1

LA PAZ SE FORTALECE EN EL AULA: FORMACIÓN INTEGRAL DESDE LOS PROYECTOS DE AULA

Eje temático 5: Experiencias significativas en Educación
Ponente: LUZ STELLA DÍAZ ÁNGEL
Estudiante de la Maestría en Pedagogía
UNIVERSIDAD DE LA SABANA
Bogotá - Colombia
Licenciada en Educación Preescolar de la Universidad Pedagógica Nacional.
Información de contacto:
Correo: diazluz164@gmail.com
Celular: 3118080535
Resumen
Colombia se prepara para un proceso de paz. Esta no es situación ajena a la escuela, allí se construyen dinámicas que
aportan al fortalecimiento de dicho proceso. Esto ha venido ocurriendo hace 17 años en Funza, en el grado transición,
desde la estrategia didáctica de proyectos de aula. Ha sido reconocida en el Premio Compartir al Maestro - 2009 y en el
Premio Galardón docente - 2011.
Se proponen dos ideas fundamentales: 1) Formar sujetos integrales: entendiendo que quien es formado en todas sus
dimensiones puede aportar significativamente a los procesos de paz, y 2) el “ejercicio de producción de conocimiento
crítico desde la práctica” (p. 2), atendiendo principalmente a la posibilidad de que el maestro sea constructor de paz.
Palabras claves: Sistematización de experiencias, proyecto de aula, formación integral, educación para la paz.

2
INTRODUCCIÓN
“…El profesional humanista no puede transformar su “palabra” en activismo ni tampoco en
palabrería, puesto que el uno y la otra nada transforman realmente. Por el contrario, será tanto más
humanista cuanto su quehacer sea más verdadero, sea praxis su acción y su reflexión con la acción
y la reflexión de los hombres con quienes tiene que estar en comunión, en colaboración, en
convivencia”
Paulo Freire

Las sociedades hoy en día están bombardeadas por distintos fenómenos sociales, uno de ellos es la violencia. Esta tiene
diversas manifestaciones, que pueden depender del contexto. Se encuentra la manifestación directa a través de guerras
organizadas, ya sea entre grupos al margen de la Ley o entre estos y el Estado, y de manera indirecta, en diversos
conflictos que se hacen visibles en la vida cotidiana, en las calles, las escuelas y las familias entre otros.
Es el caso de los estudiantes de la Institución Educativa Departamental de Funza, sede México, quienes aunque, en su
mayoría, no han enfrentado la guerra de manera directa, están expuestos a conocerla de otras maneras: algunos están
expuestos a la violencia en sus hogares y en la misma institución educativa, mientras que otros tienen contacto con esta a
través de los medios de comunicación.
En relación con el primer contexto Aparcio Ramírez (2014) expone: “no se puede ignorar que la violencia que produce la
guerra ha llegado a las escuelas y colegios, […] produciendo más acciones violentas en los espacios académicos” (p. 14)
En torno al segundo, Binass (1998, citado por Aparicio Ramírez, 2014) afirma: “la exposición extensa a programas de
televisión que contengan violencia causa mayor agresividad en los niños. En ocasiones, el ver tan sólo un programa
violento puede aumentar la agresividad. Los niños que ven espectáculos en los que la violencia es presentada de forma
muy realista, repetida, o sin ser castigada, tienen mayor probabilidad de imitar lo que ven” (p.12)

En esta línea, y teniendo en cuenta que nuestro país actualmente se enfrenta a la decisión y construcción en torno a lo
que implica un proceso de paz, los procesos educativos que se realizan en las instituciones deben apuntar a dos
propósitos: la enseñanza significativa y funcional, permitiendo que los educandos se formen como seres humanos
integrales y resilientes; y el desarrollo de pensamiento crítico en los docentes a partir de procesos de transformación
constantes de su práctica por medio de la sistematización.

