Está en la página 1de 8

Viviendo como Cristo: una vida de entrega

Con Cristo he sido juntamente crucifi-
cado; y ya no vivo yo, sino que Cristo vive
en Mí. Lo que ahora vivo en la carne, lo
vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me
Amó y se Entregó a Sí mismo por Mí. (Gál
2:20)

Introducción

¿Sabéis lo que es el D.N.I.? Seguro que sí. Es un docu-
mento que tenemos todos. Es curioso que, aunque no es
obligatorio legalmente hasta la mayoría de edad, se hacen
unos muy bonitos para los niños recién nacidos. A los padres
les encanta. Se sienten orgullosos de su hijo, y allí hay un
apartado que dice “hijo de... y de...”

Pero el D.N.I. es un documento que nos identifica, que
dice quienes somos. Lleva nuestra fotografía y nuestra hue-
lla digital. En este documento no dice quién nos interesaría
ser, o cómo nos gustaría llamarnos, o dónde nos gustaría vi-
vir, sino lo que somos realmente. No es una declaración de
buenas intenciones, sino que constata una realidad.

Cuando en nuestro D.C.I. (Documento Celestial de Iden-
tidad) dice que somos cristianos, es porque estamos plena-
mente identificados con Cristo, no simplemente interesados.

Pero hemos de recordar que estos hombres estaban sujetos a pasiones como nosotros y eran tentados y sufrían pruebas como nosotros. Somos unos personajes muy importantes. (Efesios 2). para que nadie se Gloríe. . 8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe.I. 2:5). nos Resucitó y nos hizo sentar en los lugares celestiales. 5 aun estando nosotros muertos en de- litos. nos dio vida juntamente con Cristo. La Biblia nos mues- tra los hombres tal como son. A pesar de ser pecadores por ser hom- bres. Quiénes somos • Hombres (como Pablo). Dios nos ha salvado a través de su Hijo. ¡Por gracia sois salvos! 6 Y juntamente con Cristo Jesús. y esto no de vosotros. A veces caemos casi en la idolatría pensando en grandes personajes bíblicos. 7 para mostrar en las edades venide- ras las superabundantes riquezas de su gracia. pero nosotros nos empeñamos en elevarlos a los altares. pues es don de Dios. por su bondad hacia nosotros en Cristo Jesús. • Hombres redimidos (Ef. 9 No es por obras. Pero no somos unos hombres cualquiera.

. nos ha concedido la victoria ya y el poder reinar con Él ¡YA! La voluntad de Dios es hecha en la tierra a través de sus hijos. 2:6). Pero hemos de ceder en nuestra simulación de que seamos algo. En realidad. La nece- sidad espiritual ineludible que tenemos cada uno de nosotros es la de firmar el certificado de defun- ción de nuestra naturaleza de pecado. Ahora soy hijo de Dios.• Hombres redimidos por la gracia de Dios (Ef. sino nuestro verdadero y sólido pecado. y eliminar todas nuestras pretensiones de ser siquiera dignos de cualquier consideración de parte de Dios. Sólo podemos ofrecer lo que tene- mos: pecado. • Hombres que reinan juntamente con Cristo (Ef. Dios nos da lo que tiene: gracia y salvación. honradez o esfuerzos por mejorar. Tomar mis opiniones como opcionales ante la voluntad de Dios. • Hombres hechos hijos de Dios (Jn 1:12). Pablo aquí está hablando en pasado no en futu- ro. Lo que el Se- ñor quiere que le mostremos no es toda nuestra bon- dad. Y lo que nos da a cam- bio de nuestro pecado es verdadera y sólida justicia. No se debe a nuestros esfuerzos. es lo único que puede tomar de nosotros. por lo que no me puedo comportar como antes. 2:8). Gracias a la obra que Cristo ha hecho ya.

• Viviendo por fe (2 Co. (Lc.. Nos reconocemos por nuestra piel porque nuestros órganos internos nadie los cono- ce. Es de- cir. 9:23) • Siendo crucificados diariamente (Lc. Él incluso cambia nuestro interior (cora- zón. y lo que ahora vivo en la carne”. Pablo dijo: “Con Cristo es- toy juntamente crucificado. no la vida que anhelo vivir o siquiera aquella por la que oro vivir. despojándome de mí mismo para ser reves- tido de Cristo. nosotros debemos despojarnos de nosotros mismos para ir a Él. tome su cruz cada Día y Sígame.II. (2Co. Hemos de quitarnos esta piel y ponernos la de Cristo. “. Cómo hemos de vivir Decía entonces a todos: Si alguno quiere venir en pos de Mí. Es lo propio de los cristianos. Porque andamos por fe. o “haré lo mejor que pueda por seguirle”. “la vivo en la fe del Hijo .. pensamientos. no por vista.). De la forma que Cristo se despojó de su divinidad para venir al mundo.” No dijo: “He decidi- do imitar a Jesucristo”.. renunciando a cualquier posibilidad de obedecer- me a mí. 5:7). sino la vida que ahora vivo en mi carne mortal -la vida que otros pueden ver. sino: “Me he identificado con Él en Su muerte”.. 5:7).. niéguese a Sí mismo. Esta es una característi- ca especial de las personas que hemos sido transfor- madas por Cristo.. 9:23).

