Está en la página 1de 792

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»

FRANCISCO ALBALAT NAVAJAS,


CONDE DE SAN CARLOS
JOAQUÍN MOLLÁ FRANCÉS

INSTITUTO DE ESTUDIOS ALBACETENSES


“DON JUAN MANUEL”
EXCMA. DIPUTACIÓN DE ALBACETE

Serie I · Estudios · Número 244


Albacete, 2018

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Mollá Francés, Joaquín.
Francisco Albalat Navajas, Conde de San Carlos / Joaquín Mollá Francés
Albacete : Instituto de Estudios Albacetenses “Don Juan Manuel”, 2018
790 p. : il. ; 24 cm.-- (Serie I - Estudios ; 244)
D.L. AB 643-2018
ISBN 978-84-948930-3-2
1. Albalat Navajas, Francisco-Biografías. 2. Carlismo-Caudete (Albacete)
3. Caudete (Albacete)-Historia. I. Instituto de Estudios Albacetenses “Don
Juan Manuel”. II. Título. III. Serie.
929 Albalat Navajas, Francisco
94(460.288 Caudete)
329.21(460.288)”19”

INSTITUTO DE ESTUDIOS ALBACETENSES “DON JUAN MANUEL”


EXCMA. DIPUTACIÓN DE ALBACETE
ADSCRITO A LA CONFEDERACIÓN ESPAÑOLA DE ESTUDIOS LOCALES. CSIC

Las opiniones, hechos o datos consignados en esta obra son de la exclusiva responsabilidad del autor.

Los derechos sobre las imágenes y textos citados y/o reproducidos que aparecen en la presente monografía
pertenecen a sus autores y/o propietarios. Su inclusión obedece al carácter de investigación de este trabajo,
que en materia de reproducción se acoge al artículo 32 (Cita e ilustración de la enseñanza) del Real Decre-
to Legislativo 1/1996, de 12 de abril (BOE nº 97, de 22 de abril).

D.L.: AB-643-2018
I.S.B.N.: 978-84-948930-3-2

Maquetación: Grupo Enuno / www.grupoenuno.es


Impresión: Gráficas Aparicio. Albacete.

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


FRANCISCO ALBALAT NAVAJAS,
CONDE DE SAN CARLOS

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»
ÍNDICE

I. Antecedentes............................................................................................................................ 11

1. La cuestión dinástica y origen del carlismo.............................................. 11
2. La familia Albalat........................................................................................................ 19
3. La familia Navajas....................................................................................................... 30
4. La familia De Caix de Saint Aymour.............................................................. 32
5. Primera Guerra carlista en Caudete............................................................... 41
6. La familia Albalat Navajas..................................................................................... 54
7. Caudete.............................................................................................................................. 67

II. Francisco María Ramón Severino Albalat Navajas.................................. 71



1. Nacimiento...................................................................................................................... 71
2. La segunda Guerra carlista en Caudete........................................................ 81
3. Juventud............................................................................................................................. 85
4. Ejército isabelino......................................................................................................... 94
5. Ingreso en la Guardia civil y Revolución de 1868.............................. 107
6. Ejército carlista........................................................................................................... 125
7. La tercera Guerra carlista en Caudete........................................................ 136
8. Inicio de la Guerra civil........................................................................................ 180
9. Matrimonio.................................................................................................................. 196
10. Retorno a la Guerra civil..................................................................................... 207
11. Muerte de Vicente Albalat................................................................................. 220
12. Derrumbe del Ejército carlista........................................................................ 233
13. Exilio francés............................................................................................................... 245
14. Nombramiento de Conde de San Carlos.................................................. 262
15. Ingreso en la Mayordomía de la Virgen de Gracia............................ 298
16. El campo en Caudete............................................................................................. 334
17. Inicio de las obras en Caudete......................................................................... 344
18. Donación de la Cruz de término................................................................... 354
19. Nombramiento de secretario de don Carlos......................................... 378

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


20. Fallecimiento de Hélène...................................................................................... 387
21. Testamento y asunción de la herencia........................................................ 399
22. Regreso a Venecia.................................................................................................... 409
23. Donación de las coronas y consagración de la Capilla................... 428
24. Segundo matrimonio y muerte de don Carlos..................................... 457
25. Inauguración de la Plaza de Toros................................................................ 486
26. Formación de La Corbeyana y empresario en Alicante................. 513
27. Inauguración del Círculo carlista.................................................................. 517
28. Guerra Mundial y muerte................................................................................... 538

III. Epílogo.................................................................................................................................. 549



1. Funeral y testamento.............................................................................................. 549
2. Partición de la herencia........................................................................................ 552
3. Administración de Dolores............................................................................... 566
4. Regalo del traje a la Virgen................................................................................ 587
5. Guerra Civil................................................................................................................. 605
6. Posguerra y dispersión de su herencia....................................................... 628
7. Testamento y muerte de Dolores................................................................... 652

IV. Construcciones, obras y proyectos ........................................................... 655



1. Cruz de término........................................................................................................ 655
2. Casa de la calle Abadía número 12. ............................................................ 656
3. Casas y calles del barrio de San Francisco de Asís............................ 667
4. Coronas de la Virgen de Gracia y del Niño Jesús............................... 673
5. Capilla de San Francisco de Asís................................................................... 681
6. Asilo de huérfanos San Vicente de Paúl.................................................... 693
7. Plaza de toros Arenas de Caudete................................................................. 700
8. Casa del Círculo Instructivo Tradicionalista de San Jaime.......... 709
9. Finca de La Corbeyana......................................................................................... 712
10. Traje de la Virgen de Gracia y San Blas..................................................... 741

V. Apéndice................................................................................................................................. 749

1. Títulos y condecoraciones carlistas.............................................................. 749

VI. Conclusión......................................................................................................................... 761

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


VII. Árboles genealógicos............................................................................................... 765

1. Familia Albalat y familia Navajas.................................................................. 765
2. Familia Albalat Navajas y descendientes.................................................. 767
3. Familia De Caix de Saint Aymour et Chamont................................... 769
4. Reyes de la Dinastía de Borbón de España............................................. 770
5. Presidentes de la 1ª República Española................................................... 771
6. Reyes de la Dinastía carlista.............................................................................. 771
7. Esquema genealógico de la sucesión carlista........................................ 772

VIII. Fuentes............................................................................................................................. 773

1. Bibliografía que se cita.......................................................................................... 773


2. Bibliografía consultada......................................................................................... 781
3. Entrevistas..................................................................................................................... 788
4. Abreviaturas de Archivos.................................................................................... 789

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»
Introducción

Francisco Albalat Navajas aún es un gran desconocido para muchos y su


nombre se encuentra eclipsado por otros más conocidos, y estudiados,
dentro del Partido Tradicionalista. Su figura siempre me ha interesado
desde que lo descubrí por casualidad hace ya demasiados años. En Cau-
dete se ignoraba toda su vida militar y la época de residencia en Francia y
Venecia, siendo conocido mucho más su legado que su azarosa vida; más
bien parece que de Francisco Albalat se tenía un mal conocimiento. Con
esta investigación trato de aportar datos sobre la vida y legado del Conde
de San Carlos, la labor de juzgarlo la guardo para otros.
Siempre resulta muy difícil probar que no existió algo que en reali-
dad jamás sucedió aunque, para mí, lo verdaderamente relevante no es la
existencia de un rumor, que no resiste un examen serio, sino el hecho de
que se haya producido. Las razones de su aparición deben de ser otras,
seguramente desconocimiento. Son muchas las anécdotas e historias que
se cuentan sobre Francisco Albalat, unas son ciertas y otras no tanto. Por
ser todos testimonios de un carácter he tratado de plasmarlas en la medi-
da tal y como creo que sucedieron, filtrando los añadidos, generalmente
exageraciones, que el paso del tiempo y de personas ha introducido. Sólo
de unas pocas me ha sido imposible averiguar su veracidad, son éstas las
únicas que he excluido.
Respecto de las fuentes de información empleadas resaltar las ló-
gicas reservas respectos a las orales, especialmente por la avanzada edad
del entrevistado, aunque siempre he procurado confirmar los datos por
otros medios. En las escritas se aprecia la inevitable ideología de su autor,
sobre todo las producidas durante las dos guerras civiles y en todas las
del pasado siglo.

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Por otra parte, a una persona no se la puede llegar a comprender si
no se conoce algo del ambiente y circunstancias que le rodearon, aparte
de que su carácter y obra hizo olvidar al resto de su familia que también,
aunque en menor medida, dejó huella en el carlismo y en Caudete. Por
esta razón incluyo pequeñas notas biográficas de sus padres, hermanos y
de su rey Carlos VII, todos se dejaron influir en Francisco.
Poco a poco fui recopilando datos y aparecía un personaje nada
común. Como miembro de una clase acomodada pudo vivir de sus ren-
tas pero no duda en abandonarlo todo por conseguir un ideal. Realiza
un matrimonio ventajoso, y no solo económicamente, con una mujer
de gran cultura, gustos refinados y espíritu altruista, de la que se conta-
minó muy agradablemente. Vivió en Francia por amor y, aunque nunca
se consideró político, tuvo que aplicar sus conocimientos y habilidades
con una gran diplomacia durante varias etapas difíciles para su Partido.
Pudo permitirse todos los caprichos que deseó y, al final de sus días, en-
contró una segunda esposa que le aportó la tranquilidad y sosiego que
su vida necesitaba.
Una dificultad que he encontrado es la casi total ausencia de estu-
dios, salvo contadas excepciones, sobre la incidencia y desarrollo del car-
lismo en la Castilla-La Mancha. Se trata de una ideología y movimiento
que tuvo mucha más repercusión y arraigo del que pudiera parecer. Casi
todos los trabajos afirman que las partidas carlistas operaron en estas tie-
rras para distraer efectivos gubernamentales del Norte, donde la guerra
estaba más generalizada. Pero eso no ocurrió así. Hoy se puede afirmar
que el carlismo se desarrolló en la provincia de Albacete de una forma
sólida y duradera, muchas veces clandestina pero con estructura estable
y que se mantuvo organizado hasta bien entrado el siglo XX.
Francisco Albalat Navajas ha sido y será en su pueblo don Paco.

10

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


I. Antecedentes

1. La cuestión dinástica y origen del carlismo.

Pese a que el rey de España Fernando VII tenía 45 años cuando, el 18 de


mayo de 1829, falleció su tercera esposa, doña Josefa Amalia de Sajonia,
su salud se encontraba muy menguada. El 20 de junio, al mes de quedar
viudo y cuando aún no habían finalizado los funerales por la difunta
Reina, el Rey de España anunció a su secretario Grijalva la intención de
contraer nuevo matrimonio, resultando elegida María Cristina de Bor-
bón, de 23 años e hija de Francisco I de Nápoles y de María Isabel, por lo
tanto nieta de Carlos IV y sobrina de Fernando VII.
Durante estos años parte de los españoles consideraba que el in-
fante don Carlos María Isidro, hermano de Fernando VII, tenía las máxi-
mas probabilidades de convertirse en su sucesor ya que el Rey no había
tenido descendencia de sus tres anteriores matrimonios y pese a que for-
malmente no había sido designado Príncipe de Asturias. No obstante,
las relaciones entre los hermanos eran distantes pues Fernando era más
partidario de una cierta evolución política, aunque muy controlada, que
su hermano Carlos, al que se consideraba como profundamente religio-
so, de ideas conservadoras y tan firme en sus convicciones que era tenido
como un celoso guardián de los férreos principios del Antiguo Régimen.
Don Carlos, ya desde joven, contó con numerosos e importantes adep-
tos, que se empezaron a conocer en un principio como carolinos, luego
carlinos y, ya comenzada la guerra civil, carlistas.
El posible nacimiento de un heredero fue la razón de que la cues-
tión del cuarto casamiento del Soberano se politizara desde el mismo
instante de hacerse público. Del nuevo matrimonio del Rey nació, el 10

11

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


de octubre de 1830, una niña a la que pusieron de nombre Isabel y dos
años después nacería la Infanta María Luisa Fernanda. Entre ambos na-
cimientos don Carlos pasó de reafirmar sus derechos al Trono a exigirlos
de manera tan imperiosa y rotunda que alejó cualquier posibilidad de
acuerdo entre los hermanos. A finales de 1832 y con la excusa de acom-
pañar a su esposa la princesa de Beira en un viaje a Portugal, se permitió
marchar a don Carlos para impedirle luego el regreso, iniciándose un
destierro que disgustó tremendamente al Infante.
Mientras permanecía en el exilio el infante don Carlos recibió
una carta de su hermano, Fernando VII, informándole que sólo se le
permitiría regresar a España si acudía a Madrid para prestar juramento
en el acto de proclamación de su primogénita Isabel como princesa de
Asturias, previsto para el día 30 de junio de 1833. La respuesta de don
Carlos fue clara y contundente: “Señor: Yo, Carlos María Isidro de Borbón
y Borbón, Infante de España, hallándose bien convencido de los derechos
que me asisten a la Corona de España, siempre que, sobreviviendo a Vues-
tra Majestad, no deje hijo varón, digo: que mi conciencia y mi honor no me
permiten jurar ni reconocer otros derechos, y así lo declaro. Señor, a los pies
de Vuestra Majestad. Su amante hermano y fiel vasallo”.
El 29 de septiembre de 1833 moría Fernando VII y, el 1 de octu-
bre, don Carlos publica el Manifiesto de Abrantes en el que reafirmaba su
obligación a heredar el derecho al Trono de España ante la falta de un
varón con mejor derecho. El día 3 se proclamó a Isabel II Reina de Espa-
ña pero dada su minoría de edad quedaba como Reina Gobernadora y
Regente su madre María Cristina de Borbón.
Para mejor comprender los acontecimientos que siguieron es ne-
cesario retroceder al siglo anterior. Así, el 10 de mayo de 1713 Felipe V
había promulgado el Nuevo Reglamento sobre la Sucesión de estos Reinos
que venía a modificar la ley tradicional de sucesión a la Corona espa-
ñola y que permitía que las mujeres reinasen a falta de varón. Ahora,
por el contrario se determinaba que no podría reinar en España mujeres
mientras existan varones en la misma línea o grado, aunque sí pueden
transmitir los derechos a su descendencia, por lo que se trataba de una
ley semisálica. Con estas condiciones, impuestas por el rey Luis XIV de
Francia, se trataba de impedir que la Dinastía de los Habsburgo regres-
ase a España una vez ganada por Felipe V, con la inestimable ayuda de su
abuelo el Rey de Francia, la Guerra de Sucesión española. Tras la muerte
de Carlos III, primero rey de Nápoles y luego de España, su hijo Carlos

12

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


IV decide abolir aquélla Ley o Reglamento que casi nadie recordaba pero
que le excluía del Trono al haber nacido en territorio extranjero. El Rey
convoca las Cortes y aprueban casi sin debate la Pragmática Sanción que
restablecía el régimen de sucesión de los Habsburgo, y por la que podían
reinar las mujeres. Para evitar suspicacias decide aplazar la publicación
de esta derogación en la Gaceta de Madrid, olvidándose luego de orde-
narlo. Cuando en 1830 Fernando decide publicar la Pragmática Sanción
aprobada en Cortes y por su padre en 1789, su hermano Carlos niega
la legitimidad al acto. Esta cuestión dinástica dividió la familia Borbón.
Como los soberanos de los dos estados borbónicos de Italia, los Borbón
Dos Sicilias en el Reino de Nápoles y los Borbón Parma en el Ducado de
Parma, fueron postergados en el orden sucesorio español por la Prag-
mática a favor de las princesas nacidas en la línea reinante en Madrid
que, inicialmente, manifestaron sus preferencias por don Carlos. Surgió
así una amenaza para la paz española, la estabilidad europea y la inter-
nacionalización del conflicto que fue atajada gracias a ciertas compensa-
ciones económicas y territoriales.
Aunque para la mayoría de investigadores los partidarios de
Isabel II se identificaron con la ideología liberal mientras que los segui-
dores del Infante don Carlos recogían la ideología conservadora, fuerista
y reaccionaria, la cuestión de los orígenes del movimiento carlista es
un tema muy debatido y bastante incierto, aunque todos los histo-
riadores coinciden en declarar su antigüedad, siendo proclamado el
decano de los partidos políticos españoles. Está claro que la causa
determinante de su aparición se encuentra en defensa de las pretensio-
nes dinásticas de don Carlos, pero este fin solo fue el catalizador de una
serie de descontentos y reivindicación de antiguas libertades. El carlismo
como organización de partido político no nacería hasta bien entrada la
primera guerra carlista y coincidieron desde los realistas exaltados, in-
tegristas o puros, y los absolutistas moderados, también denominados
tradicionalistas.
Los carlistas integristas, representados por el alto clero y la rancia
aristocracia, eran los antiguos voluntarios realistas puros, los absolutis-
tas de Fernando VII. Se mostraban partidarios de la omnipresencia de
la Iglesia Católica en todos los asuntos públicos y privados, en unión
indisoluble con la Corona. Odiaban los progresos técnicos y la unifor-
midad en las clases sociales que empezaba a imponer la revolución in-
dustrial. Los tradicionalistas propugnaban la defensa de los derechos de

13

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


don Carlos como medio para recuperar el poder aún a costa de aceptar
pequeñas reformas sociales, siempre que no afectase a su condición de
grandes propietarios. Por otro lado, don Carlos advirtió el fuerte impac-
to de la reivindicación foral y, el 7 de septiembre de 1834, lanza su pri-
mera proclama auténticamente foralista. Es de resaltar que haya tardado
un año desde el inicio de la guerra en incorporar a su ideal el tema foral.
Esta decisión provocó un aumento de adhesiones políticas y una mayor
afluencia de voluntarios a sus ejércitos, a la vez que nacía una tercera ten-
dencia defendida por unos medianos agricultores, bajo clero y foralistas
anticentralistas. Pasando a ser la historia interna del carlismo una pugna
entre estos tres sectores para imponer su línea política en la dirección del
partido. El carlismo logró implantarse con fuerza en las provincias del
Norte, Aragón, Castellón y Cataluña, aunque tampoco faltaron adhesio-
nes entre los militares, funcionarios y clero.
Sin embargo, excluido don Carlos de la sucesión, que adoptó el
título de conde de Montemolín, y antes de la muerte de su hermano Fer-
nando ya se produjeron varias conspiraciones y sublevaciones pero no
sería hasta que Isabel II fue coronada, octubre de 1833, que la guerra
civil adquirió forma militar. Los historiadores la llamarían primero la de
los siete años y luego primera guerra carlista. El foco principal fue el País
Vasco y Navarra, con apoyos importantes en Aragón, Cataluña, Valencia
y las dos Castillas. Hasta 1835 llevaron los carlistas la iniciativa aunque
no lograron unificar las zonas bajo su control ni extender la guerra a los
territorios españoles de ultramar, perdiendo gran parte de los apoyos en
el centro peninsular. No sería hasta 1837 que más cerca estuvieron los
carlistas de lograr su victoria con la denominada Expedición Real, cuan-
do el 13 de mayo salió don Carlos desde Estella (Navarra) acompañado
de toda su Corte, abundantes seguidores civiles y observadores extran-
jeros. Tras recorrer Cataluña y cuando parecía que iba a tomar Valencia,
tras unas apretadas jornadas, se plantó en Madrid al frente de 25.000
hombres. Hubiera bastado una orden de ataque para ocupar la capital
totalmente desguarnecida pero, para asombro de súbditos y enemigos,
lesa orden no se dio y el 13 de septiembre se ordenaba la retirada. Tras
este error táctico la causa carlista empezó a perder fuerza y la confianza
en el triunfo desaparecía a la vez que se iniciaba una división entre los
dirigentes carlistas, que don Carlos no pudo atajar.
Esta escisión propició que, el 29 de agosto de 1839, el general car-
lista Rafael Maroto firmase el Convenio de Vergara con el general isabeli-

14

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


no Baldomero Espartero. Este tratado reconocía el mantenimiento de los
fueros en las provincias de Navarra y País Vasco, una amnistía para los
condenados por subversión y la posibilidad de admisión de los oficiales
y tropa carlista en el ejército liberal. Días después don Carlos se exiliaba
en Francia, aunque la guerra continuaría en Levante y Cataluña hasta
la completa derrota de Rafael Cabrera en julio de 1840. Así terminó la
guerra civil pero no desapareció el carlismo.
En un intento por garantizarse el apoyo liberal la Reina Gober-
nadora nombró presidente del Consejo de Ministros al liberal modera-
do Francisco Martínez de la Rosa, quien impulsó la elaboración de una
ley fundamental mediante la cual la Corona hacía concesiones al pueblo
para que pudiese participar en alguna de las instituciones del Estado,
nació así el 10 de abril de 1834 el Estatuto Real. Pero el enfrentamiento
interno entre liberales moderados y progresistas y de éstos con los car-
listas provocó la elaboración de una nueva y auténtica Constitución el
18 de junio de 1837, pues la del 19 de marzo de 1812, la famosa Pepa,
se consideraba anacrónica. Esta Constitución permitía al Rey disolver
las Cortes, formar Gobierno y ejercer un derecho de veto ilimitado, se
establecieron dos Cámaras: Senado y Congreso de los Diputados, siendo
elegidos los senadores por el Rey y los diputados por sufragio directo, y
se crearon las Diputaciones Provinciales1. A principios de julio se aprobó
una nueva ley electoral que reducía las cuotas de contribución directa
para ser elector, ampliando el censo electoral al 2’2 % de la población,

1
La Reina Gobernadora “deseando dar a la promulgación de la Constitución de la
monarquía española toda la solemnidad que tan digno e importante acto requiere,
(...) he venido en nombre de mi augusta Hija la Reina Doña Isabel II en decretar lo
siguiente: [Artículo] 1. Al recibirse la Constitución en los pueblos del reino, el jefe
político, [y] donde no le haya, el alcalde primero constitucional señalará un día para
hacer la promulgación solemne de la constitución en el paraje o parajes más públicos
y acostumbrados, con toda la ostentación que permitan las circunstancias locales,
asistiendo todas las autoridades y empleados, leyéndose en alta voz toda la constitu-
ción y, enseguida, el real mandamiento para su observancia. En este día habrá repique
general de campanas, iluminación, salvas de artillería donde corresponda y demás
festejos que los Ayuntamientos dispongan. (...) 3. En el primer festivo inmediato se
reunirán los vecinos en la parroquia, asistiendo el ayuntamiento, las autoridades y
empleados públicos. (...) Se celebrará una misa solemne de acción de gracias, se leerá
la constitución antes del ofertorio, se hará por el cura párroco, o por el que designe,
una breve exhortación correspondiente al objeto, después de concluida la misa se
prestará juramento por todos los vecinos y el clero, a una voz y sin preferencia laguna,
de guardar la constitución”. BOP Albacete, 25 de junio de 1837, p. 1.

15

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


260.000 votantes de un total de doce millones, pues el sistema seguía
siendo censatario2.
Tras la muerte de Fernando VII los pueblos que años después for-
marían la provincia de Albacete se decantaron mayoritariamente por la
causa isabelina a la vez que mostraban una fuerte oposición a las pre-
tensiones carlistas. Esta mentalidad se consolidó con el tiempo pues las
reformas liberales posibilitaron el incremento de bienes de la burguesía
agraria y su consolidación como clase social detentadora del poder po-
lítico.
Caudete se encuentra geográficamente en una zona de comu-
nicación entre el centro y el este de la Península y entre Andalucía y
el nordeste. Su fértil vega y abundantes aguas han propiciado el paso
y aprovisionamiento de gran cantidad de tropas. Además, la orografía
montañosa de parte de su término municipal, las muchas casas dise-
minadas por el campo y la abundante vegetación que entonces cubría
estos montes suponía un escondite ideal para el descanso, cita y avi-
tuallamiento de pequeñas partidas. Las varias ocupaciones y enfren-
tamientos entre los carlistas y liberales que padeció Caudete durante
la primera (1833-1840) y tercera (1872-1876) guerras carlistas se de-
bieron tanto a su estratégica situación como a la ideología de algunos
de sus habitantes.
Además y para mejor comprensión, es conveniente conocer las
circunstancias de Caudete en esta época. Las descripciones encontradas
son bastante inexactas pero significativas al permitir imaginar la situa-
ción inicial y posterior evolución de este pueblo. En 1778 se describía
“la Villa, que es del Reino de Murcia y del Obispado de Orihuela, está
situada a los treinta y ocho grados y cuarenta minutos de latitud, y diez
y seis grados y dos minutos de longitud; a catorce leguas de su Capital, al
pie de un Monte llamado de Santa Ana, en donde hay un Castillo arrui-
nado, que en algún tiempo fue Fortaleza de mucha importancia, según
demuestra la grandeza de cuatro Baluartes y Murallas dobles que aún se
2
Sólo pueden votar aquellos que tienen un cierto nivel de renta o nobleza a la vez que
las mujeres permanecían excluidas. Los electores de Caudete, en 1837, eran: “Franco
Amorós, D. Victorino Ortuño, Gil Gallur, Manuel Martínez Ortín, Franco Martínez
Conegero, Antonio Golf Molina, Félix Gallur, Bartolomé Martínez Ortín, D. Antonio
Bañón Golf, D. Luis Gallur Sánchez, Francisco Estañ Pérez, D. Alberto Ortín, D.
Domingo Ortiz, José Herrero, Joaquín Requena Conegero y Vicente Martínez Macia”.
Desconozco la razón por la que unos tienen “don” y otros no. BOP Albacete, 26 de
julio de 1837, p. 1.

16

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


conservan en parte, al lado de Poniente. Tiene setecientos cuarenta y cua-
tro Vecinos, y mucha Nobleza, y una sola Parroquia, con el título de Santa
Catalina Virgen y Mártir, con Cura Párroco, tres Vicarios, de los cuales el
uno es Foráneo, y catorce Sacerdotes. Hay en ella dos Conventos, el uno de
Carmelitas Calzados, con veinte y cuatro Conventuales, fundado en el año
1585, y el otro extramuros, de Menores Capuchinos, con treinta religiosos,
fundado en el año de 1634, y un buen Hospital. Tiene varias Ermitas, y
en la del Rosario hay un bello palacio de recreación, propio de los Obispos
de Orihuela, que mandó reedificar el año 1772 su Ilustrísimo Obispo Don
Joseph Torno; en la de Santa Bárbara, que está en la eminencia de la Sierra
de Oliva, hay un gran pozo de nieve, que no solo surte a esta Villa, sino
también a mucha parte de su comarca; en la de Nuestra Señora de Gracia
se venera una Imagen de este nombre, que según la tradición la condujeron
a aquel paraje de Monte Casino por modo milagroso, en donde existe desde
el año de 606.
Estuvo esta Villa agregada al Reino de Murcia, y Corona de Castilla,
desde su Conquista en el año 1238, o 1240, hasta el 1329 que en virtud
de ajuste entre los reyes Don Fernando Cuarto de Castilla y Don Jaime
Segundo de Aragón se desmembró de dicho Reino y Corona y agregó
al de Valencia y Corona de Aragón; gozaba grandes Privilegios, siendo
uno de ellos el de tener Voto en Cortes. Estuvo esta villa bajo varios do-
minios; en primero de Julio de 1446, en virtud de Decreto de las Cortes
Generales, se vendió condicionalmente a la Villa de Onteniente en tres
mil florines; la ciudad de Villena, por representación que hizo después,
logró se agregase en calidad de Aldea, según consta en Cédula del Rey don
Felipe Quinto, su fecha en Madrid a 14 de Septiembre de 1707, permaneció
en este estado hasta que en contradictorio Juicio, y por Sentencia de Vista
y Revista de 27 de septiembre de 1736 y 26 de dicho mes de 1737, fue rein-
tegrada en sus honores de Villa Real, con Jurisdicción en sí, y sobre sí Civil
y Criminal de mero y mixto Imperio, con agregación al Reino de Murcia y
total absoluta independencia de la Ciudad de Villena, que tuvo efecto en el
mes de Diciembre de 1738.
Se gobierna esta Villa por dos Alcaldes, tres Regidores, un Alguacil
Mayor y Procurador Síndico, que anualmente se crean en 22 y 24 de Di-
ciembre por su Ayuntamiento y Presenciales, con arreglo a las Ordenanzas
aprobadas por el Real y Supremo Consejo de Castilla.
Fue esta Villa desde su Conquista del Obispado de Cartagena hasta
que Orihuela se erigió en Obispado en el año 1565 y se agregó a él con los de-

17

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


más Pueblos de que hoy se compone, haciéndole Vicaría foránea”. La imagen
se completa al conocer, un año después, que la Villa tiene un “buen tempera-
mento, y terreno de seis leguas de extensión, plantado mucha parte de viña, es
muy abundante de granos, azafrán y vino, del cual se fabrica aguardiente,
y en la vega se coge algo de seda y hortalizas. Tiene dos bellas fuentes, una
Iglesia (...), algunos molinos harineros y una espaciosa vega donde dicen
intentó dar la batalla a los aliados el Duque de Berwick pero no se resolvió
a causa de un arroyo que la atraviesa. Hay buenas dehesas para ganado
mular”3. En 1806 sabemos que su terreno “está plantado mucha parte de
viñas, abunda de granos y azafrán, y de alguna seda. Cuenta con más de 2.000
vecinos”4.
Sebastián de Miñano agregaría, en 1826, otros detalles que nos
permiten suponer una situación casi idílica, pues afirma que Caude-
te cuenta con “1.202 vecinos y 4.762 habitantes, [y] administración
subalterna de loterías (...); término corto pero todo de regadío. Pro-
duce trigo, cebada, maíz, vino, aceite, y mucha hortaliza. Aguas bue-
nas y abundantes para una huerta deliciosa. Industrias: cinco fábricas
de aguardiente y un molino de aceite. (…) El valor de sus productos
naturales y agrícolas asciende anualmente a 172.434 reales. Dista 14
leguas y media de la capital, 11 del camino militar de Alcira por San
Felipe [Játiva] y Fuente la Higuera, de camino bueno y llano, otras tantas de
Cofrentes por Almansa, Ayora, Zarra, Jalance y Caracuel; camino muy malo,
con muchos desfiladeros, barrancos y pedregales. Contribuye con 45.578 reales
y 9 maravedíes”5.

3
Bernardo ESPINALT Y GARCÍA Atlante Español o Descripción Geográfica, Crono-
lógico, e Histórico de España, por Reinos y Provincias, de sus ciudades, Villas y Luga-
res más famosos, de su Población, Ríos, Montes, etc., Madrid, Imprenta de Pantaleón
Aznar, 1778, Tomo 1, p. 183. Josef JORDAN Y FRAGA, Geografía moderna, escrita
en francés por el Abad Nicollé de la Croix, traducida y aumentada con un Geografía
Nueva de España, Madrid, 1779, Tomo 3, pp. 379-380. El Duque de Berwick coman-
daba los ejércitos de Felipe V en la batalla de Almansa, el 25 de abril de 1707.
4
Antonio VEGAS “Diccionario geográfico universal”, Madrid, 1806, tomo 2, p. 125.
5
Sebastián de MIÑANO “Diccionario Geográfico de España y Portugal”, Madrid,
1826, tomo 3, p.29.

18

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


2. La familia Albalat.

El primer Albalat ascendiente de esta familia conocido y establecido en


Caudete fue Francisco Albalat Pérez, “natural de Mogente y vecino de esta
Villa, hijo de Joseph y Rosa María Paris, naturales de Mogente” (Valencia).
Casó el 21 de octubre de l731 con Margarita Medina “doncella, hija de Fran-
cisco Medina y Margarita Sánchez, todos de Caudete”6. De este matrimonio
nacerían tres hijos: Francisco, José y Margarita Albalat Medina.
Las posibilidades económicas de Francisco Albalat Pérez no eran
las suficientes para no trabajar pero sí lo bastante holgadas para per-
mitirse una vida cómoda y destacar en la vida social de una pequeña
comunidad rural. Sabemos que al tiempo de sus esponsales disponía de
1.389 libras, 12 sueldos y 4 dineros7 frente a las 170 libras que aportó su
esposa. Era Francisco maestro boticario el 31 de marzo y 3 de abril de
1745 cuando compró “una casa en la calle Maior con su descubierto, y
Bodega con algunas Tinadas para envasar Vino” por 2.949 reales vellón a
Nicolás Plaza Martínez, Juan Bernabé Plaza y Nicolás Plaza Herreros8 y
6
APSC, Libro 2 de Matrimonios, f. 140r. Jesús SÁNCHEZ DÍAZ confunde los nom-
bres y se equivoca al afirmar, en la p. 236 de su “Historia de Caudete y de su Virgen
de Gracia”, Alicante, M.I. Ayuntamiento de Caudete y Diputación de Albacete, 1956,
que el primer Albalat establecido en Caudete fue José al casarse con Josefa Pérez
[¿Rosa María Paris?] sino que era el hijo de ambos. A aclarar este asunto ayuda el
Libro de Genealogías, f. 12r, APSC, que dice: “Francisco Albalat de Jph. y Pérez de
Mogente”. En Mogente, la familia Albalat tenía su casa en la calle de la Posada y esta-
ba emparentada con la familia Gassó, administradores de las extensas propiedades de
don Pedro Caro Maza de Linaza, marqués de la Romana, y con “Joseph Golf Menor,
Maestro Boticario”, otro gran terrateniente y que sufragaría gran parte de la Capilla
de la Concepción en el Convento de San Antonio de aquella localidad. Manuel LERA
I GASSÓ “Esbós geogràfic i històric de Moixent. 1ª part”, Mogente, edición propia,
1989, pp. 108 y 109.
Hubo en Caudete otra familia apellidada también Albalat que debió desaparecer años
antes de establecerse ésta nueva, pues el 8 de abril de 1544 fue bautizado en Santa
Catalina Pedro Albalat, hijo de Pedro Albalat de Biar (Alicante), APSC, Libro 1 de
Bautismos, f. 13vto.
7
AHPA, Sección Protocolos, Libro 667 ff. 18r y 18vto. El 1 de marzo de 1746 Fran-
cisco reconocía mediante una carta de pago haber “recibido de Joseph Albalat y Rosa
María Paris, mis padres, vecinos de la Villa de Mogente, seiscientas Libras de moneda
valenciana que le han dado para ayuda a mantener las cargas y obligaciones del ma-
trimonio por cuenta de ambas legítimas, en ropa de vestir, tierras y dinero”.
8
AHPA, Sección Protocolos, Libro 667 ff. 17r. y 17vto. y 23r. a 24vto. Francisco pagó

19

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


en 1761 “tiene un hijo y un mancebo para la Botica, (…), y una criada”9.
Pronto se vio en la necesidad de ampliar sus negocios y esta casa que, sin
ser grande, por su situación y amplitud le permitía instalar una espaciosa
botica y aumentar la bodega. Se inició así Francisco también en el nego-
cio de la compra y venta de vinos para extenderse, pocos años después, al
alcohol y destilados. En 1782 formaba sociedad con Antonio Izquierdo y
regularizaron con “Mateo Josef Hernández, Agente de Negocios y Residen-
te en la Villa y Corte de Madrid” su relación de representante para vender
aguardiente en esa ciudad y toda la provincia10.
Su integración en la sociedad y vida caudetana fue total, como da
prueba que el 13 de septiembre de 1747 no duda en ofrecerse como fiador
de Miguel Sánchez de Nicolás en su litigio contra Antonio Ortín Benito11.
El reconocimiento de los cristianos de la necesidad de preparar
su alma para alcanzar la eternidad les llevará a muchos, en casi todas las
épocas, a determinar antes de su muerte las medidas y medios adecua-
dos para su salvación. Por un lado establecían el lugar donde deberán
reposar sus cuerpos en espera de la resurrección prometida y, por otro
disponían la celebración de oficios religiosos por su alma. Esta manera
de preparar la muerte contribuyó a marcar unas claras diferencias socia-
les pues constituyen una última ostentación de riqueza.
Por sus testamentos sabemos que Margarita Medina invirtió en su
funeral 30 libras valencianas y Francisco Albalat Pérez ordenó que “su
1.313, 1.636 y 957 reales respectivamente. El primer vendedor cobró al contado, con
el segundo se acordó entregar el precio en plazos iguales que vencían el día de San
Miguel de los tres años siguientes, y para el tercero serían dos plazos que a entregar
el día de Navidad. Su gestión al frente de la botica se caracterizó por vender a crédito
y son varios los testamentos redactados durante esos años donde el testador reconoce
deber, en algunos casos son cantidades importantes, a Francisco Albalat el precio de
las medicinas de han necesitado durante su enfermedad. Tal es el caso de Miguel de
Requena Ortín que declaraba en su testamento, de 3 de octubre de 1753, que “a Fran-
cisco Albalat, Boticario, Vecino de esta Villa le estoy debiendo tres Pesos de una por-
ción de paja que me ha dado y también le debo las medicinas que me ha suministrado
al fiado”. También aparecen rastros de otros negocios.
9
Archivo General de Simancas. Catastro de Ensenada. Libro de vecindario de seglares
de Caudete, Dirección General de Rentas, 1ª, legajo 1549, f. 2.
10
AHPA, Sección Protocolos Libro 695, ff. 64r. y 64vto. En el poder de representación
se indica que la relación comercial entre las dos partes existía desde “hace unos años”.
11
AHPA, Sección Protocolos Libro 671, f. 67r. El pleito nace por calumnias a causa de
una imputación de robo de un perro de caza.

20

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


cuerpo cubierto y amortajado con Hábito de Ntro. Padre San Francisco,
de los de la tercera Orden de esta Villa, y con Ataúd fuese sepultado en la
Iglesia Parroquial de Santa Catalina Mártir de la misma, en la Capilla ti-
tulada de la Virgen del Rosario y sepultura que hay en ella de la Cofradía”.
Dispuso además que de sus bienes “se saquen cuarenta libras de moneda
valenciana de que pagado su entierro, cera, hábito, ataúd y demás gastos
funerales y una libra de la explicada moneda para el religioso que le auxi-
liase en su muerte, lo demás que de ellas quedase dejo dispuesto se le cele-
brase de misas rezadas por su alma e intención con la limosna de cuatro
sueldos de moneda valenciana cada uno, la tercera parte en esta referida
Iglesia Parroquial y las otras dos tercias partes por mitad que se le celebra-
sen en los Conventos de menores capuchinos y carmelitas calzados de dicha
Villa”. Por último legó “para los Lugares Santos de Jerusalén y Redención
de Cautivos cristianos, a cada una de ellas, la limosna acostumbrada”, que
oscilaba entre media y una libra12. Tras quedarse viudo Francisco Albalat
Pérez contrajo nuevo matrimonio con Eugenia Viñador, del que no hubo
sucesión13.
Desconozco el momento y las razones por las que Francisco Alba-
lat Medina, hijo mayor, se estableció en Mogente (Valencia), quizás por
influencia y al amparo de sus abuelos. Tan sólo aparecerá nuevamente en
Caudete algunos años después, en 1772, una vez casado con María Inés
Carreras Perales y para ser padrino de su sobrino Pedro Vicente Albalat
Carreras.
José Albalat Medina, de profesión maestro boticario y segundo
hijo de Francisco Albalat Pérez, se casó el 1 de diciembre de 1762 con
María Inés Carreres Perales. Es sabido que María Inés nació en Mogen-
te pero, por desgracia, nos será imposible averiguar si se estableció en
12
APSC, Libro de Cláusulas testamentarias, 1768-1788, ff. 322r. y 322vto. Confunde
el segundo apellido, Paris, y lo escribe como Pérez, aunque por la filiación que propor-
ciona no hay duda sobre su identidad. El escribano fue Luis Herrero Golf e instituía
por albaceas a Francisco Algarra y a José Estruch.
13
AHPA, Sección Protocolos, Libro 685, ff. 11r. y 11vto. y 64r. a 67vto. En el listado
de dote aportado por Eugenia Vinader deja bien claro las costumbres y preferencias
de aquella época. Hay ropa de cama de lienzo, estopa, cáñamo y “de Cambrai”, un
colchón de lana, joyas por valor de 184’02 reales, dos mantones de seda, una cama de
cuerdas y otra de tablas, un arca grande y dos pequeñas, dos candiles y un mortero de
piedra. Antes de este segundo matrimonio Francisco repartió la herencia que legítima-
mente correspondía a sus hijos de su madre Margarita. Cada hijo recibió 100 libras, 3
sueldos y 2 dineros.

21

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Caudete antes de conocer a José Albalat o con ocasión de su boda. Este
matrimonio fue bendecido con cuatro hijos: Francisco Antonio, Pedro
Vicente, Margarita y José María, aunque Francisco y Margarita fallecie-
ron jóvenes. Pedro y José eligieron la profesión de su padre14.
Pedro Albalat Carreras abrió una botica en la calle San Antonio
Abad pero, al quedar viudo de María Isabel Serrano Carrión, liquidó sus
bienes para instalar otra botica en La Granja de Rocamora (Alicante),
mientras que para ayuda del padre quedaba su hermano pequeño, José.
Años después casó con Catalina Martí Olivares, regresando a Caudete
hacia 1818 con dos hijos, Antonio, que profesó como carmelita calzado,
y Rosa15.
Se puede encuadrar a esta familia en esa incipiente y nueva clase
social media que se denominaría burguesía, que buscaba puestos en la
Administración, en la abogacía, medicina u otras, o en el ejército como
medio de subsistencia y de acceso a una superior posición social pero
que no olvida sus orígenes agrícolas16. No obstante, hay que reconocer
que el negocio de la botica es rentable pues proporciona alrededor de
475 reales al año, a los que se han de añadir unos 150 que obtendría de

14
APSC, Libro 4 de Matrimonios, f. 140r.; Libro de Genealogías, f. 123vto.; Libro
1 de Defunciones, f. 150vto. Francisco Antonio murió el 14 de febrero de 1841. Era
“diácono exclaustrado del Carmen calzado de esta Villa”.
15
Mª Isabel aportó como una dote valorada en 3.959 reales vellón, consistente en ropa,
muebles y menaje de hogar. María Isabel Serrano quedó enterrada “con habito y capa,
que visten los religiosos del Convento del Carmen de esta Villa, se le dé tierra en la
Iglesia de dicho Convento en la Capilla y Baso [cripta] de San Andrés Corsino, donde
tengo derecho de sepultura por ser de la familia de mi Madre [Isabel Carrión Alga-
rra]”. AHPA, Sección Protocolos, Legajo 506, Expediente 3º, ff. 47r. a 49vto. y Legajo
507, Expediente 3º, ff. 14r. a 15vto. APSC, Libro de Genealogías, f. 123vto. Pedro
Vicente murió el 16 de noviembre de 1840, APSC, Libro 1 de Defunciones, f. 148vto.
En su testamento quiso mejorar el patrimonio de su hijo Antonio pues, al ser desamor-
tizado su convento, prefirió secularizarse a emigrar a las colonias y debía subsistir con
escasos recursos. A su vez, Pedro Algarra Albalat, hijo de Rosa y José, ingresó en el
seminario de Orihuela y fue ordenado sacerdote, dotándolo generosamente su madre
de un espléndido patrimonio.
16
La tarea de clasificar a las clases sociales del siglo XIX con criterios de la última
mitad del XX es difícil pues es un periodo donde los denominados Antiguo y Nuevo
Régimen se juntan y confunden, mucho más en una pequeña población rural y agraria
como era Caudete.

22

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


sus cosechas17. Bien es cierta que todas las medicinas, ya fueran para per-
sonas o animales, debían ser adquiridas en estos establecimientos por-
que en Caudete solo existían dos boticas aunque, años después, se insta-
laría una tercera. Pese a su cómoda posición económica las rentas de la
familia Albalat quedaban muy lejos de las grandes familias terratenientes
caudetanos, algunas domiciliadas fuera de la Villa, aunque permitieron
sufragar los estudios a sus hijos. Sirva de ejemplo que Candelaria Falcó,
residente en Murcia, recibía unas rentas anuales de 3.938’22 reales ve-
llón, le seguía los hermanos José, con 2.377’60, y Gracia Gimeno, con
1.969’28, Pedro Revenga percibía 1.913’60 reales y el valenciano Barón
de Terratrech 1.009’28. Y también de la pequeña oligarquía formada por
las familias Izquierdo, Ruiz, De Teresa, Gallur, Díaz o Esteve, cuyas ren-
tas oscilan entre los 800 y 1.000 reales.
En 1773 una grave enfermedad le aconseja a José Albalat Medina
realizar testamento18. Después de establecer su lugar de enterramiento,
clase de Misa funeral y diversos legados piadosos, se ocupa de legitimar
el embarazo de su esposa Ana María y reconocer como hijo, en caso de
nacer póstumo, para pasar a declararlo su heredero bajo la tutela de su
madre. José Albalat Medina no sanó y, con el tiempo, redactaría un nue-
vo testamento por lo que las disposiciones de éste quedaron sin valor.
El 19 de octubre de 1777 Francisco Albalat Pérez determina que
“atendiendo a la avanzada edad que le imposibilita la regencia de la Botica
que tenía propia y abierta para el despacho de sus medicinas al común de
vecinos de esta Villa, como también la administración de su casa y tem-
porales bienes que poseía y que el haber de cuidar de continuo de aquella
y estos le perturbaba e impedía en parte el deseado obtento de los [bienes]
espirituales a los ansiosamente aspiraba y atendiendo así mismo a que Jo-
sef Albalat y Medina, su único hijo varón, se hallaba casado y mayor de
treinta años y con bastante experiencia e inteligencia para la regencia de
su Botica y administración de su Casa y Bienes, que confiaba en su buena

17
José Albalat Medina disponía de una renta calculada en 632’79 reales vellón. Al
tiempo de morir legó dos trozos de tierra en el Llano, uno con 1.120 vides y 27 olivos
y con 39 olivos el otro, uno en el Hondo de las Nogueras con 2.500 cepas y otro con
15 olivos en los Viñales; una casa en la calla Mayor, otra en la calle del Molino y otra
con huerto en la calla Madrid. AHPA, Sección Hacienda, Legajo 562, Expediente 7º,
Padrón de riqueza de Caudete; AHPA, Sección Protocolos, Caja 508, Expediente 3º,
ff. 31r. a 32 vto.
18
AHPA, Sección Protocolos, Libro 678, ff. 25r. a 26vto.

23

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


conducta y aplicación (...) donaba, cedía y transfería en el nominado Josef
Albalat (...) la referida botica como también todos los bienes muebles, ro-
pas y efectos que en el día tenia propios el otorgante, así dentro de la casa
de su morada como fuera de ella, (...) reservándose la susodicha casa de
morada que posee y está en la calle mayor de la población de esta Villa y
unas colmenas pobladas de abejas y ceras que tiene en su colmenar y par-
tido de la Sierra de Oliva de este término”. Esta donación queda sujeta a
la condición de cuidarlo y mantenerlo hasta su muerte, y estos últimos
bienes los reserva para Eugenia Vinader, su segunda esposa19.
Ya demuestra José Albalat Medina iniciar lo que luego sería una
constante en sus descendientes hasta principios del siglo XX, pues pro-
cura obtener unas rentas adicionales a su botica mediante el cultivo de
tierras que no necesitan excesiva mano de obra, salvo en los periodos de
recolección, y la fabricación de destilados derivados del vino. Ahora sus
negocios requieren tanto tiempo que vende, el 21 de febrero de 1783, la
botica “con todos los Botes, Medicamentos, Vidrios, Jarabes, Aguas, Acei-
tes y demás de que se compone y está surtida, con sus estantes para pesar,
Mostrador, Almireces, Dos Alambiques, Perolas, Cazos, Prensa y demás
Armas Necesarias para el Uso y sustento de ella” a Pedro Requena La To-
rre por 500 pesos de a quince reales vellón, que debían entregarse en dos
plazos. Desconozco lo ocurrido pero al día siguiente cancelan la venta
y renuncian a todo tipo de indemnización pues “no les tenían cuenta
alguna al Josef Albalat el vender ni al Pedro Requena el comprar en los tér-
minos que lo habían practicado. Y para no estar ambos disgustados habían
comunicado sus pensamientos y se habían convenido en rescindir y anular
dicha escritura de venta”. No obstante, la imposibilidad de atenderla era
mucha y en 1786 nuevamente vende la botica, esta vez a Vicente Mas por
600 pesos20.
Gran parte de este dinero fue invertido en tierras. En 1790 el sa-
cerdote caudetano Jacinto Ginés y Esteve, residente en la iglesia de San
Juan del Hospital en Valencia, vendía a José Albalat tres piezas de seca-
no en los Viñales, otra en la Oya de Milán, un bancal plantado de viña
y olivos en Los Santos, y una casa en la calle del arco por 859 pesos de

19
AHPA, Sección Protocolos, Libro 680, ff. 31vto. a 34r. También expone que José
Albalat resultó elegido soldado y evitó ingresar en el ejército gracias al pago de dinero.
20
AHPA, Sección Protocolos, Libro 696, ff. 63r. a 64 vto.; Libro 681, ff. 26vto. a 27r.
y Libro 697 ff. 155r. a 156r.

24

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


moneda valenciana. El pago se realizó al contado. Cinco años después,
el 20 de febrero de 1795, José promueve una permuta de terrenos con el
religioso carmelita caudetano Jorge Ortuño con la intención de agrupar
dos bancales de secano en la partida del Oyuelo21. Así mismo, durante
su vida tanto José como su esposa Ana María recibieron, por herencia,
diversas propiedades en Mogente, siendo vendidas y su precio invertido
en la compra de tierras en Caudete22 y en su negocio de fabricación de
aguardiente. El 12 de marzo de 1796 otorga un poder para proceder ju-
dicialmente “contra la persona y bienes de Francisco Juan de Eugenio, para
el recobro de noventa y ocho libras y ocho sueldos, o la cantidad que resulte
de liquidación de cuentas, que le es en deber a dicho otorgante”23.
Negocio próspero el de la destilación y comercialización de aguar-
diente pues el 28 de noviembre de 1796 José Albalat Medina y Francisco
Golf Figuera forman sociedad para suministrar a su representante en
Madrid Manuel Carnicero “seis mil arrobas de aguardiente común, ani-
sado, de buena calidad, remitiéndolo por meses en dicho año [1797] al
precio de cada una, poco más o menos, de veinte y nueve reales vellón”. De
este negocio no resultó toda la rentabilidad esperada pues a finales del
año siguiente, 27 noviembre de 1797, José vendía “un carro de tragino
(sic) y tres mulas con todos sus aperos” a Francisco Juan Castelló, de Elda,
por 466 pesos de 15 reales vellón cada uno. Era el transporte empleado
para conducir el aguardiente a Madrid. Aunque no deja José de advertir
los beneficios de ampliar los mercados y el 17 de noviembre de 1799
nombra a Francisco Vero Tormo como su representante para la venta de
vino, aguardiente y granos en Elda y sus pueblos cercanos24. Por si estos
21
La casa estaba gravada con un censo a favor de la iglesia de Santa Catalina y la
compra se realizó en 1790 pero no se protocolizó hasta el 21 de septiembre de 1791. El
sacerdote olvidó manifestar la existencia del censo durante la venta pero el adminis-
trador del Clero reclamó el pago a José. El problema se solucionó en el protocolo de
venta donde José reconoce el censo, imagino que con una rebaja sobre el precio inicial.
AHPA, Sección Protocolos, Libro 704, ff. 79r. a 80vto., Caja 506, ff. 32r. a 35vto.
22
Sirva de ejemplo que el 13 de junio de 1792 vendieron un olivar por trescientos
pesos y el 31 de julio un “trozo de sembradura y en su extensión plantados diferentes
olivos, higueras y algarrobos” por otros quinientos, AHPA, Sección Protocolos, Libro
704, ff. 60r. a 61vto. y 74r. a 75vto.
23
AHPA, Sección Protocolos, Caja 506, ff. 55r. y 55vto. Francisco residía en Onil.
24
AHPA, Sección Protocolos, Caja 506, ff. 32r. a 35vto.; 73r. a 73vto. y 72r. a 72vto.
No he podido conocer otros datos sobre la destilería y almacén.

25

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


negocios no fueran bastante no duda en asociarse con Manuel Martínez
para obtener de la Real Hacienda “el despacho y venta del Papel sellado y
Bulas de la Santa Cruzada”25.
Quizás fuera por su carácter resuelto o por otras razones familiares
pero el 7 de julio de 1801, Joaquina Medina Golf le otorgó un poder para
que ayudara en su defensa por una acusación de adulterio que su marido
había instruido26.
José Albalat Carreres, hijo pequeño, decidió ser boticario y su pa-
dre no dudó en reabrir la farmacia, que la regentó en solitario aún antes
de terminar sus estudios. El 8 de julio de 1801 José Albalat Medina expo-
ne, al igual que hizo su padre años antes, que “en atención a encontrarse
de avanzada edad, en el estado de viudo y con algunos accidentes que le
incomodan e impiden continuar con el manejo de su casa y botica que tie-
ne propia corriente y surtida de todo lo necesario y a que en la misma casa
y compañía habita su hijo Josef Albalat Carreres, también maestro botica-
rio (...) por lo que tiene deliberado donar dicha botica al referido su hijo,
con todas sus medicinas, géneros, autos y muebles de la especie y clase que
sean y que son propios a una botica bien surtida”. Al ser ahora el propie-
tario se vio en la necesidad de disponer del título para poder ejercer con
libertad, superando los exámenes sin dificultad. El 14 de junio de 1802
José Albalat27 daba un poder a “Francisco Montejano, oficial boticario en
la Villa y Corte de Madrid, residente en la botica de la Reina Madre, en las
Platerías, especialmente para que a nombre del otorgante se presente ante
el Real Tribunal (...) y solicite se le entregue el título de maestro boticario,
que según noticias tiene despachado el otorgante”28. Casó con María Inés
Pérez Carreres, vecina de Mogente.
Sabedor de la importancia que la posesión de tierras tenía como
fuente de riqueza y como reconocimiento social, a partir de 1805 co-

25
AHPA, Sección Protocolos, Caja 506, ff. 95r. a 96vto.
26
AHPA, Sección Protocolos, Caja 506, ff. 57r. a 57vto. Fue este un proceso largo y en
el que ambas partes se emplearon con demasiada dureza. Joaquina era hija de Pascual
Medina Esteve, primo de José Albalat Medina.
27
APSC, Libro de Genealogías, f. 123vto. Inés Pérez murió el 9 de noviembre de 1831
y se le hizo “funeral doble de todo el Revdo. Clero Real y no Regio y paradas. Se le
cantó un Nocturno con Laudes y dos Misas de cuerpo presente”. Libro 1 de Defuncio-
nes, f. 57vto.
28
AHPA, Sección Protocolos, Caja 506, ff. 12r. a 12vto. y 65r. a 65vto.

26

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


mienza a comprar José Albalat propiedades rústicas gracias a los bene-
ficios, unos 300 reales anuales, que le reportan sus negocios de compra-
venta de vinos, granos y aguardiente. La mayoría de los campos están
dedicados al cultivo del olivo y de la vid aunque, pese a su extensión, los
rendimientos serían escasos pues su suelo no es óptimo, ya que las huer-
tas y regadíos no se solían poner en venta, salvo raras excepciones, dado
su gran valor económico29. Merece destacar la permuta que realizó en
1811 con José García Rodríguez: José Albalat entregó la casa que poseía
en la calle del Arco y recibió “una casa de campo con su era de pan trillar,
ejidos, vertientes, ensanches, (...) en el partido del agua verde, que contiene
setenta y un jornales de tierra panificada, y en ella cuarenta mil quinientas
vides y treinta y seis olivos de fruto”30. Tras esta permuta José ya no com-
prará otras fincas, incluso vendería una en 182931, ahora invierte todas
sus rentas en roturar nuevos terrenos para plantar más olivos y vides. En
la siguiente noticia que se tiene de esta labor aparece con mucho más
terreno, vides, olivos, una bodega y pozo.
Sin embargo, como no era su intención cultivar directamente estas
tierras, aunque sí llevar su administración, convino el 28 de julio de 1826
con su criado y mozo de mulas Vicente Bernabeu, natural de Almansa,
“que ha de tener en su casa y compañía a dicho Bernabeu hasta su falle-
29
La primera fue el 5 de mayo de 1805 al comprar a José Sánchez Moreno “un pedazo
de tierra secano, sito en la partida de los viñales de cabida cuatro quintos de jornal
con veinte y un olivos (...) por dos mil seiscientos cincuenta y seis reales”. Entre las
adquisiciones aparece una fechada el 1 de febrero de 1817 donde Emerenciana Fer-
nández Conejero vendía “un bancal de tierra huerta, en la de Arriba, situado en el
Partido Camino del Molino de Abajo, de cabida una tahúlla y media de tierra, con
una herrada y cuarta de agua en tanda en propiedad para su riego (…). Y lo vende
con el gravamen y pensión anual de nueve reales vellón, correspondientes al capital
de Censo o Pía Memoria de trescientos reales con que está gravada esta finca a favor
del Reverendo Clero de la Parroquial Iglesia de Sta. Catalina Virgen y Mártir de esta
Villa”. El precio es de 5.985 reales vellón, de los que se descuentan los 300 que debe
pagar José a razón de 9 reales vellón por año. AHPA, Sección Protocolos, Caja 507,
ff. 41r. a 42vto.
30
AHPA, Sección Protocolos, Libro 709, ff. 13r. a 14vto. La casa de campo se tasó en
12.750 reales, por lo que se convino que José García entregaría 3.461 reales de dife-
rencia de precio en tres plazos anules.
31
El 20 de marzo de 1829 vende a Franco Martínez Conejero “un bancalillo de tierra
huerta sito en el partido de los Viñales de este Término, de cabida una tahúlla, con un
cuarto de hora de agua para su riego de tanda con la del Paraíso (...) por quinientos
veinticinco reales”. AHPA, Sección Protocolos, Libro 716, ff. 44r. y 44vto.

27

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


cimiento para que le haga el expresado servicio de labrador y demás que
pueda y sea necesario en la casa, dándole el otorgante [José Albalat] y sus
hijos y sus herederos los alimentos ordinarios y regulares así estando sano
como enfermo, vestirle según su clase, y por su muerte pagarle su entierro
simple y ordinario, sin darle soldada alguna más, sí solo dos reales vellón
mensuales para su bolsillo”32.
Este afán emprendedor no pasó desapercibido entre sus paisanos
y durante varios años formó parte del concejo que gobernaba la Villa
pero, en 1827 y siendo alcalde José Martí, fue nombrado segundo alcal-
de. Años más tarde, el 22 de junio de 1833, fue designado alcalde junto
con Bartolomé Martínez como segundo alcalde33. Pronto manifestó José
Albalat un carácter recto y celoso en su cargo pues son muchas las dis-
posiciones que dictó para el buen gobierno del Municipio, destacándose
por la preocupación en la gestión de los arbitrios y tierras municipales.
El 1 de agosto dejó de atender este cargo por estar enfermo aunque en
diciembre estaba completamente recuperado.
José Albalat Medina murió el 7 de abril de 1820. Establecía en su
testamento que “el cuerpo hecho cadáver sea cubierto con hábito entero de
los que visten los Religiosos del Convento de Nuestra Señora del Carmen de
esta Villa, y puesto en ataúd, se le dé tierra en la Iglesia de dicho Convento
en el Baso [cripta] de la Cofradía del Carmen, como a cofrade que soy”.
Al recibir la herencia paterna, la situación económica de José Albalat
Carreres mejora al recibir “un pedazo de tierra secano en el Partido del
Llano, de cabida un jornal y sexto de otro con treinta y nueve olivos, la
mitad de la pieza de tierra de [Hondo de] las Nogueras con mil doscien-
tas veinte y cinco vides, una casa de habitación y morada sita en la Calle
Mayor y la mitad de la casica de la Calle de Madrid”. También recibió
la carga de pagar “cien pesos de quince reales vellón con que sufragar los
gastos del funeral y en el resto dejo la obligación de invertirlo en Misas a
mi intención, con cuatro reales cada una, celebradas por tercias partes en
la dicha iglesia Parroquial y conventos del Carmen y Capuchinos”34. Tras la

32
AHPA, Sección Protocolos, Caja 509, ff. 149r. y 149vto.
33
AHPA, Sección Protocolos, Caja 508, Expediente 3º, ff. 31r. a 32vto. AMC, Libro
10 de Actas del Pleno, sf. Algunos de estos libros de actas están paginados y otros no,
depende del año y del secretario, este libro no lo está. Jesús SÁNCHEZ DÍAZ se equi-
voca en la p. 230 de su Historia de Caudete al decir que fue en 1834.
34
AHPA, Sección Protocolos, Caja 507, ff. 8r. a 9vto.

28

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


muerte de su padre solo quedó José como
gestor de un patrimonio que empezaba a
ser importante y, lo más destacable, que
crecía al invertir los beneficios del nego-
cio en nuevas compras.
José Albalat Carreres e Inés Pérez
Carreres tuvieron cinco hijos: José María,
Vicente, Francisco, Ana e Inés. Tomado
el ejemplo de su padre y sabedor que una
buena educación ofrecería mejores posibi-
lidades se preocupó de proporcionar una
sólida instrucción académica a todos sus
hijos varones, que pudo realizar sin dificul-
tad gracias a su situación económica. José
María Albalat Pérez nació el 22 de febrero
de 1804 y ya desde pequeño manifestó una
fuerte devoción religiosa y su intención de Francisco Albalat Pérez.
profesar. A tal efecto, ingresó en el Semi- Es un dibujo sin fecha.
nario de San Miguel en Orihuela pero no
adaptándose bien a la vida contemplativa pasó a la Universidad de esa mis-
ma ciudad para obtener el título de Bachiller en Derecho Civil, titulación
que amplió en la Universidad de Valencia. Pretendía José María ejercer
la judicatura por lo que, tras superar las correspondientes pruebas, obtuvo
la vacante de Juez de 1ª Instancia en Casas Ibáñez (Albacete), y luego la
plaza de Abogado de los Tribunales en la Real Audiencia Provincial de
Albacete para terminar siendo magistrado de la Audiencia Provincial
de Valencia y Murcia. Por desgracia su hermano Vicente, murió joven35.
Francisco María de la Asunción Albalat Pérez, padre de nuestro

35
APSC, Libro de Genealogías, f. 123vto. y Libro 11 de Bautismos, f. 170r. AHPA.
Sección Protocolos, Legajo 507, Expediente 3º, ff. 2r. a 3vto. Explicar que en el pa-
sado siglo en las facultades de Leyes sólo se enseñaba derecho romano y canónico,
aprendiéndose el derecho español o nacional luego de licenciarse. Si se pretendía ejer-
cer como abogado debía de superarse un examen ante el Consejo de Castilla y para
ser admitido en dicha prueba era necesario aportar el certificado del título de bachiller
en leyes expedido por la universidad correspondiente y la acreditación de haber sido
pasante de pluma de un abogado durante un mínimo de cuatro años. Joaquín ROA
EROSTARBE Crónica de la provincia de Albacete, Albacete, Diputación de Albacete,
1894, Tomo II, p. 181. Joaquín MOLLÁ FRANCÉS. José María Albalat Pérez en Re-
vista de fiestas de Caudete, 2009, Caudete, pp. 182-184.

29

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


biografiado, nació el 25 de mayo de 180836. Fue también Bachiller en Le-
yes aunque se inclinó por ejercer como escribano público, denominación
que podría equivaler hoy a un técnico superior en leyes, para no tener
que abandonar su Villa natal.

3. La familia Navajas.

El apellido Navajas era totalmente desconocido en Caudete. José Navajas


Molina había nacido el 6 de abril de 1769 en Fuenmayor (La Rioja) y, al
ser el tercer hijo varón, no dudó en ingresar en el ejército joven, pasando
toda su vida militar en las Islas Canarias hasta que el 8 de junio de 1809
es nombrado capitán con destino en la 1ª Compañía de Trenes del 14
Cuerpo de Artillería en la Península. Al poco tiempo se produce en Es-
paña la ocupación napoleónica y la consiguiente Guerra de la Indepen-
dencia. En este ambiente bélico y por estar acantonada su Compañía en
Yecla José Navajas conoce a Margarita Golf Medina, nacida en Caudete
el 11 de julio de 179237.
Pertenecía Margarita a la más alta y noble burguesía local pues
los Golf se establecieron en Caudete al tiempo de su conquista a los ára-
bes en el año 1240. Fermín Golf Figuera, padre de Margarita, era ciuda-
dano inmemorial38 e insaculado, merced señorial hoy en desuso pero
que entonces suponía un importante privilegio que otorgaba un lugar
preferente en el Concejo local y exenciones fiscales. Los veintiún años
de diferencia de edad de la pareja no fueron obstáculo para que, el 23
36
APSC, Libro 11 de Bautismos, f. 310vto.
37
Vicente CADENAS Y VICENT Archivo General Militar de Segovia. Índices de
expedientes personales, Madrid, Hidalguía, 1959, Tomo VI, p. 266. En esta época se
denominaba tren al conjunto de bagaje, pertrechos militares, instalaciones necesarias
e intendencia en general para mantener y abastecer un ejército. El general francés
Suchet fijó durante una temporada su cuartel general en la zona de Caudete exigiendo
a sus habitantes que proporcionasen abundantes raciones pero cuando estos suminis-
tros escaseaban no dudaba en recurrir al saqueo. Por esta situación de guerra muchos
caudetanos emigraron a las poblaciones vecinas, la mayoría eligió Yecla donde estaba
acantonado el 2º Cuerpo del Ejército Español a las órdenes del general Miyanes, a
cuyas órdenes servía José Navajas. APSC, Libro 9 de Bautismos, f. 219r.
38
El ciudadano inmemorial era una persona que tiene categoría señorial pero care-
cen de vasallos aunque su posición económica suele ser bastante desahogada. Son
els ciutadans honrats o ciutadans d´en memorial, que serán asimilados a los hidalgos
castellanos.

30

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


de mayo de 1811, contrajeran matrimonio por poderes en la iglesia de
Santa Catalina de Caudete, José Navajas estaba ausente luchando contra
los franceses. La pareja tuvo cuatro hijas: la primera, Antonia, vino al
mundo mientras su padre estaba en campaña; Teresa, nacida en Valencia
por estar allí destinado José Navajas, Margarita y Josefa, nacidas ambas
en Caudete39.
De Teresa Navajas Golf en Valencia sólo se conoce que fue bauti-
zada en la iglesia de San Juan del Hospital en 1815, pero no en la capilla
dedicada a la Virgen Inmaculada, que hacía las veces de Capilla Cas-
trense sino en el altar mayor como correspondía a la hija de un militar
de alta graduación. La estancia de Teresa en Valencia fue corta pues en
1820 pasaba su padre a situación de reserva y toda la familia se instaló
en Caudete. Poco tiempo gozó José Navajas de su retiro, ya que tan sólo
tres años después fallecía, 1823, con grado de Teniente Coronel de Arti-
llería. Tan solo tuvo ocasión de comprar, en 1821, “una hora de agua de
Bogarra a José Díaz Conexero, capitán retirado, natural y vecino de esta

39
El ser ciudadano insaculado suponía disponer de un nivel de renta líquida superior
a los 600 pesos y tener la posibilidad de ocupar cargos en la administración municipal.
Fermín Golf debió de probar su pureza de sangre y nobleza por ambas líneas para que
el ejército autorizase a José Navajas a casarse con su hija. Expuso “que para acreditar
mi esclarecido nacimiento y el de mis Ascendientes legítimos por ambas líneas y el
citado [estado] en que soy tenido y reputado en esta Villa conviene a mis derechos que
el presente Escribano que lo es del Ayuntamiento y Juzgado de la misma, con referen-
cia a los Libros Capitulares y demás Papeles y documentos existentes en sus Archivos
(…). Libra a continuación testimonio en relación bastante que acredite que tanto yo,
como mis Ascendientes por ambas líneas Materna y Materna éramos tenidos y reputa-
dos por ciudadanos de inmemorial, que equivale a los Nobles è Hidalgos de Castilla, y
que como a tales siempre se nos han guardado, sin consideración ni oposición alguna,
las honras, privilegios y excepciones que nos han correspondido y corresponden a los
de esta clase. Y que las Familias de los Golf y Figueras fueron declaradas por todo el
Ayuntamiento Pleno en el Cabildo que celebro en el pasado año 1785 por fija a las an-
tiguas y distinguidas de este Pueblo y que à sus Descendientes, como yo lo soy, se tu-
viesen y reputasen en lo sucesivo por ciudadanos de inmemorial con el goce y disfrute
de las honras, gracias y excepciones que les eran propias, y correspondían, siendo una
de ellas la de ser insaculados, como efectivamente lo soy”. Jesús SÁNCHEZ DÍAZ
Historia de Caudete, pp. 127, 128 y 236. APSC, Libro 5 de Matrimonios, f. 15r. Libro
de Genealogías, f. 123vto. Margarita se casó con Gabriel Estañ Pérez y su hijo Pascual
Estañ Navajas, nacido el 24 de junio de 1844, también fue militar y sería con el tiempo
un colaborador importante en la obra de su primo Francisco Albalat Navajas, pese a no
compartir sus ideas carlistas. APSC, Libro 15 de Bautismos, f. 186r.

31

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Villa (...) por cincuenta y cuatro pesos de a quince reales vellón cada uno”40.
Los 8 años de Teresa Navajas vieron como su madre se hacía cargo de la
dirección de la familia y de la administración directa de su hacienda, no
imaginaba que ella también tendría que afrontar similar reto41.

4. La familia De Caix de Saint Aymour.

La primera noticia conocida de esta noble y antigua familia hace referencia


a una Hélène de Caix que casó en 1520 con el caballero Jean de Rieucourt,
siendo éste hijo de Huges de Rieucourt, antiguo jefe de comedor del Rey de
Navarra don Antonio de Borbón, y de Marie de Lameth.
La Casa De Caix está asentada en la Picardía francesa desde el siglo XI.
En fecha desconocida fue ennoblecida con la Baronía de Caix. Del tronco
común nacieron varias ramas y hoy existen familias apellidadas Caix, Caix
de Blainville, Caix de Rembures, Caix de Saint Aymour y otra de De Caix de
Saint Aymour. Fue el abuelo de Hélène, Marie Etienne Victor de Saint Ay-
mour, quien recuperó para su familia el apellido Saint Aymour puesto que,
por corrupción del idioma, sus antecesores firmaban como Saint-Amour.
El Barón Oswald de Caix de Saint Aymour había nacido el 25 de
diciembre de 1812 en Amiens. De profesión abogado se interesó por la
política y escribió novelas42.
El 3 de septiembre de 1840 se casó en Paris con Maire Antoinette
de Chamont, hija de François de Chamont, Administrador de las Con-
tribuciones Directas y de Finanzas de la Somme y de Marie Alexandrine
Faucillon du Parc. Vivió esta pareja sus primeros años de matrimonio en
40
AHPA, Sección Protocolos, Libro 710, ff. 37r. y 37vto. La compra fue el 10 de
marzo de 1821.
41
No consta el bautismo en el Libro que llevaba el capellán militar pero en su partida
de matrimonio figura como bautizada en esta Iglesia. La Capilla militar era de reduci-
das dimensiones y de no muy vistosa decoración, por lo que los oficiales gustaban de
utilizar el altar mayor. Los Libros de Bautismos de esta Iglesia se perdieron en el in-
cendio que sufrió la Catedral y el Archivo diocesano de Valencia en 1936, por lo que la
fecha exacta se desconoce. Testamento de Margarita Golf, AHPA, Sección Protocolos,
Legajo 513, Expediente 1º, ff. 65r. a 67vto.
42
Escribió las obras: Considérations politiques et diplomatiques sur le commerce de
la péninsule en ce qui concerne l´intérêt général de l´Europe et celui de la France en
particulier en 1843, en 1848 Candidature de M. O. de Caix –St-Aymour. Aux électeurs
de la Somme, Etat des revenus, et des charges et dettes de la Ville et Commuauté de
Corbie en 1852 y en 1855 Discours d´installation du maire de la ville de Corbie.

32

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


una casona situada en el nú-
mero 27 de la calle San Do-
minique de Amiens, pero en
1842 ya habían comprado
una gran propiedad en Pa-
ris, donde pasarían a residir
la mayor parte del año, en el
número 20 de la calle Grene-
lle, entre el Boulevard Saint
Germain y Raspail y en la
orilla derecha del Sena43.
Marie Charles Oswald
Gabriel de Caix de Saint Ay-
mour, hijo mayor de Oswald
y Antoinette, nació en París
el 6 de marzo de 1842. Con
el tiempo despuntó su ha-
bilidad para los negocios y
logró acrecentar los ya ini-
ciados por su padre. Con el
tiempo sería nombrado por
el Papa Pio IX Camarero Oswald de Caix de Saint Aymour, 1864.
secreto de capa y espada en
1875 y en 1888 por el Papa León XIII, También fue caballero Gran Cruz
de la Orden Pontifical de Cristo y de la Orden de San Juan de Jerusalén,
además de miembro del Conseil Héraldique de France.
En París nacía una niña a las nueve de la mañana del lunes 8 de
agosto de 1845. Era el segundo hijo del matrimonio de Charles Louis
Marie Oswald de Caix Saint Aymour, de 32 años de edad y Barón de
Caix, y de Marie Antoinette de Chamont Faucillon du Parc, con 25 años.
Se la bautizó con los nombres de Marie Antoinette Louise Jeanne Hélène
de Caix de Saint Aymour et Chamont44.
En 1848 fue elegido miembro del Conseil Général de la Somme
43
No quiso desprenderse el barón Oswald de esta casa de Amiens pese a estar cerrada,
pero sus herederos la vendieron tras su muerte, en 1868.
44
Archives de Paris, Section Etat Civil, Naissace 7e arr. Siempre fue conocida en el
ámbito doméstico y familiar por Hélène. En las pocas veces que la he visto escribir en
español siempre firma como Elena.

33

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Rue de Grenelle, número 20, 1853.

y en 1855 el emperador Napoleón III


le nombró alcalde de Corbie, cargo que
ocupó hasta 1861. Durante su manda-
to, en 1856, fundó la sociedad musical
L’Harmonie Municipale, Armonía Mu-
nicipal, que en pocos años alcanzó un
alto nivel musical. Además, en 1858 y,
entre otras mejoras, redactó un Regla-
mento de Policía45. También adaptó el
edificio de la puerta de la antigua Aba-
día para albergar el Ayuntamiento y el
Tribunal de Justicia que equivaldría a
nuestro juzgado de paz.
En 1858 los tres hermanos Vic-
Acta de nacimiento de Hélène de tor, Léonce y Oswald solicitaron que su
Caix de Saint Aymour et Chamont,
1845. Cortesía de Marie France
apellido se escribiera De Caix en vez del
Gourdain. Decaix que también venían usando. Ya
por Real Ordenanza de 14 de octubre
45
VICOMTE DE CAIX DE SAINT-AYMOUR La Maison De Caix, París, Honoré Cham-
pion, Libraire, 1895.

34

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Ayuntamiento de Corbie hasta 1918, 1890.
de 1831, dada por el rey Luis Felipe, se permitió a esta familia añadir
a su nombre el “de Saint Aymour”. Privilegio confirmado luego por el
emperador Napoleón III mediante Decreto de 14 de junio de 1859 y re-
frendada por el Tribunal civil de Amiens el 24 de octubre de 1860 y que
esta familia venía utilizando desde que su abuela Marie Barbe Jeanne
de Saint-Amour se casara en 1722 con Claude Alexis de Caix46. En 1861
lograron que el Ministerio de Justicia francés les reconociera el título de
nobleza que venían usando.
Oswald de Caix de Saint Aymour era “caballero de muchas Ordenes
militares extranjeras, antiguo oficial de Estado Mayor de los Ejércitos Rea-
les de don Miguel de Portugal47 y de Carlos V de España”. El 16 de diciem-
46
M. NIBELLE, Consultation por MM. De Caix de Saint-Aymour en instance devant
S. Exc. M. le Ministre de la Justice et la Comisión des Titres, Paris, Imprimerie de L.
Martinet, 1861, pp. 5 a 8 y État présent de la Noblesse Française, París, Librairie Ba-
chelin-Deflorenne, 1866, pp. 273 a 276.
47
Don Miguel de Portugal era el hijo menor del Rey portugués Juan VI y de la Infanta
española Carlota Joaquina. Se opuso Miguel, de ideología absolutista, al reinado de
su hermano Pedro II y luego al de su sobrina María II. Mediante un golpe de estado
la derrocó en 1828 y se hizo con el poder hasta que en 1832 su hermano Pedro logró
desembarcar en Portugal para iniciar una guerra civil que terminaría con el reinado de
don Miguel. El barón Oswald terminó esta guerra, en 1834, con el grado de capitán de
estado mayor y condecorado con la Orden Militar da Torre e Espada do Valor, Leal-

35

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


bre de 1845, la reina de España Isabel II le concedía la Cruz de Caballero
de la Real Orden Americana de Isabel la Católica48 y en noviembre de
1862 fue nombrado caballero Gran Cruz de la Orden Pontifical de
Cristo por el papa Pío IX. Además, el papa Pío IX, mediante Bula Pon-
tificia del el 5 de diciembre de 1865, lo nombró conde pontificio aunque
el uso de este título condal le fue denegado en Francia por el Consejo del
Sello el 22 de julio de 1867. No obstante y tan orgulloso estaba de este título
que añadía a su firma conde romano. La familia De Caix de Saint Aymour
et Chamont repartía en estos años su domicilio entre París, capital del país
y casi de Europa, y Corbie, en la calle Saint Albin donde habían conseguido
formar y construir una propiedad de recreo, lo que le permitía controlar
de manera más cercana sus intereses49. El nivel social de esta noble fami-

dade e Merito. Carlos V de España es Carlos María Isidro de Borbón, fundador de la


Dinastía carlista, que vivió sus primeros años de exilio en Portugal.
48
Rápida fue la tramitación de esta Cruz pues el día 13 Ramón María Narváez proponía
a Francisco Martínez de la Rosa, Ministro de Estado, que “tengo mucho interés en Mr.
Oswald de Caix de St. Aymour, sujeto de distinguido nacimiento, propietario en el bou-
levoir Saint Germain, muy adicto a la causa é intereses de España y que en defensa de
ellos acaba de publicar una obra que me ha remitido, obtenga alguna señal de aprecio por
su decisión y buenos servicios. Quisiera pues, que se le concediera la Cruz de Isabel la Ca-
tólica, que me consta [le] apetece y apreciaría mucho”, y apenas tres días después la Reina
firmaba la concesión además de otorgarse “libre de gastos por su cualidad de extranjero”.
Esta Orden fue instituida por Fernando VII en 1815 para “premiar la lealtad acrisolada a
España y los méritos de ciudadanos españoles y extranjeros en bien de la Nación y muy
especialmente en aquellos servicios excepcionales prestados a favor de la prosperidad de
los territorios americanos y ultramarinos”. Esta Cruz suponía un grado intermedio de los
10 que consta esta Orden. La obra de Oswald de Caix que tanto agradó al Gobierno español
fue Considérations politiques et diplomatiques sur le commerce de la péninsule en ce qui
concerne l´intérêt général de l´Europe et celui de la France en particulier, Paris, Les Prin-
cipaux Libraires, 1843. AHN, Sección Estado, Legajo 6333, expediente 88.
49
Hoy es la calle Faidherbe. En 1856 el barón Oswald compró una portada renacentis-
ta proveniente de un derribo en Amiens para integrarla en la construcción de este palacete
que encomendó al arquitecto Carles Joseph Pinsard, que terminó en 1862, junto con piezas
de buena cantería con la heráldica que poseía la familia De Caix y Chamont, así como
diversas estatuas y relieves. Como quiera que la entrada principal a la finca era por la calle
Saint Albin y debía rodear la fachada norte del castillo atravesando un pequeño jardín sin
apenas decoración, frío y oscuro, para llegar a la puerta de acceso principal al castillo.
Quiso el Barón mejorarla y, con el tiempo, compró propiedades contiguas en la misma calle
Saint Albin y Boulevard Saint Jean, hoy Víctor Hugo, que serían demolidas e incorporadas
al parque. Una segunda puerta, situada en una calle lateral, comunicaba con el patio al
que recaían la fachada posterior del castillo, las cuadras y cochera. Françoise PERNEL

36

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


lia equivaldría a lo que en España se
denominaba como una nobleza de
segundo rango, tanto en patrimonio
como en condición social.
Fue el barón Oswald una per-
sona de gran cultura, apasionado de
la historia, especialmente de la Aba-
día de Corbie, y coleccionista de an-
tigüedades. Participó como miembro
activo y directivo en la Société des
Antiquaires de Picardie en muchas
de sus actividades, financiando estu-
dios, prestando sus obras de arte o
históricas para exposiciones y tam-
bién permitió el acceso a enorme bi-
blioteca a los investigadores avalados
por esta sociedad50. Ex Libris del barón Oswald de Caix de
De la infancia y juventud de Saint Aymour, 1850.
Elena nada he podido averiguar sal-
vo que, ya con 19 años, asistió a un baile que organizó el Sr. de Algarra, el
14 de febrero de 1865 y en su casa de Paris, con ocasión de los carnavales.
Elena acudió disfrazada de campesina napolitana51.

Exposé sur le château de Corbie, Corbie, 1996, p. 1; y varias fotografías de la época.


Si bien Elena vivía en París, prefería de visitar a su tío Joseph Víctor, conde de Caix,
en el número 53 de la calle Grenelle, porque tenía primos de su edad, Amédée y Marie,
en vez de ir a casa de su otro tío Léonce, Vizconde de Caix, que estaba en el número
79 del boulevard Haussmann y que no tenía descendencia. En cambio, Elena y su hermano
gustaban más de pasar los veranos en el castillo de d´Ognon (Oise) que en el castillo de
Montsaber (Maine et Loire) pese a disfrutar de sus primos. Precisamente el primo de Elena
Amédée de Caix, que cursó las carreras de Diplomática, Lenguas orientales y Derecho, fue
elegido miembro del Consejo General del Oise desde 1871 a 1883, siendo luego designa-
do Comisionado en la Misión arqueológica francesa a Bosnia y a Herzegobina. Además,
publicó numerosos libros de viajes, políticos, de ciencia y de opinión.
50
Notice des tableaux et objets d´art, d´antiquité et de curiosité, esposés dans les
salles de l´hôtel-de-volle d´Ámiens, du 20 mai au 7 juin 1860, Amiens, Imprimerie de
V. Herment, 1860. Las bibliotecas del Barón, una en París y otra en Corbie, contenían
magníficos y numerosos ejemplares a los que aún se les puede seguir la pista en libre-
rías gracias al precioso ex libris personalizado que lucen en la contratapa.
51
La Época, 28 de febrero de 1865, p. 3. Desconozco quién la acompañó pero casi con

37

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


El barón Oswald de Caix de Saint Aymour moría el 19 de noviem-
bre de este año de 1867 en su casa de París y a los 54 años. Fue enterrado
en el cementerio de la Madaleine de Amiens52. La partición efectiva de
los bienes entre sus herederos no se realizó hasta el 7 de mayo de 1868 y
se debió al anuncio de boda de Hélène. Hasta ese momento y dado que
los dos hijos vivían con la madre viuda, los bienes eran administrados
en común. Gabriel heredó, entre otras muchísimas propiedades, el título
de Conde de Caix y Elena, además de otras tantas, el inferior de Baro-
nesa de igual denominación y bienes por valor de 518.882´78 francos
y la nuda propiedad de otros 57.108´33 francos cuyas rentas percibiría
su madre mientras viviese. Como pago de su legítima paterna Hélène
recibió títulos deuda pública francesa y del banco Crédito Financiero de
Francia, acciones y obligaciones de compañías ferroviarias y de una es-
cuela, dinero en efectivo, diversos préstamos para cobrar y también se
convirtió en propietaria de solares, casas y de más de 187 hectáreas de
terreno, distribuido en tierra de labor, pastos, bosques, árboles frutales
y plantaciones de mimbre. En Corbie era dueña de 78 hectáreas de fér-
til terreno y el resto se encontraba repartido en 16 pueblos diferentes
pero cercanos. La administración de este enorme capital la encomendó
Hélène a su hermano Gabriel hasta su matrimonio. La gran casa de Paris
queda para la madre y la de Amiens se vendió por 60.000 francos, pero
el castillo de Corbie se declara indivisible y serán donde las tres familias
pasen sus veranos53.

seguridad sería su hermano porque era impensable que una señorita pudiera acudir sola
a un baile, porque no se indica. Y tampoco he podido averiguar quién era el Sr. de Al-
garra, pues no era el embajador ni ningún alto funcionario sino que, creo más probable,
fuera uno de muchos españoles que disfrutaban de un exilio voluntario en París gracias
a su gran fortuna. Asistieron a este baile personajes españoles y franceses.
52
Archives de Paris, Section Etat Civil, Décès 7e arr. En esta tumba solo hay una inhuma-
ción y está adosada a la pared del recinto. Está delimitada por una reja de hierro forjado,
con portillo central hoy desaparecido, y delicadamente adornada con florones y urnas ve-
ladas en las esquinas. Sobre la tumba de tierra pero fijada en la pared hay una gran estela de
piedra divida en dos campos en su cuerpo central, como si estuviera preparada para conte-
ner dos inscripciones aunque solo contiene una totalmente ilegible, y un frontón triangular
coronado por una cruz, que tiene esculpido una corona de laurel rodeada de dos palomas
sujetando una flor en su pico y en el centro de la corona aparece grabado el escudo de la
familia. Esta tumba quedó como propiedad pública en 1967 al no renovarse la concesión y
hoy está protegida por su interés cultural.
53
Archives Départementales de la Somme, signatura 3 E 30197.

38

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Así las cosas para los
Albalat y totalmente ignorado
por ellos, se casaban en París,
el 19 de enero de 1869, Henry
Louis Gontran Le Chat de Tes-
secourt et de Sarcé con Hélène
de Caix de Saint Aymour54. El
matrimonio fijó su residencia
en el castillo de Hodebert, en
Saint Paterne-Racan, donde
era Henry un importante pro-
pietario de terrenos dedicados
al cultivo de frutales y con par-
ticipación en tres industrias
conserveras. El día 14 esta
pareja había firmado sus ca-
pitulaciones prematrimonia-
les en la notaría de Topin, en
Amiens, y el día 20 tuvo lugar
la ceremonia religiosa55. Elena de Caix de Saint Aymour, 1857.