3
Respecto al primer propósito, García Correa (1998), enuncia: “para crear una cultura de paz una tarea esencial es
reorientar el aprendizaje y los procesos de socialización que sostienen la infraestructura psicológica de la violencia (Alzate,
1998b). Mientras las culturas de violencia transmiten odio, la opresión de generación en generación. La cultura de paz
cultiva la cooperación y la interdependencia: valores de igualdad, diversidad, justicia social y salud económica. También
cultiva normas, creencias y actitudes que apoyen la resolución de conflictos no violenta y la reconciliación. Aporta procesos
de compromiso activos y realización espiritual que conduzcan a un cambio social positivo” (p. 2).
Esto guarda relación con lo expuesto por Ausbel, Novak y Hanestein, (1983, p. 36) proponen lo que sería una alternativa y
tiene que ver con los procesos de construcción de los aprendizajes. En este sentido, resaltan la necesidad de establecer
un grado de conciliación entre los nuevos conceptos y proposiciones con los ya adquiridos. Esto significa que los procesos
pedagógicos deben

tener en cuenta los aprendizajes previos de los educandos y relacionarlos con los nuevos

aprendizajes que se presentan en el aula de clase; es el caso específico cuando al preguntar a los educandos sobre lo que
saben o no de un tema en cuestión, estos dejan ver sus pre-saberes y a la vez, de acuerdo al diálogo sostenido en el
proceso van construyendo nuevos conocimientos.
Esta alternativa de trabajo en el aula permite la construcción de una voz por parte de los estudiantes, lo que implica que
están en mejores condiciones para participar de una vida ciudadana en plenitud, que quienes no han tenido la posibilidad
de entablar diálogos reales al interior de las instituciones educativas (Pérez, 2008). Así, se establece la posibilidad de que
al interior de los proyectos de aula se den estas condiciones que permitan a los estudiantes tener voz en relación con las
decisiones que se toman sobre el trabajo didáctico (Rincón, s.f.). Se parte del supuesto de que un sujeto que toma
decisiones desde su infancia podrá enfrentarse con criterio a los problemas y decisiones que se presenten a lo largo de su
vida.
Así, como lo afirma Jolibert (1994) la pedagogía por proyectos se constituye en: “una de las estrategias para la formación
de personas que apunta a la eficiencia y eficacia de los aprendizajes y a la vivencia de valores democráticos, a través de
un trabajo cooperativo, de co-elaboración del plan, de co-realización, de co-teorización que debe involucrar a todos los
actores: maestros-alumnos” (p. 1; citado por Rincón, s.f.).
En relación con el segundo propósito, se plantea que los docentes desarrollen prácticas de sistematización que permitan la
continuidad en los procesos de enseñanza y la reflexión y aprendizaje de los mismos, en aras de construcción del
pensamiento crítico y de la cualificación de la práctica.
En referencia a lo anterior, repensar sobre el análisis y reflexión de la práctica pedagógica es deber social, moral y ético de
los maestros; porque re-significa los procesos de enseñanza y de aprendizaje que permiten una formación integral en los
educandos, y, que se evidencia por medio de la sistematización investigativa en el marco del desarrollo de los diarios de

4
campo que demuestran las estrategias didácticas que configuran experiencias significativas. En suma, es la voz del
maestro a través de la sistematización la que muestra la coherencia entre su palabra, pensamiento y acción en pro de una
evolución del sistema.
Así, se concibe la docencia, no como una labor prescriptiva y terminada, sino como un ejercicio profesional basado en la
reflexión y pensamiento crítico del maestro (Schön, 1992), quien, al realizar un análisis de su contexto y su propia práctica,
es capaz de visualizar aquellos aspectos que requieren atención y genera alternativas en el aula para ello.
A continuación se presenta una experiencia que ha conjugado estos dos propósitos en el desarrollo de los procesos de
enseñanza y aprendizaje a través de proyectos de aula y la constante sistematización por parte de la docente durante 17
años.
CONTEXTO GENERAL DE LA EXPERIENCIA
La población protagonista de esta historia tiene características propias como toda comunidad. La experiencia que aquí se
presenta se viene desarrollando desde el año 1999, en la Institución Educativa Departamental de Funza, Sede México, en
el grado de transición. Particularmente cada año la diversidad ha sido variada y tras relaciones de trabajo pedagógico
dentro y fuera del aula se ha podido conocer cada una de las culturas de los estudiantes, entre quienes se encuentran
representantes de las regiones del Caribe, Orinoquia y Andina, que han llegado a Cundinamarca por desplazamiento
obligado, amenazados por parte de grupos al margen de la ley, o porque la empresa en donde laboran los traslada de
cargo y con esto de ciudad.
Ahora bien, para nadie es un secreto que la realidad del país ha cruzado las líneas de la intolerancia, se han visto
episodios de crueldad, amenazas violentas contra la integridad de las personas, lo que ha resultado en desprotección y
vulneración, con pocas posibilidades de resarcir la propia realidad.
No obstante, en el municipio de Funza, existen entidades que de alguna manera ofrecen ayuda a estas personas
vulnerables en su estabilidad social, como el programa del Gobierno Nacional: “Familias en acción”; liderado por el
Ministerio de Educación Nacional, en el programa del cuatrenio: “Todos por un país”. El programa brinda apoyo directo a la
canasta familiar, mediante la entrega de subsidios en educación condicionados a la asistencia regular al colegio. Así, logra
que los padres de familia tengan una motivación adicional para apoyar a sus hijos para que continúen con su vida
académica” (MEN, 2010). Las familias que han pertenecido al grupo de trabajo de la sede México del grado transición se
han favorecido de este programa, lo cual les ha beneficiado, aunque no ha sido suficiente, pues las necesidades de estas
familias son mayores que las de familias que no tienen la característica de desplazamiento.

