Está en la página 1de 19

JUEGOS TRADICIONALES COMO HERRAMIENTA PEDAGÓGICA Y METODOLÓGICA

,
PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE LA EDUCACIÓN FÍSICA, RECREACIÓN Y DEPORTES
Eje Temático
Pedagogía y Didáctica

Jhon Henry Ávila Vanegas
Teléfono: 3125818761
Email: javilava@uniminuto.edu.co
Licenciado en Educación Física, Recreación y Deportes
Magister En Educación
Corporación Universitaria Minuto de Dios
Líbano Tolima

RESUMEN
Los Juegos Tradicionales y Estacionarios de Piso y de pared, nacen de la necesidad de
recuperar el espacio del Recreo de los niños escolares, pertenecientes a la Institución Educativa
Luis Flórez de la vereda “Tierradentro” del municipio del Líbano, como un espacio lúdico y de juego,
en donde se rescata nuevamente la alegría, la risa, la libertad y el goce que produce el juego.
Se inicia a plasmar esta idea durante el año 2008, en atención a las manifiestas necesidades
de los estudiantes por tener acceso a espacios lúdicos, recreativos, de esparcimiento y ocio,
especialmente en los momentos de descanso, o en las clases de educación física. Debido
principalmente a la ausencia de espacios significativos para este tipo de actividades.
Palabras Claves: juego, importancia, desarrollo humano, formación capacidades.

INTRODUCCIÓN
Una de las situaciones más preocupantes en el entorno educativo, es el enseñar y el aprender,
se han formulado diversas estrategias, teorías, metodologías, etc., con las cuales lograr el fin último
de la educación, el saber; pero en este ir y venir por el quehacer pedagógico y la búsqueda de la
integralidad y la formación, se ha olvidado la importancia del juego en este contexto.
Esta situación lejos de carecer de una importancia, es una falencia en las instituciones, que ha
evidenciado la poca o a veces nula incorporación de la lúdica en la labor educativa.
La educación se ha tornado mecanicista, académica y transmisora de conocimientos, dejando
de lado aspectos tan importantes como los valores, la interacción social y la comprensión lúdica en
los estudiantes; es por esto que la necesidad contemporánea de generar seres humanos íntegros,
desarrolla una nueva necesidad educativa, la inclusión de los juegos como fundamento educativo y
estrategia pedagógica.
Se considera el juego como aquello que causa placer y entretiene nuestro ocio (Huizinga 1990),
pero las actividades lúdicas también están comprendidas dentro de la educación y formación
personal del individuo, ya que el juego abarca aquellas cosas que se aprenden no por necesidad o
por trabajo, sino por ellas mismas, que son una mezcla de formación, cultura y pasión.
Se piensa que en la práctica las fronteras entre el juego y la educación resultan borrosas, si se
atiende en estas ocupaciones a la seriedad con las que libremente se actúa tanto en la parte

intelectual como estética que les corresponde, ya que su fin último es el placer que proporciona la
propia acción lúdica y creadora (Huizinga 1990).
El problema se presenta cuando en instituciones, especialmente de índole rural, no existen los
espacios en los cuales desarrollar estas actividades, como tampoco en algunas ocasiones la actitud
de los docentes para agregar esta práctica al desarrollo pedagógico, desconociendo con esto la
necesidad del estudiante por un proceso integral que coadyuve a la generación de actitudes
saludables, tanto físicas como mentales.
Teniendo en cuenta que en los primeros años de la vida del niño es cuando se desarrollan y
asimilan en forma consciente e inconsciente los esquemas, valores y conceptos que constituyen los
cimientos de toda educación posterior y que condicionan el desarrollo integral de la personalidad. Es
importante que en esta etapa de la vida, el niño reciba los conocimientos y desarrolle sus
habilidades y destrezas en un clima de libertad y afectividad.
En lo referente al desarrollo social, también es un hecho confirmado que las actividades lúdicas
son un relevante instrumento de comunicación y socialización, ya que cuando los niños representan
el mundo del adulto, descubren la vida social de los adultos y las reglas por las que se rigen estas
relaciones, aprenden los derechos y los deberes de cada rol, así como distintas funciones sociales,
preparándose para el trabajo. Además, en el juego interactúa con otros compañeros, lo que le
permite ampliar sus formas de comunicación, desarrollar su capacidad de cooperación, y sus
habilidades sociales.
En el nivel académico básico, el juego es la actividad fundamental. De ahí la importancia del
estudio de este tema, considerando el enfoque histórico cultural de esta actividad, se entiende que
su origen, naturaleza y contenido tienen un carácter social: el juego, surge y se desarrolla bajo la
influencia, intencionada o no, de los adultos; de aquí la consideración de que los educadores pueden
contribuir de manera significativa a elevar su potencial educativo, mediante la utilización de
procedimientos muy peculiares de dirección pedagógica.

