P. 1
Innatismo en Ciencias Cognitivas: en Defensa de una Concepción Biologicista Perot

Innatismo en Ciencias Cognitivas: en Defensa de una Concepción Biologicista Perot

|Views: 2.368|Likes:
Publicado porMaría
Publicado en Liza Skidelsky, Diana Pérez y Carolina Scotto (eds.) Cuestiones mentales. Debates filosóficos contemporáneos, ISBN 978-950-33-0764-9, Córdoba, Universidad Nacional de Córdoba, 2009, pp. 315-340 .
Publicado en Liza Skidelsky, Diana Pérez y Carolina Scotto (eds.) Cuestiones mentales. Debates filosóficos contemporáneos, ISBN 978-950-33-0764-9, Córdoba, Universidad Nacional de Córdoba, 2009, pp. 315-340 .

More info:

Published by: María on Nov 06, 2009
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

11/21/2012

pdf

Innatismo en ciencias cognitivas: en defensa de una concepción biologicista María del Carmen Perot

*

Tenemos suerte de ser incapaces de volvernos pájaros porque eso deriva del hecho de que somos capaces de volvernos humanos Noam Chomsky

Introducción Desde que la gramática generativa chomskiana vio la luz hacia finales de los ’60, el compromiso con el innatismo comenzó a propagarse hacia diversas áreas de estudio de la cognición humana. En la actualidad, se investiga el conocimiento innato subyacente a la percepción de objetos (Spelke 1998, 2000), nuestra psicología de sentido común (Baron-Cohen 1995), nuestras habilidades matemáticas (Spelke 2000, 2003) y hasta nuestras intuiciones morales acerca de lo bueno y lo malo (Hauser 2006, Mikhail 2007). A pesar de ello, la concepción misma de la noción de “innato” aún no está adecuadamente establecida dando lugar a una proliferación de distintas concepciones, muchas de las cuales no parecen aplicarse a ciertas teorías cognitivas que postulan elementos innatos. En este trabajo, intentaré mostrar que la concepción innatista primitivista de R. Samuels (2002) no parece aplicarse a varias propuestas innatistas defendidas en la actualidad, mientras que la concepción biologicista de canalización de A. Ariew (1999), criticada por el primitivismo, parece ser más adecuada. En su artículo “Nativism in Cognitive Science”, Samuels propone caracterizar el innatismo defendido por los científicos cognitivos apelando al “primitivismo”, esto es, a una concepción acorde con la cual una estructura psicológica es innata si no es adquirida por medio de un proceso psicológico. Intentaré sostener que el primitivismo de Samuels es demasiado débil para hacer justicia al innatismo defendido en ciencias cognitivas. Este último no puede caracterizarse, meramente, de manera negativa afirmando que son innatas aquellas estructuras psicológicas que no son adquiridas por medio de un mecanismo psicológico, sino que debe dársele un contenido más sustancial. Una caracterización sustancial apropiada del compromiso innatista debe concebir las estructuras psicológicas innatas como propiedades de la especie, lo cual parece conducirnos a una elucidación biologicista del innatismo. Algunos consideran que entender al innatismo en términos del concepto de canalización da lugar a una posición de tipo “invariantista”, en las que se consideran innatas a aquellas estructuras psicológicas que son adquiridas en todo y cada uno de la amplia gama de entornos de desarrollo. Si bien, en cierta medida, coincido con las críticas que se esgrimen contra el invariantismo, no acuerdo en rotular como tal a aquellos enfoques que apelan al concepto de canalización, proveniente de la biología, para esclarecer el uso que en ciencias cognitivas se hace del término ”innato”. De hecho, sostendré que existen elementos de peso en la obra de varios científicos cognitivos para afirmar que su innatismo debe ser interpretado a la luz del concepto de canalización (aunque realizaré una aplicación del término sutilmente diferente de la que hace, por ejemplo, Ariew

1999) y que esto no sólo no acarrea los problemas atribuidos a las posiciones “invariantistas” del innatismo, sino que además parece ser una concepción más acertada de lo que se quiere decir cuando se afirma en ciencias cognitivas que algo es innato. En el primer apartado, me detengo brevemente en los lineamientos generales que caracterizan a las teorías que postulan elementos innatos, con el fin de tener en mente los modelos concretos a los que debe ajustarse cualquier teoría del innatismo en ciencias cognitivas. En el segundo apartado, retomo los requisitos que generalmente se proponen en la literatura innatista para evaluar las concepciones vigentes del innatismo, para luego analizar de qué manera los satisfacen el primitivismo y la teoría del innatismo como canalización. Concluiré que sólo esta última propuesta es capaz de satisfacer todos los requisitos estipulados, al mismo tiempo que evita los problemas atribuidos a los enfoques invariantistas. 1. Biologizando la mente La revolución chomskiana en ciencias cognitivas consistió, fundamentalmente, en proponer un abordaje naturalista de nuestras habilidades cognitivas. En este sentido, podría entenderse al innatismo contemporáneo como un movimiento que intenta “biologizar la mente” (Ariew 2006), esto es, estudiar a los seres humanos de la cabeza para arriba tal como se los estudia de la cabeza para abajo, analizando las facultades mentales como órganos dentro del cerebro encargados de realizar tareas específicas. Así como en biología es ampliamente aceptado que para poder extraer información del entorno, los órganos sensoriales se encuentran estructurados acorde con las propiedades de los estímulos que procesan, en ciencias cognitivas se defiende la idea de que distintas clases de aprendizajes requieren órganos con información acerca de lo que tiene que ser aprendido y del tipo de experiencia a partir de la cual se aprenderá (Gallistel 2005). Desde esta perspectiva, los seres humanos, al igual que el resto de las especies, se encuentran equipados con sistemas de conocimiento, o módulos, limitados en cuatro aspectos: son de dominio específico, esto es, cada uno de ellos sirve para representar sólo un subconjunto de entidades; realizan tareas específicas, i.e., las representaciones construidas por cada sistema guían sólo un subconjunto de las acciones disponibles para un agente; se encuentran relativamente encapsulados, esto es, el funcionamiento interno de cada sistema es en gran medida inaccesible para otras representaciones y procesos cognitivos; y, por último, estos sistemas se encuentran relativamente aislados unos de otros, i.e., las representaciones construidas por distintos sistemas no se combinan fácilmente entre sí (Spelke 2003). En su estado inicial, cada uno de estos sistemas poseería información innata. En el caso de la facultad del lenguaje (FL) serían innatos ciertos principios lingüísticos que darían cuenta de las características compartidas por diferentes lenguas naturales, por ejemplo, el hecho de que todas las lenguas naturales permitan interpretar a los sustantivos en términos abstractos (Juan escribió un libro de filosofía) o concretos (El libro pesa medio kilo); el hecho de que las oraciones de todos los lenguajes naturales tengan sujeto y predicado; que las reglas lingüísticas sean dependientes de la estructura -en todos los lenguajes naturales, las reglas operan sobre expresiones a las que se les asigna una estructura determinada en términos de un jerarquía de sintagmas (Chomsky 1988, pp. 32, 45, 52). Así, para convertir la afirmación El unicornio, que está en el jardín, está comiendo flores en la pregunta ¿Está el unicornio, que está en el jardín, comiendo flores? debe aplicarse una regla dependiente de la estructura que permita identificar el verbo principal de la oración y

