Está en la página 1de 7

TEORÍA DEL VALOR

SANTO TOMÁS DE AQUINO


PROPIEDAD PRIVADA

• Los primeros pensadores propiciaban que los BIENES debían ser comunes y al
mismo tiempo condenaron la actividad mercantil.

• Santo Tomás de Aquino, sin embargo, planteó que la correcta interpretación


cristiana de la actividad privada consiste -en pocas palabras- en no valorar las
riquezas más de lo que se valora a Dios.

• En este sentido, propuso que desde un punto de vista moral, los cristianos no
deben preocuparse de la existencia o inexistencia de bienes propios, sino
de cómo usarlos
Tomás de Aquino no defendió sólo con
argumentos bíblicos la posesión privada de
Bienes. Él, y el escolasticismo en general,
también la defendió desde un punto de vista
económico:

• Los Bienes propios se usan mejor que


aquéllos que se tienen en Propiedad común.

Es decir, rescatando gran parte de lo que había dicho Aristóteles, Tomás de


Aquino señaló que los bienes privados son más productivos, ya que las
personas cuidan más lo propio
PRECIO JUSTO

• Algunos autores anteriores habían planteado que el "precio justo" estaba


determinado por el Costo de producción

• Señala que el precio justo es el valor de un bien

• Tomás de Aquino estableció que el precio de los Bienes no está determinado


por la naturaleza de ellos, sino por la Utilidad que reportan. Y, más importante
aún, consideró que el precio justo era aquél determinado por la "estimación
común" de la Sociedad
Si se desvía de manera considerable de este, al vendedor o comprador, según sea el
caso, le corresponde restituir.

No es un valor exacto, sino que es una estimación, pero en general Santo Tomás
lo consideraba como “el precio corriente prevaleciente en un lugar dado en un tiempo
dado, a determinarse por la estimación de una persona recta”.
LA USURA

• Distingue entre bienes consumibles y no consumibles.

• Los bienes no consumibles pueden rentarse, pues su uso produce un rendimiento.

• En el caso de los bienes consumibles, su uso es equivalente al consumo, el mismo uso


equivale a la cosa y se transfiere el dominio, lo que lleva a concluir que al vender la cosa y su
uso por separado, estaría vendiendo dos veces la misma cosa. Y sería un pecado de
injusticia el cobrar un interés adicional a la restitución, llamado usura.
“Es en sí ilícito percibir un precio por el uso del dinero prestado,
que es lo que se denomina la usura. “

Por igual motivo comete una injusticia el que presta vino o


trigo y exige dos pagos: uno, la restitución del equivalente de
la cosa, y otro, el precio de su uso, de donde el nombre de
usura.