METODOLOGÍA
Está propuesta pedagógica se desarrolló en el grado sexto de la Institución Educativa Luis
Flórez del corregimiento de Tierradentro, municipio del Líbano Tolima, con estudiantes que están en
edades entre 10 y 12 años. Llevándose a cabo actividades como encuestas con el ánimo de conocer
el grado de interés despertado por el juego, actividades lúdicas para conocer el desenvolvimiento de
los estudiantes y el grado de desarrollo logrado.
Observando detenidamente la problemática propuesta en la investigación, se determinó que
para el tipo de investigación realizada y a la meta a alcanzar, el método a empleado fue el
cualitativo.
Los investigadores cualitativos estudian la realidad en su contexto natural, tal como sucede,
intentando sacar sentido de, o interpretar, los fenómenos de acuerdo con los significados que tienen
para las personas implicadas. La investigación cualitativa implica la utilización y recogida de una
gran variedad de materiales que describen la rutina y las situaciones problemáticas y los significados
en la vida de las personas.
Por todo esto, se diseñó una investigación Preexperimental, la cual coadyuvará mediante sus
funciones a elaborar un marco de trabajo adecuado a nuestras necesidades, las cuales sin dejar de
lado el carácter científico y real, también debe dar espacio a nuevas adherencias e investigaciones
en el área con el objeto de mejorar; por lo tanto no es menester ahondar en forma profunda en esta
etapa.
Teniendo en cuenta lo anterior el tipo de investigación realizada en este campo de acción de la
investigación, será primordialmente el Estudio De Casos Único, que no pretende amplias
generalizaciones sobre sus resultados, sino más bien su eje central será la Institución Educativa, lo
cual no deja de realizar una participación conjunta en la cual intervengan aspectos como la
documental –analizará información acerca del tema objeto de estudio- Descriptiva – se identificará
varios aspectos relacionados con las cualidades propias de la población estudiada- y preexperimental, ya que se realizaran diferentes experimentos con el fin de analizar los efectos
producidos en una población por la acción o manipulación de variables aplicadas con objeto de la
investigación.

Para lograr el efecto deseado en el cambio de comportamiento investigado en este estudio y
sus consecuencias se realizó una indagación participativa en la cual se motivará un dialogo reflexivo,
situación que permitirá el análisis de la problemática, por lo tanto los miembros de esta comunidad
educativa serán los motores fundamentales en este estudio.
Para desarrollar la investigación se recurrió a técnica de recolección de información como:
Observación: mediante el uso de esta herramienta, se logró llegar al descubrimiento de la
problemática, ya que se pudo analizar como la ausencia de espacios tanto en la institución educativa
como así mismo en el corregimiento estaba causando un detrimento en el desarrollo integral de los
niños, niñas y jóvenes que allí viven.
Las instalaciones educativas solo cuentan con un pequeño polideportivo, en el cual deben
realizar tanto las clases de educación física, los descansos y cualquier otra actividad programada en
espacio al aire libre; situación que causa un hacinamiento en determinadas horas de la jornada
escolar, lo que no permite el que especialmente los estudiantes mas pequeños, se vean forzados a
realizar actividades ajenas a su proceso de crecimiento durante los descansos.
Otro aspecto que se observó, fue la resistencia de una gran cantidad de docentes, que
desechan de tajo la actividad lúdico recreativa como elementos pedagógicos, dando como
consecuencia la pérdida paulatina del interés de los educandos en su proceso.
Encuestas: este elemento permitió el que los estudiantes pudieran expresar en forma anónima
cual son sus necesidades y gustos primordiales en materia educativa; así mismo permitió el poder
conocer los aspectos más relevantes para corregir y lograr así un verdadero progreso en el tema
pedagógico.
Esta encuesta posteriormente fue analizada ítem por ítem para llegar a una conclusión acerca
de las necesidades primarias de los educandos.
Entrevista: Las entrevistas se utilizan para recabar información en forma verbal, a través de
preguntas que propone el analista. Quienes responden puede ser personal de cualquier actividad,
los cuales son usuarios actuales del sistema existente, usuarios potenciales del sistema propuesto o
aquellos que proporcionarán datos o serán afectados por la aplicación propuesta. Se realizó a
docentes en diversas categorías o especialidades, entrevistas a un licenciado en educación Física, y
a docentes de básica primaria con metodología escuela nueva, que por pertenecer a la corriente de

