Está en la página 1de 472
SAGRADA BIBLIA, EN LATIN Y ESPANOL, CON NOTAS LITERALES, CRITICAS E HISTORICAS, PREFACIOS Y DISERTACIONES, Sacadas del Comentario de D. Agustin Calmet, Abad de Senenes, del Abad Vence Y de los mas célebres autores, para facilitar la intoligencia de la Santa Eecritara. OBBA ADORNADA CON ESTAMPAS Y MAPAS. PRIMERA EDICION MEJICANA, ‘ ENTERAMENTE CONFORME A LA GUARTA Y ULTIMA FRANOBBA DEL ARNO DE 1620. TOMO VIGESIMO PRIMO. SAN LUCAS, SAN JUAN, LOS HECHOS DE LOS APOSTOLES. MESICO. TMPREATA DE GALVAN A CARGO DE MARIANO ARfyALo, CALRE DE CADENA NUM. 2, nonncnrs 1833. (CON Las LICENOIAS NECESARIAS, SAGRADA BIBLIA. PREFACIO SOBRE EL EVANGELIO DE SAN LUCAS. Su« Lucas, 6 Lucano (1), como se le Ilama en algunos manuscri- tos antiguos, fué originario de Antioquia, capital de la Siria, y mé- dico de profesion (2): 8S. Gerénimo afade que era instruido en esta facultad. Vivid en el celibato sin hijos ni muger, segun una ttadicion ue se léeen el libro de los Hombres ilustres del mismo santo pa- re. Algunos (3) han creido que al principio era gentil y de reli- ion pagana, y que despucy se convirtié por la predicacion de S. Pablo en Antioquia, Otros (4) afirman que era judio de nacimien- to y uno ‘de los sctenta discipulos. S. Hipdlito (5) y 8. Epifanio dicen, que habiendo oido estas palabras de Jesucristo: El que no come mi carne, ni bebe mi sangre, no es digno de mi, se retird y abandoné al Salvador; pero que volvid 41a fe habiéndose converti- do con Ja predicacion de 8, Babio. Hay quien asegure (6) que era el compahero de Cledfas, uno de los discipulos, 4 quienes se upare- cid el Salvador cuando iban 4 Ewmaus. Tn fin, algunos (7) creyeron que era pintor, y se ensejian cuadros pintados por él, segun se dice; sin que falte quien pretenda (8) que es el mismo Lucio de quien ha- bla S. Pablo a los Romanos (9), que se crée era pariente de este apés- tol, el cual, en mas de un lugar de sus epistolas (10), hace mencion de Licas, como del companero de sus viages: y cuando habla ce su propio evangelio, secundum evangelium meum (11), se crée que habla del de S. Licas, y que este evangelista es & quien designa en estas honrosas palabras: ‘Hemos enviado gon Tito al hermano, cuya ala- banza se ha extendido en el Evangelio por todas las Iglesias, las cua- les, ademas, nos lo han dado por compafero en nuestra peregri- nacion (12). (1) Lucas ex contractione Lucani, Legitur: Evangelium secundum Lucanum, in Cod. Mea. Bobiensi uno, et S. Joan. de Carbonaria Neapoli altero; et ad calcem Cod. Cottoniani: Explicit evangelium secundum Lucaaum. Vide Mill. ad 1. Th (2) Coloss. wv. 14. Euseb. Hiat. ecel. lib. ru. ¢. 4. Hieron. de Viris iluatr. et alii. (3) Hieron. quaeat. in Genes. p. 295.—(4) Adamant. lib. 1. p. B. Epiph. huee rea. 51.—(5) Hippolyt. Mea. in Bibl. Bodlaci. Mill. in Lue. p- 120. Hta e Epiph. ‘haeres. 51.—(6) Greg. lib, 1, Moral. ¢.1. apud Theophyl.— (7) Nicep phe: lib. a, e. 43. et lib, e ¢. 6 Theodor. lector. hiat. Lt. p. 551. alti—:8 Quid. apud Orig. in ep. ad Rom—m(9) Redis.2¥i. 21.— (10) 2, Tidiedked!. Phieiaa ¥ 23. 24. Colose. 19. 14.—-(11) Rom, u. 16.—=(12) 2, Cor. vin. 18, Aden ¥, Observacio- nes «cercade Ia persona de 8. Lucas. PREFACIO Mas no todo lo que ncaba de referirse es igualmente cierto: y aon puede asegurarse que lo que algunos antiguos han avanzado, de ue S. Licas era. uno de Jos setenta discipulos, es muy dudoso. ste evangelista, como él mismo lo asegura (1), excribid su evan- gelio segun la relacion de los qué habian sido testigos de las acciones del Salvador, Tertuliano (2) dice como cosa sabida, que no fué discipulo de Jesucristo, y que de 8. Pablo aprendio el evangelio; y S. {freneo (8) con el mismo Tertuliano, se contentar con Ilamario hombre apostélico. Lov que sustienen que de pagano se convirtié 4 la fe, son todavia mas opuestos 4 aquella opini En ningun antiguo se encuentra su cualidad de pintor, fntes de fo. ro; ni se sabe lo que ha podido ocasionar que se le haya dado es- ta cualidad, & no ser-e] empeno que se tomé de hacer en su evan- gelio el retrato de Jesucristo, notando y haciendo observar muchos 8 y oircunstancias, de que ni S. Mateo ni S. Marcos habian hablado. Es inconcuso que era discipulo y compaiicro de 8. Publo; pe- To no se sabe 4 punto fijo en qué tiempo se le unid y empezd a seguir- lo. Los que creen que iué convertido por este apdstol cn Antioquiv, insin@un que no se scparé de él desde enténces; y esta opinion pa- rece ser lade S. Epifunio y $. Hipolito, & quienes hemos ya cita- do. Hillase este, dictamen en el antiguo manuscrito de Cambridge, Pearson lo ha adoptado; mas otros creen que no se unié 4 8, Pablo: asta Troadé, y el misino evangelista favorece esta opinion por es tas palabras de fos Hechos apostilicos: Inmediatumente buscamos me- dio de pasar de Troade & Macedonia (4): lo que prueba que S. Li cas, autor de los Hechos de los apéstoles, estaba entonces con S. Pablo, siendo este el primer pasage en que se expresa dle este modo. 8. Ireneo (5), enumerando los vinges que S. [aicas hizo con el Apos- tol, da principio por este. Nicéforo (6) y los Griegos modernos pre- tenden, que S. Lacas vino 4 renunciar fos errores de sus padres a Tebas en Boecia; pero esta opinion ho plerece utencion alguna, no fun- dandose en los autores antiguos. Nosotros no seguirémos a S. Licus en sus viages, no siendo este nuestro objeto. &. Licas sobrevivis mucho tiempo 48. Pablo, pucs se asegura que no murié sino hasta una edad muy avanzada, cuando ya tenia ochenta, ochenta y cuatro anos. S, Epifanio (7) afirma que pre- dicé el Evangelio enla Dalmacia, en les Galias, en Italia y en la Macedonia. Nicéforo (8) dice que pasé de Roma 4 la Grecia en don- de convirtié 4 muchas personas, Metafrasto quiere que haya predi- cado en el Egipto, en la Libia y,en la Tebaida. Se _crée que murié cn Acaia (9): de aquise Mevaron sus reliquias 4 Constantinopla en tiempo de Constancio, segun Filostorgo (10). Nicéforo (11) dice que murié en Tébas de Boecia; y aun se ve todavia junto 4 esta ciudad un sepulcro, que se dice ser el de 8. Liicas (12). . cro hay grande apariencia de que se ha confundido al evange- ii e piph. haere .—(8) Niceph. 1. n. ¢. 43.—( Gandent. Briz. Homil, 17,—(10) Philestorg. l. ui. ¢.2.—(11) Niceph. ten. ¢. 43.—(12) Wheter p. 379. SOBRE EL EVANGELIO DES. LUCAS. | 3 lista S. Lucas, con 8. Lucas Stiriota, ermitano del pais, 8. His Glito dice (1), que aquel fué crucificado en Eléa en el Peloponeso: Daroteo, en su’ Sindpsis, quiere que haya muertoen Efeso, y sepul- tadose alli mismo. Beda, Usuard, Adon, y el martirologio romano, dicen que murid en Bitinia. S. Gregorio el Nacianceno (2), Z S. Pau- lino {3), refieren que sufrié el martirio. 8. Gaudencio de Bre: lo cuenta tambien en el numero de los que han recibido Ja muerte de los impios. El antiguo martirologio de la iglesia de Africa (5) lo califiea expresamente de evangelista y martir. Algunos grie- gos modernos (6) asoguran que murié crucificado en un olivo. Pero ni S. Gerénimo, ni Eusebio nos dicen cosa alguna de su martirio, ni tampaco los martirologios. Eliasds Creta (7) supone conro constante, que no murié de muerte violenta; y este es el sentir de varios modernos. En cuanto 4 las obras de S. I.icas, tenemos su evangelio, y los Hechos apostolicos, que incontestablemente son suyas. Tambien se le atribuye la traduccion griega de la epistola 4 los Hebreos (8), y aun la ‘composicion de ella (9), segun los pensamientos y expresiones que habia retenido de S. Pablo; ‘pero de esto hablarémos mas largamente al frente de esta epistola. S. Clemente de Alcjandria (10) le atribu- ye la disputa entre Jason y Papisco, el primero de los cuales era de la religion cristiana, y el otro un judfo de Alejandria, quedando este ultinio convencido pur fas razones de aquel, y abrazando en consecuencia el cristianismo. Origenee (11) da a esta conferencia el noinbre de contradiccion, y 8. Geronimo el de allercacion (12). Esta obra no existe ya, y el modo con que estos padres hablan_ de ella, da & entender que no la creian compuesta por 8. Liicas. 8. Maximo, abad, sostiene que la compuso Ariston de Pella, que vivia hacia ol ano 140 de Jesuerlsto. No estan: de acuerdo los escritores acerca del tiempo en que 8, Licas escribié su evangelio. La mayor parte de los munuscritos grie- gos(13) asientan que fué escrito el afio décimo-quinto de Jesucristo, es & saber, el 48 de la era cristiana, tres anos Antes de! tiempo que sabemos estaba con S. Pablo; lo que basta para que abandone- inosesta Gpoca. Si eg seguro que el evangelio de 8. Lacases el de que habla el Apdstol cuando dice: Cujus laus estin Evangelio per: omnes ecclesias (14), como Jo han creido muchos padres (15), ser& preciso decir que se escribié Antes del ano 57 de Jesucristo, época de la segunda epistola de S. Pable 4 los Corintios, en que se halla este’ pasage, v que el evangelista lo escribiria por el aiio 53, cuando S. Pablo se hallaba en Corinto en Acaia, pues 8. Gregorio Nacian- ceno (16), y §. Gerénimo (17) aseguran que alli fué donde escribié. Estio (18), y Grocio (19) creen que compuso el evangelio y los Hechos apostclicos, hacia el tiempo en que concluye la ‘Tistoria * (1), Hippolyt. in Mas, Bodl. opud Mill. pracfat. in Lue. pag.” 120 — . Naz. ortt ath Pantin ep. ep 158-14) Gatent, Brin oboe VIG) anelete: tm. 3. p. 414.16) Glycas. Cedren, Nyceph. Véaso & Mr. do Tillomont. t. 2. Hist. ecl. p- 148.—(7) Elias in Greg. Nae. orat.3-—{8: Clem. Alex. apud Eused, 1. vi. Hist. ecel. c. 14 et Hieron. de Viris’ illwatr.—(9) Origen. apud Euseb, l, vi.'¢. 25. Hist. ” ig. iv. contra Ccleum. Corvin a9) 6 ssa (4), IL Observacio. nen sobre las obras com. paestas por 8. Lees. 6 que cele’ a- tribayen, En qué empo escri- bid su evan gelio. Algunas ob. nr. wervaciones sobre el oyan. Ss. el lio de ican, ® PREPacio de estos, es decir, por los afios de 63 de Jesucristo, cuando 8. Pa- blo salié de Roma para ir 4 Espaiia. Grocio es de parccer que S. Li- cas pasd de Roma 4 Acaia, en donde escribié su evungelio. Varias inscripciones_en siriaco, persa, y griego, dicen que lo compuso en Alejandria. En los autores de la edad media (1) se halla la tradicion de que S. Lacas estuvo en Egipto, en donde predied y murid; y aun so pretende (2) que alli ordeno a Abilio, tercer obispo de Alejandria, hacia el ano 86 de Jesucristo. , Otros manuscristos retieren que escribié- su evangelio en Roma en lengua latina (3). Pero la opinion inas seguida y mejor apoyadu, es que lo escribio en griego en la Acaia, hacia el aio 53 de Jesucristo. Algunos antiguos (4) han avanzado que. S, Pablo dictoel evan- gelio 4 8, Lucas. Tertuliano (5) observa que algunos Io atribuian enteramente 4 8. Pablo, porque se presume, continGa, que los mae tros han tenido mucha parte en las obras publicadas por sus discipu- los: Nam et Lucae digestum Paulo ascribere solent. Cadit magi- strorum videri, quae discipuli promulgarunt. Y otros (6) quieren que cuando el Apéstol cita su propio evangelio, secundum evangelium' meum, entiende hablar delde.S. Lucas. S. Gregorio de N.wiance- no (7) dice que el evangelista lo escribié confiandose en cl auxilio de S. Pablo. S. lreneo (8) solo dice que puso por escrito el evangelio que S. Pablo predicaba 4 las naciones. Doroteo (9) avanza que 8. Licas escribié su evangelio bajo la direccion de S. Pedro, y los Hechos bajo la de S. Pablo. El Menologio de Basilio dice, que S. Pedro le dicté el evangelion; mas 8. Lucas en ninguna parte insinia que S. Pa- blo lo haya inducido 4 escribir, nique se le haya dictado su evan- lio. El lo compuso despues que S, Mateo y S. Marcos escribieron loa suyos, y despues de que otros muchos se habian metido a contar lo que no sabian bien (10). Dirige e] santo su evangelio y los Hechos de los apéstoles, a&untal Tedfilo, que varios antiguos (11) tomaron por un nombre general, en que designaba 4 los que aman 4 Dios; pero otros (12) creyeron que Teéfilo era un hombre de condicion, 6 un gobernador de provincia, convertido al cristianismo, y esta es la opinion.que ti ne mas séquito al presente. Origeres (18) dice que S. Lucas escribio en obsequio de los gentiles convertidos. Los marcionitas no admitian mas evangelio que el de 8. Lucas, (4) z aun lo truncaban en varias partes, como lo notan Tertuliano y S. Epifanio, y no le daban el nombre de S. Jicas, ni el de otro evangelista, Desechaban los dos primeros capitulos, y no comenta-* ban sino en eltercero por estas pulabras: Anno quinto-decimo impe- rii Tiberii. Caesaris, suprimiendo el autem que sefiala el enlace de este texto con el que precede, y lo une al ¥ 31 del cap. iv. delcual (1) Fortunat, 1. vin. ¢. 4. Metaphrast.—[2] Const. Apost. 1. vu. e. 46.~ [3] Mas. quidam apud Mill. ad cale. Lucoe.—[4] Athan. Syuops.—[5] Tertull. 1. 4. contra Mar- cion. ¢. 5.—| used, Tn. c. 4. et dvi. ¢. 25. Het. ecel. ex ren. Hieron. non 5.—(6] Eused, 1 4 25. Hi igen. Hi femal [7] Nesians, cor. 43.—[8] tren 1.—[9] Dorot, in Sgnope. Vide et Me. , Bosilii. (10) Lue. 1.1. 2—{11] in Lu. homil. 1, Ambros. tbid. Salvian, epist.9. Ephiph. haeres 51.—{12} Aug. de consensu Evangel. 1. wv. ‘hrysost. im Acta, homil. 8. Theophyl in Lue. pracf.—(13] Ong apud, Bueeb. l. vi. c. 25. Hist. eccl. = fla) Vide Rpiphen. acres. 48. Torta. coutra Marcion lv. Chrysst.in cap. 1. cpiat ad Galat. SOBRE EL EVANGELIO DES. LUCAS. suprimian la mayor parte, comenzndolo en estas palabras: Descen- dit Jesus in civitatem Galilaeae Capharnaum, Hacian otras muchus supresioues y adiciones, que pueden verse en Tertuliano y 8S. Epi- fanio, fundandose para desechar todos los demas evangelios, en estas palabras que ellos leian en la epistola &los Galatas: Me admiro de que tan pronto paseis & otro evangelio, aunque no haya otro segun mi evangelio (1); en vez de que los ejemplares correctos solo decian, aunque no haya otro. Los pormenores de la vida dela Virgen y de Ia infancia de Jesu- cristo, que nos ha conservado S, Lucas, cl cantico de Ja misma Vir- gen, las respuestas que did al angel, cl detalle de su visita 4 su_pri- ma Isabel y Zacarias, y la observacion de que Marfa conservaba en su corazon las cosas, 4 medida que al Salvador sucedia alguna de nuevo (2): todas estas cosas han hecho creer que el santo evange- lista tuvo Ja dicha de conocer particularmente 4 la Santisima Virgen, y saber de su boca muchas circunstancias de su vida y de la de Je- sucristo (3). Refiere muchos hechos ya referidos por 8. Mateo y S. Marcos; pero tambien afiade otros muehos «le que no habian ha- blado estos evangelistas. Si se eceptia solamente el ¥ ¢® del cap. xvi. todo lo que en lo demas se halla contenido desde e] V 51 del cap. 1x. de este evangelista hasta el V 14dcl cap. xvi. (4), él solo lo ha referido. El modo con que cita la Escritura, siempre conforme @ los Seten- ta, aun en los pasages en que estos se apartan del hebreo (5), hace creer que no era jJudio, de origen, y confirma la opinion de que solo era prosélito, 6 extrangero convertido al judaismo, 6 bien gentil con- vertido al cristianismo. La conformidad que se halla entre su evan- gelio, ylo que 8, Pablo dice en la cpistola primera @ los Corintios, es una buena prueba de lo que asjentan los antiguos, afirmando qne el Apéstol habia como adoptado el evangelio de 8. Lacas. Ambos re- fieren, casi en Jos mismos términos, la _institucion de la eucaristia (. y son Jos inicos que nos hablan de la aparicion de Jesucristo 4 8. Pe- dro el dia de la resurreccion (7). En cuanto al estilo de S$. Lucas, observa Grocio (8), que ha to- mado muchos rasgos y modismos de los helenistas, recibiendo y pro- fesando la religion de los Judios, y leyendo los libros de los Hebreos. El estudio de f medicina contribuy6 a hacer su estilo mas correcto y puro queel de los otros escritores del Nuevo Testamento. Hiallanse ‘enél de cuando en cuando modos de hablar que tienen del siriaco, y dejan traslucir su patria. En fin mezcla algunas veces expresiones que imitan los giros y genio de la lengua latina, Este es el parecer de es- te sabio critico; mas no todostienen la misma penetracion que él, Sin embargo, todos convienen en que 8, Lucas habla e! griego con mucha mas pureza que los otros evangelistas. [1] Golat. 1, 7—[9] Lue. 11.19. e¢ 51.—(8) Vide Grot. ad Luc. 1. $1.—[4] Erto on Jo que resulta del sistema da Mr. Toinard, qne Calmet ha seguido en su Armonia 1a cual se puede consultar. Véase tambien Ia Concordancia y Ia tabla harmonica, tom, x.x-—[5] Vease Act. vu. 14. donde cuenta S. Lucas aetenta y cinco descendientes da Jtcab, aunque en et hobreo hay solo setents. Adopta tambien 4 Cainam, Luc. m. 36, que solo se halla en los Setenta —(6] 1. Cor. x1. 23.24. 25. comparado & Luc. xxu. 19. 20,—{7} 1. Cor. xv, 5. eompatade & Lue. xxiv. 34.—(8] Grot. prolog. in Luc. EL SANTO EVANGELIO DE JESUCRISTO, SEGUN SAN LUCAS. CAPITULO PRIMERO. Prologe de 8. Licas. Prediccion del nacimiento de S Juan. Se auuncia Ia encare. nacion del Verbo. Visita de la Virgen 4 Sunta Iusbel. Cantico de la Virgen. Ne- cimiento del Bautista. Céntico de Zucarias. 1. Pursro que muchos han em- 1. Quémiam quidem mult) ¢o- prendido la historia de las cosas que se han cumplido entre nosotros, y cu- ya verdad nos ¢3 conocida con ente- ra certidumbre," 2. Conforme nos lo han referido los mismos que desde el principio lo pre- senciaron, y ban sido en gran parte, como testigos de las acciones del Ver- bo hecho carne, los ministros de la pa- labra eterna gue él habia venido & anunciar & los hombres;" 3. Tambien & mi me ha parecido, despues de baberme informado cxac- tamente de todo desde el primer ori- gen, escribirtelo por su érden, 6 dig- nisimo Teéfilo,” 4, A fin de que conozcas la ver- dad de jas cosas que ve te han ense- fiado, y sepas discernirla de cuantas fabulas se han publicado sobre este grande acontecimiento." dumbre. nati sunt ordindre narratid- nem, quae in nobis complé- tae sunt, rerum: 2. Sicut tradidérunt nobis, qui ab initio ipsi vidérunt, et ministri faerunt serménis: | 3. Visum est et mihi, asse- cuto émnia a principio dili- géntér, ex ordine tibi scribe- re, optime Thedphile, 4. Ut cognéscas edrum ver- bérum, de quibus aruditus es, verititem, . Gr. dif. cuya verdad ee ba conocido entre nosotros cen una entera certi- V2 Algunos traducen el griogo: que desde el principio vieron al Verbo con sus propios ojos, y fueron eus miaistros. cosas Con sus propics ojos; y tuvieron gran parte en elles. estas sentido do ta Vulgate. 'Y 3. Algunos ban creido que San Litcas dirigi signados on el nombre de Toéfie, que on gciege signiica e! que ems é Disn Pore os no de consi mas probable que Teofilo era un cri lucen: que desde el principio vieron . Los mes siguen ol su evangelio & todos los fieles, jo. leracion, 4 quien San -Liicas dirigié su evangelio y los Hechos do los apéstoles, pues el epiteto de dptimo ee daba 4 las personas distinguidas, Act. xxin_ 26 -xx1v. 3.-xxv1. 25, W 4, Vease la Disertacion sobre los evangelics apécrifos, tom. x1X6 8. Fuit in ditbus Herddis, tegis Iudaeae, sacérdus qui- dam némine Zacharias de vi-" ce Abia, et uxor illius de filié- bus Aaron, et nomen eius Eli- 6. Erant autem iusti ambo anté Deum, incedéntes in 6- muibus mandatis, eti ustificatio- nibus Domini siné queréla, 7. Et non erat illis filius quéd ‘esset Elisabeth stérilis, et ambo processissent in did- bus. ‘suis. 8. Factum .est autem, cim sacerdotio fungerétur in rdi- ne vicis suae anté Deum, 9.‘ Seciinddim consuetidinem sacerdétij, sorte éxiit ut in- cénsum péneret, ingréssus in templum Domini: 10. Et omnis multitado pé- puli erat orans foris hora in- cénsi. 11, Apparuit autem illi An- gelus Domini, stans & dextris altdris_incénsi. 12. Et Zacharias turbatus est videns, et timor {rruit super eum. 13. Ait autem ad illum An- gelus: Ne timeas Zacharia, quoniam exaudita ‘est depre- SAPITULOL 9 5. He aqui pues el modoenyue Afo de la han pasado las cosas: Hubo en los **9 valg. dias de Herédes el Grande, rey de Ju- dea,” un sacerdote llamado Zacarias, de la familia de Abia, una de las vein- te y cuatro sacerdolales que servian alternativamente en el templo;" y au muger, que ‘ambien era del linage de Aaron," g¢ llamaba Isabel. 6. Ambos eran justos, 20 solo an- te los hombres que pueden ser enga- fiados, sino delante de Dios, al que nada se oculta, cumpliendo con todos ios mandamientos y leyes del Seftor de un modo irreprensible. 7. No tenian hijos por ser Isabel estéril, y ambos de avanzada edad. 8. Sucedié pues que ejerciendo él el sacerdocio delante de Dios, confor- me 4 su turno, . 9. Segun costumbre de los sacer- dotes, le salié por suerte ofrecer el incienso,” entrando al templo del Se- fior. : 10. Entretanto todo el concurso de] pueblo estaba orando afuera en el atrio miéntras se ofrecia el incienso adentro. 