Está en la página 1de 41

Del alienismo a la

psiquiatría en el
Perú

Santiago Stucchi Portocarrero


stucchi@amauta.rcp.net.pe

Junio 2014
Emperador Carlos V (Real Cédula de 1541): “Encargamos y
mandamos a nuestros Virreyes, Audiencias y
Gobernadores, que con especial cuidado provean que en
todos los Pueblos de Españoles y Indios de sus Provincias y
Jurisdicciones, se funden Hospitales donde sean curados
los pobres enfermos y se ejercite la caridad cristiana”.
1548: Hospital Real de Santa Ana Indios

1552: Hospital Real de San Andrés Españoles

1559: Hospital de la Caridad Españolas

1646: Hospital San Bartolomé Negros


Visita de los oidores de la Real Audiencia (1563): “San Andrés
prestaba ayuda a los locos y en otro patio del edificio fue
construída casa para ellos con nueve aposentos y lugar para
hasiendas; durante la visita realizada se menciona la existencia
de ‘7 hombres que parescían estar locos’. (…) que a causa de la
casa de orates que está en el hospital traen a todos los que
pierden el juicio en este reino y en Chile también”.
Independencia: Hospitales militares

1834: Sociedad de Beneficencia Pública de Lima Hospitales

Hospital de San Andrés Hombres


Hospital de la Caridad / Santa Ana Mujeres
Antigua Plaza de la Inquisición, al fondo la Iglesia de la Caridad y el Hospital del mismo nombre
Plaza Italia, al fondo el Hospital de Santa Ana
Facultad de Medicina de la Universidad de San Marcos, adyacente al Hospital de San Andrés, en la Plaza de Santa Ana
Hospital de San Andrés
El “patio de los locos”, en el Hospital de San Andrés
José Casimiro Ulloa (1859): “Es imposible atravesar el dintel de
lo que se llama loquerias sin huir la vista de escena tan
desoladora. La loquería de Santa Ana nos presenta, desde
luego, un patio húmedo ó cubierto de lodo, donde se ven aquí
ó allá montones de piedras, y en donde yacen sentadas,
echadas ó en cuclillas, las desgraciadas locas que, cubiertas de
harapos y con la expresion particular que da á sus semblantes
su mal, se nos presentan como las brujas de Macbeth. Esa es
su residencia en el dia y es allí donde reciben la insolacion en
los calores del verano y la humedad en las lluvias del invierno.
En la noche, tres estrechos salones, sin pavimento, reciben
sobre tarimas, en un colchon las unas, las otras sin él, á
aquellas infortunadas;…………
…………no se comprende de una parte como no sea espantosa
la mortalidad de este Establecimiento; y de otra, como todos
los dias no ocurran graves accidentes entre locas exaltadas que
tienen la libertad de maltratarse á su placer, y á su disposicion
medios con que matarse. La loqueria de hombres, sita en el
Hospital de San Andres, sin estar en tan deplorables
condiciones, deja sin embargo mucho que desear porque los
infelices amentes muden cuanto antes de alojamiento.”
Philippe Pinel
Tratamiento moral

• Comunicación con el insano (alienado)


• Imposición de autoridad médica (alienista)
• Manicomio terapéutico
• Abolición de los métodos restrictivos
Fodéré: “Un hermoso físico, es decir, un físico noble y varonil,
es caso, en general, una de las primeras condiciones para tener
éxito en nuestra profesión; es indispensable, sobre todo, frente
a los locos, para imponérseles”.

Georget: “El gobierno sobre los locos debe ser absoluto”.

