Está en la página 1de 458

SAGRADA

BffiLIA,

EN LATIN Y ESPAÑOL,

OOH NOTAS

LITERALES,

CRÍTICA&

É BIITÓRICAB,

PREFACIOS Y DISERTACIONES,

8aeadu del Comentuio de D. Agutin Calmet. Abad de llenen-. del Ab&d VeDOI

y de 1• - nleblw autor-, pua faoilüar la iDteli¡eaeia de la 8&nta E.critura.

PRIME~ EDICION MEnCAN"'

aWTIIDIL\IIJIJIT&

OOneall&

A

U

OVA-A

'f

1

OLTUU

I'IU

•u do D& 18i0.

OUA

TOMO VIGÍISDIO '11ikOIIAO.

CONTINUACION DE LAS EPtsTOLAB DE SAN PABLÓ:

EPtSTOLAS CANÓNICAS.

1

MEJICO.

IMPRIIlft'A.

DIID

OAL.Al'f

A

CARGO

DIID

KARIAltO

ARDALO,

 

DIID

C.t.DBRA

ROK.

2.

1833.

SAGRADA

1

IOIIR.E

BlllLIA

.

L.\ EPISTOLA Plli~IERA

A LOS TESALONICENSES.

T II:IALÓN1CAt!n la capital de la MacedoniL 8an Pablo, llamado por

-D1os para predicar en ellta provincia (1), fué primero á FilrpOé, dond~ comenzó á anunciar el Evangelio. Obligado á salir de e!lta ciudad puó por Anfipolis y Apo!Qnia, y llego á Tesalónica, doi'Kfe habia uma linagoga de Judíos (2). Sllas estaba entóncel! con él, y acaso tam• bien .Timoteo. El Apóstol entró en la sinagoga y habló á loa Judioa en tres Bábados. Algunos creyeron y se le junaron, como tambieft una r;rao muchedumbre de griegos, y muchas senoras. Mlla loe ju~

dí01 que permanecieron

en la incredulidad, excitaron un tumulto,· y

(orzaron la casa de Jason, á la que ~labio y Sílas se habían retirado. No habiéndolos encontrado en ella, llenron á Jason, y á algunos de loa bermanoa á presencia de lo1 r;nagilltrndoe, acu!ándolos de que inquie- taban al pueblo, y eran rebeldei al César. Los acusados dieron fian-

r.

Quicnel

ranloaTen.

lonicen~~ea t

quienes ae di rigió ut.a car ta. Cual fu6 1' oouion de ella y m ob jeto.

11•

za

de

y ~ les d~jó en libertad. ·.A: la _noc~e siguiente condujeron .fuera la Ciudad a Pab!G r·: Sflas con dU"eccJon á Berea. Muy luego SU•

la _noc~e siguiente condujeron .fuera la Ciudad a Pab!G r·: Sflas con dU"eccJon á Berea. Muy

pieron los judíos de Teealónica que Pablo predicaba en Berea, y ocur-

rieron allá para coomonr al pueblo. Los hermanos sacaron á Pablo

y le llenroo por mar hasta Aténas, donde la dejaron, y les d!ó órden

de decir á Sílas y á Timoteo, que habían quedado en Berea, que se le reuniesen pronto. Parece que solo .et segundo lo hizo, pues vemo1 por esta misma epíttola que Pablo, habiendo sabido, quizá por medio de este diiiCípulo, la persecucion á que habían estado e:rpuestos loe .tielea de Tesalónica, resolvió qnedar solo en Aténas "f enviarles á Ti- moteo (3), para que reconoCiera el estado de su ·~lesia, y los ex- hortase á permanecer firmes en la .fe. ·· Dl1rante el ••age 4ie este dis- ofpulo, sahó Pablo de Aténas y fué á Corinto (4). La vuelta de Ti- moteo ceu10ló muchó al .Apóstol por la seguridad que le dió aquel · del fervor de los fielea de Te~~alóniea. Entónces fué cuando Pa- blo les etcribió esta carta para congratularse con ellos, y exhúrtarlos á · conservarse firmes en la fe, sin embargo de todos los males que se les hacia sufrir: añ!idia tambten alguniJs consejos á propósito de sns aeceBidades, segun lo que 'ab1a sabido tal vez de boca de Timoteo. Sao Pablo comienza esta epístola por la salutacion ordinaria (cap. 1), en que se hare notahle que no torna el carácter de após-

(1)

~r.nw.a.

Act. &Y&. 11. IC •e99·-\~ .Act. JI VIl. J. el •tqq.-(3) l. T/ae81. Ul. l. et M!J1·-(4)

11.

oAnálio11

de

.-&a•pul.ola

t

PattPACI.

tol (1), aeaso por no 110breponerse á Srlu y 'Timoteo con quíenet se haliuba asociado, ó mu bien porque aquel •:arácter era reconocí· do de los Tesalonicenses, y no babia entre ellos quien se lo coutet- tllra. Lo mismo hizo sin duda por la propia nzoo, escribiendo á loe F1lipenses; y al contrario, toma el carácter de apóitol en la epístola á los Coh •tenses, y en la segunda á los Corintios, aunque en lu dos e11taba asociado con Timoteo, porque en Corinto se le disputaba el aposto• lad.>, y no le babia ejercido en Colosa. Dice á los Tesalonicen· aes que lin cesar da gracias á Dios por ·el1011, acordándose siem- pre de todos en aua onciooes, y representándose lu obras de su fe, loa trabajos de su caridad, y la firmeza de su esperanza (2). Reco- poce todo esto como un efecto del amor que Dios Jea titme y de la eleccion que de ellos ha hecho (3). Recuerda el modo con que IJioa ha hecho resplandecer aobre ellos su elecciou y BU amor, no aoJo ha· ciendo que se les anunciara el Evangelio por él y BUS colegas, sino acompañándole con milagros y dones espirituHles, y en fin cog una plena y entera persuasiou , circunstancias que bao .caracterizafig el miniaterio que bao eJercido entre elloe el Apóstol y su• compaoeros (4). Otra señal del amor y de la eleccioo de D1os es el celo con que- ellow hao llepdo á ser imitadores de Jesucriato y de sus diteipulos, habiaD• do recibido la palabra del Evangelio aun en medio de la. grandea tri·

bulaciooea que

•D medio de eataa mismas tribulaciooea una alegría santa, que el &

píritu de DiQa difundía en elloa, dt> suerte que baa serv1do de modQ~

lo á todos los que bao abrazado la fe en la MllcedonW. y en la Aca- Y* (6). Que aunque el EVII.ngelio se predicó primero á los F1hpen~tea, aus progreaos no f:.~eroo tan considerables Pntre eUos como en Tesa· Jónica. en que fué recibido con tanta publicidad que la fama de ello ee extendió por todas partes, d" auerte que por donde quiera, sin ha·

él mismo el suceao de

.bl~ar de esta ~D~~.teria el Apóstol. se le referia á

por ello 1e les biUl seguido, y habiendo con~~ervailo

au predil'.acion entre los "Teroalonicenaes (6), y. los estnciales caructe- re~ de m conversion, á acaber, el abandono del culto de los fdolos, la

dedicacion al servicio del Dios "ivo y •erdadero, y el vivir aguardan· :du el glorioso advenimiento de Jesucristo (7). El Apóstol loa t.,ma á ellos mismo11 por te!'ltigoB de la verdad de lo que acaba de decirlfls (cap. 11), y les hace observar que saben có- mo su entl'bda en aque\111 ciudad rio hu sido vana y sin fruto (8). Lnt IIJCeBos de au mini!lterio en medio de ellos debt'n series un motivo de pl·rseverar en la fe que les bll predicado, Cllmo debe serlo tambieo lu conducta que él ha observado al ejercer entre ellos su mini11terio. LeB recuerda que cuanao fué á Te!l&lónica. hubJa padecido IDO• cho en Filipoa: que á pe88r de estas tribula~itmes lea predicó 11io te- mor el Evangelio entre muchos nucYOB combates (9): que ne les pre- dicó una doctrina de error ó de impureza, y que no se propuso eo- g11ñarlo8 (lO): que escogido de Dios para predicar el Evangelto, no tra• ta de ~omplncer á los hombres, sino solamente (l Dios (11): que por tanto no ha empleado la adulacion predicándoles una dectrioa favora. ble á sus errores ó ó. sus vicios: que no se ha sen.ido artificiosamen• te de su miuisterio en miras de avaricia para arrebatarles aus bienea,

(1 l

V J. d 2.-(11) 't 2. et 3.-(3) T 4. •eu•te•, fratru dilecti é •eo, •kction•!J,

't 5.-(5) 'f (i,, 7.-(&)"f e. , 9-(7) N

4.

