P. 1
¿Cómo enseñar y evaluar competencias básicas desde el área de educación física

¿Cómo enseñar y evaluar competencias básicas desde el área de educación física

|Views: 1.079|Likes:
Publicado porsalocaperca

More info:

Published by: salocaperca on Nov 20, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/12/2014

pdf

text

original

INNOVACIÓN EDUCATIVA

¿Cómo enseñar y evaluar competencias básicas desde el área de educación física?
Cipriano Romero, Gustavo Vegas, Jesús Cimarro

Aula de Innovación Educativa | núm. 202 | pp. 30-34 | junio 2011 | 30

José Joaquín Borrego

INNOVACIÓN EDUCATIVA

Didáctica de la educación física y las competencias básicas Expresión corporal y educación física
G

El nuevo marco competencial exige cambios profundos en los procesos de enseñanza y aprendizaje, partiendo desde la misma programación, que ha de ser global e interdisciplinar, con un enfoque metodológico y de evaluación que admita el rol que deben asumir el alumnado y el profesor para el desarrollo de competencias. En este nuevo enfoque, el área de educación física se ha visto relegada a un segundo plano al no explicitarse, dentro de las competencias básicas, una que aluda a la cultura sobre el desarrollo corporal y sus distintas manifestaciones, aspecto que sí se ha dado en otros países europeos. El presente artículo analiza esta problemática y propone diferentes enfoques para asumir el trabajo en competencias desde el área.
PALABRAS CLAVE: educación física, competencias básicas, metodología, funcionalidad, aprendizaje significativo, didáctica de la educación física.

Sobre las competencias básicas y la educación física
La LOE y su desarrollo normativo aportan un nuevo elemento curricular: las competencias básicas. Su interpretación y aplicación práctica está generando en el profesorado un doble efecto: por un lado, rechazo, como cualquier elemento novedoso, dado que crea incertidumbre en la práctica cotidiana; y por otro, apertura, percibiéndose como oportunidad de cambio y mejora. Siguiendo a Zabala y Arnau (2007, p. 40), las competencias básicas «identifican aquello que necesita cualquier persona para dar respuesta a los problemas con los que se enfrentará a lo largo de su vida». Trasladando esta visión al ámbito específico de la educación física, los profesionales del área tenemos una cierta decepción y contrariedad al comprobar que el «cuerpo» y el «movimiento» no trascienden al terreno de lo competencial con un protagonismo propio. Esto implica que la legislación educativa no entiende que los problemas motrices con los que el alumno se ha de en-

frentar a lo largo de su vida constituyen un elemento básico en su desarrollo en sociedad y contribuyen a la formación integral de la persona, a su realización personal y a su incorporación a la vida adulta. Otros países europeos como Dinamarca, Portugal, Reino Unido o Francia, tal y como señala Garagorri (2006), sí han tenido en consideración la competencia motriz. Este hecho nos sitúa en una posición de desventaja al abordar el trabajo interdisciplinar y globalizador respecto a otras áreas o materias.

Los profesionales del área tenemos una cierta decepción y contrariedad al comprobar que el «cuerpo» y el «movimiento» no trascienden al terreno de lo competencial con un protagonismo propio
Acerca de la enseñanza de las competencias básicas
Llevar a la práctica una enseñanza basada en competencias es realmente complejo, sobre todo debido a

la ausencia de una «hoja de ruta» que oriente ese proceso de diseño y planificación de competencias, así como su inclusión en las programaciones didácticas. Aunque cada vez están apareciendo más documentación y propuestas de numerosos autores al respecto, el profesorado, que las asume por normativa, se sigue encontrando con bastantes dudas sobre cómo incorporar este nuevo enfoque a su práctica educativa diaria. Dudas sobre los contenidos que se han de trabajar, las tareas con qué hacerlo, el enfoque metodológico y la nueva forma de evaluar, pero, especialmente, sobre el marcado enfoque multidisciplinar. No se trata de un mero trámite burocrático que se ha de reflejar en la programación, sino que va más allá; implica una nueva filosofía de trabajo, una evolución en la forma de entender y proponer la enseñanza y, por ende, una manera diferente de aprender el alumnado. La principal labor didáctica del profesorado de educación física es reforzar la funcionalidad y relevancia de los aprendizajes, asegurándose de que las propuestas de aula movilicen e in-

Aula de Innovación Educativa | núm. 202 | junio 2011 | 31

INNOVACIÓN EDUCATIVA

La principal labor didáctica del profesorado de educación física es reforzar la funcionalidad y relevancia de los aprendizajes
terrelacionen todos los recursos del alumnado para solucionar las situaciones motrices que se les propongan dentro de un marco contextual, siendo susceptibles de ser transferidos a otro tipo de contextos. No puede, por tanto, centrarse únicamente en la enseñanza o en el desarrollo de las capacidades y habilidades motrices sin más, sino en validar que estas tengan garantías de ser aplicadas por el alumnado en su vida cotidiana, de manera que estén llenas de sentido para él.

