Está en la página 1de 213

• •

• •


• •

• • • •
• •

• •
·' '

, ,

. REPUBLICA DEL PERU •
• •


MINISTERIO DE FOMENTO •

../"'-. ,,,,-.., ,,..--.. /' ,, ' "'' /' ,, "',.,...._ /'-,,' ,., '- / ....._"' .._ ,., ' ,. ' /' '' "'' ,,. ' /' ,,. ..., ,, .._ ,,. ' ,, ' ".., ,, ' ,, ' ,, -. ',. ' " -. r"" ,, ' ,, ' ,, ' ,, ' "..., ,,. ..., ,, ' ,, ' ,,,. ' ,,.-...., ,,,-..... ,,,-.... ,,,-..., ,,,,...._,,,,,......_ ,.,.,......_,,,,......._,,,.....


• •

• • •



CONCURSO

• ••
PARA LA •

CONSrfRUCCION DE UN MANICOMIO

. MEMO~A.. PREMIADA

TEXTO


LIMA
I:\fPRENT~r\. <<LA INDUSTRIA»

.Arnaz.o na s, N ú.m. 7 .

1897


• • •

.•
'
'

• • • • •


• • • •
• • •


r •





• •


"":¡
(

·-· •

'

' .
-,

• • •

.,


-
r



'

'


r



• •

SUMARIO

I
Decreto supremo con vocando á Concurso.

II
Decreto organizando el JL11·a lo.

III
Decreto 110111b1·a11do el J urado.

IV
I11.f()1·111e del J urado.

V
Decreto st11)1'e1110 otorgando el 1)r·e111Í<).

1



'



-

•• •

,•
. .

1


¡

. -·

'

• •

1

VIII

Decreto organizando el Jurado .

LIMA, ABRIL 27 DE 1896.
Estando lo dispuesto en la suprema resolución del diez del
á

presente y habiéndose publicado dicha resolución en ''El Perna-
no'', número 34, semestre I del martes 14 de los corrientes, pá-
gina 270, en cumplimiento del artículo 4. º;
Se resuelve:
1. º El 15 de J unio del presente año terminará el plazo de 60
días fijado para la realización del concurso provocado por su-
prema resolución de 10 del presente, sobre un estudio completo
y cit-cunetancíado de las condiciones que debe satisfacer una
Casa de Insanos, conforme al sistema de tratamiento que actual-
mente se sigue en los establecimientos de esa clase;
2. º Los proponentes firmarán sus trabajos mediante un seu-
dónimo, acompañando en pliego cerrado y lacrado el nombre
verdadero del autor y el seudónimo empleado como firma de
cada trabajo;
3. º Los estudios serán presentados. al Director de Fomento,

quién al recibirlos pondrá en el sobre sellado y lacrado, el sello
de la Dirección y la constancia del día y hora en que el trabajo
le ha sido presentado. A las 12 m. del 15 de Junio, quedará ce-
rrada la admisión al concurso; y á las propuestas presentadas
se les dará entrada por la Mesa de Partes, quedando en la Di-
rección de Fomento, cerrados y lacrados, los sobres que conten-
gan la clave de los seudónimos ;

4. º De11t1·0 de los cinco días anteriores al vencimiento

del pla-
zo, se nombrará el jurado, compuesto de cuatro médicos y t111
ingeniero, que deberá examinar los trabajos presentados y fa-
llar sobre Sll mérito relativo; para cuyo efecto, se pasarán á
este jurado, los dichos trabajos. El jurado los estudiará separa-
damente, y según s11 mérito los clasificará con numeración corre-
lativa, dando el uno al que merezca el premio y el dos al inme-
diato siguiente, si hay en él mérito suficiente para alcanzar
alguna distinción.
5. º Una vez que el jurado emita su dictamen, se reunirá bajo
la presidencia del Ministro, y en sesión pública, se abrirán los
pliegos cerrados correspondientes á los dos trabajos aceptados,
••

IX~

á fin de saber los nombres del que haya resultado con opción al
premio y del que le siga inmediatamente en mérito. Los demás
sobres cerrados, se devolverán sin abrirlos á los que los hubie-
sen presentado, y se sentará el acta respectiva, que deberá ele-
varse al Supremo Gobierno, por el Presidente del jurado, á fin
de que se acuerde el premio designado y se hagan las publica-
ciones de que se ocupa la suprema resolución de 10 del presente,
va citada.
~

Regístrese y hágase publicar, por medio de avisos, poi· la Di-
rección del Ramo.
ROMAÑA. •

Nombramiento del Jurado .

LIM~.\, JUNIO 10 DE 1896.
Estando lo dispuesto en la suprema resolución de 10 de
á

Abril último y lo prescrito en la resolución ministerial del 27
á

del mismo, nómbrase para constituir el jurado que debe oaliflcar
los trabajos que se presenten sobre Casa de Insanos, e11 el con-
curso provocado al efecto, y cuyo plazo vence el 15 del presen- •

te, las siguientes personas :
á

Dr. Armando Vélez, D1·. Ricardo L. Flores, Dr. Ignacio La
Puente, D1·. Pablo Patrón, é Ingeniero Alejandro Guevara.
Regístrese, comuníquese y publíquese. .
Rúbrica de S. E.
Rül\-IAÑA.

F'allo del J11rado sobre los proyectos relativos a la nueva Casa de
Insanos.
. . '
Señor Director del Ministerio de Fomento.
S. D.
Los infrascritos, miembros del Jurado encargado de calificar
los trabajos que se presentasen al concurso, provocado, entre
los médicos, poi· decreto supremo de 10 de Abril del presente
año, sobre construcción de Casa de Insanos; después de haber
celebrado numerosas, largas sesiones, leyendo juntos y díscu-
b


'


X

tiendo con la mayor imparcialidad las pruebas presentadas, tie -
nien el honor de remitir á TTS. el presente dictamen, para que se
digne ponerlo en manos del señor Ministro.
- Tres han sido, únicamente, los opositores en este concurso y
sus proyectos están signados con los seudónimos Eureka, Filipo
é Irinoto. De ellos, los dos últimos habiendo sido unánimemente
desechados por el Jurado, á causa de la estrechez excesiva ele
los edificios que recomiendan, sistema cerrado y simétrico de la
construcción, deficiencia del material técnico y otros muchos
defectos científicos, sólo van á ocuparse del trabajo Eureka y

hacer de él una breve exposición crítica .
Consta este de tres cuadernos, manuscritos, y diecisiete pla-
nos explicativos, originales, en papel pergamino, y muy bien
dibujados.
Comienza la memoria con una magnífica disertación, con -
'
ceptuosa y erudita, sobre etiología de la locura, sus formas
principales y tratamientos diversos que se han ido sucesiva-
mente empleando para combatirla, siendo indudablemente de
todos, la hospitalización, en establecimientos apropiados, donde
predomine la libertad de los pacientes y el tratamiento indivi-
dual, los que han dado en la práctica mejores resultados, sobre
• todo en los asilos que disponen de· talleres y las distracciones
que procura la labranza metódicamente empleada ; obteniéndo-
se así las ventajas de la asistencia en el propio hogar, sin la-
mentar los inconvenientes graves de que adolece este sistema.
Concluye la introducción enunciando siete bases fundamenta-
les en las cuales reasume y compendia todas· las adquisiciones
de la psiquiatría moderna, en orden al tratamiento hospitalario
de la locura ; principios que si no son absolutos, sujetos como
están á cambios, según las formas predominantes de las vesa-
nías, en cada· circunscripción territorial, tienen sin embargo
muchísimo alcance é incuestionables ventajas en la práctica.
Interesantísimos datos consigna referentes á la legislación de
la locura y sistemas económicos creados para el fomento de los
asilos en el Reino Unido de la Gran Bretaña é Irlanda, Francia,
Italia, España, República Oriental y otros países, que expone
circunstanciadamente haciendo notar la falta de nuestra legis-
lación al respecto ; y entrando después en consideraciones más
concretas y pertinentes al objeto primordial del concurso, da á
conocer las ventajas de la reclusión e11 manicomios, describe los
más importantes establecimientos de E111·opa y América: sus



.

'

XI

condiciones topográficas, género de construcciones y número de '

enajenados que albergan, deduciendo de sus observaciones es-
tas leyes generales: los trastornos mentales son más frecuentes ·
e11 los hombres que en las mujeres; más numerosos en las ciuda-
des que en el campo; la locura va creciendo en el mundo con los
progresos de la civilización.
El estudio clínico de las formas que afecta la locura en el Pe-
rú; su notable curabilidad ; benignidad de los síntomas; rareza
de las parálisis generales y la .maroada tendencia á la depresión
y abatimiento, que ha observado, son de un gran interés cien-
tífico.
Cree el autor, y tal vez no esté en lo justo, que la locura es
-rara en el Perú, comparado los casos en que se presentan con la
masa total de la población. Error que puede resultar, en nues-
t1·0 concepto, más que por defecto de criterio, de la falta de bue-
nas estadísticas. Por otra parte predominando la melancolía,
siendo infrecuentes las impulsiones obsesivas; no acudiendo sino
en escaso número los tranquilos y los idiotas, parece natural que
la cifra de los asilados sea menor comparativamente con la de
otros países.
La relativa benignidad de los delirios alcohólicos, la rareza de
la locura sifflica, franca, que el autor señala, no tienen sólo un
interés científico puramente clínico, fuera del lugar, sino que
ó

son datos importantes que ha tenido presente para adoptar de

t111a manera resuelta el sistema non restraint absoluto, en la
construcción del Manicomio, cuyo proyecto analizamos.
Considera la ciudad de Lima, por la benignidad de su clima,
y los innumerables recursos con que cuenta, el sitio más favora-
ble para la fundación del Manicomio Central; y en cuanto á los
manicomios regionales los considera, po1" ahora, de imposible
fundación.
Pero cree que nada sería más fácil y conveniente, bajo todo
punto de vista, como la creación de colonias agrícolas, bajo la
dependencia de una congregación religiosa, ya en las montañas
de Chanchamayo Perené; 'ya en los valles quebradas de J. . i-
ó ó

ma, Huacho, Arequipa ó Piura.
La creación y sostenimiento del Manicomio Central, no puede
ser como lo expresa el autor, un servicio meramente local; y en
esa virtud el Fisco debe ayudar; con cuanto pueda, á la Socie-
dad de Beneficencia de Lima para que ésta logre llevará buen
término obra de tanto interés nacional .

'

XII -

Conceptúa indispensable que los servicios farmacéutico, hidro-
terápico, eléctrico y desinfección deban correr á cargo de un
personal técnico.
Por lo que respecta á los enfermeros, á parte del aprendizaje á

que habrá que someterlos para que llenen debidamente su mi-
sión, s11 número deberá ser de 1 por 10 12 locos tranquilos; y
ó

1 por 6 de los agitados.
La ubicación de un extenso Manicomio, como el que se pro-
yecta erigir, ofrece naturalmente en la práctica muy serias di-
ficultades, que el autor de la Memoria Eureka ha sabido orillar
con mucho acierto, fijándose en una vasta zona, de fácil adqui-
sición al SO. de Lima, por Magdalena del Ma1·, Magdalena Vie-
ja, Miraflores ó terrenos de la hacienda de «Santa Beatriz», y en
ella ha encontrado condiciones de or·ientación y un suelo favo-
rable al objeto que persigue.
La extensión de terreno que reclama como indispensable es de
20 á 25 hectáreas.
J ollet pide una hectárea para cien camas y nueve para seis-
cientas, sin contar la instalación agrícola.
El género de construcción á que ha dado preferencia es el lla-
mado abierto, compuesto de pabellones asimétricos, lo cual
ofrece no sólo grandes ventajas higiénicas, sino que también se
puede construir por partes, según los recursos con que se cuente.
-
Estando destinado cada pabellón fines especiales y á la asis-
á

tencia de determinadas clases de locos, reclama cada uno una
construcción especial y mobiliario particular, y así vernos que se
ha dispuesto.

Su extensión es tal que, en los destinados á recibir enfermos,
tenga capacidad para admitir de 30 60. á

'
Los servicios generales son :
1. º Administración y Dirección.
2. º Económico.
3. º Médico. •

4. º Religioso.
5. 0 Lavandería.
6. º Sala de Cirujía y Botica.'
7. • Pabellón hidroterápico.
8. º Salón de espectáculos. •

Los pabellones de clasificación son:
1. º Pensionistas de 1. a y 2. ª categoría.


'

XIII I

2. º Dos chalet de pensionistas de clase extra, uno para ca-
da sexo.
3. º Enfermería. ·
4. º Pabellón de observación y vigilancia continua.

5. º De tranquilos, curables y convalescientes. _
6. º De crónicos.
7. º De agitados.
8. º De sucios é idiotas.
9. º De contagiosos.
Tratándose de la construcción de los pabellones entra en deta-
lles muy prolijos relativos la calidad de los materiales; núme-
á

1·0 y extensión de los departamentos: mo biliario de asistencia,
económico y técnico; señala los jardines interiores y exteriores ;
los parques de circunvalación; arboledas; ferrocarril Decauvi- ·
lle; alumbrado eléctrico; servicio telefónico y cuanto se relacio-
na con el ornato, comodidad y buena higiene del Establecimiento.
De modo preferente estudia el servicio de agua potable, la de
regadío; señalando 200 litros por persona, corno dotación de la
primera, lo que tal vez sea demasiado exigir.
Los desagües y destrucción de residuos no le han preocupado
menos, logrando adoptar 11n procedimiento que aseg~ra la bue-
na higiene del manicomio.
Preparando convenientemente el material de edificación, por
subasta; encargando la madera importándola libre de dere-
é

chos, así como las pinturas, herrajes, etc., puede asegurarse, di-

ce el autor, que el manicomio que se propone, con los detalles
que señala, no costará más de 250,000 soles; en lo que parece es-
tar muy equivocado.
A pesar de todos los detalles Y perfecciones que le detallamos
no puede ser considerado mas que como un proyecto provisional.
• Para concluir, señor Ministro, manifestaremos que la memoria
· que juzgamos está muy bien concebida; que el edificio que se 1

• proyecta es una suntuosa construcción, de magníficas propor-

ciones, eminentemente higiénicas y del todo apropiadas al fin á

que se destina; sólo nos parece que los recursos de la Sociedad
de Beneficencia de Lima, no puedan tal vez bastar para su cons-
trucción, de la manera superior como está descrito .

Motivo de seria discusión ha sido para el jurado las grandes
dimensiones, que tienen en el proyecto los pabellones y sus de-
' pendencias todas.


'

XIV-

El Ingeniero, señor Guevara, considera enormes esas dimen-
siones, apreciadas en sí mismas y en comparación á la de otros
edificios del mismo género construídos en Europa, según planos
que tenemos á la vista; pero los demás miembros de la comisión
juzgan que este aumento está reclamado por el clima cálido de
Lima y la necesidad de mejorar todo lo posible las condiciones
higiénicas de los pabellones.
De todo lo expuesto se pueden deducir las siguientes conclu-

siones:
1. a De los trabajos presentados al concurso, el signado Et1-

reka es el mejor ;
2. ª El trabajo Eureka por su extensión, doctrina y planos
originales es acreedor al premio decretado:
• 3.ª El proyecto y planos adjuntos del trabajo Eureka no
pueden tener otro valor que el de un estudio meramente preli-
minar;

4. ª El estudio definitivo se hará por una comisión de arqui-
tectos, oyendo al autor de la memoria aprobada;
5. ª El presupuesto de la obra. calculado en 250, 000 soles está
equivocado: indudablemente importará mucho más;
6. ª No es conveniente construir manicomios regionales; más
económico, como lo demuestra el autor, es adicionar los hospita-
les generales departamentales con un cuartel especial para ena-
jenaclos.
Lima, Setiembre 14 de 1896.
ARl\'.(Af.il)O VÉI.EZ.
I. LA-PUENTE.
' A. GUEVARA.
DR. RICARDO L. :B'LORES.
PABLO PATRÓN.

'

La Me:1:qo11ia rna.nca d a y sigqada con la pala brea

EUREKA
es pe:rte:ne:cie:17te: á
11IANUEL A. 11IUÑIZ.
Lima, ifu.nío 15 de: 1896.


- .

XV

Acta de apertura del pliego cerrado.

En Lima, e11 el salón del despacho del señor Ministro de Fo-
mento, reunidos los que suscriben para dar cumplimiento loá

dispuesto en la suprema resolución de 10 de Abril del presente
año y Sll complementaria de 27 del mismo mes sobre Casa ele
á

Insanos y habiendo concurrido el día de hoy, jueves 17 de Se-
tiembre de 1896 á las 4 i p. m., previa citación hecha por el Di-
rector de Fomento, cuatro de los cinco miembros del jurado
examinador de los trabajos presentados, Dr. Armando Vélez,
Dr. Ricardo L. Flores, Dr. Pablo Patrón Ingeniero D. Alejan-
é

dro Guevara; el señor Ministro declaró abierta la sesión, ha-
biendo antes el señor Dr. Flores hecho presente, que el único
miembro del jurado que faltaba, Dr. Ignacio La Puente, le había
suplicado excusase su asistencia, motivada por lln impedimento
imprevisto. ·
El Director de Fomento, dió lectura al informe emitido por el
jurado examinador, así como los artículos pertinentes de las re-
soluciones citadas y puso en manos del señor Ministro los tres
sobres cerrados y lacrados, que corresponden á los tres trabajos
presentados al concurso, cuyos autores han hecho uso respecti-
vamente ele los seudónimos Eureka, Innoto y F'ilipo.
El señor Ministro procedió á entonces abrir el sobre correspon-
diente al seudónimo Eureka, que según el dictamen era el acree-
dor al premio; y leído el pliego encerrado bajo dicho sobre, re-
sultó que el autor del trabajo premiado era el Dr. D. Manuel A.
Muñiz.
En consecuencia. se acordó unánimemente declarar al mencio-

nado doctor, acreedor al premio acordado, debiendo su trabajo
publicarse en folletos por cuenta del Estado, conforme las re-
á

soluciones citadas, y habiéndose con este acto dado término al
objeto de la reunión, el señor Ministro declaró cerrada la sesión,
firmándose por todos los asistentes la presente acta para que
sea elevada al Supremo Gobierno.
Lima, Setiembre 17 de 1896.
MANUEL J. CUADROS.
ARMANDO VÉLEZ.
A. GUEVARA.
RICARDO L. FLORES
PABLO PATRÓN.
J. CAPELO.


XVI

A pro bacion del acta de concurso .

LIMA, SETIEMBRE 21 DE 1896.
Vista el acta que antecede, formulada por el jurado nombra-
do para juzgar sobre el mejor proyecto relativo la construc-
á

ción de una Casa de Insanos en esta Capital, y resultando de
ella que el signado con el seudónimo Eureka, es el acreedor á la
gratificación y publicación por cuenta del Estado, conforme al
artículo 3. º de la resolución suprema de 10 de Agosto último, y
que el seudónimo indicado corresponde al Dr. D. Manuel A.
Muñiz;
Se resuelve:
Apruébase la mencionada acta, declarándose que el indicado
Dr. D. Manuel A. Muñiz debe percibir los quinientos soles de
la gratificación á que se refiere la resolución citada; debiendo
publicarse el trabajo en folletos cou sus planos y anexos res-
pectivos;
E11 consecuencia:
Gírese el libramiento respectivo por valor de S/ 500 favor delá

Dr. D. Manuel A. Muñiz, con cargo la partida 11úme1·0 30, del
á

pliego 6. = del presupuesto vigente, y autorízase la Dirección
á

de Fomento, para que proceda hacer la publicación, impután-
á

dose el gasto que ésta ocasione á la indicada partida. ·
Regístrese, comuníquese y publíquese. •

Rúbrica de S. E.
CUADROS .

...


-

MEMORIA PREMIADA

,
PARA LA CONSTRUCCION DE UN MANICOMIO EN LIMA
,
PARA MAS DE 300 ENAJENADOS.

MANICOMIOS DEPARTAMENTALES
~r[7
'

~"'· ~a,nuvC ~· ~~uñVz,,
Profeso» de: la Facu.ltrad de: Mcdí.ci na de: Li.ma ,
Médico tritrul.a r de:l Manicomio, Se:cre:t<irio penpeüuo de: la Academia
Naci.ona.l de: Me d'ic i.na, Ci r-uj an o ~itago.r' de: Ejército, .Miernbno de: la Sociedad
Médica Un ión Fe:rr¡a11di17a, Socio del Cfncu.Io Médico Arge:11ti110, •

Mie:n1b110 cor-respondierrte de: la Societé d'Hggie:r1.e: de: París y de: la Sociedad
Médica Arge:1¡tina, Fl1ndador y Reda.cüon de: ''La Cnónica Médica''
g Re:11re:se:11tar¡te: oficial del Gobie:11110 Naciona.l en los Co11g·re:s0s
Cdznüíficos de: París, e:11 1889, g Pa11 A117e:rica110 de: \LVásl7i11 gto11, en 1893 .


.( Las notas, los anexos y las estadísticas, se l1.a11 agrega-
do al hacer la impresíón.) •


1

'

En homenaje á la verdad, d.ebo hacer público te:still?OI?io
de: la :t'e:ctitud é; imparcialidad d.cl Jurado q1.1e: ha cre:ído j u.s-
to conceder el pre:mio á esta Me:moria.
No crcf patriótico, aunque: estaba au.serrtc del país, UI?a -Ve:z
que: pe:rte:I?e:cía al c'ucr'po rnéd ico d.cl actual Manicomio, pre:s-
cirid ir d.cl concurso convocado COI? tanta oportunidad. Dcd í-

cado desde hace años á csna e:spe:cialidad, y l?abie:n<.lo v'is.i-
tado los rncj ores e:stable:ci1nie:I?tos de: asistencia de: insanos,
e.staba obligado y debía ofrecer mi coI?tinge:nte: y 1?º rna.lo-
grar tal íniciati-Va.
Es neccsa.río aplicar, e:!? el clima de: LiTI?a, las no-Vísimas
ide:as de: la Siquiat1~ía, adoptándolas al· gé:I?e:~o de: enfermos
propios á cst a localidad, tanto ate:~die:ndo á sus cond.icion cs
é:tI?icas, como á las in-flue:I?cias de:l arnb ien tc :flísico y social.
A csno se: ha n dedicado rnis e sfu.er-z.os, y sólo be tratado de:
combinar la ccoriornia e:q la ccn.sünucc.ió.o, sin dcsaücnde.r lo
útil, lo provechoso, lo con-VeI?ieI?te:.
Ré:stall?e:, como m iernbro d.cl c ucr po médico, fel.icífranm e
porque:, tratándose: de: una cucsüíón profcaional, se: !?aya soli-
citado por la -Vía de: co nc'unso, el coI?tinge:nte: de: los esfu.cr zos
de: todos los rnéd'iccs nacionale:s, m ar-ca.ndo n ucv'a era para el
por V' e:I?ir.

Lima, 1896.


DR. MANUEL A. MUÑIZ .


l

• •

-


INDICE DE LA MEMORIA

Pág· .

....\.) PARTE PRIIVIERA. Reseña histórica sobre la asistencia
de los enajenados. Construcción
de Manicomios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
B) PARTE SEGUNDA. Estadísticas de la locura. - Formas de
enajenación comunes en el Perú .. 41
C) PARTE TERCERA. -- Bases para la construcción de un Asi-
lo en Lima para más de 400 enfer-
mos. Anexos en los Hospitales De-
partamen tales . 61
D) PARTE CUARTA. Anexos. El actual Manicomio de Li-
ma. -- Estadísticas desde su funda-
.,
ClOil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117

NOTAS
Los vacíos y omisiones de este trabajo bienen la excusa de
la escasez del tiempo para prepararlo y la falta de obras espe-
ciales para consultar.
Sin embargo, juzgado sin pasión, teniendo presente su
carácter práctico, se apreciará su tendencia de aplicar al Perú,
al futuro Manicomio de Li111a, los resultados de la observación
y del estudio de las formas de enajenación comunes en el país,
armonizándolos con la experiencia adquirida en la visita dete-
nida á varios grandes manicomios extranjeros, y aprovechan-



6
do los recuerdos de la lectura de numerosos tratados especialis- •

tas, que hoy han desaparecido.
Este estudio traduce convicciones arraigadas y conveniente-
mente modificado, servirá de base para la creación, en 11n cli-
ma ventajosísimo, de un Asilo Nacional, construído bajo la in-
fluencia de las más novísimas ideas científicas, y que será el
primero en su género, e11 Sud- América .

El supremo decreto de 1. º de Abril del 'presente año, con-
vocando un concurso, entre médicos, para premiar el mejor es-
tudio, completo y circunstanciado, sobre las «condiciones á que
«debe satisfacer una casa de insanos, sea para más de 300 alíe-
« nados, sea para más de 100, conforme al sistema de tratamien-
« to que actualmente se sigue en los establecimientos de esta
« clase, en el que debe indicarse el costo aproximado de los edi-
« ficios y la naturaleza del material que debe emplearse en los
«pisos, muros y techos,» respectivamente, parece incompleto;
pues, pesar de que los considerandos de la resolución exigen,
á

precisamente, que estos estudios deben estar acordes, «con los
« progresos adquiridos por la ciencia, y con su posible ejecución
« en los lugares donde las Sociedades de Beneficencia nacionales
«no disponen de grandes recursos,» prescinde por· completo de
formular todas las bases, cuyo conocimiento es indispensable,
cuando se trata de la hospitalización de los enajenados. Este
silencio no puede llamarse omisión, pues sin eluda se ha querido
apartar· del concurso toda cuestión susceptible de interpreta-
ción y debate, y sólo se desea, en términos precisos y perento-
rios, la exposición de las nociones científicas del resorte de los
médicos, que deben presidir la preparación de los estudios defini-
tivos, que sirvan para trazar los planos de constr ucción, Esto no
excluye discutir varias otras cuestiones íntimamente conexas,
de vital importancia para desarrollar convenientemente el terna
propuesto.

,

1

SUMARIO.
Introducción,
Aumento del número de locos. Causas diversas ..
Evolución histórica de los sistemas de tratamiento de la locura.

Intima relación con el desarrollo de las ciencias médicas ..

Influencias sociales y religiosas. Período divino. Período
cruel y bárbaro. Período carcelario. Período moderno ..
Hospitalización. Sistemas diversos de asistencia durante el
presente siglo. Manicomios : sus diversas clases. Gheel.
Sistema Escosés. Asistencia familiar. Colonias agrícolas.
Conclusiones definitivas.
Ley nacional de enajenados. Leyes. vigentes en Europa y Amé-


'

1

'

-

-

'&-Los Manicomios son:
a) 11n hospital destinado al tratamiento
de los enajenados;
b) un refugio para los locos incurables;
e) una casa de educación moral y física:
d) una escuela pr.irnaria, científica, artís-
tica y religiosa;
e) un establecimiento industrial y tam-
bién hortícola y agrícola; y,
/) un lugar de aislamiento, de seguridad '

y de preservación.''
Gl1islai11 ''Lecciones orales sobre las
Frenopatías.''

Medio siglo hace que tan eminente alienista enunció este pro-
grama; y, él, con pequeñas variantes. debe servir de guía, aún,
para la construcción de los manicomios.
Esas palabras, audaces en su época, cu-ando recién se trataba
de especializar la medicina mental, han recibido solemne consa-
gración; y, ya nadie duda que esta especialidad no es como al-

gunas otras que solo consisten· en la aplicación un órgano, á
á

un aparato, de los principios generales del arte de curar, sir-
viéndose de procedimientos de exploración comunes; pues, la
Siquiatría, considera un conjunto de 'fenórrrenos particulares,
tiene su sintomatología propia, sus métodos peculiares de exa-
men, su terapéutica especial. Su práctica requiere educación
muy completa. El loco sólo corresponde al especialista.
La insanidad, «fruto directo de la civilización», es-una- enfer-
medad curable; y, el adelanto de un pueblo; su grado de cultu-
ra, no sólo se aprecia estudiando sus instituciones públicas de
asistencia, sino que está en razón directa de la atención y cuí-
dado que presta á los insanos, mejorando sus manicomios, luga-
res de horror para el vulgo, de criminal curiosidad veces, y
á

en donde el más infortunado de los desheredados, encuentra no-
sólo defensa contra los peligros que le rodean, sino también las
mayores probabilidades para su curación, y todas-las comodida-

des é Inmunidades que, cuando menos, hagan 'tranquila su vida.
Estos establecimientos garantizan la sociedad contra muchos
peligros y alivian los sinsabores y suf'rimientos de las familias
cuando son agobiadas por un deudo enajenado, para cuya asís-
tencia poco valen los más esquisitos cuidados del propio hogar ..
Los hospitales para locos son, en estos casos, un consuelo y una
esperanza,

El siglo que termina ha sido fecundisimo en descubrimientos
que han influido poderosamente en la evolución social de la hu-
rnanidad.
Pero, los esplendores de la civilización actual son opacados
poi· los resultados de una ley fatal que, imperturbable en su
cumplimiento, engendra la sombra que hace palidecer el resplan-
dor del progreso. Crecen las maravillas de la civilización mo-
derna, la vida se hace mas fácil y cómoda, la lucha por la exis-
tencia menos difícil; y, sin embargo, .crece e11 alarmante propor-
ción el número de los vencidos, y de los que, en la colmena hu-
mana, se convierten en factores improductivos y en una pesada
carga para sus semejantes.
Las naciones más civilizadas, los pueblos más avanzados, se ••

distinguen, en esta época de las grandes actividades, no sólo por
sus progresos materiales y sociales, y por sus hombres de genio
sino también por el número de los desgraciados enfermos, ge:
néricamente considerados con el nombro de locos. El desarrollo
paralelo, progresivo, en las agrupaciones sociales actuales, del
genio, de la locura, del crimen, si no prueba la actual decadencia
del sér humano, caracteriza perfectamente el presente perío-
do histórico ..
Para comprender las causas del crecimiento de la locura hay
que estudiar y apreciar la influencia del ambiente físico y social
de los individuos. La :constitución geológica del suelo, el clima,
la alimentación insuficiente ó mal conducida, las influencias
_J)at?lógicas ( endémicas ó epidémicas), las costumbres, la densi- -
clad de población, la educación y la instrucción mal dirigidas,
las influencias perniciosas de la industria y la deletérea acción


,


11
del surmenaqe, intelectual y físico; las grandes conmociones
y la vida misma política de la colectividad, etc., son elementos
de influencia general que, obrando sobre el individuo, ya agota-
do en su actividad, sujeto á la acción perniciosa y continua de
los grandes excitantes (alcohol, morfina, éter, cocaína, has-
chisch, etc.), de la sífilis, etc., lo conducenála degeneración; ó, á
la locura, al crimen; ó, á constituir ese grupo especial de semi-
alienados (mattoide en I talia ; detraqué, en Francia ; craked en
América del Norte ; lunático ó raro en España ó América Espa-
ñola), bautizados con verdadera precisión como medio-locos,
caracterizados por esa perturbación mental, compatible con su
aparente integridad intelectual, que los arrastra á la realización
de actos anormales, á veces peligrosos, en los que falta la con-
ciencia de su valor moral. Este estado patológico se diferencia
de la locura impulsiva, en que en este caso el enfermo no tiene
conciencia del mal que hace. Estas formas mórbidas, acompa-.
fiadas á veces de trastornos y perturbaciones generales, tienen,
pues, gran analogía con el criminal, con el loco, con el idiota. •

Conducen á la locura total en un período de tiempo más me- ó

nos largo.
En resumen, además de las causas directas sociales, bíológi-
cas, fisiológicas (embarazo, puerperio, amamantación, etc.), fí-.
sicas (traumatismos, etc.) y patológicas (intoxicaciones volunta-
rias, terapéuticas, profesionales y alimenticias, ó infecciones ge-
nerales, cutáneas, viscerales, nerviosas, etc.), hay un factor im-
portantísimo constituido por la herencia, que propaga esa pre-
disposición favorable al desarrollo de la locura, ó de la degenera-
ción, etc.
La herencia directa y similar de ciertas enfermedades ha lla-
mado siempre la atención; pero, en las afecciones mentales se
hace más clara, más regular fatal. A veces esta tara familiar
ó

es gradual: uno ó muchos ascendientes presentan trastornos
transitorios. En otros casos se acumula, se capitaliza el germen
mórbido.
Siempre se encuentran entre los antecesores del loco, hombres
excitados, ambiciosos, inventores desgraciados, neuróticos, disi-
pados, bebedores, irregulares, raros, cuando no criminales ú
hombres de genio.
Si la influencia de la herencia es constante es por cierto me-
nos evidente en las vesanías agudas.
No sólo hay herencia vesánica directa y similar,· sino tam-
bién desemejante y colateral. •

2

,


12
iNO se han señalado casos, comprobados hoy, de imbecilidad,
idiotismo, epilepsia, etc., debidos á la intoxicación alcohólica,
aguda, de los generadores, en el momento· de la concepción ó

gestación?
Si las causas han sido siempre las mismas se han modificado·
los efectos por influencias sociales.
No se observa hoy, como antes, casos de locura epidémica y ·
ya un loco no es· jefe ó cabeza de 11n movimiento social y po-
lítico.
Como no es suficiente apelar al crecimiento de las grandes
ciudades y á la despoblación de los campos, para explicar el
aumento proporcional constante del número de locos, hay que
reconocer la influencia.de la civilización actual. Es cierto que

hoy los locos son mejor conocidos, pero también es evidente que·
han aumentado los factores genéricos de producción, ápesar-
que, algunos autores, como Morel y Dixon, sostienen que las fa-
milias de los enajenados se agotan en la cuarta generación, idea
• que Jacoby, en sus estudios sobre el genio y la locura, extiende
también á los privilegiados de la fortuna, las dinastías reales,
á

así como los degenerados y los grandes hombres.
á á

De todos modos, la Siquiatría moderna asienta el hecho in-
discutible del aumento creciente del número de locos en todos
los países.
Las naciones dotadas de una administración regular· y que·
no son agotadas por las convulsiones de la anarquia , en. sus es--
• tadísticas decenales, comprueban el hecho. En las grandes ciu-
dades el número, de asilados crece en proporción muy superior-
• a! aumento de población
Las desgracias de los pueblos, las conmociones· sociales, la mi-
seria, etc., tienen su parte en la producción de este crecimiento
de la locura. Nadie puede tampoco poner en duda la importan-
cia etiológica del neurosismo moderno.
Y el Perú ofrece :mucho campo para la comprobación de estos-
hechos.

Largo y pesado martirologio han sufrido los enajenados mien-
tras no fueron declarados enfermos y cur.ables. La evolución ha

'

· 13

sido lenta y la lucha de teorías dura y pertinaz. (1) La ignorancia,
el fanatismo, miraban al loco, según los pueblos, según las ra-

- zas, corno un favorecido por la divinidad ó como un poseido de •

los seres malignos.
El tratamiento de la insanidad ha pasado por las épocas bár.
bara, humana y positioa. (2) Hay una relación íntima entre estas

tres épocas y los cinco períodos distintos, en que se puede divi-
dir el desarrollo de los conocimientos siquiátricos, ·sea.: perío-
ó

• -dos pre-hipocrático , hipocrático, que termina con Galeno; me-
dio-eval ; moderno, que termina á mediados de este siglo; y,
-contemporaneo ó actual
En su infancia los pueblos trataron á los locos de diversos
modos. Estos desgraciados, raros en número, vivían libres, co-
.mo viven hoy en las tribus salvajes, inspirando respeto ó terror. ,

Eran castigados ó temidos. No eran mirados como hombres. Se
les abandonaba a su destino, como en el Ejipto . primitivo
ó

ó en Grecia, se les asilaba y cuidaba, en los templos de Satt11'1'10,
en el primer país, y de Asclepiades, en el segundo.
¡ Cuantos pueblos primitivos, ignorantes, rudos, . subyugados
_por las alucinaciones de un loco, han acometido empresas so-
brehumanas! Y, en la historia son comunes esas apariciones,
terribles á veces, de seres que caracterizan una época y pare-
cen dirigir un acontecimiento,
Vienen los tiempos históricos y los primeros tratados de ·me-
dicina indican ya conocimientos más precisos, descripciones
.más completas éindicaciones terapéuticas rnás racionales. En
los pueblos salvajes el empirismo dispone de vegetales ó póci-
.mas para enloquecer y para curar la locura. La tradición de la
1 'Las cond iciorics cspecralcs de: esta mcrnonia, í.mpid.en
· uI? .de;-sarrollo 1nay or á -la hll;tGria d.cl trata1nie:11to de: Ios
-~11ail.e:I?a·dos, Cl? los .di-Veirs.os paíse:s, y e:J:? las disti11tas épocas.
Largas, rntt-:J largas centurias de: horror y torturas har¡ •
pasado para que: .sc iniciara el tratamie:I?tG racional de: la lo-
.cn.ra.

2 EI? La historia d.e.l t:ratamie:·11to de la Iccu.ra, ar¡te:s. -d.cl p e,
'::ríodo Grie:g0 y Rorqano, del Asirio y Egipcio, d.cl Bíblico, hay
· que considerar el pe:ríod.o Mítico. El má.s a11t1guo rccucndo
' ,de:l tratamie:nt-o siquiátrico es Ir?itológico. Ne:lamp0, rn.éd.ico
·de:: Argos, flulÍ llamado por .Procau.s, re::y, para ettra:r sus tre:s
· Irijas locas, por habe::r de.spncciadc los trabaños d.e Baco. Las
· crrró con eléboro. Allá, como hoy, aiernpre es Baco el ca«.
. :sa11tede la locura. . . _

-

14
medicina primitiva peruana se conserva aún; y, hoy mismo, en
la flora andina, existen simples que, desde tiempo inmemorial,
se han considerado como específicos ó como provocadores de la
. ,
msama,
Cuando no se les ha atendido ó temido. se les ha mortificado y
aún se les ha castigado con la muerte. Pero, nunca han sufrido
en las antiguas y primeras edades, ni sufren hoy entre los pue-
blos salvajes, como en el mundo llamado civilizado, que por
más de diez y ocho siglos, los ha torturado y maltratado de tal ·
modo, constituyendo la que podía llamarse época bárbara del
tratamiento, sólo de fuerza, de coerción, de crueldad y severi-
dad, de martirio y sangre.
Han tenido, pues, los locos su época feliz divina cuando eran ,
ó

mirados como favorecidos de los dioses; han tenido otra época,
la edad media, caracterizada por la intransigencia religiosa, en
la que se les ha tenido por poseídos del demonio y han sido
justiciables ante los tribunales eclesiásticos y no ante la ciencia
médica, Sin tratamiento ni asistencia, los alucinados, los me-
lancólicos, los histéricos, etc., han sido arrojados al fuego. En
Treves, en pocos años, 6, 500 locos fueron condenados á la ho-
guera.
Casi hasta los albores del presente siglo dura esta época. Se
empieza entonces á conocer las formas de enajenación. Se en-
cuentran algunos rudimentos de asistencia. Se les asila en algu-
nos establecimientos y son cuidados por la autoridad. Aún más,
se les asiste por el médico. Pero, siempre se les miraba con ho-
rror. Se les privaba de aire, de luz, de' alimentos. En España se
creía que le tocaba á Valencia la gloria de haber fundado el
primer asilo de alienados del mundo, debido á los esfuerzos de
un oscuro fraile, de tal modo que, así como el primer manico-
mio científico había nacido en Francia, era español el primer
manicomio hijo de la caridad. (3)

3 Burdett se:ñala la e;J\'.'.iste;ncia de U:J:? asilo de; locos en Me:tz,
en 1100 y de; otro e;17 E.lbi11g, ccr'ca de; Dariz.ic, en 1320. Ta:JI?-
bié11 se; ha.n encorrarado datos sobre; el de; Be:rking, cerca de: la
Torre: de; Lond.rcs, e:q 13 71. E:q 1305! en .Sue:e;ia; e:q 1403, e:1?
Bcnhlérn Hospital, CJ? Londncs; e:n 1410 e11 Valencia, España;
en 1545 en Kssli:qgen, cri .Alcrnarria: e::q 1645 en Florencia,
Italia; e::q 1681, e:11 A-Vig:qo:q, Fra:qaia; e::q 1702, e:1~ Be:rlí11, Pru-
sia; eri 1736. e::q Noruega; e::q 1741, en .Spri:q gfie:ld, e::q I:qglate:-
nra, e:tc., se: iniciaron, se:gú:q Pae:tz, los primeros e:stable:cimie::q-
tos especiales e::q los d.iv'cnsoa paíse:.s.

-
,

15
Han sido tales las ideas dominantes sobre la locura que suble-
va el ánimo y horroriza la pálida descripción de los sufrimien,
tos de los enajenados, en alguno de los antiguos cstablecímíen-
tos. •

Así como hoy se visita las casas de fieras, entonces se visita-
ban las casas de locos; y, fines del siglo pasado, se llegaban
á á

reunir sumas considerables con el penique que se exigía por vi-

sitar los locos de Bethlem, en Londres, contándose hasta 80;000
entradas por año, movimiento enorme dada la población de esa
capital, en esa época. ,

Coincidió la epopeya francesa, la aparición del credo liberal
en el mundo, ·con la evolución del tratamiento de los locos; y
Pinel, en Francia, tendrá eternamente derecho la admiración
á

general, como fundador de la hospitalizacion de los locos, ele-
vándolos la categoría de enfermos. ( 4)
á

Mientras en Europa occidental los desgraciados enajenados
eran perseguidos y encarcelados, en Rusia, desde que se estable-
ció el cristianismo, se les compadecía y se les cuidaba, soco-
rriéndolos en los conventos y así siguieron hasta fines del si-
glo XVIII. En 1877 dependían del Estado y á cargo de comi-
siones locales. El primer asilo fué fundado en 1827. La reforma
moderna viene desde 1864.
Pero, como dice un moderno alienista; la reforma de Pinel só-
lo dió libertad 103 miembros del loco. (5) Siempre imperaba el sis-
á

tema de aislamiento más completo y general y los hospicios que
los asilaban se componían de grandes salas y enormes patios,
rigurosamente cerrados, buscándose la restauración de la ra-
zón por la tranquilidad y la calma, ayudados de una severa
disciplina y del orden y sistema más riguroso, apoyado en cas-
tigos, encierros, duchas y camisolas de fuerza. Y no hace muchos •

años, en nuestro manicomio, resonaban aún, lúgubremente, los
grilletes y cadenas de algún desgraciado, amarrado las rejas,
á

por mandato de quien menos autorización tenía para esa cruel-
dad. ·

4 Chiarugi, e:I? el Hospital de .San Boriifacío, e:!? F'lo rcncia,
e;!? 1786; Dagltie:n) e:!? Cba.mbcny, CZ:f? 1788; Tuke::, en York, In-
glaterra, el? 1796, corno PiI?e:l, cri París, son los que: rompie::-
ron las cad.cnas y los cepos de: los e::I?aJ crrad.o s.,

5 Mlty bien pie:I?Sªl? los alie:f?Ístas iI?gle:ses e:11 ercer que:
esos e:stablecimie:I?tos rnorrurncrrta Ics, sol? los V'e:rdade:ros fac-
tores etiológicos de: lo que: Ilarnan asylum dementia .


-

.

16
.
Langermamm y Reil iniciaron en Alemania el tratamiento
'racional del alienado, en asilos especiales, desvaneciendo el
error generalizado hasta hoy de su incurabiliclad. El primer asi-
lo racional, en Alemania, fué el de Beyronth (tratamiento mo-
ral, trabajo, libertad).
La marcha lenta de la terapéutica mental y las oscuridades
de la siquiatría clínica, en la primera mitad de este siglo, die-
ron lugar á esos enormes monumentos, más menos higiénicos,
ó

-en los que materialmente se hacinaba á los locos, víctimas del
restraint más abrumador. '

Con Keinroth, Bergman, se perfecciona en Alemania aún más
'la' asistencia. (6) Allí, como en Francia, duró por mucho 'tiempo
el empleo y abuso de las jaulas, cadenas, cepos, cajas móviles,
máquinas rotatorias y ruidosas, etc,
Con Tuke y Conolly, en Inglaterra, comenzó el sistema in-
·glés de hospitalización que tan profícuos resultados dá siempre.
Fieles al aislamiento, dieron ·á cada enfermo la ilusión de su
'propio home, y rodearon su vida en común de todas las comodi-
·dades y confort imaginables, para provocar la sedación física.
Ellos, implantaron y aplicaron el ne-restraint; sentando las
·bases que, poco después, dieron lugar á los manicomios abier-
tos, open door, y al no-restraint terapéutico.
Desde 1850 á 1870 se construyeron, en Europa, grandísimo nú-
mero de manicomios, que aún hoy se erigen, tan majestuosos
-como perjudiciales inútiles, y que han extraviado el criterio
é

general y vulgar hasta ligar la idea de manicomio con un edifi-
cio ad-hoc, especial y misterioso, como misteriosa se presenta la
e enfermedad de los locos que alberga.
Si los recientes descubrimientos de la Bacteriología han mo-
difícado profundamente el sistema de construcción hospitala-
ria, los últimos adelantos de la terapéutica mental tenían que
trastornar las bases de construcción de los asilos .
.

· Destruida la base rutinaria de la coerción, era lógico que se
pasara por el manicomio cerrado para llegar al abierto. Solo en
estos últimos años se han establecido, bajo bases científicas, los
definitivos fundamentos de la asistencia y de la "hoapite.lización
de los alienados.' .

En el Reino Unido no solo nacieron los manicomios abiertos,
que tan buenos resultados dan, sino que 'imitando y modifican-

· · '6 Tratán_dosQ: de l'C-\ cvol ución rnod.cnna d.cl trata~iQ:J?~O de
los Iocos;: l?O es posible olv'id.ar á. GriQ:ssinge:v. .


17

el secular sistema de asistencia de la colonia agrícola de Gheel,.
se difundió en Escocia el sistema del patronato familiar de los.
enajenados, colocándolos bajo· el cuidado ·y asistencia particu-
lar de las familias establecidas en lugares aislados, de ese pinto-
,
resco país.
En la Europa central y meridional ha predominado por mu-
cho tiempo el sistema de los grandes manicomios, más menosó

adaptados á los adelantos de- la Higiene, pero que tenían el gran-
dísimo inconveniente de hacer casi nulo el tratamiento indivi,


dual. Se buscaba la armonía estructural del edificio. El trata-
miento de las sícosis, especialmente agudas, estaba gravemente
comprometido.
En esos. grandes establecimientos, en los que se amontonan. •

enfermos, no hay direccción ni intelectual ni moral, y se hacen
incurables, en el mayor número de casos, porque no se les ha.
tratado convenientemente. Pierret, en 1891, sostenía que, en
los asilos franceses, se hacían la mitad menos. de curaciones que
en los asilos extranjeros.
A la vez que se reconocía la inutilidad de los grandes asilos, cal-
cados bajo el principio de distribuciones simétricas y armónicas..
se desconocía la importancia del trabajo y do la ocupación, de las
visitas y distracciones, en la evolución favorable de la locura.
Sólo por la imposibilidad de mantener asilados los crónicos-
á

se pensó imitar las colonias agrícolas,.. cuyo número aumenta;
dia á dia. (7)
No solo han evolucionado notablemente los principios que sir-
ven de báse á· la construcción de los asilos, sino que se ha lle-.
gado comprender que, en su mecanismo íntimo, era necesario-
á

reformar radicalmente• el régimen. A los asistentes y guardia -
nes fornidos y groseros, se les sustituye con asistentes prepara-
dos por la ins·trucción clínica Y educación ad hoc, formándolos-

7 La colo nixac.ión agrícüla de: los cn ajcriados, como rncd io-
de: aaisncncía y' de: tratamie:11to es ide:a bie:11 a1?tigua. Hoy
mismo, crrtoda.s las na e ione:s de: E u ropa, -y. e:11 los Estados
U l?Ídos de: Arriérica, se e:ncl1e:ntra11 esxablccí.micrrsos fu nda-
dos bajo csüos pri11cipios. Sólo e:11 .Alernania hay ja rná.s
de: u.na decena se:rrie:Ja11te:sal de: Alto .Scl-ie:rbitz, que: pue:de: co11-
sid1Z:rarse: corno modelo, y que: 11i es un rria11ico1-i-iio u.rbario
por cornplcto. cx'cl.u.s'iv'arne.n'tc de: tratarriie:11to, 11i tampoco cs.
un csfa.blcoirnicrríro nurul, para crórricoa.


