Está en la página 1de 2

Linfocitos B reguladores (células Breg)

Elaboración: MPSS Denisse Viridiana Jiménez Salazar


MPSS Carlos Daniel Chávez Sánchez
MPSS José Luis Maldonado García
Revisión: Dr. Jesús Marvin Rivera Jiménez
Dr. F. Raúl Chávez Sánchez

La inflamación es el evento más importante y definitorio de toda la inmunología, como tal es un proceso
que puede resultar altamente lesivo para el organismo si no es controlado o terminado a tiempo; para ello existe
una diversidad de células principalmente células T con fenotipo supresor que ayudan a modular e incluso terminan
con la respuesta; en los últimos años se ha descubierto que las células B también tienen un papel importante en
estos procesos. Las células B reguladoras (Breg) son células con la capacidad de producir fundamentalmente IL-10
además de TGF- e IL-35 y con ello mediar funciones reguladoras.
Inicialmente fueron identificadas en ratones al descubrir que son células capaces de suprimir o de permitir
la recuperación de enfermedades autoinmunes.

En seres humanos sus funciones reguladoras son extensas y están dadas por las funciones efectoras de
citocinas antiinflamatorias principalmente IL-10, entre ellas podemos nombrar:
 Favorece la diferenciación y el mantenimiento de las células Treg.
 Promueve la conversión de células T efectoras en células Tr1 (FOXP3-CD4+ productoras de IL-10).
 Suprime la diferenciación a los perfiles Th1 y Th17 al inhibir la producción de citocinas proinflamatorias
por las células dendríticas.
 Inhibe la producción de citocinas proinflamatorias como IFN- e IL-17 por linfocitos y de TNF- por
macrófagos además de la expresión de moléculas HLA clase II.
 Favorece perfil Th2.
 Inhibe la función citotóxica de los CD8.

Mediante la producción de TGF- pueden inducir apoptosis en linfocitos T CD4 y anergia en CD8 efectores.

En humanos se han identificado dos poblaciones de células B con propiedades supresoras cuyos fenotipos
son: CD19+CD24hiCD38hiCD1dhi y CD19+CD24hiCD27+.

Se han sugerido dos modelos para el desarrollo de los Breg, el primero es que al igual que en los Treg hay un
factor de transcripción que controla la expresión de genes responsables de sus propiedades supresoras. El
segundo es que ante determinados estímulos las células B adquieren sus características de célula supresora. La
incapacidad de identificar un factor de transcripción y la heterogenicidad del fenotipo de las células Breg apoya la
idea de que más que un linaje específico, son células reactivas a estímulos del microambiente. Por lo que a
diferencia de las células T, cualquier célula B potencialmente puede convertirse en B reguladora. Así mismo, la
evidencia apunta a que no existe un estadio determinado donde ocurra esta diferenciación ya que se demostró la
existencia de células plasmáticas con propiedades reguladoras, estás células son característicamente productoras
de IgM.

Tomando en cuenta la evidencia encontrada hasta el momento, células B inmaduras y maduras e incluso
plasmoblastos tienen la capacidad de adquirir un fenotipo Breg si reciben la estimulación adecuada; entre los
estímulos más estudiados para producir la diferenciación están las señales mediadas por TLRs, CD40 y y el BCR
mismo, además de citocinas proiinflamatorias como IL-1 IL-6 e IL-21. Esto se ha visto experimentalmente en dos
fases, en la primera la estimulación mediada por TLR principalmente a través de motivos CpG es capaz de producir
algunas pocas células B productoras de IL-10, durante la segunda fase la estimulación mediante CD40-CD40L y el
BCR amplifica la producción de linfocitos B reguladores enfatizando la necesidad de linfocitos T CD4+ para la
generación de Bregs. El conocimiento de la polarización de estas células es hasta cierto punto paradójico puesto
que los estímulos necesarios para su desarrollo son conocidos por dotarle de propiedades proinflamatorias en
condiciones normales.

Un último factor aunque no menos importante para la función y el desarrollo de las células Breg es su
reconocimiento antigénico a través de su BCR aunque falta clarificar la naturaleza del antígeno para las que son
específicas.

En conclusión, las células Breg son linfocitos B que adquirieron el fenotipo inmunosupresor
independientemente del sitio anatómico o del estadio de diferenciación, sino de un microambiente clásicamente
proinflamatorio, aunque estamos comenzando a entender la biología de estas fascinantes células y su papel en
procesos tanto fisiológicos y patológicos.

Células T CD8 efectoras


Inhibe su actividad citotóxica

Células CD4 activadas


IL-10 -Inhibe los perfiles Th1 y Th17
-Favorece la diferenciación a Th2

Breg
IL-10

Células T reguladoras IL-10


-Favorece la diferenciación y
mantenimiento de Treg y Tr1

Referencias:
1. Rosser EC, Mauri C. Regulatory b cells: origin, phenotype, and function. Immunity. 2015 Apr
21;42(4):607-12.
2. Mauri C, Bosma A. Immune regulatory function of B cells. Annu. Rev. Immunol. 2012. 30:221–41
3. Yang M, Rui K. Regulatory B cells in autoinmune diseases. Cell Mol Immunol. 2013 Mar;10(2):122-32.