Está en la página 1de 347

¡Ayuda al autor adquiriendo sus libros!

Este documento fue realizado sin fines de lucro, tampoco tiene la intención
de afectar al escritor. Ningún elemento parte del staff del foro Paradise
Books recibe a cambio alguna retribución monetaria por su participación en
cada una de nuestras obras. Todo proyecto realizado por el foro Paradise
Books tiene como fin complacer al lector de habla hispana y dar a conocer
al escritor en nuestra comunidad.
Si tienes la posibilidad de comprar libros en tu librería más cercana, hazlo
como muestra de tu apoyo.
Respeta el cariño y la dedicación que depositamos en nuestros proyectos y
en la espera de cada uno de ellos y no pidas continuaciones a grupos ajenos
al foro.

¡Disfruta de la lectura!
Staff
Moderadoras
Molly & Tolola

Traductoras
Clau V
EstherC
Guadalupehyuga
Laura A
Larissa
Ms. Lolitha
Molly
RRZOE
Tolola

Corrección
Carolina, Clau V & Tolola

Lectura Final
Bella’

Diagramación
Tolola
Índice
Sinopsis
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
32
33
Epílogo
Sobre la Autora
Sinopsis
La primera vez que conocí a Hudson Rothschild fue en una boda.
Recibí una invitación inesperada a uno de los lugares más elegantes de la
ciudad.
Hudson era el padrino de boda y posiblemente el hombre más
hermoso que jamás había visto. Me pidió que bailara y nuestra química fue
fuera de serie.
Sabía que no era una buena idea involucrarme con él, considerando la
boda en la que estaba. Pero nuestra conexión era intensa y me lo estaba
pasando genial.
Aunque la diversión se detuvo cuando Hudson descubrió que yo no
era quien había dicho que era. ¿Ves esa inesperada invitación que recibí?
Bueno, en realidad no estaba dirigida a mí, se la enviaron a mi excompañera
de habitación que había dejado un cheque sin fondos por el alquiler de dos
meses y se había mudado en medio de la noche. Supuse que me debía una
noche de fiesta cara, pero supongo que, técnicamente, estaba irrumpiendo
en la boda.
Una vez atrapada, no pude salir de allí lo suficientemente rápido.
Mientras corría hacia la puerta, podría haber agarrado algunas botellas de
champán caro de las mesas que pasaba, todo mientras el hermoso y enojado
padrino de boda estaba detrás de mí.
Afuera, me subí a un taxi. Mi corazón rebotó contra mis costillas
mientras conducíamos por la cuadra, pero al menos había escapado ilesa.
O eso pensé.
Hasta que me di cuenta de que había dejado mi teléfono en la mesa.
Adivina quién lo encontró.
Esta es la loca historia de cómo nos conocimos Hudson Rothschild y
yo. Pero créeme, es solo la punta del iceberg.
1
Stella
—No puedo hacer esto... —Me detuve a mitad de la escalera de
mármol.
Fisher se detuvo unos pasos delante de mí. Caminó de regreso a
donde yo estaba.
—Claro que puedes. ¿Recuerdas la vez que nos encontrábamos en
sexto grado y debiste hacer esa presentación sobre tu presidente favorito?
Eras un manojo de nervios. Pensaste que olvidarías todo lo que habías
memorizado estando ahí parada con todos mirándote.
—Sí, ¿qué pasa con ello?
—Bueno, esto no es diferente. Superaste eso, ¿no?
Fisher había perdido la cabeza.
—Todos mis miedos se hicieron realidad ese día. Me paré frente a la
pizarra y comencé a sudar. No podía recordar una sola palabra que escribí.
Todos en la clase se quedaron mirando y luego tú me abucheaste.
Fisher asintió.
—Exactamente. Tu peor miedo se hizo realidad y, sin embargo,
viviste para ver otro día. De hecho, ese día resultó ser el mejor día de tu
vida.
Negué con la cabeza, desconcertada.
—¿Cómo es eso?
—Esa fue la primera vez que estuvimos en la misma clase. Pensé que
eras solo otra chica molesta como el resto de ellos. Pero ese día después de
la escuela, me atacaste por burlarme de ti mientras intentabas hacer tu
presentación. Eso me hizo percatarme de que no eras como las otras chicas.
Y ese mismo día decidí que seríamos mejores amigos.
Sacudí la cabeza.
—No hablé contigo durante el resto del año escolar.
Fisher se encogió de hombros.
—Sí, pero te gané el siguiente año, ¿no? Y ahora mismo te sientes un
poco más tranquila que hace dos minutos, ¿o no?
Suspiré.
—Supongo.
Levantó un codo cubierto en esmoquin.
—¿Entramos?
Tragué. A pesar de lo aterrorizada que estaba por lo que haríamos,
tampoco podía esperar a ver cómo lucía el interior de la biblioteca
acondicionado para una boda. Pasé innumerables horas sentada en estos
escalones, preguntándome sobre la gente que transitaba.
Fisher esperó pacientemente con el codo extendido mientras yo
debatía un minuto más. Finalmente, con otro fuerte suspiro, tomé su brazo.
—Si terminamos en la cárcel, deberás pagar la fianza por los dos.
Estoy demasiado arruinada.
Mostró su sonrisa de estrella de cine.
—Trato hecho.
Mientras subíamos los escalones restantes hasta las puertas de la
Biblioteca Pública de Nueva York, repasé todos los detalles que discutimos
en el Uber de camino hacia aquí. Nuestros nombres para la noche eran
Evelyn Whitley y Maximilian Reynard. Max se encontraba en el sector
inmobiliario (su familia era propietaria de Reynard Properties) y yo obtuve
mi MBA en Wharton y recientemente me mudé nuevamente a la ciudad.
Ambos vivíamos en el Upper East Side, al menos esa parte era cierta.
Dos camareros uniformados con guantes blancos estaban en las
altísimas puertas de entrada. Uno sostenía una bandeja con copas de
champán y el otro un portapapeles. Aunque mis piernas de alguna manera
siguieron adelante, mi corazón se sentía como si estuviera intentando
escapar de mi pecho y despegar en la dirección opuesta.
—Buena noches. —El camarero del portapapeles asintió—. ¿Me
pueden dar sus nombres, por favor?
Fisher no se inmutó cuando repartió la primera de lo que sería una
noche llena de mentiras.
El hombre, que noté que tenía un auricular, examinó su lista y asintió.
Extendió una mano para que entráramos y su compañero nos entregó una
copa de burbujeante a cada uno.
—Bienvenidos. La ceremonia tendrá lugar en la rotonda. Los asientos
para la novia están a su izquierda.
—Gracias —dijo Fisher. Tan pronto como estuvimos fuera del
alcance del oído, se acercó—. ¿Ves? Pan comido. —Bebió un sorbo de
champán—. Oooh, esto es bueno.
No sabía cómo se hallaba tan tranquilo. Por otra parte, tampoco tenía
idea de cómo se las arregló para convencerme de esta locura. Hace dos
meses, regresé a casa del trabajo y encontré a Fisher, que también era mi
vecino, saqueando mi refrigerador en busca de sobras, algo común.
Mientras comía milanesa de pollo de dos días, yo me senté en la mesa de la
cocina a revisar mi correo y tomar una copa de vino. Mientras hablábamos,
abrí la parte trasera de un sobre de gran tamaño sin verificar la dirección del
frente. La invitación de boda más impresionante estaba en su interior, en
blanco y negro con serigrafia laminada dorada en relieve. Era como una
obra de arte dorada. Y la boda era en la Biblioteca Pública de Nueva York,
de todos los lugares, justo cerca de mi antigua oficina y donde comúnmente
me sentaba y almorzaba en las icónicas escaleras. No había visitado el lugar
en al menos un año, así que me sentía muy emocionada de poder asistir a
una boda en ese lugar.
Aunque no tenía ni idea de quién se casaba… ¿un pariente lejano que
había olvidado, tal vez? Los nombres ni siquiera me resultaban vagamente
familiares. Cuando volteé el sobre, rápidamente me percaté de por qué.
Abrí el correo de mi ex compañera de cuarto. Agh. Imagínate. No fui yo
quien fue invitada a una boda de cuento de hadas en uno de mis lugares
favoritos del mundo.
Pero después de un par de copas de vino, Fisher me convenció de que
debería ir yo y no Evelyn. Era lo menos que podía hacer mi inútil
excompañera de habitación por mí, había dicho. Después de todo, se había
escabullido en medio de la noche, se había llevado algunos de mis zapatos
favoritos y el cheque que había dejado por los dos meses de renta atrasada
que debía había rebotado. Como mínimo, debería poder asistir a una lujosa
boda de mil dólares el plato en su lugar. Dios sabía que ninguno de mis
amigos se casaría en un lugar como aquel. Para cuando terminamos la
segunda botella de merlot, Fisher decidió que iríamos en lugar de Evelyn:
iríamos a la boda para pasar una noche divertida, cortesía de mi inútil
excompañera. Fisher incluso había llenado la tarjeta de respuesta,
escribiendo que asistirían dos invitados y la guardó en su bolsillo trasero
para enviarla al día siguiente.
Honestamente, me había olvidado de nuestros planes borrachos hasta
hace dos semanas cuando Fisher llegó a casa con un esmoquin que le pidió
prestado a un amigo para las próximas nupcias. Me resistí y le dije que no
asistiría a una boda cara para gente que no conocía, y él hizo lo de siempre:
hacerme pensar que su mala idea no era tan mala.
Hasta ahora. Me detuve en medio del amplio vestíbulo de lo que
probablemente era una boda de doscientos mil dólares y sentí que
literalmente podría orinarme en los pantalones.
—Bebe tu champán —me dijo Fisher—. Te ayudará a relajarte un
poco y devolverle algo de color a tus mejillas. Parece que estás a punto de
intentar decirle a la clase por qué te gusta tanto John Quincy Adams.
Miré a Fisher con los ojos entrecerrados, aunque él me sonrió en
respuesta sin inmutarse. Estaba segura de que nada me ayudaría a relajarme.
Sin embargo, bebí el contenido de mi copa.
Fisher deslizó una mano casualmente en el bolsillo de su pantalón y
miró a su alrededor con la cabeza en alto, como si no le temiera a nada en el
mundo.
—No he visto a mi vieja amiga fiestera Stella en mucho tiempo —
dijo—. ¿Podría salir a jugar esta noche?
Le entregué mi copa de champán vacía.
—Cállate y ve a buscarme otra copa antes de que salga disparada.
Se rio entre dientes.
—No hay problema, Evelyn. Simplemente siéntate e intenta no
descubrir nuestra tapadera antes de que siquiera podamos ver a la hermosa
novia.
—¿Hermosa? Ni siquiera sabes cómo es ella.
—Todas las novias se ven hermosas. Por eso usan velo, para que no
puedas ver lo feo y así todo es mágico en su día especial.
—Eso es tan romántico.
Fisher me guiñó un ojo.
—No todo el mundo puede ser tan bonito como yo.
Tres copas de champán me ayudaron a calmarme lo suficiente como
para sentarme durante la ceremonia de la boda. Y la novia definitivamente
no necesitaba un velo. Olivia Rothschild, u Olivia Royce, como sería ahora,
era preciosa. Se me llenaron los ojos de lágrimas al ver al novio pronunciar
sus votos. Era una pena que la feliz pareja no fueran realmente mis amigos,
porque uno de sus padrinos de boda era increíblemente atractivo. Podría
haber soñado despierta que Livi, así es como la llamé en mi cabeza, me
conectaría con el amigo de su nuevo esposo. Pero por desgracia, esta noche
era una artimaña y no una historia de Cenicienta.
La hora del cóctel tuvo lugar en una hermosa habitación en la cual
nunca antes había estado. Estudié las obras de arte del techo mientras
esperaba en el bar por mi bebida. Fisher me había dicho que necesitaba ir al
baño, pero tenía la sensación de que realmente se escabullía para hablar con
el guapo camarero que lo estuvo mirando desde que entramos.
—Aquí tiene, señorita. —El camarero me acercó un trago.
—Gracias. —Eché un vistazo rápido a mi alrededor para ver si
alguien prestaba atención antes de sumergir mi nariz dentro del vaso e
olfatear profundamente. Definitivamente no es lo que pedí.
—Ummm, discúlpeme. ¿Es posible que haya hecho esto con ginebra
Beefeater y no con Hendricks?
El camarero frunció el ceño.
—No lo creo.
Olfateé por segunda vez, ahora segura de que estaba equivocado.
La voz de un hombre a mi izquierda me tomó por sorpresa.
—Ni siquiera lo probaste, pero ¿crees que le echó la ginebra
equivocada?
Sonreí cortésmente.
—La ginebra Beefeater está hecha con enebro, cáscaras de naranja,
almendra amarga y tés mezclados, lo que produce un sabor a regaliz. La
Hendricks está hecha de enebro, rosa y pepino. Cada una tiene un olor
diferente.
—¿La estás bebiendo sola o con hielo?
—Ninguna. Es un gin martini, por lo que tiene vermouth.
—¿Pero crees que puedes oler que usó la ginebra equivocada, sin
siquiera probarlo? —La voz del tipo dejó en claro su incredulidad.
—Tengo muy buen sentido del olfato.
El hombre miró por encima de mi hombro.
—Oye, Hudson, tengo cien dólares que dicen que no puede notar la
diferencia entre ambas ginebras si las alineamos.
La voz de un segundo hombre provino de mi derecha, esta un poco
detrás de mi hombro. El sonido era profundo, pero aterciopelado y suave,
algo así como la ginebra que el camarero debería haber usado para hacer mi
bebida.
—Que sean doscientos, y entro.
Al volverme para ver al hombre dispuesto a apostar por mis
habilidades, sentí que mis ojos se agrandaban.
Oh. Vaya. El chico guapo de la fiesta nupcial. Me le quedé viendo
durante la mayor parte de la boda. Era guapo desde lejos, pero de cerca era
impresionante de una manera que hizo que mi vientre se agitara: cabello
oscuro, piel bronceada, una mandíbula cincelada, labios carnosos y
deliciosos. La forma en que estaba peinado su cabello, hacia atrás y con
raya a un lado, me recordó a una estrella de cine de antaño. Lo que no había
podido ver desde la última fila durante la ceremonia fue la intensidad de sus
ojos azul océano. Esos estaban escaneando mi rostro como si fuera un libro.
Me aclaré la garganta.
—¿Apostarás doscientos dólares a que puedo identificar la ginebra?
El hombre hermoso dio un paso adelante y mi sentido del olfato se
animó. Eso huele mejor que cualquier ginebra. No me encontraba segura de
si era su colonia o algún tipo de gel de baño, pero fuera lo que fuera, tomó
todo lo que estaba en mi poder para no inclinarme hacia él y respirar
profundamente. El hombre pecaminosamente sexy olía tan bien como lucía.
Ese emparejamiento era mi criptonita.
Hubo un toque de diversión en su voz.
—¿Me estás diciendo que es una mala apuesta?
Negué con la cabeza y me volví para hablar con su amigo.
—Iré con tu pequeña apuesta, pero también apostaré doscientos.
Cuando mis ojos volvieron al apuesto hombre a mi derecha, la
esquina de su labio se movió levemente.
—Bien. —Levantó la barbilla hacia su amigo—. Dile al cantinero que
sirva un trago de Beefeater y otro de Hendricks. Colócalos frente a ella y
que nos diga cuál es cuál.
Un minuto después, levanté el primer vaso y lo olfateé.
Honestamente, ni siquiera era necesario que oliera al otro, aunque lo hice de
todos modos, solo para estar segura. Maldita sea... debería haber apostado
más. Esto era demasiado fácil, como quitarle un caramelo a un bebé.
Empujé un trago hacia adelante y hablé con el camarero que esperaba.
—Este es el Hendricks.
El cantinero pareció impresionado.
—Ella está en lo correcto.
—Maldición —resopló el tipo que comenzó este juego. Rebuscó en
su bolsillo delantero, sacó una cartera impresionante y con ello
cuatrocientos dólares. Lanzándolos en nuestra dirección encima de la barra,
negó con la cabeza—. Lo recuperaré el lunes.
El Tipo Guapísimo me sonrió mientras buscaba su dinero. Una vez
que tomé el mío, bajó la cabeza para susurrarme al oído:
—Buen trabajo.
Oh Dios. Su cálido aliento envió un escalofrío por mi columna. Había
pasado demasiado tiempo desde la última vez que tuve contacto con un
hombre. Lamentablemente, mis rodillas se sentían un poco débiles. Pero me
obligué a ignorarlo.
—Gracias.
Alcanzó alrededor de mí la barra y levantó uno de los tragos. Se lo
llevó a la nariz y olfateó antes de volver a dejarlo y oler el otro.
—No huelo nada diferente.
—Eso solo significa que tienes un sentido del olfato normal.
—Ah, ya veo. ¿Y el tuyo es... extraordinario?
Sonreí.
—Pues sí, lo es.
Parecía divertido cuando me entregó uno de los tragos y levantó el
otro para brindar.
—Por ser extraordinario —dijo.
Generalmente no era bebedora de tragos, pero ¿qué diablos? Choqué
mi vaso con el suyo antes de drenarlo. Tal vez el alcohol ayudaría a calmar
los nervios que este hombre parecía haber despertado de golpe.
Dejé mi vaso de trago vacío en la barra junto al suyo.
—Supongo que esto es recurrente entre ustedes dos, ya que tu amigo
planea recuperarlo el lunes.
—La familia de Jack y la mía son amigas desde que éramos niños.
Pero las apuestas comenzaron cuando fuimos a la misma universidad. Soy
fan de Notre Dame y él es fanático de USC, basquetbol. En ese entonces
estábamos en quiebra, así que solíamos apostar una descarga pistola taser en
los juegos.
—¿Una descarga de taser?
—Su padre era policía. Le dio un taser para guardarla debajo del
asiento del auto en caso de emergencia. Pero no creo que se imaginara a su
hijo recibiendo descargas de cincuenta mil voltios cuando una intercepción
de último minuto hacía perder a su equipo.
Negué con la cabeza.
—Eso es un poco loco.
—Definitivamente no es nuestra decisión más sabia. Al menos gané
mucho más que él. Un pequeño daño cerebral podría ayudar a explicar
algunas de sus elecciones en la universidad.
Me reí.
—Entonces, ¿hoy fue solo una continuación de ese patrón?
—Bastante. —Sonrió y extendió su mano—. Soy Hudson, por cierto.
—Encantada de conocerte. Soy St… —Me detuve justo a tiempo—.
Soy Evelyn.
—Entonces, ¿eres aficionada a la ginebra, Evelyn? ¿Es por eso que no
olí nada diferente entre las dos?
Sonreí.
—No me consideraría aficionada a la ginebra, no. Para ser honesta,
sobre todo bebo vino. ¿Pero mencioné mi ocupación? Soy química de
fragancias, una perfumista.
—¿Haces perfume?
Asentí.
—Entre otras cosas. Desarrollé aromas para una empresa de
cosméticos y fragancias durante seis años. A veces era un perfume nuevo,
otras veces era el aroma de una toallita desmaquillante, o tal vez un
cosmético que necesita un olor más agradable.
—Estoy bastante seguro de que nunca había conocido a un
perfumista.
Sonreí.
—¿Es tan emocionante como esperabas?
Se echo a reír entre dientes.
—¿Cuál es exactamente la formación para un trabajo como ese?
—Bueno, tengo una licenciatura en química. Pero puedes tener toda la
educación que desees y aun así no podrás hacer el trabajo a menos que
también tengas hiperosmia.
—Y eso es…
—Una mayor capacidad para distinguir los olores, mayor agudeza
olfativa.
—¿Entonces eres buena oliendo mierda?
Me reí.
—Exactamente.
Mucha gente piensa que tiene un buen sentido del olfato, pero
realmente no comprenden cuán elevado es el sentido para alguien con
hiperosmia. Demostrar siempre funcionaba mejor. Además, tenía muchas
ganas de saber qué colonia llevaba. Entonces, me incliné y tomé una
inhalación profunda de Hudson.
Exhalando, dije:
—Jabón Dove.
No parecía completamente vendido.
—Sí, pero esa es una elección de jabón bastante común.
Sonreí.
—No me dejaste terminar. Dove Hidratación Fresca. Tiene pepino y
té verde, también un ingrediente común en las ginebras, por cierto. Y usas
el champú L'Oreal Elvive, igual que yo. Puedo oler el extracto de flor de
gardenia tahitensis, el extracto de flor de rosa canina y un ligero toque de
aceite de coco. Ah, y usas desodorante Irish Spring. En realidad, no creo
que estés usando colonia.
Las cejas de Hudson se levantaron.
—Eso es impresionante. El grupo de la boda se quedó en un hotel
anoche y olvidé empacar mi colonia.
—¿Cuál usas normalmente?
—Ah… no puedo decírtelo. ¿Qué haremos en nuestra segunda cita de
entretenimiento si no jugamos la prueba de olfateo?
—¿Nuestra segunda cita? No me di cuenta de que tendríamos una
primera.
Hudson sonrió y me tendió su mano.
—La noche es joven, Evelyn. ¿Bailas conmigo?
Un nudo en la boca del estómago me advirtió que era una mala idea.
Se suponía que Fisher y yo debíamos mantenernos unidos y limitar el
contacto con otras personas para minimizar nuestras posibilidades de ser
atrapados. Pero mirando alrededor, mi cita no se encontraba a la vista.
Además, este hombre era muy magnético. De alguna manera, antes de que
mi cerebro terminara de debatir los pros y contras, me encontré poniendo
mi mano en la suya. Nos condujo a la pista de baile y envolvió un brazo
alrededor de mi cintura, dirigiéndome con el otro. No es de extrañar que
supiera bailar.
—Entonces, Evelyn con el extraordinario sentido del olfato, nunca te
había visto antes. ¿Eres una invitada o una acompañante? —Miró alrededor
de la habitación—. ¿Algún tipo me está mirando mal a mis espaldas en este
momento? ¿Necesitaré sacar el taser de Jack del auto para alejar a un novio
celoso?
Me reí.
—Estoy aquí con alguien, pero él es solo un amigo.
—El pobre...
Sonreí. El coqueteo de Hudson era exagerado, pero lo aguanté.
—Fisher está más interesado en el tipo que reparte champán que en
mí.
Hudson me abrazó un poco más.
—Me gusta tu cita mucho más que hace treinta segundos.
Se me puso la piel de gallina cuando bajó la cabeza y su nariz rozó
brevemente mi cuello.
—Hueles increíble. ¿Estás usando uno de los perfumes que haces?
—Así es. Pero no es uno que se pueda pedir. Me gusta la idea de tener
un verdadero aroma característico con el cual alguien pueda recordarme.
—No creo que necesites el perfume para ser recordada.
Me dirigió por la pista de baile con tanta gracia que me pregunté si
habría tomado lecciones profesionales. La mayoría de los hombres de su
edad pensaban que bailar lento significaba balancearse hacia adelante y
hacia atrás y apretar una erección contra ti.
—Eres un buen bailarín —comenté.
Hudson respondió haciéndonos girar.
—Mi madre era bailarina de salón profesional. Aprender no era una
opción; era un requisito si quería que me alimentaran.
—Eso es realmente genial. ¿Alguna vez consideraste seguir sus
pasos?
—Absolutamente no. Crecí viéndola sufrir con bursitis, que genera
inflamación en las articulaciones de la cadera, fracturas por estrés,
desgarros de ligamentos; definitivamente no es la profesión glamorosa que
pretenden que sea en todos esos programas de televisión de concursos de
baile. Debes amar lo que haces para un trabajo como aquel.
—Creo que debes amar la profesión para cualquier trabajo.
—Ese es un muy buen punto.
La canción llegó a su fin y el maestro de ceremonias les dijo a todos
que tomaran sus asientos.
—¿Dónde estás sentada? —me preguntó Hudson.
Señalé el lado de la habitación donde Fisher y yo estábamos sentados.
—En algún lugar de allí. Mesa dieciséis.
Asintió.
—Te acompañaré.
Nos aproximamos a la mesa en el mismo momento que Fisher,
provenía de otra dirección. Miró entre Hudson y yo, y su rostro hizo la
pregunta que no dijo en voz alta.
—Umm… este es mi amigo Fisher. Fisher, este es Hudson.
Hudson extendió su mano.
—Encantado de conocerte.
Después de estrechar la mano de un Fisher silencioso, que parecía
haber olvidado cómo hablar, se volvió hacia mí y tomó mi mano una vez
más.
—Debería volver a mi mesa con el resto del grupo.
—Bueno.
—¿Me guardas un baile para más tarde?
Sonreí.
—Me encantaría.
Hudson se volvió para alejarse y luego se volvió. Mientras caminaba
hacia atrás, gritó:
—En caso de convertirte en una Cenicienta y desaparezcas, ¿cuál es
tu apellido, Evelyn?
Afortunadamente, él usando mi nombre falso me recordó que no le
diera mi nombre real como casi lo había hecho la primera vez.
—Es Whitley.
—¿Whitley?
Oh, Dios. ¿Conocía a Evelyn?
Sus ojos recorrieron mi rostro.
—Hermoso nombre. Te veré más tarde.
—Ajá... está bien, seguro.
Cuando Hudson se encontraba apenas fuera del alcance del oído,
Fisher se inclinó hacia mí.
—Se supone que mi nombre es Maximilian, cariño.
—Dios mío, Fisher. Tenemos que irnos.
—No. —Se encogió de hombros—. No es la gran cosa. De todos
modos, inventamos a Maximilian. Soy tu acompañante. Nadie sabe el
nombre de la persona que trajo Evelyn. Aunque todavía quiero interpretar a
un magnate inmobiliario.
—No, no es por ello.
—¿Entonces qué?
—Tenemos que irnos porque él sabe...
2
Stella
Fisher tomó un sorbo de cerveza.
—Solo estás paranoica. El tipo no sabe. Observé su rostro cuando
dijiste el apellido de Evelyn, y lo único que notó fue lo hermosa que eres.
Negué con la cabeza.
—No, puso una cara extraña. Yo lo vi.
—¿Cuánto tiempo estuviste hablando con el chico?
—No lo sé. ¿Quizás quince minutos? Lo conocí en el bar y luego me
invitó a bailar.
—¿Parecía el tipo de hombre que se avergonzaría de hacer una
pregunta si tuviera una preocupación?
Pensé en ello. Realmente, no lo parecía. Hudson se mostró más audaz
que tímido.
—No, pero…
Fisher apoyó una de sus manos en cada uno de mis hombros.
—Respira hondo.
—Fisher, debemos irnos.
El maestro de ceremonias volvió y les pidió a todos educadamente
que tomaran sus asientos, ya que la cena estaba a punto de ser servida.
Fisher sacó mi silla.
—Al menos comamos. Si todavía quieres huir después de terminar,
nos vamos. Pero te lo digo, solo estás siendo paranoica. El tipo no tiene ni
idea.
Mi instinto me pedía retirarnos en este preciso momento, pero cuando
escaneé la habitación, noté que éramos los últimos de unos pocos rezagados
que no nos habíamos sentado, y la gente nos miraba.
Suspiré.
—Bien. Cenaremos y luego saldremos de aquí.
Fisher sonrió.
Hablé en voz baja, consciente de los otros invitados sentados en la
mesa que groseramente ignoramos.
—Por cierto, ¿dónde estabas?
—Hablando con Noah.
—¿Quién es Noah?
—Un lindo camarero. Será actor.
Puse los ojos en blanco.
—Por supuesto. Se suponía que permaneceríamos juntos, ya sabes.
—No parecía que estuvieras demasiado sola. ¿Quién era ese Adonis,
de todos modos? Sabes que me disgusta cuando tienes en tu vida un hombre
más guapo que yo.
Suspiré.
—Él era súper guapo ¿verdad?
Fisher bebió su cerveza.
—Yo se lo haría.
Ambos nos reímos.
—¿Seguro de que no crees que se haya percatado de nada? No lo
dices solo porque quieras quedarte, ¿verdad?
—No, estamos absolutamente bien.
De alguna manera, me relajé un poco durante la cena. Aunque eso
significó que estuve más involucrada en el mesero que se mantuvo
refrescando mi bebida sin mi autorización, que decidiendo si Fisher tenía o
no la razón. No era que hubiese dejado de pensar que Hudson sabía que
éramos unos impostores, sino más bien que el zumbido de mis gin martinis
me dejó incapaz de que me importara si lo hacía.
Después de limpiar nuestros platos, Fisher me invitó a bailar y pensé
¿por qué no? Una chica podría tener una noche peor que bailar con dos
hombres guapos. Así que salimos a la pista de baile para escuchar una
canción pop pegadiza, y cuando la música disminuyó, Fisher me tomó en
sus brazos.
A mitad de camino, nos reíamos en nuestra propia burbuja cuando un
hombre tocó a mi compañero en el hombro.
—¿Te importa si interrumpo?
Hudson.
Mi corazón comenzó a latir fuertemente en mi pecho. No estaba
segura de si era la perspectiva de estar nuevamente en los brazos del
magnífico hombre, o la posibilidad de ser descubierta.
Fisher sonrió y dio un paso atrás.
—Cuida bien de mi chica.
—Oh, tengo la intención de hacerlo.
Algo en la forma de sus palabras me hizo sentir incómoda. Aunque
Hudson me tomó en sus brazos y comenzó a movernos al ritmo de la
música, tal como había hecho antes.
—¿Te diviertes? —me preguntó.
—Ummm… Sí. Este es un lugar muy agradable para una boda. Nunca
estuve aquí antes.
—¿De quién dijiste que eras invitada? ¿La novia o el novio?
No te lo dije.
—De la novia.
—¿Y cómo se conocen?
Mierda. Levanté la mirada y la boca de Hudson estaba curvada en lo
que lucía una sonrisa, pero definitivamente no del tipo divertido. Era más
cínica que jovial.
—Yo, eh, solíamos trabajar juntas.
—¿Oh? ¿Fue en Inversiones Rothschild?
Quise seguirle la corriente. Quizás Hudson sintió que podría hacer
precisamente eso, porque a menos que fue mi imaginación, su agarre sobre
mí se intensificó. Tragué.
—Sí. Trabajé para Inversiones Rothschild.
Lo único que sabía de la poca relación con Evelyn era que trabajaba
como recepcionista y no soportaba a su jefe. Solía referirse a él como El
Imbécil GQ.
—¿Y en qué posición sería eso?
Esto empezaba a parecer un interrogatorio.
—Como recepcionista.
—¿Recepcionista? ¿Pero pensé que eras perfumista?
Mierda. Correcto. No había estado pensando antes, cuando fui
honesta respecto a mi profesión.
—Yo, uhh, estoy empezando mi propio negocio, y las cosas se
retrasaron, así que necesitaba un ingreso.
—¿Y qué tipo de negocio es el que estás iniciando?
Al menos esta parte no era mentira.
—Se llama Signature Scent. Es una línea de perfumes por correo,
completamente personalizados.
—¿Cómo funciona eso?
—Enviamos veinte pequeñas muestras de olor para que la persona
califique del uno al diez, junto con un cuestionario detallado. De acuerdo
con los tipos de olores que les gustan y sus respuestas a nuestra encuesta,
creamos un aroma solo para ellos. Creé un algoritmo que crea la fórmula en
función de la información que recopilamos.
Hudson escaneó mi rostro. Parecía que intentaba resolver algún tipo
de rompecabezas. Cuando volvió a hablar, su tono era más suave.
—Creo que es realmente una buena idea.
Tal vez fuera el alcohol lo que alimentaba mis nervios, pero
repentinamente me ofendió que pareciera sorprendido.
—¿Crees que porque soy rubia no tendría ninguna buena idea?
Hudson mostró lo que sospechaba podía ser una sonrisa verdadera,
pero rápidamente la ocultó volviendo a su rostro estoico. Me miró fijamente
durante mucho tiempo mientras yo contenía la respiración, esperando haber
sido llamada un fraude.
Finalmente, dijo:
—¿Vendrías conmigo por un momento?
—¿A dónde?
—Tengo que dar un discurso, y esperaba que pudieras estar cerca. Tu
hermoso rostro me dará el estímulo que necesito.
—Umm… seguro.
Hudson sonrió, pero nuevamente, algo se sintió mal. Lo que él pedía
parecía suficientemente inocente, sin embargo, por la manera en que tomó
mi mano y me llevó a la parte delantera de la sala, traté de convencerme de
que toda la rareza estaba en mi cabeza, derivada de mi conciencia culpable.
Habló con el maestro de ceremonias y luego caminamos hacia un lado
de la pista de baile para esperar. Nos paramos uno al lado del otro cuando la
canción terminó y el maestro de ceremonias pidió a los invitados que
volvieran a tomar asiento.
—Damas y caballeros, me gustaría presentarles a una persona muy
importante para los recién casados. Él es el hermano de nuestra hermosa
novia y un buen amigo a nuestro gallardo novio. ¡Démosle un gran aplauso
a nuestro padrino, Hudson!
Oh, mierda. ¡Es hermano de la novia!
¡El Imbécil GQ!
Hudson se inclinó hacia mí.
—Quédate aquí donde pueda ver tu hermoso rostro, Evelyn.
Asentí y sonreí, aunque tenía ganas de vomitar.
Durante los siguientes diez minutos, Hudson pronunció un discurso
elocuente. Habló de cómo su hermana pequeña había sido un dolor en el
culo, y lo orgulloso que estaba de la mujer que se convirtió. Cuando explicó
que su padre y su madre habían fallecido, me asfixié un poco. La
admiración por su hermana era evidente y su discurso fue una mezcla a
partes iguales de seriedad y diversión. Mientras hablaba, dejé escapar un
profundo suspiro de alivio de que él no mencionó nada inusual sacado de la
manga. Era una pena que lo conociera en estas circunstancias, y que me
hubiese presentado con un nombre falso, porque Hudson parecía un gran
partido.
Al final de su discurso, levantó su copa.
—Por Mason y Olivia. Que tengan amor, salud y riqueza, pero lo más
importante es que tengan una larga vida juntos para disfrutarlo todo.
Un murmullo de salud recorrió la sala antes de que todos bebieran, y
pensé que ese era el final del discurso. Pero no lo era. En lugar de
devolverle el micrófono al maestro de ceremonias, Hudson se volvió y me
miró directamente. La sonrisa malvada que se deslizó por su rostro me dio
escalofríos, y no en el buen sentido.
—A continuación —dijo—, tengo un regalo especial para todos
ustedes. A la querida amiga de mi hermana, Evelyn, le gustaría decir
algunas palabras.
Mis ojos se agrandaron.
Continuó.
—Tiene una gran historia sobre cómo se conocieron. Es muy
entretenida, y no puede esperar para compartirla con ustedes esta noche.
Hudson caminó hacia mí con el micrófono en la mano. Sus ojos
brillaron con diversión, pero me preocupé de que sus zapatos brillantes
estuvieran a punto de ser decorados con vómito.
Le hice señas de que se fuera y negué con la cabeza, pero eso solo lo
incitó.
Habló por el micrófono mientras tomaba mi mano.
—Evelyn parece estar teniendo un caso de nerviosismo. Es un poco
tímida. —Me haló hacia él y di dos pasos inseguros hacia el centro de la
habitación antes de cavar mis talones y negarme a moverme más lejos.
Hudson se rio y volvió a levantar el micrófono.
—Parece que necesita un poco de ánimo. ¿Qué dicen, señoras y
señores? ¿Podemos dar una ronda de aplausos para ayudar a Evelyn a
acercarse y decir algunas palabras?
La multitud empezó a aplaudir. Quería que el suelo se abriera y mi
cuerpo rígido cayera en un pozo sin fondo. Pero se volvía más claro a cada
segundo que la única forma de salir de esto era caminar con dificultad.
Todos los ojos se encontraban puestos en mí y no podía salir ilesa.
Contemplé salir corriendo, pero decidí que era mejor tener solo unas
cuantas personas persiguiéndome que toda la sala.
Así que respiré hondo, me acerqué a la mesa de invitados más cercana
y le pregunté a un anciano al azar si su bebida contenía alcohol. Cuando
dijo que era vodka con hielo, me serví y me tragué todo el contenido. Luego
alisé mi vestido, eché los hombros hacia atrás, levanté la barbilla y me
acerqué a Hudson, agarrando el micrófono con mi mano temblorosa.
Sonrió y se inclinó para susurrarme al oído:
—Buena suerte, Evelyn.
La habitación se silenció y podría sentir gotas de sudor formándose en
mi frente y labio superior. Un nudo del tamaño de una pelota de golf estaba
atrapado en el medio de mi garganta, y mis dedos de las manos y los pies
hormigueaban. Todos los ojos se encontraban puestos en mí y me dediqué a
pensar en una historia, cualquier historia. Finalmente logré pensar en algo,
aunque debería improvisar un poco. Pero eso era normal para esta tarde, de
todos modos, ¿no es así?
Aclaré mi garganta.
—Hola…
Había estado sosteniendo el micrófono con la mano derecha. Al notar
que temblaba, levanté la izquierda y la coloqué sobre la otra para ayudarme
a mantenerla firme. Luego respiré hondo.
—Hola. Soy Evelyn. Olivia y yo nos conocimos en el jardín de
infancia.
Cometí el error de mirar hacia la mesa donde se hallaban sentados los
recién casados. La cara de la novia estaba arrugada en la confusión, y
permaneció mirando mientras susurraba algo a su marido.
Será mejor que haga esto rápido…
—Como mencionó Hudson, quería compartir cómo Livi y yo nos
conocimos. Me acababa de mudar a la ciudad a mitad del año escolar y no
tenía muchos amigos. En ese entonces era muy tímida. Mi piel pálida se
ponía roja cada vez que se enfocaba demasiada atención en mí, así que
evitaba hablar en clase a toda costa. Un día, bebí una botella entera de agua
durante el recreo al aire libre. Realmente necesitaba utiliza el baño cuando
llegamos a entrar, pero el señor Neu, nuestro maestro, ya había comenzado
una lección, y yo no quería interrumpirlo. Para empezar, medía como dos
metros y medio y daba miedo, y la idea de levantar la mano y que todos los
niños se volvieran y me miraran cuando dijera mi nombre me asustaba por
completo. Así que lo sostuve durante toda su lección, y chico, ese hombre
podría hablar.
Miré a la novia.
—¿Recuerdas cómo el señor Neu seguía hablando y contaba todos
esos chistes cursis realmente malos? ¿Y luego era el único que se reía?
La novia me miró como si estuviera absolutamente loca. Estaba
bastante segura de que tenía razón.
Durante los siguientes cinco minutos, parloteé una y otra vez, de pie
frente a una habitación llena de gente diciéndoles cómo corrí al baño
cuando el maestro finalmente dejó de hablar. Pero todos los puestos estaban
ocupados y ya no pude aguantarlo más. Detallé como tuve que volver al
aula con el pantalón mojado y traté de ocultarlo, pero un niño lo había visto
y gritó: “¡Mira! La chica nueva se orinó en los pantalones”. Había estado
absolutamente mortificada, los ojos rebosados de lágrimas, hasta que mi
amiga vino a mi rescate. En un acto de valor que se convertiría en un
vínculo inquebrantable para las dos, Olivia se hizo pis en su pantalón y
luego se levantó y les dijo a todos que la hierba estuvo mojada durante el
recreo y nos habíamos sentado en ella.
Cerré mi historia contándole a una habitación llena de rostros
sonrientes cómo mi mayor deseo para la feliz pareja era que “tuvieran el
mismo amor y risas que había compartido con la novia desde hace muchos
años”. Levantando una mano, levanté una copa imaginario.
—Un brindis por los novios.
La gente empezó a aplaudir y supe que necesitaba usar el tiempo para
salir de allí. Hudson seguía de pie a un lado, y si no estaba equivocada, creí
que podía tener un poquito de orgullo por mí por no derrumbarme. Sus ojos
brillaban y me miraba fijamente mientras me acercaba y presionaba el
micrófono contra su pecho.
Cubrió la parte superior del micrófono y sonrió.
—Entretenido.
Le mostré mis blancos y relucientes dientes a través de una exagerada
sonrisa y torcí mi dedo para que se inclinara más cerca.
Cuando lo hizo, le susurré al oído:
—Eres un imbécil.
Hudson dejó escapar una risa profunda mientras me alejaba, sin mirar
atrás para ver si me seguía. Por suerte, Fisher ya caminaba hacia mí, así que
no tuve que buscarlo para salir de aquí.
Sus ojos estaban tan abiertos como platillos.
—¿Estás borracha? ¿Qué diablos pasó ahí arriba?
Lo agarré del brazo y seguí caminando.
—Debemos salir de aquí rápido. ¿Tienes mi bolso?
—No.
Mierda. Debatí dejarlo, pero mi licencia y tarjeta de crédito se
hallaban adentro. Así que giré a la izquierda y fui directo a nuestra mesa.
Por el rabillo del ojo, vi Hudson y al novio hablando con el maître y
apuntando en nuestra dirección.
—¡Mierda! Tenemos que darnos prisa. —Corrí el resto del camino a
nuestra mesa, agarré mi bolso, y di la vuelta. Después de dos pasos, giré.
—¿Qué estás haciendo? —dijo Fisher.
Agarré una botella sin abrir de Dom Pérignon de nuestra mesa.
—Esto se va conmigo.
Fisher negó con la cabeza y se rio mientras nos dirigíamos hacia la
puerta. En el camino, tomamos botellas de champán de cada mesa que
pasamos. Los invitados confundidos no tenían idea de qué hacer con la
escena, pero nos movíamos demasiado rápido para que pudieran comentar.
Para cuando llegamos a la salida, teníamos los brazos llenos y al menos
teníamos una gran cantidad de champán.
En el frente, tuvimos suerte de que algunos taxis amarillos se
detuvieran, esperando en el semáforo. Saltando al primero vacío, Fisher
cerró la puerta de golpe y ambos nos pusimos de rodillas sobre el asiento
para mirar por la ventana trasera. El maître y los dos tipos de seguridad que
estuvieron revisando las identificaciones más temprano, estaban a mitad de
la escalera de mármol. Hudson se encontraba en la cima, apoyado
casualmente contra un pilar de mármol y bebiendo una copa de champán
mientras observaba la locura de nuestra partida. La sangre corrió por mis
oídos mientras miraba de un lado a otro entre el semáforo y los hombres
que se acercaban a nosotros. Justo cuando llegaron a la acera y se apearon,
el rojo cambió a verde.
—¡Vamos! ¡Vamos! —le grité al taxista.
Pisó el acelerador y Fisher y yo permanecimos de rodillas, mirando
por la ventana trasera mientras los hombres se alejaban más. Una vez que
giramos a la derecha en la esquina, me di la vuelta y me dejé caer en el
asiento. No podía recuperar el aliento.
—¿Qué diablos pasó, Stella? Un minuto te divisé bailando con un
hombre hermoso que se veía completamente atraído por ti, y al siguiente
contabas una historia loca en una habitación repleta de gente. ¿Estás
borracha?
—Incluso si lo estuviera, estaría aterradoramente sobria.
—¿Qué te pasó?
—No es lo que me pasó, es quién.
—No estoy siguiéndote .
—¿Conoces al hermoso hombre con el que estaba hablando?
—¿Sí?
—Bueno, resulta que sabía todo… —Una sensación de pánico se
apoderó de mí mientras me percataba de que no estaba segura de dónde se
hallaba mi teléfono. Frenética, abrí mi bolso y comencé a sacar cosas.
Claramente, no estaba dentro, pero simplemente tenía que estar.
Negándome a aceptar lo que había hecho, di vuelta a la bolsa y vacié el
contenido en mi regazo.
Sin teléfono.
¡Sin maldito teléfono!
—¿Qué estás buscando? —cuestionó Fisher.
—Por favor dime que tienes mi teléfono.
Sacudió la cabeza.
—¿Por qué debería tenerlo?
—Porque de no tenerlo, significa que lo dejamos sobre la mesa en la
boda…
3
Hudson
—Señor Rothschild, tiene una llamada telefónica.
Resoplé y presioné el intercomunicador.
—¿Quién es?
—Es Evelyn Whitley.
Arrojando mi bolígrafo sobre mi escritorio, contesté el teléfono y me
recliné en mi silla.
—Evelyn, gracias por devolverme la llamada.
—Por supuesto. ¿Cómo estás, Hudson?
Lo suficientemente frustrado para llamar a la molesta amiga de mi
hermanita a la que no le quería dar trabajo, pero lo hice de todos modos,
solo para que dicha amiga molesta dejara de presentarse al trabajo hace
dos meses y desapareciera sin aviso alguno.
—Estoy bien, ¿y tú?
—Bastante bien. Aunque Luisiana es realmente húmeda en
comparación con Nueva York.
¿Allí es a donde escapaste? No me importaba, y una pequeña charla
con Evelyn no estaba en mi apretada agenda para hoy.
—La razón por la hice que mi asistente te encontrara, es que una
mujer vino a la boda de Olivia haciéndose pasar por ti.
—¿Por mí? ¿De verdad? ¿Quién haría eso?
—Esperaba que lo comentaras.
—Dios, no tengo ni idea. Ni siquiera creo que Liv me invitara a su
boda. Definitivamente no recibí una invitación.
—Mi hermana dijo que la envió por correo justo cuando te fuiste de la
ciudad. Fue a tu antigua dirección aquí. ¿Tu correo se reenvía o alguien lo
recibe por ti?
—Recibo casi todo mi correo en electrónico: facturas telefónicas,
tarjetas de crédito y demás. Así que no hice que redireccionaran el correo.
Mi antigua compañera de cuarto todavía vive en el apartamento, así que
podría haberlo recibido.
—¿Tenías una compañera?
—Sí, Stella.
—¿Quizás fue Stella?
Evelyn se rio.
—No lo creo. Definitivamente no es el tipo de colarse en las bodas.
—Cuéntame algo. ¿Cómo es tu antigua compañera de cuarto?
—No lo sé… Cabello rubio, tal vez de un metro sesenta y ocho, piel
pálida, bonitas curvas… lentes. Zapatos talla siete.
El color del cabello, curvas agradables y la descripción de la piel
coincidían, y supuse que posiblemente pudo llevar lentes de contacto. Pero,
¿quién diablos da el tamaño del zapato como parte de una descripción
física?
—¿Por casualidad tu compañera tendría el hábito de olfatear cosas?
—¡Sí! Stella es una especie de desarrolladora de perfumes para Estée
Lauder. O al menos lo era antes de irme. Solo fuimos compañeras de
habitación durante un año más o menos, pero ella siempre olía cosas, un
poco extraño, si lo preguntas. También tenía el hábito de contar historias
largas cuando todo lo que yo hacía era una pregunta simple y de regalar
barras de chocolate a la gente. Pero, ¿cómo supiste que olfatea? Oh, Dios
mío. ¿Fue Stella quien fue a la boda haciéndose pasar por mí?
—Aparentemente pudo haber sido, sí.
Evelyn se rio.
—No pensé que fuese capaz.
Del poco tiempo que pasé con ella, me di cuenta de que era capaz de
elevarse a la altura de las circunstancias y sorprender a mucha gente. La
mayoría habría salido corriendo por la puerta si se les incitara a tomar el
micrófono. Pero Stella no. Ella había sido un desastre tembloroso, sin
embargo, se recompuso y tomó lo que le serví. No estaba seguro de lo que
era más atractivo: la forma en que lucía, el no intimidarse ante un desafío, o
la forma en que me llamó imbécil antes de despegar.
Habían transcurrido ocho días desde la boda de mi hermana, y todavía
no había podido sacarme a la maldita mujer de la cabeza.
—¿Cuál es el apellido de Stella? —pregunté.
—Bardot. Como la actriz de cine de antaño.
—¿Tienes algún número de teléfono particular de ella?
—Así es. Lo tengo en mi teléfono. Puedo reenviarte su información
de contacto después de que colguemos, si quieres.
—Sí. Eso sería de gran ayuda.
—Está bien.
—Gracias por la información, Evelyn.
—¿Quieres que la llame? ¿Qué le diga que debe pagar el costo de
asistir o algo?
—No, eso no es necesario. Preferiría que realmente no le mencionaras
esta conversación, si llegaras a hablarle.
—De acuerdo… seguro. Lo que digas.
—Adiós, Evelyn.
Después de colgar, me froté la barbilla y miré por la ventana a la
ciudad.
Stella Bardot... qué haré, qué voy a hacer contigo...
Abriendo el cajón de mi escritorio, saqué el iPhone que el equipo de
banquetearía me envió el otro día. Dijeron que lo encontraron en la mesa
dieciséis. Había hecho que mi asistente llamara a todos los que estaban
ubicados en esa mesa, a excepción de la mujer misteriosa. Nadie había
perdido un teléfono. Así que me encontraba bastante seguro de a quién
pertenecía. La única pregunta era, ¿qué haría con ello?
***
Helena, mi asistente, asomó la cabeza a la sala de conferencias.
—Señor Rothschild, lamento interrumpir, pero hay alguien aquí para
verlo. No tiene cita, pero afirma que usted la invitó.
Extendí mis manos, señalando a las personas sentadas alrededor de la
mesa.
—Estoy en medio de una reunión. No tengo nada programado en este
momento.
Se encogió de hombros.
—Eso es lo que pensé. Le dejaré saber que está ocupado.
—¿Quién es?
—Su nombre es Stella Bardot.
Bueno, bueno, bueno... Cenicienta finalmente vino a recoger su
zapatilla de cristal, ¿verdad? Habían pasado seis días desde que le envié un
mensaje a través de una nota, por lo que asumí que la señorita Bardot no
tendría las bolas de aparecer. Tenía la antigua dirección de Evelyn en
nuestros registros de la compañía, por lo que podría haber sido agradable y
regresarle su teléfono. ¿Pero cuán divertido habría sido eso? En cambio, le
había enviado una tarjeta de visita con una nota escrita en la parte posterior.
Si quieres lo que dejaste, ven a buscarlo.
—¿Puedes por favor decirle a la señorita Bardot que estoy ocupado,
pero que si puede esperar, iré a reunirme con ella tan pronto termine aquí?
—Claro, por supuesto. Se lo haré saber. —Helena cerró la puerta de la
sala de conferencias.
Mi reunión duró cuarenta minutos más, pero probablemente debería
haberla terminado después de dos transcurridos, ya que saber lo que
aguardaba en el vestíbulo me distrajo completamente. Finalmente regresé a
mi oficina, llevando los archivos de la sala de conferencias.
—¿Le gustaría que trajera a la señorita Bardot? —preguntó Helena
mientras pasaba su escritorio.
—Dame cinco minutos y luego hazla pasar, por favor.
No tenía idea de lo que diría cuando la Pequeña Señorita Intrusa
entrara. Por otra parte, no era yo el que debía explicar nada. Así que decidí
ser todo oídos y ver a dónde iba la conversación.
Lo cual fue algo bueno, porque en el momento en que entró en la
puerta de mi oficina, apenas pude recordar mi propio nombre.
Evelyn, o más bien Stella, era incluso más hermosa de lo que
recordaba. En la boda, su cabello se encontraba recogido, pero ahora estaba
suelto; rizos rubios y ondulados enmarcaban su piel de porcelana. Llevaba
anteojos de gran tamaño y montura gruesa que le brindaba un aspecto sexy
de bibliotecaria, y el sencillo vestido de tirantes azul marino y los zapatos
planos que llevaba la hacían lucir más diminuta que en la boda.
Manteniendo mi rostro lo más impasible posible, me levanté e hice un
gesto hacia las sillas para invitados al otro lado de mi escritorio.
—Por favor, tome asiento.
Se mordió el labio inferior, pero, sin embargo, entró en mi oficina.
—¿Por favor podrías cerrar la puerta detrás de ti, Helena? —le pedí a
mi asistente.
Asintió.
—Por supuesto.
Stella y yo tuvimos un pequeño concurso de miradas antes de que ella
plantara su trasero en un asiento al otro lado de mi escritorio.
—No creí que recogieras tu zapatilla de cristal, Cenicienta.
Cruzó las piernas y así sus manos sobre la rodilla.
—Créeme, si tuviera otra opción, no estaría aquí.
Arqueé una ceja.
—¿Debería estar ofendido? En realidad, deseaba que vinieras de
visita.
Frunció los labios.
—Apuesto a que sí. ¿Qué tipo de humillación debería esperar hoy?
¿Llamarás a todos los empleados para que se rían y señalen?
Mi labio tembló.
—No lo tenía planeado. Pero si eso es lo tuyo...
Suspiró.
—Mira, lamento lo sucedido. Ya le escribí a la novia una carta de
disculpa y envié un pequeño obsequio a la dirección del remitente de la
invitación. No quería causar ningún daño. Cuando llegó la invitación, la
abrí accidentalmente, y unas copas de vino más tarde, mi amigo Fisher y yo
inventamos la idea de que deberíamos colarnos. Estaba enojada con mi
compañera de cuarto, la persona a la cual se le envió la invitación. Ella se
había mudado a mitad de la noche, llevándose un montón de mi ropa y
zapatos cuando lo hizo. Y justo ese día, el cheque que me dejó para pagar la
deuda de dos meses de renta que tenía había rebotado. Y para colmo, fue mi
último día en mi trabajo, así que realmente necesitaba su mitad del alquiler.
—Se detuvo un momento, como para tomar aliento—. Sé que nada excusa
lo cometido. Una boda se supone que es un acontecimiento sagrado e
íntimo para compartir con las familias y amigos, pero quiero que sepas que
es la primera vez que hago algo por el estilo. —Sacudió la cabeza—.
Además, podría no haberlo hecho si fuera en otro lugar, pero amo esa
biblioteca. Trabajé a una cuadra de distancia durante los últimos seis años y
almorcé en los escalones más veces de las que podría contar. Moría por ir a
un evento allí.
Me rasqué la barbilla y examiné su rostro. Parecía sincera.
—¿Por qué tardaste tanto en venir a recoger tu teléfono?
—¿La verdad?
—No, prefiero que inventes una historia como la que contaste en la
boda. Porque eso terminó tan bien...
Puso los ojos en blanco y dejó escapar un gran suspiro.
—No planeaba venir en absoluto. Incluso salí y compré un nuevo
iPhone. Sin embargo, debo pagar el alquiler en unos días, y estoy en
quiebra porque he invertido hasta el último centavo que tengo en mi puesta
en marcha del negocio, que ahora se ha retrasado. Tengo catorce días para
devolver el teléfono caro, y el último es hoy. No puedo pagar mil dólares
por un teléfono nuevo, especialmente ahora que no tengo compañera con
quien compartir las cuentas. Necesito devolver el teléfono o llamar a mi
padre y pedirle prestado dinero. Ante la elección de venir aquí y afrontar las
consecuencias por hacer algo estúpido, o llamar a mi padre… Bueno, aquí
estoy.
Mi hermana ni siquiera se molestó por lo que sucedió en su boda. Por
supuesto que estaba confundida respecto a quién era la mujer que contó esa
historia acerca de su infancia, pero cuando le expliqué que la atrapé
pretendiendo ser un invitado, Olivia se había vuelto contra mí por poner a la
mujer en tal situación, en vez de haberla acompañado en silencio hasta la
puerta. Para ser honesto, me sentí un poco mal una vez que Stella comenzó
a sudar y palidecer con el micrófono en la mano. Pero estaba molesto
porque me hubiese mentido. En el fondo, sabía que era en parte porque una
mujer que me mentía a la cara me traía algunos recordatorios de mierda.
Tampoco ayudaba que mi hermanita hubiera elegido casarse en el mismo
lugar en la que fue mi propia boda tan solo siete años antes. Así que quizás
mi enfado con Stella podría haber estado un poco fuera de lugar.
Abriendo el cajón de mi escritorio, saqué el teléfono y lo deslicé hacia
el otro lado de mi escritorio.
—Gracias —dijo Stella. Lo recogió y pasó un dedo por la pantalla. El
teléfono se iluminó y vi cómo se arrugaba la frente—. Todavía está
completamente cargado. ¿Lo cargaste?
Asentí.
—Estaba muerto cuando el proveedor de banquetearía lo envió al día
siguiente de la boda.
Asintió, pero pude ver no había contestado la pregunta que tenía en su
mente.
—¿Intentaste… adivinar mi código?
Me las arreglé para mantener mi cara seria, a pesar de que eso era
exactamente lo que había hecho. Ella no tenía necesidad de saber que pasé
una hora probando diferentes combinaciones para abrir la maldita cosa
porque tenía tanta curiosidad por la mujer que salió corriendo de la boda.
Así que esquivé su pregunta y apreté mis dedos, hablando en un tono
severo.
—Necesitaba encenderlo para ver si aún tenía un código, ¿no es así?
Stella negó con la cabeza y deslizó el teléfono en su bolso.
—Oh, sí. Por supuesto. Tienes razón.
Nos miramos el uno al otro durante unos segundos, hasta que el
silencio se volvió incómodo.
—Está bien, bueno... —Se puso de pie—. Debería irme.
Tan jodido como lo era, no me encontraba listo para su despedida.
Tenía cien preguntas que quería que respondiera, como qué hizo su padre
para que no quisiera llamarlo, o por qué se retrasó el lanzamiento de su
negocio. Pero en cambio, seguí su ejemplo y me levanté.
Extendió su mano sobre mi escritorio.
—Gracias por guardar mi teléfono en un lugar seguro, y nuevamente,
disculpas por lo sucedido.
Tomé su mano pequeña en la mía y la sostuve un poco demasiado.
Pero de haberse percatado, no dijo nada.
Después de liberarme, Stella se volvió para irse, pero luego se dio la
vuelta. Abrió la cremallera de su bolso y rebuscó en él. Sacando algo, lo
ofreció.
—¿Te gusta el chocolate?
Estaba confundido como el infierno, pero asentí.
—Así es.
—Tengo una barra Hershey’s en mi bolso en todo momento para
emergencias. Tiene anandamida, que es un neurotransmisor y te ayuda a
sentirte más feliz. —Se encogió de hombros—. A veces los regalo a
personas que parecen necesitarlos, pero la mayoría de las veces termino
comiéndomelas. Me encanta el chocolate. Le envié a tu hermana un regalo
de disculpa, pero en cambio nada a ti. Es todo lo que tengo como ofrenda de
paz.
¿Esta mujer me estaba entregando una barra de chocolate por ponerla
en evidencia por colarse en un evento de setecientos dólares el plato? Tenía
que reconocerlo, ella era única.
Levanté mis manos.
—Está bien. Estamos bien. Quédatelo.
Mantuvo el brazo extendido.
—Me haría sentir mejor que lo aceptaras.
Me las arreglé para contener mi risa mientras lo tomaba de su mano.
—De acuerdo. Gracias.
Stella se volvió a colocar el bolso en el hombro y se dirigió a la
puerta. La seguí para abrirla, pero se detuvo de nuevo abruptamente. Esta
vez, en lugar de ofrecer una barra de chocolate, se inclinó hacia mí e inhaló
profundamente.
—Retrouvailles —dijo.
Hablaba un poco de francés y sabía que se traduce como reunión o
algo por el estilo.
Al ver la confusión en mi rostro, sonrió.
—Es la colonia que estás usando ¿verdad? Se llama Retrouvailles.
—Oh… Sí, creo que sí.
—Tienes buen gusto. Gusto caro. Pero bueno. Yo lo creé.
—¿De verdad?
Asintió y su sonrisa se amplió.
—Te queda bien. Las colonias huelen diferente en todos.
Maldita sea, tenía una bella sonrisa. Al admirarla, mis ojos se posaron
en sus labios.
Mierda. Tenía ganas de morderlos.
—¿Rocías la colonia en tus puntos de pulso? —Señaló hacia el hueco
en la parte inferior de la garganta—. ¿Por aquí?
Prácticamente salivé, mirando su delicado cuello.
—Supongo que sí.
—Es por ello que perdura tanto tiempo. Los perfumes y colonias se
reactivan con el calor corporal. Muchos hombres se rocían los lados del
cuello, pero la parte inferior de la garganta es una de las áreas más calientes
porque la sangre bombea cerca de la superficie de la piel. Es por eso que la
mayoría de las mujeres también se rocían en las muñecas y detrás de las
orejas.
—¿Llevas alguno? —pregunté.
Sus cejas se fruncieron.
—¿Perfume?
Asentí.
—Sí, uno desarrollado por mí.
Mantuve mis ojos fijos en los de ella mientras me inclinaba
lentamente hacia adelante. No dio su brazo a torcer cuando llegué a unos
centímetros de que nuestras narices se tocaran, luego hundí la cabeza hacia
un lado, colocando la nariz cerca de su oído, e inhalé profundamente.
Olía jodidamente increíble.
De mala gana, eché la cabeza hacia atrás.
—Te quedan bien tus creaciones también.
Sonrió una vez más, pero el ligero brillo de sus ojos me dijo que
también se sentía un poco fuera de lugar.
—Gracias, y gracias de nuevo por todo, Hudson.
Se volvió una vez más para salir de mi oficina, y cuando cruzó el
umbral, una extraña sensación de pánico se apoderó de mí.
—Stella, espera...
De nuevo se detuvo y miró hacia atrás.
Antes de que pudiera detenerme, la mierda más loca escapó de mi
boca.
—Cena conmigo.
4
Stella
—¿Ya tuviste alguna noticia del Príncipe Azul? —Fisher abrió la
nevera y sacó un recipiente de restos de la cena de ayer, a pesar de que solo
eran las siete de la mañana.
Negué con la cabeza e intenté ocultar mi decepción.
—Probablemente sea lo mejor.
—Cuánto ha transcurrido… ¿cómo una semana?
—Ocho días. No es que esté contando. —Por supuesto que estoy
contando.
Me miró de arriba abajo.
—¿Por qué estás vestida tan temprano?
—Acabo de regresar de ver el amanecer.
—Sabes, puedes configurar el fondo de tu computadora con algunos
amaneceres y atardeceres muy agradables y dormir hasta tarde. —Fisher
abrió la tapa del recipiente Tupperware y atravesó con el tenedor una
chuleta de pollo empanada como si fuera una piruleta. Mordió un pedazo.
—No es lo mismo, pero gracias. Umm... ¿quieres que lo caliente?
¿Qué te entregue un plato y un cuchillo para cortarlo? O mejor aún, ¿te
preparo unos huevos para desayunar?
—No es necesario. —Se encogió de hombros y dio otro mordisco—.
¿Por qué no lo llamas?
Miré a mi mejor amigo sin comprender.
—No puedo llamarlo.
—¿Por qué no?
—Porque probablemente cambió de opinión. ¿Olvidas cómo nos
conocimos? Me sorprende que incluso pidiera mi número de teléfono. Estoy
pensando que fue un lapso temporal en su cordura y lo pensó mejor después
de mi partida. Además, tengo una cita mañana, de todos modos.
—¿Con quién?
—Ben.
—¿El chico que conociste en línea? Eso fue hace un par de semanas,
¿no?
—Sí. Se suponía que debía salir con él hace unos días, pero cancelé.
—¿Cómo es que cancelaste?
—No lo sé. —Me encogí de hombros—. Simplemente tenía que
hacerlo.
Fisher me miró.
—Buen intento. Pero no creo nada. Esperabas que el Príncipe Azul
llamara y querías tener tu agenda libre.
—No esperaba la llamada de Hudson.
—¿Has revisado tu teléfono en busca de mensajes perdidos más de
una vez esta semana?
—No —dije demasiaaado rápido y sonando completamente
defensiva.
De hecho, lo hice un par de veces al día. Pero sabía cómo operaba
Fisher. Era implacable. Aquello lo convertía en un buen abogado. Si
encontraba una pequeña cuerda colgando, seguía tirando y tirando hasta que
el suéter entero se desenredaba. Así que no le entregaría ese hilo en bandeja
de plata.
Me estudió.
—Creo que estás llena de mierda.
Puse los ojos en blanco.
—Sabes, puedes salir con más de una persona a la vez...
Afortunadamente, nuestra conversación fue interrumpida por el
timbre de mi teléfono fijo, el comercial.
—Me pregunto quién llama al teléfono de negocios un sábado.
Supongo que podría ser un proveedor en Singapur. Allá todavía es viernes,
¿verdad?
Fisher se rio entre dientes.
—Camino equivocado. Hoy es domingo.
—Oh.
Encontré el teléfono en la sala de estar, donde se encontraba encima
de una caja de muestras. Acuné el auricular en mi hombro mientras
levantaba la caja también.
—¿Hola?
—Hola, ¿Stella Bardot?
Regresando a la cocina, abrí la caja y saqué uno de los pequeños
frascos de vidrio empacados dentro.
—Soy yo. ¿Quién habla?
—Mi nombre es Olivia Royce.
El frasco se deslizó de mi mano. Chocó contra el azulejo de la cocina
con un fuerte estruendo metálico, pero afortunadamente, no se rompió.
Busqué a tientas para agarrar el teléfono de donde estaba en equilibrio sobre
mi hombro.
—¿Dijiste Olivia Royce?
—Lo hice. Espero que no te importe mi llamada. No pude encontrar
una página web, pero cuando busqué en Google el nombre de tu empresa,
apareció este número, así que me arriesgué.
—Umm… No, en absoluto. Por supuesto que no importa.
—Recibí tu nota y regalo. Cuando le conté a mi hermano que lo
enviaste, me dijo que comenzabas una nueva compañía de perfumes que
hacía aromas personalizados. Me gustaría pedir algunos perfumes para mis
damas, pero no pude encontrarte en línea.
—Uhh... el sitio web no está listo todavía.
—Maldición. Entonces, ¿puedo encargártelos directamente?
—Claro. Por supuesto.
—¡Oh! ¿Eso es genial! He estado luchando, intentado averiguar qué
conseguir a cada chica. Quiero algo personalizado y especial. Esto es tan
perfecto. Me encanta el mío, por cierto. Gracias por hacerlo.
No lograba superar esta conversación. ¿Olivia me llamaba para hacer
un pedido, no para recriminarme por arruinar su boda? ¿Era posible que no
se percatara de que era la misma persona? No lo creía, dado que le había
mandado su regalo u una nota en la misma caja, y ella obviamente habló de
mí con Hudson.
—Gracias a ti. Yo, eh, puedo enviarte algunos kits y hacer de tus
pedidos una prioridad una vez me digan sus gustos.
—Oh, no. Quiero que sea una sorpresa. Las conozco demasiado, tal
vez podría decirte lo que usan normalmente, cosas sobre ellas y puedas
pensar en algo.
No estaba segura de que sería tan eficaz como siempre, pero no
existía manera en el infierno de haberle dicho que no.
—Claro, eso suena bien.
—¿Te parece el lunes a las doce y media?
Mi frente se arrugó.
—Umm… las doce y media está bien.
—De acuerdo. ¿Funcionaría para ti encontrarnos en Café Luce en la
calle 53? ¿Está demasiado lejos para ti? ¿Vives aquí en la ciudad?
Mis ojos se ampliaron. ¿Quería reunirse conmigo en persona? Supuse
que eso significaba que programaría en su agenda mandarme un correo o
darme una llamada.
—Sí, vivo en la Ciudad. Y Café Luce suena bien.
—¡Perfecto! Es una cita. ¡Gracias, Stella! No puedo esperar a
conocerte.
Diez segundos después, la línea se encontraba muerta. Me quedé
mirando mi teléfono. Fisher observó toda la conversación reproducirse en
mi rostro.
—¿Quién era? —dijo.
—Olivia Royce.
—¿Y ella es?
—La novia en cuya boda nos colamos.
***
Al día siguiente, llegué veinte minutos antes a la cafetería. Ben había
querido recogerme para nuestra cita, pero prefería reunirme con la gente a
la que no conocía mucho en público, así me hallaba siempre en pleno
control de cuándo podría marcharme. Compré un café con leche
descafeinado y me senté en un sofá al lado del mostrador. Mi cafetería local
siempre tenía periódicos y revistas para que la gente los hojeara mientras
bebían sus caros cafés, así que tomé The New York Times y comencé a
hojear la sección de modas. A mitad de camino, me congelé cuando vi una
foto. Después de parpadear un par de veces para asegurarme de que no
imaginaba cosas, acerqué el papel para leer el anuncio.
Olivia Paisley Rothschild y Mason Brighton Royce se casaron el trece
de Julio en la Biblioteca Pública de Nueva York en Manhattan. El
reverendo Arthur Finch, un sacerdote episcopal, ofició el acto.
La señora Royce, de veintiocho años, a quién el novio llama Livi, es
vicepresidenta de marketing. Se graduó de la Universidad de Pennsylvania
y cursó una maestría en Administración de Negocios de Columbia.
Es hija de Charlotte Bianchi Rothschild y Cooper E. Rothschild,
ambos fallecidos, de la ciudad de Nueva York. La boda fue organizada por
su hermano, Hudson Rothschild.
El señor Royce, también de veintiocho años, fundó su propia firma de
TI y se especializa en seguridad y cumplimiento. Se graduó de la
Universidad de Boston y cursó una maestría en Tecnología de la
Información de la Universidad de Nueva York.
No podía creer que me había tropezado con su anuncio de la boda.
¿Cuáles eran las posibilidades? No había leído el New York Times un
domingo en años, por lo que se sentía como una extraña coincidencia.
Fisher siempre decía que si expresas ideas positivas, las cosas positivas
volverán a ti. Eso podría explicarlo. Sin duda pensé lo suficiente durante la
última semana y media en un determinado hombre que pidió mi número,
pero nunca llamó.
A principios de esta semana, estuve saltando canales y me encontré
con Bailando con las Estrellas. Aunque nunca lo había visto, por alguna
razón lo mantuve encendido. Cuando las parejas bailaban lento, me
recordaron lo que sentí estar en los brazos de Hudson en la boda de su
hermana. Lo cual terminó recordándome cuánto ritmo tenía, lo que condujo
a mi mente preguntarse en qué otra cosa podría ser de ayuda su buen ritmo.
Luego, el viernes por la noche cuando Fisher vino después del trabajo, me
trajo una botella de ginebra Hendricks. Me recordó la forma en que mis
brazos estallaron en piel de gallina cuando Hudson me susurró al oído: “La
noche es joven, Evelyn. Baila conmigo”.
Nunca en un millón de años esperé su invitación a salir cuando me
presenté con el rabo entre las piernas en su oficina para recoger mi teléfono.
Pero una vez hecho, me dejé llevar por la imaginación. Incluso cancelé mi
segunda cita con Ben. Pero después de trascurrir más de una semana
esperando a que sonara mi teléfono, finalmente me di cuenta de que era
tonto evitar a un tipo perfectamente agradable, uno que había llamado
varias veces, solo porque otro tipo podría marcar mi número.
Ben entró unos minutos antes de la hora en que se suponía que nos
encontráramos. Eché un último vistazo a la foto de la boda en el periódico
antes de cerrarla. Estaba decidida a no arruinar mi cita dejando que los
pensamientos de otro hombre se filtraran.
—Hola. —Ben depositó un beso en mis labios.
Era apenas nuestro segundo beso, ya que el primero había sido al final
de nuestra última cita, pero fue bastante agradable. No hubo cosquilleo, y
no hubo piel de gallina en mis brazos, pero estábamos en medio de una
tienda de café, por lo que ¿qué esperaba? Cuando Ben se retiró, me entregó
una caja de chocolate Godiv que no noté que tenía en su mano.
—Iba a traerte flores, pero pensé que deberías llevarlas contigo toda
la noche. Probablemente puedas guardarlo en tu bolso.
Sonreí.
—Es muy considerado de tu parte. Muchas gracias.
—Hice una reserva en un restaurante de carnes. Después, si te
apetece, hay un club de comedia al lado con una noche de micrófono
abierto.
—Eso suena genial.
—¿Preparada para irnos?
—Sí.
Tomé mi taza de café vacía y la tiré a la basura al salir. Cuando
alcancé la manija de la puerta, Ben se adelantó.
—Por favor, permíteme.
—Gracias.
Afuera miré a la izquierda y luego a la derecha.
—¿Hacia dónde vamos?
—El restaurante está a pocas cuadras de aquí. Es en Hudson.
—¿Calle Hudson?
—Sí, ¿es muy lejos para caminar con tacones? Puedo conseguirnos un
Uber.
—No, no. Está bien. —Pero en serio... ¿Calle Hudson?
Empezamos a caminar.
—No he probado el lugar todavía —dijo Ben—. Pero tiene críticas
increíbles, así que espero que sea bueno.
—¿Cómo se llama?
—Hudson’s.
Tuve que reprimir mi risa. ¿Hudson's en la calle Hudson? Demasiado
para no permitir que los pensamientos de otra persona se filtraran esta
noche…
5
Stella
Llegué al restaurante unos minutos tarde el lunes, a pesar de que
había salido de mi apartamento muy temprano. El tren local a la parte alta
de la ciudad decidió convertirse en un tren expreso y saltarse mi parada.
Cuando entré, Olivia ya se encontraba sentada en una mesa. Se veía
tan diferente fuera de su atuendo de boda que casi no la reconocí. Pero ella
saludó y sonrió como si fuéramos viejas amigas.
Existía esta idea salvaje atrapada en mi cabeza que ella realmente no
quería ordenar ningún perfume, sino que atraerme aquí para poderme soltar
todo lo que tenía en mente personalmente, o mejor aún, hacer que me
detuvieran. Su sonrisa tentadora hizo mucho para disipar mi paranoia.
—Hola. —Bajé la caja en mis brazos en un asiento vacío y saqué la
silla frente a ella—. Lamento llegar tarde. Mi tren se saltó la parada.
—No hay problema. —Extendió la mano y me ofreció de la canasta
de pan, mostrándome que estaba vacía—. Como puedes ver, me mantuve
ocupada. No había comido un carbohidrato en seis meses antes de mi boda.
Por lo tanto, he pasado las últimas semanas recuperando el tiempo perdido.
—Recolocó la cesta en la mesa y sostuvo su mano hacia mí—. Soy Olivia
Rothschild, por cierto. Maldición, no. Soy Olivia Royce ahora. Todavía no
puedo acostumbrarme a ello.
Sonreí, aunque estaba hecha un manojo de nervios.
—Stella Bardot. —Suponiendo que lo mejor que podía hacer era
limpiar el aire, respiré hondo—. Mira, Olivia, lamento mucho lo sucedido.
No suelo ser el tipo de persona que se cola en una boda.
Ladeó la cabeza.
—¿No lo eres? Es una pena. Creí que nos llevaríamos tan bien. Me
colé en una graduación una vez.
Mis ojos se agrandaron.
—¿Lo hiciste?
Olivia se rio entre dientes.
—Sí. Y me besuqueé con la cita de una de las chicas y llegué a casa
con el labio hinchado.
Mis hombros se aflojaron.
—Oh, Dios mío. No tienes idea de cómo me tranquiliza saber que no
estás enojada.
Me despidió.
—Tranquila. No vuelvas a pensar en ello. Me impresionó bastante la
historia que contaste. ¿Alguien realmente orinó sus pantalones por ti?
Sonreí tristemente. El recuerdo de la verdad era agridulce ahora,
considerando que mi hermana y yo ya no hablábamos.
—En realidad, fui yo quien hizo eso, y ocurrió en el preescolar. Mi
hermana es un año menor y tuvo un accidente durante la práctica para el
concurso de Navidad. Un niño señaló su trasero mojado y se burló de ella.
No podía dejarla allí sola.
—Bien. Mi hermano es mayor. Él siempre ha sido ridículamente
protector conmigo. Pero no estoy segura de que hubiese ido tan lejos como
para orinarse en el pantalón para salvarme. —Tomó un sorbo de su bebida
—. Pensándolo bien, probablemente lo haría. Solo que nunca admitiría el
hecho para protegerme. Probablemente diría que se orinó en la ropa y yo lo
copié.
Nos reímos.
—Hudson me contó cómo llegaste a estar en la boda. No estaba
sorprendida cuando me dijo lo que Evelyn te hizo, marcharse en medio de
la noche y sin pagar el alquiler. Ella siempre ha sido poco fiable. En el
primer año de la universidad, fuimos juntas a las vacaciones de primavera.
Conoció a un chico diez años mayor que nosotras y solo hablaba francés. Al
segundo día del viaje, me desperté con una nota diciendo que se había ido a
Francia para conocer a la familia del chico porque estaba enamorada. Me
dejó sola en Cancún, sola. La perra se llevó mi par de zapatos favoritos con
ella.
—Oh, Dios mío. ¡También se llevó mis zapatos favoritos cuando se
marchó!
Nos reímos de nuevo y Olivia continuó.
—También le robó algo a Lexi, la ex esposa de mi hermano. Los dos
tuvieron una pelea y se dejaron de hablar. Luego hablé con mi hermano
para que le diera un trabajo y, después de unos meses, dejó de aparecer. Él
nunca me dejará en paz al respecto. El hombre puede guardar rencor para
siempre.
—Hudson definitivamente no parece tan indulgente como tú.
—Eso es decir poco. Es muy sobre protector. Cuando tenía dieciséis
años y tuve mi primer novio, Hudson solía sentarse en las escaleras y
esperar a volver a casa por la noche. Por supuesto, eso significaba que
recibía un beso en la mejilla en lugar de una agradable sesión de besos de
buenas noches. Me siento mal por Charlie. Probablemente no se permitirá
tener citas hasta los cuarenta.
—¿Charlie?
—La hija de Hudson.
Asentí. No tenía idea de por qué, pero no esperaba que él tuviera una
hija. Aunque, ciertamente, no sabía mucho sobre el hombre más allá de que
era realmente guapo, olía divino, sabía cómo bailar y no había llamado en
diez días desde que le proporcioné mi número de teléfono.
—¿Qué edad tiene su hija?
—Seis pero se comporta de dieciséis. —Se echó a reír—. Está tan
jodido.
El camarero vino a tomar nuestro pedido, y ni siquiera habíamos
mirado el menú todavía. Olivia pidió una ensalada balsámica de pera con
pollo. Eso sonaba bien, así que hice lo mismo.
—Entonces... —Olió su muñeca—. Dime cómo hiciste para hacer el
mejor perfume que he olido alguna vez en mi vida. Estoy completamente
obsesionado con él.
Sonreí.
—Gracias. Tomé mis pistas de tu boda. Tenías gardenias como centro
de mesa y en tu ramo, así que lo usé como punto de partida. Escuché a una
de las mujeres en la mesa donde estaba sentada decir que ibas a Bora Bora
en tu luna de miel. Así que supuse que te debía gustar la playa y agregué un
poco de calone, que proporciona ese toque de brisa marina. Y luego tu
vestido era tradicional, pero con un cinturón de seda rojo brillante, así que
pensé que podrías ser un poco osada.
—Eso es increíble. Incluso la botella es perfecta.
—Ese diseño fue uno del que me enamoré, pero que realmente no está
en venta. Es importado desde Italia, y no pude hacerlo funcionar dado mi
escaso presupuesto de arranque.
—Qué lástima. Es tan bonito.
—Espero poder incluirlo sobre la marcha.
Durante la siguiente hora, le expliqué cómo funcionaba Signature
Scent. Le di a Olivia la demostración completa: ella olfateó los veinte
pequeños muestrarios y los calificó, y luego le hice todas las preguntas que
eventualmente aparecerían en el sitio web como parte del proceso de
pedido. Hizo un montón de preguntas, pareciendo muy interesada en el lado
comercial de las cosas. Escribí notas sobre cada uno de los miembros de su
fiesta nupcial, y escogió las botellas para cada uno de ellos.
—Entonces, ¿cuándo se lanza Signature Scent? —me preguntó
mientras terminábamos.
Fruncí el ceño.
—No estoy segura.
—¿Cómo es eso? Parece que tienes todo listo para comenzar.
—Lo hago, he planeado sabiamente, de todos modos. Pero encontré
algunos problemas de financiación. Es una larga historia, pero tenía un
socio y tuve que comprarlo. Usé una buena parte de los fondos de negocio
que teníamos para comprar inventario, por lo que comprar su parte drenó
cada centavo de lo que había quedado. A pesar de que estaba bien, porque
tenía una línea de crédito comercial lo suficientemente grande como para
que todavía fuera capaz de hacer el lanzamiento. Había aplicado para el
préstamo casi un año antes, por si acaso me encontraba corta. Pero cuando
fui a utilizarlo por primera vez, el banco me dijo que debía hacer una
actualización anual para mantener abierta la línea de crédito. No había sido
consciente de ello. Acababa de dejar mi trabajo en Estée Lauder, y cuando
anotó que había cambiado de empleo, retiró mi línea de crédito. Si hubiese
pasado un par de días antes, no habría tenido que dejar nota al respecto y
todo habría ido correctamente.
—Oh, eso apesta.
Asentí.
—Lo hace. Y ningún banco quiere prestar dinero a alguien
desempleado. Solicité con la Administración de Microempresas. Ellos eran
más o menos mi última esperanza.
El camarero trajo la cuenta. La alcancé, aunque odiaba perder un
centavo estos días. Era lo menos que podía hacer por la mujer en cuya boda
me colé.
Pero Olivia se adelantó.
—Este almuerzo corre por mi cuenta. Te invité.
—No puedo dejar que lo hagas. Ya te debo una comida.
Me hizo señas con la mano para restarle importancia y sacó su
billetera de su bolso. Metió su tarjeta de crédito en el folio de cuero de la
cuenta y lo cerró.
—Absolutamente, no. Insisto.
Antes de poder seguir discutiendo, levantó la mano y el camarero se
abalanzó y tomó la cuenta.
Suspiré, sintiéndome como una perdedora.
—Gracias. Lo aprecio.
—En cualquier momento.
Caminamos afuera juntas. Yo iría a la parte alta de la ciudad a hacer
algunos recados y ella se dirigía al centro de regreso al trabajo, así que nos
despedimos. Olivia me dio un abrazo como si fuéramos las viejas amigas
que dije que éramos en su boda.
—Tendré listos tus perfumes la próxima semana —le dije—. Puedo
enviártelos a ti, o a cada persona individual, si lo prefieres.
Sonrió.
—Llámame cuando estén listos y veremos qué hacemos.
—De acuerdo. Lo haré