,,r.,.; fUia F:t~a1ll[~lium ftHtrum, of-r.- .•

•J. ltl.-(11) 't

J .-,9) V ~.-(j ~): Jf 3.-(U) '

IOBB.

U

'RPfSTOLA

f'J.nt'RRA

A

Ll\1

T11!1AYO'ItiCElUEI.

6

-y que tampflco ha proctJrado ning11na gl()lid de parte de los bombre1,

de ellos, ni de ninfnnos otro~ ( 1) Sobre esto les h~tce notar que

en calidari de apó!ltiJ de Jesucristo podiu imponerles la carga de su IUbsi~ten· ia (2); pero no q11eriendo usa.r de I!IU!I derechos en este pun- to. se conüj·J entrd ellos co n:J unu tierna mc~.dre con 111111 hijos, y lé- jos de e:rijir'es nada, hr1biera ole~ad() darl_-¡s IIU vtcfa misma, pues tan·

to erM et amor que- les tenia ~3). Les recut>rda las penas q••e babia

cuando les predicaba el Evangelio, trabaJatldo al mismo

tiempo de rlia y de nuchc cnn sus manos, para no series gruvOS<J (•>· Lr•s toma por testigos de la co·•dnr:\a llflnta, justa é intachable que ha ()h~Jea:ado entre ellos, tratándolos C(>mo un padre á sus hijos, el:· b•lrtánd~Jios, consolándolos, conjn•ándolos á conducirse de una mane-

ra di¡na d~ Dios, que lot ha llamado á su reino y á

ni

pncfecido

au gloria (5).

E~to le presenta oc:toúon de darles DtJevas sei"Jales de su afecto. Lea a~egura que da continuamente gracias á Dios de que habiendo ello•

01do la pc~.l'lbra de Dios que les h11 predicado, la han recibtdo oo co- mo palabra de los hombres, sino como, lo que es en realidad, pala- bra dd Dins que obra eficazmente en ellos (6). El prueba esta ope- racion de D1os por la fe que los ha sostenido en medio de IBI per· eecucione1: les hace notar que por estas han Jlegado á aer imitado- res de las iglesias de Judea, suf.-iendo de parte de sus conciudadano• lo qtJe estas iglesias han sufrido de parte de los Judíos (7). Aquí ca- racteriza la infidelidad de los Judios incrédulos que han quitado la yj. da al mismo Jesus, y que despues de haberla quitado á lo• profetas, han perseguido tambien á los apóstoles y sus discípulos: a'luellos h•1mbres endurecidos y pe"er10s no agradan á Dios, y son enemigos de loa hombres, y h<~n colmado la medida de sus pecados, querien-

dl) impedir á los apóstoles anunciar á los gentiles In palabra que de-

be salvarlos (8). Añ.,de que la ir¡ de Dios ha caído ya sobre ellos (9), pues la eeguedad á que h:'lhian st(fo justamente abandonado!!, era ya un efeeto de la ira de Dios (10), y dice que esta ira permanecerá so- bre ellos hasta el fin (11 ), porque (como lo reconoce toda la tradiciun, y &amo lo hemos probiido por el testimonio de los profetas, de los apóstoles, y del mismo Je~ucri~to} la r.eguedad que cayó sobre una parte de los hijos de hrael desde el tiempo de los apó!ltoles, durará h Hta el fin d-. l•,s 11iglns ( 1:e), es decir, hasta que entrando en la lgle- •ia la plenitud de las naci•mes, sea salvo Israel (13), reliltablecido entón- ce• á su propio tronco. Continúa el apósto' manifestando su aft>cto á los Tesalonicen!les. Les dice que !!eparado de ellos en cuanto al cuerpo, mu no en cuaDto al corazon, babi11 de~~eado ~n mucha ansia ver. loe otra vez, y q1Je mas de una ocasion habi11. fnnnado el designio de volver á ello~; pero que Sa.tanas se lo habia impedido por los obs- tá~ulos que le habia su!!Citado (14). El miltivo de e~te deseo era que

mtraba la firmeza de eUos eo la fe como el objeto d" su esperanza,

m

't 5. r.t 6.-fll> t

7.-<3l t

s.-'4> t 9 -<5> t

to.-Hl.-cs> v 13.-<7)

7. et

't 14.-ilh V •5. et H.-(9)

1.

,, V JI. Perwmt .r• D•i "11fii!T ilio•.-(10) Rllffl. :u

••q•¡ Ceteri •~'aeeuti ""''• eif'at llllri,laM e•t: Dedil illi• Dr11• -,iritwm -punetioni•,

«"IN ut

la

expreaion de Calmet. Ve&~>e lo c¡11e ae dijo en el prtf•rio .obre Mlllaqulu, tom. :rYIJ y

, y lk la últmaG "enilla deJe.

in lin.m. -(!I'Eata ea la uprPaion del P. Mnuduit eobre ea miamo út:du; y tal

,.

lri"'-•nt, fe

ti. Caeratu t~ parte eowt•,it i11 /•ael.-(11) 'f li U~•

ük•

I(Otll

XI.

,.,,.,-

41< 1• ru•u k

JeruNl,

iJ'i, ti !26,

CCieeiftJ8 U

,

JH&rf• COtlf;f{if Íll

fertUJl-

,f,.,t.-,l'J t 17 .• , 111.

C.

·'""""*,

-¡.fO. tom

en la Di•ertllt'Íoll .,¡,,la

J:Jll.-(13)

u_¡,.,

6

PRBFA.CIQ

1 como el fundamento de su alegría y de su gloria delante de Jesucrir¡¡ to en el dia de su venida {1); nuevo motivo para ellos de perseverar en esta fe, que debe series tambien el fundamento de 1u e1peraou. Sao Pablo añade que teniendo siempre nuevoa embarazos que le detenían, y no pudiendo sufrir por mas tiempo la falta de aoticia de ellos (cap.m), babia querido maa bien quedar aolo en Aténas por enviarles á Timoteo, que los foruficase y exhortase á perseverar fir.

mes en la fe, y de este modo .pudiese contribuir el Apóstol á impe- dir que nadie fuese vencido por las persecdciones 9ue ellos sufrian y ,que él mismo padecía (~). Les representa que, como ellos saben, es- t.e es el destino de loil que ejercen el ministerio apostrílico (3). Lea J'ecuerda .que desde que estaba entre ellos, les babia predicho que ha· _bria persecucionea que sufrir, com•J se laa~ia verificado (4}. Repi· te .que no pudiendo ag•&ardar mas, lea había em·iado á Timo- leo para reconocer el estado de su fe (5). Anade que habiei1do vuel- to Timoteo, y dádole noticias tan buenas de su f0 y de su caridad,

de

1~& memoria que conservHban de él, y dd deseo que t.enian de ver,

]e, ha rec1bid,, con~uel:> en todos ams males, mP.nos por el afecto que

Jes tiene, que por la fe en que se mantenían, la cual era el principio

que es darle la vida el in11truirle

de que permanecen firmes en el Señor. Manifiesta que no sabe co-

mo dar d1gnamente gracias á Dio• por la alegría que es.perimtmta delante del Señor por causa de elloi (7). Les dice que se sien-

_te inchnacio ~ pedir á Dio~ tmlaYiot con mas

los para completar lo que pueda faltar á 11u fe (~). Y desde luego ex- presa su de~~eu y pide que D.os nuestro Padre y Jesucristo nue1.1tro Se- .nor se digne abrirle un camino favorable para ir á verlos (9). A ea- te deseo anade otro: pide que el Senor los naga crecer mas y mas

en caridad de unos con otro,, y para con todoa, y que afirme sus coro· zones en la suutidad, haciéudolo11 inmaculados delante de Dios y ~igno1

de parecer c•m contianza en su presencia tro Set\or aparecerá con todos sus santos

El Apólltol ocupa lo demas de esta carta en dar á los Tesa- lonicenses instrucciones proporciqnadas á sus necesidades. Primero, los conjura en general (cap. 1v) á conducirse con arreglo á loa pre· ceptos que les babia dado de parte de Jesucristo (11). Les recomien- da en particular que se guarden de toda impureza (1:¿), y adelanten mas y mas en el ejercicio de la caridad fraterna (13) y que se dedi- quen al trabajo (14). Pasa dcspues á los motivos que deben coneolar- los en la muerte de sus hermanos, y evitar que en eRte caso se en- tristezcan corno aquellos que no tienen esperanza dd siglo venidero. (15) Les hace presente que si creemos que Jesucristo murió y resuci- tó, debemos creer taml>ien que los que con él duermen el sueno de la muerte, resucitarán asimismo en el illtimo dia conduciéndolos en· tónces Dios y reuniendolos con Jesucri!!to (16). Anadtl en el nombre

~&rdor el poder ir á ver-

de

aquel ¡¡fertn (6).

