Está en la página 1de 1

NEUROMARKETING: DIME QUÉ PIENSAS Y TE DIRÉ QUÉ QUIERES

Introducción
El neuromarketing es un tipo de investigación de mercados especializada, que utiliza
técnicas pertenecientes a las neurociencias para aplicarlas al marketing. Es capaz de obtener
directamente respuestas neurofisiológicas de los entrevistados, sin que medie una
verbalización o expresión escrita, por lo que se convierte en prácticamente la única
metodología que puede obtener respuestas fiables. Nos permite conocer lo que realmente
piensa un cliente sobre nuestra marca, producto o servicio, independientemente de lo que
diga, analizando los niveles de emoción, atención y memoria que poseen los diferentes
estímulos percibidos, con la intención de entender la toma de decisión del consumidor.
Desarrollo
se puede aplicar para distintos propósitos de investigación como pretest de anuncios de
televisión, predicción de la viralidad de los anuncios, medición de asociaciones de marca...
Se estima que el 85% de nuestras decisiones las tomamos de manera irracional y que solo
un 15% son decisiones realmente conscientes que ningún sujeto verbalizará en un estudio
con técnicas convencionales.
Los expertos destacan tres factores dentro del cerebro humano que influyen en nuestras
decisiones de compra y sus procesos: la parte racional, la emocional y la instintiva.
Dependiendo del grado con el que una marca satisfaga cada uno de esos estratos del
cerebro, la afinidad que tengamos con ella y las ganas de comprar sus productos o servicios
serán mayores. Los tres aspectos tienen más o menos peso según la fase del ciclo en la que
se encuentre el consumidor y los estímulos externos que reciba. Nuestro cerebro utiliza
inconscientemente los hábitos de compra, la experiencia y componentes emocionales para
decidir sobre una marca. El recuerdo de marca se va modificando con cada experiencia que
el usuario tiene con ella desde que interactúa con ella a través de la web, una aplicación
móvil, un producto o un anuncio.
Las empresas deben tratar de influir en esa experiencia y en la percepción que el
consumidor tiene de ella, de manera que en la mente del consumidor se asocien temas
positivos con la experiencia de marca.
Conclusión
El neuromarketing aún es una disciplina muy reciente. Por lo tanto, todavía hay varios retos
a los que tendrá que enfrentarse con éxito como su elevado coste, tamaño de la muestra,
mala imagen, consideraciones éticas o ausencia de estándares. Los mensajes emocionales e
instintivos tienen mucha más capacidad de modificar ese recuerdo que los racionales.
Reforzar los vínculos emocionales permite que los consumidores den el salto de apreciar
nuestra marca a ser sus defensores.