11. Se le aparecié enténces ua an- gel del Seftor que estaba en piéd la lerecha del altar de los perfumes. 12. Y viéndolo Zacarias, ve turbé y quedo subrecogido de temor stbita- mente, por ser opinion comun entre los Judios, que moria luego el que veia un angel," 13. Mas el angel le dijo: No te- mas, Zacarias, pues tu oracion ha sido oida, y yo no vengo para hacerte mo- W 5. Veese la Armonia, art.1, y sig. tom. xx. y la Cencordancia, parte 1. cap. b y sig. tom. xx. h pie Yeuse a libro 1 de Jee Paral. xxiv. 10. . + [bid. Ysabet ora rata de Aaron por su padre; mas su mad: in “dude a de'David, devneion Gessendin le Visgets primed de tants Leber ie Y 9. Ese ese! sentido del griego. Arreglaban por la suerte las funciones de ce. da sacerdote en In serena, y al que le tocaba, ofrecia todos los dies 4 maiiana y tar- de ol incienso en e) altar de los perfumes, que estaba delante de! santuario on la par. ve del temple Hamada ¢1 Santo. &zod, xxx. 6.-8. 12. ‘esta epinion se bablé en la Disertacion sobre la medicina de les Habreos, al frente del Eclesidstico, tem. xn, Tom, XXi. 1, Per. xxiv. lu Brod. axe Lev, xn. 17, SAN LUCAS rir, sino & asegurarte que tu verds al fesias, que pides con tanto fervor} y td muger Isabel te pariré un hijo que sera su precursor, 4 quien pondras por nombre Juanj" oe _ 14. Y sera tu alegrfa y tu alboro- zo, y muchos se regocijarin tanibien en su nucimiento; | 15 de] Sefior, 7 le seré ‘particulatmente consagrado,” y no bebera vino ni co. ga qué embridgue,” y sera leno, del Espiritu Santo tun desde el vientré desu madre." a , 16. Y_convertlré & muchos de los hijos de fsrael al Seftor Dios de ellos mismos. . 17. Y él mismo ira delante de él el espiritu de Elias, trabajando con ff nismo ardor y celo que este profe- ta, para reunir los corazones de los adres con los de los hijos, esto es, pa- ¥a conducir los incrédulBs judios de estos ultimos tiempos ala prudéncia” y @la fe de los antiguos justos, & fin de preparar asi al Senor un pueblo perfecto, y bien dispuesto” 4 recibirlo, 18. Zacarias, dudando de lu verdad de esta promesa, respondié al angel: yPor donde sabré que esto ha de ser ast? pues yo soy ya viejo, y mi mu- r esté en edad muy avanzada. 1. £! 1 contestandule, le di- jo: Yo soy Gabriel” que asisto delan- te de Dios," siempre pronto 4 ejecu- tar sus drdenes, y he sido enviado pa~ ra-hablarte de su parte, y anunciarte esta dichosa nueva. 2d. Y advierte que quedarés mu- ‘do, y no podras hablar hasta el dia en ‘que estas cosas se verifiaien, por ‘mon Mim, vi Tid. Sicera significa propiamente el vino de palma. Despues de! de aba no habia. Yicor mas comun ni erobriagante. Y 17. Gr. dif. al modo de. pensar y é la fo de ‘los antiguos justos. ; el gri¢ge: un puetle bien dispuesto & recibirla ¥ 19. Gabriel significaen hebreo: Ia fuerza Thd, Tambien ani podria traduei Porque é1 ser& grande delanté™ cftié tud: et uxdr tua Elis beth pfriet tibifilium, et vo-’ cAbis nomen eis Toannend: 14. Et erit géudium fibi, et exultatio, et multi in nativi- tate eius gaudébunt: _15. Erit enim, magnus. co- rain Démiho: et vinum, et i- ceram non bibet, et. Spiritu gaiicto replébitur a&dhic ek Utero matris suae: =~ 16. Et, multos filisrum Igraél convértet ad Démisum Deum ipsdrum:" Lo. . 17, Et ipse praecédet’ anté ilum in spiritu, et virtdie Fliae: ut convéstat cofda patrum’ et incrédulos, ad ra- déntiam justérum, pararé Do- imino plebem peérfcctam. 8. Evdixit Zacharie’s ad A= gelum: Unde hoe sciam?’ ego enin sum senex, et uxor mea procéssit in diébus suis. 19, Et respéndens Angelus dixit ei: Ego sum Gabriel, qui asto ‘ante Deum: ét mis- sus sum loqui ad te, et haec tibi_ evangelizfre. 20. Et ecce eris tacens, ef non poteris loqui usque in diem, quo haec fiant, pro eo ioe,,6 Dion es mj fuerza. Ibid, Dif. que estoy sempre presente delante de Dion, esto es, uno de los primireg ministroa del Seftor. Tob. xu, 15. Apoc. 14. y vue 2. capr quod non credidisti verbjsmeis, quae implebtntur in tempore BuO. : : 21. Et erat plebs expéctans Zacharfam:et miirabantur quad tardaret ipse in templo. ” 22, Egréssus autem gon pé- terat Joqui ad illos, et ‘cogno- vérunt quod visidnem, vidisset in templo. Et’ ipse erat in- nueps illis, et permansit mutus. 23. Et faetum est, ut implé- ti sunt dies officij eiug abiit in domum suam: 24. Post hos autem dies con- cépit Elisabeth uxor eius, et occult&bat se ménsibus quip- que, digens: . 25. Quia ‘sic fecit mihi Do- minus in diébus, quibus re- spéxit auférre opprébrium meum inter homines. 26. In mense autem sexto, missus est Angelus ‘Gabriel’ Deo in civitétem’ Galilaeae, cui nomen Nazareth, 27. Ad Virginem desponsi- tam viro, cui nomen etat Jo- seph, de domo David, et no- “men Virginis Maria. 28. Et ingréssus Angelus ad eam dixit! Ave gratia plena: ‘Dominus tecum: Bonedseta tu in muliéribus, . 29. Quae cim audfseet, tur- bata est in serméne eius, et eogitabat qualis eset ista se- Y 2 Le voz griega significa propiamente sordo 1, pues solo ente! ta_que en efecto asi estaba ¥ 27. Algano: 2 we tambien ULO i. Wu 9 ng diste crédito & mis pala- bras, que se cumpliran 4 su tiempo. 21. Miéntras tanto estaba el pue- blo esperando 4 Zacarias para recibir su bendicion, y admirabase de que tar- . dase tanto tiempo en el temp!o. 22. Mus habiendo salido, no podia hablarles, por donde conocieron que habia tenido alguna vision en el tem- plo, la cual le habia hecho perder el habla: él les hacia senas, y permane- cié mudo." ‘ 23. Cumplidos los dias de su mi nisterio, volvidse & su casa. . 24. Y despues de algunos dias, eu esposa Isabel concibié, y ee mantuvo éculta los primeros cinco meses de su preez, diciendo: 5. Esto ha hecho el Sefior con- migo en los dias en que ha tenido’& bien borrar mi oprobio ante los hom- bres, oprobio provenido de mi esteri- Hidad: me ha hecho fecunda en una edad en que la fecundidad misma ‘es en cierto modo un nuevo oprobio para mi, an . ' 26. Estando ya Isabel en su sexto més, fué enviado de Dios el angel Ga- briel 4 la ciudad de Galilea llamada Nazaret, . 27. A una virgen desposada” con un varon de ‘la casa de Bevis, Nama- do José; y el nombre de Ja virgen era Maria. . . 28. Habiendo pues entrado el 4n- 1 al lugar en que ella estaba, le dijo: ios te salve, lleria de gracia: el Senor es contigo: ti gres bendita entre todas las mugen * 29. que habiendo ella oido,” se turb6 por aquellas palabras, y pensa- ‘ba dentro de si misma qué podria ser mado, y le que sigue manifies. ia Por sofas. 3 ya und ro el griege significa propiamente desposeda, fetta Vense lo motado sebre el texto de San teo, 1. 18. y la Disertacion sobre Sen Jost, on ol tom. xx. & continuacion de la APES" Gr. hadisndoto visto. Aifo de la era cr. vulg. 1. , Ado de la emer valg Feai.wu. 14, Infr. ua. 21. Dan vn, 14, a7. Mich. iv. 7, 12 GAN LUCAS. aquella salutacion si seria un favor * del Altisimo, 6 un lazo del demonio. 30. Ei angel, viendo su turbacion, la dijo: No temas, Maria; las alaban- zas que te he dado, te son justamente debidas, porque has hallado gracia de- lante de Dios, 31. Y esto es tan cierto que ta concebirds en tu seno, y dards 4 luz un hijo de tz propia sustancia, & quien pondris el nombre de Jxsvs.” 32. Este ser& grande en si mismo, y se llamar& Hijo del Altisimo, por- que lo seré en efecto;" y e| Seitor Dios le_daré el trono de David su padre, y reinaré eternamente en la casa de Ja- cob, 33. Y su reinado no tendré fin. 34, Enténces Maria, no perdiendo de vista la conservacion de su virgi- nidud, que habia ofrecido & Dios, di- jo al angel: ,Como puede ser eso, si no conozco varon? 35. El Angel respondiéndole, la di- ¢ E] Espiritu Samto descenderé so- re ti, y la virtud del Altisimo te cu- briré con su sombra, de suerte Re con- cebirds por obra del Espiritu Santo, y por esta razon el fruto Santo que _na- cera de ti, se llamara el Hijo de Dios. 36. Y en.prueba de lo que digo, he aqui que tu prina Isabel ha con- cebido un hijo en su vejez;y este es el mes sexto de la prefez de la que es llamada estéril; . 37. Porque para Dios ninguna co- sa habr& imposible. ¥ asi como ha da- do & Isabel la virtud de concebir, & pe- sar de su vejex y esterilidad, tambien Gti te hard fecunda sin ofender tu virginidad. 38. - Enténces dijo Maria: He aqui Ja sierva del Senor: hi en mi se- gun tu palabra. El Angel, habiendo ast recibido su consentimiento, y desapa- reciendo, se retiré de ella. ‘31. Esto es, Salvador. de ssré. lutatie, 30. Et ait Angelus ei: Ne timeas Maria, inventsti enim gratiam apud Deum: 81. Ecce concfpies in Gte- ro, et paries filium, et voc&- bis nemen eius Ixsum. 32. Hic erit magnus, et Fi- lius Altissimi vocabitur, et da- bit illi Dominus Deus sedem David patris eius: et regna- bit in domo Iacob in aetérnum, 83. Et regni eius non erit finis. 34. Dixit autem Maria ad Angelum: Quomodé fiet istud, quoniam virum non cognoscof 35. Et respéndens Angelus dixit ei: Spiritus sanctus su- pervéniet in te, et virtus Al- tissimi obumbrabit tibi. Ideé- ue et quod nascétur ex te janctum, vocabitur Filius Dei. 36. Et ecce Elisabeth co- ta tua, et ipsa concépit ilium in senectate sua: et hic mensis sextus est illi, quae vo- cdtur atérilis: 37. Quia non erit impossi- bile apud Deum omne ver- bum, 38. Dixit autem Maria: Ecce ancflla Domini, fiat mihi se- cundim verbum tuum. Et dis céssit ab illa Angelus. Véase S. Matt. 1. 21. 33. Los Hebreos 80 sitven ordimariamente de cata oxpresion, se Ulsmard, en ves capitoto i, 30, Exirgens autem Maria in diébus illis &biit in _mion- tan cum festinatiéne, in ci- vitatem Tud&: 40. Et intravit in domum Za- charfae, et salutavit Elisabeth, 41. Et factum ost, ut audi- vit salutatisnem Mariae Eli- sabeth, exultavit infans in ute- ro eius: et repléta est Spi- ritu sancto Elisabeth: 42. Et exclamavit voce ma- “gna, et dixit: Benedicta tu in- ter mulieres, et benedictus fructus ventris tui. 43. Et undé hoc mihi ut vé- niat mater Domini mei ad me? 44. Ecce enim ut facta est vox salutatiénis tuae in duri- bus meis, exultavit in géudio inYans in utero meo. 45. Et beata, quae credidi- sti, quéniam perficiéntur ea, quae dicta sunt tibi & Domino. 46, Et ait Maria: Magnificat énima mea Dominum: 47. Et exultdvit spfritus meus in salutari meo, 48. Quia respéxit humilit4- tem ancfllae suae: ecce enim ex hoc bedtam me dicent o- mnes generationes, 49. Quia fecit mihi magna 13 - 39. Impulsada Marta por el Espt- ritu de Dios, levant&ndose partié pre- ‘surosa 4 las mentafias de Judea, & una ciudad de la tribu de Juda, llamada Hebron:" . 40. Y habiendo entrado en Ia ca- sa de Zacarias gue moraba alli, salu- d6 4 Isabel su esposa. 41. Apénas oyé Isabel Ja saluta- cion de Maria, cuando el infante que Hevaba en su seno, sensible 4 la gra- cia que rectbia en este momento, ealté de placer en su vientre, y ella quedé Ilena del Espiritu Santo. 42. Por lo que clamando en alta voz, dijo dirigiéndose 4 Maria: ;Ben- Ate de le -era.cr. vulg. dita tt entre todas las mugeres, y ben- -” dito el fruto de tu vientre! 43. .Yde donde 4 mi In ventura de que venga 4 visitarme la madre de mi Sefior?” 44, Pues lo mismo fué que tocase la voz de tu salutacion en mis oidos, que saltar de jibilo en mi vientre el hijo mio, haciéndome conocer por es- te movimiento extraordinario, que tis Uevas en el tuyo al Hijo de Dios, de quien él debe ser el precursor. 45. ;Dichosa ti que creiste, pues en ti ee cumplirén las cosas que se te han dicho de parte del Senor! 46. En este instante Maria, atri- buyende 4 Divs toda la gloria de la felicidad de que estaba inundada, pror- rumpié en estas palabras: Mi alma glorifica al Sefior, 47. Y mi espiritu esta trasportado de alegria en el Dios Salvador mio; 48. Porque ha puesto los ojos en Ja humildad de su sierva, y Ja ha es- cogido para ser madre de su Hijo; y ved aqu{ que desde ahora me Hama- - ran bienaventurada” todas las genera- ciones: 49. Porque el que es todo podero- W 39. Asf{ lo supone Ia mayor parte: Hebrom era una ciudad sacerdotal (Jos. xxu 11.) sitaada on ies montafies al modiodia de Judé, como & cuarenta leguas de Ne~ “43. Gr. del Sefior. 8 jor. . De otro modo y segan el griego: porque de hoy mes me llarnaréz bienaven- mi, dec. turada, gr.ex hoc nunc beste: Tesi u.9. - 4 #0, ha hecho qa mal cosgs grandes, y * 34 nombre 6 panto; ~ 60. Yap miericordia sa gerrama -da generacipp en genpracion en aque- llos que le temen. : deovarata @ los que sp ensoberbe- cian en los pensamjentos de gu corg7pn. $2. Axrojé del galio & los pogero- “$08, ¥ 9n¢013¢ 4 log hupnildes. * 1. Reg. u. 5. Pe. x2x01. Gen. xvi. 9. xxu. 19. Pe.oxxmn ll, deci. xu. 8. Sepr.¥ 13, 63. jlegd de bienes 4 Jos ham- brientog, y.despidjé vacios a los ricos. B4. Tomé bajo su proteccion 4 Is- rae] su siervg, acordéndose de su mi- -hericordis, . 63. Segura la palabra que did 4 nuestros padres, 4 Abraham, y 4 su posteridad, cyando hizo con él una alignxa para siempre.” 56. mo tres meses, y luego se volvio 4 su “or Enjretanto se le cumplié 4 Jsa- bel el tiempo del parto, y dio @ luz un jo. "38. Sus vecinos y parientes oye- ron cémo el Seftor habia hecho res- plandecer en ella gu misericordia, y la .felicitaban," 59. El dia octavo" vinjeron ¢@ su casa & circuncidar al nino que habia dado 4 luz, y le ponian el numbre de su padre, Zacarias, 60. Mes tomando su madre Ja pa- labra, Jes dijo: De ninguna manera ha de Uamarse Zacarias; mas se llama- ré Juan. - 61. Ellos le dijeron: Pero ninguno ay en tufamilia que se lame con ege nombre. 62. taron por sefias al.padre del,niip, gue estaba gor- do y mudo, como queria que ge Je mnombrase. . 63. El, pidiendo en que escribir, escriyid expresgndose asi: Juan ¢s su 53. Diaplegé el poder de su bra- | juedgae Maria con Isabel co- : - WAN LUCAS. qui patens est: et sanctum nomen cius. 50, Et misericérdia eius & progénie in progénies timéy- tibus eum. 61, Fecit poténtigm in bra~ ghip suo: dispersit supérbos mente cordis sui. * - 52. Depésuit poténtes de ge- de, et exultavit himiles. ’ 53. Esuriéntes implévit bonis: .et divites dimisit inanes. 54. Suscépit Israél pderum suum, recordatus misericér- diae suae. 55. Sicut locttus est ad pa- tres nostros, Abraham, et s6- mini eius in saecula. 56, Mansit autem Maria cum illa quasi ménsibus tribus: et revérsa eat indomum suam. 57. Elisabeth autem implé- tum est tefapus pariéndi, gt péperit filium. 58. Et audiérunt vicini, et cognati eius quia magnifica- vit Déminus - misericérdiam suam cum illa, et congratu- labantur ei. 59. Et factum est in die 9- ctavo, venérunt cjrcumeidere PGerum, et vocdbant ep mo- mine patris sui Zachariam. 60, Et respondens matereius, dixit; Nequiquam, sed voca- bitur Ioannes. 61. Et dixérupt ad illam: Quia nemo est in cognaticne tua, qui vocttur hoc némine. 62. Innuébant autem patri eius, quem vellet vocari eum. 63. Et postulans pugillarem scripsit, dicens: Toannes est YW 55. Dif. segun las promesas’ que hizo 4 nuestros padres, 4 Abraham y 4 ¢u. pos. 2 teridad para siempre. 3. dif. 90 regocijaban con lle, 59. La circuncision te hacia siempre al octayo dia del nacimiento. Gén. ayn. 12. CAPPULO 1, norhen eis’ Et tniréth sunt ubivérsi, * madre del nitto éstabah avoritts tn po-- 64. ‘ApErtijn est Hitems iHicd os eius, et lingha elus, et to~ quebatur bentdicerss Deutii. : ‘65.’ Bt facts est ‘ind ‘eet per omnes Vicinds ‘¢érohr et super Omnia montana ludaeae divuigabéntar. émpia , verba ve BY ‘et plate gh pi fefarit in cord. bto tes: Quis, potas, Tier “a ae Etenim manus Domini erat cum illo, 67. Et Zachhtis pateb citis replétus edt Spiritu sancto: et prophétavit, didens: °° 68. Benedictus Demints Dect Teraél, quia visitavit, et fecit redemptiénem plebis suae; 69, Et eréxit cornu saldtis nobis; in domo David pieri 40. Sicut locatus est per os sanctérum, qui a saeculo sunt, prophetérum eius: 71. Salitem ex inimicis no-* stris, et de manu omaium, qui odérunt ‘nos; 72, Ad faciéndam misericér- jam, cum patribus nostris: et norari testaménti suj sancti: 3, Tugiurandum, quéd ‘iura- vit dd Abraham patrem no- sun detdrum se nobis: 't_siné timbre, de ma- we aintieBe tn ‘nostkéram = |i- berati, servidmus illi. 75. In sanctitate, et iustitia corain ‘ipso, émnibus ‘didbus © re, i ee fee tig 16 nombre. Y admisardn tsdes los que alli eslaban, dé vbr ytt el-pddve y ta xerle un nombre, mtHa, y en el convenirse entre si. 64. Ouditdd Zacarkls hibo ackba- Go de escridti, al punto mismo ‘se abtié: su bots, Y be desate ad lengub, y Cie pid & Babli bendigiendy mi Beaor. 83. Derrkméu oy ‘teihor Sobre te dos Jos vecinos: stiyob ' ¢ alli esthban presentes, Y todas ettas tharavilhis so Sete” por todas las thontafits de Jade: 86, Todos los que tes oyerdh, Ike cdfgervaron en sa cotazon, didigndos? tnos & dérost Quith piehsis ‘ser& este nifio? Porqie fa mano del Beiter és. thba con éb ¥ su poder se habia ma- nifestade, en cuanto @ él pertenecia. 67. Y sa padre Bacarids fué fieno éel. Espiritu ‘Baiito, y deride: me no ert Ue Ta nd habian podide profettz’, ‘&i- ' 68. Béndito' ‘sea'et Behor Dios de 4! Teraél, que ha visitado 'y ‘redinvido & au ‘pueblo; 3 69. Y nos ha BOScithdd an podiro- 20 Salvador,” haciéndolo nacer en |a casa ‘de David sa tlervo. 70. in nos lo habia prometido por bova a sus santos profetas, que florecieron en los pasados siglos. ‘71, Para'librarnos de nuestros ene- migos y-de law manne de cuantos nos aborrecen; 7 72. Pura ejercer igualmente tu misericordia con nuestros padres, y acordarse de su santa aliaoza, '43.. De aquel juramento, que hizo 4" Abraham nuestro padre, de ¢once- dernos esta 74, ‘A fe de c de que ‘libres de las ma- nos de A fa de enemigos, le sirva- mos sin temor, 75. En verdadera santidad y justi- ca, andando delante -de ‘] por ‘toda nuestra vida, porque, ha visitado su pueble, zane ha proparado Ja redenatoa, que Gr. et Jecit redemptionem plei 69." Lit, el cuerno de salud, Era el euerno simbolo “de la fuersa.” Afto de ts ore er, raip, Pe. uxzut. Pel. CxIx. Jer. xxm. xxx. 10. - Gen. xm 16, Jer. xxx1 33, Heb, wm. 1% Allo de Is ore cr, rule. Mal. sv. 5. Supt. ¥ 17 Zeck. mu. 9. vi. 12. Mal. 17.2, 16 16. Despues dirigiéndose al niiio que Dios le acababa de eonceder, le dijo: Y ta, 6 nifio, ta serds llamado prefers de! Altisimo, pues irds.de-. lante del Senor & prepararle sus ca- minos; 77. Para ensenar 4& su pueblo la senda de la salud, nica por donde se llega & la remision de sus pecadog, 18. Que debe pedir por las entra- fias misericordiosas de nuestro Dios," por las cuales el.sol naciente ha ve- nido 4 visitarnos 4 la tierra desde lo alto del cielo. . 79. Para alumbrar 4 los que es- tan en las tinieblas de la ignorancia de los caminos de la salvacion, y en ls sombra de Ja muerte del pecado; y dirigir nuestros por los sen- deros de la justicia 4 la senda de Ia az. P 80. Entretanto crecia el nino, y se fortalecia en e] espiritu @ medida que. adelantaba en edad, y estaba oculto en. el desierto hasta el dia en que debia manifestarse al pueblo de Israel, para anunciarles la venida del Mesias, y disponerlos & recibirlo, SAN LUCAS. . 76. Et tu puer, prophéta Al-, tissimi voc4beris: praeibis enim anté faciem Domini parare vias eius: 77, Ad dandam sciéntiam ea- latis plebi eius: in remissié-, nem catérum edrum: 78. Per viscera misericérdiag Dei nostri: in quibus visitavit nos, Oriens ex alto: 79. Illumindre his, qui in té- nebris, et in umbra mortis sedent: ad dirigéndos pedes nostros in viam pacis, 80, Puer autem crescébat, et confortabatur spiritu: et erat in desértis usque in diem ostensidnis suae ad Ieraél. ¥ 77. y 78. Dif. para que obtenga Ia remision de sus pecados por sus entrafias, &c. PEEPILDIS LOLOL LISD LADLE LL LLL LS PEDO OL ELLE DED DS CAPITULO IL. Nesimiento de Josucristo. Aparicion del dn gel 4 los pastores. Circuneision de Jeeus, Purificacion de Maria. Céntico de Simeon: su profecie: Anna la entre los doctores. 1. Acontacié que en aquellos dias” se publicase un edicto de César Au- gusto para que se empadronara todo el orbe sometido al imperio romano. 2. Este primer empadronamiento ae hizo por Cirino, que despues fué gobernador de la Siria.” tom. xx. 1 primero, Jonas 1, Facrum est autem in dié- bus illis, éxiit edictum a Cae- sare Augusto ut describerétur univérsus orbis, 2. Haec descriptio prima, fa- cta est & praeside Syriae Cy- Tino: . Véase la Armonia art. vi. y sig. tom. xrx, y la Conoordancia parte 1. cap. vile Dif. Esto fué ol primer eonso heebo por Quirinio, gobernador de Siri, Fué Pporquo nueve afios despucs de] nacimioato de Jesuctisto, se encargo al mismo Quirinio formar otro, eaando Ia Judea quedé reducida « provincia romana por Ja deposicien y destierre de Arquelao. GAPITULO 1. M7 3. Et ibant omnes ut profi: 3. Y todos iban & empadronarse, Afie de le teréntur singuli in suam civi- cada uno 4la ciudad suyaen donde °* "8 titem. habia tenido su origen, . 