Está en la página 1de 5

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA DEFENSA


UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL POLITÉCNICA DE
LAS FUERZA ARMADA NACIONAL
NUCLEO TRUJILLO

Lcda. Nayr A. Díaz C


Profa. Nutrición y Dietética
Minuta.
. - Mencionar detalladamente los cuidados de la enfermería para la nutrición
enteral y parenteral.
(NOTA: En la siguiente hoja se encuentra un documento donde se pueden apoyar o también
pueden buscar otra bibliografía para la realización de la minuta).
ADMINISTRACIÓN DE ALIMENTOS POR SONDA
NASO-GÁSTRICA Y COLABORACIÓN EN
CUIDADOS ESPECIALES A PACIENTES
INTUBADOS
3.1 Administración de alimentos por sonda naso-gástrica

A. Consideraciones previas
La colocación de la sonda de nutrición enteral será función del Diplomado en
Enfermería y el Auxiliar de Enfermería debe ayudar en su colocación controlando
al paciente, según su grado de cooperación y facilitando el material necesario para
su colocación. Una vez está ya colocada la sonda de NE se calculan los
requerimientos energéticos/calóricos según su peso ideal. Una vez iniciada ya la
alimentación, llevaremos a cabo un incremento escalonado de volumen y
concentración en un periodo de 72 horas y determinaremos el mejor sistema de
alimentación para cada caso. Continuo con bomba de perfusión específica de
nutrición enteral o intermitente en bolos.
Para ajustar el ritmo de infusión contamos con determinados signos que nos
indican si el ritmo al que se le está infundiendo la alimentación es el adecuado.
Tanto el Enfermero como el auxiliar de Enfermería deben permanecer atentos a
dichos signos, ya que de aparecer, se debe reajustar el ritmo de infusión. Si el
paciente acusa molestias abdominales, diarrea, o si encontramos una frecuencia
cardiaca elevada, náuseas antes y después de la administración,… todo este
cortejo de signos nos está indicando que la velocidad a la se le está infundiendo la
alimentación es muy elevada o que la cantidad de alimento es superior a la
requerida. Si se opta por administrar la medicación de forma intermitente, en
bolos, controlaremos el residuo gástrico antes de cada toma. Para ello
aspiraremos con una jeringa de cono ancho y 50cc. conectada a la sonda. De esta
forma determinaremos la cantidad de preparado que queda en el estómago de la
administración previa, lo que nos indicará si la frecuencia de tomas y la cantidad
que se administra en cada bolo es la adecuada.

Es importante indicar que en el caso de pacientes con un grado significativo de


malnutrición no comenzaremos con alimentación enteral en bolos porque en este
tipo de pacientes suele darse una notable atrofia de las vellosidades y un trastorno
de la motilidad intestinal. Cuando estemos ante uno de estos casos, utilizaremos
bombas de infusión continua a las que marcaremos la velocidad de infusión y
comenzaremos por una velocidad baja para ir subiendo progresivamente.

B. Tipos de dietas
Una vez que decidimos poner en práctica la NE con un paciente, nuestro éxito
dependerá básicamente de dos aspectos. La dieta que decidamos instaurar y el
método que elijamos para administrarla. En la oferta que se nos presenta,
disponemos de:
- Dietas Líquidas. Cuentan con la ventaja de que no precisan ningún tipo de
manipulación y son de primera indicación en pacientes sin alteraciones de la
función digestiva. El inconveniente con el que nos encontramos es que este tipo
de dietas viene con una concentración ya establecida en la que nos es imposible
variar la cantidad de líquido.
- Dietas En Polvo. En este tipo no nos encontramos el problema de la
concentración ya que en las dietas en polvo podemos variar la concentración
adaptándolas a las necesidades concretas de cada uno de nuestros pacientes y
de las patologías que encontremos en cada caso.
- Dietas Modulares. En ocasiones encontramos pacientes en los que nos vemos
obligados a confeccionar una dieta por sus determinadas circunstancias
especiales. En las dietas modulares se construyen con componentes adquiridos
de forma separada. De esta forma obtenemos una dieta totalmente a medida y
adaptada a las necesidades concretas de dicho paciente.

