Está en la página 1de 9

Al filosofía cristiana sse vio foprmulada en sus bases durante la época de la patrística, bajo los

tratados de San Agustin y utilizando como referencia la frase:

“Entiende para que puedas creer y cree para que puedas entender”

La frase implica una relación mutua y necesaria entre razón y la fe.

Con San Agustin La filosfia antigua se vuelve Teologia. Todo se basa en como alcanzar la unidad
intima de Dios, como acercase a dios. San Agustin ve en Palton el filosfo mas cristiano de la
antigüedad.

No esxitio una etestica en si msmas como en la antioguedad, sino son cmentarios sobre la rtes, las
belleza que termninan buscalndoles, los filosofs, un sentido divinos, espirituales.

El mundo era hermoso porque los había creado Dios, la belleza del mundo era una vanidad en
comparación frente a la etermnidad y los designios morales que le hombre tneia que cumplir en su
vida terrena. Las tesis cristians fueron iumpuestas desde muy temprano desde los padres de la
iglesia.

La actitud cristiana todos a los valores a dios y sometía toda actividad humana a valores molares,
alcanzar la bondad de Dios.

La relación entre razón y fe propone diveros problemas:

Como se conioce a Dios. A través de los creado o a través de la revrelacion espiritual

Como el alam humana que es inmaterial posee una forma material que es el cuerpo.

Los patrísticos, los apdres de la iglesia, trataron de reunir la ssabidiuraoa fiolosfica del mundo
clásico con la nueva concepción de fe propuesta por el cristianismo. En un principio los priemros
crsiatianos no quiseron aceptar el valor de el pensamiento clásico. El primero en reconeor algo de
verdad de la filosofía elenistica fue San Agustin con Platón.

San Agustrin, que había tneido una formación filosfica antes de convertirse al cristianismo, veía en
la filofia, en la sbiduria la forma de disciplinar el espirtu y adquirir un recto modo de pensar y
hablar. Ademas la razón ayudaba a iluminar especulativamnete la verdades de la razón.

Los medievales reconocían distitis niveles dde belleza: una belleza corpórea que captamos por
nuestros ssentidos

La belleza espiritual, la belleza moral. Era una belleza que Implicaba sabiduría, no sepodia ser
moralmente bueno si el ensamiento esquivaba el camino hacia Dios.

Tambien se hablaba de la belleza en si, que es la misma presencia Dios.Es una belleza
sobrenatural que todo hombre aspira.

El coincepto de belleza en si se diviniza, se sacraliza.


Para captar la belleza del mundo no podemos verl a con los ojos perosnalistas

El mundo siempre en su totalidad será bello, la belleza total del mundo simeprer será bello. El
hombre quizá no pueda verlos porque lo ve desde lo personal y solo ve detalles y no lo golbal y
copmpleto.

La Pankalia: la belleza del mundo en su totalidad

¿Cuáles podrían ser las vicisitudes del alma, esos obstáculos que le impiden su acercamiento a
Dios? ¿El pecado?

La belleza sensible nos emanora porque nos remite a una nostalgia por lo eterno, hay una
melancolía en la belleza del paraíso.

La belleza reside en elorden y la mesura pero tambien en la luz, el resplandor, la claritat. El


concepto de luz ya había sido asomado por Palton y por lo neoplatónicos.

La belleza del alma está marcada por un alma ordenada, armonizadaza en sus vicisitudes y al
mismo tiempo iluminada por la fe

La tesis de la proporción y de la armonía derivadba de la filosfia griega y consistía ne la dispocion


adecuada de la parte en un todo.

Las figuras materiales serian bellas cuado la dispocison de sus partes repsondia a una realcion
numeria encarnada en lo sensible, una reñlacion nuemrica abastracta encarnada en lo sensible. El
placer que causa las cosas bellas venia dado por una proporcion numérica abstracta y mas
universalque las parte sde las figuras.

Asi la belleza corporal se podría definir como una proyección formal de las proporciones numérica
ya sea en el tiempo, como en la música, ya sea en espacio, como en las artes de la apariencia. La
belleza sensible seria un orden numérico ofrecido a la sensibilidad.

EL concepto de armonía y orden es extrapolable al plano espirtual y haría referencia a que la


armonía de un alma se hace evidente en la medida en la que sus actos se acercquen a la boindad
perfecta de Dios, al ideal humano de Dios. La armonía experimentada como satisfacción anímica
implica un estado de ánimo conveniente al humano y que lo poner en consonancia con dios.