4. Ascéndit autem et Ioseph 4. Tambien José partié de la ciu- Mich. v a Galilaea de civitate Naza- reth in Iudaeam in civitétem, David, quae vocitur Béthle- hem: e6 quéd esset de domo ct familia David, 5. Ut profiterttur cum Ma- ria desponséta sibi uxére praegnante. 6. Factum est autem, cim essent ibi, impléti sunt dics ut pareret. 7. Et péperit filium suum rimogénitum, et pannis eum involvit, et reclinavit eum in raesépio: quia non erat eis locus in diveradrio. 8. Et pastéres erant in re- gidne eddem vigilantes, et cu- stodiéntes vigilias noctis su- per gregem suum. 8. Et ecce angelus Démini stetit iuxta illos, et claritas Dei circumfatsit illos, et ti- muérunt timbre magno. 10. Et dixit illis angelus: No- Jite tim@re: ecco inim evan- gelizo vobis gaudium magnum, quod erit omni pépulo: 1. Quis natus est vobis hé- dié Salvator; qui est Chri- stus Dominus in civitate Da- vid. “12. Et hoe vobis signum: In- veéniétis infantem pannis invo- litum, et pésitum in praesé< pio. 13. Et sibitd facta est cum Angelo multitido militiae cae- ¥ 8 9 Ja gloria del Seftor, Tom. Xx. dad de Nuzaret, en Galilea, para la Judea 4 la ciudad de David, que se Mama Betlehem, por ser él de la ca- ga y familia de David, 5. A fin de empadronarse con Ma- rfa ‘su esposa, que estaba en cinta. 6. Hallandose alli sucedié que se cumpliese el tiempo en que ella de- bia parir; 7. Y¥ did & luz su hijo primogéni- to y tinico, que envolvio en pafiales y Jo recost6 en un pesebre, porque no hubo en el meson lugar para ellos causa de su suma pobreza, y de le muchedumbre de los que acudian @ empadronarse, * 8. Hubia por aquellos contornos unos pastores que velaban, y hacian la centinela de por la noche, alterndéndo- se," sobre su rebaiio, 9. Y he aqui que el angel del Se- fior aparecié junto 4 ellos, y una luz celestial” los rode6, y ellos quedaron — sobrecogidos de gran temor. 10. Mas dijoles el angel: Nada te- mais, pues vengo 4 anunciaros un- gran gozo, que lo seré para todo el pueblo de Israel, 11. Porque hoy os ha nacido en Ja ciudad de David un Salvador, que es el Cristo que Dios os ha prometido y el Seiior, que debe reinar sobre voso- tros, y libraras de vuestros enemigos. 12. Y esta scré para vosotros la sefial que os doy jin de que lo re- conoxcais; Hallaréis a] nino euvuelto en panales y puesto en un pesebre: ¢/ es el hijo de David, y el Mestas que aguardais ha tanto tiempo. 138. En el mismo punto se dejé ver con el angel una multitud de inili- Este ¢¢ ol sentido do la expresion del texto. Lit. clarided de Dios, claridad divine, una grande claridad. El griego dice: 2. Matt. u. 6. Afio de ie ciaceleste, que alababa & Dios, y decia: i era er. vulg, Gen. xv 12, 3. Lev. xn. 6, 18 SAN LUCAS. 14. Gloria 4 Dios en la altura de los cielos, y paz en la tierra 4 los hombres de buena voluntad, que tie- nen recto el corazon, y son queridos del Altisimo." 15. Luego que fos angeles se hu- bieron retirado de ellos hacia el cielo, se decian unos 4 otros los pastores: Encaminéinonos hasta Betlehem, y vea- mos lo que ha sucedido, y lo que el Sciir nos ha manifestado. 16. Fueron en efecto apresurando- se, y hallaron & Maria, y 4 José, y al nifio puesto sobre el pesebre. 17. Y¥ viéndolo en aquel estado, reconocieron Ia verdad de lo que se les habia dicho acerca del nino: lo que ellos publicaron por todas partes; 18. Y todos los que lo oyerén, queduron admirsdos” igualmente de Jas cosas que @ ellos eran referidas por los pastores del nacimiento de este ni- fio, y de las maravillas que lo acom- paiiaron, 19. Maria entre tanto conservaba con el mayor cuidado el recuerdo de todas estas cosas, meditandolas y re- pasdndolas en su corazon, 20. Volviéronse los pastores glori- ficando y alabando & Dios por todas las cosas que habian oido y visto, se- gun les habia sido anunciado por ef angel. Maria. 22, Y cumplido que fué el tiempo Yd. Est ox decir, que 21. Despues de que pasaron oche . dias” para que se circuncidase el nifo, se le puso por nombre Jesus, nombre que le habia dado el angel utes de que fuese concebido ea el seno de léstis laudantiuin Deum, et di-. céntium: 14, Gloria in altissimis Deo, et in terra pax hominibus bo- nae voluntatis. 15. Et factun est, ut dis- cessérunt ab eis Angeli in cae- lum: pastéres loquebantur ad invicém: TranseAmus usque Béthlehem, et videamus hoc verbum, quod factum est, quod Dominus osténdit nobis. 16, Et venérunt festinantes: et invenérunt Mariam, et Io- seph, et infantem pésitum in praesépio. . 17, Vidéntes autem cogno- vérunt de verbo, quod di- ctum erat illis de puero hoc. . 18. Et omnes, qui audiérunt, mirdti sunt; et de bis, quae dicta erant 4 pastoribus ad i- psos. 19. Maria autem conserva- bat 6mnia verba haec, cén- ferens in corde suo. 29. Et revérsi sunt pasté- res glorificintes, et laudantes Deuin in émnibus, quae audie- rant, et viderant sicut dictum est ad illos. 21. Et postquam consummé- ti sunt dies octo ut circum- ciderétur puer: vocatum est nomen eius Ixsus, quod vocd- tum est ab angelo ‘prits quam_in Utero conciperétur. 22. Et postquam impleéti sunt sun doble sentido de Ia Valgata: & los hombres de buent yoluntad, corazon recto, 6 que son ama i Diot, El griego puede tradu- airse: Gloria & Dios en lo mas alto de los cielos, y paz sobre la tierra: gracia, bene- volencia de Dios, sobre los hombres. La vox grioga se entiende de la buena volunted de Dios. W ic. Laconjuncion et de la Valgata, q hemos traducido igualmente, no se l6e ‘en ol gtiego impreso, ni en les manuscritos, ni en las versiones entiguas. Qi, Voase arriba of cap. 1. ¥ 59. CAPITULO It. dies purgatiénis eius sectn- dam legem Moysi, tulérunt illum in Terdsalem, ut siste- tent eum Démino, 23. Sicut scriptum est in le- ge Domini: Quia omne ma- sculinum adapériens vulvam, sanctum Démino vocabitur. 24, Et ut darent héstiam se- ctindim quod dictum est in _ lege Domini par tirturum, aut duos pullos columbarum. 25. Et ecce homo erat in Terdsalem, cui nomen Simeon, et hemo iste iustus, et timo- rAtus, expéctans consolatiénemn Israél,et Spiritus sanctus erat in eo. 26. Et respénsuin accéperat 4 Spiritu sancto, non visti- Tm se_mortem, nisi priis vi- déret Christum Domini. 27. Ft venit in spiritu in templuin. Et cam inddcerent pdcrum Iesum paréntes eius, ut facerent sectindim consue- tidinem legis pro eo: ~ 28. Ft ipse accépit eum in ulnas suas, et benedixit Deum, et dixit: 29, Nunc dimittis servum tuum Domine, secindim ver- bum tuum in pace: 380. Quia’ vidérunt éculi mei salutire tuum, . 31. Quod parasti anté faciem émnium populérum. 32, Lumen ad revelatiénem ntium, et gloriam plebis tuae israél. 33. Et erat pater eius et mater mirantes super his, quae dicebantur de illo, 34. Et benedixit illis Si- meon, et dixit ad Mariam ina- : 19 - de la parificacion de la madre, segun Ia ley de Moises, llevaron al nifiu 4 Jerusalen para presentarlo al Seiior, 23. Como esta escrito en la ley del Senor: Todo varon que nazca el primero sera consagrado al Seiior; 24. Y para presentar la ofrenda, conforme esta dicho en la ley del Se- fior, de _un par de tértolus, 6 dos pi- chones de palomas,” * 25. Habia 4 la sazon en Jerusalen un hombre llamado Simeon,’ y este hombre era justo_y temeroso de Divs, y estaba esperando la venida del Me- stas que debia ser la consolacion de Israel, y el Espiritu Santo estaba en él. 26. “Habfale sido revelado por el Espiritn Santo, que no veria su mucr- te, si primero no veia al Ungido del Senor. 27. Vino pues al templo inspirado por cl Espiritu de Dios que habitaba en él, ¥ como introdujesen al nifio Je- sus sus padres, para cumplir con res- poste 4 61 conforme 4 la practica de ja ley, 28, Lo tomé Simeon en sus bra- zos, y reconociéndolo por el Mesias consolador, tanto tiempo suspirado, bendijo 4 Dios, diciendo: 29, Ahora, 6 Sefior, dejarés mo- rir cn paz 4 tu siervo, segun tu pas labra; 30. Tues han visto mis ojos al Sal- vador que nos envias, 31. Al cunl has presentado a la faz de todos los pueblos, 32. Como luz cue alumbre 4 las naciones, y como gloria de tu pueblo de Israel, . 33, Admirdbanse el padre” y la madre de Jesus, de aquellas coszs prodigiosas que se decian de él. 34. Y¥ bendijolos Simon ensalzan- do con sus alabanzas la gracia que WY 24. Esta era Ia oftenda de los pobres. Lev. xu. 8. ¥ 25. Pretenden muchos que Simeon ficeo sacerdute; pero los mojores y mas ane . Gr, José y Ia madre de Josus. Here lo crewn sin esta investidura. Aio de Ia eracr. wig oo Exod x2 Nun, vin 16, Ler. xu. 8 20 CAPITULO Dios les habia hecho, y dijo 4 Maria, madre de Jesus: He aqui que este nifio esté destinado para ruina y para resur- reccion de muchos en Israel, segun el buen 6 mal uso que se haga de las gra- cias que ha venidod derramar sobre la tierra; y Dios lo ha puesto en el mundo para ser el blunco de la contra- diccion de los malos, por la vposicion que haran & su doctrina, 35, Atravesara tu alma misma una espada de dolor al ver los males que le haran sufrir, porque Dios lo aban- donaré 4 la voluntad de los hombres, para que se descubran los pensamien- tos de muchos corazones que esién ocultas, y sea manifiesto quiénes son los amigos del Senor, y quiénes sus enemigos, 36. Habia igualmente en Jerusa- len une profetisa, llamada Anna, hija de Fenuel, de la tribu de Aser: esta habia Tegado @ una edad muy avan- zada, y habia vivido siete afos sola- mente con au marido, & quien se unid siendo doncella, 37. Permaneciendo viuda hasta la edad de” ochenta y cuatro afios: no se apartaba del templo,” sirviendo 4 Dios de noche y dia en ayunos y oraciones. 38. Acudiendo esta pues 4 la mis- ma hora que Simeon, alababa tam- bien al Senor; y hablaba de el nifio como de el Mestas, reconociéndolo por tal, & todos los que en Jerusalen" aguardaban la redencion de Israel.” 39. Luego que José y Maria eje- cutaron todas Tas cosas conforme & Ja Jey del Sefior, se volvieron 4 Ga- lilea, y fueron & la ciudad de Naza- ret, su habitacioa ordinaria." dl, trem eius: Ecce pésitus est hic in ruinam, et in resurre- ctiénem multérum in Israél; et in signum, cui contradicé- 35. Et tuam ipsjug auimam rtransibit gladius ut reve- Tentur ex multis cérdibus co- gitationes. 36. Et erat Anna prophetis- sa, filia Phénuel, de tribu ser: haec procésserut in dié- bus multis, et vixerat cum viro suo annis septem a vir- ginitite sua. 37, Et haec vidua usque ad annos octoginta quatuor: quae non discedébat de templo, ieidniis, et obsecrationibus sér- viens nocte, ac die. 38. Et haec, ipeé hora su- pervéniens, confitebatur Dé- mino: et loquebitur de illo émnibus, qui expectabant re- demptidneni Israél. 39, Et ut perfecérunt é6mnia sectindim legem Domini, re- vérsi sunt in Galilaeam in ci- vitatem suam Nazareth, W 37. El gringo dice: corca de ochenta y cvatro afice, Abid. Casi nunca, nendo astduc él. ¥ 38. Ente evel sentido del griego, ©) cual lée: qui expectabent redemptionem im Terusalem. Hs Teracl es aitiedido por in Vulgata. V6 rieres; pero onto ve Concordancia, parte 1. cap, a.-x1x. ereen que no volvieron 4 Nazaret haste deupues los oblige 4 retirarre el furor partarse demasiado del ventido na haber vuelto 4 Nazaret antes de huir 4 Bgipte. Ia nota precedente. je haber vuelte qai el P. Cer- . Bien put Vease Ia Armonia, artz.-2u1,, Herddes: esto de CAPITULO'N, 40. Puer autem crescébat, et confortabatur plenus supién- tid: et gratia Dei erat in illo. 41. Et ibant paréntes eius r omnes annos in Tertsa- lem, in die solémnni Paschae. .42, Et cim factus esset an- nérum dudédecim, ascendén- tibus illis lerosélymam secun- dum consuetidinem diéi festi, 43. Consummatisque diébus, cim redirent, remansit puer Tesus in lerdsalem, et non cognovérunt paréntes eius, 44, Existimantes autem il- lum esse in comitatu, vené- runt iter diéi, et requirébant eum inter cognatos, et notos, 45. Ft non inveniéntes, re- gréssi sunt in Jerusalem, re- quiréntes eum. 46. Et factum est, post tri- duum invenérunt illum in tem- plo sedéntem in médio do- ctérum, audiéntem illos, et in- terrogantem eos. 47, Stupébant autem omnes, ui eum audiébant, super pru- dentin, et responsis eius, 48, Et vidéntes admirati sunt. Et dixit mater eius ad illum: Fili, quid fecisti nobis sic? ec- ce pater tuus, et ego dolén- tes quaerebimus te. 49. Et ait ad illos: Quid est quéd me quaerebatis? nescie- batis quiain his quae patrie mei sunt, opértet me esse? 21 40. Crecis-el-nino-entre tanto y se fortiticaba en esptritu," estando lens de eabiduria; y la gracia de Dios que estaba en é] en toda su plenitud, se manifestaba de dia en dia. 41. Todos los afios iban sus pa- dres 4 Jerusalen por la fiesta de Pas- cus, para adorar & Dios en su tem- plo, y hacer su-ofrenda, segun lo pres- eribia la ley." 42, Cuando el nifio fué de edad de doce afios, yendo ellos 4 Jerusa- len, como solian en aquella solemni- dad, y levando consigo al nifio," 43. Volviéndose, pasados los dias de la fiesta, 4 su morada, el nino Je- sus ge quedé en Jerusalen sin que lo echasen de ver sus padres.” : 44, Y creyendo que él venia en la comitiva, anduvieron el camino de un dia, y legada la noche lo ron entre los parientes y conocidos, que con ellos se volvian de Jerusalen. 45. Mas no encontrandolo, volvié- ronse 4 Jerusalen buscndolo luego al siguiente dia. 46. Y asi & los tres dias de hae berlo perdido \o hallaron en el tem- plo, sentado en medio de los docto- res, escuchandolos sobre las cuestio- nes que les proponia, é interrogéndo- los @ su vex. 47. Admirabanse todos los que lo oian, de su saber y de sus respuestas, 48. Y viéndolo sus padres queda- ron admirados, y dijole su madre: Hi- jo ypor qué has hecho esto con no- sotros? mira como tu padre y yo te busc4bamos Ilenos de amargura. 49, Elnifio les respondié: ;Por qué causa me buscabais? jignorabais que debo ocuparme en las cosas que per- tenecen & el servicio de mi Padre?” ‘¥Y 40. El griego expresa esta palabra. y 41. Véwnsee] Exode cap. im. W 18.y cap. xnv. ¥ 28. Tambien el Deute. ronomio eap.xvi W «6. ‘Y 42. Veanse In Armenia, W 43. Gr. Jona y ta ma W 49. Algunos tradacen ani padre? In hie quae aunt Patria, im euam, id est, in domum euam. art. nv. y la Concerdanoia parte 1. cap, 2¥. jo wabinis in debin yo ester on In east de trie, como en San Juan xx, 27. Afie de la age Bazod. xxii, V3. xxnv 18. Deut. xv. 1. 12. 22 50. Mas ellos no entendieron lo que él les dijo, ni cudles eran las co- sas de su Padre en que debia ocu- parse. 51. Yéndose en seguida en su compania, vino & Nazaret y estaba su- jeto 4 ellos. La madre del nifio con- servaba cuidadosamente en su corazon el recuerdo de todas estas cosas. 52, ‘Y Jesus crecia en sabidurie, en edad, y en gracia ante Dios y log hombres, dejando ver mas y mas los tesoros de la ciencia divina que se hallaban en él, SAN LUCAS, 50. Et ipsi non intellexérunt yerbum, quod locdtus est ad 0s, 51. Et descéndit cum eis, et venit Nazarcth: ct erat stb- ditus illis. Et mater eius con- servabat émnia verba hacc in corde suo. 252. Et Iesus proficiébat sa- piéntia, et aetite, et gratia apud Deum, et hémines. DIS IELISLIOISLLOS ILI LI IIDIILIILIISLIIL ILLS SLI LES CAPITULO IIL Predicacion de 8. Juan: aviso queda al pueblo, & testimonio de Jesucristo. Herédes lo aprisions: bantiza & Joi Salvador. 4ilon soldados: da . Genealogia dal S. Mateo, lll. 1. y sig. S. Marcos, I. 1-11. 1. Ex afo décimo quinto del im- rio de Tiberio César," gobernando la Judea Poncio Pilato, siendo Herd- des" tetrarca de Galilea,” y su herma- no Filipo tetrarca de Iturea y de la provincia de Traconite,” y Lisanias tetrarca de Abilina;’ “2. En tiempo de los sumos saccr- dotes Anas y Cuilas, que alternati- vamente ejercian el sumo sacerdocio,” hizo el Sefior entender su palabra 4 Juan, hijo de Zacarias, en el desier- to & donde se habia retirado. " 8.° ¥ este, obedeciendo su voz, fué por toda la ribera del Jordan predi- cando el bautisino de penitencia para W.1. Esto es, el afio 28 de sig. tom. xix, y la Concordanc ford. Liemade Anti vulgar cristiana. te 1, enp. XVI. y Rig. , hijo de Herodes ¢| Grands, de quien se habla “1, Anno autem quintodéci- mo impérij Tibérij Caesaris, procurante Péntio Pilato Iu- daeam, tetrarcha autem Ga- lilaeae Heréde, Philippo au- tem fratre eius tetrarcha I- turaeae, et Trachonitidis re- gidnis, et Lysania Abilinae tetrarcha, 2. Sub principibus sacerdé- tum Aun, et Caiphé: factum est verbum Domini super Joannem, Zachariae filium, in desérto. “8. Et venit inomnem regio- nem Iordinis, praedicans ba- ptismuim poeniténtiae in remis- Vease Ian Armonia, art. xv. y 1 cap, Totrarce significa & Ia letra, ol que gobierna la cuerta parte de un reino. La ti rq Jordan, al orionte de dbid. Abilina es ies. arte de los estados que habia gobernado Herédes e! Grande. ja Iturea y provincia de Traconite se extendia mas allé del jente Ja provincia de donde Abila era la capital. Calmet Pons esta ciuded eutre e] Libano y el Antilibano, mas arriba t fuentes del Jordan. 2. Asi lo auponen algunos, fundados particularmente en el texto de San Juan, x1. 49. y 51, Calmet erée que Anas conservaba ol titalo sin ejercicio. Veasela Di. eertacion sobre la sucesion de loa eumoa sacerdotes, tom, vr. CAPITULO If, 23 sidaem peccatéram, 4, Sicut scriptum est in Li- bro serménuin Isuiae prophé- tae: Vox clamantis in desér- to; Parate viam Démini: re- ctus facite sémitas eius: 5, Omnis vallis implébitur: et omnis mons, et collis hu- miliabitur: et erunt prava in dirécta: et aspera in vias pla- nas: 6. Et_vidébit omnis caro sa- luuire Dei. . 7. Dicébat ergo ad turbas quae exibant ut baptizarén- tur ab ipso: Genimina vipe- rérum quis osténdit vobis fa- gere & ventira int -8. Facite ergo fructus die gnos poeniténtiae, et ne coe- peritis dicere: Patrem habé- mus Abraham. Dico enim vo- bis quia potens est Deus de lapidibus istis suseitare filios” Abrahae, 9. Iam enim seciris ad ra- dicem arborum pdsita est. O- Manis ergo arbor non faciens fructum bonum, excidétur, et in igaem mitttéur. 10. Et interrogabant eum turbae, dicéntes: Quid ergo faciémus? preparar & los hombres a \a remision de ‘los pecadus que habian cometido, y de los cuales venia & librarlos el Hijo de Dios," 4. Como esta escrito en el libro de las palabras del profeta Isaias: Se oird la voz del que clama en el de- sierto: Preparad el camino del Senor; enderezad sus sendas.” 5. Porque cuando llegue el Senor se Hlenar& todo valle, y todo monte ycollado se‘abatiré: les caminos'tor- cidos se enderezargo, y se‘ aplanarin’ los 4speros.” 6. todo hombre verd al Salvay dor enviado de Dios, 7. Decia pues Juan 4 las turbas jue acudian’ & ser bautizadas por él: za de vivoras, jquién os ha ense- nado & huir de la ira qué os amena- zal” jQuereis de deveras apaciguar ta justicia de Dios que teneis irri- tada? : 8. Pues haced dignos frutos de ‘pe- nitencia, ‘y no empeceis 4 decir den- tro de vosotros mismos:" Tenemos por padre 4 Abraham. Porque yo os‘digo que Dios es poderogo de hacer na- cer” de estas piedras hijos de Abra- ham, para que en ellos se cumplan las promesas qué & 6! tiene hechas, sin que el temor de que estas se ha- gan ilusorias le impida castigaros. 9. Antes bien os aseguro que la ur esté ya aplicada @ la raiz de los les: y os{, todo Arbol que no'da buen fruto, seré cortada y arrojado al fuego. : : 10.% Conmovidas en fin con la pre- dicacion de Juan, le hacian’ pregun- tas las turbas diciendo: ;Qué harémos 88, 4 _ Pues para praducir buenos frutos? Y 3. Vease lo dieho acerea do) bautismo de San Juan en Ia Disertacion wbre los tres_bautiemos, despues de Ja Armonia, tom. xx. ee Vease S. Mateo, m. 3. 5. De otro modo y sagan el hebreo: Iénese todo valle, y abdtase y collado: enderécense los caminos torcidos, y allénense los dsperos, 6. Refiérese aqui eute texto confurme 4 los Setenta, ‘¥ 7 ‘Segun Sau Mateo, m. 7. dirigia Sao Juan principalmente estas palabras & los fariseos y saduceos que se hallaban repartides en medio de las turbas del pueblo. ‘Y & El griego trae estas palabras. Zid. Lit puede suscitar. todo monte Allo de ‘a ora cr. vulg. 98, Hasi. x. 3. Joan. 1. 23. Matt. mn. 7. Afio de la era cr. valg. 28. Joc. u. 15. 1. Joan. tA Matt. ui. 11. Matt. ut 12. Matt. xrv. 4. Mare. v1. 17. SAN LUCAS, 24 11, Y deciales él, respondiéndoles: EI que tiene dos vestidos’ dé uno al que no tiene; y haga lo mismo el que tiene que comer. 12, Tambien los publicanos acu- dieron 4ser bautizados, y le dijeron: Maestro, ,qué harémos para ser sal- vos? 13. Y él Jes contesté: Nada mas is pagar,” que lo que se os ha oleae 14, Los soldados asimismo le pre- aban, diciendo: Y nosotros jqué Foremost Y respondiéles: A ninguno hagais extorsiones, ni fraude,” y con- tentaos con vuestras pagas. 