un comprador
2. Analizar las teorías establecidas potencial hace de un artículo depende de su atractivo.
¿Qué ocurre con la mousse de chocolate? Quizás el vier- Pero si primero se le dice el precio, el proceso de decisión
nes, después de toda una semana reprimiendo sus deseos, se desplaza de la pregunta «¿Me gusta el producto?» a la
y ya agotado, decide elegir el dulce de entre los postres la reflexión «¿Vale este dinero?». Por tanto, destacar
del menú de la empresa. Incluso a pesar de que está a desde un inicio el buen precio de un producto puede
dieta. Esta situación ilustra las conductas que pronostica resultar positivo para su venta, sobre todo si se trata de
el modelo de recursos del autocontrol. El cerebro se artículos de uso, como las bolsas de basura. Los científi-
comporta como un músculo que se fatiga con el tiempo. cos examinaron esta tesis en un segundo estudio en el
Cada vez que nos resistimos a una tentación, emplea que compararon, mediante experimentos conductuales,
recursos, hasta que llegamos al llamado agotamiento del productos «emocionales» (chocolate) y funcionales (ar-
ego y la consiguiente pérdida de control [véase «Auto- tículos de limpieza). Solo en estos último, la información
control, el secreto para triunfar», por Roy F. Baumeister previa sobre el precio influye en su mejor valoración y el
en Mente y Cerebro n.o 74, 2015]. Pero ¿de qué recur- aumento de compras.
sos misteriosos estamos hablando? Para algunos cientí-
ficos la respuesta está clara: se trata de la fuente de 4. Pronosticar el éxito de ventas
energía del cerebro, a saber, del azúcar, más en concreto, Las herramientas de investigación del neuromarketing
de la glucosa. predicen las decisiones de compra de las personas bastan-
No obstante, desde la perspectiva de la neurofisiología, te mejor que los test psicológicos y las encuestas. En uno
esta idea no se sostiene. Se sabe que el cerebro no alma- de los primeros estudios de ese tipo, Gregory Berns y Sara
cena glucosa, es decir, no dispone de reservas de azúcar. Moore, de la Universidad Emory, registraron qué ocurría
Algunos investigadores, entre ellos el neurocientífico en el cerebro de los probandos cuando escuchaban can-
Michael Inzlicht, de la Universidad de Toronto, dudan ciones de músicos desconocidos para el gran público. Tres
incluso de que nuestra capacidad de autocontrol depen- años después, muchos de los títulos fueron comercializa-
da de cualquier tipo de recurso. dos. El equipo constató que la actividad neuronal media
Otras teorías, basadas en la neurociencia, han recibi- en el núcleo accumbens correlacionaba estrechamente
do una mayor aceptación. Experimentos psicológicos con la posterior popularidad de las canciones. Por el
han demostrado que las actitudes y las preferencias se contrario, la valoración oral que habían hecho los sujetos
construyen con frecuencia de manera automática y que, de esas melodías (por ejemplo, «Me ha gustado mucho la
más adelante, se activan de forma igual de rápida e in- canción»), no reveló el éxito futuro.
consciente. Una serie de estudios mediante RMf apuntan Maarten Boksem y Ale Smidts, de la Universidad
en esta dirección. En ellos, se presentaban diferentes Erasmus, llegaron en 2014 a un resultado similar. Pro-
productos a los participantes, mientras, al mismo tiempo, nosticaron la recaudación en taquilla de películas a través

MENTE Y CEREBRO 26 N.O 88 - 2018


NEUROMARKETING / NEURO CIENCIA DEL C ONSUMO

del registro con EEG del cerebro de sujetos mientras veían SI TE INTERESA
los correspondientes tráileres. Otro estudio mediante ESTE TEMA...
RMf permitió predecir el efecto de diversas campañas Descubre Neuromarketing, monográfico
antitabaco. Según los patrones de actividad cerebral de digital en el que encontrarás las estrate-
los probandos, los investigadores determinaron acerta- gias psicológicas que se utilizan en el
damente el número de llamadas a un teléfono de atención campo de la publicidad para atraer
para personas que querían dejar de fumar. a los consumidores y, en lo posible,
influir en sus decisiones de compra.
Para demostrar la eficacia de las nuevas tendencias en
investigación, científicos de varias universidades y em-
www.investigacionyciencia.es/
presas, así como miembros de la estadounidense Funda-
revistas/especial/numero/19
ción de Investigación de Publicidad analizaron la capa-
cidad de los diferentes métodos para medir las reacciones
de los consumidores a anuncios publicitarios y vaticinar
la venta de productos. Los resultados, publicados en 2014,
mostraron que las mediciones con RMf proporcionaban insular no se activa exclusivamente con las famosas
los pronósticos más exactos; mejor incluso que otras «mariposas en el estómago», sino también, y mucho más
técnicas psicológicas. Además, pese a los elevados costes a menudo, ante la sensación de asco o dolor. Por tanto,
de esas mediciones, resultaron más rentables. podría ser que los sujetos albergaran sentimientos total-
Cuando los investigadores experimentaron por pri- mente distintos hacia su dispositivo.
mera vez con el neuromarketing, los resultados aparecían Con todo, ¿es justificable desde el punto de vista ético
a menudo imprecisos a causa de numerosas limitaciones que las empresas exploren el cerebro de sus clientes para
metodológicas. Desde entonces, sobre todo las compañías aumentar las ventas? Las encuestas revelan que la mayor
más grandes, han ampliado sus competencias y han parte del público considera criticable que las compañías
adaptado los dispositivos de medición a las necesidades de estudios de mercado empleen métodos neurocientíficos.
prácticas de los fabricantes. En la actualidad existen No obstante, dados los conocimientos actuales sobre el
rastreadores del movimiento de los ojos que permiten mecanismo de las redes neuronales y la multifunciona-
obtener medidas más fidedignas de probandos «móviles» lidad de las áreas cerebrales resulta extremadamente
que miran las estanterías en un supermercado. improbable que los investigadores descubran una especie
Sin embargo, todavía existe un problema de base en de «botón para las compras» en el cerebro.
los procedimientos de neuroimagen: no es posible deter- A pesar de sus ventajas, los procedimientos del neuro-
minar una emoción de manera fiable a partir de la acti- marketing no convierten en prescindibles a las herramien-
vación de una o varias áreas cerebrales. Afirmaciones tas de investigación de mercado tradicionales. Tampoco
como «a los probandos les encanta su nuevo teléfono existe el método óptimo para la mayoría de las cuestiones.
móvil inteligente, ya que solo pensar en él se activa su Más bien, siempre se debe encontrar la mejor combina-
ínsula», deberían tomarse con precaución. La corteza ción de ambas metodologías. H

PA R A S A B E R M Á S

Brain responses to movie-trailers predict individual preferences for movies and their population-wide commercial success.
M. A. Boksem y A. Smidts en Journal of Marketing Research, vol. 52, págs. 482-492, 2014.
Cost conscious? The neural and behavioral impact of price primacy on decision-making. U. R. Karmarkar et al.
en Journal of Marketing Research, vol. 52, págs. 467-481, 2015.
Consumer neuroscience: Revealing meaningful relationships between brain and consumer behavior. H. Plassmann
y U. R. Karmarkar en Cambridge Handbook of Consumer Psychology, dirigido por M. Norton et al., págs. 152-179.
Cambridge U ­ niversity Press, 2015.
Consumer neuroscience: Applications, challenges, and possible solutions. H. Plassmann et al. en Journal of Marketing Research,
vol. 52, págs. 427-435, 2015.

EN NUESTRO ARCHIVO

En la mente del consumidor. Mirja Hubert y Peter Kenning en MyC n.o 28, 2009.
El poder de las marcas. Miriam Berger en MyC n.o 74, 2015.
La huella de la publicidad en el inconsciente. Didier Coubert, Marie-Pierre Fourquet-Coubert y Julien Intartaglia
en MyC n.o 74, 2015.

MENTE Y CEREBRO 27 N.O 88 - 2018


PSIC OLO GÍA

CONSUMO Los compradores prefieren mantenerse fieles a sus


­productos de siempre que probar otros más novedosos.
Esa conducta podría tener un origen evolutivo

El consumidor,
un animal
de costumbres PETER M. TODD

C
uando va al supermercado, ¿acostumbra opción cuanto más tiempo llevaban comprando un mis-
a comprar siempre la misma variedad de mo producto. Dicho de otro modo, adquirían aquello
café y el mismo detergente? En caso afir- que ya conocían. Los cupones de descuento tampoco les
mativo, sepa que no se encuentra solo; motivaban para probar un producto nuevo, pues los
aunque le resultaría más eficiente optar gastaban en artículos que ya conocían.
de vez en cuando por otras alternativas Estos hallazgos demuestran lo difícil que es modificar
para saber si un producto que todavía no conoce es los patrones de comportamiento de los compradores. En
mejor que el que elige habitualmente. Cuantas más op- lugar de buscar productos que se ajusten a sus preferen-
ciones novedosas aparecen, más sentido tendría probar- cias o que ofrezcan una mejor relación calidad-precio,
las alguna vez. De hecho, las personas que participan en parecen contentarse con los productos habituales y
los experimentos de laboratorio se comportan de ese tienden a adaptar sus preferencias a estos.
modo. Pero, en la vida real, actuamos de otra manera, Tal comportamiento puede sorprender, e incluso,
según han publicado en Nature Human Behaviour Peter parecer ilógico. No obstante, también existen buenas
S. Riefer y sus colaboradores del Colegio Universitario razones que empujan a los consumidores a actuar de esta
de Londres. En lugar de comprar lo que nos gusta, nos manera. Es posible que determinados alimentos nos
gusta lo que compramos. gusten más con el tiempo. Este llamado «efecto de la mera
Los investigadores analizaron las compras de 283.000 exposición» se ha comprobado en diversos experimentos.
consumidores a lo largo de 250 semanas, centrándose en En uno de ellos, se sirvieron pimientos rojos a unos niños
productos cotidianos como pan, café, cerveza, papel durante dos semanas. Al final, les acabaron gustando. En
higiénico, detergentes y yogures. Constataron que estos definitiva, incluso alimentos como la guindilla, cuyo
sujetos se mostraban menos dispuestos a cambiar de sabor resulta amargo o picante, nos van gustando más a
cada bocado. ¿Por qué razón?
Nuestros antepasados habitaban un mundo en el que,
como omnívoros, disponían de muchos alimentos po-
E L AU TO R tenciales, algunos de los cuales podían resultar dañinos
para la salud. Entre las numerosas opciones, debían
Peter M. Todd, psicólogo y lingüista
computacional, trabaja en el Departa-
elegir y decidir qué alimentos eran venenosos y cuáles
mento de Ciencias Psicológicas y del comestibles. Desde el punto de vista evolutivo, la solución
Cerebro de la Universidad de Indiana en más acertada consistía en desarrollar una preferencia por
Bloomington. los alimentos que ya se habían probado en alguna ocasión

MENTE Y CEREBRO 28 N.O 88 - 2018


lejos. En 1981, el biomatemático Yoh Iwasa y sus cola-
boradores de la Universidad Kyushu demostraron que
para un animal que se encuentra en un entorno con
diversas regiones ricas en frutos, es estratégicamente
sensato permanecer en el lugar que haya pasado más
tiempo. La duración de la permanencia puede indicar
que se trata de una fuente de alimentos fértil. Cuando
los compradores buscan productos, y asumen que la
mayoría no son buenos pero que algunos pueden ser
satisfactorios a largo plazo, tiene sentido quedarse más
tiempo con aquellos que ya han consumido en otras
ocasiones. Al parecer, los humanos despliegan en diver-
sos contextos una estrategia similar a la de los animales
que buscan comida. Entre estas situaciones se encuentran
comprar en línea o navegar por Internet.
El hecho de que los consumidores prefieran adquirir
los mismos productos constituye un verdadero reto para
los distribuidores y las personas que desean motivar a
otros sujetos para que transformen su estilo de vida y
opten por uno más saludable o sostenible. Los cupones
de descuento o las muestras de prueba facilitan el acer-
camiento de los consumidores a nuevas marcas, lo cual
puede cambiar sus predilecciones de forma paulatina a
través del efecto de la mera exposición. Pero, en ocasio-
nes, la estrategia fracasa: cuando los clientes piensan que
han comprado un producto solo por motivos económicos
o cuando las muestras gratuitas resultan demasiado pe-
queñas para lograr modificar sus gustos.
Hoy en día, cuando recorremos los pasillos del super-
ISTOCK / ANYABERKUT
mercado, es posible que nuestros ingeniosos mecanismos
evolutivos que hace siglos nos servían para protegernos,
y que no habían comportado ningún problema de salud. frenen nuestra curiosidad y nos lleven a que introduzca-
En la actualidad, es posible que nuestras decisiones de mos en el carrito de la compra solo los productos que
compra en los supermercados todavía se hallen influidas nos son familiares. H
por el miedo a lo desconocido, es decir, la neofobia, a Artículo original publicado en Nature,
pesar de que no corramos el peligro de antaño. vol. 541, págs. 294-295, 2017
Traducido con el permiso de Nature Research Group
Producto de la evolución © 2017
Incluso cuando comparamos la acción de compra de los
humanos con la conducta de búsqueda de alimentos de
los animales, parece comprensible que nos mantengamos
fieles a nuestro producto usual. Un oso que rastrea bayas
para comer, debe decidir, entre otras cuestiones, cuándo
va a continuar su camino hacia otro territorio en el que PA R A S A B E R M Á S
aún no ha recolectado alimento. Este fenómeno puede The nature of belief-directed exploratory choice in human
relacionarse con el tiempo que un consumidor perma- decision-making. W. B. Knox et al. en Frontiers of Psychology,
nece «enganchado» a un producto antes de decantarse vol. 2, pág. 398, 2012.
por uno nuevo. Coherency-maximizing exploration in the supermarket. Peter
Cambiar un artículo habitual por otro nuevo se aso- S. Riefer et al. en Nature Human Behaviour, vol. 1, pág. 0017,
cia con un coste, pues se necesita tiempo para hallar una 2017.
alternativa adecuada o para habituarse a sus caracterís-
EN NUESTRO ARCHIVO
ticas. Cuanto mayor sea el esfuerzo necesario para el
cambio, durante más tiempo permanecerá el comprador En la mente del consumidor. Peter Kenning
fiel a su producto usual. De la misma manera, para un en MyC n.o 19, 2016.
recolector resulta provechoso volver a sondear el área En el cerebro del consumidor. Hilke Plassmann
ya recolectada cuando el otro territorio se encuentra en MyC n.o 88, 2018.

MENTE Y CEREBRO 29 N.O 88 - 2018


PREGUNTAS C ON RESPUESTA

Las personas ­sanas,


¿­ sufren también
­alucinaciones?

ISTOCK / PEOPLEIMAGES

MENTE Y CEREBRO 30 N.O 88 - 2018


más lejos, las representaciones internas acompañan cada
E L AU TO R noche nuestro descanso, aunque las llamamos sueños.
Las situaciones extremas también pueden producir alu-
Erich Kastenes profesor de neuropsicología cinaciones transitorias en los sujetos psíquicamente sanos.
en la Escuela de Medicina de Hamburgo.
El estrés agudo, sobre todo cuando va unido a trastornos
Investiga las formas no psicóticas de las
alucinaciones visuales. de sueño y fatiga, suele ser el desencadenante de tales
visiones. Algunas drogas (entre ellas, el LSD), determi-
nados medicamentos y los estados de trance también nos
hacen alucinar. Asimismo, la abstinencia del alcohol e,

T
odas las percepciones se originan en el cerebro. incluso, el hambre pueden desencadenar percepciones
Y las mismas regiones cerebrales que procesan ilusorias. Muchos epilépticos sufren alucinaciones previas
los estímulos externos pueden originar la repro- a un ataque; los diabéticos pueden experimentar alguna
ducción interna de sensaciones pasadas e, incluso, crear si se encuentran en un estado de hipoglucemia, y los
fantasías. De ese modo, el Bosco logró pintar sus visiones pacientes de la unidad de cuidados intensivos las padecen
sobre el infierno y George Lucas concibió La Guerra de con frecuencia en relación con un delirio.
las Galaxias. Las personas sanas, por lo general, distin-
guen sin problemas la realidad externa de la represen-
tación interna. Los pacientes psicóticos, en cambio, pre-
El estrés, la fatiga y las drogas
sentan esta capacidad alterada. Por ejemplo, las personas pueden desencadenar
con esquizofrenia experimentan a menudo sus pensa-
mientos como si fuesen reales y estuvieran controlados
alucinaciones
desde el exterior. En la mayoría de los casos, oyen voces
que no existen. Hemos pagado nuestra inteligencia con un cerebro
Como decía, las alucinaciones surgen en las mismas voraz. Las neuronas solicitan sin cesar estímulos conti-
áreas cerebrales que procesan los estímulos acústicos, nuos, y cuando el exterior no se los proporciona, crean
visuales o táctiles. Cuando se producen percepciones sus propias imágenes. Además, las alucinaciones nos fas-
ilusorias, las áreas de la corteza que generan la lengua y cinan. En la actualidad, algunas grandes urbes disponen
las imágenes internas despliegan una especie de vida de balnearios que ofrecen los llamados tanques de flota-
independiente. Las neuronas muestran cierta actividad ción Samadhi. En estos, la persona flota en una solución
espontánea; se activan de manera ocasional, a pesar de de agua con sales a temperatura corporal y aislada de
que todavía no sea «su turno». Por regla general, el cere- cualquier estímulo sensorial. Al poco tiempo de estar
bro suprime estas intrusiones espontáneas. Los estímulos tumbada en la cabina con los ojos cerrados, su cerebro
insignificantes los ignoramos automáticamente, con lo empieza a crear numerosas sensaciones «autoproduci-
que nuestra consciencia no se ve desbordada continua- das», las cuales se experimentan de manera asombrosa-
mente por un sinfín de informaciones molestas. Para ello, mente real.
nuestro cerebro posee unos sistemas de control neuronal Tampoco una anciana de 90 años que asegura haber
especiales. Pero si fallan, debido a una lesión cerebral, recibido la visita de su abuelo materno padece necesaria-
por ejemplo, o si las áreas cerebrales que producen las mente una demencia. La soledad puede generar alucina-
representaciones internas se sobreactivan (por el consu- ciones. En resumen, las percepciones carentes de un estímulo
mo de drogas), esas sensaciones penetran en la conscien- externo no tienen por qué ser siempre un indicio de en-
cia. Entonces, vemos, oímos, olemos, degustamos o fermedad mental. Incluso son pasmosamente comunes:
sentimos algo que no existe. en una encuesta internacional llevada a cabo con personas
En ningún caso es necesario sufrir una enfermedad sanas, al menos una de cada 20 aseguraba haber experi-
mental para experimentar este tipo de fenómenos. Sin ir mentado alucinaciones alguna vez. H

PA R A S A B E R M Á S

Alucinaciones. Oliver Sacks. Anagrama, Barcelona, 2013.


Origin and mechanisms of hallucinations. W. Keup. Springer, Berlín y Heidelberg, 2014.
Alucionaciones: ¿Experiencia o trastorno? Alejandro Parra. Universidad Abierta Interamericana, Buenos Aires, 2014.

EN NUESTRO ARCHIVO

Alucinaciones. Patrick Verstichel en MyC n.o 11, 2005.


Las alucinaciones: entre los sueños y la percepción. Alexandre Lehmann y Juan C. González en MyC n.o 37, 2009.

MENTE Y CEREBRO 31 N.O 88 - 2018


AVANCES

DEMENCIA

Genes de la esquizofrenia
que protegen del alzhéimer
Los genes asociados con el trastorno de esquizofrenia desempeñan
un papel protector en la enfermedad de Alzheimer con psicosis,
el subtipo más grave de esta demencia
Sonia Moreno y Agustín Ruiz

El alzhéimer con psicosis afecta


al 40 por ciento de las personas
que padecen esta demencia.

CORTESÍA DE SONIA MORENO Y AGUSTÍN RUIZ

P
or lo general, cuando oímos hablar de alzhéimer Junto con la angustia que provocan los síntomas, el
nos vienen a la cabeza conceptos como pérdida alzhéimer con psicosis se acompaña de un rápido em-
de memoria, demencia y degeneración de las peoramiento de las funciones cognitivas. Susan Anne
neuronas. Mucho menos habitual es que pensemos en Ropacki, de la Universidad de California, y otros cientí-
psicosis. Sin embargo, la demencia más común en las ficos hallaron en un análisis de 55 estudios que los enfer-
sociedades actuales representa también el segundo mos de alzhéimer con síntomas psicóticos mostraban un
trastorno psicótico más prevalente; solo le precede la deterioro cognitivo acelerado en comparación con aque-
esquizofrenia. Casi la mitad de personas con enferme- llos sin psicosis. Aunque existe tratamiento farmacoló-
dad de Alzheimer sufren síntomas psicóticos, sobre todo gico para la psicosis, su eficacia en estos casos es limita-
delirios y alucinaciones. da; entre otras carencias, no consigue enlentecer el

MENTE Y CEREBRO 32 N.O 88 - 2018


GLOSARIO

Hipótesis amiloidea: Propone que alteraciones en la producción y el metabolismo, o ambos, de la proteína


­amiloide beta son los detonantes en la aparición del alzhéimer.
Polimorfismos de un único nucleótido: Se trata de un tipo de variación en la secuencia de ADN donde se
­produce el cambio de una sola base nitrogenada.
Puntuación de riesgo genético: Es una estrategia ­estadística que permite evaluar el efecto de las variantes genéticas
en su conjunto y no de forma individual.

notable deterioro cognitivo. Por ello, el alzhéimer con descubrimiento de estos genes refuerza la hipótesis
psicosis se ha propuesto como el subtipo más grave de la amiloidea, pues todos intervienen en la producción o el
enfermedad. metabolismo de la proteína amiloide beta.
Pero ¿por qué algunas personas con alzhéimer pre- Sin embargo, el 95 por ciento de los casos de alzhéimer
sentan síntomas psicóticos? ¿Qué factores detonan su presentan alzhéimer no familiar. Esta forma de la enfer-
aparición? Obsesionados por dar una respuesta a estas medad está causada por la presencia de un conjunto de
preguntas, Mary Ann A. DeMichele-Sweet y Robert Sweet, factores tanto genéticos como ambientales. En 2014, se
de la Universidad de Pittsburg, aseguran que los conoci- publicaron los resultados del estudio de asociación del
mientos que ya se tienen sobre la genética del alzhéimer genoma completo (GWAS, por sus siglas en inglés) sobre
y de la esquizofrenia pueden ayudar a avanzar en este el alzhéimer no familiar más grande realizado hasta la
terreno. Con ese fin, han liderado un estudio internacio- fecha. Este tipo de análisis permite investigar la asociación
nal publicado en Molecular Psychiatry y en el que parti- entre poliformismos de un único nucleótido y una
cipamos. En total, se analizaron 5752 muestras de ADN enfermedad. De esta manera, se puede comparar el per-
de enfermos de alzhéimer, 1200 de los cuales los aporta- fil genético de un grupo de individuos enfermos respec-
mos desde el Centro de Investigación y Clínica de la to a otro de sujetos sanos sin necesidad de establecer una
Memoria de la Fundación ACE de Barcelona. hipótesis previa.
A partir de la información genética de 74.046 personas
Con ojos de genetista se constató la sospecha previa sobre la vinculación de 10
A principios de los años treinta del siglo pasado, un genes con la enfermedad de Alzheimer. También se
grupo de investigadores se percató de que varios miem- descubrieron 11 genes nuevos. Con este método se han
bros de una misma familia, los Louis, presentaban un identificado, asimismo, hasta 30 genes asociados con el
patrón de síntomas similar: nerviosismo, irritabilidad, alzhéimer no familiar. Sin embargo, aunque sabemos
pérdida progresiva de la memoria e incapacidad para dónde se localizan y algunas de las principales rutas
llevar a cabo las tareas rutinarias. Se trataba de la pri- biológicas en las que intervienen (el metabolismo de la
mera constatación acerca de la existencia de alzhéimer proteína del amiloide o del colesterol y la respuesta in-
en familias y, por tanto, sobre la posibilidad de que tu- munitaria, entre otras), todavía desconocemos cómo
viera una causa genética. Con el tiempo, se confirmó funcionan y provocan la demencia. En pocas palabras,
que los miembros de la familia Louis sufrían alzhéimer solo conocemos un pequeño conjunto de genes, la pun-
de tipo familiar o, como los genetistas denominan, un ta del iceberg en un océano helado. Con el fin de avanzar
alzhéimer de tipo autosómico dominante (una única en este escenario, el estudio de los subtipos del alzhéimer
mutación en un gen determinado), [véase «Conjurar la parece ser la estrategia necesaria para conocer variantes
maldición del alzhéimer», por Gary Stix; Investigación genéticas novedosas vinculadas con el desarrollo de la
y Ciencia, julio de 2015]. enfermedad.
Desde entonces, se han identificado más de 200 muta-
ciones en tres genes específicos relacionados con el alzhéi- Tras las causas del subtipo psicótico
mer familiar: el gen de la proteína precursora del amiloi- El estudio internacional en el que participamos reveló
de (APP) y los de presenilinas 1 y 2 (PSEN1 y PSEN2). El que existe un riesgo genético de padecer el subtipo psi-
cótico de alzhéimer. Se comparó el perfil genético de 1761
personas que padecían alzhéimer con psicosis con el de
1115 afectados sin psicosis. Se identificaron 67 variantes
genéticas posiblemente relacionadas con el subtipo psi-
L O S AU TO R E S cótico de la enfermedad. Para confirmar el hallazgo, se
Sonia Moreno y Agustín Ruizinvestigan en el Centro de analizaron los genes de otros dos grupos de pacientes
Investigación y Clínica de la Memoria de la Fundación ACE (734 con alzhéimer y trastorno psicótico y 1460 sin el
(Instituto Catalán de Neurociencias Aplicadas) en Barcelona. trastorno comórbido). A causa de problemas técnicos,

MENTE Y CEREBRO 33 N.O 88 - 2018


El avance técnico en el estudio ge-
nético de los últimos años ha per-
mitido identificar más de 30 genes
vinculados con la enfermedad de
Alzheimer no familiar. Algunos de
estos genes cumplen una función
esencial en el metabolismo de la
proteína amiloide beta, en los siste-
mas inmunitario e inflamatorio, en
el transporte de colesterol, el esta-
blecimiento de conexiones
neuronales y el metabolismo de la
proteína tau (gráfica). La función
de otros sigue sin conocerse. (Los
números de la gráfica corresponden
a los cromosomas autosómicos, es
decir, a excepción de los sexuales.
Así, por ejemplo, sabemos que el
gen UNC5C se localiza en el cromo-
soma 4.)

 Metabolismo de la  Conexión neuronal


proteína amiloide beta  Transporte de colesterol
 Función desconocida  Metabolismo de la
 Sistema inmunitario proteína tau
e inflamación

esta vez solo se pudieron examinar 60 de las 67 variantes DeMichele-Sweet y Sweet decidieron indagar, junto con
halladas en la primera exploración. Con todo, los datos el resto de los investigadores internacionales, esa posible
obtenidos ratificaron los primeros y permitieron elaborar relación. Si bien se desconocen las causas de la esquizo-
una puntuación de riesgo genético. Según esta, existe frenia, se sabe que se trata de un trastorno psicótico al-
un conjunto de variantes comunes presentes en más del tamente heredable: hasta hoy se han identificado 108
5 por ciento de la población que determina el riesgo de genes que podrían estar implicados.
padecer alzhéimer con psicosis. Para el nuevo estudio, el equipo elaboró otra puntua-
El análisis también sugirió que el gen RP11-541P9.3 ción de riesgo genético, esta vez con las variantes gené-
podría desempeñar un papel importante en el subtipo ticas vinculadas con la esquizofrenia. Los resultados que
de alzhéimer. Aunque por ahora se desconoce su función, revelaba sorprendieron a los científicos: en oposición a
se sospecha que podría regular la expresión de genes lo esperado, los genes que promueven la esquizofrenia
contiguos, como el CCNG1. Curiosamente, se han detec- reducen el riesgo de sufrir alzhéimer con psicosis.
tado concentraciones elevadas de ciclina G1 (producto ¿Cómo es posible que genes vinculados con un tras-
proteico del CCNG1) en neuronas de la corteza cerebral torno psicótico desempeñen un papel protector frente
de pacientes que no presentaban agregados de la proteí- al alzhéimer con psicosis? Aunque a priori parezca una
na tau. Teniendo en cuenta que una de las principales contradicción y, hoy por hoy, no existe una explicación
características de la enfermedad de Alzheimer con psi- concluyente, se barajan diversas posibles explicaciones.
cosis es un exceso de agregados de tau, el gen de la cicli-Por un lado, un gen puede llevar a cabo diferentes
na G1 se vislumbra como un posible candidato para funciones en distintas etapas de la vida; por otro, pue-
futuros tratamientos. de desempeñar más de un papel en los procesos bioló-
gicos.
Relación entre demencia y psicosis Aunque todavía resta mucho camino para desentrañar
Convencidos de que la genética de la esquizofrenia tam- las claves de la enfermedad de Alzheimer y sus subtipos,
bién puede aportar pistas sobre el alzhéimer con psicosis, estos hallazgos demuestran que existe un conjunto de

MENTE Y CEREBRO 34 N.O 88 - 2018


AVANCES

genes que modulan el riesgo de padecer alzhéimer con PA R A S A B E R M Á S


psicosis, así como la evolución del deterioro cognitivo Genome-wide association study of Alzheimer’s disease with
que presentan los afectados. Estos genes incluso podrían psychotic symptoms. P. Hollingworth et al. en Molecular
influir en la aparición de otras enfermedades de tipo Psychiatry, vol. 17, págs. 1316-1327, 2012.
neurodegenerativo o psiquiátrico, como la esquizofrenia. Psychosis in Alzheimer’s disease. P. S. Murray et al.
Los resultados también llevan a replantearse el uso de los en Biological Psychiatry, vol. 75, págs. 542-552, 2014.
medicamentos antipsicóticos para el tratamiento del Genome research in pre-dementia stages of Alzheimer’s
alzhéimer con psicosis. disease. S. Moreno-Grau et al. en Expert Reviews of Molecular
Aún hoy seguimos sin entender qué ocurre para que Medicine, art. 10.1017/erm.2016.12, 2016.
nuestro cerebro comience a olvidar. Sin embargo, cada Genetic risk for schizophrenia and psychosis in Alzheimer
vez somos más capaces de acotar grupos más específicos disease. M. A. A. DeMichele-Sweet et al. en Molecular
de pacientes con el objetivo de conocer sus caracterís- ­Psychiatry, art. 10.1038/mp.2017.81, 2017.
ticas clínicas y genéticas. El estudio genético se confir-
ma como una herramienta necesaria para discernir el EN NUESTRO ARCHIVO
rompecabezas bioquímico subyacente a la enfermedad Componentes de la enfermedad de Alzheimer.
de Alzheimer. H P. St. George-Hyslop en MyC n.o 15, 2015.

