P. 1
Los Proyectos o Ejes Transversales

Los Proyectos o Ejes Transversales

|Views: 83.520|Likes:
Publicado porLuher
Vincular la vida, al aula, por medio del apoyo de los ejes transversales de los campos temáticos de la vida humana.
mas en www.d10z.com
Vincular la vida, al aula, por medio del apoyo de los ejes transversales de los campos temáticos de la vida humana.
mas en www.d10z.com

More info:

Published by: Luher on Sep 07, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/11/2013

pdf

text

original

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

LUIS HERNANDO MUTIS IBARRA
Email: mutis56@googlemail.com

Página

República de Colombia Departamento de Nariño Municipio de pasto 2009

1

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

LOS PROYECTOS Y/O EJES TRASVERSALES
CONTENIDO
1. Justificación 2. Objetivos 3. La transversalidad 4. Expectativas 5. La transversalidad, un ejercicio de largo aliento, vital para la innovación y la calidad 5.1. Una aproximación al concepto de ejes transversales 5.2. Una propuesta para las instituciones 5.3. Los ejes transversales y la visión estructurada de la realidad 6. Las nuevas condiciones de aprender y enseñar 6.1. El cono del aprendizaje 5.2. La innovación educativa: un reto imprescindible para ganar el futuro 5.3. Los ejes transversales y la educación en valores 7. Referentes temáticos articulados 8. Guía de Trabajo

1.

JUSTIFICACIÓN

Página

Se trata de aportar ideas a los educadores, y a las instituciones educativas y socioculturales para favorecer los procesos de transformación, cualificación y perfeccionamiento de la profesión docente. Urge pensar las condiciones, los ambientes escolares y contextuales que impriman un clima institucional propicio y agradable, que favorezca el cambio de calidad de nuestra educación en el nuevo orden social. Actualmente los procesos de formación deberían proponerse derrotar concepciones implícitas en la actividad docente como que: El conocimiento existe como verdades absolutas, enseñar es igual a transmitir verbalmente, aprender es sinónimo de memorizar; evaluar es medir la capacidad de reproducir la información recibida, el manejo de información es sinónimo de conocimiento, el texto es la única guía y la verdad revelada, la calidad educativa es igual al éxito en las pruebas de Estado, la escuela es un espacio neutral frente a la sociedad.

2

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

Las instituciones tradicionalmente encargadas de la transferencia del Saber y el Conocimiento (la Familia, y la Escuela), se han visto desbordados e incluso desplazados en virtud de la fuerza de nuevos escenarios que en los medios de comunicación, los espectáculos, las relaciones entre pares, etc., han propiciado una transformación cualitativa de los procesos de educación y socialización que requieren nuevos recursos, técnicas y mediaciones. Hoy nuevas realidades configuran posibilidades distintas. La cualificación de docentes debe tener como presupuesto central estimular la redefinición de un papel del maestro en la sociedad, para que participe protagónicamente en la orientación y reestructuración de la vida escolar y el compromiso con que emerge de una nueva cultura. En este sentido el espíritu de la transversalidad, es un ingrediente y un aspecto vital que puede contribuir a tal propósito.

2.
  

OBJETIVOS

Página

Desarrollar propuestas alternativas conjuntamente con los maestros participantes, de tal manera que sean coherentes con la realidad cotidiana y la prospectiva de desarrollo de cada Institución. Ser consciente de que los PEI son planes para aprender, generadores de procesos de investigación y de capacitación en grupo y en equipos. Dilucidar la concepción de que la educación es un problema de instrumentos, parcelaciones (donde cada idea, contenido, tema o campo necesitan cama aparte para desarrollarse), sino de asumir una posición de búsqueda y creación permanente de nuevas relaciones, es una concepción del mundo y de la vida integrada, donde todo está conectado. Mostrar que la operacionalización es un puente entre la teoría y la práctica a través de los planes de estudio y de convivencia, con metodologías procesuales de largo plazo, tanto en aula, los espacios institucionales y el entorno, con la perspectiva del desarrollo humano. Dar a conocer herramientas metodológicas en el campo de la transversalidad académica y de convivencia, con el objeto de consolidar propuestas pedagógicas alternativas a las exigencias de la educación de la sociedad del conocimiento. Adquirir un nuevo panorama para el mejoramiento profesional como educador en ejercicio. Configurar mapas lógicos de orientación pedagógica de acuerdo a las preocupaciones regionales relevantes, que respondan a los desafíos actuales.

3

Los Proyectos y/o ejes Transversales  

Luis Hernando Mutis Ibarra

Incidir en una educación eminentemente humana para convivir y vivir conjuntamente. Diseñar, ejecutar y valorar un trabajo educativo para el crecimiento humano y social donde tengan viabilidad operatoria las exigencias sociales actuales

3. LA TRANSVERSALIDAD1
La institución educativa es sin duda una entidad importante que puede jugar un papel fundamental en la formación del crecimiento personal y colectivo. No somos partidarios de recargar hasta la saciedad los programas escolares. Una actitud irresponsable se ha venido defendiendo que la institución sea la que asuma tantas tareas que, si se siguieran estas directrices, haría falta quintuplicar o sextuplicar el horario escolar sin poder por ello, hacer frente a esas demandas crecientes. Se puede afirmar que la calidad educativa no se aumenta sólo, ni exclusivamente, incrementando los conocimientos, sino impulsando los valores democráticos de convivencia, fomentando el desarrollo del espíritu crítico, facilitando la innovación y experimentación educativa, sustituyendo las metodologías tradicionales por otras participativas y dándole al proceso educativo una dimensión teórico-práctica, en virtud de la cual los niños no sólo aprendan conocimientos sino que practiquen lo aprendido, valorando su aprendizaje a través de la experiencia. Uno de los aspectos de mayor calado son entonces los proyectos transversales. La realidad es una y no debemos dividirla ni parcelarla como no sea metodológicamente, para facilitar su comprensión. Los ejes transversales no son ninguna materia o asignatura, sino que son líneas teóricas que atraviesan, vinculan y conectan muchas asignaturas del currículo y, por tanto, favorecen una visión global o de conjunto. Los ejes transversales sólo podrán desarrollarse con rigor a través de planteamientos no sólo interdisciplinares, sino transdisciplinares y para ello, habrá que introducir cambios de mentalidad, empezando por cuestionar abiertamente el carácter patrimonialista o de cortijo que muchos profesores y departamentos didácticos tienen de su materia, de la que se consideran dueños absolutos. Los proyectos transversales están fuertemente vinculados a la innovación educativa y a un concepto participativo de la educación; por eso, constituyen un campo de experimentación privilegiado para que los padres y madres y los estudiantes y sus Asociaciones, colaboren en su implantación mediante actividades de apoyo al aula y con actividades educativas
1

Página

4

Las ideas están adecuadas desde el documento del MEN sobre los ejes transversales

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

complementarias que, en algún momento, pueden tener un carácter espontáneo pero que deben consensuarse, programarse y figurar en el P.E.I. Lo transversal puede favorecer un desarrollo equilibrado del estudiante, un respeto a los derechos humanos y a otras culturas, el desarrollo de hábitos consumistas o críticos hacia el consumo, o contribuir a eliminar las discriminaciones existentes por razón de sexo, raza o ubicación social, pero a condición de que se tomen en serio y no queden reducidos a buenas intenciones, hechos puntuales o, incluso, lo que sería aún más lamentable, a una especie de asignaturas hacia las que nadie se interesa y que, en el mejor de los casos, sirven para adornar. Para lograr que los proyectos transversales penetren en las instituciones, hundan sus raíces y puedan dar frutos, es necesario un giro radical en la concepción de la Educación. Todo aprendizaje de un nuevo campo de la realidad tiene una dimensión cognitiva e incluso, epistemológica, por lo que es imprescindible la asimilación de conceptos y el examen minucioso de hechos. Pero de nada o de muy poco servirá que aumenten los conocimientos si no cambian la mentalidad y las actitudes hacia la defensa de la Naturaleza, la educación sexual, la democracia escolar y de la vida social, el uso adecuado del tiempo, la convivencia ciudadana o los hábitos de alimentación y de diversión. Es en el cambio de valores y actitudes donde va a jugarse, en las próximas décadas, el futuro de la Educación.