54
Archives de Paris, Section Etat Civil, Mariages 7e arr. El anuncio de la boda ya se
publicó el 8 de enero de 1869. Periódico Journal des débats, de 8 de enero de 1869, p.
4. Para esta boda se hicieron dos invitaciones diferentes, según la familia que la remitía
pero se da la casualidad de que en ambas invitaba la madre respectiva por haber falleci-
do los esposos. Henry, o Henri como también aparece algunas veces, era el hijo menor
de Marie Emmanuel Le Chat de Tessecourt y de Marie Caroline de Sarcé. Había naci-
do el 2 de febrero de 1841 en el castillo de Hodebert, propiedad de su madre, en Saint
Paterne Racan (Indre et Loire). Su padre fue alcalde de Saint Paterne Racan entre 1847
a 1855. Su hermano mayor Emmanuel Charles Marie Le Chat, se llevaban 14 años,
fue un militar con una participación destacada en la guerra franco-prusiana de 1870 y
1871, siendo nombrado caballero de la Legión de Honor francesa. También desarrolló
una carrera política relevante: fue alcalde de Saint Paterne Racan entre 1855 a 1870,
relevando a su padre, también alcalde de Chanteussé de 1876 a 1884, y nuevamente de
Saint Paterne de 1888 a 1892, y Consejero General de Maine et Loire. Su esposa era
Marie Élisabeth Léontine Le Caron de Fleur y ambos conservaron siempre una gran
amistad con la que fue su cuñada Elena de Caix mientras fue viuda y luego ya casada,
y también con su segundo esposo Francisco Albalat.
55
Archives Départementales de la Somme, signatura 3 E 30368. Estas capitulaciones
prevenían, en su artículo 6, que cada esposo conservaba la propiedad de los bienes
aportados, de los que se incluye un inventario, aunque la administración la asumiría

39

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Henry y Hélène, huyendo de la guerra franco-prusiana, habían al-
quilado una casa en Pau llamada Maison Touzis, donde el 14 de junio de
1871 fallecería Henry Le Chat de Tessecourt “a la edad de 30 años, bajo los
Sacramentos de Nuestra Madre la Santa Iglesia, Católica, Apostólica y Ro-
mana, las Indulgencias y Bendiciones Pontificales de Sus Santidades Gregorio
XVI y Pío IX”56. Este matrimonio no tuvo descendencia. Al quedar viuda
Hélène regresó a París, instalándose junto a su madre y hermano57.
Además, poseía la familia De Caix de Saint Aymour un palacete o
castillo en Corbie58. Elena era la propietaria pro indiviso con su hermano

el marido y solo serían gananciales los comprados con dichas rentas y siempre que
el precio no provenga de la venta o legado de un bien privativo. En el artículo 7 se
establecía que Elena recibiría 6.000 francos al año, pagados por mitad cada semestre,
si supervivía a su esposo, con o sin hijos, pero, en cambio, Henry solo recibiría 3.000
francos en idénticas condiciones y siempre que, en ambos casos, no se contrajera nue-
vo matrimonio.
56
Archives Communautaires Pau-Pyrénées, Sección Estado Civil. Conservo una ne-
crológica. Durante esta guerra el general Faidherbe estableció su cuartel general en
Corbie, durante la batalla del Hallue, del 115 al 24 de diciembre de 1870.
57
Pese a que Henry Louis Gontran Le Chat de Tessecourt no realizó testamento, su
herencia se resolvió con facilidad. Respecto a su viuda Hélène se ejecutó lo previsto en
la cláusula 7ª de las capitulaciones, es decir, que retiraba su dote y los bienes privativos
aportados durante el matrimonio y dado que no existieron bienes gananciales tan solo
tenía derecho a recibir la renta de 3.000 francos al año mientras no contrajera segundo
matrimonio. La madre de Henry Marie Caroline de Sarcé recibió un cuarto de los bienes
y su hermano Emmanuel Charles Marie Le Chat los tres cuartos restantes. Esta división
fue proindiviso, y el pago de la pensión a Hélène se realizaba por idénticas partes, la
mitad cada semestre. Archives Départementales de Maine et Loire, signatura 5 E 158.
58
En 1856 el barón Oswald compró una portada renacentista proveniente de un derribo
en Amiens para integrarla en la construcción de este palacete que encomendó al arquitecto
Carles Joseph Pinsard, que terminó en 1862, junto con piezas de buena cantería con la heráldica
que poseía la familia De Caix y Chamont, así como diversas estatuas y relieves. El resultado
fue una preciosa edificación de estilo neogótico, en forma de U, de ladrillo rojo alternando con
ladrillos y sillares de piedra blanca. El edificio principal consta de planta baja y primer piso
completo, y en parte se eleva un segundo y tercer piso. Adosada a la fachada principal, recayente
a los jardines, se encontraba la cocina, hoy desaparecida. Detrás de la casa se encontraban las
cuadras, guadarnés y pajares. En los vértices de los tejados imperan, aún hoy, orgullosos y de-
safiantes varios búhos de piedra, símbolo de la Baronía de Caix, que representan la sabiduría
y prudencia. En su origen, toda la propiedad fue rodeada por una alta tapia que encerraba
el jardín. La entrada principal de la finca se situaba en la calle Saint Albin, hoy Faidher-
be, y debía rodear la fachada norte del castillo atravesando un pequeño jardín sin apenas
decoración, frío y oscuro, para llegar a la puerta principal al castillo situada en una torre.

40

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Gabriel y su madre Antoinette. En parte por huir de los meses veraniegos
de París, asfixiantes de calor y casi sin vida social, y por otra para vigilar
la recogida de los frutos y por recaudar las rentas de la gran cantidad de
tierras que tenían arrendadas que, a comienzos del verano, se trasladaba
casi toda la familia a esta propiedad donde permanecían hasta que los
primeros fríos del invierno aconsejaban el regreso a París.

Entrada principal al Castillo de Corbie en la calle Saint Albin, hasta 1881.


Cortesía de Marie France Gourdain.

5. Primera Guerra carlista en Caudete.

Durante los primeros años la guerra carlista quedó reducida al norte pe-
ninsular mientras que el territorio de la actual Castilla-La Mancha esta-
ba prácticamente controlado por las fuerzas liberales. Toda la provincia
de Albacete se decantó por la causa isabelina mostrando su preferen-
cia por los valores liberales y el rechazo de las reivindicaciones carlistas,
ideología que apenas tuvo seguidores en esta provincia a pesar de que
Quiso el Barón mejorarla y, con el tiempo, compró propiedades contiguas en la misma
calle Saint Albin y Boulevard Saint Jean, hoy Víctor Hugo, que serían demolidas e
incorporadas al parque. Una segunda puerta más discreta, situada también en la calle
Saint Albin, comunicaba con el patio al que recaían la fachada posterior del castillo, las
cuadras y la cochera. El Ayuntamiento Corbie tomó el acuerdo de comprar el castillo al
resultar destruido el anterior durante la Primera Guerra mundial. Françoise PERNEL
Exposé sur le château de Corbie, p. 1; y varias fotografías de la época.

41

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


padeció varias incursiones. En esta situación, teniendo a la vista de los
documentos consultados, se puede afirmar que Caudete vivió el inicio
de la primera guerra carlista con una total pasividad motivada por una
indiferencia hacia un problema que, seguramente, no entendía o no sen-
tía como propio. El Ayuntamiento en pleno acató y juró solemnemente,
José Albalat Carreres entre ellos, como Reina a Isabel II. Esta actitud fue
compartida por la mayoría de pueblos y ciudades de la región, aunque a
última hora de la tarde del 2 de octubre de 1833 se sublevaba un grupo
de militares en Talavera de la Reina (Toledo); al día siguiente en Bilbao el
Marqués de Valdespina se pronuncia a favor de don Carlos, ejemplo que
imitaron lugares de Navarra, Andalucía y Cataluña59. Mientras tanto, en
Caudete se celebraba con total serenidad un solemne Tedeum en acción
de gracias en Santa Catalina y por la noche hubo baile y fuegos artificia-
les en homenaje a Isabel II y a la Reina Regente María Cristina.
La posición de la Iglesia católica en este conflicto dinástico fue no
clara. De manera oficial el papa Gregorio XVI reconoció como reina de
España a Isabel II, lo que no impidió que algunos sectores significativos
apoyaran abiertamente a don Carlos en sus aspiraciones. Debido a esta
deliberada ambigüedad fue numeroso el clero, tanto secular como regu-
lar, y autoridades eclesiásticas que defendieron las reivindicaciones de
don Carlos. En esta época la Iglesia española padeció el mismo enfrenta-
miento entre carlistas e isabelinos que dividía la sociedad civil.
La primera guerra carlista es un periodo histórico escasamente es-
tudiado en ámbito provincial, y menos regional, en ninguno de sus as-
pectos. Tan solo he podido localizar algunas referencias locales pero que
no ofrecen una imagen general de la situación. En Caudete, único pueblo
de la actual diócesis de Albacete que perteneció a la de Orihuela, la ac-
tuación e ideología de sus obispos influyó en la del clero local y, como
consecuencia, en la de sus feligreses. He podido intuir que el carlismo
gozó de apoyos en los territorios administrados por la diócesis de Tole-
do, Alcaraz y Campo de Montiel, y Orihuela, Caudete, donde sus respec-

59
Félix RUBIO DE LA LLAVE El primer levantamiento de la guerra carlista en
Talavera de la Reina (Toledo), aparecido en Actas de Historia de Castilla-La Mancha,
Instituto de Estudios Albacetenses, 1988, Tomo IX, pp. 63 a 67. José CANO VALERO
y otros Historia de la Provincia de Albacete, Toledo, Azacanes, 1999, pp. 433 a 439.
Acuerdo del 22 de noviembre de 1833. La música corrió a cargo de la Banda Musical
de Villena y en el homenaje participaron soldados del Batallón de Ceuta y voluntarios
locales.

42

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


tivos obispos Pedro Inguanzo Rivero60 y Félix Herrero Valverde, se des-
tacaron por sus ideales absolutistas. La diócesis de Cuenca resultó más
tranquila, estaba gobernada desde principios del siglo XIX por Ramón
Falcón y Salcedo y, tras su muerte en 1827, le sucedió Jacinto Ramón
Rodríguez, quien solo fue sustituido tras su fallecimiento en 1841. Pero
la inmensa mayoría del territorio albacetense pertenecía a la diócesis de
Cartagena, donde el obispo José Antonio de Azpeytia, realista declarado,
tuvo que abandonar su diócesis en 1834 por esta causa y el gobernador
eclesiástico se limitó a intentar mantener una difícil neutralidad política.
Desde finales de 1824 era obispo de Orihuela don Félix Herrero
Valverde, que no disimulaba sus simpatías hacia el Pretendiente desde
que don Carlos y su esposa fundaron y dotaron el Real Monasterio de
las Salesas de Orihuela61. Proclamó este Obispo a don Carlos como Rey
legítimo el 23 de noviembre de 1833 e invitó a todas las poblaciones de
su diócesis, a la que Caudete pertenecía, que combatieran a Isabel II.
Tras ser ocupada militarmente Orihuela en 1837 el obispo Herrero tuvo
que abandonar la diócesis62. Que el obispo de Orihuela fuera carlista no
60
Pedro Inguanzo, que además era Primado de la Iglesia española, falleció en enero de
1836 negándose a jurar lealtad a la reina Isabel II, aunque luego lo hizo, y apoyando
claramente los ideales realistas. Esta actitud provocó graves enfrentamiento entre la
Iglesia y el Gobierno, tantos que su vacante no se cubriría hasta 1847, ya bien acabada
la guerra.
61
Félix Herrero nació en Fuenlabrada (Madrid) en 1770. Doctor en Sagrada Teología
y en Derecho Civil y Canónico, se ordenó sacerdote en 1800 y comenzó su carrera
eclesiástica como párroco de Fuente la Higuera hasta alcanzar el cargo de canónigo
en la catedral de Talavera y, luego, en la de Orihuela, donde también fue rector de su
Universidad Literaria. Cuando fue ordenado destierro al obispo de Orihuela Simón
López durante el trienio liberal (1820-1823) por oponerse a que los párrocos explicaran
la Constitución desde los púlpitos ocupó el cargo de gobernador de la mitra mientras
estuvo vacante. Al regresar Simón López, en 1824, Félix Herrero fue nombrado
vicario general de la diócesis para ser elegido poco después obispo de Orihuela al ser
destinado Simón López como Arzobispo a Valencia.
62
El Papa Gregorio XVI fue un teólogo muy conservador tanto en cuestiones políticas
como religiosas, llegando a condenar las ideas liberales en su encíclica Mirari vos. Por
esta postura intransigente las relaciones con el Gobierno español fueron muy tensas.
La agitación carlista en el obispado de Orihuela fue anterior incluso a la muerte de Fer-
nando VII pues en febrero de 1833 ya hay revueltas a favor de don Carlos en Orihuela
y Rojales, que se intensificaron durante la guerra. El obispo Félix Herrero pudo regre-
sar a su diócesis en 1846. Desde el exilio se opuso a las desamortizaciones que padeció
la Iglesia y ejerció una gran labor de caridad. Falleció en 1858 y quiso ser enterrado

43

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


es razón suficiente para afirmar que la diócesis lo fuese. Ocurrió preci-
samente todo lo contrario, apenas si cuatro poblaciones, Orihuela entre
ellas, se decantaron por don Carlos. El resto, con las populosas Alicante
y Elche, se mantuvieron leales al Gobierno.
Afectó mucho a los caudetanos la disyuntiva entre seguir las ór-
denes de las autoridades civiles o los dictados de frailes y párroco. Hay
que tener presente que en Caudete existían, pese a su poca población,
dos conventos, de carmelitas y capuchinos, un abundante y rico clero
parroquial y un palacio de los obispos de Orihuela donde los prelados y
su numerosa curia aún pasaban largas temporadas. Los enfrentamientos
fueron continuos y reportaron graves consecuencias para todos, pues las
autoridades provinciales no estuvieron nunca seguras sobre las lealtades
y fidelidad de Caudete. Ya en 1823 se habían producido disturbios en
Caudete con ocasión de haberse creado una “partida de facciosos, parti-
darios del absolutismo”, que actuó de manera coordinada con las de Yecla
y Jumilla, ambas en la provincia de Murcia.
Como consecuencia de los varios pronunciamientos a favor de don
Carlos eran muchas las partidas, todavía desorganizadas y sin comuni-
cación entre sí, que recorrían la península en busca de adhesiones, ya
fueran voluntarias o forzosas. Además, la reciente guerra de la Indepen-
dencia había resultado particularmente gravosa y dolorosa para Caudete
por el enorme daño en haciendas y personas que supuso, y muchos ha-
bitantes no se habían recuperado de aquel desastre. Solo así se entien-
de que el ambiente de tranquilidad en que discurría Caudete se viera
amenazado gravemente por temor a unos guerrilleros llamados carlistas
y el ejército que los perseguía. Así, el 22 de diciembre de 1833 el alcalde
Alberto Ortín de Herrero, por enfermedad de José Albalat, pedía fusiles
y cartuchos a la 5ª Comandancia de Armas de Villena “para mantener el
orden en vista de las partidas que se han visto estos días por Villena”. Se
desconoce su número y si a los hombres que iban destinadas eran sol-
dados, guardias municipales, la milicia caudetana o civiles voluntarios63.
Al anochecer del día siguiente, 23 de diciembre de 1833, una co-
lumna gubernamental solicitaba hospedaje en el convento capuchino de
la Purísima Concepción de Caudete, que le fue negado. Su comandante
en el monasterio de las Salesas, que fundara don Carlos, al que legó la mayor parte
de su fortuna. Gonzalo VIDAL TUR Un Obispado español, el de Orihuela-Alicante,
Alicante, Diputación de Alicante, 1961, Tomo I, pp. 416 a 429.
63
AMC, Libro 10 de Actas del Pleno, sf.

44

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


informó que “habiendo llegado las tropas en la tarde del 23 de pasado al
convento de capuchinos de Caudete, el Guardián [prior] del convento ne-
gose abrir la puerta de el al sagrado nombre de S. M. La reina Doña Isabel
II, tocando a rebato por espacio de una hora”. De este suceso fue informa-
do el capitán general de la región de Murcia, Pedro Ramírez, que escribió
al Padre General de la Orden manifestando que “la escandalosa y crimi-
nal conducta de los religiosos capuchinos hace preciso dirigirse al General
o Prelado Superior de dicha Orden en esa ciudad a quien se manifestase el
culpable procedimiento del guardián del convento de Caudete, y las fatales
consecuencias que la repetición de actos tan imprudentes puede acarrear a
aquel prelado y a toda la Orden, ateniéndome yo, por respeto a la misma,
de dictar la medida que correspondía a una conducta tan ajena del espí-
ritu y reglas de su instituto y a una desafección tan manifiesta al legítimo
Gobierno que tan felizmente nos rige. Y lo trascribo a V. E. (...) esperando
del acreditado celo y amor que distingue a V. E. Para el mejor servicio de
S. M. La Reina, se servirá tomar las medidas más análogas para que no se
repitan en lo sucesivo iguales procedimientos”.
En su descargo el guardián capuchino, P. Francisco de Villena, ale-
gó que durante la pasada guerra de la Independencia el convento ejerció
su deber de hospitalidad tanto a particulares como a todas las tropas
que a su puerta habían llamado y que, insatisfechas con los alimentos y
forrajes recibidos, no dudaron en robar la despensa y saquear la celda del
prior, con grave peligro para los monjes. No obstante de estas razones,
el P. Provincial de Valencia, Fr. Juan de Valencia, informaba a este con-
vento que “he contestado a dicho Señor [Pedro Ramírez, capitán general
de la región de Murcia] diciendo que escribo con esta misma fecha [6 de
enero de 1834] a dicho Padre Guardián de Caudete y Comunidad desa-
probándoles altamente su pasada conducta, reprendiéndoles rigurosamen-
te por ella y apercibiéndoles que si en lo sucesivo desagradaban en lo más
mínimo a las autoridades o tropas de S. M. La Reina Doña Isabel II serán
severísimamente castigados. Que en caso de tener sospecha con fundamen-
to por vivir en despoblado ser facciosos o tal vez ladrones, como algunas
veces ha sucedido en dicho convento, debe bajar el Guardián acompañado
de su Comunidad y certificarse por la rejilla que hay en la puerta de qué
clase de gente es la que llama, y en el momento de conocer ser tropas de la
Reina Ntra. Señora, hechas las protestas de estilo a favor de la inmunidad
eclesiástica, les franqueen inmediatamente las puertas”. Quizás dudara el
Provincial de la fidelidad de los conventos franciscanos de Almansa y

45

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Villena pues les dirigió una carta en la que ordenaba reunir a toda la
Comunidad y “se lea esta nuestra Circular y que V. C. obedezca y cumpla
y haga obedecer y cumplir a todos sus súbditos con la fidelidad debida y
correspondiente a nuestra profesión y estado, todo lo que expresan tanto la
orden del Exmo. Sr. Capitán General y sus sabias y prudentes prevenciones
dirigidas al convento de Caudete, como extensivas y obligatorias a todos
los conventos de nuestra provincia”64.
Resultaron ciertos estos temores expresados por autoridades, religio-
sos y pueblo ya que el día 28 de diciembre de 1833 los restos de la partida
carlista de Magraner entran en el término municipal y acampan en la sierra
Alácera, trataban de descansar y sanar a los varios heridos de combates an-
teriores. Entre los “Partes recibidos en la Secretaría de Estado y del Despacho
de la Guerra” aparece uno donde “el capitán general de Valencia con fecha de
4 de corriente [enero de 1834] dice que el comandante general de Murcia con
la de 28 del mes anterior le participa, que según avisos recibidos del teniente
coronel D. Josef Rodríguez, comandante de la columna móvil de aquella pro-
vincia, sabedor que los vecinos armados de Villena, Biar y Habanillas (sic)
tenían cercados en varias casas de Caudete á algunos facciosos dispersos, de
la que fomentó el cabecilla Mangraner (sic), se dirigió á aquella Villa donde
aprehendió á 12 de ellos, entre los cuales fue uno un hijo del cabecilla Esparza”.
Con rapidez se organizó una milicia caudetana, compuesta por vecinos co-
nocedores del terreno y dirigidos por Joaquín Pérez Canales, que ayudaron
a su localización y cerco. Los carlistas “se habían refugiado [en] el convento de
capuchinos de Caudete, donde sin embargo de hacer una vigorosa resistencia,
fueron aprehendidos a muy corto tiempo por las valientes tropas de la reina
Nuestra Señora”65. La represión fue durísima, inmediatamente fueron
fusilados 8 de sus componentes, algunos heridos, salvo los principales
cabecillas que, todos oficiales, son conducidos a Játiva (Valencia), donde
serían ajusticiados. Magraner, tras ser sometido a un consejo de guerra,
sería también fusilado en el paseo de la Alameda, para escarmiento de aque-
lla guarnición y población valenciana que aún se mantenía indecisa66.

64
APCV, Carpeta C, Legajo 18, expediente 218.
65
Diario balear, 25 de enero de 1834, p. 2.
66
Gaceta de Madrid, 9 de enero de 1834, p. 20; La revista española, 10 de enero de
1834, p. 2; BOP de Murcia, 16 de enero de 1834, p. 2; Diario Balear, 24 de enero de
1834, p. 1; y Melchor FERRER Historia del Tradicionalismo español, Sevilla, Tra-
jano, 1941, Tomo III, p. 281. Melchor Ferrer indica que eran vecinos de Villena, Biar

46

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Esta feroz represión en vez de apaciguar los ánimos únicamente lo-
gró incrementarlos a la vez que soliviantó a muchos ciudadanos de Cau-
dete, que inicialmente mostraron indiferencia frente a una guerra que no
comprendían, y empezaron a inclinar sus simpatías hacia el bando que
más se ajustaba a sus ideales tradicionales y conservadores, naciendo así
dos posturas encontradas que apoyaban a cada bando en guerra y que
con el paso del tiempo se radicalizarían. El Gobernador de la provincia
ejerció a partir de estos fusilamientos una muy estrecha vigilancia a las
autoridades de Caudete, deponiéndolas ante el mínimo desliz.
Las autoridades locales tuvieron que esforzarse para mantener el
orden en Caudete y enfrentarse al aumento de simpatías que recogían los
carlistas, tanto por parte del clero local como por el pueblo en general,
quedando sus vecinos seriamente divididos por su ideología. Con esta
situación no extraña que, del 30 de marzo al 4 de mayo de ese mismo año
de 1834, sólo se alistaron voluntariamente 22 de los 30 mozos caudetanos es-
tablecido por la leva extraordinaria decretada por el Gobierno, aunque unos
no se presentarían por ser de ideología carlista y otros por ser contrarios a
cualquier guerra en general67. Una nueva epidemia de cólera, que produjo el
primer fallecido el 8 de junio, complicó la situación y solo lo rigurosos de la
cuarentena decretada evitó su extensión68.
La actitud de los frailes capuchinos tuvo fatales consecuencias para
el convento caudetano y como persistieran en sus simpatías carlistas
pronto las autoridades temieron las ayudas que pudieran ofrecer a los
rebeldes. Así, el 2 de julio de 1834 el Ministro de Gracia y Justicia orde-
naba a Provincial de los capuchinos que “disponga sin pérdida de tiempo
y Játiva, que pretendían recuperar parte de sus dineros robados por los carlistas. Las
ejecuciones en Caudete fueron en una pequeña loma conocida hoy como los caransos,
por corrupción de cadalso. El “montecillo de los cadalsos” era ya utilizado a principios
del siglo XVIII como lugar de ejecución de condenas. El abogado Mariano Magraner se
pronunció por don Carlos en Vallada (Valencia), iniciando un recorrido por las provincias
de Valencia, Alicante, Albacete y Murcia. Joaquín Pérez Canales era “un hacendado con
intereses de consideración, siendo uno de los primeros que se pusieron al frente del par-
tido liberal”. Francisco ESTAÑ PEREZ Relación circunstanciada de la tiranía, arbitra-
riedad y reprobados manejos, con que el abogado Don Juan Pablo Clemente, ha dirigido
la causa seguida en Almansa sobre la muerte de cuatro facciosos, Albacete, Imprenta de
Herrero-Pedrón y Compañía, p. 12. Algunas fuentes indican que fueron 13 los prisioneros.
67
Jesús SÁNCHEZ DÍAZ Historia de Caudete, p. 132.
68
Juan Jesús MARTÍN TARDIO Las epidemias de cólera del siglo XIX en Mocejón
(Toledo), Toledo, 2004, pp. 21 a 31.

47

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


lo necesario para que los religiosos del convento de Caudete que tengan re-
lación de parentesco con alguno de los vecinos y habitantes de dicho pueblo
se trasladen a otro convento y sean reemplazados por otros que carezcan de
las íntimas conexiones con Caudete”. Desconozco los monjes trasladados
pero tras esta medida el convento quedó reducido a tres sacerdotes y
otros tres hermanos legos69.
Desconozco la fecha exacta pero en julio de 1834 “sabemos que
(…) un buen patriota impidió ciertamente la [sublevación] de la villa de
Caudete. Sabedor D. Benito Verges, sargento indefinido del resguardo mi-
litar de la ciudad de Alicante, de que José Doménech y Miguel Díaz, ca-
rreteros, vecinos de la villa de Caudete, llevaban en sus carteras decretos
y proclamas alarmantes del titulado rey Carlos V, se apresuró á dar parte
de ello á la autoridad, quien logró capturar á los referidos ante s de poder
poner en práctica sus criminales proyectos”70.
Con todo, el día 7 de septiembre y desde el púlpito de la parroquial de
Santa Catalina abarrotada por ser el primer día de fiestas patronales, nueva-
mente el prior del convento de capuchinos P. Francisco de Villena intercaló
en su sermón mensajes “con unos términos tan directos contra nuestra rege-
neración política que han dado lugar a que manifestasen alegría en sus sem-
blantes el Cura Párroco y otros seglares de conocida desafección al Gobierno de
Nuestra Señora la Reina Doña Isabel II”. Se informó al Gobernador.
También el párroco Miguel Díaz se había significado públicamente
por la causa carlista utilizando el púlpito para verter opiniones a favor de
don Carlos. Desconozco si también prestó apoyo material a su ejército
o si actuó por iniciativa propia o siguiendo los dictados del obispo Félix
Herrero Valverde, fiel partidario de don Carlos71. Miguel Díaz fue “preso
el 1 de octubre [de 1834 junto] con el guardián de capuchinos” y fueron
conducidos a la cárcel de Almansa. Miguel Díaz permaneció encerrado
hasta el 11 de agosto de 1835 pero desconozco cuando fue liberado el
capuchino Fr. Francisco de Villena72.
69
APCV, Carpeta C, Legajo 18, expediente 218.
70
La Revista española, 13 de julio de 1834, p. 4.
71
El obispo Félix Herrero Valverde proclamó a don Carlos Rey en Orihuela el 23 de
noviembre de 1833 a la vez que se oponía con su autoridad religiosa y económica a las
tropas de Isabel II, que no pudieron recuperar la obediencia de la ciudad hasta 1837,
exiliándose hasta 1847.
72
APSC. En el Libro 1 de Defunciones, hay una anotación del párroco Miguel Díaz al

48

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Anotaciones del párroco Miguel Díaz en el Libro 1 de defunciones, 1834 y 1835.

La vigilancia de las autoridades isabelinas era absoluta, tanta que


el 10 de octubre de este mismo año de 1834 el Ayuntamiento de Caudete
acuerda despedir a dos empleados, un administrativo y el médico, por
ser “notoria su adhesión a la Causa de la Legitimidad”. El día 19 cesa-
rán al cartero por idéntico motivo. No obstante los disturbios continúan,
tanto que la Real Audiencia de Albacete nombra un Comisionado espe-
cial para “la formación de Causa [penal] contra los que resulten autores de
los excesos subversivos y sediciosos en esta Villa”. Como “verdadera adhe-
sión a las Soberanas” el Ayuntamiento acuerda, el día 14 de noviembre,
comprar un retrato de la Reina y otro de la Regente para su colocación
solemne en el salón de Plenos73 y así “el día 22de noviembre [de 1834]
solemnizó la villa de Caudete la colocación de los retratos de SS. MM. la
Reina nuestra Señora y su augusta madre, en la sala de acuerdos de las
casas consistoriales, con la asistencia de los Urbanos uniformados. Por la
noche hubo iluminación general y música. A las 12 de día se sirvió una
abundante comida a los presos de la cárcel, un buen rancho a la tropa de
línea y Urbanos; por la tarde baile público, habiendo reinado el mayor or-
den y alegría, sin el menor síntoma de disgusto”74. Aunque se afirma que
Caudete ofrece una imagen de tranquilidad se puede apreciar demasia-
das tropas en la población.
La tranquilidad regional cambió sustancialmente a partir de 1836
cuando la estrategia carlista organiza frecuentes expediciones por el res-
to del país para romper su aislamiento en el norte y darle a la guerra
un carácter nacional. Así pasó esta primera guerra carlista a sentirse en

margen del folio 89 donde expone que es detenido y en el folio 95 añadió que “día 11 de
agosto, vine de la Prisión de Almansa a los 10 meses y 10 días”. Durante esta ausencia
quedó al cargo de Santa Catalina el sacerdote Rafael Herrero.
73
AMC. Libro 10 de actas de Pleno, sf.
74
La Revista española, 6 de diciembre de 1834, p. 4.

49

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Albacete de una manera intensa pues, aunque los carlistas no pudieron
dominar el territorio debido a las pocas adhesiones y escasez de fuerzas,
pero realizaron constantes incursiones para conseguir suministros, ca-
ballerías y dinero que les permitiese mantener la lucha. Tampoco hubo
un frente de guerra definido, si bien los enfrentamientos entre los dos
ejércitos que recorrieron la provincia fueron muy violentos. En 1834 se
produjo una importante batalla en Serradiel, cerca de Casas Ibáñez, don-
de las fuerzas liberales mandadas por el general Francisco Valdés fueron
derrotadas por los carlistas de Cabrera. Si estos combates eran temidos
por la población civil más lo eran las consecuencias de las terribles ocu-
paciones que los carlistas hacían. El 24 julio de 1836 el carlista Quílez, “al
mando de 3.000 infantes y 500 jinetes”, saqueó Caudete y Almansa, para
dirigirse luego a Alpera, Alatoz y Alcalá del Júcar pero como los vecinos
de Casas Ibáñez se opusieran a la ocupación y causaron tres muertos a
los carlistas, la villa fue saqueada e incendiada75.
Durante el mes de julio de 1836 el general carlista Miguel Gómez
y Cabrera amenazó con ocupar la capital. Este rumor fue suficiente para
que el gobernador civil, Conde de Vigo, convocara el día 28 en las Salas
Capitulares de la Real Cárcel al Ayuntamiento y demás autoridades ad-
ministrativas, políticas, judiciales y militares de la provincia de Albacete.
El Gobernador propuso “la huida de la población de todos aquellos que
estén comprometidos políticamente y teman la presencia de los facciosos”,
refugiándose en Peñas de San Pedro (Albacete). Al día siguiente, don
José Tébar, regidor 3º y única autoridad civil que permaneció en su pues-
to, decidió asumir el poder para evitar desmanes dictando un bando por
el que asumía toda la jurisdicción ordinaria, gubernativa y económica
para la ciudad de Albacete y toda su provincia. Convocó “con la mayor
premura a las Casas Consistoriales los Sres. Vicente Minio y D. Manuel
Barrionuevo, Mariscal de Campo y 2º Brigadier de los Reales ejércitos de
S. M. la inocente reina Dª Isabel II (Q.D.G.); Don Mariano Gómez Valero,
cura propio de esta Parroquial; D. Ginés Milla, D. José Albalat [Pérez], D.

75
José CANO VALERO y otros Historia de la Provincia de Albacete, p. 437. José
Francisco GARCÍA CERDÁN, y María Jesús ORTIZ LÓPEZ, Bandolerismo. Incur-
siones carlistas en el antiguo Reino de Murcia. En la literatura, pliegos de cordel y
folclore, Albacete: Gráficas Campollano, 2015, p. 62. El Castellano, 2 de agosto de
1836, p. 3; El Jorobado, 2 de agosto de 1836, p. 1; La Revista española, p. 4 agosto de
1836, p. 4 y 6 de agosto de 1836, p. 2; El Español, 5 de agosto de 1836, p. 1; y BOP de
Segovia, 13 de agosto de 1836, p. 4 trataron esta noticia.

50

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Andrés Portillo, abogados de los Tribunales de la Nación; D. Alfonso Xi-
menez y D. Fernando Chacón, Médicos; y D. Bartolomé Sánchez, Cirujano
de esta Villa”. Asistieron todos los llamados y se manifestaron dispuestos
a auxiliar personal y económicamente al regidor Tébar. En previsión de
la ocupación dictó esta Junta un durísimo bando en el que manifestaba
claramente su fidelidad a Isabel II además de “que siendo la conservación
del orden la base en que estriban la vida e intereses de todos los que viven
en sociedad, corresponde a la autoridad que regento sostenerlo a toda cos-
ta y bajo la estricta observancia de la Ley”. Pero la temida invasión no
se produjo y el 31 de julio regresaron a Albacete todas las Autoridades
locales y provinciales; inmediatamente esta Junta provisional les entregó
la autoridad. El 3 de agosto el Ayuntamiento en pleno y el Gobernador
Civil les agradeció que “lograsen mantener el orden público y evitasen
que cundiese la alarma y el temor, evitando daños a las propiedades y a
personas, sin perjuicio de hacerlo presente al Gobierno de S. M., para su
satisfacción y demás efectos convenientes”76.
Al año siguiente sería Forcadell quien repitiera idéntica visita a
la capital con semejante resultado. El 20 de septiembre de 1836, en Vi-
llarrobledo, los generales Isidro Alaix y Diego de León derrotaron a un
conglomerado de fuerzas carlistas dirigidas por Miguel Gómez, que ha-
bían saqueado todo el norte de la provincia y a las que se habían unido las
facciones de Quílez y Miralles, alias el Serrador, aunque pudieron escapar
y ocupar luego Peñas de San Pedro. El 28 de septiembre de 1837 la facción
carlista de José Morant pasó por Almansa y Caudete huyendo de las tropas
gubernamentales77. Tarazona de la Mancha, Almansa y Alpera fueron asal-
tadas por Cabrera en 1837; Tarazona de la Mancha sería saqueada nueva-
mente por Tallada en 1838 y por Cabrera en 1839. Por último, a principios
76
Francisco Javier SÁNCHEZ TORRES Apuntes para la Historia de Albacete, Alba-
cete, Diputación de Albacete, 1916, pp. 36 y 37. La fidelidad de José María Albalat
Pérez a Isabel II fue continua y leal toda su vida. Tanto fue así que “en primero de
marzo de 1844 la Junta de Gobierno de la Audiencia Territorial de Albacete, tomando
en consideración las distinguidas circunstancias que reunía, de probidad, suficiencia,
celo y adhesión al trono legítimo de S. M. la Reina (Q.D.G.) le nombró para que des-
empeñase interinamente el juzgado de primera instancia de Casas Ibáñez. (…) Afilia-
do a las banderas moderadas desde que figura en política, el Sr. Albalat ha sabido ser
juez y nunca se ha dejado arrastrar del espíritu de partido en contra de sus políticos
adversarios”. Emilio TAJUECO GALLARDO El libro de los diputados o Fisonomía
del Congreso de 1851, Madrid, Imprenta de José María Duzucal, 1852, pp. 381 a 384.
77
El Español, 1 de agosto de 1837, p. 2.

51

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


de 1838, la Diputación Provincial nuevamente abandonó la capital para re-
fugiarse en el castillo de Chinchilla por miedo a los carlistas.
El 6 de febrero de 1838 el tren correo que salió de Alicante para
Madrid “fue interceptado por los facciosos en la villa de Caudete” y el 3
de septiembre nuevamente “el cabecilla Quílez con tres mil hombres, es-
tuvo en Caudete”78. Antes, el temor a una posible sublevación caudetana
provocó una alerta general en las autoridades provinciales, tanto que en
agosto de 1838 la Compañía de Caudete era disuelta y sus armas recogidas
por el Comandante General de Milicias79.
Pese a que la guerra ya había finalizado a principios de 1840 un pe-
riodista denunciaba que en Chinchilla, Hoya Gonzalo, Letur, Alpera, Hi-
gueruela, Lietor, Yeste, El Bonillo, Elche de la Sierra, Tobarra, Carcelén y
Caudete “la mayor parte de su habitantes son carlistas de profesión y otras
cositas, que se cuentan allí muy pocos amantes de la Constitución”80. Lo cierto
es que el 25 de septiembre unos desconocidos propinaron una paliza a dos
miembros de la Guardia Nacional en Caudete sin que conste el motivo81.
Tras el Convenio de Vergara de 1839 y posterior derrota de Cabre-
ra en 1840, la guerra carlista finalizaba y España volvía a tener paz, solo
restaba recuperar y reconstruir todo lo asolado, que era mucho, y reparar
las heridas personales, que eran mayores. En un informe del Gobernador
Civil de Albacete al Secretario de Gobernación afirmaba que de la provincia
sólo 26 individuos militaron en el ejército carlista, ninguno era vecino de
Caudete82. Debe este informe hacer referencia solo al ejército regular carlis-
ta pues varios caudetanos militaron en partidas carlistas itinerantes. Al
igual que en todas las guerras anteriores y posteriores, la población de
Caudete quedó gravemente dividida por odios y rencillas, lo más difícil
de curar. Francisco Estañ Pérez, de ideología liberal, describe la situación
como “que Caudete con 1.300 vecinos, no tuvo más que 30 Nacionales en
la época de 1820; 50 Urbanos al principio de la actual [1830]; y luego, por-

78
El Eco del comercio, 16 de febrero de 1838, p. 2 y BOP de Murcia, 5 de septiembre
de 1839, p. 4.
79
AMC, Libro 10 de Actas del Pleno. Seguramente eran las armas entregadas cinco
años antes.
80
El Constitucional, 11 de enero de 1840, p. 3.
81
El Eco del Comercio, 6 de octubre de 1840, p. 4.
82
Francisco Javier SÁNCHEZ TORRES Apuntes para la Historia de Albacete, p. 51.

52

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


que yo la organicé una Milicia de 90 hombres; pero que en cambio presentó
en su tiempo 500 voluntarios realistas: Que en los primeros meses de 1823, se
insurreccionó su vecindario, desarmó un destacamento de Chinchilla, derribó
la Lápida, y proclamó al Rey absoluto: Que después, fueron perseguidos los re-
putados liberales, del modo más bárbaro y cruel; que una cuadrilla de 35 ó 40
ladrones fue encubierta y protegida, hasta que el Alcalde mayor de Almansa
Sr. Guerrero, prestando un inminente [eminente] servicio al país y con celo de
su honra, la exterminó completamente; y que los realistas fueron de los últimos
que depusieron las armas en 1833: Que en Diciembre del propio año, se ocultó allí
la facción de Magraner dispersa de la Ollería; que en Marzo del 34 el P. Penáguila
[fraile residente en el convento de capuchinos] amotinó la Población cantando
el Santo Dios por las calles; que el Comandante de los Cristinos, le incendiaron
su Heredamiento, á otro Nacional su casa de habitación, á otros les destruyeron
sus plantíos, y á todos los apedreaban por las noches ó disparaban tiros si salían
cantando patrióticas: Que en el mes de Septiembre de indicado año, se predicaron
sermones subversivos que conmovieron al Pueblo, y hubiera alzado el estandarte
de la rebelión, sin las disposiciones que tomó el Gobernador Civil Sr. Gisbert, y
el Juez de 1ª Instancia Sr. Lacombe; Que para sofocar el germen de rebelión
que allí pululaba fue necesario en 1823 una fuerza considerable; en 12833,
la columna volante del Sr. Rodríguez Vera; en el 1834, que la Milicia de Yecla
tomase parte, y después las compañías de seguridad pública de la Provincia:
Que también fue menester que el Alcalde mayor de Montealegre bajase en
comisión, y luego el Abogado D. Joaquín Villar nombrado por la Audiencia,
el cual estuvo con 60 rs. diarios: Que á pesar de todo, en la invasión de Quilez
en 1836, se saquearon las casas de los liberales por la gente del Pueblo, á vista
de los mismos que nos persiguen y con beneplácito de todos ellos, puesto que el
vecindario en general se pronunció por el príncipe rebelde: Y por último, que
siempre han tenido los liberales expuesta su existencia por el mal espíritu, y
ciego fanatismo que anima á aquellos naturales. Si todo esto lo hubiera tomado
en consideración, otra fuera su conducta, otro su modo de obrar. No olvidará
que en un pueblo de esta clase se encontrarían testigos para todo, como que
existía en grande el deseo de venganza, contra los que habían destruido en
su origen los planes de rebelión, que fraguarán en sus juntas reservadas; y
contra los que habían aprehendido más de 50 desertores del Ejército y de
presidio, facciosos dispersos, y los mucho procesados por causas de infiden-
cia que se formaban de resultas de los acontecimientos indicados”83. Por si

83
Francisco ESTAÑ PEREZ, Relación circunstanciada de la tiranía…, pp. 30 a 32.

53

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


este testimonio no fuera suficiente sirva también de ejemplo el anuncio
del Boletín Oficial de la Provincia donde el alcalde de Caudete solici-
taba, en 1837, un farmacéutico informando que “si hubiera alguno
que quisiera establecerse en la misma será admitido y protegido por las
Autoridades y personas de representación, con tal que, además de una
instrucción e inteligencia conocida, reúna las circunstancias de honra-
dez y adhesión a las instituciones libres que nos rigen y se acomode a
la marcha pacífica y conciliadora que se ha trazado por los partidos en
que por desgracia estaba dividido su vecindario”.
No obstante de esta importante victoria, el 12 de noviembre de
1840 la Reina gobernadora María Cristina de Borbón es obligada a re-
nunciar a la Regencia y se exilia en Francia. Las razones de su decisión
son las crecientes revueltas y disturbios, instigados por los progresistas,
producidos al aprobarse el 14 de julio anterior la Ley de Ayuntamientos
y, especialmente, su difícil situación personal84. Esta Ley de Ayunta-
mientos posibilitaba que los alcaldes fueran nombrados por el Rey
en contra de lo establecido en el artículo 17 de la Constitución que
disponía que fueran elegidos por los vecinos a quienes la ley electoral
reconocía ese derecho de sufragio y elección. El liberal Baldomero
Espartero, que era Presidente del Consejo de Ministros desde el 16
de septiembre anterior, derogó la Ley de Ayuntamientos tan pronto fue
nombrado Regente.

6. La familia Albalat Navajas.

A pesar del ambiente bélico, el noviazgo que mantenían Francisco Al-


balat Pérez y Teresa Navajas Golf culminó el 4 de diciembre de 1835 al
casarse en la iglesia parroquial de Santa Catalina. Teresa recibió su dote
“en muebles y en ropa de uso y vestir y su cofre”, valorado en “mil ochenta
reales vellón”. Los recién casados marcharon a vivir a casa de los padres
de Francisco, en la calle Mayor85.
84
Unos días después de quedar viuda conoció María Cristina al capitán de los Guardias
de Corps Agustín Fernando Muñoz y Sánchez, creado primer duque de Riansares y
marqués de San Agustín, con quien casó el 28 de diciembre de 1833 y tuvieron siete
hijos. Oficialmente la Reina deseó mantener su matrimonio en secreto pero esta situa-
ción morganática causó un enorme desprestigio en la Regente, perdiendo la populari-
dad al trascender poco a poco su realidad familiar.
85
APSC, Libro 6 de Matrimonios, f. 117r. Testamento de Margarita Golf, su madre,

54

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Este matrimonio fue bendecido el 25 de agosto de 1836 con el na-
cimiento de su primer hijo al que, según la costumbre local, le impusie-
ron el nombre de los abuelos seguido del de la Virgen y a continuación
algunos más, resultando José, María, Ramón, Luis, Matías. Sin embargo,
esta reciente y feliz vida matrimonial sufrió un grave revés al fallecer el
21 de julio de 183786. No fue esta la única desgracia que padeció Francis-
co pues fue incluido en la leva extraordinaria decretada por el Gobierno
para este mismo año con la intención de acabar la guerra civil carlista
que asolaba el país, aunque la fuerte contestación social que produjo y
a la que este Gobierno ni quería ni podía enfrentarse le obligó, meses
después, a renunciar al proyecto. Desde que tuvo conocimiento de esta
circunstancia manifestó Francisco su intención de evitar su inclusión en
el grupo de reclutas pagando por su exclusión 2.200 reales vellón, gruesa
cantidad para la época; aunque la recuperaría al año siguiente cuando las
Cortes redimieron esta leva87.
La alegría en la familia Albalat se prolongó hasta el 21 de agosto
de este último año, día en que nació su segundo hijo. Como su anterior
primogénito había muerto, optaron por repetir el nombre: José María
Albalat Navajas88. La ventura prosiguió el 8 de octubre cuando Francisco
Albalat es nombrado Secretario accidental del Ayuntamiento de Cau-
dete, sustituyendo a Francisco Estañ que había dimitido por no poder
atender el cargo ya que también era comandante de la Milicia Nacio-

AHPA, Sección Protocolos, Legajo 507, expediente 3º, ff. 2r. a 3vto.
86
APSC, Libro 14 de Bautismos, f. 209vto. y Libro 1 de Defunciones, f. 103vto.
87
AHPA, Sección Protocolos, Legajo 510, Expediente 2º, ff. 19r. y 19vto. El número
de soldados se establecía en función de las necesidades del Estado en cada momento.
Una vez decretada una leva se incluía a un quinto de todos los mozos nacidos en un
periodo de años, normalmente tres; ingresando en el ejército por sorteo cada vez que se
producían vacantes. Se podía evitar el alistamiento previo pago de una fuerte cantidad
de dinero, determinada en el momento de establecer la leva. Esta medida desprestigió
a la institución y propició que el ejército estuviera formado en su mayoría por perso-
nas sin recursos, pobres, desheredados e hijos menores de familias muy numerosas. A
modo de ejemplo el caudetano Luis Pascual y Peris también evitó su servicio militar
enviando a un sustituto, con la mala fortuna de que éste murió por lo que debió de
indemnizar a la familia con 10.000 reales. AHPA, Sección Protocolos, Legajo 1.490,
Expediente 4º, f. 104vto.
88
APSC, Libro 15 de Bautismos, f. 29r. Cursó los estudios de “leyes y jurisprudencia”
en la Universidad de Valencia.

55

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


nal. El Gobernador Civil de Albacete desaprueba el cambio y, el 19 del
mismo mes, Francisco Estañ recobra su función debiendo ejercer ambas
responsabilidades. Pero “el día 30 de Octubre de 1837, se hallaron muer-
tos extramuros de Caudete cuatro facciosos de los nueve que con armas se
me habían presentado [a Francisco Estañ Pérez] como Comandante de la
Milicia Nacional en los primeros días del propio mes. El Alcalde 2º á mi
testimonio formo las primeras diligencias, y pasadas al juzgado de 1ª ins-
tancia fueron ampliadas del modo que estimo conveniente, oyendo en todo
al Promotor Fiscal. No pudiendo descubrir cosa alguna, respecto á los au-
tores del crimen que se perseguía, se ofreció la causa á los Padres, Mujeres y
Parientes más próximos de los muertos para que mostrasen parte, ó diesen
algunas noticias que abriesen camino á la indagación pero no estimando lo
primero, ni haciendo manifestación alguna, el Representante de la vindicta
pública, no tuvo otro arbitrio que pedir el sobreseimiento”89. Como conse-
cuencia de estas muertes Francisco Estañ fue arrestado militarmente el
1 de noviembre, accediendo al día siguiente Francisco Albalat Pérez a
la secretaría municipal con carácter de interino. Este cambio se decidió
a favor de Francisco por su no vinculación a tendencia política alguna,
ni liberal ni carlista90. No obstante de su intención por no significarse
políticamente, al menos en público, es seguro que no pudo mantener
de manera indefinida esta posición de imparcialidad, pues su trabajo en
la administración le exigiría un firme posicionamiento con la ideología
oficial.
Al año siguiente, 1838, fallecía en Alcoy María Josefa Carreres Pe-
rales, hermana de la abuela de los Albalat Pérez. Al carecer de hijos declaró
herederos de su importante patrimonio a los hijos de sus sobrinos, quienes
89
Francisco ESTAÑ PEREZ Relación circunstanciada de la tiranía…, p. 5. Los asesi-
nados fueron Francisco Ortín Bañón, José Benito Sánchez, Francisco Albertos y Fran-
cisco Pla; los dos últimos casados. APSC, Libro 1 de defunciones, ff. 140vto. y 150r.
Con estas muertes se inició un largo y complicado proceso en el que Francisco Estañ,
declaradamente liberal, fue condenado a 2 años de destierro porque no se probó su
participación en los asesinatos sino como responsable de una simple falta de diligencia
en la custodia de los presos a su cargo. Este librito fue refutado mediante una “Breve
contestación a la relación circunstanciada o sea manifiesto que en noviembre anterior
publicó el Escribano Francisco Estañ Pérez sobre la tiranía y reprobados manejos con
que expone se condujo el Doctor Don Juan Pablo Clemente de la causa, que en el con-
cepto de asesor siguió a aquél y otros cómplices sobre el asesinato de cuatro facciosos
indultados, (ilegible)”, Chinchilla, 1840, que no he podido consultar.
90
AMC, Libro 10 de Actas del Pleno, sf.

56

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


procedieron a liquidar todas las propiedades al estar situadas en Mogente
y Alcoy91. Fue precisamente el 27 de noviembre de este año aparece la primera
noticia del inicio de un negocio por parte de los hermanos José María y Francis-
co Albalat Pérez que les reportará enormes beneficios: el préstamo de dinero.
Hasta este año se conocen bastantes préstamos que realizaban el clero de San-
ta Catalina, consisten en pequeñas entregas de dinero para permitir compras
de animales de granja y labor, semillas, la crianza de viña y olivos y remediar
necesidades ante enfermedades. A pesar de este fin social se cobraba un interés
bastante módico pese a estar prohibido y como las cantidades eran pequeñas
en la mayoría de los casos no existían problemas para su cobro. Tan solo
cuando el importe era mucho se aseguraba la deuda mediante la prestación
de una garantía hipotecaria y la solución adoptada era no reclamar la cantidad
recibida sino la total que se tiene que devolver, préstamo más intereses92.
El prestigio y competencia de Francisco Albalat Pérez, en las que
influiría no poco su cargo en el Ayuntamiento, propició que el 4 de enero
de 1839 don José de Mergelina y Ortega, marqués de Colomer y residen-
te en Villena, le nombrara administrador de numerosas fincas y nego-
cios en Caudete, lo que confirmaba la buena gestión que como contable
le realizaba desde 183493. Poco después, 31 de marzo, promueve el em-
91
AHPA, Sección Protocolos, Legajo 511, ff. 97r. a 102vto. y 119r. a 119vto. Con este
fallecimiento también quedan libres del usufructo que disfrutaba Josefa sobre un gran
número de propiedades procedentes de su hermano Jaime Carreres Perales, presbítero.
Lo heredado por Francisco Albalat Pérez se compone de una sexta parte de una casa
en la calle de San Nicolás de Alcoy y un bancal de secano plantado de pinos, carrascas
y algunos granados, una viña, tres parcelas de secano y otra plantada de algarrobos en
Mogente, que vende por 6.010’14 reales.
92
AHPA, Sección Protocolos, Legajo 511, ff. 116r. a 116vto. Prestaron 7.000 reales a
Manuel Martínez Tornero para ser devuelto en junio y noviembre de 1839.
93
AHPA, Sección Protocolos, Legajo 511, ff. 2r. a 3vto. AHPA, Sección Hacienda, Le-
gajo 562, Expediente 7º. La familia Mergelina, junto con los Selva, Gasque, Fernández
Villanueva y López Oliver, fue una de las grandes propietarias de tierras de Villena con
más de 1.330 hectáreas, lo que suponía el 11,17% de la superficie cultivable, llegando
a controlar hasta principios del siglo XX más de la cuarta parte del término municipal
villenero además de otras propiedades en Almansa, Sax y Caudete. Esta familia se
asentó en Caudete cuando, el 1 de octubre de 1707, Cristóbal de Mergelina, Diego de
Selva y Mergelina y otros tomaron “posesión de la Villa de Caudete en nombre de la
ciudad de Villena” como consecuencia de la guerra de Sucesión. José de Mergelina y
Ortega era hijo de Joaquín de Mergelina y Colomer y nieto de Cristóbal de Mergelina
y Pardo nombrado marqués de Colomer en 1780. En este año poseían en Caudete “una
casa en el camino de Villena, [tasada] en 150 reales; un molino harinero llamado “de

57

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


bargo de su horno contra Margarita Albertos para ejecutar una deuda de
1.150 libras valencianas a favor del Marqués94.
Francisco Albalat Pérez, actuando como su secretario y el 12 de
octubre de 1839, procedió a redactar y enviar una carta de felicitación
de todo el Ayuntamiento de Caudete a la reina Isabel II al conocerse el
convenio de Vergara y posterior abrazo entre los generales Maroto y Es-
partero. “El ayuntamiento constitucional de la villa de Caudete, provincia
de Albacete, llenos del más extraordinario júbilo, tiene la honra de tributar
a V. M. el más expresivo parabién por los felices acontecimientos que aca-
ban de variar la situación y estado político de la patria”95. Fueron muchos
los pueblos, ciudades y corporaciones las que felicitaron a la Reina pero
también fueron otros tantos los que no lo hicieron. El 4 de marzo de 1840
preparará y enviará otra felicitación a la Reina por haber salido ilesa y so-
focar una insurrección96. Esta felicitación fue agriamente contestada “de
Villena (Alicante) nos dicen con fecha 24 del mes [abril de 1840] anterior:
De todas las exposiciones que (…) dirigen a S. M. algunos ayuntamientos
condenando los alborotos de esa corte en los días 23 y 21 de febrero último,

Alfaro o de Abajo” en el camino de Onteniente, en 6.000 reales; un horno de pan en


la calle del Santo, en 3.000 reales; un olivar de 200 olivos en el Cuadrejón en 360
reales; viña joven en la Oya Hermosa de 1.500 vides, en 900 reales; dos tahúllas y
media de tierra blanca en la Rambla de Valverde, en 490 reales; viña con 700 vides
en la Parada, en 160 reales” y una “viña de 400 vides en Los Santos, en 80 reales”.
Todas estas propiedades estaban arrendadas pero, además, cultivaban directamente im-
portantes extensiones de terreno en La Encina, en las proximidades de las Casas de
Albalat, Casas del Corredor y Casa del Pavo. A título de curiosidad, el 23 de abril de
1836, José de Mergelina arrendó el molino a Pedro Peiró Díaz a razón de “seiscientos
ochenta reales vellón cada mes”, además “por el mes de diciembre dará Pedro Peiró
un cerdo de doce arrobas, pagando en dineros la diferencia de peso y cada dos meses
será obligado a moler gratis doce costales de grano del Amo, guardándole toda aten-
ción para despacharlo pronto y no detener demasiado a sus criados”. AHPA, Sección
Protocolos, Caja 508, ff. 49r. y 49vto.
94
AHPA, Sección Protocolos, Legajo 511, ff. 35r. a 35vto. La deuda nación por la
muerte prematura, tras una penosa y larga enfermedad, de su esposo Antonio Rey Oli-
vares. La deuda se saldó entregando la propiedad de la casa con el horno y abonando
el Marqués la diferencia de precio.
95
Gaceta de Madrid, 20 de octubre de 1839, pp. 1 y 2.También facilitaron noticias
sobre esta felicitación los periódicos El Corresponsal, 20 de octubre de 1839, p. 2 y
El Correo nacional, 21 de octubre de 1839, p. 4. Era alcalde de Caudete Luis Gallur.
96
Gaceta de Madrid, 13 de marzo de 1840, p. 1. Era alcalde Joaquín Pascual.

58

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


ninguna es más chocante que la de la inmediata villa de Caudete, por el
encabezamiento y los sujetos que la suscriben: el ayuntamiento de la villa
de Caudete dice “una de las primeras víctimas de la anarquía”, a V. M. si
no conociéramos exactamente el espíritu carlista que en general aúna a los
vecinos de Caudete creeríamos que tales expresiones se habían puesto sin
malicia, mas como sabemos que las 19 vigésimas partes de la población de
Caudete, corresponden al partido del fanatismo y de la usurpación, y no
podemos menos de atribuirlas a un insulto dirigido a los pocos patriotas
del mismo pueblo que, exponiendo sus vidas, han sabido destruir en su ori-
gen las maquinaciones de los sectarios del despotismo y de la inquisición.
Cuando recordamos los antecedentes políticos de la villa de Caudete
y de los individuos que componen por desgracia su ayuntamiento, cuando
damos una ojeada sobre los actos rebeldes que en tal población mantenido
lugar, en la presente y anterior época constitucional, y vemos suponerla
una de las primeras víctimas de la anarquía, la indignación más justa se
apodera de nuestros sentidos, y no podemos menos de mirar con odio a los
gobernantes que por ineptitud, por espíritu de partido o por ambición, nos
han conducido a la más espantosa reacción: reacción que no se lleva a un
extremo insufrible y que es cien veces más sensible que el absolutismo puro.
Caudete con 1300 vecinos no tuvo en la anterior época de libertad
más que 300 nacionales y en la actual unos 500 voluntarios pero, en cam-
bio, presentó 500 realistas.
Caudete se sublevó en marzo de 1823, y desarmando al destacamen-
to provincial de Chinchilla y a la milicia Nacional, derribó la lápida y
proclamó al Rey absoluto. En los 10 años de fatal memoria persiguió de
muerte a los liberales y cometió atrocidades tan grandes como las de Mo-
novar, Novelda, Enguera y otros pueblos de los que el partido brutal fue
tan infame y atrevido. En 1832 se había hecho un foco de latrocinio, con
una compañía organizada, de tal modo, que cortaba todos los caminos y
verificaba sus robos hasta las mismas calles del pueblo a las doce del día, de
cuyas resultas han muerto en el patíbulo cinco, otros cuarenta o más indi-
viduos han ido a presidio por ocho o diez años, y otros tantos han fallecido
o se hayan ausentes.
En 1833 fue la última población que depuso las armas. Para perse-
guir a la facción de Magraner que levantó su voz en la Ollería, no armó un
solo individuo, y luego auxilió y acogió a los rebeldes dispersos, incluso al
cabecilla. En 1834, sin embargo de los muchos sujetos que estaban proce-
sados por causas de infidelidad, se intentó sublevar al vecindario, y a este

59

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


fin salió por las calles el capuchino Penáguila cantando el Santo Dios, cuyo
plan desbarató la milicia nacional de Yecla que acudió en socorro de sus
compañeros de Caudete, así como en otras ocasiones lo hizo el valiente y
patriota Rodríguez Vera con la columna volante que estaba a su cargo. En
septiembre del mismo año hubieron sermones subversivos y de sus resultas
fueron encausados ocho o diez eclesiásticos y frailes. Hubo necesidad de
comisionado por la jefatura política para asegurar la obediencia al gobier-
no legítimo y de otro comisionado regio para organizar milicia y frenar a
los enemigos de la patria. Por último, es el pueblo que tiene en la facción
más de sesenta individuos, entre ellos dos comandantes, algunos oficia-
les y dos eclesiásticos, y en que los liberales se ven sin apoyo, perseguidos
encarnizadamente y sin seguridad personal; la mayor parte de los cargos
públicos los desempeñan personas afectas. ¡Y a pesar de todo se titula una
de las primeras víctimas de la anarquía! ¡De la anarquía! ¿Y qué entienden
por anarquía? ¿Entienden por el tal el que los liberales hayan mandado
algún tiempo y los hayan tenido a raya, hasta que hombres llamados de la
moderación los han protegido, para que se sobrepongan a aquellos con el
objeto de tener algunas docenas de votos más en las últimas elecciones? Y si
no es así ¿por qué no han presentado a S. M. pidiendo el castigo de los que
saquearon las casas de los patriotas en las invasiones facciosas?¿Por qué
no han representado pidiendo el castigo de los autores de los actos rebeldes
que dejamos indicados…? Bien sabemos por qué. No es otra la razón que
le atribuirse los sucesos de Madrid, bien o mal, a algunos liberales (…)”97.
Para contrarrestar esta feroz crítica se ordenó publicar el mensaje
aparecido en la Gaceta en otro periódico de Madrid pero que se repartía
por toda España, El Guardia Nacional 98.
La fortuna seguía favoreciendo al matrimonio Albalat pues el 6 de
octubre de 1840 nacía su segundo hijo, imponiéndole los nombres de
Vicente María Bruno, familiarmente sería conocido solo como Bruno99.
Según lo prevenido en la Constitución de 1837, el alcalde era elegi-
do por representantes del pueblo; pero en la práctica no sucedía nunca.
Tal ocurrió el 21 de octubre de 1840 cuando Marco Antonio Navarro,
delegado del Gobernador Civil de Albacete, depone a todo el Ayunta-
miento de Caudete para nombrar a otro más leal al nuevo espíritu liberal
97
El Eco del comercio, 6 de abril de 1840, p. 4.
98
El Guardia Nacional, de 23 de marzo de 1840, p. 1.
99
APSC, Libro 15 de Bautismos, f. 102vto.

60

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


representado por el general Espartero. Al día siguiente cesa Francisco
Albalat Pérez y nombra como secretario a Gabriel Estañ, “de notoria ad-
hesión a la Constitución” y que había sido perseguido y encarcelado por
su ideología liberal. En cambio, Francisco Albalat Pérez perdió su car-
go bien por manifestar su ideología conservadora o liberal moderada, o
porque el Gobernador se la supuso100.
Afortunadamente este cese afectó bien poco a la situación econó-
mica de la familia Albalat Navajas pues apenas un mes después recibe
Teresa Navajas de su madre varias fincas y una almazara para su admi-
nistración ya que Margarita no puede atenderlas directamente. La alma-
zara estaba situada en el partido del Moto, cerca del actual lavadero, y
constaba de “dos muelas [piedras] y sus respectivas prensas y demás útiles,
con un huerto contiguo y tinajero”.
El agua para riego llamada del Paraíso había disminuido su caudal
desde 1838 pero durante el verano de 1840 prácticamente dejó de fluir.
Así las cosas, el día 31 de marzo de 1841, “Francisco Albalat, vecino de
esta Villa, por si y en nombre de los regantes con el agua llamada del Paraí-
so de este término, acudió a la Exma. Diputación Provincial manifestando
que la referida agua, perteneciente a estos Propios [del Ayuntamiento],
había menguado considerablemente y no podía regarse más que una hora
en lugar de doce que salían cuatro o seis años antes, cuya mengua con
fundamento podía atribuirse a la falta de excavaciones, limpiezas y de-
más obras que eran indispensables para conseguir volviesen las acequias
a su primitivo estado, cuyas operaciones eran de mucho coste y los fondos
municipales no podían sufragarlas por su escasez, y con el fin y objeto de
evitar los perjuicios que se estaban irrogando a los regantes, a los vecinos
en general y en particular a los dueños de molinos harineros edificados
en la ribera que estaban cerrados por falta del agua; lo hacía presente a su
Excelencia para que con merito a ello y en conformidad a lo que en Real Or-
den de veinte y cuatro de agosto de mil ochocientos treinta y cuatro y demás
que tratan sobre la enajenación de las fincas de Propios, se sirviera autorizar
a este Ayuntamiento para que, previas las debidas formalidades, lo ejecute de
esta agua”. El Presidente de la Diputación atendió las razones expuestas y
autorizó el inicio del expediente para su venta, exigiendo “la conformidad de
todos los interesados dueños de los terrenos que deben regarse con las expresa-
das aguas”, reservándose el consentimiento final. De estas gestiones informó

100
AMC, Libro 10 de Actas del Pleno, sf.

61

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Francisco al Ayuntamiento el 11 de abril y la Corporación le corrige en al-
gunos términos, especialmente en que la mengua del agua no se debe a una
falta de mantenimiento de las acequias y minados sino que “la desaparición
casi total del agua debe atribuirse a las grandes y considerables acequias que
hace tiempo afluían a este término como lo persuaden los vestigios de excava-
ciones y minas que de año en año han sido necesario profundizar y también
a las varias rambladas y avenidas han cegado éstas e interceptado la salida
de aquella (...) siendo necesario ahondar los manantiales, profundizar los
cauces para dar salida a las aguas, construir argamasas [acequias de obra]
para que no se filtren y reparar la balsa donde se recogen (...). Opina esta
municipalidad que es laudable y digna de tomarse en consideración la idea
que emite D. Francisco Albalat”. Asimismo, se informa que ya existe un
comprador interesado y dispuesto a anticipar los gastos de peritación y
demás que genere el expediente de enajenación. La Diputación autoriza-
ba la venta el 15 de septiembre bajo censo enfitéutico y se determinó que
el 15 de octubre se efectuase la subasta, donde solo “se presentó Tadeo Gil
Martínez de este Domicilio, por si y en representación de la empresa creada
en esta Villa para la administración de esta agua, oficio pagar anualmente
a los fondos de estos Propios cuatrocientos ochenta reales vellón que, al
tres por ciento, ascienden a la suma de diez y seis mil reales en que fueron
tasados por los Peritos las obras y Agua del Paraíso”101. Actuó Francisco
muy interesado en este asunto pues participaba con 4 acciones de esta
empresa, ampliadas luego a 7.
101
AHPA, Sección Protocolos, Libro 717, ff.113r. a 123vto. En el año 1840 se invirtie-
ron 800 reales en su mantenimiento ordinario. Estas aguas movían 7 molinos harineros.
Los encargados de la tasación fueron: “Juan Carbonell, arquitecto hidráulico natural
de Alcoy y los labradores de esta Villa José Algarra e Ignacio Conejero”. En las bases
para la licitación se establece que el riego en tanda comenzará “en los bancales de los
herederos de Manuel Ángel y siguientes, por el brazal de la Herrada, concluido éste
y sus hijuelas pasará a los que se hallen en el brazal del Medio, de éste al del Cabezo
y, por último, al de Martín Gil. Las tandas de Huerta no duraran más de veinte y dos
días, por los grandes perjuicios que resultarían de dilatar por más tiempo los riegos
de esta especie”. Se declaran fiadores de la empresa “D. José Algarra, con una casa
de habitación y morada sita en la plaza del Carmen de esta población, a la que saca
la puerta principal y linda por un lado con posada de estos Propios y por el otro con
callizo [callejón] y bancal lavadero” y “D. Jerónimo Pedrós, con un bancal de tierra
huerta, sito en la de Bogarra, partido de San Antonio Abad, con cuatro tahúllas con
dos horas de agua para su riego en tanda”. El 25 de febrero de 1933 el Ayuntamiento
se interesará por la recuperación de este manantial para utilidad común, aduciendo que
la “venta se hizo entonces sin preocupación alguna del interés público”. AMC, Libro
51 de Actas de Pleno, p. 33.

62

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Vistas las gestiones anteriores no extraña que, el 28 de marzo de
1841, Francisco Albalat sea comisionado por la Sociedad de Aguas de
Bogarra para pujar en la subasta “de la alameda del desaparecido con-
vento de Capuchinos”. Francisco estuvo presente en la subasta y pagó el
primer plazo pero delegó en su hermano José María todas las gestiones
relativas a obtener las correspondientes escrituras de compras y recibos,
pues residía éste donde se efectuaría la puja: Albacete. El 14 de junio se
logró la compra de “una finca de medio jornal de superficie con 5 olmos,
90 cipreses, 2 pinos, 2 álamos blancos y 9 chopos” por 3.110 reales vellón
que cedió, el 15 de julio, a su mandante102.
Fue la eficaz gestión de Francisco de sus propiedades, junto con la
representación de terceros ante organismos oficiales y la administración
de fincas lo que pondría la base económica de su matrimonio, favore-
ciendo su espectacular expansión. En 1840 negoció Francisco la repre-
sentación en Caudete del negocio de préstamo de dinero de José Romero
y Giner, de Albacete103. Durante estos años pudo elegir entre los abun-
dantes terrenos que salieron a la venta en Caudete: el 20 de abril de 1839
compra a Catalina Algarra Medina un bancal en la huerta de Arriba, con
una cuarta de herrada de agua en propiedad, por 1.208 reales; el 10 de
agosto de 1840 Rosa Martínez Pérez le vende otro bancal en la huerta de
Arriba con una media herrada de agua por 2.500 reales; el 1 de septiem-
bre siguiente compraba a María Gracia Bañón Rey, por 1.200 reales, un
bancal en el paraje de Las Jornetas y el 19 de diciembre conseguía otro
junto al camino de Fuente la Higuera; el 14 de mayo de 1842 adquiere
una viña en el Hondo de las Nogueras, a la que poco tiempo después

102
AHPA, Sección Protocolos, Legajo 507, ff. 2r. a 3vto. y Libro 717, ff. 54r. y 54vto.,
ff. 66r. a 67vto. El Heredamiento de Agua de Bogarra está representado por Jerónimo
Gallur y Antonio José Huesca. La Orden de Menores Capuchinos fundó el convento
de la Concepción en 1634 y lo ocupó hasta la desamortización de Mendizábal en 1835.
Actualmente apenas quedan restos del edificio cerca del viejo Palacio de los obispos de
Orihuela, la anterior fuente de la plaza del Carmen procedía del jardín de este conven-
to. Su única campana, que pesó 19 libras, se vendió el 17 de agosto de 1839 para evitar
que fuera utilizada por los carlistas para fundir balas. También se vendieron otras tres
del convento de San José, que pesaron 15’5 libras. AHPA, Sección Clero, Caja 16. En
1861 Francisco Albalat Pérez también intervendría en la venta de una gran propiedad
en la sierra Alácera. Diario oficial de avisos de Madrid, de 11 de julio de 1861, p. 1.
103
AHPA, Sección Protocolos, Legajo 511, ff. 115r. a 115vto. José era “vecino y abo-
gado del Ilustre Colegio de la Audiencia de Albacete”.

63

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


agregarían otra viña contigua104. Mención especial merece la venta, el 13
de abril de 1840, de María Teresa Herrero a Francisco y su hermano José
María de dos parcelas de secano en la Cañada de las Carrascas de 4’77
jornales por 2.575 reales y también la de Ambrosio Sánchez Gil, el 28 de
agosto de 1841, de otras tres fincas contiguas a las anteriores de 31’50, 2
jornales y 3/5 de jornal por 1.300 reales vellón105. Desconozco la razón de
esta tremenda diferencia de precio.
Exponer que ni Francisco ni su hermano José María Albalat com-
praron fincas desamortizadas, donde podían elegir muy buenos lotes de
tierra de huerta o de secano, pasando por viñas, olivos y pastos, tampoco
compraron casas para especular con ellas. Me consta que disponían de
efectivo para comprar estos predios de mejor calidad, quizás la razón de
no hacerlo fuera, más que ideológica, porque sus intereses se dirigían a
la formación y puesta en producción de una gran finca propia. Antes de
estas últimas adquisiciones, el 22 de febrero de 1842, había nacido María
Inés Albalat Navajas, cuarto hijo del matrimonio106.
Hacía muchas generaciones que los agricultores se habían unido
para captar agua, construir y mantener una red de acequias con las que
regar sus predios. Pero alrededor de 1840 varios caudetanos crearon una
empresa para alumbrar un nuevo caudal de agua con la novedad de es-
tar destinada exclusivamente a su venta, puesto que la mayoría de estos
socios no disponía de tierras en este paraje. Nacía la Empresa de Aguas
de San Vicente. El director de las obras fue Pascual Martí pero desconoz-
co el tiempo que duraron y su coste. Una vez asegurado el caudal, algo
amortizada la inversión y para dar seguridad al préstamo suscrito para
financiar las obras que, el 11 de junio de 1843, se reunieron “Gerónimo
Pedrós, Andrés García, Francisco Albalat, Miguel Herrero, Pascual Sán-
chez, José Bañón Martí y Francisco y Miguel Bañón Vinader, vecinos de
esta Villa y también don José Mª Albalat, Abogado y vecino en Albacete y
Francisco Solano de la Encina de la de Almansa, como tutor y curador del
menor D. Miguel de Alarcón, su hijo político de igual vecindad, (...) dije-
ron: que como dueños del Agua titulada de San Vicente, que reunidos en
empresa ha iluminado en el partido del Angostillo de este término, cerrada
104
AHPA, Sección Protocolos, Legajo 511, ff. 83r. y 83vto., Libro 717, ff. 31r. y 31vto.,
86r. y 86vto., 89r. y 89vto., 130r. y 131vto.
105
AHPA, Sección Protocolos, Legajo 511, ff. 49r. y 49vto., 54r. y 54vto.
106
APSC, Libro 15 de Bautismos, f. 134vto.

64

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


que la tienen en la balsa construida al efecto, han deliberado utilizarla en
todas sus partes y para ello determinan construir un molino Harinero a la
parte inferior de dicha valsa cuyo terreno han adquirido por compra, y con
el objeto de llevar adelante el referido plan, se reconocen por la presente
en sociedad tal como están en la indicada iluminación”. Se aprovecha el
protocolo para reconocer públicamente las participaciones en la empre-
sa de agua y se establece que las del molino fueran iguales. También se
establece su régimen de venta y que, en caso de déficit, cada socio deberá
entregar el dinero en proporción a su interés pues en caso contrario se
le sancionaría con la expulsión y la pérdida de lo desembolsado. José Mª
Albalat es propietario de ¾ de acción y su hermano Francisco del cuarto
restante. Quizás por mayor discreción o para asegurar el negocio que al-
gunos socios solicitaron a través de Francisco Albalat un préstamo para
completar la aportación de su parte de dinero107.
Con el tiempo esta empresa generó unos muy importantes bene-
ficios que superaron con mucho la importante cantidad invertida. Para
la gestión del molino se optó por arrendarlo por periodos de cinco años
prorrogables otros dos, con la obligación de residir en él. La administra-
ción de las aguas resultó más complicada porque, dado que regaba una
amplia vega, pronto entró en conflicto con otras sociedades de agua pues
su precio era menor. En varios de ellos se llegó a juicio y los hermanos
Albalat fueron designados representantes de la empresa de San Vicente
para dirigir su defensa108.
No obstante, la situación política nacional en 1841 no era estable y
tampoco debió de serlo la local. Hay sublevaciones liberales en Madrid,
revueltas de los conservadores en Barcelona y disturbios foralistas en el
País Vasco. El Regente Baldomero Espartero en un intento de agradar a
todos permite que regresen a sus cargos en los Ayuntamientos y Diputacio-
nes a algunos de los que los ocuparon durante la regencia de María Cristina

107
En total se prestaron 16.000 reales al 6% anual y por un plazo de 3 años, con garan-
tía de diversos bienes inmuebles. Los hermanos Albalat fueron los únicos que no ne-
cesitaron dinero. El socio Pascual Sánchez no pudo hacer frente al préstamo de 6.000
reales que solicitó y tuvo que vender su parte en el molino al resto de sus compañeros
para evitar la ejecución del embargo sobre su casa. AHPA, Sección Protocolos, Libro
714, ff. 59r. a 62vto. y 64r. a 65vto.; Libro 715, ff. 2r. y 2vto.
108
Los poderes tienen fecha de 21 de noviembre de 1843, 5 de agosto de 1844 y 2 de
agosto de 1846. AHPA, Sección Protocolos, Libro 714, ff. 8r. a 10vto. y 82r. a 82vto.;
Libro 715, ff. 37r. y 37vto.

65

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


de Borbón. Así pues, el 3 de enero de 1842, Francisco Albalat Pérez es de
nuevo secretario del Ayuntamiento de Caudete, esta vez ostentará el cargo
con carácter definitivo. Pese a ésta y otras medidas para captar adeptos la
situación nacional no mejora y las revueltas contra Espartero prosiguieron.
Las autoridades actuaban cada vez de un modo diferente y con gran parciali-
dad en función del signo político propio y el de la revuelta. El 17 de mayo de
1843 Francisco Albalat es cesado nuevamente de su cargo de Secretario del
Ayuntamiento “por perder una Orden recibida del Gobernador civil relativa al
pronunciamiento de septiembre de 1842”; lo sustituye Cayetano Sánchez. Es
posible que Francisco no compartiera las intenciones del Gobernador civil
pero es sancionado cuando a éste le conviene políticamente, casi ocho
meses después de la supuesta falta. No sería hasta finales de este mismo
año de 1843 cuando Francisco fue repuesto en su cargo109.
A la caída del Regente Baldomero Espartero siguió un periodo de
gran desconcierto político, propiciando que Joaquín María López, ville-
nero de nacimiento pero diputado por Albacete, volviera a la presidencia
del Gobierno con un Gabinete de progresistas puros. Pretendía solucio-
nar los graves problemas de España que la gran fragmentación de los
partidos, la Hacienda Pública casi en quiebra crónica y la intervención
constante del ejército en las grandes decisiones políticas impedía solu-
cionar. Una de sus primeras medidas fue adelantar la mayoría de edad de
la Reina Isabel II al 8 de octubre de 1843. Tan grato acontecimiento
quiso el Ayuntamiento celebrarlo con una farolada en la torre de San-
ta Catalina y una Misa de acción de gracias, acompañadas de públicas
aclamaciones en las calles al son del himno de Riego, la instalación
de un cuadro de la Reina bajo un dosel en la plaza de la Constitución,
hoy de la Iglesia, para presidir el desfile de un piquete de la Milicia
Nacional, por la noche hubo retreta y concierto de la Banda de música.
El 28 de marzo de 1844 fue creada la Guardia Civil. La excusa ofi-
cial del origen de este nuevo cuerpo era eliminar el bandolerismo y los
últimos restos de las partidas carlistas dedicadas al pillaje pero fue uti-
lizado como instrumento del partido gobernante para sofocar tanto a
los elementos disidentes como las revueltas sociales. El Ayuntamiento
de Caudete tardó, hasta el 7 de julio de 1853, en solicitar que un des-
tacamento se asentara en Caudete ofreciendo para cuartel parte de la

109
AMC, Libro 10 de Actas del Pleno, sf.

66

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


planta baja del convento de San José, parcialmente ocupado110. La cerca-
na proximidad a la vivienda de la familia Albalat propició que los hijos
tuvieran un contacto frecuente con los miembros de este Instituto.

7. Caudete.

La situación de Caudete en 1843 la podemos imaginar al conocer que era


una “Villa con ayuntamiento en la provincia de Albacete y audiencia terri-
torial de Albacete (de la que dista 10 leguas), partido judicial de Almansa
(4 leguas), camino general de Valencia (15 leguas), diócesis de Orihuela.
Situado en la pendiente de una cuesta, con libre ventilación, y clima frío
pero sano. Tiene 1.200 casas distribuidas en varias calles y 3 plazas; la
consistorial con una lonja y cárcel lóbrega; varias fuentes de buenas aguas
para el surtido del vecindario, dos posadas públicas; escuela de instrucción
primaria, otra de latinidad y una enseñanza de niñas, pagadas las 3
del fondo de propio; un hospital sin muebles ni ropas, en términos que no
se presta en él más auxilio que el albergue; un convento de Carmelitas cal-
zados, propiedad de un particular, cuya iglesia se halla habilitada para el
culto y administración de sacramentos; una ermita (Santa Ana), que sirve
de capilla al cementerio, y una iglesia parroquial (Santa Catalina), servida
por un cura de término, de provisión real y ordinario, dos vicarios amovi-
bles y nueve placistas todos numerales y de nombramiento diocesano, un
sochantre, un sacristán, un organista, un acólito y dos infantes. Fuera de la
población, se encuentran 2 pozos de nieve, el uno destruido. (…) Dentro de
él se encuentran varias fuentes y pozos, el lugar de Bugarra, un convento de
Capuchinos y cerca de él un palacio sólido y de buena arquitectura, recreo de
los obispos de Orihuela; la ermita de San Antonio Abad, la de Santa Bárbara y
la de Nuestra Señora de Gracia, patrona del pueblo, cuya imagen según tradi-
ción, perteneció á un monasterio de Benedictinos que hubo en el mismo sitio;
el edificio es hermoso de bastante espaciosidad y bien adornado, hallándose
110
Los carmelitas fundaron su convento en 1579, ocupando unas habitaciones al lado
de la ermita de la Virgen de Gracia, de cuya Imagen y templo cuidaban, aunque en
1586 se trasladaron al entonces arrabal de la población. En 1835 el convento fue des-
amortizado y, al no encontrar comprador, el Ayuntamiento solicitó su propiedad para
albergar el hospital municipal y escuelas. AMC, Expediente sobre la cesión del con-
vento suprimido de carmelitas para erección de un Santo Hospital y Escuelas de pri-
meras Letras y Latinidad, Caja 710, exp. 1 y Libro de Actas de Pleno, Caja 6.1, ff. 27r.
a 27vto. La solicitud de un destacamento fue rápidamente aprobada y se trasladó “un
destacamento con siete caballos”.

67

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


colocada la Virgen en un precioso camarín del altar mayor; sirven este san-
tuario tres capellanes de sangre, y unida a él hay una espaciosa vivienda:
en los días 8, 9 y 10 de septiembre se celebra la festividad de la patrona,
cuya efigie se traslada con gran pompa y solemnidad á la parroquia. Há-
yase también en distintas direcciones canteras de jaspe y yeso, y varias casas
de campo, de las cuales las más importantes son las llamadas de Corredor y
Alarcón. El terreno participa de montuoso y llano; el primero que comprende
las sierras de Santa Bárbara y Lácera, se halla inculto, se dan en él buenos
pastos, leñas de mata baja y yerbas olorosas con algunas encinas y pinos; el
llano es de buena calidad, particularmente el de regadío, cuyo beneficio la
recibe una porción de varios manantiales que desprendiéndose de la sierra
de Santa Bárbara e inmediaciones del convento de Capuchinos, se reúnen
formando un arroyo considerable que luego impulsa un molino harinero,
y lo restante se riega por otro arroyo que también nace en el término, lla-
mado del Moro, cuyo caudal es aún más abundante, de suerte que después
del expresado beneficio, da movimiento a 3 molinos harineros. Caminos,
los locales en mediano estado. Correo, se recibe y despecha 3 veces á la se-
mana. Productos: cereales, maíz, vino, aceites, patatas, muchos y buenos
melones, ajos, cohombros, verduras, esparto y abundantes y finos pastos; cría
algo de ganado lanar, vacuno, yeguar y asnal. Industria: la agrícola, los expre-
sados molinos, fabricación de aguardientes, los oficios más indispensables y
algunos telares de cáñamo y lana para uso de personas menos acomodadas.
Comercio: exportación de frutos sobrantes y aguardiente, e importación de los
artículos que faltan; se celebra un mercado los viernes de cada semana. Po-
blación: 1.256 vecinos, 5.502 almas. Capacidad productiva: 19.986.047 reales.
Impuestos: 961.502 reales. Contribución: 75.410”. Tenía concedido feria del
25 al 27 de agosto y mercado todos los viernes, además “tiene dos médicos
dotados con 12.000 reales y dos cirujanos igualados, pero carece de botica por
haber muerto los dos facultativos que existían”111. Al igual que en los pueblos
de los alrededores la vida de los caudetanos, sus actos religiosos y sociales
giraban alrededor de la Iglesia y de su parroquia. La misa dominical, las
fiestas de los Santos y Patrona, los nacimientos, matrimonios y entierros
constituían a la vez actos religiosos y sociales; y la existencia material y espi-
ritual de sus habitantes quedaba regulada por los toques de campana.
111
Pascual MADOZ Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y de
sus posesiones de ultramar, Madrid, 1852, pp. 314 y 315. Se equivoca al enumerar los
días de fiestas, que entonces eran 7, 8 y 9 de septiembre, y en la población pues era de
5.014, 2.462 hombres y 2.552 mujeres. BOP de Albacete, 30 de julio 1843.

68

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


La esperanza media de vida se estimaba en 35 años, con gran di-
ferencia tanto en calidad de vida como en longevidad entre los braceros
y pobres labradores que no llegaban a los 40 años y las personas mejor
acomodadas que superaban con creces esa edad. No obstante, esta corta
esperanza de vida se debe a la enorme mortalidad infantil, existía un
50% de posibilidades de que un niño no alcanzara los 5 años de vida y
un 35% de que la madre no se repusiera al parto112. Además, la tasa de
alfabetización no superaba el 17%.
La agricultura constituía la principal actividad económica en
todos los pueblos de la provincia de Albacete en el siglo XIX, tanto
por ser la base de la renta familiar como por el número de trabajado-
res dedicados a esta actividad. La población campesina era una clase
social definida y fundamental que, prácticamente, incluía la sociedad
entera pues eran labradores el clero, los hidalgos, los profesionales, el
bracero y la nobleza. Toda la población estaba tan interesada en una bue-
na cosecha que cuando peligraba organizaban procesiones en rogativa,
acudía en masa a apagar un incendio o levantaba ermitas para conjurar
las tormentas. Las reformas liberales, basadas principalmente en suce-
sivas desamortizaciones de bienes de la Iglesia y de los Ayuntamientos,
permitió el aumento del comercio de tierras y algunas mejoras técnicas,
aunque la agricultura solo pudo ser rentable gracias a los bajos salarios,
de manera que los beneficios agrarios se dirigían hacia la compra de nue-
vas tierras, inversiones especulativas de escaso riesgo o la adquisición de
bienes suntuarios, lo que dificultó la iniciativa industrial. En la ganadería
112
La razón se debe tanto a la pésima alimentación como al difícil acceso a médicos y
medicinas. Una fanega de trigo costaba 47 reales vellón, 32 el centeno, 19 la cebada,
28 de maíz y 13 si era avena; una arroba de vino costaba 5 reales vellón y 44 una de
aceite; la carne estaba más cara: 24 reales vellón costaba el kilo de carne de cerdo y
21 la de cordero. Pese a esta descripción de riqueza la vida resultaba muy dura, espe-
cialmente para las clases sociales más humildes y sirva de ejemplo que durante 1843
se abandonaron en Caudete 6 niños recién nacidos; en este año de 1844 fueron 10 los
nacidos abandonados, uno en la puerta de Santa Catalina, otro en la casa de un sacer-
dote, otros en una almazara y en una era, y el resto en la puerta de casas de personas
acomodadas; y en 1845 otros 10 más. Cierto que no todos fueron abandonados por la
imposibilidad de mantenerlos y a falta de un estudio sobre el tema, hay que aceptar
que algunos lo serían por relaciones extramatrimoniales de sus progenitores. La razón
se debe tanto a la pésima alimentación como al difícil acceso a médicos y medicinas.
Una fanega de trigo costaba 47 reales vellón, 32 el centeno, 19 la cebada, 28 de maíz y
13 si era avena; una arroba de vino costaba 5 reales vellón y 44 una de aceite; la carne
estaba más cara: 24 reales vellón costaba el kilo de carne de cerdo y 21 la de cordero.