Pinel: “Una de las ventajas que tienen los hospitales bien


ordenados, es hacer que conozcan los locos (si son capaces de
conocerlo) que están sujetos a una fuerza superior destinada a
dominarlos, y contrariar sus voluntades y caprichos. (…) Si se
anticipa su salida enviándolos demasiado pronto a su casa, el
conocimiento de su independencia, y la libertad que tienen de
entregarse a sus caprichos los hace cometer excesos, y esto da
lugar a extravíos en el régimen, o a afecciones vivas que
fomentan sus gustos primitivos”.
Pinel: “No debe asombrar en exceso la importancia extrema
que atribuyo al mantenimiento de la calma y el orden en un
hospicio de alienados y a las cualidades físicas y morales que
exige una vigilancia de esas características, pues en ella se
encuentra una de las bases fundamentales del tratamiento de
la manía y, de no existir, no se obtienen observaciones
exactas ni una curación permanente, por mucho que se
insista, por lo demás, en los medicamentos más elogiados”.
16-12-1859: Hospital de la Misericordia (Manicomio del
Cercado), Quinta Cortés, barrio del Cercado.
El Comercio: “Inauguración de la casa de Amentes. (…) El nuevo
hospicio de amentes honra en alto grado a las personas que han
contribuido á su erección (…) y es digno de figurar entre los
mejores de su clase de las capitales más civilizadas. De hoy en
adelante los infelices que yacían casi entregados á sí mismos en
inmundas y repugnantes celdas, serán tratados con todas las
atenciones que su triste estado requiere y recibirán los cuidados
de médicos que se dedicarán especialmente a su curación”.
Reglamento Provisional (1897)
Funciones de las Hermanas de Caridad: “Art. 54. (…) 6.º
Procurar con todo empeño que los enfermos estén
constantemente limpios y sean tratados con afecto, sin
obligarlos á prácticas religiosas que ellos no acepten. (…) 9.º
Impedir que los enfermos sean maltratados de palabra ó de
hecho por los guardianes ú otros enfermeros. (…) 11.º Las
Hermanas deben velar rigurosamente para que los enfermos
gocen toda la libertad de acción y de movimiento compatibles
con este Reglamento”.

Obligaciones de los guardianes: “Art. 94. (…) 4.º Emplear


siempre la persuasión y la dulzura, sin injuriar ni maltratar á sus
pacientes, de obra ó de palabra”.
Reglamento Provisional (1897)
Art. 64. Tanto en el Departamento de Hombres como en el de
las Mujeres se observará la siguiente distribución del tiempo:
De 1º de Noviembre á 1º de Mayo:
5.30. a.m. Prevención general, repique campana.- Deben
levantarse todos los empleados.- El enfermero de guardia
nocturna debe dar parte por escrito al Jefe de Guardianes.-
Distribución de los puestos de guardia para el servicio diurno.
6. h. a. m. Segundo repique.- Deben levantarse todos los
enfermos, con excepción de los que se sienten mal, ó hayan
pasado mala noche con fiebre, etc.
7. h. a. m. Desayuno.
7.30. ” ” Ejercicio de gimnasia y marchas.
8. h. ” ” Distribución de remedios.- Visita médica.
10. h. ” ” Almuerzo. Descanso – Lectura – Música – Juegos
diversos – Trabajo manual. (…)”
Hospital Civil de la Misericordia
Hospital Civil de la Misericordia
Hospital Civil de la Misericordia
Colegio Alipio Ponce Vásquez
Colegio Alipio Ponce Vásquez
Museo del Hospital Víctor Larco Herrera
Museo del Hospital Víctor Larco Herrera
Manuel Antonio Muñiz (1885): “Se puede decir, sin exagerar,
que el manicomio de Lima, ni en su principio ni aún con sus
mejoras posteriores, satisface las múltiples exigencias
científicas. Y hasta duro es decirlo no merece el nombre de
hospital de insanos. La verdad debe decirse entera. (…) El local
no es ni siquiera apropiado para casa de reclusion. Fáltale
mucho para eso. Fundar un manicomio es una obra muy difícil,
muy laboriosa, muy delicada. Y todas estas circunstancias le
faltaron al de Lima en su fundacion. Quizá hubo demasiado
talento para convertir un convento en una casa de locos. (…) O
se tiene un buen manicomio ó no se dá tal nombre, á un edificio,
á un local que no lo merece”.
Muñiz (1890): “Si un asilo, como ha dicho un gran alienista, es
como una red con la que rodea el médico a sus enfermos para
coordinar sus movimientos, regular sus pensamientos,
moderar sus sentimientos y presidir a todas sus operaciones
vitales, bien claro se ve que el manicomio actual no responde a
sus fines .”
Muñiz: “Este aislamiento o secuestración en los asilos o no, es
sin duda el más competente factor de curabilidad (…) cuando
la secuestración es en los primeros tres meses la proporción
desciende a cuarenta por ciento y hasta veintisiete por ciento
cuando se realiza después de mayor tiempo. (…) el alienado
curable no debe ni un instante permanecer al lado de los
suyos.”
1900: Construcción del nuevo manicomio, en Magdalena.

