P. 1
Ensayo minería

Ensayo minería

4.67

|Views: 6.203|Likes:
Publicado porDiana Durán

More info:

Published by: Diana Durán on Apr 15, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/15/2013

pdf

text

original

La Argentina, ¿un país minero o un país con minería?

Por Daniel Garza La historia demuestra y nos recuerda, una y otra vez, que el hombre puede “tropezar dos veces con la misma piedra”, pero rara vez pueda explotar dos veces la misma “piedra”. La explotación minera “que nos toca de cerca”, se origina en espacios que actualmente constituyen parte del actual territorio argentino, en el período colonial (desde el siglo XVI en adelante) aunque existen indicios de tal actividad en tiempos precolombinos. Pero, independientemente de lo interesante que pueda resultar repasar la historia de la minería en nuestro país: ¿qué ocurre hoy en día con la actividad minera argentina? O mejor dicho… ¿qué ocurre con la actividad minera no argentina en nuestro territorio? Tratando de responder, en la medida de lo factible, a esta inquietud intelectual; a continuación se presenta una breve “reflexiónpreocupación” sobre la situación de la explotación internacional minera dentro del límite argentino. “Minería ambiental; políticas de sustentabilidad para un sector que crece” es el título de un suplemento que viene acompañando al diario Clarín1. Por el momento, uno podría permanecer tranquilo leyendo el título del mismo, pues no tiene porqué sorprenderse; luego, continuando la lectura, sí se puede comenzar a sorprender… “La industria minera argentina se encuentra en un momento de pleno desarrollo de inversiones (…)” dice el primer párrafo del pequeño artículo de tapa. Y lo dice el párrafo, no el autor. ¿Dónde estará el autor? ¿Industria minera argentina? ¿Desde cuándo Argentina es un país minero?... Lamentablemente eso no es todo. “(…) generación de mano de obra y de impacto favorable sobre las comunidades en las que nutre” continúa afirmando “el autor”... ¿El autor? Lamentablemente no se percibe a simple vista, ni a “compleja vista”, el escritor (o “publicista”) responsable del suplemento; porque de hecho no aparece en ningún sitio del artículo, pero

1

CLARÍN. Suplemento: Minería ambiental. Políticas de Sustentabilidad para un sector que crece. 01/08/2007. Págs.1-5.

1

ahondando en el resto y, en la totalidad del suplemento, finalmente, no aparece nunca. He aquí el “escritor fantasma”. La lectura preliminar de estas simples líneas, hace pensar y reflexionar sobre algunos aspectos que en renglones del suplemento del famoso diario argentino pasan desapercibidas, tácitamente, subliminalmente o directamente ocultas. “La industria minera argentina se encuentra en un momento de pleno desarrollo de inversiones (…)” dice descaradamente el autor fantasma. Frase perspicaz que, si no se piensa dos veces, también puede “sonar” transparente y clara como el agua; dice: “La Argentina no es un país minero, sino un país con minería”, expresó “alguien por ahí” y, no sólo es para pensarla, sino también para “cansarla” de interpelaciones. ¿Qué quiere, y quiso, decir esta afirmación? En primer lugar, la argentina no es, ni va a ser -”visto y considerando” los planes políticos- un país minero; ya que no es el mismo Estado argentino el que explota sus recursos en minería, sino los capitales extranjeros, fundamentalmente canadienses en este momento. Sí es un país con minería, claro que sí, porque precisamente esos mismos capitales “externos” son los responsables de las explotaciones mineras; y por su puesto, de llevarse los minerales y dejar regalías indignas a los estados provinciales. “La voz del territorio”2, diría el Prof. Cóccaro, grita lo que está ocurriendo; pero evidentemente estamos todo sordos. Los lugareños, las comunidades aledañas a estas explotaciones mineras, y los grupos ambientalistas denuncian sin descanso las “atrocidades ambientales” que genera este tipo de explotaciones; fundamentalmente lo que refiere a la refinería de la roca bruta para obtener el mineral, ya que se insume muchísima cantidad agua que luego permanece contaminada llegando a las napas freáticas y así intoxicar rápidamente los subsistemas naturales agua y suelo. Esta problemática tiene dos vertientes de análisis crítico. Por un lado; la ambiental, que se desarrolló precedentemente; y la que aún falta: la económica. Para entender el grado de incapacidad y torpeza humana de los gobiernos provinciales y, por su puesto el nacional no queda exento, a la hora de regalar
2

CÓCCARO, J, M. 2002. “La voz del territorio: el desafío de escucharla”. En: Reflexiones Geográficas Nº 10. Revista de la agrupación de Docentes Interuniversitarios de Geografía. Río Cuarto.

