Está en la página 1de 100

Revista de psicología y neurociencias

N.º 99 - 2019

Noviembre / Diciembre 2019 · N.º 99 · 6,90 € · menteycerebro.es

Mente&Cerebro
TINNITUS
Nueva teoría
­sobre
los acúfenos

El inconsciente
sale a la luz
Nuevos hallazgos
refutan la visión clásica
de una psique oculta
Mente&Cerebro

Nuevas tecnologías Personalidad Depresión


Las desventajas Lo que la mirada El lado oscuro
de leer en pantalla revela de los antidepresivos
NUESTRAS PUBLICACIONES

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA MENTE Y CEREBRO


Desde 1976, divulga el desarrollo de la Desde 2002, divulga los avances
ciencia y la técnica con la colaboración más sólidos en el dominio
de los mejores expertos internacionales de la psicología y las neurociencias
Revista mensual Revista bimestral
Formatos: papel y digital Formatos: papel y digital

Consulta promociones, suscripciones,


packs y otros productos en

investigacionyciencia.es/catalogo
MONOGRÁFICOS

TEMAS de IyC CUADERNOS de MyC


Monografías sobre los temas clave Monografías sobre los grandes temas
que guían el desarrollo de la ciencia de la psicología y las neurociencias
Revista trimestral Revista cuatrimestral
Formatos: papel y digital Formatos: papel y digital

ESPECIAL
Recopilaciones de nuestros
mejores artículos (en PDF)
sobre temas de actualidad
Formato: digital
EN ESTE NÚMERO

Movimiento ocular

10  Lo que la mirada revela


¿Me está engañando? ¿Cuáles son sus intenciones? ¿Qué tipo de
persona es? Los psicólogos intentan leer las respuestas en la mirada de sus
probandos. Por Christian Wolf

Psicofármacos

16  El lado oscuro de los ­antidepresivos


Muchas personas sufren trastornos graves, como miedos, ansiedad
y parestesia, cuando dejan de tomar antidepresivos. Todo apunta a que
padecen síntomas de abstinencia. Por Janosch Deeg
26
Nuevas tecnologías

26  La lectura digital, en desventaja


El soporte impreso se impone al digital en lo que a la calidad lectora
se refiere: leer en pantalla disminuye la comprensión del texto e invita a la
distracción. Por Pablo Delgado, Ladislao Salmerón y Cristina Vargas

Entrevista: Neurogastronomía

56  «Cualquier sensación fabrica una emoción»


A la hora de comer, las emociones, la memoria y la inteligencia
también resultan esenciales. El neurólogo y cocinero Miguel Sánchez
Romera habla de un universo «cerebro-cocina». Por Yvonne Buchholtz

60 Tinnitus

60  Un pitido contra el murmullo


Un innovador modelo explica cómo se instaura el ruido fantasma que
tortura a las personas que sufren acúfenos. Por Patrick Krauss y Holger Schulze

SERIE: Nuevos métodos de la neurociencia (II)

66  Un código de barras para las neuronas


Con una técnica basada en códigos de barras genéticos se pueden
cartografiar con facilidad las conexiones de numerosas células cerebrales.
Por Monique Brouillette

Farmacología

66 72  Biomoléculas contra la enfermedad de Huntington


Con ayuda de una nueva sustancia se podría luchar desde la raíz
contra la enfermedad de Huntington. Este método permitiría frenar la
producción de la proteína responsable de la dolencia. Por Larissa Arning-Bünder

Syllabus: Psicología social

78  Teoría de juegos


Aunque se trata de una rama de la economía, la teoría de juegos se
aplica en otros ámbitos como la biología, la psicología social y, quizás algún
día, la medicina. Por Daniela Ovadia

Retrospectiva: Percepción

86  Breve historia ­cultural del olfato


El hedor a pútrido propagaba la peste. El olor corporal caracterizaba
a la clase obrera. La forman en que las personas valoraban los olores revela
86 mucho sobre épocas pasadas. Por Peter Arnold Heuser

MENTE Y CEREBRO 2 N.O 99 - 2019


Encefaloscopio  4
Creatividad / Tumores cerebrales
/ Síndrome del corazón roto /
Efecto placebo / Avaricia / Auto-
compasión y e­ strés / Insomnio /
Agresividad durante el sueño /
­Fármacos para la esquizofrenia
Preguntas con respuesta 24
¿Experimentan los animales
el duelo? Por Kurt Kotrschal
Avances  44
Las funciones del hipocampo.
Por Sarah Genon, Anna Plachti
y Simon Eickhoff
La función del núcleo incertus
en la ingesta y la adicción.
Por Francisco E. Olucha
­Bordonau, Esther Castillo Gómez
y Francisco Ros Bernal
Sinopsis50
Parásitos en el sistema nervioso.
Por Anna von Hopffgarten
Caso clínico 52
Letras de color y con sabor.
Por Laurent Cohen
Ilusiones82
GETTY IMAGES / PAFFY69 / ISTOCK

Cuando las obras adquieren


vida propia. Por Susana
­Martinez-Conde y Stephen
L. Macknik
Libros  92
Bases biológicas de los trastornos
El poder del inconsciente mentales. Por Luis Alonso
Inconsciente y creatividad.
Por Luis Alonso
Cognición

34  El inconsciente: el piloto ­automático


de la mente
Según una nueva teoría, el consciente funciona solo cuando fallan
las predicciones del cerebro, pues la máxima de este reza:
¡por favor, no quiero sorpresas! Por Steve Ayan

Entrevista

41  «No existe ­ningún p


­ ensamiento ­consciente»
El filósofo Peter Carruthers defiende una ambiciosa tesis:
la reflexión, los juicios y la voluntad conscientes son una ilusión,
pues involucran procesos que siempre nos resultan desconocidos.
Por Steve Ayan IMAGEN DE PORTADA:
GETTY IMAGES / VICTOR_TONGDEE / ISTOCK

MENTE Y CEREBRO 3 N.O 99 - 2019


ENCEFALOSC OPIO
GETT Y IMAGES / YIPENGGE / ISTOCK

Cognición
La música de fondo limita la creatividad

L
a creencia de que la música nos ayuda a resolver do obtenían peores resultados, independientemente de
tareas difíciles e, incluso, que da alas a nuestra que se tratase de una pieza instrumental, una canción
creatividad se encuentra muy arraigada. Pero un con la letra en un idioma extranjero o una melodía co­
estudio dirigido por Emma Threadgold, de la Uni­ nocida. Tampoco influía si a los participantes les gus­
versidad de Central Lancashire, pone en duda dicha taban los temas o si solían trabajar o estudiar con mú­
suposición: la música de fondo parece ser un obstácu­ sica de fondo.
lo cuando se trata de solventar problemas. Los científicos sospechan que los sonidos pertur­
Threadgold y su equipo propusieron a los partici­ ban la memoria operativa verbal. Sin embargo, para
pantes de la investigación la siguiente tarea: mostra­ otros ruidos de fondo, como los que pueden existir en
ron a cada uno de ellos tres palabras y les pidieron una biblioteca, dicha hipótesis parece no sostenerse,
que encontraran una cuarta que estuviera relacionada pues no repercutieron en el rendimiento de los pro­
con las anteriores. Por ejemplo, podían asociar las pa­ bandos.
labras inglesas dress, dial y flower, con el término sun,
Applied Cognitive Psychology, 10.1002/acp.3532, 2019
para formar, respectivamente, los vocablos sundress
(«vestido de verano»), sundial («reloj de sol»), y sun-
flower («girasol»). Algunos probandos realizaron la BOLETINES A MEDIDA
tarea en una sala silenciosa; otros, en una biblioteca Elige los boletines según tus
con sonidos de fondo a bajo volumen, y los demás preferencias temáticas y recibirás
toda la información sobre las revistas,
participantes escucharon música mientras resolvían las noticias y los contenidos web
el ejercicio. que más te interesan.
El experimento demostró que las personas que tu­ www.investigacionyciencia.es/boletines
vieron que llevar a cabo la prueba con música de fon­

MENTE Y CEREBRO 4 N.O 99 - 2019


+ ACTUALIDAD CIENTÍFICA TODOS LOS DÍAS EN WWW.INVESTIGACIONYCIENCIA.ES

Oncología
Doble revés a los tumores cerebrales

L
os tumores cerebrales suponen un gran reto efecto añadido: merma la capacidad de respuesta al
para los médicos. Los desencadenantes son, daño del ADN, que rige distintas funciones protectoras
por lo general, células gliales que provocan de la célula y refuerza la actividad de los mecanismos
gliomas, los cuales, en determinados casos, resultan reparadores del ADN. Esto favorece que las lesiones
difíciles de combatir. Eso sucede, por ejemplo, con los que provocan los gliomas mejoren rápidamente con la
gliomas portadores de una mutación en la enzima ID­ radioterapia. Cuando a los ratones se les administraba,
H1R132H: aunque los pacientes suelen sobrevivir años, además de radioterapia, el medicamento anticanceroso
las células se muestran resistentes a la radiación. Por temozolomida, se cambiaban las tornas: los gliomas
ese motivo, María Castro y otras investigadoras de la bien protegidos también morían con rapidez.
Universidad de Michigan han examinado a fondo este En el futuro, la terapia para tratar a los pacientes
tipo de tumores en ratones. Al parecer, han descubier­ portadores del glioma mutado debería incluir diferen­
to un tratamiento más eficaz. tes armas contra el cáncer, con el fin de que los efectos
Se sabía por estudios anteriores que estos tumores de las mismas se complementen y potencien, indican
son especialmente peligrosos cuando aparecen otras los científicos. El fármaco antitumoral temozolomida
dos mutaciones que activan los genes supresores de tu­ ya está autorizado y se utiliza contra los gliomas, so­
mores TP53 y ATRX. Castro y su equipo observaron bre todo, tras la cirugía y la posterior radioterapia.
que la combinación de las tres mutaciones tiene un Science Translational Medicine, 10.1126/scitranslmed.aaq1427, 2019

Neuroimagen
Alteraciones cerebrales en el síndrome del corazón roto

E
n los pacientes que padecen el llamado síndrome cíngulo, se coordinaban de forma menos eficiente en
del corazón roto, varias regiones cerebrales se el cerebro en estado de reposo de los afectados por el
comunican peor entre ellas que en las personas síndrome del corazón roto. Dichas áreas del encéfalo
sanas, según señalan Christian Templin y otros inves­ desempeñan una función importante en la regulación
tigadores del Hospital Universitario de Zúrich. de las emociones y en los procesos de aprendizaje y
Con el término «síndrome del corazón roto», los memoria. Además, la amígdala y la circunvolución del
médicos designan una disfunción del miocardio muy cíngulo repercuten en el sistema nervioso autónomo,
poco frecuente, que aparece de forma repentina tras responsable de los mecanismos inconscientes del orga­
un trauma emocional o físico y que se asemeja a un nismo, entre ellos, los latidos del corazón.
ataque cardíaco. En concreto, provoca una deforma­ «Las regiones que, según nuestros resultados, se co­
ción del ventrículo izquierdo: su extremo apical in­ munican con menor intensidad entre ellas en los pa­
ferior se dilata, mientras que se estrecha hacia la cientes con el síndrome de tako-tsubo son precisa­
aurícula­. Debido a esta forma que recuerda a un ja­ mente aquellas que controlan nuestra respuesta al
rrón, la enfermedad se denomina también miocar­ estrés. Por tanto, la comunicación deficiente podría
diopatía de tako-tsubo, en referencia a la trampa que influir en cómo se defienden los afectados en situacio­
­suelen utilizar en Japón para pescar pulpos. nes difíciles y la predisposición que pueden tener a su­
Con el objetivo de averiguar si el síndrome se frir el síndrome», afirma Templin. No obstante, no se
acompaña de modificaciones en la actividad encefáli­ sabe todavía con certeza si las modificaciones encefáli­
ca, Templin y su equipo examinaron a partir de una cas son la causa del síndrome del corazón roto o si, por
resonancia magnética funcional el cerebro de 15 pa­ el contrario, son consecuencia de él. De hecho, los
cientes a los que un año antes se les había diagnostica­ científicos no han aportado pruebas sobre el aspecto
do dicha cardiopatía. A continuación, compararon los del cerebro de los participantes antes de que sufrieran
resultados con el de 39 probandos de control sanos. la insuficiencia cardíaca. Futuros estudios deberán
Descubrieron que diversas áreas del encéfalo, entre analizar la naturaleza causal de esta relación.
ellas la amígdala, el hipocampo y la circunvolución del European Heart Journal, 10.1093/eurheartj/ehz068, 2019

MENTE Y CEREBRO 5 N.O 99 - 2019


Aunque la terapia con
­color ­verde no existe,
puede ­comportar un
efecto placebo.
GETT Y IMAGES / TOMML / ISTOCK

Tratamiento
El efecto placebo también funciona en psicoterapia

Q ue un medicamento surta efecto depende de


sus componentes, pero también de las expec­
tativas del paciente. Este principio se conoce
en medicina desde hace mucho tiempo como efecto
El bienestar psicológico de los probandos aumentó
tras la supuesta cromoterapia, pero solo en los casos en
los que habían recibido una explicación completa y el
investigador se había mostrado amable y atento. Esos
placebo. En fecha reciente, investigadores del equipo probandos se sintieron más relajados y satisfechos, y
del psicólogo clínico Jens Gaab, de la Universidad de mostraron una mayor disposición para afrontar los
Basilea, han constatado que este efecto no solo aconte­ problemas cotidianos.
ce en el tratamiento con fármacos, sino también en las El efecto duró una semana. Según Gaab, este es
psicoterapias. equiparable al de las sesiones terapéuticas breves que
Para su investigación, los autores contaron con 421 se llevaron a cabo con las personas sanas del grupo de
participantes, a los que mostraron películas de cinco a control. «De la investigación en psicoterapia sabemos
siete minutos de duración y en diferentes sesiones. En que para que una terapia sea efectiva deben cumplirse
las filmaciones se veían solo círculos y superficies ver­ dos requisitos: establecer una buena relación con el te­
des en movimiento y en constante transformación. rapeuta y recibir una explicación plausible sobre el
Una parte de los sujetos recibió de antemano la si­ procedimiento», explica. Sin embargo, los mecanismos
guiente explicación «científica»: se trataba de una no­ que lo hacen posible son difíciles de demostrar: es im­
vedosa cromoterapia desarrollada en la Universidad de posible efectuar ensayos a doble ciego, ya que al menos
Londres, en la que el color verde activaba esquemas el terapeuta conoce siempre si se trata de una psicote­
mentales apropiados para «calmar estados de irrita­ rapia real.
ción y tratar los sentimientos de desesperanza». «El hecho de que los placebos puedan tener también
El comportamiento del investigador con respecto a un efecto psicoterapéutico demuestra que no todo lo
los participantes también varió. Unas veces se le pidió que funciona es bueno o tiene base teórica», apunta
que les explicara todo de la manera más sencilla y bre­ Gaab. Por ello, considera que desde un punto de vista
ve posible; otras veces, debía responder preguntas y ético es necesario aclarar al paciente el significado que
establecer contacto visual y sonreír de forma recon­ tienen la relación terapéutica y la plausibilidad del mo­
fortante para que los participantes se sintieran seguros delo de causa-efecto para que una terapia tenga éxito.
y apreciados. Scientific Reports, vol. 9, n.o 1, 2019

MENTE Y CEREBRO 6 N.O 99 - 2019


ENCEFALOSC OPIO

Psicología social
Ganar dinero nos hace avariciosos
¿Q ué haría si ganara la
lotería? ¿Se permitiría
un capricho, compar­
tiría el premio con su familia o
A continuación, los científicos les
preguntaron si iban a donar una
parte del premio a una organiza­
ción sin ánimo de lucro. A algunos
lo donaría para una buena causa? sujetos les hicieron la pregunta an­

GETT Y IMAGES / RYASICK / ISTOCK


Quizás, en momentos así, seamos tes de saber si su billete había resul­
menos espléndidos de lo que nos tado premiado; a otros, después.
pensábamos: una vez que tenemos De los participantes que antes
el botín en el bolsillo, no nos gusta de que se diera a conocer al gana­
compartirlo, afirman Christian dor tuvieron que decidir si cede­
Kellner y otros científicos de la rían parte de su premio, un 23 por
Universidad de Southampton. En ciento se manifestó más generosos
cambio, ocurre lo contrario si pre­ y donaba parte de su ganancia en comprometan a hacer un donativo
viamente hemos previsto repartir comparación con los que ya esta­ en caso de recibir dinero inespera­
una parte de la ganancia. ban seguros de que recibirían la damente o de más. Por ejemplo,
Los investigadores llevaron a gratificación. Además, las personas podrían preguntar a los trabajado­
cabo cinco experimentos con más que aún confiaban en su suerte se res en activo si desean donar parte
de 1300 participantes. En una de mostraron en un 25 por ciento más de su próxima paga extra, o pedir
las pruebas, explicaron a 320 pro­ generosos que el grupo de control. a los jugadores de lotería que, al
bandos que iban a participar en El resto de los experimentos arroja­ comprar el cupón, marquen con
una lotería. Tenían un 50 por cien­ ron resultados semejantes. una cruz si están dispuestos a ceder
to de posibilidades de aumentar en Kellner y sus compañeros sugie­ parte del premio en caso de ganar.
10 libras la remuneración que reci­ ren que para las ONG podría ser Journal of Public Economics, 10.1016/j.
birían por colaborar en el estudio. útil pedir a las personas que se jpubeco.2018.10.009, 2019

Autocompasión
Quererse a sí mismo reduce el estrés

L
as personas que muestran amabilidad y amor tuaciones de estrés aumentó. Un entrenamiento que
hacia sí mismas, actitud que los psicólogos des­ reforzaba las «críticas interiores» causó el efecto con­
criben como «autocompasión», pueden soportar trario, tanto en cuanto al bienestar como a los sínto­
mejor las situaciones de tensión. Según un estudio mas de estrés. Solo pensar en algo bonito elevó el áni­
llevado a cabo por científicos de la Universidad de mo psíquico, pero no tuvo ningún efecto físico.
Exeter, este sentimiento influye sobre los síntomas Si bien se sabía que las personas más bondadosas
físicos que crean la tensión y el estrés. consigo mismas se sienten más optimistas y psicológi­
Los investigadores, dirigidos por Hans Kirschner, camente serenas, el hallazgo del efecto físico resulta
dividieron a 135 participantes en varios grupos. Dos novedoso. Con todo, los autores no han investigado la
de estos tomaron parte en una sesión de 12 minutos duración de este beneficio.
para la introducción a técnicas de meditación que ayu­ Clinical Psychological Science, 10.1177/2167702618812438, 2019
dan a fortalecer el sentimiento de comprensión hacia
uno mismo. Entre ellas, se les explicó la meditación de
bondad amorosa.
Según observaron, los sujetos manifestaron emo­ Erratum corrige
ciones positivas más intensas tras el ejercicio: se sen­ En la noticia «Bacterias intestinales que predisponen a la depre-
tían queridos y unidos a otros. Además, su respuesta sión», publicada en el número 98 de Mente y Cerebro (página 5),
en vez de «las bacterias eliminan el butirato» debería poner
fisiológica ante el estrés y la ansiedad mejoró: la fre­ «las bacterias producen butirato». Agradecemos a nuestro lector
cuencia cardíaca y la conductividad de la piel dismi­ @MuguPiensa habernos advertido del error.
nuyeron, y la adaptabilidad del ritmo cardíaco en si­ Este error ha sido corregido en la edición digital del artículo correspondiente.

MENTE Y CEREBRO 7 N.O 99 - 2019


Sueño
Las neuronas que roban el sueño

A
lrededor de una de cada nes de personas. En primer lugar, tuaban los factores hereditarios
diez personas padece identificaron 956 variantes genéti­ implicados. Según hallaron, un
insomnio crónico; y en cas relacionadas con el riesgo ele­ grupo de genes desempeñaba una
edades avanzadas, hasta un tercio vado de sufrir trastornos relaciona­ función decisiva en el funcio­
de la población presenta graves dos con el descanso nocturno. De namiento de los axones (los apén­
problemas para dormir. Danielle forma sorprendente, dichas varian­ dices de las neuronas a través de los
Posthuma y otros científicos de la tes apenas se solapaban con los fac­ que se transmiten las señales de
Universidad Libre de Ámsterdam tores hereditarios que influyen en una a otra). Otro grupo de genes
han analizado la causa de este el cronotipo (madrugadores o tras­ mostraba actividad en determina­
fenómeno. En esa exploración, se nochadores) ni con otros rasgos li­ das neuronas del cuerpo estriado
han tropezado con un tipo especial gados al sueño. En cambio, halla­ y la corteza cerebral, las cuales ve­
de neuronas que, al parecer, son ron numerosas coincidencias con el nían relacionándose desde hacía
responsables, en gran medida, de la componente genético de la depre­ tiempo con los trastornos del sue­
falta de sueño. sión, el miedo y la fragilidad emo­ ño: «Descubrimos un tipo concreto
Los investigadores basaron su cional. de neuronas, las llamadas neuronas
estudio en los datos genéticos y de A continuación, estudiaron en espinosas medianas», indica
trastornos del sueño de 1,3 millo­ qué lugar exacto del encéfalo ac­ Posthuma.
Estas neuronas espinosas, de ta­
maño mediano y con células ner­
viosas llenas de protuberancias
puntiagudas, se alojan, entre otras
áreas, en núcleos del interior de am­
bos hemisferios cerebrales. Sobre
todo, tienen una función inhibidora
y constituyen el 95 por ciento de las
neuronas del estriado, uno de los
pilares de los ganglios basales, que
coordinan nuestros movimientos
mediante circuitos de regulación.
De acuerdo con hallazgos anterio­
res que confirman la elevada inci­
dencia de trastornos del sueño en
las enfermedades neurodegenerati­
vas, ya se sospechaba que los gan­
glios basales están implicados en la
regulación del sueño. Según los in­
vestigadores, los estudios de neu­
roimágenes sugieren que el núcleo
caudado del estriado es la clave del
desequilibrio neuronal en los tras­
tornos del sueño. Asimismo, afir­
man que a través del conocimiento
sobre cómo funcionan estas neuro­
nas específicas es posible investigar
en el laboratorio los mecanismos
fundamentales de los trastornos del
GET T Y IMAGES / LJUPCO / ISTOCK

sueño en las células encefálicas in­


dividuales «con el fin de compren­
der qué ocurre a nivel micro en las
moléculas y células del encéfalo».
Nature Genetics,
10.1038/s41588-018-0333-3, 2019

MENTE Y CEREBRO 8 N.O 99 - 2019


ENCEFALOSC OPIO

Trastornos de sueño
Por qué algunas personas golpean mientras duermen

E
n la fase del sueño de movimientos oculares Aun así, los investigadores advierten que el motivo
rápidos (MOR), cuando más rápido se mueven por el que los sueños violentos se relacionan con estas
los ojos y en la que soñamos más vívidamente, afecciones aún no está claro. En cualquier caso, los
los músculos se encuentran paralizados. De lo contra­ trastornos del sueño suelen empeorar si se sufren pro­
rio, llevaríamos a la práctica nuestros actos durante blemas psicoló­gicos.
esas ensoñaciones. A las personas con un trastorno Una curiosidad más: tanto la depresión o un tras­
de sueño en la fase MOR les ocurre precisamente torno de ansiedad, como un trastorno de sueño
eso: el movimiento de sus músculos no se encuentra MOR aumentan la probabilidad de que el afectado
limitado. Por ello gritan, golpean a su alrededor o dan sufra párkinson en algún momento de su vida, lo
patadas a su compañero de cama. que sugiere una base neurológica común en estas
El equipo liderado por Chun Yao, de la Universidad enfermedades.
McGill, en Canadá, ha investigado el riesgo de conver­ Neurology, 10.1212/NL.0000000000006849, 2019
tirse en un «durmiente violento». Con ese objetivo
aprovecharon los datos de un estudio nacional en el
que participaron alrededor de 30.000 personas de eda­
des comprendidas entre los 45 y los 85 años. Se sospe­
chaba que un 3 por ciento de los participantes sufría
de algún trastorno de conducta durante el sueño
MOR, sobre todo, porque a los afectados les habían di­
cho alguna vez que «vivían» sus sueños.

GETT Y IMAGES / BURAKK ARADEMIR / ISTOCK


Según los resultados, este fenómeno se daba el
­doble de veces en los hombres que en las mujeres.
Por otra parte, los sueños violentos estaban rela­
cionados, sobre todo, con un mayor consumo de
alcohol­y más estrés. Con todo, las enfermedades
mentales, principalmente la depresión y el trastorno
por estrés postraumático, multiplicaban el riesgo
por más de dos y medio.

Farmacoterapia
Reductores del colesterol contra la esquizofrenia

M
edicamentos comunes sobre todo, las personas que habían acudieron en menos ocasiones a un
contra enfermedades tomado medicamentos contra el servicio de psiquiatría. También se
endocrinas como la trastorno bipolar, la esquizofrenia registraron menos casos de autole­
hipertensión, la diabetes o la hi­ u otra enfermedad mental. sión.
percolesterolemia podrían aliviar A continuación, los investigado­ A tenor de estos datos, los inves­
los síntomas de varios trastornos res examinaron si durante el tiem­ tigadores sugieren que las estatinas
psíquicos. A esa conclusión han lle­ po que duró el estudio, estos tienen un efecto antiinflamatorio
gado Joseph Hayes y su equipo del 142.691 pacientes habían consumi­ que al parecer resulta beneficioso
Colegio Universitario de Londres. do tres fármacos comunes: estatina en las enfermedades mentales, ya
Los científicos examinaron el (se receta para disminuir el coleste­ que podrían potenciar el efecto de
registro nacional sanitario de Sue­ rol), verapamilo (medicamentos los antipsicóticos. Por su parte, los
cia, en el que se recogen, entre para el corazón), y metformina medicamentos para el corazón ten­
otros datos, los diagnósticos y las (para tratar la diabetes tipo 2). drían un efecto estabilizador en las
recetas médicas, así como ingresos Comprobaron que en los trimestres emociones.
hospitalarios del conjunto de la po­ en los que tomaron uno de esos JAMA Psychiatry, vol. 76, n.o 4,
blación del país. Les interesaban, principios activos, los pacientes págs. 382-390, 2019

MENTE Y CEREBRO 9 N.O 99 - 2019


UNSPLASH / CLOUDYPIXEL (UNSPLASH.COM/PHOTOS/_TNKR2GU3KW)

E L AU TO R

Christian Wolf es doctor en filosofía


y periodista científico.

MENTE Y CEREBRO 10 N.O 99 - 2019


PSIC OLO GÍA

MOVIMIENTO OCULAR
¿Me está engañando?
¿Cuáles son sus intenciones?
¿Qué tipo de persona es?
Los psicólogos intentan leer
las respuestas en la mirada
de sus probandos

Lo que la
mirada revela
CHRISTIAN WOLF

MENTE Y CEREBRO 11 N.O 99 - 2019


En síntesis: Más que mil palabras

1 2 3
Los ojos son el espejo Las investigaciones sobre el se- Incluso la personalidad puede
del alma. Y, en muchos guimiento del ojo indican que, valorarse a partir de los movi-
aspectos, son delatores. ante una pareja potencial, dirigi- mientos oculares. Un programa
Cuando mentimos, permane- mos nuestra mirada a partes concretas informático permite predecir cuatro
cen relativamente inmóviles. de su cuerpo. de los «cinco grandes».

F
rases como «los ojos son el espejo del alma» las personas que mienten están más tensas. Al fin y al
o «lo veo en tus ojos» se oyen con frecuencia. cabo, temen que su engaño se descubra.
Las personas somos seres visuales, que con- Uno de los terrenos en los que los humanos deseamos
fiamos más en lo que vemos que en cualquier saber la verdad es el del amor. ¿Esa persona me quiere
otra información sensorial. Y, para interpre- por sexo o está realmente enamorada de mí? La cantan-
tar el comportamiento del otro, lo miramos te de soul, Betty Everett, afirmaba en una de sus cancio-
a los ojos. En ellos, creemos reconocer el deseo, la ira o nes: «Si quieres saber si él te quiere, [la respuesta] está en
la alegría. No solo una imagen, sino también una mirada su beso». Pero parece que los ojos también delatan gran
vale, a veces, más que mil palabras. información sobre los intereses de la otra persona. El
Mientras que las palabras pueden ser engañosas, pa- lugar hacia dónde dirige la mirada puede destapar si
rece que los ojos no mienten. Los investigadores han busca amor o placer. En 2014, Stephanie Cacioppo, psi-
identificado algunas características que suele presentar cóloga de la Universidad de Chicago, y otros investiga-
una persona que miente. Por lo general, partimos de la dores mostraron a unos probandos, a través de la panta-
base de que los individuos que no son sinceros no pueden lla de un ordenador, imágenes de parejas heterosexuales
mirar al otro a los ojos, sea por vergüenza, culpa o miedo. que se miraban mutuamente o que interaccionaban. A
Jeffrey Walczyk, psicólogo en la Universidad Técnica de continuación, los participantes miraron fotografías de
Louisiana en Ruston, indica, no obstante, que cuando las personas atractivas del sexo opuesto. En los dos casos,
personas mienten, sus ojos permanecen relativamente pidieron a los probandos que indicaran tan rápido como
inmóviles. La explicación la encuentra en el desafío les fuera posible qué sentimientos les provocaban las
cognitivo que ello supone, pues mentir es, desde el pun- imágenes. Los hombres, al igual que las mujeres, tendían
to de vista mental, más desafiante que decir la verdad. a mirar más a menudo y por más tiempo el rostro de la
Para resultar convincente hay que inventar una historia persona fotografiada cuando las imágenes producían una
que coincida con lo que el otro sabe, pero sin contrade- emoción romántica. En cambio, si la fotografía desenca-
cirse. Sin embargo, cuanto mayor es el movimiento denaba un interés sexual, la mirada se dirigía al resto del
ocular, más estímulos visuales se perciben, lo que puede cuerpo.
distraer al «mentiroso». En cambio, fijar la vista permite
concentrarse en la construcción interior de la mentira. ¿Qué intención tiene el otro?
Walczyk y su equipo comprobaron su hipótesis en un De la misma manera, las miradas se distinguen según si
estudio publicado en 2012. Mostraron vídeos de delitos se quiere establecer una relación de amistad o amorosa.
reales a un grupo de estudiantes. Después, los entrevis- En 2017, un grupo de psicólogos dirigidos por Omri
taron como si de testigos se tratara. A unos participantes Gillath, de la Universidad de Kansas en Lawrence, com-
se les indicó que debían responder con la verdad, mien- probó que los hombres heterosexuales miraban más el
tras que los otros tenían que mentir. Observaron que pecho, la cintura y las caderas de las mujeres que apare-
estos últimos no solo eran más lentos en responder, sino cían en fotos, mientras que las mujeres heterosexuales
que también, tal y como se esperaba, manifestaban menos prestaban, en general, más atención al pecho y a la cara
movimientos oculares. de los hombres que les mostraban. Pero en ambos casos,
Pero los ojos resultan delatores en otros aspectos. los participantes miraban durante más tiempo la cara y
Según distintas investigaciones, las pupilas están más el pecho de la potencial pareja. De los posibles nuevos
dilatadas cuando se miente. En este caso entra en juego amigos miraban, en cambio, más las piernas o los pies.
el sistema nervioso autónomo, que se compone de dos Los científicos suponen que la cabeza proporciona al
adversarios: mientras que la parte parasimpática se rela- observador claves sobre si la persona a la que mira posee
ja y disminuye tanto el ritmo de los latidos del corazón buenos genes. Finalmente, los psicólogos evolutivos
como la respiración, el sistema nervioso simpático activa parten de la base de que las personas se dejan llevar por
el organismo y aumenta la atención y la tensión. Ello características faciales, como la simetría, para valorar el
puede favorecer que se dilaten las pupilas. Se sabe que potencial genético de las posibles parejas sexuales.

MENTE Y CEREBRO 12 N.O 99 - 2019


PSIC OLO GÍA / MOVIMIENTO O CUL AR

¿Dónde miran las mujeres y dónde los hombres?


En 2017, Omri Gillath, de la Universidad de Kansas en Lawrence, y otros investigadrores comprobaron que tanto
los hombres como las mujeres miran durante más tiempo la cara y el pecho de las personas que consideran posi-
bles parejas. En cambio, de los individuos que pueden ser sus nuevos amigos, miran sobre todo las piernas y los
pies. Los hombres (arriba) en general dirigen más su atención al pecho, a la cintura y a las caderas; las mujeres
(­debajo), al pecho y al rostro. Por otro lado, los solteros observan las imágenes de posibles parejas con mayor
­detalle que las personas con pareja.
«Eye movements when looking at potential friends and romantic partners». Omri Gillath, Angela J. Bahns y Hayley A. Burghart
en Archives of Sexual Behavior, vol. 46, n.º 8, págs. 2313-2325, noviembre de 2017

HOMBRES
Duración media
de la mirada
en la zona corporal
(segundos)
1,0

0,8

0,5

0,2

Amiga potencial Pareja potencial 0,0


MUJERES DE: «EYE MOVEMENTS WHEN LOOKING AT POTENTIAL FRIENDS AND ROMANTIC PARTNERS». O. GILLATH ET AL.
EN ARCHIVES OF SEXUAL BEHAVIOR, VOL. 46, 2017, FIG. 3; IMPRESO CON PERMISO DE SPRINGER / CCC

Amigo potencial Pareja potencial

MENTE Y CEREBRO 13 N.O 99 - 2019


Los ojos de las personas realmente el espejo del alma y si revelan algo sobre el
carácter de las personas. Para ello presentaron a los su-
más impacientes suelen jetos animaciones geométricas abstractas. «Queríamos
observar los parámetros básicos», explica Rauthmann.
moverse con mayor rapidez ¿Resultado? «Encontramos más actividad en los movi-
mientos oculares en las personas extravertidas», explica.
«Tiene sentido, puesto que los individuos extravertidos
son más vitales y activos. Incluso en lo relativo a su mo-
La mirada permite incluso echar un vistazo a la tricidad.»
personalidad de los congéneres. Un equipo liderado por
Reza Shadmehr, de la Universidad de Medicina Johns Pronóstico de rasgos de personalidad
Hopkins en Baltimore, indagó por qué algunas personas Los sujetos con altos valores en neuroticismo, por el
están dispuestas a esperar, por ejemplo, cuando hay una contrario, dedicaban más tiempo a mirar aspectos deter-
larga cola en la panadería, mientras que otras, menos minados de los objetos. Ello parece lógico, si se tiene en
pacientes, deciden irse. ¿Se diferencian en otros aspec- cuenta que las personas con dicho rasgo de personalidad
tos, como la rapidez al hablar o andar, y en el modo en cavilan más y tienden al miedo y al nerviosismo. Su
que valoran el tiempo? Los neurocientíficos tomaron predisposición les podría llevar a observar una cosa
como objeto de su investigación los movimientos pro- durante más tiempo para determinar si están viendo algo
bablemente más rápidos de nuestro cuerpo: los sacádi- negativo.
cos. Se trata de movimientos muy rápidos (suceden en Junto a la extraversión y al neuroticismo, los científi-
milisengundos) de nuestros ojos entre distintos puntos cos pudieron determinar una relación de los movimien-
de fijación. tos oculares con la apertura al cambio pero no con los
Para el estudio, pidieron a los participantes que diri- otros dos «cinco grandes». El psicólogo de Lübeck reba-
giesen su mirada a puntos que aparecían a la derecha o ja las expectativas: «En la pregunta sobre qué expresan
a la izquierda de un monitor. Mientras tanto, una cáma- los movimientos oculares sobre la personalidad todavía
ra registraba la oculomotricidad. Los ojos de los volun- nos hallamos al inicio de la investigación.»
tarios se movían a diferente velocidad. Cada uno mos- Sobre todo, porque estos estudios se encuentran bas-
traba un patrón propio; incluso cuando las pruebas se tante alejados de nuestro día a día. «Se debería investigar
llevaban a cabo en horas y días distintos. ¿Dependía la a los probandos con dispositivos portátiles en situaciones
rapidez de los movimientos oculares de lo impulsivos o reales», señala Rauthmann. Sin embargo, ello no solo
tranquilos que fueran los probandos? conlleva muchas variables de perturbación, sino una
Para averiguarlo, los investigadores solicitaron a los cantidad de datos que, sin algoritmos, no se pueden
probandos que dirigieran de nuevo su atención al centro gestionar.
de la pantalla. Según la forma que tomaba el punto de Sin embargo, científicos del equipo de Andreas
fijación, debían mirar a derecha o izquierda. Si respondían Bulling, del Instituto Max Planck de Informática en
de manera incorrecta, sonaba un pitido. Al cabo de un Saarbrücken, dieron este paso en 2018. En su opinión,
rato, recibieron una advertencia: aquel que cumpliera la los experimentos llevados a cabo hasta ahora se en-
orden de la pantalla al momento se equivocaría una de cuentran lejos de la realidad. Al fin y al cabo, la inves-
cada cuatro veces. Cada vez, tras una breve demora, se tigación ha demostrado que existe una gran diferencia
emitiría otro sonido; entonces, los probandos debían entre si las personas miran un escenario natural o una
dejar descansar su mirada en el medio de la pantalla. pantalla. Colocaron dispositivos portátiles de segui-
¿Quién demostraría tener la paciencia necesaria para miento ocular a 42 sujetos y les indicaron que debían
tener éxito en la prueba y quién no? deambular por el campus durante 10 minutos y com-
Se observó una relación entre la rapidez de los movi- prar algo en una tienda. En todo momento, el aparato
mientos oculares y la paciencia que mostraban los par- registraba el movimiento de los ojos de los sujetos, la
ticipantes. Aquellos cuyos ojos se movían más deprisa frecuencia con la que parpadeaban y la dilatación de
también parecieron más impacientes. Así, se mostraban sus pupilas. Una vez los participantes volvieron al la-
menos dispuestos a esperar más rato después de una boratorio, rellenaron un cuestionario para valorar su
partida fallida para hacerlo bien en la siguiente. personalidad.
Por lo general, los psicólogos se basan en los «cinco Bulling y sus colaboradores usaron un algoritmo
grandes» para determinar la personalidad de un sujeto. creado por ellos mismos para predecir los rasgos de
Estos rasgos de la personalidad son: extraversión, tole- personalidad de los probandos a partir de sus movimien-
rancia, apertura al cambio, cordialidad y neuroticismo tos oculares. La probabilidad de tener un golpe de suer-
(inestabilidad emocional). te era del 33 por ciento, ya que las dimensiones de la
El psicólogo John Rauthmann, hoy en la Universidad personalidad se clasifican a partir de los valores bajo,
de Lübeck, y otros científicos investigaron si los ojos son medio o alto. En general, el software fue capaz de prede-

MENTE Y CEREBRO 14 N.O 99 - 2019


PSIC OLO GÍA / MOVIMIENTO O CUL AR

cir cuatro de los «cinco grandes». En relación a la extra- PA R A S A B E R M Á S


versión conseguía, por lo menos, una tasa de éxito del 48
por ciento. Solo la apertura al cambio situaba el valor por Eyes as windows to the soul: Gazing behavior is related to
personality. J. F Rauthmann et al. en Journal of Research in
debajo del nivel de azar. Personality, vol. 46, n.º 2, págs. 147-156, abril de 2012.
Con todo, los científicos no pueden determinar qué
Lie detection by inducing cognitive load: Eye movements and
movimiento ocular corresponde a cada rasgo de la per-
other cues to the false answers of «witnesses» to crimes.
sonalidad. «Desafortunadamente, no es tan fácil. No se Jeffrey J. Walczyk et al. en Criminal Justice and Behavior,
pueden relacionar a un movimiento ocular concreto», vol. 39, marzo de 2012.
explica Bulling. La predicción siempre se basa en un
Eye movements when looking at potential friends and roman-
grupo de características. tic partners. Omri Gillath, Angela J. Bahns y Hayley
También en este caso, la investigación se encuentra en A. Burghart en Archives of Sexual Behavior, vol. 46, n.º 8,
pañales. El equipo de Bulling admite que su algoritmo págs. 2313-2325, noviembre de 2017.
no se puede emplear de manera práctica fuera del labo- Eye movements during everyday behavior predict personality
ratorio. El comportamiento humano es muy complejo. traits. S. Hoppe et al. en Frontiers in Human Neuroscience,
Seguramente, la personalidad tiene algunos efectos en el vol. 12, n.º 105, abril de 2018.
comportamiento de la mirada, pero es muy probable que
existan otras condiciones de la situación concreta, como EN NUESTRO ARCHIVO
el estado de ánimo o el cansancio en esos momentos, que Las claves de los movimientos sacádicos. Anna von Hopffgar-
desempeñan un papel importante. H ten en Cuadernos de MyC n.o 6, 2013.

