Está en la página 1de 16

LA CRONICA MEDICA

}:l M1mic'omlo

1884.

AL DR.

de Llma

Jost C.

l'LLOA.

~l mnnieomio no ('ti pro­
ducto directo de In locura,
sino el hijo prf'd itecto, na­
eído en pnrto rnrtllo. de JI\
eí v Hi1..o<-iou

u1odt·r1u•.
P .A.llTA.0.t.9,

GtNlé y

LI\ Frenopatin eK ona ciencia moder­
na. con lrmitcA bien definidos, con prin­
cipios ciertos, con problemns o lucógui­
tns por resolver.
Su importancia es iuneguble, Y Ni11
embargo, entro nosotros, 1111 08L11di11 Cbt11
muy de~cuidatlo. Por esto, una pluma
principiante, bnjo la. Pjid11. del m­ estro,
inicia l.roy un trnbnjo de actun lidnd , 111\n
do á la luz pública e.tas apuutacíoues,
utiles sin duda, para los que se dedican
á explorar el fructuoso é intrincado la­
berinto de la Patología mental.
Pretendemos e~tu<liar el manicomio
de Lima. El campo t!S vnsto y el progra­
mo. eawnso.
Al tratar de la Enagenncion mental,

resalta la necesidad de un sistema, de

una filos<>fia, por base.
El hombre en una caso. ele locos, dice
Esquirol, se muestra en toda su desnn­
diez; ni di,.imula.su pensamiento, ni oeul­
ta ene defecto~, ni da ii sus paaiouea el
enoan~o que seduce, ni 11. sus vicios la
apariencia. que engaña. Al contemplar
este oua.dro tan maestramente retratado,
el peneador desmenuzando la miseria.
humana, pierde, muobas veoee, la ulti­
ma iluaion que l.ra acariciado. Si, esta­
mos seguros, no hay lecciones mas pro.
fundas de ñlosoñ«, que las en ministra­
das por ol estudio do la~ dife1·eutes formas
de locura. Fenómenos cerebrales aíquiccs
raroe, eatrañ•>B, aberraciones mornles,
que auminietra.u preciosa. luz para eom­
prender 1011 aotos, materiales, que se han
llamado facultndes del espíritu.
Impone al ánimo mas despreocupado
el examen frío y minucioso de un 1000.
Seres robustos, llenos de vida, de 8alnd,
yacen en las tinieblas mas horrendas,
gimiendo victimas de la fatalidad de su
orgaui11acion.
Viven aig uicndo el camino que les tra­
zan sus pasiones sin freno ó Jos erra­los
conceptos que les sojiere su desordenado
cerebro.

7

El modio, h\R costumbres, ln oiviliza.­
cion, influyen enormemente en 111 vida
del individuo, en la vida social. Y a para
redolver esto problom11 no ocurro Ja
eiencin ti la filo~ofln especnlativa: no, los
MHbios se conforman con el espirito y
tendencias de la epoca, y de esas Iuchaa
ronaco ('] hombre, por decirlo a~i. como
sor individual y como miembro de la 110­
ciedad: se reconstibuye y ocupo. el logar
que le pertenece entre lo que exi11te.
Iloy que la fro110pl\Ua. c~tablel'e su
código y que so cousidera t\ ln locnra, en
1111s diCerentea formas, corno una
en­
fl•1·moch1<l, eur able muchns V!'cea, uo dr­be­
mes lucurrir en l1t11 opmicnca a.utigu11s,
cunndo, como dice \\fandsley, do tocio lo
que se refería á 111 naturnlezu do las &Íl.'C·
clones moutnles y tl su tratamicnlo,la hu­
m11>11id11d no ha recibido de la teolo­

g\a y de la metañaicn el menor beneficio,
debiendoles muchos errores e infinitos
sufrimientos.
Lo. observacion es JI\ base del progreso
y adelanto científico, El estudio del es­
tndo intelectual y moral de los locos,
comprobando ati­ovid11s Inducciones, ha
dado y dara cierto sello do positivismo
y exnctitod que caracteriza a Ja Sicolo­
g\a ñsioléjien y que falta ea In caduca
ñlosoñe eecnlnr. La sicologia trascendeu­
tnl no puede ilustrnr las cuestiones do
locura: esta muy lejos de la realidad.
l~u 1864. un profesor de la E~cuoln de

medicina, dirijiendo una exposicion á la

Sociedad do Beneficencia, describió el es­
ta.do de los locos, en Son Anclres y San·
ta Ana, y llamó Jo. atenoiou publica sobre
lastimosos escenos q ne, deagraciadumen­
te, se consentian aún en Lime,
Posteriormente, en 1867, el aetunl me­
dico en jefe del mnnicomio, lll>istiondo
en la necesidad ele sati~facer el vació
apuntado, provocaba la conetruceion ele!
actual, en el 100111 que hoy exi•te, ce­
uocit.la entonces con el nombre de Quin·
ta de Cortes, que "ocupa una manzana,
posee vastos salcnea, un estnnqne, nna
onvilll\, uua espo.oioso. huerta, &., en el
quo con pequeñas alteraciones podían
establecerse los dos grandes dopartamen­
tos de una casa de locos." Esto local an­
tiguamente servin do quinta de convale­
cenein ó do retiro do lo, pad~es J csuitas,

La Sociedad de Ben=üeencia, sometió
el proyecto al estnclio de Ja Sociedad mé­
dica de Lima, la que por órgano de una

1

LA CRONICA MEDICA.
comision demostró la utilidad y neeeai
dad de la obra y la bondad de Ja locali·
di~<l elejida.
Para comprender el deplorable estado
do las loqueeias, ba'ltam trascribir los
siguientes parrafea do un articule del
Dr. Jos•• O. Ulloa, publicado en el nú­
mero 7 4. do h\ antigua Gaceta medica
(Octubre de 1861>).
"Es imposible, dice, atravesar el <lintel
de lo que KO llama loqueriaa ¡¡in huir la
vista de escenn tan desoladoru. La Jo.
querra do Santa Ana nos presenta,dosdo
luego, un patio húmedo ó cubierto do lo­
do, donde se ven aqtu O alla montones
de piedras, y cu donde yaoon acnta­
daii, echadas o on onolillas, las desgru­
ciadas locRR que, cubiertns de harapos
y con la expresiou particular que da á
sus semblantes su mal, so nos presentan
como las brnjaa do l\lnchbct. Esa es su
re­idencia eu el d1a y os alh donde re­
ciben Ja insolacion en loe calores del ve­
rano y la humedad en lns lluvias del in­
vierno. En la noche, tres estrechos salo­
nes, sin pavimento, reciben sobre tari­
mas, en un colchon lae unas, las otras
sin el, á aquellas infortunadas;
..
...... no se comprende de nna parte como
no sea espantosa la mortalidad de este
Ebtablecimiento; y de otra, como todos
loa dias no ocurran graves accidentes
entre locas exaltadas que tienen Ja liber­
tad de maltratal'8e il. su placer, y ñ su
disposicion medica con que matarse."
"La loqueria de hombres, sita en el
Hospital de San Andres, agrega, sin es­
tar en tan deplorables condiciones, deja
sin embargo mucho 11ue desear porque
loa infelit•es amentes muden cuanto an­
tes de alojamiento."
La Sociedad do Bene6.oenoia era im­
potente para concluir 1118 refacciones del
local y útilea. El Bupr emo Gobierno,
interpretando loa deseos de Is. opiniou,
proveyú ú aquella ele loa recursos que se
11ece111ban. Y el 16 de Diciembre de 1850
tuvo lugar la aperhtra solemne clel ma­
nicomio de Limn. construido en la quin­
ta ya citada, conformo a los planoa tra·
1:ado1 por el arquitecto Olneeau.
El coato del nuevo esreblecimiento,
era el siguiente:
Valor tle1 local ó intereses. $ 27 ,51)7 5
Importe de la11 coustruc­
ciones
,, 82,7­48 i
Muebles traídos de Europa ., ll,858 6!