18
-especialmente. La educación científica de los guardianes es hoy
una necesidad inaplazable.
También se ha impuesto además la necesidad de hacer jefe de
todo asilo al médico, que debe refundir todas las funciones y
que debe ser el único árbitro en el funcionamiento i11t,er110 hos-
pitalario.
illtimamente, hace pocos meses, la Asociación Alemana de
alienistas, se ha preocupado del asunto y ha declarado que to-
das las instituciones encargadas de la asistencia de enajenados
deben estar bajo el cuidado de especialistas.
Está probado que, sobre la totalidad de los enajenados, más
de un cuarenta por ciento pueden beneficiar de la libertad, y sin
que se dejen de reconocer las ventajas de la hospitalización, es
necesario dar al enfermo esa ilusión, sea poi· los asilos abiertos,
circunscritos poi· los saltos de lobo, ó por rejas ligeras, y en los
que las construcciones, dispersas, más ó menos irregulares, sin
simetría, con la apariencia de una habitación particular, hagan
perder al establecimiento el aspecto de hospital ó cárcel. Sobre
todo, esas y otras precauciones, las rejas ó altos muros, más que
para evitar la salida de los locos se hacen necesarios para impe-
dir la entrada de los sanos.
Modificada profundamente la concepción del asilo, tal como
hoy se le entiende, predominando el sistema de libertad y el
tratamiento individual, Sll construcción debe obedecer al open-

door y no-restraint, debiendo ser apropiado para la organiza- •

ción del trabajo manual y para la colonización agrícola.
Como los locos son menos peligrosos de lo que se imagina se
les ha asistido en el seno de sus familias ; pero, es un axioma en
Siquiatría, comprobado momento á momento, que el alienado

curable no debe ni un instante permanecer al lado de los suyos .
La asistencia en el propio hogar sólo puede aceptarse en casos
muy señalados, en enfermos incurables, crónicos ó tranquilos, ó
ya en estado de demencia. Y, debe tener tales garantías la asis-
tencia de los locos, que se ha llegado pensar que el Estado era
á

solo el capaz de encargarse y vigilar esta asistencia, inspeccio-
nando y hasta fomentando generosamente los asilos privados. - •

De modo, pues, que ,
la asistencia pública de los locos sólo pue-
de ser en los asilos ó fuera de ellos, yá en el seno de una familia
antes ó después de haber estado en el asilo ; yá en habitaciones
particulares, aisladas, al cargo de guardianes instruidos ó fami-
lias extranjeras; ya al cargo de familias habituadas al cuidado


19
de estos enfermos, como en la conocidísima comuna de Gheel;
en Bélgica.
En .las Islas Británicas se ha acostumbrado colocar ciertos en-
fermos excepcionales en las casas privadas de los pastores (cu-
ras), en las de algunos médicos ó de personas acomodadas.
ó

El sistema de Gheel tiene inconvenientes que no es del caso.
rememorar. Ese medio de asistencia secular no se puede crear'
á voluntad. Es único en el mundo.
. Se ha pensado en las colonias agrícolas, que sólo pueden ser
aceptadas como dependencias de un asilo central, sienclo uno de •
los ensayos más antiguos, en Francia, el de la colonia de F'itz-
James, desde 1847, dependiente del asilo de Clermont.
También. subordinados
.
al asilo. central, pueden ser colocados,
.
los enfermos, en casas de trabajo, en pequeños chalets, consti-
ó

tuyendo· el llamado Cottage Sustem.
Hace cerca de medio siglo que se lleva á la práctica en Esco-
cia el sistema de asistencia de enajenados que lleva ese nombre,
y que consiste en colocar todos los insanos de una comarca en-
tera oircunscripción territorial, en asilos
ó ó domicilios priva-
dos, bajo la vigilancia de una autoridad especial. En Enero de
1894, por 8,476 insanos colocados en asilos, en Escocia, habían
2, 565 en casas particulares.
En Berlin, también, se practica con buen éxito este sistema
de tratamiento, organizándose un servicio de inspección y vigi-
lancia médicas constantes, pero colocándose todos estos enfer-
mos bajo la dependencia del asilo de Dalldorf.
Se diferencia el sistema Berlinés del Escocés, en que en este últi-
mo la autoridad ó comisión ele vigilancia es común á todos los
asilos y á todos los enfermos asistidos privadamente, mientras·
que en Berlín los enfermos solo son vigilados y dependen deI
asilo central.
En Bélgica, Holanda é Inglaterra el Gobierno interviene-
- también en los enajenados asistidos á domicilio, así como en los
asilos, sean públicos, sean bajo la, dependencia ele comunidades
religiosas, sean en fin de propiedad particular. ,
Veinte años de lucha constante entre los partidarios de los dí-
versos sistemas de tratamiento han demostrado, á pesar de los '

esfuerzos de los enemigos de la hospitalización de los enajena-
dos, que deben existir siempre los asilos, porque responden á las·
necesidades sociales y á las exigencias del tratamiento. Se han
perfeccionado, han perdido su antiguo carácter conservando la
3
'

,

20
unidad y la homogeneidad y especialidad de los ssrvicios ; pero,
- ellos, sin duda, previenen los riesgos, devuelven la calma á las
familias, hacen higiénica la vida de los enfermos. Han perdido
s11 aspecto de prisiones y se han convertido en poderosos instru-
mentos de curación, como quería Esquirol.
A8í como la tendencia moderna es la especialidad de los hos-
pitales para enfermos comunes, así también es condenada la
mezcla de los enajenados agudos, con los crónicos, con los idio- ·
tas, epilépticos, criminales, etc.
• En resumen, están ya definitivamente aceptaclas las siguientes
bases de la asistencia pública de los enajenados:
1. º Crear manicomios centrales, esencialmente higiéni-
cos, capaces para 200 á 300 enfermos curables, peligrosos im-
é

'pulsivoa, con una estructura más perfecta en sus cuarteles de
vigilancia, apropiados para las separación racional de las diver-
sas categorías de pacientes, pudiendo servir para el tratamiento
·de las sicosis agudas por el reposo en el lecho, sin abusar del
aislamiento celular absoluto, y en donde se pueda disponer de
los adelantos terapéuticos en Hidroterapía y Electricidad. Cada
tino de estos establecimientos, cuyas construcciones deben ser
de orden disperso, bajo las bases del open-door, debe tener de-
pendencias agrícolas, talleres, etc;
2. º Construir manicomios especiales, pequeños, ad hoc,
para epilépticos, alcohólicos, criminales ; y otros para idiotas y
degenerados;
3. º Organizar casas de reclusión, para anormales, va-
. gos, etc;
4. Establecer colonias agrícolas para alienados crónicos,
semejantes á la de Gheel, dotadas de un pequeño asilo central;
5. o Favorecer la creación de casas de salud privadas, para
pensionistas ;
6. º Fomentar la asistencia rural familiar, en los casos en
que sea posible; y1
7. ºFundar, e11 las capitales populosas, manicomios de obser-
vación, depósito y estudio clínico, dedicados al servicio de la
policía. y á las necesidades de la enseñanza, reservando los gran-
eles establecimientos, que nunca deben pasar de 300 enajenados,
á la condición ele manicomios regionales.
Este es sin duda un plan muy amplio, aplicable en los gran-
des países europeos, en donde está condensada la población y
hay muy cercanas grandes ciudades.

21
Estos principios solo pueden, pues, ser modificados según las.
condiciones especiales de cada localidad y según las formas de
enajenación predominantes en cada circunscripción territorial.

Los Códigos del Perú declaran incapaz al loco, pero tratándose,
de s11 interdicción y secuestración, faltan las disposiciones, si-
quiera administrativas, que garanticen y protejan su persona y
bienes.
La interdicción civil y la secuestración no estan sujetas á una
legislación apropiada.
El mal viene desde sus raíces: falta una ley nacional de ena-
jenados, complemento indispensable de la organización de su
asistencia pública.
Falta, también, definir precisamente á,quien corresponde
costear la asistencia del enajenado pobre, nacional ó. extranjero,
y si este es un servicio departamental ó si es nacional.
Hay países que han optado por el primer sistema; y, en Amé-
rica del Sur, Chile, la Repú.blica Argentina y la del Brasil han;
declarado nacional ese servicio.
En uno y otro caso, debe evitarse la posibilidad de las inter-
naciones criminales, ó por malicia, así como regularse debida-
mente las relaciones jurídicas del enfermo.
¿Es incapaz todo el que se asiste en un manicomio?
A Quién debe administrar legalmente sus bienes?
¿Tiene intervención el ministerio público en el ingreso de loe
enajenados áun establecimiento de tratamiento?
¿La salida de 11n enajenado, por curación, le devuelve el ple-
no goce de sus derechos civiles?
¿La sola permanencia en ese asilo, aún por causa de un deli- ·
rio alcohólico transitorio, es motivo de incapacidad?
¿Cuáles son los requisitos necesarios para la internación de
los locos en los Establecimientos especiales y para su vigilancia,
sea por las autoridades judiciales, sea por las autoridades admi-
nistrativas?
¿A. quién corresponde la inspección de estos establecimientos?'
La legislación de enajenados diversa· en Inglaterra y Gales;

'

22
Bl1. Escocía é Ir'landa, siempre ha merecido seria atención e11 los
poderes públicos del Reino Unido; y es complota, aunque hete-
,
rogen ea.
• E11 Francia se concluye la discusión de una nueva ley de
enajenados.
La de Italia es modernísima y acabada.
La de España se reforma y mejora convenientemente día
a, eIíia.
El nuevo proyecto de Código Civil del Imperio Alemán, hoy
sometido al Poder Legislativo, llega hasta establecer la interdic-
ción, no solo en los casos de enfermedad mental, sino aún para
los bebedores consuetudinarios. Es notable bajo todo punto de
• vista y para preparar el proyecto se ha dado oído los alíe-
á

nistas y especialistas.
En Chile, desde años atrás, existe una ley de enajenados, al-
go incompleta, pero que ha satisfecho las exigencias generales.
La asistencia de los enajenados, corre á cargo del Estado,
que sostiene el Manicomio Central de Santiago, administrado
por l111a Junta, dependiente directamente del Ministerio del In-
terior. El Presu puesto Nacional tiene parnidas para estos gastos,
así como para el sostenimiento de la nueva casa de Concepción,
y para la construcción ele u11. nuevo y grande asilo en Sai1tiago,
según los adelantos modernos.
E11 la República Argentina, la asistencia 110 corre directamen-
te á cargo del Estado. El de mujeres depende ele la Sociedad de
Señoras, creada hace mas ele cincuenta años, la que administra
ios fondos que la Nación dedica á este servicio. El de hombres,
como la mayor parte de los Hospitales de Buenos Aires, es sos-
tenido con rentas provenientes de las loterías, etc. Allí las dispo-
siciones legales son letra muerta, y cual quier insano puede ser
trasladado á un manicomio sin autorización judicial 11i adrni-
nistrat iva, corno sucede entre nosotros. Falta, también, la ley

de protección legal, que pronto se discutirá e11 el Congreso .
. En la República Oriental, existe un solo establecimiento, de-
pendiente del Gobierno, y que, como los demás establecímien-
tos hospitalarios de Montevideo, tiene fondos especiales. Falta
la ley de enajenados.
Después del advenimiento de la República e11 el Brasil se ha

centralizado el servicio de asistencia médico-legal de los aliena-
dos, creando una Dirección General, de la que dependen el Hos-
picio Nacional (antes de Don Pedro), el pabellón de admisión y
-


23
las colonias agrícolas, fundadas con tanta oportunidad como
acierto en una de Ias islas de esa bellísima bahía de Río.
No hay razón para que se prolongue en el Perú este estado de
cosas y urge llenar este vacío de la legislación nacional, estu-
diando y dictando la ley respectiva,

'

No es posible discutir, y menos e11 un terreno ajeno á la cien-
cia, las ventajas y provechos del aislamiento, ó tratamiento del
enajenado fuera de su medio propio. Tranquilo nó, delirante ó
ó

melancólico, afectuoso iracundo, debe aislarse en un gran es-
ó

tablecimiento, ó en una casa de salud privada, si su fortuna se
lo permite. Pero el aislamiento no es la secuestración legal, y el
aislamiento sin la secuestración, ha dado el resultado curioso,
aquí en el Perú, como en la República Argentina y otros países
que carecen de ley ad hoc de enajenados, de que los manicomios
estén repletos de enfermos, locos en el sentido médico, pero que
110 lo son por la ley.
Para la secuestración, como para la declaración legal de la lo-
cura, 110 solo se debe buscar la razón que falta los enfermos,
á

sino el estado de la que les queda, Y es universal la creencia de
sólo suponer locos los que presentan brutalmente su enferme-
á

dad. .
Es un error general excluir totalmente la razón de la locura,
suponiendo que este estado patológico perturba completamente
el juicio y otras operaciones intelectuales. •

Todas las restantes alteraciones menos claras, menos ostensi-
bles del sistema nervioso central, y que se traducen en obsesio-
nes y alucinaciones, en ilusiones extravagantes, en modificacio-
nes sensibles del carácter, del sentimiento, de la conducta, etc.,
hacen tan necesario el aislamiento, como para el delirante agu-
do y furioso.
Cuando más temprano se efectúa la reclusión más rápidos y
más seguros son los resultados y más positivas las probabilida-
des de éxito. Esta acción saludable, también libra á la familia
de los efectos perniciosos de la promiscuidad y bajo el amparo



. •

24
ele la responsabilidad profesional, sin romper el secreto médico,
conserva la dignidad del enfermo y garantiza la sociedad.
· Por hoy es, pues, indispensable el asilamiento del enfermo
enajenado. Nada valen las riquezas ; y, el grande y el pequeño,
sea en los grandes establecimientos, sea en las casas de salud,
tiene que someterse á este benéfico Lratamiento.
Este aislamiento ó secuestración, en los asilos no, es sin du-
ó

da el más competente factor de curabilidad. Sin contar á los,
idiotas, los dementes, á los paralíticos, puede Ilegar la cifra de
á

curaciones, cuando se emplea este recurso después clel primer
mes, hasta un ochenta por ciento y ge11·eralm8nte hasta el se-
senta y cuatro por ciento. Cuando la secuestración es en los pri-
meros tres meses la proporción desciende á cuarenta por ciento
y hasta veintisiete por ciento cuando se realiza después de ma-
yor tiempo,

Cuando el loco era considerado como Dios favorecido de los
ó

dioses, se le asilaba en los templos; cuando era encarnación de
los seres malignos, se le perseguía y se le encerraba ; y por lar-
gos siglos de la era actual, bajo el influjo de una ignorancia tan
fanática como cruel, se le amarraba y amontonaba en infectos
y oscuros locales. (8)
Vino la reaccíón ele Pi11el, en Francia: de Conolly y TL1ker
en Inglaterra; ele Esquirol, Guislain, Chiaruggi y Daquin, de
Mata y otros más, y se han ido sucediendo las teorías, y con
ellas con rapidez relativa los sistemas de asistencia. En la ac-
tualidad, los asilos creados que debían desaparecer bajo el impe-
rio de las ideas reinantes, existen aún y son testimonio vivo de
las etapas del progreso científico. .

---

8 E.s bie;:q difTícil ex'p'licansc, dice; Ll117ie:r, corno cI Cristia.-
rrisrno qo.c desde el IV y el V siglo había fundado e;stable:ci-
rnicntos de; caridad, h ubicsc podido olv'id ar por taI?to tie;1npo
á los locos y que; b ubi ena te;I?ido qt1e: pre sta» al Eslarrrisrno
la ide;a de; socorrcnlos.


1 -
• •

25
La necesidad obliga emplear esos edificios que se procu-
ra adaptar á las exigencias mo.lernas , modificándolos en cuanto
es posible.
El manicomio está llamado á desaparecer: por el momento se
impone, como se impone la asistencia colectiva. Mientras pueda
1
ser posible la asistencia individual hay que conformarse con lo
práctico.
Los g·randes establecimientos de los que aún está poblacla la
Europa entera, y que representan enormes capitales, no pueden
ser facilmente reemplazados y aunque son un anacronismo in-
sultante tienen que ser aprovechados.
Desde que Esquirol y Guislain f ormularon las condiciones y
requisitos de t111 hospital de locos, se han construido muchos,
obedeciendo á di versas inspiraciones. Y sólo en 1875 la comisión
de inspectores de enajenados de Francia inició la discusion y
formuló las bases del manicomio moderno.
Nació entonces el manicomio á pabellones y corredores, bajo
cuyo modelo se l1a11 construido con mayores ó menores modi-
ficaciones los de Francia, hasta en estos últimos años.
Merecen citarse entre los antiguos: la Salpetriere (704 enfer-
rnos) .; Bicetre (843).; Charentón (617); Santa Ana (9.21); y, entre
los más modernos: Ville-J uif (pabellones con 982 enf'ermos), todos
de Paris. E11 Lyo11, el de Bron, á pabellones, moderno, con 1397
enfermos; el antiguo en bloc de Marsella (1085) ; los mixtos de •

Premontré (931) y Mareville (1885) ; Dinán (1800) ; el urbano de
Montpellier (352), etc. Abundan las casas privadas, pero no tie-
nen el confort y comodidades de las de otros países.
En Inglaterr·a predominan los manicomios galerías. Hay de di-
á

versos sistemas sin que falten.algunos en bloc. Son notables el fa-
moso de Bethlém y merecen citarse, el histórico Retreat, de
York; el West Riding Asylum, en Sheffield; el Royal Asylum
Gartnavel, en Glasgow; el Morningside, en Edimburgo y los de
Banstead, Cane Hill, Colney Hatch y Hanwell, en Londres. (9)

9 E11 e:l Re:yno Unido, Bu rdet t, e:11 ''Hospitals and Cha:ri-
tie.s,'' 1896, e nüre 258 asilos públicos y privados, se:ñala 25 con
u11a poblacíóq rnayor de: 1000 enfermes. El La nca sh.ire. Cou11ty·
AsylulJ:?, Pre:stwich, Manch12:ste:r, e:stable:cido e:)1 .1851, tie:11e: una
capacidad para 2,500 pacicrites, y u11a me::dia diaria de: 2,476, con •

u11 prcaupucsáo de: 80,000 libras arrua les. En ese rnismo Co11-
dado cx ist.ía el asilo de: Whitti11ga11d, e:11 hcnrad.una, con 1899
••

26
En Bélgica, no sólo encuentra el observador el curiosísimo
pueblo de Gheel, pues también existe la colonia agrícola de
Líerneaux. Además del gran asilo de 'I'ournai, existe aún el
construido bajo las inspiraciones ele Guislain, en Gand; el de
Mons, etc.: el religioso ele Bouchout, cerca ele Anvers, al estilo
inglés, etc. (10)
En Alemania se encuentran asilos de todos los sistemas. Las
reformas en los antiguos edificios van haciéndose poco á poco y
aún se conserva íntegro el de Tllenau, fundado en 1842 por
Laehr y que inició la revol ución moderna. También existen ya
manicomios bajo el impulso de las ieleas novísimas; el giga.ntes-
co de Untergoaltz y el ele Schardrass, en Sajonia; el nuevo de Alt-
Scherbitz (que costó 2.150 000 francos para 840 enfermos sean
1 ó

2,550 por enfermo), en Prusia; los de Goebersicle y de Muhlgar- •

ten, en Berlín, y muchos otros que presentan notable interés;
sin que dejen de ser muy útiles los pequeños manicomios cons-
truidos en las ciudades universitarias, que sirven para la ense-
ñanza, siendo muy importantes los de Leipzig, Strasburg, Halle,
Munich, etc. (11)

pa cierrtcs: el de Laricaatcr-, 1808 pacie:nte:s, -;j el de: Rai:r¡l?ill, 1810
pacie::r¡te:s. Los de: Londres rarnb ién tie:ne:n gra17de:s poblacio:r¡e:s,
e::r¡tre: otros el de: ClaybL1.r-;j, \.!\! oodflord Bridge:, comenzado e:T?
1890 y conclufd o e:J? 1893, con u na capacidad riorrrirja l de: 3,188~
pacie:17te:s1 tie:17e: t.117a rncd ia diaria de 2,020 y un pre:su pu e.sko
a n ua.l de: 70,000 libras. E:r¡ Lond.re.s, sin contar el de: Be:thlém.,
e::r¡tre: el de: Claybury, el de: Carie H'il l, el de: Co l17e:_¡( Ka tch,

el de: Hanv.\c"e:ll y el Ba nsxcad , prcse:17ta:r¡ u17a rncd ia d iar-ia
de: 10,000 pacícn tes y gastar1 rn.á.s de: 200,000 libras arrualcs.

10 Dead.c 1881, época de: la creación por el Kstralio d cI asi-
lo de Tournai, e11 Bélgica, 11.ir¡gún asilo público 17t.1e:vo par a
i11dige17tes adultos se: ha creado e:11 ese país. Se: h a n agran-
dado y rnod iflcado algt.111os csaablec ianí cnüos so lamcrrtc, ex.is-
nicndo , en 1886, se:gún t1na estadística oficial, 41 e:stable:ci-
rnicnüos diversos. Entre: los privados el rná s rruev'o es el de:
Mor-tscl, pe:rte:11e:cie:r?te:áu11a congre:gació17 re:ligiosll, aú:r¡ i17-
concluso, pe:ro ya hahitad o por 300 cnfe.rrnos.

11 E11. los últimos años, en Ale:111a17ia, se: ha aplicado e:l sis-
terna de: pabe:llo:r¡e:s, e:r¡ Me:rbu:rg, e:;r¡ 1876; e::r¡ Ste:pha17sf.7e:ld, e:T?
1878; cri Dale:dorf -:f Saarge:1nund, e:n 1880; e::r¡ Ne:ustad, e:I?

-


'

27

No puede pasar desapercibido, en e] Imperio Alemán, el asilo
Stirling, para 504 enfermos, que es no sólo un verdadero hospi-
tal de tratamiento para enfermos curables, sino que también
comprende t1n cuartel de admisión y de observación, una sec-
ción de crónicos con los anexos .campestres ó agrícolas y con
pequeñas colonias familiares. El ya citado asilo de Alt-Scher-
bitz consiste en un gran número de edificios enteramente aisla-
dos, siendo diez de ellos los pabellones de clasificación; y, así co-
rno el de Dalldorf, cerca de Berlín, ambos han desmentido los te-
mores de los ad versos al tratamiento moderno. Estos asilos, corno
el de Neustad, etc., sólo son asilos teóricamente. En el asilo U nter-
goltz, cerca de Auerbach, para 600 enfermos, con un costo de
• 5, 625 francos por cabeza, se ha hecho el más completo ensayo
del open door y los cuarteles están muy alejados unos de otros,
dando tal libertad al enfermo, que sólo hay ligeros muros divi-
sorios en el jardín de agitados: El asilo de \Toigt-land, es el
más nuevo de los asilos alemanes; y, crecen rápidamente los ad-
miradores del sistema llamado con razón por los americanos
entirely detached suetem.
Relativamente en Suiza se encontraban los manicomios que
mejor obedecían al ideal moderno, más menos cercanos á Lu-
ó

cerna, etc., estando recientemente en construcción el de Bel-Air,
cerca de Ginebra. (12) .
En Italia al lado del antiguo de Turín y su nuevo anexo de •
Collegno; los ele Milán, Mombello y el curioso circular de Géno-
va; merecen especial mención, en la clase de manicomios.de pa-
bollones el de V oghiera y otros; y en el sistema de orden dis-
perso el de Reggio-Ernilia, construcción central con doce cuarte-
les aislados; el de Roma, de fundación inmemorial, reducido á
un viejo convento hasta 1862 y modificado paulatinamente,

1883; e:~Kontau, en 1886; e:~ Lau embu ng; cri 1889; e;~ la clfni,
ca u~i-Ve:rsitaria de; Halle, e:~ 1891 y e;~ He:rzbe:rge: y Lich-
tebe:rg, e11 Berlín, cri 1893. El asilo Dziakank, cri Posen, inau-
gurado e:~ Oct u bre de: 1894, para 600 cnfcrrnos, ofrece -Ve:i~te:
pabellones para 30 6 44 c najcnados cada uno. Uno de: los más
gra:t?de:s asilos ale:mane:s, es el de: Dalldorf, cerca de: Bcnlfn,
con 1000 enfcnmos.

12 En 1885, sin conkar las clínicas y salas de: hospitales,
e::Xistía11. e:!? esta Re:pública -Ve:i:t?te: asilos ptíblicos y d.icz;y
nue:-V e: asilos pnivados, sie:~do no tables el de: Pre::f1argie:r, etc.
4 .

28
haciéndose notable poi· su ·ubicación pintoresca higiénica so-
é

bre el J anículo. (13) •

Mientras que la casa 'de locos de Viena es un bello ejemplo
• del sistema cerrado, como se puede decir, en el resto del Imperio
...
Austro-húngaro, hay algunos completamente modernos, En Bu-
da Pesth se ha dividido· la asistencia: l.º en un Hospicio atendi-
do por las Hermanas de la Misericordia, con 180 camas, para
los agitados, dementes simples y sucios; 2. º en el Asilo Nacional
Húngaro, con 800 camas; y 3.0 en la Casa de Salud Nacional y
Real de Augyafold, con 354 camas. En el resto del Imperio pre
domina el antiguo sistema. (14)
En España al lado de algunas casas pr·ivadas, del Dr. Giné en
Barcelona y del Dr. Ezquerdo en Madrid, que llenan las condi-
ciones apetecibles, pueden citarse ventajosamente el Manicomio •

de Barcelona. En Valencia, en 1409 el fraile Gilbert Jofré, fun- •

dó la primera casa de Orates; y hoy la más r·eciente existe allí
..

mismo, en vía de concluirse, cuyos magníficos planos llamaron
la atención en la Exposición de Chicago. (15)
En Holanda el Asilo Meer-en-Berg aunque antiguo ha 1·e-
cibido importantes modificaciones.
E11 la Ese andina vía existe el magnífico de Ebleroedgead para
quinientos enfermos.
En Suecia J~ Filandia predominan los pequeños asilos. (16)

13 AJ:?te:s de: 1884 poseía 50 asilos. E17 1885 te:J:?Ía 67 esta-
bl ecirrrie.nüos Y e:11 1887 e:raJ:? 50, .sie:17do el rn á.s gra17de: el ya
citado de: Mornbe llo, cerca de; Turín.

:i,4 E17 1884, e.n el Lmpcnio .Au.stniaco, e::Xistía17 un asilo por
. cada 879,273 hubíüan áea, Y u17a carna por cada 2903.

15 E11. 1847 babía.n 66 e:strableci1nie:17tros públicos y pniva .
dos dedicados á la asi stcnc.ia de. los e.na.je na.do s, .Ad.crrrá s
d.e l de: Va.lcncia , e:17 -Vía de: construcción, .uno de: los rncj or'cs
es el de: Zaragoza, de: pal)e:llone:s de: tres pisos. Los de .San
Ba.o d.il.io , el de: Leganés, ctc., so17 1nuy i17fleriore:s.
E17 e:l Portugal 1-iaj dos asilos con rn.á.s de 650 pacícn-
tes. El pninc ipal es el de: Rill7aflolle:s, qu.e <lJ:? el año 1894-g5,
preserrtó e l sig1.tie17te: mov'im.icrrto: e::X'.i;:;t.e:ncia 555 de: ambos
se:X'.os; e17traroJ:? 326; salieron 177; m.ur-ie ro n 104.

16 En Finlandia e n 1883 e::X'.istía17 o cbo asilos.
E17 .Suecia, cri 1885, e:_:X'.istían trece: csnablccirnie.ntos públi-
cos.


29
En los Estados Uniclos de Norte América donde todo se hace
grande y magnífico, si aún hay hospitales de locos que obedecen á
las leyes del tien1po en que se construyeron, como el de una de
Ias islas de Nueva York y el de Utica, en el mismo estado; el
-
En Norl1e;ga, a n scs de: 1883, habían cinco asilos públicos.
En Dí.rrarnanca, cri 1880, cx isüíari cuatro grandes a si lo s pú-
bl icos y siet<i privados.
En las ta1?tas ve:ce:s citada obra ''Asilu1ns in tl?e: World''
no l¡ay una re:lación corrrplcüa de: los e.stablccirnieriüos nu sos
para erraj criados. Los l?ªY de: todos los ti pos y algl1nos rr~uy
rnodcnuos. Los dos de Sa11. Pe:te:rsburgo, so1? de: pabe:lloI?e:s
y concedo.res, e:ntre: los 15 que: se: crrurncra.n de: otras clases.
En Gre:cia y las islas vcc.inas ex isuíari cuatro esüablcci-
111 ie:ntos, <ZI?tre: los cu.al.es el más apropiado <is el del Monto
Corydalos, Atica, debido á la ge:1¡e:rosidad de: un particular.
En la isla de: Malta }?ay uri asilo para 454 pacie.ntcs.
- En Turquía,
nos y 160 insanas.
cri 1885, habfa ltJ? asilo oficial, COJ? 428 insa-
T ambi.én Irabfa otro cri Scutari. •

En el Egipto, c n 1889, ba.bfa l111 solo asilo público ce rea
d.cl Ca.iro, para 300 enfe rrno s, ccnrcapond.iend.o á 6 rrril lorrcs
de: }?abita11te:s. •

E11 la Lnd.ia ingle:sa. cri 1889, había "\1'e:intiúnasilos.
En el ff apón, cri 1884, l?abían n l1e:V' e: asilos.
En Hong-Kong, China, cxi ste cm e:stable:ci1nie:nto para e:X:-
tranJ eros.
EI?tre: los asilos de: Victoria, e l de: Y arabcnd, cerca de:
Mcl bo unne, siste:n¡a de: ''cottage:s,'' aislados, es el más apro-
piado crrtr« los se.is de: la colonia, aicnd.o la proporción de:
í.nsa.no s 32.85, la de: idiotas 1.87 y la de: cpil épáicos 3.36, por
10,000 habiüanxes.
RI? Nl1e:-Va Ze.larida, e:1? 1889, habfan siete: asilos con 1761
e:I?fTe:r1nos, 6 sea un asilado por 437 habifarrtcs.
En FiJi un asilo.
En 'I'a.srnan ia l?abía dos asilos con 189 bornbnes y 157 rnu-
Je:re:s, 6 sea un insano por cada 234 babíxarrtcs.
En Ma uric:io }?ay un asilo con 426 po blado res.
En Soutq .Australia para dos asilos e:X:istr.ían758 pac.icnaes-
Ert Ne:-W-Sol1th Walle:s, e:n 1887, I?abían se is asilos, con 284
enfermos.
En Qlt.e:e:nsland, e:X:istían dos asilos, adernás de: co a sro es-
table:ciII?ie:ntos de: r~ce:pción.
E:X::iste:n e:n el Canadá d.ie.z y ocho asilos para . locos,
aicrid.o los rriá s grande:s, dos de: la provincia de: Ql1e:be:c,de: la
30
Governement Hospital for insane, en la capital federal; también •

hay magníficos establecimientos en los distíntos estados fede-
rales, distinguiéndose sus completas y bien organizadas casas
privadas. En Washington, en Boston, en Filadelfia, en Chica-
go, etc., hay espléndidos asilos, siempre para 300 ó 400 enfer-
mos, rodeados de parques y en los que el no-resiraint absoluto es
la regla. No debe olvidarse el asilo homeopático de Middlstown,
con 1200 alienados; el de W arren solo para casos agudos, con
500 enfermos, etc. (17)

propie:dad de: congre:gaciot?e:s re:ligio.sas, para rnás de: m il pa-
cicrrtes cada eme. En On tanio, el asilo Hurrril tori, tie:1¡e:t.11?ª
media diaria de: 111il enfermos.

17 El pri111e:r asilo arncnica no ha sido e:l de: -\V illia1nsbl1rgh,
Virginia, esnablccido e:l? 1773.
Et? el tantas veces citado Arihar-io de: Bu.rdctt., para 1896,
se: e spccifica'n 151 asilos públicos y pri-Vados, en lo.s Estc-•dos -
• U nidos de:l Norte, e:1¡tre: los qu c hay 34 que: tie:1¡e:n una po-
blación supe:rior á 1000 cnfcnmcs. El de: W illard, con una
rncd ia diaria de: 2188 superior al de: la isla de: Ward, tie:-
l?e: un prcsüpucsto anual de: 322,000 dollars, costando cada

paciente: 2.89 por se:n¡a17a. El de: Norristo-w':f?, Pe:nsilvania,
para i.1na inedia diaria de: 1951 pacie:17te;s, pre:se:I?ta U:f? pre:-
su puesto de: 380,000 dollars. E17 el Estado de: Illinois, mere-
ce: re:cordarse: el de: Ka nlca.kce , co17 40 pabe:llone:s completa-
1ne:I?te: aislados y u.na med.ia diaria de: 2086 cnfe rm os y (1n
pre:su puesto de: gastos de: 354,000 dol.la rs, e:I? el ql1e: se: l1a im ·
plantado la i1nitación de: Gl1e:e:l csnablccicrjdo u1¡ pe:qt.1e:ño
pue:blo de: insal?os.
UI? I?lte:Vo asilo de: it?sa11os, cri el Estado de: Illinois, cuya
primera piedra acaba de: po17e-1~se: (Se:tie:1nbrc: 1896,) en \.Vate-r-
to-w'17, tie:17e: 400 acres -Y cons'isse en ocho grvipos de: edificios,
fonrnand o radios d el edificio ccnaral.
El se:gut?do asilo oficial del Estado de: Mar ilarid, cerca
de: Ba lximorc, Spri11gfie:ld, cori una e:-x'.'te:nsió17 de: m u.chos
acres, es el vcrdadc+o modelo 111ode:r1?0 de: UI? csaablccim iento
de: e:ste: gé1¡e:ro. Además de: las co.nsáruccioncs ccrrtr-alcs, se:
-Va11 e:rigie:I?do pau laáinarncrrte, se;gúI? las :f?e:ce:sidade:s fu.t u-
-ra.s, grupos de: pabcl.loncs aislados para enfcnm o s, con la par-
ticularidad qcic e:I? los que: se: construy'e:11 acaualrnerrác pre,
dorn ina.n los cuartos aislados para 'cada pacíe ntc sobre: los
dormitorios ge:ne:rale:s.

31
E111895, en la reunión anual de la Asociación Americana de
medicina mental, se precisaron las condiciones á las que debía
obedecer la construcción de todo establecimiento de esta clase,
siempre para un máximun de 200 enfermos, cierta distancia de
á

las ciudades, etc.
En el Brasil se hace notar el de Río Janeiro, construido con
lujo, pero que no obedece á las prescripciones más modernas.
En Chile, en Santiago, desde hace más de 40 años, existe un
establecimiento en el que hoy se atiende cerca de mil enfermos,
que carece de condiciones higiénicas, y que hasta hace poco esta-
b.st notablemente deteriorado. Se trata de construir otro costosí-
simo, sistema de pabellones. (18)

'


En J\ilé.X:ico, capital de; la Re:pública d.el rni smo riombrc,
hay dos asilos, (1110 para hcrnb ocs, de:: .Sa11 Hipólito, g o sno
pa:ra muJe::re::s, d.cl Div'íno .Sa lv'ado e, ambos d cpendicntcs de::l
Gobie:::r1?0 Fe::de:::ral. En Pl1e::bla tambié11 e:::X'.iste::11 dos asilos
pa1~ticl1la:re::s pa:ra de mcrrte.s, l1110 pa:ra cada se::X:o.
En la ciudad de: Gl1ate::1nala .qay un marricornio; co n UJ?
gasto 'anual de: .S. 86,ooo. •

En .San .Sa.lv adon, los alienados se aaisncn c n el hcapi-
tal ge::11e:::ral, y e;1? 1892 se: proyectaba la cons tr-ucci ón de: tln
anexo al hoapinal Rosa.les, dcsj.inudo á marricorrrio, ql1e:: d.cbc
e:st.ar ya c oncl u ido.
E11 .Sa11 if osé de: Costa Rica e::X:iste:: UI? asilo para los e:11a-
J criados de toda la Re::pública.
E11 las islas Be rrnud.as e::X'.iste:: u11 asilo modc rno.
En Berbíce, Guayana i11gle::sa, en 1884, había t.111 c snablccí-
m.icnto para la as isücncia de: i11sa11os. .
E.l asilo de: Brídge:-town, eri Barbadas, á ci.ncc millas de: la
cíe dad, construido en 1851, es de u11 solo piso.
En if amaica, cri 1887, e::X:istía un asilo cri bloc.
E.n la República de: Colombia, cx isxc l111 asilo riucv'o e::11
Bogotá y osro e n Mcde llfn.
E.11 Caracas, capital de la Re::pública de V e:11e::zue::la, se: en-
cu errtra el asilo de: Ca.Iia, :re::cie::11te:.
18 El prime:r asilo de e::11aJ e::nados, e::n Chí.lc, cx'isnió e:n .Sa11-
tiago, e:n 1852, cri el barrio d.e Yu11gay. El acto.al fué ab icr-
to en 1858, e::11 la parte: N. de: la po blaci6n y tie::11e:: co n sus
d.cpcndcncia s v'anias hcckárcas de: e:::X'.te::11sió11. E.11 1894 .qa si-
do nefcccionad.o y se 1?ª11 Implantado sc.rias r'eforrnas hi-
gié11icas. A la -Ve::z se: .qa c stablccid.o o tro e stablecirrricnto e::11
la ciudad de: Concepción.

'

32
En el Ecuador, se puede citar el Manicomio de Guayaquil, (19)
bien situado, pero poco apropiado para sus fines, corno parece
serlo el Manicomio "Pacheco" de Bolivia. (20)
El Manicomio de Montevideo, lujoso, relativamente nuevo,
bien atendido, no presenta como modelo de distribución y trata-
miento nada nuevo ni digno de imitarse. .
El Manicomio de hombres de Buenos Aires, sistema de patios
y en un solo bloc, está aumentándose y modificándose median-
te la construcción de pabellones anexos aislados. El Manicomio
de mujeres, defectuosísimo, recién comienza reedificarse, ba-
á

jo el sistema de pabellones. (21)


• 19 El Marricorrrio Vélcz, de: Guayaquil, á cargo de: la tT unta
de: Be:ne:fice:11c1a de: ese plle:rt.o, consaa de: dos d.epar-tarncrraoa,
u n o para cada .se::Xo, y d.i.ska 111t_1cJ:?o, por sll distribución i11-
te:r11a y por au s cond ici ories l?igiéI(icas, de: Ilcnar los r'cqvri-
aitos i11dispe.n.sable:s.

20 El Marric cm io de: .Sucre:, i11augurado e:1"1 Octubre: de: 1884,
flué const.ru.ido por el e1ni11e:11te: e stadí sta de: Boli v ia, .Sr. Gre-:-.
gorio PacJ:?e:co. .St.1s co.nsüro.cciories fo rrna.n un bloc de: 62 m.
por 1301Y/., l?abié11dose: gastado S.120.780 15. Corno e:n años an-
t<eriore:s la .Nación asig11a .S. 16.000 a nu.a.Ie.s y 2000 para rno-
biliario. Eslá bajo la dc'pend.cricía. de: u11a socie:dad h urna-
11itaria. Pue:de: corrtc ncr hasta 50 cnfer-mo s, e:11 el caso de:
contar con dos te:rce:ras pa.rtcs cllja e:11aie:11ación no re:V'is-
tie:se: forrnas agre:si\l'as y v'íolcrrta s. La e::Xiste:11cia actual
• oscila cerca de: 40. Es el único m arricorn io de: Bol iv'ia .

21 A11te:s de: 1854, el al icnado e:n Bucno s Aire:s I)O r ccibfa
11ingú1"1ccrid.ad.o cspccia.l, 11i a.ún J:?igié11ico. Vagaba11 al r'c-
de:dor de: los l?ospitale:s ó de: las pni.sioncs pro\l'oca11do la
bcrrla ó los se:11timie:ntos canitaüiv'os del público ¡/ e:ra11 en-
ccnrados algu11os e:11 una sección del l?ospital ge:ne:ral. Se:
les trataba por .sus guardiane:s con rigor. Estable:cido e:n
1863 un n.ucv'o asilo para bornbr'es, co mcn.zó para e l al icna-
do cma época de: progre:so. Construido el local para 120 e:11-
. .flermos, -Euédesde su principio inshficie:nte:. E111882 se: agran-
dó e l csnablec.imicrito. Fué n.cce sanio más tarde: modificarlo
cornplctamcrrtc y con las rrucvas obras re:alizadas albe:rgaba ' •

470 cnfcrrnos el día de: su i11aug(1ración, e:11 1887. Es de:l
siste:ma de: un solo bloc co11 dcparüamcrrtos para las di-
\l'e:rsas clases de: eriajerración. Tie:11e: anexa u11a sección de:


33
Nada de nuevo y bueno presentan, pues, los manicomios de
Sud América. Algunos pudieron ser aceptables en la época en
que se construyeron; pero, hoy, son ya inaceptables.
Tratándose de la hospitalización de los enajenados en el Perú,
es necesario no incurrir en los mismos errores: no imitar servil-
mente los países del nuevo ó viejo continente. Cada pueblo tiene
necesidades peculiares que deben satisfacerse, aprovechando la
práctica de otros países, pero no copiando modelos inadecua-
dos. (22)
Tanta importancia tienen los detalles de la instalación, como
el conjunto del proyecto. Un nuevo asilo no puede crearse y esta-
blecerse sino obedeciendo, ciegamente, las ideas científicas reí-
nantes. Aunque su objeto sea privar al enfermo del diario con-
tacto con sus deudos, no debe tampoco colocársele en relación
Intima con otros enfermos de diversa clase social, de educación
inferior ó sufriendo enfermedad distinta,
Hay que dejar al enajenado la ilusión de la libertad, sin que •
nada le recuerde su condición de recluido.
Consistirán, pues, los nuevos asilos, de un conjunto de cons-
trucciones sencillas y Iigeras, poco costosas, vecinas las ciuda- á

des, rodeadas poi· el salto del lobo (ósea pared levantada,_del
fondo de un foso de circuvalación), en terrenos de pendiente
moderada, con vonientemente abrig·ados, en los que pueda el en-

crónicos y e:strá11 e:11. co nsür ucc.ió.u Varios pabe:llo11e:s aislados
d cl s iaterna 111ás rnod cnno. El ma.nicornio de: m.ujercs, corn-
ple:tra1I?e:17te: i17ade:cl1ado y poco :qigiénico, á e.:X:ce:pción del pa-
bel lóri que acaba de: i11.auglirarse:, e:stá ta1nbién e:11 v'ía de:
tra17sflor1nació11. Estros dos e:strable:ci1nie:11tros tie:ne:11 u na u.bi-

ca ción pirrtorcsca, elevada, oc.upando v'anias l1e:ctáre:as de: te:-
rre:no. E11 la m isrria ciudad Li.e: B'uc.no s .Aire:s e::Xiste:11 dos
e suab lec.im.ien.áos privados. En la cí uda d de: La Plata :qay l.lJ:?
asilo público. E17 las re:sta11te:s ci ud.ad.cs de: la República se

re.:cibe:n, transitoria1ne:11te:, cnajcriados e:11 los hospitale:s ge:17e:-
rale.s

22 La flril:cue:r?cia y fo.rrna s de la locura pue:de:11crecen y
modificarse se:gú11 los lugare:s y los climas, y en los m.isrnos

llt.gare:s y cl imas scgú11 los t icmpos, las cosaumbre.s, las insti-
tucio17e:s cív'ílcs y re:ligiosas y e:17 u.n mismo país desarro-
llarse: pre:f1cre:11ten1e:17te: e.:ntre: los e:X:trar~Je:ros é i17díge:11as plt-
ros 6 de:sce:1?die:11te:s de: e::Xt!ra17J eros.
• •
• •


34
fermo encontrar sus anteriores y normales condiciones de vida,
las distracciones y el ejercicio en toclo caso, el confort y las co-
modidades compatibles con su posición social, así como el traba-
jo y la ocupación según su profesión oficio .
ú


'

La forma y disposición ele las construcciones de un asilo es ya
cuestión secundaria, muy e11 especial en estos climas, sin las in-
clemencias atmosféricas <le los de Europa y Estados Unidos
de Norte América.
En nuestra costa, en Lima, los complicados problemas sobre la
ventilación, iluminación y calefacción de las salas no tienen
' tanta importancia.
La figura del asilo, determinada poi· las líneas geométricas ca-
pitales, haciendo abstracción de los detalles, ha variado mu-
cho. (23)
Atendiendo estas diversas formas, los asilos pueden clasifi-
,
á

carse asi :
A) Asilos en bloc.
B) Asilos de pabellones. •

O) Asilos de forma diversas.
D) Asilos de orden disperso.
A). Entre los Asilo» Ilamados en bloc, ó de construcciones conti-
nuas, que son los más antiguos, hay algunos ea forma lineal sim-
ple, reduciéndose el edificio un corredor que comunica, por las
á

partes laterales con un número variado de celdas, como por

23 BurJe:tt, al cst ud.ian la e;structura y forrna de; los asilos
e:11 los diversos países los clasifica er¡ cuatro tipos pr:ir¡c:irales:
1. 0 el irre::gular ó e;!? b loe; 2. 0 el de cor-rcdo re.s: 3.0 e::l de; pabel lo ,
11e::s; 4. o el de co rredo res -y.· pabe::lloI?e:s. En el pnirncr tipo pue::-
d.cn clasifle::arse:: rnuchos de; los edificios, que:: primitiV'aII?e;I?te:
no e::staban dedicados á asilos ·Y que: J?an sufTrido mayor 6 rnc- • •

r¡or rrúrnc ro de; adiciones 6 r'cform as. La 111ayor parte:: de los
asilos ir¡gle;se:s cor-rc spcride n al segundo tipo, distinguiéndose:
d.ivcr-sas vanicdadcs .




1

• 35
ejemplo, el primitivo de Bethlém, en Londres; el de Turín, am-
bos aún existentes; y muchos más. '

Hay otros de formas lineales compuestas. También compren-
didos en este sistema existen algunos en forma de paralelógra-
rrio, como el de Ginebra, etc. También en bloc, hay algunos po-
ligonales, entre ellos los de forma de un cuadrado, aceptada por •

Guislaín , ó segmentados por divisiones como el de Illenau ;, ó mo- ·
dificados posteriormente, conservando su conjunto la figura po-
ligonal, pero constituyéndose así diversos patios, como el de •

Viena, el de hombres en Buenos Aires, el de Montevideo, el de
Santiago de Chile.

Otros asilos son constituidos por varios corredores, cuerpos ó

de edificio, que se desprenden en ángulo recto, de un edificio
central en línea recta, como el de Glasgow, etc. •
B). Los Asilos de pabellones también son de variadas formas. -
Escipión Pinel prefería dos cuerpos de pabellones, separados
por un patio central. Hay algunos que presentan los pabellones •

paralelos á la entrada
.
y al eje central
.
constituido por los servi- •

cios generales. También pueden ser estos pabellones perperuiicu-
lares al eje ó paralelos y perpendiculares, alternativamente, y
-
unidos por galerías .
.
Esta forma se ha conservado hasta los últimos años.
C). Entre los Asilos de f ormas diversas los hay de forma cru-
cial, ó sean cuatro patios separados por dos rectas cruzadas co-
mo el de Erlanger; doble crucial, ó sean dos cruces confundidas •

por SllS brazos, como el de Oxford; crucial combinada, con diver- •
sas modificaciones, como el de Han-well; en H, como el de
• •

W acknefield; radiados circulares, como el de Génova, etc. ; ra-
diados en abanico; en E; en X; en K; en rectángulos abiertos, etc.
Todos estos sistemas se han combinado más ó menos, y en es- •

tos casos, la forma primitiva de un asilo se ha modificado por •

• adiciones ó construcciones sucesivas, constituyéndose otros tan- 1

tos sistemas mixtos.
D). Los Asilos en. orden. disperso, como los de Regio Emilia, Ro- •

ma y los últimamente construidos en Alemania y Estados Uni-
dos, rompiendo la monótona uniformidad de los asilos monumen-
tales, son la forma definitiva consagrada por la Siquiatría actual, •

aunque pueden tener inconvenientes en países de climas extre- 1

mos, y en donde es dificil _desperdiciar el terreno; pero, tratándo-
se de combinar el tratamiento individual y la inft uencia del
5

• -
I



r


36

trabajo agrícola industrial con el aislamiento, y par~ climas
é

como el de Lima, esta es la forma que mejor obedece el déside-
ratum mas e:xajerado.
Otra ventaja no despreciable es la imposibilidad de que se re-
pitan las tremendas catástrofes . debidas los incendios, tan co-
á

mune súltimamente, y la facilidad de adicionarlos constante-
mente, según lo requieran las exigencias de su población siem- ·
pre creciente.
Todas estas grandes y enormes desemejanzas que presentan
los asilos del mundo civilizado no tienen importancia positiva.
Su valor es histórico y las distinciones basadas sobre la conside-
ración de la forma no tienen gran utilidad.
No es ni imaginable ni posible imponer un tipo general para •
'
los asilos de enajenados, mucho menos hoy que se han acepta-
do definitivamente las ventajas de los pabellones dispersos, ar- •

mónicos ó no, con el eje de los servicios generales.
En otro tiempo podía tener importancia el estudio minucioso
de tan diversas formas: la simplicidad del sistema contemporá- •

neo es indiscutible. Los nuevos asilos mixtos, más ó menos cer-
canos á las ciudades, no deben tener ni el aspecto monumental,
ni la distribución complicada de los construidos según otros

sistemas, debiendo estar formadas más bien de edificios especia-
les para cada grupo y sexo, más ó menos cercanos á los servicios
'
generales, y sembrados, por decirlo así, irregularmente, en una
larga extensión de terreno.
El número de pabellones ó cuarteles, estará subordinado á la
proporción de los grupos vesánicos propia cada localidad.
á

Las condiciones generales de higiene y construcción serán las
mismas que para 11n hospital, con ciertas modificaciones condu-

centes á evitar las evasiones, haciendo cómoda y fácil la vigi-

lancia constante sobre cada enfermo .
La forma de los pabellones ó cuarteles puede ser variada, y
siempre de un solo piso en nuestros climas, aunque esto aumente
• el costo y la extensión. Por economía y método en cada pabellón •

pueden aceptarse las construcciones rectangulares, que preconi-
za Magnan, las que pueden orientarse fácilmente, dedicando

dos lados á los dormitorios, talleres, etc., y los otros lados libres,
para aumentar la perspectiva.
Además de los servicios generales y del edificio de adminis-
tración, no debe olvidarse que. es indispensable la casa habita-
ción para el Director y cuerpo médico de guardia .