4. EXPECTATIVAS
Los objetivos son metas y aspiraciones que hemos de plantearnos para intentar convertirlos en realidades. Los objetivos son, asimismo, compromisos para la acción posterior, que nos han de indicar claramente de dónde partimos y en la dirección en que caminamos. Se puede destacar, a título informativo, los siguientes objetivos, algunos dirigidos a los padres y madres de estudiantes y otros que implican a toda la Comunidad educativa: 1. Reflexionar acerca del concepto de la transversalidad y su función dentro del Sistema educativo y darlos a conocer a los padres y madres de nuestra comunidad, desde una visión de conjunto que excluya fragmentaciones. 2. Tomar conciencia de la necesidad de fomentar en los estudiantes valores democráticos y actitudes de respeto, solidaridad, tolerancia, libertad y responsabilidad, para que puedan entender el mundo en el que viven y afrontar los problemas que acucian a la sociedad actual. 3.- Poner de manifiesto que la calidad educativa surge de una apuesta

Página

5

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

por desarrollar no sólo la formación intelectual y académica del ser humano, sino también su proceso de socialización, ayudándole a entenderse a sí mismo, a los demás y al entorno. 4.- Comprometer a toda la Comunidad educativa en la implantación en las instituciones de los ejes transversales, superando prejuicios y propiciando un clima participativo y dialogante. 5.- Asumir activamente los proyectos y/o ejes transversales como un conjunto de actitudes, hábitos y valores que nuestros hijos han de asimilar no sólo en la institución educativa, sino también en el seno del hogar a través de nuestras conductas cotidianas. 6.- Enseñar a los estudiantes a denunciar y reivindicar siempre, desde la perspectiva de la responsabilidad, el sentido crítico y el respeto a ellos mismos y todo aquello que les rodea. 7.- Someter a revisión el Proyecto Educativo de la institución para que refleje la educación integral a través de los ejes transversales. 8.- Proponer y desarrollar iniciativas, proyectos y actividades propiciadores de los valores y actitudes que fomentan los ejes transversales, para su inclusión en los proyectos educativos., utilizando métodos de trabajo activos que nos permitan extraer conclusiones de cara a la continuidad de este tipo de proceso educativo. 9.- Contemplar los proyectos transversales como un conjunto interrelacionado de conocimientos pero, sobre todo, actitudes, hábitos y valores necesarios para un desarrollo equilibrado y armónico de la personalidad. 10.- Reivindicar que la implantación de los ejes transversales supone una apuesta por la innovación educativa y por el compromiso a realizar experiencias, que redundarán en una mejora de la convivencia en las instituciones educativas y propiciará la apertura al entorno físico, social y cultural. 11.- Hacer comprender que la transversalidad es un buen instrumento para incrementar la participación realizando actividades de apoyo al aula y a la Institución y colaborando en las visitas, salidas y apertura al entorno. 12.- Aprender a relacionar los valores, hábitos y actitudes de los ejes transversales con el derecho al ocio y al aprendizaje de un disfrute no alienado del tiempo libre. 13.- Mostrar la relación de la Educación para la Salud, la Educación para el Consumo, Educación Vial, el trabajo social, la convivencia, con la calidad de vida y el incremento del bienestar individual y social. Página

6

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

5. LA TRANSVERSALIDAD: UN EJERCICIO DE LARGO ALIENTO, VITAL PARA LA INNOVACIÓN Y LA CALIDAD
La implantación de los ejes transversales en las instituciones educativas no es una tarea fácil. Se abren perspectivas interesantes para la participación mancomunada con los estudiantes y padres de familia; pero, para participar e intervenir en la gestión y en las actividades, se ha de mejorar día a día la formación e ir subiendo el nivel –tanto en casa como en la institución- en la medida en que sea posible. No es adecuado simplificar conceptos ni ofrecer una visión reduccionista. El método a seguir es, cuando aparezcan términos nuevos, complicados o de carácter técnico, proceder a aclararlos para que, al concluir la lectura del documento, tengamos una idea básica pero rigurosa de la importancia de los ejes transversales y de cómo pueden influir positivamente en la educación de los estudiantes.

5.1. UNA APROXIMACIÓN TRANSVERSALES2

AL

CONCEPTO

DE

EJES

Página

Los niños, adolescentes y jóvenes, en los distintos niveles educativos, estudian una serie de materias como Matemáticas, Lenguaje, Ciencias Sociales, Ciencias Naturales y otras áreas, cuyos conocimientos son necesarios para desarrollar hábitos intelectuales y destrezas y para aprender a expresarse con corrección o aproximarse a las leyes de la Naturaleza y a los problemas sociales. Los pensadores que han dedicado sus reflexiones a la pedagogía acostumbran a hacer una distinción fundamental, educar no es lo mismo que instruir. Instruir no es una tarea desdeñable ya que se necesita adquirir conocimientos y desarrollar destrezas pero, educar es algo de mucho más calado porque consiste, nada más y nada menos que, en formar personas o mejor aún, hacer factible que los estudiantes protagonicen su propio proceso de aprendizaje y desarrollen una autonomía progresiva y autocontrol y un espíritu crítico para valorar la realidad en la que viven. Las instituciones educativas son claves en el proceso de socialización pero también lo es la familia, el grupo de iguales, el entorno físico, social y cultural y los medios de comunicación. Es un error creer que los estudiantes se educan sólo en las instituciones;
2

7

Adaptado del documento del MEN sobre los ejes transversales

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

Página

pues, también se educan en casa, la calle, en el mundo virtual, a través de las actividades que realicen en su ocio y en las horas dedicadas al estudio; se educan a través de los mensajes que les llegan desde los medios de comunicación; se educan compartiendo experiencias con sus amigos y vecinos y se educan explorando el entorno y aprendiendo a desenvolverse adecuadamente en el medio social y cultural en el que les toca vivir. La responsabilidad de la institución escolar es mucha pero su relación con la educación es la que existe entre el todo y la parte. Perder esto de vista, tal vez suponga colocarnos una venda en los ojos que nos ciegue y nos impida lograr los objetivos que nos hemos marcado. Cada vez que la sociedad se enfrenta a nuevos problemas surgen voces irreflexivas que creen haber encontrado la solución ampliando sistemáticamente el currículum y los programas educativos. Digámoslo claramente; aunque los estudiantes pasaran las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana y los doce meses del año en las aulas, no podrían asimilar la complejidad de las ideas, conceptos y nuevas realidades de un mundo progresivamente cambiante. Incluso aquellas personas con un mayor nivel de especialización sólo pueden conocer una pequeña parte de los conocimientos existentes. Pero si es imposible conocerlo todo, es perfectamente posible despertar el amor por el conocimiento, deseos de descubrir y experimentar y lograr que puedan comprender los rasgos más importantes del mundo en que vivimos y también que reflexionen sobre su lugar en el mundo y que sean capaces de trazarse metas y proyectos vitales para desarrollar sus capacidades y encauzar adecuadamente sus actitudes. Los ejes transversales no son áreas del conocimiento institucional y por tanto, las actividades experimentales que se lleven a cabo no están sujetas a evaluaciones tipo exámenes –por la nota-. Se denominan, precisamente así, porque recorren el currículum de arriba abajo como si de una columna vertebral se tratara. Los estudiantes necesitan asimilar conocimientos pero desde la perspectiva de una educación integral, necesitan también desarrollar capacidades y destrezas, asumir y defender valores y aprender a tomar decisiones tras someter las distintas opciones a reflexión y crítica. Los proyectos transversales potencian decisivamente esa línea educativa. Ayudan a pensar y a plantearse la importancia de defender la Naturaleza, desarrollar hábitos saludables, combatir el racismo y la xenofobia, desarrollar actitudes no sexistas o contribuir al equilibrio mundial mediante el apoyo a nuestros compatriotas. Tampoco son un ámbito cerrado. Cuando una institución se proponga poner en marcha experiencias innovadoras tiene en los ejes transversales instrumentos eficaces para iniciar

8

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

esa andadura. El tratamiento de los ejes transversales ha de ser interdisciplinar y transdisciplinar. Quiere decir que, distintas materias, asignaturas, áreas y departamentos didácticos o seminarios pueden colaborar en el desarrollo de la Educación para la Salud, la Educación para el Consumo, la Educación para la Paz o la Educación no sexista, desde distintos ángulos y perspectivas. Y quiere decir también que existen aspectos de estos ejes transversales que no se abordan en los programas escolares pero que conviene desarrollar para alcanzar una personalidad equilibrada. Cada materia no sólo ha de analizar hechos que ayuden a comprender una parte de la realidad, sino que ha de desarrollar actitudes y conductas que impliquen de forma activa a niños, adolescentes y jóvenes, cuidando los procedimientos mediante los que se aborda el aprendizaje para que éste sea un acto de reflexión en el que no sólo estén en juego los aspectos cognitivos e intelectuales de la personalidad. Por otro lado, la implantación de los proyectos y/o ejes transversales favorece el avance de un modelo educativo participativo y abre resquicios atractivos para que los padres y madres de familia, a través de actividades de apoyo al aula, actividades de apoyo a la institución y colaboración en las iniciativas de apertura al entorno, nos impliquemos más en el proceso educativo e incrementar la presencia la familia para contribuir a democratizar la gestión de los mismos y a mejorar la calidad ya que, la participación es un indicador de calidad educativa. La Ley General de Educación, y sus desarrollos posteriores, enuncian una serie de ejes transversales –Proyectos obligatorios establecidos desde el decreto 1860-. Esta enumeración necesariamente es abierta y puede complementarse con nuevas iniciativas. Se incluyen además otros posibles, inclusive, se agrega un cuadro donde se muestra la idea de que cada área pueda liderar un proyecto transversal. Obviamente va a criterio del consenso institucional que se elija la forma de abordar la transversalidad. 1. Educación para la Paz. 2. Educación para el Medio Ambiente. 3. Educación para el Consumo. 4. Educación para la Salud. 5. Educación moral y cívica. 6. Educación vial. 7. Educación para la Igualdad de Oportunidades de Ambos Sexos. 8. Educación para el Ocio.