APRENDIZAJE

El cerebro de los alumnos


se sincroniza cuando están motivados
La actividad cerebral de los estudiantes de una misma clase muestra una
mayor sincronización cuanto más valoran al profesor y sus enseñanzas
Olivier Houdé

E
n el mundo de la enseñanza, se preconiza cada vez (1896-1966) propuso también un novedoso método de
más el trabajo en grupo, puesto que ayuda a la educación que se basaba en el trabajo pedagógico en
motivación, a la concentración y, por idéntica razón, grupos pequeños de alumnos. Freinet concibió la idea
al aprendizaje de los alumnos, sea cual sea la materia que del taller de imprenta en clase, con el que se facilitaba
se imparta. Un estudio reciente revela que, además de el desarrollo pleno de la personalidad del alumnado y
estos logros, la actividad en equipo ejerce un efecto di- la cooperación social entre los estudiantes: cada uno
recto sobre el cerebro de los estudiantes. desempeñaba un papel indispensable en las diferentes
Sócrates, en la Antigüedad, y Montaigne, en el Re- etapas que conforman el proceso de impresión de un
nacimiento, ya señalaron las virtudes de la comunicación texto. Generalizó esta propuesta al mundo de la carpin-
social y del diálogo entre dos, en pequeños grupos o tería, la jardinería y la contabilidad. Hoy en día, con
entre amigos, como vía para la educación. El objetivo este mismo espíritu, podría concebirse un taller de
consistía en debatir las opiniones de unos y otros, re- edición digital en clase alrededor de tabletas. Pero ¿cómo
producir los modelos acertados e impregnarse de ellos. se comporta el cerebro de los alumnos que trabajan
En el siglo pasado, el pedagogo francés Célestin Freinet juntos?
Suzanne Dikker, del Departamento de Psicología de
la Universidad de Nueva York, y sus colaboradores, ana-
lizaron durante un semestre el rendimiento cerebral de
E L AU TO R 12 estudiantes de instituto mientras atendían las explica-
Olivier Houdées psicólogo y profesor en la Universidad ciones de su profesor de biología. Con dispositivos
Descartes de París, donde dirige el Laboratorio de Psicología portátiles de electroencefalografía (EEG), los investiga-
del Desarrollo y de la Educación Infantil. dores registraron, de manera simultánea, la actividad del

MENTE Y CEREBRO 35 N.O 88 - 2018


Cuanto más se sincro-
nizan los cerebros de

ISTOCK / SKYNESHER
los alumnos, mejor
valoran la e­ nseñanza
de su profesor.

cerebro de la docena de alumnos. También pidieron a los a los demás constituye el fundamento social, no solo de
estudiantes que evaluaran la pedagogía del profesor así la empatía, sino también de todos los aprendizajes esco-
como el nivel de concentración que alcanzaban durante lares y culturales posteriores. Ahora bien, ¿acontece el
el curso. Con el fin de medir la dinámica social de la fenómeno en grupos más grandes, de 20 o 30 alumnos?
clase, solicitaron a cada alumno que, a través de un so- Futuras investigaciones deberán arrojar luz sobre este
ciograma, calificara a sus compañeros así como el traba- tema. Diversos estudios en psicología sugieren que 12 es
jo en grupo. el número ideal de estudiantes por clase.
De momento, las neurociencias sociales contemporá-
Director de orquesta neuronal neas confirman la intuición de Sócrates, Montaigne y
Los hallazgos del estudio, publicados en Current Biology, Freinet sobre las virtudes pedagógicas del trabajo en
resultaron reveladores: cuanto más valoraban los estudian- grupo. Pero me permito una observación antes de fina-
tes el curso y la pedagogía de su profesor, mayor sincroni- lizar: ser creativo y razonar también significa pensar de
zación mostraban sus respectivos cerebros, es decir, en forma diferente o contraria a la opinión de los demás,
todos ellos se activaban las mismas ondas cerebrales en el salir del confort que otorga el grupo. Podría describirse
mismo momento. De manera metafórica podría decirse como el repliegue, el espíritu crítico o la resistencia cog-
que un profesor que obtiene el beneplácito y la adhesión nitiva a través de un proceso de inhibición de la corteza
de sus alumnos se constituye en un director de orquesta prefrontal. A Montaigne también le gustaban los grupos
neuronal durante el curso. Pero la sincronización de los pequeños; y temía las «oleadas de multitudes». H
cerebros en clase se asocia a otros dos elementos: la amistad © Cerveau & Psycho
o cercanía con un estudiante (siempre que se haya entabla-
do la relación durante la clase o justo antes) y el acuerdo
general acerca de la importancia del trabajo en grupo.
Estos datos corroboran las observaciones que se han
descrito en bebés y niños sobre las relaciones de imitación PA R A S A B E R M Á S
cara a cara. Los estudios con técnicas de neuroimagen Brain-to-brain synchrony tracks real-world dynamic group
han demostrado que en ese caso se activan las mismas interactions in the classroom. Suzanne Dikker et al. en Current
redes neuronales que cuando se imita a otra persona o Biology, vol. 27, págs. 1-6, 2017.
cuando se es imitado. En estos casos se habla de la reso-
nancia motriz. Desde el nacimiento, el bebé «resuena» EN NUESTRO ARCHIVO
con los demás, de cerebro a cerebro, y se muestra ávido Bases cerebrales del aprendizaje. Ulrich Hermann
de intersubjetividad. De ese modo, dicha apertura cerebral en MyC n.o 44, 2o10.

MENTE Y CEREBRO 36 N.O 88 - 2018


AVANCES

AUTOPERCEPCIÓN

Las pulsaciones cardíacas contribuyen


al sentimiento del «yo»
Cuanto más fuerte responde nuestro cerebro a los latidos del corazón,
más pensamos en nosotros mismos
Guillaume Jacquemont

El cuerpo humano, con sus


órganos internos, constituye
la base de nuestra autoper-
cepción como individuos.

ISTOCK / GMINT

¿C ómo generan nuestras neuronas el concepto del


yo? El neurólogo y premio Príncipe de Asturias,
Antonio Damasio, sostiene que la base de esta
autopercepción se halla en un circuito del cerebro que
Mariana Babo-Rebelo, Craig Richter y Catherine Tallon-
Baudry, del Laboratorio de Neurociencias Cognitivas de
la Escuela Normal Superior de París, han presentado las
primeras pruebas empíricas a favor de esa tesis. A me-
vigila constantemente los órganos internos del cuerpo. Si diados de 2016, afirmaban en un artículo publicado en
así fuera, este circuito debería excitarse siempre que nues- Journal of Neuroscience que los pensamientos espontáneos
tros pensamientos se concentraran en nosotros mismos. giran más en torno a nosotros mismos cuanto más reac-
Por ejemplo, la idea «El ruido me molesta» me concierne ciona el cerebro a una función corporal concreta: el lati-
más a mí que si pienso «Hay mucho ruido». do cardíaco.

MENTE Y CEREBRO 37 N.O 88 - 2018


Sueños diurnos al ritmo del corazón
El latido cardíaco produce cambios en el campo mag- Si el probando piensa en sí mismo como actor (yo
nético de ciertas regiones cerebrales. A partir de estas alto), la RPC se registra como una deflexión negativa
respuestas provocadas por el corazón (RPC), se puede (2A). Estos cambios en los campos magnéticos provie-
diferenciar el grado en que los pensamientos de una nen, sobre todo, de la actividad que presentan las
persona adormilada se refieren al propio yo como suje- neuronas del precúneo izquierdo (3A). En cambio, los
to o como objeto. En 1A y 1B se indican los cambios re- pensamientos que se sitúan en la parte alta de la esca-
gistrados en el campo magnético de la bóveda craneal. la del mí desencadenan desviaciones positivas del
Los gráficos 2A y 2B muestran los registros de RPC a lo campo magnético relacionadas con una mayor activi-
largo del tiempo, los cuales se han registrado en la par- dad en la corteza prefrontal ventromedial izquierda
te superior de la cabeza (estrella blanca). En 3A y 3B se (2B y 3B). Esta última y el precúneo pertenecen al cir-
señalan las regiones del cerebro donde se activan las cuito del «modo por defecto», que se activa con los
neuronas. sueños diurnos.

1A 1B

NET WORK ENCODE THE SELF IN SPONTANEOUS THOUGHTS». M. BABO-REBELO, ET AL.


GEHIRN UND GEIST, FUENTE: «NEURAL RESPONSES TO HEARTBEATS IN THE DEFAULT

EN THE JOURNAL OF NEUROSCIENCE, VOL. 36, PÁGS. 7829-7840, 2016


2A 2B

Yo alto Mí alto
Cambio del campo magnético

Cambio del campo magnético

Yo bajo Mí bajo
40
10
(femtoteslas)

(femtoteslas)

20

0 0

–20
–10
0 100 200 300 0 100 200 300
Tiempo (milisegundos) Tiempo (milisegundos)
Latido cardíaco Latido cardíaco

Precúneo
3A 3B
YOUSUN KOH, FUENTE: CERVEAU&PSYCHO, MARZO DE 2017

Corteza prefrontal
ventromedial

MENTE Y CEREBRO 38 N.O 88 - 2018


AVANCES

E L AU TO R sujeto miden los campos magnéticos que genera la


Guillaume Jacquemontes redactor científico de Pour la Science
actividad eléctrica de las neuronas. En cuestión de
y Cerveau & Psycho, ediciones francesas de Investigación y milisegundos, el dispositivo revela las oscilaciones en
Ciencia y Mente y Cerebro, respectivamente. la actividad del encéfalo de los sujetos; de esta manera,
se recogen de modo objetivo las respuestas provocadas
por el corazón.
Se halló que cuanto más reaccionaban las neuronas al
Claro está que el cerebro no solo detecta las señales latido del corazón, más ideas de autorreferencia experi-
del corazón, sino las de todos los órganos internos del mentaban los probandos. Esto sucedió sobre todo en dos
cuerpo. En un artículo de revisión publicado en línea en regiones cerebrales, pertenecientes ambas a la red del
2017, Tallon-Baudry y Babo-Rebelo, junto con otros dos «modo por defecto»: el precúneo ventral que, de acuerdo
investigadores, reafirman que la respuesta neuronal a con estudios de neuroimagen previos, se excita con los
órganos como el corazón o el intestino genera un marco recuerdos autobiográficos, y la corteza prefrontal ventro-
de referencia centrado en el propio sujeto, desde el cual medial, que se activa cuando nos preguntamos si posee-
puede desarrollarse la perspectiva en primera persona mos cierto rasgo característico, por ejemplo.
inherente a la percepción consciente. Con el objetivo de analizar los datos más en detalle, se
pidió a los probandos que se preguntaran si sus pensa-
Pensamientos de autorreferencia mientos se referían más al «yo» o al «mí». Ante una
Los latidos del corazón rítmicos se correlacionan de frase como «Tengo que llamarlo», somos los actores de
manera sencilla con ciertas actividades encefálicas men- la acción, mientras que cuando pensamos en «Me quie-
surables: unos centenares de milisegundos después de re», nos constituimos en el objeto del enunciado. Según
cada contracción del músculo cardíaco se aprecian, en habían previsto los investigadores, el precúneo izquierdo
distintas áreas del cerebro, aumentos característicos de se activaba cuando el sujeto del pensamiento era «yo».
actividad que los neurólogos denominan «respuestas En cambio, cuando los probandos se pensaban como
evocadas por el corazón». objeto, se excitaba sobre todo la corteza prefrontal ven-
Para su estudio, los investigadores pidieron a 20 pro- tromedial izquierda.
bandos que dejaran vagar los pensamientos por su Esta diferencia esencial entre las dimensiones «mí»
mente. De esta manera, el cerebro entra en una especie y «yo» no resulta novedosa. A finales del siglo xix, el
de «modo de reposo», en el que distintas regiones cere- psicólogo William James (1842-1910) propuso la dis-
brales se unen en el llamado modo por defecto [véase tinción entre percibirse uno mismo de manera pasiva
«La red neuronal por defecto», por Markus E. Reichle; o verse como un agente activo en el mundo. Pero por
Investigación y Ciencia, mayo de 2010]. En el expe- primera vez se ha demostrado que estas diferentes di-
rimento, una señal luminosa interrumpía de forma ite- mensiones de la autopercepción se encuentran cimen-
rativa este torrente incontrolado de pensamientos. A tadas en el cerebro.
continuación, los probandos debían evaluar la intensidad Hasta ahora, las observaciones del equipo de Tallon-
con la que habían pensando en sí mismos. La frase «Ten- Baudry se fundamentaban exclusivamente en una corre-
go sed» se situaba en la parte más alta de la valoración, lación sencilla: el cerebro reacciona al latido cardíaco de
mientras que «Mañana vendrá a verme» se situaba en modo distinto cuando la persona piensa en sí misma.
una posición baja. De la misma forma, el enunciado Aún no se ha explicado el posible vínculo causal. Un
«Llueve» ocupaba la zona más baja dentro de la escala argumento empírico a favor de esta tesis reza que las
«yo, me, mí, conmigo». contracciones miocárdicas podrían activar los circuitos
Los experimentadores registraron la actividad cere- cerebrales de la autopercepción, aunque no lo percibamos
bral de los probandos mediante magnetoencefalografía de manera consciente. H
(MEG) mientras realizaban la prueba. En esta técnica,
unos sensores colocados alrededor de la cabeza del © Cerveau & Psycho

PA R A S A B E R M Á S

Neural responses to heartbeats in the default network encode the self in spontaneous thoughts. M. Babo-Rebelo et al.
en Journal of Neuroscience, vol. 36, págs. 7829-7840, 2016.
The neural monitoring of visceral inputs, rather than attention, accounts for first-person perspective in conscious vision.
C. Tallon-Baudry et al. en Cortex, 2017. Doi: 10.1016/j.cortex.2017.05.019
EN NUESTRO ARCHIVO
La mente no descansa. Steve Ayan en MyC n.o 81, 2016.

MENTE Y CEREBRO 39 N.O 88 - 2018


Monografías con nuestros
mejores artículos sobre temas clave

CARTOGRAFIAR EL CEREBRO ALIMENTACIÓN AMOR, PAREJA Y SEXUALIDAD


Métodos para analizar los circuitos Alimentos que favorecen las capacidades Ventajas evolutivas de la monogamia •
neurales • Estudio de la expresión de los cognitivas • Productos «sin», ¿sensibilidad El continuo de la homosexualidad • Los
genes en el cerebro • ¿Neuroimágenes alimentaria o moda? • Estructura cerebral centros del placer sexual en el cerebro
para predecir trastornos mentales? • de las personas con obesidad • Los ácidos • El orgasmo femenino • Disfunción
Cartografía cerebral en vivo grasos y la salud sexual

LA VISIÓN DEPRESIÓN EN BUSCA DE LA CONSCIENCIA


Mecanismos neuronales de la Trastorno depresivo en el trabajo Avances en el diagnóstico del estado
percepción visual • Factores que • Depresión en el hombre y en la vegetativo • El claustro como sede de la
determinan la sensibilidad estética mujer • Electrodos cerebrales para la consciencia • Límites del reduccionismo
• La visión de los colores en los depresión resistente • El éxito de la neurobiológico • Pérdida y recuperación
primates • Ciegos con visión terapia cognitivo-conductual de la consciencia

www.investigacionyciencia.es/revistas/cuadernos
Sigue el desarrollo de la psicología
y las neurociencias

MENTE Y CEREBRO n.o 87 MENTE Y CEREBRO n.o 86 MENTE Y CEREBRO n.o 85


Los límites del ego • El siglo de la El arte de fluir • Claves para conciliar la vida Con ojos de bebé • El sentimiento de
posverdad • Cerdos curiosos, gallinas laboral y familiar • Cómo funciona el cerebro apego de los perros • La comprensión del
empáticas • ¿Pueden los llantos del de los matemáticos • La psicoterapia a tiempo • Psicólogos en zona de guerra •
bebé revelar problemas neurológicos? • través del móvil • Traumatismo craneal en Entrevista a Álvaro Pascual Leone, pionero
Degeneración axonal y esclerosis múltiple neonatos por maltrato en estimulación cerebral

MENTE Y CEREBRO n.o 84 MENTE Y CEREBRO n.o 83 MENTE Y CEREBRO n.o 82


Conspiraciones • Inteligencia artificial • Altamente sensible • Pensamientos El poder del poder • Las ventajas de la
Privación del sueño para la depresión • disfuncionales en el trabajo • Efectos fantasía para aprender • Psicología del
Los medios digitales en las aulas • Historia del sobrepeso en el cerebro • Abuso de deporte y alto rendimiento • Neurocirugía
del autismo somníferos • Minicerebros de laboratorio por ultrasonido • Consecuencias
neurocognitivas de la inanición

www.investigacionyciencia.es/revistas/mente-y-cerebro
Para más información y efectuar tu pedido: Tlf. 934 143 344 | administracion@investigacionyciencia.es
PSIC OLO GÍA

COGNICIÓN CORPORIZADA Las sensaciones de calor y frío que nos


transmite el organismo influyen en nuestro estado emocional.
Al parecer, la ínsula es la pieza clave de esta conexión en el cerebro

Temperatura
­corporal en la psique
M A RTA Z A R A S K A

U
na taza de té caliente. Sus poderes manera, se ha demostrado que un ambiente frío puede
apaciguadores son tan legendarios como despertar nuestras sospechas.
las supuestas propiedades antivíricas En general, estos trabajos se integran dentro de un
de la sopa de pollo. La literatura está campo de investigación más amplio llamado cognición
sembrada de estos ejemplos. Tras la corporizada. Propone que todo nuestro organismo, no
pelea que Emily Inglethorp tiene con solo el cerebro, interviene en el proceso de los pensa-
su esposo, la criada le sugiere de inmediato: «Se sentirá mientos, las emociones y los recuerdos. Aunque esta línea
mejor después de tomar una buena tacita de té caliente, científica cuenta con detractores, apenas se cuestiona que
señora», narra Agatha Christie en su novela de 1920 El la vinculación entre la calidez y la frialdad física y psico-
misterioso caso de Styles. En la vida real, muchos de no- lógica se apoya en algo más que una simple metáfora. Los
sotros también recurrimos a una panacea bien caliente investigadores han descubierto mecanismos solapados
(una manzanilla o un chocolate a la taza) cuando nece- que rigen tanto el sistema que regula la temperatura
sitamos consuelo. corporal como el que gobierna el estado emocional. Los
Este remedio popular podría tener una base científica, estudios de neuroimagen han seguido la pista de ambos
revela un número cada vez mayor de investigaciones. A sistemas hasta la ínsula de la corteza cerebral. A medida
lo largo de la última década, se ha descubierto que nues- que los neurocientíficos y los psicólogos empiezan a
tra temperatura física puede modificar la «calidez» o la comprender mejor estos circuitos, investigan métodos
«frialdad» que sentimos hacia otras personas. Diversos para manipularlos y, de esta manera, tratar la depresión
estudios han comprobado que, cuando nos sentimos y otros trastornos que pueden congelar nuestras conexio-
heridos, aislados o traicionados, una pequeña dosis de nes sociales.
calor, ya sea en forma de bebida o baño caliente, o inclu-
so descansar al sol, puede ayudarnos a restablecer nues- Manos calientes, corazón caliente
tras sensaciones de confianza y bonhomía. De la misma John A. Bargh, de la Universidad Yale, comenzó a inves-
tigar la relación entre las temperaturas física y psicológi-
ca en 2008. En ese momento, según explica, su laborato-
rio se encontraba explorando el nuevo territorio del
efecto calor-frío. Esa incursión inicial le llevó a colaborar
con el también psicólogo Lawrence E. Williams, ahora
en la Universidad de Colorado en Boulder. Invitaron a
41 universitarios a visitar su laboratorio, situado en la
L A AU TO R A
cuarta planta de un edificio. Durante la subida en ascen-
Marta Zaraskaes periodista científica. sor, todos los estudiantes coincidían con una mujer que

MENTE Y CEREBRO 42 N.O 88 - 2018


ISTOCK / SGULER

MENTE Y CEREBRO 43 N.O 88 - 2018


iba cargada con una montaña de libros, una tablilla su-

DE «PHYSICAL TEMPERATURE EFFECTS ON TRUST BEHAVIOR: THE ROLE OF INSULA», YOONA KANG ET AL.
Calor Frío
jetapapeles y una taza de café. Esta pedía al probando de
turno que le sostuviera la taza de café, en unas ocasiones

EN SOCIAL COGNITIVE & AFFECTIVE NEUROSCIENCE, VOL. 6, N. o 4, 27 DE AGOSTO DE 2010


estaba ardiendo y en otras congelada, mientras garaba- Corteza
teaba algo en las hojas. Una vez en el laboratorio, los cingulada
anterior
estudiantes leían una breve descripción de una ficticia
«persona A», de la que debían evaluar, a continuación, la
calidez de su personalidad. Cuando los científicos anali-
zaron los resultados, observaron un patrón claro: la
Ínsula/
mayoría de los estudiantes que habían sostenido la taza opérculo
caliente consideraban a la «persona A» mucho más ge-
nerosa y bondadosa que los participantes que habían
sujetado la taza helada.
A este primer experimento le sucedieron pronto mu-
chos otros, todos similares y cuyos resultados confirma-
ban la asociación hallada. En 2013, Simon Storey, de la
Universidad de Bath Spa, y Lance Workman, de la Uni-
versidad de Gales del Sur, descubrieron que el mero
hecho de sujetar un calentador de manos de gel favorecía
que algunos estudiantes se volvieran más confiados. Pi- En uno de los estudios, la actividad de la ínsula de los
dieron a 30 parejas de voluntarios que sostuviesen un probandos aumentaba cuando sujetaban entre las ma-
calentador de manos o un paquete de gel helado. Más nos un objeto frío (derecha) en comparación con cuan-
tarde, debían jugar varias rondas al dilema del prisione- do agarraban uno caliente (izquierda). También se mos-
ro, una clásica prueba de cooperación. Descubrieron que traron menos dispuestos a invertir dinero en un juego
las personas a las que se había aplicado calor elegían de confianza y colaboración.
colaborar con un compañero con mayor frecuencia que
los que habían tenido un gel frío entre las manos.
Las personas que esperan en un cuarto con una tem-
peratura cálida también juzgan a sus congéneres con de drogas o evasión fiscal). En cambio, si se bajaba el
mayor gentileza. Científicos de Alemania y Suiza entre- termostato a unos 6 grados, indicaban acusaciones más
garon a los participantes ocho fotografías de archivo graves, como asesinato y secuestro.
policial y les pidieron que descubrieran qué delitos habían Este efecto de la temperatura también funciona a la
cometido las personas retratadas. Si la temperatura de la inversa. Cuando los científicos analizaron los datos de
estancia rondaba los 26 grados, los sujetos tendían a una empresa de alquiler de películas en línea y pregun-
pensar en delitos menores o de guante blanco (posesión taron a los estudiantes por sus preferencias, observaron
que los sujetos alquilaban más películas románticas
cuando tenían frío (tal vez para sentirse más conectados
con otros). De igual forma, beber agua helada amenaza
En síntesis:Por dentro y por fuera nuestra sensación de pertenencia. Comer solos o recordar
una ocasión en la que nos sentimos socialmente excluidos

1
Nuestra temperatura física afecta la calidez que puede hacer que consideremos que la temperatura del
sentimos hacia otras personas. El calor también aire que nos rodea es más fría. En cambio, pensar en
puede volvernos más confiados. En cambio, si sen- alguien amable aumenta la percepción de la temperatu-
timos frío en una habitación puede aumentar nuestra ra de una estancia (hasta 2 grados). «Existen muchísimos
sensación de exclusión social. más efectos de este tipo; y la teoría que respalda estos
hallazgos parece bastante sólida», afirma Hans IJzerman,

2
Las percepciones de la temperatura física y la psi- de la Universidad Libre de Ámsterdam e investigador de
cológica comparten, como mínimo, algunos me- este tipo de asociaciones.
canismos subyacentes, en los que la ínsula parece Sin embargo, algunos hallazgos en este ámbito han
desempeñar un papel preponderante. recibido muchas críticas. En 2012, Bargh, junto con Idit
Shalev, de la Universidad Ben-Gurion de Israel, sugirie-

3
Esta conexión podría deberse a que, desde que na- ron que las personas solitarias se daban más baños o
cemos, aprendemos a asociar el calor con los seres duchas calientes. Cuando Brent Donnellan, Richard
queridos. Por otro lado, aprovechar el calor de los Lucas y Joseph Cesario, de la Universidad Estatal de
otros, conducta que requiere confianza, supone una Míchigan, intentaron replicar el estudio dos años después,
ventaja para la supervivencia. los resultados fueron otros. Bargh argumenta a su favor:

MENTE Y CEREBRO 44 N.O 88 - 2018


PSIC OLO GÍA / C O GNICIÓN C ORPORIZ ADA

«Los investigadores modifican notablemente los proce- con las decisiones de juego de los probandos, sino tam-
dimientos originales». bién con la temperatura del objeto que sostenían. Además,
los que habían estado en contacto con el frío se mostra-
Congelación cerebral ban menos dispuestos a invertir. (Un consejo práctico:
Para obtener pruebas definitivas de que existe una vin- si quiere pedir un aumento a su jefe, llévele antes una
culación entre la temperatura física y la psicológica, los taza de café caliente.)
científicos han recurrido a las técnicas de neuroimagen. En 2013, otro hallazgo confirmó que las temperaturas
Estas herramientas han permitido rastrear el origen de física y psicológica se rigen por el mismo termostato
la controvertida conexión hasta la ínsula, una pequeña alojado en la ínsula. Naomi Eisenberger, de la Universidad
estructura piramidal alojada en las profundidades de la de California en Los Ángeles (UCLA), y Tristen K. ­Inagaki,
corteza cerebral y que influye en el grado de confianza y en la actualidad en la Universidad de Pittsburgh, intro-
empatía que tenemos en relación con los demás. En 2015, dujeron a los participantes en escáneres de RMf mientras
se demostró que las lesiones en la ínsula favorecen que sujetaban un paquete caliente o una pelota a temperatu-
los afectados muestren una menor confianza y resultan ra ambiente. A continuación, les pidieron que leyeran
demasiado inocentes en determinadas situaciones, pero mensajes que les enviaban sus amigos íntimos y familia-
muy cautelosos en otras. res. El contenido de algunos comentarios era neutro
Estos estudios también han revelado un fenómeno («Tienes el pelo rizado»); el de otros, emocional («Te
fundamental: la ínsula desempeña un importante papel quiero más que a nada en el mundo»). Los investigadores
en la percepción de la temperatura. En 2010, el neurólo- constataron que cuando los participantes leían mensajes
go Hans Lüders, de los Hospitales Universitarios del conmovedores o sujetaban paquetes calientes, la ínsula
Centro Médico Case en Ohio, y otros científicos investi- mostraba una actividad similar. Los propios probandos
garon el caso de cinco mujeres con epilepsia refractaria. afirmaron que sentían una mayor calidez física después
Para entender mejor sus ataques, insertaron mediante de leer los mensajes emotivos.
cirugía electrodos en la ínsula de las pacientes, entre otras
estructuras del cerebro. La estimulación de las regiones La conexión opioide
de la ínsula provocaba una sensación de calor en distin- Inagaki y Eisenberger, junto con Michael R. Irwin, tam-
tas partes del cuerpo de las afectadas. bién de UCLA, han ahondado en el estudio de la relación
Ese mismo año, Bargh, junto con investigadores de la entre la calidez, la formación de vínculos sociales y la
Universidad Yale y la de Colorado en Boulder, llevó a confianza a partir de la manipulación del sistema opioi-
cabo un experimento que vinculaba a la ínsula con los de del cerebro. Este circuito controla el dolor y los com-
sentimientos de confianza interpersonal y la percepción portamientos adictivos, además de las sensaciones pla-
de la temperatura de manera simultánea. Pidieron a centeras y de recompensa. De hecho, en la ínsula existe
23 participantes que se entretuvieran con un juego mien- una gran cantidad de receptores opioides semejantes a
tras se encontraban dentro del escáner de resonancia los que intervienen en la drogadicción. Investigaciones
magnética funcional (RMf). Los probandos debían in- anteriores han demostrado que los opioides (la morfina
vertir pequeñas cantidades de dinero junto con otras y la heroína, entre ellos) aumentan la temperatura cor-
personas. Mientras yacían dentro del tubo de RMf, algu- poral, lo que podría revelar por qué los consumidores de
nos sujetaban un bloque de hielo durante unos segundos; estas sustancias describen, en ocasiones, que se encuen-
otros, un envase a no menos de 41 grados. Se observaron tran como si estuvieran «envueltos en una manta» o
diferencias en la actividad de la ínsula no solo en relación explican que sienten «calor por dentro».