Lell decl

ra

~1 ,fia en que Jesucristo nues- ( 1O) ó cou todos sus ángeles.

m

"Ji li.

t

et

19

7.-

ad .linm11.- <2>

7.

V 11.

r.t 9.- fo¡

v J.-3.- ,3,

V 10 _,g¡

v 3.- <4>

v 4.- <5>

t

Y

s.- (fil

tambiea

Compírese

oou 6sto el tute de 8&n Maleo, :lVI. 27: Filiu• tnínt Anmin••wnturu' ~~~ i11 /(lflria p,_

'f 11.-(111)

V 12. ad jinf!fn,

tr•• .,., ~v"' a11get.• •ui1; 6

J[Ull S. ">fli.rcoa vm. 3S.

Cum ang•lu •anctur.

en

.o.

R. 1\hleo. :uv. 31· c .•m knerit Filiu• hamini• in maj~1lrrlt •u4, tt o~r~ne• angeli cum

Y

!"

Pablo mismo en la •PI(Unda •purtola á lea TP.a•loniceuaf'o, & 7: -.In uw/ati.ne

1 ~u dt r.ut.'a '"'11 ung•l•• rirtuti• rju•

-~11) V l. d ll.-~l;l¡ V 3.-8.-(13) t 9.

11.-ll6) Vu.

. Dum .,,

el lU.-,14) n." 1~.-ll.J) t

IO'IIRJ:

U

ZPÍITOLA

PRIKB1lA

A

LOS

TEBA.Lft!fleEN!'E!I.

f

Clel 8enor, que los escogidos que se hallaren entónces vivos sobre la

tierra, y en pe1110na de los cuales habla, no precederán en la ¡luria de la reiRlrreccion á los que hubieren muerto ántes (1). Declara que

luego que se diere la

la trompeta de Dios, el Señor Jesus bajará del cielo, y a) momeo•

to resucitarin primero los que hubieren muerto en Jesucristo: y des.

pues Jos escogidos que estubieren vivos y hubieren quedado hasta en. tóneel'l sobre la tierra, serán cambiados en aquel momento y revesti- dos de la incorruptibilidad, como los resucitados, y serán llevados con est01 en las nubes para ir delante del Senor en medio del aire,

y reunidos así todos

Exhorta el Apóstol á los Tesalonicenses á consolarse unos á otros con las verdades que acaba de anunciarles (3). En cuanto al tiempo y circunstancias que 1 deben preceder á este 811Cetl0 (cap. v), les dice que no necesitan de ser instruidos por es.

crito (4), porque en la segunda carta dirigida 6. los mi~mos fieles, di- ce, que cuando estaba con ellos les babia hablado de Jo que debia su- ceder en los tiempos que precederán inmedtatamente á la venida del Señor; y en el mismo Jugar manifie11ta b11.stante que no quiere expli· cane sobre esta materia con toda daridod por eecrito (5). Se conten- ta pues aqui con recordarl~s lo que saben bien, esto es, que el dia del Senor vendrá como un ladron que sorprende por la nocht: (6). Declara expresamente que esta repentina destruccion caerá sobre los peneno. cuando ellos cre')crt n poder gozar de uno paz comple'a,

y de una entera seguridad (7). Pero al mismo tiempo representa á los

fieles á quienes escribe, que habiendo pasado ellos de las tiniebla• á la luz, no deben ser del número de los sorprendidos por aquel dia terrible (8). De aquí toma ocasion para exhortarlos á la vigilancia y la templanza, sostenidas por la fe, )a esperanza y la caridad (D). Fun- da la esperanza de ellos, en qne habiendo llegado á ser hijos de luz, tienen motivo de creer que Dioa no lo11 ha destinado á ser objeh)s

de 10 ira en la eternidad, sino á conseguir la salvacion por Jesucristo que murió por ellos, á fin de que ya sea que velen, permanet:iPndo en eata Yida, ó ya duerman con el sueño de la muerte, vivan siempre

señal por la voz del arcángel, y el sonido de

con el Sei'ior, habitarán eternamente con él' (2).

los eJLhorta de nuevo á con.olarse y á se.

guir eaificándo~e unos á otros ( 11). Se dirige á los si mpies fieles, les ruega que hor.ren y 11men á IRJ!I pastores, y conserven siem- pre la paz con ellos (l'l). Se dirige á los postores y lo!! exhorta á cte.empefiar con fidehdad todos los deberes de su ministerio (13). Se

eorl· él (10). Sobre esto

(1)

.w

~.

IHICt tJFelu~r~geli. el in tu'•

Jki, k«entlet de ea~lo:d rMrtui qui in Chrlllo•~nl TUln'!ltnl prrmi 1gr. pr·imum). Dt•tl.

~ ftQ qwi 1>itrimu•, qui rrlinquimur, •imul rapirn<ur eum •ll•• in 11uhibu oln·i11111 Chrt61o in llt -" M"'fHJf" etun DMnino ,.,.¡.,, •. Con lo eoul debe enmp4raree el texto rfe la ep•

T 15.-(2) Tlli. tt 17. /,.e Drnni11u1 Ítljll

l.• 'loe Coriotia.,

J:V. 62:

lt,

ti in

In 11141111ealo, iJt ietu fCVli, in nn~a

ima

tullo (r-or,et en<"'

lwi.), d naortui rtnrgent ineorrupti, rl no• immutabim•tr. Véue tambion l• Di•fftac·•-11

al>re la rtl'tlfftuiml, tom. :uu.-(3! V 1&. tt ult.-(4 V l. Dt temparibru autem ti ,

n. 5. Nurt retnrtl•• quod

- .a11e enem ap11.d ,.,., Aate dietb11m llobi1? Et nunc quad detiftl'al 1citu, 111 rnrlrt11r

Íll - ternpore. Nam mljltcrium j2m operalur iniqurtatu: •nntum ul qui tmtt nune, tt11•at uuc de ~dio.foa. Véaae lo que ae dirá •obp eoto en el pref11.cio de eat.& •eiUndll ep••· tela.-(1) V 2.-(7) 3. Cum ,,.·¡,. d'zffint, Paz el ••curitu, tr.rnr rtl"-nlinu •i• •u-

~. fran•, liMI iAtJigdi• td 1cri"""'"• ""bU.-(5) !l. Tllt

ÍllttrUIII, <f'~.-(8} V 4. et 5.(9o V &.-8.-\10) T 8.-10. Nor autn01 qur dzei IU.

l,

iJUIMti_lorieamjidti tt r/aaritati1, tt ~Jaltalfl •prm ltduti•: fU01Í•m

fiOa

~t

,

eobrii n

;, ,

Detu in iram, red ilJ IICIJuÚihoiWII 1alutu, &c.-(11) l" ll.-tl2Jf 1J, '' 13.·

.

&

PRBI'AClO

BOBaK L!

BPitrrnt&

l."