$ 118,699 4

El asilo se abrió con una población
de 158 enfermos, de Jos que 78 era hom­
bres y 7 Cí mugores.
Mj.JllUBL A. MulUz.
(<"'011tin1ta1·ú.)
El Cólera. [")
VI
La deeaparioion do! o6lora en Fran·
ol !.º de Be·
tiowbro, ha sido coufirmacl1~ por loa he·
chos; pues desdo ol 22 do Noviembre no
so ha vuelto u preseutnr enso alguno en
París, ni en los tlomas Jugaros atacados
ú.ntes.
La ciencia hn comouzndo ya~ agru.
par los dntos 1·oli~ti vos " b pequeña epi·
démia do Pnris, A fin ele deducir ele ello•
las conclusiones que de en e'l>ilmen se
desprenden.
Hasta hoy la. estadística mas exaota
es la presentada por Emilio Riviéro á la
Academia de Ciencias, que comprende
solo el movimiento ele loe hospitales ci­
viles de Paria, desde el principio de la '}•i­
d6mia, hasta el 22 de Noviembre.
Hé aquí la expresíon numérica de di­
cho movimiento.
Del 5 al 22 de Noviembre, a media
noche, el número de casca de cólera ad­
mitidos en los. hospitales y hospicios de
Ja capital frnncesa, fné de 1)12, de loa
cuales 658 hombres y 860 mujerea.
La cifra de Jos onsoa declarados en el
interior foé de 50 (26 hombrea y 118 mu­
gerea), de los cuales 18 perteueoian al
personal hospitalarío.
Sea un total do 971 caaos, habiendo
dado 280 curaciones y 221 en aaie~noia
ó tratamiento,
Eo una segunda nota 6. la misma Aca·
domia, Biviere, complotando en eetudio
hua~a el 80 de Noviembre, establece que
en esa Cochi\ no oxisüan en 101 hospita­
les do Pari8 me.e que 80 colerlces, en via
do ourneion.
Por otre. parto, en los tlil\11 traacur1 i­
dos outro los dos ouudroa, 6 en I" itlti­
mn aemann, la mortulidad causada por
la epidemia, no paHb de dos á tres por
din.
Un hecho auotado por Rivi .. re es que,
como en llll anteriores epidemias, Jos
trabaja,lores ele los abrómico« y de los
ei111 dcclurade, oñciulmonte

(º) Vé:isolos número1 8. 9, 10, 11 11~.

LA ORONlOA MEDICA.
dominio de niaguu 6rden de eoucepcio­
nes delirantee.
MAllU&L A. MuA1z.
Enero de 18Só.

Haoe pues 26 años qno el actun] ma­
nicomio or1t iusuñcicnte para su objeto!
Sin embargo, su furdacion íue un
progreso, una obra de humanidad. Asi
como hoy, su eetacionBrismo es quizá.
hasta un crimen, una falte..
El manioomlo de Lima
En el mismo año, deoia el módico en
188!.
jefe: "A pe•l~r de todos los iuoonvenien­
AL Da. Jo•li O. ULt.OA.
tos, ontre los cuales esta.u eu primera
r Co1lti1111rtcion.)
lmeu lfls 1•ÍQÍ'>1 d~ construccion de o:ite
Lo que era ele proveerse sucedió,
Milo, su marchn uo puode ser mas préa­
Las mejoras beo!.IM eran iusuficieu­ para. Oaai no lrnr un ennjene.do que
tes para :\ñaptar a su nuevo destino un 'lesde e11 Lraslac1ou i\. este est.ableei­
looal dedicado a muy diversos fines. miento no se h11.ya mejorado en su esta­
L11e imperfecciones de su dispcsieion in­ do mental ó físico. Loa agitados ceas­
teríor, se hicieron notar desdo el primer taotemeute han entre.do en calma per­
momento.
manente los unos y en intúrvalos de
Y, á Jos cinoo meses de su in1rngnr11o· tranquilidad los otros. En loe epilepti­
oion, eu el auo de 1860, el Dr. J osé O. ces los uta.quos se hun hecho mas ro.roa,
Utloa, deeia en un ofioio: "L1~ division a tl\l punto que, en loa quince primeros
de ll\ poblneiou ele oada dopartamento, diss, los pacíentea de esto trist1siino mal
cuyo objeto es separar 6 mantener en no sufrieron ataque alguno, cuando an­
absoluta inoomnnioacion las diíerentes tes los experimentaban diariamente."
oat~gorias de pacientes, cuyo mútuo
Guialain en sus magistrales y elo­
contacto perjudica t ~oto so oaraoion, no cnentfeimas lecciones de frenopatía, ca.
ha podido por de1gracia efectuaese con t'Mteri/.t\Ua perfecta.mente una casa de
todo ri;¡or, por cuanto no existiendo insanos. Oreia él, que dobia ser, á la
ouartcles ai1>laclos con sus respectivos vez, hoRpital para el tratamiento de los
patio... un donde eouü nnr u cada clase ouugenados, refugio para los enagenl\·
de eufarmos, estt< confinacion ha tenido dos ioonrables, casa de educación mo­
que limitarse a los dormitorios. De aquí ral Y {laica, escuele primaria artística y
resulta que si bien no han podido obtc­ cieutíflca, este.blecimiento induetrinl y
ner11e todt\­~ IM ven~jas que se reportan agrlcola, Y por último, lngar de aisla­
do la absoluta. incomunieucion de loe miento, preservacion y seguridad.
diversos cuarteles de insanos, se han
So puede decir, sin eJ<agerar, que el
obteoido 1'1 meuos algunM do ellas, tn· manicomio de Lima, ni en s11 principio
lea como ~1 órdeu y In tlieciplioa de los ni 11.Ítn con sus meioraa poeterioreR, sa·
dormit•lri1111 dttrante In noche........ Este ti1<face lns múltiplos exigencia.a oientifi.
ostadQ de co11u• 1<ori11 pueR un tanto nu\s oas. Y ha1<ta duro os decirlo no more­
satiefaotorio, si durante el dit~ se pudio· ce ol nombro de hospiti<I de iuennoa. L&
ra iucousuuicnr al menos dos categoeias vordacl c\Rl)e dolJirijO outo1·a.
de enfermos, cuyo tratamiento racional
l~n IR memoria que el módico eu jefe
exije como noudicion precisa su absolu­ elevó en 1888, y publicada on Jos núme­
ta interdiocioo: quiero hablar de los con­ ros 6 y 7 de este periódico, encontramos
valeaeieutea y de los ajiLRdos,
Las los siguientes párrafos, "No eonstruido
celdas para fueioaos, veciu"s ai. 108 dor­ especialmente pam en objeto, eioo a.pro­
mitorios ó il los patlos de In lavandería piado á. el únicamente Ja casu quinta
y baño, son poderoanv cansas de porjur­ que lo eirviO de baso, ni por RU situa­
buoicn, hncíendo ineficaz toda su venta­ cion. ni por sus domas nooidontos, ofre­
jo11a inílueuera
Ft<lta una sale. a pro­ cie. todas las condiciones aclecul\dae pa·
piacla ele baños
Faltan medios do ro. un hospicio de ineaoos
que­
oontencion tau necesarios para el mun­ do mucho por desear ai. la cíenoiv, lo
tenimiento de la disciplina y del trata­ que une. dolorosa experiencia ha venido
m~ento ...... Es de urgencia el establecí­ á. confirmar." Cita en seguida loe poli·
miento de un tallt>r de obras manua­ gros de su situoion en lo. proximidad de
bles, en ambos departnmentos....... El tantas casas huertas, y su ínmedtseíon
eervioio medico y adlllinistrativo de 1 á. extramuros, lug11.res por donda oorren
nuestro asilo, exige tambien al ganas ace1uie.s numerosas, oauAa de conatantee
modificaciones ...... "
aniegos y focos de mi.iamaa palúdicos.

