Está en la página 1de 7

13/12/2018 Padre Juan Carlos Ceriani: SERMÓN DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA – RADIO CRISTIANDAD

RADIO CRISTIANDAD

La Voz de la Tradición Católica

Padre Juan Carlos Ceriani: SERMÓN DE LA


INMACULADA CONCEPCIÓN DE
MARÍA SANTÍSIMA

Publicado el Sábado 8 diciembre 2018Sábado 8 diciembre 2018 por Gustavo Maldocena

ACLARACIÓN DEL PADRE JUAN CARLOS CERIANI

https://radiocristiandad.wordpress.com/2018/12/08/padre-juan-carlos-ceriani-sermon-de-la-inmaculada-concepcion-de-maria-santisima-2/ 1/7
13/12/2018 Padre Juan Carlos Ceriani: SERMÓN DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA – RADIO CRISTIANDAD

Debido a que mis sermones están siendo publicados en otro blog, sin mi nombre y sin hacer referencia
de dónde son tomados, me veo en lo obligación de aclarar que el único blog al cual envío mis sermones
para su publicación es Radio Cristiandad, que lo viene haciendo con empeño y esmero desde
septiembre de 2009, lo cual agradezco vivamente.

Por supuesto que no puedo más que alegrarme de que mi prédica se difunda y llegue al mayor número
de lectores. ¡Enhorabuena! No hay en esto inconveniente alguno.

Pero lo mínimo que puede esperarse de un blog serio y cabal es que, al menos, indique el autor del
escrito, aun cuando no quiera mencionar el blog del cual lo obtiene, lo cual indica ya una grave
anomalía.

Que quede claro, entonces, que cuando mis sermones sean reproducidos por cualquier otro blog que no
sea Radio Cristiandad, de aquí han sido obtenidos.

LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA

Cuando Adán y Eva cedieron a las insinuaciones de Satanás, oyeron de labios del Creador la sentencia
irrevocable que les condenaba a morir llevando antes una vida llena de penalidades y sufrimientos.

Pero, al mismo tiempo, recibieron la promesa consoladora de que una Mujer aplastaría un día la cabeza
de aquella serpiente, causa primera de sus desgracias.

Aquel enemistades pondré entre ti y la mujer, simboliza no sólo las victorias de Cristo sobre Satanás, sino
también el altísimo privilegio que debía ser concedido a su Madre, redimiéndola por anticipado del
pecado original, por el cual somos todos concebidos, salvo Ella, esclavos del infernal enemigo.

Pasan entre tanto los siglos, y los hombres se olvidan de las primitivas tradiciones religiosas, o las
deforman confundiéndolas con los delirios de la más grosera idolatría, sustituyendo al conocimiento y
culto del verdadero Dios enmarañadas cosmogonías, ridículas historias de dioses y de héroes, a quienes
honraban con un culto obsceno y homicida.

Empero, en medio de esta ruina universal de las creencias, sobreviven misteriosamente las relativas a las
promesas del Libertador y de la Mujer vencedora de la serpiente.

No obstante, la idea constante de una lucha entre la mujer y la serpiente sólo se conservaba íntegra en el
pueblo de Dios, depositario de la promesa del futuro Libertador o Mesías.

Llegó por fin el suspirado instante, y la Niña, objeto de las esperanzas de tantos siglos, es gestada en el
seno de Ana, esposa de Joaquín, y, en el primer momento de su concepción es prevenida por la gracia
divina; es redimida, por los futuros merecimientos de Aquel que había de hacerse hombre en sus
entrañas, del contagio que inficiona en su origen a toda la especie humana.

Esta Mujer, exenta de toda mancha, de toda mácula, Inmaculada, es la nueva Eva en esa restauración del
linaje humano; nueva generación espiritual de los hijos de Dios, que tendrá su principio en Cristo y su
continuación en todos los que participen de la gracia de su Redención.

https://radiocristiandad.wordpress.com/2018/12/08/padre-juan-carlos-ceriani-sermon-de-la-inmaculada-concepcion-de-maria-santisima-2/ 2/7
13/12/2018 Padre Juan Carlos Ceriani: SERMÓN DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA – RADIO CRISTIANDAD

De este modo principia en María la victoria sobre el enemigo infernal. Así tienen aplicación exactísima
las proféticas palabras del Paraíso terrenal dirigidas allí por Dios a la serpiente tentadora: Ipsa conteret
caput tuum.

Vence María por los previstos merecimientos de Cristo, por la gracia anticipada de Cristo, en relación a
su futura dignidad de Madre de Cristo. Vence en Ella Cristo, descendencia suya, porque su carne y
sangre son de María, porque es mérito suyo la prerrogativa otorgada a María, y porque es lauro suyo el
que sobre su capital enemigo recoge la Madre del Redentor.