4

L08

'I'EIIAt,nR!CB!fi'RII.

dirige á todos, pastores ó ~unples fides, y los exhorta á estar siemp, ,

en una nota alegria, á orar incell8¡.temente, y á dar ~acias á 1>101 en todas las cosas (1). Les advierte á todos que no extmgau el esp{- ritu, es decir, que no impidan qu~ los que hun recibido algun don sobrenatural, usen de él para edificacion de sus hermanos (2): que no desprecien á los profetas, t:sto e10, el uro de aquel dnn sobrenatural que consistía en explicar las obscuridades de la Escritura, en prede- cir las cosaa venideras, y en descubrir lo que pociia estar oculto al e pir1tu humllDo (3). Pero al miMmo tiempo quiere que se ponp todo á prueba, para discernir si los es_e!ritus son de Dios, es decir, si los que creen estar iospirados por e) t;splritu de Di~s, lo están verdade- ramente (4). Quiere que no se apruebe ni se reciba sino Jo bueno. esto es, lo conforme (l la analogía de la fe y á las reglas de laa co tumbres (6). Quiere que se evite y se desconfie de todo lo que tenga alguna apariencia de mal, es decir, de todo lo que parece apartarse . «le las reglas de )as costumbres y de la analogía de la fe (1). Estu aon las sabias reglas que el Espíritu de Dios prescribe por boca del Apóstol, no solo á l01 Tesalonicenses, sino á los fielee de todos Jos siglos, y por las cuales ee debe juzgar ea todo tiempo de )as viu

'

estraordinarias, de )os efectos

singuJa 't!S, de Jas operaCIOIIeS 10breoa

tura)eL Despues tfesea el Apóstol á Jos Tesalonicenaes que el Dios

de paz J01 santifique de todas maneru, y que todo lo que hay eo eJios se conse"e límpio para la venida de Jesucristo (7): esto es

Jo que aguarda

que debiéodo~~e á sf miemo la eJecucion de sus decretos, consuma. por su gracia la obra de •u santificacion (8); porque "omo dice el mismo Apóstol en otra parte (9), Dioellama, justifica y glorifica á los que ha predestinado. Se encomienda el Apóstol á sus oraciones, y les pide que saluden de su parte á todos los hermanos, dándoles el óiculo saute (10). Loa conjura 6. que hagan leer esta carta delante de todos l011 ber- manoa (11~ y por último,le11 desea á todos )a gracia de Jesucristo (J2).

y espera de la fiddidad del que loa ha llamado, 1

m Las antiguas suscriciones griegas, el siriaco, el árabe, e) cofto, Teo

doreto, el autor de la Sinópsiw que se atribuye á san Atanuio, laa ina- cripcioneslatinas que se leen al principio de esta epístola dicen que f•:6 escrita en Atéoa~~o y esta opinion parece que tiene fundamento en lo q. e

dice el Apóstol en el r.ap. 111 V 1 &c.: No pudiendo 811:.frir por maa, ~it:m­

po la falta de noticias de vosotro,. quise mas bien qu.eddr IOÚJ en Aténas, y os envié á Tim.ot.eo. Pero el V 6 prueba que esta carta no ae escribió hasta despues de la vuelta de Timoteo: y el libre de las Actas manifiesta bastante que San Pablo no estaba en Aténas &ioo en Corinto, cuafloo do Ti moteo vol 'rió de Macedonia ( 13). Así Jo hemos expuesto al principio de este prefacio conciliando el texto de) libro de )as Ac- tas con e) de esta epístola. San Pahlo pasó de Aténas (l Corinto hácia el. año 62 de la era cristiana vulpr, y pennaneció allí die~ ·

.,_rncio.

10bre el

el

y

tiempo

Ju¡ar en que

&&

eecribi6

eplltO!a.

y

ocho

meaeL

Se

puede

colocar pues. la data

de e~ epístola bfl

cia el año 52 6 53, y tal es la comun opiuion. ·

(1)

t

18.-lS.-(!1)

"t

19.

il.

Spiric•m

ulite

eztingum.

(1)

't

!10.

Pn1kti11o

M-

lito

•e.-(fi) t

~ttr~. -C')

O>lt11i11 "''"'

,.,,.,,, .• 15) V !11.

Quod 6o11um

V !1-'.

,., tru.

Fi~li• ,.,

!li. A6 ornlli ·~ei• ffltiÜJ 11holiro~uNo -17l

V 23.-(8)

fUi 110catrit eoo, qui ttiiJm ftv.i,t.-:9¡ Rom vm. 30. Q11o•

et qu~• 'HCIIrnt, ho8 rt ;.,., fienit: t¡UII• aut•mjatiji·nit,

.d K-(11} f

~7.-(li) "f 28. et lllt.-(13}

td

.nw. L $,

f"'Mtlr•tir~ornt, loo 11 eoenit:

illNdiWr'lfieait.-(10} T 515.

·

1

EPISTOLA PRil\IERA

DE

SAN

PABLO

A LOS TESALONICENSES.

 

CAPITULO

lllRJMERO.

 

S. Pnble

aluda '

lo1

Tesalonicense-.

y

da gracias

por ellor.

Sucesoe de

au pre.

dicacion

enlre

los mismo• 'fe•alonicenses.

~toa han 1011rvido de modelo

'

loa pue.

blos vecinos, en

loe cuales se ha hecho

celebre

BU

fe.

l. PAut.vs , et Silvanos, et TimMbeus Ecclésiae Thessa- lnnit!énsium in Deo Patre, et Dómino leso Chru1to, 2. Grátia vobis, et pax. Grá- tias ágimus Deo semper pro úmnibus vobis, memúriam·ve- sln faciéutes in oratióuibu1 no- stris sine intermisKi(me,

3. Mémores óperia fidei ve-

strae, et labOris, et charitatis, et sul'ltinéntifte spei Dómini no-

stri leso Christi, ante Deum et Patrem nostrum:

4. Sciéntes

fratres, dilécti a

vestram:

Deo, electionem

5. Quía Evangélium nostrum

non fUJt ad vos in sermóne tantilm, sed et in virttltt>, et in Spíritu sancto, et in ple- nitúdine multa, flicutacitis qua- lea fuerimua in vobl8 propter

vos.

J. PuLO, Silvano" y Timoteo á

la iglet~ia de Tesalónica que estll en

Dioa Padre y en Jesucristo ntteltro Señor.

2. GrRcia y paz os sean dadas por

Dios nuestro Padr·e y Jesucristo nues-

Damos sin cesar gracias

á Dioa por todos vosotros, acordando-

nos continuamente de vo10tros en nuestra& oracionee,

3. Y representándonos delante de

Dios que es nuestro Padre, las obras de vuestra fe, l01 trabajos de vuestra caridad," y la firmeza de la esperan· za que teneis en n1,1e~otro Señor Jesu. cristo.

4. Porque sabemos, hermanos mios

amados de Dios, cuál ha sido vuestra eleccion;

5. Pues la predicacion del Evange-

lio que os hemos hecho, no ha consis· tido liolo en palabras, sino que ha es- tado acotffpañada de milagros, de la virtud del Espíritu Santo, y de to:lo lo que puede servir para persuadiros" y convenceros de la verdad de las co- sas qv.e Bt! o/J anunciaban. VtJsotros sa-

beis como hemos obrado entre vosotros

tro &ñor.

11

'f.r l.

Este et1

el minno

Sílu de

que

el

Be habla en

lu

Actu. Véase

ol PreCacie.

V

2.

Eata1

palabru oe

bailan

en

griego.

 

f'

3.

Tal

ea

el

senlido del

griego.

't 5.

E.te e• el

Mntido

dlll ¡rie¡o.

 

10 EPfBTOLA J.•

A

LOII

TBIA.LOI'IICIIIl'fSICio

por vuestra salvocion, sm omitir na-

da de cuanto podia contribuir á est4 objeto. tS. Y tamhien hm1or tenido el con· .uelo de ver que ·habeis sido nuf'stros imitadores, é imitu.dores del Senor, ha- biendo recibido la palabra del Evan- geliu entre grandes aflicciones; pero con la alegría interior que viene del Espíritu Snnto:

7. lle suerte que habeis Eervido de modelo ll todos los que han abrn- zado la fe en la Macedonia y IR Acaya."

8. Porque no 11olamente sois cau-

118 por vuestra conversion de que la palabro del Senor se huya extendido con publicidad' en la Muccdonia y la A ca) a, sino que la fe que tene1s e u Dios, ae ha hecho tan célebre por todas par·

tes, que no hRy necesidlid de que ha- bit DIOS de ella,

9. Pues los miPmos fieles publican, ha-

blando de no¡:otro11, cuál ha sido el su-

eeso de nuestra llegada ll vosotros, y cónao os con"'ertisteis á Dios, abando- .nando loa ídolos, por servir al Dios vivo y verdadero,

á su hi-

jo Jesus á quien resucitó de entre los muertos, y que nos ha librado de la ira futura, sati.!faciendo él mismo por no- mtros á la jWlticia de Dios con la -efusion de su sangre.

1o.

Y

aguardar del

cielo

6. Et vos imitatóres nostri fa·

cti estis, et Dómini, excipién- tes verbum in tribulatióne mul- ta1 cum gáudio Spíritt1s saneti:

7. Ita ut fadi sitis forma ó- mnibus credéntibus in Mace- dóoia, et in Acháia.

8. A \·obiH enim dift'amfltu1

e8t sermo Dómini, non solum in Macedónia, et in Acháia, sed et in omni loco lides ve- stra, quae est ad Deum, pro- fécta e11t, ita ut non sit no-

bia necésse quidquam loqui.