colocarlo al comienzo de la oración interrogativa. Si los niños no aplicaran este tipo de reglas, deberían producir oraciones agramaticales tales como: ¿Está el unicornio, que en el jardín, está comiendo flores?, algo que no sucede en el transcurso del proceso de adquisición de los lenguajes naturales. Acorde con algunos teóricos, los seres humanos, al igual que otros vertebrados, vendrían equipados con sistemas de conocimiento para la representación de objetos materiales. Los bebés poseerían sistemas para percibir objetos y sus movimientos, para completar las superficies y los bordes de un objeto en parte oculto, y para representar la continuidad de la existencia de un objeto que se encuentra totalmente fuera del campo de visión. Estos módulos poseerían una serie de principios innatos, tales como el principio de Cohesión (los cuerpos mantienen su cohesión y contorno mientras se mueven), el de Continuidad (los cuerpos se mueven sólo en trayectorias continuas) y el de Contacto (los cuerpos interactúan sólo si entran en contacto entre sí) que permitirían explicar por qué los niños se sorprenden al ver dos esferas en movimiento que se funden en una única esfera que continúa el mismo patrón de movimiento (violación del principio de Cohesión), o por qué se quedan mirando por más tiempo pantallas en las que dos esferas se mueven, desaparecen y luego continúan con el mismo patrón de movimiento (violación del principio de Continuidad) o por qué les llama la atención que una esfera que se mueve, deje de moverse sola en el mismo momento en que otra esfera cercana comienza a moverse (violación del principio de Contacto) (Spelke 2003). En el ámbito de teoría de la mente suele considerarse que subyacen a la capacidad de “leer mentes” (mindreading) una serie de mecanismos innatos tales como el Detector de Intencionalidad (DI), que es un mecanismo perceptivo que interpreta el movimiento de un agente en términos de estados mentales volitivos primitivos, como deseo y meta; el Detector de Dirección de la Mirada (DDM), que permitiría inferir que cuando la mirada de un organismo se encuentra dirigida a algún objeto, el organismo ve ese objeto; y el Mecanismo de Atención Compartido (SAM) que, haciendo uso de los otros dos, permitiría utilizar información acerca del estado perceptivo de otra persona para construir representaciones triádicas del tipo “Tú y yo estamos mirando el mismo objeto”. Estos mecanismos, conjuntamente, permiten interpretar la dirección de la mirada en términos de deseos y objetivos y, por otro lado, desencadenan el funcionamiento del Mecanismo de Teoría de la Mente (TOM) que permite atribuir estados mentales a partir de la observación de la conducta (Baron-Cohen 1995). Una serie de experimentos ha permitido mostrar que desde muy temprana edad los bebés son capaces de discriminar entre colecciones de dos y tres elementos: luego de mostrarle repetidas veces pantallas con dos puntos, los bebés se quedan mirando por más tiempo imágenes con tres puntos. Igualmente, bebés de cinco meses saben que uno más uno es dos y dos menos uno es uno. Para mostrar esto se realizó el siguiente experimento: se les mostró un escenario en el que aparecía un muñeco, luego se tapó el escenario y se colocó un segundo muñeco detrás del telón. Si al descubrir el escenario los bebés observaban dos muñecos, no se sorprendían y le prestaban la misma atención de siempre. Si por el contrario, al descubrir el telón los bebés veían un solo muñeco, se quedaban mirando el escenario por más tiempo. Para dar cuenta de estas habilidades, ciertos autores postulan una serie de capacidades innatas, entre ellas se encontrarían la habilidad de representar de manera exacta pequeños números de individuos y poder realizar la adición o remoción de uno de ellos, y la habilidad de representar en términos de conjunto grandes cantidades de objetos. Ambas habilidades son fundamentales para