+++

La Inmaculada Señora es la Madre de Dios, preservada, por los méritos de Cristo, del pecado original.

Es, además, la imagen de la Santa Iglesia en sus luchas y en sus victorias de todos los siglos. Y el Eterno,
al librar con la antigua serpiente del paraíso la tremenda batalla a la cual hoy día asistimos acongojados,
ha hecho salir nuevamente contra ella a su primera Vencedora como Capitana.

Es sorprendente, y se presta a profundas meditaciones, el hecho que, al mismo tiempo que la Revolución
satánica avanzó en las sociedades modernas, el culto de María también fue cobrando mayor importancia
en los pueblos católicos.

¿Cuál es su explicación? La historia no tiene sólo su filosofía, tiene también su teología, y profundísima.

Toda la apostasía revolucionaria se reduce a tres negaciones fundamentales:

Negación del pecado original.

Negación de la divinidad de Cristo.

Negación de la autoridad de la Iglesia.

Hay un enlace lógico, un riguroso encadenamiento de estas tres impugnaciones, de las cuales resultan
todos los errores que, así en el orden religioso, como en el político, se alzan en colosal combate contra el
Catolicismo. De ellas resulta la divinización de la razón humana, y su independencia y su pretendida
soberanía.

Pues bien, a las tres responde de lleno el dogma católico de la Inmaculada Concepción de la Madre de
Dios.

En efecto, el privilegio confirma la ley; y por consiguiente, el confesar a María Santísima preservada del
pecado original por singular privilegio de Dios, equivale a reconocer el pecado original en cada uno de
los demás descendientes del primer hombre.

El misterio de la Concepción Inmaculada de María es, pues, un desmentido a la primera negación


revolucionaria.

Además, María obtiene este privilegio por los futuros merecimientos del Dios Redentor y con el fin de
ser digna Madre suya. La divinidad del Hijo exigía esta integridad de la Madre, y no se la hubiera
distinguido con tal privilegio si no hubiese sido predestinada a ser la Madre de Dios.

https://radiocristiandad.wordpress.com/2018/12/08/padre-juan-carlos-ceriani-sermon-de-la-inmaculada-concepcion-de-maria-santisima-2/ 3/7
13/12/2018 Padre Juan Carlos Ceriani: SERMÓN DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA – RADIO CRISTIANDAD

El dogma de la Inmaculada Concepción equivale, pues, a confesar plenamente la Encarnación del Verbo
divino, o sea la divinidad de Jesucristo, y es de consiguiente una reprobación de la segunda negación
revolucionaria.

Finalmente, de la divinidad de Cristo nace la divinidad de su obra, la Iglesia; cuya autoridad ha ejercido
plenamente en los tiempos modernos definiendo como dogma de fe la Inmaculada Concepción de
María. Proclamar, pues, la Inmaculada Concepción, es aseverar la autoridad de la Iglesia, que nos
manda confesarla.

Este dogma es, pues, un mentís a la tercera negación revolucionaria.

He aquí tres puntos de vista luminosísimos, bajo los cuales la doctrina católica de la Inmaculada
Concepción de María se ve exactamente como la más adecuada refutación de la doctrina revolucionaria.

El monstruo infernal se encuentra detenido en su fiera embestida por el pie de esa Virgen celestial en la
cual ha querido Dios viésemos los católicos de los últimos tiempos nuestra bandera y nuestra victoria.

La Providencia divina ha hecho resplandecer este dogma con más vivos fulgores en esta época de
vacilaciones y de tan general descreimiento.

+++

Sabemos que Dios, en sus altísimos designios, consiente en que tanto los individuos como los pueblos
pasen por durísimas pruebas; pero también comprendemos que no las permite sin ordenarlas hacia su
mayor gloria y para una mayor perfección de los mismos que las padecen.

La lucha que empezó en los Cielos con la rebelión de Lucifer y de sus ángeles, continuó en el paraíso
terrestre con la seducción lastimosa del primer hombre, y acabará al fin de los tiempos con la aparición
del Anticristo.

Entre tanto, cada época la ha presenciado debajo de formas diversas.

Antes del Mesías fue la monstruosa idolatría, corrompiendo la noción primitiva de un solo Dios.

Después de fundada la Iglesia, fue la orgullosa herejía, alzándose contra la autoridad de los dogmas
revelados.

Hoy es la Revolución, pretendiendo acabar con toda idea de orden sobrenatural o eliminar al menos su
influencia de la sociedad moderna.

Dios dispuso vencer al infierno, e inauguró su victoria al decretar la Encarnación de su Hijo divino para
redimir al mundo.

