Está en la página 1de 6
DIDÁCTICA Y EVALUACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR ENSAYO: “ LA DIDÁCTICA Y EL ROL DOCENTE ”

DIDÁCTICA Y EVALUACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR

ENSAYO:

LA DIDÁCTICA Y EL ROL DOCENTE

TITULAR DE LA MATERIA:

MTRO. JOSÉ MANUEL ORTIZ VELASCO

ALUMNA:

NALLELY FLORES RUIZ GRUPO: 19E036

Oaxaca de Juárez Oaxaca, a 25 de abril del 2013.

INTRODUCCIÓN

"La buena didáctica es aquella que deja que el pensamiento del otro no se interrumpa y que le permite, sin notarlo, ir tomando buena dirección."

Enrique Tierno Galvánrge

La labor de enseñar se encuentra estrechamente vinculada con esta

frase ya que hablar de didáctica, hacemos mención a un arte, al “Arte de enseñar”, de ir moldeando una praxis educativa, que debe sobrepasar los

contenidos que impartimos dentro del aula y conducirnos a un mundo donde el desarrollo de competencias motive el aprendizaje con técnicas y estrategias novedosas, creativas, motivadoras y por sobre todo con un profundo sentido de pertenencia social.

Durante mucho tiempo, la didáctica ha sido entendida como una disciplina que conlleva al campo del éxito educativo, sin embargo muchas veces creemos que con sólo impartir una serie de actividades o estrategias dentro o fuera del aula de clase ya con ello nos aseguramos un supuesto éxito, pero es difícil hoy en día con la diversidad de opciones que existen en el campo educativo, asegurarnos un éxito sin tomar en cuenta todos los elementos que rodean tanto al alumno como el docente.

Es por ello que es necesario hacer un escrudiño a nuestra actividad docente, es de vital importancia conocer ¿qué es la didáctica?, pero sobre todo aplicarla en nuestras aulas, que no simplemente se quede en supuestos teóricos sino hacerla practica, motivo por el cual este ensayo pretende plasmar los elementos primero teóricos de lo que es su conceptualización, para pasar luego a la importancia de ella dentro del rol del educador y la realidad que rodea a todos los que nos involucramos en este hermoso viaje que es la educación.

Desde el punto de vista etimológico Didáctica proviene del griego didaktike, el cual tiene una relación estrecha con enseñar, instruir o exponer con claridad. La didáctica, puede ser ese arte de enseñar la vida, a través de técnicas y estrategias que permitan descubrir un mundo lleno de posibilidades, a raíz de esta definición muchos autores han expresado su sentido y significado de la didáctica como se expondrá a continuación.

“Didáctica es la disciplina pedagógica de carácter práctico y normativo

que tiene por objeto especifico la técnica de la enseñanza, esto es, la técnica

de incentivar y orientar eficazmente a los alumnos en su aprendizaje” (Mattos,

1990).

“Didáctica es la ciencia o cuerpo de conocimientos que normativiza los recursos para organizar la transmisión de los conocimientos a través de una metodología, que tendrá un componente de arte. Una de sus funciones principales será la sistematización de métodos, instrumentos y soportes para estimular y dirigir el aprendizaje. El bagaje didáctico se adquiere por reflexión y

se profundiza a través de la experiencia docente, los textos y los documentos”

(Zufiarru & Gabari).

Retomando a estos autores podemos decir en palabras sencillas que la didáctica es el camino que el maestro utiliza para estimular, dirigir, y guiar el proceso de enseñanza aprendizaje, además de permitir que el educando experimente e integre las herramientas necesarias para alcanzar su realización personal, profesional y demás facetas de su vida.

De acuerdo con Mattos, L. (1990) son cinco los componentes de la situación docente que la didáctica procura analizar, integrar funcionalmente y orientar para los efectos prácticos de la labor docente: el educando, el maestro, los objetivos, las asignaturas y el método. En cuanto al educando se refiere que el alumno no solo debe aprender con su memoria y con su inteligencia, sino como un ser humano en evolución, con todas sus capacidades limitaciones, intereses y reacciones, pues toda esa compleja dinámica vital condicionara su integración en el sistema cultural de la civilización. El maestro no solo debe ser

el explicador de la asignatura, sino como un educador apto para su compleja misión de estimular, orientar y dirigir con habilidad el proceso educativo y el aprendizaje de sus alumnos, con el fin de obtener un rendimiento real y positivo para los individuos y para la sociedad. Los objetivos deben ser alcanzados progresivamente por el trabajo armónico de maestros y educandos. Las asignaturas deberán ser seleccionadas, programadas y dosificadas de forma que faciliten su aprendizaje y el método de enseñanza dependerá en gran parte el éxito de todo trabajo escolar, tanto en lo que se refiere a la asimilación de los valores culturales, como a la integración en la vida social.