15. Mas jurgando el pueble y pen: sando todos en su corazon que Juan podria ser tal vez el mismo Cristo," 16... Para quitarles semejante pen- samiento, les hablo Juan, diciendo 4 . todos; Yo en verdad os beutizo con agua para excilaros da penitencia; vendr& empero otro mas poderoso que yo, alcual no soy yo digno de des- atar la corres de su calzado: este os bautizara con el Espiritu Santo y con el fuego de su divino amor, para py- rificaros de vuestros pecados, “7 Lieva su bieldo en la mano, y_limpiara" su era, y amontonara el trigo en au granero, mas quemara Ja paja en un inextinguible. Con esto indicaba Juan la gloria 4 que el Mesias debia elevar & los jusios, el fuego eterno en que habia de yeaa & los malos. 18, Otras muchas cosas todavia in- culcaba al pueblo, exhortandolo. 19. Mas siendo reprendido per él e] tetrarca Herddes 4 causa de Hero- ML. { 13. Tal esol sentido del griego. 14, La ox engrad ion del terto significa propiamente calumnia; ordinarlamente so emplea Ik misme vor on el sontide de‘freude, 6 en el de 11. Respéndens autem dicé- bat iflis: Qui habet duas tu- nicas, det non habénti: et qui abet escas, similitér faciat. 12. Venérunt autem et pu- blicani ut baptizaréntur, et dixéront ad illum: Magister, quid faciémus? 13. At ille dixit ad eos: Ni- hil amplits, quam quod con- stitdtum est vobis, facidtis. - 14. Interrogabant autem eum et milites, dicéntes: Quid faciémus et nos? Et ait illis: Némainem concutiatis, neque caldmniam faciftis: et con- ténti estéte stipéndiis vestris. 15. Existimaénte autem pé- pulo, et cogitantibus émnibus la cérdibus suis de Loanne, ne forté ipse esset Christus: 16, Respondit Joannes, di- cens émnibus: Ego quidem aqua baptizo vos: véniet au- tem fértior me, cuius non sum dignus sdlvere corrigiam cal- ceamentérum = eitts: ipse vos baptizabit in Spiritu sancto, et igni: 17. Cuius ventilébrum in ma- nu eius, et purgabit fream suam, et congregabit triticum in hérreum suum, péleas au- tem combfret igni inextin-. guibili, 18. Multa quidem, et 4lia exhortans evangelizibat pé-" pulo, 19, Herddes autem tetrar- cha cim corriperétur ab il- Lit. doa tinicas. Este era el vestide interior.” en los libros’ ir. dif, Entretanto, teniende el pueblo el espirity suspenso, y pensando te." dos en si-mismor, ni acoso seria Juan el Cristo, &c. Y 17. Gr. dif, limpiaré perfectamente. lo de Herodiade uxére fra- tris sui, et de 6mnibus malis, quae fecit Heréddes, 20. Adiécit et hoc super 6- monia, et inclisit Ioannem in carcere, 21. Factum est autem cim baptizarétur omnis pépulus, et Iesu baptizAto, et ordnte, apértum est caeluin: 22. Et descéndit Spiritus sanctus corporali spécia _si- cut colimba in ipsum: et vor de caelo facta eat: Tu es fi- lius meus diléctus, in te com- placui_ mihi. . . 23. Et ipse Tesus erat in- cfpiens quasi annérum trigin- ta, ut putabatur, filius loseph, i fuit Veli, qui fuit Ma- t, . . 24. Qui fuit Levi, qui fuit Melchi, qui fuit Tunne, qui fuit Toseph, | . 25, Qui fuit Muathathiae, qui fuit Amos, gui fuit Nahum, qui fuit Hesli, gui fuit Nagge, ul 26. Qui fuit Mahath, qui fuit Mathathiae, qui fuit Sémei, qui fuit Ioseph, qui fuit Iuda, Re Qui fit Toanné, au fuit 22, qui fujt Zord , qui fait Saka mi WH 19. Yeasp San Mérgos, vj Abid, EF gripgo nowbra « Fil CAPITULO In, | ithiel, qui fuit Neri, 25 dias, muger de su hermano Filipo,! con la cual divia en desérden, y por todo el mal que cometia, . . 20. Afadié tambien Herddes 4 sus demas crimenes, el de encerrar 4 Juan en una circel, . ‘21, Miéntras que tqdo el pueblo era bautizado por Juan, tambien fué bsutizado por él Jesus,” haciendo el cual oracion sucedié que se abrid el cielo, wee 22. Y bajé el Espiritu Santo sobre 6] en forma corporul, semejante 4 una paloma;” y cydése una voz del cielo, ue le dirigié cstas palabras del Pa- ae Eterno: Ta eres mi Hijo ama- do; en ti,tengo toda mi complacencia. 23. Tenia eptonces Jesus treinta afos comenzados," siendo, como se creia, hijo de José, qoe fut hijo de Hels," y este lo fué de Metat, +24. Que fué hijo de Levi, que lo fué de Metqui, Aiyo de Janne, que lo. fué hijo de Matatias, hijo ” fhe fue de José, - 25. Que de Amos, hijo de Nahum, le Hesli,, hijo de Nagge, | 26.. Que fué hijo de Melia, de Matatias, que lo fué de Semei, el cual hye hijo de Jos6, Laie de Jadas, 27, Este fué hijo de Joanna, que lo fué de Resa, Atfo de, Zorobabel, quo fué hijo de Salatiel,” hijo de Neri, que lo 17» y la Armonjay, att <3¥Ry lipo; y gat go nombre tarabien ep’ San Marcos, ni. 17.5 tre fr diferente lol totrerca de quipn se halo en, el.cap, wa ‘éae le Armonia, xvuy y la Concordancia parte primera oap. xvui, . : $Y: GB Vaio’ vo dich aockea’ det binthsnis) & Jencriste nla Disertecien aabre low tres'bautiemoe, despuea de la Armonia, tom. xix. W 23. Loa que pretenden probar con aus crloulos cronologicos qae Jesus tenia on. tonces mas de treinta afios, cambian aqui la exprevion del texto; y esta es la causa do decir agai ef P. Ca : Jesus tenia cosa de treinta adies cuando comenze d apa. . i ejercer lee fanciones de ex ministerio.” Pero esto es apartarso vi siblemente de! sentido natural del toxto. Véase la Dieertacion sobre los aioe de Jesu- eristo, 4 continuacion de Ia Armonia, tom. xix. Bid. li, que se crée eer e} mismo que Heliequim, 6 Joaquisa, jsertacion sobre la genealogia de Jeeucriate, tom. mix. . Po 4 1.* de los Paralipomenos in. 17.-19,, se ve que Zorn. ora hijo de Fadaia, que lo ora de Solatiel, lo que hace pensar que el nombre de Pateia. ve Ge omitide saul por tos copiantes. Por otra parte San Gregorio, San Agus -Y San nimo contaben en este genealogia setenta y siefe gousraciones, taria une sive omitiese & Fadaie. * y feveracionen 7 i Tom, Xxxr- 4 Aaa do to era cr. vulg. 98, 30. Matt. m. 16. Mare.1 10, Joan. 1. 33. Mat#. . 17. xvi. 5. Anfr. 1x. 35, 2 Pet. 17, Afio de la ere or, vaig. Addi, 26 28. Que lo fué de Melqui, hijo de hijo de Cosan, hijo de Elma- dan, hijo de Her, 29. Que fué Ajjo de Jesus, quien’ lo fué de Eliezer, hijo de Jorim, que fué hijo de Matat, hijo de Levi, 30. El cual fué hijo de Simeon,’ hijo de Jidas, que lo fué de José, hi- jo de Jonas, hijo de Eliaquim, 31. Este lo fué de Melea, hijo de Menna, hijo de Matata, que !o fué-de’ Natan, hijo de David, “ 32. Quien lo fué de Jessé,” el cual fué hijo de Obed, hijo de Booz, hijo de Salmon, que lo fué de Naasson, 33. Hijo de Aminadab, que fué hijo de Aram, hijo de Esron, hijo de Fares, que lo fué de Judas, 34, Quien Io fué de Jacob, hijo de Isaac, Aijo de Abraham, hijo de Tare, hijo de Nacor, 35.. Que fué hijo de Sarug, hijo de Ragau, que lo tué de Faleg, hijo’ de Heber, hijo de Salé, 36. Este lo fué de Cainan," que fué hijo de Arfaxad,. hijo de Sem, hijo de Noé, y que fué hijo de Lamec, 87. Quien lo fué de Matusalé, Ai- jo de Henoc, hijo de Jared, hijo de Malalee!l, hijo de Cainan, . 38. Hijo de Henos," que lo fué de Set, hijo de Adan que fué cria- do por Dios. gan otra . no 00 y x1. 125 pero ef on la version de los Setenta. cio del Génesie. . Pry 8. ‘Be 26. y v.6, y nig. se lée Enos. SAN LUCAS, 28, Qui fuit Melchi, qui fuit Addi, qui fuit Cosan, qui fuit Elmddan, qui fuit Her, 29. Qui fuit Tesu, qui fait Eliézer, qui fuit Iorim, qui fuit Mathat, qui fuit Levi, 30. Qui fuit Simeon, qui fuit Tiida, qui fuit Toseph, qui fuit ona, qui fuit 'Eliakim, 31. Qui fuit Meled, qui fuit Menna, qui fuit Mathétha, gui fuit Nathan, qui fuit Da- vid, 32. Qui fuit Tesse, qui fuit Obed, qui fuit Booz, qui fuit Salmon, qui fuit Na&sson, 33. Qui fuit Aminadab, qui fuit Aram, qui fuit Esron, ui fuit Phares, qui fuit Tu- lae, 84. Qui fuit Tacob, qui fuit Isaac, qui fuit Abrahae, qui fuit Thare, qui fuit Nachor, we Qui fuit Sarg + au fuit u, qui fuit +, QU uit’ Heber, qui fuit Stic’ 36. Qui fuit Cainan, qui fuit Arphaxad, qui fuit Sem, qui fuit Noé, qui fuit Lamech, 87. Qui fuit Mathuséle, qui fuit Henoch, qui fuit Iared, qui fuit Malaléel, qui fuit Cainan, 38. Qui fuit Henos, qui fuit Serb, qui fuit Adam, qui fuit i. oncincion del hebres. 1 Reg. xn. 1. y ei. ‘alia en el hebreo ni en Ia Vulgate del Genesis, x. 24, ‘Véase lo que sobre esto se dijo en ol} 1éo aqui en los ejemplares de la Valgate Henos; mas on el Génesis, 5¥- CAPITULO IY. 27 PEAIPILILIDLISLIIIIL IL ILILDIISILIIIIL IGE L LE LLLD ED CAPITULO IV. Ayuno y tentacion de Jesucristo: predica en Galilen y va 4 Nezaret, donde quieren ‘precipitarlo: rotirane 4 Cafaroaum, donde libra 4 ane energdmena, cura & la suc gra de 9, Pedro y hace otros milegros. : S. Mateo, IV. 1-22. S. Marcos, I. 12-28, 1, Iesus autem plenus Spi- ritu sancto regréssus est a Ior- dane: et egebatur a Spiritu in desértum 2. Diébus ‘inta, et ten- tabatura diébolo. t nihil mans ducavit in diébus illis: et con- . summiétis illis esdriit. 3. Dixit autem illi_ diabolus: 8i filius Dei es, dic lapidi huic ut panis fiat. 4. Et respéndit ad illum Ie- sus; Scriptum est: Quia non in solo pane vivit homo, sed in omni verbo Dei. 5, Et duxit illum diébolus in montem excélsum, et osténdit illi 6mnia regna orbis terrae in moménto témporis, 6. Et ait illi: Tibi dabo po- 1, Luxno pues Jesus del Espiritu Santo, como aparecié en su bautismo,” se volvié del Jordan, y fué conducido por el mismo Espiritu al desierto.” 2. Donde permanecié cuarenta dias, y fué tentado" por el diablo en este modo. Nada comié en aquellos dias, y pasados estos, tuvo hambre, dejando aparecer en él esta debilidad humana, para dar al demonio la osadia de ten- tarlo, 8. Enténces el diablo, que miré es- ta hambre como una ocasion favora- ble, 6 de inducirlo al pecado, 6 de des- cubrir quién fuese, se acercd & ély mostrandole una piedra, le dijo: Si eres el Hijo de Dios, como parece por el testimonio que has recibido en tu buutismo, y por el largo ayuno que acabas de sufrir, di 4 esta piedra que se convierta en pan, para que asi pue- das apaciguar el hambre que te aque- ja, y conservar tu preciosa vida. 4, Jesus le respondié: Escrito es- ta: No solo de vive el hombre, si- no de toda palabra de Dios, y de cuan- to se sirve darle para su alimento." 5 Vencido entonces el diablo por esta ‘respuesta de Jesus, se valid de otro medio para tentarlo, y lo llevo a un monte elevado, y le mostré en un momento todos los reinos de la redon- dez de la tierra, 6. Yle dijo: Te daré ese poder Y 1, Vease ol cap. precedente ¥ 21. y 22. Tbid. Vense la Armenia, art. xvi. tom. xx. y la Concordancia, parte 1, oap. xix, tom xx. W 2 Comparando este texto con el de San Mutee iv. 2. y sig., wo ve que Jesucris- to no fas tentado sino al fin de los cuarenta dias. W 4. Extas palabras son an doble sentido del texto, que puede tradusires: sino do todo cuanto & Dios agradn darle para eu nutricion, Ala lutra, de toda cosa de Divs porque en hebreo la vor que significa verbo, significa tambien cosa. Deut. vin. 3. Batt. sy, 4, Afio de ta ora cr. valg 30. Deut. vi. 13. 2.20, Peal. xc.1l, Deut. vi. 16, Matt. .v. 12, 28 SAN LvCas, universal, y Ja gloria de esos reinos, pues se me han dado @ mi, y yo los doy 4 quien quiero. 7. Si ta pues me adorares, todo sera wuyo. *6.° Hespondiéndole Jesus, irritado de’ proposicion’ tan impia, le dijo: Apéartate de mf, Satanas;!' porque es- crito esté: Adoraras al Sefior tu Dios, y 46] polo serviras.” 9, El diablo, no cediendo todavia, lo condujo 4 Jerusalén, y poniéndolo sobre el pindculo del templo,” le dijo: 8i eres el Hijo de Dios, arréjate ub jo desde aqut, sin temor de lastimarte; 10. Puesto que’ est& escrito, que, acerca de ti, ha ‘mandado 4 sus ange- les que te guarden. ~ 11. Y¥ ellos te sostegdran en las manos, para que no acaso choqueg cl pié contra alguna piedra. . * 12. Jesus le respcndié: Tambien esti escrito: No tentarfs al Sefior tu Dios; y eiertamente seria tentarlo ex- ponerse tan evidente peligro sin nin- guna necesidad, " 13. Acabadas todas estas tentacio- nes, y apurados todos sus artificios, so retiré el diablo dé él, husta ef tiem- po de su pasion en que volvid & ten- tar, por medio de los tormentos, al no habia podido hacer caer ni con la sensualidad, ni con la codicia, ni con la vanidad. 14, Jesus ent6nces, impelido par la virtud del Espiritu de Dios, que lo ha- bia conducido al desierto, se volvid & Galileay" y haciendo alli muchos mila- gros, se extendié su fama por toda la comarca.” 15. Ensenaba en las sinagogas de V €. Estas palabras eo hallan en el griego, testatem banc univérsam, ct I6riam iljérum: quia mibi tré- jita sunt: et cui volo do illa. 7. Tu ergo si adoraverjs co- ram me, erunt tua émnia. 8. Et respéndens Jesus, dixit ili: Scriptum est: Dominum Deum tuum adordbjs, et illi soli sérvies. 9. Et duxit illum in Tertsa- lem, et statuit eum super pin- am templi, et dixit ili: Si filius Dei es, mitte te hinc dedrsim. . “10. Scriptum est enim quéd Angelis suis mandavit de te, ut consérvent te: ~ 11. Et quia in manibus tol- lent te, ne forté offéndas ad lapidem pedem tuum, 12, Et respéndens Iesus, ait ili: Dictum_est: Non tentabis Dominum Deum tuum. 13. Et consummata omni ten- tatione, diabolus recéssit ab illo, usque ad tempus. 14. Et regréssus est Iesus in virtite Spiritis in Galilaeam, et fama éxiit per univéfsam Tegiénem de ilto. 15. Et ipse docébat in sy- y.9¢ Icen lo miemo en San Mateo, iv 10. que pone osta tentacion, que aqui os Mt segunda como Je dltitna, lo que hace sos. pechar que los copiantes han traspuesto les Y 5.6. 7.y 8, que verisimilmente se se. jan del Y 12. Véase San Mateo iv. 5. y sig. Ibid, Vease San Mateo, sv. 10, 9 Voase San Mateo, rv. 5. 14. De otro modo: haciendo briller por sxe discwreos ous mila; tod de! Espirita de Dios que existie en ¢1; y esto fué lo que hizo dorrer su" do el pais, como inmediatamente lo nota e! evangelio. Ibid. Véaso la Armonia, art. xviu.-xix., y [a Concord ancia desde el cap. xx. de 18 ns parte hasta ol cap. v. de lau. . la vir. a por to. c ogis edrum, et magnifica- Baur ab émnibug. . 16. Et venit Nazareth, hj erat nutritus, et intravit se- cundim consuetédinem suam dig sabhati in aypagdgam, et surréxit légere. “17, Et traditus est illi Liber Isaiae prophétae. Et ut revol- vit librum, invénit locum ubj scriptym grat: a 18. Spiritus Démini super me: propter quod unxit me, evangelizére paupéribus misit me, ganare contritos corde, 18. Praedicére captivis re- misgiipem, et cnecis visum, dimittere’ cenfractos in re- misgiénem, praedic’re annum po accéptum, et diem re- tributionis. 20. Et cim plicufsset librum, réddidit minjstro, et sedit. Et émnium in syn éculi grant intendéntes in eum, 21. Coepit autem dicere ad illos: Quia hédié impléta est haec seriptira in 4uribus ve- stris, 22, Et omnes testiménium illi dabant; et mirabantur in verbig gratiag, quae procedé- APITGL lv. 99 habitantes de! pais, y de todos era ynado de alahanzgs. 16. Ying despues & Nazaret, don- de se habia criado, y habiendo entra- do, segun su costumbre, 4 la sinagoga Alin de stbado, se lovant para leer. 17. Entregdsele ¢! libro del profe- fa Isafas, y habiéndolo abierto,” en- contré el pasage en que estén escritag los col ras: 18. EJ Espiritu del Seftor reposé sobre mi:” por esto me ha co 9 con su divina uncion, me ka enviado & anunciar huengs nuevas” & log po- bres, 4 curar 4 los que se hallan ago- biados de miserias, y tienen el corazon despedazado de afliccion y de dolor, 19. A anunciar 4 !os cautivos Iq libertad, y la vista 4 los ciegos, & en- viar libres & los oprimidos en prisio- nes," & promulger el ano de las_mise- yicordias del Senor, y el dia de la re- trihucion" conforme 4 las obras de ca- uno. . 20, Y habiendo cerrado e] libro, lo devolvié al ministro, y se sénté, Los ojos de todos los que se hallaban en Ja sinagoga, estaban fijos en él, aguar- dando con i: iencia que les expli- case estas palabras. . 21.° El comenzé pues & decirles: Hoy se ha cumplido esta escritura que agabais de decir, ex las instrucciones gue yoos doy, 22. Y todos le doban testimonio de que élestaba leno de ciencia y sa- biduriq, y se admiraban de las pala- ¥ 17. Lit, babiéndolo deserrollado. Bra el libro un volamen 6 rollo ¢ 1s antigua. Yease ly Disgrigcion sobre la forma de laa libros antigyor, of frente de lop Proverbios, ‘tou. xt. “YTS. Toaiaa on este pasage habla do si mismo cemo figura del Mesias. La caus tividad de Babilonie, que e¢ ef objeto literal de esta profecie, erauna figura del es. tad dal erp humano: Ja vuelta de este cantiyided anunciada por Ieaisy, y praca 10, representaba la redencion do lag hombres jecuteds por Jeaucelte. rede por Ibid, Esto qulere decir la voz evangelizare, y este es el sentido de la palabra ori- ginal de Isaias. ¥19. By fealas leon lop Sptenta: Aragdicare cqptivie remiasionem lgpn, et dimittere cenfractos in remiggignem, La Vul cascis view; et el hapreo een: a8 \gata, y al | "racdicare captivie indulgentian (6 libertatem), et clausia (6 ohctia) aperlionems y no Teen caecia virum. Tid, Aqui no lée el griego, et diem retributionie, mas héllanse estas palabras on @l texto de Aiio de la era cr. vulg. ' 8t Mare. 1. 14, Mott, xu. ro Mere. vi 1. Joan. wv. 45. Ieai un. 1. Allo do Ia oracr. vulg. 31. e 3. Rog. xva. 3 6: 4. Reg.v. ue * Matt, wv. 18. Merc. 21, “80 BAN bras de gracia que galian de su boca, y decian: ANo es este el Hifo deel car- intero" Uamado José? yde dénde pues aan podido venirle tantos conocimien- tos y tantas luces? . 23. Y dijoles Jesus: Sin duda me aplicaréis este dicho: Médico, curate & ti mismo; y me diréis. Haz aquitam- bien en'tu patria, cuanto hemos oido que has hecho en Cafarnaum. 24. Mas afiadié: En verdad .os di- , que ningun profeta es bien recibi- Been ou patria, ni hace entre los su- yos muchos milagros. 25. Os aseguro que en Ierael ha- bia muchas viudas en tiempo de Elfas, cuando el cielo estuvo cerrado por tres afos y seis meses, y hubo tan gran- de hambre en toda la tierra; 26. Y sin embargo, & ninguna de ellas fué enviado Elias, sino 4 una mu- r viuda en Sarepta de Sidonia, 4 Gn de que él recibiese de esta extran- gera la asistencia que no hallaba en- tre los suyos, y la diese los socorros de que tenia necesidad, 27. Tambien habia muchos lepro- sos en Israel en tiempo del profeta Eliseo; y no obstante, ninguno de ellos fué curado por el profeta sino Naa- man, que era de Siria. 28, Todos en la sinagoga se llena- ron de ira oyendo estas cosas, y vien- do que con estos ejemplos les cchaba en cara su incredulidad, 20. Levantdronse con desérden, y lo arrojaron fuera de la ciudad, con- duciéndolo hasta la cumbre del monte en que estaba edificada su ciudad, pa- ra precipitarlo desde alli, 30. Mas él pasando por en medio de ellos, iba retirandose sin que lo echasen de ver. 31. Y baj6 4 Cafarnaum, ciuded de Galilea, en donde moraba, despues que Lucas, bant de ore ipsius, et dicé- bant: Nonne hic est filius lo- seph? 28, Et ait illis, Utique dicé- tis mihi hanc similitadinem: Médice cura téipsum: quane ta audivimus facta in Caphér- naum, fac et hic in patria tua, 24, Ait autem: Amen dico vobis, quia nemo prophéta ac- céptus est in patria sua. 25. In verit&te dico vobis, tmultae viduae erant in dié- bus Elfae in Israél, quando clausum est caelum annis tri- bus, et ménsibus sex: cim facta esset fames magna in omni terra: 26. Et ad nullam illarum mis- aus est Elias, nisi in Sarépta Sidéniae, ad mulierem viduam, 27. Et multi leprési erant in Israél sub Elisaeo prophéta: et nemo edrum mundatus est nisi Néaman Syrus. 28, Et repléti sunt omnes in synagoga ira, haec audiéntes. 29, Et surrexérunt, et eiecé- runt illum extra civitatem: et duxéruat illum usque ad su- percflium ‘montis, super quem c{vitas illérum erat sedificdta, ut praccipitérent eum. 30. Ipse autem transiens per médium illérum, ibat. 31, Et descéndit in Caphar- naum civitétem Galilaeae, ibi- ‘Y 22, Vésse la Disertacion sobre Son José, 6 continuacion de la Armonia, tom. xix. CAPITULO Iv. que docébat illos sabbatis. 32, Et stupébant in doctri- ha eius, quia in potestate erat sermo ipsius. 33. Et in synagéga erat ho- mo habens Mdacménium im- mundum, et exclamavit voce magné, 34. Dicens: Sine, quid no-' bis, et tibi Jesu Nazaréne? ve- nisti pérdere nos? scio te quis sis, Sanctus Dei. 35. Et increpavit illum Te- sus, dicens: Obmutésce, et exi ab eo. Et ciim proiecisset illum dacmonium in médium, éxiit ab illo, nihilque illum nécuit. 36. Et factus est pavor in émnibus, et colloquebantur ad fnvicém, dicéntes: Quod est hoc verbum, quia in potesté- te et virtite imperat, mmitn- dis spiritibus, et éxeunt? 37, Et divulgabatur fama de illo in omnem locum regiénis. 31 dej6 de habitar en Nazaret," y ense- fiaba al pueblo en los dias de sabado. 32. Asombrabanse de su doctrina, porque sus palabras eran con autori-. dad, y acompanaba su predicacion con muchos milagros. 