5
Además, existen entidades como la UNICEF, la cual trabaja por un mundo más equitativo, luchando por los derechos de
quienes son el futuro del mundo: los infantes y adolescentes, particularmente. Esta entidad en uno de sus programas
llamado “El Aprendizaje bajo la Lupa, busca identificar avances científicos, propuestas y experiencias relacionadas con la
mejora de las oportunidades de aprendizaje" (UNICEF, 2015)
En este Municipio, desde hace 10 años aproximadamente los Alcaldes de turno han liderado, de manera incansable la
búsqueda por la calidad de la educación y la labor social, enfatizando en el desarrollo de planes de inversión, haciendo
programas como: Plan lector, hagamos la tarea, la tecnología entra a Funza y galardón docente (en el cual esta
experiencia obtuvo el segundo lugar), y otros planes orientados hacia el reconocimiento de los valores del respeto,
tolerancia y cooperación, todo en mira de la protección y promoción social, en pro de que la población mejorara sus
circunstancias laborales, técnicas, artísticas, deportivas y académicas, es decir, la formación integral del ser humano.
Particularmente, en la institución a partir de La Ley 715 de 2001 se trazó un norte para la llamada integración institucional
(MEN, 2003); es así como la Institución Educativa Departamental de Funza, a partir del año 2004 inició un proceso de
reestructuración para realizar un proyecto educativo único que recogiera los informes de las diversas sedes que la
constituyen: Sede principal: Institución Educativa Departamental de Funza jornada mañana, tarde y noche; sedes: Cerrito,
Ricardo Duque, El Hato, Samarkanda, Méjico, Serrezuelita y Furatena.
La institución está ubicada al noroccidente de Bogotá en el municipio de Funza departamento de Cundinamarca, atiende
estudiantes

que pertenecen en su mayoría a estratos uno y dos. Existe un porcentaje considerable de familias

disfuncionales y madre solterismo; los padres y madres laboran en las floras, fábricas, hogar, entre otros oficios. Las
familias en un gran proporción tienen estudios en básica primaria, un mínimo, no cursó estudios académicos, y otro
porcentaje bajo corresponde a los padres y madres que cursaron algún estudio técnico como contabilidad, diseño de
interiores, modistería, entre otros. Los educandos en su mayoría viven cerca a la sede escolar.
A nivel pedagógico la Institución centra su práctica en el modelo “Constructivista”, aunque se ciñe principalmente a la teoría
del “Aprendizaje significativo” como se dijo anteriormente, siendo el lema: “Formación de seres humanos Integrales”.
Así, la responsabilidad que recae en el docente es superior a la que supone solo cumplir un horario y desarrollar un
programa, es saber, entender y reflexionar de manera consciente sobre la realidad de la comunidad educativa en especial
la de los educandos, los cuales deben convivir con situaciones de fenómenos sociales que en muchos casos no
comprenden. Entonces es donde el maestro entra como líder de conocimiento de la difícil situación de los estudiantes, que
sin lugar a dudas les acarrea problemas de aprendizaje y con esto genera problemas en el desarrollo de la comunidad a la
cual este pertenece. Es obvio, que “para obtener buenos resultados, [el maestro] debe poder ejercer competencias