adquirir el concepto de “conjunto de individuos”, requerido, entre otras cosas, para aprender a contar y realizar operaciones aritméticas básicas. Si bien los niños aprenden a contar verbalmente alrededor de los dos años, les cuesta comprender el significado de las palabras de números naturales. Este aprendizaje parece desarrollarse en cuatro etapas: en la primera, los niños descubren que la palabra “uno” refiere a un individuo. En este estadio, los niños se dan cuenta de que el resto de las palabras de números se aplican a colecciones de más de un objeto. Sin embargo, señalan al azar figuras con dos objetos o tres cuando se les pide que señalen la figura que tiene dos objetos. Recién luego de nueve meses, los niños adquieren el significado de la palabra “dos” señalando correctamente las figuras que poseen dos objetos y señalando figuras con más de dos objetos cuando se les pregunta por cualquier otro número mayor que dos. Tres meses bastan para que los niños adquieran el significado de la palabra “tres”, y luego aprenden el significado de todas las palabras de números y cuentan verbalmente para identificar gran cantidad de objetos en una imagen. Acorde con estas teorías, a los niños les resulta más difícil aprender una palabra como “dos” dado que refiere a un conjunto de individuos y el concepto de “conjunto de individuos” sólo puede aprenderse combinando representaciones de pequeños números de individuos, por un lado, y de conjuntos, por el otro, haciendo uso de ambas habilidades innatas mencionadas (Spelke 2003, Lakoff y Nuñez 2000). Para dar cuenta de la universalidad de ciertos juicios morales, los enfoques innatistas postulan reglas deónticas innatas tales como la Prohibición de Agresión Intencional, un principio que prohíbe agredir intencionalmente a una persona, o invadir su integridad física, sin su consentimiento, y el principio de Doble Efecto, que permitiría que cierta acción prohibida (tal como la agresión física), que tenga tanto efectos buenos como malos, pueda llegar a ser admisible siempre y cuando la intención directa sea causar los buenos efectos, los buenos efectos sean mayores que los malos y no exista otra posibilidad moralmente óptima. Ambas reglas permitirían describir el mecanismo que lleva a la mayoría de los sujetos a realizar el mismo juicio de valor (sin importar edad, cultura, sexo o educación) y a resolver de la misma manera, en forma rápida, intuitiva y certera, una cantidad indefinida de dilemas morales distinguiendo cuidadosamente las consecuencias de una acción y la manera en que esa acción es representada mentalmente. Por ejemplo, estos principios permitirían explicar por qué el 94% de las personas evalúa como moralmente correcto que un individuo desvíe la trayectoria de un tren matando a una persona y salvando a otras cinco, mientras que sólo el 8% considera moralmente aceptable matar a una persona para extraerle los órganos y salvarle la vida a otros cinco pacientes (Mikhail 2007). Al igual que cualquier otra teoría del desarrollo, las teorías del desarrollo innatistas desean explicar tanto los aspectos universales de la cognición humana como sus aspectos variables y flexibles. Para ello, estos enfoquen intentan proveer un conjunto de principios que, por un lado, sean suficientemente generales como para dar cuenta de la variación pero que, por otro lado, sean lo suficientemente restrictivos como para dar cuenta también de los límites dentro de esa variación, esto es, las limitaciones propias de la cognición humana. Así, además de poseer información innata, los módulos o sistemas de conocimiento vienen equipados con mecanismos de “calibración” que, en contacto con el estímulo, les permiten ajustarse al medio, transformando el estado inicial en un estado maduro de conocimiento. Tanto en el ámbito lingüístico como en el moral, los principios se encontrarían asociados a ciertos parámetros que serán fijados de determinada manera de acuerdo al estímulo lingüístico o moral que se reciba. Por ejemplo, si bien todas las oraciones de los lenguajes naturales deben poseer un sujeto y un predicado, en algunos lenguajes el sujeto puede ser tácito y en otros no. De

acuerdo a que el estímulo permita o no esta posibilidad se fijará uno u otro parámetro del principio en cuestión. Análogamente, los innatistas morales suelen defender la existencia de principios universales sujetos a cierta variación paramétrica. Por ejemplo, si bien existiría un principio universal de justicia, existirían comunidades que considerarían justas las acciones que promueven la igualdad de oportunidades, mientras otras considerarían más justas las acciones que promuevan la igualdad en la distribución o la igualdad basada en necesidades (Hauser 2006, p. 72). En el caso de Teoría de la Mente, para que un individuo pueda ser capaz de atribuir actitudes proposicionales es necesario que, previamente, el estímulo permita poner en funcionamiento los sistemas DI y DDM, para que luego SAM combine información de ambos desencadenando el funcionamiento de TOM. Asimismo, para aprender a contar se requiere, además de las habilidades matemáticas innatas, un lenguaje natural. El lenguaje natural (contar verbalmente) serviría como un medio que permitiría combinar representaciones acerca de individuos y representaciones acerca de conjuntos, creando el nuevo concepto de “conjunto de individuos” (Spelke 2003). Resumiendo, las teorías que postulan elementos innatos suelen considerar a las facultades mentales como órganos o módulos cuyo estado inicial posee un cuerpo de principios innatos y mecanismos de calibración que le permiten extraer información del entorno arribando a un estado estable de conocimiento. Si bien estas teorías defienden la existencia de principios innatos, muchas de ellas no se detienen a examinar el concepto “innato”. Es por ello que se ha generado un arduo debate respecto de la utilidad teórica de este concepto. Algunos han sugerido que el concepto “innato” es irremediablemente confuso por encontrarse ligado a concepciones esencialistas de sentido común acerca de los seres vivos y que por ello se debe abandonar su uso en el contexto científico (Griffiths 2002). Considero que estas posiciones subestiman el trabajo realizado por los científicos cognitivos y se conforman con la salida fácil: eliminar un concepto es mucho menos engorroso que intentar esclarecerlo. Prefiero el camino difícil, y a ello dedico el resto del trabajo, a intentar elucidar el concepto “innato” utilizado en las ciencias cognitivas. Para ello, pasemos a revisar los requisitos que, usualmente, se proponen para una teoría del innatismo. 2. Requisitos para una teoría del innatismo Si bien no existe un consenso explícito en torno a cuáles son los requisitos que una teoría del innatismo debe satisfacer, creo que los siguientes desiderata constituyen los candidatos más representativos presentes en la literatura sobre el tema: Requisito Conceptual (RC): Si x es innato entonces x no es aprendido –esto es, no es adquirido por medio de mecanismos perceptivos o mecanismos psicológicos tales como la inducción, la abducción, las inferencias estadísticas o el condicionamiento (Samuels 2002, Ariew 1999). Requisito de Relevancia Medioambiental (RRM): Aun cuando x sea innato los factores ambientales juegan un rol importante en el desarrollo de x (Samuels 2002, Ariew 1999, 2006).