Página

9

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

9. Educación en los Medios de Comunicación. 10. Educación para la Tolerancia.

5.2. UNA PROPUESTA PARA LAS INSTITUCIONES
Con el objeto de abordar todos y para todos, algunas de las necesidades actuales, y con el propósito de que cada área del conocimiento de cuenta también de una porción de esas vitalidades, se propone que cada área tome bajo su responsabilidad y dirección uno de dichos proyectos o ejes vitales. Esto permitirá que todos seamos responsables de las carencias creadas a través de la educación de los factores vitales para la vida humana. Pues, el fín último, es que en un tiempo no muy lejano se vaya creando la cultura de proyectos, para trabajar desde condiciones de mayor vitalidad. “Por consiguiente para crear una educación superindustrial, debemos producir, ante todo, imágenes sucesivas y alternativas del futuro, presunciones sobre las clases de trabajos, profesiones y vacaciones que necesitaremos dentro de veinte o cincuenta años; presunciones sobr e los modelos familiares y sobre las clases de problemas éticos y morales que se plantearán; sobre la tecnología ambiente y sobre las estructuras de organización en que nos veremos envueltos” 3 Sólo creando estas presunciones, definiéndolas, discutiéndolas, sistematizándolas y poniéndolas continuamente al día, podremos deducir la naturaleza de las condiciones cognoscitivas y afectivas que necesitará la gente de esta nueva sociedad para sobrevivir a su impulso acelerador. Se deberían crear ―Consejos del Futuro‖ en cada institución educativa y en cada comunidad: equipos de hombres y mujeres dedicados a ensayar el futuro en interés del presente. Proyectando ―presuntos futuros‖, estableciendo respuestas docentes adecuadas a éstos, sometiendo las alternativas a debate público, estos consejos —parecidos en cierto modo a las «células de pronóstico»— podrían producir un poderoso impacto en la educación. A aquellos educadores que reconocen la quiebra del sistema actual, pero no están seguros de las medidas a tomar, el movimiento del Consejo podría proporcionarnos un objetivo, además de fuerza, a través de la alianza con la juventud. Y al atraerse la participación de la comunidad y de los padres — hombres de negocios, sindicalistas científicos y otros—, el movimiento podría conseguir un amplio apoyo político para la revolución superindustrial en el campo de la educación.
3

Página

10

TOFFLER, Alvin. “El Shock del Futuro”. Traducción de J. Ferrer Aleu. Plaza & Janés Editores, S.A. Barcelona. 4ª edición, enero de 1988, 640 páginas. Pág. 500

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

La idea es estimular una «educación móvil»» que saque al estudiante del aula, no sólo para observar, sino también para participar en actividades importantes de la comunidad. Un colegio experimental podría difundir sus enseñanzas por los almacenes, oficinas y hogares de una zona de varias cuadras o manzanas, hasta el punto de que sería difícil saber dónde terminaría la institución y dónde empezaría la comunidad. Los estudiantes aprenderían oficios de los adultos de la comunidad, lo mismo que en cursos normales y grupos comunitarios, así como educadores profesionales, intervendrían en la elaboración de los programas. También, puede llevarse la comunidad a la institución educativa, de modo que los almacenes locales, los salones de belleza, los negocios, los grupos culturales etc., tuviesen locales gratis en las escuelas, a cambio de que sus dirigentes adultos diesen lecciones gratuitas. Este plan proyectado para escuelas de desplazados urbanos, podría ser más atractivo a base de un concepto diferente de la naturaleza de las empresas invitadas, que podrían ser, por ejemplo, oficinas de servicio de computadoras, oficinas de arquitectos y, quizás, incluso laboratorios médicos, emisoras de Radio y agencias de publicidad. “Por otra parte, la discusión se centra en la elaboración de programas de educación secundaria y superior que empleasen «mentores» extraídos de la población adulta. Estos mentores no sólo trasmi tirán sus conocimientos, sino que mostrarían cómo las abstracciones de los libros de texto se aplican en la práctica. Peritos mercantiles, médicos, ingenieros, hombres de negocios, carpinteros, constructores y proyectistas podrían formar parte de una «facu ltad externa» en otra zona dialéctica, encaminada esta vez a otra clase de aprendizaje. Muchos cambios parecidos flotan en el aire. Apuntan, aunque a modo de ensayo, a la destrucción, que habría debido producirse hace ya tiempo, de la escuela construida so bre el modelo fabril. Esta dispersión en el espacio geográfico y social debería ir acompañada de una dispersión en el tiempo. El hecho de que el conocimiento se vuelve rápidamente anticuado, y el alargamiento de la vida, muestran claramente que es muy poco probable que las enseñanzas aprendidas en la juventud conserven su importancia cuando, llegue la vejez. Por consiguiente, la educación tendrá que prolongarse, sobre una base cambiante, durante toda la vida. “Por lo tanto, si la educación tiene que durar t oda la vida, es poco razonable obligar a los niños a dedicar todo su tiempo a la escuela. Para muchos niños, será más satisfactorio e instructivo dedicar parte del tiempo a la escuela y otra parte a pequeños trabajos, remunerados o no, al servicio de la comunidad. Estas innovaciones implican también enormes cambios en las técnicas docentes. Actualmente las conferencias siguen dominando en las aulas. Este método simboliza la propia estructura vertical jerárquica, de la industria. Aunque todavía útiles para f ines limitados, las disertaciones

Página

11

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

tendrán forzosamente que dar paso a todo un arsenal de técnicas docentes, desde el juego de representar papeles hasta los seminarios regidos por computadoras y la inmersión de los estudiantes en lo que podríamos llamar «experiencias ingeniosas». Los métodos de programación de la experiencia, tomados del recreo, el pasatiempo y la industria, desarrollados por las «psych -corps» de mañana, suplantarán a la disertación ritual y frecuentemente agotadora. Los frutos de la enseña nza se elevarán al máximo mediante el empleo de dietas o drogas controladas para aumentar el índice de inteligencia, para acelerar la lectura o para agudizar la comprensión. Estos cambios, y las tecnologías en que se apoyarán, facilitarán un cambio básico en el esquema de organización. Las presentes estructuras docentes administrativas, basadas en la burocracia industrial, no podrán hacer frente a las complejidades y al ritmo de cambio inherentes al sistema que se acaba de describir. Aunque sólo sea para ma ntener cierta aparición de dominio, se verán obligados a asumir formas ad -hocráticas de organización. Sin embargo, aún son más importantes las implicaciones de organización para las propias aulas” 4. Actualmente, los niños que ingresan en la institución por ejemplo, no tardan en descubrir que forman parte de una estructura de organización aburrida, monótona y fundamentalmente invariable: una clase dirigida por un maestro. Un adulto y cierto número de niños o jóvenes subordinados, generalmente sentados en pupitres fijos, de cara a aquél; es la unidad básica uniforme de la escuela de la era industrial. Aunque los jóvenes suban, de un curso a otro, a niveles más avanzados, permanecen siempre dentro de este marco estructural fijo. No adquieren experiencia de otras formas de organización, ni de los problemas inherentes al paso de una organización a otra. No se adiestran para un cambio de papeles. Y peor aún, tienen que soportar la tortura diaria de personas –de mal carácter, agrias, regañonas y melancólicas- que dicen llamarse educadore(a)s, que lo único que hacen es contribuir a la aversión al conocimiento. No puede concebirse nada más contrario a la adaptación. Si las instituciones del futuro quieren facilitar la adaptación en fases ulteriores de la vida, se tendrá que ensayar esquemas más variados. Clases con varios maestros y un solo estudiante; clases con varios maestros y un grupo de estudiantes; estudiantes organizados en fuerzas de trabajo temporales y en equipos de proyectos; estudiantes que pasen del trabajo en grupo al trabajo individual o independiente, y viceversa: todas estas fórmulas y sus permutaciones serán necesarias para dar al estudiante una visión anticipada de las experiencias con que habrá de enfrentarse más tarde, cuando empiece a moverse la variable de la Sociedad Informacional.
4

