Está en la página 1de 5

¿El perdón no perdona?

El perdón, se ha conceptualizado de diferentes formas, en la creencia popular se


piensa que es olvidar. Algunas personas confunden perdonar con
aceptar acciones crueles. Hay quienes piensan que se perdona con el fin de arreglar la
relación con el ofensor. Muchos temen perdonar porque se piensa que a través de
este acto no se podrá obtener justicia. Algunos creen que el perdón es el paso previo a
la reconciliación.
También se piensa que perdonar es olvidar lo ocurrido, o que se tiene que hacer
porque la religión dice que hay que perdonar. Cada una de las ideas anteriores son
errores conceptuales acerca del perdón que están erradas y han sido fundamentadas
por la cultura y la religión, creando un gran error entre lo que realmente es el perdón y
las creencias que se tienen acerca del mismo.
Se considera que es el sentimiento de paz que va naciendo a medida que el dolor
se deja de tomar personalmente, se va asumiendo la responsabilidad de los
sentimientos, y se pasa de victima a héroe en la historia que dio origen al acto
ofensivo. El perdón es experimentar la paz en el momento presente, el perdón no
modifica el pasado, pero cambia el presente. Perdonar significa que a pesar de estar
herido, uno decide lastimarse y afligirse menos.
Perdonar no es absolver. No implica borrar la falta como por arte de magia o
hacerla a un lado como si nada hubiera pasado. El hecho queda registrado en la
historia y por tal razón el pasado siempre está vivo de alguna manera en la memoria.
La absolución total y radical sólo existe en la ilusión de lo sobrenatural, en la visión
teológica y religiosa.

Como se puede ver en el libro; La familia de Pascual Duarte (2001), ‘’Es una pena
que las alegrías y disgustos del ser humano, nunca se sepan hacia donde han de llevar’’
(p.62.)
Explica que las emociones no son fáciles de controlar, así como perdonar puede ser un
camino, no controlar las emociones y llevarnos a hacer actos impulsivos, puede ser
otro.

El perdón se contempla en todas las sociedades humanas como una forma que


permite la cura del alma y el progreso espiritual. El que perdona no solo se cura a sí
mismo, sino que su alma entra en paz, teniendo una mayor vitalidad y un claro sentido
del para que se vino a esta existencia. La falta de perdón, quizás es el motor que en la
actualidad promueve tantas enfermedades de índole psicológicas, entre ellas la
depresión, Steve Maraboli. (1997)

Cuando guardas rencor, quieres que el dolor te otra persona refleje el nivel de
dolor, pero ambos raramente se encuentran. Frase célebre que hace realmente

Edisson Steven Lara

1
reflexionar, pero ¿cuál es la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace? A
continuación:

Coherencia entre lo que se dice y lo que se hace porque de palabra se puede


expresar cosas muy hermosas, y convencer al mundo de que se desea con toda el alma
ponerse en paz con sí mismo y con las personas que se ofenden, pero en la realidad
diaria se continúa actuando con las mismas actitudes y resentimientos que de boca se
dice haber superado. Si no se está convencido del perdón para decir y actuar en
consecuencia es mejor abstenerse mientras no se tiene la seguridad de ser coherentes
entre el pensar, el decir y el actuar.
Ser inteligente y actuar inteligente los humanos son tan enfermos como los
secretos que maneja y si de alguna manera no los expulsa, estos secretos seguirán
corroyendo el alma y los sentimientos. Cada creencia religiosa tiene sus propios ritos
de perdón, ya sea la confesión de boca en la católica, ante una imagen religiosa, ante
la comunidad, en el campo o, como puede sugerirlo o insinuarlo una sana lógica:
Admitir ante Dios, ante otro ser humano y ante sí mismo la naturaleza exacta de los
errores que cometidos y con los cuales hayan ofendido a otros. Esta ofensa pudo ser
de palabra o de acción

Siendo más claro el perdón se contempla en todas las sociedades humanas como


una forma que permite la cura del alma y el progreso espiritual. El que perdona no solo
se cura a sí mismo, sino que su alma entra en paz, teniendo una mayor vitalidad y un
claro sentido del para que se vino a esta existencia. La falta de perdón, quizás es
el motor que en la actualidad promueve tantas enfermedades de índole psicológicas,
entre ellas la depresión

Giménez, C. M. (2001). El tiempo como elemento competitivo y el ciclo de vida.