9. lpsi enim de nobis annún-

ciant qualem intróitum habue- rimus ad Yos: et quómodo convérsi estis ad Deum a si-

mulácris, servire Deo vivo, et Yero, 1o. Et expectare Fílium eiu11 de caelis (quem suscitavit ex mórluis) Icsum , qui eripuit nos ab ira ventúra.

V 7.

Tes•lóniea era

la

capital

de

la

taba entónceo, era la capital de la Acay-.

"/¡

~.

Esta

e• el acmidu

del ¡rie¡o,

Macedonia, y Corinto, donde S. Pablo u-

CAPITULO 11.

Purt'Zn, desintertls y oolicitud de

S. Pablo en la predieaeion dAI Enngelio. Fidflli.

dad de

loe

loR Tenlonicenlltll.

Teaalonieenllf!e,

Juicio

terrible

•obre 108 Judloa. Afecto de S.

Pablo i

l. PERO no el nece1ario que yo

ruurra al testimonio de otro1 para enMlzar el mérito de t·t~.estra fe y el .fruto de mi1 predicacionts entre vosc- tros, porque •osotros mismos herma- nos mio1, 110 ignoraia que nue11U'a

l. N Alll ipsi scitis, fratres, in·

ad vos, quia

tróitum

nostrum

non inarus fuit:

e 'Prrrt.n i1.

U

llegada á vosotros no ha sido vana tj •in fruto.

Sino fJUe despues de haber au-

frido mucho, como sabeis, y de haber sido ultrajados en Filipos, no dejamos, confiando en nuestro Dios, de predica- ros con valor 11 el Evangelio de Dios

licitúdine. entre naucbos combates y predicárns-

Philíppis, fidúciam habúim•ul in Deo nostro loqui ad vos Evan~élium Dei in multa so-

méliis affécti (sicut seitis) in

2.

8ed ante

p11.ui, et eontu-

2.

le en tOtia su pur~za.

3. Porque no 011 hemos predicado una doctrina de error ó de impu- reza, ni hen10s tenido el designio de engañaros.

4. Sed sicut probáti sumus 4. Sino que así como Dios nos ha

a Deo ut crederétur nobis Evangéliurn: ita lóquimur non

(fUasi hominihus placéntes, sed los. hombres, sino á Dios que ve el

Deo, qui prob11.t corda nostra. fondo de nuestros carazones. Lo cual habeis podido reconocer en la. manera con qtU nos ltemos conducioo al predi- caros el EfJangelio.

aliquá.ndo fúi- 5. Pues no bemos usado de nin-

mus in serrn6ue adulationis, guna palabra de adulacion como lo

18.beis. y nuestro ministerio no ha eervido de pretexto" á nuestra avari- cia, de lo cual testigo es Dios:

6. Nec quaeréntes ab homí· 6. Ni hemos buscado ainguna glo-

nibus glóriam, neque a vobis,

neque ab áliis. 10tros, ni de oingun otro.

7. Ciam possemus vobis óne. 7. Podmmos, como apóstoles de

ri esse ut Christi Apóstoli: sed párvuli in médio

vestrum, tamquam si outrix hecho pequeñ•'s entre vosotros, con- fóveat filio. suos. duciéndonos con toda cl,lse de dulzu- ra", así como una nodriza que ama tiernamente á sus hijos, se achica pa- ra acomodarse á su debilidad.

8. Así en el afecto que sentimoe

Jesu-Cristo imponeros la carga dtJ nuestra subsiBtencia"; pero nos hemos

fat~ti sumus

ria de parte de los hombres, ni de vo-

sicut scitis: nequ~ in occaaiO ne avantiae: Deus testis est:

3. Exhortátio enim nostra

non de erróre, ncque de im·

mundítia, neque in dolo,

elegido para confiarnos iU Evangelio, . así hablamos, no para complacer á

5. Neque enim

8 Ita desiderántes vos. cú-

pide voleb!Unus trádere vobis non solum Evangélium Dtw, sed étiám ánimas nostras: qu~

niam charíssimi nobis facti estis.

9, Mémores enim

estis

fra-

por vosotros, bien lrjos de P.xigir u.l- go dtJ vosotr·os, hub1erarnos deseado daros no solo el conocimiento del

Evangelio de' Dios, sino tambien nues- tra propia vida: tan grande es el amor que os profesamos, como lo sabei•.

9. Pues Bi'A duda os acordai1, her.

V !l.

"f 5.

't 5-7.

Este ea el aentitlo

del

rriego.

Eate

e•

el

eentidn del

grte¡o.

Dil.

y

nueatro

miniaterio

no ha

~~entido del (riel(o: nos

·

~ervido &c., 1 DO lunn011 buacado tam-

poco &e., aunque hubieram,.,. pod1do oomo apoetole• de Je.u-Criato, grnaroa IR

coa to.

a11~•if"a •K,.id~nt:ill. Pero &c.

lbid.

Este

ea

el

bemoe

conduo.ído eat.re voaotrue

u

clase

de tllllaura, c:emo IUl& n~iz& &c.

.fct. na. 18.

~~

I:PÍSTOL.\

]. • A 1.01 TJI!IU,O!'IICEI'f!!ES.

Act n. 3.

1

·

2. Theu. 1u.

!~.

hlanos mios, de la peD'l y fati!l8 que hemo~ sufr1do por amor vue$tro y co-

tres

tionis:

labóris

nocte

nostri, et

fntiga·

ac

die

operán-

j. mo hemos predicado el Evangelio de tes, ne quem ,·estr6m grava•

Dios, trabajando con nuestras manos rémus, predicávimus in vobis de dia y 1le noche para nu ser g:-avo. Evangélium Dei. sos á ninguno de vosotros.

et Dcus,

sancte, et JUsté, et siue

queréla, vobis, qui credidístis, fúimus:

1 O. Vosotros mi ~mos sois testigos,

y lo es igualmente Dios, de cuan san- ta, j•1sta é irreprensible ha sidQ la ma- nerd con que me he conducido para con vosotros que ha beis ahrazado la fe.

11. Porq·¡e BBbeis que me he por.

tado con cada uno de vosotros como 'IJn padre con SU!O hijo!!,

12. Exhortánd•K>s," consolándoos y

<:onjurándooa á conduciros de una manera di~na de Dios qneos ha llama·

1 O. V oa testes estis,

quam

11. Sicut scitis, quáliter u.

numquémque

pater

12. Deprecántes vos, et con- solántes, testificáti 11umus, ut ambularétis digne Deo, qui vo. cavit VOS in IUUID reguum, et glórinm.

(!!icut

yestrum

suos) ·

fílios

do á su reino y á su gloria.

13. Por eso tambien damos conti-

nuas gracias á Dios de que habiendo escuchado la palabra de Di••s que os prediCilmQs, la habeis recibido no co- mo palabra de los hombres, sino, lo q•Je es en verdad, como palabra de Dios que obra en vosotros que sois

fieles,

de obras bue11as.

14. Porque Yosotros, hermanos

mios, habe1s llegadu á ser imitadores de las iglesias de Dios que han abra· zado la fe de Jesucristo en la Judea,

pue" habeis pader.ido de parte de vuea- tros conciudadanos las mismas perse- cuciones que a•luellas iglesias han pa- decido de parte de los Judíos l 5. Que rlieron muerte al Señor Jcsus y á sus'' profetas; que nos han penteguido; que no agr;•dan á D1os,

y son enemil!os de todos lus hombres,

oponiéndose á su salvacion,

y por la que ltaceu toda clase

16. E impidi.'·ndonos anunciar á

}o!l gentiles la palabra que debe aal- vnrlos, para colmar 11iempre de este modu la medida de sus pecadoR, por un P;_(ecto terrible tk la justicia de Dios que los ha entrl'¡(fld(J á su pro-

13. ldP.ó et nos grátias ági-

mus Deo sine intermissióue:

qu{)niiun cum accepissétls a nobis verbum audítlb .Uei, ac- ccpistis illud, non ut nrbum hóminum, sed (sicut est ve. re) ''erbum Dei, qui opera- tur in vobis, qui credidi!ólis.

fa-

cti estis fratres Eccle~<iárum Dei, quae sunt in ludaea in Christo Iesu: quia éadem pus- si estis et VO!I a COntribúJibus vestris, sicut et ipsi a ludaeiS:

14. Vos enim imitatóres

15. Qui et Dóminum occi·

dérunt lesum, et Pruphútas, et nos persecúti sunt, et Dt:o

non placent, et ómnibus ho- mínibus adversántnr,

16. Prohibéntes nos Génti.

hus loqui ut salvae finnt, ut impleant peccftta sua ~emper:

pervenit enim ira Dei super

illos usque io tinem.

pia malicia, porque In ira de Dioa"

Í' 1~.

t

15.