LA

OBONIOA MEDIOA.

da la Europa, de la misma Amé>rica me·
ridional. Y, por desgracía, aoque eato
subleve el fatuo amor propio de algunos,
muy pocos, contáudoles en nuesbra ma­
dre patria y en algunas naciones her­
manes de la América IMina, encontra·
moa somejantes al nuestro.
En Europa In. existencia de los gran­
des mnnioomios oentralee, de los pnrti­
oulnree, ele loa provinoinlee ~011tenidoe
por la11 eorporacionea comunales, au­
mentando la oferta, mejorando el servi­
cío. eoetionoo provechosa competencia.
En el Porú, el que existo, ni tiene
oompetidoroe cercanos y es el único pa­
El atljunto plano nos exime la des· ra una estensl8i ma porolon de territo­
rio.
oripoion d11tn111\cl n.
Hoy por hoy, el manicomio particu­
Como et' ve el local actual. inaegaro,
lar
quizá no Mería conveniente ni de
oprimo la libntao individual, no pro­
pruotioa.
ejecucion. Pero ai es indispen­
porciona a sus pobladores ñistri<ccion
sable,
y
á P80 deben tendor las socieda­
alguue, agracluble y esta en coutradiccion
dudes
de
Beneñceceia departamentales,
con las reglas lllaB triviales de la higie­
el
establecimiento
o\. prorrata de marri­
ne.
comioa
en
el
Norte
y Sur de la Repúbli­
Dividir en ambos sexos, los enajena­
ca,
6
cuando
menos
subeenciouar el
dos curables de IM incurables, los indi­
gentes de los penwionistas, los •ocios de de Lima para facilitar la. reforma com­
loe aseados, los furiosos de los tranqui­ pleta de su ínsufioiente local.
Tambien se puede, y esto es mas ha­
los, loe ociosos de los trabajadores,
cedero,
convertir el actual manicomio
loe atacados de enfermedades contagio­
de
ambos
sexos en de un solo sexo, es­
sas ó no de los sanos, es imposible en
tableciendo
el otro en un local apropia­
un local que uo tiene sino dos grandes
do,
hasta
que
se verifique la. coustruo­
departamentos. No se puede asi ovitar
la eonstante acción de unos sobre otrno, cion del qne exigen imperiosamente las
viéndose, oonociéudoee, todos, en el mis­ necesidades del país.
O se tiene un buen manicomio 6 no
mo sitio, en la mioma actitud, en cada
se
dú tal nombro, á. un edificio, á un local
instante. Esto es no solo inhumano si­
que
no lo merece. Ser ó no ser. Oree­
no repugnante.
mos
quo nunca se debe llenar el expe­
Cada seceion, ouatro cuando menos
diente;
y nuestro EKtableoimiento para
para cada sexo, debe tenor salas ele reu ·
asistir
los
Iusanos, ni por su eoustruc­
nion, de trabajo, de estadio y distra.c­
cion,
ni
por
su distribucion, tiene 168
oion (lectura, músiea, cte.,) de dormir,
condicioues
que
requieren los asilos, ou
do onfermorta, eeparadne por anchos y
los
qne
11\
oieuoia
y la humanidad cui­
vontiladoe oorredores, y todas ellas biou
dan .V atienden a los desgraciados ouyo
ventiladns, alumbra.las y limpia».
No hay celdA'I de rNI csiou sino cala cerebro no está sauo.
La. existeucie de una. onsa. de locos,
bozos.
implantacla
en un local apropiado, eR
!<'alta una seeeion del Eetableoimie11·
un"
seguridn.d
eooial, de l" que no se
to, dedicada al estudio proliminnr, O. la
puede
presoindir
en Mta epoca.
observaoiou primera de los enfermos que
ingreqan.
El cuerpo faeultative, ol all miniAtra­
Si nuestro manicomio no esta insto.·
tivo, los sírvientes, carecen de localea 6 ll\do en un local oonvonieute. tampoco
hAbitt\oioo<'8 espeoiale11 para las varía­ tiene el material impresoíodible en un
das apliot\oiooe11, diverAoe usos, qno sus hospital do esto gcaero.
ebtigaciones respeotivlll! les imponen.
Entre nosotroa se ha comprendido
Faltan departamentos de dívere11& ca­ períeotameute ::¡uo los medios violentos
tegorias para los enfermos penaicnistas. do represicn, en el enajenado, solo exa­
Tenemoe á la vísta Ja desoripcion de 1 cerban su delirio y aumentan su furor.
loe manioomioe de España, do oasi to­ Como muy bien lo ha diobo un noiablo
Señala la defectuoaa distr ibnciou del
local y concluye diciendo, "sino oonven­
dria tnejor la eoestrueclon de otro ma­
nicomio, en un local mas conveuiente,
construido conforme a las presceipcio­
noe de la ciencia en •u estado actual."
Elloual no e11 ~iquierapro piado pura ca­
'ª de raeluaiou. l<'altnle mucho pl\ra t>BO.
Fundar un manicomio es una obra
mny diñeil, muy laborioAa, muy delica­
da. Y todas e.tas olrouustanciae Je fal­
taron al de Lima en 110 Cunilacion. Q11i­
Ztl hubo doma•ii\do talento para conver­
tir un convente oo una casa do locos.

58

54

LA. CRONIOA. MEDICA

profqoreepañol, laalienacion ea una vio­ guanteletes, cuellos, urinario• de sus·
lent.a tempestad del oerebro y los vientos penoion, eto.,) aparatos oómodoa, de nri­
no amainan tempestades. Do acuerdo lidad h1ncge.ble, de pooo oos'° y ouya
oon el régimen seguido en los mejores fülta es insanable,
manioomioe del mundo se hR RdoptRdo,
La11 enfermeriae, tan ceroana1 IL 101
con feliz óxito, un ainema misto de re· dormitorios, las mismas salae de dor­
preaioo, que no ml\lkate, no hiera el mir, deben dotarse de aparato11 de de·
amor propio é impida dañar á loa otros ainfecclou.
y á uno mismo: o~ casi el aiatema de la
La botica necesita una seria reforma.
no sujeelou, como lo permiten las con· Si apa.rontemeute ~t\tisfaco Jaa nece11ida·
dicíonea del local.
dadea y exigeuoias de la actualidad, de.
El mobiliario del hoapioio si bien en pondo del rúgimon usado ha.tita. hoy.
lo referenLe IL loa loeos trnnquilos, no Reformndo radicalrnonte el, como lo ae­
uecesita NÍorm11 apremiante, si la ro· ra, no se ououontran en ella multitud
quiere y urgente en los U.tilosde u110 pa.· do preciosos agentes medioamento1101,
ra 101 furiosos y loa sucioe.
de iueatimubles nlcaloldes, de loa espe­
Sin embar¡;ro Ja ropería e~tlL bien pro· crñeoe y eepeoialidadea mas reputad u,
viala: hay enfioiente ropl\ do cama, íal­ que solo se dan tl los inaanoa, en el ea­
tando si la ropa interior, y debiendo en so do que las traigan las Íl\miliae, lo que
en verano hacerae quincenal el oambio no es [uato, porque el pobre y el rioo
de &abl\n&e y no mensual.
tienen derecho 6. gozar de aus ben .. 6oaa
En e..te año 188~ se ha hecho notar 1 propiedades: 111 uno por humanidad y al
la falla de ropa de uso, pa.ra Jos insanos segundo por obligacion.
de ambos sexos.
Careoe el manicomio, oomo lo hemos
En una palabra. con un ga1to insig­ dicho antes, de sns respeoLivae depeu­
nífioaoLe se proveeeian es ..a neeesida­ dencias hidrológicas, dotadas de todo11
des.
Jos adela.ntos modernos.
No hay una sola celda acolchada, con
Aei mismo, y esta necesidad es de ea­
pises apropiados, por lo que no es raro racter urgente, se hace sentir la !alta.
encontrar en los epilépticos y en los [u. absoluta de un gabinete eléctrico.
riosos, gravfP.imas lesiones externas.
Una pequeña biblioteca medica, un
No existe ni una sonda para la ali· periódico ó revista especialista., ur:oa
meutacion f,irzada, debiendo haber un cuantos apara.tos metereológicos, un ga·
surtido de ellas. Anomalía vergonzosa binele para esperieuciáa sobre la auges­
que no debe permanecer por mas tíem· tion hipnótica, no enaayads, hasta hoy,
po sin su inmediata eatieíaccíon.
son vacíos que se dojau sentir.
El aueoal quirurgico es muy pobre,
Y no se diga que soo sueños de di·
inmgnificante.
Cicil realizaeicn, e&tisíacor las neeeaida­
Loe variados e ingeniosos modios de des .apuotadas. El&y un m~dio muy ex·
oontencion de que dispone Ja moderna pcdito vam llenarl&s: aphoa.r las peo·
patolng•a ~cntal, falt&n completamen· eíones de los iu_Ha~1oe de J.lll.ga al Iomeu­
te. Bofo se tiene camisas de fuerzo. y pe­ to del e~tablec1m1ento, .s10ndo li cargo
queüos anillos de fierro unidos, que 80 de la ~llJI\ _de Beuoñeencia, el presupues­
colocan en la muñeca y en ol pié, para to ordiuar io menMual.
evitar accidentes on loa &footRdoe de lo·
eur» impulsiva forioea.
Un médioo on jefe, un auxiliar (no ron·
La.e jaulas ó catres cerrados son do tado) y un praoLict\nto interno, coustitu­
madera, muy peaa<lRa, mal1&011s,nntihi· yeron el personal modioo del oetablcci·
gii·uioaK.
miento, ayudedos por une. hija. de s.rn
La mastnrbaoion, pinga tia loe aailos V1ocnto do Paul, onoarg&da. do la botica.
Tambien n.qm oocontramos cbserva­
de recluaion, merece lljnr la atencion de
la B ... neficencia, dotnndo al hoa picio eioues qne hacer.
En la yn citnda memoria del medico
de loa medíos mecauiecs modernos, uaa­
dos con esplendido exito en todos los rn joíe, encontramos los aiguienLOH par·
paíROs oivilizAdos, y que evitan y eombs­ re.íos:
'·Hay, sin embargo, á este respecto,
ten con veutAja, loe pornioiosoa efootos
una necesidad mas ra.dioal y doatinada
del vicio eolitRrio.
Debe tambien encargarse (eínturo­ a licuar el mayor de los vacío• que otro·
nea, kabu, pan'41011ea de Perigot, ce el ;i­éjimen actual del Manioomio. Ee·