Los pingüinos emperador


de la Antártida permanecen
muy juntos para «robarse»
calor. Pero no son los úni-
cos: todos los animales de
sangre caliente pueden
ahorrar energía y mantener
el calor cuando se apiñan.
Ello aclara, en parte, por
GETTY IMAGES / FRANS LANTING

qué el calor físico favorece


en los humanos la sensa-
ción de estar incluidos so-
cialmente y de confiar en
los demás.

MENTE Y CEREBRO 45 N.O 88 - 2018


lorado en Boulder criaron dos grupos de ratas: incubaron
a unas a 37 grados durante un breve período de tiempo;
las otras las mantuvieron a temperatura ambiente. El
análisis del cerebro de los múridos reveló que el entorno
caliente había activado más neuronas productoras de
serotonina en el tronco encefálico.
Otros estudios han confirmado que los ratones trans-
génicos que carecen de receptores de oxitocina presentan
problemas para regular la temperatura corporal. Además,
el calor estimula la liberación de oxitocina, de manera
semejante a lo que sucede con el contacto físico (un
abrazo, por ejemplo). La piel constituye un factor funda-
mental más en el control de la temperatura, apunta
GETTY IMAGES /NICK STEVENS

­IJzerman. En 2012, en colaboración con científicos de las


universidades de Purdue y de Milán-Bicoca, pidió a
41 estudiantes que jugasen a un videojuego interactivo
con otros participantes conectados en línea (cómplices
de los investigadores) que de manera intencionada evi-
taban a algunos de los probandos del laboratorio. Mien-
Desde que nacemos, aprendemos a asociar la calidez tras jugaban, los investigadores controlaban la tempera-
con la presencia de un ser querido. El contacto y el calor tura cutánea de los sujetos. Hallaron que entre los
estimulan la liberación de oxitocina, la llamada «hor- estudiantes excluidos, la temperatura de la piel descendía
mona del amor», que, a su vez, ayuda a regular la propia una media de 0,38 grados. Ello podría explicar por qué
temperatura corporal. las personas que sufren rechazo social tienden a percibir
que una habitación está más fría de lo que marca el ter-
mómetro. Pero si se pedía a los estudiantes «marginados»
que sujetaran una taza de té caliente durante 30 segundos,
En 2015, Inagaki y sus colaboradores administraron estos se sentían menos heridos en comparación con los
naltrexona a 31 voluntarios durante cuatro días. Este que no habían sostenido ningún recipiente.
medicamento suele utilizarse en la rehabilitación de
personas con alcoholismo o drogadicción. Bloquea los Fruto de la evolución
receptores opioides endógenos, de manera que impide La gran pregunta reza: ¿por qué se hallan vinculadas la
que las sustancias adictivas surtan el efecto deseado. Los temperatura física y la psicológica? Existen dos teorías
científicos descubrieron que el bloqueo también produ- que no tienen por qué excluirse mutuamente. Una estri-
cía que los participantes se sintieran menos conectados ba en que desde que nacemos aprendemos que la calidez
socialmente, un efecto sobre el que debería advertirse a indica la presencia de seres queridos, de manera que una
los adictos en fase de recuperación. En cambio, cuando experiencia nos trae a la mente la otra. De acuerdo con
se les administraba un placebo y un objeto caliente para la segunda teoría, ello forma parte de nuestro sistema
sujetar, afirmaban que se sentían más cercanos a sus innato.
seres queridos si se les hacía pensar en ellos. Esos senti- Los investigadores llevan años explicando esta conexión
mientos disminuían cuando tomaban naltrexona y sos- mediante la primera teoría, pero los datos neurobiológicos
tenían un objeto caliente. «Creemos que no existe razón recientes conceden más crédito a la segunda, es decir, se
para ello, a menos que el calor físico y el social utilicen trata de un proceso de la evolución. «Para todos los ani-
los mismos mecanismos», subraya Inagak. males de sangre caliente, la regulación de la temperatura
La investigación con animales ha demostrado que supone un gran gasto metabólico y es necesaria para so-
otras sustancias, como la oxitocina («hormona del amor») brevivir», señala IJzerman. «Pero el coste es menor cuan-
y la serotonina, participan en la regulación del calor fí- do otros nos ayudan a regular nuestra temperatura.»
sico y psicológico. «También forman parte de esta red Se ha hallado en animales que la cleptotermia (fenó-
que creemos relacionada con los resultados gratificantes meno en el que unos toman calor de otros, como sucede
y las relaciones sociales», continúa Inagaki. Hace tiempo en los pingüinos emperador, que se apiñan en la Antár-
que los científicos saben que la serotonina interviene en tida) ahorra recursos metabólicos. Un estudio llevado a
el comportamiento social. Unos niveles bajos de seroto- cabo en 2014 con una especie de roedor chileno reveló
nina se asocian con la ansiedad social. Por otro lado, que si los ratones compartían la jaula con unos pocos
hallazgos más recientes sugieren que la temperatura fí- congéneres se reducía el metabolismo basal individual
sica afecta a la producción de serotonina. En 2011, Christo- hasta un 40 por ciento. De igual manera, en 2015 se de-
pher Lowry y otros científicos de la Universidad de Co- mostró en cercopitecos verdes que el acicalamiento

MENTE Y CEREBRO 46 N.O 88 - 2018


PSIC OLO GÍA / C O GNICIÓN C ORPORIZ ADA

Experimentos con animales han revelado que


la oxitocina y la serotonina participan en la regulación
del calor físico y psíquico
amistoso no solo ayudaba a estos primates a deshacerse La exposición al calor también originó cambios nota-
de enredos y parásitos en el cuerpo; también contribuía bles en el estado anímico de los participantes. En com-
a que su piel estuviera mejor aislada del frío. paración con los sujetos a los que habían mantenido bajo
Si podemos ahorrar esa preciada energía y sentir más una lámpara que no emitía calor (grupo de control), los
calidez entre otras personas, tiene sentido que el calor probandos que experimentaron la radiación infrarroja
físico también nos aporte la sensación de inclusión social obtuvieron una media de seis puntos menos en la escala
y confianza. «A lo largo de la historia evolutiva, si nece- de valoración de Hamilton para la depresión, prueba
sitabas acurrucarte con alguien, tenías que saber si era habitual para evaluar los síntomas depresivos. Esa mejo-
de confianza», señala IJzerman. «De esta manera, las ría se mantuvo seis semanas después de experimento;
expectativas de temperatura se convirtieron en una incluso la depresión de algunos pacientes pasó de grave
suerte de “sociómetro” para evaluar qué pensamos de a moderada. Aunque estos resultados son prometedores,
otras personas. A pesar de las comodidades modernas, se requieren estudios más amplios para validar el tra-
entre ellas la calefacción central, la termorregulación tamiento de la depresión con lámparas de calor.
continúa desempeñando un importante papel en nuestra IJzerman sugiere que algunas comodidades de las
manera de entender las relaciones. Por ello, nos referimos sociedades modernas, como disponer de agua caliente
a las personas emocionalmente receptivas como “cálidas” para ducharse, pueden interferir en nuestra manera de
y calificamos a las no receptivas de “frías”.» relacionarnos con los demás. «En la Edad Media, las
Lowry confía en que esta conexión innata pueda personas solían dormir con otras cinco en la misma cama,
contribuir al tratamiento de la depresión. Por un lado, la porque necesitaban calentarse mutuamente», explica.
serotonina interviene tanto en el trastorno depresivo «Eso ya no se hace, pues disponemos de calefacción
como en la temperatura de cuerpo. Por otro lado, los central.»
afectados suelen experimentar un aumento de la tempe- Es posible que las nuevas tecnologías que están por
ratura corporal y su percepción de la temperatura resul- llegar continúen con la tendencia de separar la calidez
ta inusual. En 2013, Lowry y sus colaboradores dieron a del contacto social. Un ejemplo actual, pero todavía en
conocer los resultados de un experimento novedoso: fase de desarrollo, lo encontramos en Wristify, una pul-
sometieron a 16 adultos con depresión grave que estaban sera que puede enfriar o calentar el organismo de mane-
ingresados en una clínica privada suiza a una sesión de ra voluntaria. «Haría que dependiéramos todavía menos
calor con lámparas infrarrojas por todo el cuerpo. «La los unos de los otros», apunta IJzerman, «ello podría
radiación infrarroja no penetra en el cuerpo de forma alterar profundamente nuestras relaciones interpersona-
muy efectiva», aclara Lowry; «lo que en realidad conse- les». Retomar tradiciones como recibir a los amigos con
guíamos era calentar la piel». Aunque las lámparas un cálido abrazo y ofrecerles una taza de té caliente serían
aumentaron la temperatura cutánea solo unos grados buenas opciones para contrarrestar esas tendencias. H
centígrados, algunos participantes indicaron que nunca
habían sentido tanto calor. © Scientific American Mind

PA R A S A B E R M Á S

Experiencing pysical warmth promotes interpersonal warmth. Lawrence E. Williams y John A. Bargh en Science,
vol. 322, págs. 606-607, octubre de 2008.
Cold-blooded loneliness: Social exclusion leads to lower skin temperatures. Hans IJzerman et al. en Acta Psychologica,
vol. 140, n.o 3, págs. 283-288, julio de 2012.
Blocking opioids attenuates physical warmth-induced feelings of social connection. Tristen K. Inagaki et al. en Emotion,
vol. 15, n.o 4, págs. 494-500, agosto de 2015.
Whole-body hyperthermia for the treatment of major depressive disorder. Clemens W. Janssen et al. en JAMA Psychiatry,
vol. 78, n.o 8, págs. 789-795, agosto de 2016.

EN NUESTRO ARCHIVO

Cognición corporizada. Siri Carpenter en MyC n.o 73, 2015.

MENTE Y CEREBRO 47 N.O 88 - 2018


L O S AU TO R E S

Natalie Gramses médica y antigua homeópata. En la actualidad se muestra crítica con esta
pseudoterapia. Nikil Mukerji es profesor de filosofía en la Universidad Ludwig Maximilian
de Múnich, donde dirige los estudios de filosofía, políticas y económicas. Además, trabaja
como asesor de empresas y políticos para el Instituto de Argumentación en Múnich.

MENTE Y CEREBRO 48 N.O 88 - 2018


LÓ GICA

PSEUDOMEDICINA La homeopatía es uno de los métodos favoritos de


la medicina alternativa. Sin embargo, los principales argumentos que
sostienen sus partidarios son un gigante con pies de barro

Errores lógicos
de la homeopatía
NATA L I E G R A M S Y N I K I L M U K E R J I

ISTOCK / KORIONOV

MENTE Y CEREBRO 49 N.O 88 - 2018


En síntesis:Un efecto ficticio

1 2 3
Los partidarios de la homeopa- Para determinar la efectividad La investigación señala que los
tía incurren en una serie de de un método de tratamiento supuestos éxitos curativos de la
errores de lógica básicos. Tam- se necesitan estudios científi- homeopatía se deben sobre
bién caen en sesgos psicológicos cos que lo demuestren. La homeo- todo al efecto placebo. Diversos fac-
usuales. patía carece de estos hallazgos. tores contribuyen a este fenómeno.

L
a homeopatía está de moda en países como 2003) demostró cómo las opiniones repercuten sobre
Alemania. Y aunque en otros ha ido perdien- nuestra percepción a través de un experimento ya clási-
do el apoyo de universidades y colegios co. Pidió a dos grupos de estudiantes que valorasen a un
médicos, muchas personas continúan con- profesor que realizaba una sustitución en el centro aca-
fiando en su supuesto poder curativo. No démico. A unos alumnos se les explicó que el docente
obstante, la historia de esta terapia alterna- era de trato cálido; a los otros, que era una persona más
tiva se asienta sobre conclusiones falsas y sesgos de bien fría. La valoración del primer grupo de participan-
pensamiento sistemáticos a los que todos sucumbimos tes fue más positiva que la del segundo, a pesar de que
una y otra vez. Los argumentos aparentes en favor de la todos habían asistido a la misma sesión lectiva.
homeopatía se apoyan de manera obstinada en errores Un efecto de este tipo también puede suceder en los
de lógica. Es probable que la imagen de una curación tratamientos médicos. Con frecuencia, un paciente que
natural y suave resulte muy atractiva, por lo que muchas espera que una pastilla le ayude mejora solo por ello. Las
personas desean creer esa promesa. A continuación, expectativas positivas pueden facilitar, además, que se
analizamos desde una perspectiva crítica los argumentos encuentren pruebas que apoyan esa efectividad. Y los
más comunes de sus partidarios. pronósticos imprecisos favorecen la situación. En oca-
siones, los homeópatas pronostican todo lo que puede
acaecer con el tratamiento: «Una de dos, o el medica-
1. Las experiencias personales mento surte efecto de inmediato o se tarda un poco en
no demuestran la eficacia notar la mejoría. También es posible un empeoramiento
La homeopatía presenta dos problemas principales. Por inicial. Si transcurrido un tiempo no observa cambios,
un lado, los estudios independientes y de solidez meto- es porque el medicamento no resulta efectivo en su caso,
dológica, así como el estado actual de la investigación, por lo que buscaríamos otra solución». De esta manera,
indican que sus productos no poseen el efecto de un todas las posibilidades quedan cubiertas. Una de ellas
principio activo. Por otro, su planteamiento resulta repro- sucederá, y el paciente la podrá utilizar como verificación.
bable desde la perspectiva de las ciencias naturales, pues- Cuando se trata de cuestiones médicas, las informa-
to que los preparados a menudo no contienen ni principios ciones personales deben valorarse con cierta dosis de
activos. A pesar de todo, muchas personas confían en ella. escepticismo. Solo los estudios sistemáticos aportan la
El argumento más frecuente reza: «A mí me funciona». certeza suficiente sobre el efecto de una terapia.
Este tipo de testimonios anecdóticos resultan psicológi-
camente convincentes y no necesariamente irracionales.
Pero la experiencia personal no es siempre buena conse-
2. Los resultados de los estudios
jera. El organismo humano presenta una gran complejidad, deben valorarse con precaución
por lo que el curso de una dolencia puede depender de Los homeópatas defienden que hay investigaciones que
numerosos factores, los cuales resultan casi imposibles de confirman el efecto de su método. Es cierto. Pero si con-
separar desde la propia percepción del afectado. Cuando cluimos que de ese modo se demuestra su efecto, estare-
un individuo ingiere una sustancia y constata que se mos cometiendo un error de lógica, por diversos motivos.
siente mejor, no puede saber qué hubiese pasado en caso Todos los estudios poseen un determinado margen de
de no haber tomado nada o de haber consumido una error que se mide mediante el valor p de significación
pastilla sin principio activo. estadística. Un estudio se considera estadísticamente
A ello se añade que nuestra experiencia se ve distor- significativo cuando dicho valor es igual o inferior a 0,05.
sionada con frecuencia por efectos psicológicos de los Es decir, cuando hay una probabilidad igual o menor al
que no somos conscientes. Un error destacable es el de- 5 por ciento de obtener el resultado buscado sin que, en
nominado sesgo de confirmación: quien posee una realidad, exista un efecto. Se trata, por ejemplo, de una
opinión determinada tiende a hallar pruebas que la probabilidad similar a la de sacar un uno y un dos cuan-
confirman. El psicólogo social Harold H. Kelley (1921- do se lanzan dos dados al mismo tiempo. La probabilidad

MENTE Y CEREBRO 50 N.O 88 - 2018


LÓ GICA / PSEUD OMEDICINA

Los principios de la homeopatía


La terapia homeopática se inspira aliviar en los pacientes. Así, por efectividad. La mayoría de estos
en las ideas del médico alemán ejemplo, las ortigas se utilizan remedios se diluyen a tal extremo
Samuel Hahnemann (1755-1843). como base de un preparado para que el preparado final no contiene
Sus premisas se fundamentan en curar el escozor. Por otra parte, el ni una sola molécula del principio
dos principios básicos: por una principio de potenciación estable- activo. Sin embargo, los homeópa-
parte, el principio de similitud, se- ce que la sustancia activa debe di- tas parten de la idea de que de esta
gún el cual para el tratamiento de luirse en una sustancia de soporte, forma se conserva la «energía» o
los problemas de salud se emplean por lo general, en múltiplos de «información» de la sustancia. No
remedios que en las personas sanas 1:10 (potencia D) o 1:100 (potencia existe ninguna prueba científica al
causan los síntomas que se quieren C). De este modo, se aumentaría su respecto.

de obtener un falso positivo en una prueba es reducida, Este argumento también esconde un error de lógica.
aunque aumenta a medida que se realizan más estudios. ¿Quién dice que solo existe un mecanismo para el efecto
Si tiramos los dados 13 veces, la probabilidad de obtener placebo? De hecho, no requiere que los pacientes esperen
la combinación de uno y dos aumenta por encima del 50 su mejoría. Ted Kaptchuk, de la Universidad Harvard,
por ciento. Por tanto, si se llevan a cabo estudios con un comprobó que los placebos pueden actuar incluso cuan-
medicamento ineficaz, la probabilidad de obtener al do los sujetos son conscientes de que el medicamento es
menos un resultado estadísticamente significativo tras inocuo. En el caso de los niños y los animales, se suma
haber realizado 14 estudios será también superior al 50 un mecanismo de acción más: el «placebo por poderes»
por ciento. En la actualidad, existen varios cientos de (placebo by proxy). El efecto se produce por otra persona
investigaciones sobre la homeopatía. Por ese motivo, es que espera que suceda la mejoría. Por ejemplo, los padres
fácil explicar que existan resultados positivos, a pesar de y cuidadores se muestran más optimistas y relajados, lo
que los remedios no surtan efecto. cual repercute positivamente en el curso de la enfermedad
Por otro lado, existen más estudios a favor de la ho- del niño. Diversos estudios documentan el efecto place-
meopatía de los que cabría esperar simplemente debido bo a través de personas allegadas.
al margen de error. Sin embargo, algunos de ellos con- Por otro lado, solemos estar más atentos a cualquier
tienen notables errores metodológicos. Por esta razón, signo de mejoría cuando esperamos que esta ocurra. En
los metanálisis y las revisiones sistemáticas que incluyen psicología se habla del efecto Rosenthal o Pigmalión, un
esos estudios metodológicamente frágiles muestran que fenómeno muy similar. En 1963, Robert Rosenthal, psi-
no pueden extraerse conclusiones fiables. Las revisiones cólogo de la Universidad de California, pidió a una serie
que engloban el estado actual de la investigación y toman de investigadores que colocaran a unas ratas en un labe-
en consideración solo los análisis de gran calidad revelan rinto y anotaran las habilidades que mostraban los ani-
que la homeopatía es médicamente ineficaz. males en esta prueba. Los participantes disponían de dos
Además, cabe destacar que los estudios con resultados grupos de ratas previamente clasificadas como «listas» o
positivos tienen el doble de probabilidades de que se «bobas». Los sujetos que trabajaban con los roedores
publiquen en comparación con los que revelan resultados supuestamente inteligentes valoraban su rendimiento de
negativos. Este fenómeno, conocido como sesgo de pu- manera más favorable. Ello demuestra que la medición
blicación, atañe a la investigación médica en general, no de los efectos del tratamiento puede verse influida por
solo a la homeopatía. Si tenemos en cuenta todos estos las expectativas de la persona que la lleva a cabo.
aspectos, el estado de la investigación actual apunta a que
los remedios homeopáticos actúan, muy probablemente,
solo a través del efecto placebo.

3. El efecto placebo también puede «Cuanto más deseamos que


darse en niños y animales algo sea cierto, más precavidos
Los usuarios convencidos señalan con frecuencia que la
homeopatía también surte efecto en los niños y los ani-
debemos ser. La afirmación
males. Y como ellos no saben que están siendo tratados, de un observador nunca
no desarrollan expectativas acerca de su curación. En
consecuencia, la homeopatía no podría explicarse exclu-
es suficiente»
sivamente a través del efecto placebo. Carl Sagan, astrónomo (1934-1996)

MENTE Y CEREBRO 51 N.O 88 - 2018


El efecto placebo
El fenómeno del placebo va más allá de la ingesta de unos comprimidos: también la actitud
del terapeuta y el tipo de intervención influyen en el paciente
Corina Hartmann y Steve Ayan

S egún el estado actual de la inves-


tigación, la homeopatía no posee
eficacia médica. Pero probablemente
ten un placebo particularmente efec-
tivo. En 2010, un estudio de revisión
demostró que el efecto del tratamiento
capaces de desencadenar un
efecto placebo relacionado
con aspectos psicológicos
ayuda a las personas que confían en homeopático no era mayor que el de y con la atención que
la promesa de una «curación suave» otro medicamento inocuo. el terapeuta brinda al
mediante preparados muy diluidos, El mecanismo de acción del pla- paciente.
que se sienten comprendidas por su cebo puede estar relacionado con el Por ahora, los mé-
terapeuta o que hallan incluso una condicionamiento clásico. De mane- dicos desconocen el
especie de hogar espiritual en la con- ra similar al perro de Pavlov, un es- poder exacto del efec-
sulta. Se trata del efecto placebo. tímulo inicialmente neutro se asocia to placebo. No debe
Con todo, el a menudo sorpren- con una reacción fisiológica a través confundirse el alivio
dente efecto de los tratamientos fic- de determinadas experiencias previas. que se observa en el «gru-
ticios se incluye en el conocimiento De este modo, una pastilla de azúcar po placebo» de los estudios
médico común. Los placebos son podría poner en marcha procesos clínicos con el efecto placebo,
capaces de influir en procesos fisio- fisiológicos concretos cuando el pa- puesto que el tiempo también in-
lógicos, como la frecuencia cardíaca ciente ha aprendido: «Este remedio fluye en este contexto: al fin y al cabo,
o la presión arterial, y en diversos me ayuda». Con frecuencia, otros muchos síntomas mejoran de mane-
neurotransmisores del cerebro. Pero factores secundarios también entran ra espontánea. Para determinar la
¿cómo puede explicarse esa influen- en juego. Se ha comprobado, por magnitud del efecto placebo se nece-
cia si no existe un principio activo? ejemplo, que las pastillas rojas resul- sitaría comparar el estado de salud
Las expectativas del paciente res- tan más efectivas que las azules, y que de un grupo placebo con el de un
pecto al tratamiento y a su curación un placebo caro ayuda más que uno grupo sin tratamiento. Por el momen-
desempeñan un papel importante. En barato. to, este tipo de estudios apenas se han
este contexto, la figura del terapeuta Pero el efecto placebo no se limita llevado a cabo.
resulta esencial. Muchas personas a los comprimidos. Médicos dirigidos
muestran una mayor esperanza si por Ted Kaptchuk, de la Universidad
saben que su terapeuta goza de buena Harvard, adminsitraron a pacientes
reputación, está convencido de su con dolor crónico bien una pastilla PA R A S A B E R M Á S
método de intervención y le dedica sin principios activos o bien agujas
Sham device v inert pill: Randomised
tiempo y comprensión. Estas sensa- que (aparentemente) les atravesaban
controlled trial of two placebo
ciones suelen ser más habituales en la piel. ¿Resultado? La acupuntura treatments. T. J. Kaptchuk et al.
la relación con el homeópata que con ficticia aliviaba más los dolores de los en British Medical Journal, vol. 332,
el médico de cabecera. Por otra parte, probandos que el medicamento ino- págs. 391-397, 2006.
la anamnesis homeopática no solo cuo, lo que demuestra que los ritua- Placebo effect sizes in homeopathic
recoge con todo detalle las molestias les contribuyen al efecto del placebo, compared to conventional drugs:
del sujeto, sino que también incluye concluyen los autores. El hallazgo de A systematic review of randomised
sus circunstancias vitales y preocu- que incluso las intervenciones qui- controlled trials. T. Nuhn, R. Lüdtke,
y M. Geraedts en Homeopathy, vol. 99,
paciones. rúrgicas ficticias pueden facilitar un
págs. 76-82, 2010.
Con todo, resulta cuestionable que alivio asombroso bajo ciertas circuns-
los gránulos homeopáticos represen- tancias apoya este supuesto. The magnitude and temporal changes
of response in the placebo arm of
Es probable que el fenómeno pla- surgical randomized controlled trials:
cebo englobe distintos factores. No A systematic review and meta-analysis.
solo importa el método que se emplea, K. A. Wartolowska et al. en Trials, vol. 17,
L O S AU TO R E S sino también el modo en que se apli- págs. 589, 2016.

Corina Hartmann y Steve Ayanson


ca, la competencia que irradia el te-
rapeuta e incluso la decoración de la EN NUESTRO ARCHIVO
psicólogos y redactores en Gehirn
und Geist, edición alemana de Mente consulta. Además, las terapias vali- El placebo. Alexander Mäder
y Cerebro. dadas científicamente también son en MyC n.0 10, 2005.

