Está en la página 1de 5

OVIDIO DECROLY: APORTES A LA EDUCACIÓN

Ovidio Decroly fue un psicólogo y médico procedente de Bélgica nacido en


Renaix el 23 de Julio de 1871.
Ejerció sus estudios de secundaria en Malinas. Se doctoró en la facultad de
medicina en la universidad de Ganta en 1896.
Gracias a una beca que obtuvo en un concurso universitario, pudo
perfeccionarse en sus especialidades, viajando hacia Paris.
De nuevo en Bélgica en 1899 al trabajar como auxiliar del Policlínico del Dr.
Glorieux, se dio cuenta de la urgente necesidad de crear un centro de
atención para niños especiales.
Para satisfacer estas necesidades fundó en 1901 École de I´Ermitage en un
barrio de Bruselas; años después, exactamente en 1909 fue trasladado a
Uccle, calle Vossagat n° 2.
Con su lema tan particular “preparar al niño para la vida, por la vida misma”
inicio su labor como un experto pedagogo teniendo un gran auge en su
tiempo de inicio, y aun lo tiene en algunos centros escolares, brindando así
un nuevo rostro a la educación.
Decroly insistía que uno de los fines de la educación es el desarrollo y
conservación de la vida: “el destino de un ser cualquiera es ante todo vivir.
Por lo tanto, la educación debe tener como fines:”
 Mantener la vida

 Colocar al ser humano en condiciones tales que pueda alcanzar, con


la mayor economía de energía y de tiempo, el grado de desarrollo
que su constitución y las solicitaciones del medio le exijan.
“la educación debe transformarse en auto educación”
También decía que la educación debe ser la vida propia; considerando a la
educación como una integración de actividades, algo así como un recurso
didáctico

Visión de la niñez
Considera al niño como un ser capaz de comprender la realidad tal cual es,
un ser lo suficientemente íntegro para adaptarse al medio que lo rodea.
Los niños son el centro de toda actividad escolar, es valorado como centro
de desarrollo y aprendizaje.
“Lo que interesa al niño en edad preescolar es la realidad inmediata sobre
todo la vida que hay en su alrededor”
“que los alumnos aprendan de la realidad tal como es, sin simplificaciones
inútiles”
Decroly decía que hay que respetar a cada alumno su propio proceso; ya
que los intereses profundos nacen de sus necesidades y son la
manifestación directa de los instintos. Partía de la idea de que la actividad
mental del niño se produce por un primer conocimiento global de los objetos
y los conceptos.

MÉTODO DE DECROLY
Decroly sustenta que el descubrimiento de las necesidades del niño permite
conocer sus intereses, los cuales atraerán y mantendrán su atención y así,
serán ellos mismos quienes busquen aprender más.
En la concepción Decroliana, la observación activa del medio es el método a
seguir. Resultaba importante facilitar la formación intelectual.

Los principios básicos del Método Decroly son:


• El principio expuesto en el lema de su escuela de L·Ermìtage:
"Escuela para la vida, por la vida", partiendo de sus concepciones
pedagógicas de respeto por el niño y por su personalidad.
• El principio de la libertad (propuesto por Rousseau y manifestado por
Dewey) mantenido hasta nuestros días.
• La búsqueda de los ideales educativos de la escuela, partiendo del
educando, de su propia realidad vital, teniendo en cuenta sus
intereses, y en el que cada alumno alcance el grado de perfección de
que sea capaz.
• Oposición a la disciplina rígida que sometía al niño a una actitud
pasiva, en la forma clásica de organización escolar, que no permitía
desenvolverse con libertad y espontaneidad. Y se imponían
conocimientos previamente fijados sin tener en cuenta los intereses
del educando.
• Organizar el ambiente escolar, para que el niño encuentre allí las
motivaciones adecuadas a sus curiosidades naturales, sin coacción,
pero con condicionamientos, de acuerdo con cada niño en particular
(edad, sexo, estado de salud, estado psicológico, etc.) y sugerir
actividades que se adapten a cada individualidad.
• Propone formar grupos de niños en clases que sean lo más
homogéneas posibles, y que tengan entre 20 y 25 alumnos en cada
clase.
• La escuela debe ser activa, permitir al niño expresar sus tendencias a
la inquietud y el juego. Es necesario que el juego se introduzca en el
programa escolar; las clases son especies de talleres, es una escuela
activa, de trabajo.
• Toma como base la observación de la naturaleza para despertar el
interés y la intuición del niño.
• Parte de un programa con ideas ejes, fundado en el principio de
globalización, pues opina que el niño no percibe los detalles sino que
tiene un conocimiento global de la realidad.
• Las necesidades del niño, según Decroly, se pueden agrupar en:
 Necesidad de alimentarse

 Necesidad de defenderse ante las inclemencias externas.