6
pedagógicas muy variadas y poseer cualidades humanas, no solo de autoridad, sino también de empatía, paciencia y
humildad”. (UNESCO, 1996).
Es así, como los líderes de la educación –los maestros- deben guiar su praxis hacia el progreso de la sociedad, a partir de
procesos de aprendizajes significativos que beneficien en los educandos “el desarrollo personal, la participación, la
creatividad, la autonomía, la colaboración y el reconocimiento de las diferencias en los ámbitos familiar, escolar y urbano”
(Del Valle López, 2009, p. 29).
DESCRIPCIÓN DETALLADA DE LA EXPERIENCIA
“El niño construye el conocimiento al actuar sobre los objetos y las personas y no al
tener un maestro que introduce o expone conceptos ya hechos” (Kamii & Devries,
1983).
En la Institución Educativa Departamental de Funza –sede México- del municipio de Funza en el Departamento de
Cundinamarca, desde hace aproximadamente 17 años viene desarrollándose una propuesta que ha tenido una perspectiva
de transformación hacia la praxis pedagógica. Esta ha alcanzado conocimientos en lo académico y social, y, bajo la
configuración de los proyectos de aula como estrategia didáctica, ha aportado a los procesos de formación integral de los
niños y niñas del grado transición, permitiéndoles aportar a la construcción de acuerdos y desarrollo de capacidades de
resiliencia.
Esto guarda relación con lo enunciado por García Correa (1998)
Para crear una cultura de paz una tarea esencial es reorientar el aprendizaje y los procesos de socialización que
sostienen la infraestructura psicológica de la violencia (Alzate, 1998b). Mientras las culturas de violencia transmiten
odio, la opresión de generación en generación. La cultura de paz cultiva la cooperación y la interdependencia:
valores de igualdad, diversidad, justicia social y salud económica. También cultiva normas, creencias y actitudes
que apoyen la resolución de conflictos no violenta y la reconciliación. Aporta procesos de compromiso activos y
realización espiritual que conduzcan a un cambio social positivo (p.2)
Así, no se puede negar la vigencia e importancia que tiene la estrategia didáctica “proyectos de aula”, inclusive desde la
normatividad del MEN. En los lineamientos curriculares se exige que la práctica docente se traduzca en procesos de
negociación, interrelaciones personales y de saberes, de integración curricular como proceso interdisciplinar y la
articulación de la escuela con la realidad del educando. Esto ha permitido cambiar y/o redefinir concepciones de prácticas
verticales bastante tradicionales que dificultan la evolución de los procesos de aprendizaje y la transformación social que
tanto se necesita.

7
La puesta en escena de la profesión docente, reporta gran importancia para la sociedad. Por lo tanto, el conocimiento
adquirido por los maestros debe permitir el desarrollo de una práctica que propicie o genere procesos integrales y no solo
cognitivos como se acostumbra.
Al inicio del año escolar la docente identifica, a través de distintas actividades, intereses, necesidades y/o problemáticas
de los educandos; así se resignifica la voz del educando quien hace que los procesos de aprendizaje y enseñanza sean
dinámicos y construidos desde la realidad.
En el proceso, luego de un tiempo prudente, se hace una mesa redonda con los estudiantes y se presenta en forma de
mapa conceptual lo que se ha observado en relación con los temas que les agrada o llama la atención. En esta mesa
redonda los estudiantes reafirman o no, su interés por X tema por medio de una pequeña exposición oral que hace el
educando de su tema; así la voz del niño allá un lugar en el aula y se le prepara para la construcción de diálogos de paz.
Enseguida, la docente les informa que no todos los temas se pueden trabajar a la vez, entonces, se conversa abiertamente
de cada tema a partir de interrogantes con el uso de una secuencia didáctica, que puede durar varias semanas, y en la que
los estudiantes justifican la respuesta a preguntas como: ¿por qué te gusta ese tema?, ¿qué sabes?, ¿qué te gustaría
saber?, ¿qué haríamos con dicha información? Esto permite identificar los pre-saberes y deja la enseñanza de que
conversando se puede llegar a acuerdos.
De esta manera, se brinda la posibilidad a los estudiantes de dar a conocer su opinión, exponer sus puntos de vista, sus
preconceptos y reestructurar sus estructuras cognitivas, llevándolos a un proceso de asimilación en el que pueden
establecer relaciones entre conceptos. En suma, se les brinda la posibilidad de ser sujetos activos y partícipes en un
espacio social.
El trabajo anterior, se refuerza con los padres de familia, cada estudiante lleva una nota que explica la dinámica del trabajo
realizado en clase y la importancia de llevar a cabo la actividad solicitada; la cual consiste en que en familia se dialogue al
respecto, lleguen a un acuerdo del tema que les interesaría trabajar en el aula de clase. Los padres asumen la escritura de
ese momento y la envían a clase donde el estudiante a su manera explica el trabajo.
Enseguida de hacer lectura de cada escrito y de escuchar a los estudiantes se les solicita hacer un dibujo o escribir cómo y
qué proponen hacer con este tema. Dichos dibujos se pegan en un lugar visible y vuelve cada estudiante a contar qué
dibujó. Es así como luego se les solicita cerrar los ojos y pensar en cada tema que escucharon y en el propio, para saber si
aún se quedan con el tema de cada uno o al contrario apoyan el tema de algún compañero. Este momento es emocionante
porque hace que los estudiantes muevan sus estructuras cognitivas. Se inicia todo un juego de complicidad, murmullos, de
contar sus anécdotas o recuerdos, se hacen amistades, se ven claramente los líderes, los tímidos, los inquietos, los
bruscos, los indiferentes…