1 -1-1918: Inauguración del Asilo Colonia de Magdalena.

1 -1-1919: Inspector Víctor Larco Herrera S/. 1 millón.


Hospital Víctor Larco Herrera
Hospital Víctor Larco Herrera
Larco Herrera: “La traslación de los enfermos del ignominioso
Manicomio del Cercado, al Asilo Colonia de Magdalena no
había constituído, como debió ser en realidad, el inicio de una
era nueva en la asistencia de alienados. Las Hermanas de
Caridad no sólo no iniciaron este movimiento de reforma de los
métodos, sino que se manifestaron rehacias a aceptarlos,
constituyendo uno de los obstáculos más serios que ha debido
salvarse para conducir la asistencia de alienados del periodo
bárbaro en que se encontraba al período humano, iniciado hace
más de un siglo en otros países cultos.”
Baltazar Caravedo Prado

Hermilio Valdizán Medrano Sebastián Lorente Patrón


1918 606 internos
Sobrepoblación: 1930 1071 internos
1948 1591 internos

Tarazona: “A comienzos de la década de 1960, el hospital se


encontraba virtualmente abandonado, con prácticamente un
único médico por pabellón, y en una crisis profunda”.
Bibliografía
- Camacho F. Lima contemporánea. Lima, 1922.
- Caravedo Prado B. La reforma psiquiátrica en el Perú. Lima: Clínica Baltazar Caravedo, 1985.
- Castelli A. La primera imagen del Hospital Real de San Andrés a través de la visita de 1563.
Revista Historia y Cultura 1981; 13-14: 207-216.
- El Comercio. Lima, 16 de diciembre de 1859 .
- Foucault M. El poder psiquiátrico. Curso en el Collège de France (1973-1974). México: Fondo de
Cultura Económica, 2003.
- Iza A, Salaverry O. El Hospital Real de San Andrés. Anales de la Facultad de Medicina UNMSM
2000; 61(3): 247-252.
- Lastres JB. Historia de la medicina en el Perú. Lima, Universidad Nacional Mayor de San Marcos,
1951.
- Muñiz MA. El manicomio de Lima. La Crónica Médica 1885; II (13): 7-8, (14): 52-56, (15): 93-95. La
Crónica Médica 1886; III (28): 143-144.
- Muñiz MA. Asistencia pública de los enajenados. Concurso para la construcción de un
manicomio. Lima: Ministerio de Fomento, 1897.
- Reglamento Provisional del Hospicio de Insanos. Lima, 1897.
- Reglamento Provisional del Asilo Colonia de la Magdalena. Lima, 1919.
- Ruiz Zevallos A. Medicina mental y modernización: Lima, 1850-1900. En: Panfichi A y
Portocarrero F (ed). Mundos interiores: 1850-1950. Lima: Centro de Investigación de la
Universidad del Pacífico, 2004: 373-396.
- Sal y Rosas F. Asistencia psiquiátrica en el Perú. Revista Psiquiátrica Peruana 1957; I(1): 66-68.
- Tarazona B. El Larco Herrera: ¿hospital o asilo? En: Portocarrero F, Sanborn C. De la caridad a la
solidaridad: filantropía y voluntariado en el Perú. Lima: Universidad del Pacífico, 2003: 47-72.
- Valdivia Ponce O. Historia de la psiquiatría peruana. Lima, 1964.