Está en la página 1de 2

PREPARADORES DE OPOSICIONES PARA LA ENSEÑANZA Filosofía · 1

FILOSOFÍA
CURSO:
SEMANA:
PROFESOR:
TEMAS: 50 y 15

Comentario de texto

Los que primero filosofaron, al indagar sobre la verdad y la naturaleza de las


cosas se extraviaron, como empujados hacia un camino equivocado por
inexperiencia, y dijeron que ninguna cosa puede generarse o destruirse, puesto que
lo generado tendría que llegar a ser o del ser o del no ser, pero ambas alternativas
son imposibles; porque de lo que es no puede llegar a ser, puesto que ya es, y de lo
que no es nada puede llegar a ser, puesto que tendría que haber algo subyacente. Y
así, extremando las consecuencias inmediatas, llegaron a afirmar que no existe la
multiplicidad, sino sólo el Ser mismo. Tal fue la opinión que adoptaron por las
razones expuestas.
Nosotros, por el contrario, decimos que “llegar a ser de lo que es o de lo que
no es” o “lo que no es o lo que es ejerce o experimenta una acción, o llega a ser algo
particular” en nada se diferencia del médico que ejerce o experimenta alguna
acción, o de algo que llega a ser por obra del médico: porque, así como estas
expresiones tienen un doble sentido, es claro que cuando se dice “de lo que es” o “lo
que es ejerce o experimenta alguna acción” también tienen doble sentido. Así, un
médico construye una casa, no en cuanto médico, sino en tanto que constructor, y
llega a ser canoso no en cuanto médico, sino en tanto que tenía pelo negro; pero en
cuanto médico cura o pierde la capacidad de curar. Y puesto que hablamos con toda
propiedad cuando decimos que el médico ejerce o experimenta algo, o que por obra
del médico algo llega a ser, sólo si en tanto que médico actúa o experimenta o llega
a ser algo, es claro que decir “algo llega a ser de lo que no es” significa “de lo que
no es en tanto que no es”. Pero ellos al no hacer estas distinciones se extraviaron, y
de este error pasaron a otro mayor: pensaron que ninguna cosa llega a ser o es de
otras, y suprimieron así toda generación. También nosotros afirmamos que en
sentido absoluto nada llega a ser de lo que no es, pero que de algún modo hay un
llegar a ser de lo que no es, a saber, por accidente; pues una cosa llega a ser de la
privación, que es de suyo un no-ser, no de un constitutivo suyo.
Aristóteles. Física, Libro I, 190-191

1. Explicar los distintos sentidos que tienen en el texto los términos “ser” y “no-
ser”.
2. Exponer, a partir del texto, la relación que establece Aristóteles entre materia,
forma y privación.
3. Explicar la preeminencia de la teleología en la naturaleza e indagar si queda
alguna huella en la teoría de la evolución moderna.

PREPARADORES DE OPOSICIONES PARA LA ENSEÑANZA C/ Sagasta, 20 – 1º • 28004 Madrid Tel.: 91 308 00 32


PREPARADORES DE OPOSICIONES PARA LA ENSEÑANZA Filosofía · 2

Comentario de Texto

¿Acaso son ambos lo mismo? ¿Son lo mismo el ente y su ser? ¡Hay que
diferenciarlos! ¿Qué es, por ejemplo, en este trozo de tiza el ente? Esta pregunta
misma ya es ambigua, porque la palabra “ente” se puede entender según dos puntos
de vista, tal como la expresión griega tò ón. El ente significa, en primer lugar, lo que
en todos los casos es entitativo (seiend), en particular esta masa blancuzca de tal y
cual forma, blanda y quebradiza. En segundo lugar, “el ente” significa aquello que,
por así decirlo, “hace” que lo así llamado sea un ente y no más bien un no-ente;
aquello que en el ente, si lo es, constituye el ser. Conforme a esta doble significación
de la palabra griega tò ón, el “ente” apunta con frecuencia a su segundo
significado; por tanto, no al ente mismo, lo que es entitativo, sino a “lo que es”,
entidad, el ser-ente, el ser. En cambio, en su primer significado, el “ente” designa
todas o cada una de las cosas en sí mismas, con respecto a ellas mismas y no con
respecto a su entidad, es decir, a la ousía.
La primera significación de tò ón quiere decir tà ónta (entia); la segunda, tò
einai (esse).
(…)
El ente nos sale al encuentro por todas partes, nos rodea, nos sostiene y nos
somete, nos encanta y nos colma, nos realza y nos decepciona. Pero, con todo eso,
¿dónde está y en qué consiste el ser del ente?

M. Heidegger, Introducción a la Metafísica, p.37, Gedisa, 1993

1. Explicar la distinción que hace Heidegger entre ente y ser, relacionarlo con su
obra.
2. Señalar las diferencias entre la ontología escolástica y la heideggeriana.
3. Exponer los argumentos del positivismo lógico contra la metafísica.

PREPARADORES DE OPOSICIONES PARA LA ENSEÑANZA C/ Sagasta, 20 – 1º • 28004 Madrid Tel.: 91 308 00 32