Pero como en esa victoria ha querido que también nosotros tuviésemos nuestra parte y nuestro mérito,
por eso el enemigo, vencido por Cristo, no quedó sin embargo inutilizado para el mal.

Dios le dejó que se revolviese y se retorciese y continuase aún enroscado por el mundo, facilitándonos en
cambio a nosotros la defensa y asegurándonos la victoria, de modo que no pueda ser subyugado por el
infierno sino aquel que voluntariamente se le entregue.

https://radiocristiandad.wordpress.com/2018/12/08/padre-juan-carlos-ceriani-sermon-de-la-inmaculada-concepcion-de-maria-santisima-2/ 4/7
13/12/2018 Padre Juan Carlos Ceriani: SERMÓN DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA – RADIO CRISTIANDAD

El triunfo será definitivo el día de la recapitulación final de todas las cosas en Cristo y por Cristo.
Entonces resplandecerán en toda su plenitud la gloria de Dios y su justicia, y cesarán eternamente los
combates.

+++

El misterio augusto de la Inmaculada Concepción de María es como un compendio de todo esto.

Al principio de la funesta rebelión, en compensación de aquel inmenso agravio que recibía la honra de
Dios, ya fue profetizada la victoria de Cristo.

Y como promesa que daba el Creador de que no faltaría a su palabra, se anunciaba también el
advenimiento de una Mujer privilegiada que, con ser hija de aquel mismo miserable Adán, carne de
nuestra carne y sangre de nuestra sangre, sería la primera y más espléndida muestra del poder de Dios
sobre su enemigo, ya que éste no podría hincar en Ella su venenoso diente como en las demás criaturas.
Antes, por el contrario, por su débil pie de mujer sería aplastada la monstruosa cabeza del Dragón
infernal.

Esta Mujer es María, Inmaculada en el primer instante de su Concepción.

Dios ha querido presentarnos a su Madre, vencedora la primera de nuestro común enemigo, para
movernos y alentarnos a las mismas victorias.

No empequeñezcamos con mezquinos pensamientos y deducciones ruines el grandioso cuadro que de


las luchas de la Verdad en el mundo nos ofrecen al unísono la Religión y la misma historia profana
genuina.

Elevémonos a la altura de la verdadera filosofía y de la teología de la historia; pues también la historia


tiene su profunda teología y su incontrastable filosofía.

Los enemigos del Catolicismo se reducen a uno solo: el infierno.

Los enemigos del infierno se reducen a uno solo: Dios.

Una sola es la lucha de todos los siglos, y dos solos los combatientes. De un solo punto sale el ataque, y a
un solo punto va dirigido. Pueden variar los pretextos, puede cambiar la táctica, pueden modificarse las
armas; pero a través de tantas diferencias, se percibe un satánico concierto de principio y de fin.

Del lado divino encontramos como respuesta una unidad admirable en la impugnación del error y del
mal. Y María Santísima tiene allí un puesto de honor.

En las célebres jornadas, para luz del mundo y terror del infierno, siempre resplandeció la Madre sin
mancilla…

En las memorables batallas de Covadonga, de las Navas y de Lepanto, la Inmaculada fue como un
ejército en orden de batalla.

La Virgen Madre de Dios, que aplasta al Dragón por su Inmaculada Concepción y su Maternidad
virginal; Ella, que es glorificada hasta en su cuerpo y que reina en los Cielos junto a su Hijo; Ella domina
como soberana todos los tiempos de nuestra historia, y, particularmente, el tiempo más temible para las
almas: el tiempo de la venida del Anticristo, y el de la preparación de esta venida por sus diabólicos
precursores.
https://radiocristiandad.wordpress.com/2018/12/08/padre-juan-carlos-ceriani-sermon-de-la-inmaculada-concepcion-de-maria-santisima-2/ 5/7
13/12/2018 Padre Juan Carlos Ceriani: SERMÓN DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA – RADIO CRISTIANDAD

María se manifiesta, no sólo como la Virgen poderosa y consoladora en las horas de angustia para la
vida terrenal y corporal, sino especialmente en lo que la representa como la Virgen que socorre, fuerte
como un ejército en orden de batalla, en los tiempos de devastación de la Santa Iglesia y de agonía
espiritual de sus hijos.

Ella es Reina para toda la historia del género humano, no sólo para los tiempos de angustia, sino
también para los tiempos del Apocalipsis.

Henos aquí ahora que entramos en un tiempo de Apocalipsis. No cabe duda de que aún no estamos en
la tormenta de fuego que aterrorizará los cuerpos, pero ya estamos en la agonía de las almas, porque la
autoridad espiritual parece ya no ocuparse de defenderlas, parece desinteresarse tanto de la verdad de la
doctrina como de la integridad del culto.

Es la agonía de las almas en la Iglesia Santa, minada desde el interior por los traidores y los herejes
todavía no condenados.