Por tanto. no lo hago por los demás. mi vida por los demás porque no soy mío. Si soy crucificado cada día. mi dinero.una fe que proviene únicamente del Hijo de Dios. • Amando incluso a mis enemigos (Lc. 15:7). si vivo realmente por la fe y puedo incluso amar a mis enemigos. es Él el que ama a todo el mundo. Yo quiero que me use con un propósito: para la gloria de Dios. Él nos ha recibido a nosotros y quiere recibir a otros a través nuestro. sino que es Cristo quien lo hace en mí. inunda mi ser y puedo amar de una forma desconocida para mí hasta ahora.” Esta fe no era la propia fe de Pablo en Je- sucristo. (Ro. No me importa dar mi tiempo. todo mi ser si yo lo dejo hacerlo. sino una fe que trasciende todos los límites imaginables . Recibíos unos a otros como Cristo os Recibió para la gloria de Dios. Ya no es fe en la fe. La transformación es tan profunda que el amor. Cristo usará mi cuerpo. 15:7).. no el mío sino el de Dios. sino la fe que el Hijo de Dios le había dado (véase Efesios 2:8). No lo hago con un propósito . No pue- do esforzarme por amar a todo el mundo. pero cuando Cristo vive en mí. Además. de Dios. sino de Cristo.. Me en- trego por mis hermanos y por los que aun no lo son. 6:35). pue- do entregarme de la forma que lo hizo Cristo. • Entregándonos a nosotros mismos por otros (Ro. mis dones.

nos inspira. 8:9) • Por el Espíritu de Cristo (Ro. y muerte de cruz. es- tando en vuestra ignorancia. (Ro. vosotros no Vivís Según la carne. no es de él. Cómo vivir así Como hijos obedientes. si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. nos conforta y nos reconforta. 1:14). no os confor- méis a las pasiones que antes Teníais.. quere- mos vivir según su guía que encontramos en la Pala- bra Sin embargo. Ya hemos abandonado nues- tra vida vieja en la que vivíamos por ignorar la vo- luntad de Dios. 8:9). pero ahora que la conocemos. 1:14) • Obedeciendo como Cristo (1 Pe. Si alguno no tiene el Espíritu de Cristo. nos da fuerzas para seguir. pero no lo conse- guimos.. nos guía. ¡Él lo hace todo! Nuestra responsabilidad es dejarle morar . (1 Pe. Fue obe- diente hasta la muerte. III. Queremos ser obedientes como Él. ¡Pero es por el Espíritu que mora en no- sotros que podemos vivir según la voluntad de Dios! El Espíritu es el que nos muestra cuál es la vo- luntad de Dios. Nos hemos es- forzado mucho por vivir esa vida. egoísta porque he dejado mi egoísmo que ha sido sustituido por Cristo. sino Según el Espíritu.

bondad. son aquellos que se crucifican día a día para dejar que. ¡Y lo da por hecho! Es decir. pero al Espíritu le entregamos nuestro pecado para que lo transfor- me en gracia que salva a otros. Podemos coger cada una de las sentencia de estos versículos y veremos que Cristo vivió así. el que da las órdenes y las eje- cuta! A los huéspedes se les enseña lo mejor de nosotros para impresionarles. El Espíri- tu morando en nosotros nos hace un precioso regalo: recibir el fruto del Espíritu que no deja de ser la vida de Cristo. 5:22-24). en nosotros como nuestro Señor. ¡es nuestro Señor. los que realmente son de Cristo. Agua o fuego. Con- tra tales cosas no hay ley. Cristo more en noso- tros viviendo su abundante vida. porque los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Gá. por su Espíritu. gozo. paciencia. mansedumbre y dominio propio. • Viviendo la vida de Cristo (Gá 5:22-24). Pero el fruto del Espíritu es: amor. paz. No es un huésped. benignidad. . fe. ¡Tenemos el mismo Espíritu que moraba en Cris- to! Además Pablo nos dice que esto es sólo posible para los que han crucificado la carne y sus deseos.

mira tu carné de identidad y reflexiona sobre quién eres. Gracias a Dios no estamos solos: conta- mos con su Espíritu que nos ayuda y hace posible que crez- camos y demos fruto en nuestra vida cristiana. si entendemos que Cristo obra hoy a través de su cuerpo. Eso es lo que desea Dios de nosotros y no meras intenciones. debemos desear que se manifieste su vida en noso- tros. Hemos de poner manos a la obra. Y una forma práctica de hacer eso es amándonos unos a otros y entregándonos a los demás como Cristo mismo hizo. Pero que no se quede en un mero deseo. Pero el Señor no quiere eso de nosotros. Él nos ha hecho sus hijos. Y eso empieza por renunciar a nosotros mismos. Conclusión Desgraciadamente muchas veces reducimos la vida cris- tiana a una declaración de buenas intenciones o una declara- ción de principios. Si entendemos que somos su cuerpo. Y como iglesia somos su cuerpo y sólo Él es la cabeza. Hermano. una declara- ción de buenos principios. la iglesia. por crucifi- carnos con Cristo cada día para dejar que su vida se mani- fieste en nosotros. .