Está en la página 1de 6

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

NOMBRE
Jordy Garcia

MATRICULA
12-5187

FACILITADOR
Rafael de Jesús Torres

Asignatura
Gastronomía turística internacional
La cocina de México es el resultado de miles de años de historia, transmitida
de generación en generación. Pasando desde la gastronomía mesoamericana,
la prehispánica, la azteca... Hasta llegar a la cocina mexicana contemporánea
se ha transformado, fusionado y ha evolucionado gracias a sus distintas
influencias.
En 2010, la gastronomía mexicana fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial
de la Humanidad por la UNESCO. Un reconocimiento para una cocina amplia y
diversa, gracias a esta distinción, la gastronomía mexicana está tomando una
enorme importancia y los ojos de todo el mundo están volteando a los platillos
mexicanos, ya que forma parte de un legado y de un patrimonio riquísimo de
miles de años de cocina de las diferentes regiones del país.
La historia de la gastronomía mexicana es quizá una de las más variadas e
interesantes del mundo. A través del tiempo, México ha recibido influencias de
muchas culturas y regiones, y su gastronomía ha ido evolucionando a lo largo
de los siglos.
Los tacos, los tamales, el pozole, el mole… La cocina mexicana tiene mucha
reputación a nivel mundial. Pero esta tradición culinaria no se ha forjado de un
día para otro, sino que tiene una larga historia.
Influencias en la cocina mexicana
Como cualquier civilización, la base cultural de un país está estrechamente
relacionada con su ubicación. México no es la excepción, la historia
gastronómica de México tiene relación con su situación geográfica.
Factores geográficos
La extensión territorial de nuestro país abarca largas costas en el Pacífico, en
el Atlántico y el Caribe, posee también amplias llanuras, costas tropicales,
serranías, altiplanos con clima templado, lagos y lagunas además de desiertos
y selvas tropicales.
La gran variedad de terrenos fértiles proporcionan una interesante mezcla de
productos frescos y propician el desarrollo de flora y fauna que se han
aprovechado para integrarse a las cocinas del país y a la dieta de los
mexicanos. Este país es afortunado, y en él se pueden encontrar una gran
variedad de frutas frescas, verduras, pescados y mariscos y carne de gran
calidad.
Aun cuando en México existe una amplia variedad de ingredientes, hay algunos
que son un sello característico de la cocina mexicana, ya sea por su sabor, la
facilidad de su producción o algunos incluso por motivos culturales y religiosos,
estos ingredientes han quedado estampados en la psique mexicana.

Maíz
Definitivamente el maíz es la piedra angular de la cocina mexicana, podrías
recorrer todo México y comer en cada pueblo y aun así no encontrarás un lugar
donde el maíz o sus derivados no formen parten de la cocina.
Es pues, el corazón y el alma de nuestra gastronomía ya que es la base de una
gran cantidad de platillos que pueden ir desde una tortilla hecha a mano, o
hasta convertirse en un gran regalo para el paladar envuelto en su propia
hoja...
Frijol
El frijol es prácticamente hermano del maíz pues, se dice que está presente en
el 60% de las recetas mexicanas. De las 150 especies que hay en el mundo, al
menos 50 de ellas podemos encontrarlas en México, tal vez esto explica su
constante aparición en la historia de nuestra cocina.

Frijoles charros, frijoles refritos con chorizo, en sopes o en burritos, souffle de


frijol... Hay una gran cantidad de platillos donde es el protagonista y ha tomado
especial importancia en los últimos años con el creciente número de personas
vegetarianas que optan por algo delicioso y nutritivo.

Chile
Cuando se piensa en la comida mexicana, uno de ingredientes que se viene a
la mente es el chile, los mexicanos amamos el picor que produce y ese toque
inigualable que le da a nuestros alimentos.

En México contamos con una gran variedad de chiles a los que puedes darles
un sinfín de usos; chiles en nogada, chiles rellenos, en salsa para tus tacos,
chilaquiles o hasta para tu sopa, incluso entre los dulces mexicanos, muchos
de ellos tienen un sabor “picante” que intimida a los extranjeros.

Si hacemos un poco de historia descubriremos que los aztecas no solo lo


usaban como parte de su dieta, ellos le dieron una diversidad de usos que iban
desde lo militar a lo medicinal.

Nopal
El nopal es un símbolo de México en todo el mundo, está incluso en el centro
de la bandera mexicana. La civilización náhuatl fue la encargada de mostrarnos
su delicioso sabor y excelente valor nutricional.
Este cactus cuenta con aproximadamente 200 especies, 101 de ellas viven en
México y 68 son endémicas; su uso es muy extenso ya que va desde
acompañante hasta protagonista de ensaladas y miembro principal en jugos o
guisos.