8
Una vez el tema es elegido, se inicia el desarrollo del proyecto, siempre haciendo uso de la pregunta como estrategia
pedagógica, para la resolución de problemas. Todo el proyecto se rige por un proceso investigativo que se realiza en
plenarias y que permite la formación en términos de democracia en los educandos y qué mejor que sea con el uso de la
integración curricular. Así todas las asignaturas se articulan al tema, se escribe todo en el tablero, se hace conteo, cálculo
matemático, comparaciones, argumentaciones, lectura, escritura, entre otras. Es algo así como “ser político, no es lo
mismo que hacer política”; esta última amerita de conciencia, pensamiento crítico, de saber comprender, de entender, de
relacionar y relacionarse, de transformar a través del sentir y actuar.
De esta manera, en cada proceso del ser humano éste evidencia su aprendizaje pasando por el error, la solidaridad, el
entendimiento, la comprensión, la tolerancia, la diferencia y por supuesto por el aprendizaje razonable y sentido. No se
requiere una evaluación de respuesta – pregunta, pues, toda acción tiene un trasfondo que requiere que el lector con su
habilidad descubra y comprenda.
A lo largo de la propuesta se desarrollan varias alternativas de trabajo pedagógico como diálogos abiertos, juegos, dibujos,
escritos libres, la lectura de cuentos, historias, leyendas, mitos, salidas pedagógicas, juego de loncheras, organización de
la biblioteca, taller de padres, preguntas abiertas, observación de películas, noticias, la música y el baile.
Algo que sustenta y avala los proyectos de aula en esta práctica particular que se presenta son los mapas conceptuales,
las rutinas de pensamiento, las secuencias didácticas, los tópicos generativos de la enseñanza para la comprensión, la
pregunta como estrategia pedagógica y la oportunidad de valorar la voz del educando, padres de familia y la del docente;
este último a través de la sistematización de cada una de las experiencias pedagógicas llevadas a cabo.
Durante el recorrido del proyecto de aula las preguntas, los comentarios, los errores, los pre-saberes y los conocimientos
adquiridos hacen necesariamente que estos le den rumbo al trabajo del aula y fuera de ella; son muchos los ejemplos, de
manera modesta se ha llegado a trabajar con la comunidad temas del medio ambiente, los valores, los deberes y
derechos, el cuidado del cuerpo, el preescolar como empresa.
Este último es el caso del proyecto de aula “los genios de los dulces” se hizo un gran trabajo de emprendimiento a partir de
validar nuestras habilidades desde los sentimientos, los saberes y los sentidos; con el cual participé en el Premio
Compartir, otro proyecto fue el de: “los súper héroes imaginarios nos hacen héroes reales” en el que en su recorrido y
validez los educandos, junto con los padres de familia y la docente fueron más allá de la tira cómica, observaron su
contexto a partir de las malas acciones que se hacían a nivel personal y del otro, comportamientos inadecuados desde el
consumir el alimento hasta el inconveniente manejo de los residuos sólidos, la falta de sentido de pertenencia para con la
institución, los materiales de trabajo, el irrespeto por el otro y el propio cuerpo; también se elaboraron robots con el
interrogante: “¿un robot puede ayudar al planeta?”, esto porque los estudiantes creían que solo bastaba en ser un súper