escuela activa, desarrollan `proceso de manera más lúdica, con los cuales potenciar el desarrollo de
los estudiantes; la entrevista consto de cinco preguntas puntuales respecto al tema que nos ocupa
en la investigación.
Por último, el tipo de investigación desarrollada es de tipo cualitativo con un diseño cuasi –
experimental, teniendo en cuenta lo descrito por Campbell y Stanley citado por Briones (2002), que
expresa que son aquellas situaciones en que el investigador no puede presentar los valores de la
variable experimental ni puede crear los grupos experimentales por aleación, en cambio, si puede
introducir algo similar el diseño experimental en su programación de procedimientos para la recogida
de datos.
Por tal motivo y teniendo en cuenta la problemática, se generara una acción participación,
tratando de generar con ello una solución a la problemática suscitada.
En la investigación los grupos son formados por conjuntos naturales, lo más similares posibles.
De acuerdo con Hernández, (2002), unos aspectos importantes es la configuración de los grupos
son: utilizar grupos naturales ya formados antes de comenzar la investigación.
La población con la cual se realizó este trabajo investigativo se compone de 154 estudiantes de
la Institución Educativa Luis Flórez del corregimiento de Tierradentro del Municipio del Líbano
Tolima; sus habitantes pertenecen al estrato socioeconómico 1 y 2, cuya estructura económica está
consolidada en el sector agrícola.
ANÁLISIS DE RESULTADOS
En primera instancia, se pudo abordar la planta docente, para conocer la realidad de los
procesos lúdicos y su utilización en la pedagogía y explícitamente en su quehacer diario,
realizándose algunas preguntas.
¿Cuál cree usted que es la importancia del juego?
Todos los entrevistados confieren gran importancia al juego como potenciador pedagógico,
sugiriendo el que a través de este el estudiante puede lograr una mejor aprehensión de los
conceptos, mas no existe una visión clara respecto al papel real en el desarrollo integral del niño,
todo lo dirigen hacia el aprendizaje lúdico.
¿Cuál cree que es la conexión que existe entre juego, pedagogía y desarrollo físico?
A este respecto las coincidencias giran en torno al mero concepto lúdico en lo que se refiere a
un aprendizaje a largo plazo y mucho más afable del estudiante, potencian el juego en el desarrollo

físico como consecuencia del ejercicio que pueda realizar el niño; no se ha generado un verdadero
aprendizaje del docente respecto a las verdaderas bondades y realidades del juego.
¿En su labor pedagógica cual es el uso que hace del juego?
De los entrevistados apenas un docente de la zona rural en básica primaria aludió al uso del
juego como potenciador del aprendizaje y por ende su uso regular, haciendo mención de los
beneficios al usarlo como medio de enseñanza; por su parte el licenciado en educación física
entrevistado, hizo mención del papel del juego en su desarrollo deportivo, confiriéndole la
importancia especialmente a los juegos pre-deportivos.
¿Considera necesario brindar más opciones de juego a los infantes? ¿Por qué?
En esta pregunta nuevamente los entrevistados tuvieron grandes similitudes al coincidir en que
si es necesario el brindar más opciones a los estudiantes, el aspecto improcedente de su respuesta
se encuentra en el uso que harían del juego en estos espacios, ya que según sus respuestas está
encaminado hacia el ocio y tiempo libre, mas poco hacia su uso en la acción pedagógica.
¿Cuál es el tiempo y cómo desarrolla la educación física en sus actividades pedagógicas?
Los docentes de básica primaria entrevistados coinciden en que realizan las actividades
normales de juego en la educación física, en contraposición, el licenciado en educación física tiene
una recomendación viable acerca de la distribución de la educación física en los grados de primaria,
al desarrollar la teoría de que dos horas consecutivas son inviables para los niños y docentes, ya
que por su condición, los niños necesitan estar en constante dinámica y por ende, dos horas en un
tiempo demasiado pesado.
A qué actividad le dedica mayor importancia, al juego, al deporte a la actividad académica ¿por
qué?
En definitiva, para esta pregunta, cada docente de acuerdo a su área respondió, es así, que el
licenciado en educación física dijo desarrollar más tiempo al deporte, ya que considera que mediante
este, se potencian tanto el aprendizaje como el juego mismo, ya que por medio de este, los niños
desarrollarían la táctica y la técnica.
Los docentes de básica primaria vinculan más su aprendizaje hacia la actividad académica, y
pocas veces interactúan utilizando el juego para mejorar aprendizajes.
Todo parece indicar el que el problema por el cual atraviesa la educación en este momento se
deriva de una deficiente práctica pedagógica, y esto se da en gran medida por la deficiente

