CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO
D.L AB-286-2001 (REVISTA DIDÁCTICA DEL IES RÍO JÚCAR) 2015. Avda, Levante S/N 02230
Madrigueras (Albacete). EDITA: Dto. de Griego del IES Río Júcar. COLABORAN: AMPA San Isidro y A.C.
SVCRO.
PARTICIPANTES:

Alfredo Alcahut Utiel
Alicia Escribano Castillo
Daniel Denia Serrano
Daniel García Fernández
Enrique Fuentes Ballesteros
Eva García García
Eva Piqueras García
Héctor Carretero Milla
Isabel Lázaro Picazo
Jaime Escobar Utiel
Jorge Efraín Peñarreta Sotambo
Jorge García García

José María Valera Jiménez
Juan Francisco Valera Jiménez
Luis Escobar Utiel
Mª Dolores García Valiente
Nazaret Cabañero alcalde
Paloma Paños Milla
Raquel Cabañero Aroca
Saúl Denia Navarro
Sergio Martínez Tendero
Siro Martínez Verdejo
Verónica Gregorio Baídez
ÍNDICE

INTRODUCCIÓN
CUESTIONES SOBRE EL MIMO
GUIONES DE MIMOS REELABORADOS
1. MIMO DEL CELOSO RECIÉN CASADO
2. MIMO DE LOS GEMELOS

EDITORIAL: La aparición hace unos años del mosaico de Noheda, aparte de otras
consideraciones históricas y artísticas, ha traído a la actualidad la suerte de un género
literario casi desconocido: el Mimo. Este trabajo quiere reivindicar este género menor y
dar vida a dos obras perdidas, como son los guiones que acompañan al texto. A la vez
hemos hecho un estudio sobre este género, cuyas conclusiones resumimos aquí: si algo
nos ha quedado claro es que el mimo fue muy importante en la antigüedad, que su
influencia perduró tanto que influyó en el origen del teatro moderno, especialmente la
comedia, que no solo eran representables, sino que durante más de mil años fueron los
dueños de la escena, y que hay mucho que descubrir sobre el mismo. También vemos
que son muy actuales en muchos temas, mientras que en otros nos ilustran de forma
excepcional sobre la vida cotidiana. Y por supuesto, que eran muy divertidos y que ha
sido una pena que casi no nos hayan llegado.

2

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

INTRODUCCIÓN
Nos encontramos ante un reto importante y ambicioso. El descubrimiento del mosaico de
Noheda nos ha puesto ante los ojos no solo un conjunto artístico sin igual, sino el testimonio de
una tipo de género literario muy poco conocido y bastante despreciado, tanto en la antigüedad
como hoy en día. Esto se explica entre otras cosas porque hasta 1890 no se redescubrieron
mimos completos, y porque en España la primera traducción de estos mimos no llegó hasta 1981.
Con todo este panorama ha costado hacer este trabajo, que se compone de dos partes:
- una parte teórica de investigación sobre el mimo y los autores conocidos.
- otra parte más práctica en la que nos hemos atrevido a hacer, como en Parque Jurásico, que
vuelvan a la vida los mimos de los mosaicos de Noheda. En uno lo teníamos fácil, puesto que el
mosaico conserva un par de escenas y el título del mimo. Esta es la imagen elegida para la
portada de este trabajo. El otro por desgracia está tan mutilado que no nos da ninguna pista. Sin
embargo la presencia de un niño nos ha dado una idea y hemos reconstruido una conocida
historia como es el tema del gemelo perdido.
Con estos mimbres está hecho el cesto.

Escenas de Los Gemelos.

3

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

CUESTIONES SOBRE EL MIMO
1. Definiciones de mimo y pantomima en el DRAE.
Vamos a empezar distinguiendo entre mimo y pantomima.
Mimo: Entre griegos y romanos, farsa, representación teatral ligera, festiva y
generalmente obscena.
Pantomima: Representación por figura y gestos sin que intervengan palabras. Dícese de
una comedia, farsa, acción de fingir algo que no se siente. La palabra pantomima proviene
del griego, específicamente del término "παντω" (panto), del prefijo -pan que significa todo
y "μῖμος" (mimo), que significa imitador o actor. Etimológicamente, pantomimos significa "que
todo imita".
El término pantomima es frecuentemente utilizado para referirse a las representaciones
dramáticas en las que se narra o representa una historia y no se incluyen diálogos hablados.
Entonces, pantomima es un término equivalente en el habla hispana a la representación con
mímica. Se le denomina mimo a un artista de la mímica. El término pantomima también refiere a
la producción cómico-teatral tradicional en el Reino Unido, entonces pantomima refiere a dos
géneros dramáticos completamente diferentes.

Escena de mimo en una pintura pompeyana.

