Está en la página 1de 9

Los cien años del Hospital

Víctor Larco Herrera


The one hundred years of the Hospital Victor Larco
Herrera

Santiago Stucchi-Portocarrero1

Resumen l 1 de enero de 1918 abrió sus puertas


El actual Hospital Víctor Larco Herrera fue inaugurado el 1 de
enero de 1918, como Asilo Colonia de la Magdalena, en un contexto
de transición entre el alienismo del siglo XIX y una psiquiatría que
reclamaba su lugar entre las especialidades médicas, a la vez que
E el Asilo Colonia de la Magdalena,
denominado Asilo Colonia Víctor Larco
Herrera en 1921 (2), y Hospital Víctor Larco
el liderazgo en la conducción de los hospitales, como representante Herrera a partir de 1930 (3), en homenaje
de la ciencia positiva. La fundación del nuevo establecimiento
fue considerada “la segunda revolución psiquiátrica” en el Perú,
a su mayor benefactor. Su fundación fue
y generó muchas expectativas, inspirándose en la terapia por el considerada como el inicio de “la segunda
trabajo y en los principios de no restricción y puertas abiertas. revolución psiquiátrica” en el Perú (4),
Palabras clave: Hospital Víctor Larco Herrera, asilo colonia, manicomio, generando grandes expectativas, en un
hospital, psiquiatría. contexto de transición entre el alienismo
Abstract decimonónico y el nacimiento de la psiquiatría
como especialidad médica en nuestro país.
The current Víctor Larco Herrera Hospital was inaugurated on
January 1 of 1918, as Asilo Colonia de la Magdalena, in a context
of transition between alienism of the nineteenth-century and a El Asilo Colonia recibió a los internos del
psychiatry that claimed its place among medical specialties, and
leadership in the hospital management as a representative of
Hospital Civil de la Misericordia (o Manicomio
positivism. The foundation of the new hospital was considered del Cercado), que había sido inaugurado en
“the second psychiatric revolution” in Peru; and, it generated 1859, bajo la inspiración tardía del tratamiento
many expectations and it was inspired by work therapy and non-
restraint and open-door principles. moral proveniente de Europa. (5) El primer
manicomio del Perú había quedado obsoleto,
Key words: Víctor Larco Herrera Hospital, colony asylum, asylum,
hospital, psychiatry. los ambientes estrechos no permitían separar
“los enajenados curables de los incurables,
los indigentes de los pensionistas, los sucios
“La insanidad, «fruto directo de la civilización», es
una enfermedad curable; y, el adelanto de un pueblo; de los aseados, los furiosos de los tranquilos,
su grado de cultura, (…) está en razón directa de los ociosos de los trabajadores, los atacados de
la atención y cuidado que presta á los insanos, enfermedades contagiosas ó no de los sanos”.
mejorando sus manicomios, lugares de horror para el
vulgo, de criminal curiosidad á veces, y en donde el más
(6) Asimismo, la insistencia en la necesidad
infortunado de los desheredados, encuentra no sólo de internamiento para todos los enfermos
defensa contra los peligros que le rodean, sino también mentales, bajo la premisa del asilo curativo,
las mayores probabilidades para su curación (…) había llevado también al colapso de lo que
Los hospitales para locos son, en estos casos, un consuelo
y una esperanza”. fue “la primera revolución psiquiátrica en el
Perú”. (4)
Manuel Antonio Muñiz (1)


1
Médico psiquiatra. Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado-Hideyo Noguchi, Universidad Peruana Cayetano Heredia, Lima.
60