ESTRATEGIAS GENERALES DE ENSEÑANZA Diseñar tareas integradas, partiendo de los criterios de evaluación. Esto supone establecer secuencias didácticas organizadas de manera que ayuden al alumnado a resolver situaciones complejas relacionadas con experiencias que tengan sentido y utilidad práctica. Utilizar metodologías activas y participativas, basadas en estilos de enseñanza cognitivos. Potenciar las interacciones socio-afectivas de forma positiva mediante la utilización de estilos de enseñanza que fomenten la socialización y participación, la variabilidad en los agrupamientos y tipología de estos, así como la vivencia de distintos tipos de roles. Emplear las TIC en el desarrollo de algunas de las actividades intermedias diseñadas dentro de la tarea integrada. Establecer un currículo integrado, basado en el diseño de una macroprogramación, donde participen el resto de las materias, seleccionando los posibles centros de interés para trabajar conjuntamente y revisando los criterios de evaluación comunes compartidos. Contar con el entorno próximo, implicando no solo a la comunidad educativa, sino también todos los recursos externos al centro que podamos emplear. En este sentido, la experiencia de las «comunidades de aprendizaje» es un buen referente.

El trabajo de las competencias desde la educación física y la interdisciplinariedad
Para trabajar las competencias desde el área de educación física, en principio, tendremos que desgranar de la normativa la funcionalidad y relevancia de los conocimientos, destrezas, capacidades, habilidades, actitudes, valores…, que el alumnado necesitará interrelacionar y contextualizar para resolver eficazmente situaciones problemáticas y complejas de la propia práctica educativa y, por extensión, de la vida en sociedad. Lleixà (2007) identifica una serie de aprendizajes funcionales en el marco de la educación física que pueden ser utilizados por el alumnado en diferentes contextos: gestión del propio cuerpo

y del movimiento, expresión y comunicación corporal, práctica de actividad física saludable e interacción social. Basándonos en lo recogido en el Real Decreto 1631/2006 referente a educación física, consideramos que la incidencia en la salud, la adecuada utilización del tiempo de ocio y el desarrollo de valores serían los pilares fundamentales sobre los que tiene que orbitar nuestra materia en el futuro más inmediato. Así mismo, compartimos el posicionamiento del grupo iCOBAE (2010), que plantea los criterios de evaluación como el elemento curricular que da entrada al trabajo de las competencias, y las tareas integradas como el contexto de trabajo idóneo para el desarrollo de estas. El análisis de los

criterios de evaluación nos permite constatar que están redactados en torno al «saber hacer», además de que algunos de ellos marcan una progresión gradual de la complejidad de la tarea a lo largo de la etapa. A partir de lo expuesto, proponemos una serie de estrategias generales de enseñanza que aseguran el desarrollo de las competencias básicas en las propuestas didácticas.

La evaluación de las competencias básicas
La evaluación constituye una de las cuestiones más complejas dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje, más aún si le añadimos el componente competencial, por lo que toda-

Aula de Innovación Educativa | núm. 202 | junio 2011 | 32

INNOVACIÓN EDUCATIVA

Didáctica de la educación física y las competencias básicas Expresión corporal y educación física
G