Página

12

Ibíd. Pág., 505-506

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

Nada debería incluirse en los programas sin estar plenamente justificado con vistas al futuro. El actual sistema de áreas es una vana reminiscencia del pasado. ¿Porqué no organizar la enseñanza alrededor de las fases del ciclo vital humano?, cursos sobre el nacimiento, la infancia, la adolescencia, el matrimonio, la carrera, la jubilación, la muerte, la inteligencia emocional, la inteligencia financiera, el desarrollo espiritual; el ocio, la alimentación, el afecto, las comunicaciones, los idiomas, o respecto a problemas sociales contemporáneos, o de importantes tecnologías del pasado y del futuro, o de otras innumerables alternativas fáciles de imaginar. En todo esto, los proyecto y/o ejes transversales que desde el decreto 1860 de la Ley General de Educación se le han llamado proyectos obligatorios, son ante todo un buen pretexto para irse adentrando a estos terrenos de la formación humana. La diversidad de la educación aumenta las probabilidades de supervivencia de las sociedades. Habría que permitir a los niños, adolescentes y jóvenes una mayor libertad de elección que en la actualidad; debería hacérseles probar una gran variedad de cursillos breves tal vez de dos (tres o más) semanas, antes de que se comprometiesen a estudios más largos. Cada institución debería ofrecer grandes series de áreas –materias, asignaturas, disciplinas, campos, objetos de estudio-, fundadas todas ellas en la previsión lógica de necesidades del futuro, que tengan que ver con lo desconocido, lo inesperado, lo posible, situaciones de crisis, manejo de problemas, posibles calamidades, contaminación de la tierra, comunicación con el espacio exterior, experimentos genéticos, etc. Consecuencia de esta política será la formación de seres humanos más individualizados, de más diferencias entre la gente, de ideas más variadas, de subsistemas políticos y sociales más diversos y de un mayor colorido en todas las cosas. Cualquier programa de diversificación debe ir acompañado de un gran esfuerzo por crear, a través de un sistema unificador de conocimientos prácticos, puntos comunes de referencia entre las personas. Las personas destinadas a vivir en la sociedad de la información y el conocimiento necesitarán nuevas aptitudes en tres zonas cruciales: el aprendizaje, convivencia y las opciones. El siguiente cuadro muestra las ideas de inicio para asumir los proyectos y/o ejes transversales, los cuales, el equipo institucional definirá la forma de abordarlos y trabajarlos continuamente, hasta que se deriven formas descritas anteriormente.

Página

13

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

AREAS DE CONOCIMIENTO
1. Ciencias Naturales y educación ambiental 2. Ciencias Sociales, historia, geografía, constitución política y democracia. 3. Educación Artística 4. Ética y Valores Humanos 5. Educación Física, recreación y deportes 6. Educación Religiosa 7. Humanidades castellana 8. Matemáticas 9. Tecnología e Informática 10. Inglés 11. Filosofía y Lengua

PROYECTOS Y/O EJES TRANVERSALES
Gestión, cuidado y protección del entorno Democracia, formación política, Derecho y Constitución Nacional Bienestar y felicidad Competencias Ciudadanas, clima escolar y manejo pacífico del conflicto Uso adecuado del tiempo Afecto, Amor, Espiritualidad, sexualidad y erotismo Proyectos de vida, potencial humano, aceptación y cuidado de sí mismo. Conocimiento, manejo y Control emocional Salud y Nutrición Hacia una cultura bilingüe Los usos de la sabiduría universal5

Coordinación y orientación posible desde cada área

Los conocimientos son cada vez más perecederos; el individuo cambia continuamente de empleo, de lugar de residencia, de lazos sociales, de creencias y de ideologías; concede enorme importancia al aprendizaje de la efectividad. Por tanto, las instituciones de mañana no deberán enseñar
5

Tengamos presente la palabra de Epicuro (361 a.C. -270 a.C.): “Vana es la palabra de aquel filósofo que no remedia ninguna dolencia humana. Pues así como ningún beneficio hay de la medicina que no expulsa las enfermedades del cuerpo, tampoco lo hay de la filosofía si no expulsa la dolencia del alma”. Citado por Alain de Botton el su libro: “Las consolaciones de la filosofía”, para tomarse la vida con filosofía. Editorial Taurus, Santafé de Bogotá, Colombia. Tercera edición, octubre de 2001. Si la filosofía no nos contribuye a mejorar nuestras concepciones para ver la vida de mejores maneras, prácticamente sería inútil estudiarla, y eso depende de la visión de los educadores que tienen a cargo esta área del conocimiento institucionalizado.

Página

14

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

solamente datos e información, sino también la manera de manipularlos, apropiarse de ellos, crear nuevas relaciones y usarlos apropiadamente. Los estudiantes tienen que aprender a descartar las viejas ideas, así como el tiempo y el modo de sustituirlas, de reconfigurarlas, incluso de saber rescatar algunas. En una palabra, deben aprender a aprender, desaprender y reaprender constantemente.

5.3. LOS EJES TRANSVERSALES Y LA VISIÓN ESTRUCTURADA DE LA REALIDAD6

Página

La realidad, entendiendo ésta por el mundo en que vivimos, es una y hemos de procurar tener esa visión de conjunto aunque metodológicamente sea posible dividir y parcelar la realidad para poner nuestra atención en algún aspecto concreto. Todo lo que signifique fragmentar y desestructurar va en contra de la comprensión de la Naturaleza, de la Historia y del Ser Humano. Por eso, cuando un profesor relaciona la materia que imparte con otras, haciendo ver las afinidades y contrastes, está educando en esa visión estructurada de la realidad y cuando se cierra a cal y canto en los límites de su área se bunqueriza, consciente o inconscientemente, cierra muchas posibilidades y limita el horizonte de comprensión de sus estudiantes. Se dice esto porque, los ejes transversales constituyen una unidad indisoluble. Son piezas del rompecabezas que podemos llamar realidad y sólo en la relación con otras piezas adquieren su verdadero significado. Por eso, se habla del conjunto de los ejes transversales y no de uno concreto. Es más, hay necesidad de que las experiencias que puedan ponerse en marcha integren y abarquen varios de estos ejes. Si buscamos una formación crítica de la personalidad, tal vez, el mejor camino sea el de propiciar una síntesis tras una reflexión sobre las distintas aportaciones y visiones de la realidad que comportan los ejes transversales Por ejemplo, la Comunidad educativa de una institución puede iniciar una experiencia de Educar para la Salud motivada por la preocupación existente, debido al incremento de embarazos de adolescentes en el barrio o a la aparición de E.T.S. (Enfermedades de Transmisión Sexual), lo que exigirá, en buena lógica, comenzar la experiencia con unos fundamentos de Educación Afectivo-Sexual. Dice un refrán que a través del hilo se llega al ovillo y también que por el humo se sabe dónde está el fuego, añadiendo a lo anterior una relación de causa-efecto. Pues bien, tras haber puesto en marcha una experiencia o plan de Educar para la Salud no es difícil que, desde una dimensión que abarque los aspectos físico, mental y social, se llegue a la conclusión de que la experiencia
6