MENTE Y CEREBRO 52 N.O 88 - 2018


LÓ GICA / PSEUD OMEDICINA

Claves de los estudios clínicos: controlados, a doble ciego y aleatorizados


Para un estudio clínico se dispone, En un ensayo a doble ciego, ni que pueden actuar en el curso de
al menos, de dos grupos de pacien- los pacientes ni los investigadores una enfermedad, los investigado-
tes a los que se aplica un tratamiento saben quién pertenece al grupo de res acostumbran a trabajar con
lo más similar posible. Con una ex- control y quién al grupo experi- un gran número de probandos es-
cepción: a los sujetos del grupo ex- mental. De esta manera, se des- cogidos al azar (aleatorización).
perimental se les administra un me- carta la posibilidad de que el De esa manera, las variaciones inte­
dicamento con un principio activo; a ­efecto placebo, que debería pro- rindividuales quedan equilibradas
los del grupo de control, un placebo. ducirse en ambos grupos, se con- y el resultado no se ve sesgado.
Esta sustancia inocua puede mejorar funda con el efecto del medica- ­Finalmente, se describe —con un
el estado del probando, por ejemplo, mento testado. determinado margen de error—
gracias a sus expectativas positivas Ya que no resulta posible con- si el medicamento aplicado surte
respecto a la terapia. trolar la multiplicidad de factores efecto.

escepticismo que va en contra de la homeopatía también


4. Un tratamiento individual puede emplearse a su favor».
sí puede evaluarse Este argumento desplaza la carga probatoria hacia la
Algunos partidarios de la terapia homeopática han parte de los que dudan de una afirmación concreta. A
desistido en utilizar los estudios clínicos para su argu- primera vista, parece lógico: ¿por qué siempre son los
mentación. Por el contrario, afirman que ese tipo de homeópatas los que deben justificarse? ¿No sería más
trabajos carecen de capacidad predictiva para la ho- correcto darle la vuelta a la tortilla?
meopatía. Los terapeutas que profesan este tipo de Sin embargo, debe andarse con pies de plomo: la
tratamiento se esfuerzan por hallar el preparado ade- mayoría de las posibles hipótesis son falsas. Papá Noel y
cuado para cada paciente. Por ejemplo, dos personas el Ratoncito Pérez no existen, a pesar de que no se haya
que padecen dolores de cabeza no tienen por qué reci- comprobado su inexistencia. Por esta razón, siempre debe
bir el mismo remedio. Por esta razón, la homeopatía justificarse el que afirma y no quien duda.
no puede examinarse a través de los estudios clínicos En una ocasión, el escritor y columnista Christopher
tradicionales, señalan. Hitchens (1949-2011) definió esta máxima con gran
De nuevo, este argumento se basa en un error de ló- acierto: «Lo que puede afirmarse sin pruebas puede ser
gica. Está claro que es posible comprobar si los prepara- igualmente rechazado sin ellas». Esto resulta aún más
dos prescritos a nivel individual surten efecto. Para ello, válido si la aseveración dudosa no es plausible desde el
solo se necesita formar los correspondientes grupos de principio. Es el caso de la homeopatía, se alega que exis-
experimentación y de control. A un grupo se le adminis- te un efecto sin principio activo. Esta tesis no concuerda
tra el medicamento que el homeópata ha recetado de con los conocimientos sólidos. Además, contradice la
manera individual; a los otros probandos, un placebo. experiencia cotidiana acerca del efecto de la disolución.
Después, se valoran los datos como se haría en cualquier Si usted añade menos café soluble al agua hirviendo de
otra investigación. Aunque este tipo de estudios se han su taza, tampoco espera que la bebida resultante sea más
realizado en diversas ocasiones, no se han encontrado intensa que de costumbre, aunque remueva con la cu-
resultados convincentes que apoyen el efecto de los pro- chara enérgicamente. Claro que en el terreno de la ho-
ductos homeopáticos. meopatía podría cambiar el asunto, ¡aunque sería ex-
traordinario! Si se afirma algo así, deben aportarse
pruebas muy sólidas.
5. La carga probatoria no se
halla en manos de los escépticos
La comprobación de la eficacia de la homeopatía se ha
puesto en manos de sus críticos, sostienen algunos. El Solo porque muchas personas
periodista Jens Jessen escribió hace unos años en la re-
vista Zeit: «De la circunstancia de que no se haya podido
den algo por cierto no tiene
explicar o comprobar algo mediante los métodos actua- por qué serlo. Si así fuera, no
les no puede concluirse que no exista. ¿No es cierto, mis
señores médicos académicos? La teoría cognitiva estric-
necesitaríamos más estudios
ta tampoco tolera este tipo de conclusiones. El mismo científicos

MENTE Y CEREBRO 53 N.O 88 - 2018


LÓ GICA / PSEUD OMEDICINA

de lógica denominado argumento ad populum («dirigido


6. Si la homeopatía funcionara, al pueblo»). La antigüedad de un método de tratamiento
lo sabríamos tampoco es sinónimo de efectividad; de lo contrario,
Cuando una persona informa sobre la falta de estudios todavía hoy se practicarían sangrías. Esta falacia recibe
científicos, la deficiencia de plausibilidad y el problema el nombre de argumento ad antiquitatem («apelación a
de la carga probatoria, se le reprocha con la famosa cita la tradición»).
de Hamlet: «Hay más cosas en el cielo y en la tierra, Ho- Otra táctica de distracción es el argumento ad naturam
racio, de las que han sido soñadas en tu filosofía». («apelación a la naturaleza»). Se dice que la homeopatía
Es posible que determinados fenómenos escapen to- es un método natural. No obstante, el adjetivo «natural»
davía al método científico, o que incluso nunca puedan per se no revela nada sobre factores como la efectividad
abordarse desde la ciencia. Por ejemplo, se puede creer o la tolerancia. Hace poco fallecieron en Estados Unidos
que existe vida inteligente en otro lugar del universo, pero varios niños que habían ingerido un remedio homeopá-
no disponemos de garantías de que algún día lograremos tico elaborado con belladona, un producto natural de
descubrirlo mediante nuestros procedimientos científicos alta toxicidad. Al parecer, su grado de disolución había
actuales o futuros. No obstante, la supuesta efectividad sido insuficiente.
de la homeopatía no se encuentra en esa situación. Si Finalmente, los partidarios de la homeopatía atacan
tuviera efecto, lo sabríamos. Al fin y al cabo, la homeo- a los grupos de presión farmacéuticos como herramienta
patía presenta hipótesis que pueden comprobarse sin de convicción: «Como mínimo, la industria farmacéuti-
problema. ca, que pretende intoxicarnos a todos, no controla la
Probablemente, la idea de que no se puede comprobar homeopatía». Este argumento se basa en una suposición
científicamente surge de un error básico que puede so- errónea, puesto que tras los remedios homeopáticos se
lucionarse considerando dos cuestiones: ¿funciona la encuentran también empresas que aspiran a comerciali-
homeopatía? y ¿cómo lo hace? La primera pregunta zar sus productos. Incluso si se aceptan esas premisas y
puede responderse de manera sencilla con ayuda de los se cree que la industria farmacéutica y la homeopática
estudios clínicos. De este modo, ya no es necesario plan- no poseen características en común, dicha explicación
tearse la segunda. Sería absurdo preguntar cómo actúa tampoco apoya la efectividad de la homeopatía. En pa-
un método si no disponemos de indicios sólidos acerca labras del médico Ben Goldacre: «Los defectos en el di-
de que funcione. Igualmente extraño sería preguntar seño de aeronaves no demuestran la existencia de alfom-
cómo respiran las ballenas bajo el agua si ya sabemos que bras voladoras». Del mismo modo, los pecados de la
necesitan emerger a la superficie para ello. industria farmacéutica tampoco prueban la efectividad
de la homeopatía. H
7. Uso de trucos retóricos
para distraer y convencer
Cuando alguien tiene que defenderse a diario de una
crítica justificada, acostumbra a desarrollar ciertas tácti-
cas retóricas. Entre estas destacan los eslóganes y las
maniobras de distracción. PA R A S A B E R M Á S
El clásico lema de la homeopatía es: «Quien cura Homeopathy: What does the «best» evidence tell us?
tiene razón». De este modo, se intenta desinflar el hallaz- E. Ernst en The Medical Journal of Australia, vol. 192,
go científico que demuestra que los remedios de esta págs. 458-460, 2010.
terapia no van más allá de un efecto placebo. Y quien Placebos without deception: A randomized controlled trial in
expresa esta objeción recibe como respuesta un segundo irritable bowel syndrome. T. J. Kaptchuk et al. en PLoS One,
eslogan: «No te fíes de ningún estudio que no hayas vol. 5, e15591, 2010.
contrastado tú mismo». Este enunciado solo refleja una In Sachen Homöopathie: Eine Beweisaufnahme. N. Aust.
tendencia hacia las teorías de la conspiración, pero no Web-Site-Verlag 2013.
otorga más plausibilidad a la homeopatía. Randomised placebo-controlled trials of individualised
Sus defensores también se apoyan a menudo en argu- homeo­pathic treatment: Systematic review and meta-analysis.
mentaciones que no se encuentran relacionadas con el R. T. Mathie et al. en Systematic Reviews, vol. 3, pág. 142, 2014.
efecto de las sustancias: «Si la homeopatía no funciona, Die 10 Gebote des gesunden Menschenverstands. N. Mukerji.
¿cómo es posible que tantas personas la utilicen?» o Springer, Berlín y Heidelberg, 2017.
«¿Cómo es posible que se practique desde hace siglos?».
Solo porque muchas personas den algo por cierto, no EN NUESTRO ARCHIVO
tiene por qué serlo. De ser así, ya no necesitaríamos los La homeopatía carece de fundamento científico. Harriett Hall
estudios científicos; simplemente podríamos votar sobre en «Cinco cosas que sabemos ciertas». M. Schermer et al.
la efectividad de un tratamiento médico. Se trata del error en IyC, enero de 2017.

MENTE Y CEREBRO 54 N.O 88 - 2018


SciLogs www.scilogs.es
La mayor red de blogs de investigadores científicos

De ratones y humanos
Neurociencia imperfecta
Carmen Agustín Pavón
Universidad Jaume I de Castellón

Neurociencia computacional
Inteligencia artificial para la psicología
y la neurociencia
Carlos Pelta
Universidad Complutense de Madrid

El rincón de Pasteur
El mundo invisible de los microorganismos
Ignacio López Goñi
Universidad de Navarra

Neuronas vivas
Combatir la neurodegeneración
y el daño cerebral
Sonia Villapol
Universidad de Georgetown

La ciencia y la ley en acción


Las fronteras entre la ciencia y la ley
José Ramón Bertomeu Sánchez
Instituto de Historia de la Medicina
y de la Ciencia López Piñero

Psicología 2.0 y mHealth


Salud y enfermedad en la era digital
Manuel Armayones
Universidad Abierta de Cataluña

Y muchos más...

¿Eres investigador y te gustaría unirte a SciLogs?


Envía tu propuesta a redaccion@investigacionyciencia.es
ENTREVISTA

«La homeopatía
puede ser peligrosa»
La médica y antigua homeópata NATALIE GRAMS subraya la necesidad
de informar a los pacientes sobre los riesgos de los tratamientos
alternativos

¿Le parece comprensible que surgió cuando aprendí que en la evaluación de la eficacia
haya personas que aseguren que la homeopatía les de una terapia la experiencia no es determinante, sino
funciona? que lo son los resultados de los estudios clínicos. Lamen-
El hecho de que los remedios homeopáticos no surtan tablemente, no me transmitieron esa diferencia durante
efecto como un medicamento no significa que los usua- los estudios de medicina; de lo contrario, habría hecho
rios se imaginen las experiencias positivas que mencionan. el cambio de mentalidad mucho antes. Este aspecto es
Al contrario, podemos explicar esas experiencias. No muy importante, pues numerosos médicos no están bien
obstante, la explicación no la encontramos en un princi- formados a nivel científico y metodológico, cuando de-
pio activo o en la «energía» de los gránulos. Y los críticos berían estarlo para interpretar de manera crítica los es-
de la homeopatía tampoco quieren despojar a nadie de tudios y las estadísticas. Tal vez por esa razón, los médi-
su propia experiencia, sino describirla de modo realista. cos pueden conciliar mejor el modo de pensar en la
A veces, eso duele, porque parece que se cuestiona la homeopatía que los científicos. Lógicamente, también
propia integridad y personalidad. Lo comprendo muy existen muchos médicos que mantienen una relación
bien. Al fin y al cabo, durante años he confiado en el escéptica respecto a la homeopatía.
éxito terapéutico subjetivo.
¿Cómo surgió su cambio de opinión?
¿Cómo nació su fascinación por la homeopatía? ¿De A raíz de una entrevista para el libro crítico «La mentira
qué modo la compaginó con sus estudios en medicina? homeopática» (Die Homöopathie-Lüge), me vi obligada
Como otras muchas personas, mi experiencia con la a plantearme preguntas incómodas. Tras leer la obra una
homeopatía fue muy significativa y positiva. Pensaba que vez estuvo terminada y en la que se dejaba a la homeo-
me había ayudado extraordinariamente; incluso más que patía de vuelta y media, me sentí profundamente enfa-
la medicina académica. Y no indagué más. La duda dada y llena de rabia hacia los autores. Decidí escribir un
contraproyecto, algo así como La verdad de la homeopa-
tía. Empecé a investigar, porque quería demostrar con
pruebas contundentes cómo funciona el método. Nunca
«Los homeópatas no han antes había ahondado realmente en ello, pues no había
logrado entrar en un debate tenido que dar respuesta a mis pacientes. Sin embargo,
lo vi claro: la efectividad de la homeopatía no podía ex-
objetivo y constructivo» plicarse ni comprobarse. A ello siguió un proceso dolo-

MENTE Y CEREBRO 56 N.O 88 - 2018


N ATA L I E G R A M S

Esta médica ejercía de homeópata convencida


con consulta propia en Heidelberg. Durante
su investigación para el libro Homöopathie
neu gedacht («La homeopatía pensada de
nuevo») empezó a cuestionarse el método de
la terapia alternativa que practicaba. Hoy, con
39 años, dirige la Red Informativa sobre la
Homeopatía (INH, por sus siglas en alemán).
También es directora de comunicación de la
Sociedad de Investigación Científica sobre
Paraciencia (GWUP) y trabaja para la unión
del consumidor de Alemania en el ámbito
«Exploración de experiencias pseudocientífi-
cas en la medicina».
MICHAEL HUDLER; CORTESÍA DE NATALIE GRAMS

roso de cambio de pensamiento. Durante la investigación judicarse los homeópatas. No han logrado entrar en un
solo pensaba en que debía ser sincera con mis pacientes, debate objetivo y constructivo. En lugar de eso, se asien-
tratarlos bien y no engañarles. Por esa época todavía tan en suposiciones falsas y en la pseudociencia. Y la
tenía pacientes a los que trataba con remedios homeopá- parte escéptica ha continuado avanzando. Claramente,
ticos. Después de un año, me refugié en la baja por ma- nuestro interés está puesto en la política y en la concien-
ternidad de mi tercer hijo. Y cerré la consulta. No podía ciación pública.
soportar más ese dilema.
Pero en los últimos años ha aumentado el atractivo de
Los seguidores y los escépticos de la homeopatía suelen la homeopatía entre la población.
ser acérrimos enemigos. ¿No puede hablarse de modo Sí. Según cifras de la Fundación Bertelsmann, por
sosegado sobre lo que ayuda más a una persona? ejemplo, la demanda aumenta en Alemania de forma
No. Por desgracia, ya no es posible. También me dejé continua. El interés creciente por las prácticas esotéricas
engañar por esa idea naíf. A través del desarrollo de laes un fenómeno de la época. Por un lado, cada vez nos
medicina, la física y la química debemos examinar la encontramos mejor: la mayoría de las personas no sufre
homeopatía de nuevo. Pensaba que otros homeópatas una enfermedad que ponga en peligro su vida y que
estarían interesados; sin embargo, la mayoría no quiere precise un tratamiento con buenos fundamentos. En
reflexionar sobre ello y, aún menos, hablar de críticas.lugar de ello, nos podemos permitir pensar en «esferas
En este punto hierven las emociones: los homeópatas superiores». Por otro lado, la religión ya no desempeña
se sienten ofendidos en su creencia; los escépticos, en un papel tan importante como antes. Hoy en día, las
su conocimiento. Hay posibilidades de información personas buscan y encuentran la creencia y la inspiración,
objetiva, pero las asociaciones homeopáticas no las a menudo, en otros lugares. Además, a través de las
aceptan. redes sociales tenemos mucho más acceso a todo tipo
de teorías e ideas descabelladas. Pueden construirse los
¿Alguna vez se reconciliarán los dos grupos o seguirá llamados filtros burbuja, en los que los usuarios se
habiendo dos frentes? En su libro parece que los quie- apoyan y confirman mutuamente. No obstante, los
ra conciliar. ciudadanos tienen cada vez más información sobre la
Mi libro está escrito de modo amable y cálido; es una crítica a la homeopatía a través de los medios de comu-
oferta al diálogo. Pero ya no puedo apoyar esa perspec- nicación, de manera que pueden formarse su propia
tiva. La oportunidad ha pasado, pérdida que deben ad- opinión.

MENTE Y CEREBRO 57 N.O 88 - 2018


¿Mejor que otros placebos? ño. Es un problema ético: el terapeuta se ve forzado a
engañar al paciente. Para que el placebo tenga un efecto
Un artículo de revisión publicado en marzo de 2017 total, no puede revelarle que el «medicamento» solo es
analizó estudios de eficacia para la homeopatía no indi- azúcar, en caso de que el propio terapeuta sea conscien-
vidualizada, es decir, según el diagnóstico (la prescrip- te de ello. Además, el efecto placebo tiene límites. En
ción del remedio no sigue el principio de similitud de primer lugar, va dirigido de manera específica a una
Samuel Hahnemann; véase la página 51). Los investiga- enfermedad; en segundo lugar, no es cuantificable; ter-
dores, dirigidos por Robert Mathie, analizaron 75 tra- cero, existen encuestas que revelan que puede encubrir
bajos, de los cuales casi dos tercios (49) los calificaron el estado de salud objetivo. Se han investigado pacientes
de «con alta probabilidad defectuoso». Solo hallaron con asma que experimentaron una mejoría tras tomarse
tres estudios de gran calidad metodológica, pero no un placebo; en cambio, una prueba de función pulmonar
­demostraron ninguna ventaja de la homeopatía frente mostró que su estado había empeorado. En este preciso
a otros placebos. Dicho de otro modo, los remedios ho- punto emerge el peligro: el efecto placebo puede hacer
meopáticos administrados no surtieron mejor efecto que algunas terapias parezcan efectivas cuando en reali-
que un preparado sin principios activos. Por otro lado, dad no lo son. Por ello, resulta tan importante informar.
la homeopatía aparecía como más exitosa cuanto menor
era la calidad del estudio. La bata de médico, la jerga académica o una imagen
Systematic Reviews, vol. 6, pág. 63, 2017 competente influyen también en el éxito del tratamiento.
¿No infravaloran los escépticos el poder de la creencia,
por irracional que sea?
Un buen tratamiento siempre se compone de una base
científica racional y del arte de saber curar. Debemos
Para muchos usuarios de la homeopatía, el trasfondo cuidar cada vez más esta parte de la curación médica, que
médico no importa tanto. Su crítica al carácter acien- incluye el efecto placebo, una relación de confianza y
tífico de la homeopatía, ¿puede que no interese a los determinadas señales. Pero debemos protegernos de
pacientes? convertir la creencia en la base del tratamiento. Desde la
Solo el 17 por ciento de las personas que encuentran la época de Samuel Hahnemann (fundador de la homeo-
homeopatía genial tienen una idea de lo que se esconde patía), la medicina ha experimentado un desarrollo
tras ella. La inmensa mayoría explica: «Me la han reco- considerable, pero tal vez en ese camino haya perdido de
mendado», «No puede ser malo» o «Antes de dar a mi vista a los pacientes y a sus sentimientos. En este sentido,
hijo algo químico prefiero un remedio más suave, natu- la homeopatía constituye una especie de síntoma de
ral». No hay nada que decir en contra de todo esto. La los defectos de la medicina moderna. En el mejor de los
mayoría de las personas tienen una buena experiencia casos, los homeópatas se toman en serio a los pacientes
con la homeopatía la primera vez. Por lo general, suele y los acompañan, con paciencia, por las preocupaciones
tratarse de una enfermedad sin importancia que habría y apuros que provoca la enfermedad. Otros médicos, a
desaparecido por sí sola tras unos días. Pocas veces, los menudo no prestan estos cuidados. Aunque no debemos
médicos explican que el tratamiento homeopático no considerar la magia como el núcleo de la cuestión, tam-
reduce los síntomas. De este modo, muchos pacientes bién debemos recordar que las personas no somos seres
acaban confiando en la homeopatía en casos graves o, puramente racionales.
incluso, pierden la confianza en la medicina académica.
Dejan de tomar antibióticos, no se vacunan o, en el peor ¿Por qué motivo algunos profesionales de la salud re-
de los casos, toman bolitas de azúcar para tratar enfer- comiendan la homeopatía?
medades en las que les va la vida. Este es el peor efecto Existen dos grandes grupos. Unos persiguen un remedio
secundario de la homeopatía: puede ser realmente peli- más bien pragmático. La homeopatía amplía su espectro
grosa. La imagen de la homeopatía como libre de riesgos y lo convierte en más atractivos para sus pacientes. Ade-
no se ha discutido públicamente durante mucho tiempo. más, en caso de duda, el paciente se lleva a casa algo que,
por lo menos, no provoca efectos secundarios. Antes de
¿Qué papel desempeña el efecto placebo en las expe- recetarle un antibiótico ineficaz a alguien que llega a la
riencias positivas de los usuarios de la homeopatía? consulta médica con una infección vírica, prefiero darle
La pregunta no es si el efecto placebo ayuda o no; es un par de bolitas, según el sentido común. Naturalmen-
evidente que ayuda. He trabajado unos años en el ámbi- te, solo a sabiendas de que la infección desaparecerá en
to geriátrico. Cuando, por la noche, los pacientes no unos días por sí sola. Pero gran parte de los homeópatas,
podían dormir, a veces les dábamos un placebo, ya que a los que por cierto yo también he escuchado, creen en
no podían depender de otro medicamento más. Creo que, la fuerza curativa. A menudo se hallan convencidos de
como médicos, debemos sopesar siempre los casos par- que la homeopatía puede proporcionar algo que la me-
ticulares. No obstante, la homeopatía se basa en el enga- dicina académica no puede, y la utilizan incluso para las

MENTE Y CEREBRO 58 N.O 88 - 2018


ENTREVISTA / HOMEOPATÍA

«No debemos llenar


las lagunas del saber
con especulaciones
y creencias»
MICHAEL HUDLER; CORTESÍA DE NATALIE GRAMS

enfermedades graves. Un homeópata con el que aprendí tenemos y que siempre vamos a tener con especulaciones
sugería desde un inicio a sus pacientes que dejaran de y creencias. Creo que muchas personas entienden mal
tomar todos los demás medicamentos, ya fueran para la la ciencia. Piensan que algunos individuos deciden la
presión arterial, el asma o la diabetes. Estas personas severdad absoluta. Al mismo tiempo, la ciencia es mucho
encuentran ideológicamente deslumbradas. Se alejan de menos dogmática que nuestro día a día. Cuando una
la ciencia y del pensamiento lógico. Ello pone en peligro hipótesis resulta falsa, se rechaza. En ciencia siempre
a las personas. Esta parte de la escena tampoco puede trabajamos con la ignorancia como frontera, y esa es
explicarse con argumentos racionales. precisamente la parte más interesante. Con respecto a
la homeopatía, el conocimiento actual resulta suficiente
Lo que hoy es válido en medicina no es una verdad para crearnos una opinión. Incluso cuando algunos no
tallada en la piedra. También en esta ciencia se desco- quieran admitir esta realidad. H
noce cómo actúan ciertas terapias.
Sí. Por eso quiero remarcar que criticar la homeopatía Entrevista llevada a cabo por las redactoras en prácticas Corinna
no significa estar ciego ante los problemas de la medici- Hartmann y Katharina Schmitz junto con Steve Ayan, redactor
na. Pero no debemos resolver las lagunas del saber que de Gehirn und Geist, edición alemana de Mente y Cerebro.

PA R A S A B E R M Á S

Role of pill-taking, expectation and therapeutic alliance in the placebo response in clinical trails for major depression.
A. F. Leuchter et al. en The Bristish Journal of Psychiatry, vol. 205, págs. 443-449, 2014.
A systematic review and meta-analysis of complementary and alternative medicine in asthma. C. M. Kohn y P. Paudyl
en European Respiratory Review, vol. 26, págs. 160.092-160.097, 2017.
Homöopathie neu gedacht: Was Patienten wirklich hilft (2.a edición). N. Grams. Springer, Heidelberg, 2017.

EN NUESTRO ARCHIVO

Errores lógicos de la homeopatía. Natalie Grams y Nikil Mukerji en MyC n.o 88, 2018.

MENTE Y CEREBRO 59 N.O 88 - 2018


SI NOPSI S

Psicología en la sala de audiencia


En un juicio, no solo cuentan los hechos. Los jueces, los fiscales y los testigos se topan
con ­numerosas trampas psicológicas. Exponemos las 10 principales.

Texto: Liesa Klotzbücher / Gráfico: Yousun Koh

1 2
1 Y entonces, de repente, este
Recuerdos falsos 3
hombre moreno, que llevaba
una sudadera con capucha,
La memoria no proporciona una copia exacta de lo
¿Qué aspecto tenía se puso delante de mí apun­
que sucedió en el pasado: las preguntas sugerentes,
el agresor? tándome con una pistola...
por ejemplo, pueden alterar nuestros recuerdos o in­
cluso crear nuevas memorias. Esta posibilidad contri­
buye a que los testigos sean propensos a errores.

2
Abogada
Efecto de las armas defensora
Bajo una excitación intensa, nuestra percep­
ción se centra en la fuente del potencial pe­
ligro: una pistola, por ejemplo. En esa situa­
ción, resulta más difícil acordarse después
de la cara del agresor.
Acusado
Testigo
3
Ensombrecimiento verbal
Cuando algo resulta difícil de explicar
con palabras, pero se intenta igualmente,
el recuerdo se debilita. Los testigos que
han descrito la cara del delincuente antes
de ver las fotografías de los presuntos 4
autores reconocen con mayor dificultad a Que jueza más
la persona buscada que los testigos que guapa. Seguro
no han proporcionado una descripción que falla una
previa. sentencia
­inteligente.

4
Efecto halo
Al juzgar a una persona, con
frecuencia caemos en el
error de atribuirle ciertos
rasgos a partir de una carac­
terística determinada. De
esta manera, a los sujetos
atractivos los solemos consi­
derar inteligentes y sociables.
Espectador

MENTE Y CEREBRO 60 N.O 88 - 2018


5
7
Efecto anclaje
La testigo describe que el Las personas tienden a adecuar un juicio numérico (por ejem­
5 autor es moreno, y el cabello plo, la duración de una condena) a un número que se ha nom­
del acusado es más bien claro. brado previamente. Incluso jueces experimentados han mostra­
El fiscal solo aboga por Pero ese aspecto también se do estos sesgos de juicio y han adaptado su decisión a las
tres años. ¿Quizás haya puede cambiar. demandas de la fiscalía, según se ha comprobado en experi­
sido demasiado severa en mentos. También las interrupciones partidistas («¡Enciérrelo
mis consideraciones? durante cinco años!») pueden influir en sus decisiones.
8
De todas formas, parece
6 un tipo desaliñado y anti­ 6
pático. No le creo ni una
sola palabra. Efecto del agotamiento mental
Los jueces hambrientos y cansados fallan
­sentencias más severas. De esa manera,
los juicios que acontecen por la
9 10 mañana o después de una pausa
El acusado no me va pueden favorecer a los acusados.
a engañar. Sé de bue­
na tinta que está 7
mintiendo. Está tan
nervioso... Efecto
Escabina Jueza Escabino
de la perseverancia
Nos resulta difícil modificar la impresión
­general que nos hemos creado sobre una
persona o una circunstancia determinada,
incluso cuando existen hechos que hablan
en contra de esa opinión consolidada.

8
Estimación de la credibilidad
Fiscal Las declaraciones de una persona mayor, con
buena presencia, simpática y una manera de
pensar similar a la nuestra nos parecen más
creíbles. En cambio, las explicaciones de perso­
YOUSUN KOH

nas introvertidas, que reflejan cierta fobia


­social y cuyas descripciones carecen de emo­
ciones nos inspiran menos confianza.

9
Ilusión de superioridad
En general, estamos convencidos de que somos
mejores que la media en la mayoría de los ámbitos.
­También pensamos que somos muy diestros a la hora
de descubrir mentiras, mas ello no suele ser cierto.

10
Efecto Otelo
Si una persona se muestra nerviosa durante el
FUENTES interrogatorio, es probable que quien le pre­
Personality and Social Psychology Review, vol. 10, págs. 214- gunta sospeche que está mintiendo, aunque en
234, 2006; PNAS, vol. 108, págs. 6889-6892, 2011; Personality realidad diga la verdad. Ello aumenta la pre­
and Social Psychology Bulletin, vol. 32, págs. 188-200, 2006;
Nature, vol. 477, págs. 317-320, 2011; Advances in Psychology
sión psicológica del sospechoso, lo que, a su
and Law, vol. 1, págs. 71-117, 2016; Behavioral Sciences & the vez, refuerza al interrogador en su convicción.
law, vol. 25, págs. 355-375, 2007; Handbuch der Forensischen
Psychiatrie, págs. 662-688. Steinkopff, Darmstadt, 2009

MENTE Y CEREBRO 61 N.O 88 - 2018


NEUROFILOSOFÍA

SERIE: INVESTIGACIÓN DE LA CONSCIENCIA Los neurocientíficos


intentan descubrir el modo en que nuestras experiencias subjetivas
se producen a partir de los procesos neuronales.
Pero ¿se trata solo de una cuestión empírica?

El enigma de la
consciencia
TOBIAS SCHLICHT

Serie: «Investigación de la consciencia»


Parte 1: Descifrar los mecanismos de la consciencia
Parte 2: Los errores lógicos de los escépticos (MyC 89/2018)
Parte 3: Oportunidades y límites de una teoría de la consciencia (MyC 90/2018)

MENTE Y CEREBRO 62 N.O 88 - 2018


GETTY IMAGES / JONATHAN KNOWLES

MENTE Y CEREBRO
63
N.O 88 - 2018
En síntesis:Del cerebro a la mente

1 2 3
Uno de los principales objeti­ La búsqueda, durante décadas, Las investigaciones empíricas
vos de la neurociencia es desci­ del correlato neuronal de la corren el riesgo de confundir
frar los mecanismos cerebrales consciencia ha aportado nu­ los fundamentos neuronales
que producen la consciencia o que merosas hipótesis, pero todavía no de la consciencia con los del pen­
contribuyen a ella. se divisa una explicación. samiento y los del inconsciente.