1



' •

- •


37 I - •

. Desgraciadamente los asilos pequeños, de orden disperso, son
;muy antieconómicos y dispendiosos y este sistema, entre noso-
tros, no puede aplicarse sino en Lima. •

• •

. _, 11 . '

·-~.
- '
~.
. ..- .r- •

• .. .. . •
• •

• . . . I
' . .. .

.
I

. ... , .·~ ~· ,·· - ... • • • '
-'
• •
'. ~ -· '
1·. • • • ' ,

Los locos, aceptando esta palabra genérica consagrada por el.
uso, asilables, .son de diversas categorías. Pueden .ser alcohóli-
cos ; pueden ser criminales, cuando juzgándose su delito, pierden -
la razón y sufren extravíos mentales; y pueden 'ser epilépticos ó
idiotas, adult.os ó niños. La . mezcla. de estos diversos enfermos
es hoy universalmente combatida, H~Y- que especializar el asilo..
y tanto, que hasta se- crée indispensable la existencia de estable-
cimientos para enajenados agudos y para crónicos. .
Se ha tratado de comparar la proporción de idiotas con rela- -
ción los enajenados, propiamente dichos.. Koch, en su estadís-.
á

tica, señalaba por cada cien locos: 158 idiotas en Prusia, 154 en·
Baviera, 152 en Sajonia, 153 en Austria, 140 en Hungría, 117 en
Berna, 79 .en los Estados Unidos, 66 en Francia, 58 en Dinamar, '
ca, 22 en Suecia, 65 en Noruega, 74 en Inglaterra y Gales, 68 en
Escocia y 69 en Irlanda. Falta todo dato para el Perú y para los
Estados circunvecinos ' más semejantes en su composición . ét- .
nica, como Bolivia y el Ecuador. Los idiotas están caracteriza-
dos po1 un estado de debilidad intelectual, congénita ó adquirí-
1

da en la· edad joven, y pueden ser de diversas clases (por hi-
drocefalia, por microcefalia, por detención de desarrollo, por
esclerosis cerebral, ·por engrues~miento meningeo, por mixo,
dema, etc.) Se ha reconocido la utilidad de su hospitalización
especial; siendo notables los resultados en los asilos ele Dorsen, .
Saxe, con 160 enfermos, desde 1888; en el de Dalldorf, Berlín,
desde 1892, con 200 enfermos, etc. ; en los renombrados de Bethlém,
Red Hill y Colney Hatch, en Inglaterra; el anexo de Asnieres y.
sobre todo, en Bicetre, cargo de Bournev ille, digno sucesor y
á

apóstol infatigable de las ideas de Seguín. La tendencia á la hos-

pitalización de los idiotas y su educación, es cada día más mar- á

cada en Prusia, el resto de Alemania, Suiza, Dinamarca, etc.
Cuando el asilo especial para idiotas no es posible, se deben crear
departamentos anexos, en los grandes establecimientos, á fin de



'

- •

'

- 38 •

que los niños idiotas, epilépticos, sucios, inválidos no, así ó

como los niños válidos imbéciles, arrierés, perversos, histéricos,

etc., no se mezclan con los locos adultos. Estos niños y aún los
adultos idiotas, clasificados convenientemente, pueden recibir

• educación y asistencia especial (24) .
Los ensayos de hospitalización especial de los epilépticos, .tími-

dos al principio, se pronuncian más y más. Bien conocido es el asi-
lo religioso de reputación universal, situado cerca de Lyon,
ejemplo imitado en el resto de Francia, en Alemania, en Ingla-
terra, en donde, recién en 1884 se organizaba cerca de Londres
-
'
una colonia de epilépticos. ·
Lo que ha pasado con los idiotas, imbéciles epilépticos, tam-
ó

bién se repite con los alcohólicos. Los sindromes mentales son
diversos. El perseguido alcohólico, por ejemplo, se perjudica vi-
viendo en contacto íntimo con el perseguido melancólico. Los
medios de tratamiento son distintos. Se rompe la unidad de un
asilo de locos admitiendo los alcohólicos. La iniciativa privada
reconoció esta necesidad, desde 1851, en Suiza, en Alemania, en
Inglaterra, en los Estados Unidos, en donde se han propagado
considerablemente. Estos asilos deben ser compuestos de cuarte-
les aislados para cincuenta enfermos máximun, separando los
mejorados de los agudos y convalecientes. Recientemente, imi-
tando el ejemplo de otros países, la Asistencia pública en Paris,
previo informe de Magnan y Serieux, trata de crear asilos espe,
ciales para alienados alcohólicos. En 1895, según una estadística
bien documentada, existían en América cincuenta asilos públi-
cos para enajenados alcohólicos; en Inglaterra cuarenta; en
Noruega dos; en Francia uno; sin contar los existentes en Alema-
, nia y otros países no considerados en el documento publicado.
Un loco, impulsado por sus concepciones delirantes, puede co- -
meter un crimen y es irresponsable : asilado· y sometido á, un tra-
tamiento conveniente, cuando sane no es justificable; no es tan
perjudicial la Sociedad y puede vivir en ella; no así un criminal
á

común, que después de haber cometido el delito, en pleno goce
de su razón, si por influjo de causas diversas, trascurrido más ·ó

menos tiempo, perdiera la integridad de sus facultades y trasla-

dado un asilo· se aliviara, tendría que regresar á su prisión á
á

• 24 Ya e:!? la. Re:pública Arge:11tit?a se: trata de: Instalar e:n ul?a
de: las ca.piüa.lcs de:l Norte: t.111 .Asilo para I?iños idiotas y ere-
irinos.


-• ,
'


- -
,

-

39 •

purgar su pena. Esta es la verdadera doctrina aceptada e~ los
últimos Congresos especialistas. Pero no sólo existen razones de •

conveniencia para evitar un contacto de ambas clases de ena-
jenados; pues, hay también consideraciones de orden social, de .
seguridad, etc., que imponen la construcción de asilos especiales
. para los criminales locos. En Inglaterra desde 1786 se les atendió •

en Bethlém; pero la era de de a creación de asilos especiales
empezó con la del de Dundrum, Irlanda (1850) ; Perth, Escocia
-
(1858) ; y sobre todo, el conocidísimo de Broadmor (1863), en Ingla-
terra, que en 1. º de Enero de 1896, tenía más de 720 criminales de
ambos sexos. En Italia existe el de Ambrogiania, cuyas modernas
reformas están ligadas al nombre del penalista Beltrani Scalia.
En Francia es bien conocido el Asilo prisión de Gaillón. En Es- •

tados Unidos, en Nueva York, el de Matteawan con más de 453·
criminales locos, de ambos sexos, en 1895: recientemente se ha
inaugurado un nuevo hospital, sólo de detención y observación, •

-
de alienados criminales.
Cuando no se tiene una mediana casa de locos no se puede
aspirar á llegar la perfección de un solo paso. Hay que hacer
á

. el camino lentamente, pero con firmeza. 'I'ratándose de los- ade-
lantos de la Siquiatría no podían silenciarse sus conquistas más

preciosas.

No queda otro recurso, en el Perú, que aislar convenientemen-
te en los grandes asilos, estas diversas categorías de enajenados .
- •

- •


• - •

,

• •

' ., '


-
• •

1


"•• •

• •



'

-

- -


• •

1



, •

,

'
-
'

-

S€Gr:IN8A PA 16 .


.
SUMARIO.
Estadísticas mentales de Francia, Italia, Alemania, Inglaterra,
Bélgica, etc. Proporciones con :respecto á la población. Ma-
nicomios de Buenos Aires y. Santiago. Estadísticas del de
Lima. Número probable de locos asilables en el Perú. Pro-
porción decimal. .
La locura en la raza indígena. Conclusiones y aplicaciones.
Formas especiales de enajenación. Influencia del medio. For-
mas predominantes en el Perú. Acción favorable del clima
de Lima. •
·

'

, . •

-

'
• •


I


'

• -

• •

-

'


\

-
-

• •

• •
'

• -•


-- -- •

-




• -
• • • •

-

• • •
-
• • •

-

• •
/

\

44
En el año 1876 habían 22. 50 enajenados por 10, 000 habitantes ..
ó sean un insano por cada 444 normales.
Tratando sólo de los enajenados internados, Lunier y Dumes-
nil, para Francia, establecen la comparación siguiente:
En el año 1865, habían 9.19 alienados internados por 10,000
habitantes.
En el año 1872, habían 10.32 alienados internados poi· 10,000
habitantes.
En el año 1875, habían 11. 54 alienados internados por 10, 000
habitantes. •

Según Burdett, e11 Francia, ha aumentado también propor-
cionalmente el número de locos confinaclos en los asilos .
Así :
En 31 Diciembre ele 1834 habían 10. 000 asilados .

En 31 Diciembre de 1844 habían 16,259 asilados. •

En 31 Diciembre de 1854 habían 24, 524 asilados.
En 31 Diciembre de 1864 habían 34, 919 asilados.
En 31 Diciembre de 1874 habían 42,077 asilados .

En 31 Diciembre de 1884 habían 48, 800 asilados.
En 31 Diciembre de 1889 habían 55, 713 asilados.
Garnier, refiriéndose sólo á París, cree que desde 1872 á 1888
ha aumentado el número de locos . asilables en treinta por
ciento.
Es tan notable la influencia de las grandes aglomeraciones de
población que, según Lunier, comparando las cifras estadísticas •

de varios países, la locura era dos ó tres veces más frecuente
en las ciudades que en los campos, en 1869, proporción que hoy
se ha acentuado considerablemente. Mientras en Stras-
bourg, en época no remota, había u11 enajenado poi· 594 habitan-
tes, en Nancy, ciudad vecina, la proporción era de uno por 500.
No debe olvidarse la influencia de la civilización moder-
na en la locura. Mientras que, en Alger, de 1880 1889 la pro-
á

porción fué de 0.18 por 1000 habitantes, en Francia llegó en el
mismo tiempo á 2.42, ósea 142 veces más considerable.
El aumento en Italia sube al 17 por ciento en los últimos diez
-anos.
Así habían asilados:
En 1874 hasta el 5.10 enajenados por 10,000 habitantes.
En 1877 hasta el 5.41 enajenados poi· 10,000 habitantes.
En 1880 hasta el 7.12 enajenados por 10,000 habitantes,
En 1881 hasta el 6.12 enajenados por 10, 000 habitantes.
En 1883 hasta el 6. 77 enajenados por 10, 000 habitantes .


45


Se ha llegado así á calcular una media de un enajenado por
1634 habitantes. (25) ·
Respecto la Alemania:
á


En 1870 habían 8.20 enajenados por 10,000 habitantes .
En 1883 habían 8.27 enajenados por 10,000 habitantes.
En 1884 habían 8.42 enajenados por 10,000 habitantes.
En 1885 habían 8,85 enajenados por 10,000 habitantes.
En 1890, en Sajonia, había un loco por cada 434 habitantes. Y,
en Prusia, mientras que en 1871 correspondía u11 alienado para
448 habitantes, esa proporción ascendió uno por 411, en 1880. (26)
á

En Inglaterra, según Rack Tucke, la locura crece de 1871 á

1881, en relación á la población, en un 7.04 º/o, mientras qt1e de
1888 á 1891, no ha sido sino de 3.23 º/o. Cada año ingresan los á

manicomios cinco enfermos por cada 10,000 habitantes .

25 La Iua.lia, e;n 1884, acusaba una proporción lle: 5.47 crrajc-
J?ªdos, asilados, por 10,000 l1abita11te:s. El( 1885 te:11ía se:senta
y siete: asilos, COI( 20,281 cnfe.rrnos,' E11 1887 se: corrtaban 19,883
e:J?añe:r?ados. Y e:J? u n re:cie:J?te: cor¡gre:so iriéd.icc re:gio11al
(Liguria), el profesen Monsel li, ao.tor-ida d i.nd.iacu+iblc, ncco-
11oce; q1.1.e: durante: el pcrfodo cornpncnd.ido de: 1874 á1891, la
Icc u.ra babfa sL1-firido Ul? a.u.rncrrto de: cicrrto po r cicrrto, aürí-
l)l1.y'e:11.do e:ste:: forrn ida.blc crec imien to de: locos á causas di-
-Ve:rsas inde:pe:1?die:J?t!.e;s d el progreso social. .Sin ernba rg'o, e:s
UJ:? h ccbo indiscutible:, que: la eriajcnación rrie.rrta.l l?a sido
probable1ne:nt.e:: corrternpo rá nea de: las pr-imcr-as e:dade:s (le la
I?uma1?idad, ó rrrcjo r d.icbo de: las pr.imcnas socie:dade:s orga-
nizadas. Las le:y crida s y la Iri stor-ia nos lo e:11se:ñaI? s.ie.rrrpnc •

aL11ne:11taJ?L1.o e:n rrúrn cno, -y b icri se: p1.te:de:: cre:e::r qt.1e: se: de:s-
arrolla e:I? proporción con e::l de::sarrollo d cI progre::so, puc.s
cri el Onierrte, cri e:l Aflrica, cri las uríbu s sal-Vañe:s de: A111é-
rica, es más rara, á tal punto, qt.te:: .Splinge:r pie:nsa qt1.e:: mar-
cha e::l de::sarrollo de: la locura e::l? razÓI( dirccta COI( el de: las
Ii.bentadcs de: los pue:blos.

26 E.I? el Irripcnio Ale::máJ? el ccn so de: 1885 arrojaba 110.000
locos se::cue:st.rados y cri e:l seJ:?O de: sus :flamilias (1 por 427).
Ha bfa.n cicri asilos públicos y cie nno d.iez; y s icüc asilos pri-
va dos. M'icn.ara s e::11 todo el i.m pcr-io ba bía 1.tJ?a cama por
cada 1123 bab ita.nücs, e:l? Prusia había UJ?O por 972 habitantes.
En 1. 0 de: E.I?e:ro de: 1890, e:X:istÍaJ? se:cue:strados en los asilos
públicos y pt.'i-Vados 49,669 cnfer mos, y la proporció11. e.ra de:
l1.n enfermo asilado por cada 944 ha.b ikarrtcs .


46
El l.º de Enero de 1895 habían 99.081 enajenados, correspon-
diendo ese aumento á 20.14 por mil, y siendo la proporción de
curaciones de 40.48 º/o. (27) .
En 1851, Powell calculaba en Inglaterra un enajenado por
3650 habitántes; en 1819, Burrows uno por 2COO; en 1829, Prit-
chard, uno por 1000, y en 1847 ya ascendía á u110 por 599.
En el año 1871 habían 13.00 por 10,000 habitantes.
En el año 1880 habían 21.90 por 10,000 habitantes.

En el año 1890 habían 18.10 por 10,000 habitantes,
En el año 1891 habían 29.10 por 10, 000 habitantes.
En el año 1893 habían 30.00 por 10,000 habitantes, ósea un loco
por 343 habitantes.
Comparando varios años, tenemos, en Escocia: 13.4 por 10,000
en 1871, y 21. 7 por 10,000 en 1880; y en Irlanda: 15 y 23. 6, res-
pectivamente, poi· 10,000, en los mismos años. ·
En 1891, en Irlanda, había un enajenado por 288 habitantes, ó
34, 7 por 10, 000, mientras que, por ejemplo, en el condado de
Cork la proporción era de uno por 360 habitantes.
El l.º de Enero de 1894 existían 17.276 enajenados. (28)
. En Escocia, en 1891, había un loco por 335 habitantes, ó sea

Ba.jo <.111 pn nto de: -Vista e::X.'clusi\l'a1ne:11te: a.lcrrrán, e:n 1889
había 3 Ió n áüi cos asilados por 1000 babrtan.tes, mie:11tras cri
Prl.tsia e:ra11 2.5 por 1000. En el pre:se:11te: año de: 1896, e:n
.Sajonia, e::X.'iste: 1.11( loco por 437 h abí tarrtcs.
En el in? pe::rio Austriaco, e::q 1884, cx ist ia l111 cria j errado por
cada 1910 l1abita11te:s.

27 La Corrris'ión ''o:f7 Ll1nacy'' de: I1rglate:rra y Galle:s, coll(-
para la cifra 36, 722 e:11aJ errados, conre spond.icrrte á1. 0 de:
E11.e:ro de: 1859, y la ql1e: cor-rcspo nde ála m isrna Fecba d.cl
pre:se:nt.e: año de: 1896, que: es 96,tf46 e:11aJe:11.ados, 6 sea 1.86
por 1000 e:11 la pnimcra época, y 3.18 por 1000 11abita11te:s 11oy.
-
Ca.lc u.Iarido el ao.men to por qhinque:11ios, rnicnt.ra s de: 1871 á

1875 el a.urn.crrto :f7ué de: 14.3 por cie:1rto, :f7ué de: 12.62 por cien-
to e:11 el qui11que:nio 76/80, de: 9.63 por cie-11to e:11 e.l qui11q<.1.e:-
11io 80/85, de: 8.28 e:11 e l qui11que:11io 86/90 y de: 11.1 cri el qui11-
que:nio de: 90/95.

28 En Tr-Ia nd.a, los Jn spcctorcs "of Iu nat ics," e:11 su nfor-í

1Y/IZ anual de: 1895, se:ñalar¡ para el 1. 0 de: Ene:ro de: ese año
17,655 enajenados. Y m icrrkra.s cri 1851· 11abía u11 e:naJe:11ado po:r
657 habitantes, hoy hay uno por 222 habitantes. La p:ropor-


47
• \

2. 95 por 1. 000; y tornando como base el decenio que terminó e11
1894, hubo un aumento de 28 por ciento ; pues, mientras en 1883
había 4.7 por 10,000, en 1894 eran 7.3. El 1.º de Enero de 1895
habían 13, 852 enajenados. (29)
En esta sección del Reino Unido el sistema de colocar un siete
por ciento de los locos en hospicios de pobres, y un veinte por
ciento en casas privadas, ha hecho economizar mas de 700,000 ;E,
que hubieran sido necesarias para fabricar nuevos edificios.
Tomando, por último, dos grandes centros industr-iales se en-
cuentra:
El año 1858 habían 2.19 locos por 10, 000 hab. en Edimburgo.
El año 1858 habían 1.14 locos por 10,000 hab. en Glasgow.
El año 1874 habían 2.18 locos por 10,000 hab. en Edimburgo.
El año 1874 habían 1.51 locos por 10,000 hab. en Glasgow.
El año 1894 habían 2.37 locos por 10,000 hab. en Edimburgo.
El año 1894 habían 2.58 locos por 10,000 hab. en Glasgow.
En Bélgica, según Semal, en 1881, aisladamente, la propor-
ción fué de 14. 78 por 10, 000; y en el período comprendido desde
1865 á 1884, la proporción de locos es de 18.2 por 10,000. (30)

ci ón cri otros t~r!I/i11os era de; 2.5 por 1000 cz11 1880 -:f de; 3. 8
por 1000 cri 1894. Todas cistas cifr a s sólo se ricfie reri á los
cz11aJcz11ados asilados: pczro t orna nd.o los rc su l.tados d.el censo,
rn.icrrtr'a.s e;l de: 1851 ar-roj ~.980 i nsa.nos · el de 1891 lle:gó
ó á

21,188.
29 E11 Kscocia, el Board of Lu na cy; e;11. su i.nfcr-mc co.rrcs-
po11.die:11te: al año 1895, }?ace; notar que, rnicrrtras el 1.0 de: Ene:-
ro de; 1851 ex istían 5824 erraj cnadcs asilados, e:11 1. 0 de: Encz-
ro de: 1895 e;ra11 ya 13,852. E11 ese período de nicmpo la
población cre cíó e:11 36 por c icn to , pe:1-~o Ja enajenación ate-
11i~11do.se: á esta s cífra,s a trm.cn.tó cri más de: 138 por cie:I?-
to. En el qui.t?ql.1e:I?io de; 1891/~4, puede ca.Icn lansc que: la
proporcióI?, por rooo, de; e:X:iste:I?c:ia, es 5.14 , la de: crrtradas
de; 0.74, la de: salidas de: 0.42 y la de: fal.lec'irn icrrtos de: 0,24.
En 1858 e:X:istían 1.92 ÍI?SªI?ºS por 1000 ha hitarrtcs y CZI? 1895
son 3.17 por 1000. Por último, Urgl.1hardt cree, que cri Esco-
cia, se l¡a11 d.u pl ica.do e:11 -Ve:iI?tic:iI?C:O años los locos asilados,
d.cadc 4492 cri 1869 basaa 9262 cri 1894.

30 E11 Bélgica, e:11 1852, ha bfan 3841 locos asilados y e:11
1892 e ran ya 11,482. EI?traron 951, rn urie:ro11 423 y saliczrol? 672,
cri el año 1852; s.
cu a rcn ta años más ta rd«, e:I? 1892, cnt'ra ro n
3177, muriczron 1135 -:f sal icro n 16413 ..


,

48
-
Jt1. célebre pueblo de Gheel, en 1894, tenía 1,005hombres y 890
mujeres, con un 21 por ciento de curaciones, y de 6 á 8 por
ciento de mortalidad.

Habían en Holanda:

En 1857 hasta 6. 08 enajenados por 10, 000 habitantes
En 1858 hasta 6.09 enajenados por 10,000 habitantes.
En 1859 hasta 6.11 enajenados por 10, 000 habitantes.
Más ó menos ha seguido esa proporción hasta el día.
En Finlandia, mientras en 1880 había un loco por 470 sanos,
en 1891 eran uno por 375. (31)
En Suecia, en 1883, la proporción era de 4.11poi·10,000 habi-
tantes. (32)
En Noruega, mientras que en 1870 era de 11. 6 por 10, 000, en
• 1883 sólo ascendió á 5. 74. (33)
En Dinamarca, en 1883, llegó hasta 9.89 por 10,000 habitan-
tes. (34)
En España, Rubio calculaba un loco poi· cada 1667 habitan-
tes, ósea 6 por 10,000. Seguín, con mejores datos, uno por 1000
habitantes. Hoy la proporción ha aumentado. (35)
___ ,.

31 EX'.istían e:.17 1883 o.na población d.e 2.060,782 ha hikarrte s,
sie:.11do 4380 i11sa11os y 1268 idiotas mcn ones de .sie:tc años.

32 Había e.:r~ 1885 asilados 2157 enfer mo s, siccnL1.o 2227 e:.11
1887. El ccn so de 1880, para 4.565,668 habí santcs, ac usó 7118
6 sea uno por 641 habifarrtcs.

33 E11 el año de: 1865, la pro poroión de: nsanos cna de
í

l.85 por 1000 habi.tantc s y la de- idiotas de: u.no por 835.

34 E111850, para u.na pobla.c.ió n d.c l.980.259, el l?Útne.:ro de:
locos Q; idiotas, asilados e:t? el se:110 d c .s(1s farn il ias, era 3288
ó

insanos sea u110 por 605 h.ab.iüarrte s.
ó

35 Rubio, e.:11 1847, cncorrtró 1026 locos r ccl uidos cri ~e:.se:nta.
j se:is csxa hle.zi rrrienxo s d.iv'cnso s, i11.clusi'\1'e: pniaioncs, y cal-
co.Iaba u11 total de 7227 enajenados para toda Kspaña, ó sea
6 por 10,000 habiaan.tcs. En 1880, cri los rna.rricorn ios y hospi-
tale.:s, re.:sidían 3790 enfermos y Se:.g(1í11 ca.Icu Iaba 17,000 en.aje-
nado.s e:.11 todo, y sea uno por 1000 habiüarrtes. Siguie:.11do la
rrrisrria base Se:.guín calculaba, en 1883, hasta 19,000 criaje.na-
dos, que: prl1de:-ncialme:.1?te:. ncd ucía á (111 total de 15,000.

.

49
Estadísticas más antiguas demuestran que en Turquía, Gre-
cia, Rusia, hay menos locos que en las naciones del Norte de
Europa y que en los Estados Unidos.
Esquirol, en su época, llegaba hasta calcular en Inglaterra y
Francia, un enajenado poi, 100; J acoby, en Prusia, otro tanto;
mientrasque Holloway señalaba uno por 800 en Gales y uno
poi, 574 en Escocia. Holst calculaba uno por 551 en Noruega.
En New South Walles, Australia, en la década de 1881á1891
había un enajenado por 361 habitantes.
Williams ha encontrado muy rara la enajenación mental en
la China. (36)
Todos los viajeros que han recorrido y estudiado los pueblos

salvajes ó semi-civilizados del Asia, Islas Oceánicas, Africa y
América, comprueban y ratifican este hecho : el abuso del al-
cohol mata á los salvajes, pero no es suficiente para producir
el aumento del número de locos.
En los Estados Unidos la multiplicación de la locura es asom-
brosa. Así:
En 1850, una población de 23.191, 876, habitantes correspon-
á

dían 15, 610 insanos, sea u11 loco por 1495 sanos.
ó

En 1860, una población de 31.440,321 habitantes 24.052 ósea
á

uno por 1308 sanos.
En 1879, á una población de 36.558,371 habitantes 37.472 ósea
uno por 973 sanos.
E11 1880, una población de 5D.155, 703 habitantes 91. 997 ó -sea
á

uno por 545 sanos.'
En Octubre de 1894 habían 19, 000 enajenados en el estado de
Nueva York, siendo 16, 500 asistidos por guardianes diplomados
y 2600 por guardianes no instruidos, sin contar dos mil y tantos
idiotas y un gran número de alcohólicos .

La Suiza, e::q 1864, te::qía (1n erraj criado por 985 h abiüarrtcs.
Se:gú:q el ccn so de: 1870, cx.istfan 7764 i:qsanos e::q la Confedera-
ción -:f sh proporción era e::q 1881 de: u:qo por. 718 J:?abitant.e:s.
36 E:q e:l tT apón, en, 1884, e::X'ist.ía un loco por 34,200 habi-
'

tarrtes.
E:q las Indias i:qgle:sas habían 3688 errajcnados asilados, e:11
· 1889.
En J\ifauricio cataban asilados 425 crraj cn ado s.
En So(tt.h ALtst.ralia la proporción de: e::qaje::qados es de: 2.34
por 1000.
En Que:nsland se: corrtaba n 925 e:naj cnados •



1

50
Como prueba indiscutible de los peligros inherentes al desa-
rrollo y difusión de la civilización, en Mariland, después de la
guerra separatista, los negros han entrado en el pleno goce de
sus funciones civiles y han dejado de ser esclavos y ha aumen-
, tado su proporción de enajenados; en 189.2 mientras había un
. negro loco por 777 negros había un blanco por 525 blancos.
En Baltimore, en F'lorida, etc., en veinte años, la proporción
de negros locos ha aumentado en un 300 pcr ciento.
• No es rara la proporción de 3 á 4.enajenados por 100 de algu-
nas oiudades de América del Norte. Se ha calculado que el nú-
mero de epilépticos de este país es de 120, 000. (37)
--- •

37 En la GL1ajal(a iI(gle:.sa (Be:rbice:) e:I( 1884, había 418 i17-
sa nos asilados.
E17 iJ ama ica, cri 1887, cri el asilo oficial, habfa.n 108 horn-
brcs y 200 11.fl.13e:re:s.
· U17a publicación csta.dfsüica oficial de: la República :11e:X:i-
cana, acusaba la cx isücrjc ia e:11 1889, de: 21 idiotas y 26R de-
merites hcrnbrcs y 25 idiotas y 225 d crncnücs irrujcncs, cri los
dos asilos de: la capital F edcr-al. ·El i11gre:so de: e:I(fle:r1nos
Ira var iadc po r año y por .se:X:o. .A.sí el m.áx irnu.m de: l7om-
lfre:s, e:I( el período de: 1883 á D'ici.e.mbre de: 1895, lfa aid.o 232,
en el año 18861 y el máx imnr» de: rn u jcncs, el año 1891, co11
113 ingre:sos. DL1ra11te: eses doce: años ha.n i17gre:sado más
de: cua.tro 111il i nsarios de: a111 bos sexos .

E17 la Re públ ica de: Guate:IT?ala, i¡;c:g:ú11 el ccrrso de: 1893, por
1.364,678 ha.biüan acs ba.bí an 784 i11sar¡os, 103 cpi.Iépt icoa, 274
idiotas y 1581 parillítico::;. Rc:l111ie:11do e:r¡ una cífr-a los insa.-
nos é idiotas, resulta la proporción de: u170 por 1298 l7abitante:s,
Kn el partido de: la capital habian 151 de:n7e11te:s y 70 Id.iona s
para u11a población de: 71,527 habitar¡te:.s, estando sólo 94 asi-
• lados, e:11. 1894 .
E11 Caracas, cornpa rando los 80 enajenados b.orn.bncs y 40
m ujcnca, ya asilados, COI( ne.spccto á la poblaciÓI( total d.el
pais, se: calcula que: l1ay un loco por 19,362 habitar¡te:s, lo
que; prl1e:ba que: deben e:X:istir aún gra11 I?Ú11.(e:ro de: e:11~e:rmo.S
I)O asilados, c n tar¡ e:X:te:r¡.so pais, que: carece de: flácile:s v'ia s
de como nicación. _
El :1fa17ico1nio de: Guayaquil, cri 1.0 de: Er¡e:ro de: 1896,. cor¡-
taba COI( u.na población de: 92 ho mbrcs ¡/ 74 rno.jere.s, -:/ UJ?
pre::supue:sto de: gasto~ de: 14,000 Sucre:s.
. '
Mi csaimado condiscípulo Dr . .A.. S. Ml1ñoz, á quie:n debo
estos y mu chos otros r¡o m.e.noa import.ar¡te:s datos, calcula


51
.
· En Chile existen asilados una proporción de casi tres locos por
cada 10: 000 habitantes, ingresando anualmente dos y un tercio
por mil. El alcoholismo y la sífilis son factores del impondera-
ble crecimiento de la criminalidad y por tanto de la degenera-
ción y la locura en esa Nación, hechos que preocupan con razón
á sus estadistas.
Con respecto la población de Buenos Aires, había internado
á

un loco poi· 379 habitantes, en 31 de Diciembre de 1895; y la pro-
porción general del país puede calcularse en 5. 5 por 10, 000.
En Buenos Aires el 31 de Diciembre de 1894 existían 1546 lo-

cos asilados, y en l.º de Noviembre de 1895 eran 1635. Llama la
atención el crecimiento del número de asilados, que ha aumen-
tado en un 50 º/ º desde 1887 1894. (38)
á
.
Pero, en todas las naciones sudamericanas, las estadísticas
sólo reposan sobre los enfermos asilados y no sobre los realmen- '

te existentes en el país. Este es un vacío irreparable.

que: la proporción de: enajenados, cri Bolivia, apcna s alcan-
za á 1.50 por cada 10,000 babinanües, conta ndo I)O sólo los asi-
lados e:11 el Ma.n iccrrrio Pacl1e:co, de: Sucre:, .si110 los 19 horn-
brcs y 22 m uj crc.s de: Cocba barnba, los de: La Pa:z, que: e:11
1895 sólo e:ra11 5 hornbrszs, etc.
El Hospicio .Na ci ona.l de: .Alie nados, d.e Río, fl111d.ado cri Di-
cicrnbre de: 1842, ha a.bier ao sus puertas, ha sna Di.ciernbr-c de:
1895, á 9731 e:11fe:r111os. E11 csüc últiII?o año de: 1895, e::X'istía11
295 hombres y 331 müjcrcs, babicrido e:11trado 470 hombres y
252 111uJe:re:s, y ha.bie nd.o fal lccido ó salido 466 l1on1bre:s y 256
rnu jcrc.s, quedando e:11 1.0 de: E11e:ro de: 1896, l111a e::X'iste:nc:ia
de: 2go 1?º11? bre:s y 348 rn uJ cr'cs. E.11 31 de: Di.cicrn bue de: 1895,
e x.isuíari e:11 las co lo ni.as de: la isla de:l Gobe:r1?ador 249 alie:nados.
En el Marricorrrio · Na cio qal de: :1Io1~te:V'ide:o, e::Xistía11 Q:l 1. 0
de: Ene:ro de: 1885, asilados, 301 hombres y 266 111uje:re:-s; y,
die::z años después, e ran 484 hombres y 361 m uje re.s. Mie n-
tras e:11 1885 cn.tr-abar¡ 233 de: ambos se::Xos y morían 46; e:n
1894 i11gre:saban 334 j falle-cían 98, de: a m bos sexos, T oma11-
do cri cu.cnüa la pobla.c ión de: la Re:pública del Uruguay, ee.
ericu criüra que: por cada 1031 ha bíüarrtcs había un loco asilado
e:l 31 de Di.ciernbxe de: 1894.

38 Mie:ntras qt1e: e l Marrico mio de: hombres de Bue.nos Ai-
res, e:11 1887, lll) 1.0 de: Ene:ro, e:xistia11 473 e:11Fe:r1I?os, y d u rarrte
e l año habfan i17gresado 405 y fa llccido 87; e:11 e:l año 1895, .su
7


,

52
En 1853 existían perfectamente organizados en el inundo ci-
vilizado· mas de cuatrocientos manicomios, asilando 80, 000 locos.
Hoy,' cuarenta años más tarde, han crecido enormemente am-
bas cifras. Es difícil un cálculo aproximado ; y, aunque parezca
una exageración, puede afirmarse que sé ha quintuplicado el
número de asilos, y que ellos albergan más de medio millón de
locos. (39)

·~ . ~.
A primera vista se nota el pequeño número de locos en el Perú.'
Múltiples causas hacen menos frecuente la locura entre nos-
otros, con respecto á la República Argentina y Chile. Compa-
rando sólo el número de locos asilados, cuya proporción cente-

cimal es notablemente inferior, pasan de mil seiscientos en el
primer país y son mas de mil en el vecino del Sur, subiendo
apenas de trescientos en el Perú.

eX:iste;ncia, e::11 51 de Dioicrn brc, cna de 932, habie:ndo iJ?gre::sa-
do 578 y fallecido 448. El costo rn cd.io diario de: cada a'lic na-
do es 0'720 pesos avge;nti11os 6 ce rea de 58 centavos de; sol pe:-:
rrua no. El Marricorrrio de; IT/uje:re:s, e::l 1.0 de: EI?e;ro de: 1884, al-
• •

be;rgaba 47.3. e:11fle:11mos, J?abie:11do ingresado 408 -:f fa llecido 87
CZ:I? ese; año. En 31 de: Diciembre de 1895 e:X:istian 742 crrajc-
nadas, ha.bie ndo i{?gre:sado 407 eJ:?f?e::rD?as -:f ha.bi.cn do fa.Ilccí-

do 86 e:11 el año. El 31 de: ff o.Iio de: 1896, e:X:istian asilados e::11
los. ma.nicom ios públicos de:. Hu.crio s Aires 1765 insa11os.

39 Siempre: se: ha trat<:ldo de: preparar e stad.ísnicas u.nifo.r-
mes, intizrnacio11ale:s, acordes, que:, sobre: datos auté11ticos, so-:
Iu.cíonaran la cu.csxión sobre: el a.u mcrrto de: la cn aje.na ción.
Las opirrioncs son va riadas. Y 1?º hace: m u cbo cri la Cá117a-
na de; los Corrruncs, e:!? 1896, se: probó que: el aumento d cl nú-
rncrc de; ''lu11áticos," e:I? lnglate::rra y Gale;s, e;I? los años 1888
á 1893, e11 e l país que: ha logrado ba.ccn positiva y práctica
la J?igie:ne: rnod.enna, da.nd.o v alor y Jt..1stipre:cia11do el cqtriv'a-
Icrrte
.
cconórrrico
. de: la Vida J?ltmana, había au.mcnaado C011. rie-
lación á la década a:I?te:vior, e::11 un 15.5 por cicrrto, y, e:11 Ir-
landa p or e::l mismo pe::ríodo de; siempo, e:11 21.8 por ciento,
' •

• •

53
Estudiando las estadísticas del Manicomio ·de Lima, en años
anteriores, y teniendo presente el gran .número de insanos eró-
nicos é idiotas de la raza indígena, que no salen de sus pueblos,

. M ulhall, e::r¡ su estadística i11te:r11aciona1, de: 1884, bie n de-
fecüuosa, publica e:ste: errad.ro:
I:r¡glat_er1 a1 f t 81,600 ó 3.2 por 1000 hab.
Ese o era ¡· 81 asilos con 11,600 ,, 3.2 ,, ,, ,,
Irlanda J 19' 500 '' 3 . 2 . '' '' ''
Francia . 110 ' ' 9 3 '900 ' ' 2 . 5 '' '' ''
Alcm ania . 130 ''
'' '' 118,100 '' 2.4 '' '' '' .
Rusia . 74 '' ,., 80~ººº '' 1.1 '' '' ,,
Austria . 28 '~ ' . 35,000 '' 1 . o '' '' ''
Italia. . . . . . . . . . 33 '' '' 44, 000 '' 1 . 6 '' '' ''
Españ.a y Port11gal . 11 '' 13,000,,0.7 '' '' ''
Bélgica y Holanda . 68 ''
' '
' ' 1o'400 '' 1 . 2 '' '' ''
S u iza· . 42 '' '' 3, 100 '' 1. 1 '' '' ''
Escandina '\f ia. . .. . . . ... 27 ' ' 18, 100 '' 2 . 9 '' '' ''
----- ''
Er¡ Europa 604 asilos con 518,400 ó 1. 6 por 1000 hab.
' Además calcula:
Estados U 11idos . 168.900 ó se:.a 3.3 por 1000 hab.
eanadá . 7,300 ó se a 1.8 ,. ,,
Australia , . 4,900 ó s ca 1.8 ,. ,,

To tal. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 695,500 ó se:.a 1. 9 por 1000 l?ab .
. Procurando (-i_:r¡a re lación más ·re:cie:nte, s iem prc incotr¡ple:-
ta, pero sólo con si d cna ndo los datos comprobados, rcspec-
to al rrúrnc ro de; marricornios e:.:r¡ el m n ndo c.iv.ilizad.o, .se:. pL1e:-

d.c n aceptar, e:.11 el Reino U nido (1896) 258 tr¡a:r¡icomios; e11.
el Canadá (1896) 18 mariicom io s: cri AL-i_st1 alia, etc. (1890)
1

35 rnarriccm ios; cri las Lnd.ia.s i1-igle:sas (1896) 21 marriccrní.os:
e:n las colonias inglesas 14 rn arricorn io s y e:11. la Gra1-i Rc pú-
bl ica (1896) 151 rna.n.icorn.io s, ó se:a 497 c skabl cci.rnie ntoa del.
habla i:r¡gle:sa.
.
Siguie11do, se: pt.1e:de; conüar z n Fi11la1-idia ( 1883 ) 8 marríco-
mios; cri Not'uega (1883) 5 rnarrico mios; en St1e:cia (1885) 13
rn arricorn io s; e:t? D'in.arn anca (1880) 11 ma.nicom io s: e::r¡ Francia (?)·
109 rna.nicorrrios: e:11 Españ.a 66 rnarrico mios; e::r¡ .Alcmarria ("?)
122 rnarrico m.ios: en Al1strria ('i>) 50 rna n.icorn ios: e::r¡ Rt.1sia (?)
15; e::r¡ Bélgica (1896) 41 rnarricorrrios; e:11 Hola11da (7) 9 rnan.ico.
rriio s; e;?- Italia (1888) 50 m arrico rnio.s: cri Su iza ('?) 39 m arrico-
rnios; e:11 Grecia (?) 4 marricomíos; cri T u rqo ía, (1887) z mariico-


54
puede calcularse la proporción - correspondiente al Perú en 2. 9
por 10,000; y en cuatro ó cerca de cinco por 10,000 la de Chile.
• Si el aumento de la enajenación en la época actual, está en re-
lación directa con el desarrollo de la civilización, comparando
cada país en especial, se nota que, en ciertas épocas, se hace más
frecuente la locura, cuyas causas determinantes, complejas unas
y otras simples, despiertan notablemente la atención del médico
y del sociólogo.
Los pueblos recorren períodos de agitación violenta, llena de
terribles y sangrientas conmociones, con preocupaciones domi-
nantes, en las que, á la agitación de la lucha política se unen las
ansias de la concurrencia vital, por conseguir los medios cuando
menos indispensables para vivir, y no es extraño que, entonces,
se acentúe el aumento de la locura, y que las locuras tóxicas
sean más comunes en la clase proletaria, desprovista de lasco-
modidades de la fortuna.
En el Perú la clase indígena si consume alcohol y de mala cali-
dad, este abuso no provoca sus manifestaciones vesánicas, pues
muere el individuo por el mismo exceso de consumo.
El indio, sin pasiones, ignorante, intemperante, muere joven:
la herencia patológica no juega su rol principal. .La educación,
factor poderoso según algunos, favorable la evolución crecien-
á

te de las enfermedades mentales, no influye en los indios; es de-
cir, en más de la mitad de nuestra población, que no recibe ni
siquiera rudimentos de instrucción. La vida animal y de aisla-
miento que llevan, su ignorancia, la falta de todo ejercicio in-


m ios; e:11 Portugal (1894) 2 man.icornios: e:n el tJ apón (1889) 9
rrrarricorrrios; cri Cl?i11a 2 rnarricornío.s y 1 en Egipto.
Co11 re:spe::cto la .Amér ica Española se: cue:11ta174 en Mé::í'i-
á

co, 1 e:11 Gl1.ate:1nala, 1 e:11 Costa Rica, 1 e:11 el .Sal-Vador, 2 e:17 Co-
lombia, 1 e:11 V ericz ucla , 1 cri el E\Jl.tador, 4 e:17 el Brasil, 1 en,
el Pe:rú, 1 e:n Bol iv'ía, 2 en Cl?ile:, 4 e:11 la República Arge:11ti-
11a, 1 e:n Urugll.ay y 1 e:11 Cuba.
F órrna se así trna re:laci6n de: más de: rni] asilos, para la
aaisüencía de: los cnaj cnad.os, de: los cu.alcs más de: la m itad
son i11glese:s, cerca de: do scierrtos f1ra11ce:se:.s, pocos rn.crio s a.le-
rna ncs y rricnos de: ochcrrta españoles. Pe:ro, s.iern pnc cura ci-
fra exucta de: su J?ÚII?e:ro, d.cl de: sus pobladores, csta.cá muy
por. abajo de: la tcnrible re:alidad que: se: impone: al e:stl1diar
este: aspecto clccucrrte del sér \l'i\l'ie:17te: qll.e: se: ha que:rido
llamar perfecto.

- - -
-

• 55

telectual, el predominio de sus funciones vegetativas y mil otros
factores, que el sociólogo analizará, hacen del indio puro, que
puebla lo que se llaman nuestras sierras, ó sea casi todo el in-
terior del Perú, refractario la locura.
á

Ese cerebro atrofiado, ni es capaz de· salir del marasmo inte-

lectual en que yace, ni puede ser influenciado por las causas que
generalmente conducen á la enajenación.
Nadíe ha desconocido la importancia del elemento étnico co-
mo importante en las génesis de las sicopatías. La historia del
Perú antiguo y moderno se repite. Nuestros vicios y virtudes
son los mismos, ayer como hoy; y siempre el indio será incapaz
de sacudir siquiera el yugo de sus conquistadores, sean los de
-
antes, sean los de ahora.
Mas aún. En un mismo país, según las regiones, las afeccio-
nes mentales se presentan bajo diversos aspectos.
Hay lugares en que es rarísima la manía aguda y los delirios
sensoriales.
En otros predominan los estados melancólicos.
En una palabra, la. composición étnica, las influencias del am- •

biente social, el estado de la instrucción, las costumbres, el sis-
tema de alimentación, las ocupaciones y hábitos, el clima y me-
dio físico, etc., no sólo modifican profundamente el desarrollo de
las afecciones mentales e11 el Perú, disminuyendo su proporción
en los indios ó andinos y aumentándola en los costeños, sino que
le imprimen modalidades particulares y características.
,

Aunque sea duro decirlo, por· razones que todos comprenden,
no hay censo regional ó urbano que pueda servir de base para
calcular la proporción de enajenados en el Perú.
Estudiando atentamente la marcha creciente del asilo del Cer-
cado, único en el Perú, construído hace más de treinta J~ cinco
años para cien enajenados de ambos sexos, y teniendo en cuenta
que la cifra actual (314) no representa el número de asila bles, ni
tampoco se han internado los idiotas, cretinos, etc., caracteriza-
dos vulgarmente en la sierra con el nombre de opas, ni han in-
gresado muchos otros enajenados, poi· las dificultades de comu-
• - • •

. -• . • •



• •


-


• •
• •

56
nicación, puede asegurarse que solo sería suficiente si tu viera
capacidad para seiscientos enfermos.
Tornando un término aproximado, como en los demás países del
continente sudamericano, y teniendo en cuenta que el estado
actual del país no permitirá,
,
en mucho tiempo, ni la creación de
asilos privados,. ni la asistencia en familias, ni siquiera las colo-
nías agrícolas, solo quedará como único recurso la asistencia en
este gran asilo central y en cuarteles regionales, que deben ofrecer
capacidad para una población mínima de ochocientos locos, de
ambos sexos, asilables, más ó menos en todo el Perú, para su
población de 2. 699, 945 (censo de 1876) 3. 000, 000 de habitantes . á

Menos de ciento veinte insanos albergaba el Manicomio del
Cercado hasta algunos años después de s11 inauguración en 1859.
L9. marcha creciente era lenta v ,, constantemente ascendente.
Al iniciarse la guerra nacional, en 1879, tenía 246 enfermos, 110 •

hombres y 136 mujeres. Entonces, agitado fuertemente el país,
aumentó la población de Li111a y se acentuó una corriente de los
Departamentos á la capital. Pero, ya en Enero de 1881, había
descendido la cifra 206, de los que· sólo eran 95 hombres.
á

Cinco años después, en 1886, eran 117 hombres por un total de
236; en 1891 llegaban á 148 por 289; y en Enero del año 1896 á
157 por 314. Sólo teniendo en cuenta estas cifras, se comprueba
un aumento en quince años de 11n cincuenta por ciento del núme-
ro de enajenados asilables ; habiendo, 111ás bien, mantenídose es-
tacionaria dis111Í1111ído ligeramente la población real del Perú.
ó


Si es un hecho que las desgracias nacionales, externas ó inter-
nas, y la crisis económica, influyendo poderosamente en las con-
diciones sociales del Perú, han debido hondamente favorecer el
desarrollo de la enajenación, hay que tener presente que no lo
representa las cifras indicadas antes; pues, por largo tiempo, ha
habido interrupción de cornunioaciones .
. El crecimiento es extraordinario, sin embargo, pues en trein-
ta y cinco años es superior al doscientos por ciento; y, para los
últimos quince años, con más exactitud, superior á un cincuenta .

por ciento.
'
• • .. . •
, .
~

'
• •
. •

• •

• • • •


• • •
•• •
• '


. '
57 •

. . ~ ~ .. ·~ . . •-,

La proporción atendiendo al sexo es de cincuenta. por ciento
de hombres. En el Perú, más menos, traduce la cifra real; y, ó

serían, dada la modalidad social de la .costa y de la sierra, exa-
geradas las grandes desproporciones favorables al sexo mascu-
lino, que acusan otros países,
Comparando la existencia y las entradas, por razas, en las es-·
tadísticas del Manicomio, bastante incompletas y muy deficien-
tes antes de 1890, sin embargo, ratifican el hecho que la raza in-
dia pura representa sólo un diez · á un doce por ciento de las
cifras totales.
Clasificando el Perú en zona poblada de la costa y zona llama-
da vulgarmente de la sierra, correspondiendo la primera á · 1os •

Departamentos de Lima, Callao, Piura, Lambayeque, Libertad,
lea, Moquegua y Tacna, la existencia del Manicomio y las entra-
das, siempre han podido descomponerse, correspondiendo cons-
tantemente lln 75 por ciento la costa. .Al Departamento de á

Lima le corresponde u11 sesenta por ciento sobre la totalidad de·
costeños, y son verdaderamente insignificantes, atendiendo á su
población, las proporciones correspondientes los pobladísimos á

Departamentos del Cuzco, Puno, etc. Atendiendo la propor- á

ción con respecto la población de cada circunscripción terri-
á

torial, el orden de frecuencia lo ocupan Lima, en primer lugar;
en seguida, el Callao; después, Areq uipa, etc., siendo de notar-
se que, de tiempo atrás, viene señalándose la frecuencia de las
afecciones mentales en la ciudad del Misti, con la particularidad ·
de que han predominado, sucesivamente, los delirios religiosos,
ambiciosos, etc., que traducen el carácter de los hijos de esa ca-
pital del Sur .
. El examen de las últimas estadísticas anuales, con relación
á la existencia anual de asilados, ratifica las anteriores conside-

raciones.
El sesenta por ciento es de raza blanca ó mestiza blanca. Mie11-
tras la raza negra pura ocupa el último lugar, se hace notar
una acentuada mayoría de extranjeros entre los hombres, un
treinta por ciento del número total, siendo los más numerosos
los chinos, españoles, ecuatorianos, auatriaoos italianos. Pre- é

dominan los solteros de 30 50 años, en ambos sexos. á

,·La proporción de curables es de cerca de treinta por ciento, á
pesar de que se van acumulando y depositando constantemente
los crónicos, contándose como caso curioso la actual existencia
demás de un enfermo, que fueron trasladados de las antiguas
loquerías, al inaugurarse este local.