­

LA. ORONIOA. MEDIOA.

te noio eonsiste on 11\ f11ltn do un Dirco­1 cido In neeoaídad

.

do reunir en la perso­
otl. del medico en jefe do loe asilos do in­
Sl\nos. 11\B !unciones de RU díreccíon, Y. la.
experiencin ha confirmado las ventaJas
de esta reun ion, en todas partes. Casi
no bny en la actualidad en Fr1mcia.,
Alc·roanin, Italia, Iug latcrrn, Dclgictl.,
asilo de iuanuos en quo su clire<:lor uo
•en el médico en jefu"
"?.­fodi<ll\ os esta, cuya impluntncioa
c'.tiju impcrloeamente el mrjor servicio
do nueatro Mnuicomio, dcjo.udo su ad­
miuistraoiou 6 ecoucmrs, u cargo de las
Hermanas de Cari<la<l, br.jo de esa Tus­
peceion , como debe estarlo la Direcciou

&or, cuyu Iuuciones on loe estubleci­
mieotos do e•te género, aeparud.1s lintes
de las del medice en jefe, hoy He ha con­
vooido en la necesidad de reunirlas, por
las graves razones que paso :í. exponer."
"He dioho ya que, en un ae­ilo de eua­
jenndos, desdo el l:><:al, loclo dobe e~lo.r
destinado 11 eoneurr ir 11 la euraeion de
e1oe inforlunadoe. Con mucha moa ra­
zon debe proponerse el mismo fin, cuan­
to atai10 ú concierne al servicio de todos
aos ramos, de un establecimiento de es­
te genero. Todo cuunto be.y en C'I, así
el personal como el material, debe estar
dispuesto y dirijido con ese gran fin, que misma."
es el principal de ll\ instruccion. Ahora
Un médico alienista no so tormo. ea un
bien ¿quien sino el medico, es el único momento, con solo la lectura ele obras
competente para dnr eija diroeeiou con­ esprcil\los, aún supouicudo una cabeza
forme 11. los preceptos <le lo. eioncin, que privilegiuda. No. A la tacria debe unir·
le os propia, al e~tudio y obacrvncion de so 11\ vráctioe., In educacion alionista por
los insanos en general y d11 cada uno do decirlo Mi.
ellos en p1nticular? ¿Qui<­nsino el medico
Debe alentarse el espeeiahsmo cieuti­
puede ser el mejor juez de las aptitudes fico, el (mico compatible con loe moder­
del personal del servicio, del mejor mo­ nos adelantos. Debe darse toda le. im­
do de ejecutar éste, de la mas conveuien­ pcrtaneia, tener menos desden. por car­
te organiz1u·ion de la diseiptin», de la go tan elevado, y ae acréditarú el puesto
mejor dialribuoion de loe alimentos Y que nuuca debe ser hijo del Cavor sino
medicamentos; en una pl\labro., do 11110.n­ del talento y moritos comprobados. llay
to b11ce relaeioa lll funeionnmiento ó una nvtl\blo d1lericnoil\ entro asistir uu
ejercicio de ll\ Ioatituoion?''
enfermo do un manicomio y otro de un
"¿Se trata del personal del servicio? hospital.
El medico solo debe escojerlo, porque t•l
No podemos dejar de trl\scribir las
1.ulo sabe las apLituo.leeque necesita exi­ elocuentes pulabras ele Gíué y Partnga.s.
jir de ese personal, el concurso que es­ "El alienista, el médico director de un
ta llamado á prestarle ó que tiene que mauioomio, es el vir ¡Jrobua 11udendi peri­
exiJ"ir de el, y la forma en . que debe
, de J os mas ¡n t·IWOS
1 te­ tua ........ e OUOCC(10r
b
11
u
ner efeeto ese concurso, &JO 10 a. BU· secretos do Ja orgo.nizncion y de loe des·
toridad."
vioe quo ósta sufre por loa estados pato­
"El tratamiento moral, moa eficaz Jógicow, lm especializado sus eatud ios,
que el mismo tratamiento médico, de· iuvotitigando con puoionte afao, las ce­
pende de esto exclusiva.mente."
. .
Inlns y las 6brillo.s tu bulares de la. com­
" ¿Se trata rlel material del serv1c10? 1 plicadiaima mase del encefalo; ha inqui­
Es tambien el médico quien debe orga­ rido las actividades dinámicas que es­
nizarlo, prepararte y disponerlo, porque' tnn a.clsoritas á cada uno de los innu­
ese material constituye sus elementos ó merables g­upos y departamentos del
medios de accion, que el solo est!~ tia­ cerebro, a.si como sus mutuas relneio­
mado á disponer ó aplicar, segun las ne­ nea¡ se ha mimdo en el espejo do si mie­
ceeideilee del servicio en geneml Y el me, en ol nltido reverbero do la eoncien­
¡1artioular de loa enajenados. Un nsilo cin, y hu entrevisto lo que podríamos fi.
de iManoa; o mejor dicho eu servicio, guradnmcnte Ilamnr mecanicn del pen­
ba dicho nn célebre alienista, ea 11omo enmiento, dtil sentimiento y <le las voli­
una red de Ja que ro?ea el medie~ &_sus oiones; fijo. su eeorutndora mirada en el
enfermos, para coordina~ sos mov11111en· admiralile conjunto de órganos y de mo­
tos, regalar sus pensamientos, moderar vimientos, estudiando las lesiones cada.
sus sentimientos y presidir á todas sus vesicas, ho. Mesorndo ll\ nocion de las
operacion."
ol\ue11s org1mioae iumedia.t11mente pro­
"De estas poderosos razones, en to­ ductorae de los trastornos mentales. Por
dos loa paises oiTizadoa hoy, se ha dedu· tao científicl\s vie.s, ha oonseguido co­

06

LA CRONIOA MEDIOA.