ESPECIAL MONOGRÁFICOS
DIGITALES
Descubre los
monográficos digitales
que reúnen nuestros
mejores artículos
(en pdf) sobre temas
de actualidad

www.investigacionyciencia.es/revistas/especial
15 MENTE Y CEREBRO N.O 99 - 2019
DEPRESIÓN

PSICOFÁRMACOS Muchas perso-


nas sufren trastornos graves, como mie-
dos, ansiedad y parestesia, cuando dejan de
tomar antidepresivos. Todo apunta a que padecen
síntomas de abstinencia

El lado oscuro
de los
­antidepresivos
JANOSCH DEEG

MENTE Y CEREBRO 16 N.O 99 - 2019


MENTE Y CEREBRO
17
N.O 99 - 2019
GETTY IMAGES / LIIA GALIMZIANOVA / ISTOCK
En síntesis: ¿Los antidepresivos crean adicción?

1 2 3
Por lo general, los antidepresi- Pero numerosos pacientes con de- Iniciativas como el pro-
vos se toleran bien. No obstante, presión informan sobre síntomas yecto holandés Tapering
se habla de posibles síntomas de graves, entre ellos hormigueo por Strips («tiras reductoras
discontinuación o abstinencia cuan- todo cuerpo, ansiedad y falta de concen- de dosis») parecen mitigar los
do se retira la medicación. Las mo- tración, cuando intentan dejar estos fár- síntomas al reducir la dosis
lestias suelen ser leves y remiten de macos. Los problemas pueden persistir de antidepresivos de manera
forma espontánea. durante meses o incluso años. gradual.

C
efaleas y dolor de espalda, problemas durante tres años. A diferencia de los ISRS, los ISRSN no
digestivos y visuales, temblores, rigidez solo aumentan el nivel de serotonina, sino también el de
muscular, acúfenos, nerviosismo, ataques noradrenalina, una hormona del estrés que, por lo gene-
de pánico y mucho más: la lista de sín- ral, activa el organismo. Pero Tim continuaba sufriendo
tomas que atormentaban a Tim, de depresión, acompañada ahora de sudoración nocturna
27 años, y que todavía sigue padeciendo y pesadillas. Ello llevó a que le cambiaran de nuevo la
es asombrosamente larga. En la primavera de 2017, medicación: se le recetó otro ISRSN, la venlafaxina. Esta
cuando, por prescripción médica, redujo la medicación la toleró mejor.
contra su depresión, comenzó a notar unas molestias En una encuesta realizada a más de 1700 personas
difusas. con depresión sobre su experiencia con los antidepre-
El psiquiatra y psicoterapeuta Uwe Gonther conoce sivos, más de la mitad dio una opinión positiva sobre
muy bien este tipo de casos. «Cada vez hay más pacientes estos medicamentos. Los consideraban un tratamiento
que tienen unos problemas enormes cuando interrumpen necesario y afirmaban que les había permitido cumplir
el tratamiento antidepresivo», afirma el jefe médico de con sus compromisos sociales. Algunos pacientes ex-
la clínica Doctor Heines, del grupo AMEOS, en Bremen. plicaron que para ellos habían significado un trampolín
La mayoría de los afectados llevaban varios años consu- para salir de la depresión o un salvavidas. En cambio,
miendo el fármaco. Gonther opina que no se ha prestado casi el 30 por ciento de los encuestados declaró que
suficiente atención a tales síntomas. «Gran parte de lo había tenido experiencias buenas y malas con los anti-
que se sabe se basa en la experiencia de pacientes y mé- depresivos, y un 16 por ciento, solo negativas. Entre los
dicos, no en estudios científicos. Se necesita más inves- motivos para su valoración indicaron la falta de eficacia,
tigación», señala. unos efectos secundarios insoportables, el enmascara-
Tim tomó su primer antidepresivo a los 20 años. La miento de los problemas reales o un menor control de
psiquiatra que lo trataba por entonces le recetó citalopram, sí mismos. Los pacientes con posturas heterogéneas
un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina sopesaron, por lo general, la utilidad y los efectos se-
(ISRS). Estos medicamentos bloquean la reabsorción de cundarios desagradables. Por ejemplo, se sentían más
serotonina, por lo que favorecen que su concentración tranquilos, pero menos ellos mismos.
aumente en la hendidura sináptica (punto de enlace A principios de 2017, tras consultarlo con su psiquia-
entre las neuronas). tra, Tim decidió interrumpir el tratamiento antidepresi-
El fármaco no resultó de gran ayuda para Tim. Por el vo, pues se sentía sano y estable. Según la directriz S3 de
contrario, le produjo disfunciones sexuales, un efecto la Asociación de Sociedades Científico-Médicas de
secundario que se da con relativa frecuencia cuando se Alemania (AWMF, por sus siglas en alemán) sobre la
toma citalopram. Le recetaron otro antidepresivo, la depresión unipolar, por lo común, la dosis de antidepre-
duloxetina, un inhibidor selectivo de la recaptación de sivos debe reducirse de forma gradual a lo largo de un
serotonina y noradrenalina (ISRSN). Lo estuvo tomando período de cuatro semanas. Por ello, en febrero Tim
comenzó a disminuir, bajo supervisión médica, la dosis
de los 150 miligramos iniciales a 110 miligramos. Re-
cuerda, sin embargo, que transcurridos tan solo tres días,
aparecieron los síntomas. Al principio se encontraba muy
mareado; después de un par de días sentía hormigueos
en la pierna izquierda, que pronto se le extendieron por
E L AU TO R todo el cuerpo. Su psiquiatra intentó tranquilizarlo; le
Janosch Deeg es doctor en física explicó que había personas que podían tener molestias
y periodista científico. pasajeras, las cuales desaparecían en pocas semanas. Sin

MENTE Y CEREBRO 18 N.O 99 - 2019


DEPRESIÓN / PSIC OFÁRMAC OS

embargo, este no fue el caso de Tim, al que, por el con- rrumpía la medicación, y un tercio se sentía dependien-
trario, se le sumaron más síntomas. En particular, le re- te de ella.
sultaba molesto el hormigueo por todo el cuerpo, que La posibilidad de padecer efectos secundarios tras la
sentía como descargas eléctricas suaves. Muchas personas suspensión del tratamiento antidepresivo no se introdu-
que han dejado de tomar antidepresivos informan sobre jo en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos
esa sensación, a la que se denomina «zapping cerebral», mentales, de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría,
y que suele desencadenar un movimiento ocular rápido hasta su última y quinta edición, que se publicó en 2014.
hacia los lados. El psiquiatra de Tim también conocía Así, en el DSM-5 se describe el síndrome de discontinua-
este fenómeno. Debido a las graves molestias, decidió, ción por antidepresivos como un grupo de trastornos
junto con su paciente, ir reduciendo la dosis a un ritmo que pueden presentarse tras la interrupción abrupta de
bastante más lento que el habitual. dichos fármacos o de una reducción notable de la dosis,
siempre que se hayan estado consumiendo durante, al
Mareos, destellos y miedos inespecíficos menos, un mes.
Cuando los síntomas son muy intensos, Gonther acon- Por lo general, los síntomas (mareos, destellos, miedos
seja reducir la dosis de antidepresivo con mucha cautela. inespecíficos o una reacción exagerada a los ruidos)
Algunas asociaciones de afectados recomiendan dismi- comienzan entre los dos y los cuatro primeros días y se
nuirla un 10 por ciento cada dos semanas, pero de ese alivian cuando se vuelve a tomar el mismo medicamen-
modo, el proceso puede prolongarse varios años. Gonther to u otro similar. Al parecer, el organismo se habitúa al
opina que en determinados casos es necesario proceder fármaco y reacciona cuando carece de él. Según se sabe
así, pero que no existe ninguna receta válida para todo hasta ahora, las molestias aparecen sobre todo con los an­
el mundo. Por ello, es importante tomar en serio a los tidepresivos nuevos, entre los que se encuentran los ISRS
pacientes y a sus molestias para encontrar soluciones y los ISRSN.
personalizadas, lo cual sucede en raras ocasiones. En su De acuerdo con el DSM-5, dichos síntomas suelen
opinión, antes del tratamiento se debería informar al remitir al cabo de una o dos semanas. No obstante, los
paciente sobre los posibles efectos secundarios, el sín- escasos estudios al respecto reflejan un panorama muy
drome de discontinuación y la baja probabilidad de diferente. En 2012, Carlotta Belaise y otros investigadores
éxito de los fármacos. «No hay ningún medicamento que, de la Universidad de Bolonia analizaron los comentarios
tras su administración, resuelva un problema psíquico», que se publicaban en foros de Internet, donde los parti-
sostiene Gonther. En una encuesta llevada a cabo entre cipantes explicaban que habían padecido el síndrome de
1800 personas que seguían un tratamiento antidepresivo, discontinuación tras interrumpir el tratamiento con ISRS.
solo 100 recordaron que su médico les había informado Los científicos concluyeron que dicho síndrome puede
del posible síndrome de discontinuación. La mitad in- dividirse en dos fases: una primera fase de discontinuación
formó de que padecía diversos síntomas cuando inte- que puede durar hasta seis semanas y que se caracteriza

Consumo en auge
En España, el consumo de antidepresivos ha aumenta- la actualidad los médicos de familia reconocen mejor
do de manera progresiva en los últimos años. Según un que antaño una depresión.
estudio de la OCDE, incluso supera la media europea. Fuente: Estudio sobre el mercado farmacéutico 2018, OCDE
Esta tendencia también se da en otros países como Ale-
mania o Gran Bretaña. En Australia, uno de cada diez
ciudadanos consume a diario un antidepresivo. En Es-
tados Unidos, en 2012 una de cada diez personas con- Dosis diaria definida (DDD) de antidepresivos
sumió uno de esos fármacos, con tendencia al alza. Se- por cada 1000 habitantes en España
gún el Instituto Robert Koch, entre los posibles
motivos del aumento se encuentra el hecho de que los
médicos estén recetando actualmente antidepresivos
en los trastornos de ansiedad, obsesivos-compulsivos
y el síndrome de dolor crónico, así como a la disminu- 44 77
ción de la prescripción de benzodiacepinas para tratar
las depresiones. Aunque el número de bajas por depre-
sión se haya incrementado en las últimas décadas, los
estudios epidemiológicos no indican un aumento de la
Año 2004 Año 2017
incidencia de este trastorno psíquico. Posiblemente, en

MENTE Y CEREBRO 19 N.O 99 - 2019


Los síntomas de persisten varias semanas después. Pueden asemejarse a
una depresión y, por tanto, confundirse fácilmente con una
discontinuación de recaída. Además, existen grandes diferencias en cuanto
al momento en que comienzan los problemas y la dura-
los antidepresivos se ción de los mismos según la persona. Con frecuencia,
pacientes que, como Tim, han tomado el ISRS venlafaxi-

asemejan a los de una na explican que han tenido molestias (según la encuesta,
entre un 23 y un 78 por ciento de ellos).

depresión, por lo que Fava y los otros investigadores han llegado a la con-
clusión de que los datos existentes cuestionan el empleo

pueden confundirse de los ISRS en los trastornos afectivos y las fobias. Tam-
bién exigen que los médicos incluyan los ISRS y los ISRSN,

con una recaída de la misma manera que las benzodiacepinas, en la lista de


medicamentos que pueden provocar el síndrome de abs­
tinencia cuando finaliza el tratamiento. Sostienen, además,
que el término síndrome de discontinuación le resta im-
portancia a los posibles síntomas, por lo que debería
sustituirse por síndrome de abstinencia. Gonther consi-
por la aparición de nuevas molestias y del llamado «efec- dera secundario el debate sobre la idoneidad de un tér-
to rebote». Este último consiste en síntomas que se ma- mino u otro. «Avanzaríamos mucho si se aceptara que,
nifiestan en la depresión (como la pérdida de alegría y en parte, los síntomas graves y de larga duración aparecen
de motivación) y que pueden agravarse tras suspender tras el cese de la medicación», señala.
la medicación. Después, se inicia una fase de disconti-
nuación de larga duración, que puede prolongarse meses Abstinencia similar a la de las benzodiacepinas
o incluso años. En ella pueden aparecer insomnio, pro- En 2011, científicos del Centro Cochrane Nórdico en
blemas de concentración y cambios en el estado de ánimo, Copenhague también llegaron a la conclusión de que la
entre otros muchos síntomas. respuesta de abstinencia a los ISRS se asemeja a la que
El psicólogo Giovanni Fava, también de la Universidad acontece en las benzodiacepinas. Defendían, por tanto,
de Bolonia, y otros investigadores analizaron en 2015 y considerar los trastornos ocasionados por los ISRS como
2018 todos los estudios y los informes que encontraron parte de un síndrome de dependencia, del mismo modo
sobre los síntomas de abstinencia que pueden darse en que sucede con las benzodiacepinas. Según estos inves-
relación a los ISRS y ISRSN. ¿Resultado? En ambos tipos tigadores, el motivo de que se trate a estos medicamentos
de antidepresivos, las molestias aparecen, por lo común, de modo diferente reside en que se ha modificado la
los primeros días tras la interrupción del tratamiento, y definición de dependencia que recogen los sistemas de

¿Cómo actúan los antidepresivos?


Los inhibidores selectivos de la re- ban una concentración baja de un tos fármacos funcionan mediante
captación de serotonina (ISRS) producto de la metabolización de los mismos mecanismos bioquí-
aumentan la concentración de se- la serotonina. micos. Asimismo, una dieta baja
rotonina en la hendidura sináptica Sin embargo, hasta la fecha no en triptófano reduce la concentra-
interneuronal. El mecanismo de está clara la relación entre dicha ción de serotonina, pero en perso-
acción se basa en la hipótesis de sustancia y la gravedad de una de- nas sanas no causa una depresión,
que la carencia de serotonina en el presión. De hecho, a pesar de que y a los depresivos tampoco les
cerebro es la responsable de la apa- el principio activo tianeptina re- ayuda una alimentación rica en
rición de la depresión. Es decir, las duce la concentración de serotoni- triptófano. Muchos alimentos
personas necesitan una determina- na en la hendidura sináptica, des- contienen este aminoácido, gra-
da dosis de este neurotransmisor de 2012 se permite recetarlo para cias al cual el organismo produce
para estar de buen humor. A esta las depresiones, ya que diversos serotonina.
conclusión llegaron los investiga- estudios han demostrado su efica- En resumen, estos hallazgos
dores a finales de los años sesenta cia. Además, otros antidepresivos contradictorios sugieren que la hi-
del siglo pasado al descubrir que no influyen en el nivel de serotoni- pótesis de la serotonina no esclare-
los pacientes depresivos presenta- na. En otras palabras, no todos es- ce la causa de la enfermedad.

MENTE Y CEREBRO 20 N.O 99 - 2019


DEPRESIÓN / PSIC OFÁRMAC OS

clasificación de las enfermedades mentales. Así, a partir SI TE INTERESA


de la revisión del DSM-III en 1987, que tuvo lugar poco ESTE TEMA...
antes de la introducción de los ISRS en el mercado, deben Descubre Depresión,
cumplirse varios criterios para establecer dicho diagnós- nuestro monográfico digital
tico, entre ellos, el deseo de consumir la sustancia o la de la colección CUADERNOS
sobre los avances más relevantes en
pérdida general de motivación. Antes de dicha revisión,
la investigación de la depresión.
bastaba que se desarrollara una tolerancia a la sustancia
o que existieran síntomas de abstinencia. www.investigacionyciencia.es/
revistas/cuadernos/numero/14
Tanto James Davies, de la Universidad de Roehampton,
en Londres, como John Read, de la Universidad de Lon-
dres Este, opinan que las directrices actuales subestiman
la gravedad y la duración de los efectos por el cese del
tratamiento antidepresivo. Para su trabajo de revisión,
publicado en 2018, analizaron la bibliografía existente sobre todo en el foro ADFD, de lengua alemana. «Las
hasta el momento sobre los síntomas de abstinencia por siglas corresponden al antiguo nombre del foro alemán
antidepresivos. Más de la mitad de los pacientes mani- sobre antidepresivos», explica Iris Heffmann, miembro
festaron que habían sufridoº esos trastornos, y casi uno del equipo de la iniciativa privada. En la actualidad, tan-
de cada dos con manifestaciones del síndrome de dis- to afectados como familiares intercambian en esta plata-
continuación reveló que eran graves y que se prolongaban forma experiencias sobre los efectos secundarios y el
durante varias semanas o meses. síndrome de abstinencia de otros psicofármacos, entre
Aunque se sospecha que existen diferencias entre los ellos, la benzodiacepina.
medicamentos antidepresivos, prácticamente no existen Tim se quedó atónito al leer la gran variedad de alte-
datos al respecto. En 2018, Tom Stockmann, del Colegio raciones que ahí se mencionaban. De hecho, los síntomas
Universitario de Londres y sus compañeros compararon pueden afectar todos los ámbitos posibles: la percepción,
los efectos de la interrupción de ISRS y de ISRSN. Para el bienestar en general, la cognición, el sistema circula-
ello analizaron más de 170 mensajes en una plataforma torio, el digestivo o el inmunitario, entre otros. Las
de Internet estadounidense para afectados. En los ISRS, molestias abarcan desde mareos y náuseas hasta la sen-
los síntomas de abstinencia persistían una media de sibilidad al tacto, además de rigidez muscular, quemazón,
90 semanas, mucho más tiempo que en los ISRSN, con hormigueo o picor en la piel, y sensación de letargo,
50 semanas (casi un año). Asimismo, los trastornos entre muchas más. «Muchos afirman sentir ansiedad,
urogenitales o psicosexuales (como la dificultad para desasosiego o desesperación», explica Heffmann. Según
orinar o la disfunción eréctil) se daban con mayor fre- su experiencia, los síntomas aparecen por tandas, y entre
cuencia en el caso del tratamiento con ISRS que con una y otra acontecen fases con más o menos trastornos.
ISRSN. Sin embargo, los problemas neurológicos como «Mientras que algunas personas pueden tomar los me-
el zapping cerebral aparecían más a menudo en relación dicamentos sin mayor problema, otras padecen sus
con los ISRSN. La página web está destinada a ayudar a consecuencias durante meses o años, y los médicos que
todas las personas con síndrome de abstinencia por an- las tratan tan solo detectan algunos de estos últimos
tidepresivos, pero atrae sobre todo a las que más sufren casos», señala Heffmann.
esos efectos. Por esa razón, no se puede generalizar la
duración de los síntomas del síndrome que ahí se indica Información sobre los efectos indeseados
para todas las personas que toman antidepresivos. Pro- Markus Kaufmann, trabajador social, sabe de primera
bablemente, otros estudios se han topado con el mismo mano cuánto puede prolongarse el proceso de deshabi-
problema durante la preselección de probandos: cuando tuación. Un familiar suyo lleva más de siete años inten-
los investigadores suben a la Red un cuestionario sobre tado reducir la dosis de un antidepresivo. En su trabajo,
las experiencias con antidepresivos, puede ocurrir que Kaufmann acompaña a personas con trastornos psíqui-
se impliquen más las personas que tienen o tuvieron cos y las ayuda cuando, por ejemplo, dejan de tomar
problemas con esos medicamentos. Por esa razón, los algún medicamento. Desde hace unos años, pertenece
ensayos comparativos con placebo, en los que ni el in- a la comisión de expertos en psicofármacos de la Socie-
vestigador ni los probandos conocen si el fármaco que dad Alemana de Psiquiatría Social y se dedica sobre
se administra contiene el principio activo, resultan esen- todo a explicar los síntomas de abstinencia de los anti-
ciales. Solo así puede determinarse con precisión si los depresivos y a informarles sobre posibles alternativas.
antidepresivos provocan el síndrome de abstinencia. Con frecuencia asesora a médicos que subestiman los
En el caso de Tim, los difusos síntomas no desapare- síntomas que les explican sus pacientes o que los atri-
cieron después de un par de semanas. Como muchos de buyen a un trastorno psíquico. «Cada vez más a menu-
sus compañeros de infortunio, buscó más información do, los médicos niegan a los pacientes que puedan
en Internet, y se tropezó con numerosos testimonios, darse síntomas de abstinencia», afirma Kaufmann. El

MENTE Y CEREBRO 21 N.O 99 - 2019


¿Hasta qué punto pueden ayudar?
Metanálisis de hace unos años ya sión, pero incluso en personas con mayor metanálisis realizado hasta
revelaron que los antidepresivos no una depresión grave, era relativa- la fecha sobre la eficacia de los an-
contribuían al tratamiento de los mente baja, describió el científico tidepresivos, con más de 100.000
pacientes con depresión leve mucho en 2008. Los hallazgos de Kirsch datos de pacientes. Los científicos
más que un placebo. A finales de los causaron un gran revuelo y tuvie- estudiaron 21 antidepresivos de
años noventa del siglo pasado, Ir- ron repercusión en las directrices uso habitual: todos resultaron más
ving Kirsch, profesor de psicología de tratamiento oficiales de Gran efectivos que un placebo en el tra-
de las universidades de Hull y Ply- Bretaña. Los afectados de depresión tamiento de corta duración de
mouth, emérito en la actualidad, leve y moderada debían recibir una adultos. Pero solo dos de cada tres
fue uno de los primeros en estudiar psicoterapia antes de que se les ad- pacientes se beneficiaron del fár-
bajo lupa este hallazgo. Al princi- ministraran antidepresivos. El Go- maco. Por ello, médicos y pacien-
pio, investigó el efecto placebo. Jun- bierno británico formó a más de tes deberían tener en cuenta otro
to con el por entonces estudiante 6000 psicólogos clínicos. Las direc- tipo de métodos para luchar con-
Guy Sapirstein descubrió que estos trices alemanas también recomien- tra la depresión, entre estos, la
medicamentos solo superaban el dan no utilizar los antidepresivos ­psicoterapia.
efecto de un placebo en la cuarta de manera general como tratamien-
parte de más de 2300 pacientes. Es- to inicial en episodios depresivos
Prevention & Treatment, vol. 1, art. 0002a,
tudios posteriores confirmaron esos leves, sino sopesar sus ventajas y 1998; PLOS Medicine, vol. 5,
resultados: la eficacia de los antide- riesgos. págs. 260-268, 2008; Zeitschrift für
presivos aumentaba de forma pro- En 2018, un equipo de investi- Psychologie, vol. 222, págs. 128-134, 2014;
porcional a la gravedad de la depre- gación internacional publicó el The Lancet, vol. 391, págs. 1357-1366, 2018

término «síndrome de abstinencia» tampoco aparece dosis abriendo las cápsulas y extrayendo varias de las
en la directriz S3 de la depresión unipolar, donde solo bolitas contenidas en ellas antes de ingerirlas. De esta
se indica que los antidepresivos pueden ocasionar sín- forma, ahora toma menos de un tercio de la cantidad
tomas de discontinuación, los cuales suelen ser leves y inicial. Otros pacientes diluyen los comprimidos en agua
remitir de forma espontánea. Por eso, Kaufmann, en y beben solo una parte de la disolución, pero este méto-
colaboración con expertos y clínicas especializadas, ha do resulta laborioso y puede conducir a error.
diseñado un documento sobre antidepresivos, en el que El proyecto del Centro Médico Universitario de
se recogen los efectos indeseados, se ofrecen alternati- Maastricht bautizado con el nombre Tapering Strips,
vas al tratamiento y se aportan consejos sobre cómo algo así como «tiras reductoras de dosis», ofrece una
aliviar los síntomas de abstinencia. solución para el problema de la dosificación. Los me-
Tim lleva casi dos años intentando disminuir la dosis dicamentos se envasan en tiras transparentes con las
de antidepresivo. La especialista que lo lleva descartó condosis diarias. Cada tira está numerada e indica la can-
relativa rapidez una causa neurológica. Pero también tidad exacta que contiene. Una tira sirve para 28 días,
opinaba que sus molestias no se debían a la reducción de período en el que los miligramos del fármaco van dis-
la dosis. Sin embargo, minuciosas pruebas posteriores minuyendo poco a poco. De ese modo, es posible redu-
no señalaron otra causa posible; el diagnóstico fue el cir la dosis de forma precisa. Un estudio de Peter Groot
siguiente: trastornos psicosomáticos. Gonther desestima y Jim van Os, del Centro Médico Universitario de
este término. «Es importante no clasificar las molestias Maastricht, publicado en 2018, demuestra que este
como síntomas de una depresión recurrente o como método puede disminuir, o incluso eliminar, los sínto-
trastornos psicosomáticos, y, peor aún, volver a tratarlos mas de abstinencia.
con medicamentos.» Gonther defiende que los antidepresivos solo deberían
recetarse en casos graves y tras un diagnóstico exhausti-
La psicoterapia como alternativa vo. En muchos casos se podría prescindir de la medicación,
Aunque todo apunta a que es conveniente dejar los anti- señala, puesto que existen múltiples alternativas: varios
depresivos poco a poco, en las farmacias, por lo general, trabajos de revisión atribuyen a la psicoterapia para la
solo pueden adquirirse dosis determinadas. Por eso, los depresión una eficacia equiparable a la de los antidepre-
afectados se las arreglan por su cuenta. En Internet exis- sivos, con la ventaja de comportar menos riesgos y
ten instrucciones precisas sobre cómo conseguir la efectos secundarios.
cantidad deseada de un medicamento. Tras sufrir los La psicoterapia analítica, la psicoterapia basada en la
fuertes efectos secundarios del principio, Tim redujo la psicología profunda y la terapia conductual son algunos

MENTE Y CEREBRO 22 N.O 99 - 2019


DEPRESIÓN / PSIC OFÁRMAC OS

GEHIRN UND GEIST

El proyecto «Tiras reductoras de dosis», del Centro Médico Universitario de Maastricht, ayuda a disminuir
de forma gradual y precisa la dosis de un medicamento. Una tira sirve para 28 días.

de estos tratamientos psicológicos. Según demuestran cunstancias psíquicas y sociales del paciente. A menudo,
varios estudios, la combinación del tratamiento farma- eso ya le sirve de ayuda.»
cológico y la psicoterapia es el método más eficaz contra Asimismo, es importante que los afectados reciban
la depresión, por lo que resulta especialmente útil en las información detallada para aliviar sus preocupaciones y
depresiones graves. miedos, y para que sean conscientes de que no se hallan
Gonther sostiene que también en esos casos, los me- solos con sus síntomas. Eso supuso un gran consuelo
dicamentos deben ser una solución temporal, no a largo para Tim: «Constantemente me preguntaba si padecía
plazo. Pero, primero, los psicólogos y médicos deben una enfermedad grave». Para él es importante explicar
indagar las causas de la enfermedad. «Otros medicamen- su experiencia, pues todavía sufre síntomas, entre ellos
tos también pueden desencadenar una depresión», ex- temblores en la mano izquierda y contracciones muscu-
plica el psiquiatra. «Si se puede descartar ese motivo, lares. Aunque nadie puede decirle cuánto tiempo durarán
entonces hay que analizar de manera exhaustiva las cir- las molestias, al menos ahora conoce su origen. H

PA R A S A B E R M Á S

«In my life antidepressants have been…’: A qualitative analysis of users’ diverse experiences with antidepressants.
K. Gibson et al. en BMC Psychiatry, vol. 16, art. 135, 2016.
How many of 1829 antidepressant users report withdrawal effects or addiction? J. Read et al.
en International Journal of Mental Health Nursing, vol. 27, págs. 1805-1815, 2018.
Comparative efficacy and acceptability of 21 antidepressant drugs for the acute treatment of adults with major
depressive disorder: A systematic review and network meta-analysis. A. Cipriani et al. en The Lancet, vol. 391,
págs. 1357-1366, 2018.
Antidepressant tapering strips to help people come off medication more safely. Peter C. Groot y Jim van Os
en Psychosis, vol. 10, n.o 2, págs. 142-145, 2018.

EN NUESTRO ARCHIVO

Un horizonte despejado para la depresión. Walter Brown en MyC n.o 36, 2009.
Terapia de la depresión. Robin Marantz Henig en IyC, febrero de 2013.

MENTE Y CEREBRO 23 N.O 99 - 2019


PREGUNTAS C ON RESPUESTA

¿Experimentan
los animales­
el duelo? 
GETTY IMAGES / LILIBOAS / ISTOCK

MENTE Y CEREBRO 24 N.O 99 - 2019


E L AU TO R

Kurt Kotrschal es profesor de biología del comportamiento en la Universidad de Viena y dirige


el Centro de Investigación Konrad Lorenz en Grünau im Almtal, Austria. También fundó el
Centro para la Investigación de los Lobos en la localidad austríaca de Ernstbrunn. Investiga las
relaciones entre los humanos y los animales, así como los aspectos hormonales y cognitivos de
la organización social.

A
veriguar si los animales tienen una vida emocional con otros mamíferos y vertebrados los sistemas emocio-
semejante a la nuestra resulta una tarea difícil. Los nales básicos más importantes. Todos los vertebrados
humanos lloramos la pérdida de nuestros allegados poseen una red cerebral que se encarga de controlar su
y conocidos, a veces incluso nos afligimos por el falleci- comportamiento social. A lo largo de más de 500 millones
miento de personas a las que nunca hemos llegado a de años de evolución, es decir, desde los peces primigenios,
conocer. La mayoría de nosotros sabe cómo nos sentimos apenas se ha modificado la media docena de centros en
ante la muerte de alguien; por esa razón, somos capaces el tronco encefálico y diencéfalo (cerebro reptiliano).
de reconocer el duelo en los demás, comprenderlo y La convivencia social solo es posible gracias al control
compartir ese sentimiento. Sin embargo, ¿cómo podemos de los impulsos egoístas. En los mamíferos, esta función
saber si un lobo y un jabalí sienten lo mismo?  corresponde al lóbulo frontal, en la parte anterior de la
Se sabe que algunos animales permanecen durante corteza cerebral, estructura del cerebro más evoluciona-
mucho tiempo al lado de la cría o del compañero que da. Allí se conjugan los impulsos instintivos, los juicios
ha fallecido; en parte, también muestran síntomas de emocionales espontáneos y las representaciones menta-
depresión. Los investigadores han observado este com- les con la información perceptiva de ese instante. Aunque
portamiento en diversas especies, entre ellas, delfines, las aves no poseen una corteza cerebral, han desarrollado,
chimpancés, gorilas y elefantes [véase «El dolor de una
madre»; Mente y Cerebro n.o 97, 2019]. Además, exis- Compartimos con los
ten numerosos informes acerca de perros que no se
alejan de su dueño fallecido, que a veces defienden con mamíferos los sistemas
agresividad; en ocasiones, también dejan de comer. En emocionales básicos
el Centro de Investigación Konrad Lorenz comprobamos
cómo los machos de ánsar común se apartaban de su en paralelo al lóbulo frontal de los mamíferos, el deno-
bandada y se volvían más apáticos después de que un minado nidopalio caudal, que desempeña funciones si-
lobo despedazara a la hembra que estaba incubando los milares. Formada por elementos funcionales de origen
huevos. Parecían profundamente afligidos. No obstante, evolutivo antiguo y otros más modernos, dicha estruc-
todavía desconocemos si esos animales experimentan tura procesa la pérdida de los compañeros más cercanos.
el duelo igual que nosotros.  El sentimiento correspondiente, al menos en los humanos,
Resulta plausible que los animales que presentan una se conoce como duelo.
organización social compleja y unos vínculos estrechos En definitiva, puesto que en los animales acontecen
con sus congéneres sean capaces de sentir de manera procesos neuronales similares a los nuestros, es imagi-
semejante a nosotros. Los individuos con vínculos afec- nable que sientan de manera similar. No obstante, nunca
tivos (los padres y sus hijos, la pareja, los familiares o los podremos estar seguros de ello: no solo porque los expe-
amigos) también se apoyan en el reino animal. La pre- rimentos necesarios para comprobarlo están prohibidos
sencia del compañero tiene un efecto calmante en ellos. por motivos éticos, sino, sobre todo, porque no tenemos
Asimismo, procuran evitar las separaciones. No hay duda acceso a la experiencia subjetiva de los demás. H
de que se reconocen unos a otros y se echan de menos.
Por ese motivo, tampoco resulta descabellado que cuan-
do muere un compañero traten de mantener el contacto
con él, intenten hacerle reaccionar o, incluso, muestren PA R A S A B E R M Á S
conductas de duelo. 
La neuroarquitectura de las especies socialmente más Einfach beste Freunde. Warum Menschen und andere Tiere
einander verstehen. Kurt Kotrschal. Ed. Brandstätter, Viena, 2014.
complejas apunta a que son capaces de sentir la pérdida.
Las áreas cerebrales que se hallan implicadas en la inte-
EN NUESTRO ARCHIVO
racción social son casi idénticas en diferentes mamíferos.
Las aves también poseen regiones implicadas que se Sensibilidad animal. Klaus Wilhelm en MyC n.o 15, 2005.
asemejan mucho a las nuestras en el plano funcional. Ade- El duelo de los animales. Barbara J. King en IyC,
más, hoy en día se sabe que los humanos compartimos septiembre de 2013.

MENTE Y CEREBRO 25 N.O 99 - 2019


C O GNICIÓN

MENTE Y CEREBRO 26 N.O 99 - 2019


C O GNICIÓN

NUEVAS TECNOLOGÍAS El soporte impreso se impone al digital


en lo que a la calidad lectora se refiere: leer en pantalla disminuye
la comprensión del texto e invita a la distracción

La lectura digital,
en desventaja
P A B L O D E L G A D O , L A D I S L A O S A L M E R Ó N Y C R I S T I N A VA R G A S

L O S AU TO R E S

Pablo Delgado, Ladislao Salmerón y Cristina Vargas


­investigan en la Estructura de Investigación Interdisciplinar
de Lectura de la Universidad de Valencia.

MENTE Y CEREBRO 27 N.O 99 - 2019


C
asi con toda seguridad, a lo largo del día expectativas. La evaluación de cientos de miles de estu-
de hoy usted ha leído varios textos, qui- diantes de decenas de países revela que el uso de las TIC
zá decenas, en alguno de los dispositivos no mejora el desarrollo académico, sino que incluso lo
digitales que tiene a su alcance. Mensajes entorpece. Existen estudios, entre ellos el informe PISA
de las redes sociales o en aplicaciones de de 2015 de la Organización para la Cooperación y Desa-
mensajería instantánea, correos electró- rrollo Económicos (OCDE), que informan que cuanto
nicos, noticias en diarios digitales y puede que algún más se utilizan los ordenadores peor es el aprendizaje.
documento de trabajo o académico que haya escrito. En el mejor de los casos, solo un uso moderado parece
Incluso es posible que haya optado por abrir la revista favorecer la adquisición de conocimientos y el desarrollo
Mente y Cerebro en su formato digital. de competencias.
Como hizo la revolución provocada por Johannes También ha tomado especial relevancia la idea de que
Gutenberg hace ya casi seis siglos, las tecnologías de la el medio digital está cambiando nuestra forma de leer.
información y la comunicación (TIC) e Internet han Algunos autores defienden la hipótesis de que las panta-
cambiado a la humanidad para siempre. Incluso las llas e Internet están provocando que esta actividad esté
ventajas y nuevas oportunidades que prometían estos alejándose de la actitud pausada y reflexiva que siempre
medios de transmisión del conocimiento hicieron pre- ha demandado, lo que dificulta el ejercicio de las habili-
sagiar la muerte del libro impreso durante los primeros dades cognitivas necesarias para comprender textos en
años del nuevo siglo. Del mismo modo, en el ámbito profundidad (atención, concentración y memorización,
académico aparecería la figura de un nuevo alumno que entre otras). Esta idea se define con el término hipótesis
multiplicaría su adquisición de conocimientos gracias a de superficialidad.
los ordenadores, las plataformas digitales de aprendizaje Si bien los hallazgos apuntan a que la lectura digital
e Internet. puede estar mermando nuestra capacidad para sumer-
Sin embargo, ninguno de los pronósticos se está cum- girnos en los textos y comprenderlos en cualquier tipo
pliendo; al menos de momento. Por una parte, los infor- de formato, en nuestro grupo de investigación decidimos
mes de ventas de libros electrónicos indican que este ahondar en la posibilidad de que leer en el medio elec-
formato todavía se halla muy lejos de superar el volumen trónico sea, en sí mismo, menos fructífero que hacerlo
de mercado de los libros impresos. Su venta incluso se mediante letra impresa. Junto con Rakefet Ackerman,
ha reducido durante los últimos años en países como el del Instituto Technion de Israel e integrante de E-Read,
Reino Unido o Estados Unidos. Además, las encuestas proyecto europeo sobre la lectura en la era de la digita-
revelan que los lectores prefieren el formato impreso para lización, analizamos si el medio de presentación de la
leer en profundidad. Asimismo, el Estudio Internacional información escrita puede afectar a su comprensión.
sobre la Lectura Académica (ARFIS, por sus siglas en Los resultados de nuestro estudio, publicados en 2018
inglés), publicado en 2018 en la revista PLoS ONE y li- en Educational Research Review, demuestran que la
derado por Diane Mizrachi, de la Universidad de Cali- lectura en pantalla dificulta la comprensión y el recuer-
fornia en Los Ángeles, indica que el papel sigue siendo do de la información, especialmente bajo ciertas cir-
el medio preferido por el 78 por ciento de los más de cunstancias.
10.000 estudiantes universitarios encuestados en 21 paí-
ses. Resultados de investigaciones similares revelan que Un metanálisis para dos preguntas
incluso quienes pasan el 70 por ciento de su tiempo de Nuestro trabajo partió de dos preguntas fundamentales:
lectura utilizando el medio digital prefieren leer en papel, ¿Afecta el medio de lectura a la comprensión de textos?
sobre todo cuando se trata de ahondar en el contenido ¿Qué variables moderan ese efecto? Para hallar la res-
o cuando los textos son largos. puesta, analizamos las investigaciones efectuadas entre
Tampoco los esfuerzos gubernamentales por incluir enero de 2000 y mayo de 2017 que comparaban la in-
las TIC en los centros educativos están cumpliendo las fluencia que tiene el soporte del texto sobre la compren-

En síntesis:Sin sumergirse en el texto

1 2 3
La lectura en medios digitales Al leer en pantalla disminuye La lectura digital favorece la
es una práctica extendida en nuestra comprensión del texto, distracción, lo que interfiere
nuestra sociedad. Sin embargo, sobre todo si se trata de conte- en las capacidades cognitivas
los lectores, incluso los más jóvenes, nido informativo. Esta carencia en necesarias para leer y comprender;
prefieren el medio impreso para la lectura aumenta en las nuevas ge- entre ellas, la atención, la concen-
leer en profundidad. neraciones. tración y la memorización.