Requisito de Generalidad (RG): La teoría del innatismo que se dé debe poder aplicarse a cualquier x considerado innato en la investigación científica en general (Collins 2005, Ariew 1999, 2003, 2006). Requisito de Adecuación (RA): La teoría que se dé acerca del innatismo debe ser capaz de retratar los aspectos más significativos de las propuestas innatistas, haciendo relevantes los argumentos que sus principales representantes han esgrimido y respetando la clasificación tradicional entre innatistas y empiristas (Samuels 2002). Toda posición innatista debe ser capaz de satisfacer el RC y, al mismo tiempo, el RRM. Para que pueda considerarse innata una estructura cognitiva, como la FL, el SAM, o un rasgo biológico - tal como el canto de un ave -, dicha estructura o rasgo no debe ser aprendido, aún cuando el medio ambiente cumpla una función primordial en el desarrollo de tal estructura o rasgo. Al igual que cualquier otro proceso biológico, las facultades mentales requieren recursos del medioambiente para su desarrollo. Cuando Chomsky sostiene que la FL es innata, intenta afirmar que ésta se asemeja más a un proceso de crecimiento que de aprendizaje: aprender un lenguaje es algo que “nos pasa”. Si bien el entorno lingüístico permite fijar los parámetros, la adquisición es un fenómeno guiado internamente: la experiencia no determina cómo funciona la FL, aunque desencadena el proceso, esto es, hace que funcione de una manera que, en buena medida, está predeterminada (Chomky 1988 p. 140). Algo análogo sucede con las otras facultades mentales mencionadas, uno no aprende a ver los objetos en términos de principios de cohesión, continuidad y contacto, ni aprende a atribuir intenciones y deseos a los agentes. Todo esto es algo que nos pasa. Los estímulos visuales y sociales desencadenan el funcionamiento de los sistemas en cuestión, pero este funcionamiento se encuentra ya determinado por una serie de principios y mecanismos anteriores al estímulo mismo (Spelke 1998). Una teoría innatista satisfactoria también debe satisfacer el RG. Tal como se deja ver en lo desarrollado anteriormente, cuando en ciencias cognitivas se sostiene que cierta estructura psicológica es innata no se está queriendo decir nada diferente de lo que se afirma en biología cuando se sostiene que un rasgo biológico es innato. El modelo de adquisición chomskiano asume explícitamente que la FL posee propiedades análogas a otros sistemas biológicos. De esta manera, existirían tres factores implicados en la adquisición de un lenguaje particular: factores genéticos que determinan que se desarrolle esta propiedad de la especie- la FL - haciendo posible que se interprete parte del estímulo ambiental como experiencia lingüística; la experiencia lingüística que tiene como resultado cierta variación en tanto determina cierta elección de parámetros léxicos dando lugar a una lengua particular; y por último, principios no específicos de la FL que pueden consistir en principios de análisis de datos utilizados tanto en la adquisición del lenguaje como en otros dominios o bien en principios de la arquitectura estructural, tales como el de computación eficiente (Chomsky 2005). Tanto Baron-Cohen (1995) como Hauser (2006) parecen tener propiedades biológicas en mente cuando piensan en la habilidad de leer mentes y la facultad moral, respectivamente. Para ambos, estas facultades fueron el producto de la selección natural. Por su parte, Spelke (1998) equipara a los sistemas de representación de objetos y de representación numérica con los sistemas de navegación y orientación propios de otras especies. Como puede observarse, el innatismo considera a los módulos como propiedades biológicas, como características que pueden

