Está en la página 1de 5

EMSAD #17 “EL CHAYOTE”

17-SEP-2018

CANCER PULMONAR

ALUMNA: MARIA GUADALUPE MORALES RODRIGUEZ

PROF(a): LUCERO ELIZABETH PIMIENTA RAMIREZ

5 SEMESTRE “A”
El cáncer de pulmón se considera el tumor maligno que más muertes produce en
el mundo por encima de otros cánceres con mayor incidencia en la población
general como el de colon o el de mama, ya que su detección en etapas tempranas
es difícil y en el 90% de los casos se diagnostica en estadios avanzados donde el
tratamiento ya no es tan eficaz. Sin embargo, a pesar de su alta mortalidad es uno
de los cánceres más evitables porque su origen está vinculado directamente al
consumo de tabaco y no fumar o dejar de hacerlo, es la mejor prevención posible.

Existen dos tipos principales de cáncer de pulmón son el cáncer de pulmón de


células pequeñas y el cáncer de pulmón de células no pequeñas. Las causas del
cáncer de pulmón pueden ser el tabaquismo, el tabaquismo pasivo, la exposición
a ciertas toxinas y los antecedentes familiares. Los síntomas incluyen tos (a
menudo con sangre), dolor en el pecho, sibilancia y pérdida de peso. Estos
síntomas no suelen aparecer hasta que el cáncer está avanzado. Los tratamientos
varían, pero pueden incluir cirugía, radioterapia, quimioterapia, inmunoterapia y
terapia farmacológica dirigida.

No hay técnicas diagnósticas para la detección precoz del cáncer de pulmón como
hay para otros tipos de cáncer y solamente el 10% de los casos se detecta en
estadios iniciales en los que el cáncer es curable mediante cirugía. Suelen ser
hallazgos casuales en una radiografía de tórax en reconocimientos médicos
generales o en estudios por otras patologías.

La única prevención efectiva es no fumar o dejar de hacerlo. La realización de un


TAC torácico de control a todos los fumadores para detectar nódulos de pulmón
incipientes es un método discutido y todavía en evaluación por lo que favorecer y
ayudar a los fumadores para que abandonen el tabaco es el medio más eficaz
para disminuir la incidencia de esta patología donde el 90% de los pacientes
fallecen en los primeros cinco años tras el diagnóstico.

El síntoma principal es la tos persistente acompañada o no de expectoración. Se


da en 3 de cada 4 pacientes pero no es un síntoma específico del cáncer de
pulmón porque el tabaco, de por sí, produce una irritación bronquial con síntomas
respiratorios que puede llevar a que un fumador diagnosticado de bronquitis aguda
o enfermedad pulmonar obstructiva crónica reste importancia al agravamiento de
sus síntomas.

Tos persistente o cambios en la tos crónica habitual

Hemoptisis (sangre con la tos)

Disnea (sensación de falta de aire)

Sibilancias (pitos en el pecho)


Disfonía (cambios en la voz)

Dolor torácico y al inspirar (al coger aire)

Además de estos síntomas respiratorios, el cáncer de pulmón avanzado produce


una serie de síntomas comunes a cualquier cáncer que afectan al estado general:
pérdida de peso, falta de apetito, cansancio general, defensas bajas y fiebre.

En el caso del tratamiento si el cáncer ha diseminado afectando a otros órganos a


distancia (metástasis) puede acompañarse de síntomas locales por donde se ha
extendido. Preferentemente estos órganos son el cerebro, el hígado, las glándulas
suprarrenales y los huesos, manifestándose en dolores de cabeza, vómitos,
convulsiones, déficits neurológicos, debilidad extrema y dolores óseos.
Dependiendo del tipo histológico y del estadio TNM en el que se encuentra el
tumor, el tratamiento será más o menos agresivo y se basa en la cirugía para
extirpar la masa tumoral y en la quimioterapia y la radioterapia. En estadios
precoces cuando el tumor no se ha extendido, la resección quirúrgica puede ir
desde la extirpación del lóbulo pulmonar afectado hasta la resección del pulmón
entero, siendo el pronóstico en estos casos muy bueno, pero si hay invasión de
ganglios linfáticos o metástasis a distancia, la cirugía no es útil y el tratamiento
consiste en combinaciones de quimioterapia y radioterapia.

Como el riesgo de recidiva del cáncer de pulmón es alto aunque se haya resecado
completamente (reaparece en un porcentaje elevado de pacientes), la
quimioterapia también puede administrarse tras la cirugía para evitar posibles
recidivas y mejorar el pronóstico. Para los casos de carcinoma microcítico la
quimioterapia es la primera elección.

Aun siendo el cáncer de mayor mortalidad en el mundo, en España el número de


muertes por cáncer de pulmón está descendiendo paulatinamente en los hombres
favorecido por las campañas para dejar de fumar, pero sin embargo, está
aumentando entre las mujeres al haber aumentado el número de fumadoras en los
últimos años. gún datos de la Asociación Española Contra el cáncer, la
supervivencia global al cáncer de pulmón sin tener en cuenta la edad del paciente,
ni tipo de tumor, ni fase en la que se empieza a tratar la enfermedad, es solamente
de un 10% a los cinco años del diagnóstico, por lo que urge continuar adoptando
medidas para controlar el consumo de tabaco entre la población española al ser
este la causa principal de la enfermedad.
A continuación les presentare el caso de una persona que sufrió de cáncer
pulmonar. Este cáncer se presenta en las personas que consumen tabaco, pero el
caso de ella fue porque toda su vida cocinó con leña y la mayor parte del tiempo
respiraba este humo.

Ella comenzó, solo con dolor de espalda y sentía que se sofocaba, el dolor de
espalda siguió aumentando, pero ahora era por todo el cuerpo, además de que le
comenzaron a salir manchas en el cuerpo, dos meses después comenzó a
enfermarse de los bronquios, se le puso oxígeno y esta persona mejor, pero solo
ocurrió mientras tenia oxígeno, al estar en su casa días después volvió a sentir las
mismas molestias y asistieron de nuevo al hospital, al hacerle unos estudios, se le
detecto agua en sus pulmones. Y rápido recurrieron a sacar el agua de ese lugar,
pero al revisar los pulmones una vez notaron que de nuevo se había acumulado
agua. Era sorprendido para los doctores, porque no se dejaba de acumular agua
luego de sacarla.

Al paso de un mes, en los estudios practicados a la persona se diagnosticó que


era cáncer pulmonar, tuvieron que colocarle una máquina que succionaba el agua
acumulada en los pulmones. Duro 1 mes con esa máquina colocada en el pulmón
izquierdo. En ese tiempo la persona ya no podía moverse, pues le lastimaba
demasiado, sus dolores eran muy intensos y para calmarlos le tenían que inyectar
morfina, los doctores comenzaron a notar que el corazón de esta persona estaba
latiendo cada vez más lento, además de que ya no podía ni siquiera pasar los
alimentos. Los especialistas se dieron cuenta de que era un cáncer fulminante.
Este cáncer es detectado cuando ya está muy avanzado y no se puede hacer
nada, es decir en todo el tiempo este mismo permanece silencioso pero
avanzando, a los dos meses esta persona murió, pues no encontraron ningun
tratamiento que le diera una esperanza de vida.