Está en la página 1de 8

El sueño de Jesús

13:16 Éstos son los nombres de los


varones que Moisés envió a reconocer la
tierra; y a Oseas hijo de Nun le puso Moisés el
nombre de Josué. 17 Los envió, pues, Moisés a
reconocer la tierra de Canaán, diciéndoles:
Subid de aquí al Neguev, y subid al monte, 18 y
observad la tierra cómo es, y el pueblo que la
habita, si es fuerte o débil, si poco o numeroso;
19 cómo es la tierra habitada, si es buena o
mala; y cómo son las ciudades habitadas, si
son campamentos o plazas fortificadas; 20 y
cómo es el terreno, si es fértil o estéril, si en él
hay árboles o no; y esforzaos, y tomad del fruto
del país. Y era el tiempo de las primeras uvas.
21 Y ellos subieron, y reconocieron la tierra
desde el desierto de Zin hasta Rehob, entrando
en Hamat. 22 Y subieron al Neguev y vinieron
hasta Hebrón; y allí estaban Ahimán, Sesai y
Talmai, hijos de Anac. Hebrón fue edificada
siete años antes de Zoán en Egipto. 23 Y
llegaron hasta el arroyo de Escol, y de allí
cortaron un sarmiento con un racimo de uvas,
el cual trajeron dos en un palo, y de las
granadas y de los higos. 24 Y se llamó aquel
lugar el Valle de Escol, por el racimo que
cortaron de allí los hijos de Israel. 25 Y
volvieron de reconocer la tierra al fin de
cuarenta días. 26 Y anduvieron y vinieron a
Moisés y a Aarón, y a toda la congregación de
los hijos de Israel, en el desierto de Parán, en
Cades, y dieron la información a ellos y a toda
la congregación, y les mostraron el fruto de la
tierra. 27 Y les contaron, diciendo: Nosotros
llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la
que ciertamente fluye leche y miel; y éste es el
fruto de ella. 28 Mas el pueblo que habita
aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy
grandes y fortificadas; y también vimos allí a
los hijos de Anac. 29 Amalec habita el Neguev,
y el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en el
monte, y el cananeo habita junto al mar, y a la
ribera del Jordán. 30 Entonces Caleb hizo
callar al pueblo delante de Moisés, y dijo:
Subamos luego, y tomemos posesión de ella;
porque más podremos nosotros que ellos. 31
Mas los varones que subieron con él, dijeron:
No podremos subir contra aquel pueblo,
porque es más fuerte que nosotros. 32 Y
hablaron mal entre los hijos de Israel, de la
tierra que habían reconocido, diciendo: La
tierra por donde pasamos para reconocerla, es
tierra que traga a sus moradores; y todo el
pueblo que vimos en medio de ella son hombres
de grande estatura. 33 También vimos allí
gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y
éramos nosotros, a nuestro parecer, como
langostas; y así les parecíamos a ellos. (Nm
13:16-33)

La Biblia nos habla de Tarsis como:


• una piedra preciosa difícil de identificar.
• nombre de tres hombres.
• una ciudad en el Antiguo Testamento.

Ciudad que resulta imposible identificar a ciencia cierta,


y que vino a ser símbolo de tierra distante e ideal. En Jonás
1:3 se nos dice que el profeta se embarcó hacia Tarsis con el
propósito de “huir de la presencia de Yahweh”. Puesto que
embarcó en Jope, es de suponerse que Tarsis era un puerto
que se encontraba en el Mediterráneo, a gran distancia de
Palestina. Sabemos que Tarsis exportaba plata, hierro, estaño
y plomo, lo cual nos hace suponer que estaba situada en una
región del Mediterráneo. Algunos eruditos piensan que Tarsis
se encontraba en Italia y otros en España. Esta última
hipótesis parece la más adecuada, pues existe en griego el
nombre de Tartessos, que se aplica a una vaga región en el
suroeste de España. La semejanza entre los nombres de
Tartessos y Tarsis es grande. Además, desde muy temprano
los fenicios comerciaban con el sur de España, de donde
importaban metales.

España, la Península Ibérica, era considerada en la


antigüedad como uno de los extremos de la tierra. De ahí el
nombre del cabo Finisterre en el Noroeste de Galicia. El final
de la tierra, más allá estaba el non plus ultra. Tarsis, España,
era lo último de la tierra. Por eso Jonás pretende esconderse
allí de Dios.

El fin del mundo conocido, en tiempos de Jesús, estaba


en España. Y las últimas palabras del Señor antes de ascender
a los cielos, fueron: (Hch 1:8 “pero recibiréis poder cuando
haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis
testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo
último de la tierra.”)

Este avance progresivo del Evangelio debe culminar al


final de los tiempos, en los últimos y postreros días, con el
mundo pagano, donde España es Finisterre. Toda Europa
vive un paganismo creciente y nuestro país no es menos.

Pero Jesús con sus últimas palabras nos reta a la misión


de evangelizar esta “piel de toro” como uno de los lugares
donde finalmente se predicará a Jesucristo. ¿Os dais cuenta
del alcance de nuestra tarea?

El Señor contesta a una pregunta de sus discípulos:


¿Cuándo se establecerá el Reino? Y Jesús contesta que no les
debe preocupar saber el momento exacto cuando Él volverá,
pero les anima a ser sus testigos con el poder del Espíritu
Santo, en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y ¡hasta en
España!
Y aquí estamos nosotros, a punto de conquistar esa Tierra
Prometida confiando en el poder de Dios. Nuestra misión será
evangelizar España, comenzando desde aquí mismo, desde
Cartagena.

Dice el v. 23 (Nm 13) que cortaron un sarmiento con un


racimo de uvas, el cual llevaron entre dos en un palo. De una
viña, de una vid, sacaron los primeros frutos, las primicias de
la cosecha. Dice en el v. 20, que era el tiempo de las primeras
uvas.

La Vid Verdadera ya tiene muchos sarmientos o


pámpanos en España. Ahora es el momento de dar frutos. La
VID que es Jesucristo ya VE muchas VIDAS nacidas de Él,
Vidas que tienen que ser VIDAS UNIDAS A LA VID PARA
SER VIDAS ABUNDANTES Y ASÍ TRAER OTRAS
VIDAS PARA LA VID.

Hemos visto intentos más o menos serios de UNIR al


pueblo de Dios, a los SARMIENTOS para que en vez de
golpearse con los nudos, se reúnan en Cristo y juntos
testifiquen en UNIDAD, como Dios desea. IMPACTO 2000
ha sido un primer asalto que nos debe alentar y también nos
hace pensar qué se ha hecho bien y qué se ha hecho mal. Se
ha gastado mucho dinero en publicidad y en placas de
plástico para las iglesias.

Pero, el pueblo... ¿Ha confiado en el Marketing o en la


Oración? ¿Ha puesto su dinero como ofrenda o para evitar
consagrar su vida en obediencia completa al Señor? A veces
se hacen campañas, pero no se está obedeciendo a Dios,
porque las personas, los cristianos viven vidas pobres, sin
poder espiritual... ¡y de abundantes nada!

El año pasado tuve un sueño y vi una mesa aquí en el con


el mantel puesto, preparada para ser servida. Todos
estábamos sentados en ella y cada uno tenía una cuchara
sobre la mesa delante de nosotros. El alimento no era visible
porque era la oración, alimento espiritual. Sólo somos
cucharas sencillas pero que podemos llenar del Espíritu de
Dios, alimentarnos de Su Palabra y de la Oración.

Necesitamos más oración UNÁNIMES, JUNTOS,


PONIÉNDONOS DE ACUERDO, COMO UN SOLO
CUERPO. Debemos tomarnos en serio la misión de
Evangelizar, y el primer paso es abandonar toda diferencia
entre nosotros, y también toda indiferencia o nos
encontraremos trabajando para el bando contrario. ¡¡LA
OBRA ES DE DIOS!! Y él quiere que seamos UNO y que no
haya división. Si no logramos esto, no recogeremos frutos; si
acaso un racimo de uvas, pero no podremos vendimiar la viña
entera.

Yo no sé si Pablo llegó a España, pero sí se que nosotros


aquí estamos y somos apóstoloi (apóstoles, enviados) a todos
los que viven aquí: españoles e inmigrantes. Ellos también
vienen a conocer a Dios aquí y a conquistar España para
Cristo con nosotros. El apóstol Pablo fue enviado a España,
tenía a nuestro país en mente, al igual que el Señor Jesús.
Nosotros tenemos que tomar el compromiso de sembrar aquí.
Y esta batalla sólo se gana en ORACIÓN.

18 orando en todo tiempo con toda


oración y súplica en el Espíritu, y velando en
ello con toda perseverancia y súplica por todos
los santos; 19 y por mí, a fin de que al abrir mi
boca me sea dada palabra para dar a conocer
con denuedo el misterio del evangelio, 20 por
el cual soy embajador en cadenas; que con
denuedo hable de él, como debo hablar.( Ef. 6:
18-20)

Antes de salir a Evangelizar, es imprescindible ponernos


de acuerdo en todo, y orar en comunión los unos por los
otros. Es preferible orar mucho, aunque salgamos un ratito a
la calle, pero saldremos en el poder de Dios y nada nos podrá
detener.

Perseveremos en la oración si en verdad queremos un


avivamiento, pidamos que los santos se consagren totalmente
a Cristo, y cuando haya obediencia habrá avivamiento.

Nosotros podemos prender la mecha aquí en Cartagena.


La misión es de Dios, y debemos ser conscientes de la
importancia cósmica de lo que estamos haciendo. Dios
quiera que podamos hacer nuestras las palabras de Josué y
Caleb:
7 y hablaron a toda la congregación de los
hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde
pasamos para reconocerla, es tierra en gran
manera buena. 8 Si Jehová se agradare de
nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la
entregará; tierra que fluye leche y miel. 9 Por
tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni
temáis al pueblo de esta tierra; porque
nosotros los comeremos como pan; su amparo
se ha apartado de ellos, y con nosotros está
Jehová; no los temáis. ((Nm 14:7-9)

España, lo último de la tierra, una tierra prometida donde


dijo Jesús: “me seréis testigos”. Ahora no hay tiempo que
perder. Cada día que pasa la venida del Señor Jesús está más
cerca. Nadie sabe cuando Él volverá, pero está claro que los
tiempos se acortan, y las señales se suceden (pestes, nuevas
enfermedades, plagas, hambrunas y terremotos en diferentes
lugares... principio de dolores de parto, la cercanía de una
nueva edad). MT 24:7,8.

No puede haber divisiones, sólo la UNIDAD con el


Señor y los unos con los otros en Él, nos dará la victoria.

Oremos, antes de salir, por el pueblo de Cartagena,


oremos por los cristianos de España para que puedan predicar
con poder de lo alto, oremos juntos... y salgamos a lanzar la
preciosa semilla del Evangelio.