4

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

2. Definiciones del mimo según varios autores.
El mimo es un género literario que tuvo que origen en la Antigua Grecia y que engloba a
una serie de textos para los que -sin tener unas características plenamente definidas- suele
admitirse unos rasgos comunes. La palabra procede del latín mimus, y este a su vez del griego
μῖμος, cuyo significado es imitación. Consistía en la representación teatral, cantada o hablada,
de realidades de la vida cotidiana de carácter popular. Otro de sus rasgos es la improvisación,
que lo distingue de otros géneros con los que guarda relación, como la comedia. Estas
representaciones solían ir acompañadas de danzas o espectáculos de magia y prestidigitación.
El término probablemente se originó en Sicilia, donde designaba las composiciones
de Sofrón que estaban inspiradas en mimos profesionales sicilianos y cuya gran fama pudo ser el
motivo de que el término μῖμος se impusiera ante otros términos que se empleaban para
designar este tipo de representaciones.
Ludwig Bieler señala que, en el caso de Roma, los mimos se representarían después de
una tragedia. Lo describe como una imitación realista de escenas de la vida cotidiana. En Roma,
según Bieler, los mimos pertenecían a la fiesta floral del 28 de abril, que, introducida en el 238 a.
C., se celebró anualmente a partir del 173 a. C. Supone este autor que los mimos griegos,
presentes tanto en la Magna Grecia como en Grecia, no tuvieron influencia alguna sobre los
mimos romanos, pero no aporta ninguna explicación. Dice literalmente en su Historia de la
literatura romana: ""Quizá no se organizaban los cuadros de actores conforme al modo griego.
No llevaban máscara ni calzado escénico (coturno, zoco, por lo que se llamaban planipedes; los
papeles femeninos los representaban las mujeres, a diferencia de las otras obras teatrales: la
"estrella" femenina (archimima) se presenta junto a la masculina (archimimus). Las mimas que
aparecían en escena con mucho colorete y escaso vestuario pasaban por indecentes." Algunas de
estas opiniones de Bieler son bastante discutibles, pues asume sin más como características de
géneros una posibilidad: así vemos en el mosaico de Noheda que las máscaras y el calzado
escénicos no es lo más normal pero que sí estaban disponibles en las obras; por otra parte el uso
de términos griegos cuestiones la independencia del mimo romano respecto del helénico. Sigue
diciendo Bieler que se atestiguan parodia de mitos, y que a semejanza de la atelana, también el
mimo tenía personajes fijos, el sannio (que hace muecas) y le imbécil (stupidus) con el pelo
cortado al rape.
Según Luis Gil el mimo se define como el género menos desarrollado especialmente en
Sicilia, el mimo es una breve sketch de la vida contemporánea que depende en gran manera de la
expresión facial, gesticulación e inspiración del intérprete.

5

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

Para algunos comentaristas, mimo es un concepto colectivo en el que caben las cosas más
dispares; si se trata de piezas simplemente recitadas con escenas de la vida real se habla de
magodia, mientras que si aborda temas más serios se llama hilarodia.
Otro de los autores que más lo han estudiado fue Giacotti. Este añade que la humildad
propia del género permitía colocarlo en cualquier posición, lo cual era imposible con géneros
más dignos por la vergüenza que pudo implicar el ser actor, sino porque lo que caracteriza al
mimo era lo obsceno, la lascivia, y la insistencia en las menudencias de la vida cotidiana. Para
Giancotti, el mimo representaba principalmente lo que llama «res humanae». Igual que en el
mimo de Herondas, se pueden distinguir tipos, caracteres como el olvidadizo, el vengativo, el
podador, la tejedora, etc.
Nosotros proponemos la siguiente definición de mimo: entre griegos y romanos, farsa,
representación teatral ligera, festiva y generalmente realista, que podía llegar a la obscenidad y
que a veces parodia los mitos. De corta duración, contenía música, danza y, lo más original, sin
descartar el uso parcial de máscaras, mujeres y hombres actuaban como tales. Su lenguaje era
variado y realista, con testimonios de obras bilingües. Fue el género teatral de más duración de la
antigüedad.
Sofrón de Siracusa pasa por ser el más ilustre compositor de mimos y florece en la
segunda mitad del siglo V. Como sucesores del género hay que citar a Teócrito y especialmente
a Herodas, del que poseemos en la actualidad ocho mimiambos (término equivalente a mimo)
gracias a un descubrimiento papiráceo de 1890.
A partir de la época helenística el teatro se va extinguiendo dejando paso a un género
menor, el mimo que lo define como obras cortas de tipo realista y obsceno, con tono
desenfadado, o también parodias de la mitología. En el mimo los actores actuaban sin máscara y
las mujeres representaban papeles femeninos. Destaca que la emperatriz Teodora (S.VI) fue en
su juventud artista de mimos. El autor más conocido es Herodas, como también citaban antes
Luis Gil, con mimos como La Celosa o El maestro de escuela.
Las fuentes más antiguas donde aparecen referencias al término mimo (μῖμος) son un
fragmento de Los edonios de Esquilo y la Poética de Aristóteles (1447b).
Recogemos ahora otras opiniones sobre el mimo:
1. Oliva, César y Torres Monreal, Francisco Historia básica del arte escénico. Madrid,
1990.Cátedra.

