Está en la página 1de 10

Expediente:100-2016-0-1501-JR-CI-01

Especialista:
Escrito: Correlativo
Sumilla: Interpongo Recurso de Agravio
Constitucional

SEÑOR PRESIDENTE DE LA SALA CIVIL PERMANENTE DE HUANCAYO

ÁNGEL PORRAS RUÍZ, con DNI N°76055157 en los seguidos contra la


SUPERINTENDENCIA NACIONAL DE ADUANAS Y DE ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA ,
sobre ACCIÓN DE CUMPLIMIENTO, a Usted Señor Juez me presento y digo:

Que con fecha de 11 de septiembre del 2019, se nos ha notificado la Resolución Nro.7 emitida
por su despacho con fecha 10 de junio del 2019(Sentencia de vista N,° 44-2019-CI); por lo
que encontrándonos dentro del plazo legal, interponemos RECURSO DE AGRAVIO
CONSTITUCIONAL contra la citada resolución, donde resuelven REVOCANDO la sentencia
N°002-2019, contenida en la resolución 25; además REFORMANDOLA DECLARARON
IMPROCEDENTE la demanda de fojas 01 interpuesta contra la SUPERINTENDENCIA
NACIONAL DE ADUANAS Y ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA-SUNAT, sobre proceso de
cumplimiento; al no encontrarla arreglada a los hechos, ni al derecho, a efecto que el Superior
Jerárquico con mejor revisión de autos la REVOQUE y la declare FUNDADA.

Amparamos nuestro recurso de agravio constitucional en la disposición contenida en el


artículo 18° del Código Procesal Constitucional, a tal efecto, expondremos los fundamentos
de hecho y derecho que sustentan nuestra posición, los mismo que a título ilustrativo
señalamos que versaran sobre los siguientes puntos:

I.- FUNDAMENTOS DE LA SENTENCIA


1. Que, acorde al considerando quinto, el mandato contenido en la Ley 27803, no es
factible, pues el caso se encuentra sujeta a controversia compleja, y además la
entidad no cuenta con plaza vacante presupuestada, siendo esto último probado por
diversos oficios de la entidad( No sujetos a un adecuado examen probatorio).

2. Que, acorde al considerando séptimo, en referencia al mandamus contenido en la


norma materia de cumplimiento, en el que cita un dictamen desarrollado por el
Tribunal Constitucional, el EXP. 01346-2013-PC/TC Arequipa, en el cual estipula la
consideración de la demanda como fundada, tras acreditar la existencia de una plaza
vacante presupuestada para la reincorporación del recurrente, en cumplimiento de la
Ley N.° 27803 y en la Resolución Suprema N.° 028- 2009-TR. Con dicho objetivo, se
habría oficiado al Ministerio de Trabajo de Promoción y Empleo (MTPE),
Superintendencia Nacional De Aduanas y de Administración Tributaria (SUNAT),
además al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF); teniendo como resultado el
pronunciamiento de estas entidades, a través de Oficio 2588-2018-MTPE/2/16, la
presentación del Cuadro para Asignación de Personal Provisional – CAP por parte de
la SUNAT, sin embargo, el MEF afirmó no contar con la información solicitada.

Por otro lado, indica que la sentencia motivo de apelación, al mencionar que las
reiteradas convocatorias de Contrato Administrativo de Servicios (CAS) no debió
fundamentarse como suficiente para inferir la existencia presupuestal sobre
plazas vacantes. Asimismo, cita desarrollos jurisprudenciales de igual contenido
sustancial en el cual se resolvió como improcedente, tal como sucede en el
Expediente 00168-2005-PC/TC, que detalla el mandato condicional sobre la
constatación de plazas vacantes para la restitución laboral. Lo antes mencionado
lleva concordancia con los fundamentos del EXP. 00537-2014-PC/TC Arequipa.

3. Que, acorde al considerando octavo, concerniente a la conclusión jurídica postulada


por los magistrados, en el que señalan que el mandamus de la norma cuestionada en
el presente caso, no podría ser invocada y ejecutada mediante proceso de
cumplimiento, es decir, su improcedencia se remitirá a que contraviene un
precedente vinculante como lo es el Expediente 00168-2005-PC/TC del Santa,
finalizando con revocar la resolución apelada.