***
Una semana después, estaba hasta los ojos en cartón.
—Esta es la última. —Fisher apiló la última de las cajas en la parte
superior de una montaña de ya metro y medio de alto. Se subió la camiseta
y usó la parte inferior para secarse el sudor de la frente—. Será mejor que
hagas pronto esa pasta manicotti por todo este levantamiento que me hiciste
hacer hoy.
—Prometo que la haré. No me percaté de lo mucho que tenía
acumulado en esa unidad de almacenaje. No puedo creer que hubiese
doscientas cajas allí dentro. —En mi esfuerzo continuo para reducir costos,
enlisté a Fisher para ayudarme a reubicar todo, desde mi costosa unidad de
almacenaje a mi apartamento. Dado que ya no tenía compañera, había
suficiente espacio aquí.
Fisher se extendió detrás de él, hacia la cintura de sus pantalones
cortos.
—Casi lo olvido. Recogí nuestro correo en mi último viaje. Este
paquete que recibiste se está cayendo a pedazos. Parece como si el cartero
lo destripó cuando intentó introducirlo en tu buzón para que entrara.
Todo estaba húmedo por el sudor de la espalda. Mi nariz se arrugó.
—Asqueroso. Ponlo ahí para mí, por favor.
Fisher arrojó la pila sobre la mesa de la cocina y los sobres se
abrieron en abanico. El logo en la esquina de uno me llamó la atención. La
AME. Lo recogí y lo examiné.
—Oh, Dios mío. Este es un sobre pequeño. Eso no es una buena
señal.
—¿Quién lo envía?
—La Administración de Microempresas. Se suponía que debían
tomar una decisión sobre el préstamo que solicité en dos o tres semanas.
Apenas han pasado dos.
—Eso es genial. Es probable que les encantara tanto tu negocio que
no pudieran esperar para aprobarte.
Negué con la cabeza.
—Cuando se aplica para algo y regresan un sobre delgado, nunca es
una buena señal. Es como encontrar un sobre blanco de tamaño regular
cuando esperas respuesta de la universidad en la cual aplicaste, en lugar del
sobre marrón grande que envían con todas las cosas de tu bienvenida. Si me
hubiesen aprobado, esto sería grueso.
Fisher puso los ojos en blanco.
—La mayoría de las cosas se hacen en línea en estos días. Deja de ser
tan negativa y abre la maldita cosa. Apuesto a que hay un nombre de
usuario y una contraseña para que ingreses a su sitio web y firmes lo que
sea que necesites firmar.
Solté un profundo suspiro.
—No tengo una buena sensación, Fisher. ¿Qué haré si me rechazan?
Ya apliqué en los tres bancos. Nadie concede un préstamo a un
desempleado. Fui una idiota al dejar mi trabajo y pensar que podría hacer
algo con este negocio. Ya ocuparon mi lugar en Estée Lauder, y la mayoría
de los trabajos decentes para los químicos de perfumes ahora están en el
extranjero. ¿Qué diablos haré? ¿Cómo pagaré el alquiler?
Fisher puso sus manos sobre mis hombros.
—Respira hondo. Ni siquiera sabes el contenido del sobre todavía.
Por lo que sabemos, podría ser una carta simplemente agradeciéndote por
aplicar, o diciéndote que hay un retraso en el proceso.
Me encontraba demasiado nerviosa para abrirlo, así que le tendí el
sobre a mi amigo.
—Hazlo tú. Yo no puedo.
Fisher negó con la cabeza, pero abrió el sobre. Observé, conteniendo
la respiración mientras sus ojos escaneaban las primeras líneas. El ceño
fruncido que se formó en las comisuras de sus labios me dijo todo lo que
necesitaba saber.
Cerré los ojos.
—Oh, Dios...
—Lo lamento, Stella. Dijeron que no tienes suficiente tiempo en el
negocio o un flujo de caja positivo lo suficientemente fuerte. Pero, ¿cómo
diablos se supone que debes tenerlos cuando no brindan un préstamo para
ayudarte a poner el negocio en marcha?
Suspiré.
—Lo sé. Es básicamente lo mismo que dijeron todos los bancos.
—¿Puedes empezar poco a poco, adquirir experiencia y volver a
presentar la solicitud?
Deseé que fuera tan fácil.
—No tengo ni los empaques suficientes de algunas de las muestras
que necesito poner en las cajas que utilizarían las personas para poder
ordenar.
Fisher se pasó la mano por el cabello.
—Mierda. Tengo nueve mil dólares en el banco que ahorraba para un
día lluvioso. Son tuyos. Ni siquiera debes pagarme.
—Te amo por ofrecerlo, Fisher. Realmente lo hago. Pero no puedo
tomar tu dinero.
—No seas ridícula. Eres mi familia y esos es justo lo que hacen las
familias.
No quería insultar a mi amigo, pero nueve mil dólares no estarían ni
cerca de ser suficientes para arrancar.
—Ya me las ingeniaré con algo. Pero gracias por la generosa oferta.
Significa muchísimo para mí que incluso consideres hacer eso.
—¿Sabes lo que esto requiere?
—¿Qué?
—Dom Pérignon. Buscaré una de esas caras botellas de champán que
nos quedan de esa boda.
—¿Esto requiere una celebración? ¿Estamos celebrando el rechazo de
mi préstamo o el hecho de que mi apartamento ahora es un almacén?
Fisher me besó en la frente.
—Celebramos que todo saldrá bien. Recuerda, si no piensas en
positivo, las cosas positivas no suceden. Enseguida regreso.
Mientras desaparecía en su apartamento al lado del mío, miré a mi
alrededor. Mi sala de estar era un desastre total, lo cual me parecía
apropiado ahora mismo, ya que mi vida lo igualaba. Hacía un año, había
estado comprometida para casarme, tenía un gran trabajo de seis cifras,
había ahorrado lo que la mayoría de las personas de veintisiete años no
acumulaban hasta que tenían cuarenta, y el sueño de un emocionante nuevo
negocio. Ahora mi exnovio estaba comprometido con otra persona, yo me
encontraba desempleada y en quiebra, y mi nuevo negocio emocionante se
sentía más como una soga alrededor de mi cuello.
Permanecí contemplando la carta de denegación del préstamo que se
hallaba sobre la mesa durante un minuto, luego la hice una bola y la arrojé
hacia el cubo de basura de la cocina. Por supuesto, fallé. Aturdida, revisé mi
correo, que en su mayoría eran solo anuncios, y luego decidí abrir el
paquete roto que había llegado. Supuse que todavía más de las muestras de
producto que había pedido antes de que el banco cerrara mi línea de crédito,
productos que de ninguna manera sería capaz de pagar. Pero cuando abrí la
caja, no eran muestras de ingredientes de perfume. En su lugar, era un
diario que gané en eBay. Ya me había olvidado de eso por completo, en
vista de que gané la subasta hace casi tres meses completos. El envío desde
el extranjero podía tardar una eternidad, y este había venido de Italia.
Normalmente, cuando llegaba un nuevo diario, casi no podía esperar a
leer el primer capítulo. Pero este era solo un recordatorio de doscientos
cuarenta y siete dólares desperdiciados. Lo dejé en la mesa de café de la
sala de estar y decidí ir a lavarme antes de que Fisher regresara con el
champán.
Diez minutos después, cuando salí del baño, encontré a mi mejor
amigo tirado en mi sofá, bebiendo champán y hojeando el nuevo diario.
—Sabes que esta mujer no escribe en español ¿verdad? —Fisher
tendió una copa de champán para mí.
Lo tomé y me dejé caer en la silla frente a él.
—Es italiana. Y es hombre. Lo que significa que pagué de más y
todavía necesito traducirlo.
Los diarios de hombres siempre eran un premio en los sitios de
subastas porque eran muy raros. La última vez que compré uno francés, me
costó trescientos dólares, más ciento cincuenta dólares por un traductor.
Bebí un sorbo de champán.
—Ha estado acumulando polvo durante un tiempo. Derrochar para
una traducción no está tan alto en mi lista de prioridades como poder comer
el próximo mes.
Fisher negó con la cabeza y arrojó el viejo y destartalado diario sobre
la mesa de café.
—Pensé que dejaste de leerlos después de lo sucedido el año pasado
cuando te dejaste atrapar demasiado.
Suspiré.
—Me caí del vagón.
—Eres un pájaro extraño, mi Stella Bella. ¿Lo sabes?
—Lo dice un hombre que colecciona las pegatinas que remueve de
los plátanos en el interior de la puerta de su armario de abrigos.
Mi teléfono comenzó a sonar en mi bolsillo, así que lo saqué y leí el
nombre parpadeando en la pantalla.
—Bueno, esto es apropiado. Es la mujer cuyo champán robamos.
—Dile que envíe más.
Me reí y deslicé el dedo para responder.
—¿Hola?
—Hola Stella. Es Olivia.
—Hola Olivia. Gracias por devolverme la llamada. Quería hacerte
saber que ya tengo los perfumes preparados para tu fiesta de bodas.
—Estoy tan emocionada de verlos. U olerlos. O verlos y olerlos. Lo
que sea.
Sonreí.
—Espero que a tus amigos les gusten.
—Le dije a algunas personas sobre lo que haces, y todos están
interesados en tener una fragancia exclusiva. ¿Sabes cuándo estará
funcionando tu sitio web?
Fruncí el ceño.
—No en el futuro previsible, desafortunadamente.
—Oh, no. ¿Qué pasó?
—La AME rechazó mi solicitud de préstamo. Hoy acabo de recibir la
carta.
—Idiotas. Lo lamento.
—Gracias.
—¿Qué harás?
—No lo sé.
—¿Qué opinas de tener un socio? Alguien que viene con una infusión
de efectivo a cambio de un interés en el negocio.
Realmente lo había considerado, pero no conocía a nadie que tuviera
mucho dinero.
—Quizás. Voy a pensarlo. Esta noche tomaré unas copas para olvidar.
Pero mañana empezaré a formular un nuevo plan de juego.
—Bueno. Esa es la actitud correcta.
—Gracias. Entonces, ¿a dónde quieres que envíe tus perfumes?
—Podríamos encontrarnos mañana, ¿si estás libre? Mi dama de honor
se marcha en dos días para ir a trabajar a Londres durante unos meses.
Quedé de reunirme con ella para cenar mañana por la noche. Me encantaría
darle el suyo, si no es un problema que pase a recogerlos.
—No, no hay problema en absoluto.
—¡De acuerdo! Tengo una reunión por la mañana. ¿Está bien si te
envío un mensaje cuando termine para avisarte una hora? Debería poder ir a
donde sea que estés.
—Claro. Bien. Entonces, hablamos mañana.
Después de colgar, Fisher dijo:
—Solo tú harías amistad de la mujer después de haberte colado en su
boda.
Me encogí de hombros.
—Olivia realmente es genial. Voy a darle todos los perfumes que hice
para su fiesta como un regalo de disculpa, en lugar de cobrarle. Pensé que
era lo menos que podría hacer.
—Veamos si tiene más fiestas en las que podamos colarnos. —
Levantó la botella de champán antes de volver a llenar la copa—. No
podremos volver a licor barato después de esto. —Sorbió la mitad de la
copa y dejó escapar un exagerado aaah—. Por cierto, asumo que no has
escuchado nada de tu Príncipe Azul, o me habrías dicho algo.
Fruncí el ceño.
—Nop. Cuando almorcé con Olivia, no mencionó nada que me
hiciera pensar que sabía que él me invitó a salir. Así que tampoco dije nada.
Aunque me dijo que solía ser rencoroso.
—Él se lo pierde.
No dije nada, pero sentía como que yo también lo perdía. Algo sobre
Hudson se introdujo debajo de mi piel, y había estado emocionada por la
posibilidad de salir con él. De hecho, no recordaba la última vez que me
había emocionado y anticipando una llamada de un hombre como con él.
Lo cual fue la razón por la que, cuando no siguió adelante, sentí que pesó
sobre mí un poco más de lo permitido. Pero, bueno. Ben era... agradable.
Durante las siguientes dos horas, Fisher y yo drenamos esa botella y
una botella de vino que tenía abierta en mi nevera. Al menos una cosa salió
bien esta semana: me las arreglé para cargar lo suficiente como estaba
previsto. Cuando bostecé, Fisher captó la indirecta.
—Muy bien, me iré. No debes fingir un bostezo para liberarte de mí.
—No fue fingido.
—Por supuesto que no.
Se puso de pie, llevó nuestras copas y las dos botellas vacías a la
cocina. Cuando regresó, me encontraba debatiéndome entre dormir en la
cómoda silla en la que actualmente estaba encorvada o irme a la cama.
Fisher se inclinó y me besó en la frente.
—Te amo. Todo irá mejor mañana.
Teniendo en cuenta que probablemente me despertaría con dolor de
cabeza, lo dudaba. Pero odiaba ser una aguafiestas.
—Gracias nuevamente por todo, Fisher. También te amo.
Tomó el diario que aún estaba en la mesa de café.
—Me llevaré esto y lo tendré traducido para tu cumpleaños el
próximo mes.
—Ajá, no tendré veintiocho en un buen tiempo. Tu cumpleaños es el
mes próximo. ¿Estás haciendo lo que hiciste el año pasado?
—Sí, todos los regalos son para ti, porque eres mi mejor regalo.
Además, hacerte feliz me hace feliz, Stella Bella. Solo no dejes que este
diario se haga cargo de tu vida.
6
Stella
Hace quince años

Tomé un libro de cuero marrón y lo acerqué a mi nariz para olerlo.


Dios, me encanta ese olor. Me recordaba a Spencer Knox. Llevaba una
pelota de fútbol a todas partes y siempre la lanzaba al aire y la atrapaba
mientras hablaba. Cada vez que la piel de becerro golpeaba las palmas de
sus manos, el débil olor del cuero me hacía sonreír.
La señora que dirigía la venta de garaje era mayor y tenía una
riñonera naranja sobre el estómago. Su cabello gris y crespo sobresalía en
todas direcciones, haciéndome pensar que recientemente podría haber
metido el dedo en un enchufe en lugar de enchufar la lámpara que estaba
colocando en una mesa plegable.
Me acerqué a ella.
—Disculpe. ¿Cuánto cuesta esto?
Me miró las manos.
—Son cincuenta centavos. Pero pagué diez dólares por él hace quince
años en la venta de garaje de otra persona. Eso es lo que pasa cuando
compras basura que realmente no necesitas. Terminas deshaciéndote de ella
como la persona antes que tú. ¿Escribes en un diario?
No había notado la palabra “Diario” en la portada hasta que ella lo
señaló. Sacudí la cabeza.
—Nunca he tenido uno.
Una mujer delgada con un suéter y el cabello recogido en una cola de
caballo caminó por la entrada con una cafetera en caja.
—Te daré cinco dólares por esto.
La anciana frunció los labios.
—¿No sabes leer? La pegatina dice que son veinte.
—Solo estoy dispuesta a pagar cinco.
—Bueno, entonces puedes volver a caminar con tu delgado trasero
hasta la mesa de donde lo sacaste y volver a ponerla en su sitio.
La mujer del juego de suéteres se quedó sin aliento.
—Qué grosera.
La anciana gruñó que la mujer regresara a su club de campo y me
devolvió la atención.
—Entonces, ¿quieres ese diario o no? Necesito prestar atención a los
clientes. Algunas personas no creen que los precios en una venta de garaje
sean lo suficientemente bajos, así que se sirven de un descuento de cinco
dedos.
Había pensado ofrecer veinticinco centavos desde que empezó con
cincuenta. Mi madre siempre dijo que deberíamos regatear en estas ventas.
Pero esta mujer no parecía del tipo que negocia. Además, tenía los
cincuenta centavos, ella había pagado diez dólares, y le tenía un poco de
miedo. Así que busqué en mi bolsillo y saqué dos monedas de veinticinco
centavos.
—Me lo llevo.
Unos días después, fui a mi habitación después de la cena y cerré la
puerta antes de sacar el diario. No quería que mi hermana irrumpiera y
descubriera que escribía las cosas en mi mente. Definitivamente trataría de
leerlo cuando no estuviera en casa, especialmente si sabía el tipo de cosas
que tenía en mente últimamente.
Hacía dos días, Spencer me pidió que fuera su novia. Estaba muy
enamorada de él desde quinto. Por supuesto que dije que sí, aunque mis
padres le dijeron a mi hermana que no podía salir con nadie hasta la
secundaria cuando se lo habían pedido, y yo solo estaba en séptimo. Antes
de que Spencer se convirtiera en mi novio, nunca me había puesto nerviosa
con los chicos. Pero ahora me volvía loca cada vez que hablábamos. Sabía
la razón: había salido con Kelly Reed antes que yo, y se habían besado.
Nunca había besado a un chico antes, y ahora me preocupaba que pudiera
hacerlo mal cuando llegara el momento. Así que pensé que podría ser una
buena primera entrada en mi nuevo diario. Tal vez me ayudaría a averiguar
cómo lidiaría con las cosas poniendo mis miedos por escrito.
Acostada boca abajo en la cama, moví los pies en el aire detrás de mí
mientras masticaba la parte superior del lápiz y decidía cómo empezar.
¿Escribo “Querido Diario” o es la ciudad de los raritos?
—¿Stella? —La voz de mi padre y el sonido de él intentando girar la
manija de mi puerta me sorprendió.
Salté, y el diario rebotó en la cama, dejando las páginas en el suelo.
—Ajá, ¿quién es?
—Es tu padre. ¿Qué otro hombre llama a la puerta de tu dormitorio y
por qué está cerrada?
—Ummm... porque me estoy cambiando para irme a la cama.
—Oh. Está bien. Solo pasaba para dar las buenas noches.
—¡Buenas noches, papá!
—Buenas noches, mocosa.
Escuché sus pasos desvanecerse en la distancia antes de tomar el
diario del suelo. Algunas de las páginas del medio se habían arrugado, así
que fui a alisarlas. Pero cuando di la vuelta al libro, encontré palabras
escritas en las páginas. Muchas. Confundida, leí unas pocas líneas y luego
volví unas cuantas páginas. Mis ojos se abrieron de par en par al leer la
parte superior de una de las páginas.
Querido Diario,
¡Oh, Dios mío!
Volví a pasar más páginas. Dos o tres estaban llenas de palabras, pero
luego había el mismo comienzo.
Querido Diario,
Había páginas y páginas llenas. ¿Cómo no me di cuenta? Podría jurar
que lo abrí en la venta de garaje. Pero, al volver al principio, me di cuenta
de por qué no había manchado toda la tinta azul. Las primeras cinco o seis
páginas del diario estaban completamente en blanco.
¿Pero de quién era el diario? La mujer dijo que lo compró en una
venta de garaje hacía años. Entonces, ¿ella tampoco se percató?
Tal vez debería volver y devolverlo.
¿O dárselo a mi madre y ver qué pensaba que debía hacer?
Aunque...
Tal vez podría leer un poco primero y ver si me dio alguna idea de a
quién pertenecía el libro.
No tenía que leerlo todo.
Solo una pequeña entrada.
Eso sería todo.
Pasé de la primera página para asegurarme de estar al principio, y
luego escaneé las dos simples palabras de la primera línea.
Querido Diario...
Solo una pequeña entrada.
No podría hacer ningún daño.
No tenía ni idea entonces de cuánto volverían a atormentarme esas
palabras.
7
Stella
—¿Hola?
—Hola, Stella. Soy Olivia.
Cambié el teléfono a mi otra oreja para poder terminar de ponerme los
pendientes.
—¿Cómo estás, Olivia?
—Estoy bien. Pero mi día está un poco más ocupado de lo que
pensaba. ¿Crees que podrías pasarte por mi oficina hoy con los perfumes?
No estoy segura de dónde vives, pero si el centro de la ciudad es un gran
dolor de cabeza para ti, puedo enviar un auto.
Mi apartamento estaba en el Upper East Side, así que ir al centro era
bastante inconveniente. Pero se lo debía a Olivia, de modo que no me
quejaría.
—De acuerdo. Debo atender unos recados en el centro de todos
modos.
—Oh, eso es genial. Gracias. ¿Suena bien alrededor de las dos en
punto?
—Claro, es perfecto.
—Bien. Te veré entonces.
Sonaba como si estuviera a punto de colgar.
—Espera, necesito la dirección.
—Oh, lo siento. Pensé que la tenías.
¿Por qué tendría la dirección de su oficina? ¿Pensó que la acosé antes
de aparecer en su boda? Jesús, justo cuando empezaba a superar la
vergüenza.
—No, no la tengo.
—Es el 15 de la calle Broad. Piso catorce.
Cerré mi joyero. ¿La calle Broad? Ahí es donde se encontraba la
oficina de Hudson.
—¿Trabajas en el mismo edificio que tu hermano?
—Ah, asumí que lo sabías. De hecho Hudson y yo trabajamos juntos.
Inversiones Rothschild era el negocio de nuestro padre.
No lo sabía. Y no debería haber marcado ninguna diferencia, pero
estaría mintiendo si dijera que la idea de posiblemente toparme con Hudson
no aceleraba mi pulso.
Cuando permanecí callada un minuto, Olivia supuso erróneamente la
razón.
—Es un dolor en el culo para llegar, ¿no? Déjame enviar un auto para
ti.
—No, no, está absolutamente bien. Te veré a las dos.
—¿Estás segura?
—Estoy segura. Gracias de todos modos.
Después de colgar, me miré en el espejo encima de mi cómoda. Salí
de la ducha y puse mi pelo mojado en una cola de caballo. De repente pensé
que podría estar de humor para quitármelo y secármelo bien.

***

—¡Oye! —Me levanté de mi asiento en el área de recepción, y Olivia


me cubrió con un gran abrazo—. Siento haberte hecho esperar. He tenido
una mañana horrible.
Ojalá estar brillante y alegre como ella teniendo un mal día.
—Está bien. No he esperado mucho tiempo.
Me saludó con la mano hacia el santuario interior.
—Ven. ¿Tienes que irte de inmediato? Esperaba que pudiéramos
hablar. Pedí algunas ensaladas en caso de que tuvieras hambre.
Todavía no podía superar el giro de los acontecimientos... que la
mujer en cuya boda me había entrometido quisiera ser mi amiga.
—Claro. Me encantaría. Gracias.
Seguí a Olivia, girando a la izquierda y luego a la derecha. Sabía por
mi visita para recoger mi teléfono que la última puerta al final de este
pasillo era la oficina de Hudson. Mientras nos acercábamos, mi boca se
secó. Su puerta se encontraba abierta, así que intenté echar un vistazo en el
interior sin atraparme. La decepción se apoderó de mí al pasar, y vi que
estaba vacía. Pero probablemente fuera lo mejor. Ya perdí bastante tiempo
con un hombre que no había llamado.
La oficina de Olivia se encontraba a la vuelta de la esquina de la de su
hermano. Era grande y elegante, pero no la proverbial oficina de la esquina
con las ventanas del piso al techo de cara a la ciudad como la de su
hermano. No me malinterpretes, me encantaría sentarme hasta en un
armario en este edificio. Pero me pareció interesante que su espacio hiciera
parecer que estaba más arriba en la cadena alimentaria corporativa cuando
Olivia dijo que trabajaban juntos, no que trabajara para su hermano.
—Me salté el desayuno. ¿Te importa si comemos antes de que eche
un vistazo a los perfumes? Me muero por ponerles las manos encima, pero
también soy diabética y no debería saltarme las comidas.
—Claro, por supuesto.
Olivia y yo nos sentamos frente a frente. Desenrollé la servilleta de
tela que contenía los utensilios y la puse sobre mi regazo.
—Qué buen aspecto.
—Espero que te guste. Pedí una ensalada picada que tenía algunos de
los mismos ingredientes que estuviera en tu almuerzo la última vez que nos
reunimos. Solo para estar segura.
Dios, qué considerada era.
Nos concentramos en nuestras ensaladas.
—¿Alguna noticia mejor sobre Signature Scent? —preguntó.
Forcé una sonrisa, intentando no dejar ver lo miserable que era.
—En realidad no. El lanzamiento se retrasará más de lo que esperaba
ya que el préstamo de la AME no se cumplió.
Frunció el ceño.
—Lo siento. Pensé que podría no ser aprobado cuando hablamos en el
almuerzo. Pero no quise decir nada y gafarlo. He trabajado con ellos antes,
y no son tan amigables como dicen.
—Sí. Básicamente me dijeron que volviera una vez que estuviera en
marcha y tuviera un historial de ventas.
—¿Considerarías... aceptar un inversor de capital privado? Es parte de
lo que hacemos aquí. Inversiones Rothschild es una empresa de gestión de
patrimonio. Ofrecemos los típicos servicios de gestión de dinero, como la
gestión de carteras de inversión en acciones, pero también tenemos un
grupo de inversores que invierten capital a cambio de una parte de una
empresa nueva o en expansión.
—¿Así que vendes parte de tu compañía a un montón de gente
distinta?
Asintió.
—Sí, más o menos. Pero normalmente sigues controlando el interés.
Y, como los inversores tienen un interés personal en tu éxito, no te dan el
cheque sin más. También proporcionan ayuda de gestión, como el uso de su
poder adquisitivo y otros recursos. Nuestra división de capital de riesgo
tiene todo un equipo cuya única responsabilidad es apoyar los negocios en
los que invierten.
—Hmmm... ¿Calificaría yo para algo así? He invertido una tonelada
de mis propios ahorros, pero ya no tengo un ingreso estable. Para ser
honesta, tendré que conseguir un trabajo prontamente si no empiezo a
vender parte del inventario que compré.
—Trabajar con un banco de inversores es diferente a un banco. No se
basa en los ingresos del propietario, sino en el potencial del negocio en sí.
Podría concertarte una cita si quisieras explorarlo como una opción.
—¿Podría... pensarlo un poco y volver a llamarte? Es muy generoso
de tu parte considerar mi negocio para tal cosa. Solo quiero asegurarme de
que sea la decisión correcta para mí.
—Por supuesto. Claro.
Olivia y yo terminamos nuestro almuerzo, charlando como viejas
amigas. Después, le mostré todos los perfumes que hice para la gente de su
boda, y literalmente gritó por cada uno. Su emoción era contagiosa y,
mientras me preparaba para salir de su oficina, me sentía más animada que
en semanas, al menos desde que el banco quitó mi crédito.
—Gracias por el almuerzo de nuevo, Olivia.
—Cuando quieras. Fue divertido.
—Y te responderé lo antes posible sobre la posibilidad de invertir en
capital privado. Simplemente por curiosidad, si decidiera probar esa ruta,
¿cuál sería el primer paso?
—Te reunirías con el equipo de inversión y les hablarías de tu
negocio, harías un pequeño espectáculo aquí en la oficina, y contestarías
cualquier pregunta que pudieran tener.
Asentí.
—Bien. Gracias.
Olivia me acompañó de regreso a la recepción, y nos abrazamos.
—Hazme saber tu decisión, y probablemente pueda incluirte en el
calendario de la próxima semana. Creo que Hudson saldrá de la ciudad,
pero no hasta el jueves.
—¿Hudson?
—Sí. Es el jefe del equipo de inversiones de Capitalistas de Riesgo.
¿No lo mencioné?
No, definitivamente no lo hiciste.

***

—Pregunté por ahí y no escuché más que cosas estelares sobre


Inversiones Rothschild —informó Fisher.
Me serví una copa de vino y me senté en la mesa de la cocina frente a
él. Vino directamente después del trabajo, así que todavía llevaba un traje y
vestía todo elegante.
Transcurrieron dos días desde mi reunión con Olivia, y todavía no
había tomado una decisión sobre la posibilidad de vender parte de mi
negocio a un grupo de inversión. El bufete de abogados en el que trabajaba
Fisher tenía una división corporativa que trabajaba mucho con ofertas
públicas iniciales y financiación, aunque Fisher trabajaba en derecho del
entretenimiento. Así que después de educarme sobre la realidad de trabajar
con un capitalista de riesgo, hizo sondeos para conseguir algunas
referencias para la empresa de la familia de Olivia.
—El Príncipe Encantado tiene la reputación de ser duro —dijo.
Tomé un sorbo de vino.
—Bueno, supongo que hay una razón por la que Evelyn solía llamarlo
Cretino de GQ.
—Pero también tiene un impresionante historial de éxito en los
negocios que llevan a cabo. Es algo que deberías considerar seriamente.
Suspiré.
—No lo sé.
—¿Qué te detiene?
—Vender una parte de mi negocio antes de que despegue siquiera.
Fisher asintió.
—Lo entiendo. Realmente lo entiendo. Pero, siendo realistas, ¿cuál es
tu alternativa? Te llevará años volver a trabajar a tiempo completo para
ahorrar el tipo de dinero que necesitas para lanzarte de la manera que habías
planeado. Y tú misma dijiste que mucho del inventario que tienes no durará
tanto.
—Podría ahorrar un tiempo y lanzar a una escala mucho más
pequeña.
—Pero entonces estarías trabajando a tiempo completo mientras
intentas hacer funcionar un negocio que necesita toda tu atención.
Mis hombros se desplomaron.
—Ya lo sé.
—Ibas a pedir un préstamo al banco, así que técnicamente serían
dueños de tu culo hasta que les pagaras de todas formas. Hablé con el socio
a cargo de la división de negocios de mi firma. Dijo que los capitalistas de
riesgo no quieren ser dueños de los negocios en los que invierten para
siempre. Están en ello para obtener un buen retorno y salir al siguiente.
Necesitan liquidar o terminarán siendo dueños de un montón de empresas y
no tendrán más capital listo para la próxima gran cosa que venga. El
capitalista de riesgo promedio tiene un plan de salida para dentro de siete u
ocho años. Y puedes negociar un primer derecho de rechazo, así que
cuando llegue el momento de vender tendrás la primera oportunidad de
comprar su propiedad de nuevo.
—¿En serio?
Fisher asintió.
—Un préstamo bancario te llevaría tanto o más tiempo para pagar de
todos modos.
Tenía razón en ello. Las razones para no seguir por esta ruta se
estaban reduciendo rápidamente. Aunque todavía no podía imaginar que el
hombre que llamó mi atención por entrometerme en la boda de su hermana,
solo para invitarme a salir y no llamar, tuviera algún deseo de hacer
negocios conmigo.
Bebí mi vino e hice malabares con mis pensamientos. Básicamente,
un capitalista de riesgo era la única opción que me quedaba. Por supuesto,
descubrí que había miles de ellos cuando investigué por mi cuenta. Podría
intentar trabajar con otra empresa. Estaba segura de que Inversiones
Rothschild no eran los únicos de la ciudad con buenas referencias. Pero por
otro lado tenían a Olivia, que parecía casi tan entusiasmada y apasionada
por mi negocio como yo. Eso fue una gran ventaja. Luego estaba Hudson.
En este punto, entraba en la columna negativa. Sin embargo, ¿cuál era ese
viejo dicho? Mejor malo conocido que bueno por conocer, o algo parecido.
Respiré hondo y miré al otro lado de la mesa a Fisher.
—¿Qué harías tú?
Mi teléfono estaba en medio de la mesa. Lo extendió y lo deslizó
delante de mí.
—Haría una llamada antes de que tu nueva amiga cambie de opinión.
8
Hudson
—¿Qué diablos, Olivia?
—Cálmate. Cálmate. Por eso no lo comenté hasta ahora. Reaccionas
exageradamente a las cosas.
Tiré el archivo del cual estuve trabajando a un lado de mi escritorio.
—¿Estoy exagerando? Una mujer abre el correo de otra persona y se
cola en tu boda, la cual me costó una pequeña fortuna, debo añadir, ¿y
quieres que hagamos negocios con esa loca? Creo que es más como si tú
tuvieras un par de tornillos sueltos que yo esté exagerando las cosas.
Dejé fuera que le había pedido una cita a esa “loca”. Por suerte,
parecía que la Pequeña Señorita Intrusa tampoco compartió ese chisme
cuando habló con mi hermana.
Sacudí la cabeza, aun digiriendo que mi hermana hubiera invitado a
Stella a presentar para el equipo de inversión.
—No, Olivia. Simplemente no.
—Dios mío, Hudson. Recuerdo cuando no eras una persona tan
perfecta. Si no recuerdo mal, papá debió pagar la fianza después de que te
arrestaran una vez por allanamiento de morada.
—Tenía diecisiete años y estaba borracho y pensé que era nuestra
casa...
Mi hermana se encogió de hombros.
—¿Qué hay de la vez que volaste un orinal portátil en una obra en
construcción? La única razón por la que no te arrestaron esa vez es porque
papá accedió a comprarle al contratista tres nuevos.
—También estaba en la secundaria. Era el Cuatro de Julio, y Jack
encendió el explosivo M-80, no yo.
—¿Sabes cuál es tu problema?
Me recosté en mi silla y suspiré.
—No, pero estoy seguro de que estás a punto de iluminarme.
—Ya no eres divertido. Hace cinco años te habrías reído si alguien se
hubiera colado en una boda a la que fuiste. Ahora estás tenso y amargado.
¡Tú divorcio te quitó el sentido del humor!
Mi mandíbula se tensó. Una mujer con la que salí recientemente me
dijo que no sonreía lo suficiente. Fui educado y me abstuve de decirle que
no era muy graciosa, pero su comentario me hizo pensar. La semana
anterior, Charlie hizo un dibujo de su familia en la escuela. Todo el mundo
sonreía, ella, mi exesposa, la niñera, incluso el maldito perro, excepto yo.
Estaba frunciendo el ceño.
Sacudí la cabeza y recogí mi bolígrafo.
—Vete, Olivia.
—Vendrá a hacer su presentación para el equipo a las dos en punto
hoy. Pueden votar con o sin ti.
Levanté la barbilla hacia la puerta de mi oficina.
—Cierra la puerta detrás de ti.

***

—Evelyn. —Asentí mientras entraba en la sala de conferencias.


Stella frunció el ceño, y mi hermana me miró fijamente.
—¿Qué? —Me encogí de hombros.
—Sabes muy bien su nombre.
Sonreí y miré a Stella.
—Ah, es cierto. Evelyn es tu alter ego, la que comete crímenes.
Aparentemente Stella es una mujer de negocios respetable a la que aún no
he conocido. ¿Te cambias en una cabina telefónica o algo así?
Como aún no habían empezado, tomé mi asiento habitual en la
cabecera de la mesa de la sala de conferencias. Tenía curiosidad por ver
cómo lidiaría Stella con mis pullas. Me sorprendió caminando con la mano
extendida.
—Hola, señor Rothschild. Soy Stella Bardot. Encantada de conocerle.
Agradezco la oportunidad de presentarme hoy.
Le estreché la mano y sostuve su mirada.
—No puedo esperar.
Después de decirme que no me molestaría en presentarme a esta
reunión, fui a la recepción un poco antes de las dos. Fui a poner algo de
correo en la papelera de salida, pero mientras caminaba por el pasillo cerca
de la sala de conferencias olí un poco de perfume y supe que Stella había
llegado. Olía incluso mejor de lo que recordaba. El olor me trajo otros
recuerdos que no me importaba recordar: su fenomenal sonrisa, su valiente
personalidad y la forma en que no podía apartar la vista del ligero pulso que
veía en su cuello cuando se reía. La mujer me hacía sentir como un vampiro
que quería chuparla.
En mi oficina, intenté ignorar lo que sabía que empezaría en la sala de
conferencias. Pero diez minutos más tarde cedí, sabiendo que no trabajaría
nada de todos modos. Además, nunca me perdía una reunión de
lanzamiento, y probablemente fuera mejor que vigilara a mi hermana.
Alguien tenía que evitar que su enorme corazón regalara el fregadero de la
cocina.
Stella volvió a su asiento. Me di cuenta por la forma en que se movía
en su silla y giraba su anillo que estaba nerviosa. Aunque hacía todo lo que
podía para fingir que no, lo cual respetaba. El equipo de inversión de CR
estaba compuesto por tres analistas senior, el director de marketing, Olivia y
yo. Pero yo generalmente lideraba el equipo y hacía la mayor parte de las
preguntas.
Desde el otro extremo de la mesa, mi hermana me llamó la atención y
me dio lo que sabía que era una mirada de advertencia. Quería recordarme
que me comportara lo mejor posible.
—¿Por qué no empezamos, sí? —le pregunté. Mirando a mi
izquierda, le di a Stella un guiño brusco—. El piso es suyo, señorita Bardot.
Respiró hondo, como cuando se estabilizó después de tomar el
micrófono frente a la multitud en la boda de mi hermana... y como la
imagen que yo evoqué en más de una ocasión en las últimas semanas en la
ducha...
Esos magníficos ojos verdes, labios rosados y rostro inocente... Stella
Bardot era hermosa. No había ninguna duda al respecto. Pero era la forma
en que aceptó el desafío, forzándose a seguir hasta mandarme a la mierda,
lo que me hizo querer hincarle el diente a su impecable piel de marfil.
Hoy tenía el cabello recogido, atado en una especie de giro en la parte
posterior, y llevaba esas gafas gruesas de montura oscura. Tuve el impulso
más fuerte de empujarla contra una pila de libros, arrancarle el pelo y tirar
sus gafas sobre mi hombro.
Maduros, Rothschild. Pensamientos muy maduros.
Por no hablar de profesionales, también.
Por suerte, al menos una persona en la habitación parecía tener la
cabeza bien puesta.
Stella se aclaró la garganta.
—Traje algunos kits de muestra, una demostración del sitio web,
algunos detalles de lo que he invertido hasta ahora, y un informe del
inventario a mano. Probablemente sea mejor si empiezo con el kit de
muestra.
Asentí una vez, pero no dije nada.
Durante la siguiente media hora, escuché su presentación.
Sorprendentemente, para una mujer que actuó por impulso, su planificación
de negocios había estado bien pensada. El sitio web era profesional, con
una buena marca y una navegación sencilla. La mayoría de las veces
cuando los nuevos propietarios de negocios entraban, hacían lo correcto
pero no habían pensado en la importancia del remarketing. Pero no Stella.
Ella hablaba de métricas y anuncios de seguimiento, demostrando que
pensaba a largo plazo en lugar de a corto plazo. La cantidad de capital que
había invertido también era impresionante, aunque me hizo preguntarme de
dónde había sacado esa cantidad de dinero.
—¿El negocio le debe dinero a alguien o tiene inversores existentes?
—pregunté.
—No. Ninguna deuda en absoluto. Tenía un socio que invirtió fondos,
pero compré su parte el año pasado.
—Así que los doscientos veinticinco mil dólares que has invertido
hasta ahora... ¿provenían de...?
—Mis ahorros.
Supongo que el escepticismo se demostraba en mi rostro, porque
añadió:
—Ganaba ciento diez mil como química superior en mi último
trabajo. Me llevó seis años de ahorrar y convertir mi pequeño dormitorio en
una oficina en mi apartamento y contratar compañeros. Pero guardé casi la
mitad de mis ingresos netos cada año.
Impresionado de nuevo, asentí. La mitad de las personas que se
presentaban ante nosotros recibieron limosnas de mami y papi, o debían una
gran cantidad de dinero antes de ponerse en marcha. Tenía que darle crédito
por la perseverancia que necesitó para llegar hasta aquí. Aunque no le daría
ese crédito en voz alta.
Cuando Stella llegó a la parte de demostración de su presentación,
pude ver que mi hermana ya estaba familiarizada con todo. Básicamente
actuó como su compinche, ayudando a Stella a vender el producto. Parecía
que se llevaban muy bien, y una siguió donde la otra lo dejó. Olivia añadió
comentarios anecdóticos sobre cuánto les gustaban a sus amigas sus
creaciones. En un momento dado, las dos se rieron, y me encontré mirando
a Stella, concentrándome en el pulso de su cuello. No podía apartar la vista
de la maldita cosa. Olivia me miró y brindó una mirada extraña.
—¿Qué te parece? —preguntó mi hermana después de que la
presentación terminara—. ¿No es un producto increíble?
Un fuerte murmullo recorrió la sala, cada uno de mis empleados
asintiendo y dando algún tipo de elogio. El director de marketing habló de
la rentabilidad de la industria del perfume y de la cantidad de productos de
belleza que se venden en general. En su mayoría, permanecí callado, hasta
que mi hermana me miró.
—¿Hudson? ¿Qué piensas?
—El concepto es bastante interesante. Aunque no me convence la
idea de que calificar algunas muestras olfativas y completar una encuesta en
línea equivale a hacer consistentemente un producto que le guste al
consumidor.
—Bueno, a mí me encanta el mío —dijo Olivia—. Y las siete mujeres
de mi fiesta nupcial se volvieron locas con los suyos.
Stella se giró y me miró.
—¿Te gustaría probarlo tú mismo? Tal vez hacer que una mujer en tu
vida lo pruebe.
Mi hermana resopló.
—¿Debería hacer que su señora de la limpieza o su hija de seis años
lo prueben?
Le fruncí el ceño a Olivia.
—En realidad —dijo Stella—, puede probarlo él mismo.
—En realidad no uso mucho perfume. Pero gracias.
—No quería decir que deberías ponértelo. Sabes qué olores te gustan
y cuáles no, ¿verdad? Si vas al mostrador de perfumes de una tienda, hueles
un montón de muestras hasta encontrar el indicado. Signature Scent se salta
los pasos innecesarios. Si pasas por el proceso, la esencia que creo para ti
debe ser tan atractiva que la habrías comprado en la tienda para una mujer.
—Se encogió de hombros—. A los hombres les gusta el perfume tanto
como a las mujeres. Simplemente no se rocían a sí mismos.
Por mucho que pensara que su presentación había ido bien, y que
tenía un buen producto y un marketing único, no estaba seguro de que fuera
una persona con la que quisiera asociarme. Algo no iba bien, incluso sin
considerar el fiasco de la boda, o que ella pareciera ser la estrella de mis
patéticas y frecuentes duchas últimamente. Simplemente no podía definir el
qué. Aunque mi hermana me volvería loco si no tenía una razón comercial
legítima para rechazar la inversión, así que tal vez esta muestra podría ser
mi salida.
De pie, me abotoné la chaqueta.
—Bien. Dame un kit, y veremos cómo sale esto.
Olivia aplaudió como si ya fuera un trato hecho. Le di una mirada de
advertencia para que no se hiciera ilusiones, que ella, por supuesto, ignoró.
—Tengo una reunión a la que llegar —mentí.
Stella se puso de pie. Le hizo señas a la mierda que había por toda la
mesa.
—Volveré a armar esta caja de muestras antes de irme y te dejaré una
copia de las preguntas que estarán en el sitio web.
—Suena bien.
Cuando fui a salir, Stella me llamó.
—¿Señor Rothschild?
Me volví para encontrarla de nuevo extendiendo la mano.
—Gracias por su tiempo. Aprecio mucho que lo considere,
especialmente con la forma en que las cosas empezaron entre nosotros.
Miré su mano y su rostro antes de estrechársela.
—Buena suerte, Evelyn.
9
Stella
No podía superar la carta en mis manos.
Habían pasado diez días desde mi presentación en Inversiones
Rothschild. Como prometí, dejé el kit de muestras para Hudson. Al día
siguiente, Olivia me llamó para decirme que se aseguraría de que lo
completara todo, y me envió un mensaje sobre sus calificaciones y la
encuesta completada. Cuando el paquete llegó, me quedé atónita al ver que
también incluía una tonelada de magníficos gráficos que Olivia consiguió
que su departamento de marketing hiciera como maqueta. Incluso había
creado algunos eslóganes pegadizos que pensé que serían perfectos en el
exterior de las cajas personalizadas que aún debía hacer.
La llamé para darle las gracias, y pasamos casi dos horas al teléfono
hablando de todas nuestras ideas. También hablamos media docena de
veces desde entonces. Su entusiasmo era palpable, pero después de las
últimas decepciones que había sufrido con mi financiación intentaba no
volver a ilusionarme, aunque Olivia lo hacía imposible.
Cuando hablamos dos días antes, me dijo que había recibido el
perfume que creé para Hudson. Él estaba de viaje por negocios, pero ella lo
puso en su silla y le dejó una nota para que lo viera tan pronto como
regresara. El padre de su marido tenía que ser operado de urgencia del
corazón, así que Olivia se iba a California una semana, pero dijo que quería
que nos reuniéramos cuando volviera.
Honestamente, me habían hecho creer que Inversiones Rothschild
estaba hecho, por lo que la carta que acababa de leer por segunda vez aún
me sorprendía.

Querida señora Bardot,


Muchas gracias por su interés en trabajar con Inversiones
Rothschild. Aunque su producto fue impresionante, lamentablemente
debemos advertirle que no podremos extender una oferta en este momento.
Le deseamos la mejor de las suertes en sus futuros proyectos.
Sinceramente,
Hudson Rothschild

La decepción era una subestimación de lo que sentía. Otra vez.


Todavía sorprendida, volví a leer la carta una vez más. No quería
llamar a Olivia y preguntarle qué había pasado ya que se ocupaba de la
salud de su suegro. Además, fue Hudson quien firmó la carta, y si debía
esperar una semana completa hasta que ella regresara me subiría a las
paredes. Así que decidí llamar a Hudson directamente. Necesitaba al menos
averiguar lo que les hizo cambiar de opinión, porque sabía con certeza que
no era el perfume que creé para él.
Mis dedos temblaban mientras tecleaba su número en mi teléfono. La
alegre recepcionista respondió con el primer anillo.
—Buenas tardes. Inversiones Rothschild. ¿Cómo puedo dirigir su
llamada?
—Hola. ¿Puedo hablar con Hudson Rothschild, por favor?
—Le transfiero con él para ver si está disponible.
Esperé un minuto hasta que una voz que reconocí como Helena, su
asistente, respondió. La había conocido en las dos ocasiones en que visité la
oficina. Fue muy amable y le encantaba la idea de Signature Scent.
—Hola, Helena. Soy Stella Bardot. ¿Es posible hablar con Hudson?
—Hola, Stella. Acaba de regresar de una reunión. Creo que tiene una
pausa en su agenda, pero déjame comprobar si está disponible.
Volvió a la línea treinta segundos después. Su voz no era tan alegre.
—Yo... lo siento, Stella. Está en otra línea. ¿Puedo decirle que te
llame luego?
Algo me dijo que no se encontraba al teléfono, y que le había dicho
que me dejara en paz. Pero yo estaba disgustada, así que esa podría haber
sido mi paranoia.
—Sí, por supuesto.
Le dejé el teléfono de mi negocio y esperé pacientemente. Pero no me
devolvió la llamada. Así que a la tarde siguiente llamé y volví a hablar con
Helena. Esta vez cuando me dijo que Hudson no se hallaba disponible me
quedé sin aliento.
—¿Podrías hacerle saber que solo necesito dos minutos de su tiempo?
Estoy segura de que está muy ocupado, pero no tardará mucho.
—Claro, se lo haré saber. ¿Está todo bien?
—En realidad no. —Suspiré—. Recibí la carta que me envió
rechazando invertir en Signature Scent, y quería preguntarle la razón. La
carta no lo decía, y si no consigo nada más, quiero aprender de ello.
—Oh, vaya. Lo siento. No estaba al tanto.
Eso era interesante. Esperaba que su asistente fuera el que la
escribiera.
—No quiero ser una molestia. Simplemente quiero unos minutos de
su tiempo.
—Le pasaré el mensaje. Y siento que no haya funcionado, Stella.
Tenía muchas ganas de que saliera bien.
—Gracias, Helena.
Ese día, intenté mantenerme ocupada. Pero revisé mi teléfono una
docena de veces o más. A las seis de la tarde, casi había perdido la
esperanza hasta que mi teléfono sonó mientras salía a correr. Me limpié las
manos en mis pantalones cortos y contesté, jadeando.
—¿Hola?
—Hola, Stella. Soy Helena.
—Hola, Helena.
—Siento que Hudson no te haya devuelto la llamada. Él estaba, uh,
ocupado hoy. Le pasé tu mensaje, y me dijo que te hiciera saber que la
razón por la que decidió no seguir adelante con la inversión fue porque no
le gustó la muestra que recibió. Supongo que le hizo dudar del producto.
—Oh, ya veo. —Eso era una mierda completa. Porque le hice el
mismo olor que llevaba la noche de la boda de Olivia. Y me había dicho
dos veces lo bien que olía. Hacía unas semanas estaría dispuesta a rendirme
y aceptar poner todo en espera durante mucho tiempo. Pero ya no me sentía
preparada para aceptar la derrota. Todas mis charlas de planificación con
Olivia me habían excitado demasiado como para dejarlo ir tan fácilmente
esta vez. Quería hacer un último intento ya que sabía que mentía sobre la
razón.
—¿Crees que sería posible hacer una cita para hablar con Hudson en
persona?
La voz de Helena bajó. Sonaba como si estuviera ahuecando el
receptor para que nadie la oyera.
—No quiero meterme en problemas, pero seré honesta, creo que si le
pregunto, dirá que no.
Suspiré.
—Bien, gracias, Helena. Entiendo lo que estás diciendo.
—Pero... he trabajado para Hudson mucho tiempo. Es mucho ruido y
pocas nueces. Ahora, si aparecieras... Podría no tener otra opción. Y respeta
a la gente que lucha duro por lo que quiere.
Sonreí con tristeza.
—Gracias, Helena. Aprecio el consejo. Lo pensaré un poco.