E
l encéfalo constituye la base de nuestras pregunten a quién pertenece esa sensación; la cuestión
capacidades mentales, pero no todo lo que ni siquiera tiene sentido. Por tanto, la consciencia siem­
ocurre en él se halla relacionado con las pre se encuentra vinculada a una perspectiva concreta y
experiencias conscientes. Si, por ejemplo, subjetiva de las vivencias. Usted, estimado lector, puede
el cerebelo, estructura que contiene más del pensar en el hambre que siento, pero solo yo puedo ex­
triple de neuronas que la corteza cerebral, perimentarla, igual que usted la suya.
sufre una lesión grave, la consciencia permanece conser­ Nagel cuestiona que nos podamos aproximar al carác­
vada en gran medida. Ello plantea la siguiente pregunta: ter subjetivo de las vivencias conscientes con los métodos
¿qué procesos neuronales mínimos se necesitan para que objetivos de las ciencias naturales, precisamente porque
se cree la consciencia? estos métodos prescinden de la perspectiva subjetiva.
Una tarea central de la neurociencia radica en encon­ Cuando estudian el calor, los físicos no se preocupan de
trar el llamado correlato neuronal de la consciencia (CNC), si usted o yo estamos acalorados o sudamos. En la cons­
es decir, el conjunto mínimo de acontecimientos neuronales ciencia, indica el investigador de la Universidad de
para que se produzca una percepción consciente especí­ Nueva York, se trata justamente de esta perspectiva de
fica, según define Christof Koch, del Instituto Allen para las vivencias. Por ello, cada paso hacia una mayor obje­
la Ciencia del Cerebro. ¿Qué circuitos o procesos posi­ tividad nos aleja de nuestro propósito.
bilitan, por ejemplo, que en estos momentos esté viendo
frases en una pantalla de ordenador y que no tenga dolor Pensadores escépticos, investigadores optimistas
de muelas, por ejemplo? Existen filósofos y, sobre todo, neurocientíficos más
Para buscar el CNC, los investigadores parten de la optimistas que Nagel. En 2014, Stanislas Dehaene, del
premisa de que la actividad neuronal responsable de una Colegio de Francia, señalaba en su libro Pensar, que el
vivencia específica se aloja en un correlato más amplio problema de la consciencia ha perdido su condición es­
de la consciencia en el que también intervienen las re­ peculativa y se ha transformado en un fenómeno de la­
giones cerebrales necesarias para la atención y la alerta. boratorio. En su opinión, solo se requiere una mayor
Separar estos planos puede resultar difícil, pero no im­ cantidad de datos empíricos para resolver el enigma. Sin
posible, como demuestran varios estudios clínicos. embargo, una mirada más detallada de los métodos con
Algunos filósofos ponen en duda que el enigma de la los que los investigadores examinan la consciencia y su
consciencia pueda resolverse alguna vez por medios correlato neuronal revela un dilema que convierte la
científicos y empíricos. Thomas Nagel, de la Universidad búsqueda del CNC en difícil, por no decir en imposible.
de Nueva York, planteaba en 1974 en su popular artículo De acuerdo con la teoría del espacio de trabajo global,
«¿Qué se siente al ser un murciélago?» que el carácter que apoya Dehaene, la consciencia se origina cuando la
subjetivo es el aspecto determinante de la consciencia. corteza cerebral dispone de la información sensorial para
Aunque las vivencias conscientes pueden ser muy dife­ la acción, el lenguaje, la memoria y otras funciones cog­
rentes (leer un texto en el monitor del ordenador o sufrir nitivas. Una compleja red extendida por casi toda la
dolor de muelas), siempre las consideramos propias. corteza es responsable de ello. De esta manera, su activi­
Cuando tenemos hambre, no resulta necesario que nos dad revela el simple hecho de que todo aquello a lo que
dirigimos nuestra atención en el estado de vigilia se
vuelve consciente.
La vivencia consciente se convierte, por tanto, en
disponibilidad cognitiva de la información. Este acceso
E L AU TO R consciente ocurre en el momento en que podemos co­
Tobias Schlichtes catedrático Lichtenberg
municar a otras personas nuestras percepciones y sensa­
de filosofía de la consciencia y de la ciones; de lo contrario, no tiene lugar, ni siquiera cuando
cognición en la Universidad Ruhr el cerebro procesa información de manera inconsciente
de Bochum. y esa influye en nuestras acciones. La principal ventaja

MENTE Y CEREBRO 64 N.O 88 - 2018


NEUROFILOSOFÍA / SERIE: INVESTIGACIÓN DE L A C ONSCIENCIA

Consciencia sin comunicación verbal A

FUENTE: «BINOCULAR RIVALRY: FRONTAL ACTIVITY RELATES TO INTROSPECTION AND ACTION BUT NOT TO
En los experimentos sobre rivalidad binocular se mues-

PERCEPTION». S. FRÄSSLE ET AL. EN THE JOURNAL OF NEUROSCIENCE, VOL. 29, PÁGS. 1738-1747, 2014
tran a los probandos dos imágenes distintas al mismo
tiempo: un ojo ve, por ejemplo, un panel con rayas ha-
cia la izquierda, y el otro ojo, uno con rayas en sentido
contrario. La percepción salta en este caso de una ima-
gen a la otra con un ritmo relativamente fijo. Si los par-
ticipantes comunican qué ven en ese momento, la reso-
nancia magnética revela una activación cerebral
bastante extensa, como se señala en la ilustración de la
mitad derecha del cerebro (A). En cambio, si se deja que B
los probandos se limiten a observar, sin explicar lo que
ven, la activación de los lóbulos frontal y parietal se re-
duce (B). Es posible que estos patrones de activación se
deban a la concentración de la mente en la experiencia
propia y no en la percepción en sí misma. Aunque los
probandos no expliquen qué ven, experimentan una
impresión visual consciente.
Journal of Neuroscience, vol. 34, págs. 1738-1747, 2014

de esta definición de la consciencia estriba en que facili­ cruza por medio de la escena. Ello se debe a la ceguera
ta la investigación en el laboratorio. Por ejemplo, los al cambio, la incapacidad de detectar variaciones visuales
participantes del estudio comunican lo que perciben si otros estímulos mantienen nuestra atención fija. De­
mediante palabras o pulsando una tecla, y los investiga­ haene y otros investigadores consideran el fenómeno
dores correlacionan esas indicaciones con la actividad como una prueba de que solo percibimos de modo
cerebral que registran de forma simultánea. consciente aquello que observamos con atención. Según
Pero ¿está justificado convertir la atención en una su teoría, la atención es el factor decisivo para determinar
condición necesaria para las vivencias conscientes? La qué contenidos llegan al espacio de trabajo global y cuá­
popular secuencia de vídeo en la que dos grupos de les no. Por tanto, únicamente vemos aquello sobre lo que
personas, unos vestidos con camiseta blanca y otros con sabemos. Pero ¿realmente solo somos conscientes de lo
una de color negro, juegan al baloncesto demuestra que que podemos procesar cognitivamente y explicar a los
pasamos por alto muchas cosas que suceden ante nuestros demás? ¿Debemos equiparar conocimiento y consciencia?
ojos. En el conocido test, ideado por los psicólogos El filósofo Ned Block contrapone a esta idea el con­
Christopher Chabris y Daniel Simons en 1999, se pide al cepto de «consciencia fenoménica», es decir, la vivencia
espectador que cuente el número de veces que los juga­ consciente sin acceso cognitivo. De acuerdo con su
dores de blanco se pasan el balón. Al estar concentrados planteamiento, la ceguera al cambio solo demuestra que
en los pases, el 60 por ciento de los sujetos no percibe nuestro acceso cognitivo depende de la atención y está
que un individuo disfrazado de gorila con pelaje negro limitado por ella. Sin embargo, la capacidad de la cons­
ciencia es mucho mayor, sostiene. Toda persona que haya
conducido alguna vez absorta en sus pensamientos por
una autopista y haya llegado sana y salva a casa estará de
GLOSARIO acuerdo con que los contenidos perceptuales que se en­
cuentran fuera del campo atencional no tienen por qué
C O R R E L AT O N E U R O NA L ser totalmente inconscientes, como presupone Dehaene.
DE L A CONSCIENCIA (CNC) De ser así, circular en dichas condiciones comportaría
Es el conjunto mínimo de acontecimientos fisiológicos un rápido y trágico final. Cuando centramos nuestra
cerebrales necesarios para alcanzar una experiencia atención en otro asunto, también vemos los coches que
­subjetiva. nos adelantan y los árboles y las casas que nos encontra­
mos, aunque no sea con la misma claridad y exactitud.
E S PA C I O D E T R A B A J O G L O B A L Asimismo, Block defiende su postura con los experi­
Teoría según la cual solo somos conscientes de aquello mentos que George Sperling, de la Universidad de Cali­
que la atención y la memoria operativa ponen fornia en Irvine, llevó a cabo en los años sesenta del siglo xx.
a ­disposición del procesamiento cognitivo. En su estudio, el psicólogo cognitivo mostraba a los

MENTE Y CEREBRO 65 N.O 88 - 2018


Reconocimiento facial y consciencia

2012,IMPRESO CON AUTORIZACIÓN DE ELSEVIER/CCC


DURING BINOCULAR RIVALRY». P.-J. HSIEH ET AL. EN
DE: «PRE-STIMULUS PATTERN OF ACTIVITY IN THE
FUSIFORM FACE AREA PREDICTS FACE PERCEPTS

NEUROPSYCHOLOGIA, VOL. 50, PÁGS. 522-529,


Presentación paralela Presentación paralela Presentación sencilla
(el probando ve la cara) (el probando ve la casa) (cara y casa ante ambos ojos)

Al contemplar simultáneamente una cara con un ojo Los pacientes con negligencia visuoespacial también
y una casa con el otro, la percepción salta de una presentan este patrón cuando explican que dejan de ver
imagen a otra. Si, en un momento determinado, los la cara. Parece como si la procesaran de manera subli-
probandos ven el rostro en lugar de la casa, en su ce- minal. De momento, se sigue debatiendo si la activación
rebro aumenta la actividad del giro fusiforme, un del área facial fusiforme revela una experiencia cons-
área del lóbulo temporal importante para el recono- ciente del estímulo.
cimiento facial. Neuropsychologia, vol. 50, págs. 522-529, 2012

probandos una matriz con 12 letras (tres filas de cuatro) el intervalo de tiempo entre la presentación de las letras
durante solo 50 milisegundos, seguido de una pantalla y el sonido ascendía a varios segundos.
en blanco. Los sujetos debían nombrar tantos elementos Entonces, ¿qué interpretación de nuestras vivencias
como les fuera posible. Prácticamente todos creían haber conscientes es la correcta? ¿Es necesaria la atención para
visto casi todas las letras; sin embargo, solo eran capaces la consciencia? Antes de dar una respuesta, me interesa
de citar cuatro o cinco, es decir, menos de la mitad. abordar la controversia según la cual el descubrimiento
Para averiguar si los probandos se equivocaban, Sper­ empírico de los supuestos fundamentos neuronales de la
ling ideó un método curioso: en lugar de preguntar por consciencia depende de decisiones conceptuales previas.
todas las letras, pedía respuestas parciales. Los partici­ Si caracterizamos la relación entre las vivencias subjetivas,
pantes debían nombrar, por ejemplo, una de las tres filas. la atención y el acceso consciente de manera distinta a
Poco después de su presentación, se indicaba con un como lo hace Dehaene, contemplaremos los hallazgos
sonido agudo, intermedio o grave la fila concreta de la empíricos desde una nueva perspectiva.
que se trataba. De manera sorprendente, podían repetir La definición de Dehaene presupone que todo lo que
cualquiera de las filas casi en su totalidad, sin saber de experimentamos de forma consciente lo procesamos
antemano cuál era la señalada. Al parecer, la imagen también mediante la cognición y lo podemos comunicar.
perceptiva del patrón original estaba todavía disponible Pero si la capacidad de la consciencia sobrepasa la capa­
en su cerebro, de forma que, con ayuda del sonido, diri­ cidad del acceso cognitivo, este modelo solo contempla­
gían su atención hacia dicha imagen y podían «leer» las
letras. Sperling denominó la capacidad de retener hasta
una docena de elementos «amplitud de la memoria icó­
nica».
Algunos filósofos
ponen en duda
¿Es necesaria la atención?
Block argumenta que esa imagen perceptiva debía per­
tencer a la consciencia fenoménica de los probandos,
aunque no pudieran identificar todas las letras. La capa­
cidad de nuestra atención y memoria operativa limita el
que el enigma de
acceso cognitivo a cuatro o cinco elementos. Pero, aparte
de ello, disponemos de una consciencia perceptiva deta­
la consciencia
llada, afirma Block. Así pues, los probandos no estaban
sujetos a una ilusión cuando creían haber visto todas las pueda resolverse
letras. Un equipo dirigido por Victor Lamme, de la Uni­
versidad de Ámsterdam, confirmó los resultados del an­ algún día con
tiguo experimento de Sperling en numerosas variaciones.
Los voluntarios resolvían bien el ejercicio, incluso cuando métodos científicos
MENTE Y CEREBRO 66 N.O 88 - 2018
NEUROFILOSOFÍA / SERIE: INVESTIGACIÓN DE L A C ONSCIENCIA

ría la fracción de la consciencia susceptible de procesamiento SI TE INTERESA


cognitivo. Por tanto, se correría el riesgo de confundir el ESTE TEMA...
supuesto CNC con los correlatos neuronales de los pro­ Descubre En busca de la consciencia,
cesos de atención y los pensamientos. monográfico en el que encontrarás
Los neurocientíficos se enfrentan a un problema: todo nuestros mejores artículos sobre las
informe implica un acceso cognitivo. ¿Cómo pueden saber diferentes técnicas, métodos y materia-
si una persona que niega ver este o aquel estímulo carece les que se están empleando para cono-
cer los mecanismos naturales de la
realmente de consciencia sobre dicho estímulo o si, por el consciencia.
contrario, es consciente del estímulo, pero no tiene acceso
www.investigacionyciencia.es/
cognitivo al mismo? Esta situación se da con los pacientes
revistas/cuadernos/numero/13
que, debido a una lesión cerebral, sufren negligencia vi­
suoespacial. Si se presenta al afectado un estímulo solo en
el lado izquierdo o derecho de su campo visual, puede
identificarlo. Sin embargo, en cuanto se le muestran seña­ lugar de la cara, la actividad de dicha región disminuía
les en ambos lados al mismo tiempo, el paciente solo de forma notable. De hecho, las personas que presentan
puede reconocer el estímulo del lado derecho y afirma no lesiones en el área facial fusiforme manifiestan problemas
ver nada en el lado izquierdo. para reconocer las caras. Tales hallazgos sugieren que el
Durante las pruebas de rivalidad binocular, se presen­ CNC tiene que encontrarse en el área facial fusiforme.
tan objetos distintos al ojo izquierdo y al derecho. Con Geraint Rees, del Colegio Universitario de Londres,
ello no se genera una impresión visual combinada, en la llevó a cabo un estudio similar con un paciente aquejado
que se superponen ambos estímulos, sino que la percep­ de negligencia visuoespacial que percibía de inmediato
ción salta de uno a otro. El equipo de Nancy Kanwisher, el rostro expuesto en el lado izquierdo cuando no existía
del Instituto de Tecnología de Massachusetts, mostró una ningún estímulo simultáneo en el lado derecho. También
cara al lado izquierdo y una casa al lado derecho de pro­ se comprobó la correlación de la percepción consciente
bandos sanos mientras registraban su actividad cerebral con la activación del área facial fusiforme. Si se mostraba
mediante neuroimagen funcional. El equipo observó al mismo tiempo la casa en el lado derecho, el paciente
correlaciones estables entre la percepción consciente de dejaba de ver la cara. Sin embargo, la activación del área
los rostros y el aumento de la actividad de una porción fusiforme apenas se reducía.
de la circunvolución fusiforme, también denominada área ¿Demuestra este hallazgo que la activación intensa del
facial fusiforme. Cuando el participante veía la casa en área facial fusiforme constituye el CNC de la percepción
de rostros? ¿O revelan que el paciente sufre daños en
otras bases neuronales de la consciencia? Block apuesta
por una tercera posibilidad: la excitación del área facial
GLOSARIO fusiforme puede ser el CNC de la percepción de rostros,
pero, además, es posible que el paciente tenga conscien­
Á R E A FA C IA L F U S I F O R M E cia visual del estímulo de la cara, pero que carezca del
Región del lóbulo temporal del cerebro que interviene acceso cognitivo. Si así fuera, ello acarrearía la conse­
en el reconocimiento de las caras. cuencia paradójica de que podemos experimentar viven­
cias conscientes de las que no sabemos nada.
N E G L I C E N C I A V I S U O E S PA C I A L Según esta idea, no solo el inconsciente, sino también
Trastorno de la atención que aparece tras una lesión ce­ una parte de nuestra consciencia nos permanece oculta.
rebral. Cuando se muestran al afectado dos imágenes Una consciencia con estas características es muy difícil
distintas, una ante cada ojo, solo se manifiesta cons­ de demostrar, porque los informes de los probandos no
ciente de ver una. aportan datos para saber si se trata de un procesamiento
inconsciente de estímulos o de la falta de acceso cogni­
R I VA L I D A D B I N O C U L A R tivo de la consciencia. Para determinar el auténtico co­
Paradigma experimental en el que se expone una ima­ rrelato de la consciencia sin la contaminación de otras
gen diferente a cada ojo del probando. Durante la per­ funciones cognitivas, los investigadores deben evitar este
cepción subjetiva, no se fusionan ambos estímulos, tipo de pruebas. Pero ¿cómo?
sino que la visión salta de una imagen a otra. Lamme y Block recomiendan no establecer la cons­
ciencia a partir de los criterios conductuales de una in­
N I S TA G M O O P T O C I N É T I C O formación verbal, sino a través de características neuronales.
Reflejo ocular motor estrechamente vinculado con un Basándose en las investigaciones de Lamme, proponen
determinado estímulo visual, de manera que puede uti­ como CNC el llamado procesamiento recurrente. Para
lizarse como una señal indirecta de la percepción cons­ que se produzca una visión consciente, no basta con que
ciente, sin necesidad de las explicaciones del probando. la información se transmita de forma lineal desde la re­

MENTE Y CEREBRO 67 N.O 88 - 2018


NEUROFILOSOFÍA / SERIE: INVESTIGACIÓN DE L A C ONSCIENCIA

¿Podemos tener se les mostraban. El patrón de activación neuronal era


similar en ambos casos, a excepción de la corteza pre­

experiencias frontal, que solo se activaba cuando los probandos co­


municaban lo que veían; por tanto, se producía un acce­

conscientes de las
so cognitivo a este contenido de la consciencia.
En conclusión, únicamente los reflejos oculares re­
velaban la estimulación visual real. Los investigadores
que no sabemos corre­lacionaron dichos reflejos y la actividad cerebral para
determinar el CNC «auténtico». También demostraron
nada? que el diámetro de las pupilas proporciona indicios simi­
lares. Estos hablan a favor de la tesis de Block: la activación
de la región cerebral prefrontal se acompaña del acceso
cognitivo, pero no de las experiencias conscientes.
tina hasta la corteza visual pasando por el cuerpo geni­ Por muy importantes y originales que puedan resultar
culado lateral, sino que estas áreas superiores tendrían estos métodos, siguen albergando el riesgo de error en la
que interactuar, además, con fases de procesamiento determinación del correlato neuronal de la consciencia,
intercaladas mediante conexiones recurrentes. no tanto respecto a los correlatos de las funciones cogni­
Si se acepta la propuesta de definir la consciencia tivas superiores, sino a las activaciones neuronales corre­
humana sobre una base neuronal, los investigadores lacionadas con reflejos oculares motores inconscientes.
podrían decidir, en función de mediciones objetivas Los cambios del diámetro de las pupilas también pueden
«externas», si existe consciencia o no. Incluso si la perso­ observarse cuando se efectúan tareas complejas, como
na negase, por ejemplo, ver la cara que se le enseña, indicio de la carga intelectual que suponen. Aunque los
podría demostrarse esa experiencia consciente que la probandos no comuniquen nada, no se descarta que sigan
persona afectada desconoce, siempre que estuviese pre­ pensando en sus percepciones de forma automática.
sente el CNC. La medición del proceso cerebral supera­ Por tanto, el dilema continúa. Probablemente, la prin­
ría con holgura las explicaciones por parte del probando, cipal dificultad estriba en aislar un correlato neuronal de
de manera que ya no serían necesarias. las experiencias conscientes que se halle libre de la con­
taminación de procesos inconscientes y de acciones
Cuando la narración subjetiva ya no cuenta cognitivas, como la atención o el pensamiento. Con todo,
Por ahora, esa conclusión resulta precipitada. Para queda claro que la solución no depende solo de los deta­
empezar, los procesamientos recurrentes no son ni por lles empíricos, sino que requiere la aclaración conceptual
asomo el único candidato para la descripción neuronal (filosófica) de las relaciones entre consciencia, atención
de la consciencia. Antes se debería descartar toda una y pensamiento. H
serie de propuestas alternativas. Por otro lado, estos
procesos no explican en absoluto el carácter subjetivo
de la consciencia. Todavía desconocemos por qué un
estímulo concreto se experimenta de forma subjetiva.
PA R A S A B E R M Á S
El supuesto de que los procesamientos recurrentes son
el correlato de la consciencia, igual que otras propuestas, Rich conscious perception outside focal attention. N. Block
abre una brecha entre los procesos neuronales mensu­ en Trends in Cognitive Sciences, vol. 18, págs. 445-447, 2014.
rables y objetivos y las experiencias subjetivas de las Denken: Wie das Gehirn Bewusstsein schafft. S. Dehaene.
personas. Knaus, Múnich 2014.
Pero existe otro medio de aproximarse al CNC. Naot­ No-report paradigms: Extracting the true neural correlates
sugu Tsuchiya, quien investiga en la Universidad Monash, of consciousness. N. Tsuchiya et al. en Trends in Cognitive
junto con Melanie Wilke, de la Universidad de Gotinga, Sciences, vol. 19, págs. 757-770, 2015.
y Stefan Frässle, por entonces en la Universidad de
Marburgo, diseñaron en 2015 métodos experimentales EN NUESTRO ARCHIVO
que no requieren las aportaciones de los participantes. La visión: ventana a la consciencia. Nikos K. Logothetis en IyC,
Para ello, aprovecharon un movimiento reflejo ocular, febrero de 2000.
el nistagmo optocinético, el cual se correlaciona estre­
¿Cómo surge la consciencia? Christof Koch y Susan Greenfield
chamente con el estímulo dominante en la rivalidad en IyC, febrero de 2007.
binocular.
Primero, registraron las aportaciones verbales de los Rivalidad binocular. Vilayanur S. Ramachandran y Diane
probandos. En fases posteriores del estudio, solo se ba­ Rogers-Ramachandran en MyC n.o 29, 2008.
saron en el reflejo ocular de los sujetos para constatar La consciencia: ¿solo un montón de neuronas? Manuela
que percibían el cambio repentino de las imágenes que Lenzen en MyC n.o 76, 2016.

MENTE Y CEREBRO 68 N.O 88 - 2018


ESPECIAL
MONOGRÁFICOS DIGITALES
Descubre los monográficos digitales que reúnen nuestros
mejores artículos (en pdf) sobre temas de actualidad

www.investigacionyciencia.es/revistas/especial
Un chamán prepa-
ra el brebaje para
el ritual de la
ayahuasca.

MENTE Y CEREBRO 70 N.O 88 - 2018


SUSTANCIAS PSIC OACTIVAS

ALUCINÓGENOS En Latinoamérica, la ayahuasca, una infusión


vegetal con efectos psicodélicos, ha encontrado el camino
desde la selva tropical al tratamiento de las adicciones.
Pero ¿cómo puede curar una droga?

De viaje e­ spiritual
con ayahuasca
K AT HA R I NA M Ü L L E R

E
n una pequeña cabaña de madera en medio
de la selva peruana, Tomás* flota bajo el
techo. Desde ahí arriba contempla su cuer-
po, que yace más abajo sobre una estera,
relajado y con los ojos cerrados. De cuando
en cuando, este joven de 24 años, oye la
cantinela en español del chamán que dirige la ceremonia
de la ayahuasca. Al momento siguiente, se le presentan
imágenes de su infancia. Se ve con tres años, de vacacio-
nes con su familia, un acontecimiento que había olvida-
do pero que ocurrió de verdad, como le confirman más
tarde sus padres. Tomás experimenta de nuevo el miedo
del primer día de colegio, la primera pelea en el patio de
recreo y, a continuación, contempla escenas de sus viven-
cias como atleta profesional. Todas estas imágenes se le
aparecen de forma extraordinariamente clara y nítida, de
manera mucho más real que en los sueños. Durante unas
horas se convierte en espectador de una película de su
GETTY IMAGES / AFP / EITAN ABRAMOVICH

propia vida. Sorprendentemente, no le importa recordar


esas emociones tan intensas y en parte negativas. «Me
veía a mí mismo hacer todas esas cosas y sabía exacta-
mente qué sentía en ese momento, pero al mismo tiem-
po actuaba como espectador», me explica.

* Nombres alterados por la redacción.

MENTE Y CEREBRO 71 N.O 88 - 2018


también un centro de devoción para los turistas de la
ayahuasca. Allí, los clientes, en su mayoría occidentales,
pueden elegir entre una amplia variedad de ofertas. El
L A AU TO R A chamán se encarga de organizar el viaje para los turistas
de Occidente.
Katharina Mülleres periodista
y graduada en ciencias cognitivas. Tomás decidió experimentar la aventura «un día con
un chamán» tras oír hablar de uno en concreto durante
su viaje de unos meses como mochilero. De acuerdo con
las indicaciones del chamán, debía seguir una dieta espe-
cial durante los cuatro días anteriores a la ceremonia: nada
La ayahuasca es un alucinógeno vegetal. Su nombre de alcohol, ni de frutas deshidratadas, queso curado u
significa «liana del alma». Los habitantes de la región otros alimentos que contuvieran mucha tiramina, porque
amazónica la utilizan desde hace siglos para curar enfer- la ayahuasca inhibe la degradación de esta sustancia de-
medades físicas y psíquicas. En el siglo xix aparecieron rivada de un aminoácido, por lo que puede aumentar la
en Brasil las llamadas iglesias de la ayahuasca, a cuyo presión arterial.
amparo se usa la sustancia como una suerte de sacramen-
to durante las ceremonias. Una de esas religiones, Santo Amarga y no muy sabrosa
Daime, se abrió camino desde la jungla sudamericana en Los participantes del ritual se conocieron la mañana del
los años noventa y se extendió por todo el mundo. mismo día en el que iban a experimentar con la ayahuas-
De ese modo, en los últimos años, la ayahuasca ha ca. Después de comer juntos, el chamán comenzó a ex-
llegado a llamar la atención de europeos y norteameri- plicarles, ya en la pequeña cabaña-templo, la relevancia
canos interesados por la espiritualidad. «La ayahuasca de la droga. Hablaba en inglés. A continuación, los visi-
actúa de forma diferente a los “hongos mágicos”», des- tantes, entre ellos Tomás, se pusieron a beber la infusión
taca Benjamin de Loenen, fundador del Centro Interna- amarga y de sabor no demasiado agradable envueltos por
cional de Educación, Investigación y Servicios Etnobo- el murmullo monótono de su guía espiritual. Esta vez,
tánicos de Barcelona. Los hongos también se utilizaban nadie entendía sus palabras. Ahora tocaba esperar.
antes en México como medicamento. Ahora se emplean Al principio, Tomás sintió un malestar muy intenso,
a menudo como droga recreativa. «La ayahuasca ha igual que el resto de los compañeros. No se sabe con
viajado alrededor del mundo de la mano de su contexto certeza la causa de las náuseas; tal vez el olor desagrada-
original: se consume exclusivamente durante un ritual ble y el sabor del brebaje tengan algo que ver. No obstan-
dirigido por un “sacerdote”, chamán o terapeuta». te, muchos aficionados al consumo de ayahuasca coinci-
La «poción mágica» es una infusión apestosa, de sabor den en que los vómitos forman parte esencial de la
desagradable, que se prepara con los tallos de la liana experiencia, una especie de limpieza que los «arroja», en
Banisteriopsis caapi y las hojas del arbusto Psychotria sentido literal, al ritual. Tomás se quedó tranquilo tras
viridis o una planta de la misma familia. Los ingredientes ese momento. «Estaba cansado y, al cerrar los ojos, apa-
se cuecen a fuego lento durante varias horas en una olla recieron las imágenes. Al principio eran solo colores y
grande con agua; la proporción exacta de las plantas no formas bonitas que me recordaron a una experiencia con
está establecida. Tampoco se sabe con exactitud qué “hongos mágicos”. Después, como en un sueño particu-
sustancias mezcla realmente el chamán. larmente nítido del que podía entrar y salir una y otra
De igual manera, no existen instrucciones precisas vez, vi de nuevo mi juventud», relata.
para el ritual de la ayahuasca: cada persona lo prepara de Revivir recuerdos autobiográficos junto con los sen-
forma distinta. La ceremonia en la que participó Tomás timientos que acompañaron esas vivencias centra, al
tuvo lugar en Iquitos, la ciudad más grande de la región parecer, la experiencia con la ayahuasca, como sucede
amazónica peruana, tan perdida en la selva que solo es con otras drogas psicodélicas. Pero no todas las personas
posible llegar hasta allí en avión o barca. Esta urbe es toleran bien ese efecto. Al fin y al cabo, nuestras viven-

En síntesis:¿Poder terapéutico?

1 2 3
La ayahuasca consiste en un En algunos países latinoameri- La ayahuasca potencia la
­extracto vegetal acuoso, cuya canos, esta infusión se emplea transmisión de serotonina,
ingesta provoca alucinaciones. para el tratamiento de las de ahí su efecto antidepresivo.
Quien lo toma revive de manera adicciones, como el alcoholismo. Al parecer, también reduce la acti­
­intensa recuerdos biográficos No existen estudios científicos que vidad de las regiones frontales
­emotivos. demuestren su utilidad en terapia. «­evaluadoras» del cerebro.