El mas alto nivel de belleza se verificaba en el mundo de las ideas indivisibles, el hombre es bello
en la medida que su apariencia y su acción pusieran de manifiesto el dominio de lo ideal sobre el
mundo material

Tanto la belleza mateirla como la epsitual se ven definidas por la armonía entre la perfeccion de
dios y lo perfectible, lo que puede mejorarse a través de la razon
Tanto la belleza material, creada por el hombre como el arte, como la belleza moral, espirtual del
humano son siempre perfectible, es decir anhelantes de conseguir la belleza perfecta de Dios. Y
para alcanzarla Dios no dio la razon, es a traves de ella que uno podría acercarse pero aun así la
belleza ideal, divina, la belleza de Dios es inalcanzable por el hombre.

Por muy belleas iudeas que uno tenga, aunque estén cerdca de la verdad divina siempre podrá ser
mejo. Para si no caer en la soberbia, en la vanidad. La razón tiende a llevar al hombre a la vadnidad
y es ahí donde teien que haber humilitas, saber que el hombre debe etsar siempre al servicio de
Dios.

Tanto la belleza mateirla como la espiritual l se ven definidas por la armonía entre la perfeccion
de dios y lo perfectible, lo que puede mejorarse a través de la razón

San Agustin ddice que el arte debe imitar el mundo invisible. Buscar las huellas de lo eterno en el
mundo.

Si se Van a imitar las cocsas de este mundo se deben idelaizar, acercarla al mundo idela, las
esquematrizadas. El arte entre realidad e idelaismo. Artistas mediador entre la realidad e idealidad

La imitatio no es creación sino es un medio para alcanzar algo armoniosso partiendo de la


experiencia del mundo

EL arte moldea la materia hacia la perfeccion del espíritu. Hacer bien algo es ahcercase a los
alevado

Partes relevantes de la belleza de Tatakiewickz(guía de estética)

Primero, porque el concepto comprendía a la belleza espiritual, entendida casi exclusivamente


como belleza moral.

la teoría fundamental de lo bello: para que en la contemplación de lo bello haya placer, son
precisas la proporción y el resplandor

El concepto de proporción aparecía bajo diversa terminología, no sólo como proportio sino
también como armonía (convenientia, commesuratio, consonantia), así como ordo y como
mensura. En sentido cualitativo, proporción significaba selección y disposición de las partes, y en
sentido cuantitativo una sencilla relación matemática

si el hombre trata la belleza sensible como meta final, obrará mal; pero si mediante la belleza
sensible aspira a la belleza superior, obra correctamente.
El medioevo conservó la definición del arte antiguo: así es arte la habilidad de producir cosas
conforme a reglas.

el arte sí que reparaba en la teoría, y bajo la influencia de ésta –no tanto de la estética como de la
teología y de la ética– los artistas estaban convencidos de que su objetivo no era la belleza misma,
sino que su designio era servir a Dios, educar a los hombres moralmente, reproducir las leyes del
ente (en el campo de la música), y simbolizar el cielo (en la arquitectura religiosa).

Y fue San Agustín quien encontró la solución para determinar la relación entre el arte y la belleza:
el arte debería descubrir en la realidad los vestigios de lo bello

La Edad Media no tuvo un concepto de “verdad artística”, pero como el mundo era considerado
como un ente perfecto, era natural que la tarea más digna del artista fuese representar el mundo.

Y dado que el arte debía representar al mundo espiritual, para hacerlo, espiritualizaba, idealizaba y
deformaba nuestro mundo sensible.

De Bruyne

¿Qué dice Hales? El arte es el principio que preside la elaboración de una forma reflexionando
sobre lo que hay que hacer

“La ciencia considera las causas de la verdad; el arte, sin embargo, se ocupa más del modo de
trabajar de acuerdo con la verdad transmitida

Hugo se limita aquí a repetir la tradición grecorromana resumida por Isidoro:43 “La habilidad para
hablar se basa en tres (condiciones): naturaleza, talento; formación teórica, ciencia; práctica,
constancia. Estas se esperan no sólo en un buen orador, sino en todo artista”.

La Edad Media conoce la existencia y el significado del genio innato, por lo que no se preocupa por
investigaciones y explicaciones psicológicas. “El genio –dice con acierto Hugo de San Víctor- es una
fuerza de la naturaleza, innata en el alma y válida en sí misma

Lo que queda claro es que lo fundamental en la técnica o en el arte es el saber hacer siguiendo las
reglas ya experimentadas. El criterio general que servirá en todas las artes para distinguir lo
artístico de lo que no lo es será es opus subtiliter factum, es decir, la obra bella, realizada con
maestría, aplicando un saber general a un caso concreto.

Según Santo Tomás, es evidente que la razón primera y original de las artes es la de transformar la
materia sensible. Dicha transformación supone una intervención corporal

Incluso las arte liberales difieren de las ciencias que llevan el mismo nombre. La ciencia geométrica
estudia las leyes inmutables del espacio con el fin de saber, el arte del geómetra consiste en saber
cómo aplicar esta ciencia abstracta a un caso concreto de medición a fin de obtener un resultado
práctico. Y asi entodas las demás artes y cienvcias liberales.