6

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

pág. 52 "Del mimo sólo diremos que constituye una forma ecléctica, tardía, en el declive del
teatro griego o, si se prefiere, en la transición de sus formas últimas al mundo romano. Pobre en
sus elementos, mitad divertimento lúdico mitad comedia, el mimo vive al margen del teatro en
sus inicios y se desarrolla donde nace: fuera de los auditorios, en las calles y en las plazas
públicas."
pág. 60 "se trata de una farsa mimada, de un naturalismo que llega incluso a complacerse en lo
grosero y de mal gusto. toma sus contenidos de la vida cotidiana. Estos mimos, que se
representan sin máscara y que... podríamos definirlos como sketches de bufones acompañados
por el canto, serán sustituidos, al separar el canto de la música, por la pantomima, con máscaras
y vestuario apropiado. las pantomimas tratan tanto de asuntos serios como cómicos, tomados de
la mitología o de la vida real."
2. Dover, Kenneth J., Comedia griega, artículo del Volumen Primero de la Historia de la
Literatura de AKAL, Madrid, 1988, pág. 224.
“Los mimos estaban destinados a ser leídos y no representados en la escena. Sin embargo, a
partir del siglo IV, una serie de figuras de vasijas de cerámica procedentes del sur de Italia
muestran escenas grotescos y burlescas en las que personajes con enormes órganos genitales y
rasgos faciales que recuerdan a las máscaras –aunque de vez en cuando presentan expresiones
que parecen apropiadas para reflejar un momento concreto de la acción- se mueven sobre un
podio de escasa altura o al pie del mismo. Algunas de estas acciones muestran versiones
burlescas de los mitos.”

Escena de danza
de las corintias,
del mimo Los
Gemelos

7

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

3. El mimo en Grecia: origen e historia.
Los primeros mimos aparecieron en los teatros de Grecia e Italia en el siglo V a. C. La
mímica era un importante elemento en los teatros de la época, donde gran parte del público no
podía oír a los actores. El mimo, como bien indica su nombre (en latín mimus y en griego
μῖμος) se refiere a la improvisación y representación “mimética” y realista de la vida. Como
autores griegos podemos destacar a Epicarmo, Herodas, Sofrón y su hijo Jenarco. Los
fragmentos de estos autores los conocemos gracias a papiros egipcios, como el Papiro de
Oxirrinco o datos de historiadores como Jenofonte y Hesíodo. Además, las técnicas también nos
son conocidas de imitación de ruidos o sonidos de animales a través de obras de Platón y
Aristóteles.
Según el tipo de mimo y sus motivos podían ser sobre fiestas como en obras de
Epicarmo, el ensueño en éste y Herodas, la comedia como en Cratino y Aristófanes… Pero
debemos destacar la labor de Sofrón, quien elevó al mimo a la categoría de género literario. Un
género que además de su técnica y tratamiento de las situaciones y personajes novedosa,
impresionó tanto a Platón hasta el punto de que copia el modelo para el marco escénico de sus
diálogos. Sofrón lo hace un género propio de Sicilia, por lo que atrae por su exotismo a Grecia
continental y especialmente a Atenas.
Los temas aquí evolucionan con títulos como “La tierra y el mar” o “Don Discurso y
Discursina” que trataban el tema popular de la synkrisis o disputa de figuras simbólicas. “Ga y
Thalassa” así como “Olieus tón agroitan” de Sofrón debían tratar el tema de cuál de las dos artes,
la agricultura o la navegación, presta un mayor servicio a la humanidad. Otro título de Epicarmo,
las Chytrai (las ollas), trataba, según Crusius, el tema que reencontramos en el conocido “Paso
de Las Aceitunas” de Lope de Rueda. Los tipos de Epicarmo también parecen populares en su
concepción precedentes de los campesinos y diskolos de la comedia Nueva; quizás el
superhombre, antecedente del álazôn y el miles gloriosus latino. También eran frecuentes las
escenas de banquete, con enumeración de platos y golosinas exquisitos, pero nos centraremos
más en su historia que en sus temas concluyendo con que el teatro siciliano, las comedias de
Epicarmo y los mimos de Sofrón y Jenaco, son el resultado de un proceso de literaturización a
partir de la primitiva farsa doria, proceso que podemos calificarlo de teatro popular improvisado,
en proximidad con una poesía dramática vigorosa con tendencia a la literaturización, es decir, a
la fijación en un texto escrito.