nocer que el loco no ea mas qun un c:e·1ee adqnieren conocímientoe útiles, para
rebro defectuoso de eangre, o exedeute apreciar mnebcs &1ntomae. síquicos de
de e¡te huroor ó do calórico ó de llniJo otra. onfermedades; so da aólidaa ba.Pea
nervioso; anomahae que por prudentes ú la medicina legal y, por ultimo, ee ee­
maneraa de obrar y de medicar, pueden ludia la sicologra mórbida que tanto ilus­
ser corregidas, volviendo las fuuciones \ra al fi:i>sofodesapasionado e inteligen­
11. su t:>aliM}Q norm .. l. Sabe, pues, que te.
puede redimir la razon!l. ... •·¡He­limir 1,.
Una enfermedad oomun se conoce fa.
rnzon ! ea mA.. , mucho mu, que curar un eilmente: la aprecia cualquiera medico.
dl'eórden vi.coral; mu, mucho mae, que Unll v0Hn11\ incipiente, eM dificil <le
corregir d 11.h~rado urecaursmo de uu diagnoliticar y solo se hace palpable,
miembro ú Ju uua e~tr1<ús;mas, mucho cuando ha tornado cuerpo. El medico
mas, que atemperar la fiebre, que aca­ e~pecialista es llamado u combatirla, no
llar una neuralgia y que cohibir no" he· ni iniciarse, en donde sus servicios ni se
morragia."
sospecban necesarios, sino ya cuando
No se aprecia casi nunca la importan· apoderada del individuo, la terrible afee­
cia del puesto de médico en jefe de un ciondo, ha pasado be.eta entonces desa­
manicomio. Se llega á desconocer la percibida para los que le rodeaban, y aun
necesidad del medico auxiliar. Doble para mi­cliccsuo acoeLtunbradoa y ello·
error,
cados ccuvcníentemente.
Adema8 cada departamento, ele hom­
Lanzamos una idea que puede ecr de
bree O mujeres, debe tener y como au­ provecho, que abre nuevoe campos de
tes, uu practicante interno, en 1Utima actividad, para los que, como nosotros,
relaeion con loe enfermos, estudiando· creemos que enseñar es la mas noble
los y haciendo cumplir las preseripcio­ misiou que puede tener un hombre en
nes de su superior.momento á. momento,1 el planeta mundo.
encargándose á cada uno Ja estadística
MANmu. A. .Mojl1z.
mas miuucioea y la observacion clínica
(Co11linuara.)
mas delicada.
­­­­­­­­­
l!Ay un vaero en nuestros estudios

médicos. Se obtiene el titulo profe­ro­
nal sin tener la mas 1 ..jaoa idea de lo que
ea un loco, parhcipandose muchas ve­
ces de las creencias erróneaa del vulgo y
de las supcsicíoues eetúpitlas de lo. ig.
noraucia.
IJay pues que establecer la clmice fre­

El Cólera.

VII.
Aunque desaparecida completamente
la pequeña epi<lemia de París, cola de
la que reinó meses antes en todo el
medio dia de la Francia, produciendo
victimas ilush:ee, entre otras el gran
Profes· r FonPagrives, ella sigue siendo
ncpútice,
objeto de ei.tu·lioa, tanto eKtad11tioo11
No solo debe eneeñar1e a t.. doa, aino como pat<'gúuico•, de parte de lae so·
que debe tender~e a formar eapeoialia­ cieuaclew eúóiaa y de lee eminencias cien­
'"ª• médicos para loe mameonnoe pro. t11icae de Francia.
vraciales que, tarde o tomprano, tienen
La Academia de Medicina do Paria,
que establecerse.
ha ocupado, en efecto, la mayor parte
Una leccion clinica semanal á los de sos seRiones de Diciembre en la lec­
alumnos do loA tres últimos años de es· toril y diseusiou de datos relativos al cé­
tudíos, darla a 1011 nuevos m<•diCloa no­ lera de Parí»,
eiones mas 6 monos precisas do tan im­
En la lll'Bion de 6 de Diciembre, Yr.
portante claao do on(ermedadea, cuya Collio, ouyaa opinionee en el debRte ó
frecuencia no ea tan rara y laa que nues­ diecusíou general del colora hemos ex·
tros pructleee Lau deseuidado completa­ preeado ya, se ocupó de dar cuenta de
mento, á tal ponto que el delirio febril sos observaciones respecto del ci>lera,
de un alcohólico, atacado de una fiebre 1 que ántea de estallar en Pari», babia in·
tifoidea, ha sido tomado como un deli­ vadido los subvurbios del Norte de la
río agudo maniaco,
gran capitd.
Asi se hara progresar la eieueis. So
Segun Mr. Collin, el carilcter eceta­
iueulcaru amor al estudio. Se formarn gios« del eolera se demuestra por la in·
verdadera escuela caentífica..
vaaion sucesiva de la enfermedad en 101
Oon la pr~a
de la clínica mental habitant811de 11Da misma caH.

LA ORONIOA MEDIO.A..

98

~¡;. I

ael salea dobles mui solubles i­;­;;i
produ~ido por las inyeooionoa ee eneueu­
en cafeína.
tra en la difereooia que existe entre la
La solubilided de estas sales es tal, temperatura del ouerpo i la del líquido
que se puede obtener oou el benzoe.to i inyectado, seria prudente oalentar ou
el cinamato de soda, soluciones que con­ pooo éste último.
tengan, por un oentimetro cubico­ca­
Para los casos en que una inyeooion
pMidad de una jeringa. de PrBvaz­20 sea mui dolorosa, reoomienda Despag·
ao~tígrl\mo~ de oa!eina ~ basta. SO oon el net, a.plioar sobre el lu~llr en qne se ha
aaho1l11to(~1~nret)­B1\~o ost~ forma so bocho la pioadura, una compresa empa­
puede adm1u1otrnr, en 1uyecc1011ea sub­ pada on agnl\ Cría, oon lo que ae oalma
outaucas, SO cenngramos do oafeiua.
iustautaoeameota el dolor. Habiendo
La aii¡uieole formula, ouyos bueuoa podido apreciar los buenos efectos do et•
resultados be tenido ooasiou de apreciar ta inocente i útil práctica, no puedo mó·
oomo Interno de la •'Ma1son de Santé," nos que recoomendarla por mi parte.
es la que adopta._ e~ doctor Florez, médi­
Finalmente, el Dr. Wilson, creyendo
oo do aquel servrcror
que la. conservaoioo de las soluciones en
Oafeina
,
,
ao centigramoa estado liquido no ea posible, no obstante
SalioillltO de soda
los cuidados que 80 lieoon para ello. pro­
A¡ua de11tilada......
1
,,
pone para las inyecoionoa, una.a píldoras
P.• una inyeooion
oomprimi~ae, d~ un ªº'!ºillo uso i do
E1 oiorto que las salea aloali.Jlas,como UE!ll soluciou !ao1l, que tienen por ven·
dice Tanret tienen 10 aocion propia taJa.s: l.º su oomodo trasporte; 9.0 su
pero corno ~sta es conocida, el modio~ buen8: oonaervaoiou; 8.• que ?º caso de
será hbre de emplearlas ó desacharlas necesidad, pueden dar~e las ~1ldoras por
segun las d6sis i los oasos.
· la boca, en lugar de la 10y_e_oc1on. Ha en­
La elecoion de las sales de una misma saya.do estas píldoraa baciéndolee de al­
bese tampooo es indiferente, pues 80 gunas sales do morfi~a. Para e~plearl_a•
oomposioion varia seg•iu el equivaloute ·~llena de agua destilad':' hervida la Jª:
del {loidoque ha servido para fnrmarlas rio¡:c~ de Prav1u;, se vao1a en un v~ao 1
i tambico aegun que oootengan mas 6 se disuelve la. prldors, en eata ol\nt1dad
menos agua de oristalizlloiou, variando de _agu~, ayud_audoso por el cloruro de
así mismo su solubilidad A.drian dll el sodio, 81 os posible; se vuelve a llenar la
aignieote cuadre compar~tivo de J~ can­ jeringa co_n la_ soluoion i se procede co­
tidad de alcaloide que contienen las di­ modo ordinario. (Loodoo Med, Hecord
(ereotes sales de morfina:
­1881).
l gramo de clorhidrato oontiene 0'80 i
( Oo11ti1111ará.)
se disuelve en 20 de agua.
1 gramo de aul!ato 8'76 i se disuelvo en
10 do agua
};1 Mantcomlo de J,tma.
1 gramo de aoetato 0'86 i eo disuelve en
5 do agua
AL POOTOB JOSi o. ULLO.t..
Se ve, pues, que no puode proscribirse
( Conti1111acion.)
á las mismas dósis el sulfato que el see­
iato do morfina.
Siendo deber del médico hacer las
Somos decididos partidarios del serví·
operaciones, por pequeñas que sean, evi­ cío laico de loij Hospitales y Hoepioios.
taudo los menores sufrimientos al pa­
H1\y nn error, indisculpable, en supo.
eiente, os preciso que pong11 de au parto1 ner que 011 los oita los estab1eoimieoto•
todos los modios poaihlci. par:\. qua las oso servicio no se puede consegulr mejor
iayeeeicnes no 01tusc11 dolor. Con este sino empleando 11.a eongregnciouc« reli­
objoto qnioron algunos q110 ti. In aoluciou giosa.11. f;s muy aveoturatlo hncer patri­
ee agregue UDl\ sal de morfina. Dos· ruonio do un grupo de seros JI\ ca.ridad y
graciedameute no tod'l:i hs sustaneiae l 11l amór A los semejantes. Hay muoha
se prestan á esta ascciaciou, pues algu­ ligereza en adornar los que componen
nas reaccionan sobre aquella, de suerte esas cougregaciooes oon tantas ouahda­
que, en el estado actual, no es posible des preciosas que, la verdad, no son tan
eTitar que algunas ínyeccicaee sean do­ oomunes entro los que hemos naoido en
lorosas.
la epoca actual. Esas ooogregao1onea
Oomo una de las causas del dolor tieuon las mismas pasiones, loa mismo•