MENTE Y CEREBRO 72 N.O 88 - 2018


SUSTANCIAS PSIC OACTIVAS / ALUCINÓ GENOS

PICTURE ALLIANCE / ARCO IMAGES / SUNBIRD IMAGES

SCIENCE PHOTO LIBRARY / NATURE’S IMAGES


La infusión de ayahuasca se compone fundamentalmente de dos plantas. Los tallos de Banisteriopsis caapi (iz-
quierda) contienen alcaloides que, entre otros efectos, inhiben la degradación de serotonina en el cerebro. En las
hojas de la Psychotria viridis (derecha) se encuentra el alucinógeno dimetiltriptamina (DMT).

cias más emotivas suelen ser dolorosas o traumáticas. tienen el respeto necesario por las sustancias psicodélicas»,
Jordi Riba, responsable del grupo de neuropsicofarma- me aclara. A través de unos conocidos entró en contacto,
cología en el Hospital de San Pablo, en Barcelona, y hace ahora algo más de ocho años, con su chamán de
experto en la investigación de la ayahuasca, recuerda la confianza; nacido en Ecuador, ofrece rituales en distintos
historia de una joven que vio a su padre en el lecho de puntos de Europa, allí donde la ley lo permite.
muerte durante una ceremonia, cuando este aún vivía. La situación de legalidad de la ayahuasca no está cla-
Al principio, la dolorosa visión afectó mucho a la chica, ra. Mientras que el uso del alucinógeno dimetiltriptami-
pero también la ayudó a percatarse de la estrecha relación na (DMT, sustancia que se encuentra en numerosas
que mantenía con su padre. Tres años después, el hom- plantas, como Psychotria viridris) se halla perseguido por
bre murió. «No hay nada que prepare a una persona la ley en casi todos los países, la utilización de la infusión
para lo que va a experimentar cuando tome ayahuasca», de ayahuasca se mueve en un terreno incierto. A veces
asegura Riba. «En nuestra vida cotidiana, nos hemos contiene más o menos DMT; otras, nada en absoluto. En
acostumbrado a reprimir los sentimientos y a apartar Brasil, Países Bajos y Austria se permite su consumo,
de nosotros las cosas difíciles o dolorosas. Con la ayahuas- siempre y cuando acontezca en relación con un ritual
ca, eso es imposible.» religioso. Pero el concepto «religioso» goza de una flexi-
bilidad extraordinaria en este contexto, pues no en todos
Una planta maestra los lugares en los que se ofrecen ceremonias se practica
En la actualidad, muchas personas acuden al psicotera- una religión oficial de la ayahuasca.
peuta porque sienten la necesidad de ahondar en los El ritual suele durar tres días, a tenor de las experien-
propios sentimientos, opina Riba. En cierto modo, la cias de Maarten. En la primera jornada, los participantes
ayahuasca podría ayudar en esa terapia. De hecho, tam- se conocen y, por lo general, toman la infusión a media-
bién recibe el nombre de «planta maestra». «Aunque la noche, resguardados en una tienda en forma de tipi y con
experiencia haya sido desagradable, la mayoría de las una hoguera en el centro. Algunas ceremonias se celebran
personas explican tras ella que han aprendido algo y que en completo silencio; otras, con el canto del chamán de
se sienten agradecidos», añade Riba. fondo. La infusión se bebe dos o tres veces a lo largo de la
Maarten, de 32 años, es psicólogo y trabaja como te- noche y hasta que despunta el alba. Maarten guarda un
rapeuta e investigador. Ha participado en alrededor de recuerdo especialmente positivo de su primer ritual: «Por
50 ceremonias de ayahuasca en los Países Bajos. Le fas- aquel entonces era un fumador empedernido; desde
cina, sobre todo, el origen de la ayahuasca: una tradición hacía años fumaba todos los días. Al tomar la ayahuasca,
aún viva. «Muchos jóvenes de la cultura occidental noté de repente, en cada una de las células de mi orga-
consumen hongos tan solo para divertirse y experimen- nismo, lo mal que me sentaban los cigarrillos. En más de
tar historias locas que contar a sus amigos. Muchos no una ocasión había apuntado una lista de motivos para

MENTE Y CEREBRO 73 N.O 88 - 2018


dejar el tabaco, pero solía encontrar otras tantas razones para ello. Con el fin de evitar falsos positivos, algunos
para continuar dando caladas. Fue durante la ceremonia sujetos del estudio deberían tomar ayahuasca; otros, sin
cuando decidí en firme no volver a fumar. Desde enton- saberlo, una sustancia del mismo sabor, pero sin princi-
ces, no he vuelto a tocar un cigarrillo». pios activos.
En muchos países latinoamericanos, la ayahuasca se
emplea como tratamiento para las adicciones. Con fre- La ayahuasca ayuda a los ratones alcohólicos
cuencia, estas prácticas terapéuticas reflejan la influencia Hasta el momento, los estudios clínicos sistemáticos
de las tradiciones indígenas en la región amazónica y de escasean, por diversas razones. Desde 2003, las sustan-
las costumbres de las religiones de la ayahuasca. Por cias deben fabricarse artificialmente en un laboratorio
ejemplo, los pacientes pueden participar en talleres específico con licencia, lo cual cuesta muchos miles de
mensuales sobre esa tradición; también se administra euros. Riba menciona otro motivo: «La situación se
esta infusión a personas adictas que están hospitalizadas complica cuando un científico quiere administrar sus-
como parte de su tratamiento. Por otro lado, pueden tancias psicoactivas a un probando que presenta un tras-
encontrarse artículos sobre el éxito clínico de la ayahuas- torno psíquico o de la conducta. Por suerte, en un estu-
ca para el tratamiento de ciertas adicciones en algunas dio que realizamos, nuestros participantes eran personas
revistas científicas. sanas, no pacientes. De esta manera, el Ministerio de
Con todo, muchas de las investigaciones se basan en Sanidad sabía que nos dedicamos a la investigación
testimonios personales y anécdotas subjetivas. Algunos de base y que no tenemos la intención de fabricar un
pacientes describen que las experiencias casi sobrenatu- medicamento».
rales que les ha proporcionado la infusión vegetal han En el caso de los estudios con animales, resulta más
conseguido dar un nuevo sentido a su vida y acabar con sencillo cumplir todos los requisitos. Investigadores de
el vacío que sentían y que intentaban llenar con el alcohol. la Universidad Estatal de Santa Cruz y de la Universidad
Incluso un psiquiatra ha bautizado el preparado como Federal de São Paulo examinaron en ratones si la ayahuas-
«suero de la verdad», porque logra que los adictos dejen ca reducía el ansia de alcohol. Primero, inyectaron a un
de engañarse a sí mismos. La introspección que consigue, grupo de animales una solución con ayahuasca; luego,
argumenta, brinda la posibilidad de interrumpir y mo- un líquido con alcohol. Otros roedores recibieron, en vez
dificar patrones de comportamiento y hábitos perjudi- de la droga, una solución salina sin efecto alguno, es
ciales. decir, un placebo. Los únicos múridos que se movían
Distintos equipos de investigación han examinado, a inquietos de un lado a otro de la jaula, como suelen
partir de estudios de gran alcance, si la ingesta de ayahuas- comportarse los ratones que presentan un alcoholismo
ca contribuía a que jóvenes y adultos brasileños consu- incipiente, fueron los que habían recibido una solución
mieran menos alcohol y drogas. Algunos resultados salina: querían más «sustancia». Los ejemplares a los que
confirmaron esa reducción; otros, en cambio, no revela- se administró ayahuasca, en cambio, mostraban una
ron ninguna mejoría o hallaron efectos positivos solo en menor ansiedad.
relacion con determinadas sustancias. ¿Puede la ayahuasca ayudar a los ratones adictos a re-
Numerosas de estas investigaciones adolecen de una sistirse a la adicción? Los investigadores volvieron a colo-
flaqueza metodológica notable. Muchos resultados posi- car a los roedores, tras un período de abstinencia, en la
tivos podrían atribuirse en exclusiva al efecto placebo, es misma jaula en la que habían tomado alcohol a diario
decir, a las expectativas de los propios pacientes de cu- durante dos semanas. Los que habían recibido ayahuas-
rarse, ya que sabían que estaban tomando un remedio ca a diario durante una semana se movían menos que los
múridos tratados con placebo, que vagaban inquietos de
un lado a otro. El estupefaciente por sí solo, dicho sea de

Los síntomas
paso, no afectaba en absoluto al impulso de los animales
a moverse. Los investigadores concluyeron que la ayahuas-
ca podría reducir el deseo de consumir alcohol.

de las personas Suena casi demasiado bien para ser cierto. Al fin y al
cabo, la ayahuasca no deja de ser una droga. ¿Cuán peli-

con psicosis grosa es? Para responder a esta pregunta, con frecuencia
se recurre a la llamada dosis letal media. Se trata de co-

pueden empeorar
nocer la cantidad de sustancia que puede causar la muer-
te de la mitad de los animales del estudio. De esta mane-
ra, dicha medida permite saber la tasa de toxicidad de un

tras el consumo principio activo.


Robert Gable, catedrático de psicología en la Univer-

de ayahuasca sidad Claremont Graduate, determinó en animales que


la dosis letal de ayahuasca es 20 veces superior a la can-

MENTE Y CEREBRO 74 N.O 88 - 2018


SUSTANCIAS PSIC OACTIVAS / ALUCINÓ GENOS

¿Qué sucede en el cerebro durante un «viaje con ayahuasca»?


Por lo común, la dimetiltriptamina Mientras la ayahuasca actúa, las en la corteza frontal. En opinión de
(DMT) de Psychotria viridis es de- áreas visuales primarias del cerebro Riba, ello explicaría por qué las
gradada de manera rápida por unas se vuelven muy activas, con lo que el personas pueden acceder con ma-
enzimas, las monoaminooxidasas «ritmo» de la actividad neuronal se yor facilidad a sus recuerdos y sen-
(MAO), en el tubo digestivo. Sin modifica. Las ondas alfa lentas dis- timientos durante una experiencia
embargo, el alcaloide harmina de minuyen. con ayahuasca. En ese momento,
Banisteriopsis caapi impide este En 2015, Jordi Riba y su equipo desaparecen las expectativas sobre
proceso, ya que inhibe las MAO. De del Instituto de Investigación del la propia persona y el «entendi-
esta manera, la DMT llega al siste- Hospital de la Santa Cruz y San Pa- miento» censura menos las sensa-
ma nervioso central, donde activa blo, en Barcelona, descubrieron ciones y los sentimientos que se
distintos receptores de la serotonina que la jerarquía de regulación en- perciben.
y genera efectos alucinógenos simi- tre las regiones cerebrales anterio- La interacción de la actividad de
lares a los del LSD o la psilobicina res y posteriores se invierte de for- las regiones cerebrales frontales y
(la contienen los «hongos mági- ma temporal: mientras que la de otras más profundas, como la
cos»). Al mismo tiempo, el alcaloide influencia de las estructuras fron- amígdala y la ínsula, es responsable
harmina reduce la degradación de tales, «evaluadoras», sobre las re- de una introspección y una cons-
neurotransmisores, entre ellos, la giones sensoriales se reduce, la in- ciencia de los propios sentimientos
serotonina. fluencia de estas últimas aumenta más intensos.

Contr
ol

Corteza frontal

Corteza visual

Amígdala

YOUSUN KOH

tidad que suele ingerirse en las ceremonias. De acuerdo su mayor riesgo sea la interacción con otras sustancias
con esa cifra, la ayahuasca sería más segura que el alcohol, que también afectan los niveles de serotonina, como los
pues una dosis 10 veces superior a la cantidad de bebida antidepresivos y las drogas (el MDMA, las anfetaminas
alcohólica relacionada con una «embriaguez normal» o la cocaína, entre otras). La acumulación excesiva de
podría causar la muerte. O incluso que la anfetamina este neurotransmisor puede causar el llamado síndrome
MDMA, cuya dosis letal es 15 veces superior al «viaje de serotoninérgico, cuyas consecuencias son distensiones
éxtasis habitual». Por otra parte, resulta muy improbable musculares intensas. En el peor de los casos, estas afectan
que el estómago de una persona llegue a soportar tal la musculatura respiratoria y pueden causar la muerte.
cantidad de ayahuasca. Los síntomas de las personas con psicosis también
Mas estas infusiones pueden incrementar la presión pueden empeorar tras el consumo de ayahuasca. Tal es
arterial y la frecuencia cardíaca. Aunque es probable que el caso de un argentino que sufrió un episodio psicótico

MENTE Y CEREBRO 75 N.O 88 - 2018


GETTY IMAGES / AFP / EITAN ABRAMOVICH
La ayahuasca se consume sobre todo en ceremonias religiosas (arriba). En las culturas indígenas sudamericanas,
este preparado vegetal (abajo) se considera un remedio para los trastornos psíquicos y físicos.

TRAFFIC_ANALYZER / GETTY IMAGES / ISTOCK

MENTE Y CEREBRO 76 N.O 88 - 2018


SUSTANCIAS PSIC OACTIVAS / ALUCINÓ GENOS

justo después de la ceremonia. Oía voces, se encontraba contribuye a un uso responsable de la sustancia. Cons-
desorientado y tenía ideas delirantes. Al final, cayó en tató que la frecuencia de su consumo quedaba limitada
una fase maníaco-depresiva que se mantuvo durante y estructurada por reglas y costumbres; además, atraía
varias semanas. El padre del paciente sufría un trastorno fundamentalmente a personas que buscaban sentido a la
bipolar, por lo que es probable que la ayahuasca, del vida y que, a diferencia de otros consumidores, utilizaban
mismo modo que otras sustancias psicoactivas, favorez- la sustancia con cuidado.
ca los trastornos psíquicos en las personas que presentan Alexander, de 28 años y doctor en neurociencia, be-
la correspondiente predisposición. bió ayahuasca en una iglesia de Santo Daime, en Áms­
terdam. Según explica, fue la presencia de otras perso-
Ausencia de síntomas de abstinencia física nas en el ritual lo que, probablemente, le mantuvo con
Hoy por hoy, se dispone de poca información sobre el los pies en la realidad y le permitió integrar la experien-
potencial de dependencia de los ingredientes de la cia en su vida. Ello abre otro gran interrogante: ¿qué
ayahuasca. En general, se considera que el potencial de viene después del viaje con ayahuasca? En muchas de
adicción física de los alucinógenos es escaso. Hasta aho- estas experiencias de retraimiento no se ofrece a los
ra, ningún animal participante en los estudios ni ningún participantes ningún análisis «terapéutico» a posteriori,
probando humano ha mostrado síntomas de abstinencia lo cual podría ser problemático, si el viajero ha revivido
después de retirar la ayahuasca o la DMT. Incluso, tras un episodio traumático. Según De Loenen y Riba, en
el consumo reiterado, puede no establecerse tolerancia a Cataluña se han creado grupos de autoayuda que se
los principios activos. Se desconoce, sin embargo, cuán- apoyan mutuamente y, si es necesario, piden el aseso-
tas personas que han empezado a tomar ayahuasca con ramiento de un terapeuta.
regula­ridad desde el primer ritual presentan dificultades En un mundo ideal, plantea De Loenen, la ayahuasca
para dejar este hábito. sería legal, las personas recibirían información detallada
Según Riba, la ayahuasca se diferencia en su «carác- sobre la sustancia y podrían participar en ceremonias
ter hedonista» de otros alucinógenos como, por ejemplo, seguras en las que se sabría con exactitud el contenido de
el LSD: los vómitos y la diarrea no casan bien con una la infusión. Antes de la ceremonia, un terapeuta manten-
juerga. Además, durante los viajes con la «planta maes- dría una conversación exhaustiva con los participantes.
tra», las personas sienten una intensa necesidad de De esta manera, se identificarían de antemano los factores
calma e introspección. La experiencia también puede de riesgo, entre otros, trastornos psíquicos o neurológicos
resultar muy exigente en el ámbito emocional, por lo o el consumo de determinados medicamentos. También
que seguramente casi nadie la tomaría solo por pura obligaría a que se llevase a cabo una reelaboración del
diversión. contenido mental y las experiencias emocionales vividas
Entre 2002 y 2013, Henrik Jungaberle dirigió, en la durante la ceremonia. Sin duda, la ayahuasca no es ningún
Universidad de Heidelberg, el estudio RISA (acrónimo remedio milagroso que soluciona los problemas interiores
en alemán de «Dinámica ritual y salutogénesis en el uso de la noche a la mañana. Los seguidores de la iglesia
y abuso de sustancias psicoactivas»). El sociólogo partía Santo Daime llaman a los rituales trabalhos, es decir, «los
de la tesis de que la relación de la ayahuasca con un ritual trabajos». H

PA R A S A B E R M Á S

Risk assessment of ritual use of oral dimethyltryptamine (DMT) and harmala alkaloids. R. S. Gable en Addiction, vol. 102,
págs. 24-34, 2007.
Serotonergic psychedelics temporarily modify information transfer in humans. J. F. Alonso et al. en International Journal
of Neuropsychopharmacology, vol. 18, pyv039, 2015.
Effects of ayahuasca on the development of ethanol-induced behavioral sensitization and on a post-sensitization treatment
in mice. A. J. Oliveira-Lima et al. en Physiology & Behavior, vol. 142, págs. 28-36, 2015.
Antidepressive, anxiolytic, and antiaddictive effects of ayahuasca, psilocybin and lysergic acid diethylamide (LSD): A systematic
review of clinical trials published in the last 25 years. R. G. Dos Santos et al. en Therapeutic Advances in Psychopharmacology,
vol. 6, págs. 193-213, 2016.

EN NUESTRO ARCHIVO

Sustancias alucinógenas. Felix Hasler en MyC n.o 37, 2009.


Uso terapéutico de los alucinógenos. Roland R. Griffiths y Charles S. Grob en IyC, julio de 2011.
Ibogaína: ¿un remedio para la adicción? James Nestor en MyC n.o 85, 2017.

MENTE Y CEREBRO 77 N.O 88 - 2018


SYLL ABUS

Psicología cultural:
el poder de la comunidad
Quien solo observa al individuo, nunca entenderá a la humanidad.
La psicología cultural analiza cómo nos influyen las normas
sociales y las tradiciones
ULRICH KÜHNEN

Siglo v a.C. 1970 1972


Precursores Publicación Asociación
de la Antigüedad ­especializada de investigadores
MARSYAS / CC-BY-SA-3.0

El escritor griego Heródoto Apareció el primer En Hong Kong se fundó


publicó sus Historias tras ­número de la revista la Asociación Internacio-
realizar largos viajes. En Journal of Cross-Cultu- nal de Psicología Trans-
ellas, exponía su visión ral Psycology, dedicada cultural (IACCP, por sus
­sobre diferentes pueblos a las interrelaciones siglas en inglés). Desde
y la diversidad de culturas. ­entre las culturas y los 1982 se reúne cada dos
procesos psicológicos. años en un país diferente.

Hacia 1872 1967


el 1800 Mirada evolutiva
Se publica la obra de
Primeros estudios
de campo
Nueva noción
Charles Darwin (1809- El psicólogo estadouni-
PAUL EKMAN GROUP, LLC / CC-BY-SA-3.0

Wilhelm von Humboldt


1882) La expresión de las dense Paul Ekman viajó
(1767-1835) acuñó el
emociones en el hombre a Papúa Nueva Guinea
concepto «psicología de
y en los animales, uno de con el objetivo de inves-
los pueblos» con el fin
los primeros estudios tigar, mediante métodos
de describir las diferentes
­sobre la comparativa cul- modernos, los postula-
«visiones del mundo».
tural de las emociones. dos de Darwin.

MENTE Y CEREBRO 78 N.O 88 - 2018


«M
uchas gracias por cumplimen-
tar el cuestionario. Como
agradecimiento, puede llevar-
se uno de estos lápices.» Hee-
jung Kim ofrece cinco lápices
a la persona que espera en
una sala del aeropuerto de San Francisco a que anun-
cien su vuelo por los altavoces. Uno es naranja; los otros
cuatro, de color verde. ¿Qué lápiz escogerá? El viajero
desconoce que sus respuestas a la lista de preguntas poco
FOTOLIA / DRX

interesan al encuestador; este siente curiosidad, en cam-


bio, por saber el lapicero que va a elegir.

1986 1991
Aceptación social Diferencias entre
La Asociación Americana de el este y el oeste
Psicología (APA) fundó su di- Hazel Markus y Shinobu
visión número 45: Sociedad Kitayama, de las universi-
para el Estudio Psicológico de dades Stanford y de Michi-
la Cultura, la Etnia y la Raza. El gan, respectivamente, pre-
DIVISION 45, APA

lema del emblema es «unidad sentaron las teorías del


a través de la diversidad». autoconcepto independien-
te e interdependiente.

1980 2003 2015


Referente bibliográfico Popularización Statu quo
El psicólogo social Geert Hofstede, Richard Nisbett, de la Universi- La IACCP contaba
de la Universidad de Maastricht, dad de Michigan, recogió en un con más de 800
presentó el libro Culture’s conse- libro las diferentes maneras de integrantes proce-
quences: International differences in pensar de asiáticos y occidentales dentes de un total
work-related values, sobre la rela- (The geography of thought: How de 65 naciones.
ción entre la cultura y las diferen- asians and westerners think diffe-
cias internacionales en los valores rently... and why).
relacionados con el trabajo.

MENTE Y CEREBRO 79 N.O 88 - 2018


¿Desde cuándo? El surgimiento de la psicología cultural es relativamente joven: no
fue hasta los años setenta del siglo pasado cuando se estableció
como una rama más dentro de la psicología. Según el punto de vista anterior a su establecimiento, los hallazgos
de la ciencia experimental y de la conducta humana debían poderse aplicar como principios universales.

Kim y Hazel Markus, ambos de la Universidad Stanford, psicólogo social holandés consideraba que el grado de
publicaron los resultados de ese estudio en 1999. Com- cohesión dentro de las culturas constituía un indicador
probaron que el 74 por ciento de los participantes esta- destacado que permitía diferenciar entre las culturas
dounidenses optaba por el lápiz naranja, frente al 24 por individualistas y las colectivistas. En las primeras, como
ciento de los viajeros de origen asiático. Esta investigación ocurre en Estados Unidos o en Europa Occidental, los
supuso la piedra angular de la psicología cultural. Hoy derechos de libertad individual suelen encontrarse por
en día, esta especialidad forma parte de las disciplinas delante de la protección de lo colectivo. Sin embargo, en
psicológicas, pero la situación era muy diferente antes de muchos países asiáticos y africanos ocurre lo contrario;
los años setenta del siglo pasado. La ciencia de la expe- de ahí que se los considere colectivistas. No se trata ni
riencia y del comportamiento humano debía ser válida mucho menos de la única dimensión de la psicología
en todo el mundo, independientemente de la cultura. Esta cultural, pero, sin duda, es la más y mejor estudiada.
pretensión se antoja cuestionable si se tiene en cuenta
que más del 90 por ciento de los estudios psicológicos se
llevan a cabo con sujetos calificados por el equipo de
Joseph Heinrich como WEIRD, por las siglas en inglés
de «occidental, educado, industrializado, rico y demo-
¿A partir de qué
crático» (el acrónimo también significa en inglés «raro,
loco»). Sin embargo, este grupo social tan solo represen- dimensiones se
pueden comparar
ta el 12 por ciento de la población mundial.
A principios de los años setenta, un grupo de jóvenes
psicólogos investigaron si los hallazgos en psicología re-
sultaban válidos en distintas culturas. En 1972, funda-
ron la Asociación Internacional de Psicología Transcul-
las diferentes
tural (IACCP). Hoy sabemos que los trabajos que
comparan culturas han ahondado y ampliado el conoci-
miento de los fenómenos psicológicos básicos.
culturas?
Con todo, la afirmación de que la cultura influye en
nuestra manera de pensar tampoco sorprende demasia-
do. «Allá donde fueres, haz lo que vieres», reza la sabi- Del individuo al colectivo
duría popular. Pero ¿podría existir un patrón común que La tendencia de las personas hacia una perspectiva indi-
configurara el comportamiento a pesar de que las cos- vidualista o colectivista repercute también sobre la ma-
tumbres entre culturas fueran diferentes? En ese caso, nera en cómo se autodefinen. Hazel Markus, de la Uni-
¿cuáles son las dimensiones esenciales que comparten las versidad Stanford, y Shinobu Kitayama, de la Universidad
diversas culturas? Los expertos de la psicología cultural de Michigan, expusieron esta idea por primera vez en
se plantearon estas cuestiones a finales de los años seten- 1991 en la revista Psychological Review. El trabajo ha
ta y principios de los noventa. influido en la investigación transcultural hasta nuestros
En particular, Geert Hofstede dedicó sus trabajos a la días. Sostenían los autores que se pueden explicar una
identificación de los deseados valores generales. Este serie de diferencias entre los sujetos de culturas indivi-
dualistas y colectivistas a partir del modo en que se au-
todefinen. Ello afecta a sus pensamientos, sentimientos
o motivos.
E L AU TO R Markus y Kitayama denominaron al autoconcepto in-
dividualista occidental «independiente», en contraposición
Ulrich Kühnenes profesor de psicología al autoconcepto colectivista, al que calificaron como «in-
en la Universidad Jacobs de Bremen, e terdependiente». Cuando se pide a las personas proceden-
investiga cómo influye el contexto
social sobre la manera de pensar, sentir
tes de culturas independientes que se autodescriban, es
y actuar. También es miembro fundador frecuente escuchar afirmaciones como: «Soy musical» o
de la Escuela Internacional de Ciencias «Soy un buen bailarín». Con frecuencia también exponen
Sociales en Bremen. opiniones o preferencias: «Disfruto nadando» o «No me

MENTE Y CEREBRO 80 N.O 88 - 2018


SYLL ABUS

A gusta el pescado». Tienen en común que se describen a sí


mismos a partir de características internas y estables, las
cuales enfatizan su singularidad frente a los demás.
Por el contrario, en el razonamiento interdependien-
te, las personas se definen a través de su vínculo con los
demás. De esta manera, sus explicaciones se refieren a
las organizaciones a las que pertenecen («Soy miembro
de ese club deportivo»), a sus relaciones sociales («Soy
un amigo fiel») o a los roles sociales («Dirijo un equipo
de diez trabajadores»). En resumen, las autodescripciones
interdependientes presentan un enfoque más social y
están más relacionadas con el contexto: la persona adap-
ta su conducta al comportamiento que se considera
adecuado en una situación determinada. Autoconceptos
típicamente independientes como: «Sé imponerme», no
B encajan en este enfoque, puesto que la capacidad para
imponerse puede no estar bien considerada en algunos
contextos.
Las diferencias en los autoconceptos no se encuentran
determinadas genéticamente, sino que se adquieren.
¿Cómo puede comprobarse la influencia de la cultura en
el autoconcepto? ¿Qué mecanismos son decisivos? Este
tipo de preguntas forman parte de la denominada encul-
turación, proceso que ocupa, sobre todo, a los psicólogos
del desarrollo.
El trato que los padres tienen con sus vástagos difiere
según la cultura a la que pertenezcan. Mientras que en
las culturas individualistas, como la nuestra, resulta más
habitual que los hijos duerman en habitaciones separadas
«CULTURE AND POINT OF VIEW». R. E. NISBETT Y T. MASUDA EN PNAS, VOL. 19, PÁGS. 11.163-11.170, 2003

desde pequeños, encuestas internacionales revelan que


en dos de cada tres países no sucede igual.
Por otro lado, los bebés de culturas occidentales son
C capaces de reconocerse en un espejo a partir de los 18 o
20 meses. En un estudio transcultural de 2005 entre
lactantes alemanes y de la tribu de África nso, casi tres
cuartas partes de los primeros sabían reconocer su refle-
jo, mientras que solo el 15 por ciento de los pequeños del
grupo étnico africano, cultura más colectivista, mostró
esa competencia. Estos niños adquieren dicha capacidad,
considerada una manifestación de que el individuo posee
una representación interna de su persona, mucho más
tarde. Tal diferencia no se debe a una menor experiencia
con los espejos o a una inteligencia menos desarrollada:
se atribuye a que los padres de culturas occidentales es-
tablecen mayor contacto visual con los niños e imitan
más la mímica y gestualidad del bebé. Esta conducta,
llamada contingente, aporta las primeras experiencias
En una prueba de memoria, los investigadores pregun- del «yo puedo», porque, de manera repetida, el niño
taron a participantes estadounidenses y japoneses si, en percibe que su comportamiento tiene consecuencias para
una filmación que se les mostraba, veían un pez que ya los demás. Ese conocimiento fomenta, a su vez, la sepa-
habían visto en otro vídeo (A). Descubrieron que los su- ración entre el yo y el mundo social y, con ello, la repre-
jetos asiáticos reconocían con mayor frecuencia el pez sentación mental de la propia persona.
en cuestión si aparecía sobre el fondo original (B), en
comparación con los probandos estadounidenses. En Nadando fuera de contexto
cambio, si presentaban el animal en un contexto distin- Durante mucho tiempo se consideró que funciones bá-
to al original (C), el resultado era a la inversa. sicas, como la percepción y la memoria, venían determi-

MENTE Y CEREBRO 81 N.O 88 - 2018


Autoconcepto independiente Autoconcepto interdependiente

Grupo
externo

Grupo Grupo
Amigo propio propio
Desco- Amigo
nocido

Hermano
Hermano
UNO MISMO UNO MISMO

Desco-
nocido
Madre
Madre

Desco-
nocido

En el autoconcepto independiente, característico de las culturas occidentales, la Desco-


nocido
persona incluye a los familiares en el propio grupo, aunque los contempla como
individuos autónomos; no tienen por qué compartir sus mismos rasgos personales
(simbolizados con las X). Desde la perspectiva más colectivista de las culturas asiá-
ticas, las características individuales se convierten en elementos de unión («Mis
amigos comparten los mismos intereses que yo»).

nadas por la evolución y, de esta manera, por la cultura. naban el contexto al completo. Por el contrario, los suje-
La investigación del siglo xxi ha aportado pruebas que tos de Estados Unidos reconocían con mayor frecuencia
demuestran lo contrario. El grupo dirigido por el psicó- el pez si se les mostraba sobre un fondo diferente. Este
logo Richard Nisbett, de la Universidad de Michigan en hallazgo confirma el supuesto de que los «interdepen-
Ann Arbor, se ha distinguido en este campo. En un ya dientes» japoneses captan de forma holística la imagen
famoso estudio de 2001, Takahiko Masuda, psicólogo filmada y vinculan los objetos a su entorno.
cultural de la Universidad Alberta, y Nisbett mostraron Existen descubrimientos análogos en el ámbito de la
un vídeo a probandos estadounidenses y japoneses en el percepción social. Un error básico de nuestro razona-
que aparecía un mundo submarino donde podían obser- miento sobradamente conocido estriba en que no con-
varse peces grandes en primer plano y animales de menor sideramos suficientemente el contexto cuando juzgamos
tamaño y plantas al fondo. Más tarde, los participantes el modo en que se comportan los demás, sino que vemos
debían recordar uno de los peces grandes: este aparecía la causa de su conducta en las características de la per-
unas veces con el mismo fondo de la imagen original; sona. Por ejemplo, a un camarero antipático le negamos
otras, con uno distinto. los buenos modales; apenas nos planteamos que quizá
Los participantes asiáticos mostraron un mejor ren- su grosería se deba a que el establecimiento se encuentra
dimiento en la tarea de memorizar cuando el fondo que a rebosar y que debe atender a todos los clientes él solo,
aparecía en la pantalla era el mismo. Al parecer, almace- pues su compañero de trabajo no ha venido. Esta ten-

¿Qué estudia? Uno de los intereses de la psicología de la cultura estriba en el estudio


de las posibles características comunes entre las diversas sociedades.
Geert Hofstede, de la Universidad de Limburgo, y uno de los referentes de esta disciplina, señaló que el grado
de cohesión de una cultura permite diferenciar las culturas individualistas (como la europea) de las colectivis-
tas (la africana, por ejemplo). También se ha comprobado la influencia cultural en el autoconcepto de las personas
y en nuestra vida emocional. Entre las cuestiones futuras por investigar, se encuentran las consecuencias del fenó-
meno de la globalización para las culturas.