II.- FUNDAMENTOS DE NUESTRA APELACIÓN


1. Que, en relación del considerando quinto, es necesario confutarlo, para ello se
precisará cuál es la función de la ley No. 27803, además evidenciaremos que el caso
en controversia no es compleja como se sustenta y por último, se ha de refutar sobre
la plaza que acorde a la entidad, no existe.
Sobre el primer punto, acorde a la Ley No. 27803, LEY QUE IMPLEMENTA LAS
RECOMENDACIONES DERIVADAS DE LAS COMISIONES CREADAS POR LAS
LEYES Nº 27452 Y Nº 27586, ENCARGADAS DE REVISAR LOS CESES
COLECTIVOS EFECTUADOS EN LAS EMPRESAS DEL ESTADO SUJETAS A
PROCESOS DE PROMOCIÓN DE LA INVERSIÓN PRIVADA Y EN LAS ENTIDADES
DEL SECTOR PÚBLICO Y GOBIERNOS LOCALES,para ello citaremos los tres
primeros artículo de esta norma:
Artículo 1.- Ámbito de Aplicación

La presente Ley es de aplicación únicamente a los ex trabajadores


cesados mediante procedimientos de ceses colectivos llevados a
cabo ante la Autoridad Administrativa de Trabajo en el marco del proceso
de promoción de la inversión privada, y que (..) han sido considerados
irregulares, y a los ex trabajadores cuyos ceses colectivos en el Sector
Público y Gobiernos Locales han sido considerados igualmente
irregulares (...)

Artículo 2.- Objeto de la Ley

Institúyase un Programa Extraordinario de Acceso a Beneficios, cuyos


destinatarios serán los ex trabajadores comprendidos dentro del
ámbito de aplicación de la presente Ley(...)

Artículo 3.- Beneficios del Programa Extraordinario

Los ex trabajadores comprendidos en el ámbito de aplicación de la


presente Ley, y que se encuentren debidamente inscritos en el Registro
Nacional de Trabajadores Cesados Irregularmente creado en el Artículo
4 de la presente Ley, tendrán derecho a optar alternativa y
excluyentemente entre los siguientes beneficios:

1. Reincorporación o reubicación laboral.


2. Jubilación Adelantada.
3. Compensación Económica.
4. Capacitación y Reconversión Laboral.

Nombrados artículos, en conjunto se puede colegir que, la Ley 27803 fue creada con la
finalidad de compensar al trabajador, ya sea mediante la reincorporación, brindar
jubilación adelantada, una compensación económica o la capacitación y reconversión
laboral; solo para ex trabajadores cesados mediante procedimientos de ceses
colectivos, los cuales fueron privados de su derecho al trabajo; cabe resaltar, que
estos deben de encontrarse comprendidos dentro del ámbito de aplicación de la
presente Ley contemplada en su artículo primero, además de que se encuentren
debidamente inscritos en el Registro Nacional de Trabajadores Cesados
Irregularmente . En el caso en controversia, se aprecia que nuestro patrocinado es
un ex trabajador cesado de la entidad mediante procedimiento de cese colectivo de
la entidad denominada Superintendencia Nacional de Aduanas y Administración
Tributaria(SUNAT) y encontrarse inscrito en el Registro Nacional de Trabajadores
Cesados Irregularmente (documento acreditado por la Resolución emitida del
Secretario General 05-2016-TR/7SG fs. 73-74), por ello, éste es amparado por la ley
27803 al encontrarse en la situación que protege dicha norma. Es poco prudente, por
ende, negar lo pretendido por el ex trabajador, el que se le REINCORPORE en en una
plaza vacante y presupuestada igual o similar a la que estuvo ocupando hasta su cese
irregular.

