Está en la página 1de 8

EL PERDON

PRESENTADO POR:
MARIA ANGELICA RUIZ FONTALVO
CODIGO: 1067.716.672

FLORALBA ORTEGA
TUTORA
CURSO: 100003_16

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA (UNAD)


PSICOLOGIA
ADMINISTRACION DE EMPRESAS
VALLEDUPAR- CESAR
2017
Determinar el papel de lo cognitivo, los sentimientos y los comportamientos de
quienes perdonan las ofensas.

R/: Perdonar es la clave esencial para la curación las personas que perdonan son capaces
de disfrutar realmente de su vida.
El papel cognitivo de los que deciden perdonar es liberarse de los efectos debilitadores
de la rabia y el rencor crónicos. Parece ser que estas dos emociones son las que más
convierten el perdón en un desafío. Son dos emociones muy fuertes que desgastan
nuestra energía de muchas maneras.
El perdón no exige comunicarse verbal y directamente con la persona a la que has
perdonado. No hace falta ir y decirle “te perdono”, aunque a veces esto puede ser una
parte importante del proceso de perdonar. Con frecuencia, la otra persona advertirá el
cambio que se ha producido en el corazón de la persona que ha perdonado. A veces
puede ser necesario que quede como una opción secreta.
Aunque podamos optar por actuar de un modo diferente, el perdón solo requiere un
cambio de percepción, otra manera de considerar a las personas y circunstancias que se
cree nos ha causado dolor y problemas.
El perdón es el supremo acto por el cual recordamos quienes somos por encima de
nuestro dolor, recordamos la verdad. Y descubrimos el juego en nuestra percepción. El
perdón es el triunfo mental del Amor sobre el dolor. Hablando con más precisión, es la
percepción correcta de la vida. Es la decisión de abandonar el juego del miedo, el
experimento de la culpa.

¿En qué consiste el perdón?

El perdón es una actitud que supone estar dispuesto a aceptar la responsabilidad de las
propias percepciones, comprendiendo que son opciones, no hechos objetivos.
El perdón es el medio para reparar lo que está roto. Coge nuestro corazón y lo repara.
Coge el corazón atrapado y lo libera. Coge el corazón manchado por la vergüenza y la
culpa y lo devuelve a su estado inmaculado. El perdón restablece en nuestro corazón la
inocencia que conocimos en otro tiempo, una inocencia que nos permitía la libertad de
amar.
El perdón es una decisión, la de ver más allá de los límites de la personalidad de otra
persona, de sus miedos, idiosincrasias, neurosis y errores, la decisión de ver la esencia
pura, no condicionada por historias personales, que tiene una capacidad limitada y
siempre es digna de respeto y de amor. El perdón es la elección de “ver la luz de la
lámpara y no la pantalla”, escribió el doctor Gerald Jampolski, autor de muchos libros
sobre el perdón.

- ¿Qué se puede lograr cuando se perdona a otros?

Independientemente de cuál sea nuestra historia única y especial, el perdón contiene la


promesa de que encontraremos la paz que todos deseamos. Nos promete la liberación
del poder que ejercen sobre nosotros las actitudes y los actos de otras personas. Nos
vuelve a despertar a la verdad de nuestra bondad y el hecho de que somos dignos de
amor. Contiene la promesa cierta de que seremos capaces de descargarnos cada vez más
de la confusión emocional y de seguir adelante sintiéndonos mejor con nosotros mismos
y con la vida.

- ¿Qué tipo de pensamientos, emociones, sentimientos y comportamientos presenta


una persona que está dispuesta a perdonar?