69

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


se avanzó hacia la estabulación como medio de aumentar la cabaña pero
sin aportar mejoras en las razas o en su alimentación113.

113
José CANO VALERO y otros “Historia de la Provincia de Albacete”, pp. 358 y 413.

70

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


II. Francisco María Ramón Severino Albalat Navajas.

1. Nacimiento.

Francisco Albalat Navajas nació a las 8 de la noche del jueves 11 de febre-


ro de 1844, en la casa número 10 de la calle Mayor, donde vivía toda la
familia. Este acuario era el quinto hijo de Francisco y Teresa. Siguiendo
la costumbre de la época fue bautizado al día siguiente por el presbítero
y párroco de Santa Catalina don Rafael Herrero, imponiéndole el nom-
bre de su padre seguido del de la Virgen, aunque fue siempre llamado
y conocido por el de Paco. Fue su abuela materna, Margarita Golf, la
madrina que lo presentó a recibir el sacramento114.
Una costumbre española de la época en esta zona geográfica pro-
piciaba que el hijo varón mayor de las familias acomodadas fuera des-
tinado a administrar los bienes y patrimonio de la familia pues aunque
luego todos los hermanos heredaban, quedaba el mayor encargado de
administrar la herencia. El segundo hijo varón era entregado a la Igle-
sia, y a los sucesivos varones se les preparaba para cualquier profesión o
bien emigraban a otras ciudades o a las colonias americanas si eran muy
numerosos. La excepción ocurría con las hijas, pues solamente se las
preparaba para tomar estado, bien contrayendo un matrimonio lo más
114
AMC, Censo de habitantes de 1859-1861, Caja 80. APSC, Libro 15 de Bautismos,
f. 177r. Incluso la calle Mayor era diferente, el pasaje Luis Golf se llamaba callejón del
Horno del Arrabal, la actual calle del Mercado no existía sino que era el callejón del
Lavador y el tramo de la calle Mayor desde la plaza del Carmen hasta la primera es-
quina era la calle del Mesón, llamada así por existir una posada o mesón perteneciente
a los propios del Ayuntamiento. Frente del actual edificio del Ayuntamiento, no existía
la parte recayente a la calle del Mercado ya que era un solar de propiedad municipal,
estaban el matadero y las carnicerías, que serían trasladadas pocos años después,

71

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


ventajoso posible o bien ingresando en algún instituto religioso, procu-
rando en ambos casos que su dote no menguara demasiado la hacienda
familiar. Que un hijo o hija ingresara en la Iglesia era signo de prestigio
pero, además, suponía una forma de evitar la degradación y dispersión
del patrimonio familiar.
Debido a estas rígidas normas sociales Vicente Albalat fue inscrito
muy pequeño para cursar sus estudios primarios en el Seminario Con-
ciliar de San Miguel de Orihuela (Alicante), diócesis a la que pertenecía
Caudete en estos años. Desde el mismo día de ingreso fue recibido, tutelado
y vigilado por el canónico caudetano Francisco Pedrós, rector del Semina-
rio, por petición expresa de sus padres115. Su hermano Francisco recibió sus
primeros estudios de manos de su padre y en la escuela municipal de instruc-
ción primaria, situada en parte del edificio del convento carmelita de San José.
En la sección de niños se aprendía “el arte de leer y escribir, aritmética, gramática
y ortografía castellana” junto a “Doctrina Cristiana, Catecismo, Historia Sagrada,
Religión y Moral”, además el maestro de gramática estaba obligado a educarlos
en las buenas costumbres y llevarlos a rezar el Rosario y a escuchar los Sermones
y el Vía Crucis si era Cuaresma. Luego ingresó en la escuela de segunda enseñan-
za, o de latinidad, que regentaba un viejo carmelita exclaustrado. El objetivo
era prepararlo, quizás por recuerdo e influencia de su abuelo José Navajas,
para su ingreso en el ejército. La infancia de Francisco va pasando rápidamente
y sin más interés que el nacimiento de sus hermanos menores, en 1847 vino al
mundo Jaime; Emigdio en 1849 y en 1851, Margarita.
En la visita de don Félix Herrero Valverde, obispo de Orihuela
que realizó a Caudete el 3 de julio de 1847 impartió el sacramento de la
Confirmación a 665 muchachos y 517 mujeres; fueron los padrinos de
esta multitudinaria ceremonia Gil Gallur, segundo teniente de alcalde, y
Josefa Peris, entre los confirmandos aparecen Vicente, Inés, Francisco y
Jaime Albalat Navajas116.
Como quiera que Francisco Albalat Pérez fuera aficionado a la caza
sus hijos aprendieron desde jóvenes este arte, particularmente resultaron
diestros José María y Francisco pues, a la vez que surtían la despensa de
su casa, resultó una habilidad muy útil durante sus años de militar.
115
Barón DE ARTAGÁN Príncipe heroico y soldados leales, pp. 223 y 224. Francisco
Pedrós García (1-II-1835; 14-XI-1880), además de rector del Seminario fue canónigo
doctoral de la catedral de Orihuela. No es posible averiguar otros datos sobre la estan-
cia de Vicente en este Seminario pues sus archivos desaparecieron en 1936.
116
APSC, Libro 15 de Bautismos, f. 266r, 315vto y 366r., Libro 2 de Confirmaciones, f. 186r.

72

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Fueron estos años muy fructíferos para la familia Albalat, a juzgar
por el gran patrimonio que adquirió, debido en gran parte a que no te-
mía Francisco Albalat Pérez intervenir en cualquier tipo de negocio con un
margen seguro de beneficio y también auxiliado por disponer de recursos
seguros y suficientes para financiar esta expansión. El año 1847 comenzó
con el nombramiento de administrador subalterno de Loterías Nacionales
en Caudete, cargo que había solicitado el 17 de marzo, sin otra obligación
que otorgar un aval de 5.000 reales vellón en fincas a favor del intendente
general de Loterías. El aval se firmó el 14 de abril sobre dos huertas en
el paraje de las Jornetas. A continuación y como buen negociante, el 4
de mayo, no se pidió un préstamo a sí mismo, pues debería pagar interés,
sino que obtuvo de Joaquín Díaz Bordallo 6.000 reales, comprometiéndose
a devolverlos el día 8 de septiembre siguiente sin interés alguno. La razón
no es otra que, ese mismo día, ha comprado a Juan Vicente Masía por 5.425
reales “un pedazo de tierra viña que tiene en el partido de la Casa de Lillo con
tres mil y cien vides” y que linda con otra viña de Francisco. Apenas tres
meses después, el 8 de agosto, compra a Andrés García 1/7 de acción del
molino de San Vicente por 1.400 reales y el 6 de septiembre devuelve a
Joaquín Díaz su préstamo de 6.000 reales117. Al año siguiente, 22 de abril,
Francisco compra un cuarto y medio de acción del molino de San Vicente y
su hermano José Mª otro cuarto de acción y la cuarta parte de otro cuarto118.
También en 1850 realizan nuevas compras; el 17 de enero José y
Francisco Bañón venden un tercio de un cuarto de acción a José Mª Al-
balat y un cuarto de acción, por 2.625 reales, a Francisco119. El 23 de
diciembre de 1851 Juan Bautista Vespa García vendió también a Fran-
cisco “una cuarta de acción de Agua de la de San Vicente de este Termino
en Cuatro mil seiscientos cincuenta reales y media cuarta de acción en
el molino harinero del mismo nombre en Mil ciento cincuenta reales”120.
Además, el 13 de septiembre de 1852 Francisco Albalat compra a Miguel
117
AHPA, Sección Protocolos, Libro 718, ff. 57r. a 58vto.; 93r.; 104r. y 104vto.; 110r.
y 110vto.
118
AHPA, Sección Protocolos, Libro 719, ff. 47r. y 47vto.
119
AHPA, Sección Protocolos, Libro 715, ff. 3r. y 3vto.
120
Esta venta se hizo bajo autorización judicial pues estaban embargadas por la Sub-
delegación de Rentas de la Provincia como resultado de la sentencia a costas a que fue
condenado Juan Bautista Vespa de resulta de su gestión como depositario municipal.
AHPA, Sección Protocolos, Libro 720, ff. 120r. y 120vto.

73

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Bañón Vinader una cuarta y la mitad de otra cuarta del molino de San
Vicente por 1.600 reales. Por último y a pesar de todas estas compras,
aún dispone Francisco de liquidez suficiente para prestar, el 30 de enero,
a Francisco Martínez Masía 4.720 reales. Es un préstamo sin intereses “a
devolver la expresada cantidad en moneda de oro o plata corriente para el
día quince de agosto”121.
A las primeras compras de terreno en el paraje de la Cañada de las
Carrascas allá por 1840 le siguieron con los años otras de fincas conti-
guas, algunas en copropiedad de Francisco Albalat Pérez con su hermano
José María y otras el primero solo, sin olvidar las consiguientes mejoras:
se taló y roturó parte del bosque de pinos colindante para aumentar la
superficie de terreno cultivable y dado que este suelo es bastante pobre,
con poca profundidad, grandes piedras y fuertes pendientes, hubo que
proceder a su cultivo en bancales, usándose mulas en vez de los tradicio-
nales bueyes, éstas no sirven para profundizar la tierra pero sí aran más
deprisa. Ordenó plantar casi todo el terreno de viñas y olivos en las zonas
de más pendiente, destinando el resto a cereal, trigo y cebada122; luego
vendría la construcción de una casa para los labradores y otra más sun-
tuosa para la familia Albalat, cuadras, bodega, pajares y un pozo que, al
captar poco agua, hizo necesaria la existencia de varios aljibes. Este gran
esfuerzo por contar y almacenar agua se debía al propósito de formar un
enorme rebaño de ovejas y cabras que aprovecharan los cercanos mon-
tes como pastizales, así como a comerciar con los frecuentes ganados
trashumantes. Las obras se terminaron en 1852 pero no así las adquisi-
ciones de terreno y nuevas plantaciones, pasando a ser la finca resultante

121
AHPA, Sección Protocolos, Libro 720, ff. 30r. a 31r. y 133r. a 134r.
122
El propósito de aumentar la superficie cultivable responde a la creencia de que se
obtenía una mayor producción pero ocurre que casi nunca ocurría así pues, como es
el caso, se roturaban terrenos de pastos o forestales que no podían alcanzar los ren-
dimientos convenientes. Se conseguía un aumento absoluto pero el rendimiento por
hectárea disminuía considerablemente. Además, dada la escasa calidad de la tierra y
el nulo empleo de abonos, todavía no se conocían los químicos y el estiércol se em-
pleaba en huertas y regadíos, se debía recurrir a dejar las parcelas en barbecho en años
alternos o, como mucho, uno de cada tres. El primer razonamiento hubiera resultado
válido si se hubieran, por ejemplo, puesto las tierras en regadío o se hubiera invertido
en innovaciones técnicas que permitían aumentar el rendimiento por hectárea sin au-
mentar la superficie.

74

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


conocida como Casas de Albalat123. Demostraron los hermanos Albalat
una tremenda agudeza y visión de futuro pues fundaron su hacienda
en el emergente Camino Real entre Valencia y Andalucía oriental, por
Almansa, en vez del llamado Camino de Madrid, o de Aníbal, por Mon-
tealegre; opción que confirmaría el Marqués de Salamanca al construir
su ferrocarril por este corredor.
Por otro lado, el 30 de marzo de 1848 había nacido en Laybach (Ili-
ria, Suiza) don Carlos María de los Dolores, Juan, Isidro, José, Francisco,
Quirino, Antonio, Miguel, Gabriel, Rafael de Borbón y Austria-Este124,
sobrino del pretendiente carlista español, Carlos VI o Conde de Mon-
temolín, e hijo de Juan de Borbón, luego Juan III, y de María Beatriz de
Austria-Este. Don Carlos, futuro Carlos VII, marcaría mucho e influiría
más en el devenir de Francisco Albalat.
123
AHPA, Sección Protocolos, Libro 1.322, ff. 1.439r a 1.516vto. Las casas y sus
dependencias anexas forman un gran cuadrado abierto por un lado. A poniente y apro-
vechando la pendiente del terreno, se situó el muelle de descarga de la uva y la bodega,
con maquinaria de “Antonio Botella, constructores. Alcoy”. En el otro lado estaban las
cuadras de los animales de tiro y de las ovejas. En el lado corto se encontraba la casa de
los dueños, donde la familia pasaba gran parte de los veranos. Esta vivienda está pro-
tegida de los fuertes vientos por los edificios de la bodega y las paredes de las cuadras,
además y por estar orientada al levante aprovecha los pocos rayos de sol en invierno
a la vez que un gran olmo, seco por la grafiosis y hoy desaparecido, proporcionaba
una preciosa sombra en el verano. Detrás de esta vivienda existe otra destinada a los
trabajadores de la finca, caseros, peones, labradores y pastores.
La fecha de construcción todavía se puede leer en la pared que cerraba el espacioso
huerto. Se da la casualidad que Gabino Ponce Herrero y José Luis Simón García en su
Contribución al estudio del itinerario de la vía Augusta. Los restos de una calzada en
el corredor de Almansa, aparecido en I Congreso de Historia de Castilla-La Mancha,
Tomo IV, pp. 161 a 170, atribuyen el nombre de estas casas a la cercana calzada ro-
mana y no al apellido de sus creadores a la vez que le otorgan una mayor antigüedad
a la construcción.
124
La familia carlista permanecía exiliada en la corte de Francisco V, duque de Mó-
dena (Italia), pero debido a una revuelta debieron de exiliarse, naciendo don Carlos en
Suiza en la más extrema pobreza y anonimato. Poco después regresó toda la Familia
a Módena, donde Carlos fue educado por Monseñor Galvani luego por el P. Francisco
Ignacio Cabrera. Aunque don Carlos hablaba normalmente el castellano siempre lo
hizo con acento extranjero, pero su deseo de mejorarlo y de conocer España fue impe-
dido por las órdenes de su madre. La separación de sus padres y el distanciamiento de
su padre, don Juan, de la doctrina tradicionalista, pues se declaró varias veces liberal y
aceptó como reina a Isabel II, produjo una ruptura entre el contenido histórico del car-
lismo y el heredero de la ya entonces denominada legitimidad. El conflicto se resolvió
gracias a que su abuela la Princesa de Beira le nombró su heredero ideológico legítimo.

75

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


El 8 de diciembre de 1853 el Gobierno de José Luis Sartorius fue
derrotado en la discusión de la Ley general de Ferrocarriles y, en vez
de dimitir Sartorius, decidió suspender las sesiones de las Cortes. Esta
maniobra le provocó grandes enemigos dentro y fuera de su partido,
entre ellos Antonio Cánovas y el Marqués de la Vega de Armijo; ade-
más fue ésta la causa detonante del inicio de un movimiento subversivo
de ideología liberal pero que nació dentro del propio partido moderado
que sostenía al Gobierno. Con el propósito de acabar con la corrupción
generalizada y el escandaloso favoritismo a la sombra del poder el 20 de
febrero de 1854 hubo un intento fallido de pronunciamiento militar en
Zaragoza y el 20 de junio se produjo otro en Madrid; el día 30 y en Vicál-
varo (Madrid), el general Leopoldo O´Donnell y Jorris también se suble-
vó con una porción del ejército y, tras una escaramuza con tropas leales,
decidió retirarse hacia el sur en espera de apoyos. Esta última insurrec-
ción fue apoyada desde Manzanares (Madrid) el 7 de julio por Antonio
Cánovas del Castillo, quien publicó un manifiesto en el que reclamaba
la descentralización del gobierno, libertad de prensa, y una reforma del
sistema electoral y de la milicia nacional. La reina Isabel ante la imposi-
bilidad de una solución moderada entregó el Gobierno al todavía presti-
gioso general Espartero que, el 30 de julio, formó un Gobierno de carác-
ter progresista con el sublevado general O´Donell como ministerio de la
Guerra. Así las cosas, el 13 de julio de 1854 el Ayuntamiento de Caudete
había celebrado una sesión con una total normalidad, levantando acta
el secretario Francisco Albalat Pérez, pero en la noche del 17 la “Junta
provisional de Gobierno de la Villa de Caudete secundando el alzamiento
nacional para salvar las instituciones de los españoles” depone a todo el
Ayuntamiento y a su Secretario125. El nuevo alcalde es Francisco Bañón
Golf y Juan Bautista Vespa el vocal-secretario. La ideología conservado-
ra, o moderada, de nuevo le costaba a Francisco el cargo de Secretario
frente al progresismo ahora imperante.
La vinculación de la familia Albalat con la devoción a la Virgen de
Gracia de Caudete ha sido larga y provechosa para ambos. No he podido
averiguar la fecha exacta de su inicio pero el 9 de diciembre de 1812 ya
se habla a José Albalat Carreres como depositario de los fondos de su
Mayordomía, y el 14 de junio de 1846 Francisco Albalat Pérez aparece

125
AMC, Libro de Actas del Pleno, Caja 6. Este libro no está paginado.

76

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


como mayordomo126. El 17 de septiembre de 1854 decide la Mayordomía
de la Virgen de Gracia confeccionar un traje nuevo a la imagen de la Vir-
gen de Gracia y otro para San Blas. Estos trajes fueron sufragados, una
cuarta parte, por una contribución extraordinaria de los mayordomos,
Francisco Albalat Pérez entre ellos, y el resto por suscripción popular
en la que colaboró todo el pueblo. La familia Albalat Navajas, con unas
fuertes convicciones religiosas, contribuyó con 160 reales, cantidad muy
estimable para la época y similar a la de otros mayordomos, aunque no
fue la familia que mayor donativo aportó. El 1857 Teresa Navajas, como
esposa del mayordomo Francisco Albalat Pérez127, resultó elegida cama-
rera de la Virgen y el 29 de junio de 1862 Francisco Albalat Pérez será
nombrado tesorero y depositario de los fondos de su Mayordomía tras el
fallecimiento de su predecesor.
A la temprana edad de 11 años Francisco Albalat Navajas debe
hacer frente a la vida, de manera que el año 1855 le deparó numerosos
descubrimientos y cambios. El primero ocurrió el 26 de marzo de 1855
cuando nacía su hermana María Teresa y la precaria salud con que viene
al mundo aconseja su bautizo “en su propia casa en caso de necesidad y
con bautismo no solemne”. Actuando como padrinos sus hermanos Ma-
ría Inés y Francisco128. Afortunadamente su salud se repuso con rapidez.

126
AHMVG; Libro de actas de la Mayordomía de Ntra. Sra. de Gracia (1842-1892), f.
8. Francisco Albalat Pérez, padre del que sería conde de San Carlos, sería mayordomo
mucho antes, posiblemente desde el fallecimiento de su padre, porque en este libro de
actas, el primero que se conserva, no aparece su nombramiento.
127
AHMVG; Libro de actas de la Mayordomía de Ntra. Sra. de Gracia (1842-1892), f.
66r., 86r., 86vto., 101vto. a 103r. y 116vto a 117vto. A diferencia de hoy, el número de
mayordomos estaba fijado en 20, todos hombres, y pasaba el puesto del padre al hijo
mayor varón y sólo podían ingresar como mayordomos las personas más importantes
de Caudete, estando relacionada la importancia social con el nivel de riqueza. En 1855
se contrató la elaboración de este traje en Valencia por 27.000 reales y se terminó para
las fiestas de este año, que no pudieron celebrarse por haber una epidemia de cólera
morbo asiático. Tan bien resultó la labor que se gratificó a la bordadora con otros
2.000 reales. Los mayordomos aportaron 7.190 reales, por el pueblo se recaudaron
21.304’19 reales y otros 354’52 obtenidos de vender un mulo macho, un choto cabrío,
trigo, cebada, centeno y aceite entregados como donativos. El cargo, de gran confian-
za, de tesorero solía ser vitalicio. Francisco Albalat Pérez sustituyó a Antonio Golf
Molina y, tras su fallecimiento, le siguieron Abdón Ruiz y José María Albalat Navajas.
128
APSC, Libro 16 de Bautismos, f. 146vto. Horas después, el cura arcipreste de Santa
Catalina, Sebastián Beltrán, procedió a crismar e imponer los Santos Óleos a la niña.

77

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Por su parte, Francisco Albalat Pérez seguía trabajando fuerte para
aumentar los recursos económicos de esta numerosa familia. Su hermano
José María había sido destinado a los juzgados de 1ª Instancia de Cartagena
(Murcia) para pasar luego unos años a la Audiencia de Granada, ya antes
de partir le encomendó la gestión y administración de sus propiedades y
negocios en Caudete129. Consistían éstos, principalmente, en la concesión
de préstamos a particulares y la inversión de capitales en la explotación de
manantiales de agua y la representación y asesoramiento de terceros ante
la administración estatal o provincial130. Además, el sueldo de José María
Albalat Pérez como magistrado se hace notar cada vez que aparecía por
Caudete, pues compraba lo mejor que las familias vendedoras, necesita-
das siempre de dinero líquido, le ofrecían131. El capital de éste y la exce-
lente administración de su hermano Francisco produjeron la acumulación
de bienes con una gran rentabilidad. Esta novedosa forma de hacer dine-
ro contrastaba con la actitud de las otras familias pudientes de Caudete
que basaban sus economías en la explotación de grandes extensiones de
tierras bien directamente o en régimen de aparcería y sin realizar otras
inversiones que bienes suntuarios, donativos u obras de caridad.
129
Este poder fue otorgado en Cartagena el 14 de mayo de 1838. AHPA, Sección Pro-
tocolos, Legajo 511, Expediente 2º, ff. 9r. a 10r.
130
Al igual que su hermano Francisco, José Mª se interesó en aumentar su participa-
ción en las empresas del agua y molino de San Vicente, invirtiendo 42.021 reales. En
1847 compró un cuarto de acción, dos séptimos de tres cuartas y otros dos séptimos
de tres cuartas en 1849, tres cuartas de una cuarta de acción en 1851 y media cuarta
en 1852. AHPA, Sección Protocolos, Libro 718, ff. 54r. y 54vto.; Libro 715, ff. 16r. y
16vto.; Libro 719, ff. 125r. y 126vto.; Libro 720, ff. 120r. y 121vto.; ff. 133r. y 134r.
Su cargo de juez limitaba mucho las gestiones en las que puede intervenir, limitándose
casi en exclusiva a redimir la suerte de soldados a algunos mozos, previo pago de la
soldada y sus honorarios.
131
El 2 de agosto de 1850 José María Albalat compró un bancal de huerta en las Suertes
por 3.000 reales. Se da la casualidad que la mitad del precio se invirtió por el comprador
“en redimir la suerte de soldado por el quinto de esta Villa”. Al año siguiente adquiría “un
bancal cercado de paredes en la demarcación de la huerta del Paraíso al sitio de la calle
Madrid por donde tiene la entrada”. En 1853 Juan Bautista Vespa le vendía “un bancal de
huerta en la de las Suertes de cabida tres celemines con dos partes de agua de riego para
su tanda” y Miguel Herrero Mates, como albacea de su tío Jorge Herrero Ortuño, “media
acción de la Empresa del Agua del Paraíso”. En 1855 Andrés García Torres le vendía
“una cuarta de acción y tres cuartas de otra cuarta de agua de la empresa de San Vicente y
tres cuartas de acción de la Empresa del Paraíso”. AHPA, Sección Protocolos, Libro 719,
ff. 89r. y 89vto.; Libro 720, ff. 146r. y146 vto.; Caja 511, ff. 124r. a 125vto. y 148r. a 149r.

78

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Sirva como ejemplo que el 19 de abril de 1855 Andrés García To-
rres, otro de los grandes propietarios de Caudete y en calidad de socio
fundador vendió a Francisco Albalat Pérez tres cuartos de una cuarta
de acción de la Empresa Aguas de San Vicente por 4.500 reales vellón y
tres cuartos de acción de la Empresa de Aguas El Paraíso por otros 1.875
reales vellón. Igualmente queda constancia de los préstamos, cesiones de
créditos y daciones en pago que realizó Francisco Albalat Pérez mien-
tras administraba los caudales de su hermano José María. Entre estas
operaciones destacó el préstamo de 10.000 reales vellón a José Jiménez y
José Albertos para comprar “una fábrica de colar [destilar] aguardientes
con los enseres y útiles para su uso, sita en el Partido del Moto”; y otro de
2.030 reales vellón hecho a Manuel Gimeno Carrión, que resultó fallido
y entregó en pago “un bancal huerta en la de Bogarra, partido de San
Antón, de cabida dos celemines, un cuartillo y dos décimas con media hora
de agua para su riego”. También tuvo que reclamar el cobro de un pagaré,
por valor de 6.000 reales, a Juan Bautista de Vespa132.
Además, Margarita Golf Medina, abuela y madrina de Francisco
Albalat Navajas, murió el 13 de septiembre de 1855133. Se quedaba así
el pequeño Francisco sin su abuela preferida pues Margarita lo enviaba
a realizar numerosos recados a la vez que lo obligaba a acompañarla a
Misa a cambio de la merienda y lo entretenía narrándole las batallas en
las que intervino José Navajas y otras fabulosas aventuras donde supues-
tamente también estuvo presente. Este fallecimiento supuso también la
asunción en propiedad de una muy importante cantidad de bienes que
hacía tiempo administraba el marido de Teresa, pese a que “con ocasión
de la larga enfermedad que padeció [su esposo José Navajas], mi dote se
disminuyó en gran parte”; y “pues aun cuando se tenía entendido que por
fallecimiento de sus padres [de José Navajas] le correspondían algunas fin-
132
AHPA, Sección Protocolos, Legajo 512, Expediente 1º, ff. 135r a 138r y Legajo
511, Expediente 2º, ff. 9r a 10r y 32r a 32vto. El 30 de enero de 1852 “Don José María
Albalat y Perez, su Patricio, Juez de Primera Instancia de la Capital de Albacete y
Diputado a Cortes” prestaba 4.120 y 4.820 reales a los hermanos Francisco y Vicente
Martínez Masía. Se indica que no cobrará interés pero se asegura el pago mediante
hipoteca. Además, se autoriza a recibir el dinero a “su hermano Francisco Albalat de
este domicilio, su apoderado”. El pagaré fue emitido por Magera Hermanos y Compa-
ñía, de Madrid, y ya había sido renovado una vez. En esta ocasión Francisco realizó las
gestiones a cambio del 10% sobre lo cobrado a Juan Bautista Vespa. AHPA, Sección
Protocolos, Libro 720, ff. 18r. a 21vto.; Caja 514, ff. 102r. a 103r.
133
APSC, Libro 2 de Defunciones, f. 94r.

79

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


cas, por la razón de la distancia de su Patria [Fuenmayor] y otras causas,
no ha sido dable indagarlo y tomar posesión de los bienes”. Tras ordenar
Margarita que a su cuerpo “se le dé sepultura en el Cementerio en una
Bóveda [cripta] que al efecto se construirá”, y asignar para gastos de entie-
rro, cera, limosna y misas la cantidad de 3.000 reales vellón, reparte sus
bienes entre sus hijas, correspondiéndole a Teresa “el Huerto de la Puerta
de la Villa, la almazara del Moto y el olivar del Cabezo y 2.000 reales vellón
que sacará de las Viñas que le acomode”134.
Los importantes ingresos de esta familia posibilitaron ofrecer
estudios superiores, carísimos entonces, a Vicente, Francisco, Jaime y
Emigdio Albalat Navajas. José María, como hermano mayor, estaba des-
tinado a dirigir la hacienda familiar. Por último para Francisco y más
importante que estas consideraciones económicas de su familia fue que
a principios de octubre de 1855 partiera hacia Valencia para completar
sus estudios pues mantenía la intención de prepararse para ingresar en el
ejército. Era su primer viaje largo y necesitó todo un día para marchar en
diligencia hasta Mogente (Valencia) para coger allí luego el ferrocarril.
Su tío José María, entonces magistrado de la Audiencia Territorial de Va-
lencia, lo acogió bajo su custodia y en su casa. El ejemplo de José María
marcó mucho a su sobrino Francisco; tanto que toda la vida conservaría
como recuerdo de su tío su placa de magistrado, pues de él aprendió el
valor de una buena educación y la constante necesidad de adquirir nue-
vos conocimientos, además de constancia en el trabajo135.
Teresa Navajas y su esposo Francisco Albalat Pérez decidieron el 2
de mayo de 1856, puesto que ambos habían recibido las herencias pater-
nas y maternas, “y con el fin y objeto de acreditar en lo sucesivo los bienes
que cada uno introdujo y luego heredaron de sus Padres, mediante que
no tienen documento fehaciente que lo acredite, a desvío de los disgustos
que en lo sucesivo puedan ocurrir, y los pleitos consiguientes han delibera-
do otorgar la presente [acta] por la cual en la vía y forma que más haya
lugar declaran que en el haber de ambos introducido en su Matrimonio y
134
AHPA, Sección Protocolos, Libro 720, ff. 65r a 67vto.
135
Otras almazaras localizadas pertenecían a José Peiró (calle del Moto), José Xime-
no (calle Deán Martínez) y la de los hermanos José y Damián Graciá (plaza Nueva).
Barón de ARTAGÁN Príncipe heroico y soldados leales, Barcelona, Biblioteca de la
Bandera Regional, 1921, p. 225. La Ley de 9 de septiembre de 1857 dividía el territo-
rio español en 10 distritos universitarios; el de Valencia comprendía las provincias de
Albacete, Alicante, Castellón, Murcia y Valencia.

80

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


heredaron con posterioridad se expresa a continuación”. Resultando que
el patrimonio total que poseía este matrimonio ascendía a la nada des-
preciable fortuna de 88.737 reales vellón, de los que Francisco aportó un
total de 57.472 reales vellón y el resto Teresa, 31.255. Las propiedades,
resumidas y agrupadas, son: 14 celemines de huerta, 10.000 cepas de
viña, 402 olivos en 8 fanegas, 4 celemines y 1 cuartillo de terreno valo-
rado todo en 37.250 reales; “muebles, ropas y efectos de casa y labor”, en
16.887 reales; una cuarta de acción del Agua de San Vicente, en 10.000
reales; la casa número 10 de la calle Mayor, en 15.000 reales; y “un molino
de aceite, con dos muelas y sus equivalentes prensas y demás útiles, con su
huerto contiguo y tinajero en el cuarto” tasado en 10.000 reales136.

2. La segunda Guerra carlista en Caudete.

El acceso al poder del partido moderado en 1844 tuvo como consecuen-


cia la preparación de una nueva Constitución que diseñaba un mode-
lo de Estado que perduraría durante mucho tiempo. Se aumentaron los
poderes del Ejecutivo; el Senado se convirtió en una Cámara de nom-
bramiento Real con miembros vitalicios elegidos entre individuos per-
tenecientes a la nobleza y con un alto poder económico, y estableció el
sufragio directo y censatario. Este sistema electoral fue particularmente
muy combatido, pues restringía el derecho de voto “a las clases propie-
tarias y a gentes distinguidas por su profesión o cargo”. Por lo que, según
la Ley Electoral de 1845, de una población de 13 millones de españoles
sólo tenían derecho de voto unas 99.000 personas, que fueron aumenta-
das a 164.000 en 1868 cuando la población había incrementado a los 16
millones. Esta Constitución consagró el centralismo administrativo y la
uniformidad legislativa de todos los territorios de España, a la vez que
apoyaba el desarrollo agrario en detrimento del sector industrial, enton-
ces predominante en Europa.
Carlos María Isidro de Borbón, Carlos V, vivía confinado por el
Gobierno francés en Bourges, donde había abdicado de todos sus dere-
chos al Trono de España el 18 de mayo de 1845 a favor de su hijo Carlos
Luis de Borbón y Braganza. El nuevo rey carlista contaba con 27 años e
iba a ser conocido como Carlos VI por sus partidarios, adoptando el tí-
tulo de Conde de Montemolín. La renuncia se debía al deseo de facilitar

136
AHPA, Sección Protocolos, Legajo 514, Expediente 4º, ff. 150r a 151vto.

81

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


un posible matrimonio entre Carlos Luis y su prima Isabel, proyecto que
se vio frustrado por las intrigas de ambos bandos.
Fue en 1846 cuando este nuevo Pretendiente intentó otra vez ac-
ceder al poder por medio de las armas, mediante la que sería conocida
como segunda Guerra carlista. Tan poca trascendencia tuvo que algunos
historiadores ni la consideran como una guerra civil sino un conflicto o
protesta de las clases bajas en el que coincidieron movimientos de iden-
tidad y finalidad política muy distintos. También se ha venido conside-
rado que este conflicto se desarrolló prácticamente en Cataluña, lo que
no es cierto, por ello también se la conoce como guerra dels matiners,
guerra de los madrugadores. No obstante de la falta de estudios provin-
ciales o regionales sobre esta Guerra se puede presumir que, especial-
mente en los años 1848 y 1849, varias partidas carlistas operaron por la
provincia de Albacete, con diferentes muestras de apoyo. Sin embargo,
algunas noticias he podido conocer de disturbios durante esta segunda
Guerra carlista.
En febrero de 1846 la partida carlista mandada por el sacerdote
Benito Tristany ocupó Cervera (Lérida) proclamando a don Carlos VI
como rey de España y apoderándose de 90.000 reales. Con rapidez apa-
recieron varias partidas carlistas, con escasa preparación militar y me-
dios, pero que desarrollaban un eficaz acoso al ejército regular en forma
de guerrillas. Se limitaban a actuar en la zona donde residía lo que les
facilitaba su huida en caso de necesidad. Benito Tristany fue capturado
en mayo de 1847 y fusilado en Solsona (Lérida) pero ya había logrado
organizara a unos 5.000 guerrilleros carlistas. En junio de 1848 el general
Ramón Cabrera, héroe de la primera Guerra, se incorporaba al ejército
carlista, logando extender la guerra a gran parte de las dos Castillas y
Extremadura y, a finales de año, al País Vasco, Valencia y Aragón. Poco
después entraba en España don Carlos VI para apoyar y dirigir la guerra,
a la vez que motivar a sus soldados pero regresó a la seguridad de Francia
ante el acoso de las tropas isabelinas.
El 25 de octubre de 1848 una facción carlista “apareció en las inme-
diaciones de Caudete, en cuyo pueblo entró, prendió al alcalde y lo encerró
en las casas del Ayuntamiento, le exigió las contribuciones que hubiera
recaudado, y principalmente se ocupó en recoger los caballos que pudo,
que fue su principal objeto. Su número, según los partes, es de 20 hombres,
mandados por un teniente coronel llamado Gros, que estuvo a las órdenes
de Cabrera todo el tiempo de la guerra civil. Según se dice, a nadie inco-

82

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


modaron y después de recoger los caballos y algún dinero de particulares,
se marcharon al campo. (…) Es de advertir que Caudete es una población
de 1.500 vecinos, muy inmediata a Yecla, y de opinión casi realista”. Por
otras noticias sabremos que esta partida provenía de Elche, que entró en
Caudete “proclamando a Montemolín y exigiendo a un hacendado 10.000
reales” y que otra partida carlista ocupó Villalgordo del Júcar y apode-
rándose de otros 1.500 reales, recorriendo Carcelén y Casas de Ves para
avituallarse137. Por investigaciones judiciales resultó que parte de sus
componentes eran de Caudete138. Quiso el Gobierno castigar con rigor
lo que entendió pasividad en evitar estos robos y acordó destituir al juez
de primera instancia de Almansa e imponer una multa de 8.000 reales al
Ayuntamiento de Almansa y otros 6.000 al de Caudete por “no adoptar
algunas determinaciones contra los facciosos que [los] invadieron”. Poco
días después y ante la falta de apoyos en el terreno, la partida se disol-
vió139.
Desde el principio del conflicto el Gobierno intentó reprimirlo en-
viando tropas pero la medida más eficaz fue la promesa de indulto total
para los carlistas que se entregaran con armas.
La agitación política era mucha y estas medidas poco pudieron
solucionar. A finales de marzo se tenía noticia de otra partida en Ye-
cla (Murcia), formada por 200 o 300 hombres mandados por Francisco
Ortá. “Ya se asegura que de Caudete se la han unido veinte individuos y
quince de Yecla, con los cuales ha invadido la aldea de Fuente Álamo”140.
Durante unos meses se movió con entera libertad por los límites de las
provincias de Alicante, Murcia y Albacete recaudando hombres y dinero.
Tuvo el jefe de esta partida, Ortá, una de sus bases principales de descan-
so en Caudete pues el 18 de abril de 1849 y mientras dormía en la Casa
del Rincón, es sorprendido por la Guardia civil, tras un tiroteo huyeron

137
El Clamor público, 28 de octubre de 1848.
138
El Católico, 1 de noviembre de 1848, p. 8 y La España, 1 de noviembre de 1848, p. 2.
139
El Católico, 8 de noviembre de 1848, p. 8 y 10 de noviembre de 1848, p. 7. Me
sorprende la multa a Almansa pues no he conseguido noticias sobre incidentes carlistas
en estas fechas. Ningún miembro de esta partida fue identificado. En cambio, sí fueron
encarcelados siete vecinos de Yecla (Murcia) por esconder al teniente coronel carlista
Gros. La Esperanza, 23 de enero de 1849, p. 3 y La Patria, 24 de enero de 1849, p. 4.
140
El Clamor público, 30 de marzo de 1849, p. 2 y El Observador, 31 de marzo de
1849, p. 2.

83

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


los carlistas abandonado algunas armas. Y el 30 de abril durmieron en
la llamada Casa de los Frailes, donde se llevaron harina, tabaco, ropa y una
escopeta141. A partir de mayo la situación de esta partida se hizo desesperada
al destinar la Guardia civil más de 200 hombres para su captura. Ortá solicitó
un indulto pero le fue negado porque estaba procesado por la muerte de va-
rios guardias civiles en enfrentamientos y los muchos robos. Murió el 12
de mayo de 1849 en Jumilla (Murcia) durante un enfrentamiento con la
Guardia civil. Su cuadrilla huyó, menos uno que fue herido y cogido pri-
sionero, y se disolvió. Siete de sus miembros se presentaron a indulto en
Caudete, posiblemente de donde eran naturales, seis en diferentes pueblos y
otros cinco de los que no se consiguieron noticias142.
En abril de 1849 el ejército isabelino impide cruzar la frontera por
Francia a don Carlos VI y a su hermano Fernando, lo que resultó provi-
dencial pues, apenas un par de semanas después, Cabrera se exiliaba en
Francia y detrás casi todo el ejército carlista.
Tras esta nueva derrota del carlismo marchó don Carlos VI a In-
glaterra, donde se enamoró de una señorita de baja condición social y,
sin pensárselo mucho, abdicó de sus derechos al Trono de España en
favor de su hermano Juan. Tan pronto la relación sentimental dejó de
existir que don Carlos se retractó de la renuncia.
Pese a estos acontecimientos, la situación política en España es-
taba lejos de normalizarse. Tanto por asegurar la fidelidad de sus ha-
bitantes, para evitar disturbios y por su excelente situación geográfica
que el Regimiento de Saboya tenía un destacamento acuartelado en
Caudete. Fue precisamente parte de esos soldados los que marcharon,
el 20 de agosto de 1849, a sofocar una revuelta social en la vecina Yecla
(Murcia)143.

141
El Barcelonés, 18 de abril de 1849, p. 3; El Observador, 4 de mayo de 1849, p. 1 y
La Esperanza, 4 de mayo de 1849, p. 2. Esta hacienda era propiedad de Carlos Sansano
Agulló, natural de Madrid pero que pasaba largas temporadas en Caudete para admi-
nistrar las importantes fincas desamortizadas que compró.
142
El Popular, 18 de mayo de 1849, p. 3; El Clamor público, 19 de mayo de 1849, p.
3 y La Nación, 19 de mayo de 1849, p. 3
143
El Popular, 27 de agosto de 1849, p. 4; El Heraldo, 28 de agosto de 1849, p. 4; El
Católico, 28 de agosto de 1849, p. 7; y El Postillón, 29 de agosto de 1849, p. 3.

84

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


3. Juventud.

La crisis de España era muy profunda y generalizada, y su solución clara-


mente superaba la capacidad del anciano presidente del gobierno general
Espartero. Durante la primavera de 1854 el Rey consorte Francisco de Asís
hizo llegar al Conde de Montemolín una propuesta secreta que, a su parecer,
terminaría con las diferencias dinásticas. Proponía que el Conde ocupara el
trono de España con el nombre de Carlos VI y que la entonces joven prin-
cesa de Asturias, doña María Isabel Francisca de Paula, se casara con su hijo
mayor, quien sustituiría al padre al llegar a la edad de 20 años, ambos reyes
se denominarían “segundos reyes católicos” y tendrían idénticos derechos.
Tan descabellado proyecto fue rápidamente desechado. Dos años después, el
13 de julio de 1856, Leopoldo O´Donell dimite como ministro, la razón es su
desacuerdo con el Ministro de Seguridad acerca de las medidas para mante-
ner el orden público frente a las constantes revueltas. A esta dimisión siguió
la del propio Espartero. Entonces la Reina encarga a O´Donell formar un
Gobierno que restablecería la Constitución de 1845 y reorganizó las Dipu-
taciones Provinciales y los Ayuntamientos, aunque ante las sublevaciones
progresistas no dudó en limitar la libertad de prensa y disolver las Cortes.
Dentro de estas reformas, y para asegurarse lealtades nuevas, el
23 de agosto de 1856 “el Señor Capitán General de este distrito en virtud
de las facultades que le están comprendidas” nombraba alcalde de Caude-
te a Joaquín Pascual. En la misma toma de posesión Joaquín manifestó
“que, según los antecedentes que ha requerido y resultan en los libros de ac-
tas de esta municipalidad, el actual Secretario de la misma está ejerciendo
su cargo con la cualidad de interino. Además de haberlo manifestado así a
la Corporación el referido Secretario. Francisco Requena [concejal], y en
atención a que el propietario [de la plaza] Don Francisco Albalat [Pérez]
no consta haber hecho dimisión, se estaba en el caso de promover a su repo-
sición por exigirlo la Ley y el interesado”. En esta ocasión la política que le
había apartado del cargo juega a su favor y no duda en promover y aceptar
el puesto, aunque bien fuera por enfermedad o para atender sus negocios
particulares, Francisco Albalat Pérez sería sustituido como secretario del
3 al 13 de noviembre de este año por Miguel Albertos Ángel y del 3 al 20
de abril de 1857 por Rafael Molina144.
Por otra parte, Vicente Albalat descubre a sus 16 años que su vo-

144
AMC, Libro de Actas del Pleno, Caja 6.

85

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


cación religiosa es poco sólida y decide abandonar el Seminario a princi-
pios de 1857. Su intención es ingresar en el ejército y como ya posee una
amplia cultura y puede demostrar su educación, su aceptación es rápida.
A tal fin el 28 de junio su padre, en calidad de Secretario de la Corpora-
ción, “hizo presente que asuntos importantes de su casa como es tener
que acompañar a su hijo a Barcelona para que ingrese en el Regimiento
Infantería del Rey [número 4] por haber obtenido la competente admisión,
está en el caso de pedir al Ayuntamiento la oportuna licencia de quince
días”. Se concedió dicha licencia sin ningún problema, en esa misma
sesión quedó autorizado nuevamente como secretario interino Rafael
Molina, entonces oficial administrativo. En esta ciudad prosiguió sus es-
tudios a la vez que desempeñaba la función de preceptor de quintos.
Bien porque fuesen rivales políticos o quizás mercantiles ocu-
rrió que durante el Pleno del Ayuntamiento de 9 de julio el alcalde
Juan Golf Sánchez explicó al resto de concejales que Francisco Al-
balat Pérez “se marchó el día veinte y nueve del finado junio, época en
que finaliza el segundo trimestre para la formación de la liquidación
de los suministros hechos por este Pueblo al ejército y guardia civil, la
cual debe de presentarse a la Administración de Hacienda Pública de
esta Provincia dentro de los términos prefijados (…) y como quiera que
al marcharse el Secretario, referido Sr. Albalat, no estaba hecha dicha
liquidación ni en la actualidad tampoco lo está y pudiera seguir a la
Corporación un grave perjuicio en la dilación de este servicio, el cual
no puede llevarse a cabo hasta su regreso porque obran en su poder
documentos que han de justificar aquélla. Estaba en el caso de hacerlo
presente a la Corporación pidiendo a los Señores Concejales que se le
exija la responsabilidad a que haya acuerdo, caso de que el Ayunta-
miento sufra un perjuicio por este retraso y además se le destituya del
destino del Secretario (…) quedó pues acordado por una mayoría de
siete votos contra dos que sea separado Don Francisco Albalat [Pérez]
de su destino y que en su día se decline en dicho Sr. la responsabilidad
que pueda afectar a la Corporación”. En defensa de Francisco el conce-
jal Ambrosio Sánchez expresó “que no le parece causa suficiente para su
separación, máxime habiendo pesado sobre sí las operaciones del censo
de la población, quintas, repartos de consumos y [contribución] territo-
rial, añadiendo que se ha ido con el correspondiente permiso”. El también
concejal Pedro Díaz añadió que dejó “una persona que desempeñe los
negocios de la Secretaría y mediante a que nunca ha notado falta alguna

86

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


que le haga acreedor a que se le destituya”. Dado lo firme del acuerdo se
informó al Gobernador.
En cualquier caso esta sanción es totalmente desproporcionada a
la falta cometida pues la Hacienda Pública se habría limitado a reclamar
dicha liquidación sin imponer recargo; además, antes y después de ser
secretario Francisco Albalat, la administración municipal no se caracte-
rizaba precisamente por el cumplimiento de los plazos, ni en impuestos,
quintas u otros negociados. Debe destacarse lo incorrecto y las prisas del
Alcalde en castigar a Francisco estando ausente y, por lo tanto, sin dar
ocasión para oír su defensa.
No aceptó el Secretario cesado este castigo y recurrió, a su regre-
so de Barcelona, a la autoridad administrativa superior. Viendo el Go-
bernador Civil lo injusto y desproporcionado de la sanción ordenó al
alcalde Juan Golf la dejase sin efecto. Grandes serían los motivos del
Alcalde para enfrentarse tan duramente a su secretario y desobedecer al
Gobernador cuando, en la sesión del 3 de noviembre, manifiesta “haber
recibido orden del Sr. Gobernador de la Provincia para que reponga al
D. Francisco Albalat Pérez en el cargo de Secretario de esta Corporación”.
Luego de levantar la sesión y firmar todos el acta se produce este insólito
incidente: “acto seguido habiendo preguntado el Sr. Presidente [Alcalde]
a los individuos del Ayuntamiento si estaban conformes en que continuase
Francisco Albalat en el ejercicio de sus funciones contestaron que no, a ex-
cepción de Ambrosio Sánchez y Miguel Bañón. Quedó pues consignado por
la mayoría quede en suspenso el mencionado Francisco Albalat por las ra-
zones que le constan y que se expondrán al Sr. Gobernador (…). Francisco
Albalat protestó en el acto manifestando que este acuerdo ha sido a puerta
cerrada sin intervención del que dice [el propio Francisco] por haber sido
mandado salir fuera y también el don Miguel Bañón. Lo cual hace presente
para que no le pase perjuicio y pueda usar de su derecho donde y como
corresponda; y con esta protesta firmó el acta con los demás”. Bien fuera
por presiones políticas, por despreocupación o por incapacidad, que el
Gobernador aceptó, el día 26 de noviembre, las razones del Alcalde. En
la sesión del Pleno del siguiente día 30, Juan Golf comunica el cese de-
finitivo a Francisco Albalat Pérez a la vez que se iniciaban los trámites
para proveer la plaza145.
Tras pasar algo más de un año en Barcelona, Vicente Albalat Navajas

145
AMC, Libro de Actas del Pleno, Caja 6.

87

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


fue ascendido al empleo de subteniente y trasladado al ejército de Filipinas
aunque antes debió permanecer un tiempo en Valencia haciendo prácti-
cas146. Sin duda visitaría con frecuencia la casa de su tío José María y a su
hermano Francisco.
Una vez completada su formación básica comenzó Francisco Albalat
Navajas, a finales de 1858, a preparar los documentos necesarios para solicitar
su ingreso en el Colegio de Infantería de Toledo cuyo plazo expiraba en febrero
del próximo año. Los aspirantes debían tener más de catorce años y menos de
diecisiete para optar a una plaza de cadete y debían solicitar su ingreso mediante
una instancia redactada de su puño y letra, a la que tenían que adjuntar su fe de
bautismo, la partida eclesiástica del matrimonio de sus padres y una informa-
ción judicial que acreditase la limpieza de su sangre. Reproduzco este último do-
cumento: “Don Francisco Albalat y Pérez, hacendado de esta Villa, ante el Señor
Alcalde Constitucional de esta Villa como más haya lugar en derecho y con
reserva de otro que me competa dice: Que con el objeto de que su hijo Francisco
María Ramón Severino de catorce años cumplidos de edad entre en la carrera
militar a que quiere dedicarse, le es conveniente para cumplir con lo que está
prevenido (…) y se le reciba información:
1. Que es hijo legítimo de mi matrimonio celebrado con Doña Teresa Navajas,
hija del Comandante de Artillería D. José Navajas y de Doña Margarita
Golf.
2. Que nuestro hijo, por consecuencia de la buena educación que ha recibido,
ha observado la mejor conducta moral y política.
3. Que tanto nosotros como nuestros ascendientes, hemos estados, tenidos y
reputados por cristianos viejos, sin mezcla de mala raza, sin haber ejercido
oficio vil ni mecánico que nos degraden de la buena posición social en la
que estamos.
4. Que el referido D. José Navajas, mi padre político, sirvió muchos años en el
Ejército en el arma de Artillería hasta el año mil ochocientos veinte en que
se retiró de Teniente Coronel y Comandante del parque de la Plaza de Car-
tagena, habiendo contraído durante la Guerra de la Independencia varios
servicios por los cuales se le condecoró con algunas Cruces de distinción,
habiendo permanecido retirado en esta Villa hasta su defunción en mil
ochocientos veinte y tres”.
La elección por el arma de artillería se debió a las mayores posibili-
146
El Mallorquín, 2 de noviembre de 1858, p. 2. Por Resolución de 21 de octubre de
1858 fueron ascendidos a subtenientes 21 cadetes, todos del arma de Infantería y con
destino a diferentes islas de Filipinas.

88

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


dades de promoción, aunque también de morir en el intento de ascender,
que este cuerpo ofrecía a una persona con igual cantidad de ambición
y valor, más que por la inercia de estar su hermano sirviendo en este
arma. La importancia creciente que en los ejércitos europeos, británico
y alemán sobre todo, se daba a la artillería y a los ingenieros no tenía
comparación en España, donde la infantería seguía siendo dominante.
La infantería era el cuerpo del ejército español por excelencia y en la
mayoría de las ocasiones era la que proporcionaba o negaba una victoria;
se la consideraba superior al resto porque basaba su fuerza en cargar di-
rectamente sobre el enemigo, era una lucha cuerpo a cuerpo. El invento
de los fusiles rayados y cargados por la recámara a mediados de este siglo
XIX aumentó todavía más su importancia.
El procedimiento de ingreso utilizado por la Academia de Toledo
exigía que, tras obtener la gracia de cadete, se formase una lista en las
que apareciesen ordenados por méritos todos los aspirantes admitidos
a las pruebas de ingreso, los cuales se presentaban a examen siguiendo
este riguroso orden y a razón de dos convocatorias por año. A Francisco
Albalat le correspondió el número 2.117. Cada seis meses eran 500 soli-
citantes llamados a realizar las pruebas de acceso aunque tan sólo eran
admitidos 400 cadetes147. Por esta razón tuvo Francisco que esperar más
de dos años para poder optar al ingreso en esta Academia, tiempo que
empleó en mejorar su preparación física y cultural.
El sistema educativo entonces vigente difería mucho del actual.
La responsabilidad de proporcionar enseñanza elemental y primaria co-
rrespondía a los municipios, la secundaria era competencia de cada pro-
vincia y la universitaria del ministerio, pero todos los establecimientos
educativos, privados o públicos, dependían de la Dirección General de
Instrucción Pública. Los hermanos Albalat habían recibido su educación
primaria en la escuela municipal de Caudete, reforzada por las clases de
un sacerdote carmelita secularizado. Pero no siendo suficiente Francisco
Albalat Pérez optó por matricular a su hijo Francisco Albalat en el ins-
tituto Luis Vives de Valencia para recibir clases de aquellas asignaturas
que entraban en el temario del examen de ingreso y de las que no había
profesores en Caudete. La ley imponía que en cada provincia hubiera, al
147
Biblioteca de la Academia de Infantería de Toledo. La actual Academia General
Militar no existía y cada arma del Ejército poseía un colegio: el de Infantería estaba
en Toledo, creado en 1850, Artillería en Segovia, Caballería en Valladolid e Ingenieros
en Guadalajara.

89

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


menos, un instituto en su capital pero Albalat Pérez descartó Albacete y
Alicante, recién comunicados por ferrocarril, y también Murcia, a la que
había que llegar en diligencia tras un penoso día de viaje, porque prefi-
rió Valencia ya que allí vivía su amigo José Fuster Beltrán, farmacéutico
con botica abierta en Caudete durante muchos años, que fue el fiador
que avaló el ingreso de alumno Albalat. Además, solo tenían que viajar
en diligencia hasta Mogente (Valencia) para coger el ferrocarril que les
llevara a Valencia.
Para ingresar en el instituto Luis Vives, los solicitantes debían es-
cribir una carta a su director en Papel Oficial del Estado, rogando ser ad-
mitido, adjuntando una partida de bautismo. Como el nivel mínimo de
conocimientos de las escuelas municipales no estaba legislado, se obli-
gaba a superar un examen de ingreso que tenía dos partes. La primera
era oral y el aspirante debía responder a preguntas sobre religión, Mate-
máticas y Gramática española, la segunda era escrita donde se exigía la
resolución de un problema aritmético y la ejecución de un dictado.
Con 15 años Francisco Albalat, con residencia en la calle Ensans,
20, cuarto 2º, para el curso 1859-1860 se matriculó, el 27 de septiembre
de 1859, en Aritmética, Álgebra, Latín, Gramática griega, Historia, Mo-
ral y Francés. El 1 de junio de 1860 se examinó de todas y fue calificado
en Latín y Gramática griega con Mediano y en Historia, Bueno. De-
bió de suspender Francés porque al año siguiente se vuelve a matricular.
Para el curso 1860-1861 Albalat cambió de residencia y pasa a vivir en
la calle Fumeral, 11, cuarto 1º y se matriculó el 1 de junio de 1860 en
Elementos de Retórica y Poética, Doctrina cristiana, Elementos de Arit-
mética y Álgebra y, nuevamente, Francés148.
Francisco Albalat Pérez, como apoderado de la Empresa de Aguas
de San Vicente, acometió una rápida y eficaz labor de mejora tanto en
su administración como en la infraestructura. Esta empresa captaba sus
148
Archivo Histórico de la Comunidad Valenciana. Fondo Instituto Luis Vives, Caja
1843. El expediente de Francisco está incompleto, la solicitud y el examen de ingreso
no se conservan y algunas calificaciones tampoco. La partida de bautismo, pues el Re-
gistro civil aún no existía, daba fe de que el alumno era mayor de 9 años. La tasa por
derechos del examen fue de 20 reales, más 6 reales por cada folio de papel de Estado
donde se facilitaba la calificación y otros 140 reales de matrícula por curso. Pero lo
realmente caro resultaron los libros, el transporte y la estancia. Las clases eran de lunes
a sábado y los domingos debían acudir a Misa, bien a la capilla del instituto o en otra.
La calle Ensans aún existe pero el edificio fue demolido, en cambio, la calle Fumeral
fue eliminada en las reformas urbanísticas de principios del siglo XX.

90

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


aguas por medio de un minado situado en la Partida del Bayle y tenía su
comienzo “en tierras de la Casa llamada Alarcón de abajo, hacia la sierra
de Lengua, al Poniente de este término, y linda por la parte del sur con el
camino de los Aljezones y por el Norte y Levante, con el camino Viejo de
Madrid”. Mandó Francisco excavar nuevas galerías, limpiar y reforzar
las ya existentes, reparó la balsa y amplió la capacidad molturadora del
molino harinero que estas aguas movían, a la vez ordenaba “componer
y agrandar las acequias” para la distribución del caudal, lo que produjo
que se pudiera vender el agua sobrante a la huerta del vecino término
municipal de Villena. No extraña así que, ante la competencia de otros
molinos harineros y la gran demanda de aguas para el riego, Francisco
Albalat optase, de común acuerdo con los otros seis propietarios, por
arrendar el molino que hasta entonces explotaba directamente la Socie-
dad y concentrar sus esfuerzos en el negocio de la venta de aguas, mu-
cho más lucrativo y así el 24 de mayo de 1857 se alquilaba dicho molino
por “12 reales vellón diarios, que hará efectivos por meses anticipados” a
Cristóbal Camús Torres, al año siguiente se arrendaría a Gaspar Albertos
Requena por 13 reales149.
José María Albalat Pérez, tío de Francisco Albalat Navajas, moría
en Valencia el 8 de junio de 1859 a la edad de 47 años150. Dado su espíritu
religioso, también por ser costumbre de esta época y clase social, José
María dispuso que “es mi voluntad se celebre mi funeral y entierro confor-
me a mi condición y clase, y según dispusiera mi albacea, señalando para
bien de su alma la cantidad de seis mil reales vellón, de los cuales se satisfa-
rá todo gasto, incluso el Nicho, y si algo sobrase se invertirán en celebración
de misas rezadas”. Así mismo, legó al “Hospital General, Casa Hospicio de
Nuestra Señora de la Misericordia, la de la Beneficencia, Colegio de niños
149
AHPA, Sección Protocolos, Caja 513, ff. 150r. y 151vto., Caja 514, ff. 270r. y 271r.
150
Fue José María tres veces diputado en las Cortes Generales por el distrito de Mon-
tealegre (1850, 1853 y 1854), derrotando en las tres ocasiones a los hermanos y pro-
pietarios almanseños José Ignacio y Miguel Ochoa. Empezó su carrera como abogado
pero pronto fue nombrado juez de 1ª Instancia en Casas Ibáñez y en la ciudad de
Albacete, para acabar como magistrado en la Real Audiencia Territorial de Valencia,
tras pasar por la de Granada. Joaquín ROA EROSTARBE Crónica de la Provincia de
Albacete, II Tomo, p. 181. Su carrera profesional y política es admirable y en la Re-
vista-Programa de fiestas de Caudete del año 2009, pp. 182 a 184, escribí una pequeña
biografía. También en el Archivo Histórico Nacional, Ministerio de Justicia, Magistra-
dos-jueces, 4251, expediente 172 se conserva su expediente profesional que atestigua
su gran capacidad y valía.

91

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


de San Vicente Ferrer y Asociación de Nuestra Señora de los Desampa-
rados la cantidad de veinte reales vellón, por una vez, a cada uno”, todos
radicados en la ciudad de Valencia. Más generoso fue con las institucio-
nes benéficas de Caudete: “lego al establecimiento de Beneficencia de mi
Patria cien reales vellón y doscientos a la Conferencia de San Vicente de
Paúl de la misma”. En parte por carecer de descendencia directa y por
el mutuo afecto que se profesaron ordenaba entregar “a mi sobrino José
María Albalat y Navajas veinte mil reales vellón de libre disposición, en
parte de pago se le adjudicará por su valor los tres bancales de huerta que
me legó mi abuelo, Don José Albalat y Medina, a efecto de que siga el mis-
mo nombre y, además, el bancal contiguo a los anteriores para que forme el
cuadro completo, los cuales están situados en la [Partida] del Paraíso. Lego
a mis sobrinos Vicente, oficial del Ejército de Filipinas, Francisco, Jaime
y Emigdio diez mil a cada uno, los cuales servirán precisamente para sus
carreras y el que no quiera seguirla, se quedará sin efecto el legado. Esto se
entenderá con los tres últimos, pues con respecto al primero [Vicente], que
la tiene hecha, se le guardará para cuando regrese a la Península. Lego a
mis sobrinas María Inés, Margarita y Teresa Albalat y Navajas diez mil reales
vellón a cada una para su dote, cuyo legado se le entregará en el momento de
tomar estado, adjudicándoles a la primera en la pieza de huerta del Paso, en
lo que baste y en lo restante a elección de sus padres, y a las otras dos en los
bancales de las Suertes”. Tras ordenar entregar “a mi criada Dorotea Asensi
la cantidad de setecientos cincuenta reales vellón” instituye por el resto de
su fortuna único heredero a su hermano Francisco Albalat Pérez “con
la obligación de entregar a mis tías Francisca y Dolores Pérez, vecinas de
Mogente, hermanas de mi difunta madre, trescientos veinte reales vellón
a cada una, anualmente y por los días de su vida”. La cantidad reci-
bida por Francisco ascendió a 291.915 reales vellón una vez descontados
los legados y sin los 90.000 reales que recibieron los hijos y que su padre
administró151.
Isabel II había contraído matrimonio, por razones de Estado, el 10
de octubre de 1846 con su primo Francisco de Asís de Borbón, mani-

151
ARV, Sección Protocolos, Libro 11.726, ff. 391r. a 394r. El establecimiento a que se
refiere sería el Hospital municipal de San Diego instalado en el edificio que ocupaba el
convento de San José, entonces desamortizado. Me ha sido imposible averiguar otras
noticias sobre la Conferencia de San Vicente de Paúl que nombra en Caudete. Para la
valoración de la herencia sigo las cantidades que aparecen en la partición de herencia
de Francisco Albalat Pérez que realizó su esposa.

92

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


festándose inmediatamente una notable diferencia de temperamentos y,
apenas pasados los días de luna de miel, el matrimonio determinó vivir
separados, en el Palacio Real de Madrid ella y él en Riofrío (Segovia).
Cuando la Reina quedó embarazada comenzaron a circular rumores du-
dando de la paternidad del Rey Francisco sobre la prole de su esposa. Al
nacer el 28 de noviembre de 1857 el primer varón y Príncipe de Astu-
rias las dudas persisten, lo que hace titubear incluso al Papa Pío IX de
aceptar ser padrino del neófito152. Esta conducta tan descarada de Isabel
II produjo un buen número de escándalos que, junto con su situación
personal de separación matrimonial, no eran del agrado de los sectores
más ortodoxos de la población y fue utilizada como argumento por los
carlistas para captar nuevos adeptos.
Durante el año 1860 la atención de toda España se centraba en la
guerra de Marruecos y la inactividad de las partidas carlistas hacía pen-
sar en su desaparición. No obstante, el 1 de abril, unos 4.000 soldados
de la guarnición de Mallorca al mando del general Jaime Ortega y Olleta
son embarcados con destino desconocido, les acompañan unos pocos ci-
viles. Durante la madrugada del día siguiente desembarcan en San Car-
los de la Rápita (Tarragona) para marchar hacia Tortosa, a la vez que se
expiden telegramas a las Juntas carlistas de todas las provincias para que
secunden el alzamiento militar. Estos anómalos movimientos inquietan
a la tropa que, nombrando a varios oficiales, exigen una explicación. El

152
El cardenal Secretario de Estado de Roma mantuvo consultas con el Nuncio de
España sobre la verosimilitud del rumor relativo a que el apuesto oficial de ingenieros
Enrique Puigmoltó pudiera ser el padre del niño que esperaba la Reina, quizás futuro
Rey de España. El Nuncio respondió que para todos los embarazos anteriores, que
fueron cinco, “no se tuvieron en cuenta noticias semejantes o sospechas peores aún,
surgidas en situaciones iguales a la presente”; finalmente el Papa aceptó. Isabel II y
Francisco de Asís, en cualquier caso, tuvieron once hijos aunque las dudas sobre la
paternidad alcanzaron a todos pues se le conocieron públicamente ocho amantes a
la Reina. Enrique Puigmoltó y Mayans (1827-1900) era hijo del Conde de Torrefiel
y permaneció en Madrid desde marzo de 1856 hasta febrero de 1858 en que fue ful-
minantemente trasladado a Valencia, donde falleció como general de división y tras
casarse dos veces. Fue ennoblecido por la Reina como vizconde de Miranda y con la
Cruz de San Fernando.
Según las leyes entonces vigentes, la principal consecuencia política que hubiera resul-
tado de resultar cierta esta paternidad extramatrimonial del heredero suponía excluir
al que luego sería Alfonso XII de la posibilidad de reinar y el consiguiente cambio
dinástico. Con el actual ordenamiento jurídico carece de importancia la paternidad de
Alfonso XII ni influye en los fundamentos de sus descendientes.

93

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


general revela, en una arenga, sus intenciones golpistas en favor de don
Carlos Luis y, en vez de recibir el apoyo de su tropa, es contestado con
un “¡viva la Reina y la libertad!”. Durante la confusión no duda de ad-
vertir de la situación a Carlos VI, uno de los civiles que acompañaba a
la columna, aconsejando su huida. Pocos días después el general Ortega
es capturado y fusilado, también fueron apresados don Carlos y su her-
mano Fernando. Las autoridades isabelinas le obligaron a abdicar nue-
vamente de sus derechos para luego expulsarlos del territorio español.

4. Ejército isabelino.

Por el Censo de población que se hizo en Caudete entre 1859 y 1861


se tiene conocimiento que en el número 10 de la calle Mayor viven “el
matrimonio Francisco Albalat y Teresa Navajas, y sus hijos Inés, Francis-
co, Joaquín [Jaime], Emilio [Emigdio], Margarita y Teresa, con la criada
Juana Ángel Jover”. Las ausencias de José María “estudiante de jurisprudencia
en Valencia” y de Vicente “destinado al Real Ejército de Filipinas”, están
justificadas153.
Para las elecciones legislativas de 1860 el Ayuntamiento de Caudete
elaboró la correspondiente lista de sus mayores contribuyentes, resultando
que Francisco Albalat Pérez pagaba 2.906’48 reales por sus fincas y otros
38’34 reales por la almazara. Cantidades bastante alejadas del mayor con-
tribuyente y terrateniente local que era Joaquín Pascual con 4.813’80 reales
por sus fincas urbanas y rústicas y otros 260 por las bodegas y almazaras, y
también distante del mayor industrial Andrés García que paga 350 reales
por su industria, desconozco la actividad, y tan sólo 453’30 por sus fincas.
Fue llamado Francisco a principios de enero de 1861 para participar
en los exámenes de ingreso del Real Colegio Militar de Infantería de Toledo.
Padre e hijo cogieron el tren en la estación de La Encina para, tras más de
siete horas de viaje, llegar a Madrid y poder tomar otro tren con destino a
Toledo. En la primera prueba Francisco Albalat debía pasar un estricto
y severo reconocimiento médico ante el médico-cirujano del Colegio.
Eran eliminados aquellos cuya estatura no estuviese en desarrollo pro-
porcionado con su edad, su configuración no fuese perfecta y robusta,
sin indicio de enfermedad y no hubiesen padecido de viruelas o no estu-
viesen vacunados contra ellas; además, eran rechazados los cortos de vista,

153
AMC, Caja 10.

94

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


de “oído torpe” o tartamudos. Superado este reconocimiento el aspirante se
enfrentaba a un examen en el que debía de mostrar que sabía leer y escribir
correctamente, gramática castellana, historia de España, el idioma francés y
dominar las cuatro reglas de la aritmética. Comprendía, además, preguntas
sobre doctrina cristiana y principios de dibujo natural. Salvadas con éxito
todas estas pruebas, Francisco Albalat ingresaba como cadete de Infan-
tería el 17 de febrero de 1861 con 17 años recién cumplidos154.
Al inscribirse el cadete en el Colegio debía traer preparada sola-
mente la ropa interior y los útiles de aseo pues el uniforme, armas y li-
bros le eran entregados gratuitamente, aunque la ropa de cama, el mantel
y servilletas debía comprarlos al propio Colegio por 1.000 reales. Los
cadetes tenían, además, que entregar al Colegio 720 reales cada trimestre
para cubrir los gastos de su manutención. El uniforme de cadete era el
mismo que el usado entonces por los Batallones de Cazadores de Infan-
tería, es decir, levita de paño azul abrochada a un costado, con una doble
fila de botones de metal dorado con la corona real e inscripción “Cole-
gio de Infantería”; cuero y vivos encarnados, sardineta en la bocaman-
ga, dragones de metal dorado y cordones de hilo de oro en el hombro
derecho y terminados en dos agujetas, pantalón encarnado, sombrero
tipo ros con pompillo y escarapela roja, y sable pendiente de tahalí de
paño155. Se alojaban en el edificio llamado Hospital de Santa Cruz, hoy
museo, y las clases se impartían en la Casa de la Caridad; en el hospital
de Santiago estaban la enfermería, almacenes y los baños, y en el enton-
154
El contenido era: “doctrina cristiana, dividida en los conceptos históricos y doc-
trinal; lectura, con perfección y buen sentido en cualquier libro que se le presentase;
escritura, con letra bien formada, soltura y ortografía al tiempo de dictado del exa-
minador; gramática, analogía de las voces y conocimiento de las diferentes partes
de la oración, sus propiedades y accidentes, sintaxis y prosodia; aritmética, distintas
especies de números y sus operaciones, reglas básicas y sus demostraciones; dibujo
natural; historia de España e idioma francés”.
155
El uso del sable en infantería queda reservado a oficiales como símbolo de su rango,
pues su fuerza se basaba en la potencia de fuego de sus fusiles y tan solo se utilizaba
en determinadas circunstancias un sable-bayoneta, más corto, como complemento del
fusil. El sable es un arma más apropiada para la caballería pues las estocadas se deben
lanzar al pecho y costado del adversario y las cuchilladas se dan alargando el brazo
en toda su extensión y retirando un poco el puño al dar el golpe. Todos estos cono-
cimientos le fueron muy útiles luego en la guerra. Este primer sable de Francisco era
de hoja ligeramente curva, de acero y alma de hierro, con punta, corte y dos filos; la
vaina era de cuero negro con refuerzos de hierro; luego tendría otros de mejor acero y
profusamente decorados.

95

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


ces parcialmente ruinoso Alcázar se encontraba la biblioteca y algunas
salas destinadas a estudio y lectura.
La vida académica y militar se regía por un estricto reglamento
que contenía innumerables consejos y normas de conducta. Se hacía
mucho hincapié en la disciplina, la historia militar y especialmente en
las virtudes morales que todo buen militar se suponía debía poseer y
servir, Ideales consistentes en poseer un valor indubitable ante el ene-
migo, una fe incuestionable en las ordenanzas y estamentos militares, y
una total obediencia y lealtad absoluta a los oficiales superiores. Además,
todo juego de cartas o azar estaba prohibido. Los cadetes, jóvenes e im-
presionables, se empapaban de un agudo sentido de la responsabilidad
moral del ejército como guardián y defensor de las esencias de la Nación
y jamás debían tolerar afrenta o insulto alguno al Ejército, la Bandera, al
Monarca, la Nación o a la Iglesia. Y, por extensión, si un Gobierno atraía
la infamia para la Nación permitiendo el desorden, el deber de tan pa-
trióticos oficiales del ejército era protestar o levantarse en armas si fuera
preciso, contra el mismo, en defensa de la Patria.
El método educativo consistía en el aprendizaje memorístico de
montones de datos, especialmente todos los detalles de las grandes bata-
llas del pasado de España, por lo que cuando los cadetes acudían al campo
de batalla, una vez superada su formación, tenían la mayoría de las veces
que improvisar pues lo que les habían enseñado tenía muy poca aplicación
práctica. Los estudios se dividían en seis semestres separados por exámenes
eliminatorios; los cinco primeros se cursaban en el Colegio y en el último
realizaban prácticas en las unidades elegidas por los propios cadetes.
Desde el momento de su ingreso los alumnos eran asignados a una
de las cuatro Escuadras de las que constaban las cuatro Compañías. El
horario durante los primeros dos años y medio era muy intenso: se toca-
ba diana a las cinco y media de la mañana en invierno y una hora antes
en verano: tras desayunar, pasar revista y oír Misa empezaban las clases a
las ocho y cuarto. La primera clase versaba siempre sobre las Ordenanzas
del Cuerpo y la segunda sobre aritmética, álgebra y geometría. A la una
menos cuarto se comía y se descansaba hasta las dos y media, hora en
que comenzaba la clase de administración de justicia, con nociones de de-
recho civil, penal y castrense. La siguiente asignatura era táctica militar e
instrucción en orden cerrado y abierto. En el cuarto semestre se incluían
las asignaturas de trigonometría, fortificación de campaña y contabili-
dad. Podían también cursar como asignaturas optativas francés, dibujo

96

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


militar, gimnasia, esgrima y natación. A las cinco de la tarde se pasaba
revista donde el cadete debía formar con todo su equipo; media hora
después se servía una pequeña merienda y después debían estudiar
hasta las ocho y media, hora en que se cenaba. A las nueve se rezaba el
rosario y a las diez de la noche se tocaba silencio.
Este rígido horario solo permitía descanso a los cadetes los jueves
por la tarde, domingos y las onomásticas de la Reina y de su esposo. Se
les permitía salir de paseo pero con la obligación de regresar para dormir
en el Colegio y solamente podían abandonar el Colegio en las vacaciones
de verano, julio y agosto, Navidad, desde el 25 de diciembre al 6 de enero,
los tres días de carnaval y los tres últimos de Semana Santa. Durante las
celebraciones del Corpus los caballeros alféreces cadetes, con su banda
de música, cerraban la procesión escoltando a las distintas autoridades
civiles y militares que participaban. Precisamente en esta ciudad se afi-
cionó Francisco a los toros, asistiendo a cuantas corridas le permitían su
horario y ahorros.
Por último, mientras duraba su primer periodo los cadetes se ejer-
citaban como soldados, luego como cabos y los últimos dos meses como
sargentos, en tanto que el sexto semestre los Cadetes debían poner en
práctica todos los conocimientos adquiridos y se subdividía en tres pe-
riodos iguales de dos meses.
No supuso para la economía familiar una carga excesiva la perma-
nencia de Francisco Albalat en este Colegio pues los 10.000 reales vellón,
acrecentados con una buena rentabilidad, que le legó su tío José María
cubrían el importe de la matrícula de todos los cursos y aún sobraba
dinero para viajes, comidas y lavandería.
El 15 de diciembre de 1861 el alcalde de Caudete convocó una se-
sión extraordinaria del Ayuntamiento en la que, junto con los concejales,
asistieron los mayores propietarios de la Villa, entre ellos Francisco Al-
balat Pérez. Era intención “solicitar al Gobierno de Su Majestad la gracia
de que esta Villa sea segregada de la Provincia de Albacete, trasladándola
a la de Alicante”. Se acordó nombrar una comisión que desarrollara las
gestiones necesarias a tal fin, la formaron el alcalde Miguel Izquierdo,
los concejales Rafael Cuello y Rafael Molina, y los propietarios Joaquín
Pascual, Miguel Algarra y Francisco Albalat156. Las razones del nombra-
156
Curiosamente seis años después, el 29 de julio de 1867, José María Albalat Nava-
jas fue citado junto con el Ayuntamiento y otros 25 propietarios más, por el alcalde
Liborio Martí para “deliberar acerca de si conviniere que esta Villa sea agregada a

97

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


miento de éste último bien pudieron ser su condición de formar parte
de la lista de mayores contribuyentes y sus conocimientos de leyes, una
vez superadas todas las diferencias con el anterior alcalde. Por otro lado,
Margarita Albalat Navajas moría el 6 de noviembre de 1862, a la corta
edad de 11 años. Sus hermanos José María, al estudiar en Valencia, Vi-
cente, acuartelado en Filipinas, y Francisco, cadete en Toledo, no pudie-
ron asistir a su entierro157.
Los estudios teóricos de Francisco acabaron el 31 de junio de 1863,
finalizó sus exámenes con el número 32 de un total de 92 alumnos. Esta
buena posición le permitió elegir la Unidad donde realizar las prácticas
exigidas por el Reglamento y, con la intención de conocer nuevos luga-
res, solicitó servir en el Regimiento de Infantería de Cuenca número 27,
acuartelado en Madrid. Poco duró la estancia en la Villa y Corte ya que
el 31 de julio es trasladado al Regimiento de Infantería La Constitución
número 29 que partía de maniobras. En este Regimiento acabó Francis-
co su periodo de prácticas. El 19 de enero de 1864 recibía Francisco el
despacho de subteniente y al igual que el resto de sus compañeros gozaba
“de antigüedad y sueldo” desde el 1 de enero. A sus 19 años había logrado
el número 80 de su promoción, que la formaban 167 suboficiales de to-
dos los cuerpos del ejército158.
A todos los cadetes se les premió con unos días de permiso, que
la Provincia de Murcia y Juzgado de Yecla, para recurrir en su caso al Gobierno de
Su Majestad”. Se acordó “unánimemente que es de utilidad y conveniencia para esta
población la agrupación a la Provincia de Murcia, a la que antes pertenecía, y al
juzgado de primera instancia de la Villa de Yecla”. Para alcanzar tal fin, se nombró
otra comisión formada por el alcalde, el concejal Miguel López y los propietarios
José Ruiz, Miguel Algarra y Joaquín Pascual. Estos dos últimos son los mismos que
formaron parte de la primera comisión. AMC, Libro de Actas del Pleno, Caja 7. Este
libro no está paginado.
157
Margarita “no testó, pero por disposición de sus Padres su entierro fue general
con asistencia de los residentes y agregados de la expresada Parroquia [de Santa Ca-
talina]. Se le hizo procesión funeral con tres paradas, cantando en cada una de ellas
un Responso, se le cantó también todo el Oficio de Difuntos, tres misas con Diácono,
Responso y Salmo De profundis al fin de cada una y fue enterrada en el cementerio”.
APSC, Libro 2 de Defunciones, f. 262r.
158
AGM, Sección B, división B, legajo B-590. Al empleo militar de subteniente o
segundo teniente se le cambió en 1867 el nombre por el de alférez, denominación que
aún perdura. En 1912 se reorganizó el escalafón militar y el empleo de subteniente
se reintrodujo pero con una categoría inferior, a la vez que se creaban los empleos de
brigada y suboficial mayor.

98

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Francisco utilizó descansando en Caudete, antes de incorporarse a su
primer destino como subteniente el 1 de febrero. La unidad que le tocó
en suerte fue el Regimiento de Infantería de Borbón número 17, con
asiento en el cuartel valenciano de San Juan de la Rivera. Del 1 al 7 de
mayo Francisco cayó enfermo y tuvo que causar baja en el servicio, per-
maneciendo ingresado en el Hospital Militar instalado entonces en lo
que fue el Colegio de San Pío V y actualmente Museo de Bellas Artes. El
1 de diciembre Francisco vuelve a cambiar de destino aunque no de ciu-
dad, pasando al Regimiento Provincial de Valencia número 18, instalado
en el mismo cuartel. Pese a estos cambios, puramente administrativos,
no sigue Francisco el ejemplo de su hermano Vicente, sin duda de ca-
rácter más aventurero e intrépido, que partió hacia Filipinas donde era
posible ascender en el escalafón por acciones de guerra. Francisco optó
por obtener sus ascensos por estudios o simplemente por antigüedad159.
El Partido Tradicionalista se hallaba en esta época reorganizándo-
se y tratando de superar una grave crisis que lo mantenía completamente
dividido. La razón de esta situación era una carta, del 26 de julio de 1862,
en la que don Juan Carlos de Borbón, Juan III de los carlistas y padre de
Carlos VII, renunciaba en su nombre y en el de toda su descendencia
a sus derechos al Trono de España. Las relaciones de don Juan con su
familia ya eran difíciles y esta decisión provocó que su esposa la archidu-
quesa María Beatriz y sus hijos Carlos María y Alfonso Carlos le abando-
naran y se establecieran en el palacio Loredán de Venecia en 1863. Desde
allí escribió el joven don Carlos a su padre suplicándole que reafirmase
159
Prueba del carácter más osado de Vicente fue que, luego de ser nombrado subte-
niente, se trasladó a Cádiz para embarcar en la fragata Luquita llegando a Manila el 20
de febrero de 1859. Fue destinado a la Compañía de Gracia del Regimiento de Borbón,
con sede en Zafra, dando constantes muestras de arrojo y valor. A principios de 1860
su compañía fue trasladada a la plaza de Cavite, donde el Capitán General lo nombró
Ayudante sexto de la Compañía el Gobernador de Mindanao, permaneciendo en este
destino hasta el 5 de enero de 1861 en que regresa al Regimiento de Borbón. El 15 de
marzo de este año se incorporaba a la 1ª Compañía de Ingenieros, de reciente creación,
con base en Manila, quedando hasta el día 12 de febrero de 1863 en que la Compañía
se traslada nuevamente a la isla de Mindanao. Allí le concedieron el mando del des-
tacamento Isabel de Borbón y tuvo que combatir a una cuadrilla de piratas conocida
como moros Bontroridi, a los que logró dispersar y poner en fuga, siendo felicitado
públicamente por el Capitán General. El 10 de febrero de 1866, con el empleo de te-
niente, el Capitán General de las Islas le concedía la gracia extraordinaria del traslado
a la Península que había solicitado Vicente el 4 de julio con motivo de la muerte de su
padre unos meses antes.

99

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


sus derechos dinásticos y se retractara públicamente de su abdicación,
de lo contrario no dudaría en asumir él mismo, a pesar de su juventud,
la defensa de los valores del carlismo. Don Juan no contestó. Tras estos
acontecimientos unos carlistas entendían que ya no cabría disputar la
Corona a la rama isabelina y otros opinaban que la renuncia únicamente
era válida para don Juan pero no así para sus descendientes. Fue esta
última opinión la que prevaleció, ya que jurídicamente una renuncia que
afecta a intereses de terceros debe contar con su aprobación y don Carlos
se oponía con firmeza. A esta situación de incertidumbre puso fin, el 14
de junio de 1864, su abuela la Reina doña María Teresa al entregar en
Trieste (Italia) a don Carlos el Estandarte de la Generalísima que había
llevado Carlos V en la 1ª guerra carlista y representaba a la Virgen de los
Dolores. Pese a sus 16 años, al sostenerlo, predijo don Carlos lo que lue-
go sería su ideario político: “recibo y beso este Estandarte, símbolo de Re-
ligión, Patria y Legitimidad; yo lo conservaré hasta que llegue el momento
en que lo presentaré a los héroes que deban defenderlo, y espero en nuestra
Generalísima que será para vencer”. Inmediatamente el Partido Carlista
resurge ilusionado y alrededor de don Carlos se van reuniendo un nu-
trido grupo de veteranos de la primera guerra que ayudaron a su abuelo
y tíos, entre los que destacaban Rafael Tristany, Miguel de Marichalar y
Regino Mergeliza de Vera.
La diligencia de Francisco Albalat Pérez para mejorar sus pro-
piedades le lleva a permutar, el 18 de febrero de 1864, un bancal en las
Suertes y una huerta en el camino del Molino, hoy calle, a la Capellanía
del Santísimo Crucifijo, representada por el sacerdote Francisco Benito
Tomás. Francisco recibió dos enormes bancales de secano contiguos a
los que ya posee en la Cañada160.
En España, el 1 de junio de 1865 Francisco Albalat Navajas su-
fre un nuevo traslado al Regimiento de Infantería número 11, también
acuartelado en Valencia pero el 8 de julio recibe una carta de su hermana
Inés que le informa que el día 4 su padre había fallecido161. Momento
grave para Francisco que por necesidades del servicio no puede viajar
a Caudete. Sus compañeros, pues tantos traslados le impiden hacer ver-

160
AHPA, Sección Protocolos, Caja 516, ff. 76r. a 81r. Esta capellanía fue fundada por
Miguel Benito y con sus rentas debían celebrarse une serie de Misas al año y mantener
perpetuamente encendida una vela a los pies del Crucifijo de su capilla.
161
APSC, Libro 3 de Defunciones, f. 17vto,. Tenía 57 años.

100

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


daderos amigos, no pueden ayudarle y Francisco busca apoyo más que
consuelo en el capellán castrense y comienza a emplear parte de las po-
cas horas que permanece libre de servicio en largas conversaciones con
el sacerdote. Años más tarde Francisco escribiría que durante los días
que trascurrieron desde el fallecimiento de su padre hasta que pudo be-
sar a su madre, dispuso un permiso del 9 al 30 de septiembre, le sirvieron
“para fortalecer mi carácter y profundizar en el conocimiento de la Iglesia y
sus Mandamientos”.
En su testamento determinó Francisco Albalat Pérez que su “cuerpo
cadáver cubierto con hábito capuchino se le dé sepultura en el cementerio en el
sitio en donde se encuentran los restos de mi padre. Que mi entierro sea gene-
ral con asistencia de los residentes y agregados a esta Iglesia Parroquial, cuyo
importe con el de la cera y demás gastos funerales se paguen de mis bienes con
ciento cuarenta reales vellón limosna a siete pobres, seis que conducirán mi
cadáver y el otro llevará la mesa [una pequeña banqueta o banquillo para de-
positar el ataúd mientras descansan los porteadores], y también ciento veinte
limosnas para otros doce pobres que acompañarán mi cuerpo con blandones
encendidos hasta darle sepultura”. Estableció también que se celebrasen a su
intención doscientas cincuenta Misas, a seis reales vellón cada una y legaba
“a la Conferencia de San Vicente de Paúl trescientos veinte reales (…), al
Hospital también de esta Villa se le entregarán quinientos a su Deposita-
rio”. Así mismo declaró para que no interfiriese en la partición heredita-
ria “que estoy en sociedad para la elaboración de Aguardientes con Damián
Graciá y Picó y consta todo en un libro que al efecto se lleva”. Finalmente
entrega un quinto de sus bienes a la viuda; mejora con un tercio a repar-
tir entre sus hijos Vicente, Inés, Francisco, Jaime, Emigdio y Teresa; y en
el resto, descontando los gastos del funeral y legados, lo divide entre sus
siete hijos en partes iguales. No era la intención de Francisco perjudi-
car a su hijo José María sino que como éste había sido mejorado por su
tío quiso ahora igualar las cantidades a percibir por cada hijo. También
prevenía en su testamento que en el caso de morir y quedase algún hijo
menor de edad establecida entonces la mayoría a los 25 años, quedaría
instituida su madre Teresa como tutora de ellos162. Días después, el 21
de agosto, el primogénito José María era aceptado como miembro en la
Mayordomía de la Virgen de Gracia en sustitución de su padre163.