MENTE Y CEREBRO 82 N.O 88 - 2018


SYLL ABUS

dencia de juicio se conoce como error fundamental de Por tradición, los investigadores de las emociones
la atribución. Tal fenómeno resulta notablemente más también se han interesado por encontrar leyes generales.
común entre las personas occidentales que en los sujetos Así pues, este deseo no se reduce a la teoría evolutiva de
de una cultura colectivista. No cuesta imaginarse que la Charles Darwin, quien constató, por ejemplo, que el
diferencia puede provocar malentendidos e, incluso, enfado, la alegría y la tristeza se expresan con una mími-
conflictos en los encuentros interculturales. ca similar en todo el mundo. La influencia de la cultura
Del mismo modo que observamos las acciones de también se manifiesta en nuestra vida emocional. En
otras personas como el reflejo de su personalidad, tambiénOccidente, expresar el enfado u otras emociones se va-
tendemos a considerar que nuestras propias decisiones lora como bueno y saludable, mientras que, en otras la-
no son una mera elección entre opciones diversas; antes titudes, tales expresiones no se contemplan de modo tan
bien, vemos en ellas una expresión de nuestro ser. Krish­ positivo. En 2011, Rebeca Cheung e Irene Park, de las
na Savani, de la Escuela de Negocios Nanyang, en Singa- universidades de California en Berkeley y de Michigan,
pur, ha logrado hallazgos interesantes al respecto. En respectivamente, investigaron si el hecho de reprimir el
2010 demostró, junto con otros investigadores, que los enfado aumentaba los casos de depresión. Según hallaron,
indios, en comparación con los estadounidenses, rara esta relación resultaba más común entre los probandos
vez interpretan sus actos cotidianos como decisiones; estadounidenses que entre los asiáticos.
tampoco las adoptan con tanta rapidez y las consideran En 2013, Bonnie Le y Emily Impett, de la Universidad
menos dependientes de su personalidad. Esos resultados de Toronto, constataron que las emociones negativas
se ajustan al ejemplo del estudio de Kim y Markus des- reprimidas influían en el bienestar de las personas con
crito al inicio del artículo: las personas occidentales un ego interdependiente (colectivistas) de manera posi-
consideran incluso una decisión aparentemente trivial tiva. Estos hallazgos resultan relevantes sobre todo para
(la elección de un lápiz) una oportunidad para expresar los psicoterapeutas que trabajan con pacientes de distin-
su singularidad. tas culturas.
No obstante, ¿durante cuánto tiempo resulta válida esta
¿Qué motiva a los niños? afirmación para las personas inmigrantes? ¿Cómo y cuándo
Nuestro individualismo tiene consecuencias sobre la adoptan las normas del país de acogida? Muchas de estas
motivación de rendimiento. Sheena Iyengar, de la Escue- cuestiones permanecen aún abiertas, situación que no re-
la de Negocios de Columbia, y Mark Lepper, de la Uni- sulta extraña dada la relativa juventud de este ámbito de la
versidad Stanford, afirman que los niños estadouniden- investigación. Además, la globalización del mundo actual
ses se muestran más motivados con las tareas de lógica propicia transformaciones constantes y relevantes. ¿Es po-
que eligen ellos mismos que con los ejercicios que les sible que emerja una nueva cultura global? ¿Qué consecuen-
propone otra persona (su madre o un desconocido). Por cias psicológicas tienen los movimientos migratorios mun-
el contrario, los niños de procedencia asiática están más diales? Estas son solo algunas de las preguntas que se
motivados cuando creen que su madre ha escogido la planteará la psicología cultural futura. Las respuestas son
actividad. tan diversas como las propias normas culturales. H

PA R A S A B E R M Á S

Rethinking the value of choice: A cultural perspective on intrinsic motivation. S. S. Iyengar y M. R. Lepper
en Journal of Personality and Social Psychology, vol. 76, págs. 349-366, 1999.
Anger suppression, interdependent self-construal, and depression among asian american and european american
college students. R. Y. M. Cheung e I. J. K. Park en Cultural Diversity and Ethnic Minority, vol. 16,
págs. 517-526, 2010.
The weirdest people in the world? J. Henrich et al. en Behavior and Brain Sciences, vol. 33,
págs. 1-75, 2010.
Tierisch kultiviert-menschliches Verhalten zwischen Kultur und Evolution. U. Kühnen. Springer,
Heidelberg, 2015.

PA R A S A B E R M Á S

El registro de las expresiones faciales. Daniela Ovadia en MyC n.o 81, 2016.
La salud mental de los inmigrantes en el siglo xxi. Joseba Achotegui en MyC n.o 77, 2016.
Una cuestión de cultura. Katrin Weigmann en MyC n.o 87, 2017.

MENTE Y CEREBRO 83 N.O 88 - 2018


RETROSPECTIVA

La oftalmología en el
México precolombino
El Códice De la Cruz Badiano y los relatos de los cronistas de Indias
han permitido conocer cómo los antiguos pobladores de México
­utilizaban las plantas para tratar las enfermedades oculares
ROLANDO NERI VELA

D
espués de tres siglos de larga conquista de lo que indígena. Los diferentes reyes españoles, por su parte,
se llamaría la Nueva España, en uno de los esta- enviaban unos cuestionarios a sus posesiones americanas,
blecimientos fundados por los franciscanos en que llamaban Relaciones geográficas, para que, en cada
la ciudad de México, a saber, Santa Cruz de Tlatelolco, se uno de los territorios, se indagaran, entre otros asuntos,
redactó un texto que, si bien se elaboró siguiendo el las enfermedades que padecían los indios y la forma en
modelo europeo, ha servido para el estudio de la medi- que las curaban.
cina prehispánica: el Libellus de medicinalibus indorum Antes de que se desarrollase la ciencia, como en todas
herbis. Este tratado de herbolaria medicinal, que más las culturas antiguas, los habitantes del México preco-
tarde se conoció también como Códice De la Cruz-Ba- lombino relacionaban las dolencias con fuerzas sobrena-
diano, Códice Badiano o Códice Barberini, fue escrito turales. El dios mexica, al que atribuían tanto las enfer-
exprofeso por el médico indígena Martín de la Cruz como medades de la piel como las de los ojos, era Xipe (palabra
obsequio para el emperador Carlos V. El asimismo mexi- que significa «calvo» o «atezado»), muy temido por todos,
cano Juan Badiano (1484-1560) se encargó de traducirlo pues afectaba a aquellos que no le tenían miedo o que no
de la lengua náhuatl al latín. Lo hizo en el seno del Real lo adoraban, causándoles viruelas, hinchazones, aposte-
Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco, donde pudo in- mas, sarna y enfermedades de los ojos.
gresar a los 51 años por ser descendiente de nobles.
Pero la investigación de la medicina precolombina ha Conocimientos anatómicos y dolencias oculares
bebido de más fuentes para recuperar tales conocimien- Es probable que los aztecas conocieran la anatomía ocu-
tos, principalmente de las denominadas Relaciones geo- lar —por supuesto, superficialmente— gracias a los sa-
gráficas y de los testimonios escritos que dejaron diversos crificios humanos que practicaban de forma constante y
cronistas de Indias. Estos últimos viajaban a tierras a modo de ritual, ya que estos les brindaban la oportu-
americanas, donde aprendían las lenguas aborígenes con nidad de obtener tales saberes. Quizá las heridas que
el fin de investigar y escribir sus tratados acerca de la vida recibían en las múltiples batallas en que participaban

E L AU TO R

Rolando Neri Velaes médico cirujano oftalmólogo, con estudios de Maestría en Historia de México por la
Universidad Nacional Autónoma de México. Es miembro de la Academia Nacional de Medicina de México,
de la Academia Mexicana de Cirugía, de la Sociedad Mexicana de Oftalmología, de la Sociedad Internacional
de Historia de la Medicina y de la Sociedad de Historia Oftalmológica Cogan, entre otras.

MENTE Y CEREBRO 84 N.O 88 - 2018


también contribuían a ello. De hecho, la cultura azteca enfermedades como la dacriocistitis, las neuralgias ocu-
disponía de una nomenclatura para referirse a distintas lares, la blefaritis y el chalazión. Incluso ya se hablaba de
partes oculares: llamaban ixtelolotli a los ojos; tixquatol, las ojeras (ixtecocoyouiliztli).
a la región ciliar; ixquaitl, a las cejas; ixquatolli, a los A los pacientes estrábicos los denominaban ixnecuil-
párpados; tocochia, a las pestañas; tixtocatzauallo, a la tic. Y al ciego lo llamaban ixpopoyotli, pero distinguían
conjuntiva; totilticauli, al iris; toteouli, a la pupila y, a los entre las diferentes etiologías de la ceguera, puesto que
puntos o a los conductos lagrimales, tixcuilchil. conocían diversas causas: la exposición a una fuerte
Los escritos de los misioneros Bernardino de Sahagún, claridad, la entrada de cuerpos extraños (como tierra)
Francisco Flores y Alfredo López Austin mencionan algu­ en el ojo, el contacto con hierbas que lo irritaban, la
nos padecimientos de los ojos conocidos por los antiguos oftalmía purulenta, el leucoma o las cataratas. No lle-
mexicanos, los cuales recibían el nombre genérico de varon estadísticas de los diferentes padecimientos
ixcocoliztli a pesar de su diversidad: dolencias de la córnea, oculares, por lo que ignoramos la frecuencia con que
de la conjuntiva, del cristalino o de las fístulas lagrimales; se presentaban.

LIBELLUS DE MEDICINALIBUS INDORUM HERBIS. MARTÍN DE LA CRUZ, FONDO DE CULTURA ECONÓMICA-INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL. MÉXICO, 1991

El Códice De la Cruz-Badiano, que se acabó de traducir al latín en 1552, recoge en sus páginas
la descripción de las plantas que los mexica utilizaban con fines curativos. Muchas de ellas las
aplicaban para aliviar lesiones oculares.

MENTE Y CEREBRO 85 N.O 88 - 2018


En síntesis:Colirios naturales

1 2 3
Una vez llevada a cabo la El trabajo que desempeñaron las Los cronistas de Indias,
conquista armada y espiri- diversas órdenes religiosas para como fray Bernardino de
tual de la Nueva España, recabar datos relacionados con la Sahagún, también legaron
tanto la Corona española como medicina fue de suma importancia. Su valiosa información sobre el tra-
las diferentes instancias de go- minuciosa labor dio origen al Códice tamiento de las enfermedades
bierno en las nuevas tierras se De la Cruz-Badiano, tratado de herbo- oculares en la cultura azteca.
interesaron por explorar los laria terapéutica que revela informa- Además de plantas medicinales,
­conocimientos que se tenían ción sobre la medicina y la práctica los médicos indígenas usaban
en los nuevos territorios. ­oftalmológica prehispánica. conjuros y oraciones.

Métodos terapéuticos naturales linalli, que enseguida lavaban con pulque con el fin de
Los remedios que se empleaban para combatir las enfer- quitar las carnosidades. Las oftalmías, término que
medades de los ojos también recibían un nombre general: agrupa a las enfermedades externas oculares, recibían el
ixpatli. Aun así, para el tratamiento de las conjuntivitis nombre de ixtemaliniliztli o ixcapachiui cuando presen-
se usaban gran variedad de colirios, todos ellos a base de taban granulaciones. Su tratamiento era muy variado:
plantas: los preparados con raíz de tlacopatli, de tlatlan- podía consistir en el uso de polvos, como los de goma
capatli o de iztacquahuitl (se frotaba ligeramente la coatli, o de colirios, como el hecho con la maceración de
conjuntiva), otros elaborados con goma coatli o con cor- raíz de cozticpatli o de zumo de tzicalotl. También se
teza de capolin. También se utilizaba el pulque, un pre- intentaba destruir las granulaciones con la raíz de ixpat-
parado a base de leche de tzicalotl mezclada con leche li, con el polvo de hojas y raíz de michcuitlaxcolli o con
de una mujer que hubiera parido. Los había de retoños de el zumo de cicimatic. Hasta el momento, se desconoce
yzocuilpatli o de ixpatli, el lechoso de chapiztli, el prepa- de qué dependía que se usase una planta medicinal u otra,
rado a base de la maceración de raíz de costicpatli, el de pero se sabe que los médicos que aplicaban estos remedios
agua destilada de flores de chicomecatl y el de zumo de eran mujeres.
las hojas tiernas y vástagos del mizquitl, con azúcar o Como en la mayor parte de las culturas antiguas, las
piloncillo. En caso de flogosis (hinchazón y dolor), apli- enfermedades oculares más comunes entre la población
caban cataplasmas de iztecahtixmixitl sobre los ojos. indígena de México fueron seguramente las de la con-
La conjuntivitis granulomatosa la curaban raspando juntiva, la córnea y las traumáticas. Por otro lado, es
la conjuntiva palpebral con una yerba áspera, el cacama- posible que las traumáticas se presentaran con mayor

Cerca de la ciudad de
México, a 500 metros de
la pirámide del Sol, en
Teotihuacán, se encuen-
tra el Mural de Tepantit-
la. Al parecer, representa
MEDICINA PRECORTESIANA. LABORATORIOS GRUPO ROUSSEL, S.A. MÉXICO. SIN FECHA

la atención ocular por


parte de un supuesto
­médico a una persona.
Fue elaborado alrededor
de 450 d.C.

MENTE Y CEREBRO 86 N.O 88 - 2018


RETROSPECTIVA

frecuencia en los hombres guerreros que en las mujeres


o en los niños.

Crónicas de remedios indígenas


En el imperio azteca existían jardines botánicos en los
que se cultivaban las hierbas medicinales. El más cono-
cido se hallaba en el pueblo de Oaxtepec, en el actual
Estado de Morelos. También había mercados, los actua-
les tianguis, en los que se expendían estas plantas. Per-
sonas expertas se encargaban de preparar los colirios
según el mal que querían tratar.
El franciscano fray Bernardino de Sahagún (1499-1590)
reunió información sobre los remedios que se utilizaban
en México para curar las dolencias de los ojos. Tras es-
tudiar en la Universidad de Salamanca, llegó a la Nueva
España para enseñar latín en el Real Colegio de la Santa
Cruz de Tlatelolco, centro que se fundó con el fin de dar
educación a los hijos de los nobles indígenas. La obra
monumental de este cronista de Indias fue Historia ge-

MUSEO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA. CIUDAD DE MÉXICO


neral de las cosas de la Nueva España. Sahagún explica,
entre otras muchas cosas, cómo los indígenas curaban el
pterigión o enramada del ojo, una inflamación de la
conjuntiva: «Procurando cortar la telilla, alzándola con
alguna espina». Ya quitada, ponían en el ojo enfermo
unos colirios elaborados con zumo de chichicaquilitl.
Para el tratamiento de la queratitis, una inflamación
de la córnea que se producía sobre todo a causa de infec-
ciones o traumatismos, y que probablemente era muy
frecuente en el México prehispánico, usaban colirios de
zumo de azcatzontecomatl o de tlatlayotli. Cuando a ello Esta escultura de la isla de Jaina, que data del siglo ix
se sumaba un componente vascular (pannus), utilizaban d.C. reproduce a un hombre con un tumor orbitario
la raíz de tuzpatli. En el caso del leucoma, empleaban el con lesión del trigémino, afectación que causa dolor
polvo de flores yyauhtli o el ulli quemado, así como co- ­intenso en un lado de la cara.
lirios realizados a base de la maceración de la raíz de
cozticpatli o de tzicalotl disuelto en agua o mezclado con
el jugo de ramas tiernas de mizquitl. Como último recur-
so se frotaba la mancha con los frutos redondos y rojizos afectado con dichas semillas, pero esta vez mezcladas
de ayauhpatli o «medicina de la nube», nombre que se con leche y chile. Además, el paciente debía evitar la luz,
refería a la capacidad de esta planta para disolver las el sol, el viento y el frío.
«nubes» de los ojos. La dacriocistitis y las fístulas lagri- Al cirujano oculista se le llamaba teixpati. Como se ha
males, conocidas en el Viejo Mundo de entonces como dicho, generalmente eran mujeres. Se las podía encontrar
rijas, se combatían untando la pulpa de tomate (tomatl) en los tianguis atendiendo lesiones de los ojos, ya fueran
en la zona inflamada del ojo, remedio que aún hoy se externas o quirúrgicas. Los mexicas usaban, además,
utiliza en los pueblos de México para aliviar esas afeccio- conjuros y oraciones para la curación, una práctica fre-
nes. Los aztecas también diagnosticaban la miopía. A los cuente en todas las clases sociales.
miopes, los llamaban amoixtlapaltic. Hernando Ruiz de Alarcón (1581-1639), quien fuera
Según revela el Códice De la Cruz-Badiano, en el hermano del dramaturgo Juan Ruiz de Alarcón, dejó
México precolombino se registró un grupo de enferme- testimonio de la cura supersticiosa de los ojos en el Mé-
dades oculares que, al parecer, hoy se corresponderían xico precolombino. Nacido en Taxco, población que en
con la ambliopía y la amaurosis. La ambliopía es la dis- la actualidad se encuentra en el Estado de Guerrero, es-
minución de la agudeza visual sin que haya una alteración tudió teología en la Real y Pontificia Universidad de
anatómica y que no puede mejorarse con correcciones México, y en 1629 publicó su Tratado de las supersticiones
ópticas. Para estas existían una serie de remedios. Uno y costumbres gentílicas que hoy viven entre los indios na-
de ellos consistía en la ingesta de semillas molidas del turales desta Nueva España. En esta obra describe: «Para
alucinógeno ololiuhqui (Turbina corymbosa). Otro tra- los ojos doloridos y enramados usan comúnmente de
tamiento consistía en untar la cabeza y la frente del agua fría junto al exorcismo y superstición del encanto,

MENTE Y CEREBRO 87 N.O 88 - 2018


RETROSPECTIVA

del cual, entre otros, usaba una María Salomé, mujer de que es alias experimentada medicina para los ojos dolo-
Gaspar Rodríguez, del pueblo Tetelpan, jurisdicción de ridos y ensangrentados».
Cuernavaca, y dice: “A vosotros digo, una culebra (a las Por otra parte, el etnólogo y antropólogo alemán
venas), dos culebras, tres, cuatro culebras, porque mal- Walter Krickeberg (1885-1962) explicaba en su obra más
tratáis así el espejo encantado (los ojos), y su encantada conocida, Las antiguas culturas mexicanas, que los me­
faz o tez; id donde quisiéredes, apartaos a donde os pa- xicas practicaban la sangría, sobre todo en casos de ja-
reciere, y si no me obedecéis, llamaré a la de las naguas queca, tumores en las rodillas, luxaciones, calambres y
y huipil de piedras preciosas, que ella os desparramará y algunos males de la vista.
divertirá, ella os arrojará desparramándoos, y os dejará Ya se ha mencionado anteriormente el uso del mezqui-
desparramados por esos desiertos”. Dicho este conjuro te que hacían los indígenas de México para tratar las enfer-
le da con el agua fría en los ojos, y, como los que padecen medades de los ojos. Miguel del Barco (1706-1790), misio-
de ordinario tienen los ojos hechos fuego, con el frío del nero jesuita, relata que en Sonora y en California también
agua sienten alivio y atribuyen el efecto al falso encanto, se empleaba dicha planta: «Los cogollitos tiernos de este
brutos y sin discurso a las misericordias del Señor.» mezquite dulce martajados, y exprimiendo en los ojos su
En este tratado, Ruiz de Alarcón recoge, asimismo, jugo, es buen remedio contra el mal de los mismos ojos,
otras formas de curar los ojos: «Usan también otro modo el cual se padece frecuentemente en la California».
de curar con su exorcismo y encanto: entre otros, era
maestra de este segundo modo Marta Mónica, vecina de Estudio de los principios activos
Tetelzingo, barrio de Chuapan; usan pues del zumo de la A finales del siglo xix, en concreto en 1888, se fundó el
corteza del árbol llamado mezquite, que es áspero; hi- Instituto Médico Nacional en la ciudad de México. El
riendo la corteza del árbol, sale aquel humor, el cual presidente mexicano de entonces, Porfirio Díaz Mori
cogen con la cabeza de un alfiler o cosa semejante, y con (1830-1915), inauguró este centro con el objetivo de que
ella le estregan el ojo hasta hacerle sangre con este con- en él se llevara a cabo el estudio farmacológico de la
juro (sic): “Yo, el ofrecedor de sacrificios y príncipe de flora medicinal autóctona y se diseñaran cartas climato-
encantos, he traído a ti cabeza de perla (alfiler o dedo lógicas como base de la geografía médica. En 1894, 1898
índice): ve a buscar al verde, o pardo o amarillo dolor, tú y 1900 aparecieron los tres primeros números de Materia
el de la cabeza de perla, busca y entiende qué dios o qué médica mexicana. No obstante, el instituto cerró sus
poderoso quiere ya destruir mi espejo conjurado (los puertas en 1915.
ojos); haz también tu oficio, tu conjurada medicina, ver- Todavía hoy, la herbolaria medicinal presenta una
de medicina”. Habiéndole estregado los ojos con el dicho gran raigambre entre la población mexicana y en todos
zumo, mientras dice el conjuro antecedente, acude luego los estratos sociales. Existen mercados de plantas medi-
al piciete o texiete y dice: “Ven acá tú, el nueve veces cinales y la comercialización de estos productos resulta
golpeado; ven acá conjurada medicina, sepamos quién tan importante que complementa a la atención primaria
es el dios y quién es el poderoso que quiere ya destruir de salud, no solo en relación con problemas oftalmoló-
nuestro encantado espejo”. Diciendo este conjuro, unta gicos, sino con problemas médicos en general. En los
con el dicho piciete los párpados y sobrecejas del pacien- últimos años, los remedios medicinales mexicanos se
te, y luego le echa [sic] dentro de los ojos la sangre de los han mezclado incluso con los de otros países fruto de la
cañones de las plumas de la gallina recién arrancadas, globalización. H

PA R A S A B E R M Á S

Las antiguas culturas mexicanas. Walter Krickeberg. Fondo de Cultura Económica, México, 1961.
Libelus de medicinalibis indorum herbis. Martín De la Cruz. Instituto Mexicano del Seguro Social, México, 1964.
Cuerpo humano e ideología. Las concepciones de los antiguos nahuas. Alfredo López Austin, vol. 1. Universidad Nacional Autó-
noma de México, México, 1980.
Historia de la medicina en México (tomo 1). Segunda edición. Francisco de Asís Flores y Troncoso. Instituto Mexicano del Seguro
Social, México, 1982.
El alma encantada. Pedro Ponce, Pedro Sánchez de Aguilar y otros. Anales del Museo Nacional de México. Instituto Nacional
Indigenista/Fondo de Cultura Económica. México, 1987.
Pre-columbian ophtalmological knowledge in Mexico. Rolando Neri Vela en Revista Mexicana de Oftalmología, vol. 90, págs. 55-57, 2016.

EN NUESTRO ARCHIVO

Descubrimiento europeo de la flora americana. José María Valderas en IyC, octubre de 1992.
Los beneficios del conocimiento tradicional sobre las plantas. Manuel Pardo de Santayana y Manuel J. Macía en IyC, agosto de 2015.

MENTE Y CEREBRO 88 N.O 88 - 2018


PACKS TEMÁTICOS DIGITALES
Minicolecciones de monografías
sobre temas científicos clave

EL CEREBRO LENGUAJE HUMANO

18 ,4 0€
27,60€
14,99€
21,99€
• El cerebro, hoy • El lenguaje humano
• El cerebro • Lenguaje y comunicación
• Las neuronas • Multilingüismo
• Neuroglia

INTELIGENCIA Y COGNICIÓN PERCEPCIÓN

2 0 , 70 €
27,60€
15,99€
• Inteligencia viva
• La consciencia
21,99€ • Los cinco sentidos
• Ilusiones
• Orígenes de la mente humana • El mundo de los sentidos
• En busca de la consciencia

Y descubre muchos otros packs temáticos digitales y en papel en:


www.investigacionyciencia.es/catalogo
Teléfono: 934 143 344 | administracion@investigacionyciencia.es
ILUSIONES

Eclipse total
de la mente
Los eclipses de Sol juegan al escondite con nuestra percepción
STEPHEN L. MACKNIK Y SUSANA MARTINEZ-CONDE
NASA

Este mapa muestra la trayectoria de la sombra umbral de la Luna durante el eclipse solar del 21 de agosto de 2017.
Las líneas de puntos indican los porcentajes de ocultación parcial.

MENTE Y CEREBRO 90 N.O 88 - 2018


MUSEO DE ARTE DE LA UNIVERSIDAD DE PRINCETON, DOMINIO PÚBLICO
OBSERVATORIO DE GRAN ALTITUD (HAO)

En la imagen de la izquierda aparece el eclipse de 1966 captado por el Observatorio de Gran Altitud de la
Corporación Universitaria para la Investigación Atmosférica. A la derecha se exhibe el eclipse de 1925 que
pintó el artista Russell Butler. Puede contemplarse en el Museo de Arte de la Universidad de Princeton.

