Está en la página 1de 5

Rosa María Torres

Entendemos como Comunidad de Aprendizaje una comunidad humana y


territorial (urbana o rural) que asume un proyecto educativo y cultural propio,
enmarcado en y orientado hacia el bien común, el desarrollo local y el desarrollo
humano, para educarse a sí misma, a sus niños, jóvenes y adultos, gracias a un
esfuerzo endógeno, cooperativo y solidario, basado en un diagnóstico no sólo de
sus carencias sino, sobre todo, de sus fortalezas para superar dichas carencias.
Afirmamos que la única posibilidad de asegurar educación y aprendizaje
permanente, relevante y de calidad para todos, sobre todo en los países del Sur, es
haciendo de la educación una necesidad y una tarea de todos, aprovechando,
desarrollando y sincronizando los recursos, los saberes y los esfuerzos de la
comunidad local, con apoyo de los niveles intermedios y del nivel central a fin de
asegurar condiciones de viabilidad, calidad y equidad.
La educación y el aprendizaje no son un fin en sí mismos. Son condiciones
esenciales para el mejoramiento de la calidad de vida de las personas y las familias,
para la construcción de ciudadanía, para la transformación social, para el desarrollo
comunitario y para el desarrollo nacional. La educación y el aprendizaje por sí
mismos no son suficientes para lograr estos objetivos. Requieren ser parte de un
esfuerzo amplio de transformación de las condiciones sociales, económicas,
culturales y políticas que reproducen la pobreza y las múltiples inequidades, la
educativa una de ellas. Sin cambios profundos en el modelo económico, político y
social, no hay posibilidad de avanzar con los cambios también profundos que
requiere el mundo de la educación, la formación y la capacitación de las personas.
El término “Comunidad de Aprendizaje” se ha extendido, con acepciones diversas,
en los últimos años, tanto en los países del Norte como del Sur. La diversidad de
usos de la nociónComunidad de Aprendizaje (en adelante CA) está atravesada por
tres ejes: (a) el eje escolar/extraescolar, (b) el eje offline/online (presencial/virtual),
y (c) el eje relacionado con la gama de objetivos y sentidos atribuidos en cada caso
a la CA.
Así, algunos se refieren al centro educativo (formal o no-formal) o bien al aula como
CA; otros se refieren a un ámbito territorial (la ciudad, el barrio, el poblado rural,
etc.); otros, a una red o comunidad virtual mediada por las modernas tecnologías
(redes de personas, de escuelas, de instituciones educativas, de comunidades
profesionales, etc.). Algunos vinculan CA a procesos de desarrollo económico,
desarrollo de “capital social” o desarrollo humano; otros ponen el acento en asuntos
como ciudadanía y participación social. En general, lo que domina por ahora es la
noción de comunidad más que la de aprendizaje. De hecho, excepto por algunas
versiones de CA más apegadas al ámbito escolar, hay escasa atención sobre los
aspectos pedagógicos involucrados.
En cualquier caso, la noción de “Comunidad de Aprendizaje” resulta reconocible
como aspiración y como experiencia histórica en todos los países. Su reactivación
y expansión en el momento actual tienen que ver con un conjunto de factores, entre
otros:
▸ La tendencia a la “glocalización” (globalización y su impulso contrario, la
localización) y, en ese contexto, el resurgimiento/remozamiento de lo local y del
“desarrollo comunitario”.
▸ El achicamiento del Estado y de su papel, los procesos de descentralización, la
complejización y mayor visibilización de la sociedad civil, las alianzas entre diversos
sectores y actores, y el ensanchamiento de la participación ciudadana en diversos
ámbitos, el educativo entre ellos.
▸ La expansión acelerada de las modernas Tecnologías de la Información y la
Comunicación (TICs) y su penetración creciente en la vida cotidiana de las
personas, en diversos espacios y en todas las edades.
▸ La renovada importancia dada al aprendizaje, y especialmente al aprendizaje a
lo largo de la vida, en el marco de la emergente "sociedad de la información",
“sociedad del conocimiento” o “sociedad del aprendizaje”.
▸ La creciente aceptación de la diversidad y, consecuentemente, de la necesidad
de diversificar la oferta educativa, de innovar y experimentar con modelos
diferenciados, adecuados a cada contexto y momento.
▸ La insatisfacción mundial con el sistema escolar y con los reiterados intentos de
reforma educativa (escolar), y la búsqueda de nuevas vías y modos para pensar la
educación escolar y la educación en general (surge por todos lados el clamor por
un “cambio de paradigma” para la educación).
La propuesta de Comunidad de Aprendizaje que exponemos aquí sintéticamente
integra educación escolar y no-escolar, aprendizajes formales, no-formales e
informales, recursosoffline y online, en un ámbito territorial (urbano y/o rural),
incluyendo de este modo las diferentes nociones de CA mencionadas arriba. Se
inspira en el pensamiento más avanzado y en la mejor práctica de la “educación
comunitaria” y de movimientos como la Educación Popular en América Latina. Toma
asimismo elementos de la “visión ampliada de la educación básica” propuesta en
la Conferencia Mundial sobre Educación para Todos(Jomtien, marzo 1990), la cual
alude a la satisfacción de necesidades básicas de aprendizaje de las personas -
niños, jóvenes y adultos - dentro y fuera del sistema escolar, y a lo largo de la vida.
La CA no se plantea como un modelo cerrado, limitado al ámbito local, deslindado
del Estado e incluso pensado como alternativo a éste, sino mas bien como
unapropuesta de política educativa, traducida como estrategia de desarrollo y
transformación educativa y cultural a nivel local, con perspectiva y
protagonismo ciudadanos. Como tal:
▸ la CA forma parte de, y debe articularse con, un proyecto de desarrollo local y
nacional, integral e integrador, lo que implica romper con la sectorialidad y concertar
alianzas operativas y estratégicas tanto a nivel micro (CA) como macro (política
educativa, política social, política económica);
 la CA adopta una visión integral y sistémica de lo educativo, poniendo en el centro
el aprendizaje (satisfacción de necesidades de aprendizaje de la población y
desarrollo de unanueva cultura general sintonizada con los requerimientos de una
ciudadanía plena), y articulando aprendizaje formal/no-formal/informal,
escuela/comunidad, política educativa/social/económica, educación/cultura, saber
científico/saber común, educación de niños/educación de adultos,
reforma/innovación (cambio “desde arriba” y cambio “desde abajo”), gestión
administrativa/gestión pedagógica (en la institución escolar, en el sistema escolar,
en la política educativa, en la formación de los agentes educativos, etc.), los pobres
(los grupos “desfavorecidos” o “en riesgo”)/ los demás (en el marco de una noción
de “alivio de la pobreza” y “focalización en la pobreza” que se plantea como
discriminación positiva pero que puede terminar reforzando el asistencialismo y la
exclusión social), lo local/lo global.
Construir una Comunidad de Aprendizaje implica revisar la distinción convencional
entreescuela y comunidad, así como entre aprendizaje formal, no-formal e informal,
y los modos convencionales de concebir y asegurar las vinculaciones entre ellos.
La escuela es, por definición, parte de la comunidad, se debe a ella, está en función
de ella; docentes y alumnos son al mismo tiempo agentes escolares y agentes
comunitarios. La familia tiene valor en sí misma y no se subsume en “la comunidad”.
Por otra parte, y dado que la escuela no es la única institución educativa, la
necesidad de articulación se extiende a todas las instituciones o espacios
educativos y culturales (o pasibles de ser convertidos en tales) presentes en la
localidad: bibliotecas, guarderías, centros de adultos, centros de salud, casa
comunitaria, canchas deportivas, sitios de trabajo, medios de comunicación,
telecentros o cafés internet, talleres artesanales, clubes, mercados, iglesias,
parques, plazas, patios, huertos, granjas, jardines, viveros, cines, teatros,
anfiteatros, gimnasios, museos, circos, zoológicos, centros de exposiciones,
galerías, kioskos, hospitales, cárceles, cuarteles, cementerios, etc.