MENTE Y CEREBRO 28 N.O 99 - 2019


C O GNICIÓN / NUEVAS TECNOLO GÍAS

Comprensión a la baja
Con la lectura en papel de un texto se obtienen mejores dimiento en el formato digital, incluso cuando dejaron
resultados de comprensión que si se lee el mismo con­te­ que los probandos dedicaran para ello tanto tiempo
nido en formato digital. Este efecto se ha comprobado como quisieran. Una situación similar se ha encon­
tanto en estudios en los que los sujetos leían en un trado respecto a los textos expositivos, es decir, infor­
­dispositivo digital o bien en papel como en los que se mativos, en comparación con los narrativos (C). Mas
evaluaba el rendimiento de todos los participantes en esta desventaja desaparecía si se trataba de contenidos
ambos formatos de lectura (A). narrativos.
La ventaja de la lectura que ofrece el medio impreso Lejos de lo que cabría esperar, la desventaja de la
también se observa si se tiene en cuenta el factor tiem­ ­lectura digital parece aumentar con las nuevas gene­
po (B). Las investigaciones que impusieron un período raciones. Desde 2001 hasta 2017, ese efecto ha ido en
de lectura a los participantes mostraron un peor ren­ aumento.

A B C
Nivel de comprensión

Nivel de comprensión

Nivel de comprensión
Sin límite Tiempo de lectura Textos Textos
Lectura digital de tiempo limitado narrativos expositivos

Lectura en papel
D
Nivel de comprensión

2001 2005 2010 2015 2017

sión y el recuerdo de la información. De 165 estudios, bras, para un alumno que esté comenzando sus últimas
tras aplicar una batería de criterios de inclusión más semanas de curso, leer en pantalla podría suponer volver
específicos, seleccionamos 54 en los que habían partici- al nivel de comprensión lectora que presentaba a princi-
pado en total más de 170.000 personas: desde alumnos pios del año académico.
de primer curso de primaria hasta adultos, pero sobre Con el objetivo de examinar qué factores influían en
todo universitarios. los resultados, analizamos aspectos como la edad de los
Si bien no todos los estudios que hemos analizado en participantes (alumnos de primaria, de secundaria, uni-
nuestro trabajo reportan diferencias entre ambos medios versitarios o profesionales), el dispositivo digital utiliza-
de lectura, el promedio de todos los resultados revela que do para la lectura en dicho medio, el tamaño y el tipo de
existe una peor comprensión y un peor recuerdo de la textos, la necesidad de desplazarse verticalmente por el
información si se lee en pantalla. Aunque el tamaño de texto en su versión digital o el hecho de que dispusieran
este efecto podría considerarse estadísticamente peque- o no de tiempo ilimitado para la lectura.
ño, si se valora en el contexto de la formación reglada, no
lo es tanto, puesto que representa dos terceras partes de La hipótesis de superficialidad
la mejora anual en la comprensión lectora del estudiante En el mundo virtual, saltamos incesantemente de un ti-
promedio durante la educación primaria. En otras pala- tular a otro, de un mensaje a otro. Accedemos a un vo-

MENTE Y CEREBRO 29 N.O 99 - 2019


Más de dos decenios de investigación
El interés por las diferencias entre la lectura en el medio digital y la lectura en papel no es nuevo. La investigación
en este campo comenzó a proliferar con la presencia de los primeros ordenadores en hogares y oficinas. Los resul­
tados de esos estudios iniciales fueron revisados en 1992 por Andrew Dillon, por entonces investigador del Institu­
to de Investigación HUSAT de la Universidad de Tecnología de Loughborough. Aunque centrado en cuestiones er­
gonómicas (algo lógico teniendo en cuenta la calidad de las pantallas y las limitadas interfaces de usuario durante
la década de los ochenta), el trabajo de Dillon concluyó que las investigaciones llevadas a cabo hasta la fecha, en
conjunto, mostraban que la lectura en pantalla resultaba menos eficiente. Pese a que no se registraron diferencias
en cuanto al nivel de comprensión que podía alcanzarse al leer en ambos medios, sí se hallaron disimilitudes en
cuanto al tiempo necesario para hacerlo, que aumentaba en el caso del formato digital.

lumen de información tan vasto que pronto tendemos a lugar de elegir, alternamos el foco entre ellas, mientras
relajar nuestra atención y concentración sobre una tratamos de comprender toda la información que se
misma pieza de información. Investigaciones con méto- presenta ante nuestros ojos. La lectura se convierte así
dos de seguimiento del movimiento ocular demuestran en una actividad multitarea y, hasta cierto punto, super-
que el grado de detalle con el que escrutamos la lista de ficial, circunstancia que nos impide ejercitar las capaci-
resultados de los motores de búsqueda en Internet decae dades cognitivas que se requieren para comprender con
conforme vamos alcanzando las posiciones intermedias, profundidad la información escrita.
hasta casi desaparecer al llegar a las últimas. En general, Marianne Wolf, experta investigadora de la capacidad
en el formato digital tendemos a realizar una lectura en lectora en la Universidad de California en Los Ángeles,
diagonal de la información. advierte que nuestro encéfalo no ha evolucionado para
Además, los dispositivos digitales fomentan la multi- leer, actividad que comenzó a popularizarse hace esca-
tarea: estamos centrados en un texto cuando, de repente, samente seis siglos. El cerebro lee gracias a su asombro-
unas palabras coloreadas en azul llaman nuestra atención sa flexibilidad y capacidad de adaptación a las demandas
para que, gracias a un simple clic de ratón, accedamos externas. Cada cerebro aprende a leer a través de estruc-
de inmediato a otro documento. En ese instante, además turas y circuitos neuronales que han evolucionado para
de leer y comprender, debemos decidir si terminamos el llevar a cabo otro tipo de actividades. Así, pues, la lectu-
texto que en ese momento hemos dejado a medias, si ra es una actividad «novedosa» y compleja y, como tal,
leemos en diagonal el «texto intruso» y volvemos al an- muy sensible a la forma en que se aprende y se practica.
terior, o si nos ponemos de pleno con el nuevo conteni- Y el medio digital está transformando el modo en que
do. Pero cuando aún no hemos tomado la decisión, un leemos. Entre otros efectos, dificulta nuestra capacidad
aviso nos indica que hemos recibido un correo electró- de concentración y focalización.
nico. O quizá nos asalta un pensamiento que nos recuer- Algunos estudios apuntan en esa dirección. Cuando
da que deberíamos echar un vistazo a nuestras redes los experimentadores imponían un límite de tiempo a
sociales o al WhatsApp del teléfono móvil. los sujetos para que leyeran un texto digital, su rendi-
Este contexto nos pone ante la tesitura de seleccionar miento disminuía respecto a si lo hacían en papel. Este
entre dos o más opciones, y en muchas ocasiones, en efecto fue menor en aquellos estudios en los que se
permitía a los participantes que dedicaran a la lectura
el tiempo que consideraran necesario. Investigaciones

La capacidad para
llevadas a cabo por Ackerman y su equipo revelan que
obtener la información en formato digital comporta
ciertas dificultades metacognitivas. Estas dificultades
gestionar los aparecían, sobre todo, cuando los participantes se ha-
llaban bajo la presión del tiempo. Al parecer, la capaci-

recursos cognitivos dad para gestionar los recursos cognitivos en un tiem-


po concreto decae cuando la lectura se realiza en

en un tiempo límite
pantalla.
En nuestro grupo de investigación de la Universidad
de Valencia continuamos explorando la influencia del
decae si la lectura medio de lectura con el objetivo de averiguar, entre otras
cuestiones, las causas del fenómeno de inferioridad de la

es en pantalla lectura en pantalla. Los resultados de una reciente inves-


tigación (aún sin publicar) indican que los lectores en

MENTE Y CEREBRO 30 N.O 99 - 2019


C O GNICIÓN / NUEVAS TECNOLO GÍAS

pantalla podrían encontrar dificultades para cumplir con mayor nivel de concentración en la tarea, lo que podría
las demandas de la tarea cuando esta exige un mayor explicar que su nivel de comprensión sea equiparable al
nivel de concentración. de aquellos que leen sin límite de tiempo. En cambio, los
Para dicho estudio, pedimos a un grupo de universi- universitarios que leyeron en pantalla no adaptaron su
tarios que leyeran un texto largo (un artículo de más de concentración a las exigencias de la lectura bajo la presión
3000 palabras publicado en la revista Investigación y del reloj.
Ciencia) y que, a continuación, contestaran unas pre- En resumen, estos resultados sugieren que el medio
guntas sobre su contenido. Agrupamos a los participan- digital dificulta la concentración, lo que redunda en un
tes según el tipo de lectura —si leían la versión impresa procesamiento de la información menos profundo, tal y
o digital (en un ordenador)— y dependiendo de si lo como propone la hipótesis de superficialidad.
hacían sin límite de tiempo o bajo presión temporal. El género textual también parece influir en la com-
Además, los estudiantes debían registrar durante la lec- prensión lectora según el medio que se utiliza. De este
tura, en intervalos de unos 100 segundos, si se encon- modo, los textos expositivos se comprenden peor si se
traban concentrados en la tarea o, por el contrario, si leen a través de un medio digital, fenómeno que no su-
tenían pensamientos ajenos a la misma. Obtuvimos cede con los de género narrativo. Se considera que el
resultados reveladores. género expositivo, es decir, informativo, demanda ma-
La puntuación en las preguntas de comprensión fue yores esfuerzos cognitivos para su comprensión, en es-
menor entre los sujetos que habían leído en pantalla bajo pecial debido a que, por lo general, exponen contenidos
presión temporal que en el resto de los grupos. Además, que son nuevos para el lector a través de un lenguaje con
los que leyeron en papel bajo limitación de tiempo ob- una densidad de información elevada. Por el contrario,
tuvieron un resultado similar al que mostraron los su- los textos narrativos suelen presentar un vocabulario y
jetos que leyeron a su ritmo, ya fuera en papel o en so- una sintaxis más accesible a todo tipo de lectores, así
porte digital. Asimismo, los primeros registraron un como elementos discursivos ligados al lenguaje oral, lo
GETTY IMAGES / SWISSMEDIAVISION / ISTOCK

MENTE Y CEREBRO 31 N.O 99 - 2019


que facilita el entendimiento del texto. El hecho de que superficialidad: cuanto más contacto tenemos con el
la comprensión lectora sufra con el medio digital, espe- medio digital, menor resulta nuestra capacidad para
cialmente cuando se trata de textos informativos, sugiere­ concentrarnos y dedicar esfuerzos cognitivos en ese
que nuestro rendimiento cognitivo decae ante el medio medio.
electrónico. Todos estos hallazgos parecen apoyar la hi- En definitiva, no parece que la preferencia de los na-
pótesis de superficialidad. tivos digitales por la multitarea y el acceso rápido y
aleatorio a la información resulte beneficiosa para la
Los «nativos digitales» no leen mejor en pantalla lectura y, por ende, para el aprendizaje. De hecho, se ha
En 2001, el escritor y divulgador estadounidense Marc demostrado que nuestro cerebro, que, en general, ha evo-
Prensky definió en un artículo publicado en On the lucionado sobre la práctica de una única actividad al
Horizon dos grupos sociales: los nativos digitales y los mismo tiempo, no tiene la capacidad necesaria para
inmigrantes digitales. Centró su clasificación, que adqui- realizar eficazmente más de una tarea de manera simul-
rió gran popularidad, en torno al proceso de aprendiza- tánea [véase «El cerebro multitarea», por David L. Strayer
je de las habilidades para desenvolverse en el mundo y Jason M. Watson; Mente y Cerebro n.o 61, 2013]. Es
digital. Prensky utilizó una analogía con el aprendizaje más, no parece que la preferencia por la multitarea y la
de una lengua extranjera para su definición. Así, el tér- autoeficacia percibida para afrontar este tipo de situacio-
mino inmigrante digital se refiere a las personas que no nes sean buenos indicadores de que se es más eficaz.
nacieron rodeadas por la tecnología digital, por lo que David Sanbonmatsu, de la Universidad de Utah, y sus
tuvieron que aprender este nuevo lenguaje en etapas colaboradores concluyen en un artículo publicado en
tardías de su vida. Para los nativos digitales, en cambio, PLOS ONE que quienes se perciben como eficaces en la
la realidad digital representa su «lengua materna». En multitarea generalmente sobreestiman sus capacidades.
palabras del autor: «Los nativos digitales están habitua- Además, los individuos que habitualmente se involucran
dos a recibir la información muy rápido. Les gusta en dos o más actividades simultáneas lo hacen porque
procesar en paralelo y la multitarea. […] Prefieren un son menos capaces de evitar las distracciones y concen-
acceso aleatorio [a la información]. […] Crecen con la trarse en una única labor. No parece, por tanto, que la
gratificación instantánea y recompensas frecuentes». multitarea y un contexto que la fomenta sean la mejor
Mientras que los «inmigrantes» se adaptan como pueden manera de practicar la lectura.
al mundo digital, para los «nativos» no es que este no Todo lo expuesto hasta aquí presenta como un posi-
tenga secretos, sino que es la realidad que prefieren. Es ble problema lo que Prensky entiende como las «virtu-
el mundo en el que se han desarrollado y, por tanto, es des necesarias para el momento actual». En su alegato
su mundo. a favor de una enseñanza adaptada a los nativos digita-
Cabría esperar, pues, que los nativos digitales no en- les, este autor pone el acento sobre la brecha generacio-
contrarían dificultades para leer en formato digital. Más nal entre las preferencias y habilidades cognitivas de los
aún, debería ser su formato preferido, incluso tendrían inmigrantes digitales y las desarrolladas por los nativos
que sacar de él el mejor provecho. Sin embargo, nuestro digitales.
estudio indica que, cuanto más recientes son las investi- Los nuevos estudiantes no son como los de décadas
gaciones, mayor es el efecto negativo del medio digital pasadas, aunque los docentes se empeñen en creerlo.
sobre la comprensión y el recuerdo de la información. Según Prensky, para reducir esta brecha es necesario
Dicho de otro modo, cuanta más experiencia tienen las asumir la imposibilidad de que los «nativos» se adapten
personas con las herramientas digitales, porque han a los viejos modos de enseñanza. La única opción viable
accedido a ellas a edades más tempranas y las utilizan en es que los profesores aprendan las habilidades propias de
situaciones variadas, peor es su capacidad para compren- la era digital y las apliquen cuanto antes en sus métodos.
der textos en pantalla. Ello nos retorna a la hipótesis de Sin embargo, Prensky olvida que el mundo analógico no
ha desaparecido, ni si quiera casi veinte años después de
su propuesta. Quizá la brecha que este autor sitúa entre
dos generaciones haya que colocarla en otro lugar, justo
entre la realidad virtual digital, frenética, y el mundo real,
SI TE INTERESA pausado y, en general, menos gratificante.
ESTE TEMA...
Una experiencia física
Descubre Educación digital, nuestro
monográfico digital de la colección Además del efecto moderador del tiempo de lectura, el
ESPECIAL que recoge la investigación género textual y el tipo de lector digital, otros dos fac-
más actual sobre el uso de las TIC en tores podrían influir en el efecto del medio en el que se
la enseñanza y el aprendizaje. lee. Por un lado, la comprensión de la lectura suele ser
www.investigacionyciencia.es/ menor si se lee en un ordenador que si se utiliza una
revistas/especial/numero/34 tableta o un libro electrónico. Por otro, la necesidad de

MENTE Y CEREBRO 32 N.O 99 - 2019


C O GNICIÓN / NUEVAS TECNOLO GÍAS

Cuanto más nar el desempeño de nuestra profesión sin ordenadores,


sin el acceso casi inmediato a cualquier artículo del

contacto se tiene mundo, sin las oportunidades para el trabajo en red de


las que disponemos ahora y, en definitiva, sin la lectura

con los medios


digital. Pero tampoco podemos obviar las dificultades
que parecen surgir, las cuales deben abordarse desde la
investigación y la práctica educativa.

digitales, menor Ser un buen lector no es fácil. Requiere entrenamien-


to y mucha práctica. Gestionar la ingente información

resulta la capacidad accesible mediante dispositivos digitales a través de In-


ternet también demanda habilidades específicas que,

de concentración
según estudios recientes, los estudiantes no desarrollan
de manera destacada. Lamentablemente, existe cierta
tendencia a incluir innovaciones educativas sin investigar
antes su eficacia. Es probable que ello esté ocurriendo en
la actualidad con la digitalización en las aulas, puesto que
utilizar el desplazamiento vertical del texto también no parece que su uso esté produciendo los resultados
aumenta el efecto negativo del formato digital. Pero, esperados.
según nuestro estudio, estos hallazgos deben interpre- En conclusión, la idea principal no debe ser que las
tarse con cautela. TIC vayan a cambiar la educación, sino que es la edu-
Anne Mangen, de la Universidad de Stavanger, apun- cación la que debe cambiar para hacer frente a las ha-
ta que la lectura implica una interacción entre el lector bilidades que se requieren para el acceso y gestión de
y el texto que no solo es cognitiva, sino también física. información por medio de estas tecnologías. En el caso
Es decir, además del texto en sí mismo, nos relacionamos de la lectura en formato electrónico, la pantalla es la
sensorialmente con su soporte tecnológico. Según esta puerta de entrada al mundo digital, por lo que podría
idea, la interacción que establecemos con la lectura ser en sí misma una clave contextual que fomente la
impresa es sensiblemente distinta a la que establecemos activación de un estilo cognitivo propio. De ser así, debe
con el formato digital. Acciones como pasar la página lograrse que los estudiantes desarrollen habilidades para
o sentir el material con nuestras manos llevan a una transferir al contexto digital las capacidades cognitivas
experiencia multisensorial que aumenta nuestra inmer- que les permitan comprender en profundidad la infor-
sión cognitiva, afectiva y emocional en el contenido. mación escrita. H
Además, se ha sugerido que esta relación con el texto
facilita nuestra capacidad para crear un mapa mental
de la estructura física de los contenidos (como se pre-
senta ante nuestros ojos), el cual ayuda a que los inte-
gremos en la memoria localizando espacialmente
fragmentos de información en las distintas partes del PA R A S A B E R M Á S
texto como si fueran objetos. Todo ello fomenta una
comprensión más profunda. En este sentido, leer en The shallows: What the Internet is doing to our brains.
Nicolas Carr. WW Norton & Company, 2011.
dispositivos como las tabletas digitales o en pantallas
en las que las páginas se presentan en su totalidad (sin Words Onscreen: The fate of reading in a digital world.
necesidad de subir y bajar a través del texto) son facto- Naomi Baron. Oxford University Press, 2015.
res que podrían facilitar una experiencia ergonómica The evolution of reading in the age of digitisation:
más cercana a la de los textos impresos. Sin embargo, An integrative framework for reading research. Anne Mangen
no existen pruebas suficientes que lo confirmen. Al y Adriaan van der Weel en Literacy, vol. 50, nº 3, págs. 116-124,
septiembre de 2016.
menos por ahora.
Don’t throw away your printed books: A meta-analysis on
the effects of reading media on reading comprehension.
La lectura en un mundo digital Pablo Delgado et al. en Educational Research Review, vol. 25,
Con todo, no quisiéramos dejar a nuestro lector con la págs. 23-38, noviembre de 2018.
impresión de que deben abandonarse las herramientas
digitales con fines educativos. Esa sería una idea ingenua EN NUESTRO ARCHIVO
y a todas luces inútil e inapropiada. La revolución digital
El beneficio encubierto de leer. Christian Wolf en MyC n.o 47, 2011.
se ha consumado: ha cambiado nuestro acceso a la in-
formación y su uso para siempre. Y las posibilidades que Por qué el cerebro prefiere el papel. Ferris Jabr en IyC,
la era digital nos ofrece son más y mejores que nunca. febrero de 2014.
Nosotros, como investigadores, casi no podemos imagi- Cómo mejorar la lectura. Sylvia Defior en MyC n.o 70, 2015.

MENTE Y CEREBRO 33 N.O 99 - 2019


C O GNICIÓN

MENTE PREDICTIVA Según una nueva teoría, el consciente funciona


solo cuando fallan las predicciones del cerebro, pues la máxima de este
reza: ¡por favor, no quiero sorpresas!

El inconsciente:
el piloto automático
de la mente
S T E V E AYA N

E L AU TO R

Steve Ayan es psicólogo


y periodista científico.

MENTE Y CEREBRO 34 N.O 99 - 2019


GETTY IMAGES / EYEEM / RUSSELL JOHNSON
En síntesis: Regreso al futuro

1 2 3
La mente emite jui- De acuerdo con la teoría de la Los niveles de procesamiento cogniti-
cios y toma decisio- mente predictiva, la consciencia se vo superiores de la corteza cerebral se
nes de forma rápida pone en marcha cuando fallan las las apañan bien sin la consciencia. No
y automática. Para ello, expectativas implícitas del cerebro. Des- es la corteza, sino otras regiones cerebrales
el cerebro predice acon- pués, debe restaurarse de inmediato el más profundas, responsables de las emo-
tecimientos futuros modo automático, que funciona con ciones y la motivación, las que alimentan
continuamente. una gran eficiencia energética. la atención consciente.

E
n Worcester, ciudad de la costa este de Es- que solo el pensamiento consciente debería comandar
tados Unidos, se reunieron en septiembre nuestros actos. Al parecer, únicamente de ese modo somos
de 1909 cinco hombres para conquistar el capaces de llevar las riendas de nuestra vida. No obstan-
Nuevo Mundo con un concepto novedoso. te, las investigaciones recientes demuestran que son sobre
Lideraba el grupo un tal doctor Freud, de todo los patrones conductuales automáticos los que di-
Viena. Diez años antes, este neurólogo había rigen nuestro pensamiento y nuestra conducta.
presentado en su libro La interpretación de los sueños un
nuevo tratamiento para la histeria. El volumen contenía, La mente predice sin cesar
además, una polémica visión sobre la psique humana: En los últimos años, la mente predictiva, un modelo
bajo la superficie de la consciencia se esconden impulsos neurocientífico que se opone a los postulados freudianos,
(pulsiones) profundamente arraigados, sobre todo la está ganando cada vez más aceptación. Esta teoría revo-
energía sexual o libido. Estos se encuentran reprimidos lucionaria confiere al automatismo de la mente un papel
a causa de los principios morales aprendidos y buscan protagonista: nos permite predecir los acontecimientos
una válvula de escape en los lapsus linguae, los sueños o venideros de forma rápida y segura. Al fin y al cabo, el
las neurosis. Estos serían «disfraces» del inconsciente. aprendizaje, la experiencia y la consciencia tienen la fi-
Invitado por el célebre psicólogo Stanley Hall (1846- nalidad de mejorar las predicciones implícitas de mane-
1924), Freud impartió cinco conferencias en la Univer- ra continua.
sidad Clark de Worcester. Entre los asistentes se encon-
traba el filósofo William James (1842-1910), quien había
viajado desde Harvard para conocer a Freud. Tras pasear
juntos por el campus, se cuenta que James le confesó al
psicoanalista: «El futuro de la psicología reside en su
trabajo». James tenía razón.
La idea de que al ser humano lo mueven oscuros
poderes mentales y que no es el dueño de sus actos está
hoy en día muy extendida. En nuestro interior se libra
una batalla constante entre las demandas de la conscien-
cia y los deseos ocultos del inconsciente. Pero este punto
de vista tiene un inconveniente: el consciente y el incons-
ciente no son adversarios, no compiten por el dominio
de nuestra psique. Tampoco representan esferas distintas,
como sugiere la división freudiana entre el «yo», el «ello»
y el «superyó». Más bien existe una única mente en la
que confluyen la parte consciente y la inconsciente.
GEHIRN&GEIST

La película Del revés, de los estudios de animación


Pixar, ilustra hasta qué punto la representación del «os-
curo inconsciente» se encuentra arraigada en la cultura
popular. Este aparece en el film como un espacio miste-
rioso y cerrado dentro de la central de mandos del cere- La ilusión óptica del psicólogo Gaetano Kanizsa
bro. Esa imagen no puede estar más alejada de la realidad: ­ emuestra cómo nuestra percepción se basa en conclu-
d
el inconsciente es todo lo contrario a una habitación en siones implícitas: el sistema visual dibuja un triángulo
la que encerramos las ideas o los impulsos indeseados. imaginario para encontrarle una explicación a la forma
Nos lo imaginamos de esta suerte porque consideramos de los círculos.

MENTE Y CEREBRO 36 N.O 99 - 2019


C O GNICIÓN / MENTE PREDICTIVA

AKG IMAGES
Stanley Hall (en el centro de la primera fila) invitó a un grupo de psicoanalistas, entre ellos a
Sigmund Freud (izquierda) y al discípulo de este, Carl Gustav Jung (derecha), a que asistiesen
a la Universidad Clark en Worcester, Estados Unidos, en 1909.

Los inicios de esta perspectiva también se remontan encargadas del tacto saben, a priori, que el movimiento
al siglo xix. El físico y fisiólogo Hermann von Helmholtz del dedo es el responsable del estímulo sensorial.
(1821-1894) formuló por primera vez la hipótesis de que Este principio, denominado principio de referencia,
las conclusiones implícitas se encuentran ancladas en la sigue presentando hoy en día grandes retos para los in-
percepción. Nuestro sistema visual completa un patrón genieros de inteligencia artificial. Solo el acto de atrapar
de forma automática, como el de los círculos ocultos en una pelota supone un enorme problema para las máqui-
parte por un triángulo imaginario (véase la página ante- nas, pues para ello la información visual y motora debe
rior). Según Helmholtz, tales ilusiones demuestran que compararse y actualizarse continuamente. En cambio, las
diversos mecanismos preestablecidos conforman nuestra personas efectuamos de forma inconsciente este proceso
visión del mundo, sin que podamos hacer nada para tan complejo.
evitarlo. Como se sabe ahora, ello no afecta solo a la Pero el inconsciente no solo se refiere a fenómenos
percepción sensorial, sino también a todos los procesos como las percepciones subliminales, los movimientos
mentales: las opiniones, las decisiones y los actos. automáticos, las asociaciones espontáneas o las conclu-
Un principio operativo básico del cerebro consiste en siones implícitas. Diversos estudios han demostrado que
tener en cuenta el efecto de sus acciones, lo cual, por las personas reconocen las reglas de un ejercicio antes
ejemplo, determina los movimientos corporales según de poder verbalizarlo, es decir, comprenden las nor-
nuestras impresiones visuales. Por ello, cuando sacudimos mas de forma inconsciente. Por ejemplo, si tienen que
la cabeza no tenemos la sensación de que el mundo se elegir cartas de dos barajas, donde una de ellas promete
esté tambaleando. Por el mismo motivo, no nos podemos grandes ganancias, pero también cuantiosas pérdidas, y
hacer cosquillas a nosotros mismos: las áreas cerebrales la otra menores beneficios y pérdidas, los participantes

MENTE Y CEREBRO 37 N.O 99 - 2019


se imaginan el contexto antes de saberlo. Los signos de tarta de cumpleaños. De este modo, el inconsciente
estrés, como la abundante sudoración, lo delatan («Esta allana el camino a nuestras acciones.
baraja es arriesgada, mejor no la toco»). Nicolas Schuck, Estos ejemplos demuestran las diversas vías de fun-
neurólogo de la Universidad de Princeton, descubrió que cionamiento de nuestro cerebro. En comparación con un
esas decisiones pueden detectarse incluso si se observa ordenador, nuestro encéfalo trabaja muy lentamente, pero
la actividad cerebral en determinadas áreas del lóbulo lo hace a muchos niveles, en paralelo. Los científicos
frontal antes de que se reflejen en las elecciones de los distinguen dos grandes canales que el psicólogo galardo-
sujetos. nado con el premio Nobel, Daniel Kahneman, denominó
«sistema 1» y «sistema 2». Otros investigadores hablan
El poder de los estímulos subliminales de procesamiento implícito y explícito o de procesamien-
Otro paradigma de investigación que ha contribuido con to caliente y frío, pero lo importante es que ambos
creces al conocimiento del inconsciente es el efecto de funcionan juntos y, por tanto, siempre somos conscien-
facilitación (priming). En este tipo de experimentos se tes e inconscientes al mismo tiempo.
expone a los probandos a imágenes, palabras y sensacio- Puede hacerse una idea de este fenómeno si lee las
nes físicas de forma que, o bien no perciben los estímulos líneas siguientes: Claqurie pornase nmrola pduee desfricar
porque se presentan durante muy poco tiempo, o no les etssa plabars. Anuqeu lsa ltsera etnes dsoraendneas, utsed
prestan atención, pues presuponen que no están relacio- on tneine pblemras en dlare sneitod al ttxeo. Elol es lo dbee
nados con la tarea que deben realizar. Los psicólogos al sroprneteden atumotasim ed su cbreroe, ya que el pilo-
solicitan a los sujetos, por ejemplo, que lean textos en los to automático de su mente sabe siempre, unas milésimas
que aparecen con frecuencia determinados términos. Si de segundo antes que el yo consciente, qué será lo si-
esa lectura, comparada con la de un texto neutro, mues- guiente que deberá leer. Dicho de otro modo, anticipa
tra efectos en el pensamiento, las emociones o las accio- las palabras correspondientes y ordena las letras inter-
nes de los participantes, supuestamente existe una in- cambiadas entre sí a una gran velocidad.
fluencia del inconsciente. No obstante, continúa siendo un gran misterio qué
Numerosos estudios han demostrado que la estimu- distingue desde una perspectiva neurofisiológica los
lación a través de conceptos concretos, como ideas procesos conscientes de los inconscientes y cómo estos
so­bre la senectud o la muerte, tiene efectos: las personas interaccionan entre sí. Según el filósofo Peter Carruthers
se mueven con mayor lentitud o se vuelven más recepti- (véase entrevista en la página 39), de la Universidad de
vas a las creencias religiosas, respectivamente. El mismo Maryland, solo somos conscientes de lo que se almacena
fenómeno acontece en el día a día, cuando pasamos por en la memoria operativa, en la «interfaz de usuario» del
una panadería y, de repente, caemos en la cuenta de que cerebro, pero eso es solo una pequeña y efímera parte de
queríamos comprar los ingredientes para elaborar una lo que la mente ejecuta. El grueso del flujo de datos per-

EN BREVE

M E M O R I A O P E R A T I VA M E N T E P R E D I C T I VA
Contiene toda la información (percepciones, re- Modelo neurocientífico según el cual la mente elabora
cuerdos, planes, etcétera) que tenemos en mente predicciones sobre acontecimientos venideros de ma-
en un momento concreto. Muchos investigadores nera continua. Así, el consciente equivaldría a los erro-
sostienen que el contenido de la memoria operati- res de predicción, es decir, al factor sorpresa.
va (o de trabajo) es idéntico al de la consciencia.
E F E C T O D E FA C I L I TA C I Ó N
ENERGÍA LIBRE (PRIMING)
Karl Friston, del Colegio Universitario de Londres, Paradigma experimental para los procesos psíquicos
propuso este término para describir el estado neu- inconscientes: los estímulos subliminales (de corta du-
ronal que surge a causa de las predicciones equivo- ración) u ocultos influyen en el pensamiento, los senti-
cadas. En consecuencia, los procesos cerebrales es- mientos y las acciones de los probandos.
tarían destinados a evitar la energía libre.
PRINCIPIO DE REFERENCIA
H O M E O S TA S I S Cada una de las órdenes que envía el cerebro a los
Equilibrio interno imprescindible para la supervi- ­músculos (aferencias) llega como copia a las áreas cere-
vencia de cualquier organismo. Una de las tareas brales responsables del procesamiento sensorial. De
principales del cerebro consiste en regular la ho- esta manera, el efecto de las propias acciones se puede
meostasis del metabolismo. entresacar de las informaciones sensoriales entrantes.

MENTE Y CEREBRO 38 N.O 99 - 2019


C O GNICIÓN / MENTE PREDICTIVA

Corteza cingulada
anterior Precúneo

Corteza
prefrontal

Tálamo
YOUSUN KOH

Cuerpo estriado Tegmento Sistema de activación


ventral reticular

Siempre se ha pensado que la corteza cerebral, especialmente la corteza prefrontal del lóbulo frontal,
alberga las funciones mentales superiores. Sin embargo, según un modelo del neuropsicoanalista Mark
Solms, el consciente se almacena en regiones cerebrales más profundas, como el sistema de activación
reticular y el tegmento ventral. El conjunto de estímulos sensoriales llega a la corteza a través del tála-
mo, pero este patrón funciona de forma inconsciente. El cuerpo estriado y el precúneo intervienen en el
control de los movimientos involuntarios y la orientación.

manece en el inconsciente y alimenta el sistema 1, que tra mente no se encuentra en continua búsqueda de más
funciona de forma automática y rápida. conciencia, sino que intenta evitarla. «Para el cerebro, lo
ideal sería que no sucediera ningún imprevisto. La esta-
Lo mejor es que no haya sorpresas bilidad total resulta mucho más útil para la superviven-
¿Qué va a pasar ahora? ¿Qué estímulos sensoriales van a cia que una consciencia que absorbe energía y tiempo»,
aparecer? ¿Existe algún peligro? ¿Qué intenciones tienen explica Solms.
los demás? Estas predicciones no solo conciernen al Este supuesto trastoca las teorías de Freud. Pero tam-
mundo exterior, sino también al interior del organismo, bién las bases neuroanatómicas de la consciencia, la cual
la homeostasis. Desde esta perspectiva, la necesidad de se relaciona desde hace tiempo en la corteza cerebral,
ingerir alimentos resulta de la anticipación inconsciente parte más externa del encéfalo. Según Solms, la conscien-
de una posible pérdida de energía. cia no se aloja en estos niveles superiores de procesa-
Para el neurólogo y neuropsicoanalista Mark Solms, miento, sino en estructuras más profundas del tronco
el consciente surge solo cuando fallan las predicciones encefálico y del mesencéfalo. Allí donde Freud sospecha-
del cerebro. Se trata de un estado de asombro que surge ba que se encontraba la fuente del inconsciente, en las
cuando los pronósticos implícitos del cerebro no se áreas que regulan la vigilia, la estimulación emocional y
cumplen y la materia gris hace todo lo posible por evitar la motivación, Solms ve la auténtica guarida de la cons-
esos errores. Al contrario de lo que Freud defendía, nues- ciencia. «La corteza cerebral se las arregla muy bien sin

MENTE Y CEREBRO 39 N.O 99 - 2019


C O GNICIÓN / MENTE PREDICTIVA

la atención para encontrar patrones. Así, cuando somos (1788-1860) lo plasmó en una célebre cita: «El hombre
conscientes de algo, intervienen áreas cerebrales más puede hacer lo que quiera, pero no puede querer lo que
profundas y emocionales». quiera».
Timothy Wilson, de la Universidad de Virginia, con-
La consciencia: posible sin corteza cerebral sidera que se trata del precio que debemos pagar por el
Casos clínicos corroboran la tesis de Solms. Así, los inconsciente tan eficaz del que nos ha dotado la evolución.
niños que han nacido sin corteza cerebral a consecuen- Si siempre tuviéramos que reflexionar antes de hacer-
cia de un trastorno del desarrollo presentan consciencia. nos una idea de la situación y saber lo que hay que
Cuando, con los cuidados adecuados, llegan a la adoles- ha­cer, nos habríamos extinguido hace tiempo. En defi-
cencia, se muestran despiertos y manifiestan reacciones nitiva, el piloto automático de la mente nos hace ser
emocionales. En un artículo de revisión de 2007, el quienes somos, no la consciencia.
neurocientífico Björn Merker, de la Universidad de La añeja diferencia entre el inconsciente impulsivo y
Kristianstad, concluyó que numerosos fenómenos de la el consciente racional (así como la preferencia por este
consciencia suceden sin la intervención de la corteza último) sigue vigente, aunque se demostró lo contrario
cerebral. Aunque las tareas mentales complejas, como hace mucho tiempo. El verdadero genio, el que nos re-
las deducciones lógicas o la reflexión, se hallan excluidas suelve los problemas y nos garantiza la supervivencia, es
en esas circunstancias, no ocurre así con las experiencias el inconsciente. Nuestras reticencias hacia él radican en
emocionales (alegría, enfado o tristeza). que nos parece incontrolable. ¿Cómo podemos confiar
Solms expuso sus ideas en 2018 en un artículo que en algo de lo que no sabemos cuándo y cómo nos influi-
publicó junto con Karl Friston, del Colegio Universitario rá? Sin embargo, eso funciona a la perfección.
de Londres y el neurocientífico en vida más citado. Friston John Bargh, de la Universidad Yale, compara la men-
ha investigado, sobre todo, el desarrollo de técnicas de te humana con un navegante. Para dirigir un barco de
neuroimagen, lo que ha contribuido al rápido avance A a B son importantes los objetivos y los cálculos del
de las neurociencias. Hace unos diez años, propuso el rumbo conscientes; ningún capitán puede prescindir de
principio de la energía libre, una versión matemática de ellos. También debe considerar los fenómenos incontro-
la teoría de la mente predictiva. La energía libre es, al fin lables (como las corrientes marinas o los vientos). Aun-
y al cabo, otra forma de decir error de predicción, alias que estos, como el inconsciente, hagan lo que quieran,
sorpresa, alias consciencia. Cuando algo no funciona como el astuto navegante los incluye en su tarea, con el fin de
cabía esperar, la consciencia se pone en marcha. Mas el llegar a su destino.
cerebro intenta, por todos los medios, evitar ese estado. De la misma manera deberíamos comportarnos con
el inconsciente si queremos facilitarle el trabajo. Eso es
El verdadero genio precisamente lo que hacemos todos los días. Cuando, por
Parece que nuestra vivencia subjetiva es independiente ejemplo, procuramos no ir hambrientos al supermercado,
de la maquinaria del cerebro, pero la consciencia, su- cuando introducimos un amuleto en el bolsillo de nues-
puestamente muy oscilante, se encuentra estrechamen- tro pantalón o cuando subimos a casa por las escaleras
te ligada a los procesos automáticos. En qué concentra en vez de tomar el ascensor: en todos esos casos contro-
su atención, qué recuerdos e ideas tiene o cómo percibe lamos el inconsciente. Y el hecho de que nos proponga-
a las personas de su entorno; todo ello surge de los mos todo lo anterior demuestra que el consciente y el
procesos automáticos. El filósofo Arthur Schopenhauer inconsciente no se contraponen. H

PA R A S A B E R M Á S

Consciousness without cerebral cortex. B. Merker en Behavioral and Brain Sciences, vol. 30, págs. 63-81, 2007.
Medial prefrontal cortex predicts internally driven strategy shifts. N.W. Schuck, et al. en Neuron, vol. 86, págs. 331-340, 2015.
How and why consciousness arises: Some considerations from physics and physiology. M. Solms y K. Friston en Journal for
Consciousness Studies, vol. 25, págs. 202-237, 2018.

EN NUESTRO ARCHIVO

Mecanismos del inconsciente. Stven Ayan en MyC n.o 18, 2006.


El cerebro bayesiano. Dominik R. Bach en MyC n.o 69, 2014.
La mente inconsciente. John A. Bargh en IyC, marzo de 2014.
La construcción cerebral de la realidad. Anil K. Seth en IyC, noviembre de 2019.
«No existe ningún pensamiento consciente». Entrevista a Peter Carruthers, en este mismo número.