Cuando escuchamos con profunda atención, normalmente podemos oír el grito humano
primario y universal que pide respeto y amor. Además de asumir la responsabilidad de
las propias experiencias y de hablar con la otra persona de manera clara, sin atacar ni
acusar, en el perdón es esencial recordar comunicarnos desde nuestro Yo al Yo del otro,
manteniendo abierto el corazón, teniendo presente que en el interior de los demás
también hay un lugar de sabiduría y amor. Esto nos sirve para permanecer centrados y
favorecer una atmósfera de seguridad en la que ambos podamos bajar nuestras defensas
y estar más abiertos para escucharnos mutuamente. Para comunicarnos de yo a yo
hemos de estar dispuestos a ver a la otra persona de una manera nueva.
En realidad, ser amable con uno mismo es, de por sí, un gran acto de perdón para con
uno mismo. Al margen de los pensamientos o sentimientos que surjan, hay que afirmar
el compromiso de tratarse con amabilidad.
Se Identifica las emociones implicadas: una vez que eres consciente de qué es lo que ha
causado el dolor en tu vida, las heridas, es necesario identificar lo que has sentido. Hay
tres sentimientos básicos que solemos sentir cuando se nos hiere:
-Expresar el dolor e ira: no lo contengas, no la apliques ni te dejes llevar tampoco por
ella, porque si tomas decisiones o ejecutas acciones cuando estás con ira, las
consecuencias no serán nada agradables. No obstante, no la reprimas, no dejes de sentir
dolor, exprésalo, evita acumularlo. Es válido estar enojado, lo que no es válido es tirar
todo lo que sientes en los demás ni que llegues al extremo de que en tu vida el dolor sea
una constante. Todo tiene su momento, su tiempo, vive un luto, por decirlo así.
Recuerda: no basta con sentir, es necesario expresar lo que sientes, deshacerte de eso,
exprimirlo, sacarlo de tu vida y esto puedes hacerlo hablando con alguien de confianza,
escribiendo una carta a esa persona que te hirió -pues aunque no se la entregues vas a
sacar todo—, poniendo una silla en frente y hablándole como si fuera esa persona que te
causó daño imaginándote que está sentada allí, también por medio del auto diálogo, con
afirmaciones positivas para reprogramare, sacar todo lo que no corresponde, eligiendo
hablar y pensar lo bueno.
- Poner límites para protegerse a sí mismo: es importante y saludable, aprende a
establecer límites. Los límites son derechos. Por ejemplo: hay mujeres que revisan la
cartera de su esposo, hombres que esculcan en la bolsa de su mujer, madres que revisan
los cajones de los hijos, gente que entra a la oficina sin pedir permiso o tocar la puerta.
Estos son casos sencillos, pero siempre es necesario poner un límite a los demás.
- Cancela la deuda: en este paso es deshacernos, por nuestro propio bien, más que por
el de la otra persona que nos hizo daño, de lo que sucedió. Es el tiempo de perdonar
cuando tenemos el sentimiento de que alguien nos debe algo. Es el momento justo para
enterrar los errores de los demás que te hicieron daño, quemar todo lo que dejaste que te
marcara y liberarte.
- Considera la posibilidad de la reconciliación: este paso es conveniente cuando se
puede, mientras dependa de tu parte, puedes buscar a la persona y confrontarla primero
agradeciendo y luego dejándole saber lo que te hizo, con el fin de estar en paz. Es muy
importante tomar en cuenta que el perdón es unilateral, eres tu quien decide perdonar a
alguien, para la reconciliación, no obstante, se necesitan ambas partes, por lo que no
siempre es posible.

- ¿En qué casos o a quienes se debería perdonar?

Cuando perdonar
Si el daño que se ha recibido trasciende el hecho emocional de sentirse injustamente
tratado y lo único que se va a conseguir del otro es una compensación emocional, el
perdón está plenamente indicado. También, cuando la búsqueda de la reparación se ha
convertido en el centro de la vida del ofendido o interfiere con el seguimiento de otros
valores, el perdón le permitirá poner distancia emocional para tener en cuenta todos los
valores que está dejando de atender.
Hay que tener en cuenta que no se trata de ponerse en riesgo de que el daño se pueda
volver a repetir.

-Perdonar a los padres requiere abandonar la expectativa que nos lleva a exigirles lo
que no nos pueden dar. Se puede desear que sean diferentes, y ayudarlos activamente a
cambiar, pero para perdonar y tener paz mental es necesario dejar de aferrarse al hecho
de que los padres deban ser de una u otra manera. Si continuamos exigiéndoles, aunque
sea en un grado mínimo y sutil, lo que tal vez no son capaces de darnos en este
momento, seguirá habiendo rabia, resentimiento y sentimiento de culpabilidad en todos
los implicados.

-Perdonar a la pareja
El perdón nos ofrece la oportunidad de hacernos adultos y de ver más allá de los
arquetipos románticos que nos limitan y mediante los cuales finalmente lo único que
conseguimos es sentirnos solos y traicionados. El perdón nos ofrece maneras de ser y de
relacionarnos que quitan los obstáculos a la presencia del amor, la ternura, la amistad y
el compromiso. El perdón enciende la disposición a comprometerse y a trabajar con lo
que surja en la relación, porque nos capacita para relacionarnos con una persona, no con
un ideal romántico. El perdón es el material de que están hechas las grandes relaciones.
-Perdonar a los hijos
Pero cuando se es padre o madre, se conocen la intensidad emocional y los enormes
desafíos y frustraciones inherentes a la crianza de los hijos. Por naturaleza, los niños
pequeños están centrados en sí mismos; suelen ser desordenados, bulliciosos y
exigentes. No son dados a interesarse por las necesidades de sus padres, y tampoco tiene
por qué, pero la paciencia de los padres puede acabarse, sobre todo cuando se está
cansado, agotado o inquieto por otras preocupaciones. Aun en el caso de un padre o una
madre muy consciente y que sabe perdonar, habrá ciertamente ocasiones en que se
enfadará con su hijo o hija. Esto ocurre sobre todo con los niños que son muy
dependientes, apegados y necesitados, o bien con los que son muy independientes y
rebeldes. A veces puede ser muy útil enfadarse con un hijo; sirve para descargar la
ansiedad y para enseñar al niño las consecuencias de su comportamiento.