za

.•

0

LA. ORONICA
defectoa, los miamoa vicioa, que caracte­
rizan toda agrupacion humana.
Las ourporaeicuee reli~iusas tiauun
una disciplina, una regla, un modo de
vivir, unas tendenciae, iucornpatj ble»,
abeolutemeute inco opatibles, con la
marcha apropiada ú. las ca~as de caei­
dad.
Kl habito la.s haee inori>dula,; á in­Ilfe­
rente» y sal.i.sfoobas y engreídas hneeu
de 81\ noble tarea la rutinaria misión <le.
una maquina. No tienen Mpiracionu y;
eou muy raros exepcicues jiean en nna.1
órbita, gozan de un prestigio y disponen
de UUt• autoridad, muy euperiorH ti. la!!
que le hubiera neigoado el mundo, to­1
niendo presente su eduoacion, aua oreen·
oi&11 y sus fines.
La eeoularizaoion de los hospitales en
ninguna p11rte ee puedo ensayar mejor
que en el hospioio de insanos y si ll\ So·
ciedad de Beneficencia no quiere ejecu­
toriar su crédito de retrógada, debe im­
plantar un eietem&do orgauizacion y ad­
miniatraeion, sin ellas, mas ooonómioo,
mas venb.joso, mas humanitario y acep­
tado en lo~ grandes paisea del mundo, ~
pesar de Ja resistencia desesperada que
hacen loa eternos servidores del estacio­
naríemo.

MEDIOA

de funcionas eorn plebmente agenas ú. su
estado y á. su sexo.
La. Boueficencia de Lima admministra
los bienes de 10:1 pobres, tau enuntioaoa
en Lima, pn.ra ateudor á. In. cousnrvn­
ciou, adolunto y admiuistraoion de l11s
01ua:1 tle caritlrLd. Bs una do lne iustitn­
eioues que ha po­Iido eonservnrso dando
elocuentes muesteas de su vitalidad y del
p:\trioti~mo de 81111 miembroa, durnnte la
ocupacion enemiga. Tiene la ineclulible
obligacion tle atend\\r al sin número de
de>1grnciadosqlfe soliciton asiateuoia en
11u a8iooion, y 11i, á juioio imparcial, au
situaciou económica ha mejorado iumen­
aamaute, claro es que debe preccuparee
tambien en subsanar loe defooto1 radioa­
les do que adolecen algunos de 1011 esta­
bleoimientos públicos que ella fomenta,
entre los que merece atenciou el maui­
oomio.
Si sobre buena voluntad, á pesar de
que oreemos que la asistencia públrea no
debe confiarse á una oorporaoion parti­
cular, pronto se llenaran tantoe vacíos.

El reglamento que actualmente rijo
en el manicomio es malo, es deficiente,
es incompleto, es viejo por último.
Representa un pasado que debo desa­
parecer
El jefe superior del Establecimiento morosa. y en reforma inmediata es cla­
es un socio de Bouefioonoia olcjido
.Ni aiquiera tiene el mérito del é.1:ito.
anualmente en junta general. Primer
error.
¿Ea suñciente la alimentaoion que se
Si bien todos loe miembros de aquella da a los enagenados?
respetable asociacion, ocupan elevada
Creemos qne no. No formulamos una
posíciou en la sociedad y son acreedores queja. Pero ite dirá que las condicioues
á las oonsídeeacioues de todos, no siem­
económicas de la Beneficencia no sou
pre disponen del tiem¡>oui pueden con­ muy desahogadee, Perfectamente. Qniza
aagrar su actividad al desempeño de sos sin aumento degaato, podiahacercela va­
delica.du funciones.
riada, mas abundante y de mejor cali­
Ni son complutamente re!'ponsoblea ni dad. Sus horas de distribucion 8011 muy
au aooiou ejeontiva es inmediata. Ade­ incportunae.
mae ªº" ntribuciouee no descienden has­
Lo" detalles son inufiles, Vale mu,
ta las miuucicsidndes del manejo intimo ronchas veees, eeñnlar dehoadamente el
del establecimiento.
mal y no herir ansoeptibilidadea muy
excit.ablea.
Hay ruas ,
J,a durneicn del cargo ele Lnspeetor
ea do 011 l\ito: debo ser mayor.
Incidentalmente nos oeuparemos de
Debe dilrMcl\\a atribul"iones mas latae, la distribuoion del tiempo. Ea defce­
haciende ulal! efectiva 11u responaabili­ · tuoaa.
dad. Y si no se quiere orear el cargo de
Levántaee ol onformo a las 6. ó 6. 80. h
Director, cuando meno» el socio de Be­ a. m., segun la estacion, y despues de
nefiocncia debo rensumie csn8 funciones unos pocos momentos, con11agrados al
y no eonseufirae cm la. 1<ingnlar nnomnlia aseo personal, ocupa un a>1iento en los
do qne el ;efe re~pone11blo do la cag•~ seo.¡ bancos corridos, frio11 y duros, do los
una hermnna de caridad, enoargandola corredores .. En molestosa confoaion da

J,A ORONICJA !ilEDICA

05

en Europa, las revelaoione11hechA•, ¡¡
prineipies de Enero, en la "0aoeta Heb­
domadaire" pcr el Dr. Lereboullet,
que contra las a.lirmaciones ofioiales, de
haber terminado eo Paria la epidémia
de 1884 1\Dunciasu reaparicion ó •obr"·
eirrnria 'en su• focos primitivo11. En
apoyo tle esta afirmucion denuncia la
niatencia l'n loe primero• dias dft Ene·
ro, de cinco oaaos, de los onaloa doa fue·
ron mortalea, en Anbervillier1, el pr i­
mero tle 1011 enbnrbios de Parla que atl\·
có la aotnal epidemia; en San Denia,
tlonde el Depósito de Menüecidad per­
·dió 17 coléricos en Diciembre, y final·
mente en Asuieres donde se aeñalaban
algunos caeos soepecboaos.
Tales hechos, que los proximoa perió·
dioos (rance.ea do medicina noa diran
ai hau continuado ó no, hau dado orí·
gen~ que so recuerden las dootrina11101­
tenidas por el Dr. Tholozan en 1876,
cuando en vista y despues del mas dete­
nido exámen de los documentos autén·
ticos sobre la marcha de las epidémiaa
Ademas del personal médioo, el ma­ de cólera, trató de probar que muchos
nioomio tiene los siguientes empleados. babian nacido en loe lugares por reri­
El departamento de hombrea, con "icmrin ó eupervivenoia de germenea
un" poblacion de 100 á 120 insanos, tío­ depo11itadoaanteriorm!'nte en el suelo, á
no uua hermana de caridad, nn b.\úero, consecuencia <le una. importacion qno
un barbero, un guardiau de epilopticos muchos nños habia parecido estéril.
y dos guardia.nos mas.
El ".Journal d'Hygion11" de Paria,
En el de mujeres, t.ambien con una sosteniendo e11tl\s opiniones. recuerda
poblaoion clo 100 á 120 insanas, encon­ que cuando Ja denuncia de 1875, el Dr.
tramos una hermana de caridad y siete Tbolozan babia forzado á sus adversa.
guardianas, muchachas huérfanas casi rios áreconocer qne babia sido el primero
todas.
en hacer resaltar el valor de los hechos
La despensa y oo~ioa eata á c~go de i qoe señalab11.
una hermana de oar!dad, un eoemcro Y 1 "Negar que el cólera sea siempre H·
u.n ayudante de cocina. ~l\ lnvanderia téril eo Europa no es, decía, afirmar au
tiene otr". ~ermai:ia.de car1cla~l.
origen upontúnoo en nuestro paí•."
l!:I servicio religioso esta a cargo de
Es indudable que muchos hechos exie­
nn capellan.
.
. ten que pueden invocarse en favor de
Hay ademas un portero Y un Jardi­ las doctrinas de Tbolozan, no solo con
nero.
.
. .
respecto á las localidades, sino basta
¿Es posíble siqmera suponer que con los individuos.
este diminuto person_al do emple~dos.. La marcha del c•ílera llevado a Fran·
pueda ateudcrse medianamente bien a cia del F.gipto. parece confirmarlo tl\m·
loe oníe.~mos?
bien· puee pRt•í mucho tiempo do ll\
I c~t1t•n<1Me que e~ta fnlta se ha de­ aparÍoiou ilel cólera en Alejandría ~ su
nunciado hasta ~a aac1etlad.
presencia en Tol<lo. Ila.y, l)UOS, para
L1>s comentarios sobran.
pregnutaese: 8¡ los microbios impoda­
M.u<u&L A. Mof(1z.
dos de Alejantlria esperaron tan corto
( Conlifl uarti.)
tiempo para crear la epidemia en Tolon
¿no es probable que ellos puedan espe·
El Cólera.
rar un momento favorable para frooufi­
vm.
car, pllra rnfrijicaru, de manera de vol­
Una verdadera sorpresa han sido pa­ verse íecnodos y dar nacim.ieuto á una
ra loa que siguen la marcha del colen. epidémíe, espontanea en apariencia, pe·
ligeraA vueltas hasta Ju O. a. m., des­
puoe de la visita módioa, en que almuer­
sa. Vuelve al ewlreohocorredor hallt&la
J. 30. p. m., en que dividiilos eo dos ca­
tegorias, de paga y gratuito,., sucesiva­
mente, se bañan eo un estrecho están­
que. Mal enjugados, ae visten y vnel­
Tell a IOR correderes, fl la imnovilidad,
b&11ta 111.1 8. p. m., hora en la que co­
meo. Desde eate momento h&1ta las 7.
p. m., en el verane y laa 6 So p. m. en
el invierno, que pasan á loa dormitorios.
no ae ocupan do nada. Y esto se realiza
todos los dias, todo el •ol
Los enfermos que maq necesiten .dis­
tr'accion, ejercicio, actividad, estan aoi
condenados ll la monotonía de un ré­
¡rimen, que ma11 pr.~ece de oaatigo que
de tratl\miento.
Eu el departamento de mujerea hay
mKs trahl\jo, se ejercita mna la activi­
dad individual. La lavauderia, el taller
de costura, la eapitln, brindan á esas
desgraciados momentos de alivio.