Snato Tomas: El arte no es sino la concepción y la creación, mediante la razón, de un determinado


orden gracias al cual la actividad poética, siguiendo unos medios determinados, conduce a la
realización de un fin

El universo es múltiple, Dios en uno: lo que en el mundo es innumerable, indiferentemente


variado y variable, se funde en la unidad, simplicidad e imperturbabilidad de Dios.

Supongamos que en vez de elevarnos trabajosamente de la comparación de una serie limitada de


obras de arte a la noción del estilo creador de un artista, pudiéramos tener la intuición concreta de
su poder creador convertido en diáfano para él mismo: es evidente que nuestra visón del arte,
único pero incomparablemente fecundo, produciría más deleite que la contemplación sucesiva de
los artificiata, es decir, de obras limitadas en su número e imperfectas en su materialización.

Dios lo obtiene todo de su superabundancia y crea gratuitamente por lujo de belleza, el hombre,
originariamente, todo lo concibe y produce bajo la presión de la necesidad.

El hombre solamente trabaja por necesidad (…) para protegerse contra el clima concibe la
arquitectura, por necesidad social crea la oratoria, la poesía y el canto.

El aspecto fundamental del arte es , sin lugar a dudas, su utilidad, aunque debamos olvidar que
ésta se va determinando a lo largo de la historia de la civilización. Se identifica en un principio con
lo necesario, abarca después lo confortable extendiéndose a continuación hasta lo conveniente
para abarcar el lujo y el puro placer

“Es obra del artista imitar la naturaleza”. El hombre imita la naturaleza en todo lo que hace

Pero la imitación es algo más que una mera copia material, es también una trasposición y una
prolongación de la actividad de la naturaleza. El hombre observa cuáles son las leyes que permiten
a la naturaleza alcanzar ciertos resultados y, siguiendo estas leyes, se esfuerza mediante su trabajo
en obtener resultados análogos.

La obra exterior debe corresponder a la idea concebida: ésta es la fuerza organizadora del cuerpo
artístico realizado en la materia. En la creación divina el ser, al menos por su fuerza específica,
responde en principio al pensamiento de Dios; en la fabricación humana, la concepción de lo que
se desea ejecutar no va instantáneamente acompañada de su realización. La idea tiene, por tanto,
un carácter temporal de previsión, es diferente de la producción: “arte es previsión”.

La obra material no copia necesariamente y con fidelidad la forma visible -el techo no reproduce la
pendiente de la montaña-, pero expresa inevitablemente la representación de lo que el artista
crea en su alma. Es ese modelo espiritual el que la forma imita antes que nada

el “modelo” que vive espiritualmente en la imaginación creadora es con mucho superior a la


“imagen”, que es tan sólo una sombra de la cosa material en la memoria sensible.

En todo caso, se trata de saber si el artista, cuando concibe la idea de la obra, se eleva hasta el
ideal suprasensible o se rebaja a la configuración material

Según San Buenaventura, se puede conjeturar que el artista quiere alcanzar con sus obras belleza,
utilidad y permanencia:

El arte tiende a lo útil, a lo bello, a lo eterno, pero, por desgracia, nos encontramos lejos de la
verdad

Pregunta: El arte tiende a lo útil, a lo bello, a lo eterno, esas son sus finalidades según los
medievlaes.

Pero es evidente que, de hecho, sólo perduran [sin ser del todo eternos] los elementos físicos de
los monumentos, de las estatuas y de las pinturas

La sabiduría del artista se mide por la armonía interna de lo que crea: “en la composición y
disposición de la imagen puede apreciarse la calidad y la grandeza de la sabiduría”.

Para Santo Tomas de Aquino La perfección de la obra y del arte del que emana se medirá por las
cualidades utilitarias, la belleza y la duración del monumento: “La perfección del arte consiste en
que la obra es buena en sí misma”

“La perfección del arte no se juzga por el artista, sino por la propia obra”.

La conciencia artística, dice Hale, está orientada hacia la creación y la del que contempla, sólo
hacia la percepción

El saber de Dios se manifiesta respecto a las cosas creadas como el saber del artista se manifiesta
respecto a las obras…, pues las cosas naturales derivan de la inteligencia divina como las cosas
artificiales derivan de la inteligencia humana”.

La distinción que los escolásticos repiten incesantemente: “el conocimiento de dios es comparable
al del artista, aunque de otra naturaleza que el del hombre, que evoca la visión del contemplador”
Umberto Eco

La degustación estética del hombre medieval no consiste, pues, en un fijarse en la autonomía del
producto artístico o de la realidad de la naturaleza, sino en un captar todas las relaciones
sobrenaturales entre el objeto y el cosmos, en advertir en la cosa concreta un reflejo ontológico de
la virtud participante de Dios.