'
58
Tratándose de los ingresos, puede deducirse del estudio de las
estadísticas ya citadas, el predominio absoluto de la raza blan-
c_a y la disminución, de año en año, de los negros y de los indios.
Mientras un setenta y cinco por ciento de peruanos correspon-
den la costa (delos cuales un sesenta por ciento Lima), sobre
á á

el total se encuentran setenta por ciento solteros, siendo un cin-
por ciento menores de treinta años. El orden de frecuencia por
nacionalidad es: chinos, españoles italianos. Las recidivas no
é

llegan al diez por ciento de los ingresos. La melancolía y demen-
cia primitiva, la confusión mental, las locuras alcohólicas, son
más frecuentes. Vienen en seguida los delirios sistematizados,
'
las manías, las locuras tóxicas, etc.
No sólo en el Perú es menos frecuente la enajenación, sino que
también adquiere tina fisonomía propia, característica,
· Es rarísima la parálisis general y la tendencia la depresión
á

es característica, Predomina la melancolía y no son comunes
las obsesiones impulsivas violentas.
Entre los alienados asilables en el Perú, juega un gran papel
el número de idiotas, pues aunque existen repartidos en el país,
hoy no son frecuentes en el manicomio. Si son mestizos ó blan-
cos, bastante escasos, no se mueven del lado de sus familias, en
sus domicilios, y no salen de los pueblos. Más frecuentes en la ra-
za india, viven ignorados en esa vida animal de los suyos. No
sería posible señalar como en Francia,•
en 1. =de Enero de · 1 890,
un 10 por ciento de la población de los manicomios á los idiotas.
Las formas ruidosas son raras. El alienista habituado á reco-
rrer un cuartel de agitados en Europa ó Estados Unidos, queda-
ría sorprendido en Lima, donde ha sido tan fácil, tan cómodo,
implantar en lo absoluto el non restraint. Hay que aceptar que
el elemento étnico y el ambiente físico modifican profundamen-
te el desarrollo y marcha de las sicosis.
Esta evolución anormal, la rareza de la parálisis general, la
relativa benignidad de los delirios alcohólicos, la escasez de la
locura sifilítica franca, y más aún la altísima cifra de curabili-
dad, demostrada palmariamente, pesar de que sólo se cuenta
á

con un asilo que no es un manicomio, todo imprime un. sello es-
pecial y caracteriza la. enajenacién. en nuestro clima,no sólo res-
pecto á los países más civilizados de Europa, sino aún respecto á
Santiago, Buenos-Aires y Montevideo.
Raros los peruanos aún locos, son las palabras de un alienista
sud-americano, al observar estas modificaciones tan acentua-
'

'
59

das, que se han traducido en la vida social de la nación, desde
sus primeros tiempos,
En Santiago de Chile, el cincuenta y tres por ciento de los
hombres que ingresan y el diez y seis por ciento de las mujeres,
son afectados de las sicosis alcohólicas. En Lima, no hay plinto
de comparación y no llega al treinta y cinco por ciento, depen-
diendo sin duda esto de la mejor calidad del alcohol consumido
en la costa peruana. En Buenos-Aires, la proporción de alcohó- 1

licos es más subida que en el Perú, sin ser tan alta como en Chile,
pero en revancha allá predomina extraordinariamente la paráli-
sis general, sin ser por cierto tan común como en Europa .

En Santiago, la mitad de los enajenados, aproximadamente,
( 516), son afectados de manía crónica, demencia senil y para-
noia, siendo normal la proporción de agitados y de idiotas, ocu-
pando la imbecilidad el quinto lugar. En Lima predominan las
demencias vesánicas y las diversas formas de melancolía y no
son muy .comunes los delirios sistematizados. Si no faltan los
perseguidos, no se observan los casos de qatismo, ni las perver-
siones comunes en otros países. •

8
(

-

'



..

. . •

SUMARIO.

Asistencia de los enajenados en el Perú. Conclusiones prácti-
cas.
Manicomio central .. Cuarteles anexos los hospitales regiona-
á

les. Colonias· agrícolas. ·
Requisitos de la asistencia en los grandes manicomios. Refor- •

mas indispensables. Dirección. Personal Médico. · Guar-
dianes. Organización del trabajo agrícola y manual.
Condiciones

del suelo en donde debe construirse· un manico-
m10.
Extensión de terreno.
Clasificación de los enajenados en el Perú, en distintas catego-
rías. Cuarteles indispensables en todo manicomio para cien,
ciento cincuenta, doscientos, trescientos, cuatrocientos ó
'seiscientos enajenados, de ambos sexos. Insuficiencia ab-
soluta de las clasificaciones europeas. Razones en favor
de una apropiada al medio y la evolución local de la
á

afección. Conclusiones.
Pensionistas. Enfermería, Cuartel de observación y de vigilan-
cia continuas. Cuartel de agitados, ruidosos, etc. Cuartel
de sucios, idiotas, etc. Cuartel de tranquilos, convales-
cientes, etc. Cuartel de crónicos. Aplicaciones numéricas.
A. Manicomio central para más de trescientos alienados.
Condiciones generales de Lima, con respecto á un Mani-
comio central. Ubicación preferible.
Provisión de agua, Cantidad media por cabeza. Agua
de regadío. · .: ·
Servicio de' desagües. Evacuación de los desperdicios y ba-
suras. ·
Secciones principales del asilo. Sección de asistencia y sec-
ción ag·rícola y de talleres.
Circunvalación de las secciones del asilo, con el exterior y
entre sí. Rejas. Muros, Saltos de lobo. Alamedas J- cercos
vegetales.
Entrada principal. Habitaciones del portero. Entrada del

-
62
mortuorio. Entrada para los servicios económicos.
Caminos, alamedas, jardines y plantaciones.
Clasificación de los servicios.
Pabellón de la Dirección y administración. Ubicación y par-
tes de que debe constar. Sala de fiestas.
Pabellón médico. Salas de examen. Servicios de ojos, de re-
gistro antropométrico, fotográfico, etc. Museo y Biblioteca.
Habitación del Médico residente y de los internos.
Botica y dependencias.
Pabellón quirúrgico. Su distribución interna y materiales.
Pabellón electroterápico.
Pabellón hidroterápico, Diversas aplicaciones. Sección espe-
cial para cada sexo. -
Iglesia. Convento para las Hermanas de Caridad.
Mortuorio. Sala de reunión. Sala de auptosias.
• Pabellón del servicio económico. Oficinas y depósitos .
Cocina y dependencias.
Requisitos generales de los pabellones de clasificación.
Enfermería. Detalles. Enfermos contagiosos.
Pensionistas. Chalet aislado. Pabellón para cada sexo.
Pabellón de observación y vigilancia continuas. Detalles y
dístribución.
Pabellón de tranquilos. Detalles y distribución.
Pabellón de sucios, idiotas, etc. Detalles y distribución.
Pabellón de agitados y ruidosos. Detalles y distribución.
Celdas de aislamiento.
Pabellón de crónicos. Detalles y distribución.
Sección agrícola. y de talleres.
Pabellón rural. Anexos.
Clasificacion de los talleres según los sexos.
Lavandería y desinfección. Servicio de incendios. Luz eléc-
trica. Talleres diversos. Panadería, etc.
Presupuesto aproximado del Establecimiento. Valor del
terreno. \T alor de las construcciones. Material.
Plan de construcción. Orden. Comisión definitiva técni-
ca mixta. Construcción por administración.
Mobiliario.
Conclusión.
B.· Manicomio para más de cien enfermos. Desventajas é in-
convenientes. Costo excesivo. •

Proyecto. Refundición de cuarteles. Servicios y cuarte-
les indispensables.
C. Cuartel para alienados anexo á los Hospitales generales de-
partamentales. Distribución y detalles. Ventajas.

Conclusión general .


'
'

. ..

Tratándose del número y distribución de los asilos indispen-
sables en el Perú, para satisfacer las necesidades que se deducen
de las anteriores consideraciones, esencialmente prácticas, des-
prendidas de la observación de los hechos, hay que convenir que
Lima, por su clima sobre todo, por sus recursos, por razones mil,
debe ser el lugar en donde debe existir un Manicomio Central,
cuando menos para cuatrocientos enfermos y que, fácilmente,
en tres ó cuatro años más pudiera albergar quinientos ó seis-
cientos insanos.
Un manicomio tan poblado no obedece sin duda al desidera-
tum propuesto, de no hacer subir la población de los asilos, so- •

bre doscientos ó doscientos cincuenta enfermos. Además que
este precepto en Europa mismo no se observa, el actual estado
económico del país, y muchas otras razones de todo orden, jus-
tifican esta concentración.
Más simple parecería, á primera vista, imitando el ejemplo de
Francia, Sajonia, Bélgica, República Argentina, etc., construir
establecimientos separados para ambos sexos; pero la mayoría
de los alienistas piensan que no sólo esto aumentaría las dificul-
tades de orden médico, sino también porque crecería la imposi- .
bilidad de combinar; en los asilos unisexuales; los trabajos de
ambos sexos, para el mayor provecho pecuniario.

En los manicomios de cien enfermos, que se proponen al con-
curso, la asistencia es más costosa, y para construirlos se gasta-
. ría tal cantidad que con poca diferencia bastaría para uno de
doscientos. Por el momento son imposibles estos manicomios
regionales. Faltan todos los elementos constitutivos. No llena-
, . .,
rran su nusion.
Creando cuarteles de observación para los casos agudos y

aprovechando de las facilidades de comunicación, concentrando
en Lima los enajenados curables, quedarían como agregados de
los hospitales regionales sólo algunos casos crónicos, los idiotas,
cuya asistencia es más fácil.


'
64
A la vez que el nuevo Asilo de Lima, era necesario preparar
en Arequipa, anexo al Hospital, un cuartel bien apropiado para
quince veinte casos agudos, curables, que sólo permanecerían
ó

allí pocos días, y para treinta ó cuarenta enfermos crónicos é

incurables. Aún suponiendo costosa la traslación siempre sería

más económica la medida, pues es necesario no engañarse y no
podría construirse por el momento, más de un buen estableci-
miento central, de cuyas ventajas debían aprovechar todos, y
no condenar los locos del interior, del Norte, del Sur, á recibir
á

una asistencia mala é insuficiente. Hay otra razón que debe
tenerse presente. En los manicomios para cien enfermos, se
multiplican enormemente los gastos de tratamiento, vigilan-
cia, etc., pues tienen que ser dotados de los mismos servicios de
un gran establecimiento, y los cuarteles necesitan mayor per-
sonal.
En países ricos pueden existir manicomios pequeños, comple-
tos, modernísimos, esparcidos en las diversas localidades. En
el Perú sería ilusorio este buen deseo. Más práctico, más justo)
es adoptar un cuartel para lunáticos, dependientes de cada hos-
pital general local, y tratar de disminuir el número de crónicos
é incurables, asilados en Lima.
Nada sería más conveniente, bajo todos puntos de vista, eco-
nómico, práctico, etc., como la creación de colonias agrícolas,
bajo la dependencia de una congregación religiosa, ya en las

montañas de Ohanchamayo ó Perené, ya en los valles quebra-ó

das de Lima,' Huacho, Arequipa, Piura. Esto es posible y su
realización muy poco costosa. · ·
. Si en ciertas condiciones podrían implantarse; estas colonias
. agrícolas, no hay que pensar en la asistencia de los enajenados
en familias, en el país.
Faltan, por último, los recursos para· la creación de asilos es-

peciales, sea para criminales, sea para epilépticos, sea para idio-
tas, para niños, etc. Todo tiene que subordinarse á lo que es
factible, dada la actualidad económica nacional.
Además al calcular el número de enajenados asilables, debe
contarse con la seguridad que esa proporción crecerá constante-
mente y hay que prever este aumento .

Chile, además del existente, que últimamente se ha mejorado,
inicia la construcción de un nuevo manicomio mixto, para ocho-
cientos mil enfermos, de un costo superior á un millón de pe-
ó

sos; y, ha abierto uno provincial, para · doscientos enfermos, en


• •

-

~65
Concepción, á pesar que en ese país es más fácil concebir un ma-
nicomio central, teniendo en cuenta las facilidades de comunica-
ción terrestre y marítima.
. Siendo preciso llenar los requisitos del concurso, falta tratar
en particular de las condiciones de construcción, de un manico-
mio de más de trescientos enfermos, suceptíble de llegar á asilar
hasta el doble, aumentando sólo el número de pabellones, así •
co-
mo de un manicomio de cien enfermos, mejor de las condicio-
ó

nes que debe tener un cuartel de enajenados, anexo un hos- á

pital general.

'

'

No basta construir los locales más ó menos apropiados. Hay
que pensar mucho en la creación de rentas para la asistencia de
los enajenados. No puede ser un servicio local y parece lo más
aceptable hacerlo nacional. No es justo imponerle esta carga á

la Sociedad de Beneficencia de Lima, la que podría administrar •

el Establecimiento siempre que implantara un régimen muy dis-
tinto al de los restantes establecimientos de caridad que fo-
.menta, ·
El tratamiento moderno de los enajenados no sólo-requiere un
Establecimiento ad hoc, en el que todo esté subordinado á las ne-
cesídades de la asistencia,
á tal punto que. no se concibe Manico-
mio medianamente organizado en el que el médico no sea el Dí-
rector y el árbitro del funcionamiento de todo su mecanismo . •

.Hay que aceptar esta conclusión, ya universalmente reconocí- •

da, sin perder el tiempo en justificarla. •

La dirección médica de estos Establecimientos, el aumento de
. su personal técnico y de vigilancia, son . condiciones si ne qua
·non de reforma. De nada serviría un magnífico establecimien-
to si no se cumplieran esas condiciones. .
Esto trae notable aumento de gastos. Puede asegurarse que
instalados los talleres y establecido el pensionado se tendrá una
crecida fuente de recursos. Para conseguir. este fin hay que
posponer las imposiciones de una rutina exigente y sospechosa •

·que se niega á aceptar todo lo nuevo aún siendo útil y. necesa-
rio y que mantiene hoy las cosas como. treinta años atrás ..


• •
-
66

La proporción de médicos con el número de asilados, y con el
de guardianes, ya está fijado por la experiencia de los grandes
Establecimientos.
En todo asilo de más de trescientos ó cuatrocientos enfermos,

ó de menor número, siempre debe existir un médico jefe, direc-
tor responsable, acompañado de un médico cuando menos para
• cada ochenta enfermos, tomando un término medio entre agu-
dos y crónicos, y del número de asistentes, estudiantes ó médi-
cos, necesarios para hacer del Establecimiento no sólo una casa
de caridad, sino un centro de estudio y educación especialista.
El médico Director debe residir en el asilo, así como un médi-
co residente y los internos necesarios.
El servicio farmacéutico, hidroterápico, electroterápico y de
desinfección, deben estará cargo de un personal técnico y com-
pleto.
Bien puede independizarse la gestión económica. El país no
está educado aún y no se toleraría tal refundición de atribucio-
nes, pero todo el servicio interno del asilo, sin exclusión, debe
ser del resorte del Director.
Las Hermanas de Caridad, aunque más apropiadas para Hos-
pitales comunes, limitándose al desempeño de sus deberes no
·tenían por que interrumpir la marcha ordenada de la casa. Am-
plio campo tienen para ejercer su caridad.
Mientras no se formen y eduquen enfermeros, para ambos
sexos, las dificultades serán grandes. No basta que su número
sea conforme la proporción aceptada, de uno por diez ó doce
á

en los tranquilos y uno por seis en los agitados y de observación.
Hay que elevar su nivel intelectual y moral colocándolos á la
altura de su misión instruyéndolos científicamente en su profe-
é

sión. Hay que formarle carrera y garantizarles el porvenir.
Hay que establecer y fundar una verdadera escuela. •

La organización de talleres y los trabajos agrícolas harían ne-
cesaria la intervención de un personal ad hoc, pero todo esto es- •

tará superabundantemente compensado por los productos posi-
tivos del trabajo manual y agrícola de los enajenados de ambos
..
sexos.
Si todos estos vacíos rio se llenan será inútil construir un ma-
nicomio moderno. El sacrificio sería infructuoso inconducen-
é

te. La transición será quizá muy brusca y de desear es que las
·bien entendidas conveniencias predominen ante el .criterio estre-
cho de secta de rutina.
ó

'

-;
• -

• •

67

-
El Reglamento del nuevo Establecimiento está llamado á
organizar perfectamente su marcha y su mecanismo, pero como
es de suponer que exista la voluntad resuelta de imitar el ejem-
plo de todos los países del mundo civilizado, se podrá dominar
fácilmente las primeras dificultades .

·-

·-

Un hospital salubre debe reposar en un suelo salubre. No
basta que el terreno por su constitución geológica sea aceptable;
es decir, permeable, seco, absorbente, y con declive. Debe re-
chazarse todo suelo arcilloso y aún los de aluvión: por desgra-
cia el suelo de Lima es un aluvión con pedruzcos, Deben prefe-
rirse, entre los terrenos compactos ó flojos, estos últimos que
son más porosos. Debe rechazarse en lo absoluto todo suelo ar-
tificial, compuesto por la hacinación de inmundicias, desperdi-
cios ó basuras. Napias sostiene que, si es imperativo construir
en terrenos cultivados, debe extraerse cuidadosamente toda la
capa vegetal.
Debe ser permeable y poroso el terreno fin de que sea seco.
á

Es indispensable conocer su composición y hacer el análisis quí-
mico y bacteriológico del aire y agua subterráneas, así como la
profundidad de la capa impermeable.
Entre los terrenos arcillosos, graníticos, calcáreos, deben pre-
ferirse estos últimos respectivamente.
,
Es preferible que el terreno sea elevado y más ó menos plano
ó ligeramente ondulado.
Tratándose de la ubicación de un asilo, además de los precep-
tos ya indicados, debe estar alejado de todo cerro, construc-
ó

ción muy elevada, de toda arboleda muy tupida, causas que
perjudicarían la ventilación y podrían modificar la marcha de
los rayos solares diversas horas, pues es axioma que los hos-
á

pitales deben no sólo gozar de la acción vivificadora del Sol, si-
no recibir libremente los vientos reinantes, si es posible antes
que hayan recorrido la ciudad ó parte de ella y sin que atravie- ..

sen cementerios, pantanos, muladares y basureros, carnales y
. 9 •
'

·,


68 •

curtiembres, y en general todo establecimiento insalubre y mal •

sano, todo foco de infección.
ó .
Es tolerable un ligero declive, que Tollet hace llegar hasta el
diez por ciento, y que permita una amplia perspectiva, que debe
procurarse sea variada y agradable. '
' Si para un Hospital es preferible que el terreno sea plano, tra-
tándose de un Manicomio quizá podrían tolerarse Iigeras ondu-

laciones, que separaran más menos unos cuarteles de otros,
ó

siempre que no perjudicaran al servicio interno.
Llenados los requisitos indicados se debe proceder á la prepa-
ración del terreno, limpiándolo, rellenando los huecos, surcos,
y sobre todo aplicando un sistema de drenaje, que impida que
sean superficiales las aguas subterráneas, evitando las grandes

oscilaciones de nivel y facilitando su desagüe .

Este drenaje debe ser más perfecto tratándose del suelo de los

cuarteles y dependencias del servicio. ·
'

No sólo debe buscarse la salubridad íntrfnseoa del suelo, Una
vez elegido debe tratarse de que sea fácilmente provisto de agua
potable y 'de riego, en cantidad suficiente i y, que sea cómodo el
desagüe de las inmundicias, etc. ·
'
Su perímetro, más ó menos irregular, debe tener arboledas,
· formando alamedas y todo el espacio cercano á los pabellones
• sembrado de césped y convertido en verdadero jardín inglés .

'
\

'

En toda obra técnica abtí'ndan las cifras señalando la exten-
sión del terreno que debe tener un asilo, atendiendo á su po-
blación, pero siempre refiriéndose los antiguos asilos. · -
á -
Implantado el trabajo agrícola faltaron las reglas absolutas y '

si es verdad que mientras predominaban los asilos g·eométricos,
1
concentrados, era posible señalar cifras fijas, hoy no hay regla
ni norma. Antes se sacrificaba todo la armonía de la forma, á
á
. ..
la regularidad geométrica de las construcciones, la proximi-á

• dad de los servicios generales, etc. Hoy, estas consideraoiones
no tienen valor, ' mucho menos e11 climas como el de Lima.
'

'
'


'

69
.

Guislaín señalaba ·como indispensables dos hectáreas por ca-

da cien enfermos. Después se ha llegado á disponer hasta de
cuarenta y nueve hectáreas por ciento veinte enfermos (New
Hampshire, EE. UU.)
. En Inglaterra se señalaban diez áreas por enfermo.
Los Inspectores generales de asilos: en Francia, pedían quin-
ce hectáreas por cien pacientes.
El nuevo asilo de Untergoelzch, en Auerbach, para seiscientos
enfermos, tiene una superficie de ciento diez mil metros cua-
drados edificados, un bosque de veintisiete hectáreas y setenta
y una hectáreas de terrenos arables.

El asilo de Alt-Scherbitz, para ochocientos cuarenta enfer- •

mos, dispone de trescientas hectáreas.
Si se quiere que predomine la explotación agrícola, induda-
blemente crecerán, enorme é indefinidamente, las proporciones
de los asilos: •

En el asilo de Kierlin-Gugging (Austria baja), aún en cons- '

trucción, bajo la dirección del Dr. Krayatsch, se ha aceptado la
cifra mínima de cuarenta metros cuadrados, por cabeza, de
terreno edificado, pabellones y sus jardines, á la que debe agre-
garse la superficie necesaria para caminos, parques, edificios
administrativos y del servicio general, etc.
El asilo de W orcester, Inglaterra, tiene quinientos acres para
quinientos enfermos.
El manicomio de Roma presenta nueve hectáreas por mil dos-
cientos enajenados y el de Reggio Emilia es poco más extenso.
El ya citado Krayatsch, para un asilo de quinientos enfer-
mos, que con el personal (un guardián por ocho enfermos) re-
presentaría una población de seiscientas personas, calcula ne-
cesitar cincuenta y seis hectáreas, así descompuestas: para el
mantenimiento de las vacas que suministran leche al estable-

cimiento, treinta y cinco hectáreas; tres hectáreas para cuatro

caballos y bestias de tiro; cinco hectáreas para cultivo de papas;
tres hectáreas para legumbres y ocho nueve hectáreas para
ó

construcciones y caminos, etc. ( 40)

40 Fl111k, para cada 100 cnferrnos, e:2Cigía 5 hecüárca.s e;l}
co11st:ruccione:.s. Gira:rd, pa:ra cada· csaablecirnícnáo COJ? _300 •

e;11fTe::rIJ?os, pcdfa 5 hccuárcas para casa y edificios, 5 l?e;ct.á- •

r'ca.s pa:ra ~ardi11e;s y 50 acncs para de-pendencias. Pa.echappc.
pa:ra 400 enfermos pedía 20 hectáreas .

• •


70
En Lima debe calcularse un número superior de metros cua-
drados por cabeza; pues los edificios sólo deben constar de un
solo piso y es superior la cifra de metros cúbicos que necesita
cada enfermo en los dormitorios, etc. Es posible suponer sesenta
ú ochenta metros cuadrados por cabeza sólo para construccio-
nes. Agregando servicios, generales, caminos, prados, alame-
das, etc., y una modestísima dependencia agrícola, puede cal-
cularse para cuatrocientos enfermos, sin tratar de exagerar las
cifras, cuando menos veinte veinticinco hectáreas, por el mo-
ó

mento. El manicomio existente tiene 5562 metros cuadrados
para más de trescientos enfermos, sea cerca de diez y ocho
ó

metros cuadrados por enfermo.

El SufFolk Cou17ty Asylu1n, para 530 enfermos d isponc de:
84 acres _ (34 l?e:ctáre;as) 111ie:17tras qüc el W otton As;:flun1;
G-loce;ste:r, para 780 enfermos t ienc 200 acres (81 :qe:ctáre:as.)
Según Burde:tt, u17 asilo para 600 cnfenmos d.cbc te:ner 50
60 acre; s ( 20
á á 24 bccüárcas.)
El asilo de: G-art.loch tie:11e: 540 acres para 560 pac.icntcs, 6
se::an 138 hccááneas.

El asilo Dz.ia ka.n.k, .Poscn, 600 cnfcrrno s, d.isponc de 21 l7ec-
táre:a.s de: cousür-uccione.s g edificios, 21 he:ctáreas de; parque;s
y tl.1? total de:: 300 hccaárcas.

E17 Frar;icia, B'urdc tt, sólo cri construcciones: 2.1/2 á 3.3/4
a eres (de 1 á 1.30 l?e:ct.) para 100 pacie:17te:s. El de: Bron 3. 79
acres (1.58 hcct.) y el de; St, tJoh17 3.15 (1.3 heck.)
Considerando los cul.tívos para cada 100 enfe.rrnos de:: arn-
bes se::Xos, cree; nccesanios 23 3/ 4 acres (9.6 :qe::ct..) y 57 a.enes
(15 h e.c't.) si sólo son l1oll?bre::s y 12 1/2 acr'cs (5 hccñ.) si so17
rnu.jcncs. El de Pre:mo11tré para cada 100 enfenmo s dispone::
de: 27 a.cr-cs (11 be ck.), e.I de; Bro11 9.77 acres (4 hcc t.) el de;
.St. tJ01?11 25 ac re s (10.1 bce t.): el de: Vaucluse: 33.50 acres
(13.5 hc.ct.}; y el de: Quatre: Mars 2.14 aorcs (o.86 :qe::ct.. El de:
Ville:3uif7, cornple tarne.nj c co n.cl o id.o cri 1890, para 1400 e.17fle:r-
rnos, con u17 total de; 20 hccué.reas, de: las c ua le s 12 pe:rt.e:17e;-
ccn á los cd.iflc.io s y patios, ó aca se:cció11 de:: asist.e:17cia.
En Al ema nia, ex'is se n asilos desde 6 hectrincas para 200
Q;17f7e:r1nos (Sch-We:tz, Bro1nbe:rg), hasta 57 l?e:ctáreas para 500
e;11f712::rfi?OS (Soorge:fi?end, Alsacia Lorcna.)

El asilo EIT?1ne::di17ge:17~ Bade.n, pa1'a 1005 cnfcnmos, tie11e: 27
hcc sárcas. Kl de: DalldorfT, cerca BenIin, pora 1000 cnfcrrnos
tie:ne; 46 l?e:ctáre:as.


'

71
En resumen, sería aceptable consagrar al nuevo asilo diez ó
doce fanegadas de las medidas agrarias aún empleadas ilegal-
mente en Lima.

La primera y más importante cuestión al tratar de la creación
de un asilo para enajenados, la más grave poi· sus irremediables
consecuencias en caso de error, es la referente á la clasificación
de los enfermos por categorías y á la subdivisión del estableci-
miento en cuarteles ó pabellones.
No es la oportunidad de discutir la utilidad y necesidad de la
reunión ó separación de los enfermos en diversos grupos de
composición homóloga, y, sería inconducente pasar en revista
las distintas clasificaciones adoptadas en los diversos asilos, en
acuerdo con los principios dominantes en cada época. •

Todos los maestros de la Siquiatrfa, sucesivamente, han ido
modificando, según las evoluciones de la clínica, estas clasifica-
ciones; y, puede decirse que hoy no hay dos asilos, e11. los países
civilizados, que presenten igualdad en los detalles. E11. el fondo
más ó menos semejantes, se diferencian obedeciendo 11.0 sólo· á
razones de ordon técnico, sino á conveniencias económicas,
administrativas, etc.
No hay razón que justifique mayor detención e11. esta cuestión.
Aceptando los cuarteles de creación moderna, co1110 el de vigi-
lancia contínua, tratándose del proyectado asilo de Li111.a, hay
que tener muy presente las modalidades mentales propias al cli-
ma y conciliar las dificultades dependientes del orden económi-
• co, y de la escasez de personal de vigilantes y guardianes apro-
piados para estas nuevas necesidades.
Hay que reconocerun principio de clasificación mixta. I111po-
sible sería aceptar la edad, ni la forma de enajenación, ni la
incurabilidad, ni la antigüedad dela afección. Felizmente, el sis-
tema de pabellones permite adiciones sucesivas, poi· el aumen-
to de población; y hace fácil, por consecuencia, el aislamiento
de categorías, que pueden llegará constituir unidades especiales. •

Si por el momento hay que prescindir de crear cuarteles só-
lo para niños, si hay que aplazar la hospitalización especial de


• •


72

los idiotas, de los epilépticos, de los crónicos, .no es posible olvi-
dar el establecimiento de la Hmfermerui,

como cuartel especial
para las enfermedades intercurrentes, y como el anexo impues-
to por las modernas teorías de contagio, sobre el aislamiento
de las infecciones contagiosas.
En resumen, después de una observación detenida, práctica,
• son indispensables las siguientes secciones: ·
1. º Para pensionistas de diversas. categorías.

2. º Para enfermos de observación y de vigilancia continua, co-
n10 locos recientes, suicidas, impulsivos, criminales, destructo-
res, sitiófobos, etc.
3. º Para agitados. ruidosos, etc.
4. º Para sucios, idiotas, dementes, epilépticos sucios, etc.
5. º Para tranquilos y convalecientes, maniacos sin delirio, es-
táticos, alucinados, etc. ; y
6. o Para crónicos, seniles, incurables, etc.
La enfermería gener ..al, con separaciones para ambos sexos y

su respectiva dependencia para enfermedades contagiosas, for-
marán parte del servicio general.
Es tanta la divergencia de opiniones y la multiplicidad de fac-
tores por considerar, es tan complejo el problema, que no será
extraño que el plan de distribución propuesto, diverso de todos
los enunciados e11 los tratadistas antiguos y aun modernísimos,
ofrezca campo amplio para la crítica, aparentemente justiñcada
por este desacuerdo casi universal entre las ideas y los hechos.
Está fundada esta clasificación en la experiencia del actual
manicomio, agrupando los enfermos existentes en series natura-
les y sin mezclar enajenados cuyo contacto diario y continuo
• les sería perjudicial, procurando facilitar el tratamiento indivi-
dual, sin olvidar los adelantos de la terapéutica mental, y la ne-
cesidad de obedecer al no reetraint absoluto y al sistema, de
libertad docilidad.
ó

Aún para enfermos del mismo grt1po deberán duplicarse los
cuarteles ó pabellones á fin de que nunca alberguen.
más de cin- '

cuenta ó sesenta enfermos. Además, la población de cada uno
es movible, pues un mismo enfermo según la marcha de su afee-
ción puede· y aún debe ser trasladado á otro más conveniente
para. el nuevo período de la enfermedad.
La clasificación propuesta no será perfecta, pero ella. también
está acorde con los más recientes descubrimientos siquiátricos,
aunque sólo fuera adaptable para el Perú. Imitar otras clasifica-



• '

73
'
ciones sería un absurdo; y, aún suponiendo que ellas pudieran sa-
tisfacer las exigencias locales, tendrían á la postre el inconve-
niente económico ya apuntado. El manicomio, instrumento po- •

deroso de curación, será inútil si no se prestara y adaptara á las
necesidades locales. •
. Como se comprenderá no son absolutas las cifras proporcío- ·
nales siguientes. Ellas representan un término medio y sólo
excepcionalmente quedarían lejos de la realidad.
. En cien enfermos, de ambos sexos, en Lima, puede señalarse
un 16.3 por ciento á los pensionistas, pues aunque la cifra real
de ellos es muy superior; no todos están .. en condición de ocu · •

par su lugar en el cuartel especial, que poi· su naturaleza y
construcción debe ser apto para contener aún el doble de esta
,Proporción en caso necesario. Al cuartel de observación y vigi-
lancia le correspondería un 16. 6 por ciento; al de agitados, etc., •

un 15. 6 por ciento; al de sucios, idiotas, etc., un 13. S por ciento ;
al de tranquilos y convalecientes, etc., un 20 por ciento y al de ·
crónicos un 16.3 poi· ciento. •

La enfermería que puede ser ocupada po1· enfermos de todas
estas secciones, y aún por los miembros del personal, debe tener
capacidad para albergar un 10 por ciento de la población, y hay
lugares en que se hace subir hasta el 20 por ciento, lo que serta
inútil aquí, tanto por la salubridad del clima, cuanto porque así
lo ha demostrado la experiencia de largos años .

Como estas proporciones se refieren los dos sexos en con-
á

junto, es necesario descomponerlos en dos partes, para así obte-
ner la población media, probable, de cada pabellón.
Tratándose,· en primer lugar, de un asilo para cien enfermos,
ó menos, habría que considerar que cada pabellón, de cada cla- •

se, correspondiente cada sexo, pudiera alberg·ar un mínimo de
á

pobladores, en relación con las proporciones antes citadas; y así •

'tendríamos : • •

A Pensionistas : . 9 hombres y 8 mujeres.
B . Cuartel de observación y vigilan-
cía, etc. : . 8 8
' ' ' ' 8
' '
O Cuartel de agitados : . 8
' ' ' ' ''
D ,, , , sucios, etc. : . 7 '' . 6
' ' 9 ' '
E ,, , , tranquilos, etc. : : 7
, .
, , cron1cos : . . . . . . . . . . . . . 9
' ' ' ' 7 ' '
F- , , ' ' ' ' ' '
Enfermería : . . . . . . . . . . . . . . . . ... 5 5
'' '' ''

• •

'
'

74
• Para un asilo de ciento cincuenta enfermos:
14 hombres

A Pensionistas .................. y 12 mujeres
B Cuartel de observación, etc .. 10 10

e agitados, etc ....... 14 ' ' ' ' 10 ''
D ' ' ' ' •
sucios, etc. . . ....... 10 ' ' '' 8 ''
E ' ' ' ' tranquilos, etc ...... 14 ' ' ' ' 14 ''
' ' ' ' , . ' ' ' ' 10 '' •

F ,' cron1cos, etc ......... 10
' '
Enfermería ..................... 7 ' ' '' 7 ''
', '' ''

Para un asilo de doscientos enfermos:

A - Pensionistas. . . . . . . .· . . . . . . . . . . 15 hombres y 13 mujeres
B - Cuartel de observación, etc. . . . 14 ,, ,, 14
''
/

e '' '' agitados, etc ... ~ . . . . 16 '' '' 16
' '
D ,, , , sucios, etc . . . . . . . . : 14 ,, ,, 12
E ,, , , tranquilos, etc . . . . . 2l \ ,, ,, 20 ' '
F ,, , , crónicos, etc . . . . . . . 14 ,, ,, 12 ' '
Enfermería 10 ''
. '' '' 10 ''
Para un asilo de trescientos enfermos:
A - Pensionistas 27 hombres y 24 mujeres
B - Cuartel de observación, etc.. . . 24 '' 24
'' ''
e '' '' agitados, etc 20
' ' '' 20 ''
D ,, , , sucios, etc. . . . . . . . . . 20 '' 18
E ,, , , tranquilos, etc. . . . . . 25 ' ' ''
' ' '' 21 ''
F ,, , , crónicos, etc. . . . . . . . 24 '' 23
Enfermería. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15 ' ' ''
'' '' 15 ''
Para un asilo de cuatrocientos enfermos: •
. • •
y 30 mujeres

A Pensionistas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36 hombres

B Cuartel de observación, etc .... 30 ,, '' 26 ''
e '' '' agitados, etc. . . . . . . . 30 '' '' 30 '' •

D ,, , , sucios, etc . . . . . . . . . . 26 ,, '' 20 ',
E ,, , , tranquilos, etc. . . . . . 36 ,, '' 32 ''


E ,, , , crónicos, etc . . . . . . . . . 36 ,, '' 28 ''
Enfermería. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 ,, ,, 20
''
Y para un asilo de seiscientos enfermos:


A Pensionistas. . . . . . . . . . . . . . . . . 54 hombres y 48 mujeres
B Cuartel de observación, etc. . . . 48 ,, ,, 48 ' ~

e '' '' agitados, etc. . . . . . . . 40 '' '' 40 ''
D ,, , , sucios, etc. . . . . . . . . . 40 ,, ,, 36
E ,, , , tranquilos, etc. . . . . . 50 ,, ,, 42.
''
· , , , , , .
cron1cos, e t c. . . . . . . . . 48 ,, · , , <±"'6
''
F j

Enfermería . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30 ,, , , 30
''

'' ' .

.

,


\

• ' •

• • •

75

Las anteriores proporciones servirán; pues, para conocer fija-

mente el número de pabellones de un asilo, s.egún su población .

La ciudad de Lima, á 7 kilómetros del Océano al N. y á 6 al
N. NE., á los 12º 2' 34'' de Latitud S. y los 97° 6' 20'' Longitud
á

. - W. ( Greenwich), está situada en un gran plano inclinado al ·
NNW., limitado por un cerro de 450 metros de elevación (San
Cristóbal) al NE., y por el N. con una cadena de cerros: la
Cueva, Amancaes, etc. La planicie de todo el valle desciende
del E. y del S. NW.
á

La altura sobre el nivel del mar de la ciudad es· variable co-
mo se puede notar en el cuadro siguiente:
Cementerio m 183. 5 Plaza Mayor m 153.
Cercado , , 181. F. C. Inglés , , 150.
Jardín Botánico , , 166. 5 Cuartel Barbones. , , 146. 3
Plaza Bolívar ,, 162. F. C. Chancay ,, 144.
Escuela Medicina , 162. Estación Tranvía. ,, 142.
Plaza de Acho , , 160. 6 Descalzos , , 141. 5
Viterbo , , 157. 5 Monserrate . . . . . . . , , 136.
La parte más alta de la ciudad es la comprendida entre la Pla-
za de Bolívar, el Lazareto y el Cementerio y la más baja entre
Monserrate, el Camal y portada del Callao.
El eje urbano de inclinación de Lima, es más ó menos el de la
campiña que la rodea.
· El barómetro acusa una altura media de 747.87, con una os-
cilacion máxima de 3. 4 y una media de 2. 2. Comienza á subir
á las 5 a, m. permaneciendo estacionario de 9 a. m. á 12 m., des-
de cuyo momento baja hasta las 4 p. m., volviendo á quedar
casi estacionario hasta las 7 p. m. y subiendo hasta las 11 p. m.
El clima es templado. La temperatura media, bajo sombra,
es 19.4. La máxima maximorum del año 1895 fué 30.2 y la mí-
nima minimorum fué 11º 4, formando una oscilación máxima
de 18.8. •

La máxima media fué 24.0 y la mínima media 15, habiendo
habido una oscilación media de 8°.
10




76
En el año 1895 sólo hubieron 92 días Iigeramente lluviosos, sin
que merezcan citarse las cifras del pluviómetro.
La dirección casi constante de los vientos es S. SW S. S
SE. siendo más raros los últimos. No soplan en la extensa lla-
nura de Lima fuertes vientos ni huracanes.

La ubicación de un Establecimiento hospitalario tiene que re-
posar en la dirección de los vientos dominantes. Si fueran fuer-
tes debería estar protegido el Establecimiento y se tendría que
procurar f ormarle una zona propia de aereación, ó sea un
cordón sanitario de hojas perennes.
No hay razón, en Lima, para buscar la protección de arbole-
das, de montículos ó pequeñas colinas, que no harían sino Iimi-
tarle la influencia bienhechora de las suaves corrientes de aire
reinantes ó de los rayos solares, nunca tropicales.
El eje de las construcciones debe ser más ó menos p erpendi- •

cular á la dirección de los vientos reinantes. Las fachadas de-
ben orientarse ne> sólo atendiendo á la dirección de ·los rayos
solares, para recibir los matinales, sino también á los vientos
dominantes, Siendo el viento S. dominante en Luna, aunque al
comenzar el Estío no faltan algunos NE., y al salir el sol domi-
na el SW., así como al ponerse se acentúa SE., han sido bien
orientadas las calles de Lima, que corren e11 dirección de NE, á

SW. así como las transversales de E. á O. que también disfru-
tan de la corriente vivificadora (San Lázaro de NE. á SW.)
Un manicomio, en los alrededores de esta capital, debe estar •

además en un terreno ligeramente inclinado de S. á N. ó NW., •

para así disponer las construcciones de modo que nunca reci-
ban el sol unilateralmente y ~que puedan ventilarse y calentarse
dos lados contiguos de los edificios.
De todas las anteriores consideraciones, referentes la clima-
á

tología del. egido de Lima y sus alrededores, aplicando los pre-
ceptos higiénicos "respecto á las condiciones del suelo, etc., se

impone fácilmente el emplazamiento obligatorio del nuevo ma-
nicomio. Calculando que el E. corresponde aproximadamente
• •


77

al viejo Lazareto de Maravillas, el N. á la iglesia de San Fran-
cisco de Paula el Nuevo, el· S. á Santa Teresa y el ·w. al espacio
comprendido entre la Fábrica de Gas y la Estación del Ferroca-
rril de la Magdalena, cercano á la Estación de la Salud, se com-
prende que debe tratarse de escoger u11 terreno entre el S. y el
W. de la ciudad.
El espacio entre el S. J~ el E., además de que exponía á la
ciudad entera á recibir el aire que había atravesado el Esta-
blecimiento, lo que por cierto no constituía un gran peligro,

colocaba á éste muy cerca de los cerros que limitan el valle del
Rímac por ese lado y expuesto á la acción del paludismo. No
hay que pensar en el espacio entre el E. y el N. y entre el N. y
W. Un terreno comprendidó entre la Exposición ó Santa Bea-
triz y la Magdalena, más menos cerca de este pueblo,
ó ó de Li-
ma, llena las condiciones apetecibles. Aunque el suelo es de
aluvión cascajosa, está en declive al N. y al W. Recibe los ra-
yos solares muy temprano y su situación con relación con los
vientos reinantes y constantes es muy apropiada. Tiene una
hermosísima perspectiva. El nivel del agua subterránea es
profunda. El terreno es bastante seco y permeable. Hay agua
suficiente para regadío. La población es relativamente escasa
y el asilo quedaría libre de los caminos concur-ridos, La ciudad
·no sufriría con esta ubicación, pues sólo recibiría ligeramente
los vientos S. SE., N. NE. y N., mientras que el más constante
S. SW. después de atravesar el asilo 110 la tocarfa,
El emplazamiento efectivo es indiferente y puede ser más ó
menos cercano á ese lado de la población y aún al W. de la Es-
posición. También podría establecerse cerca de Magdalena del
Mar Magdalena vieja ó cerca de Miraflores, Tampoco habría
ó

grandes inconvenientes en tomar parte de los terrenos de Santa
Beatriz, más conformes con las consideraciones expuestas.

Limitado y preparado el terreno, hay que pensar en la provi-
sión de agua potable para los usos domésticos, para el servicio
hidroterápico, etc.; así como la necesaria de regadío para las
dependencias agrícolas, talleres, etc.

78

Tratándose del agua potable, aunque la cifra media por en-
fermo, en cada 24 horas, en la mayor parte de los establecí-
mientos, no sube de cien litros, hay que, cuando menos, dupli-
car esta cantidad. (41)
Ubicado el asilo en la zona indicada, queda planteado el pro-
blema económico si esta agua se lleva desde Lima, desde Mira-
flores; ó, se procede á horadar un pozo y aprovechar· del agua
subterránea; ó, también la ele los manantiales que se derraman
al mar, en la parte cercana de la costa, implantando la respec-

tiva bomba. La resolución de este problema, obedece á la ubi-
cación definitiva. Sin embargo, para algunas aplicaciones hi-
droterápicas, para usos industriales, podría aprovecharse del
agua de regadío, que no falta en esa zona, aunque sea de noche.
'I'ambién podría elevarse agua de mar para aplicaciones tera-
péuticas.
• No pueden preverse los detalles del servicio de desagües. To-
dos los cuarteles, deben tener una instalación perfecta: y la eva-
cuación de estos resíduos, está, también, subordinada á la ubi-
cación preferida,
Respecto á los residuos sólidos, pueden ser conducidos al mar,
mediante la organización de un servicio interno de limpieza en
todo el Establecimiento; ó ser incinerados en un pequeño ere-
matorio ; aprovechar del servicio urbano de la Capital, si es
ó

posible. •

El asilo, tal como se p1·opone, está compuesto de dos 'partes
bien distintas: sección de asistencia y sección agrícola.

41 Berrdctt e:X'ige: 30 galones (113 litros) de; agua potable,
d.ianiarnerrtc, por cada e;:qage::qado, e;:q países fr ios. Otros au-
tores, para cada diez e:rtfTe:rIT/os, e::X'.ige:n cuando menos, de
agl.1.a potable, de; 1 metro á 1.50 cúbico, en conjunto, e;:q cada
24 horas (100 á 150 litros cada urto). .Iru rricr-, e:rt 1874, ca.le u-
Iaha qt.1.e: para U:J? asilo de: 500 e:1?fle:rmos, e.ran :J?e:ce:sarios,
max'imirn, "dos hecüél.it eos para. cada vrno, cada 24 bonas.
Furtk, e::J? 1892, para cada e:strable:ciJJ:?ie:nto, el diario rnfrrirno,
por cabezra, es de: ¡/3 de: 111e:tro cúbico y hasta 1/2 metro cü-
.

.

79
El sistema de circunvalación, tiene que ser diverso, en ambas

secciones.
La que puede Ilamarse sección de asistencia, en donde se en-
cuentran todas las construcciones, debe separarse de la otra par-
te del asilo, con una reja más sencilla que la que forme el con-
torno exterior; ó con cercos de pequeños arbustos, etc.
La sección agrícola, debe estar circundada por una pared de
barro, como las que se usan en la campiña de. Lima, de 1 m.
30 c. de altura y de un diámetro que garantice su solidez. P11e-
de ó no, estar pintada al temple. Por el lado exterior, debe
existir un pequeño foso, que haga menos fácil la entrada. Esta
misma pared de barro, ó una reja, deben separar la sección de
asistencia. de la agrícola. •

La sección habitada ó de asistencia estará circunscrita con
una reja de fierro y madera, con base de ladrillo ó cimiento,
(2.50 altura,) comprendiendo 80 centímetros la base. Por el la-
á

do exterior debe existir la respectiva vereda para los transeun-
tes ó paseantes. Siempre se procurará cultivar enredaderas vi-
vaces; y á dos metros ó menos, de distancia, hacia adentro y
hacia afuera, debe sembrarse una alameda de árboles frondo-
sos y siempre verdes, con sus respectivas vías para coches, etc.

L'.1 entrada principal, cercana al edificio de la Dirección y ad·
ministración, debe ser sencilla y constar de tres puertas: una
central, para entrada y salida de coches, etc., con tres o cuatro
metros de ancho y dos puertas laterales para pedestres, del an-
cho apropiado, que deben abrirse para uno ú otro lado, indístin-
tamente, provistas de cerrojos de patente

bico, ir¡cluje;r¡do todos los casos agrícolas é indtistriale:s d.el
asilo, aicrnprc qo.e sea rned.iar¡o. Bechmann, e:1? 1888, e:X:igía
UJ:? rnfn irnurn de;185 litros por habitante. .Par.kcas, av'al.úa e;r¡ 112
litros por dia el agl1a utilizada por un adulto sano, cri be-
bida, cocción de: a.l.irn cnfio s, asco, baños e:tc., y agregando 22
litros para los arrírna.le.s y otro tar¡to para las r¡e;ce:sidade:s
ir¡dustriale:s, se: llega á la cifra de: 156, bien insuficie:r¡te: hoy.

. 80
...Aunque debe disimularse esta entrada, fin de que pase des-
á

apercibida, no habría inconveniente que partiera de allí una ala-
meda camino ancho, con avenidas laterales para· pedestres, y
ó

que pusiera en comunicación el asilo con la ciudad, con el ca-
ó

mino real.
A ambos lados de la reja deben existir dos departamentos,
de dos piezas cada uno, para el Conserje, unidos á la adrninis-

tración por teléfono, telégrafo registrador de servicio, etc. U na
de estas piezas, bien ventilada, debe estar destinada á lugar de
descanso para visitantes enfermos, que estuvieren cansados
ó ó

sufrieren algún accidente.
Estos dos departamentos deben estar provistos de agua, ser-
vicio de desagüe, con su respectivo wattercloset y bien alum-
brados con luz artificial.