162
AHPA, Sección Protocolos, Legajo 512, Expediente 2º, ff. 246r a 249r.
163
AMVG, Libro de Actas de la Mayordomía, 1854-1891, f. 116vto. En el año 1867,

101

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Se comunicó también la noticia del fallecimiento por telégrafo a
su hijo Vicente Albalat, residente en Filipinas, y la intención de Teresa
Navajas de actuar siguiendo las últimas indicaciones de su difunto espo-
so con relación a la partición de los bienes hereditarios. La respuesta de
Vicente, que tardó otros dos meses en llegar a Caudete, viene acompaña-
da por un poder dado en Manila (Filipinas) el 20 de octubre por el que
se autoriza a Andrés García para representarle en todo lo concerniente
a esta partición. Andrés propone aceptar la herencia a beneficio de in-
ventario a la vez que comenzar a determinar su composición y valor. La
intención es, por un lado, realizar esta división de la manera más clara
posible ya que varios de los hijos beneficiados no estarían presentes y,
por otro, ganar tiempo pues Vicente y Francisco tenían muchas posibili-
dades de regresar a Caudete, como así ocurrió164.
Al igual que le sucedió a su madre, Teresa Navajas se quedaba viu-
da con 50 años y debía hacerse cargo de sus ocho hijos pero tenía el
consuelo de que éstos tenían una edad superior y de encontrarse en una
mejor situación financiera que aquélla. Con muy buen criterio Teresa
decidió que al resultar ella tutora de sus hijos y, además, actuar como
parte interesada en la partición, debía de designar un curador para que
representase, sólo en este asunto, a sus cinco hijos menores de edad. El
designado fue el presbítero caudetano P. Miguel Algarra. Muchos trámi-
tes que ocuparon largo tiempo pues la intervención judicial era necesaria
al existir herederos menores de edad.
Francisco Albalat seguía en el mismo Regimiento hasta que el 8
de julio de 1866 obtuvo una Real Licencia de cuatro meses y con medio
sueldo, inmediatamente se trasladó a Caudete para estar con su familia.
El 8 de octubre se inicia la partición de la herencia de Francisco Albalat
Pérez. Teresa Navajas, José María y Vicente Albalat y don Miguel Alga-
rra, como curador de Inés, Francisco, Jaime, Emigdio y Teresa Albalat

debido a sus conocimientos contables, sería nombrado su tesorero. Esta Mayordomía


celebraba dos asambleas al año, salvo raras excepciones, una antes de fiestas y otra
el último día hábil de año durante la cual el tesorero debía de presentar las cuentas y
cerrar el balance.
164
AHPA, Sección Protocolos, Libro 1.322, ff. 1439r a 1.516vto. El poder aparece
usado en la división de la herencia. La llegada de Vicente a la península se produjo a bordo
de la fragata mercantil Elena, que atracó en el puerto de Valencia. Se incorporó provisional-
mente al Batallón Provincial de Játiva (Valencia) para luego pasar, en octubre de 1866, al
Regimiento de Infantería de Sevilla nº 33 con guarnición en Tortosa (Tarragona).

102

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


decidieron nombrar al carpintero Cándido Albertos para que tasara los
muebles y demás efectos de madera, a Bartolomé Martí, herrero, para
valorar “los yerros y metales”, para tasar las ropas al sastre Juan Pina, José
Carrión, comerciante, para valorar las alhajas y utensilios de la casa, el
encargado de peritar los edificios y solares fue el maestro albañil Am-
brosio Camús, y los peritos José Ángel Agulló y Vicente Martínez valo-
rarían los aperos de labranza y las fincas rústicas. Los contadores de la
testamentaría fueron el abogado José Beltrán y Vea y Antonio Sánchez,
agrimensor. Todos aceptaron sus cargos el día 10 y el 18 emitieron el
inventario. Estas gestiones fueron aprobadas por auto del Juez de Pri-
mera Instancia de Almansa José María de la Encina y López, el 19 de
noviembre.
Destacar que este matrimonio disponía, entre muchas otras cosas,
de libros por un valor de 1.035 reales vellón y 7.740 en “botones de oro,
un bastón de puño de oro y otro con puño de concha y cantera de oro,
una medalla de plata, una placa de magistrado, una caña de indias con
puño de oro, un reloj de oro, sortijas y cubiertos de oro y plata”. Eran de
su propiedad 42 fincas: 17 de huerta, 3 en secano, 16 viñas y 4 olivares,
con un valor total de 397.970 reales; aunque lo más sorprendente son
las inversiones en activos financieros: 350.940 reales, 198.00 en papel de
Deuda pública del Estado consolidada y el resto en 3’88 acciones del
molino harinero de San Vicente y 3’82 acciones de la Empresa de estas
mismas aguas, 7 acciones del agua del Paraíso y 2 acciones de la Empresa
de Bogarra. Con todo, la posesión más valiosa era la “Casa de Albalat,
Partido del Corredor, con derecho a pozo de agua viva situado en la ram-
bla del Corredor, corral de ganado y de cabida 115 jornales y 2 celemines,
formado por 53 fanegas de tierra blanca y 7 fanegas con 340 olivos y 2.000
cepas” valorada en 110.005 reales vellón. Le seguía la “Casa conocida
como Agua Verde, con 79 fanegas y 2 celemines de tierra blanca, en varios
trozos” valorada en 29.115 reales vellón. La residencia familiar de la calle
Mayor se valoró en 20.000 reales y en 10.000 el “molino de aceite, en la
balsa del Moto”. Lo portentoso era que Francisco Albalat Pérez llegó a
administrar 741.118 reales, la mitad ganados y heredados en sus treinta
años de matrimonio.
El resultado final de esta división fue que Teresa Navajas recibió
bienes por valor de 96.197 reales, José María Albalat 56.646’47165 y el

165
Como primogénito le correspondió las Casas de Albalat y del Agua Verde. El 18

103

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


resto de sus hermanos 68.023’58 cada uno. Esta división fue aprobada el
día 24 y se protocolizó el 30 de agosto en Almansa. En este inventario y
partición quedaron por repartir las fincas que poseía Francisco Albalat
Pérez en Mogente (Valencia) y que estaban gravadas, por disposición
testamentaria de su hermano José María, con una pensión vitalicia de
320 reales vellón a favor de Dolores y Francisca Pérez Carreres, tías ma-
ternas. Estos “5 bancales de olivos, algarrobos e higueras con un valor de
9.323 reales” fueron adjudicados a todos los hermanos pro indiviso y
serían administradas por el primogénito, José María Albalat. A nuestro
Francisco correspondió en pago de su legítima un bancal de huerta en
las Suertes y otro en la huerta de Arriba, una viña en la Casa Gallur y
en la Hoya de Milán, un olivar en el Llano, 88 céntimos de acción del
molino de San Vicente, una acción de agua del Paraíso, botones de oro,
la placa de magistrado y otras joyas, 357’90 reales en metálico, 29.323’11
reales en papel de Deuda de Estado y 535’37 de deudas derivadas del en-
tierro de su padre166.
El 31 de agosto de este año de 1866 José María Albalat, primogénito,
se casaba con María Dolores Golf Sánchez, viuda y madre de un hijo; esta
vez sí pudieron Vicente y Francisco asistir a la celebración. El matrimonio se
trasladó a vivir al número 12 de la calle Nueva, hoy Deán Martínez números
18 y 20167. El 7 de noviembre Francisco debe de incorporarse de nuevo al
de julio de 1881 vendía esta última finca a Francisco Más Albero por 18.923 pesetas.
Parte de ese dinero fue invertido en la compra de un cuarto de acción de la empresa del
Aguas de San Vicente a Francisco Bañón Vinader, al precio de 250 pesetas, y la casa
de la calle Nueva número 12, por otras 2.500 pesetas, al presbítero caudetano Joaquín
Amorós, ambas el 28 de noviembre. AHPA, Sección Protocolos, Legajo 499, Expe-
diente 1º, ff. 230r a 233vto., 240r a 241vto., y 369r a 370vto.
166
En total esta familia poseía 27 fanegas, 3 celemines y 2 cuartillos de tierra con
30.387 cepas y 200 olivos. Sirva la comparación con la herencia que dejó Joaquín
Pascual y Gimeno, otro gran terrateniente caudetano muerto el 5 de junio de 1864, que
ascendía a 765.988’50 reales, que sumados éstos con los bienes de su esposa daba
la cantidad de 984.886 reales. A cada hijo, Luis Pascual entre ellos, le correspondió
93.011 reales vellón. La diferencia reside en que todas las propiedades recibidas en
este caso eran rústicas y urbanas, fuertemente gravadas, sin otras inversiones o nego-
cios. AHPA, Sección Protocolos, Legajo 1.490, Expediente 4º ff. 104r y 105vto.
167
APSC Libro 8 de Matrimonios, f. 36vto. María Dolores Golf Sánchez nació el 17
de febrero de 1828 y tenía 39 años frente a los 28 de José María. Aportó al matrimonio
un hijo, de nombre Rafael, habido de su anterior matrimonio con José Carlos Ruiz Al-
cázar y una cuantiosa dote proveniente de su suegro Abdón Ruiz Carrión. El domicilio
consta en la escritura por la que compraba, el 22 de marzo de 1868, a Juan Requena

104

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


ejército, pero al poco causa baja para el servicio una semana por estar enfer-
mo. Desconozco la enfermedad que padeció en ésta y anterior ocasión.
Una vez realizada la partición de la herencia, Teresa Navajas consi-
deró conveniente además de ser necesario legalmente obtener la tutoría
legal sobre sus hijos menores de edad y la custodia de sus bienes y así
lo solicitó el 12 de enero de 1867 al Juzgado de 1ª Instancia de Alman-
sa. Este Juzgado aprobó diez días después la tutela solicitada sobre Inés,
Francisco, Jaime, Emigdio y Teresa Albalat Navajas. Influyó mucho el
nombramiento testamentario del difunto Francisco y el informe favora-
ble del presbítero Miguel Algarra, gran amigo de la familia. Fue eximida
Teresa de presentar fianza o aval que respondiera de su gobierno, a la vez
que se le otorgaban los frutos y beneficios de los bienes administrados
en concepto de pago por pensión y la gestión. Añadir sólo que, a pesar
de la partición hereditaria, no se produjo una separación real y efectiva
en los bienes heredados sino que la dirección de todos ellos, incluidos
los privativos de Teresa, fue asumida por la propia Teresa Navajas con el
efectivo auxilio de su hijo mayor. Decisión ésta acertada pues su gestión
conjunta evitó la dispersión del patrimonio y, además, algunos de sus
hijos no estaban en condiciones de asumirla de una manera eficaz. Uno
de los primeros actos de Teresa como tutora de sus hijos fue otorgar “el
poder más amplio y tan completo como por derecho se requiera a favor
de D. Miguel Algarra y Giménez, Presbítero de la Parroquial de Caudete,
especialmente para que en nombre de la Señora otorgante (…) pase a la
Villa de Mogente e intervenga en la testamentaría de José Pérez”, tío ma-
terno de Francisco Albalat Pérez. Este poder notarial fue redactado “en
el Heredamiento del Mojón Blanco, término de la Ciudad de Almansa,
a cinco de Febrero de mil ochocientos sesenta y siete, ante mí D. Pascual
de Cuenca Asensi, Notario del Colegio del Territorio de la Audiencia de
Albacete y del distrito de esta ciudad, vecino de la misma y testigos (…)
D. Miguel Fernández Rubio y D. Juan Ridocci, empleados de la vía férrea
y vecinos de Almansa”168. Las instrucciones para don Miguel eran que
vendiese todo lo heredado y trajese el capital a Caudete a fin de ser, con
seguridad, invertido por Teresa en algún negocio que incrementase la
hacienda de la familia Albalat.
Bañón por 100 escudos “medio día de Agua de la Balsa que se recauda en la llamada
de la Capitana, está en el término de esta Villa y partido de los Prados”. AHPA, Sec-
ción Protocolos, Legajo 1.490, Expediente 4º, ff. 267r y 267vto.
168
AHPA, Sección Protocolos, Libro 634, ff. 83r a 92vto y 123r a 126r.

105

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Sólo se rompió la monotonía de Francisco, durante el año 1867, en
el Regimiento de Infantería San Fernando nº 11 de Valencia cuando el
23 de agosto parte de maniobras. Antes, el 1 de junio, había sido encar-
gado con la delicada misión de recoger el dinero en Alicante para pagar
la soldada. Este tipo de encargos eran realizados por personal de pro-
bada competencia y completa confianza, ya que debían, por un lado,
prevenir cualquier robo o puesta en peligro de los fondos y, además,
resistir la tentación de huir con ellos. La situación política en España
era tremendamente delicada, los gobiernos se suceden con excesiva
rapidez y son muchas las maquinaciones para hacerlos caer y para
derrocar a la Reina. Uno de los conspiradores más tenaces fue el mi-
litar y político progresista Juan Prim y Prats, que desde 1864 había
participado o protagonizado en once intentos de golpe de estado con
idénticos fracasos. Para finales de agosto de 1867 tenía previsto otro
golpe y con intención de ponerse al frente del gobierno provisional a
instaurar llegó por barco a Tarragona y de allí siguió a Valencia, pero
la esperada rebelión no llegó a estallar y apenas existieron incidentes
aislados en Cataluña y Aragón, regresando Prim a Ginebra. El 4 de
septiembre la rebelión estaba concluida sin éxito y Prim publicó un
manifiesto explicando su versión del fracaso y achacándola al incum-
plimiento de la palabra dada por muchos militares comprometidos
con sus ideas. La respuesta a esta afirmación fue rápida y, en la Ga-
ceta de Madrid, comenzaron a publicarse escritos de adhesión a la
Reina de personas, instituciones y regimientos enteros. Entre ellos el
firmado el 10 de octubre por “el Coronel, Jefes y Oficiales del regimien-
to de San Fernando, núm. 11 que han visto con tanta sorpresa como
disgusto el manifiesto de D. Juan Prim”, afirmando que “lejos de haber
dado muestra alguna de connivencia con los revolucionarios, ha corres-
pondido lealmente a lo que de ellos tenían derecho a esperar el Trono y la
Nación. Y como parte de dicha guarnición, el regimiento de San Fernando,
fiel a su juramento, escrupuloso en el cumplimiento de sus deberes y escla-
vo de la disciplina militar, no ha desmentido el título glorioso que lleva de
su Rey santo. No era posible, (…) que se adhiera a un movimiento cuya
manifiesta y directa tendencia era anti-social, supuesto que conspiraba a
destruir las bases cardinales sobre que la sociedad se asienta y sin las cuales
no puede subsistir. (…) Así, Señora, los que suscriben, descansando en el
testimonio de su tranquila conciencia, e invocando la sangre que algunos
de ellos y muchos de sus compañeros han derramado en defensa de su Rei-

106

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


na y del nobilísimo país a que tienen la honra de pertenecer, reiteran a V.
M. la seguridad más completa de que, si el caso viene, morirán cumplien-
do sus deberes, ratificando su juramento y gritando desde el fondo de sus
corazones que viva la Reina y que viva la Patria”169. Esta era la manera de
pensar del gran parte del ejército español y también de Francisco, lo que
influirá mucho en las decisiones que adopte con posterioridad.
Estos encargos formaban parte de su preparación como oficial y
el 1 de enero de 1868 Francisco Albalat asciende al empleo de alférez,
tiene sólo 23 años. Esta promoción supuso un drástico cambio de desti-
no: debía permanecer en la ciudad de Valencia hasta el 4 de febrero que
embarcaría en el barco de vapor León con dirección a Canarias, llegó
el 9 y quedó de guarnición hasta fin del mismo mes. El 12 de este mes
de febrero su hermano Vicente veía aprobado, previo examen, su pase
a la Guardia Civil con destino a la 1ª Compañía de la Guardia Rural de
Alicante170.
Don Carlos, en septiembre de 1866, había escrito a su padre anun-
ciándole su intención de asumir la jefatura de la familia y del Partido
Carlista. Esta actitud se ve apoyada por Félix Cascajares que le ofrece la
Corona de España al entender que es don Carlos el único Rey legítimo.
Se pretendía reconstruir y reorganizar el Partido con la ayuda y consejos
iniciales del veterano general Ramón Cabrera, exiliado en Londres, y del
primer Secretario de don Carlos, Hermenegildo Díaz de Cevallos. Don
Carlos quería implicar a Cabrera en la dirección del Partido pero éste,
influenciado por lo avanzado de su edad y por su esposa, no quiso rehu-
sar abiertamente y se dedicó a dar evasivas al Pretendiente.

5. Ingreso en la Guardia Civil y Revolución de 1868.

Desde 1866 España padecía una profunda crisis económica. La grave


crisis financiera internacional provocó el hundimiento de la bolsa de
Madrid y el parón del tendido de nuevas vías férreas provocaron la quie-
bra de muchos bancos y empresas al restringirse el crédito. Y las pocas
industrias que sobrevivían estaban cerrando por una bajada en el con-

169
Gaceta de Madrid, 5 de noviembre de 1867, p. 3.
170
Vicente se incorporó el 11 de marzo de 1868. Como curiosidad decir que las cali-
ficaciones de su examen son mejores que las obtenidas por su hermano Francisco y
también era más alto, 1’73 metros.

107

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


sumo. Las malas cosechas de 1867 y 1868 produjeron una carestía de
alimentos, alza de precios, paro y la aparición del hambre, afectando a las
clases más humildes, jornaleros, pequeños agricultores y comerciantes,
de las regiones agrarias: toda Andalucía y Extremadura y gran parte de
la actual Castilla-La Mancha. La subida de los precios en los productos
básicos y la falta de jornales provocaron un descontento general y la apa-
rición de pequeñas revueltas.
Por su parte, la Diputación Provincial de Albacete decidió solici-
tar, en febrero de 1868, tres compañías de la recién creada Guardia Rural.
La razón oficial fue asegurar la vigilancia de las propiedades rústicas y pre-
venir posibles desórdenes mediante el aumento en las fuerzas de vigilancia
y de orden público, además y si se diera el caso, se disponía de un nuevo
mecanismo represivo totalmente fiel ya que era la propia Diputación quien
pagaba todos los gastos de este nuevo Cuerpo.
El partido moderado en el poder no daba muestras de encontrar so-
luciones y sí, en cambio, de una gran corrupción y empeño por mantenerse
en el gobierno sin importarle recurrir a la fuerza o al fraude. Ante la impo-
sibilidad de los partidos de la oposición de alcanzar el poder por vías legales
determinaron, Progresistas, Unión Liberal y Demócrata, por preparar un
movimiento revolucionario que destronara a Isabel II.
El hambre y la falta de trabajo motivaron al Gobernador Civil de
Albacete, Francisco Navarro, a solicitar informes a los Ayuntamientos
sobre la situación social de su término, con especial insistencia en co-
nocer el número de familias sin los recursos necesarios mínimos para
sobrevivir. Era su intención promover obras públicas que proporcio-
nasen trabajo a los parados y repartir alimentos gratuitos a aquellos más
necesitados. El problema de estas medidas resultó su financiación pues
el Gobierno ni aprobó el préstamo que debía sufragarlas ni los recargos
previstos sobre la contribución. La situación llegó a ser tan desesperada
que el Gobernador autorizó a los vecinos necesitados que pudieran recoger
collejas, espárragos, setas y otras hierbas en propiedades privadas y montes
comunales. Pese a lo crítico de la situación no se registraron protestas en la
provincia y solo algún incidente muy aislado171.
La situación en Caudete era pésima, casi crítica. Su alcalde Damián
Graciá, el 10 de septiembre, informaba al Gobernador de los problemas a
171
Manuel REQUENA GALLEGO y Rosa SEPÚLVEDA LOSA Elecciones a Cortes
en Albacete durante el sexenio democrático en Al-Basit, Revista de Estudios Albace-
tenses, nº 44, Albacete, Instituto de Estudios Albacetenses, 2000.

108

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


la vez que intentaba introducir algún dato positivo, que no pasaba de ser
una vana esperanza. Existían alrededor de 700 jornaleros, de los que 300 “no
cuentan con más medio de subsistencia que su jornal (…) y los restantes todos
tienen alguna pequeña propiedad. De estos trescientos, la mayor parte se dedi-
ca a las labores del campo, pues solo de veinte o treinta se ocupa en trabajos de
taller y fábricas”. Más tajante es al afirmar que “en esta Villa no hay pendiente
obra alguna municipal, ni tampoco puede emprender ninguna por ahora por-
que este Municipio carece de recursos para ello” ya que “en el presupuesto
municipal ordinario vigente solamente hay aprobado cien escudos para
gastos imprevistos, pero pudiera aumentarse (…) a ochocientos o más”.
“Casi ninguno de los obreros existentes en este Pueblo puede ganar lo necesa-
rio para su sustento y el de sus familias: la mayor parte de ellos están parados
por falta de jornal (…) pero es de esperar que dentro de pocos días empiecen
las faenas agrícolas en las que podrán estar hasta los primeros días de noviem-
bre próximo”. El Ayuntamiento se comprometía a emprender la reparación
de algunos caminos vecinales para emplear a los parados, advirtiendo de lo
escaso de sus recursos, a la vez que solicitaba se iniciara la construcción de
una carretera que uniera Caudete con Yecla con único medio de paliar el
paro durante una temporada.
Pese a las buenas intenciones de la Corporación, el concejal Alber-
to Gil exponía lo difícil de la situación social a finales de 1867, cuando
pide una reducción de los gastos más prescindibles en la administración
municipal, “manifestó que atendida la subida del presupuesto municipal
y la situación precaria de la población por su mala cosecha y bajo precio
de sus producciones, tanto que todo el vecindario se encuentra en los mayores
apuros para pagar las cuotas de sus contribuciones”. A pesar de esta situación
general de crisis y paro, en muchas familias la miseria era total y su subsis-
tencia dependía de la beneficencia, apenas si se registraron protestas socia-
les en la provincia de Albacete ni, creo, en Caudete172.
172
AMC, Libro de Actas del Pleno, Caja 7-8, s.f. En el Archivo Municipal faltan las
actas de los Plenos correspondientes a los años 1868, 1869 y 1870. Tan solo he podido
conocer que “en la noche del 25 de junio último [1868], el teniente Don Francisco Toro,
que se hallaba de tránsito en la villa de Caudete, como Jefe de una partida de quintos que
iban a incorporarse a su regimiento con objeto de continuar la marcha, reclamó un bagaje
que le fue proporcionado por el alguacil Miguel Nazario; que suscitada cuestión entre
éste y el Teniente respecto a las condiciones del bagaje, dicho Oficial dio unos golpes al
alguacil con el bastón. Resultando que retirado el alguacil, el Teniente Toro se dirigió en
compañía de su patrón a casa del Alcalde para darle cuenta de la ocurrencia y, saliéndole
al encuentro, aquél le disparó un arma de fuego, infiriéndole la herida de cuyas resultas fa-

109

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Francisco Albalat con el uniforme de Guardia civil, solo y con su hermano Vicente,
1868. Cortesía de José Ignacio Fuster.

Bien porque ambos hermanos Albalat se pusieran de acuerdo o


bien porque la excesiva lejanía y dificultad de transporte de su último
destino desagradó a Francisco, lo cierto fue que solicitó también su in-
greso en la Guardia Rural173, una fuerza armada recién creada que de-

lleció”. Jurisprudencia Civil. Colección completa de las sentencias dictadas por el Tribu-
nal Supremo de Justicia. Segundo semestre de 1868”, Tomo XVIII, Madrid, Imprenta de la
Revista de Legislación, 1868, pp. 317 a 319. Este delito suscitó un conflicto de jurisdicción
entre el Juzgado de Primera Instancia de Almansa y el Juzgado de Guerra de la Capitanía
General de Valencia y Murcia, que se resolvió a favor del Juzgado de Almansa. Bagaje era
el medio de transporte que debían suministrar los Ayuntamiento cuando eran requeridos
por el Ejército. Como el ejército pagaba este servicio con mucho retraso, era frecuente que
las condiciones del carro o del animal no fueran las correctas.
173
En esta época la Guardia Civil contaba con 12.000 miembros y con esa plantilla
era capaz de prestar sus servicios de seguridad de las personas y propiedades pero
para la vigilancia del campo eran insuficientes. Esta necesidad propició que el general
Narváez creara, el 31 de enero de 1868, la Guardia Rural que tendría encomendado
la especial y exclusiva vigilancia de campos, bosques, caminos y propiedades rurales.
“Esta fuerza será organizada militarmente y dependerá del Director general de la

110

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


pendía de la Guardia Civil174. Este traspaso le fue aprobado el 1 de mar-
zo de 1868, debiendo presentarse en el 4º Tercio de la Guardia Rural,
con residencia en Alcalá de Guadaira (Sevilla)175. A título de curiosidad
reproduzco las Notas de Concepto de los Jefes del Cuerpo que mereció
Francisco al ingresar en la Guardia Civil: “estatura 1’677 centímetros; es-
tado soltero y salud buena; valor acreditado; capacidad y puntualidad en
el servicio: mucha; conducta y aplicación, buena”. En el capítulo gene-
ral de Instrucción, que comprendía táctica, ordenanza, procedimientos
militares y contabilidad, merece la calificación de buena. Consta en su
expediente que no posee ningún título académico, por lo que Francisco
no obtuvo el título de bachiller; y que dominaba correctamente el idioma
francés, tanto hablado como escrito y su traducción. Poseía unas dotes
militares de tipo medio, de las que daba buena prueba con el mando de
sus subordinados, de los que exigía una entrega total y a los que jamás
disculpó una falta o indisciplina durante el servicio.
El general Ramón María Narváez había muerto el 23 de abril de
1868 y con él desaparecía el último y más importante apoyo de la Co-

Guardia Civil”. A cada provincia se la dotó de la fuerza necesaria a base de compañías


de 80 a 120 hombres, con un capitán, un alférez, un sargento primero, un sargento se-
gundo y un cabo primero y un cabo segundo por cada 20 hombres. Las clases de tropa
eran voluntarias con la condición de prestar servicio donde fuesen naturales y se ha-
llaban sujetos a ordenanza y fuero militar. Las plazas de oficiales se cubrieron con los
de la Guardia Civil en situación de reemplazo y supernumerarios y también “por una
sola vez, por los del arma de infantería que tengan solicitado o desde luego soliciten
su ingreso en la Guardia Civil, para el cual deberá observarse el orden de antigüedad
entre los aspirantes, siempre que se hallen clasificados de aptos para el ascenso”.
Pasó a depender del Ministerio de la Guerra en la administración y del Ministerio de la
Gobernación y de Fomento en su servicio especial.
174
El origen de la Guardia Civil estuvo en la creación de un cuerpo especial con el
fin de perseguir a los muchos prófugos y bandidos que había en España tras acabar
la 1ª Guerra Carlista. Al terminar esta Guerra se publicó, el 28 de marzo de 1844, un
Real Decreto que creaba el Cuerpo de la Guardia Civil. Este instituto se organizó en
Tercios, debiendo de tener tantos como distritos militares. Dependía del Ministerio de
la Guerra en lo concerniente a su organización y administración, y del Ministerio de la
Gobernación en lo relativo a su servicio.
175
Alcalá de Guadaira era una importante población, de unos 6.500 habitantes, y cabeza
de su partido judicial. Su mayor riqueza se basaba en la agricultura aunque los propietarios
casi exclusivamente eran aristócratas residentes en la cercana Sevilla. En los archivos
del actual Ministerio del Interior, Dirección General de la Guardia civil, Comandancia
provincial de Sevilla y de Alicante no se conservan datos de Francisco Albalat.

111

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


rona, dado que su prestigio era inmenso a pesar de no ostentar poder
alguno desde 1865. Estaba en la jefatura del Gobierno Luis González
Bravo, apodado “el aprendiz de dictador”, pero al tratarse de un civil y
por carecer del carisma e influjo del general Narváez no pudo dominar la
situación y se reiniciaron los pronunciamientos militares. Además, para
intentar recortar el déficit público González Bravo redujo el presupuesto
de la Armada, lo que provocó que también los almirantes también em-
pezaran a conspirar contra el Gobierno haciendo causa común con el
resto del ejército.
Poco podía, y pretendió, hacer la Reina ante el espíritu revolucio-
nario que impregnaba una parte importante del ejército y de la socie-
dad. En un intento de apaciguar ánimos y ganar adhesiones el Gobierno
liberal decretó un ascenso general en el ejército peninsular y cuerpos
asimilados. Así, en virtud del Real Decreto de 11 de marzo Francisco
promociona a subteniente; este ascenso, cuyo motivo es completamen-
te político y ajeno a las circunstancias del destino, se produjo a los 80
días del último. Pese a esta medida, el ánimo revolucionario entre los
militares no hace sino crecer, especialmente en los ejércitos coloniales
pues fueron injustamente apartados de esta medida de gracia. En este
ambiente inestable Francisco Albalat solicita su traslado a la 2ª Compa-
ñía del 15º Tercio de la Guardia Rural de Alicante que tenía asignadas la
vigilancia y custodia de las provincias de Alicante, Albacete y Murcia176,
sin duda para poder estar más cerca de su hermano Vicente, del resto de
su familia y de su pueblo. Este cambio de puesto le es aprobado el 31 de
agosto y el 1 de septiembre se incorpora a su nuevo destino en la ciudad
de Cocentaina. Antes de incorporarse a su destino Albalat disfrutó de
unos días de rebaje en su servicio que le permitieron asistir al matrimo-

176
El 15º Tercio de la Guardia Civil estaba mandado por un coronel con residencia
en Murcia. La Comandancia de Alicante estaba dividida en tres compañías y su jefe
provincial era un teniente coronel con residencia en la capital provincial. La segunda
compañía, cuyo capitán residía en Alcoy, está formada por las líneas de Alcoy, Mo-
nóvar, Villena y Cocentaina. A su vez, la línea de Alcoy tenía los puestos de Alcoy,
Ibi y Jijona; la de Monóvar los de esta ciudad además de Pinoso, Salinas y Sax; la de
Villena los de Villena, Benejama, Bañeres y Castalla; y la línea de Concentaina con
los de Concentaina, Planes y Penáguila. En total las fuerzas de la Guardia Civil en Ali-
cante estaban formadas por 3 subalternos de infantería y 1 de caballería, 5 sargentos,
8 cabos, y 68 guardias de infantería, y 1 sargento, 1 cabo y 11 guardias de caballería.
F. CARRERAS Y CANDI Geografía General del Reino de Valencia. Provincia de
Alicante, Barcelona, 1870, De Alberto Martín, p. 308.

112

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


nio de su hermana Inés con Ignacio Conejero Amorós177, además se dejó
crecer el bigote tal como mandaban las Ordenanzas178.
Era entonces Cocentaina una ciudad que había experimentado un
gran y rápido desarrollo urbanístico a la par que un aumento de pobla-
ción, la mayoría emigrantes, debido a su creciente progreso industrial.
Entre el gran número de obreros fabriles existían algunas asociaciones
de ideología socialista y anarquista que habían protagonizado varias
huelgas e incidentes, razón por la que el Ministro del Interior decidió
aumentar el cuartel de la Guardia Civil para ejercer una mayor vigilancia
y control. La llegada de Francisco a esta ciudad no sería notada sino por
las autoridades y sus compañeros. Se hospedó en la casa cuartel y dada
su graduación pronto fue integrándose en aquella sociedad, además, su
preparación militar le prestaba seguridad en el mando del pequeño des-
tacamento. Cada mañana iba a caballo al campo de instrucción y a efec-
tuar sus labores de vigilancia, por la tarde marchaba a algún café donde
leía todo texto que tenía a mano pues reprobaba el juego con dinero y las
bebidas de fuerte graduación alcohólica.
Mientras, los conspiradores liberales encabezados por Juan Prim
ultimaban los detalles del alzamiento militar. Manuel Ruiz Zorrilla y
Práxedes Mateo Sagasta se trasladaron a Londres para unirse al general
Prim, embarcando los tres en el barco de vapor Delta con dirección a Gi-
braltar y luego a Cádiz, donde la Escuadra española bajo las órdenes del
almirante Topete, allí acantonada, se sublevó contra el Gobierno al grito
de “¡Viva la soberanía popular!”. El 19 de septiembre se publica el mani-
fiesto “La España con honra” donde los revolucionarios ofrecían sufragio
universal, libertad de imprenta, de enseñanza y de cultos, abolición de la
pena de muerte y de las quintas. Rápidamente la rebelión fue seguida por
otras tropas acantonadas en Málaga, Almería, Cartagena, Sevilla, Alcoy,
Béjar y varias ciudades más, con una importante participación ciudada-

177
APSC, Libro 8 de Matrimonios, f. 64r. Ignacio nació el 25 de mayo de 1842, Libro
15 de Bautismos, f. 247r., y ambos se mudaron al número 8 de la calle del Horno.
178
La Circular exponía que “se cuidará escrupulosamente que tanto los señores Jefes y
Oficiales como las clases de tropa que tienen a su cargo usen el bigote en todo el largo
del labio, sin permitir ninguna clase de perilla o barbas y que el pelo se lleve siempre
cortado a cepillo”. También estaba prohibido “salir de su casa cuartel sin haberse
afeitado por lo menos tres veces por semana, o teniendo la barba con la más esmerada
policía, el pelo corto, lavada cara y las manos con las uñas bien cortadas y limpias, el
vestuario bien aseado y con el calzado lustroso”.

113

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


na, elemento que sería determinante para que la revolución triunfara. En
un intento por atajar la creciente revolución González Bravo fue sustitui-
do como jefe del Gobierno por José de la Concha, marqués de la Habana,
que envió tropas para reducir los distintos focos revolucionarios.
La ciudad de Alcoy (Alicante) secundó la revolución dos días des-
pués del levantamiento. Al toque de ánimas del día 20 de septiembre de
1868 Agustín Albars Blanes se lanzó a las calles alcoyanas, seguido de
sus amigos, para proclamar la Revolución. Los sublevados nombraron
un Ayuntamiento y la Junta Revolucionaria que lo iba a presidir le eligió
alcalde. El Gobernador Militar de Alicante, brigadier Francisco Aparicio
Pardo, se dispuso a aplastar con la rapidez que se le exigía desde Madrid
la revolución alcoyana de igual manera que ya había hecho con la ali-
cantina. A las 10 de la mañana del día 23 tuvo lugar un primer enfren-
tamiento entre la Guardia Rural mandada por el teniente Oliver y los
revolucionarios de Alcoy, que fueron dispersados causándoles un muer-
to y algunos heridos. Mientras, en Alicante, se concentraban refuerzos
compuestos por unidades de la Guardia Civil y Rural. Se esperaban tam-
bién a otras unidades más que estaban reduciendo a los poquísimos re-
volucionarios de Sax y Elda y que partirían hacia Alcoy desde la estación
de Monóvar. Por la tarde del mismo día 23 salió por tren desde Villena
una columna de 450 números de la Guardia Civil y Rural con piezas de
artillería mandadas por el general Rentero que coincidieron en las afue-
ras de Alcoy con otros 100 números y 20 caballos provenientes de Alba-
cete. En la columna mandada por Rentero iban los hermanos Vicente y
Francisco Albalat. El 24 las dos columnas de la Guardia Civil ocuparon
las ciudades de Ibi y Xixona como paso previo a marchar sobre Alcoy. Al
tener noticias los revolucionarios de la aproximación del general Rente-
ro escaparon por el camino opuesto dejando cerradas las puertas de la
ciudad y multitud de barricadas en las calles. Tras observar el General la
resistencia de la población dio orden de abrir fuego de artillería, aunque
a los pocos disparos se presentó una comisión, encabezada por el cura
párroco de Santa María, que logró la suspensión del cañoneo garantizan-
do con sus personas la fuga de los principales cabecillas revolucionarios
de la ciudad. El día 25 se concede un plazo de 24 horas para la rendición
de los revolucionarios y la entrega de todas las armas y municiones, bajo
amenaza de un ataque inmediato. La población no se rindió en su totali-
dad por lo que el general Rentero procedió, de acuerdo con sus órdenes,
a bombardear la ciudad para luego atacarla. El domingo día 27 de sep-

114

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


tiembre las tropas de la Guardia Civil, mandadas por Pedro de los Faxes,
entran en Alcoy. Para Francisco Albalat sería su bautismo de fuego179.
Al mismo tiempo que se reducía a los sublevados de Alcoy, el pre-
sidente José de la Concha envió tropas al mando del Marqués de Novali-
ches para combatir a los sublevados de Cádiz aunque el día 28 las tropas
revolucionarias del general Serrano forzaron al Marqués de Novaliches a
rendirse en Alcolea (Córdoba). Al día siguiente y en un último esfuerzo
para atraerse el favor del ejército y demás fuerzas del orden promulgó la
Reina Isabel II otro Real Decreto180 por el que se ascendía nuevamente
un grado a todos los mandos del ejército y asimilados. Gracias a este De-
creto Vicente será nombrado capitán y Francisco teniente, con 24 años.
La manera más rápida para ascender en el escalafón militar era servir
en los ejércitos de las colonias donde se producían frecuentes insurrec-
ciones independentistas y obtener así los galones por méritos de guerra
pero Francisco en nueve meses había ascendido dos grados en el escala-
fón por circunstancias políticas totalmente ajenas a su servicio, bien es
cierto que esta ventajosa suerte fue común a todos los militares.
Los sectores sociales albacetenses no se pronunciaron ante esta in-
surrección. Tan solo el día 29 de septiembre los vecinos de la ciudad de
Albacete, seguros de la victoria militar, se lanzaron a la calle “dando vivas
y mueras y arrastrando por el lodo retratos de Isabel II”181. Al día siguiente,
el 30 de septiembre de 1868, el Boletín Oficial de la Provincia publicaba
un manifiesto de adhesión incondicional a la Revolución y la creación
179
Adrián ESPÍ VALDÉS “Alcoy y la septembrina, 1869”, Imp. La Victoria, 1968, pp.
37 a 45. El Gobierno ordenó a la Guardia Civil la neutralización de los subversivos
alcoyanos sin reparar en los medios, no obstante la breve pero feroz represión fue ejer-
cida sobre las clases más humildes ante la huida de los principales cabecillas y creó tal
resentimiento que durante el movimiento cantonal, el 9 de julio de 1873, una revuelta
de trabajadores asesinaba a 10 personas, entre ellas al alcalde Agustín Albors y al jefe
de la Guardia Civil, cuyas cabezas fueron paseadas por toda la población en picas,
además del saqueo e incendio de varias fábricas y edificios.
180
Este Real Decreto ordenando el ascenso general no fue publicado en la Gaceta de
Madrid pero sí se aplicó. Con seguridad la reina Isabel II lo dejó firmado pero no esta-
ba prevista su publicación hasta algunos días después, cuando resultó que ya se había
exiliado y el nuevo Gobierno revolucionario no lo publicó por estar depuesta pero tam-
poco podía oponerse e ignorarlo porque se hubiera puesto en contra a todo el Ejército.
181
Manuel REQUENA GALLEGO y Rosa SEPÚLVEDA LOSA Elecciones a Cortes
en Albacete durante el sexenio democrático publicado en AL-BASIT, Revista de Estu-
dios Albacetenses, nº 44.

115

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


de una Junta revolucionaria que gobernaría la provincia hasta la desig-
nación de un nuevo Gobernador. Ese mismo día y cuando los diversos
pronunciamientos por todo el país aseguran el triunfo de la Revolución,
la reina Isabel II, que estaba veraneando junto con el Príncipe de Astu-
rias en Lequeitio (Vizcaya), se exilia en Francia dejando el poder dividi-
do entre las Juntas revolucionarias, con Demócratas y Republicanos, y el
Gobierno provisional de Progresistas y Unionistas182.
El nuevo jefe del Gobierno fue el general Francisco Serrano y Do-
mínguez, duque de la Torre y vencedor en Alcolea. Y una de las prime-
ras medidas del general Serrano, el día 5 de octubre, fue “que habiendo
cesado las circunstancias por las cuales ha tenido lugar la concentración
en diferentes puntos de las fuerzas de Guardia Civil, Guardia Rural y Ca-
rabineros, he resuelto que desde luego vuelvan a prestar el servicio de sus
respectivos institutos”. Orden muy prudente pues una vez las tropas en
sus cuarteles y bajo sus jefes naturales, se procedió, el 11 de octubre, a
disolver el cuerpo de la Guardia Rural ordenando que “los jefes, oficiales
y sargentos que se hallan destinados al servicio de la misma, continua-
rán perteneciendo al Cuerpo de la Guardia Civil”183. Por lo que Vicente
y Francisco pasan a situación de reemplazo casi sin poder estrenar sus
recientes ascensos. La razón de esta disolución no es otra que el nuevo
Gobierno temía a este Cuerpo que tanta dureza había mostrado en la
represión de los focos revolucionarios y la adhesión manifestada por la
mayoría de sus miembros a la causa monárquica. A todos los militares
provenientes de la Guardia Rural no se les determinó un nuevo destino
sino que permanecían en sus cuarteles cobrando la totalidad del sueldo a
la espera de ser incorporados bien al ejército, de donde provenían unos,
o bien a un nuevo destino dentro de la Guardia Civil los más. Fue ésta
una medida bastante inteligente pues, de un lado, se evitaba el descon-
tento de un importante grupo de buenos militares y, por otro, se impedía

182
La inestabilidad política no era exclusiva de España pues son muchos los países
que la padecían: Italia y Alemania todavía no habían consolidado sus respectivas uni-
ficaciones y el Imperio francés carecía de cimientos firmes, además de Portugal e In-
glaterra. En la estación de La Negresse Isabel II fue recibida por Luis Napoleón III, su
esposa Eugenia de Montijo y el príncipe imperial, que veraneaban en Biarritz, dirigién-
dose a Pau. Nadie imaginaba que al Segundo Imperio francés le quedaba dos años de
existencia y que unos años después se daría la casualidad que se invertiría la situación
y la ex emperatriz Eugenia fue acogida en una España monárquica.
183
Gaceta de Madrid, 6 de octubre de 1868, p. 1, y 13 de octubre de 1868, p. 3.

116

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


el contagio de las posibles ideas antirrevolucionarias a los demás cuer-
pos del ejército, además de que permanecían sometidos a la disciplina y
obediencia militar.
A pesar de que en estos años el ejército padecía una saturación de
jefes y oficiales, en la Península existía una oficialidad de 27.000 para tan
sólo 80.000 soldados, el nivel profesional e intelectual de estos mandos
era elevado, y, quizás por ello, temible. La brecha entre la sociedad mili-
tar y la civil, entre los intereses tradicionales de los grandes terratenien-
tes y la emergente burguesía enriquecida y, en general, entre el pueblo
llano y sus dirigentes se agrandaba paulatinamente en esta época.
No se conformaron los hermanos Vicente y Francisco Albalat con
su suerte sino que intentaron por todos los medios obtener el reingreso
en el ejército. No dudaron en pedir asesoramiento y ayuda a su amigo
Juan Tamayo Castaño que estaba prestando servicios a la Guardia civil
como Fiscal Militar de la provincia de Albacete y, además, se había su-
mado a la rebelión triunfante. La voluntad inequívoca del Gobierno era
licenciar a toda la Guardia rural y, a tal fin, ordenó que “los individuos de
la extinguida Guardia rural de esta provincia [de Albacete] que no hayan
percibido el completo de sus alcances, libreta de ajustes y licencias absolu-
tas, se presentarán en esta capital con toda premura a dicho objeto”184. Tras
muchas instancias, ruegos, viajes y recomendaciones los dos hermanos
Albalat solicitaron su reingreso en el ejército. Estas, y otras tantas idén-
ticas solicitudes más, no fueron rechazadas pero tampoco se tramitaron,
quedando los peticionarios en una situación de completa indefinición y
una absoluta provisionalidad.
En la existencia de no pocas personas ha desempeñado un papel
de gran importancia un acontecimiento relevante, muchas veces inespe-
rado, que por razones objetivas o subjetivas trastoca de manera impre-
vista y más o menos traumática el rumbo de una vida, cambiando lo que
ha sido hasta entonces una conducta, costumbres e incluso ideología, y
que señala desde ese momento un rumbo distinto. En Francisco Albalat
Navajas ese momento crucial fue el triunfo de la Revolución de 1868 y
la consiguiente disolución de la Guardia Rural. Es imposible compren-
der a Francisco Albalat, ni personal ni políticamente, sin entender hasta
qué punto asumió y expresó las actitudes del típico oficial del ejército
de su tiempo. Ello implicaba tratar temas políticos de la época con su

184
BOP de Albacete, 28 de diciembre de 1868, p. 3.

117

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


inmediato círculo de amigos y conocidos, la mayoría militares como él.
Serían estas tertulias, y algunas lecturas, las que engrosaron la confianza
de Francisco en sus propias opiniones y las que cimentaron sus prejui-
cios. Estos acontecimientos, sus implicaciones profesionales y políticas,
provocaron en el joven Francisco, tan devotamente dedicado a la carrera
de las armas, que su resentimiento se grabara a fuego en lo más hondo
de su conciencia. Su ira reflejaba el arraigado catolicismo heredado de su
madre y que estaba vinculado a su concepción jerárquico-militar de la
sociedad. Sólo existía un corto camino desde la repulsión por la irreve-
rencia de la izquierda política ante Dios y la Iglesia hasta la creencia de
que era justo y necesario utilizar la fuerza militar para defender el orden
social que entendía correcto para sí y para el resto de la sociedad. Para
él, además, la política activa no debía de resultar algo ajeno y lejano, ya
que por su padre y tío contaba con referencias cercanas además de que
durante su vida militar observó una continua injerencia de sus mandos
y del estamento militar en general en la sociedad civil.
El triunfo de la Revolución se vivió en Caudete de una manera
tranquila, sin exaltaciones y, significativamente, sin violencia alguna. No
se aprecia este cambio de régimen político en la vida cotidiana de los
caudetanos salvo, lógicamente, cambios en los concejales y en la fórmula
del juramento de sus cargos185. La nueva Corporación quiso conmemorar
el acontecimiento de similar manera que el advenimiento de un nuevo
rey o Papa, es decir, engalanando los balcones del Ayuntamiento, ilumi-
nar las principales calles, organizar fuegos de artificio y también ordenó
que la Banda de música recorriera las calles de la Villa tocando el Himno de
Riego.
Jaime Albalat Navajas había finalizado sus estudios de leyes, rea-
lizados también en Valencia, y abría un despacho en su Caudete natal
cuando fue incluido como mozo dentro de la quinta decretada para
1869. Sabedor de la delicada situación política española y con un ánimo
menos belicoso que sus hermanos mayores no dudó en acordar con José
Caerols Sarría, a cambio de recibir 50 escudos o 500 reales y otros 420
escudos más si ingresaba en el ejército, su sustitución en caso de salir Jai-
me elegido soldado, como efectivamente ocurrió186. De no haber evitado

185
Jesús SÁNCHEZ DÍAZ Historia de Caudete, p. 144. Por desgracia no se han con-
servado las actas de las sesiones del Pleno del Ayuntamiento de Caudete.
186
AHPA, Sección Protocolos, Caja 2663, ff. 277r. a 278r. Jaime, tras superar las di-

118

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Jaime su ingreso en el ejército
liberal se hubiera podido dar el
caso de enfrentarse los herma-
nos Albalat en combate.
Mientras en España pren-
día la Revolución el 4 de febrero
de 1867 en la Capilla Real del
castillo de Froschdor (Austria)
don Carlos de Borbón y Aus-
tria-Este contraía matrimonio
con doña Margarita de Borbón
Parma. Margarita era hija de
Carlos III de Parma y de Luisa
de Francia y, lo más importante
por los apoyos que le proporcio-
naría, sobrina del pretendiente a
la Corona de Francia Enrique V,
también conocido como Conde
de Chambord. Se establecieron
los recién casados en el número Jaime Albalat Navajas, 1870.
492 de la calle Elisabeth Stassoldo Strasse en Grazt (Austria). Viendo
don Carlos a principios de 1868 que la revolución era inminente en Es-
paña y la caída de la Reina, decidió escribir a Cabrera haciéndole ver
la necesidad y urgencia de reunir un consejo o conferencia que repre-
sentase al clero, la nobleza, al ejército y a todo el pueblo español, y que
podría celebrarse en Londres el 20 de julio. Además fueron invitados los
más importantes y fieles carlistas, entre ellos el Marqués de Valdespina,
pero no se presentó el general Cabrera. Las principales cuestiones que se
trataron en este Consejo de Londres fueron declarar jurídicamente el de-
recho a la Corona de España de don Carlos sobre la base de la renuncia
de los derechos de su padre, que don Carlos adoptase el título de Duque
de Madrid y que se procediera a recaudar fondos y a organizar el partido
de la mejor manera que las circunstancias españolas lo permitiesen. El
3 de octubre don Juan III abdicaba solemnemente en su hijo que tomó
el nombre de Carlos VII, renuncia que fue inmediatamente comunicada
a los demás reyes europeos. Se ponía así fin a una cuestión todavía no
ficultades económicas derivadas de la guerra civil, liquidó su deuda el 22 de junio de
1877. Y Caja 2669, ff. 199r. a 200r.

119

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


solucionaba a la vez que asentaba una sólida base legal para fundamentar
las posteriores reclamaciones dinásticas de don Carlos.
Durante la década de 1860 algunos elementos católicos y conser-
vadores se habían ido aproximando al carlismo, al que veían como un
núcleo de atracción y unión para todas las fuerzas dispersas del con-
servadurismo español. Acudían unos por motivos ideológicos y otros
despechados por el ostracismo a que habían sido sometidos durante los
años de gobierno de Isabel II, unos deseaban un ejército beligerante y otros
un partido fuerte con posibilidades de ganar unas elecciones. En diciembre
de 1868 el Marqués de Viluma creó las Asociaciones de Católicos con el fin
de “velar por la unidad religiosa de España (…) en íntima colaboración con
el partido tradicionalista”. Ahora, la Revolución de septiembre enviaba a las
filas del carlismo a gran cantidad de gente desengañada por el rumbo que
había tomado el liberalismo isabelino. El triunfo de esta Revolución supuso
para muchos el principio de la descatolización de España tras decretarse la
libertad de culto, por lo que el partido carlista, con su lema Dios-Patria-Rey,
ofrecía una alternativa de militancia y única salida a los abundantes muchos
enemigos del sistema liberal.
La abdicación de don Juan III y la nueva organización devenida
tras la Junta de Londres facilitó la incorporación al partido carlista de
las facciones neocatólicas, representadas por Cándido Nocedal, Antonio
Aparisi y Guijarro y Enrique Navarro Villoslada. Esta integración supu-
so por parte de carlismo la aceptación del juego democrático y el olvi-
do de la lucha armada como medio de reivindicar sus derechos, aunque
lamentablemente esta renuncia no fue aceptada por todos los carlistas.
En este ambiente de inestabilidad el 19 de octubre de 1868 el Go-
bierno provisional aprobó un Decreto por el que se modificaba el siste-
ma monetario español. Hasta ese momento había 97 monedas distintas
en circulación porque el dinero valía según el metal que estaba fabrica-
do, a partir de entonces la moneda que debía circular como unidad fue
la peseta, quedando centralizadas todas sus emisiones en Madrid187. Ha
sido éste el único cambio que ha perdurado en el tiempo, pero hay que
resaltar que entre los logros más importantes de esta Revolución de 1868
estuvo el establecimiento, el 9 de noviembre, del sufragio universal para
todos los varones mayores de 25 años, medida adoptada sobre la base de
las elecciones a Cortes Constituyentes convocadas para los días 15 a 18
187
La primera peseta fue acuñada en piezas de oro de 20 pesetas y de 50, 5, 2, y 1 pe-
seta de plata, ésta última tenía un diámetro de 23 milímetros y pesaba 5 gramos.

120

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


de febrero de 1869 y en la que los carlistas obtendrían 20 escaños, y la
promulgación de la Constitución de 5 de junio de 1869. Esta Constitu-
ción es de tipo monárquico pero, a falta de Rey, el general Serrano fue
nombrado Regente el 18 de junio.
Vista la delicada situación política en la metrópoli las colonias no
dudaron en aprovechar para reafirmar sus derechos. Así, el 10 de octubre
de 1868 el terrateniente Carlos Manuel de Céspedes declaró la indepen-
dencia de Cuba en la ciudad de Yara. Era capitán general en La Habana el
general Lersundi y decidió desentenderse de la situación política penin-
sular y sofocar la revuelta en nombre de la depuesta Isabel II. Esta situa-
ción también fue utilizada por don Carlos para procurar el inicio de una
insurrección armada de ideología carlista contra el Gobierno provisional
de Serrano, no por eso menos legal y legítimo, pues no dudó en ofrecer
a Lersundi ser nombrado Virrey de América, por lo menos de las pocas
posesiones que le restaban a España, si se pronunciaba a su favor, cosa
que no ocurrió. Ya en la península, el principal centro de operaciones se
situó en Castilla y León, Valencia y Murcia. A partir de julio pequeñas
partidas carlistas compuestas por muy pocos militares profesionales y
muchos civiles se dedicaron a atacar a columnas militares liberales y al
saqueo de pequeñas aldeas. Su importancia militar resultó nula pero po-
líticamente contribuyeron a degradar aún más la precaria situación espa-
ñola. En el resto del país apenas se produjeron movimientos subversivos
salvo en las guarniciones de Figueras (Girona), Pamplona (Navarra) y
Sigüenza (Guadalajara), pero a finales de septiembre el Gobierno tenía
controlada la situación militar. En ninguna de estas revueltas iniciales
participaron los hermanos Albalat.
Don Carlos, ante las gravísimas noticias que recibía de la situación
española, decidió estar más cerca de España, donde pudiera cruzar la
frontera con facilidad y rapidez. Abandonó Austria y se estableció en
el número 14 de la calle Chauveau-Legarde de París. Aunque no oficial-
mente, don Carlos ya había optado por formar un ejército como medio
de reivindicar e imponer sus derechos; quizás no desease provocar una
guerra civil sino que pensara que su simple existencia amenazante lle-
naría de temor al Gobierno de Madrid. Estas primeras intenciones que-
daron ampliamente asumidas y superadas por sus consejeros, casi todos
militares y más preocupados por los cargos que ocuparían en ese ejército
y administración una vez que llegase la victoria. La guerra civil era in-
evitable desde el mismo momento que don Carlos comenzó a formar su

121

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


ejército, ya que una vez creado era muy complicado dar marcha atrás. De
haber triunfado la causa de don Carlos antes de que la guerra estallase
el ejército carlista habría ejercido el papel de ocupador y sus dirigentes
hubieran acaparado todos los puestos de confianza.
El 22 de febrero de 1869 se cierra el expediente militar de Francisco
Albalat y sigue en provisión de destino, es decir, formalmente adscrito a
la Guardia Civil realizando sus funciones y cobrando su salario pero con
una solicitud de reingreso al ejército que no era atendida. Teresa Navajas
aconsejaba a sus hijos, puesto que sus carreras militares parecían haber
terminado, que intentaran buscarse otro trabajo, animándoles a ampliar
sus estudios para conseguir. Vicente ingresó en una academia que le ha-
bría de preparar para su ingreso en la Administración pública y Francis-
co se matriculó en un instituto como alumno externo. Durante su breve
permanencia en la Guardia Civil conocieron los ideales tradicionalistas
y tanto debieron asumirlos que en sus tardes libres no dejaban de acudir
al Casino carlista, donde leían La Esperanza y participaban en animadas
y concurridas tertulias en las que se comentaba la delicada situación po-
lítica española.
En cualquier caso, son desconocidas las razones últimas o perso-
nas que provocaron su incorporación al ejército carlista y más confuso el
momento en que se hizo efectiva. Quizás actuó movido por el despecho
de ver su incipiente y brillante carrera militar truncada por el peso de sus
ideas conservadoras frente a un Gobierno revolucionario que amenazaba
con limitar el poder la Iglesia, o simplemente por la frustración de verse
apartado de su vida militar a pesar de cumplir fielmente sus órdenes,
legal y legítimamente transmitidas por la cadena de mando mientras fue
guardia rural. Quizás tanto se impregnó de los ideales carlistas que los
asumió como propios o bien su deseo de participar en hechos de armas
que implicasen ascensos o su promoción personal y social. En cualquier
caso las intenciones de Francisco debieron ser limpias, hondas y since-
ras, asumiendo con una clara conciencia los compromisos que adquiría.
Como paso previo a incorporarse al ejército carlista Francisco Albalat
solicitó, en fecha que desconozco, la licencia total, absoluta e irrevocable
de su graduación de teniente de la Guardia Civil y, por tanto, también
del Ejército. El Ministerio de la Guerra no vería obstáculo para conce-
derla y el día 11 de marzo de 1869 aprobó esta solicitud de baja. Con esta
actitud seguiría en su conducta legal y un tanto caballeresca pues desea
renunciar a su juramento de fidelidad a un sistema, monarquía sin rey, y

122

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


a un Gobierno para poder combatirlos. El no haber pedido u obtenido
esta licencia le hubiera supuesto una mayor implicación en el ejército y
organización carlista pues se convertía en un desertor y la pena por el
delito de deserción era la degradación y deportación perpetua a Cuba o
Filipinas, y de resultar capturado durante la guerra civil su castigo ha-
bría sido inmediato: su fusilamiento188.
Quizás fuese la ideología de Vicente muy conservadora, compren-
sible por su pasado seminarista, o bien compartía las mismas inquietu-
des que su hermano. Cualquiera que fueran las razones la iniciativa en
esta ocasión correspondió a Francisco pues su hermano Vicente se incli-
naba por vender sus propiedades y asentarse en Filipinas, colonia que ya
conocía, para crear una agencia que
comerciase con la metrópoli. No obs-
tante, Vicente formalizó también su
ingreso en el ejército carlista el 1 de
abril de 1869 aunque su licencia ab-
soluta del ejército revolucionario no
la obtuvo hasta el 10 de mayo.
Días después de sus respecti-
vas licencias los hermanos Albalat se
instalaban en San Juan de Luz (Fran-
cia) donde quedaron formalmente
alistados en el ejército de Carlos VII.
El emigrar a Francia con la licencia
absoluta del ejército nacional y el
posterior ingreso en el carlista supo-
nía para los hermanos Albalat, con
28 años Vicente y 25 Francisco, un
importante paso de difícil retorno y
una arriesgada apuesta por un futuro
muy incierto. Las únicas ventajas con
que contaban era su conocimiento Vicente Albalat Navajas, 1869.

188
El Barón de ARTAGÁN, en Príncipe heroico y soldados leales p. 225, afirma que
Francisco pidió y obtuvo la licencia, sin embargo, no aparece este documento ni consta
su anotación en el expediente militar y tampoco hay constancia en la Dirección General
de la Guardia Civil, Sección Personal. No obstante, Cayetano CARDERO Y BOUSSIN-
GAULTT indica esta fecha como la de su licencia en Memorias biográficas del Colegio de
Infantería de Toledo, Valdemoro, Imp. de la Guardia Civil, 1892, p. 173.

123

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


del idioma francés y la disponibilidad de unas rentas para mantenerse
durante una temporada no demasiado larga, aunque es más que posible
que contasen con el apoyo moral y económico de su familia caudetana y,
quizás, de algunos compañeros de armas. A los pocos días de su incor-
poración Vicente era nombrado Ayudante de Campo del Comandan-
te General de la Frontera hispano-francesa general Eustaquio Díaz de
Rada189. Todavía don Carlos no se había decantado por la vía militar y
estaban alistándose en un ejército que podía no luchar.
Desconozco las razones pero “ignorándose el paradero de Emigdio
Albalat y Navajas, quinto con el nú-
mero 3 por el cupo de esta villa en el
reemplazo de este año, se le cita por
medio del presente para que compa-
rezca en esta Alcaldía el día 8 de julio
próximo [de 1869] para salir con los
demás quintos y el comisionado para
la capital de la provincia o ante la
Exma. Diputación de la misma el día
10 de dicho mes, que es el señalado
para la entrega en caja; apercibien-
do que de no presentarse le parará
el perjuicio que haya lugar”. Creo
improbable que se hubiera incorpo-
rado ya al ejército carlista pero tam-
poco he logrado averiguar las razo-
nes por las que resultó prófugo190.
En Caudete nacía el 28 de
agosto María Teresa, hija del primo-
génito José María y la primera so-
Emigdio Albalat Navajas con unifor-
me carlista, 1874. brina de los hermanos Albalat. Fue

189
Entrevista con Rosario Estañ Requena. Barón de ARTAGÁN, Príncipe heroico y
soldados leales, p. 224. Estos documentos son conservados por José Ignacio Fuster
Fenollosa. Pasa salir de España era necesario disponer de pasaporte y no he podido
localizar la fecha de su concesión. En el Archivo General de la Administración los
primeros registros que se conservan son de 1910 y en ninguno en el Archivo de la
Diputación de Albacete.
190
Gaceta de Madrid, 5 de julio de 1869, p. 2. En el AMC no se conserva el expediente
de quintas de este año y tampoco el Libro de actas de Pleno de 1868 a 1870.

124

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


bautizada al día siguiente por “Don José María Caparrós López, presbítero
y Licenciado en Sagrada Teología y cura ecónomo de la Parroquial de Al-
mansa”191.

6. Ejército carlista.

El 4 de noviembre de 1868, día de San Carlos Borromeo y onomástica


del Pretendiente, en parte para suplir la escasez de mandos y también
para atraerse al mayor número posible de militares don Carlos había
dictado un Real Decreto por el que se ascendían dos empleos desde la
clase de sargento hasta la de coronel a todos aquellos que se hubiesen
mantenidos fieles al carlismo desde 1840 y un ascenso de un empleo a
todos los de las mismas clases que habiendo abandonado sus posesiones
en España se presentasen en Francia o los que, adhiriéndose en Espa-
ña, prestasen algún servicio al carlismo. En virtud de este Real Decre-
to cuando los hermanos Vicente y Francisco emigraron a Francia para
servir a quien creían su Rey e ingresar en su ejército la recompensa fue
inmediata: Vicente ascendió de capitán a comandante y Francisco pasó
de ser teniente en la Guardia Civil a capitán en el ejército carlista, a la
joven edad de 25 años192. Esta promoción suponía el tercer ascenso por
causas ajenas al servicio activo.
Don Carlos apreció siempre a sus oficiales que provenían de la
Guardia Civil. El motivo no era otro que el primer soldado español que
se presentó para servirle, en París a principios de 1868, fue un tenien-
te que pertenecía a este Instituto armado, luego le siguieron el tenien-
te Sió y el alférez Maldonado, provenientes del Regimiento de la Reina
disuelto también por el nuevo Gobierno revolucionario. El inicio de la
Revolución y posterior caída de Isabel II dieron esperanzas a los carlis-
tas exiliados pues empezaron pronto a organizarse aunque la falta de
mandos políticos, militares y dinero les impedía progresar. Precisamente

191
APSC, Libro 18 de Bautismos, f. 307vto. Le impusieron los nombres de María Te-
resa de Jesús, Gracia, Dolores, Agustina, Francisca, Manuela, Pía, Fortunata, Viviana,
Ramona, Margarita Albalat Golf.
192
Melchor FERRER Historia del Tradicionalismo español, Tomo XXIII, pp. 36 y 37. Se
extendía por escrito un justificante para el ingresado, a fin de probar su pertenencia a un
ejército semiclandestino, a la vez que se llevaba un Libro Registro por los mandos. El
ascenso por cambio de destino ya era utilizado por el ejército isabelino para fomentar
el traslado de mandos a las colonias.

125

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


para mitigar esta escasez de medios se emitieron 5.000 obligaciones de 200
francos cada una “a cargo de su Majestad Católica el Rey Don Carlos VII. Que
se canjearán por un título definitivo de la Deuda Nacional Española, con el
interés de tres por ciento desde que Su Majestad el Rey haya tomado posesión
del Trono. Mientras tanto se entregue el título definitivo tendrá un interés del
cinco por ciento”.
En fecha tan temprana como es agosto de 1869, se informaba que “ha
aparecido en la provincia de Alicante una partida de 40 hombres, entre Villena
y Caudete. De Villena han salido en su persecución 100 voluntarios y algu-
na fuerza de la Guardia civil”, luego se comprobó que la noticia era falsa193.
Pocos días después “en Caudete, pueblo de la provincia de Albacete, ha sido
reducido a prisión por la Guardia civil de Villena, don José Golf, teniente gra-
duado del ejército que en calidad de reemplazo se hallaba en dicho pueblo al
lado de su familia.
El motivo de su prisión reconoce por causa el ser un carlistón de tomo y
lomo y haber celebrado reuniones en su casa en sentido antiliberal. También
ha sido detenido en Villena el señor [Joaquín] Mergelina, muy conocido por
sus ideas absolutistas”194.
En este año de 1870 la situación política española empeoró aún más,
afectando a la economía pues los precios comenzaron a subir y los buenos
deseos del Jefe del Gobierno por contener la crisis total que se preveía eran
con frecuencia desbordados. Sirva de ejemplo que, en marzo de 1870, se
produjo en Caudete un “alboroto promovido por los carlistas, con el subsi-
guiente tiroteo y precauciones militares”, el tiroteo fue con una milicia de Vo-
luntarios de la Libertad y los carlistas escaparon huyendo al campo195.
193
La Iberia, de 17 de agosto de 1869, p. 2; El Imparcial, 16 de agosto de 1869, p. 2;
La Paz de Murcia, 17 de agosto de 1869, p. 2; y Diario de Córdoba, 17 de agosto de
1869, p. 3.
194
La Iberia, de 4 de septiembre de 1869, p. 3. Joaquín Mergelina Selva nació en Vi-
llena en 1828, estudió Derecho y heredó el título de Marqués de Colomer además de
una considerable fortuna que incluía propiedades rústicas y urbanas en Caudete. Fue
alcalde de Villena en 1858, Diputado provincial en 1859 y Diputado a Cortes en 1861,
en ambas ocasiones por el Partido Moderado. En 1868 abrazó el carlismo y financió
varias partidas que recorrieron el alto Vinalopó y el altiplano murciano. Tras la guerra
fue indultado y llegó a ser jefe regional del Partido Tradicionalista. Falleció en Valen-
cia en 1901.
195
La Correspondencia de España, 23 de marzo de 1870, p. 3; La Iberia, de 22 de
marzo de 1870, p. 2; La Época, de 22 de marzo de 1870, p. 3, añade que “los carlistas
prorrumpieron en mueras al gobierno y vivas a Carlos VII”, y La Iberia, de 23 de

126

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


La conspiración de los carlistas había dejado de ser secreta para
convertirse en un público proselitismo sin esconder la posibilidad de
una insurrección armada. El periódico La Regeneración no duda en or-
ganizar un recogida de fondos “para socorro de los carlistas pobres que se
hallan en las cárceles”, publicando en su primera página los nombres e
importes de los donantes. El 5 de noviembre de 1869 aparece un listado
de 55 caudetanos, José María y Jaime Albalat entre ellos aunque hay 13
anónimos, que entregaron 430 reales196. También El Pensamiento español
organizó otra “suscripción para los carlistas perseguidos” donde apare-
cen otros cuatro carlistas caudetanos aportando 52 reales197. Con igual
impunidad en el periódico monárquico La Esperanza, son muchas las
manifestaciones públicas, con nombres y apellidos, de adhesión a don
Carlos y a lo que ya se empieza a llamar su Causa. Así, el 8 de mayo de
este año de 1870 la Junta provincial de la comunión católico-monárquica
de Albacete publica una carta dirigida al Presidente de la Junta Central
de Madrid que dice: “Las Juntas de distrito de Almansa y Casas-Ibáñez, y
las locales de Caudete, La Gineta, Ayna, Villa de Vés, Valdeganga, Alborea,
Bienservida, Casa de Juan Núñez, Villarrobledo, Alcalá del Júcar, Barrax,
Motilleja, Ajengibre, Balsa de Vés y Alatoz han dirigido a esta Junta ma-
nifestación de adhesión a D. Carlos VII y los principios que representa. Lo
que tengo el honor de comunicar a V. E. para que sirva publicarlos y trans-
mitirlo a S. M. si lo estima conveniente”198. Estos listados de La Regene-
ración, El Pensamiento español y La Esperanza, junto con otros muchos
más en otros periódicos y actos, servirían luego a la policía a y ejército
para identificar a los carlistas durante la guerra.
El 17 y 18 de junio fueron promulgadas la Ley del Registro civil y
la del Matrimonio civil, ambas imponían la obligatoriedad de inscribir

marzo de 1870, p. 3. No se indica fecha exacta de los incidentes.


196
La Regeneración, 5 de noviembre de 1869, p. 1. En el listado publicado el 1 de
diciembre aparecerá otro caudetano estudiante en Orihuela. Este periódico se empezó
a publicar en Madrid en 1855 y su difusión era nacional y se definía como católico-mo-
nárquico.
197
El Pensamiento español, 27 de diciembre de 1869, p. 1 y 26 de febrero de 1870, p.
1. Diario católico, apostólico y romano de tirada nacional.
198
La Esperanza, de 11 de mayo de 1870, p. 1. Idéntico texto fue publicado por El
Pensamiento español, 12 de mayo de 1870, p.1. Parece ser que sus autores querían
asegurarse su publicación y la mayor difusión posibles.

127

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


el estado civil de las personas y sus modificaciones en los libros de un
Registro civil, laico y dependiente del Gobierno, a los solos efectos de
uniformizar los asientos y anotaciones para facilitar la tarea administra-
tiva y estadística del Estado. En estas dos Leyes vieron los sectores más
conservadores, entre ellos los carlistas, un ataque a la Iglesia alegando
que la obligatoriedad en la inscripción del estado civil suponía negar la
validez plena a los sacramentos y registros católicos. Fue éste el motivo
por el que durante la guerra carlista las oficinas del Registro civil de pue-
blos y ciudades fueron objetivo preferente de los carlistas, que incendia-
ban a su paso.
Tal como prevenía la Constitución de 1869 se procedió a nombrar
un Rey constitucional para España. En un intento por facilitar una so-
lución Isabel II había abdicado el 25 de junio en París a favor de su hijo
Alfonso XII. Pese a su buena voluntad este hecho no supuso ningún re-
medio debido al odio que Juan Prim tenía a los Borbones y que prohibió
de modo expreso la exclusión de todo candidato de la Casa de Borbón
tanto en su la rama isabelina como carlista, además de los que se enla-
zaban con ella por matrimonio. Los demás candidatos propuestos para
ser Rey de España fueron: Fernando de Coburgo y Luis I, ambos de la
casa reinante de Portugal; los Duques de Génova y de Aosta, de la casa
italiana de Saboya; el príncipe prusiano Leopoldo de Hohenzollern-Sig-
maringen y el Duque de Montpensier, de la casa francesa de Orleans y
cuñado de Isabel II. Prim reconoció en la Cortes la importancia de los
apoyos del partido carlista cuando afirmó que era “un partido fuerte, ca-
paz de levantar en tres meses un ejército que diera cuenta en poco tiempo
de los voluntarios de la libertad, de modo que si tuviera sólo que luchar con
éstos antes de un mes estaría don Carlos en el Trono”, y, contestando a un
diputado que pedía un referéndum para resolver quién debía ser de entre
los candidatos propuestos el que debía ceñir la Corona española Prim
exclamó: “el plebiscito nos traería a Carlos VII”. Finalmente las Cortes, el
16 de noviembre de 1869, eligieron por 191 votos a favor y 22 en contra
de los 311 diputados presentes al Duque de Aosta, segundo hijo del rey
Víctor Manuel II de Italia y que reinaría con el nombre de Amadeo I de
Saboya. El día de Navidad de 1870, el rey Amadeo embarcaba en Spezzia
(Italia) en la fragata Numancia, a la cual habían de escoltar los destruc-
tores Villa de Madrid y Victoria, y dos naves italianas, el Rey Galantuomo
y el Príncipe Humberto. A las dos de la tarde del 30 pisaba tierra españo-
la en Cartagena y el 2 de enero de 1871, en un Madrid completamente

128

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


nevado, llegaba el Duque de Aosta a la estación de Mediodía. Nada más
descender del tren se dirigió a la basílica de Atocha para visitar el cadá-
ver de Juan Prim, después al Palacio del Congreso para jurar la Consti-
tución y su cargo como Rey. El 17 de marzo llegaba al puerto de Alicante
su esposa y Reina de España doña María Victoria del Pozzo y Mérode.
Desde principios de
1870 el emperador de Fran-
cia Napoleón III había ma-
nifestado su malestar por
la candidatura prusiana
al Trono de España, tanto
que este asunto y las cre-
cientes tensiones existen-
tes des de tiempo atrás,
degeneró en una guerra
contra Alemania. Para
impedir la posibilidad de
un Rey de España alemán
aconsejó secretamente el
emperador francés a don
Carlos: “diga V. a sus ami-
gos los carlistas que de día
tenemos la obligación de
hacer como que vigilamos,
es un deber internacional, Participación de la boda de Henry Le Chat de
pero que de noche tienen Tessecourt y Hélène de Caix de Saint Aymour,
toda la libertad de acción 1869.
por la frontera para entrar, salir, llevar armas y todo cuanto quieran ha-
cer”. En el mes de julio estalla la guerra franco-prusiana y el Imperio
Francés de Napoleón III caerá al año siguiente. Durante toda la guerra
y el tiempo que duró el sitio y posterior Comuna de París los Duques
de Madrid residieron en Ginebra (Suiza), aunque don Carlos se despla-
zaba constantemente a la frontera española. Es probable que Vicente y
Francisco Albalat regresasen por una corta temporada a España pues no
consta que residiera permanentemente un gran contingente de carlistas
en Suiza o, lo más seguro, se trasladaron a vivir a Pau, ciudad francesa
alejada del frente de la guerra y cercana a la frontera española, donde
Francisco conoció al matrimonio Henry y Hélène Le Chat, de soltera

129

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Hélène de Caix de Saint Aymour. No obstante, existen testimonios que
indican que en octubre de 1870 los hermanos Albalat estaban residiendo
en Niza199.
Consciente Vicente Albalat de que su situación en Francia podía
alargarse concedió a su madre, el 31 de agosto de 1869 ante el Vicecónsul
de España en París, un poder notarial “para que, en su nombre, adminis-
tre y gobierne todos los bienes raíces que le pertenecen en España”. Mes
y medio después, el 14 de octubre, Francisco otorga idéntico poder a
Teresa Navajas, siendo protocolado “en la ciudad de Tolosa [Toulouse],
distrito del Alto Garona, Imperio Francés”, actuaron como testigos Juan
de Villanova y Antonio Barboso200.
El 20 de marzo de 1870 en Caudete y Sigüenza “los carlistas promo-
vieron un motín” que rápidamente fueron sofocados por el ejército. “Hoy
se ha alterado el orden público en Caudete (Albacete) en sentido carlista.
La Guardia civil tuvo necesidad de hacer fuego contra algunos grupos de
vecinos armados que recorrían el pueblo dando mueras al gobierno y vi-
vas a Carlos VII. El gobernador civil de la provincia ha salido para aquel
punto acompañado de alguna fuerza de la guardia civil”. Luego resultó
que “es Caudete un pueblo de 2.000 vecinos entre los que solo hay unas
cuantas decenas de liberales que, a pesar de tan corto número, son bas-
tantes para incomodar a los carlistas que forman la inmensa mayoría de
la población, pues para esto cuentan con la protección de las autoridades.
Pesarosos los liberales del establecimiento del círculo carlista, molestaron
con su acostumbrada intolerancia a nuestro amigos hasta que en la noche
del domingo estos se incomodaron, y como eran los más, se ensoñearon
del pueblo, y sin cometer excesos, hicieron retirar a su casa a los liberales
y a las autoridades; y la guardia civil, creyendo que los carlistas los iban a
maltratar, se encerraron en una casa y pidieron auxilio con toda urgencia
199
La familia Le Chat tenía parientes en Pau y gustaban de pasar largos periodos como
simples veraneantes en esta ya famosa ciudad turística. En los Archives de Ville de
Nice no hay constancia oficial de la presencia de los hermanos Albalat pero sí de la
existencia de soldados carlistas en Niza entre 1871 a 1876 lo que no es raro ya que,
aunque alquilaran una casa o se hospedaran en un hotel, nunca llegaron a empadro-
narse. También existen referencias a algunos exiliados, después de 1876, pero no se
conservan sus nombres ya que la policía no mostró interés por ellos debido a su escasa
peligrosidad
200
Archivo Histórico de Protocolos de Madrid, Tomo 30025, ff. 1085r. a 1087r. y
Tomo 34152, f. 180r. Juan Villanova y Antonio Barboso tenían la graduación de capi-
tán al comienzo de la guerra carlista.

130

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


a Albacete, Alicante y Valencia. Acudieron al primer punto dos compañías de
ingenieros y dos de línea, al mando del Gobernador pero en cuanto llegaron
y vieron que allí ni había insurrección ni resistencia carlista, ni nada más que
uno de esos alborotos locales tan frecuentes en los pueblos, volvieronse a Alba-
cete incomodados por la alarma infundada que había esparcido el alcalde”.
Pese al intento del periodista de minimizar la situación, hubo 19 deten-
ciones de carlistas armados, conducidos a Albacete201. La Regeneración
publicó un listado de la organización carlista en España, el primero que
he conocido, y ya aparece que los carlistas caudetanos están organizados
en una Junta local y que disponen de una sede física, su Círculo, a su vez
pertenecientes s la Junta de Distrito de Almansa y dependientes de la Junta
Provincial de Albacete202.
El 18 de abril de 1870 se había celebrado en Vevey (Suiza) otro
Consejo carlista durante el que se informó de la dimisión de Ramón Ca-
brera y se anunciaba públicamente que el propio Carlos de Borbón se
ponía al frente del Partido. A esta Junta de Vevey asistieron 96 personas
que representaban a todos los sectores de la sociedad española; entre los
asistentes estaban en Marqués de Valdespina203; el presidente de la Junta
Carlista de Albacete, José García Gutiérrez; los presidentes de los tres pe-

201
La Correspondencia de España, 21 de marzo de 1870, p. 3; El Pensamiento es-
pañol, 22 de marzo de 1870, p. 2; La Correspondencia de España, 22 de marzo de
1870, pp. 2 y 3; La Regeneración, 24 de marzo de 1870, p. 2. Este incidente fue
comentado por la prensa de la época, incluso La Nación, 24 de marzo, p. 2, informa
que fue “una sangrienta colisión entre carlistas y republicanos, resultando cinco
muertos y bastantes heridos” pero no hubo fallecidos pues todos los enterrados
en Caudete durante el mes de marzo y abril lo fueron por causas naturales y no por
traumatismos.
202
La Regeneración, 30 de diciembre de 1870, p .1. Cuenca es la única provincia de
Castilla-La Mancha que no aparece organizada una Junta provincial. Tampoco en Vi-
llarrobledo y Albacete disponen de Junta de distrito, solo existen en Almansa, Casas
Ibáñez y Hellín. Únicamente en 22 poblaciones existen Juntas locales. Ni Almansa,
Albacete o Villarrobledo la tienen.
203
Juan de Nepomuceno de Orbe y Mariaca nació en 1817 y participó en la 1ª guerra
carlista. En 1868 fue promovido a General de Brigada del ejército carlista y nombrado
Comisionado Regio de los carlistas de Vizcaya y Guipúzcoa, siendo elegido senador
en 1871. Fue Mariscal de Campo en 1873 y tuvo a sus órdenes a Vicente y Francisco,
en 1875 fue encargado de dirigir a la caballería carlista. Murió el 21 de abril de 1891,
conservando la amistad y aprecio de Francisco Albalat. Por desgracia, ni esta familia
ni la Biblioteca de Ermua conservan documento alguno.

131

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


riódicos carlistas; el general Eustaquio Díaz de Rada204, así como muchos
intelectuales y nobles. Al asumir Carlos VII la jefatura política y militar
carlista nombró Jefe del Estado Mayor General del Ejército Real al te-
niente general Juan Martínez Tenaquero, Jefe de los Ejércitos de Navarra
y Vascongadas al también teniente general Joaquín Elio General, que te-
nía a sus órdenes a los generales Eustaquio Díaz de Rada, Vicente Díaz
de Cevallos, el Marqués de Valdespina y a Santiago Lirio; para Cataluña
designó al teniente general Hermenegildo Díaz de Cevallos, quedando
bajo su mando los generales Antonio Torres y Rafael Tristany205. Dentro
de este ambiente de euforia y optimismo se auguraba que la lucha sería
breve y tal fue el ánimo y expectación que levantaron en los carlistas
españoles que, con gran rapidez, se cubrió un préstamo de “veinte millo-
nes de duros” con el que pagar todos los gastos de la guerra. Estos bonos
tenían un interés del 25 % anual y debían ser reintegrados durante los
dos primeros años de ocupar Carlos VII el Trono de España. Lamenta-
blemente, alrededor del joven Rey se creó una camarilla de adulación
que le hizo más fácil creer que podría conseguir la tan ansiada corona.
Poco después de esta Junta, el 27 de junio, nacía en la finca La Fa-
raz en Vevey el primer hijo varón de don Carlos y doña Margarita, el In-
fante Jaime de Borbón y de Borbón, y segundo de sus hijos tras la Infanta
doña Blanca. Dos días después, el 29 y en el salón de la misma finca, era
bautizado en presencia de su padre el Rey, grandes de España, nobles,
militares y civiles exiliados y otros desplazados para la ocasión, ente ellos
“el brillante oficial Sr. [Vicente] Albalat”. Fue don Jaime inmediatamente

204
Eustaquio Díaz de Rada nació en 1815 y participó en la 1ª guerra carlista, que
terminó con el grado de comandante. Tras la amnistía se incorporó al ejército y en
1868 era general de brigada. Poco después huyó a Francia por haberse descubierto
que conspiraba a favor de los carlistas. Inició el alzamiento en 1872 y se le acusó de
traidor por no haber tenido éxito, acusación que pudo demostrar ser falsa gracias a la
ayuda de Vicente Albalat. Olvidado por unos y otros no se sabe cuándo falleció, si en
1877, 1885 ó 1894.
205
Rafael Tristany era veterano de la 1ª y 2ª guerras carlistas. Se incorporó activamente
a la 3ª guerra en mayo de 1872 con el cargo de Comandante General del Principado,
para ocuparse luego de las provincias de Lleida y Tarragona, al llegar el Infante don
Alfonso Carlos de la Comandancia General de Cataluña. En marzo de 1875 fue llama-
do por don Carlos para el cargo de Jefe del Cuarto Militar del Rey, teniéndolo entonces
Francisco Albalat como superior jerárquico. Vivió su destierro en Lourdes (Francia)
hasta su muerte en 1899 y, durante todo este largo exilio, Rafael y Francisco se profe-
saron una mutua amistad.

132

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


reconocido como Príncipe de Asturias por los legitimistas españoles y,
siguiendo la tradición de la Casa Real española, le fue impuesta el 2 de
agosto la Cruz de la Victoria llevada a Vevey por una comisión asturia-
na en delegación del Principado. Tras estos acontecimientos partió don
Carlos hacia Toulouse (Francia) a fin de intensificar sus contactos y apo-
yos con los legitimistas franceses y visitar a sus tropas, coincidiendo en
esta ciudad con Francisco Albalat. Del 6 al 11 de agosto se fue reuniendo
don Carlos con casi todos sus apoyos en el castillo de Armendáriz (Pau),
propiedad de los Señores de Antillón. La ayuda francesa también alcan-
zó a doña Margarita pues la hospedaron en varias casas bajo nombres
supuestos para ocultarla de la policía, pasando casi todo el año 1870 en
la finca Navarre propiedad de la familia Beltrán de Lis, de origen español
pero afincada en Pau206.
No dejaba don Carlos de viajar a Alemania y Austria para gestio-
nar ayudas políticas y económicas mientras sus consejeros se esforzaban
en coordinar a las diversas Juntas regionales españolas. Además, el 8 de
diciembre de 1870 el Pretendiente publica un manifiesto contra la pro-
clamación como Rey de Amadeo I. Esta alocución tuvo una gran reper-
cusión dentro y fuera de España y se tituló “A los españoles”, decía que “la
Revolución que en 1833 sentó en el Trono de España a una niña inocente
[Isabel II], después de haber deshecho su obra, y por varias partes mendi-
gando un rey, de quien necesita por algún tiempo al menos, ha ofrecido la
corona de Felipe V a un príncipe de la casa de Saboya. Carlos Alberto, rey
de Cerdeña, reconoció como Rey legítimo de España a mi augusto abuelo
don Carlos de Borbón. (…). El príncipe Amadeo ha aceptado la corona
que me pertenece de derecho, infiel a las tradiciones de la antigua Casa de
Saboya. Ciento noventa y un individuos que se llaman constituyentes y no
representan la décima parte del pueblo español, con voluntad más o menos
espontánea, le han alargado la corona y él la ha tomado. Protesto, pues,
por mí y en nombre de mi familia, y hasta tomando el de todas las potes-
tades legítimas contra la violación de la ley fundamental hecha en Cortes

206
Altar y Trono. Revista Hispano-Americana, 5 de julio de 1870, año, II, Tomo III, nº
57, p. 14; La Esperanza, 18 de julio de 1870, p. 1 y La Unión, 28 de octubre de 1879,
p. 3. Al citar solo el apellino no he podido saber cuál de los hermanos Albalat era, si
Vicente o Francisco. Me inclino por Vicente porque asistió el Marqués de Valdespina,
su superior graduación y porque un año después, sería nombrado Comandante General
de Albacete para preparar el levantamiento en toda la provincia. Eco de Alicante, 22
de agosto de 1871, p. 2.

