Está en la página 1de 539
R. P. ALBERTO MARIA WEISS del Orden. de Predicadores APOLOGIA. DEL CRISTIANISMO. | VN m ‘GaSEION SOCIAL Y EL ORDEN SOOrAL - » MANDAL DE SOCIOLOGLA “To “TRADUCCION; DE LA ULTTMA EDICION ALEMANA |... POR EL Dr. D, Modesto Hernandez Villaescusa ON LIGENCIA“DEL ORDINARIO — BARCELONA . HEREDEROS DE JUAN GILI : wo ‘581, Corres, 581 . : “1906. QUINTA PARTE LA SOCIEDAD. CIVIL CONFERENCIA XXT _LA SITUACION SOCIAL ‘1, Necesidad y urgencia de la cuestion social.— Muchas personas no.quieren comprénder el sentido de las. , palabras del Redentor, de que en los tltimos, dias conti- ~~ nuarén los hombres danzando y festejandose con tanto ar- _ dor como en los dias de Noé. ® Si-todo lo que predijo sobre. estos tiempos es verdadero, si el suelo se estremece bajo los. / pies, si aparecen en el cielo signos amenazadores, si el edi- ficio: social eruje en todas sus junturas y se funde como. ‘Ja. cera expuesta al sol, jno es esto suficiente _para, hacer , las reflexionar y para decidirlas 4 preveninse seriamente, ‘contra los futuros acontecimientos? : Puede uno proponerse la cuestién, yr no obstante, pre- -ciso es contestar 4 ella. con un no, categérico. De que el . Maestro pinté con exactitud, y claridad -4.la humanidad | '-futura,. es “prueba irrecusable la cuestién ‘social actual: jOudnto falta todavia para que podamos considérar como: realizada su profecia réferente. 4 Ja situacién del. mundo _£n los tiempos modernos? Y, sin embargo, jquidn es el que. ‘un-Solo instante 'se conmueve en medio de los. placereg mundanos en que se halla sumergido Hace medio siglo que un. poeta, que pertenecia algo 4 los iniciados, santaha los versos siguientes: : (1). Matth., XXTV, 37 y sig. (He errado aqui-y alla, ‘¥ he visto. elevarse un signo de mal agiiero. En las alas del viento avanza' un combate, ad combate de los pobres contra-los ricosy: a : Entonces no hacian més que empezar las primeras, sefla- les.de la guerra. Puede, pues, perdonarse 4 los ricos que no tomasen muy en serio la cosa, y que dijesen, encogién- *. dosede hombros: «jBah, es’un. pesimista, es un’ poeta re- ‘volucionario; podemos reirnos de él». ‘Sin embargo, hoy la lucha. estd ‘en..todo: sa Apoge; pero’ jacaso es esto una zazén. para que nadie se prive de asistir 4 una fiesta 6 4 un banquete? {No parecerfa que la sociedad danza estre- pitosamente sobre el abismo, para no.darse cuenta. de los. preparativos’que. en todas partes se hacen para engullirla de un solo golpe? jSiempre la vieja historia del Mane, The- cel; Phares! Verdad és que los grandes y pequefios Balta- “ sarés muéstratise por un’ instante descoricertados, cuando les. toca inds de cerca una seria advertencia; pero luego contintian su camino, hasta que les llega elturno. En esta materia debemos resolvernos 4 mirar frente 4 frente 4 la verdad ya dar. testimonio de ella, sin exagera- eidn, pero también sin paliativos. El pesimismo es perju- ~dicial en todas partes, y también aqui. Pero hay. también - un optimismo.mds perjudicial que la mds exagerada gra-.’ vedad, un optimismo. mds exasperante que el mds negro pesimismo, uh optimismo mas cruel que el canibalismo: el’ optimismo de la mentira; del desprecio, dela ironfa, el op- timismo de los hartos, de los seguros, de los excesivamen- te cautos y orgullosos sefiores del dinero y de la edu- cacién. : . _ Este-optimismo hay que buscarlo especialmente detris de una montafia de.golosinas. y de botellas, y detrés de una-mesa de estudio. «jAh!:—dice—la vida es: soportable, “y la gente debe aprender 4 amoldarse 4 las circunstancias. * Realmente, es dificil hacer comprender esto. al pueblo, pe- ro no hay que desesperarse por ello. Ya la naturaleza se - ayuda 4 si misma, éliminando, por’ medio de las enferme- (ly Alfred Meissner, Gedicivte (6), 108. : :