capacitación pedagógica que se les brinda a los docentes, muchos tienen los conceptos, mas no las
apropiaciones en cada tema, por ello no las pueden poner en práctica.
De todo lo anterior, quedo una conclusión que conllevo a la posterior solución, la necesidad de
implementar un programa pedagógico que sugiriera una alternativa a las anteriores problemáticas;
es decir primero a la falta de espacios adecuados para los juegos de los estudiantes, y en segunda
instancia a la implementación del juego

como medio pedagógico para mejorar el proceso

pedagógico.
Pero aun así no bastaba con implementar simplemente juegos, sino que además se logrará una
articulación entre medio social, enseñanza y proceso formativo, es decir la integralidad, lo que
presupuso que la utilización de juegos tradicionales, estacionarios de piso y pared, podrían ser la
solución a la problemática.
Durante el transcurso de la experiencia se observó una serie de sucesos que congregan el
verdadero sentido e importancia de la propuesta, los estudiantes al mismo ritmo en que juegan y se
divierten, impulsan sus conocimientos en diversas áreas del conocimiento como la geografía (Juego
vuelta al Tolima), anatomía (Juego mi Yo), inglés, naturales (Stop solar), matemáticas, valores, etc.
Desde sus inicios, los juegos en su gran variedad han contribuido a mejorar las competencias
de los estudiantes, quienes se nutren de las experiencias en los juegos, para desarrollar
adecuadamente su potencial académico y personal.
Entre los principales aspectos fundamentales que se desarrollan y brindan trascendencia en la
implementación de este trabajo tienen que ver con la función de la recreación y especialmente del
juego en la educación y formación humana y que son:
• Es un recurso creador, tanto en el sentido físico (desarrollo sensorial, motor, muscular,
coordinación psicomotriz), como mental, porque el niño durante su desarrollo pone todo el ingenio e
inventiva que posee, la originalidad, la capacidad intelectiva e imaginación.
• Tiene un claro valor social, puesto que contribuye a la formación de hábitos de cooperación y
ayuda, de enfrentamiento con situaciones vitales y, por tanto, a un conocimiento más realista del
mundo.

• El juego proporciona el contexto apropiado en el que se puede satisfacer las necesidades
educativas básicas del aprendizaje infantil. Puede y debe considerarse como instrumento mediador
dada una serie de condiciones que facilitan el aprendizaje.
• Su carácter motivador estimula al niño o niña y facilita su participación en las actividades que
pueden resultarle poco atractivas, convirtiéndose en la alternativa para aquellas actividades poco
estimulantes o rutinarias.
• A través del juego el niño descubre el valor del "otro" por oposición a sí mismo, e interioriza
actitudes, valores y normas que contribuyen a su desarrollo afectivo-social y a la consecución del
proceso socializador que inicia.

CONCLUSIONES
Llegado a este punto de la investigación se considera oportuno realizar ahora un pequeño
ejercicio de reflexión en torno a algunos de los aspectos o variables lúdicas estudiadas.
Es necesario reconocer que la temática abordada puede haber sido demasiado extensos, lo
cual encuentra su justificación en que la pretensión ha sido la de poder obtener una visión amplia y

global de una actividad educativa como la lúdica, que requerirá de posteriores estudios más
detallados o precisos. Precisamente el habernos detenido en tantos y tan variados aspectos
pedagógicos del juego, creemos que nos ha permitido hacernos una idea de la multidimensionalidad
de la actividad lúdica, lo que nos facilita realizar ahora una serie de reflexiones sobre ella.
Como se señaló al principio de este estudio, una de las principales virtudes o rasgos que
quisiéramos recalcar – y sobre el que descansa gran parte de la investigación- es la capacidad del
juego de actuar como fundamento, herramienta y fin de la educación integral. El hecho de que la
actividad lúdica favorezca el aprendizaje y la acción pedagógica en todas las dimensiones
educativas (física, intelectual, social y estética) ha hecho que desde antaño los educadores fijaran su
atención en ella, considerándola de máxima importancia y estimando oportuno su uso en la acción
pedagógica. Pero si bien en esta creencia o convicción ha habido un cierto consenso, especialmente
entre los educadores cercanos a posturas de renovación pedagógica, en cambio no ha sucedido lo
mismo a la hora de llevar o trasladar este discurso a la práctica educativa cotidiana, sobre todo la
escolar. La apuesta inicial o teórica por la actividad lúdica, choca en la mayoría de las ocasiones con
la contraposición o enfrentamiento entre el juego (ocio) y el trabajo (negocio, negación del ocio). La
escuela (antaño llamada ludus) y el maestro (ludi magister) que en ella desempeña su labor
adoctrinadora e instructiva, considera que la institución escolar debe ser un espacio serio y de
trabajo, en la que el juego y otras actividades de esparcimiento no pueden tener cabida.
Únicamente cuando las mentalidades educativas vayan transformándose para adaptarse a la
naturaleza infantil, se reparará en la necesaria e idónea decisión de acoger en el seno de la escuela
a una actividad tan educativa como la lúdica. Aun así, coexistirán diferentes concepciones que
confunden o consideran incompatibles términos como juego y trabajo, sin darse cuenta que el juego
es el verdadero trabajo infantil, pues en él pone el niño todo su empeño y esfuerzo. Así como el
juego adulto no se corresponde con el infantil, tampoco el (casi siempre) forzado, duro y penoso
trabajo de los adultos no es lo mismo desde el punto de vista de los más pequeños, las cuales a
modo de juego realizan una actividad motivadora que les proporciona gozo y alegría a la vez.
Una de las claves residirá en (como pretende la actual pedagogía) adaptar la acción educativa a
las características, peculiaridades y necesidades de cada niño, para lo cual el educador podrá
encontrar las pistas y obtener los datos necesarios, observando a sus educandos en el juego libre y
espontáneo. Será así como la acción educadora global e integral de un proyecto educativo

