Está en la página 1de 1

BIODRAMA

Podemos decir que Biodrama es un concepto que acuña por primera vez la directora argentina Vivi
Tellas, para darle nombre a su primer proyecto como directora del Teatro Sarmiento en Buenos
Aires. A partir de ese momento y con el desarrollo que tuvo dicho trabajo, biodrama se entiende
como el proyecto artístico de Tellas74, que tiene la particularidad de poner en escena la biografía de
personas reales presentadas por sus propios protagonistas.

Sin embargo, Biodrama no fue el primer proyecto que implementa Tellas. Anterior a esto la directora
argentina ya comienza a investigar en los límites de teatralidad y la representación, experimentando
especialmente con el espacio, el cuerpo y la biografía. Antes del proyecto que definiera las líneas de
su quehacer teatral en adelante, y siendo coordinadora del Centro de Experimentación Teatral de la
UBA, Tellas invita a diversos directores de Buenos Aires, en el llamado Proyecto Museos, a “indagar
en las posibles significaciones de los museos no artísticos, los más ocultos y olvidados, tanto
públicos como privados”.

En la misma línea de indagar en aspectos cotidianos, potencialmente teatrales y que se relacionan


con el quehacer del ser humano, Tellas realiza el montaje El precio de un brazo derecho en el año
2000. Con esta investigación, la directora se introduce en el mundo del trabajo, las relaciones que
de él se desprenden y las múltiples implicancias sociales, políticas y culturales que tiene esta
actividad que realizamos la mayoría de nuestros días. Hay que distanciarse un poco de esta realidad
y del discurso acerca del orgullo y el bienestar que produce trabajar “(…) ¿por qué crees que te están
pagando, más allá del convenio de trabajo, de lo estipulado? ¿Crees que pagan tu tiempo, tu cuerpo,
el hecho de tenerte, el derecho a ejercer la dominación sobre ti?”79 Se pregunta la directora para
dar un punto de partida a su investigación. En el montaje, donde participan tres actores, Tellas los
invita en una primera instancia a recordar todos los trabajos que han realizado desde que
comenzaron en el mundo laboral. A partir de ese material, que pertenece a la experiencia real de los
actores, se comienza a elaborar el mundo del montaje que mezcla la ficción de la fábula
representada, (dos mujeres y un hombre en una obra en construcción vestidos de fiesta, donde se
generan diversas tensiones) la realidad del presente, (un albañil que trabaja en una mezcla
realizando una pared en tiempo real) el real del cuerpo (el esfuerzo físico y cansancio de los actores
trasladando y cargando material de construcción) y por supuesto, los testimonios de los actores que
según la misma directora, son los que le imprimen una línea documental al montaje. De esos
testimonios apareció la necesidad de indagar en archivos periodísticos, tomar datos concretos, casos
de discriminación, de injusticia, abusos, condiciones inhumanas, leyes que regulan los diversos
aspectos laborales, en fin, todo tipo de documentos que fueran útiles para sustentar la reflexión que
pretendía instalar Tellas en torno al trabajo como fenómeno cultural. Con esta inmersión de la
directora en aspectos formales y técnicos en relación al trabajo, se introducen en la escena
elementos que provienen de la realidad y que le imprimen un grado de objetividad al montaje. Esta
operación donde irrumpe lo real en la puesta en escena, no es arbitraria, ya que de ella se establece
una relación con el contexto social actual, una de las características principales del teatro documental
y con esto se acuña esta categoría para designar el trabajo realizado80. Otro aspecto interesante
que destaca la directora es la relación del trabajo con el cuerpo, un tema que nos interesa
especialmente, por una parte, para entender cómo la directora introduce paulatinamente el cuerpo
vivo en sus trabajos y por otra, como un elemento central del Biodrama que instala ineludiblemente
la realidad en escena. Es insólita la cantidad de trabajos que ha tenido cada uno, y es muy
emocionante escucharlos, como si las personas fueran un ejemplo y a la vez un muestrario de
muchas personas en una, porque pareciera que al cambiar el trabajo también cambiaban los
cuerpos, señala Tellas81. Nos referiremos más adelante a la relevancia del cuerpo vivo en la escena,
pero queremos destacar el interés que observamos en la directora por entender el cuerpo como un
archivo o registro de nuestras experiencias, material que, como hemos visto, utiliza en sus
investigaciones y posteriores montajes.