15

Adaptado del documento del MEN sobre los ejes transversales

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

Página

debe continuar reforzándose con una Educación para el Consumo que permita discriminar lo necesario de lo superfluo y, posteriormente, proseguir con unas bases de Moral y de Igualdad de Oportunidades entre los sexos, para que los niños y adolescentes aprendan el respeto, que las personas tienen una dignidad inalienable y no pueden ser utilizadas como si se tratara de objetos (recordemos, por ejemplo, la connotación peyorativa de la expresión «mujer objeto») y de ahí, complementar esa línea de trabajo con aspectos de Educación para la Paz, como pueden ser la resolución pacífica de conflictos o una actitud integradora que rechace el racismo, la intolerancia y la xenofobia. Una vez llegados a este punto, no será difícil relacionar todo lo anterior con la Educación Medioambiental para valorar la importancia de defender el medio ambiente, apostar por un desarrollo sostenible y desarrollar actitudes para evitar el despilfarro y comprender la necesidad, para el presente y para el futuro, de reciclar muchas materias, pues, los recursos no son inagotables. Del respeto a la Naturaleza se podría pasar a la Educación Vial, que en modo alguno, puede plantearse como el aprendizaje y memorización de las señales de tráfico, sino como la comprensión cabal de la importancia y valor de nuestra propia vida y la de los demás, a fin de no poner en peligro en las carreteras nuestra existencia ni la de los demás, pues, comportándose irresponsablemente al volante generamos daños irreparables cuyas secuelas pueden durar toda la vida. Si hubiésemos representado con círculos y flechas la secuencia anteriormente descrita, nos daríamos cuenta, sin dificultad, de la interacción y reciprocidad entre todos y cada uno de los elementos hasta el punto de que podríamos realizar distintas combinaciones secuenciadas que no alterarían, en absoluto, la capacidad de todos y cada uno de los elementos de establecer relaciones recíprocas e interactivas con el resto. Los científicos llaman a esto «sistema». El tratamiento en el aula y fuera de ella de las materias transversales ampliará los conocimientos sobre la Naturaleza, el Consumo, la Salud, etc. pero, sobre todo, permitirá establecer relaciones que no sólo proporcionen una visión del mundo en que vivimos, sino que nos faculte para tomar opciones y decisiones y sentirnos agentes activos de la sociedad en que vivimos. Y, por otra parte, propiciará que no nos encerremos en compartimentos estancos, sino que comprendamos que buena parte de lo que pasa afecta no sólo a nuestra región o país, sino a todo el mundo. De ahí, la fuerza del mensaje pacifista pensar globalmente, actuar localmente. No resultará difícil que los niños, niñas, adolescentes y jóvenes comprendan que cada vez que reciclamos papel, vidrio o corcho, estamos contribuyendo a la mejora del medio ambiente y a la utilización razonable de los recursos. Tampoco resultará difícil comprender que todo acto de rebeldía o de lucha contra el fanatismo, la

16

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

violencia o la intolerancia es un acto que va mucho más allá del ámbito de nuestras relaciones personales y sociales.

Desarrollo equilibrado de la persona, con una visión estructurada de la realidad
Se destacan unos rasgos esenciales de cada eje transversal pero se hace hincapié en la visión de conjunto y en las interrelaciones, ya que la consecución de estos principios puede lograrse, no desde un eje aislado, sino desde el refuerzo que diversos ejes proporcionan para el desarrollo de valores y actitudes y el cambio de mentalidad. 1. Nos hacen ver que las personas pertenecemos a la Naturaleza y no la Naturaleza a la Humanidad, por tanto, no debemos degradarla, ni poner en peligro el que puedan disfrutarla las generaciones futuras. (Educación para el Medio Ambiente) 2. Nos hacen comprender que un consumo acrítico nos convierte en seres caprichosos e inmaduros (manipulables y con actitudes que ponen en peligro el equilibrio personal) (Educación para el Consumo) 3. Nos ayudan a entender que la salud tiene una dimensión física, psíquica y social, y que hemos de responsabilizarnos de nuestros actos, prevenir la drogadicción y evitar las enfermedades de transmisión sexual, adoptando las precauciones adecuadas. (Educación para la salud). 4. Nos hacen tomar conciencia de que sólo existe una raza, la raza humana, aunque ésta adopte una gran diversidad cultural, lo que debe llevarnos en conciencia a rechazar enérgicamente el racismo y la xenofobia y a apostar por la dignidad inalienable del ser humano. (Educación para la Paz) 5. Favorecen el que nos sintamos miembros de una comunidad y, por tanto, con unos derechos que debemos exigir y unos deberes que hemos de cumplir. Somos hijos o nietos del contrato social y todo contrato para que sea eficaz ha de ser cumplido por todas las partes implicadas. Por tanto, hemos de combatir la anomia o incumplimiento de normas y practicar hábitos y actitudes democráticos como la civilidad, el respeto y la convivencia. (Educación Moral y Cívica). 6. Educan a los niños, niñas y adolescentes en el respeto a la propia vida y a la vida y salud de los demás. Mucho más importante que saber conducir un automóvil o una moto es ser conscientes del daño que podemos hacernos a nosotros mismos o a otros si cometemos imprudencias nos dejamos arrastrar por el vértigo de la velocidad o consumimos alcohol u otras drogas antes de conducir un vehículo. Debemos reflexionar de que muchos de estos daños pueden ser irreparables. (Educación Vial) 7. Propician el que entendamos que la igualdad de oportunidades de las

Página

17

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

mujeres y la eliminación de estereotipos sexistas son positivas, tanto para mujeres como para varones. Asimismo, nos hace tomar conciencia de que la incorporación de la mujer al mundo laboral ha de ir acompañada de un cambio de actitudes que permita, por ejemplo, que todos los integrantes de la familia compartan tareas domésticas. (Educación para la Igualdad entre ambos sexos). 8. Posibilitan un desarrollo de la imaginación y de la creatividad. Saber vivir el ocio y el tiempo libre para practicar deporte, leer, pasear, ir al cine, favorecen el desarrollo de una personalidad compensada. Es importante que la Escuela eduque para saber encontrar un sentido al ocio y que éste sea un instrumento para el desarrollo de capacidades y potencialidades. (Educación para el Ocio) 9. Favorecen que adoptemos una actitud crítica ante los medios de comunicación, en lugar de recepcionarlos de forma pasiva. Los medios de comunicación son fundamentales en nuestra sociedad y la Escuela ha de hacer frente al reto de mostrar cómo funcionan y preparar a los niños, niñas y adolescentes para que generen mecanismos de defensa contra lo que Mc Luhan llamó en su día «lluvia radioactiva de los medios de comunicación». (Educación para los Medios de Comunicación) 10. Nos ayudan a asumir que convivir es tolerar y que la integración consiste en aceptar a los otros, respetando sus señas de identidad individuales y culturales. De ahí el que defendamos la integración en los colegios públicos de niños, niñas y adolescentes de diversas etnias, así como abrir las aulas a los minusválidos y discapacitados. Educar para la tolerancia consiste en no imponer por la fuerza ninguna medida coactiva, sino utilizar el diálogo y la resolución pacífica de conflictos como método para solucionar los problemas (Educar para la Tolerancia).

6. LAS NUEVAS CONDICIONES DEL APRENDER Y ENSEÑAR
6.1. EL CONO DEL APRENDIZAJE
La experiencia en la enseñanza y el aprendizaje se adquieren con el uso, la práctica o el vivir de uno y por sí mismo, aunque pueda ser ayudada o provocada por otros. Es la forma misma de relacionarse con el mundo: se actúa sobre él y se reciben sus efectos. Según John Dewey7, creía que sólo se puede hablar de experiencia si existe ese impacto sobre nosotros y tiene sus
7

Página

18

DEWEY, John. “Democracia y educación”. Madrid, Morata, 1995. Pág. 125.

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

propias consecuencias, pues el actuar no es suficiente. Se aprende por experiencia cuando relacionamos lo que hacemos sobre las cosas, con los efectos que se derivan para nosotros. El sentido acumulado de esas huellas que implican aspectos intelectuales y afectivos constituye nuestro bagaje experiencial. Las apropiaciones o los aprendizajes de los conocimientos más significativos y de carácter más vivo son los que tienen lugar gracias a las vivencias directas que tenemos en nuestros encuentros con el mundo de la naturaleza, de las personas, de los objetos y eventos culturales; es decir, aquellos que son el resultado de vernos constantemente confrontados directamente con el mundo físico, los objetos construidos, las relaciones interpersonales, sociales y las condensaciones de la cultura como el arte y las instituciones. Los cuatro modos de acceder a la experiencia8 sobre el mundo y sobre nosotros mismos son: 1. 2. 3. 4. La experiencia directa A través de las relaciones interpersonales. Por medio de la lectura y la escritura La que proporcionan las tecnologías y los nuevos media.