2

los recursos y contaminar el ambiente; es necesario “refrescar en la conciencia” algunos supuestos o realidades que “ya ni se indagan” del neoliberalismo, porque ya las hemos naturalizado como “lo normal”. Podemos comenzar haciendo una analogía, afirmando que la economía neoliberal “es perversa”, como escribió el geógrafo brasilero Milton Santos3, haciendo referencia éste a la globalización. “Popper, en una conferencia dictada en 1956, afirmó que la teoría económica neoliberal ya había recomendado políticas económicas que resolverían males como el desempleo masivo, la pobreza, la discriminación racial y religiosa, la falta reoportunidades y las diferencias rígidas entre clases” (GÓMEZ, R.2003:105)4. Se vive a diario, y sería redundante profundizar la idea de que, la globalización del sistema neoliberal-capitalista está evidenciando todo lo contrario. Anteriormente se hizo referencia al “grado de incapacidad y torpeza humana de los gobiernos provinciales, y por su puesto, el nacional”; y seguramente usted lector dirá: “¡de estúpidos tienen poco!”. Fíjese que no, porque si bien sacan provecho de las regalías que dejan estos grupos internacionales en la explotación de las minas, no dejan de ser seres incompetentes, ¿Sabe cuánto es, en números “aproximados”, el porcentaje de ganancia a nivel gubernamental provincial por estas explotaciones? El 0,0013 % de las ganancias que se llevan las empresas mineras extranjeras. Es decir, se “meten” en un sistema perverso, como es el neoliberalismo económico, y lo peor es que “no saben jugar”… Esos son nuestros dirigentes. Lamentablemente, poco se puede hacer por el momento… ¿Por qué? Todo se entiende mejor si se piensa en la década del ’90, en presencia del presidente Menem y su famosa macro-política de “Reforma de Estado”; donde uno de los ejes pilares fue la captación de capitales extranjeros y privatización (si bien la misma comienza antes, se agudiza y concreta en este gobierno) de los bienes nacionales, patrimonio social de cada uno de los habitantes de la República Argentina, desde los caminos (peajes) hasta los recursos (explotación “Bajo
3

4

SANTOS, M. 1996. “Metamorfosis del espacio habitado”. Barcelona. Oikos-tau. Ed. GÓMEZ, R. 2003. “Neoliberalismo Globalizado. Refutación y Debacle”. Ediciones Macchi.

Argentina.

3

Alumbrera” en Catamarca, una de las cinco más grandes del mundo de extracción de oro, por ejemplo). Pero eso no es todo; el marco jurídicoinstitucional de ese gobierno avalaba, y lo sigue haciendo, porque nadie se sentó a legislar para modificar esta situación, aseverando que durante 30 años “nada se modificaría”, esto le asegura a los capitales extranjeros, que se encargan de detonar “nuestros” recursos, estabilidad jurídica (la ley no cambiará) y tributaria (las regalías vergonzosas para el país seguirán siendo mismas). Es evidente la inexistencia de una política estatal referente a una explotación “racional-nacional” del ambiente. Por ejemplo, existe un documento valioso llamado “Recursos Minerales de la República Argentina”5, avalado por la Subsecretaría de Minería de la Nación y SEGEMAR-Servicio Geológico Minero Argentino- que seguramente la Secretaria de Ambiente de la Nación no estará enterada de su existencia; los gobernadores que en sus provincias tienen recursos naturales mineros, claro que sí tienen conocimiento del mismo, ya que les sirve como guía práctica y rápida para indicar a las mineras extranjeras como expropiarnos más rápido los recursos. La Legislación Ambiental de la República Argentina, en el ítem Nº 4: “Constitución de la provincia de Buenos aires” establece en su artículo 28: “Los habitantes de las provincias tienen el derecho a gozar de un ambiente sano y el deber de conservarlo y protegerlo en su provecho y en el de las generaciones futuras6”. ¿Acaso esto se redacta, simplemente, porque existen “entes” que cobran altos sueldos para legislar? Quizás se están olvidando de algo “un poco importante”, precisamente la aplicación de lo que redactan estas “mentes privilegiosas”. Muchas de estas explotaciones se justificaron, a lo largo del tiempo, a través de la famosa, nefasta y en desuso “Teoría del Derrame”. La misma proponía la tesis siguiente: “para que en algún momento exista desarrollo (visto como el progreso general) era necesario primero el crecimiento económico”. La esperanza inagotable de los lugareños desocupados, ávidos de un puesto de
5

SUBSECRETARÍA DE MINERÍA DE LA NACIÓN. SERVICIO GEOLÓGICO MINERO ARGENTINO. INSTITUTO DE GEOLOGÍA Y RECURSOS MINERALES. Recursos minerales de la República Argentina. Ed. Zappettini. 6 BERTUCI, R. CUNHA, ILDIS. CUNHA, T. DEVIA, L. FIGUEIRAS, M. RUÍZ DÍAS LABRANO, R. VIDAL PERERA, R. 1996. “MERCOSUR y MEDIO AMBIENTE”. Buenos Aires, Argentina. FUNDACIÓN CENTRO DE ESTUDIOSPOLÍTICOS Y ADMINISTRATIVOS. EDICIONES CIUDAD ARGENTINA.