Cuando en 1896, el gobierno peruano convocó desde mediados del siglo XIX, encontró su lugar
a un concurso buscando el mejor proyecto de junto a la visión organicista de la enfermedad
construcción para una nueva casa de insanos, mental que predominó desde finales del siglo
había comenzado a afianzarse en nuestro XIX (en el fundamento para un proyecto
medio la palabra “psiquiatría”, acuñada casi un de ley sobre asistencia psiquiátrica de 1928,
siglo antes, en 1808, por Johann Christian Reil) puede leerse que “la alienación mental es una
(7), en detrimento del término “alienismo”. enfermedad del cerebro”, coincidiendo con
No se trataba solo de un cambio de nombre: el famoso enunciado de Wilhelm Griesinger).
el alienismo se identificó preferentemente con (11) Así, un artículo publicado en “La Reforma
el cuidado intramanicomial y con la locura Médica”, en 1915, saludó que el Asilo Colonia,
como eje de su intervención, en tanto que la próximo a inaugurarse, permitiera aplicar “el
psiquiatría reivindicó para sí el campo de las tratamiento moral” (12), aunque es probable
patologías mentales que no implicaban la que a esas alturas aquél se encontrase reducido
pérdida de la razón, incursionando más allá conceptualmente a “buen trato” o “distracción
de los reducidos muros del asilo -según Michel de la locura”. (13)
Foucault-, el alienismo se centró en el delirio
como antagonista de la verdad en tanto que la Del mismo modo, para Muñiz la distribución
psiquiatría se desarrollará en base a la oposición de los internos en pabellones según su
entre lo involuntario y lo voluntario). (8) Esta condición clínica constituyó “La primera y más
modificación semántica no fue inmediata importante cuestión (…), la más grave por sus
y durante un tiempo ambos vocablos se irremediables consecuencias en caso de error”,
utilizaron indistintamente. Por poner algunos proponiendo en su proyecto las siguientes
ejemplos, la palabra “psiquiatría” se encuentra secciones: “1.º Para pensionistas de diversas
ausente en el artículo de Manuel Antonio categorías. 2. º Para enfermos de observación
Muñiz sobre el Manicomio de Lima, de 1885- y de vigilancia continua, como locos recientes,
1886 (6), aunque menciona en su lugar a la suicidas, impulsivos, criminales, destructores,
“frenopatía”. Más adelante, en el proyecto sitiófobos, etc. 3.º Para agitados, ruidosos, etc.
del mismo Muñiz, ganador del concurso de 4.º Para sucios, idiotas, dementes, epilépticos
1896 (1), así como en un artículo de Baltazar sucios, etc. 5.º Para tranquilos y convalecientes,
Caravedo de 1915 (9), figuran “psiquiatría” y maniacos sin delirio, estáticos, alucinados, etc.;
“psiquiatras” a la par que “alienistas”. Y, en y 6.º Para crónicos, seniles, incurables, etc.”. (1)
una publicación de 1918, Honorio Delgado y
Carlos Bambarén no hacen más referencia al El trabajo ocupó un puesto fundamental en
alienismo sino únicamente a la psiquiatría. (10) la terapia. Philippe Pinel había mencionado,
a fines del siglo XVIII, que “La ley básica
De todos modos, a principios del siglo XX la de cualquier hospital de locos es el trabajo
psiquiatría reclamaba su sitio entre las demás mecánico” ya que la actividad física en general
especialidades médicas, y en tal sentido el constituía el mejor remedio contra la ociosidad
psiquiatra debía contar con un espacio propicio del insano y “el encadenamiento vicioso de
para aplicar sus tratamientos. Muñiz ya había sus ideas”; en forma particular, las faenas
dejado en claro que los hospitales debían agrícolas aprovechaban “el instinto natural del
“disponer de los adelantos terapéuticos en hombre a fecundar la tierra, para satisfacer sus
Hidroterapia y Electricidad”. (1) Inclusive, el necesidades con los frutos de su industria”.
tratamiento moral, en franco declive en Europa (14) Casi un siglo después, Jules Falret opinó