De todas las definiciones de la belleza, una tuvo especial fortuna en la Edad Media, y procedía de
san Agustín (Epistula 3, CSEL 34/1, p. 8): Quid est corporis pulchritudo? Congruentia partium cum
quadam coloris suavitate (¿Qué es la hermosura del cuerpo? Es la armonía de las partes
acompañada por cierta suavidad de color)

. Nacido como escrito técnico-práctico e incluido en un filón de especulaciones pitagóricas, el


Canon se convirtió poco a poco en un documento de estética dogmática. El único fragmento que
poseemos contiene ya una afirmación teórica («la belleza viene poco a poco, a través de muchos
números») y Galeno, al resumir los conceptos del Canon, dice que «la belleza no consiste en los
elementos, sino en la proporción de un dedo con relación a otro dedo, de todos los dedos
respecto al resto de la mano… y de todas las partes, en fin, respecto a todas las otras, como se
halla escrito en el canon de Policleto» (Placita Hippocratis et Platonis V, 3). De estos textos nació,
por lo tanto, el gusto por una fórmula elemental y polivalente, por una definición de la belleza que
expresara numéricamente la perfección formal, definición que, aun permitiendo una serie de
variables, pudiera reconducirse al principio fundamental de la unidad en la variedad.

Pasando al campo de las artes plásticas y figurativas, encontramos el concepto y la norma de la


simetría ampliamente difundidos, sobre todo bajo la influencia del De architectura de Vitrubio.

Otra ley de orden a la que se somete el arte medieval es la del <>: la figura debe adaptarse al
espacio de la luneta de un tímpano, de la columna del pórtico, del tronco de cono del capitel.

Todos los tratados medievales de artes figurativas, desde los bizantinos de los monjes del Monte
Athos hasta el Tratado de Cennini, revelan la ambición de las artes plásticas de situarse en el 55
mismo nivel matemático que la música

Hemos visto, en efecto, cómo todas las teorías de la belleza nos hablaban preferible y
sustancialmente de una belleza inteligible, de armonías matemáticas, incluso cuando examinaban
la arquitectura o el cuerpo humano.

Además, como ya se ha apuntado, la belleza del color y de la luz es sentida uniformemente como
belleza simple, de inmediata perceptibilidad, de naturaleza indivisa, no debida a una relación,
como sucedía con la belleza proporciona

Profesor, De Bruyne menciona que en la época medieval algunos teóricos hablaban de que la obra
material no copia necesariamente la forma visible pero expresa inevitablemente la representación
de lo que el artista crea en su alma. Es ese modelo espiritual el que la forma imita antes que nada.
¿Es ese modelo espiritual que de Bruyne menciona el que acerca las obras a un plano más allá del
sensible?

¿Es decir que para que los medievales considerasen bella una obra
material ésta debía ser útil para un determinado fin, cumplir con los principios de la proporción, de
la la luz y el color y tratar de ser, en el ámbito de lo posible, una manifestación de la devoción por
Dios y por el mundo espiritual, aunque nunca lograse completamente alcanzar dicha meta?

teoría didascálica

El hombre medieval vivía efectivamente en un mundo poblado de significados, remisiones,


sobresentidos, manifestaciones de Dios en las cosas, en una naturaleza que hablaba sin cesar un
lenguaje heráldico, en la que un león no era sólo un león, una nuez no era sólo una nuez, un
hipogrifo era tan real como un león porque al igual que éste era signo, existencialmente
prescindible, de una verdad superior.

Las alegorías y simbolismos son elementos que inducen, en quien los comtmepla, a unir las cosas
naturales a las sobrenaturales en un juego de relaciones continuas.

Una idea de símbolo como aparición o expresión que nos remite a una realidad oscura,
inexpresable con palabras (y tanto menos con conceptos), íntimamente contradictoria,
inasequible, y, por lo tanto, a una especie de revelación numinosa, de mensaje jamás consumado y
jamás completamente consumable, s

El arte no es expresión, sino construcción, operación en vista de un resultado.

arte es ante todo una teoría del oficio

: el arte imita la naturaleza no. en el sentido de que necesariamente copia sus formas, sino porque
imita la operación de la naturaleza

Santo Tomás pone el ejemplo del cobre del que se puede extraer una estatua. Este cobre posee ya
una potencia hacia la figura que le será dada, es infiguratum y es privatio jormae, pero la forma
artística que lo hace estatua lo modifica en superficie porque su ser cobre no depende de la forma
accidental. Este texto nos dice lo lejana que estaba la mentalidad medieval de una visión del arte
como fuerza creadora
Las artes serviles se ven como artes bellas cuando sean al mismo tiempo artes didascálicas y sepan
comunicar a través del placer de la belleza la verdad de la ciencia y de la fe