 Necesidad de defenderse contra los peligros y enemigos.

 Necesidad de trabajar solidariamente, de entretenerse y de


formarse material y espiritualmente.

Proceso de enseñanza aprendizaje


La manera de cómo aprenden los educandos se da a través de tres
actividades básicas para la escuela:
1. la observación
2. la asociación
3. la expresión

1. Observación como punto de partida de las actividades intelectuales y


base de todos los ejercicios; debe ser continua y de llevarse a cabo en el
medio natural.
2. Asociación: permite la ampliación del ámbito vital del niño, pues añade
sus experiencias personales con las representaciones de otros,
permitiendo esto un mejoramiento en el andamiaje entre el proceso de
enseñanza - aprendizaje con su vida cotidiana.
a. De las dimensiones espaciales
b. De las dimensiones temporales lejanas
c. Asociaciones tecnológicas (empleo de materias primas,
adecuación al medio)
d. Relaciones de causas y efecto
3. Expresión: se refiere a la expresión abstracta del lenguaje hasta formas
más concretas, esto referido a actividades manuales y artísticas. Abarca
todo aquello que permita la manifestación del pensamiento de modo
accesible a los demás.
La enseñanza debía organizarse de acuerdo a estas consideraciones, así el
alumno ejercería de manera activa sus capacidades intelectuales para
adaptarse felizmente a su ambiente humano y físico.
En cuanto al juego, Decroly aconseja que toda actividad escolar debe
presentarse como un juego estimulante, siendo estos tanto colectivos como
individuales. El juego es como una excusa para romper el ambiente de
tensión en el aula, entrar y disfrutar de un clima de libertad y confianza.
“Los juegos son de tal naturaleza que sirven para desarrollar un programa
de ideas asociadas, basados en los intereses primarios y comunes a todos
los niños, en relación con las grandes categorías de ocupación humana”.
Espacio y recursos de aprendizaje
Luz, claridad, colores diversos; deben acoger las aulas de la escuela. Bancos
comunes, mesas, caballetes, espacio suficiente para una zona verde;
paredes tapizadas con dibujos y escritos de los educandos mostrándolas ahí
como un trofeo. Al igual que se encuentren en las aulas estantes y armarios
con las actividades; producto del trabajo de los educandos.
En la zona verde si es posible mantener animales domésticos; de los cuales
los niños serán los responsables de brindarles el cuidado necesario.
Es importante tomar en cuenta algunos instrumentos musicales. Y por
último tener en cuenta lo más común que debe poseer una escuela: lápices,
papel, acuarelas, arena para hacer algunas dinámicas, plastilina, etc.

Decroly dijo que este método “se basa en los principios de grandes
pedagogos de todos los tiempos, pero también adopta un carácter
científico”, también mencionaba que no se trataba “realmente de métodos
nuevos, sino de otra concepción del método, el cual no debe considerarse
como inmutable y definitivo, como el mejor, sino como algo que debe
evolucionar y perfeccionarse constantemente”.
Podemos observar en estos fragmentos la flexibilidad de este autor en
cuanto al método, por ello es que podemos afirmar que era muy importante
para él el valor de las renovaciones, las experiencias y por ello hay que
comprometerse con la mejora continua, ya que Decroly igualmente pedía
que las obras de educación debe ser flexible, plástica y capaz de
evolucionar.

Tomado de:
 DUBREUCQ, F. y M. Fortuny CHOPRIX. Ovide Decroly. Revista de
Pedagogía, Madrid, España. En:
http://www.cimeac.com/pdf/decroly.pdf
 HERNANDEZ RIVAS, Fabiola Yamileth. Ovidio Decroly. En:
http://www.miportal.edu.sv/portal/comunidad/cfs-
filesystemfile.ashx/__key/CommunityServer.Components.Post
Attachments/00.00.00.66.09/Ovidio-decroly.doc