Está en la página 1de 7

La autojustificación nos aleja de nuestros

hermanos

Ro. 14:1-22

Introducción

Hoy se decide la liga de fútbol, justo en la última jorna-
da. Como suele pasar casi siempre, hay que buscar los cul-
pables de que la liga no se decida hasta hoy; será que los ár-
bitros han ayudado o ido contra tal o cuál equipo, será que
han tenido muchas bajas a última hora, la culpa será del en-
trenador, etc. El caso es encontrar una excusa en lugar de
admitir la situación real de los equipos.

Sería interesante hacer un estudio entre los creyentes
para ver cuánto tiempo pasamos en oración, meditando la
palabra, sirviendo a nuestros hermanos, o excusándonos por
lo que no hacemos.

El apóstol Pablo habla a los romanos de que no deben
escudarse o excusar su comportamiento poco cristiano en el
legalismo o en cualquier otra cosa porque Cristo ha mostra-
do un camino más excelente: el del amor.

En San Fermín se canta al aca- bar las fiestas: “Todos queremos más. todos que- remos más. no el mejor cristiano. . desea que mejoremos en comparación con nosotros mismos. El origen de la autojustificación • Orgullo. Parece que estemos en unas Olimpiadas continuamente. y mucho más”. no tengo tiempo para orar varias horas cada día.. ¡A ése lo hacemos pas- tor! Cristo desea que sea mejor cristiano. no en com- paración con mis hermanos. • Espíritu de competición. Es decir. quién sobresale por encima de los demás. • Ansia de poder. más. La caricatura es la exageración de los rasgos de una persona. El hombre quiso hacer su voluntad en lugar de la de Dios para suplantarle y eso le llevó a pecar. apenas si puedo meditar la Biblia. más poder de Dios en nuestras vidas pero.I. Este es el origen de todo pecado. Nos estamos comparando constantemente con nuestros herma- nos para ver quién es el mejor. ¿para qué? Cuando no tenemos más de estas cosas nos justificamos de mil maneras: soy muy joven en la fe. Queremos más fe. El orgullo es una caricatura del potencial y libertad que Dios ha puesto en no- sotros. es el mismo orgullo que nos hace sentir superiores al resto y no admitir nuestros fallos y equivocacio- nes. más santidad..

Es muy fá- cil que nos sintamos superiores porque nosotros hacemos algo o dejamos que hacerlo que el otro no hace.. de ser prominen- tes. Hasta dos discípulos del Señor intentaron usar a su madre para conseguir los dos mejores lugares en el Reino de Cristo. • Al descalificarle. sino simplemente queremos que piense como nosotros. (1) Recibid al débil en la fe. • Al despreciarle. porque Dios le ha recibido. pero no para contender sobre opiniones. • Al criticarle. Mi autojustificación ataca a mi hermano. (3) El que come no menospre- cie al que no come. La influencia es muy apetecible. • Deseo de influir en los demás. (4) Tú. Pero a veces olvidamos que la influencia la ha de ejercer Cristo a través de su Espíritu que mora en nosotros. ¿quién eres que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor Está en Pie o . Ya te lo decía yo. y el que no come no juzgue al que come. Con nuestras conversaciones a veces no pretendemos mejorar al hermano. II. Eso eleva nuestro or- gullo porque demuestra que somos mejores cris- tianos o que tenemos un mayor conocimiento. Cuando actuamos así estamos descalificando al hermano aun cuando esa no sea nuestra intención. Olvidamos que Dios mira el interior y no el exterior como nosotros..

• Al calumniarle. (15) Pues si por causa de la comida tu hermano es contristado. tenla para contigo mismo delante de Dios. estamos criticando aunque digamos una verdad. sino a no permitir que otros hermanos lo hagan hablando de otros hermanos cosas poco edificantes. No podemos evitar que los pájaros revoloteen alre- dedor de nuestra cabeza. Debemos cerrar nuestros oídos. • Al poner piedras de tropiezo en la vida de los hermanos. no dejéis que se hable mal de lo que para vosotros es bueno. ya no andas conforme al amor. puesto que nuestra motivación no es la correcta. (22) La fe que Tú tienes. pero sí evitar que ha- gan su nido. • A la condenación de uno mismo. ¡Cuántas veces estamos arruinando la poca fe e nuestros hermanos por nuestras actitudes y acciones! ¡Cuántas veces so- mos más papistas que el Papa! De esta forma es- tamos enfriando nuestro amor hacia Dios y hacia nuestro hermano y estamos despreciando la obra que hizo Cristo en la Cruz. Cuando estamos di- ciendo algo de otro hermano que no sirva para edificarle. cae. (16) Por tanto. No arruines por tu comida a aquel por quien Cristo Murió. Hemos de reconocer que no tenemos ningún derecho a ver la paja en el ojo de otro hasta que quitemos la viga del nuestro. No sólo nos exhorta a no calumniar nosotros a otros hermanos. Dichoso el que no se condena a Sí mismo .