Habiendo entendido cuál es la función de ésta norma, ahora debemos entender que la
controversia dada no está sujeta a complejidad, nos sustentamos en ello, acorde a
las decisiones dadas en otras sentencias del ilustre Tribunal Constitucional. Cabe
mencionar que inicialmente en casos similares, nuestro máximo ente jurisdiccional, ha
declarado improcedente demandas similares a la nuestra, al sostener que la Ley No.
27803 no contiene un mandato incondicional, puesto que su Reglamento indica, como
condición, que la reincorporación de los ex trabajadores está sujeta a la existencia de
plazas presupuestadas vacantes; por otro lado, en la sentencias del expediente N.°
01346-2013-PC/TC-AREQUIPA-LIDIA RUTH VALDIVIA RAFAEL contra la
Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat) y expediente N.°
00717-2011-PC/TC-LIMA-ELARD VALENCIA CHÁVEZ contra la Superintendencia
Nacional de Administración Tributaria), saliendo de este criterio, el Tribunal
Constitucional, al igual que en las SSTC N.os 07984-2006-PC/TC, 08253-2006-
PC/TC, 01618-2007-PC/TC, 03954-2007-PC/TC, 01858-2008-PC/TC, 02315-2008-
PC/TC, 05428-2008-PC/TC, 07984-2006-PC/TC, 07153-2006-PC/TC, 09048-2006-
PC/TC y 01662-2007-PC/TC; sostiene que la condición del mandato se encuentra
cumplida, es decir, que se ha comprobado la existencia de plazas presupuestadas
vacantes, conforme se infiere de la información y documentación adjuntada en calidad
de prueba al expediente; así, mediante el Oficio Nº. 028-2010-SUNAT/200000, de
fecha 1 de febrero de 2010, la emplazada informó al Ministerio de Trabajo sobre
disponibilidad de plazas con las que cuenta, así como con el Informe No. 016-2010-
SUNAT/2F0000, de fecha 1 de Febrero del 2010, más aún si dichas sentencias son
emitidas con posterioridad del Oficio No. 105-2010-SUNAT/20000, de fecha 19 de
marzo del 2010 y el Informe No. 006-2010-SUNAT/2F4000 que corren a fojas 136 y
137 de autos respectivamente, en la que concluyen que la SUNAT no cuenta con plaza
vacante y presupuestada para efectos de reincorporados en el marco de la Ley No.
27803, lo cual se condice con lo resuelto por el Tribunal Constitucional en las
sentencias antes indicadas, al sostener que si existe plaza vacante y presupuestada.
Sosteniendonos en lo redactado, se acredita que la satisfacción del mandato
condicional no es compleja ni requiere de actuación probatoria, es decir, puede
deducirse de lo actuado que existe una plaza vacante debidamente presupuestada
para la reincorporación de la demandante.

Por último, respecto a la plaza presupuesta que se menciona, en el siguiente fundamento


de detallará y explicará sobre ello.

2. Que, en relación al considerando séptimo, es imperativo contradecir lo postulado en la


sentencia de vista. Para ello debemos definir el concepto de plaza presupuestada,
según Pacori1, es un cargo contemplado en el Cuadro de Asignación de Personal (CAP)
que cuenta con el financiamiento adecuadamente previsto en el Presupuesto
Institucional del grupo genérico de gasto vinculado al concepto de personal y
obligaciones sociales conforme al Presupuesto Analítico del Personal (PAP) de la
entidad. Asimismo, mediante Ley N° 27803, se exhorta a las entidades públicas
informar anualmente sobre CAP que cada una tiene, advirtiendo las plazas
presupuestadas y ocupadas en los organismos estatales. En mérito a lo señalado, en
el año 2016, la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria
publicó el CAP de dicho año, en el cual detalló, bajo Resolución de Superintendencia
N° 019-2016/SUNAT, luego ratificado mediante, Resolución de Superintendencia N°
090-2016/SUNAT, sobre la existencia de una plaza presupuestada: posteriormente el
recurrente hizo envío de una carta notarial, con fecha 25 de Abril del 2016, en la cual
informaba al área de Recursos Humanos de la citada entidad, sobre su a inscripción
provisional en el Registro Nacional de Trabajadores Cesados Irregularmente, empero
no hubo pronunciamiento alguno de la SUNAT. Es evidente la existencia de plaza
vacante y presupuestada, aunque no fue debidamente valorada por los magistrados
que evaluaron en su oportunidad el presente caso,quienes además, en el
considerando 7.1 denotan una posible similitud jurisprudencial con el Exp. N.° 01346-
2013-PC/TC, confiriendo que si la condición del mandato se encuentra cumplida, es
decir, que si se ha comprobado la existencia de plazas, el demandante acreditada que
la SUNAT no ha cumplido la obligación reconocida por ley.

1
Importancia de la plaza presupuestada como garantía de mérito en el inicio, desarrollo y fin del
servicio civil, Pacori Cari
Acreditada la sustancia condicional que impone el Tribunal Constitucional al
momento de exigir que, para la reincorporación del trabajador, deben existir plazas
vacantes.Nos permitimos citar la Resolución Ministerial N°005-2010-TR, que
establece procedimiento para la ejecución del beneficio de la reincorporación o
reubicación de la Ley N° 27803, que en su artículo 4° señala que las plazas
presupuestadas vacantes como:

“a). (…) plaza en la que el ex trabajador cesó, en la medida que exista la plaza
vacante y la misma se encuentre debidamente presupuestada.
b) En una plaza presupuestada distinta a la del cese del ex trabajador, si
cumple el perfil de la misma”