El techo de estas habitaciones debe prolongarse, formando
un corredor sombreado de dos rnetros de ancho, y que en invier-
no defienda de la lluvia, sostenido por ligeras columnas de
hierro.
Detalles de cada departamento lateral:
Ancho de 'cada habitación: 6 metros
Largo ,, ,: ,, : 8 ,,
Altura ,, ,, ,, : 6 ,,
Techo plano y de madera.
Muros de ladrillo.
Ventanas sobre el exterior y sobre el jardín.
Piso de madera y al mismo nivel del corredor exterior.
Pintura al óleo, interna y externa.
Bancos de descanso.
Otra entrada de tres metros de ancho, debe servir para poner
en comunicación el mortuorio con el exterior.
Esta puede ser ó de madera ó enrejada.
Debe siempre tener· una pequeña habitación, de tres metros
cuadrados, cuando menos, para descanso ó vigilancia.
La puerta para los servicios, talleres, provisiones, cocina, etc.,
debe llenar idénticas condiciones.
Otra comunicación con el exterior, indirecta, existirá en el
departamento de desinfección.
La comunicación con la sección agrícola debe ser muy sen-
cilla.
Las distintas construcciones del Manicomio, deben estar liga-
das por caminos bien trazados y por un ferrocarril Decauville,


81
'
que también se prolongará para ligar los servicios generales con
las puertas de entrada y ellos entre sí. ·
En la sección agrícola los caminos estarán subordinados á
'
las necesidades de la explotación. '
En cuanto sea posible, sin perjudicar la ventilación y la pers-
pectiva, se trazarán alamedas y rodeará las construcciones de
plantaciones perennes, de césped, flores, etc .

La sección de asistencia, comprende los servicios generales y
los cuarteles ó pabellones de clasificación. La sección agrícola
comprende la dependencia rural que sirva para la explotación
de la tjerra y los talleres, etc.
Los servicios generales, comunes para ambos sexos, serán :
l.º Administrativo y de Dirección.
2. º Económico.
2." Médico.
4. 0 Religioso. .
Los pabellones de clasificación y tratamiento serán para cada
sexo: •

l. De pensionistas de 1 a y 2. ª categoría.
0

2. º Enfermería.
3. º De observación y vigilancia contínuas.
4. º De tranquilos, curables y convalescientes.
5. º De crónicos.
6. º De agitados y de ruidosos con el anexo de las celdas.
7. º De sucios idiotas.
é

El eje máximo de la sección de asistencia, aunque el con-
junto sea irregular, puede tener una extensión mínima de qui-
nientos ó seiscientos metros y otros tantos el eje trasversal .

La Dirección Médica y Administración debe ocupar un pabe-
llón especial,. ubicado cerca de la entrada.



82
Puede constar de piso bajo y de piso. alto.
Su aspecto debe ser agradable y semejante á una casa habita-
ción campestre,
Los detalles técnicos de su construcción, son del arte exclusi-
vo del arquitecto que prepare el plano definitivo del nuevo mani-
comio, teniendo corno única restricción el de la sencillez y eco-
nomía de la construcción.
El piso bajo, con un amplio corredor y un cómodo vestíbulo,
á cuyos dos lados se encontrarán:
1. º Un escritorio del Médico Director.
2. º U na sala de recibo.
3. º Una sala para el Inspector del Establecimiento ó para la
comisión de vigilancia y administración. '
4. º U na sala de espera.
5. º Una sala de visita para los enfermos.
6. ºLos anexos de lavatorio, water closet, etc.
La parte posterior del vestíbulo servirá para comunicarse
con el resto del establecimiento.
Los altos de este edificio servirán de habitación al Médico
Director, cuya escalera puede estar en el vestíbulo ó al exterior,
sin perjuicio de las de servicio y comunicación.
En esta dependencia habrá un mirador, no sólo dedicado á la
vigilancia central de todo el manicomio, sino á la instalación de
un pequeño observatorio meteorológico, campanario, servicio de
señales, etc.


Un anexo indispensable en un manicomio es la sala de fiestas
y de reunión, ubicada cerca del pabellón de la Dirección, y que
consta:
1. º Un salón, con puertas laterales y al frente, de 14 metros
ancho, por 16 metros largo y 6.50 metros alto, que ofrezca co-

modidad para mas de 250 personas (80 centímetros cuadrados de
superficie por persona.)
2. º Un escenario de 8 metros por 5 metros.
3. º Dos cuartos laterales de 3 metros por 5 metros y

83

4. º Un vestuario posterior de 5 metros por 14 metros.
Este salón servirá de reunión, los Domingos y feriados, para
. los enfermos, según su estado, aislados los sexos reunidos. ó

Esta sala de fiestas existe en todo manicomio importante. Su
empleo racional es un factor importante del tratamiento moder-
no del enajenado.

El pabellón del cuerpo médico, es un cuadrado de 44 metros
de ancho por 48 metros de profundidad, sean 2112 metros cua-
ó

drados, con 6 metros de altura. El vestíbulo central es de 7. 50
metros de alto, por 10 metros de ancho y 26 metros de largo.
Todo el pabellón estará rodeado de un corredor de 3. 50 me-
tros de ancho.
Entrando la derecha del vestíbulo se encontrará:
á

1. º U na sala de espera de 8 metros por 6 de ancho.
2. º Un lavatorio, watercloset, etc., de 3 metros por 6 metros.
3. º U na sala de examen antropométrico y fisiológico, de 8 me-
tros por 6 metros.
4.• º U na salita para examen

de los ojos, etc., de 4 metros por
6 metros.
5. º Una sala de examen general é interrogatorio de 6 metros
por 7 metros; y
6. º Un taller de fotografía de 6. 50 metros por 14 metros.
A la izquierda del vestíbulo se encontrará:
1.0 Una sala de reunión de los médicos de 6 metros por 8 me-
tros. .
2.º Un lavatorio ywatercloset de 6.50 metros por 3 metros .

3.0 Un escritorio de 6.50 metros por 5 metros.
4. º Una biblioteca de 6 metros por 14 metros; y
5.0 Un museo de 6.50 metros por14 metros.
En el fondo del vestíbulo, y en el centro, se encontrará:
l.º U na sala de guardia de 7 metros por 8 metros.
2. º Un comedor de 7 metros por 5 metros.
3. º Dos anexos de servicio y de cocina de 4 metros por 2 me-
tros, cada uno. •

11


84
En el fondo y los lados:
á ·
1. • Una sala para los internos de 7 metros poi· 8 metros.
2. º Un dormitorio de internos, de 4 metros por 9 metros .
. 3. º Un baño y watercloset de id. de 3 nietros por 9 metros.
4. º Una sala para el médico residente de 7 metros por 8 metros,
5. º Un dormitorio para id. id. de 4 metros por 9 metros.
6. º Un baño y watercloset id. id. de 3 metros por 9 metros.
7. º Un salón de registro gráfico de 7 metros por 9 metros.
8. º U 11 salón de examen microscópico de 7 metros por 9 me-
tros. .
9. º Un salón de material científico de 7 metros por 8 metros; y
10. º Un taller médico de 7 metros por 9 metros.
Los detalles de la fachada, disposición de las ventanas, ma-
teriales de construcción, quedan á cargo del arquitecto res-
pectivo.
· Todas estas dependencias son indispensables y ninguna puede
suprimirse, sin alterar completamente la concepción científica
que preside en la discusión de las condiciones técnicas del nuevo
• •
mamcomio.

En la parte posterior del pabellón médico, á una distancia mí-
nima de 10 ó 15 metros, debe encontrarse el pabellón de la botica.
En seguida se hace indispensable un jardín cuadrado de 20 ó 25
metros de lado, ocupando el lugar opuesto la sala de operaciones
y curaciones. Los lados laterales del jardín estarán ocupados
por. los pabellones de las enfermerías de cada sexo.
El pabellón de la botica es un cuadrado de 22 metros de ancho
por 18 de largo y 6 de altura. En él se encuentra:
l.º U na gran sala con estantería para las drogas, etc., de 22 me-

tros de. ancho por 5 metros de largo .
2. º Una sala de trabajo de 7.50 metros por 7 metros.·
3. Un laboratorio oficinal de 7.5(1 metros por 7 metros:
0

4. º Un la va torio y watercloset de 3. 50 metros poi· 7 metros.
5. º Un salón para el farmacéutico de 3.50 metros por 7 metros.
6. º Un salón de depósito de 6 metros por 6 metros.

85
7. º U na cocina de tisanas, etc., de 6 metros por 6 metros; y
8. º Un salón de reparto de 10 metros por 6 metros .

El pabellón de operaciones, siempre cuadrado, de 20.50 me- •

tros por 24 metros y 6. 50 metros de altura, se divide así: •

1. º Un vestíbulo de 4. 50 metros por 14 metros.
2. º U na sala de desinfección de 5 metros por 7 metros.
3. º Un lavatorio y watercloset de 3 metros por 7 metros.
4. º U na sala para clorof ormízar de 8 metros por 7 metros.
5. º Una sala del médico y ayudante de 8 metros por 7 metros.
6. º Un arsenal de 7 metros por 8 metros; y
7.0 Una sala para operaciones, de 10 metros por 22.50 metros.
Este pabellón debe construirse muy cuidadosamente y todo á

costo, con un pavimento 'de mosaico y las paredes de vidrio grue-
: so. Además la sala de operaciones no sólo debe estar profusa-
mente iluminada por arriba, sino también lateralmente á orien-
te y al poniente, por paredes vidrieras, que puedan cubrirse·
parcial ó totalmente, á voluntad .

Un anexo de la sección médica, es constituido por el servicio
electro-tera péu tic o.
Se propone la forma de una cruz griega, cuyo brazo perpen-
dicular al eje del establecimiento, tendrá 26 metros, por 23 me-
tros el otro. Las paredes serán de 6 metros de altura,
Precisa la siguiente distribución interna:
1. º U na sala de espera de 10 metros por 5 metros.
2. º Un salón de aplicaciones estáticas de 10 metros por 10
metros.
3. º Un salón de material de 6 metros por 8 metros.

86
4. º Una sala para el motor, etc. de 4 metros por 8 metros.
5. 0 Una sala para diversas aplicaciones eléctricas de 10 me-

tros por 8 metros.
6. º Un lavatorio y watercloset de 8 metros por 3 metros; y
7. º Un salón para el jefe de servicio de 8 metros por 7 nietros.
Como el servicio electroterápico debe ser frecuentado por en-

fermos que vengan diariamente de la calle, han tenido que ha-
cerse mayores las dimensiones de este pabellón, para hacerlo
cómodo y apropiado para la concurrencia numerosa que vendrá
en demanda de las aplicaciones de este agente terapéutico .

El servicio de hidroterapía es uno de los más importantes
en un establecimiento dedicado á la asistencia de alienados.
Mientras ciertas dependencias de este servicio pueden ser úni-
cas, hay otras que deben duplicarse, según los sexos.
No se conoce hasta hoy en Lima, pública ó privada, una insta-
lación con todos los adelantos modernos.
El material para esta sección hay que encargarlo á Europa ó
á Estados U nidos. Se pueden remitir las dimensiones ó períme-
tro del pabellón proyectado y los datos técnicos sobre la canti-
dad, presión, etc., del agua disponible, el número de enfermos
etc., y no sólo una sino varias acreditadas casas se ocuparán de
implantar el servicio, proponiendo sus detalles y la distribu-
ción interna del local.
El pabellón hidroterápico, según el croquis propuesto, sólo por
llenar una exigencia del concurso, debe ser un rectángulo de 70
metros por 22 metros y 6 metros de altura,
Después de un pequeño patio, se abre un salón de 5 metros por
10 metros como vestuario y de espera. Viene en seguida el salón
de duchas de 6 metros por 11 metros. Una cámara desudación,
de 8. 50 metros por 6 metros; y un salón de 8. 50 metros por 5 me-
tros para duchas vapor. El caldero está en un salón anexo
á

de 6 metros por 9 metros, cuyos lados hay señalados en el
á


'

87
croquis cuatro cuartos, de 4 metros por 4. 50 metros, destinados
á depósito de material, habitación del maquinista, depósito de
carbón y de servicio,
A lQS lados de este eje central del servicio, común á ambos
sexos, se encuentr·a el propio cada sexo, cuyos detalles se en-
á

cuentran en el ya referido croquis, reasumiéndose así:
1. º Un estanque de agua fria de 10 metros por 15 metros, con
su. amplio corredor y salón para desvestirse de 5 metros, por 18
metros.
2. º Cinco cuartos de 4 metros por 3 metros con su respectiva
t.iua para baños de agua caliente.
3. º Seis de 4 metros por 3 metros para baños de agua fría.
4. º Dos depósitos de ropa de 7 metros por 3 metros; y
5. v Una. sala de masaje de 3 metros por 4 metros.
Los detalles de este proyecto permiten no sólo la ocupación
y desocupación rápida del servicio sino también su comodidad.
Nada se ha omitido para hacer completa y perfeccionada esta
sección, Ilamada á prestar tan importantísimos servicios.

'

El pabellón de la sección económica, cuadrado, de 27 metros
por 16 metros y 6 metros de altura, es sencillo y presenta:
1. º U na oficina para el tenedor de libros de 5 metros por 8
metros.
2. º TTn departamento particular del tenedor, compuesto de
una sala de 5 metros por 2.50 metros, de un pequeño comedor
de 3 metros poi· 2. 50 metros, de un dormitorio de 5 nietros por
2. 50 metros y de un baño y watercloset de 3 metros por. 2. 50
metros. ,
3. º Una sala para la hermana, de 6 metros poi· 8 metros. -
4. º U na ropería etc., de 16 metros poi· 8 metros.
5. º Un escritorio del ecónomo de 4 metros por 8 metros.
6. Un almacén, de 6 metros por 8 metros; y
0

7. º Un depósito de 12 metros por 8 metros.
Si se tiene en cuenta la importancia de estos servicios, se con-
vendrá en la necesidad de darle las dimensiones señaladas, tan-


88
·to más cuanto que la población del futuro Manicomio exigirá el
depósito de grandes cantidades de artículos de alimentación,
material de ropería, etc.

Cuando la distribución interna de los manicomios era con-
céntrica, se procuraba colocar la cocina equidistante de todos
los distintos cuarteles
Hoy, en el orden disperso de pabellones, es secundaria esta
exigencia, pues es imposible prescindir de un Decauville, que
ligue los pabellones entre sí y con los servicios generales.
Además, la conducción de los alimentos á las secciones se ha-
ce con aparatos especiales de agua caliente. Estas dos precaucio-
nes serían insuficientes, y cada pabellón tiene que estar provis-
to de una pequeña cocina, á fin de que allí reciban los alimentos,
por decirlo así la última mano. ·
En algunos establecimientos de alienados se ha ensayado ha-
cer la distribución de los alimentos en un gran refectorio cen-
tral, como en el manicomio de Hudson River, que tiene un re-
fectorio para 460 enfermos y 70 guardianes.
El edificio destinado á la cocina y sus dependencias, comple-
tamente aislado, cuadrado, de 31 metros de ancho por 22 metros
de profundidad y 6. 50 metros de altura, debe ser sólidamente

construido y con el frente de sus lados perfectamente pavi-
mentado y de donde partirán las Iíneas de carros portadores
de los alimentos.
En comunícación por teléfono con todos los cuarteles y con la
• Dirección, debe estar provisto de un reloj, de un campanario de
señales y de los respectivos tanques de agua de depósito y re-

serva.
Forman parte constituyente de este edificio:
l.º Un vestíbulo de 6 metros por 11 metros.
2. º .Un gran salón de hornos y 'cocina de 16 metros por 11
metros, en el que deben existir: dos cocinas (una de reemplazo)
con grandes marmitas para caldos, sopas, legumbres y guisos;
un horno para asados, un baño-maría, parrrillas, máquina para
.. café y hervir leche, etc. ; aparatos para la cocción de papas, etc .


89
Como en el servicio hidroterápico, debe encargarse al extran-
jero toda esta instalación, enviando previamente los datos res
pectivos.
3. º Una sala de distribución, con dos entradas, de 8 metros
por 8 metros.
4. º Una pieza para el la vado de vajilla, etc., de 8 metros por
8 metros.
5. º Un lavatorio, baños y watercloset, de 6 metros por 8
metros.
6. º TTn salón de carnicería, etc., de 8 metros por 6 metros.
7. º U na gran despensa de 8 metros por 6. metros.
8. º Una pieza para conservación por el frío, de 6 metros por
6 metros. ·
9. º Una sala para pan, leche, etc., de 8 metros por 6 metros. •

10. Una habitación para el cocinero de 8 metros por 6 metros.
11. U na id. para la hermana de 6 metros por 6 metros.
Este pabellón debe ser cuidadosamente pavimentado con már-
mol y las paredes con mosaicos, cuando menos hasta l. 50 me-
tros de altura.
A los lados deben existir las carboneras y corrales para aves,
etc., etc.

-,

El servicio religioso del establecimiento, á cargo de un cape-
llán, comprende las siguientes dependencias:
l.º La capilla, sacristía y habitaciones del capellán.
2. º El departamento de las hermanas.
3. º La sala de muertos y sala de reunión para los deudos, con
el anexo de la sala de autopsias. .
Los detalles arquitectónicos y ornamentación de la capilla,
no son del resorte médico. · .
Debe llenar las siguientes condiciones: .
Ancho: 15 metros:
Largo: 25 metros.
Altura: proporcional. .•

Entradas: además de la principal tres laterales, para cada
sexo.

90
En su interior debe existir un tabique de 2 metros de altura
1
que la divida en dos partes, una para cada sexo.
Además, cerca del altar debe elevarse otro tabique de la mis-
ma altura, en ángulo agudo sobre la pared, para circunscribir
un espacio destinado á los epilépticos, haciéndolos invisibles pa-
ra el resto de los enfermos,
El coro para las hermanas y para la música debe estar eleva-
do ligeramente.
A un lado del altar mayor, se encontrará la sacristía de 5
metros por 4 metros 50 centímetros.
Al otro lado, un vestíbulo de comunicación con el departamen-
to de las hermanas de 3 metros por 5 metros.

El departamento de las hermanas, prolongación de la capi-
lla. no es sino un claustro cuadrado, con corredores de 3 m. de
ancho y t1n jardín de 8 m. de ancho por 14 m. de profundidad.
El lado contiguo á la capilla, además del vestíbulo y sacristía
ya indicados, contiene sólo una sala de reunión de 7. 50 metros
por 5 metros.
En el lado derecho :
l.º Un vestíbulo de salida de 3. 50 metros por 5 metros.
2. o Una sala para la Superiora, de 5 metros por 6 metros,
3. o U na sala de recibo de 5 metros poi· 6 metros.
4. o Un depósito de 5 metros por 4 metros.
5.0 Una despensa de 5 metros por 4 metros.
6. o Un cuarto de vajilla de 5 metros por 4 metros; y
7. º U na cocina de 5 metros por 4 metros, con puerta al ex-
terior.
Perpendicular á la cocina y constituyendo otro lado del claus-
tro se encuentra un gran refectorio de 9 metros por 12 metros
y un vestíbulo de salida de 3 metros por 9 metros .

El lado restante del claustro, dedicado todo á las celdas, en
dos hileras paralelas; divididas por un corredor interno, que se
abre al exterior .

• •


... •
91
Estas celdas, en número de ocho, serán de 6. 50 metros por 3
metros. En ese mismo lado deben encontrarse el baño, lavato-
rio, watercloset, depósitos de ropa, etc .

'

El depósito de muertos debe estar situado en uno de los án-
gulos de la sección de asistencia del manicomio, formando un
cuadrado de 10 metros de ancho por 22 metros de largo.
Se abrirá al exterior una sala de reunión ó de espera para los
deudos, de 10 nietros por 10 metros, con un pequeño altar, don-
de se pueda exponer los cadáveres, con un corredor cubierto de
2 metros de ancho, sobre una de las calles, alamedas ó caminos
exteriores del establecímíento.
A esta sala, seguirá el mortuorio, de 12 metros por 10 metros,
dividido por un tabique, solo central, á cada lado del que existi-
rán cuatro tarimas de mármol, de 2. 20 metros por 1 metro de

ancho y 0.80 metros de altura. .
Esta sala de muertos estará en comunicación directa con el
establecimiento por un lado y por el otro con el exterior, exis-
tiendo intermedio t111 vestíbulo pequeño.
En comunicación con la sala de muertos se encontrará la sala
de autopsias, de 10 metros por 10 metros, con su respectiva mesa.
y con sus anexos de lavatorio, watercloset, etc.
Las habitaciones del Capellán estarán situadas en los altos

del pabellón de administración ó en la sección de pensionistas.

Subordinada la construcción del Manicomio futuro la idea ·
á

de la economía, hay que dejar á un lado las fantasías del deco-
rador arquitecto y tratar simplemente de constituir un todo ar-
mónico, sin desperdiciar los escasos recursos de que puede •

disponerse, en disimular el objeto de las construcciones sobre-
12

92
cargándolas de adornos. La tendencia actual es prescindir de
la belleza y la estética de las construcciones, prefiriendo su
utilidad y sencillez.
Todos los pabellones constarán sólo de piso bajo, excepción
á

de la Dirección y Administración que en su piso alto servirá de
casa habitación ese empleado y su familia.
á

Sería preferible que los pabellones reposaran sobre u11 piso
abovedado. Este sería casi preciso en la enfermería y en el pa-
bellón de contagiosos.
Debe procurarse que la altura de las paredes, por regla gene-
ral, sea superior seis metros sobre el nivel del suelo.
á

Las paredes externas deben ser de ladrillo y adobe, sobre un
sólido cimiento de 80 centímetros de profundidad por 50 de an-
cho. El uso de la piedra, más ó menos calcárea ó arenisca, etc.,
no es indispensable y sólo debe preferirse en igualdad de costo.
El ancho de las paredes externas será de 35 á 40 centímetros.
Las internas divisorias pueden ser menos anchas. Debe cui-
ó

darse mucho el material, evitando toda sustancia muy higros-
cópica que comprometa la porosidad y permeabilidad de las
ó

paredes. ·
Los techos planos no deben dejar . pasar la humedad ni el ca-
lor. Las maderas deben ser muy compactas y cubiertas con una
gruesa capa· de pintura arsenicada. Deben evitarse las anfrac-
tuosídades y recodos, las molduras, etc. En una palabra, se les
revestirá de madera machihembrada, bien pintada.
No debe existir moldura alguna ó salida en la pared interna
de los dormitorios ó salones .

Las paredes en su lado interno deben estar estucadas ó reves-
tidas de mosaico, de porcelana ó vidrio, hasta la altura de 2 me-
tros. Puede estucarse toda la pared, pintándola con varias ma-
nos de cal fina, reservando la porcelana ó vidrio para la enfer-
mería, etc.
El piso, sólido, resistente la percusión, impermeable, sin con-
á

cavidades, debe tener una ligerísima inclinación de 5 á 10 milí-
metros por metro, ó canalículos que sirvan para conducir al
desagüe la agua que se use para su lavado. Se han ensaya-
do y propuesto muchos sistemas de pavimentación, desde el la-
drillo más ó menos fino, hasta la madera y el fierro preparado
ad hoc. El ladrillo, el asfalto, el cimiento, la piedra pulida cua-
drada, tienen serios inconvenientes. El mosaico sería preferible
poro es caro y sólo debe emplearse en casos imprescindibles, co-

93
mo por ejemplo en el pabellón de los sucios, en los urinarios,
salas de baños, etc. El pavimento de madera es aceptable. El
pino calafateado ha sido empleado con éxito. 'I'ambién es muy
apropiado el pino, e11 cuadrados, preparado por el sistema de
Gourguechon, sumergiéndolo ligeramente en betún caliente.
El nivel del pavimento de las salas no debe ofrecer solución
de continuidad con el de los corredores y con el del exterior.
Los corredores, de la misma altura que las salas, deben ser
sostenidos por· ligeras columnas de hierro, bien lisas,. que no
ofrezcan apoyo alguno para las evasiones.
Las puertas, altas, deben abrirse ambos lados y tener los pi-
á

caportes en el borde de unión, Todas provistas de pasee par
tout. No deben ofrecer reborde alguno, ni moldura, etc.
Las ventanas que se abren á los corredores no deben tener re-
jas y sólo sí provistas de vidrios gruesos.
Las de madera deben cerrarse, como las puertas, para ambos
lados. Las vidrieras serán dos, horizontales, de modo que, vo- á

luntad, puedan subirse ó no, dejando libre la parte inferior, ó
también la superior si se desea.
Las ventanas que se abren al exterior deben estar provístas
de rejas muy ligeras y las vidrieras con vidrios muy gruesos.
Las rejas pueden desaparecer en los tranquilos y convalecientes.
Las vidrieras deebn estar provistas de passe par tout.
Las divisiones de los vidrios deben ser en cuadros pequeños y
ocultar las rejas de fierro externas que estarán sobreponiéndose
exactamente.
Por regla general, el ancho de todas las ventanas sumado, de-
be igualar al tercio del perímetro de la sala.
Puede tener cada una 3 metros de altura y á 1.30 metros del
suelo.
Las paredes, en la parte inferior, á 25 centímetros del piso y
á cada 3 metros de distancia, deben estar provistas de ventila-
dores automáticos, que puedan cerrarse á voluntad.
Los cuartos de los guardianes laterales á las salas, á la altura
de la cama y en la cabecera, deben estar provistas de ventani-
-
llas, con puertas de vidrio, para la vigilancia desde el lecho.
Los lavatorios, en los cuarteles especiales, deben ser de llave
automática. E11 los cuarteles comunes son necesarios cuando
menos uno por cada diez enfermos. •
Los waterclosets, salvo entre los sucios y agitados, deben ser
de porcelana, automáticos, sin pieza alguna de fierro, y con sólo


94
una tapa movible de madera, que pueda fácilmente lavarse.
En el cuartel de sucios, etc., deben ser bajos, con rejillas, muy
provistos de agua, y presentando dos elevaciones laterales para
que descansen los piés del enfermo y evitar que se mojen.
Los urinarios, por regla general, bajos, al nivel del piso, pro-
vistos de fuerte corriente de agua.
Debe procurarse que el piso y paredes de las salas de los uri-

narios y watercloset sea absolutamente impermeable y en de-
clive, provisto de ranuras no muy profundas en sentido del
desagüe.
En las salas de reunión, en los corredores, deben haber peque-
ños pilones para agua de beber, provistos de su respectivo vaso
fijo, de fierro esmaltado,
Las tinas deben ser muy bajas y algunas al nivel del piso.
Todos los cuartos de baño deben pavimentarse de mármol ó

mosaico.
La iluminación de las salas, dormitorios, celdas, etc., debe ser

de preferencia eléctrica, automática. Cuando no puede acep-
tarse un pico de gas por dormitorio grande; y, para las celdas,
la ihrminaoión externa separada del interior por un grueso
vidrio.
Los lados de cada cuartel que no estén construidos, serán
provistos de rejas altas ó mejor de saltos de lobo. Aún á pesar

de los inconvenientes de este último sistema de circunvalación,
hay que aceptarlo mientras pueda sustituirse por una propor-
ción tal de guardianes, cuya inteligente vigilancia reemplace y
haga inútiles todos los muros y rejas, etc.
La decoración externa é interna de los pabellones y la forma
y naturaleza de los jardines y alamedas, etc., tienen que subor-
dinarse las condiciones del lugar y del terreno.
á


No se ha tenido, por último, una norma invariable en todos
los pabellones, respecto á la proporción de metros cuadrados de

95
superficie por cada individuo. Llevar al máximum estas cifras
sería hacer muy grandes los pabellones. Pero, en ningún caso,
se han calculado menos de 60 metros cúbicos de aire y 8 metros
cuadrados de superficie, salvo error involuntario. (42)

Muchas opiniones hay respecto la ubicación de los pabellones
á

de las enfermerías. Parece lo más natural, en un establecimien- •

to como el que se proyecta, colocarla cerca del pabellón médico,
----
42 Calcu land.o la ne;ce;.sidad de;' 2000 pies cúbicos de; aire;
(56.63 rne trcs cúbicos), para cada hora, en pafscs e;u:rope;os,
se; scña lan por alguI(OS autores 600 pí.és cúbicos de espacio
para cada e.nfcr'm o (19.98 rnckros cúbicos) e;I( los salones de;
día y riocbe, sie1n pre qL.1e; la re::I?o-Vació_q sea suficie;I?te. 'I'arn.
b ién .so11 necesarios 60 piés c o.ad.ra.do s de superficie; (3.87 rnc-
't1'os cuadrados). E_q el comedor se; :requerían 500 piés cúbi-
cos (11. 30 rnct.ro s cúbicos). Las d.im cn.s.ione.s que señalaban
para cada cu ar to sin7ple; e;ra17 8 por 12 pié;s (2.43 por 3.65 me tros):
para cada waterclose:t 4 por 12 pié;s (1.2¡ por 3.65 rnc tros): para
el saló17 de las herrqa17as 12 por 10 piés (3.65 po r 3.04 :II?etros).
Cada cnfcnmc debe; d.isporicr, en el día, de; 50 piés super-
ficiales (4.64 metros), y en los dormitorios 60 pies (5. 57 rnc-
tros). E1-i el asilo de las islas Ber-m uda.s (tropical) -cada en-
fcnmo tiene; 1400 pié;s cúbicos (40 .15 rnct ros cúbicos) e11 los sa-
Iones y 709 piés cúbicos (19 .So rncaros cúbicos) cri los do rrn i-
torios.
E17 Alell(aJ:?ia señalan 15 pié;s (3.95 rne tros) corno alto d.c
las paredes, rnfrrirn.o. E17 e l asilo de; Eicliberg cada e11fler-
1110 tie17e; 814 pié;i.:; cúbicos (23. 05 1ne:tro.s cúbicos) cri Io s sa.lo-
17e;s del día; 1295 pié;s cúbicos (36. 67 n7e;tros cúbicos) e;17 los
de la n ochc j 2000 piés cúbicos (56. 63 mearos cúbicos) en las
celdas.
E17 los a17tigL.1os asilos de F'rancia se; z nc u cn üna n cífra.s ml1;1
bajas. Así C:I( los cuartos com.u.ncs: rnfn im u.n 3 metros ce.a-
drados de superficie j 10 mctr-os cúbicos ('?) para cada cri-
fcrrno. . E17 los rczflectorios: e11 rnc sas de 20 por 24 pl1lga das
(0.508 por 521 ccn.tfme.aro s), se; co naidcr-an n ece.sar-ias 24 pul,.

96
de la botica y servicios anexos. El peligro es ilusorio, si se tiene
en cuenta la perfecta ventilación de estos pabellones, y por su
aislamiento de las res tan tes construcciones. Además, debiendo
"'


gadas (0'52 ce:17tíme:tros) po:r pacie nte. E11 los dorrn iuonio s : el
alto d.cbc se::r mfn im urn de: 11 1/2 piés á 14 3/ 4 piés (3.937 á

4.775 metros) y el ancho de: 23 25 pies (7.010 po:r 7.620 rncxroa).
á

El largo de:pe:nde: d.cl rrúrne.ro de: camas. Pe::ro si hay d or-
rn.iúo cio s qu e tie:ne:17 27 nee:tros cúbicos (.St. Lizie:r), hay o tno s
(Rode:z) con sólo 12.50 por e:17fle::r1no.
E17 las ccl.da s, poste:riorme:11te:, c n Francia, se: e::X'.igía 1377
piés cúbicos (46.88 me tro s cúbicos),· al111q11-e: e:n el asilo Sa11ta
A17a te:rtgan 918 pi és cúbico.s (26 mearos cúbicos) y e:n el de:
Chalo ns 1500 piés cúbicos 42.46 rne tros cúbicos). · E11 una pa-
labra, nunca me:nos de: 882 piés cúbicos (26 met ros cúbicos).
Ade:más l:taj asilos que: cuando m cno s oflre:ce:17 20 á 25 yar-
das (18 á 28 mct.ro s) de: espacio ab icnüo po:r pacicrrtc. Si se:
trata de: e:11fTe:1•me::rías, la d cl asilo de .St. Li:z:ie::r, ofrece 45
mcüro s cúbicos por pacicrrtc, m'icn.anas que: la de: Ale:17gon só-
lo p:roporcio11a 14 metros cúbicos. Para las salas de:: día, e::17
los asilos fT:ra17ce:ses, l1aj c.ubicac ióf -Variada, pue:s rrrierrtna s
tie:11e:17 algunas de: rncn.o s de: 4 rn.cfrro s cúbicos (Vau.cl usc, Vi-
Ilcj uif) ('"(), hay otros (Al.l.ier') co n 59 rncáros cúbicos por pcr-
aona.
F'rmclc e::X'.ige: cua nd.o menos 40 á 50 me kros cúbicos por
• can1a.
.Bu rd.eük, corno espacio rnírrirno, e:11 cada do rrrritor io aislado,
'
(800 piés cúbicos y 80 pies cuad:rados de: superficie:) 22.65 rnc-
t:ros cúbicos g 7.43 m cüro s cuadrados d.c s uperficic: en cada
cuanto de: día ó e::11 cada nefccüor-io (500 pies cúbicos) 14.15 m.c-
tros cúbicos; y e:n cada dormito:rio cornú n (600 piés cúbicos y
6o píes c uad.rad.os de: sü pe rflcic] 17 rnct.ros cúbicos y 3.57 IT/il-
tros cuadrados de: su pcrfic.ic.
Pe:ro todas csüas cifra.s son i lc.sor-ias é i17ace:p1.rable:s en, Li-
rna, :B1n pafscs fTríos ya se: ha ge:ne:raliz:ado la cifl:ra de: 50 á 60
rnctros cúbicos, y e:::X'.iste::17 hospitale:s 17ue::-Vos, e:11 F'r-anci.a, In-
glate::rra, .Alcrnarria y España, que: obe::de:ce:n e:sta re:gla.
Para Li01a, basta e::studiar la cu bica ción d.cl actual rna.ni-
cornio y los incon;Ve:17ie:nte:s a11ti-higiénicos de: ian rnfrrirna s
d.imcnaiones, para procla.ma.r colT/o i17-Variable: la que: se: pro-
pone:, ratificada e:locue:11te::1ne:nte: cri todas las consüro ccioncs
de: J?igie::17<l militar, cm prcnd idas últirqall(e:núe: <ll? AfTrica y
Asia.

97

existir un pabellón de contagiosos, son más inofensivas estas
dependencias.
Razones de diverso orden, imponen la necesidad de que cada
sexo disponga de una enfermería especial.
El pabellón de la enfermería, formará uno de los lados del es-
pacio comprendido entre la botica y el pabellón quirúrgico y ten-
drá la forma de T, de 21 metros en su rama trasversal y 58 me-
tros en su otra rama,
Están calculados para atender un mínimum de 40 enfermos.
Indudablemente es una cifra exagerada, pero hay que prevenir
eventualidades que no son raras en los cambios de estación.
La rama horizontal, con su respectivo corredor, consta:
1. o De 11n vestíbulo de 6 metros por 12. 50 metros para servir
de lugar de descanso.
2. o De un parlatorio de 6 metros por 6. 50 metros.
3. o De una sala para dos camas, de 6 metros por 6 metros.
4. o De una sala pura la hermana de 6. 50 metros por 6 metros.
5. º De otra. sala de dos camas de 6 metros por 6 metros.
En la rama horizontal se encontrará:
l.º Una sala para doce enfermos, mínimum, de 16 metros por
12 metros.
2. o Un largo oorredor de 16 metros por 4 metros cuyos lados
á

se abrirán tres celdas, para t1n enfermo, de 4 metros por 4 me-
tros; un cuarto para un enfermo de 4 metros por 4 metros, y
qué es vecino de la sala grande ; un cuarto para watercloset. '
baño y lavatorio y una ropería, ambos de 4 metros poi· 4 me-
tros. '

3. o Un comedor de 8 metros por 12 metros, con sus anexos de •
cocina y cuarto de lavado.
4. º Dos cámaras de 4 metros poi· 4 metros para depósito y 1·0-

pa sucia,
El pabellón de aislamiento para afecciones contagiosas, consta
de cuatro salas para un enf ermo de 4 metros poi· 5 metros y los
anexos: cuarto para la hermana y para el enfermero, cuarto de
baño, cuarto de lavatorio, watercloset y cocina.
Esta simple enumeración demuestra que se han cumplido es-
trictamente todas las prescripciones de la higiene, previniéndo-
se los defectos de las instalaciones semejantes.
Deben seguirse los mas estrictos detalles de construcción hi-
giénica, que permitan colocar á los enfermos en llll medio favo-
rable, y que sería inútil repetir .

98
Este pabellón de aislamiento, que no siempre estará ocupado,
debe estar situado de tal modo que queden libres las restantes
construcciones y no reciban el viento de ese lado. En él ade-
más se observarán las más absolutas reglas de desinfección.
'

I

. Muy cuidadosa tiene que ser la instalación de la sección de
pensionistas. Es seguro que afluirán de toda la costa del Pacífi-
co del Sur, para aprovechar de las ventajas del benigno clima
de esta localidad. Nada debe omitirse para atender perfecta-
mente los enfermos que, por su situación social y medios de for-
tuna, vengan en demanda de la salud, doblemente preciosa por
. los grandes intereses con los que está ligada.
Para una población de 400 enajenados de ambos sexos, se cal-
cula un mínimun de 60 pensionistas de l. a y 2. categoría i pues,
R

si bien siempre existirán en mayor número, muchas veces ten,
drán que ocupar otros lugares en los cuarteles de agitados, etc.
Además, aumentando el número, fácil es preparar las adicio-
nes respectivas.
Los pensionistas deben aprovechar de las ventajas del aisla-
miento, sin extrañar las comodidades de su propia casa y los
cuidados de los suyos.
Esta sección, rodeada de parques y jardinea, debe estar veci-
na del exterior, con el que podrá ponerse en fácil comunicación.
El aspecto exterior de las construcciones ha de ser ajeno
completamente á toda idea de hospital ó casa de salud.
Se propone, poi· el momento, uu chalet aislado, para un pen-
sionista especial, extra, para cada sexo, y u11 pabellón para un.
mínimun de 10 pensionistas de l. a y 20 de 2. clase.
1\

Fácilmente se comprenderá que debe existir la incomunica-
ción más absoluta entre esta sección y el resto del estableci-
miento.
El chalet, elegante y vistoso, con su corredor y su jardín pro-
pio, constará:
l.º De un vestíbulo de 6 metros por 5 metros.
2. 0 De un lavatorio y baño de 5 metros por 5 metros.
I


99
3. º De una sala de billar, etc., de 5 metros por 5 metros.
4. º De una sala de recibo de 5 metros por 5 metros.
5. º De una sala para dormir de 5 metros por 5 metros,
6. º De un comedor de 5 metros por 5 metros, con sus anexos; y
7. º De un cuarto para el guardián de 5 metros por 5 metros,
vecino al dormitorio del enfermo.
El jardín propio, debe tener, cuando menos, 15 metros de pro-
fundidad.
El pabellón de pensionistas, en donde puedan asistirse diez
enfermos de 1. a y veinte de 2. a clase, será cuadrado, con un gran
patio.
Cada enfermo de 1. ª clase, vivirá solo y los de 2. ª dispondrán
de dorrnitorios comunes para ocho enfermos. Si acaso fuera con-
veniente el aislamiento absoluto, hay necesidad de tener expedi-
tas cuando menos dos celdas especiales.
El pabellón tendrá la forma de dos rectángulos unidos por uno
de sus lados. En el lado que constituye la base se encontrará:
1. º Un vestíbulo de 8 metros por 9 metros.
2. º Una sala de recibo de 8 metros por 9 metros.
3. º U na sala de billar también de 8 metros por 9 metros,
4.0 U11a sala de descanso y conversación de 8 metros por 9
metros.
5. º Un depósito de 6 metros por 9 metros.
6. º Un dormitorio de 4 metros por 9 metros, con un anexo
de 4 metros por 9 metros, en el que se establecerá un baño, un

lavatorio y un watercloset.
Uno de los lados perpendiculares, debe estar constituido exclu-
sivamente por diez departamentos de l. a clase, en el que cada
enfermo disponga de s11 sala y dormitorio, con un lavatorio, ba-
ño y watercloset propios.
El lado restante debe presentar:
1. º Una sala para la hermana.
2. o Tres dormitorios de ocho camas, mínimum, de 12 metros
por 9 metros, separados por celdas para los guardianes y los
servicios de lavatorio, baño y watercloset.
El pabellón en su interior debe ser muy vistoso y el jardín
central muy extenso, 86 metros por 42 metros, rodeado de una •
reja muy ligera y baja.
En uno de los ángulos del jardín deben existir dos celdas para
aislamiento, contiguas, de 4. 50 metros por 4 metros, abriéndose
sobre lln corredor común. ·
13


• •

100
En medio del jardín debe erigirse el pabellón del refectorio,
constituido por un gran salón de 15 metros por 9 metros, con la
cocina de 5 metros por 9 metros y el cuarto de lavado de 4 me-
tros por 4. 50 metros. •

También contiguo habrá un cuarto de servicio de 9 metros
por 4 metros y una sala de baños con idénticas dimensiones, así
como un watercloset.

El pabellón de observación y vigilancia continuas, es el más
importante del establecimiento y debe estar situado cercano del
personal médico.
Este pabellón es una creación moderna, importante no sólo
por el personal de enfermos que alberga, sino también poi· el es-
tricto servicio de vigilancia que tiene que seguirse, Este cuartel
debe recibir á los pacientes nuevos, mientras se aprecian los ele-
mentos de su afección. En él también se asistirán todos aquellos
que necesitan una vigilancia permanente y continua, sea por
sus perversos instintos ó impulsos violentos, sea por su constan-
te deseo de evadirse: y, en fin, á los dominados por tendencias

suicídicas . •

Esta población impone exigencias especiales de construcoión.
Sin renunciar al open door, es necesario, aquí en Lima, circun-
valar este cuartel del salto de lobo. Las disposiciones genera-
les de las salas serán tales, que nunca debe quedar un enfermo
fuera de la acción de un guardián, cuando menos de algunos
ó

de sus compañeros.
• Toda precaución contra los suicidas es poca. La única reco-
mendable es procurar tenerlos en contacto con otros enfermos
evitando se queden solos. ·
El personal de guardianes en este pabellón tiene que ser n11-
meroso y los más distinguidos de ellos.
En un asilo de 400 enfermos este cuartel estará ocupado por
30 ó 26 enajenados, mínimum, según el sexo.
L3's disposiciones del pabellón t.ienon que obedecerá la clase
de asilados. Los pacientes nuevos, los de tendencias impulsivas
y peligrosas, los perversos, etc., deben estar en sus cuartos ais- •


101
lados, abiertos á un corredor apropiado, jv en donde constan-
temente se .renueve el servicio de guardianes. Los suicidas, etc.,
estarán durante el día en las salas comunes, y en la noche en
los dormitorios comunes, muy cerca de los guardianes.
El patio central debe ser Libre y desprovisto de árboles, etc.
Las tinas de las salas de baños, los waterclosets, urinarios, etc.,
deben ser apropiados al cuartel.
En este pabellón tam bién se aisla á los alienados criminales,
cuando no es aún conocida la forma de enajenación; ó, cuando
se terne una tentativa de evasión.
Por último, en este cuartel deben colocarse los enfermos que •

se sometan á un estudio médico, ó que se teme sean simula-
dores.
Este pabellón será cuadrado, completamente abierto por uno
de sus lados.
El lado opuesto al abierto debe presentar la distribución si-
guiente, que permita, en caso conveniente, subdividir y aislar
los enfermos :
1. o Un vestíbulo de 8 metros por 4 metros.
2. º Un parlatorio de 8 metros poi· 4 metros.
3. º U na sala para la hermana -de 6 metros por 4 metros.
4. º U na sala de reunión de 8 metros por 12 metros.
5. o 1Jn corredor de 6 metros por 12 metros y que, en caso ne-
cesario, puede incomunicarse y permitir á un sólo guardián vi-
gilar los enfermos de tres celdas de aislamiento, de 6 metros por
4 metros, que allí se abren. Esta sub-sección sirve perfectamente
para los criminales y los enfermos muy peligrosos.
6. o Sala general de vigila.ncia de 12 metros poi· 20 metros.
7. º Sala de baños de 8 metros por 3 metros.
8. º Sub-seeoión de aislamiento y observación, compuesta: de
un corredor de 24 metros por 4.20 metros, en el que se abren cin-
co celdas de aislamiento de 4 metros por 5 metros; de una sala
de 8 metros por 5 metros, de una ropería de 4 metros por 5 me-
tros y de un cuarto para gt1ardia11es de 4 metros por 6 metros.
En el lado más largo del cuadrado se debe encontrar:
1.º Un baño de 4 metros por 8 metros.
2. º Dos dormitorios de 12 metros por 8 metros, separac1os por
una celda para el enfermero y otra para depósito de ropa sucia,
3. o W aterclosets y lavatorios de 4 metros por 8 metros.
En el laclo opuesto, sólo se encontrará el refectorio de 12 me-


,

102
tros por 8 metros, con sus anexos de sala de la vado para la
vajilla, de 8 metros por 4 metros, y cocina de 5 metros po1' 4
metros.

El pabellón de los tranquilos y convalescientes estará calcula-
do para 36 ó 32 insanos, según los sexos, y tendrá la forma de
un cuadrado, presentando sólo dos lados construidos y dos li-
bres constituidos por una ligera reja.
Uno de los lados se destinará á:
1. º Un vestíbulo de 4 metros por 8 metros.
2. º Un parlatorio de 6 metros por 8 metros.
3. º Un salón de la hermana de 5 metros por 8 metros.
4. º Un salón de descanso, billares, etc., de 15 metros por 9
metros.
5. º Un refectorio de 17 metros por 10 metros.
6. º Una cocina y cuarto de servicio de 4 metros por 5 metros,
cada u110.
7.0 Waterclosets y lavatorios de 9 metros por 2.50 metros.
El lado contiguo tendrá:
1.º Dos dormitorios de 11 metros por 12 metros.
2. º Cuatro celdas de enfermeros pudiendo vigilar desde sus
lechos, de 3. 50 metros por 5 metros.
3. º U na ropería de 5 metros por 4 metros.
4. º Un cuarto de ropa sucia de 5 metros por 4 metros.
5. º Cinco celdas para un enfermo de 3. 50 metros por 5 metros.
6. º Dos dormitorios pequeños para pocas personas de 7 metros
por 5 metros.
7. º Un salón de baños de 3. 50 metros poi· 5 metros y un water-
closet de idénticas dimensiones.
En el patio pueden los enfermos dedicarse á juegos de bochas,
gimnasia, etc. ,
Las ventanas no tendrán rejas.
Las dimensiones señaladas todos los servicios, son notable-
á

mente superiores las cifras minimumi de los manicomios de
á

Europa. Se ha tenido en cuenta el clima y las costumbres y mo-

103
do de vivir de los habitantes del país. En el refectorio, en la sala
de servicios, en el patio central, etc., cada enfermo tiene casi el
doble de metros cuadrados de superficie del exigido.

El pabellón de sucios idiotas, calculado para un mínimum de
é

28 á 30 insanos, según el sexo, es cuadrado y de be estar muy
bien ventilado.

Los lados construidos son opuestos, quedando, así también
dos lados libres.
Los detalles de construcción, deben modificarse, teniendo en
cuenta el uso constante del agua como medio de aseo.
El lado principal tendrá:
l.º Un vestíbulo de 4 metros por 9 metros
2.º Un 'parlatorio de 5 metros poi· 9 metros.
3. º Una ropería de 4 metros por 9 metros.
4. º Dos dormitor ios para 14 camas, de 16 metros J)Or 9 metros,
con sus anexos para el enfermero vigilante, de 3 metros por 9
metros, y los waterclosets, baños, la va torios, etc., necesarios.
También son indispensables cuando menos tres celdas de
aislamiento de 3 metros poi· 5 metros. ·
En el lado opuesto, debe existir:
l.º El comedor, ele 20 metros por· 6. 50 metros, con los anexos
de la cocina, de 3.25 metros por 5 metros, y el cuarto de vajilla
de 3. 25 metros por 5 metros.
2. º Ui1 salón para la hermana de 4 metros por 6. 50 metros,
3. º Una sala para epilépticos sucios y para idiotas inválidos,
muy ventilada, de 10 metros por 6. 50 metros, con su cuarto con-
t.iguo para el enfermero, de 6. 50 metros por 4 metros.
4.º Un watercloset y lavatorio de 4 metros por 6.50 metros.
5. º Un baño de tina, ducha y Iluvia de 9 metros poi· 6. 50 me-
tros; y
6.0 Un salón para ropa sucia de 9 metros por 6.50 metros.
Ambos lados tendrán su respectivo corredor, y el patio ó jar-
dín central tendrá un ancho de 35 metros. ( Cada enfermo sucio
necesita más de 30 metros de superficie.)
Todo está subordinado en esta sección al aseo y limpieza cons-
tante de los enfermos y del local. La instalación de los baños, Ia-


104
va torios, duchas, etc., parecerá exagerada, ·si no se tuviera en
cuenta las precauciones que se debe observar con estos desgracia-
dos, siempre tan abandonados y que inspiran sólo repugnancia.
El mobiliario debe ser especial. Las sillas para inválidos de-
ben ser cambiadas y aseadas constantemente. •

La ventilación de los dor-mitorios está calculada abundante-
mente.
El pavimento impermeable, de mosaico, debe estar ligera-
mente inclinado. Las paredes también impermeables hasta una
altura conveniente.

Cada pabellón tiene su aspecto propio y característico. El de
agitados debe calcularse para un mínimum de 30 enajenados en
un manicomio de 400, en Lima, proporción extraordinariamente
inferior á la de otras ciudades y otros climas.
Debe tener una forma más ó menos cuadrada, con un anexo
importantísimo en el lado Iibre.