Página

19

Estos son modos de adquirir significados de cultura, habilidades y valores que se convertirán en los materiales de los que se nutre la subjetividad. Esos modos o fuentes de experiencia amplían las referencias que acumulamos sobre el mundo, sobre nosotros mismos y sobre los demás, nutriéndose de los contenidos del acervo cultural que se refieren al mundo físico, a las elaboraciones estéticas, a las lenguas, al conocimiento de la sociedad y a las personas. Nos pueden ilustrar acerca de lo que es el mundo, cómo funciona y nuestro papel dentro de él; ya sea considerado el presente, desde una perspectiva histórica y/o con las prospectivas y proyección de un posible futuro. Haciendo planes, pero siempre en el aquí y en el ahora. El acervo común es una posibilidad que acumula informaciones muy variadas, de desigual valor, estructuradas en distinto grado, depositadas en diferentes medios, las cuales han sido y son compartidas por más o menos individuos. La forma y el grado de apropiación de la experiencia, la selección que realzamos, el acervo realmente accesible a cada uno y la línea de progreso que seguimos al nutrirnos de la memoria cultural potencialmente disponible es diferente para cada persona. Ese proceso de asimilación de experiencia y de incorporación de mundos no inmediatos, no es un proceso totalmente cerrado que esté agotado para los sujetos, ni tampoco es un proceso homogéneo que
8

GIMENO SACRISTÁN, José. “Educar y convivir en la cultura global”. Ediciones Morata, S.L. Madrid, España. Colección para educadores, Tomo 10. primera publicación, 2007. Pág. 43-74.

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

Página

20

ocurra para todos por igual, independientemente de sus condiciones personales y sociales; aunque tampoco es un proceso que se desenvuelva arbitrariamente. Las posibilidades para cada uno vienen determinadas por el juego de las interacciones entre elementos y aspectos de las reglas de la cultura y la sociedad. Las condiciones actuales ya no pueden estar soportadas ni mucho menos preparadas para afrontar el nuevo orden social desde la formación de la educación tradicional, la cual está o se coloca de manera muy distante al mundo real, incluso, se podría asegurar que prácticamente está desconectada de él. Por lo general, se centra tanto en las actividades académicas que se pierde de vista el mundo exterior; se enseña a hacer lo mínimo para obtener lo mínimo (por pasar). Otra situación es que le apunta a una sola dirección: la cognitiva, el intelecto o la racionalidad; también hay que apuntarle o trabajar con el sentir, el corazón, el sentimiento; ya que en el mundo real de la vida, por lo general, el talento no basta, hay que trabajar con el cuerpo y con el espíritu. Incluso, por lo general, las emociones, el sentimiento y lo que sentimos es lo tiene el control sobre nosotros. Las personas se preparan de diferentes maneras. Lo que funciona para unas puede no servir para otras. Las hay que esperan hasta el último minuto, las que necesitan cierto grado de miedo como motivación, y las que quieren eliminar todas las distracciones, estar en completo silencio y apartarse del mundo. Algunas se preparan con música de fondo o con compañía de otras personas, y otras necesitan ensayar una y otra vez hasta sentirse seguras. Sea cual sea el método y estilo, el objetivo de una buena preparación es el mismo: aprestarnos para un desempeño óptimo, para jugar o trabajar a nuestro máximo nivel. Es interesante observar el siguiente cuadro de 1969, que es un estudio realizado en el ámbito del sistema educativo, el cual demostró la efectividad de los distintos tipos de aprendizaje, y para lo cual se diseño el Cono de aprendizaje9. En él se observa que la manera menos efectiva de aprender es mediante las clases y la lectura, mientras que la más efectiva es mediante la experiencia real. El segundo método más efectivo es la simulación de la experiencia real. ¿Acaso no es curioso que en muchas instituciones educativas aún se siga enseñando principal y única en varios casos mediante la palabra hablada y con un tipo de lectura incluso mal enseñado? ¿cómo puede aprender un estudiante, acercarse al conocimiento, si nunca se lo deja ni siquiera aproximarse a él? Por ejemplo ¿cómo puede aprender a hacer ciencia, únicamente oyendo distorsionadamente al profesor? ¿cómo puede aprender a

9

Tomado de TRUMP, Donald J. y KIYOSAKI, Robert T. “Queremos que seas rico”, dos hombres un mensaje. Editorial Aguilar. Bogotá –Colombia. 1ª edición, junio de 2007. Pág. 164

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

escribir si nunca se le da esa oportunidad y sólo se le hace copiar, creyendo que eso es escribir?

Después de dos semanas recordamos… 90% de lo que decimos y hacemos 70% de lo que decimos 50% de lo que escuchamos y vemos

Cono del aprendizaje Actividades Vivir la experiencia Simular la experiencia Hacer una representación Dar una plática (charla, conferencia) Participar en una discusión o debate Ver cómo se realiza la actividad en un entorno real Ver una demostración Asistir a una exposición Ver una película o una audiovisual Ver imágenes

Clase de participación

ACTIVA

PASIVA

30% de lo que vemos 20% de lo que Escuchar palabras escuchamos 10% de lo que Leer leemos Fuente: Cono del aprendizaje, adaptado de Dale, 1969. Obviamente, por ejemplo, escaso sería el alcance de la escolaridad si se limitase únicamente a la experiencia directa y real. Las relaciones interpersonales dentro de la institución educativa ocupan un lugar esencial en los intercambios de experiencia, sobre todo las relaciones verticales entre profesores y estudiantes. La mediación entre los sujetos y la cultura a través de mediaciones objetivadas como la escritura. Los media y otras tecnologías ya comienzan a ser parte y a ocupar el espacio de los planteles educativos. Sería interesante que las personas vivan la experiencia de hacer o construir textos colectivos. Sólo bastaría que el educador tenga la voluntad y se atreva a hacerlo con el grupo de clase; eso le daría otra visión de lo que es aprender.

Página

21

6.2. LA INNOVACIÓN EDUCATIVA: UN RETO IMPRESCINIBLE PARA GANAR EL FUTURO

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

El lenguaje popular, que contiene expresiones sabias, nos enfrenta a la dicotomía renovarse o morir y puestos en esa tesitura, no es nada difícil apostar por renovarse. Y renovarse es comprender que la vida es cambio, mejoramiento continuo. La realidad no es estática sino dinámica y está en un proceso constante de ebullición y cambio, por eso, las sociedades cerradas y las actitudes endogámicas perecen, en tanto que las sociedades abiertas, a través de las innovaciones y de las influencias que reciben del exterior, se robustecen. No podemos permitir que se eduque en el siglo XXI con métodos y sistemas propios del inicio y mediados del XX. La Escuela tiene una estrechísima vinculación con la sociedad en la que está ubicada pero no por ello debe renunciar a que desarrolle una función anticipativa, preparando para la vida, en lugar de limitarse a recoger los frutos del pasado. Innovar no puede ser una moda, sino una actitud permanente. Toda novedad, por supuesto, no tiene por qué significar progreso, pero un síntoma inequívoco de envejecimiento es la incapacidad de comprender las nuevas realidades y las nuevas ideas. Los proyectos y/o ejes transversales son una preciada herramienta para la innovación educativa. La innovación no puede ni debe limitarse a una disposición intelectual para recibir nuevos conocimientos. Toda innovación ha de tener unos determinados objetivos y partir del hecho de que no es un fin en sí misma, sino un medio para alcanzar las metas fijadas de antemano. Abrir la institución al entorno físico, social y cultural es innovar pero los objetivos que estamos persiguiendo han de ser la comprensión cabal de ese medio y afianzar el proceso de socialización de la persona. De ahí que las visitas a una empresa., a una depuradora, a un periódico, radio o televisión o la invitación a O.N.G.s ecologistas, consumeristas, pacifistas, etc. para que visiten la institución y colaboren en la realización de actividades, es una tarea sin duda importante que contribuye a romper el aislamiento en la que han vivido y tiende a implicar a niños, adolescentes y jóvenes en la participación por intervenir y mejorar las condiciones del entorno. Una faceta clave de la innovación es la metodología. La palabra método procede del griego y quiere decir «camino». No sabemos si todos los caminos conducen a Roma pero deberíamos saber que según el camino que tomemos llegaremos o no al lugar previsto. Los ejes transversales no pueden limitarse al aprendizaje pasivo de conceptos sino que deben propiciar metodologías activas y participativas que posibiliten que los estudiantes se sientan protagonistas, intervengan, opinen, critiquen, trabajen en grupo, participen, aprendan unos de otros y, sobre todo,