MENTE Y CEREBRO 40 N.O 99 - 2019


ENTREVISTA

NEUROFILOSOFÍA El filósofo PETER CARRUTHERS defiende


una ambiciosa tesis: la reflexión, los juicios y la voluntad
conscientes son una ilusión, pues involucran procesos que siempre
nos resultan desconocidos

«No existe n­ ingún


­pensamiento
­consciente»

Profesor Carruthers, en 2017 publicó etcétera, sean conscientes. No están disponibles en la


un artículo con el curioso titulo «La ilusión del pensa- memoria operativa ni tenemos acceso directo a ellos.
miento consciente». ¿Qué quiere decir?
Como el propio título expresa, la idea de que pensamos Entonces, las fuentes de nuestro pensamiento son
de manera consciente es errónea. Esta impresión subje- desconocidas, no sabemos de dónde vienen nuestras
tiva se refiere más bien a un estado que yo describo como ideas ni asociaciones. Pero al menos somos conscientes
«ilusión de inmediatez». El punto de partida de mis re- de los resultados, ¿no es así?
flexiones surgió cuando intentaba entender mejor los dos En nuestro día a día, con frecuencia decimos frases como
enfoques más importantes de la teoría de la consciencia: «Ah, me ha venido un pensamiento» o «Acabo de pensar
por un lado, la teoría del espacio global de trabajo, de- que…». Con ello nos referimos, sobre todo, a nuestra voz
fendida, sobre todo, por los neurocientíficos Stanislas interior, que se encuentra en el centro del flujo de la cons-
Dehaene y Bernard Baars. Esta teoría se basa en el prin- ciencia. Esta voz sí la experimentamos de forma conscien-
cipio de que un estado mental consciente debe estar te, de eso no hay duda. Pero en la neurofilosofía profundi-
disponible para otras funciones mentales, como la me- zamos más en el término «pensamiento». Designamos con
moria operativa, la toma de decisiones o el habla. De esta él los tipos de creencias, juicios, intenciones o metas que
manera, los estados conscientes son aquellos que «irradian son acontecimientos amodales, abstractos y no sensoriales
globalidad». Pero según el enfoque alternativo que pro- y nunca son objeto de la memoria operativa, de la «interfaz
ponen, entre otros, Michael Graziano y David Rosenthal, de usuario» de la mente. Es decir, no son conscientes.
los estados conscientes son sencillamente aquellos que
conocemos, de los que somos conscientes de inmediato, ¿La consciencia tiene siempre una base sensorial?
sin que debamos leer e interpretar antes nuestros pensa- En todo caso, se halla unida a una modalidad sensorial:
mientos. Esta idea se describe también como teoría de siempre tiene un componente auditivo, visual o táctil.
orden superior. Mi argumento es el siguiente: no impor- Vemos cosas con nuestro ojo interno, escuchamos nues-
ta el punto de vista por el que nos decantemos; no pode- tra voz interna. También se podría decir que la conscien-
mos considerar que los pensamientos, deseos, juicios, cia son los contenidos, recuerdos o ideas que experimen-

MENTE Y CEREBRO 41 N.O 99 - 2019


contenidos de los que somos conscientes. De la misma
manera que no podemos acceder a los pensamientos de
otras personas. Interpretamos nuestros propios estados
mentales del mismo modo que los de los demás.

¿En qué basa su afirmación?


Tomemos como ejemplo la conversación que estamos
manteniendo. Seguramente, usted es consciente de lo que
estoy diciendo en este momento, pero todo el esfuerzo
de interpretación y las conclusiones en las que se basa su
comprensión pasan desapercibidas para su consciencia.
Son operaciones muy automatizadas y rápidas que su
cerebro utiliza para dar sentido a mis palabras, y estas
operaciones trabajan de forma oculta. En todo caso, los
resultados de esta actividad mental llegan a la superficie
de su consciencia. Aquí radica precisamente la cuestión:
el trabajo que efectúa la mente es inconsciente, solo sus
productos aparecen ante el ojo interno.
CORTESÍA DE PETER CARRUTHERS

Entonces, ¿por qué tenemos la impresión de inmediatez?


Creo que se debe, sobre todo, a razones evolutivas. Nues-
tra impresión de que tenemos una especie de pensamien-
tos conscientes se la debemos a que consideramos que el
contenido de lo pensado es lo mismo que el acto de pensar.
Lo que yo pienso no lo percibo como «lo había pensado»,
PETER CARRUTHERS sino como algo dado directamente. La ilusión de inme-
diatez tiene la ventaja de que podemos entender a los
Nació en Gran Bretaña en 1952. Estudió filosofía en la demás enseguida. Distinguir entre pensamientos y lo
Universidad de Leeds y en el Colegio Balliol de la Uni- pensado sería complicar el asunto innecesariamente. Para
versidad de Oxford. Tras varias estancias académicas entender a nuestros congéneres requeriríamos un traba-
en las universidades de Belfast, Saint Andrews y jo de interpretación mucho mayor.
Oxford, ingresó como profesor de filosofía en la Uni-
versidad de Maryland, en College Park, Estados ¿Sobre qué resultados empíricos fundamenta esta tesis?
­Unidos. Sus trabajos sobre filosofía de la mente se En trastornos como la esquizofrenia o el autismo, por
­basan, en gran parte, en hallazgos neurocientíficos. ejemplo, se encuentra dañada tanto la comprensión de
los demás como la de los propios procesos mentales. Si
hubiera un acceso privilegiado al yo, también debería
haber personas que no entendieran a los demás pero sí
tamos sensorialmente y que tenemos presentes en la a sí mismas, y a la inversa, pero no parece ser así. Las
memoria operativa. personas autistas tienden a emitir juicios equivocados
sobre su propio modo de pensar; los pacientes con es-
En su opinión, ¿la consciencia es distinta de la atención? quizofrenia, en cambio, tienen graves problemas de
Esa es una pregunta espinosa. Algunos investigadores empatía. Existe un único mecanismo que consiste en «leer
creen que la consciencia va más allá de lo que podemos los pensamientos»; este lo utilizamos tanto en nuestro
informar de manera consciente. Si, por ejemplo, obser- entorno social como en nosotros mismos.
vamos el mundo que nos rodea, tenemos la impresión
de que existe una gran riqueza, todo se muestra ante ¿Tiene la ilusión de consciencia inmediata más efectos
nosotros, solo tenemos que observar. Sin embargo, nu- secundarios?
merosos experimentos en torno a la percepción, sobre El precio que pagamos por ello, en esencia, es que subje-
todo los relacionados con el fenómeno de la ceguera por tivamente pensamos que disfrutamos de mayor certeza
falta de atención, demuestran que nuestro foco, en rea- de la que de hecho disponemos. Si pensamos que estamos
lidad, es muy reducido. La sensación subjetiva es muy en un estado mental X, para nosotros es exactamente lo
diferente de lo que realmente procesamos. Al parecer, mismo que estar en ese estado. En cuanto crea que tengo
nuestra mente construye solo una síntesis, una experien- hambre, tendré hambre; en cuanto crea que soy feliz, lo
cia resumida del mundo. Pero nosotros, y esto lo consi- seré. Se produce una especie de cortocircuito que nos
dero decisivo, no podemos acceder directamente a los hace suponer que el pensar es igual que lo pensado.

MENTE Y CEREBRO 42 N.O 99 - 2019


ENTR EVISTA / NEUROFILOSOFÍA

EN BREVE: L A CONSCIENCIA

Por lo general, bajo el concepto de consciencia se Algunos rasgos importantes de la consciencia son la
entiende no solo poseer un contenido o estado men- subjetividad (me pertenece a mí), la coherencia (pa-
tal, sino también saber que se dispone de él. Ello rece íntegra y completa) y la intencionalidad (se di-
puede guardar relación tanto con la percepción del rige a un objeto). Según la teoría del espacio global
mundo externo («Está lloviendo»), como con el in- de trabajo, somos conscientes de un contenido men-
terior de uno mismo («Estoy enfadado»). Pero tal cuando podemos hacer uso de otras funciones
¿cómo surge la consciencia? Aunque, a tenor de los (por ejemplo, la memoria o la capacidad de decidir),
expertos, todavía estamos muy lejos de conocer la aunque no está claro cómo sucede exactamente. Al
respuesta, existe un consenso general según el cual parecer, la consciencia no es el fruto de unas áreas
deben diferenciarse diversos aspectos de la cons- aisladas del cerebro, sino del trabajo conjunto de
ciencia humana. Así, se distingue la experimenta- gran parte de los cien mil millones de neuronas
ción de los fenómenos (qué se percibe al tener una de nuestro encéfalo. Algunos teóricos incluso no la
sensación consciente) de la representación de conte- consideran un producto de cerebros individuales.
nidos conscientes. El primer aspecto, el «cómo» de El filósofo Alva Noë, profesor en la Universidad de
la consciencia, viene definido por las llamadas teo- California en Berkeley, argumenta que la conscien-
rías de primer orden; el segundo, el «qué», se des- cia no es como la digestión, fruto de un solo órgano,
cribe a partir de las teorías de orden superior, o re- sino más bien como bailar, un patrón de significado
presentacionales de la consciencia. que surge entre cerebros.

¿Cuál sería la alternativa, entonces? ¿Cómo deberíamos formado por conclusiones más complejas de lo que la
pensar? impresión de inmediatez nos da a entender.
En teoría deberíamos diferenciar entre una experiencia
y nuestro juicio o nuestras suposiciones sobre dicha ex- ¿Qué consecuencias tiene esto para el libre albedrío y
periencia. En algunos casos, lo logramos. Por ejemplo, la responsabilidad de los humanos?
cuando estamos nerviosos o algo irritables, y de pronto Pienso que podemos tener un libre albedrío y ser respon-
nos damos cuenta de que, en realidad, lo que pasa es sables de nuestros actos si la maquinaria mental trabaja
que nos están rugiendo las tripas y que deberíamos comer clandestinamente. El consciente y el inconsciente no son
algo de inmediato. esferas independientes, sino que trabajan codo con codo.
Tampoco somos marionetas del inconsciente, ya que los
Por tanto, sería más correcto afirmar: «Creo que estoy procesos conscientes influyen en los mecanismos implí-
enfadado, pero a lo mejor no es cierto». citos, y lo mismo sucede a la inversa. Ser libre significa
Sí, si quiere expresarlo así. Es muy difícil distanciarse de reaccionar en consonancia con los propios principios, ya
las propias sensaciones. Incluso yo, después de todos los sean estos conscientes o no. H
años que llevo estudiando filosofía de la consciencia, solo
lo consigo algunas veces [ríe]. Entrevista realizada por Steve Ayan, redactor de Gehirn und
Geist, edición alemana de Mente y Cerebro.
Desde hace tiempo, los neurocientíficos indagan sobre
las correlaciones neuronales de la consciencia. ¿Cree
que esa búsqueda tendrá éxito algún día?
Hoy en día sabemos con certeza cómo y dónde se encuen- PA R A S A B E R M Á S
tra alojada en la memoria operativa el cerebro. También
The centered mind: What the science of working memory
nuestros conceptos filosóficos sobre qué compone la shows us about the nature of human thought. Peter Carruthers.
consciencia están mucho más demostrados empíricamen- Oxford University Press, 2015.
te ahora que hace unos decenios, pero no me atrevo a
The illusion of conscious thought. Peter Carruthers en Journal
asegurar que alguna ver podamos cerrar la brecha entre of Consciousness Studies, vol. 24, págs. 228-252, 2017.
las vivencias subjetivas y los procesos neurofisiológicos.
EN NUESTRO ARCHIVO
¿Afirmaría que la mente es más inconsciente de lo que
El enigma de la consciencia. Tobias Schlicht en MyC n.o 88, 2018.
pensamos?
Más bien diría que la consciencia no es lo que por lo Escepticismo en torno al estudio de la consciencia. Michael
común se cree que es. No consiste en la percepción di- Pauen en MyC n.o 89, 2018.
recta de nuestro mundo interior, sino en un proceso ¿Qué es la consciencia? Christof Koch en IyC, agosto de 2018.

MENTE Y CEREBRO 43 N.O 99 - 2019


AVANCES

NEUROPSICOLOGÍA

Las funciones del hipocampo


Durante siglos, los neurocientíficos han investigado el papel de las distintas
áreas cerebrales. Hoy, gracias a las bases de datos, elaboran detallados
mapas funcionales de cada región, como en el caso del hipocampo
Sarah Genon, Anna Plachti y Simon Eickhoff

Son muchos los in-


vestigadores que
analizan las tareas
de las distintas re-
giones cerebrales y
que llegan a resulta-
dos muy diferentes.
Así pues, ¿cuál es la
función esencial de
cada área?

MENTE Y CEREBRO

A
l leer este artículo, su cerebro estará ocupado en mación. Uno de ellos es la revisión bibliográfica: ya que
multitud de tareas: su mirada sobrevolará el títu­ un solo equipo no puede investigar las funciones de cada
lo, tal vez observe con mayor detenimiento la una de las áreas del cerebro, recopila minuciosamente
fotografía inicial y se plantee continuar leyendo o, quizá, toda la información publicada en revistas científicas para
tomar una taza de café. Incluso si se dispusiera a realizar averiguar qué han descubierto otros grupos sobre un
otro tipo de actividad, pondrá en marcha una cascada
de procesos mentales. Como neurocientíficos, tratamos de
averiguar qué áreas de nuestro cerebro generan estos pen­
samientos e intenciones. L O S AU TO R E S
En la actualidad sabemos que el encéfalo se organiza
mediante áreas espaciales interconectadas a través de Sarah Genon, doctora en neuropsicología, trabaja en el
Centro de Investigación Jülich. Anna Plachti realiza allí su
redes más o menos extensas. Sin embargo, todavía igno­
doctorado sobre la estructura y el funcionamiento del
ramos cómo contribuye exactamente cada región a hipocampo. Simon Eickhoff dirige el Instituto del Cerebro
nuestra conducta. y del Comportamiento del mismo centro; además, es
En los últimos decenios, los neurocientíficos han director del Instituto de Neurociencias Sistémicas de la
aplicado métodos muy dispares para obtener más infor­ Universidad Heinrich-Heine de Düsseldorf.

MENTE Y CEREBRO 44 N.O 99 - 2019


El hipocampo, una estructura todoterreno
Área Área externa Área externa Área externa Área anterior
posterior media 1 media 2 anterior
Emoción: Tristeza
Emoción: Asco
Emoción: Miedo
Emoción: Satisfacción
Percepción: Olor
Cognición: Recuerdo
Cognición: Lenguaje, semántica
Cognición: Memoria explícita

Las bases de datos para la investi-


gación neurocientífica permiten
examinar las funciones de las re-
giones cerebrales con más profun- Cognición Emoción
didad, ya que recogen los resulta-
dos de numerosos estu­dios
llevados a cabo con técnicas de
neuroimagen. A través de estos ar-
chivos, hemos descubierto que el
hipocampo muestra un gradiente Cerebro Cerebro
funcional: el área anterior asume posterior anterior
las tareas emocionales, mientras
que la posterior participa sobre
todo en los procesos cognitivos.
Así, el área anterior contribuye Centrado Centrado
en el mundo en uno mismo
más a los procesos autorreferen-
ciales y la posterior a los procesos
centrados en el mundo.

Zona dorsal Zona externa Zona externa Zona anterior


media anterior
Navegación
Información contextual
Procesamiento de escenas e imágenes
Procesamiento de información neutra
Refuerzo, recompensa
Aprendizaje
Reconocimiento de estímulos
Memoria
Recuperación de información
Memoria episódica
Memoria autobiográfica
Reconocimiento facial
Miedo
Amenaza

tema concreto. En nuestro caso, nos centramos en el Ahora bien, ¿es el hipocampo realmente responsable de
hipocampo. todas esas capacidades? Sin duda, los investigadores en­
Alojada en la parte profunda del cerebro, esta estruc­ contraron estas relaciones en sus correspondientes trabajos,
tura a menudo se conoce sencillamente como «centro de mas estos hallazgos no significan que dicha estructura se
la memoria». Pero la búsqueda bibliográfica revela que encargue de todas esas acciones. Como decíamos, a noso­
a esta región se le atribuye un abanico de funciones. tros nos interesaba saber qué hace exactamente el hipo­
Surgen términos como memoria autobiográfica, explíci­ campo. Y vimos que averiguarlo no es una tarea fácil.
ta o contextual, codificación, emociones, navegación Este dilema se puede ilustrar con el siguiente ejemplo:
espacial y pensamiento creativo, entre otros muchos. imagínese que un grupo de investigadores examina todo

MENTE Y CEREBRO 45 N.O 99 - 2019


lo que puede realizar un ordenador. Entre otras funcio­ Según hemos hallado, dicha región participa en una serie
nes, señalar los errores ortográficos o hacer de manera de funciones cerebrales, que van desde la cognición
automática copias de seguridad de los datos. Otro equi­ hasta la emoción. Lo asombroso es que el reparto de las
po analiza el hardware del ordenador para entender su funciones que lleva a cabo esta estructura con forma de
arquitectura, pero sin conocer sus funciones. Un tercer caballito de mar se refleja en su arquitectura. Así, la
grupo junta los resultados de ambos equipos. ¿Se des­ parte anterior del hipocampo se responsabiliza, sobre
cubre de ese modo qué función lleva a cabo cada uno todo, de las emociones, mientras que la posterior se
de los componentes del hardware? La respuesta es no, muestra más activa en procesos cognitivos, entre ellos,
pues falta una pieza esencial del rompecabezas: el cono­ la orientación espacial. Por otro lado, la parte media
cimiento sobre las funciones básicas que subyacen en interviene en tareas relacionadas con el lenguaje y la
las capacidades visibles para el usuario. ¿Y cómo se memoria y que requieren un procesamiento tanto emo­
obtiene esa pieza del rompecabezas en el cerebro? O cional como cognitivo.
dicho de otro modo: ¿cómo sabemos las tareas que eje­ Al consultar los resultados de otra gran base de datos,
cuta una región cerebral? En primer lugar, necesitamos nos percatamos de que el hipocampo posee un segundo
recopilar todos los datos sobre las propiedades que se le gradiente funcional: desde un procesamiento egocéntri­
atribuyen. co de la información hacia uno centrado en el mundo. El
primero se refiere a cualidades como la memoria auto­
Datos selectivos del cerebro biográfica y el estado emocional personal; el segundo, a
Las grandes bases de datos en las que los neurocientíficos los procesos que atañen menos a la persona como indi­
almacenan en los últimos decenios los miles de resultados viduo, como es el procesamiento de las imágenes y esce­
de los estudios de neuroimagen facilitan el trabajo. Entre nas de su entorno. Pero estas funciones no se encuentran
ellas se encuentran brain-map.org o neurosynth.org, asignadas de una forma clara a regiones concretas del
donde se recogen las condiciones experimentales y la hipocampo. Al contrario, se distribuyen, siguiendo un
actividad cerebral que se ha registrado en ellas. Por ejem­ gradiente, por el exterior de la región. El área anterior
plo, si se introducen las coordenadas de una determina­ participa más en los procesos de autorreferencia, y la
da región cerebral (x = 24, y = –28 y z = –10 para el hi­ posterior, en aquellos centrados en el mundo, con una
pocampo derecho) se obtienen todos los experimentos transición prácticamente fluida.
relacionados de alguna manera con esa área. A continua­ En resumen, el método de análisis de bases de datos
ción se utilizan modelos estadísticos para comprobar si permite plantear hipótesis novedosas sobre las funciones
esa región se activa durante tareas concretas. El algoritmo de las áreas cerebrales. Con todo, no debemos olvidar
reconoce, por ejemplo, estudios sobre la memoria auto­ que otros equipos podrían extraer conclusiones muy
biográfica, la navegación espacial, pero también sobre dispares de los mismos datos. Por tanto, cada suposición
las emociones como relevantes. debe comprobarse mediante nuevos experimentos con
Además, existen archivos donde se almacenan neu­ técnicas de neuroimagen. Solo de esa manera podremos
roimágenes junto con los denominados datos psicomé­ disponer algún día de una lista detallada de todas las
tricos, es decir, rasgos de personalidad, habilidades funciones del cerebro. H
cognitivas y tipos de conducta, entre otros. Ello permite
estimar la relación entre el volumen de sustancia gris
(que está formada principalmente por somas neuronales)
de una región cerebral y ciertas cualidades y capacidades
de los humanos.
Si utilizamos ambos bancos de datos para una pre­ PA R A S A B E R M Á S
gunta concreta podemos combinar las informaciones
asociadas. Por ejemplo , las condiciones experimenta­ Operation and plasticity of hippocampal CA3 circuits: Implica­
les que potencian un área determinada del cerebro y tions for memory encoding. N. Rebola en Nature Reviews
Neuroscience, vol. 18, págs. 208-220, 2017.
los rasgos de personalidad y el comportamiento aso­
ciados con un cambio en esa estructura cerebral. De Imaging-based parcellations of the human brain. S.B. Eickhoff
este modo, nos aproximamos bastante a las tareas bá­ en Nature Reviews Neuroscience, vol. 19, págs. 672-686, 2018.
sicas de esa región. How to characterize the function of a brain region. Sarah
Por supuesto, merece la pena que el máximo núme­ Genon et al. en Trends in Cognitive Science, vol. 22,
págs. 350-364, 2018.
ro de científicos introduzcan sus resultados en estas
bases de datos y formulen hipótesis sobre el funcio­
EN NUESTRO ARCHIVO
namiento de las áreas cerebrales.
Con esta metodología, nuestro grupo del Centro de Memoria cartográfica. James A. Knierim en MyC n.o 30, 2008.
investigación Jülich ha adquirido nuevos datos sobre el El hipocampo, un enigma por resolver. Helmut Wicht
hipocampo, los cuales trascienden las ideas tradicionales. en El cerebro, colección Cuadernos de MyC n.o 1, 2012.

MENTE Y CEREBRO 46 N.O 99 - 2019


AVANCES

NEUROBIOLOGÍA

La función del núcleo incertus


en la ingesta y la adicción
El núcleo incertus puede modular algunas conductas emocionales y sociales
que se hallan alteradas en ­trastornos como el alcoholismo y la anorexia
Francisco E. Olucha Bordonau, Esther Castillo Gómez y Francisco Ros Bernal

Según se ha observado en ratones, el núcleo


­incertus, a través de la relaxina-3 y de su receptor,
se halla ligado a la conducta alimentaria.

GETT Y IMAGES / K ATARZYNABIALASIEWICZ / ISTOCK


E
l sistema nervioso analiza la información sensorial presencia adecuada del factor liberador de corticotropina
a través de la corteza cerebral. A continuación, la (CRF) favorece la atención en situaciones de estrés, pero
clasifica, contextualiza y memoriza en el hipocam- su abundancia puede contribuir a la ansiedad o a la de-
po, y, en algunos casos, le asigna un valor emocional a presión, estados anímicos muy relacionados con el con-
través de la amígdala. De esta manera, la información sumo de alcohol y los trastornos de la conducta alimen-
fluye en sentido recíproco entre estas regiones cerebrales, taria. Jackson Bittencourt y Newton Canteras, de la
por lo que resulta difícil separar su contenido emocional Universidad de São Paulo, demostraron en 2001 que el
del contextual. Por ese motivo, se requieren unos agentes núcleo incertus, un centro del tronco cerebral, presentaba
moduladores que modifiquen el tráfico para que los una alta concentración de receptores de CRF, por lo que
sistemas adapten su funcionamiento a las condiciones podría mediar en esa acción moduladora. Según estudios
particulares del entorno y actúen con eficiencia. Así, por posteriores, entre ellos uno de nuestro grupo publicado
ejemplo, en circunstancias vitales se exacerban los me- en 2003, las principales dianas del núcleo incertus se
canismos de atención, mientras que en situaciones menos hallan en el cerebro anterior; por tanto, este núcleo puede
trascendentales no se retiene gran parte de la información modular las conductas en situaciones de estrés.
por irrelevante. Pero ¿cuáles son esos moduladores?
¿Dónde se encuentran?
Se sabe que la modulación del sistema la producen
centros subcorticales que presentan proyecciones difusas L O S AU TO R E S
sobre la corteza cerebral, el hipocampo y la amígdala. Francisco E. Olucha Bordonau, Esther Castillo Gómez
Algunos de estos centros utilizan neurotransmisores es- yF­ rancisco Ros Bernal son ­profesores de anatomía y
pecíficos, entre los que se encuentra la corticotropina. La ­embriología humana en la ­Universidad Jaume I de Castellón.

MENTE Y CEREBRO 47 N.O 99 - 2019


Función moduladora en el hipocampo
En situaciones de demanda cognitiva, las neuronas del Asimismo, Anna Blasiak, de la Universidad Jagiellonian
hipocampo tienden a activarse de forma sincrónica, con de Cracovia, y Vicent Teruel, de la Universidad de Valen-
lo que se generan ondas cerebrales. Una de esas ondas es cia, han observado una relación causal entre la actividad
el ritmo theta (entre 4 y 12 hercios), el cual se relaciona eléctrica del núcleo incertus y la del hipocampo en relación
con la capacidad de formar mapas espaciales cognitivos. con el ritmo de las ondas theta. Estas se encuentran rela-
La gran conectividad neuronal del núcleo incertus con cionadas con el grado de actividad, como habían hallado
otras regiones del cerebro, entre ellas el hipocampo, llevó Gavin Dawe, de la Universidad de Singapur, y Andrew
a que algunos investigadores se plantearan la posibilidad Gundlach, del australiano Instituto Florey de Neurocien-
de que dicho núcleo podría ser uno de los agentes modu- cia y Salud Mental.
ladores del ritmo theta. En definitiva, la activación del sistema formado por la
Sherie Ma, del Instituto Florey de Neurociencia y Salud relaxina-3 y de su receptor RXFP3 incrementa, a través
Mental, en Australia, y Ángel Núñez, de la Universidad de las ondas theta, la movilidad y el nivel de consciencia,
Autónoma de Madrid, junto con otros investigadores, lo lo que favorece los mecanismos de atención, memoria y
demostraron en 2009. Tanto la estimulación eléctrica del exploración, al menos en los múridos. Por otra parte, al
núcleo incertus como la inyección del péptido relaxina-3 alcanzar diversas estructuras del cerebro, interviene en
en el septum del cerebro de ratas aumentaba de forma ciertos estados anímicos y trastornos mentales, como se
notable la banda theta. muestra en la gráfica.

Septum Hipocampo
En la imagen pueden verse las neuronas (puntos La relaxina-3 favorece La relaxina-3 favorece
­marrones indicados con las flechas) que producen la sincronización en theta, la sincronización en theta
la memoria espacial y la atención y la memoria espacial
relaxina-3 en el cerebro de una rata. Estas neuro-
nas envían sus axones hacia estructuras cere-
brales anteriores, donde liberan el neuropép-
tido que activa los receptores RXFP3.

Corteza prefrontal
La relaxina-3 influye en la extinción
del miedo condicionado

Núcleo de la
a -3
estría terminal la xin
La relaxina-3 influye en la conducta Re
alimentaria, la conducta social,
la adicción y la recaída en el alcohol
Hipotálamo
Cuerpos
La relaxina-3 mamilares
Amígdala influye en la
La relaxina-3 influye en la conducta conducta La relaxina-3
alimentaria, el miedo, la ansiedad, alimentaria, favorece
el estrés, el reconocimiento social la ansiedad, el ritmo theta
y el condicionamiento el estrés y la
pavloviano memoria

Neuronas que expresan el receptor RXFP3 Núcleo


incertus

La relaxina-3, una pieza importante el ligando natural de un receptor acoplado a la proteí-


El núcleo incertus modula el hipocampo, el septum, la na G, el llamado RXFP3. Por otro lado, los mapas de
amígdala y el hipotálamo, regiones especializadas en distribución anatómica de las fibras que contienen
el manejo de las emociones y la memoria. Ross Bath- relaxina-3 son similares, incluso casi idénticos, a los
gate y Tanya Burazin, del Instituto Florey de Neuro- de la proyección de fibras desde el núcleo incertus,
ciencia y Salud Mental, en Australia, observaron que según mostraron Sherie Ma y Andrew Gundlach en el
en este núcleo se producía un péptido especial: la re- Instituto Florey, junto con Masaki Tanaka, de la Uni-
laxina-3. Además, se determinó que la relaxina-3 era versidad de Kyoto.

MENTE Y CEREBRO 48 N.O 99 - 2019


AVANCES

Aunque la relaxina-3 ha sido el último péptido de la meno exige que el animal recuerde que ha explorado a
familia de relaxinas e insulinas que se ha descubierto, es un roedor determinado e intente reconocer al nuevo. Se
el ancestro común de la familia en los vertebrados. De ha observado que la inyección de relaxina-3 elimina ese
hecho, se halla presente en todos los taxones, desde peces recuerdo: las ratas sometidas a este tratamiento pasaban
hasta primates. el mismo tiempo reconociendo al animal que les era
familiar que al «foráneo».
Función en la conducta alimentaria Otros péptidos, entre los que destaca la oxitocina,
El núcleo incertus, a través de la relaxina-3 y su receptor, tienen el efecto antagónico, es decir, potencian el reco-
se encuentra ligado a la conducta alimentaria. La activa- nocimiento social. Por ese motivo, en la actualidad varios
ción de RXFP3 estimula el apetito, lo que favorece la ensayos investigan la capacidad de la oxitocina inhalada
ingesta, según halló Elena Timofeeva, de la Universidad para revertir los síntomas de aislamiento social que pre-
Laval de Quebec, en sus experimentos con roedores. sentan las personas con autismo. Ya que los receptores
Timofeeva observó que si se activaba en los animales de oxitocina y relaxina-3 se encuentran en las mismas
dicho receptor, los animales saciados seguían comiendo. neuronas de la amígdala, podrían desarrollarse herra-
Otras investigaciones en roedores han revelado que mientas terapéuticas que reajustaran el equilibrio entre
la relaxina-3 favorece el aumento de la masa corporal, las acciones de ambos péptidos.
efecto que resulta más notable en las hembras que en los En un estudio publicado este año en Science, el equipo
machos. Al parecer, existe una desregulación de la expre- dirigido por Gábor Nyiri, de la Academia de Ciencias de
sión tanto de la relaxina-3 como de su receptor, RXFP3, Hungría, ha demostrado en ratones que las conexiones
en los múridos que desarrollan obesidad tras someterles del núcleo incertus regulan un mecanismo más general:
a dietas altas en grasa. También se ha descubierto una se activan con los estímulos relevantes del entorno (como
relación directa del sistema de la relaxina-3 con la bulimia, luces o sonidos) y, a su vez, reprimen la acción de las
una de las variantes de la anorexia nerviosa, que se interneuronas inhibidoras del hipocampo. De este modo,
­caracteriza por atracones de comida y vómitos posterio- contribuyen a la formación de memorias relacionadas
res. Así, los animales propensos a la ingesta compulsiva con el entorno, ya que realzan los aspectos relevantes
como consecuencia de una situación de estrés presenta- del contexto respecto a los demás.
ban un incremento de la expresión de relaxina-3 en el En resumen, la intervención mediante agonistas y
núcleo incertus. antagonistas de la relaxina-3 podría contribuir a diseñar
Estudios posteriores confirman que existe una corre- nuevas estrategias terapéuticas para tratar las adicciones
lación entre los niveles de relaxina-3 en el núcleo incer- como el alcoholismo y los trastornos de la conducta
tus y la ingesta de alcohol y azúcar. En 2013, Gundlach, alimentaria, además de alteraciones psíquicas, como el
junto con Andrew Lawrence y Philip Ryan, también del autismo. H
Instituto Florey de Neurociencia y Salud Mental, ob-
servaron en ratas que si administraban un antagonista
de la relaxina-3, se reducían el consumo de alcohol y la
PA R A S A B E R M Á S
recaída tras la extinción de la conducta adictiva.
Modulation of hippocampal theta oscillations and spatial
Influencia en la amígdala memory by relaxin-3 neurons of the nucleus incertus. Sherie
El sistema formado por el núcleo incertus, la relaxina-3 Ma et al. en Learning Memory, vol. 16, 730-742, 2009.
y su receptor RXFP3 también modula conductas emo- Un nuevo agente en los mecanismos de la adicción al alcohol
cionales a través de conexiones sobre la amígdala. Los y la ingesta: el núcleo incertus y el neuropéptido relaxina-3.
experimentos que Ryan llevó a cabo con múridos ex- J. A. Nova-Marqués, C. García-Díaz y F. E. Olucha-Bordonau
en Revista de Neurología, no. 67, págs. 175-186, 2018.
puestos al laberinto en forma de cruz (experimento
habitual para evaluar el grado de ansiedad) revelaron Modulation of forebrain function by nucleus incertus and
que la relaxina-3 tenía un efecto ansiolítico. Además, la relaxin-3/RXFP3 signalling. F. E. Olucha et al. en CNS Neuro-
science and Therapeutics, vol. 24, n.o 8, págs. 694-702, 2018.
lesión del núcleo incertus provocaba un déficit en la
adquisición del miedo condicionado y en el mecanismo Central relaxin-3 receptor (RXFP3) activation impairs social
recognition and modulates ERK-phosphorylation in specific
de extinción de los miedos asociados a recuerdos. Este
­GABAergic amygdala neurons. H. Albert-Gascó et al. en Brain
último efecto se halla relacionado con el estrés postrau- Structure and Function, vol. 224, n.o 1, págs. 453-469, 2019.
mático, como demostró y publicó nuestro equipo en
Brainstem nucleus incertus controls contextual memory
Behavioural Brain Research en 2013.
formation. A. Szónyi et al. en Science, vol. 364, n.o 6442, 2019.
Pero eso no es todo. Nuestro grupo ha demostrado
que dicho sistema participa, asimismo, en la generación EN NUESTRO ARCHIVO
de memorias de reconocimiento social. Por lo común,
las ratas tienden a explorar a un congénere que no han Memoria cartográfica. James A. Knierim en MyC n.o 30, 2008.
visto nunca, pero no a otro que ya conocen. Este fenó- La trampa de la adicción. Christian Lüscher en MyC n.o 48, 2011.

MENTE Y CEREBRO 49 N.O 99 - 2019


SI NOPSI S

Parásitos en el sistema nervioso


Los parásitos neuronales se cuelan en el sistema nervioso del hospedador y manipulan su com-
portamiento como si de una marioneta se tratara. Veamos algunos de los «intrusos» más astutos.

Texto: Anna von Hopffgarten | Gráfico: Yousun Koh

Dinocampus Leucochloridium
coccinellae paradoxum
Ophiocordyceps
unilateralis

Paragordius
tricuspidatus

El tremátodo Leuco-
chloridium paradoxum
necesita caracoles y
La avispa bracónida pone los aves para reproducirse.
El hongo Ophiocordyceps uni- huevos dentro del cuerpo de Sus larvas construyen
lateralis se introduce en el ce- escarabajos coccinélidos. Las unos capullos móviles y es-
rebro de las hormigas y altera larvas manipulan al hospeda- tampados en las antenas de
su conducta: los insectos, di- dor de tal manera que este ya los caracoles, de manera que
rigidos a distancia, se anclan no puede moverse. Luego, parecen orugas. Además, los
con las mandíbulas al envés perforan su caparazón y se parásitos interfieren en el
de las hojas, un lugar ideal transforman en crisálidas en- comportamiento de los gaste-
para los parásitos por la tre las patas del escarabajo, el rópodos de tal forma que es- Las larvas de los gusanos crin
abundancia de humedad am- cual permanece paralizado y tos se convierten en un lugar de caballo provocan que los
biental. Poco después, las hace de vigilante del capullo visible para las aves, las cuales grillos salten al agua. Los in-
hormigas mueren, el hongo hasta que nacen las avispas. engullen las «orugas» junto sectos se ahogan, y los ne-
sale de su cabeza, crece en Su vistoso «traje» sirve de con el caracol. Una vez en el matomorfos salen de su hos-
forma tubular y coloniza a aviso a las aves, que se abstie- hospedador definitivo, las pedador dentro del agua,
otros hospedadores a través nen de comérselo, a él y a su larvas se transforman en gu- donde crecen hasta alcanzar
de sus esporas. protegido. sanos adultos. la madurez sexual.
YOUSUN KOH

MENTE Y CEREBRO 50 N.O 99 - 2019


Sacculina
Salmonella
­enterica
Toxoplasma
gondii

Virus de la ­rabia

El crustáceo parásito Sacculina


fabrica para sus larvas un capu-
llo dentro del cuerpo de los El parásito unicelu- Por lo general, cuando sufri-
cangrejos, en el mismo lugar lar T
­ oxoplasma gon- mos una gastroenteritis, perde-
donde estos llevan sus propios dii fomenta que los mos las ganas de comer. Un
huevos. El parásito manipula al ratones pierdan el mie- reciente estudio ha demostrado
hospedador de tal modo que do: cuando se introduce que cuando existe una infec-
este cuida de la prole ajena. Los en el cerebro de los roedores, ción, los microorganismos pa-
cangrejos macho acaban cas- estos pierden su respeto natu- tógenos como la Salmonella
trados por los intrusos y «cam- ral hacia los gatos, el hospeda- El virus de la rabia altera el sis- enterica inhiben el apetito de
bian de sexo» para cuidar de dor final de los parásitos. Eso tema nervioso central de su los mamíferos. Según los inves-
los huevos foráneos. Incluso convierte a los ratones en presa hospedador de tal modo que tigadores, ello aumenta las po-
pierden la capacidad de formar fácil. Una vez en el interior del este se vuelve agresivo. Así, los sibilidades de supervivencia del
pinzas nuevas; además, ejecu- organismo del gato, el intruso perros infectados muerden huésped y contribuye a que las
tan rituales de celo propios de puede completar su ciclo de más y contagian el virus a otros bacterias puedan campar a sus
las hembras de su especie. crecimiento. animales a través de la saliva. anchas.