133

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


por Felipe V, en que se ordenaba y ordena la sucesión a la Corona entre
sus descendientes legítimos (…). Por eso levanto hoy mi voz protestando
ante Dios, ante las potestades legítimas, ante el pueblo español. Y ruego al
pueblo español con quien estoy identificado por mi sangre, por mis ideas,
por mis sentimientos y hasta por comunes dolores, que tenga confianza
en mí, como yo la tengo en él. Por la memoria de nuestros padres y por la
salvación de nuestros hijos, cumplirá ese hidalgo pueblo con su Rey y yo
con el mío. Carlos”. Se puede apreciar que la opinión favorable a la guerra
ganaba terreno entre los adeptos aunque don Carlos no se hubiese deci-
dido completamente, aunque este manifiesto deja adivinar la posibilidad
de utilizar las armas como medio de hacer valer sus derechos más como
amenaza que como decisión firme207.
El reinado de Amadeo I ocupó dos años de gran intensidad po-
lítica motivada por la pretensión de restauración borbónica en el prín-
cipe Alfonso, la agitación carlista, el problema cubano ligado al intento
de abolir la esclavitud, el avance del movimiento obrero y la gran des-
composición interna de los partidos políticos. Ante tantos problemas la
coalición monárquico-democrática que sostenía al Rey se iba desinte-
grando tras el asesinato de Prim. La principal tarea del primer Gobierno
amadeista, presidido por el general Serrano, fue preparar las primeras
elecciones a diputados provinciales, a diputados a Cortes y al Senado.
Los carlistas desde el principio se consideraron extraños a este proceso
electoral pues se pensaba que eran en su mayoría partidarios de hacer
valer por las armas los derechos de Carlos VII, quien hizo público el 21
de enero de 1871 que el partido carlista concurriría a ellas a pesar de
todo. Todavía don Carlos se mantenía indeciso entre la postura militar
de González Bravo y la política de Cándido Nocedal; no obstante, la con-
signa que se dio en esta ocasión fue “ahora a las urnas, después a donde
Dios nos llame”.
En estas elecciones de diputados provinciales obtuvieron los car-
listas buenos resultados a pesar de la indiferencia de los leales y de la

207
Significativa resulta la carta que dirigió González Bravo a Amador del Villar “créa-
me usted, querido Villar, que en el estado actual de las cosas, con un entorchado en
mi magna y con la autorización de don Carlos para obrar por mi cuenta, en veinte
días estaría yo en Madrid. De manera que hay que lograr a toda costa que el Rey se
decida, y convencer al general Elio para que de ninguna manera lo disuada”. Melchor
FERNANDEZ ALMAGRO Historia política de la España contemporánea, Madrid,
Ed. Pegaso, 1956, volumen II, p.101.

134

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


presión del Gobierno que mantuvo el estado de guerra en el País Vasco
y Navarra, reductos tradicionalmente leales al carlismo y en los que no
hubo elecciones. Para los diputados a Cortes se coaligaron todos los par-
tidos de la oposición, incluso los carlistas llegaron a pactar en algunos
distritos con los republicanos. La contradicción que esta coalición su-
pone era fruto del descontento general que producía el Rey Amadeo I.
A pesar de las gravísimas irregularidades e intervenciones del Ministro
de Gobernación, Práxedes Mateo Sagasta, a los carlistas les fueron reco-
nocidos 51 diputados y 28 senadores, estando implantados casi en todas
las provincias. Albacete se decantó por los candidatos gubernamentales
con escasos votos para los republicanos y carlistas208. Fueron tantas las
irregulares cometidas por el Gobierno que muchos elegidos no presen-
taron sus actas como protesta y a otros tantos les fueron anuladas con
posterioridad. De no existir estas anomalías, los carlistas, según auto-
res, hubieran obtenido en el Congreso y Senado entre 90 y 100 escaños.
Como coaligados los carlistas y los republicanos, y ocasionalmente los
moderados, creaban al Gobierno una situación difícil se optó, en 1872,
por disolver las Cortes y convocar nuevas elecciones. Para asegurar un
triunfo claro en esta ocasión Sagasta no dudó en gastar en sobornos más
de dos millones de pesetas, pero aun así a los carlistas se les hubo de re-
conocer otros 38 escaños. Fueron éstas las últimas elecciones en las que
participaron los carlistas, que al concurrir en solitario se apreció bien
su verdadera implantación social: lograron escaños en 19 provincias,
con mayoría absoluta en Lugo, Vizcaya, Navarra, Cuenca y Ciudad Real.
Estos hechos venían a dar la razón a los sectores más impacientes por
iniciar las hostilidades pues alegaban que las dudas y dilaciones en el
campo carlista hacían perder un tiempo precioso y necesario para ganar
la guerra. Al comprobar sus dirigentes que por mucho que utilizasen una
lucha legal se les impediría ilegítimamente obtener el reconocimiento y
los apoyos con los que contaban fue una de las principales razones para
convencer a los cada vez menos indecisos sobre la conveniencia de la
lucha armada.
También en Caudete se produjo fraude electoral, desconozco si se
pagaron sobornos, se sustituyeron o añadieron las papeletas al final de
208
José CANO VALERO y otros Historia de la Provincia de Albacete, p. 443. La pro-
vincia estaba dividida en cinco circunscripciones: Albacete, Alcaraz, Almansa, Casas
Ibáñez y Hellín. Alcaraz se inclinó por los conservadores frente a los progresistas de
Albacete, Almansa y Hellín, y los demócratas de Casas Ibáñez.

135

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


la votación o simplemente se falseó el resultado. En cualquier caso diez
caudetanos fueron juzgados por “abuso electoral”. No pudieron ser con-
denados porque huyeron de Caudete tan pronto se inició la investiga-
ción. Para su suerte fueron amnistiados en 1875, cuando regresó Alfonso
XII pues pasaron a ser considerados héroes al haberse opuesto al rey
Amadeo209. Años políticamente complicados en todo el territorio nacio-
nal que tienen su reflejo en un resumen que se hace de la situación local:
“en Caudete se nota gran agitación revolucionaria. Don Joaquín Alcober,
catedrático del instituto de Albacete, ha desaparecido, sin duda a engrosar
las filas carlistas, cuyo partido es el suyo”210.

7. La tercera Guerra carlista en Caudete.

Ya antes de la entrada en España de Carlos VII el Gobierno de Madrid


intentó por todos sus medios frenar la sublevación. El día 24 de abril se
reconoce que hay partidas carlistas en “Castilla la Vieja, Vascongadas,
Navarra y Aragón”, el 25 que “el ex-Brigadier rada ha penetrado en Espa-
ña a la cabeza de una partida de 100 hombres” y el 27 que “los rebeldes que
manda el titulado General Rada se dirigían hacia la Sierra de Andía en
número de 1.000”211. Por un lado, en Capitán General de Valencia y Mur-
cia, Fernando del Pino Villamil, declaraba el estado de guerra en todo su
distrito militar, al que pertenecía Caudete, el 29 de abril y publicaba un
bando en el que ordenaba a “todos los delincuentes contra la constitución
del Estado, contra la seguridad interior y exterior del mismo y contra el
orden público, que depongan inmediatamente su actitud hostil y presten
209
BOP de Albacete, 3 de febrero de 1875, p. 4. Se les aplicó el Decreto de 23 de oc-
tubre de 1875.
210
El Pensamiento español, 3 de mayo de 1872, p. 3 y La Discusión, 3 de mayo de
1872, p. 1, escribía que “en Caudete hay gran efervescencia”.
211
Gaceta de Madrid, 24 de abril de 1872, p. 227; 25 de abril de 1872, p. 239 y 27
de abril de 1872, p. 259. La Gaceta de Madrid ha sido utilizada por los sucesivos
Gobiernos como instrumento para su propia publicidad. Se omite o resta importancia
a noticias relevantes pues en muchas poblaciones era el único periódico y en la forma
que se presentaban las noticias podía suponer una ventaja importante. La manipulación
de la Gaceta de Madrid es total, como también ocurriría en El Cuartel Real, porque el
respectivo gobierno editor no reconoce ningún fracaso, disfraza de simples escaramu-
zas las derrotas y se cuida de magnificar los éxitos. La constante es ofrecer una imagen
de tranquilidad y casi normalidad.

136

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


obediencia a mi Autoridad. (...). Los que no lo ejecutaren serán juzgados
en Consejo de guerra”. Pese a estas medidas las autoridades policiales y
militares no cesaron en sus labores de información sobre la sublevación
carlista para facilitar su mejor represión. Temeroso de no ser obedecido
y dada la delicada situación de algunos pueblos, el 1 de mayo el Capitán
General militar no duda en advertir a los alcaldes “de los pueblos por cuyo
término municipal atraviesan líneas telegráfica y férrea, dispondrán se ejerza
sobre ellas la debida vigilancia para evitar sean interrumpidas; en el concepto
de que cualquier falta u omisión respecto a este asunto de gran interés será cas-
tigada con el mayor rigor que me permita la Ley y las atribuciones especiales de
que me hallo investido”. Añade otra orden, también con grave amenaza, para
“los Alcaldes de los pueblos de esa provincia, tan pronto como se levante una
partida en las inmediaciones de su jurisdicción o tengan noticia de que algunos
vecinos sospechosos de sus respectivos pueblos los han abandonado sin motivo
justificado y con vehementes sospechas de haberse dirigido a formar partidas
o unirse a las ya formadas, procederán a hacer las oportunas averiguaciones e
instrucción de diligencias que me remitirán enseguida (...). Si en los términos
de su jurisdicción se dejasen ver los enemigos darán parte de ello enseguida a
los Jefes de columna o destacamento más inmediato, expresando el número
de aquellos, cabecilla que los manda, armamento que llevan y dirección que
hayan tomado (...). Del celo de los Sres. Alcaldes espero que no me obligarán a
tomar providencia alguna desagradable sobre la falta de cumplimiento de las
prevenciones anteriores”212.
Además, el Ministerio de Gobernación ordenó a todos los Go-
bernadores Civiles que primero informaran de la situación y luego sus-
pendiesen a todos los cargos públicos que pudieran estar involucrados,
relacionados con la rebelión o simplemente mostraran simpatías hacia
los carlistas. Así, el 5 de mayo, el Gobernador Civil de Albacete, Tomás
Arderíus, publicaba un bando en el que recordaba que “los Alcaldes tie-
nen obligación hoy de desplegar mayor celo y más exquisita vigilancia para
procurar que no se altere el orden en sus respectivos distritos municipales,
velando a la vez por la seguridad de sus administrados. (...) Y espero que
ninguno de los Alcaldes de esta provincia me pondrá en el sensible caso
de tomar medidas severas por su indiferencia en prestar tan importante
servicio”213. A pesar de estos buenos deseos ese mismo día 5 el Gobernador

212
BOP de Albacete, 31 de mayo de 1872, p. 3.
213
BOP de Albacete, 1 de mayo de 1872, p. 4, y 6 de mayo de 1872, p. 1.

137

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


no dudó en disolver el Ayuntamiento de Caudete que había sido nombrado
el 1 de febrero anterior, por ser considerado peligroso y nombrar a Miguel
Izquierdo como alcalde y al farmacéutico Cayetano Pla para teniente de al-
calde, ambos liberales y adeptos al rey Amadeo. Entre los cesados, pero sin
ser citado expresamente, está el concejal y primer teniente de alcalde José
María Albalat Navajas, por lo que se puede presumir que su ideología car-
lista no sería conocida aunque sí sospechada. Tras firmarse el Convenio de
Amorevieta se dio por superada la situación de peligro y el 10 de julio de ese
año era repuesto el anterior Ayuntamiento214.
El levantamiento en la provincia de Albacete no triunfó y, aunque se
formaron algunas partidas en Montealegre, Almansa, Bonete, Casas Ibáñez
y la capital, apenas si tuvieron importancia, limitándose los más significa-
dos a huir a Francia para alistarse. Este escaso apoyo y la extrema vigilancia
provocaron que la Junta Carlista renunciara a dominar el territorio, sin
embargo, realizarían constantes incursiones para conseguir suministros
de alimentos, caballerías y dinero que les permitiese continuar con la gue-
rra215.
Tras el fracaso de esa intentona carlista las autoridades ordenaron una
especial vigilancia para evitar tanto su repetición como su posible rebro-
te, intentando asegurar su total eliminación. Los Gobernadores civiles
recordaron que “los Alcaldes tienen obligación hoy de desplegar [el] mayor
celo y [la] más exquisita vigilancia para procurar que no se altere el orden
en sus respectivos municipios”. Medida reforzada por el bando militar de
la Capitanía General de Valencia que imponía el arresto y posterior con-
sejo de guerra para aquellos alcaldes que no impidieran la formación de
partidas carlistas o no avisaran de su formación216.
La implicación de los hermanos Vicente y Francisco Albalat en la in-
tentona carlista era ya totalmente pública y demasiado conocida, aunque
no fueron los únicos caudetanos implicados. El juez de primera instancia
de Almansa Joaquín Costa Fernández inicia averiguaciones sobre los insti-
gadores de la revuelta y dicta, el día 12 de mayo, un auto por el que “se cita,
llama y emplaza a Don Joaquín de Mergelina, Marqués de Colomer, vecino de
Villena, y a D. Bruno [Vicente] y D. Francisco Albalat Navajas y D. Tadeo Gil
214
AMC, Libro 11 de Actas del Pleno, f. 17vto y 19r.
215
BOP de Albacete, 12 de junio de 1872, p. 1 y 31 de julio de 1872, p. 4. Fue el ca-
tedrático Vicente Alcover el encargado de coordinar el levantamiento en la provincia.
216
BOP de Albacete, 6 de mayo de 1872, p. 1 y 5 de junio de 1872, p. 4.

138

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Ortuño, vecinos de Caudete, para que dentro del término de nueve días se pre-
senten ante este Juzgado a prestar cierta declaración en la causa criminal que
se sigue sobre conspiración carlista; apercibidos que de no hacerlo les parará el
perjuicio que haya lugar”. Ninguno de los cuatro se presentó y tampoco fue-
ron arrestados por la policía, por lo que se publicaron otros dos edictos
más, con idéntico resultado217. Desconozco si fueron juzgados en rebeldía,
se sobreseyó el sumario o se cerró por falta de pruebas.
Pese a la grave inestabilidad política, las fiestas de septiembre se ce-
lebraron en Caudete con total normalidad, al igual que ocurrió el año
anterior218.
Quizás se tratara de un simple robo sin relación con la revuelta car-
lista pero el 19 de septiembre las dependencias municipales son asaltadas y
desaparece una cantidad de dinero. Fueron acusados como autores Antonio
Conejero Sánchez y Manuel Olivares Albertos, aunque no pudieron ser juz-
gados por fugarse del pueblo219.
Muchas de las fuerzas carlistas operaban por toda España con total
impunidad, limitándose a evitar enfrentamientos directos con las tropas
gubernamentales y desarrollando las escaramuzas mediante una táctica de
guerrillas. Prueba de los excelentes resultados que esta guerra de guerrillas
proporcionaba a los carlistas se dio en Caudete cuando, durante la noche
del 28 de enero de 1873, una partida carlista sin identificar robaba 2.000
pesetas a Prudencio Gallur, recaudador de contribuciones220.
A principios de febrero se tienen las primeras noticias de “una
partida bastante fuerte que se había levantado con bandera carlista por
la parte de Caudete”. Días después se supo que al poco “de haberse pro-
clamado la república, se levantó en armas el pueblo de Caudete al grito de
¡Viva Carlos VII! Por iniciativa de la junta [revolucionaria que sustitu-
yó al Ayuntamiento] de Almansa salieron inmediatamente fuerzas de la
guardia civil y dos compañías de voluntarios del citado pueblo a sofocar el
217
BOP de Albacete, 1 de junio de 1872, p. 4; 3 de junio de 1872, p. 4 y 6 de junio de
1872, p. 4.
218
El Constitucional, 7 de septiembre de 1872, p.3.
219
BOP de Albacete, 28 de octubre de 1872, p. 4.
220
AHPA, Sección Audiencia, Parte Criminal, Legajo 186, Expediente 1º. El 1 de abril
de 1882 la Hacienda Pública empezó a investigar este hecho y como Prudencio Gallur
había muerto se citó a sus herederos. Las investigaciones acabaron el 23 de agosto de
1898 al asumir el Banco de España la pérdida al no poder identificar a los culpables.

139

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


movimiento”. Poco después se conoció que en Pinoso (Alicante) “hace
tres días, entró una partida carlista, compuesta de 80 o 90 hombres, que
se presentó como bajada del cielo porque nadie tenía conocimiento de ella.
Iba mandad a por D. Ramón García de Campo, hijo del marqués de Mon-
tealegre, joven muy fino y simpático. Allí recogió algunas armas y compa-
ñeros, aunque en corto número, y de dicho punto salió para Salinas, en
donde se le reunieron 10 a 20 correligionarios, de este punto se ha dirigido
a la sierra de dicho nombre y aquí se le han incorporado los sublevados
de yecla y Caudete, cuyo número se ignora pero que será respetable por
cuanto tres secciones de la Guardia civil en infantería y caballería, con
dos partidas más de republicanos que se ha reunido en dicha Salinas y que
compondrán un total de 350 a 400 hombres, hasta hoy, que sepamos, no
se ha atrevido a salir en su busca. (…) también se asegura que de Lietor y
pueblos limítrofes ha salido otra partida de sublevados en dirección a las
sierras de Fortuna y de Abanilla”. Debieron de ser muchos los carlistas pues
“de las partidas de Yecla, Caudete y Montealegre nada se sabe, sino que
fuerzas considerables de la República no se atreven a atacarlas”221.
Quizás una parte de este gran grupo de carlistas fue la que, el día
28 de febrero, entraba en Caudete a las 11 de la mañana procedente de
Villena. Estaba formada por Ramón García Montes, alias Roche, y 140
hombres más, y fueron “recibidos por sus habitantes con las muestras
más cariñosas de afecto, recogieron del recaudador de contribuciones unos
10.000 reales vellón, y sobre 2.500 en tabacos y otros efectos estancados.
No molestaron a nadie, y por el contrario, trataron a todos con el mayor
cariño”. Los venía persiguiendo la columna del capitán de la Guardia
Civil Joaquín Arnal, con 48 números, de la 9ª Compañía de Alicante. No
obstante y pese a lo publicado, sí permitió Roche que se cometieran “al-
gunos atropellos en la casa de un conocido liberal residente en Madrid”222,
se refugió en la sierra de Santa Bárbara, con la intención de descansar

221
El Pensamiento español, 13 de febrero de 1873.
222
La Correspondencia de España, de 1 de marzo de 1873, p. 3; El Imparcial, 2 de
marzo de 1873, p. 2; El Constitucional, 2 de marzo de 1873, p. 3 Diario de Córdoba,
5 de marzo de 1873, p. 3 y La Esperanza, de 1 de marzo de 1873, pp. 2 y 3. Creo muy
probable que la casa asaltada fuera la de Cosme de Teresa y Amorós, en el número 11
de la plaza del Carmen, hoy 10. Fue Cosme Teresa, como le gustaba llamarse y firmar,
coronel de artillería, Gentil hombre de la reina Isabel II, diputado por el distrito de
Montealegre entre 1857y 1867, además de un rico propietario y empresario en Caude-
te, de donde era natural su madre.

140

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


antes de llegar a Yecla. Llegó Arnal por tren a Caudete con sus fuerzas,
además del alcalde de Villena y 14 civiles, ninguno de Caudete223. “En la
estación férrea se supo que la partida carlista, fuerte de 150 a 200 hom-
bres, se encontraba en la sierra; y enseguida se emprendió la marcha en su
persecución, teniendo que retirarse la fuerza hacia la derecha por hallarse
parapetados los carlistas en fuertes posiciones, y haber salido a interceptar
el camino. En esta situación le hicieron varias descargas, pero animados
todos y deseosos de batir a los partidarios del absolutismo, se desplegaron
enguerrilla, tomado la primera posición que ocupaban. Sin perder tiempo,
se cargó más precipitadamente y se les desalojó de otras peligrosas posicio-
nes, causándoles varios heridos, según los rastros de sangre que después
se encontraron, tomándoles últimamente la formidable sierra de Santa
Bárbara, y poniéndoles en precipitada fuga. En dicho punto les ocuparon
tres armas de fuego, una escopeta, una manta, dos morrales con muni-
ciones, cinco pares de alpargatas, los comestibles que tenían preparados
para comer, medio carnero y una gran porción de cajetillas de tabaco. Se
les ha hecho prisioneros, uno de ellos herido, y de los dispersados cayeron
dos más en poder del voluntario José Ballesteros. De nuestra parte, o sea
de la del gobierno republicano, han resultado dos guardias civiles heridos,
uno de gravedad y el caballo del teniente”224. Tras este combate el grueso
de la guardia Civil se retiró a Villena llevándose a los prisioneros sanos
y dejando en Caudete a un cabo y 10 números realizando trabajos de
vigilancia e información. Los guardias heridos, José Ferrándiz Botella y
José Valls Torres, al que tuvo que amputársele una pierna, y el tercer pri-
sionero carlista permanecieron en Caudete hasta su completa curación.
El capitán Joaquín Arnal había pedido voluntarios de Caudete que
conociesen el terreno para mejor hostigar y perseguir a los carlistas. Nin-
guno se presentó, por lo que “el Alcalde de Almansa, con alguna fuerza

223
Melchor FERRER Historia del Tradicionalismo español, Tomo XXVI, p. 178. Du-
rante toda la guerra la partida de Roche utilizó como refugio y lugar de avituallamiento
la enorme finca de Tobarrillas, situada en término de Yecla pero cercana a Caudete y
Almansa y con abundancia de bosques. Esta hacienda pertenecía a las familias Ortega
y Portillo, de pública ideología carlista.
224
El Municipio, 5 de marzo de 1873, pp. 2 y 3. El artículo termina con la ironía de
hacer constar que, pese a ser día de abstinencia, “los carlistas, sin duda, todos están
provistos de bula, en cuanto a que al viernes se les ocupó la fritada que tenían pre-
parada para comer”. La Gaceta de Madrid, 2 de marzo de 1873, p. 711, añade que la
Guardia civil también tuvo un caballo herido.

141

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


de voluntarios y en combinación con una columna de la guardia civil, ha
salido en persecución de la partida carlista mandada por Roche”. Además
“los especiales elementos que forman una parte importante de la población
de Caudete han impedido al gobernador de la provincia a disponer la or-
ganización de un somaten de 70 hombres (…), para vigilar e impedir cui-
dadosamente cualquier intentona carlista”225. Tampoco pudo organizar
una milicia en El Bonillo. En cambio, los periódicos carlistas escribían
que “la mañana del 28 [de febrero] entró una partida de Voluntarios de la
Santa Causa en al respetable población de Caudete, y recibidos por sus ha-
bitantes con las muestras más cariñosas de afecto, recogieron del recauda-
dor de contribuciones 10.000 reales vellón y sobre 2.500 en tabacos y otros
efectos estancados. No molestaron a nadie y, por el contrario, trataron a
todos con el mayor cariño. (…) Sobre las tres de la tarde principió el fuego
por ambas partes, que duró cerca de una hora. A pesar de la desventaja del
armamento, no tuvieron que lamentar los carlistas más que un herido en
la mano y otro se hizo un ligero rasguño. La Guardia civil, no obstante los
partes de la Gaceta, tuvo cuatro muertos y otros tantos heridos. El caballo
del jefe ce los civiles también cayó herido.
A los primeros tiros verdad es que algunos Voluntarios flaquearon,
pero el resto de la partida, que contaba con unos 100 hombres, se batieron
como leones y soldados aguerridos. Últimamente tuvieron que dejar el punto
y encaminarse hacia la dirección poniente. (…) Todos los jóvenes que forman
esta respetable y fuerte partida, son robustos y van animadísimos”226.
Durante el mes de febrero de 1873 también “entró en el Pinoso una
partida carlista compuesta por más de 80 hombres, mandada por D. Ra-
món García del Campo, distinguido joven hijo del marqués de Monteale-
gre, se le unieron en salinas algunos más, y se incorporó en la sierra [del
Carche] a los sublevados de Yecla y Caudete”227.
El Gobierno republicano pasó a considerar formalmente a todos
los actos de la rebelión carlista ejercidos por civiles como delitos comu-
nes sometidos a la justicia civil, pero como no reconocía al ejército car-
lista ni a sus graduaciones todos los prisioneros eran considerados civiles
por la simple razón de que pertenecían al ejército regular republicano.
225
Diario de Córdoba, 6 de marzo de 1873, p. 1.
226
La Esperanza, 6 de marzo de 1873, pp. 2 y 3, y La Convicción, 9 de marzo de 1873, p. 3.
227
Antonio PIRALA Historia contemporánea. Anales desde 1843 hasta la conclusión
de la última guerra civil, Tomo IV, p. 233.

142

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Aunque en la práctica no siempre se cumplía este mandato y se
aplicaba la disciplina militar. Una de las primeras leyes de la Repúbli-
ca fue conceder, el día 14 de febrero, una amnistía “a cuantas personas
hayan sido procesadas por haber tomado parte en las insurrecciones re-
publicanas”228. Lógicamente este indulto no alcanza a los carlistas. Así,
el juzgado de primera instancia de Almansa inició averiguaciones sobre
la partida carlista alzada en su distrito y responsable de la ocupación
de Caudete, ordenando, el 18 de marzo de 1873, que “se citan, llaman y
emplazan a los sujetos que al final se expresarán, para que en el término
de veinte días comparezcan en este juzgado, o se presenten en las cárceles
del partido, por virtud de auto de prisión dictado contra los mismos en el
día de ayer y causa que estoy instruyendo contra los mismos y sobre otros
por rebelión carlista, exacción de contribuciones, efectos estancados y otros
abusos; apercibidos que de no hacerlo les parará el perjuicio que haya lugar.
Al propio tiempo encargo a todas las Autoridades y dependientes de
la policía judicial procedan a la busca, captura y remisión en su caso a este
Juzgado de los Indicados sujetos. (...)
Nombre de los sujetos y sus vecindades.
Ramón García Montes (a) Roche, jefe de la partida carlista, vecino
de Monte-alegre. Juan, cuyo apellido se ignora, su segundo, vecino de Ye-
cla. Francisco Martínez Román. Juan Pérez, hijo de José (a) Lobo. Un hijo
de Pedro Díaz (a) Alpicón. Un hijo de Ambrosio Sarriá. Gaspar Torres.
Miguel Oliver (a) Mona. José Gramage Iñiguez. Tadeo García Martí (a)
Cordelero. Manuel Benito Albertos (a) Penito. Francisco Huesca Sánchez
(a) La Berruga [sic] y Alberto Clemente Solera, todos vecinos de Caudete.
(...) Y por último, los demás desconocidos que formaban la partida el día
veintiocho de febrero que dicen ser vecinos de Bonete, Jumilla, Yecla, Sali-
nas y el Pinoso”229.
En esta ocasión Roche pudo escapar y marchó a la provincia de
Alicante para organizar una nueva expedición por esta provincia y otras
limítrofes. Era esta la única columna carlista que operaba por la zona, lo
que propició que fuera nuevamente localizada, perseguida y cercada. El
9 de abril, después de 26 horas de marcha continuada, fue alcanzada y
dispersada otra vez en el paraje caudetano conocido como Olla hermosa

228
Gaceta de Madrid, 15 de febrero de 1873, p. 531.
229
BOP de Albacete, 21 de marzo de 1873, p. 4. También se citan a diez vecinos de
Motealegre.

143

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


por la columna del capitán Aristo, perteneciente a la Guardia Civil. Se le
hicieron otros tres prisioneros a la vez que se incautó gran cantidad de
armas y pertrechos de guerra230.
El miedo de las poblaciones por una posible llegada, y mucho más
a una ocupación, de las partidas carlistas provocó que los Ayuntamien-
tos nombraran a tantos vigilantes y guardas como podían mantener con
el único propósito de evitarlos. Eso mismo hizo el alcalde de Caudete el 20
de julio de 1873 al contratar a dos guardias para que avisasen de su posible
aparición. Quizás por esta precaución que, el 19 de agosto, y pese que “a la
vista de Caudete se hallaba anoche una facción compuesta de 300 infantes y
12 caballos”231 que no ocuparon la población. En cambio, el día 31 de agosto
entraba y ocupaba el casco urbano la primera partida carlista durante esta
guerra. Venía mandada por Regino Mergelina y no debió ser acogida con
hostilidad sino más bien con evidentes y múltiples muestras de apoyo, por
lo menos de un sector significativo de la población. Tantos o tan importantes
debieron ser que el alcalde lo consideró un levantamiento general en favor
de don Carlos y decide dimitir junto con los demás concejales e informar al
Gobernador de la grave situación. Abandonaron los carlistas la Villa el día 1
de septiembre llevándose, como contribución de guerra o entregados como ayu-
da, todos los dineros del Ayuntamiento. El siguiente día 24 de septiembre, la
Corporación decide subir los impuestos y establecer otros nuevos “en vista de
las circunstancias en que se encuentra el Municipio, para atender a las perentorias
necesidades de la localidad, para atender a los gastos de la Corporación y demás
que le pudiera ocurrir”. También en esta sesión se acordó nombrar a otros dos
guardias para comunicar la llegada de nuevas partidas232.
Días antes, el 24 de julio de 1873, el Gobierno autorizaba a las Dipu-
taciones en cuyo territorio hubiese partidas carlistas que creasen con-
tribuciones especiales para sostener la guerra “procurando que recaigan
especialmente sobre los carlistas que de cualquier manera patrocinen o co-
adyuven a la misma”233.

230
Rafael AZNAR RUIZ Catálogo documentación. Fondos del Archivo Militar de
Segovia referentes a Alicante, Alicante, Instituto de Estudios Alicantinos, 1983, p. 105.
231
La Época, 20 de agosto de 1873, p. 2, La Esperanza, 20 de agosto de 1873, p. 3 y
El Imparcial, 20 de agosto de 1873, p. 2.
232
AMC, Libro 10 de Actas del Pleno.
233
Gaceta de Madrid, 25 de julio de 1873, p. 1.193.

144

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Es verdad que existen muchos y evidentes testimonios de simpa-
tías de algunos caudetanos hacia los carlistas. Mas es también cierto que
el Ayuntamiento de Caudete, como reflejo del sentir popular, no actuó
bajo la farsa de acatar a los sucesivos gobiernos de Madrid, primero a
Amadeo I, luego a la República para acabar con la fidelidad a Alfon-
so XII, y ayudar a la vez a los carlistas ni dejó jamás de ser leal a estos
mismos gobiernos. Prueba de esta lealtad mayoritaria, pues el Ayunta-
miento nunca fue derrocado, se manifiesta en el nombramiento de nue-
vos guardas. Los militares carlistas tenían órdenes de tratar duramente a
aquellos pueblos que les fueran hostiles y el colocar guardias para avisar
de su llegada era considerado como un acto de traición. En el norte de
España, donde la guerra estuvo más organizada, eran inmediatamente
fusilados todos los alcaldes que ponían guardias en sus municipios. No
he podido averiguar la fecha pero a finales de julio de 1873 “el cabecilla
Rico, con 300 hombres, ha entrado en Caudete, donde se apoderó del dine-
ro que había perteneciente al Tesoro. El coronel de la Guardia civil, que
se encontraba en Biar, salió de este pueblo a perseguir a la facción con
las fuerzas de su mando”234.
Poco después, el 31 de agosto, y “a la una en punto de la tarde ha
entrado en esta Villa de 6.000 habitantes [Caudete] como Pedro por su
casa, una partida carlista al mando de D. José Mergelina, hermano del
Marqués de Colomer, uniéndosele unos sesenta mozos capitaneados por
Tadeo Gil, todos de este vecindario. En este momento, que son la cuatro
de la tarde, se están racionando, cobrando un trimestre de contribución
y quemando en registro civil y el cuadro que había colocado en la sala
de sesiones del Ayuntamiento representando la República”. La milicia
local voluntaria fue desarmada por los carlistas. De las posteriores
actuaciones judiciales resultó que “D. José Mergelina, D. José Selva y
el conocido por el Machero (…) entraron al frente de una partida carlista
a repique de campana y bandera desplegada con el lema de “Dios, Patria
y Rey” y voces de “¡Viva Carlos VII y la Religión!” (...) y haberse incorpo-
rado y marchado con la partida los demás”. Resultando veinticuatro los
carlistas caudetanos que se marcharon, dos sin identificar, y también se
procesó a otros nueve carlistas que apoyaron la rebelión, que huyeron

234
Pablo Rico Fuentes nació en Monóvar (Alicante) su excelente conocimiento de
la zona le sirvió para realizar con éxito varias expediciones por Murcia, Albacete y
Alicante. La Época, 1 de septiembre de 1873, p. 1.

145

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


de Caudete al saberse encausados235. El 21 de septiembre “en Caudete
(Albacete) ha estado una partida carlista desde las seis de la mañana hasta
las once”236.
La intensidad de la guerra civil va aumentando y de “las fuerzas
[carlistas] de Murcia, Alicante y Albacete aumentan diariamente” de prin-
cipios de septiembre de 1873 se pasa a “en Alicante, Albacete y Murcia
pasan ya de tres mil los legitimistas que están en armas”237. Sus consecuen-
cias se dejan sentir en todos los niveles sociales y económicos siendo lo
más grave, quizás, la poca oportunidad de defensa de todos aquellos que
no participan en ella y se limitan a soportarla. Al pagar los impuestos a
un gobierno era seguro que deberían de pagarlos al otro si la ciudad era
ocupada y sufrir el castigo por auxiliar al enemigo; igual ocurría con las
entregas de alimentos, mercancías y animales de monta o carga, pues
todas estas requisas eran obligatorias y efectuadas bajo fuertes presiones.
El alcalde de Caudete José Albertos Amorós, el 6 de octubre de 1873,
“hace saber a todos los vecinos que tengan caballos sujetos a la requisan
mandada practicar por los actos de 18 del mes pasado, lo ponga en mi
conocimiento dentro de veinticuatro horas por medio de la oportuna rela-
ción, para que este Ayuntamiento pueda cumplir lo mandado en el Regla-
mento”238.
El 28 de septiembre de 1873 el coronel Alcober, Comandante ge-
neral carlista de las provincias de Alicante y Murcia, llegaba a la estación
del ferrocarril de La Encina, donde detuvo el tren correo y se apoderó de
las armas de los viajeros y de 8.000 reales de la empresa MZA239. Para di-

235
La Época, 2 de septiembre de1873, p. 2; La Igualdad, 3 de septiembre de 1873, p. 3;
BOP de Albacete, 15 de septiembre de 1873, p. 4; y BOP de Albacete, 17 de octubre
de 1873, p. 4.
236
La Esperanza, 22 de septiembre de1873, p. 2.
237
El Cuartel Real, 4 de septiembre de 1873, p. 4 y 20 de septiembre, p. 3. El Cuartel
Real empezó a publicarse el 23 de agosto de 1873 y su último número apareció el 19
de febrero de 1876. Este periódico fue el órgano oficial de prensa de don Carlos y con-
tenía partes de la guerra, decretos, información social y anuncios.
238
AMC, Bandos de Alcaldía, 1873-1874, Caja 2.
239
Antonio PIRALA Historia contemporánea. Anales desde 1843 hasta la conclusión
de la última guerra civil, Tomo V, p. 54. Pedro MAS GUERECA, Historias alrededor
de un pueblo. La Encina, desde la Prehistoria hasta los inicios del siglo XX, Valencia:
edición propia, pp.124 y 125 indica que fue durante la noche del 30 de septiembre al

146

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


ficultar su persecución cortó las líneas férrea y telegráfica y se encaminó
a Caudete con intención de avituallarse y recaudar más dinero, cosa que
no pudo realizar por salirle al encuentro dos compañías de la Guardia
Civil y otra de Carabineros, poniendo en fuga a los carlistas. Quizás por no
obtener el resultado esperado que, a las 2 de la tarde del día 14 de octubre,
nuevamente Alcober llegaba a la estación de La Encina y más seguro de sus
fuerzas incendió la estación, sus dependencias anexas y destrozó todo el ma-
terial ferroviario que encontró a la vez que inutilizaba el telégrafo, luego se
trasladó por tren a la estación de Caudete, una máquina y siete vagones de
pasajeros. “Los carlistas, después de incendiar la estación de La Encina, mar-
charon a toda máquina a Caudete, sin duda para cortar la línea más allá y
sorprender quizás otro punto. En Caudete se observaba anteanoche [la noche
del día 14] desde lejos que había iluminación, creyéndose que la habrían hecho
poner los carlistas”240. Al llegar a Caudete hicieron descarrilar el convoy para
impedir el paso de trenes, la vía fue despejada al día siguiente, y no pegaron
fuego al edifico de la estación porque el Jefe de Estación les indicó que en
la vivienda situada arriba de la estación estaba su esposa muy enferma. Los
carlistas se conformaron con romper el telégrafo. A primera hora del día
15 había llegado a Caudete, procedente de Yecla (Murcia), el Regimiento
de Infantería de Granada al mando del coronel Gaspar Montero. Tras un
breve combate los carlistas huyeron con dirección a Alicante para terminar
refugiándose en la sierra del Carche. El coronel Montero, exaltado por los
resultados, publicaba en Caudete un bando al día siguiente, 16 de octubre,
en el que “en señal de regocijo por la victoria alcanzada por 150 hombres de
su columna al mando del capitán Portillo contra las facciones reunidas de Rico
y Aznar y otros cabecillas, frente a más de mil hombres, habiéndoles cogido al
titulado general Alcober con otros más, armas, caballos y otros efectos de gue-
rra, se ha servido disponer:
1. Las campanas se echarán al vuelo al alba, medio día y noche.
2. Todos los vecinos, sin excepción, colgarán los balcones [pondrán colgaduras].
3. Por la noche habrá iluminación general.
4. El alcalde y demás individuos del municipio cuidarán del exacto
cumplimiento de este bando, imponiendo la multa de 10 pesetas a los que
contravinieran, que se exigirá en el papel [de Estado] correspondiente.
Todos los individuos de este pueblo que dieren albergue a alguno de

1 de octubre de 1873.
240
La Esperanza, 16 de octubre de 1873, p. 3 y El Imparcial, 16 de octubre de 1873, p. 2.

147

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


los fugitivos y no diesen cuenta a la autoridad, incurrirán en las penas que
marca la ley”241.
Debieron de ser muchos los problemas del alcalde de Caudete, José
Albertos, para lograr guardar el orden y hacer cumplir las requisas ordena-
das por los militares, en cada ocasión perteneciente a un ejército diferente.
Cierto es que todo lo que se llevaban los soldados era pagado aunque con
bonos o pagarés de guerra el ejército nacional y con dinero carlista el otro.
Pero ni el dinero carlista ni los bonos servían luego para reponer a su dueño
lo que había sido requisado pero, además, el simple hecho de tenerlos podía
ser interpretado por el ejército contrario como un acto de traición. Sólo se
llevaban sin indemnización aquellas mercancías que descubrían escondidas
por sus dueños para evitar la requisa, generalmente alimentos o animales,
que precisamente era lo más apreciado por su valor y escasez.
Nuevamente, el 27 de octubre, se tiene noticia de que “la partida
carlista de Aznar se dirige a Caudete y le va a los alcances la columna Mol-
tó que ha hecho unas marchas rapidísimas”. “En la noche del 29 [fue
la del 28 de octubre de1873] durmieron en Caudete unos quinientos
carlistas de las facciones alicantinas”. Al día siguiente, 30 de octubre,
“los voluntarios de Villena, en unión de alguna fuerza de la Guardia
civil, han salido para Caudete con objeto de batir a la facción Aznar”
pero el 30 “la partida carlista mandada por el cabecilla Rico ha huido
de Caudete, su constante madriguera, a la presentación de la Guardia civil
y de voluntarios de Villena”242. Otro periódico informará que, mientras
Aznar estaba en Caudete, Rico “merodeando en los pueblos pequeños de
la provincia de Albacete, de dónde sacan dinero y caballos” se dirigía a
Caravaca (Murcia)243.
El acoso a esta partida carlista por las fuerzas regulares fue dando
241
Melchor FERRER Historia del Tradicionalismo español, Tomo XXVI, p. 180. Pedro
MAS GUERECA Historias alrededor de un pueblo, escribe que al mando de los carlista
estaba Vicente Morán y Portales, p. 127. AMC, Bandos de Alcaldía, 1873-1874, Caja 2. Se
puede observar la exageración del ejército ganador: 150 soldados liberales contra más de
1.000 carlistas y asciende de graduación a Alcober. La Correspondencia de España, 15 de
octubre de 1873, p. 2.
242
La Esperanza, 3 de noviembre de 1873, p.2 y La Correspondencia de España, 30 de octubre
de 1873, p. 3. La Igualdad, 1 de noviembre de 1873, p. 3, informará que “de Villena salieron por
ferrocarril a aquél punto [Caudete] unos 80 guardias civiles y sobre 100 voluntarios” y El Pen-
samiento español, 3 de noviembre de 1873, p. 2, que “durmieron en Caudete unos 500 carlistas”.
243
El Imparcial, 30 de octubre de 1873, p. 3.

148

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


resultados y el 8 de noviembre de 1873 “la facción al mando del cabecilla
Rico ha sido batida en salinas, perdiendo 14 muertos y 216 prisioneros,
incluso los cabecillas Rico y Selva”244. El 16 de abril de 1873 el Gobierno
republicano había proclamado una amnistía para todos los carlistas que
se entregasen con sus armas, en virtud de este Decreto, el 11 de noviem-
bre y al Alcalde de Caudete “se han presentado a indulto hasta 12 carlistas
con armas y municiones, procedentes de la dispersa partida de [Pablo]
Rico. Se espera que lo verifiquen otros, más, según dicen los ya presenta-
dos”. Iban mandados por Pedro Purtó Bonaplata y el día 13 era ya 44 los
carlistas presentados a indulto. El coronel Zabalores vino desde Yecla
para hacerse cargo de los prisioneros mientras se tramitaba el perdón.
En Montealegre se presentaron otros cuatro carlistas con armas, de la
partida de Roche, también para tramitar su indulto pero, al día siguiente,
su número subiría a 100245.
El 6 de agosto de 1873 el Gobierno ordenaba “una requisa general
de caballos de silla útiles para la guerra en las Provincias Vascongadas,
Navarra y el distrito militar de Burgos. Los dueños respectivos harán con-
ducir sus caballos a la capital de cada provincia en el término de tres días,
donde previo reconocimiento y tasación les será abonado su importe. El
dueño que contraviniendo el artículo precedente dejase de efectuar la pre-
sentación, además de sufrir la pérdida del caballo por decomiso, quedará
sujeto a las penas impuestas en el Código”. Fue esta una orden que a la
vez que permitía abastecerse al ejército de caballos a un precio bajo im-
pedía que los carlistas los consiguieran y los privaba del único medio de
trasporte eficaz. Además permitía al Gobierno extender esta medida a
otras provincias, como así lo hizo246. En su virtud, el 1 de noviembre, el
Ayuntamiento hace saber que “a fin de que tenga debido cumplimiento el
244
El Menorquín, 8 de noviembre de 1873, p. 2.
245
Gaceta de Madrid, 12 de noviembre de 1873, p. 399 y 13 de noviembre de 1873,
p. 411, La Correspondencia de España, 10 de noviembre de 1873, p. 1, La Corres-
pondencia de España, 11 de noviembre de 1873, p. 1; El Diario de Córdoba, 12 de
noviembre de 1873, p. 3; La Época, 10 de noviembre de 1873, p. 1, La Discusión, 11
de noviembre de 1873, p. 2 y La Correspondencia de España, 13 de noviembre de
1873, p. 1. Melchor FERRER Historia del Tradicionalismo español, Tomo XXVI,
p. 181 indica que fue un total de 42 los carlistas presentados a indulto. La Época, 12
de noviembre de 1873, p. 2; La Discusión, 13 de noviembre de 1873, p.3; y BOP de
Tarragona, 16 de noviembre de 1873, p. 1.
246
Gaceta de Madrid, 8 de agosto de 1873, p. 1301.

149

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


artículo 3 del Decreto de 18 de septiembre último, respecto a la requisa de
caballos, y para que éstos no sean vendidos ni trasladados a otro punto,
[he] dispuesto ponerlo en conocimiento de todos los vecinos para que no
aleguen ignorancia, y el que faltare a lo dispuesto en dicho artículo será
castigado con una multa del duplo del valor del caballo”247. Pero esta
medida no fue cumplida por algunos caudetanos que se negaron a
dar la información requerida o mintieron sobre la edad del caballo o
su salud, huyendo de sus domicilios. La respuesta del alcalde Miguel
Izquierdo fue denunciar su comportamiento y el juzgado de Almansa
acusó de “sedición y desacato a la autoridad” a quien posiblemente se
limitaba a defender una herramienta fundamental de trabajo de unas
requisas, siempre injustas por el precio y el mucho perjuicio que oca-
sionaba, pues reponer el caballo excedía la indemnización recibida y en
estos años había una escasez, por la propia guerra, de buenos ejempla-
res. Así fueron inculpados “Antonio Alcober Solera, de 50 años de edad;
Miguel Pagán Conejero, de 44 años; Pascual Bañón Golf, de 44 años, cojo;
José López Sánchez, de 39 años; Antonio Cantero Bañón, de 28 años na-
turales y vecinos de Caudete y al apodado La Gatera o Gotera, del propio
domicilio”248.
“Merced a las locuras de los cantonalistas, las partidas carlistas
surgen como por encanto (…) ha aparecido en las inmediaciones de
Caudete una nueva partida, fuerte de 300 hombres y 12 caballos; en-
tre Fuente la Higuera [Valencia] y Benejama [Alicante] ha salido otra
compuesta de unos 130 facciosos; la de Yecla consta de más de 200,
la de Jumilla de unos 300; Tomás Bartomeu manda otros 100, y en la
sierra de las Hermanas y en los alrededores de Montealegre se han visto
otras dos partidas de 52 hombres la una y de 50 la otra. Así, cerca de
unos 4.000 hombres infestan aquellas provincias, saqueando las pobla-
ciones, asesinando a los liberales y cortando y destruyendo todas las vías
de comunicación”249.
Mientras tanto, las quejas por falta de seguridad y resultados con-
tra estas partidas va creciendo porque “en el espacio de tres meses las
partidas carlistas han entrado en Caudete, Yeste, Pétrola, Bonete, Fuente
Álamo, Socovos, Hellín, Corral-Rubio, Ontur, Tarazona, Bienservida y El
247
AMC, Bandos de Alcaldía, 1873-1874, Caja 2.
248
BOP de Albacete, de 26 de noviembre de 1873, p. 4.
249
La Igualdad, 23 de agosto de 1873, p. 2.

150

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Bonillo sin hallar oposición en ningún punto, ni ser batidas dentro de los
límites de la provincia”250.
Por si fuera poco, a mitad de noviembre, “por las cercanías de Cau-
dete continúa vagando un numerosos grupo de carlistas, que rehúyen todo
encuentro con las columnas del ejército”251. Y el 23 de diciembre, por la
noche, estuvieron por Caudete 50 carlistas dispersos de la facción de José
Santés. Estos carlistas habían sufrido una grave derrota en Bocairente
(Valencia) y marchaban de paso, algunos heridos, y ni se acercaron al
pueblo, por lo que no hay noticias de enfrentamientos, incidentes o re-
quisas252.
El día 23 de marzo de 1874 la Compañía del Requeté de las fuer-
zas de José Santés estuvo en Caudete recogiendo provisiones y no oca-
sionó otros daños253. “El jueves [2 de abril] por la mañana se hallaba el
cabecillla Roche con la gente que manda en las inmediaciones de Caude-
te”254. El 25 de abril, “anoche a las 9 de ella, y después del paso del [tren]
Correo, se presentó en Caudete una partida carlista de unos 40 hombres
de la facción Aznar, los cuales se llevaron el receptor [del telégrafo] y las
dos campanillas, rompiendo los alambres de la mesa y los pararrayos, pi-
diendo además los fondos de la estación, que no había. El daño es de poca
consideración, pero hasta que vengan aparatos de Madrid Caudete queda
incomunicado. (…) Por su parte el Jefe de Caudete me dice que los carlistas
que invadieron la estación iban al mando del Maño, como avanzada de
las fuerzas de Aznar, según dijeron; que pidieron los fondos que hubiese y
las armas, cosa que no se les dio aunque dice había partidas en metálico

250
La Esperanza, 12 de noviembre de1873, p. 3.
251
El Pensamiento español, 19 de noviembre de 1873, p. 2.
252
La Esperanza, 24 de diciembre de 1873, p. 3. Diario oficial de avisos de Madrid, 25
de diciembre de 1873, p.4. El día 30 de diciembre el Ayuntamiento informa de haber
avistado a esta partida, AMC, Libro 10 de Actas del Pleno. Francisco FUSTER RUIZ
y José Cano VALERO Agitaciones sociales, políticas en la Mancha y Murcia (1858-
1972), Albacete, Instituto de Estudios Albacetenses, 1985, p. 117. En esta acción de
Bocairente falleció el carlista caudetano Manuel Herrero Cabrera, de 47 años, casado
y padre de cuatro hijos. Fue enterrado en la fosa común que se abrió en la cima del
Monte Calvario de Bocairente junto con los otros 62 fallecidos, liberales y carlistas,
en esta batalla.
253
Melchor FERRER Historia del Tradicionalismo Español, Tomo XXVII, p. 63.
254
La Discusión, 8 de abril de 1874, p. 1.

151

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


que con mucho trabajo lograron esconder”. La presencia de estas fuerzas
carlistas mandadas por Alberto Clemente, el Maño, no fue advertida al
alcalde de Caudete por los guardas municipales hasta dos días después,
pese a ser divisados, razón por la cual son despedidos inmediatamente.
Con rapidez es nombrado un guardia pues la situación era delicada y
así, el 10 de mayo, el alcalde “dio cuenta de haber nombrado el día 4 del
corriente a Julián Arellano guarda rural como aumento de plaza, en vista
de los extraordinarios servicios que presta dicha Guardia, especialmente
por la necesidad de tener continuamente una pareja en la estación férrea
por orden del Sr. Gobernador Civil de la Provincia”. El resto de concejales
aprobó el acuerdo255.
Mientras tanto, el 20 de abril de 1874 y “por comunicación del alcal-
de de Yecla (Murcia) se sabe que una facción compuesta de unos 400 hom-
bres, se hallaba anteayer a dos leguas de aquella población por la parte de
Caudete y se creía sea gente de Santés. Esta misma partida se encontraba
en las inmediaciones de Villena”256. El 30 de abril de 1874 “han penetrado
en Caudete 14 o 16 hombres montados y armados dando vivas a Carlos
VII”257.
También el 5 de junio de 1874, el primer teniente de alcalde y al-
calde accidental de Caudete, Rafael Sáez, convocó una “sesión extraordi-
naria por mandato del Sr. Teniente coronel Jefe del Batallón de la reserva
de Alcázar de San Juan nº 25. Acto contiguo se presentó don Emilio de la
Cuesta, Ayudante del citado Batallón, y manifestó venía autorizado por el
expresado Sr. Jefe para hacer entender al Ayuntamiento que en virtud de
órdenes recibidas destituía al mencionado Ayuntamiento reasumiendo el
mando ínterin se nombraba otra Corporación. El Ayuntamiento, partida-
rio del principio de autoridad, acató como debía la resolución expresada
porque se le hablaba en nombre de la Ley, y acordó retirarse dejando los
alcaldes las insignias de su mando sobre la mesa”. Al día siguiente “Don
Salvador García Flores, teniente coronel del Batallón Reserva de Alcázar
de San Juan, constituido en Jefe de columna de operaciones de esta lo-

255
Archivo Histórico Ferroviario–Fundación de los Ferrocarriles Españoles, W-0002-
0001/06. Pedro MAS GUERECA, Historias alrededor de un pueblo. La Encina, desde
la Prehistoria hasta los inicios del siglo XX, p. 142. AMC, Libro 11 de Actas del Pleno,
f. 6r.
256
La Discusión, 22 de abril de 1874, p. 1.
257
La Igualdad, 30 de abril de 1874, p. 3 y La Iberia, 30 de abril de 1874, p. 3.

152

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


calidad” proponía como alcalde a Andrés García Torres que, luego de
llamarlo el alguacil, aceptó el cargo. Quizás este Batallón estuviese des-
cansando unos días en la población a la vez que se hacía fuerte en ella,
aunque seguramente formaría parte de una operación del ejército repu-
blicano para limpiar de carlistas la sierra del Carche, entre las ciudades
de Jumilla, Yecla y Pinoso. Lo cierto es que esta ocupación fue larga y
no consentida pues, el 8 de junio, el teniente coronel Salvador García
propuso a doce caudetanos formar parte del Ayuntamiento como conce-
jales, presentándose sólo cinco al Pleno para tomar posesión del cargo.
Los otros seis asumieron su condición de concejal el día 10, pero todos
con la salvedad de que “esta posesión se entienda aceptada sin perjuicio
ni detrimento alguno hacia el nuevo Ayuntamiento, ni ninguno de sus in-
dividuos por razón del estado en que pueda encontrarse la administración
municipal, pues desde luego no acepta esta Corporación cosa alguna que
afecte responsabilidad de actos anteriores al día de hoy”. Los temores de
los nuevos concejales ante una posible mala administración económica
se vieron confirmados el 3 de septiembre cuando presentan un amplio
informe recogiendo todas las irregularidades cometidas en beneficio
propio por el anterior alcalde José Albertos Amorós. Así pues, todo pa-
rece indicar que este cambio de Ayuntamiento no se debe tanto a sus
posibles inclinaciones carlistas como a una negligente o irregular admi-
nistración en tiempos de guerra258.
Siempre ocurre que, al amparo de una guerra, los malhechores
aprovechan las complicadas circunstancias para cometer sus fechorías.
Como así ocurrió el 1 de julio de 1874 cuando el jefe de sección de
la estación ferroviaria de Almansa informaba que “en la estación de La
Encina se han presentado 14 hombres armados, apoderándose de las cajas
de fondos de las Estaciones, importando 18.247 reales. A los viajeros, equi-
pajes y partidas de metálico particulares [los] han respetado”. En su huida
destrozaron el telégrafo, bien para simular que eran una partida carlista
o para impedir su persecución. “Del referido hecho se dio partea todas las
autoridades y fuerza armada, así como al Juzgado de Villena, que es al que
pertenece aquel territorio. Añade que alguna fuerza armada de la que hay
en Almansa se ha presentado en La Encina, que todas las cajas destrozadas
258
AMC, Libro 11 de Actas del Pleno, ff. 17vto, 19r, 24r, 26r a 28r, y 47r a 48vto. Los
concejales que aceptaron el día 8 fueron José Requena, Cayetano Pla, José Cebrian,
José Martínez y Salvador Gimeno, y los demás eran Luis Pascual, Francisco Algarra,
Salvador Ruiz, Juan Díaz, Francisco Esteve, Pedro Graciá y Manuel Belando.

153

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


se hallan en el mismo sitio donde fueron rotas, para que las vea el Juzgado
cuando se presente, el cual lo ha hecho en el [tren] 103, en la madrugada
de ayer y ha empezado a instruir diligencias que, si se dirigen bien, cree
podrán dar algún resultado puesto que se ha conocido a algunos de los la-
drones, que son naturales de Caudete y que a la sombra de la impunidad,
tan pronto toman el arma para hacer alguna fechoría por el estilo como la
dejan escondida y se marchan a sus casas tranquilamente (…) La comuni-
cación telegráfica entre La Encina y Almansa quedó restablecida ayer por
el hilo de Valencia, y en el tren de anoche salieron los aparatos y efectos
necesarios para reponer el gabinete de La Encina, cuyos aparatos hicieron
menudos fragmentos”259.
Por Decreto de 18 de julio de 1874 el Gobierno ordenaba la crea-
ción de 80 nuevos batallones para el ejército y era necesario un alista-
miento extraordinario de 125.000 mozos pero no del reemplazo de ese
año sino mayores de 22 años y menores de 35, sin exceptuar a los que
tienen familia a su cargo. A la provincia de Albacete le correspondió
organizar un batallón completo, el número 10, que suponía 7.823 hom-
bres y otros 1.591 de reserva260. Esta llamada a filas fue muy contestada
en toda España. “Del pueblo de Caudete se han fugado algunos [mo-
zos]”, en cambio, los de Vianos (Albacete) se opusieron violentamente
a su alistamiento261. Tan grandes protestas provocó este reclutamiento
extraordinario que el Gobierno hubo de reducirlo a 50 batallones el 19
de septiembre.
En agosto de 1874 “las fuerzas reales que manda en la provincia de
Alicante el intrépido partidario Sr. Roche, entraron el 16 en la importante
villa de Caudete, que las recibió con grandes muestras de entusiasmo. To-
dos los mozos, sin exceptuar uno solo, se unieron a sus filas, presentándose
muchos de ellos armados. Recogió también diez y siete caballos y los fondos
del Estado existentes”. En otros periódicos se informó de la llegada de
una partida de 200 carlistas desde Bocairente (Valencia) y del corte del
telégrafo en La Encina, todo resultó falso. De resultas de este incidente
la autoridad militar mandó detener al alcalde de Caudete “por falta de
259
Archivo Histórico Ferroviario–Fundación de los Ferrocarriles Españoles, W-0002-
0001/25. Pedro MAS GUERECA, Historias alrededor de un pueblo. La Encina, desde
la Prehistoria hasta los inicios del siglo XX, p 143.
260
Gaceta de Madrid, 1 de agosto de 1874, p. 277 y 31 de agosto de 1874, p. 541.
261
La Correspondencia de España, 31 de julio de 1844, p. 2.

154

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


cuidados a procurar descubrir los inventores y propagadores de falsas no-
ticias”262.
Pocos días después, el 17 de agosto de 1874, los hombres del carlis-
ta Roche, otra vez, entraban en Caudete. Marchaban en su persecución
una columna del regimiento de Alcoy263. También durante la noche del
22 de agosto, la partida de Alberto Clemente, más conocido como el
Maño, pasaba por Caudete y provocaron “el descarrilamiento de los trenes
números 105 y 115 en el puente del Sumidero, entre Almansa y Venta la
Encina (...) y la rotura del telégrafo de la estación de Caudete y otros ex-
cesos”264. No he podido averiguar la naturaleza de los excesos pero estas
fuerzas de Alberto Clemente actuaban en coordinación con las de Pas-
cual Cucala que, huyendo de Yecla, pasó “por el puente de los Sumidores,
sito en el kilómetro 367 del ferrocarril de Mediterráneo, llevándose al guar-
da, en dirección a Ayora, desde cuyo punto pudo huir dicho guarda”265.
El día 14 de septiembre partía el Batallón de Miguel Lozano de la
ciudad de Chelva (Valencia) con 500 hombres y 40 caballos, entre ellos
José María y Emigdio Albalat. Las órdenes eran recorrer las provincias
meridionales de España para percibir tributos y ayudar así a dispersar
las fuerzas militares liberales, no debiendo regresar a Chelva hasta ser
llamado. Este extraño mandato de don Alfonso Carlos de Borbón, her-
mano de Carlos VII, fue interpretado por muchos como un deseo del
Infante por apartar a Lozano del puesto de mando del Ejército del Cen-
tro porque era más querido y respetado por la tropa que el propio In-
fante, debido a su inteligencia y dotes de mando. La columna recorrió
las provincias de Albacete, Murcia, Alicante y Jaén recaudando tributos,
262
El Cuartel Real, 21 de octubre de 1874, p. 2; Boletín de Comercio, 3 de agosto de
1844, p. 2 y El Eco de Cartagena, 8 de agosto de 1874, p. 2. En las actas municipales
de Caudete no hay constancia del robo de dinero ni de esta ocupación. Tampoco de que
el alcalde estuviera mucho tiempo detenido.
263
El Imparcial, 18 de agosto de 1874, p. 3.
264
BOP de Albacete, 2 de noviembre de 1874, p. 3, y 9 de diciembre de 1874, p. 3.
El teniente de Caballería y Fiscal militar de Albacete afirma que Alberto Clemente es
vecino de Caudete. En estos años vivían en Caudete dos personas llamadas Alberto
Clemente, pero al desconocer sus apodos y segundos apellidos no he podido compro-
bar esta circunstancia. Por este hecho se le abrió un sumario y quiso la casualidad que
el mismo día, 5 de noviembre, que se publicaba su enjuiciamiento en rebeldía, fuese
capturado. Gaceta de Madrid, 5 de noviembre de 1874, p. 315.
265
El Constitucional, 29 de septiembre de 1874, p. 2.

155

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


quemando las oficinas del Registro Civil y las instalaciones telegráficas
de cada pueblo. Además, el 16 de septiembre prohibía la circulación de
trenes por las líneas de Alicante y Murcia, amenazando de muerte a todo
empleado que “se encuentre a media hora de distancia de las vías”. En esta
expedición José María era oficial de administración militar y su obliga-
ción consistía en la intendencia del Batallón, llegando a custodiar unos
924.000 reales en contribuciones de guerra. Este empleo impidió que to-
mara parte activa en muchos de los combates266.
Otra ocupación carlista padeció Caudete el 24 de septiembre de
este año 1874. Mandaba la partida Fernando Yáñez que, conocedor del
auxilio dado al ejército republicano unas semanas antes, se ensañó con
los caudetanos y sus propiedades. “Entre La Encina y Caudete ha cortado
la vía una partida carlista, levantando siete carriles y rompiendo 60 postes
telegráficos y los aparatos de la estación de Caudete. Desde las 7 y 30 de la
mañana hasta la 1 de la tarde se vieron grupos carlistas entre los kilóme-
tros 380 al 384 [entre La Encina y Caudete] sobre unos 150 caballos, sin
poder apreciar la infantería”267. Estas tropas permanecieron en Caudete
dos días, se exigió del Ayuntamiento una contribución especial de 500
pesetas a la vez que se alistaron varios jóvenes. Una vez libre el pueblo,
su Ayuntamiento convocó un pleno en el que “con motivo de la invasión
carlista verificada en esta Villa en el día 24 del pasado mes, resultando
haberse exigido la cantidad de quinientas pesetas que fueron entregadas
al jefe de la partida del fondo de la “Sociedad del Agua del Paraíso”, ha-
biéndose gastado otras pequeñas cantidades en raciones y utensilios, el
Ayuntamiento acordó convocar a un número bastante de contribuyentes
para deliberar sobre la manera de hacer efectivas dichas cantidades en los
términos más equitativo”268. Dado el tamaño de la partida no le importó
que entre Villena y Caudete estuviera acampada la brigada de Fajardo y
la de Arnaiz para impedirles que entraran a Alicante269.
266
Antonio PIRALA Historia Contemporánea, Tomo V, pp. 586 a 591.
267
Pedro MAS GUERECA, Historias alrededor de un pueblo…, p. 146.
268
AMC, Libro 11 de Actas del Pleno, ff. 48vto.
269
La Crónica Meridional, 2 de octubre de 1874, p. 2. También informa que los car-
listas han roto el telégrafo a la altura de Elda. El Cuartel Real, 29 de septiembre de
1874, p. 3, indica que Pascual Cucala estaba en Ibi y que “hay otras fuerzas carlistas
igualmente numerosas en Biar y Caudete”. Gaceta de Madrid, 26 de septiembre de
1874, p. 1.874.

156

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


El 26 de septiembre, “la facción de Cucala, padre e hijo, se ha visto
obligada a penetrar en la provincia de Alicante, continuando a su alcance
las fuerzas del brigadier fajardo en combinación con las de Arnáiz, sin que
se tenga noticia de encuentro alguno por haber interceptado el telégrafo
entre Caudete y Villena los carlistas a su paso por Elda”270.
Por otro lado, el 17 de septiembre de 1874 “D. Eduardo Pérez de
Carrión, Capitán del ejército, Teniente del quinto tercio de la Guardia Civil
de esta provincia [de Albacete] y Fiscal de la Comisión militar permanente
de esta plaza.
Habiéndose ausentado del pueblo de Caudete Ana María Serrano,
vecina del mismo, a quien estoy sumariando por complicidad en facilitar
ropa y otros auxilios a una partida carlista (…) señalándole el cuartel de
San Francisco de esta ciudad [de Albacete] en donde deberá presentarse
dentro del término de 20 días a contar desde la fecha de este edicto a dar
sus descargos, y de no verificarlo se le seguirá la causa en rebeldía”. Este
fiscal también instruía un sumario contra Ramón García Montes, Roche.
No se presentó y sin esperar el término del plazo era citada de nuevo el
27 de septiembre271.
A los pocos días de marcharse estos carlistas, el 5 de octubre y
procedente de Valencia, llegaba a la estación del ferrocarril de Caudete el
Batallón de Cazadores de Mérida reforzado con piezas de artillería, mor-
teros y cañones de corto alcance. Partieron al día siguiente con dirección
a Hellín en persecución de las fuerzas del carlista Miguel Lozano. “El día
12, a las 9 y media de la noche, el cabecilla Maño con 7 hombres sorpren-
dió la Estación de Caudete, destrozando el telégrafo y enseres de la misma.
Levantaron además cinco carriles en un puente alto cercano, cortando 18
postes telegráficos”272.
El acoso a Lozano por las fuerzas liberales se iba estrechando cada
vez más, tanto que el día 13 de octubre estando en Yecla ideó una estra-
270
Diario de avisos de Madrid, 27 de septiembre de 1874, p. 4 y La Iberia, 27 de
septiembre de 1874, p. 3.
271
Gaceta de Madrid, 24 de septiembre de 1874, p. 2.821; y 29 de septiembre de 1874,
p. 29. El día 3 de octubre el mismo Fiscal procesará a un vecino de Ontur por “auxilio
indirecto a los carlistas”. Gaceta de Madrid, 15 de octubre de 1874, p. 105.
272
La Discusión, de 14 de octubre de 1874, p. 2, dice que fue el día 13 pero en la docu-
mentación que conserva el Archivo Histórico Ferroviario–Fundación de los Ferroca-
rriles Españoles, W-0002-0001/19, y Pedro MAS GUERECA Historias alrededor de
un pueblo, p. 155, indican que fue el día 12.

157

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


tagema para despistar a sus perseguidores. En la noche de ese mismo
día simuló ocupar Caudete y ordenó a su Ayuntamiento que mantuviera
la iluminación de la población durante toda la noche pues era su inten-
ción engañar a las patrullas militares haciéndoles creer que pernoctaba
en Caudete mientras en realidad se dirigía a Villena; aún se permitió
Lozano aconsejar al alcalde que justificase el mantener la iluminación
alegando que esperaba a las columnas del ejército liberal. Cuando al
amanecer del día 14 las tropas gubernamentales entraron en Caudete
una de sus primeras medidas fue cesar a todo el Ayuntamiento por “su
condescendencia con los carlistas y su pasividad al permitir que se mar-
charan jóvenes con ellos”, nombrando como alcalde a José Herrero. Esta
nueva Corporación sólo duraría tres días, siendo repuesta la anterior al
demostrarse que los víveres entregados fueron unos pagados y los demás
robados, y que los dos jóvenes que marcharon con los carlistas lo hicie-
ron obligados y para mostrarles los caminos más apartados273.
A las tropas de Lozano, el 16 de octubre y mientras estaban en
Riopar (Albacete), la suerte les cambia. Primero, José María Albalat tuvo
que abandonar 660.000 reales para evitar caer prisionero, pues el segun-
do caballo en el que transportaba los dineros se retrasaba y le impedía
seguir al resto del Batallón que huía de la columna del coronel Portillo.
Éste coronel conocía el terreno casi tan bien como el propio Lozano por
lo que en los días siguientes fueron sometidos a un continuo acoso. El
18 de octubre la brigada de Miguel Lozano estaba descansando en Bo-
gara cuando fueron sorprendidos por el teniente general Luis Dabán y
después de un duro tiroteo de más de cuatro horas, las tropas guberna-
mentales ocuparon el pueblo capturando a 800 carlistas y requisando
200 caballos, 24 armas de fuego, 20 sables, 12.000 cartuchos y la caja del
batallón con 8.250 pesetas274. Miguel Lozano había sido vencido no tanto
por el ejército liberal sino por las durísimas condiciones de las marchas,
las frecuentes deserciones de la tropa y la traición de su segundo jefe el
teniente coronel José González y Fernández. En un gesto de caballerosi-
273
Antonio PIRALA Historia Contemporánea, Tomo IV, p. 69. Antonio PÉREZ
CRESPO Jumilla, entre cantonales y carlistas. La partida de Miguel Lozano, Jumilla,
Instituto de Estudios Jumillanos, 1995, pp. 202 y 203, afirma que el Ayuntamiento desti-
tuido fue conducido preso a Valencia. Sin embargo, en la sesión del día 16 de octubre no
existen comentarios sobre este arresto, AMC, Libro 11 de Actas del Pleno, f. 52.
274
Gaceta de Madrid, 19 de octubre de 1874, p. 155 y La Discusión, 18 de octubre de
1874, p. 3.

158

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


dad propio de la época, Miguel Lozano explicó a sus pocos hombres que
no podía regresar con el Infante Alfonso Carlos ya que las órdenes se lo
prohibían, pero insistió en que aquél de sus oficiales que quisiera condu-
cir a los soldados carlistas hasta Chelva (Valencia), podía hacerlo; él iba
al norte de España para dar cuenta al rey Carlos de todo lo ocurrido du-
rante la expedición. Emigdio marchó a Chelva con unos pocos, mientras
que José María acompañó a Lozano, su deseo era explicar a don Carlos
la pérdida de casi todas las contribuciones a él encomendadas. Solo unos
cuarenta pudieron escapar y fueron capturados algunos, muertos otros
al no querer rendirse y solo unos pocos alcanzaron las filas carlistas275.
Pretendía Miguel Lozano, acompañado de dos oficiales más, lle-
gar a Gibraltar y desde allí, por barco, pasar a Francia para cruzar de
nuevo la frontera española y buscar a don Carlos que se encontraba en
el frente norte. El 21 de octubre de 1874 el grupo tomó el tren en Venta
de Cárdenas (Almuradiel, Ciudad Real) con destino a Córdoba, donde
Lozano fue reconocido y en Vadolano (Ciudad Real) fue hecho prisio-
nero, siendo todos conducidos a prisión. A las 2 de la tarde del mismo
día 21 y en la estación de tren de Córdoba, fueron detenidos Francisco
Asensio, capitán de infantería, Manuel Navas y Fernández, teniente de
caballería y José Mª Albalat Navajas, oficial tercero de administración
militar, todos de la partida de Lozano276. Con estos seis prisioneros y dos
más que desconozco, se organizó su traslado a la prisión militar de Alba-
cete, el día 23. Días después, del 8 al 13 de noviembre, fue juzgado todo el
grupo, pero el Consejo de Guerra los consideró como reos de crímenes
comunes: “bandolerismo, robo y asesinato a mano armada”. La sentencia
de este Consejo se pronunció el 14 de noviembre de 1874 y resultaron 4
condenas a muerte por medio de garrote, Lozano y tres más, y a 11 años
por delitos, siendo éstos treinta, con sus accesorias a los otros 8 encau-
sados, José María Albalat entre ellos. La sentencia no era firme porque
era precisa la aprobación de la Capitanía General de Valencia pero “sien-
do tales las faltas que ha encontrado en la sustanciación y en el fallo del
consejo de guerra que infringe varios artículos del código aconseja que no
275
Gaceta de Madrid, 20 de octubre de 1874, p. 163. El día 23 el ejército capturaba a
otros 12, de ellos 3 sacerdotes. Entre día 24 y 25 se presentaron a indulto otros 54 y se
capturaron 108. Gaceta de Madrid, 25 de octubre de 1874, p. 207 y 26 de octubre de
1874, p. 215.
276
Antonio PÉREZ CRESPO Jumilla, entre cantonales y carlistas. La partida de Mi-
guel Lozano, p. 224.

159

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


se apruebe la sentencia y se remita en consulta al Consejo Supremo de la
Guerra”. El Consejo Supremo de la Guerra recibió el sumario el 17 de
noviembre y luego de determinar que todas las irregularidades detecta-
das no afectaban “a la esencia de las cosas” modificó la sentencia. Miguel
Lozano fue condenado a muerte por fusilamiento, como responsable de
8 asesinatos y de los delitos de rebelión con el agravante de traición, in-
cendio, daños, robo e intimidación; a sus tres jefes segundos a reclusión
perpetua; a los otros tres jefes subalternos a 14 años, 8 meses y un día de
reclusión; José María Albalat, que se especifica que no tuvo mando en la
tropa sino que solo prestó servicios administrativos, a tres sacerdotes y
al asistente de Lozano a ocho años y un día de prisión mayor y a las ac-
cesorias de suspensión de todo cargo y del derecho de sufragio durante
el tiempo de condena277.
El día 2 de diciembre Lozano era puesto en Capilla y fusilado a las
7’35 de la mañana del 3 de diciembre de 1874 en la Huerta de Correa,
de Albacete. Había recibido los últimos sacramentos y pidió mandar el
piquete de ejecución pero no le fue concedido, sí le permitieron entregar
cuatro duros a los soldados para recomendarles que cumplieran con su
deber apuntando bien. Antes había redactado tres cartas para su familia
y otra para don Carlos que entregó a su madre. Tenía 27 años. Dos días
después “llegaron por la línea de Valencia hasta Caudete, dirigiéndose a
Jumilla, la madre y la hermana del infeliz Lozano” presentes en la eje-
cución278. Todos los demás prisioneros escribieron, el día 8 y desde la
prisión de Albacete, una carta a don Carlos para explicar los aconteci-
mientos y reivindicar su honor de oficiales279. Es claro que este proceso
277
AGM, 2ª Sección, 4ª división, Legajo 91, nº 24, reservado y Legajo 99. El Cuartel
Real, 30 de enero de 1875, p. 2.
278
El Cuartel Real, 12 de diciembre de 1874, p. 3.
279
Antonio PIRALA Historia Contemporánea, Tomo V, pp. 586 a 591. Las correrías
de Miguel Lozano fueron ampliamente seguidas por la prensa nacional, de ambos la-
dos, así que también su captura y juicio tuvo una gran repercusión pero solo en el lado
gubernamental. El Constitucional, 15 de octubre de 1874, pp. 1 y 2; La Época, 22 de
octubre de 1874, p. 2; La Iberia, 22 de octubre de 1874, p. 2; Diario oficial de avisos
de Madrid, 23 de octubre de 1874, p. 4; El Porvenir, 25 de octubre de1874, p. 2; La
Crónica Meridional, 27 de octubre de 1874, pp. 1 y 2; La Época, 27 de octubre de
1874, p. 4; el BOP de Tarragona, 29 de octubre de 1874, p. 1, La Crónica Meridional,
4 de noviembre de 1874, p. 2 y nuevamente La Época, 7 de noviembre de 1874, p. 2.
La Correspondencia de España, 15 de noviembre de 1874, p. 3, indica que José María
Albalat fue condenado a once años de presidio.

160

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


fue una farsa y careció de los más elementales principios legales pues si
se les acusaba de delitos comunes debía ser un tribunal ordinario y no
militar el que conociera el sumario, además de que eran prisioneros de
guerra ya que el bando carlista y el Gobierno de Madrid así lo habían
declarado muchas veces. En un principio el resto de condenados fue-
ron trasladados al castillo de Santa Bárbara de Alicante, para cumplir su
condena para luego, el 18 de diciembre de 1874, ser “enviados al presidio
de Cartagena a cumplir condena, que les ha sido impuesta por el conse-
jo de guerra, los once carlistas que con el coronel Lozano fueron hechos
prisioneros. El proceder infame de ese gobierno faccioso, que se propone
asimilar y confundir con los criminales comunes a los defensores de una
causa santa, merece un correctivo que le obligue a volver sobre el camino
de la justicia”280.
Respecto a la condena a muerte de Miguel Lozano primaron más,
en esta ocasión, los intereses políticos y económicos que los militares,
en especial los de la Compañía de Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza
y Alicante que presionó por la ejecución por las enormes pérdidas que
ocasionara el cierre de sus líneas281. La opinión pública, liberal y carlista,
se indignó contra la farsa de juicio y la posterior ejecución de Lozano
provocó el inicio de negociaciones para la liberación de prisioneros por
parte de los dos ejércitos. Además se tramitó un indulto, con excesiva
rapidez, para los otros 11 condenados de la partida de Lozano, tanto que
el 26 de enero de 1875 se informaba al Consejo Supremo de la Guerra

280
La Época, 30 de octubre de 1874, p. 2 y El Cuartel Real, 22 de diciembre de 1874,
p. 4. El Constitucional, 27 de octubre de 1874, p. 2, facilita una lista de los prisioneros
en Alicante, José Mª Albalat no aparece porque aún estaba en Albacete, donde hay
diecisiete caudetanos, uno de ellos con el empleo de capitán. Del traslado a Cartagena
se informa en La Discusión, 19 de diciembre de 1874, p. 2.
281
En la sentencia aparecen importantes irregularidades pues a todos se les aplicó el
código y la jurisdicción penal civil en vez de la militar y no son nombrados por sus
grados militares. Fue ésta una grave irregularidad pues por circular de 17 de enero de 1873,
publicada por el Gobierno en la Gaceta de 18 de enero, a estos soldados debió de aplicárse-
les el fuero y jurisdicción militar. Además, todavía estaba vigente la declaración de estado
de sitio en toda la Península que prevenía que los delitos de conspiración, rebelión, sedición
y cuantos tiendan a ayudar a los rebeldes o a alterar el orden público serán conocido por un
consejo de guerra. Gaceta de Madrid, 19 de julio de 1874, p. 161. Por último, Miguel Lo-
zano pidió la licencia del ejército republicano pero no esperó a obtenerla para incorporarse
al ejército de don Carlos, por lo que fue expulsado aunque tenía responsabilidad pendiente
por este hecho. Gaceta de Madrid, 18 de marzo de 1874, p. 1874

161

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


que el rey don Alfonso había indultado de todas las penas impuestas por
el consejo de guerra y que debían ser considerados únicamente como
prisioneros carlistas en acción de guerra282.
A la vez que el Gobierno de Madrid presionaba para fusilar a Loza-
no también estaba preparando un gran canje de prisioneros para el día 6
de mayo de 1875 en Cabanes (Castellón), donde estaban incluidos los in-
tegrantes de la expedición de Lozano, que cumplían ahora su condena en
el penal militar de Zaragoza. Pero al no llegar a tiempo a esta población
fueron liberados en Castellote (Teruel). Una vez libre, lo primero que
hizo José María fue presentarse ante don Carlos y solicitar su reingreso
en las filas carlistas, preferentemente en el Ejército Real del Norte, donde
sirvió hasta el final de la guerra283. Allí habría de entrar en contacto con
su hermano Francisco, desconozco si participaron juntos en alguna ac-
ción aunque es seguro que no quedó a sus órdenes.
El 13 de octubre de 1874 “se ha presentado una avanzada carlista
en el kilómetro 383 de la línea de Alicante en la estación de Caudete, le-
vantando cuatro railes y un sombrerete del puente inmediato al referido
kilómetro. Amenazaron a los obreros con fusilarlos si no le obedecían”284.
Y el día 3 de noviembre de 1874 “se recibido un telegrama de Al-
mansa dando cuenta de que parte de la facción Maño estuvo anoche en
un pueblecito de aquellas inmediaciones [Montealegre], llevándose dos
caballos y saliendo con dirección a Caudete”. En su marcha quisieron
descansar en los abundantes bosques cercanos a Fuente la Higuera pero
en la madrugada del 4 al 5 de noviembre fueron sorprendidos por la
Guardia Civil mientras descansaban en la finca Los Brunales, en Fuen-
te la Higuera, causándoles cuatro muertos y capturando a dos heridos,

282
AGM, 2ª Sección, 4ª división, Legajo 99.
283
Antonio OLIVER Dorregaray y la traición del Centro, Bayona, Imp. Vda. de La-
maignere, 1876, pp. 12 a 40, y Luis RODRÍGUEZ ARISMENDI Insurrección carlista
de 1872, Tomo IV, pp. 4248 a 4262. Barón de ARTAGÁN Príncipe heroico y soldados
leales, p. 227. En El Cuartel Real de 27 de mayo de 1875, p. 4, se publicaba que la
Dirección de relaciones extranjeras pedía que “los individuos que a continuación se
expresan se servirán presentarse personalmente o por medio de apoderados debida-
mente autorizados, en las oficinas de esta dirección a recoger documentos que les inte-
resan” y aparece una relación de 39 nombre, entre ellos “D. Emilio [Emigdio] Albalat
y D. José [María] Albalat”.
284
La Igualdad, 14 de octubre de 1874, p. 2.

162

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


huyendo el resto a Caudete285. Pero el 5 de noviembre de 1874 el alcalde
Luis Pascual anunciaba jubiloso “a los gobernadores civil y militar de Al-
bacete y Alicante y a los alcalde de Almansa y Caudete: La columna del
comandante Rojas, según me han noticiado algunos individuos de ella, ha
hecho prisioneros al cabecilla Maño [Alberto Clemente] y 16 individuos
más, apoderándose de 9 caballos”286. Es de comprender el gozo del alcalde
porque este guerrillero carlista había causado grandes destrozos en cada
ocasión que pasó por el término municipal de Caudete.
“La sorpresa y captura de los latro-facciosos mandados por el afama-
do Maño es un hecho de bastante importancia para ser conocido en todos
sus detalles.
Estaba esta partida en el terreno de sus fechorías y el día 4 se supo
que había robado un caballo y tres yeguas en una masía del término de
Almansa, y que se dirigía hacia Caudete. Súpose esto en Fuente la Higuera,
en donde había alguna fuerza del ejército y Guardia civil, y aquella tarde
salió para Caudete una columnita compuesta de 40 guardias civiles y 40
soldados, a las órdenes del teniente de aquél cuerpo Sr. Rojas.
Llegada esta pequeña fuerza a Caudete, dispúsose la batida para lo
cual era apropiada la noche, oscura, lluviosa y desapacible. Salió al campo
la fuerza, dividida en tres grupos, con instrucciones para recorrer la co-
marca y reunirse al amanecer en cierto punto.
Uno de estos destacamentos, compuesto de 14 guardias y nueve sol-
dados, a las órdenes del alférez de la Guardia civil Sr. Rodríguez, había
hecho su excursión sin hallar novedad, cuando tuvo noticia, a las cuatro
de la madrugada, por un pastor de que se habían oído ladridos y relinchos
en cierta dirección, por lo que se supuso que los facciosos podían estar en
una casa de labor llamada en el país “de Doña Elena” (término de Yecla).
Para llegar a aquel punto antes de que clarease el día (único modo
de realizar la sorpresa), había que cruzar la sierra fuera de camino; pero el
alférez Rodríguez no se detuvo por ello y, apresuradamente, se dirigió a la
casa que está guarnecida en una cañada, entre dos pequeñas sierras.
Aún era de noche cuando la tropa llegó a la vista de la “casa de doña
Elena”. El alférez mandó calar bayoneta y rodear el edificio a la carrera y
apenas se presentaron los soldados por diferentes puntos, dos hombres que

285
La Correspondencia de España, 4 de noviembre de 1874, p. 3; La Iberia, 7 de
noviembre de 1874, p. 3.
286
El Constitucional, 6 de noviembre de 1874, p. 3.

163

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


estaban junto a la casa empezaron a correr. Eran dos centinelas que tenía
la facción y que se guarnecían de la lluvia junto a las paredes. Por eso mo-
vieron a la tropa hasta que estuvieron encima y, soltando los fusiles y las
boinas, escaparon.
La puerta estaba abierta y por ella se precipitó el alférez Rodríguez
con su gente. El Maño con seis facciosos, estaba en la cocina secando las ropas
al fuego y al pronto no se apercibió de la sorpresa pero los otros diez facciosos
que estaban en el pajar oyeron las corridas y bajaban ya con las armas por
una escalera interior cuando los soldados penetraban en la casa, intimándoles
la rendición, apoyar la demanda con unos cuantos enérgicos culatazos, vacilar
los carlistas, tirar las armas y hacerles tender en el suelo, fue obra de un minuto.
El Maño se levantó apresurado empuñando el revolver pero ya tenía
al pecho la bayoneta de un guardia y tuvo que rendirse. (…) Las armas
que llevaban eran fusiles del sistema Berdan y algunos lisos; en la cuadra
había seis caballos y tres yeguas de los facciosos.
Los prisioneros fueron los siguientes: Alberto Clemente Solera (a) el
Maño, de Caudete, jefe de la partida; Ramón Abinel Asensio, de Albalat, sar-
gento; Alfonso Cánovas Martínez, de Sotana; Bartolomé Doménech Solera de
Jumilla; Francisco Camarasa Serrano, Miguel Baquena [¿Requena?] Orduña,
Miguel Goll [¿Golf?] Sánchez, Matías Cano Sanguez, Miguel Díaz Sánchez y
Alberto Domenez Solera, de Caudete; (…). Estos diez y seis sujetos, con los dos
centinelas que huyeron, formaban el total de la partida, según un libro que se
encontró al cabecilla. Entre ellos, casi todos jóvenes, había un muchacho de
unos quince años y otro de once o doce. Algunos de los facciosos eran prófugos
de las últimas reservas. (…) hace un año, el 9 de noviembre de 1873, se lanzó
al campo, encasquetándose la boina, habiendo formado parte primeramente
de la facción de Corredor, con la cual hizo la afortunada correría de Sueca y
Gandía. Estuvo también en la toma de Cuenca y había ido a su país ahora con
la expedición de Lozano, separándose de éste para llamar por otra parte la
atención de las tropas. (…) Incidente curios en la historia de esta partidilla
es que algún tiempo iba con ella la mujer del cabecilla que, armada de
revolver y puñal, alardeaba de no quedarse atrás de los muchachos. Esta
heroína fue detenida en Caudete por la Guardia civil, pero se le devolvió
la libertad. (…)”287.
Como viera el Gobierno republicano que la guerra se prolongaba
y no se obtenían resultados aparentes decidió practicar una guerra total
a los insurrectos. Así, el 18 de julio se publicaba un Decreto que anun-
287
La Época, 14 de noviembre de 1874, p. 4. La casa de Doña Elena aún existe.