Acta Herediana vol. 61, N° 1, octubre 2017 - marzo 2018


61

a favor de “crear colonias agrícolas anexas a “necesidad social” ante la amenaza del “loco
grandes manicomios”. (15) En opinión de peligroso”. (19).
Muñiz, “el alienado debe trabajar” y las labores
podían ser múltiples: “porteros, jardineros, En este contexto, algunas de las alternativas
(…) albañiles, carpinteros, pintores”; las planteadas fueron la villa asilar, la colonia
mujeres debían dedicarse preferentemente agrícola y el asilo colonia, amalgamas de
a “lavandería, costura y trabajo de mano” una semilibertad con disciplina laboral y las
mientras que los varones a “ser cigarreros, bondades de la vida rural bajo la inspiración
sombrereros, sastres, zapateros, escoberos, (…) primigenia de la legendaria comunidad de
fabricantes de esteras, de cepillos, de asientos Gheel (“el pueblo de los locos”), en Bélgica, y
de paja, (…) colchoneros, herreros, etc.”. (1) las posteriores experiencias de Alt-Scherbitz,
Para Caravedo, “La inactividad conduce a la en Alemania; Fitz-James, en Francia, y Bangour
demencia”. (16) Village Asylum, en Escocia, entre otras (20). En
América son dignas de mención las Colonias
A fines del siglo XIX, el trabajo en los asilos se de Ilha do Governador y la Colonia de
orientó preferentemente hacia la producción Jacarepaguá (futura Colonia Juliano Moreira),
industrial –aunque fuese a pequeña escala- y fundadas en 1890 y 1924, respectivamente, en
la autosuficiencia económica, acorde con un Brasil (21); la Colonia Open-Door de Luján y
sistema capitalista en ascenso “que valoraba la Quinta de Lomas, abiertas en 1897 y 1908
a las personas por su inserción en el proceso respectivamente, en Argentina (22), y la Colonia
productivo”. (17) En palabras de Caravedo: Open-Door (luego Hospital Psiquiátrico El
“El trabajo no sólo es agente terapéutico de Peral), creado en 1928 en Chile. (23) Para
primera importancia, que acelera la curación, Muñiz, en el Perú de aquel entonces no eran
sino también, fuente inagotable de recursos, viables “ni la creación de asilos privados, ni la
que contribuye en parte al sostenimiento de asistencia en familias, ni siquiera las colonias
los Hospitales Psiquiátricos”. (16) Por otro agrícolas”, inclinándose a favor de un asilo
lado, la idea del trabajo terapéutico se amoldó colonia, cuya “construcción debe obedecer al
perfectamente a los novedosos principios open-door y no-restraint, debiendo ser apropiado
de no restricción y puertas abiertas que se para la organización del trabajo manual y para
popularizaron como respuesta al encierro asilar la colonización agrícola”; de alguna forma, se
preconizado por el alienismo (José Casimiro trataba de “dejar al enajenado la ilusión de la
Ulloa había advertido que el loco “puede herir, libertad, sin que nada le recuerde su condición
matar a los que se presenten en su camino: de recluido”. (1).
puede saquear, destruir, incendiar la propiedad
de otros”, y por lo tanto “debe ser privado Pocos años antes de su inauguración oficial,
de su libertad”, en tanto que para Muñiz, el el Asilo Colonia había comenzado a recibir
“aislamiento ó secuestración, en los asilos ó algunos pacientes. “Hemos visto con frecuencia
no, es sin duda el más competente factor de –relataba Caravedo en 1915- durante los ocho
curabilidad”). (1,18) La sobrepoblación asilar meses que trabajan los alienados en el Asilo de
resultante, sumada a una visión pesimista la Magdalena, que sujetos inertes, al parecer
de la enfermedad mental propiciada por la verdaderos dementes, unos, y exitados [sic]
teoría degeneracionista habían llevado a un y peligrosos otros, cambiar sus fisonomías
desprestigio de la reclusión manicomial, la que clínicas, al poco tiempo de estar sometidos,
a fines del siglo XIX solo sobrevivía como una única y exclusivamente á este tratamiento, que