33. Habia en efecto un dia en la sinagoga un hombre poseido de un de- Mmonio inmundo, que, atormentado con la presencia de Jesus, dié un gran gri- to, . - 34. Dicienda: Déjame: qué tene- mos que ver contigo, 6 Jesus Nazare- no? jhas venido para perdernos, zo haciéndote mal alguno? Nosotros ator- mentamos 4 los pecadores; mas en cuanto @ ti, yo sé quien ti eres, pues eres el Santo de Dios, y nada hugo contra ti. 35. Pero Jesus lo increp6 dicién- dole; Enmudece’y sal de este hombre. El demonio arrojando al hombre en tierra en medio la agsamblea, salié de é] sin danarle en ned: \. _ 36. Con esto se derrumé el temor en todos los que estaban presentes 4 este milagro, y unos & los otros se habla- ban, dictendo: ;Qué cosa es esta. que con autoridad y poder manda 4 los espiritus inmundos, y ellos salen al instante? : 37. Asi es que su fama se exten- . dia por todos los contornos de aque- lla comarca, S. Mateo, VIII. 14-17. S. Marcos, I. 29-30. 38. Surgens autem Iesus de nagoge, imbnis. Socrus autem Simd- nis tenebétur magnis fébribus: et rogavérunt illum pro ea. 39. Et stans super illam im- ravit febri: et dimisit illam. t continud su: ministra- bat illis, "Ben introivit in: domum" 38. Al salir Jesus de la sinagoga,” ‘entré & casa de Simon: ‘la suegra de 14 este tenia una gran calentura, y rogé- ‘ronle que la curase. 39. Y asi acerchndose 4 ella man- d6 con imperio 4 la fiebre que la de- jase, y la fiebre la dejé al instante. Ella levantandose inmediatamente se puso 4 servirles, manifestando de este modo su mucha gratitud, y. su perfecta W 31. Véase San Mateo,.1v. 13., y la Armonia, art. xxx -xxx1n., yie Concordancia, 4, cap. ¥.-un. > 3, Vease la Armonia art. xxaiv, y la Concordancia parte u. cap. x. Aito de la ara cr. vulg. 31 Matt. vu. 28. Mare. 1. 23. Matt. vn. Mare. 1. 30, ‘Afio de la era or. vulg. 31. Matt, wv. 18. SaN LUCAS éuracion 4 una tiismo tiempo. : 40. Hacia ¢l anochecer. habiéndd- se ya puesto ef sol, (pues era stbado, dia en que los Judios nada quieren acer dates de esa hora), todos los que tenian enfermos dé distintas do- lencias, s6 los leraban, ¥ él itiponien- do las manos sobre cada uiio, los cu- raba. 41. Asi voz salidh los demohios de muchos poseidos clamando y di- ciendo: Tu eres” ef Ilijo de Dios: é ihcrepfndolos él, no dejaba que dijé- sen que ellos sabian ser é! el Cristo,” @ fin de evitar sé creyese que estaba de inteligencia con el demonio para hacerse reconocer como Hijo de Dios. 42. Toego que fué de dia,” salién- dose fuera de la ciudad, fuésé & un-’ lugar desierto, y buscérovilo las turbis, y llegaron & donde él estaba, detenién- dole enténces para que ho se separa- se de ellos, 48. Jesus les dijo: Es nécessrio’ ue tambien anuncie yo el reino de ios en otras ciudades, puesto que 4 esto soy _enviado. 44, De este modo, sé andaba pre- dicando en Jas sinagogas de Galilea, 40. Véase Sen Mateo vi. 16. 40. Cam autem sol occidice set: omnes, gui Kabébant in- firmos vars languGribus, du- cébant illos ad eum. At illé singulis manus impénens, cu- rhbat eds. : 41. Exfbant autem daemé- nia & multis clamantia, et di- céntid: Quia tu és filius Dei: et increpans non sinébat ea loqui: quia scicbant ipsum essé Christum. 42, Facta autem die egréa- sus ibat in desértum locum, et turbae réquirébant cum, et venérunt usqué ad ipsuni: et detinébant illunt ne discéde- ret ab’ eis. . 43, Quibus illé ait: Quia et 4liis _civitétibus opértet me evangelizaré régnuin Dei: quia {deo missus sum. , #4, Et erat praedicana in sy- nagdgis Galilaéae. Al. Bi griego aftade: el Crisio, Parete que cuando él demonio se expresabs asi era ménes por conyiccion, que por artificio: lo sospechabs, y bie dicho en et detiertor Si eves’ el Hijo de Dior, convierts eek. pisdra’en pan. mismo modo diciendo aqui: Ti eres ef Hijo de Plicave gobre esto. . Jbd. Véase Sat Mércos, 1.34 aseguraree, le’ ba Del Dios, queria incitarlo para que se ex- Y 42. Vease la Armonia, art. xxxv. y ln Concordancia parte n. cap. x1. PAPE DLL LIIISLIIISS _ CAPITULO Predicacion desde la barca de 8. Pedro: ‘Up paralitico: vocacion dé 8. Mateo. Causa 1, Svespid un dia, que estando Je- sus junto al lago de Genesaret” se agolparon las tarbas en rededor suyo para oir la palabra de Dios. 2. En esto vié doe barcay que es- SPLLIFLDLLLILILILDS | v. en milagroda: curabich dé ud leproad ca ove ayimar Tow diset patos. 7 1. Pacrum est autem, ciim' turbae irrierent in eum, ut: audirent verbum Dei, et ipse stabat secus stagnum Genésa- reth. 2. Bt viditdeas neves: stan- V1. Véase la Armonfs, art. xxxm1. y In Concordancir, segunda parte, cap. zit. tes secus stagnum: piscatéres autem descénderant, et lava- dant rétia. 8. Ascéndens avtem in nani’ navim, quae erat S| 78, FOX gavit eum a terra rediicere pu- sillam. Et sedens docébat de navicula turbas. . 4. Ut cessivit autem loqui, dixit wd Siménem: Dac in al- tam, et dasite rétin véstra in capidram. oo .6,, 3% redjondens Simon, di- xit illi: .Praecéptor, per totanr noctem laborantes, nihil cépi- mets: in verbe sotem tuo léxA- bo veto. « 6..Et edin:hoc Seeisseht, con- clusérunt piscium ‘nfultitidi- Rem copidsace,rumpebéturau- tem retecirum. . 9. Et annubrent séeiis, qué érant in dla navi Ot venirent, et adiuvarent eos, Et vené- runt, et implevérunt smbas na- viculas, ita ut pené mergerén- tur. 8. Quod cim vidéret Simon Petrus, précidit ad géntm.Je- ss, diceas: Exi ame, quia ho- mo pecodtor sum, Démine. 9. Stupor enim circumdéde. - wet emmn,.et omnes, qui cum illo erant, in captara pisctom, quam céperant: - 16, Similitérautem Inesbam, @t foinnem, filits Zebedaci, qui arant sécii Simdnis, Et ait ad Siménem Fesus: Noli timé- re: ex hoe iam ‘homines eris cépiens. WB. Lit. 6 Lae roditles, TOM, XXL CAPITULO ¥. faban junto al 33 , Cuyos pescadores habian bajado, wa, re lavando Jas redés, . 3. Subiendo pues Jesus @ una bar- ca, que era ia de Simon, le rog6 que Ja apartase un poco de fa orils, y ae biéndose sentado, ensenaba desde la barca 4 las turbas que estaban en la ribera. “4. Canndo hubo cesado de’ hablar, dijo 4 Simon: Avanza hécia dentro, y echad-vuestras redes para pescar. 5, Respondiéndole Simen, le dijor Macstto, tiimaadonce tle la nockel nada hemos cogido; mas sobre tu pa< labracecharé ba red de musvo. 6 ¥ habjéndole betho: aii, cogie- ron tan le multitud de peces, que 9¢ rompia su. red. ¥. Por lo qua hicieron sefia’ & low eonrpaiieros que estaban en fa otra barca, para que vinieven & ayudarles. Vimieron en efecto, y Hemiron athbas Afflo de le ora cr. vulg. 31 | Mare, i 16, barcas tanto, que casi se samergian.” _ 8. Viendo lo cual Simon Pedro'se arrojé & bes piés” de Jésus diciendo: Aléjate de mi, Sener, pues soy en hombre pecader, iadigno de estar contigo. ‘9 Y es queel szombro Ie habia sorpréendido, como tambien & los que estaban con él, 4 vista de la presa de peces que acababan de hacer, recono- ciendo ser un efecto del poder divi- no de que Jesus ee kallaba revestido. 10, 1 ente asombrados ‘esta- ban Santiago y Juan, bijos de Zebe- deo, que eran compaieros de Simon. Mas dijo Jesus & Simon: Nada temas; ningun mal te vendré de haber estado conmigo. Al contraria, si hasta aqui sido tu ocupacion coger peces pa- ve darles la muerte, ya de hod mat te- Afio deta gm Matt, vu. 2. Marc. 1. 40. SAN LUCAS, “w ras pescador de hombres para darles + la vidas" 11. Y ellos, para corresponder & la ia de esta vocacion, ‘habiendo sacado 4 tierra las barcas, dejadas to- das las cosas, lo siguieron.” 11. Et subdictis ad terran n&vibus, relictis é6mnibus se- citi sunt eum. 8. Marcos, 1 40. y sig. _ 19, Hallandose. Jesus ‘6. punto, de entrar’ en. una de las ciududes de Ga~ lilea, Uamada Cafarnaum,':.be':aqui un hombre cubierto de lepra,” que viendo §& Jesus, se postr rodtro por tierra, y le rogaba diciendo: Sener, ai t@ quieres, puedes curarme.” 13. Y Jesus extendiendo la mano, lo tocé, diciendo: Quiero. $6 curado.” Y al instante buyé |e lepra de él. 14, Mandéle Jesus que é nadie lo dijese: Mas vé, le dijo, preséntate al sacerdote,. 4 fin de que retonozca que eats perfoctamente curado, y bax ts ofrenda por tu curacion segun lo orde- n6 Moises, para que-les sirva.esto de testimonio de la grandexa demi poder: y de mi puntualidad en hacer obser- var ta by. toe . : 15. Entre tanto se difundia mas su fama, y se reunian muchas gentes pa- va oirlo y ser curades de sus enfer- medades. 16. Mas é] no dejaba de tetirarse: al desierto, y de hacer alli oracion. . -12. ‘Et factum est, cam eset in una eet i gtecee vit. as lepra, et videns Jesum,. pe eilens in féciem, rog&.’ vit eum, dicens: Démine,. 31 ‘vis, potes:me mundare.: 14. Et ipee praecépit ili ut némini diceret: sed, Vi 1 Oe ténde- te sacerdéti, et offer pro .emundatiéne tua, sicut praocépit Méyees, in testimé- nium illis, 15. Perambulabat autem mas gis sermo de illo: et conve- niébent torbae multae ut au- dirent, et curaréntur ab in- firmitatibus suis. 16. Ipse autem seceddbat in desértum, et ordbat. - -¥ 10. El griego significa propiamente coger con vida, 6 en vida, os & saber, co 4g, vivos, como ee cogen los peces para conservarles en los parques 6 vivercs. ¥ 11. Esta vocacion de Pedro, Santiago y Jaan, posterior & lx curasion de la euegra de de que hablan S. Mateo iv. 18.22, y tee de dicha caracion. Algunos creet Incion difere 3. Lacas. Pero suponi Bie soguide ya ts pr rs ita Ya. eupoaoee Ia ciudad. Véase Ia porque sezun In le 8. Pedro, parece ser diferente dela de Pedro, Andree, Santingo y Ju Mércos, 1. 16.20, y que ene dltimo pone éne ‘embargo, que ve ol mismo hecho euya re. que sean dos hechos diferentes, podria des cirse que estos castro discipulos siguieron desde luego 4 Jesus ‘como Andres lo he. imera vex (Joan, 1. 40.), ee decir, sin irlo acompadands, y que em ron de manera que yh no ee sopararon deél. ° Jos leproeos ne podian estar dentro de onia art. tzavoL, 7 le Concnrdanein, In parte cap. 21. Tid. Ast to Javonen sigunce, bien que aa incierto. Solo se sabe que Js curacion del_paralitico, referida desde ol ti 13. Lit, 8¢ putifieade, . 17, mucedié on Cafurnaum. Mare. nu 1. et ogg. ZBil.” Alganee ereon que nste leprovo on difercute del que reGere 8. Mateo tia: pia, Lit. purificarme, Véuse 8, Mates vin. 2. . uo GAPITULG ¥. 85 S. Mateo, 1X. 1-17. 8, Marcos, Tl. 1-22. 11. Et factum est in ung diérum, et’ ipse ‘sedébat do- ens. Et erant Pharisaei se- déntes, et legis doctéres, qui vénerant ex omni castéllo-Ga- lilaene, et Iudaeae, et Ierdsa- tem: et virtus Domini erat ad wanindum eos. 18. Et ecce viri portantes in lecto héminem, qui erat pa- ralyticus: et quaerébant eum inférre, et pénere ante eum. 19. Et non inveniéntes qda ene illum inférrent prae tur- ascendérunt supra tectum, et las’ summisérunt eum ¢ came lecto in médium ante Iesum. 20. Quorum fidem ut vidit, dixit: Homo remittintur tibi Peccata tua. 21. Et coepérunt cogitare Scribae, et Pharisaei, dicén- +tes: Quis est hic, qui léqui- tur blasphémias? Quis potest dimittere peccéta, nisi solus Deus? - 22. Ut ‘it autem Ie- gus itationes edrum, re- spéndens, dixit ad illos: Quid cogitatis in cérdibus vestris? 28. Quid est facilius dicere: Dimitténtur tibi peccata: an dicere: Surge, et &mbula? 24. Ut autem scidtis quia Filius héminis habet potesta- tem in terra dimitténdi pec- cAta, (ait paralytico) Tibi di- co, surge, tolle lectum tuum, + 17.. Acontecié que en uno de aque- Hos dias, hallindose sentado para ins- truir.@ los pueblos que siempre lo se- guian en, grandes turbas," se hallaban tambien sentados ‘algunos fariseos y doctéres de la ley, que habian acudido de todos los lugares. de Galilen'y de Judea, y de la ciudad de Jerusalen para dirlo, J. espiar su doctrina; y la virtud del Sefior obraba para la cura- cion de los enfermos. 18. Y he aqui unos hombres que llevaban en un lecho & un hombre que estaba paralitico, y procuraban intro- ducirlo'en la casa en donde estaba Jesus, y ponerlo en su presencia. 19. ¥ ne hallando per qué parte introducirlo & causa de’ la mucha gen- te, subieron 4 la azotea,” y por el te- jado lo descolgaron con su lecho, y lo pusieron en medio del concurso del te de Jesus. . » 20. El cual, como viese la fe de aquellos, dijo: O hombre, tus pecados’ fe son perdonados. . 21, Enténves los escribas y' fari- seos empezaron 4 cavilar, diciendo: tQuién es este que profiere blasfemias? iquién puede perdonar pecados sino’ solo Dios? 22. Habiendo penetrado Jesus sus pensamientos, dirigiéndose 4 ellos, les dijo: ;Qué estais cavilando en vuestros corazoneat : . 23, Qué es mas facil, decir: Tus Pecados te son perdonados; 6 decir: vantate y anda? 24, Pues para que sepais que el Hijo del hombre es tambien el Hijo de Dios, y que como tal tiene potestad en la tierra de. perdonar los pecados: A ti te hablo (dijo volviéndose al pa. ‘YT. Voase Ia Armonia art. xxxvpu. y lu Concerdancia segunda parte cap. xiv.’ * 19. En le Palestina son los techoe de las plataformaas, con etce ra exterior para subir 4 ello sin necesidad de hacerlo por el interior. El casas como plataformas, con cacale- de que, aqui oe habla era el que cubrie ja ease, En medio de In plataforme b ogg abertura pare dar sire &la sala de debsjo, ella,. quitando sin duda algun podaso’ facho, deecclgaron el locke Geamila, Peis Afio de la era cr. valg. 31. Afio de In wrecr vulg. Matt. ix. 9, Mere. nu. 14, Mare. u. 16. 36 ra ‘ul ralitico), levantate, toma tu lecho, y vete 4 tu casa. 25. Y él levantandose al punto en presencia de ellos, con el le- cho en que yacia, y fi & mu casa, glorificando & Dios por su perfecta curecion. : 26. A vista de este milagro, e] asombro se apodend de todos, y glori- ficaban 4 Dios; y llenos de un santo femor, iban diciendo: Hoy s{ que he- mos visto maravillas, Mas en cuanto & los fariseos no hizo otra cosa este milagro, que endurecerlos y anumarlos mas contra Jesus. 27, El, despues da esto, salié pa- ra ir hacia el mar," y vid al pasar & un publicano. llamado Levi,” sentado & la mesa de los tributos (que los Ro- manos habian impyesta en la Judea, y él colectaba, y dijole: Sigueme. 28. Levi, dej lo todo, se levan- to, y lo siguié, 29. Y¥ queriendo luego manifestar & Jesus su reconocimiento por la gra- cia que le habia hecho, le dié un gran copvite en su casa, y habia un gran numero de publicanos, y de otros que con ellos estaban & la mesa, gente de mala conducta.” - 30. Los fariseos y escritias de los Judios murmuraban, diciendo @ los dis- cipulos de Jesus: jPor qué causa co- meis y bebeis en compaiia de los publicanos y pecadores? 31, Jesus tomando la palabra, les dijo: No necesitan de médico los que estan sanos, sino los que estén enfer- mos. 32. Asi es que yo no he venido & llamar 4 penitencia & los justos, sino & los pecadores. 33. Ellos enténces le replicaron: gDe donde viene pues, que los discipu- los tuyos scan ménos penitentes que et vade in domum tuam, 25. Et conféstim consirgens coram illis, tulit lectum, in quo iacébat: et Abiit in dor mum suam, magnificans ne ‘apprehéndit 26. Et stupor appre! ik ompes, et megnificabant Deum, Et repléti sunt timé- re, dicéntes: Quia vidimus mi- rabilia hédié. 27. Et post haec éxiit, et yidit publicinum némine Le- yi, sedéntem ad Telénium, at ait illi: Séquere me. 98, Et relictis 6mnibus, sur- gens sechtus est eum. 29, Et fecit- ei conviviwn magnum Levi in domo suas et erat turba multe publica- nérum, et aliérum, qui cum illis erant discumbéntes. 30. Et murmurébast Phari- saei, et Scribag eérum dicén- ten ad disetpulog eiusy Qua, ré cum public&nis, et peccar ‘oribue manductiis, ct bibitis? @i. Et_respondens Iesus, di- xit ad illogy Non egeut qui sani syat médico, sed qui may habent. $2, Non veni voc&re iustoy sed peccatéres ad poeniény tiam. $3. At illi dixérunt ad eumg Quard discipuli Ioannis igi nant frequéntér, et .obscoras “W497. Véeso 6. Mérces n. 13; tambien Ja Armonia, art. xzaix, y la Concordan. on, ua, parte, cap. xv, Ibid. Liarnado tambien Mates, Parece que 8. Méreos y 8. Licas por consideracion @ ¢1, no han querido designario sino con el nombre ménes conecido, cuando 6! mis- mo, por humildad, ve designa om esta misma circunstancia cen eo nembre mas conq . Vease su eva ks 2 venue Bs Mateo. el Prefecle que le lateo, ix, 10, y 6. Mérces u. 18. : SAETTY! tidnes faciunt, similitér et Pha- wesedruax tui aatem edunt, et bibunt? Le w los otros? yPor qué los discipulos de Juan ayunan freeusntemente y hacen oracion, lo mismo que los de los fari- + seos, miéntras que los tuyos comen 34, Quibus ipse ait: Numquid otéstis filioa sponsi, dum cum, Wie est sponsus, facere ieiu- pare? 35. Vénient autem dies: cm ablatus fiietit ab illis sponsus, tuno ieiundbunt in ijlis diébus, 36. Dicébat autem et simi- Hlitadinem ad illo: Quia ne- mo commissdram & novo. ¥e- stinénto immittit in vestimén- tum vetus: aliéquin et no- wum runmpit, ot.véteri non edavenit oommisira & novo. “37. Et nemo mitt vinum Rovum in utres véteres: alié- quia rumpet vinam novum uw tres, 4 effundétur, et bunt. utres & 88. Sed vinum novum in u- tres govos mitténdum ost, et Wtraque conservantur. 30. Et nemo bibens vetus, statin vult nqvum, dicit enim? ‘Vetus. mélius est, W 3A. Gr. Lit. toe hijoe de In odmyse nupeial, del nes acompafiaban al 7 36. Dif’ Porque si oe ‘o nuevo no cae bien, mi }. Marcos, 1. 31. expose. Vi beben, yno practican abstinencia na? 34, Jesus les contesté: ,Podeis por Yenturg. vosptros hacer ayunar 4 los amigos del ésposo," miéntras el esposo esta con ellos? No seguramente. - 88. Pero die veudré en que el es- Jes seré quitado: enténces ayuna- Fin en aquellos dias, . : sr juatfcon la sondercendencie tan para justific neendencia qua tenia oon sus discipwlos; Notad que nadie echa 4 un vestido viejo un re- tniendo tomado de un vestido nuevo: de otra manera, rompe por una parte 1 vestido nuevo,” y por otra ol remien- do del nuevo no conviens al viejo. 37. ‘de esto, ninguno echa el vino nueto en adres viejos; pues de otra suerts, ef vine auero ra los cueros, ee derramaré, y quedarén in- tiles los odres. 38. Por eso debe echarse el vine nueve on odres puevos, y ambas co- sas 86 conservardn. 39, Y¥ninguno, akadié todavia, be- biendo vino anejo, quiere al instante ¥ino nuevo, pues dice: Mejor es el ‘vie- jos con estos simi B entender, que sus discipulos no es taban aun en estado de praciicar las austeridades de la ley nudva, ni de gus tar las dulzuras de lq penitencia que habia venido & predicorhes. 8. ig i ar hurtne te lo nusvo rompe {0 vieje, vestide.visje. Vuase 8. el remiondo de mm yy ats deh one rie similes hacer- . to dela —se i . 4 sade fay LvOAs PIOPLS ERE ISDS DLS OIL ODDIE LALO LAL ILE ILLS IDL PIDILDIOOP CAPITULO VI. Defiende Jesos 4 sus disc{pules contra las murmuraciones de lee feriseoa: cure dun maneo: nembra a los doce apéstelee: prediea el verinon de Ia montada. 8. Mateo, XII. 1-8. 8, ‘Marcos, IL 23. y sig. ~ 1, Acontacié, tambien en un sibado llamado indo-primero, por ser de la octava de Pentecostes, que tenia el segundo lugar entre las tres fiestas principales de los Judios,’. que pasan- do Jesus por-unes sembrados, arranca- ban eapigas sua discipulos, y estregan: dolas ¢on las palmas, comian 4! grano. - 2 Y-algunos de los fariseos les de- cian: jComu haceis lo que no es licito hacer en los sébados? : 3, Tomando Jesus la palabra, Jes dijo: ;Qué! condenais vosotros.lo que hacen mis disctpulos? jNe babeis aca~ 80 leido lo que hizo David, cuando él y los que lo acompafiaban se_vieron urgides del hambre?. |No sabeis cémo entrd & la'ca- jios y tomé, log panes de propo- sicign que se habian al Se- for, comié, y aun" did, de ellos &:loa que con él est aunque no es lici- . to comerlos sino solamente & los sacer- dotes? 7 . a . Si pues la necosidad en que se hallaba wid lo excusa de pecado, tampoco son culpables mis discipulos, hallandose en igual necesidad. Y ade- mas, les decia, advertid que el Hijo del hombre “ dueiio aun al shbado, y en de dispensar ¢ los que no estu- vidsen dis por una necesidad semejante. W1. Hay mocha variedad on ol modo de explicar Castiares. nosotros hemos puesto la explicacion del P. bado siguiente & Ia octava de cap. n. tom. xx. ‘V4. El griego aitade aqui esta palabra. Pascua, por sor el segundo afio, esto es, of segundo de los siete sibades principales, que ‘Pascua hasta Pentecostes. Puede recordarse lo que se ha diol as notes sobre Ia Armonfa, art. xis. tom. xix. Véase la Concordancis,, 1, Factum est. autém in sab- bato sectindo, primo, cim transiret per ata, vellébant discipuli eis spicas, et. man- ductbant confricéutes mani- us, .2.:Quidam autem Pharisaed- tum, dicebant illis Quid faei- tis quod non licet in s&bbatis? +3. respondens lesus..ad eos, dixit: Nec: hos legistis quod fecit David, cim esu- risset ipse, et qui cum , illo erant? 4. Quémoda intravit- in do- mum Dei,.et panes propos tidois, oumpsit, et mardlucavit, et dedit ‘his, qui oum. ipso erant: quos non -licet mandu- care nisi tantim sacerdétibus? 5. Et dicébat illis: Quis Dé. minus est Filius hominis, é- tiam sdbbati. de los etete pris del to contafan deede Ta he de esta expresion on ORPITULO AM. 8, Mateo, XII. 9-21. 