Está en la página 1de 11
de orientacién bioldgica 20 Atopos Il La formacién en psiquiatria Alberto Ortiz Lobo” “Psiquiatra. Centro de Salud Mental Salamanca”, Hospital Universtario La Princesa, Madrid Arte urbano, Malasafia - Introduccién | tipo de formacién que reciben ahora los residentes, los conteni dos, su formato, los docentes... nos avanza, en gran medida, cémo va a ser ‘a atencién psiquiatrica de los proxi- mos decenios. En este sentido, re- fiexionar sobre la formacién de orien- tacién biolégica (FOB) actual en psiquiatria es esencial por varias cues- tiones. Los residentes provienen de una formacién académica universitaria ya condicionada por aspectos tecno: cientificos y la desconsideracién de la perspectiva humanista en la atencién clinica, donde la inmensa mayorta de jos docentes son especialistas clinicos hospitalarios, y los médicos de familia y de salud publica son elementos mar- ginales. Después, eligen para su for. macién un hospital y no un conjunto de dispositivos asistenciales de salud mental, de modo que el planteamien to de partida ya coloca al modelo bio médico como elemento central en la formacién. En el contexto de esta es- tructuracién hospitalocéntrica inmersa en el programa MIR de los psiquiatras, en los ultimos decenios se han produ- cido dos hechos que han convertido a la FOB en la narrativa dominante y que va a condicionar de manera crucial el tipo de profesionales que se forjan. Desde la aparicién en 1980 del DSM- Il, este y sus ediciones sucesivas se han caracterizado por una apuesta de- cidida por el modelo biomédico de los trastomnos mentales (desplazando con- ceptos y perspectivas que provenian del psicoanalisis, por ejemplo). Desde entonces, esta clasificacién de enfer- medades de la Asociacién de Psiquia tria Americana (APA) se ha populariza- do extraordinariamente en todo el mundo come también lo ha hecho, en menor medida, la clasificacién CIE de la Organizacién Mundial de le Salud y que propone una concepcidn similar. El otro gran suceso ha sido el enorme despliegue de comercializacién de nuevos psicoférmacos desde los afios 90 (en la denominada “década del ce- rebro”) hasta la actualidad. La implan- tacién de una nosologia biomédica junto con el refuerzo de esta panoplia de psicoférmacos ha sentadb las sdli- das bases de una practica clinica ma- yoritariamente biolégica y que condi- ciona en la actualidad la formacién a los profesionales, En estas circunstancias, la orientacién biolégica ha alcanzado el estatus de ser la perspectiva instituida en la for- macién de los psiquiatras. Aunque el aprendizaje de los residentes esté ma- tizado por la ideologia de los dispositi- vos por los que rotan y por los profe- sionales docentes concretos con los que trabajan y supervisan, la FOB constituye, implicitamente, la visién universal en la conceptualizacién de los problemas mentales y su tratamien- to, Por ello, resulta imprescindible re- plantearnos qué tipo de formacién se les esta proporcionando a los profesio- nales y qué repercusiones tiene para su préctica clinica. El propésito de este texto es repasar los presupuestos ac- tuales de la FOB que se han tenido por objetivos y neutrales y hacer un andlisis de su construccién, sus limitaciones y las repercusiones politicas que conlle- van. Finalmente, el objetivo es poder pensar en una FOB abierta, reflexiva e integradora, que contribuya a preparar unos profesionales criticos, conscien- tes de la subjetividad y de los valores que acarrea su actividad clinica. 2. Presupuestos de la formacién de orientacién biolégica (FOB) actual La psiquiatria biolégica actual explica los problemas mentales como altera- clones neurobiolégicas del individuo. En este sentido, la psiquiatria es una es- pecialidad médica mds: las enfermeda- des mentales tendrian una etiologia, patogenia, fisiopatologia y anatomia patolégica determinadas por un cere- bro alterado. Esto significa que hay una identificacién entre la mente y el cere- bro y que la compleja trama de redes neuronales determina las experiencias humanas, Los esfuerzos cientificos realizados para detectar los problemas mentales en el cerebro han resultado infructuosos: no hay ningun test genético, técnica de imagen, anatomia patolégica, marca- dor neurobiolégico 0 prueba de labora- torio que permita objetivar ningun tras- torno mental. De manera que, aunque habria un érgano responsable, el cere- bro, el diagnéstico se realiza mediante un consenso de criterios de sintomas mentales que va determinando un gru- po particular de psiquiatras en las suce- sivas ediciones de los manuales DSM y CIE. Los tratamientos, légicamente, inciden directamente en la anatomia del tejido cerebral o en su fisiologia para intentar modificar © revertir la alteracién neuro- bioldgica. La historia de los tratamien- tos biolégicos del Ultimo siglo recoge, de esta manera, la piroterapia (a través. El pro texto es repasar los presupuestos actua- les de la FOB que se nan tenido por obje- tivos y neutrales y de este jones y las re percusiones politi llevan as que Bi Atopos 31 La biologie incluye n su definicién el estudio de las inte racciones entre los seres vivos y su en toro. Estas intera del ser humano, es rediadas por el lenguaje y adquie extraordinaria que de for para su precisan, mprens: pretacién, de Ciencias humanas 22 Atopos Ill del absceso de fijacién o la malariotera- pia), la induccién del coma (insulinico en las curas de Sackel o mediante el cardiazol), el electroshock o terapia electroconvulsiva, la psicocirugia, le es- timulacién magnética transcraneal, la estimulacién eléctrica profunda con electrodos 0 la psicofarmacologia (Huertas, 2017), Un elemento clave con el que se identif- a la psiquiatria biolégica es su funda- mentacién en el positivismo cientifico. Desde esta perspectiva, las ciencias na- turales son la Gnica via de conocimiento y, en el caso de la psiquiatria, significa que podemos aprehender y explicar la experiencia humana a través de los mé- ‘todos formales de la investigacién cienti- fica, Esta perspectiva se ha materializado en el mundo de la medicina en los dilti- mos decenios con el movimiento de la medicina basada en la evidencia (MBE) La MBE tiene como objetivo fundamen- tar la practica clinica en pruebas cientif- cas y para ello emplea los ensayos clini- cos aleatorizados (ECA) y también los metandlisisy revisiones sistematicas de la literatura, Este movimiento se ha popula- rizado también en psiquiatria y la MBE se aplica mayoritariamente en la valoracién de la eficacia de los psicofaérmacos. El propésito es que los tratamientos psico- farmacoldgicos se organicen en pratoco- los, algoritmos y guias clinicas que ayu- den a simplificar y homogeneizar las decisiones en este terreno. En esta linea de planteamiento, la psiquiatria biolégi- a apela también a la objetividad y neu- tralidad de las ciencias naturales, de ma- nera que tanto en la investigacién como en su aplicacién en la clinica con los pa~ cientes, las decisiones serian puramente técnicas y libres de valores. El Ambito propicio para la FOB ha sido el hospital general, al lado de otras especialidades médicas, donde se puede evaluar y tratar el trastorno mental en el momento mas agudo o en el contexto de otras enfermeda- des orgdnicas. En este terreno asis- tencial es mas favorable la discrimina- cién del individuo de su contexto para su observacién més “objetiva”, y el estudio de sus manifestaciones ce- rebrales en si mismas y en relacién a otros problemas somaticos. En el hospital general también se encuen- tra la tecnologia biomédica de diag- néstico mas avanzada que podria permitir la obtencién de los datos mas objetivos para descartar enfer- medades neurolégicas 0 de otro or- den somatico y la posibilidad de rea- lizar tratamientos biolégicos mas alld de los psicoférmacos como la terapia electroconvulsiva. Con estas premisas, la FOB se basa en el aprendizaje del diagnéstico de las enfermedades mentales, entendidas como categorias sustantivas, discretas y estandarizadas (a través del DSM o la CIE), y en el conocimiento y la aplica- cin de la tecnologia terapéutica que va a estabilizar la alteracién neurobiolé- gica subyacente, fundamentalmente los psicoférmacos 3. Sesgos y limitaciones 3.1 El reduccionismo biologicista La biologia incluye en su definicién el estudio de las interacciones entre los seres vivos y su entorno. Estas interac- ciones, en el caso del ser humano, es- tan mediadas por el lenguaje y ad-