equipararse a cualquier otro rasgo fenotípico típico de una especie -como poseer dos brazos, dos piernas, etc.-, para el cual existen factores genéticos que determinan que se desarrolle de cierta manera predeterminada, bajo el efecto disparador del entorno. Son los factores genéticos los que hacen que el desarrollo de ciertas propiedades biológicas constituyan un fenómeno guiado internamente, en donde el medio no determina el funcionamiento sino que simplemente lo desencadena. Por último, cualquier elucidación del concepto “innato” debe ser capaz de rescatar los aspectos más significativos de las propuestas innatistas, mostrando la relevancia de sus argumentos y manteniendo una geografía lógica adecuada entre empiristas e innatistas, mostrando en qué radica la diferencia entre ambos enfoques. Una concepción del innatismo que sostenga que los rasgos innatos son el resultado de la información contenida exclusivamente en los genes (Elman et. al. 1996, p. 21) no satisface RA e ignora que el innatismo en ciencias cognitivas no se basa en la interacción entre genes y ambiente bioquímico, sino en la naturaleza de la relación entre los objetos del mundo externo y el conocimiento que poseemos de ellos. Desde hace tiempo esta versión del innatismo, usualmente atribuida (injustamente) a Conrad Lorenz, ha sido descartada en el ámbito de la biología y de hecho nunca fue sostenida en ciencias cognitivas. Ya resulta banal afirmar que los genes aisladamente del entorno son incapaces de producir característica física alguna en un individuo. Está claro que entender al innatismo en términos de determinación genética no permite explicar el proceso de desarrollo por el cual es producido un determinado rasgo fenotípico. Si se quiere explicar por qué todos los niños de tercer grado saben leer, el proceso de selección, por ejemplo, el hecho de que les hayan tomado un examen, sólo permite explicar por qué el curso tiene sólo niños que saben leer, pero no explica el proceso que llevó a los niños a adquirir tal habilidad (Ariew 1999). Lo mismo se aplica a la FL, la selección natural podría explicar, en principio, por qué todos los seres humanos poseen habilidades lingüísticas pero, por sí misma, la existencia de genes para el lenguaje no permite dar cuenta del proceso por el cual cada individuo adquiere un lenguaje particular. El innatismo defendido en ciencias cognitivas no se queda en la mera aseveración de que existen genes para el lenguaje, sino que intenta explicar la adquisición en términos de, por un lado, cierta herencia biológica y, por el otro, la interacción con el entorno (ya sea bioquímico para el desarrollo del estado inicial de la FL o lingüístico para el desarrollo de la lengua particular en cuestión), tal como se sostiene en biología. Todas las propuestas innatistas defienden la existencia de mecanismos de calibración que permiten que los sistemas de conocimiento innatos extraigan información del entorno para poder alcanzar un estado maduro de conocimiento. 3. El primitivismo de Samuels De acuerdo con la propuesta de Samuels (2002, 2007) el concepto “innato”, tal como es utilizado por los científicos cognitivos, permite realizar una distinción entre dos tipos de estructuras cognitivas: aquellas que son adquiridas por medio de procesos psicológicos y aquellas que no. Según el primitivismo, las estructuras cognitivas innatas corresponden al último tipo; son estructuras psicológicas cuya adquisición no está mediada por procesos perceptivos ni por procesos de aprendizaje -tales como la inducción, la abducción, la deducción, inferencias estadísticas o el condicionamiento.

Más precisamente, según el primitivismo una estructura cognitiva es innata (para un organismo O) si y sólo sí satisface las siguientes condiciones: 1. Constituye un primitivo psicológico en el sentido de que a) es postulada por alguna teoría psicológica correcta, pero b) no existe ninguna explicación psicológica correcta de su adquisición (no sólo en este momento histórico, sino en principio) (Samuels 2007, pp. 25-26). 2. Es adquirida por O en el transcurso normal del desarrollo (Samuels 2007, pp. 25-26). La primera condición afirma que la adquisición de un rasgo innato no puede ser explicada haciendo referencia a procesos psicológicos (ya sean perceptivos o de aprendizaje). Desde la perspectiva de la teorización psicológica, una estructura psicológica primitiva es aquella cuya adquisición no tiene explicación. Aunque es posible que otras áreas de la investigación, tales como la biología o la neurobiología, puedan ofrecer una explicación de la adquisición de tal estructura cognitiva. La primera condición sería fundamental para diferenciar claramente los enfoques innatistas de los empiristas. Lo que los empiristas defienden, y los innatistas niegan, es que la adquisición de ciertas estructuras cognitivas puede ser explicada aludiendo a procesos psicológicos tales como la percepción o el aprendizaje estadístico-inductivo. La segunda condición permitiría excluir aquellos rasgos que, si bien serían primitivos, no serían innatos. Una afasia ocasionada por una lesión cerebral constituiría un primitivo psicológico (su adquisición no podría ser explicada aludiendo a procesos psicológicos) pero no sería innata puesto que no sería adquirida en el transcurso normal del desarrollo de un individuo. Esta teoría del innatismo satisface el RC: los primitivos psicológicos no pueden ser aprendidos ya que el aprendizaje es un ejemplo indiscutible de proceso psicológico y la adquisición de los primitivos psicológicos por definición no puede ser explicada aludiendo a esa clase de procesos. Asimismo, el primitivismo satisface el RRM en tanto que el hecho de que una estructura sea un primitivo psicológico no implica que el entorno no contribuya causalmente a su desarrollo. Esta concepción también parece satisfacer el RA en tanto es capaz de hacer relevantes los principales argumentos esgrimidos por los innatistas. Desde la perspectiva del primitivismo, el clásico argumento de la pobreza del estímulo –en el que se infiere estructura cognitiva innata a partir de la diferencia de calidad entre el input y el output- daría elementos a favor de la existencia del estado inicial de la FL, cuya adquisición no se da por medio de un proceso psicológico, sino que es un prerrequisito para el desarrollo de la gramática de un lenguaje particular (Samuels 2002). Al mismo tiempo permite colocar en su lugar a cada uno de los pensadores tradicionales: Chomsky y Fodor siguen siendo innatistas y Skinner y Piaget empiristas, mientras los primeros aceptan la existencia de primitivos psicológicos, los segundos no (Samuels 2002). Ahora bien, dado que la definición de primitivismo involucra sólo estructuras psicológicas, esta teoría no satisface el RG. Si bien esta cuestión podría parecer menor, desatender este requisito significa dejar de lado el naturalismo defendido tan larga y tenazmente por Chomsky. Si la adquisición del lenguaje es objeto de estudio de la biolingüística, la teoría del innatismo que se dé debe poder aplicarse tanto a las ciencias cognitivas como a la biología. El primitivismo no parece rescatar la visión chomskiana fundamental según la cual debe estudiarse al ser humano de la cabeza para arriba de la misma manera que se lo hace de la cabeza para abajo. Y Baron-Cohen, Spelke y Hauser parecen ser fieles seguidores de Chomsky en este aspecto. Es por ello que, en