El Tribunal Constitucional en reiterada jurisprudencia (SSTC N.º 7153-2006-PC, 3954-


2007-PC y 7153-2008-PC) ha establecido criterio uniforme acerca de los procesos de
cumplimiento de la Ley N.º 27803, en el sentido de que, de corroborarse la existencia
de plaza vacante presupuestada en la que pueda ser reincorporado el demandante,
corresponde estimarse la demanda de cumplimiento. Asimismo, la STC 05428-2008-
PC/TC. Caso Martín Vilela, señala:

“ (…) si bien este Colegiado anteriormente en casos similares ha dejado


establecido que la norma cuyo cumplimiento se solicita no contiene un
mandato incondicional, puesto que el Reglamento de la Ley N.º 27803 señala
que la reincorporación de los ex trabajadores, como ocurre con el
demandante, está sujeta a la existencia de plazas vacantes y
presupuestadas, este criterio ha variado a partir de las STC N.os 07153-2006-
PC/TC y 03954-2007-PC/TC, en el sentido que si se corrobora la existencia
de plaza vacante presupuestada en la que pueda ser reincorporado el
demandante, debe estimarse la demanda de cumplimiento”

Durante el presente, suscitaron hechos contradictorios a principios y derechos


Constitucionales como los contemplados en el artículo 139° inciso 3 sobre el debido
proceso y la tutela jurisdiccional, debido a una carente motivación en la resolución
jurídica, y en palabras del Colegiado "resulta claro que la tutela jurisdiccional que no
es efectiva no es tutela", señalando además, en STC 010-2002-AI/TC, que el derecho
fundamental a la prueba tiene protección constitucional, en la medida en que se trata
de un derecho comprendido en el contenido esencial del derecho al debido proceso,
reconocido en el artículo 139, inciso 3, de la Constitución. Una de las garantías que
asisten a las partes del proceso es la de presentar los medios probatorios necesarios
que posibiliten la creación de convicción en el juzgador sobre la veracidad de sus
argumentos. En este caso, pese a las pruebas que acreditaban la existencia de una
vacante no fueron valoradas adecuadamente tal como lo precisa
jurisprudencialmente, el derecho a probar es entendido como:

“(...) por el derecho a ofrecer medios probatorios que se consideren


necesarios, a que estos sean admitidos, adecuadamente actuados, que se
asegure la producción o conservación de la prueba a partir de la actuación
anticipada de los medios probatorios y que éstos sean valorados de manera
adecuada y con la motivación debida, con el fin de darle el mérito probatorio
que tenga en la sentencia. La valoración de la prueba debe estar debidamente
motivada por escrito, con la finalidad de que el justiciable pueda comprobar si
dicho mérito ha sido efectiva y adecuadamente realizado.” (STC 6712-
2005/HC/TC, FJ 15)