8. Marcos, nt. 1-12, :@. Factum est autem et. in dlio s&bbato, ut intraret in sy. nagdgam, et. docéret. .Et.erat ibi homo, et manus eius dex-~ tra erat Grida, -7.. Observibant autem. Scrie bae, et Pherisasi si in:sibba: to.coréret: ut invenirent unde sccustrent opm. ‘ha 8. Ipse verd scitbat cogita. tiénes edrumi:.et ait hbmini, Se ata gianum 4ridami jurge, et sta in miédium. Es surgens stetit. . :9. Ait autem ad illos Tesus: Intérrogo vos si licet. shbba- tis benefacere, an malé: &ni- mam salvam facere, an pére dere? 10, Et circumspéctis émni- ‘bus dixit hémini: Exténde ma num tuam. Et exténdit: et Testitdta est manus eius. -11. Ipsi_ sutem repléti sont insipiéntia, et colloqueb4atur ad ad invictm, quidnam face: 6 Tambieti en otro stbado”. aconn tocid que ehtrande. en Ia {a ensefiar, habia alli un hombre, cuye mano derecha estaba seca, y sin mo- vimiento alguno. -.,¥ Tow escribas ° y-fariveos esta: ban observando si curase en sibada) Pern its tener pordonde dcusarla ke jesus penetraba sus pensa- arisaton, y dijo fel hombre que tenia pié aqui en. medio. Y: 6]. levantindoee, pegove en medio. . los escribas y fariseos, les dij pregunto si ites en los sébados ae e da 6-quithreelal Elloz no reapondieron ni wna palabra 4 una pregunio tan “10, Cod. atte Jenis, indighado ‘de i silencio, que solo.era efecto do dos una mirada” en rededor, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y é! la la otra,” - 11. Elles qnedaron Henos-de faror, al repose, santo de aquel: la mano seca:. Levintate, y ponté em -Entonces Jesus, divi; cer bien 6 mal, salvar 4 algugo-le vi- clara como facil de onder. ap ici, hubiendo eehado & tov extendids * y. su'mano qued6 sana como y en-vea‘de entrar en sentimisrios de Abo do la era cr. valg, Matt. xn ae Mere. w. 1. respeto per el autor de tansgran mix © logro, discurrian entre si qué podrian hacer contra Jesus,: sara hallar loa medios de perderlo, S. Mateo, X. 1-4. S. Marcos, III. 13-19., +12. Factum est autem in il- lis digbus, éxiit in montem ordre,.et erat pernictans in oratiéne Dei. 13. Et cam dies ‘faétug es- set, vocavit discipulos, auos: et ‘12. En aquellos dias se retird Je ‘sus 4 orar en un monte, y pass. Jano , che haciendo oracion 4 Dios." ABs "Y hibiendo Megado el dia Ite. mo sus discipulus, de los que esco. & Véase Ia Armonia, ert. exam. y 1a Foncordancia, im. parte cap. ci. ib ‘Véuse 8. Mateo, in. id. El griégo afiado ostat dos palabras, que tamabien se heron 8. Mateo, x1, 13, ‘Y 1% Véase la Armonia, art. xm. y le Concordancia, ou. parte, cap. rv. Matt, xh Mare.w. 13 - As gid doce (4 los * nombre de a Matt. v, 2. JAN LvOAS, e tambien dié el 14, Estos ero Sion, & quien di6 el sobresiombre de Pedte,” Andres oa kermana, Santiago” y Jaan, Felipe y Bartolodré, . 15. Mateo y Tomas, Sintiags pare Alfeo," y ‘Simba llamado el.Zo-. 16. Jédas herimmio de Saat’ y Fades lecatiote," sq fos Seating! 12." Bajo ea sepuida oon ellos," y se) detuvo ‘en wh: and," ven donde ex conte6 ta reusion de sus.discipulos,y et tmultitud de gente de toda ta Ju- ‘Ge. Jeradalen, del pais seafitinan,” de Tivo'y de Sidon, 48, Que hebian venido parecirlo ypare que los curaie dé sus dolsacias, ‘embien.los que eran tmakratados por hosvesptrsts inmandés quedaban eure: jos.” 19, ¥ toda la tauekedumbre wbli- cltaba tocarte, ‘porque salinde Guna vinted que & todos, bis. elégit duédecim ex ipsis (quos et Apostolos domindvit) 14. Siménem, quem cogno- minfvit Petrum, st Andrédm fratrem eius, dacdbem, et lof. nem, at Bartho: Pititippaia, 15, Matthaeum, et Thomam, Tacdbum ' Alphaci,. et Simd- neta, ‘qui vooitur Zeldtes, <§6. Et Iudam Iacdébi, ot Ios dam Iscarittem, ‘qui fait pres diton 1%. Be eseéndens tum il: lis, stetit: ia: doco: campéstri, et turbe discipulérum eius, et multitido copidea plebis ab onmi Iadaea, et berésafen, et maritima, ‘ét Tyriet Siddnis, 18,-Qui-vénerznt ut audirent eum, ‘et sanaréoter.a ribus suis. Et qui vexabém tur 4 spiritibus immindis, cu- rab4ntur. we Et omnis turba ana eum tkngore: quia -virted de ilo exibat, et eanSbat os mnes, S Mates, ¥. 1. y sig. 20. Enténtes Jesus, habiendo ‘le- vantado bit ojos b&cia sus ‘discipulos, decia: .Bienaventurados ‘osctrod que svis:pobres en este mendo, porque ‘el yeino de Dios es vuedtro.” 14. Vease 8. Juan 1. 42. y 8. Mateo xvi. 1 Vinee 8. Mateo, -2./3. yt El nombre do epéetel @té tomado del 14 y 15 Y 15.“ Zelador, 20. Et ipse ebewatis Scolis in a iplon stos, Wickbet: Bet phuperes: qum vestrug est regnum Dei. Friewes y significa enviade, Colas, xte Ia signieacion del sebrenombre Canenee, ae om lo da er 8. Mateo, 2. cantch uo Mérose, 11.-10, que'no debe eonfandirse con et 16. £1. Mae eat Mates x. 4, Armonis, art. wav. y la Concordancia u{.,parte, tits extendido é igusl. Comparando este texte see je Wate Inger dra Uébre lk mintta Mivataie, puss en'dia fel ‘6 al pus jo el diseurso que se Pues’son en el ‘hebroo dee palabras diferentes, cuya Set i ifee, deidan wo vl miso que Tades, Met. 3. Mere. ue, : 5. Lavan eon Tid. Este tena i ‘alew lee at maritina Tyri ot Sidenis 18. Esta 20. San tbo. 21, Bedti, qui nunc esuritis, quia saturabimini. Beati, qui uune fletis, quia ridébitis, 22, Beati éritis cum vos 6- derint homines, ef cum sepa- raverint vos, et exprobrave- rint, et eiécerint nomen ve- strum tamquam melum pro- pter Filium hominis. 23. Gaudéte in illa die, et exultate: ecce enim merces vestra multa est in caelo: se- eundim haec enim faciébant prophétis patres eérum. 24, Veraimtamén vae vobis divitibus, quia habétis conso- latisnem vestram. 25. Vae vobis, qui saturati estis: quin esuri(tis, Vae vo- bis, qui rid2tis nunc: quia lu- geditis et fébitis. 26. Vae ciim benedixerint vobis hémines: secindim haec enim faciébant pseudoprophe- tis patres edrum. 27. Sed vobis dico, qui au- ditis: Diligite inimicos vestros, benefacite his, qui odérunt vos. 28. Benedicite, maledicénti- bus vobis, et orate pro ca- Tumnifntibus vos, +29, Et qui te pércutit in ma- xillam, praebe et dlteram. Et ab eo, qui aufert tibi veeti- ¥ 26. Gr. todos los hombres. Tom, 3X1 CAPITULO VIL - 41 21. Bienaventurados los que ahora +padeceis hambre, por que un dia se- réis saciados plenamente en el cielo. Bienaventurados los que lloras ahora, porque reiréis durante la eternidad. 22. Seréis pues bienaventurados cuando los hombres os aborrezcan, y cuando, os separen de su compaitia, os echen de sus sinagogas, os injurien, y desechen vucstro nombre como indig- no, 4 causa del Hijo del hombre, 23. Alegraos en tal dia y regoci- jaos, porque ved aqui que os esta re- servada en el cielo una grande recom- pensa; pues de esta manera tratabun sus padres 4 Jos profetas, que por esta merecieron Ja gloria de que son colma- os. 24. jMas ay de vosotros los ricos, que poneis vusstra confianza en lus riquezas, porque ya tenels vuestro con- suelo en este mundo, y nadu teneis que esperar en el otro! 25. ;Ay de vosotros los que estuia saciados en esta vida, porque sufriréis hambre en da otra! ;Ay de vosotros los que reis ahora, porque un dia gemi- réis y Hloraréis! 26. jAy de vogotros los que estais encargados de instruir G los demas, cuando os aplaudieren los hombres,” que asi Jo hacian sus padres con los falsos profetas, pagando con va- nas alabanzas las esperanzas engajio- sas con que estos seductores los lison- geaban! 27. Mas 4 vosotros digo, los que me escuchais, y guereis saber de mi las sendas de salvacion, yo no he de lisongearos, sino anunciaros la verdad, por mas dura que os parezca; y asi os digo: Amad & vuestros enemigos: ha- ced bien 4 los-que os aborrccen. 28. Bendecid 4 los que os maldi- con, y rogad por los que os calumnian. 29. Al que te hiero en la mejilla, preséntale la otra; y al que te quita el yestido, no le niegues aun la tuni- Affo de’ Ia era cr. vulg. Matt.y. 11, Eecli, xxx. 7 Aros, v1. Vos Tesi. cxv 13, Matt. e. 44, Matt. v. 39, 1. Cor, w. 7 a2 SAN LUCAS, Ajio dels ca," que esto es mejor que no perder a méntum, étiim tdnicam noli era cr. vuug. 3h. . Tob... 16, Matt, vu 12, Matt. v. 46. Deut. xv. 8, Matt. v. 42, Mat, vu. 2, paciencia, y faltar al precepto de la ca- idad. ridad. 30. A todo el que te pida, da, y al que te quite lo tuyo, no se lo reclames, sino lo puedes verificar sin turbar la paz que siempre debes mantener. 31. Y segun quereis que os traten los hombres, tratadlos asf vosotros igualmente, sin parar la consideracion en si son amigos 6 enemigos, parien- tes 6 extraiios. 32. Por que si solo amais 4 los que os aman, jcual es vuestro mérito? por- que tambien los pecadores aman & los que los aman. 33. Si hiciereis bien & los que 4 vo- sotros lo hacen, jdénde esta vuestro mérito, puesto que tambien los peca- dores hacen lo mismo? 34. Y si solo prestais 4 aquellos de quienes esperais recibir el mismo fa- vor, jqué mérito es el vuestro? porque tambien los pecadores prestan 4 los pecadores, para recibir de ellos igual servicio. 35. Vosotros, pues, que sois Ila- mados ft una vida perfecta, amad 4 vaestros enemigos, haced bien, y pres- tad, sin esperar nada por ello, y vues- tra recompensa ser grande, y seréis hijos é imitadores del Altfsimo, pues 41 es benigno aun para con los ingra- tos y los malos, ~ 36. Sed por tanto misericordiosos, como es misericordioso vuestro Padre celestial, S. Mateo, VII. 87. Luego afiadio: No juzgueis,' y y no seréis juzgados; no condeneis, v no seréis condenados; perilonad, y seréis perdonados; 38. Dad, y se os darfi & vosotros; dad abundantemente, y derramaran en vuestro seno una buena medida, apre- tada, colmada, y que se derrame por 29. La tunica era el vestido interior, prohibére. 30. Omni autem peténti te, tribue: et qui aufert quae tua aunt, ne répetas, - 31. Et prout vultis ut fa- ciant vobis hdémines, et vos facite illis similitér. 32. Et si diligitis eos, qui vos diligunt; quae vobis est tia? nam et peccatdres di- ligéntes se diligunt. 33, Et si benefeceritis his, qui vobis bene faciunt; quae vobis est gratia? siquidém et peccatéres hoc faciunt, 34. Et si mituum dederitis his, & quibus speratis recipe- re; quae gratia est vobis? nam et peccatéres peccatéribus foeneréotur, ut recipiant ae- qualia, 35. Verimtamén diligite ini- micos vestros: benefacite, et ‘métuum date, nihil indé spe- rantes: et erit merces vestra multa, et éritis filii Altissimi, quia ipse benignus est super ingratos et malos. 36. Estéte ergo misericor- des sicut et Pater vester mi- séricors est. 1. y sig. 37. Nolite iudicdre, et non iudicabimini: nolite conde- mnire, et nou cundemnabimi ni: dimfttite, et dimittémi $8. Date, et dabitur vobia: mensiram bonam, et confér- tam, et coagitétam, et super- effluéntem dabunt in sinum 37. Vease la Armonia, art. xiv, y la Concordancia, 1. parte, cap. vin CAPITULO VI. vestrum. Efdem quippe men- stira, qué mensi fueritis, re- metiétur vobis, 89. Dicébat autem illis et si- militédinem: Numquid potest caecus caecum ducere? nén- né ambo in féveam cadunt? 40. Non est discfpulus super magistrum; perféctus autem omnis erit, si sit sicut magi- ster eius. 41. Quid autem vides festi- cain in culo fratris tui, tra- bem’ autem, quae in dculo tuo est, non consideras? 42, Aut quémod6 potes di- cere fratri tuo: Frater sine eji- ciam festieam de éculo tuo; ipse in dculo tuo trabem non videns? Hypécrita éjice pri- mim trabem de éculo tuo; et tunc perspicies ut eddcas festacam de éculo fratris tui. 43. Non est enim arbor bo- na, quae facit fructus malos; neque arbor mala, facien: fructum bonum. 44. Unaquaeque enim arbor de fructu suo cognéacitur. Ne- ue enim de spinis célligunt us: meque de rubo vindé- miant_uvam. 45. Bonus homo de bono thesiuro cordis sui profert + boaum: et malus homo de ma- 48 Jos bordos. Porque con la misma me- Afio dels dida que midiéreis, se os medira 4 vo- ** &% Te sotros. Matt.wn, 2. 39. Tambien les proponia este si- Marc.1¥. 24, mil: ;Puede acaso un ciego guiur & - otro ciego? {No caerén ainbos en el hoyo? queriendo que de este modo en- tendiesen el peligro habia en se- guir las mézimas de Tos escribas y fa- riseos. 40. Y para fortificar 4 sus disci+ Matt. x.95, pulos cantra los males que habrian de Joan. xu. 16 sufrir, les hablaba asi: El discipulo no es superior al agestro; empero todo discipulo sera perfecto, si es semejante 4 su maestro. Por lo tanto, cuando vo- sotros fuereis tratados como yo, r cijaos, pues enténces sera cuando le- gucis Gla perfecta semejanza que de- beis tener conmigo. 41. Queriendo igualmente poner un freno 4 la libertad que se toman los unos de juzgar de los otros, afia- dia: {Mas por qué ves ti la paja en el ojo de tu hermano, y no adviertes la viga que esta en el ojo tuyo? 42, O ,cémo puedes decir 4 tu her- mano: Deja, hermano que quite fa pa- ja de tu ojo, no mirando la viga en el tuyo? |Hipécrita! arroja primero la vi- ga de tu ojo, i entonces atenderas & sacar la paja del ojo de tu hermano. Comienza por corregir tus defectos, y despues pensards en corregir los age- nos. : 43. Tambien para ensefarles & distinguir los falsos profetas de los verdaderos, se servia de esta compara- cion: No es 4 la verdad buen drbol el que produce malos frutos; ni es arbol malo el que lleva fruto bueno. 44. Porque cada 4rbol se conoce en su propio fruto: pues no se cogen higos de espinos, ni racimos de uvas de la zarza. Matt. vu. 3. Matt, vis 18. xu. 33, 45. Lo mismo sucede con respecto 4 los hombres. El hombre de bien, del buen tesoro de su corazon saca !o bue- W 44, por su propie fruto, en el sentido del griego. Afio de ty re or. vulg. ree ‘Matt, v.91. Rom. tte 13, Joe. 1. 42, Mott. vw. 1. “BAN LUCAS. no; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazon” sgca lo malo, Porque de la abundancia del corazon habla la boca. 46. Mas siendo esto asi, por qué me jlamais, Sefor, Sefior, y no haceis Jas cosas que digo? ypor qué nuestras acciones no esidn acordes con vuestras palabras? 47. Todo el que viene 4 mi y oye mis palabras y las practica, yo os mos- traré 4 quien es semejante. 48, Hs semejame gy! hombre que edificando una casa, cav6 profunda- mente, y puso el cimiento sobre la pe: fia: venida luego una inundacion, cho- cése el rio contra la casa, y no pudo moverla, porque estaba fundada sobre la roca. 49. Pero el que oye mis palabras Z no las practica, es semejante al hom- re que edifica su casa sobre la tier- ra sin cimientos, contra la cual cho- céel rio y se vino abajo al punto, sien- do grande la ruina de aquella casa. W 45. Asi oe lée on el griego. Jo thesduro profert_ malum. Ex abundantia enim cordis os léquitur. 46. Quid autem vocatis me Démine, Domine: et non fa- citis quae dicot - 47. Omnis, qui venit ‘ad me, et audit serménes meos, et facit eos: osténdam vobis cui similis sit: 48. Similis est hémini ac- dificanti domum, qui fodit in altum, et posuit fundaméntum super petram: inundatiéne uu- tem facta, illisum est flumen domui illi, et non potuit eam movére: fundata enim erat su- per petram, 49. Qui autem audit, et non facit: similis est homini uedi- ficanti domum suam super ter- ram siné fundaménto: in quam illisus eat fldvius, et continuo cécidit: et facta est ruina do- mds illius magna. PLIOLILIGIILIIOL SSL OOS ISIIIS ELL ISIE EIIE SLE LL IL LIES CAPITULO VII. Cura Jesus al criado del centurion: resucita al hi los enviados del Bautista. Elogio de S. Juan. pecadera unge lve pies & Josuoristo. de la viuda de Naim: reeponde « f° 3 Judios desechan 4 los dos. Una S. Mateo, VIII. 1-13. 1, Lueao que Jesus hubo acaba- do sus discursos al pueblo que le es- cuchaba, se entré 4 Cafarnaum.” 2. Estaba alli enfermo y para mo- rir el criado de un centurion,” & quien este estimaba mucho. * 8. Y habiendo oido hablar de Je- sus, envidle algunos ancianes de los 1. Cum autem implésset 6- mnia verba sua in aures ple~ bis, intravit Caphérnaum. 2. Centuriénis autem cuits- dam servus malé habens, e- rat moritdrus: qui illi erat pre- tidsus. : 3. Et _cim audisset de Ie- su, misit ad eum senidres lu- 1, Véase la Armonfe, art. xzvz., y la Concordansia, ul. parte, cap. 1x. tem. xz. 2. Es @ saber, un capitan de cien hombres. CAPITULO Vi. 45 daeérum, rogans eum ut ve- niret, et salvaret cervum eius, 4. At illi cam yenissent ad Tesum, rogabant eum solici- té, dicéntes ei: Quia dignus est ut hoe illi praestes. 5. Diligit caim gentem no- stram: et synagbgam ipse ae- dificdvit nobis. : 6. lesus autem ibat cum il- lis. Et cim iam non longé esset & doioo, misit ad eum Centurio amicos, dicens: Dé- mine noli vexari: Non enim sum dignus ut sub tectum meum intres. 7. Propter Ipsum non sum dignum arbi- Yratus ut venirem ad te: sed dic verbo, et sanabitur puer meus, 8. Nam et ego homo sum sub potestite constititus, ba- bens sub me. milites: et di- co huic vade, et vadit: et a- lii_ veni, et venit: et servo meo, fac hoc, et facit, 9. Quo audito Iesus miratus est: et convérsus sequéntibus se turbis, dixit: Amen dico vobis, nec in Israél tantam fidem invéni. 10. Et revérsi, qui missi fie rent domum, invenérunt ser- vu, qui lungderat, sanum. 11. Et factum est: deinceps ibat civitatem, quae vo- eatur Naim: et ibunt cum eo discipuli eius, et turba copidésa. a Gr, lit. lo admiré Jesus, y la Concordancia, m. parte, Mbid, O de Sa:naria. Nati de Jet monte Tabor, hucia et quod et “me. - Judios, rogandole que viniese y sana- se 4 su criado. 4. Llegando ellos & Jesus, le ro- gaban con abinco gue hiciese esta gra~ cia, diciéndole: El es digno de que le concedes esto, 5. Pues-ama 4 nuestra nacion, y 6! nos ha fabricado una sinagoga. 6. Fuése pues Jesus con ellos, y estando ya no Iéjos de la casa, en- vidle el centurion algunos de sus amie diciéndole: Sefor, no te moles- tes, pues no soy digne de que entres ta @ mi morada. 7. Por esta razon no me he juz- gado yo digno de salir @ encontrar- te; mas di una palabra sola, y mi criado seré sano. 8. Porque yo tambien soy un hom- bre constituido en poder, que tengo soldados bajo mis ordenes, y digo al uno: Ve, y va; y al otro: Ven, y vie~ ne; y 4 mi criado: Haz esto; y él lo hace. Con mucha mas razon, Scior, seras obedecido tt, que eres ol sobe- rano duefio de todas las. cosas, al punto que mandes que vuelva la salud al enfermo que quieras curar. 9." Oido lo cual se admiré" Jesus de la fe de aquel hombre extrangero, y volviéndose 4 las turbas que lo se- guian, dijo: En verdad os lo digo: Ni en Israe] mismo he hallado tan gran fe. 10. Y¥ vueltos 4 la casa Jos que habian sido enviados 4 ver 4 Jesus, hallaron sano al criado que estaba en- fermo, 11. Poco tiempo despues” acaecié que yendo Jesus 4 una ciudad de Ga- flea, llamada Naim, iban (ambien con é] sus discipulos.” y una gran mu- chedumbre de gente: El grioge podria nizniticar: el dia siguiente. ‘Vénse le Armonia, art. xzvily r, Abid. Gr. lit. an buen ndmero de discipulos. Affe de In er er. valg, Matt. vin. 8. Ate do le ora er. vulg. at. 1 Inf. xxv. Joann. iv. 9. Matt. 1. 2. 46 12. .Y acereéndose & Ia puerta de Ja ciudad, he aqui que llevaban 4 en- terrar 4 un difunto,” hijo Gnico de su madre, que era viuda. Esta asistia 4 dos funerales de su hijo, y habia con ella mucha gente de la ciudad. 18. Habiendo visto Jesus 4 esta viuda deshecha en lagrimas, movido & compasion por ella la dijo: No llores. 14. Y¥ allegandose, tocé el féretro (pues los que lo llevaban se pararon) y dijo: Joven, & tite digo, levantate. 15. Al punto se incorpors el que estaba muerto, y comenzé 4 hablar, y Jesus lo entregs & su madre. 16. Con esto se apoderé el temor de todos, y. glorificaban & Dios di- ciendo: Un gran profeta ha aparecido entre nosotros, y Dios ha visitado 4 su pueblo, envidndole el Sulvador que le tenia_prometido. 17. ¥ este acnecimiento milagroso ve esparcié, hablandose de él por to. da la Judea, y por toda la region cir- cunvecina, como que se habia verifi- cado & vista de un gran ntmero de personas, 18. De suerte que los disctpulos de Juan, gue mirahan esta reputacion de Jesus como injuriosa 4 su maestro, Je dieron noticia de todas estas cosas con un modo Je hizo entender muy bien, que ellos no las veian sin envidia.", BAN LUCAS, 12. Cam autem appropin- daret portae civitdtis, ecce lefanctus efferebatur filius G- nicus metris suae: et haec vi- dua erat: et turba civitatis multa_cum illa. 18. Quam ciim vidisset Dé- minus, miserit i4 motus su- per eam, dixit illi: Noli flere: 14. Et accéssit,et tétigit 1o- culum. (Hi autem, qui porté- bant, stetérunt) Et ait: Adolé- scens, tibi dico, surge. 15. Et resédit qui erat mér- tuus, et coepit loqui. Et dedit illum matri suae. 16. Accépit autem omnes ti- mor: et maguificabant Deum, dicéntes: Quia prophéta ma~ us surréxit in nobis: et quia us visitdvit plebem suam. 17. Et éxiit hic sermo in uni- vérsam Iudaeam de eo, et in omnem circa regibnem. 18. Et nunciavérunt Todnni discipuli eius de 6mnibus his. S. Mateo, XI. 2-19. 19, ¥ asi, queriendo Juan corre- Birlos de la mala disposicion en que se encontraban con respecto a Jesus, y darles ocasion de que por si mis- mos reconociesen que él era el Me- stas, llamé dos de sus discipulos y los envié 4 Jesus para que le dijeren: )Ta eres el que ha de venir ¢ salvar al mundo, 6 hemos de esperar 4 otro? .. 