M
ientras circulábamos a 120 kilómetros por hora pañía de los monos. Durante la ocultación del Sol, los
en busca de la ocultación total, uno de nosotros primates se mantuvieron en ominoso silencio. Tal vez
(Martinez-Conde) se asomó por la ventanilla ellos se percataban también de la inusitada pesadez del
del coche. La Luna se alejaba a 1674 kilómetros por hora aire que nos rodeaba. Quizá los responsables éramos los
de nosotros. Mi compañera estabilizó la cámara del telé- centenares de personas que nos hallábamos a su alrede-
fono, que tenía el objetivo protegido con un filtro, lo dor, gritando y haciendo sonar las bocinas de los vehícu-
mejor que pudo y la orientó hacia el Sol. Me iba contan- los mientras el día se sumía en la oscuridad. Parecía que
do la progresión del eclipse. «Ocultación, 75 por ciento», humanos y monos nos encontrábamos en una curiosa
anunció. Nuestra idea inicial era observar el eclipse inversión de papeles durante un momento mágico. Para
desde la playa de Charleston, en Carolina del Sur, el úl- todos los que presenciamos el fenómeno astronómico se
timo punto de Estados Unidos desde donde se podría trató de una de esas experiencias que te cambian vida y
observar el eclipse solar. Pero la mañana del 21 de agos- que ha merecido la pena estar planificando durante
to de 2017, el cielo estaba muy nublado y no confiábamos meses. ¿Por qué razón? ¿No hubiera bastado con obser-
en que despejase a la hora de la efeméride. Queríamos var el eclipse desde casa o a través de una retransmisión
asegurarnos un cielo claro para poder observar el eclip- por Twitter?
se directamente: ningún dispositivo óptico puede reem-
plazar la observación de este acontecimiento con los Una gran gama de luminosidad
propios ojos. Así que subimos al coche y nos dirigimos No existe experiencia equivalente a la de observar un
hacia el oeste por la Interestatal 28 como si estuviéra- eclipse solar en directo. Una grabación de vídeo no es
mos participando en un «juego del gallina», a semejanza nada comparado con ello. El motivo reside en que el
de las competiciones de automóviles que corrían los sistema visual humano es todavía el más exquisito siste-
protagonistas de la película Rebelde sin causa. Cazamos ma de conversión de luz en imágenes, pese a los grandes
a nuestra presa astral justo después de las dos de la tarde avances que se han logrado en el ámbito de las técnicas
en Greenville, cerca de la frontera que Carolina del Sur fotográficas. De todas formas, en un eclipse existen mu-
comparte con Georgia y Tennessee. chos grados de luminosidad —nada menos que 16 órde-
Por fin, con cielo despejado, nos detuvimos en el nes de magnitud—, mientras que el ojo humano respon-
zoológico, donde podríamos observar el eclipse en com- de solo a 6 de estos. En otras palabras, ni nuestro sistema

L O S AU TO R E S

Stephen L. Macknik y Susana Martinez-Condeson profesores de oftalmo-


logía, fisiología y farmacología en el Centro Médico de la Universidad
­Estatal de Nueva York.

MENTE Y CEREBRO 91 N.O 88 - 2018


llameante atmósfera exterior que envuelve el disco del
A
Sol más allá de la fotosfera. La cromosfera es tan lumi-
nosa que satura los fotorreceptores de nuestra retina, por
lo que no podemos distinguir toda la gama de lumino-
sidad que presenta. Para los humanos que la observan,
se trata de una blancura dolorosa.
La luminosidad decae de forma precipitada con la
distancia a la fotosfera, lo que nos permite distinguir las
muchas, maravillosas y fantásticas variaciones luminosas
en el interior de la extensa atmósfera solar exterior, de-
nominada corona. En ella, filamentosa e irregular, son
visibles cinco o seis órdenes de magnitud. La corona se
extiende más allá de lo que alcanzamos a ver: la mayor
parte de las variaciones de luminosidad que presenta
resultan demasiado débiles para que el ojo humano las

OBSERVATORIO DE GRAN ALTITUD (HAO)


detecte, por lo que las vemos tan negras como la noche
más oscura.
Pero un experimento conceptual puede ayudarnos a
intuir los muchos grados de luminosidad de un eclipse.
Imaginemos una estrella muy tenue, de la que nos llegan
B
1300 fotones por segundo al ojo. Visualicemos ahora una
segunda estrella situada a la derecha de esta, de la cual
recibimos unos 13.000 foto­nes cada segundo. Añadamos
una tercera, también a la derecha de la anterior, con una
luminosidad diez veces mayor (130.000 fotones por se-
gundo). Continuemos añadiendo estrellas, cuya lumino-
sidad sea diez veces mayor que la precedente, hasta una
constelación de 16 estrellas, cada una diez veces más
brillante que la vecina, y que la última brille tanto como
nuestro Sol. Pues bien: yendo de izquierda a derecha, las
7 primeras estrellas nos serán invisibles por tenues; las 3
últimas de la derecha, nos parecerán indistinguibles por
blancas y brillantes, y solo veremos las del tramo central,
numeradas del 8 al 13, aumentando luminosidad de iz-
quierda a derecha. De igual manera, nuestros ojos no
alcanzan a captar toda la paleta de luminosidad de un
eclipse. Aun así, nuestra vista es superior a cualquiera de
las cámaras de fabricación humana disponibles en la
Tierra. Estas, a lo sumo, pueden distinguir dos o tres
La imagen (A) reproduce la luz blanca de un eclipse so- órdenes de magnitud a un tiempo.
lar captado el 17 de enero de 1887 por el coronámetro
del Observatorio de Gran Altitud de Mauna Loa. Se ha Eclipses artísticos
aplicado un viñetado artificial para ampliar el rango di- La superioridad del sistema visual humano sobre el in-
námico de brillo. En (B) se muestra la misma imagen tervalo de luminosidad perceptible por las cámaras ha
pero con un intensificación de brillo y contraste, con el llevado a los astrónomos a estudiar los eclipses que plas-
fin de revelar la extensión radial de la corona detectada. maron hábiles artistas en sus lienzos. Uno de los pintores
favoritos en este terreno es el estadounidense Howard
Russell Butler (1856-1934). Sus obras han servido para
que se tuvieran los primeros conocimientos sobre la co-
rona solar a principios del siglo xx. La escasa duración
visual es capaz de apreciar la gama completa de lumino- de un eclipse, entre uno y tres minutos, apenas dejaba
sidad durante un eclipse. tiempo para su estudio. Los astrónomos de aquella época
En un eclipse solar completo, la Luna bloquea la ra- que habían observado eclipses valoraban las reproduc-
diación luminosa procedente de la fotosfera (la superficie ciones pictóricas de Butler como acertadas, aunque dife-
más brillante del Sol, de la que procede casi toda la luz rían mucho de las pruebas fotográficas disponibles. Estas
solar), pero seguimos recibiendo luz de la cromosfera, la últimas no muestran las formas irregulares, como deshi-

MENTE Y CEREBRO 92 N.O 88 - 2018


ILUSIONES

lachadas, que las personas veían en la corona. Ello plantea SI TE INTERESA


un dilema científico: ¿debemos confiar más en los datos ESTE TEMA...
fotográficos o en las representaciones pictóricas? Descubre Ilusiones, nuestro monográfico
de la colección Cuadernos que reúne
La controversia los mejores artículos de Mente y Cerebro
Richard Woo, del Laboratorio de Propulsión a Chorro sobre las ilusiones visuales y ópticas que
en el Instituto de Tecnología de California, sugiere que ponen nuestro cerebro a prueba.
la visión humana dispone de unos filtros similares a los www.investigacionyciencia.es/
de la cámara Newkirk, modificada con filtros especiales, revistas/cuadernos/numero/3
ya que esta produce fotografías de los eclipses en las que
aparecen formas similares a las pintadas por Butler.
Woo señala, asimismo, que la visión humana difiere
de todas las cámaras instaladas en la Tierra (incluidas las
Newkirk), pues estas reproducen huecos en la cromos- punteras. Pero, además de este debate, esta historia
fera y en los polos solares. Tales huecos no se aprecian también subraya la importancia de que científicos y ar-
en las pinturas de Butler (tampoco los percibimos noso- tistas colaboren entre sí. Los artistas gráficos son obser-
tros cuando observamos el eclipse del pasado agosto). vadores atentos, inteligentes y muy aplicados en el estu-
Incluso las cámaras telescópicas de la sonda espacial dio de la percepción humana. De hecho, existe un amplio
Ulises no los detectan, lo que sugiere a Woo que los cua- campo de colaboración entre artistas e investigadores en
dros de Butler y, por extensión, la visión humana, son la neurociencia de la percepción. En nuestras propias
superiores a todas y cada una de las cámaras disponibles investigaciones hemos estudiado ilusiones concebidas
en la Tierra. por pintores y magos, y hemos constatado que, como
La cuestión es relevante en el campo de la astronomía, científicos, tenemos tanto que aprender de los artistas
pues los huecos cromosféricos localizados en los polos como ellos de nosotros.
solares desempeñan un papel importante en las teorías La idea no es nueva. Las fronteras entre arte y ciencia
sobre el origen del viento solar. Los analistas deben se- ya resultaban difusas en tiempos del Renacimiento. Leo-
leccionar los órdenes de magnitud de luminosidad nardo da Vinci es, sin duda, el representante por exce-
cuando analizan los datos de sus cámaras telescópicas, lencia de la conjunción entre ambos campos. Su éxito se
indica Woo. Si los expertos evalúan las intensidades de debe tanto al arte como a la ciencia. Siglos más tarde,
luz que hacen visibles los rasgos solares, la luz de los Santiago Ramón y Cajal, el primer neurocientífico, tam-
polos se torna invisible, porque solo se pueden visualizar bién destacó como artista al utilizar sus habilidades para
dos o tres órdenes de magnitud cada vez. De ser así, re- dibujar reproducciones anatómicas detalladas de los te-
sulta plausible que la cromosfera solar forme un todo, sin jidos cerebrales que captaba mediante su microscopio.
huecos en los polos. No obstante, existen discrepancias De tales trabajos surgió su gran descubrimiento: las
entre los astrónomos respecto a esta conjetura. neuronas son las células cerebrales fundamentales que
forman los circuitos nerviosos responsables de todo
Arte y ciencia cuanto vemos, tocamos, sentimos o pensamos.
Sorprende que el legado artístico de Butler en torno a La educación científica ha empezado a aceptar este
eclipses, los cuales solo pudo observar durante unos enfoque con programas como STEAM (siglas en inglés
minutos, haya desembocado en una reciente discrepan- de Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas),
cia entre la percepción humana y las técnicas fotográficas en oposición al STEM (sin la A, de «arte»). H

PA R A S A B E R M Á S

Perception of solar eclipses captured by art explains how imaging misrepresented the source of the solar wind. R. Woo en Ipercep-
tion, vol. 6, n.o 6, art. 2041669515613710, 2015.
The art and science of solar eclipses. R. Woo en American Scientist, julio-agosto págs. 208-211, 2016.
Nice eclipse photo, though it surely falls short of the real thing. J. Klein en New York Times, 22 de agosto de 2017.

EN NUESTRO ARCHIVO

La verdadera corona solar. Richard Woo en IyC, octubre de 2010.


El gran eclipse solar de 2017. Jay M. Pasachoff en IyC, agosto de 2017.

MENTE Y CEREBRO 93 N.O 88 - 2018


LIBROS

cerebral. Existen cientos, si no miles, de tipos de neuro­


nas, dotado cada uno de características físicas, propieda­
des eléctricas y funciones computacionales peculiares,
distintivas. Desconocemos los principios organizadores
OVERRIDE
que gobiernan tamaña complejidad. No sabemos, por
MY QUEST TO GO BEYOND ejemplo, si el cerebro emplea algo tan sistemático como
BRAIN TRAINING AND TAKE el ASCII, sistema que los ordenadores utilizan para co­
CONTROL OF MY MIND
dificar palabras. E ignoramos puntos fundamentales; por
Por Caroline Williams ejemplo, de qué modo el cerebro almacena los recuerdos
Scribe, Londres, 2017 y secuencia los acontecimientos en el curso del tiempo.
No disponemos, por último, de un modelo animal para
¿Más inteligentes? muchos logros característicamente humanos: lenguaje,
Plasticidad sináptica y conectoma razonamiento y adquisición de una cultura compleja.

¿P
Las propiedades entrada-salida (input-ouput) de un
uede reestructurarse el cableado de un cerebro circuito neural dependen de su pauta de conectividad
adulto? En principio, la respuesta ha de ser afir­ sináptica (diagrama de cableado) y de las diversas pro­
mativa. El problema comienza cuando se trata piedades de sinapsis individuales del circuito. Los cambios
de ponerse a la tarea. A su resolución quiere contribuir dependientes del uso en intensidad sináptica (es decir, la
Override. Caroline Williams es periodista científica con plasticidad sináptica) pueden alterar completamente las
base biológica, redactora de New Scientist. El libro refleja contribuciones relativas de diferentes sinapsis de un
lo que ha observado en los laboratorios de neurociencia; circuito. Las asociaciones corticales son grupos de neu­
no se trata, por tanto, de un trabajo investigador propio. ronas que entran a la vez en acción y son evocadas por
De ahí el carácter un tanto ecléctico de la obra. estímulos sensoriales o comportamientos motores;
¿Podemos realmente entrenar a nuestro cerebro? La constituyen bloques de construcción de circuitos corti­
esperanza se fundamenta en la plasticidad cerebral: no cales. Esos conjuntos pueden formarse por plasticidad
importa la edad que tengamos, nuestro cerebro se en­ hebbiana, en virtud de la cual se refuerzan las sinapsis
cuentra en cambio permanente para adaptarse a nuevas entre neuronas coactivas. La mayoría de los sistemas
experiencias. El problema está en que el entrenamiento biológicos pueden adaptarse a diferentes condiciones y
del cerebro no nos hace más inteligentes. Podemos me­ entornos.
jorar nuestra habilidad para realizar determinada tarea, La neurogénesis y la gliogénesis conforman la conecti­
pero no podemos obtener una mejora de nuestra capa­ vidad del cerebro adulto, que condiciona la plasticidad y
cidad global. la reparación. Las neuronas se generan hasta poco después
Dos son los conceptos principales en este terreno, del tiempo de nacimiento con la excepción de dos áreas
insuficientemente descritos por la autora que, sin embar­ pequeñas: el bulbo olfatorio y el hipocampo. Los humanos,
go, han de ayudarnos a hacernos una representación más sin embargo, no parecen presentar neurogénesis en el
cabal de la idea eje del libro: plasticidad y conectoma. bulbo olfatorio. Nuevas neuronas y nuevas células de la
Conviene conocer su naturaleza. En las neuronas, el glía median la plasticidad. Lo mismo en los sistemas arti­
segmento inicial del axón, donde los canales de sodio ficiales que en las redes cerebrales se da una suerte de
generan el potencial de acción que se propaga luego por compromiso entre plasticidad y estabilidad: entre la capa­
dicha fibra, reviste particular interés en el estudio de la cidad de incorporar información nueva y la capacidad de
naturaleza de la excitabilidad neural. El segmento es asegurar que el proceso de incorporación de información
fuente de plasticidad neuronal. La ubicación y el alcance novedosa no degradará la información preexistente ya en
de esa zona de excitación pueden ser modificados por la la red. En el hipocampo se generan nuevas neuronas en la
actividad neural para controlar la excitabilidad. Por ex­ zona subgranular del giro dentado más allá del desarrollo,
citabilidad de una neurona se entiende su respuesta a un es decir, en estado adulto. Estas neuronas se integran si­
input sináptico. La mayoría de las sinapsis excitadoras nápticamente en los circuitos del hipocampo y aportan
del sistema nervioso central se forman sobre espinas den­ sustratos potenciales para nuevos aprendizajes.
dríticas. La morfología y la distribución de las espinas La plasticidad confiere a los circuitos cerebrales capa­
son críticas para la transmisión sináptica, la integración cidad de adaptarse a los cambios continuos operados en
sináptica y la plasticidad. el entorno: a mayor plasticidad cerebral, mejor prepara­
Hay en el cerebro unos 85.000 millones de neuronas. ción para habérselas con el medio. Para adaptarse a la
Densamente empaquetadas en una matriz tridimensional, vida diaria, los animales exploran, aprenden y recuerdan.
se calculan unas 100.000 neuronas y 900 millones de Desarrollan esas tareas apoyados en diversas estructuras
conexiones sinápticas por milímetro cúbico de tejido corticales, entre ellas el hipocampo. El giro dentado,

MENTE Y CEREBRO 94 N.O 88 - 2018


parte del hipocampo, es una estructura notable: es una de actividad. Aprendemos con más facilidad destrezas
de las dos áreas del cerebro de mamífero adulto, también que guardan relación con otras ya adquiridas, de lo que
del cerebro humano, que prosigue generando nuevas se infiere que la estructura reticular preexistente con­
neuronas en la vida postnatal. Las neuronas aparecidas forma el aprendizaje. En la redes cerebrales, a imagen
en la edad adulta se integran en redes neuronales preexis­ de lo que sucede en los sistemas artificiales, se produce
tentes y participan en el procesamiento de la información. una suerte de compromiso entre la plasticidad (capaci­
La neurogénesis en adultos constituye un tipo de plasti­ dad de incorporar nueva información) y la estabilidad
cidad de circuitos requerida en el aprendizaje dependien­ (aseguramiento de que el proceso de incorporar nueva
te del hipocampo y en la invocación de la memoria. En información no degrade la información almacenada ya
2014, Katherine G. Akers y su equipo mostraron que la en la red). El cerebro se adapta a medida que vamos
neurogénesis del hipocampo en adultos podría promover aprendiendo cosas. Mas aunque el entrenamiento del
también el olvido. cerebro pueda ser intenso, la investigación revela que
El aprendizaje, sea motor, sensorial o cognitivo, re­ no nos hace más inteligentes.
quiere redes de neuronas para generar nuevas pautas —Luis Alonso

del estímulo (color, luminosidad, movimiento); este


puede ser reconstruido a partir de la pauta de la activación
cerebral producida. Con infundado optimismo, Sigman
THE SECRET LIFE afirma que podemos leer y explorar nuestros pensamien­
OF THE MIND tos mediante la decodificación de las pautas de actividad
HOW YOUR BRAIN THINKS, cerebral; aunque se trabaja en esa dirección, con resulta­
FEELS, AND DECIDES dos espectaculares, se trata de casos restringidos que no
Por Mariano Sigman hilvanan una explicación general.
Little, Brown and Company, En particular, se esfuerza en aplicar los principios de
Nueva York, 2017 la neurociencia a la educación. No es nueva la idea de que
a través de su plasticidad relativa puede moldearse el
Vida mental cerebro del niño, pero Sigman aporta ejemplos de tomas
Mecanismos inconscientes de la consciencia de decisiones racionales, consciencia, estados mentales
y aprendizaje. Considera la dislexia un problema fono­

N
o está todavía suficientemente desarrollada la lógico por encima de su ámbito visual, hasta el punto de
neurociencia para poder establecer lo que el tí­ que no podemos leer si no somos capaces de pronunciar.
tulo y el subtítulo de este libro, aparecido en El sistema de consciencia fonológica puede estimularse
español en 2015, parecen prometer. En realidad, viene a antes de que el niño comience a leer, preparándolo para
ser una exposición sobre la consciencia, con la cual, al la lectura con juegos de palabras y otras actividades. En
igual que ocurre con el tiempo y el espacio, estamos fa­ una esfera más amplia, el aprendizaje de una segunda
miliarizados, aunque su definición nos resulta huidiza. lengua en la infancia ayuda a disipar prejuicios, pues
Tan elusiva que algunos se muestran dualistas, otros incluso entonces los niños distinguen acentos.
materialistas y otros funcionalistas. El autor sostiene que La consciencia tiene un conmutador de activación e
la consciencia emerge del cerebro y que estamos gober­ inactivación. Durante el sueño, en estado de coma y bajo
nados por el inconsciente. anestesia, el conmutador queda apagado y, con él, la
Más de 20 años de investigación sobre los mecanismos consciencia. En algunos casos drásticos, la inactivación
cerebrales lleva Sigman a sus espaldas, lo que, unido a su resulta inequívoca; en otras ocasiones, como en la tran­
formación en física y a su amplia ilustración humanista, sición al sueño, se desvanece gradual e intermitentemen­
le ha permitido crear un texto sólido, ágil y entretenido. te. Cuando el conmutador se activa, la actividad cerebral
El cerebro es capaz de observar y monitorizar sus propios asociada a los estados de consciencia adquiere diversas
procesos para controlarlos, inhibirlos, conformarlos, formas. Observamos, por ejemplo, que la consciencia de
detenerlos o simplemente gestionarlos. Todo ello da lugar los infantes opera a distinta escala temporal y que los es­
a un bucle que es el preludio de la consciencia. Cuando quizofrénicos son incapaces de reconocer que son los
se ejecuta una acción, el cerebro no solo envía una señal dueños de las voces que sienten en su cabeza, creando
a la corteza motora, sino que nos pone en alerta también. una distorsión de la narrativa. Pero ¿de dónde emerge la
La activación de la corteza visual codifica las propiedades consciencia?

MENTE Y CEREBRO 95 N.O 88 - 2018


LIBROS

¿Surge espontáneamente en el desarrollo del cerebro afección vinculada a la conectividad cerebral. La resec­
o se forja en el marco de un nicho cultural determinado? ción interrumpe el flujo de corriente en el cerebro. ¿Qué
Podemos tener diferentes opiniones e intuiciones sobre sucede con el lenguaje, las emociones y las decisiones de
el particular. Se trata de un debate filosófico de largo un cuerpo gobernado por dos hemisferios que han deja­
recorrido histórico. En un principio, creía Sigman que do de comunicarse entre sí? La respuesta metódica a esta
la consciencia no pertenecía siquiera al campo de la cuestión, que nos permite además comprender la forma
ciencia. Podría haber añadido que fue Francis Crick en que los hemisferios se distribuyen las funciones, le
quien más hizo por introducir la cuestión en el campo valieron a Roger Sperry el Nobel en 1981. Sperry junto
de la neurociencia. Con Julian Jaynes, sostiene que la con su alumno Michael Gazzaniga descubrieron un hecho
consciencia, por la que nos consideramos pilotos de extraordinario que, al igual que los experimentos de Libet,
nuestra propia existencia, emergió con la cultura en un cambia nuestra forma de entender la construcción de la
momento reciente de la historia de la humanidad. Para realidad y, con ello, la consciencia. Sin el cuerpo calloso,
Jaynes, la consciencia, anterior a Homero, vivía en el la información disponible en un hemisferio resulta inac­
presente y no reconocía que cada uno era el autor de su cesible para el otro. Cada hemisferio presenta su propia
propia voz. A eso le llama Sigman consciencia primaria, narrativa. El derecho solo ve la parte izquierda del mun­
característica de la esquizofrenia y de los sueños, pero do y controla también la parte izquierda del cuerpo. Y a
no de la lucidez. Con la proliferación de textos, la cons­ la inversa. Hay, además, algunas funciones cognitivas que
ciencia pasó a ser lo que ahora reconocemos: nos senti­ son peculiares de cada hemisferio. Ocurre así con el
mos autores y protagonistas, creadores de nuestros lenguaje, confinado en el izquierdo, y con la capacidad
propios actos mentales. de representar un objeto en el espacio (en el hemisferio
Sitúa el intérprete de la consciencia en el cuerpo ca­ derecho). El gran descubrimiento de Sperry consistió en
lloso, estructura de fibras neuronales que une ambos comprender cómo nuestra consciencia construye una
hemisferios cerebrales. Tiempo atrás, se recurría a la narrativa.
resección quirúrgica del mismo para curar la epilepsia, —Luis Alonso

Novedades Otros títulos sobre psicología y neurociencias

PIONEROS DE LA LA CONCIENCIA
­NEUROLOGÍA PEDIÁTRICA La más enigmática
EN ESPAÑA de las funciones cerebrales
Ignacio Pascual-Castroviejo José María Valderas
Edición Personal / Ópera Prima, 2017 RBA Coleccionables
ISBN 9788499465357 ISBN 978847390717
356 págs. (25 €) 141 págs. (9,95 €)

SER VIEJO NO ES THE NEUROCIENCE


ESTAR MUERTO OF ADOLESCENCE
La emoción como sentido
a una larga vida humana Adriana Galván
Cambridge University Press
Francisco Mora ISBN 9781107461857
Alianza Editorial 330 págs. (29,99 )
ISBN 9788491049500
216 págs. (16 €)

MENTE Y CEREBRO 96 N.O 88 - 2018


PRÓXIMAMENTE

Mente y Cerebro n.o 89, marzo de 2018


Psicología

Las raíces
de la personalidad
¿De qué modo influyen las experiencias en nuestro
temperamento? ¿Qué área cerebral lo alberga? ¿Cuán-
do madura la personalidad en nuestro cerebro? Al pa-
recer, las bases de nuestro carácter se determinan antes
de que nazcamos. Por Nicole Strüber
ISTOCK / DEKLOFENAK

Neurociencia
Contracepción
con repercusiones
Durante años se han deba-
Percepción
tido los efectos secundarios
Fisonomistas natos de las píldoras anticoncep-
Algunas personas son capaces de reconocer con gran tivas. Pero pocas mujeres
precisión el rostro de otro individuo, incluso cuando lo saben que los contracepti-
han visto una única vez. Este tipo de talento excepcio- vos también pueden influir
nal no interesa solo a los científicos, sino también a la

ISTOCK / ER_CREATIVE
en el cerebro e incluso me-
policía. Por Meinke Ramon y Anna Bobak jorar muchas capacidades
cognitivas. Por Belinda
Pletzer

Psicoterapia
Tratamiento compartido
Las terapias de grupo resultan ventajosas en nume-
ISTOCK / ER_CREATIVE

rosos trastornos mentales. El paciente, además de


percatarse de que no se encuentra solo ante su
problema, se beneficia de los progresos de otros
afectados como él. Por Bernhard Strauss

Mente y Cerebro DISTRIBUCIÓN


para España:
Colaboradores de este número
Directora general: Pilar Bronchal Garfella Asesoramiento y traducción:
LOGISTA, S. A.
Directora editorial: Laia Torres Casas Pol. Ind. Polvoranca - Trigo, 39, edificio B Noelia de la Torre: Encefaloscopio, Mielina «de fábrica», Jugar en la
Ediciones: Yvonne Buchholz, Anna Ferran Cabeza, 28914 Leganés (Madrid) naturaleza­, El consumidor, un animal de costumbres, Las personas
Ernesto Lozano Tellechea, Bruna Espar Gasset Teléfono 916 657 158 ­sanas, ­¿sufren ­también ­alucinaciones?, Errores lógicos de la homeopa-
Producción: M.a Cruz Iglesias Capón, Albert Marín Garau para los restantes países: tía, Psicología cultural: el poder de la comunidad; Federico Fernández
Secretaría: Purificación Mayoral Martínez Prensa Científica, S. A. Gil: En el cerebro del consumidor; Ignacio Navascués: El cerebro de los
Administración: Victoria Andrés Laiglesia Muntaner, 339 pral. 1.a - 08021 Barcelona alumnos se ­sincroniza cuando están m ­ otivados, Las pulsaciones car-
Suscripciones: Concepción Orenes Delgado, Olga Blanco Romero díacas ­contribuyen al sentimiento del «yo»; Ignacio Navascués y Laura
PUBLICIDAD
Carasusán: Temperatura c­ orporal en la psique, El e­ nigma de la cons-
EDITA Prensa Científica S. A. ciencia, De viaje ­espiritual con ayahuasca; Núria Comas: «La homeo-
Prensa Científica, S.A. Tel. 934 143 344 patía puede ser peligrosa»; Luis Bou: Eclipse total de la mente.
Muntaner, 339 pral. 1.a publicidad@investigacionyciencia.es
08021 Barcelona (España)
Teléfono 934 143 344 Fax 934 145 413
e-mail precisa@investigacionyciencia.es SUSCRIPCIONES Copyright © 2018 Spektrum der Wissenschaft ­Verlagsgesellschaft mbH,
www.investigacionyciencia.es Prensa Científica S. A. D-69126 Heidelberg
Muntaner, 339 pral. 1.a Copyright © 2018 Prensa Científica S.A.
08021 Barcelona (España) Muntaner, 339 pral. 1.a 08021 Barcelona (España)
Gehirn und Geist Teléfono 934 143 344
Fax 934 145 413 Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción en todo o en parte
Chefredakteur: Carsten Könneker (verantwortlich) www.investigacionyciencia.es
Artdirector: Karsten Kramarczik por ningún medio mecánico, fotográfico o electrónico, así como cualquier clase
Redaktionsleitung: Hartwig Hanser de copia, reproducción, registro o transmisión para uso público o privado, sin la
previa autorización escrita del editor de la revista.
Redaktion: Steve Ayan, Katja Gaschler, Anna von Hopffgarten,
PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
Andreas Jahn, Liesa Klotzbücher, Daniela Zeibig España Extranjero ISSN edición impresa: 1695-0887 ISSN edición digital: 2385-5681
Freie Mitarbeit: Joachim Retzbach 6 ejemplares 35,00 € 50,00 € Dep. legal: B. 39.017 – 2002
Schlussredaktion: Christina Meyberg, Sigrid Spies, 12 ejemplares 65,00 € 100,00 €
Patrick Trappendreher; Katharina Werle Ejemplares sueltos: 6,90 euros. Imprime Rotocayfo (Impresia Ibérica)
Bildredaktion: Alice Krüßmann, Anke Lingg, Gabriela Rabe El precio de los ejemplares atrasados es el mismo que el de los actuales. Ctra. de Caldes, km 3 - 08130 Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona)
Geschäftsleitung: Markus Bossle, Thomas Bleck Printed in Spain - Impreso en España
Accede a la
HEMEROTECA
DIGITAL
DE TODAS NUESTRAS PUBLICACIONES

Suscríbete a la revista que desees


y accede a todos sus artículos
www.investigacionyciencia.es/suscripciones

Encuentra toda la ­información sobre


el desarrollo de la ciencia y la
tecnología de los últimos 30 años