'* J ti.

Tal ea el ~~entido del rriego.

Eota palRbra aa

La

halla

en el griego.

p&l&bra

Dei no está

e o el ¡riep.

CAPITULO

U,

11

17. Nos autem fratres deso- )áti a vobis ad tempns horae, aspéctu, non corde. abundán- tiü" testinávimus fáciem ve- stram vidére cum multo de- sidério:

)8. Quóniam volúimus veni-

re ad vos: ego quidcm Pau-

lus,

et semel, et 1terum,

aed

irnpedLvit nos salwlas.

19. QIJae est enim nostra

11pes, aut gáudium, aut coró- na glóriaet Nónne vos anta Dórninum nostrum lesurn Chritltum estis m advéntu eius1

20. Vos e ni m estis glória oo-

-'ra et gáudium.

ha caído sobre ellos, cerá hasta el fin··.

17. Separados" pues de vosotros,

hermanos mios, por uu poco de tiem- po' en cuanto al cuerpo, mas no de

corazon, hemos deseado con mucho

y mas

ardor y ansia volveros á ver,

sabiendo que os afligía la per1ec1tcion. y q~te necesitabais de ser sostenidos e11

laje.

18. Por eso., hemos querido vol-

ver

for'!'

mado mas de una vez" el designio de

hacerlo; pero Satanas nos lo ha impe~

dido;

ajb·mar

a.'fí no /te podido satisfacer el

y aUí permane-:

á vosotros,

y

y

yo

Pablo

he

de.~eo de ir á

vuestra

fe

y

asegurar

suspiro

vuestra

sin ces5r.

salud, por

la

que

,

19. tPorque cuál es nuestra es- peranza, nuestra alegría y la corona de nuestra gloria? ¡No lo es lo que

sois, y lo que seréis delante de nues; tro Senor Jesucristo en el dia de su veniJa1 Sí, lo sois vo.eotrm1;

PtJrque aoill nuestra gloria y

nuestra alegría, cuando perseverais en

la fe y en la justicia que habeis reci- bido por mi ministerio,

20.

'i' 16.

E. decir, hasta

el fin

Pnd'dcin.

 
 

V 17.

F""'te P•

el sentido

del

.

V

18.

&<te e•

el

sentido

del

lhcd.

Gr.

dif.

Por

eso

hem1111

verns;

mas,

&c.

de

lo• •i¡loe. Véue lo que se

gnego.

~rriego.

querido

(y• digo, yo Pablo)

dijo sobre oeto en el

una y dos

veces

ir t

CAPITULO

111.

Timnten e1 11nviado t loe Tesaloniconlles para fortificarlo• en sus tribulacinnes. Te . tirnomo vent11joso que él da. de lll fe y caridad de ac¡ueUoa 6el011. 8. P~blo do.

Be&

ir '

verlo-.

y

que

tengan •urneatoa en

el bien,

·

1.

PR

PTER.

quod

non

su·

atinéntes ámplius, pllicuit no·

bi~ remanére

Athénis,

aolis:

· 2. Et mísimus Timótbeum fratrem noBtrum, et ministrum Dei in Evangélio Christi ad confirmánd.os vos , et exhor-

PoR. tanto no pudiendo enfrir

mas tiempo qlle estuvieseis sin con- sueliJ, quille mas bien quedar solo en Aténas, · 2. Y os t'nvié á Timotco nuestro hermano y ministro de Di'>s, que tra- baja conmigd' en la predicacirm de el Evan¡eliu de JesK-Crllito, para que

l.

Aet. sn. J,

14 E 0 ÍRTOLA

J.•

A

LOI

'fE!lA.tnNJCENAES.

•~ fortifir-ase y exhortase á permane- tándos pro fidc cer firmes en vuestra fe.

3. Y que ninguno vacilase por las

persecuciones que no11 cercan; por11ue

Jllbeis que á esto somos destinados.

vestra:

3. Ut nemo moveatur in trí-

bulatiónibus istis: ipsi enim seitis quód in hoc pósill su- mus. 4. Nam et <'ilm llpud vol' es- semus, praedicehamus vohis passúros nos tribulatiónes, si- cut et factum est, et scitis. 5. Proptérea et ego ámplius non sústinens, misi ud cugno- scéndam fidem vestrarn: ne fi1rte tentáverit vos i~.qui ten- tal, et inanis fiat labor noster.

4. Y desde que estnbamns entre

yosotros os prediJimos qne tendríamos aflicciones que >~ufrir, romo las hemos

tenido segun ~nbcis.

5. N•• pudiendo pnes, aguardar

por m:¡s tiempo, o~ le he em·iado pa- ra reconocer el estarlo ele vue!ltra fe,

BO fuese qne el tent!idor o& hubiese

puc"to tentacinn, y que nuestro traba-

JO

se ha~a inútil."

.

8. Mas h1Lhiendo vuelto Ti m lfeo

á nosotros despues de haberos visto, y dádonos un testimonio tan bueno de vuestra fe y caridad, de la afectuosa memoria que teneis continuamente de nosotros, y os mueve á desear nues- tra vista, como nnl'otros la vuestra;

7. Por eso nermanos mios, en lo·

das las aflicciones y males q11e nos vienen, vuestra fe nos proporciona

consuelo en vosotros.

8. Porque ahora vivimo;~, y esta-

mos contentos en medio de todos nues-

tros males, si perseverais firmes en el Señor.

U. Y en verdad ¿qué gracias bas-

tante dignas de Dio!! podemos darle por" la alegría de que nos sentimos eolmados delante de él" por vo¡¡otros?

rogarle

tie dia y de noche cun el m 1yor ardor, para que nos permitfl ir á veros, y

anadir lo que todav1a puede faltar á vuestra fe.

Padre

Señor,

-.ue le agrade conducirnos á vosotros.

Dios y á Jesucri!!lO llllt

10. Esto

nos

mueve

á

11.

Ruego

pues á

n•testro

:stro

Ti-

mótheo ad nos a vobis, el an- nun<"iánte nobis fidem et cha-

ritalf>m vestram, et quía me- móriam nostri habétis bonam semper, rfesidcráuks nolt vi-

dc!\re, sicut et nos quoque vos:

6. Nune ante m veniénte

7. Ideo Cllnslllát• sumu'! fra-

tres in vobis in •>mni ne<'.es- sitatc, et tribulatióne nostra per fidem vestram, 8. Quóniam nunc ví,·imus, si vos statii in Dómino.

9. Quam enim gratiarum &•

ctiónern pú!!sumus Deo retri- búere pro vobts in· om•1i gau- dio, quo gaudemus propter V()l ante Deum no-trum, 10. Nocte ac die abundán- tius orántes, ut videamus fa. ciem vestram, et compleA.mu• ea, quae desunt fldei vestraef .

11. lpse autem Deus, et Pa-

ter nnster, et Dominus noster lesus Christus d1rigat viam

nostram

ad

vos.

12.

mas

't

't

'i.

9.

]lo•rl.

f

Que el s.'fior os y mas en la caridud"

1~.

Gr. di f. tent \ndoos

T41 es

Lit.

el

haga crecer

te-

12. Vo>t autcm Dóminus multíplicet et abundlire fáciat

tr&bajo.

que os

.,¡ tentador,

~trmgo.

[li""·

se b&ga inótil nuestro

·

snnt;do d('l

D•&Pstro

d~

delante

El 1entido dol gric¡u es este, rnultiplictt el .tl•llllon j.mt clMrit.U llrM•

C.&PlTULO III.