20 ¥ luego que estos hombres 19. Et convocdvit duos de discipulis suis loannes, et mi- sit ad Jesum, dicens: Tu es qui ventdrus es, an dlium ex. pectimus? 20. Cum autem venissent ad “YW 19 Entorraban los Judios 4 sus muertos fuera de lee ciudades. 18, Véadse Ja Armonia, art. xzynt. y ia Cencordancia parte 1. cap. x1. cdprruLo vin. eum viri, dixérunt: Io4nnes Baptista misit o03 ad te di- cens: Ta es, qui ventirus es, an alium expectémus? 21. (In ipsa autem hora mul- tos curavit 4 langudribus, et plagis, et spiritibus malis, et cuecis multis donavit visum). 22. Et reapondens, dixit illis: Euntes renunciate Ioannj quae audistis, et vidfatis: Quia cae- ci vident, claudi ambulant, le- prosi mundantur, surdi audiunt, mértui resdrgunt, pauperes evangelizantur: 23. Et beatus est quicim- que non fderit scandalizaétus in me. 24. Et cim discessissent nin- cii Ioannis, coepit de Joanne dicere ad turbas: Quid exi- stis in desértum vidére? arin- dinem vento agitatam? 25. Sed quid exfstis vidére? hominem miéllibus vestimén- tis inditum? Ecce qui in ve- ste pretiésa sunt et deliciis, in domibus regum sunt. 22, Lit. ee purifican. 25, Gr. dif. con lojoy molicie. 47 egaron 4 Jesus le dijeron; Juan Bau- tista nos envio ati 4 que te pregun- tasemos: jTé eres e! que ha de venir @ salvar al mundo, 6 hemos de es- perar & otro? 21. (Puntualmente en aquella mis- ma hora curd Jesus & muchos de las enfermedades y llagas que padecian, y los libré de los espiritus malignos que los atormentaban, y di6 Ja vista a muchos ciegos.) 22, Y respondiendo 4 los discipu- los de Juan, les dijo: Id, y contad & Juan las cosas que habeis oido y vis- to: decidle que los ciegos ven, los co- jos andag, los leprosos sanan," los sor- dos oyen, los muertos resucitan, y se anuncia el evangelio & los pobres. 23. Y en fin, decidle que dichoso aquel que no se escandalizare en mi, y no viere en la flagueza de la car- ne, de que he querido revestirme, un motivo de dudar de mi divino poder, despues de los milagros que me ha visto obrar. 24, Habiéndose retirado los men- sageros de Juan con aquella respues- ta, dirigiéndose Jesus & los wveblos que lo rodeaban, para impedir que aquel mensage debilitase en ellos el testimonio que Juan le habia dado, y dismin: la estimacion que pro- Sesaban al santo precursor, comenz6 & hablar de él 4 las turbas en esta forma: joue habeis salido 4 ver en el desierto! 34 una persona inconstante y ligera como caiia agitada por el vien- to, que despues de haberme reconoci- do por el Cordero de Dios que qui- ta los pecados, envia & saber si yo soy el Mestas que debe venir & sal- var & los hombres? 25. yQué habeis, repito, salido & vert ja.un hombre vestido con ropas delicadas?” Mas los que se entregan & los vestidos preciosos Af, & las de- licias, se hallan en los palacios de los reyes, Affo de le era cr. vulg. 3. Teai xxxy 5. Ajo do In ora cr. vulg. ai. Mal. mu. 1, Matt, x1. 10. Mare. 1.2, Matt. x» 16. Matt. mi, 4 Mare. 1.6. 48 “SAN LUCAS, 26, Qué habeis en fin salido a ver? {4 un profeta? Si, ciertamente, yo os lo aseguro, E mas que profe- ta, puesto que la Kscrituru le da el nombre de angel." 27. Este es aquel de quien esta escrito: He aqui que yo envio & mi 4ngel delante de ti, el cual te pre- pararé el camino.” 28. Y yo os digo: Entre los na- cidos de mugeres ningun profeta es mayor que Juan Bautista. Sin em- bargo, el menor de dos que estan en el reino de Dios, es mayor que él.” 29. Todo el pueblo y -los publica- nes, oyéndolo anunciar la venida del Mesias, bautizados con el bautismo de Juan para disponerse 4 recibir al Salvador, que tan benignamente se les enviaba, entraron en los designios de Dios." 30. Pero los fariseos y los docto- res de la ley despreciaron, contrarios & si mismos, el consejo de Dios, no habiendo recibido el bautismo de Juan, y no abrazando las disposiciones de itencia necesarias para recibir las gracias n Dios les ofrecia, 31. E) Sefior continué diciendo: yA quién pues diré que son semejan- tes Tos hombres de la presente _gene- racion, y & quién se parecen? 32, Bios son semejantes & los muchachos que estan sentados en la plaza, y que se hablan los unos 4 los otros, diciendo: Os cantamos con las flautas, y no bailasteis: entonamos la- mentaciones, y no ilorasteis. 33. Pues vino Juan Buutista, que ni comia pan, ni bebia vino, y dijis- teis: Esta endemoniado. 84. Vino el Hijo de] hombre, que come y bebe como los demas, y de- cis: He aqui un hombre voraz y be- 26. Sed quid existis vidéret prophttam? Utiqué dico vo- bis, et plusquam prophétam: 27. Ilic est, de quo scri- ptum est: Ecce mitto angelum meum anté faciem tuam, qui praepardbit viam tuam ante te. 28. Dico enim vobis: Maior inter natos mutierum prophé- ta Io&nne Baptista nemo est, qui autem minor est in regno Dei, maior est illo. 29, Et omnis pépulus audiens et publicani, iustificavérunt Deum, baptizati baptismo Ioannis. 30. Phariyaci autem, et Ie- gis périti consilium Dei spre- vérunt in semctipsos, non bae ” ptizati ab eo, 31, Ait autem Déminus: Cui ergo similes dicam homines generatiénis huius? et cui si- milea sunt? 32. Similes sunt pueria se- déntibus in foro, et loquénti- bus ad invicém, et dicéntibus: Cantavimus vobis tibiis, et non saltastis: lamentavimus, et non piorastis. 33. Venit enim Todnnes Ba- Ptista, neque manddcans pa- nem, neque bibens vinum, et dicitis; Daeménium habet. 34. Venit Filius héminis mandacans, et bibena, et di- citis:s Ecce homo devorator, W 26, O mas bien: puesto que es cl precursor inmediato de aquel que los profetas, solg han anunciado de l¢jos, Veose 3. ¥ 27. Véano 8. Mateo x1. 10. 28. Di mayor qui ¥ 29, . Dif. ficaron, aplau ignioe, tiende del mismo Jeaucristo. n & Dion, esto ev, justificaron la conducta do jateo x1. 9. Mas tal quo ee mas pequaiio, y como au menar, wi ol reino de Dios, os Véase S. Mateo x1. 11, Dios, lo gle. GAPITULO VIL et bibens vinum, amicus pu- blicandrum, et peccatérum. 35. Et iustificdta est sapién- tia ab omnibus filiis suis. 36. bat autem illum qui- dam de Pharisaeis_ut mandu- caret cum illo, Et ingré domum Pharisaei discubuit. 87. Et ecce milier, quae erat in civitate pecc4trix, ut co- gndvit quéd accubuisset in do- mo Pharisaei, Attuljt. alaba- strum unguénti; 88.. Et atans retré secus pa- des gius, lacrymis cospit ri- gare pedes eius, et capillis c4s itis sui tergébat, et oscula- Bator pedes eius, et unguénto ungébat. 39. Videns autem Phari- saeus, qui vocéverat eum, ait intra se dicens: Hic si esset prophéta, sciret ltique, quae, et qualia est milier, quae tan- git eum: quia peccatrix est. 40. Et respéndens Iegus, di- xit ad illum: Simon, habeo tibi dliquid dicere. At ille ait: Magister, dic. 41. Duo debitéres erant cal- dam foeneratéri: unus debé- bat denarios quingéntos, et &lius quinquaginta, bedor de vino, ami, nos y de los de mala vida. Asi es que la malignidad de vuestro corazon os ha hecho desechar todos los medios de salvacion qua Dios os ha presen- . 35. Mas si la eabiduria ds Dios ha sido despreciada por sus enemi- gos, tambien ha sido justificada por todos sus hijos, que han quedado edi- Sicados, ya con la penitencia de Juan, ya con lu vida comun del Hijo del hombre. 86. Uno de los fariseos, llamado Simon," le rogé que fuese & comer eon él, y habiendo entrado 4 la casa del fariseo se puso 4 la. mesa. 87, Cuando he aqui que una mua ger, que era en la ciudad de mal- conducta,” luego que supo que Jesus estaba & la mosa en casa del fariseo, -trajo un vaso de alabastro” Ileno de perfume, 38. Y estando hicia atras Joran- do" junto 4 los piés de Jesus,” comen- 26 @ regarselos can sus lagrimas, y enjugandolos con los cabeilos de su cabosa, loa besaba y ungia con el per- fume. 39. Viendo esto el fariseo que lo habia convidado, discusria entre si, di- ciendo: Si este fuese profeta, como se dice, eabria sin duda gyién y qué tal es la muger que lo toca, y sabria que es una pecadora. 40. Entonces, tomando Jesus la pa- labra, le dijo: Simon, tengo alguns cosa ue decirte. El respondié: Maes. tro, dila, 41. Cierto acreedor tenia dos deu- dores: el uno Je debia quinientes de- narios, y el otro cincuenta. Y 36. Vense el W40, la Armonia, art. xix, y la Concordancia, cap. xm. de la 111, parte. ¥ 37. Vease le Disertacion sobre las tree Marias, 4 continuacion de Ia Armonia, tem. xix. Abid. Veéase 8. Mateo xxv. 7. 38, Esta palabra eeté en el Ibid. ol gris Jesucristo estaba on le mesa ego. al medo de lon Orientales, recostado sobre un le. cho bastante elevado dei suelo con el rostro hacia la mesa, y los piés hacia fuera: ha- biase quitado Ia sandalias dates de recostarse sobre el Jecho, segun el uso de! Tom. XXi. 1 pais, Mo 48 jica- Afe de de los publica. Ate « ee. 31. tt REVIT, Mare. xiv 3, Joan x, 2, mu, Afio do |e 50 SAN Lucas, 42. No teniendo estos de donde emer E> pagar; él ‘les perdond la deuda 4 uno y otro: jcual amara” mast 48,. Respondiendo Simon, dijo: Creo que aquel 4 quien perdono ma- yor cantidad. Jesus le dijo: Has juz- gado rectamente. : * 44, Y¥ vuelto 4 la muger dijo & Simon: ,Ves 4 esta muger{ Yo entré & tu cas no me diste agua para lavarme los piés; mus ella ha lavado mis piés con sus lagrimas, y los ha enjugado con sus cabellos. pues 4 tu parecer lo 45. Td no me diste el dsculo; y ella no ha cesado de besarine los piés desde que entré. Matt. 11.2. 46. Td no me ungiste la cabeza con oleo de perfume;” y ella ha der- yumudo sus perfumes sobre mis piés. 47. Por lo tanto te digo, que:se le. perdonan muchos pecados,” porque ha ‘mado mucho;” mas que ama ménog al que ménos se le perdona. 48. Entonces dijo @ la muger: Tus pecados te son perdonados. 49. Con lo que empezaron 4 de- cir entre si los que con 6] estaban 4 la mesa: jQuién es este que aun los pecados perdona? - 50.. Mas él dijo 4 la muger: Tu fe te ha salvado: vete en paz, y vi- ve porsuadida de que Dios te ha per donado los crimenes que contra él has cumetido, Act | 1 griego: Quis ergo eum ana ‘¥ 45.. Gr. sue pecados que son muchimos, Tiid. Dif. puesto que olla hu amado mucho. -4%. Non habéntibus illis an-" de rédderent, donéavit utrie- que. Quis ergo eum plus di- ligit? 43. Respondens Simon di- xit: Astimo quia is, cui plus donavit. At ille dixit ei: cté judicasti, . 44, Et convérsos ad mulfe- rem, dixit Simoni: Vides hance muherem!? Intrévi_ in domum tuam, aquam pédibus meis non dedisti: haec autem 1é- crymis rigfvit pedes meos, capillis suis tersit, . 45, Osculum mihi non de- disti: haec autem ex quo in- Sravit, non cessdvit osculari pe- des meos, 46. Oleo caput meum non unxisti: haee autem unguénte unxit les meos. 47. Propter quod dico tibi: RemittGntur et peccéta mul- ta, quéniam = diléxit_ mohim. Cui autem minus dimittitur, minds diligit. 48, Dixit autem ad_illam: Remittintur tibi peccéta, 49. Et eoepérunt qui simul Saat dicere intra see uis est hic, qui étiam céta dimfttit? q Pee- 50. Dixit autem ad mulie- rem: Fides tua te salvam fe- cit: vade in pace. plus diliget? nace Jefucristo al furisee, estan fas. ~ lo que entonces se usaba para recibir @ loa convidados, CaABTULE virt. 51 GLILLLOLIL LL ILIDLLS EL ILI ODL OD LLL LIDILL LISELI EOD CAPITULO VIII. ‘Pardbola de la semilla: eu explicacion. Lampara en el sandslero. Mi do Josucristo. Te ap Cipitados, Hemorragia curada. y hermanos Legion de demovios arrojada: puerces pre- Jairo resucitada, S. Mateo, XIII. 2-23. S. Marcos, IV. 1-25. 1. Er factum est deincéps, @t ipse iter faciébat per civi- tates, et castélla praedicans, et evangélizans regnum Dei: et duédecim cum illo, 2. Et mulieres dliquae, quae erant curatae 4 spiritibus ma- lignis, et infirmitatibus: Ma- ria, quae vocdétur Magdaléne, de qua septem daemonia ex- ferant, 3. Et Toanna uxor Chusae procuratéris Herédis, et Su- sinna, et dliae’ multae, quae mMinistrabant ei de facultatibus Buis. : 4, Cam autem turba pluri- ma convenirent, et de civita- tibus properarent ad eum, di- xit per similitadinem: 5. Exiit qui séminat, semi- nare semen suum: et dum séminat, dliud cécidit secus ‘viam, et conculcdtum est, et volucrescaelicomedérunt illud. _ 6. Et dliud cécidit supra pe- ‘tram, et natum 4ruit, quia non habébat humérem. 7. Et dliud cécidit inter spi- nas,’ et simul exértue spinue suffocavérunt illud. 8. Et dliud cécidit in terram bonam: et ortum fecit fractum ‘eéntuplum. Huec dicens cla- 1, Ataon tiempo despues, habien- do vuelto Jesus 4 la Golilea,” iba por las ciudades y aldeas predicando y anunciando el reino de Divs, é iban con él fos doce que habia escogido pa- ra sus apéstoles, . 2. Tambien iban algunas mugeres que habian sido libradas de los espi- ritus malignos, y cursdas de sus en- fermedades, entre las cuales estaban Maria, !lamada Magdalena, de la que habian salido siete demonios,” 3. Y Juana, muger de Cusa, ma- yordomo de Herédes, y Susana, y otras muchas que Ie asistian con sus bienes. 4, Habiéndose pues reunido mu- chisima gente, y apurandose 4 salir de Jas ciudades para seguirlo, dijo esta pardbola:” 5. Salié el que siembra 4 sembrar su simiente, y al sembrarla, una ca- y6 & lo largo del camino, y fué piso- teada, y comiéronsela las aves del cielo, 6. Otra cayé sobre las piedras, y nacida se secd, porque no tenia hu- mecad. 7. Otra cays entre espinas, y cre- ciendo con ella las espinas, la sofo- caron. 8. Y otra cayé en tierra buena, y nacida dié fruto, rindiendo a~ciento por uno. Diciendo esto clamaba: El H 1. Pareoe que el actor de la parafrasis aupone quelo que acaba de referiree de la pecadora paso fuera de Naim, que 61 coloca en la Galilea. (Supr. vn. 11): Calmot crée que paso en la misma ciudad de Naim, jue estaba on las fronteras de Galilea, Vea. se 1a Disertacion sobre lae tree Moriae, y la Armonia, art, xuix. tom. xix. 2, Veaso In Disertacion sobre las tres Marias, 4 continuacion de la Armenia, 4. Véase la Armenia, art. un tom. xx., y la Coneordancia ui parte oap. xvi. am. x1. Alto dela ame cr, vulg, . fh Mare. xn.9, Mott am 3. Mare. iy. 9, Asie de In ore cr. vulg. Teai.vi. 9, Matt. xmi4, Merc. rv, 12. Joos xn. 40, Act. xxvu. 26. Rom. x1.8. Matt. v. 15. Mare. iy, 21. . . . 8. LUCAS! que tiene oidos para oir, oiga. 9. Mas preguntabanle sus discfpu- los, qué significuba esta parabola, 10. A los cuales contest6: A voso- tros os es dado entender el misterio del reino de Dios; mas & lus demas, por su perversidad y mulicia, solo se les propone en parabolas, para que viendo, no vean, y oyendo, no en- tiendan. il. ita es pues la parabola expli- cada: La semilla es la palabra de Dios. 12, Los que estén significados en los granos que caen 4 lo largo del ca- mino, son los que oyen la palabra di- vina: despues viene el diablo y saca Ja palabra del corazon de estos, no sea que creyendo se salven, 13. Los que se significan en la si- miente que cae sobre las piedras, son aquellos que habiendo oido la palabra de Dios, la acogen con gusto; mas no echa raicesen ellos no teniendo un corazon predispuesto por la caridad, wes creen porun corto tiempo y & ft hora de la tentacion vuelven atras. 14, Lo que cae entre las espinas, indica 4 los que oyeron Ia palabra di- ving; mas que progresando, la sofo- can por las inquietudes, por lar rique- zas, y por los deleites de la vida, sin Negar & dar fruto que legue 4 la per- fecta madurez." 15. Lo que cae en fin en buena _ tierra, significa los que oyendo la pa- labra de Dios con un corazon bueno y bien dispuesto, la retienen cuidado- samente, y producen fruto con la pa- ciencia, que los mantiene firmes contra toda prueba, 16. Y aiadid; Ninguno en verdad, encediendo una luz, la cubre con una vasija, 61a pone debajo de la eama: mas la celoca sobre un catdelero pa- ra que vean luz los que entran. Asi, ed designio de Dios al descubriros sus mabat: Qui habet aures au- diéndi, dudiat. 9. Interrogabant autem eum disc{puli eius, quae esset haec parabola. 10. Quibus ipse dixit; Vo- bis datum est nosse mysté- rium regni Dei, céteris au- tem in parabolis: ut vidéntes non videant, et audiéntes non intélligant. 11, Est autem haec parébo- la: Semen est verbum Dei. 12. Qui cutem secus viam, hi sunt qui dudiunt: deindé venit diabolus, et tollt verr bum de corde edrum, ne cre+ déntes salvi fiant. 13. Nam qui supra petram: ui cm audierint, cum géu- dio suscipiunt verbum: et hi radices non habent: qui ad tempus credunt, et in témpo- re tentatiéuis recédunt, 14, Quod autem in spinas cécidit: hi sunt, qui audiérunt, et & solicitudinibus, et divitiis, et voluptatibus vitae etntes, suffocantur, et non réferunt fructum. 15, Quod autem in bonam terram: hi sunt, qui in cor- de bono et dptimo audiéntes verbum rétinent, et fruactum 4fferunt in patiéntia. 16. Nemo autem lucérnam accéndens éperit eam vase, aut subtus lectum ponit: sed supra candelétrum ponit, ut intréntes videant lumen. WH 14. Exte ec ol sentido del griego: no producen fruto que legue é la madorez. CAPITULO Vit. misterios, ne es ciertamente que los tengais ocultos en vosotros mismos, si- no que los manifesteis & los otros. 17. Non est enim occiltum, 17. Porque nada hay oculto que quod non manifestétur: nec no deba descubrirse, ni escondido que abscénditum, quod non co- no haya de conocerse y hacerse pi- gnoscatur, et in palam véniat. blico. 48, Vidite ergo quémodd 18, Mirad pues del modo que ois audiatis: Qui enim habet, dé- las instrucciones que 08 doy, y el cui- bitur ili: et quictmque non dado que tendréts en conservarlas; habet, étiam quod putat se pues que al que tiene, se le dara; y habére, auferétur ab illo. al que no tiene, aun lo que juzga” te- ner se le quitara. 19, Venérunt autem ad illum 19. Entre tanto vinieron 4 encon- mater, et fratres eius, et non trarlo su madre y hermanos,” y no pu- poterant adire eur prae turba. dieron llegar 4 él por la mucha gente que lo rodeaba. 20. Et nuncidtum est illi: 20. Didsele aviso por algunos que Mater tua, et fratres tui stant Je dijeron:" Tu madre y tus hermanos foris, voléntes te vidére. estan afuera deseando verte, 21. Qui respéndens, dixit ad 21. Mas él respondiendo, les dijo: eos: Mater mea, et fratres Mi madre y mis hermanos son aque- mei hi sunt, qui verbum Dei los que escuchan Ia palabra de Dios dudiunt, et faciunt. y la practican, porque son los que con- tribuyen 4 la formacion de la porcion mas noble de mi cuerpo, y que siendo mis mas preciosos miembros, vienen 4 ser los hijos queridos de mi Eterno Padre, S. Mateo, VII. 18-27. 8. Marcos, WV. 35. y sig. 22. Factum est auteminuna 22. En uno de aquellos diss” acon- digrum: et ipse ascéndit in tecié, que habiendo subido 4 una bar- naviculam, et discipuli eius, ca con sus discipulos, les dijo: Pase- et ait ad illos: Transfretémus mos 4 la otra orilla del lago.” Y asi trans stagaum. Et ascendérunt. lo hicieron. 23. Et navigantibus illis, ob- 23. Cuando iban navegando, se dormivit, et descéndit pro- durmié Jesus, y un fuerte viento se célla venti in stagnum, et com- _precipito en el lago, de suerte que lle- plebantur, et periclitabéntur. néndose la barca de agua, se hallaban en peligro, Y 18, El griego podria significar: lo que parece tener; como lo expresa la Vulge- ta on San Mateo xxv. 29, . Esto os, sus parientes segun In carne. Conforme 48. Mateo, xu. 46. 8. Miéroos, 11. 31. parece que esto acaecié antes que Jesucristo propusiese al pueblo la Pardbola que acaba de referiree. Véase la Armonia, art. a, y le Consordancia, mm. +parte, cap. xvi. ¥ 20. "Asi lo oxpresa ol griego. : ‘Y 2, Vease la Armonia, ast. uv, y 1a Concordancia, us. parte cap. a:x. Ibid. De Genesaret. Afio de le era cr. vulg. Matt. x. 26. Mare. iv, 22, Matt. xm, 12. xxv. 29, Matt. xu 4, lorc. ui, 32, Matt. vin. 23, Marc, 1. 96. Aiio de le incr, vag & LUCAS. 54 24. Acerc&ndose pues, lo disperta- ron diciendo: Maestro, Maestro,” pe- recemos! El, levantandose luego, ame- nazé al viento y 4 las olas alborotadas, Jas que se apaciguaron, y se siguic la tranquilidad. 25. Enténces les dijo: ,Estoy yo con vosotros y teneis miedo? ;Donde esti vuestra fe? Mas elios llenos de temor, se miraban admirados, dicién- dose unos 4 otros: sQuién es pues es- te que asi manda 4 los vientos y al mar, y ellos le obedecen? “S. Mateo, VIIL 28 y sig. 26, Navegaron luego al pais de los Gerasenos,” que esta en la orilla del lago de Genesaret opuesta 4 la Ga- lilea. 27. - Y habiendo saltado en tierra, Je salié al encuentro un hombre: de ella ciudad," que estaba endemo- mado ya hacia mucho tiempo, é iba sin vestido, y no habitaba en las ca- sas, sino en las cuevas sepulcrales.” 28, Este, luego que vié 4 Jesus, se arrojé ante él, y clamando 4 grito abierto, dijo: Jesus, Hijo del Dios Al- tisimo, jqué tengo yo que ver contigo? Yo no te hago mal alguno, y asi te ruego, que no me atormentes. 