4

trabajo independientemente de las condiciones infrahumanas de labor, ha sido el factor perfecto para desacelerar, frenar y retener las posibles manifestaciones y revelaciones de los pobladores. Un artículo publicado en Página 12 (también podemos poner bajo sospecha esta fuente de información, ¿por qué no?), del 5 agosto del corriente, nos informa que “en septiembre comienza a operar en San Juan una de las mimas más grandes jamás vistas en el país, tanto que cruza la cordillera y también se abre en Chile. La historia de la Barrick Gold es notable y reúne entre sus eslabones al primer presidente Bush, al dictador Suharto, a funcionarios y abogados del poder de Washington, al ex presidente De la Rúa, al banquero prófugo Puchi Rohm y, en su origen, al traficante de armas internacional Adnam Khashoggi ” 7. Es probable que se piense en “cuánta carga ideológica” poseen estos párrafos. Pero… ¿existe “algo” neutral sobre la faz de la tierra? No sólo hay que pensar en escritos, redacciones, publicaciones; etc. Va más allá de eso, ¿existe alguna práctica social neutral, aséptica, que no se sustente -al menos en lo más recóndito del pensamiento- en una ideología? Claro que no, de hecho si lo existe es porque se ignora la realidad que “encierra” a las sociedades. Baste una frase de un escritor uruguayo para sustentar lo dicho precedentemente; Eduardo Galeano, que no es biólogo, geólogo, geógrafo, ecólogo, ni nada que se le parezca, pero tiene “el don” del buen escritor, y la pasión por este tipo de temáticas; dice:“La ecología neutral se parece más bien a la jardinería”8, esto quiere decir que si vamos a efectuar un tipo de ecología sin compromiso social, moriremos en el intento, o quizás no sucumbiremos pero, sí careceremos de fundamentación del por qué? y del por qué hacemos lo que hacemos? Giacobbe9 dice que “Todas las personas atendemos cuando se nos habla, por ejemplo, del peligro de las crecientes, pero muy pocas escuchamos si se habla del régimen de un río”10, quizás si se evitara hablar únicamente sobre la problemática ambiental que esto acarrea (por su puesto que no es para
7 8

PÁGINA 12. 05/08/2007. “La cadena del Oro”. Pág. 21 GALEANO, E. 1994. “Úselo y Tírelo”. Editorial Planeta Argentina. Buenos Aires. Argentina. 9 GIACOBBE, M, S. “La Geografía en el aula, una disciplina formadora”. Ponencia en “65 Semanas de Geografía. Congreso Nacional de Geografía”.
10

5

menospreciar, ni subestimar), se hablaría y denunciaría el hurto que significa para la Nación y se lograría mayor impacto social positivo y menor impacto ambiental negativo. Notas:
• • (1) CLARÍN. Suplemento: Minería ambiental. Políticas de Sustentabilidad para un sector que crece. 01/08/2007. Págs.1-5. (2) CÓCCARO, J, M. 2002. “La voz del territorio: el desafío de escucharla”. En: Reflexiones Geográficas nº 10. Revista de la agrupación de Docentes Interuniversitarios de Geografía. Río Cuarto. • (3) SANTOS, M. 1996. “Metamorfosis del espacio habitado”. Barcelona. Oikos-tau. Ed.

• •

(4) GÓMEZ, R. 2003. “Neoliberalismo Globalizado. Refutación y Debacle”. Ediciones Macchi. Argentina. (5) SUBSECRETARÍA DE MINERÍA “Recursos DE LA NACIÓN. de la SERVICIO República

GEOLÓGICO MINERO ARGENTINO. INSTITUTO DE GEOLOGÍA Y RECURSOS MINERALES. minerales Argentina”.Ed. Zappettini.

(6) BERTUCI, R. CUNHA, ILDIS. CUNHA, T. DEVIA, L. FIGUEIRAS, M. RUÍZ DÍAS LABRANO, R. VIDAL PERERA, R. 1996. “MERCOSUR y MEDIO AMBIENTE”. ARGENTINA. Buenos Aires, Y Argentina. FUNDACIÓN CENTRO DE ESTUDIOSPOLÍTICOS ADMINISTRATIVOS. EDICIONES CIUDAD

• •

(7) PÁGINA 12. 05/08/2007. “La cadena del Oro”. Pág. 21 (8) GALEANO, E. 1994. “Úselo y Tírelo”. Editorial Planeta Argentina. Buenos Aires. Argentina.

(9) GIACOBBE, M, S. “La Geografía en el aula, una disciplina formadora”. Ponencia en “65 Semanas de Geografía. Congreso Nacional de Geografía”.

6

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->