8

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

No obstante, este mimo siciliano importado a Grecia tuvo la gran competencia del gran
teatro ático, en que el elemento teatral estaba al servicio de una elevada poesía dramática y en el
que se daba cita la comunidad entera. El drama ático redujo las posibilidades de la farsa popular.
Para Atenas no tenemos atestiguada la existencia de representaciones teatrales del tipo de este
tipo. El medio de elección para ésta, por lo que parece deducirse de sus temas, era más bien el de
pequeñas comunidades rurales con un bajo nivel de desarrollo cultural.
El descubrimiento arqueológico de una lamparilla de terracota, contextualizada hacia el
siglo III a.C. con los grabados de Mimólogoi Hipóthesis Hékura, nos da una pista sobre el tema
tratado en esta representación, cuyos personajes estaban desprovistos de máscara y en traje
normal: en el centro el que parece ser el tonto (stupidus), calvo y con grandes orejas que le
cuelgan a lo largo de las mejillas; a su derecha, un joven elegantemente ataviado y, a su
izquierda, un tipo extranjero y, a juzgar por su nariz achatada y sus gruesos labios, de raza negra.
En realidad es puramente casual el que el descubrimiento proceda de Atenas puesto que no debió
de ser en esta ciudad donde encontrara las mejores condiciones para su desarrollo, sino más bien
en las grandes ciudades del este, en donde confluían gentes procedentes de las más diversas
regiones y hablando las más extrañas lenguas, con un público abigarrado, inquieto, ávido de
novedades, ambicioso, que no encontraba ya deleite alguno en la contemplación de las comedias
de Menandro, por ejemplo.
Por último, cabe hablar sobre los participantes en este curioso a la par que desconocido
género: los actores. Los actores aparecían en escena con sus vestidos habituales, exóticos, sin
duda, como suele ser habitual en este tipo de artistas, y a ellos podrían añadir algunos atributos
emblemáticos de su función en la obra. Aparecían sin máscara y con el calzado cotidiano. Gozó
de gran popularidad gracias a su capacidad de adaptación a las circunstancias históricas, que hizo
que sobreviviera, conservando en su interior su esencia.
Podemos adivinar su influjo en los círculos cristianos, en el mimo cristológico,
convertido ahora en instrumento valioso de propagación doctrinal. También lo reconocemos en
los espectáculos de los ioculatores medievales, descendientes directos de las antiguas
asociaciones de technitai o lo oímos, a través de las quejas de los poetas, celosos del favor de
que gozaban los mimos, alegrar las cortes de los señores medievales, en donde gozaron de
notable reputación. Lo reencontramos en Italia (siglo XVI) en la commedia dell' arte y, a través
de ésta, en los modernos teatros nacionales.

9

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

4. El mimo en Roma: origen e historia.
Los críticos consideran que el mimo latino formaba parte de los espectáculos dramáticos,
que servía de exordio cómico, antes de tener existencia propia. Cronológicamente, parece ocupar
un puesto intermediario entre la versión griega y lo que bajo el imperio romano se llamará
pantomima. Los personajes, situaciones, temas, etc. de la comedia latina son frecuentemente los
mismos que el mimo. Algunos autores eran llamados mímicos cuando usaban el chiste grosero y
la carcajada fácil. Por ello este último género terminó desbancando a la comedia. Desde el siglo
IV hasta el final del imperio romano, hasta 1453, dejó de cultivarse la comedia en beneficio del
mimo.
En época de Sila se cita a un tal Cn. Mattius como autor de mimiambos, unos bosquejos
realistas a la manera de Herodas, con lenguaje popular y temática rica y variada. Bieler piensa
que no escribía mimos pensando en su representación, cosa que sí ocurriría en los autores más
característicos del mimo latino, Laberio y Publilio. De Laberio conocemos su fecha de
nacimiento, 106 a. C., porque se conserva un prólogo de un mimo representado el año 46 a. C. en
el que dice que tiene 60 años. De Publilio Siro tenemos pocos restos, apenas dos títulos y un par
de versos. En el mundo antiguo tiene un prestigio de obra moral; probablemente de sus mimos se
extrajeron versos sentenciosos o ya en vida o justo después de su muerte. Algunos de estos
versos le gustaban mucho a Séneca, quien, por lo demás, atacó duramente al mimo. Todos lo
atacaron como degenerador de las costumbres, entre otros los cristianos, porque en algunos
mimos se les atacaba. No obstante, más tarde los cristianos se defenderán en los mimos. Los
mimos de Laberio, y sobre todo los de Siro, integran una parte sentenciosa, moral, que confiere
cierta gravedad a lo que a primera vista parece tan sólo ir de burlas.
Según una anécdota César le pidió a los dos primeros autores que ellos mismos
representaran sus mimos para determinar quién era el mejor actor de mimo. A Siro no le costó
representar ejecutar mimos ante un público que adoraba los personajes plebeyos, ya que este era
esclavo ya libre. Por otro lado, a Laberio, que formaba parte de la orden de César, le parecía
vergonzoso. Al acabar la representación César le regala medio millón de sestercios y un anillo de
oro, lo que lo hace recuperar la condición de caballero. No obstante, concedió el triunfo a Syro.
Esta anécdota causó sensación y muchos autores la cuentan con detalles.
L. Bieler sostiene la influencia del mimo en géneros como la sátira y la novela, en
concreto el Satiricón de Petronio.