LA CRÓ~ICA

~IÍ~DICA

SECCION NACIONAL

'enfermos de ambos sexos, tal como
el que necesitamos, debe ser cons­
• truiclo por secciones aisladas, más ó
menos separadas, adaptadas cada
1
una á su destino especial según la
l>Hl'.\1'1'A\IC:\TO
IJI~ 110~11m1::s
clase y categoría de enfermos que de­
~rt,noria nnual 1lcl Jtf·d:w 1~i~nJnr
be contener, y obedeciendo en su
Lima, diciembre .'JJ .I~ iso«.
aspecto y distribución, corno en su
orientación,
no sólo á las condiciones
Scñ or Inspector del Hospicio.
higiénicas y climatéricas propias del
s. l.
lugnr, sino ú los fines especiales que
Al elevar á üS. mi informe anual demanda el tratamiento moderno de
facultativo, sobre la marcha, movi­ las afecciones mentales.
miento y necesidades del Departa­
mento de Hombres, de este ~lanico­
rnio, debo dejar constancia de la pe­
nosa
irreparable pérdida que ha
En el año c¡ne ha tcrrninnrlo se han
sufrido el Establecimiento, durante hecho sentir, visiblemente, los bcné­
el año c¡ue ha terminado, con motivo !kos rcsul tados de la rru Iical reforma,
del Ialleci micnto de mi mac­.tro el qi:c he puesto en práctica en la asís­
DR. josú C. ULI.O.\, fundador­ de la tcncia y el trntamicnto de los en­
casa y su médico en jefe.
fermos que están á mi cargo.
Completado convenientemente el
personal Médico, la asistencia pro­
fesional ha podido ser más efectiva
Xo insistiré en hacer palpables las y no deja nada. que desear. Todos
malas condiciones é insuficiencia del Jos enfermos están sometidos á sus
local para su objeto, Bien convencí­ respectivos y más modernos trata­
do ele esto está üS. v el señor Di­ mientos. algunos de los que antes no
rector de la Beneficencia, por Jo que se habían empleado en la casa.
estoy seguro de que Ja construcción
del nuevo Manicornic será pronto
una realidad. Y, en verdad, esta es
una necesidad inaplazable para cuya 1 IIe proscrito, en lo absoluto, todo
realización se deben tener muy pre­ medio mecánico de contención; y,
sentus Jos verdaderos y más rccicn­ sólo empico, en los casos necesarios,
tes principio", aceptados en las na­ la reclusión cecular, para lo que US.
clones m:í;:; adelantadas á este res­ tuvo á bien ordenar, se forraran en
pecto, Alemania, Inglaterra Italia, madera las tres celdas existentes.
sin atender ft I:\ rutina y menos pcn­ Hoy, sin :>!')dar á lazos y ligaduras
sar en construir edificios magcstuo­ que maltrataban v enfurecían á los
sos y monumentales: hoy para estos enfermos, se ha podido conseguir que
fines. sólo se hacen construcciones estén más tranquilos, y no se han
sencillas y lijeras, aisladas, rodeadas observarlo como en otras épocas, las
de jardines y campos de cultivo, y deplorables consecuencias del abuso
situadas en las afueras <le las ciuda­ de la fuerza.
des. El sistema ele pabellones, ro­
deando 11!1 eje central ya cstñ en de­
suso, si bien es cierto que, construidos
Se ha aprovechado del local en
bajo esas bases casi todos Jos Mani­ cuanto se ha podido, y si hay nota­
comios 11.! Europa y América, ~11 bles Yacios en el régimen interno del
gran costo es la causa que justifica el Departamento. es <le esperarse del
que r.i~an 111 ili · ~í.ndose;í. pesar ele sus celo <le {;S. que, en la nueva casa,
desventa ja. . L' n Manicomio para (100 se establecerá un sen icio t'dmi nis­
­ ­ ­ ­­­
llOSPICIO DE IXSAXOS.

..

.,

é

,,.•.

!

é

I

L,\ CRÓ?\ IC,\

:\l f~DIC.\

trativo
interno más conforme con U S. que la asistencia médica y far­
Jos adelantos de la época, redactán­ macéutica no deja nada que desear.
dose un nuevo y más apropiado Re­
glamento.
é

• • ••

Para deducir •::• diagnóstico y for­
mular un tratan, uto, es indispensa­
ble disponer de los antecedentes más
detallados. Hasta hov, más de un
ochenta por ciento dé los cnf ­rmos
que han entrado, sólo traen un de­
fectuoso certificado medico, en el que
concisamcnt ·• se afirma la cnagenu­
ciúu 111c11/ttl ,;..:) paciente. Es indis­
pensable no sólo un certificado facul­
tativo más detallado, sino también
exigir de la familia la absolución <le
Resuelta ya por la Junta Directiva un cuestionario detallado, y que po­
de Ja Sociedad de Beneficencia Ja dría redactarse, si así lo resolvie­

Como US. sabe, llegaron de Euro­
pa algunos aparatos Eléctricos e H~­
droterápicos y una factura de mcdi­
cinas de primera calidad. Los cnfer­
mos han podido ser tratados con me­
dicamentos tan puros como no se
encuentran en Lima, por lo que creo
útil, económico ) conveniente e¡ ue
este año se haga un nuevo pedido.

compra del completo del material
para el Gabinete Eléctrico, muy pron­
to espero que éste se instale y preste
sus útiles servicios no s6lo á la casa
sino también á todos los Hospitales
de Lima
aún
los pobres del con­

lt

· 'y
su ono.

á

.

ra US.