Acta Herediana vol. 61, N° 1, octubre 2017 - marzo 2018


62

no sólo es un recurso para mejorar el estado el Perú a lo largo del siglo XIX como emblema
físico de ciertos enfermos, estimulando y de un poder basado en el conocimiento -en
regularizando las funciones orgánicas sino la ciencia positiva- (26,27), llevando a Ulloa
también un agente moral poderoso”. (9). a incluir, entre “las sagradas funciones del
médico”, la “protección misma de los enfermos
El Comercio informó, el 2 de enero de 1918, que y del orden social”. (28) Por tal motivo, Muñiz
los inquilinos del nuevo hospicio “recibirán aseveró en su proyecto que “no se concibe
los beneficios del campo, de locales amplios Manicomio medianamente organizado en el
y cómodos, construídos á todo costo y que el médico no sea el Director y el árbitro
preparados para implantarse en ellos, los del funcionamiento de todo su mecanismo”.
sistemas modernos que la ciencia aconseja, (1) Y, así también, en el artículo de La Reforma
para el tratamiento de los alienados”. (24) En un Médica, citado antes, los autores criticaron que
artículo aparecido en la revista Mundial en 1920, en la propuesta de reglamento para el Asilo de
el autor proclamó que “ya no hay locos en el la Magdalena no figurase el cargo de director
asilo colonia”, en tanto que uno de los internos médico, recordando que “los asilos son además
entrevistados dijo: “¿Yo? No soy enfermo, soy de lugares de asistencia centros de cultura”.
empleado. Los enfermos se quedaron allá en (12).
la otra casa donde daban ‘baños de chaqueta’
y encerraban en la ‘jaula’. Aquí todos somos Pero el mayor obstáculo que encontró el gremio
empleados”. (25) Sin embargo, el nuevo local psiquiátrico para sus anhelos de control y
sería a la vez “hospital, hospicio y colonia”. reforma fueron las Hermanas de la Caridad,
(12). percibidas como sobrevivientes de una rancia
tradición de raíces virreinales, símbolo de
Para los autores del proyecto de ley de 1928, atraso y de “una concepción demonológica
antes citado, la asistencia psiquiátrica debía y perversa del desorden mental”. (29) Por
dirigirse no solo a los alienados crónicos, en los añadidura, los médicos contaban con el
hospicios y asilos, sino también a los alienados respaldo del acaudalado hacendado Víctor
agudos y a los psicópatas (entendiendo Larco Herrera, miembro de “la burguesía
este término como “enfermos mentales no agraria pingüe y en ascenso al poder” (29),
alienados”), y para estos el establecimiento quien fue nombrado inspector en 1919. Las
idóneo debía ser el hospital psiquiátrico. De religiosas fueron culpadas –probablemente
este modo, los mismos autores propusieron no sin razón- de malos manejos económicos,
“con carácter de urgencia, la transformación de falta de higiene y, sobre todo, de tratos
del Asilo Colonia de Magdalena en Hospital crueles con los internos (mayores detalles
Psiquiátrico”. (11) Dos años después, en pueden leerse en la biografía de Larco Herrera,
diciembre de 1930, el cambio de denominación escrita por Valdizán) (30), retirándose del Asilo
se hizo efectivo. (3). Colonia en 1919 para ser reemplazadas por
enfermeras de la Escuela Mixta de la Sociedad
La pujante psiquiatría demandaba además el de Beneficencia. Finalmente, en 1921 se nombró
liderazgo en la conducción del hospital, en a Hermilio Valdizán como director médico
consonancia con la creciente autoridad de la del hospital. Podemos afirmar que con estos
clase médica a la que reclamaba pertenecer. hechos comenzó formalmente la psiquiatría en
Dicha autoridad se había ido consolidando en el Perú. (31).

