Está en la página 1de 11

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN SOBRE EL SUICIDIO.

22 de octubre de 2019.

Materia: Problemáticas Actuales del Mundo Contemporáneo.

Alumna: Chiara Pieruccetti.

Curso: 6° 1°.
Índice:

¿Qué es el suicidio?................................................................................................. 3

Hipótesis………………………………………………………………………… 3

Objetivos………………………………………………………………………… 3

Marco Teórico…………………………………………………………………………… 4

La gravedad del suicidio…………………………………………………………. 4

¿A quiénes afecta?........................................................................................ 4

¿Desde cuándo afecta?................................................................................. 5

Vista sobre las causas……………………………………………………………5

Acciones realizadas……………………………………………………………….7

Soluciones posibles………………………………………………………………9

Conclusión…………………………………………………………………………………10

Propuestas………………………………………………………………………………...10

Bibliografía……………………………………………………………………………….11
¿QUÉ ES EL SUICIDIO?

- Hipótesis:

El suicidio es una problemática social grave que afecta tanto a las víctimas como a sus
familias y a toda la sociedad, generada por situaciones de estrés, depresión o ansiedad,
que afecta principalmente a personas entre los 11 y 21 años (preadolescentes,
adolescentes y adultos jóvenes). Commented [t1]: Bien planteada

- Objetivos:

Dar a conocer las causas que llevan a tomar la decisión del suicidio.
Exponer las consecuencias que trae esta decisión sobre la sociedad a nivel
nacional.
Refutar los mitos que existen en la sociedad sobre las causas y
consecuencias de esta acción.
Obtener herramientas más concretas que puedan utilizarse para la
prevención del suicidio. Commented [t2]: Muy bien
MARCO TEÓRICO.

La gravedad del suicidio.

El suicidio es el acto por el que una persona de forma deliberada provoca su propia
muerte. El gran problema de esta acción no es solo el hecho de las bajas en la población
a nivel mundial, sino que viene desde un lugar mucho más profundo. El problema no está
en lo que hacemos sino en lo que estamos deseando, y a su vez el problema no es solo lo
que deseamos sino aquello que gobierna nuestra vida y que nos lleva a tener esos
pensamientos o impulsos para luego actuar. Entonces podemos comenzar la
investigación desde un lugar mucho más profundo, desde donde se origina la decisión de
quitarse la vida. Lo más grave del suicidio no es el acto en sí sino las causas que incitan
al mismo.

¿A quiénes afecta?

En sí, el suicidio afecta mayormente a los preadolescentes, adolescentes y adultos


jóvenes entre 11 y 21 años. Esto se debe a que en esta etapa de nuestras vidas nos
volvemos más vulnerables a las influencias tanto negativas como positivas del exterior.
Por lo general las experiencias negativas o sucesos vividos en la niñez influyen en gran
manera en el resto de las vidas de las personas ya que es donde se comienzan a
construir los vínculos interpersonales, pero es en la adolescencia donde se forja nuestra
personalidad. En la mayoría de los casos, son hombres los que consuman el acto de
suicidio siendo en cantidad cuatro veces más que las mujeres los que mueren, aunque las
mujeres lo intentan cuatro veces más que los hombres sin conseguirlo. O sea que quienes
más intentos de suicidio poseen son las mujeres sin conseguirlo, y los hombres (aunque
son menos los que lo intentan) son los que más pierden la vida de esta manera.

Hay muchos casos de suicidio a nivel mundial que dan de qué hablar. Particularmente en
Argentina, un informe realizado por Unicef afirma que desde 1990 la cantidad de
adolescentes que se suicidan se ha triplicado, siendo este el segundo causante de muerte
adolescente y juvenil en Argentina después de los accidentes de tránsito, y la provincia
con los mayores índices de suicidio adolescente en todo el país es Chubut.
A demás, este hecho no solo afecta a quien lo realiza, sino también a todo su entorno,
como por ejemplo familiares, amigos, conocidos de todas las esferas de la sociedad y a la
comunidad en sí.

¿Desde cuándo afecta?

El suicidio es una problemática que afecta desde siempre a la humanidad, por diversas
cuestiones de cultura y etnia las cuales van cambiando los motivos. En algunos países el
suicidio es un honor, en otros, una posibilidad de ayudar económicamente a los seres
queridos, y en otros es considerada un delito grave. Lo llamativo de esta problemática es
que a medida que avanzamos en el tiempo, el suicidio afecta cada vez más a personas de
menor edad, y en la actualidad a adolescentes y adultos jóvenes.

Vista sobre las causas.