Aunque no sin inconvenientes, el patio central debe ser exten-
sísimo para permitir á los agitados toda clase de movimientos,
sin que se perturben mutuamente ó se molesten y exciten con
sus gritos. Se empleará el salto de lobo como medio de circunva-
lación e11 las partes no oonstruidas.
Este pabellón estará bien aislado y muy rodeaclo de árboles,
etc.
El lado principal y de entrada tendrá:
1. o Un vestíbulo de 4 metros por 6 metros.
2. o Un parlatorio de 5 metros por 6 metros.
3. o Un salón para la hermana de 3 metros poi· 6 metros.
4. o Dos dormitorios para 8 camas, de 12 metros por 6 metros,
-
separados por la celda de los guardianes, con ventanas para am-
bas salas, y por un watercloset, de 3 metros por 6 metros.
5. o _ Tres celdas de aislamiento, de 3 metros poi· 6 metros; y
6. o Un dormitorio de 4 camas, de 7 metros por 6 metros; y, otro
para 8 camas, de 12 metros por· 6 metros, separados por una cel-
da para los enfermeros.

105
En uno de los lados construidos se encontrará el refector·io de
10 metros por 6 metros, con la cocina y cuarto de vajilla de 3
metros por 4 metros cada uno. También existirán tres depen-
dencias utilfsimas una sala de baños, un lavatorio y ui1 water-
closet.
En el otro lado, además de estas dependencias hidroterápicas,
habrá un gran salón de aislamiento de 10 metros por 6 metros
y la ropería de 4 metros por 6 metros.
El corredor cubierto de los tres lados ya citados tendrá 3. 50
metros de anchura. ·
En el lado opuesto del vestíbulo se encuentra el anexo de las
celdas de aislamiento. Un corredor vestíbulo de 4 metros poi· 19
metros conduce á otro que f orina con él una verdadera T. En
el primer corredor se abren seis celdas de 3 metros por 4 metros:
dos salones de baño de. 3. 50 metros poi· 4 metros: una sala de ro-
pería de 3. 50 metros por 4 metros y 11i1 dormitorio para guar-
dianes de 3 metros por 4 metros. El corredor horizontal, de 5
metros por 25.. 20 metros, dará salida á seis celdas de 4.20 me-
tros por 3.30 metros, cada una, provistas de un pequeño patio
posterior descubierto, de 3.20 metros poi· 4.20 metros, clausura-
do poi· un profundo salto de lobo.
Conviene insistir en los requisitos indispensables de toda cel-
da de aislamiento. No deben ser húmedas ni deben ser habita-
das encuna. Toda celda tendrá 5 metros mínimum de altura y 1

por lo tanto cuando menos 60 metros cúbicos por persona. La
puerta se abrirá para ambos lados y 110 presentará rugosidad ó

desigualdad alguna. La ventana estará sobre la puerta y provis-
ta de vidrios de colores, susceptibles de cambiarse. Además pue-
de la celda estar provista de una ventana central. La puerta
presentará una ventanilla inferior para introducir los alimentos
y un ojo de buey con vidrio, la altura natural, para observar
á

al enfermo sin ser ofendido.
El alumbrado será de afuera para adentro. El piso y paredes
- de madera dura y compacta. Las celdas acolchadas, han caído
en desuso, pero podrían tolerarse dos, siempre que se empleara
un género impermeable y susceptible de lavarse.
El resto del pabellón debe estar caracterizado por la a propia-
da solidez de las puertas, etc., empleándose vidrios muy grue-
sos en las ventanas, formando di visiones pequeñas que oculten
las rejas exteriores.

-
106
Como los agitados no pueden salir de su pabellón, habrá nece-
sidad para que puedan tomar baños calientes, sea en las salas
especiales, sea en sus celdas ó dormitorios, de valerse de tinas
rodantes.
Los guardianes de esta sección serán numerosos, mucho más
si se trata de emplear el sistema de reposo forzado en el lecho
durante los períodos de excitación,

'

El pabellón de crónicos tendrá la forma de un ángulo recto,
con su respectivo patio. Tendrá capacidad para alojar cuando
menos 36 hombres ó 28 mujeres, según el caso.
En uno de sus lados habrá:
1. o Un vestíbulo de 6 metros por 12 metros.
2. o Una sala de reunión de 12 metros por 15 metros.
3. o Un corredor de 12 metros por 15 metros con sus anexos,
cocina y sala de vajilla de 4 metros por 6 metros cada u110; y
4.º Un watercloset y lavatorio, de 4 metros por 4 metros.
El lado contiguo debe tener-:
1.0 Una ropería de 3.25 metros por 6 metros.
2.0 Un salón para la hermana de 3.30 metros por 6 metros.
3.0 Un parlatorio de 3.25 metros por 6 metros.
4. º Un cuarto para gl1ardianes de 3. 20 metros por 6 metros,
que pueda comunicarse con dos celdas dormitorios de 3.25 me-
tros por 6 metros.
5. o Dos grandes dormito+ios de 20 metros por 10 metros, se-
parados poi· los cuartos de los guardianes, de 4 metros por 4 me-
tros, y en comunicación con el watercloset, la va torio y baño,
de 3 ó 4 metros por 4 metros, respectivamente,
El corredor será de 3. 50 metros de ancho y el patio de 40 me-
tros por 48 metros, y estará circunscrito por una reja ó salto de
lobo.
La población del futuro manicomio será compuesta por un
gran número de alienados crónicos, y tendrán que habilitarse
otro ó mas pabellones para ellos. Como estos enfermos tienen y
deben estar ocupados en el día en los talleres y en los trabajos
••

107
agrícolas, en realidad más que todo necesitan grandes dormí-
torios,
Además los enfermos crónicos, en un porvenir no lejano, f or-
marán la base de grandes colonias agrícolas en nuestras regio-
nes montañosas, que presentan facilidades y condiciones espe-
ciales para implantar con grandísima economía este secular
sistema de tratamiento .

La sección agrícola, convenientemente dirigida, constará de
los diferentes cuarteles de explotación apropiados á las condi-
ciones de la tierra, abundancia de agua, etc. (horticultura, fru- •

tas, flores, legumbres, alfalfa, etc.) ·
. Estará convenientemente fraccionada y los caminos deben
ser bien pisoneados y cómodos, formando alamedas si es po-
síble,
En el lugar más conveniente debe construirse con muros lige-.
ros el centro de la dependencia agrícola, compuesto de una pie-
za de 6 metros por 6 metros para el mayordomo Jr dos dormito-
rios anexos de 4 metros por 6 metros, pues él debe vivir allí si
acaso con su familia.
También existirán:
U na sala para instrumentos de 8 metros por 4 metros. •

U na sala para semillas, etc., de 8 metros por 4 metros.
Un depósito de cosechas, etc., de 16 metros por· 6 metros.
Un corral con sus pesebres para caballos, etc., de 20 por 10
metros. •

Un gran corral para ganado, con sus respectivos establos.
Un depósito de carretas, etc. y una cochera dotada de carrua-
jes de servicio y de paseo para los enfermos. '
Esta dependencia con su respectivo mirador de vigilancia, de-
be estar en comunicación telefónica con la Dirección del Asilo.
Los detalles de su construcción dependen del terreno ; pero

debe predominar la sencillez y rusticidad, para conseguir la
mayor baratura. En este caso no se trata de edificar una gran-
14

-
108
ja modelo, lujosa y elegante, sino de obtener con poco gasto el
mayor provecho.
Las necesidades de la explotación y la extensión de los culti-
vos y género de ellos, servirán de base para resolver la defíniti-
va ubicación y distribución de este pabellón, cuya construcción
puede hacerse posteriormente á la del resto del establecimiento. ·

El alienado debe trabajar. Se modifica así notablemente la
marcha de su enfermedad. Se consigue también mejorar la
condición económica del establecimiento, permitiéndole los á

pobres una pequeña ganancia para satisfacer necesidades me-
nudas. ;

Los locos de ambos sexos, en ciertas condiciones, pueden de-
dicarse al servicio del establecimiento en las dependencias ge-
nerales y en los pabellones. Pueden ser porteros, jardineros,
etc. Tambien se puede utilizárseles en la refacción y conserva-
ción del mismo establecimiento, como por ejemplo á los albañi-
les, carpinteros, pintores. ·
Las mujeres se emplearán preferentemente en la lavandería,
costura y trabajo de mano (flores, .etc.)
Los hombres, además de los dedicados á los trabajos agríco-
las, pueden en este asilo ser cigarreros, sombrereros, sastres,
zapateros, escoberos; fabricantes de esteras, de cepillos, de
asientos de paja, etc.; colchoneros, herreros, etc.

...
' -


En uno de los ángulos de la sección de asistencia estará ins-
talada la lavandería y el servicio de desinfección, en comunica-
ción fácil con el exterior .

.
En Buenos Aires se lava.
en-
el manicomio toda la ropa que
envían de los restantes hospitales de esa ciudad .



109
No es perfecta hoy una lavandería sin el servicio de desinfec-
ción anexo. La instalación de una estufa de Geneste y Hers-
cbell no es difícil, ni muy cara.
El edificio de la lavandería en un extremo del asilo, debe es-
tar en comunicación con todos los departamentos poi· medio de

un ferrocarril Decauville.
En Lima podría construirse las máquinas secadoras, etc.; pe-
ro indudablemente, es más cómodo y barato encargarlas á Eu-
ropa ó Estados Unidos.
Una lavandería tiene muchas secciones. Empezando por la
-de registro y recepción, viene luego la de desinfección, remoja-
do, lavado, secado, máquina de estirar y planchar, etc. Estas •

innumerables operaciones ocuparían inmenso personal, si no se
aprovechar·a de auxiliares mecánicos.
Los detalles del croquis anexo, son Jos siguientes:
l.º Sala de entrada para el servicio de desinfección, de 4. 60
metros por 4 metros; con un baño anexo de 3 metros por 4. 60
metros.
2. º Dos salas de la estufa de 7.40 metros y 10 metros por 7
metros respectivamente.
3. º Cuarto del caldero de 7.40 metros por 9 metros.
4. º Secador á vapor de ,8 metros por 9 metros.
5. º Cuatro galpones cubiertos para las máquinas de lavar
de 7 metros por 8 metros cada uno.
6. º Salón de devolución al exterior, de 16 metros por 7 me-
tros.
7. o Depósito de 16 metros por 9 metros.
8. º Sala de clasificación de 8 metros por 4 metros.
9. º Sala de composturas de 8 metros por 4 metros.
10. º Sala del lavado á mano de 7 metros por 7.40 metros.

11. º Secador al aire libre de 15. 40 metros por 7 metros .
12. º Corredor cubierto para servicios anexos de 21 metros
por 8 metros.
13. º Cuarto habitación, para el maquinista, cte., baños, wa-
tercloset, etc. ; y
14. º Carbonería y depósitos de materiales.
· La construcción de este edificio debe obedecer al destino que
se le dedica. Las paredes resistentes y altas. El maderaje inco- •

rruptible á la humedad. El piso impermeable y un servicio de
provisión de agua y desagüe perfectamente estudiados.
Más conveniente será enviar á Europa ó Estados Unidos, don-
de se compren las máquinas, un croquis de las dimensiones y



110
perímetro dedicado

esta dependencia, así como el número
á

aproximado de piezas que deben lavarse al día, para que los fa-
br·icantes dispóngan una distribución interna del servicio, más
cómoda y apropiada. Si no se piensa en aprovechar de esta im-
plantación, para el servicio de todos los hospitales de Lima, y
sólo se dedica al establecimiento, disminuirán considerablemen-
te, no sólo el costo sino las dimensiones de la instalación.

Si acaso se pudiera disponer de una corriente de agua, ó con
un pequeño motor anexo alguna dependencia, sería muy con-
á

veniente la instalación de un dinamo que suministrara luz para
todo el establecimiento. .

. . Es tanta la economía que representaría esta instalación que
no puede vacilarse en adoptar este sistema de iluminación, que
intrínsecamente tiene tantas ventajas sobre el gas para el inte-
rior de los pabellones.
. Es posible también aprovechar de la electricidad que propor-
cionara la gran empresa industrial de Lima, la de los ferro-
ó

carriles eléctricos por implantarse en sus cercanías .

• •

· · El croquis anexo detalla la distribución de una sección de tres
talleres de trabajos normales, anexos uno á otro, constando ca-
da uno de un corredor de 10 metros por 3 metros; una sala de
trabajo de 10 metros por 10 metros, y un depósito de 5 metros
por 13 metros, abriéndose cada sala de trabajo en t1n gran co-
. rredor cubierto de 6 metros por 42 metros, en las extremidades
del que encontrarán los servicios de watercloset, etc .
La organización implantación de los talleres diversos es una

é

cuestión del orden económico, que poco influye en la construc-
ción de un manicomio. Conforme se inicie y resuelva la insta-
-


111
lación de un taller, puede construirse su local especial, sencillo
y cómodo.
Los talleres para mujeres pueden establecerse en el interior
de los respectivos pabellones.
Quizá una de las primeras instalaciones sería la de la pana.,_
dería. Podría estudiarse la reunión de los calderos de todas las
dependencias en una sala común que sirviera de centro es- á

tos diversos servicios, tambien la conveniencia de aprovechar
ó

de la fuerza eléctrica.

El supremo decreto convocando un concurso, entre médicos..
no exige la presentación de planos, sino un estudio sobre la dis-
posición general del edificio, incomprensible si 110 se procura
aclarar estas descripciones con algunos croquis, más que todo
explica ti vos.
Por otra parte, un médico ni podría preparar los planos de
construcción y sin ellos, y sin conocer la ubicación definitiva, es
imposible hacer un presupuesto de gastos.
De nada sirven en este caso las cifras que indicaran el costo
de los manicomios de otros países. Es tan diverso y sencillo el
que se trata de construir, y son tan distintas las condiciones
económicas de cada país, que no hay norma positiva que pueda
suministrar las bases de un cálculo seguro, (43)
.

• •
,,,......
___ ,

43 Ni11.gú11r'csu.lüado práctico se: obtcndrfa comparando e:l
1
costo de: corrskuucc.ión de: cada asilo, en los d.iv'cnsos paíse:s
• •

di la Europa. E.q .Alcrnan.ia, UJ?O de: los rrrá.s baratos, pare:-:
ce: ser el de: Alt-.Sche:rbitz, 1400 rna.rccs (más ó m.cn.o s 700 so-
Ics) por cnfcnmo. U11.0 de: los más caros es el de: BOJ?J?: 8000
marcos ( cerca de: 4000 sole:s) por cabe:za. T orna.nd.o la mcd ía
de: die:z: asilos a.Icrrrarie s caros y die:z baratos se: obtie:ne: una
me:dia de: 2777 rna rcos ( ó sean 1300 sole:s ) por carna, más 6
me:J?OS. El de: Ne:udstad co stó 3600 rna rcos (1800 soles) por e:11- •

ferrno. El costo de:l de: Dal.ld.o rf, Bcnliri, corrrple to, pasó de:
9000. marcos (rnás de: 4500 sole:s.)
.Tarnpoco !?ay re:gla fija e:n los a.si los i11gle::se:s y amcnica-
11os. JYii.¿:.qtras el de: Broclcwood tie:ne: un costo de: 160 libras


112
1

En Santiago de Chile se trata de construir u11 nuevo manico-
mio y se han. trazado los planos deflnitivos, que han comenzado
á ejecutarse. No se ha buscado la economía y sólo se trata de
hacer un magnífico asilo, para 800 enfermos, con un costo s1.1- _
perior á un millón de pesos, incluso el valor del terreno, etc.,
ó sean más de 1000 soles nuestros para cada insano.
Pero el problema es aquí diferente. Hay una enorme distan-
cia entre lo que se piensa hacer allá y lo que se trata de hacer
,
aca.
Preparando convenientemente la cantidad de material de
edificación; encargando la madera é importándola libre de de-
rechos, así como las pinturas, herrajes, etc. ; puede asegurarse
que el manicomio que se propone, con los detalles apuntados,
no puede costar mas de S. 250,000 máccimum: (44)
.
Son más ó menos treinta edificios aislados, muchos simplísi-
mos, en que no entra material caro; y, tomando corno base la
construcción de una casa particular, puede ratificarse el cálou-
lo anterior, aceptando un término medio de ocho mil soles por
edificio, sea grande ó no.
Además, en el supuesto de un costo mayor, puede hacerse la
obra paulatinamente.

(rfoo soles) por pacierrac: hay otros corno el de; Hajwards
Hcaüh, con el de; 110 libras, lle:gando m.u cho s á los 111ás-Ve:r-
dadcra mcrrte :Fabulosos, de; 200 ¡/ 300 libras, por cada e:11fle:rmo
asila ble.
E11 Fra11cia taml?ién se; e:ncue:11tra la rrriama v'aniación.
Así, pol'.' ejcrnplo, 111ie:ntl'.'as el de; Baille:ue:l, tuvo u11 costo de:
940 soles por cabez a , el de; Santa Ar¡a (París), costó 5840 so-
Ics, e l de: Bro11 (L;f on), 1800 aole s, el de: V i Ilc E vrards 2900
so les, el de: Ville:Jhif 2800 soles, el de; Va ucl o sc 3800 bole:s, etc.
por pe rsorra. EX:iste:n asilos q ue sólo h~I? costado 700, 600 y
aú11 1ne;1?os de 500 sol es por e:11fle;rmo.

44 Es 111u;f posible; que: esta cifra .se;a ine;:X'acta, mucho más
.si se; tie:1?e: e:11 cu cnüa el actual v'alo» de: la plata j que: 110 se;
co.cn ta el v a lo r de:l te;rre;110. No es posible; si11 planos dcflrri-
tivos calcu lar el 111on1!0 de; un preau.pucsto . .Es cxcu.sablc es-
te: enror. En todo caso, aún cosuarido cI doble: de; esa sürna •

aicrnprc se;ría barato. Por otra pantc, no es posible; d iscu trr
bajo csse pt1nto de; vista la cue.süión. Hay n.cccs'id.ad impre;s-
cirrd ible de; u11 ma nicornio y 11.a;f q he; baccnlo cu.csáe 111ás 6
rncncs. •

113·
Un manicomio en bloc sería doblemente caro. Aunque es
cierto que las circunstancias del país imponen estricta econo-
mía, siempre será secundaria la cuestión del costo .

Si son aceptables las bases científicas materia de este trabajo,
hay que convenir en el plan de construcción, toda vez que es
inaplazable y urgente satisfacer esta necesidad.
En primer lugar, hay que preparar los planos definitivos, por
una comisión compuesta de un arquitecto y un médico.
En seguida, acumulado el material primo, se impone la eje-
cución por administración, para obtener las mayores. ventajas .


No basta que el manicomio se construya. El mobiliario indis-
pensable, de asistencia y técnico, en gran parte, debe encargarse
al extranjero, por razones de economía muchas veces. Acor-
dado el plan definitivo del nuevo asilo se podrá calcular todo lo
' •
necesario.

'

'
Para terminar con lo referente al Manicomio central para
400 ó más enajenados, restaba un plano de ubicación general de
los servicios y pabellones.
Sin conocer el terreno no es posible hacer nada práctico.
Ya se sabe que en el sistema aceptado se rompe toda armo-
nía. La utilidad predomina.
Pero, tratándose de establecer un orden cualquiera de distri-

bución, el croquis general anexo, en el supuesto de disponer de
un cuadrado ideal, plano, de 5.00 metros por 500 metros, estable-
ce perfectamente la ubicación de los servicios y pabellones, pu-
diendo calcularse enmenos de 400 metros la distancia máxima
entre cualquier servicio general y un pabellón, cifra perfecta- •

mente aceptable, en nuestro. clima, en donde no llueve. . _


114
Forzosamente ha habido necesidad de buscar la agrupación

de los servicios generales en el eje central, dedicando uno y otro
lado cada sexo.
á ·
Mientras los pabellones de observación y vigilancia y la enfer-
mería están cerca del pabellón médico, el de sucios idiotas es-
é

tá lejano de todo servicio; el de agitados está bien aislado y el
de pensionistas externo y de fácil acceso.

' .

Un manicomio sólo para 100 enajenados es de impracticable
ejecución y de imposible funcionamiento en el Perú, porrazo-
nes de orden económico.
Aumentan considerablemente las desventajas si es construi-
do, en bloc pues el costo sería excesivo.
No habría sino reducir convenientemente las especificaciones
generales del proyecto propuesto para un manicomio central,
aplicándolos las cifras numéricas proporcionales de la nueva
á

población. Así las celdas, por ejemplo, siempre deben tener di-
mensiones iguales,
,
sólo que e11 11n manicomio pequeño deben
ser en menor numero.
En estos manicomios el gasto mayor también depende de los
servicios generales. V ale más pensar en aprovechar de los ser-
vicios existentes en un hospital general; y, construir un cuartel
anexo de lunáticos. Así podrían mandarse á Lima los enfermos
curables, aún en su período agudo.
Este cuartel de alienados, por el momento, debía establecerse
en Arequipa y en Cajamarca ó Trujillo.
Pero, ·exige el decreto de concurso el estudio de la disposición

general para cada tipo de manicomios, y en este supuesto hay
que trazar las bases generales.
No es posible multiplicar los pabellones y apropiarlos á la di-
minuta población de cada sexo, que les correspondería. Tampo-
co podía conservarse los pabellones de servicios generales, in-
dispensables en un gran establecimiento.
La administración, el servicio médico y económico, el depar-
tamento de las hermanas de caridad, se han refundido en una


115
sola construcción, cuyos detalles especifican los adjuntos ero- 1

quis, y que debe ubicarse cerca de la entrada.
Es necesario disponer, cuando menos, de un espacio de 200

metros de frente, por 200 metros de profundidad, salvo el caso
de que se pretenda erigir un manicomio e11 un solo bloc y con
patios de clasificación, q11e sería siempre más costoso que el quo
se propone.
La enfermería, la botica, etc., constituirían otro edificio, siem-
pre ubicado en el eje central.
No podría prescindirse de un pabellón aislado, constr-uido en •
el eje central, para dedicarlo al servicio hidroterápico, con los
detalles señalados en el croquis respectivo. •

La capilla siempre existiría aislada, .
La lavandería, la 'Cocina, el mortuorio, constituirían otros
tantos edificios, aislados, centrales. ·
A cada lado de los servicios generales, debe existir el depar-
tamento de pensionistas, suficiente para diez enfermos de cada
sexo, respectivamente.
Los enfermos de observación y los que necesitan vigilancia •

continua, los tranquilos, los crónicos, ocuparían un pabellón pa-
ra cada sexo, apto para 20 enfermos, respectivamente.
Los ruidosos, agitados, sucios, etc., ocuparían otro pabellón,
susceptible de contener 15 enfermos, con las celdas de aisla-
miento indispensables. 1

E11 resumen, además de los servicios generales, los enf errnos
estarían clasificados en tres categorías, para cada sexo.
No es, por cierto, completamente aceptable esta concentra-
ción; y, sólo siendo así, el costo de este manicomio sería muy
cercano á 100, 000 soles.
Los croquis anexos dan una idea de estas secciones, debiendo
tenerse muy en cuenta las indicaciones generales expuestas al
tratar del manicomio central.

Hay indiscutibles ventajas en adicionar los hospitales gene-
rales departamentales, con un cuartel especial para enajenados.
15 •
' •

116
Si para construir un pequeño manicomio, serían necesa-
rios 80 ó 100, 000 soles, un cuartel como el que se propone pa-
ra 30 enfermos, 11.0 vald ría más de 8, 000 soles, ó cuando más el
doble.
Debería existir una sección para cacla sexo. Cada una sería
de 40 á 50 metros por 50 metros.
Constaría de :
1. º Vestíbulo de 4 metros por 12 metros.
2. º Parlatorio de 6 metros por 5 metros,
3. º Salón de hermanas de 6 metros por 5 metros.

4. º Sala de reunión de 12 metros por 15 metros .
5. º Refectorio de 20 metros por 12 metros, con sus anexos,
cocina y sala de vajilla.
6. º Ropería de 6 metros poi· 5 metros.
7. º Sala de guardianes de 5 metros por 6 metros.
8. º Dormitorio de 20 metros por 12 metros.
9. º Baño y water·closet, etc.
10. º Cinco celdas de aislamiento, abiertas sobre un corredor
cubierto, y
11. º Cuatro celdas para furiosos en un extremo del jardín.
En este anexo sólo se atenderían por pocos días á los enaje-
nados agitados, que una vez tranquilos pueden ser enviados á
Lima.

La preparación de un programa de construcción de t1n gran
asilo, con todos sus detalles técnicos, presupuesto, etc., es tarea
larga y laboriosa.
Si se aceptaran las consideraciones expuestas tan someramen-
te, sería fácil completarlas definitivamente.
Lima, Junio 15 de 1896.


• •

• •

'



r-

• '

1 •

'


• •

EL MANICOMIO ACTUAL .

SUMARIO.
A) La asistencia de los enajenados en el Perú antiguo.
B) Las primeras loquerías.
0) Fundación y costo del actual manicomio. Descripción
y detalles. Valor actual. Gastos· anuales y costo diario
de cada estancia.
D) Población del manicomio, por años y por sexos, desde
su inauguración en 1859 hasta el 31 de Diciembre de 1896.
E) Entradas, poi· meses, desde 1880 hasta 1896. Estación
de mayor entrada. Mes de mayor entrada.
F) Defunciones, por meses, desde 1880 hasta 1896. Esta-
ción
, .
de mayor número de defunciones. Mes de mortalidad
maxima.
G) Salidas, por meses, desde 1880 hasta 1896. Mes de ma-
yor salida.
H) Resumen de entradas, defunoiones y salidas durante los
años comprendidos entre el de 1880 y el de 1896.
1) Comparación de entradas, salidas y defunciones, duran- .
te los años ele 1890 1896, atendiendo á la raza, edad, ins-
á

trucción, causa, diagnóstico, etc., etc.
J) Movimiento de entradas, salidas y defunciones, por me-
ses, e11 el departamento de hombres, en 1896.
K) Movimiento de entradas, salidas y defunciones, por me-
ses. en el departamento de mujeres, en 1896.
L) Existencia en 31 de Diciembre de 1896, según el sexo,
edad, raza, etc., etc .


r

'


, •

El loco y el idiota fueron respetados en el Perú de los Incas.
Siempre al lado de sus familias eran objeto de compasión y el
Estado los mantenía. Su número era limitado. Faltaban los gran-
des factores etiológicos de la locura,
Durante el Vireynato abundaron los establecimientoa de cari-
dad y los conventos. J1j11 los hospitales, bastante numerosos que
entonces existían, sólo se asilaba á los agitados. Habían crecido
en número los locos y las crónicas relatan diversos y auténticos
casos de poseídos y de alucinados, de histéricos y de impulsivos.
'
En los primeros años del Perú independiente, larga época de
lucha y fuerza, se desmejoró notablemente la. asistencia pú-
blica. .
Las loquerías quedaron siempre anexas á los hospitales, en
Lima y provincias. «El Mercurio Peruano» al hablar del hospi-
tal de la Caridad de Lima, hace notar que en Mayo de 1789, ha-
bían seis enajenados en ese establecimiento.

La administración de los hospitales estuvo por varios años en
- manos del célebre D. Matías Maestre, después de organizada la
nueva República. .
La loquería de mujeres estaba en el hospital de la Caridad y
la de hombres en el de San Andrés.
Creada en 1834 la Sociedad de Beneficencia Pública, siguieron
las loquerías en los mismos locales, pues el hospital de Santa
Ana no estaba habilitado, ocupando los enajenados hombres todo
el hospital de San Andrés.
F11é en esas épocas, de la luctuosa y sangrienta década de
1835 á 1845, que las loquerías de la Caridad, para mujeres «hacían
estremecer de horror, pues no eran sino un pequeño patio de ocho
• • varas por cuatro, con cuatro cuartos para 29 amentes.» Sin em- •

bargo, ya ambas loquerías tenían un médico, el Dr. J. Vásquez
Solís, como antes habían tenido al sabio y modesto Dr. Faustos.
E11 1836 se abrió nuevamente el hospital de San Andrés, y
sólo en 1841 se trasladó la loquería de mujeres, y todas. las en-
fermas comunes, del hospital de la Caridad al de Santa Ana.

No pasaron muchos años y era escandaloso el mal estado de
los hospitales y sus llamadas loquerías, que un Director de Be-
neficencia llamaba «verdaderas pocilgas.» Los accidentes no eran
escasos y la opinión pública se conmovió ante tamaña miseria .

,,

'

120
'

U no de los hombres que más ha hecho poi· la asistencia de los
desgraciados en Lima, el señor D. Francisco Carassa, compren-
diendo la urgente necesidad de oonstruir un hospicio exclusi- •

'
vamente destinado á la asistencia de los insanos de ambos
sexos, inició una suscrición pública, la que sólo arrojó un pro-
ducto de 7000 pesos, suma bien insignificante. •

F11é entonces, cuando el Dr. José C. Ulloa, decía: «Es impo-
síble atravesar el dintel de lo que se llama Ioquerías, sin huir la
vista de escena tan desoladora, La loquería de Santa Ana nos
presenta, desde luego, un patio húmedo ó cubierto de lodo, don-
de se ven aquí ó allá montones de piedras, y en donde yacen
sentadas, echadas ó en cuclillas, las desgraciadas locas que, cu-
biertas de harapos y con la expresión particular q11e dá á sus
semblantes su mal, se nos presentan como las brujas de Mac-
bet. Esa es su residencia en el día y es alli donde reciben la in-
solación en los calores del verano y la humedad en las lluvias
del invierno. En la noche, tres estrechos salones, sin pavimen-
to, reciben sobre tarimas, en un colchón las unas, las otras sin
él, á aquellas infortunadas No se comprende de una
parte como no sea espantosa la mortalidad de este estableci-
miento; y, de otra, corno no ocurren graves accidentes, entre
locas exaltadas que tienen la libertad de maltratarse á su pla-
cer, y á su disposición medios con que matarse. La loquería de
hombres, sita en el hospital de San Andrés, sin estar en tan de-
plora bles condiciones, Jeja sin embargo· mucho que desear."
La Sociedad de Beneficencia Pública, preocupada por tan do-
lorosas escenas, que desgraciadamente se presentaban aún en Li-
ma, rebajando su nivel moral, resolvió acometer su reconstruc-
ción, contando con la suscrición referida, con un legado Chacón
que ascendía á 40,000 pesos, y confiando en algunas combina-
ciones financieras. Poco después se pt1do aprovechar del legado
Ugarte de 50, 000 pesos.
Entonces, el Dr. Ulloa, consecuente en su propaganda, se-
guía insistiendo en la necesidad ele satisfacer ese vacío y apoya-
ba la construcción del nuevo hospicio, en el mismo local en que
hoy existe, conocido· entonces con el nombre de Qui1i.ta de Cor-
tés, «que ocupa una manzana, posee vastos salones, un estan-
que, una capilla, una espaciosa huerta, en el que con pequeñas
alteraciones podían establecerse los dos grandes departamentos
de que debe constar una casa de locos.» Este local antiguamen-
te servía de quinta de convalescencia ó de retiro de los padres
Jesuitas. (1)
----
1 No pasaron sie:te: lustros (1568) d cspués de: la fu.nda ción de:
Lima, :J ya la Compañía de: ff cs'ús adrmrrist'raba la doctrina
de: iI?dios de:l Cercado. Y, poco dc spu.és, <Zl? 1596, el V ire:y
García Me:ndoza, e:n F'ebre-ro, con scrrtia cri la e:re:cción de: la
Casa de: Pro bacíón y No-Viciado de: la Compañía, aricxa á
la Parroquia. EX:iste: J:?oy ese plano origiI?al e:11 la Bibl.io tc-
ca Nacional, y pueden neconoccrac fáci lmcntc la ca pilla de:l
actual ma.nicornio, los rnu.ro s pninoipales, los servicios de

'

121
La Sociedad de Beneficencia sometió su proyecto al estudio de
lo Sociedad Médica de Lima, la que por órgano de una comisión,
demostró la utilidad y necesidad de la obra. ·
Se habían reunido datos sobre el número de enajenados exis-
tentes en ambas loquerías (en 1855 eran 59 hombres y 53 muje-
res) y como se creía en una media de 120 insanos de ambos
sexos, se trató de que el nuevo establecimiento sirviera para 150
enf ermos.
Fuentes, en su «Estadística de Lima,» en 1858, apunta 56 hom-
bres en San Andrés, y 66 mujeres en Santa Ana. Además de
estos 122 insanos asilados, se creía que existían en Lima, en ese
año, 38 hombres y 46 mujeres al cuidaclo de sus familias, poi· lo
que aceptando el predominio del sexo femenino, señala la enor-
me 1)1·01)orció11 de 9 enajenados por 1000 habitantes, en Lima.
Se compró el local y se empezaron las reformas, pero no siem-
pre se siguieron las prescripciones de los médicos. No es un re-
proche pero es tendencia universal querer entender en todo.
Esta generalización de aptitudes, en algunos de los encargados
de la obra, malogró el plan primitivo, q 11e por cierto, aunque
no era completo, siquiera obedecía á razones científicas.
Pero la Sociedad de Beneficencia era impotente para concluir
el establecimiento. El Supremo Gobierno, interpretando los de-
seos de la opinión, proveyó á aquella de los recursos que se ne-
cesitaban, y el 16 de Diciembre de 1859 tuvo lugar la apertura
solemne del actual manicomio, construido conforme á los pla-
nos del arquitecto Cl11zea11.
El costo fué el siguiente:
Valor del local é intereses $ 27,597 5 reales
Contrucciones . 82, 743 1

Muebles traídos de Europa . 3,558 6

O sea un total de $ 113, 699 4
------
Esta suma equivalía á 454, 800 francos, lo que dá un costo
de 3, 030 francos por cama ó sean 757 pesos más menos. Com-
ó

parado este precio con el de otros constt-uidos en E111·opa, en esa
época, resultó bien caro el de Lima .
.J.

No ha sido esto lo peor. Cinco años después de su fundación
el local era ya estrecho.

agua y desagües, las pilas, etc. E11 1620, el Vire:¡/ Esqui-
Ia.chc, por ord cn del Rey, fu nd ó e:11 el pueblo del Cercado,
u11. colegio para cnia nz a de: los h ijos de: Cacíqü es, á cargo de:
la Cornpañ ia, •'que: te:I?Ía la doctrina de:l Cercado," y ''ul?a
cuadra de: s us casas," m cd iarrtc el pago de: 114 pesos arrualcs

por cada colegial. -
EX:phlsados los if cso ita s e:n 1767, d ivcrscs desaines tu-Vo ese
local. como asilo para i1?-Válidos,ctc., hasta flrics de: la domi-
nación española, cri que: tail[bié:I? :flt1.é: cuartel. Después, Il[lt¡/
de:te:riorall.oel local, :ft1é: v'cnd ido para qcic la Sociedad de: Be-
ne:fice:ncia lo vo lv'icse á cornpra.r e:11 1857.


122
Era ele preverse este resultado.
Las modificaciones hechas eran insuficientes para adaptar á
su nuevo destino un local destinado á muy diversos fines. Las
imperfecciones de su disposición interior se hicieron notar des-
de el primer momento.
Y, los cinco meses de su inauguración, en el año 1860~ el
á

Dr. Ulloa decía en un oficio: «La división de la población de ca-
da departamento, cuyo objeto es separar mantener en absolu-
ó

ta incomunicación las cliferentes categorías de· pacientes, cuyo
mutuo contacto perjudica tanto su curación, no ha podido por
desgracia efectuarse con todo rigo1·, por cuanto no existiendo
cuarteles aislados con sus respestivos patios, en donde confinar
á cada clase de enfermos, esta confinación ha tenido que limi-
tarse los dormitorios. De aquí resulta que si bien no han po- ·
á

dido obtenerse toclas los ventajas que se reportan de la absoluta
incomunicación de los diversos cuarteles de insanos, se han ob-
tenido al menos algunas de ellas, tales como el orden y la disci-
plina durante las noches .... » Este estado de cosas sería, pues,
un tanto más satisfactorio, si durante el día se pudiese incomu-
car dos categorías de pacientes, cuyo tratamiento racional exige
como condición precisa su absoluta interdicción: quiero hablar
de los oonvalescientes y de los enajenados. Las celdas para fu-
riosos, vecinas los dormitorios y á los patios de la lavandería
á

y baños, son poderosas causas de perturbación, haciendo inefi-
caz toda su ventajosa i11fluencia.. . . . . Es de urgencia el esta-
blecimiento de un taller de obras manuales »
'

Hacen, pues, treinta y seis años que el actual manicomio era
• insuficiente pa1·a su objeto .
Su fundación, sin embargo, fué una obra de 'progreso y de hu-
• manidad .
En ese mismo año, el mismo médico, insistía en los vicios de
construcción del asilo.
De entonces acá, paulatinamente, se han ido gastando sumas
de alta consideración en ensanches parciales, nada más que para
satisfacer la necesidad de no cerrar las puertas á los infortuna-
dos que las tocan. ·
En 1878, decía su ya citado primer médico y fundador: «este
estado de cosas se hacía irresistible y hubo de proyectarse un
ensanche más serio, adquiriendo el terreno vecino anexo á las
• actuales loquerías, cuyo plano de construcciones se aprobó, no pu-
diendo verificarse sino una muy pequeña parte de ellas, como un
comedor y un dormitorio en la sección de mujeres, pues el valor
total de las obras proyectadas, ascendía ámás de 60, 000 so-
les y era muy superior· á los recursos de que podía disponer la
Beneficencia. Habiendo sido vanos sus esfuerzos para procu-
rárselos desde entonces hasta 1886, en Enero de 1887 nombró
una comisión de su seno, la que poco después propuso definiti-
• vamente la construcción de un nuevo manicomio mixto .
Aunque constantemente se han acometido pequeñas obras,
conforme ha sido posible, se puede decir, sin exajerar, que ni en


123
su principio, 11i aún con sus mejoras posteriores, el local ha sa-
tisfecho las múltiples exigencias científicas.
La verdad debe decirse entera. Apenas pueden explicar la ac-
tual existencia y estado del establecimiento las gravísimas cir-
cunstancias del país en los últimos veinte años .

Pero, para honor· de la memoria del que consagró su vida al
servicio de la casa, y para satis-facción de los discípulos que lo
han sustituido, siempre y en todo momento han proclamado
bien alto que el actual manicomio era, bajo todo punto de vista,
inadecuado, defectuoso, inseguro, y hasta con muy escasas con-
diciones higiénicas.
En su época, fué, sin embargo, uno de los mejores en Sud-
América. Y si en él no se han realizado esos horribles sucesos
que espantan la sociedad, corno ha sucedido hace poco en países
vecinos; si la mortalidad es muy inferior la de otros manico-
á

mios; si las curaciones sin ser todas las que debía esperarse, no
son por cierto escasas; depende todo, sin duda, de las ventajas
indiscutibles del clima y del carácter especial de las afecciones
mentales en el Perú.
Situado el asilo e11 la parte alta de la población y rodeado de
construcciones poco elevadas, desgraciadamente está protegido •

por las colinas cercanas que impiden la libre corriente de los
vientos dominantes. Pero no es ese el defecto más notable. En •

• todo ese barrio no existen casi sino jardines, y aún dentro del
mismo establecimiento, poi· lo menos una cuarta parte de él
está cultivada, y por consiguiente es húmedo. No está orienta-
do perfectamente y el sol cae gran número de horas. sobre sus
corredores. Las acequias que lo atraviesan y las emanaciones -
malsanas de las huertas vecinas, constituyen otra causa de in-
sanidad.
La entrada principal del asilo se abre en una pequeña plazo-
leta de la calle de Huaylas. El ruido de la vecindad se siente en
el interior, y vice-versa, inconveniente que se agrava cuando él •

proviene de las diversiones ruidosas, frecuentes, de los vecinos,
que se prolongan hasta altas horas de la noche.
En ese patio exterior se abren el vestíbulo central y á la dere-
cha las habitaciones del Portero, Capellán, Internos y Tenedor
de Libros.
El vestíbulo, bien alto, hermoso, bien fresco, ofrece en el fon-
do la entrada de la sección de mujeres, .._!\. la izquierda, entran-
do, se encuentra la sala de la Superiora, el departamento de las
hermanas, la entrada del departamento de hombres, el parlato-
rio, la despensa y cocina, comunicada con ambas secciones. A la
derecha se encuentran el gabinete electroterápico y gabinete de
los médicos, la ropería, la botica y la capilla.
El departamento de hombres, constituido por dos corredores
en ángulo recto, está dividido en una sección para los tranquilos
y otra para los sucios y epilépticos. Los excitados, siempre en
. 16


124
escaso número, están en las celdas. Existe un dormitorio co-
mún de pensionistas, durmiendo el resto en sus celdas indepen-
dientes. En frente se encuentra el refectorio. Además existen tres
grandes dormitorios para tranquilos, una enfermería bien ven-
tilada para seís enfermos, y una sala aisla da para ruidosos. En
el otro brazo del corredor se abren los baños y en su fondo hay
tres celdas para la incomunicación.
· El departamento de mujeres es más grande y más apropiado.
La puerta de entrada. se abre en un grande y hermoso claustro.
En su lado derecho se encuentra el salón de costura y la puerta
de entrada para el refectorio y dormitorios. 'I'ambién se abren
en el claustro la enfermería y el departamento de celdas de pen-
sionistas de primera clase. Anexo está el baño y la lavandería.
El plano adjunto permite comprender mejor la distribución
interna del local.
Ahora los defectos.
No se pueden dividir y separar absolutamente los enajenados
curables de los incurables, los sucios de los aseados, los furiosos
de los tranquilos, los epilépticos de sus congéneres enfermos,
etc. La enfermería está en el centro de cada departamento. No
hay en verdad si110 dos grandes secciones. No se puede evitar
la constante acción de unos enfermos sobre otros, conociéndose
todos en el mismo sitio, en la misma actitud, en todo instante.
No hay celdas de reclusión en buenas ó siquiera medianas con-
diciones. Es difícil y muy pesada la vigilancia y observación
contínuas. Y, como si todo esto no fuera bastante, hay un ver-
dadero hacinamiento de enfermos, especialmente en la sección
hombres, más estrecha, más triste . que la de las mujeres, que
goza de más extensión y de más luz.
Faltan talleres. No hay distracciones. Los corredores son
estrechos para el gran número de enfermos, que apenas pueden
hacer ejercicios. Los refectorios son insuficientes. Los dormi-
torios, especialmente el de los agitados, felizmente siempre
muy escasos, son á media noche completamente intolerables,
cuando menos, No hay una sección hidroterápica completa.
Si un asilo, como ha dicho un gran alienista, es como una red
con la que rodea el médico sus enfermos, para coordinar sus
á

movimientos, regular sus pensamientos, moderar sus sentimien-
tos y presidir todas sus operaciones vitales, bien claro se ve
á

que el manicomio actual no responde sus fines.
á

, Es cierto que no se encuentran cepos ni cadenas, ni amarras;
que la camisa de fuerza se ha proscrito; que no se pena al ena-
jenado irresponsable, ni se castigan corporalmente impulsiones
fatalísimas, porque ante todo se trata de curar al enfermo, ha-
ciendo efectivo el no-reetraint .


Se ha visto ya el costo primitivo del establecimiento y que
casi no ha pasado año, en el cual no se hayan empleado gruesas
• sumas e11 mejorarlo. Hoy su área y edificios está valorizada en



125
55, 040. 72 soles y su material, quizá exageradamente castigado,
en 14. 582. .

Un solo hecho puede servir para apreciar las condiciones del
hospicio. Para 330 enfermos, sin contar guardianes, hermanas
de caridad, etc., sólo encierran SlIS paredes limítrofes 5579 me-
tros cuadrados de construcciones, patios y huertas ( l) , ó sean 17
metros cuadrados por enfermo. Para el clima de Lima es una
proporción ilusoria.
El valor medio de cada estancia diaria puede considerarse ya
como perfectamente fijo.
En los primeros años de la fundación del asilo, se consideraba
que los gastos de alimentación de cada enfermo eran 30 centa-
vos diarios. El régimen-del papel moneda hace imposible todo
cálculo antes de 1889 .
.
Así, tratando de los años anteriores á la depreciación del bi-
llete fiscal, tenernos : ·
En 1870 era S. O. 34
En 1873 ,, .. . . . .. . ...... . ... . . . ... O . 37
En 187 4 ,, . .. ... .. ..... . ... .. . . ... O . 37
En 187 5 ,, .. .... . . . .... .. .... . . .. . O . 36

Al iniciarse el régimen metálico podía calcularse en S. O. 33 y
En 1890 fué. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . S. O. 32 •

'' 1891 '' • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • ·o. 32
'' 1892 '' ........................ 0.36
'

'' 1893 '' . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0.32
'' 1894 '' • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 0.32

En este promedio diario se incluyen los gastos de alimenta-
ción, botica, cuerpo médico, etc .


En 1889 los gastos ordinarios fueron S. 24, 927. 27 y los ex-
traordinarios 4253. 32. En 1890 los ordinarios ascendieron á

S. 29,812 y los extraordinarios 2907. En 1891 los ordinarios á
á

S. 33,908 y los extraordinarios a S. 1168. En 1892 S. 35,818 y á

4554. 46 respectivamente. En 1893 los ordinarios fueron S. 36,379
70. En 1894 por S. 34, 569 de gastos ordinarios hubieron S. 1127 de
gastos extraordinarios. En 1895 se gastaron S. 41, 421. 82. Debe
tenerse presente que los enfermos pensionistas cubren más de

una tercera parte de estos presupuestos, y así, por ejemplo, en
1892 se recaudaron S. 14,245; en 1893 fueron S. 16,106 .21; en 1894
llegaron á S. 17. 907. 88 y en 1895, con motivo de los sucesos polí-
ticos sólo ascendió S. 14, 808. 12.
á

En 1857 existían en las loquerías 57 hombres y 52 mujeres y
en 1858 habían ya aumentado los hombres hasta 61.
126
Fundado el Hospicio de la Misericordia, como se le llamó, fué
abierto con 78 hombres y 75 mujeres, ósea un total de 153.
En 31 Diciemb. 1860 habían 78 hombres y 75 mujeres. Total: 151
'' '' '' 1861 '' 85 '' '' 82 '' '' 156
'' '' '' 1862 '' 101 '' '' 102 '' '' 203
'' '' '' 1863 '' 97 '' '' 95 '' '' 192
'' ,, ,, 1864 ,, 93 '' '' 102 '' '' 195
'' '' '' 1865 ,, 88 '' '' 99 '' '' 187
'' '' '' 1866 '' 93 '' '' 102 '' '' 195
,, '' '' 1867 '' 95 ,, ,, 110 '' '' 205
,' 1868 112 117 229
'' ''
1869 '' 120 '' '' 122 '' ' ' 244
'' '' '' ,, '' ,, '' ''
1870 '' 127 '' ' ' 120 '' '' 247
'' '' '' 245
'' '' '' 1871 '' 123 '' '' 122 '' ''
1872 ,, 142 '' '' 130 272
'' '' '' ' ' ' ' 270
1873 '' 140 '' '' 130
'' '' ''
1874 '' 133 '' ,, 124
'' ' ' 257
'' '' '' 1875 142 ' ' ' ' 212
'' '' '' '' ' ' '' 130 ' ' ' '
1876 ', 121 '' 134 255
'' '' '' 1877 135 ' ' 135 ' ' ' ' 270
'' '' '' 1878 '' 110 ' ' ' ' ' ' ' ' 240
'' '' '' '' ,' '' 130 ' ' ' '
1879 115 '' 140 255
'' '' '' 1880 '' 95
1 ' .
' ' ' ' 206
'' '' 111
'' '' 1881 '' 86 ' ' ' ' ' ' 186
'' '' 100
'' '' 1882 '' 90 ' ' ' ' ' ' 194
'' '' '' '' ' ' '' 104 ' ' ' '
1883 94 ', 106 200
'' '' '' '' ' ' ' ' . ''
1884 112 '' 116 228
'' '' '' '' ' ' ' ' ' '

1885 117 '' 119 236
'' '' '' ''
1886 107 ' ' ' ' • ' ' 235
'' ', '' '' ' ' '' 118 ' , ' '
1887 124 145 239
'' '' '' 1888'' 115
' ' ' ' ' ' ' ' 239
'' '' '' '' ' ' '' 124 ' ' ' '
1889 137 ,, 120 257
'' '' '' ''
1890 142 ' ' ' ' ' ' 283
'' '' '' '' ' ' '' 141 ,' ' '
1891 151 '' 149 300
'' '' '' ' '
''
1892 161 ' ' 145 ' ' 306
'' '' '' ''
1893 156 ' ' ' ' ' ' ' ' 299
'' '' '' '' ' ' '' 143 ' ' ' '
1894 153 '' 148 301
'' '' '' ''
1895 157 ' ' ' ' ' ' 313
'' '' '' 156
'' ''
1896 158 ' ' 172 ' ' ' ' 330
'' '' '' '
Sumando las entradas
' ' ' ' ' ' ' '
de ambos sexos, atendiendo á los meses
'
del año, en el período de tiempo de 1880 á 1896, inclusives re-
sulta que corresponden:

127
En Enero . . . . . . . . ................ . . . . . . . . . . . . 107
,, Febre1·0 . . . . . . .. .... .......... . . . . . . . . . . . . 114
,, Marzo ). . . . . . . . . . . . . 118
,, .Abril . . . . . . . . .... .... .... .... . . . . . . . . . . . . 126
,, Mayo . . . . . . . . ................ . . . . . . . . . . . . 143
,, Junio . . . . . . . ........... .... . . . . . . . . . . . . 117
,, Julio 111
,, Agosto . . . . . . . . ... ... . . . . .... . . . .. ... . . . .. 138
,, Setiembre. . . . . ... ... . . . . .... . . . .. ... . . . .. 118
,, Octubre . . . . . . . .. .. . . . . . . ... . . . .. ... . . . . . 167
,, Noviembre. . . . ... ... . . . . .... . . . .. ... . . . .. 142
,, Diciembre. . . . . ... ... . . . . . ... . . . .. ... . . . .. 155

Total. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1586
·-----
O sea:
Entradas en Estío . 369
,, Otoño . 386
'' ,, Invierno . . . . . . . . . . . . . . . . . . 367
,, Prima vera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ..
l '
464 •
''
El mes de mayor entrada fué el de ...Agosto de 1885, en el que
hubieron 15 entradas, cifra que también arrojaron el de Diciem-
bre de 1887 y el de Diciembre de 1896. Por regla general lama-
yor entracla corresponde al fin de las estaciones y especialmente
al fin del año.
El mes de menor entrada fué el de Marzo clel año próximo
pasado de 1895. Las entradas 1ne1101·es corresponden siempre á
los primeros meses del año.
Estudiando las entradas por años, se nota que los años de ma-
yor entrada fueron los de 1890 (con 110 enfermos), 1891 (tam-
bién 110 enfermos) y 1887 (con 108 enfermos). El año que hubo
menos entradas fué el de 189,J), sólo 58 de ambos sexos), dismi-
nución debida únicamente las dificultados de la estrechez del
á

local.

y á la guerra civil que incomunicaba la capital con las pro- •

vmcias.