- ¿Es deseable que la gente aprenda a perdonar en vez de estar pensando en la


venganza?

Si El perdón no consiste en hacer un de borrón y cuenta nueva, y aquí no ha pasado


nada. No es eso. Exige renunciar a la venganza y al odio por un fin incalculable: si sólo
se vive una vez, la vida es una ocasión única de sacar lo mejor de uno mismo, debemos
perdonar y olvidar, disculpar, para no llevar cuentas de esas de los malos momentos
vividos y así crecer en la adversidad con un corazón de sano. Esto es heroico, que está
muy por encima de lo común, pero es el triple salto, la pirueta de practicar la excelencia,
el fino aprovecho de la sabiduría más excelsa: ser bueno (y ser tonto, que es lo que
dirían muchos) tender la mano al otro sin pedirle explicaciones (que se rían de uno y lo
tomen por loco) y, al mismo tiempo, que no quede dentro la rabia contenida haciendo
estrago ya que puede terminar por inutilizar para una vida digna, creativa, y llevada por
el sendero de la afectividad soñada o anhelada. Nunca debemos olvidar que Jesús de
Nazaret es la medida del perdón.
Saber perdonar todo y a todo es sobrehumano. Pero ése es el reto. El cristianismo tiene
las mejores respuestas para esto. Perdonar hasta setenta veces siete, dice el texto
Bíblico. Y eso resulta difícil de practicar, A quién lo duda.
Pero es obvio que una exigencia tan grande de perdonar no anula las objetivas
exigencias de la justicia. No hay justicia sin perdón, ni perdón sin misericordia. El
perdón no elimina ni disminuye la exigencia de la reparación. Ya que el perdón es el
esfuerzo por olvidar y es la forma más alta de amor gratuito. porque es la gran salida.
Llegar a adquirir la cultura del perdón es estar cerca de una de las puertas de entrada del
castillo de la felicidad.
Perdonar es borrar la culpa recibida, olvidarla porque el tiempo cura todas las heridas y
renunciar a vengarse. Ya que la misericordia es superior a la justicia.
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Barquero, C. (11 de diciembre de 2013). Obtenido de


https://www.huffingtonpost.com/christopher-barquero/proceso-del-
perdon_b_4257031.html
Ferràs, A. (29 de noviembre de 2014). psicologiaymente. Obtenido de
https://psicologiaymente.net/clinica/perdon-debo-perdonar
Higuera, J. A. (28 de diciembre de 2010). psicoterapeutas. Obtenido de
http://www.psicoterapeutas.com/Tratamientos/perdon.html
Higuera, J. A. (Marzo de 2010). psicoterapeutas. Obtenido de
http://www.psicoterapeutas.com/terapia_de_pareja/infidelidad.html
LOMAR, J. (2010). escuelatranspersonal. Obtenido de https://escuelatranspersonal.com/wp-
content/uploads/2013/12/perdonar-que-es-y-que-no-es-el-perdon.pdf
MARCOS, E. R. (s.f.). gbasesores. Obtenido de
http://www.gbasesores.com/opinion/opinion32.html
navalon, a. (18 de octubre de 2016). adaranavalon. Obtenido de
http://adaranavalon.weebly.com/blog/category/errores
SALDARRIAGA, J. (14 de DICIEMBRE de 2015). elcolombiano. Obtenido de
http://www.elcolombiano.com/tendencias/perdonar-sin-humillar-clave-para-la-
reconciliacion-de-la-sociedad-XL3278257
Savage, R. (30 de julio de 2011). brunstad. Obtenido de
http://www.brunstad.org/es/edificacion-cristiana/el-amor-no-guarda-rencor
Un Blog para Colorear en 3D. (18 de Noviembre de 2016). el tiempo. Obtenido de
http://blogs.eltiempo.com/un-blog-para-colorear-en-3d/2016/11/18/como-perdonar-
a-alguien-que-te-ha-hecho-dano/

También podría gustarte