Cuidados especiales en pacientes intubados

A. Cuidados del paciente con sonda nasoentérica (sondajes nasogástricos)


- Es conveniente limpiar las ventanas nasales una vez al día para evitar irritación
producida por la sonda. Se puede utilizar un algodón humedecido en agua
templada.
- Los labios se resecan porque los pacientes sondados respiran por la boca. Se
les aplicará vaselina y se les ayudará a cepillar los dientes por la mañana y noche.
- Si el paciente está consciente, se le recomendará al paciente que respire por la
boca.
- Si está permitido, se le pueden ofrecer chicles, caramelos, un trozo de hielo o un
enjuague con elixir para disminuir la sequedad de boca.
- Cambiar las tiras de esparadrapo empleadas para la fijación de la sonda a diario.
Los restos oleosos de la nariz y suciedad pueden desplazar la sonda. Para ello
utilizaremos agua caliente y jabón antes de fijar nuevas tiras de esparadrapo.
- Es muy importante garantizar la permeabilidad de la sonda inyectando agua en
su luz para evitar su obstrucción y movilizarla a diario para evitar la aparición de
úlcera de decúbito por apoyo continuo de la sonda en el mismo sitio.
B. Cuidados del paciente con sonda de gastroenterostomías
- Comprobar a diario que la piel del estoma (orificio cutáneo por donde se
introduce la sonda) no presenta irritación, inflamación o secreción. La piel se
puede irritar por la salida de contenido gástrico o intestinal.
- Lavar el estoma cada día utilizando agua y jabón neutro o solución desinfectante.
- Cambiar a diario el esparadrapo hipoalérgico que fija la sonda a la pared
abdominal a varios centímetros del estoma.
- Vigilar la posible pérdida de alimento o jugo digestivo a través del estoma y
mantener la zona siempre seca. Si hay escape, éste se debe limpiar
inmediatamente y colocar una gasa alrededor de la sonda que se cambiará tantas
veces como sea necesario.
- Verificar diariamente la posición de la sonda; para ello, traccionar la sonda
suavemente hacia arriba hasta notar el tope interno, que es el balón inflado o la
pestaña de silicona. Al cogerla entre los dedos, ésta deberá girar sin dificultad en
el interior de estómago.

El disco de plástico, que es el soporte externo de la sonda, puede levantarse un


poco para limpiar mejor la zona del estoma, pero sin tirar de él.
- Comprobar periódicamente la integridad del balón que se encuentra al final de la
sonda y cuya misión es impedir que ésta se desplace fuera del estómago o
intestino. Para ello, aspirar con una jeringa a través del orificio externo más
pequeño y comprobar que el volumen aspirado es el correcto. A continuación,
volver a inyectar el contenido.
Los pacientes sometidos a nutrición enteral tienen la idea de que deben
permanecer completamente inmóviles para evitar que la sonda se les desplace o
se les caiga. Esta idea totalmente errónea. Se les debe animar a que, si su estado
general lo permite, se movilicen en la cama, se levanten y deambulen.
Si el paciente está inmovilizado por su enfermedad, se practicarán los cambios
posturales cada 2 ó 3 horas, como parte de los cuidados generales del enfermo
encamado.
Si la situación del paciente lo permite, puede ducharse siempre que se tenga la
precaución de cerrar la sonda con los tapones. No es conveniente sumergir la
sonda en piscinas o agua de la bañera. Tras el aseo se secará el punto de
inserción o estoma y se cambiará el esparadrapo que servía de fijación.
Función asistencial del auxiliar de enfermería. Valoración del paciente

En primer lugar se valorarán cuidadosamente las necesidades de todo tipo del


paciente. Empezando por las necesidades físicas que pueda tener, psíquicas y de
orden social para ello se tendrá en cuenta toda la información de que
dispongamos de manera escrita, es decir, los datos clínicos, los registros e historia
de enfermería. Y tendremos también en cuenta todo lo que seamos captar del
paciente de manera directa a través del trato con él. De esta forma,
determinaremos aspectos como el grado de ansiedad y trataremos de apaciguarlo.
Captaremos las características físicas del paciente tales como si ha sido sometido
a cirugía nasal, o sufre algún tipo de lesión nasal, pólipos o trastornos de la
nariz,… en general cualquier cosa que pueda impedir o dificultar la introducción de
la sonda. Así mismo tendremos en cuenta el estado nutricional del paciente.

Enfermera

 Su papel es múltiple pues debe tener la habilidad para valorar, dirigir, implementar y
evaluar la atención de los pacientes que reciben o necesitan soporte nutricional
 La enfermera sirve de puente entre los diferentes departamentos involucrados en el
soporte nutricional
 Valoración y monitoreo diario de los pacientes
 Educación de familiares y otros miembros de la institución
 Verificación del cumplimiento de protocolos y procedimientos establecidos por el grupo de
soporte
 Trabajar con otros miembros del equipo en actividades de investigación
 En ausencia del químico farmaceuta, tendrá la responsabilidad de preparar las soluciones
parenterales
 Curaciones y manejo de cateteres, líneas y sitios de inserción
 Participar en la solicitud y emisión de conceptos técnicos para la compra de los elementos
requeridos
 Participar activamente en la elaboración de protocolos relacionados con soporte nutricional