9
héroe como Súperman para que todo se solucionara, que, luego de todo un desarrollo funcional del proyecto la mirada y
verdad fue otra: que cada uno podía ser un héroe al solucionar sus problemas en comunidad. Entre otros proyectos que
fomentaron las relaciones que hicieron se trabajaran temas complejos de entender, pero no imposibles, para que los
educandos intervinieran de alguna manera en la construcción de valores, conocimientos bajo la comprensión a través de la
integración curricular que obviamente se proyectó en formación integral de los educandos.
CONCLUSIONES
Toda la praxis se ha llevado a cabo a través del sustento teórico del constructivismo, que desde el punto crucial los
individuos construyen conocimiento, con la orientación mutua tanto del maestro como de la comunidad, donde desde el
uso del objeto de estudio se descubre el verdadero conocimiento, el cual se hace significativo y válido para la realidad del
educando.
En el desarrollo de estas actividades se pudo evaluar el avance de los estudiantes en sus procesos de escritura, lectura,
comprensión, oralidad, interpretación, creación, análisis, cálculo mental, discernimiento, entre otros; de manera
significativa, porque se valida desde la epistemología de los saberes previos del estudiante en la adquisición de los nuevos
conocimientos a partir necesariamente de la modificación de estructuras cognitivas. Así los miembros de la comunidad han
visto diferencias en el comportamiento de los estudiantes y en sus saberes.
Todo no ha sido color de rosa, y como se sabe los ritmos de aprendizaje son diferentes; encontramos en estos los
estudiantes que por alguna situación particular no aprenden igual en referencia al grupo, es el caso de los estudiantes de
inclusión; a ellos se les dedica mayor tiempo y dedicación, se han evidenciado logros sociales y de aprendizaje a partir de
la participación en los proyectos de aula.
Así, particularmente, en los educandos se ve claramente el crecimiento autónomo frente a un hecho, que hace
indudablemente una ganancia para su formación como ser integral. En el caso propio como docente puedo decir que he
crecido en madurez intelectual, debido a que si era inquieta en revisar constantemente mi praxis a través de los diarios de
campo, en la actualidad lo hago de manera más crítica y con mayor conocimiento de causa-efecto.
En este año (2016) en particular gracias a los registros de los diarios de campo registrados durante los últimos 12 años, se
inició la sistematización a partir de la descripción e interpretación de aportes de cada uno de los proyectos, que como
indica Jara (2012), “es el ejercicio de producción de conocimiento crítico desde la práctica”, (p. 2). Así se ha podido
evidenciar los triunfos y errores; acción que invita a cualificar la práctica pedagógica y a fortalecer la investigación en el
aula de clase. Este ejercicio de reflexión se ha enmarcado en el desarrollo de la Maestría en Pedagogía que actualmente
se está cursando en la Universidad de la Sabana.

