Está en la página 1de 8

Universidad Nacional Autónoma de México

Facultad de Filosofía y Letras


SUAyED-UNAM

Licenciatura en pedagogía

Introducción a La Filosofía de la educación I

Alumno: Méndez López Armando H

Actividad: 5
Pensamiento educativo de Santo Tomás de Aquino

Unidad: 3

1
Con el propósito de que identifiques las características principales de la corriente
filosófica la "Escolástica", a través del pensamiento de Santo Tomás de Aquino, te
pedimos que leas los siguientes textos:

• Nicola Abbagnano y A. Visalberghi, Historia de la Pedagogía, p. 174-182.

• María de los Ángeles Galino, “Los temas de la educación tratados por los
escolásticos: Santo Tomás”, en Historia de la educación. Edades Antigua y Media
p. 551-563.

• Ramón Xirau, Introducción a la historia de la filosofía, p. 161-175.

a) ¿Cuáles son las cinco pruebas que demuestran la existencia de Dios? Explícalas.
¿En qué medida consideras que estas pruebas resultan contundentes para
demostrar la existencia de Dios?

1.El movimiento: Es cierto y consta por el sentido que en este mundo algunas cosas son
movidas. Pero todo lo que es movido es movido por otro. Por tanto, si lo que mueve es
movido a su vez, ha de ser movido por otro, y este por otro. Mas así no se puede proceder
hasta el infinito. Luego es necesario llegar a un primer motor que no es movido por nada,
y se entiende que ese motor es Dios.

2.Causalidad: Vemos que en este mundo sensible existe un orden de causas eficientes;
pero no vemos ni es posible que algo sea causa eficiente de sí mismo, porque de lo
contrario sería anterior a sí mismo, lo cual es imposible. Ahora bien, no es posible que en
el orden de causas eficientes se proceda hasta el infinito. Luego es necesario suponer
una causa eficiente primera, que todos llaman Dios.

3. La contingencia de los seres: Nos encontramos con cosas que tienen posibilidad de
existir y de dejar de existir, pues algunas se engendran y se corrompen. Ahora bien, lo
que tiene posibilidad de no existir alguna vez no existe. De ahí que, si todas las cosas
tuviesen esa posibilidad de no existir, alguna vez no habría existido nada, y por
consiguiente ahora tampoco, pues de la nada no procede nada. Pero dado que ahora

2
existe algo, es que no todas las cosas tienen posibilidad de existir y de no existir, que
algo ha de ser necesario, y esto, en última instancia, es Dios.

4. Diversos grados de perfección en las cosas: Encontramos en este mundo cosas


más o menos buenas, más o menos verdaderas, más o menos nobles, y otras cualidades
así. Ahora bien, el más y el menos se dicen de cosas diversas según la diversa
aproximación a lo que es máximo en ese orden. Por eso ha de haber algo que sea óptimo,
nobilísimo, máximamente verdadero y, por consiguiente, máximo ser. Y como lo que es
máximo en un género es causa de todo lo que se contiene bajo ese género, ha de haber
un máximo ser causa de la bondad, de la verdad, de la nobleza y de las demás cualidades
por el estilo; y este es Dios.

5. El gobierno u orden de las cosas: Vemos que algunas cosas que carecen de
conocimiento, esto es, los cuerpos naturales, obran con intención de fin. Ahora bien, las
cosas que no tienen conocimiento no tienden a un fin si no son dirigidas por algún
cognoscente e inteligente. Luego existe algún ser inteligente que dirige todas las cosas
naturales a un fin; que es lo que llamamos Dios.

Las causas concluyen en la afirmación de la existencia de Dios y en cada caso


atribuyéndole un rasgo característico (Dios como Primer Motor, como Primera Causa,
como Ser Necesario, como Ser Perfectísimo, como Ser Ordenador). Los nombres dados
a Dios en cada una de las pruebas se fundamentan en la consideración de las cosas del
mundo como efectos de su poder creador. Para los que somos creyentes en Dios las
pruebas que presenta santo Tomas son convincentes y no dejan duda de su existencia,
así por los efectos de Dios en la creación podemos demostrar su existencia, aun cuando
no podamos tener un conocimiento exacto de cómo es Él en sí mismo.

b) Explica brevemente cómo concibe Santo Tomás el conocimiento. ¿Qué significa


que la verdad sea una correspondencia entre el intelecto y la cosa?

Santo Tomás Considera que la función principal del conocimiento es la abstracción, y es


adquirido por la experiencia; menciona que el conocimiento sensible, es la capacidad de
percibir las formas sensibles de las cosas abstraídas de su materia, donde el intelecto

3
recibe las formas impalpables de las cosas, sacando de lo particular lo universal, de las
imágenes individuales la especie intangible, es decir, lo que no se ve ni se siente, no por
ello dejando fuera la materia de las cosas, sino que solo permite la consideración por
separado de la forma.

Trascendiendo que el principio de la singularidad y diversidad de cada individuo respecto


de los otros, es la materia signata, marcadas con determinaciones cuantitativas,
espaciales y temporales. Admite que el universal existe in re como forma de las cosas,
post rem, en el intelecto y ante rem, en el espíritu divino, como idea de las cosas creadas.
Enfatiza que el proceder abstractivo del intelecto garantiza la verdad del conocimiento
intelectual, pues es garantía de que la especie existe en el intelecto, es la forma misma
y por consiguiente hay correspondencia entre el intelecto y la cosa.

c) ¿Qué entiende Santo Tomás por hábito y cómo se relaciona éste con la virtud?