coherente y adaptado a la naturaleza infantil, pueda utilizar el juego como máximo exponente
pedagógico que abarque e impregne todas las dimensiones y facetas educativas a modo de
contenido transversal; un pensamiento totalmente vigente y actual (proyecto educativo, adaptación
curricular, contenidos transversales, pedagogía del ocio, etc.) pero que encuentra su fundamento y
se ha ido fraguando, como se ha visto, a lo largo de más de un siglo y medio de pedagogía lúdica en
Colombia.
En lo tocante a las relaciones mantenidas a lo largo de la historia de la educación
contemporánea entre el juego y la educación física, se ha podido observar con claridad la evolución
sufrida al respecto. Desde una educación meramente intelectualista, libresca o enciclopédica donde
el quietismo y el desprecio al desarrollo corporal era eclipsado por el cultivo intelectual o espiritual,
hasta una educación integral en donde el ejercicio físico lúdico es tan importante como el estudio de
las demás materias escolares, pasando por las prácticas gimnásticas e higienistas, han sido muchos
los estadios evolutivos o momentos históricos por los que ha ido transcurriendo el devenir del juego
respecto a la educación física.
La tercera dimensión educativa de la que nos hemos ocupado ha sido la relativa a la educación
social o cívica, teniendo siempre presente que las primeras aproximaciones que realiza un niño a
este tipo de aprendizajes las hace a través del juego en común o en compañía de otros niños.
Gracias a la actividad lúdica los más pequeños pasan del individualismo inicial a una cooperación
lúdica que se rige por unas reglas consensuadas entre ellos, realizando un ensayo de la vida social
en la que la comunicación, la participación, diálogo y sometimiento a unas normas se van
interiorizando mediante el juego. Este aspecto pedagógico de la actividad lúdica ha sido señalado a
lo largo del último siglo y medio por todos los educadores que tienen presente al juego como
instrumento de aprendizaje, si bien ha tenido una íntima relación con el sistema político o las
diferentes concepciones pedagógicas e ideológicas de cada época. En función del período de
nuestra historia en la que se utilice el juego, los niños se educarán en los valores sociales
dominantes propios de cada momento.
Un buen espejo lúdico en el que se reflejan los valores culturales y sociales propios de cada
período histórico son los juegos populares o tradicionales, que si bien parecen intemporales se
utilizan en las diferentes pedagogías de cada época con fines similares atribuyéndoles
características socializadoras de la cultura, folklore y tradiciones. Es curioso observar que, a pesar