***

A la mañana siguiente llegué a Inversiones Rothschild a las ocho de la


mañana.
—Hola. ¿Está Hudson Rothschild?
La recepcionista sonrió.
—Está. ¿Tiene una cita?
Respiré hondo.
—No tengo. Pero solo necesito dos minutos de su tiempo. ¿Sería
posible entrar a verlo?
—Déjeme ver. ¿Cómo te llamas y a qué se refiere esto?
—Stella Bardot, y es en referencia a Signature Scent.
Ella levantó el teléfono, y escuché un lado de la conversación.
—Hola, señor Rothschild. Tengo a Stella Bardot aquí para verlo en
relación con Signature Scent. No tiene cita…
Definitivamente la interrumpió. Escuché el estruendo de su voz
profunda a través de sus auriculares, aunque no pude entender lo que decía.
Pero cuando su rostro decayó, supe que no era una buena señal.
—Umm... de acuerdo... ¿quieres que le diga eso? —Una pausa y
luego levantó su mirada para enfrentar los míos—. Está bien. Gracias.
Pulsó un botón en su teclado y me dio una sonrisa desalentadora
—El señor Rothschild dijo “Si no tiene nada mejor que hacer con su
tiempo, tome asiento” que si encuentra un par de minutos libres en su
ocupado día, te verá. —Hizo una mueca—. Lo siento.
—Está bien, no dispares al mensajero y todo eso.
Hizo un gesto hacia la sala de espera.
—¿Quieres que te traiga un café mientras esperas?
—No, gracias.
—Bien. Soy Ruby. Si cambias de opinión, házmelo saber.
—Gracias, Ruby.
Me senté en el sofá y saqué mi teléfono para ponerme al día con mis
emails. Mi instinto me dijo que estaría sentada aquí un buen tiempo. Tenía
la sensación de que Hudson disfrutaría haciéndome esperar.
Y no me equivoqué.
Tres horas más tarde, la recepcionista salió de detrás del escritorio y
se acercó a mí.
—Solo quería que supieras que le llamé y recordé, para asegurarme
de que no haberlo olvidado.
Me sonreí.
—¿Y cómo fue eso?
Se rio y miró por encima del hombro para asegurarse de que no había
nadie alrededor.
—Fue un poco brusco.
—Apuesto a que sí. Pero está bien. —Señalé con la mano a la mesa
de café de cristal delante de mí—. Por lo menos tienes todas estas revistas
geniales.
A las cinco en punto, me imaginé que me obligaría a acosarlo al salir
de la oficina, solo por ser un imbécil. Aunque había debatido irme después
de la primera hora o dos de esta mañana, ahora había invertido tanto tiempo
que no existía forma de rendirme. Me puse los auriculares, me instalé en el
sofá y puse música clásica para relajarme. Duraría más que Hudson si eso
me mataba. Pero a las cinco y media, la recepcionista regresó.
Ella frunció el ceño.
—Me estoy preparando para irme, así que volví a llamar al señor
Rothschild. Me dijo que te dijera que resultó que no tuvo dos minutos libres
hoy.
Qué imbécil. Ese había sido su plan durante todo el tiempo, me hizo
perder todo el día. Bueno, por suerte para mí, no tenía ni trabajo ni un sitio
al que asistir. Así que, en lugar de enfadarme, decidí atrincherarme. Me
levanté y levanté mi bolso hasta el hombro.
—¿Podrías decirle al señor Rothschild que volveré mañana? Quizá
entonces pueda dedicarle los dos minutos.
Las cejas de la recepcionista saltaron, pero sonrió.
—Claro.
Al día siguiente vine más preparada. Traje mi computadora portátil,
algunos aperitivos, un cargador para mi teléfono y mi lista de cosas por
hacer. Cuando la mañana volvió a pasar, y Hudson aún no encontró un par
de minutos para hablar conmigo, al menos había quitado un montón de
cosas de mi lista y había limpiado mis correos electrónicos, dos cosas
pendientes desde hacía mucho tiempo.
Por la tarde, actualicé mi currículum y subí más de mil fotos de mi
teléfono a un sitio web de almacenamiento y las organicé. Luego pasé una
hora y media en línea planificando unas vacaciones de ensueño que nunca
podría permitirme, eligiendo hoteles de lujo y un velero privado con capitán
para llevarme entre las islas griegas que quería explorar. De nuevo a las
cinco y media, la recepcionista se acercó.
—Buenas noticias. Creo que...
—¿Oh?
—Acabo de llamar y le dije que me iba y que tú seguías aquí. —Se
encogió de hombros—. No me dijo que te pidiera irte.
Me reí porque claramente había perdido la cabeza ahora.
—¿Así que debo esperar?
Señaló las puertas de cristal.
—Debe salir por esa puerta en algún momento...
Asentí.
—Bien. Que tengas una buena noche, Ruby.
—Tú también, Stella. Con suerte no te veré sentada aquí mañana.
Sonreí.
—Yo espero también que no.
A las siete menos cuatro había visto a la mayoría del personal de
Inversiones Rothschild irse, y un equipo de limpieza entró y empezó a pasar
la aspiradora a mi alrededor. Me tomé un descanso de la planificación de las
vacaciones de ensueño para hablar por mensaje con Fisher. Cuando terminé,
volví a abrir mi computadora portátil y volví al modo de planificación de
vacaciones. Mykonos era la última isla en la que todavía necesitaba
encontrar el hotel perfecto. Mientras examinaba las fotos de los increíbles
paisajes, tratando de decidir si quería estar en el lado norte o sur de la isla,
debí haberme absorbido por lo que hacía.
De repente, una voz profunda me asustó mucho y salté de mi asiento.
Mi computadora se fue volando al suelo, y mi mano voló a mi pecho.
—Me has dado un susto de muerte.
Hudson sacudió la cabeza.
—Debí haber salido por la puerta. No te habrías dado cuenta. —Se
agachó y tomó mi computadora, que por suerte seguía iluminada y no rota.
Mirando la pantalla, dijo—: ¿Vas de vacaciones a las islas griegas? Buen
plan de negocios. Diviértete en... —Entrecerró los ojos—. El Miconiano
Real. Parece caro.
Le arrebaté mi computadora de las manos.
—Estoy planeando unas vacaciones de ensueño, no iré.
Aunque no sonrió del todo, podría jurar que la comisura de su labio se
levantó. Hudson se subió la manga de su chaqueta de traje, revelando un
reloj grande y grueso. Aunque me dieron ganas de golpear al arrogante
bastardo por hacerme quedarme aquí sentada durante dos días, no pude
evitar notar lo sexy que era el maldito reloj en su masculina muñeca.
Sacudiendo la cabeza, aplacé esa sensación.
—Dos minutos —dijo Hudson, cruzándose de brazos sobre el pecho
—. Ya está.
Durante los siguientes ciento veinte segundos, divagué diciéndole que
quería saber la verdadera razón por la que había decidido no invertir, porque
no podía ser que no le gustara el aroma que había creado. Incluso le dije
que era el mismo que me dijo dos veces que le gustaba, una vez en la boda
de Olivia y otra vez en su oficina cuando fui a recoger mi teléfono.
Entonces, por alguna razón loca, empecé a entrar en detalles sobre las
muestras que había clasificado y los productos químicos que había usado...
De alguna manera mi diatriba se transformó en una lección de ciencia. No
creo que respirara ni usara puntuación durante los dos minutos completos
que hablé rápido.
Cuando finalmente me callé, Hudson me miró fijamente.
—¿Has terminado?
—Supongo que sí.
Hizo un guiño brusco.
—Que tengas una buena noche. —Luego se dio vuelta y caminó hacia
la puerta.
Pestañeé unas cuantas veces, segura de que no podía irse sin más.
Pero, cuando llegó a la puerta y la abrió, se hizo evidente que eso era
exactamente lo que el imbécil hacía. Así que le grité.
—¿Adónde vas? Llevo dos días esperando para tener esta
conversación.
Con la mano en la puerta, no miró hacia atrás mientras hablaba.
—Pediste dos minutos. Te los di. La gente de la limpieza cerrará
cuando te vayas.
***

Si alguna noche merecía vino, era este.


Fisher había trabajado hasta tarde esta noche, pero había sido el
afortunado receptor de mi despotricamiento antes mientras yo iba enojada
desde Inversiones Rothschild hasta la estación de metro. Así que sabía en
qué se metía cuando entró en mi apartamento.
—¡Cariño, estoy en casa!
Tenía una gran botella de merlot en una mano y una flor que acababa
de arrancar de la maceta de nuestro edificio vecino en la otra, la parte de
abajo todavía tenía una raíz y suciedad colgando.
Forcé mi hosco rostro para intentar una sonrisa.
—Hola.
—Pasé por delante de un policía montado cuyo caballo no tenía una
rostro tan largo como el tuyo. —Fisher me besó en la frente y señaló la flor
—. ¿Qué te parece? ¿El jarrón rojo o el claro?
Suspiré dramáticamente.
—Creo que esa cosa necesita más limpiarse que un jarrón.
Fisher me dio un golpecito en la nariz con su dedo índice.
—El rojo es. —Fue al armario y sacó un jarrón destinado a un ramo
gigante, no a una flor triste, luego lo llenó con agua del fregadero de la
cocina y le clavó el tallo—. Creo que deberías llamar a Olivia.
Ya me había terminado le vino de mi copa.
—No quiero molestarla. ¿Y qué sentido tiene? Ella misma me dijo
que Hudson se encontraba a cargo de la división. Además, ya ha sido muy
generosa conmigo. No quiero hacerla sentir mal.
—No puedo creer que ese imbécil pidiera tu número de teléfono y
nunca te llamara, y luego hiciera sentarte allí durante dos días. Este tipo
debe estar encantado de hacerte esperar por él. Y yo tenía la sensación de
que ustedes dos iban a terminar acostándose.
Me burlé.
—¿Hudson y yo? ¿Estás loco? El hombre obviamente me odia.
Fisher tiró del nudo de su corbata mientras caminaba hacia el sofá
donde yo estaba sentada revolcándome.
—Los vi a los dos juntos en la boda. Incluso cuando se metió contigo
y te hizo dar ese discurso, hubo un brillo en sus ojos. Había verdadera
química allí.
Terminé mi vino.
—Algo de química lleva a explosiones. Confía en mí, lo sé.
—Pero, ¿por qué pedirte una cita y luego no llamarte nunca?
Sacudí la cabeza.
—Para vengarse. Por la misma razón que me dejó sentada en el
vestíbulo.
Durante la siguiente hora, Fisher y yo bebimos vino. Como era el
mejor amigo de todos los mejores amigos, me dejó repetir todo lo que le
había dicho antes por teléfono sin quejarse.
Pero el largo día de estar sentada y consumir demasiado alcohol
finalmente me afectó, así que cuando bostecé por segunda vez se puso en
pie para irse.
—Te dejaré descansar un poco. Tienes dos días. Hoy era para estar
enojada y beber. Mañana es para revolcarte en la autocompasión. El jueves,
volvemos a subir al caballo y averiguamos adónde ir desde aquí. Haremos
que esto funcione.
No quise ser más deprimente y decir que no tenía ningún lugar a
donde ir, excepto tal vez la línea de desempleo. Fisher tenía buenas
intenciones.
—Gracias por escucharme.
—Cuando quieras, mi princesa. —Se inclinó y me besó la frente antes
de dirigirse a la puerta. Agarrando su chaqueta de traje de la cocina, dijo—:
Casi me olvido, tenías el correo en tu caja. ¿Lo quieres en el sofá?
—No. Lo miraré mañana.
La dejó en la mesa de la cocina.
—Duerme un poco, mi Stella Bella.
—Buenas noches, Fisher.
Después de que cerrara la puerta, me levanté a la fuerza y caminé por
mi apartamento lleno de cajas, apagando las luces. En la cocina, me llamó
la atención un grueso sobre de manila en el fondo de la pila de correo.
Conozco ese logo...
Pero no puede ser...
Como no llevaba mis gafas, lo tomé para verlo más de cerca.
Por supuesto, el círculo con la R entrelazada a través de él era
exactamente lo que yo pensaba que era. ¿Qué demonios me estaría
enviando Inversiones Rothschild? ¿Otra carta de “jódete”? ¿Quizás esta vez
con una factura detallada de la comida y bebida que tuve en la boda de
Olivia, junto con una factura por el precioso tiempo de Hudson?
Ya había tenido suficiente tortura por hoy y probablemente debería
haberlo dejado para mañana. Pero dejarlo nunca fue mi fuerte. Así que metí
mi dedo bajo el sello y abrí el sobre. Dentro había una carta de presentación
escrita con el mismo membrete que la que recibí hace unos días. Debajo
parecía haber un montón de documentos legales... Hoja de términos,
acuerdo de derechos del inversor, acuerdo de compra de acciones…
¿Qué diablos es todo esto?
Agarrando mis gafas, volví a la carta de presentación para leer.

Querida señora Bardot,


Después de una cuidadosa reconsideración, Inversiones Rothschild
está encantado de extender una oferta de inversión a su empresa, Signature
Scent, LLC. La estructura, cantidades y términos propuestos se pueden
encontrar en la hoja de plazos. Le rogamos que revise la literatura adjunta
para discutir los detalles de nuestra propuesta. Como nuestra oferta afecta
a los derechos de voto y a su participación en la propiedad de su empresa,
le sugerimos encarecidamente que su abogado revise toda la
documentación antes de firmar.
Nos complace invitarle a formar parte de la familia de Inversiones
Rothschild y esperamos poder llevar su innovador producto al mercado.
Sinceramente,
Hudson Rothschild

¿Era esto una especie de broma? ¿Podría haber cambiado de opinión


por lo que dije durante los dos minutos que me asignó esta tarde, y envió
esta carta? Pero, ¿cómo podría un mensajero haber metido esto en mi buzón
cerrado?
Aun sintiendo que debía haber algún tipo de error, releí la carta de
presentación antes de examinar los documentos. Parecía una oferta legítima.
Es cierto que no entendía la mayor parte de las tonterías legales, pero
parecía que Inversiones Rothschild quería invertir en Signature Scent a
cambio de una participación del cuarenta por ciento en la empresa. Y la
primera línea decía reconsideración y no consideración. No podía creerlo.
¿Realmente había cambiado de opinión hoy? ¿En los miserables dos
minutos que me asignó antes de salir?
Permanecí en la cocina boquiabierta hasta que vi la fecha en la parte
superior de la carta. No era hoy. Estaba fechada hacía tres días. Agarrando
el sobre que había dejado caer sobre la mesa, escaneé el matasellos. Por
supuesto, había sido enviada hace tres días.
Lo que significaba...
Hudson había enviado esto antes de dejarme sentada en la sala de
espera durante dos días.
¿Qué diablos?
10
Stella
Qué diferencia puede marcar una semana.
En lugar de sentarme en el vestíbulo de Inversiones Rothschild,
esperando la oportunidad de ver al rey del castillo, me presentaron en la
oficina como “nuestra más reciente socia de Rothschild”. El giro completo
todavía hacía que me dieran vueltas la cabeza, pero no perdería más tiempo
pensando en ello. Tenía un producto que lanzar en pocos meses.
Olivia me había llamado la mañana después de recibir la oferta.
Todavía estaba en California cuidando de su suegro, pero dijo que quería
comprobar que estuviera contenta con los términos del acuerdo. Le hablé
suavemente del tema de la carta de rechazo que había recibido, y ella se
disculpó, diciendo que era una confusión. Sin embargo, por alguna razón,
no creí que fuera la verdad. Mi instinto me decía que había algo más que el
envío de la carta equivocada. Pero estaba emocionada por seguir adelante,
así que decidí seguirla y concentrarme en lo que estaba por venir, no mirar
hacia atrás.
—Stella, esta es Marta. Es la gerente de contabilidad —dijo Olivia—.
Para tu información, Marta bebe su café negro y prefiere la mezcla de
Kenia de la pequeña tienda de la cuadra, en lugar de Starbucks. Créeme,
llegará un momento en que deberás acudir a ella con el café en la mano y el
rabo entre las piernas porque estás a punto de rogar para aprobarte algo que
está por encima del presupuesto.
Marta se rio y extendió su mano.
—Encantada de conocerte, Stella. Y créeme, si tu producto es la
mitad de asombroso de lo que dice Olivia, no tendrías que rogar. —Guiñó el
ojo—. Solo trae perfume.
Sonreí, pero para estar segura también apunté la preferencia de café
de Marta como Olivia y pasé al siguiente departamento.
Después de que Fisher hiciera que alguien de su oficina revisara todos
los documentos legales por mí, firmé en la línea de puntos y hacía un par de
días Olivia y yo nos reunimos para almorzar y discutir la logística básica.
Su función era de directora de marketing, pero Inversiones Rothschild
también proporcionaría una amplia asistencia en todo, desde el desarrollo
de la web hasta la contabilidad, como parte de su recién adquirida
participación en mi empresa. Todo ello me ahorraría una tonelada de un
dinero que no tenía.
Pero el primer paso había sido decidir dónde estaría mi nueva oficina
corporativa. Olivia dijo que muchos socios elegían establecer una oficina en
la suite de Inversiones Rothschild ya que utilizaban mucho del personal y
los servicios allí. Considerando que mi anterior oficina corporativa era el
sofá de mi sala de estar, rodeada de cajas de pared a pared, pensé que podría
parecer más profesional reunirme con gente de aquí, al menos hasta que
pudiera permitirme algo propio.
Al final de la visita introductoria, Olivia me llevó a una oficina vacía
y me dio una llave.
—Este es tu nuevo hogar. El baño de mujeres está al final del pasillo.
Hice que mi asistente te preparara los suministros básicos, pero hazle saber
qué más podrías necesitar. Tengo una reunión a las once a la que debo ir
corriendo. ¿Quizás podamos almorzar tarde alrededor de la una y media?
Asentí.
—Eso sería genial.
Después de que Olivia desapareciera, me senté detrás de mi gran y
moderno escritorio y lo aspiré todo. Signature Scent no solo había
conseguido más fondos de los que necesitaba para su lanzamiento, sino que
también tenía personal, sistemas y una elegante dirección de oficina en el
centro de la ciudad con la que únicamente podría haber soñado de otra
manera. Parecía surrealista. Cada persona que conocí hoy parecía
genuinamente feliz por nuestra nueva asociación y emocionada por ponerse
a trabajar. Todo era casi demasiado bueno para ser verdad. Lo que me
recordaba que había al menos una persona que probablemente no estuviera
muy contenta con mi presencia.
Cuando pasé por la oficina de Hudson durante mi visita, su puerta
estaba cerrada. Pero sabía que se encontraba dentro o que se había ido
recientemente, porque olí su colonia. Él y yo estábamos muy atrasados por
nuestra necesidad de tener una discusión, así que después de ir al baño de
damas, tomé un desvío por el pasillo que me llevó a su oficina. Esta vez la
puerta estaba abierta. Mi pulso se aceleró cuando me acerqué. Estaba de pie
de espaldas a la puerta, buscando algo en un estante, cuando llamé.
—Déjalo en mi escritorio —dijo sin darse la vuelta.
Supuse que había estado esperando a alguien más.
—Hola, Hudson. Soy Stella. Esperaba que pudiéramos hablar un
momento.
Se giró y me miró. Dios, ¿se habían vuelto sus ojos más intensamente
azules desde la última vez que lo vi? Inmediatamente empecé a retorcer el
anillo que llevaba en el dedo índice, algo que hacía cuando estaba nerviosa.
Pero me di cuenta y me detuve. No podía dejar que Hudson me intimidara.
Así que, aunque mis entrañas se sentían mareadas, me asomé por la
barbilla y entré en la puerta.
—No tomará mucho tiempo.
Hudson cruzó los brazos sobre su pecho y se apoyó en el aparador, en
lugar de sentarse en su escritorio.
—Por supuesto, entra. Ya me has interrumpido.
Claramente estaba siendo sarcástico, pero aproveché la oportunidad
de todos modos. Con una respiración profunda, cerré la puerta de su oficina
detrás de mí. Hudson se quedó callado, pero sus ojos observaron cada uno
de mis pasos mientras caminaba hacia su igualmente intimidante y enorme
escritorio.
—¿Te importa si me siento?
Se encogió de hombros.
—Claro, ¿por qué no?
Me estacioné en una de las dos sillas de invitados y esperé a unirme.
Pero nunca se movió.
—¿No vas a sentarte?
Sus ojos brillaban.
—No. Estoy bien de pie.
Me tomé un momento para pensar, pero el olor de la colonia de
Hudson flotaba en el aire. ¿Tenía que oler tan bien? Lo encontraba muy
distrayente. Cuando me sorprendí una vez más extendiendo la mano para
girar mi anillo para, agarré los brazos de la silla para ocupar mis manos.
—Olivia dijo que la carta de rechazo que recibí fue enviada por error.
¿Es eso cierto?
Los ojos de Hudson cayeron sobre mis manos blanqueando la silla
antes de encontrarse con las mías.
—¿Importa eso? Tú estás aquí.
—A mí me importa. He trabajado en mi negocio durante cinco años y
he puesto mi corazón y mi alma en ello. Inversiones Rothschild es ahora
copropietario, y preferiría aclarar cualquier asunto que se interponga en el
camino para que las cosas vayan lo mejor posible.
Hudson se frotó el labio inferior con el pulgar mientras parecía
considerar mis palabras. Eventualmente, dijo:
—No.
Mi frente se arrugó.
—¿No qué? ¿No quieres aclarar las cosas?
—Me preguntaste si la primera carta fue enviada por error. No lo fue.
Eso es lo que sospechaba, pero aun así me dolió oírlo.
—¿Qué te hizo cambiar de opinión?
—Mi hermana. Es un dolor en mi trasero cuando hinca los dientes.
Eso me hizo sonreír. Realmente adoraba a Olivia.
—¿No querías hacer negocios conmigo por mi producto o por mí?
Hudson registró mi rostro antes de responder:
—Por ti.
Fruncí el ceño, pero aprecié su franqueza. Mientras que él estaba
siendo real, pensé en seguir adelante.
—La fecha de la carta de oferta era el día anterior al primer día que
me senté en el vestíbulo esperando para verte. Sin embargo, me dejaste
sentada allí durante dos días completos. ¿Por qué?
La comisura de su labio dio el más mínimo levantamiento.
—Pediste dos minutos. Estaba ocupado.
—Pero podrías haberle dicho a la recepcionista que me hiciera saber
que habías cambiado de opinión, y que existía una oferta en el correo.
Esta vez, no pudo contener la sonrisa.
—Sí, podría haberlo hecho.
Le entrecerré los ojos, lo que provocó su risa.
—Si esa es tu rostro intimidante, tal vez quieras trabajar en ello.
Su sonrisa era peligrosa. Me hizo sentir un poco sin aliento. Sin
embargo, enderecé mi espalda en la silla.
—¿Tendremos problemas para trabajar juntos? Olivia dijo que estás
muy involucrado con todas las nuevas empresas.
Hudson me consideró nuevamente.
—No si trabajas duro.
—Lo hago.
—Supongo que ya lo veremos.
El intercomunicador del escritorio de Hudson sonó antes de que la
voz de la recepcionista llegara al altavoz.
—¿Señor Rothschild?
Sus ojos nunca dejaron los míos mientras respondía.
—¿Sí?
—Su cita de las once y media ha llegado.
—Dile a Dan que estaré con él en breve.
—Lo haré.
Ella se marchó, y Hudson inclinó su cabeza.
—¿Había algo más?
—No, supongo que eso es todo.
Cuando me levanté y giré para salir, él habló de nuevo.
—En realidad, tengo una cosa más.
—Bueno...
Cruzó los brazos sobre su pecho.
—Como Olivia mencionó, estoy bastante involucrado en el
lanzamiento de los nuevos negocios en los que invertimos. Así que
probablemente deberías darle a Helena tu verdadero número de teléfono
cuando salgas, por si necesito localizarte.
—¿Qué quieres decir con mi número real? Te lo di el día que vine a
recoger mi teléfono.
Su boca formaba una línea sombría.
—El número que proporcionaste era de Vinny's Pizza.
—¿Qué? No, no lo era.
—Sí lo era. Llamé.
—Debiste haberlo escrito mal. No te di el número equivocado.
—Lo escribiste en mi teléfono.
Me rompí el cerebro, intentando recordar esa tarde. ¿No había escrito
mi número? Entonces me di cuenta de que me había pedido mi número e
inmediatamente después su asistente había llamado a la oficina. Mientras
hablaban, metió la mano en su bolsillo y me dio su teléfono. Oh, Dios mío.
—¿Puedo ver tu teléfono? —le pregunté.
Hudson se quedó callado un minuto. Eventualmente se acercó a su
escritorio y tomó su teléfono. Sentí que me miraba mientras escribía mi
nombre en sus contactos y leía el número que había introducido. Mis ojos
se abrieron mucho. El último dígito de mi número era un nueve, pero había
escrito un seis, el dígito que está encima del nueve en el teclado.
Lo miré.
—Escribí el número equivocado.
Su rostro estaba perfectamente impasible.
—Soy consciente.
—Pero no quise hacerlo.
No dijo nada.
Mi cerebro parecía estar en cámara lenta mientras procesaba lo que
esto significaba.
—Entonces... ¿la razón por la que no me llamaste fue porque pensaste
que te había dado intencionalmente el número equivocado? Pero tu
hermana me llamó. Ella fue capaz de encontrar el número de mi negocio.
—No tengo el hábito de acosar a las mujeres que brindan un número
equivocado cuando las invito a salir.
—Nunca haría eso.
Nos miramos fijamente. Era como si las piezas del rompecabezas que
faltaban finalmente se hubieran encajado en su lugar.
—Y por eso te gustó dejarme sentada en la sala de espera durante dos
días. Pensaste que te había dejado plantado, y tú me dejaste plantada a
cambio. —Sacudí la cabeza—. Pero sigo sin entenderlo. ¿Qué te hizo
cambiar de opinión sobre la inversión?
Hudson hizo esa cosa de rascarse la barbilla que a menudo parecía
hacer.
—Mi hermana es muy apasionada por tu negocio. El trabajo ha sido
duro para ella desde que nuestro padre murió. Cuando le quité todo lo
demás, tu negocio es uno en el que me habría interesado bajo otras
circunstancias. Me imaginé que no era justo echarte en cara el hecho de que
me dejaras plantado y decepcionar a Olivia.
—Pero no te dejé plantado. Me sentí decepcionada cuando no
llamaste.
Hudson me miró los pies. Tuve la sensación de que estaba tan
inseguro como yo sobre qué hacer con esta nueva información. Otra vez el
teléfono de su escritorio sonó.
—¿Sí, Helena? —dijo.
—Tiene a Esme en la línea uno.
Suspiró.
—Ahora respondo. Solo dile que tardaré un minuto, por favor.
—Está bien. Y le traeré a Dan un café y lo pondré en la sala de
conferencias. Le haré saber que tardarás unos minutos más.
—Gracias, Helena.
Hudson finalmente levantó su mirada, pero lo hizo trabajando
lentamente desde mis pies. Para cuando nuestros ojos se encontraron, mi
cuerpo estaba hormigueando por todas partes. El diabólico indicio de una
sonrisa en su rostro no mejoró las cosas.
—Así que decías... ¿que estabas decepcionada porque no te llamara?
Tragué, sintiéndome un poco como un ciervo atrapado en los faros.
—Ummm...
El fantasma de la sonrisa burlona de Hudson se convirtió en una
sonrisa completa.
—Esme es mi abuela, así que debo tomar esta llamada. ¿Continuará?
Asentí lentamente.
—Umm... sí... seguro.
Me di vuelta y me dirigí a la puerta. Pero, antes de que pudiera
abrirla, la voz de Hudson me detuvo.
—¿Stella?
—¿Sí?
—Le di el perfume que me hiciste a mi abuela. A ella le gustaría más.
Sonreí.
—No hay problema.

***

Más tarde esa noche, el equipo de limpieza llamó a la puerta de mi


oficina para preguntar si podían entrar y vaciar mi cubo de basura.
—Oh. Por supuesto. —No habría adivinado que ya era hora para
ellos, pero me había absorbido el escribir mi lista de proveedores y tomar
notas de los productos que compraba a quién y los términos.
Definitivamente sería una ardua tarea mover todo el conocimiento desde
donde lo tenía en mi cabeza hasta los diferentes sistemas que ofrecía
Inversiones Rothschild. Pero al final sabía que sería lo mejor. Tomé mi
teléfono y me sorprendí al descubrir que ya eran las seis y media. Había
mirado la hora después de que Olivia dijera buenas noches, y había pasado
un poco antes de las cinco. Sentía que había sido hacía solo diez minutos.
Una anciana sonriente tiró el contenido de mi papelera en un cubo de
basura más grande en el pasillo y volvió con una aspiradora.
—¿Le importaría? Tomará menos de cinco minutos.
—Oh, no, en absoluto. Necesito estirar las piernas y usar el baño de
todos modos. —Apagué mi computadora portátil y me dirigí al baño. Al
acercarme, encontré a Hudson apoyado en la pared justo al lado de la
puerta, mirando su teléfono.
—¿Esperando para saltar y asustar a alguien al salir del baño de
damas? —me burlé.
Frunció el ceño y señaló la puerta.
—¿Entrarás ahí?
—Estaba a punto de hacerlo. —Mis cejas se juntaron—. ¿Hay alguna
razón por la que no debería?
Se alejó de la pared y se pasó una mano por el cabello.
—Mi hija está ahí dentro, Charlie. Se pierde en el baño, dice que le
gustan las caca pisas1.
—¿Caca pisas?
—Acústica. La corrijo, pero dice que suena mejor a su manera.
Me reí entre dientes.
—¿Quieres que la apresure?
Miró su reloj.
—Tengo una llamada importante con un inversor en el extranjero a
las seis y media.
—Ve. Me aseguraré de que esté bien y la acompañaré a tu oficina.
—¿Estás segura?
—Por supuesto. No hay problema.
Hudson todavía parecía indeciso.
Puse los ojos en blanco.
—Me colé en una boda una vez, pero prometo que no la perderé.
Respiró hondo.
—Bien, gracias.
Al entrar en el baño, sentí una curiosidad absoluta. Charlie no estaba
en ninguna parte, pero una cosa se hizo evidente rápidamente: por qué
estaba preocupada por las caca pisas. La vocecita más dulce del mundo
cantaba... ¿Era “Jolene”? ¿La vieja canción de Dolly Parton? Vaya, sí, lo
era. Y la pequeña Charlie parecía conocer todas las palabras.
Noté que sus piernitas se balanceaban debajo del primer retrete del
baño. Permanecí de pie en silencio, escuchando con la mayor sonrisa
posible en mi rostro. Realmente sabía cantar. Su voz era diminuta, pero por
el tamaño de sus piernas, sospeché que encajaba en el cuerpo. Sin embargo,
cantaba en clave y usaba un vibrato que no solía salir de una niña.
Cuando la canción terminó, no quise quedarme ahí parada mirándola
y asustándola, así que llamé suavemente a la puerta del baño.
—¿Charlie?
—¿Sí?
—Hola. Me llamo Stella. Tu padre me pidió que acompañarte a su
oficina cuando termines aquí. Solo iré al baño. Pero no te vayas sin mí.
—Está bien.
Entré en el puesto junto al suyo y empecé a hacer mis necesidades.
A mitad, Charlie dijo:
—¿Stella?
—¿Sí?
—¿Te gusta Dolly?
Ahogué mi risa.
—Me gusta.
—¿Tienes una canción favorita?
—Hmmm. La tengo, en realidad. No sé si es muy popular, pero mi
abuela vivía en Tennessee y la canción “My Tennessee Mountain Home”
siempre me recordó a ella. Así que debería decir que probablemente sea mi
favorita.
—No conozco esa. Pero la de mi padre es “It's All Wrong, But It's All
Right”. No me deja cantar esa, porque dice que la letra es demasiado vieja
para mí. Pero las memoricé de todos modos. ¿Quieres oírla?
Desde luego que sí, más aún ahora que me dijo que su padre le dijo
que no podía cantarla. Pero me detuve antes de decirle que la cantara. Lo
último que necesitaba era que Hudson pensara que había corrompido a su
hija.
—Hmmm... Por mucho que me encantaría escucharla, probablemente
deberíamos escuchar a tu padre.
El sonido de la descarga del inodoro fue su respuesta, así que me
apresuré y terminé para que no pudiera salir corriendo del baño sin mí.
Charlie estaba en el lavabo lavándose las manos cuando salí. Estaba
absolutamente adorable con su cabello rubio cenizo y rizado que parecía
que no era fácil de domar, una nariz pequeña y grandes ojos marrones.
Vestía de morado de pies a cabeza, incluyendo mallas, zapatillas, falda y
camiseta. Algo me dijo que Charlie escogió su propia ropa.
—¿Eres Stella? —me preguntó.
De nuevo, tuve que detener mi risa. Éramos las únicas dos en el baño.
—Lo soy. Y tú debes ser Charlie.
Asintió y me miró detrás de ella en el espejo.
—Eres guapa.
—Caray, gracias. Eso es muy dulce. Tú también eres hermosa.
Sonrió.
Me acerqué al lavabo que se hallaba a su lado para lavarme.
—¿Tomas clases de canto, Charlie? Tu voz es realmente asombrosa.
Asintió.
—Voy los sábados por la mañana a las nueve y media. Mi padre me
recoge para llevarme porque mi madre necesita dormir para estar guapa.
Sonreí. Esta chica era graciosísima y no tenía ni idea.
—Oh, qué bien.
—También practico karate. Mamá quería que tomara ballet, pero yo
no quería. Papá me llevó a apuntarme a clases de karate sin decírselo, y ella
no estuvo muy contenta.
Me reí.
—Apuesto a que sí.
—¿Trabajas con mi papá?
—En realidad, sí.
—¿Quieres venir a cenar con nosotros? Iremos en metro.
—Oh, gracias, pero todavía tengo trabajo que hacer.
Se encogió de hombros.
—Tal vez la próxima vez.
No podía dejar de sonreír ante todo lo que salía de la boca de esta
niña.
—Tal vez.
Ambas nos secamos las manos, y luego la acompañé a la oficina de su
padre. Hudson seguía al teléfono, así que le pregunté si quería venir a ver
dónde me sentaba. Cuando ella asintió, le hice un gesto para que Hudson
supiera que la llevaría a mi oficina.
Charlie se dejó caer en una silla de invitados, con los pies colgando y
balanceándose.
—¿No tienes ninguna foto?
—Eso es porque hoy es mi primer día. No he tenido la oportunidad de
decorar todavía.
Miró a su alrededor.
—Deberías pintar tu oficina de color púrpura.
Me reí.
—No estoy segura de que eso le pareciera muy bien a tu padre.
—Me dejó pintar mi habitación de color púrpura. —Charlie inhaló un
par de veces—. Tu oficina huele muy bien.
—Gracias. En realidad soy perfumista. Hago perfumes.
—¿Haces perfumes?
—Sí. Es un trabajo genial, ¿no?
Asintió rápidamente.
—¿Cómo lo haces?
—Bueno, es mucha ciencia, en realidad. Pero en lo que tu padre y yo
estamos trabajando juntos es en hacer un perfume basado en cuánto le gusta
a la gente un montón de olores diferentes. ¿Te gustaría probar algunas de
mis muestras?
—¡Sí!
Hoy había traído unos cuantos kits de muestras, así que tomé uno del
cajón de mi escritorio y me senté junto a ella en una silla de invitados.
Abriendo la caja, saqué uno de los frascos de olor y se lo ofrecí. Era un
calone, que me decía si una persona tenía inclinación por el olor a brisa
marina.
—¿A qué te recuerda este olor?
Sus ojos se iluminaron.
—Mmm... helado de chocolate y plátano.
Mis cejas se fruncieron, y levanté el tarro para olerlo yo misma,
aunque había olido el océano en el momento en que me desvié de la tapa.
—¿Eso te huele a helado?
—No. Pero papá me llevó a la playa la semana pasada, y después
compramos helado en el paseo marítimo. Me dieron un banana split porque
es mi favorito. Huele a playa, pero ahora la playa me hace pensar en ese
delicioso helado.
Le pregunté a qué le recordaba el aroma y no a qué olía. Así que su
respuesta fue correcta. Tomé el plátano que llevaba en mi escritorio todo el
día.
—Tú también eres fan de los plátanos, ¿no? ¿Quieres compartir esta?
—No, gracias. —Balanceó sus piernas—. Mi padre escribe en mis
plátanos cuando me prepara el almuerzo. A veces, naranjas y mandarinas
también. Pero nunca manzanas, porque esas no las pelas.
—¿Escribe en tu fruta?
Asintió.
—¿Qué escribe?
—Tonterías. Como “Naranja, ¿a que te encanta ser un color?”. A
veces escribe un chiste. En Halloween escribió “¿Cuál es la fruta favorita de
un fantasma? Un buuuu-en plátano.” ¿Lo entiendes?
Lo encontré muy interesante. No me habría imaginado a Hudson
haciendo algo tan tonto como ello.
—¿Puedo oler un poco más? —preguntó Charlie.
—Por supuesto.
Abrí otro frasco. Este olía a aceite de sándalo del árbol de sándalo
indio.
Se apretó la pequeña nariz.
—Eso huele a dolor de estómago.
No tenía ni idea de lo que eso significaba. Me lo llevé a la nariz para
tratar de entenderlo.
—¿En serio? ¿Hace que te duela la barriga solo con olerlo?
Se echó a reír.
—No. El helado agrio lo hace. Eso huele como el hombre de la
heladería a la vuelta de la esquina de mi padre. Ya no vamos allí porque el
helado podría haber estado malo.
Ohhh, bueno, eso tenía más sentido. El sándalo estaba en muchas
colonias populares para hombres. Charlie tenía un don para esto.
Aparentemente también le gustaba mucho el helado.
—Sabes... —dije—. Esa es la segunda respuesta que has mencionado
con el helado. Estoy percibiendo un patrón.
Una voz profunda detrás de mí me dijo:
—Ya lo has averiguado, ¿eh?
Me volví para encontrar a Hudson apoyado en el marco de la puerta
de mi oficina. Parecía como si hubiera estado escuchando a escondidas por
un tiempo.
—Charlie tiene un gran sentido del olfato.
Hudson asintió.
—También oye cosas a un kilómetro de distancia, especialmente la
puerta del congelador. Si me atrevo a abrirla, viene corriendo, pensando que
puede haber helado.
Charlie arrugó la nariz otra vez.
—Le gusta el helado de fresa.
—Supongo que a ti no —le pregunté.
Sacudió la cabeza.
—Es asqueroso. Todo grumoso.
—Tendré que ponerme del lado de tu padre en esto. La fresa es uno de
mis favoritos.
Hudson sonrió, y me di cuenta de que podría ser la primera sonrisa
genuina que veía en su hermoso rostro desde la noche de la boda.
—¿Estás lista para irnos, Charlie? —Me miró—. Nos vamos a cenar.
—Ya lo sé. Van a tomar el metro.
El labio de Hudson se movió.
—El metro, Dolly Parton y el helado. No es difícil de complacer...
todavía.
—Y notas escritas sobre la fruta y el color púrpura. —Hice una seña a
mi oficina—. Charlie sugirió que pintara mi oficina de color púrpura. Le
dije que lo pensaría.
Hudson sonrió.
—No me sorprendería.
Charlie me sorprendió saltando de su silla para darme un abrazo.
—Gracias por mostrarme tus cosas apestosas.
—De nada, cariño. Disfruta tu cena.
Saltó a través de mi oficina y agarró la mano de su padre.
—Vamos, papá.
Sacudió la cabeza como si ser su jefa fuera una molestia, pero me di
cuenta de que ella fuera probablemente la única persona en el mundo por la
que disfrutara ser mandado.
Asintiendo, dijo:
—No te quedes hasta muy tarde.
—No lo haré.
Después de que desaparecieran, pude oír a Charlie hablando todo el
camino por el pasillo.
—Stella vendrá a cenar con nosotros la próxima vez —dijo.
—Charlie, ¿qué te dije sobre invitar a gente que acabas de conocer a
cosas?
—¿A que huele bien?
Hubo una pausa, y pensé que tal vez habían llegado tan lejos que ya
no podía oírlos. Pero entonces Hudson refunfuñó:
—Sí, Stella huele bien.
—Y es guapa, también, ¿verdad?
De nuevo hubo una larga pausa. Me acerqué a mi puerta para
asegurarme de escuchar la respuesta.
—Sí, es guapa, pero no es así como se decide a quién invitar a cenar,
Charlie. Trabajamos juntos.
—Pero el mes pasado, cuando mamá me dejó temprano en tu casa el
sábado por la mañana, había una mujer allí, y era guapa y olía bien. Dijiste
que era alguien con quien tenías negocios, y que volvería por la mañana
porque había olvidado su paraguas. Le pregunté si podía venir a almorzar
con nosotros, y dijiste que en otro momento. Pero nunca la trajiste.
Oh, vaya. Puse mi mano sobre mi boca. Esa Charlie era un látigo, y
tenía curiosidad por saber cómo Hudson saldría de esta.
Desafortunadamente, en vez de escuchar su respuesta, oí la puerta del
vestíbulo abrirse y cerrarse, y ese fue el final del espectáculo.
Suspiré y regresé a mi escritorio, donde rápidamente se hizo evidente
que ya no podía concentrarme. El día de hoy había sido un torbellino. Ser
presentada a tanta gente aquí en Inversiones Rothschild, media docena de
reuniones diferentes, nuevos sistemas de contabilidad, inventario, pedidos y
una nueva interfaz de alta velocidad en el sitio web. Era bastante
abrumador. Pero nada de esto era ni la mitad de excitante la pequeña
palabra que Hudson dijo hoy temprano.
Continuará...
11
Stella
Podría haber estado un poco ansiosa a la mañana siguiente.
Olivia me había dicho que me encontrara con ella en la oficina a las
ocho de la mañana para que pudiéramos comenzar a trabajar con su equipo
en el plan de marketing de Signature Scent. Sin embargo, apenas había
salido el sol cuando llegué a las oficinas de Inversiones Rothschild. Como
era tan temprano, fui unos metros atrás a una tienda de delicatessen las
veinticuatro horas y pensé en conseguir una taza de café y un
panecillo. Aparentemente, no era la única que llegó temprano hoy. La fila
era de diez personas con hombres y mujeres vestidos con traje, cada uno de
ellos con la nariz hundida en sus teléfonos mientras esperaban.
Cuando finalmente llegué a la caja registradora, un niño que parecía
que debería estar preparándose para la escuela secundaria en lugar de
trabajar tomó mi pedido.
—¿Qué puedo ofrecerte? —Mientras hablaba, sacó su teléfono y lo
miró. Pensé que tal vez debía escribir mi pedido para que alguien más lo
hiciera en la parte trasera.
—Tomaré un café, ligero y dulce, y una de esas magdalenas, por
favor.
Levantó un dedo y envió un mensaje a su teléfono. Cuando terminó,
marcó algo en la caja registradora.
—Un café, ligero y dulce, y una magdalena de arándanos. Serán seis
con setenta y cinco. ¿Cuál es tu nombre?
—Bueno, mi nombre es Stella, pero quería una magdalena de pastel
de migas, no de arándanos.
El chico frunció el ceño como si lo molestara. Pulsó algunos botones
más en la caja registradora, pero luego su teléfono vibró, por lo que su
atención se centró allí nuevamente. Saqué uno de diez de mi billetera y se lo
extendí, pero él ignoró mi mano esperando. Cuando habían transcurrido dos
minutos completos y todavía no había levantado la mirada de su teléfono,
me incliné y miré lo que hacía.
Enviando mensajes de texto.
El niño no registraba mi pedido en su teléfono, sino estaba enviando
un mensaje a alguien llamado Kiara.
Moví mi muñeca en un intento de llamar su atención.
—Umm... Aquí tienes.
Una vez más, levantó un dedo.
Increíble.
Finalmente, me quitó el billete de la mano y entregó el cambio. Luego
tomó una taza de café alta, abrió un marcador y escribió un nombre en
él. Simone.
Mis cejas se juntaron.
—¿Se supone que es mío?
Resopló.
—Tiene tu nombre, ¿no?
En lugar de discutir, sonreí.
—Por supuesto. Ten un día maravilloso.
—¡Siguiente!
Supuse que esa era su forma de pedirme que me apartara para poder
atender al cliente siguiente.
Algunas personas estaban dando vueltas en el otro extremo del
mostrador, así que fui a unirme a ellos y procedí a hacer lo que todos los
demás hacían: mirar el teléfono. Fisher me había enviado un mensaje hace
unos minutos.
Fisher: Buena suerte trabajando en marketing hoy. ¡Sé que esa es
tu parte favorita!
Le respondí el mensaje.
Stella: ¡Gracias! Estoy nerviosa pero emocionada.
Luego me envió una foto de un hombre del sitio de citas más nuevo al
que se había unido. El tipo vestía solo un par de calzoncillos grises
ajustados. Su sonrisa era agradable y tenía buen cabello. Pero cuando miré
al resto de él, mis ojos se abrieron. Ahora sabía por qué me lo había
enviado. Otro texto llegó debajo.
Fisher: Me dijiste que dejara de escoger a los hombres por sus
abdominales y buscara una sonrisa genuina. Esa cosa definitivamente está
sonriendo. ;)
Stella: Eso no puede ser real...
Acerqué mi teléfono y le hice zoom al bulto. De ninguna manera eso
era todo de él. El tipo debía tener un plátano relleno allí en alguna
parte. No, olvídalo, definitivamente era un calabacín. ¿Las pollas eran de
ese tamaño? Seguramente ninguno que haya visto nunca.
Una voz profunda sobre mi hombro me sobresaltó.
—Y pensar que empiezo mi mañana mirando The Wall Street
Journal...
Salté, y mi teléfono cayó de mis manos, golpeando el piso. Me incliné
para recogerlo y fruncí el ceño.
—Oh, Dios mío, ¿por qué te acercas sigilosamente?
Hudson se rio entre dientes.
—¿Cómo podría evitar interrumpir cuando estás viendo porno?
—No estoy viendo porno. —Sentí mi cara enrojecerse—. Mi amigo
me envió una foto de un chico de un sitio de citas.
Parecía escéptico.
—Ajá.
Avergonzada, intenté convencerlo de que era la verdad levantando el
teléfono para mostrárselo, solo para darme cuenta de que había estado
acercando la polla del tipo.
—No, de verdad…
Hudson levantó la mano para bloquear la vista.
—Confiaré en tu palabra. Gracias. Pero me alegra ver que tu amigo y
tú se están enfocando en las cualidades importantes de un hombre.
Negué con la cabeza. Impresionante. Seguía dando una buena
impresión tras otra con este tipo. Suspiré derrotada.
—¡Simone! —gritó el barista.
Lo escuché, pero al principio no hice clic.
—¡Simone!
Rayos, esa era yo. Me acerqué al mostrador y recogí mi café y mi
magdalena. Hudson negaba con la cabeza cuando volví al lugar donde
estaba.
—¿Qué? —pregunté.
—¿Un nuevo alias?
—El niño que tomó mi pedido no escuchaba cuando dije mi nombre.
Hudson asintió con escepticismo.
—Correcto.
—No, de verdad.
Se encogió de hombros.
—¿Qué razón tendría yo para no creerte?
Puse los ojos en blanco.
—¡Hudson! —gritó el barista.
Hudson sonrió.
—Parece capaz de tomar bien mi nombre. —Después de tomar su
café, señaló la puerta con la cabeza—. ¿Vas a la oficina?
—Sí.
Salimos de la tienda y recorrimos la calle uno al lado del otro.
—Tu hija es absolutamente adorable. —le dije—. Ella me hizo reír
sin siquiera intentarlo ayer.
Hudson sacudió su cabeza.
—Gracias. Tiene seis años aunque actúa como de veintiséis y no
tiene filtro.
—También canta maravillosamente.
—Déjame adivinar, ¿Dolly mientras estás sentada en el inodoro?
Me reí.
—“Jolene”. ¿Supongo que esto ocurre con frecuencia?
—El baño y la bañera son sus lugares de actuación preferidos.
—Ah —dije—. Eso es probablemente debido a la gran “Caca Picas”.
Hudson sonrió sin querer.
—En efecto.
Una mujer sin hogar se sentaba frente al edificio contiguo al
nuestro. Tenía un carrito de compras lleno de latas, botellas y estaba
pasando el cambio de un vaso de plástico a envoltorios de monedas de
papel. En nuestro edificio, Hudson me abrió la puerta.
—¿Puedes...? —Busqué en mi bolso—. Espera un segundo.
Dejé a Hudson con la puerta abierta y volví hacia la
mujer. Extendiendo mi mano con lo que podía ofrecer, dije:
—También estoy arruinada. Pero quiero que tengas esto.
Sonrió.
—Gracias.
Cuando regresé a Hudson, tenía la frente arrugada.
—¿Le diste dinero?
Negué.
—Le di mi barra de Hershey’s.
Me miró raro, pero asintió antes de presionar el botón del ascensor.
—Entonces, ¿eres un gran fanático de la música country? —pregunté
—. ¿Es de ahí de donde tu hija obtiene su amor por Dolly?
—Nop. Y tampoco mi exesposa ni nadie más que conozcamos. Una
vez escuchó una de las canciones de Dolly en la radio del auto y le
gustó. Comenzó a cantar las partes que podía recordar en casa y luego se
encargó de pedirle a su maestra de canto que le enseñara la canción
completa. Ahora es la única artista que canta. Sabe de memoria una docena
de canciones de Dolly.
—Eso es genial.
—El año pasado, para Halloween, cuando todas las demás niñas
querían ser princesas de Disney, Charlie quería que su madre le metiera
calcetines en la blusa y le comprara una peluca rubia platinada.
—Vaya, platinada y con relleno. Es como si ya tuviera trece años.
Hudson gimió.
—No quiero ni pensar en ello.
Subimos juntos al ascensor para subir a las oficinas. En el momento
en que las puertas se cerraron, un olor familiar invadió mi
nariz. Instintivamente, me incliné hacia él para olerlo mejor.
Hudson arqueó una ceja.
—¿Qué estás haciendo?
—Tienes un olor que no es colonia, gel de baño o champú. Estoy
tratando de identificarlo. —Olfateo, olfateo—. Lo conozco. Simplemente
no puedo ubicarlo.
—Supongo que eres el tipo de persona que tiene una necesidad
incesante de saber la respuesta a un problema. ¿Te volverá loca si no lo
sabes?
Olí de nuevo.
—Absolutamente lo hará.
El ascensor sonó, indicando nuestra llegada al decimocuarto
piso. Hudson me tendió la mano para salir primero y luego abrió la puerta
de la oficina. Una vez en su interior, rodeó el mostrador de recepción vacío
y accionó un montón de interruptores para encender las luces.
Esperé al otro lado.
—Entonces, ¿cuál es el olor? ¿Algún tipo de loción, tal vez?
Hudson sonrió.
—Nop. —Se volvió y comenzó a caminar hacia la parte de atrás con
grandes zancadas.
—¿Espera, a dónde vas?
Habló sin volverse.
—A mi oficina para trabajar. Deberías intentar hacer lo mismo.
—Pero no me dijiste cuál es el olor.
Lo escuché reír mientras seguía caminando.
—Que tengas un buen día, Simone.

***

Olivia y yo pasamos la mañana repasando algunos planes


publicitarios iniciales, pero su gerente de marketing realmente quería ver
cómo funcionaban las cosas en acción. Así que los llevé al laboratorio que
produciría los perfumes y traje un kit de muestra para mostrarles el proceso
por el que pasaría cada pedido. Me encantó lo emocionados que estaban de
aprender más sobre el producto.
Después de que terminamos, Olivia tuvo que ir a una reunión, y el
gerente de marketing se dirigía a reunirse con un amigo para almorzar tarde,
así que me quedé en el laboratorio por un tiempo antes de tomar un tren de
regreso a la oficina.
La puerta de Hudson estaba abierta cuando pasé, así que llamé.
Levantó la mirada de una pila de papeles y yo levanté una caja.
—Más del perfume que le gustaba a tu abuela.
Hudson arrojó su bolígrafo sobre el escritorio.
—Gracias. ¿Volverás a quedarte hasta tarde esta noche?
Asentí.
—Tengo mucho que hacer. Tu equipo está a toda velocidad y ya me
han dado mucho para revisar.
—He estado revisando tu inventario, proveedores y tengo algunas
ideas que me gustaría que contaras.
—Por supuesto. Eso sería genial. ¿Cuándo quieres hacerlo?
Hizo un gesto hacia los montones de papeles en su escritorio.
—Necesito un poco de tiempo para terminar. ¿Qué tal a las seis?
—Suena bien.
—¿Stella? —Hudson llamó cuando me volví para irme.
—¿Sí?
Hizo un gesto con la barbilla hacia la caja en mi mano.
—Olvidaste darme el perfume.
Sonreí.
—Oh. No, no lo hice. La tendrás cuando me digas cuál fue el olor esta
mañana.
Sacudió la cabeza con una sonrisa.
—Tráelo a la sala de conferencias a las seis.
Poco después de las cinco, el asistente de Hudson llamó para
preguntarme si me gustaba la comida china. Al parecer, Hudson y yo
tendríamos una cena de trabajo. Definitivamente estaba intrigada por pasar
algún tiempo a solas con él. Esta sería mi oportunidad de corregir mi
primera, segunda y tercera impresión, y demostrarle que realmente no era
frívola.
A las seis en punto, entré en la sala de conferencias, armada con un
archivo gigante de datos de inventario, un cuaderno y el perfume que había
hecho. Hudson ya estaba adentro con los papeles extendidos y cajas de
comida china en el medio de la mesa, junto con platos y utensilios.
—Pediste pollo al ajo, ¿eh?
Hudson negó con la cabeza.
—¿Cómo diablos haces eso? Ni siquiera he abierto el contenedor.
Sonreí.
—El cartón no puede contener al ajo.
Hudson estaba sentado a la cabecera de la mesa, así que me acomodé
en una silla a su izquierda.
—Además, iba y venía entre el pollo al ajo y lo que pedí, así que tenía
el pollo al ajo en mi mente.
—¿Que ordenaste?
—Camarones con brócoli.
—Podemos compartir si quieres.
—Bueno. ¿Comemos primero o después?
—Definitivamente primero —dijo—. No almorcé, así que muero de
hambre.
Hudson y yo servimos la comida en nuestros platos. Levantó la
barbilla hacia la caja de perfume y dijo:
—Aceite para guantes de béisbol. Ahora pasa eso, listilla.
Sonreí.
—¿Juegas béisbol a las seis de la mañana?
—No, pero Charlie quiere unirse a un equipo pequeño de softbol. Ella
solo quería el único guante morado que tenían en la tienda. Por supuesto
que es una mierda. Así que he intentado suavizarlo masajeando aceite para
que al menos pueda abrir la maldita cosa con su mano pequeña.
—Ah. —Asentí y le acerqué la caja de perfume—. Lanolina. No sé
cómo no lo identifiqué.
—Quizás deberías ceñirte a la ginebra.
Hudson me guiñó un ojo y sentí un pequeño aleteo en mi
estómago. Dios, era patética. ¿Por qué un simple guiño de Ben no podía
ponerme caliente y molesta? Habíamos tenido dos citas y... nada todavía.
Me metí un camarón en la boca.
—¿Puedo preguntarte algo?
—¿Te detendría si dijera que no?
Sonreí.
—Probablemente no.
Rio entre dientes.
—No es de extrañar que tú y mi hermana se lleven tan bien. ¿Cuál es
tu pregunta?
—¿Cuándo exactamente te diste cuenta de que yo no era quien dije
que era en la boda de Olivia?
—Cuando me dijiste que tu apellido era Whitley. Evelyn Whitley y
mi hermana eran amigas desde la secundaria. Ella también estuvo cerca de
mi exesposa por un tiempo. Las tres se mueven en el mismo círculo
social. Supongo que podría haber dos mujeres llamadas Evelyn Whitley,
pero una vez que me dijiste que trabajabas en Inversiones Rothschild,
obviamente confirmó mis sospechas.
Mordí mi labio inferior.
—Así que antes de eso... cuando bailamos la primera vez, ¿no tenías
idea?
Hudson negó.
—Ninguna pista.
—¿Sin embargo, me pediste que bailáramos?
Una insinuación de una sonrisa amenazó en la esquina de sus labios.
—Efectivamente lo hice.
Mi corazón se aceleró.
—¿Por qué?
—¿Por qué te pedí bailar?
Asentí.
Los ojos de Hudson se posaron en mis labios y se demoraron unos
segundos.
—Porque pensé que eras interesante.
—Ah, bueno.
Se inclinó y bajó la voz.
—Y hermosa. Pensé que eras interesante y maravillosa.
Mis mejillas se sonrojaron.
—Gracias.
Hudson siguió mirándome. Prácticamente le había sacado los
cumplidos al hombre, pero mi rostro estaba sonrojado.
Tamborileó con los dedos sobre la mesa.
—¿Algo más?
—No.
Sonrió.
—¿Estas segura?
Asentí. Pero una vez más, después de un minuto de reflexionar sobre
las cosas, cambié de opinión.
—En realidad…
—Déjame adivinar. ¿Una pregunta más?
—Cuando vine a tu oficina a recoger mi celular, me invitaste a cenar,
pero tuve la extraña sensación de que estabas enojado contigo mismo por
preguntar.
Inclinó la cabeza.
—Eres muy perspicaz.
Mordí mi labio, debatiendo sobre mi siguiente
pregunta. Pero realmente quería saber la respuesta.
—¿Habríamos salido si no te hubiera dado accidentalmente el número
equivocado?
La comisura del labio de Hudson volvió a crisparse.
—Llamé, ¿no?
—Oh, sí. Bueno, supongo que todo salió bien de todos
modos. Trabajaremos en estrecha colaboración y no querríamos enturbiar
las aguas.
Los ojos de Hudson se posaron en mis labios nuevamente.
—Entonces, si te invitara a salir ahora mismo, dirías que no esta vez,
¿porque hay agua turbia y todo?
Cada parte de mi cuerpo quería salir con este hombre... excepto la
parte de mi cerebro que había invertido cinco años en mi
negocio. Simplemente no podía hacerlo.
Fruncí el ceño.
—Casi no sigo adelante con Signature Scent debido al lío que hice
con mi último socio comercial.
—Mencionaste durante tu presentación que tenías un socio, pero le
compraste su parte.
Asentí.
—Sí, no funcionó.
Hudson parecía estar esperando más explicaciones.
Suspirando, dije:
—Mi prometido era mi socio. Cuando se convirtió en
mi ex prometido, se lo compré.
Hudson asintió.
—¿También es un químico de perfumes?
Me burlé.
—Definitivamente no. Aiden es poeta. Al menos eso es lo que le dice
a la gente. Su ocupación remunerada es enseñar inglés en un colegio
comunitario.
—¿Un poeta? Eso no suena como un socio comercial muy útil.
—No lo era. No ayudó con el desarrollo en absoluto, pero contribuyó
con los fondos iniciales.
—¿Qué fue primero? ¿La sociedad comercial rota o la relación rota?
—Hudson cortó un trozo de camarón y se lo comió.
—Hmmm... supongo que lo primero que vino fue que él tuviera
relaciones sexuales con alguien que no era yo.
Hudson empezó a ahogarse.
—Mierda. ¿Estás bien?
Extendió una mano y habló con voz tensa.
—Sí. —Agarró su botella de agua y bajó la comida—. Solo dame un
minuto.
Una vez que sus ojos dejaron de llorar y tuvo las vías respiratorias
abiertas nuevamente, Hudson negó.
—¿Tu prometido estaba durmiendo con otra?
Sonreí tristemente.
—Sí, pero todo salió de la mejor manera, para mi negocio de todos
modos.
—¿Cómo es eso?
—Bueno, no sé si hubiera llegado tan lejos si Aiden y yo no nos
hubiéramos separado.
—¿Por qué lo dices? ¿Comprarle su parte a tu pareja no causó la
tensión inicial en tus finanzas?
—Lo hizo. Aiden había contribuido con ciento veinticinco mil dólares
a lo largo de los años. Así que el dinero que había ahorrado para el resto del
inventario inicial fue para comprarle. Pero no estoy segura de haber llegado
al lanzamiento, incluso si todavía tuviera todo ese dinero. Aiden y yo
éramos jóvenes cuando nos juntamos por primera vez. En ese entonces, fue
muy alentador y poco a poco comenzamos a depositar fondos juntos en una
cuenta de ahorros conjunta. Al principio no era mucho, pero con el paso de
los años, el dinero empezó a acumularse. Y para entonces, Aiden se había
interesado en usarlo para comprar propiedades de inversión. Probablemente
debería haber sido una señal de alerta que no estaba interesado en usarla
para comprar una casa para que viviéramos juntos, a pesar de que habíamos
salido durante años y todavía no compartíamos apartamento. Pero de todos
modos, dijo que las propiedades de inversión eran menos riesgosas que mi
idea de negocio. Sugirió que compráramos una propiedad
y luego empezáramos a ahorrar para Signature Scent.
Hudson frunció el ceño.
—Tu ex suena como un verdadero idiota.
Sonreí.
—Lo es. Pero a menudo dejaba que me influyera cuando no debería
haberlo hecho. Unos meses antes de separarnos, habíamos empezado a
buscar propiedades de alquiler. Mi sueño no era el suyo, y estaba a punto de
renunciar al mío y aceptar el suyo. Tenía un buen trabajo y él me hizo sentir
egoísta por querer aún más. —Hice una pausa—. Nuestra ruptura fue
terrible por muchas razones, pero lo único bueno que salió de él fue que
decidí recuperar mi futuro.
Hudson me contempló por un momento. Finalmente, asintió.
—Bien por ti.
—Creo que sí.
—Aunque creo que hay más de una cosa buena que salió de tu
ruptura.
Mis cejas se juntaron.
—¿Qué más hay ahí?
—No te casarás con un idiota.
Me reí.
—Sí, supongo que también está eso.
Mi teléfono comenzó a sonar desde su lugar en la mesa, y el nombre
de Ben apareció en la pantalla. Lo alcancé y presioné Ignorar, pero no antes
de que Hudson también leyera el nombre de la persona que llamaba.
—Si necesitas tomar eso… —dijo.
—No. Está bien. Lo llamaré más tarde.
Esperó unos segundos y cuando no le ofrecí más, inclinó la cabeza.
—Ben. ¿Es ese el chico con el que estabas en la boda?
Negué.
—Ese era Fisher.
—Correcto. —Asintió—. Fisher.
Una vez más, un silencio incómodo llenó el aire. Finalmente, levantó
una ceja con curiosidad.
—¿Hermano?
—Nop. No tengo ninguno. Solo somos una hermana y yo.
Cuando nuevamente no ofrecí nada más, Hudson se rio entre dientes.
—Vas a hacerme preguntar, ¿no?
Sonreí inocentemente.
—Es… nuevo.
Hudson sostuvo mis ojos durante unos segundos antes de aclararse la
garganta.
—¿Por qué no empezamos? Puedo explicarte algunas de las cosas de
las que quería hablar mientras terminas de comer.
Hudson parecía listo para encender un interruptor y pasar a los
negocios, pero mi cabeza estaba demasiado revuelta ahora. Comenzó a
soltar números y fechas, y mientras asentía y fingía que lo seguía, todo
parecía entrar por un oído y salir por el otro. Ni siquiera me di cuenta de
que se había detenido a preguntarme algo hasta que levanté la mirada y lo
encontré esperándome.
—Lo siento. ¿Qué preguntaste?
Sus ojos se entrecerraron.
—¿Escuchaste algo de lo que dije?
Clavé mi tenedor en un camarón y lo metí en mi boca, señalando mis
labios para mostrar que ahora no podía responder. Pensé que estaba siendo
linda y estaba evitando su pregunta, pero solo hizo que Hudson se enfocara
en mis labios. Parecía que tenía hambre, pero no de comida china.
Oh, vaya. Mi estómago sintió un aleteo familiar, y cuando Hudson se
lamió los labios, ese aleteo bajó aún más.
Terminé de masticar y tragué, aclarando mi garganta.
—¿Crees que podrías repetir la pregunta?
Ese pequeño tic en la comisura de su boca había vuelto. Si no lo
conociera mejor, podría pensar que tiene un tic facial.
Me sentí aliviada cuando Hudson asintió y comenzó a repetir lo que
había estado diciendo. Esta vez, pude concentrarme en la mayor parte. Y me
quedé impresionada por lo mucho que había logrado en tan poco
tiempo. Hizo que su equipo de compras obtuviera múltiples cotizaciones en
todos mis materiales de muestra y pudo ahorrar al menos cinco centavos
por pieza en la mayoría de los artículos. No parecía mucho, pero con cada
caja obteniendo veinte muestras diferentes, y los descuentos de flete, su
poder adquisitivo se sumaba a eso, el total terminó siendo bastante
significativo.
—Cielos. —Me recliné en mi silla y sonreí—. Definitivamente eres
mejor que Aiden.
Sus ojos brillaron.
—Mejor ni me acerco a ese.
Me reí.
—Probablemente sea una buena idea. Pero en realidad, los ahorros
que has obtenido casi cubrirán el costo de tener un socio en el primer
año. No sé qué decir. Y aquí pensé que había hecho un buen trabajo
negociando.
—Lo hiciste. Muchos de estos ahorros provienen de prepagar y
comprar al por mayor, lo que antes no podías hacer con tus restricciones de
flujo de efectivo.
El teléfono de Hudson sonó como recordatorio. La
palabra Charlie apareció en la pantalla y miró su reloj como si quisiera
comprobar que era la hora correcta en su teléfono.
—No me di cuenta de que se había hecho tan tarde. ¿Puedes
disculparme un momento? Necesito llamar a mi hija para decirle buenas
noches.
—Por supuesto. De todos modos, necesito correr al baño de mujeres.
Después de ir al baño, volví a la sala de conferencias. Como Hudson
se encontraba callado, no me di cuenta de inmediato de que todavía estaba
hablando por teléfono. Cuando lo hice, le indiqué que esperaría afuera, pero
él me indicó que entrara. Así que tomé asiento y escuché un lado de su
conversación.
—Solo bromeaba cuando dije eso. No deberías habérselo dicho a tu
tía, Charlie.
Una pausa y luego cerró los ojos.
—¿Se lo contaste a toda tu clase?
Esto me tenía intrigada.
—Está bien, bueno, estoy seguro de que la maestra entendió que era
una broma, incluso si mamá y la tía Rachel no lo hicieron.
Hudson me miró.
—En realidad, dile a tu mamá que no tengo un minuto en este
momento. Todavía estoy en el trabajo. Hablaré con ella cuando la llame
mañana por la noche.
Pausa.
—También te amo.
Después de quitarse el teléfono, negó.
—Tengo que recordar que una niña de seis años no siempre captará
mi sentido del humor.
Sonreí.
—¿Qué pasó?
—Mi excuñada está embarazada. Ella está a punto de estallar. Rachel
hace que mi exesposa parezca una bola de diversión. Ninguna tiene sentido
del humor. La otra noche, Charlie me preguntó cuál creía que podría ser un
buen nombre para su futura prima. No tengo idea de por qué, pero le dije
que la tía Rachel iba a nombrar al bebé Homeslice, y luego pasé cinco
minutos convenciéndola de que era la verdad cuando dudaba de mí.
Mis cejas saltaron.
—¿Homeslice? ¿Como en singular para mis amigos?
Sonrió.
—Obviamente estaba bromeando, pero luego el repartidor de comida
interrumpió nuestra discusión, y supongo que no volví y le dije que no
había hablado en serio.
—¿Y se lo repitió a su madre? Supongo que no le fue muy bien.
Hudson negó.
—Se pone peor. Hace unos meses, estaba discutiendo con mi
exesposa. Me había dicho que no le diera más helado a Charlie porque su
hermana decía que ser intolerante a la lactosa era hereditario. No estaba
seguro de si eso era cierto o no, pero Charlie definitivamente no es
intolerante a la lactosa, come suficiente helado como para que sepamos si lo
fuera. Empezamos a hablar sobre su hermana metiéndose en todo de nuevo,
y llamé a Rachel intolerante a la riosa. Después de la discusión, ni siquiera
recordaba haberlo dicho hasta que Charlie lo mencionó nuevamente. No
tenía idea de que estaba escuchando. Pero ella lo estaba. —Respiró hondo
—. Hoy fue el turno de Charlie para mostrar y contar en clase, y ella llevó
una foto de la última ecografía del bebé de su tía. Les dijo a todos que su
nuevo primo se llamaría Homeslice, y cuando la maestra dijo que quien le
dijo eso podría haber estado bromeando, Charlie dijo que su tía no contaba
chistes porque es intolerante a la riosa, o sea, a reírse.
Cubrí mi boca.
—Oh, Dios mío. Eso es jodidamente gracioso.
Hudson sonrió.
—Lo es, ¿no?
Asentí.
—Lástima que mi exesposa perdió el sentido del humor hace mucho
tiempo.
—Bueno, si ayuda en algo, creo que es extremadamente gracioso. La
mayoría de los niños definitivamente comparten en exceso. En los diez
minutos que estuve sentada con Charlie el otro día, supe que fuiste a la
playa la semana pasada, a ella le dolió la panza una vez en una heladería y
escribiste notas sobre la fruta en su lonchera. Por cierto, creo que es muy
dulce que hagas eso.
—Cuando empezó el jardín de infantes, se puso muy ansiosa durante
el almuerzo porque no estaba segura de con quién sentarse. Le escribí notas
para ayudarla a relajarse mientras quitaba su comida. Se quedó un poco.
—Me encanta.
Sonrió.
—Se está haciendo tarde. ¿Por qué no damos por finalizado y
podemos continuar aquí mañana? De todos modos, me gustaría que el
departamento de marketing participara cuando lleguemos a los siguientes
temas.
—Oh, está bien... Claro.
Regresamos a nuestras respectivas oficinas. Unos minutos más tarde,
Hudson pasó caminando al salir y se detuvo.
—¿Planes con Ben esta noche?
Sonreí.
—No.
—Bueno. —Golpeó con los nudillos el marco de la puerta—. No te
quedes demasiado tarde. Tú eres la última que está aquí, y la gente de
limpieza ya iba y venía, así que cerraré la puerta cuando me vaya.
—Bien, gracias. También tengo algunas cosas más que quiero
terminar antes de salir. —Asintió y se volvió para irse, pero luego dio un
paso atrás—. Por cierto, te escuché alto y claro antes, así que no te volveré
a invitar a salir.
La sonrisa en mi rostro se desvaneció.
—Ah, está bien.
Guiñó un ojo.
—Esperaré a que me lo preguntes esta vez. Buenas noches, Stella.