Las causas generalmente se deben a estados emocionales. Los estudios de coaching


hablan de que las emociones duran tan solo 90 segundos, pero quienes deciden cuáles
emociones sostener en el tiempo y por qué somos nosotros. En base a esto, es ridículo
pensar en la idea de estar peleado con una persona durante meses por un enojo de 90
segundos, caer en un estado depresivo por una tristeza de 90 segundos, o mantenerse
eufórico por una alegría de 90 segundos. Pero también, estos estudios hablan de que al
guardarse esos sentimientos o emociones y no permitirse sentir en el momento, genera
una acumulación de energía, ya sea generada por emociones positivas o negativas, y en
algún punto necesitamos “descargarlas”. Esto produce diversas reacciones. El enojo
acumulado lleva a la ira y luego a la culpabilidad. La tristeza acumulada lleva a la
depresión.

Muchas veces al intentar negar las emociones que sentimos o las


situaciones que vivimos terminamos cayendo en situaciones
desfavorables para nuestra estabilidad mental, y muchas veces
tomamos decisiones equivocadas. Cuando una emoción nos domina,
no debemos tomar decisiones, sea cual sea la misma. Debemos
aprender a gestionarlas y comenzar a tomar decisiones con la mente fría.
Muchas personas son incapaces de gestionar esas emociones, y en base a los estudios
de psicología y la información adquirida, las personas que toman la decisión de suicidarse
no tienen una buena estabilidad mental y emocional. También, afecta el hecho de que,
como seres humanos, podemos mantenernos en tres “zonas” o “estados” de vida, la zona
de confort, la zona de transformación, y la zona de pánico. Por lo general, en la actualidad
la sociedad busca el mayor estado de confort posible, creyendo que esto es algo bueno,
cuando en realidad muchas veces es algo no tan bueno. Si lo pensamos de otro modo,
una mente en zona de confort está muy limitada para desarrollarse, aprender cosas
nuevas o transformarse. Cuando otra persona o hasta un deseo propio nos impulsa a salir
de ahí, pasamos a la zona de transformación, donde estamos más abiertos a los cambios
y dispuestos a aprender sin importar el resultado, basándose en el proceso. Cuando de
un momento a otro queremos generar un cambio drástico y radical, evitando el proceso,
estamos siendo llevados a la zona de pánico, lo cual por lo general es perjudicial tanto
para la salud mental, emocional y física. Para ejemplificar mejor, vamos a exponer una
situación imaginaria, donde estamos tranquilos, viviendo nuestra vida común y corriente,
con nuestra familia, amigos y seres queridos, en un estado de confort algo exagerado,
acostumbrados a la rutina y cómodos con ella. En un momento del día, recibimos una
llamada telefónica donde nos comunican que fuimos convocados para trabajar en el
extranjero, y debemos juntar el dinero para viajar a allá. Hasta este momento, todo está
bien, entramos en una zona de transformación donde comenzamos a cambiar la mirada, a
prepararnos para el viaje, ahorrar, preparar a la familia, etc. Pero luego el mensaje
continúa y nos dicen que debemos llegar hasta ese lugar en el extranjero en dos días, sin
darnos tiempo a juntar el dinero, generando muchos interrogantes sobre “¿Cómo lo voy a
lograr?”, “¿Qué hago?”, generando un estrés exagerado y negativo para nuestra vida. Ésa
es la zona de pánico.

Si combinamos ambos estados (pánico y acumulación de emociones negativas),


podemos crear una inestabilidad tan grande que incite al suicidio. Muchas veces los
adolescentes y jóvenes sufren de una combinación de ambas situaciones, y esto lleva a
tomar la decisión deliberada de acabar con sus propias vidas.

En una charla en la que Jorge Millán (especialista en salud) participó en la plaza central,
acerca de la prevención del suicidio, me dejó una frase muy marcada: “… la persona que
toma la decisión de suicidarse, en realidad no quiere morir, quiere acabar con su
problema…”. Por eso podemos decir que es una problemática nacida mucho más
profundo que solamente el acto.

Acciones realizadas.

En los últimos años los porcentajes de suicidio adolescente en Argentina han aumentado
drásticamente hasta triplicarse en los últimos 30 años, y también en los últimos años se
ve un notable aumento de la tasa de suicidio
adolescente en argentina.

(Aumento de la tasa de suicidio adolescente


2000 – 2016, en color azul 10 A 14 AÑOS, en
color negro 15 A 19 AÑOS, en color amarillo
TOTAL DE SUICIDIOS REALIZADOS – Gráfico
1)VARONES, Gráfico 2) MUJERES. Vertical:
cantidades de personas que lo intentan,
Horizontal: años en que se producen).