La Comunidad de Aprendizaje no resulta de la suma de intervenciones aisladas, o


incluso de su articulación, sino que implica la construcción de planes educativos
territorializados (el barrio, la comunidad, la cuadra, la manzana, el pueblo, la ciudad,
el distrito, el municipio, etc).
DE A
Comunidad Escolar Comunidad de Aprendizaje
Niños y jóvenes aprendiendo Niños, jóvenes y adultos aprendiendo
Adultos enseñando a niños y jóvenes Aprendizaje inter-generacional y entre
pares
Educación escolar Educación escolar y extraescolar
Educación formal Aprendizaje en ámbitos formales, no-
formales e informales
Agentes escolares (profesores) Agentes educativos (profesores y otros
sujetos que asumen funciones
educativas)
Los agentes escolares como agentes Los agentes educativos como agentes
de cambio de cambio
Los alumnos como sujetos de Alumnos y educadores como sujetos
aprendizaje de aprendizaje
Visión fragmentada del sistema escolar Visión sistémica y unificada del
(por niveles educativos) sistema escolar (desde la educación
pre-escolar hasta la educación
superior)
Planes institucionales Planes y alianzas inter-institucionales
Innovaciones aisladas Redes de innovaciones
Red de instituciones escolares Red de instituciones educativas
Proyecto educativo institucional Proyecto educativo comunitario
(escuela)
Enfoque sectorial e intra-escolar Enfoque inter-sectorial y territorial
Ministerio de Educación Varios Ministerios
Estado Estado, sociedad civil, medios,
comunidad local
Educación permanente Aprendizaje permanente

¿Qué implica organizar una Comunidad de Aprendizaje?