del constante y continuo lamento de los educadores de nuestro país a la hora de llamar la atención
sobre la pérdida o desaparición de estos juegos populares, con el devenir de los años algunos de los
juegos han permanecido inalterables, gracias quizás al desvelo de algunos educadores o de la
trasmisión oral intergeneracional (tan importante en una sociedad como la actual donde existe gran
protagonismo educativo de los abuelos que comparten mucho tiempo con sus nietos debido a la
ocupación laboral de los padres) que ha permitido conservar actividades lúdicas tradicionales que se
remontan a siglos de antigüedad. La existencia de estos juegos (junto a refranes, leyendas, cuentos,
canciones, etc.) ha constituido y constituye una vía de acercamiento entre las diferentes
generaciones, al compartir juegos y, por tanto, modos de socialización que se han demostrado tan
válidos o más que cualquier lección escolar sobre el civismo, convivencia o la educación social.
El juego es la actividad más característica y espontánea del niño, por ello este debe de ser la
base del proceso educativo en sus primeros años de vida.
No olvidemos que el juego es para el niño un espacio y un tiempo de libertad donde tiene
mayores posibilidades de aprendizaje en ese ámbito son incontables, se aprenden modos de
funcionamiento, formas de manejarse de las personas, se pueden ensayar roles diversos, se explora
y se experimenta con objetos desconocidos. Se establecen nuevas relaciones y vínculos entre
objetos, personas y el medio en general, se descubren los límites y posibilidades de cada uno y de
los demás etc.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
ADES, D. (1977). Fotomontaje. Barcelona. Bosch, Casa Editorial S.A.
AGIRRE. I. (2000) Teorías y prácticas en la educación artística. Ideas para una revisión pragmatista
de la experiencia estética. Pamplona. Universidad Pública de Navarra.
AGOSTINI, F. (1987). Juegos con la imagen. Madrid. Ediciones Pirámide S. A.
ALONSO P. A. (2002). El arte de lo indecible (Wittgenstein y las vanguardias). Cáceres. Universidad
de Extremadura.
ARGAN, G. C. (1977) El arte moderno. Valencia. Fernando Torres Editor. 8 304 Bibliografía 2 vol.
ARIETI, S. (1993). La creatividad, la síntesis mágica. México. Consejo Nal. de ciencia y tecnología.
BALLY, G. (1973). El juego como expresión de libertad. México. Fondo de Cultura Económica
BARBOSA, A. T. B. (1994). A imagem no encino da arte. Sao Paulo. Perspectiva.
BELENGUER C, E. (1998). Naturaleza y pedagogía. De Quintiliano a la Escuela Nueva. Gobierno de
Canarias, Consejería de Educación.
BENJAMÍN, W. (1974). Reflexiones sobre niños, juguetes, libros infantiles, jóvenes y educación.
Buenos Aires. Nueva Visión.
BERNE, E. (1983). Juegos en que participamos. México. Diana.
BLOMM, H. (1975). Evaluación del aprendizaje. Buenos Aires. Troquel.
BODENMANN- RITTER, C. (1995). Cada hombre, un artista (Conversaciones en la Documenta 5).
Madrid. Visor.
BRETON, A. (1991). Antología del humor negro. Barcelona. Anagrama.
BRETON, A. (1980). Manifiestos del surrealismo. Barcelona. Guadarrama.
BRUNER, J. (1984). Acción, pensamiento y lenguaje. Madrid. Alianza
Psicología.

BUBER, M. (1949). ¿Qué es el hombre? México. F.C.E.
BUYTENDIJK, F.J.J. (1935). El juego y su significado. Madrid. Revista de
Occidente.
BUYTENDIJK, F.J.J. (1976). "El jugar en el hombre". En Gadamer, H. G. y Volar, P. (coords.). Nueva
antropología (pp.90-124). Barcelona. Omega. 8 305
CAGIGAL, J.M. (1975): El deporte en la sociedad actual. Madrid: Magisterio Español.
CAILLOIS, R. (1958). Teoría de los juegos (Ensayo). Barcelona. Seix Barral.
CAILLOIS, R. (1994). Los juegos y los hombres. La máscara y el vértigo.
México. Fondo de Cultura Económica S. A. de C. V.
CAÑETE, H. (1991). Juego y vida. La condición lúdica en el niño y en el adulto.
Buenos aires. Ateneo.
CALVO S, F., GONZÁLEZ Gª, A. y MARCHAN F, S. (1979). Escritos de arte de vanguardia 1900 1945. Madrid. Turner.
CHATEAU, J. (1973). Psicología de los juegos infantiles. Buenos Aires. Kapelusz.
CIRLOT, J E. (1990). El mundo del objeto a la luz del surrealismo.
Barcelona. Anthropos.
CIRLOT, L. (1990). Las claves del dadaísmo. Barcelona. Planeta.
CIRLOT, L. (1999). Primeras vanguardias artísticas. Textos y documentos. Barcelona. Parsifal
Ediciones.
CLAPARÈDE (1975). La Educación funcional. Madrid. Cátedra, Col. Clásicos, nº 10.
COLLOTTI, E., y otros 8 autores. (1971). Bauhaus. Madrid. Alberto Corazón.
CRESPO, M. V. (1997). Retorno a la educación. El Emilio de Rousseau y la pedagogía
contemporánea. Barcelona. Paidós.
DAVIS, M. (1971). Introducción a la teoría de los juegos. Madrid. Alianza.
DAWN, A. (1977). Fotomontaje. Barcelona. Bosch, Casa editorial S.A.
DECROLY, O y MONCHAMP, E. (1986). El juego educativo. Iniciación a la actividad intelectual y
motriz. Madrid. Morata.