10

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

5. Importancia e influencia del mimo grecolatino.
El mimo en la antigüedad fue decayendo hasta convertirse en el género de pantomima en
la roma imperial.
El descubrimiento, relativamente reciente, de nuevos papiros mímicos posibilitó nuevas
vías de estudio y aproximación al mimo y a las diversas cuestiones que éste plantea: su esencia
artística, su temática, relaciones con los géneros literarios, estructura y técnica de representación,
etc.
El mimo, constituyó, durante siglos, la forma predominante de espectáculo teatral y cuyo
influjo en los géneros literarios más elevados fue, quizás, mayor de lo que sospechamos.
El interés mayor de estos textos radica, sin embargo, en que nos ilustran con una
minuciosidad sin paralelos en toda la Antigüedad sobre la práctica escénica. Corresponde a
Wiemken el mérito de haber puesto de relieve la naturaleza auténtica de estos documentos
Su capacidad de adaptación a las circunstancias históricas hizo que sobreviviera,
conservando en su interior las gotas de maravilla y portento verosímiles que constituían su
esencia. Lo vemos asomar en los círculos cristianos, en el mimo cristológico, convertido ahora
en instrumento valioso de propagación doctrinal. Lo reconocemos en los espectáculos de los
ioculatores medievales. Dice Francisco Rodríguez Adrados "En toda la Edad Media, tanto en
Bizancio como en Occidente..., los mimos, pantominas, danzarina... constituían una profesión
libre e independiente, no sujeta a lugar alguno". Esto nos recuerda mucho, por ejemplo a los
juglares. A través de las quejas de los poetas, celosos del favor de que gozaban los mimos,
alegrar las cortes de los señores medievales, en donde gozaron de notable reputación. Lo
reencontramos en la comedia del arte y, a través de ésta, en los modernos teatros nacionales. Lo
admiramos aún hoy en los espectáculos de algunas compañías.
Adrados llama también la atención sobre el hecho de la desvinculación de los mimos y
pantomimas de la religión, que se produce a lo largo de la Edad Media.
Podemos suponer que tras los contenidos cómicos de algunas obras de autores como
Rojas, Quevedo y otros perviven elementos procedentes del mimo grecolatino.

11

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

6. El mimo en el mosaico de Noheda.
El mosaico, descubierto en 2005, ha generado unas grandes expectativas en la
exploración del mundo romano en cuanto a su tradición y su arte. Por suerte, solamente se ha
perdido las partes de la parte de la exedra meridional y zonas aledañas como consecuencia de las
roturaciones agrícolas efectuadas en la parcela.
En las siguientes escenas podremos presenciar diversos personajes representando un
mimo de temática mitológica, lo cual evidencia que era el género teatral más popular entre los
romanos:

En esta escena encontramos, de izquierda a derecha, a los siguientes personajes:

Un músico de órgano hidráulico; un grupo de dos mujeres y un hombre que se repetirá en
la escena posterior y no pertenece al mimo, tal vez por ser los propietarios de la villa
representados.

Una bailarina con máscara, una mujer tocando la lira, una niña que la está mirando, un
hombre vestido de blanco que formaría parte de la compañía de actores y una danzarinamúsica enmascarada que toca el aulós.

12

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

Un niño sujetando el biombo, tras el que hay un grupo de actores: otro niño que llora
mientras un hombre y una mujer actúan sentados en una cama.
Bajo esta escena aparecen otras más pequeñas, en las que vemos dos púgiles que van a

combatir, un hombre tocando la trompa, una mujer con un pañuelo sentada sobre un triclinio, un
poeta recitando versos, un actor disfrazado de mujer con una serpiente enroscada en el brazo y,
finalmente, otro actor con una máscara grotesca y una curiosa vestimenta.

Esta otra escena es muy similar a la anterior, siendo el principal cambio la posición de los
personajes. En este caso hay dos actores en la parte en la que estaba el biombo, poniendo uno de
ellos la mano sobre la cabeza de un niño. La parte superior se ha perdido.
Las escenas menores son muy parecidas, sólo con algunas variaciones.
Hay un músico que toca la trompa, tras el que se encuentran la señora en el triclinio y el
poeta. Al final aparecen esta vez dos atletas, siendo el primero el vencedor por levantar una
corona de laurel mientras sujeta una rama con la otra mano y el segundo el vencido, que aparece
sentada y abatido.

13

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

GUIONES DE MIMOS REELABORADOS
1. MIMO DEL CELOSO RECIÉN CASADO

Imagen del mosaico de Noheda en la que se describe la representación del mimo del celoso
recién casado (Mimu Zelotipi Numti, en la inscripción del mosaico)
PERSONAJES
EUNICE

ADONIS, EUNUCO

POLIDORO

TIMÓN

SIERVO EROS

SIERVO ANTEROS

COCINERA EULALIA

PITODORO, PORTERO

14

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

ESCENA I
Atrio de una casa. Llegan a casa. El marido, precedido del portero, entra con su esposa
en brazos. Les sigue un eunuco.
Pitodoro: Señor, bienvenido a casa, bienvenida, dómina.
Polidoro: Bien, querida, ya es hora de que te deje en el suelo. ¡Ay, este recuerdo del rapto de las
sabinas será muy tradicional, pero a mí lo de entrar en casa con la mujer en brazos me ha dejado
agotado!
Eunice: Pero es una tradición y hay que cumplir con las tradiciones…
Polidoro: Como la de lavar las manos a los que llegan a casa. ¡Eros! ¡Anteros! (Da unas
palmadas y acuden prestamente dos siervos que les dan aguamanos).
Eros 1: Bienvenida a casa, dómina.
Anteros 2: Que los dioses te guarden, dómine.
Polidoro: Hablando de tradiciones, ¿no es más normal que una mujer tenga una doncella que un
doncel?
Eunice: ¡Ay, qué celoso! Si te lo he dicho mil veces: ¡Adonis es un eunuco!
Polidoro: Pues yo lo sigo viendo como un hombre… Bien, esclavos, venid a conocer a vuestra
nueva ama (Acuden varios esclavos). Saludad a vuestra nueva ama, la dómina Eunice. (Todos la
saludan inclinando la cabeza). Aquí están las esclavas estas, el portero Pitodoro (que se come
con la mirada al eunuco), y mi esclavo personal Timón, a quien ya conoces, y aquí está Eulalia
la eximia cocinera…
Eunice: ¡Estoy impaciente por probar tus
guisos!
Cocinera: ¡Huy, pues te vas a chupar los
dedos, dómina! Hago un pollo a la
Numidia…
Eunice: ¡Mmm…!
Cocinera: Y unas anchoas con gárum, y