• Al quitar los obstáculos. ¡Es personal e intransferible! Tu fe sólo te sirve a ti y sólo puede modificar tu conciencia. Es más fácil hablar que actuar. sino las cosas buenas que son oportunas. pero para eso he de trabajar muy duro. con lo que aprueba. Y con la jus- ticia que Dios ha puesto en nosotros. al débil. es necesaria la acción. Debes exigirte que tu fe te haga mejor. ni beber vino. La fe sin obras es muerta ya que la verdadera fe se demuestra con obras. Mi justificación me cerca a mi hermano • Al aceptar al otro. Lo único que excede a hacer lo justo es ser justo. Yo quiero ser millonario. Pero no basta el deseo. Eso sería muy injusto por parte de Dios. Mi deseo es aceptar al hermano tal y como es. La Lotería no existe en la vida cris- tiana. Podemos hacer cosas buenas en un mal momento que las convierten injustas porque nuestras motivaciones . pero no para contender sobre opiniones. sino que dejamos de mostrar la salvación que hay en nosotros. pero no puedes exigir que tu fe haga mejor a otro. El texto no dice que perdamos la salvación por ello. Los cristianos no hemos de conformarnos con hacer cosas buenas. no con palabras. ni hacer nada en que tropiece tu hermano. (1) Recibid al débil en la fe. Este texto es muy duro. (21) Bueno es no co- mer carne. pero muy real. III.

cuando Él es el Señor y nosotros los esclavos. no sean las correctas. Así conseguiremos enriquece- remos mutuamente y que se eliminen muchas ba- rreras que hay entre nosotros para que de verdad nos podamos considerar unos iguales o los otros a pesar de las diferentes capacidades. para el Señor lo hace.y a la mutua Edificación. y el que no come. (19) Así que. Esto es posible cuando lo ha- cemos todo para la honra del Señor.. . y da gracias a Dios. • Al buscar la paz. Y la verdadera paz no es la ausencia de conflictos. cuando él es Dios Omnipotente y nosotros simples hombres. El que come. de los dife- rentes dones. (19) . porque somos conscientes de que somos un cuer- po que va creciendo armoniosamente y no quere- mos ser una caricatura del Cuerpo de Cristo. sino el hermoso Cuerpo de un hermoso Salvador. Regar en exceso las plan- tas o hacer 50 días de ayuno total. o que todos pensemos igual. para el Señor no come.. sino la forma correcta de enfrentar los conflictos. • Al hacer todo para la honra del Señor. cuando Él es lo importante y nosotros lo secundario. (6) El que hace caso del Día. Nuestro objetivo no ha de ser agradar a la gente. sino que haya una verdadera paz entre nosotros. sigamos lo que contribuye a la paz. porque da gracias a Dios. • Al buscar la edificación mutua. de las diferentes opiniones. cuando él es nuestro Salvador y nosotros sus redi- midos. etc.. para el Señor come.

y eso se consigue acercándo- nos a nuestros hermanos. • No debo perder el tiempo intentando justificarme porque Dios ya me ha justificado. Yo soy parte de la iglesia y funcionará bien o mal en función de lo que yo haga. es una excusa. sino que he de invertir mi tiempo en que se manifieste en mí esa justificación para que otros puedan poseer- la. . porque ésa es la vida de la iglesia. Debo preocuparme por la vida de mis hermanos. Pero para ello también nos hemos de acercar más a Dios. Debo preocuparme de mi vida. porque ésa tam- bién es la vida de la iglesia.Conclusión • ¿Cuánto tiempo pasamos justificándonos a noso- tros mismos? • Decir que no hacemos más porque la iglesia está mal. • Como iglesia queremos funcionar para la gloria de Cristo.