En Gestión y costos (pp. 351-364). Buenos Aires: Macchi. El proceso del perdón,
incluye un beneficio en ambos sentido: alivio del resentimiento de quien lo ofrece y de
la culpa y la vergüenza para quien lo recibe. No solamente es un obsequio para quien
lo entrega, sino una forma de autorrecompensa y liberación. El perdón es una manera
de lavar el alma y la mente. Es purificar el mundo interior. Al acto de perdonar se llega
por dos caminos: la reevaluación objetiva de los hechos o el amor.
Perdonar no es otorgar clemencia, porque no se ejerce la función de jueces, al
menos en la vida normal de relación.
Perdonar no es sentir compasión. La compasión solidariza con el dolor de la
víctima, es una "virtud afectiva" se trata de sensibilidad, de solidaridad emocional o de
contagio, ya que el dolor ajeno se toca o se refleja a través de sí mismo.

Familia de Pascual Duarte (2001), ‘’La rabia que llevaba adentro no me dejó ver

Edisson Steven Lara

2
claro, tan obcecado estaba que ni me percaté de lo que oía’’ (p. 67.) En donde sea que
nos encontremos existirán personas a nuestro alrededor que con sus acciones nos
dañarán, por ello es importante el saber perdonar; yo creo que perdonar es algo que
hacemos por nosotros mismos y no por la persona que nos ha herido; ya que, al
perdonar, es como poner a un prisionero en libertad y descubrir que el prisionero…
eres tú… Por lo tanto, se abarca cuál es el significado de perdonar, su importancia y
que es lo que se puede ocasionar el no poder perdonar a esa persona que lastima, que
hiere, y que sin rencor alguno, hace actos malignos.

Una persona que perdona puede recuperarse del daño que sufrió. Está dispuesta
a dar una oportunidad de cambio a quien se lo hizo y construir una vida nueva y
creativa. La venganza, el rencor y el odio son sentimientos que pueden albergarse en
nuestro corazón si no perdonamos.

“Perdonar es el camino de la sanación… es el dejar marchar la dureza que se tenía


hacia una persona; soltando todas esas cosas que abrigábamos contra ésta y
soltándola de ese vínculo… perdonar es un proceso que dura toda la vida y se va
recibiendo la gracia en cada momento”.

Solamente aquellos espíritus verdaderamente valerosos saben la manera de


perdonar, Un ser vil no perdona nunca porque no está en su naturaleza (Laurence
Sterne) El perdonar no borra el mal hecho, no quita la responsabilidad al ofensor por el
daño ni niega el derecho a hacer justicia a la persona que ha sido herida. Tampoco le
quita la responsabilidad al ofensor por el daño ocasionado… Perdonar es un proceso
complejo. Es algo que solo una persona puede hacer…Paradójicamente, al ofrecer la
buena voluntad al ofensor, se encuentra el poder para sanarse… Al ofrecer este regalo
a la otra persona, uno mismo también lo recibe (Robert Enright, marzo de
1995).Afirma que perdonar no fue fácil, y más cuando otra persona mata.

Aquí es donde radica la importancia del perdón, es decir, liberarse de todo lo


soportado para seguir adelante. Poner fin al ciclo del dolor por nuestro propio bien y
por las bien de futuras generaciones. Es un regalo que debemos proporcionar a
nuestros hijos. Podemos pasar del dolor a la compasión. Cuando perdonamos,
reconocemos el valor intrínseco de la otra persona.

Y como dice Angélica Ahumada de Marroquín: se habla mucho acerca del


perdón, pero, en realidad, ¿Cuántas personas poseen las virtudes para perdonar? Es
una decisión, una actitud, un proceso y una forma de vida. Es algo que damos a otras
personas y algo que aceptamos para sí mismo.

Conclusiones
 El perdón ha tenido muchas connotaciones a través de la historia desde el
punto de vista moral ético y religioso.

Edisson Steven Lara

3
 El perdón como herramienta liberadora de emociones negativas que afectan la
salud, juega un papel importante desde el punto de vista de la salud mental.
 Permite tomar la responsabilidad sobre los sentimientos y asumir las
consecuencias de estos.
 El perdón sosiega la angustia emocional, ayuda a la persona a pensar con
claridad y acaba con el círculo vicioso de la historia del rencor.

Bibliografía


Vivir los valores, ¿Tienes el valor o te vale?, Editorial Televisa, pág. 120-
127.

 Una mirada a los valores, Perdón, en


http://www.valores.humanet.com.co/perdon.htm (consulta: marzo
2009).

 Ahumada de Marroquin, Angélica, “El valor terapéutico del perdón”, en


http://www.crecimiento-personal.com/perdon_terapeuta.htm, 1p.
(consulta: marzo 2009).

Asignatura:
Lengua castellana

Temas:
Derechos de autor; La familia de pascual
duarte, enfocada hacia el rencor.

Presenta:
Edisson Steven Lara Huertas

Docente:
lic. Deissy Moreno

Edisson Steven Lara

4
Colombia_Ciudad Bogotá D.C Octubre 22 de 2019

Edisson Steven Lara