15

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

unas ubres de vaca rellenas de gorriones a la miel...
Eunice: ¡Mmm…! ¡Con miel!
Cocinera: Sí, con mucha miel, y un dulce de pan para morirse de gusto, y unos dátiles fritos con
piñones, pimienta y miel, y una lengua de vaca…
Polidoro: Sí, lengua sobre todo no te falta. Calla, calla, por los dioses, que aún vengo lleno del
banquete de bodas. (Volviéndose hacia el eunuco) Este es el eunuco Adonis, esclavo personal de
mi esposa, desde hoy compañero vuestro.
Pitodoro: Sé bienvenido, Adonis.
Polidoro: Dormirá con alguno de vosotros.
Pitodoro: ¡Que duerma conmigo! Yo le haré sitio.
Polidoro: Ya se verá Pitodoro. Tú, eunuco, ¿con quién prefieres dormir?
Adonis mira atenta y cariñosamente a su ama.
Eunice: pobre, está acostumbrado a dormir a mis pies, como un perro fiel.
Polidoro:

¡Pero

mujer!

¡Con

nosotros no ha de dormir!
Eunice. ¡Pero si no hace nada!
Pitodoro: ¿Pero nada… nada, nada?
Timón: (Por lo bajo) No sé yo…
Polidoro: Bien, luego se verá…
Ahora marchaos todos…
ESCENA II
Se van los esclavos.
Polidoro: Eunice, mañana conocerás al resto de la familia de esclavos… Ahora… ¡Oh, amada
mía, deja que te mire! ¡Brilla tu rostro como una diosa!
Eunice: Y el tuyo, el tuyo…

16

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

Eunuco: Vaya una cosa asquerosa
Polidoro: ¿Qué ha dicho el esclavo?
Eunice: Ha dicho… ¡qué expresión tan hermosa!
Polidoro: ¡Aaah! Es la felicidad que me embarga, por estar contigo: ¡Estás radiante, con tus ojos
tan bellos, tu hermosa cabellera…!
Eunice: Y tú también estás radiante, con tu… con tu…
Eunuco: ¡Caja de caudales llena!
Polidoro: ¿Qué ha dicho ese?
Eunice: Adonis quería decir… ¡con tu cara de felicidad plena!, porque tienes una cara, tienes una
cara…
Eunuco: Del color que tiene la cagueta.
Polidoro: ¿Qué ha dicho ahora? No oigo bien o…
Eunice. Ha dicho, ha dicho… “del color que tan bien te sienta”.
Polidoro: No hablemos más, pasemos a desnudarnos y al lecho. (Pasa hacia la cama, separada
por una cortina, se sienta y llama a su esclavo personal). Timón, acude a desvestirme.
Eunice: Yo ya me voy desnudando aquí… Adonis, ayúdame…
Timón le va quitando la clámide, la corona, las sandalias…Por su parte Eunice y Adonis
se van desnudando mientras se besan y abrazan.
Eunice: (Apasionada) ¡Ay!
Polidoro: (Preocupado) ¿Qué te ocurre, paloma mía?
Eunice: Nada, nada, esposo mío. Me he pinchado con la espina de una rosa.
Eunice: (Apasionada) ¡Ay!
Polidoro: (Preocupado) ¿Qué te ocurre, amada mía?
Eunice: Nada, nada, esposo mío. Me he pinchado con un alfiler.

17

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

Eunice: (Apasionada) ¡Aaay, Adonis!
Polidoro: (Preocupado) ¿Qué te ocurre ahora, delicia mía?
Eunice: Nada, nada, esposo mío. Me he pinchado con la fíbula que me estaba quitando Adonis.
Polidoro: Adonis, como vuelvas a pinchar a mi esposa, te corto los huevos.
Eunuco: (Asomándose aterrorizado y arrodillándose ante su señor) ¡No, amo, por los dioses!
Timón: (Haciéndose el ignorante) ¡Si es un castrado!
Polidoro: (Con cara de ignorante) ¡Ah, es verdad!
Eunuco: (Con cara de inocente) ¡Ah, es verdad! Vuelvo contigo señora.
Vuelven a abrazarse… Timón trae un bacín y una lucerna.
Eunice: ¡Mmmm…! ¡Ooooh!
Polidoro: (Cara de sorpresa y desconfianza) Pero… ¿qué es todo esto?
Eunice: Eeeeh, Adonis… que me está dando un masaje relajante para desentumecer mi cuerpo
antes de unirme a ti, amantísimo esposo.
Polidoro: (Interesado) ¡Ah! ¿Sííí? Pues yo también quiero que me dé el eunuco un masaje.
Eunice y Adonis se miran con cara de asco, pero de pronto el eunuco piensa algo y hace
un guiño a Eunice. Va hacia la alcoba, exagerando su afeminamiento.
Eunuco: Aquí estoy amo, prepárate para recibir un masaje relajante…
Polidoro: ¡Será efectivo?
Eunuco: Tanto que te vas a quedar como un lirón…
Polidoro: ¿Cómo dices?
Eunuco: Como un león, te digo, fuerte como un león. Túmbate. Tú, Timón… (Le hace una señal
para que se vaya. Polidoro se tumba y el eunuco se echa sobre él para darle un exagerado
masaje.
Polidoro: ¡Aaaah! ¡Eeeeh! ¡Iiiih! ¡Ooooh! ¡Uuuuh!