Volver al sentido común, desafiando la ideología, las prácticas y las institucionalidades


convencionales, que piensan y organizan la educación y los aprendizajes únicamente teniendo en
la mira la educación escolar, segmentando por edades, según distinciones formal/no-
formal/informal, y con mentalidad sectorial (educación, cultura, deporte, salud, trabajo, producción,
ecología, etc.)
▸ Concentración en un territorio determinado, urbano o rural.
▸ Construir sobre procesos de organización y movilización social ya en marcha.
▸ Diagnóstico entendido como identificación no sólo de lo que NO HAY
(necesidades, deseos) sino de LO QUE HAY (historia y luchas compartidas,
perspectivas de futuro, relaciones, saberes, motivaciones, valores positivos,
instituciones, redes, recursos, etc.) en la comunidad.
▸ Toda una comunidad que aprende: niños, jóvenes y personas adultas,
educadores y educandos.
▸ Hacerse cargo de los factores (mal llamados) "extraescolares" que son
definitorios en los aprendizajes incluso más que los "intraescolares", como lo
revelan numerosos estudios y evaluaciones de rendimiento escolar vía pruebas
(LLECE, PISA, etc).
▸ Procesos participativos en el diseño, ejecución y evaluación del plan educativo.
▸ Proyectos asociativos y en alianza entre diversos actores operando en el
territorio.
▸ Derecho a la educación entendido como derecho aprendizaje.
▸ Atención a lo pedagógico (la calidad de los vínculos de enseñanza y
aprendizaje).
▸ Instauración de procesos sostenidos de información, comunicación y educación
ciudadanas, orientados a toda la comunidad.
▸ Contribución a la revitalización y renovación del sistema escolar público y
privado.
▸ Prioridad sobre la gente y sus relaciones antes que sobre las cosas
(infraestructura, equipamiento, etc.)
 Intervención sistémica y búsqueda de articulaciones y sinergias.
▸ Sistematización, evaluación y difusión de la experiencia a lo largo del propio
proceso y a través de todos los medios al alcance.
▸ Desarrollo de experiencias demostrativas, con uno o más componentes
radicalmente innovadores en el contexto comunitario.
▸ Continuidad y sustentabilidad de los esfuerzos, hacia la construcción de una
cultura de aprendizaje y una cultura ciudadana comunitaria.
▸ Procesos de calidad con austeridad, uso eficiente y control social de los recursos.

* Versión sintética (revisada en 2011) de una propuesta teórico-práctica en


proceso, desarrollada a lo largo de la última década. Varias de las ideas
expuestas aquí fueron conceptualizadas inicialmente como parte del ideario
de la Iniciativa "Comunidad de Aprendizaje" que organicé siendo Directora de
Programas para América Latina y el Caribe de la Fundación W.K. Kellogg,
con sede en Buenos Aires (1996-1998) y dí continuidad posteriormente
desde el IIPE-UNESCO Buenos Aires (1998-2000), también con
financiamiento de la F. Kellogg. Dentro de dicha Iniciativa se seleccionaron y
financiaron 13 proyectos en 9 países de la región. El ideario de la Iniciativa
CA ha inspirado experiencias de este tipo en varios países latinoamericanos.
Una versión ampliada del texto original de la Iniciativa la presenté en
el “Simposio Internacional sobre Comunidades de Aprendizaje” preparatorio
del Barcelona Forum 2004 (Barcelona, 5-6 Octubre 2001). Sucesivas
versiones de este documento, en español y en inglés, he venido preparando
para diversos eventos y publicaciones. La última presentación la hice en el
Instituto Natura en Sao Paulo: "De las comunidades escolares a las
comunidades de aprendizaje" (Sao Paulo, 4 oct. 2011).

Para saber más:


Fronesis - Comunidades de Aprendizaje
Rosa María Torres, De comunidad escolar a comunidad de aprendizaje
Rosa María Torres, La biblioteca como núcleo de desarrollo comunitario
(Una experiencia en Córdoba-Argentina)
Rosa María Torres, El barrio como espacio pedagógico: Una escuelita
itinerante (Brasil)
Rosa María Torres, La vigencia y el poder de la radio (Mendoza-Argentina)
Rosa María Torres, Cultura ciudadana: ¿Qué clase de educación necesita
Quito?
Rosa María Torres, 12 tesis para el cambio educativo
Rosa María Torres, Lifelong Learning: moving beyond Education for All