Acta Herediana vol. 61, N° 1, octubre 2017 - marzo 2018


63

Los años siguientes conocerán tiempos de Referencias Bibliográficas


esplendor, asociados a la formación docente, la
investigación y la aplicación de modalidades 1. Muñiz MA. Asistencia pública de los
terapéuticas de vanguardia para la época. (31) enajenados. Concurso para la construcción de
un manicomio. Texto. Lima: Ministerio de
Pero, tempranamente también, el Hospital
Fomento; 1897.
Víctor Larco Herrera repetirá la historia de 2. Boletín de la Sociedad de Beneficencia Pública:
su predecesor, sumiéndose progresivamente 1921; 16 (371): 8.
en el hacinamiento y el abandono, lo ha sido 3. Boletín de la Sociedad de Beneficencia Pública:
relatado en varias publicaciones. (32-34) Un 1930; 25 (490): 1.
destino similar al de hospitales psiquiátricos 4. Valdivia Ponce O. Historia de la psiquiatría
de otros países, como por ejemplo el Hospicio peruana. Lima: Gráfica Morsom SA; 1964.
5. Stucchi Portocarrero S. El tratamiento moral y
de las Mercedes (actual Hospital Municipal
los inicios del manicomio en el Perú. Revista de
José Tiburcio Borda), en Argentina (22); el Neuro-Psiquiatría. 2015; 78 (3): 151-156.
Manicomio Nacional Pacheco (actual Instituto 6. Muñiz MA. El manicomio de Lima 1884. La
Nacional de Psiquiatría Gregorio Pacheco), Crónica Médica. 1885; 2 (13): 7-8, (14): 52-56, (15):
en Bolivia (35), y el Manicomio General La 93-95. 1886; 3 (28): 143-144.
Castañeda, en México (17). 7. Marneros A. Psychiatry’s 200th birthday. The
British Journal of Psychiatry. 2008; 193 (1): 1-3.
8. Foucault M. Los anormales. Curso en el Collège
Durante los últimos años se ha dado en el Perú de France (1974-1975). México: Fondo de Cultura
una serie de medidas legales y administrativas Económica; 2001.
que buscan fomentar la prestación de 9. Caravedo B. La asistencia de los alienados en el
servicios de salud mental en los niveles de Perú. La Reforma Médica. 1915; 1 (4): 5-7.
atención primario y secundario a la vez que 10. Delgado H, Bambarén CA. Algo sobre etiología
la reintegración precoz del paciente mental a y profilaxia de la locura a propósito del
movimiento estadístico del “Hospicio de Insanos
la comunidad, dejando el internamiento como
de Lima”. Anales de la Facultad de Medicina. 1918;
una opción última, discurso diametralmente 1: 78-111.
opuesto al del alienismo del siglo XIX. Esta 11. Cornejo AG, Lorente S, Caravedo B. Legislación
política, de imperiosa necesidad para los sobre asistencia de los alienados y de los
tiempos actuales, ha sido considerada como toxicómanos. Lima: Imprenta Americana; 1928.
una reforma (36), ¿podríamos decir, la tercera 12. Anónimo. Organización del Asilo Colonia de la
en el Perú? Bajo tal óptica, la imagen del Magdalena. La Reforma Médica. 1915; 1 (1): 4-5.
13. Morel P, Quétel C. Las terapéuticas de la
hospital psiquiátrico deviene en anacrónica y
alienación mental en el siglo XIX. En: Postel
hay quienes piden su pronto final, comenzando J, Quétel C (ed). Nueva historia de la psiquiatría.
probablemente por el establecimiento cuasi México: Fondo de Cultura Económica; 2000. p.
centenario. No obstante, cabe preguntarse 299-310.
si no exige prudencia semejante medida y si 14. Pinel P. Traité médico-philosophique sur
no tendría razón Ervin Goffman hace más de l’aliénation mentale, ou la manie. Paris: Richard,
medio siglo, cuando vaticinaba, refiriéndose Caille et Ravier; 1799.
15. Falret J. Les aliénés et les asiles d’aliénés. Paris:
al cierre de los hospitales psiquiátricos, que Librairie J.-B. Bailliére et fils; 1890.
“mañana los parientes, la policía y los jueces 16. Caravedo B. Memoria de la Dirección.
clamarían pidiendo otros”. (37) El debate está Correspondiente al primer trimestre de 1932.
abierto. Lima: Imprenta Hospital “Víctor Larco Herrera”;
1932.
17. Sacristán C. Por el bien de la economía nacional.

Acta Herediana vol. 61, N° 1, octubre 2017 - marzo 2018


64

Trabajo terapéutico y asistencia pública en el 29. Mariátegui J. Hermilio Valdizán y la psiquiatría