DEWEY, John. (1997). Democracia y educación. Madrid. Morata. 8 306
Bibliografía
DÍAZ, E. (2000). Posmodernidad. Buenos Aires. Editorial Biblos.
DÍAZ B, J. (1994). El juego es el juego. El juego en el pensamiento occidental y en el arte del siglo
XX. Facultad de BB. AA. Universidad de Granada.
DÍEZ Á, J. (2002). Poner el juego en juego y la metáfora como métodos para la creatividad en el
aprendizaje artístico. En Arte infancia y creatividad. Serie de monografías I. Arte, individuos y
sociedad. Servicio de publicaciones de la U.C.M.
DÍEZ Á, J. (2001). Los valores cognitivos de la interpretación y el estilo de la educación artística, en
FOSATI, A. Y HUERTA, R. (2001), comunicaciones del congreso Los Valores del Arte en la
Enseñanza. Universidad de Valencia.
DROSTE, M. (1993). Bauhaus. Berlin. Editado por Buhaus-Archiv Museum Gestaltung.
DUROZOI, G. y LECHERBONNIER B. (1974). El surrealismo. Teorías, temas, técnicas. Madrid.
Ediciones Guadarrama, Labor S. A.
ECHEVARRIA, J. (1980). Sobre el juego. Madrid. Taurus.
EFLAND, A. D. (2002). Una historia de la educación del arte. Tendencias intelectuales y sociales en
la enseñanza de las artes visuales. Barcelona. Paidós
EISNER, E W. (1995, a). Educar la visión artística. Barcelona. Paidós educador.
EISNER, E. W. (1992). La incomprendida función de las artes en el desarrollo humano. Revista
española de Pedagogía, 191, pp. 15-34.
EISNER, E. W. (1995, b). Reflexiones acerca de la alfabetización. Arte, individuo y sociedad, 4, pp.
9-22.
ELKONIN, D. (1980) Psicología del juego. Madrid. Visor. 8 307
ENCICLOPEDIA LAROUSSE, (1997). Ediciones Larousse.
FIEDLER, J. Y FEIERABEND, P. (editores). (2000). Bauhaus. Madrid. Könemann. (Contiene los
textos de 33 autores incluyendo entre ellos a Fiedler, J.)
FINGERMANN, G. (1970). El juego y sus proyecciones sociales. Buenos Aires. El Ateneo.

FOSATI, A.y HUERTA, R. (editores) (2001). Comunicaciones del congreso. Los
Valores del Arte en la enseñanza. Valencia. Universidad de valencia.
FREINET, C. (1996). La escuela moderna francesa.; Una pedagogía moderna de sentido común.;
Las invariantes pedagógicas. Madrid. Ediciones Morata.
FREIRE, P. 1996. Pedagogía de la esperanza: un reencuentro con la pedagogía del oprimido. Brasil.
Perspectiva.
FREUD, S. (1972). Más allá del principio del placer. Madrid. Nueva.
FULLEA G, F. (1987). Programación de la visita escolar a los museos. Madrid. Escuela Española
S.A.
GADAMER, H. G. (1991) La actualidad de lo bello, el arte como juego símbolo y fiesta. Barcelona.
Paidós.
GADAMER, H. G. Y VOGLER P. (coords.) (1976). Nueva antropología (Tomo 4). Antropología
Cultural. Barcelona. Omega.
GADAMER, H. G. (1977). Verdad y método. Salamanca. Ediciones Sígueme.
GARCÍA B, Á. (1994). Didáctica del museo. El descubrimiento de los objetos. Madrid. Ediciones de la
Torre.
GARDNER, H. (1993). Arte, mente y cerebro. Una aproximación cognitiva a la creatividad.
Barcelona. Paidos.
GARDNER, H. (1994). Educación artística y desarrollo humano. Barcelona. Paidós Educador
GARDNER, H. (1995).Inteligencias múltiples. La teoría en la práctica. Barcelona. Paidós.
GARFELLA ,E. P. y LOPEZ M, R. (1999). El juego como recurso educativo.
HUIZINGA, J. (1990) Homo Ludens. Ed. Alianza, Madrid.
GARAIGORDOBIL, 1990. M. Juego y desarrollo infantil. Madrid.
GARAIGORDOBIL, M. 1992. Diseño y evaluación de un programa lúdico de intervención
psicoeducativa con niños 6-7 años. País Vasco.