Página

22

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

Página

que se den cuenta de la construcción individual y social del conocimiento y del hecho de que intervenimos directamente en la elaboración y propagación de ideas que pueden ser mayoritarias o minoritarias en el medio social en que vivimos. El conocimiento no es algo dado de una vez por todas. Es algo que se construye día a día, afrontando nuevos retos y revisando constantemente aquellos principios sobre los que descansa nuestro saber. Una actitud innovadora huirá del empleo sistemático del libro de texto porque los libros de texto dan una imagen de realidad acabada y cerrada. Los ejes transversales han de desarrollarse motivando a los alumnos para que resuelvan sus dudas consultando materiales de trabajo, libros de texto y libros de la biblioteca pero, también, periódicos, revistas, vídeos, etc. e incluso, saliendo a preguntar a la calle para conocer lo que los ciudadanos opinan de los problemas y temas que se están analizando en las aulas. La innovación supone replantearse muchos de los aspectos cotidianos de la vida en las instituciones. Por ejemplo, la acción tutorial, un mayor contacto entre tutores y familias y una vocación decidida de implantar el Departamento de Orientación. La Escuela, entre sus muchas misiones, debe contribuir a preparar perfiles para el ejercicio de una profesión y a orientar a cada alumno y alumna sobre cuáles pueden ser los estudios, trabajos y oficios más acordes con sus capacidades y actitudes, pero, junto a esto, ha de insistirse en la necesidad de educar para el cambio y de aprender a enfrentarse a situaciones nuevas y a nuevos retos. En el modelo social que se dibuja desde nuestra realidad laboral en absoluto estará garantizado un puesto de trabajo estable para toda la vida. Es más, un importante porcentaje de los chicos y chicas que hoy pueblan las aulas cambiarán de trabajo varias veces a lo largo de su vida. Una sociedad abierta y con movilidad vertical es lo contrario de un modelo social de corte estamental, por eso, el preparar a los niños y adolescentes para que apliquen sus capacidades a distintos empleos y vivan sin angustia los sucesivos cambios de su vida laboral y profesional, es una tarea de una enorme carga de futuro porque, tal vez, existan pocos planteamientos que puedan definirse mejor como una Educación para la vida. Se podría continuar casi indefinidamente las distintas facetas a las que puede aplicarse la actitud innovadora, pero la contribución que la Escuela puede hacer a que los niños y adolescentes aprendan a disfrutar de forma no alienada su ocio y tiempo libre es vital. De ahí el valor de la motivación a la lectura o que la Escuela sea capaz de despertar inquietudes que favorezcan el crecimiento personal y que ayuden a organizar el tiempo libre poniendo en juego la imaginación y la capacidad de realizar, individual o colectivamente, actividades que les estimulen y satisfagan.

23

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

Finalmente, innovar es superar aquellos aspectos del pasado que esclavizan o ponen trabas al desarrollo de la personalidad. No es cierto que cualquier tiempo pasado fue mejor y por tanto, en nuestras opciones y elecciones, hemos de dejar atrás lo que constituya un peso muerto que impida la realización personal. Un proverbio chino recoge con sencillez y profundidad este pensamiento. ―Es inútil esforzarse por tallar un pedazo de madera podrida o blanquear una pared hecha con tierra de un estercolero‖. Naturalmente, todos nosotros, desde nuestra libertad y nuestra responsabilidad, hemos de identificar en el ámbito educativo dónde están la madera podrida y el estercolero.

6.3. LOS EJES TRANSVERSALES Y LA EDUCACIÓN EN VALORES
Se insiste en la importancia de los hábitos, conductas, destrezas y valores de todos y cada uno de los ejes transversales. No son desdeñables los conocimientos que pueden aportarnos pero su verdadero calado está en las actitudes, la motivación a los compromisos y la preparación para la vida. Existen valores porque los hombres y mujeres intentamos comprender el mundo y en ese intento de comprensión, opinamos sobre las cosas diciendo lo que nos gusta y nos disgusta. Cada persona en su proceso de formación como ser humano debe interiorizar una serie de valores y priorizarlos de acuerdo con la importancia que tengan. De ahí que hablemos de la escala de valores de una sociedad, un grupo o una persona. Quien no tenga principios y/o una escala de valores vivirá una situación de vacío, difícilmente podrá establecer relaciones positivas con otras personas y se verá abocado o abocada a una situación próxima al autismo y de desvinculación de la propia realidad. Los valores reflejan la personalidad de cada uno y cada una y se convierten en guías o indicadores de su conducta. Un valor es para cada persona aquello que considera deseable, por ejemplo, la felicidad, la justicia o la solidaridad pero pueden también considerarse deseables el dinero, el poder, la comodidad, etc. Frente al término valor se ha acuñado el de disvalor que indica aquello que consideramos negativo. La educación no puede permanecer neutral ante los valores, sino que ha de proponer los que considere valiosos y llevar a la reflexión de que el proceso de maduración también consiste en la capacidad de renuncia sabiendo elegir entre dos o más opciones. Tal vez en la Ley General de Educación se haya decantado excesivamente hacia la vertiente técnica. Si aceptamos que este planteamiento está fundado y pretendemos educar a niños, adolescentes y jóvenes de forma equilibrada e integral, los ejes transversales suponen un

Página

24

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

Página

25

buen instrumento para compensar los aspectos técnicos con un desarrollo de los valores que pueden considerarse patrimonio de la visión humanista de la existencia. Valorar es elegir, valorar es aceptar y valorar es rechazar, pero cada una de esas elecciones, aceptaciones y rechazos tienen consecuencias que han de ser asumidas. Si consideramos que la dignidad humana es inalienable y que el ser humano es un fin y nunca un medio, no podemos más tarde utilizar a las personas como instrumentos, manipularlas o sacrificarlas a nuestras ambiciones de acumulación de dinero, de poder, etc. De la misma forma no podemos afirmar que respetamos y valoramos la Naturaleza si no cuidamos nuestro entorno y no hacemos nada frente a problemas como la desertización, la deforestación o la contaminación. Una educación que no conceda importancia a los valores pondrá en peligro el futuro de las relaciones sociales. No basta con adquirir conocimientos, ni siquiera con desarrollar destrezas, es necesario dar importancia al crecimiento personal y al establecimiento de un modelo positivo de convivencia con los demás. La Educación en Valores nos permitirá tomar conciencia de que el ser es de una naturaleza cualitativamente distinta al tener. Tal vez no seamos otra cosa que lo que quede tras eliminar lo que tenemos. Quien «no trabaje su huerto» y cifre sus expectativas en la acumulación y posesión de objetos se verá privado de disfrutar experiencias muy importantes. Quien no sienta la necesidad de crear, de explorar nuevas parcelas, de completar su formación y de procurar comprender lo que pasa y las razones de por qué suceden, tal vez posea objetos pero no será dueño de sí mismo y se precipitará en una pendiente que le restará muchísimas posibilidades para desarrollar sus capacidades y potencialidades. Triste resultado el de quien constate como balance de su experiencia vital que posee objetos pero que no se posee a sí mismo o a sí misma y ha desperdiciado las oportunidades para alcanzar la realización personal. Los valores, obviamente, no pueden imponerse. La Educación en Valores ha de consistir, por tanto, en hacer propuestas, motivar y poner instrumentos en manos de niños y adolescentes para que adquieran compromisos y tomen aquellas opciones que favorezcan su autonomía personal y la construcción de una personalidad fuerte. Aquellas familias que concedan una importancia desmedida a las notas, aquellos Colegios educativos que sólo se preocupen de que los alumnos alcancen los contenidos mínimos de cada curso, ciclo o etapa, estarán haciendo un flaco servicio al proceso de formación integral.

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

Apostar por un modelo educativo que conceda importancia a los Valores supone, no sólo educar mejor, sino educar para la vida y para la participación consciente en la modificación de las desigualdades e injusticias del entorno.

7. REFERENTES TEMÁTICOS ARTICULADOS
La idea está ligada y articulada a varios conceptos, los cuales orientan el proceso. Esta unidad propone de manera flexible y versátil algunos de los siguientes aspectos que se trabajarán en la ―Transversalidad, un ejercicio de largo aliento‖. 1. El sentido y la Significación. Aprender a relacionar es una tarea urgente en las formas vivas y dinámicas para ir de la información al conocimiento. 2. Las nuevas condiciones del aprendizaje. Aprender ya no es acumular y llenar datos, implica hoy la formación de buscadores para la apropiación, el manejo y uso propositivo de la información, los datos y el conocimiento. 3. Axademia y Convivencia. Son las dos caras de una misma moneda en la formación de los estudiantes de nuestras instituciones. 4. La Integración institucional. Una idea nodal es la de integrar el trabajo en dos sentidos: por una parte en el sentido de unificar criterios primero hacia adentro (en las áreas, las disciplinas, los proyectos y/o actividades, evitando la parcelación del trabajo) y por otro lado, la articulación hacia fuera (con otras disciplinas, campos, contexto o proyectos) Este proceso de integración necesariamente está articulado al proyecto Educativo Institucional y su resignificación, a los Planes de Mejoramiento como requisitos para dinamizar la participación de la comunidad educativa a través de la organización de un equipo de gestión y desde luego enfrentar en mejores condiciones estos nuevos escenarios. Conseguir un proceso de integración implica un arduo trabajo participativo, con condiciones afectivas y efectivas, de voluntad y de saber. Más aún cuando se busca la nueva certificación. 5. Academia, sociedad e individuo. Hacer un individuo social, implica usar las condiciones actuales de las disciplinas del conocimiento, incorporando acertivamente las llamadas anteriormente las cenicientas del currículo, pero que hoy se constituyen en sus reinas (Religión, Educación Física, Educación Artística y Ética y valores).