Por esta razón, se ha desarrollado un proyecto activo a nivel mundial llamado “Línea de
prevención del suicidio” o “Centro de atención al suicida”, basado en una página web y
0800 que comunican directamente con psicólogos y especialistas en el tema, encargados
de informar a los padres sobre cómo actuar, enseñando a percibir diversas señales, o
simplemente brindando un espacio a aquellos que necesiten expresar abiertamente su
situación para recibir apoyo y ayuda profesional, evitando que la persona se quite la vida.
En Argentina el centro más importante es el “CAS Buenos Aires”. Los números de
contacto son: 135 en Buenos Aires, y (011) 5275 1135 para todo el país. También se
puede acceder a la página web: https://www.casbuenosaires.com.ar/
Otra acción que está generando mucha polémica en las redes fue realizada por parte de
Instagram, la red social más popular entre los adolescentes y jóvenes a nivel mundial,
impidiendo que sean compartidos contenidos que muestren explícitamente imágenes o
videos de autolesiones, autoagresión, autoflagelación o todo tipo de contenido
relacionado con la muerte y ataques a uno mismo.
A demás, actualmente este tema comenzó a tratarse de manera más abierta, brindando
mayor contención y menos juicios a las personas con pensamientos suicidas.

Soluciones posibles.

Hay muchas formas de ayudar a prevenir el suicidio, aunque ninguna asegura erradicarlo
totalmente. Algunas de ellas son:

- Romper con los mitos sobre las causas del suicidio: la persona no desea morir
sino que quiere acabar con el problema; “quien dice quitarse la vida no lo hace” es
una mentira muy común ya que la persona antes de suicidarse hace saber la
razón por la cual lo realiza y hasta dejan una serie de señales antes de llevarlo a
cabo; no solo se relaciona con un estado de depresión sino que también puede ser
realizado por personas que abusan de substancias o que padecen esquizofrenia,
ansiedad entre otros padecimientos mentales o comportamientos autodestructivos
y autoagresivos; hablar con la persona sobre sus intenciones no aumenta la
probabilidad de que lo realice sino que la disminuye; el acto no se asocia a
acciones ni de cobardía ni de valentía ni a actos románticos o heroicos; suele
afirmarse que los más chicos no se suicidan pero sin embargo una vez que el niño
adquiere el concepto de muerte puede cometer suicidio; la tendencia al suicidio no
es hereditaria pero sí puede transmitirse por medio de la educación la visión de
que el suicidio es la mejor o una de las formas más efectivas/simples de acabar
con los problemas.
- Reconocer los signos de alerta: aislamiento, persistencia de ideas negativas,
dificultad para comer, dormir o trabajar, desesperanza, llanto inconsolable,
repentino cambio de conducta.
- Mostrar interés y apoyo.
- Respetar las diferentes expresiones de sentimientos.
- Eliminar prejuicios: el suicidio no es bueno ni malo, ni tampoco un hecho delictivo,
es una situación de sufrimiento.
- Preguntar si la persona ha pensado en el suicidio.
- Si la respuesta es afirmativa, evitar el acceso a cualquier método que pueda
dañarla.
- Nunca dejarlo solo mientras persistan las ideas suicidas.
- Avisar a personas significativas para la persona en peligro, para que ayuden a
evitar la realización del acto.

CONCLUSIONES:

Mi conclusión es que el suicidio sí es una problemática social grave, con diversas causas,
y que en la actualidad, los más afectados son adolescentes y adultos jóvenes.

PROPUESTAS:

Difundir la información adecuada sobre las líneas de prevención de suicidio a nivel


nacional en las escuelas, clubes deportivos, talleres culturales y artísticos y
centros de salud.
Presentar un proyecto para establecer la educación emocional como espacio
curricular en las escuelas.
Generar espacios donde se pueda conversar y debatir estos temas en los centros
de estudiantes.
Dar charlas en conjunto con profesionales para concientizar sobre este tema.
Realizar dinámicas tanto con los estudiantes como con los profesores y todos los
que quieran participar, relacionadas con la prevención del suicidio.
BIBLIOGRAFÍA:

- Internet:

Wikipedia.

Centro de ayuda al suicida https://www.casbuenosaires.com.ar/

Diario Clarín - https://www.clarin.com/sociedad/instagram-borrara-dibujos-memes-vinculados-


suicidios-autolesiones_0_034uUK7u.html

Diario La Nación - https://www.lanacion.com.ar/sociedad/en-casi-30-anos-se-triplico-la-tasa-de-


suicidio-entre-los-adolescentes-nid2253258

Charla del Día de la prevención del suicidio, plaza Guillermo Rawson, 10 de septiembre
de 2019. Organizada por el equipo de salud del Centro de Alabanza Rawson -
https://www.facebook.com/miguelangel.corro.3/videos/2665687303481729/

Ley nacional N° 27130 - http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/verNorma.do?id=245618

- Otras fuentes:

Conversación con el coach deportivo Héctor Moreno.

Apuntes personales de la prédica de Rafael Keller (líder de jóvenes del Instituto MiSion)
del 27 de octubre de 2019, Centro de Alabanza Rawson.

- Imágenes:

Pinterest -
https://www.pinterest.com.mx/pin/403494447863645404/?nic=1a&sender=78031921034464362
4

Diario Clarín: Cartel de Instagram.

Google Imágenes: Tasas de suicidio adolescente en Argentina.