***

Cuando Hudson se fue, mi concentración se fue con él. Pero


necesitaba trabajar un poco antes de poder regresar a casa. Tendría mucho
tiempo para analizar en exceso cada palabra que dijo el hombre más tarde,
tal vez mientras me encontraba desnuda en un baño caliente o mientras me
desestresaba con el vibrador que tenía en mi mesita de noche. En este
momento necesitaba trabajar en la hoja de cálculo que había estado
postergando terminar durante todo el día. Quería tener todo listo para
repasar con el equipo a primera hora de la mañana.
Pero Excel no era mi problema para empezar, y se hacía
tarde. Entonces, después de abrir la hoja de cálculo, solo miré los
números. Incapaz de concentrarme, decidí sacar mis auriculares de mi
bolso. La música clásica siempre me ayudaba a entrar en una zona. Pero
mientras trabajaba, la oficina comenzó a calentarse mucho. El aire
acondicionado debe haber estado en un temporizador. Como usaría casi
cualquier excusa para tomarme un descanso de trabajar en una hoja de
cálculo, decidí que necesitaba conseguir un poco de agua fría del comedor
del pasillo.
Sonaba “Las cuatro estaciones” de Vivaldi mientras llenaba mi taza
grande con hielo picado de la puerta del refrigerador, y no pude
evitarlo. Todas y cada una de las veces que lo escuchaba, fingía ser el
director. No había nadie alrededor, así que, ¿qué diablos? Dejé mi taza
sobre la encimera, cerré los ojos y dejé que la intensidad de la música
guiara mis brazos mientras se movían en el aire. Nada aliviaba mi mente
como dirigir una orquesta. Me metí tanto en el momento que me perdí.
Hasta…
Sentí que alguien me agarraba por detrás. Sobresaltada, me di la
vuelta. Actuando puramente por instinto y adrenalina, cerré mi puño, me
incliné hacia atrás y lo balanceé con todas mis fuerzas.
Conecté con lo que parecía una pared de ladrillos, aunque no podía
estar segura ya que mis ojos estaban fuertemente cerrados.
Pero luego escuché una voz sobre la música.
—Joder —gruñó.
Y mi estómago dio un vuelco.
No.
Simplemente no.
No podría haberlo hecho.
Por favor, querido Señor, que sea cualquiera menos él.
Mis ojos se abrieron de golpe para confirmar lo que ya sabía.
Dios no había estado escuchando.
Porque acababa de dar un puñetazo en la nariz...
de Hudson.
12
Hudson
—¡Qué carajo! —Mis manos volaron hasta mi nariz.
—¡Oh Dios mío! ¡Hudson! Lo siento mucho. ¿Estás bien?
Mis ojos habían comenzado a lagrimear, así que asumí que esa era la
humedad que sentía. Hasta que retiré mis manos y me di cuenta de que
estaban cubiertas de sangre.
—¡Mierda! ¡Estás sangrando! —Stella agarró un rollo de toallas de
papel del mostrador. Arrancó un montón, los hizo una bola e intentó
empujarlos en mi cara.
Se lo quité de las manos.
—Lo siento mucho. ¡Yo... tú... tú me asustaste!
Presioné las toallas de papel contra mi nariz que brotaba.
—Dije tu nombre dos veces, pero no respondiste.
Se quitó un auricular inalámbrico de la oreja.
—Tengo estos, y la música estaba alta.
Negué.
—Te encontrabas agitando los brazos, pensé que te estabas ahogando.
Stella frunció el ceño.
—Estaba dirigiendo.
—¿Dirigiendo?
—Sí, ya sabes, pretendiendo ser la directora de una sinfonía.
La miré como si tuviera dos cabezas.
—No, no lo sé. No es frecuente que dirijas una sinfonía en la cocina
de la oficina.
—Bueno, es una pena. Deberías probarlo. Es bueno para el alma.
—Creo que omitiré darle una oportunidad considerando lo bien que
ha funcionado tu intento. —Señalé el rollo de toallas de papel—. ¿Puedes
pasarme esos?
—Oh, Dios... todavía no se detiene.
Cambié las toallas de papel ensangrentadas por unas nuevas. Stella
empezó a ponerse un poco pálida.
—Deberías sentarte —dijo—. Pon tu cabeza hacia atrás.
—Estoy bastante seguro de que eres tú quien debería estar sentada.
Pareces un fantasma. Siéntate, Stella.
Se agarró a la mesa mientras se sentaba en una silla.
—No me gusta la sangre. Me hace sentir mareada. Quizás ambos
deberíamos sentarnos.
Como no parecía que mi nariz planeara detenerse pronto, me senté
frente a ella.
Stella siguió negando.
—Lo siento mucho. —Se llevó la mano al pecho—. No puedo creer
que te haya golpeado. Fue una reacción instintiva. Ni siquiera vi quién se
encontraba allí. Todo sucedió tan rápido.
—Está bien. Es culpa mía. A estas alturas debería saber que estás
nerviosa. Y no sabías que regresé. Leí mal la situación.
—¿No deberías inclinar la cabeza hacia atrás?
—No. Eso es lo último que debes hacer cuando te sangra la nariz.
Pellizcas la parte blanda por encima de las fosas nasales. Inclinar la cabeza
hacia atrás solo te hace tragar la sangre.
Su rostro se arrugó y se tapó la boca.
—Eso es feo.
Por primera vez, noté que sus nudillos se veían rojos. Dos estaban
empezando a hincharse. Levanté la barbilla y señalé.
—¿Cómo se siente tu mano?
—Oh... no estoy segura. —Estiró los dedos, luego hizo un puño antes
de abrirlo de nuevo. No parecía que estuvieran rotos—. Es doloroso, en
realidad. Creo que la adrenalina me atravesó, así que no lo sentí hasta
ahora.
Me puse de pie y fui al refrigerador. Lo mejor que pude encontrar en
el congelador fue comida congelada. Lo envolví en una toalla de papel y se
lo entregué.
—Sostén esto contra tus nudillos.
—¿No deberías usarlo tú?
—No te preocupes por mí.
Diez minutos después, el sangrado de mi nariz finalmente comenzó a
disminuir.
—Tienes un golpe bastante bueno allí para ser una cosita pequeña.
Ella sacudió su cabeza.
—Todavía no puedo creer que hice eso. Nunca le he pegado a nadie
en mi vida. Pensé que me encontraba sola en la oficina.
—Me fui. Pero olvidé algo para una reunión que tengo en la zona alta
mañana por la mañana temprano, así que regresé. Escuché la máquina de
hielo cuando pasé por el comedor y me di cuenta de que todavía estabas
aquí. Pensé que te haría saber que restablecería la alarma al salir, pero
supongo que tienes la seguridad cubierta con ese gancho derecho.
Ella sonrió, pero rápidamente se transformó en un ceño fruncido
mientras miraba mi nariz.
—Lo siento mucho.
—Estoy bien. La nariz simplemente sangra mucho. Voy a ir al baño
de hombres y lavarme antes de salir. —Apunté mis ojos a su mano—.
¿Segura que estás bien?
Stella se quitó el hielo improvisado y flexionó los dedos.
—Sí, estaré bien.
Me paré.
—No te quedes hasta demasiado tarde, Rocky.
***
—¿Qué diablos te pasó? —Jack se reclinó en su silla con una sonrisa
gigante en su rostro. El hijo de puta estaba disfrutando demasiado este
momento.
Esta mañana estaba en mis asuntos habituales, cepillándome los
dientes, cuando miré hacia el espejo y encontré dos ojos negros reflejados
en mí. Se veía mucho peor de lo que se sentía. Mi nariz no me dolía
realmente a menos que la tocara. Pero ambos ojos se veían hinchados, con
anillos negros y morados debajo de ellos. Me puse las gafas de sol antes de
salir de casa, así que fue fácil olvidar el problema, hasta que me las había
quitado en la oficina de mi amigo.
—¿Quién te marcó? —Se inclinó hacia adelante para verlo más de
cerca—. Quienquiera que haya sido, hizo un mejor trabajo que yo esa noche
en la que nos peleamos borrachos sobre quién ganaría una pelea de
borrachos si tuviéramos una. Apenas dejé una marca cuando te di un
puñetazo, pero tuvieron que hacerme trece puntos de sutura cuando te
levantaste del suelo y me devolviste el golpe.
—La persona que hizo esto definitivamente fue mucho más fuerte que
tú.
—¿Quién fue?
Sonreí.
—Stella... maldito marica.
Las cejas de Jack saltaron.
—¿Una mujer hizo eso? ¿Quién diablos es Stella?
—¿Recuerdas a la mujer que conociste en la boda de Olivia? ¿La que
olió los tragos en la barra? Gané doscientos dólares porque ella pudo
identificar la marca de ginebra oliéndola.
—¿La caliente que resultó ser una colada?
—Esa misma.
—Bueno. ¿Qué hay de ella?
—Su nombre es Stella.
El rostro de Jack se arrugó.
—Pensé que el nombre de esa mujer era Evelyn.
Todavía no le había contado a mi amigo la mierda que sucedió desde
la boda, a pesar de que en realidad vine hoy para discutir respecto a
Signature Scent. Jack era el vicepresidente de uno de los conglomerados de
medios más grandes, que resultó ser dueño de la estación de televisión de
compras desde el hogar más popular. Pensé que tal vez podría presentarme
a algunos de los peces gordos allí para discutir la posibilidad de que el
perfume de Stella apareciera como producto en uno de sus programas.
—Ella era una colada en la boda, idiota. No estaba usando su nombre
real.
—Oh, mierda. De acuerdo, eso tiene sentido. La chica olfateadora es
realmente Stella.
—Eso es correcto.
—Y ella te golpeó porque...
Probablemente sería más fácil si retrocedía y explicaba desde el
principio, así que lo hice. Comenzando por el teléfono perdido, me abrí
paso a través del corazón sangrante de mi hermana y finalmente terminé
con el propósito de mi visita de hoy.
Cuando terminé, Jack se reclinó en su silla y se frotó la barbilla.
—Has tenido muchas inversiones en empresas para las que podrías
haber utilizado mis conexiones. Unas cuantas veces incluso te dije que eras
tonto por no venir a verme. Tu respuesta siempre fue que no te gusta
mezclar negocios con amistad. ¿Qué cambió?
—Nada.
Inclinó la cabeza.
—Sin embargo, aquí estás...
—Estoy pidiendo una presentación, no que te arriesgues.
Jack se encogió de hombros.
—Has tenido una docena de productos con los que podrías haber
pedido mi ayuda a lo largo de los años. Sin embargo, este es el primero
sobre el que estás sentado al otro lado de mi escritorio. ¿Quieres saber lo
que pienso?
—No me importa una mierda lo que pienses, así que no.
Él sonrió.
—Creo que te gusta la olfateadora y quieres impresionarla.
¿Por qué diablos todos en mi vida me preguntan si quiero saber qué
piensan y luego, cuando digo que no, me lo dicen de todos modos?
Negué.
—Estoy invirtiendo financieramente en la empresa, imbécil.
Lo último que necesitaba era que Jack supiera que la mujer que me
dio dos ojos negros básicamente me había rechazado. Todavía estaría
rompiéndome las pelotas cuando hiciéramos apuestas desde nuestras sillas
de ruedas.
—Estabas invirtiendo en todas las empresas por las que podrías haber
venido a verme —dijo.
Puse los ojos en blanco.
—¿Me vas a ayudar o no?
—Sí, pero ¿sabes por qué?
—¿Porque me debes cuatro mil favores?
—Quizás, pero no es por eso que lo hago. Lo hago porque hace
mucho que no haces un esfuerzo con una mujer. Estás acostumbrado a
entrar en un bar, mostrar esa cara bonita y llevar la basura a casa. Esto es
bueno. Odio pasar tanto tiempo con el marido de la hermana de Alana. Es
un idiota.
—Estoy perdido. ¿Qué tiene que ver el marido de la hermana de tu
esposa con esta conversación?
—Simple. Si tuvieras una maldita novia, podríamos salir a cenar
contigo y con ella a veces, en lugar de con Allison y Chuck. De todos
modos, ¿quién demonios menor de sesenta años se llama Chuck?
—No voy a salir con Stella. —Hasta que ella lo pida.
Jack sonrió.
—Ya veremos.
Mi mejor amigo podría ser un dolor de cabeza, pero tenía muy buenas
conexiones. Durante las siguientes dos horas, no solo me presentó al jefe
del equipo de compras de la red de compras, sino que también me llevó al
set para ver el final del programa que se encontraban grabando. Cuando
terminó, se las arregló para venderle a la famosa presentadora el concepto
de Signature Scent y consiguió que nos invitara a Stella y a mí a almorzar al
día siguiente.
—Muchas gracias por las presentaciones. —Estreché la mano de Jack
en el vestíbulo del edificio—. Necesito volver a la oficina, pero te debo una
cerveza pronto.
Jack sonrió.
—Nah. Estamos a mano ya que me evitarás escuchar más historias de
Chuck sobre los juanetes. ¿No podría al menos ser ginecólogo en lugar de
podólogo?
—Te llamaré la semana que viene por esa cerveza.
—¿Te refieres a cenar conmigo, Alana y Stella?
—Una vez más, no voy a salir con Stella.
Jack sonrió.
—Ya lo veremos…
Tenía una mano en la puerta cuando Jack volvió a gritar:
—Tal vez te acompañe a almorzar mañana, y así conozca a la nueva
mejor amiga de mi esposa.

***

Stella golpeó el marco de la puerta de mi oficina.


—Oye, ¿tienes un segundo? Estaba repasando estos informes que me
trajo Helena y... —Sus ojos se abrieron como platos cuando miré hacia
arriba—. ¡Oh Dios mío! Por favor, dime que no hice eso.
Asentí.
—Bueno. No me diste dos ojos negros. Me peleé a puñetazos con el
chico en la tienda de delicatessen que está en la manzana. Escribió mal mi
nombre en mi taza y me cabreó.
—¿De verdad?
—No claro que no. —Agité mi mano hacia mi cara—. Todo esto es
obra tuya, Rocky.
Cerró los ojos.
—Lo siento mucho. Me siento absolutamente fatal. ¿Duele?
—Sí, tengo un dolor insoportable.
—Oh Dios.
Se veía bastante mal, así que tuve que sacarla de su miseria.
—Relájate. —Bromeo—. Se ve mal, pero me siento bien.
—No puedo creer que haya hecho todo eso.
—¿Cómo está tu mano?
La abrió y cerró.
—Me duelen los nudillos, pero viviré. De verdad, Hudson, siento
mucho haberte golpeado. —Stella tenía una bolsa de papel blanco en la otra
mano y me la tendió—. Toma, toma este muffin. Todavía está caliente. Lo
acabo de recoger de la tienda de delicatessen.
¿Me estaba ofreciendo un panecillo para compensar dos ojos
morados?
—¿Te quedaste sin barras de chocolate?
Ella sonrió.
—En realidad, así es. Me comí mi alijo de emergencia anoche
después de que te fuiste. Esto es todo lo que tengo para ofrecer.
Me reí entre dientes y levanté una mano.
—Estoy bien. Gracias de cualquier manera.
—Por favor, tómalo. Me hará sentir mejor.
Esta mujer era algo. Caminó hasta mi escritorio y dejó la bolsa en la
esquina.
Negué.
—Bien. Gracias. Entonces, ¿cuál era tu pregunta?
—¿Mi pregunta?
—¿Algo sobre los informes que trajo Helena?
—Oh, sí, tengo algunas preguntas sobre las órdenes de compra que
Helena me pidió que aprobara. ¿Tienes un poco de tiempo? —Ella pasó el
pulgar por encima del hombro—. Puedo correr de regreso a mi oficina y
buscarlos. Vine esta mañana, pero aún no habías entrado.
Miré mi reloj.
—Tengo una llamada en unos minutos. No debería ser larga, tal vez
alrededor de media hora. ¿Por qué no paso por tu oficina cuando termine?
—Eso sería genial. Te veré en un rato entonces.
Después de que se fue, me quedé mirando la puerta vacía por un
minuto. ¿Era solo yo, o cambió la energía en la oficina desde que ella
comenzó a trabajar aquí? Tenía dos ojos morados y más trabajo que nunca,
pero me sentía más equilibrado que de costumbre.
Suspiré y volví a trabajar. Probablemente fuera solo el golpe en la
cara.
Después de terminar mi llamada, me dirigí hacia abajo para encontrar
a Stella. La puerta de su oficina se encontraba abierta, pero su rostro estaba
mayormente escondido detrás de un enorme ramo de flores de colores
brillantes en su escritorio. Su nariz también estaba enterrada en papeles, por
lo que no me notó de inmediato.
—Bonitas flores. —Arqueé una ceja—. ¿Ken?
—Si te refieres a Ben, entonces no. Las flores son para el cumpleaños
de mi amigo.
—¿Te las enviaron aquí para llevárselas?
Ella sacudió su cabeza.
—Ella es un él, y hoy es su cumpleaños. Pero me envió las flores
porque no le gusta celebrar el día. La madre de Fisher falleció hace dos
años en su cumpleaños, por lo que es un día difícil para él. En lugar de
celebrarse a sí mismo, parece que ahora me envía regalos.
Eso era inusual para la mayoría de la gente, pero sonaba bien para
Stella.
—¿Estás lista para revisar los informes sobre los que tenías
preguntas?
—Sí por favor.
Me senté al otro lado de su escritorio. Mientras se volvía para revisar
algunos papeles en el aparador detrás de ella, mis ojos se clavaron en un
libro de cuero que se encontraba en una caja abierta al lado de las flores, o
más específicamente, la palabra grabada en él.
—¿Escribiendo tus fantasías sobre mí? —pregunté—. Ya te dije que
todo lo que tienes que hacer es invitarme a salir.
La frente de Stella se arrugó, así que apunté mis ojos al libro con la
palabra Diario en el frente.
—Oh… no, eso no es mío. El mensajero que entregó las flores lo
trajo. Es otro regalo de Fisher.
—¿Llevas un diario?
—No, pertenece a otra persona. O al menos lo hacía. —Se inclinó
sobre el escritorio, lo agarró y lo guardó en un cajón.
Como de costumbre cuando se trataba de Stella, estaba perdido.
—Y tienes el diario de otra persona porque...
Ella suspiró.
—¿Podemos olvidar que lo viste?
Negué lentamente.
—De ninguna manera.
Stella puso los ojos en blanco.
—Bien. Pero si te lo digo, no puedes burlarte de mí.
Crucé mis brazos sobre mi pecho.
—Esto se está volviendo más intrigante por el momento. No puedo
esperar a escuchar esta historia.
—No es una historia, de verdad. Es solo un pasatiempo mío.
—¿Escribir en diarios?
—No. No escribo en ellos. Los leo.
Mis cejas se alzaron.
—¿Cómo te encuentras exactamente con estos diarios? ¿Los robas o
algo así?
—Por supuesto que no. No soy una ladrona. Normalmente los compro
en eBay.
—¿Compras los diarios de otras personas en eBay?
Ella asintió.
—De hecho, hay un gran mercado para ellos. A algunas personas les
gusta ver reality shows. Prefiero leer mi drama. Leer el diario de alguien no
es tan diferente.
—Ajá…
—No, de verdad. Millones de personas ven esos programas de Real
Housewives y Jersey Shore. Es lo mismo, si lo piensas bien: gente que airea
la ropa sucia y guarda secretos.
Me rasqué la barbilla.
—¿Cómo se mete uno en este pasatiempo?
Ella suspiró.
—Cuando tenía doce años, fui a una venta de garaje. Vi un libro de
cuero marrón sobre una mesa, así que lo levanté para olerlo.
—Por supuesto que sí.
Ella entrecerró los ojos.
—No interrumpas o no voy a terminar mi historia.
—Continua…
Durante los siguientes cinco minutos, divagó sobre oler un diario en
una venta de garaje, su enamoramiento por un niño que jugaba al fútbol y
cómo no tenía ni idea de que el diario estaba escrito cuando lo compró. Para
cuando tomó aliento, incluso supe cuánto pagó por la maldita cosa quince
años atrás.
Seguí mirándola, tratando de seguir el ritmo y esperando a que llegara
al grano. Aunque Stella no pareció darse cuenta. Luego me miró como si
quisiera asegurarse de que la estuviera siguiendo. Así que asentí.
—Bueno…
—Me di cuenta de que había comprado un diario usado y no lo iba a
leer, pero mi curiosidad se apoderó de mí. Resultó ser un diario de treinta
años escrito por una niña un año mayor que yo en ese momento. En las
primeras entradas, escribió sobre un chico que le gustaba y su primer beso.
Me enganché y no podía parar. Lo leí todo en una noche. Después de eso,
revisé cada venta de garaje a la que fui durante seis meses, tratando de
encontrar otro diario. Pero nunca lo hice. Casi me olvidé de los diarios
cuando me topé con uno en eBay unos años después. Fue entonces cuando
supe que había todo un mercado para los diarios usados. Los he estado
comprando desde entonces. La mayoría de la gente ve uno o dos programas
antes de acostarse; a mí me gusta leer una entrada o dos por noche.
—¿Entonces tu amigo te compró un diario usado para su cumpleaños?
—En realidad, yo compré el diario. Pero está escrito en italiano.
Fisher me lo tradujo para su cumpleaños.
Procesé eso por un momento.
—Por curiosidad, ¿cuánto cuesta un diario como ese en eBay?
—Varía. Si compras un diario de mujer, normalmente cuesta entre
cincuenta y cien dólares. Algunas personas venden diarios fotocopiados y
son más baratos, ya que pueden venderlos a varias personas. Los diarios
originales del mil ochocientos pueden costar mucho más, y los hombres, sin
importar la edad que tengan, siempre son muy caros.
—¿De hombres? ¿Los hombres escriben en diarios?
—Algunos lo hacen. Pero son raros y pueden resultar bastante caros.
Me quedé estupefacto. Existía un mundo entero del que no sabía
nada. Levanté la barbilla hacia el cajón donde ella guardó el diario.
—¿A quién pertenece el que tienes?
—Su nombre es Marco. Vive en Italia.
—¿Cuál es su historia?
—Todavía no estoy segura. No he empezado a leerlo. Pero estoy muy
emocionada de hacerlo. Voy a tener que ser estricta acerca de leer solo una
entrada por noche, o voy a acabar terminándola de una vez. Los diarios
italianos son los mejores. La gente es tan apasionada por todo.
—Si tú lo dices. Sabes que tu pasatiempo es un poco extraño,
¿verdad?
—Lo sé. ¿Y qué? Me hace feliz.
Toqué una fibra sensible, la forma en que algo tan simple podía
hacerla feliz. No había mucho que hubiera hecho por mí en los últimos años
desde mi divorcio, ni siquiera las mujeres con las que salí. Quizás estaba un
poco envidioso.
Independientemente, teníamos trabajo que hacer. Así que me aclaré la
garganta.
—¿Por qué no me muestras lo que querías discutir cuando viniste a
mi oficina?
Stella y yo resolvimos sus preguntas y solucionamos algunos errores
que cometió el departamento de compras al preparar los pedidos de
productos. Tenía una reunión por la tarde a la que asistir, así que le dije que
me avisara si necesitaba algo más y me levanté para irme.
En la puerta, me di cuenta de que no le había contado las buenas
noticias.
—Casi lo olvido, utilicé una conexión para hablar sobre tu producto
con los ejecutivos en una red de compras desde el hogar.
—¿De verdad? ¿Les gusto?
—Mucho, en realidad. Tanto al comprador principal como al
presentador de uno de los programas les encantó el concepto. Quieren verlo
en persona. Robyn nos invitó a almorzar mañana. Espero que no tengas
planes.
Su boca colgaba abierta.
—¿Robyn? ¿Como en Robyn Quinn? ¿La reina del canal de compras
en el hogar?
—Esa misma.
—¡Oh Dios mío! ¡Esto es enorme! ¿Cómo pudiste venir aquí y
dejarme balbucear durante la última hora y no mencionar eso antes?
—Supongo que lo olvidé. Escuchar tus historias hace que mi cerebro
se apague.
Ella sacudió su cabeza.
—Voy a dejar pasar eso y no volver a golpearte, ya que obtuviste una
cita que podría cambiar mi vida.
Sonreí.
—Robyn me va a enviar un correo electrónico con la hora y los
detalles. Lo reenviaré cuando lo reciba.
—¡Bueno! Vaya. Este está resultando ser un gran día. Quizás tenga
que celebrar leyendo dos entradas de Marco esta noche.
—Eres una mujer realmente salvaje.
Ella se encogió de hombros.
—Puede que no lo sea, pero a veces las personas en mi diario lo son.
13
Stella
Hace diecisiete meses

—Podrían ser ellos.


Señalé a una pareja sentada unos escalones más abajo de donde
estábamos almorzando en las escaleras de la biblioteca.
Fisher frunció el ceño.
—¿Podrían ser quiénes?
—Alexandria y Jasper.
Su frente se arrugó.
—¿La pareja de ese nuevo diario que estás leyendo? ¿El que te
regaló tu compañera de cuarto por tu cumpleaños?
Asentí.
—Fue muy dulce de su parte. —Ni siquiera me había dado cuenta de
que sabía que era mi cumpleaños, sin embargo, me había dado el diario más
increíble como regalo. Estaba obsesionada con eso.
Fisher desenvolvió su sándwich y le dio un gran bocado. Habló con
la boca llena.
—Pensé que no sabías el nombre del novio.
—No lo sé. Pero decidí llamarlo Jasper porque ella se refiere a él
como J. Lo hace sentir más real en mi cabeza cuando pienso en ellos.
—Cariño, sabes que te amo. Pero la mayor parte de la mierda que
pasa por tu cabeza no es real.
Le di un codazo en broma. Últimamente, había empezado a venir a
sentarme en las escaleras de la biblioteca para almorzar, las escaleras
exactas donde había ocurrido gran parte de la historia que se desarrollaba en
el diario que estaba leyendo. Me gustaba leer mis entradas diarias aquí e
imaginar que algunas de las personas que estaban sentadas cerca eran las
que estaban en las páginas que tenía en mis manos.
—Este diario es lo mejor que he leído en mi vida. Un día de la
semana pasada, el esposo de Alexandria llegó temprano a casa del trabajo
para ver cómo estaba. La noche anterior le había dicho que no se sentía bien
cuando él intentó tener sexo. Pero la verdad era que había tenido relaciones
sexuales con Jasper solo unas horas antes, por lo que no estaba interesada
en el sexo con su propio esposo. De todos modos... cuando llegó a casa para
ver cómo estaba, ella estaba tomando una siesta porque esa mañana había
ido una vez más a encontrarse con Jasper, y estaba físicamente agotada. Su
esposo siempre trabaja hasta tarde, por lo que no había dudado en dejar su
teléfono en la encimera de la cocina cargándose. Pero cuando el entró, se
encontró con un mensaje de texto apareciendo en su pantalla. Era Jasper
diciéndole cuándo reunirse con él al día siguiente. Afortunadamente, solo
estaba en sus contactos telefónicos como J. Cuando su esposo le preguntó
sobre el mensaje de texto, ella le dijo que estaba relacionado con una
sorpresa para su cumpleaños y él lo compró. El pobre todavía parece no
tener ni idea de su aventura. Pero ella se ha vuelto paranoica sobre dónde
deja su teléfono.
Fisher negó con la cabeza.
—¿Pobre tipo? Quieres decir pobre idiota.
—Lo sé. Me siento mal por su esposo. Su boda fue aquí, en la
biblioteca. —Extendí mis manos—. Y ahora a veces se encuentra con
Jasper en estos mismos escalones para que puedan ir al callejón a la vuelta
de la esquina detrás de un contenedor de basura. No lo entiendo. Parecía tan
enamorada de su esposo el año antes de la boda.
Tomó otro bocado de su sándwich.
—¿Qué… compraste varios volúmenes del diario de esta persona o
algo? Un diario no abarca años, ¿verdad?
—Éste sí, porque no escribe con demasiada frecuencia. El tiempo
salta, en algunos puntos pasan meses entre entradas. Escribió mucho antes
de su boda, describiendo todo lo que estaba planeando. Pero luego
principalmente se detuvo después. Supongo que no tuvo nada emocionante
que escribir durante uno o dos años... hasta que empezó a acostarse con el
amigo de su marido.
—Será mejor que te tomes esto con calma. Parece que vas a tener
abstinencia después de terminarlo.
—Lo sé. Es porque la mujer a la que pertenecía y todas las personas
sobre las que escribe están justo aquí en la ciudad. Nunca había leído un
diario local, y mucho menos uno que tenga lugar cerca de mi trabajo. Hace
que todo parezca tan real, como si estuviera sucediendo ahora en lugar de
cuando ella lo escribió. No puedo dejar de pensar en las personas de la
historia y de preguntarme si podría estar viendo a una de ellas. El otro día
estaba en Starbucks y la etiqueta del barista decía Jasper. Dejé caer mi café
con leche helado por todo el piso porque me emocioné mucho, pensando
que podría ser él. Me senté dentro de la tienda hasta que terminó su turno.
Por suerte, su novio vino a buscarlo, por lo que lo descarté como el amante
de la mujer del diario.
—¿El barista era lindo?
—Lo era, en realidad. ¡Pero estaba acosando a un hombre porque se
llamaba Jasper! Ni siquiera sé el nombre real del tipo con el que la mujer de
mi diario está teniendo una aventura.
—¿Qué Starbucks era? Un lindo barista gay suena más a mi calle que
a la tuya.
Me reí.
—En serio, Fisher. ¿Qué iba a hacer después de esperar dos horas a
que ese pobre chico saliera del trabajo? ¿Seguirlo todo el camino a casa?
—Estás empezando a sonar un poco obsesiva.
Suspiré.
—Eso es lo que dijo Aiden. Recientemente tuvimos una pelea porque
mi teléfono estaba muerto. Había olvidado ponerlo en el cargador, y cuando
fui a buscar el suyo para enviarte un mensaje de texto para decirte que
llegaría tarde a la cena, me di cuenta de que ya nunca deja su teléfono
alrededor. Me hizo sospechar por lo paranoica que es Alexandria por ser
atrapada, y Aiden y yo terminamos discutiendo. No había hecho nada malo.
Fisher negó con la cabeza.
—Quizás deberías tomar un pequeño descanso de la lectura.
Finalmente abrí el recipiente de ensalada que había preparado para el
almuerzo. Clavé con un tenedor y suspiré.
—Sí, tal vez tengas razón.
Fisher soltó un bufido.
—Estás tan llena de mierda.
14
Hudson
Nuestro almuerzo se había convertido en una fiesta. Robyn, la
conductora del programa, invitó a su copresentadora y productora del
segmento, el comprador principal iba a traer a alguien y Jack también había
decidido bendecirnos con su presencia. Con tanta gente y Stella queriendo
traer cajas de muestra para todos, conduje para hacerlo más fácil. Mi auto
estaba estacionado en un estacionamiento a pocas cuadras de la oficina, así
que salí temprano y le dije a Stella que me encontrara en la planta baja en
quince minutos.
Estaba esperando frente al edificio cuando me detuve en el semáforo
de la esquina. Me dio la oportunidad de observarla sin que ella lo supiera.
Dos grandes macetas estaban a ambos lados de la entrada principal de la
oficina. Eran viejos barriles de vino, y nunca pensé mucho en ellos, aunque
los pasaba todos los días, aparte de notar que el mantenimiento del edificio
cambiaba las flores de vez en cuando. Observé desde la distancia mientras
Stella miraba a su alrededor, casi como para ver si alguien estaba prestando
atención, y luego se inclinó. Pensé que iba a oler las flores, pero se inclinó y
acercó la nariz al barril. ¿Acaba de oler la maceta?
Me reí entre dientes de lo loca que estaba. Cada vez que pensaba que
sabía lo que iba a decir o hacer, rápidamente descubría que mi suposición
estaba equivocada. Era extrañamente refrescante. A los cinco minutos de
conocer a la mayoría de las mujeres, podía adivinar la ensalada que iban a
pedir, o que el yoga o el tenis eran su pasatiempo preferido. Pero no Stella,
no había nada convencional en ella.
Se acercó a la maceta al otro lado de la puerta y volvió a comprobar
si la costa estaba despejada antes de olfatear. Solo que esta vez, no se dobló
por las rodillas. Se dobló por la mitad por la cintura. Lo que me dio una
vista sin obstáculos de su trasero, su fenomenal maldito trasero.
Excelente. Simplemente genial.
Apreté el acelerador tan pronto como cambió la luz y estacioné frente
al edificio. Había llevado las cajas al vestíbulo de la planta baja antes de ir
al estacionamiento, así que salí y me dirigí al interior.
—¿Por qué no entras, dado que estoy estacionado en doble fila y yo
agarraré las cosas de seguridad? —le dije al pasar.
—Ah, bien.
Después de que terminé de cargar el maletero, lo cerré de golpe y
esperé a que el tráfico se ralentizara lo suficiente para poder abrir la puerta
del lado del conductor y entrar sin que me golpearan.
—Gracias por ocuparte de eso —dijo Stella.
—Por supuesto.
Me abroché.
—Tenemos una hora antes de que tengamos que estar en el
restaurante, pero probablemente nos lleve casi ese tiempo con este tráfico.
—Mirando por encima de mi hombro, tomaría un rato antes de que hubiera
un espacio entre los autos lo suficientemente grande como para alejarse de
la acera.
Stella inhaló unas cuantas veces.
—¿Es nuevo?
En realidad, mi auto tenía tres años, pero parecía nuevo porque no
conducía mucho.
—Tiene algunos años.
—Todavía tiene ese olor a auto nuevo.
—Oh ¿sí? ¿Te gusta más ese olor que las macetas fuera de la oficina?
Stella suspiró.
—Viste eso, ¿eh?
—En efecto, lo hice.
—Tenía curiosidad por saber si en realidad eran barriles envejecidos
que alguna vez se usaron para el vino.
—¿Lo eran?
—No estoy segura. Todo lo que pude oler era suciedad.
Sonreí.
—Grandes cantidades de tierra tienden a oler así.
—¿Qué tipo de auto es este? El interior es tan bonito.
—Es un Maybach S 650.
—¿Es un auto impresionante?
—No lo sé. Dímelo tú. ¿Estás impresionada?
Sonrió.
—No realmente no. No conduzco, así que no sé demasiado sobre
autos.
—¿Quieres decir que no tienes auto porque vives aquí en la ciudad?
—No, quiero decir que no tengo licencia de conducir. Una vez tuve
un permiso, y mi ex trató de enseñarme hace años, pero choqué contra un
hidrante al doblar una esquina y, bueno, eso fue el final.
Avanzamos lentamente hacia la parte alta de la ciudad. En un
momento, un auto salió de la nada y me bloqueó, así que tuve que frenar de
golpe. Stella y yo teníamos puestos los cinturones de seguridad, así que
estábamos bien, pero su bolso voló del asiento y cayó al suelo. Aterrizó
boca abajo, y cuando fue a recogerlo, el contenido se derramó por todo el
lugar.
—Lo siento —dije.
Cuando se inclinó para recoger sus pertenencias, noté la caja con el
diario de ayer.
—Mi ex esposa solía escribir en uno de esos de vez en cuando. La
encontraba escribiendo en él después de discutir. Estoy bastante seguro de
que todo lo que hacía era insultarme. ¿No es para eso principalmente que la
gente usa esas cosas? ¿Para desahogarme?
—A veces lo hacen —dijo Stella. Enderezó el libro en su caja y
volvió a poner la tapa—. He conseguido algunos de esos. El vendedor
generalmente publica algunas capturas de pantalla de las páginas para darte
una muestra. Eso me ayuda a descartar muchas cosas, pero en ocasiones no
se puede saber con solo un breve extracto.
—¿Has comenzado a leer los secretos de Nico?
—Es Marco, y sí, lo hice.
—Bueno... ¿Cómo estuvo?
Stella suspiró.
—Leí casi la mitad del diario en una noche.
Me reí.
—Así de bueno, ¿eh?
Se llevó la mano al pecho.
—Está enamorado de una mujer mayor. Amalia es diecinueve años
mayor que él y es la bibliotecaria del pequeño pueblo en el que viven. Él es
agricultor de uvas. Ella piensa que es solo un enamoramiento y pasará, pero
él suena como si estuviera loco por ella. Está pensando en llevar a otra
mujer, con la esperanza de despertar algunos celos para que ella admita que
también siente algo por él. Pero me preocupa que sea contraproducente y la
aleje aún más.
—Creo que Amelia, o como se llame, probablemente tenga razón.
Marco es solo un niño cachondo. Pasará. Todos los jóvenes han fantaseado
con una bibliotecaria atractiva en algún momento. No está enamorado de
ella. Solo es lujuria.
—Ni siquiera leíste el diario. ¿Cómo puedes saber cómo se siente?
Me encogí de hombros.
—La mayoría de las relaciones terminan en el mismo lugar de todos
modos.
—Alguien es extremadamente cínico...
—No soy cínico; soy realista. Incluso si se juntan, ¿Qué
posibilidades crees que hay de que un hombre de cuarenta años no busque
en otra parte cuando su novia bibliotecaria tenga sesenta?
—No cuando la ama tanto como Marco ama a Amalia.
Me burlé.
—Todo comienza como diversión y juegos...
—Lo que sea.
—Dijiste que tu ex se estaba acostando con otra persona. ¿Y todavía
crees en los cuentos de hadas?
—El hecho de que me hayan quemado no significa que no crea en el
amor. Estaba devastada cuando Aiden y yo rompimos. Me tomó mucho
tiempo seguir adelante y encontrar la felicidad nuevamente. Demonios,
todavía estoy trabajando para encontrar mi felicidad. Pero una de las cosas
que me anima, es creer que todos estamos destinados a tener un feliz para
siempre. El mío simplemente no se suponía que estuviera con Aiden.
Mis ojos se posaron en los de ella y luego volvieron a la carretera.
—Lo que digas…
—Si estás tan amargado por las relaciones, ¿Por qué me invitaste a
salir?
—¿Tengo que mantenerme célibe solo porque no creo que todo
termine en corazones y rosas?
—Oh. —Rodó los ojos—. Así que solo querías echar un polvo. Me
alegro de que hayamos aclarado eso. De hecho, prefiero conocer a alguien y
pasar tiempo con él, además de la intimidad física.
—No pongas palabras en mi boca. También disfruto pasar tiempo
con una mujer. A veces simplemente tenemos diferentes expectativas de
dónde terminarán las cosas.
Stella negó con la cabeza.
—¿Sabes qué necesitas? Probar mi sistema de felicidad.
—¿Tu sistema de felicidad?
Asintió.
—Lo sé, necesita un nombre mejor.
Refunfuñé.
—Puedo pensar en algunos.
—Escuché eso, pero elijo ignorarlo. De todos modos, cuando estaba
luchando y sintiéndome malhumorada todo el tiempo, hice una lista de
cosas que me hacen feliz. Pequeñas cosas, no cosas que estaban fuera de mi
alcance y difíciles de lograr. Por ejemplo, trato de felicitar a alguien todos
los días. Puede que no parezca mucho, pero hace que encuentres algo bueno
en al menos una persona cada día. Después de un tiempo, te ayuda a
cambiar su forma de pensar. Otra cosa que hago es reservar diez minutos
para meditar cada mañana. También miro el amanecer o el atardecer al
menos una vez a la semana. Y cada fin de semana trato de hacer algo que
nunca había hecho.
Sonreí.
—Si necesitas ayuda con alguien al que nunca se lo has hecho este
fin de semana, házmelo saber.
Rodó los ojos.
—Algo, no alguien.
Me reí.
—Nuestros sistemas de felicidad deben funcionar de manera un poco
diferente.
El tráfico se había despejado y ya estábamos a mitad de camino del
restaurante.
—Por muy fascinante que sea esta conversación, ¿Por qué no te
pongo al corriente de la cadena de televisión antes de ir a almorzar? Pronto
estaremos en el restaurante.
—Ya leí.
—Bien entonces. Dime lo que sabes.
Stella procedió a recitar hechos sobre la propiedad de la red,
estadísticas sobre los tipos de productos que vendían, cuáles eran sus
artículos con mejor y peor desempeño y las cualidades que buscaban en los
socios. Luego, detalló información personal y profesional tanto de la
anfitriona como de la coanfitriona. Ella había hecho más deberes que yo.
—Eres minuciosa —le dije.
—Gracias.
Nos detuvimos en un semáforo en rojo y Stella se movió en su
asiento. Descruzó las piernas y las volvió a cruzar en la dirección opuesta.
Había sido lo suficientemente inocente, probablemente hecho en un
esfuerzo por sentirse más cómoda ya que habíamos estado sentados en el
auto por un tiempo, pero la forma en que mis ojos follaron la parte expuesta
de su muslo fue cualquier cosa menos inocente.
Sistema de felicidad. Algo de pierna funcionaba para mí. ¿Por qué las
mujeres siempre tenían que complicar demasiado las cosas?

***

¿Quién era la mujer junto a la que me senté en el almuerzo?


La misma mujer que había pasado quince minutos contándome todos
los detalles de una venta de garaje a la que fue a los doce años cuando todo
lo que le pregunté fue cómo había empezado a leer diarios usados, la misma
mujer que había estado oliendo barriles. Hace apenas unas horas, se había
transformado en una astuta empresaria. En lugar de divagar con historias,
escuchó, realmente escuchó, y rápidamente encontró el botón de acceso
para cada uno de los actores clave en el almuerzo. Luego, sutilmente dirigió
la conversación a esas áreas cuando habló. Había tenido a los peces gordos
de la red comiendo de la palma de su mano. Robyn Quinn incluso la invitó
a un almuerzo de liderazgo femenino para hablar sobre cómo tomó una idea
y la convirtió en un negocio innovador.
El valet trajo mi auto primero, así que estreché la mano del grupo.
Stella recibió abrazos de las mujeres. Una vez que volvimos a la carretera,
me miró.
—Así que adelante. Dime qué hice mal.
La miré y volví al tráfico que tenía delante.
—¿Mal? ¿Qué te hace pensar que hiciste algo mal?
—Estás callado.
—¿Y?
—Usualmente te quedas en silencio y haces esa cosa de mirarme
antes de decir algo sarcástico. Pero estás conduciendo, por lo que tus ojos
están clavados en la carretera.
—En realidad, estaba pensando en lo bien que fue el almuerzo.
Hiciste un gran trabajo. Podría haber hecho la presentación, pero tú sellaste
el trato.
Desde mi visión periférica, vi a Stella parpadear un par de veces.
—¿Eso fue… un cumplido? ¿Estás probando mi sistema de
felicidad?
Nos detuvimos en un semáforo, así que la miré.
—Definitivamente no. Aunque soy capaz de darlos a su debido
tiempo.
Sus labios se curvaron en una adorable sonrisa.
—Estuve bien, ¿no?
—Ya te di un cumplido, no vayamos a pescar otro tan pronto.
Rio.
—Bien. Supongo que tomaré lo que pueda conseguir.

***

Tres días después, mi asistente llamó a mi oficina.


—Jack Sullivan está en la línea para usted.
—Gracias, Helena.
Me recliné en mi silla y descolgué el teléfono.
—Sé que todavía te debo una cerveza, pero solo son las ocho de la
mañana.
Jack se rio.
—Como si no hubiéramos desayunado cerveza antes.
Sonreí.
—Eso fue hace muchos años.
—Habla por ti mismo. No fuiste a la despedida de soltero de Frank
hace unos meses.
Me reí.
—¿Qué está pasando?
—Tengo algunas noticias que deberían darte grandes puntos con tu
pequeña novia.
Sabía exactamente a quién se refería, pero dije:
—No hay ninguna mujer en mi vida en este momento. Además, si la
hubiera, no necesitaría tu lamentable trasero para ayudarme a ganar puntos
con ella.
—Entonces no debes querer escuchar las noticias...
—Escúpelo, Sullivan. ¿Qué pasa?
—Hay buenas y malas noticias. La buena noticia es que el nuevo
Steamer-Beamer, una especie de artilugio que te permite quitar las arrugas
de la ropa mientras la usas, causó quemaduras de segundo grado en uno de
nuestros productores.
—¿Alguien con quien trabajas se quemó? ¿Esa es la buena noticia?
Odiaría escuchar las malas noticias.
—Obviamente son malas noticias para ese tipo. Pero son buenas
noticias para ti. El Canal de Compras en el Hogar tuvo que sacar el
Steamer-Beamer de su lugar programado, y eso significa que tienen una
apertura para un producto con un tiempo de emisión inmediato.
—Oh ¿sí? ¿Crees que Signature Scent podría tener una oportunidad?
—Mejor que una oportunidad. El tiempo de emisión es tuyo si
puedes estar listo más rápido de lo que planeaste originalmente.
El lanzamiento estaba programado para nueve semanas a partir de
ahora, pero definitivamente podríamos acelerar un poco las cosas si fuera
necesario.
—No hay problema. ¿Cuándo tendríamos que estar listos?
—Esa es la mala noticia. Tendrías que estar listo la semana que
viene.
—¿La semana que viene? —Negué con la cabeza—. Eso es
imposible.
—Bueno, el programa se grabaría entonces. Saldría al aire el
siguiente fin de semana. Pero se estiman de dos a cuatro semanas para el
envío. Así tendrías algo de tiempo para sacar los productos por la puerta.
Solté un profundo suspiro.
—No sé si podemos hacer avanzar tanto las cosas.
—¿He mencionado el volumen que están pronosticando?
—No, ¿de qué estamos hablando?
Me costaba mucho hacer que mi mandíbula cayera, pero el número
que salió de la boca de Jack me dejó atrapando moscas.
—Jesús. Eso es más de lo que anticipamos vendiendo todo el primer
año.
—Las mujeres se comen los productos que venden en ese canal.
Robyn necesita una respuesta en una hora. Si no puede hacerlo, tiene una
lista de personas ansiosas con productos que pueden hacerlo. Así que será
mejor que arregles esa mierda.
15
Hudson
—¿De verdad? ¿Creen que pueden vender tantos? —Stella se sentó,
como si el número fuera demasiado grande para digerirlo mientras estaba de
pie.
—Según Jack, su pronóstico de ventas es bastante acertado. Conocen
su audiencia y su poder adquisitivo.
—Dios mío. Eso es una locura. Pero no podemos estar listos tan
pronto.
—¡Sí podemos! —intervino Olivia—. No tenemos elección. Esta es
una oportunidad única en la vida. Tenemos que estar preparados.
Stella se llevó una mano a la frente.
—Pero, ¿cómo? Acabamos de pedir algunos de los productos que
necesitamos y vienen del extranjero. Solo el envío es de casi dos meses. No
tendremos nada listo la semana que viene.
—Bueno, tenemos más tiempo que la semana que viene —dije—. El
programa se grabaría la semana que viene, pero se emitirá el sábado
siguiente. Luego, permiten de dos a cuatro semanas para el envío. Así que
podríamos estirarlo antes de que tuviéramos que empezar a sacar productos
por la puerta. O tendríamos que acelerar las cosas que nos faltan: ponerlas
en un avión en lugar de en un bote lento. O buscar proveedores localmente
para comenzar a realizar envíos hasta que llegue el stock completo. Tal vez
ambos.
Stella negó con la cabeza.
—Todo eso será muy caro.
—Podríamos aumentar el precio para ayudar a compensarlo —dijo
Olivia.
Stella parecía escéptica.
—No lo sé. El perfume es realmente sensible al precio cuando no
eres una marca conocida o no tienes el respaldo de una celebridad.
—El canal de compras vende sus productos en un plan de tres pagos
—dijo Olivia—. Así que los artículos no son tan sensibles al precio como
normalmente lo son. Algo que es cincuenta y nueve con noventa y nueve
puede ser difícil de tragar, pero cuando se convierte en tres pagos fáciles de
diecinueve con noventa y nueve, es mucho más aceptable para el
consumidor.
—Bueno, si ustedes piensan que podemos hacerlo funcionar,
obviamente es una oportunidad increíble —dijo Stella—. ¿Quizás
podríamos pasar el día de mañana averiguando qué se necesitaría para que
esto suceda?
Negué con la cabeza.
—No tenemos un día. Necesitan una respuesta antes.
—¿Qué tan antes? —preguntó Stella.
Miré mi reloj.
—Nos quedan unos cincuenta minutos.

***

Nos volvimos a reunir en la sala de conferencias cinco minutos antes


de cuando se suponía que debía llamar a Jack con una decisión. Stella
arrojó sobre la mesa un bloc de notas con mierda garabateada por todas
partes.
—Puedo obtener la mitad de lo que necesitamos rápidamente de
proveedores locales, con la excepción de dos artículos: calone y ambrette.
El precio es mucho más alto, pero si compramos al por mayor, en realidad
no es tan terrible como pensé que sería. Y el laboratorio está disponible
para mezclar ingredientes tan pronto como lleguen los pedidos. Con ese
tipo de volumen, podría llevarnos unos días completar los pedidos, pero es
factible dentro del tiempo de respuesta.
Asentí.
—Puedo hacer que los dos artículos que no puedes obtener
localmente se envíen por avión con muy poca diferencia de precio al
aumentar el tamaño del pedido. —Ambos miramos a Olivia.
Ella sonrió.
—El impresor dijo que puede hacer funcionar las prensas toda la
noche, si es necesario. Solo necesita un aviso de veinticuatro horas para la
dotación de personal y, por supuesto, nuestros archivos PDF finalizados,
que no están listos, pero pueden estarlo en breve. Y el sitio web no es un
problema. Hay algunas cosas cosméticas en las que el equipo estaba
trabajando, pero podríamos empezar a trabajar en una hora si es necesario.
Stella no pudo ocultar la emoción en su rostro.
—Oh Dios mío, ¿realmente vamos a hacer esto?
—Lo parece —dije—. Aunque olvidé mencionar un pequeño detalle.
—¿Qué?
—Quieren que vendas el producto con Robyn frente a la cámara.
Sus ojos se agrandaron.
—¿Yo? ¿En cámara? Nunca he hecho eso.
—Supongo que hay una primera vez para todo. —Sonreí—. Podrás
hacer un buen uso de tu sistema de felicidad.

***

—Ella es jodidamente sexy.


La cabeza de Jack se movió en conjunto con las piernas de Stella
mientras caminaba hacia el escenario. Ella se inclinó para que el técnico de
sonido pudiera conectar sus micrófonos y no le di la oportunidad de decir
nada más.
Mi mandíbula se flexionó.
—No seas irrespetuoso, idiota.
Él se burló.
—¿Qué? ¿Como si no estuvieras mirando su trasero en este
momento?
No respondí.
—Buen par de tetas también.
Un ruido salió de mi garganta.
Jack se volvió con una sonrisa de complicidad plasmada en su rostro.
—¿Me acabas de gruñir?
—Cierra la boca.
—Admítelo. No quieres que mire porque te gusta. Ya eres territorial
con esta chica.
—¿Esta chica? ¿Es mil novecientos ochenta y cinco aquí en el
estudio? ¿Te refieres así a tus empleadas?
—Deja de desviarme. Te gusta esta mujer y lo sabes.
Jack podría ser vicepresidente de una gran empresa ahora, pero
partes de él estaban eternamente estancadas en sexto grado. Sabía que si no
le daba algo, nunca se callaría.
Entonces traté de apaciguarlo.
—Ha resultado ser una gran trabajadora y una buena persona, sí.
—¿Entonces no crees que es sexy?
Rodé los ojos.
—Es atractiva, sí.
—¿Pero no quieres follar con ella?
—Stella y yo tenemos una relación comercial.
—Oh… ¿Entonces la relación comercial es el problema? Así que, ¿Si
no estuvieras en un negocio con ella, estarías tratando de follarla?
—He terminado con esta conversación.
Jack se metió las manos en los bolsillos y se encogió de hombros.
—Bueno. Entonces, ¿No te importa si traigo a Brent para que la
conozca?
—¿Brent?
—Fenway. Lo recuerdas de la universidad, ¿verdad? Alto, guapo,
probablemente el único que te hizo correr por su dinero en su día. Trabaja
aquí ahora. Se ve igual, excepto que mayor. Aún soltero…
Mi amigo pensó que estaba siendo lindo, como si yo no le diera un
par de ojos negros que coincidieran con los que se estaban desvaneciendo.
—Vete a la mierda —le dije.
Él sonrió.
—Es lo que pensaba.
Un poco más tarde, Jack miró su reloj.
—Tengo una reunión. ¿Estás dando vueltas por la grabación?
—Sí. Olivia no podía estar aquí, así que le dije que me quedaría.
—Probablemente serán unas pocas horas.
Levanté mi teléfono.
—Tengo mucho que hacer para mantenerme ocupado.
Se puso de pie y me dio una palmada en el hombro.
—Estoy seguro que sí. Pero apuesto mi cuenta bancaria a que no
quitaras la vista de ese escenario.

***
Fue algo bueno que no hubiera hecho esa apuesta, no es que alguna
vez hubiera admitido que había pasado las últimas tres malditas horas
viendo cada movimiento de Stella en el escenario. Cuando Jack me dijo que
querían a Stella al aire, una parte de mí no estaba seguro de que fuera una
decisión comercial inteligente. Claro, era hermosa y la cámara
probablemente la amaría, pero no tenía experiencia. Aunque después de
estar sentado durante las últimas horas y observarla, entendí completamente
lo que la anfitriona había visto que la hizo querer que Stella fuera parte del
lanzamiento.
Era apasionada y divertida, y tenía una cualidad inocente que te hacía
creer todo lo que decía allí, como si fuera demasiado honesta para mentir.
Demonios, quería comprar el maldito perfume y era dueño de parte de la
empresa.
Un poco después de las cinco, finalmente terminaron el rodaje. Stella
habló con la anfitriona y el equipo durante un rato, luego se giró para mirar
a la audiencia. Se cubrió las cejas con las manos, protegiéndose los ojos de
la luz del techo. Al encontrarme todavía sentado en la cuarta fila de atrás,
sonrió y se dirigió a las escaleras al costado del escenario. Me paré y
caminé por el pasillo para encontrarme con ella.
—Oh, Dios mío —dijo—. ¡Eso fue muy divertido!
—Parecía que lo estabas pasando bien.
—Espero no parecer un bicho raro. —Levantó las manos y movió los
dedos—. Me sentí… como si me hubieran electrocutado o algo así. No de la
manera de cocinar tus órganos, sino como una descarga ininterrumpida de
energía que recorre mi cuerpo.
Me reí.
—Lo hiciste genial, entretenido, pero sincero. —Me volví al oír el
sonido de la puerta del escenario detrás de nosotros abriéndose y
cerrándose. Jack había vuelto y el cabrón no estaba solo. Iba a patearle el
culo escuálido.
Se acercó, luciendo una gran sonrisa de regodeo.
—Hudson, te acuerdas de Brent, ¿verdad?
Apreté los dientes y extendí la mano.
—Así es. ¿Cómo te va, Brent?
Todavía estábamos estrechando nuestras manos cuando los ojos del
imbécil se fijaron en Stella. No pude soltar mi mano lo suficientemente
rápido.
—No creo que nos hayamos conocido. Brent Fenway.
Stella sonrió.
—¿Fenway como el parque?
—El mismo. ¿Alguna vez has estado allí?
—En realidad, no lo he hecho.
—Tal vez pueda llevarte alguna vez.
¿En serio? ¿Había estado en la habitación menos de treinta segundos
y ya estaba coqueteando con ella? ¿Cuánto tiempo hasta que la orine como
si fuera un hidrante?
Jack me miró y se balanceó hacia adelante y hacia atrás sobre sus
talones. Parecía muy orgulloso de sí mismo.
—Suena como una cita divertida. ¿No crees, Hudson?
Lo miré.
—Soy fanático de los Yankees.
—Vi a Robyn cuando venía. Quiere vernos. —Jack señaló la puerta
por la que acababa de entrar—. Está en su oficina. Está al final del pasillo.
—Bien. —No podría decir que me molestó decirle adiós a Brent tan
pronto. Asentí—. Me alegro de verte. —Extendí una mano a Stella—.
Después de ti...
Jack negó con la cabeza.
—En realidad, ella solo pidió vernos a ti ya mí, Hudson. Stella puede
quedarse aquí. Estoy seguro de que Brent puede hacerle compañía.
Brent mostró una sonrisa que quería golpear.
—Absolutamente.
En el momento en que estuvimos en el pasillo, Jack picó al oso.
—Brent se ve bien, ¿no?
Lo fulminé con la mirada en respuesta.
—Hacen una linda pareja, Stella y él.
—Has dejado claro tu punto. Ahora ve y dile que se ponga
jodidamente a trabajar.
Jack sonrió.
—No puedo hacer eso. No trabaja para mí.
Por suerte para mi amigo, Robyn salió de su oficina.
—Ahí están. Tengo buenas noticias para compartir.
Tuve que enyesarme una cara feliz cuando todo lo que quería era
matar a mi amigo y usar su cuerpo flácido como un bate para noquear al
chico lindo en el estudio.
—Estamos aquí, y acaban de terminar en el escenario grabando el
segmento de Signature Scent —dijo Jack—. Creo que ya estamos flotando
en buenas noticias.
Robyn me entregó un paquete de papeles.
—Por lo general, probamos productos potenciales con un grupo de
enfoque antes de aceptarlos, para ver si atraen a nuestra audiencia conocida
y para averiguar qué es lo que más querrán saber sobre el producto. No
tuvimos tiempo para eso con Signature Scent desde que fue un añadido de
última hora, pero hoy teníamos un grupo aquí para otro proyecto. Hice que
Mike, el productor del segmento, se acercara sigilosamente con unos
minutos de lo que grabamos más temprano en el día, y lo probó por las
nubes. Creo que necesitamos aumentar nuestro pronóstico de ventas.
Miré los números. Ella no estaba bromeando.
¿Qué tan probable es que compre el producto? El 94% dijo que es
extremadamente probable.
¿Ha encontrado un producto similar en algún otro lugar? El 0% dijo
que sí.
Cuán identificable era el anfitrión invitado: el 92% dijo que era
identificable.
Y así en tres páginas de números que fueron realmente notables. Las
hojeé, revisándolas todas.
—Esto es... —Negué con la cabeza—. Es increíble.
—¿Sabes qué más es? —dijo Jack. Ambos lo miramos—. Causa de
celebración.