10
Por otra parte, se han dado a conocer los proyectos a algunos docentes y directivos docentes de la institución. En cuanto a
los docentes de otras sedes, algunos de ellos se han inquietado, interesado y han solicitado guía en la práctica hacia la
metodología de los proyectos de aula. También se han elaborado y entregado propuestas al comité académico común que
invitan al trabajo en equipo y a la integración curricular.
En el año 2009 se presentó el proyecto “los pulpos animalitos curiosos del mar” al Premio Compartir, en el cual la
experiencia fue merecedora del tercer lugar a nivel Cundinamarca y en el municipio se presentó el proyecto “los genios de
los dulces”, quedando en el segundo lugar del premio Galardón Docente.
En suma, la educación inicial tiene relevancia en la medida que se potencializa todas sus dimensiones a lo cual para cada
proyecto y según el Ministerio de Educación lo denomina “desarrollo integral”, que para el caso se denomina, “formación
integral del ser humano”; donde se permea de manera directa sus intereses, miedos, expectativas, gustos, inquietudes,
afectos, rabias transformadas en pataletas, llantos, su palabra en actitudes, aptitudes, oral y escrita y todo evoluciona para
bien a partir de la pregunta como estrategia pedagógica, donde es el educando quien toma la palabra.
En consecuencia y sin lugar a dudas siempre se ha buscado una inclusión de oportunidades, una equidad en derechos, un
desarrollo social con criterio a partir de los ojos y el sentir de los estudiantes que aunque chicos, observan hasta con los
poros de su piel; por donde transpiran saberes, hablan a través de sus trazos, dibujos o a través de una hoja en blanco. A
ellos se les escucha, para lo cual se ha tenido en la mano, en el corazón y en la mirada un caleidoscopio para no perder de
vista lo que quieren transmitir; cuantos han dicho y dicen desde su silencio ¡AUXILIOOOO!, estoy aquí, por favor
¡MÍRENME!, yo entiendo, comprendo y puedo aportar y transformar.
BIBLIOGRAFIA
Ausbel, Novak y Hanestein, (1983). Psicología Educativa: Un punto de vista Cognoscitivo.
Editorial Trillas. México.
Jara, O. (2012). Sistematización de experiencias, investigación y evaluación: aproximaciones desde tres ángulos. En
Revista Internacional sobre Investigación en Educación global y para el desarrollo Educación Global. Volumen 1.
Jolibert, (1994). Pedagogía por Proyectos. Revista Iberoamericana del Magisterio. Bogotá-Colombia.
MEN. (1998). Decreto 1860 y la Resolución 2343”.
MEN. (2010). Las Rutas del Saber-Hacer. Experiencias significativas que transforman la
vida escolar. Cartilla 37. Bogotá-Colombia.
ONU (2010); UNESCO & WCECCE (2010) & Ancheta (2013). Conferencia Mundial sobre Atención y Educación integral
de la Primera Infancia en América Latina y el Caribe Documentos del Informe Regional.
Rincón. (2012). Los proyectos de aula y la enseñanza y el aprendizaje del lenguaje escrito. Red Colombiana para la
transformación de la formación docente en lenguaje. Editorial Kimpres Ltda. Bogotá, D.C.

11
Tangarife. (2010). Atravesando el Umbral, del aula a la comunidad. Sistematización de experiencia docente en primera
infancia. Grupo de Investigación Interdisciplinario de estudios Pedagógicos. GIDEP. Biblioteca USB. MedellínColombia.
UNICEF. (2015). El aprendizaje bajo la lupa. Nuevas Perspectivas para América Latina y el Caribe. Serie Aprendizajes y
Oportunidades. Panamá. http://www.unicef.org/lac/UNICEF_Aprendizaje_bajo_la_lupa_nov2015(1).pdf
UNICEF, (s.f.). Educación en Derechos de Infancia. http://www.unicef.es/educacion-para-el-desarrollo.
(2013). Una mirada hacia el rol del docente frente a dos situaciones didácticas del lenguaje: la
lectura y la oralidad en
un ámbito rural. Licenciatura en Pedagogía Infantil. Pontificia Universidad Javeriana. Facultad de Educación. Director
Mauricio Pérez Abril. Bogotá-Colombia.
http://interactiva.eafit.edu.co/ei/contenido/micrositios/1844230/Modulo_Introductorio/modulo1/unidad2/
Haciaunafundamentacion.pdf

Aparicio R., W. (2014). La educación inicial en Colombia, una alternativa para ayudar a construir la Paz, en el posconflicto,
Ensayo Critico. Bogotá, Colombia: Universidad Militar Nueva Granada. Recuperado el 23 de Octubre de 2015 de:
http://repository.unimilitar.edu.co/bitstream/10654/12990/1/LA%20EDUCACI%C3%93N%20INICAL%20EN%20COLOMBIA.
%20UNA%20ALTERNATIVA%20PARA%20AYUDAR%20A%20CONSTRUIR%20LA%20PAZ,%20EN%20EL
%20POSCONFLICTO.pdf
García Correa : file:///C:/Users/User/Downloads/Dialnet-UnAulaPacificaParaUnaCulturaDePaz-2777127.pdf
Schön (1992) http://server1.docfoc.com/uploads/Z2016/01/26/G6BA3LSInz/fe30274147480e886c842d106fbf558c.pdf