vía hay mucho camino por recorrer en el plano teórico y en el diseño de cómo evaluar las competencias básicas (Blázquez, 2009). Atendiendo a los reales decretos de enseñanzas mínimas de primaria y secundaria, los criterios de evaluación, además de permitir la valoración del tipo y grado de aprendizaje adquirido, se convierten en referente fundamental para estimar la adquisición de las competencias básicas y la consecución de los objetivos. Así mismo, se constituyen en nexo de interrelación entre las competencias básicas, los objetivos que se persiguen y los contenidos que se han seleccionado, desarrollado y organizado. Desde nuestra perspectiva, el docente de educación física se encuentra con varios problemas sobre la evaluación por competencias básicas. Por un lado, la propia evaluación de la materia (enfoque disciplinar); y por otro, la contribución del área a las competencias básicas y la validez que esto tiene dentro del proyecto educativo de centro (enfoque interdisciplinar y transversal). Además, si las competencias básicas no solo se adquieren y se desarrollan en contextos de aprendizajes formales, sino también en contextos no formales e informales, ¿cómo se obtendrá información sobre la aplicación de conocimientos y habilidades del alumnado en sus actividades cotidianas fuera de la escuela? Si la tarea es el elemento base del desarrollo competencial, esta debe ser el centro de la evaluación, ya que en su desarrollo se dan múlti-

Si la tarea es el elemento base del desarrollo competencial, esta debe ser el centro de la evaluación, ya que en su desarrollo se dan múltiples evidencias del aprendizaje del estudiante

ples evidencias del aprendizaje del estudiante. Aunque a priori pueda parecer difícil evaluar la resolución de la tarea asignada, diversos instrumentos permiten recoger las evidencias que en cada tarea se manifiestan: demostraciones prácticas, textos escritos, exposiciones orales, grabaciones en vídeo, presentaciones, observaciones sistemáticas sobre aspectos actitudinales o procedimentales, portafolio, diario de clase del profesorado, cuaderno del alumnado, aplicación de test físicos como medio para informar al alumnado de su condición física vinculándola con su estado de salud presente y futuro, etc. Coexistiendo la evaluación por parte del docente, la coevaluación (alum-

nado entre sí) y la autoevaluación, el proceso de obtención de datos y la significación de estos se convierte en más rico y variado. El análisis de las evidencias permite regular el aprendizaje del alumnado y calificarlo de forma más objetiva, justa y compartida. Para ello, es necesario contar con una variedad de instrumentos de evaluación sistemáticos que aporten medidas cuantitativas y cualitativas del proceso de enseñanza y aprendizaje seguido. Al final, comprobaremos si la tarea se ha realizado con éxito o no por parte del alumnado, siendo la capacidad de aplicación en situaciones lo más cercanas a la realidad el principal índice que se ha de tener en cuenta.

Aula de Innovación Educativa | núm. 202 | junio 2011 | 33

Gustavo Vegas

INNOVACIÓN EDUCATIVA

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

BLÁZQUEZ, D. (2009): «La evaluación de las competencias en Educación Física», en BLÁZQUEZ, D.; SEBASTIANI, E. (eds.): Enseñar por competencias en educación física. Barcelona. Inde, pp. 163-189 GARAGORRI, X. (2007): «Propuestas curriculares basadas en competencias en el ámbito europeo». Aula de Innovación Educativa, núm. 161, pp. 56-59. GRUPO iCOBAE (2010): Competencias básicas en educación [en línea]. <http://icobae.blogspot.com/>. [Consulta: noviembre 2010]. LLEIXÀ, T. (2007): «Educación física y competencias básicas. Contribución del área a la adquisición de las competen-

cias básicas del currículo». Tándem. Didáctica de la Educación Física, núm. 23, pp. 31-37. «Real Decreto 1513/2006, de 7 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas de la Educación Primaria». Boletín Oficial del Estado (8 diciembre 2006), núm. 293. «Real Decreto 1631/2006, de 29 de diciembre, por el que se establecen las enseñanzas mínimas correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria». Boletín Oficial del Estado (5 enero 2007), núm. 5. ZABALA, A.; ARNAU, L. (2007): «La enseñanza de las competencias». Aula de Innovación Educativa, núm. 161, pp. 40-46.

HEMOS HABLADO DE: - Didáctica de la expresión corporal y la educación física. - Competencias básicas. - Aprendizaje significativo. - Funcionalidad. - Metodología. AUTORES

Cipriano Romero Cerezo Universidad de Granada
cromero@ugr.es

Gustavo Vegas Haro CEIP San José. Palenciana (Córdoba)
gustavovegas@gmail.com

Jesús Cimarro Urbano Centro del Profesorado Priego-Montilla (Córdoba)
jesuscimarro@ceppriegomontilla.net Este artículo fue solicitado desde AULA DE INNOVACIÓN EDUCATIVA en septiembre de 2010 y aceptado en febrero de 2011 para su publicación.

Aula de Innovación Educativa | núm. 202 | junio 2011 | 34

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->