Manicomio de La Castañeda de la ciudad peruana. Revista de Neuro-Psiquiatría. 1980; 43 (1):
de México, 1929-1932. História, Ciências, Saúde - 1-22.
Manguinhos. 2005; 12 (3): 675-692. 30. Valdizán H. Víctor Larco Herrera: El hombre - La
18. Ulloa JC. De la reclusión de los enajenados. La obra. Santiago: Imprenta Nascimento; 1934.
Gaceta Médica. 1861; 121: 321. 31. Mariátegui J. La psiquiatría peruana: presente y
19. Scull A. La locura: Una breve introducción. futuro. Revista de Neuro-Psiquiatría. 1999; 62 (1):
Madrid: Alianza Editorial; 2013. 3-13.
20. Allmond, G. Liberty and the individual: the 32. Tarazona B. El Larco Herrera: ¿hospital o asilo?
colony asylum in Scotland and England. History En: Portocarrero F, Sanborn C. De la caridad a
of Psychiatry. 2017; 28 (1): 29-43. la solidaridad: filantropía y voluntariado en el
21. Venancio ATA. Da colônia agrícola ao hospital- Perú. Lima: Universidad del Pacífico: 2003. p. 47-
colônia: configurações para a assistência 72.
psiquiátrica no Brasil na primeira metade do 33. Stucchi Portocarrero, S. Loquerías, manicomios y
século XX. História, Ciências, Saúde – Manguinhos. hospitales psiquiátricos de Lima. Lima:
2011; 18 (suppl 1); 35-52. Universidad Peruana Cayetano Heredia; 2012.
22. Requiere M. Beneficencia y asistencia social: la 34. Prieto Sánchez, R. Guía demente. Soñadores y
política manicomial en Buenos Aires. (1880-1940). manicomios en la historia de Lima. Lima:
Alcmeón. Revista Argentina de Clínica Universidad Ricardo Palma; 2017.
Neuropsiquiátrica. 2000; 9 (2): 169-194. 35. Montellano Aparicio, H. Historia del Instituto
23. Gómez Chamorro M. La reconversión del Nacional de Psiquiatría Gregorio Pacheco.
Hospital Psiquiátrico El Peral en Red Comunitaria Revista Institucional Médica “Sucre”. 2002; 67 (120-
de Salud Mental y Psiquiatría. Cuadernos Médico 121): 132-135.
Sociales (Chile). 2005; 45: 285-299. 36. Toyama M, Castillo H, Galea JT, Brandt LR,
24. Anónimo. El nuevo Manicomio. Importante Mendoza M, Herrera V, et al. Peruvian mental
comunicación del Inspector señor Elguera. El health reform: a framework for scaling-up mental
Comercio. Lima, 2 de enero de 1918. p. 1. health services. International Journal of Health
25. De Zavaleta, J. La alegre aldea de las almas Policy and Management. 2017; 6 (9): 501–508.
ausentes. Mundial. 1920; 1 (29): 218-219. 37. Goffman E. Internados. Ensayos sobre la
26. Zárate Cárdenas E. La construcción del poder situación social de los enfermos mentales. Buenos
médico en el siglo XIX. Situa - Revista Semestral Aires: Amorrortu editores; 2001.
de la Facultad de Medicina Humana - UNSAAC. 38. Beneficencia Pública de Lima. Asilo Colonia de
2003; 11 (21): 9-15. Magdalena. Lima: Casa Editora M. Moral; 1920.
27. Amaya Núñez E. Manuel Antonio Muñiz y el 39. Sociedad de Beneficencia Pública de Lima.
proyecto de construcción del Manicomio General. Memoria correspondiente al año de 1920. Lima:
Pendiente de publicación. Casa Editora M. Moral; 1920.
28. Ulloa JC. Anexos de la Memoria de la Beneficencia 40. Anónimo. Variedades. 1918; 14 (514): 19.
de Lima. Año de 1887.
Correspondencia:
santiago.stucchi.p@upch.pe

Acta Herediana vol. 61, N° 1, octubre 2017 - marzo 2018


65

Figuras:

Figura 1. Vista general del Asilo Colonia. Fuente: Asilo Colonia de Magdalena, 1920 (38).

Figura 2. Casa del médico residente. Figura 3. Pabellón de administración.


Fuente: Asilo Colonia de Magdalena, 1920 (38). Fuente: Asilo Colonia de Magdalena, 1920 (38).

Figura 4. Comedor del pabellón de gratuitas mujeres. Fuente: Asilo Figura 5. Pabellón de hidroterapia.
Colonia de Magdalena, 1920 (38). Fuente: Asilo Colonia de Magdalena, 1920 (38).

Acta Herediana vol. 61, N° 1, octubre 2017 - marzo 2018


66

Figura 6. Pabellón de Clinoterapia. Fuente: Memoria de 1920 (39). Figura 9. Sala de admisión. Fuente: Memoria de 1920 (39).

Figura 10. Sala del pensionado. Fuente: Memoria de 1920 (39).

Figura 7. Enfermería y sala de vigilancia del servicio de gratuitas


mujeres. Fuente: Asilo Colonia de Magdalena, 1920 (38).

Figura 11. Teatro. Fuente: Memoria de 1920 (39).

Figura 8. Sala de billar del servicio de gratuitos hombres. Fuente:


Asilo Colonia de Magdalena, 1920 (38).

Acta Herediana vol. 61, N° 1, octubre 2017 - marzo 2018


67

Figura 15. Internos trabajando. Fuente: Asilo Colonia


de Magdalena, 1920 (38).

Figura 12. Imprenta. Fuente: Memoria de 1920 (39).

Figura 16. Internas en el lavado. Fuente: Asilo Colonia de


Magdalena, 1920 (38).

Figura 13. Panadería. Fuente: Memoria de 1920 (39).

Figura 14. Taller de costura y obras de mano del Figura 17. Nota humorística sobre el Sr. Federico
servicio de gratuitas mujeres. Fuente: Asilo Colonia de Elguera, Inspector al inaugurarse el Asilo
Magdalena, 1920 (38). Colonia, en 1918. Fuente: Revista Variedades (40).

Acta Herediana vol. 61, N° 1, octubre 2017 - marzo 2018