Las salidas de los insanos de ambos sexos, en los mismos años
trascurridos desde 1880 1896, á sea en diez y siete años, clasi-
ó

ficadas por meses, son : ·
En Enero ·. . . . . . . . . . . . . . . 88
, , Fe brero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
, , Marzo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
. ,, Abril ti...... 72
, , Mayo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . _ . . . . . . . . . 9 O
, , Juni O . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
,, Julio 58
---
A la vuelta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 535
-

128
De la vuelta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ... 535
En Agosto . 65
, , Setiembre . 64
, , Octubre · . 84
, , Noviembre . • • • • • • • • 106
, , Diciembre. . . . . . . . . . . . 92
Total _ . 946

• O sea:
En Estío . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 232
, , Otoño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245
, , Invierno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187
, , Prima vera. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 282
El mes de mayor número de salidas fué el de Enero de 1891
con 15 salidas. En varios meses han dejado de haber salidas. El
mayor número de salidas corresponde al fin del año.
Atendiendo las salidas por años, mientras en 1887 salieron
á

77, en el año 1895 sólo salieron 34 curados ó aliviados, y 48 en
1896, fenómeno debido la acumulación de crónicos.
á

Las defunciones durante los mismos diez y siete años, han
sido 374, así descompuestas:
En Enero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
, 34
, , Febrero. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
, , Marzo :.......... .... 43
, , Abril . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
, , Mayo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
, , Junio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . •. '. . . . . 49
, , Julio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
, , Agosto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ... : . . . . 39
, , Setiembre. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
, , Octubre. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
, , Noviembre. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36 ·
, , Diciem bre. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 35
Total.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 473.
O sea:
En Estío . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
, , Otoño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . , . . . . . . . . . . . . 12 6
, , Invierno. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
, , Prima vera : . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
Las 8 defunciones ·de Marzo de 1881 son excepción, así como
las 7 correspondientes al mes de Noviembre de 1885 y al de· Oc-
tubre de 1890. Muchos meses no tienen representación en el cua-
dro comparativo de defunciones.
El mayor número de defunciones corresponde, puea, siem-
pre, á los meses húmedos y frfos, hecho que se explica con faci-
lidad .

129
No se debe olvidar que mientras la cifra de d.efunciones es
exacta y precisa, las de entradas y salidas representan las reci-
bidas y reingresos, habiendo llegado el caso de individuo alco-
hólico que ha ingresado tres veces en el año.

Tiene importancia la comparación de las entradas con las sa-
lidas y defunciones. Así:
En 1880 entraron 90 salieron 56 y mu.rieron 31
1881 91 62 49
' ' 1882 '' 86 '' 55 '' 24
' ' 1883 '' ,' 96 '' 59 '' 33
' ' 1884 104 ' ' 53 '' .
24
' ' 1885 '' 93 '' 62 '' 23
' ' 1886 '' 95 '' 80 '' 27
' ' 1887 '' 108 '' 77 '' 17
' ' 1888 '' 81 '' 59 '' 23

' ' 1889 '' 85 '' 40 '' 29
' ' 1890 '' 110 '' 44" '' 35
' ' 1891
' , 1892 ' ' 110 '' 69 '' 27
'' 93 '' 58 '' 31
' ' 1893 '' 77 '' 54 '' 32
' ' 1894 '' 58 '' 38 '' 18
' ' 1895 '' 70 '' 34 '' ·24
' ' 1896 '' 91 '' 48 '' 27
'' '' '' , '

El año 1890 marca una era de reformas e11 el manicomio. Me-
joradas las condiciones económicas de la Sociedad de Beneficen-
cia, pudo consagrar mayores recursos al fomento del estableci-
miento, organizar y aumentar el personal médico, proveer la
botica con productos y drogas de primera· calidad importados é

directamente, establecer el gabinete electroterápico, etc. En
este año desapareció y fué último de la represión mecánica,
muy atenuada, que aún se toleraba por las deficiencias del per-
sonal de vigilancia. •

Con10 desde esta época las estadísticas son más completas, los
datos siguientes tienen gran importancia:
1. º) Entradas atendiendo al sexo:

.
1890 1891 l.892 1893 1894 1895 1896
. --
.
Hombres ...................... 69 61 52 50 26 29 49
Mujeres ....................... 41 49 41 27 32 41 42
- - --

Total .............. 110 110 93 77 58 70 91


• • " •


• •
'
130 ••

'
2. º) Entradas atendiendo á la raza:


• •

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896 •

.
-- •
.
Blancos ...... • • • • • • • • • • • • • • • • • 45 24 24 32 33 26 ._ 47
' •. . ••

Indios ............. , ............ 8 3 '
14 16 6 10 24

9 26 17 30 18
.
47 23

Negros y mestizos ............. • , •
• . •• ' • •

Chinos ........................ 10 11 5 3 2 •
1 ·2 •

• •


41 .. . . . . . . , . . . .. . . . •...

Sin datos (mujeres) ............ • • • • 49 •
..

.~


- ~~
'

Total .............. 110 110 93 77 58 70 91 •

. • •

3. º) Entradas atendiendo á la edad: •
.

J •
~ ·• .

'
1890 18911892 1893 1894 18·95 1896
- -- - -- ------ •
'

De menos de 10 años . • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 ....

10 años á 19 años .......... 6 6 3 11 7 4 - 16
'' • •

20 29 • • • • • • • • • • 13 18 16 16 17 ~. 26 20 • '•
'' '' '' •

30 39 • 25 11 17 17 10 19 26
''
• • • • • • • • •
'' ''
'' 40 ''
49 '' . . . . . . . . . . 22 15 8 11 11 10 16
, ,

'' 50 '' o mas,, . . . . . . . . . .
...... 3 11 8 18 13 10 12 •

...
Ignorada . • • • • • • • • • • • • 4 • • • • .. ... 1 •

Sin datos (mujeres) . 41 49 41 • • • • • • • • • • • • • • • •

--- ---- --
Total. . . . . . . . . . . . . . . . 110 110 93 77 58 70 91
-
'

131.

4. º) Entradas atendiendo al estado civil: 1

.'.

r

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896

Solteros

....................... 78 44 34 57 34 48 62
• •
Casados ...... •
• • • • • • • • • • • • • • • • 24 16 13 15 16 17 20
Viudos ......................... 7 1 1 4 7 5 7
• ••
Ignorado ...... 1 4 1 1 2

• - • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

Sin datos
.
(mujeres) • • • • • • • • • • • • • • • 49 41 • • • • • • • • • • • • • • • •
.
• •

• Total ............ 110 110 93 77 58 70 91
• •

· 5. º) Entradas atendiendo á la nacionalidad:
.



1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
• - - .

Alemania .. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 2 1 • • • 1 • • • • • • • •

Argentina. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • •

Australia j • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

Austria .. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 1 • • • • • • • • • • • •
Bolivia • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • . • • • • • • • • • • • • 1 2 • • • •

Chile. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 • • • • 1
China • • • • • • • • • • • • • • • •

• • • • • • • 10 12 5 3 2 3 2

Colombia. • • • • • • . • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1
' Ecuador • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 •
• • • • • • • • 2 • • • • • • 2
España • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 3 1 • • • • 3 1 1 . • • •
• Estados Unidos • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • •
Francia. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
Grecia. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • • • • • • •
Ignorada. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • . • 1 • • • • • • • • •


'
Italia.

• • • • • • • • • •
• • •• • • • • • • • • • • • 5 4 2 2 1 3 4
Inglaterra. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • 1 • • • • • • • • • • • • 1
Perú ...... • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • 81 41 38 64 47 59 80
Suecia • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• • ~ • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 1 • • • •

Uruguay. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • •

Venezuela .. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • •

Tenerife • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • •
Sin datos, (mujeres.) • • • • • • • • • • • • • • 49 41 • • • • • • • • • • • • • • •
. -- -
Total. • • • • • • • • • • • 110 110 93 77 58 70 91

17


132
'6. º) Entradas atendiendo á las secciones territoriales del Perú:

1890 1891 1892 1893 1894 1895 189 6
- -
Amazonas • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • •

Ancachs • • • • • • • • • • • • •
• • • • • • • • • 2 3 • • • • 1 • • • • 3 • • • •

Arequipa • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • 1 2 • • • • 2 1 2 1()
Ayacucho. • • • • • . • • • • • • • • • • • •
• • 1 1 3 5 • • • • 1 2
Cajamarca. • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• 1 • • • • 1 • • • • 1 • • • • 1
1 1 3 4 3
.

Callao • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • •
• • • • 7 • • • •

Cuzco. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 2 2 1 1 • • • • • • • •

Huánuco. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 2 • • • •

Huancavelica. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • •

Ignorado. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 11 • • • • 4 28 • • • • • • • • 2
lea. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • • 8 • • • • • • • • 1 1 4 . 6
Junín. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • 3 3 1 2 1 2 4
Libertad • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• 2 1 • • • • 2 2 • • • • 2
Lima. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • 34 22 21 19 22 36 40
Lambayeque ...... • • • • • • • • • • • • 1 2 • • • • • • • • 3 2 2
- Moquegua ........ • • • • • • • • • • • • 1 1 • • • • • • • • 5 • • • • • • • •

Piura. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 6 1 • • • • • • • • • • • • • • • • 5
Puno. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 5 1 • • • • 1 1
Tacna: • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 1 1 3 • • • • 1
Tarapacá. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 2 1
-- •
-
Total .. • • • • • • • • • • • 81 41 38 64 47 59 80

7. º) Entradas atendiendo á la religión:

• • . .
1890 18911892 1893 1894 1895 1896
• •
-·-- -- ·- -- -

Católicos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102 49 44 72 53 68 88
Griegos ~ . • • • • • • • • • • • • 1 1 . . .. • • • •

p ro testan tes . . . . . ............. 2 2 4 1 1 • • • • 1
.

oonfucio ó Buda .............. • • • • 10 4 3 2 2 2
.

sin datos • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 6 49 41 • • • • 1 • • • • • • • •

Total . 11.01110 98 77 58 701 91


133
8. º) Entradas atendiendo á la instrucción:

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
-

Saben leer ..................... 87 39 32 57 38 38 68

No saben ..................... 18 15 15 19 18 31 19
Ignorada ...................... 5 7 5 1 2 1 4
Sin datos (mujeres) ........... • • • • 49 41 • • • • • • • • • • • • • • • •

Total ............ 110 110 93 77 58 . 70 91

9. º) Entradas atendiendo á su estado de excitación: •

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
- - - -

Excitados ..................... • • • • 21 12 29 31 22 22
-

. _T ranquilos ..................... • • • • 50 40 48 24 48 69
. •

Sin datos ..................... 110 49 41 • • • • 3 ... .. • • • •

.
-- •
-
Total ............ 110 110 93 77 58 70 91

10) Entradas atendiendo al número de veces que han ingresado: •

'

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
-- -

Primera vez ................. 30 26 29 64 43 59 83

V arias veces . . . . . . . . . ......... 39 31 23 12 15 11 . 8

No locos ...................... • • • • 4 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

Sin datos (mujeres) . . . . .. . . . . 41 49 41 1 .. .. . • • • • • • • •

• -
Total ............ 110 110 93 77 58 70 91


134
11. º) Entradas atendiendo á las causas probables de la afec-
ción mental:

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
--

Tóxicas. • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • • • 37 28 16 20 12 14 26
Herencia ...................... • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 13
Diversas (neuróticos, etc.) . . . . . 73 33 36 57 46 56 52
Sin datos (mujeres) ............ 1
•••• 49 41 •

• • • • • • • • • • • . . . ..
-
Total ............ 110 110 93 77 58 70 91
1

12. º) Entradas atendiendo á la clasificación estadística, apro-
bada por el Congreso Internacional de Medicina Mental de Pa-
rís, en 1889. (a)

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
- - •

I Manía y delirio agudos .. 10 6 7 8 13 12 17
II Melancolía y demencia id 14 5 3 12 12 10 10
III Locura periódica .. • • • •
• • 4 2 • • • • 5 3 7 1
IV Locura• sistematizada pro- •

gres1va. . . . . . . . . ....... 7 .
2 7 8 6 7 3
V Demencia vesánica. . ..... 5 3 1 1 1 1 • • • •

VI Demencia orgánica y senil. 2 • • • • 2 1 1 1 8
VII Parálisis general ......... 5 2 1 2 • • • . . .. 1
V III Loc111·a neurótiea : epiléc- .

tica ...................... 9 4 2 8 6 5 8
.' histérica. 5 3 8 8 10
'
• • • • • • •
' diversas .. 2 1, 3 1 2 2
' ' tóxica' ' : alcohólica
' • • • •

IX Locura 26 19 10 13 5 9 19

opio ...... 6 7 3 3 1 4 ·2
• '' '' sífilis ..... 1 2 .. . .. 1
'' ''
• • • • • • • • • • • •

• diversas .. 1 3
' ' ó impulsiva
• •
''
• • • • • • • • • • • • • • • •

X Locura moral 6 2 2 5 • • • • • • • • 5
XI Idiotismo imbecilidad .. 11 2 1 1 1 3
s in diagnóstico ...............
é • • • •

• • • • 4 • • • • . .. . . • • • • 1 1
sin datos (mujeres) .... .' ....... • • • 49 41 • • • • • • • • • • • • • • • •

Total ............ 110 110 93 77 58 70 91
. a .Tnatáridosc de: hacer. fácil y posible: la comparación con
las esnadfst icas merita les de: otros paíse:s, se: I?a11 agrt.1pado
las afecc.ione.s rnerrtalcs se:gú11 e:l ac ucrxio de:l Congre:so In-
te:rnacio11al de: Med.ici na Mcrrtal, al que: tu-Ve: el 1?011orde:
concurrir e:!) 1889, e31 .Panis. Esta clasificación, puramente
con-rencional, tie:I?e:muchos defectos. 1.!I:. A. M.


135
13. º) Entradas atendiendo á la profesión:

\
1890 18911892 1893 1894 1895 1896

Abogados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 . . . . . ... 1
Agricultores . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 .... 5 3 3 10 10
Artesanos, . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 6
Carpinteros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 1 . . . . 1 1 .
Cargador . . es . . . . . . . ...... . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . .. ~ . . . . . .
Cigarreros . . . . . . . ...... . . . .. . 5 3 2 1 .... .. .. .. ..
Costureras . . . . . . . ...... . . . .. . 1 .. .. .. .. 3 5 4 5
Cocineras . . . . . . . . ...... . . . .. . 5 1 1 3 .. .. 1 1
Comerciantes. . . . . . ...... . . . .. . 7 4 2 4 5 4 5
Diversos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . 5 .... 5 8.... 2 14
Domésticos. . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . .. 4 . . . . 1 2 7
Empleados . 3 4 2 1 . . . . . . . . . . . . •

Estudiantes . 3 1 .... 6 1 2 5
Ignorada. . . . . . . . . . . . . . . . . 56 12 4 6 .... .... 6
Jornal eros . . . . . . . . . . . . . . ..... . 6 13 8 2 2 .... 2
Lavanderas . 3 .. . . .... 5 5 8 6
Marinos . 3 11 ... 1 1 1 2
Mili tares . 6 4 6 4 1 3 1
Placeros . • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 1
Peluqueros . • • • • • • • • 1 .... 1 . . . . . . . .
Pintores . • • • • • • • • • • • • • • • • 1 . . . . . . . .
Profeso res. . . . . . . . . . . . . . ..... . • • • • • • • • • • • • 1 1 . . . . 1
Religiosos . 4 1 1 3 3 2 ....
Sastres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 2 3 . ... .... .... ....
. p1·0 f es1on
S 1n ., . .. . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . .. 16 23 21 19
Tamaleros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .... .... .... •
1 .... 1 ....
Zapateros. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . · 1· 4 2 . ... 1 . . . . . ...
Sin datos (mujeres). . . . . . . . . . . . . . . . ¿19 41 . . . . .. . . .. .. .. . .

Total. . . . . . . . . . . . 110 110 93 77 58 70 91 •

14. º) Salidas atendiendo al sexo:

\
.

1890 1891 18·92 1893 1894 1895 1896
--

Hombres ...................... 32 37 26 35 20 10 27

Mujeres ....................... 12 32 32 19 18 24 21

• •

Total ............ 44 69 58 54 38 34 48
.
'

,

136
15. º) Salidas atendiendo á la raza:
.

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896

'
-- ·--

Blancos ....................... 18 15 32 22 21 15 22

Indios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ... 5 2 10 8 8 5 13
Negros y mestizos . . . . . . . . . . ... 14 13 6 16 8 13 12
'
Chinos ......................... 7 7 7 8 1 1 1
Sin datos (mujeres) • • • • • • • • • • • • • • 32 3 • • • • • • • • • • • • • • • •
.
-

. '' Total ............. 44 69 58 54 38 34 48

16. º) Salidas atendiendo á la edad:

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
.

- .

De 10 á 19 años .............. 4 5 2 4 1 2 7
.

20 '' 29 7 8 4 20 15 13 15
''
• • • •
''
• • • • • • • • • •

39 20 6 10 9 10 7 12
'' 30 '' ''
• • • • • • • • • • • • •• •

40 49 12 13 4 7 8 6 7
'' '' ''
• • • • • • • • • • • • • •

,, más de 50 ,, • • • • • • • • • • • • • • 1 5 6 14 4 6 7
Sin datos (mujeres) • • • • • • • • • • • • • • • 32 32 • • • • . . .. . • • • • • • • •

Total ............. 44 69 58 54 38 34 48

..


• •

17. º) Salidas atendiendo al estado civil:

' 1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
1

s olteros ....................... 29 29 19 47 29 18 35
e asados ...... • • • • • • • • • • • • • • • 9 7 5 ·5 9 9 10

.
V iudos 1

2 2 2 7 3

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

I gnorados. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 4 • • • • • • • • • • • • • • • •
.
• • • • • • • •

sin datos ...................... • •
'
• 32 32 • • • • • • • • • • • • • • • •

- - ---
Total .............. 44 •
69 58 54 38 34 '
48

18. º) Salidas atendiendo á la nacionalidad: ,

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
-

Al emama, • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 2 • • • • 1 • • • • • • • •
A ustria. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • • • • • • • • •
Brasil. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • . • • • • • • • • • • • 1
Bolivia. • • • • • • • • • • • 1 2
ehile. • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1
ehina. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 7 7 3 8 1 1 1
e olombia. • • • • • • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1
Ecuador • • • • • • • • • • • •
• • • • • • • • • • 2 • • • • • • •

• • • • • 1 • • • • • • • •

Estados Unidos • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

España • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 2 • • • • • • • •
Francia. • • • • • • • • • • .• • • • • • • • • • • • 2 1 • • • • • • • •
.
' • • • • • • • • • • • •

Grecia • • • • • • • • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
.
• • • • • • • • 1 • • • •

Ignorada • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

Italia. • • • • • • • • • • • • • •
• • • • • • • • • 2 3 • • • • • • • • • • • • 2 2
Inglaterra • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • •

Méjico .... • • • • • • • • • • • • • • 1
4o
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

Perú. • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • • • • 25 25 21 42 33 29
Sin datos (mujeres • • • • • • • • • • • • • • • • 32 32 • • • • • • • • • • • • • • • •
- - --
Total .. • • • • • • • • • • • • 44 69 58 54 38 34 48
,

, ,

138
19.º) Salidas atendiendo á las circunscripciones territoriales
del Perú:
1
1 • ,

1890 189] 1892 1893 1894 1895 189 6
- -- -- ----
Ancachs • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 4 • • • • 1 • • • • • • • •

1

Arequipa. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • • • • •

Ayacucho. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 1 1 1
Cajamarca. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 1 1
Callao • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 • • • • • • • • 3 2.
Cuzco. • • • • • • • • • • • •
.
• • • • • • • • • • • • 2 • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • •

Huánuco. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 2 1
I gnorado • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 11 25 • • • • 20 16 • • • • • • • •

I ca. ,• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • . • • • • • • • • 3 2 3
J unm . • • • • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 2 2 3 • • • 4
L ambayeque. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 2 • • • •

L ibertad • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • 1 2

L una • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 8 • • • • 10 13 7 13 20
M oquegua • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • 1 .2
p uno • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 1 1
p rura

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1

, • • • • • •

T. ara paca . • • • • • • • • •
.
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1
.
--
Total. • • • • • • • • • • 25 25 21 42 33 29 40

20. º) Salidas atendiendo á la profesión:

• 1890 18911892 1893 1894 1895 1896

-
• Agricultores. . . . . . . . • • • • • • • • 1 1 3 3 6
Camaleros . • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • •
Carreteros . . . . . . . . . . . . . . . ... .. • • • • • • • • • • • • 1 1 • • • • • • • •

Carpinteros . . . . . . . . . . . . . . ... .. • • • • 1 1 2 • • • • • • • • • • • •

Cigarreros . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 2 1 1 • • • • • • • • • • • •

Cocineros . 2 1 1 1 • • • • • • • • • • • •
Costureras . . . . . . . . . . . . . . . ... .. 1 • • • • • • • • 2 2 3 3
Comerciantes . 4 1 2 4 1 • ,.• . • • 2
Estudiantes :. 2 1 1 3 1 1 6
Empleados . • • • • 2 • • • • • • • 2• •• • • • • •

Gas:fi teros . . . . . . . . . . . . . . . . .. . • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • •

Hoteleros. . . • • • • • • • • 1 . . . . . . . . . . . . . . . .
Ingenieros . . . . . . . . . . . . . . . . . .. :. 1 . . . . . . . . . . . . . . . . 1 ....
Jornaleros . 6 10 4 9 1 . . . . ....
Lavanderas . • • • • •• • • • •
• •3 3 4 4
Militares . . . . .' . . . . . . . . . . . . ... .. 1 4 5 2 3 3 1
Marinos · . 1 . . . . .. . . 1 .... 1 ....
Modistas . • •• • • • • • • • • • • • • • 1 . . . . ....
-- -- -- --- .
-- ---
Al frente. . . . . . 20 22 17 32 18 16 22

. .

139

1890 18911892 1893 1894 1895 1896
- - --~. --- --- , - -
Del frente . . . . . . 20 22 17 32 18 16 22

Peluqueros. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. .... .... .... 1 . . . . . .
· Propietarios ~.. . . . . . . .... .... . ... .... 1 .... . .
Placeras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .... .... .... .... .... 1 1
Religiosos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 1 2 1 4 1 ....
Sirvientes. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 2 ... . · 1 ... . 2 1
Sastres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 2 1 .... .. .. . ... ....
Zapateros. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .... ... . 1 1 . ... 1 .
,
Ignorada. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 3 3 3 4 .
Sin profesión. . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 . . . . . . . . 15 10 13 11
Sin datos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32 31 . . . . . . . . . . . . 8
Diversas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 7 3 1 .. .. . .. . 5
__ , ,_ -1--- --- --

Total. . . . . . . . . . . 44 69 58 54 38 34 48

21. º) Salidas atendiendo al t.iempo de permanencia en el Es-
tablecimionto:
.

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
- •

Más de 2 años ................. 9 1 1 14 6 5 5

1 . . .. . .. . . .. . . . . 2 9 4 11 6 4 4
'' '' ''
~

6 meses 8 11 8 12 9 4 15
'' ''
• • • • • • • • • • • • • •

Menos de 6 meses .............. .
25 16 13 17 17 21 24 .

Sin datos (mujeres) ............ • • • • 32 32 • • • • • • • • • • • . . .. .
-- - - -

Total ............ 44 69 58 54 38 34 48

22. º) Salidas atendiendo á la instrucción.:
...
. . . .

1890 1891 1892 1893 1894 1895 189 6
.
. -- •

33 27 28 34 26 36
.
Saben leer • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 20
No saben ...................... 11 10 6 16 4 7 9
Ignorada .................... • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 3
Sin datos (mujeres) ............ . . . .. 32 32 10 • • • • • • • • • • • •

-
Total ............ 44 69 58 54 38 34 48

18
• •


'

140

23. º) Salidas atendiendo al carácter del mal:

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896

-- -- -
.
Afecciones agudas ...... .. ..... 27 22 1.8 34 20 19 28
,
cron1cas ......

• • • • • 17 15 8 20 18 15 19
'' •

/ Sin datos (mujeres) ............ 32 32 .... • 1
• • • • • • • • • •

- - -

Total .............. 44 69 58 54 38 34 48

24.. º) Salidas atendiendo á la duración de la enfermedad :

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
- -
Primer acceso ................. 26 14 12 40 26 30 41

Recidivas ..................... 18 • 20 10 13 12 4 6
No locos ...................... • • • • 3 4 1 • • • • • • • • 1
• •

Faltan datos .................. • • • • 32 32 • • • • • • • • • • • • • • • •


Total .............. 44 69 58 54 38 34 48
.
'

25. º) Salidas atendiendo á las causas, en los siete años:
Causas tóxicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
,, neurósicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
Senilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .... 7
Causas diversas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223

Total. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 345 I

-


'

141.
26. º) Salidas según la clasificación estadística de París:
• '

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
• ....
Manía y delirio agudos ..
I 11 4 7 8 7 10 12
Melancolía y demencia id
II 4 3 1 5 7 9 6
III
Locura periódica. . . ..... 1 7 • • • • 3 4 3 3
IV
Locura• sistematizada pro-
gres1va. . . . . . . . . ....... 2 .5 • • • • 4 3 1 1
V Demencia vesánica. . ..... 1 • • • • • • • • 1 2 1 • • • •
VI Demencia orgánica y senil. 1 • • • • • • • • 1 • • •• 1 1
VII Parálisis general . • • • • • • • 1 1 • • • 1 . .. . . • • • • • • •
VIII Locura neurótica : epílép-
tica ..................... 3 . .. . . • • • • 5 5 2 2
' , histérica. 3 1 3 1 1 5
', ''
• • • •

diversas .. • • • • 1 • • • 3
' ' alcohólica
• • • • • • • • • • • • •

IX Locura tóxica: •
13 12 11 11 4 5 9
opio ...... 2 • • • 2 6 1 1 1
'' ''

dudosas .. 1 • • • • • • • • • • • •
''
• • • • • • • •
''
• • • •

X Locura moral impulsiva
ó • • • • 1 1 2 4 • • • • • • •
XI Idiotismo é imbecilidad .. 2 • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 3
Sin diagnóstico (no locos) ...... • • • • 3 4 1 • • • • .. . .. . 1
Sin datos (mujeres) ............ • • • • 32 32 .... • • • • • • • • 1
-
Total ............ 44 69 58 54 38 34 48
.

27. º) Salidas atendiendo á S1-l pronóstico: :

1890 1891 1892 1893 1894: 1895 1896

- - -
Curados .... ............ .. . .... 28 27 18 29 19 18 3·4
Aliviados ......... • • • • • • • • • • • 11 6 3 23 17 15 13

No locos ...................... • • • • 3 4 1 • • • • • • • • 1 •

Fugados ...................... 5 1 1 1 2 1• • • •

Sin datos (mujeres) ............ ... . 32 32 • • • • • • • • • • • • • • • •

~

Total ............ 44 69 58 54 .
3E 34 48

.

'
.. 142

28. º) Defunciones atendiendo á los sexos:

HOMBRES MUJERES TOTAL
-·---·--

Año 1890 . 26 9 33

,, 1891 . 15 12 27

'' 1892 . 19 12 31

'' 1893 . 22 10 32

'' 1894 . 9 9 18

• ,, 1895 . 15 9 24 •

'' 1896 . 21 6 27

O sea un total de 194 defunciones en los siete años ( 127110111-
bres y 67 mujeres.) .

29. º) Defunciones atend iendo á la raza: •

1890 1891 1892 1893 1894 1895 189 6
-.
Blancos ...... • • • • • • • • • • • • • • • • • 14 11 15 15 5 12 11
Indios ... · ......... , ............ 3 6 7 2 4 3 5
Negros y mestizos ............. 13 9 6 11 8 7 9


Chinos ........................ 5 1 3 4 1 2 2

-
Total .............. 35 27 31 32 18 24 27



143
30. º) Defunciones atendiendo á la edad:
-
1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
- - --
1 '

De menos de 19 años ••••••••• 1 1 1 • • • • • • • • • • • • 1
.
a 2 1 5
r
20 29 • • • • •
'
3 6 3 3
''

''
• • • •

.
3() 39 • • • • • • • • 11 '>
•J 10 12 6 5 2
'' '' ''
• •

.

40 49 • • • • • • • • 15 6 10 7 6 '>
u 7
'' '' ''
• •

o 111as. 8 5 13 12
r
5 10
r
50 • • • • • • • • 8
'' ''
• • •

Ig1101·ada ...................... • • • • 1 • • • • 2 • • • • • • • • • • •

- - -- .

To tal . . . . . . . . . . . . . . . . . 35 27 31 32 18 24 27
- --

31. º) Defunciones atendiendo al estado civil:

, 1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
-- -- - ---- --

sol teros .......................
'1 20 12 12 24 14 16 19
Casados ...... • • • • • • • • • • • • • • • • 6 3 7 5 4 6 7
\ Tiudos ........................ • • • • • • • • • • • 1 • • • • 2 1

I gnorado • • • • • • • • • • •

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • • • • • • • • •

si11 datos .
(mujeres) • • • • • • • • • • • 9 12 12 • • • • • • • •

• • • • • • • •

-- -

Total .......... • • 35 27 31 32 18 24 27
.


144
32. º) Defunciones atendiendo á la nacionalidad :
'

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
Alemania. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • •

• Argentina. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • •

China. • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • • 5 1 3 4 1 2 2
Colombia. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •. • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • •
Diversas • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 2
España • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • 1 • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1
Estados Unidos • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • •

Francia. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• • 2 • • • • • • • • 2 • • • • • • • • 1
Grecia. • • • • • • . • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • •

Italia. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • • 3 1 2 2 • • • • • • • • 2
Perú. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 23 25 24 23 15 17 19
Rusia. • • • • • • •• • • • • ••• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • •
. -- . -
Total. • • • • • • • • • • • 35 27 31 32 18 24 27
.

33. º) Defunciones atendiendo á las secciones territoriales del
Perú:

1890 1891
.
1892 1893 11894 1895 189 6
.
-
Ancachs • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • . • • • • 1 1 1
Arequipa • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • 1 • • • • 5
Ayacucho. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • 1 • • • • • • • •

Callao • • • • • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 3 1
Cuzco. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • • • • • • • • • • •

Junín. • • • • • • • • • •• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 1 1 • • • •
Lambayeque. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • •

Lima. • • • • • • • • • • •

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 7 6 7 11 9
Libertad • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • •

Moquegua • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • •

Puno. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1
Piu1·a. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • •

Faltan datos. • • • • • • • • • • • • • • • • • 23 25 10 14 • • • • • • • • 2
-- .
-
Total. • • • • • • • • • • • • 23 25 24 23 15 17 19


145
34. º) Defunciones atendiendo á la instrucción:

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
-
Saben leer ..................... . ' . . • • • • . ... 22 10 11 17

No saben • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 10[ 8 13 10

Ignorada ...................... 26 12 12 • • • • • • •• • ' . • • • •

Sin datos (mujeres) ........... 9 15 19 • • • • • • • • • • • • • • • •

Total ............ 35 27 31 32 18 24 27
.

35. º) Defunciones atendiendo á la profesión:
-

1890 18911892 1893 1894 1895 1896

Agricul tores . . . . . . . . • • • • • • • • 1 1 4 4 3
Artesanos, . 5 4 2 4 2 3 2
Comerciantes. . . . 2 2 2 3 • • • • 4 3
Cocineras . . . . . . . . 3 • • • • • • • • 1 1 1 • • • •
Costureras . . . . . . . . . . . . . . . . . •
.
• • •

• • • • • • • 1 • • • • • • • • 1
Domésticos . • • 2 1 1 2 • • • • • • • •

Diversas . 2 1 4 6 2 1 6 •


Estudian tes . • • • • • • • • 1 1 1 • • • • 3
Empleados . 1 2 1 2 • • • 1 • • • •

Ingenieros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • •
Lavanderas . • • • • • • • • • • • • 4 • • • • 1 3
Marinos . 1 2 • • • • • • • • • • • • 3 1
Militares . 1 1 1 1 1 • • • • • • • •
Profe sores. . . • • • • • • • • 1 3 • • • • 1 • • • •

Religiosos . 2 • • • • .. . . . ... .. 1 •••• 1
Sin prof esión . • • • • • • • • 3 4 3 4 2
Ignorada .. _.. . . . . . . . . . . . . . 9 1 2 • • • • 1 ... ~ 2
Sin datos (mujeres) . 9 12 12 • • • • . .. . • • • • • • • • •
- -

Total . 35 27 31 32 18 24 27

'

-
146
36. º) Defunciones atendienclo al tiempo de permanencia en el
Establecimiento:

1890 1891 1892 iesa 1894 1895 1896
- - - -
- Menos de 6 n1eses .............. • • • • 3 8 11 2 5 4

De 6 meses á 1 año ............ • • • • 6 4 2 1 1 2
1 ano
- a, 2 anos
- ..............

• 2 3 4 3 3 4
''
• • •

más de 2 años .............. • • 4 4 15 12 15 17
''
• •

Sin datos • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 35 12 12 • • • • • • • • • • • • • • • •
.
- ---- -- -

Total ............ 35 27 31 32 18 24 27

63. º) Defunciones atendiendo á la antigüedad de la afección:

---------------------------

1890 18911892 1893 1894 1895 1896
-- --- -- -- -- ---
Primer acceso . • • • • • • • • 6 24 14 23 24

Recidivas . • • • • • • • • 12 8 4 1 3

Ignorados . 26 15 . . . . . . . . . . . . • • • • • • • •

No locos . . . . . . . . . . . • • • • • • • • 1 .... • • • • • • • • • • • •

Sin datos , . 9 12 12 . . . . . ... • • • • • • • •

-- --
Total. . . . . . . . . . . . . . 35 27 31 32 18 24 27
1

,
147
38. º) Defunciones según la clasificación estadística de París
(1889.)

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896

I. Manía y delirio agudos . 5 1 5 1 2 2 • • • •

II. Melancolía y demencia id 8 3 6 3 1•
5 7

III. Locura periódica ........ 1 1 • • • • 2 1 1 • • • •

IV. Locura sistemática pro-
gres1 va ..................

• • • • 2 • • • • 2 3 5 2

v. Demencia vesánica ...... 1 2 1 2 2 1 • • • • •

VI. Demencia orgánica y senil 1 2 4 1 • • • • 1 5

VII. Parálisis general ......... 1 2 1 1 1 1 • • • •

VIII. Locura neurótica: epilép-
tica ..................... 3 5 2 4 2 1 2

histérica . 1 • • • • • • • • • • 1 • 2
'' ''
• • • • •

diversas .. 1 1 • • • • • • • • • •
''
• • • •
''
• • • • • •

IX. Locura tóxica : alcohol .. 8 5 8 6 2 3 5

sífilis ..... 1 1 • • • • 3 • •
''
• • • • • • •

''
• •


opio ...... 1 2 1 2 1 1 3
'' ''

diversas .. 1 • • •
. • • • • • • • • • • • • •
''

''
• • • • • •

X. Locura moral é impulsiva • • • • • • • • • • • • 2 1 1 • • • •
.

XI. Idiotismo é imbecilidad .. 3 • • • • • • • • 3 1 1 1

Sin diagnóstico ó no locos ...... • • • • . . .. . 2 • • • • • 1 • • • •
-
Total. • • • • • • • • • • 35 27 31 32 18 24 27

19

148
39. º) Defunciones atendiendo á su causa inmediata.

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
------ ---- -- --
Bronquitis capilar. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .... . . 1 ....
Consunción ó inanición. . . . . . . . 10 1 1 4 . 1 2
Congestión ó hemorragia cere-
bral. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 6 6 7 4 2 4
Carcinoma uterino . ••• • • • • •
• • • • • • • • 1 . . . . . . . .
Colerina . • •• •• • • •
• • • • • 1 .... 2 ... '
Disentería . . . . . . .. ....... . V . . . .
')
2 4 1 2 1
Diversas , . 4 4 10 4 1 2 4
'
Estrechez del píloro . . . . . . . .. . . . . . . . . .. . . 1 ....
Esplenitis . • • •• • • • • • • • • • • • • 1 . . . . . . . .
Enterocolitis . . . . . . . . . ••• • • • •
• • • • • • • • • • • • • 1 1
Fiebre palúdica perniciosa . • • • • • • • • • • • • • • • • 1 . . . . . . . .
Fiebre tifoidea . •• •• •
• • 2 • . • • • • 1 ....
Fiebre infecciosa . •••• • •• 2 • . • • • • 1 ....
Infección purulenta . • • • • • •• • • • • • 2 .... .... ....
Intoxicación por el opio . •••• ••• •••• • • • • • 1 . . . . . . . .
Lesión orgánica del corazón . .... .... . ... ... . 1 ... . 1
Meningo encefalitis . 1 1 .... 3 .... 2 2
N eumonia . •• • 1• 1 .... .... .... 2
Nefritis diversas . 1 2 .... .... .... 3 3
Suicidio por asfixia . • • •• • • • • • • • • 1 2 .. .. .. ..
• Peritonitis . • • • • • •

• • • • • • • • • • 1 . . . . . . . .
Reblandecimiento cerebral . 1 3 .... 1 . . . . . . . . . . . .
Tuberculosis di versas . 8 9 7 5 3 4 7
Tifli tis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • • • •
• • • • • • • • • • • 1 . . . . . . . .
Septisemia aguda . • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 ....

Total. . . . . . . . . . . . 35 27 31 32 18 24 27

El movimiento general fué así en los siete años:
Total de entradas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 609
Total de salidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 345
Tot::tl de defunciones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194
Existencia en Diciembre de 1896 . . . . . . . . . . 330
Este movimiento por años se descompone así:
.. •
.
-
-
.

1890 1891 1892 1893 1894 1895 1896
-
Entraron ..................... 110 110 93 77 58 70 91

Salieron, ...................... 44 69 58 54 38 .
34¡ 48 •

Murieron ......... • • • • • • • • • • • 35 27 31 32 18 241 27
-

,


149

En el año 1896, con una existencia media de 310 insanos
de ambos sexos, que en 31 de Diciembre ascendió á 330, puede
1.. esumir.. se así el movimiento mensual: ·

Salter .. on Murie1·011

H. M. H. M. H. M.
.
- .


Enero .. • • • • • • • • • • • • • • • 2 2 1 2 1 2
Febrero .. • • • • • • • • • • • • • • 2 1 1 1 3 1
Marzo • • • • • • • • • • • • • • • • • 3 1 1 • • • • • • 3 2
Abril • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 2 • • • • • •
Mayo. • • • • • • • • • • • • • • • • • 4 4 2 • • • • • • 1 • • • • • •

J uruo , • • • • •

• • • • • • • • • • • • 6 5 1 5 3 • • • • • •

J ulio. • • • • • • • • • • • • • • • • 4 3 • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • •
A gosto • • • • • • • • • • • • • • • • 5 2 8 4 1 • • • • • •

Setiembre • • • • • • • • • • • • • 6 5 • • • • • • 1 2 • • • • • •
Octubre. • • • • • • • • • • • • • • 10 1 5 1 1 • • • • • •

Noviembre .. • • • • • • • • • • • 4 6 3 3 2 1
Diciembre. • • • • • • • • • • • • 3 12 4 4 1 • • • • • •

.

Total. . . . . . . . . . . 49 42 27 21 21 6

El movimiento de cada depai-tamento, aisladamente, puede
agruparse en los cuadros siguientes:

1) Salidas de hombr. es, por meses, según su raza .

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- --
Blancos. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • 7 •

• 2 1 2 14

Indios. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 1 • • • • • • • • 1 1 2 7

Negros y mestizos .. • • • • • • • • • • 1 1 • • • • • • • • • • 2 1 • • 5

'
Chinos • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1
-- -- •

Total. • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 1 1 2 1 • • 8 • • 5 3 4 27

'!"



'
150
2) Salidas de hombres, por meses, atendiendo á la edad.

. E. F. 1 M. A. 1 M. J. J. A. s. o. N . D. Tot.
-- -- ·-- -- --
De 10 á 19 años. • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1 3
20 á 29 • • • • • • • • • • 1 1 1 1 3 2 1 10
'' ''
• • • • • • • • • •

.
30 á 39 • • • • • • • 1 1 4 1 7
''
• •
''
• • • • • • • • • • • • • • • • • •

40 á 49 . . . . . .' 1 • 1 1 1 4
''
• • • • •
'' . • • • • • • • • • • • •

más de 50 años .......... • 1 1 1 3
''
• • • • • • • • • • • • • •
.
-- -- -- -- - -
Total ................ 1 1 1 1 2 1 • • 8 • • 5 3 4 27
.

3) Salidas de hombres, por 1neses, atendiendo al estado civil .
.

E. F. }1. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- -- --

Casados .

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 • • 1 1 2 6

Solteros . • • • • • • • • • • • • 1 1 1 1 1 1 • • 6 .. • 4 2 2 20

Viudos. . . . . . . . . . . . . . .. • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1
-- -- -- -- -- -- --
Total . • • • 1 1 1 1 2 1 • • 8 • • 5 3 4 27

4) Salidas de hombres, por meses, atendienclo á la religión .


E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
--
Católica ...... • • • • • • • • • • • • 1 1 1 1 2 1 • • 7 • • 5 3 4 26
Confucio ó Buda • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1
--

Total ................ 1 1 1 1 2 1 • • 8 • • 5 3 4 27



151
5)
., Salidas de hombres, por meses, según el estado de instruc-
CIOn.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.

Saben leer ................. 1 1 1 • 2 1 • • • 8 • • 5 1 4 24
No saben . . . . . . . . . . . . . . . .. . . • • • 1 •• • • • • • • • • • • • • 2 • • 3
-- -- .

Tota.l ............. · ... 1 1 1 1 2 1 • • 8 • • 5 3 4 27

6) Salidas de hombres, por meses, atendiendo á la nacionali-
dad.

E. F. M. 1 A. M. J. J. :A. s. o. N. D. Tot.
'
--
Brasil 1 1
-
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

Bolivia. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2
Italia. • • • • • • • • • • . • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • • • • • 2
Perú. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 2 1 • • 4 • • 5 3 4 21

China • • • • • • • • • • • • • • • •

• • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1
-- -- -- -
Total • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 1 1 2 1 • • 8 • • 5 3 4 27

. 7) Salidas de peruanos, por meses, atendiendo á los Departa-
mentos.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- - -- --
Ayacucho • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1
Arequipa. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • .• •
. • •
1
Cajamarca • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1
Callao • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 1
.Iunín • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • 2 • • • • 3
lea. • • • • • • • • - • • • • • • • •• • • • • • • • • 1 • • • •
.
• , • • • • • • • • • • 1
Lima. • • • • • • • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • 1 • • 1 • • 3 • • 2 1 3 11
Moquegua. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1
Puno. • • • • ' • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1
--
Total. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 2 1 • • 4 • • 5 3 4 .
21
152
.

8) Salidas de hombres, por meses, atendiendo á la profesión.

E. F. M. A. M. J. .J. A. s. o. N. D. Tot.

Agricultor. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1 2 1 5

Artesano • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 2 • • • • • • 2 5

Comerciante. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

2 • • • • • • • • 2

Estudiante, etc. • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1 • • 1 • • 1 1 1 6
Diversas. • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • 3
Jornalero. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 2

Militar • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 1
Mecánico • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1
Sin profesión. • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • •

• • • • • • 1 • • • • 2
--
Total. • • • • • • • • • • • • • • • 1. 1 1 1 2 1 • • 8 • • 5 3 4 27

9) Salidas de hombres, por meses, según st1 procedencia.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
.

Hospital <<2 de Mayo» ....... • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • 2

del Refugio . .. . . . . 1 1
''
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

Policía • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1• • • • • • • • 1 • • 4 • • 4 • • 3 13
Familia • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1 1 • • • • 4 • • • • 1 1 9
Ignorada ................... • • • • 1• • 1 • • • • • • • • • • • • • 2
. -- --
Total ................ 1 1 1 1 2 1 • • 8 • • 5 3 4 27


153
10) Salidas de hombres, por meses, según el tiempo de s11
permanencia en el manicomio.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
.
-- .

Menos de 6 meses .......... 1 • • 1 • • • • 1 • • 4 • • 3 2 4 16

1 año 1 2 4 2 9
'' ''
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

2 años 1 1
''
• • • • • • • • • •
''
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

Más 2 • • 1 • • 1
'' ''
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

Total ....... • • • • • • • • 1 1 1 1 2 1 • • 8 • • 5 3 4 .
27

11) Salidas de hombres, poi· meses, atendiendo á la clasifica-
ción estadística de París.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- -
I. Manía y delirio agudos 1 • 1 1 1 • • • • • 1 • • 1 1 1 8
II. Melancolía y demen-
cía id .... • • • • • • • • • • 1 •• •• •
• • • • • • • • • • • • 1 • • • • 2
III. Locura periódica .... • • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • 1 1
IV. Locura sistematizada • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1
v. Demencia orgánica y

senil • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • 1 1
VIII. Locura nerviosa: epi-
léptica . . .. . . . . . . . . . . . • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • 1
Id id variadas • • • • • • • • • • • • 2 • • 1 •• • • 3
IX. Locura tóxica: alcohol • • • • • • • • • • • • • • 3 • • 1 1 1 6
id opio ..... • • • • • • • • •

Id • • • • • 1 • • • • • • • • 1
X. Locura

moral impul-
é

s1va ................... • • • • • • • • • • 1 • • 1 • • 1 • • • • 3
-- - - --
Total ................ 1 1 1 1 2 1•

• 8 • • 5 3 4 27

'
154
· 12) Salidas de hombres, por meses, .atendiendo á su condición
en el establecimiento.
·.

E F. M. A. ~I.J. J. A. s. O. N. D. Tot. •


. --

Gratuitos .................. 1 • • 1 1 2 • • • • 6 • • 5 2 3 21

Pensionistas • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 • • 2 • • • • 1 l 6

--

Total ................ 1 1 1 1 2 1 • • 8 • • 5 3 4 27

13) Salidas de hombres, por meses, atendiendo á la invasión de
la enfermedad.

E. F. M. A . M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.

.

--
Primer acceso • • • • • • • • • • • • 1 1 1 1 1 1 • • 7 • • 4 2 4 23

Recidivas. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 • • 1 1 • • 4
-- •
--

Total • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 1 1 2 1 • • 8 • • 5 3 4 27

14) Salidas de hombres, por meses, según las causas de la
afección mental.

.
E. F. M. A. M. J. J. A. s. o.. N. D. Tot.

-- .

Tóxicas: alcohol ........... • • • • '1 • • • • • • • • 3 • • 1 2 4 11
Herencia • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1 • • 2 1 • • 5
N euro't·1cas ................. • • • • • • • 1 • • • • 4 • • 1 • • • • 6
Ignoradas • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • 1 1 • • • • • • 1 • • • • 5
.
.
-- -- .

Total ............. : .. 1 1 1 1 2 1 • • . 8 • • 5 3 4 27
155

15) Entradas de hombres, por meses, atendiendo á la raza.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.