G

•*'

Entre nosotros .se cree n1lg~rmen­
~e que las afcc?1o~cs m:nta es son
•i:curables y se pieroc un nernpo pre­
creso conservando al enfermo en el

I seno de la familia,

muchas veces so­
rneti.lo á tratamientos ernplricos y
poco apropiados. Generalmente los

Contamos ya con un completo sur­
tido de aparatos de alimentación enfermos ingresan ni Manicornio cuan­
va no hay esperanza de curación.
forzada, con muy poco costo, cuando doi:n
Clínica mental las probabili­
exista un nuevo Manicomio se podrá
dades
de
curación disminuyen en ra­
completar el Arsenal.
zón inversa del tiempo trascurrido
desde que se inició la afección men­
~· t>
tal. Xada perjudica más al enfermo,
.
, .
. . 1 en la generalidad de los casos, que ~a
Los ~eg1stros y E~tad1~l1cas. :\~cd1­ permanencia en el seno de la fami­
cas, asi como las Historias Chnic~s, 1 lia. Por esto, en todos los países ele!
se hacen segú~ los mode!os ~od1fi­ mundo, el loco es asistido por los es­
cados en Jos mejores Manicornios de 1 pccialistas y en las casas especiales.
Europa, valiéndose de algunos apa­
ratos é instrumentos de diagnóstico y
Antropometría de mi propiedad.

.

La= cifras parecen probar que d
.
' po LI acron
.'
aumento
creciente
e 1 e .u
1
1 <lt.i
¡} 'Part:i...,..e.1to <b :!1i cargo, co­
Así, también, si: ha :i.rrcnlad~.u.n rrcsponrlc 1 un <le!;·1:·,,,•:o w:í'> Irc­
pequeño laboratorio para análisis cuc.ntc de la locura en nuestro país.
Urinarios, etc.
Siendo este )!anicomio el único
*"•
de toda la República su población no
representa la verdadera ¡i:oporción,
En conclusión puedo declarar
1 y si en su población aumenta año por

"'<!!'

á

L.\ CRÓ;\IC,\

:\IÉOIC,\

n~o, depc:­id~ esto del resíduo de eró­ del movimiento de h población del
111co:> que dejan l:i.::; entradas en cada Departamento de mi cargo durante

año.

e "'

El Alcoholismo suministra el ma­
de cntrados al :\lani co­
mio. Curados en un ticn.po relativa­
mente corto, _en los pi:imero.; ,accc­
sos, en cada ano, se repite <los o tres
veces el in~reso de un mismo indivi­
duo, La insistencia en el abuso al fin
les coloca en la Cutcgoría de los in­
curables.
La existencia de una casa de co­
rrección evita ria á estos deseraciados
la oportunidad de reincidir en sus
malos hábitos, como sucede fatal­
mente cuando salen inmediatamente
después <le curados de un acceso más
6_ menos grav~, sin haber :iún aclqui­
rido por medro <le un régimen de vi­
da apropiado, combinado con el tra­
bajo manual y ejercicios gimnásticos,
la garantía <le no reincidir en sus
anteriores hábitos, ocupándose en
algún oficio que les evite las malas
consecuencias del ocio y de la va­
gancia. ·
Se está repitiendo con suma fre­
cuencia la remisión sea por la poli­
cía, sea de los Hospitales y aún poi:
las familias, de individuos que sólo
presentan síntomas de una Intoxica­
ción aguda alcohólica, confundida
con accidentes de enagenación, Xo
cs. es_ta Casa el lugar apropiado para
aststir esos enfermos, los que, por
otra parte, en pocos días se cncuen­
tran completamente sanos.

el año comprendido del

' al día de la fecha.

10

de enero

La simple lectura de los cuadros
es suficiente para deducir consecucn­
ci~s satisfactorias para el Estnbleci­
1 m1~nto..
.
.
1
l rc.scmd1cndo el~ hacer un estudie
1 detenido de esas cifrns. que sólo será
utilizable cuando se refiera á la corn­
paración 1b las de varios arios, \"OV (l
insistir en las que tratan de la mor­
talidad del Departamentc, y las q::c
se refieren á las curaciones.
Ea el año 1890, en el Departamen­
to, fallecieron 26 individuos, míen­
tras que este ;,fio sólo han sido 15,
¡ hecho por si sólo que demuestra la
1 mejor asistencia de los enfermos. De
! los 15 muertos 6 fueron tuberculosos,
proporción enorme que llamará la
atención de US. El Cuadro 111í::1:ro
26 que compara las causas de morta­
lidad de ambos años, hace ver clara·
mente la influencia del tratamiento
y asistencia durante el año.
De las 37 salidas, descontando tres
de individuos no enagenados el resto
corresponde: los curados y aliviados,
de los _cuales 14 fueron enagenados
por primera vez. Los alcohólicos
(12) y las formas agudas constituyen
un 65 % del número total de sali­
das.
. Como he dicho antes, omito dedu­
cir consecuencias de los restantes
Cuadros Estadísticos y me limito á
señalarle la proporción de enfermos
que ofrecen probabilidades de cura­
ción entre los (151) que hoy repletan
Debo recordará US. el hecho de las salas del Departamento de mi
haber sido enviados y aceptados en cargo.
la Casa cuatro individuos que no han
estado afectados de enagcnación
mental. Como US. sabe, no hubo
Para terminar sólo me resta mani­
malicia deliberada en estos casos, ha­ festará US. así como también al Sr.
bicndo sido esos individuos puestos Director de la Sociedad de Benefi­
en libertad, una vez que se adquirió cencia, mi gratitud por la bondad
el conocimiento de que gozaban de con que han atendido mis indicacio­
su plena integridad mental.
nes en bien del servicio.
.
Dios gw11 de á US.
Los adjuntos treinta y cuatro C:.:a­
dros Estadísticos impondrán á US.
Dr. ~lANUEL ANTONIO Mu~1z.
vor número

á

¡

LI:\fA.

~:Ei.0~1J:l~ 3}:13a JlJ)S)l)~d:}:íi.0 ~:E a?J~~~J)i)~

­

ruz1 F.U. bJ.L('r:ftC.\l'IO

..
­••

1
"

..

­­
.. ­..
­

..

..

<'l. 'U)'I

• "

"

­
­

­­

..

..

,.
e>

..
¡:

.

..,

..
..

L:J •

CALll Dl HUAYLAS

••
1 •I •

­

.. ¡..:;..

­

'

­

.

"

.,

.._,_,

u

.

11

·rn ­

"
11

¡

,,

¡

­

­ ­

L...!..J

.....•

­

­

.

..

­ ­
­ ­­
• ­
­ ­ .

<>

"

­
­

....

.. 1

­­

Dt CONCHUCOS

JQU.&IA

1­. 71
1

CALLt

• .___.

­

..

11

._

"

.....

EXPLICACIONES
20 Alrio.
1 Pallo do e•lnd•
1 Copollaa.
21 Copilla.
3 Portero.
2t O.pooolo.
4 8 Dormilllrioode lu hermanu t:I Salo do bormaau.
' ODc.tna J• I• lu.ept'e\·iou y del 2! CorraJ.
cuerpo ro"'4joo.

!$ Boloco.
7 Saptriora.
to 27 Corredoroo do ... utrmaau.
8 Sola de d.... aoo.
28 Corr0<lor do eatraJa (depula·
g Jloper1a do hombr­.
meato do hombr11~
10 11 IS 14 Dormolorioe majtr11.I 211 v.. ~balo.
18 Corredor.
ftO Collojoo.
1 G Dopo.ito.
31 Pandooo.
U Cocina.
32 D.póoito.
17 Cooiaa para lu bermauu.
SS Corredor do muj1n11.
18 19 Deepeaau.
84 Salo de lrobo¡o.

8i llol'"r•• do majeru.

88 Cetd ...
87 F.arermeria dt maj1ns.
#~

ºªº"""·

~~ Copilhta.
10 &lo dt coju.
11 li 48 O l>onaitorloo dt bom·
br11.
U Eaítrmtria dt bombr...
10 C.tdu deb•mbr•·
47 Corrtdor do 1.­ lrooqailos.
18 Luandona.
40 Comaa11.
GO Ssla do b&llos,
GI 1:!1lanqoo do hombm.

U CorrJor do locoa íorioso17 n·

•~ E11&oq•• 7 baL>1 do mojert1.
u P•lio.
G6 llortoorio.
68 CD&r"11.

~7 Hoorb.
G~ Rorecloriodo b>mbr ...

u

80

c.lclu.

81 Com•••·
et SS P1lu.
01 Cua1 porlicalar<J.
O.. Cloulu del p•\io do mojer11.

Intereses relacionados