mi opinión, el primitivismo sólo permite dar respuesta a lo que Samuels denomina problema del innatismo general, esto es, permitiría caracterizar aquello que todas las propuestas innatistas en ciencia cognitiva tienen en común y que las distinguirían de los enfoques empiristas. Si bien todos aquellos que defienden la existencia de estructuras psicológicas innatas acuerdan en que su adquisición no puede ser explicada en términos psicológicos, difieren en la manera de explicar cómo de hecho se adquieren dichas estructuras. Es decir, si bien el primitivismo serviría para diferenciar las posturas innatistas de las empiristas en ciencias cognitivas, no permitiría distinguir distintos enfoques innatistas (por ejemplo, el innatismo de sentido común del innatismo cognitivo). Esto, en principio, podría ser interpretado como una virtud, pero no lo es si lo que pretendemos es caracterizar el innatismo tal como es defendido en ciencias cognitivas. En mi opinión, el primitivismo no permite resolver satisfactoriamente el problema del innatismo especial, i.e., no da cuenta eficazmente de cómo deben ser entendidas las atribuciones de innatismo particulares. Afirmar que el estado inicial de la FL o el SAM o ciertas habilidades matemáticas son innatas no equivale a afirmar que son primitivos psicológicos. Los científicos cognitivos no consideran a las estructuras innatas meramente como no aprendidas, para ellos, además, las estructuras psicológicas innatas son propiedades de la especie que se desarrollan de manera predeterminada, en gran medida, debido a factores genéticos (Chomsky 2005) y están sujetas al proceso de selección natural (Baron-Cohen 1995, Hauser 2006). En este sentido las facultades mentales son órganos equiparables a cualquier otro órgano propio de la especie humana. Cuando los científicos cognitivos sostienen que las facultades mentales son innatas no defienden nada diferente de lo que se sostiene en biología cuando se afirma que ciertos rasgos son innatos. De modo que, para dar una respuesta al problema del innatismo especial, y para poder caracterizar de manera apropiada el innatismo tal como es defendido en ciencias cognitivas parece que hace falta indagar qué se entiende por “innato” en biología. 4. Innatismo como “fenotipo canalizado” Si las facultades mentales constituyen propiedades de la especie cuyos desarrollos se encuentran determinados en gran medida por factores genéticos, las atribuciones de innatismo realizadas en ciencias cognitivas pueden interpretarse a la luz de la distinción fenotipo-genotipo. En biología esta distinción permite, entre otras cosas, relacionar las propiedades físicas de los individuos, tales como el color de ojos, la altura, etc., con cierto genoma. Desde esta perspectiva, lo que se quiere afirmar cuando se sostiene que una estructura cognitiva como la FL o la facultad moral puede ser concebida como un órgano innato es que constituye un fenotipo, esto es, un rasgo cuyo desarrollo se encuentra fuertemente determinado por factores genéticos. Se dice que el proceso que da lugar a la expresión fenotípica (que en este caso sería el estado inicial de la FL) de cierto genotipo se encuentra “canalizado”. Esta expresión fue utilizada por Waddington para explicar la tendencia de los distintos individuos de cada especie para producir características físicas semejantes a pesar de las variaciones genéticas y ambientales (Debat y David 2001). Los rasgos canalizados son altamente insensibles a las perturbaciones (muchas veces a causa de la existencia de ciertos mecanismos encargados de proteger su desarrollo) y a la vez son independientes de características específicas del entorno. Cuanto más insensible es un rasgo a las perturbaciones (ya sean genéticas o ambientales) y a peculiaridades del entorno, i. e. más robusto es su desarrollo, más canalizado está. ¿Qué quiere decir entonces que un rasgo es innato?

Quier decir que su desarrollo se encuentra canalizado, esto es, que el proceso que va desde cierta instancia de un genotipo (en interacción con el entorno bioquímico) a su manifestación fenotípica es robusto, en tanto es insensible a perturbaciones menores e independiente de características específicas del entorno (Debat y David 2001). Tal como puede observarse de lo desarrollado precedentemente el innatismo se predica de los estados iniciales de las facultades mentales, no del estado maduro de conocimiento. Si bien el desarrollo de los estados iniciales de los módulos o sistemas de conocimiento se encuentra canalizado, el estado final o estable de las facultades mentales suele ser bastante sensible al entorno. Así, si bien el proceso que finaliza en el estado inicial de la FL, al igual que el que tiene como resultado cualquier otro órgano corporal (o fenotipo), se encuentra canalizado, la adquisición de un lenguaje particular es altamente sensible al entorno, el cual se encarga de fijar ciertos parámetros asociados a los principios presentes en el estado inicial de la FL. Las características medioambientales encargadas de disparar uno, de entre varios, estados finales posibles reciben el nombre de “interruptores fenotípicos” (Ariew 2003) y a aquellos sistemas en desarrollo (emparentados genotípicamente) que poseen estados finales variables que se sirven de estos interruptores se los denomina “estados polimórficos”. En el marco de estas distinciones, así como el hecho de que una abeja sea reina u obrera depende de su exposición a cierto aspecto específico del entorno (el hecho de que reciba jalea real o no), la adquisición del inglés o del español depende de cierto interruptor fenotípico que activa la adquisición de una u otra lengua (es posible que los innatistas morales razonen de manera semejante respecto de las morales particulares). El pasaje del estado inicial de la FL a su estado estable constituiría un estado polimórfico (se adquiere alguna lengua específica de entre muchas posibles) dependiente de cierto interruptor fenotípico (el estímulo lingüístico). De esta manera, describir al órgano del lenguaje como un fenotipo canalizado, permite concebir a los diferentes lenguajes como manifestaciones fenotípicas diversas de un mismo genotipo. El concepto de canalización parece retratar los aspectos del innatismo que el primitivismo no era capaz de reflejar, satisfaciendo todos los requerimientos propuestos: Satisface el RG: el concepto de canalización permite rescatar la afirmación de que los rasgos innatos son propiedades biológicas de la especie, en el sentido de que su desarrollo se encuentra predeterminado por factores genéticos y constituyen procesos guiados internamente. Así concebido el innatismo, puede afirmarse que las facultades mentales, en su estado inicial, constituyen rasgos fenotípicos cuyo desarrollo, determinado por una instanciación dada de un genotipo, se encuentra canalizado, en tanto que es, al mismo tiempo, insensible a variaciones del entorno e independiente de que se presenten ciertas características específicas en él. Satisface el RC: los rasgos innatos, en tanto manifestaciones fenotípicas producto de procesos canalizados, son el resultado del desarrollo biológico del individuo, no son adquiridos mediante procesos psicológicos y, por ende, no son aprendidos. Satisface el RRM: que algo constituya una propiedad de la especie no implica que los factores ambientales no contribuyan a su desarrollo. Todo fenotipo emerge de la interacción de cierto genotipo con el ambiente. Sin embargo, el genotipo determina los aspectos del ambiente de los que se servirá para su desarrollo y su posterior manifestación física. Parafraseando a Chomsky, el término que mejor describe el desarrollo de rasgos innatos es “crecimiento”: aprender un lenguaje no es algo que hacemos, es algo que nos pasa. Satisface el RA: sostener que los estados iniciales de las facultades mentales constituyen fenotipos, cuyos desarrollos se encuentran canalizados, permite describir a la adquisición de