***

Esa noche, Stella y yo fuimos juntas al restaurante. Robyn y Jack nos


iban a encontrar allí, llegamos diez minutos antes y éramos los primeros en
llegar.
—¿Bebida en el bar? —le pregunte.
—Eso suena genial.
Le dijimos a la anfitriona adónde íbamos y encontramos dos
taburetes uno al lado del otro.
El camarero se acercó y colocó una servilleta frente a cada uno de
nosotros.
—¿Qué puedo traerles?
Miré a Stella.
—Tomaré un merlot, por favor.
—¿Le gustaría ver la carta de vinos para seleccionar uno?
Ella sacudió su cabeza.
—El vino de la casa está bien.
Me miró.
—¿Y para usted?
—Tomaré una Coors Light.
Una vez que se fue, levanté una ceja hacia Stella.
—¿No tomaras ginebra?
Ella sonrió.
—No esta noche. No creo que sea una buena idea mezclar negocios
con licor fuerte.
—Tampoco crees que sea una buena idea mezclar negocios con citas.
Sin embargo, me vas a invitar a salir.
Ella rio.
—Oh, ¿eso haré?
Pasé todo el día observándola desde la distancia. La gente de
maquillaje la había pintado con mucho más de lo que normalmente usaba,
incluido un lápiz labial rojo brillante que aún no había desaparecido
después de todas estas horas. No podía apartar los ojos de su boca.
Tragué, mirando sus labios.
—Algunas reglas fueron hechas para ser dobladas.
Dejó escapar una risa nerviosa.
—¿Eres un transgresor de las reglas, Hudson? Siento que sabes
mucho sobre mí, pero yo no sé demasiado sobre ti.
—¿Qué te gustaría saber?
El camarero trajo nuestras bebidas y Stella se llevó el vino a los
labios.
—No lo sé. Estás divorciado. ¿Qué paso ahí?
Fruncí el ceño.
—Se supone que esto es una celebración, no un funeral.
Sonrió.
—¿Así de mal?
—Le di el anillo de mi abuela cuando le propuse matrimonio. Unos
días después, llegué a casa y tenía un anillo diferente. Vendió el anillo y
compró uno que le había gustado más.
Los ojos de Stella se agrandaron.
—Oh, Dios.
Bebí de mi cerveza.
—Me sirve bien desde que me casé con ella de todos modos.
—¿Por qué lo hiciste?
Esa era una muy buena pregunta. La gente siempre preguntaba por
qué rompimos, pero nunca por qué me había casado con Lexi para empezar.
—Si me hubieras preguntado eso antes de la boda, habría dicho que
era joven y que teníamos mucho en común. A los dos nos gustaba viajar,
frecuentábamos el mismo círculo social...
—¿Pero la respuesta no es la misma ahora?
Negué con la cabeza.
—La retrospectiva es mucho más clara. Mi madre había muerto el
año anterior. Trabajaba en el negocio familiar, asumiendo cada vez más
responsabilidades porque mi padre había dado un paso atrás en las cosas
después de su primer infarto. Se sintió como lo que vendría después. Eso
suena realmente ignorante al decirlo en voz alta hoy, pero mi familia se
estaba desmoronando, y creo que solo quería lo que tenía, así que comencé
a hacer la mía. Había estado con Lexi durante algunos años, así que di los
siguientes pasos. Básicamente, era un idiota.
—No creo que fueras un idiota. Creo que es un poco dulce que
intentaras aferrarte a tu vida familiar. ¿Supongo que sus padres tuvieron un
matrimonio sólido?
Asentí.
—Lo hicieron. Todavía tomados de la mano, y cada vez que uno
notaba que eran las cinco y trece en un reloj, se deseaban un feliz
aniversario. Se casaron el trece de mayo.
—Aww... eso es muy romántico.
—¿Qué pasa contigo? ¿Tus padres todavía están casados?
—Lo están. Pero tienen un... matrimonio interesante... —Vaciló—.
Mis padres son poliamorosos.
Mis cejas saltaron.
—Vaya. ¿Entonces tu padre está casado con varias personas?
Sacudió su cabeza.
—No, eso es poligamia. Simplemente tienen una relación abierta.
Siempre la tuvieron.
—¿Cómo funciona?
—Crecí en una casa de dos pisos en Westchester. Teníamos un
pequeño apartamento de dos habitaciones en la planta baja y tres
habitaciones en la planta superior. En el piso principal, la vida era normal.
Mi hermana y yo teníamos nuestra propia habitación y mis padres
compartían una habitación. Pero siempre había muchos amigos de mis
padres que venían a quedarse en las habitaciones de invitados de la planta
baja. Realmente nunca nos ocultaron su estilo de vida, pero no fue hasta los
ocho o nueve que me di cuenta de lo diferente que era su relación. Nuestro
baño estaba siendo renovado en el piso principal, y me desperté en medio
de la noche. Tenía que ir, así que bajé las escaleras. Mientras me dirigía al
baño, una mujer salió en ropa interior. La había conocido antes, pero no
esperaba ver a nadie, así que grité. Mi padre salió corriendo del dormitorio
al final del pasillo en ropa interior. Al día siguiente, mis padres nos sentaron
a mi hermana y a mí y nos explicaron las cosas.
—Eso debe haber sido difícil de entender a esa edad.
Asintió.
—Definitivamente luché con eso por un tiempo. Ninguno de los
padres de mis amigos era así, y tampoco las parejas en la televisión,
especialmente hace veinte años. Entonces no entendía por qué mis padres
tenían que ser diferentes. Me hizo preguntarme si así sería mi vida.
Recuerdo que un día le pregunté a mi mamá si lo que tenían era hereditario.
Mis ojos se agrandaron.
—No... No eres...
Se rio entre dientes.
—Definitivamente no. Acepté el matrimonio de mis padres por lo
que es, pero supe desde el principio que no era el estilo de vida que quería.
Soy una persona bastante celosa cuando se trata de mis relaciones. Soy
demasiado territorial para compartir.
Sonreí, pensando en cómo me había sentido cuando Jack había traído
a Brent. Demonios, Stella y yo ni siquiera estábamos saliendo, y quería
golpear al tipo.
—Lo entiendo.
Recordé que ella había aludido una mala relación con su padre el día
que vino a mi oficina a recoger su celular.
—¿Todavía viven en Westchester?
Asintió.
—Misma casa. Hasta donde sé, tienen el mismo dormitorio
matrimonial arriba y abajo para sus actividades extracurriculares. Pero no
he estado allí en más de un año. —Bebió un sorbo de vino—. Tuvimos
una… pelea, supongo que se podría decir. Si no te importa, realmente no
quiero hablar de eso. Hoy fue un gran día y no estoy lista para arruinarlo.
—Sí, por supuesto.
Bebió un sorbo de vino.
—¿Qué tal tu familia? ¿Tienes hermanos además de Olivia?
Negué con la cabeza.
—Solo una. Gracias a Dios. No podía permitirme otra boda.
—Estoy segura de que tener una boda en la biblioteca debe haber
costado una pequeña fortuna. Una de las mujeres cuyos diarios leí hace un
tiempo también se casó allí. Me enamoré de la forma en que lo describió.
En el momento en que lo estaba leyendo, trabajaba cerca, y solía ir a
sentarme en las escaleras de la biblioteca para almorzar todos los días y leer
algunas páginas. Siempre miraba a mí alrededor y me preguntaba si el
hombre con el que se había casado podría estar pasando, ya que obviamente
habían vivido en la zona en algún momento.
—Me dijiste que los diarios son tu versión de reality shows. Pero
suena más a fantasía romántica que a realidad, si me preguntas.
—En realidad —dijo—. Ese diario en particular resultó ser más
como una historia de terror. Fue parte de la razón por la que descubrí que
Aiden me estaba engañando.
—¿Cómo es eso?
—El diario tenía grandes lagunas en el tiempo y abarcaba algunos
años. Pero después de la boda sobre la luna en la biblioteca, las cosas
aparentemente se pusieron feas. Pasó de entradas donde describía el
hermoso lugar y sus flores, a entradas en las que describía cómo estaba
encubriendo una aventura. Algunas de las cosas que estaba haciendo
llegaron a casa porque noté los mismos cambios en Aiden, como había
comenzado a trabajar hasta tarde y luego a ducharse tan pronto como
llegaba a casa. La mujer describió cuánto odiaba lavarse el olor de su
amante, y dijo que en realidad estaba resentida con su esposo porque tenía
que ducharse de inmediato cuando regresaba a casa después de uno de sus
coqueteos. Eso me llevó a empezar a hacerle preguntas a Aiden. Al
principio me hizo pensar que estaba paranoica. Culpó a los diarios que leía
de plantarme cosas que no existían. Pero cada vez más, las cosas me
hicieron sospechar que algo estaba pasando. De hecho, estoy bastante
avergonzada de lo loca que me volví al final.
—¿Qué pudiste haber hecho para avergonzarte? Parece que tu ex es
el que debería estar avergonzado.
Stella apartó la mirada por un momento.
—¿Cómo llegamos a hablar de mí otra vez? Se supone que estamos
hablando de ti.
—Creo que la mención de la boda de mi hermana en la biblioteca nos
llevó por un camino. No creo que te lo haya dicho, pero también me casé
allí.
—¿De verdad? ¿Tu hermana se casó en el mismo lugar que tú?
Asentí.
—Nuestros padres también se casaron allí. Desde que era pequeña,
Olivia había dicho que nuestras bodas iban a ser allí. Me alegro de que no
dejó que mi resultado le quitara eso.
Terminamos nuestras bebidas, pero ni Jack ni Robyn habían
aparecido. Miré mi reloj y me di cuenta de que llegaban veinte minutos
tarde.
Stella lo notó.
—Se suponía que íbamos a encontrarnos con ellos a las siete,
¿verdad?
Asentí y miré hacia la entrada principal. Nadie estaba esperando.
—Déjame comprobarlo. Tal vez me equivoqué de hora. —Saqué mi
teléfono e hice clic en el mensaje de texto que Jack había enviado.
Estábamos en el lugar correcto en el momento correcto, así que le envié un
mensaje de texto a mi amigo.
Hudson: ¿Cambiaste el restaurante o algo? Stella y yo somos los
únicos en The NoMad.
El vino de Stella estaba vacío. Señalé su vaso.
—¿Quieres otro?
—No debería.
—¿Pero quieres uno?
Rio.
—Pasaré. Quiero mantener la cabeza despejada durante la cena con
Robyn.
Un minuto después, mi teléfono sonó con una respuesta de Jack.
Jack: ¿Olvidé mencionar que la celebración de esta noche fue
cancelada? Robyn no pudo conseguir una niñera. Me dejará saber qué le
funciona la próxima semana.
Tecleé de nuevo.
Hudson: ¿WTF? Si, lo hiciste.
Jack: Supongo que se me debí haber olvidado. Ve a celebrar sin
nosotros esta noche. ¿A menos que no estés preparado para ello? Siempre
puedo enviar un mensaje de texto a Brent para que te quite a Stella de las
manos...
Negué con la cabeza.
Hudson: Eres un idiota. Hiciste esto a propósito, ¿no?
Jack: De nada, amigo.
Tiré mi teléfono en la barra.
—¿Todo bien? —preguntó Stella.
—Aparentemente surgió algo y la cena fue reprogramada. El idiota
de mi amigo olvidó de avisarme.
—Oh. Vaya. Bueno.
Las tácticas de mi amigo podrían haber sido deshonestas, pero no
puedo decir que me disgustara el resultado.
—Estamos del mismo lado ahora, ¿verdad?
Las cejas de Stella se fruncieron.
—¿Qué quieres decir?
—No querías tomar otra copa porque estábamos cenando con socios
comerciales. Pero tú y yo no somos socios comerciales, somos
copropietarios. Así que estamos del mismo lado.
Sonrió.
—Supongo que ahora tengo menos de qué preocuparme,
considerando que ya he hecho el ridículo frente a ti varias veces.
—¿Qué dices si tenemos ese segundo trago mientras pedimos la
cena? Todavía deberíamos celebrar.
Se mordió el labio inferior.
Extendí mi pulgar, frotándolo hasta que lo soltó.
—Deja de preocuparte. No es una cita. Solo somos socios
comerciales y amigos cenando. No te atacare hasta que me invites a salir.
16
Stella
—¿No tomaras otro?
Hudson levantó una mano.
—Estoy conduciendo.
Tuve hipo.
—Y estoy borracha. Encantada de conocerte, conduciendo.
Se rio entre dientes.
—Eres linda cuando estás borracha.
Negué.
—No estoy borracha. Estoy achispada.
—¿Y la diferencia es?
—Achispada, todavía tengo el control.
—¿Entonces borracha pierdes el control? —Hudson detuvo a nuestra
camarera, que pasaba caminando—. ¿Podríamos tomar otro vino cuando
puedas? Y realmente llena la copa, por favor.
Me reí.
—Definitivamente esta noche ha sido más divertida que mi última
cita. Espera... —Agité la mano—. Esto no es una cita.
—Por supuesto que no. —Sonrió y bebió de su agua—. ¿Las cosas no
van tan bien con Ken?
—Ben.
—Lo que sea. ¿Problemas en el paraíso?
Suspiré.
—Es un tipo muy agradable. Solo que no hay… química, supongo.
Los ojos de Hudson se posaron en mis labios.
—No hay química, ¿eh?
El aire en la habitación comenzó a crujir tan fuerte que me sorprendió
que todos los que cenaban no miraran alrededor para encontrar el ruido.
Esto... Esto era lo que faltaba entre Ben y yo. Hudson solo tenía que
mirarme de cierta manera y mi temperatura corporal aumentaba.
Tragué.
—Me trajo flores en nuestra primera cita y un chocolate Godiva en la
segunda. Es muy considerado. Supongo que espero que la conexión se
desarrolle.
Los ojos de Hudson se oscurecieron.
—No lo hará.
—¿Cómo lo sabes?
—Porque no se puede forzar a existir la química donde no la hay, de
la misma manera que no se puede evitar que exista donde no se desea. Hay
algunas cosas sobre las que somos impotentes.
Me sentía un poco impotente en ese momento. Como, si Hudson
deslizara la mano bajo la mesa y la metiera en mi falda, no sería capaz de
detenerlo. Por suerte, la camarera trajo mi vino, que estaba prácticamente
lleno.
Le guiñó un ojo a Hudson conspirativamente.
—¿Te gustaría ver el menú de postres?
Asintió.
—Eso sería genial. Gracias.
Cuando volvió con los menús, dijo que nos daría unos minutos. Pensé
que la interrupción podría ayudarnos a Hudson y a mí a cambiar de tema,
pero dejó su copa y obviamente tenía otras ideas.
—Entonces, ¿cuándo vamos a dejar a Len?
Sonreí.
—¿Nosotros? ¿Vas a decepcionarlo conmigo?
—Felizmente lo haré por ti. —Extendió la mano—. Dame tu teléfono.
Me reí.
—Gracias, pero creo que puedo manejarlo por mi cuenta.
—Pero, ¿te encargarás? ¿diciéndole algo como: adiosito chico Benny?
—Por supuesto que puedes decir su nombre cuando hablamos de
dejarlo. —Puse los ojos en blanco—. Además, tú y yo vemos las relaciones
de manera diferente.
Hudson entrecerró los ojos.
—¿Cómo es eso?
—Tú mismo dijiste que disfrutas pasar tiempo con mujeres, pero
tienes diferentes expectativas de dónde terminarán las cosas.
—Quiero decir que corto las cosas si no puedo ver un futuro y la
mujer que estoy viendo parece estar desarrollando sentimientos. No me
opongo a una relación, si eso es lo que estás pensando.
—Oh.
Sonrió.
—Entre tú y yo, nuestros sentimientos son mutuos. Así que no es un
problema.
Me reí.
—Así que supongo que ¿no estás saliendo con nadie ahora?
—No en este momento, pero estoy trabajando en ello. —Los ojos le
brillaron.
—¿Cuándo fue la última vez que tuviste una cita?
—Supongo que fue el fin de semana antes de la boda de mi hermana.
—¿Y cómo fue?
—Bueno, fuimos a un restaurante mexicano. Me preguntó si me
gustaría compartir un aperitivo y me dijo que eligiera uno, así que pedí
frituras y guacamole que prepararon justo en la mesa. Cuando terminaron,
mi cita se volvió hacia el camarero y dijo: "Guatemala. Quiere decir papas
fritas y Guatemala.
Me reí.
—¿Te lo estás inventando?
Negó.
—Ojalá lo estuviera.
—¿Supongo que no saliste con ella otra vez?
—No. Aunque conocí a alguien que despertó mi interés el siguiente
fin de semana, de todos modos. Es un poco difícil sacármela de la cabeza,
así que no sería justo salir con alguien más, incluso si supieran la diferencia
entre Guatemala y el guacamole.
Traté de enfriar la sensación de calor en mi vientre con el vino. Pero
la forma en que Hudson me miraba no lo hizo fácil.
—¿Conociste a Miss Guatemala en un sitio de citas?
—No. De hecho, la conocí en una recaudación de fondos. No estoy en
ningún sitio de citas.
—¿En serio? ¿Entonces cómo conoces a la gente? ¿A la antigua?
—Sí, pago por prostitutas.
—Mentiroso. —Sonreí—. Nunca has tenido que pagar por ello en tu
vida. Me refería a bares. ¿Es ahí donde conoces mujeres?
—A veces. No lo sé. Donde sea.
Puse los ojos en blanco y agité una mano hacia su rostro.
—No tienes problemas para conocer gente porque te ves así.
—¿Estás diciendo que te gusta lo que ves?
—Sabes que eres atractivo. Tienes un espejo en casa, ¿no? Estoy
segura de que todo lo que tienes que hacer es entrar en un bar y chasquear
los dedos y las mujeres se acercaran.
Hudson se rio entre dientes.
—¿Quién crees que soy, Fonz?
—¿Tal vez? —Ambos nos reímos.
Su sonrisa se desvaneció mientras sus ojos vagaban por mi cara.
—Eres realmente hermosa cuando te ríes.
Baje la mirada, sintiéndome un poco tímida.
—Gracias.
Hudson todavía me observaba intensamente cuando la camarera
regresó. Parecía tener una sincronización impecable para mí, de todos
modos. Porque cuando los ojos de Hudson cayeron sobre mis labios, estuve
a punto de sugerir algo que no estaba en el menú de postres.
—¿Ves algo que te gustaría probar? —pregunto.
Los ojos de Hudson brillaron, y el más leve movimiento en la
comisura de su boca confirmó que estábamos en la misma página.
—Dejaré que la dama decida lo que quiere.
Tragué y me concentré en el menú.
—Umm... Tienen pastel de queso crème brûlée. ¿Quieres compartir
una pieza?
Una vez más sus ojos parpadearon en mis labios por un momento.
—Para lo que estés de humor.
Esta fue definitivamente mi última copa de vino. Asentí a la camarera.
Hudson tomó mi menú y lo levantó con el suyo para que ella se los
llevara.
—Gracias.
Después de que se fuera, bebí un sorbo de vino, y Hudson y yo
hablamos un poco más. No podía recordar la última vez que la conversación
había fluido tan fácilmente cuando había salido con alguien. También había
sonreído toda la noche. Aunque, por supuesto, esto no era una cita. Y no
dejaba de olvidarlo.
Para el momento en que mi copa estuvo vacía de nuevo, había entrado
en el pasillo corto que lleva de achispada a borracha. Lo cual
probablemente fue la razón de que perdiera mi filtro.
—¿Cuánto tiempo se considera normal pasar sin sexo?
Las cejas de Hudson casi le llegaron a la línea del cabello.
—¿Estás preguntando porque crees que has superado el límite
aceptable?
Mi sonrisa era desequilibrada.
—Tal vez.
Gimió.
—Dije que no te invitaría a salir otra vez. Pero podría ofrecerte algo
de ayuda ocupándome de ese problema por ti.
Me reí.
—En serio. ¿Cuánto es lo normal?
—No tengo ni la más mínima maldita idea.
—Bueno, ¿cuánto tiempo ha pasado para ti?
—No lo sé. Unos meses, supongo. ¿Qué hay de ti?
Me encogí.
—Más como un año.
—¿No te gustan las relaciones, supongo?
—¿Cuenta Theo James?
—¿El actor? ¿Te acostaste con él?
—Bueno no, no el actor real. Pero como que le puse su nombre a mi
vibrador.
Hudson volvió a gruñir.
—No me digas esa mierda.
—¿Qué? ¿Es demasiado personal? Seguramente no es una sorpresa
que una mujer soltera tenga uno.
—No, no es eso. Pero ahora quiero golpear a Theo James.
Me reí.
Hudson sacudió la cabeza.
—¿Supongo que lo llamaste así porque eso es lo que... imaginas?
Me mordí el labio. Theo había sido mi fantasía por años, aunque
últimamente, mi novio con batería debería haber sido renombrado por el
hombre cuyos ojos se estaban oscureciendo cada vez más mientras
hablábamos.
Agradecí que la camarera fuera rápida y volviera con el postre. Por lo
menos mi bocaza se mantendría ocupada por un rato.
Algún tiempo después, miré alrededor del restaurante y me di cuenta
de que estaba casi vacío.
—¿Qué hora es?
Hudson revisó su reloj.
—Casi las once. No me di cuenta de que era tan tarde. No es de
extrañar que la camarera se haya acercado tres veces desde que trajo el
postre. Probablemente quiere salir de aquí.
—Creo que tienes razón.
Salimos del restaurante, y Hudson me llevó a casa. Como de
costumbre, no había estacionamiento frente al edificio, así que estacionó
unas cuantas puertas más abajo.
—Te acompaño.
—No es necesario.
—Sí, lo es.
Salió y se acercó a mi lado del auto para abrir la puerta, luego me
extendió una mano.
—Gracias.
Asintió.
Nos mantuvimos en silencio mientras nos dirigíamos a mi edificio.
Debatí si debía invitarlo a tomar un café o algo así, y todavía no lo había
decidido cuando entramos al vestíbulo y nos paramos frente al ascensor. Por
supuesto la cosa deteriorada usualmente se tardaba diez minutos, pero esta
noche las puertas se abrieron inmediatamente después de presionar el botón.
Hudson puso una mano en el borde para evitar que se cerrara y me tendió la
otra para que entrara, aunque no me siguió.
—Felicidades de nuevo por lo de hoy. Lo mataste.
Sonreí.
—Gracias. Por todo, Hudson, arriesgándote por mí dándome la
oportunidad en la cadena, todas las cosas que has hecho para ayudar a que
todo me salga bien, e incluso celebrando conmigo esta noche. No creo que
me haya dado cuenta todavía de que voy a estar en el Canal de compras en
el hogar mostrándole al mundo Signature Scent. Y de verdad, te lo debo
todo a ti.
Negó.
—Simplemente abrí algunas puertas. Lo demás es todo tuyo.
Nos miramos el uno al otro hasta que el ascensor se trató de cerrar. La
mano de Hudson lo detuvo, pero lo tomó como su señal.
—Buenas noches, Stella.
—Buenas noches, Hudson.
Dio un paso atrás, retirando la mano.
Los quince segundos más largos pasaron mientras me paraba en el
ascensor, esperando que las puertas se cerraran de nuevo. Una sensación de
pánico se apoderó de mí cuando finalmente empezaron a moverse, y en el
último segundo, metí la mano entre ellas, causando que se abrieran de
nuevo.
Hudson se había girado para irse, pero miró hacia atrás cuando oyó
que el ascensor se abría.
—¿Quieres… subir a tomar un café o algo? —El corazón me latía por
dentro mientras esperaba que hablara.
—¿Café? —dijo finalmente.
Me mordí el labio y asentí.
Hudson me escudriño la cara.
—¿Segura que quieres que suba?
Cuando tardé demasiado debatiendo mi respuesta, sonrió tristemente.
—Eso es lo que pensé.
Dejé escapar un suspiro de alivio y negué.
—Lo siento.
—No hay nada que lamentar. Me burlo de ti porque estoy esperando
que me invites a salir, pero no se trata realmente de que des el primer paso.
Se trata de que tu cabeza tenga claro lo que quieres. Esto no ha terminado.
Solo estoy esperando que ese pequeño susurro en tu cabeza suene lo
suficientemente alto para que lo escuches.
—¿Qué susurro?
—El que te dice que, a pesar de tus problemas de confianza y
preocupaciones sobre nuestra relación de negocios, me deseas tanto como
yo te deseo a ti.
Sonreí a medias, y Hudson tomó mis dos manos en las suyas.
Levantando el mentón hacia el espacio vacío abierto detrás de mí.
—Ahora ¿por qué no vuelves al ascensor antes de que pierda la
última pizca de autocontrol que tengo y me una a ti? —Levantó una de mis
manos a sus labios y besó la parte superior—. Vamos.
Asentí y retrocedí volviendo a entrar. Presionando el botón del panel
de la puerta, dije en voz baja:
—Gracias, Hudson.
Guiñó un ojo mientras las puertas empezaban a cerrarse.
—Disfruta de Theo.
17
Stella
El resto de la semana pasó volando. Olivia y yo trabajamos día y
noche para finalizar todos los detalles de marketing mientras Hudson se
centraba en el lado de los pedidos y la financiación de las cosas. Para el
sábado por la mañana, sólo unos pocos de los envíos apresurados habían
llegado, así que era bastante desalentador que el segmento que había
grabado fuera a salir al aire a las tres de la tarde y entonces los pedidos
podrían empezar llover. Al menos esperaba que llovieran. Todo estaba en
movimiento, pero no suspiraría de alivio hasta que el almacén estuviera
lleno de todos los productos necesarios para empezar a enviar.
Para añadir a ese estrés, estaba hecha un manojo de nervios por verme
en televisión. El último par de días había empezado a enloquecer por que
Signature Scent puediera hundirse. Sabía que el programa mostraba la
cantidad que quedaba en forma de corazón en la parte inferior de la pantalla
del televisor, y había tenido una pesadilla recurrente que a lo largo del
segmento sólo vendía tres cajas y quedaban cuarenta y nueve mil
novecientos noventa y siete después de que mi hora hubiera terminado.
Realmente quería quedarme en casa y ver el segmento sola mientras
alternaba entre comerme las uñas y esconder la cara bajo una manta. Pero
Olivia había organizado una fiesta para verlo en su apartamento. Había sido
tan amable y comprensiva que era imposible decir que no. Así que ahora
aquí me encontraba, esperando en medio con dos docenas de magdalenas
caseras en mi regazo para ver el espectáculo con una docena de personas de
la oficina.
Obviamente sabía que la familia Rothschild no era pobre, ya que su
negocio era prestar dinero a otros, pero cuando llegamos a la dirección que
Olivia me había dado en la calle Murray tuve que contener el aliento. Vaya.
Vivía en uno de los nuevos rascacielos de lujo en Tribeca, una moderna
torre de vidrio curvo que se ensanchaba a medida que subía. El diseño era
súper elegante, el tipo de edificio que aparece en alguna otra revista
brillante. Incluso la entrada era intimidante. Sobresalía en la calle de una
manera imponente, como para indicarle a la gente que se tenía que mover.
Al salir del Uber y levantar la mirada, de repente deseé no haber horneado
las madalenas que traía y en su lugar haber comprado algo más profesional
de uno de los doce sitios de madalenas caras que habían aparecido por toda
la ciudad durante los últimos años. También me habría gustado que Fisher
no hubiera tenido que salir de la ciudad este fin de semana por negocios.
Me vendría bien tenerlo a mi lado hoy.
Suspiré e hice todo lo posible para no sentirme inferior sólo porque no
pudiera permitirme las enormes plantas fuera de la puerta principal. El
apartamento de Olivia estaba en el piso cincuenta y tres, pero tuve que
escribir mi nombre en un escritorio en el vestíbulo. El guardia de seguridad
me dio una tarjeta de acceso para entrar en el panel del ascensor, en lugar de
pulsar un botón. Tan pronto como la inserté, las puertas se cerraron y el
botón cincuenta y tres se iluminó. Respiré hondo mientras el ascensor se
movía rápidamente, pero con cada piso que pasaba me aumentaban los
nervios. Cuando las puertas se abrieron, esperaba tener unos minutos para
tranquilizarme en el pasillo, pero en cambio entré directamente en el
apartamento de Olivia.
Me saludó con su habitual entusiasmo burbujeante y me dio un gran
abrazo.
—¡Yuju! ¡Qué emocionada estoy! ¡No puedo esperar! ¡Eres la
primera en llegar!
—Eres la única que se siente así. Creo que podría vomitar.
Olivia se rio como si estuviera bromeando, pero sentía el estómago
bastante mareado en ese momento. Me llevó desde la entrada a la cocina.
Por muy elegante que hubiera pensado que era su apartamento basándome
en el exterior del edificio, lo había subestimado. La cocina era hermosa, con
electrodomésticos de alta gama, granito brillante y dos grandes islas. Pero la
sala de estar era el punto culminante.
—Guau. Tu vista es simplemente... —Negué con la cabeza—.
Increíble.
Las ventanas de piso a techo alineaban el salón contiguo, mostrando
amplias vistas del agua y la ciudad.
Olivia le quitó importancia con un gesto.
—Da igual la vista, estas madalenas parecen deliciosas. ¿Te importa
si pruebo una ahora?
Me reí.
—Por supuesto que no. Y creo que puedes tomar más de uno. En
realidad, son sin azúcar. Encontré la receta en un sitio web de diabetes. Me
comí una para desayunar esta mañana mientras las horneaba, y son muy
buenas, si lo digo yo.
—¡Eres un ángel! —Abrió la tapa de uno de los contenedores de
plástico y eligió una de vainilla con glaseado de chocolate. Bajando el
papel, señaló las ventanas gigantes de las que no podía apartar la vista—.
Solía pensar que era todo lo que quería. Y luego Hudson compró su casa en
Brooklyn el año pasado. No tiene vista, pero tiene un pequeño patio trasero,
y el edificio tiene mucho carácter. Es como si viviera en un hogar real. Este
lugar... —Negó y lamió una línea de glaseado de la parte superior de la
madalena—. No sé... Es como si estuviera en un hotel de lujo o algo así.
Charlie sólo se queda con su padre unos días a la semana, y ya tiene amigos
que viven en su cuadra. Yo he vivido aquí durante dos años, y no conozco a
una sola persona en el edificio. Me siento como si viviera en una torre de
marfil aquí arriba. —Se rio—. No le digas a Hudson que dije eso. No
quisiera meterme con nuestra delicada dinámica. Cree que es su trabajo
enseñarmelo todo sobre la vida, y finjo que no lo necesito.
Sonreí.
—Tu secreto está a salvo conmigo.
Una campana sonó, y Olivia caminó hasta un sistema de
intercomunicación en la pared y presionó un botón.
—Tengo una entrega de Cipriani —dijo la voz.
—Genial. Envíalos, por favor, Dave.
Justo cuando soltó el timbre, un hombre al que reconocí, aunque en
realidad no lo hubiera conocido, salió de un pasillo al otro lado de la sala.
Aj. Había estado tan ocupada preocupándome por verme en la televisión y
cómo Signature Scent lo haría que no me había detenido a considerar que el
marido de Olivia estaría en casa un sábado por la tarde. Por supuesto que
me había disculpado con Olivia varias veces. En su mayor parte ya no me
sentía avergonzada cuando fui hablando más con ella. De alguna manera
habíamos sido capaces de dejar atrás lo que hice. Pero nunca había hablado
con su marido, y recé para que no fuera demasiado incómodo. Aunque la
sonrisa en su cara mientras se acercaba a la cocina me hizo sentir un poco
asustada.
Olivia nos presentó.
—Mason, esta es la invitada de honor, Stella. Stella, este es mi
esposo, Mason. Mase, la comida está aquí. ¿Por qué no le preparas un trago
a Stella mientras me encargo de la entrega?
Me ruboricé con renovada vergüenza mientras extendía su mano.
—Encantado de conocerte finalmente.
—Hola. —Me estremecí y sacudí la cabeza—. Siento mucho lo de tu
boda. Me disculpé con tu esposa, pero debería haberte enviado una nota a ti
también.
Mason negó.
—Totalmente innecesario. Todo fue bastante divertido, especialmente
la historia que contaste. Además, Liv nunca deja de hablar de ti, así que
todo salió bien. Creo que nunca la había visto tan emocionada por algo
relacionado con el trabajo. Realmente ha invertido en lo que has creado.
Respiré aliviada y sonreí.
—Lo es. Tengo mucha suerte. Para ser honesta, no estaba muy segura
de hacer negocios con un inversor. Pero me ha dado mucho más que apoyo
financiero. Siento que tengo una socia a la que le importa tanto como a mí.
Mason asintió.
—La tienes. —Miró por encima de mi hombro hacia ella antes de
bajar la voz—. Pasó por una depresión después de que su padre muriera el
año pasado. Lo único que pareció sacarla de eso era planear nuestra boda.
Así que estaba un poco preocupado por lo que pasaría cuando terminara.
Pero entonces tú pasasye, y siento que he recuperado a mi antigua Liv
últimamente. Así que, aunque creas que me debes una disculpa, soy yo
quien te debe un gran agradecimiento.
Vaya. Negué.
—No sé qué decir; en realidad, sí. Ustedes dos fueron hechos el uno
para el otro. Ambos son increíbles.
Sonrió y volvió a mirar por encima del hombro.
—La veo buscando una propina en su bolso. Nunca lleva ni un dólar,
así que no sé por qué está mirando. En unos diez segundos me llamará para
poder buscar en mi billetera. Entonces, ¿qué puedo ofrecerte? ¿Un coctel,
cerveza, vino?
—Me encantaría una copa de vino. Merlot, si tienes.
—Lo tendrás.
Olivia gritó desde la cocina.
—¿Mason?
Sonrió y sacó la billetera.
—Volveré con tu vino después de darle propina al repartidor. Siéntete
como en casa.
Podría haberme quedado frente a las ventanas y mirar la vista de la
ciudad todo el día, pero la chimenea me llamó la atención. Había media
docena de fotos enmarcadas, así que me acerqué para ser entrometida y
echar un vistazo.
El gran marco plateado en el centro tenía una foto del día de la boda.
Olivia estaba inclinada riendo junto a un pastel de boda de varios niveles,
un trozo el cual obviamente acababa de estrellar en la cara de su marido.
Mason sacana la lengua mientras intentaba lamer el pastel de su cara a
través de una sonrisa. Me encantó que eligieran esa foto para enmarcarla, en
lugar de una perfectamente posada. Realmente mostraba su felicidad, y su
sonrisa se volvió contagiosa mientras la miraba.
A un lado de la foto de la boda había una foto de una pareja mayor. Se
encontraban de pie bajo la lluvia, vestidos con sudaderas amarillas, pero las
sonrisas de sus caras irradiaban sol. Tenían que ser los padres de Olivia y
Hudson, porque el hombre era básicamente una versión más antigua de
Hudson. Al lado de esa foto había una de Olivia y Mason en la playa, con
gorras de béisbol hacia atrás y bebiendo cerveza. De nuevo, las sonrisas en
sus rostros eran positivamente contagiosas.
Miré algunas fotos más de la feliz pareja con varios amigos, y luego
mis ojos aterrizaron en la última foto enmarcada al final. Esa la agarré para
mirar más de cerca a los dos niños, unas versiones más jóvenes de Olivia y
Hudson. El niño tenía probablemente unos nueve o diez años, pero sus
hermosos y brillantes ojos azules eran inconfundiblemente de Hudson.
También tenía una brillante sonrisa con la que me había familiarizado.
Estaba inclinado hacia adelante, flotando sobre un pastel de cumpleaños, a
punto de soplar las velas. Olivia se encontraba sentada a su izquierda y, con
un brazo extendido, él le cubría la boca con la mano.
Una voz profunda sobre mi hombro me sorprendió.
—Algunas cosas nunca cambian.
Hudson.
—Jesús. Me asustaste. ¿No aprendiste tu lección sobre sorprender a la
gente? No te escuché entrar.
—Entré con la comida. Por cierto, agradece que la pidiera y que no
tratara de cocinar hoy.
—Estoy segura de que no es mala cocinera.
—La Navidad pasada hizo dos bandejas de camarones parmesanos.
Todos tuvimos una gran crisis cuando mordimos.
—¿Cocinó demasiado los camarones?
Negó.
—Siguió una receta que requería camarones con cáscara. Pensó que
con cáscara significaba dejar la cáscara puesta.
Me reí.
—Ohhhhhh...
Señaló con el mentón la foto de mi mano.
—Todavía tengo ganas de hacerlo al menos una vez a la semana.
—¿Por qué le cubrías la boca?
—Porque pensaba que los pasteles de cumpleaños de todos eran para
ella y soplaba las velas. Mis padres pensaban que era lindo y le dejaban
hacerlo. Pero ese año había pedido un deseo que realmente quería hacer
realidad, y no iba a tomar ningún riesgo.
Me reí.
—¿Cuál era tu deseo?
—Quería un perro pastor.
—¿Lo conseguiste?
Negó.
—No.
—Bueno, es una foto adorable.
—Mi mamá la tenía enmarcada en su mesa de noche. Decía que
resumía nuestra relación perfectamente, y no se equivocaba. Mi hermana
debió tomarla cuando limpiamos las cosas de mis padres.
Mason se acercó y me dio una copa de vino. Le pasó a Hudson una
cerveza. Levantando su propia botella, la inclinó hacia nosotros.
—Buena suerte hoy, a los dos.
Hudson brindó con su cerveza, así que seguí su ejemplo.
—Gracias.
El resto de los invitados entraron como una masa poco después, y
Hudson y yo fuimos empujados en direcciones opuestas. Vi a un par de
personas del equipo de marketing que sabía que habían trabajado en las
cosas para nosotros, pero no había llegado a pasar mucho tiempo con ellos.
Así que me aseguré de buscarlos y darles las gracias por todo lo que habían
hecho.
Algunas veces, mientras Hudson y yo hablábamos con diferentes
personas, mis ojos se encontraban con los suyos. Su labio se movía y los
ojos le brillaban, pero ninguno hizo el intento de hablar de nuevo. Unos
minutos antes de las tres en punto, Olivia apuntó con el control remoto el
televisor sobre la chimenea y luego lo usó para chocarlo contra su copa.
—Muy bien, todo el mundo. ¡Ya es hora! Esto es mucho más
emocionante que una estúpida fiesta de la Superbowl, ¿no? ¿Quién necesita
rellenarse el vaso antes de que inicie?
Estaba muy nerviosa, así que me dirigí a la cocina para aceptar la
oferta antes de tener que ver mi cara en su televisor gigante. Mason estaba
parado cerca del vino y levantó el merlot cuando me vio venir.
—Pareces yo cuando empezaron a tocar Here Comes the Bride.
Abrí y cerré las manos.
—¿Los dedos se te entumecieron de los nervios?
Mason me llenó la copa hasta el borde y me la devolvió con una
sonrisa.
—Entumecido de pies a cabeza. Estoy bastante seguro de que por eso
la persona que entrega la novia levanta el velo y el padrino sostiene el
anillo. Las manos del novio están demasiado débiles para hacer nada.
Bebí del vino.
—Bueno, espero poder fingirlo tan bien como tú. Porque parecías
tranquilo como nadie más.
Alguien entrelazó su brazo con el mío.
—Vamos —dijo Olivia—. ¡Quiero sentarme a tu lado!
Bebí tanto vino como pude mientras nos sentábamos juntas en el sofá.
Inmediatamente después de que nos sentáramos, la música inicial del
programa comenzó, y la anfitriona, Robyn, salió, saludando a un público en
vivo. Fue bastante divertido de ver, porque estuve allí cuando ella hizo ese
paseo, y las únicas personas en el público eran Hudson y su amigo Jack. Sin
embargo, ahora la cámara se acercó a una multitud aplaudiendo.
Olivia tomó mis dedos con los suyos y los apretó.
—¡Aquí vamos!
Subió el volumen, y el ruido de la habitación bajo. Robyn hizo su
presentación habitual desde el lado del escenario, y luego se acercó al
mostrador donde siempre estaba. Había cajas y muestras de Signature Scent
apiladas por todas partes. Era completamente surrealista. La adrenalina me
corría por las venas, dejándome un poco mareada.
Durante los siguientes minutos, Robyn hizo su mejor imitación de
Vanna White, levantando las cajas y agitando sus cuidadas manos, que
ahora sabía que debían mantener los ojos de los espectadores en el producto
en lugar de la presentadora. Cuando empezó a presentar a su co-
presentadora invitada del día, contuve la respiración.
Fue una locura verme en televisión, parada junto a una personalidad
tan conocida. Robyn Quinn una celebridad bastante grande. Durante la
grabación, el director me había obligado a salir al escenario mientras
saludaba casi una docena de veces. Mientras miraba, sonreí directamente a
la cámara y saludé como si mi club de fans personal estuviera en la
audiencia.
—¡Oh, Dios mío, parezco un jamón!
Todos los de la oficina empezaron a chillar y aullar, y enterré la cara
en las manos, demasiado avergonzada para mirar. Había oído a los actores
decir que no veían sus películas y pensaba que era una locura. Pero ahora
entendía por qué. Era consciente de todos los pequeños hábitos nerviosos
que tenía, así como lo pesado que era mi acento de Nueva York, y me dejó
incapaz de centrarme en nada más que mis defectos, todo lo cual parecía
muy amplificado en el momento.
Me estremecí y sacudí la cabeza.
—Dios, qué difícil de ver es.
—¿Me estás tomando el pelo? —preguntó Olivia—. ¡Te sale natural y
haces cosas increíbles!
El momento de la verdad llegó después de diez minutos de programa.
Robyn señaló la esquina de la pantalla, y el precio y el número de teléfono
parpadearon un par de veces. Treinta segundos después, también apareció
un reloj de cuenta regresiva.
—Muy bien, señoras y señores que quieren impresionar a sus damas,
vamos a abrir las líneas ahora y vamos a empezar a recibir sus órdenes.
Seguiremos hablando de Signature Scent, pero creo que ya saben que lo
quieren. Así que esto es lo que han estado esperando, la cuenta regresiva
para la apertura de nuestros teléfonos y pedidos en línea. Ya conocen la
cuenta atrás... Y cinco, cuatro, tres, dos, uno. ¡Estamos abiertos!
En cuestión de segundos, la cuenta atrás de la cantidad restante
comenzó a moverse. Lentamente al principio, pero luego comenzó a volar.
No podría decirte de qué hablamos Robyn o yo durante la duración del
programa, tenía los ojos pegados a ese reloj de cuenta atrás de productos.
Cuando comenzaron a disminuir hasta el mil a un ritmo rápido, pensé que
podría hiperventilar, y realmente necesitaba un momento.
—¿Te importaría si bajo a tomar un poco de aire? sólo serán unos
minutos.
Olivia parecía preocupada
—Por supuesto que no, pero ¿estás bien?
—Sí. Es un poco abrumador, y necesito un minuto. No me iré mucho
tiempo.
—Por supuesto. Por supuesto. Pero no bajes. —Señaló el pasillo del
que su marido había venido antes—. La última puerta a la izquierda
conduce a un dormitorio de invitados. Tiene un balcón privado y un baño,
también.
—¿No te importa?
—Por supuesto que no. Vete. Tómate el tiempo que necesites.
—Gracias.
El aire fresco afuera era increíble. Cerré los ojos y respiré
profundamente. Después de sólo un minuto o dos, me sentí lo
suficientemente tranquila como para abrirlos y disfrutar de la impresionante
vista. Desde esta altura, la ciudad parecía inusualmente tranquila, lo que
tuvo un efecto tranquilizante real en mi estado mental. Así que me sentí un
poco mejor cuando oí el sonido de la puerta abriéndose detrás de mí, y me
giré para encontrar a Hudson.
—¿Estás bien? —preguntó.
Asentí.
—Me abrumé un poco viendo ese corazón, y mi corazón empezó a
correr.
—Comprensible. —Sonrió y me mostró algo—. Aquí.
Bajé la mirada y fruncí el ceño.
—¿Un plátano?
—Lo robé de la cocina de mi hermana. No tenía naranjas. Soy más
creativo con ellas.
Estaba confundida hasta que me di cuenta de que había escrito en él.
Tu debut en televisión va a dar frutos.
Hudson se encogió de hombros.
—¿Lo ves? Frutos. No seas dura conmigo, no tuve mucho tiempo
para inventar algo y seguirte hasta aquí.
Me reí.
—Es muy dulce. Gracias. Puedo ver por qué a Charlie le gustan tanto
tus mensajes en su almuerzo.
Estábamos al lado del otro, mirando la ciudad. El pequeño truco de
fruta que usó con su hija realmente me había ayudado a relajarme. O quizás
solo fuera la presencia de Hudson.
Suspiré.
—Todo esto es surrealista.
—Me imagino que sí. —Sonrió.
Sí, estaba en medio de una crisis mental, pero aun así me fijé lo guapo
que estaba Hudson. No sólo iba vestido casualmente con vaqueros, también
tenía una leve barba que me gustó mucho.
Me observó mirarlo en silencio, así que me sentí obligada a decir
algo.
—Es la primera vez que te veo sin afeitar y con ropa de calle.
Exhibió una de esas sexis medio sonrisas.
—¿Y?
Ladeé la cabeza.
—Me gusta.
—¿Estás diciendo la verdad o simplemente tratando de conseguir tu
cuota diaria de elogios de tu plan de felicidad?
Me reí.
—No, me gusta. La sombra de tu mandíbula te da un aspecto
siniestro.
Inclinó la cabeza.
—¿Es ese tu tipo? ¿Siniestro? Eso no es exactamente lo que imaginé
cuando dijiste que tu ex era poeta.
Me reí.
—Oh, Aiden va tan arreglado como se puede. Siempre ha sido mi
tipo. Nunca fui a por los chicos malos. Creo que no he salido con nadie con
una cicatriz o un tatuaje.
—¿Y te gustaría cambiar eso?
Me encogí de hombros, jugando y bromeando.
—Tal vez.
Los ojos de Hudson brillaron.
—Eso es bueno. Porque puedo ayudar. Tengo ambos.
—¿Tú?
Asintió.
—¿Dónde están?
—Ah... esa es información que guardaré para otro momento.
Me reí.
—Alto secreto, ¿eh?
Una ligera ráfaga de viento empujó un mechón hacia mi cara. Hudson
usó su dedo para moverlo.
—¿Te sientes mejor?
Respiré hondo y relajé los hombros.
—Sí. Gracias.
Señaló con la cabeza hacia la puerta.
—¿Por qué no volvemos a entrar, entonces? Por mucho que preferiría
estar aquí, no quiero que te pierdas nada.
Asentí.
De vuelta en la sala, me senté junto a Olivia en el sofá y miré el reloj
de cuenta regresiva para ver cómo iban las cosas. Parpadeé un par de veces
leyendo el número. No me fui más de cinco minutos, pero ya estábamos
casi completamente agotados.
—He estado viendo este programa todos los días durante la última
semana y media —dijo Olivia—. Y nunca se agotan tan rápido. Es
increíble, absolutamente. Me preocupaba que te perdieras la parte en la que
Robyn dice su gran lema: casi… casi y ¡adiós!
Sólo minutos después, el lado de la pantalla con la cuenta regresiva
comenzó a parpadear.
—Oh, oh —dijo la anfitriona—. Estamos a punto de agotarnos.
¡Apúrense y traigan esos pedidos! —Hizo una pausa y sacudió la cabeza—.
Mejor lo digo antes de que sea demasiado tarde. Casi... casi... —Levantó la
mano sacudiéndola—, y ¡adiós! —Un gran sello apareció sobre el reloj de
cuenta regresiva en la pantalla.
AGOTADO.
Todos en la habitación aplaudieron. Olivia me abrazó, y la gente se
turnó para venir a felicitarnos. Cuando me di la vuelta para mirar la
televisión, el siguiente producto ya estaba siendo introducido. El alivio se
apoderó de mí ya que lo habíamos hecho bien, y no tendría que ver mi cara
en esa televisión gigante nunca más.
Olivia y Mason abrieron champán y repartieron vasos. Mientras me
ofrecía uno, mis ojos se encontraron con los de Hudson al otro lado de la
habitación. Silenciosamente levantó su copa y sonrió.
Olivia miró entre nosotros dos antes de colocar su brazo alrededor de
mi cuello. Nos dio la vuelta para que nuestras espaldas estuvieran hacia
Hudson y habló en voz baja.
—Le gustas de verdad.
—¿A quién?
Puso los ojos en blanco.
—Uh, al hombre que no te ha quitado los ojos de encima desde que
entró. Hudson, por supuesto. Veo la forma en que te mira.
—Está emocionado por hoy... por Signature Scent.
Me señaló con el dedo.
—Está emocionado por ti.
Miré por encima del hombro a Hudson, y nuestros ojos se encontraron
una vez más. No podía negar que me había sentido el centro de su atención
hoy. Miró entre su hermana y yo, y sus ojos se entrecerraron. Sabía
absolutamente que estábamos hablando de él.
Suspiré.
—Es un gran tipo.
—Entonces… —Olivia se encogió de hombros—. ¿Por qué siguen
jugando al gato y al ratón?
—Tenemos negocios juntos. Él es inversor en mi empresa.
—Y…
—No lo sé. —Sacudí la cabeza—. Si no funciona, podría ser bastante
complicado.
Olivia bebió de su champán.
—La vida es un desastre. ¿Sabes la única vez que no lo es? Cuando
no la estás viviendo, cuando simplemente caminas en piloto automático.
—Lo sé... pero…
Me interrumpió.
—¿Qué pasó con la mujer que se coló en mi boda y salió riéndose y
bebiendo champán?
Me reí.
—Dios, ese es un buen ejemplo de ser un desastre.
—Tal vez. —Se encogió de hombros—. Pero mira adónde te llevó ese
lío. A un nuevo negocio y a una nueva mejor amiga, y si me preguntas
quién es la nueva mejor amiga voy a golpearte. Estamos teniendo un
momento.
Me reí.
—Entiendo lo que estás diciendo, pero te dije lo que pasó con Aiden.
Muchas de nuestras peleas se centraban en tener negocios juntos. Él
cuestionaba cómo gastaba el dinero, y discutíamos sobre la dirección que
las cosas deberían seguir. Fue realmente el comienzo de nuestros
problemas.
Olivia negó.
—Creo que te equivocas. No quiero ser grosera, pero el comienzo de
sus problemas fue que le metiera la polla a otra mujer.
—No es que sea una excusa válida, pero recurrió a alguien más
porque no nos llevábamos bien.
—No, no lo hizo. Recurrió a alguien más porque es un pedazo de
mierda. Esa fue la excusa más conveniente.
Suspiré.
—Supongo que...
—¿Te dije que Mason y yo nos conocimos en el trabajo?
—¿En serio? ¿En Rothschild Investment?
Asintió.
—Hudson lo trajo como director de informática. Estuvo allí tres años,
y salimos dos. Trabajamos juntos en algunos proyectos, y no siempre
estábamos de acuerdo.
—Es dueño de su propia empresa de informática, ¿verdad? ¿Por eso
se fue?
—No. No había ningún lugar para que creciera en Rothschild. Sólo
tenemos unas pocas personas de informática, y él quería seguir creciendo.
Pero lo que digo es que trabajamos juntos y peleamos. Eso no lo llevó a
engañarme. —Olivia miró a su marido y sonrió—. De vez en cuando
conducía a un poco de sexo caliente y enojado en mi escritorio, aunque... —
Levantó las manos y arrugo la cara—. Oh, Dios. No hagas eso con mi
hermano porque mi oficina está muy cerca. Una vez atrapé a de nuestros
padres, y todavía no lo he superado.
Me reí.
—En serio, Stella. Si no te gusta Hudson, está bien. Pero no dejes que
lo que pasó con tu ex ni tus miedos a que las cosas se compliquen arruinen
lo que podría ser algo bueno. Algunas de las mejores cosas en la vida son
desordenadas: los pasteles, las sábanas después del buen sexo, las tartas
rellenas, la sandía. ¿Tengo que continuar?
Sonreí.
—No. Lo entiendo.
Hudson se acercó con una botella de champán y nos llenó las dos
copas. Fijándome en la etiqueta, le dije:
—No es de extrañar que esto sea tan delicioso. Es el bueno. Me he
quedado sin las botellas que robé de la boda de Olivia, así que quizás
quieras esconder las que te quedan cuando me vaya.
Olivia se rio.
—Voy a ayudar a Mason a poner más comida. Ustedes dos continúen
la celebración sin mí. —Se alejó, pero miró atrás por encima del hombro
para que Hudson no la viera guiñarme el ojo.
Sonreí.
—Tu hermana es increíble.
—No está nada mal —concordó Hudson—. Pero no le digas que dije
eso.
Había venido a llenar nuestras copas, pero no tenía una propia.
—¿Dónde está tu champán?
—Tengo planes. —Hudson miró el reloj—. En realidad, necesito
irme. Venía a despedirme.
—Oh. —La decepción se apoderó de mí, junto con tal vez un poco de
celos. Forcé una sonrisa—. Bueno, diviértete.
Hudson entrecerró los ojos antes de sonreír finalmente.
—¿Estás celosa porque tengo una cita?
—No —dije, demasiado rápido.
Metió las manos en los bolsillos y alardeó con una sonrisa engreída.
—Lo estás.
—No lo estoy.
Se inclinó hacia adelante, con su nariz casi tocando la mía, y susurró:
—Celosa.
—Qué ego. Ni siquiera puedes distinguir entre feliz por ti y celosa.
Echó la cabeza atrás.
—¿Sí? ¿Estás feliz de que tenga una cita?
Me coloqué una sonrisa y apunté hacia mi boca.
—Sí. ¿Ves?
La mirada en la cara de Hudson me dijo que mi intento de sonreír se
parecía más a un reflejo en una casa de diversión.
Se rio.
—Tengo que recoger a Charlie de una cita de juegos. Mi ex fue a una
cita con el médico de su hermana que está embarazada y podría no llegar a
tiempo, así que le dije que la llevaría a casa.
—Oh. De acuerdo.
—¿Feliz de que no sea una cita de verdad?
Sí. Me encogí de hombros.
—Lo que sea. Es asunto tuyo.
Se frotó la barbilla.
—Estaba pensando en volver después. ¿Crees que todavía estarás
aquí?
—Quizás tenga una cita esta noche. ¿Te molestaría?
Hudson apretó la mandíbula.
—Yo no soy el que finge que no estoy interesado, así que no creo que
te sorprenda saber que lo haría.
Había estado bromeando, y me salió el tiro por la culata. Tenía la cara
demasiado seria para bromear. Suspiré.
—No tengo una cita. Probablemente estaré aquí.
Hudson negó.
—Eres un dolor en el culo.
Bebí champán.
—Bueno, al parecer te gustan los dolores en el culo.
Bajó la mirada a mis labios.
—Sabes que estoy contando todas las veces que me torturas. Al final
me vengaré.
—¿Y cómo harás eso?
Se inclinó y me besó en la mejilla, luego movió los labios hacia mi
oreja.
—Con la boca.
Parpadeé un par de veces, captando la sonrisa de Hudson mientras se
alejaba.
Habló por encima del hombro.
—Sigue pensando así, Stella. Tu susurro es casi lo suficientemente
fuerte como para que pueda oírlo.
Oh, chico. Estoy en problemas.
18
Stella
Empecé a pensar que Hudson no regresaría. Habían pasado horas
desde que se fue, aunque con el estrés del espectáculo terminado, me relajé
mucho y pude pasar un buen rato. Pero mentiría si dijera que no estaba
mirando la puerta constantemente. La mitad de los invitados se habían ido y
algunos más se estaban preparando para irse. Fui al baño y pensé que
pronto yo también daría por terminada la noche. Pero cuando salí, Hudson
estaba sentado en la isla bebiendo una cerveza.
—Estás de vuelta. Pensé que tal vez habías cambiado de opinión.
Sus ojos se posaron en mis piernas antes de volver a encontrarse con
los míos.
—Definitivamente no.
Sentí ese aleteo en mi vientre; últimamente se había convertido en
parte del saludo del hombre.
—Dado que iba a recoger a Charlie, mi exesposa pensó que también
iría a recibir un masaje. Debe haber sido una semana difícil sin hacer nada.
Sonreí.
—¿Supongo que no trabaja?
Sacudió la cabeza.
—A la mierda el invitarte a salir. Quizás debería proponerte
matrimonio. Suenas como un buen exmarido.
Se rio entre dientes.
—Bienvenida de nuevo. —Mi frente se arrugó, así que me explicó—.
Has estado estresada. Aparentemente, eso hizo que tu sabia interior se
tomara una pausa.
—Oh. —Me reí—. Sí, he estado estresada.
—¿Te sientes mejor ahora que hoy se acabó?
—Así es. —Froté la parte de atrás de mi cuello—. Aunque también
me vendría bien un masaje.
Movió los dedos.
—Podría ayudarte. Soy bastante bueno con mis manos.
Sonreí.
—Apuesto que sí.
—¿Estás lista para continuar la celebración?
Estaba tensa y ni cerca de estar lista para ir a casa.
—¿Qué tenías en mente?
—Vamos a tomar una copa. Hay un bar al final de la cuadra.
Mordí mi labio.
—Mmmm... ¿Me estás invitando a una cita?
—Nop. Llevando a una colega a celebrar.
—Lo pensaré.
Hudson frunció el ceño.
—¿Lo pensarás?
—Sí.
Parecía un poco descontento, pero se encogió de hombros. Cuando
alcanzó su cerveza, le di un golpecito en el hombro.
—He pensado en ello.
—¿Y?
—Vamos a celebrar un poco más.

***

—Todavía no puedo olvidar que hoy vendimos cincuenta mil cajas de


Signature Scent en menos de una hora —negué—. Hace un mes pensaba
que tal vez nunca vería el día en que se ordenara una caja.
—Tuvimos suerte —dijo Hudson.
—No. No tuvimos suerte. Suerte significa que algo cae en tu regazo.
Saliste e hiciste que esto sucediera.
—No podría haber sucedido sin un buen producto.
Bebí un sorbo de vino.
—Sabes, no hubiera esperado que fueras tan humilde.
—Créeme. No lo soy. Solo doy crédito cuando es debido.
Estábamos sentados en una mesa en un bar de lujo a pocas cuadras
del apartamento de Olivia. La camarera se acercó a ver cómo estábamos.
Era hermosa, pero Hudson no la miró en absoluto. De hecho, él apenas
parecía mirar en su dirección, lo que me hizo sentir curiosidad.
—Háblame de la última mujer con la que saliste. Sin incluir a Miss
Guatemala. ¿Una mujer con la que saliste más de una vez?
Sus cejas se hundieron.
—¿Por qué?
Me encogí de hombros.
—Solo curiosidad. ¿Tienes un cierto tipo? ¿Una mirada que te atrae?
Sonrió.
—Sí, cabello rubio y lentes.
Me reí.
—No realmente.
—No lo sé. —Sacudió la cabeza—. Supongo que la última mujer con
la que salí fue una morena. Alta. Ojos oscuros.
—¿Cuánto duró eso?
—Salimos unas cuantas veces.
—¿Por qué terminó?
Miró de un lado a otro entre mis ojos.
—¿Quieres la verdad?
—Por supuesto.
—De lo único que hablaba era de su hermana, que acababa de tener
un bebé. Se sentía como si estuviera en la vía rápida para casarse y tener
hijos.
—¿Y no quieres volver a casarte ni tener más hijos?
Bebió un sorbo de cerveza.
—No dije eso. Simplemente no lo vi con ella.
—Entonces, si ella hubiera querido algo casual, ¿las cosas no
hubieran terminado?
—No lo sé, porque esa no es la situación. Pero no soy reacio al
compromiso, si es a eso a lo que te refieres. No dejé de verla porque estaba
buscando un futuro con alguien. Dejé de verla porque la persona adecuada
para ella no era yo.
Asentí.
—La camarera es hermosa...
Hudson ladeó la cabeza.
—¿Lo es?
—Mucho.
Se rascó la barbilla.
—¿Estás intentando emparejarme?
—¿Quieres que te arregle una cita?
—¿Hay alguna razón por la que solo hablamos en preguntas?
Sonreí.
—¿No lo sé? ¿La hay?
Después de unos segundos de mirarme, Hudson terminó nuestro
pequeño juego.
—No tengo ningún interés en la camarera.
Cuando no dije nada, inclinó la cabeza.
—¿No vas a preguntar por qué no?
Por la forma en que me miraba, ya sabía la respuesta a esa pregunta.
Terminé mi vino y sonreí.
—Nop.
Rio entre dientes.
—¿Cómo van las cosas entre tú y Ken?
—Es Ben y lo sabes. —Sonreí y sacudí mi cabeza—. Ya no lo veo.
No teníamos conexión.
La sonrisa de Hudson se extendió de oreja a oreja.
—Siento escuchar eso.
Puse los ojos en blanco.
—Sí, parece que lo haces.
Hudson detuvo a nuestra mesera al pasar.
—Disculpe. ¿Podemos conseguir otra ronda cuando tengas la
oportunidad?
—Por supuesto.
Después de que ella se alejó, murmuró:
—No está a la altura. —Luego terminó su cerveza y se puso de pie—.
Disculpa un minuto. Voy al baño.
Mientras no estaba, le envié un mensaje de texto a Fisher y le conté el
resto de la tarde. Nos habíamos enviado mensajes de texto un par de veces
hoy y le había informado sobre lo bien que le fue a Signature Scent, pero no
había sacado mi teléfono en un tiempo.
Fisher: ¿Cómo está The Rose?
Stella: ¿Cómo sabes que estoy aquí?
Fisher: Te rastreé y a tu teléfono hace media hora cuando no
respondiste mi mensaje de texto durante dos horas. Nunca tardas tanto en
responder, así que me preocupé. ¿Supongo que la fiesta se mudó allí?
Es posible que a algunas personas no les guste que las rastreen, pero
le di a Fisher acceso a la ubicación de mi teléfono por una razón y apreciaba
su preocupación.
Stella: Parte del grupo se mudó aquí...
Sonreí, viendo los puntos saltar inmediatamente.
Fisher: ¿Solo tú y el Adonis?
Stella: Fuimos a tomar algo después de la fiesta.
Fisher: ¿Vas a saltar sobre sus huesos finalmente?
Stella: No creo que eso esté en el menú...
Fisher: Cariño, los hombres siempre están en el menú. Es simple.
Solo dile que estás de humor para un cóctel, agárrate de la cola.
Negué con una sonrisa.
Stella: Mantendré esa línea en mi arsenal. Gracias.
Cuando Hudson regresó del baño de hombres, colgué mi teléfono. Se
deslizó hacia atrás en el asiento frente a mí.
—Entonces, ¿qué está pasando con Marco estos días?
—¿Marco?
—El juguete sexual.
—Oh. —Me reí—. Está leyendo Los Pájaros Espinosos. Le preguntó
a Amalia cuáles eran sus libros favoritos y cada semana va a la biblioteca y
devuelve uno y saca otro. Luego entabla una conversación con ella sobre el
libro que acaba de terminar. Está intentando mostrarle lo comprometido que
está y encontrar cosas en común. Es tan romántico.
—¿Los Pájaros Espinosos? Suena familiar, pero no creo que lo haya
leído nunca.
—Oh, deberías. De hecho, también es uno de mis favoritos.
—Entonces, ¿Cómo se llame está cayendo en el juego?
—Amalia... y creo que sí. Ha empezado a ir las noches que ella cierra
la biblioteca y ella lo deja acompañarla a casa.
Hudson negó con la cabeza.
—¿Qué tan viejo es este diario? Parece mucho trabajo. ¿Supongo que
todavía no tenían Tinder?
Me reí.
—Bueno, supongo que es mucho más fácil deslizar el dedo hacia la
izquierda o hacia la derecha, lo que sea. Pero esa es probablemente la razón
por la que las personas que conoces de esa manera no suelen ser el amor de
tu vida.
—¿Qué pasó con su otro plan: ponerla celosa al traer a una chica más
joven?
—Afortunadamente, decidió ir por la ruta madura y demostrarle que
es dedicado.
Un teléfono celular comenzó a sonar. Le di la vuelta al mío pensando
que era yo, pero no lo era.
—¿Es tu teléfono el que vibra?
—Mierda. —Buscó en su bolsillo—. Ni siquiera me di cuenta—. Al
leer el nombre en la pantalla, Hudson bajó las cejas. Miro su reloj—. Es mi
exesposa. Debería contestar. Nunca llama tan tarde.
—Por supuesto. Adelante.
Pasó el dedo y se llevó el teléfono a la oreja.
—¿Qué pasa?
Oí la voz de una mujer, pero no entendí lo que decía.
—¿Dónde está Mark? —preguntó Hudson después de un momento.
Pausa.
—Mierda. Bueno. Sí. Estaré allí tan pronto como pueda.
Apagó el teléfono e inmediatamente levantó la mano para llamar a la
camarera.
—Lo siento. Tengo que irme.
—¿Está todo bien con Charlie?
—Sí, ella está bien. La hermana de Lexi comenzó a tener
contracciones y, aparentemente, su esposo está en California por negocios.
Lexi quiere ir al hospital con ella y necesita que la encuentre allí para
recoger a Charlie.
—Oh, qué emocionante. Apuesto a que Charlie está ansiosa por
conocer al pequeño gran amigo
Hudson se rio entre dientes.
—Me va a rogar que me quede en el hospital toda la noche.
La camarera se acercó y él le entregó su tarjeta de crédito.
—Espera. —Busqué en mi bolso y saqué mi billetera—. Permíteme
por favor.
Sacudió la cabeza y despidió a la camarera, que ni siquiera esperó a
que yo discutiera.
—Compraste la cena la otra noche —protesté—. Quería pagar por
esto.
—Te diré una cosa, te dejaré pagar cuando me invites a salir.
—Pero ¿y si nunca te invito a salir? Eso no sería justo.
—Solo otra razón por la que deberías invitarme. Sin embargo, no está
en la parte superior de la lista de razones.
—¿No?
La camarera regresó con su tarjeta de crédito y un recibo para que lo
firmara. Hudson sacó una generosa propina de su billetera y la metió dentro
del folio de cuero a cuadros.
Arrojó el bolígrafo sobre la mesa.
—¿Estás lista?
—Sí, pero también estoy esperando escuchar lo que está en la parte
superior de tu lista de razones por las que debería invitarte a salir.
Hudson se puso de pie y me tendió una mano para ayudarme a
levantarme. La tomé, pero después de que estuve de pie, no me soltó. En
cambio, me empujó contra él y bajó sus labios a mi oído.
—Prefiero mostrártelo que decirte. Arriésgate, Stella.
19
Stella
Hudson no estuvo en la oficina los siguientes dos días.
Olivia me dijo que la hermana de su exesposa había dado a luz ayer
por la tarde después de un parto bastante largo, así que supuse que no
estaría por eso. Hoy me comuniqué con su asistente porque quería revisar
con él los términos de un pedido, pero ella había dicho que estaría fuera
todo el día en una empresa en la que habían invertido.
Por mucho que odiara admitirlo, lo extrañaba cuando no estaba en la
oficina. Tenía muchas ganas de verlo y no era solo porque fuera inteligente
y una buena caja de resonancia para mi negocio. Así que probablemente era
mejor que tuviéramos una pequeña separación. Necesitaba controlar mis
crecientes sentimientos por él. Nuestra relación no había cambiado, éramos
socios comerciales. Aunque tenía que trabajar más y más duro para recordar
por qué eso era todo lo que podríamos ser.
—Oye, buenas noticias. —Olivia entró en mi oficina—. Pude
conseguir que Phoenix Mets tomara las fotos que necesitamos para la
última pieza de marketing.
—¡Oh, eso es asombroso! —Sonreí, pero luego no pude evitarlo y me
reí—. Lo siento. No tengo idea de quién es Phoenix Mets.
Olivia sonrió.
—Es un fotógrafo famoso. Hizo esa foto de Anna Mills embarazada
que estaba en la portada de Vogue.
—Oh. vaya. Esa fue una hermosa foto.
—Él te hará lucir aún mejor.
—¿A mí? —Mi nariz se arrugó.
—Síp. Después de verte comértela en el canal de compras, hice
algunos ajustes a los anuncios propuestos. —Abrió una carpeta y puso
algunos bocetos en mi escritorio—. Le pedí a Darby que hiciera una
maqueta, pero no creo que debamos usar una modelo.
Recogí los papeles. Era un dibujo aproximado, pero la mujer del
anuncio se parecía mucho a la persona que había visto en el espejo esta
mañana.
—¿Me quieres en los anuncios?
Asintió.
—Eres el rostro de Signature Scent. La gente responde a ti.
—Pero me incomodan las fotos. Nunca he hecho un rodaje
profesional ni nada por el estilo.
Olivia se encogió de hombros.
—Nunca habías estado en la televisión y mira lo bien que ha ido.
—No lo sé…
—Esta campaña trata sobre belleza y ciencia, y ¿quién mejor para
vender eso que tú?
Seguí mirando los anuncios. La mujer dibujada para ser yo tenía gafas
gruesas y el cabello recogido. Estaba sentaba frente a una mesa de
laboratorio con todo tipo de vasos y equipos científicos esparcidos. Sin
embargo, su pierna sobresalía de detrás de la mesa y llevaba un zapato de
suela roja. Definitivamente era un anuncio por el que me haría una pausa y
miraría, pero, de nuevo, soy una fanática de la ciencia.
—Qué tal esto... —dijo Olivia— Filmaremos lo que habíamos
planeado originalmente y éstos. Puedes tener la última palabra —señaló el
anuncio simulado—. Pero te digo que esto podría ser algo asombroso.
No podía decir que no después de que ella me ofreció eso. Olivia
había sido maravillosa y sabía que debía creer en su idea o no la estaría
presionando. Ella no tenía más que las mejores intenciones para hacer de
Signature Scent todo un éxito.
Así que respiré hondo y asentí.
—Bueno. Lo intentaré.
Olivia aplaudió.
—Excelente. El rodaje es pasado mañana, viernes por la mañana.
—Solo hazme saber lo que tengo que hacer para prepararme.
¿Quieres que traiga algo de ropa? —La foto tenía una blusa blanca
abotonada y lo que parecía una falda lápiz negra—. Definitivamente tengo
una camisa blanca y una falda oscura.
—Nop. Estamos listos. —Olivia sonrió con aprensión—. Ya ordené
todo lo que necesitamos. La ropa, los accesorios de aspecto científico,
incluso los zapatos. No estaba segura de tu talla, así que pedí un poco de
todo.
Me reí.
—Bueno.
Ella se puso de pie.
—Todo lo que necesito que hagas es aparecer.
—Puedo manejar eso.
—Tengo a mi administrativo haciéndonos reservas ahora mismo. Voy
a reservar nuestro vuelo a casa para el domingo, si está bien, en caso de que
necesitemos un segundo día el sábado.
Fruncí el ceño.
—¿Vuelo? ¿Dónde es el rodaje?
—Oh. El fotógrafo vive en Los Ángeles. ¿No lo mencioné?
—No lo hiciste. Pero eso está bien. Nunca he estado en California.
—Te va a encantar. Probablemente tendremos mucho tiempo de
inactividad. Puedo hacer de guía turística.
—Bueno. Eso suena genial. Gracias, Olivia.