29. es que Jesus mandaba al espiritu inmundo que salicse del cu2r- po de aquel hombre, lo que le causaba gran tormento, por que lo poseia mu- cho tiempo habia, y con tanta vio- lencia, que aunque lo tuviesen atado con cadegas y con grillos, rompia las prisiones, y era llevado por el demo- nio 4 los desiertos. 30. Mas preguntéle Jesus (para comprendiesen los que se halluban presentes la grandeza del milagro que tba & ejecutar, haciéndoles antes cono- t fa, art. BY. y Exi. Q7. Aut 10 express el griego. Thid.) Vouse 9. Mateo, var 20 24, Fata ropeticion se expresa en ol gr 24. Accedéntes autem susci- tavérunt eum, dicentes: Prae- céptor, perifnus. At ille sur- gens, increpfvit ventum, et tempestatem aquae, et ces- sdvit: et facta est tranquillitas. 25. Dixit autem illis: Ubi est fides vestra? Qui timéntes, inirati sunt ad {nvicém, dicén~ tes: Quis putas hic est, quia et ventis, et mari imperat, et obédiunt ei? S. Marcos, V. 1-20 “26, Et navigavérunt ad re- giénem Gerasenérum, quae est contra Galilaeam. 27. Et cim egréssus esset ad terram, oceorrit illi vir quidam, qui habébat daemé- nium iam tempéribus multis, et vestiménto non induebatur, neque in domo manébat, sed in monuméntis, - 28. Is, ut vidit Iesum, pré- cidit ante illum: et exclamans voce magna, dixit: Quid mi- hi, et tibi est Iesu Fili Dei Altissimi? 6bsecro te, ne me torqueas. 29, Praecipiébat enim ‘spi- ritui immdndo ut exiret ab homine. Multis enim.tempéri- bus arripiébat illum, et vincie- batur caténia, et compédibus custoditus: et ruptis vinculis agebétur a daeménio in de sérta, 30. Interrogavit autem il- lum Jesus, dicens: Quod tibi nomen est? At ille dixit: Lé- gio: quia intraverant dacmé- ogo. 26. El griego imprewo lee. Gaderonss. Wease S. Mateo vu. 98, y In Armes APITULO Vil. fia multa in com. 31. Et roptbaat illum ne im- perdret illis ut in abyssum trent, 32. Erat autem ibi grex por- eérum multérum pascéntium in monte: et rogébant eum, ut permitteret eis in illos in- gredi. Et permisit illis. ° $8. Exiérunt ergo daeménia ab homine, et intravérunt in porcos: et impetu Abiit grex per’ praeceps in stagnim, et suffocatus est. 34, Quod ut vidérunt factum qui pascébant, fugérunt, et nunciavérunt in civitatem, et in villas. : 35, Exiérunt autem vidére quod factum est, et veuérunt ad lesum: et invenérunt h6- minein sedéntem, & quo dae- monia exiérant, vestitum, ac san& mente ad pedes cius, et timuérunt. ‘ 36. Nunciavérunt autem illis et qui viderant, quémod6 sa- nus factus exset a legiéne: 37. Et rogavérunt illum o- mnis multitido regidnis Ge- Tasendrum ut discéderet ab ipsis: quia _magno timére te- nebantur. Ipse autem ascén- dens navim, revérsus est, 38. Et’ rog&bat illum vir, & quo daeménia exierant, ut cum ¥ 30. Véase 8. Mércos, ¥. 9% W 31. Vease la Dusertacien oebre dela Armonia, tom. xix. 36, No estén vn el gri 49 37. Gr. los Gadarenoe. ipre 58 cer la multitud de demonios que nombre tienes? Y él dijo: Legion: por- que habian entrado en él muchos de- monios.” 31. Estos, viendo que no podian resistir 4 la voz imperiosa de Jesus, le rogaban, no les mandase ir al abismo.” 32. Habiaalli una piara de muchos uercos que pacianen el monte, y le suplicaban que les permitiese entrar en ellos, y él se los permitié, aban- donando asi aquellos puercos al furor del demonio, para hacer conocer 4 los hombres la gracia que les hacia, li- brandolos de aquel enemigo. 33. Salieron pues los demonios de el hombre, y entraron en los cerdos; y_ corrié la piara con impetu 4 preci- pitarse al lago, donde qued6 ahogada, 34, Visto el cual accidente por los que la apacentaban, huyeron, y lo pu- blicaron en Ja ciudad y en las aldeas. 35. De allf salieron muchos & ver lo que habia eucedido, y llegaron & Jesus: encontraron tambien sentado al hombre de quien habian salido los de- monios, ya vestido, y con el juicio sa- no, & los piés de Jesus, y Iendronse de temor. 36. Refiriéseles luego por los que Jo habian visto, de qué modo habia ai- do el hombre librado de la legion” de demonios por el poder de Jesus. 37. Y toda la multitad del pais de los Gerasenos” le suplicé que se ale- jase de ellos, porque estaban sobreco- gidos de temor, y la pérdida de sus puercos les hacia temer la de sus otros bienes. Con esto, entrandose Jesus & Ja barca, se vulvié. 38. Y le rogaba el hombre de quien habian selido los demonios, le loe angeles buenos y les angeles malos, despues Inc palabras « legione. on Alo do le seian & este hombre) diciéndole: ;Qué ara on Tale: Ado de te era cr. vulg. 31. Matt. rx. 18, Mare. v.22, 56 permitiese ir con él; mas Jesus lo des- paché, diciendo: 39. Vuelve & tu casa, y refiere cuanto Dios ha hecho contigo. Fuése élen efecto por toda la ciudad, pu- blicando cuantos beneficios le habia hecho Jesus, SAN LUCAS. eo esset. Dimisit autem eum. Tesus, dicens: 39. Redi in domum tuam, et narra quanta tibi fecit Deus. Et abiit per univérsam civi- taétem, praedicans quanta illi fecisset Jesus, S. Mateo, 1X. 18-26. S. Marcos. V. 21. y sig. 40. Cuando Jesus hubo vuelto 4 la Galilea, lo recibié el pueblo con ale- pues estaban todos aguardando- » ¥ desedndolo, 41. E inmediatamente” ee le pre- gsent6 un hombre, llamado Jairo, que era gefe de la sinagoga, y echése 4 Jos piés de Jesus, rogandole que entra- se 4 su casa. | 42. Porque tenia una hija unica, casi de doce anos, que se estaba mu- riendo.” ¥ sucedid que yendo Jesus, y hallandose oprimido por la multitud que se agolpaba en su seguimiento, 43. Uns muger que estaba enfer- ma doce anos babie de un flujo de re, la cual habia gastado toda su hacienda en médicos, sin que alguno Ja bubiese podido curar, . 44, Seacercé por detras, como pa- ra arrancarle por sorpresa una gra- cia de que no se creia digna; y llena de confianza, de humildad y de respe- to, le tocé la orilla" de su vestido, y al instante se le contuvo el flujo de san- re. 45. Y dijo Jesus: ,Quién ‘es quien me ha tacado? Respondiendu todos, que ninguno, Pedro y los que iban con él le dijeron: Maestro, te oprime y fa- tiga la multitud, y dices: ;Quién me toca 46. Jesus replicé: Alguno me ha tocado de propésito, pues conoci que salid de mi cierta virtud. 40. Factum est autem cum rediisset Iesus, excépit illum turba, erant enim omnes ex- pectantes eum. . 4). Et ecce venit vir, cui’ nomen Iairus, et ipse princeps synagégae erat: et cécidit ad pedes [esu, rogans eum ut im- traret_ in domum eius, 42. Quia unica filia erat ei feré annérum duddecim, et haec moriebatur. Et céntigit, dum iret, & turbis comprime- . batur. 43. Et milier quaedam erat in fluxu sanguinis ab annis duédecim, quae in médicos erogaverat omnem substan. tiam suam, nec ab ullo pé- tuit curéri: 44. Accéssit retré, et tétigit fimbriam vestiménti eius: et conféstim stetit fluxus singui- nis eius. 45. Et ait Tesus: Quis est, qui me tétigit? Negantibus au- tem omnibus, dixit Petrus, et qui cum illo erant: Praecé- ptor, turbae te comprimunt, et affliguut, et dicis: Quis me tétigit: 46. Et dixit Tesus: Tétigit me liquis, nam ego novi vir- tdtem de me exiisse, W Al. Véase la Armon{a, art. :vi.y la Concordancia m. parte cap. xx1. ¥ 42, Voase 8. Matvo, 1x. 18° Y 44. Difer. 1a franja que eateba en lo bejo de wu vostido, Véaso S. Meteo iz. 20 47. Videns autem milier, quia non latuit, tremens ve- nit, et précidit anté pedes eius: et ob quam causam tetigerit eum, indicavit coram omni populo: et quemadmodim conféstim sanata sit, 48. At ipse dixit ei: Filia, fides tua salvam te feeit: va- de in pace. : 49, Adhiic il!o loquénte, ve- nit quidam ad principem syna- gogae, dicens ei: Quia mortua est filia tua, noli vexére illum. 50. Iesus autem, audito hoc verbo, respéndit patri puéllae: Noli timére, crede tantim, et salva erit, 51. Et cum venisset domum, non permisit intrare secuin quemquam, nisi Petrum, et la- cébum, et Ioannem, et patrem, et matrem puéllee, 52. Flebant autem omnes, et langébant illam. At ille dixit: Rolie flere, non est mértua puélla, sed dormit. | 53, Et deridébant eum, scién- tes quod mortua esset. 54, Ipse autem tenens ma- num eius clamavit, dicens: Puélla, surge. 55. Et revérsus est spiritus eius, et surréxit continuo. Et iussit illi dari manducare, 56. Et estuptiecrunt paréntcs eius, quibus praecépit ne ali- cui dicerent quod factum erat. CAPITULO VIII. 57 47. Lu muger viéndose descubier- ta, se llegs temblando y se arrojd & los piés de Jesus, y declaré en presen- cia de todo el pueblo, por qué causa lo habia tocado, y como habia queda- do sana en el momento, 48. Y Jesus la dijo: Hija, ten con- Jianza," tu fo te ha curado: vete en az. P 49, Aun hablaba todavia 4 la mu» ger, cuando vino uno 4 decir al gefe de la sinagoga; Ya murié tu hija: no hay porque molestes 4 Jesus, ni lo ha- gas pasar adelante. 50. Pero Jesus, habiendo oido aquellas expresiones, dijo al padre de la nifia, @ fin de porifecarlo en su fe, Ke aquellas palabras podian debilitar: fo temas; ten solamente confianza y ella vivira. 51. Y¥ habiendo Ilegado 4 la casa, no permitio que alguno entrase coa él, sino Pedro, Santiago y Juan, y ol padre y madre de Ia nifia. 52. Todos la Ioraban y la lamen- taban hiriéndose el pecho;" mas él les dijo: No Jloreis; la nifia no esta muer- ta, sino _dormida. 53. Mas se burlaban de él, sabien- do bien que estaba muerta. 54. Jesus sin embargo, habiendo hecho retirar & la multitud," entro & donde estaba la nina, y tomandola de la mano, alzé la voz, diciendo: Nina, le- vantate. 55. Al punto, vuelto su espiritu al cuerpo, se levantd, y Jesus ordeno que se la diese de comer, para asegurar- los asi, de que su resurreccion era verdadera., 56. Llenaronse sus padres de asom- bro, & los cuales mandé, que 4 nadie dijesen lo que hubia pasado con res- pecto & su hija,y como él la habia vuelto & la vida, ras estén on el gricgo. riego expresarne. 54. El griego afiade ostas palabras; Habicndo hecho retirar 4 todos. Véase S. Mateo x. 15. y S, Marcos v. 40, TeM. XIX. 58 SAN LUCAS, POLIT ILI LIDS LOLI DELILE IDLE DL DEE LILLE ILS IOI SF CAPITULO IX. Mision do los apéeotles. Desa Herédes ver & Jesucristo. Vuelta y retiro de los apoe. toles. Muluipleacion de los cinco panes. Confesion de 8. Pedre, Urox y abnega- cion de si mismo. Transfiguracion de Jesucristo, Curacion de un lundtico. Pasion predicha, Disputa sobre Is primacia, Cele indiscreto de Juan y Bantiago. Dispo- Siciones para seguir 4 Jesucristo. S. Mateo, X. 1-15. S. Marcos, VI. 7-18. Afio de la era cr. vulg. 1, ALGUN ‘tiempo despues," ha- biendo reunido Jesus 4 los doce apés- 39. toles, les did virtud y poder sobre Matt. x. 1. lure. mi. 15. todos los demonios, y para que cu- rasen las enfermedades; 2. Y los envié & predicar el rei- no de Dios, y 4 sanar 4 los enfermos, 8. Diciéndoles: Nada \levaréis en el camino,” ni baculo” para defende- ros, ni alforjas paya guardar provi- siones, ni pan, ni dinero, ni tunicas dobles." 4. En cualquier casa que entra- reia, permaneced alli, y no salgais de ella por inconstancia 6 ligereza." 5. Yen donde ninguno os reci- biere, saliéndoos de aquella ciudad, sacudid aun el polvo de vuestros piés, para que esto sea un testimonio de la maldicion que Dios pronuncia contra ellos, 6. Habiendo pues partido los apés- toles, iban de lugar en lugar anun- ciando el Evangelio, y curando en to- das partes, Act, x01. 51. 1, Convocatis autem dudde- cim Apéstolis, dedit illis vir- titem, et potestitem super 6- mnia daeménia, et ut langué- res curérent. 2. Et misit illos praedicire regnum Dei, et sandre infir- mos, 3. Et ait ad illos: Nihil tule- ritis in via, neque virgam, ne- que peram, neque panem, ne- que prcdniam, neque duas tia- nicas habeatis. 4, Et in quamcimque do- mum intraveritis, ibi_ manéte, et indé ne exeatis. 5. Et quictmque non recé- perint vos: exeuntes de civi- tate illa, étiam pulverem pe- dum vestrérum exctitite in te- stiménium supra illos. 6. Egréssi autem circuibant per castélla evangelizantes, et curantes ubique. S. Mateo, XVI. 1-12, S. Marcos, VI, 14-29, : 7. Entre tanto oyé Herdédes, el te- trarea, hijo del Grande Herédes, las maravillas que se obraban por Jesus," Matt. xv. 1. Mare. vi 4 vi exp 24, tom. xx. 3. Gr. difer. Nada prepereis 7. Audivit sutem Herddes tetrarcha émnia, quae fiebant ab eo, et haesitibat ed quod Véose la Armon{a, art. ux3. ¥ Lau. tom. xix. ye Concordancie, i. parte, ara el camino. ibid. Gr, ni béculos. Véease S, Mateo, x. 10. Abid. Dos vestidos, 6 mudas de ropa Véaso 8 Mateo, x. 10. X 4. Gr. difer. permaneced alli basta que salgais de aquel lugar. Yénse S. Mateo 2.1), y S. Marcos vi. 10. 7. Viase la Armonia, art. uxy.y la Concerdancia us. parte, cap. 25, CAPITULO Ix, dicorétur 8. A quibGsdum: Quia Ioan- nes surréxit A mortuis: & quiv basdam verd: Quia Elias ap- paruit: ab aliis autem: Quia Prophéta unus de antiquis eur- xt. 9. Et ait Herédes: Ioganem ego decollavi: Quis est autem iste, de quo ego t4lia audio? Et quaer&bat vidére eum. 59 y no sabia qué pensar, por cuanto se decia + 8. Por algunos: Juan ha resucita- do de entre los muertos: por otros: Ha aparecido Elias; y por otros en fia: Uno de los antiguos profetas ha resucitado. 9. Y¥ Iferédes decia: Yo, corté & Juan la cabeza: jquién es pues este de quien oigo tales cosas? y buscaba modo de verlo para juzgar por st mismo, : S. Mateo, XIV. 13-21, S$. Marcos, V¥. 30-44. S. Juan, VI. 1-15. 10. Et revérsi Apéstoli, nar- ravérunt ili quaecamque fe- cérunt: et aseGmptis illis se2 céssit sodrsim in locum des sér.um, qui est Bethsaidue. 11. Quod cam cognovissent turbac, sectitae sunt illum: et excépit eos, et loquebatur illie de regno Dei, et eos, qui cura’ indigébant, sandbat. : 12. Dies autem coeperat de- elingre. Et accedéntes dud- decin dixérant ili: Dimitte turbas, ut etintes in castélla, villasque quae circa sunt, di- vértant, ot invéniant escas: quia hic in loco desérto su- mus. 18, Ait autem ad illos: Vos date illie manducére. At illi dixérunt; Non sunt nobis plus quam quinque panes, et duo pisces; nisi forté nos-eAmus, et emamus in omnem hanc turbam escas. 14, Erant autem feré viri quinque millia, Ait autem ad discipulos suos: Facite illos 10. Habiendo vuelto !os apéstoles de su mision, refirieron 4 Jesus todas Jas cosas que habian hecho; y él lle- vandolos consigo, se retiré aparte 4 * un lugar desierto, que esta junto 4 la ciudad de Betsaida." - 11. Lo que habiendo sabido las turbas, lo siguieron, y Jesus las reci+ bié bien; y hablabales del reino de Dios, y sanaba 4 los que tenian ne- cesidad de curacion. ‘ 12.. Ya comenzabe el dia 4 decli- nur, y acercandose los doce apédsto- les, ie. dijeron: Despide 4 las tarbas para que yendo 4 las aldeas y luga.. Tes que estan cerca, se alojen y ha- Hen que comer, pues aqui estamos en un lugar desierto. 13. Mas Jesus les dijo: Dadles vo- gotros de comer. A lo que ellos res- pondieron: No tenemes mas que cin- co pares y dos peces; & no ser que vayamos 4 comprar viveres para toda esta inultitud, @ pesar de hallarnos sin dinero suficiente para semejante asto. - 14. Hallabanse en efecto casi cin- co mil hombres.” Jesus sin embargo dijo 4 sus discipulos: Huced que se ¥ 10. Veéase la Armonia, srt. xvi. y siguientes, y In Concordancia 1. parte, cap. feo, xiv. 53. Ibid, Gr. en un lugar desicrto cerea de lu ciudad de Betsaida. Veoso 8. Ma- ‘Y 14. 8. Mateo xiv. 21. afade: Sin. contar mugeres y nits. Afio dole eracr. vulg. 32, Matt, xiv 15, Mare, vi. 36, Jona. vi. 9, Aso do ta erect, vulg Mate. xvi 13, Mare, vu, Mott xm stare. vi. 81.1. 30. Matt. x. 38, emi, 24, Mare. vin. 34. dnfr. xav. 97. SAM Lucas. 6 sienten" en divisiones de 4 -cincuenta. 15. Hiciéronlo asi, y dispasieron que se sentaran todos” por bandas. 16. Jesus enténces, habiendo to- mado los cinco panes y los dos pe- ces, alzé los ojos al cielo y los ben- dijo, los partié, y distribuyo sus dis- cipulos para que los sirviesen 4 las turbas. 17. Todos comieron, y se saciaron; i, se sacaron de lo que les habia so- rado, doce cestos de pedazos. discdmbere per convivia quin= quagenos. -15."Et ita fecérunt. Et dis- cambere fecérunt omnes. -16. Accéptis autem quinque panibus, et dudbus piscibus, respéxit in caelum, et bene- dixit illis: et fregit, et distri- buit discipulis suis, ut péne- rent anté turbas. 17. Etmanducavérunt omnes, et saturati sunt. Et sublatuin est quod supérfuit illis, frag- mentorum cophini duddecim. S. Mateo, XVI. 13.y sig. S. Marcos, VII. 27. y sig. - 18. Sucedié que estando solo en’ oracion,” se hallaban con é] sus dis- cipulos, y Ies pregunté diciendo: ;Quién dicen las gentes que yo soy? 19. Ellos_respondieron y le dije- ron: Unos dicen que Juan Bavtista; otros que Elias; y algunos en fin que unc. de los antiguos profetas ha resu- citado, . 20. jMas’ vosotros, les dijo Jesus, quién decis que yo soy? Tomando Simon Pedro” la palabra, dijo: El Un- gido, el Cristo de Dios. 21. Enténces amenazandolos Je- sua, les intimo que 4 nedie revela- sen esto, 22. Aiiadiendo: Porque conviene que el Hijo del hombre padezca mu- cho y sea reprobado por los ancia- nos y principes de los sacerdotes, y por los eacribas, y que sea ‘muerto, y resucite al tercero dia. 23. Asimismo decia 4 todos: Si al- guno quiere venir en pos de mi, y tener parte en mi gloria, niéguese a si mismo, Ileve cada dia su cruz,y sigame en mis humillaciones y pade- cimientos. Este es el tinico medio de asegurar su salvacion, WH 14. y 15. Lit, acostarve. Véase 8. Mateo, 18,” Venn In Armonia, art. uxxvin. y sig, 18. Et factum est cim solus esset orans, erant cuin illo et discipuli: et interrogavit illos, dicens: Quem me dicunt esse turbae? : 19. At illi respondérunt, et dixérunt: loannem Buptistam, 4lii autem Eliam, alii verd quia unus prophéta de prid- ribus surréxit. . 20. Dixit autem illis: Vos antem quem me esse dicitis! Respéndens Simon Petrus di- xit: Christum Dei. 21. At ille fncrepans illos, praecépit ne cui dicerent hoc, 22, Dicens: Quia opértet fi- lium hominis multa pati, et reprobari a seniéribus, et prin- cipibus Sacerdétum, et Scri- bis, et occidi, et tértid die re- sargere. 23. Dicébat autem ad omnes: Si quis vult post me venire Gbneget semetipsum, et tollat crucem suam quotidié, et se- quatur me. uy. &. a y la Concordancia, rv, parte sap. Wie. solamente. 20. El griego on este pusnge le nombra Pedro CAPITULO 1X. 24, Qui enim volGerit dni- mam suuin salvam facere, per-” det illam: nam qui perdide- rit 4nimam suam propter me, salvam faciet illam. 25. Quid enim proficit ho- mo, si lucrétur univérsum mun- dum, se autem: ipsuin perdat, et detriméntum sui faciat? 26. Nam qui me erubéerit, et meos sermoénes: hunc Fi- lius héminis erubéscet cam vénerit in maiestite sua, et - Patris, et sanctérum Angelo- rum. 27. Dico autem vobis veré: sunt aliqui hic stantes, qui non gustabunt mortem dénéc vi- deant regnum Dei. S. Mateo, XVII. 1. 28. Factum est autem post haec verba feré dies octo, et assimpsit Petrum, et Iacd- bum, et Iodnnem, et ascén- dit ia montem ut oréret. 29.. Et facta est, dum ora- ret, spécies vultis eius dlte- ra; et vestitus eius albus et refilgens. 30, Et ecce duo viri loque- bantur cum illo. Eraut autem Moyses, et Elias, . 31. Visi in maiestate: et di- cébant excéssum eius, quem completdrus erat in Iertsalem. ¥ 28. San Mateo, avn. 1,7 San Mércos, 11. in duda porque compren cion. Véave la Armonia, art ixxx. y la Concordancia, San Ltcas pone ocho, Y29. Véore San Mateo, xvi. 61 24. Porque e] que quisiere salvar su vida, abandondndome, la perdera; y por el contrario, el que perdicre su vida por causa miu, la pondra eo salvo, ¥ mucho mejor es perderse uno @ si mismo en el tiempo de esta ma- ‘nera, que conservar, algunos momen- tos su vida y perderla luego para siempre, . 25. Qué sirve en efecto al hom- bre que gane todo el mundo, si es 4 costa suya, y él mismo se pierde? Pues esto es lo que sucede @ los que me abandonan por conservar sus bie- nes 6 su vida 26. Pues de aque] que se aver- gonzare de my de mis este se avergonzara el Hijo del hom- bre cuando venga en su gloria, y en la de su Padre, y en la de sus an- Beles santos, @ retribuir @ cada uno segun sus obras. . 27. Os digo en verdad, que algu- nas hay aqui presentes que no mo- iran basta que no vean un bosquejo de la gloria que él Hijo del hombre gozuré en el reino de Dios su Padre. y sig. S, Marcos, 1X. 1-32. 28. Cerca de ocho dies despues” de haberles dicho estas palabras, acae~ cié que tomando consigo 4 Pedro, Santiago y Juan, subid 4 orar a un monte, . 29. Y miéntras estaba orando, apa- reciéd diverso su semblante, y blanco y refulgente su vestido, cual la nieve, y cual la luz." 30. Y viéronse alli dos hombres hablundo con él. Estos eran Moises y Elias, 31. Aparecidos en esplendor de gloria;” y referian su salida del mun- do que habia de verificarse en Jeru- no cuentan mas quo seis dias. je la promesa y el de la ejecu- ay. parte, cap. vin. 2, y San Mércos, 1x. 9. ¥ 31. La oxprerion del griego es: llenos de gloria. labras, de 3g Ajo de Ia era cr. vulg. 32. Infr. xv. 32. Joon. xu, 25, Matt. xv. Mare. vin. 3 Matt. xvn 1. Marc. ax. 1.