FUENTES
F. Thomas et al. en Journal for Parasitology, vol. 33, 2003; A. Vyas et al. en PNAS, vol. 104, 2007; G. D. Biron et al. en Insect molecular biology, vol. 15, 2007; S. B. Andersen
et al. en The American Naturalist, vol. 174, 2009; F. Maure et al. en Biology Letters, vol. 7, 2011; T. Kristensen et al. en Marine Biology, vol. 159, 2012; W. Wesołowska y T.
Wesołowski en Journal of Zoology, vol. 292, 2014; S. Rao et al. en Cell, vol. 168, 2017; K. V.-A. Johnson y K. R. Foster en Nature Reviews Microbiology, vol. 16, 2018

MENTE Y CEREBRO 51 N.O 99 - 2019


CASO CLÍNIC O

Letras de color
y con sabor
Algunas personas ven las letras de colores; otras, asocian las palabras
con determinados sabores. Son casos de sinestesia
L AU R E N T C O H E N

MENTE Y CEREBRO 52 N.O 99 - 2019


A
penas había aprendido a leer, cuando la pequeña siempre presenta el mismo color: por ejemplo, el 2 es rojo
Madeleine B. vivió una experiencia extraña: cuan- y el 5, verde. Esto evoca, sin duda, el poema Voyelles de
do le hablaban, veía las letras flotando en el aire, Rimbaud quien, hasta donde sé, no sufría sinestesia: A
a unos 10 centímetros de la boca de su interlocutor. Como noir, E blanc, I rouge, U vert, O bleu, voyelles, / Je dirai
era niña, no veía nada anormal en ello. Así pues, tampo- quelque jour vos naissances latentes [...] («A negra, E
co se lo comentó a nadie. Más tarde, al percatarse de que blanca, I roja, O verde, U azul: vocales, / Algún día os
era la única que tenía esas «visiones», prefirió guardar el contaré vuestro origen secreto»). Para algunos sinestéti-
secreto; no quería que la tomaran por loca. No obstante, cos, los colores imaginarios tiñen las letras de los textos,
cumplidos los 90 años, decidió que la opinión de los como si el color de la tinta sobre el fondo blanco se alte-
demás le importaba muy poco. Reveló el secreto a sus rara; mientras que otros imaginan, de una manera más
hijos y al médico de familia. vaga, estos colores «en su cabeza».
Hace algunos años, recibí una carta de uno de sus hijos, Los psicólogos han recurrido a su inventiva para
en la que explicaba parte de la historia. En los archivos averiguar si estas personas perciben la U en verde y el 5
científicos se encuentran solo casos rarísimos de este fe- en amarillo, como sucede cuando vemos un objeto que
nómeno. La explicación de por qué suceden sigue siendo es verde o amarillo, o si se trata tan solo de una forma
bastante misteriosa. Para cualquier persona que aprenda particular de establecer las asociaciones entre letras y
a leer, las dos representaciones de las palabras (la ortogra- colores que, de alguna manera, percibe todo el mundo.
fía, es decir, la forma escrita, y la fonética, la sonora) se No obstante, se puede verificar de un modo objetivo lo
comunican entre sí. De esta manera, podemos escribir que ven las personas sinestésicas.
una palabra que escuchamos y, a la inversa, leer en alto la
palabra que escribimos. En el caso de Madeleine­, esta Un color para cada letra
comunicación resultaba, de algún modo, excesiva, incon- Tomemos un ejemplo. Imagínese que le muestro una
trolable y alucinatoria. La imagen de las palabras se im- página cubierta de 2, con un 5 «infiltrado» en medio, y
ponía de forma automática a la visión bajo una forma le pido que encuentre el 5. Como el 2 y el 5 se parecen,
anormalmente viva. es probable que le cueste distinguir la cifra «en búsque-
Madeleine es solo un ejemplo, llamativo, de toda una da y captura» del resto de los números. Deberá invertir
familia de sinestesias, término que proviene del griego cierto tiempo e inspeccionar la página de arriba a abajo
(syn, «conjunto» y aisthesis, «sensibilidad»). Existen más para descubrirlo. En 2002, Thomas Palmeri, de la Uni-
de 60 variantes de este trastorno, que tienen en común, versidad Vanderbilt en Tennessee, llevó a cabo este ex-
no solo una amplificación de la relación entre las dife- perimento con un sujeto con sinestesia y comprobó que
rentes capacidades perceptivas, sino también entre las respondía con mayor facilidad y rapidez que el resto de
representaciones mentales que, por lo general, se encuen- los probandos: encontraba antes el 5 camuflado entre los
tran separadas. De este modo, a veces el sonido de ciertas 2 porque este le aparecía en rojo en un campo de obje-
palabras suscita un determinado gusto. Un paciente ex- tos de color azul. Esta sutil ventaja de las personas con
plicó que cuando escuchaba la palabra «prisión» le sinestesia para «cazar» los 5 se ha confirmado en traba-
asaltaba la impresión de que se metía un trozo de tocino jos posteriores. Ello apoya la idea de que se trata de una
frío y duro en la boca. percepción cromática auténtica que producen las cifras
o las letras.
La U, amarilla; el 5, verde La visión en color de letras y cifras parece bastante
Ciertas sinestesias son más abstractas y no implican automática: ocurre sin que la persona sinestésica ponga
ninguna percepción directamente. Por eso, y esta es una un interés especial en ello. Mike Dixon, de la Universidad
variedad bastante común, algunas personas se represen- de Waterloo, junto con otros científicos publicaron en 2000
tan las series numéricas organizadas según una figura en Nature el caso de la señora C., una mujer con sinestesia
geométrica que tiene una forma perfectamente estable y que veía las cifras de colores. Primero, le mostraron pe-
precisa. Cuando piensan en un número, ven inmediata- queños cuadrados coloreados y le pidieron que citara el
mente, en su guirnalda mental, dónde está colocado. color lo más rápidamente posible. Respondió en 0,4 se-
Pueden precisar, por ejemplo, que las cifras del 1 al 10 gundos. Luego, le mostraron cifras coloreadas de forma
forman un pequeño bucle, a la derecha, en el sentido de
las agujas del reloj, y que los números se alinean hacia la
GETTY IMAGES / MOOSTOCKER / ISTOCK

izquierda, con algún zigzag entre el 100 y el 120.


De toda esta desconcertante variedad de sinestesias,
tomemos el ejemplo que se analiza en la mayoría de los
estudios científicos: el caso de las personas que ven cifras
o letras impresas y las perciben como si estuvieran colo- E L AU TO R
readas, aunque aparezcan escritas en negro sobre fondo Laurent Cohen es profesor de neurología en
blanco. Para una persona con sinestesia, un carácter el Hospital de la Pitié-Salpêtrière, en París.

MENTE Y CEREBRO 53 N.O 99 - 2019


En síntesis: Palabras en el aire

1 2 3
La señora B. ve flotar Las dos mujeres sufren sinestesia. A pesar de los numerosos estu-
las letras en el aire cuan- Asocian de una manera poco ha­ dios científicos, las causas de
do le hablan. La señora bitual e involuntaria percepciones este fenómeno perceptivo se
C. ve las cifras en colores. o representaciones mentales diferentes. desconocen, en gran parte.

congruente con su sinestesia (por ejemplo, un 5 verde si mujer recordó que, 30 años antes, cuando era niña, tenía
para ella el 5 era verde) o incongruente (un 3 verde, cuan- un alfabeto magnético de colores que pegaba en la puer-
do ella percibía el 3 en rojo). Se le solicitó que indicara el ta del frigorífico de casa de sus padres. Según creía, los
color de la tinta de las cifras que veía. colores de este alfabeto eran idénticos a los de su sines-
tesia. Los padres recuperaron el juego del desván y, en
La A en azul, sea mayúscula o minúscula efecto, la correspondencia era casi perfecta.
Cuando el color era congruente, la señora C. tardaba solo Otros factores relacionados con el sonido y los sen-
0,4 segundos en responder. En cambio, si el tinte no tidos influyen en las asociaciones entre letras y colores.
concordaba con su sinestesia, necesitaba el doble de Se ha comprobado que, en inglés, la letra R (inicial de
tiempo; también cometía el doble de errores. Este mismo red; «rojo») aparece a menudo en rojo, y la Y (inicial
experimento con personas sin sinestesia no revelaba de yellow; «amarillo»), en amarillo. Otra persona con
ninguna diferencia de respuesta entre las tres condiciones. sinestesia explicaba que la palabra banana («plátano»)
Dicho de otra manera, la señora C. no podía evitar que debería aparecer en azul oscuro y negro en virtud de
la cifra 3 activara el color rojo, lo cual obstaculizaba las letras que la componían pero que, de manera global,
que pudiera responder «Verde». era ­amarilla.
En muchas personas sinestésicas, la atención contri- Tener sinestesia, como quizá le ocurra a algún lector,
buye a la toma de consciencia del fenómeno. Algunos ¿supone una oportunidad o una desgracia? En la mayo-
señalan: «Es como mirarte la nariz. Está ahí, la ves siem- ría de los casos, es totalmente indiferente. De todas
pre, pero solo la percibes cuando prestas atención». maneras, algunas personas con sinestesia resultan inte-
Otro aspecto interesante: los colores no se evocan por resantes. En el ámbito artístico, la posibilidad de esta-
la forma de los caracteres. Dicho de otro modo, una a blecer asociaciones abundantes entre los sentidos y la
mayúscula no es azul porque tenga un vértice en la par- percepción es muy valiosa. El soneto Correspondances,
te superior, sino porque es una a. Para la mayoría de las de Charles Baude­laire, celebra la fuerza de estas asocia-
personas con sinestesia, poco importa si las letras apare- ciones en su mente: «Perfumes y colores y sones se
cen en mayúsculas o minúsculas: la a es azul, esté escri- responden. / Hay perfumes tan frescos como carnes de
ta como A o a, dos formas que geométricamente nada niños, / Dulces como el oboe, verdes como praderas [...]».
tienen que ver. En resumen, las sinestesias son, en su El pintor Vasili Kandinsky, que probablemente sufría
mayoría, asociaciones entre conceptos abstractos más sinestesia, señaló: «El rojo bermellón es el sonido de una
que entre percepciones elementales. Otra sinestesia abs- tuba y se puede establecer un paralelismo con un golpe
tracta curiosa es que para algunas personas, los símbolos
sufren una personificación, sean las letras del alfabeto,
los números, los días de la semana, etcétera. De esta
manera, la a se convierte en un ama de casa atareada y
el 9, en un hermano mayor entregado.

¿Tantas asociaciones como sinestesias?


Todavía resta averiguar por qué una cifra se asocia a un
color concreto. De hecho, sorprende que exista un pro-
fundo desconocimiento general. Algunas observaciones
excepcionales sugieren que la experiencia personal de-
sempeña una función en la sinestesia. Una mujer sines-
tésica presentaba una regularidad curiosa en su percep-
ción de las letras: el color se repetía cada seis letras. La A ¿Le cuesta encontrar el 5 en medio del bosque de 2
le parecía roja, igual que la G, que, en el alfabeto, se (­izquierda)? No se preocupe, es normal: estos números
distancia seis letras de la anterior; igual que la M, la S y se parecen mucho. En cambio, algunos sinestésicos
la Y. Todas ellas espaciadas seis letras entre sí, le parecían ­tardan muy poco en hallarlo, ya que perciben el 5 en
de color rojo. Ante la sorpresa de los investigadores, la rojo y los 2 en azul (derecha).

MENTE Y CEREBRO 54 N.O 99 - 2019


CASO CLÍNIC O

fuerte de tambor». Kandinsky­recordaba que en su in- Orígenes y causas desconocidas


fancia había escuchado un silbido extraño al mezclar los Para terminar, ¿qué sabemos de los orígenes de la sinestesia?
colores en su caja de pintura. El considerado padre del Parece que este fenómeno ocurre unas seis veces más entre
arte abstracto también tocaba el violonchelo, que, según las mujeres que entre los hombres, si se consideran todas
decía, representaba uno de los azules más profundos de las formas de sinestesia. Además, existe una predisposición
todos los instrumentos m­ usicales. genética: el 40 por ciento de estas personas tiene un familiar
próximo que presenta sinestesia, aunque dentro de una
¿Ventaja para la memoria? misma familia pueden convivir distintas variantes.
Se han discutido mucho las ventajas de las sinestesias en En cuanto a los mecanismos cerebrales, apenas existen
el ámbito de la memoria. Se conocen casos de personas datos, a pesar del número apreciable de estudios. Algunas
con sinestesia y que estaban dotadas de una memoria investigaciones han detectado un exceso de comunicación
prodigiosa, en particular, Solomon Cherechevski, perio- entre las regiones cerebrales de personas con sinestesia. El
dista y artista en teatros de variedades. El neuropsicólo- neurocientífico Edward Hubbard, de la Universidad
go ruso Alexandre Luria estudió durante varios decenios Wisconsin-Madison, demostró, a través de la tomografía
a Cherechevski, y le dedicó una biografía fascinante. El por resonancia magnética funcional, que la visión de cifras
artista poseía una memoria aparentemente sin límites. escritas en negro activaba las áreas del cerebro que detec-
Podía memorizar largas listas de sílabas o ecuaciones tan los colores entre las personas con sinestesia, pero
enormes sin sentido y recordarlas años después. Existen también las regiones asociadas con el reconocimiento
multitud de variantes de sinestesia relacionadas con so- numérico. Asimismo, comprobó que estas dos regiones
nidos, colores, gustos, palabras, entre otros elementos. cerebrales se encontraban próximas entre sí, en la cara
Cherechevski se aprovechaba de estas asociaciones (las inferior del lóbulo temporal izquierdo. Este hallazgo apo-
sílabas estaban ligadas a formas, colores o sensaciones ya la idea de que las sinestesias obedecen a una anoma­lía
variadas), lo que le ayudaba a memorizar. de las conexiones en el cerebro, en concreto, a un exceso
Con todo, se desconoce si existe una relación de causa de conexiones que persiste entre esas dos áreas, lo que
y efecto entre la sinestesia y la memoria o si ambos fenó- explicaría la comunicación excesiva de un sistema y otro
menos reflejan una organización cerebral concreta. Pero y la contaminación entre una sensación y otra.
parece que no es así. Ni siquiera cuando algunas personas Con todo, estos resultados no se han podido confirmar
con sinestesia consideran que las asociaciones que expe- en otros estudios. La bibliografía actual sobre el tema ado-
rimentan resultan útiles para memorizar los números de lece de poca consistencia. Esperamos que dentro de unos
teléfono u otros datos. Las investigaciones en torno a la años seamos capaces de averiguar, por fin, por qué Made-
memoria de las personas sinestésicas han arrojado hasta laine veía flotar en el aire las palabras que le decían. H
ahora resultados poco convincentes, ya que varían según
los tests que se han empleado en el estudio o el tipo de
sinestesia de los sujetos, entre otros factores.
Los inconvenientes de la sinestesia se antojan discretos. PA R A S A B E R M Á S
De todas maneras, una persona apasionada por la nave-
Five plus two equals yellow. Mike Dixon et al. en Nature,
gación explicaba que la palabra francesa tribord («estribor») vol. 406, pág. 365, 2000.
le aparecía en rojo por las letras que la componen. Ello
lo sumergía en una peligrosa confusión cuando se en- Neurocognitive mechanisms of synesthesia. E. M. Hubbard
y V. S. Ramachandran en Neuron, vol. 48, págs. 509-520, 2005.
contraba navegado, puesto que el estribor se indica con
una luz verde, y el babor, con una luz roja. Synesthetic colors determined by having colored refrigerator
Un amigo músico me explicaba este tipo de dificulta- magnets in childhood. N. Witthoft y J. Winawer en Cortex,
vol. 42, págs. 175-183, 2006.
des. Tiene oído absoluto, una capacidad que se asemeja
a la sinestesia. Cuando escuchan una nota, estas personas Familial patterns and the origins of individual differences
«oyen» también el nombre de la nota (la palabra re cuan- in synaesthesia. K. J. Barnett et al. en Cognition, vol. 106,
págs. 871-893, 2008.
do escuchan la nota re, por ejemplo). Con cierta frecuen-
cia, este fenómeno se deteriora de forma desagradable A critical review of the neuroimaging literature on synesthesia.
J. M. Hupé y M. Dojat en Frontiers in Human Neuroscience,
con el paso de los años. En el transcurso del envejecimien-
vol. 9, art. 103, 2015.
to normal de la audición, los sonidos se perciben con una
tonalidad cada vez más grave. Esto origina un desfase EN NUESTRO ARCHIVO
progresivo entre los tonos y sus nombres: una nota sol
pasa a percibirse como un fa sostenido y, más tarde, como Escuchar colores, saborear formas. Vilayanur S. Ramachandran
y Edward M. Hubbard en IyC, julio de 2003.
un fa. Esto, en un principio, no tiene ninguna importan-
cia, salvo para un músico dotado de oído absoluto. «Es Sinfonía en rojo. Danko Nikolic y Uta María Jürgens en El
horroroso, cuando intento tocar un sol, de mi violín sale mundo de los sentidos, Colección Cuadernos de MyC n.o 6, 2013.
un fa.» Por qué algunas personas ven la música. MyC n.o 92, 2018.

MENTE Y CEREBRO 55 N.O 99 - 2019


ENTREVISTA

NEUROGASTRONOMÍA A la hora de comer, los receptores sensoriales


desempeñan un papel importante, pero las emociones, la memoria y la
inteligencia también resultan esenciales. El neurólogo y cocinero
MIGUEL SÁNCHEZ ROMERA habla de un universo «cerebro-cocina»

«Cualquier sensación
fabrica una emoción»
Defina en pocas palabras el concep- les, pero fundamentalmente los sensoriales, tienen que
to de neurogastronomía. agruparse y construirse inteligentemente para dar una
Existe un universo llamado cerebro-cocina. La neurogas- respuesta a la experiencia. Ese es el universo.
tronomía trata de explicar este universo. Todo, absoluta-
mente todo lo que sucede en el mundo de la percepción ¿Y cómo sabe el cerebro si algo es dulce o salado?
de la experiencia gastronómica tiene una explicación desde Se cree que la explicación del sabor salado y del dulce es
el universo cerebral. sencilla. No es cierto. Es fácil explicar por qué volvemos
a comer algo dulce, salado o que contiene grasa, pero es
¿Cómo podemos entender este universo? más difícil saber cómo pasa eso.
Hay cinco pasos para explicar las experiencias gastronó-
micas. Una primera estación es la percepción. Con el ¿Y por qué gusta tanto el dulce?
gusto y el olfato a la cabeza, pero también con la vista, El dulce es el primer gusto preferido del ser humano. La
el tacto y el oído, obtenemos información sensorial a madre transmite a través de la leche ingredientes vitales
través de receptores periféricos. Una vez que hemos para su bebé, como es el azúcar, que da energía a las cé-
percibido diversos estímulos a través de diferentes sen- lulas. Así, detrás del dulce está la mamá, y con ella, el
tidos, se inicia el segundo paso: lo que sentimos sobre afecto. De esta manera, el niño relaciona el dulce no solo
eso, es decir, las sensaciones. con algo que es bueno y beneficioso para él, sino también
con la madre, que es quien lo va a proteger más. Otro com-
¿Qué son las sensaciones? puesto de la leche materna son las proteínas, las cuales
Son experiencias subjetivas y personales. Con eso pasamos son básicas para que los ladrillos del cuerpo vayan cre-
al tercer punto, una manifestación emocional. Cualquier ciendo. Estas se encargan de dar al bebé una protección
sensación fabrica una emoción. Y el cerebro, tanto si es inmunitaria indirecta, puesto que sus defensas todavía
una emoción positiva como negativa, la guarda. Aquí se están desarrollando.
entra en escena el cuarto elemento: la memoria. El cere-
bro registra cualquier sensación para prevenirnos o para La leche también contiene grasas.
que algo nos vuelva a resultar placentero. Sí. El porcentaje de grasa en la leche materna es muy
elevado. Pero aparte de grasa, azúcar y un gran conteni-
¿Y el quinto y último paso? do de minerales y sal, la madre aporta con la leche algo
Al quinto paso se le llama inteligencia. Todo lo que has al niño sin saberlo: la leche tiene un sabor en función de
ido viviendo, el cerebro trata de explicártelo a ti mismo, lo que ella come. Existen estudios que demuestran que
y siempre lo hace de una manera inteligente, es decir, los hijos de mujeres de la India tienen predilección por
coloca cada cosa en su lugar. Todos los procesos cerebra- el curry, porque ya lo experimentaron en el vientre ma-

MENTE Y CEREBRO 56 N.O 99 - 2019


MIGUEL SÁNCHEZ ROMERA

Nacido en Córdoba (Argentina) en 1953,


se licenció como médico en 1978. Cuatro
años después, se especializó en neurología
y neurofisiología clínica en el Hospital del
Mar, en Barcelona. Chef autodidacta, en
1996 inauguró su primer restaurante en
Sant Andreu de Llavaneres (Cataluña), por
el que obtuvo, dos años después, una estre-
lla Michelin. Desde entonces, ha abierto
otros restaurantes en Nueva York, Yokoha-
ma y Barcelona, entre otras ciudades.
Siempre ha aplicado sus conocimientos
científicos sobre la percepción sensorial en
la cocina. Actualmente, vive entre Nueva
York, China y Barcelona. También es uno
de los directores del posgrado en neurogas-
tronomía de la Universidad de Barcelona
OLIVER BRENNEISEN

e impulsor del Centro de Neurogastrono-


mía de dicha ciudad. Además, es autor de
cinco libros.

terno. También se ha visto que niños de madres vegeta- bargo, el recorrido todavía no se sabe. Es necesaria más
rianas que tenían por hábito comer zanahorias mostraban investigación.
asimismo predilección por dicha hortaliza.
¿En qué ámbitos?
¿Es ese el motivo por el que hay personas que no pueden Si se cuantifican las investigaciones que existen en la
resistirse a los alimentos dulces o grasos? actualidad sobre los sentidos, encontramos que el 50 por
Se sabe con cierta certeza que la tendencia de muchas ciento de las publicaciones están dedicadas a la visión,
personas a ser obsesas se debe a que tienen una capacidad cerca del 25 por ciento, al oído, y un porcentaje algo
mayor para registrar el sabor y disfrutar el estímulo menor al tacto. En el caso del olfato y el gusto, los estudios
dulce. Como si existiera una predisposición natural para suponen solo un 3 por ciento. Ello se debe, en gran par-
que esto suceda. Y la grasa es adictiva por dos razones. te, a que conocer íntimamente los mecanismos de la
Primero, es la estructura para sostener sabores, gustos e percepción olfativa y gustativa es muy complicado.
incluso olores, y es untuosa-cremosa. Se ha visto que esta
condición también es adictiva. Pero no hace tanto que se describieron los receptores
del umami.
¿Qué ocurre en el cerebro cuando comemos? En los últimos seis o siete años se ha considerado el
El hipotálamo, un órgano muy pequeño, regula la in- umami como el quinto gusto básico. Pero yo no admito
gesta de bebida y comida, también controla la tempe- el umami como un gusto básico.
ratura corporal y la actividad sexual para la procreación.
Se sabe que está conectado con el área límbica, que es ¿Por qué?
donde se concentra la actividad emocional en el cerebro. Los cuatro receptores del gusto conocidos se encuentran
Allí hay ramificaciones hacia otras regiones, y en este repartidos por toda la lengua, pero en la zona central es
punto se encuentra el quid de la cuestión. Esta infor- donde menos papilas gustativas hay. Cuando se dijo que
mación se procesa en áreas cerebrales superiores, más existían receptores del umami, se indicó que estaban en
inteligentes y relacionadas con la consciencia. Sin em- la zona central de la lengua, donde menos papilas tenemos.

MENTE Y CEREBRO 57 N.O 99 - 2019


«Si como cocinero conoces
muy bien lo que daña la salud,
puedes mejorar el futuro de
muchas personas»

Además, cada receptor registra un gusto básico, y el


umami es un sabor, es una mezcla de dos o más gustos
básicos. Existe un error de concepto. Es preciso hacer
una nueva clasificación sobre los gustos y los sabores.
Porque en ciencia el matiz es muy importante.

Aun así, el umami ha llegado a hacerse un hueco en la


bibliografía científica.
Todas las investigaciones reconocen que existen cuatro

OLIVER BRENNEISEN
gustos básicos, y el caso especial de umami. En el idioma
japonés no dicen que se trate de un gusto básico, sino que
la palabra significa «delicioso» o «armónico»; claro, por-
que tiene más de un gusto. Si se siguiese la misma premi-
sa que con el umami, se podría decir que existe el gusto al cerebro. Es probable que el bulbo olfativo manipule allí
lácteo, el cárnico, los gustos marinos, y así sucesivamente. un porcentaje muy elevado de la información gustativa y
olfativa. Además, el bulbo olfativo, filogenéticamente, es
¿Y por qué llamó el umami la atención de los científicos? el primer cerebro que tuvimos. Desde un punto de vista
Porque, curiosamente, descubrieron que había una evolutivo, el cerebro crece a expensas del bulbo olfativo. El
sustancia que lo producía, el glutamato monosódico. pez tenía un rinencéfalo o «cerebro olfativo».
De esta sal sódica existe un equivalente en nuestro ce-
rebro, el glutamato, que es un neurotransmisor. Por eso Las personas con problemas de olfacción lo deben de
surgió el interés por descubrir el recorrido del glutama- pasar mal a la hora de comer.
to en el cerebro. Pero eso solo se explica en ratas; en Las anomalías olfativas son contadas, aunque duras, muy
humanos todavía no está claro. duras. Un porcentaje mínimo de la población sufre una
anosmia, y la mayoría de los casos no son congénitos,
¿Dónde se procesa la información del sabor? sino que se deben a causas traumáticas, como accidentes
En el cerebro, en la corteza somatosensorial, que está ínti- de coche o laborales, procesos inflamatorios crónicos o
mamente relacionado con el hipotalamo (hambre y sed), el por tumores cerebrales.
lóbulo límbico y la amígdala ( emociones), el hipocampo
(memoria) y el lóbulo prefrontal (conducta dirigida). Pero Según ha dicho, las emociones también son importan-
no se sabe cómo sucede. La neurogastronomia, codo con tes cuando comemos.
codo con otras ciencias, debe asumir el reto de descubrirlo. Antes de conocer tenemos que sentir, aprender a sentir.
Puedes tener todas las capacidades del mundo para oler,
¿Qué papel ejercen los otros sentidos a la hora de comer? gustar, ver, tocar; pero si no conoces, no sientes.
Si nos ceñimos al gusto y excluimos toda la otra infor-
mación, ya sea visual, auditiva, táctil o incluso olfativa, Y el entorno social ayuda a ello.
nos quedamos muy mal, puesto que los receptores del Nacemos con un sistema olfativo-gustativo determina-
gusto básico no son capaces de percibir matices. Cuando do, pero el ámbito sociocultural y familiar influye en
estamos resfriados, la comida no nos sabe igual. Los los gustos. La primera experiencia sucede con la madre;
matices de los gustos básicos los da la nariz. Más del 80 la segunda, con la familia; la tercera, con la sociedad,
por ciento de la experiencia gustativa es nasal. y la cuarta, con el mundo. Hay un abanico enorme.

El olfato es una vía directa. Y todo ello marca las preferencias de cada uno.
Muy directa, la más directa. La vía gustativa es una vía Atención con las preferencias. La primera preferencia es
indirecta hacia el cerebro, ya que pasa por la zona del la necesidad. Tú necesitas comer una determinada cosa,
tronco cerebral y de allí va a la corteza. En cambio, en la por lo que sea. Si no, no la comerías. Después viene el
vía olfativa, en la base del lóbulo frontal, más o menos a la hábito, el entorno, la educación, las influencias externas,
altura de las cejas, ya se procesa información antes de llegar en definitiva, el contexto.

MENTE Y CEREBRO 58 N.O 99 - 2019


ENTREVISTA / NEURO GASTRONOMÍA

La Universidad de Barcelona acaba de inaugurar el la idea de que perdemos gusto y olfato con la edad. Al
primer posgrado de neurogastronomía. Además de psi- menos las personas sanas.
cólogos, neurocientíficos y personal sanitario, está
pensado para profesionales de la cocina. ¿Por qué Sin embargo, por lo general, las personas de edad
necesita un cocinero saber de neurogastronomía? avanzada comen menos.
Pocos cocineros son conscientes de lo interesante que es Cierto. A esas edades, las necesidades vitales son otras.
conocer qué pasa cuando la comida se halla en la boca. El cuerpo te va pidiendo menos energía porque gasta
Si eres capaz de entender qué sucede, estoy convencido menos. Es un mecanismo de compensación. Por otra
de que mejorarás tu trabajo. Puedes modificar tus recetas parte, las expectativas de vida que tenemos a los treinta
para que sean más saludables. El futuro de la alta cocina o cincuenta años no son las mismas que a los sesenta. Tu
es el sabor saludable. vida puede haber transcurrido por momentos duros,
como perder la pareja. O un buen día te has quedado sola
¿Se convertirán las cartas de los restaurantes en una y los hijos han decidido mandarte a una residencia. Eso
especie de recetario para la salud? condiciona la actitud ante la vida y la comida. Probable-
No tanto como eso. Aunque podría hacerlo si quisiera mente, no te apetezca tanto comer en un ambiente don-
ganar dinero [ríe]. Pero un alimento que sea lo suficiente- de te encuentres sola.
mente inteligente para ofrecer todo lo que el cliente nece-
sita, placer, euforia, sensación de bienestar, recompensa y Volvemos al inicio, la importancia de las emociones
experiencia saludable, es mucho pedir. Si como cocinero cuando comemos.
conoces muy bien lo que daña la salud, como es el exceso A edades avanzadas, las capacidades perceptivas pueden
de azúcares, grasas y sal, y sabes con qué ingredientes estar todavía bien, pero la actitud frente a la comida
puedes suplantar esas sustancias adictivas, puedes mejorar cambia porque tu contexto ha cambiado. La comida es
el futuro de muchas personas. Aunque un cocinero no la más fuerte de las adicciones fisiológicas, en el sentido
debe terminar haciendo de la cocina una enfermería. «buenista» de la palabra. Salvo excepciones, comer es lo
que más pervive en el tiempo biológico de una persona.
¿La industria alimentaria va en ese camino de ofrecer La esfera sexual tiene limitaciones, pero la comida per-
alimentos saludables? manece.  H
Sí, pero enfocada más en el terreno del marketing. Como
hay un segmento de la sociedad, las personas mayores, Entrevista realizada por Yvonne Buchholz, redactora
que empiezan a tolerar menos el exceso, venden produc- de Mente y Cerebro.
tos con menos calorías, menos azúcar, menos grasa.
Aunque sigue siendo un eslogan. Ese va a ser mi caballo
de batalla, no en el curso de posgrado de neurogastro-
nomía, sino en el centro de investigación. Mi objetivo es
buscar alimentos que sean bajos en este tipo de sustancias
PA R A S A B E R M Á S
nocivas para la salud y colaborar en la mejora de algunos
alimentos de la industria de la alimentación. Umami: Unlocking the secrets of the fifth taste.
Ole G. ­Mouritsen y Klavs Styrbaek. Columbia University
Press, 2015.
¿Todos los alimentos procesados son peligrosos?
No todo lo natural es necesariamente saludable ni todo lo Flavour: From food to perception. Elisabeth Guichard.
procesado es necesariamente nocivo. Pero la patata frita Wiley Blackwell, 2016.
es el emblema de los procesados adictivos. Entre otros Food for the aging population (2.a ed.). M. Raats, L. De Grood
motivos, porque es barata, accesible, rápida de cocinar y y D. Van Asselt (Edts.). Woodhead Publishing, 2016.
comer, contiene la sal suficiente, se relaciona con el entre- Neurogastronomía: La inteligencia emocional culinaria
tenimiento y es universal. La Coca-cola, en la versión (2.a ed.). Miguel Sánchez Romera. Gupo Saned, 2018.
dulce, y la patata frita, en la salada, son el ejemplo práctico El gusto de la nariz. Agustí Peris y Miguel Ángel Romera.
de la universalización del gusto como fenómeno adictivo. Planeta Gastro, 2019.

¿Es cierto que el gusto cambia con la edad? EN NUESTRO ARCHIVO


Muchos dicen que durante el envejecimiento se pierden El sentido del gusto. David V. Smith y R. F. Margolskee en IyC,
capacidades sensoriales, pero no es cierto. Se calcula que mayo de 2001.
no más del 15 por ciento de personas presenta problemas
Formación de las preferencias olfatorias. Benoist Schaal y
con el olfato o el gusto después de los setenta años. Has- Maryse Delaunay-El Allam en MyC n.o 35, 2009.
ta esa edad, prácticamente no hay grandes cambios. De
hecho, cada diez días se regeneran las células olfativas, y Cuestión de gustos. Angelika Bauer-Delto en MyC n.o 61, 2013.
cada dos o tres semanas, las gustativas. Ello rompe con Umami. Pere Castells en IyC, octubre de 2017.

MENTE Y CEREBRO 59 N.O 99 - 2019


AUDICIÓN

TINNITUS Un innovador modelo explica cómo se instaura


el ruido fantasma que tortura a las personas que sufren acúfenos.
También abre nuevas vías para su tratamiento

Un pitido contra
el murmullo PAT R I C K K R AU S S Y H O L G E R S C H U L Z E

E
n su entorno reina la tranquilidad, pero, de vas fantasmagóricas y que puede llevarnos a crear posi-
repente, oye un leve pitido. El desagradable bilidades terapéuticas novedosas. En nuestro estudio
sonido no parece proceder de ninguna partimos de la base de que los acúfenos, sean transitorios
fuente sonora cercana a usted. Mientras o crónicos, no son un fenómeno puramente patológico:
sigue extrañado por su origen, no muy lejos el pitido es un efecto secundario de un mecanismo en-
brama una motocicleta que circula a todo cargado de mejorar la capacidad auditiva.
correr y, pocos segundos después de que empiece, ese Desde hace decenios se sabe que los acúfenos acom-
ligero pitido desaparece. Quien más quien menos ha pañan, a menudo, a la hipoacusia, es decir, a la deficien-
percibido alguna vez esa sensación acústica fantasmagó- cia en la capacidad de percibir los sonidos en toda su
rica. Es algo completamente normal y, por regla general, intensidad. Así, se ha comprobado que si se colocan ta-
no merece gran atención. Sin embargo, en algunos casos, pones para los oídos durante largo tiempo a personas
como después de un concierto ruidoso, el pitido puede sanas, de manera que se les «provocan» problemas audi-
persistir; incluso pasado el tiempo puede hacerse más tivos, pueden surgir ruidos fantasma. Cuando se les re-
potente: ha surgido un problema de tinnitus, o acúfenos tiran los tapones, ese «tinnitus artificial» desaparece. Lo
crónicos. mismo sucede con pacientes que usan audífonos o un
Aproximadamente una persona de cada siete sufre al implante coclear. Si se conecta el dispositivo, el tinnitus
menos una vez en la vida «ruidos fantasma» de larga desaparece, en ocasiones por completo. En cambio, si se
duración. Muchos de los afectados padecen, además, desconecta por la noche para recargar la batería, con
problemas de sueño y de concentración; algunos incluso frecuencia reaparece el desagradable sonido, que vuelve
depresión. Hoy por hoy se carece de un tratamiento que a desaparecer al poco de volverse a colocar el aparato
ataque de raíz este trastorno auditivo. De hecho, la ma- auditivo.
yoría de las terapias van dirigidas a aprender a convivir Los investigadores aprovechan este fenómeno para
con los acúfenos. estudiar los acúfenos en animales. Una vez anestesian a
Para combatir de forma directa el trastorno, primero los roedores, les provocan un trauma acústico que les
hay que tener más información sobre sus orígenes. Por lesiona el oído, de manera que muchos de ellos acaban
ahora, la investigación de los mecanismos neurofisioló- presentando conductas relacionadas con el tinnitus. Un
gicos que provocan el tinnitus resulta insuficiente. Nues- equipo dirigido por el neuropsicólogo M. Charles Liber-
tro equipo trabaja para remediar esta situación. En fecha man, de la Escuela de Medicina de Harvard, demostró
reciente, diseñamos un modelo que arroja nueva luz en 2009 que un mínimo trauma acústico resulta suficien-
sobre las causas que provocan estas percepciones auditi- te para alterar los sensores en el oído interno. En concre-

MENTE Y CEREBRO 60 N.O 99 - 2019


GETTY IMAGES / RAPIDEYE / ISTOCK

En síntesis: Silencio ruidoso

1 2 3
Alrededor de una de cada siete perso- Hasta ahora, no se sabe al Un nuevo modelo describe el
nas ha padecido al menos una vez en detalle el origen de este de- tinnitus, aunque pueda pare-
su vida un acúfeno o tinnitus. Toda- sagradable pitido. Ninguna cer paradójico, como un
vía no existe un tratamiento que logre teoría sobre el tinnitus explica efecto secundario de un mecanis-
­enmudecer este torturador murmullo de manera plausible por qué mo biológico destinado a mejorar
­fantasma. aparece. la capacidad auditiva.

MENTE Y CEREBRO 61 N.O 99 - 2019


to, se lesionan las sinapsis entre las células pilosas sensi- EN BREVE
bles a los sonidos y las neuronas del nervio auditivo.
Estos enlaces también se van perdiendo en el curso del RUID O
envejecimiento natural. La física define el ruido como una sucesión de señales
El estudio de Liberman demuestra, asimismo, que ese de magnitud aleatoria. Un ejemplo de ruido son las pe-
proceso condiciona la pérdida de audición oculta. En queñas oscilaciones de la presión atmosférica (ruido
esos casos, el paciente supera el clásico test de audición acústico) o el estímulo espontáneo de una neurona
de Reitin igual de bien que una persona sin problemas (ruido neuronal).
de audición; no obstante, le cuesta entender a su interlo-
cutor en un ambiente con abundante ruido parásito, por RESONANCIA ESTO CÁSTICA
ejemplo, en una reunión con muchos invitados. Las si- Fenómeno relacionado con el umbral de estimula-
napsis que todavía permanecen intactas en su sistema ción. Se presenta cuando una señal, por sí sola, es de-
auditivo son suficientes para transmitir al cerebro senci- masiado débil para que se pueda medir, pero si se so-
llas señales acústicas, por lo que su déficit pasa inadver- lapa con un ruido o murmullo puede detectarse. Para
tido. Sin embargo, en situaciones en las que la captación este último existe una intensidad óptima en la que la
auditiva resulta compleja (como la voz de una persona transmisión de la señal funciona mejor. Esta intensi-
concreta en un contexto con docenas de voces), el cerebro dad depende de ciertas propiedades del sistema, del
solo es capaz de descifrarlas si la mayor parte de las si- umbral y de la señal.
napsis permaneces intactas. Así, las personas con una
pérdida auditiva oculta presentan problemas en esas
circunstancias. Además, con frecuencia sufren tinnitus.
El biofísico Roland Schaerte, del Colegio Universitario neuronas vecinas procesen estímulos equiparables; por
de Londres, demostró en 2011 que la pérdida auditiva ejemplo, en el oído interno células pilosas vecinas reac-
oculta, por sí sola, es suficiente para desencadenar acú- cionan ante frecuencias similares.
fenos duraderos. En resumen, ambos trastornos van De acuerdo con esto, el tinnitus surge porque tonos
parejos. en un determinado intervalo de frecuencias dejan de
Los sujetos con tinnitus muestran otra característica: procesarse, entre otras causas, debido a una lesión audi-
las neuronas de casi todas las estaciones de la vía auditi- tiva. Cada célula que cubre sonidos en ese espectro inhi-
va se hallan más activas que en los individuos que no be menos a sus vecinas. Indirectamente, se activan las
presentan dicho trastorno. Dicho de otro modo, las neuronas que procesan frecuencias limítrofes. Este fenó-
neuronas de los primeros se excitan con mayor frecuen- meno de desinhibición describe y condiciona la hiperac-
cia y reaccionan de forma más sensible a los estímulos tividad neuronal que se da en el tinnitus y que se obser-
externos. Por ello, todo modelo que pretenda explicar el va en el modelo. En cada estación de la vía auditiva, la
modo en que se originan los acúfenos debería tener en señal se sigue reforzando. Si esta lleva a que se activen
cuenta la relación entre los ruidos fantasma, la hipoacu- las neuronas de la corteza auditiva, los afectados perciben
sia y la actividad neuronal elevada. esa actividad como un tono fantasma.
Una explicación clásica para este trastorno es el mo- Si bien este modelo explica cómo en el curso de mi-
delo de la inhibición lateral. Se basa en el hecho de que nutos e incluso segundos puede instaurarse un supuesto
las neuronas vecinas pueden inhibirse mutuamente. Una pitido, de ser correcto, los afectados deberían oír dos
neurona ejerce más presión sobre sus vecinas cuanto más tonos de tinnitus simultáneos: uno por encima y otro por
activa se encuentra. En esta circunstancia aumenta el debajo del nivel de frecuencia alterado por la lesión
contraste en la señal, porque el estímulo se diferencia auditiva. Prácticamente todas las investigaciones sobre
mejor del ruido de fondo. En los sistemas sensoriales del el tinnitus contradicen este pronóstico.
cerebro (los circuitos que transmiten las sensaciones de
vista, oído, olfato, gusto y tacto) resulta frecuente que Modelo defectuoso
Un segundo modelo explica los acúfenos a través de la
plasticidad homeostática. Según la hipótesis principal,
el cerebro intenta compensar la pérdida auditiva me-
L O S AU TO R E S
diante un mecanismo adaptativo. Si durante mucho
Patrick Krauss (izquierda), tiempo el sistema auditivo recibe pocos estímulos, las
neurocientífico, es miembro neuronas se adaptan a esa circunstancia y disminuyen
del grupo que dirige Holger el umbral de excitabilidad, de manera que, por término
Schulze (derecha) en el
Hospital Universitario de
medio, la actividad en la vía auditiva es similar a la que
Erlangen. Ambos investigan existía antes de la hipoacusia. Como efecto secundario,
las bases neurofisiológicas las células se vuelven más sensibles a una elevada acti-
de la audición. vidad espontánea, que —según la hipótesis— se perci-

MENTE Y CEREBRO 62 N.O 99 - 2019


AUDICIÓN / TINNITUS

be como tinnitus. Como este proceso de adaptación supera cierto umbral, el sensor correspondiente puede
puede durar horas o días, este modelo tampoco aclara reconocerla. En las redes neuronales, el «ruido» es una
el modo en que los acúfenos aparecen inmediatamente actividad neuronal aleatoria: o bien no es portadora de
después de un concierto de rock, por ejemplo. En con- ningún tipo de información o lo es de una información
clusión, ambos modelos reflejan el fenómeno del tinni- independiente de la señal que se mide. Para este tipo de
tus de manera incompleta. Además, ofrecen falsos ruido existe una intensidad óptima, ya que si es dema-
pronósticos. siado débil, la señal alcanza apenas el umbral de detección,
En una conferencia sobre el tinnitus que se celebró en y si es demasiado fuerte, supera dicho umbral, por lo que
2014 en Berlín y en la que participamos, una cuestión se la información también se pierde.
repetía una y otra vez: ¿por qué surge la elevada actividad Todavía no había finalizado la pausa para el café
neuronal que se observa en el tinnitus? De hecho, después cuando ya teníamos elaboradas las líneas generales de
de una lesión auditiva penetran menos señales en el esa idea: en principio, la resonancia estocástica puede
sistema auditivo; pero, paradójicamente, las neuronas de aprovecharse y regular el ruido de fondo mediante un
la vía auditiva reaccionan con una mayor excitación. El circuito regulador encargado de supervisar la transmi-
modelo de la plasticidad homeostática dejó abierta la sión de la información desde la cóclea al cerebro y, en
cuestión de cómo el sistema auditivo sabe cuánto ha de caso necesario, ajustarse a la potencia del ruido de
reforzar las señales para que alcancen el nivel de actividad fondo. Es decir, si a través de las células pilosas llegan
«deseado». ¿Cómo se define este nivel? Nadie fue capaz pocas señales al sistema auditivo debido, por ejemplo,
de dar una respuesta plausible. a una lesión en el oído interno, el circuito regulador que
Durante la pausa para el café, uno de nosotros (Krauss) postulamos mezclaría la señal acústica en el seno del
tuvo una ocurrencia reveladora. ¿Y si estuviera implica- ruido. La resonancia estocástica reforzaría la señal y
do otro mecanismo, como es la resonancia estocástica? compensaría parcialmente la pérdida de audición. De
Este fenómeno genera una señal, en principio demasiado acuerdo con esto, el ruido «añadido» supone una so-
débil para ser detectada, gracias al ruido de fondo: cuan- breactividad neuronal que finalmente se percibe como
do la intensidad total de la señal más el ruido de fondo tinnitus.