164

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


ciaba en su exposición de motivos “que la Nación Española (…) no puede
consentir que la fortuna de sus enemigos, que hasta aquí ha estado bajo la
protección de las leyes y en las mismas circunstancias que la de los ciuda-
danos pacíficos, vaya a servir de poderoso instrumento para prolongar y
extender una lucha que perturba el movimiento progresivo de la prosperi-
dad pública, que diezma la flor de la juventud española y que nos deshonra
a los ojos de Europa. También comprende la medida un acto de justicia
en la indemnización que de las propiedades de los rebeldes deben obtener
aquellos que por los rebeldes sean voluntariamente atropellados en sus per-
sonas o propiedades”; y se decreta entre otras medidas: “1. Se autoriza al
Gobierno para embargar los bienes de las personas que constase hallarse
incorporados a los facciosos o que sirvan a la causa carlista (…)”. Siguen
luego instrucciones sobre el inventario a realizar sobre lo embargado y
el establecimiento de administradores288. Esta norma fue escasamente
puesta en práctica debido, en gran parte, a la extrema debilidad del Go-
bierno de la República, pero sirvió para que el bando carlista ordenara
otro tanto en el territorio bajo su control289. A la familia Albalat Navajas,
ni a ninguna otra de Caudete, se le embargó objeto alguno.
En 1874 el Ayuntamiento de Caudete había decidido “ensanchar y
hermosear” el camino que desde la Villa conducía a la ermita de la Virgen
de Gracia. Casi todos los vecinos cedieron gratuitamente el terreno ne-
cesario para la ampliación y otros colaboraron trabajando ellos mismos
o transportando con sus carros tierras y piedras. Pero Teresa Navajas,
que es propietaria de un huerto tapiado al principio del Camino, se niega
a ceder y a vender el terreno necesario para esa ampliación. Obligó esta
actitud a que el Ayuntamiento, el 18 de marzo de 1875, tuviera que decla-
288
Gaceta de Madrid, 19 de julio de 1874, p. 161. Esta norma fue ampliada por una
instrucción del Ministerio de Hacienda, de 1 de agosto, donde de una manera muy
minuciosa se ordena el procedimiento de inventario, embargo, administración de los
bienes y aplicación de sus rentas. Gaceta de Madrid, 19 de agosto de 1874, p. 425.
289
Don Carlos decretó, el 29 de julio de 1874, que “serán considerados y juzgados
como ladrones, todos aquellos que ordenen o ejecuten embargos de bienes pertene-
cientes a los leales súbditos de S. M. lo serán así mismo los que compren los referi-
dos bienes (…); los Jueces que ordenen o presencien las subastas; los escribanos y
Notarios públicos (…) y los testigos (…) Para las indemnizaciones que en justicia
deban concederse, se secuestrarán los bienes de todos los que sirvan a la dictadura
de Madrid en cualquiera carrera del estado, y de los que de cualquiera manera hayan
trabajado o trabajen contra la santa causa de S. M”. El Cuartel Real, 6 de agosto de
1874, p. 1.

165

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


rar de utilidad pública la obra como paso previo para poder expropiar. El
Gobernador Civil envió a un ingeniero agrónomo para medir y levantar
acta de la ocupación “de un trozo de setenta metros de largo por dos de
ancho”, a la vez que determina que el Ayuntamiento reponga la tapia en
el nuevo linde. El terreno se ocupó inmediatamente pero no construyó
la tapia290. Es esta, sin duda, la peor época que vivió Teresa Navajas: ha
perdido a su hijo Vicente en la guerra y los otros, José María, Francisco
y Emigdio, todavía luchan en ella, además su pequeña hija Teresa ha
muerto de meningitis y su hija Inés acaba de enviudar. Por suerte vive
con ella su hijo Jaime, soltero, que le ayuda a sostenerse y en la adminis-
tración de la hacienda.
A principios de abril de 1875 “los contribuyentes de Caudete han
tenido que abonar (…) las cantidades exigidas por los carlistas, pero éstos
les han perdonado las multas que impusieron por no haberlo hecho opor-
tunamente”291.
Tras la capitulación de Cantavieja las tropas carlistas se retiraron
al norte del Ebro, tan solo se mantuvo el castillo del Poyo en Alpuente
(Valencia). El general Manuel de Salamanca, ante la imposibilidad de
conquista su tras un duro sitio de varios meses, sometió al castillo a un
durísimo bombardeo que propició su rendición el 6 de julio de 1875. Su
caída supuso el fin de la guerra carlista en el sur y levante peninsular.
Entre los 310 prisioneros carlistas capturados estaban los caudetanos
Telesforo Tortosa, teniente coronel, y el soldado José Ramón Ramón. Te-
lesforo evitó la cárcel al jurar fidelidad al Rey Alfonso XII y pasó a su
ejército con el mismo grado pero José fue recluido en el cuartel de Pater-
na y liberado en diciembre de 1876, regresó a Caudete y continuó en su
oficio de labrador292.
El Gobierno de Madrid, presidido por Antonio Cánovas del Cas-
tillo, a raíz de la llegada a España de don Alfonso comenzó una ofensiva
para captar a los jefes y oficiales carlistas de manera voluntaria o coac-
tiva, ya que muchos se habían pasado a ese campo por despecho al rey

290
AMC, Libro 12 de Actas del Pleno, ff. 4r y 5r.
291
El Siglo futuro, 23 de abril de 1875, p. 3.
292
Valeriano HERRERO HERRERO La Villa de Alpuente, aportación al conocimien-
to de un pueblo con historia, Valencia, 1993. p. 437. Entre los prisioneros había otros
14 soldados oriundos de la provincia de Albacete. Gaceta de Madrid, 8 de julio de
1875, p. 69; 10 de julio de 1875, p. 89; y 11 de julio de 1875, p. 97.

166

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Amadeo y rechazo a la República. Con tal razón, Cánovas impulsó un
Decreto que ordenaba el secuestro de los bienes y propiedades de todos
los carlistas conocidos y de sus allegados, “recomendándoles que debían
de marchar a vivir en territorio ocupado por el ejército del Pretendiente”.
Con buena lógica Carlos VII contestó, a través de su Cuartel Real, que
“Don Alfonso y su hermana Doña Isabel, por dicha orden, deben de ser
enviados a territorio carlista, por ser el primero primo de Don Carlos y
la princesa cuñada de Caserta”; aclarar que el Conde de Caserta era don
Alfonso Carlos de Borbón y Austria-Este, hermano del Rey Carlos VII.
Desconozco todos los detalles sobre una nueva ocupación de Cau-
dete, en abril de 1875, por los carlistas salvo que “entre los rehenes cogidos
por los carlistas se hallan un sacerdote y otro personaje importante del car-
lismo que en la pasada guerra iba agregado al cuartel general de Cabrera”293.
Este Real Decreto de 29 de junio de 1875 se limitaba a ampliar y
endurecer el embargo dictado por el Gobierno de la República el 18 de
julio del año anterior y explicaba en su exposición de motivos que “es
necesario reconocer que ni el Gobierno que le dictó, ni el de V. M., le lleva-
ron a efecto con el rigor que exige el carácter que han impreso a la guerra
los defensores del carlismo (…). Artículo 2. Serán expulsadas del territorio
español todas las familias en las que el jefe o alguno de sus hijos se encuen-
tren alistados en las facciones [carlistas]”. Sigue luego la determinación
de un régimen legal nuevo para administrar los bienes embargados y
destinar sus rentas al socorro de heridos y familiares de los fallecidos
alfonsinos. Además, preveía que “serían considerados desafectos todos
aquellos miembros de las llamadas Juntas Carlistas y todos aquellos de
los que conste o se averigüe su simpatía con los facciosos [carlistas], les
hayan facilitado suministros o cualquier tipo de ayuda” y se les exigía que
prestaran juramento de fidelidad al nuevo Rey bajo la amenaza de sufrir
idéntico castigo en caso de negativa.
Los Gobernadores Civiles y la policía de cada provincia quedaron
encargados de averiguar los nombres de los carlistas, de sus familias y
domicilios, siendo para los alcaldes la competencia de informar sobre
sus propiedades. El alcalde Luis Pascual y Peris recibe el 18 de septiem-
bre la orden de notificar inmediatamente el Decreto de expulsión y el
embargo de todas sus propiedades a los identificados como carlistas. En
Caudete sólo se procede contra cuatro: Teresa Navajas y Jaime Albalat

293
El Siglo futuro, 9 de abril de 1875, p. 2.

167

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


por José María, Francisco y Emigdio Albalat Navajas; Dolores Golf por
su esposo Federico Golf Esteve, y a María Gracia Pedrós294. Además,
existen noticias de la existencia de otros muchos carlistas a los que no
se les embargó ninguna propiedad, seguramente porque no tendrían
bienes, pero no evitaron que sus familias fueran también expulsadas si
no se habían marchado ya. Fueron Joaquín Sánchez, Garijo, y Manuel
Herrero Cabrera que lucharon a las órdenes de Santés en la acción de
Bocairente295; un cabecilla apellidado Duscao que, en 1873 y al mando
de una partida de 70 hombres, ocupó durante dos horas la vecina ciu-
dad de Villena296; Telesforo Tortosa, teniente coronel, y el soldado José
Ramón Ramón que fueron apresados en 1875 en el castillo de Alpuente;
Andrés Sánchez “y otros”297; los veinte caudetanos a los que el juzgado de
Almansa les acusó, en rebeldía, de auxilio a los carlistas; otros once a los
que el mismo Juzgado acusó de rebelión carlista y a Ana María Serrano
que fue juzgada, también en rebeldía, por “complicidad en facilitar ropas
y otros auxilios a una partida carlista”298. También requirió al presidente
de la Junta Carlista local que entregara el libro de socios para recabarles
294
AHPA, Sección Protocolos, Legajo 1.494, ff. 493r a 499vto. No constan los apelli-
dos completos ni el nombre y grado del familiar de María Gracia Pedrós pero se trata
de María Gracia Pedrós Bañón y por su esposo Alberto Gil.
295
Entrevista con D. Bernardo Roque Sánchez. Joaquín Sánchez fue capturado al final
de la guerra y obligado a servir en el ejército alfonsino seis años. Miguel CANTÓ
CASTELLÓ El último carlista, Programa de fiestas de San Agustín, Bocairente, 2006.
Manuel fue herido en esta acción, 21 y 22 de diciembre de 1873, y falleció el día 24 de
diciembre. Fue enterrado en una fosa común junto a los muertos en esta batalla.
296
Luis RODRÍGUEZ ARISMENDI Insurrección carlista en 1872, Tomo II, p. 2.031.
Respecto a este Duscao el periódico La Correspondencia de España, 31 de julio de
1873, p. 3, escribe que “se cree que es una partida de ladrones de sal, pues habiéndose
dirigido a las salinas [de Villena] han desarmado a los empleados de las mismas”. La
Discusión, 1 de agosto de 1873, p.2 y El Popular, 2 de agosto de 1873, p. 2, comparten
también la opinión de que se trataría de un simple robo de sal, producto de elevado
precio, sin ninguna motivación política.
297
BOP de Albacete, 21 de junio de 1875, p. 3. La Comisión Permanente de la Dipu-
tación de Albacete dispone que “se manifieste al Comandante general de la provincia
que los prisioneros carlistas, prófugos de la última reserva por el cupo de Caudete,
Andrés Sánchez y otros, se marcharon a la facción voluntariamente y no contra su
voluntad como han expuesto al Capitán general de Cataluña”.
298
BOP de Albacete, 21 de septiembre de 1874, p. 3. No he logrado conocer otros
datos sobre Ana María y de la partida carlista a la que auxilió. Por su apellido podría

168

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


juramento de fidelidad, ignoro si Francisco Martínez Conejero lo entre-
gó aunque sí consta que prestó juramento el 16 de julio299 y otros cuatro
miembros lo hicieron el día 18, a saber: José Ruiz Bañón, vicepresidente;
José Beltrán Vera, secretario; y el vocal Luis Herrero y Figuera300. Tam-
bién “se han acogido a indulto y presentándose al alcalde de Villargordo el
cabecilla carlista Gorro y un tal Montes, que era su asistente. Según noti-
cias, dicho cabecilla es natural de Caudete y tiene varias causas pendientes
por delitos comunes”301.
El día 2 de septiembre había “sido puesto en clase de detenido a
disposición del gobernador interino de Alicante el Sr. [Casiano] Quilez,
magistral de la iglesia de San Nicolás, conocido como carlista, el cual se
encontraba en Caudete, atribuyéndosele no muy buenas intenciones; pero
habiendo salido fiador de dicho eclesiástico el señor Ugarte, perteneció al
anterior Ayuntamiento, ha sido puesto en libertad bajo esta garantía”302.
No he podido averiguar si estaba en Caudete huyendo, escondiéndose o
conspirando.
Respecto a la familia Albalat Navajas se debe recordar que todas las
ser hija, hermana, madre o, quizás, esposa de algunos de los caudetanos que ayudaron
a los carlistas y fueron juzgados en rebeldía.
299
BOP de Albacete, 21 de julio de 1875, p. 2. La existencia de una Junta Carlista en
Caudete es una cuestión difícil de interpretar por la ausencia casi total de datos. Tan
solo he logrado conocer el nombre de cuatro de sus miembros pero sería de gran utili-
dad saber la fecha de fundación, número de asociados así como sus actividades, recur-
sos, sede y actividades. En cualquier caso, aguantaron mucho más la Junta caudetana
que la Junta central de Madrid que entre agosto y septiembre de 1872 pidieron el indul-
to. Entre los primeros están Cándido y Ramón Nocedal, que tras la guerra ocuparán un
lugar destacado en el Partido carlista. Gaceta de Madrid, 28 de septiembre de 1872, p.
929. Sobre la efectividad de estos embargos decir que en julio ya se habrían ejecutado
1.593 y otros 2.187 estaban en curso, a mitad de octubre habrán otros 12.026 embargos
iniciados. El Cuartel Real, 10 de julio de 1875, p. 3 y 14 de octubre de 1875, p. 3.
300
Gaceta de Madrid, 19 de julio de 1875, p. 173.
301
La Paz de Murcia, 15 de agosto de 1875, p. 2.
302
El Constitucional, 4 de septiembre de 1875, p. 2. Casiano Quilez fue rector de
Caudete y criticado por el contenido poco dogmático y muy político de sus sermones.
Además y como presidente de la Mayordomía de la Virgen de Gracia, también fue
censurado por invitar a religiosos de su misma ideología a predicar durante las fiestas
septembrinas. Fue invitado por la Mayordomía a predicar el 9 de septiembre de 1874 y
regresó al año siguiente, quizás solo por cortesía, que es cuando fue detenido. No fue
encausado y 4 de diciembre Casiano ya está libre en Alicante.

169

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


propiedades desde la muerte de Francisco Albalat Pérez seguían adminis-
trándose de manera conjunta, tanto las privativas de Teresa como las heredadas
por todos sus hijos, a pesar que legalmente cada finca aparecía con el nombre
de su propietario. Así pues, este mismo día 18 de septiembre “el Señor Alcalde,
asistido por mí el Notario, del Secretario de este Ayuntamiento y de los testigos don
Joaquín Pedrós, don José Amorós y de don Miguel López, de esta vecindad, y sin
excepción alguna legal, se constituyó en la casa de doña Teresa Navajas, situada
en esta Villa y en la calle Mayor marcada con el número diez, y hallando en
ella a Encarnación Doménech, encargada de las llaves y casa de la doña Teresa,
le requirió pusiese de manifiesto los bienes de la pertenencia de ésta, y así verifica-
do hizo formal embargo de los muebles, raíces y urbanas, que a continuación se
expresan”, sigue la enumeración de sus propiedades con una muy detallada
descripción.
La orden de expulsión no debió sorprender a Jaime, que ya era aboga-
do en ejercicio, ni a Teresa, pues hacía tiempo que vivían en su casa de campo
y es precisamente Inés Albalat, ya viuda, residente en la calle del Horno y qui-
zás alertada por la criada, la que conoce y firma el embargo303. Lógicamente,
poca colaboración prestó Inés para que esta incautación comprendiera todas
las propiedades pese a las graves penas a que se arriesgaba, por lo que no fián-
dose el alcalde Luis Pascual, que demostró un gran celo en cumplir que no deja
dudas sobre su ideología, pidió otros informes suplementarios. Estas averigua-
ciones dieron resultado positivo y, el 30 de septiembre, el embargo era am-
pliado a “una cuarta de acción de agua de la Empresa llamada del Paraíso”
y a “una acción y ochenta y dos céntimos de agua de la empresa llamada de
San Vicente”, ambas heredadas por Teresa tras las muertes de sus hijos Vicente
y Teresa Albalat, y “un caballo de raza francesa, de unos diez y ocho años de edad
y una tartana”. El Ayuntamiento entregó, provisionalmente, en depósito todos
los bienes a José Martí Rey, vecino de Caudete304. No obstante, se evitó el
embargo sobre las propiedades en Mogente y las acciones además de todo el
dinero305. No obstante, sorprende que no se haga mención al caballo y que
la casa aparezca sin sus muebles ni enseres.

303
Ignacio Conejero murió a causa de “tisis pulmonar” el 24 de mayo de 1871, APSC,
Libro 3 de Defunciones, f. 247r. Al enviudar Inés se trasladó a vivir a casa de su madre
aunque luego de este embargo ambas tuvieron que abandonarla.
304
AHPA, Sección Protocolos, Legajo 1.494, ff. 493r a 499r.
305
Estos bienes les permitieron subsistir a la vez que continuar con los negocios sobre
los que no pesaba el embargo. Así, el 16 de marzo de 1876, Teresa pudo comprar 8

170

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Al igual que la requisa de caballerías y mercancías, que afectó muy
negativamente a las pequeñas economías domésticas, la marcha de hom-
bres a la guerra provocó la penuria de muchas familias. De semejante
manera que se escondían caballos y alimentos para evitar su requisa se
llegó a ocultar mozos llamados a filas por el ejército alfonsino. No fue
Caudete una excepción y varios jóvenes permanecían en los montes cer-
canos, Sierra Oliva y Carche especialmente, recibiendo alimentos de sus
familiares en sitio y horas previamente acordados. Esta situación de total
impunidad indignaba a aquellas familias que no habían logrado evitar
que alguno de sus miembros fuera obligado a luchar en el ejército. De los
37 mozos de la quinta de 1874 tan solo 5 fueron declarados aptos para el
servicio, quedando 14 pendientes por alegar alguna enfermedad o situa-
ción familiar que les excusara. Sin embargo, fueron 18 los jóvenes que no
se presentaron a filas y fueron declarados prófugos306. En el reemplazo
de 1875 la situación es similar: se declararon prófugos a 8 frente a tan
solo dos que son declarados soldados y pendientes de conocer la fecha
y unidad para su incorporación. Por último, otros 2 quedan pendientes
de valorar su situación y tan solo se exceptúa a un mozo307. Por último,
cuatro caudetanos del cupo de 1873 también recibieron orden de incor-
porarse al ejército308.
En respuesta a esta situación y en la sesión del Ayuntamiento del 22
de octubre de 1875, el Alcalde manifestó “que por algunos interesados de
la quinta se le han hecho observaciones acerca de los prófugos, reclamando
el cumplimiento de la ley para que se exija la responsabilidad pecuniaria a
los padres de dichos prófugos. Con este motivo indicó el Sr. Presidente que,
si bien hasta ahora no se ha adoptado disposición alguna con los prófugos
minutos de agua de Bogarra, por 60 reales, para completar una fracción que le faltaba
y disponer de un total de 9 horas y media. Estas horas de agua no fueron embargadas
y Teresa Navajas las traspasaba, en cada tanda de riego, a un propietario diferente,
obteniendo también importantes ingresos.
306
BOP de Albacete, 9 de octubre de 1874; 12 de octubre de 1874; 9 de noviembre de
1874 y 21 de diciembre de 1874. Por supuesto que no fue Caudete la única población
con problemas en el alistamiento pues, a título de ejemplo, de la vecina Almansa no
se presentaron 19 mozos. En el reemplazo de 1875 serán 8 los prófugos de Caudete,
si bien es cierto que de este listado, que no es exhaustivo, es la población con mayor
número de ellos.
307
BOP de Albacete, 21 de junio de 1875.
308
BOP de Albacete, de 21 de diciembre de 1874, p. 2.

171

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


de quintas anteriores por razón de las muchas y graves ocupaciones que ha
tenido el Ayuntamiento, y más particularmente en trabajos de quintas, se
está ya en el caso de dar principio al expediente o expedientes necesarios
ya para averiguar el paradero de los prófugos, ya para exigir a los padres
de aquellos la responsabilidad que determinan las Reales Ordenanzas”.
Como consecuencia de estas reclamaciones y posteriores investigaciones
el 17 de febrero de 1876, cuando faltaban tan sólo 10 días para el final
de la guerra, el Ayuntamiento “acordó embargar los bienes de Valentín
Martínez, María Gracia Izquierdo y Gil Martínez como responsables de
sus hijos prófugos”. Es de destacar que no se indica que estos muchachos
lucharan en las filas carlistas309.
El 11 de diciembre de 1875 el Boletín Oficial de la Provincia publi-
ca un edicto de Pedro Antonio González donde expone que “el día 24 del
mes actual, y hora de las doce de la mañana, se sacará en arrendamiento
y alquiler en el pueblo de Caudete, ante el Sr. Alcalde o el que haga sus
veces, las fincas rústicas y urbanas embargadas a D. Jaime Albalat y Dª
Teresa Navajas”310. Eran 12 fincas de Teresa y tan solo una de Jaime. La
subasta resultó desierta y se optó por la ejecución directa por parte de
la Administración, como durante el procedimiento se cometieron algu-
nos errores los hermanos Albalat iniciaron un contencioso contenciosos
para recobrar las propiedades que, ilegalmente, les fueron despojadas.
“Verificado el embargo y no habiéndose presentado proposiciones
para arrendar las fincas rústicas en la subasta celebrada al efecto de orden
del Gobernador, autorizó éste al Alcalde para que otorgase por sí contra-
tos de arriendo, lo cual efectuó con tres distintos vecinos del pueblo; pero
al llegar la época de la recolección de frutos, deseosos el Alcalde de que
quedasen bien determinadas cuáles eran las fincas embargadas, hizo que
dos criados o dependientes de doña teresa Navajas y D. Jaime Albalat con-
curriesen a designarlas sobre el terreno; y como dichos criados incluyesen
equivocadamente entre las fincas embargadas tres que, según se vio des-
pués, pertenecen a Don Francisco y D. Emigdio Albalat, hijos y hermanos
respectivamente de los dueños de aquéllas, se cogió el fruto de todas ingre-
sando su importe en la Administración económica de la provincia.
Que con motivo de estos hechos se presentaron en el Juzgado de pri-
mera Instancia de Almansa, con fecha 31 de agosto de 1876, tres interdic-

309
AMC, Libro 11 de Actas del Pleno, f. 36vto y Libro 12 de Actas del Pleno, f. 4r.
310
BOP de Albacete, 13 de diciembre de 1875, p. 3.

172

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


tos de recobrar a nombre de D. Francisco y D. Emigdio Albalat contra los
tres arrendatarios de las fincas (...) por considerarlos como despojantes de
la posesión tranquila que los actores venían disfrutando en dichos predios,
cuya propiedad adquirieron de su padre.
Que admitidos los interdictos y sustanciados sin audiencia de los
despojantes, recayeron los correspondientes autos restitutorios, que fueron
llevados a ejecución; y en este estado el Gobernador de la provincia, a ins-
tancia del Alcalde de Caudete, requirió de inhibición al Juzgado alegando
que los promovedores de los interdictos [Francisco y Emigdio Albalat] se
hallaban en armas, tomando parte en la rebelión carlista, cuando se veri-
ficó el embargo (…) y, por tanto, con arreglo a las disposiciones de junio
y julio de 1875 pudieron y debieron ser comprendidas en dicho embargo,
(…), que el haber quedado excluidas del embargo se debía a la oculta-
ción maliciosa de bienes”. El Juzgado de primera Instancia de Almansa
acordó inhibirse del proceso en favor de la jurisdicción administrativa,
pero Francisco y Emigdio nuevamente recurrieron y la Sala Civil de la
Audiencia Provincial de Albacete les vuelve a dar la razón “en considera-
ción que aparece demostrado de un modo concluyente que las tres fincas
a que se refieren (…), ni se mandaron embargar, ni fueron incluidas en
las diligencias de los embargos practicados a Doña Teresa Navajas y D.
Jaime Albalat y, por lo tanto, no puede sostenerse que sobre las fincas en
cuestión recayera providencia alguna”. Tras conocer esta nueva sentencia
son el Gobernador y el alcalde Luís Pascual quienes inician un conflicto
de competencia ante el Consejo de Estado311.
Como quiera que el fin de la guerra fuera previsible las autorida-
des, con intención de afirmar su superioridad, se adelantaron en anun-
ciar la derrota de los ejércitos carlistas aunque desconocían la huida del
Pretendiente. El Ayuntamiento de Caudete, día 27, publicó un edicto que
anunciaba a la población el cercano fin de las hostilidades: “el Alcalde de
esta Villa hace saber que, por boletín extraordinario de la Provincia del día
de ayer, se participa lo siguiente: los despachos recibidos hasta la madru-
gada de hoy dicen que se han presentado y sometido hasta diez y ocho ba-
tallones carlistas con armas y banderas. El triunfo del Rey y de su Ejército

311
El Consejo de Estado emitió un dictamen el 24 de abril de 1877 por el que se pro-
nunciaba por la competencia de la Audiencia Provincial, con lo que, implícitamente,
confirmaba su decisión. Gaceta de Madrid, 14 de junio de 1877, p. 1. En cualquier
caso, este proceso había quedado resulto al levantarse el embargo en mayo de 1876. El
Imparcial, 15 de junio de 1877, pp. 2 y 3.

173

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


es rápido y completo. El carlismo está vencido y la paz puede tenerse por
un hecho que viene a compensar el esfuerzo de la Nación. ¡Viva el rey don
Alfonso! Y siendo este acontecimiento un hecho digno de conmemoración
porque simboliza una próxima paz, he creído conveniente ponerlo en cono-
cimiento de los habitantes de esta Villa, previniendo a los mismos pongan
iluminación esta noche y colgaduras mañana durante el día e iluminación
por la noche”312. El tiempo confirmaría estos presentimientos.
Para fomentar las deserciones en el ejército carlista que acercara el
final de la guerra el general Luis Gautier y Castro publicaba que “todo
individuo, sin excepción de jerarquía, profesión o estado, que haya ser-
vido o sirva actualmente al Partido Carlista durante la guerra, está obli-
gado a presentarse a las autoridades militares, si ya no lo hubiere hecho,
para proveerse de la correspondiente papeleta de indulto”. Ya acabada la
guerra, el 8 de marzo de 1876, el Gobierno informaba a gobernadores
y alcaldes de los trámites para conceder el indulto solo a los carlistas
exiliados en Francia. Los soldados debían presentarse a los alcaldes de
su residencia pero los jefes u oficiales habían de solicitar el permiso para
regresar individualmente, que le sería otorgado después de prestar ju-
ramento de fidelidad al rey Alfonso XII ante el funcionario correspon-
diente, todo en el plazo de 40 días. La suerte de los carlistas que habían
sido capturados durante la guerra fue mucho peor pues se les obligaba a
servir en el ejército de Cuba durante tres años, que serían ocho si no se
presentaron a su quinta o nueve años si fueron declarados prófugos. No
obstante y solo para los que debieran servir tres años, podían redimirse
previo pago de 2.000 pesetas. Ya pasado el plazo inicial de 40 días para
conseguir el indulto se vio la necesidad de prorrogar el plazo un mes más
pues el gran número de indultos por tramitar lo aconsejan. Este plazo se
fue prorrogando por orden Ministerial hasta que el 21 de abril de 1877
se concedió, ya por real Orden, el último plazo de un mes para conseguir
el indulto solo para los carlistas exiliados. Para los carlistas en prisión
o sirviendo como soldados en Cuba tuvieron que esperar hasta el 2 de
julio para que pudieran solicitar la revisión de sus causas, solo de manera
individualizada, y pedir el sobreseimiento313.
312
Andrés Bañón Martínez, Pedro Cantero Valera artículo aparecido en la Revista de
Fiestas en Honor del Niño Jesús de 1999. El autor no cita la fuente.
313
Gaceta de Madrid, 8 de marzo de 1876, pp. 567 y 568; 30 de abril de 1876, p. 313;
6 de mayo de 1876, p. 372; 21 de abril de 1877, p. 203, 15 de julio de 1877, p. 123.
No obstante, ya se estaban revisando las condenas y en el asunto de la concesión de in-

174

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


El rey Alfonso XII actuó con rapidez para solucionar el grave pro-
blema de la gran masa de exiliados carlistas, por un lado adoptó medidas
de gracia como el indulto de febrero, al que le seguirían otros, y tam-
bién contactó con los principales jefes militares carlistas prometiéndoles
conservar sus empleos si ingresaban en el ejército nacional, medida que
aceptaron Antonio Dorregaray, José Pérula, Antonio Díez de Mogrovejo
y Elicio de Bérriz, entre otros. Además, el 21 de abril de 1876, ordenaba
don Alfonso levantar el embargo que pesaba sobre las propiedades de los
carlistas, siéndole comunicada a Teresa Navajas el 6 de mayo. “El Señor
Alcalde asistido por mí el Notario y de los testigos Don Joaquín Pedrós y
Don José Amorós, de este vecindad, se constituyó en casa de Doña Teresa
Navajas, a la cual se le puso en posesión de todos los bienes muebles e in-
muebles que le fueron embargados (…) y enterados de todos ellos se dio por
entregados, quedando pendiente de consulta por el Señor Gobernador de
la Provincia al Exmo. Señor Ministro de la Gobernación sobre los arren-
damientos”314.
Dos días después el presidente del Consejo de Ministros, Antonio
Cánovas del Castillo, promulgaba, por orden y expreso deseo del Rey,
la esperada amnistía sobre todos los exiliados carlistas. Se expone que
“la diferente conducta que han observado los insurrectos carlistas en los
últimos momentos de la insurrección, deponiendo unos espontáneamente
las armas y solicitando indulto individual o colectivo ante las autorida-
des legítimas, y sosteniendo otros con tenaz insistencia su rebeldía hasta
postrer instante, en el que, perdida ya toda esperanza, han preferido, sin
embargo, abandonar el suelo patrio y penetrar en Francia a prestar la de-
bida obediencia a S. M. el Rey, aconsejó al Gobierno, si no ha de incurrir
en injusticia manifiesta, que procede con diverso criterio en ambos casos.
Patente está la generosa acogida que el Gobierno ha dispensado a
los primeros (…), y todavía está dispuesto a otorgar igual beneficio a los
individuos de que han servido en las clases de tropa que soliciten indulto
en un plazo no muy largo (…), pero no cabe que sea tan generosa con los
titulados jefes y oficiales que aún demuestran con su incalificable actitud
que están muy lejos de someterse leal y noblemente a la legalidad que les
ha vencido (…).
dultos existió cierto descontrol pues no siempre se cumplieron los plazos o requisitos.
Por ejemplo, José María Albalat fue indultado, a principios de 1877, por la Capitanía
general de Valencia cuando podía serlo por el alcalde de Caudete.
314
AHPA, Sección Protocolos, Signatura 2668, ff. 202r a 205vto.

175

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Las puertas de la Patria se abrirán fácilmente para todos cuantos
sean dignos de alcanzar el perdón y el olvido de sus pasados yerros, pero,
sin perjuicio de esto, es y será por algún tiempo para el Gobierno un impe-
rioso deber el vigilar con cuidadosa atención las personas y actos de todos
aquellos que sean capaces de turbar la seguridad y el orden públicos (…).
Fundado en estas graves consideraciones, S. M. el Rey (Q. D. G.) se
ha servido disponer lo siguiente:
1. Los individuos de la clase de tropa pertenecientes a las tropas car-
listas y que hayan penetrado en Francia desde el primero de febrero
de este año, podrán volver a España en el plazo de 40 días y serán in-
dultados (…).
2. No se concederá desde esta fecha permiso para volver a España a nin-
gún titulado jefe ni oficial carlista que haya penetrado en territorio ex-
tranjero, si no solicita individualmente la autorización competente al
Gobierno, después de prestar juramento a S. M. el Rey ante cualquier
agente consular español (…).
3. Todo individuo que se haya titulado o se titule jefe u oficial carlista y
desde la publicación de esta Real Orden penetre en España sin autoriza-
ción será destinado al ejército de Cuba tan luego fuese habido e identifi-
cado (…)”.
Esta amnistía parcial, que limitaba en mucho a la anteriormente
decretada, imposibilitó el regreso inmediato de numerosos carlistas, en-
tre ellos a los hermanos Albalat. Ante el vencimiento de esta amnistía y
las presiones de las autoridades francesas por los muchos exiliados que
aún permanecían en su territorio, se dictó el 20 de mayo de 1876, una
Circular por la que “se concede un improrrogable plazo de un mes (…) para
que se presenten a las Autoridades en la Península o a los Agentes diplomáticos
o consulares en el extranjero, a los individuos procedentes de las filas carlistas,
cualquiera que haya sido su graduación en ellas, y estén sujetos a responsabi-
lidad de quintas o sean desertores de nuestro Ejército”315. Pese a estas me-
didas de gracia, la cantidad de exiliados civiles carlistas que temían
regresar por tener la única responsabilidad de luchar por don Carlos
era todavía enorme y Alfonso XII, por Ley de 2 de julio de 1877, or-
denó que “se autoriza al Ministerio de la Guerra para mandar sobre-
seer, a instancia de parte y según las circunstancias que concurran en
cada caso, los procedimientos militares instruidos por hechos desgracia-

315
Gaceta de Madrid, 21 de mayo de 1876, p. 491.

176

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


dos ocurridos en las operaciones de la campaña durante la última guerra
civil”316. No obstante, Emigdio bien porque prestó fidelidad a Alfonso XII
o bien porque le fue expedido el indulto por algún funcionario corrupto
o afín a sus ideas carlistas, las dos cosas muy comunes en similares casos,
regresaría a Caudete a finales de 1876. Peor suerte tuvo José María pues
al tener antecedentes penales de resultas del Consejo de Guerra que con-
denó a la partida carlista de Miguel Lozano, pues no obtuvo su indulto
hasta enero de 1877, pero la posterior concesión de pasaporte se retrasó
mucho más y no pudo volver a Caudete hasta finales de febrero de 1877.
Así, el 2 de marzo y con motivo de las elecciones municipales de ese año,
es excluido de la lista de propietarios con derecho a voto “por estar au-
sente”, pese a que este año ha pagado sus contribuciones317.
El final de las hostilidades fue celebrado en Caudete de una ma-
nera más bien modesta, debido más a una falta de recursos que de
entusiasmo. El alcalde Luis Pascual y Peris ordenó la quema de un
castillo de fuegos artificiales y la celebración de una Misa funeral
por todos los desaparecidos en la guerra, sin distinción318. Las medi-
das para enmendar las pasadas calamidades comenzaron inmediata-
mente y el 15 de junio la Diputación Provincial de Albacete aprobaba
“destinar 5.000 pesetas para alivio de heridos y padres de los fallecidos
en la pasada contienda”, pero esta medida iba dirigida solo a los he-
ridos, mutilados y familias de los fallecidos del ejército victorioso; así
pues Teresa Navajas nada recibió como indemnización por la muerte de
su hijo Vicente. En el reemplazo de 100.000 mozos de este año de 1876
se incluyeron, sin ningún incidente o problema para el alistamiento, a
316
Gaceta de Madrid, 15 de julio de 1877, p. 123.
317
La Correspondencia de España, 26 de enero de 1877, p. 2, da cuenta del indulto
pero no indica la fecha exacta. El 24 de noviembre de 1876 el Heredamiento del Agua
de Bogarra decide comprar fracciones muy pequeñas de agua para venderlas luego
agrupadas. Dolores Golf, “por ausencia de su esposo D. José Mª Albalat”, vende un
tercio de un cuarto de agua por 75 reales. AMC, Libro 12 de Actas del Ayuntamiento,
f. 7vto. Ya terminada la guerra y ante el gran número de prófugos del ejército ganador
existentes, se optó por una amnistía general y no hacerles consejo de guerra individual,
lo que hubiera colapsado la administración militar. Así y por Real Orden de 24 de abril
de 1876, se indultaba de la pena que les pudiera corresponder y solo estaban obligados
a cumplir como soldados el tiempo que les faltara o bien pagar una determinada can-
tidad de dinero, 2.500 pesetas para los prófugos del reemplazo de 1874 o anteriores y
2.000 pesetas para el resto.
318
Jesús SÁNCHEZ DÍAZ, Historia de Caudete, p. 13.

177

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


los caudetanos José Sánchez Íñiguez, Antonio Ángel Sarriá y a Manuel
Martínez Benito319.
Tras varios años el Ayuntamiento de Caudete todavía no había
construido aún la tapia del huerto de Teresa Navajas. Con buena volun-
tad, el 29 de octubre, el alcalde Luis Pascual ponía fin a este contencioso
decretando que se reedifique la tapia, aunque esta orden no basta para
que empiecen las obras320.
Ya terminada la guerra, el 12 de marzo, “se presentaron los carlistas
indultados Manuel Martínez Benito, Antonio Ángel Serrano y Juan Sán-
chez Iñiguez con sus respectivos pases de indulto”. Como todos eran veci-
nos de Caudete fue este Ayuntamiento el encargado de notificar su regre-
so al Gobernador y tramitar sus indultos321. Aunque he podido conocer
el nombre de bastantes carlistas activos se puede afirmar con rotundidad
que serían muchos más los adeptos a las ideas tradicionalistas, frente a
una población de 5.747 habitantes, pues consta que funcionó una Jun-
ta Carlista con una organización perfectamente definida. No obstante,
este escaso número de carlistas declarados, el hecho de que el Ayun-
tamiento mantuviese a cuatro guardas desde 1873 para prevenir y
avisar de sus incursiones, y que en 1875 la economía local creciera
pese al ambiente bélico del resto de España hace cuando menos du-
dar que Caudete era mayoritariamente carlista, además también que
algunos caudetanos sirvieron fielmente en el ejército nacional322. Fue
ésta, sin embargo, una opinión generalizada y mantenida durante mu-
cho tiempo, desde esa época hasta la actualidad, pues desde su derrota
se convirtieron los carlistas, considerados en abstracto, en responsa-
319
BOP de Albacete, 16 de junio y 7 de julio de 1876.
320
AMC, Libro 12 de Actas del Pleno, f. 13r.
321
AMC, Libro 12 de Actas del Pleno, f. 5r.
322
Sirva de ejemplo la vida de José Martínez Muñoz que nació en Caudete el 21 de
agosto de 1843, como las posibilidades económicas de su familia no le permitieron
asistir a la Academia tuvo que alistarse voluntario para el empleo de soldado en el
Regimiento de Infantería de Wad-Ras que estaba formándose en la Península para
reforzar las tropas en Cuba. Ascendió únicamente por méritos de guerra contra los in-
dependentistas y jamás demostró inclinaciones carlistas. Cuando se retiró en 1887 era
teniente coronel, pero aún tuvo tiempo de conseguir una cuantiosa fortuna por lo que
solicitó su baja voluntaria para vender sus propiedades y regresar a la Metrópoli, resi-
diendo en Caudete y Alicante. También el soldado José Pérez Benito tuvo que marchar
a la guerra en el reemplazo de 1874, perdiendo su trabajo de regador.

178

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


bles de todos los sucesos delictivos en los que no aparecía un culpable
claro323.
El 19 de marzo de 1876 el Gobierno decidió patrocinar la creación
de un fondo especial, Caja se le llamó, para atender a los heridos, inútiles
y huérfanos de Ejército y de la Armada durante la guerra civil. Abrió la
suscripción pública el rey don Alfonso con 100.000 pesetas, el Gobierno
añadiría otras 250.000 pesetas que equivale al producto de los bienes
embargados a los carlistas y otros organismos e instituciones aportaron
diferentes cantidades. La Diputación de Albacete, el 27 de marzo, entre-
gó 5.000 pesetas y se comprometió con otras 2.500 que repartiría entre
“los hijos de dicha provincia que hayan resultado inútiles, así como entre
los padres pobres y sexagenarios de los fallecidos en campaña”. Todas las
Diputaciones pidieron colaboración a sus respectivos ayuntamientos y
el de Caudete aportó 121 pesetas y el compromiso de que tendrán prefe-
rencia para ser nombrados guardias municipales y de campo a los hayan
sido soldados en esta guerra324. Sin embargo, todo este dinero y benefi-
cios no amparaba a los carlistas o a sus familias, hubieran luchado en la
guerra o no.
También el Gobierno quiso anular el decreto de embargo de bie-
nes y expulsiones para los familiares de carlistas el 15 de diciembre de
1876325.

323
En 1876 se le calculó a Caudete una riqueza producida durante el año anterior de
312.278 pesetas, por las que tuvo que tributar un 20’97%, 65.000 ptas. Esta cantidad
representaba un aumento de 95’46 pesetas respecto al año 1874. BOP de Albacete, 16
de junio de 1876, p. 1. La frase es de Francisco FUSTER RUIZ que la da por demos-
trada, sin citar fuentes, en Aspectos históricos, artísticos, sociales y económicos de la
provincia de Albacete, Valencia, Caja de Ahorros de Valencia, 1978, p. 69, y repite en
Agitaciones sociales y políticas en La Mancha y Murcia (1858-1927), p. 3.
324
Gaceta de Madrid, 28 de marzo de 1876, p. 735. AMC, Libro 12 de actas de Pleno, ff.
8r. a 8vto. y f. 23r. El 31 de marzo la Caja tendría 1.000.123 pesetas.
325
Gaceta de Madrid, 24 de diciembre de 1876, p. 752.

179

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


8. Inicio de la Guerra Civil.

Con el paso del tiempo don Carlos comenzaba a tener posibilidades


de una victoria, comenzó a impacientarse por pisar tierra española. A
principios de julio de 1872 recibió un mensaje del Marqués de Benevent,
Comisario Real de la provincia de Girona, asegurando que se entregaría
la plaza y guarnición de Figueras sin más condición que él en persona
se pusiera al frente de las tropas y, sin hacer caso a su Consejo Privado.
Marchó don Carlos sólo a la frontera, donde supo que la conspiración
había sido descubierta y sus cabecillas arrestados. Sin pensarlo dos veces
se adentró unos pasos en España, se arrodilló y, cogiendo un puñado de
tierra, la besó. También recogió un ramillete de flores silvestres, marga-
ritas, para su esposa. Al regresar don Carlos a París consideró más opor-
tuno dejar en la capital francesa al general Joaquín Elio como secretario
mientras él se trasladaría a Fontaineblau a fin de permanecer más aislado
e incógnito. El júbilo en toda España al saberse que don Carlos había
entrado en el país fue enorme, tanto que, el 25 de julio y día del patrón
de España, fue proclamado Rey por un grupo de entusiastas carlistas
castellanos.
El general Eustaquio Díaz de Rada, ascendido a Comandante Ge-
neral de Navarra y Cataluña, actuaba dentro y fuera de España con gran
discreción y atravesando libremente la frontera para dar instrucciones a
todas las Juntas Provinciales carlistas. Así mismo, el Rey determinó que
cuando comenzase el levantamiento Díaz de Rada dejaría el mando de
Cataluña al general Juan Castell, aunque luego cambiaría de opinión y
sería nombrado Rafael Tristany. Iba disponiendo este general con gran
acierto todos los elementos necesarios para la futura insurrección militar
y entre los preparativos se preocupó por contar con un cuadro de mando
capaz de hacerse cargo de los numerosos voluntarios que, se esperaba,
se presentarían a don Carlos tras los pronunciamientos militares inicia-
les en España. Entre los militares previstos se contó desde el principio
con Vicente y Francisco Albalat326. Creyendo terminada su tarea dispuso
Díaz de Rada el 31 de marzo de 1872 que de producirse algún levanta-
miento parcial en cualquier parte de la península debían inmediatamen-
te secundarlo las demás provincias.
En realidad la tercera guerra carlista, o segunda según algunos,
326
Jaime del BURGO Antecedentes de la tercera guerra carlista, Pamplona, Diputa-
ción Foral, 1974, pp. 24 a 27.

180

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


comenzó con un levantamiento de una partida de 60 hombres mandada
por el general Juan Castell que salió de Gracia (Barcelona) en la noche
del 7 al 8 de abril. Aunque Castell se vio obligado a precipitar su alza-
miento ante la noticia de que iba a ser preso por las autoridades ama-
deistas al descubrir su conspiración. Era intención de don Carlos que
la guerra comenzase el 21 de abril con la entrada de Eustaquio Díaz de
Rada en Navarra y País Vasco pues estaba previsto que Rada cruzara la
frontera española y se haría cargo de las guarniciones sublevadas para
luego bloquear la ciudad de San Sebastián y ocupar Irún y Fuenterrabía.
El grito de guerra sería “¡abajo el extranjero!¡Viva España!”. A pesar de la
precipitación del general Castell don Carlos no quiso apresurar los acon-
tecimientos y el día 14 de abril confirmó en Ginebra (Suiza) la orden
de levantamiento para el 21 como estaba previsto, partiendo inmediata-
mente para la frontera franco-española. El 20 se reunió don Carlos con el
general Joaquín Elio en Dax (Francia) y determinó que el Rey entraría en
España desde Bayona el jueves 2 de mayo, aniversario de la sublevación
de Madrid contra los franceses.
El 21 de abril de 1872 Eustaquio Díaz de Rada se encontraba en
Azcain (Francia) acompañado de Antonio Oliver, Vicente Albalat y los
hermanos Amador y Mario del Villar, al mando de 15 hombres. Esta
tropa estaba formada por voluntarios españoles emigrados en Bayona
y San Juan de Luz, entre los que se encontraba el capitán Francisco Al-
balat Navajas. Allí recibieron a don Carlos que venía acompañado tan
solo por su secretario Emilio Arjona, el Marqués de Vallecerrato y Car-
los Calderón. No quiso recibir honores y, tras saludar a todos, llamó a
Díaz de Rada para informarle de las últimas instrucciones para luego
arengar a su pequeño ejército, regresando luego a Dax. A las tres y media
de la madrugada del lunes 22 de abril el grupo de Rada atravesaba la
frontera española por Vera de Bidasoa, habiéndose aumentado su fuerza
con 42 hombres más. En este momento debían de unírseles otros tantos
voluntarios y recoger fusiles y municiones ocultos en las afueras de Sara
(Francia) y en las palomeras de Etxalar (Echalar, Navarra), pero nadie se
presentó ni existían depósitos de armas. El 23 decidió Díaz de Rada atra-
vesar el río Bidasoa después de haber tenido un breve tiroteo con tropas
amadeistas en el puente de San Miguel. Los carlistas se dirigieron enton-
ces hacia Oiartum (Oyarzun, Guipúzcoa) pero a dos kilómetros de Vera
estaba el cuartel de los carabineros que tenían comprometido sumarse al
levantamiento, cosa que no hicieron a la vez que presentaban una dura

181

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


resistencia a dejarlos pasar. Cada soldado carlista llevaba, además del
suyo, cinco fusiles más y abundante munición con destino a las fuerzas
que tenían previsto se les unirían, siendo esto un obstáculo que limitó su
libertad y rapidez de movimientos. Todo el grupo permanecía ignorante
de la suerte que habrían sufrido el resto de fuerzas que debían de alzarse,
tanto en sus proximidades como en el resto de país.
El general carlista Nicolás Ollo estaba al mando de 2.500 hombres
y se movía por la zona de Larraga, Falces y Ujué (Navarra), también el
brigadier Emérito Iturmendi y Fulgencio Carasa se pusieron al frente de
partidas carlistas, todos con idéntica suerte. De otro lado, las tropas gu-
bernamentales del Regimiento de Infantería de Almansa y del Regimiento
de Cazadores de las Navas, además de numerosos carabineros, se desple-
garon por la frontera y provincias del Norte para perseguir y desarmar a
los carlistas.
Cada vez estaba Díaz de Rada más preocupado por la escasez de
medios y apoyos que disponían sus soldados; el día 24 pernoctó en Lei-
za, estando el 25 en Lecumberri, ambas en Navarra. Mientras tanto, las
diferentes partidas lograron contactar entre sí y decidieron unir sus efec-
tivos para mejor defensa, pues eran conscientes de que por su número y
medios no constituían aún una fuerza atacante, y las fuerzas de Teodoro
Rada se unieron con las de Nicolás Ollo en Tafalla (Navarra). La falta de
cumplimiento de las promesas de sublevación de la guarnición de Bilbao
y de otras plazas privó a los carlistas de la asistencia moral y física tan
necesaria en estos primeros momentos, obligándoles a marchar y a re-
troceder, caminando de un lado para otro en busca del necesario apoyo
logístico. El día 26 de abril se agregaron a Rada las fuerzas de Ollo que,
además, le comunicaba su ascenso al empleo de coronel y la intención de
don Carlos de entrar en España. No obstante estos refuerzos, las fuerzas
de Nicolás Ollo carecían de armas, municiones, de todo tipo de avitua-
llamientos y, lo más importante, de la más elemental disciplina militar,
resultando más un estorbo que una ayuda.
La noticia de la intención de don Carlos de pasar a España alar-
mó tanto a Díaz de Rada que se propuso impedirlo, marchando hacia la
frontera. Viendo que la tropa dificultaba un rápido avance resolvió el día
27 escribir a don Carlos, desde Larráinzar (Navarra), para informarle de
la situación: “Señor, obligado por las fuerzas enemigas que en pequeñas
columnas invaden los terrenos más escabrosos, porque sin duda tienen un
conocimiento exacto del mal estado en que se encuentran los voluntarios

182

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


[carlistas], tanto por la escasez de armamento como por la falta de muni-
ciones. (…) Debo manifestárselo así a Vuestra Majestad porque compren-
do su grande y natural impaciencia para venir a compartir nuestras fatigas
y peligros; pero éstos son de tal clase que, sin resultado alguno glorioso,
expondrían a V. M. a que no rebase la frontera hasta tanto que vuestros
valientes y leales servidores se encuentren en disposición de poder recibirle
dignamente”. El portador de esta carta fue Vicente Albalat, quedando su
hermano Francisco con el grueso de las fuerzas de Rada.
Don Carlos recibió en Francia el 28 la carta de Díaz de Rada y, sin
apenas descanso para Vicente Albalat, le entregó otro mensaje donde
reafirmaba su intención de entrar en España como medio de solucionar
todas las dificultades y levantar ánimos. Esta contestación le llegó a Díaz
de Rada en Echalar (Navarra) el día 30. Inmediatamente comprendió
Rada que el joven Rey iba a seguir más los impulsos de su corazón aven-
turero que los acertados consejos de sus fieles militares y decidió convo-
car a los principales jefes de su ejército para comunicarles su intención
de marchar a Francia con el fin de disuadir personalmente a don Carlos
de su propósito. Partieron Eustaquio Díaz de Rada y Vicente Albalat el
1 de mayo, llegando al amanecer del día 2 a Cambo-les-Bains (Francia).
Francisco permaneció junto con el resto del ejército carlista bajo las ór-
denes de Nicolás Ollo327.
Al tiempo que Eustaquio Díaz de Rada y Vicente Albalat marcha-
ban a Francia para entrevistarse con don Carlos estaba éste ese mismo
día 2 en Azcain (Francia) con el firme convencimiento de que su presen-
cia al lado de su gente en España les infundiría valor y aliento. Al saber el
Gobierno de Amadeo I que don Carlos estaba en suelo español procedió
a cerrar la frontera para impedir su fuga y facilitar su búsqueda y captu-
ra. Este bloqueo de la frontera impidió que Eustaquio Díaz de Rada y Vi-
cente Albalat pudieran regresar a España al conocer la partida del Rey328.

327
Jaime del BURGO Navarra en el alzamiento de 1872. El fracaso de Oroquieta,
Pamplona, Ediciones Siempre, 1951, p. 14 a 64. Generalmente las guerras, y más si
son civiles, dan lugar a dos narraciones enfrentadas. La documentación básica sobre
la guerra civil carlista la he obtenido de Antonio PIRALA en Historia contemporánea.
Anales desde 1843 hasta la conclusión de la última guerra civil, Madrid, Imp. de
Felipe González Rojas, 1876 y de Melchor FERRER DALMAU, José F. ACEDO y
Domingo TEJERA en Historia del Tradicionalismo español.
328
El CUERPO DE ESTADO MAYOR DEL EJÉRCITO, Narración militar de la gue-
rra carlista de 1869 a 1878, Madrid, Imprenta y litografía del Depósito de la Guerra,

183

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Ollo determinó dirigirse otra vez a Vera de Bidasoa (Navarra) por-
que creía que el Rey pudiera cruzar la frontera por allí, como así ocurrió.
Don Carlos regresó a España escoltado de su Estado Mayor, el Marqués
de Valdecerrato y Emilio Arjona. Sobre las trece horas del 2 de mayo
don Carlos, tras pasar revista a las tropas carlistas, se dirigió a la Iglesia
junto con Nicolás Ollo, Francisco Albalat, José Azpiazu, Moso, Esteban
Zunzarren, Balda y Mirandai, donde se cantó un solemne Tedeum en
acción de gracias329.
Tras acabar el Oficio religioso, fuera del templo, el rey Carlos VII
procedió a dar lectura pública a dos proclamas que tenía preparadas. En
el “Manifiesto al Ejército” arengaba a su ejército: “¡Soldados!, Vuestro Rey
legítimo os llama para volveros vuestras glorias, vuestra disciplina, vuestra
honra, vuestra antigua grandeza. La bandera que levanta mi brazo, y
que no rendirá mientras quede un jirón para ostentarlo, es la bandera
de vuestros abuelos, la cureña de nuestra independencia y nuestras
conquistas. ¡Soldados!. Siempre seréis mis hijos predilectos, y por eso os
llamo amigos, para devolveros vuestra nobleza perdida, vuestra nobleza
perdida, vuestra disciplina olvidada, vuestras glorias marchitas, vuestras
merecidas recompensas para salvar la Patria con vosotros (…). Como pa-
dre os llamo, venid todos por Dios, por la Patria y por vuestro Rey, Carlos”.
Seguidamente, y por la “Proclama a los españoles”, hizo públicas sus in-
tenciones: “Españoles: ya estoy entre vosotros, que vengo a consagrar mi
vida a vuestra felicidad (…). Españoles: el Rey os llama a todos, sin excep-
ción, para que os agrupéis alrededor de nuestra tradicional bandera. Dios,
Patria y Rey, escribieron en ella vuestros padres. Españoles venid todos a
mí, que venís unidos, será fácil empresa devolveros la paz, la abundancia,
los fueros y la verdadera libertad a vuestro Rey. Carlos”.
Poco después, don Carlos y su pequeño ejército, iniciaron la mar-
1884, Tomo II, pp. 67 y 68.
329
Antonio PIRALA Historia contemporánea, Tomo III, p. 651. Algunos autores se
equivocan al afirmar que estaba Vicente Albalat en el grupo que recibió al Rey, ello
se debe a que los espías liberales informaron que “al coronar el monte vieron a don
Carlos acompañado de su Estado Mayor, entre los que estaban Emilio Arjona, los her-
manos Villar, Albalat, Calderón y otros”. Los sucesivos escritos y narraciones interpre-
tan erróneamente que estaban presentes los hermanos Villar y los hermanos Albalat,
llegando otros a afirmar que se encontraban los hermanos Villares, los Albalats y los
Calderones. Entre los equivocados se puede citar al DICCIONARIO ENCICLOPÉDI-
CO ESPASA-CALPE, Madrid, Espasa-Calpe SA, 1923, Tomo 63, p. 483, y Barón de
ARTAGÁN en Príncipe heroico y soldados leales, p. 224.

184

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


cha al saber que por el mismo camino se aproximaba Fernando Primo de
Rivera al mando de una brigada y dispuesto a detenerles330. El Rey dis-
puso que se retrocediera a Vera de Bidasoa, desde donde se dirigió para
pernoctar a los altos de San Antón, en los confines de Navarra con Gui-
púzcoa. Hubo allí un corto tiroteo sin importancia con algunas fuerzas
amadeistas. El día 3, pasando por Artienza y Labayen (Navarra) el Rey
y su ejército fueron a Urroz (Navarra) donde acamparon para pasar la
noche. Prosiguieron su camino al día siguiente hasta Oroquieta (actual
Orozketa, Basaburúa Mayor, Navarra) llegando a esta aldea todos los
hombres fatigados, hambrientos y la mayoría totalmente desarmados. La
moral de los carlistas era baja debido a que no encontraban las provisio-
nes y armas prometidas y por el acoso de las columnas liberales manda-
das por el general Domingo Moriones y Murillo, que impedía racionar
a la tropa, además de que las continuas marchas tenían a los hombres
extenuados.
Era Oroquieta entonces una pequeña aldea de apenas cien ha-
bitantes, con pocas y diseminadas casas. Se acomodó el Rey Carlos VII
en la casa abacial, donde celebró una reunión de urgencia con los prin-
cipales jefes de su pequeño ejército: Fulgencio Carasa, Benito Peralta,
Emérito Celedonio Iturmendi, Félix Díaz Aguado y Francisco Albalat.
Se debatió la difícil situación en que se hallaban por no haber cundido
la insurrección carlista en Navarra ni haberse hecho efectivas las coo-
peraciones que se habían comprometido. Mientras tanto, había llegado
a Oroquieta el grueso de las fuerzas de Fulgencio Carasa, agravando la
precaria situación de los carlistas allí acantonados. Se informó al Rey
que, como consecuencia de la falta de víveres, algunos voluntarios co-
mían la comida que los aldeanos destinaban a los cerdos y otros habían
robado comida y matado bueyes a los campesinos que los habían hospe-
dado, además los oficiales no podían en conciencia, castigarlos porque
el ejército carlista no podía ofrecer los víveres que les tenían prometidos.
Se acordó indemnizar a todos los campesinos y para evitar en lo sucesivo
nuevos actos de pillaje, que pudieran comprometer el apoyo del pueblo

330
Fernando Primo de Rivera nació en Sevilla en 1831. En 1869 fue destinado al Nor-
te, por lo que tuvo que enfrentarse desde el principio de la guerra con los carlistas, en
julio de 1872 fue ascendido a Mariscal de Campo. Intervino en la batalla de Monteju-
rra, en el levantamiento del sitio de Bilbao y en 1876 expulsó a los carlistas de Estella
(Navarra), por lo que fue recompensado por Alfonso XII con el título de Marqués de
Estella. Murió en Madrid en 1921.

185

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


a la causa carlista, se publicó la siguiente orden: “Ejército Real.-Secretaría
de Campaña.-Orden General del 4 de mayo de 1872. El Rey Nuestro Señor
(Q. D. G.) está sumamente satisfecho del buen espíritu y decisión de todos
los voluntarios de mi ejército. Pero al mismo tiempo ve con disgusto que
se han cometido algunos actos de violencia cuya repetición deshonraría
la grandeza de nuestra causa. A partir de esta fecha serán tratados con el
rigor de la Ordenanza los que se olviden de sus deberes.
Se crea una Compañía de Vigilancia del Ejército a las órdenes del
capitán Francisco Albalat, encargado de la policía del mismo. Lo que se
hace saber en la General de este día para conocimiento de todas las clases
e individuos del ejército.
Cuartel General de Oroquieta. El Secretario de campaña Emilio Ar-
jona. Comuníquese. El Comandante General Fulgencio Carasa, Señor Co-
mandante General de Navarra”331. La otra decisión que adoptó el Rey fue
que una parte de los voluntarios marcharan con el brigadier José Manuel
Aguirre y con el coronel Nicolás Ollo a Elzaburu (Ulzama, Navarra) a fin
de descongestionar Oroquieta332.
El Ministerio de la Guerra envió nuevas tropas al norte de la Pe-
nínsula a la vez que preparaba otras para mandarlas a los nuevos focos.
Se ordenó al general Letona que se situara con su columna en Lecumbe-
rri (Navarra) a fin de evitar el paso de las tropas de don Carlos a Guipúz-
coa, el general Serrano se dirigió hacia Izurzun (Navarra) y en general
Morriones marchó hacia Oroquieta. Poco antes de llegar supo Moriones
que Carlos VII se encontraba allí, por lo que extremó las precauciones
suponiéndolo bien guardado, pues ignoraba que de los 1.500 carlistas
que estaban con don Carlos apenas si 40 tenían armas. Sobre las seis de
la tarde del día 4 de mayo llegó Moriones a Oroquieta y el coronel Fi-
gueras, con cinco compañías de su batallón, se dirigió a cubrir el flanco
derecho mientras el comandante Minguello, del Batallón de Alcolea, con
dos compañías ocupó el lado izquierdo. Una fuerte descarga de fusile-
ría acompañada de granadas de artillería amedeista dio la alarma a los
331
Tan solo El Eresma opinó sobre las causas de que una de las primeras órdenes de
don Carlos fuera crear un órgano policial. “¡Cuál será la abominable conducta de los
facciosos cuando su mismo Rey, a pesar de su estado de pretendiente con el apoyo de
tales aladides, publica sus fechorías y las condena en la siguiente orden general del
llamado ejército carlista!”. 11 de mayo de 1872, p. 4.
332
Luis RODRÍGUEZ ARISMENDI Insurrección Carlista de 1872, Madrid, Imp. de
la Galería Literaria, 1872, Tomo I, pp. 152 y 153.

186

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


carlistas de que estaban rodeados. Una de las granadas cayó muy cerca
de la iglesia de San Tiburcio, en cuya casa estaban el Rey con Arjona,
Calderón y Albalat preparando los planes para las jornadas venideras.
La sorpresa de los carlistas fue total, tanto que nadie pensó en orga-
nizar y ofrecer cualquier tipo de resistencia, sino que el único propósito
era salvar a don Carlos, tan solo Calderón tuvo la lucidez de avisar a Ollo
para que acudiera con refuerzos. Desde el primer momento todos com-
probaron que la situación era desventajosa para los carlistas. Compren-
dieron el peligro de encontrarse encerrados entre casas y rodeados por
una población que podía limitar o impedir su defensa. Algunos aban-
donaron el pueblo, considerando que era mejor el campo abierto para
resistir. Para frenar esta salida desesperada que parecía un asalto, avanzó
la primera columna del ataque liberal, compuesta por cuatro compañías
del Alcolea mandadas por el coronel Rafael de Navascues. La carga fue
tremenda, sin que cesara el fuego de fusilería y granadas, acudiendo al-
gunos carlistas desde el pueblo, como refuerzos a los que luchaban en el
campo. Al pueblo, y para ir conquistándolo casa por casa, entraron dos
compañías de gastadores del Batallón de Almansa. La noche llegaba y los
liberales deseaban acabar la lucha cuanto antes para evitar la segura fuga
del Rey, por ello avanzaron su artillería, dirigida por el capitán Procedo y
por el teniente Reina, hacia una casa en la que por ofrecer más resisten-
cia creía Moriones que estaba don Carlos. Adivinando estas intenciones
todas las fuerzas carlistas salieron de la población atacando el flanco de-
recho de los liberales, poniendo en apuros a las tropas gubernamentales.
Dudosa estuvo la victoria durante un tiempo pero al haber dismi-
nuido el número de los sitiados y a su escasez de municiones se decantó
por los liberales. Los carlistas tuvieron 38 muertos y 749 fueron hechos
prisioneros, entre ellos 10 heridos. Otros tantos carlistas pudieron esca-
par al amparo de la noche, entre los huidos estaba el grupo formado por
don Carlos con un brazo lastimado al caer del caballo, Carlos Calderón,
Emilio Arjona, Francisco Javier Fernández de Henestrosa y Francisco
Azpiroz que entraron en Francia el día 5 por los Alduides. Todos los
carlistas cogidos prisioneros fueron alistados en el ejército y deporta-
dos a Canarias y Cuba333. Por esta acción el general Moriones recibió
333
La primera conducción de militares fue el 31 de octubre de 1873 cuando “zarpó de
Alicante para la isla de Cuba el vapor Pasajes, conduciendo 2 jefes [oficiales], 200
[soldados] voluntarios, 217 prisioneros cantonales y 222 carlistas”. Luego se realiza-
rían más envíos. El Imparcial, 1 de noviembre de 1873, p. 3.

187

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


el ascenso a teniente general y el título de Marqués de Oroquieta. Este
combate fue conocido como el desastre de Oroquieta y supuso el fin de la
guerra en el norte de España aunque permanecieron pequeñas partidas
y proseguía en Cataluña. Por la mucha precipitación de los carlistas en
su huida, nadie creyó conveniente destruir los planos, órdenes y demás
documentos de su Estado Mayor depositados en la casa donde iba a dor-
mir don Carlos, siendo requisados por los liberales. Entre ellos estaba la
orden de nombramiento del capitán Francisco Albalat como encargado
de la policía de las fuerzas carlistas. Con rapidez el Gobierno procedió a
publicar el parte de la acción de Oroquieta con todos sus detalles y la or-
den capturada como ejemplo de desorganización de los carlistas, siendo
copiado y repetido por toda la prensa afín. Al salir publicado su nombre
tantas veces ni Francisco Albalat ni su familia pudieron ya disimular su
ideología. También era imposible renunciar y regresar a Caudete con
discreción porque la repercusión fue enorme334.
El 24 de mayo el general Francisco Serrano firmaba con la Diputa-
ción de Vizcaya el Convenio de Amorevieta por el cual se concedía el in-
dulto a todos los insurrectos carlistas que depusieran las armas y jurasen

334
La Gaceta de Madrid de 9 de mayo de 1872, pp. 379 y 380, publicó el parte de-
tallado de la acción de Oroquieta donde, entre otros errores, indica que habían 5.000
carlistas cuando apenas si superaban los 1.500 soldados. Otra manipulación impor-
tante consistió en publicitar los viajes de Rada a Francia para pedir a don Carlos que
esperase en Francia como una falta de disciplina y carencia de confianza del Rey.
Publicaron el parte de Oroquieta también La Época, 9 de mayo de 1872, p. 2; La
Correspondencia de España, 9 de mayo de 1872, pp. 1 y 2; El Pensamiento español,
11 de mayo de 1872, p. 2; La Lucha, 12 de mayo de 1872, pp. 1 y 2; La Iberia, 10
de mayo de 1872, p. 3; El Imparcial, 10 de mayo de 1872, p. 3; La Discusión, 11 de
mayo de 1872, p. 3; La Nación, 11 de mayo de 1872, p. 2; El Constitucional, 12 de
mayo de 1872, p. 1; BOP de Logroño, 13 de mayo de 1872, pp. 1 y 2; y La América, 13
de mayo de 1872, p. 14. También el periódico francés Journal des Débats, 18 de mayo
de 1872, p. 2, ofreció la noticia y tradujo la orden. Siempre fue una de las preocupa-
ciones de don Carlos la seguridad interior de su ejército y territorios por lo que, pese a
este descalabro inicial, a partir de 1873 comenzó a crear una especie de Guardia Civil
carlista, copiando las funciones y organización de su homónima en el resto del territo-
rio. Francisco AGUADO SÁNCHEZ, Historia de la Guardia Civil, Barcelona, 1983,
Planeta. En cambio hay un autor que afirma que se creó en 1875, con dos compañías
de 250 hombres, e indica que los capitanes Vicente y Francisco Albalat eran jefes de
sendas compañías, cosa no posible porque Vicente había fallecido en 1874 y Francisco
estaba adscrito al Estado Mayor del general Elicio de Bérriz. Enrique ROLDÁN GON-
ZÁLEZ, Los ejércitos carlistas del siglo XIX (2ª y 3ª Guerra Carlistas), 1983, Revista
de Historia Militar 54, pp. 116 y 117.

188

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


fidelidad al rey Amadeo I, con sentencia firme o no, a la vez que la Dipu-
tación se comprometía a fijar el modo de pagar los gastos de la guerra.
Por parte del ejército carlista firmaron Fausto de Urquizu, Juan de Orúe
y Antonio de Arguinzoniz. Los militares carlistas que se acogieron a este
armisticio fueron considerados por sus compañeros como traidores.
El primer intento de los carlistas por asentarse en España acabó
en un desastre y se quiso culpar a Eustaquio Díaz de Rada acusándole,
decían, de permanecer en Francia y abandonar el mando de las tropas,
siendo cesado por don Carlos335. Vicente Albalat lo defendió ayudando a
explicar y difundir las causas que les impidieron regresar a España el día
2 de mayo, a la vez que ayudaba a sanar a Rada en Toulouse (Francia) sin
otro auxilio que 30 céntimos diarios para medicinas y comida. El general
Díaz de Rada explicaba que “el movimiento [carlista] hubiese tenido éxi-
to si se hubieran cumplido la cuarta parte de los compromisos contraídos
por los elementos del Ejército (…). La guarnición de Pamplona, en cuya
adhesión tanta confianza se tenía, no dio ningún resultado a su favor. Las
de Vitoria y Bilbao, que tanto habían ofrecido, tampoco hicieron nada. La
provincia de Guipúzcoa, que contaba con mayores y mejores elementos
que ninguna otra de sus hermanas, permanecía quieta en la mayor parte
de sus distritos. Navarra, tan leal como belicosa, no tenía armas para dos
terceras partes de los voluntarios que se presentaron a tomarlas. El arma-
mento distribuido estaba en bastante mal estado: era de diferentes sistemas
y calibres, y la mayor parte de las municiones se encontraban inservibles.
No se había entregado a los voluntarios ni un solo céntimo desde que salie-
ran de sus casas (…). Repito que me hubiese opuesto con todas mis fuerzas
a que S. M. [don Carlos] entrase en España en los momentos y circunstan-
cias en que lo hizo”336.
Después de Oroquieta don Carlos se ocultó en las inmediaciones
de Bayona y luego en Burdeos haciéndose pasar por un turista america-
no, incluso llegó a dársele por muerto, sólo Elio y Monterolo conocían

335
Antonio PIRALA Historia Contemporánea, Tomo III, pp. 654 a 662 y Tomo IV, pp.
5 a 9. Ana de SAGRERA “La Duquesa de Madrid”, Palma de Mallorca, Imp. Talleres
Mossén Alcober, 1969, pp. 255 a 279.
336
Eustaquio DÍAZ DE RADA Rada a sus amigos, Toulouse, 1872, pp. 3 a 9. La
Época también publicó unas cartas de Rada explicando las circunstancias de este
fracaso y sus intentos infructuosos de evitar que don Carlos entrara en España. Cita
en varias ocasiones a Vicente Albalat. La Época, 2 de junio de 1872, p. 1 y 3 de junio
de 1872, p. 1.

189

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


su paradero. La consolidación de la III República Francesa provocó una
mayor libertad de movimientos para los carlistas y los primeros pasos
para reorganizar su ejército fueron la sustitución de Eustaquio Díaz de
Rada por Antonio Dorregaray y la del secretario del Rey Emilio Arjona
por Isidoro Iparraguirre. Se creó, además, una Junta Auxiliar en la fron-
tera, de la que formaban parte algunos legitimistas franceses como el
Conde de Labande, los Señores de Dubrocq y de Laborde, y los españoles
Tirso de Olazábal, Arístides de Artiñano y Juan Martiñena. El objetivo
de esta Junta era recaudar fondos y obtener apoyos para continuar con la
guerra en Cataluña y poder reiniciarla en el País Vasco y resto de España.
Francisco pudo escapar, en el último momento y completamente
solo, por los montes de Alcoz. En su huida no dudó en abandonar las
armas, municiones y cualquier distintivo que pudiera identificarle como
carlista ni siquiera como soldado. A pesar del frío clima se despojó de la
boina y de la guerrera al comprobar que quedaban marcas tras arrancar
los galones. Tanto era su temor a ser reconocido que no dudó en afeitarse
la barba sin otros auxilios que su navaja de bolsillo y el agua de un pozo,
que también le sirvió de espejo. Por último, se inventó un nombre falso
pues, tras su público ascenso y nombramiento, su identidad era demasia-
do conocida por la policía. Prudente, no quiso pasar por Durango pues
imaginaba que un destacamento liberal ocuparía la Villa y su petición
de socorro no podía ser atendida por temor a represalias y eso si los
enlaces carlistas no habían sido ya detenidos. Cuatro días permaneció
escondido por los alrededores, ocultándose en una cueva el primer día,
en una cuadra abandonada y medio derruida otro y, a falta de mejor
albergue, al raso sin otra protección contra las gélidas noches que una
manta pues temía que un fuego delatara su presencia. Tan solo se atrevía
a salir de noche y para buscar algo con que saciar su hambre tras apurar
sus raciones de campaña, conformándose con comer cebollas y patatas
crudas que logró robar de un caserío. Solo a la quinta noche comenzó
su aproximación a Francia, dirigiéndose a campo traviesa, alejándose de
cualquier camino o senda hacia Oyarzun donde conocía el nombre de
un contacto que, confiaba, le ayudaría a cruzar la frontera para dirigirse
a San Juan de Luz.
Años después, recordaba Francisco que, tras la euforia con que se
inició la incursión, esta derrota le supuso una tremenda impresión, aun-
que tan estrepitoso fracaso jamás le hizo perder la convicción en sus pro-
pósitos. También tenía muy presente el sentimiento de desamparo que le

190

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


acompañó durante su huida así como la rabia ante la impotencia de no
encontrar algo que comer y la incertidumbre sobre su destino por la im-
posibilidad de conocer si el contacto había huido o si se podía confiar en
sus instrucciones pues fueron muchos que, tras haber sido capturados,
no dudaron en traicionar a sus compañeros. Tan consciente era de las
penalidades que sufrió que tomó la determinación de ahorrárselas a los
demás, primero durante la guerra y luego colaborando en obras de ca-
ridad. No se ocupó Francisco durante la guerra de otra intendencia que
la suya, y ésta la tenía asegurada por pertenecer al Batallón de Guías y al
Estado Mayor Militar. Nunca quiso que sus hombres pasaran calamidad
pero siempre insistiendo en que los civiles que debían aprovisionarles no
quedaran desahuciados.
Todas estas penalidades quebraron su salud pero no su ánimo, el
frío y la humedad nocturna le provocaron una dolorosa infección de
oídos pero, tan pronto cruzó la frontera, telegrafió a su prometida para
tranquilizarla y solicitar su ayuda, hospedándose en una pensión to-
davía bajo nombre falso. Tan pronto llegaron Hélène y Gabriel de Caix
pretendieron llevarlo a Pau pero Francisco solo deseaba encontrar a su
hermano Vicente. Como ambos hermanos habían contactado con sus
respectivos superiores militares para solicitar órdenes fue Isidoro Ipa-
rraguirre, secretario de don Carlos, quien puso en contacto a los herma-
nos Albalat.
El Cónsul de España en Bayona informó, por un telegrama del 31
de mayo, al Ministerio de la Guerra que el Marqués de Valdespina, el
cura Siera, Francisco Albalat y otros 10 oficiales más habían llegado a
esta ciudad francesa. Y en un informe presentado por Isidoro Iparra-
guirre a don Carlos relativo a los soldados que habían regresado a las
filas carlistas tras el desastre de Oroquieta expresa que se han presentado
“jóvenes tan entusiastas, distinguidos y valerosos como el Marqués de Cas-
trillo, los hermanos Albalat, José de Gogeazcoechea y Cándido de Orbe”.
Tras esta favorable recomendación Carlos VII recompensaría su actitud
en Oroquieta y la rapidez en acudir a ponerse de nuevo a su servicio en
Francia ascendiendo a Francisco al empleo de comandante, tenía sólo
28 años337. En cambio, el Gobierno insiste en la huida de don Carlos, al
337
Josep Carles CLEMENTE Las guerras carlistas, Barcelona, Península, 1982, pp.
205 a 207; Arístides de ARTIÑANO Y ZURICALDAY El alzamiento del Señorío de
Vizcaya en 1872 y el Convenio de Amorevieta, Sevilla, Tip. De Astuy, 1872, pp. 115 a
117 y Antonio María de ARGUINZÓNIZ El alzamiento carlista de Vizcaya en 1872 y

191

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


que no cita por su nombre sino como Pretendiente, y de las muchas pre-
sentaciones a indulto de carlistas en todos los ayuntamientos de España.
Además concede condecoraciones y ascensos a los militares que los han
derrotado, entre ellos a varios de la Guardia Civil.
En el discurso de apertura de las Cortes el rey Amadeo, el 15 de
septiembre, dijo que “se ha restablecido casi por completo en toda España
la paz de que está la Nación tan necesitada, y aunque algunas facciones
rechazadas por los pueblos y perseguidas siempre por nuestras valerosas
tropas vagan todavía por Cataluña y Asturias, la insurrección carlista, que
tomó a los principios tan graves y amenazadora apariencia, ha dejado de
afligir en las provincias del Norte”. A pesar de esta afirmación, todos los
días aparecen noticias de la guerra338. Entre octubre y diciembre de 1872
se indultaron a más de mil implicados en la rebelión carlista.
El año 1872 termina con la desoladora noticia para Vicente y Fran-
cisco de la muerte de su hermana Teresa a causa de meningitis, el día 7
de agosto en Caudete. Su entierro, les informó su madre, fue muy senci-
llo pues, al estar en guerra, la discreción se imponía y por no gastar de-
masiado dinero ante la incertidumbre del futuro. Sentida fue su pérdida
y mucho más al no poder asistir a su funeral, tuvieron que contentarse
con escribir una emotiva carta a su madre339. No obstante, y sirva como
ejemplo, la situación en Caudete no sería muy pésima cuando la Cofra-
día del Dulce Niño Jesús invierte 2.200 reales en un estandarte nuevo,
todo de alamar de plata, y se reparan los tejados de Santa Catalina pues,
aunque cofrades y clero aportaron fondos, gran parte del precio fue su-
fragado por suscripción popular.
Debido precisamente a la nueva graduación de los hermanos Al-
balat fueron designados para la organización del ejército carlista en suelo
francés. Ambos se moverían recogiendo apoyos y repartiendo órdenes
para preparar una nueva insurrección, cruzando la frontera de incógnito
varias veces. Durante la noche del 20 al 21 de diciembre de 1872 entraba
en España Eustaquio Díaz de Rada y le acompañaban, entre otros, Vi-
cente y Francisco Albalat.

el Convenio de Amorevieta, Bilbao, Tip. de José de Astuy, 1889, pp. 38 a 56.


338
Gaceta de Madrid, 16 de septiembre de 1872, p. 805.
339
Tan solo consta que la Cofradía Sacramental de esta Villa ordenó seis misas de
difuntos a su intención como cofrade que era, que costaron 4 reales cada una. APSC,
Libro 4 de Defunciones, f. 11r. y legajo sin numerar.

192

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


El rey Amadeo era consciente de la inestabilidad de su Trono y
sólo esperaba una excusa para abdicar y regresar a Italia, la encontró en
la actitud del Cuerpo de Artillería. El nombramiento por el Gobierno
del general Hidalgo, al que se creía responsable de los fusilamientos de
los oficiales por parte de los amotinados en la sublevación de cuartel de
San Gil en 1866, para la Capitanía General del Norte provocó la dimi-
sión de los jefes y oficiales del Cuerpo. Ante esta maniobra el presidente
del Gobierno, Manuel Ruiz Zorrilla, decidió reorganizar este Cuerpo de
Ejército a partir de sargentos y cabos, disolviendo el existente de jefes y
oficiales. Amadeo I, que desaprobaba mucho esta medida, fiel a la Cons-
titución que había jurado firmaba el Decreto como última acción de Rey
y el 11 de febrero de 1873 presentaba su abdicación al presidente del
Gobierno y a las seis de mañana del día siguiente abandonaban España
los ya ex Reyes en tren especial para Lisboa, junto con sus hijos Manuel
Filiberto, de cuatro años y ex Príncipe de Asturias, Víctor Manuel, de
tres, y Luis Amadeo Fernando, nacido en Madrid catorce días antes.
A propuesta del presidente del Congreso Nicolás María Rivero, el
Senado y Congreso se habían constituido en Asamblea Nacional para
recibir y aceptar la abdicación del Rey Amadeo, cosa ésta irregular y con-
traria a la Constitución vigente que prohibía expresamente, en su artícu-
lo 47, que las dos Cámaras pudieran deliberar juntas. Ya de madrugada
fue aprobado, por 258 votos a favor y 32 abstenciones, el establecimiento
de una República como nuevo sistema de gobierno. Pocas horas después
se eligió como presidente a Estanislao Figueras y Moragas que proclamó
la República Federal Española. Estanislao Figueras permaneció en el po-
der ciento veinte días y, pese a tan corto tiempo, suprimió la esclavitud
en Puerto Rico, las Órdenes militares y los títulos nobiliarios aunque
tuvo que enfrentarse a la guerra carlista y una insurrección en Cuba340.
Esta República nació débil y ya al poco se hicieron evidentes las
tensiones entre unas bases que querían acelerar el proceso de transfor-
mación social y política y sus dirigentes que trataban de retardar y mo-
derar este cambio. Además, muchos terratenientes vieron una amenaza
a su posición social y propiedades pues temían que la anunciada reforma
agraria supusiera la expropiación de sus tierras y riquezas. El miedo de
esta clase social al nuevo régimen político supuso un incremento de las
340
Los siguientes Presidentes de la República también tuvieron un mandato efímero:
Francisco Pí y Margall permaneció en el poder 38 días, Nicolás Salmerón y Alonso
duró 50 y Emilio Castelar y Ripoll ocupó su puesto 119 días.

193

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


ayudas a los carlistas, con ideología más afín a sus intereses. Este cambio
político nuevamente propició una sustitución total de la Corporación,
nombrándose como alcalde a Juan Bautista Vespa García341 y a José Al-
bertos Amorós de segundo alcalde. Pero “según dicen de Albacete, al re-
cibirse en aquella capital la noticia de haberse proclamado la República,
se levantó en armas el pueblo de Caudete al grito de ¡Viva Carlos VII! Por
iniciativa de la junta de Almansa salieron inmediatamente fuerzas de la
Guardia civil y dos compañías de voluntarios del citado pueblo a sofocar
el movimiento”342.
Por otra parte, para los carlistas el desastre de Oroquieta y el pos-
terior Convenio de Amorevieta supuso un paréntesis en la guerra en el
norte de España. Don Carlos determinó que se reanudasen las hostili-
dades el 17 de diciembre de 1872, retrasándose luego la fecha hasta el
día 20. El resurgimiento de la guerra fue protagonizado por el sacerdote
Manuel de Santa Cruz que, al mando de unos 30 hombres, se sublevó en
Oyarzum (Guipúzcoa). Ese mismo día y desde Francia cruzó la frontera
el nuevo comandante general de Navarra brigadier Nicolás Ollo junto
con el jefe de Estado Mayor brigadier Ramón Argonz, y el coronel de
caballería José Pérula, para reorganizar e impulsar la guerra. Esta vez
se pretendía evitar los graves errores de la primera intentona, especial-
mente sobre la valoración de los apoyos prometidos, las falta de espías
que suministrasen informaciones sobre los movimientos de las tropas
enemigas y, sobre todo, la falta de capacidad de los mandos. Las órdenes
eran tajantes al imponer que sólo cruzaran la frontera aquellos oficiales
que podían hacerse cargo de partidas perfectamente disciplinadas y ar-
madas, teniendo la orden de regresar a Francia antes de ser cogidos pri-
sioneros. Se desconocen las razones pero don Carlos creía firmemente
que la victoria en el País Vasco y Navarra determinaría la victoria total
y, en consecuencia, decidió una atención casi exclusiva a estas zonas y si
inició hostilidades en otras provincias fue para distraer fuerzas guberna-
mentales del Norte. Para el inicio de estos ataques decidieron los carlistas
organizarse en pequeñas partidas, con más movilidad y que emboscaban
a un ejército ahora republicano, como paso previo a la organización de

341
Juan Bautista Vespa nació en 1815 en Milán (Italia), era hijo de Juan Bautista Fidel,
Conde de Vespa, y de la caudetana Juana García Carratalá, en el Ayuntamiento desem-
peñó durante años el cargo de secretario.
342
La Esperanza, 14 de febrero de 1873, p. 2.

194

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


grandes unidades de batallones. Esta táctica de guerrillas demostró un
gran efecto y se volvió tan preocupante para el Gobierno de Madrid que
determinó sustituir a Primo de Rivera por Domingo Moriones, también
más adicto al nuevo régimen republicano. Organizó Moriones tres co-
lumnas, mandadas por el brigadier Manuel Fernández, el coronel José
Loma y la tercera por el propio Moriones para que recorrieran todo el
norte de la Península acosando a los carlistas. Sin embargo, los carlistas
rehusaban el combate a campo abierto salvo cuando las circunstancias
les eran favorables.
Don Carlos aprovechó inmediatamente el desconcierto que pro-
dujo en el ejército liberal la abdicación de Amadeo I para introducir gran
cantidad de soldados y armas en el país. El 17 de febrero de 1873 regre-
saba a España Antonio Dorregaray343 con el empleo de Capitán General
de las provincias Vasco-Navarras y teniendo bajo sus órdenes al coman-
dante Vicente Albalat. El 4 de marzo el Marqués de Valdespina luchó
contra la columna republicana del coronel José Loma cerca de Guernica
(Vizcaya), derrotándola. El desconcierto y caos en el bando republicano
era total, provocando las continuas derrotas la sustitución de Moriones
por el general Manuel Pavía.
Bien fuera porque Gabriel de Caix compartiera ya la ideología de
su cuñado Francisco o que éste lo iniciara, que en marzo de 1873 apa-
reció la noticia que “circulan en Paris reproducciones fotográficas de la
bandera-oriflama regalada hace algún tiempo a don Carlos por el conde
Gabriel de Caix de Saint-Amour (sic). La bandera, por sus dos caras, está
dividida en tres fajas; la de en medio, más ancha, es de paño de oro; las de
los costados son de mooré antique encarnado. En los ángulos cuatro flores
de lis bordadas en oro. En una de las caras, en el centro, se ve la imagen
de la Virgen rodeada de ángeles. Alrededor del medallón se lee esta ins-
cripción bordada en plata: “Santa Maria de los Ángeles de Pouvourville,
protegednos”. En la punta de la faja de oro las armas de España bordadas
en colores con piedras finas. En el reverso las palabras “Viva Carlos VII y
doña Margarita”, bordadas en plata y debajo en punta de la faja de oro
una flor de lis de plata; todo ello con ricas franjas de oro.