Ya expuesto esto cabria hacernos una pregunta ¿realmente estos cinco componentes de la didáctica confluyen de manera integradora para un buen proceso de enseñanza-aprendizaje? Lamentablemente hoy en la actualidad se presenta la didáctica ante nuestros ojos como un sistema complejo, con una metodología rígida, casi como un plan de instrucción militar, donde los

profesores no hemos entendido ni nos hemos comprometido con nuestra labor educativa. ¿De qué le sirve entonces al maestro saber tanto de didáctica, conocer su ventajas y todo lo demás sino se apropia de su rol y no permite emerger las grandes experiencias con sus estudiantes? Pues actualmente es aun visto que el profesor sigue siendo un dador de conocimientos, mientras el alumno es un mero espectador del proceso. Otro de los grandes problemas es que como educadores planeamos una serie de actividades que van en función de contenidos, pero estas actividades no solo deben pensarse de esa forma sino que al contrario deben interrelacionarse con las necesidades reales y sentidas de los alumnos y esto solo lo sabemos si logramos entablar un dialogo reciproco es decir un verdadero proceso comunicativo. Aunado a esto como lo menciona Díaz Barriga, (2005) en su libro: El docente y los programas

escolares. Lo institucional y lo didáctico. “El docente también ha perdido la concepción sobre su responsabilidad profesional, afectado por las deficiencias en su formación, agobiado por el desprecio que la política educativa tiene por lo pedagógico y lo didáctico angustiado ante la pauperización del salario docente y los inventos de programas de evaluación del desempeño, diseñados bajo la perspectiva de los programas merit pay, que inducen a los profesores a realizar

todo aquello que es objeto de un puntaje en la evaluación, dejando de lado las tareas sustantivas de la responsabilidad docente”.

Requerimos entonces que el docente recupere «su pasión por enseñar», que perciba que el espacio del aula es un espacio de autorrealización profesional y personal, que se encuentre dispuesto a enfrentar los retos de aprendizaje, de motivación, de formación que cada grupo escolar demanda. Queda entendido entonces que la didáctica no es un conjunto de métodos inertes, sino que es la práctica misma del proceso educativo en el aula. Debemos ser capaces de incorporar en nuestra práctica cotidiana la didáctica, debemos asimilarla, profundizando con textos y documentos, esto significa que la clase no debe ser monótona, no debemos concentrarnos en una sola estrategia para lograr el aprendizaje, debemos construir una metodología susceptible a los cambios y a las variaciones, debemos combinar todo esto con matices afectivos que nos permitan acercarnos al proceso del estudiante y de la persona, no debemos transmitir conocimientos dentro del aula debemos construirlos en conjunto con nuestros estudiantes, ser educadores también significa ser educados. La didáctica nos sirve como un conjunto de elementos que son una referencia metodológica muy significativa

para el profesor, lo que no significa que cerremos las puertas para seguir innovando y creciendo, podemos adoptar la didáctica como una fuente permanente de novación pedagógica en el aula. Lejos de ser una figura intimidante, el profesor debe ser un constructor, un edificador, un pintor, pues la más grande satisfacción que puede haber es saber que lo que estamos haciendo contribuye con un grano de arena en la vida de muchos jóvenes y niños con los cuales construiremos el conocimiento que nos hará

libres...Porque

ante todo si queremos un cambio debemos comenzar por

nosotros mismos.

BIBLIOGRAFÍA

De

Mattos.

(1990).Compendio

de

Didáctica

General.

Ed.Kapelusz.1ª.Reimpresión, Buenos Aires. Pp.24-22. Díaz, B.A. (2005). El docente y los programas escolares Lo institucional y lo didáctico. Ed. Pomares, S.A.Barcelona-México.Pp.11-12.

http://educalatinmusical.globered.com/categoria.asp?idcat=36

 

http://shunflay.blogspot.mx/2007/07/conceptualizacin-del-enfoque-de- la.html