Cómo funciona la resonancia ­estocástica


a b c d
Transmisión de la información

Señal

Intensidad del ruido


Nulo
a
La resonancia estocástica
Débil
permite medir las señales
b débiles. Para ello, esas seña-
Mediano les se mezclan con un ruido
que refuerza la señal subli-
c
minal hasta un nivel ópti-
Fuerte mo (c). Si el ruido resulta
demasiado débil (b) o no
d existe (a), la señal sigue sin
detectarse. Pero si ese ruido
Ruido Ruido + señal Medición de fondo es demasiado
a la salida fuerte (d), la información
se pierde en él.

MENTE Y CEREBRO 63 N.O 99 - 2019


¿Cómo se estudia el tinnitus en los animales?
Para saber si un animal presenta de sobresalto se reduce. Para averi- con tinnitus continúa oyendo el
acúfenos o tinnitus, los investiga- guar si un ratón sufre tinnitus, se tono del tinnitus durante esa breve
dores utilizan el llamado test de usa como estímulo de alerta una pausa. En otras palabras, percibe
sobresalto acústico. Cabe recordar breve interrupción del ruido de peor el momento de silencio, por
que el reflejo del sobresalto es una fondo leve al que está sometido; es lo que presenta un reflejo de sobre-
respuesta innata que hace que un decir, un corto momento de silen- salto más marcado. La compara-
animal se estremezca cuando oye cio. Si bien un roedor sano presen- ción de la respuesta del animal
un ruido fuerte. Pero si poco antes tará una menor respuesta ante el ­antes y después de un trauma acús-
de ese estruendo se introduce un estruendo (el silencio le avisa de tico permite determinar si ­sufre
estímulo de advertencia, el reflejo que va a suceder), un congénere tinnitus.

En pocos minutos habíamos bosquejado un nuevo organizado de forma que tonos de una frecuencia similar
planteamiento explicativo que describía el acúfeno no se procesan en células espacialmente próximas.
como un adaptación patológica del sistema auditivo, Entre 1998 y 2004, James Kaltenbach, a la sazón en
sino como un efecto secundario de un mecanismo para la Universidad Estatal Wayne, publicó diversos artículos
compensar la lesión auditiva y mejorar la audición. que identificaban el NCD como el primer lugar en la vía
Pero para publicar nuestro modelo en una revista auditiva que, en presencia de un tinnitus, muestra una
científica, debíamos aclarar antes algunas cuestiones actividad superior a la normal. Asimismo, descubrió
decisivas, entre ellas: ¿puede funcionar este circuito re- que solo determinadas partes del NCD resultaban afec-
gulador, al menos en principio? En caso de que la res- tadas. Esas áreas procesaban precisamente las bandas
puesta fuera positiva, ¿dónde y cómo acontece esta re- de frecuencia afectadas negativamente por el trauma
gulación en el sistema auditivo? ¿Qué predicciones auditivo. La actividad espontánea de las neuronas mos-
ofrece nuestro modelo? ¿Superarían estas una compro- traba una gran similitud con la provocada por un tono
bación? exterior. Además, Kaltenbach demostró que la altura
tonal del acúfeno cubre la frecuencia que procesan las
Prueba con obstáculos células hiperactivas del NCD. El tono fantasma se per-
Con el fin de examinar nuestras elucubraciones teóricas, cibe con más intensidad cuanto más activas se hallan
simulamos el modelo en un ordenador. De inmediato estas ­neuronas.
nos encontramos con un problema básico: el circuito Si la resonancia estocástica tiene lugar aquí, el NCD
regulador debería ajustar constantemente la intensidad necesita una fuente para el ruido de fondo. Como can-
del ruido con respecto a la del verdadero ruido de fon- didatas se prestaban las neuronas del sistema somatosen-
do para optimizar la transmisión de la información sorial, las cuales también se encuentran relacionadas con
desde la cóclea al cerebro. Ahora bien, ¿cómo determi- el núcleo. Transmiten percepciones tanto superficiales
na el circuito regulador el contenido informativo de una como profundas (por ejemplo, sensaciones táctiles y
señal desconocida que siempre está cambiando? Junto gustativas), pero también informaciones sobre la tensión
con Claus Metzner, biofísico de la Universidad de Er- muscular y la posición de las articulaciones. Hasta ahora
langen-Núremberg, hallamos una posible explicación. no estaba claro qué finalidad podría tener la conexión de
Una propiedad estadística de la señal valorada, la auto- neuronas somatosensoriales con el NCD. Nos parece
correlación, es más acusada cuanto mayor es el conte- plausible que sus señales sirvan como ruido para el sis-
nido informativo que transporta la señal. Esta propiedad tema auditivo. Así, la actividad constante en el sistema
puede reconocerse fácilmente en redes neuronales es- somatosensorial origina una corriente continuada de
peciales. De esta manera, el sistema auditivo es capaz, impulsos nerviosos de forma prácticamente indepen-
al menos en teoría, de recoger las informaciones nece- diente de las señales procedentes de la cóclea.
sarias. Con todo, sigue sin estar claro en qué lugar del En 2003, el neurofisiólogo David Ryugo, quien por
sistema auditivo sucede y en qué estructura se almace- entonces trabajaba como investigador en la Escuela de
na el ruido. Medicina de la Universidad Johns Hopkins, constató que,
Revisamos las publicaciones científicas en busca de por regla general, las vías nerviosas somatosensoriales
posibles candidatos; rápidamente vimos una luz. El núcleo se ven fuertemente inhibidas en el NCD por las células
coclear dorsal (NCD) parecía el candidato óptimo para nerviosas que allí se encuentran. Este fenómeno parece
esta misión. Junto con el núcleo coclear anterior, confor- razonable, según nuestra hipótesis del circuito regulador:
ma la primera estación en el sistema auditivo. Lo mismo en caso de una entrada acústica demasiado débil, esta
que otras etapas de la vía auditiva, el NCD se encuentra sería desinhibida. Susan E. Shore, audióloga de la Uni-

MENTE Y CEREBRO 64 N.O 99 - 2019


AUDICIÓN / TINNITUS

versidad de Michigan en Ann Arbor, observó este fenó- tado lo percibe como un tono de Zwicker. Además, debi-
meno en el NCD de cobayas. Asimismo, Ryugo descubrió do al aumento del ruido interno, su oído reacciona de
en el núcleo nervioso un especial tipo de neurona, en el forma más sensible a los ruidos en la frecuencia corres-
que confluyen diversas fibras procedentes de la cóclea y pondiente.
del sistema somatosensorial. Según estimamos, en estas
células se encuentra la resonancia estocástica. Murmullos que curan
El hecho de que el sistema auditivo y el somatosen- Tal vez, la idea de que el tinnitus no tiene solo aspectos
sorial se encuentren unidos en el NCD tiene algunas negativos consuele a los afectados. Por otra parte, nues-
consecuencias sorprendentes. Por ejemplo, la percepción tro modelo abre el camino a estrategias terapéuticas
del tinnitus se refuerza solo cuando se aprietan los novedosas. En el año 2000, un equipo de investigadores
dientes. Nuestro modelo reveló de inmediato una ex- dirigido por el ingeniero Fan-Gang Zeng, de la Univer-
plicación para este fenómeno. La presión sobre los sidad de California, descubrió que el umbral auditivo
dientes y las encías eleva la actividad somatosensorial de personas con una audición normal mejoraba cuando
y aumenta el ruido en el sistema auditivo. Algunos los ruidos acústicos desaparecían. Si nuestro modelo es
pacientes informan que su tinnitus parece depender de correcto, un ruido «externo» de esa naturaleza podría
una tensión crónica, sobre todo, a nivel de la muscula- sustituir al interno en las personas con tinnitus y, de esta
tura de la mandíbula, la nuca y los hombros. En estos forma, contrarrestar el molesto zumbido. De hecho,
casos, la fisioterapia puede mejorar e incluso eliminar recientes estudios con animales llevados a cabo por Karl
las molestias por completo. Kandler, de la Universidad de Pittsburg en Pensilvania,
El efecto más notable que puede desprenderse de junto con otros científicos, ya lo han demostrado. Los
nuestro modelo ha sido descrito por el fisiólogo Juan investigadores sometieron a un grupo de ratones con
Huang. En 2017, junto con su grupo de la Universidad una lesión auditiva a ruido ambiente durante siete días.
Johns Hopkins en Baltimore, midió los dinteles audi- Solo el 12 por ciento de esos roedores desarrollaron un
tivos de personas que habían recibido un implante tinnitus. En cambio, de los ejemplares que no vivieron
coclear. Cuando los investigadores estimulaban con esa experiencia (grupo de control), cerca del 50 por
electricidad las yemas de los dedos de los participantes, ciento presentaba acúfenos. En un estudio reciente,
estos mostraban que entendían con mayor facilidad lo utilizamos los mismos planteamientos, pero con perso-
que se les decía. nas. Ahora estamos en proceso de recopilar los primeros
Nuestro modelo entiende los acúfenos como un efec- resultados.
to secundario de un mecanismo que mejora el umbral Hasta que no dispongamos de una valoración defini-
auditivo. Junto con Ulrich Hoppe, de la Clínica Otorri- tiva de nuestros hallazgos, le proponemos un pequeño
nolaringológica de Erlangen, supervisamos esta suposición. experimento: si, de repente, oye un leve pitido durante
Con datos de casi 40.000 personas que presentaban le- un minuto de silencio, apriete los dientes. ¡Fíjese como
siones auditivas, confirmamos que las personas con el tono aumenta de intensidad! H
tinnitus tienen niveles de audición más bajos en las fre-
cuencias importantes para el habla que las personas sin
tinnitus. La diferencia era, por término medio, de unos
6 decibelios.
Un hallazgo efectuado en 1996 por Lutz Wiegrebe, de
la Universidad Ludwig-Maximilian de Múnich, refuerza PA R A S A B E R M Á S
nuestra tesis. Wiegrebe investigó el modo en que la ilusión Stochastic resonance controlled upregulation of internal noise
del tono de Zwicker influía en la capacidad auditiva de las after hearing loss as a putative cause of tinnitus-related neu-
personas sanas. Para generar dicho tono fantasma, des- ronal hyperactivity. P. Krauss et al. en Frontiers in Neuroscience,
crito por Eberhard Zwicker (1924-1990), de la Universidad vol. 12, diciembre de 2016.
Técnica de Múnich, en 1964, se expone al participante Analysis of audiometric differences of patients with and
durante alrededor de un minuto a un ruido acústico que without tinnitus in a large clinical database. D. Gollnast et al.
carece de frecuencias concretas. Justo después, la mayoría en Frontiers in Neurology, vol. 8, febrero de 2017.
de las personas perciben un suave pitido durante algunos Cross-modal stochastic resonance as a universal principle to
segundos, cuyo tono se sitúa en medio de esa región de enhance sensory processing. P. Krauss et al.
frecuencias «muda». Wiegrebe demostró que durante la en Frontiers in Neuroscience, vol. 12, agosto de 2018.
ilusión auditiva de Zwicker, el umbral auditivo para ruidos
EN NUESTRO ARCHIVO
con una frecuencia similar a la del tono de Zwicker me-
joraba hasta 13 decibelios. Nuestro modelo explica el fe- Zumbido de oídos. Gerald Langner y E. Wallhäusser
nómeno de la siguiente manera: el sistema auditivo se en MyC n.o 5, 2003.
percata de la falta de un intervalo de frecuencias, por lo Recuperar el silencio. Tobias Kleinjung y Berthold Langguth
que eleva el ruido interno en dichas frecuencias. El afec- en MyC n.o 61, 2013.

MENTE Y CEREBRO 65 N.O 99 - 2019


NEURO CIENCIA

CARTOGRAFÍA DE ALTO RENDIMIENTO


Con una técnica basada en códigos de barras
genéticos se pueden cartografiar con facilidad
las conexiones de numerosas células cerebrales.
La inesperada complejidad del sistema visual es
solo el primero de los secretos revelados

Un código
de barras para
las neuronas
MONIQUE BROUILLETTE

Serie: «Nuevos métodos de la neurociencia»


Los instrumentos de investigación neurocientíficos han cambiado de
­manera notable en los últimos decenios. Esta serie compuesta de seis
­artículos presenta y explica los métodos neurocientíficos más novedosos.

Parte 1: Virus de la rabia para cartografiar el cerebro (MyC 98/2020)


Parte 2: Código de barras en las neuronas
Parte 3: Voltímetros para el cerebro (MyC 100/2020)
Parte 4: Escáneres cerebrales superpotentes (MyC 101/2020)
Parte 5: La silueta de las neuronas (MyC 102/2020)
Parte 6: ¿Cerebro de ratón o de humano? (MyC 103/2020)

MENTE Y CEREBRO 66 N.O 99 - 2019


BIORXIV, THE PREPRINT SERVER FOR BIOLOGY, LABORATORIO COLD SPRING HARBOR; CORTESÍA DE ANTHONY ZADOR

Con ayuda de la técnica de carto-


grafía MAPseq pueden conocerse
los circuitos de innumerables
neuronas. Las líneas de colores
asocian los somas neuronales con
sus respectivos axones en la cor-
teza cerebral de un ratón.

MENTE Y CEREBRO 67 N.O 99 - 2019


S
entado en el escritorio de su despacho del
Laboratorio de Cold Spring Harbor, el neuro-
científico Tony Zador giró el monitor de su
ordenador para mostrarme un complicado L A AU TO R A
gráfico de tipo matriz. Imagínese algo pare-
cido a una hoja de cálculo, pero que en lugar Monique Brouillette es bióloga
y periodista científica.
de números estuviera llena de colores con diferentes
tonos y gradaciones. Sin pensarlo, me explicó: «Cuando
cuento a las personas que descubrí la conectividad de
decenas de miles de neuronas y les muestro esto, me El proyecto nació de la frustración de Zador durante
cortan en seguida con un “¿Eh?” Pero cuando les enseño su trabajo cotidiano como neurofisiólogo, tal y como re-
esto...» Acto seguido, pulsó un botón de la pantalla, don- lata él mismo con ironía. Zador investiga cómo la percep-
de apareció un modelo tridimensional transparente del ción auditiva influye en la toma de decisiones de los roe-
cerebro, girando sobre su eje, lleno de incontables nudos dores, es decir, el modo en que su cerebro «oye» los
y líneas. «Entonces farfullan: “¡Oh!”» sonidos, la manera en que procesa la información auditi-
Lo que Zador me enseñó fue un mapa de 50.000 neu- va y cómo determina una acción o conducta. Los registros
ronas de la corteza cerebral de un ratón, con indicaciones electrofisiológicos y las demás herramientas tradicionales
sobre la localización del soma de cada neurona y de los para abordar estas cuestiones dejaron insatisfecho a este
destinos de sus largos axones. Nunca antes se había tra- científico con inclinaciones matemáticas. El problema,
zado un mapa neural de este tamaño con tanto detalle. según Zador, estriba en que no entendemos bien los cir-
Tras dejar a un lado el método tradicional de cartografía cuitos de las neuronas, la razón de ser de su «segundo
cerebral, en el que las neuronas se marcan con una sus- empleo»: crear herramientas para visualizar el cerebro.
tancia fluorescente, Zador adoptó un método inusual, El estado actual de la cartografía cerebral está plasma-
basado en una tradición de investigación en biología do en el Atlas del Cerebro de Allen, compilado a partir
molecular arraigada en el Laboratorio Cold Spring Harbor. de trabajos llevados a cabo en muchos laboratorios a lo
Tomó fragmentos de información genómica para intro- largo de varios años, cuyo costo ascendió a más de 25
ducir una secuencia exclusiva de ARN, o «código de barras», millones de dólares [véase «Atlas genético del cerebro»,
en cada neurona. Luego diseccionó el cerebro como en por Allan R. Jones y Caroline C. Overly; Mente y Ce-
porciones de una tarta cuadrada e introdujo las porciones rebro n.o 58, 2013]. El atlas de Allen se conoce como
en un secuenciador de ADN. El resultado fue una repre- atlas de conectividad masiva porque traza las subpobla-
sentación tridimensional de 50.000 neuronas de la corte- ciones neuronales conocidas y sus proyecciones en forma
za del ratón (pronto se añadirá un número similar), car- de grupos. Ha resultado muy útil para los investigadores,
tografiadas con una resolución unicelular. pero no distingue diferencias sutiles dentro de los grupos
Este proyecto, la obra maestra de Zador, todavía se está o subpoblaciones neuronales.
perfeccionando. Pero en un artículo recién publicado por Si alguna vez quisiéramos saber cómo un ratón oye
Nature, demuestra, junto con otros científicos, que esta un trino agudo, el modo en que lo procesa, cómo sabe
técnica, llamada MAPseq (acrónimo de Multiplexed que ese sonido le va a suponer una recompensa (una
Analysis of Projections by Sequencing, «análisis múltiple bebida refrescante) y la forma en que esa memoria re-
de proyecciones mediante secuenciación»), permite loca- ciente se almacena en su cerebro para recordar el premio
lizar nuevos tipos de células y patrones de proyección más tarde, deberíamos empezar con un mapa o un dia-
jamás observados. En el artículo también se señala que grama del cableado cerebral. Según Zador, la falta de
este nuevo método de cartografíar de alto rendimiento conocimiento sobre este tipo de circuitos neuronales
posee una exactitud muy parecida a la de la técnica fluo- explica, en parte, que no se haya avanzado más en el
rescente, el método estándar actual, si bien ofrece mejores tratamiento de los trastornos psiquiátricos y que la inte-
rendimientos con un número reducido de neuronas. ligencia artificial no sea tan inteligente.

En síntesis: Orden en la jungla neuronal

1 2 3
Hoy por hoy, continúa siendo Por esa razón, los investigado- En cada neurona se introduce
lento y costoso descifrar el cir- res han desarrollado un méto- una secuencia de ARN. Luego,
cuito neuronal que puebla el do capaz de acelerar la carto- se trocea el cerebro en peque-
cerebro de los mamíferos. El cere- grafía neuronal de manera notable. ñas porciones y se descifra el ARN
bro de un ratón ya alberga alrede- Se basa en la secuenciación auto- que contienen. Ello permite cono-
dor de 100 millones de neuronas. mática del genoma. cer el recorrido de las neuronas.

MENTE Y CEREBRO 68 N.O 99 - 2019


SERIE: NUEVOS MÉTOD OS DE L A NEURO CIENCIA / CARTO GR AFÍA DE ALTO RENDIMIENTO

Tras el rastro del ARN


Para establecer hacia dónde se dirigen las prolongacio- te y para una proteína presináptica llamada MAPP-nλ.
nes (axones) de cada una de las neuronas, los investiga- Esta última lleva el «código de barras» hasta el final del
dores inyectan cerca de los somas neuronales virus mo- axón. Por lo general, en cada neurona penetra un solo
dificados genéticamente. Los virus contienen virus, de modo que esta obtiene un «código de barras»
plásmidos, que son pequeñas cadenas de ácido ribonu- único. Finalmente, los investigadores trocean el cerebro
cleico (ARN), con una secuencia de ARN concreta («có- del ratón en pequeñas porciones y secuencian el ARN
digo de barras»). También introducen en la neurona el que contienen. Ello les permite rastrear las áreas cere-
«manual de instrucciones» para una proteína fluorescen- brales a las que llega cada axón.

Código de barras de ARN

Proteína presináptica
MAPP-nλ
YOUSUN KOH, SEGÚN: «NEURAL CONNECTOME METHOD USES MRNA BARCODES». R. WILLIAMS

Virus con el código de barras de ARN


EN THE SCIENTIST, NOVIEMBRE DE 2016, FIGURA ORIGINAL DE GEORGE RETSECK

Trozo de ARN

Gen para la Gen para la Secuencia del


proteína proteína «código de barras»
Cerebro de ratón
presináptica fluorescente
MAPP-nλ

Justus Kebschull, neurocientífico de la Universidad simultánea mediante la aplicación de diversas combina-


Stanford y antiguo doctorando de Zador, comentó que ciones de colorantes fluorescentes. El resultado es un
hacer neurociencia sin conocer los circuitos es «inten- cuadro seductor de neuronas multicolor fluorescentes
tar entender cómo funciona un ordenador mirándolo que dibuja con detalle la compleja red de axones y somas
desde fuera, metiendo un electrodo en su interior y neuronales. Este trabajo pionero alumbró la esperanza
sondeando qué hay dentro. [...] Si no se sabe que el de que la cartografía del conectoma (el plan completo de
disco duro está conectado al procesador y que desde el conexiones neuronales del cerebro) se hiciera pronto
puerto USB se da entrada a todo el sistema, cuesta en- realidad. Por desgracia, esta técnica adolece de una limi-
tender lo que sucede». tación práctica: la resolución de un microscopio solo
La inspiración para el MAPseq le llegó cuando se ofrece de cinco a diez colores, lo cual no permite aden-
enteró de otra técnica de cartografía cerebral llamada trarse en la maraña de neuronas de la corteza y cartogra-
Brainbow [véase «Conexiones cerebrales polícromas», fiar muchas neuronas a la vez.
por Diana Kwon y Liz Tormes; Mente y Cerebro n.o 83, En aquel momento, se hizo la luz en la mente de Zador:
2017]. Originario del laboratorio de Jeff Lichtman en la se dio cuenta de que era posible «dominar» la enorme
Universidad Harvard, este método se caracteriza por complejidad del conectoma con las técnicas de secuen-
etiquetar genéticamente hasta 200 neuronas de forma ciación genómica de alto rendimiento, cada vez más

MENTE Y CEREBRO 69 N.O 99 - 2019


veloces y económicas. «Es lo que los matemáticos llaman SI TE INTERESA
ESTE TEMA...
reducirlo a un problema ya resuelto», explicó.
Con el MAPseq, los investigadores inyectan virus Descubre Cartografiar el cerebro,
genéticamente modificados, portadores de una serie de nuestro monográfico digital de la
secuencias conocidas de ARN, o «códigos de barras», a colección Cuadernos que recoge los
avances e innovadores usos de las
un animal. Durante una semana o algo más, esos virus técnicas de neuroimagen.
se multiplican dentro del animal e introducen en cada
www.investigacionyciencia.es/
neurona una combinación distintiva de los códigos de
revistas/cuadernos/numero/18
barras. Luego, cuando los investigadores cortan el cerebro
en secciones, esos códigos de ARN permiten rastrear
cada neurona de imagen a imagen.
La perspicacia de Zador propició el artículo en Natu-
re, en el que su laboratorio y un equipo del Colegio proporcionaba información sobre la función. Según una
Universitario de Londres, dirigido por el neurocientífico teoría, actualmente en boga, cada neurona de la corteza
Thomas Mrsic-Flogel, utilizaron el MAPseq para trazar visual recoge un fragmento específico de la información
las proyecciones de casi 600 neuronas del sistema visual del ojo (por ejemplo, el borde de un objeto del campo
del ratón. visual o un tipo de movimiento u orientación en el espa-
Seiscientas neuronas es un comienzo modesto com- cio); a continuación, la neurona envía una señal a una
parado con las decenas de millones presentes en el cere- área cerebral especializada en procesar ese tipo de infor-
bro de un ratón. Pero bastaba para el propósito concreto mación.
que los investigadores tenían en mente: deseaban averiguar Para demostrar esta teoría, el equipo cartografió pri-
si alguna estructura del patrón de cableado cerebral mero unas cuantas neuronas de ratones de la manera
CORTESÍA DE PHUONG CHUNG, INSTITUTO DE MEDICINA HOWARD HUGHES;
JULIE SIMPSON, UNIVERSIDAD DE CALIFORNIA, SANTA BARBARA

La técnica Brainbow («cerebroiridiscencia») permite a los investigadores marcar las neuronas con
­colores diferentes, de manera que pueden observar sus conexiones bajo el microscopio. Para ello
­manipulan genes que codifican proteínas fluorescentes. Cada neurona produce distintas cantidades
de esta proteína, por lo que, bajo una luz ultravioleta, cada una brilla de un color.

MENTE Y CEREBRO 70 N.O 99 - 2019


SERIE: NUEVOS MÉTOD OS DE L A NEURO CIENCIA / CARTO GR AFÍA DE ALTO RENDIMIENTO

tradicional, es decir, insertaron en cada célula un colo- buscar patrones que reflejen los principios generales de
rante fluorescente codificado genéticamente. Luego, con funcionamiento del cerebro. «Lo que Tony está haciendo
un microscopio, trazaron la proyección de las células es examinar el cerebro sin ningún sesgo», informa Sree-
desde la corteza visual primaria (región cerebral que kanth Chalasani, neurobiólogo molecular del Instituto
recibe la información de los ojos) hasta sus destinos en Salk. «Así como el mapa del genoma humano ha propor-
otras partes del cerebro. Descubrieron que los axones de cionado un armazón para probar hipótesis y examinar
las neuronas se ramificaban y enviaban información a patrones en la secuencia y función [de los genes], el
muchas áreas a la vez, lo cual desbarataba la teoría de método de Tony podría cumplir ese mismo objetivo» con
que cada neurona tiene una función específica. la arquitectura cerebral.
Después, examinaron si esas proyecciones seguían La cartografía detallada del genoma humano, si bien
algún patrón. Con el MAPseq dibujaron las proyecciones no explicó de inmediato todos los misterios del funcio-
de 591 neuronas mientras se ramificaban para inervar namiento de la biología, proporcionó una lista de «piezas»
múltiples dianas. El equipo se percató de que los axones biomoleculares y allanó el camino a la avalancha de in-
se distribuían de forma estructurada: algunas neuronas vestigación transformadora. De manera análoga, en su
enviaban siempre axones a las áreas A, B y C y nunca a estado actual, el MAPseq no da ninguna información
D y E, por ejemplo. sobre la función o ubicación de las células marcadas ni
Esos resultados sugieren que el sistema visual dispone muestra qué células se están comunicando. Sin embargo,
de una conectividad cruzada «mareante» y que el patrón Zador tiene previsto añadir esta modalidad pronto. Tam-
de estas conexiones es más complicado que un mapeo bién colabora con otros científicos que examinan las
uno a uno. «Las áreas visuales superiores no reciben solo diversas regiones del cerebro, como los circuitos neuro-
la información específica», afirma Kebschull. Más bien, nales que subyacen al condicionamiento del miedo.
comparten gran parte de la información, «por lo que sus «Creo que pueden extraerse algunas ideas de la conec-
cálculos podrían estar ligados.» tividad. De la misma manera que los genomas carecen
No obstante, el hecho de que ciertas células se proyec- de interés por sí mismos, la transformación se explica
ten a áreas específicas también significa que la corteza por lo que nos permiten hacer. Y por eso estoy muy sa-
visual posee células especializadas aún no identificadas. tisfecho», aclara Zador. «Espero que este armazón ayude
Kebschull señala que este mapa es como un plano que a la próxima generación de estudios en este campo.» H
permitirá a los futuros investigadores entender cómo
funcionan estas células. El «MAPseq permite cartografiar
el hardware. [...] Una vez que conozcamos el hardware, Este artículo apareció originalmente
podremos empezar a examinar el software, es decir, cómo en QuantaMagazine.org,
se realizan los cálculos», concluye. una publicación independiente
La ventaja competitiva del MAPseq, por su velocidad promovida por la Fundación Simons
para potenciar la comprensión
y coste, para estas investigaciones es considerable. Según
pública de la ciencia
Zador, esta técnica podría adaptarse para cartografiar
100.000 neuronas en un plazo de una o dos semanas por
tan solo 10.000 dólares. Un plazo mucho más corto que
el tradicional y con un coste bastante inferior.
PA R A S A B E R M Á S
Estas ventajas harán más factible la cartografía y la
comparación de las vías neurales de un elevado número Transgenic strategies for combinatorial expression of fluores-
de cerebros. Los estudios de trastornos como la esquizo- cent proteins in the nervous system. J. Livet et al. en Nature,
frenia o el autismo, que supuestamente obedecen a dife- vol. 450, págs. 56-62, 2007.
rencias en el cableado cerebral, han frustrado a menudo High-throughput mapping of single-neuron projections by
a los investigadores porque las herramientas actuales no sequencing of barcoded RNA. J. M. Kebschull et al. en Neuron,
captan suficientes detalles de las interconexiones neuro- vol. 91, n.o 5, págs. 975-987, 2016.
nales. Cabe imaginar que los científicos cartografiarán Default mode network aberrant connectivity associated with
modelos de estos trastornos en el ratón y los compararán neurological soft signs in schizophrenia patients and unaffected
relatives. L. Galindo et al. en Frontiers in Psychiatry, vol. 8, 2017.
con cerebros sanos, lo cual generará nuevos estudios
sobre la materia. «Muchos trastornos psiquiátricos se The logic of single-cell projections from visual cortex.
deben a problemas de los circuitos neurales», indica Y. Han et al. en Nature, vol. 556, págs. 51-56, 2018.
Hongkui Zeng, director ejecutivo de la División de Cien-
EN NUESTRO ARCHIVO
cia Estructurada del Instituto Allen para la Investigación
del Cerebro. «La información sobre conectividad nos Conexiones cerebrales polícromas. Diana Kwon y Liz Tormes
indicará adónde ir a buscar.» en MyC n.o 83, 2017.
La cartografía de alto rendimiento también permite a Códigos de barras cerebrales. Simon Makin en IyC,
los científicos recopilar muchos datos neurológicos y octubre de 2018.

MENTE Y CEREBRO 71 N.O 99 - 2019


MEDICINA

FARMACOLOGÍA Con ayuda de una nueva sustancia


se podría luchar desde la raíz contra la por ahora incurable
enfermedad de Huntington. Este método novedoso permitiría
frenar la producción de la proteína responsable de la dolencia

Biomoléculas
contra la
enfermedad
de Huntington
LARISSA ARNING-BÜNDER

E
n el año 1993, científicos del Grupo de enfermedad continúa siendo incurable y lleva inevitable­
Inves­tigación Colaborativa para la Enfer­ mente a la muerte. Los afectados reciben medicamentos,
medad de Huntington anunciaron que que a lo sumo reducen los síntomas y, en la medida de
habían descubierto las causas genéticas de lo posible, mejoran la calidad de vida.
la afección: un único gen defectuoso que Los resultados de un estudio clínico permiten un tenue
codifica la proteína de Huntington desen­ halo de esperanza: un medicamento experimental, que
cadenaba este trastorno neurodegenerativo. La noticia los científicos han probado por primera vez en un pa­
despertó en muchas personas la esperanza de disponer ciente, actúa directamente sobre los mecanismos mole­
pronto de un tratamiento efectivo contra la enfermedad culares que se hallan en el origen de la enfermedad de
de Huntington. Hoy, un cuarto de siglo después, sigue Huntington. De ese modo, el fármaco podría combatir
sin existir un tratamiento que pueda frenar su curso o la dolencia incluso antes de que aparecieran los síntomas.
que sea capaz de hacer retroceder las alteraciones cere­ La base de la enfermedad se encuentra en una muta­
brales que produce la proteína huntingtina alterada. La ción hereditaria del gen de Huntington (HTT). En un

MENTE Y CEREBRO 72 N.O 99 - 2019


Gen de la huntingtina
(ADN)

ARNm de la huntingtina

RG6042

RNasa

Así actúa el RG6042


Los pacientes que padecen la enfermedad de Huntington
presentan un exceso de proteína hungtintina en las célu­
las nerviosas. Por lo general, los síntomas aparecen a
mediana edad. Un nuevo medicamento, el oligonucleó­
tido antisentido (OAS) RG6042, se interpone en la pro­
ducción de esta proteína. En concreto, se une al ARN
mensajero (ARNm) que transporta una copia de las
­instrucciones para la síntesis de la hungtintina desde el
ADN al centro celular donde se fabrican las proteínas.
Pero antes de que llegue a su meta, el RG6042 se adhiere
al ARNm y lo bloquea. A continuación, interviene la
proteína ribonucleasa (RNasa) en el complejo OAS-ARN
y disocia el ARNm. De ese modo, el volumen de hung­ Proteína huntingtina
YOUSUN KOH

tintina disminuye, puesto que la célula carece de las


«instrucciones» suficientes para producirla.

MENTE Y CEREBRO 73 N.O 99 - 2019


En síntesis: Freno molecular

1 2 3
Una molécula artificial de áci­ La sustancia activa se une al Todavía debe comprobarse
do nucleico podría impedir ARN mensajero de la hungtin­ si la reducción de la hungtin­
que las neuronas de los pacien­ tina y lo bloquea, de modo tina se acompaña de un
tes con enfermedad de Huntington que impide que se siga fabricando ­retraso en la evolución de la
produzcan grandes cantidades de la dicha proteína. En un primer estu­ ­enfermedad de Huntington.
proteína hungtintina, responsable dio, este planteamiento se ha mos­ Los científicos continúan inves­
de la dolencia. trado exitoso. tigando.

determinado punto, se repite una y otra vez y de forma de Huntington, retrasar los síntomas o incluso evitar que
consecutiva, tres de los componentes básicos del ADN: se instaure la enfermedad.
la citosina, la adenina y la guanina. Cada uno de estos
denominados tripletes básicos es traducido por la célu­ Aparcar, bloquear y destruir
la en una molécula del aminoácido glutamina. En la Un medicamento reciente, el RG6042, puede conseguir­
mayoría de las personas, el gen contiene 17 repeticiones lo. Forma parte de los fármacos denominados oligonu­
(lo que significa 17 moléculas de glutamina en la proteí­ cleótidos antisentido (OAS). Se trata de una pequeña
na huntingtina), pero en las personas portadoras de la molécula artificial formada por nucleótidos, los mismos
mutación de Huntington suelen encontrarse varias do­ componentes de nuestros ADN y ARN. Los OAS contie­
cenas consecutivas de este triplete. Cuantas más repeti­ nen de 15 a 25 nucleótidos que son complementarios a
ciones se presenten, más larga será la cadena de gluta­ secuencias específicas de un ARN mensajero (ARNm)
minas en la proteína y antes aparecerán los síntomas en seleccionado. Los ARNm transmiten información que
el afectado. Cuando existen más de 40 repeticiones, se se encuentra almacenada en el ADN del núcleo celular,
padece inevitablemente la enfermedad de Huntington. llevándola hasta el citoplasma de la célula. Allí, estas
Los síntomas más llamativos son los trastornos mo­ moléculas sirven de componente básico para la síntesis
tores. Por lo general, esta dolencia neurodegenerativa de una proteína, la huntingtina. El complejo formado por
se inicia con una «intranquilidad motora» que exagera ARN y OAS activa unos enzimas que trocean el ARNm.
los movimientos normales. Más tarde, se añade un A continuación, la cantidad de ese ARN en el interior de
temblor incontrolado en las extremidades y en el tron­ la célula disminuye y, como consecuencia, se producen
co. Siguen conductas extrañas y las facultades intelec­ menos proteínas no deseadas.
tuales se van perdiendo; en muchos casos, acaban de­ Sin embargo, en las células también existen enzimas
rivando en problemas psíquicos. El paciente pierde el que digieren y pueden convertir los OAS en ineficaces.
control de sus movimientos de manera progresiva, de Por esa razón, en los últimos años algunos investigadores
modo que al final presenta dificultades para hablar y han estudiado procedimientos que permitan estabilizar
deglutir. Por lo común, los síntomas empiezan de adul­ las moléculas y, con ello, convertirlas en más eficientes.
to, en torno a la mediana edad. Con frecuencia, a los Con ese fin, alteraron la estructura química de la molé­
afectados les invade el temor de haber transmitido la cula. Durante varios años se estuvo trabajando para
dolencia a sus hijos. Un riesgo que, según se estima, es perfeccionar el fármaco, hasta que en 2015 se pudo en­
de un 50 por ciento. sayar en humanos por primera vez.
En ocasiones, se conoce la posibilidad de enfermar La investigación, dirigida por Sarah Tabrizi, directo­
décadas antes de que aparezcan los primeros síntomas: ra del Centro para la Enfermedad de Huntington del
un test genético revela información fiable. Esta prueba Colegio Universitario de Londres y premiada por la
ofrece a los médicos un plazo terapéutico muy largo, Sociedad Española de Neurología en 2018, cuenta con
durante el cual pueden tratar al afectado con medica­ la colaboración de nuestro Centro Huntington NWR,
mentos capaces de abortar la formación de la proteína de la Universidad del Ruhr en Bochum, del Centro

L A AU TO R A

Larissa Arning-Bünder es experta en genética humana y genética


molecular en la Universidad del Ruhr en Bochum. Investiga los factores
genéticos que influyen en la enfermedad de Huntington. No participó
en el estudio farmacológico que describe en este artículo.

MENTE Y CEREBRO 74 N.O 99 - 2019


MEDICINA / FARMAC OLO GÍA

Clínico Univer­sitario de Ulm, así como de la Universi­


dad de Medicina de la Charité en Berlín y de las clínicas
de Gran Bretaña y Canadá, que se añadieron más tarde.
Entre todos reclutamos a 46 pacientes que presentaban
la enfermedad de Huntington. El objetivo radicaba en
estudiar la seguridad y tolerancia del RG6042. Los OAS
no pueden atravesar la barrera hematoencefálica, por
lo que se eligió una vía indirecta para que el fármaco
alcanzara su destino final. En concreto, se inyectó una
solución en el líquido cefalorraquídeo de los partici­
pantes, de modo que el medicamento se distribuía por
todo el sistema nervioso central y llegaba a las células
cerebrales, que captaban los OAS. Los médicos inyec­
taron la solución en el conducto vertebral de los pacien­
tes cuatro veces, con cuatro semanas de diferencia entre
dosis y dosis. Pero no todos recibieron la misma canti­ EN BREVE: DEL ADN
dad de medicamento. Se dividió a los probandos en A L A PROTEÍNA
cinco grupos, cada uno de los cuales recibió una canti­
dad determinada por inyección, que variaba de 10 a La célula humana almacena en el ADN las instruccio­
120 miligramos. Algunos sujetos recibieron un placebo. nes para producir todas las proteínas que se fabrican en
Con el fin de comprobar los efectos se analizó la evolu­ el organismo. Esto se hace en unidades a las que deno­
ción de los pacientes hasta cuatro meses después del minamos genes. La información genética se almacena
último «pinchazo». en forma de código formado por nucleótidos que, a su
A pesar de las molestias que podían causar las puncio­ vez, están compuestos por cuatro bases (adenina, gua­
nes lumbares mensuales, ninguno de los sujetos abando­ nina, citosina y timina). Una secuencia de tres de estos
nó el estudio antes de tiempo. Se observó que la presen­ nucleótidos forma un triplete de bases, la unidad fun­
cia de la proteína huntingtina en el líquido cefalorraquí­- damental del código genético. La célula traduce cada
deo descendió hasta un 60 por ciento. «La reducción de uno de los tres nucleótidos en uno de los 20 aminoáci­
huntingtina en el líquido cefalorraquídeo dependía de la dos que se encadenan siguiendo diversas secuencias, y
dosis, lo que indica que estábamos actuando en el lugar forman las proteínas celulares. Para que un código pue­
correcto», explica Carsten Saft, quien dirigió el estudio da traducirse en proteína ha de transportarse fuera del
en Bochum. Según afirma, el resultado supone un paso núcleo celular. Para ello, las células utilizan su propia
importante hacia un tratamiento de la enfermedad de molécula, el ARN mensajero. Se trata de la «copia de
Huntington, aunque advierte del peligro de caer en una trabajo» de un gen, que se origina cuando la célula ne­
euforia prematura. «Resulta fantástico que el medicamen­ cesita producir una proteína determinada.
to se tolerase tan bien en ese primer pequeño estudio. Pero
todavía hay que demostrar si puede influir en el curso de
la enfermedad o, al menos, reducir los síntomas. Para
averiguarlo, estamos trabajando a escala internacional y
a toda máquina.»
Estudios anteriores sugieren que una cantidad menor
de proteína en el líquido cefalorraquídeo también pe­
netra en menor cantidad en el cerebro, y que la modi­
ficación de las concentraciones de la proteína, como se
ha comprobado con RG6042, mitiga los síntomas. Sin
embargo, no sería deseable producir efectos mayores a
los que se han conseguido en el estudio clínico, ya que
el RG6042 actúa tanto sobre la proteína huntingtina
mutada como sobre la no alterada, que se sigue produ­
GETTY IMAGES / BLACKJACK3D / ISTOCK

ciendo en los afectados. Puesto que se desconoce la


función concreta que ejerce dicha proteína en los adul­
tos, podría ser peligroso disminuir en exceso su pro­
ducción.
A principios de 2019, se inició la siguiente fase de la
investigación. El objetivo residía en comprobar si
RG6042 era capaz de enlentecer el curso de la enfer­

MENTE Y CEREBRO 75 N.O 99 - 2019


¿Curación gracias a unas «tijeras genéticas»?
Más de 5000 enfermedades humanas cubridoras de la técnica CRISPR y de CRISPR Feng Zheng, ha desarro­
se deben a una mutación del ADN, cofundadora de la empresa CRISPR llado unas «tijeras génicas» que per­
normalmente en un gen que codifica Therapeutics, está investigando un miten curar una forma de ceguera
proteínas. Hasta hace pocos años no principio activo basado en dicha congénita. En una primera fase del
había apenas posibilidades de tratar técnica. El CTX001 reactiva una estudio, el principio activo EDIT-
estas afecciones en su origen. Desde el proteína que utiliza el feto en el úte­ 101 se testará en un grupo de entre
descubrimiento de la técnica genética ro y que permite que los glóbulos 10 y 20 pacientes.
CRISPR-Cas crece la esperanza de rojos de la sangre capten más oxíge­ Por ahora, las terapias basadas
que las dolencias hereditarias pronto no y lo transporten a todo el orga­ en CRISPR para la enfermedad de
se podrán «corregir» mediante una nismo. Este tratamiento se está pro­ Huntington solo se han ensayado
intervención directa en el ADN. bando en personas con anemia en animales. Todavía pueden
Diversas empresas están utilizan­ falciforme y beta-talasemia. transcurrir un par de años hasta
do este enfoque terapéutico. Emma­ Por otra parte, la compañía Edi­ que se autorice su estudio en
nuelle Charpentier, una de las des­ tas, fundada por el codescubridor ­humanos.

medad de Huntington. Estudios con animales apuntan estos dos polimorfismos se heredan junto a una mutación
en esa dirección. Michael Hayden y su equipo de la de la huntingtina. De esta forma, suponen un buen mar­
Universidad de la Columbia Británica en Canadá de­ cador diferencial entre una copia mutante del gen y una
mostraron que el tratamiento con OAS reducía la normal. Aproximadamente la mitad de las personas que
presencia de huntingtina en el líquido cefalorraquídeo sufren la enfermedad de Huntington son portadoras de
de los animales y atenuaba los síntomas de la enferme­ uno de estos SNP, y alrededor de un 40 por ciento, del
dad. Si el estudio actual muestra resultados positivos, segundo. Combinando los dos OAS se podría disminuir
en un futuro podría permitirse el uso de esta sustancia de forma aislada la proteína defectuosa en casi dos ter­
como medicamento. ceras partes de los portadores de la mutación de hunting­
tina de Europa. Con más SNP, se podría aumentar el
Intervenciones con una precisión refinada número de beneficiarios. De momento, los científicos
No obstante, existen voces críticas. Algunos investigado­ investigan si estos OAS son seguros y si realmente solo
res objetan que la terapia propuesta disminuye la cantidad disminuyen la huntingtina mutada.
de huntingtina normal. Podrían pasar años hasta que se Los OAS no son las únicas moléculas que pueden
demuestre que una persona con poca o incluso nada de influir en la síntesis de proteínas. En 1998, los investi­
huntingtina en el cerebro puede salir adelante. En el caso gadores Andrew Fire y Craig Mello descubrieron en
de una terapia a largo plazo en pacientes que todavía no nematodos de la especie Caenorhabditis elegans molé­
han desarrollado los síntomas de la enfermedad de Hun­ culas de ARN que actúan sobre determinados ARNm
tington habría que comprobar que estas personas pueden atacándolos de forma mucho más eficaz que los ARN
vivir mejor y sin graves efectos secundarios gracias al antisentido. En 2006, Fire y Mello recibieron el premio
tratamiento. Nobel de medicina o fisiología por este descubrimiento.
Por esa razón, los científicos buscan actuar sobre el El proceso que hallaron lo bautizaron con el nombre
ARNm del HTT mutante. Si se consiguiera, la proteína de interferencia de ARN (iARN), por su semejanza con
huntingtina normal quedaría intacta. Un punto de par­ la interferencia física, en la que las ondas se solapan y
tida lo encontramos en los llamados polimorfismos de destruyen.
un solo nucleótido (SNP, por sus siglas en inglés). Se Se cree que en algunos organismos, entre ellos los
trata de variaciones que se presentan en el ADN en las gusanos y las plantas, iARN actúa como defensa natural
que se intercambia un componente básico de la molécu­ contra virus, además de funcionar como un medio adi­
la por otro. Cada uno de nosotros es portador de miles cional para intervenir en la síntesis proteica de sus célu­
de estos SNP en su genoma, pero los patrones difieren de las. El proceso cursa en dos fases: en primer lugar, a
unas personas a otras. Sin embargo, existen SNP que con partir del genoma heredado se forma un ARN corto de
frecuencia se presentan asociados a un gen mutante. doble hilera, conocido como ARN de interferencia pe­
Estas alteraciones suponen una oportunidad para el queño (ARNip). Este abandona el núcleo celular, y las
desarrollo de OAS selectivos. proteínas del citoplasma se encargan de «recortarlo» para
La empresa de biotecnología Wave Life Sciences de formar una cadena de nucleótidos de una sola hebra, la
Cambridge ha desarrollado dos de estos OAS, ambos cual más tarde se fija a ARNm complementarios e inicia
dirigidos a sendos SNP del gen HTT. Con frecuencia su destrucción.

MENTE Y CEREBRO 76 N.O 99 - 2019


MEDICINA / FARMAC OLO GÍA

Virus terapéuticos y «tijeras genéticas» precisas Pero las empresas y los institutos no solo están inves­
Los ARNip, a semejanza de los OAS, permiten frenar de tigando medicamentos que puedan bloquear el ARN de
manera selectiva la síntesis de proteínas. La única dife­ la hutingtina. En los últimos años, los científicos también
rencia estriba en que se sirven de otros caminos. Sin centran su atención en las técnicas de edición genética. El
embargo, los ARNip no son muy estables, por lo que concepto combina diversos métodos de biología molecu­
deben transportar cerca de las células diana para que lar que permiten intervenir en el genoma celular de ma­
surtan efecto. Pese a ello, algunas empresas investigan el nera precisa. Con su ayuda, es posible eliminar, inter­cambiar
uso de la iARN para el tratamiento de la enfermedad de o introducir nucleótidos individuales o secuencias de
Huntington, entre ellas UniQure, en los Países Bajos, y ADN cortas en un determinado tejido. La técnica C­ RISPR-Cas,
la estadounidense Voyager Therapeutics. Sus respectivos así como las nucleasas con dominios de dedos de zinc
productos candidatos a convertirse en fármacos se hallan (ZFN, por sus siglas en inglés) ofrecen esa posibilidad. Los
todavía en las primeras fases de desarrollo. Por ahora, no investigadores ya han conseguido, mediante estas técnicas,
los han probado en humanos. desactivar una huntingtina mutada en una célula indivi­
En enero de 2019, UniQure recibió luz verde para dual y en el sistema nervioso de ratones. Con todo, pese
efectuar un primer estudio con su ARNip, AMT-130, en a una primera euforia en torno a las «tijeras genéticas»,
pacientes con la enfermedad de Huntington. La empresa todavía se necesita mucho trabajo de investigación para
prevé introducir la sustancia en las neuronas del pacien­ llegar a comprobar el método en humanos.
te con ayuda de un virus. Después de que este infecte una La terapia antisentido ya ha conseguido ese difícil primer
célula diana, lee su genoma y copia las instrucciones para paso. El método de interceptar productos lesivos muestra
la síntesis del ARNip en su propio ADN. De esta forma, un gran potencial para el tratamiento de las enfermedades
se ancla en el genoma de la célula de manera permanen­ hereditarias en un futuro. De hecho, crear oligonucleótidos
te. Además, esos virus se modifican genéticamente para antisentido a la medida es hoy relativamente fácil. Ya se
que no puedan reproducirse en el interior de la célula; han obtenido algunos éxitos: se ha demostrado que los
de ese modo se impide que perjudiquen la salud. OAS pueden paliar el curso de otras enfermedades gené­
Pero existe un gran inconveniente: este proceso no se ticas, entre las que se encuentran la atrofia muscular espi­
puede revertir, incluso si se producen efectos secundarios nal y la esclerosis lateral amiotrófica [véase «Tras los fár­
graves. Además, los virus no se pueden administrar, como macos contra la esclerosis lateral amiotrófica»; por Ulrike
los OAS, a través del líquido cefalorraquídeo, sino que Gebhardt, Mente y Cerebro n.o 90, 2018].
deben introducirse cerca del tejido donde se pretende En la actualidad, los ARN también se investigan para
que actúen. En otras palabras, los médicos deben inyec­ el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, de algunas
tar la sustancia directamente en el cerebro del paciente. dolencias tumorales y de la hipercolesterolemia familiar.
Si, a pesar de estas limitaciones, se consiguiese que este Hay motivos para confiar en que RG6042 se muestre
proceso resultara seguro y eficaz, nos encontraríamos eficaz para la enfermedad de Huntington en la siguiente
ante un gran éxito. fase del estudio. H

PA R A S A B E R M Á S

Therapies targeting DNA and ARN in Huntington disease. S. Wild, S. Tabrizi. en Lancet Neurology, vol. 16, págs. 837-847, 2017.
Spinal muscular atrophy: Antisense oligonucleotid therapy opens the door to an integrated therapeutic landscape. M. J. Wood
et al. en Human Molecular Genetics, vol. 26, págs. 151-159, 2017.
Emerging antisense oligonucleotide and viral therapies for lateral sclerosis. C.V. Ly y T.M. Miller en Current Opinion in Neurology,
vol. 31, págs. 648-654, 2018.
Effects of IONIS-HTTRx in patients with early Hutington disease. Results of the first HTT-Lowering drug trial (CT.002).
S. Tabrizi et al. en Neurology, vol. 90, suplemento 15, 2018.
Targeting Huntingtin expression in patients with Huntington’s desease. Sarah J. Tabrizi et al.
en New England Journal of Medicine, vol. 380, págs. 2307-2316, 2019.

EN NUESTRO ARCHIVO

Enfermedad de Huntington: ¿por qué mueren las neuronas? Sandrine Humbert en MyC n.o 45, 2010.
Terapia génica para el baile de San Vito. Carmen Agustín Pavón en MyC n.o 56, 2012.
La paradoja de Huntington. Chiara Zuccato y Elena Cattaneo en IyC, octubre de 2016.
El descubrimiento del sistema CRISPR-Cas. Francisco J. M. Mojica y Cristóbal Almendros en IyC, octubre de 2017.

MENTE Y CEREBRO 77 N.O 99 - 2019


SYLL ABUS

Teoría de juegos
La teoría de juegos describe la estrategia en un contexto
de cooperación­, pero también de competencia. Aunque se trata
de una rama de la economía, se aplica en otros ámbitos,
como la biología, la psicología social y, quizás algún día, la medicina
D A N I E L A O VA D I A

P
ara los economistas de la escuela neoclásica, ba- estar influenciado retroactivamente por la conducta de
sada en el modelo de oferta y demanda, el ser otro. En otras palabras, cada uno imagina las posibles
humano es egoísta: cada una de sus decisiones estrategias que puede utilizar el rival y valora sus poten-
está motivada por la máxima ganancia. Según ellos, es ciales éxitos, de manera que puede cambiar su propia
este el motor del progreso y, en gran parte, del desarro-estrategia en aras de aumentar la ganancia esperada. Una
llo de la especie. Sin embargo, hay muchos casos en los vez verificados todos los posibles escenarios, la teoría de
que el modelo neoclásico no funciona: en ocasiones, el juegos los traduce en fórmulas matemáticas, de modo
humano coopera con sus semejantes porque existe un similar a como se hace en los modelos económicos. Esto
propósito o cede altruísticamente una parte de sus permite a los investigadores predecir un comportamien-
bienes para favorecer a otro o a una colectividad. ¿Cómo to y planificar experimentos con personas de carne y
puede explicarse un comportamiento tan «irracional»? hueso, los cuales contribuyan a confirmar o desmentir la
Y ¿qué modelo puede aplicarse al estudio de un fenó- simulación matemática.
meno tan inesperado? Los modelos propuestos han resultado tan eficaces
De responder a estas preguntas se ha ocupado la eco- que se han utilizado también en otras disciplinas, como
nomía matemática a través de la teoría de juegos. Se la biología y la psicología social: su elegancia consiste en
trata de un modelo teórico que describe las estrategias prevenir el comportamiento de un grupo en una situación
de decisión en un contexto en el que prevalece la coope- conflictiva y modificar las previsiones para mejorar la
ración entre los individuos, no la competitividad. exactitud de las predicciones.
Las primeras formulaciones de la teoría de juegos se
Simulaciones virtuales deben a John von Neumann y a Oscar Morgenstern, un
La teoría de juegos estudia las situaciones conflictivas economista y un matemático, respectivamente, que en
donde se busca una solución en la que prevalece la com- 1944 publicaron La teoría de juegos y el comportamiento
petencia y otra en la que predomina la cooperación entre humano. Era la primera tentativa de transformar el com-
dos o más sujetos. Se trata de confrontar los éxitos en portamiento en fórmulas matemáticas, al menos en
uno y otro caso. En la base de la teoría se encuentra la aquellos casos en que la interacción prevé una transacción
idea de que el comportamiento de un individuo puede económica, una ganancia o la partición de un bien común.

¿Qué es? La teoría de juegos estudia las decisiones en las que, para que un individuo tenga éxito,
debe tener en cuenta la decisión de los otros participantes. Se basa en la idea de que la
conducta de un sujeto puede estar influenciada por el comportamiento de otros.

MENTE Y CEREBRO 78 N.O 99 - 2019


GEHIRN UND GEIST / MARTIN BURKHARDT
En el juego del bien común (arriba), los participantes
juntan un fondo común, cuya cantidad se acaba multi-
plicando y repartiendo. De esta manera, el interés per-
sonal termina favoreciendo a todos.

Para poner a punto las fórmulas, la posible conducta se


ejemplifica en juegos estratégicos que se pueden repre-
sentar en términos matemáticos.
Pero se debe al genial matemático John Forbes Nash,
galardonado con el premio Nobel de economía en 1994
y quien sufría esquizofrenia, la puesta a punto del jue-
go estratégico más conocido de la teoría de juegos.
Entre las reglas que estableció se encuentra la norma
de que todos los jugadores deben tener conocimiento de
GEHIRN UND GEIST / MARTIN BURKHARDT

las propias reglas y ser conscientes de las consecuencias


de cualquier movimiento, incluso de los que competen
a otros. Los movimientos han de efectuarse de manera
simultánea, no secuencialmente como en una partida
de ajedrez. Como ocurre en el mundo real, la «valentía»
se manifiesta en saber prevenir basándose en el esce-
nario propuesto, sea cual sea la estrategia más útil para
uno mismo. Basándose en las estrategias adoptadas por
todos los participantes, los jugadores recibirán una com- El matemático John Forbes Nash (1928-2015) está consi-
pensación que puede ser positiva, negativa (una pérdi- derado uno de los precursores de la teoría de juegos.
da) o nula (los dos jugadores terminan en la misma Pese a su esquizofrenia, que le acompañó durante años,
situación). fue muy productivo en el ámbito científico.

MENTE Y CEREBRO 79 N.O 99 - 2019


¿Para qué sirve? Mediante la teoría de juegos, los investigadores predicen el com-
portamiento de un grupo social en una situación conflictiva, así
como la conducta altruista de los individuos en un contexto de cooperación.

El punto de equilibrio a un fondo común. Después, el número de monedas


Según Nash, en todo juego económico basado en la depositadas en el fondo común se multiplica de forma
competencia por los recursos existe una situación de aleatoria por un número mayor de uno pero menor que
equilibrio (equilibrio de Nash), en el cual ningún jugador, el número de jugadores.
una vez ha tomado la decisión, tiene interés en cambiar- Esta ganancia proveniente del «bien común» se repar-
la solo él. Para explicar este concepto, el matemático te a partes iguales entre todos los jugadores, incluso
utiliza un juego clásico: el dilema del prisionero, precur- aquellos que no han aportado al fondo común. Como
sor del juego del bien común, en el cual la teoría de nadie sabe si los otros jugadores han contribuido a la
juegos intenta analizar un comportamiento basado en la cuenta común ni la cifra por la que se multiplicará esa
cooperación. cantidad, la regla del equilibrio de Nash establece que la
El esquema del juego es simple y se considera un única elección razonable para no perder es aquella en la
ejemplo de paradoja conductual. Dos criminales han sido que nadie contribuye. No obstante, casi nunca se alcanza
arrestados y recluidos en celdas distintas e incomunica- el equilibrio: cuando el juego se propone en situaciones
das. Si solo uno de los dos confiesa, el que ha confesado reales, siempre existe alguien que pone dinero. El estudio
verá anulada la propia pena de muerte y el otro será del comportamiento cooperativo a través del juego del
condenado a siete años de prisión. Si confiesan ambos, bien común ha revelado algunos aspectos de la interacción
cada uno de ellos será condenado a seis años de cárcel. económica que resultan útiles para elaborar estrategias
Pero si ninguno de los dos confiesa, la condena será en favor de la colectividad.
bondadosa para ambos: tan solo un año por tenencia Los economistas han descubierto que conocer los
ilícita de armas. Se trata de un clásico juego no coopera- factores de multiplicación ayuda a aumentar la contribu-
tivo, en el que el objetivo estriba en reducir el riesgo in- ción al fondo común. Así, el hecho de saber cuánto ga-
dividual. La mejor estrategia consiste en confesar siempre, naré con mi conducta altruista me estimula para incre-
porque así se evita la pena en el caso de que el otro no mentar mi contribución a la causa. En 2013, Valerio
confiese o, si los dos confiesan, la condena será de seis Capraro, economista de la Universidad de Southampton,
años. En cambio, si no confiesa ninguno de los dos, corren señaló en la revista PLoS ONE que eso ocurre, por ejem-
el riesgo de recibir una condena de un año, o tal vez de plo, en el pago de impuestos, ya que en los países en los
siete, según el comportamiento del otro. que los servicios del Estado del bienestar están asegura-
Desde el momento en que ninguno de los dos puede dos, la evasión fiscal es menor.
estar seguro de lo que hará el otro, indica Nash, el equi- Pero repetir el juego puede tener efectos nefastos.
librio se logra cuando los dos confiesan y aceptan seis Con el tiempo, los contribuyentes al bien común tienden
años de cárcel. Sin embargo, el equilibrio no es la solución a disminuir su aportación, porque esos jugadores más
más conveniente. Lo mejor sería no contestar, de mane- dispuestos a desembolsar dinero van siendo disuadidos
ra que los dos recibirían un castigo de un año de prisión. por los menos dispuestos. Poco a poco, a medida que
Esta solución presupone que los protagonistas son indi- se repite el juego, el número de monedas invertidas en
viduos racionales y, sobre todo, que se fían el uno del otro. el fondo colectivo tiende a disminuir, a no ser que una
El dilema del prisionero se ha utilizado para explicar, autoridad externa imponga una contribución mínima
entre otros fenómenos, la Guerra Fría: una situación de a todos. Pero, en ese caso, no se aplica uno de los prin-
equilibrio de Nash, en la que la carrera armamentística cipios básicos de la teoría de juegos: que no exista una
no era la mejor solución para la colectividad, pero sí la regulación externa, como prevé el modelo liberal. Según
única elección posible para dos contendientes que no se este, las sociedades son capaces de alcanzar por sí solas
fiaban el uno del otro.

Cuando cooperar es irracional


Sobre la base del dilema del prisionero, Nash y otros
economistas inventaron un juego que debería ayudar a L A AU TO R A
conocer el comportamiento cooperativo de los humanos: Daniela Ovadia es codirectora del
el juego del bien común. El esquema es simple: un grupo Laboratorio de Neurociencias y
de jugadores tiene a su disposición cierto número mo- ­Sociedad de la Universidad de Pavía
nedas, y puede decidir destinarlas todas o parte de ellas y periodista científica.

MENTE Y CEREBRO 80 N.O 99 - 2019


SYLL ABUS

un estado de perfecta distribución de bienes entre los dinero otra vez para unas nuevas elecciones, los investi-
sujetos. gadores diseñaron tres estrategias: una hacía referencia
Los experimentos del juego del bien común reiterados al comportamiento de otros simpatizantes del mismo
revelan otro fenómeno: el sujeto que nunca ha contribui- partido (modelo de cooperación para el bien común);
do difícilmente contribuirá en la próxima ocasión. Con el otra hacía hincapié en la suma que aportaban los simpa-
tiempo, las ganancias tienden a disminuir, por lo que ese tizantes del partido político contrario (modelo de com-
individuo considera más útil conservar el capital inicial. petencia), y una última mencionaba el comportamiento
Otros experimentos llevados a cabo a principios de 2000 de los sujetos en la campaña electoral anterior.
demuestran la fuerza de la transparencia. Si se da a cono- Según se observó, en el contexto cooperativo, las do-
cer la contribución de cada uno de los participantes, es naciones de los participantes fueron un 1,08 por ciento
decir, si cada jugador sabe cuánto dinero ha puesto en más altas que las de sus compañeros de juego; en el es-
común su compañero, el número de monedas depositadas cenario más competitivo, el aumento fue de un 1,45 por
en ese fondo colectivo tiende a aumentar. Por esa razón, ciento, y en el contexto neutro, se registró un incremen-
en muchos sectores se decide hacer públicas las declara- to de solo el 0,7 por ciento. El importe de las aportaciones
ciones de ingresos con el fin de evitar la evasión fiscal. revela otro efecto de la interacción ambiental: la coope-
Asimismo, castigar o premiar a los jugadores puede ración tiende a producir donaciones muy similares,
cambiar su comportamiento. En muchas variantes del próximas a una media común, mientras que la compe-
experimento del bien común se han introducido sancio- tencia induce a donar una suma que es casi el doble de
nes para los jugadores que no contribuyen al fondo común lo donado en el contexto cooperativo.
y premios para los que colaboran con una mayor suma
monetaria. ¿Resultado? Los castigos funcionan incluso El futuro del juego
si tienen un coste colectivo. De hecho, en los juegos en El modelo del bien común consiste en valorar la impor-
los que se aplican sanciones, las contribuciones volunta- tancia de la cohesión entre grupos por lo que respecta al
rias tienden a ser más bajas: los jugadores retienen parte comportamiento a favor del bien colectivo.
del capital ante la posibilidad de recibir una multa por Otras disciplinas han utilizado con éxito la misma
haberse mostrado más avaros que los demás. En cambio, fórmula matemática para entender cómo funcionan los
premiar a los participantes más generosos no resulta sistemas complejos. A nivel genético, por ejemplo, pueden
suficiente para mantener la cooperación, porque los existir conflictos porque la estrategia óptima para un gen
«avaros», de algún modo, salen vencedores a la larga. aislado no ha de ser necesariamente la mejor para el
Según algunos análisis recientes, la solución consiste en organismo: la segregación de un gen defectuoso puede
un delicado equilibrio entre premios y castigos que cada favorecer su transmisión a la generación sucesiva, de
sociedad ha de encontrar por sí sola a partir del compor- manera que altere los procesos de división celular, inclu-
tamiento medio de sus integrantes. so si ello tiene efectos deletéreos sobre el organismo. Los
En definitiva, parece que el contexto desempeña un genes que inician la recombinación pueden evolucionar
papel fundamental: los resultados pueden variar depen- haciendo explotar la máquina de reparación del ADN
diendo de si el juego del bien común se aplica a una con perjuicio del gen homólogo. Los genes de origen
negociación para preservar el medioambiente, por ejem- materno y paterno pueden hallarse en competencia para
plo, o si se utiliza en relación a la financiación de partidos acaparar nutrientes durante el desarrollo fetal. Algunas
políticos. Los economistas Ned Augenbick y Jesse M. enfermedades congénitas pueden atribuirse a mecanismos
Cunha seleccionaron 10.000 personas que habían apor- de esta naturaleza que la teoría de juegos ayuda a esque-
tado dinero para una campaña electoral celebrada en matizar bajo forma de modelos matemáticos, también a
Estados Unidos. Con la intención de animarlos a dar prevenir y, tal vez un día, a curar. H

PA R A S A B E R M Á S

Theory of games and economic behavior. John von Neumann y Oscar Morgenstern. Princenton University Press, 1953.
Essays on game theory. John F. Nash. Edward Elgar Publishing, 1996.
A model of human cooperation in social dilemmas. Valero Capraro en PLOS ONE, vol. 8, n.o 8, 2013.

EN NUESTRO ARCHIVO

¿Por qué cooperamos? Martin A. Nowak en IyC, octubre de 2012.


Redes sociales y cooperación. Anxo Sánchez en IyC, octubre de 2013.
Por qué ganar en piedra, papel o tijera no lo es todo. Patrick Honner en IyC, septiembre de 2018.

MENTE Y CEREBRO 81 N.O 99 - 2019


ILUSIONES

Cuando las obras


adquieren vida propia
Las pinturas de la artista Alexa Meade caminan, literalmente,
junto a nosotros

SUSANA MARTINEZ-CONDE Y STEPHEN L. MACKNIK


ALEXA MEADE

A. La especialidad de la artista de instalaciones Alexa Meade es engañar a nuestro sistema visual: nos hace
creer que sus creaciones son bidimensionales, como estos dos personajes de su obra Pintura deportiva.

MENTE Y CEREBRO 82 N.O 99 - 2019


L
a vida de Alexa Meade, artista de instalaciones
estadounidense, se asemeja a la que la banda no-
ruega A-ha exhibía en los años ochenta en el videoclip
de su éxito musical Take on me: personas de carne y
hueso se codeaban con figuras de trazo y papel. Como la
imagen principal de este artículo (A), que muestra a la
propia artista andando por la calle tras los pasos de dos
de sus creaciones.
La imagen resulta un tanto extraña: parece normal,
excepto por el llamativo contraste en blanco y negro de
las dos figuras, que parecen surgidas de Planilandia
gracias a los pinceles de Meade (B). Así, a pesar de las
sombras que el sol proyecta sobre los modelos, como
sucede con la propia Meade, el trabajo artístico oculta y
aniquila esas señales de profundidad. Las creaciones de
Meade proporcionan una información errónea a nuestro
sistema visual y nos hacen creer que los actores tienen
solo dos dimensiones, cuando sabemos que su universo
es tridimensional.
Para conocer cómo ve esta imagen un niño, se la

ALEXA MEADE
mostramos a nuestro hijo de 12 años y le preguntamos:
«¿No te parece un cuadro?». Su respuesta nos hizo reír:
«No, está claro que hay un filtro». Así pues, estas ilusiones
confunden y deleitan incluso a los nativos de la era digi- B. La artista Alexa Meade caracterizando a una de las
tal en la que vivimos. Pero para los científicos, las obras figuras de su obra Pintura deportiva.
de Meade son relevantes para comprender cómo perci-
bimos la profundidad en nuestro entorno visual.

Tu cuerpo es mi lienzo Imágenes bidimensionales


Como explica Meade en una conferencia en línea patro- El pigmento sobre el lienzo puede resultar tan vivo y las
cinada por la organización sin ánimo de lucro TED (por pinceladas tan precisas que los espectadores necesitan
las siglas en inglés de «Tecnología, Entretenimiento y convencerse de que contemplan representaciones de la
Diseño»), ella utiliza el cuerpo humano como lienzo. Este vida y no la vida misma. Los trampantojos son ejemplos
método lo ha aplicado, entre otras muchas de sus obras, paradigmáticos del engaño artístico: un retrato fotorrea-
sobre el cuerpo de Ariana Grande para crear el vídeo lista de un bol repleto de fresas frescas puede resultar casi
musical God is a woman («Dios es mujer») de la cantan- tan apetitoso como su versión original.
te. Meade pasa de dos a cinco días pintando los accesorios, Pero Meade no pinta trampantojos, sino todo lo con-
las paredes y los suelos que formararán parte de un trario. Mientras que estos consisten en conseguir que las
nuevo retrato. Seguidamente, dedica de una a cinco pinturas planas simulen objetos y personas tridimensio-
horas a pintar la ropa de su modelo. Por último, el mo- nales, la artista logra que los objetos y las personas tridi-
delo se pone la ropa y la artista acaba de maquillar su mensionales parezcan pinturas.
cara y piel con pintura.
La artista utilizó la misma técnica con el misionero Cuando el mundo real se vuelve plano
Blake Kimbrough, a quien caracterizó como si de un El trabajo singular de esta artista demuestra que la per-
personaje de un cuadro se tratara, con motivo de una cepción de la profundidad siempre es un constructo
exposición en 2010 en la galería Irvine Contemporary, cerebral, no solo en el arte, sino también en la propia vida.
en la ciudad de Washington (C). Nuestras retinas son, en esencia, superficies planas. Por

L O S AU TO R E S

Susana Martinez-Conde y Stephen L. Macknik son catedráticos


de oftalmología, neurología, fisiología y farmacología en el Centro
Médico Downstate de la Universidad Estatal de Nueva York.

MENTE Y CEREBRO 83 N.O 99 - 2019


C. El arte de Alexa Meade logra que los seres vivientes pa-
rezcan estáticos, como en la creación que exhibió en 2010
en la galería Irvine Contemporary, en Washington. El
ALEXA MEADE

modelo aparece como si fuera el personaje de un cuadro.

Alexa Meade también ha


aplicado su arte sobre la pro-
pia piel, como en el autorre-
ALEXA MEADE

trato En el espejo, de 2016.

MENTE Y CEREBRO 84 N.O 99 - 2019


ILUSIONES

D. La obra El gafas muestra cómo el arte de Alexa Meade perturba


el proceso visual que lleva a cabo el cerebro para generar la visión
estereoscópica. El personaje parece plano, aunque no es así (dere-
ALEXA MEADE

cha). Esta creación se expuso también en 2010 en la galería Irvine


Contemporary, en Washington.

eso, nuestras neuronas visuales han de inferir la tercera Ayuda a Alexa Meade a elegir un nombre
dimensión a partir de claves, como las sombras, las líneas Durante años, Meade ha tratado, de manera infructuosa,
de perspectiva o el tamaño relativo de los objetos, tanto de encontrar un nombre adecuado para sus ilusiones
en las pinturas como en la realidad cotidiana. El ingenio artísticas. Este objetivo espera alcanzarlo ahora con la
artístico de Meade perturba dicho proceso cerebral. ayuda de los lectores de Mente y Cerebro. «Se han hecho
Cuando observamos el entorno, nuestro cerebro tam- numerosas tentativas para nombrar este concepto de
bién se sirve de la ligera discrepancia que existe entre las ilusión artística, pero hasta ahora no he dado con ningún
imágenes de ambos ojos (izquierdo y derecho) para ge- término que capte toda su esencia. Si le dieran a usted la
nerar la visión estereoscópica, el mecanismo binocular oportunidad de bautizar esta ilusión, ¿qué nombre le
que nos permite percibir la profundidad en las películas pondría? ¿Cómo describiría esta ilusión de una forma
3D o en los libros de la colección El ojo mágico, cuya sencilla y elegante?»
primera publicación hace ahora unos 25 años permitió Anímese y envíe un correo electrónico a Alexa Meade
experiencias perceptuales por entonces novedosas. (info@alexameade.com) con su propuesta. H
Las claves de la visión estereoscópica desaparecen en
la pintura, lo cual explica por qué incluso obras maestras
parecen a menudo más planas que los paisajes reales. De
hecho, las obras de Meade se ven más planas en las foto- PA R A S A B E R M Á S
grafías que en la vida real, ya que la fotografía elimina
Página web de la artista Alexa Meade: https://alexameade.com
las señales estereoscópicas. Su obra de 2010 El gafas es
un claro ejemplo de ello (D). Puede escuchar y ver la conferencia TED de Alexa Meade en
Meade ofrece al público que visita sus instalaciones https://www.ted.com/speakers/alexa_meade
artísticas unos consejos para captar mejor el efecto de las
EN NUESTRO ARCHIVO
obras. Entre otras recomendaciones propone contemplar
la creación con un ojo cerrado (lo que evita la visión Más verdadero que la verdad. Susana Martinez-Conde
estereoscópica) y tratar de enmarcarla «a través de una y Stephen L. Macknik en MyC n.o 64, 2014.
ventana», con el fin de eliminar cualquier residuo de Profundidad en Planilandia. Susana Martinez-Conde
profundidad y de vivificar la obra de arte. y Stephen L. Macknik en MyC n.o 90, 2018.

MENTE Y CEREBRO 85 N.O 99 - 2019


RETROSPECTIVA

Breve historia
­cultural del olfato
El hedor a descomposición propagaba la peste. El olor corporal carac-
terizaba a la clase obrera. El incienso acercaba a Dios. El modo en que
las personas valoraban los olores revela mucho sobre épocas pasadas

PETER ARNOLD HEUSER

«I
ncluso cuando no queda nada del pasado después nos parece hedor, a las personas de culturas pasadas tal
de la muerte de aquellos a quienes conocimos y vez no les llamara la atención o incluso podrían percibir-
de la desaparición de las cosas que nos rodeaban, lo como agradable. Tampoco los arqueólogos y los natu-
los olores y los sabores flotan tan vivos y evanescentes, ralistas exponen aquí una información certera. Incluso
tan inconfundibles y fieles, como las almas de las que cuando los químicos analizan los restos de antiguas va-
nos acordamos». Una magdalena mojada en una infusión sijas que contenían pomadas perfumadas y reconstruyen
de flor de tilo un día de invierno despertó en Marcel su contenido, el resultado solo será un matiz del perfume
Proust recuerdos de la infancia y empapó en 1913 su que se elaboró largo tiempo atrás.
obra En busca del tiempo perdido. «El olor relaciona de En cualquier caso, no debemos tirar el grano con la
manera muy sensitiva el pasado con el ahora», afirma la paja. Informaciones escritas sobre este tema enriquecen
filósofa y antropóloga Annick Le Guérer. El olfato es un las investigaciones históricas, ya que los humanos siem-
sentido del recuerdo. Sus menciones literarias, así como pre dotan a los olores de significado y contexto. Este
en los trabajos científicos y documentos oficiales ofrecen mecanismo es un efecto secundario de nuestra evolución
a los historiadores la oportunidad de «husmear» en natural: oler a un depredador podía salvar la vida, y las
épocas pasadas. feromonas sexuales fomentaban la conservación de la
Con todo, esas fuentes ofrecen solo una remota idea especie. Este tipo de percepciones son inconscientes y,
del efecto que produciría el fenómeno que describen en en gran parte, están biológicamente predeterminadas.
las narices actuales. A diferencia de lo que ocurre con las Otras interpretaciones las aprendemos a través de la
informaciones sobre el color o la forma, en relación a los experiencia, como la asociación de una magdalena su-
olores solo tenemos unos patrones muy vagos; además, mergida en una tila con unas apacibles vacaciones en el
no está claro si estos permanecen constantes en ámbitos campo. Otras más se transmiten a través de la cultura;
geográficos y épocas diferentes. Lo que en la actualidad por ejemplo, la asociación del incienso con una ceremo-
nia religiosa. Estas tres categorías de percepción pueden
ampliarse a nuestra conducta social: cuando una perso-
na no puede «ni oler» a alguien, utiliza una vieja tradición
que se remonta a tiempos lejanos: los términos en latín
odor y odium («olor» y «odio») indicaban el sentimiento
E L AU TO R de rechazo, repulsa o aversión hacia una persona.
Peter Arnold Heuser investiga la historia No solo en la antigüedad se consideraba el olor cor-
de la temprana Edad Moderna en la poral como una característica social. También en otras
Universidad Friedrich Wilhelm de Bonn. épocas persistió esa valoración. Así, las clases sociales

MENTE Y CEREBRO 86 N.O 99 - 2019


AKG IMAGES

Los médicos de la Edad Media no sabían nada de bacterias ni de sus medios de propagación. En aquel tiempo se
creía en otro tipo de contagio: el principal desencadenante de la peste eran los malos olores. Por ese motivo, los
médicos utilizaban una máscara con hierbas aromáticas como protección contra el contagio.