***

A la mañana siguiente, estaba despierta y lista temprano. había


tomado una melatonina anoche antes de irme a dormir, sabiendo que estaría
ansiosa y daría vueltas y vueltas. Ya era bastante malo que mi cara estuviera
cubierta por todos los materiales de marketing; no quería tener bolsas
debajo de los ojos, si podía evitarlo.
Nuestro vuelo salía a las 9:30, pero teníamos que partir hacia el
aeropuerto a las 6:30. A las 6:15 estaba bebiendo mi segunda taza de café y
mirando por la ventana, viendo salir el sol, cuando una limusina negra se
detuvo frente a mi edificio. Nunca había estacionamiento, así que corrí a la
cocina y tiré el resto de mi café, luego enjuagué mi taza y agarré mi
equipaje. En el pasillo, apreté el botón del ascensor, pero me di cuenta de
que había olvidado mi otro bolso con mi computadora portátil. Así que dejé
mi equipaje y volví corriendo a mi apartamento.
Desde el fondo del pasillo, escuché el sonido del ascensor al llegar
cuando cerré mi puerta por segunda vez. No quería que el auto tuviera que
dar la vuelta a la manzana, así que me apresuré a agarrar mi bolso cuando
las puertas se abrieron. Sin esperar que hubiera nadie dentro del ascensor,
entré sin prestar atención y choqué con alguien que intentaba salir.
—Mierda. —Dejé caer el asa de la maleta que había estado
arrastrando detrás de mí, se volcó y cayó al suelo. Inclinándome para
recogerla, continué:
—¡Lo siento! ¿Estás bien? —Me detuve en seco mientras miraba
hacia arriba—. ¿Hudson?
—Supongo que debería estar agradecido de que no me atacaras.
—¿Qué estás haciendo aquí?
—Vengo por ti para ir al aeropuerto. —Se encogió de hombros—.
¿Qué más estaría haciendo aquí?
Estaba completamente confundida.
—Pero ¿dónde está Olivia?
—Oh, es cierto. Le dije a Olivia que te haría saber que iría en lugar de
ella. Debí haberme olvidado. Lo siento por eso.
—¿Pero por qué vas en lugar de Olivia?
—Tuvo un cambio en su horario. ¿Es eso un problema?
Aparte de que mi corazón ya martilleaba por estar cerca de este
hombre durante un minuto, ahora tendría que pasar días a su lado, ¿cuál
podría ser el problema con eso? Lo miré a los ojos, sin estar muy segura de
lo que estaba buscando. Entonces finalmente exhalé. Era una profesional;
podría manejar esto.
Enderecé mi columna y dije:
—No. No hay problema.
Podría haber jurado que vi un brillo en sus ojos. Pero no tuve tiempo
de explorarlo ya que Hudson agarró mi maleta con ruedas y me tendió la
mano para que entrara en la cabina del ascensor que aún esperaba.
—Después de ti.
Me sentí muy fuera de lugar, pero logré entrar.
Mi mente se aceleró con un millón de pensamientos mientras
caminábamos hacia el vestíbulo, aunque una pregunta en particular se
destacaba. Mi edificio no tenía portero. Teníamos un sistema de timbre y
había que avisar a los visitantes.
—¿Cómo entraste?
—Fisher. Se dirigía a correr cuando llegué.
Tendría que recordar agradecerle a mi amigo por el aviso. Sabía que
pensaba que viajaría con Olivia. Anoche, él había allanado mi refrigerador
mientras empacaba y le conté todo sobre mi viaje. Pero lo que sea, tenía
peces más grandes para freír. Por ejemplo, cómo iba a mantener mi
distancia del hombre que estaba a mi lado en el ascensor cuando se veía tan
malditamente bien. Hudson llevaba un simple pantalón azul marino y una
camisa de vestir blanca. Estaba parada medio paso detrás de él y era
imposible no notar lo bien que la tela abrazaba su redondo trasero. Apuesto
a que hacía un montón de sentadillas.
Me miró y mis ojos se clavaron en los suyos en el último momento.
Al menos esperaba que lo hubieran hecho. Aunque la comisura de su boca
podría haber dicho lo contrario. Excelente. Simplemente genial. Este va a
ser un viaje increíblemente largo.
Hudson tuvo que atender una llamada del extranjero en el viaje al
aeropuerto, y luego, una vez que llegamos, lo enviaron a una línea diferente
ya que tenía un control de seguridad previo y yo no. Estaba agradecida por
el indulto. No fue hasta que abordamos el avión que realmente tuvimos
tiempo de hablar. Estábamos sentados uno al lado del otro en la fila tres de
primera clase, lo que no esperaba.
—Bueno, esto es cómodo. —Me abroché el cinturón de seguridad—.
Nunca me había sentado en primera clase.
—Podría haber sido cómodo hace años cuando había más espacio
entre los asientos, pero durante los últimos diez años han hecho imposible
que alguien de más de un metro ochenta de altura se siente cómodamente,
especialmente en un vuelo de seis horas a la costa oeste.
Una asistente de vuelo se acercó con una bandeja de jugo de naranja
en copas de champán.
—¿Mimosa?
—Uh, claro —dije—. Tomaré una.
Me pasó una copa y luego miró a Hudson.
Levantó la mano.
—No gracias. Pero tomaré un café cuando tengas la oportunidad.
—Claro.
Después de que ella se fue, levanté mi copa hacia Hudson.
—¿No eres un bebedor matutino?
Sonrió.
—No usualmente.
—Probablemente yo también debería habérmela saltado, pero mis
nervios están disparados.
—¿Pasajera nerviosa?
—No en realidad no. Aunque a veces siento un poco de náuseas si
hay turbulencias.
—Excelente. —Señaló el pasillo—. Inclina la cabeza hacia allá.
Me reí.
—Supongo que eres del tipo que ni siquiera se da cuenta de que estás
en un avión. Probablemente trabajes durante la mitad del vuelo y luego
cierras los ojos y tomas una siesta.
—Cerca. Normalmente trabajo durante la mayor parte del vuelo.
La asistente de vuelo regresó para traer el café de Hudson. El servicio
era definitivamente mejor aquí que en clase turista.
—Entonces, ¿por qué estás nerviosa? —preguntó—. ¿Si no es el
vuelo?
—Oh, no lo sé... ¿tal vez hacer que un fotógrafo famoso me tome una
foto para pegarla en todos los materiales de marketing de Signature Scent?
Hudson miró de un lado a otro entre mis ojos.
—¿Quieres saber un secreto?
Sonreí.
—Por supuesto.
Se inclinó y susurró.
—Tú puedes hacer cualquier cosa.
Me reí.
—¿Ese es el secreto?
—Bueno, técnicamente no es un secreto ya que la única persona que
no parece saberlo eres tú.
Suspiré.
—Eso es muy amable, pero no estoy tan segura de que sea cierto.
Nuevamente Hudson se tomó un momento para mirarme. Parecía que
estaba debatiendo si debía decir algo.
—¿Recuerdas tu primer día de trabajo en la oficina? —preguntó
finalmente.
—¿En Rothschild? ¿Si por qué?
—Me preguntaste por qué cambié de opinión acerca de invertir en tu
empresa.
—Dijiste que tu hermana fue muy persuasiva o algo por el estilo.
Asintió.
—Esa no era toda la verdad.
—¿No?
Hudson negó con la cabeza y sus ojos se posaron en mis labios.
—Quería llegar a conocerte. La semana después de la boda de mi
hermana, no podía dejar de pensar en ti. No fue porque seas hermosa, no me
malinterpretes, lo eres. Pero me atrajo tu fuerza. No eres una mujer que
necesita un hombre. Eres una mujer que un hombre necesita. No estoy
seguro de haber reconocido la diferencia hace años. Pero ahora haces que
sea imposible de olvidar.
Parpadeé un par de veces.
—Vaya. Creo que ese podría ser el mejor cumplido que he recibido.
Frunció un poco el ceño.
—Asumí que ese imbécil ex tuyo era un idiota por la mierda que te
hizo. Pero ahora estoy seguro de que es un idiota colosal.
La asistente de vuelo interrumpió nuestra conversación para recoger
nuestras bebidas ya que estábamos a punto de alejarnos de la puerta. Luego
comenzó el control de seguridad y vimos a la mujer parada a unos metros
de nosotros ponerse un chaleco salvavidas de plástico desinflado y
mostrarnos cómo abrochar los cinturones que ya llevábamos puestos.
Mientras rodamos hacia la pista detrás de una fila de aviones que se
preparaban para despegar, Hudson me ofreció un periódico. Me negué a
favor de ponerme los auriculares y tratar de relajarme. Aunque en el
momento en que cerré los ojos, supe que eso no estaría sucediendo. Ahora
no podía dejar de pensar en lo que había dicho Hudson. Me veía hermosa y
fuerte, dos cosas que no había sentido en mucho tiempo. ¿Y sabes qué?
Tenía razón, al menos en la parte de fuerza, de todos modos. Últimamente
me había sentido casi drogada por todo lo que había logrado. Me había
puesto nerviosa aceptar a un inversor, pero resultó ser la mejor decisión que
había tomado hasta ahora. Y me aterrorizaba salir al aire en el canal de
compras y había sido un éxito rotundo. Entonces, ¿por qué debería tener
miedo de que me tomaran algunas fotos y de poner mi cara en el marketing
de mi empresa? No debería. Esa era la respuesta a esa pregunta.
Respiré hondo unas cuantas veces y sentí que mis hombros se
relajaban. Todo lo que necesitaba era un poco de Vivaldi y podría ser una de
esas personas que podrían tomar una siesta en un vuelo. ¿Quién sabe?
Cuando empezó la música, miré al hombre sentado a mi lado. Hudson
notó mis ojos en él y mostró una cara adorable, una que era mitad sonrisa
torcida y mitad confundida, como si estuviera tratando de averiguar lo que
estaba pensando, pero feliz de que fuera lo que fuera, me hizo mirarlo. Me
quité el auricular de su costado y me incliné hacia él.
—Gracias —dije.
—¿Por qué?
—Por verme como tú. Sé que a veces puedo ser problemática.
Hudson me miró a los ojos.
—Eres una problemática. Pero no te preocupes —guiñó—, tengo dos
manos grandes.

***

—Bienvenido al Hotel Bel-Air. ¿Se registran hoy?


—Sí, bajo Rothschild —dijo Hudson—. Debería haber dos reservas.
La mujer detrás del mostrador de recepción hizo clic con sus largas
uñas contra el teclado mientras yo miraba boquiabierta el vestíbulo del
hotel. Esperaba que nos quedáramos en el centro de Los Ángeles en algún
hotel de moda, pero este lugar era más como un santuario escondido en el
bosque. El Hotel Bel-Air tenía un aire de Hollywood de la vieja escuela.
Tenía todos los toques de lujo estándar: columnas y mostradores de mármol,
pisos de piedra caliza, techos de madera natural, pero algo lo hacía sentir
sereno y privado en lugar de llamativo.
Hudson notó que miraba a mi alrededor.
—Los jardines son hermosos. Casi olvidas que estás en Los Ángeles.
Me alojé aquí una vez antes, pero el fotógrafo lo eligió esta vez. Vamos a
hacer el rodaje aquí.
—Oh vaya. Eso es agradable y cómodo.
La recepcionista del hotel tomó dos cuadrados de cartón. Levantó
uno.
—Esto es para la suite Stone Canyon.
Levantó la otra mano.
—Y esta es para la habitación de lujo.
Hudson tomó la llave de la habitación y me entregó la llave de la
suite.
—¿Qué? No. No necesito una suite. Tómala tú.
—Vas a tener un equipo de peluquería y maquillaje mañana por la
mañana. Necesitas el espacio. Además, el fotógrafo planea filmar parte de
la sesión en el patio de tu habitación. Solicitó esa suite específicamente.
—Oh... —Todavía me sentía rara por tomarla, pero supongo que tenía
sentido—. Bien.
Hudson me acompañó a mi habitación. Metió mi maleta mientras yo
iba directo a las dos puertas abiertas de la sala de estar. Conducían
directamente a un patio privado.
—Santo… hay una chimenea y un gran jacuzzi aquí.
Hudson salió detrás de mí. Señaló una zona de asientos con un telón
de fondo de exuberantes plantaciones y vegetación.
—Creo que aquí es donde quiere instalarse mañana. Anoche envió
por correo electrónico algunas maquetas con algunos muebles que alquiló
durante el día.
Señalé el jacuzzi.
—Sabía que debería haber traído un traje de baño.
—Es un patio privado. —Se encogió de hombros—. No creo que lo
necesites.
—Ooohh. Eso es incluso mejor.
Otro juego de puertas dobles conducía a un dormitorio, así que
también fui a comprobarlo, antes de entrar en el baño más lujoso que jamás
había visto. Hudson parecía divertido con mi entusiasmo.
—No quiero salir nunca de esta habitación —bromeé.
Miró hacia la cama y luego hacia mí.
—Ya somos dos.
Me reí, pero mis ojos se detuvieron en la cama. Cuando mi mirada se
levantó, encontré a Hudson mirándome.
Se aclaró la garganta.
—Debería irme. Tengo trabajo con el que ponerme al día. El fotógrafo
pensó que sería una buena idea cenar esta noche, pero no estaba seguro de
si te sentirías con ganas.
—Estoy bien. La cena estaría bien.
Hudson asintió brevemente.
—Le diré que, a las cinco, ya que para nosotros serán las ocho, hora
de Nueva York.
—Buena idea.
Caminamos hacia la puerta.
—¿Estás pensando en ir a alguna parte? —preguntó—. ¿Quieres las
llaves del auto de alquiler?
—Hmm… tengo trabajo que hacer, pero tal vez podría ir a buscar un
traje de baño. Pasamos por un montón de lindas boutiques no muy lejos.
Aunque no tengo licencia, no necesitaré el auto de alquiler. —Me encogí de
hombros—. Tal vez tome un Uber más tarde si tengo tiempo.
—Olvidé que no conduces —dijo Hudson—. Pensándolo bien, no
necesito trabajar. Necesitas un paseo... y alguien a quien modelar bikinis.
Me reí.
—Creo que soy buena eligiendo un traje de baño por mi cuenta.
Deslizó las llaves del auto en su bolsillo.
—Lástima. Pero avíseme si quieres compañía en ese jacuzzi cuando
regrese.
—¿Trajiste traje de baño?
Hudson sonrió.
—Nop.
20
Stella
Me cambié tres veces.
Así que cuando Hudson llamó a mi puerta cinco minutos antes para la
cena, no me encontraba lista.
—Hey... —Abrí la puerta.
—Oh... estás usando vaqueros.
Miró hacia abajo.
—¿No debería hacerlo?
Sacudí la cabeza.
—No, no. Está bien. No podía decidirme que ponerme. Llevaba
vaqueros, pero pensé que podría estar vestida demasiado informal. Así que
bajé al restaurante para ver cuán elegante es. Se veía muy bonito, así que
me cambié... dos veces.
Hudson me miró de arriba a abajo. Me decidí por un simple vestido
negro sin mangas y con tacones color beige.
—No sé qué tenías puesto antes —dijo—. Pero no puedo imaginar
que pudiera ser mejor que lo que llevas puesto. Te ves hermosa.
Sentí esa sensación de calor en mi vientre.
—Gracias. Tú también te ves bien. Realmente me gustas con esa
barba incipiente.
—Lanzaré a la basura todas mis navajas de afeitar después de la cena.
Me reí y me hice a un lado.
—Solo será un minuto. Necesito aplicarme lápiz labial y cambiarme
las joyas.
Hudson se sentó en el sofá de la sala mientras fui al baño a terminar.
—Recibí notificaciones de envío de un montón de productos más —
grité mientras me aplicaba el labial—. Si todo sale bien, podríamos estar
listos para empezar a enviar cajas incluso antes de lo que esperábamos.
—Bueno, entonces supongo que será mejor que terminemos esta
fotografía mañana —llamó desde la otra habitación.
Después de terminar de aplicarme el labial, me coloqué un conjunto
de cuentas color turquesa para añadir algo de color, junto con un brazalete
grueso a juego. Me pasé los dedos por el cabello una última vez y respiré
profundamente, mirándome en el espejo. Como si estar cerca de Hudson no
fuera lo suficientemente estresante, cenar con un fotógrafo acostumbrado a
fotografiar a modelos famosas y celebridades añadió otro nivel de presión.
No quería que me mirara y pensara, Oh mierda... ¿cómo voy a hacer que
eso se vea lo suficientemente bien como para vender perfume de mujer?
Pero era lo que era, y cinco minutos más de preparación no iban a
cambiar las cosas. Así que me dirigí a la sala de estar y tomé mi bolso de la
mesa de café. Tirando algunas cosas dentro, lo cerré.
—¿Pudiste hacer todo tu trabajo esta tarde?
Hudson se puso de pie.
—Sí, lo hice. ¿Y tú?
—Lo hice casi todo. Pero luego no pude resistirme a probar el jacuzzi.
—¿Fuiste a buscar un traje de baño?
Sacudí la cabeza y sonreí.
—Fui al desnudo.
Los ojos de Hudson se deslizaron sobre mí, y murmuró:
—Deberíamos irnos.
Su frustración me dio el impulso de confianza que necesitaba en este
momento. Hudson se apresuró a abrir la puerta de mi suite, lo que me hizo
reír. Caminamos lado a lado hasta el restaurante del hotel.
—¿Ya conocías a Phoenix de antes? —pregunté.
—No. Me imaginé que no sería muy difícil encontrarlo. Los
fotógrafos suelen tener cierta mirada, y él estará solo.
Cuando nos registramos en el restaurante, la anfitriona dijo que el otro
miembro de nuestra cena había llegado y tomaba una copa en el bar.
Fuimos a unirnos a él, pero había unos cuantos tipos sentados solos.
—¿Cuál crees que es? —pregunté.
Hudson miró a su alrededor y señaló a un tipo al final del bar. Tenía el
cabello enmarañado, una camisa de color brillante y pulseras a medio
camino de su brazo, parecía totalmente a la moda.
—Él. —Señaló.
Solo pude ver a los otros dos hombres despalda, pero uno tenía
cabello gris y llevaba una chaqueta deportiva de tweed, y el otro tipo tenía
los hombros lo suficientemente anchos para ser un jugador de fútbol, así
que supuse que Hudson probablemente tenía razón. Pero le dejé tomar la
delantera, de todos modos.
Se acercó y preguntó:
—¿Phoenix?
El tipo negó con la cabeza.
—Creo que te equivocas de persona.
—Lo siento.
Hudson y yo miramos al otro lado de la barra a los otros hombres, que
ahora podíamos ver de frente, y.… wow, el tipo con los hombros de jugador
de fútbol era absolutamente magnífico. Se dio cuenta de que los mirábamos
y sonrió.
Levanté mi barbilla.
—Creo que es él.
—No parece un fotógrafo —dijo Hudson.
—Lo sé. Se parece más a un modelo.
El tipo se levantó y caminó en nuestra dirección.
—¿Supongo que son de Signature Scent? —dijo.
—Lo somos. —Sonreí. No quise sonar tan jovial o ansiosa, pero
supongo que salió así, porque Hudson me miró raro mientras extendía la
mano.
—Stella Bardot. Encantada de conocerte.
—Ah. Mi musa. —Levantó mi mano y besó la parte superior de la
misma.
—Puedo ver que esto va a ser un trabajo fácil.
Hudson parecía ir por una cara impasible cuando se presentó y
estrechó la mano del hombre guapo, pero vi el ceño fruncido en sus ojos.
Los tres pedimos una mesa, y de fui delante, siguiendo a la anfitriona
a nuestros asientos. Noté que más de una mujer giraba la cabeza para mirar
a los hombres detrás de mí. No podía culparlas. Hudson y Phoenix tenían
un aspecto muy diferente, pero cada uno era hermoso por sí mismo.
Hudson fue a sacar mi silla, pero Phoenix se le adelantó.
—Gracias —dije.
Una vez que nos instalamos, Phoenix comenzó la conversación.
—¿Cuánto tiempo llevas modelando? —me preguntó.
—Oh, no soy modelo. Soy la creadora de Signature Scent.
—¿En serio? Podrías haberme engañado.
Hudson tomó el menú de bebidas y murmuró.
—La información de a quién fotografiarías estaba en el informe que
te envío marketing. Supongo que lo pasaste por alto.
Traté de quitarle importancia al comentario de Hudson.
—¿Cuánto tiempo llevas siendo fotógrafo?
—Profesionalmente, unos cinco años. Fui modelo durante diez antes
de eso, así es como aprendí el negocio. Los modelos envejecen muy rápido.
Mientras aún tenía muchos trabajos, tomé algunas clases para tener algo a
lo que recurrir.
—Inteligente.
—¿Así que creaste el producto y vas a ser la modelo? Belleza y
cerebro. Tu esposo es un hombre afortunado.
—Gracias. —Me sonrojé—. Pero no estoy casada.
Phoenix sonrió, y Hudson puso los ojos en blanco.
Me propuse meter a Hudson en la conversación y evitar más
intercambios coquetos. Aunque me sentí halagada por la atención de
Phoenix, y fue divertido ver una chispa de celos del hombre a mi izquierda,
esta era una cena de negocios. Además, no importaba lo guapo que fuera
Phoenix, no me interesaba.
No podía asegurar si fueron mis esfuerzos o quizás los dos escoceses
con hielo que Hudson bebió durante la cena, pero pareció relajarse mientras
comíamos. Hablamos de Signature Scent, desde cómo se desarrolló hasta
los planes de marketing que Olivia ideó.
Cuando la camarera sugirió café y postre, Hudson se negó, así que
seguí su ejemplo.
—¿Qué tal mañana a las nueve en punto para empezar? —preguntó
Phoenix—. Peluquería y maquillaje pueden llegar a las ocho. ¿Está listo tu
vestuario?
Hudson respondió.
—Olivia me envió un mensaje de texto diciendo que los últimos
paquetes fueron entregados en el hotel hace poco.
—Perfecto —dijo Phoenix.
—Creo que podremos terminarlo a primera hora de la tarde, para que
puedas salir y disfrutar del sol de California.
Sonreí.
—Oh, bien. Es mi primera vez aquí, así que me encantaría ver la
ciudad.
—Soy un chico nacido y criado en Los Ángeles. Si te apetece, puedo
enseñártela después de que termine la sesión.
Mis ojos se inclinaron para ver a Hudson. Pude ver que parecía
enojado, pero se abstuvo de decir nada.
—En realidad... —Le sonreí educadamente a Phoenix—. Ya tengo
planes. Pero muchas gracias por la oferta.
Los tres caminamos juntos al vestíbulo. Hudson estaba callado, pero
profesional, mientras le daba las buenas noches a nuestro compañero de
cena.
—Necesito parar en la recepción para recoger los paquetes que Olivia
hizo entregar para ti —dijo Hudson una vez que Phoenix se fue.
—Oh, está bien. —Asentí.
No podía decir si estaba enojado conmigo o solo de mal humor.
Mantuvo su comportamiento severo mientras le preguntaba al empleado del
hotel sobre la entrega.
Golpeó algunas teclas de su teclado y miró su pantalla.
—Parece que fue entregado en su habitación. Habitación dos treinta y
ocho.
—Bien, gracias.
Como la habitación 238 era suya y necesitaba probarme cosas, le dije:
—¿Te importa si las recojo de tu habitación ahora? Quiero preparar
todo lo que pueda esta noche para no hacerle perder el tiempo a nadie por la
mañana.
—Está bien.
De nuevo se quedó callado mientras nos dirigíamos a su habitación.
Abrió la puerta y la mantuvo abierta para que entrara, pero una vez que la
puerta se cerró, el silencio se hizo insoportable, y no pude soportarlo más.
—¿Estás... enfadado conmigo?
Los ojos de Hudson miraban de un lado a otro entre los míos.
—No.
—Bien... ¿Estás cansado? Ha sido un largo día con el viaje y todo
eso.
Sacudió la cabeza.
—No estoy cansado.
Asentí, con la intención de dejarlo en paz. Pero eso solo duró treinta
segundos. No pude evitarlo.
—Cuando dije que nunca había estado en Los Ángeles y quería echar
un vistazo, no le insinué que me invitara a salir. —Sacudí la cabeza—. Ni
siquiera sé si me estaba invitando a salir, pero sea lo que sea que me ofrecía,
no intentaba abrirle una puerta para que me enseñara el lugar.
Los ojos de Hudson me observaron fijamente.
—Oh, te estaba invitando a salir. No te equivoques con eso.
—Pero yo...
Me interrumpió.
—Fuiste perfectamente educada y profesional. No hiciste nada malo.
Sacudí la cabeza.
—Entonces, ¿por qué siento como si pensaras que lo hice?
Hudson se quedó mirando a sus pies durante lo que probablemente
fueron solo unos segundos, pero se sintió como una hora. Eventualmente,
sus ojos se encontraron con los míos.
—Solo soy un imbécil celoso. No quiero desquitarme contigo. Te
pido disculpas.
Oh... vaya. No pensé que sería tan honesto. Sonreí con tristeza.
—Gracias. Por si sirve de algo, si los papeles se invirtieran y el
fotógrafo fuera una ex modelo hermosa y femenina que pidiera mostrarte el
lugar, yo también estaría celosa.
Hudson me miró a los ojos.
—Sabes, no nos ponemos celosos de las cosas que no deseamos.
—Desear nunca ha sido un problema para mí. Es solo que... muchas
cosas podrían salir mal.
—O muchas cosas podrían salir bien. —Hudson forzó una sonrisa y
asintió—. Pero lo entiendo. —Echó un vistazo a la habitación—. No veo las
cajas aquí. Déjame revisar el dormitorio. ¿Tienes una lista de lo que
deberíamos haber recibido?
—Sí... —Suspiré—. Puedo comprobarla en mi teléfono.
Me senté en el sofá y saqué mi teléfono de mi bolso. Cuando empecé
a desplazarme, noté algo que sobresalía de la esquina del sofá, metido entre
los cojines. Parecía un libro. Sin pensarlo, lo saqué y lo coloqué en la mesa
para que no se perdiera. Pero cuando vi el título en el frente, hice una doble
toma.
Los pájaros espinosos.
Hudson y yo hablamos de este libro el otro día. Dijo que no lo había
leído.
Recogí el libro y empecé a hojear las páginas. Como a tres cuartos,
una de las tarjetas de presentación de Hudson estaba metida dentro como un
marcador.
—Entregaron dos cajas... —Hudson se congeló. Sus ojos se elevaron
para ver los míos, pero no dijo nada.
—¿Estás leyendo esto?
Puso las cajas en la mesa de café frente a mí.
—Mencionaste que te gustó el otro día. Normalmente leo mucho
mientras viajo.
Mi corazón se hinchó dentro de mi pecho, dejándome un poco sin
aliento. Sacudí la cabeza.
—Sabías que creí que el que Marco leyera los favoritos de Amalia era
romántico.
Hudson se quedó callado por un momento antes de golpear
ligeramente sobre las cajas.
—¿Cuántas quedaban por entregar?
—Umm... —No había terminado de buscar para averiguarlo. Pasé a
mi correo electrónico y busqué el que Olivia envió con las confirmaciones
de envío—. Creo que esas son las dos últimas. Todos los accesorios serán
entregados mañana por la mañana por una compañía local.
Asintió.
—Llevaré esto a tu habitación por ti.
Sacudí la cabeza.
—Está bien. Son solo unos pocos atuendos. Puedo llevarlo.
Hudson metió las manos en sus bolsillos y mantuvo la mirada baja.
Ese comportamiento tímido era muy anti- Hudson.
Tantas emociones nadaban por mi cabeza, y me quedé de pie, sin
saber qué decir, aunque la conversación sobre el libro se sentía inacabada.
Con el tiempo se volvió incómodo, así que tomé las cajas y pensé que era
hora de irme.
—Gracias de nuevo por la cena. ¿Te veré por la mañana?
—Estaré en tu habitación para cuando empiecen.
—Está bien. Gracias.
Abrió la puerta y nuestras miradas se encontraron una vez más. ¿Por
qué sentí que se me rompía el corazón?
—Buenas noches, Hudson.
Bajé a mi habitación, pero no pude entrar. Tenía dos cajas en mis
manos, pero me quedé mirando a la puerta.
¿Qué demonios estoy haciendo?
Durante las últimas semanas, había estado leyendo un diario y
animando a un hombre para conseguir a la chica por todos sus dulces
gestos. Sin embargo, en mi vida personal, tenía un hombre que me
escuchaba, un hombre que me había perdonado por haberme colado en la
boda de su hermana, y por haberle puesto un ojo morado. Lo había llamado
imbécil en más de una ocasión, pero no había hecho nada más que
ayudarme a levantar mi negocio y estar a mi lado todo el tiempo. También
era un padre adorable, lo que decía mucho de un hombre. Sin mencionar
que me sentía ridículamente atraída por él.
Así que, ¿por qué demonios no me arriesgo?
Me dije a mí misma que no era una buena idea mezclar los negocios
con el placer por la forma en que las cosas resultaron con Aiden. Pero mi
negocio había superado todas mis expectativas, y ni siquiera habíamos
hecho el sitio web para el público en general. Así que no era eso. Volví a
pensar en mi conversación con Hudson hace unos minutos.
—Muchas cosas podrían salir mal —dije.
Pero tal vez lo que había dicho él era más importante.
—Muchas cosas podrían salir bien.
La verdad era que tenía miedo de arriesgarme. Pero ahora me di
cuenta de que, si no me arriesgaba, podría perderme algo realmente
hermoso.
Me empezaron a sudar las palmas de las manos, porque sabía lo que
tenía que hacer. También sabía que, si entraba en mi habitación y empezaba
a pensar demasiado las cosas, podría acobardarme. Así que tenía que ser
ahora.
Ahora mismo.
Dejé las cajas en el suelo frente a mi puerta y me apresuré a volver a
la habitación de Hudson. De pie frente a su puerta, mi primer instinto fue
tomarme un momento para recuperarme. Pero hacer eso me daría tiempo
para perder los nervios. Así que me obligué a hacerlo y a llamar, con toda la
adrenalina y los nervios corriendo a través de mí, mi llamada fue más bien
un golpe, un fuerte y rápido golpeteo.
Hudson abrió rápido la puerta. Su cara era de enfado, pero al verme,
salto en modo protección.
—¿Qué pasó? ¿Estás bien? —Salió de su habitación y miró al pasillo,
primero a la derecha y luego a la izquierda—. Stella, ¿qué está pasando?
¿Está todo bien?
—Todo está bi...
Olvidé lo que estaba diciendo a mitad de la frase. Cuando abrió la
puerta tan rápido y me asustó, todo lo que vi fue una cara de enfado. Pero
ahora...
No podía quitarle los ojos de encima.
Mi Dios.
La camisa de Hudson estaba desabrochada. Su cinturón abierto, y la
cremallera de sus pantalones abajo, revelando calzoncillos oscuros. Pero no
era su estado de desnudez lo que me impedía formar palabras, era lo que
ocultaba debajo de la ropa.
Sabía por nuestras charlas que hacía ejercicio, así que esperaba que
estuviera en buena forma. Pero Hudson era mucho más. Era... magnífico.
Hermosa piel lisa y bronceada, pectorales esculpidos y un paquete de ocho
abdominales definidos. Una delgada línea de bello se extendía desde su
ombligo hasta sus calzoncillos, la vista de los cuales me hacía salivar.
—¿Stella? ¿Estás bien?
Al oír la preocupación en su voz, parpadeé unas cuantas veces.
—Oh... sí. Estoy bien. —Aunque no tan bien como tú.
—Golpeaste mi puerta como si hubiera habido un incendio o algo así.
—Lo siento. —Sacudí la cabeza—. Solo estoy ansiosa.
—¿Ansiosa por qué? ¿Por el rodaje de mañana?
—No... sí... no... bueno, estoy ansiosa por la sesión de mañana, pero
no es eso lo que me preocupaba cuando llamé a tu puerta.
Hudson parecía confundido.
Pero por supuesto, ¿por qué no lo estaría cuando me encontraba
balbuceando como una idiota? Así que respiré profundamente y me
tranquilicé.
—Yo... yo... ¿te gustaría cenar mañana por la noche?
—¿Cenar?
Asentí y tragué.
—Sí... ¿cómo una cita?
Toda la confusión y la ira desaparecieron de su cara. Sacudió la
cabeza.
—Ya era la maldita hora.
Puse los ojos en blanco.
—No seas tan arrogante. ¿Quieres o no?
Me sonrió.
—Sí, me gustaría mucho salir contigo, Stella.
Mi vientre dio un pequeño salto mortal. De repente me sentí como si
estuviera en la escuela secundaria y el chico más popular me había dicho
que le gustaba. Nerviosa, miré hacia abajo.
—Bien, ¿entonces mañana? Después del rodaje. ¿Cenaremos o algo
así?
Hudson parecía divertido.
—Sí, así es como suele funcionar, una cena o algo así.
Le fruncí el ceño.
—Esto no es fácil, sabes. No tienes que hacerlo aún más difícil siendo
un imbécil.
Sus ojos brillaron.
—Trabajaré en eso.
—Bien. —Nunca había invitado a un hombre a salir en mi vida, así
que no estaba segura de lo que vendría después. Pero cuando me sorprendí
agarrando el anillo que siempre retorcía cuando me hallaba nerviosa, pensé
que lo mejor sería dar las buenas noches—. Muy bien, te veré mañana,
entonces.
Empecé a alejarme, pero Hudson salió de su habitación y me tomó de
la mano.
—Espera un segundo. Olvidaste algo.
Mis cejas se hundieron.
—¿Qué?
Tiró de mi mano, así que tropecé y caí sobre su pecho. Luego, de un
solo golpe, se inclinó, me levantó y nos dio la vuelta para que mi espalda
estuviera contra la puerta de su habitación. Mis piernas se envolvieron
alrededor de su cintura, y Hudson me presionó, sujetándome con su cuerpo.
Me tomó las mejillas y me miró a los ojos.
—Esto, cariño, te olvidaste de esto.
La boca de Hudson se estrelló contra la mía. El jadeo que ya estaba a
mitad de mis labios fue tragado, junto con cualquier timidez que sentí hace
un minuto. Pasé mis dedos por su grueso cabello y tiré de él, queriéndolo
aún más cerca.
Hudson gimió. Inclinó mi cabeza para profundizar el beso, y nuestras
lenguas chocaron frenéticamente. Todo el infierno se desató después de eso.
Hudson se metió entre mis piernas mientras una de sus manos serpenteaba
en la parte de atrás de mi cabeza, donde agarró un puñado de mi cabello. La
aspereza de sus acciones junto con la sensación de su cuerpo cálido y duro
presionando contra mí trajo un gemido desde algún lugar profundo dentro
de mí.
—Joder —gruñó Hudson mientras su boca se movía hacia mi cuello.
Lamió a lo largo de la zona de mi pulso antes de besar su camino de vuelta
a mis labios—. Hazlo de nuevo. Haz ese sonido de nuevo.
No era un sonido que hubiera intentado hacer, así que no aseguraba
poder repetirlo. Aunque cuando frotó su polla de arriba a abajo entre mis
piernas abiertas, no tuve que preocuparme por intentar hacerlo, porque una
vez más vino de algún lugar profundo dentro de mí.
Hudson gruñó.
—Joder, sí.
No podía asegurar cuánto tiempo nos quedamos así, agarrando y
jalando, rechinando y tanteando, pero cuando rompimos nuestro beso,
ambos estábamos jadeando. Levanté la mano y sentí mis labios hinchados.
—Vaya.
Una sonrisa se extendió por la cara de Hudson mientras apoyaba su
frente contra la mía.
—Te tomó bastante tiempo.
Me reí.
—Cállate. Tenía una buena razón para estar asustada.
Hudson apartó un mechón de cabello de mi mejilla, y su cara se
suavizó.
—No te asustes. No te haré daño. Excepto tal vez un poco de
mordida.
Un sonido al otro lado del pasillo interrumpió el momento íntimo.
Una pareja mayor se dirigía por el pasillo hacia nosotros.
—Mierda —dijo Hudson mientras me ponía de pie. En un
movimiento realmente adorable, me bajó el vestido negro y lo enderezó.
Me reí y apunté mis ojos hacia sus pantalones.
—Uhh... No creo ser la única que deba preocuparse por parecer
obscena.
La frente de Hudson se arrugó hasta que miró hacia abajo y vio su
erección sobresaliendo de sus pantalones.
—Mierda.
—No te preocupes —dije—. Te tengo. —Me coloqué delante de él y
me incliné para protegerlo hasta que la pareja pasó. Entonces se subió la
cremallera y se abrochó parcialmente el cinturón.
—Vamos —dijo—. Te acompañaré a tu habitación.
—No tienes que hacer eso.
—Está en mi camino.
Mis cejas se arrugaron.
—¿En camino a dónde?
—A la recepción. Me quedé fuera de mi habitación.
Me reí entre dientes.
—Tranquilo, Rothschild. Tranquilo.
Respondió golpeándome el culo.
—Sé amable o no seré un caballero cuando lleguemos a tu puerta.
—Tal vez no quiero que seas un caballero.
Me rodeó el hombro con un brazo cuando empezamos a caminar.
—Dije que sería un caballero cuando llegáramos a tu puerta. Confía
en mí, esa mierda se quedará estacionada afuera una vez que estemos en un
lugar más privado, ahora que eres mía.
—Oh, soy tuya ahora, ¿no es así?
Cuando llegamos a mi puerta, Hudson me besó suavemente en los
labios.
—Lo has sido por un tiempo, cariño. Finalmente lo has admitido.
Puse los ojos en blanco como si lo que dijo fuera arrogante, pero era
la verdad.
Agarré su camisa.
—¿Quieres... entrar?
Me acarició la mejilla.
—Sí, quiero. Pero no, no lo haré. Tienes que levantarte temprano por
la mañana. Además, te mereces una buena cita, y te la voy a dar antes de
que llevemos las cosas más lejos. Si entramos en tu habitación, terminaré
tratando de desnudarte. Eres irresistible. Créeme, lo he intentado, joder.
Sonreí y me puse de putillas para otro dulce beso.
—Buenas noches, Hudson.
—Me alegro de que finalmente hayas escuchado el susurro, cariño.
—Realmente no tuve elección. Mi susurro ha sido más bien un grito
últimamente.
21
Hudson
A la mañana siguiente, me presenté en la puerta de Stella a las siete y
media.
La abrió envuelta en una toalla.
—Hola. Llegas temprano.
Mis ojos la recorrieron observando el montón de piel cremosa y
expuesta. Negué con la cabeza.
—Me parece que llegué en el momento perfecto.
Ella se rio, y juro que la fuerza del sonido fue incluso mejor que la
vista, y la vista era jodidamente espectacular.
Stella dio un paso hacia el interior.
—La gente de maquillaje y peinado llegará a las ocho, así que esperé
para darme una ducha para que mi cabello siguiera húmedo.
Estar dentro de su suite era completamente diferente al día anterior.
Por ejemplo, ahora podía hacer esto...
En el momento en que la puerta se cerró, la abracé y apreté mis labios
contra los suyos. Anoche había caído dormido pensando en su sabor y esta
mañana me había despertado hambriento. El suave gemido que casi me
tragó ayer apareció de nuevo, pasó de sus labios a los míos y viajó
directamente hacia mi polla.
Mierda.
Probablemente no me detendría si intentara quitar la toalla que la
envolvía, aunque eso solo empeoraría las cosas. Si apenas un beso me hacía
sentir como un salvaje, no había manera de que verla entera fuera
suficiente. Así que aparté mi boca de la suya.
Stella levantó la mano y se pasó dos dedos por el labio inferior.
—No creo que nunca haya sentido lo que pasa por la mente de una
persona solo besándolo.
—¿Qué quieres decir?
—Tus besos. Dicen mucho. Sea apenas un dulce pico en los labios o
lo que acaba de pasar, simplemente supe lo que pasaba por tu cabeza
cuando nuestros labios se encontraron.
—Oh, ¿sí? —dije—. ¿Qué estaba pasando por mi cabeza hace un
momento?
—Querías quitarme la toalla, pero sabías que no era una buena idea
porque habrá gente aquí en cualquier momento.
Mis cejas se dispararon.
—¿Cómo demonios lo sabes?
Negó con la cabeza.
—No lo sé. Solo lo supe.
—Eso es peligroso... para mí.
Ella sonrió y acomodó la esquina doblada de su toalla.
—Debería ir a vestirme antes de que la gente empiece a llegar.
Por mucho que odiara verla cubierta, no había manera de que quisiera
compartir su aspecto con nadie. Especialmente el fotógrafo. Asentí.
—Ve.
Stella se alejó, pero en la puerta del dormitorio me llamó.
—¿Hudson?
—¿Sí?
Dejó caer la toalla al suelo.
Gruñí. Este iba a ser un día largo.
Antes de que Stella terminara de vestirse, llegó la primera persona.
Dig, al menos estaba bastante seguro de que así dijo que se llamaba cuando
se presentó, el estilista. Entró con un baúl con ruedas y miró a su alrededor
en busca de dónde instalarse.
Un minuto después, el maquillador llamó a la puerta, seguido de tres
tipos que entregaban muebles alquilados, servicio de habitaciones, un
técnico de iluminación y un tipo cualquiera cuyo acento era tan fuerte que
no tenía idea de qué diablos dijo que hacía. Él y todos se abalanzaron sobre
Stella tan pronto como salió del baño.
Después de cuarenta y cinco minutos de estar rodeada por un equipo
de personas acicalándola, parecía un poco abrumada. Así que preparé un
plato con un poco de fruta y un cruasán de desayuno y lo puse frente a ella.
—¿Ya comiste?
Stella negó con la cabeza.
Miré a la peluquera que acababa de envolver toda su cabeza en rulos
y luego a los dos chicos que la flanqueaban a ambos lados.
—¿Podrían darle cinco minutos, por favor?
—Oh… por supuesto.
Asentí hacia las bandejas de comida.
—¿Por qué no consiguen algo para comer? Hay una mesa afuera en el
patio.
Una vez que ya no la presionaron, Stella dejó escapar un gran suspiro.
—Gracias. ¿Cómo supiste que necesitaba un descanso?
Me encogí de hombros.
—De la misma manera que tú supiste que estaba a unos dos segundos
de arrancarte la toalla durante ese beso.
Ella sonrió y recogió el plátano que había puesto en su plato. Mientras
iba a pelarlo, captó mis garabatos y leyó en voz alta.
—“No puedo esperar para mostrarte mi plátano”. Ooh… —Se rio—.
Creo que me van a gustar mucho más estas notas ahora.
Sonreí, pero señalé su plato.
—Come. Regresarán a pintarte con mierda la cara en unos pocos
minutos.
—Pensándolo bien, lo guardaré para más tarde. —Stella dejó el
plátano y tomó un trozo de melón—. Entonces, ¿qué vamos a hacer esta
noche para nuestra cita? Sé que te invité a salir, pero es mi primera vez en
California.
—Pensé que te alimentaría y luego te mostraría Los Ángeles, ya que
no habías venido nunca.
—Oh, eso suena increíble. —Mordió el melón y soltó un sonido de
mmmmm—. Este melón está realmente bueno.
—Tengo una llamada esta tarde a las cuatro que no puedo posponer,
pero si terminamos aquí lo suficientemente temprano podría atenderla
mientras estamos de camino.
—Si estás demasiado ocupado para salir…. —Sonrió—. Podría
pedirle a Phoenix que me muestre los alrededores.
Entrecerré los ojos. Stella levantó el trozo de melón hacia sus labios
para darle otro mordisco, pero la agarré por la muñeca y redirigí la fruta a
mi propia boca, mordiéndole los dedos mientras la tomaba.
—Ayy...
—Tienes suerte de que tengamos espectadores y no pueda ponerte
sobre mis rodillas y azotarte el trasero por ese comentario.
Ella rio.
—Podríamos ir a la otra habitación...
—No me tientes, cariño. —Mis ojos se posaron en sus labios—.
Desalojaré por completo esta suite si quieres jugar a ese juego.
Los ojos de Stella brillaron, desafiándome a cumplir mi amenaza.
Pero un golpe en la puerta interrumpió nuestra pequeña charla.
Fue un esfuerzo no fruncir el ceño cuando me encontré a Phoenix al
otro lado. Sin embargo, le di la bienvenida con un breve asentimiento.
—Buenos días.
El cretino caminó directamente hacia Stella sin siquiera reconocerme.
Cerrando la puerta detrás de él, me quejé:
—Yo también me alegro de verte.
Decidiendo que probablemente no fuera bueno actuar como un novio
celoso antes de la primera cita, pensé que sería mejor ir a ver lo que estaba
pasando en el exterior. La gente de mobiliario y utilería llevaba trabajando
en el patio desde que llegaron.
La pequeña área al aire libre se había transformado en una escena de
Bill Nye: The Science Guy, con la adición de un poco de estrógeno. Había
una mesa de laboratorio preparada con vasos y equipo, pero también frascos
de pétalos de rosas rojas brillantes, arena y varias flores de colores. El
frente de la mesa había sido equipado con el logotipo de Signature Scent, y
una bandeja con espejo mostraba todas las diferentes botellas en las que
venía el perfume.
Dig se acercó y se secó el sudor de su frente.
—¿Qué te parece?
—Luce genial.
—Sí, no estaba seguro de cómo diablos sería la lista de cosas que nos
instruyeron que configuráramos. Parecía una combinación extraña. Pero lo
entiendo ahora, especialmente una vez que la modelo esté en la toma.
Sabía que mi hermana estaría despierta y agradecería ver todo
configurado, así que tomé algunas fotos y se las envié por mensaje.
Olivia: ¡Se ve increíble! Soy un genio.
Me reí entre dientes y le respondí.
Hudson: Uno modesto.
Olivia: ¿Dónde está Stella? Quiero verla.
Miré hacia el interior y vi al peluquero sacarle los rulos mientras una
mujer pintaba con más mierda su cara.
Hudson: Siguen trabajando en ella.
Olivia: ¡Envíame algunas fotos una vez comiencen! Apuesto a que se
luce.
Por supuesto que lo hará. Miré la suite de nuevo, y mis ojos se
encontraron con los de Stella. Las comisuras de sus labios se levantaron con
la sonrisa más dulce, una que estaba tratando de contener, pero no podía. Lo
sabía, porque sentía mi rostro exactamente igual la mayoría de los días
desde que la conocí.
El resto de la mañana fue caótica y pasó volando. Stella estaba
increíble en la sesión. Solo pregúntale al viejo Phoenix, se lo dijo
suficientes veces. Comprendía que los fotógrafos necesitaban alentar a sus
sujetos con cumplidos, sacarlos de su caparazón para la sesión, pero había
una diferencia entre decirle a alguien que lo está haciendo muy bien y que
se ve hermosa, y arrullar a la modelo diciéndole lo sexy que se ve mientras
la llamas amor y bebé. Cada vez que recolocaba el cabello de Stella o fijaba
su collar observaba al cabrón como un halcón.
Cuando paramos para el almuerzo, el estilista le sugirió a Stella que
se cambiara de ropa para no manchar nada de su atuendo. Entró al baño y
salió vestida con pantalones cortos y una camiseta sin mangas.
—¿Cómo lo hice? No es fácil sonreír todo ese tiempo. Empecé a
sentir que podría parecerme a Joaquin Phoenix en su papel del Joker.
—Nah. Lo hiciste genial. Quizás parecieras Heath Ledger, pero no tan
mal como Joaquín.
Stella me dio una palmada en los abdominales. Estaba frente a mí, por
lo que no notó que Phoenix había tomado asiento en una silla plegable fuera
en el patio, justo al otro lado de las puertas correderas de cristal. Pero
definitivamente yo sí. Tomando su mano, acerqué a Stella hacia mí y le
retiré un mechón de la cara.
—Lo estás haciendo increíble. Te ves hermosa y los anuncios serán
perfectos.
—Lo dices porque quieres meterte en mis pantalones.
Deslicé dos dedos debajo de su barbilla y le levanté la cabeza.
—Lo digo porque es la verdad. Aunque quiero meterme en tus
pantalones. Bésame.
Ella sonrió y se puso de puntillas, presionando sus suaves labios
contra los míos. Habría preferido hacerlo más apasionado, pero no haría eso
con un equipo completo en la habitación de al lado y en el patio. Cuando
levanté la mirada, mis ojos se encontraron con los de Phoenix, quien
acababa de presenciarlo todo. Eso funcionará...
La sesión de la tarde transcurrió tan bien como la de la mañana,
excepto que el fotógrafo fue muchísimo más profesional. Tomé algunas
fotos de Stella con todos los accesorios y se las envié a mi hermana.
Aunque, ¿la que tomé de ella inclinándose para oler un racimo de flores
púrpuras colgando sobre la cerca cuando pensaba que nadie miraba? Esa era
para mí.
A las tres en punto, el fotógrafo finalmente dio el día por terminado.
Todos empezaron a limpiar, y Stella fue al baño para cambiarse de nuevo.
Phoenix estaba desmontando su cámara y metiendo las piezas en un
estuche cuando levantó la barbilla hacia mí.
—Tengo muchas cosas buenas. Revisaré todo y haré un retoque en las
que creo que son las mejores. Pero también se las enviaré sin editar para
que las revisen en caso de que no escoja las que les llamen más la atención.
Sé que lo necesitan lo antes posible, por lo que lo tendrán todo para el
lunes.
Asentí.
—Gracias.
Cerró el estuche de su cámara.
—Y… te debo una disculpa. No me había dado cuenta de que entre
Stella y tú…
Pude haber dicho que era algo nuevo o que en la cena de anoche ni
siquiera había accedido a salir conmigo todavía. Podría haberlo sacado de
su miseria. Pero no, en su lugar simplemente dije:
—No hay problema.
—Gracias. —Me tendió la mano—. Parece una gran chica.
Le di la mano, dándole un apretón que más firme que lo socialmente
aceptable.
—Mujer. Es una gran mujer.
Levantó ambas manos.
—Lo tengo.
Para cuando todos se fueron, eran casi las cuatro y tenía que recibir la
llamada. Necesitaba mi computadora portátil, que estaba en mi habitación.
Tomé una de las manos de Stella.
—¿Todavía te sientes con ganas de salir esta noche?
—Definitivamente. Pero me gustaría tomar una ducha rápida, si no te
importa. Siento que tengo una mascarilla de barro con todo este maquillaje,
y mi cabello tiene diez kilos de laca.
—Tengo que tomar la llamada de las cuatro. Entonces, ¿qué tal si
vienes a mi habitación cuando estés lista?
—Está bien.
Stella me acompañó hasta la puerta.
—¿A dónde vamos esta noche, para saber qué ponerme?
—Ponte algo sexy.
—Oh, está bien. Entonces, ¿algo elegante?
—No realmente. Solo quiero que te pongas algo sexy.
Se rio.
—Trataré de hacerlo lo mejor posible.
Me incliné y la besé en la mejilla
—Ni siquiera tienes que intentarlo.

***
—Vaya. Esto es hermoso. —Stella se acomodó en su asiento, mirando
el océano. La llevé a Geoffrey’s en Malibú porque era una hermosa noche y
cenar en su terraza de atrás significaría una inmejorable vista panorámica
del Océano Pacífico. Tacha eso: lo que ella estaba mirando no le llegaba ni
a los talones a lo que yo estaba mirando.
—Tú eres hermosa.
Stella se sonrojó.
—Gracias.
Me encantaba que fuera tan humilde. La mujer realmente no tenía
idea de que había hecho girar cada cabeza en el lugar cuando entramos al
restaurante.
—¿Has estado aquí antes?
—Sí. Un cliente me trajo aquí hace unos años. En la mayoría de los
lugares tienes buena vista o buena comida. Este es uno de los raros lugares
donde consigues ambos.
Levantó la servilleta de tela de la mesa y la colocó sobre su regazo.
—Realmente estoy hambrienta.
Mis ojos se posaron en sus labios, pintados con el mismo labial rojo
intenso que usó en la sesión. Creo que debería estar agradecido de que
normalmente usara algo más discreto, porque de lo contrario no podría
hacer ni un poco de trabajo en la oficina.
Levanté mi vaso de agua, sin apartar los ojos de ella.
—Yo también estoy hambriento.
Stella captó el tono sugerente de mi voz y sus ojos se encontraron con
los míos con un brillo.
—¿Sí? Dígame, señor Rothschild, ¿cuál es su idea de una comida
satisfactoria?
Podría sentir que empezaba a endurecerme debajo de la mesa. Estar
cerca de ella me hacía sentir como un virgen de quince años cachondo. ¿Y
me llama señor Rothschild? Nunca me habían llamado la atención los
juegos de roles, pero veía una escena jefe/empleado en nuestro futuro
próximo.
Me aclaré la garganta.
—Será mejor que cambiemos de tema.
Ella me miró con un rostro verdaderamente inocente.
—¿Por qué?
Eché un vistazo a nuestro alrededor. Las mesas estaban cerca, así que
me incliné hacia adelante y bajé la voz.
—Porque estoy pensando mucho acerca de lo que realmente deseo
comer.
Se sonrojó.
—Oh.
La camarera vino a preguntar por nuestras bebidas. Stella examinó la
carta de vinos mientras yo me sentía aliviado de tener un minuto para
controlarme. Parecía tener una mente con un solo pensamiento esta noche, y
no quería darle la impresión de que el sexo era lo único que me interesaba
de ella, aunque ciertamente me había sentido así últimamente. Solo era
nuestra primera cita, por lo que probablemente debería abstenerme de
decirle que cada vez que se sonrojaba no podía dejar de preguntarme de qué
color se volvería su piel cremosa cuando se corriera.
Cuando la camarera desapareció para buscar nuestro vino, dirigí la
conversación hacia un territorio más seguro.
—Entonces, ¿qué vas a conquistar ahora que Signature Scent está casi
lista para funcionar?
Stella se reclinó en su silla.
—Sabes, Robyn me preguntó lo mismo durante uno de los descansos
en el set hace un par de semanas. Preguntó si tenía planes para lanzar
productos complementarios, como colonia para hombres o cualquier otra
cosa relacionada con la belleza.
—¿Eso es lo que te gustaría lograr?
Se encogió de hombros.
—Quizás. Pero no tengo ninguna prisa. Creo que me gustaría
asegurarme de que todo va bien con Signature Scent por un tiempo. Trabajé
en ello mientras trabajaba a tiempo completo durante mucho tiempo, y
luego, después de dejar mi trabajo, me dediqué aún más a ello. —Stella se
detuvo y miró hacia el océano. Sonriendo, dijo—: Creo que me gustaría
alcanzar la felicidad primero.
La camarera trajo nuestro vino. Stella hundió la nariz en el vaso para
inhalar y sonrió, así que supe que sería bueno. Después, la camarera llenó
nuestras copas y dijo que estaría de vuelta en unos minutos para tomar
nuestro pedido.
—¿Estás diciendo que tu sistema de felicidad no está funcionando? —
bromeé.
—No, en absoluto. Solo es que... trabajar catorce horas al día puede
traer satisfacción financiera, pero no es lo único que importa.
Mis ojos vagaron por su rostro.
—He empezado a darme cuenta de eso.
Ella sonrió y ladeó la cabeza.
—¿Eres feliz?
—Por el momento, mucho.
Se echó a reír.
—Me alegro. Pero me refería a en general, en tu vida.
Bebí un sorbo de vino y pensé un poco.
—Esa es una gran pregunta. Creo que hay cosas en mi vida que me
hacen muy feliz: mi trabajo, tener estabilidad financiera, mis amigos, mi
familia, mi actual situación. —Le guiñé un ojo—. Pero también hay cosas
con las que no estoy satisfecho, como no ver a mi hija cada noche cuando
llego a casa, volver a una casa vacía...
Stella asintió.
—Creo que mucho de la razón por la que he estado luchando para ser
feliz en el último año o dos ha sido que mi vida resultó muy diferente a lo
que preví. Necesitaba dejar de lado lo que pensaba que debía ser mi vida
para poder escribir una nueva historia.
Y pensar que, cuando conocí a esta mujer, pensé que era inusual.
Unos meses más tarde me di cuenta de que tiene el agarre firme en la vida,
y que era yo quien tenía mucho que aprender. Aún más loco que eso, estaba
esperando que, cuando escribiera esa nueva historia, yo llegara a ser parte
de ella.
22
Hudson
No pude evitar besarla.
Después de todo un día y una noche mirándola sin apenas un toque,
comenzaba a sentirme como un hombre que no había comido en días, y ella
era un filete grande y jugoso. Así que, cuando el chico del estacionamiento
salió corriendo a buscar mi auto, tiré de la mano de Stella y la empujé hacia
un costado del edificio.
—¿Qué estás haciendo?
—Comiéndote la cara.
Se rio.
—¿Comiéndome? Eso no suena demasiado romántico.
—Créeme. —Envolví con un brazo su cintura y la apreté contra mí,
mientras mi otra mano agarraba su cuello e inclinaba su cabeza donde
quería—. Te cortejaré, susurraré en tu oído, te enviaré notas para hacerte
saber que estoy pensando en ti. Es posible que desees proteger tu teléfono
cuando estés cerca de otras personas antes de abrir mis mensajes.
Se mordió el labio inferior y gemí.
—Dame eso. —Mi boca descendió sobre la de ella, y me sorprendió
muchísimo cuando me agarró el labio y me mordió.
Echando la cabeza hacia atrás ligeramente con mi carne entre los
dientes, me mostró una sonrisa malvada.
—Podría comerme tu cara primero.
Los dos seguíamos riendo cuando sellé mi boca sobre la suya en un
largo beso. El sonido de una pareja cercana fue lo único que me impidió
toquetearla fuera del restaurante.
Regresamos a la estación del valet y, cuando nuestro auto de alquiler
se detuvo, le dije con un gesto al chico que se fuera mientras le abría la
puerta a Stella. Le di una propina mientras ella entraba.
Me alegré de que fuera un viaje largo para mostrarle toda la basura
turística, porque necesitaba algo de tiempo para recuperarme después de ese
beso.
Acomodándome detrás del volante, me abroché.
—Estaba pensando que podríamos llegar al letrero de Hollywood y
luego ir a Hollywood Boulevard para dar un paseo. Ahí es donde está el
Paseo de la Fama. Quizás mañana podamos visitar el muelle de Santa
Mónica, Venice Beach y algunos otros lugares.
—¿Te importaría un cambio de planes? —preguntó—. Estaba
pensando que podríamos volver al hotel.
Por mucho que odiara la basura turística, tenía muchas ganas de
mostrarle los alrededores. Definitivamente no estaba listo para poner fin a
nuestra primera cita oficial. Pero hoy había sido un día largo para ella, así
que oculté mi decepción.
—Por supuesto. Claro. Debes estar cansada. No estaba pensando.
—En realidad... —Se acercó y puso su mano en mi muslo—. No
estoy cansada en absoluto.
Y ... la mujer seguía sorprendiéndome. Giré mi cabeza y atrapé su
mirada.
—¿Estás segura?
Asintió con una sonrisa tímida.
—¿Cuánto tiempo dura el viaje de regreso? No estaba prestando
atención en el camino hacia aquí.
—Es como media hora. —Puse el auto en marcha—. Pero llegaré allí
en veinte minutos.
***

Repetí a Stella diciéndome que quería volver al hotel una y otra vez
en mi mente mientras rompía media docena de leyes de tránsito de camino.
Dejó sus cartas sobre la mesa. Quería estar a solas conmigo, pero no quería
asumir que eso significaba que quería tener sexo. Tendría que recordar eso,
porque tendía a ir de cero a cien cada vez que mis labios tocaban los suyos.
Habíamos ido a cenar temprano ya que habíamos planeado hacer
turismo después, así que cuando entramos en el vestíbulo del hotel eran
apenas las ocho en punto.
—¿Quieres tomar una copa en el bar? —le pregunté.
—No he tocado el mini bar de mi habitación y está bastante bien
surtido.
Sonreí.
—A tu habitación, entonces...
De vuelta en su suite, Stella se quitó los zapatos mientras yo iba
detrás de la barra para ver qué tenía. No había estado exagerando; la cosa
tenía más opciones que cualquier habitación de hotel en la que me hubiera
alojado yo.
Levanté una botella de merlot y una de ginebra.
—¿Estás de humor para más vino o algo diferente?
Stella estaba rebuscando en su bolso. Suspiró con exasperación
mientras lo arrojaba sobre el sofá.
—¿Tienes condones?
Bien entonces. Algo diferente entonces.
Dejé las botellas y salí de detrás de la barra, manteniendo unos metros
de distancia entre nosotros.
—Sí, los tengo.
—¿Contigo, ahora?
Me reí.
—Sí, conmigo, ahora.
Tragó.
—Volví a tomar la píldora hace unas semanas, pero debes tomarla un
mes completo antes de estar protegida.
Me acerqué un paso más a ella.
—Estamos bien.
—¿Cuántos tienes contigo?
Mis cejas saltaron.
—¿Grandes planes para la noche?
Mostró la sonrisa más tonta del mundo.
—Ha pasado tiempo para mí. Muchísimo.
Sonreí y acorté la distancia entre nosotros. Aparté el cabello de su
hombro, me incliné y dejé un suave beso sobre su piel cremosa.
—Tengo dos conmigo. Pero tengo más en mi maleta en mi habitación.
—Está bien... —Apartó la mirada unos segundos, y pude ver las
ruedas en su cabeza girando mientras sus ojos perdían el enfoque.
—¿Hay algo más de lo que quieras hablar?
No pude terminar la pregunta porque Stella se lanzó hacia mí.
Atrapado con la guardia baja, tropecé unos pasos hacia atrás, pero me las
arreglé para mantenerla en mis brazos. Había escuchado el dicho trepar
como un árbol antes, pero nunca lo experimenté. De un solo golpe, saltó,
envolvió con sus piernas mi cintura y con sus brazos mi cuello, y sus labios
se estrellaron contra los míos.
—Te deseo —murmuró entre nuestros labios unidos.
Menos mal que no estaba seguro de a dónde se dirigían las cosas. Su
entusiasmo fue una sorpresa total, pero me encantó. Habría ido lento, me
habría tomado mi tiempo para no apurar las cosas. ¿Pero esto? Esto era
mucho mejor. Teníamos toda la noche para ir despacio. Con grandes pasos,
la llevé a través de la sala de estar y hasta el dormitorio. Stella empujó sus
tetas contra mí y frotó sus piernas abiertas contra mi ya dura polla.
Gruñí.
—Y yo aquí pensando que querías romance.
—Creo que prefiero que me comas la cara ahora mismo.
La dejé en la cama y me arrodillé.
—Cariño, eso no es lo que me voy a comer...
Estaba tan jodidamente consumido con la idea de enterrar mi cara
entre sus piernas que no pude ser amable al quitarle las bragas. Levanté la
mano, agarré el endeble material de su tanga y lo arranqué directamente de
su cuerpo. El grito ahogado que salió de su boca fue casi suficiente para
hacer que me corriera, y aún no me había puesto un dedo encima.
Le di un codazo a una de sus piernas y coloqué la otra por encima de
mi hombro. Su coño estaba hermosamente desnudo y reluciente,
haciéndome salivar. No podía esperar a devorarla. Aplastando mi lengua,
me sumergí con una larga caricia, lamiendo de un extremo al otro. Cuando
llegué a su clítoris, lo metí en mi boca y tiré profundamente.
—Ahh... —Se arqueó, alejándose de la cama.
El sonido me enloqueció. Estaba tan emocionado que no fue
suficiente tener solo mi lengua en la acción. Así que empujé toda mi cara
contra su coño mojado, usando mi nariz, mejillas, mandíbula, dientes y
lengua. Y, mientras estaba allí, me detuve para inhalar profundamente. Más
tarde tendría que recordar ver si Stella podía desarrollar esto como uno de
sus malditos aromas personalizados, solo para mi colección privada.
Sus caderas se movieron contra mí mientras chupaba y sorbía y,
cuando gritó mi nombre, supe que estaba cerca de venirse. Así que metí dos
dedos en ella. Los músculos de Stella se tensaron mientras entraba y salía.
Cuando su espalda se arqueó de nuevo, extendí la mano y presioné
sus caderas contra el colchón, manteniéndola inmovilizada mientras
continuaba mi banquete.
Gimió.
—Ah... voy... ah...
Empecé a preocuparme de acabar al mismo tiempo que ella. Y, si ese
fuera el caso, mi final se llevaría a cabo en unos pantalones de trescientos
dólares y parecería un adolescente. Pero el sonido de ella perdiendo el
control era jodidamente bueno, y en realidad no me importaba una mierda si
llegaba a eso, porque no había forma de que pudiera detenerme.
Las uñas de Stella se clavaron en mi cuero cabelludo. Tiró de mi
cabello mientras gemía más y más fuerte y luego... de repente me soltó, y
supe que estaba viniéndose.
—Oh, Dios... Ohhhhhhh... Dios...
Seguí en eso, lamiéndola hasta que cada último temblor pasó por su
cuerpo. Luego me limpié la cara con el dorso de la mano y me arrastré
sobre la cama, flotando sobre ella.
Stella había cerrado los ojos con fuerza, pero la sonrisa más grande se
extendió por su rostro. Se tapó los ojos con un brazo para ocultarlos.
—Oh, Dios mío. Qué vergüenza.
—¿De qué estás avergonzada?
—Básicamente te ataqué.
—Y fue lo mejor que me ha pasado desde que tengo memoria. —Le
aparté el brazo de la cara y abrió un ojo—. Ataca cada vez que te apetezca.
Ella se mordió el labio.
—Eres... realmente bueno en eso.
Sonreí.
—Soy muy bueno en muchas cosas. La noche acaba de empezar,
cariño.
Abrió el otro ojo y su rostro se suavizó.
—Me llamaste cariño. Me gusta eso.
—Bueno. —Le besé los labios suavemente antes de levantarme de la
cama.
Stella se apoyó en los codos y me miró mientras me ponía los zapatos.
—¿A dónde vas?
—A mi cuarto.
—¿Por qué?
Caminé de regreso y la besé en la frente.
—Para conseguir el resto de los condones. Dos no son suficientes ni
de cerca.
23
Stella
Nunca dormía hasta tarde.
Colocando el teléfono en la mesa de noche, recordé las muchas
razones por las que dormí hasta casi el mediodía. ¿Cuántas veces tuvimos
sexo Hudson y yo? ¿Tres? ¿Cuatro? Hacía años que no tenía sexo más de
una vez en un período de veinticuatro horas. Incluso al principio de las
cosas con Aiden solo podía recordar un puñado de veces que tuvimos sexo
dos veces, y ciertamente nunca fue nada más que eso. Una sonrisa se
extendió por mi cara cuando recordé anoche y esta mañana temprano.
Hudson era insaciable. En realidad, ambos lo éramos. Lo hicimos con
él encima, yo encima, abrazados por detrás... Pero mi favorita había sido
esta mañana temprano con ambos acostados de lado y hablando. Nunca
olvidaré la conexión que tuvimos cuando entraba y salía de mí y nos
mirábamos a los ojos. Fue posiblemente la cosa más íntima que jamás
hubiera experimentado. Incluso pensar en ello me dejó sin aliento.
Aun sonriendo al recuerdo, decidí que tal vez despertaría al señor
Dormilón con mi boca. Me di la vuelta, esperando encontrar a Hudson
profundamente dormido, pero en cambio todo lo que encontré fue una cama
vacía.
Me apoyé sobre un codo y llamé:
—¿Hudson?
No hubo respuesta.
Pero ahora que estaba despierta necesitaba levantarme y responder a
la Madre Naturaleza. Al bajar de la cama, me dolía el cuerpo. Pero
preferiría unos cuantos dolores a cambio de horas de placer cualquier día de
la semana.
Cuando terminé en el baño, decidí tomar mi teléfono para ver si
Hudson me había dejado un mensaje. Pero mientras rodeaba los pies de la
cama noté algo en su almohada, una caja blanca con un lazo rojo y una nota
adhesiva amarilla.
Tengo una llamada en conferencia a las once y media. No quería
despertarte. Volveré cuando termine.
Quédate desnuda.
H
P.D. Empecemos a escribirlo.