diversas habilidades como procesos guiados internamente, como procesos de “crecimiento” más que de aprendizaje, dando cuenta de la pobreza del estímulo. Al igual que el desarrollo de cualquier otro órgano, las facultades mentales se desarrollarán hasta arribar a su estado estable guiándose de las herramientas que provee su diseño interno para extraer información del entorno. En el caso del lenguaje (y quizás también de la moral) la experiencia sólo tendrá la función de disparar la fijación de los parámetros que ya se encuentran asociados a los principios en el estado inicial de la FL, con lo cual bastará un estímulo empobrecido para desencadenar su complejo funcionamiento. Al igual que con cualquier proceso de crecimiento, el desarrollo de las facultades mentales no constituirán un reflejo del medioambiente, sino que exhibirán patrones complejos de funcionamiento producto de su diseño interno. Así, el desarrollo de la FL no sería más que un ejemplo particular de un problema universal que se manifiesta en todo crecimiento orgánico en el que el funcionamiento complejo de un órgano no refleja las peculiaridades del medio (Chomsky 1988, p. 122, 2005). 5. Canalización (de fenotipos) e Invariantismo Samuels (2002) asimila el enfoque del innatismo como canalización a la teoría invariantista, por ello en lo que sigue me encargaré de caracterizar esta posición con el fin de dejar en claro por qué el enfoque aquí defendido no constituye un enfoque invariantista. El invariantismo es una concepción innatista, usalmente atribuida a Sober (1998). Según este autor, la mejor definición de innatismo, consistente con las teorías biológicas del desarrollo contemporáneas, es la siguiente: un rasgo fenotípico es innato (para un genotipo dado) sí y sólo sí ese fenotipo emerge en todos los entornos de desarrollo. Esta manera de concebir al innatismo permite distinguir entre rasgos fenotípicos innatos y adquiridos. Así, se dice que, por ejemplo, el canto de un pájaro es innato si emerge en todos los entornos de desarrollo (aún cuando el pájaro sea criado en silencio) y es adquirido si se desarrolla con ayuda del canto de otros pájaros. El invariantismo ha recibido numerosas críticas (Ariew 1999, Samuels 2002, Mameli y Bateson 2006). Todas ellas parecen apuntar al mismo blanco: esta concepción falla a la hora de reconocer dos posibles formas en que un rasgo puede emerger invariantemente: por control genético sobre el desarrollo, de manera que el resultado del desarrollo sea insensible a las condiciones en que éste transcurre (desarrollo canalizado) o debido a que el desarrollo es sensible sólo a factores ambientales ellos mismos invariantes en el ambiente donde se desarrolla el organismo. Existirían numerosos ejemplos de rasgos invariantes en una especie aunque no innatos: todos los seres humanos adquieren la bacteria Clostridium difficile, dado que se encuentra en todos los alimentos que comemos, y por ende es un rasgo invariante en el ambiente en el que nos desarrollamos, pero esto no la transforma en una característica innata. Aunque la característica es invariante, es adquirida (Ariew 1999). Asimismo, la creencia de que el agua es húmeda es invariante dado que es adquirida en todos los entornos de desarrollo, sin embargo, nadie aceptaría que es innata. Esta creencia surge en el transcurso normal del desarrollo de los seres humanos, pero es adquirida (Samuels 2002). Si bien junto a Ariew considero que es necesario distinguir claramente entre invariancia por control genético e invariancia por factores ambientales invariantes también es cierto que estas críticas en cierta medida tergiversan el invariantismo defendido por Sober. La definición no sostiene invariancia de cualquier tipo de rasgos sino invariancia de fenotipos (dado cierto