GARAIGORDOBIL, M. 1992. Juego cooperativo y socialización en el aula. Madrid, 1992.
GARAIGORDOBIL L, M. 1994. Psicología para el desarrollo de la cooperación y de la creatividad.
España.
GARÓN, D y ROLANDE F M D. 1991. El sistema ESAR un método analítico psicológico de los
juguetes. Editorial AIJU. España.
GASSÓ G, A. 2001. La educación infantil, métodos, técnicas y organización. Editorial CEAC.
España.
GÓMEZ, H. Juegos recreativos de la calle. Material mimeografiado.
HAINSTOC k, E. G. 1982. Enseñanza Montessori en el hogar. Editorial Diana. México.
HUIZINGA, J. 1996. Homo ludens: el juego como elemento de la cultura. Brasil.
I Jornada sobre Desafíos del Juguete en el Siglo XX. 1998. La escuela, el juego y el juguete.
Editorial AIJU. Valencia.
Informe Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura. OEI.
Instituto Central de Ciencias Pedagógicas. El juego: teoría y práctica. Dra. Mercedes María Esteva
Bormat.
JEWAL, J. 1986. Hacer y pensar. Editorial Laia. Barcelona.
KAMII, C. 1988. E o número: implicaciones educacionales de la teoría de Piaget para actuar con
escolares de 4 a 6 años. Brasil.
KAMII, C. y RHETA D. 1983. El conocimiento físico en la educación preescolar.
Editorial Española, España.
KLEIN, M. 1980. La personificación en el juego de los niños. Argentina.
KOHLBERG, L. 1982. Estadios morales y moralización. El enfoque cognitivo evolutivo.
KOPPITZ, E. 1974. El dibujo de la figura humana en los niños. Argentina.
LANDAZABAL, M. 1994. Psicología para el desarrollo. España.
LANDAZABAL, GARAIGORDOBIL. 1995. Implicaciones del juego en el desarrollo cognitivo y
socioemocional: Estado actual de la investigación. Editorial Brower.

MENÉNDEZ, E. 1963. Aproximaciones al estudio de un juego: la rayuela (análisis etnológico). En
Cuadernos del Instituto Nacional de Antropología No. 4, Buenos Aires.
ORLICK, T. 1986. Juegos y Deportes Cooperativos. Madrid.
ORLICK, T. 1988. El juego cooperativo. Cuadernos de Pedagogía.
ORTEGA, R. 1991a. El juego sociodramático y el desarrollo de la comprensión y el aprendizaje
social. Infancia y Aprendizaje.
OVEJERO, A. 1990. El aprendizaje cooperativo como alternativa a la enseñanza tradicional.
Barcelona.
PAVIA, V. y otros. 1994. Juegos que vienen de antes. Editorial Humanitas. Buenos Aires, pág. 36.
PELEGRÍN, Ana. 1984. Cada cual atienda su juego. Editorial Cincel, Madrid.
PÉREZ, E; M. R. VÉLEZ; S. BARRAGÁN; y B. TRUEBA. Guía documental y de recursos. Ministerio
de Educación y Ciencia.
PÉREZ, Rosa; GALEANO, Astrid. (1999) Juegos Estacionarios de Piso y Pared; Una Acción Libre,
pedagógica, una alternativa para una mejor convivencia social. Universidad de Caldas.
Manizales.
PIAGET, J. 1973. El juicio moral en el niño. Barcelona.
PIAGET, J. 1979. La formación del símbolo en el niño. México.
PIAGET, L. y H. INHELDER. 1984. La psicología del niño. Madrid.
SÁEZ R, L y M SUBÍAS P, 1998. Curso de educación infantil.
SAUNDERS, R. y A.M. Bingham-Newman. 2000. Perspectivas piagetianas en la educación infantil.
Editorial Morata, S.L. España.
SCHAEFER, C E. y K J. O’CONNOR. 1988. Manual de terapia de juegos. Editorial El Manual
Moderno, S.A. de C.V. México, D.F.
SIVERIO G, A M. 1995. Estudio sobre las particularidades del desarrollo del niño Preescolar Cubano.
Editorial Pueblo y Educación. Cuba.
VYGOTSKY, L.S. 1988. La formación social de la mente: psicología y pedagogía. San Pablo.
VYGOTSKY, L.S. 1979. El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Barcelona. Grijalbo.

WALLÓN, H. 1980. La Evolución Psicológica del Niño. Argentina.
WINNICOTt, D. 1982. Realidad y Juego. Barcelona, 1982.