18

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

Cada vez gime más débilmente, hasta que se queda dormido.
ESCENA III
Vuelve al atrio Adonis. Durante unos segundos se hace un silencio incómodo, solo
interrumpido por los ronquidos de Polidoro.
Eunuco: Ejem, ¿dónde duermo yo?
Eunice: Pues, pues… por esta noche dormirás con Timón. Yo me voy a acostar… (Se va)
Timón: ¿No ibas a dormir con Pitodoro?
Eunuco: Mejor contigo, por esta noche al menos.
Timón: Ea, sea, vámonos a dormir.
Se van al fondo a un cuarto. Se tumban.
Timón: ¡Ay! ¿Qué es esto tan duro? ¡Me estás pinchando!
Eunuco: Eeeh, es que llevo una navaja, una navaja de Toledo, de las mejores que hacen en
Hispania.
Timón: Pues date la vuelta o vete a dormir a otro lado, ¡eunuco!
Adonis marcha complacido, coge una lucerna y busca a Eunice, con la que se marcha en
silencio. Por su parte Pitodoro acude a la cama en la que cree que está el eunuco, se tumba y
abraza a Timón.
Timón: ¡Eh, que no soy eunuco!
Pitodoro: (Pícaro) ¡Ya lo sé!
Mientras todos se solazan, el amo duerme plácidamente y FIN.

19

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

2. MIMO DE LOS GEMELOS
PERSONAJES
LEÓNIDAS, PADRE DE LOS GEMELOS

LEÓNIDAS I

LICOFRÓN, ESCLAVO DE LEÓNIDAS I

LEÓNIDAS II, ANTES FILÍPIDAS

MELISIO, ESCLAVO DE LEÓNIDAS II

EROTIA, MERETRIZ

SOSIBIA, ESCLAVA DE EROTIA

ESCENA I
L. II llega a Corinto acompañado de su esclavo Melisio.
LEÓNIDAS II: Ya estamos en Corinto, mi fiel Melisio. ¿Ves cómo hemos llegado sin
problemas?

20

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

MELISIO: Sin problemas a la ida, pero ¿y a la vuelta?: Tormentas, piratas, naufragios, mareos,
náuseas, el mar nada bueno nos puede traer, amo Leónidas.
LEÓNIDAS II: Es cierto que tiene sus riesgos, pero debo cumplir el deseo de mi padre, a quien
quizás no le quede mucho de vida, cuando me dijo...
ESCENA II FLASH BACK
Leónidas padre esta tumbado o echado, con aspecto desmejorado.
LEÓNIDAS PADRE: Hijo mío, Leónidas, ven a mi vera, siéntate aquí. Ya sabes que toda la vida
he tenido un gran dolor en mi corazón. Tu madre y yo lo hemos ido sobrellevando, pero desde
que mi esposa falleció llevo yo solo esta pesada carga. Escúchame con atención. Ya sabes que tú
realmente no te llamas Leónidas... mi abuelo se llamaba Leónidas, lo mismo mi padre, lo mismo
yo, y por eso, cuando tuvimos gemelos, vosotros, le puse a uno Leónidas, a tu hermano, y al otro
le llamamos como a mi suegro, Filípidas.
LEÓNIDAS II: Que es mi nombre verdadero,
LEÓNIDAS PADRE: Sí, eso lo conoce todo el mundo aquí en Siracusa. El caso es que hace
años hubo una gran aglomeración en las fiestas, y tu hermano se perdió. Buscamos por cielo y
tierra, hasta que nos dimos por vencidos. Por eso decidí que el único hijo que me quedaba se
llamaría como yo, y te mudé el nombre. Ahora quiero pedirte un favor, que acaso sea el último.
soy ya mayor y no creo que vaya a llegar a la próxima Olimpiada. Mira, te pido y te encarezco
que busques a tu hermano.
LEÓNIDAS II: ¿Pero padre, estás loco? ¿Adónde lo iré a buscar?
LEÓNIDAS PADRE: Hace unos días llegó a esta casa un viejo huésped mío, ateniense de
nación, que os vio en casa y te ha visto a ti algunas veces. Dice que estando de visita en Delfos
vio a un joven exactamente igual que tú. El parecido era tan asombroso que intentó hablar con él,
pero la muchedumbre era tan grande que no lo consiguió. Sin embargo antes de perderlo de vista
alcanzó a hablar a alguno de los que iban con él, y tenían acento corintio. No es una pista segura,
pero...
LEÓNIDAS II: ¿Qué quieres que haga?
LEÓNIDAS PADRE: Ve a Corinto, hijo mío, y encuentra a tu hermano.