MENTE Y CEREBRO 87 N.O 99 - 2019


altas olían mejor que las pobres, los habitantes de las
ciudades mejor que los campesinos y los esclavos peor
que las personas libres. Probablemente, existía una razón
para ello. Los griegos y los romanos con una alta posición
social dejaban a sus esclavos y lacayos los trabajos que
hacían sudar. Además, podían permitirse perfumes caros.
Las supuestas diferencias naturales del olor corporal
según el sexo demuestran, asimismo, hasta qué punto las
jerarquías sociales y los prejuicios dejaban su impronta
en el sentido olfativo. El historiador Alain Corbin, ex-
perto en el siglo xix, documentó para la metrópolis de
París el rechazo social por parte de los más favorecidos
hacia el «olor de la pobreza». También en nuestros días,
los olores sociales son objeto de investigación de la an-
tropología cultural.
En culturas pasadas, los olores constituían un elemen-
to importante en la vida diaria. Desde la antigüedad

AKG IMAGES
hasta la edad moderna, los perfumes aromáticos se
consideraban un medio eficaz contra las enfermedades.
En el siglo iii, el médico romano Celio Aureliano reco-
mendaba una mezcla de aceite de rosas, vinagre y una En el siglo xix, los ciudadanos que ocupaban una alta
secreción glandular de castor contra la epilepsia. En la posición social se distinguían de la clase trabajadora a
Edad Media tardía y en la primera Edad Moderna, los partir de sus hábitos higiénicos: a estos últimos se les
médicos se colocaban una máscara en forma de pico de asociaba con el olor corporal, una característica impro-
ave y provista de esencias aromáticas para evitar conta- pia para la alta burguesía.
giarse de los enfermos de peste que visitaban. En aquel
entonces, todavía no se sabía nada de la bacteria Yersinia
pestis ni de la transmisión de la peste a través de las pul-
gas de las ratas.
Incluso el médico y alquimista Johann Joachim Becher
(1635-1682) formuló una extensa teoría sobre la putre-
facción: según afirmaba, todo olor desagradable indica-
ba una destrucción, la cual conducía a la enfermedad y
la muerte. Poco después, el naturalista británico Stephen
Hales (1677-1761) modificó esa idea. Sostenía que el aire
penetraba en los seres vivos y que, a través de su compo-
sición, influía en la salud hasta llegar a la desintegración
del cuerpo.
Una constante histórica de la percepción olfativa es la
interpretación espiritual de los aromas. Muchas religiones
asociaban y siguen asociando los olores agradables con
AKG IMAGES

la esfera de lo divino o sagrado. En particular, la resina


del árbol de incienso ha merecido una alta valoración en

En síntesis: Lo que huele bien no perjudica

1 2 3
Desde tiempo inmemorial, los En la antigüedad, los olores Asimismo, el olor corporal se
humanos percibimos los olores desagradables y pútridos se ha considerado una caracte-
enmarcados en un contexto y consideraban desencadenan- rística del estatus social a lo
les damos un significado. Esto con- tes de enfermedades. Por el con- largo de la historia. Así, por ejem-
vierte la percepción olfativa en obje- trario, los aromas placenteros, plo, los esclavos olían peor que las
to de investigación cada vez más como el incienso, se tenían por personas libres y los urbanitas me-
amplio para los historiadores. ­sanadores. jor que los campesinos.

MENTE Y CEREBRO 88 N.O 99 - 2019


RETROSPECTIVA

muchas civilizaciones antiguas. Se quemaba en las cere- Sin embargo, el olfato no dejó de hacer carrera. Mé-
monias de culto, de manera que el olor (en latín, per- dicos higienistas como el parisiense Jean-Noël Hallé
fumum) ascendía hasta lo supraterrenal y, en sentido (1754-1822) lo definió como «sentido de la autoconser-
inverso, penetraba en los fieles a través de la inspiración. vación». Mucho tiempo antes de que Louis Pasteur (1822-
Los cristianos asociaban dicho aroma con el paraíso ce- 1895) identificara los microbios como causa de enferme-
lestial que los iba a acoger. dad, ya se sabía que las aguas sucias y, según las teorías
de Louis Pasteur y Hales, los llamados miasmas (emana-
Lo sagrado nunca atufa ciones venenosas procedentes, por ejemplo, del suelo)
«Se siembra un cuerpo corruptible, se resucita un cuerpo serían el origen principal de las dolencias; además, resul-
incorruptible», escribe el apóstol Pablo en la primera taban inconfundibles debido a su desagradable olor.
epístola a los corintios refiriéndose a ese anhelado lugar. La idea de los miasmas, que siguió vigente en la anti-
De acuerdo con esto, el hedor tras la muerte y la putrefac- güedad, conllevó que a partir del siglo xvii los natura-
ción dibuja la imagen contraria a la del paraíso y forma listas investigaran de forma más exhaustiva la composi-
parte de la esfera de lo perverso y demoniaco. En pocas ción del aire y los procesos que este experimenta. Becher
palabras: el infierno. Las irritaciones que esta atribución intentó explicar el proceso de combustión a partir de una
podía desencadenar las describe Fiodor Dostoyevski materia invisible: el flogisto. Incluso en nuestros días, este
(1821-1881) en su novela Los hermanos Karamazov. Cuan- postulado no puede calificarse de «acientífico», ya que el
do el cadáver de un monje, tomado por santo, no despren- avance en el conocimiento requiere las suposiciones, que
de un aroma etéreo, como esperan sus partidarios, sino deben verificarse o refutarse, para acercarse a la verdad.
que simplemente empieza a heder, se produce una situación Por ejemplo, el supuesto de que una «materia oscura»
bochornosa. Según explica Le Guérrer, los fieles no solo mantiene unidas las galaxias merced a su acción gravita-
se alejaban del cadáver, sino también del propio santo, ya toria no se ha podido demostrar hasta ahora. Es probable
que el hedor que desprendía no se correspondía con el que un día esta teoría experimente lo mismo que ocurrió
«olor a santidad» que se imaginaban. con el flogisto: el químico Antoine Laurent de Lavoisier
Ahora bien, si se dejan de lado esas atribuciones mé- (1743-1794) reconoció que la existencia de dicha materia
dicas y religiosas, la mayoría de los filósofos de la Edad era innecesaria. Más bien, cada combustión tiene lugar
Media europea no prestaron gran atención al olfato, mediante un consumo de oxígeno, por lo que Lavoisier
puesto que lo asociaban con los bajos instintos animales. llegó a la conclusión contraria: cada respiración se expli-
Cuando Emmanuel Kant (1724-1804), en su Crítica de ca como un proceso de combustión.
la razón pura, se ocupó de la percepción y de los juicios El botánico Jan Ingenhousz (1730-1799) descubrió en
estéticos, ignoró el sentido olfativo, al cual situaba en el 1779 la fotosíntesis de las plantas y su importancia para
último escalón de la jerarquía de los sentidos. Al parecer, el intercambio de gases en la atmósfera. En aquel tiempo,
no esperaba obtener ningún tipo de conocimiento racio- se consideraba que el aire era una mezcla de gases, de los
nal del olfato. cuales solo algunos pueden olerse. De esta forma, la
Para el polímata Alexander von Humboldt (1769-1859),
el sentido del olfato era portador de codicia e impulsivi-
dad. El padre del psicoanálisis, Sigmund Freud (1856-
1939), pensaba de manera similar. Sostenía que los
APPALOOSA (COMMONS.WIKIMEDIA.ORG/WIKI/FILE:GDR_STASI_DUFTPROBEN.JPG) /
humanos tenemos un olfato muy inferior al de los ani-
males, lo cual tiene una forzosa consecuencia para el CC BY-SA 3.0 (CREATIVECOMMONS.ORG/LICENSES/BY-SA/3.0/LEGALCODE)

desarrollo sociocultural. Pero también surgieron voces


contrarias: el ilustrado Jean-Jacques Rousseau (1712-1778)
habló del «sentido de la imaginación y de la voluptuosi-
dad». Más tarde, en el siglo xix, se enalteció el olfato
atribuyéndole la categoría de «sentido de la intimidad».
Numerosos naturalistas investigaron el sentido olfativo
a fondo. Carlos Linneo (1707-1778) desarrolló para la
clasificación de las plantas una sistematización de los
olores, a los que describió a partir de términos como bal-
sámico, aromático, aturdidor o repugnante. Todos los
intentos de este tipo traslucen la interpretación del mundo
y de la ciencia de sus autores. Hasta ahora, no se ha con-
seguido generalizar tales valoraciones. Al fin y al cabo, es
posible que la misma sustancia en concentraciones dife- Los servicios de seguridad estatal de la República
rentes produzca sensaciones muy distintas, con indepen- ­Democrática Alemana conservaban muestras de olor
dencia de la percepción personal. corporal en vasos de un solo uso.

MENTE Y CEREBRO 89 N.O 99 - 2019


«química neumática» revalorizó el sentido del olfato, ya
que para el análisis del aire resultaba bastante superior a
los dispositivos que existían en esa época.
La teoría de los miasmas, así como la química neumá-
tica, favorecieron que el rápido crecimiento de metrópo-
lis europeas a causa de la industrialización y la urbani-
zación se vieran bajo una inquietante luz. La edificación
cada vez más densa dificultaba el intercambio gaseoso
del aire, con lo cual los miasmas amenazaban con estan-
carse. Por ello, debía «desodorizarse» el espacio urbano.
En los años ochenta del siglo xvii, asociaciones cien-

GETTY IMAGES / RICHLEGG / ISTOCK


tíficas como la Real Sociedad de Medicina y la Real
Academia de Ciencias de París llevaron a cabo medicio-
nes de olores en las zonas supuestamente más amenaza-
das. Para ello no utilizaron aparatos técnicos, sino narices
convenientemente adiestradas, como la del mencionado
Hallé, casi un detector humano. También se fundaron
organismos especiales, y en 1794 se puso en marcha la
cátedra de Higiene Pública para la que, en principio, fue Incluso en una época de alta tecnología como la nuestra,
llamado Hallé. En el siglo xix, ingenieros, químicos y la ayuda de ­perros rastreadores resulta imprescindible,
médicos formaron en todas las grandes ciudades france- entre otros motivos, para defenderse del terrorismo.
sas consejos sanitarios dedicados, sobre todo, al sanea-
miento y a la desinfección de letrinas, tanto en edificios
privados como públicos.
Se desarrollaron productos para atenuar o neutralizar manera, se prohibieron los enterramientos junto a las
los olores; además, se instalaron ventiladores para utili- iglesias, y los cementerios se trasladaron fuera del núcleo
zar durante el vaciado de cloacas o para airear los edifi- urbano. Allí también se llevaron los desolladeros, los
cios. Paralelamente, las autoridades organizaron un mataderos y otras actividades industriales generadoras
servicio de recogida de basuras que depositaba los restos de olores intensos.
fecales, en recipientes colectivos o fosas, a las afueras de La acumulación de multitud de personas y animales
las ciudades. En esa época también se puso en marcha en un espacio reducido también contaminaba el aire,
la limpieza regular de las calles y la canalización del sobre todo a causa de los «miasmas sociales». Ello obli-
alcanta­rillado. gaba a los arquitectos y urbanistas a tenerlo en cuenta: la
Con todo ello, se individualizó el proceso de elimina- reordenación de París por parte del barón Haussmann
ción de residuos. En 1775, en lugar de letrinas abiertas, relacionó la idea de circulación, ventilación e higiene con
se instalaron en Londres los primeros WC (siglas en las demandas que establece el control de una metrópolis,
inglés de «retrete excusado»), cuyos tubos de desagüe como es la seguridad de la ciudad en caso de sublevación.
aislaban los malos olores. En París, los utilitaristas impi- Como consecuencia, los barcos y edificios públicos
dieron una rápida difusión de estas medidas higiénicas. (cuarteles, hospitales y prisiones, entre otros) se utilizaron
Ese movimiento propugnaba una maximización del bien como terreno de experimentación para poner a prueba
público, y para ello exigía que los restos fecales se utili- la purificación del aire.
zaran para abonar los campos en vez de trasladarlos a El capitán y descubridor británico James Cook (1728-
otro lugar. 1779) convirtió su barco Endeavour en una «fortaleza
higiénica de pequeño formato», en palabras de Corbin,
La higiene como tarea común pues vigilaba constantemente la limpieza a bordo. Las
Si bien la construcción de canalizaciones fue una estra- hamacas y los fardos de la tripulación se llevaban con
tegia sensata para prevenir los contagios, otra se antoja, regularidad a cubierta para que se airearan los miasmas
desde la perspectiva actual, crítica: por temor a los mias- acumulados. La bodega de carga se separó de forma
mas del suelo potencialmente contaminado, se intentaban hermética de los espacios que ocupaba la tripulación. El
cerrar todas las grietas y brechas posibles. El objetivo era agua que se acumulaba en el espacio para la sentina
sellar el suelo de manera extensa. En las ciudades se también se aspiraba periódicamente para evitar que se
pavimentaron plazas, calles y desagües y se colocaron crearan podredumbre y moho.
aceras. Además, se empezó a canalizar ríos a través de ribe- Las teorías sobre una vida urbana sana se podían
ras amuralladas y a desecar terrenos pantanosos de los aplicar al cuerpo humano. Su olor, según la teoría, de-
alrededores. Asimismo, la cremación de todo ser muer- pende de un cúmulo de factores, entre ellos, la edad y el
to se llevaba a cabo en el exterior de las ciudades. De esta sexo, el temperamento y la profesión, la composición de

MENTE Y CEREBRO 90 N.O 99 - 2019


RETROSPECTIVA

los humores corporales y la salud de los órganos. Una policía sanitaria. Los urbanistas intentaban controlar
tarea principal del médico consistía en establecer un higiénicamente los barrios obreros que surgían, así como
diagnóstico a partir del olor de su paciente. llevar aire y luz incluso en las áreas edificadas con alo-
Las sustancias aromáticas cayeron en descrédito jamientos hacinados. Estas exigencias chocaban en
cuando, en los años cincuenta del siglo xvii, los quími- muchos aspectos con las dinámicas de la industrializa-
cos demostraron que apenas alteran la composición del ción que obligaban a los obreros a trabajar en centros
aire. Las moléculas portadoras del olor, pese a nuestra industriales de rápido crecimiento con condiciones de
intensa percepción, representan solo una mínima parte vida inaceptables.
de la mezcla de gases que compone el aire. Corbin ve en A ello se sumaron atribuciones éticas y racistas. En
este fenómeno la explicación de por qué cambió la moda Europa, se transmitió de generación en generación y du-
del perfume en París durante la transición de la prime- rante siglos el cliché de «hedor judío». Ese concepto surgía
ra edad moderna a la contemporánea, aproximadamen- porque los judíos no pertenecían al cristianismo y forma-
te entre 1750 y 1850. En la segunda mitad del siglo xviii, ban parte del pueblo que mató a Cristo, lo que los situaba
los médicos extendieron el temor de que el olor a putre- cerca del diablo y del infierno, y, por ende, del hedor a
facción originaba enfermedades al olor intenso de los putrefacción. En el siglo xx se utilizaba cada vez más el
animales, como el almizcle, el ámbar gris o la algalia. En cliché de los «judíos hediondos» como elemento antise-
consecuencia, los perfumes de origen animal se consi- mita; finalmente, como propaganda nacionalsocialista.
deraron «fecales» y peligrosos para la salud. Una alter-
nativa la ofrecían los perfumes más ligeros, los cuales Los cerdos husmean trufas, los perros, drogas
no solo curaban la «depravación» del aire o atenuaban La transición de la temprana edad moderna a la contem-
el propio olor corporal, sino que, literalmente, los sus- poránea se podría considerar un proceso de «desodori-
tituían. Sobre todo el aroma floral se tenía por natural y zación», mientras que luego aconteció un proceso de
agradable. «reodorización», describe Corbin en su obra sobre la
La política de higiene de los servicios de salud muni- historia del olor. Determinados olores debían eliminarse
cipales que, por ejemplo, previó la separación espacial de la vida cotidiana, mientras que era necesario introdu-
de letrinas y fuentes, de agua potable y residual, fomentó, cir otros. Corbin interpreta este proceso como un cambio
además, un cambio de actitud frente al agua. Ya no se antropológico profundo.
trataba de considerarla solo un potencial peligro para la Cuando nos ocupamos de los olores, nos estamos
salud, sino que se utilizó como medio de higiene perso- refiriendo a las narices animales: desde los cerdos en-
nal. Una cultura de lavarse para luchar contra el olor trenados para encontrar las codiciadas trufas hasta los
propio relevó la costumbre cortesana de aplicarse polvos perros adiestrados para detectar con el olfato drogas o
y perfumes. Desde las cortes se difundió el nuevo ideal explosivos. El servicio estatal de seguridad de la Repú-
de la higiene corporal entre la clase social alta. Por el blica Democrática Alemana, la Stasi, llegó a conservar
contrario, la naturalidad se impuso como moda mucho muestras de olores de potenciales disidentes para, dado
más tarde. el caso, utilizar perros amaestrados para detectarlos. Sin
Sobre todo en Europa central, desde principios del embargo, por mucho que el sentido olfativo humano
siglo xix, esa tendencia dividió a la sociedad, como haya podido perder su importancia en el mundo actual
ocurriera en la antigüedad: una clase superior, «que en comparación con las percepciones ópticas y sonoras,
apenas olía», se contraponía al pueblo que supuesta- cuando el aroma de un pan recién horneado llega a
mente «olía a animal». Los pobres y los lugares donde nuestra nariz, la boca se humedece y los recuerdos se
moraban estaban estrictamente controlados por una despiertan. H

PA R A S A B E R M Á S

El perfume o el miasma. El olfato y lo imaginario social, siglos xviii y xix. Alain Corbin. Fondo de Cultura Económica, 1987.
Lo limpio y lo sucio: La higiene del cuerpo desde la Edad Media. Georges Vigarello. Altaya Editorial, 1997.
Geruch. P. A. Heuser en Enzyklopädie der Neuzeit, vol. 4. F. Ed. J.B. Metzler, 2006.
Der Geruch als Gegenstand historischen Lernens. Beispiele vom 16. Jahrhundet bis zum Gegenwart. P.A. Heuser
en Geschichte für Augen, Ohren und Nasen. Sinnliche Wahrnehmungen in der Geschichte. B. Kuhn y A. Windus.
Röhrig Universitätsverlag, 2016.

EN NUESTRO ARCHIVO

El olfato. Hanns Hatt en MyC n.o 11, 2005.

MENTE Y CEREBRO 91 N.O 99 - 2019


LIBROS

MIND FIXERS
PSYCHIATRY´S TROUBLED SEARCH FOR THE BIOLOGY OF MENTAL ILLNESS
Por Anne Harrington
W.W. Norton and Company, New York, 2019

Bases biológicas fragilidad de la epistemología de la psiquiatría, de su


de los trastornos mentales sistematización conceptual. Y también allí se apelaba a
la historia. En enero de 1973, la revista Science publicó
Un proyecto frustrado
un artículo titulado «Estar sano en lugares insanos»,

L
a inquietud de saber no encuentra descanso en firmado por David Rosenhan, donde se exponía que él y
nuestro mundo académico y profesional hasta que otras personas sanas habían acudido a una docena de
no se da con las causas y mecanismos experimen- hospitales psiquiátricos, pues habían oído voces obsole-
talmente contrastados del fenómeno en cuestión, sea tas y extrañas, un síntoma que no se recogía en la biblio-
físico, químico, geológico o biológico. La contrastación grafía especializada. Cada uno de ellos fue diagnosticado
empírica pide cuantificación, no mera descripción cua- de esquizofrenia o de psicosis maníaco-depresiva e in-
litativa. En el mundo de la medicina, la explicación es gresaron en los centros, hasta que confesaron la impos-
fisiológica, clínica; en la especialidad psiquiátrica, neu- tura. Cierto hospital dedicado a la investigación y a la
rológica. La terapia de las enfermedades psiquiátricas ha enseñanza, tras enterarse del simulacro, declaró que a su
sido la búsqueda de los mecanismos biológicos subya- equipo no le hubieran engañado. Retó a Rosenhan a re-
centes que permitieran acotar mejor la creación del mitirle pseudopacientes. Aceptó este el envite, pero no
fármaco adecuado para tal diana. envió a nadie. Sin embargo, el hospital sostuvo que había
Mind fixers relata la historia de la búsqueda, en psi- identificado a 41 de ellos. La moraleja era obvia: los
quiatría, de las bases biológicas de las enfermedades hospitales psiquiátricos no podrían reconocer ni las
mentales y plantea la cuestión del camino a tomar en el personas sanas ni las personas con enfermedades men-
futuro. Su autora, Anne Harrington, prominente histo- tales. Y, en consecuencia, la psiquiatría del siglo xx daba
riadora de neurociencia, conocida por otras dos obras palos de ciego.
de reconocida solvencia en el campo, Reenchanted El libro se organiza en tres partes, encabezadas por
science y de The cure within, enseña esa materia en la epígrafes significativos: relatos de médicos, relatos de
Universidad Harvard. La búsqueda de la que se habla enfermedades e historias (clínicas) inacabadas, unidas
está salpicada de tropiezos en los que se apoyaron freu- por un hilo conductor preeminentemente geográfico, la
dianos y sociólogos para ponderar sus métodos especí- psiquiatría norteamericana. La parte I ofrece una expo-
ficos, mejores, decían, a la hora de analizar conductas y sición sintética del esfuerzo desarrollado a lo largo de
apuntalar las bases de los trastornos mentales. Se reco- más de un siglo, esfuerzo baldío, por definir su misión
gen aquí decenios de idas y venidas del fervor biológico biológica. Unos esfuerzos trufados de racismo y sesgo de
en laboratorio y en clínica, que, no obstante, tuvo que género en extensas partes de ese intervalo temporal. Las
compartir protagonismo con un repertorio amalgama- figuras de finales del xix (Theodor Meynert y Emil Krae-
do de factores sociales (inmigración, guerras, activismo pelin) que se celebran ahora como precursores de la re-
asambleario y prejuicios sobre raza y género). Se suma- volución biológica presentaban un enfoque biologicista
ron, además, programas gubernamentales de adminis- que la autora califica de estigmatizador. Los psiquiatras
tración de hospitales psiquiátricos públicos, enconadas consideraban a los pacientes a su cuidado meros objetos
rivalidades entre escuelas, lucro industrial y medios de de inquisición científica; en realidad, solo parecía impor-
comunicación. En su concepción, no es esta una histo- tarles analizar su cerebro post mortem. Ese proyecto
ria aséptica de médicos, psicólogos y científicos, sino fracasó, no por los cantos de sirena del psicoanálisis, sino
la historia permanente de un segmento importante de la por la incapacidad de aportar luz alguna. En sus tanteos,
humanidad. iban del electrochoque a la esterilización o la cirugía. El
Como todo libro innovador, aunque muy aplaudido, psicoanálisis freudiano habría surgido como una crítica
se ha visto rodeado de cierto conato de polémica. En las explícita a las teorías biológicas de la mente, a la eugene-
páginas de Nature, la reseñante del libro subrayaba la sia de comienzos del siglo xx, a las terapias éticamente

MENTE Y CEREBRO 92 N.O 99 - 2019


cuestionables de las enfermedades neurológicas y al valor ración. La confianza de los psiquiatras reside ahora en la
concedido al medio. genética. Pero tardaremos mucho en ver cómo la inves-
Durante cuatro o más decenios, en la psiquiatría esta- tigación de la esquizofrenia logra nuevos fármacos. En
dounidense, los enfoques biológicos coexistieron con los psiquiatría, menos que en cualquier otra ciencia, no
no biológicos, una situación incómoda aunque apacible, podemos hablar de un progreso lineal. Se abrieron muchas
merced al liderazgo del psicobiólogo hoy olvidado Adolf sendas que no llevaban a ninguna parte; se administraron
Meyer. A lo largo de los setenta del siglo xx, apareció un fármacos que en su momento parecieron obrar milagros
movimiento que acusó a los freudianos de connivencia pero resultaron aberrantes, y se tomaron medidas regu-
con causas políticas inmorales, racismo, sexismo y, sobre ladoras administrativas que, en vez de resultar beneficio-
todo, de falta de rigor. Los miembros de la facción bioló- sas, se vieron abocadas al desastre.
gica aprovecharon la coyuntura para presentarse como —Luis Alonso
exponentes del rigor, el sentido común y la compasión. Y
reivindicaron el papel de la ciencia experimental en el
estudio y tratamiento de las patologías mentales.
La segunda parte del libro ofrece una segunda etapa
en la batalla de la psiquiatría por descubrir una base
Novedades
Una selección de los editores de Mente y Cerebro
biológica de las enfermedades mentales, observadas este
tiempo a través de tres enfermedades específicas y en sus
raíces biológicas: esquizofrenia, depresión y trastorno EL CEREBRO
bipolar (maníaco-depresivo). Sin embargo, la pretensión ­ADOLESCENTE
científica quedó a menudo condicionada por el interés
Natalia López Moratalla
meramente lucrativo de las industrias farmacéuticas, que
desempeñaron un papel desmesurado en la determinación Ediciones Rialp, 2019
ISBN: 9788432151224
de la enfermedad mental. (Pensemos en los antidepresi- 224 págs. (19 €)
vos). La tercera parte explora el desentrañamiento, en los
años noventa y nuevo milenio, de la psiquiatría biológi-
ca optimista.
La consolidación de los enfoques biológicos fue de la
mano de la investigación farmacológica y del avance MI ESQUIZOFRENIA
técnico. En los años setenta, la tomografía axial compu- Klaus Gauger
tarizada (TAC) había permitido a los investigadores Herder Editorial, 2019
disponer de imágenes del cerebro in vivo. En 1976, Eve ISBN: 9788425442889
Johnstone abrió la técnica a las enfermedades mentales 224 págs. (19,80 €)
cuando la aplicó a los ventrículos del cerebro de esqui-
zofrénicos y comprobó que tales pacientes poseían cavi-
dades mayores que los individuos exentos. Andando el
tiempo se fueron agregando nuevas técnicas de imagen, CEREBRO Y SILENCIO
así la tomografía por emisión de positrones (PET) y la LAS CLAVES DE LA CREATI-
resonancia magnética (RM), que no se limitaron a pro- VIDAD Y LA SERENIDAD
ducir representaciones estáticas del cerebro, sino que Michel Le Van Quyen
facilitaron a los investigadores crear imágenes coloristas Plataforma Actual, 2019
de los distintos niveles de excitación del cerebro, una ISBN: 9788417886004
suerte de instantáneas del cerebro en plena actividad. 240 págs. (19 €)
Pronto, se decía, el psiquiatra miraría el comportamiento­
del cerebro igual que el cardiólogo se vale de angiogramas
para identificar los coágulos en el torrente sanguíneo.
Pero no se produjo el gran salto esperado en el cono- POR QUÉ DORMIMOS
cimiento del mecanismo de las enfermedades mentales. LA NUEVA CIENCIA
Hubo multitud de estudios, pero difícilmente podían DEL SUEÑO
repetirse los ensayos. Matthew Walker
La psiquiatría terminó por perder la fe en el DSM, el Capitán Swing, 2019
famoso Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos ISBN: 9788412064520
mentales, cuya primera edición actualizada se remonta 416 págs. (22 €)
a 1994, y en 2013 se publicó la quinta de esa nueva gene-

MENTE Y CEREBRO 93 N.O 99 - 2019


BRAIN-MIND
FROM NEURONS TO CONSCIOUSNESS AND CREATIVITY
Por Paul Thagard
Oxford University Press, Oxford, 2019

Inconsciente y creatividad símbolos puramente computacionales podrían tener


Contenido semántico de las redes neurales relaciones significativas en el mundo.
En los años ochenta, surgió un movimiento alternati-

E
l cerebro humano es producto de miríadas de vo, llamado conexionismo. Proponía que las ideas sobre
interacciones moleculares y genéticas. Nuestro redes neurales ofrecían una interpretación del funcio-
órgano más complejo constituye la raíz de reper- namiento de la mente más ajustada a la realidad. En las
torios cognitivos y conductuales que nos singulariza redes neurales, las representaciones no se parecían a los
como especie única. Su desarrollo es un proceso sutil símbolos del lenguaje natural ni a los programas infor-
y muy refinado que se apoya en una función precisa de máticos porque estaban distribuidas a través de muchas
sucesos moleculares y celulares cuyo soporte se en- entidades del tipo de neuronas individuales que interac-
cuentra en una cabal regulación espaciotemporal. Sin cionan con otras muchas. El procesamiento era en para-
embargo, no es un proceso acabado, pues aunque el lelo, lo que requería la excitación simultánea de muchas
volumen cerebral crece muy poco después de la infan- neuronas, nada que ver con la activación en serie, como
cia, hay pequeños cambios estructurales que prosiguen, las inferencias paso a paso que ocurre en las argumenta-
así la mielinización y la poda sináptica. Redes locales ciones lingüísticas y en la mayoría de los programas in-
que caracterizan a la juventud se funden en redes ma- formáticos. El conexionismo generó muchas ideas sobre
yores y funcionalmente distintas con la madurez. No los procesos psicológicos, como la aplicación del concep-
todas las partes del cerebro cambian a la misma velo- to, pero tuvo dificultades a la hora de explicar el razo-
cidad. Hay ciertas regiones más dinámicas que guardan namiento simbólico de alto nivel que forma también
correlación con la cognición, la conciencia o el sentido parte de la inteligencia.
del yo. En la explicación fisicalista del autor se recurre a me-
Con ese trasfondo hemos de acercarnos al libro de canismos neuronales para dar cuenta de las operaciones
Paul Thagard, Brain- mind. From neurons to consciousness mentales, a la creación cerebral de la mente. De ese modo,
and creativity, parte de una trilogía que consta, además, la psicología cognitiva bascula sobre la neurociencia que,
de dos obras precedentes: Mind-society: From brains to a su vez, se apoya en la biología molecular. La excitación
social sciences and professions y Natural philosophy: From de las neuronas viene determinada por reacciones quí-
Social brains to knowledge, reality, morality, and beauty. micas internas. Para desarrollar su enfoque, sigue la de-
Aunque cada uno puede leerse independientemente, la nominada arquitectura del marcado semántico de Chris
trilogía constituye un tratado sobre mente y sociedad que Eliasmith, neurocientífico de la Universidad de Waterloo,
aporta una visión global y unificada de la neurociencia, en Canadá, quien lanzó su propuesta a comienzos del
la filosofía de la cognición y las ciencias sociales. Avalado segundo decenio de nuestro siglo en How to build a
por su sólida formación y experiencia académica, Thagard brain. El libro de Eliasmith aportó la primera síntesis
presenta una teoría de la cognición y de la emoción, plausible del movimiento simbólico y del movimiento
basada en el cerebro y aplicada al pensamiento y sus conexionista en el concepto de cognición. Thagard mues-
clases, la consciencia y la creatividad. tra que los distintos aspectos de la mente, desde la per-
La ciencia cognitiva comenzó a rodar en los años cepción y otros procesos de niveles inferiores hasta los
cincuenta del siglo pasado con la propuesta de que las niveles superiores de cognición (lenguaje, raciocinio y
nuevas ideas sobre la computación podían sugerir que el demás) pueden interpretarse a través de un conjunto de
pensamiento operaba a la manera de un mecanismo principios unificados basados en mecanismos neurales.
recursivo. Una idea que constituyó un gran paso adelan- Para Eliasmith y Thagard, hay que empezar por identifi-
te sobre analogías precedentes, que hablaban de meca- car el problema de la neurosemántica, es decir, la forma
nismos de relojería, cuerdas vibratorias y centralita de en que adquieren significado las representaciones neu-
teléfonos. Nacieron enfoques inéditos en psicología. Pero robiológicas.
en el dominio de la inteligencia artificial persistían pro- Las cuestiones relativas a la representación y a su
blemas que se resistían, tales como de qué forma los contenido han sido un tema recurrente de la filosofía

MENTE Y CEREBRO 94 N.O 99 - 2019


LIBROS

occidental desde los tiempos de Aristóteles. Esas mismas produce comportamientos complejos con pocas neuro-
preguntas se las plantean ahora los neurocientíficos, que nas. Contiene unos dos millones y medio de neuronas
han desarrollado nuevas técnicas y nuevos modelos virtuales, cifra muy inferior a los 86.000 millones de
teóricos para aproximarse al funcionamiento del cerebro, neuronas reales de un cerebro humano, si bien suficien-
sede de la representación neurobiológica. En última tes para reconocer series numéricas, realizar operaciones
instancia, ello nos remite al permanente debate entre aritméticas elementales o solucionar problemas de ra-
reduccionistas y antirreduccionistas: ¿puede la función zonamiento. Esa red unificada es una simulación de
mental reducirse a una función neuronal? Pero no es un computador: remeda la fisiología de cada una de sus
conflicto entre neurocientíficos y filósofos. Hay filósofos neuronas, desde las espigas hasta los neurotransmisores.
que opinan que la neurociencia es la única capaz de ex- Las células de computación se dividen en grupos, corres-
plicar con propiedad la función mental, así Patricia pondientes a partes específicas del cerebro que procesan
Churchland. Y hay neurocientíficos que sostienen que la imágenes, controlan movimientos y almacenan recuer-
neurociencia no será nunca capaz de explicar determi- dos a corto plazo. Esas regiones están cableadas de una
nados aspectos de la función mental, como el premio forma realista e incluso responden a estímulos que imitan
Nobel John Carew Eccles. Una posición pretendidamen- la acción de los neurotransmisores. A medida que una
te intermedia ocupa Eliasmith, al conceder a la neuro- red unificada observa una serie de números, va extra-
ciencia una importancia determinante de la función yendo rasgos visuales, de suerte que pueda así reconocer
mental. los dígitos. Puede luego realizar una serie de al menos
Las neuronas, por sí solas y en su individualidad, no ocho tareas diferentes, desde tan elementales como copiar
pueden hacer mucho; en cambio, agrupadas en redes una imagen hasta otras más complejas, similares a las
pueden alcanzar tipos de representación mental muy presentadas en los tests de cociente intelectual (por ejem-
robustos, conceptos incluidos, imágenes y reglas. La red plo, descubrir el siguiente número de la serie). Al ter­
unificada de arquitectura de marcado semántico, ideada minar, escribe la respuesta con un brazo físicamente
por Eliasmith, se distingue de otros proyectos de simu- modelado.
lación del cerebro como el Proyecto Blue Brain, porque —Luis Alonso

SciLogs www.scilogs.es
La mayor red de blogs de investigadores científicos

Artificial, ­naturalmente Psicología 2.0 y mHealth


La ciencia de los fenómenos cotidianos Salud y enfermedad en la era digital
Claudi Mans Teixidó Manuel Armayones
Universidad de Barcelona Universidad Abierta de Cataluña

De la Tierra al espacio Cuantos completos


Planetología y astrobiología Tecnologías cuánticas y mucho más
Jesús Martínez Frías Carlos Sabín
Instituto de Geociencias (CSIC - UCM) Instituto de Física Fundamental del CSIC

Perspectiva de Física Homo nanus


y Universidad Una visión del futuro desde la nanotecnología
Política científica, gran ciencia y mundo académico
Alberto Luis D’Andrea
Ramón Pascual de Sans Universidad de Buenos Aires
Universidad Autónoma de Barcelona

Y muchos más...
¿Eres investigador y te gustaría unirte a SciLogs?
Envía tu propuesta a redaccion@investigacionyciencia.es
MENTE Y CEREBRO 95 N.O 99 - 2019
–25%
EN SUSCRIPCIONES
(PAPEL, DIGITAL O MIXTA)
Del 11 al 17 de noviembre

Celebra con nosotros la


XIX SEMANA
DE LA CIENCIA
CÓDIGO PROMOCIONAL
SEMANADELACIENCIA2019
www.investigacionyciencia.es/suscripciones
PRÓXIMAMENTE

Mente y Cerebro n.o 100, enero de 2020


Sueño
El valor de soñar
Los sueños pueden resultar más valiosos de lo que
­pensamos: si los explicamos a otras personas pueden
ayudarnos a adoptar nuevos puntos de vista, a
afrontar retos y a regular nuestras emociones.
Por Klaus Wilhelm

GETTY IMAGES / KLADYK / ISTOCK


UNSPLASH / MALTE SCHMIDT (UNSPLASH.COM/PHOTOS/D3LYARDKXQS)

Terapia Nuevas tecnologías


Ansias por fotografiar
La fuerza del bosque Sacar instantáneas de uno mismo en momentos irrepe-
Desde hace tiempo se dice que el contacto con tibles llena a muchos de satisfacción, mas el propósito
la naturaleza aporta beneficios para la salud físi- de compartir esas imágenes en las redes sociales puede
ca y psíquica. Los científicos investigan ahora llevar a estados de estrés. Por Frank Luerweg
esos efectos. Por Daniela Haluza

Neurociencia

CORTESÍA DE PHILIPP SCHMITT


Actividad neuronal sin control
Se creía que muchas enfermedades ­neurológicas y
psiquiátricas se debían a un déficit en la actividad
­cerebral. Con frecuencia, el motivo es justo el contra-
rio: la falta de inhibición neuronal. Por Tobias Bast

Mente y Cerebro DISTRIBUCIÓN Colaboradores de este número


Directora editorial: Laia Torres Casas para España: Asesoramiento y traducción:
Ediciones: Yvonne Buchholz, LOGISTA, S. A. Mónica Herrero: Encefaloscopio, El lado oscuro de los antidepresi-
Anna Ferran Cabeza, Ernesto Lozano Tellechea Pol. Ind. Polvoranca - Trigo, 39, edificio B vos, El inconsciente: el piloto automático de la mente, «No existe nin-
Director de márquetin y ventas: Antoni Jiménez Arnay 28914 Leganés (Madrid) gún pensamiento consciente», Parásitos en el sistema nervioso; Raquel
Desarrollo digital: Bruna Espar Gasset Teléfono 916 657 158 Madrid: Encefaloscopio; Noelia de la Torre: ¿Experimentan los ani-
Producción: M.a Cruz Iglesias Capón, Albert Marín Garau para los restantes países: males el duelo?; Nuria Comas: Lo que la mirada revela; Ignacio
Secretaría: Eva Rodríguez Veiga Prensa Científica, S. A. Navascués: Las funciones del hipocampo, Un código de barras para
Administración: Victoria Andrés Laiglesia Muntaner, 339 pral. 1.a - 08021 Barcelona las neuronas, Letras de color y con sabor, Cuando las obras adquie-
Suscripciones: Concepción Orenes Delgado, Olga Blanco Romero ren vida propia; Francesc Asensi: Un pitido contra el murmullo,
Biomoléculas contra la enfermedad de Huntington, Teoría de juegos,
EDITA PUBLICIDAD Breve historia cultural del olfato
Prensa Científica, S.A. Prensa Científica S. A.
Muntaner, 339 pral. 1.a Teléfono 934 143 344
08021 Barcelona (España) publicidad@investigacionyciencia.es
Teléfono 934 143 344 Fax 934 145 413 Copyright © 2019 Spektrum der Wissenschaft ­Verlagsgesellschaft mbH,
e-mail precisa@investigacionyciencia.es D-69126 Heidelberg
www.investigacionyciencia.es ATENCIÓN AL CLIENTE Copyright © 2019 Prensa Científica S.A.
Muntaner, 339 pral. 1.a 08021 Barcelona (España)
Teléfono 935 952 368
Gehirn und Geist contacto@investigacionyciencia.es Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción en todo o en parte
Chefredakteur: Carsten Könneker (verantwortlich) por ningún medio mecánico, fotográfico o electrónico, así como cualquier clase
Artdirector: Karsten Kramarczik PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN de copia, reproducción, registro o transmisión para uso público o privado, sin la
Redaktionsleitung: Hartwig Hanser previa autorización escrita del editor de la revista.
Redaktion: Steve Ayan, Katja Gaschler, Anna von Hopffgarten, España Extranjero
Andreas Jahn, Liesa Klotzbücher, Daniela Zeibig 6 ejemplares 35,00 € 50,00 € ISSN edición impresa: 1695-0887 ISSN edición digital: 2385-5681
Freie Mitarbeit: Joachim Retzbach 12 ejemplares 65,00 € 100,00 € Dep. legal: B. 39.017 – 2002
Schlussredaktion: Christina Meyberg, Sigrid Spies,
Patrick Trappendreher; Katharina Werle Ejemplares sueltos: 6,90 euros. Imprime Rotimpres
Bildredaktion: Alice Krüßmann, Anke Lingg, Gabriela Rabe El precio de los ejemplares atrasados Pla de l’Estany s/n - Pol. Ind. Casa Nova 17181 Aiguaviva (Girona)
Geschäftsleitung: Markus Bossle, Thomas Bleck es el mismo que el de los actuales. Printed in Spain - Impreso en España
N.o 24
a la venta
en tu
quiosco

También puedes adquirirlo en


www.investigacionyciencia.es
administracion@investigacionyciencia.es