·

15'

ebaritdtem Yestnm in (nvicem, et in orones, quemádmodum et nos in vobis:

13. Ad oonfirmánda eonJa Yestra sine queréla in san- ctitite, ante Deum et Putre.n nosu~um, in advéntu Dómini • no11tri Iesu Christi cum ómni- bus sanctis eius. Amen.

nei

la nuestra pana con todos¡

13. Que confirme YUe1tros corazo-

nes haciéndoos irreprensibles por la santidad de vuestra vida delante de nuestro Pudre Dios, en el di11 en que Jesucristo nuestro Señor aparecerá

á otros, y que sea tal come

unos

con sus santos. Amen".

no au.acritos. Véue la nota que e&tá en el

V

13.

Eate

.AIIII!n

111

h&lla en

el griego

Prefacio.

impreso; pero 111 en muy bueno. ma.

CAPITULO

IV.

blmrtacion t

huir

trabajo

de

la

fomieacion; 6

t

Orden con

guardar la castidad conyugal; t

la caridad

con

la

mutua; al

eaperanu de la reaurreccion.

de monWI;

conaolarae de la muerte de aus htsrmanus

que esta 111 verificad

l. DE cétero ergo, fratres. rogámus vos el ob11ecrámus in DiJmiuo le&U, ut quemádmo dum accepístis a nobis quo· modo opórteat vos ambulihe, et placére Deo, sic et ambu- létis ut abund~tis magis.

2. Scitis enim quae prnecé

pta déderim vobis per Dómi- num lesum.

.3 Haec est enim volúntas Dei, sanctificátio vestra; ut

abstineAtis vos afornicntióne,

4. Ut sciat unusquísque VC•

strüm vas suum possidere in sanctificntione. et hou6re:

5. Non in passi6ne desidé-

rij , sicut et Gentes , quae

ignórant Deum:

6. Et nequis supergrediatur,

neque circumvéniat in negó- tío fratrem suum : quóniam vindex est Dóminus de hi11 ómnibus, sicut praedíximus Yobis, et testiticáti sumus.

l. Poa Jo demas, hermanos mios,

os suplicamos y conjuramos por el Se- ñor Jesus, que segun aprendisteis de nosotros cómo debeis andar en el ca- mino de Dios para complacerle, asi andeis por él de tal suerte, que" ade- lanteis" mas y mas.

· 2. Sabeis en efecto, cuáles son los preceptos que os hemos dado" de par- te del Señor Jesus, y cuánto os llemos ruomendaclo vivir en la justicia y la

santidad que Dios exije.

3. Porque la voluntad de Dios es

que seais santos y puros; que os nbs-

tengais de la fornicacion;

4. Que cadn uno de vosotr)s sepa

poseer el vaso de &u cuerpo en santi• dad y honestidad,

¡,. Y no siguiendo los movimien- tos de la conr.upiscencia, como hacen los paganos que no conocen á Dios;

6. Que nadie oprima á su herma-

no ni le e~torsione en ningun asunto,'' porque el s~ñor es el vengador do to- dos estos pecados, como ya os lu he- mos declarado y asegurado de su parte.

V l.

Lu palabru, nc 11 atnbuktu, no eat6n en el ¡riego hnpreao, pero muchoe

· ea eato otro IMIDtido: Ni.Dp•

&tta

lllBDWOC:ritoa antiguo• confirman t~at& lr.ctura.

V i.

1' 6.

la expreaion del gri,.go,

~

bluchoa crooo c¡u.e el

dednim.,

¡riego ae puude tom

r

Rora•• nJ.I.

Eplu•. V 17.

16

EPÍSTOLA

l.•

A

LOS

TEIIA. LOI'flr.BNSEII.

7.

Pues Dios no nos ha Humado á 7. Non enim vocbit noa

JHra.zm 34.

zv

~~

17.

l.J~~<~nu. 18.

lT.12.

su servicio para t:er impuros, sino pa· Deus in immuodítiam, sed in

sauctificatiónem. ltaque qui haec spernit,

ra ser santos.

8. El que desprecia pues estas

re-

8

glas, desprecia no á un hombre, sino

á Dio~, que es

llOs ha riado tambien á su E~píritu ritum &uum sanctum in noLilh.

Santo para comunicarnos la santidad que requiere de 11osotrotr.

9. Por lo tocante á la caridad fra-

terna, no teneis necesidad de que yo

os escriba, pues el mismo D10s os enseñado á amaros unos á otros.

ha

non

hóminem

spernit ,

sed

el autor de ellas, y que Deum: qui ~tiam dedil Spí-

9. De charitflte autem fra- ternitatis non necésse habe- mus scríbere vobis: ipsi enim VOS a Deo didicístis ut diliga- tis ínvirJ.m. 10 Etenim illud fácitis in omnes fratrcs in uni,·érsa Ma- cedónia. Rngamus autem vos fratres ut abundétis magia,

1l. Et 6peram detis ut quié- ti sitis, et ut vestrum ne¡zótium agatis, et operémini mánibus vestris, sicut praecépimus vo- bis:

~2. Et ut honéste ambuletis ad co!.l, qui foris sunt: et uullius áliquid desidereti&.

13. Nólumus autcm vo11 ig'noriuc fratres de dormiénti- bus, ut non contrislémini si- cut et céteri, qui spem non habent.

10. Y lo haceis respecto de todos

lo~ hermanos nuestros que están en lo- da la Macedonia; mas yo os exhorto,

hermanos mios. á que add&nteis mas y mas en este amor;

11. A que procureis vivir en quie-

tud; á que cada uno se dedique a su

ocupacion, y á trabajar con sus pro-

pias

denado;

12. Y á que os conduzcais hones-

tamente con los que están fut>ra de la lgle11ia y poniéndoos en estado de no nrcesitar de nadie," no codicieis na- da de lo que pertenece á otros.

13. Ahora, no (¡uercmos, herma-

nos mios, que ignoreis lo que debeis saber respecto de los que duermen con el sueno de la mue,·te, para que no os entristezcais, como los demas hombres que no tienen e11peranza pos- terior á esta vida, porque no aguar- dan otra. Nosotros debemos aguar• darla con entera confianza.

14. Porque si creemos que Jesus

or·

manos,

como

os

lo

hemos

·

14. Si enim crédimus quOd lesus mórtuus est, et r~sur­ réxit: ita et Deus cos. qiii dor- miénmt per lt:sum, addí.tcet cum eo.

nuestro grf,., murió y resucitó f.or la "irtud de Dios que estaba en é , debe- mos creer igualmente que Dios con- ducirá con Je!lUS á su gloria á los que, liendo sus miembros por la fe y la ca• ridad, hubteren dormido en él con el rueiío de la mu,.,·te; y que los intro-

ducirá en la gloria con los que hubie·

DO

atente '

d

Mllet'

U

lidad CfJnyugal•

. V 1 ~-

El_ sentido del

•tar de aallie.

BU hermano,

griugo

es

ni

est.e: 1

le

b&ga

ultraje en lo qne

mira á

wfitk.

que

oa pongais

e11 eatdo do

no nec:e.

· 8API'l'ULO

J'J

ren

qtlédado 11ivo1· halta

el

fin

del

mu11do.

15. Porque oa declaramoa que ha-

biendo aabido del 'Seoor minno, que DOSOtroa, que vivimos r, eatamoa reser- vados para au venida,' no prevendré- moa á los que están ya eo elaueñude

la muerte, ni entrarémos áme& qu •llos e11 po1uion de la gloria qu Dio• 11e1 4a preparado.

15. Hoe enim vobit dlcimue

in verbo Dómini, qum 001, qui vívimus, qui residui. IU• mua in advéntum Dómini, non praeveoiém1.111 eu., qui dormié-

nmL

16. Qooniaa1 ipaé

17.

de

cae)o:

aunt ,

.

,

.

qai relínquimur, aimul

mur cpm

viam

aemper

illia in

Dómin01

16. Pues al momento que se diere

la senaJ por la voz del arcangel, y el

10nido de la trompeta de Dioa, el Se·

flor

hubieren

citarán primero:"

muerto en Je1u-Criato, re11u.

mismo bajará del ciel''• y loa que

in iu11u, et in vooe Arcbán-

,eli, et in tuba Dei descén-

et mórtui, qui

reaúr¡ent

det

in Cbriato

primi.De' d.l.

17. Despuea noaolroa que vivimo1

1 que permaoecerémoa" en elmufldo halta e1&tÓ1&Cel, aerémos arrebata~ coo ellos en Ju nubes, para ir delante del Señor" en medio del aire. Y ui esta.- rémos tod011 para siempre con el Senor.

otro.

in verbia iatia. con estas verdades, y no 01 cjlijai1

m "noa, q01 vrnmu1,

np~

nábibua ób-

Chriato in áera, et aic

cum Dómino érimua.