Blancos ....... • • • • • • • • • • • • 1 1 1 • • 3 2 3 4 3 4 3 3 28

Indios .. ..... .. . . . . . . . . . .. . . . • • • • 1 • • • • 2 1 • • 3 5 • • • • 12

Chinos . .. . . ................ 1 • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 2

Mestizos y negros .......... • • 1 1 • • • • 2 • • 1 • • 1 1 • • 7

Total ................ 2 2 3 • •• 4 6 4 5 6 10 4 3 49

16) Entradas de hombres, por meses, atendiendo á la edad.
,

E. F. lVI. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- •

De 10 á 19 años ...... • • • • • • • • • • • • • • • • 3 1 • • 1 2 1 • 8
20 á 29 1 1 2 1 1 •• 2 2 1 • 2 13
' , 30 á 39 ' ' • • • • • • • • • • • •
1 ••
• •

2 • • 2 1 1 2 2 1

12
• • • • • • • • • • • • •
' ' 40 á 49 ', ', • • • • • • • • •
• • •

• • • 1 •• 1 • • 1 1 1 1 2 2 • • • • 10
' ' más de 50 años ......... • • • • • • • • 1 •• 1 • • 3 1 • • 6
''
• •


--
Total ................ 2 2 3 • • 4 6 4 5 6 10 4 3 49

17) Entradas de hombres, por meses, atendiendo al estado
civil.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- --

Solteros ....... • • • • • • • • • • • • 2 1 3 • • 1 5 3 3 4 8 3 2 35
Casados ....... • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 1 1 2 2 2 1 1 12
Viudos ...... • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 1
Ignorado. • • • • • •

• • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 1
-- -- --
Total ................ 2 2 3 • • 4 6 4 5 6 10 4 3 •
49

20

156

18) Entradas de hombres, por meses, atendiendo á la religión .
.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
. -- -- •

Católica • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 2 3 • • 3 6 4 5 6 10 4 3 47
Confucio ó Buda • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 2
-- -- - -
Total ................ 2 2 3 • • 4 6 4 5 6 10 4 3 49

19) Entradas de hombres, por meses, atendiendo á la ins-
t rucción.
.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.

-- -- --

Sabe leer • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 2 3 • • 4 4 4 5 6 7 3 3 42
No sabe • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 2 • • • • • • 3 1 • • 7
-- -

Total ................ 2 2 3 • • 4 6 4 5 6 10 4 3 49

20) Entradas de hombres, por meses, atendiendo á la nacio-
nalidad .

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- --

Perú. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 3 • • 3 5 3 2 6 9 4 3 40
China • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 2

.
España • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • • • • • 2
' .
Italia. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1 1 1 • • • • • • • • 4
Irlanda. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1
--
Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 2 3 • • 4 6 4 5 6 10 4 3 49


157
21) Entradas de peruanos, por meses, atendiendo á los Depar-
tamentos.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
~t\_req ui pa • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1 1 • • • • 3 1 1 • • 8

Ayacucho • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1

Callao • • • • • •

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • 1 2

Cajamarca • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • 1
.Iunín • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 3 • • • • • • 3

Lima • • • • •
.' • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 1 • • 1 4 2 2 • • 5 2 2 21
Piura • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • 1

Puno • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1

Tacna • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1

Ignorada. • • • • • • • • • • • • • • ' • • • • . • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1
--
Total. • • • • • • • " • • • • • • 1 1 3 • • 3 5 3 2 6 9 4 3 40
---------------------------


22) Entraclas de hombres, por meses, según la duración del
mal.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- --
p r1mer acceso .............

1 1 2 • • 3 6 4 4 6 9 4 3 43
Recidivas .............. ~ ... 1 1 1 • • 1 • • • • 1 • • 1 • • • • 6

-- --
Total ................ 2 2 3 • • 4 6 4 5 6 10 4 3 49


158

.,23) Entradas de hombres, por meses, atendiendo á la profe-
sion.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
--
Agricultor • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 3 • • • • 2 3 1 • • 9

Artesan o • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 1 1 • • 2 • • • 6

Comerciante • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 1 • • • • 1 • • • • 1 5

Diversas. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • 3 1 2 2 • 9

Estudiante. • •
.' • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1 • • • • 1 1 • • 1 • 5

Jornalero. • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • 2

Ignorada • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 2

Militar. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • 1

Marino. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1 2

Músico • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1

Maquinista • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • . •

• • • • • • • • • • • 1 • • • • 1

Sin profesión • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • •

1 1 • • • • • • • • • • • • 4

Tipógrafo. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1

Telegrafista. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1
-- --
Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 2 3 • • 4 6 4 5 6 10 4 3 49

24) Entradas de hombres, poi· meses, según el estado del en-
ferino á su ingreso.
.

1
E. F. M. A. 1\1(. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
--
Tranquilos ................. 1 1 . ·I· . 3 5 3 3 5 7 4 3 38
• Agitados • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • • • 1 1 1 2 1 s • • • • 11
--
Total ................ 2 2 ·3 • • 4 6 4 5 6 10 4 3 49

159

25) Entradas de hombres, por meses, atendiendo á la clasifi-
cación estadística de Paris (1888).

- •

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- -- -- -
I. Manía y delirio agudos 1 •• • • • • • • 1 2 • • 2 1 • • 2 9
II. Melancolía y domen-
cia id .... . .. . . . . . . . • 2 • • • • • • • 1 • • 1 • • • • 1 • 5
III. Locura periódica .... • • • • • • • • • • • • • • • • • •
1 • • • • 1
IV. Locura sistematizada , • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 • • • • • • 2
VI. Demencia orgamca y
senil • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1 • • 1 1 • • 4
VII. Parálisis general . • • • •
• • • •
• • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • 1
V III. Locura nerviosa : epi-
~ •

léptica. . . . . . . . . . . . • • • • • •
~ • • 1 1 • • • • • • 1 • • • • 3
Id id: variadas • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1 • • • • 2
IX. Locura tóxica: alcohol •
• • • • 1 • • • • • • 1 2 2 5 2 1 14
Id id: opio ..... 1 • • • 1 2
id: Sl, ru lS · .... • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
Id • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1
X. Locura moral impul-é

s1va ................

1 1 • • • • 1 1 • • 1 • • • • • • • • 5
. -- -- --
Total ................ 2 2 3 • • 4 6 4 5 6 10 4 3 49

26) Entradas de hombres, poi· meses, según la procedencia.

E. F. M. A. lVI. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- •
-- -- --
Hospital <<2 ele Mayo» ....... • • • • • • • • 1 • • 1 1 1 1 1 • • 6
Id clel Refugio ........ • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 2 • • • • 3
.

Id de San Bartolomé .. • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1 • • 2
Por la familia • • • • • • • • • • • • • 1 1 1 • • 2 2 1 4 1 3 1 1 18
Por la Policía .............. 1 1 2 • • 1 3 1 • • 2 4 1 2 18 I

.
De Arequipa ............... • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • • • 2
-- •

Total .... ~............ 2 2 3 • • 4 6 4 5 6 10 4 3 49


'

• 1

160
27) Entradas de hombres, por meses, atendiendo á la causa
de la afección mental .

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- --
Tóxicas. • . . .. . • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1 • • 1 • • 2 2 3 7 2 1 2o

Neuróticas • • • • • • • • • • • . .. . . 1 • • • • • • 2 1 • • • • • • 2 • • • • 6

Herencia • • . .. .. . ... • • • • . . .. . • • 1 1 • • 1 1 1 2 1 • • • • • • 8.

Orgánicas .. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1 1 • • 3
.
Diversas. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1 • • • • 1 • • 1 2 6

Ignoradas • • • • • • • ...... • • • • • • • • 1 • • • • 3 1 • •
' 1 • • • • • • 6
-- -- -- -- -- -- - -
Total .... • • • • • • • • . .. . . 2 2 3 • • 4 6 4 5 6 10 4 3 49
-
28) Entradas de hombres, por meses, atendiendo á la condición
en el establecimiento.

E. F. M. A. M. J. J. A. s . o. N. D. Tot·

Gratuitos ................... 1 1 3 • • 3 5¡ · R 2 4 8 3 1 34
.

Pensionistas ............... 1 1 • • • • 1 1 1 3 2 2 1 2 15
. --·-
Total ................ 2 2 3 4 6 4 5 6110 4 49
• •
31

29) Defunciones de hombres, poi~ meses, atendiendo á las
edades.
I
1
E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- -
De 10 á 19 años .... . . . . • o • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1
20 á 29 • • • • • • • . . . .. 1 1 1 1 4
' ' 30 á 39 . ' ' • • • • • • • . .. . .
• • • • • • • • • • • • • • • •

1 1
' ' 40 49 '' . . . . . . ' • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
á 1 2 1 1 1 6
'
' ' más de 50 'años
• • • • • • • • • • • • •

.......... 1 1 1 2 1 1 1 1 9
''
• • • • • • • •

-- --
Total ................ 1 3 3 2 1 3 1 1 2 1 2 1¡ 21
.


161

30) Defunciones de hombres, por meses, atendiendo á las
razas.
-

E. F. l\'l. A. 1\1[. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- -- --
Blancos ... • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 ')
u 2 • • • • 1 • • 1 1 1 • • 11
Indios ..... • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • 1 1 • • • • 1 5

Mestizos y n egros. • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1 • • 3 •

Chinos .... • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 2
--
Tota.l • • • • • • • • • • • • • • • • 1 3 3 2 1 3 1 1 2 1 2 1 21
.

31) Defunciones de hombres, por meses, atendiendo al estado
civil.
.

.
E. F. M . A. lY. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
1
-- -
Solteros • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 3 1 1 3 • • 1 1 1 2 • • 15
Casados • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • .2 • • 1 • • • • 1 • • 1 • • • • 1 6
\

1

..,
Total . . . . . . . . . . . . . . . . 1 3 u 2 ')
] t.) 1 1 2 1 2 1 21 •


- -

32) Defunciones de hombres, por meses, atendiendo á la re-
ligión .

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- --- --
\

Católico. • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 2 3 2 • • 3 1 1 ·2 1 2 1 19
. .
Buda .............. • • • • • • • • • • 1• • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 2
/

-- -- -- -
Total • • • • • • • • • • • • • • • 1 3 3 2 1 3 1 1 2 1 2 1 21


162
33) Defunciones de hombres, por meses, según el estado de
instrucción.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
--

No saben leer .............. 1 1 1 1 •• • • • • • 2 1
• • • • • 7
Saben . .................... • • 2 3 2 • 2 1 1 2 1 • • • • • 14
-- -- -- .

Total ................ 1 3 3 2 1 8 1 1 2 1 2 1 21

34) Defunciones de hombres, poi· meses, atendiendo á la anti-
güedad del mal.

'
E F. M. A. l\I. J. J. A. s. O. N. D. Tot.

Primer acceso .............. 1 3 1 2 1 2 1 1 2 1 2 1 18

Recidivas .................. • • • • 2 • • • • 1 • • • • • • • • • • • • 3
--
Total ................ 1 3 3 2 1 3 1 1 2 1 2 1 21
.


35) Defunciones de hombres, por meses, atendiendo á la na-
cionalidad.

E. F. M. A. I\1:. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
--

Australia. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1

Perú. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 2 1 • • 3 • • 1 1 • • 2 1 13
China • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 2 .
Francia • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1

Venezuela • • • • • , • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • 1

Italia. • • • • • • • • • •
' • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1 • • • • • • 2

España. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1
-- ~-
Total • • • • • • • • • • • • • • • • 1 3 3 2 1 3 1 1 2 1 2 1 21


163
36) Defunciones de peruanos, por meses, atendiendo á los
Departamentos.

s. o. N. D. Tot.
1
- E. F. lVI. A. M. J. J. A.
1
--

Arequipa • • • • • • • • • • • • • • • • • •

• • • • • • • • • • 1 • • • • 1 • • 1 • 3
-
Lima. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 2 1 • • 1 • • • • • • • • 1 1 7
-
Pt1no. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1- • • • • • • • • 1
'

Callao • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • 1 •

lea. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1

Total. • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 2 1 • • 3 • • 1 1 • • 2 1 13

37) Defunciones de hombres, por meses, atendiendo á la pro-
fesión.
1

s. o. N. D. Tot.

'
E. F. lVI. A. M. J. J. A.
-- -- -- ---- -- -
-
1
Agricultor . • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 2

...Albañil . • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
] • • • • • • • • • • • • 1

Comerciante • • • • • • • • • • • • • • • • 1 2 • • • • • • • • • • • • • • • • • 3

Diversa. • • • • • • • • • • • •
- • • • • • • 1 1 • • 1 • • 1 • • • • 1 • • • • • • 5

Estudiante • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1 • • • • • • 1 • • • 3

Ignorada • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • • • • • 2

Marino • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • 1

Sin profesión • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 2

Sacerdote . • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • •
.
• • • • • • • • • • • • 1

1 1

Sirviente '
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • . • • • • • • • • • • •

... Total. • • • • • • • • • • • • • • • 1 3 3 9, 1
,(./ 1 3 1 1 2 1 2 1 21

21


164
38) Defunciones de hombres, por meses, atendiendo á su con-
dición en el establecimiento:

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.

-- --

Gratuitos .................. 1 1 1 1 1 3 • • 1 1 1 1 1 13

Pensionistas. • • • • • • • • • • • • • • • • 2 2 1 • • • • 1 • • 1 • • 1 • • 8
' --
. . Total ................ 1 3 3 2 1 3 1 1 2 1 2 1 21

39) Defunciones de hombres, por meses, según su proceden-
c1a.•

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.

-- -- -- --
Traídos por la Policía ...... 1 1 1 • • • • • • • • • • • • • • • • 1 4 •

Id. por la familia ...... • • 2 2 2 • • 1 • • • • 1 • • 1 • • 9

Id. Hospital «2 de Mayo». • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1 1 • • 3

Id. del Callao ..... , ..... • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • 1

Ignorada .................. • • • • • • • • • • 1 1 1 1 • • • • • • 4
. --

Total ................ 1. 3 3 2 1 3 1 1 2 1 2 1 21

.

40) Defunciones de hombres, por meses, atendiendo al tiem-
po de permanencia en el Manicomio.

E F. M. A. l\f. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- --
Menos de 1 mes ............ • • 1 • • • • • • • • • • • • 1 • • 2
de 6 meses .......... 1 1 • • • 2
''
• • • • • • • • • • • • • • • • •
de 2 años ........... • • • 1 1 •• •• • •• • • 1
• • • • • 3
Más de 2 años
j '
• • • • • 4 • • • • • • • 1 2 2 2•• 2 1 1 1 1 1 •• 14
- -- -- --
Total ................ 1 3 3 2 1 3 1 1 2 1 2 1 21
.

165

41) Defunciones de hombres, por meses, atendiendo á las
causas de la afección mental.
-

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- -- --
Ignoradas • • • • • • • • • • • • • • • • • 1• • • • • • • • • 1 • • 1 • • • • • 1 4

Tóxicas. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 3 • • 1 1 1 • • 1 • • • • • • 8
Herencia • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • 3
Orgánicas • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1• • 1 • • • • • • • • • • • • 1 • • 3
Neuróticas • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • •• • • , • • • 1 • • • • • • 2
Sífilis. • • •

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • •
·\· . • • • • 1 •

-- -- -- --

• rrotal. • • • • • • • • • • • • • • • 1 3 3 2 1 3 1 1 2 1 2 -1 21
--
-----------------------------

42) Defunciones de hombres, poi· meses, según la clasifica-
ción estadística de París.

E. F. 1\1. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-"- -- .

II. Melancolía y demen-
cía agudas ......... • • • • • • 1 • • 2 1, 1 • • 1. • • 1 7
-
v. Demencia orgánica .. 1 1 1 1 .. •
• • • • • • •• • • 1 • • 5
. • •

VIII. Locura neurótica:
epilepsia. .......... • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1• • 2
,,
IX. Locura tóxica: aleo-
hol ...........
.

• • • • • • • 2 • • • • 1 • • • • 1 • • • • • • 4

Id. id: opio ..... • • 2 • • • • 1 • • • • • • • •• • • • • • • 3

. • 1

. .
Total ................ 1 3 3 2 1 3 1 1 2 1 2 1 21


166
43) Defunciones de hombres, por meses, atendiendo á sus
causas inmediatas.

.
E. F. M.. A. M. J. J. A. S. o. N. D. Tot .
-- --
Asfixia
. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • 1

Degeneración grasosa del hí-
gado • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • 1

.
Embolia cerebral • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1

Enteritis • • • • • • • • • • • • • • • • • •• • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • 1

Hemorragia y congestión
cerebral. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 3
.

Inanición. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1 • • • • 2
, , •

Lesión orgamca del corazon

1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1

Meningo-encefali tis • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 •. • 1

Mal de Bright • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 2

N eumonia • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •. • • • • • • • • 2 • • • • • • 2

Oclusión intestinal. • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • 1
,..,
Tuberculosis. • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1 • • 1 • • 1 • • • • • • 1 o
-- ·- -- -- -- - - ---
Total. • • • • • • • • • • • • • • • 1 3 3 2 1 3 1 1 2 1 2 1 21
1 •

En el departamento de mujeres, en el mismo año 1896, el mo-
vimiento puede resumirse en los cuadros siguientes:
44) Entradas de mujeres, por meses, atendiendo á las razas .

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -
Blancas ....... . . .. . .. . . . . . . . 1 • • • • • • 1 1 2 1 4 •• 2 7 19
Indias . . . . . . • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1 • • • 2 3 •• •• •• • 2 3 • 12
Mestizas ................... • • • • • • • • • •• 1 11 1 1 1 2
• 7
Negras • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1 1 •• •• •• •• 1 • • 4

Total ................ 2 1 1 • • 4 5 3 2 5 1 612 42
1
. •


167 •

45) Entradas de mujeres, por meses, atendiendo á la edad.

E. F. M. A. M. J. J. A .• s. o. N. D. Tot.
-- --

De 10á19 años ....... • • • • • • • • • • • • 2 1

• • 2 1 • • 1 1 8
.
20 á 29 1 • • 1 1 • • 1 1 2 7
''
• • • • • • • • •
''
• • • • • • • • •

30 á 39 , ' 1 1 2 1 • 2 2 5 14
''
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

40 á 49 . . . . . .' 1 • • • • 1 • • • • • 1 • • 1 3 7
''
• • •
''
• • • •

más de 50 años .......... • • • • • 1 1 1 • • • 1 1 1 6
''
• • • •

-- -- -- --
'
Total ................ 2 1 1 • • 4 5 3 2 5 1 6 12 42
.

46) Entradas de mujeres, por meses, atendiendo al estado
civil. • •

• •
E. F. M. A. M. J. .J. A . s. o. N. D. Tot.
• -- -- -- -- --
Solteras. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • 2 5 1 2 2 1 4 8 27

Casadas ....... • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • 2 • • 2 • • • • 3 8

Viudas ...... • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 2 • • • • • 1 • • 2 1 7
-- --
Total .... 2 1 1 4 5 3 2 5 1 6 12 42

• • • • • • • • • • • • •
.

.

47) Entradas de mujeres, por meses, atendiendo á la nacio-
nalidad.

s. o.
.

E. F. M. A. M. J. J. ~i\. N. D. Tot.
• -- -- -- --

Chile • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1
Ecuador • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 •• •• ••
• • • • • • 1
Perú. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 1 • • 4 5 3 2 4 1 6 11 40
-- -- --
Total. • • • • • • • • • • • • • • • . 2 1 1 • • 4 5 3 2 5 1 6 12 42

-

168
48) Entradas de mujeres, por meses, atendiendo á su natali-
dad por Departamentos .

s. o. N. D. Tot.

E. F. M. A. M. .J . J. A.
-- -- -- -- ---- --
Arequipa • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1 • • 2

Ayacucho • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1

Callao • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1

lea. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 1 1 3 6

Junín • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1
.

Lambayeque. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 2

Lima • • • • • .' • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 3 3 2 1 3 • • 4 2 19

Libertad. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • • • • • • • 2
Piura • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • o • 1 1 • • • • • • • • • 1 4

Tarapacá. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1
1

Ignorado. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
.
• • • • • • • • • • • • • • 1
-- -- -- -- -- --
. 1
Tota.l. 2 1 1 4 5 3 2 4 1 6 11 40

• • • • • • • • • • • • • • • • •

49) Entradas de mujeres, poi· meses, atendiendo á la ins-
trucción.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- --

Sabe leer • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 3 2 2 2 4 1 3 9 27

No sabe • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 3 1 • • 1 • • 3 2 12
'
Ignoradas • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • 1 3

Total ................ 2 1 1 • 4 5 3 2 5 1 6 12 .
42
• 1 1
;:. ~J

169
50)
., Entradas de mujeres, por meses, atendiendo á su profe-
sion


E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D . Tot.
-- -- -- -- •

Agricultoras. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 1
Costureras • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 2 2 5

Diversas • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1 2

Ignoraclas • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 2 • • • • 1 4
Domésticas . • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 • • 1 • • • • 2 2 7
La vanderas

• • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • • • 1 1 • • • • • • • • 1 1 6
'

Placeras. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • 1
p receptoras. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1
Sin profesión • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 2 1 2 • • 3 1 1 4 15 •

- -- -- --

Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 1 • • 4 5 3 2 5 1 6 12 42

51) Entradas de mujeres, por meses, según su procedencia .

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- -- -- --
Familia ...... • • • • • • • • • • • • • 1 • • • •

• • 3 1 2 1 3 • • 1 5 ·17

Policía • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 2 1 • • 2 • • 4 6 16

Hospital de Santa Ana. • • • • 1 • • 1 • • • • • • • • 1 • • 1 1 1 6

Del Refugio ................ • • • • • • • • '• • 1 • • • • • • • • • • • 1

Ignorada • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1 • • • • • • • • • 2
.
-- -- -- . -- --
Total ................ 2 1 1 4 5 3 2 5 6 12 42
• •
11 .
1

170 •


52) Entradas de mujeres, por meses, -atendiendo á su re-
ligión.

- E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- - - --

Católica. • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 1 • • 4 5 2 2 5 1 6 12 41
.

Protestante. ·...... • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • 1
-- --

Total • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 1 . •
' 4 5 3 2 5 1 6 12 42

53) Entradas de mujeres, poi· meses, atendiendo á su estado
aparente de excitación.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. rrot.
- -- •

Excitadas . . . . . . . . . .. ... . . . . 1 1 1 • • 2 2 1 • • 2 1 • • 2 13

Tranquilas ................. 1 • • • • • • 2 3 2 2 3 • • 6 10 29
. -
.
-- -- --

Total ................ 2 1 1 • • 4 5 3 2 5 1 6 12 42
.

54) Entradas de mujeres, por meses, atendiendo al número
de veces que han ingresado al Manicomio .

. .

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
--

Por una vez • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 1 • • 3 4 3 2 5 1 6 10 38

Por varias veces ........... • • • • • • • • 1 1 • • • • • • • • • • 2 4
--

Total ................ 2 1 1 • • 4 5 3 2 5 1 6 12 42

• •

171
'

55) Entradas de mujeres, por meses, según la causa probable
de la afección mental.

E. F. M. A. M. J. J. A . s. o. N. D. Tot.
- .
.
-- -- -- -- --

Diversas 2 1 1 2 6

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •• • •

Herencia • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • 1 1 1 • • 1 2 7

Tóxicas: alcohol ........... • • 1 • • • • • • 1 1 • • • • • • 1 1 5
Neurósicas • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 3 . ' • • 1 • • • • 5 10
Ignorada • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1 • • 3 1 11 1 1 • • 3 2 14

Total ................ 2 1 1 • • 4 5 3 2 5 1 6 12 42

56) Entradas de mujeres, por meses, atendiendo á la clasi-
ficación estadística de París. •

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- -- -- • --
I. Manía y delirio agu-
dos .......... ....... • • 1 • • • • 1 1 • • 1 2 • • 1 1 8
II. Melancolía y domen-
cía agudas ........ • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 2 2 5
IV. Locura sistematizada

progresi va • , • • • . . . .. • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 1
VI. Demencia orgamca y .

senil . . . . . . . . . ,. .• . ... • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1 1 1 4
VIII. Locura neurosica: .

histeria ............ 2 • • • • • • • • 1 1 • • 2 • • 1 3 10
Id. íd. : epilepsia .. • • • • • • • • 1 2 •• • • • • • • • 2 5 •

IX. Locura tóxica: aleo-
holismo ........... • 1 • • • • • • • 1 1 • • • • • • 1 1 5
Id. id. diversas .. • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • 2 3
No loca .................... • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • 1
.
-- -- • -- -- -- -
• •

Total ................ 2 1 1 • • 4 5 3 2 5 1 6 12 ·4 2

22


172
57) Entradas de mujeres, por meses, atendiendo á su condi-
ción de pensionistas gratuitas . ó

.

E. F. ~1. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- -- --
Pensionistas ................ 1 • • • • • •

• • • • 2 • • 2 • • 6 9 20
Gratuitas .................. 1 1 1 • • 4 5 1 2 3 1 • • 3 22
--
1

• Total ................ 2 1 1 • • 4 5 3 2 5 1 6 12 42
.

58) Salidas de mujeres, por meses, atendiendo á la raza.

E. F. M. A. l\'I. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- --

Blancas ;
2 1 1 1
1
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • J._
• • • • • • • • 2 • • • • 8
'
I11dias. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • 2 • • • • 2 1 6

Negras. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
.
• • • • 1 • • • • • • • • • • 2 3
Mestizas. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 2 • • • • • • • • • • 1 4 •

- .

Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 • • • • • • 5 • • 4 1 1 3 4 21

59) Salidas de mujeres, por meses, tendiendo al estado
civil.
.

'.
E. F. M. A. M. J. J. A. S. o. N. D. Tot.
-- -- -- --
Solteras. • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • • • • 3 • • 2 1 • • 3 4 15

Casadas .... • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 2 • • 1 • • • • • • • • 4

Viudas .. • • • • 1 1• 2
-- --
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
--

Total .... • • • • • • • • • • • • 2 1 • • • • ". . 5 • • 4 1 1 3 4 21

-
173

60) Salidas ·ele mujeres, por meses, atendiendo á la edad.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- -
De 10 á 19 años ....... • • • • 1 • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 2 • • 4

20 á 29 • • 1 1 1 1 1 5
''
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
''
• •

30 á 39 1 1 1 2 5
''
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
''
• • •

.

40 á 49 . . . . . .' • • • • 1 • • • • 1 • • • • 1 3 •

''
• • • • • • • • •
''

'
más de 50 años .......... • • • • 2 1 1 4
''
• • • • • • • • • • • • • •

-- -- -- --
Total ................ 2 1 • • • • • • 5 . · 1
4 1 1 3 4 21

61)
., Salidas de mujeres, por meses, atendiendo á su profe-
sion.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- --

Agricultoras. ••• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1
Costureras • • • • • • • ' • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 . • 1 • • • • 1 • • 3
Domésticas . • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • l
Lavanderas • • • • • • • • • • • o • • • 1 • • • • • • • 1 • • • • • • • • 2 4
Placeras. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1
Preceptoras . • • • .. . .. . • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • 1
Sin profesión ...... • • • • • • . . . . 1 1• • • • • • 2 • • 1 1 1 1 2 10
--
Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 • • • • • • 5 • • 4 1 1 3 4 21
' •


174
62) Salidas de mujeres, por meses, atendiendo á la religión,

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
--
Católica. • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 • • • • • • 5 • • 4 • • 1 3 4 20
.

Protestante ....... ... .. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1
--

Total • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 • • . , • •
.
5 • • 4 1 1 3 4 21

63) Salidas de mujeres, por meses, atendiendo á la ins-
trucción.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- --

Sabe leer • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 4 • • 3 1 1 2 1 13

No sabe • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1 • • • • • • • • 1 3 6

Ignorada • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • •

• • • • • • •
.
• 1 • • • • • • • • 2
.

Total .. • • • • • • • • • • • • • • 2 1 • • • • • • 5 • • 4 1 1 3 4 21

'

64) Salidas de mujeres, por meses, atendiendo á la naciona-
' lid ad.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
'

Colombia • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1

Chile .. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • 1
.
Perú. .
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 • • • • • • 4 • • 3 1 1 3 4 19
.

Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 • • • • • • 5 • • 4 1 1 3 4 21


'
'

'

175
65) Salidas de mujeres, por meses, atendiendo á su natali-
dad por Departamentos.

. E. F. M. A . M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- -- -

.

Lima • • • • •
.' • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 3 • • 2 • • 1 1 1 9
.
Piura • • • • •. r • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1
.
Callao • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1
.

Tarapacá. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1
Libertad. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • 1 • • . 2
lea. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 2
¡

Huánuco • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • 1
'
Moquegua • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1
Junín • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 ••
1•
• • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1
-- --
• --
Tota.l. • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 • • • • • • 4 • • 3 1 1 3 4 19

66) Salidas de mujeres, por meses, atendiendo al tiempo de
permanencia en el Manicomio. •

'

• E F. M. A . l\I. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
'
-- --
Menos de 6 meses .......... 2 1 • • • • • • • • • • 2 1 • • 1 1 8
de 1 año ............ 1 1 1 1 4
''
• • • • • • • • • • • • •

de 2 años ........... - 2 1 2 5
''
• • • • • • • • • • • • • • • • • •

Más de 2 años . . . . . . . . . . . . ~
• • • • • • • • • • 3 • • 1 • • • • • • • • 4

-- -- .
-- --


Total ................ 2 1 • • • • 5 • • 4 1 1 3 4 21
'
' 176
67) Salidas de mujeres, por meses, atendiendo á su condición
en el establecimiento:

E. F. 1\1. A. l\'I. J. J. _<\., s. o. N. D. Tot.
-- -- --

Gratuitas .................. 1 • • • • • • • 5 • • 3 • • • • 3 4 16

Pensionistas. . . . .. .. .. . . . . . . . 1 1 • • • • • • • • • • 1 1 1 • • • • 5

-- -- -

Total ................ 2 1 • • • • • • 5 • • 4 1 1 3 4 21

Salidas de ' mujeres, por meses, atendiendo al número
68)
de veces que han ingresado al Manicomio,

E. F. 1\1. A. M. J. J. A. S. o. N. D. Tot.
-- --
Por una vez .. .. . . .. .. . . .. . . • • • • 2 1 • • • • • • 4 • 4 1 1 2 4 19

Por varias veces ........... • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1 • • 2

Total ................ 2 1 • • • • • • 5 • • 4 1 1 3 4 21

69) Salidas de mujeres, por meses, según su procedencia.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- --

Hospital ele Santa Ana. • • • • 1 • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1 2 5
'

Familia .. .. . . . . .. . .. .. . . .. .. .. . .. .. 1 1 • • • • • • 1 • • 2 1 1 1 • • 8
Policía • • • • .. . . .. .. .. . . . .. .. . . .. . .. • • • • • • • • • • 3 • • 1 • • • • 1 1 6

Ignorada • • • • • • .. • L .. .. .. . .. .. .. . • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • 1 2
-- -- --

'
Total ...... . . . .. . . .. .. 2 1 • • • • • • 5 • • 4 1 1 3 4 21


.. . .. '
'



177
70) S3ilidas de mujeres, por meses, atendiendo á las causas
de la afección mental. •

-
E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- --

Diversas. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • . • 1 2

Herencia • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1

Ignoradas • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • • • • • 3 3 • • • • 3 • • 11
Neuróticas • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • 1 2
Orgánicas • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1

Tóxicas: alcohol. • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1
.

No loca. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • 2 3
-- -- -- •

Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 •
1
• • • • 5 • • 4 1 1 3 4 21

71) Salidas de mujeres, por meses, según la clasificación
estadística de París.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
--
I. Manía y delirio agu-
dos • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2• • • • 2 • • 4
II. Melancolía y demen-
cia agudas ......... 1 • • • • • • • • 1 • • 1 ' • • • • 1 4
III. Locura periódica ... • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • 1 • • 2
VIII. Locura neurótica:
histeria ............ 2 • • • • • • • • 1 • • 1 • • 1 • • • • 5
Id.: epilepsia .... • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1
IX. Locura tóxica: aleo-
hol • • • •
• • •• • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • 2 3
XI. Idiotismo imbecíli- é

dad ........ . . . ' • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • 1
No loca .................... • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • 1
.

Total ................ 2 1 • • • • • • 5 • • 4 1 1 3 4 21

'
178
72) Salidas de mujeres, por meses, atendiendo á su estado
de salud .

E. F. M. A. M. J. J. A. S. o. N. •
D. Tot.
-- -- - •

Curadas • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • • • • • 3 • • 2 1 • • 1 2 11

Aliviadas (á sus casas) ...... 1 • • • • • • • •
] • • 1 • • 1 2 1 7

(al Refugio) ...... • • .- 1 1 • • -• • • • 1 3
''
• • • • • • • •

-- -- --
. -- -
Total ................ 2 1 • • • • • • 5 • • 4 1 1 3 4 21
-

73) Defunciones de mujeres, por meses, atendiendo á la raza.

E. F .. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- -- -- --

Negras • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2

Mestizas. • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 4
-- -- -- -- --

Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 2 • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 6

74) Defunciones de mujeres, por meses, atendiendo á la edad .

E. F. M. A. M. J. J. A. S. o. N. D. Tot.
-- -- -- --
-
De 20 a 29 anos
,
• • • • • •

• • • • • • • • • • 1 • •
,
• • • • • • • • • • • • • • • • 1
,
30 a 39 1 1
'' ''
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
'
, •

40 a 49 1 1
'' '' • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

,
-
mas de 50 anos 1 1 1 .l· 3
''
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

. -- -- --

Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 2 •
. 1 . • • • • • • • • • • .. 1 • • 6


179

75) Defunciones de mujeres, por meses, atendiendo al es-
tado civil.

E . F. M. A. M. J. .J. A. s. o. N. D. Tot.
.
-- -- .
-- --
s olteras. • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • 1· • • • • • •
.
• • • • • • • • 1 • • 4

Casadas. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • •
.
• • • • • • . • • 1

Viudas. • • • • • • •. • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1
-- --
Total. • • • • • • . • • • • • • • • 2 1 2 • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 6

76) Defunciones de mujeres,' por meses, atendiendo á s11
profesión.
.

E. F. .M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
--

Agricultoras. • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 •

Costureras • • • • • • • ' • • • • • • • •
'
• • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1
.

Domésticas . • • • • • • • • • • • • •

• • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1

Lavanderas • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • 3
-.- --

Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 2 • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 6

77) Defunciones de mujeres, por meses, atendiendo á la re-
ligión.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
--
Católicas • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 2 • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 6

Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 2¡ . • • • • • • • • • • • • • 1 • • 6




23

'


180

78) Defunciones de mujeres, poi~ meses, atendiendo á la ins-
trucción .

.
E. F. M. A. M. J. J. A. S. o. N . D. Tot.
. . -- -- -- --

Saben leer y escribir • • • • • • • 1 1 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • 3
• . • •

No saben leer ni escribir .... 1• 1 1 3
__ , __
• • • • • • • • • • • • • • • • •
. • I·
-- -- -- -- -
.
·Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 2 •
• • • • • • • • • • • • • • 1 • • 6
'

79) Defunciones de mujeres, por meses, atendiendo á la na-
cionalidad.
-
E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.


-- -- -- -- --
Perú • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 2 • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 6

' -- -- --

Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 2 • • • • • • • • • • • • • 1 • • 6

80) Defunciones de mujeres, por meses, atendiendo á los De-
partamentos.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- -
¡

Lima. • • • • • • • • • • • • • •
.
• • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 2
A.ncachs. • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1
• lea. • • • • • • •
.
• • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1
. • •
Arequípa • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1. • • • • • • • • • •
.
• • • • • • • • 2
-- -- --
.
Total • • • • • • • • • • •• • • • • . 1 2 1 2 • • • • • •

• • • • • • • 1 • • 6


181
81) Defunciones de mujeres, por meses, atendiendo al estado
aparente de excitación .

E. F. M. A. M. J. J. A. S. o. N. D. Tot.
-- --
Tranquilas. • • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 2 • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 6
-- - --
2 1 2 6

Total

r • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
.
• • • • • • • • • • 1• •

82) Defunciones de mujeres, por meses, atendiendo á su con-
dición en el ostableoimiento :

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-1---- • • •
.
Gratuitas · 9.
.<.I
1 2 • • • • • • • • • • • 1 6
• • • • •
-- -- --
Total. . . . . . . . . . . . . . . . 2 1 2 .. • • • • • • • • • • • • 1 • • 6

83) Defunciones de mujeres, por meses, atendiendo al nú-
mero de veces que han ingresado al Manicomio.


E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot .

-- --
Por primera vez • • • • • • • • • • • 2 1 2 • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 6 •
-- -·- --
Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 2 • • • • • • • • • • • 1 • • 6

84) Defunciones de mujeres, por meses, atendiendo al tiem-
po de permanencia en el Manicomio.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- -- --

Menos de laño • • •
.
• • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 2
-
de 2 anos. 1 .
1
''
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

-
Más de 2 anos. • • • • • • • • • • • • 1 1 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • 3
-- -- --

Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 2 • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 6


182
85) Defunciones de mujeres, por meses, atendiendo á la pro-
cedencia.
. '

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
--
Familia. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1
Hospital de Santa Ana. • • • • • • • • 1 • • • • • • . • • • • • • 1 • • 2

1
Ignorada • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • .
• • . • • • • • • • • • •
·I 1
Policía • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2
.
- -
.
Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 2 • • • • • • • • • • • • • 1 • • 6

86) Defunciones de mujeres, por meses, según la clasificación
estadística de París. ,

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. Tot .

N. D.
-- - •
.

IV. Locura • sistemática
progresiva. • • • 1 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2

VIII. Id.

neurósica : histe- •

ria .................. 2 2

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

IX. Id. tóxica: alcoho-
lismo .............. • •• • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1
,

XI . Idiotismo e imbeci-
1
lidad . . . . . . .. . . . . . . . 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1

-- -- --
Total • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 2 • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 6

1


183

87) Defunciones de mujeres, por meses, atendiendo á la causa
de la enfermedad mental.

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
-- --
Orgánica • • • • • • • • • • • • • • • • • •
.
1 •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1

Tóxica: alcohol. • • • • • • • • • • • • ' • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • .
1

Neurósica • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2

Ignorada • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 • • • • •
·I· • • • • • • • • • • • • • 2 •

Total. • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 2 • • • • • • • • • • • • • , 1 • • 6

88) Defunciones de mujeres, por meses, atendiendo á las cau- •

sas de la muerte. '

E. F. M. A. M. J. J. A. s. o. N. D. Tot.
'
--

Disentería. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 1 •

Hemorragia cerebral. • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1
.

Meningitis • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1

Nefritis parenquimatosa • • • • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1

Tuberculosis pulmonar ..... 1 • • 1 • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 •

-- -
Tota.l .... • • • • • • • • • • • • 2 1 2 • • • • • • • • • • • • • • 1 • • 6
.

La existencia
, en 31 de Diciembre de 1896, puede descompo-
nerse asi :
I.) Atendiendo á los sexos:
Hombres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
Mujeres. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 172

Total. . . . . . . . . . . . . . . . . . 330


184
II.) Atendiendo á la raza: •

HOMB. MUJERES TOTAL
- -
Blancos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78 . 74 152
Indios . 28 43 71
Mestizos y negros . 42 .
55 1
97
Chinos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . · .. 10 ... . 10
..
Total: . 158 172 330

III.) Atendiendo al estado oivil ;
• ' . .

HOMB. MUJERES TOTAL
---- ·--·-1-----
Solteros . .. ...... . .. ...... 126 98 224
Casados. . . . . . 22 . 47 69
Viudos . 9 25 34
Ignorados . 1 2 3
----1----- - ---
Total . 158 172 330

IV.) Atendiendo á la edad : •

HOMB. MUJERES TOTAL

De menos de 10 años . • • • 1 1
, , 1 O 19 años . . . . . . . . . .
á . 10 . 7 17
'' 20 á 29 '' .. ........... ... . . 28 25 53
'' 30 á 39 '' . 45 41 So
'' 40 á 49 '' . 40 49 89
, , más de 50 años . 31 48 79'
Ignorada. . . . . . . . . . . . . . . . 4 1 5
--- ----1------
Total . 158 172 330

VI.) Atendiendo á la instrucción:

HOMB. MUJERES TOTAL

Saben leer ................... ~ ...... 125 115 240
No saben .... • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 29 55 84
Ignorada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

4 2 e
.

• Total ...................
.
158 172 330
• •

185
r-
,
VII.) Atendiendo á la nacionalidad:

HOME. MUJERES T01'AL


,

A lemanía • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 3
Austria. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • 2
Bolivia • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1 2
ehile. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • •
,
5 5
ehin a • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

10 10
- ••••••••••••••••••••••• • • • • • • • • •
• •

E spana • • • • • • 5 .
1 6
Ecuador • • • •
• • • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • 5 3 8
Estados Unidos. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1
F'ranoia • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 2
Holanda. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1
Italia. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 8 2 10
'.
Inglaterra • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1
I slas Tenerife • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 2
Méjico. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
.
1 1
Perú. • . . 120 151 271
suecia . • • • •
• •• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 • • • • 2
Venezuela. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • .1 • •

• 1
Ignorada • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 2
-
Total. • • • • • • • • • • • • • • • • • • 158 172 330

VIII.) Atendiendo al pronóstico:
• •

• •

HOME. MUJERES TOTAL
-------·--
Curables . 26 46 ' 72

Incurables . 95 70 ·. 165
Reservado . 37 56 93
-·--- -----1-----
'

Total . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 158 172 330

'
. .



186
IX.) Atendiendo á la profesión:

• HOMB. MUJERES TOTAL
-
Artesano. • • • . • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 5 • • • • 5
Agricultor. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 16 8 24
Costurera. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 23 23
Comerciante. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 11 2 13
Cocinero • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • • • 3 7 10
Dentista. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • •
.
1
Cigarrero ...................... • • • • 7 • • • • 7
Doméstico ...................... • • • • 3 13 16
Empleado • • • • • • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • 6 • • • • 6
Estudiante • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • • • • • • • 11 • • • • 11
Escultor. • • • • • • • • • • • • • • • • • •
• • • • • • • • 1 • • • • 1
Herrero. • • • • • • • •• • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1
Ingeniero. • • • • • • • • •
• • •• • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1
J ornalero . • • • . • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • 25 • • • • 25
Lavanderas • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 29 29
Marino • • • • •
• • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • 6 • • • • • ' .• 6
Mecánico. • • • • • •
• • • • •

• • • • • • • • • • • • • • • 3 • • • 3
Minero. • • • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • •• • 1 • • • • 1
Militar. • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 11 • • • • 11
Profesor. • • • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 2
Pintor. • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 4 • • • • 4

Religioso. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

6 5 11
Relojero. • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 3 • • • •

3
Sastre. • • • • •
• • • • • •• • • • • • • • • • • • • • • • • 7 • • • • 7
Sin profesión. • • • • • • • • •• • • • • • • • • • • • • 16 73 89
Ignoradas. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 7 8 15
Diversas. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 3 2 5

- -
Total. • • • • • • • • • • • • • • • • • • 158 172 330

X.) Atendiendo á la religión:

HOJ\iB. MUJERES TOTAL

----1-- ·-- ----
Católicos . 140 . 170 310
Griegos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 • • • • 1
Protestantes . 4 1 5
• Judíos , . 2 • • • • 2
Confucio ó Buda . 10 • • • • 10
Ignorada . 1 1 2
-- -1----1----
Tota.l . 158 172 330


187
XI.) Atendiendo á las circunscripciones territoriales en los
peruanos:
,

H01\1B. MUJERES TOTAL
-
Ignorada •
,

• •
• •• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 12 • • • • 12
Ancachs. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 • • • • 1
Arequipa. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 9 9 ,
18
Ayacucho ..... • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 3
Cajamarca .... • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 3 2 5
Callao. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 7 3 10
Cuzco. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 1 3
Huánuco • • • • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 3 3
lea. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •• • • • • • • • • 6 16 24
Junín. • • •• • • • •
• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 3 13 16
Lambayeque , • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 4 7 11
Libertad. • • • • • • • •• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 2
Lima • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 63 79 142
Moquegua • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 1 1
Piura .. • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 2 9 11
Tacna. • • • • • • • • • • • • ' • • • • • • • • • • • • • • • 3 4 7
'I'arapacá • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • 3 1 4

Total. • • • • • • • • • • • • • • • • • •

120 151 271 '

XII.) Atendiendo á las causas probables de la afección men-
tal:
-

H01\1B. MUJERES TOTAL
-
• Herencia ~ .R •• 39 19 58
Tóxicas : opio · .... . . 10 • • • • 10
» sífilis ( ?) . . . . . .. . .. . . . . . . 5 4 9
>> alcohol . 24 14 38
>> di ve1·sas . . . . . . . . . . . . . . . . .. 8 17 25
Neurosis . . . . . . . . . . . . . . .... . . 25 45 70
Variadas y mixtas . . . . .... .. .... .... 6 7 13
Ignoradas . . . . . . . . . 41 66 107
----- -
Total . 158 172 330

Este cuadro tiene que adolecer de grandes inexactitudes.

'


188
XIII.) Atendiendo á la clasificación estadística de París (1889) .

HOME. MUJERES TOTAL

I. Manía. y Delirio agudos . 7 14
II. Melancolía y Demencia id . 27 24
III. Locura periódica . . . . . . 8 19
IV. Locura

sistematizada progre-
s1 va . . . . . . . . . 23 17
V. Demencia vesánica . 18 12
VI. Demencia orgánica y senil . 9 9
VII. Parálisis general . 1 • • • •

VIII. Locura neurósica: epilepsia . 12 12
histeria . • • • • 38
variadas . 8 • • •

IX. Locura tóxica: alcohol . 17 10
opio

. 8 • • • •

sífilis ( ?) . . . . . . . 5 2
X. Locura moral é impulsiva . 9 7 • •

XI. Idiotismo imbecilidad é . 6 8

·· Total . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158 172

XIV.) Existencia atendiendo á la procedencia del enfermo:

HOME. l\íUJERES TOTAL

í Ignorada. . . . . . . . 56 87 143
1 F a1n1·1·1a . . . . . . . . . . . . . . . . 49 45 94
Policía. . . . . . 10 • • • • 10
Hospital <<2 de Mayo» . 4 • • • • 4
Lima ..... ~ ,, San Bartolomé . • • • 6 6
,, Santa Ana . 2 1 3
Maíson de Santé . 7 5 12
Refugio . • • • • 1 1
: Buen Pastor . 6 • • • • 6
L Penitenciaría . 15 27 42
. . J D'
Provmcias l 1versas . 9 • • • • 9
----- --- - ----·
Total . 158 172 330

'
1



189

XV.) Atendiendo á su estado de excitación: •


HOME. MUJERES TOTAL
--·----- -----
Trar:quilos y deprimidos . 135 101 236
Excitados y sucios . 23 71· 94
-----l·----1-
Total . 158 172 330

1

XVI.) Atendiendo á su condición en el Establecimiento :


HOME. MUJERES TOTAL

Pensionistas . . . . . . . . . . . . . . 32 24 56
Gratuitos . 126 148 274
Total. . . 158 172 330

XVII.) Atendiendo á la invasión de la enfermedad:

HOl\'lE. MUJERES TOT~A..L '
-
p 1~11ner acceso ...

118
'
106 224
. d.
Rec1 1vas . . . . . . .
• • • • • • • • • • • • • •

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
• • • •

40 66 106
--- - -- - ----
Total ·¡ 158 172 330

XVIII.) Atendiendo al tiempo de permanencia en el Estable-
cimiento.

HOMB. MUJERES TOTAL
---- ------1----
Menos de 6 meses . 15 25 40
6 meses á 1 año . 17 21 38
- a, 2 a.n- os . . . . . . . . . . .
1 ano . 6 10 16
Más de 2 años . 120 116 236
---·- -----1---·-
Total . . . . 158 172 330



• •


-



" •

.


·•
*•

•• •


• •


Pág.· Línea Dice Léase;

.

3 13 adoptándolas adaptándolas
' 7 11 Escosés Escocés
16 39 modifican modifican elo
51 38 Mientras que el mientras que en el
52 15 51 de Diciembre 31 de Diciembre
58 6 siendo u11 cin siendo u11 cincuenta
.
93 23 deebn deben
109 12 estirar y planchar estirar y aplanchar .

146 10 63. º) 37. º)
184*


*
No falta· el cuadro V en la página 184, como parece: el
• error está en haber saltado del IV al VI la foliación ele los cua- •

dros .

••
'
' •

• • ' ' '
'

' . , ' •
,

/
• I , •

,


' \ I ,

,_ • •
• I .
' \ • •


• •
'
' ,'
• •

• 1

' ,
I 1
f

' •
• • •

\
' •
l


, •

'
- 1 '

• '

f
1 ' ,

'
' '
' ' •

'

' '

' 1 • ·' •

. -
1 •

\ • r

1 •
1 '

1

• \ ' •




• •
, •
1
• •
' 1 , '

'
'
• • 1 •
, ¡

' ' • -
)

• • •
• • •
• •
i • '
• '


• 1
' 1
.,
1 ·-
1 ' '

' • •
' 1

' •
J


'
• • \.

..

I 1
,
•• •

• 1
• •

• •


• 1
• \
• •

• /
'
• '
'

• • ,
' 1
,
• •
1 '

• • -
\
1