21

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

FIN DEL FLASH BACK
ESCENA I(CONTINUACIÓN)
LEÓNIDAS II: He aquí el porqué de que hayamos venido. Bien, comenzaremos por buscar
alojamiento.
MELISIO: Y comida, que yo estoy que me muero de hambre.
SOSIBIA: Leónidas, ¿qué haces que no pasas ya a casa de mi ama? Te está esperando para
comer tu "amiga".
LEÓNIDAS II: ¿Mi... amiga? ¡Qué bien se portan aquí con los extranjeros!
MELISIO: Tú no digas nadas, que si nos invitan a comer...
LEÓNIDAS II: Oye, pero dime de qué me conoces...
SOSIBIA: ¡Leónidas, por favor, qué preguntas haces! ¿Dónde está Licofrón, tu esclavo y
gorrón?
LEÓNIDAS II: Vengo con ese.
SOSIBIA: Bien está. En ese caso, pasa
ya, Leónidas.
MELISIO: ¿Y yo?
SOSIBIA: Tú vas con ese. Entrad aquí...
(A su ama) Erotia... ¡Que ya están
aquí...!
EROTIA: ¿Yaaa? ¡Qué rápido! ¡Y te ha
dado tiempo hasta a cambiarte de túnica y clámide!
LEÓNIDAS II: (Extrañado, se mira) Perooo, ¿acaso no me sientan bien, mujer?
EROTIA: ¡Vistes como quien eres, Leónidas, como todo un hombre! Pasemos a la mesa...
Salen Melisio y Leónidas II muy satisfechos tras comer.
LEÓNIDAS II: Bien comidos, bien bebidos, tratados como el gran rey...

22

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

EROTIA: ¡Ah, querido, se me olvidaba! Cuando pases por el ágora acércate al taller de
Damocles y que te arregle esta fíbula de oro, que le tengo mucho aprecio: es un regalo de mi
amiga Talaselia.
LEÓNIDAS: (Tomando en sus manos la fíbula con cuidado) ¿Y me la das..?
EROTIA: Sí, para que la lleves y la enderecen.
LEÓNIDAS: ¿Y me la das… a mí?
EROTIA: No, se la estoy dando al vecino. Vete y que los dioses os acompañen.
MELISIO: Lo mismo digo (Le hace señales con el codo a L. II para que se despida)
LEÓNIDAS II: ¡Y yo, y yo! (Melisio y L. II se miran atentamente) No me lo puedo creer:
llegamos bien, nos convidan a comer y a beber, nos dan una joya de oro... ¿Qué más nos pueden
otorgar los dioses de bueno?
MELISIO: ¿Encontrar a tu hermano, por ejemplo?
LEÓNIDAS II: Por ejemplo. Vayamos pues, y que los dioses guíen nuestros pasos con tanta
ventura como hasta ahora.
Se van.
ESCENA III
Llega al punto Leónidas I con su esclavo Licofrón. Llama a la puerta y salen Erotia y
Sosibia.
LEÓNIDAS I: ¡Erotia, Erotia, delicia mía...! Acude presto a tu amigo, que desfallece de amor y
hambre ante tu puerta.
EROTIA: De amor no sé, pero de hambre, no creo. ¡pero si te acabas de zampar medio buey!
LEÓNIDAS I: ¿Yo, por Pólux?
EROTIA: ¡Tú, por Cástor! Ahora mismo. Que me lleven las furias si miento.
SOSIBIA: Yo mismo te he visto entrar con estos dos ojos.
LICOFRÓN: ¿Y a mí? ¿Y a mí?

23

CUADERNOS DE MITOLOGÍA Nº 29 EL REGRESO DEL MIMO

SOSIBIA: No, a ti no, pero el que ocupaba tu puesto tampoco lo hizo mal.
LICOFRÓN: ¿Quién ha sido el canalla que se ha comido mi ración?
SOSIBIA: El esclavo de tu amo. Ahora vas y se lo dices.
LEÓNIDAS I: Yo no sé nada. Estoy más confuso que un alma ante Caronte.
EROTIA: ¿Y de la joya que te acabo de entregar tampoco sabes nada?
LEÓNIDAS I: Ya te lo he dicho. Yo no sé nada de nada de nada.
Erotia y Sosibia muestras a las claras su enfado con gestos mudos. Se van a abalanzar
sobre Leónidas I cuando de pronto se contiene al ver venir a Leónidas II que avanza sin ser
visto por su gemelo.
LEÓNIDAS I: Pero qué os pasa, ¡Yo no sé nada! ¡De verdad! Pero... ¿qué caras son estas que
ponéis?
Las mujeres no paran de hacer señas para que se dé la vuelta. Licofrón se vuelve y
también se une al cortejo del asombro. Melisio se adelanta y también mira. Por fin se vuelve
Leónidas I.
LEÓNIDAS I: Yo, yo... ¡Filípidas!
LEÓNIDAS II: Leónidas, al fin te encontré.
Escena final del reencuentro de los dos gemelos con su padre, con un fondo musical
festivo, y FIN

24

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful