Está en la página 1de 3

Un predicador que está fuera de la voluntad de Dios se ha

olvidado que afuera hay una tormenta furiosa. Él se ha olvidado que
hay una batalla que luchar y hay problemas por todos lados. Él está
durmiendo, relajándose y dejando que el mundo se vaya al infierno.
¿Se ha dado cuenta y voy a decir esto por experiencia propia: que
cuando uno está bien con Dios sirviendo, estudiando, y dando
testimonio al perdido, no hay suficientes horas en el día?
No se puede encontrar el tiempo para hacer todo lo que se necesita
hacer. Pero cuando el corazón se enfría hacia las cosas espirituales, las
horas se hacen largas, los días son aburridos y tediosos y el cuerpo
anhela dormir y relajarse.
Allí está el profeta, el hombre que conoce al Señor, abajo en el
fondo de la nave tomando una siesta mientras la tormenta está furiosa y
los hombres invocan a dioses falsos. Las vidas se están meciendo en la
balanza y Jonás se está meciendo en su hamaca.
¡Cuán triste estuvo el corazón de Jesús cada vez que encontró a
Sus discípulos durmiendo en el jardín de Gethsemaní cuando Él les
había dicho que estuvieran orando! Cómo la palabra de Dios llama a
los rebeldes descuidados hijos de Dios en estos últimos días:
despiértate tú que duermes (Efesios 5:14) que es ya hora de
levantarnos del sueño (Romanos 13:11).
Muchos Cristianos se han quedado dormidos en el trabajo
mientras el mundo, en problemas y tormenta, ha cabalgado sobre la
poderosa tempestad hacia el infierno.
Ten en cuenta que si puedes dormir sin ser afectado por los
desesperados lamentos de los hombres perdidos a tu alrededor, es que
de alguna manera has huído de la presencia del Señor.

Reproche del jefe de la nave 1:6
En el versículo 6 el jefe de la embarcación es el instrumento que Dios usa para
despertar al profeta. Su reproche vino primeramente en forma de pregunta: “¿qué tienes,
dormilón? Este no es el tiempo de dormir sino de trabajar”. Después encontramos el
mandato “levántate y clama”. En el original, se usan las mismas palabras de la comisión
dada por Jehová: “levántate…y pregona”. ¡Qué reprensión tan fuerte! El Señor lo estaba
reprochando por medio del jefe pagano, forzándolo a pensar en su comisión original.
El capitán del barco no puede reconocer a Jonás como profeta y, a pesar de eso, le llama la atención.
¿podemos nosotros ser reconocidos como cristianos? Posiblemente no, pero a pesar de eso el mundo nos
exige que nos pongamos en pie y actuemos.

La ironía reside en que un no creyente insta a un creyente a orar a Dios.

Otra ironía es que, a pesar de que Jonás no quiere ir a predicar a los ninivitas, se ve
obligado a hacerlo en esta situación tan seria.

4:1: “Pero al ojo de Yonah fue una gran calamidad, y se encendió.”
La Septuaginta es mucho más suave en su versión del texto. Expresa la indignación de Jonás en

Sorprende igualmente que su desobediencia no sea obstáculo para la oración. En medio de la
resistencia a la gracia soberana del Altísimo, el profeta ora como si fuera un fiel servidor. No quiere
que

Eso puede parecer extraño. fobias e incomprensión. Él huyó de su profesión porque tuvo miedo que Dios pudiera perdonar a • "piadoso" = lleno de compasión ( de rehem = vientre.la misericordia divina alcance a nadie fuera de Israel. de su tierra. El “dios” del profeta tiene el tamaño de su cabeza. Pero. Las cosas que Jonás dice en este verso podrían ocupar volúmenes de escritos sagrados. ¿Cuál va a ser nuestra respuesta? . Ya dijo Agustín que “el “dios” comprendido no es Dios”. Jonás tenía los hechos bien en su cabeza y las malas actitudes en su corazón. pero el hombre tenía un defecto fatal que es el más grande estorbo para cualquier vida espiritual. su desobediencia y su actual postura de profundo enojo mediante una expresión popular: Literalmente: “¿No fue esta mi palabra?” Sería como decir: “¿No te lo decía yo?” ¡Qué habitual es esta actitud errada de creer que nosotros sabemos mejor que Dios! ¡Con cuánta frecuencia procuramos que nuestra “palabra” tenga supremacía sobre la Palabra del Señor! Jonás no puede aceptar de Dios lo que supera su comprensión. hasta lograr que salgan de nuestro corazón para siempre. y que el juicio del Señor no reposa sobre Nínive. TARDO A ENOJARTE. y el profeta del Altísimo se debate entre odios y resentimientos. Y QUE TE ARREPIENTES DEL MAL v. Y DE GRANDE MISERICORDIA. PORQUE SABÍA YO QUE TÚ ERES DIOS CLEMENTE Y PIADOSO. la compasión de una madre) Pero Jonás no se percata de lo que está aconteciendo. Con el entendimiento que Jonás tenía de la persona y naturaleza de la Deidad pudo terminar como uno de los más grandes predicadores y maestros de todos los tiempos. sino sobre su cabeza. El profeta trata de justificar su rebeldía. Le faltó la perspectiva y compasión para ser usado por Dios. No le gustó que Dios es Dios. ¡ay Señor!. El Señor amó a Jonás y probó toda forma que pudo para capacitarlo para Su servicio. La escena no puede ser más paradójica: Los habitantes de Nínive se gozan por el arrepentimiento y el perdón que Dios les ha concedido. pero piensa en esto. Esa clase de “dios” siempre da tufo a ídolo. Pero el Dios vivo y verdadero es experto en avergonzar a esta clase de idolillos de factura nuestra. de sus intereses y prejuicios. de su nación. ¿Por qué Jonás no quería ir a Nínive? Porque sabía yo que tú eres Dios clemente. y mucho menos a los enemigos de su nación. 2. ¿acaso no somos nosotros igualmente interpelados por la Palabra de Dios? Estaríamos tan ciegos y sordos como Jonás si no nos percatáramos del paralelismo existente entre esta maravillosa pieza del Antiguo Testamento y el desafío que el Señor pone delante de todos los redimidos por la preciosa sangre de Jesús de Nazaret. Pero.