Está en la página 1de 1

La vela de la Alegría

... No temáis, porque yo os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el
pueblo: (Lucas 2:10)

Hoy encendemos la vela de la Esperanza, la vela del Amor y además


encendemos la tercera vela como símbolo de la Alegría. Tenía un amigo que siempre
decía muy risueño “alegría, alegría, que son dos días, y la mitad son noches”. Eso revela
el ritmo desenfrenado con el que los no cristianos se enfrentan ante la corta duración
de la vida. Sin embargo, el sentir cristiano es totalmente diferente. Nosotros vivimos
una vida gozosa porque el Señor ha venido a nuestras vidas y ahora disfrutamos de Su
vida en nosotros. Por eso podemos estar gozosos en medio de las dificultades. Es más,
es precisamente en medio de las pruebas donde se muestra la calidad de nuestro
cristianismo porque nuestro gozo se completa por la presencia de Dios en nuestras
vidas, especialmente en el momento del sufrimiento.

Adviento es un tiempo de reflexión y acción. Por eso mientras nos preparamos


para celebrar el nacimiento de Jesús, dedicamos nuestras vidas a Jesús rogándole al
Padre que transforme nuestras quejas en alegría (Salmo 30:11) y nos dé el valor de vivir
la vida cristiana con corazones sinceros y llenos de alegría.

Con amor,

Jesús Polaino