343
Antonio Dorregaray y Dominguera nació en Ceuta el 11 de julio de 1823 y parti-
cipó en la 1ª guerra carlista, alcanzando la graduación de subteniente. Don Carlos lo
hizo general de brigada poco antes de empezar la tercera y cuando entró en España
en 1873 lo hizo como Mariscal de Campo, siendo luego Capitán General de Cataluña.
Don Carlos le concedió el título de Marqués de Eraúl. Murió el 21 de marzo de 1882.

195

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


En ausencia de D. Carlos, la esposa de éste, doña Margarita, ha dado
las gracias al donante en una afectuosa carta”344.
También participó Gabriel de Caix con un donativo en la suscrip-
ción que el periódico francés Le Figaro abrió “para los españoles persegui-
dos por la revolución”345. Curioso eufemismo para unos soldados españo-
les que preparaban una guerra.

9. Matrimonio.

Desde que Francisco y Vicente Albalat regresaron a París, a mediados de


1871, vivían alquilados en el apartamento número 8 de la casa situada
en el número 58 de la calle de Bourgogne, cerca del Hôtel des Invalides.
Hélène de Caix de Saint Aymour, viuda, junto con su madre también
viuda Marie Antoinette de Chamont y su hermano Gabriel, soltero, ha-
bitaban en el hôtel o palacete de su familia, situado en el número 20 de la
calle Grenelle, en pleno Boulevard Saint Germain, calle perpendicular y
próxima a la que vivían los hermanos Albalat346.
344
La Época, 9 de marzo de 1873, p. 4; L´Indépendant des Basses-Pyrénées, 19 de
marzo de 1873, p. 1; El Pensamiento español, 31 de marzo de 1873, p. 3; y La Espe-
ranza del 31 de marzo de 1873, p. 3. Esta bandera fue entregada al 2º batallón de Gui-
púzcoa, del Ejercito del Norte, y participó en varias batallas. La bandera fue recogida
y expuesta por don Carlos en el Cuarto de banderas de su palacio Loredán de Venecia
(Italia), donde vivía exiliado. Tras su muerte en 1909 su archivo y recuerdos, entre
ellos esta bandera, se dispersaron y muchos desaparecieron. Hoy solo se conserva el
anverso de esta bandera, que está depositado en el Museo del Carlismo, en Estella
(Navarra), que la restauró hace unos años.
Este regalo fue muy ácidamente contestado por La Lucha, 22 de abril de 1873, p.3, es-
cribiendo que “la causa de D. Carlos se ha salvado con la adquisición de una enseña.
El Conde Gabriel de Caix Saint Amour (sic) ha regalado al pretendiente la bandera
oriflama que le ha de guiar a la victoria. (…) No parece muy bonita; solo tememos
que si la ha de llevar D. Carlos siempre junto a sí, corre peligro de no verse jamás
ahumada por la pólvora ni rasgada por las balas”.
345
Este listado se publicó también en los periódicos españoles La Esperanza, 12 de
marzo de 1873, p. 2, y El Pensamiento español, 12 de marzo de 1873, p. 3, y de los 43
donantes solo 5 son españoles y el resto franceses.
346
Esta zona se caracteriza por ser noble y elitista, donde los alquileres serían, y son,
muy caros. No creo que los Albalat se instalaran en esta zona nada más llegar a París
sino que buscaría otro alojamiento mucho más económico. Los números de la calle de
Bourgogne han variado pero es muy posible que fuera el domicilio de su amigo José
María de la Cruz.

196

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Las circunstancias del encuentro e inicio de las relaciones entre
Francisco Albalat y Elena de Caix son, en gran parte, un misterio. Hay
constancia que se conocieron en 1870 estando Elena casada, su relación
se prolongó durante 1871 y se afianzó al quedar viuda. La rapidez de Ele-
na en contraer nuevo matrimonio, apenas un año y ocho meses, levantó
murmuraciones y críticas entre sus amistades, superadas luego todas.
Me consta que se trató de un matrimonio por amor y sin ningún tipo de
interés social o material por parte de alguno de los nuevos cónyuges, ya
que es impensable que Elena quisiera mejorar su fortuna o posición con
este matrimonio, pues no lo necesitaba, y de haber tenido esta intención
hubiera buscado un marido con más patrimonio, posibilidades o títulos
que Francisco. A modo de ejemplo, con este nuevo matrimonio Elena re-
nunciaba a una renta vitalicia de 6.000 francos anuales que le dejó como
herencia su primer esposo que, sin ser demasiado generosa, le hubiera
permitido vivir con una cierta comodidad sin usar sus propios recursos
y que era, en cualquier caso, mayor que la iba a recibir con la hacienda
aportada por Francisco Albalat. También éste se casó enamorado, pues
las capitulaciones indican que el matrimonio se instalaría definitivamen-
te en Francia, por lo que debía de renunciar a regresar a Caudete y aún
a España, desistiendo de un seguro ascenso y empleo ventajoso en el
ejército en caso de que los carlistas ganaran la guerra. El amor nacido
entre ambos duró, con los problemas y dificultades que en toda relación
existen, hasta el momento mismo de la muerte de Elena, y, estoy seguro,
en el caso de Francisco hasta la suya propia347.
El noviazgo había avanzado tanto y tan rápido que las noticias de
un pronto reinicio de la guerra española precipitó la fecha de la boda.
Francisco comunicó la noticia a su familia en España a la vez que soli-
citaba a su madre le hiciera llegar los correspondientes certificados de
bautismo y los títulos de sus propiedades348. Consciente Teresa Navajas

347
Se conserva y conozco una mínima parte de la correspondencia entre Francisco y
Elena, casi toda comprendida entre 1900 y 1906. Las frecuentes ausencias provocaron
que este matrimonio cruzara sentidas, sinceras y tiernas frases.
348
Poseo dos testimonios, ambos verosímiles pero diferentes, sobre el modo en que
Francisco comunicó la noticia de su matrimonio y recibió los documentos necesarios.
Doña Elena Arellano afirmaba que Francisco Albalat escribió una larga carta donde
informaba de los hechos y daba las instrucciones a su hermano Jaime respecto los
trámites a realizar. Rosario Estañ comentaba que, a pesar de su delicada situación po-
lítica, fue Vicente el encargado de viajar a España bajo identidad falsa para hablar con

197

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


de la enorme desigualdad económica de este matrimonio consideró con-
veniente mejorar la dote de su hijo, muy mermada por los cuantiosos
gastos que su estancia en Francia había ocasionado, a un tiempo que le
entregaba la parte proporcional de la herencia que le correspondía de su
hermana Teresa por lo que “para demostrar la estimación y cariño que
profesa a su hijo Don Francisco Albalat Navajas y por razón de su matri-
monio que está próximo a contraer (…) otorga: que le hace donación ínter
vivos de ochenta y dos céntimos de acción de agua de la de “San Vicente” de
las ocho acciones y la décima de que se compone (…) siendo justipreciadas en
cuatro mil novecientas veinte pesetas, y además le asigna la pensión vitalicia de
dos mil pesetas anualmente”. En este mismo día y acto Teresa, haciendo uso
de los poderes notariales otorgados por sus hijos, hizo que Vicente vendiera
por 3.000 pesetas a su hermano Francisco otra media acción de la misma
empresa de aguas. Este último negocio jurídico tiene toda la apariencia de
ser una ficción jurídica, o fraude de ley, realizado para evitar los impuestos
que supondrían la venta de Vicente a su madre y la posterior donación de
ésta a Francisco. Como viera Teresa que el dinero conseguido no era sufi-
ciente, o bien porque no podía atenderlas adecuadamente, que vendió todas
las propiedades heredadas por sus hijos en Mogente (Valencia), aunque des-
conozco el número de fincas y el precio recibido. Aún logró Teresa otras
15.000 pesetas en efectivo para sufragar los gastos del viaje a Francia y
entregar el resto a su hijo, también en concepto de dote. El dinero fue
obtenido por Jaime Albalat en Valencia, negociando un préstamo al 10 %
de interés y con un plazo de amortización de un año349. Y desde esta ciudad,
emprendió el largo camino hacia Francia, siendo instalados Vicente y Jaime
en el castillo o palacete que en Corbie poseía la familia de la futura esposa350.
su madre y traer el expediente y los protocolos reclamados.
349
El verdadero valor de esta donación era de 19.684 pesetas, pues cada acción tenía
un valor de 24.000 pesetas como queda reflejado en el inventario de la partición de la
herencia de su padre. Teresa otorgó el poder notarial a Jaime el 9 de febrero de 1873
y fue usado, días después, junto con los de sus hermanos Vicente y Francisco para
que Jaime viajara “a la Villa de Mogente, Provincia de Valencia, y en nombre de los
herederos e interesados en las herencias de doña Francisca y doña Dolores Pérez,
ya difuntas, intervenga en la formación del inventario y publicación del mismo, tome
posesión o se incaute de los bienes que se les adjudique y practique cuantas gestio-
nes procedan”. Francisca y Dolores Pérez Carreres eran unas hermanas solteras de su
abuela paterna. AHPA, Sección Protocolos, Legajo 1.492, Expediente 1º, ff. 34r a 38r
y ff. 80r a 81vto. Legajo 1.493, Expediente 1º, ff. 53r a 54r, ff. 371r a 375vto.
350
Corbie es la cabecera del Cantón del mismo nombre y pertenece al Distrito de

198

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Francisco Albalat y Hélène de Caix de Saint Aymour firmaron y
rubricaron sus capitulaciones prematrimoniales el miércoles, y día de
San José, 19 de marzo de 1873. Fueron redactadas en Amiens por el no-
tario Henry Alfred Lepreu351. Como testigos del novio firmaron sus her-
manos Vicente y Jaime Albalat Navajas; y la esposa llevó a su madre la
Condesa Viuda de Caix, su hermano el Conde de Caix de Saint Aymour,
“miembro de varias Órdenes militares, espadín de Su Santidad Pío IX”
y a José María de la Cruz “teniente coronel retirado, miembro de varias
Órdenes y amigo”352.
Amiens, al este de ésta y distante apenas 17 km, en el Departamento de La Somme
y en la región de Picardie, al noroeste de Francia. El clima es riguroso a pesar de la
influencia del cercano mar. La temperatura media es 9’4º C y en un año típico presenta
175 días de lluvia, 66 de heladas y 25 de nieve. Ya en esta época se encontraba muy
bien comunicado por ferrocarril por la línea Lille-Albert-Amiens, aumentándose sus
posibilidades hacia París y a Bélgica desde la cercana ciudad de Amiens. En estos años
su población no superaba los 3.500 habitantes.
Su historia está íntimamente ligada a la fundación de una Abadía en 657 por la reina
Batilda, con gran importancia en la época carolingia. Durante la guerra con Francia
se convirtió en una plaza fuerte española durante tres meses, hasta que en 1636 fue
reconquistada, tras un largo asedio todavía recordado, por las tropas del rey Luis XIII
y del cardenal Richelieu.
El terreno ofrece el contraste de suaves colinas con territorios turbosos frente a exten-
sas praderas muy bien cultivadas gracias a los abundantes canales derivados del río
Somme, que riega el casco urbano y sirvió de fuerza motriz a las primitivas fábricas.
La riqueza de la población residía, en estos años, en sus extensos bosques y pastos que
sustentaban a un buen número de ganados, especialmente bovinos y de ovejas, ade-
más de los cultivos de cereales, oleaginosas, cáñamo y remolacha. Fue precisamente
sobre la base de la gran cantidad de lana, algodón y cáñamo que nació una importante
industria de fabricación de hilados; otras importantes industrias fueron la destilación
de alcohol y la obtención de sidra y cerveza, varias factorías de azúcar de remolacha y
fundiciones de hierro y cobre, actualmente casi desaparecidas.
El idioma francés diferencia entre château fort, que literalmente significa castillo fuer-
te y que corresponde en castellano a castillo, y château, que designa a un castillo
residencial o palacete.
351
Estas capitulaciones prematrimoniales se encuentran depositadas en los Archives
Départementales de La Somme en Amiens (Francia). La obligación de establecer ca-
pitulaciones como paso previo a contraer matrimonio fue establecida en Francia el 10
de julio de 1850.
352
El empleo de Espadín del Papa era honorífico. Fue Pío IX el último Papa que pose-
yó los Estados Pontificios y desde que fue elegido Papa en 1846 tuvo que hacer frente
a varias revueltas en sus Estados, que pedían más autonomía y libertad. Ya en 1849
debió escapar de Roma para salvar la vida pues los revolucionarios lo declararon trai-

199

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Primera página de las capitulaciones de Francisco Albalat y Elena de Caix y acta de
su matrimonio, 1873. Cortesía de Marie France Gourdain.

Hacía años que la Iglesia católica había perdido su influencia en


Francia, predominio que todavía conservaba en España, pues ya desde
1808 en que Napoleón promulgó el Código Civil francés la única forma
válida de celebrar matrimonios era la civil. Como mínimo tres días antes
de la celebración se publicaban los edictos, una sola vez, en los muni-
cipios donde los contrayentes tenían su domicilio. La ceremonia tenía
lugar ante el Oficial del estado civil y 4 testigos; quedando a voluntad
de los cónyuges celebrar un posterior matrimonio religioso por el rito
deseado353. Por lo que “el lunes, 24 de marzo de 1873, a la una de la tarde;

dor al pueblo y sólo pudo regresar gracias una intervención militar francesa. En 1861
Víctor Manuel se apropió de los Estados del Papa pero no pudo conquistar la ciudad de
Roma al impedírselo Napoleón III de Francia, proclamándose Víctor Manuel Rey de
Italia y designando Florencia como capital. Aprovechando la guerra franco-prusiana
de 1870 mandó Víctor Manuel a 60.000 soldados a ocupar Roma que se encontraba
defendida tan solo por 5.000 zuavos. Ante tan desigual combate el Papa, a las cinco
de la mañana de 20 de septiembre de 1870, relevó a sus soldados del juramento de
fidelidad y encargó redactar la capitulación, declarándose prisionero del Rey de Italia.
353
Durante este acto el matrimonio debía elegir el régimen económico por el que re-

200

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Ante mí, el alcalde del Séptimo Distrito de Paris, comparecen: el Sr. Fran-
cisco María Ramón Severino de Albalat, propietario, domiciliado en Paris
(…) y la Sra. Marie Antoinette Louise Jeanne Hélène de Caix de Saint
Aymour, propietaria, domiciliada en París con su madre” son declarados
marido y mujer354. Asistieron como testigos los mismos que en la firma
de las capitulaciones. Francisco tiene 28 años y Elena 27.
Con rapidez regresaron la pareja y los testigos a Corbie donde al
día siguiente, martes 25, se celebró el sacramento matrimonial. Elena
lucía un vestido de raso blanco salpicado de plata y bajo su velo, de fino
encaje belga, brillaba una diadema de diamantes; por su parte Francisco
vestía su uniforme de gala de comandante del ejército carlista. La cere-
monia fue oficiada por el Obispo de Amiens y actuaron como padrinos
Vicente Albalat y la Condesa viuda de Caix355. Desde la muerte de su
padre en 1867 Hélène de Caix de Saint Aymour ostentaba y utilizaba el
título de Baronesa de Caix, por lo que en virtud del artículo 64 del Códi-
go Civil español, las leyes heráldicas y el ius consortis Francisco Albalat
se convirtió en Barón de Caix356.
El sistema económico matrimonial que acordaron Francisco y Ele-
na fue el dotal o de dote estimada con algunas cláusulas del de ganancia-
les, frente al de gananciales que disfrutó durante su primer matrimonio.
En éste régimen económico cada futuro cónyuge realizó un inventario
del patrimonio, o dote, que aportaba y sobre el cual se reservaba la pro-
piedad exclusiva de los bienes, aunque el dominio y administración de
la dote de la mujer pasaba al esposo. Se podía exigir una fianza, garantía
o aval al marido, que no se requirió en este caso pese a la desproporción
de capitales, aunque el esposo respondía de los bienes y sus frutos de su
esposa con una hipoteca legal sobre los propios aportados en caso de una
girían en el futuro, pudiendo elegir ente la comunidad de gananciales, separación de
bienes o el dotal, no pudiéndose modificar después.
354
Archives de Paris, Section Etat Civil, Mariages 7e arr.
355
Barón de ARTAGÁN Príncipe heroico y soldados leales, p. 226. Los detalles del
matrimonio son de Elena Arellano Sánchez. En las pocas ocasiones en las que Fran-
cisco Albalat tuvo que declarar su fecha de matrimonio siempre indicó el día de la
celebración religiosa.
356
Este artículo prevenía que “el marido y la mujer gozarán de los honores de su con-
sorte” y fue suprimido en 1981, por lo que desde esa fecha la mujer que se casa con un
marqués ya no es marquesa y ni el hombre que se casara con una condesa será conde,
aunque socialmente y por mera cortesía se siga tolerando tales tratamientos.

201

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


mala administración o bien en caso de tener que devolverlos tras un di-
vorcio o para entregarlos a sus hijos en caso de fallecimiento de la madre.
Por último, prevenía la Ley que para cualquier acto de disposición, ya
sea una venta, gravamen o arrendamiento, sobre los bienes de la esposa
era necesario su acuerdo.
Aunque sabedora Elena de esta última previsión legal, desde este
momento, previno su deseo de delegar la total administración de su dote
a su marido mediante un poder notarial. Estas capitulaciones son casi
iguales a las que Elena había firmado con su primer esposo y dada la
nacionalidad del novio, se añaden unas condiciones muy claras en refe-
rencia a cómo y dónde debían de invertirse sus bienes y capitales: “debe-
rán ser inmediatamente empleados para reemplazar [los bienes dotales]
al nombre de la esposa todos los capitales que pueda ella cobrar durante
el matrimonio. Estos capitales se emplearán necesariamente en la adquisi-
ción de inmuebles situados en Francia, acciones u obligaciones de las gran-
des líneas ferroviarias francesas, renta sobre el Estado francés, acciones
del Banco de Francia, acciones u obligaciones del Crédito Financiero de
Francia o de la Ciudad de París y en establecimientos de primer rango,
o en reparaciones o mejoras de los bienes dotales. Los diversos empleos y
reemplazos [de los bienes dotales] no serán válidos hasta que sean acep-
tados formalmente por la esposa, y es necesario que los títulos se expidan
a nombre de ella, haciendo constar que el dinero del precio es dotal y no
ganancial”.
Los bienes gananciales de este matrimonio fueron en la práctica
inexistentes, pese a que se preveía también el modo de gestionarlos. No
regulan estas capitulaciones la manera de afrontar los gastos que ocasio-
nará el sostenimiento del matrimonio, por lo que la ley francesa prevenía
que fueran afrontados por los esposos a partes iguales. Sin embargo, creo
lógico y probable que Elena ayudase económicamente, pues ya contaba
con su apoyo moral, al sostenimiento de su esposo mientras duró la guerra.
Francisco Albalat recibía desde la muerte de su padre en 1866 las
rentas que producía su herencia, valorada en 68.024’02 pesetas, que, bien
administrada, no produciría menos de 3.500 pesetas al año, unos 21 eu-
ros. No tendría necesidad de utilizar toda la renta recibida pues, pertene-
ciendo al ejército y luego a la Guardia Civil, sus necesidades domésticas
quedaban resueltas a la vez que su sueldo le proporcionaba dinero en
efectivo. Y así debió de ocurrir hasta que marchó a Francia a servir a
don Carlos. A partir de este momento sus gastos de mantenimiento se

202

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


dispararon y comenzó Francisco a consumir no sólo toda la renta y aho-
rros sino también el capital. Los gastos de alojamiento, viajes, comida y
uniformes durante los cuatro años que vivió soltero en Francia acabaron
con las casi 30.000 pesetas en papel de Deuda consolidada del Estado
español, una acción del agua del Paraíso valorada en 6.000 pesetas y los
posibles ahorros que hiciese mientras permaneció en el ejército, en total
algo más de la mitad de su fortuna357. Aún con la donación de su madre
Francisco declaró que aportaba como dote una viña en la Casa Gallur y
otra en la Oya de Milán, un olivar en el Llano, una huerta en las Suertes y
otra en las Jornetas, 2’70 acciones de la Empresa de aguas de San Vicente,
“vestidos, ropa y joyas de su uso personal, armas, libros y diversos objetos
decorativos y muebles”, y 10.000 francos en efectivo, valorado todo en
74.000 francos.
Mayor fortuna poseía Elena. Al morir su padre en 1868 heredó
propiedades y valores por un montante de 518.882’78 francos, a los que
en 1871 añadió los recibidos por herencia de su primer marido y las
rentas de ambas hasta totalizar los 760.000 francos en propiedad y otros
60.000 en nuda propiedad invertidos en Deuda pública y usufructuados
por su madre, que declara como dote, 795.000 pesetas de 1873 y unos
4778 euros de hoy. Elena era propietaria de una cuarta parte, pro indivi-
so con su hermano y su madre, del castillo de Corbie y de importantes
extensiones de terreno en Corbie y en otros 16 municipios diferentes
pero cercanos, distribuido en tierra de labor, pastos, bosques, árboles
frutales y plantaciones de mimbre358.
La utilización de los bienes suntuarios como símbolo de una po-
sición económica elevada tiene su reflejo al constituir éstos una parte
importante de las dotes matrimoniales. El aprecio por los metales nobles
y joyas motivó que las familias más pudientes destinaran grandes sumas
a este tipo de inversión no productiva pero en absoluto carente de ren-
tabilidad pues, con el tiempo, se convirtieron en instrumentos impres-
cindibles dentro del proceso de ascenso y relaciones sociales. Además en
357
Este es el resultado de comparar el inventario de bienes que recibió de su padre y el
inventario de los bienes que aparecen en las capitulaciones.
358
Los bienes de Francisco suponían 70.476’19 pesetas de la época. La conversión de
francos en pesetas viene expresada en las capitulaciones. Ocurre que los inmuebles
de Elena necesitaban de una fuerte inversión pues varias parcelas habían quedado in-
servibles a consecuencia de los combates desarrollados en Corbie ente del 15 al 24 de
diciembre de 1871.

203

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Francia, en unos años de frecuentes revueltas, constituían una especie de
seguro por su facilidad de transporte en caso de huida, su no destrucción
en caso de incendio y por la relativa sencillez para convertirlas en dine-
ro. Tan sólo el ajuar más personal de Elena vale más que toda la dote de
su esposo: 56.000 francos, y estaba compuesto por “vestidos y ropas de
uso personal, joyas, diamantes y encajes, libros e instrumentos de música;
mobiliario, objetos decorativos y vajilla de plata” y cuatro joyas más entre-
gadas por su madre como regalo de bodas359.
Marie Antoinette de Chamont, suegra de Francisco, era copropie-
taria del enorme edificio en el número 20 de la calle Grenelle de París,
que familiarmente era llamado le petit hôtel de Beauvais. Desde que lo
compró su padre allí había residido Elena salvo el escaso tiempo que
estuvo casada la primera vez, y en aquel lugar se instaló el matrimonio
Albalat. Pese al nombre se trata de un único y gran edificio donde cada
matrimonio disponía de una planta para su uso exclusivo, siendo el resto
de las habitaciones del primer piso dependencias comunes. En esta plan-
ta noble estaban situados el salón de música, comedor de gala, biblioteca,
sala de baile, oratorio, salita de té y tres salas de recepción. Quedaba el
segundo piso a disposición de la Condesa Viuda de Caix, en el tercero
vivían Francisco y Elena, Barones de Caix, y en el cuarto su cuñado Ga-
briel de Caix de Saint Aymour y Louise Émile Lenoir de Becquincourt,
Condes de Caix.
Al apartamento de Elena y Francisco se entraba por un recibidor
decorado con “un cofre de madera de roble tallado y de cuero repujado y
un paragüero a juego, dos estatuas de porcelana de Sajonia y sus soportes
de madera tallada, un reloj, dos candelabros de chimenea, dos apliques de
pared de mármol y bronce a juego, dos cortinas de seda amarilla y sus ga-
lerías en madera negra y dorada, un jarrón Couquêt, dos lámparas chinas
y de bronce, una vitrina con estanterías y cerrada con un cristal”. Esta vi-
trina contenía “una colección de porcelanas fantásticas chinas, de Sajonia,
359
En el artículo 6 se especifica que son: un collar adornado con diamantes que pesan
31 quilates valorado en 14.700 francos; un broche de tres partes, con brillantes, en
11.100 francos; un par de pendientes de botón con un brillante solitario en 2.000 fran-
cos y otro par de pendientes de brillantes y ópalos rosas en 2.800 francos. Estas joyas
son denominadas los diamantes de la familia y por su valor sentimental y también eco-
nómico, 30.000 francos, se entregan bajo la condición de que “la Señora viuda de Caix
de Saint Aymour se reserva expresamente el derecho de retorno sobre los diamantes
que acaba de regalar a la futura esposa, su hija, para el caso de que sobreviva a la
futura esposa o a su descendencia”.

204

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Sevrès, Japón, antiguas y modernas”. Desde esta antesala tenían su entra-
da la biblioteca con “una vitrina-biblioteca, un reloj de péndulo, dos can-
delabros y una cerillera a juego y dos maceteros”; el comedor de diario que
contenía “una alfombra, mesa de roble tallado y sillas a juego tapizadas en
cuero repujado, una mesa auxiliar a juego y mueble guardacubiertos, dos
cortinas iguales de estilo oriental, una jardinera de estilo rústico, un reloj
de cuco, un mueble alto de cristal y madera negra guarnecido de bronce
con medallones de mosaico y zócalo de mármol que contiene copas chinas
sobre peanas de bronce, una bandeja para tarjetas de visita o cartas, caja
de té china, dos pescados, una tortuga y un conejo de cristal tallado”; el
dormitorio de Hélène con “un diván-cama tapizado de tisú, dos sillones,
dos sillas y un taburete acolchado, cuatro cortinas grandes y el dosel de la
cama de muselina bordada a ganchillo, una piel de oso, una cama, cómo-
da y armario a juego de caoba, un conjunto de chimenea formado por un
reloj, candelabros, lámparas de apliques y cinco pequeños cuadros con el
marco de cuero repujado, un joyero de madera tallada y otro de madera
lacada y marquetería, un juego de desayuno de porcelana y vasos de cris-
tal tallado, juego de té de porcelana de Sevrès, un loro y una cotorra de
porcelana de Sajonia”, además, sabemos que Elena gustaba de cubrir la
cama con un gran chal de cachemir y también que todas las sábanas eran
de lino o algodón y tenían sus iniciales bordadas; un cuarto de aseo con
“un mueble con el lavabo de pino imitación bambú y sus apliques, una es-
tantería grande y una pequeña, chapadas de madera y marquetería”. Solo
hubo que habilitar algunas habitaciones como gabinete de trabajo para
Francisco con “dos sillones y dos sillas tapizadas a juego con las paredes,
una mesa, un bargueño de dos cuerpos de madera tallada y dos cortinas
de tisú”; el anexo fumador con “dos poltronas y dos sillas normales, una
vitrina con dos búhos, dos cisnes, un gallo, tres perros, una perdiz, dos
gorriones y una cotorra de porcelana de Sajonia, dos estatuas chinas, un
plato de loza de Roner, cuatro platos pequeños, uno grande y un barómetro
de porcelana de Grin, dos jarrones chinos uno italiano y un tibor japonés”;
y el dormitorio de Francisco, del que se desconoce su contenido.
Sorprende la cantidad de tapices y cuadros de calidad, hay acuare-
las de Turner, grabados de Rubens, Losh y Bilcoq y un boceto de Lafoud,
aunque en la mayoría de los que se enumeran no se indica su autor. Ca-
pítulo aparte, y sin especificarse su ubicación, merecen los bronces “dos
figuras que representan jinetes, un perro, una mosca, un cangrejo, un pá-
jaro y un abejorro, [siete] escribanías y tinteros”. Resulta curioso también

205

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


que los diversos objetos de plata, vajillas, portarretratos y cuberterías se
identifican solo por su peso, 5’658 kilogramos, quizás por su poco valor
artístico360.
Después de despedir Francisco a sus hermanos, uno para incorpo-
rarse a la lucha y otro de regreso a una España en guerra civil, marcharon
los esposos hacia Bélgica en viaje de novios, visitando y descansando en
Bruselas. No le preocupó a Francisco poner en peligro las recientes como-
didades que acababa de descubrir siendo el señor de una casa con servicio
pues, a pesar de su demostrada capacidad para soportar las penalidades
físicas y trabajar duro
en las condiciones
más difíciles, gustaba
de disfrutar de las co-
modidades siempre
que le era posible. En
el intervalo desde su
salida de España tras
Oroquieta y su ma-
trimonio disfrutó de
poco trabajo pero de
mucha e intensa vida
social. Cuando a me-
diados de abril Fran-
Elena de Caix, 1873. Cortesía de Mª Gracia Arellano. cisco se reincorporó
al ejército carlista en
360
Esta relación de muebles aparece en las capitulaciones prematrimoniales de Fran-
cisco y Elena y vienen agrupadas por estancias y usos. Los tapices que decoraban el
comedor y escalera formaban una serie inspirada en las andanzas de don Quijote y
Sancho Panza, de los que se conservan algunos. Fue esta casa una de las primeras edi-
ficaciones que se construyeron en esta calle, a la que recae la fachada de un solo piso.
Esta fachada posee dos filas de ventanas y, en el centro, un gran portalón que separa las
viviendas de los caseros y del resto del servicio. Estas dos casas y el palacete tienen su
entrada por un espacioso patio interior adoquinado, adonde recaían las cocinas y cuadras y
por el que también se accedía al frondoso jardín. Desde este primer patio se puede apreciar
la fachada principal y estructura de este hotêl. Se trata de una construcción de cuatro plan-
tas, más el bajo y desván. Un gran arco acoge el apeadero, que todavía conserva el estribo
de piedra para ayudar a los pasajeros a subir o bajar de los carruajes, y zaguán que alberga
la espaciosa escalera de piedra. Del edificio original sólo queda hoy la estructura. En 1960
fue enteramente reformado para convertirlo en 16 apartamentos independientes y las antiguas
cuadras son hoy cocheras. Entrevista con Philippe Eloy.

206

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


las fuerzas de Antonio Dorregaray, junto con su hermano Vicente, lle-
vaba en su cartera una fotografía dedicada por su esposa: “â l´être que
j´aime le plus au monde, à mi Paco!. Bruxelles, 18 avril 1873 [A la persona
que más quiero del mundo, ¡para mi Paco! Bruselas, 18 abril 1873]”361.

10. Retorno a la Guerra civil.

Una característica del ejército carlista fue su configuración territorial,


es decir, que cada provincia se ocupaba del reclutamiento, armamen-
to y avituallamiento de sus respectivos soldados. En febrero de 1873 se
organizaron los 4 primeros batallones en Navarra y Guipúzcoa pero no
será hasta el verano de ese año cuando se pueda hablar de un auténtico
ejército carlista. También se organizaron unidades con voluntarios pro-
cedentes de las distintas regiones de España pero al no poderse sustentar
por sus respectivas Diputaciones su avituallamiento quedó a voluntad
de los municipios por donde pasaban si eran simpatizantes o a requisas
si no lo eran, respecto al armamento dependían de la habilidad de sus
superiores para encontrarlo y su mantenimiento y sustitución, la más de
las veces, dependía del que podían arrebatar al enemigo.
Se ordenó al general Antonio Dorregaray realizar una expedición
militar por tierras de La Rioja, emprendiendo la marcha el 1 de mayo de
1873. Pasó por Lagrán, pero no pudo continuar ya que en San Vicente
de la Sonsierra encontró dura resistencia; sí pudo pasar el general José
Pérula con cuatro compañías de infantería, una de ellas mandada por
Francisco Albalat, y cien caballos. Estuvo Pérula recorriendo territorio
riojano y burgalés cinco días sin encontrar apenas oposición, por lo que
decidió el 5 regresar a la provincia de Álava para llegar a Bernedo al día
siguiente. Mientras, esta mismo jornada y por quedar con Dorregaray
al mando de una compañía, Vicente Albalat había tenido una participa-
ción destacada en la victoria carlista de Eraul (Yerri, Navarra), donde se
distinguió por su arrojo y valentía pues, por muerte del teniente coro-
nel y primer jefe del batallón quedó al mando apenas iniciada la batalla.
Carlos VII recompensaría por esta victoria a Dorregaray con el título de
Marqués de Eraul. Esta acción ejerció gran influencia en los carlistas, co-
brando nuevas esperanzas y aumentando considerablemente sus fuerzas,
y, como otra consecuencia, el Gobierno republicano de Madrid dejó de

361
Melchor FERRER Historia del Tradicionalismo español, Tomo XXIII-2, p. 92.

207

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


considerar el asunto carlista como una insurrección para darle el trata-
miento de guerra civil. El 7 se reunía Antonio Dorregaray con el resto de
sus tropas en Bernedo (Álava).
Lizárraga se separó con su brigada del cuerpo principal del ejército
para intentar reconducir a la disciplina a las fuerzas del Cura Santa Cruz.
Éste venía haciendo la guerra con tanta saña que don Carlos, a pesar
de sus ruegos y reprensiones, no dudó en desautorizarlo primero para
después ordenar su arresto y juicio, resultando condenado a muerte y
posteriormente indultado.
En la siguiente incursión por la provincia que dirigió Dorregaray,
acompañado con fuerzas de Lizárraga y Francisco Albalat, tuvo que sos-
tener un fuerte tiroteo el 2 de junio en los alrededores de Azpieta (Álava)
contra la columna del general Loma. El 19 de junio de este año de 1873
en Leiza (Navarra) el general Joaquín Elio, que venía ejerciendo las fun-
ciones de Ministro de la Guerra, reorganizó las fuerzas carlistas y, como
jefe de Estado Mayor, unificó y puso bajo su mando a las tropas de An-
tonio Dorregaray y de Nicolás Ollo. Tras esta reestructuración, Vicente
Albalat siguió estando a las órdenes de Dorregaray pero Francisco pasó
a depender directamente del general Elio, formando parte de los oficiales
de su Estado Mayor. Los frecuentes contactos que Francisco había teni-
do con Carlos VII en el exilio, la nueva posición social obtenida tras su
matrimonio y el ser un militar de academia son razones que ayudan a
explicar este cambio362.
Las fuerzas de Dorregaray habían conquistado el 20 de junio de
1873 el fuerte republicano de Irurzun (Guésalaz, Navarra). De esta ac-
ción se obtuvieron 100 fusiles y abundantes municiones, marchando a
descansar y reorganizarse a Lecumberri, aunque el día 21 llegó a Irunzun
la columna republicana del general Gonzalo Castañón y el 26 marchaba a
Lecumberri con la intención de copar a los carlistas. El carlista Elio envió
al brigadier Ollo con un batallón para servir de cebo y atraer al enemigo
a un sitio propicio y ventajoso para la batalla, mientras se preparaban
dos batallones navarros mandados por Dorregaray y otro batallón gui-
puzcoano a las órdenes de Lizárraga. Era bien entrada la tarde cuando
un ayudante de Nicolás Ollo llevó aviso que los soldados republicanos se
dirigían a Arruiz, pueblo vecino de Lecumberri. Ocuparon los carlistas
este pueblo y, al rebasarlo unos dos kilómetros, vieron al enemigo en las

362
Melchor FERRER Historia del Tradicionalismo español, Tomo XXIV, pp. 75 a 78.

208

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


cumbres cercanas, comenzando el fuego la artillería liberal. Peleaban en
la vanguardia carlista los Cazadores de Azpeitia, por su izquierda parte
del segundo batallón de Navarra mandado por Vicente Albalat, y el pri-
mer y tercer batallón de Navarra dirigidos por Ollo. Como esta maniobra
amenazó con contar la retirada al enemigo, los liberales se mantuvieron
a la defensiva, formando en batalla y haciendo fuego de artillería. El jefe
de ingenieros, Argila, con parte del segundo batallón navarro que se ha-
bía quedado en la reserva y Teodoro Rada con los gastadores y otra com-
pañía entraron en acción. No pudo la carga de bayoneta de las fuerzas de
Teodoro Rada romper la línea liberal, teniendo que retroceder. Viendo
Joaquín Elio difícil obtener la victoria ordenó al comandante Francisco
Albalat que tuviese preparada una retirada pues la creía necesaria de no
conseguir rebasar la línea enemiga. El tercer batallón carlista empezó a
subir por la izquierda al ordenar el coronel Lerga una carga a bayoneta
momento que Lizárraga aprovechó para cargar por la derecha con seis
compañías para evitar la retirada de los liberales, mientras tanto Ichazo
con dos compañías cargaba de frente. En un último esfuerzo por romper
las líneas carlistas atacó la caballería republicana, siendo frenada por la
artillería carlista. Tras esta carga se retiraron los liberales al pueblo de
Udabe (Basaburúa Mayor, Navarra). Los carlistas tuvieron 120 heridos y
40 muertos pero lograron apoderarse de un cañón, dos cureñas, 150 fu-
siles, abundante munición y pertrechos, además de 65 prisioneros. Esta
victoria, conocida como la de Udabe o de Beramendi, reforzó el espíritu
carlista ya fortalecido desde la acción de Eraul363.
Deseaban los carlistas ocupar la ciudad de Estella (Navarra), ca-
pital del reino durante la primera guerra. Con tal fin se presentaron el
día 13 de julio las fuerzas de Antonio Dorregaray ante una ciudad bien
defendida por el coronel liberal Francisco Sanz al mando de 300 solda-
dos. En la madrugada del 14 penetraron los carlistas en los arrabales de
la ciudad y, perforando paredes, fueron avanzando de casa en casa hasta
arrinconar a todos los defensores en el fuerte de San Fernando. Como
viera Vicente Albalat que su compañía no podía hacerse con el fortín,
esperó refuerzos mientras derribaba las obras de defensa de las que se
había apoderado. Entró en la ciudad al poco Antonio Dorregaray con el
grueso de la tropa e intimó a Francisco Sanz la rendición en el plazo de
una hora, ofreciendo completo olvido y la salida del pueblo a todos los

363
Antonio PIRALA Historia contemporánea, Tomo IV, pp. 443 y 444.

209

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


soldados con sus armas. Los liberales no sólo no se rindieron sino que
aumentaron su defensa, quedando los carlistas dueños del pueblo, al que
impusieron una contribución de 60.000 pesetas, pero no del fuerte. Tras
un día y dos noches de fuertes combates Dorregaray tuvo que abandonar
Estella al acercarse las columnas liberales en su auxilio364.
Había anunciado Carlos VII su propósito de regresar a España,
haciéndolo el 16 de julio de 1873 por Zugarramurdi (Navarra). Venía
montado en un caballo blanco, vestido de capitán general, tocado de boi-
na blanca adornada con borla de oro y, colgado del cuello, el Toisón. Le
seguían Luis Borbón y Castelvi, y Fernando Gurowski y Borbón, nietos
de la Infanta Luisa Carlota; los legitimistas franceses Dubrocq y Durand;
y su Estado Mayor formado por Elicio de Bérriz, José Ponce de León,
Miguel de Marichalar y el Conde de Almenara. Salieron a su encuentro
el Marqués de Valdespina con su Estado Mayor, y el general Antonio
Lizárraga con el suyo. Saludó el Rey a todos los presentes quitándose la
boina y lanzando un “¡Viva España!”, mientras las campanas de Zugarra-
murdi se echaban al vuelo y el fuerte de Peña Plata, cogido al enemigo
poco antes, anunciaba su llegada con salvas de artillería.
Una de las primeras intenciones del Rey era tomar definitivamente
la ciudad de Estella y el 17 de agosto, Rosa Samaniego atacó la ciudad.
Los carlistas tenían a su favor que las tropas republicanas no habían re-
parado las obras de defensa destruidas en la reciente incursión aunque
ahora componían la guarnición liberal una compañía del batallón de
Tetuán y cuatro del de Málaga, apoyados por 20 voluntarios locales. En-
tre las tropas sitiadoras estaban los hermanos Albalat, esta vez bajo las
órdenes del Marqués de Valdespina y del propio don Carlos. Colocaron
los carlistas sus piezas de artillería en el convento de Santa Clara y en el
palacio del Duque de Granada, disparando sin cesar durante el día 18.
Continuó el 19 el fuego de cañón y de fusilería pero, al saber los carlistas
que una columna liberal se acercaba, salieron a su encuentro. Quedó el
Marqués de Valdespina para apretar el sitio, marchando don Carlos, que
estaba impaciente por entrar en acción, con Joaquín Elio y Nicolás Ollo
en dirección a Dicastillo (Navarra). En sus inmediaciones se hizo formar
al tercer batallón, con Vicente Albalat, y cuarto batallón para esperar a
Isidoro de Villapadierna que se encontraba un poco más alejado de Allo
(Navarra). Al divisar el jefe liberal a las fuerzas carlistas les disparó unos

364
Melchor FERRER Historia del Tradicionalismo español, Tomo XXIV, p. 81.

210

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


cañonazos y, creyendo que tenían más fuerzas de la que realmente había,
se retiró hacia Sesma (Navarra), avanzando los carlistas como si fueran
en persecución de las tropas liberales. Cundió el desánimo al observar los
sitiados que las tropas enviadas en su auxilio se retiraban y, en apenas unas
horas, entregaron la ciudad y su fuerte, de donde nos serían desalojados has-
ta febrero de 1876. Francisco quedó, en esta ocasión, al mando de una de las
compañías que permanecieron en Dicastillo guardando al Rey.
Tras esta y otras menos importantes derrotas tomaron la iniciativa
los liberales y el 22 de agosto de 1873 intentaban sorprender a los car-
listas en Allo. Aquellos se internaron, a primeras horas de la tarde, entre
unos olivares para comenzar el fuego. A la media hora el tercer batallón
liberal tuvo que ceder su posición por el fuego de flanco que se le hacía
y por haberse retirado la tercera compañía del cuarto batallón que les
protegía la retirada. Los liberales conservaron sus posiciones hasta las
cinco de la tarde para luego retirarse a Sesma. En esta acción Vicente y
Francisco volvieron a tener mando en tropa365.
La pérdida de Estella y la derrota en Allo propiciaron un contraa-
taque liberal en gran escala, mandado por el capitán general de Aragón
Santa Pau al frente de 3.000 hombres de infantería, 600 de caballería y 6
cañones. Desplegó Santa Pau sus fuerzas en línea y, avanzando, cañoneó
Dicastillo, donde se encontraban los carlistas, con don Carlos y los her-
manos Albalat entre ellos. Las guerrillas liberales llegaron a Robledo al
mismo tiempo que el primer batallón carlista, iniciándose un vivísimo
fuego. Ganaban los liberales terreno cuando Nicolás Ollo envió algunas
compañías del segundo y tercero de Navarra, mandada una por Vicen-
te Albalat, para que tomaran posiciones a la vez que colocó la artillería
sobre un cerro cercano. Las tropas liberales se acercaban demasiado a la
Iglesia de Dicastillo, donde se encontraba don Carlos y su Estado Ma-
yor, y para impedirlo hicieron los carlistas una salida con las compañías
disponibles del segundo batallón, mandadas por Teodoro Rada y Carlos
Caldeón, y con tres compañías del cuarto batallón, mandada una por
Francisco Albalat. Atacaron estas compañías cargando con bayoneta y
sin pegar un tiro, logrando romper la excesivamente larga línea liberal.

365
Hay autores que no consideran esta acción de Allo como una batalla sino más bien
como una simple escaramuza entre los dos ejércitos, aunque esta opinión varía según
la ideología del narrador. Antonio PIRALA Historia contemporánea, Tomo IV, pp.
502 y 503; y Antonio BREA Campaña del Norte, de 1873 a 1876, Barcelona, Clasís,
1897, p. 50.

211

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Cuando el triunfo se anunciaba próximo la caballería carlista se preparó
para salir en persecución de los derrotados. Tras esta victoria carlista
Santa Pau se retiró hacia Lerín y don Carlos con su ejército a Estella366.
Los resultados de la guerra favorecían tanto a los carlistas que el
Gobierno de Madrid relevó al general Sánchez Bregua para devolver la
dirección de la guerra a Domingo Moriones. A finales de agosto quedaba
toda la provincia de Navarra sin un soldado republicano. Deseoso don
Carlos de conquistar más territorios dirigió sus tropas hacia la vecina
provincia de Guipúzcoa y en Loyola, el 8 de septiembre, el obispo de
Urgel José Caixal lo ungió como Rey de España bajo el nombre de Car-
los VII. A continuación, comenzaron los carlistas a organizar judicial y
políticamente el territorio por ellos controlado, también reorganizó don
Carlos su Corte y su Estado Mayor. El Cuarto Militar estaba constituido
por su jefe, siendo el primero el general Duque de la Roca y luego los
también generales Benavides, Tristany y Díez de Mogrovejo; un secreta-
rio de campaña, que durante toda la guerra fue el general Iparraguirre;
cuatro ayudantes de campo, seis ayudantes de órdenes y un gentilhom-
bre. Para su escolta personal creó don Carlos el Batallón de Guías del Rey,
que mandó durante la mayor parte de la guerra el brigadier Carlos Cal-
derón, y un escuadrón de caballería denominado Guardia Real al mando
del Marqués de Vallecerrato formado por los hijos de los aristócratas que
se presentaban sin intención de seguir la carrera militar y que aspiraban
a altos empleos administrativos o consulares tras la victoria. Francisco
Albalat fue adscrito nominalmente al batallón de Guías del Rey y Vicen-
te es puesto a las órdenes del Marqués de Valdespina367.
El ingreso en una de las novecientas plazas del Batallón de Guías
era una gran distinción ya que era por única decisión de Carlos VII para
aquellas personas que, bien por sus títulos nobiliarios o bien por su es-
pecial dedicación al partido, sobresalían sobre el resto de los soldados.
Aunque disponían de una buena paga no dudaban en costearse parte de
los gastos de su uniforme y caballo, que costaban unos 6.000 reales, y de
las armas y munición si no deseaban utilizar las mismas que la tropa.
366
Melchor FERRER Historia del Tradicionalismo español, Tomo XXIV, pp. 85 y 86.
Antonio PIRALA Historia contemporánea, Tomo IV, pp. 507 a 509. Barón de ARTA-
GÁN Victorias de Carlos VII y de Cruzados modernos, Valencia, Imp. Sanchís, Torres
y Sanchís, 1920, pp. 21 y 22.
367
Ana de SAGRERA La Duquesa de Madrid, p. 322 y Jaime del BURGO Bibliogra-
fía del siglo XIX: guerras carlistas, luchas políticas, p. 103.

212

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Esta deferencia se debía a que el día que permanecían de guardia eran
admitidos a comer en la mesa del Rey, que no próximo sino junto a su
Estado Mayor. Con ocasión de este traslado quiso Francisco sustituir su
fusil tipo berdan de 14’4 mm, que a punto estuvo de matarle al reventar
el cerrojo, tan pronto dispuso de los dos fusiles que Elena le hizo llegar,
eran del tipo remington, de retrocarga y 11mm. de calibre, con la caja de
madera de nogal decorada con similares motivos que aparecían en las
guarniciones.
Este traslado supuso toda una innovación en la vida de Francisco
pues la misión primordial del Batallón tenía más de cortesana que de
militar ya que consistía en proteger
y rendir honores a los Reyes, acom-
pañándolos en todos sus desplaza-
mientos. Esta cercanía a los Reyes
les permitía disfrutar de unos privi-
legios mundanos que hacían más có-
moda la permanencia en la guerra,
pues mientras la corte permaneció
en Estella o Durango ocuparon las
casonas cercanas a la que habitaba
el Rey, cuando salían de expedición
casi siempre dormían en viviendas
confiscadas para la ocasión y las
pocas veces que lo hacían en despo-
blado se montaban cómodas tiendas
de campaña, además de disponer de
un equipo de cocineros que procu-
raban una comida más abundante y
de mejor calidad que al resto de la
tropa. Durante los primeros meses,
rara vez entraban en combate y en Francisco Albalat con el uniforme del
las pocas ocasiones lo hacían en si- Batallón de Guías, 1874. Cortesía de
José Ignacio Fuster.
tuaciones de escaso riesgo.
Poco después pasaron Vicente y Francisco Albalat a formar parte
del Estado Mayor General, formalmente adscrito a su Sección 4ª que se
ocupaba de la policía del ejército, bandos del general en jefe, justicia mi-
litar, asuntos extraordinarios que no correspondan a otras secciones y el
vicariato castrense. Hasta abril de 1874 “el General Jefe de Estado Mayor

213

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


General [don Carlos], a falta de Ministro de la Guerra, asumía en sí am-
bos cargos, dando colocación a cuantos jefes y oficiales del ejército se iban
presentando o a los que le eran propuestos por los comandantes generales
de las provincias y Cuerpos especiales.. a sus órdenes llevaba, por entonces,
a los generales Marqués de Valdespina, Díaz de Cevallos, Lirio y Belda, al
Brigadier Arellano, (…) También figuraban por aquella época en el Cuar-
tel General algunos jóvenes tan entusiastas, distinguidos y valerosos como
el Marqués de Castrillo, los hermanos Albalat, D. Cándido Orbe (hijo del
General Marqués de Valdespina) y Don José de Gogeazcoechea”368.
Deseaba Domingo Moriones recuperar de los carlistas la ciudad
de Estella por el gran golpe moral que supondría y, además, era su in-
tención sorprenderles en esta ciudad el día 4 de noviembre de 1873, día
de San Carlos y onomástica del Rey que por primera vez se festejaba
en suelo español. El tiempo malo y lluvioso retrasó el inicio de la ope-
ración, lo que provocó que hubiera de concentrar sus esfuerzos en la
batalla que se libró en Montejurra (Estella, Navarra) los días 7, 8 y 9 de
noviembre. Moriones disponía para la batalla de 17.000 hombres y los
carlistas, con inferior número pero animados por la presencia y valor del
Rey, opusieron una feroz resistencia. Rechazaban éstos uno tras otro los
sucesivos ataques republicanos y maniobraban tan perfectamente que el
ejército gubernamental tuvo que ceder y abandonar el proyecto de ocu-
par la ciudad. Quiso Carlos VII, para “perpetuar la memoria de un hecho
que tanto honra a mi Ejército”, conmemorar esta primera gran victoria
creando, el 11 de noviembre, la medalla de Montejurra. Tenían derecho
a usarla los generales, jefes, oficiales y clase de tropa que asistieron a la
batalla en cualquiera de los tres días que duró, sin importar haber o no
entrado en combate. Esta medalla se concedió con un carácter general,
no premiándose a nadie en concreto y debían ser los interesados los que
habían de reclamarla. Francisco debió recibirla, al igual que su hermano
y demás compañeros, alrededor de un mes después de creada y sin una
ceremonia especial369.
La importancia para los carlistas de esta victoria fue mucha pues
368
Antonio BREA Campaña del Norte de 1873 a 1876, Barcelona, Biblioteca Popular
Carlista, 1897, pp. 29 y 30.
369
Barón de ARTAGÁN en Príncipe heroico y soldados leales, pp. 224 y 227. En el
Real Decreto de creación se indica que la medalla será de hierro pero las primeras, que
recibieron los oficiales, fueron moldeadas con el bronce del cañón conquistado en la
batalla de Eraul. El Cuartel Real, 21 de noviembre de 1873, p. 1.

214

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


suponía que su ejército funcionaba bien a campo abierto y según las téc-
nicas bélicas convencionales. El día 10 se cantó en Estella un solemne
Tedeum en acción de gracias, pasando luego el Rey revista a todas las
tropas participantes en esta batalla. Sin embargo, no era todo victorias
para los carlistas pues el acoso que venían sufriendo las partidas carlistas
en el Levante y Sur peninsular fue bastante efectivo, consiguiendo casi su
completa desaparición.
En noviembre de 1873 se fundó por iniciativa y bajo la dirección
de la Reina doña Margarita, esposa de Carlos VII, la Asociación católi-
ca para el socorro de los heridos La Caridad. Esta Asociación, que sólo
estaba reconocida por la Cruz Roja española, empezó a funcionar efecti-
vamente en 1874 y sus hospitales principales estuvieron en Lesaca e Ira-
che (Navarra), Santurce (Vizcaya) y Loyola (Guipúzcoa), aunque la sede
oficial se encontraba en Pau. Elena de Caix, entre muchas más, colaboró
desde el primer momento en recoger fondos económicos y materiales
para que esta asociación pudiera funcionar. También pertenecía a esta
asociación María Pía de Borbón Dos-Sicilias, esposa de Roberto de Bor-
bón Parma, naciendo una amistad que duraría hasta la muerte de María
Pía en 1882. Debido a la relación de las esposas pronto se conocieron los
maridos pues ambos luchaban bajo las órdenes de don Carlos y dentro
de su Estado Mayor370.
Como la introducción de armas y municiones en España por la
frontera francesa era cara y lenta vieron los carlistas la posibilidad, al do-
minar una parte de la costa aunque ningún puerto importante, de fletar
barcos con los que organizar un servicio regular de aprovisionamiento a
fin de hacer llegar los cargamentos por mar. Fue Tirso de Olazábal quien,
desde Francia, preparaba estos envíos con ayuda de legitimistas france-
ses que prestaban su nombre y adelantaban el dinero para las compras
de material. Entre los barcos Deerhond, Orpheon y Ville de Bayonne lo-
graron introducir en tres meses 15.000 fusiles y 3.000.000 de cartuchos,
además de víveres y pertrechos. El afianzamiento y progreso de la causa

370
María Pía de Borbón-Dos Sicilias (1849-1882) era hija de rey Fernando II de Ná-
poles. Roberto de Borbón Parma (1848-1907) era Infante de España, duque de Parma,
Plasencia y Estados anexos, y cuñado de Carlos VII. Participó en varias batallas y don
Carlos le hizo coronel honorario del Regimiento de Castilla además de concederle la
Cruz del Mérito Militar. Es probable que Francisco también fuera presentado al Conde
de Bardi, hermano de Roberto. Melchor FERRER Historia del Tradicionalismo espa-
ñol, Tomo XXV, p. 33.

215

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


carlista provocó que se comenzase a completar su organización en el te-
rritorio bajo su control, pues en todo el Norte peninsular podía llamarse
con razón Rey a don Carlos. Se crearon Juntas con autoridad política,
civil y administrativa en Navarra, Guipúzcoa, Vizcaya y Álava; se esta-
bleció un servicio propio de Correos y Telégrafos, emitiéndose sellos con
la efigie de Carlos VII y, por último, todas las disposiciones oficiales se
publicaban en El Cuartel Real. El arma de artillería se había consolidado
y fabricaba fusiles en Plasencia, cartuchos en Bacaica, cañones y morte-
ros en Arteaga y Azpeiria. Se creó un colegio de cadetes, los Cuerpos de
Ingenieros, de Sanidad Militar y Jurídico militar. Tampoco se olvidó el
aspecto religioso del conflicto y se creó la jurisdicción eclesiástica cas-
trense, existiendo capellanes en todos los batallones. A imitación de la
primera guerra carlista, la Corte se estableció en Estella aunque el Rey se
trasladaba según las necesidades de la campaña, generalmente a un lugar
próximo al frente. Se organizó también el Consejo Supremo de Guerra
y creó don Carlos un departamento de Hacienda y otro de Relaciones
Internacionales. A pesar de que no tuvo un cuerpo diplomático, al con-
trario que su abuelo, acreditado cerca de él, puesto que ninguna potencia
europea le reconoció, desarrolló una organización mucho más perfecta
que Carlos V durante la primera guerra carlista.
Durante la vigencia de esta República sus dirigentes tuvieron que
hacer frente, además de a la guerra carlista, a una insurrección en Cuba y
a la proclamación independentista en forma de cantones en algunas ciu-
dades y regiones peninsulares. Nunca en la historia una nación se había
visto envuelta en tres guerras civiles simultáneas. Fue esta insurrección
cantonal la que aceleró la caída de la República pues el miedo a una re-
volución federalista provocó una fuerte reacción conservadora, que se
manifestó con la formación de los gobiernos de Nicolás Salmerón y Emi-
lio Castelar e hizo a la República totalmente dependiente del Ejército.
Castelar restauró la ley y el orden, reanudó las relaciones con el Vaticano
y los Estados Unidos, puso a militares de prestigio al frente del Ejército,
llamó a filas a miles de reservistas, restableció el cuerpo de Artillería y
consiguió reformar la Hacienda gracias a importantes empréstitos na-
cionales y extranjeros. El 2 de enero de 1874 se reabrían las Cortes Ge-
nerales de Madrid y el presidente Francisco Serrano decía en su discurso
que “digámoslo con varonil entereza, la guerra carlista se ha agravado de
una manera terrible. Todas las ventajas que le dieron la desorganización
de nuestras fuerzas, la indisciplina de nuestro ejército, el fraccionamiento

216

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


de la Patria, los cantones erigidos en pequeñas tiranías feudales, la alar-
ma de todas las clases y las divisiones profundísimas entre los liberales,
ha venido a recogerlas y a manifestarlas en este adversísimo periodo. Las
provincias Vascongadas y Navarra se hallan poseídas casi por los carlistas
(…) por todas partes, como si el suelo estuviera atravesado de corrientes
absolutistas, se ve brotar partidas, mezcla informe de bandoleros y de fac-
ciosos (…) no olvidéis, pues que estamos en guerra, que debemos sostener
esta guerra, que todo a la guerra ha de subrogarse, que no hay política
posible fuera de la política de guerra”371. Pese a la dificultad del momento
y como reacción al giro conservador que Castelar había dado a la Re-
pública, los partidos políticos de izquierdas se agruparon con el único
propósito de hacerle abandonar el poder y, así, el Gobierno de Emilio
Castelar y Ripoll fue derrotado, por 120 votos contra 100, en una moción
de confianza planteada en las Cortes, dimitiendo el presidente.
Mientras tanto, Manuel Pavía y Rodríguez de Alburquerque capi-
tán general de Madrid al conocer esta derrota y que las Cortes se pro-
ponían elegir un Gobierno de centro-izquierda presidido por Carlos
Polanca y Gutiérrez hizo salir a las tropas de los cuarteles para ocupar
militarmente Madrid. Prácticamente no se produjo reacción al golpe mi-
litar pues hacía tiempo que la República se había alejado de las bases
sociales que la sustentaban. A las siete de la mañana del día 3 las Cortes
Generales quedaron disueltas y con ellas la 1ª República Española. Por
este golpe de Estado el general Francisco Serrano y Domínguez, duque
de la Torre, es nombrado Presidente del Gobierno. Este nuevo régimen
era un puente entre dos ideas porque actuaba como un epílogo de la Re-
volución de 1868 y como prólogo de la Restauración Borbónica. Con ra-
pidez el Gobierno provisional de Serrano, ejercido prescindiendo de las
Cortes, ilegalizó los partidos republicanos federales y a todos los sindica-
tos obreros, iniciando una feroz represión. Sin embargo, y de una mane-
ra más o menos encubierta, trató de crear las bases para la formación de
una República conservadora que pretendía se apoyara “en la nobleza, las
clases acomodadas, los buenos católicos y en los sinceramente religiosos”.
La actitud valiente de Vicente Albalat se vio recompensada el 28 de
enero de 1874 al ser nombrado Jefe de Estado Mayor interino de la Co-
mandancia General de la División de Castilla, empleo con el que acom-
pañó al general Santiago Lirio en su fracasada expedición para ocupar

371
Gaceta de Madrid, 3 de enero de 1874, p. 17.

217

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


la ciudad de Santander; luego fue nombrado Jefe de Estado Mayor del
general Marqués de Valdespina.
Además, desde enero de 1874 los carlistas sitiaban la ciudad de
Bilbao, era su intención ocupar el importante puerto para poder recibir
suministros y pertrechos a la vez que la posesión de una plaza fuerte era
el requisito que algunas potencias europeas exigían a don Carlos para
reconocerlo como soberano. El 3 de febrero el Marqués de Valdespina
fue nombrado Comandante General de Vizcaya y pasó a dirigir este sitio.
En el cerco se emplearon las mejores unidades y las casi únicas piezas
de artillería que disponían los carlistas. Pero la precipitación con que
se inició y, sobre todo, la falta de municiones provocaron que el asedio
se alargara innecesariamente sin los resultados esperados. Don Carlos
situó su Cuartel general en Valmaseda y de Zorzona a Somorrostro se
desplegaron veinte batallones, iniciándose los bombardeos el 21 de ene-
ro desde las baterías situadas en Pichón, Casa-Monte, Quintana, Santo
Domingo y Santa Mónica. En respuesta los liberales la hacían desde las
posiciones del Morro, Mallona, Choritoque, San Agustín, Muerte, Puen-
te del Arsenal, Solocoeche y Estación.
Desconozco el momento, posiblemente desde su creación, pero
Francisco Albalat fue incluido en la llamada División de Castilla372, don-
de fueron agrupados la mayoría de los que provenían de esa región. Su
primera organización fue un poco improvisada y esta división fue cre-
ciendo conforme lo hacían sus efectivos. A principios de 1873 se había
constituido el 5º batallón, llamado también de Palencia. “De los batallo-
nes castellanos no diremos que fuesen los mejores del ejército del Norte,
porque en valor y abnegación todos rivalizaron; pero no se puede negar
que eran de los que tenían mayor mérito, toda vez que los vascongados
y navarros para incorporarse a las filas no tenían, en general, que correr
tantos riesgos; pudiéramos decir que peleaban en su casas; en su heridas y
enfermedades podían verse más fácilmente atendidos por los suyos, y como
dominaban gran aporte del territorio de su provincias, sus Diputaciones a

372
Más correcto sería decir que se formó con los naturales del resto de España
puesto que navarros, catalanes, vascos, asturianos y gallegos organizaron sus propias
divisiones. Los batallones de la división de Castilla fueron: Batallón del Cid (1º de
Castilla), de Arlanzón (2º de Castilla), de Burgos (3º de Castilla), Cruzados de Castilla
(4º de Castilla), de Palencia (5º de Castilla) y Guías de Castilla. El batallón de Palencia
lo dirigió el coronel Alejandro Atienza, proveniente de la Guardia Civil, y Leoncio
González Grando.

218

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


guerra podían disponer, relativamente de grandes recursos. En cambio los
castellanos, solamente para acudir a la guerra, tenían ya que sufrir mayo-
res penalidades y correr mayor peligro al atravesar extenso territorio domi-
nado por el enemigo; peleaban y caían enfermos o heridos lejos de sus casas
y de sus familias (…) y sin embargo (…) fueron tan valientes, tan sufridos,
tan leales y tan disciplinados como el mejor cuerpo del ejército carlista”373.
También desconozco el día, pero Francisco regaló una bandera
para su Batallón, el de Palencia y 5º de la División de Castilla374. Esta
bandera fue bordada en Francia por su esposa Elena de Caix.
El día 24 de febrero se trasladaba don Carlos a San Fuente, un ba-

373
Antonio BREA Campaña del Norte de 1873 a 1876, p. 19.
374
La bandera es de seda roja y gualda, además ostenta hoy la corbata verde ganada en
la batalla de Somorrostro aunque este batallón también se distinguió en Castro Urdia-
les, Lácar y Mercadillo. En el centro del anverso aparece la Imagen de la Virgen de las
Victorias con túnica roja y manto azul, teniendo al Niño en brazos, bordados en seda y
oro. Hay una flor de lis de oro a cada lado de la Imagen y otra en cada esquina del paño.
En la franja superior y con caracteres dorados se encuentra la inscripción “Santísima
Virgen de las Victorias” y en la inferior, con igual color, “Concedédnoslas”. En la parte
central del reverso aparece un escudo real reducido, lises iguales como en el anverso
y en la franja superior el lema: “Dios, Patria, Rey”, y en la inferior: “Cazadores de
Palencia, 5º de Castilla”, ambas con letras doradas. Nuestra Señora de las Victorias,
Notre Dame-des-Victories, fue un templo y fiesta instituida en Francia con motivo de
la victoria, en 1628, de las tropas de Luis XIII sobre los calvinistas de La Rochele. Se
celebra en Francia el cuarto domingo de octubre y en París existe un templo dedicado a
esta Virgen en la plaza des Petits Pères. Este templo está custodiado y asistido por una
cofradía conocida como “refugio de pecadores”, a la que pertenecía Elena y demos-
traba una gran devoción toda su familia. Precisamente la imagen que aparece en esta
bandera es una reproducción de la Virgen titular del templo. Actualmente es propiedad
de Iñigo Pérez de Rada Cavanilles.
Mientras vivió don Carlos, esta bandera y la que regalaría en 1875 además de otras 49
más, estuvieron expuestas en el llamado Cuarto de Banderas del Palacio de Loredán
en Venecia, para cuya decoración y colocación se contrató a Luigi Gasparini. En el
Musei Correr de Venecia se conserva el dibujo, realizado en 1887 por A. G. Prieto,
Sala d´Armi a Palazzo Loredan, 360 x 500 mm., donde aparecen estas dos banderas
colgadas juntas, en el extremo superior derecho y justo debajo del Pendón blanco de
Castilla mostrando una el Escudo de España y la otra la Virgen de las Victorias. A su
alrededor hay más banderas fusiles, espadas, trofeos y escudos de diversos batallones.
Conde de RODEZNO Carlos VII: el Príncipe caballero, Madrid, Espasa-Calpe, SA,
1929, pp. 157 y 158; Dolores BALEZTENA Museo Histórico de Pamplona, Madrid,
Publicaciones Españolas, 1955, pp. 21 y 22; El Estandarte Real, Revista Político-Mi-
litar Ilustrada, Barcelona, nº 7, octubre de 1889, p. 102 y El Estandarte Real, Revista
Político-Militar Ilustrada, Barcelona, nº 8, noviembre de 1889, p. 123.

219

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


rrio del municipio de San Pedro Abanto, próximo a Bilbao; le acompa-
ñaban todo su Estado Mayor, la Corte y Dorregaray con sus tropas. Fue
acomodado en un caserío que disponía de un espacioso balcón pues el
Rey deseaba una atalaya donde poder observar las operaciones. Como
no se preveía la estancia larga, se confiaba que Bilbao se rendiría pronto,
parte del Estado Mayor fue alojado en un edificio grande de piedra, que
había sido utilizado como cuadra y pajar, previamente adecentado. En
cambio, la estancia se prolongaría y sería bastante agitada porque al día
siguiente tendría lugar la batalla de Somorrostro, considerada como una
de las más sangrientas de toda la guerra.
El 12 de marzo de 1874 se determinaron nuevos sueldos a la tropa
y a los oficiales. Los haberes se contabilizaban al mes y en reales. Los co-
mandantes Vicente y Francisco Albalat comenzaron a cobrar 400 reales,
100 pesetas de entonces. Con este sueldo debían de afrontar los gastos de
vestuario y mantener un ayudante, si así lo deseaban, además de un or-
denanza. Los dos hermanos cobraban, además, 100 reales más por per-
tenecer al Estado Mayor Militar, o Comandancia Militar375. Este mismo
mes de marzo la reina doña Margarita regalaba una bandera al batallón
de Eraul, nº 8 de Navarra y el día 21 nacía en Pau su hija la infanta María
Beatriz. Mientras, el padre, don Carlos, estaba en la guerra de España y
tampoco acudió al bautizo. El 23 de marzo de 1874 se le concedía a Vi-
cente la medalla al Mérito Militar de Segunda Clase, medalla impuesta
por el Rey en pleno sitio de Bilbao376.

11. Muerte de Vicente Albalat.

Estando preocupado don Carlos por lo dilatado del sitio de Bilbao cele-
bró el 5 de abril un Consejo con sus generales en el que el tema principal
fue la falta de medios para proseguir el sitio, en especial la provisión de
bombas para los cañones pues la escasez de munición provocaba que
muchos días no se pudiera disparar ni un solo tiro. Se aprobó proseguir
con los medios disponibles, prometiendo el Rey que en breve se dispon-
dría de más proyectiles por estar próxima a funcionar una fundición en
375
El Cuartel Real, 9 de abril de 1874, p. 2; Melchor FERRER Historia del Tradicio-
nalismo español, Tomo XXV, p. 39 y Barón de ARTAGÁN Victorias de Carlos VII y
de Cruzados modernos, p. 31.
376
El Cuartel Real, 15 de marzo de 1874, p. 2. Barón de ARTAGÁN Príncipe heroico
y soldados leales, p. 225.

220

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Amurrio (Álava). El 9 de abril de 1874 por la mañana se presentaron
al general Juan de Nepomuceno de Orbe y Mariaca, Marqués de Val-
despina, el capitán de navío y Ministro de Marina que había sido de la
República Federico Aurich, el Barón de Brentaville y el teniente coronel,
proveniente de la Guardia Civil, Gonzalo Chacón. Querían ver estos visi-
tantes los trabajos del sitio de Bilbao, además de la ciudad. Para satisfacer
tan ilustre curiosidad el Marqués de Valdespina organizó un pequeño y
escogido grupo de oficiales que, a la vez que daban escolta, podrían in-
formar a los invitados sobre los trabajos de zapa y mina, siendo elegidos
Vicente y Francisco Albalat y Cándido de Orbe y Gaytán de Ayala, hijo
del Marqués de Valdespina. Marchó el grupo a la barricada situada en
La Salve pero no divisándose bien la línea que Gonzalo Chacón deseaba
examinar salió de la trinchera y saltó el parapeto acompañado de Fede-
rico Aurich, impidiendo el Marqués de Valdespina que los siguieran los
demás porque la distancia que los separaba del enemigo era muy corta.
Los liberales observaron la maniobra y temiendo que se tratase del
inicio de una emboscada o un ataque, comenzaron un vivísimo fuego
de cañón y de fusil que no cesó hasta bien entrada la noche, llegando la
saña hasta el punto de hacer fuego a los camilleros que acudieron a reti-
rar los heridos. La primera granada estalló en medio del grupo hiriendo
en el brazo a Gonzalo Chacón, Cándido de Orbe sufrió quemaduras en
la cabeza y cuello y su padre apenas unos rasguños, la explosión derribó
a Francisco con tan mala fortuna que se golpeó la cabeza violentamen-
te contra el suelo, abriéndose una brecha y perdiendo el conocimiento.
Como el bombardeo continuaba con furia, los sanitarios que se atrevie-
ron a llegar hasta el grupo dieron prioridad a los heridos que reclamaban
a gritos su auxilio y en esta confusión inicial la inmovilidad y abundante
hemorragia de Francisco propició que su herida fuera considerada mor-
tal por lo que, tras una cura de emergencia, resultó ser uno de los últimos
evacuados. Ya en el hospital de campaña pudo ser correctamente evalua-
da su situación para, al día siguiente, ser trasladado a otro hospital en la
retaguardia. Peor suerte corrió Vicente Albalat pues un trozo de metra-
lla le seccionó casi por completo la pierna derecha, con un importante
destrozo de la arteria femoral. Pese al torniquete de urgencia previo a su
evacuación nada más pudieron los médicos hacer para salvarle la vida
pues había perdido mucha sangre, muriendo a las tres y media de la tar-
de. Tenía Vicente 33 años y, dada su graduación de teniente coronel, se
le hizo una Misa funeral al día siguiente con los honores militares de or-

221

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


denanza en parroquia
de Santa María de Uri-
barri de Durango (Bil-
bao), donde fue ente-
rrado en su cementerio
municipal377.
No consideraron
conveniente los médi-
cos informar a Fran-
cisco de la muerte de
su hermano por temor
a una posible recaída,
ofreciendo como única
respuesta a sus pregun-
Noticia sobre el funeral de Vicente Albalat. El Cuar- tas que había sido tras-
tel Real, 1874. Cortesía de Íñigo Pérez de Rada. ladado a otro hospital
en la retaguardia pero
ante su insistencia le contaron la verdad. “Otro proyectil enemigo ha oca-
sionado la muerte a uno de nuestro buenos amigos (…). Roguemos a Dios
por el alma del generoso joven y noble mártir de su fe y de su deber. Tan
pronto como S. M. tuvo noticia de lo ocurrido, con esa cariñosa solicitud
que le inspira la grandeza de su alma, (…) prodigó toda clase de consuelos
al capitán [Francisco era comandante] Albalat, con tal dulzura e inte-
rés que éste, inconsolable por la reciente pérdida de su querido hermano,
no puede menos que exclamar: “Señor; mi hermano ha muerto, pero aun
quedo yo para derramar hasta la última gota de mi sangre en defensa
de V. M.” ¡Estos son el Rey y los soldados españoles!”378. A los pocos días
377
Por circunstancias de la guerra se atendía a la calidad del fallecido para determinar
su sepelio y sepultura. Vicente fue amortajado con el traje de campaña y enterrado en
una sepultura individual dentro de una caja de madera. Para la tropa quedaba reserva-
da la fosa común, sin más ataúd que una sábana vieja, pero siempre en cementerios.
El cadáver reposó en Durango hasta que en 1908 su hermano Francisco trasladó sus
restos mortales a la capilla de San Francisco de Asís de Caudete, donde actualmente
se encuentran. Dadas las circunstancias de su muerte la partida de defunción no se
redactó hasta el 10 de marzo de 1896 y tras un largo proceso iniciado por la familia.
378
El Cuartel Real, 16 de abril de 1874, p. 2. También recogieron la noticia de la
muerte de Vicente Albalat El Imparcial, 21 de abril de 1874, p. 1; La Correspondencia
de España, 21 de abril de 1874, p. 1; Diario de Córdoba, 24 de abril de 1874, p. 2; El
Constitucional, 24 de abril de 1874, p. 3; La Crónica Meridional, 25 de abril de 1874,

222

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


concedía don Carlos la Placa Roja del Mérito Militar a todos los super-
vivientes379. Días antes, el día 29 de marzo, otra granada liberal mataba a
Nicolás Ollo, que había derrotado a Morriones en San Pedro de Abanto
y al general Serrano en Somorrotro, y dejaba malherido a Teodoro Rada,
que moriría pocos días después. Todos estos sacrificios quedaron baldíos
pues la llegada de refuerzos republicanos provocó que, el 2 de mayo, se
tuviera que levantar el bloqueo. Bilbao se había salvado al igual que ya
ocurrió en la primera guerra carlista.
En una larga carta dirigida el 14 de abril a su esposa, que permane-
cía en París, Francisco comentaba “Te imagino sabedora de la muerte de
mi hermano Bruno [Vicente] y de mi herida, nada comparada con aqué-
lla desgracia. Apenas pude incorporarme que he ordenado me trajeran el
recado de escribir para poder tranquilizarte. Tras ésta [carta] escribiré a
mi madre para intentar consolarla, ¡pobre Bruno y desdichada madre mía!
¡Cuántos sufrimientos ofrecidos por Dios y la Causa! Ruego a tu misericor-
dia que también le envíes algunas letras y no temas [escribir en francés]
pues ya encontrará quien se las lea. Trasmítele que a nosotros, pobres mor-
tales, únicamente nos resta someternos a la Divina Voluntad. Tranquilíza-
la contándole que Bruno murió habiendo confesado y comulgado el jueves,
ya que acompañamos a S.M. [don Carlos] a Misa.
Pude asistir a su entierro y el Capellán que lo ofició, tan pronto me-
joré, vino a saludarme. En su intención por consolarme no dejaba de repe-
tir que Bruno había muerto con gloria y que no llorásemos una muerte que
le daba vida eterna, decía que Bruno era el cordero de la guerra que lavaba
con su sangre las manchas del liberalismo y aplacaba la cólera de Dios.
Ruego que organices algunas Misas a su intención y que reces por
mí, pues la suerte de poder escribirte tan solo he de agradecerla a la Divina
Providencia y al detente bala que tus benditas manos me ofrecieron”380.

p. 2; Diario oficial de avisos de Madrid, 28 de abril de 1874, p. 4; La Palma de Cádiz,


29 de abril de 1874, p. 2; y El Bien Público, 2 de mayo de 1874, p. 3.
379
Jaime del BURGO Bibliografía del siglo XIX: guerras carlistas, luchas políticas, p.
15 y Barón de ARTAGÁN, Príncipe heroico y soldados leales, pp. 225 y 226.
380
El original aparece escrito en francés. La Causa es sinónimo de carlismo aunque
unos luchaban por la causa de don Carlos pero otros por la causa de los Fueros, de la
Iglesia, de la pobreza, etc. El día 14 de abril era Sábado Santo por lo que Vicente y
Francisco debieron asistir a Misa de Jueves Santo. El detente bala era un escapulario
que usaron los voluntarios carlistas, lo llamaban así porque llevaba la inscripción “De-
tente [bala], el Corazón de Jesús está conmigo”. Quizás sea esta carta la que perma-

223

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Una vez conocida la noticia del fallecimiento de su hijo por Teresa Nava-
jas tan solo consta que se informó a la Cofradía Sacramental de Caudete
para que celebrase las acostumbradas 6 misas de difuntos a su intención
que le correspondía como cofrade al corriente de pago de la cuota381.
“El día 27 del pasado [mes de abril de 1874 y] en la iglesia parro-
quial de San Pedro de Vergara se celebraron solemnes honras fúnebres en
sufragio del alma del bravo teniente coronel D. Vicente Albalat, muerto el
9 de Abril en la barricada de la Salve (sitio de Bilbao) Presidían el duelo el
Comandante de caballería D. Francisco Albalat y su hermano político el
Conde Gabriel de Caix de Saint Aymour. La concurrencia fue numerosísi-
ma, viéndose en el templo ilustres títulos, distinguidas señoras y muchos je-
fes y oficiales que acudían a pagar este último tributo a la buena memoria
del que en vida fue su cariñoso amigo y compañero. Dios le habrá acogido
en su gloria”382.
El día y lugar de la incorporación de José María Albalat a las fi-
las del ejército carlista es un misterio; también se desconoce si lo hizo
en el mismo momento que su hermano Emigdio, incitado por su otro
hermano Francisco o, más improbable, debido a la muerte de hermano
Vicente. Se sabe que en la sesión del Ayuntamiento de Caudete de 23 de
abril de 1874 estaba presente y fue nominado para formar parte de la “Junta
pericial que interviene en los trabajos estadísticos y reparto de la contribución
territorial” y el día 29 de ese mes tomaba posesión efectiva del nombramien-
to383. Pero a finales de este año consta que ya no se encuentra en Caudete pues las
cuentas de la Mayordomía las presenta su esposa, al mismo tiempo y en un gesto
que le honra, renunció a su cargo de tesorero dejando preparados y liquidados
todos los balances384. José María y Emigdio quedaron destinados al 4º Ba-
tallón de Cazadores, llamado también de Alicante, de la Brigada de Chelva,
mandado por Miguel Lozano385 y perteneciente al Ejército Real del Centro.

neció retenida en la administración de Correos carlista y dirigida a Mme. de Albalat,


Paris, por falta de franqueo. El Cuartel Real, 23 de abril de 1874, p. 2.
381
APSC, legajo sin numerar. Las Misas costaron 24 reales.
382
El Cuartel Real, 5 de mayo de 1874, p. 2.
383
AMC, Libro 11 de Actas del Pleno, f. 13vto.
384
AMVG, Libro de Actas de la Mayordomía, 1854-1891, f. 192vto.
385
Miguel Lozano y Herrero nació en Jumilla (Murcia) en el seno de una familia acau-
dalada. Sirvió en Infantería y en 1873 pidió la licencia absoluta del ejército liberal para

224

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


El 17 de abril de 1874 don Carlos “convencido Mi Real ánimo de la
conveniencia que ha de resultar a Mi servicio y al bien de mis súbditos de
repartir en diversos departamentos los negocios de Estado, pudiendo Yo así
estar mejor enterado de ellos y obtenerse en su resolución mayor prontitud
y acierto; pero teniendo en cuenta al mismo tiempo, que las presentes cir-
cunstancias no permiten ni hacen necesario tampoco el restablecimiento
de todos los negociados existentes en los reinado s anteriores; he acordado
dividir Mi despacho universal en tres Secretarías de Estado. A la primera
estarán encomendados los Negocios extranjeros; a la segunda los de Gue-
rra, y a la tercera todo lo concerniente a Justicia, Gobierno político y Ha-
cienda, reservando aumentar el número de ellos a medida que lo exijan las
necesidades del Estado”386. La Secretaría de Guerra, o Ministerio, le fue
confiada al general Joaquín Elio.
Don Carlos decidió hacer venir a su esposa e hijos, especialmente
a la pequeña infanta Alicia que no conocía, a España. Doña Margarita
residía en Pau (Francia) al cuidado de legitimistas franceses pero cada
pocos días, por razones de seguridad, debía cambiar de residencia y ser
hospedada bajo nombre supuesto a fin de hacer su paradero más incóg-
nito aún. Por este motivo Elena de Caix pudo conocer a la Reina, incluso
ejercer de dama de compañía durante unos días. Doña Margarita entró
el día 10 de mayo en España por Dancharinea (Navarra) y a al llegar a
Elizondo (Navarra), fue aclamada como Reina, cantándose un solem-
ne Tedeum en la Iglesia de este pueblo. Impaciente por encontrarse con
su marido partió inmediatamente hacia Santesteban (Navarra), donde a
unos dos kilómetros antes de llegar a esta Villa se reunía con su esposo,
que había acudido a recibirla al frente de su Estado Mayor. El escuadrón
de Guardias a caballo y el Batallón de Guías del Rey le rindieron los ho-
nores de ordenanza, dirigiéndose luego los Reyes a Tolosa (Guipúzcoa).
En este desfile ya participaría Francisco Albalat al encontrarse completa-
mente curado de sus heridas387.
La llegada de la Reina tuvo como consecuencia inmediata la crea-
ción de una pequeña corte en la ciudad de Estella pese a que doña Marga-
rita no era muy partidaria de ejercer las prerrogativas correspondientes a

poder incorporarse al carlista. A principios de 1874 comenzó a formar su Batallón.


386
El Cuartel Real, 30 de abril de 1874, p. 1 y El Estandarte Real, marzo de 1880, pp.
182 y 183.
387
Ana de SAGRERA La Duquesa de Madrid, pp. 240 y de 352 a 354.

225

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


su cargo. Por contra, don Carlos gustaba del boato y no dudaba en orga-
nizar espectaculares expediciones en los frecuentes desplazamientos que
la guerra exigía. En los traslados viajaba la Reina y sus hijos en coche,
mientras don Carlos les daba escolta a caballo. Cuando permanecían
instalados varios días en un mismo sitio acostumbraban de levantarse
temprano y juntos oían misa en el oratorio, luego de desayunar paseaban
con los niños por los jardines. El Rey trabajaba dos horas en su despacho,
la mayoría de las veces en una tienda de campaña, conversando con los
generales y a las doce en punto se servía el almuerzo. Después de tomar
café los soberanos recibían a las personas que les solicitaban audiencia,
de dos a tres de la tarde gustaba la Real Familia de pasear, la más de las
veces y siempre que el clima lo permitía, en coche descubierto; luego,
mientras don Carlos recibía las novedades de sus militares doña Mar-
garita se retiraba para dar de cenar a sus hijos y acostarlos. A las ocho
y media se servía la cena, donde los caballeros vestían de uniforme, los
civiles de etiqueta y las damas con traje largo, no importando al Rey que
se prolongara hasta tarde.
Unos días después, el 18 de mayo de 1874, ocurrió en la batalla de
Santa Marina o de Monte Abril, en esta acción volvió a destacar Fran-
cisco que, cargando desesperadamente a bayoneta al frente de su escua-
drón, influyó en gran manera en la victoria final388.
Deseosos los Reyes de agradecer las grandes muestras de afecto
de sus soldados y súbditos por la acogida de la Reina y para festejar esta
última victoria, el día 20 y en la llanura de Irache (Estella, Navarra), don
Carlos y doña Margarita pasaron revista a 28 batallones, 7 escuadrones
y 3 baterías, con un total de 20.000 hombres de los 30.000 que formaban
el Ejército carlista del Norte. Para este desfile y en honor de la reina Mar-
garita, el Batallón de Guías estrenó uniforme. Francisco Albalat vestía
un dolmás gris, boina encarnada, pantalón encarnado con franja azul,
media bota de piel de becerro y el equipo azul con franja. El día 9 de ju-
lio doña Margarita regresaba a Francia. La Corte estaba en Durango y el
Batallón de Guías formó en la carrera, para despedirla, desde el palacio
que hospedaba a los Reyes y hasta el convento de Recoletas389.
En el Norte, el ejército liberal deseaba conseguir una victoria que

388
Barón de ARTAGÁN Príncipe heroico y soldados leales, p. 227 y Antonio PIRALA
Historia contemporánea, Tomo VI, pp. 87 y 88.
389
El Cuartel Real, 9 de julio de 1874, p. 2.