La concepción tomista de la virtud es fiel al pensamiento aristotélico, de quien se separa


únicamente en la cuestión de las virtudes teologales, virtudes desconocidas por
Aristóteles. El alma realiza los actos que le son propios mediante las facultades. Cuando
estos actos se repiten, las facultades adquieren unas cualidades gracias a las cuales el
sujeto puede realizar con más facilidad las actividades que les son propias. Estas
cualidades dan a las facultades una disposición añadida a su tendencia natural y son los
hábitos. Los hábitos pueden ser buenos (virtudes) o malos (vicios). Son virtudes si le
facultan al sujeto para la realización de actos conforme a la norma de la moralidad, y son
vicios si son contrarios a dicha regla.

d) Según este filósofo, ¿qué es la ley, qué clases de leyes hay y en qué consisten?

Santo Tomás defina a la ley como una "cierta ordenación al bien común promulgada por
aquel que tiene a su cargo una comunidad".

Para Santo Tomás todas las cosas están ordenadas conforme a un fin. Se actúa
rectamente cuando se dirige uno a su propio fin e incorrectamente cuando uno se aparta

4
de él. Todo forma parte de un plan del cual la ley ocupa un lugar central. "La ley es un
cierta regla y medida de los actos en cuanto alguien se mueve por ella a actuar o por ella
se abstiene de una acción.

Hay cuatro tipos de leyes para Santo Tomás cuatro formas de razón que corresponden a
cuatro niveles. La ley eterna que es la razón de Dios, la natural que es la "participación
de la ley eterna en la criatura racional" y que establece como primer precepto que debe
hacerse el bien y evitarse el mal; precepto sobre el que se fundan todos los demás de la
ley natural. De ahí se sigue que el hombre debe buscar ante todo su conservación y su
bien que no es otro que vivir de la manera más perfecta de acuerdo con sus propias
capacidades y hacer el bien a sus semejantes. La ley humana que se deriva de la natural
y que pone a la razón como centro de la vida del hombre y que norma y mide la vida
social. Finalmente, la ley divina que es la ley dada por Dios para que el hombre sepa
dirigirse hacia su fin último que es la vida eterna. Los cuatro tipos de leyes forman un
todo cohesionado y congruente. Un tipo de ley no puede ir en contradicción con otro.
Todo forma un gran plan universal en donde todo el universo está relacionado y
jerarquizado de superior a inferior, desde Dios hasta la más ínfima criatura y todo tiene
un lugar específico en la creación y tiende a un fin.

e) Expón las ideas centrales de la propuesta educativa de Santo Tomás. Para ello,
deberás llenar la siguiente tabla:

5
¿Qué es la ¿Por qué ¿Para qué ¿Cómo ¿Qué ¿Qué
educar? educar? valores trascendencia
educación? educar?
promueve tiene, para ti, esta
esta propuesta
propuesta educativa?
educativa?

Es la Por qué la para lograr Conociendo a Amor a la Santo Tomás vino a


conducción educación mejores seres la persona, verdad revolucionar el
desarrolla, un humanos y una pues no se pensamiento de su
y promoción mejoramiento Fe y razón
mejor sociedad. puede amar lo época, para mí como
de la prole continuo de Para formar que no se Bien común estudiante la
todas las mejores seres conoce y trascendencia que
al estado de Caridad
dimensiones de humanos, santo Tomas tiene su propuesta
perfección la vida humana desarrollando de nos invita a Justicia educativa consiste en
en tanto (emocional, manera armónica emplear la educar en la virtud, esto
afectiva, y equilibrada pedagogía de Esperanza permitir el
hombre, es intelectual, todas las Dios, desenvolvimiento de
decir al espiritual, potencialidades motivando y todas las posibilidades
laboral, físicas, artísticas, promoviendo de acción virtuosa.
estado de
profesional, intelectuales, las tendencias Cada ser humano,
virtud. familiar, social y morales y naturales del desarrolla entonces lo
cultural), permita espirituales hombre al moral-práctico, lo
comprender inscritas en la bien, al intelectual-teórico
mejor el mundo, naturaleza y que conocimiento
y lo espiritual-teológico.
saber convivir, e configuran la y a la
Tal sería la educación
interrelacionarno personalidad de armonía.
que convendría al alma
s con los demás, los individuos.
Ejercitando humana, a la persona y
trascender y
las virtudes sus posibilidades de
avanzar hacia
intelectuales, crecimiento y
nuestra plena
morales y perfeccionamiento.
realización.
teologales,
que
finalmente,
van a
manifestar en
la persona
humana la
verdadera
educación.

6
Bibliografía:

Abbagnano, Nicola y A. Visalberghi, Historia de la pedagogía, traducción de Jorge


Hernández Campos, Fondo de Cultura Económica, México, 1987, p 174-182

Galino, María de los Ángeles, “Los temas de la educación tratados por los escolásticos:
Santo Tomás” en Historia de la educación. Edades Antigua y Media, 2ª ed., Gredos,
Madrid, 1973, p 551-563 Biblioteca Hispánica de Filosofía, 26

Xirau, Ramón, Introducción a la historia de la filosofía, 13ª ed., Universidad Nacional


Autónoma de México, México, 2004, p. 161-175

Aquino, S. T. Suma de teología, 2001. Tomo I. Madrid: BAC.

7
8