18. ltaque consolámini lnvi.

eem

18.

Con10laos pues, unos '

tk 14 muerte de

vue1tro1 pr6jimo1, á

la que tkbe aegu.ir tan glorioiG re,.,

reccion.

15.

16.

V 17.

t

f

Gr. dif. a.atJa-1• tu

huta

Gr. I'IIIIUcitarta

Gr.

•hliiír.-• YÍYoe, yldin-

,

.U. clejad01n

.Z

_

1111 yenida.

primero: cle.,oe• n-trOI á.

le. fW m.lliér

tlif. deepuea

a-u

nt6ue• n

•l

viYoe, 1 lUilr- .U.

•ejadoa lata

Aill.

ka u

la ezpreeioa del pp.

CAPITULO V.

l.C

n.q,

Jaeertidumbre del clia clel leler. Borpnea ele l01 pecadere1.

Loa

hljet1

cle1 ~

y de

la necia

Armu Mpiriwale

llonor de loa

puterM

8afrimiaato

'

loa

debilea.

Aoelrfi&J. oracioa coat.Uuau. Be¡lu de cond11ct& aobre ralea. 8 utacian.

1

operacionoa10brenaW.

1. Ds

tempóribu• autem, et

indigé-

moméatia fratres non

tia ut acribblus

vobia.

l. lpai enim diligéntw aci- hl quia die. Dómini, licut fur in oocte, ita véW.L

1. Poa lo respectivo á 108 tiem- po• y momentos tk esta venida de Juv.tristo, no necesitais, henniUIOI mio1, de que oa escribamos.

2. Porque vo10tros mismoa aabei•

bien que el día del Senor ha de n- oír como un ladron, que vieM de' noche lin que 1e 1epa, ni se le agua,

de.

Ene dia 1orprenderá tambien

·

!J.

10.

,

lU.

A¡Ne. IUo So

zn.li.

 

lo1 impío1.

/

''IOX. DUI.

a

lni. uz. lT.

.Bpin.n.l4.

17•.

i8

UÍ81'ftU

J.•

1\

J,&l 'talA LOJIICBIIU!,

8. PuéB cuando ellos dm\n: E.ca~ 3. e~~ enim díxerint pa X

•n paz y seguridad, .e hallarán 10, et secur1tas: tune repentmu11

prendidos repebtinameote de una rui- Da imprevista, como una muger en einta por los dolores del parto, sin qu. lea quede ninguo medio de salvane. · 4. Mas toeotroa, hermanos mios, no eataia en las tinieblas tk la ignoraACia ~ del pecado, para que aquel dia pue-- da aorprenderoa como un ladron.

ei11 11Upe"érJi~t intétitus, sicút dolor m Ól610 habénti, et non eft'ó¡leot.

4. Vos a\Jtem fratret noa eatis in ténebri11, ut vo1 diee illa tb.mquam fur comprehén-

dat:

. 5.

Todos voaotroe sois

hijos

de la_

q;, Omaes ~ni111 •os

frlii lu-

luz, é. hijos del dia pO'r la fe '1 la ca-

no

101001 hijos de la noche ni de· ·las· ti-

Bieblu, nosotrr,~ fJ'Ue hac~mo• profe~

non de t,'Tt;er en Jesumlto '!J de I6$'.J

ridad que os ha ~Qdo Dios; pue1

eis estie.,

et filii

d1éi: non s

riHJS noetis, neque tenc:brir11m.o

eirk.

6.

. No

dunnamoa put!s

tomo Jor

otros -t¡WJ 110 ti~men la

Ja,

sino

misrl«l víttll:l•

la om•

velemos y evitemos

iu-iaguea•· :del pecado,

·

· 6. Igiti.tr ·non dótmil\mus·IJi.

eUt· et céteri¡ ·sed vigilémua,

M'IIÓbrii éinu18,

7. Porque -loa .que d~rmeD,<duer

men de noche, y los que 818-embtia-

8&JI• IJfJ embriagan. de nocbe.

8. Mas noaolrot · que aómnt-- kijo•

del dia,~o ciCQbl'Zm~sdtJ decirlo; gval'-

démonos de este sueilo y de eat• em•

briaguez" w y 1!-flD~Ilo~,_tQmando

cota

mo la eaper~nza de _la sal"acion que ~

_por.

yei-

la

fe y

la

caridad,

y

por

bemos aguartüir ttm

entel·a·co7lfimna. ·

9. Porque Dios no no~ ha

_7. Qni. enim dórmiunt, no- ete flurmiunt: ett¡út ébrU 8dtft,

nocte éhrii. •unt. B. Nos autem, qui diéi su- mua, súhrii simus, indúti lo-

charilátis, et

ricam

f1dei,

et

,gál~~_spe~,, ~(ltts:

~. Quóniatn ,:r10ñ . pÓf!u~t .noi

do para objetos, ó víctimas de su ira,

eino para que censigamos la

por nuestro St!ñor Jesucristo, nn~trum lesum Chri11IUJn,

Dcus

in

iram,

sed in

ac4ui-

aitiónem -.hl~ per. DóuwiWDL

10. Que murió por noiotros, pnra · )0. Qm múrtuu¡¡ e~t pro no-

bis: ut sive vigilémus, 11ive

dormifttnus, eimtJI• cruin illo··~

que ya sea qw velt>mos. perrnanecien-

tlo en•tta •ida, ó. ya «t••e durmarnos

con el:Juiño

siempre con

de

éf.

la.

.

'

muerl~, tiva\11011

'

v~\b1qS.

11. Por tanto, hermanos mios, con- 11. Propter quod consolámi-

aolaos''· mutuamente. y. ediftc~tol.unVJ á 8tros, como lo estais

,, 12. Ahora 011 suplicamo!!, he'rma- 12. IV~ mus JluJeBI v.os fnt1 nos mios, que tcop;ai!! mucha cou~Jde trea ut no,·erítill eos, qui la- racioo á loa que trahajan t.ntre noso· bóranl inler Yto!f 1 ·f:t·. prMsUDt

tros, que 0!1 gubit:rnan segun el Sen•'r~

y que

ni ínvicéuu. e( . aedifit&.lct 'allt- rutrum. li!ÍO"t .4t\ táciti:J,

,-ullis Íll Dówn&o, él~­

vo11,

011 advit:rten

vuestJ:ps. deberes¡

t

6.

E!'lte ea

el

Bf!lltide del

gi-i~g~.

1. ·T··' ee "' s·nlido do! ru~¡o.

'f U.

Gr, dif, exhorLaaa,

13. Ut ~ti.

illo!! abtJQy

cláutt\1~ in eharn!Uo

pryp.ter

opus

illorum:

pacem haiJéte

CA·I~U~

13•.

}8

,\ quq lea t.epgai• 11Qa "ai~q

,

1~ WU&tfltl~CiQII 11 por el r~ca¡¡_ofimf.f!to

que la

caridad

debe. Í'Alflirart~t~, pHq, ·

owu

ei.s.

~b-j!lnp9rtnteslra salvat·iol&, ~ooser• Tad Wmpre Ja paJ: C()D ellos,. y !&O hq":

 

gau f&(ldU ~ara indisponerlo$

respecto

44 1W-to6ft.¡(''•

14.

Rogamos autem ~

fra·

14.

O:~ruego ~robit¡o, herwan<w

tres. corripite Ultj'l

15. Vidéte

oe quiB

cuo-

aolámini puai.IJáOIQie,, IIUICfpÍ•

te infsrmos, patiéutes estóte ad orones.

malum

lol,

pro malo alicui ~dd~tl: red temper quod bonum est ae· ctámini in ínvicem, et in o-

mnes.

16. Semper gaudete.

17. Sine interm isaióne orilte.

18. In ómnihu" grátias ágite:

~ que carrijais á los des.arre-

gladot"•

deis

con todos.

15. Cuidad de que ninguno vueiYa

á otro m•1l por mal; sino est11d siempre prontQs' 1 á hacer bien, tanto á· vues-

tro» hermanos como á todo el muudo.

co~soleilj á l•>- ab~tidoa,\AYII.-_

los débiles,

y

seais pacientes

á

16.

Estad siempre alegres.

17.

0:-ad sin cesar.

18.

Dad gracias á Dios e11 todas

baec

est enim

vulúntas

Dei

las coas, porque esto es lo que D101

in

Christo

Ieau