Página

26

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

6. Los campos vitales. Desde la Ley General de Educación, sobre todo en su reglamentación con el decreto 1860, se habla de los ámbitos pedagógicos para incorporar al currículo: Uso adecuado del tiempo, Afecto y sexualidad, Democracia y manejo pacífico del conflicto, Cuidar y proteger el entorno. Campos como estos y otros de gran relevancia se constituyen en aspectos de suprema urgencia que deben hacer parte vital de la formación de los estudiantes. 7. La transversalidad. Como todo está relacionado, cualquier práctica parcelada y dividida, conduce a la desestructuración humana. La integración, el holismo y la totalidad ha sido una búsqueda milenaria de la humanidad, hoy tal vez tiende a volverse un principio educativo, pues cada área del conocimiento inclusive abre su visión para entender que todos necesitamos de todos, que todos somos uno. Por ejemplo, leer y escribir debe (¿o debería ser? Ser un eje transversal donde cada área debe hacerlo desde sus propios códigos y contenidos. Desde la visión, misión y objetivos, la institución se guiará con sus principios coherentes hasta que su plan se vuelva o se consolide en políticas institucionales. 8. El aprendizaje duradero. Transitar de la teoría a la práctica y/o de la experiencia a la teoría, se requiere construir los puentes necesarios para trasladarle de uno a otro lugar; así mismo, ir de la motivación al hábito implica decisión, acción, voluntad, energía dentro de una continuidad de propósitos, de lo contrario, una intención sólo se quedaría e eso.

8. GUÍA DE TRABAJO UNA OPCIÓN Y UNA OPORTUNIDAD PARA SÍ MISMO Y PARA LOS DEMÁS
1. UBICACIÓN DEL LUGAR DE LA SITUACIÓN PROBLÉMICA Municipio _______________________________________________________ Institución ______________________________________________________ Sede o Centro Educativo __________________________________________ Directivo y/o Equipo de trabajo _____________________________________ ______________________________________________________________ En cada grupo, elegir el coordinador o moderador del grupo; así mismo se designarán dos relatores para registrar los sucesos o proceso de trabajo del equipo. Coordinador o Moderador _____________________________________

Página

27

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

Relatores 1. _________________________ 2. ____________________ Igualmente, durante el desarrollo de la guía, el grupo elegirá quien expondrá o socializará el trabajo. PRIMERA PARTE 2. UBICAR, DEFINIR Y PRECISAR LA SITUACIÓN PREOCUPANTE En cada Institución, Sede y/o Centro educativo, expresar sus preocupaciones más intensas por orden de prioridad, entendiendo que la primera es la de mayor atención y urgencia para trabajar y tratar. En cada preocupación, señale si se trata de alguno de los proyectos vitales siguientes, o si se trata de otro campo o disciplina que necesita incorporarse. 1. Uso adecuado del tiempo 2. Afecto, sexualidad y erotismo 3. Democracia, clima escolar y manejo pacífico del conflicto 4. Alimentación y Nutrición 5. Lúdica, recreación, bienestar y felicidad 6. Gestión ambiental 7. Población vulnerable La priorización de las situaciones preocupantes (o de urgente necesidad de tratarla), es con el objeto de abordar una a la vez; es decir que cuando se logre instalar en la conciencia de cada participante (interiorizada, o que se vuelva de propiedad de cada uno de los actores de la situación), constituyéndose en política institucional, pues, la condición uno A de la transversalidad estará conquistada. Sin abandonar el trabajo elaborado, se procederá a abordar la siguiente preocupación. Por ahora, se pueden definir dos (o más si el grupo lo desea).  Nombre del problema (en pregunta, concepto, o afirmación) _________ __________________________________________________________  Proyecto(s) Vital(es) desde los cuales se trabajará: _________________ __________________________________________________________  Describa brevemente el problema o la preocupación urgente: _________ __________________________________________________________ __________________________________________________________  Digan, cuáles son las principales dificultades que se tienen para emprender su tratamiento: ____________________________________ __________________________________________________________

Página

28

Los Proyectos y/o ejes Transversales 

Luis Hernando Mutis Ibarra

Escribir o expresar en una(s) palabra(s) o frase –Categoría Clave- que identifique fácilmente o que sintetizará la dificultad y/o el problema descrito. __________________________________________________  Enuncie una segunda preocupación que cree necesita urgente atención: __________________________________________________________ _________________________________________________________ SEGUNDA PARTE 3. PLAN Y PROYECCIÓN    Escribir las ideas o el plan que puede utilizar para emprender el tratamiento la situación de prioridad descrita anteriormente Realizar un inventario con lo que se puede contar para emprender este trabajo Gestiones posibles que se pueden hacer para obtener algunas condiciones de prioridad que se necesitan para plantar las perspectivas que se pretenden sembrar

4. CRONOGRAMA, O MANEJO DEL TIEMPO Para efectos del seguimiento, se utiliza el cronograma como herramienta del plan para cada paso, fase o actividad, para que se pueda manejar los tiempos y las secuencias lógicas de todas las acciones que se tengan que realizar con el fin de operacionalizar lo planteado. Las acciones pueden ser de tipo independiente, alternativas, simultáneas o de prerrequisito. En el cronograma se utilizan tres momentos, El tiempo programado, el que de verdad se realizan las acciones y el tiempo en que debe replantearse el proyecto. Estos tres momentos se tienen en cuenta para registrar lo sucedido. 1. Lo programado: son los momentos en que se piensa desarrollar el proyecto. 2. Lo ejecutable: es el tiempo real en que ocurre lo programado. 3. La replaneación: Implica el monitoreo del proceso y volver a replantar lo programado pero no ejecutado por diversos factores. Para llevar un control del proceso, se sugieren tener en cuenta los siguientes aspectos:

Página

29

Actividad, evento y/o práctica

Responsable (s) de la orientación

Fecha de ejecución

Observaciones y/o sugerencias

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

Un proyecto hace referencia a un proceso y no puede desarrollarse en un día o dos, ni en una semana, pues para que se vivencie un proceso de aprendizaje y para que los logros tengan un escenario de ejecución exitoso, debe por lo menos ejecutarse en tiempos de largo plazo aunque con conquistas a corto y mediano plazo. TERCERA PARTE 5. EVALUACIÓN, SEGUIMIENTO Y EVIDENCIAS DEL PROCESO 1. La Evaluación es la valoración del proceso para tomar decisiones. Exprese algunas categorías (o procesos) de observación. 2. Enuncie o proponga uno o más instrumentos o formas de seguimiento del proceso. 3. Diga qué indicadores, situaciones, experiencias o fenómenos podrían ser señales o evidencias del avance o mejoramiento del trabajo Es importante e imprescindible elaborar informes del desarrollo del proceso, y hacer ante todo un informe final de lo sucedido. No sobra recordar que: ― lo que no se registra nunca sucedió‖.

PENSAMIENTOS DE REFLEXIÓN
―Acaba cada día y dalo por terminado. Has hecho lo que podías. Sin duda habrá habido errores y absurdos; olvídalos lo antes posible. Mañana será un nuevo día; empiézalo bien, con serenidad y con tanto ánimo que no lo empañen tus nimiedades de siempre‖. RALPH WALDO EMERSON ―Uno no se ahoga por caerse al agua; uno se ahoga por quedarse en ella‖ EDWIN LOUIS-COLE

30
Página

―Al tratar con la gente, recuerda que no lo estás haciendo con criaturas lógicas sino con criaturas emocionales‖ DALE CARNEGIE

Los Proyectos y/o ejes Transversales

Luis Hernando Mutis Ibarra

―No debemos dejar de explorar. El final de nuestra exploración será llegar al lugar donde empezamos y visitarlo por primera vez‖ T. S. ELIOT

Página

31

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->