¿Empezamos a escribirlo?
¿Qué diablos significaba eso?
No estaba segura, pero mi sonrisa resplandecía cuando desaté el lazo
rojo y abrí la caja. Dentro había un hermoso libro forrado en cuero. Me
llevó un minuto darme cuenta del significado, pero cuando lo hice mis ojos
se llenaron de lágrimas.
Empecemos a escribirlo. Anoche en la cena le dije a Hudson que
había luchado por ser feliz porque las cosas no salieron como imaginé, que
necesitaba dejar atrás el pasado y escribir una nueva historia.
Dios, primero la más bella experiencia sexual que hubiera tenido,
ahora un hermoso regalo. Podría acostumbrarme a esto.
Durante la siguiente media hora prácticamente floté mientras me
duchaba y arreglaba para el nuevo día. Cuando empecé a maquillarme, oí
cómo se abría y cerraba la puerta de mi suite.
—¿Hudson?
—¿Stella?
Me reí entre dientes.
—Estoy en el baño arreglándome.
Hudson entró con dos bolsas. Levantó una y le habló a mi reflejo en
el espejo.
—Desayuno. —Levantó la otra bolsa—. Almuerzo. No estaba seguro
de qué te apetecería.
—Si hay café en cualquiera de esas dos, seré tu mejor amiga de por
vida.
Abrió una bolsa y levantó un contenedor de poliestireno.
—Supongo que eliminamos a Jack. Tendré que avisarle.
Sonreí cuando me di la vuelta y acepté el café.
—Muchas gracias por el diario. Es hermoso, y el sentimiento significa
mucho para mí.
Hudson asintió. Sacó un segundo recipiente de café de la bolsa y
levantó la lengüeta de plástico de la parte superior.
—También tenían diarios. Pero no estaba seguro de si escribías en
uno o simplemente preferías husmear en el de otras personas.
—En realidad nunca he escrito en un diario. Lo cual es gracioso,
porque compré el primero con la intención de escribir en él. Me llevó por
un camino completamente diferente.
—Oh, y tan diferente...
Me reí.
—Cállate. ¿Cuándo lo compraste, de todos modos? Debes haberte
levantado muy temprano para ir a la tienda y dejarlo allí antes de que me
despertara.
—Lo recogí después de salir a correr esta mañana.
—¿Fuiste a correr? Yo tengo suerte de haber llegado de la cama a la
ducha.
Hudson se rio.
—Bueno, termina aquí, sal y come algo para que tengas algo de
energía. Quiero ponerme en camino para mostrarte los lugares de interés
para que podamos volver al hotel temprano.
—Bien. Solo necesito secarme el cabello, así que tal vez diez
minutos. En realidad... mejor que sean quince. Me encanta este baño.
Las cejas de Hudson se fruncieron.
—¿Te encanta el baño?
—Uhhh, sí. —Agité mis manos para expresar lo obvio—. Es como
diez veces más grande que el que tengo en casa, tiene una bañera, y mira
toda esta hermosa iluminación.
Hudson sonrió.
—Creo que te va a gustar mi casa.
—¿Estás diciendo que tienes un gran baño con una bañera?
Asintió.
—Definitivamente eres mi nuevo mejor amigo.

***

Me sostuvo la mano.
Nunca lo habría adivinado.
Le sonreí a Hudson. Me contempló con recelo.
—¿Qué?
—Nada. —Me encogí de hombros—. Me estás tomando de la mano.
—¿No debería hacerlo?
—No, me encanta. No habría asumido que eras de los que dan la
mano
Hudson sacudió la cabeza.
—No estoy seguro de si eso es un cumplido o debería sentirme
insultado.
Caminamos por Hollywood Boulevard durante la última media hora,
leyendo los nombres de las estrellas en la calle. Hasta el día de hoy,
habíamos ido a Muscle Beach en Venice (pensé que sería más elegante; las
pesas estaban realmente todas oxidadas.), el cartel de Hollywood (me
engañó para que hiciera senderismo... puaj), y el muelle de Santa Mónica
(nota personal: los hombres machos preferían montar una rueda de la
fortuna destartalada que admitir que tienen un poco de miedo a las alturas.
La piel bronceada de Hudson adoptó un hermoso tono verde.).
—Es solo una cosa de pareja.
—¿Y qué?
—No lo sé. —Me encogí de hombros—. ¿Es eso lo que somos?
Hudson dejó de caminar abruptamente.
—¿En serio?
—¿Qué? No quise asumirlo solo por lo de anoche.
Hudson frunció el ceño.
—Bueno, déjame aclararte eso. Lo somos.
No pude ocultar la sonrisa que creció en mi cara.
—De acuerdo... novio.
Sacudió la cabeza y empezó a caminar de nuevo.
Después de otra hora y una docena o más de cuadras caminando,
fuimos al Hotel Roosevelt a un lugar elegante que servía hamburguesas y
las mejores papas fritas con trufa para la cena.
—¿Cuál es tu comida favorita? —Lo señale con una papa frita.
—Tranquila. Macarrones con queso.
—¿En serio?
—Sí. Charlie y yo hemos probado ya... cuarenta y dos marcas del que
viene en cajas
Me reí.
—No tenía ni idea de que hubiera cuarenta y dos marcas de cajas de
macarrones con queso.
—Hacemos uno la mayoría de los fines de semana que pasa conmigo.
Terminamos con los del supermercado, así que ahora los compro por
Internet. Tiene un gráfico con nuestros puntajes.
—Eso es muy gracioso.
Hudson bebió su cerveza.
—¿Y qué hay de ti?
—Estas papas fritas con trufa están en segundo lugar. Pero tendría que
decir tortellini carbonara, de los que tienen guisantes y trocitos de jamón.
—¿Lo haces tú misma?
Fruncí el ceño.
—No, mi madre solía hacérmelo. De hecho, también hace unos
macarrones con queso al horno increíbles. No tengo ninguna de las recetas.
Bajando la mirada, unté la papa en el kétchup. Me entristeció pensar
en el tiempo que había pasado desde que hablé con mi madre.
Hudson debe haber notado mi silencio.
—Mencionaste que no hablas con tu padre —dijo—. ¿Tú y tu mamá
no son cercanas?
Suspiré.
—No hemos hablado en más de un año. Solíamos ser muy cercanas.
Hudson se quedó callado por un momento.
—¿Quieres hablar de ello?
Sacudí la cabeza.
—En realidad no.
Asintió.
Intenté volver a comer y no arruinar el día. Odiaba pensar en lo que
pasó, y mucho menos hablar de ello. Pero ahora que el tema había surgido
sabía que no debía dejar pasar la oportunidad por completo. Contarle a
Hudson al menos algo de lo que pasó entre Aiden, mi familia y yo podría
ayudarlo a entender un poco más mis problemas de confianza.
Así que respiré profundamente.
—Te conté que mi ex me engañó, pero no mencioné que mis padres
también me traicionaron.
Hudson dejó su hamburguesa y me prestó toda su atención.
—Bien...
Bajé la mirada.
—Sabían lo de la aventura de Aiden.
—¿Y no te lo dijeron?
Bajé la mirada, sintiéndome avergonzada.
—No, no dijeron ni una palabra. Fue un desastre. —No me atreví a
contar el resto de la sórdida historia.
Hudson sacudió la cabeza.
—Mierda. Lo siento.
Asentí.
—Gracias. Honestamente, en retrospectiva, no era Aiden quien fue
tan difícil de superar. Fue que también perdí a mi familia al mismo tiempo.
—Fruncí el ceño—. Echo de menos hablar con mi madre.
Hudson se pasó una mano por su cabello.
—¿Crees que puedes perdonarla y superarlo en algún momento?
Durante el último año, no había pensado que eso fuera posible. Estaba
tan amargada y triste por todo que, en cierto modo, podría haber hecho a
mis padres tan responsables como a Aiden. Tal vez me costó ser feliz por
primera vez en mucho tiempo, pero hoy no me sentía tan amargada y no
estaba segura de si le guardaría rencor a mi familia para siempre.
Sacudí la cabeza.
—No sé si puedo olvidar. Pero tal vez podría tratar de perdonar.
¿Serías capaz de fingir que nunca sucedió si estuvieras en mi situación?
—Nunca he estado en una situación similar para poder decirlo con
seguridad, pero como alguien que ha perdido a ambos padres no quisiera
tener remordimientos cuando se fueran. No creo que perdonar a tus padres
signifique que estés excusando su comportamiento. Creo que perdonar es
más bien no dejar que destruyan tu corazón más.
Sentí sus palabras en mi corazón.
—Vaya. ¿De dónde vienes, Hudson Rothschild? Eso fue profundo y
maduro. Los hombres a los que suelo atraer son superficiales e inmaduros.
Sonrió.
—Me parece recordar que me encontraste en una boda en la que te
colaste.
—Oh, sí... supongo que sí. Bueno, al menos uno de nosotros es
maduro.
Durante las siguientes horas disfrutamos de la puesta de sol de
Malibú, de la buena comida, el vino y de la compañía del otro. Ahora que
había cedido a mis sentimientos sentía como si alguien les hubiera puesto
fertilizante en vez de solo alimentarlos con agua. Tenía el corazón lleno y
satisfecho. Y ese sentimiento permaneció conmigo durante toda la noche y
todo el camino de regreso a mi suite del hotel.
Me acosté en la cama, viendo a Hudson desnudarse y admirando la
vista. Cuando se desabrochó la camisa y la tiró en una silla cercana, no
estaba segura de dónde mirar primero, sus pectorales esculpidos,
abdominales bien definidos o la V profunda que me hacía la boca agua.
Hudson se desabrochó el cinturón y se bajó la cremallera, haciendo que mis
ojos se dieran un festín con otra de mis partes favoritas de su cuerpo: la
sexy línea de vello hasta su entrepierna. Había tanto que disfrutar de este
hombre que pensé que tal vez debería quedarse ahí un rato, completamente
desnudo.
Se inclinó para salir de sus pantalones, y pude ver el tatuaje que corría
por el lado de su torso. Lo había visto anoche, pero en ese momento
estábamos demasiado ocupados embelesados por el otro como para
preguntarle sobre ello.
Levanté mi barbilla, señalando el tatuaje.
—¿Es el latido del corazón de alguien?
Hudson asintió. Dobló su cuerpo y levantó el brazo para darme una
vista mejor.
—Mi padre tenía un gran sentido del humor y una risa muy distintiva.
Era una verdadera carcajada, que sonaba como si viniera de algún lugar
profundo dentro de él. Cualquiera que lo conociera la reconocía, y siempre
hacía sonreír a la gente a su alrededor, incluso a los extraños. Estuvo en el
hospital durante la última semana de su vida. Un día, estaba de visita
mientras le hacían un electrocardiograma de cabecera. Contó un chiste cursi
y empezó a reírse. El chiste no era tan gracioso, pero el sonido de su risa
nos hizo reír a los tres, al técnico, a mi padre y a mí. Por alguna razón no
podíamos parar de reír. Tuvo que rehacer el electrocardiograma porque la
lectura tenía todos estos grandes picos. Los electrodos habían captado la
risa del corazón de mi padre. Le pregunté a la enfermera si podía quedarme
la impresión que iba a tirar, y me la dieron unos días después de su muerte.
—Eso es increíblemente dulce.
Hudson sonrió con tristeza.
—Era un hombre muy bueno.
—¿Y dónde está tu cicatriz?
—¿Cicatriz?
—La semana pasada dije que nunca había salido con nadie con un
tatuaje o una cicatriz, y tú dijiste que tenías ambos.
—Ah. —Dobló su cuerpo en la otra dirección y levantó su brazo para
revelar una línea dentada de tres pulgadas.
—Tengo unas cuantas, pero este es probablemente el peor.
—¿Cómo la conseguiste?
—Fiesta de la fraternidad. Borracho, un tobogán y un palo escondido
bajo la lona.
—Ay.
—No fue mi mejor momento. No era tan grande al principio. Jack me
ayudó a vendarlo, y luego se abrió más cuando seguí saltando en el
tobogán.
—¿Por qué no paraste después de cortarte?
Se encogió de hombros.
—Teníamos una apuesta.
Sacudí la cabeza.
—¿Ganaste, al menos?
La sonrisa de Hudson era adorable.
—Gané.
Terminó de desvestirse, y yo seguí admirando su increíble físico.
Al verme mirarlo fijamente una vez más, Hudson entrecerró los ojos.
—¿Qué está pasando en esa cabeza tuya?
Le hablé a su cuerpo, sin querer levantar los ojos todavía.
—Perdí meses yéndome sola a la cama cuando podría haber pasado
mi tiempo tocando eso. ¿Qué te parece quedarte ahí un rato para que pueda
echar una buena y larga mirada? ¿Tal vez dos o tres horas? Eso debería
bastar.
Se rio y terminó de quitarse los pantalones antes de subirse a la cama
y flotar sobre mí. Llevando el dedo a sus labios, tracé el contorno. Hudson
me agarró la mano y la levantó para depositar un suave beso.
—¿Por qué me rechazaste tanto tiempo? Y no me insultes diciendo
que es porque soy un inversor en tu negocio. Ambos sabemos que eso es un
montón de mierda.
—Solo me invitaste a salir una vez.
Hudson puso una cara que decía y una mierda.
—Tanto monta monta tanto. Sabías que estaba interesado desde el
primer día. Dejé la pelota en tu cancha, pero aun así te hice saber que estaba
interesado muchas veces.
Suspiré.
—Lo sé. Supongo que... solo estaba asustada.
—¿De qué?
Sacudí la cabeza.
—Mi última relación y sus secuelas fueron muy difíciles de superar.
Tengo miedo de salir lastimada otra vez... miedo de ti...
—¿De mí?
—Sí. Me pones nerviosa de muchas maneras. Incluso ahora, Hudson.
La mayoría de las cosas en mi vida me han parecido muy buenas desde
fuera: el matrimonio de mis padres, mi compromiso. Soy el tipo de mujer
que cree en el “felices para siempre”, un cuento de hadas. A veces eso me
ciega y me impide ver cosas que no quiero ver. Pensé que era una idealista,
pero después de que mi ex me jodiera, me hizo preguntarme si era solo una
tonta. Además, eres básicamente el Príncipe Azul, un rostro hermoso, con
ese cuerpo, exitoso, amable cuando quieres serlo, maduro, independiente...
—Me encogí de hombros—. Eres casi demasiado bueno para ser verdad, y
supongo que tengo miedo de caer en un cuento de hadas otra vez. Sabes,
Fisher y yo solíamos referirnos a ti así.
La frente de Hudson se arrugó.
—¿Referirte a mí cómo?
—Como el Príncipe Azul.
Apartó la mirada un momento antes de que sus ojos se encontraran
con los míos.
—No soy el Príncipe Azul, cariño. Pero me gustas mucho.
—¿Por qué?
—¿Por qué me gustas?
Asentí.
—Por muchas razones. Me gusta que, cuando te di ese micrófono en
la boda de Olivia, aceptaras el reto y luego me llamaras imbécil con fuego
en los ojos. No te echas atrás. Eres intrépida, aunque de alguna manera
piensas que eres cobarde. Me encanta que, aunque hayas pasado por
situaciones de mierda, te niegues a deprimirte. En lugar de dejar que toda la
mierda negativa de la vida te coma inventaste un sistema de felicidad. Me
encanta que, cuando ves a una mujer sin hogar, le des una barra de
Hershey’s porque sabes lo que puede hacer algún químico en su cerebro
para ayudarla a sentirse un poco mejor, aunque sea unos pocos minutos. Me
encanta que seas creativa e inventes tu propio producto, y que seas lo
suficientemente inteligente como para escribir un algoritmo que yo no
tendría ni idea de cómo formular. Y me encanta que seas testaruda y no te
rindas.
Miró mi cuerpo y luego se tomó un segundo para examinar mi cara
antes de sacudir la cabeza.
—Todo eso, además de tu aspecto. La mejor pregunta es, ¿qué razón
tendría para no que no me gustaras?
Mis ojos empezaron a lagrimear. Hudson se inclinó y presionó sus
labios contra los míos.
—¿Te sientes asustada ahora mismo? —susurró.
Mi pulso se aceleró.
—Más que nunca.
Sonrió.
—Bien.
—¿Bien? ¿Como si quisieras que tuviera miedo?
—No... pero al menos no estoy solo en esto. Solo tenemos miedo de
las cosas que más significan para nosotros.
Le acaricié la mejilla.
—Estoy muy feliz de que me hayas esperado.
—Sabía que valía la pena esperar.
Hudson presionó su boca contra la mía con un beso apasionado.
Habíamos pasado gran parte de las últimas veinticuatro horas en esta cama
con nuestras bocas entrelazadas, pero este beso se sintió diferente, más
lleno de emoción que nunca. Me sostuvo la cara entre sus manos, y yo
rodeé su cuello con mis brazos. Pero lo que empezó lento se calentó
rápidamente. Nuestro beso se volvió salvaje y ferviente mientras nos
ayudábamos a deshacernos de la ropa que nos quedaba.
Había una sensación frenética en el aire. Aun así, algo en la forma en
que Hudson me miraba a los ojos me decía que sabía que aún era frágil en
muchos sentidos. Nunca apartamos la mirada del otro mientras se alineaba
con mi entrada y se empujaba dentro de mí. Hudson la tenía gruesa, y había
pasado más de un año desde que tuve sexo hasta anoche. Así que se tomó
su tiempo, yendo despacio mientras se hundía más profundamente con cada
medido empuje. Una vez estuvo completamente asentado, acercó sus
caderas, y pude sentir su pelvis presionando contra mi clítoris. Se sentía tan
bien, tan perfectamente correcto. Mi corazón estaba tan lleno como mi
cuerpo, y mis emociones se volvieron casi imposibles de contener. Las
lágrimas me picaban los ojos, los cuales cerré en un intento de contenerlas.
—Abre, cariño. —La voz de Hudson era ronca.
Mis ojos se abrieron de par en par y se encontraron con los suyos. Lo
que vi hizo imposible contener las lágrimas. Los ojos de Hudson estaban
tan llenos de emoción como los míos. Permanecimos así, conectados de
todas las maneras posibles, mientras nuestros orgasmos se construían. No
queriendo que el momento terminara, intenté contenerme mientras sus
empujes eran más y más rápidos. Pero los sonidos que resonaban por la
habitación me hicieron titubear. Nuestros cuerpos húmedos chocando entre
sí mientras me follaba con cuerpo y alma.
—Hudson...
Su mandíbula se tensó mientras seguía adelante.
—Déjalo ir... déjalo ir todo.
Y lo hice. Con un grito voraz, mi cuerpo tomó el control de mi mente,
y olas y olas de éxtasis me recorrieron. Justo cuando empezó a menguar, el
orgasmo de Hudson me golpeó, y su calor derramándose en mí hizo que mi
cuerpo continuara ondulando con ondas de choque.
Después, no tenía ni idea de cómo podía levantar la cabeza, y mucho
menos estar semiduro mientras salía de mí.
—Vaya... eso fue...
Hudson sonrió y me besó suavemente.
—Demasiado bueno para ser verdad —susurró.
Le devolví la sonrisa, y un poco de esperanza se encendió en mi
interior.
Tal vez, solo tal vez, él sería el único hombre que no me
decepcionara.
24
Stella
Hace dieciséis meses

—¿Sabes qué es Drummond Hospitality? —pregunté.


Aiden estaba sentado en la sala de su apartamento calificando papeles
mientras yo estaba sentada en la mesa de la cocina revisando mis correos
electrónicos.
—¿Hmmm?
—Está en el extracto de tu tarjeta de crédito por ciento noventa y dos
dólares. El otro cargo lo reconozco.
Aiden entrecerró sus ojos.
—¿Cómo conseguiste la factura de mi tarjeta de crédito?
—Ahora llega a mi correo electrónico. ¿Recuerdas que hace unos
meses dije que había recibido un aviso de que Banco de América iba a dejar
de usar papel y que tendrías que optar por no participar si deseabas estados
de cuenta en papel a partir de ahora? Me pediste que lo enviaran a mi correo
electrónico ya que todo se convierte en spam cuando usas tu correo
electrónico del trabajo.
—Pensé que te referías al extracto de nuestra cuenta bancaria
conjunta.
Negué con la cabeza.
—No, tu tarjeta de crédito.
—¿Cuánto tiempo te ha estado llegando?
Me encogí de hombros.
—¿Dos meses, creo? La mitad del tiempo no tiene ninguna actividad.
Rara vez usas tu tarjeta. El mes pasado fue saldo cero.
La expresión del rostro de Aiden me preocupó.
—¿Es un problema? —le pregunté—. ¿No quieres que vea lo que
estás cobrando o algo así?
Arrojó su bolígrafo encima de la pila de papeles y apartó la mirada.
—Por supuesto no. Simplemente no sabía que ya no recibiría la
factura en papel.
—Está bien… Bueno, ¿sabes cuál es ese cargo? ¿Drummond
Hospitality?
—Ni idea. Lo único que cargué fue la cena cuando fuimos a casa de
Alfredo hace unas semanas. Debe ser un error. Me conectaré a Internet y lo
disputaré más tarde.
—¿Quieres que lo haga ya que estoy en línea?
—No, está bien. Yo lo haré.
Algo no iba bien. Pero lo dejé pasar ya que Aiden y yo ya habíamos
tenido algunas peleas por mis sospechas en los últimos meses. Hubo una
vez que vi un mensaje extraño en su teléfono, y luego otra vez me dijo que
iría a su oficina en la universidad un sábado para trabajar en las
calificaciones, lo que normalmente hacía desde casa. Decidí sorprenderlo
con el almuerzo ya que había estado trabajando mucho y no podíamos estar
juntos mucho. Luego, recientemente, volvió a casa oliendo a perfume y se
puso a la defensiva cuando le pregunté por qué, gritando que si no hiciera
que todo nuestro apartamento oliera constantemente a muestras de perfume
para un negocio que no existía su ropa no olería a un prostíbulo barato.
Como siempre le daba el resumen de los diarios que leía, sabía que la
mujer del diario que había estado leyendo estaba engañando a su marido y
me convenció de que estaba viendo cosas que no estaban ahí por lo
ridículamente iguales que eran. Me ponía en la piel de la gente sobre la que
leía. Incluso ahora me preguntaba si tal vez tenía razón. La semana pasada
leí una entrada donde Alexandria había escrito que su esposo cuestionó un
cargo en la factura de su tarjeta de crédito. Había reservado una suite de
hotel para una de sus citas con Jasper y luego él pagó en efectivo cuando se
registraron. Pero el hotel hizo accidentalmente un cargo duplicado.
Así que atribuía mi paranoia a aquello por lo que Aiden me había
advertido. No era diferente a ver una película de terror y de repente tener
que mirar debajo de mi cama antes de subirme. El estrés de lo que estás
poniendo en tu mente hace que tu cerebro vaya a lugares donde
normalmente no lo haría.
—Está bien —le dije—. Entonces creo que puedes pagarle al
restaurante parte de la factura. De todos modos, es más que el pago mínimo.
—Bien. —Aiden volvió a calificar trabajos. Pero un minuto después,
dijo—: Probablemente eliminaré la tarjeta de la facturación electrónica y
volveré a recibir mis estados por correo. Me gusta tener copias en papel
para fines fiscales, ya que a veces compro cosas para el trabajo.
De nuevo, ¿por qué me molestaba eso? Su razonamiento tenía mucho
sentido. Realmente estaba buscando monstruos debajo de mi cama y
necesitaba detenerme.
—Suena bien.
Un mes después, me había olvidado por completo de la factura de la
tarjeta de crédito. Aiden y yo acabábamos de regresar de reunirnos con uno
de sus colegas para tomar unas copas y me iba a quedar en su casa. En
nuestro camino hacia arriba, saqué el correo del buzón. En la pila estaba el
extracto de su tarjeta de crédito del Banco de América.
Dejé el correo sobre la mesa, manteniendo ese sobre en mi mano.
—¿Cómo fue esa disputa con Banco de América?
Los ojos de Aiden se posaron en el papel y lo arrebató de mis manos.
—Bien. Lo revirtieron. —Metió el papel en el bolsillo interior de su
chaqueta deportiva.
Una vez más, no tenía idea de por qué me molestaba que tomara la
factura. Pero lo hizo.
Aiden caminó hacia su dormitorio.
—Voy a darme una ducha rápida.
—Está bien.
Mientras estaba fuera, me serví una copa de merlot y traté de no
pensar más en ello. Aunque esta semana leí una entrada completa en el
diario sobre lo estúpido y confiado que era el marido de Alexandria. Parecía
disfrutar de casi ser atrapada y poder salir de las cosas con mentiras…
Sabía que probablemente estuviera siendo ridícula. Pero el mes
pasado me quedé despierta la mitad de la noche después de que me pesara
la tontería de la tarjeta de crédito. Aiden no necesitaría saber que me
conecté a Internet para echar un vistazo a su factura. Y, una vez que lo
hiciera, podría dejar todo en paz, de una vez por todas.
Aunque... seguiría violando su confianza al verificarlo dos veces,
incluso si él no tenía ni idea al respecto. Así que mientras trataba de
convencerme de no hacer lo que tanto quería hacer, fui al dormitorio para
cambiarme. Abrí la cómoda de Aiden para tomar una de sus viejas
camisetas y tiré mis vaqueros y mi blusa en una silla en la esquina. De
camino a la sala de estar, la chaqueta deportiva de Aiden llamó mi atención
desde la puerta abierta del armario. Podía escuchar el agua de la ducha aun
corriendo en el baño contiguo, así que me acerqué y lo bajé. Pero en lugar
de hurgar en la cuenta de la tarjeta de crédito, me llevé la chaqueta a la
nariz e inhalé profundamente. El inconfundible olor a jazmín llenó mi nariz.
El jazmín no era un aroma que tuviera en casa para mis muestras de aroma
distintivo. Ni siquiera era uno con el que hubiera estado trabajando
últimamente.
La habitación se quedó en silencio y me tomó un minuto darme
cuenta de que era porque el agua de la ducha se había detenido. Mierda.
Colgué rápidamente la chaqueta en el armario y salí del dormitorio. El
pánico se apoderó de mí. No había forma de que pudiera dormir esta noche
con cómo me sentía, ni podría acostarme junto a Aiden y fingir que todo iba
bien. Ya no era una cuestión de si iba a violar su confianza e iniciar sesión
en su tarjeta de crédito en línea. Tenía que hacerlo para mantener la cordura.
Mis dedos temblaron cuando cargué al sitio web en mi teléfono. La
maldita cosa tardó una eternidad en cargarse, y cada dos segundos miraba
hacia la puerta entreabierta de nuestro dormitorio. Cuando finalmente se
completaron los datos, me desplacé hasta la factura de este mes. El alivio
me inundó cuando vi que no había ningún cargo. Abrumada por la culpa,
fui a cerrar sesión, pero luego noté que la sección de pagos tenía uno de
$261. Pensé que probablemente solo fuera la forma en que mostraban un
crédito otorgado por ese cargo incorrecto, pero como dejó una sensación
molesta hice clic para verificar.
Y me congelé al ver que era un pago real hecho hacía semanas desde
una cuenta bancaria que terminaba en 588. Sentí que la sangre abandonaba
mi rostro. Esa era la cuenta corriente de Aiden.
Tenía que ser un error. Hice clic en la pestaña de disputas. Sin
disputas en los últimos noventa días. Sintiéndome asustada y perdida, cerré
el sitio web e hice algo que debería haber hecho hacía un mes. Busqué en
Google Drummond Hospitality.
Los resultados enviaron mi corazón a mi garganta.
Drummond Hospitality es propietario de cuatro hoteles boutique de
la ciudad de Nueva York.
25
Stella
—Y ciertamente podría acostumbrarme a... —Me desperté y encontré
a Hudson parado en mi estufa, con nada más que un par de pantalones
cortos y una gorra de béisbol. Su espalda esculpida era musculosa y
bronceada. Envolví con mis brazos su estómago y lo apreté por detrás,
poniendo un beso sobre su hombro.
—Acabo de volver de una carrera y aún no me he duchado.
Probablemente estés besando el sudor seco.
—Estoy segura de que mi piel no es muy diferente después de
anoche.
Hudson se giró y me rodeó la cintura con sus brazos. La sucia sonrisa
de su cara me decía que recordaba lo sudorosos que estuvimos.
Sonrió.
—Rompiste la cama.
Me eché atrás.
—Yo no rompí la cama; tú lo hiciste.
—Estoy segura de que tú eras el que estaba encima cuando el marco
cedió.
—Tal vez, pero tú no estabas acostado ahí sin más. Tú eras quien
estaba arriba desde abajo, ya sabes.
Hudson rio.
—¿Qué demonios significa eso?
—Puede parecer que me dejas tomar el control, pero en realidad
nunca te rindes.
Su cara cambió, y parecía un poco preocupado.
—¿Y eso no te gusta?
Sonreí.
—No, me gusta mucho. Pero eso significa que has contribuido a
romper la cama.
Hudson sonrió y me golpeó el trasero.
—Ve a sentarte. Los panqueques están casi listos.
—Está bien.
La semana desde que llegamos a casa desde California había sido
felicidad absoluta. Hudson y yo éramos inseparables. Trabajábamos hasta
tarde cada noche preparando las cosas para Signature Scent, y alternábamos
entre dormir en su casa en Brooklyn y en mi apartamento aquí en la ciudad.
Probablemente debería preocuparme que pasáramos demasiado tiempo
juntos, pero estaba demasiado feliz para dejar que nada lo estropeara.
Hudson colocó un plato delante de mí.
Me reí.
—Esto es adorable.
Hizo un gran panqueque y lo decoró con fresas partidas por la mitad
formando rayos de sol puntiagudos y plátanos y fresas creando una cara.
—Así es como le gusta a Charlie. Pero no te impresiones demasiado.
Es el único plato que hago aparte de los macarrones con queso. No quiero
que subas tus expectativas.
—Bien, no lo haré.
Hudson podría haber sido horrible en casi todo lo demás y aun así me
desmayaría por él basado en lo considerado y lo increíble que era en la
cama. Decir que me estaba enamorando de este hombre sería quedarse
corto. Unas cuantas veces esta semana me encontré sentada en mi escritorio
sonriendo sin razón. Ni siquiera pensaba en nada en particular. Solo me
sentía... feliz.
—En caso de que eso no te llene lo suficiente... —Hudson puso un
plátano junto a mi plato.
Estaba a punto de decir que nunca comería panqueques y un plátano
cuando vi las letras en la piel amarilla: Pla-rece que me tienes loco.
Cuando levanté la vista, Hudson me guiñó un ojo y volvió a la estufa
como si no hubiera convertido mis entrañas en un montón de papilla.
Miró por encima del hombro, señalando mi plato con una espátula.
—Come. No me esperes. Se enfriará.
Justo cuando me llevé el primer bocado a la boca, la puerta de mi casa
se abrió.
—¡Cariño, estoy en casa!
Mierda. Fisher. Estaba soltera desde que se mudó al apartamento de al
lado.
Hudson se dio la vuelta, y Fisher lo vio y se congeló.
—Mierda. Lo siento, hombre.
—Está bien. Entra.
Fisher me miró y asentí, así que entró en la cocina.
Hudson extendió su mano.
—Hudson Rothschild. No creo que hayamos sido formalmente
presentados.
Fisher la estrechó.
—Supongo que la boda no cuenta. Fisher Underwood.
Hudson señaló la mesa con la espátula.
—Toma asiento. Stella me ha dicho que alimentarte es parte de estar
ella.
Fisher sonrió. Tomó un puñado de arándanos del recipiente abierto
junto a la estufa y se metió unos cuantos en la boca.
—Tienes mi bendición para casarte con él.
Hudson y yo nos reímos.
Le hizo a Fisher un plato de panqueques con un poco de fruta, pero no
el sol sonriente que me hizo a mí. Sorprendentemente, el desayuno no fue
incómodo una vez que los tres estuvimos en la mesa.
Fisher se metió casi medio panqueque en la boca.
—Entonces, ¿qué van a hacer este fin de semana?
—Hudson tiene a su hija. Yo tengo algunos recados que hacer, pero
aparte de eso, estoy libre. ¿Vas a estar por aquí?
—Estaba pensando en ir al mercado —dijo Fisher—. Es el
cumpleaños de mi asistente la semana que viene, y le encantaron las tazas
de cerámica hechas a mano que elegiste para ella el año pasado, así que
pensé en volver y ver qué más tienen.
—Oh, genial. Tal vez vaya.
La frente de Hudson se arrugó.
—Pensé que íbamos a llevar a Charlie al parque. Dijiste algo sobre un
antiguo patio de juegos.
Pensé en la conversación que habíamos tenido antes.
—Dijiste que tú pensabas llevar a Charlie al Central Park, y te
pregunté si alguna vez la habías llevado al parque de juegos antiguos. No
me di cuenta de que querías que yo también fuera.
—Supongo que asumí que tú...
—Bien, me encantaría pasar tiempo contigo y con Charlie, si no crees
que es demasiado pronto.
Hudson sacudió la cabeza.
—No creo que esté lista para verte en mi cama todavía, pero necesita
empezar a pasar tiempo con nosotros para llegar a eso, ¿verdad?
Vaya. Sentí una sensación agradable en mi vientre de saber que no
estaba sola viendo un futuro para nosotros. Alargando la mano, apreté la
suya.
—Eso suena genial.
—Te diré algo, tengo que parar en casa antes de ir a recogerla a las
dos. ¿Por qué no van al mercado y nos encontramos en el parque después?
Miré a Fisher, y se encogió de hombros.
—Me parece un plan.
Después de que termináramos de comer, Fisher se fue y Hudson se
dio una ducha rápida antes de volver a ponerse la ropa que usó ayer para
trabajar. Lo observé desde la puerta del dormitorio mientras tiraba de uno
de sus calcetines. Debió sentirme allí porque habló antes de levantar la
cabeza.
—¿Crees que podríamos guardar algunas cosas en casa del otro? Así
tal vez no tengo que usar calcetines usados y un traje para mi paseo de la
vergüenza del sábado por la mañana de regreso a casa.
Sonreí, y un sentimiento cálido me recorrió.
—Eso me gustaría mucho.
Unos minutos después, Hudson me dio un beso de despedida.
—¿Tienes planes para cenar esta noche con Charlie? —pregunté.
—Por lo general solo pedimos comida si estamos fuera durante el día.
—¿Crees que sería demasiado si les hago la cena? Puedo comprar lo
que necesito en el camino.
—Me encantaría. Pero puedo comprar lo que necesites. Solo envíame
un mensaje con una lista.
—No. Quiero que sea sorpresa.
Hudson sonrió y me besó la frente.
—No puedo esperar.

***

—Tú y Hudson parecen muy unidos.


Fisher y yo caminábamos por los pasillos del mercado al lado del
otro.
Suspiré.
—Es increíble.
Enarco las cejas.
—Lo sé. Le eché un vistazo a ese pecho en el desayuno de esta
mañana.
Me reí.
—Eso no es lo que quería decir. Pero sí, su cuerpo es bastante
asombroso, también.
—Probablemente no deba decirte esto, pero no dijo que no lo hiciera,
y sabes que no puedo guardar un secreto, especialmente no de ti...
—¿Qué?
—Llamó a la puerta de mi apartamento al salir hoy.
—¿Para qué?
—Me preguntó si iba a estar en casa mañana por la mañana.
Aparentemente va a intentar que entreguen algo para ti.
—¿Dijo el qué?
Fisher sacudió la cabeza.
—No, pero le di mi número para que me envíe un mensaje. Espero no
llamarlo accidentalmente después de unos tragos. Su número está justo
encima de Hughes.
—¿El tipo con el que follas a veces?
—Sí, y no hablamos de cosas sin importancia. Creo que la última vez
que tomé unos tragos, le envié un mensaje que decía “quieres follar” y me
respondió con su ubicación.
Me reí.
—Bien, bueno, espero que no hagas eso. ¿Pero no tienes ni idea de lo
que quiere que entreguen?
—No. Con suerte es gomaespuma.
—¿Gomaespuma?
Fisher asintió.
—Para poner detrás de tu cabecera. Los escuché anoche.
—Oh, Dios, por favor dime que estás bromeando.
—Tu cama comparte pared con mi televisor en la sala de estar. Tengo
ese estante que sostiene la caja de la televisión por cable y algunos libros
debajo. Tiraron a Stephen King al suelo.
Me cubrí la cara con las manos.
—Dios, no me gustaría oírte teniendo sexo. De hecho, anoche
rompimos el marco de la cama. La alejaré de la pared.
—Bien. Una vez rompí la silla de un dentista cuando me acostaba con
ese ortodoncista. Pero nunca una cama.
Mi nariz se arrugó.
—Gracias por compartir. Ahora cada vez que vaya al dentista me
preguntaré de quién es el culo desnudo que tuvo sexo donde estoy sentada.
—De nada. —Fisher me guiñó el ojo—. Pero, en serio, ¿cuán
dramático sonaría que dijera que estás radiante? Algo en ti ha cambiado,
pero no puedo decir exactamente el qué.
—Probablemente sea porque he roto mi año de sequía. Tal vez estés
viendo los músculos de mi cara relajarse por primera vez en un tiempo.
—Mmmm... —Me evaluó—. No, eso ya lo hiciste esta mañana. El
cabello salvaje y de recién follada te queda bien, por cierto. Pero es algo
más... Pareces más ligera o algo así.
No había nadie en la Tierra que pudiera leerme como Fisher, lo que
realmente hablaba de mi relación pasada. Aiden nunca había prestado
suficiente atención para saber si algo me molestaba.
Me acerqué y tomé la mano de Fisher. Entrelazando mis dedos con
los suyos, apreté.
—Se te da muy bien ser mi amigo. No iba a decir nada, porque no
quiero hacerlo más de lo que es, pero llamé a mi madre hoy, justo antes de
que saliéramos para el metro, en realidad.
Las cejas de Fisher se levantaron.
—¿Qué te hizo hacer eso?
—He estado pensando mucho en perdonar... y tratando de seguir
adelante con mi vida. —Me encogí de hombros—. Quiero hacerle a Hudson
algo que ella siempre me cocinaba y que me encantaba, así que pensé que
podría ser un buen momento para empezar.
—Seguro que estaba feliz de escuchar tu voz.
Fruncí el ceño.
—Sí. Aunque no hablamos mucho tiempo. Le pregunté si me podía
dar la receta y luego le pregunté si les iba bien. Definitivamente pareció
dudar. Tengo la sensación de que tenía miedo de decir algo malo. Estuvimos
al teléfono unos cinco minutos. Cuando nos despedimos, me preguntó si
volvería a llamar pronto, y le dije que lo intentaría.
Esta vez fue Fisher quien me apretó la mano.
—Bien por ti. Creo que ya es hora, mi Stella Bella.
Cuando terminamos de comprar, Fisher y yo tomamos el metro de
vuelta a la ciudad. Íbamos en dos direcciones diferentes, así que nos
despedimos en la Grand Central Station.
Me besó la cabeza y me dio un gran abrazo.
—Me alegro por ti —dijo—. Tengo un muy buen presentimiento
sobre las cosas entre tú y el Adonis. Veo un futuro brillante.
Con el constante miedo de provocarme mala suerte, le dije gracias en
lugar de concordar. Pero, en el fondo, yo también veía algo brillante en el
futuro.
Nunca esperé que ese brillo viniera de una explosión gigante.
26
Hudson
—¿Qué están haciendo ustedes dos ahí?
Charlie levantó la mano.
—No se te permite entrar aquí, papá.
—¿Por qué no?
—¡Porque estamos haciendo una sorpresa!
—Pero soy el único que se va a sorprender, ya que ustedes dos están
con eso.
Mi hija se rio.
—Las sorpresas pueden ser para una sola persona, papá.
Capté la mirada de Stella y le guiñé un ojo.
—¿Por qué no pongo música mientras ustedes trabajan en la cocina?
Quizás algo de Katy Perry o Taylor Swift...
Como era de esperar, Charlie saltó. Apretó las palmas de las manos
como si necesitara rezar para que hiciera algo que me pidiera, como si no
quisiera saltar de un acantilado solo para hacerla feliz.
—¿Puedes poner a Dolly?
Me reí.
—Por supuesto.
Encendí la música, me senté en la sala de estar y apoyé los pies en la
mesa de café. Agarrando el control remoto de la TV, puse le canal de
deportes con subtítulos y comencé a leer la parte inferior de la pantalla.
Estaban entrevistando a un nuevo corredor que los Giants habían
seleccionado para la próxima temporada. Big Blue era mi equipo, así que
definitivamente estaba interesado, pero no podía mantenerme concentrado.
Cada pocos minutos mis ojos volvían a la cocina. Podía ver a Stella y
Charlie trabajando en lo que fuera que estuvieran cocinando. Stella se puso
de pie mientras mi hija se sentaba en el mostrador mezclando algo. No
podía oír lo que decían, pero vi a mi hija taparse la boca mientras reía. La
sonrisa en el rostro de Stella también era jodidamente fantástica.
No quería sonar como un marica, pero sentía esta plenitud en mi
pecho que me daba una sensación cálida. Ah… joder, ¿a quién engañaba?
Me importaba una mierda si sonaba como un marica. Estaba feliz,
realmente jodidamente feliz. Habían pasado años desde que sentí que tenía
una familia real y, aunque solo conocía a Stella de unos meses y esta era la
primera vez que los tres estábamos juntos, mi casa se sentía como un hogar
hoy.
Había estado mirando hacia la cocina, pero debí haberme distraído
mientras pensaba, porque cuando mis ojos se enfocaron de nuevo Stella
entrecerraba los ojos en mi dirección. Sonrió, como diciendo “¿qué está
pasando por esa cabeza tuya?”
Probablemente asumió que me la estaba imaginando desnuda en mi
cocina o recordando todos los lugares en los que me la había follado en mi
casa durante la última semana en lugar de soñar despierto con pasar las
noches con mis dos chicas, jugando juegos de mesa y prendiéndoles una
fogata este invierno en la chimenea que nunca usaba.
Media hora más tarde, la mesa estaba puesta y finalmente se me
permitió ver lo que habían estado preparando los dos.
Stella dejó una cazuela cubierta con un trapo sobre la mesa y Charlie
se inclinó para mirar a Stella, quien asintió.
—¡Tachán!
Mi hija arrancó el trapo.
—¿Macarrones con queso? ¿Encontraron una nueva caja para probar?
Charlie negó con la cabeza.
—¡Lo hicimos de cerco!
Stella sonrió.
—Es cero, cariño. Lo hicimos de cero.
—Parece delicioso. —Miré teatralmente alrededor de la mesa—.
¿Pero dónde están los suyos? Ese es solo para mí, ¿verdad?
Charlie se rio.
—Tenemos que compartirlo, papá. Hay suficiente para todos.
Salivé mientras Stella nos servía a cada uno un plato lleno de mi
comida favorita. No podía esperar para comerlo.
—Esto está realmente bueno —dije unos momentos después.
—Gracias. Hoy... llamé a mi mamá para pedirle su receta.
No esperaba que dijera eso y no quería mencionar nada alrededor de
Charlie, así que hablé crípticamente.
—¿Cómo fue?
Stella se encogió de hombros.
—Fue agradable, supongo.
Asentí.
—Bueno, gracias. Realmente está delicioso.
Sonrió.
—Era hora.
Ajena a mi significativo intercambio con Stella, mi hija habló con la
boca llena.
—Papá, después de la cena, ¿podemos tomar un helado y jugar a los
secretos?
Señalé su plato con mi tenedor.
—¿No has terminado con lo que tienes delante y te preocupa el
postre? Tal vez estés demasiado llena para el helado.
Charlie se rio disimuladamente como si acabara de contar un chiste.
—Siempre hay espacio para el helado, papá. Se derrite una vez que
está en tu vientre, por lo que ni siquiera es comida.
—¿Cuál es el juego de los secretos? —preguntó Stella—. No creo que
haya jugado antes.
—No es realmente un juego. Solo comemos helado y nos turnamos
para contarnos secretos. —No quería explicar frente a Charlie que era algo
que mi padre hacía con mi hermana y conmigo después de que a nuestra
madre le diagnosticaran cáncer por primera vez. Era su forma de
enseñarnos que siempre podíamos confiar en él, confiar en que guardaría
nuestros secretos y nos contaría los suyos.
—¿Puede ser cualquier secreto? —preguntó Stella.
—Lo que quieras —dije.
Sonrió.
—Me apunto.
Los macarrones con queso nos dejaron a todos llenos, así que nos
retiramos al sofá después de cenar para ver una película. Charlie apoyó la
cabeza en mi regazo con su cuerpo extendido a mi izquierda y Stella se
sentó a mi derecha. A mitad de Inside Out, Charlie roncaba. No podía
culparla. Una siesta sonaba bastante bien después de esa comida, y
habíamos visto esta película al menos cincuenta veces.
En un momento, Stella se levantó para ir al baño así que me quité de
debajo de mi hija y con cuidado le bajé la cabeza. Luego esperé en el
pasillo. Cuando Stella abrió la puerta, la agarré del brazo y tiré de ella hacia
el dormitorio de invitados contiguo.
Se rio y le tapé la boca con la mano.
—Shhh... tiene un oído increíble. —Stella asintió, así que aparté mi
mano.
—¿Qué estás haciendo? —susurró.
—Quería darte las gracias por la cena.
—Ya lo hiciste.
—Quise decir correctamente.
Tomando la parte de atrás de su cuello, sellé mis labios sobre los de
ella.
—Siempre hueles tan malditamente bien —gemí.
Ella chupó mi lengua.
—Tú siempre sabes muy bien.
Mierda. Probablemente fuera una idea tonta. Ya podía sentir que me
estaba calentando. Pero no había tenido un minuto a solas con ella desde
que llegó aquí y lo necesitaba. Presionándola contra la puerta, tomé su boca
en un beso duro. Cuando terminé, ambos respirábamos con dificultad.
Le limpié el labio inferior mientras hablaba.
—Llamaste a tu madre.
Su rostro se relajó.
—Si. No creo que vaya a ir a cenar allí pronto, pero lo que dijiste
realmente me impactó. La vida es corta y nunca se sabe lo que traerá el
mañana. No quiero arrepentirme y estoy lista para seguir adelante.
Miré entre sus ojos y le sostuve la mejilla.
—Me alegro.
Volvió la cabeza y besó mi palma.
—¿Crees que Charlie se ha quedado dormida? Quizás debería irme.
—Definitivamente no. Va a despertar y pedir helado en cualquier
momento.
Stella sonrió.
—Y luego escucharé uno de tus secretos. Tenía muchas ganas de eso.
—¿Oh, sí?
Asintió.
—Bueno, déjame decirte una ahora. —Torcí mi dedo para que se
acercara. Cuando lo hizo, acerqué mi boca a su oído y le susurré—: Estoy
jodidamente loco por ti, cariño.
Me miró y sonrió.
—Yo también estoy loca por ti.

***

Efectivamente, Charlie se despertó unos diez minutos antes de que


terminara la película. Estiró los brazos sobre su cabeza.
—¿Podemos tomar helado ahora?
Me reí.
—Apenas estás despierta.
—Estoy lo suficientemente despierta para tomar un helado.
—Bien. ¿Por qué no se sientan ustedes dos a la mesa y yo les
prepararé cuencos? ¿Lo quieres con todo?
Charlie asintió rápidamente con una sonrisa llena de dientes.
Señalé con la barbilla a Stella.
—¿Qué hay de ti?
—¿Qué hay en “con todo”?
—Crema batida, chispas de chocolate, nueces, rodajas de plátano y
salsa de chocolate.
Ella se humedeció los labios.
—Claro.
En la cocina, preparé tres tazones. Dejándolos en la mesa, dije:
—Está bien. ¿Quién quiere ir primero?
Charlie señaló a Stella.
—¡Stella! Quiero saber su secreto.
—Oh... —dijo Stella—. Tienes que darme un minuto para que pueda
pensar en uno.
Nos metimos helado en la boca hasta que finalmente Stella levantó la
mano.
—¡Pensé en uno! —Se inclinó sobre la mesa hacia Charlie y bajó la
voz.
—Nadie sabe esto. ¿Estás segura de que puedes guardar un secreto?
Los ojos de mi hija estaban muy abiertos de alegría y asintió
rápidamente.
—Bien. Bueno, cuando tenía unos ocho o nueve años, no mucho
mayor que tú, encontré esta tortuga en el parque. Solo era así de grande. —
Stella hizo un círculo del tamaño de una pelota de golf con sus manos—. La
traje a casa y le pregunté a mis padres si podía quedármela, pero dijeron que
no porque pensaban que debía estar fuera. Así que al día siguiente volví al
parque y traté de liberarla. Lo devolví al área de la hierba donde la había
encontrado, pero se mimetizaba tan bien que al menos media docena de
niños casi la aplastan mientras corrían jugando. Solo sabía que, si la dejaba
allí, saldría herida. Así que esa noche la metí de nuevo en la casa y la
guardé en un cajón de mi habitación. Una semana después, mi mamá la
encontró cuando estaba en mi habitación guardando ropa. Me hizo ir a
devolverla de nuevo. Lo hice, pero cada vez que tenía la oportunidad iba a
ver cómo estaba. Traté de ponerlo en una esquina del parque que era más
segura, pero encontraba el camino de regreso a las áreas donde los niños
corrían. Me preocupaba mucho por ella. Unas semanas después, mi familia
se iba de vacaciones a Florida, a Disney y Sea World. Así que metí a la
tortuga en mi mochila, la metí en SeaWorld y la dejé libre dentro de la
exhibición de tortugas. Supuse que estaría a salvo allí.
Arqueé una ceja.
—¿Metiste un animal de contrabando en SeaWorld?
Stella asintió.
—Me gusta pensar en eso como que la ayudé a conseguir asilo, pero
sí.
—Papá, ¿podemos ir a SeaWorld? Tal vez veamos a la tortuga que
Stella salvó.
No tuve el corazón para decirle que probablemente la cosa estuviera
muerta.
—Tal vez algún día.
Charlie se metió una cucharada de helado en la boca.
—Tu turno, papi.
Admití que nunca había estado en SeaWorld y luego le di la palabra a
mi hija.
Se llevó el índice a los labios mientras giraban las ruedas de su
cabeza.
—¿El mío puede ser un secreto que Stella no sabe? No puedo pensar
en nada que no sepas tú, papi.
—Por supuesto.
Charlie se inclinó hacia Stella, imitando lo que Stella había hecho
antes. Se puso ambas manos alrededor de la boca y susurró:
—Mi nombre no es realmente Charlie.
—Vaya. Bueno. Ese es un gran secreto. No tenía ni idea.
Los ojos de Stella se posaron en los míos y asentí para confirmarlo
antes de que su atención volviera a mi hija.
—¿Charlie es la abreviatura de algo? —preguntó.
Mi hija negó con la cabeza.
—Me pusieron el nombre de mis abuelas. Mi segundo nombre es
Charlotte, como era el de la mamá de papá.
—Así que Charlie es la abreviatura de Charlotte, que es tu segundo
nombre. Pero, entonces, ¿cuál es tu primer nombre?
—El nombre de la mamá de mi mamá...Laken.
—¿Laken? —Las cejas de Stella se juntaron—. ¿Entonces tu nombre
es Laken Charlotte?
Charlie asintió.
—Papá, ¿puedo ponerme más crema batida en mi helado? —Inclinó
su cuenco hacia mí y frunció el ceño—. Toda la mía se ha ido.
—Eso es porque te la comiste. Pero supongo que sí. Ve a buscar la
lata de la nevera, ¿de acuerdo?
Charlie saltó de su silla, ya había terminado con el juego de los
secretos y siguió adelante, pero Stella parecía confundida.
—¿Su nombre es Laken Charlotte? Esa no puede ser una
combinación de nombres común.
Me encogí de hombros.
—Probablemente no. La madre de mi exesposa falleció unos meses
antes de que naciera Charlie. Quería ponerle el nombre de su madre, así que
combinamos los nombres de nuestras madres para honrarlas a ambas. Pero
después del nacimiento de Charlie Lexi tuvo una pequeña depresión
posparto y cada vez que llamaba al bebé Laken se emocionaba y lloraba.
Así que empezamos a llamarla por su segundo nombre, Charlotte, pero lo
abreviamos a Charlie. Se le quedó. Cuando tenía uno o dos meses de edad,
Charlie era Charlie y llamarla de otra manera no parecía correcto.
—Laken Charlotte —repitió Stella. Parecía que le molestaba por
alguna razón.
—No es algo en lo que piense, porque es simplemente Charlie para
mí. ¿Estás molesta porque no mencioné eso?
Stella negó.
—No, no es eso. Yo solo…
Esperé a que dijera más, pero se quedó mirando fijamente, su cabeza
en otra parte.
—¿Lexi es la abreviatura de algo?
Mis cejas se juntaron.
—¿Lexi mi exmujer?
Stella asintió.
—Su nombre completo es Alexandria, pero todos la llaman Lexi. ¿Por
qué?
Stella se puso pálida y sus ojos se agrandaron. Parecía asustada.
—¿Hay algo mal?
Sacudió su cabeza.
—No. No, yo... solo tengo dolor de cabeza.
—¿Dolor de cabeza? —Fruncí el ceño—. ¿Cuándo vino?
—Uuuhhh... justo ahora.
Mi instinto me dijo que era una mierda, pero Charlie volvió a la mesa
con la lata de crema batida y empujó su cuenco frente a mí. Le serví más de
la que debería y se lopuse delante antes de volver mi atención a Stella.
—¿Quieres un poco de ibuprofeno?
—No. De hecho... creo que me voy a ir.
Definitivamente algo estaba mal.
—Ni siquiera te terminaste el helado.
—Lo sé. Lo siento.
Se puso de pie y llevó su cuenco a la cocina.
La seguí, hablando en voz baja para que Charlie no me oyera.
—¿Te está molestando algo más? ¿Por qué siento que acabamos de
hacer algo para molestarte?
Stella sonrió, pero claramente fue forzada.
—No lo hiciste. Solo... necesito acostarme, creo.
Miré entre sus ojos, y luego asentí.
—Bien. Bueno, déjame pedirte un Uber.
—Puedo tomar el tren.
—No, te pediré un Uber. No te sientes bien.
Saqué el teléfono de mi bolsillo y abrí la aplicación. Al marcar la
dirección de Stella, la pantalla destellaba diciendo que el conductor llegaría
bastante rápido. Giré la pantalla y se la mostré.
—Cuatro minutos.
—Bien. Gracias.
Stella pasó un minuto recogiendo sus cosas y le dio las buenas noches
a Charlie, quien le dio un gran abrazo.
—Volveré en un segundo —le dije a mi hija—. Termina tu helado
mientras yo acompaño a Stella.
—Está bien, papá.
En la puerta principal, salí con Stella y la cerré parcialmente detrás de
mí.
—¿Estás segura de que estás bien?
—Sí, estoy segura. —Bajó la mirada—. A veces, un dolor de cabeza
puede provocar náuseas, así que creo que es mejor si llego a casa.
Una vez más, no me lo creía, pero asentí de todos modos.
—Bueno.
Un auto que coincidía con la descripción del Uber se detuvo junto a la
acera, así que tomé el rostro de Stella y besé sus labios suavemente.
—Verifica la matrícula antes de entrar. Debería terminar en seis-F-E.
Y envíame un mensaje cuando llegues a casa.
Asintió.
—Buenas noches.
Vi cómo Stella rodeaba el auto y leía la placa trasera, luego se subió
al asiento trasero. Habló con el conductor y yo esperé a que mirara atrás y
se despidiera por última vez. Pero nunca lo hizo. El auto simplemente se
apartó del bordillo.
Definitivamente algo iba mal, y mi instinto me decía que no tenía
nada que ver con un dolor de cabeza.
27
Hudson
Stella no estaba en el trabajo cuando llegué el lunes por la mañana.
Pasé por su oficina tres veces antes de mi reunión de las nueve. Cuando
todavía no había aparecido, le envié un mensaje rápido.
Hudson: ¿Todo bien?
La falta de timbre de mi teléfono causó más distracción que si hubiera
sonado fuerte durante la presentación que debía estar viendo. Parecía que
no podía concentrarme. La otra noche después de que Stella se fuera me las
arreglé para convencerme de que había analizado demasiado toda la mierda,
que era solo un dolor de cabeza y que todo volvería a la normalidad el
domingo por la mañana. Pero obviamente eso no había sucedido.
Para cuando terminó mi reunión, eran casi las once y todavía no había
tenido noticias de Stella. La puerta de su oficina se encontraba cerrada y la
recepcionista dijo que no la había visto hoy, así que me dirigí a hablar con
mi hermana.
—Oye. ¿Hablaste con Stella hoy? No ha llegado todavía.
Mi hermana dejó de escribir y levantó la mirada.
—Hola, Hudson. También es un placer verte esta hermosa mañana.
Estoy bien, gracias por preguntar.
—No estoy de humor…
Frunció el ceño.
—¿Qué se te ha metido en el culo?
—¿Puedes decirme si has hablado hoy con Stella?
Olivia suspiró.
—Sí, hablé con ella dos veces. Está trabajando desde casa. ¿No te lo
mencionó?
Negué con la cabeza.
—¿Se siente bien?
Una mirada de preocupación pasó por el rostro de mi hermana.
—Dijo que había tenido un dolor de cabeza que la mantuvo despierta
las últimas dos noches, pero que se sentía mejor. ¿Todo bien con ustedes
dos?
Me pasé la mano por el cabello.
—Sí. Creo que sí.
Mi hermana me echó un vistazo y sus labios formaron una línea
sombría.
—¿Eso crees? Pero no estás seguro. ¿Qué hiciste?
—¿Yo? ¿Por qué crees que hice algo?
—Por lo general, cuando un hombre no está seguro de sí hizo algo
mal, lo hizo.
Me encogí de hombros.
—Lo que sea.
Cuando regresé a mi oficina, mi teléfono finalmente sonó después de
más de dos horas de espera.
Stella: Todo está bien. Hoy trabajaré desde casa.
Sentí un mínimo de alivio porque no me estuviera ignorando por
completo, pero no lo suficiente como para hacer que la inquietud en la boca
del estómago desapareciera. Así que le respondí.
Hudson: ¿Se te quitó el dolor de cabeza?
Parecía una pregunta bastante simple. Sin embargo, vi cómo los
pequeños puntos comenzaban a moverse, luego se detenían y luego volvían
a comenzar antes de detenerse por completo. Diez minutos después,
finalmente llegó una respuesta.
Stella: Sí, el dolor de cabeza se ha ido. Gracias por preguntar.
Gracias por preguntar se parecía muchísimo a Ahora déjame en paz.
Daba igual. Tenía trabajo que hacer. Así que en lugar de perder más
horas de las que ya había analizado en exceso, tiré mi teléfono en mi
escritorio. Tal vez simplemente no entendiera a las mujeres.
***

Al día siguiente, cuando llegué a las siete en punto me alegré mucho


de ver la luz saliendo de la oficina de Stella.
—Oye. Estás en…
Stella tenía la nariz enterrada en su computadora portátil. Levantó la
mirada y sonrió, pero no llegó a sus ojos.
—Sí. Lamento no haber venido ayer.
—No hay nada que lamentar. No trabajas para mí. El espacio aquí es
tuyo para usarlo cuando lo necesites. Me preocupaba que tal vez estuviera
pasando algo más que un dolor de cabeza...
Revolvió algunos papeles en su escritorio y evitó el contacto visual.
—No, no pasa nada. Solo un dolor de cabeza. A veces los tengo.
Hace unos días, habría entrado en su oficina, cerrado la puerta detrás
de mí y tomado su boca con un beso que me dejara con una furiosa
erección. Sin embargo, por el momento, lo que sentía me mantuvo en su
puerta. En otras palabras, no fue solo un dolor de cabeza. Pero ella estaba
trabajando y yo tenía una reunión para la que necesitaba prepararme, así
que no iba a presionarla en este momento.
Señalando con la cabeza hacia mi oficina, dije:
—Tengo una reunión temprana que ocupará la mayor parte de mi
mañana. ¿Quieres reunirte esta tarde y revisar las entregas que aún no han
llegado? Podemos hablar sobre cualquier otra cosa que sea una prioridad
que quieras que me apunte.
—De hecho, ayer revisé las entregas. A partir de ahora estamos en
camino. Creo que puedo lidiar con las cosas. En un rato me sentaré con
Olivia y revisaré el material de marketing final.
—Ah, está bien. —Me encogí de hombros—. Entonces, ¿quizás
almorzamos más tarde?
—Voy a trabajar durante el almuerzo con Olivia. Y tengo una reunión
más tarde esta tarde en la oficina de Fisher.
—¿Oficina de Fisher?
—No tiene nada que ver con Signature Scent.
Claramente me estaba echando, pero fui insistente.
—¿Cenamos más tarde?
Frunció el ceño.
—Probablemente después comeré algo con Fisher.
No podía hacer que mis labios se levantaran para fingir que todo iba
bien, sin importar cuánto lo intentara. Lo mejor que pude reunir fue un
asentimiento para fingir comprensión.
—Avísame si hay algo que necesites de mí.
—Gracias, Hudson.
28
Stella
Hace tres noches

Tiene que ser una coincidencia.