Durante el curso de la historia hubo otros tiempos de Apocalipsis.

Pero los tiempos de Apocalipsis están siempre marcados por las victorias de la gracia. Porque, incluso
cuando las bestias del Apocalipsis entren en la Ciudad Santa y la expongan a los últimos peligros, la
Iglesia no deja de ser la Iglesia: ciudad bien amada, inexpugnable al diablo y a sus secuaces, pura y sin
mancha, de la cual Nuestra Señora es la Reina.

Ella es la Reina Inmaculada, que hará acortar por Cristo su Hijo los días siniestros del Anticristo.

Incluso, y sobre todo, durante este período, Ella nos obtendrá perseverar y santificarnos.

Ella nos conservará la parte que nos es absolutamente necesaria de una autoridad espiritual legítima.

Su presencia en el Calvario, de pie junto a la Cruz, es el presagio infalible. Ella estaba de pie junto a la
Cruz de su Hijo, el Hijo de Dios en persona, para unirse más perfectamente a su sacrificio redentor, para
merecer en Él toda gracia para los hijos de adopción.

¡Toda gracia! La gracia para hacer frente a las tentaciones y a las tribulaciones; la gracia de perseverar, de
levantarse, de santificarse en las peores pruebas, las pruebas del agotamiento del cuerpo y las pruebas,
mucho más oscuras, de la agonía del alma; la gracia para los tiempos en que la ciudad carnal cae presa
de los invasores y, especialmente, los tiempos en que la Iglesia de Jesucristo debe resistir a la
autodestrucción.

Estando de pie junto a la Cruz de su Hijo, la Virgen Madre, cuya alma fue atravesada por una espada de
dolor, la divina Virgen, que fue abrumada como ninguna criatura lo será jamás, nos hace comprender,
sin lugar a la vacilación, que Ella es capaz de sostener a los redimidos en las pruebas más inauditas, por
una intercesión maternal pura y omnipotente.

Ella nos persuade, esta Virgen dulcísima, Reina de los mártires, que la victoria está escondida en la propia
Cruz y que será manifestada, pues la radiante mañana de la resurrección se levantará para el día sin
ocaso de la Iglesia Triunfante.

En la Iglesia de Jesús, presa del modernismo en todos los niveles de la jerarquía, el sufrimiento de las
almas, la quemadura del escándalo alcanza una intensidad abrumadora; este drama no tiene
precedentes; pero la gracia del Hijo de Dios Redentor es más profunda que este drama.

https://radiocristiandad.wordpress.com/2018/12/08/padre-juan-carlos-ceriani-sermon-de-la-inmaculada-concepcion-de-maria-santisima-2/ 6/7
13/12/2018 Padre Juan Carlos Ceriani: SERMÓN DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA – RADIO CRISTIANDAD

Y la intercesión del Corazón Inmaculado de María, que obtiene toda gracia, no se interrumpe nunca. En
las almas más abatidas, las más cercanas a sucumbir, la Virgen María interviene día y noche para
resolver misteriosamente este drama, rompe misteriosamente las cadenas que los demonios imaginaban
irrompibles. Solve vincla reis.

Todos nosotros, a los que el Señor Jesucristo, mediante una marca singular de honor, llama a la lealtad
en estos nuevos peligros, en esta forma de lucha de la cual no tenemos experiencia —la lucha contra los
precursores del Anticristo que irrumpieron en la Iglesia—, recordemos que creemos en la divinidad de
Jesús, en la maternidad divina y en la maternidad espiritual de María Inmaculada.

Entreveamos, al menos, la plenitud de gracia y de sabiduría que se esconde en el Corazón del Hijo de
Dios hecho hombre y que deriva con eficacia a todos los que creen; vislumbremos también la plenitud de
ternura y de intercesión, que es el privilegio único del Corazón Inmaculado de la Virgen María.

Recurramos a Nuestra Señora como sus hijos, y entonces tendremos la inefable experiencia que los
tiempos del Anticristo son los tiempos de la victoria: la victoria de la redención plenaria de Jesucristo y
de la intercesión soberana de María.

¡Apresurad la paz, Madre poderosa; apresurad la humillación de vuestros enemigos, que son también
nuestros enemigos!

Y mientras dura la furiosa borrasca, dad serenidad a los desalentados, refugio a los perseguidos,
fortaleza a los que combaten, consuelo a los que gimen, arrostrando el más doloroso de los martirios, el
martirio del corazón…

Publicado por Gustavo Maldocena


Ver todas las entradas de Gustavo Maldocena

https://radiocristiandad.wordpress.com/2018/12/08/padre-juan-carlos-ceriani-sermon-de-la-inmaculada-concepcion-de-maria-santisima-2/ 7/7