Aguacate
El llamado “oro verde” ha tenido un boom internacional en los últimos años. Es
un fruto considerado un regalo de México para el resto del planeta; por su
delicado sabor se ha vuelto uno de los ingredientes más valorados. Su
consistencia cremosa y delicada es perfecta para acompañar casi cualquier
cosa, desde un delicioso guacamole hasta aguacates rellenos...
La cocina mexicana moderna
A finales del siglo XX, el resurgimiento de actividades hosteleras y de
restaurantes de cocina de autor hace que empiecen a nombrarse ciertos
cocineros y se le empieza a dar gran importancia a la imagen del Chef. En
muchos casos las recetas clásicas se interpretan fuera de los cánones
culinarios establecidos, buscando una modernidad o una combinación de
sabores nueva a partir de la cocina mexicana clásica. De esta forma comienzan
a aparecer escuelas de gastronomía incluyendo en sus temarios estudios de la
cocina mexicana. La cocina mexicana se reconoce como una de las más
complejas del mundo.
La “Alta Cocina mexicana” nace y chefs como Enrique Olvera, Patricia
Quintana, Alejandro Ruiz, Elena Reygadas, entre otros, posicionan la
gastronomía mexicana como una de las de mayor prestigio alcanzando fama
internacional. Su cocina se caracteriza por la preservación de técnicas e
ingredientes tradicionales mexicanos.
El platillo mexicano más famoso
¿Quién no conoce los tacos? Este platillo mexicano es el más popular
alrededor del mundo y es considerado como uno de los más representativos de
la comida mexicana. Un taco estándar consiste en una tortilla, por lo regular de
maíz, aunque también puede ser de harina de trigo y algún guisado o alimento
en su interior.
Los tacos pueden ser tan sencillos como simplemente una tortilla con sal
enrollada, o tan complejos como los tacos al pastor, los tacos dorados, las
flautas o los tacos de canasta.
Regularmente los tacos son acompañados por verduras, salsas, cremas,
quesos, o limón, o hasta chicharrón de cerdo. Esto dependerá del tipo de taco y
el gusto de cada persona.
El taco nació en la época prehispánica, cuando las tortillas eran preparadas
sobre piedras calientes y decoradas con cochinilla, acompañadas de frijol y
chile o mole y carne que era consumida en esa época.
Desde entonces el taco es parte fundamental de la gastronomía mexicana y en
la actualidad podemos distinguirlo en base a su tipo de carne o su preparación.
A continuación mencionamos los más populares:
Dentro de tacos rellenos de carne de cerdo y res encontramos: los tacos de
tripa, tacos de arrachera, de bistec, de suadero, de sesos.
Tacos al pastor: carne de cerdo adobada con achiote acompañado con piña.
Tacos de carnitas: carne de cerdo cocida en manteca del mismo.
Tacos al carbón: carne asada en brasas de carbón, puede ser de res, cerdo o
pollo.
Tacos de carne asada: su nombre lo dice todo, son tacos con carne asada de
res.
Tacos de cochinita: carne de puerco con adobo cocinada en un agujero en la
tierra con piedras calientes.
Taco árabe: es una variante mexicanizada de los shawarmas. La carne de
cerdo aderezada con cebolla, orégano y tomillo se sirve en tortilla de harina.
Taco de barbacoa: carne de borrego acompañado por crema, queso fresco y
salsa.
Taco de birria: carne de chivo bañada en salsa cocida en un horno de barro.
Taco de cabeza: diferentes tipos de carne de la cabeza de la res o del
borrego. Incluyen los tacos de lengua, sesos, maciza, cachete y ojo.
Tacos de pollo: carne de pollo desmenuzado bañado en mole.
El pozole es uno de los platillos típicos de México.
También, dependiendo de su preparación encontramos los tacos dorados, de
canasta, de guisado, ahogados, placeros y dobladas.

Ahora que ya conoces la gran variedad de tacos, no te dejes engañar, el


original taco mexicano no es el taco que se conoce a nivel internacional. Este
tipo de taco tienen más influencia estadounidense que mexicana ya que
provienen de la comida Tex-Mex y por lo general, en lugar de tortilla, usan un
tipo tostada doblada por la mitad.

Además de la gran variedad de tacos, México cuenta con amplio catálogo de


sopas y caldos, originalmente muchos de ellos se preparaban solo en
ocasiones especiales, como el pozole que se era parte un rito prehispánico.

Es increíble pensar el origen de este platillo pues, los antiguos mexicas


preparaban el pozole con carne de los cautivos que eran sacrificados en
algunas fiestas, principalmente la dedicada a Nuestro Señor el Desollado, Xipe
Totec. ¡Así es, comían carne humana para honrar a sus dioses!
Hoy en día, el pozole es un caldo a base de granos de maíz, a la que se
agrega, según la región, carne de pollo o de cerdo como ingrediente
secundario. De esta preparación básica existen variaciones por todo el
territorio mexicano.