genotipo). Los fenotipos incluyen sólo rasgos morfológicos y conductuales, en este sentido sería al menos cuestionable considerar la posesión de una bacteria o una creencia como rasgos fenotípicos. Por otro lado, si se defiende invariancia de fenotipos en cierta manera se presupone que dicha invariancia se debe a control genético: los fenotipos constituyen la manifestación física del genotipo. Si, tal como propongo en este trabajo, se considera a lo innato como fenotipo canalizado obtenemos ambas ventajas: en su estado inicial, los diversos sistemas de conocimiento o módulos postulados por las ciencias cognitivas serían considerados fenotipos, rasgos innatos, en gran medida invariantes debido a que su desarrollo se encuentra canalizado, esto es, el desarrollo del estado inicial de cada módulo es a la vez insensible a las perturbaciones e independiente de ciertas características específicas del entorno. En este sentido, la invariancia es una consecuencia de que el desarrollo de los fenotipos se encuentre canalizado, pero no es a través de la invariancia que se caracteriza al innatismo. El enfoque innatista de canalización no es invariantista. Encontrar un rasgo invariante pero no innato, como el caso de la bacteria Clostridium difficile o la creencia de que el agua es húmeda, no constituye un problema para el enfoque de la canalización que aquí se defiende: por un lado, como ya afirmé, es dudoso que ambos rasgos sean fenotipos, pero lo más importante es que ambos rasgos no se encuentran canalizados: su desarrollo depende de la existencia de cierta característica en el entorno (la exposición a la bacteria o al agua, respectivamente). 6. Consideraciones finales En este trabajo he intentado defender la concepción de innatismo entendido como canalización (de fenotipos), argumentando que este enfoque, a diferencia del primitivismo, satisface los requisitos generalmente propuestos en la bibliografía. Si bien para algunos autores el concepto “innato” no posee utilidad teórica (Elman et. al. 1996, Cowie 1999, Prinz 2002) puede percibirse en la bibliografía sobre el tema una convergencia de esfuerzos tendiente no sólo a esclarecer esta noción sino a distinguirla de concepciones de sentido común (Mameli y Bateson 2006). Considero que este término rescata una categoría científica interesante y que, entendido a la luz del concepto de canalización, permite esclarecer adecuadamente las atribuciones de innatismo que se realizan en ciencias cognitivas.

Referencias Ariew, André 1999. Innateness is Canalization: In Defense of a Developmental Account of Innateness. In Valerie Hardcastle (ed.) Biology Meets Psycology: Conjectures, Connections, Constraints. Cambridge, MA, MIT Press. Ariew, André 2003. Innateness and Triggering: Biological Grounded Nativism. MS, University of Rhode Island. Versión electrónica: http://www.uri.edu/artsci/phl/ andrepapers.htm.

Ariew, André 2006. Innateness. En M. Matthen y C. Stephens (eds.) Handbook of the Philosphy of Science. Volumen 3: Philosophy of Biology. Elsevier. Baron-Cohen, S. 1995. Mindblindness. An Essay on Autism and Theory of Mind. 1997, Cambridge, MA, MIT Press. Chomsky, Noam 1988. El lenguaje y los problemas del conocimiento. Madrid, Visor, 1992. Chomsky, Noam 2000. New Horizons in the Study of Language and Mind. Cambridge, England, Cambridge University Press. Chomsky, Noam 2005. Three Factors in Language Design. Linguistic Inquiry. Vol. 36, Nro 1, pp 1-22. Collins, John 2005. Nativism: In defense of a Biological Understanding. Philosophical Psychology. Vol. 18, No. 2, pp. 157-177. Cowie, Fiona: What´s Within?. Nativism Reconsidered. New York, Oxford University Press. Debat, V.; David, P. 2001. Mapping phenotypes: canalization, plasticity and developmental stability. TRENDS in Ecology & Evolution. Vol. 16, No. 10, pp. 555-561. Elman, Jeffrey L. et. al. 1996. Rethinking Innateness: A Connectionist Perspective on Development. Cambridge, MA, MIT Press. Gallistel, C. R. 2005. Learning Organs (Manuscrito). Rutgers University. Versión electrónica: http://www.ling.umd.edu/~jlidz/Teaching/F05Seminar/LearningOrgans.pdf Griffiths, P. 2002: What Is Innateness? The Monist, Vol. 85, pp. 70-85. Hauser, M. 2006: Moral Minds. How Nature Designed our universal sense of Right and Wrong. New York, Herper Collins Publishers. Lakoff G. y Nuñez R. 2000: Where Mathematics Comes From? New York, Basic Books. Mameli, M., Bateson, P. 2006. Innateness and the Sciences. Biology and Philosophy. 2006, 21: 155-188. Mikail, J. 2007: Universal Moral Grammar: Theory, Evidence and the Future. TRENDS in Cognitive Sceiences. Vol. 11, Nro. 4. pp. 143-152. Prinz, Jesse, 2002: Furnishing the Mind. Cambridge, MA, MIT Press. Samuels, R. 2002. Nativism in Cognitive Science. Mind & Language, Vol 17, Nro. 3, pp. 233-265. Samuels, R. 2007. Is Innateness a Confused Concept? En P. Carruthers, S. Laurence, S. Stich. The Innate Mind, Vol 3: Foundations and the Future. New York, OUP. Sober, E. 1998. Innate Knowledge. En E. Craig (Ed.) Routledge Encyclopedya of Philosophy, Version 1.0. Routledge. Spelke, E. 1998: Nativism, Empiricism, and the Origins of Knowledge. Infant Behavior and Development, Vol 21, nro. 2, pp. 181-200. Spelke, E. 2000: Core Knowledge. American Psychologist, 55, pp. 1233-1243. Spelke 2003: What makes Us Smart? Core Knowledge and Natural Language”, en D. Gentner, S. Goldin Meadow (eds.): Language in Mind. Advances in the Study of Language and Thought. Cambridge, MA, MIT Press. 12

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->