Está en la página 1de 3

MUJERES DEL HONORABLE CONCEJO DELIBERANTE DE CORONEL ROSALES

Nosotras, las mujeres del Honorable Concejo Deliberante de Coronel


Rosales queremos expresar en el Día Internacional de la Mujer y en todos
los días que lo antecedan y sucedan, nuestras ideas y deseos respecto a
la situación de la mujer en el mundo, la Argentina y el distrito.

Conocemos los escenarios de desigualdad entre los géneros y sus efectos


en la discriminación, que se expresan en todos los ámbitos: el trabajo, la
familia, la política, las organizaciones, el arte, las empresas, la salud, la
ciencia, la sexualidad, entre otros.

Coincidimos en la conceptualización del feminismo como “un proyecto


político comprometido con un cambio social orientado a conseguir la
igualdad humana”. (Sabaté y otras, 1995)

Reconocemos intensamente la trayectoria sostenida por los movimientos


feministas en sus distintas expresiones, en su lucha por la igualdad
humana y nos declaramos a favor de ellos, siempre que su metodología
sea contraria a toda forma de violencia.

Somos conscientes de que la violencia de género puede adoptar


diversas formas (física, psicológica, económica, política, sexual,
doméstica y digital) que se manifiestan en acciones basadas en una
relación desigual de poder.

Distinguimos que el cambio real en pos de la igualdad de las mujeres y


niñas es muy lento, tanto en el mundo como en el país e, incluso en
Coronel Rosales ya que sufrimos múltiples formas de violencia en el hogar
y en espacios públicos; seguimos subvaloradas en las actividades;
trabajamos más, ganamos menos y tenemos menos oportunidades.
Rechazamos toda amenaza que limite los logros feministas que tanto
esfuerzo costó alcanzar.

Valoramos profundamente a las mujeres y niñas líderes y activistas en


favor de la igualdad de género como defensoras de los derechos de la
mujer.

Celebramos que el tema central del Día Internacional de la Mujer del


2020 se titule “Soy de la Generación Igualdad: Por los derechos de las
mujeres”, que exige que haya igualdad en la remuneración, a la hora de
compartir el trabajo doméstico y de cuidado no remunerado, poner fin
al acoso sexual y a todos los tipos de violencia contra las mujeres y las
niñas, requerir servicios de salud que respondan a nuestras necesidades
y participación, en pie de igualdad en la vida política y en la toma de
decisiones en todas las esferas de la vida. Estas son también las metas de
nuestras acciones políticas, sociales, culturales y como correlato, en el
ámbito particular de cada hogar.

Conmemoramos el 25º aniversario de la Declaración y Plataforma de


Acción de Beijing, aprobada en 1995 en la Cuarta Conferencia Mundial
sobre la Mujer, que tuvo lugar en Beijing, China, y es reconocida como la
hoja de ruta más progresista para empoderar a las mujeres y a las niñas
a escala mundial.

Sabemos que día a día los derechos de las mujeres y la igualdad de


géneros cobran protagonismo, sin embargo, la violencia contra la mujer
aumenta de manera alarmante.

Sostenemos la eliminación de la violencia de género y exigimos justicia


frente a todos los hechos violentos contra la mujer.

Pretendemos autonomía sobre nuestros propios cuerpos, profundización


de la Educación Sexual Integral (ESI), derecho a la salud sexual y
reproductiva.

Apoyamos toda movilización pacífica de aquellas personas que, de


buena voluntad, busquen erradicar la violencia de género.

Requerimos tecnología e innovación para la igualdad de géneros y


liderazgo feminista en todos los sectores del quehacer humano.

Estamos preocupadas por el futuro, frente a un mundo no igualitario y nos


sentimos expectantes de lograr un cambio, pero no nos rendimos ante las
dificultades porque tenemos esperanzas y anhelos compartidos.

Abogamos por el cumplimiento de la Ley de Protección Integral a las


Mujeres (Ley 26.485) en vigencia desde el 2009 en nuestro país, en
relación con el derecho de las mismas a vivir una vida sin violencia y sin
discriminaciones, y de que se cumplan todos los artículos que la
constituyen, entre los que destacamos: gozar de medidas integrales de
asistencia, protección y seguridad; de acceso gratuito a la justicia; de
igualdad real de derechos, oportunidades y de trato, y respeto profundo
hacia las mujeres que padecen violencia, evitando todo acto que
produzca revictimización.
En el ámbito local, reconocemos las acciones que llevan a cabo los
organismos gubernamentales y no gubernamentales para lograr la
igualdad de géneros.

En función de lo expuesto, las mujeres que trabajamos en el Concejo


Deliberante nos comprometemos a requerir y exigir para todas las
rosaleñas la profundización de las acciones que se puedan planificar y
concretar, en favor de una sociedad más equitativa e igualitaria.