226

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


levantara la moral de sus soldados a la vez que socavara la del enemi-
go. Con este fin se decidió que el general De la Concha penetrara en la
provincia de Navarra para intentar recuperar, por segunda vez, Estella.
Adivinaron los carlistas sus intenciones, se apresuraron a acumular fuer-
zas y a realizar pequeños ataques con la única intención de disuadir a los
liberales de su propósito. El ejército liberal, que se estaba concentrando
en Larraga y Larín (Navarra), comenzó a marchar el 25 de julio sobre
Estella dividido en tres columnas; una la mandaba Arsenio Martínez
Campos, otra Rafael Echagüe y la última el propio De la Concha que,
gracias a una hábil maniobra, lograron situarse a unos tres kilómetros de
la ciudad. La batalla la iniciaron los carlistas el 26 al toque de diana y De
la Concha, después de apoderarse de Zurucuain (Yeri, Navarra), dirigió
el ataque sobre Abarzuza, una pequeña aldea de Estella, donde llegaron
rápidamente en auxilio los batallones que los carlistas tenían en Mon-
tejurra y Monjarín, caseríos de Estella. El 27 prosiguieron los combates
en el curso de los cuales resultó muerto el general De la Concha cuando
pretendía desalojar a los carlistas del monte Muru. Esta muerte y la te-
naz resistencia de los carlistas provocaron una inmediata retirada de las
fuerzas republicanas, que se marcharon por Tafalla (Navarra) dejando
2.000 bajas entre muertos, heridos y prisioneros. Estaba preparado para
intervenir en esta batalla Francisco pero, al no ser necesario, permaneció
en la reserva guardando la persona del Rey.
Quiso crear don Carlos por medio del Real Decreto dado en Le-
queitio (Vizcaya) el 31 de agosto de 1874, la medalla de Vizcaya, o de
Somorrostro, para “conmemorar los hechos de armas ocurridos de enero a
mayo del presente año en Mi Muy Noble y Muy Leal Señorío de Vizcaya” y
se entregaría a “todos los que se hayan presentes por dos meses en las líneas
ocupadas por Mi ejército del Norte o en el sitio de Bilbao, o hayan asistido
a dos de los combates librados durante el mismo”. También ordenó que
“para la elaboración de la misma en número suficiente, se empleará única
y exclusivamente el bronce de los cañones cogidos al enemigo”. Median-
te Real Decreto de 9 de octubre de 1874 dado en Puente de la Reina
(Navarra), don Carlos instituyó la Real y Distinguida Medalla de Carlos
VII, con la que deseaba “premiar a los que se juzguen merecedores de esta
distinción por servicios especiales dependientes del talento, de la lealtad, de
la abnegación y demás virtudes cívicas”, “la de plata servirá para recom-
pensar servicios eminentes de la misma clase”. La primera pieza fundida
de ambas medallas le fueron impuestas al Rey por el Jefe de su Estado

227

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Mayor, a petición general de la oficialidad y en presencia de varias uni-
dades del ejército carlista, a continuación Carlos VII las repartió a todos
aquellos a quienes deseaba reconocer y recompensar su valor y obedien-
cia. El Rey entregó a Francisco Albalat la medalla de Vizcaya en octubre
de 1874390.
En octubre de 1874 Eustaquio Díaz de Rada, aún molesto por las
muchas críticas y recelos que su actuación en Oroquieta provocó, recibe
de don Carlos la orden de buscar al infante don Alfonso Carlos para
informarle “de todo lo que se trató en la junta de generales celebrada en
Puente la Reina, y de los deseos de don Carlos de que las operaciones mi-
litares se llevasen a cabo con el doble propósito de que se acentuase un
resultado más rápido y positivo, y de que la guerra no se localizase por más
tiempo en determinadas provincias, principalmente en las Vascongadas y
Navarra”. Francisco Albalat acompañó a Eustaquio Díaz de Rada en su
viaje y cometido. “Halló Rada a D. Alfonso en Alcora; cumplió su misión,
y manifestole el hermano de D. Carlos que era difícil y aún imposible el for-
mar con las tropas del Centro una división bastante fuerte para invadir el
Bajo Aragón aproximándose al Moncayo y amenazara por su retaguardia
al ejército liberal del Norte, porque los batallones de Valencia y del Maes-
trazgo no podían entonces operar fuera de su natural circunscripción, y
no podía contarse con los de Aragón por su mal estado de organización y
disciplina (…) D. Alfonso se mostró deferente con Rada, pero no le hizo la
menor indicación sobre el mando que debía conferirle según don Carlos le
había manifestado; y como su destino en el Centro no era para servir a las
órdenes de otro que no fuera D. Alfonso, le autorizó éste para regresar a dar
cuenta a su hermano de la misión que le había confiado”391.
Sabedora Elena de Caix que a los abundantes peligros de una gue-
rra había que sumar el arrojo y la temeridad de Francisco, y como prue-
390
El Cuartel Real, 5 de septiembre de 1874, p. 1, y 13 de octubre de 1874, p.1; Barón
de ARTAGÁN Príncipe heroico y soldados leales, p. 227 y Jaime del BURGO, Biblio-
grafía del siglo XIX: guerras carlistas luchas políticas, p. 227.
391
Antonio PIRALA Historia contemporánea. Anales desde 1843 hasta la conclusión
de la última guerra civil, Madrid, Imp. de Felipe González Rojas, 1876, pp. 591-593.
Barón de ARTAGÁN, Príncipe heroico y soldados leales, p. 226. Me parece que Fran-
cisco Albalat más que como acompañante iba como fiscalizador según los reparos que
pone Antonio Pirala y de la manera en que se produjo. Don Carlos había decidido crear
el Ejército del Centro únicamente con efectivos del de Cataluña y otros batallones de
nueva creación. Su hermano lo interpretó como una ofensa o falta de confianza y se
marchó de España.

228

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


ba le pesaba la herida sufrida en la cabeza, todo ello le supuso motivo
bastante para entregar el 20 de octubre de este año de 1874 un presente
a la Virgen de Gracia de Caudete. Deseaba Elena agradecer a la Virgen
haber salvado la vida a Francisco y ponerlo bajo su protección. El regalo
consistió en un bastón de marfil de una sola pieza, junto con el corres-
pondiente estuche. Días antes había actuado como madrina de la peque-
ña Françoise Delille, natural de Corbie. Con los años Elena llegó a tener
más de 38 ahijados392.
Como viera el Gobierno republicano que la guerra se prolongaba
y no se obtenían resultados aparentes decidió hacer una guerra total a
los insurrectos. Así, el 18 de julio se publicaba un Decreto que anuncia-
ba en su exposición de motivos “que la Nación Española (…) no puede
consentir que la fortuna de sus enemigos, que hasta aquí ha estado bajo la
protección de las leyes y en las mismas circunstancias que la de los ciuda-
danos pacíficos, vaya a servir de poderoso instrumento para prolongar y
extender una lucha que perturba el movimiento progresivo de la prosperi-
dad pública, que diezma la flor de la juventud española y que nos deshonra
a los ojos de Europa. También comprende la medida un acto de justicia
en la indemnización que de las propiedades de los rebeldes deben obtener
aquellos que por los rebeldes sean voluntariamente atropellados en sus per-
sonas o propiedades”; y se decreta entre otras medidas: “1. Se autoriza al
Gobierno para embargar los bienes de las personas que constase hallarse
incorporados a los facciosos o que sirvan a la causa carlista (…)”. Siguen
luego instrucciones sobre el inventario a realizar sobre lo embargado y
el establecimiento de administradores393. Esta norma fue escasamente
puesta en práctica debido, en gran parte, a la extrema debilidad del Go-
bierno de la República, pero sirvió para que el bando carlista ordenara
392
Este bastón se conserva en el pequeño museo que existe en la ermita de la Virgen
de Gracia de Caudete. Se grabó en la empuñadura, en español, la fecha y nombre de la
donante. Otra ahijada con la que desarrolló una importante amistad fue Hélène Gaisets,
nacida en 1882 y la que pasaba algunos días al año con los Condes en Corbie y Pau.
Desconozco otros datos sobre Hélène Gaisets salvo que en diciembre de 1902 presentó
a su madrina su novio para obtener su consentimiento como paso previo a contraer
matrimonio. El número de ahijados lo proporciona Elena en una carta, el 26 octubre
de 1903, a su amiga Lucie.
393
Gaceta de Madrid, 19 de julio de 1874, p. 161. Esta norma fue ampliada por una
instrucción del Ministerio de Hacienda, de 1 de agosto, donde de una manera muy
minuciosa se ordena el procedimiento de inventario, embargo, administración de los
bienes y aplicación de sus rentas. Gaceta de Madrid, 19 de agosto de 1874, p. 425.

229

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


otro tanto en el territorio bajo su control394. A la familia Albalat Navajas,
ni a ninguna otra de Caudete, se le embargó objeto alguno.
Francisco Albalat continúa con su labor de escolta y el 4 de no-
viembre de 1874 don Carlos presidió “una solemnísima procesión para
trasladar la venerada Virgen del Puig desde su santuario a la iglesia de
San Juan [de Estella]. Formaba la carrera el batallón de Guías del Rey y
acompañaban a S. M. los condes de Bardi y Bari, los generales Benavides
y Marqués de Valdespina, los brigadieres Iparraguirre, Feliú y Monge, y
la Casa Real”. El 23 del mismo mes “poco antes de anochecer, entró en
Tolosa S. M el Rey y las personas que componen la Real Casa. Poco an-
tes había entrado el batallón de Guías y, poco después, entraban los Sres.
General Elio y Conde del Pinar”. En diciembre “S. M. el Rey fue anteayer
[día 3], al frente del escuadrón de Guardias, a dar un paseo militar hasta
la línea de Hernán. Ayer [día 4] paseó también a caballo en dirección de
Villafranca, pero volvió pronto para gozar de lo apacible de la tempera-
tura en uno de los paseos públicos conde todas las tardes toca escogidas
piezas la brillante charanga del batallón de Guías”. En cambio, el día 8
de diciembre y en Hernani, el batallón de Guías “ha entrado también
en fuego y ha tenido bastantes bajas” y “se batió heroicamente desalo-
jando al enemigo de sus posiciones”. Tan contento quedó don Carlos
con la actitud de su batallón que en la carta de felicitación “felicito
también a mis Guías, para los que reservo una bandera, que recibirán
muy oportunamente después de tan glorioso hecho de armas” y “el día
de Navidad se dio un plus extraordinario de diez reales a todos los indi-
viduos del batallón de Guías”. Don Carlos entregó la bandera al batallón
de Guías el 30 de diciembre395.
El día primero de diciembre de 1874 el Rey en el exilio Alfonso
XII manifestó en Sandhurst (Inglaterra) que, en caso de ser Rey de Espa-

394
Don Carlos decretó el 29 de julio de 1874 que “serán considerados y juzgados como
ladrones, todos aquellos que ordenen o ejecuten embargos de bienes pertenecientes a
los leales súbditos de S. M., lo serán así mismo los que compren los referidos bienes
(…); los Jueces que ordenen o presencien las subastas; los escribanos y Notarios
públicos (…) y los testigos (…) Para las indemnizaciones que en justicia deban con-
cederse, se secuestrarán los bienes de todos los que sirvan a la dictadura de Madrid
en cualquiera carrera del Estado, y de los que de cualquiera manera hayan trabajado
o trabajen contra la Santa Causa de S. M”. El Cuartel Real, 6 de agosto de 1874, p. 1.
395
El Iris, 17 de diciembre de 1874, p. 4; El Cuartel Real, 15 de diciembre de 1874, p.
2; 29 de diciembre de 1874, p. 4 y 2 de febrero de 1875, p. 1.

230

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


ña, nombraría un gobierno constitucional. Ya desde finales de agosto de
1873 Antonio Cánovas del Castillo había recibido plenos poderes de la
Casa Real en el exilio para dirigir el movimiento monárquico y procurar
una restauración borbónica, y Cánovas no era partidario, al igual que
el carlista Calderón, de llevar a su Rey al Trono por medio de la guerra,
pero los acontecimientos se adelantaron y desbordaron. El 29 de diciem-
bre el general Arsenio Martínez Campos, auxiliado por el general Luis
Dabán, el mismo que había derrotado a Lozano en 1874, se pronuncia en
Sagunto (Valencia) por la vuelta de los borbones en la persona de Alfon-
so XII. El Gobierno de Madrid no opuso resistencia y Serrano, después
de tantear infructuosamente a los principales mandos del ejército del
Norte, traspasó la frontera y se exilió en Francia.
El día 2 de enero de 1875 la Gaceta de Madrid empieza a publicar
mensajes, recibidos el 1 de enero, de adhesión a la causa monárquica y
de felicitación al nuevo Rey, de igual manera que dos días antes lo hacía
con manifiestos defendiendo a la República amenazada. El nuevo Go-
bernador interino de Albacete envió uno exponiendo que “a medida que
los pueblos son sabedores de la proclamación de D. Alfonso XII como Rey
de España van adhiriéndose a tan fausto suceso; y lo comunico en nombre
de Albacete, Almansa, La Roda, Gineta, Hellín, Alpera, Higueruela, Tovar
[¿Tobarra?], Corral Rubio y Chinchilla”396. Pues en Caudete la noticia de
cambio de régimen fue acogida de una manera bastante peculiar a juzgar
por los festejos que organizó el Ayuntamiento y la rapidez con que se
acordaron, el 31 de diciembre se decidió “organizar [junto] con los libe-
rales de la Villa una solemne y pública manifestación con el mayor orden y
compostura, dando vivas al Rey, a la paz y a la unión de los españoles”. A
tal fin se ordenó iluminar de una manera especial y durante tres días las
principales calles del casco urbano, repicaron las campanas y se ordenó
celebrar un solemne Tedeum en Santa Catalina al que asistió el Ayunta-
miento en pleno y se invitaron a los principales ciudadanos, propietarios
y eclesiásticos. Tras el Oficio se cambió de nombre a la plaza Mayor por
el de plaza de Alfonso XII y durante el acto el alcalde Andrés García leyó

396
Gaceta de Madrid, 2 de enero de 1875, p. 11. Hasta finales de mes la prioridad de
la Gaceta era publicar las muchas adhesiones y el viaje de don Alfonso a España. Las
noticias de la guerra o no aparecen o son reducidas al mínimo y ocupan las páginas
interiores. No olvidó el nuevo Gobierno de amnistiar a todos los militares y civiles que
tuvieron que dejar su puesto por motivos políticos desde el momento que se exilió su
madre Isabel II el 29 de septiembre de 1868.

231

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


un Bando en el que prometía al Rey Alfonso XII como “augusto heredero
de los Alfonsos, Fernandos e Isabeles”, al tiempo que aseguraba que ese
traería “una nueva era de felicidad y ventura”. No obstante, esta actitud
oficial parece ser que no era compartida por el pueblo, que estaba harto
de tanta inestabilidad política y de la guerra397. La felicitación de Cau-
dete se envió el día 16 de enero de 1875, cuando el alcalde escribía
“tengo el honor de acompañar a V. E. la adjunta felicitación que hace
a S. M. el Rey el Ayuntamiento de esta Villa por su advenimiento al Trono
de San Fernando”398.
El 14 de enero de 1875 entraba Alfonso XII en España399 e, inme-
diatamente, se impuso como meta la pacificación del País, lo que impli-
caba poner fin a la guerra carlista y a las sublevaciones independentistas
en Cuba y en las Antillas. El día 22 publicaba don Alfonso una proclama
en la que invitaba a todos los carlistas a deponer las armas, marchando el
3 de febrero al Norte al mando de un ejército de 40.000 hombres. El día
29 de enero el Presidente Antonio Canovas promulgaba un decreto don-
de se establecía una censura previa pues “todo periódico está obligado a
presentar dos horas antes de su publicación cuatro ejemplares al Gobierno
civil de la provincia”. Formalmente se trataba de evitar que los carlistas
pudieran recibir información sobre el ejército liberal pero, además, se
prohibía “de un modo terminante y absoluto atacar directa ni indirecta-
mente, ni por medio de alegorías, metáforas o dibujos al sistema monár-
quico-constitucional, así como toda alusión a los actos, a las opiniones o
a la inviolable persona del Rey, ni a los de cualquier otro individuo de la
familia Real. Se prohíbe también proclamar y sostener ninguna otra forma
de Gobierno que la monárquico-constitucional”.
El 6 de enero publicaba don Carlos el “Manifiesto de Deva” por
el que protestaba “por la boca de mis cañones y fusiles” contra la procla-
mación como Rey de España de Alfonso XII a la vez que reivindicaba
397
AMC, Libro 11 de Actas del Pleno, f. 63r. y Jesús SÁNCHEZ DÍAZ Historia de
Caudete, pp. 145 a 147.
398
Gaceta de Madrid, 18 de enero de 1875, p. 147.
399
La historia de Isabel II como reina de España había terminado ya en 1868 pues ni si-
quiera en estos momentos que se pueden suponer felices por la Restauración dinástica
en su hijo le es permitido regresar a su patria, ni siquiera será proclamada como reina
madre ni encontrará honores especiales ni homenajes en los breves viajes que efectúe,
que realizará casi como una persona particular. Es más, notará su difícil encaje en el
protocolo de la Corte y padecerá muchas situaciones incómodas.

232

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


una vez más sus derechos al Trono español. El 11 de marzo de 1875 se
produjo uno de los mayores golpes a la moral y ánimos de los carlistas
en toda la guerra: Ramón Cabrera, el militar más recordado junto con
Zumalacárregi, acudía “gustoso a depositar en manos de V. M. [Alfonso
XII] el homenaje de mi respeto, y el testimonio de mi adhesión y lealtad.
Reconozco a V. M. como Rey de España, como mi Rey y Soberano”400. Car-
los VII, en represalia, organizó un Consejo de Guerra que lo condenaría,
en rebeldía al no asistir, a una degradación infamante de su empleo de
general, expulsión del ejército y a ser desposeído de los títulos nobiliarios
que le entregó su abuelo Carlos V. Días después el general Eustaquio Díaz
de Rada, uno de los protagonistas de la Escodada y del desastre de Oroquie-
ta, amigo de los hermanos Albalat, también reconocía a Alfonso XII como
rey.
Durante estos días la Hacienda carlista comenzó la emisión de mo-
nedas y billetes con la efigie y nombre de Carlos VII, que circularon por
los territorios que controlaban además de ser la única moneda empleada
por las tropas carlistas para pagar las requisas y embargos militares en el
resto del país.

12. Derrumbe del Ejército carlista.

Pese a estas medidas la suerte estaba decidida y al Ejército carlista solo le


quedaba sucumbir con honra, cosa de la que no iban faltos. La despro-
porción de fuerzas entre ambos ejércitos era demasiada: las fuerzas al-
fonsinas se componían en el Norte peninsular de 79.000 soldados, 2.650
caballos y 92 cañones frente a los 39.000 soldados carlistas, con 1.700
caballos y 80 cañones. En febrero perdían los carlistas toda presencia
en la provincia de Vizcaya y muchos de sus soldados abandonaban al
Pretendiente. La guerra de desgaste metódico y desolación total practi-
cada por los ejércitos nacionales comenzaba a surtir efecto. El bloqueo
por mar y tierra, incendio de todas las mieses, tala de los bosques, des-
trucción de todos los puentes, obstrucción de los pasos estrechos salvo
las vías generales y la reconcentración en los puertos leales de hasta la

400
Gaceta de Madrid, 22 de mayo de 1875, p. 507. Don Alfonso aceptará muy gusto-
so esta adhesión y su Gobierno se ocupó de darle la mayor publicidad posible. En la
carta de respuesta de Alfonso XII, también pública y muy difundida, le restituye los
honores, grado militar y títulos nobiliarios de los que había sido privado, inclusos los
otorgados por el rey carlista.

233

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


última lancha de pesca era, en parte, el plan de pacificación utilizado por
el ejército gubernamental.
El 7 de enero de 1875 salieron 3.000 soldados ahora monárqui-
cos, desde Hernani para regresar tras un leve combate. Era una simple
maniobra para conocer las posiciones y calidad de las tropas enemigas.
El 8 por la mañana fueron tres columnas, unos 12.000 hombres, las que
abandonaron Hernán con intención de romper las líneas carlistas. En
un primer momento el Batallón de Guías quedó en Andoain a la espera
de reforzar la larga línea de defensa, como así ocurrió apenas comenzada
la tarde cuando cuatro compañías fueron a reforzar el ala izquierda y las
tres restantes, Francisco Albalat en una, socorrieron el castigado centro.
Al pie del monte Santa Bárbara se parapetaron los carlistas para rechazar
a bayoneta todas las acometidas. El 14 de enero se informaba que “el
brigadier Berriz ha ocupado Balmaceda, en cuyo punto continúa hoy con
el batallón de Guías del Rey”401.
Los lugares de Lorca y Lácar (Yerri, Navarra) habían sido ocupados
el 2 de febrero de 1875 por decisión del general alfonsino Ramón Fajardo
e Izquierdo y para el día siguiente se proponían atacar el monte Guirgui-
llano (Navarra) que, según sus informes, estaba débilmente defendido
por los carlistas, por lo que se permitió que Alfonso XII acompañara a
sus fuerzas. Mendiry comprendió el mal estado de la moral de sus sol-
dados carlistas, que no comprendían cómo la formidable línea defensiva
del Carrascal (Navarra) había sido ocupada por el enemigo sin haber
sido siquiera defendida. Propuso Mendiry un contraataque inmediato
para recuperar la posición perdida y elevar la moral, ordenándolo así
don Carlos. Las fuerzas carlistas fueron divididas en cuatro columnas de
tres batallones cada una, ordenando al general Emérito Iturmendi, con el
4º batallón de Álava atacar Lácar aunque ignoraban que en la ermita de
San Cristóbal estaba don Alfonso. El brigadier Arboloa con el 2º y 7º de
Navarra y el Guías del Rey, en el que seguía luchando Francisco, debían
de agrandar la brecha abierta por Iturmendi. De pronto y a la entrada del
pueblo rompió el fuego la infantería carlista, provocando el pánico en las
tropas alfonsinas por lo inesperado del ataque. Pudo don Alfonso apenas
escapar de la batalla pero a costa de perder gran parte de su equipaje y
de sus cinco acompañantes, dos resultaron gravemente heridos. El Regi-
miento de Valencia y la avanzada del de Asturias no pudieron aguantar

401
El Iris, 14 de enero de 1875, p. 1, 26 de enero de 1875, p. 4.

234

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


el fuego carlista y, sabedores de la fuga de Alfonso XII, en vez de organi-
zar un repliegue comenzaron a huir los soldados liberales abandonando
la artillería. Al conocer el general Fajardo el ataque de los carlistas partió
desde Lácar en socorro de don Alfonso con el Regimiento de Gerona
y el Batallón de León, no haciendo otra cosa que enviar patrullas para
localizar al Rey.
Esta acción de Lácar duró apenas media hora y tuvo como premio
inesperado para los carlistas que Alfonso XII regresase a Madrid. Don
Carlos supo que esta importante victoria se obtuvo, en gran parte, gra-
cias a la caballería del Marqués de Valdespina y a la desesperada carga a
bayoneta del Batallón de Guías. Unos días después en la Corte de Estella
el Rey ofreció un banquete en homenaje al Marqués y al Batallón de
Guías402.
Es conocido que don Carlos sentía predilección por los uniformes,
las condecoraciones y los desfiles, por las damas hermosas y escotadas
con lujosos trajes y brillantes pedrerías, gustaba de casas cómodas y lu-
josas, atestadas de objetos artísticos. Sólo era austero en el comer pues
detestaba que quedara comida en el plato y al llegar al postre casi nunca
lo tomaba. Apreciaba don Carlos mucho la sobremesa, tras retirarse de
la mesa marchaba a otra habitación donde gustaba de fumar e invitaba a
los presentes aunque la etiqueta exigía que nadie aceptase el ofrecimien-
to ni fumase en su presencia y, mientras saboreaba su habano, escucha-
ba. Ya en el exilio se hacía contar cosas de España, para lo que invitaba
a su mesa a grandes oradores. Era mujeriego y se libraba de muchos
escándalos por medio de enormes sobornos; tampoco soportaba que le
llevaran la contra, tanto que mientras duró la guerra se rodeó de una
corte de aduladores dispuestos a decir pronto sólo aquello que el Rey
quería escuchar, relegando a cuantos le aconsejaban en contra de sus in-
tenciones. Fue esta falta de auténticos y competentes consejos una de las
razones que propiciaron su derrota pues, si bien al principio los carlistas
obtuvieron grandes victorias, se debían éstas más a la debilidad del ene-
migo que a sus propias capacidades. A finales de 1875 veía don Carlos
traidores en todos sus oficiales que perdían una batalla o iniciaban una
retirada, multiplicándose los Consejos de guerra.
Pese a esta situación Francisco no había perdido su moral de victo-
ria, como prueba la carta que escribió a su esposa el 15 de febrero de 1875,
402
Ana de SAGRERA La Duquesa de Madrid, p. 428. Días después don Carlos, caba-
lleroso, devolvía el equipaje a su primo Alfonso.

235

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


pero muestra las dificultades a que debía hacer frente: “Mis pensamientos
se hallan más que nunca con vosotros. (...) Mis valerosas tropas realizan
sobrehumanos sacrificios. Las tres últimas jornadas, en las que hemos ata-
cado sin descanso, contabilizan la destrucción de cuatro cañones e hicimos
18 prisioneros aunque caros nos resultan pues mis bajas alcanzan a 56
valientes soldados entre muertos y heridos. Yo me encuentro bien pero las
dificultades bajo las que conseguimos sobrevivir no pueden ser descritas.
De todos modos, creo que la victoria final está próxima pues los últimos
triunfos nos confieren renovadas esperanzas, y así intento contagiar mis
ánimos a los soldados defensores de la Causa pero me enteré que Urquijo
[Julio de Urquijo] tuvo una deserción y luego de capturarlo lo fusiló inme-
diatamente e hizo que todo su batallón desfilara ante el cadáver. Reza para
que no me tiemble la voz cuando yo tenga mi primera deserción”.
En marzo de 1875 don Carlos decide transformar el batallón de
Guías, que pasa a componerse de jóvenes cadetes que se unirán a los del
colegio militar de Oñate. Haciéndose cargo del batallón y de la instruc-
ción de los futuros oficiales, de manera provisional, el coronel Emilio Va-
llejo. Francisco Albalat recibió un nuevo destino en el Batallón de Guías
de la División de Castilla pero continúa formalmente adscrito al Estado
Mayor General.
El 30 de marzo de 1875 aparecerá ya el Decreto de creación y or-
ganización del Real Cuerpo de Guardias a caballo403. Como Francisco
Albalat tenía intención de regalar una bandera, totalmente terminada
ya, a su batallón no dudó en regalarla al de su nuevo destino. Y “el pa-
sado domingo [11 de abril de 1875] fue presentada a S. M. una preciosa
bandera, regalo del comandante de caballería D. Francisco Albalat. Es una
verdadera obra de arte, ejecutada en París. La tela de seda es riquísima:
por una parte lleva bordad una imagen, representando a la venerada Vir-
gen de Lourdes, con una inscripción debajo en la que se lee: Protegednos, y
por el anverso el escudo de armas de España, escritos los lemas Dios, Patria
y Rey encima y debajo ¡Viva Carlos VII! Ha sido bendecida en el mismo
santuario de Lourdes”404.
403
El Cuartel Real, 11 de marzo de 1875, p. 2, y 1 de abril de 1875, p. 1.
404
El Cuartel Real, 15 de abril de 1875, p. 4. Esta bandera mide 115 cm. de alto por
152.5 de ancho y es propiedad del Círculo Carlista de Tolosa, que la ha cedido, a cam-
bio de su restauración, al Museo del Carlismo de Estella, donde está expuesta. Es toda
de seda y su anverso y reverso es bicolor, rojo y gualda, formando la bandera nacional.
En su centro y vestida de blanco hay bordada en seda una Imagen de la Virgen de

236

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Bandera del Batallón de Guías de Castilla. En “Noticias de banderas aparecidas en
la publicación carlista “El Cuartel Real”, 1873-1876”, p. 76.

La difícil situación social y económica de la familia Albalat con-


trasta con la casi total normalidad, salvo por la preocupación lógica de
estar Francisco en la guerra, de la familia de Caix de Saint Aymour. El 11
de mayo contraía matrimonio Gabriel de Caix de Saint Aymour, conde
de Caix, con Louise Émile Lenoir de Becquincourt Fouant de La Tombe-
lle, en Billancourt, población cercana a Corbie. La ceremonia religiosa fue
celebrada al día siguiente en Amiens por el Obispo de la diócesis, que en
su sermón no dejó de halagar las virtudes cristianas de la novia y leer un
mensaje, que contenía además su Bendición Apostólica, del Papa Pío IX
felicitando al antiguo “camarero secreto de capa y espada de Su Santidad”.
Lourdes con una aureola de letras que dicen: “Soy la Inmaculada Concepción”. A los
lados de la Imagen hay seis lises partidas, mitad blancas y mitad azules. En la franja
superior, en caracteres dorados, está la inscripción “Nuestra Señora de Lourdes” y en
la franja inferior “Protegednos”. En el reverso aparece el Escudo Real reducido en el
centro y a sus lados seis flores de lis de seda encarnada. En la franja superior aparece
el lema “Dios, Patria, Rey” en caracteres dorados y en la inferior “Batallón de Guías
de Castilla” que sustituyó al original ¡Viva Carlos VII!, descosido con anterioridad. La
Virgen de la Inmaculada se apareció a la pastora Bernardette Saubirons el 11 de febrero
de 1858 y en 1862 la Iglesia autorizó el culto a la Inmaculada bajo la advocación de
Virgen de Lourdes. Aparece en esta bandera como consecuencia del fervor devocional
a esta Imagen producido por la primera peregrinación francesa a su santuario en 1873.
Aparte de la que regaló el Rey a su batallón de Guías, tengo noticia de que un legi-
timista francés, del que no he podido averiguar su nombre, regaló otra bandera que
llevaba bordada la Virgen de los Ángeles de Pourville y don Carlos la entregó al 2º
Batallón de Guipúzcoa. Francisco LÓPEZ-SANZ Carlos VII, rey de los caballeros y
caballero de los reyes, Pamplona, Editorial Gómez, 1969, p. 102 e Íñigo PÉREZ DE
RADA CAVANILLES, Noticias de banderas aparecidas en la publicación carlista “El
Cuartel Real”, 1873-1876, en Banderas, boletín de la sociedad española de vexilolo-
gía, 122, 2012, p. 76.

237

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Tras la boda partieron los recién casados hacia París pues deseaban rezar
en acción de gracias en la iglesia de Notre-Dame des Victoires como
paso previo a su peregrinación a Roma para corresponder al Papa y be-
sar su anillo405. A la ceremonia civil no asistió Marie Antoinette de Cha-
mont, madre del novio, y me ha sido imposible saber si acudió Francisco
Albalat, aunque lo creo muy improbable porque la grave situación del
ejército carlista impedía conceder permisos largos.
Por otro lado, el Gobierno de Alfonso XII era sabedor que ya había
ganado la guerra carlista y como medida de presión decide empezar a
dar publicidad cuando los carlistas se entregan o se internan en Francia.
Eso sí, con la precaución de nunca ofrecen nombre para evitar represa-
lias a los que abandonan las armas pero sí su número y localidad. El 15 de
julio de 1875 se informa que, durante los días 12 y 13 de julio, se habían
entregado en Bayona 195 soldados y 5 oficiales, y otros 18 en Segorbe
(Castellón), entre ellos 3 sacerdotes. El días 16 son 600 los que cruzan la
frontera. Todos los carlistas que se presentaban en los diferentes consu-
lados de España en Francia eran remitidos, con un pasaporte provisional
y algo de dinero para el viaje, a España para determinar su responsabili-
dad. Pese a lo favorable para el Gobierno del estado de la guerra y a pesar
de que el reemplazo de este año era de 70.000 soldados, decidió hacer un
llamamiento extraordinario entre los quintos excedentes, el 11 de agosto
de 1875, de otros 100.000 soldados más. La razón principal es que serán
destinados a labores de pacificación, que se adivinan próximas406. A la
provincia de Albacete le corresponderá aportar 1.388 mozos y no consta
que se produjeran disturbios.
Don Carlos nombraba a Elicio de Bérriz y Román, el 3 de octubre
de 1875, “Mi Secretario interino de Estado y del despacho de la Guerra” y
el 3 de noviembre lo confirmaba como titular a la vez que su Ayudante
405
Archives du Mairie de Billancourt, section état civil, mariages. NOTICE SUR É. DE
BECQUINCOURT, COMTESSE DE CAIX DE SAINT AYMOUR, Abbeville, Typogra-
phie Gustave Retaux, 1877, pp. 68 a 88. Émile nació en Arras (Pas-de-Calais) el 11 de
febrero de 1855 y siendo joven se trasladó a vivir a Billancourt (Somme), de donde su
padre era alcalde, aunque estudió en un pensionado del Sagrado Corazón de Amiens.
Fue una persona con unos profundos fundamentos religiosos cristianos, además de ser
familia del Conde de Chambord, representante del legitimismo francés y heredero de
la Corona de Francia. En la ceremonia nupcial la novia lució un conjunto de joyas, en
perlas y diamantes, compuesto de collar, pendientes, anillo y diadema regalado por el
novio con ocasión de la pedida de mano.
406
Gaceta de Madrid, 12 de agosto de 1875, pp. 399 y 400.

238

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


de Campo407. Estos nombramientos, que equivalen a un ministerio, re-
sultaron muy importantes para la carrera militar y política de Francis-
co pues en ese momento estaba en su Estado Mayor con funciones de
ayudante de campo y Elicio de Bérriz se lo llevó a su nuevo destino408.
Allí conocería el poder real y efectivo, la manera de tomar decisiones
y sus resultados, la organización del reino carlista y su administración.
Trabajó con expedientes, planes de guerra y avituallamientos, recauda-
ciones ordinarias y de guerra. Hasta entonces Francisco Albalat había
sido militar y un administrador bastante aventajado pero ahora debía
ser también político y funcionario.
Poco más se sabe de Francisco Albalat durante este año de 1875
salvo que, en el mes de noviembre, Carlos Cardona, hijo del gran carlista
del mismo nombre, fue acusado de infidelidad y traición en la custo-
dia de documentos mientras permaneció en la Secretaría de Campaña
de Su Majestad; su excusa fue que únicamente había comentado ciertas
noticias y nombramientos sin conocer su verdadera importancia y con
personas que luego habían abusado de su confianza. Para averiguar las
acusaciones e instruir el proceso quiso don Carlos designar a Leonardo
Laborde, José de Bérriz y Francisco Albalat, los tres eran militares for-
mados en la Academia de Toledo. Los Instructores lograron demostrar
la veracidad de los cargos y se celebró el correspondiente consejo de gue-
rra, en el que Francisco Albalat actuó como fiscal para solicitar de pena
de muerte para el acusado. El Tribunal Militar accedió en su sentencia al
castigo propuesto, fijando la ejecución del reo para después de la festivi-
dad de Reyes. El día 7 de enero del año siguiente el Rey conmutaba esta
pena por las de degradación infamante y cadena perpetua en atención a
“los acrisolados servicios del abuelo y padre de Cardona”409.
407
El primer titular había sido Joaquín Elio, al que le sucedieron Ignacio Planas, Joa-
quín Llavanera y ahora Elicio de Bérriz. Todos militares con la graduación de general.
El Cuartel Real, 10 de octubre de 1875, p. 1, y El Cuartel Real, 3 de noviembre de
1875, p. 1.
408
BARÓN DE ARTAGÁN Príncipe heroico y soldados leales, p. 225.
409
Antonio PIRALA Historia contemporánea. Anales desde 1843 hasta la conclusión
de la última guerra civil, Madrid, Imp. de Felipe González Rojas, 1876, tomo VI,
p.413. RAH, Colección Pirala, Legajo 1.875, suplemento. “Documentos de Laborde,
Berriz, Albalat referentes a la causa formada a D. Carlos Cardona por infidelidad”, sig-
natura 9/6904. Este expediente se conserva incompleto y en él aparece siempre como
Francisco de Albalat, tanto en su firma, como en los documentos emitidos o recibidos.

239

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Pasó Elena el invierno y las Navidades de 1875 junto con su familia
en París y, se puede suponer, la dicha sería completa de haber tenido a
Francisco Albalat a su lado. No obstante, hubo de conformarse con la
compañía de su madre, hermano y cuñada que, mientras relataban su
viaje de bodas, le hicieron entrega de varias medallas, cruces, rosarios y
escapularios bendecidos por Pío IX, además de su Bendición Apostólica.
Gabriel de Caix comentó al Papa la preocupación de toda la familia por
la suerte que en la guerra podía padecer su cuñado Francisco. Pío IX,
que no conocía a Francisco pero que sí había tratado a Carlos VII, le
entregó una medalla de la Virgen de los Dolores expresamente destinada
para Francisco Albalat con el fin de ponerlo bajo su amparo divino410.
A finales de año el desaliento y caos en las filas carlistas era general,
numerosas son las deserciones y frecuente la insubordinación de la tro-
pa. Una prueba de este estado ofrece Francisco a su esposa, el 2 de enero
de 1876, al indicarle que “nuestra situación, aun siendo preocupante, pue-
de tener solución aunque falta determinación entre los mandos para evitar
que el abatimiento cunda pues la tropa se contagia fácilmente. El otro día
sorprendí al oficial de guardia con una señorita en su puesto y le mandé
que se presentara para dar el parte. Al ver su pésima diligencia también le
ordené que formara su compañía y que hicieran ejercicios con todo el equi-
po. Para mi sorpresa, en cada sección faltaban unos cuantos soldados que
no aparecían por ninguna parte hasta que supimos que habían bajado al
pueblo a comprar comida, pero lo más grave fue que dos centinelas habían
desertado”. Apenas un mes después y en otra carta, Francisco indica que
el desánimo se había extendido y casi ningún mando creía en la victoria:
“Ayer, después de comer, un joven que apenas sabe montar a caballo y cuyo
único mérito es la hacienda y títulos de su padre, se quejaba de la mala
calidad de la comida. El Rey, que hace unos meses lo hubiera despachado,
se limitó a contar que, hace unas jornadas, un pobre aldeano se presentó al
Comisario Regio para entregarle apenas 39 reales diciendo: “Tome usted y
compre pólvora para la Causa. Hace un año que no fumo para poder hacer
esta oferta”. Corrido, el quejoso se retiró”.
Para fortalecer el estado de ánimo de las escasas fuerzas que aún
La degradación se produjo el 15 de enero de 1876 en Tolosa y la sentencia la cumplió
en el penal carlista de Peña Plata hasta que fue amnistiado en 1876. El Cuartel Real,
16 de enero de 1876, p. 4, 20 de enero de 1876, p. 3.
410
NOTICE SUR É. DE BECQUINCOURT, COMTESSE DE CAIX DE SAINT AY-
MOUR, pp. 109 a 111.

240

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


operaban en Cataluña envió don Carlos cartas a todos los jefes carlis-
tas; estas misivas contenían la orden de resistir a cualquier precio y pro-
hibían toda rendición, advirtiendo que serían reos de traición aquellos
oficiales que capitulasen ante el enemigo. Fueron elegidos como correos,
entre varios otros, Francisco Albalat y Bautista Della. Tras entregar una
copia al coronel Tomás Segarra, jefe de las fuerzas en Tarragona, y ante la
imposibilidad de llegar a Estella atravesando Aragón, decidieron viajar
a Francia para luego cruzar la frontera. No contaban con que las auto-
ridades galas eran conocedoras de la pésima situación de los carlistas
y de sus nulas posibilidades de éxito por lo que, para congraciarse con
el Gobierno de Alfonso XII, dieron la orden de evitar que los carlistas
usasen su territorio como medio para prolongar la guerra. Así, el 5 de
enero de 1876, Francisco y Bautista fueron capturados por el comisario
Gazet Prospar mientras viajaban en ferrocarril y retenidos en Morcenx
(Landas); tras ser consultado el comandante de la Gendarmería fueron
conducidos a Bourdeaux con la orden de ser trasladados luego, y junto a
más oficiales carlistas, a Limoges para ser internados todos en un campo
de concentración con el propósito de ser entregados a la policía española
al final de la guerra. Temerosos de este futuro decidieron escapar al día
siguiente y, tras ser de nuevo capturados, la policía francesa les advirtió
que serían entregados al cónsul español más cercano para su expulsión
inmediata ante cualquier nuevo intento de fuga, imponiéndoles la obli-
gación de residir confinados en Bayona. Tras ser liberados en esta ciudad
lograron evadirse de la vigilancia y regresar al Cuartel General de Estella
el 15 de enero411. El riesgo que asumieron Francisco y Bautista era enor-
me pues de ser nuevamente capturados habrían sido inmediatamente
entregados a las autoridades españolas y ambos hubieran sido “destina-
dos al ejército de Cuba por ocho años, sin poder obtener en dicho tiempo
ningún ascenso por otro motivo que por méritos de guerra”412.

411
Service Départemental d´Archives del Conseil General des Landes (Mont de Mar-
san, Francia), 4 M 308 y 309. En las relaciones que se conservan del ejército carlista
no aparecen noticias sobre Bautista Della, aunque sólo se indican los nombres de los
suboficiales y oficiales. Por esta razón y porque existen casos análogos, el del propio
don Carlos o el del Marqués de Valdespina, creo muy probable que Bautista fuera un
soldado que desempeñara las funciones de asistente o escolta de Francisco Albalat.
412
En el caso de Francisco está claro porque queda amparado por la Real Orden de 30 de
junio de 1875. Gaceta de Madrid, 4 de julio de 1875, p. 29. Pero si Bautista Della fuera
un desertor del ejército sería inmediatamente fusilado por aplicación de la Circular

241

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Durante estas pena-
lidades y aunque Francisco
ya lo conocía, se publicaba
una “Real orden concedien-
do empleo de teniente coro-
nel a D. Francisco Albalat”
con fecha de antigüedad
del 7 de noviembre de
1875413.
Sabedor que el final
de la guerra era inminente
y como si quisiera desqui-
tarse por su desastrosa ex-
periencia del año anterior
en Lácar que don Alfonso
viajó al norte de España.
Llegó el día 17 de febrero
de 1876 a Vitoria. La re-
percusión y publicidad fue
enorme pues visitaría las
Carta informando al Prefecto del arresto de
Francisco Albalat y Bautista Della. Cortesía de ciudades más importan-
Françoise Pernel. tes y los pueblos donde se
desarrollaron las batallas.
También inspeccionó hospitales, cuarteles y cárceles. Don Alfonso re-
gresaría a Madrid el 20 de marzo.
El 19 de febrero de 1876 el ejército alfonsino al mando del gene-
ral Fernando Primo de Rivera, reconquistaba la Villa y Corte de Estella.
Pocos carlistas, muy pocos, eran los que aún confiaban en la victoria,
siendo don Carlos el último en perder la esperanza. El día 20 convocó un
Consejo donde el Rey hacía tales preguntas a sus generales que parecía
no darse cuenta de la gravísima situación. El Conde de Caserta contaría,
años después, que “don Carlos no veía, no oía y no entendía. De pronto un
ayudante interrumpió diciendo que a través de una confidencia liberal, se
tenía noticia de que Primo de Rivera se había apoderado de Montejurra y
que Martínez Campos avanzaba sobre Vera. Don Carlos, en un arranque

General de 15 de julio de 1875, Gaceta de Madrid, 17 de julio de 1875, pp. 147 y 148.
413
El Cuartel Real, 6 de enero de 1876, p. 1.

242

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


de furor, quiso telegrafiar para confirmar la noticia pero le dijeron que
el telégrafo ya no funcionaba”. No se cree el Rey estas noticias y, para
comprobar su inexactitud, marchó con los batallones castellanos a San-
testeban (Navarra) donde se le unieron los restos de algunas divisiones.
En un último y desesperado intento por continuar la lucha don Carlos
sustituye a su hermano el Conde de Caserta por el veterano general An-
tonio Lizárraga que, consciente de la desesperada situación, sólo preten-
de evitar más pérdidas inútiles de vidas en ambos ejércitos. Don Carlos
pernocta el 25 en Olague (Anue, Navarra) y al día siguiente en Ronces-
valles (Navarra), donde sus generales, al verle tan serio y meditabundo,
apenas se atreven a acercarse y menos a dirigirle la palabra pues el genio
del Soberano culpa a todos de su derrota. Para muchos la guerra carlista
suponía una verdadera guerra de religión contra la herejía liberal pero
la religión, ya se sabe, ni es decisiva para ganar batallas y, menos aún, las
guerras.
El domingo 27 de febrero llegó Carlos VII a la frontera con Fran-
cia, a la altura de Valcarlos (Navarra). Estaba acompañado por el general
Antonio Lizárraga, sus dos ayudantes de campo los generales Gerardo
Martínez de Velasco y León Martínez Fortuna, y el general de brigada
Ferrou. El grupo permanecía escoltado por el Batallón de Guías, al man-
do del general Manuel de la Cruz, y por el escuadrón de Cadetes a las
órdenes del coronel Emilio Martínez Villarejo414. Poco después entraba
en Valcarlos el batallón 2º de Castilla, y durante la tarde, el resto del bata-
llón, la brigada de Cantabria y el 1º de Valencia de las fuerzas del Conde
de Caserta. El batallón de Gandesa a las órdenes del brigadier Carlos
González Boet, quedó en la retaguardia para evitar una posible sorpresa
del enemigo. Este Batallón carlista fue el último que disparó en el Norte
de España contra una avanzadilla liberal al día siguiente. Ese mismo día 27
por la tarde, Antonio Lizárraga escribía al general De Pouret, jefe de la divi-
sión de Bayona (Francia), para comunicarle que “vencido por la fortuna ad-
versa S. M. el Rey Carlos VII, mi augusto amo, ha resuelto no prolongar más
una lucha que hacía padecer a España sin provecho para su Causa, y pide a
Francia una generosa hospitalidad” para él y sus soldados, y anunciaba que a
las 9 de la mañana del día siguiente atravesaría don Carlos, escoltado por
tropas leales, el puente de Arnéguy (Francia). Sería ésta la última ocasión
de su vida que el coronel Francisco Albalat mandara una compañía.

414
Melchor FERRER Historia del Tradicionalismo español, Tomo XXVII, pp. 258 a 263.

243

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


En la mañana del día 28 de febrero de 1876, día de carnaval, se
concentraron los restos del Ejército de don Carlos que habían de rendirle
los últimos honores: seis batallones de Castilla, cuatro de Asturias y Can-
tabria, un batallón de Guardias, tres batallones de Valencia, los Guías, los
Húsares y seis baterías de Plasencia. Para la despedida formaron en la linde
del camino todas las tropas carlistas allí acantonadas, vitoreando el nombre
del Rey, presentando armas y rindiendo honores a su paso. Por última vez
sonó la Marcha Real en España ante don Carlos. En la frontera lo esperaba
el subprefecto Sr. Herzt vestido con uniforme de gala y las tropas francesas
haciendo honores al Rey carlista. Detrás de don Carlos caminaba su Estado
Mayor, el Cuarto Militar y cerrando este primer grupo parte del batallón
de Guías de Rey. Durante los tres días siguientes más de 15.000 soldados
cruzaron la frontera, el Ejército carlista había quedado disuelto415. Gracias a
la permisividad del prefecto de los Bajos Pirineos y simpatizante legiti-
mista, marqués de Nadaillac, los jefes y oficiales carlistas pudieron con-
servar sus espadas pero se les ordenó entregar todas las armas de fuego
aunque luego no se vigiló el cumplimiento estricto de esta orden. Así no
era extraño ver en completa libertad a los militares paseando tranquila-
mente con faja y sable, con gran enfado de las autoridades consultares
españolas. El cónsul español en Bayona también protestó porque no se le
había entregado un solo fusil y solo “cinco jacos asquerosos que no pueden
tenerse en pie, y cinco mulos”416. “Público es que los carlistas que penetra-
ron en Francia sirviendo de escolta a don Carlos, entraron casi todos bien
armados. Por desidia o falta de celo en las autoridades francesas, la mayor
parte de estas armas no se recogieron como se debían haber recogido, para
entregarlas al gobierno español, y los carlistas las escondieron en la previ-
sión de que alguna vez pudieran necesitarlas”417.
En 1839 los generales Maroto y Espartero, en representación de
ambos ejércitos, llegaron a un acuerdo para poner fin a la primera guerra
carlista. En el convenio de Vergara se previeron medidas para aliviar la
415
El parte oficial de bajas del ejército liberal en esta guerra fue de 18.240 heridos y
30.502 muertos. Las estadísticas del ejército carlistas son desconocidas pero los his-
toriadores afirman que fueron similares o mayores. Francisco BARADO Historia del
Ejército Español, Barcelona, Imp. López & Cia, 1889, pp. 728 y 729.
416
Javier REAL CUESTA La emigración carlista de 1876 y la política de atracción
de republicanos y moderados, en Cuadernos de Sección. Historia-Geografía 22, San
Sebastián, 1994, p. 218.
417
El Bien público, 10 de junio de 1876, p. 2.

244

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


derrota de los carlistas y mitigar la victoria de los liberales, también se
determinó respetar la particularidad foral vasca y se estableció la posi-
bilidad de ingresar en el ejército manteniendo el grado a los soldados
rebeldes. En cambio, ahora lo que se producía era una derrota completa,
tanto en lo militar como en lo político.
Con el objetivo de acelerar la descomposición del Ejército carlista
e intuyendo el cercano fin de la guerra el mariscal de campo Luis Gau-
tier y Castro publicaba, por orden directa del rey Alfonso XII, el 23 de
febrero de 1876, que “todo individuo, sin excepción de jerarquía, profe-
sión o estado, que haya servido o sirva actualmente al Partido Carlista
durante la guerra, está obligado a presentarse a las autoridades mili-
tares, si ya no lo hubiere hecho, para proveerse de la correspondiente
papeleta de indulto”. Poco después, el 8 de marzo de 1876 el Gobierno
publicaba una circular destinada a informar a los respectivos Gober-
nadores sobre los criterios para conceder los indultos a los carlistas que
se habían refugiado en Francia y que desearan regresar a España. Los
soldados debían presentarse a los respectivos alcaldes de su localidad
de residencia en el plazo de 40 días pero los jefes u oficiales habían de
solicitar el permiso para regresar individualmente, que le sería otorga-
do después de prestar juramento de fidelidad al rey Alfonso XII ante el
funcionario correspondiente418. Con rapidez Francisco localizó a su her-
mano Emigdio y le ayudó a establecerse con la esperanza de un regreso
rápido a Caudete.

13. Exilio francés.

Las autoridades militares francesas, tras identificar a todos los refugia-


dos carlistas, designaron los lugares de su territorio adonde iban a ser
confinados, distribuyéndolos por unidades bajo la custodia de la policía.
El Batallón de Guías quedó confinado en Mont de Marsan419 (Landas).
Allí Francisco, después de informar que era casado con una ciudadana
francesa y de su intención de residir permanentemente en Francia, fue
418
Gaceta de Madrid, 8 de marzo de 1876, pp. 567 y 568.
419
Francisco MELGAR Veinte años con don Carlos, Madrid, Espasa-Calpe SA, 1940,
p. 33 y Rafael RODRÍGUEZ ARISMENDI El exilio carlista en la España del XIX,
Barcelona, Castalia, 1984, p. 19. En los Archives Nationales de France, bajo las referencias
Police Générale, F7 12689 a 12695, se conservan 7 cajas con los listados de los carlistas
que se exiliaron y fueron identificados por la policía. No los he podido consultar.

245

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


liberado. Rápidamente marchó a Pau para tranquilizar a su esposa, don-
de se encontró con su hermano Jaime. Comenzaron ambos las gestiones
a fin de encontrar, de entre todos los refugiados carlistas, a sus hermanos
José María y Emigdio. Luego de localizar a Emigdio y conocer el parade-
ro de José María marcharon a París con la intención de reponerse de sus
pasadas penalidades a la vez que esperaban el momento propicio para
cruzar la frontera. La mayor preocupación de los hermanos Albalat era
conocer el ambiente político de Caudete y, especialmente, la posibilidad
de ser hostigados o molestados por las autoridades o convecinos.
Desde que la reina doña Margarita abandonó España en 1875 re-
sidía en un palacete llamado Villa du Midi en Pau (Francia) dirigiendo
desde allí a La Caridad, ocupada antes en conseguir fondos para hospi-
tales y ahora en proporcionar cobijo a los muchos carlistas con pocos o
ningún recurso para mantenerse mientras se tramitan sus indultos. El
mismo día de su exilio, 28 de febrero de 1876, se dirigió don Carlos a esta
ciudad francesa para encontrarse con su esposa e hijos pero el marqués
de Nadaillac, prefecto de los Bajos Pirineos y simpatizante legitimista,
le informó que por presiones del Gobierno español, se le prohibiría re-
sidir en Francia. Tras pasar un día con su familia, el 29 de febrero, y sin
permitirle ver o entrevistarse con nadie decidió don Carlos, para evitar
incidentes, partir al día siguiente 1 de marzo, con dirección a Londres.
Oficialmente se informó que era un viaje para descansar de las pasadas
fatigas y olvidar su derrota pero se evitaba así el incidente que supondría
su expulsión. En Pau quedó doña Margarita hasta unos meses después
del nacimiento de su hija la Infanta doña Alicia el 29 de junio, para tras-
ladarse luego, el 2 de septiembre, con las otras Infantas, doña Blanca y
doña Beatriz, y el Príncipe don Jaime, al número 49 de la calle De la
Pompe, en el distrito de Passy de París. Oficialmente no acompañó a su
esposo por su embarazo y, después, por atender a su hija recién nacida
pero se trataba de una simple excusa dado que las desavenencias del ma-
trimonio eran ya públicas y notorias. La casa que ocuparon la Reina y
sus hijos era bastante modesta para su dignidad pero muy acorde con su
modo de vida, pues contaba con sólo dos pisos, aunque estaba rodeada
de un frondoso jardín. En los cinco años que vivió doña Margarita en
esta casa desfiló la mejor sociedad parisina, además de españoles alfon-
sinos y republicanos, y un sinfín de tradicionalistas420.
420
Francisco MELGAR Don Jaime: el Príncipe Caballero, Madrid, Espasa-Calpe,
SA, 1932, p. 25. Entre ellos Rosas Samaniego, Manuel Ruiz Zorrilla, Madame de la

246

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


Don Carlos, al llegar a Londres, nombraba una Junta presidida por
el Marqués de Valdespina con la única misión de mantener puro, unido
y vivo el partido carlista a la vez que coordinar los nacientes comités,
juntas y círculos de diferentes ámbitos geográficos. A finales de mayo
viajó a México y a Estados Unidos, visitando la exposición de Filadelfia.
Regresó a Europa en septiembre de 1876 y, tras pasar unos días en Lon-
dres, puerto terminal del crucero, se instaló en la casa de su esposa en
Paris. Pronto ordenó don Carlos hacer algunas reformas para hacer más
ostentoso su alojamiento y también instalar una sala con sus recuerdos
de la última guerra, el antecedente del veneciano Cuarto de banderas.
La corte que organizó Carlos VII en Paris era muy diferente a la de su
predecesor Carlos V. En Bourges y Trieste. Carlos V había llevado una
vida doméstica conocida por su piedad, austeridad y severidad, en cam-
bio, la vida cotidiana de don Carlos se caracterizaba por su constante
actividad. Pese a que las relaciones entre los cónyuges estaban deterio-
radas don Carlos y doña Margarita tenían por costumbre organizar una
cena de gala con baile todos los domingos, durante el resto de la semana
don Carlos, los pocos ratos que permanecía despierto en casa, recibía a
cuantos legitimistas iban a saludarle. En cambio, doña Margarita, más
ocupada en la educación de sus hijos y en conseguir fondos con los que
pagar las deudas de la pasada guerra, sólo atendía a unas pocas visitas
algunos jueves, prefiriendo concertarlas por anticipado421.
A finales de 1876, en noviembre, quiso don Carlos conocer el
oriente europeo y, de paso, visitar a su madre. Su primera parada fue
Austria donde se entrevistó con el emperador Francisco José y con el
Conde de Chambord. Luego visitaría Italia, Grecia, Hungría, Rumania
y Rusia, con la sola compañía de Carlos González Boet. También y días
después, viajaba doña Margarita a Viareggio (Italia) para que su familia
Ferronnays y el general Athanase de Charette.
421
Un periodista describía una jornada normal para don Carlos: “El almuerzo fue ser-
vido al mediodía. Estos almuerzos eran muy interesantes, pues se discutían los pro-
blemas del carlismo, a veces con humor, a pesar de la mala fortuna que había tenido
la Causa. Por la tarde, paseos a caballo o en coche. Por la noche, banquetes o cenas
íntimas, según el orden del día. Se reunían todos a medianoche para cenar y bailar, y
luego, en vez de volver a casa, él se pasaba el resto de la noche en un baño turco. Tras
una taza de chocolate por la mañana, volvía a casa para dormir hasta que llegara la
hora de dirigirse otra vez al comedor para almorzar”. Theo ARONSON Venganza
Real, la Corona de España, 1829-1965, Barcelona, Los amigos de la Historia, 1971,
pp. 151 y 152.

247

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


conociera a la nueva Infanta, pasando por Roma donde fueron recibidos
por Pío IX. El 8 de diciembre doña Margarita estaba de nuevo en París.
Cuando pasó don Carlos por Roma también fue recibido por Pío IX que
le aconsejó, según parece, a petición de doña Margarita, que intentara
rehacer su matrimonio, solo formalmente existente, y abandonara sus
muchas amantes. Tras finalizar su viaje retornó a París con esa intención,
aunque pronto flaqueó en su propósito422.
El término de la contienda supuso para Francisco Albalat poner
fin a quince años de vida militar, los cuatro últimos en una guerra civil
demasiado cruel y sangrienta. Los recuerdos eran tan dolorosos que rara
vez narraba sucesos de la guerra y en las escasas ocasiones que lo hacía
evitaba aparecer como protagonista del relato, enjuiciar la actuación de
sus superiores o criticar sus decisiones, tan solo cuando coincidía con
otros compañeros se le escapaban comentarios más extensos. Ahora
comenzaba realmente su vida de casado a la vez que debía empezar a
aprender a vivir en un país en el que era un extranjero, como un mi-
litar en tiempo de paz pero con la agravante de haber sido derrotado
y pertenecer a ejército que ya no existía. Durante estos primeros años
tuvo que soportar y padecer muchas incomprensiones, debido más a las
innumerables tensiones, rencores, reproches y odios que toda rebelión
frustrada provoca entre los antiguos compañeros que a la necesidad de
adaptación. No creo que tuviese problemas de arraigo pues la familia
De Caix de Saint Aymour compartía su ideología carlista y militaba en
el legitimismo francés, incluso con su cuñado Gabriel de Caix de Saint
Aymour podía hablar de batallas y guerras ya que también era militar y
había pertenecido al ejército del papa Pío IX. 
El día se iniciaba temprano, alrededor de las ocho. Varias horas
antes una pareja de criados se había preocupado de retirar la ceniza de
las chimeneas, airear y limpiar los gabinetes y encender nuevamente el
fuego para que los señores encontraran caldeada las estancias en el mo-
mento de levantarse. El desayuno, cereales y pan tostado acompañado
de mantequilla o mermeladas para todos menos Francisco que prefería
chocolate, se servía a las nueve en punto. No bajaba Francisco a desayu-
nar al comedor salvo cuando la casa tenía invitados, prefiriendo tomarlo
en su gabinete; en cambio Elena se hacía servir en la cama, siendo su
422
Jordi CANAL, Incómoda presencia: el exilio de don Carlos en París en París,
ciudad de acogida. El exilio español durante los siglos XIX y XX, Fernando Martínez,
coord., Madrid, Marcial Pons Historia, 2010.

248

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


doncella Marie quien lo entraba y, mientras la señora daba cuenta de los
alimentos, preparaba los vestidos y aderezos que luciría durante la jor-
nada. Francisco, que por deseo propio no disponía de ayuda de cámara,
iba luego al apartamento de su esposa y juntos continuaban su jornada
asistiendo a Misa, más por una sincera devoción que por imperativo so-
cial o ideológico. Si el tiempo lo permitía paseaban a pie durante un rato,
sin olvidar a sus perros. Mantuvo su afición a la caza y cuando era la
temporada apropiada salía a disparar a patos y liebres y, dicen, siempre
cobraba varias piezas.
En los días festivos o bien cuando la casa tenía invitados se prepa-
raba un aperitivo especial, en verano en el cenador del jardín y en invier-
no en el invernadero, consistente en agua gaseosa, naranjada y jerez. A
la una en punto de la tarde se servía el almuerzo. Rara vez Elena hacía
sobremesa sino que se retiraba a descansar para luego cambiarse de ropa
a fin de hacer o recibir visitas. Según la naturaleza de éstas se esperaba
Francisco a recibirlas o bien marchaba a su museo donde atendía duran-
te un par de horas sus intereses y contestaba la abundante corresponden-
cia o bien pedía su caballo para pasear a los perros. Tras la merienda, una
taza de té, café o chocolate pero siempre acompañado de pastas, gustaba
de disponer de tiempo para rezar el rosario, normalmente acompañado
de su esposa. Al regreso se desarrollaba la toilette indispensable para ves-
tirse para la cena. Tanto si se cenaba en casa como fuera era el momento
estelar del día, suponía un nuevo cambio de traje, más o menos especta-
cular dependiendo de la asistencia de invitados y de su importancia. Se
servía siempre a las ocho y media y, aunque en la comida se permitía
alguna falta, todos los habitantes de la casa no dejaban ahora de asistir,
salvo los enfermos y los niños. La sobremesa era más breve, las más de
las veces consistía en una pequeña tertulia acompañada de algún juego
de naipes. Solo en los días de fiesta o de algún aniversario u onomástica
se cantaba y tocaba el piano y, si había muchas mujeres, se bailaba. Los
días normales se retiraban con rapidez a sus respectivas habitaciones,
las señoras marchaban precedidas de sus respectivas doncellas que ya
tenían preparada la ropa de dormir, calentada la cama con braseros y
ayudarían a desvestirlas además de recoger los vestidos.
Una dificultad añadida provino de su falta de aclimatación a los
productos y costumbres alimenticias francesas. La dieta de Francisco
poco se diferenciaría de las prácticas ordinarias de las casas nobles de
ese lugar y época. Básicamente la alimentación cotidiana estaba basada

249

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


en una gran cantidad de carne, preparada en cocidos, asados, sopas, gui-
sados y potajes, reforzada con abundante pan y huevos casi a diario. La
carne de pollo quedaba reservada para los días festivos o para personas
ancianas o enfermas. El consumo de pescado se reducía a salazones aun-
que es conocido que Elena gustaba particularmente de comerlo fresco y
no perdía la oportunidad de comprarlo cuando visitaba cualquier ciu-
dad costera. Durante la estación propicia se elaboraban copiosas ensala-
das junto con la sopa, siempre se servía una variedad de quesos para el
postre junto con fruta fresca cuando la había en el mercado, debilidad de
Elena eran las naranjas y mandarinas y un dulce, quizás tuiles en choco-
lat, o un helado. No faltaba jamás un buen vino en la mesa, alternándose
los caldos franceses con los españoles, aunque Elena prefiriese un buen
vaso de sidra, siempre de una bodega local. De entre todas las comidas
desdeñaba particularmente Francisco la sopa de hierbas y la de coles así
como el uso excesivo de mantequilla para la preparación de algunos gui-
sos, y la cerveza. Aprovechaba todos sus viajes a Caudete para aprovisio-
narse de aceite de oliva, que sólo se hacía servir en los días de fiesta. Tras
la comida gustaba de tomar una copa de buen cognac para acompañar a
un cigarro puro, por la noche sustituía el licor por una copa de vino de
Jerez o Málaga423.
Quizás, por no estar acostumbrado Francisco a estos alimentos no
perdía la ocasión de comer el plato que más le gustaba: un buen cocido.
También, se complacía mucho con el consumo de carne de cerdo, espe-

423
Los únicos ingredientes de la sopa de hierbas eran un trozo de tocino y un hueso
de vaca, si se le añadía un trozo de col adquiría ese nombre. En la correspondencia
que he podido conocer de Elena se hace mención a los siguientes platos: consomé frío,
pescado con arroz, rodaballo con guarnición, salmón cocido con verduras, arenque
ahumado, anguilas en aceite, mejillones con azafrán, lenguado con mejillones, gambas
y champiñón; riñones con salsa picante, paté de pato de Amiens, espalda de cordero,
tartaleta de ternera, huevos revueltos y escalfados, panceta ahumada, salchichas con
sidra o vino; setas a la plancha, faisán en galantina, ternera fría, empanado de jamón,
pollo con vino y cebollas, pollo con crema y sidra, venado asado, empanada de caza,
estofado de liebre, patatas a las finas hierbas, patatas asadas con crema y ajo o tro-
ceadas salteadas con mantequilla; arroz con leche, natillas, tarta de manzana, tarta de
frutas, compota de frutas y tuiles en chocolat. El cocido era muy apreciado en invierno
y se compone de carne de vaca o de cerdo, huesos con médula, puerros, zanahorias,
nabos y apio. Sin olvidar las especialidades culinarias típicas de Corbie para los días
festivos: la ficelle picarde, un crêpe relleno de jamón, champiñones, queso de Gruyère
y salsa blanca que se come como primer plato. Tuiles en chocolat es un postre consis-
tente en chocolate con almendras picadas al que se da forma de pequeñas tejas.

250

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


cialmente el tocino salado, chorizos y embutidos, además de huevos con
cualquier presentación. No era tan aficionado a las verduras y frutas.
Para los postres estimaba los higos secos, pasas, almendras o nueces más
que un dulce424.
En esta época y en las venideras, la moda dejó de ser tratado como
un tema exclusivamente femenino aunque todavía estaba lejos de demo-
cratizarse pues la indumentaria se utiliza para marcar las diferencias de
clase. Las telas no eran baratas y trajes y vestidos son confeccionados a
medida. Un traje de diario de caballero costaba alrededor de diez fran-
cos, unas cien pesetas, y un par de botas de media caña unas quince
pesetas frente a los 75 céntimos de un par de alpargatas. Aunque todavía
imperaban en la moda masculina los dictados cánones de la Restaura-
ción se apreciaban algunos avances, lo más elegante era vestir de negro
aunque también se admitía el gris para el verano. El frac estaba siendo
sustituido por la levita si bien los pantalones seguían siendo anchos, las
camisas debían ser de color claro con cuello almidonado y acompañadas
de diario con corbata y pajarita en las fiestas, y un abrigo de paño con
solapas de piel para el invierno. Siempre vistió con elegancia pero con
cierto clasicismo, sabemos que detestaba el cuello vuelto y el uso del mo-
nóculo425. No tuvo Francisco problemas en el vestir pues contó con trajes
confeccionados a medida; gustaba de visitar el establecimiento parisino
Maison Moret para la ropa de calle pero si deseaba un traje militar o de
gala elegía el comercio de Léon Bonvissin et Madame Tailleur426.
La moda femenina imponía que Elena no pudiera vestirse sola,
necesitando la ayuda de su doncella para vestirse. Tras salir de la du-
cha, debidamente peinada y perfumada, se colocaba una camisa de hilo
con cintas de seda en los hombros para atarlas luego al vestido y que
no se vieran. Acto seguido embutía las piernas en finas medias de lana
sujetas por encima de las rodillas con ligas, sobre las medias se debía de
colocar un par de pantalones interiores de algodón, con perneras hasta

424
Entrevista con Rosario Estañ Requena.
425
Se conserva una fotografía de Francisco que presenta una camisa de color banco
con alto cuello duro y puños almidonados, pantalones color de ante, pechera negra y
levita cruzada negra. Los zapatos brillan gracias al betún y algún tipo de loción había
dejado relucientes sus cabellos. Se ha dejado crecer la barba y en su mano porta un
bastón.
426
Las sastrerías estaban situadas en los números 52 y 58 de Rue de Rennes, en París.

251

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


las rodillas, galones trenzados en el dobladillo y cinta en el talle. Luego
le tocaba el turno al corsé, que dejaba paso a miriñaques, polisones o
enaguas, según lo requiriera el vestido. Por fin podía colocarse el vestido
propiamente dicho. Tras retocar el peinado, calzarse y colocarse algunas
joyas finalizaba el ritual. La moda y costumbre de la época exigía que
una señora tuviera que cambiarse varias veces de ropa a lo largo del día
y por eso Elena dispuso de un importante y variado guardarropa, siendo
la mayoría de las prendas de seda, además de un enorme surtido de za-
patos, abrigos, capas, sombreros, quitasoles, y demás complementos. La
complejidad de estos vestidos era tal que para su planchado se emplea-
ban varias horas siendo considerado el empleo de costurera como el más
importante, tras el de doncella, del servicio de una señora427.

Elena de Caix y Francisco Albalat, 1877.

En toda su vida jamás se consideró Francisco un intelectual aun-


que siempre conservó una gran inclinación al estudio y a la lectura, afi-
ción que le inculcaron desde niño sus padres y especialmente su tío José
María. Con los años dedicaría gran parte de las mañanas a leer varios pe-
riódicos, además llegó a ser un importante coleccionista de libros, pues
su conocimiento del idioma galo le posibilitó leer tanto a autores france-
427
Elena escribió a una amiga que le estaban confeccionando un “traje de noche, de
raso nacarado, guarnecido de perlas y volantes de chiffón”.

252

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


ses como españoles y aunque optaba por los clásicos le atrajeron algunos
escritores contemporáneos. Compró todos los Episodios Nacionales de
Benito Pérez Galdós a los que añadió algunas obras de Pío Baroja y de
Miguel de Unamuno, además de novelas de Gustave Flaubert, Honoré de
Balzac y Alejandro Dumas. En cambio Elena era partidaria de las novelas de
Julio Verne y Emilio Salagari y me consta que en este momento la biblioteca
de la familia De Caix era muy importante, aunque una mínima parte era
propiedad de Hélène y el resto de su madre y su hermano428.
En 1874 Carlos VII había creado la Real y Distinguida medalla de
Carlos VII y fue entregada durante la guerra de manera individual. Qui-
so don Carlos, el 28 de febrero de 1876, concederla con carácter general
“a todos los que han militado en mis Ejércitos del Norte, del Centro y Cata-
luña, así como a los que combatieron por mi causa en las demás provincias
de España”429. Durante el resto del año 1876 el Rey fue enviándola a todos
los oficiales que le habían acompañado al exilio, recibiendo Francisco
una de plata por ser oficial. Puede resultar sorprendente la admiración
de Francisco por el que fue siempre su Rey pese a la total derrota, aunque
don Carlos se la supo ganar en éste y otros muchos casos más. Su premi-
sa era que el Rey no había perdido la guerra sino que, como su antepa-
sado Felipe II, fueron las adversas circunstancias las que provocaron el
descalabro. Los errores, no se cansaba de explicar, resultaron cometidos
428
En abril de 1882 los herederos de Marie Antoinette de Chamont, sabedores de la
mucha y merecida fama de la biblioteca de su padre, vendieron algo más de 4.000 li-
bros. Estos libros eran ya valiosos y son fácilmente reconocibles por el bello ex-libris
que poseen. Desconozco si fue Elena, Gabriel o ambos, así como el motivo de la venta
o los criterios usados para la selección. Pese a esta venta Elena se reservó “alrededor
de 250 volúmenes: novelas, viajes, y otros libros diversos. Alrededor de 750 volúme-
nes lujosamente encuadernados que comprenden las obras completas de Víctor Hugo,
Lemolière y otras antiguas y modernas. Otros 80 volúmenes de libros”. En 1906 estos
1.080 libros serían tasados en 325 francos, alrededor de 14.000 pesetas.
429
Reynaldo BREA, Príncipe heroico y soldados leales, p. 226. Esta medalla se fundió
en plata para los generales y oficiales, y en cobre la tropa. Tiene forma de cruz con
brazos de lados curvilíneos. En el anverso los brazos están unidos por una corona de
laurel que salen de un círculo central donde y se lee “Dios, Patria, Rey. 1874”. En su
centro aparecen entrelazados una “C” y un “7” con la leyenda alrededor “Restauración
católico-monárquica”. En el reverso aparece el escudo real de España, según los carlistas,
de cuatro cuarteles: primero y cuarto Castilla, segundo y tercero León, la granada debajo y
la flor de lis en el centro; en su torno la leyenda “Carlos VII por la Gracia de Dios Rey de
las Españas” y en los brazos de la cruz: “Virtud, Abnegación, Talento, Lealtad” con una
corona real arriba. Cuelga de una cinta con los colores rojo, amarillo y rojo.

253

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


por sus subordinados y don Carlos había remediado lo mejor posible un
mal trabajo y cumplido con su obligación. Esta concepción de la guerra
responde claramente a una visión de un soldado que nunca se cuestionó
el principio de autoridad y el derecho del ejército a intervenir en política
y, llegado el caso, gobernar. Además, situaba a su Rey por encima de los
principios que decía defender. Sin embargo, a los pocos meses de que
don Carlos estuviera recorriendo el mundo conoció la noticia de que
una muchacha española, de la que se desconoce el nombre, pero que
compartió los últimos días de la guerra, iba a tener un hijo suyo. Deter-
minó don Carlos que la madre se refugiara un convento francés cercano
a Pau y a finales de año nacía Alix430.
En vista de la momentánea imposibilidad de regresar a España y
consciente Francisco de que sus intereses en Caudete necesitarían de un
gestor el 1 de julio de este año de 1876 concedió a su hermano Jaime,
presente en el acto, un poder notarial para que pudiera actuar “en todo
lo posible en derecho” respecto a la administración de sus propiedades.
El poder es redactado por “Teodoro Pontes de la Hoz, jefe de adminis-
tración civil, cónsul de Su Majestad Católica y encargado en comisión del
vicecónsul de España en París”431. Aunque no se contempla expresamen-
te, este documento revocaba el anterior concedido a su madre. Jaime
usó este poder para, a su vez, otorgar la representación de su hermano
Francisco a Jacinto Alcázar, procurador ante la Audiencia Provincial de
Albacete432. Desconozco las gestiones encomendadas pero, desde luego,
no sería un pleito pues no designa abogado.
Las circunstancias políticas españolas dejan de tener, a partir de
este momento, importancia para Francisco Albalat, dedicándose a sus
propios asuntos y a servir en lo posible a su Rey. Tanto uno como el otro
430
Se desconoce el apellido y no he podido averiguar cuál fue destino del niño y de su
madre, salvo que don Carlos enviaba regularmente dinero a un apartado de correos de Pau.
La guerra civil española, Barcelona, Ed. Grijalbo SA, 1978, Volumen II, p. 1029.
431
Archivo Histórico de Protocolos de Madrid, Tomo 34154, ff. 591r. a 595r. En el
documento se indica que Francisco vive en 20, Rue de Grenelle y Emigdio tiene su
domicilio en 65, Rue des Saints Perès, ambos en París. Jaime Albalat no estuvo pre-
sente y se le envió una copia. Poseía Teodoro Ponte una justificada fama de excelente
jurista, tanto que fue el encargado de protocolizar el testamento ológrafo de la reina
doña María Cristina de Borbón, entonces residente en Francia y su posterior lectura el
28 de agosto de 1878.
432
AHPA, Sección Protocolos, Signatura 2668, ff. 419r. a 421vto.

254

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


son sometidos a una discreta vigilancia por la policía española pero, al
advertir la nula peligrosidad de Francisco, se suspendió al poco433, aun-
que sobre don Carlos duró toda su vida. Siempre presumía de ser carlista
y español, y de que era lo uno y lo otro dio sobradas pruebas toda su vida.
Jamás renunció a ninguna de estas dos condiciones. Fue en París y con
Elena como profesora donde Francisco se inició en el negocio de las fi-
nanzas, pronto comprendió que era más rentable invertir en títulos valo-
res que en la compra de bienes inmuebles, rechazando especialmente la
compra de terrenos. No era su intención aumentar el patrimonio inmo-
biliario pues no deseaba establecerse permanentemente en Francia y si
los compraba en Caudete debía encargar su administración a un tercero.
Gabriel de Caix de Saint Aymour y Émile Lenoir de Becquincourt
descubrieron que iban a ser padres a finales del mes de mayo de 1876.
Tan gran noticia fue conmemorada asistiendo toda la familia De Caix
a una Misa en la iglesia de Notre-Dame des Victoires de París. Por des-
gracia la salud de Émile se resintió con su nuevo estado y, creyendo que
el aire contaminado de la capital era la causa principal de las molestias,
se trasladó el matrimonio a Billancourt. El día 6 de julio los médicos
aconsejaron a Émile que guardara cama permanentemente y, ante la au-
sencia de mejoría, imponen su ingreso en el hospital. No quiso Gabriel
de Caix seguir este último ruego de los médicos pero tampoco pudo
trasladar a su joven esposa a París debido a su mal estado aunque sí hizo
venir desde Amiens a una monja de la Orden de La Esperanza para su
cuidado permanente, a la vez que empezó a ser visitada por los más re-
putados médicos de la época. Todos estos cuidados no pudieron sanar
su enfermedad y, el 13 de agosto, moría a los 21 años y tras 15 meses de
matrimonio, tras recibir los correspondientes sacramentos. Tan dolorosa
noticia fue comunicada a todos los amigos y familiares de los Condes de
Caix. El Obispo de Amiens, Carlos VII, el Conde de Chambord, el alcal-
de de Corbie y el papa Pío IX fueron algunos de los que enviaron cartas
de pésame. La carta remitida por éste último contenía una autorización
433
Conde de RODEZNO Carlos VII: el Príncipe caballero, p. 132. En el Service de
la memoire et des affaires culturelles de la Prefecture de Police de Paris existen dos
legajos que es posible que contengan información sobre esta vigilancia: Les menées
du parti carliste de 18747 à 1887 (BA 417) y Don Carlos, Duc de Madrid, de 1881 à
1890 (BA 1039). También en los Archives Nacionales de France existe una serie de
16 legajos titulada Réfugiés carlistes, 1871-1888 (F/7/12680-12695) que conserva los
nombres de refugiados carlistas que fueron identificados por la policía francesa. No
he podido consultarlos y estas instituciones no realizan investigaciones particulares.

255

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


expresa para que la habitación en que Émile había fallecido fuera con-
vertida en Capilla y se pudiera Oficiar en ella434.
En España, el Presidente Cánovas del Castillo tenía prisa por ter-
minar con la situación de interinidad de la Monarquía por lo que encar-
gó a una Comisión de notabilidades, presidida por Alonso Martínez, que
preparara un proyecto de Constitución. Esta Constitución determinaba
un estado centralizado, con una soberanía compartida entre la Corona y
las Cortes, y representaba la octava de la Monarquía española sin contar
la de Bayona de 1808. Fue sometida a referéndum el 14 de enero de 1876
y apareció publicado el texto en la Gaceta de Madrid el día 2 de julio.
La abstención en estas elecciones fue grande, el Gobierno reconoció un
50 % pero, según la oposición, fue mucho mayor. Los carlistas no con-
currieron oficialmente a ellas y los pocos políticos que hicieron campa-
ña contra esta Constitución fueron acallados antes de las elecciones y,
además, adulterados sus resultados. Además, el nuevo Gobierno había
enviado a las Cortes una Ley por la que se suprimían los Fueros e Institu-
ciones Vascas que habían sido rehabilitadas por Carlos VII. El 21 de julio
quedaba aprobada esa ley y para los carlistas era el precio que tuvieron
que pagar estas provincias por su adhesión al Carlismo, pero antes, el 15
de mayo de 1877, don Carlos publicó en Paris, una carta al Marqués de
Valdespina donde protestaba por esa abolición. Esta fue la excusa que
utilizó el embajador d España para pedir una nueva expulsión de don
Carlos, que abandonó Paris el 23 de mayo de 1877 para dirigirse a Viena
y marchar luego para participar en la guerra ruso-japonesa. Su familia
permaneció en Paris pero don Carlos, sin pedir permiso, regresó a fina-
les de octubre a Paris y el 4 de noviembre de este año de 1877, festividad
de San Carlos Borroneo, volvió a celebrar públicamente el Pretendiente
su onomástica. Durante la recepción que ofreció a sus más destacados
súbditos hizo público que otorgaba el título de Conde de Pacheco al ge-
neral de brigada Benito de los Reyes Pacheco435. Su regreso fue conocido
por la policía y presintiendo una nueva expulsión don Carlos partía para
Austria de nuevo. A finales de año el Partido Tradicionalista estaba re-
surgiendo y se volvió a optar por la vía legal y pacífica como medio para
434
NOTICE SUR É. DE BECQUINCOURT, COMTESSE GABRIEL DE CAIX DE
SAINT- AYMOUR, pp. 125 a 136. El convertir en Capilla u Oratorio la habitación de
un familiar fallecido era bastante usual en esta época y clase social, a pesar de que esta
finca ya contaba con otras dos Capillas.
435
Ana de SAGRERA La Duquesa de Madrid, última reina de los carlistas, p. 480.

256

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


desarrollar sus actividades, apareciendo los periódicos El Siglo Futuro y
La Fe, como encargados de difundir las ideas carlistas.
El Carlismo, por su parte, no se había recuperado de su derrota y
la nueva alianza entre la Iglesia y el Estado le privó de una parte de sus
argumentos436. La Santa Sede no deseaba la aparición de nuevos partidos
católicos en España sino la integración de los católicos en el nuevo régi-
men restaurado por Alfonso XII. Como quiera que el Carlismo no en-
contraba su espacio político pues a la reciente derrota se sumaba que las
cuestiones dinástica y religiosa estaban resueltas, además, el liberalismo
que impregnaba gran parte de la vida pública española propició que este
movimiento se sumiera en un profundo letargo.
Pese a que don Carlos vivía con la Reina era público y notorio que
las posibilidades de reconciliación del matrimonio eran escasas, tanto
que don Carlos había mantenido diversos amoríos fugaces que todavía
alejaban más un posible arreglo pese a la favorable disposición inicial de
doña Margarita. Durante una estancia en Roma don Carlos mantuvo un
romance con una bailarina, lo que no suponía una novedad, pero ocu-
rrió que la enamorada comenzó a exigir dinero a cambio de no publicar
ciertas cartas comprometedoras escritas por su regio amante. Cuando
doña Margarita fue informada de la situación no dudó en mandar una
horda de sacerdotes para reprender y corregir a don Carlos a la vez que
informaba a la policía italiana del intento de chantaje. Tras este suceso la
reconciliación fue ya imposible.
Por si fuera poco, durante un viaje por Austria y en la ciudad de
Viena conoció don Carlos a Paula de Somoggy, una joven que a sus 18
años poseía un atractivo fuera de lo común si hacemos casos a las cró-
nicas de la época y que no dudaba emplear tanto en su oficio de actriz
como de amante, alcanzando gran popularidad en ambos. Quedó don
Carlos tan rápidamente prendado de sus encantos físicos y artísticos que
no tardaron en marchar a París, el 19 de diciembre de 1877. Aunque don
Carlos marchó a vivir con su familia no pasó un día, o la noche, con su
436
Román Oyarzum comenta que “el carlismo, a fuerza de heroísmo y de sacrificio,
libró a España de la revolución y de la república, la libró a costa casi de su vida,
pues el partido, si no muerto, quedó maltrecho y triturado en 1876. sin el carlismo,
en armas, jamás hubiera sido posible la restauración alfonsina. No es que el carlismo
no era enemigo de la dinastía usurpadora, lo fue siempre, y lo que no sea así, podrá
llamarse como quiera, pero nunca será carlismo. Pero, repetimos que sin el carlismo,
que destrozó la revolución, los herederos de Isabel II destronada, nunca hubieran
vuelto a coronarse en Madrid”. Historia del Carlismo, Bilbao, Fe, 1939, p. 362.

257

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


esposa. La noticia se hizo pública y toda la sociedad parisina y los miem-
bros del Partido vieron con enorme escándalo que el Rey pretendiente
de la católica España viviera “en público adulterio y amancebado con una
mujer de tan escandaloso pasado y pernicioso oficio”. Ésta comprometida
situación se complicó al solicitar el Gobierno español una nueva expul-
sión y el 31 de diciembre de 1877 don Carlos viajaba a Londres, solo, con
lo que se salvaba formalmente su situación política y familiar.
El 6 de febrero de 1878 don Carlos estaba de nuevo en París y su pri-
mera visita fue para su familia aunque la noche la pasaría con su amante
Somoggy. Esta delicada situación duraría casi dos años y, descartada una
nueva intervención de doña Margarita, la solución apareció al cumplir
el infante don Jaime la edad para tomar el sacramento de su Primera
Comunión, en un colegio de Londres donde estudiaba. Llegado ese mo-
mento el confesor de don Carlos se negó a darle la absolución de su pe-
cado de adulterio y concubinato si no hacía promesa de abandonar a su
amante. Durante unos días don Carlos sopesó la posibilidad de no asistir
a la ceremonia aduciendo una enfermedad pero al final optó por renun-
ciar a la bella Paula y pudo presidir la celebración a la vez que comulgar
junto a su hijo. Para mayor seguridad e impedir una reconciliación se
decidió buscar a Paula un marido. Sin embargo, no hubo suerte en la
elección de éste pues no dudó en compartir a su esposa con don Carlos
a fin de dedicar más tiempo en gastar la generosa pensión mensual que
recibía por orden del Rey. El único acierto de esta cara solución fue que
Paula se instaló en Inglaterra y pronto don Carlos empezó a intercalar
sus visitas a Londres con encuentros con otras damas igual de bellas pero
más cercanas a París y, al poco, dejó de visitarla para gran alivio de todos
menos del marido que vio reducida su posición económica437.
El dolor y vacío del conde Gabriel de Caix al morir su joven es-
posa le llevó a querer ofrecer a la Iglesia Católica un regalo recordatorio
y expiatorio a la vez. El 7 de febrero de 1877 los hermanos Gabriel y
Hélene de Caix, Marie Antoinette de Chamont, su madre, y Francisco
Albalat fueron recibidos en audiencia privada por el papa Pío IX, en sus
habitaciones particulares del Vaticano, para actuar de testigos de la en-
trega que hacía Gabriel de un juego de capilla completo, realizado con
437
Theo ARONSON Venganza Real, la Corona de España, 1829-1965, pp. 152 y 153.
El barón de Saint Aubanet, persona de confianza de don Carlos, era quien pagaba esta
pensión. AGA, Sección Asuntos Exteriores, Informes de los agentes sobre la conspira-
ción carlista-republicana, Caja 13.782.

258

Biblioteca Digital de Albacete «Tomás Navarro Tomás»


parte de las joyas de su esposa fallecida. El regalo se componía de un
cáliz, un copón, dos vinagreras con su correspondiente plato y un mantel
de terciopelo negro bordado en oro. El periódico italiano L´Osservatore
Romano publicaría al día siguiente que “el Vaticano fue testigo de un acto
de generosidad y de piedad que tendrá un lugar importante en los anales
del Pontificado de Pío IX, y también en la historia de la familia del Señor
Conde Gabriel de Caix de Saint-Aymour.
Este gentil hombre francés ha regalado al Papa un servicio completo
de altar o Capilla, de una riqueza inaudita. En este servicio de oro