El derecho a la prueba, si bien no es un derecho reconocido en nuestra derecho


positivo de forma expresa, es un derecho que está dentro del derecho al debido
proceso y a la tutela jurisdiccional efectiva, recogido en el artículo 139.3 la cual
menciona en su primer párrafo: “La observancia del debido proceso y la tutela
jurisdiccional” por lo que la vulneración de la no actuación de los medios probatorios,
es también la vulneración del derecho a la tutela jurisdiccional efectiva.
La determinación de la efectividad de la tutela por parte del estado sólo será posible
si la sentencia del juzgador no generará mayor lesión de lo que ya se ha ocasionado,
para ello tendrá que valorar todos los elementos posibles contenidos dentro del
proceso.
En relación a este derecho el maestro Giovanni Priori Posada nos dice: que la tutela
jurisdiccional tiene que ser adecuada e idónea, en caso contrario dejaría de ser
efectiva, y la idoneidad del proceso se verá reflejado en:
a. Idoneidad materia: Cuando el proceso tenga las condiciones que el
ordenamiento ha previsto como medio para la protección del derecho materia.
En este caso la existencia de la plaza se adecua a los parámetros ofrecidos
por la ley N°27 803, la cual protege el derecho al trabajo.
b. Idoneidad instrumental: El proceso es adecuado para brindar el remedio que
el ordenamiento jurídico haya previsto para la protección del derecho materia.
En este caso el proceso de amparo fue la vía idónea para tutelar el derecho al
trabajo, como lo menciona el código procesal constitucional en su artículo 37.
10
Además son muchas las jurisprudencias que ha emitido el Tribunal Constitucional en
relación a la tutela jurisdiccional efectiva, pues sus alcances no sólo se relaciona con
el acceder a pedir tutela a los órganos de justicia del país, sino que este derecho tiene
alcances mayores para el derecho así en la Sentencia del Tribunal Constitucional del
Exp. N° 763-2005-PC/TC menciona:
“La tutela judicial efectiva no solo se persigue asegurar la participación o
acceso del justiciable a los diversos mecanismos (proceso) que habilita el
ordenamiento dentro de los supuestos establecidos para cada tipo de pretensión, sino
que se busca garantizar que, tras el resultado obtenido, pueda verse este último
materializado con una mínima y sensata dosis de eficacia”.
Dado que nos encontramos en un Estado Constitucional de Derecho, en el que es
manifiesto el respeto por la dignidad humana y el derecho al trabajo, y de esta manera
cumplir con los requisitos de la Ley N° 27803, pues como se menciona en la sentencia
del Tribunal Constitucional del Expediente N°01346-2013-AC, en su fundamento seis
del Análisis del Caso “La condición del mandato se encuentra cumplida, es decir, que
se ha comprobado la existencia de plazas presupuestadas vacantes… “ y en su
fundamento siente de la misma sección, donde menciona “... este Tribunal considera
que la demanda debe declararse fundada toda vez que en autos ha quedado
debidamente acreditada la existencia de plaza vacante presupuestada por lo que
debería ser reincorporada la demandada…” evidenciando así, que se ha cumplido con
los requisitos que señala la ley en materia discutido, para la reincorporación en su
trabajo.

3. Sobre el considerando octavo, sobre las razones de improcedencia expuestas. La


tutela urgente por la que el recurrente acudió a los entes jurídicos correspondientes,
tiene la finalidad de que sus derechos al trabajo y libre desarrollo puedan verse
satisfechos, a través del proceso del cumplimiento, que realiza control normativo
promoviendo la supremacía de la Constitución, lo cual no podría invocar causal alguna
de improcedencia, al haber realizado los procedimientos administrativos necesarios y
el acatar el el cumplimiento de los presupuestos legales preestablecidos
normativamente. En adición a lo expuesto, León Vásquez2, propone las dimensiones
objetiva y subjetiva de los Procesos Constitucionales, en específico la Acción de

2
El proceso constitucional de cumplimiento y su incidencia positiva en la protección del Estado
democrático de Derecho, Jorge León Vásquez.
Cumplimiento; la primera como forma de tutela de los derechos fundamentales, al
cumplimiento de las normas legales y de los actos administrativos; derecho
fundamental que se deriva, en principio, del artículo 3° de la Constitución que no
excluye el reconocimiento de un derecho fundamental que se funda en la democracia
como principio constitucional; y del artículo 45° de la Constitución porque en un Estado
Constitucional Democrático todo poder se ejerce por y para el pueblo, siendo su
ejercicio como leyes, decretos, resoluciones o actos administrativos. Por otro lado, su
dimensión objetiva, la acción de cumplimiento es un proceso en el cual se resuelven
controversias jurídicas de orden constitucional y no de naturaleza legal. En
consecuencia, el proceso constitucional de cumplimiento cumple un rol muy
importante en el fortalecimiento del Estado de Derecho porque un valor constitucional
de éste es el cumplimiento de las leyes y de los actos administrativos; lo cual en el
presente caso se debe llevar a cabo de manera efectiva garantizando no solo la
restitución de derechos a una persona, si no protegiendo y promoviendo un Estado de
Derecho peruano justo y correcto.

III.- NATURALEZA DEL AGRAVIO

La resolución materia de la presente apelación nos causa agravio porque se vulnera el


derecho al trabajo la cual está regulada en el artículo 23 de la Constitución Política, además
del derecho al debido proceso inciso 3 al no valorar el medio probatorio mencionado con
anterioridad, artículo 139 de la norma mencionada, y por último el derecho a la debida
motivación de resoluciones judiciales, inciso 5 artículo 139 de mencionada norma.

POR LO TANTO:
Solicitamos a su Despacho Señor Magistrado conceder el Recurso de Agravio Constitucional
y sea elevada al Superior Jerárquico para que con mejor criterio y luego del debido análisis
de nuestros argumentos y medios probatorios, revoque la recurrida y oportunamente declare
FUNDADA la demanda interpuesta.

ANEXOS:
1-A Copia del escrito de la sentencia de vista.
1-B Copia del escrito de la sentencia.