Sabía que no era cierto, pero me repetí que lo era cuando el Uber se
alejaba de la acera. Si no lo hacía, estaba bastante segura de que iba a
vomitar sobre todo el asiento trasero del pobre tipo. Estaba completamente
asustada.
En el momento en que llegamos a mi apartamento, salí rápidamente
del auto y corrí hacia el ascensor. Cuando no llegó en dos segundos, decidí
que prefería seguir ocupada subiendo ocho tramos de escaleras que estar
esperando mientras el interior de mi pecho parecía una bomba de tiempo.
En mi apartamento, corrí directamente a mi habitación y me dejé caer
al suelo para sacar los contenedores de plástico que guardaba debajo de la
cama. En mi pánico, no podía recordar el exterior del diario que estaba
buscando, ni siquiera qué contenedor de almacenamiento tenía los libros
más recientes. Así que agarré el primer recipiente y comencé a sacarlos uno
por uno.
El primer contenedor tenía al menos treinta diarios diferentes
empaquetados que había recopilado a lo largo de los años, pero ninguno
reciente. No me molesté en guardar nada antes de arrancar la tapa del
siguiente recipiente de plástico. Con solo unos pocos libros en ese, levanté
un volumen rojo encuadernado en cuero que causó una sacudida de
electricidad a través de mi cuerpo. Hacía diez segundos, no podría haberlo
identificado entre otros, pero en el momento en que lo sostuve en mi mano
lo supe. Solo supe que era el indicado.
A diferencia de todos los demás libros que encontraba, no lo abrí de
inmediato y me apresuré a leer. En cambio, respiré hondo y me estabilicé
cuando la gravedad de la situación me golpeó de nuevo. Si lo que
sospechaba era correcto... Oh, Dios, sabía que tenía razón.
Una oleada de náuseas me recorrió y mis manos temblaron cuando
abrí el libro y comencé a leer.
Querido diario,
Esta es la primera página de un nuevo libro, que parece muy
apropiado mientras me siento aquí y escribo hoy. Sé que ha pasado un
tiempo desde la última vez que escribí, pero todas las páginas de mi viejo
libro estaban llenas y no había tenido nada bueno sobre lo que escribir
para empezar uno nuevo.
Felizmente, las cosas han cambiado recientemente. El verano ha
estado lejos de ser aburrido. De hecho, creo que este verano ha sido uno de
esos sobre los que los músicos escriben canciones. Verás, conocí al amor de
mi vida. Es dulce y amable, pero también un poco melancólico y duro. En
mayo, cuando llegué a casa de la universidad, mis padres me llevaron a
una fiesta aburrida que estaba organizando uno de sus amigos. No quería
ir, pero estoy muy feliz de haberlo hecho, ¡porque conocí al hombre con el
que me casaré algún día!
¡Pronto más! ~ A
Me detuve a micro analizar cada palabra. Hudson no había
mencionado cómo él y su ex esposa se habían conocido específicamente,
pero dijo que sus familias eran amigas y que pertenecían al mismo círculo
social. Había asumido que H representaba a marido, como de husband en
inglés, pero también podría ser Hudson.
Mientras armaba el rompecabezas, todo encajó en su lugar.
Mi ex compañera de cuarto Evelyn me había regalado este diario por
mi cumpleaños. Evelyn y la ex esposa de Hudson eran amigas. Quizás
Alexandria le hubiera dado el diario para que lo guardara o quién sabe,
quizás Evelyn lo hubiera robado. Dios sabe que tenía predilección por
quitarle cosas a las amigas.
Alexandria se había casado en la Biblioteca Pública de Nueva York,
de eso estaba segura. Leí todos los detalles de su planificación. Hudson
también se había casado allí, al igual que sus padres antes que él.
También estaba segura casi del todo de que el chico sobre el que había
escrito Alexandria se llamaba Laken Charlotte. Lo recordaba porque fue la
única vez que la escritora usó el nombre de alguien que no fuera el suyo. En
todas partes se había referido a personas con iniciales, pero el día que nació
su hija escribió su nombre. Laken Charlotte.
No era un nombre común, pero necesitaba ese milímetro adicional de
certeza y lo necesitaba ahora. De ninguna manera podría seguir leyendo
desde el principio y esperar hasta llegar a ese punto. Así que pasé las
páginas frenéticamente hasta que encontré la sección que recordaba.
Querido diario,
Hoy me convertí en madre.
Madre.
Tuve que escribir eso de nuevo porque todavía no lo puedo creer. El
nacimiento fue todas las horribles historias de dolor que había escuchado y
más. Pero en el momento en que pusieron a mi pequeña en mis brazos, me
olvidé por completo de la agonía del parto. Es perfecta en absolutamente
todos los sentidos.
A las dos y cuarenta y dos de hoy, mi vida cambió. Eché una mirada a
los ojos de mi bebé y supe en el fondo de mi corazón que necesitaba ser
mejor persona. Una persona más fuerte. Una persona más desinteresada.
Una persona honesta. Estoy muy orgullosa de ser la madre de mi dulce
niña y hoy hago la promesa de convertirme en una persona de la que ella
también pueda estar orgullosa algún día.
Bienvenida al mundo, Laken Charlotte.
~A
Dejé el libro en mi regazo y cerré los ojos.
La exesposa de Hudson era la madre de Laken Charlotte, la madre de
Charlie. Pero, desafortunadamente, eso era todo lo que pude decir con
seguridad. Porque, de acuerdo con otras anotaciones en su diario, eso era
todo lo que Alexandria podía decir con seguridad. Le había ocultado un
secreto a su marido, uno importante.
Esta vez no pude contener las náuseas. Corrí al baño y descargué el
contenido de mi estómago en el inodoro.
29
Stella
Hace quince meses

—Hueles a perfume, Aiden. —Me alejé un paso de él después de


nuestro abrazo.
Él suspiró.
—Otra vez esto no. Tienes muestras en nuestros departamentos, por
supuesto que algunas se quedan en mi ropa.
Se volvió y se dirigió a su dormitorio. Lo seguí.
—Hueles a jazmín. No tengo eso aquí ni en tu casa.
—Bueno, entonces probablemente sea una combinación de la mierda
que tienes por ahí. Tú, de todas las personas, sabes que cuando combinas
muchos olores haces uno nuevo. Lo que sea que se haya quedado en mi
abrigo de lana debe estar haciendo la combinación.
—¿Dónde estuviste esta noche?
—Calificando exámenes parciales en mi oficina. ¿Te gustaría que
reciba una nota del guardia de seguridad que paso al salir a partir de ahora?
La mejor pregunta es, ¿dónde estabas tú? Todavía tienes los zapatos puestos
y las mejillas rojas por el frío. Así que supongo que tú también trabajaste
hasta tarde.
—Estaba en el laboratorio trabajando en el algoritmo.
Aiden puso los ojos en blanco.
—El algoritmo… correcto. Pensé que dejaríamos eso. Vamos a
comprar una casa con ese dinero.
—Solo porque estuviera de acuerdo en que podríamos usar nuestros
ahorros para comprar una casa no significa que deba dejar de trabajar en mi
producto.
—No, pero, ¿cómo sé que realmente estabas allí?
—No puedes. Pero no soy yo la que huele a perfume y tiene cargos
de hotel en mi tarjeta de crédito.
—No voy a hacer esta mierda de nuevo, Stella. —Aiden se puso las
manos en las caderas—. El hotel era una reserva para mis padres que venían
a la ciudad. La hice hace mucho tiempo y olvidé cancelarla después de que
cancelaran su viaje a Nueva York. Se me había olvidado por completo
cuando me lo preguntaste. Una semana después me acordé, así que pagué la
cuenta. No pensé que necesitaba informarte.
La historia que me había contado tenía sentido, solo que nunca había
mencionado que sus padres fueran a venir a la ciudad, y cuando lo habían
hecho en el pasado siempre se habían alojado en un hotel cerca de su
apartamento, no en el otro lado de la ciudad.
Últimamente siempre era lo mismo. Tenía una explicación para todo:
el cargo del hotel, que oliera a perfume, cuando mi amiga del trabajo lo vio
en un restaurante muy cerca de una mujer morena, un mensaje de texto
sospechoso. No era una sola cosa, sino un montón de cosas pequeñas que
sumaban.
—Mira. —Aiden se acercó y puso sus manos sobre mis hombros—.
Esos diarios tontos están plantando mierda en tu cabeza.
Tenía muchas ganas de creerle. Pero no podía dejar de lado todas las
similitudes entre la forma en que Alexandria trataba a su esposo y las cosas
entre Aiden y yo últimamente. Alexandria llegaba a casa e iba directamente
a la ducha para quitarse el olor de su amante, al igual que Aiden había
empezado a hacer los últimos meses si yo estaba en su apartamento cuando
llegaba a casa. Alexandria era muy cautelosa con su teléfono. Aiden incluso
llevaba el suyo al baño cuando se duchaba ahora, excepto por aquella vez
que estaba en la ducha cuando llegué a su casa. Encontré su teléfono
cargándose en su mesita de noche y traté de echar un vistazo a sus mensajes
mientras el agua seguía corriendo, solo para descubrir que había cambiado
su contraseña que llevaba usando desde siempre.
Miré a Aiden a los ojos.
—¿Me lo prometes? Prométeme que no pasa nada con nadie más. No
puedo deshacerme de la sensación, Aiden.
Se inclinó más y me habló directamente a los ojos.
—Tienes que confiar en mí.
Asentí, aunque no me sentía tranquila.
Esa noche, nos fuimos a dormir como la mayoría de las noches
últimamente, con un beso rápido en los labios y sin sexo. Eso era otra cosa
que había cambiado en los últimos seis meses y solo sumaba a mis
sospechas.

***

La semana siguiente casi todo había vuelto a la normalidad, hasta


que Fisher llamó una mañana mientras yo hacía una tostada.
—Hola. Me dijiste que Aiden saldría de la ciudad esta noche,
¿verdad? Esa es una de las razones por las que cambió nuestra noche de
cine mensual de domingo a viernes.
—Sí. Asistirá a una conferencia en el norte del estado sobre la
incorporación de nueva tecnología en conferencias universitarias. ¿Por qué?
—Me encontré con ese tipo raro, Simon, con el que trabaja, el que
separa su cabello por la mitad y lo peina hacia los lados. Me tocó hablar con
él en su fiesta de Navidad hace unos años, y pasó media hora explicando
cómo los globos de helio son malos para nuestro medio marino.
—Recuerdo a Simon. ¿Qué hay de él?
—Bueno, vamos al mismo gimnasio. Lo veo de vez en cuando y
trato de evitarlo. Pero esta mañana la única cinta de correr disponibles
estaba junto a él. Así que tuve que correr al lado del tipo. Se fijó en mi
botella de agua y empezó a sermonearme sobre los efectos del plástico en la
Madre Tierra. Traté de cambiar de tema, así que le pregunté si iba a la
conferencia.
—Bueno…
—Dijo que fue el fin de semana pasado.
—¿Qué? —Me detuve con el cuchillo de mantequilla a medio
esparcir, olvidando mi tostada—. ¿Quizás sea durante varios fines de
semana?
—Eso es lo que me imaginé. Sé que has estado teniendo dificultades
para confiar en Aiden últimamente, así que no te lo iba a mencionar, pero
me estaba molestando. Así que busqué en Google la conferencia. Fue el fin
de semana, solo el fin de semana pasado, Stel.
Después de que no dijera nada durante mucho tiempo, escuché la
preocupación en la voz de Fisher.
—¿Estás bien?
Curiosamente, me sentía un poco entumecida, no frenética y asustada
como cuando comencé a sospechar algo. Quizás en el fondo hubiera sabido
la verdad desde el principio. Pero estaba segura de que Aiden nunca
admitiría nada.
—Sí, estoy bien.
—¿Qué vas a hacer?
—¿Crees que puedes tomar prestado el auto de tu amigo de nuevo?
—Probablemente. ¿Por qué?
—¿Podrías hacer eso y estar aquí a las cuatro?
—Pensé que la noche de cine iba a empezar a las seis.
—Así era. Pero cambio de planes. Aiden se va a las cuatro y quiero
seguirlo.

***

—Ahí está. —Señalé a Aiden mientras salía por la entrada principal


de su edificio, llevando su equipaje. Fisher y yo nos encontrábamos
estacionados a cuatro autos de distancia, esperando.
Me dejé caer en mi asiento a pesar de que Aiden había girado a la
izquierda, en dirección opuesta a donde estábamos. Tenía su Prius en un
estacionamiento a unas dos cuadras de distancia.
—¿Debo seguirlo? —dijo Fisher.
Negué con la cabeza.
—Le tomará unos minutos llegar al estacionamiento, y luego serán al
menos diez minutos para que el valet traiga el auto. Probablemente
deberíamos esperar hasta que entre para que no nos vea.
—Bien.
Seguir a alguien no era tan fácil como parecía en la televisión,
especialmente en la ciudad de Nueva York. Dado que solo unos pocos autos
a la vez pasan por un semáforo determinado, la ansiedad se acumulaba
dentro de mí cada vez que nos separábamos. Pero de alguna manera
logramos no perderlo. Seguimos a algunos autos de distancia en FDR Drive
y luego lo seguimos hacia la I-87.
—Parece que se dirige al norte del estado —dijo Fisher—. Pero
llamé al lugar donde se llevó a cabo la conferencia a la que te dijo que iba.
Definitivamente fue solo el fin de semana pasado.
Negué con la cabeza.
—No sé qué pensar. ¿Quizás se encuentra con una mujer donde está
la conferencia de todos modos? ¿Para que un nuevo cargo de hotel tenga
sentido?
—Tal vez. Le has llamado la atención por suficientes cosas para que
sepa que sospechas.
Condujimos durante un tiempo, lo suficiente como para que
pareciera que eso era exactamente lo que estaba haciendo Aiden, e íbamos a
estar en la carretera un tiempo. Pero cuando nos acercábamos a la salida
cerca de donde Fisher y yo crecimos, Aiden puso la luz intermitente y se
trasladó al carril derecho.
—Conoce el área, por lo que probablemente necesite ir al baño o
gasolina y pensó que debería deternerse aquí.
Fisher retrocedió un poco, dejando que algunos autos más se
interpusieran entre nosotros para que no estuviéramos justo detrás de él
cuando nos detuvimos en el semáforo de la rampa de salida.
—Se te da extrañamente bien este asunto de seguir a alguien, Fisher.
Sonrió.
—No es mi primera vez, amor. Los hombres gay no pueden mantener
las piernas cerradas mucho tiempo. Desafortunadamente, he hecho esto
antes.
—¿Sin mí?
Se encogió de hombros.
—Supuse que me regañarías por seguir a alguien.
Probablemente tuviera razón. Hacía un año le habría dicho que si
sentía la necesidad de seguir a alguien, la persona no tenía su confianza y la
relación estaba condenada al fracaso. Sin embargo, aquí estaba... Fue un
duro recordatorio de no que no debía juzgar a los demás a menos que
hubiera caminado con sus zapatos.
—¿A dónde diablos va? —preguntó Fisher.
Aiden había pasado por todas las pequeñas tiendas y la gasolinera
justo al lado de la avenida. En realidad, se dirigía al vecindario en el que
Fisher y yo habíamos crecido, donde aún vivían mis padres y el padre de
Fisher.
Cuando Aiden giró a la derecha en la intersección donde vivían mis
padres, tuvimos que retroceder mucho ya que no había autos entre nosotros.
De nuevo me dejé caer en mi asiento.
—¿Va a casa de mis padres? ¿Para qué diablos iría allí?
Fisher movió las cejas.
—Tal vez sea uno de los invitados de abajo de tu mamá.
—Puaj... no seas asqueroso.
Habíamos estado bromeando, pero efectivamente, Aiden giró a la
izquierda y condujo por la cuadra de mis padres.
—No gires —dije—. Si va a casa de mis padres, deberíamos poder
verlo desde aquí. ¿Puedes detenerte en la esquina lo suficiente para que
podamos echar un vistazo?
Fisher estacionó justo en la señal de stop y nos inclinamos hacia
adelante para mirar por la cuadra. El Prius redujo la velocidad y se detuvo
en el camino de entrada de mis padres.
—¿Qué demonios está haciendo? ¿Por qué no me dijo que venía
aquí? Hablé con mi mamá el otro día y no mencionó que fuera a venir.
Fisher se encogió de hombros.
—¿Quizás estén planeando una fiesta sorpresa para ti o algo así?
—Mi cumpleaños no es hasta dentro de nueve meses.
Una vez que Aiden salió del auto y desapareció en la casa, Fisher y
yo decidimos bajar por la cuadra. Estacionamos a unas cuantas casas de
distancia y bajamos en nuestros asientos.
Durante la siguiente hora, seguí repasando todas las cosas que me
habían hecho sospechar. Finalmente suspiré.
—Quizás Aiden tenga razón y el diario que estoy leyendo me ha
vuelto paranoica, haciéndome ver cosas que no existen.
—Tenías sospechas antes de empezar a leer este —me recordó
Fisher.
—Sí... pero... —Negué con la cabeza—. No lo sé. Definitivamente
me he vuelto obsesiva con la idea de que Aiden podría estar engañándome,
y creo que mucho de eso podría deberse a las cosas que estoy leyendo.
Quiero decir, es la tercera vez que leo este maldito diario, y me siento en las
escaleras de la biblioteca preguntándome si las personas que me rodean
podrían ser Alexandria o su esposo. Simplemente no entiendo cómo puede
engañarlo y luego no decirle que el bebé al que dio a luz tal vez ni siquiera
sea suyo.
—Y el tipo con el que se está acostando es el amigo de su marido,
¿verdad?
Asentí.
—Es terrible. Es como la máxima traición: tu esposa y tu mejor
amigo.
—Sí, eso es una mierda —dijo Fisher—. No hay mucho peor que
eso.
La puerta de la casa de mis padres se abrió y el corazón me dio un
vuelco en el pecho.
—Alguien viene.
Fisher y yo nos acomodamos lo más que pudimos sin dejar de mirar
por la ventana. Mis padres y mi hermana salieron y se pararon en el escalón
superior, hablando con Aiden unos minutos. Finalmente, mi mamá y mi
papá se despidieron y regresaron al interior mientras mi hermana
acompañaba a Aiden a su auto. Cuando llegaron al Prius, ambos caminaron
hacia el lado del pasajero, y Aiden abrió la puerta para que Cecelia entrara.
Mientras lo hacía, la agarró de la mano. El resto pareció desarrollarse a
cámara lenta.
Aiden la atrajo hacia sí y la hizo retroceder contra el auto. Una brisa
colocó su cabello largo y oscuro frente a su rostro, y él lo apartó... justo
antes de acercarse para darle un beso. Aturdida y todavía en una especie de
negación loca, de alguna manera esperaba que mi hermana lo empujara,
como si fuera la primera vez que sucedía. Lo golpearía en la cara y lo
alejaría.
Pero no lo hizo. Mi hermana envolvió con sus brazos el cuello de mi
prometido y le devolvió el beso, dos participantes dispuestos en un beso
apasionado... en el camino de entrada de mis padres.
No pude decir una palabra. Mi boca colgaba abierta en completo y
absoluto shock. Había olvidado que Fisher seguía sentado a mi lado hasta
que habló.
—Me corrijo. Hay cosas peores que tu esposa follándose a tu amigo
como en el diario que estás leyendo. —Sacudió la cabeza con incredulidad
mientras me miraba boquiabierto—. Esa es la maldita traición definitiva.
30
Stella
—¿Estás mintiendo? —Fisher negó con la cabeza—. ¿Es eso posible
siquiera?
No había planeado contarle nada a mi amigo, y mucho menos toda la
historia, pero eso es exactamente lo que hice. Le había dicho a Fisher que
Hudson podría no ser el padre de Charlie antes de decírselo a Hudson, y me
sentía muy culpable por violar su privacidad. Pero Fisher había sabido que
algo andaba mal conmigo durante toda la semana. Esta noche, cuando entró
y me encontró con un pijama arrugado, con el cabello sin cepillar en dos
días y los ojos hinchados... realmente no tuve muchas opciones.
Suspiré.
—Estoy bastante segura de que tengo razón. Todos los hechos
coinciden, además, recibí ese diario de Evelyn.
—¿Cómo lo consiguió Evelyn?
—No tengo idea. —Me encogí de hombros—. Olivia mencionó una
vez que Evelyn y la ex de Hudson tuvieron una pelea porque Evelyn le
quitó algo. Quizás lo que robó fue el diario.
—Bien. —Puso sus manos en sus caderas y pensó un momento—.
Esto es lo que vamos a hacer. Vas a cepillarte el cabello y lavarte la cara, y
yo iré a la casa de al lado a buscar un bloc de notas y dos botellas de vino.
Cuando vuelva, me contarás todos los hechos y veremos si llego a la misma
conclusión. Si lo hago, encontraremos tu plan.
Me hundí más profundamente en el sofá.
—No quiero un plan.
Fisher me agarró ambas manos y me puso de pie.
—No me importa. Cuando empezaste a sospechar que Aiden te estaba
engañando, lo ignoré. Debería haberme sentado de inmediato contigo,
escucharte y elaborar un plan para llegar al fondo de las cosas. No lo hice, y
pasaste meses estresada y sufriendo. No volveremos por ese camino.
Necesitamos resolución. —Fisher miró mi coronilla—. Además, creo que
podría haber una rata o dos anidando allí. Así que ve a cepillarte. Regresaré
en cinco minutos.
Me enfurruñé, así que Fisher me acompañó a mi habitación. Me besó
en la frente y me empujó hacia la puerta del baño.
—Vamos.
Diez minutos después, nos encontramos en el sofá. Fisher señaló con
la cabeza un envoltorio vacío.
—¿Te comiste todo el chocolate que te entregaron?
Fruncí el ceño. A la mañana siguiente de salir corriendo de la casa de
Hudson, me habían entregado un hermoso ramo de flores exóticas, junto
con una enorme barra de Hershey’s de dos kilos. La nota de Hudson decía:
Me haces sentir mejor que cualquier cantidad de chocolate. Me había
comido todo durante los últimos días mientras me preguntaba si esa
afirmación volvería a ser cierta. Ninguna cantidad de flores podrían
sacarme de mi depresión.
—No me lo recuerdes —le dije—. Me siento fatal. Hudson tiene que
estar asustado por el motivo de mi desaparición y porque sigo evitando sus
llamadas y mensajes. Pero no puedo mirarlo a los ojos con lo que sé. No
puedo, Fisher. Estoy loca por él. Lo estoy lastimando ahora mismo, pero va
a ser mucho peor cuando se lo diga.
Fisher me apretó la mano.
—De acuerdo, cariño. Pero hiciste lo correcto. Este no es el tipo de
cosas que le sueltas a alguien si no estás absolutamente segura. Y, una vez
estás segura, necesitas descubrir cómo dar la noticia con suavidad.
—Fisher... —Negué con la cabeza—. No hay suavidad posible.
Estamos hablando de su hija.
—Bueno. Pero necesitas relajarte un poco para que podamos repasar
todos los detalles. Tomemos un poco de vino, al menos. Parecías menos
nerviosa al contarle a cuatrocientos invitados cómo conociste a la novia en
la boda de una mujer a la que nunca antes habías visto. —Fisher sirvió dos
copas grandes de merlot y se enderezó, con la pluma lista. Parecía muy en
modo abogado—. Empecemos. ¿Cuándo te dio Evelyn este diario?
—Fue un regalo de cumpleaños, hace unos dieciocho meses.
Recuerdo que me sorprendió que me hubiera comprado algo, porque ni
siquiera pensé que supiera que era mi cumpleaños. —Pensé de nuevo—.
Me enviaste flores. Cuando Evelyn las vio, preguntó por qué eran. Le dije
que era mi cumpleaños y luego entró en su habitación y salió con el diario.
No estaba envuelto ni nada.
—¿Hay alguna indicación de años en el diario, de programas de
televisión o algo?
Negué con la cabeza.
—Lo leí al menos una docena de veces de cabo a rabo durante los
últimos días. No encontré ninguna.
—Bueno. —Fisher garabateó dieciocho meses en su bloc de notas y lo
subrayó con dos líneas negras—. ¿Y cuándo se divorciaron Hudson y su
ex?
—Dijo que Charlie tenía unos dos años. Así que eso sería hace cuatro
años.
—¿Entonces el diario podría haber sido escrito entre hace más o
menos un año y medio, y hace cien años?
Me encogí de hombros.
—Supongo. Pero las páginas no están amarillentas ni nada, así que no
creo que sea demasiado antiguo.
—Está bien… entonces por tiempo funciona, pero probablemente
también funcionaría para un millón de otros escenarios. Pasemos a los
nombres. El nombre de la mujer era Alexandria. ¿Sabemos con certeza que
ese es el nombre de la exesposa de Hudson?
Asentí.
—Hudson solo se ha referido a ella como Lexi, pero la otra noche,
cuando Charlie mencionó su nombre completo, le pregunté cuál era el
nombre de su madre. Es Alexandria y, por cierto, también llevaba un diario.
Hudson mencionó eso una vez de pasada.
—Bueno. Son dos nombres en común. ¿Y Hudson? ¿El diario dice su
nombre alguna vez?
Negué con la cabeza.
—Ella solo se refiere a él como H, lo que, mientras leía, supuse que
significaba marido. Pero obviamente eso podría representar a Hudson. Y el
chico con el que estaba teniendo una aventura es el mejor amigo de su
marido, y ella lo llama J. El nombre del mejor amigo de Hudson es Jack.
Fisher garabateó algunas notas más.
—Hay miles de personas llamadas Jack. Es un nombre común.
Apuesto a que Alexandria también lo es. Una vez más, todo circunstancial.
—Pero escribió el nombre de su hija el día que nació: Laken
Charlotte.
Las cejas de Fisher se juntaron.
—¿Y el nombre de la niña de Hudson es definitivamente Laken
Charlotte?
Asentí.
—Bueno, esa no es una combinación tan común, obviamente. Nunca
he conocido a nadie llamado Laken, pero estoy seguro de que hay bastantes
en Nueva York. Tenemos más de ocho millones de personas viviendo aquí.
—Hay mil seiscientas sesenta y dos personas llamadas Laken en los
Estados Unidos que son menores de trece años, según la Oficina del Censo.
Lo busqué.
—Mierda. Bueno. Bueno, eso es todavía más de mil seiscientas
personas.
—Pero cuando pongo el nombre y el apellido, Laken Rothschild,
estiman que solo hay una.
—¿Estiman? La Oficina del Censo no está segura.
—Te lo dicen basándose en datos antiguos. Es más, una cosa de tipo
estadístico que un recuento exacto. Pero básicamente no es una
combinación de nombres popular.
—Muy bien, ¿qué más?
—Alexandria se casó en la Biblioteca Pública de Nueva York.
También Hudson y Lexi.
—Aj. Esto no tiene buen aspecto.
—Alexandria y H también vivían en el Upper West Side, al igual que
Lexi y Hudson.
Fisher dejó escapar un profundo suspiro.
—Así que definitivamente hay muchas coincidencias. Pero una vez
leí sobre un par de gemelos separados al nacer. Ambos fueron nombrados
James por sus padres adoptivos, y ambos crecieron para ser policías y
casarse con mujeres con el mismo nombre. También tuvieron hijos con el
mismo nombre, luego se divorciaron y se casaron con mujeres con el
mismo nombre para sus segundos matrimonios. No se dieron cuenta de
nada de eso hasta que se conocieron más tarde en la vida. Pueden pasar
cosas muy extrañas.
Suspiré.
—Supongo. Pero, ¿qué hago? Digo: “Oye, por cierto, creo que existe
la posibilidad de que tu hija no sea tuya. Ah, ¿y podría ser hija tu mejor
amigo de toda la vida, Jack, porque se estaba follando en secreto a tu ex
esposa?”
Fisher negó con la cabeza.
—Jesús. —Se bebió el resto de su copa de vino—. No creo que tengas
otra opción.
—Podría quemar el diario y fingir que nunca lo vi.
—¿Y entonces qué? ¿Nunca le dirías al chico que su hija podría no
ser suya? Te conozco, Stella. Eso te haría un agujero en el estómago.
Miré a Fisher a los ojos.
—Es la luz de su vida. Creo que prefiero hacer un agujero en mi
estómago que romperle el corazón a Hudson.
—Pero ni siquiera puedes funcionar. No has tenido una conversación
real con él desde que descubriste todo esto. No puedes quedártelo a menos
que abandones su vida por completo. —Fisher frunció el ceño—. Cristo, si
es cierto... Piensa en cuántas vidas ha arruinado ese diario. Es posible que
nunca hubieras descubierto lo que estaba haciendo Aiden si no lo hubieras
estado leyendo. Y ahora esto. Es realmente una locura. —Hizo una pausa,
sacudiendo la cabeza—. Pero tienes que decírselo, cariño. Tiene derecho a
saberlo.
Sentí como si tuviera una pelota de golf atorada en mi garganta.
Tragué.
—Lo sé.
Después de nuestra charla, Fisher y yo procedimos a pulir ambas
botellas de vino. Estaba tratando de ahogar mi cerebro, esperando que tal
vez me permitiera dejar de pensar en lo que tenía que hacer por unos
minutos. Pero todo lo que parecía hacer el alcohol era hacerme sentir más
triste.
Sentí las lágrimas amenazando con ella.
—No quiero perderlo, Fisher. Lo extraño como loca, y ha pasado
menos de una semana desde que lo vi.
Fisher me acarició el cabello.
—Vi la forma en que Hudson te miraba. Ese hombre también está
loco por ti. No lo vas a perder, pero necesitas hablar con él. No puedes
evitarlo más.
Suspiré.
—Lo sé. Me he sentido paralizada estos últimos días.
A eso de las diez acompañé a Fisher hasta la puerta.
—Nos traeré el desayuno por la mañana cuando estés sobria para que
podamos hablar sobre cómo se lo vas a decir —me dijo.
Suspiré.
—Bueno. Gracias.
Levantó mi barbilla.
—¿Vas a estar bien?
—Sí. Estaré bien. Te veré mañana.
Después de cerrar la puerta, recogí las copas de vino y tiré las botellas
vacías a la basura. Cuando fui a apagar la luz de la cocina, vi que Fisher
había dejado la llave de mi apartamento en el mostrador. Supuse que lo
resolvería por la mañana cuando viniera con el desayuno, así que apagué la
luz de la cocina y decidí que no podía posponer la ducha por más tiempo.
En el baño, me desnudé mientras dejaba que el agua llenara de vapor
la habitación. Justo cuando ponía un pie en la ducha, sonó mi timbre.
Suspiré. Fisher se dio cuenta de que no tiene su llave.
Envolviéndome con una toalla, agarré la llave de camino a la puerta
principal. Tal vez el alcohol me hiciera actuar descuidadamente, pero ni
siquiera se me ocurrió que podría ser alguien más que Fisher. Así que, sin
mirar por la mirilla, abrí la puerta.
—Lo sé, lo sé. Olvidaste tu ll… —Me quedé paralizada, encontrando
a un hombre que definitivamente no era Fisher al otro lado de la puerta.
Las cejas de Hudson se arquearon con una V preocupada.
—¿Esperas a alguien más?

***

—Yo, eh, Fisher olvidó su llave, así que asumí que era él.
Hudson y yo nos quedamos mirándonos. Me sentía tan nerviosa
después de haber hablado de él durante horas que no sabía qué decir o
hacer. Demonios, llevaba una semana sin saber qué decir o hacer.
Finalmente, suspiró.
—¿Está bien si entro?
—Oh… sí, claro. Lo siento.
Cerré la puerta detrás de él y traté de recuperar mi ingenio, pero
estaba tan nerviosa que no podía entender cómo funcionar. De nuevo nos
miramos con torpeza.
Hudson tuvo que romper nuestro silencio.
—Lamento no haber llamado primero.
Apreté la esquina de mi toalla.
—Está bien.
—¿Lo está? No llamé porque pensé que dirías que no si lo hiciera, y
ahora mismo siento que no está bien que esté aquí.
Odiaba haberlo hecho sentir incómodo.
—Lo siento. Simplemente no te estaba esperando. Fisher se acaba de
ir y bebimos vino, y estaba a punto de darme una ducha rápida y meterme
en la cama.
Él frunció el ceño.
—Puedo irme…
—No, no... —Negué con la cabeza—. No tienes que irte.
Hudson atrapó mi mirada.
—Esperaba que pudiéramos hablar.
Asentí y señalé con el pulgar la puerta de mi dormitorio.
—Claro, sí. Déjame ir a cerrar el agua y vestirme.
—¿Por qué no te duchas? Esperaré.
Necesitaba unos minutos para ordenar mis pensamientos. Había
planeado deliberar al menos unos días sobre cómo decirle lo que sabía.
Ahora solo disponía del tiempo necesario para ducharme.
—Si no te importa, sería genial. Gracias. —Señalé hacia el sofá—.
Siéntete como en casa.
En la ducha, tenía la cabeza revuelta y me sentí un poco mareada.
Pero no tenía tiempo para eliminarlo todo por completo, así que me quedé
bajo el agua, cerré los ojos y respiré profundamente hasta que sentí que el
mundo había dejado de girar tan rápido.
No había una manera fácil de comenzar la conversación que
necesitaba tener, y ya no podía esconderme detrás de las dudas que había
fabricado sobre la información. Todo encajaba. Incluso Fisher estaba
convencido. Así que supuse que tendría que empezar desde el principio.
Hudson ya sabía que leía los diarios, y estaba bastante segura de que le
había hablado de aquel en el que la mujer se casó en la Biblioteca Pública
de Nueva York. Así que supuse decirle algo así como, leí este diario hace
un tiempo... así es como empezaría. ¿Pero entonces, qué? ¿Diría “Oye, por
cierto, ¿alguna vez sospechaste que tu esposa estaba teniendo una
aventura?” Eso me hizo hiperventilar.
¿Y si me equivoco?
¿Y si tengo razón?
¿Y si contárselo le quita lo más sagrado de su vida?
¿Estaría arruinando la vida de una niña?
¿Querría saberlo yo si mi papá no fuera realmente mi papá?
Oh, Dios. Ese pensamiento hizo que mi cabeza girara aún más. Por la
manera en que mis padres se acostaban con gente, era muy posible que mi
padre no fuera mi padre.
Oh Señor. ¿A quién le importa mi familia? Ojalá fuera a mí a quien le
estuviera pasando, no a Hudson y su hermosa niña.
Durante el resto de mi ducha, pensamientos aleatorios aparecieron en
mi cabeza y alterné entre tratar de seguirles el ritmo y tratar de calmarme
con una respiración lenta. ¿Moriría si saliera por la ventana de mi
habitación para escapar? Cuando mis manos comenzaron a aflojarse, supe
que tenía que arreglar mis cosas.
Así que cerré el agua, me sequé, me cepillé el cabello y me puse una
sudadera y una camiseta antes de limpiar el vapor del espejo y darme una
pequeña charla de ánimo interna.
Todo saldrá bien. No importa cuál sea el resultado, al final las cosas
encajarán de la forma como deben hacerlo. Puede que sea un camino lleno
de baches, pero si un diario sobre un hombre por el que estoy loca llegó a
mis manos antes de conocerlo hay una razón para ello. De alguna manera
Dios puso esto en mis manos y, al final, todo saldrá bien.
Respiré hondo por última vez y me susurré:
—Ahora todo está en manos del destino. —Luego abrí la puerta del
dormitorio.
Solo para descubrir que no estaba en manos del destino.
Estaba en las de Hudson.
Porque había dejado el diario en la mesa de café y él lo estaba
leyendo.
Levantó la mirada.
—¿Por qué diablos tienes el diario de mi exmujer?
31
Hudson
—No lo entiendo. ¿Por qué vendería Lexi su diario en eBay, y cómo
diablos terminaste con él?
Stella sacudió la cabeza.
—No compré ese diario en eBay. Evelyn me lo regaló por mi
cumpleaños.
—¿Evelyn? ¿Evelyn Whitley?
—Sí.
—¿Cómo lo consiguió Evelyn?
—No tengo ni idea.
—¿Cuándo te lo dio?
—Para mi cumpleaños el año pasado, hace unos dieciocho meses.
No estaba seguro de qué demonios estaba pasando, pero sabía que
Evelyn y Lexi ya no se hablaban. Recordé un día hace un par de años
cuando fui a recoger a Charlie, y mi exmujer estaba de un humor
particularmente perra. Me había preguntado si seguía en contacto con
Evelyn. Por supuesto que no. Evelyn era amiga de mi hermana, y no una a
la que le tuviera mucho cariño para empezar.
—Acabo de leer la primera página. Empieza el día que nos
conocimos.
Stella estaba pálida.
—Ya lo sé.
Me froté la nuca, sintiendo algo entre embaucado y enojado, pero
traté de mantener la calma.
—¿Recibiste por casualidad el diario de mi exmujer? ¿De la mujer
que fingías ser la noche que nos conocimos?
—Suena descabellado. Me doy cuenta de eso. Pero, sí, eso es lo que
pasó. No tenía ni idea de que era de tu exmujer hasta la otra noche.
—¿La otra noche? ¿En mi casa, cuando dijiste que tenías un dolor de
cabeza y saliste corriendo?
Ella asintió.
—Fue entonces cuando todo encajó.
Había repasado esa noche en mi cabeza una docena de veces, tratando
de averiguar qué demonios había pasado. Un minuto estábamos bien y
riéndonos, y al siguiente ella estaba fuera de la puerta. Sacudí la cabeza.
—No lo entiendo, Stella.
Ella suspiró.
—¿Crees que podemos sentarnos a hablar de esto?
Me pasé una mano por el cabello.
—Siéntate. Yo necesito estar de pie.
Vacilante, se acercó a la silla y se sentó. Empecé a caminar por la sala
de estar.
—¿Qué pasó la otra noche en mi casa?
Stella bajó la mirada y les habló a sus manos.
—Charlie dijo su nombre completo, y lo recordé de un diario que leí
hace un tiempo. ¿Recuerdas que te dije que había leído el diario de una
mujer que se casó en la biblioteca? ¿Que solía ir a sentarme en las escaleras
y buscar a la gente sobre la que había leído?
Estaba muy confundido.
—¿Nos buscabas a Lexi y a mí?
Stella asintió.
—No lo sabía en ese momento, pero sí... supongo que sí.
Parecía incrédulo que el diario de mi exmujer pudiera caer en las
manos de mi nueva novia por coincidencia. Pero incluso si eso era
exactamente lo que había pasado, todavía no entendía por qué Stella se
asustó tanto el otro día.
Levanté el diario.
—¿Así que esto es por lo que me has estado evitando? ¿Porque te
diste cuenta de que habías leído el diario de mi exmujer?
Ella continuó evitando mis ojos.
—Sí.
Me paseé unas cuantas veces, tratando de ver el rompecabezas
completo, pero me faltaban algunas piezas.
—¿Por qué? Si todo esto fue una gran coincidencia, ¿por qué no me
lo dijiste?
Stella estuvo callada mucho tiempo. Eso me estaba asustando.
—Respóndeme, Stella.
Levantó la mirada por primera vez. Tenía los ojos llenos de lágrimas,
y parecía completamente angustiada. Me sentí dividido entre querer
abrazarla y querer gritarle por cualquier locura que tuviera.
Desafortunadamente, esta última ganó, y espeté:
—Maldita sea, Stella. ¡Contéstame!
Ella saltó a su asiento y las lágrimas corrieron por sus mejillas.
—Porque... hay cosas... en las entradas del diario.
—¿Qué cosas?
Lexi y yo no tuvimos una gran relación, especialmente al final. Pero
nunca fui cruel con ella. No le había dado nada para que escribiera sobre lo
que asustara a Stella.
Stella empezó a llorar más fuerte.
—No quiero hacerte daño.
No podía soportar verla alterada, así que me acerqué y me arrodillé
delante de ella. Empujando mechones de pelo mojado de su cara, hablé en
voz baja.
—Relájate. Deja de llorar. Nada de lo que Lexi haya podido escribir
en un diario me va a hacer daño. Esto me duele, verte tan alterada. ¿Qué
está pasando, cariño?
Tratar de calmarla solo pareció molestarla más. Sollozaba, con los
hombros colgando. Así que la acerqué para darle un abrazo y la sostuve
hasta que se calmó un poco. Una vez que lo hizo, levanté su barbilla para
que nuestros ojos se encontraran.
—Háblame. ¿Por qué estás tan alterada?
Sus ojos saltaron entre los míos, y sentí como si estuviera viendo
cómo se rompía su maldito corazón.
—Lexi... —Se sorbió los mocos—. Habla de tener una aventura.
Pestañeé unas cuantas veces.
—Está bien... Bueno, no sabía que tenía una aventura. Pero supongo
que no puedo decir que esté sorprendido. La atrapé en mentiras sobre cosas
sin sentido a lo largo de los años, y en un momento dado sospeché que
podría estar viendo a alguien, aunque siempre lo negó. Lexi es bastante
egoísta e hizo algunas cosas turbias, incluyendo esconder dinero y
desaparecer hasta tarde por la noche. ¿Eso es lo que te ha estado
carcomiendo? ¿Creíste que me molestaría averiguarlo? No es agradable
oírlo, pero esa parte de mi vida se ha acabado.
Stella cerró los ojos y sacudió la cabeza.
—Hay más.
—Bien... ¿qué? ¿Qué es?
—El hombre con el que se acostaba, escribió que era tu mejor amigo.
Mi cara se arrugó.
—¿Jack?
—Nunca dice su nombre, pero se refiere a él con la letra J... y... —
Stella tragó una vez más y respiró profundamente—. Lexi no sabe quién es
el padre.
Tenía que estar en una seria negación, porque no tenía ni idea de qué
demonios estaba hablando.
—¿Padre de quién? ¿Qué quieres decir?
El labio de Stella tembló.
—Charlie. No sabe quién es el padre de Charlie. Se acostaba con
ambos en el momento en que fue concebida.
***

Hasta hacía una semana, me sentía como si tuviera el mundo agarrado


por las pelotas. Recuerdo haber visto a mi niña cocinarme la cena con la
mujer por la que estaba loco, las dos riendo y sonriendo, y pensando en lo
bien que parecía ir todo después de tanto tiempo. Y ahora... sentía como si
el mundo me tuviera agarrado de las pelotas.
Al principio no lo creí. No es que Lexi no fuera capaz de hacer ese
tipo de mierda, pero no podía creer que mi mejor amigo lo hiciera. Como
mínimo, esa parte tenía que estar mal. J podrían ser mil nombres; no había
forma de que Jack me hiciera eso.
Pero cuando estaba en mi tercer whisky, sentado en un bar donde me
había encontrado con mi amigo incontables veces, recordé un día de San
Valentín en particular hace años. Había estado en Boston por negocios
durante unos días. Mi vuelo a casa estaba programado para la noche. Le dije
a Lexi que la llevaría a cenar cuando llegara a casa, pero terminé temprano
y decidí tomar un vuelo al mediodía y sorprenderla. Cuando entré, Jack
había estado en nuestro apartamento. Recuerdo haber tenido una sensación
de intranquilidad fugaz, pero luego Jack dijo que le había pedido a Lexi que
fuera de compras con él para comprarle a su nueva novia, ahora su esposa,
un regalo para el día de San Valentín. Dijo que le encantaban las esmeraldas
y recordó que Lexi tenía un collar con una, así que pensó que podría
ayudarle a elegir una piedra de calidad para un anillo. Honestamente no
pensé nada más al respecto... se trataba de mi esposa y mi mejor amigo, por
el amor de Dios.
Unos años más tarde, me senté frente a Lexi en la oficina de mi
abogado. Tenía las manos cruzadas en la mesa de la sala de conferencias, y
noté una enorme esmeralda brillando en su dedo. Nuestras negociaciones se
habían vuelto polémicas, así que hice un comentario sobre sus ridículos
gastos y le hice un gesto al anillo. Ella mostró una sonrisa malvada y dijo
que lo tenía desde hacía años, un regalo de un hombre que realmente la
apreciaba. Nunca había visto el anillo, pero Lexi tenía un montón de joyas,
así que otra vez lo atribuí a nada y me dije que mi ex solo quería
molestarme.
Haciendo sonar los cubitos de hielo que apenas se habían podido
derretir en mi vaso, decidí hacer una llamada. Me importaba una mierda si
eran las dos y media de la mañana.
La voz de una mujer aturdida respondió en el tercer timbre.
—¿Hola?
—¿Tienes un anillo de esmeralda?
—¿Hudson? ¿Eres tú?
Escuché la voz de un hombre refunfuñando en el fondo, pero no pude
entender lo que había dicho.
—Sí, soy Hudson, Alana.
—Es la mitad de la noche.
—¿Puedes decirme si tienes un anillo de esmeralda?
—No entiendo...
Mi voz retumbó.
—Solo responde la maldita pregunta. ¿Tienes o no tienes un anillo de
esmeralda de tu marido?
—No, no lo tengo. Pero, ¿qué está pasando, Hudson? ¿Está todo
bien?
Alana debió cubrir el teléfono, porque escuché voces apagadas, y
luego unos segundos después, mi supuesto mejor amigo se puso al teléfono.
—¿Hudson? ¿Qué demonios está pasando?
—Tu mujer no tiene un puto anillo de esmeralda.
—¿Estás borracho?
Lo ignoré. El hecho de que estuviera borracho o no, no cambiaba los
hechos.
—¿Sabes quién tiene un puto anillo de esmeralda?
—¿De qué estás hablando?
—Mi exmujer. Es quien tiene el maldito anillo de esmeralda. El que
me dijiste que fuiste a comprar para tu nueva novia cuando volví de Boston
temprano.
La línea se calló un momento. Eventualmente, Jack se aclaró la
garganta.
—¿Dónde estás?
—El bar a una cuadra de tu casa. Trae tu escuálido trasero aquí, o
estaré en tu apartamento en diez minutos. —Sin esperar una respuesta,
colgué y tiré mi teléfono en el bar. Luego levanté mi vaso vacío al camarero
—. Tomaré otro.

***

Jack no dijo nada mientras se instalaba en el taburete junto a mí.


Ni siquiera pude mirarlo. Mi voz estaba inquietantemente calmada
mientras miraba fijamente a mi vaso.
—¿Cómo pudiste?
No respondió inmediatamente. Por un momento pensé que iba a tratar
de hacerse el tonto, o peor, negarlo, pero al menos me dio ese respeto.
—Ojalá tuviera una respuesta a esa pregunta —dijo—, aparte de que
soy un maldito pedazo de mierda.
Resoplé y me llevé la bebida a los labios.
—Probablemente la primera cosa honesta que he escuchado de tu
boca en años.
Jack levantó la mano para el camarero y pidió un whisky doble.
Esperamos hasta que su vaso se llenó para continuar.
—¿Cuánto tiempo? —le pregunté.
Tomó la mitad de su vaso y lo dejó en la barra.
—Alrededor de un año.
—¿Estabas enamorado de ella, al menos?
Jack sacudió la cabeza.
—No. Fue solo sexo.
—Genial —me burlé—. Veinticinco años de amistad por solo sexo.
Lexi ni siquiera daba una buena mamada. Era todo dientes de mierda.
A través de mi visión periférica, vi a Jack colgar la cabeza. La
sacudió durante mucho tiempo.
—Creo que quería ganar en algo —dijo—. Siempre fuiste más
inteligente, más fuerte, más alto, más popular, y tenías todas las chicas que
quisieras. Después de que saliéramos durante unas semanas, Alana admitió
que la noche que la conocimos en ese bar ella y su amiga se habían
acercado a hablar con nosotros después de que ella te eligiera primero.
Incluso mi esposa te habría escogido a ti en vez de a mí si hubiera tenido la
opción. —Sacudió la cabeza otra vez—. Estábamos borrachos la primera
vez que ocurrió, si te sirve de consuelo.
—No lo hace.
Nos sentamos codo con codo durante diez minutos sin decir una
palabra más. Terminé mi cuarto whisky mientras mi leal amigo tomaba su
doble. No bebía mucho, así que el alcohol me había golpeado de verdad. Mi
visión estaba borrosa, y sentí que la habitación empezaba a dar vueltas.
Respirando profundamente, me volví para enfrentar a Jack por
primera vez. Él hizo lo mismo, encontrándose con mis ojos mientras
exhalaba de forma irregular.
—¿Es tuya? —Solo hacer la pregunta me causó un dolor físico en el
pecho, y mi voz se quebró cuando volví a hablar—. ¿Es mi hija tuya?
Jack tragó.
—Lexi nunca estuvo segura. Por lo que sé, todavía no lo está.
Saqué mi billetera. Tirando doscientos en la barra, levanté la mano
para llamar al camarero.
—Cien por las bebidas. Los otros cien son para no ayudarlo a
levantarse.
El camarero parecía confundido, así que mientras me levanté y me
estabilizaba, señalé al pedazo de mierda que había llamado mi mejor amigo
por más de dos décadas.
—Se folló a mi mujer mientras yo estaba casado con ella.
El camarero levantó las cejas y miró entre nosotros.
—Date la vuelta —le murmuré a mi más viejo amigo.
Jack se giró en su asiento para mirarme. Tuve que cerrar uno de mis
ojos para ver solo uno de él, pero nunca levantó las manos mientras yo
retrocedía y le daba un puñetazo en el centro de la cara. Era lo menos que
podía hacer, tomarlo como un hombre.
—No le digas a la hija de puta de mi exmujer que lo sé —le advertí
antes de girar hacia la puerta. Nunca me molesté en mirar atrás para ver si
el camarero le ayudaba a levantarse del suelo.
32
Stella
Pasó casi una semana y todavía no había visto a Hudson. Aunque
supuse que tenía más derecho a desaparecer que yo cuando lo estaba
evitando.
Sospeché que le dijo algo a su hermana, ya que Olivia nunca
mencionaba su nombre. Las últimas muestras de Signature Scent llegaron,
las fotografías que grabamos en California para las cajas fueron aprobadas,
y hoy jueves el almacén empezó a enviar los pedidos que llegaron del Canal
de Ventas en el Hogar. Fue un día monumental; el sueño que tuve durante
años se hizo realidad. Sin embargo, no quería nada más que ir a casa y
meterme en la cama.
Pero Fisher no dejó pasar la ocasión, sin importar cuántas veces le
dijera que no estaba de humor. Así que acabé encontrándome con él para
cenar después de salir del almacén. Ya estaba sentado en una cabina cuando
llegué, con un balde de hielo junto a la mesa.
Me senté en el asiento de enfrente.
—Muy bien, ahora sé que las cosas van mal. Acabo de verte entrar.
La anfitriona tiene un jarrón gigante de flores en su podio, y ni siquiera
intentaste olerlas.
Intenté sonreír.
—No parece que deba oler las flores hoy.
—Ahí es donde te equivocas. Hoy es precisamente el día en que
deberías detenerte a oler las flores, mi Stella Bella. Pusiste tu corazón en
este negocio, y hoy tus primeros pedidos comenzaron a ser enviados. —
Levantó la botella del cubo de hielo y llenó una copa vacía delante de mí
antes de llenar la suya—. Incluso me lancé por las cosas buenas.
Aunque, por supuesto, tenía buenas intenciones, al ver la etiqueta
dorada de la botella de champán, la del champán que robamos de la boda de
Olivia hacía meses, sentí como si se cerrara el círculo por completo. Y el
círculo sí se había cerrado. Hudson y yo empezamos y terminamos con
estas botellas. Una sensación de pesadez se instaló en mi pecho.
Fisher levantó su copa como un brindis.
—Por mi chica de los pantalones elegantes. Trabajaste bajo la lluvia
durante años y finalmente conseguiste tu arco iris.
Sonreí.
—Gracias, Fisher.
El camarero vino y tomó nuestros pedidos. No estaba de humor para
comer, pero sentí que debía esforzarme al máximo porque Fisher se
esforzaba mucho.
—Así que supongo que no has sabido nada de Hudson.
Suspiré mientras mis hombros se hundían.
—No ha estado en la oficina. A veces recibo correos electrónicos de
negocios, pero siempre llegan muy temprano en la mañana, como a las
cuatro de la mañana. Sigue trabajando, pero desde casa, y no me habla a
nivel personal.
Fisher bebió su champán.
—¿Así que ni siquiera sabes si se ha enfrentado a su exmujer? ¿Le
dijo que sabe lo del diario y todo lo que hay en él?
Sacudí la cabeza.
—Se llevó el libro cuando se fue, pero no tengo ni idea de lo que ha
hecho con él o con quién ha hablado.
—No puede echarte en cara esto para siempre. Nada de esto es tu
culpa.
—Ni siquiera estoy segura de que crea que es una coincidencia que yo
tuviera el libro.
—¿Cómo podría no ser una coincidencia?
—Piensa en ello. ¿Me presenté en la boda de su hermana, una mujer
que no conocía de antes, después de leer el diario de su exmujer?
—Pero no sabías que era su exmujer.
Me encogí de hombros.
—Lo sé... pero parece muy conveniente.
—Entonces, ¿qué piensa él? ¿Lo acosaste o algo así? ¿Leíste el diario
de su exmujer, de alguna manera descubriste quién es, y te propusiste hacer
que se enamorara de ti? Eso es un poco menos que un conejo hirviente de
una película de Glenn Close.
Sacudí la cabeza.
—No sé lo que piensa.
—Bueno, ¿quieres saber lo que pienso yo?
—¿Tengo elección?
—Por supuesto que no, chica tonta. —Fisher extendió la mano hacia
el otro lado de la mesa, tomó la mía y la apretó—. No creo que ninguna de
las cosas que sucedieron fueran coincidencias. Creo que la vida es una serie
de escalones que se ramifican en todas las direcciones. No tenemos ni idea
de qué camino debemos seguir, así que tendemos a caminar en línea recta y
a seguir las piedras más grandes, porque eso es lo más fácil de hacer. Las
coincidencias son las piedras más pequeñas que te llevan a un camino que
se desvía. Si eres lo suficientemente valiente, sigues esas piedras, y
terminas exactamente donde debes estar.
Sonreí con tristeza.
—Eso es hermoso. ¿Cuándo te volviste tan sabio?
—Hace unos diez minutos, cuando estaba sentado en esta mesa y el
camarero se acercó. La anfitriona me preguntó si quería una mesa alta o una
cabina. Dije una mesa alta, pero me acompañó a esta cabina de todos
modos. Podría haberle dicho que no era lo que pedí, pero en vez de eso
seguí una de las piedrecitas por un nuevo camino y mira lo que me trajo.
Mi frente se arrugó.
—Estoy perdida. ¿Qué te ha traído?
Nuestro camarero se acercó, llevando una bandeja con nuestro
aperitivo. Puso el plato en el centro de la mesa y le mostró una sonrisa
deslumbrante a Fisher.
—¿Puedo traerle algo más?
—No por el momento. ¿Pero quizás más tarde?
Los ojos del camarero brillaron.
—Lo tiene.
Después de irse, Fisher tomó un palito de mozzarella y me guiñó un
ojo.
—A él. Ese camino me trajo a él, y creo que es exactamente donde se
debo estar en unas horas.

***

El viernes por la noche, salí de la oficina alrededor de las siete.


Signature Scent se estaba enviando sin problemas, y la próxima semana el
sitio web estaría en funcionamiento para los pedidos del público. Olivia
logró conseguirme tiempo en algunos programas matutinos de noticias
locales para varios segmentos que presentaban a mujeres en los negocios, y
algunas revistas aceptaron hacerme entrevistas. Todo con lo que soñé
durante tanto tiempo se estaba haciendo realidad, pero no encontraba la
forma de disfrutarlo.
Esta mañana cedí y le envié un mensaje a Hudson de Te extraño. Pude
ver que lo leyó, pero no me respondió. Tenía el corazón roto. Una vez,
cuando era niña, estaba saltando las olas en la playa y una me golpeó fuerte.
Me arrastró, y caí como una muñeca de trapo, perdiendo de vista el camino
hacia la superficie. Así... así es como me sentía esta semana sin hablar con
Hudson. Tuve que sacar mi trasero de la cama para venir a trabajar.
Ahora era el fin de semana, pero por alguna razón no estaba lista para
ir a casa. En el tren, simplemente me desplomé mientras se dirigía a la
ciudad. En un momento dado, levanté la mirada mientras entrábamos en
una estación, y el nombre de la parada en la pared me llamó la atención
mientras disminuimos la velocidad.
Bryant Park - 42nd Street.
Me levanté. El tren iba lleno, así que me abrí paso entre una docena
de personas para llegar a las puertas y bajarme. La Biblioteca Pública de
Nueva York se encontraba a la vuelta de la esquina. Lo último que debía
hacer era sentarme en las escaleras, recordando la noche en que Hudson y
yo bailamos por primera vez, pero no podría haberme detenido aunque lo
hubiera intentado.
Era otoño, así que los días eran cada vez más cortos, y no mucho
después de sentarme en el mismo lugar en el que me senté cientos de veces
antes el sol empezó a ponerse. El cielo se iluminó de color naranja púrpura,
y respiré profundamente y cerré los ojos un minuto, tratando de dejar que la
belleza de la naturaleza me levantara el espíritu. Cuando los abrí, mi mirada
bajó las escaleras y se detuvo sobre un hombre que me miraba fijamente
desde abajo.
Pestañeé unas cuantas veces, asumiendo que mi imaginación me
estaba jugando una mala pasada.
Pero no fue así.
Mi corazón parecía saltar cada dos latidos mientras Hudson subía los
escalones hasta donde estaba sentada.
—¿Te importa si me siento contigo? —Su rostro era ilegible.
—No, por supuesto que no.
Hudson se acomodó a mi lado en la escalera de mármol. Sus piernas
se extendieron ampliamente, y apretó sus manos sobre sus rodillas y miró
fijamente hacia abajo durante mucho tiempo. Me dio la oportunidad de
mirarlo. Solo había pasado una semana más o menos desde la última vez
que lo vi, pero pude ver que perdió algo de peso. Su rostro parecía
demacrado, tenía ojeras, y su piel, normalmente bronceada y de aspecto
brillante, estaba apagada y sin brillo.
Muchas preguntas corrían por mi cabeza. ¿Vino a buscarme? ¿O vino
a pensar él mismo? ¿Estaba bien? ¿Qué ocurrió en la última semana?
Basándome en la cara de Hudson, parecía que las cosas empeoraron. Pero
también me pareció que tenía algo que decir, y fuera lo que fuera no era
fácil. Así que busqué dentro de mi bolso la barra de Hershey’s y se la ofrecí.
Sonrió con tristeza.
—Parece que te vendría tan bien como a mí. ¿Quieres compartir?
Durante los diez minutos siguientes, nos sentamos en silencio en los
escalones de la Biblioteca Pública de Nueva York, el lugar donde se casó, el
lugar donde nos conocimos, el lugar donde sus padres, cuya relación
veneraba tanto, también pronunciaron sus votos, y compartimos una barra
de chocolate mientras veíamos el atardecer.
Finalmente, se aclaró la garganta.
—¿Estás bien?
—He estado mejor. ¿Y tú?
Sonrió con tristeza.
—Lo mismo.
Otra vez estuvimos callados durante largos momentos.
—Siento haber desaparecido un tiempo —me dijo finalmente—.
Necesitaba algo de tiempo para resolver las cosas.
Me moví y me giré para enfrentarlo, aunque continuó mirando hacia
adelante y no me miró mientras yo hablaba.
—¿Lo hiciste? —pregunté—. ¿Resolver las cosas, quiero decir?
Se encogió de hombros.
—Tanto como puedo, supongo.
Asentí.
Hudson miró fijamente el atardecer mientras las lágrimas se
acumulaban en sus ojos. Tragó antes de hablar.
—Jack lo admitió.
Me dolía el corazón. Ya no tenía idea de lo que éramos para el otro,
pero eso no me impidió ofrecer compasión. Junté mi mano con la suya y la
sostuve con fuerza.
—Lo siento, Hudson. Lo siento mucho, muchísimo.
—Decidí no hablar con Lexi sobre ello.
Vaya. Pensé que era el primer lugar al que iría.
—Bueno...
—Lo único que conseguiría al hacérselo saber es darme la
satisfacción de gritarle. No me serviría de nada, ni a mí ni a Charlie. Mi
cabeza no está lo suficientemente clara como para lidiar con las cosas. En lo
que a mí respecta, Lexi es el enemigo, y nunca es buena idea dejar que el
enemigo conozca tus planes. Necesito saber exactamente dónde estoy y, si
es necesario, cuáles son mis derechos, antes de tratar con ella. —Hudson
tragó de nuevo. Su voz era ronca cuando continuó—. Charlie es mi hija.
Eso no va a cambiar si... si... —Ni siquiera podía decir las palabras.
Las lágrimas llenaron mis ojos.
—Tienes toda la razón. Y eres un padre increíble, un hombre
increíble, por poner los sentimientos de Charlie en primer lugar en un
momento en el que habría sido muy fácil ser irracional.
—Sin embargo, hice la prueba de ADN. Tomé una muestra de su
mejilla mientras dormía y la dejé en el laboratorio ayer, junto con una
muestra mía. No quiero saber los resultados, pero siento que sería
irresponsable no hacerlo. Dios no permita que algo suceda y ella necesite
sangre o algo así. —Hizo una pausa, y esta vez no logró contener sus
emociones. Su voz se quebró—. Lo sabré en una semana.
No me dio ninguna indicación de que las cosas entre nosotros
estuvieran bien. Pero eso no importaba. Hudson era un hombre destrozado,
y no podía quedarme sentada viendo cómo se desmoronaba. Lo rodeé con
mis brazos.
—Lo siento. Siento mucho que estés pasando por esto, Hudson.
Sus hombros temblaron mientras lo sostenía. No hizo ningún sonido,
pero supe que estaba llorando porque sentí la humedad en mi cuello donde
tenía su rostro enterrado. Pensé que se sentiría mejor si se desahogaba.
Llorar es una liberación física del dolor. Pero también sabía el tipo de
hombre que era Hudson. Se guardaba algo para torturarse, porque en el
fondo probablemente sentía que era en parte su culpa. Se culparía por
trabajar demasiado y no prestarle suficiente atención a su esposa, o por no
llevar flores a casa sin motivo. Era una culpa fuera de lugar, por supuesto,
pero era un hombre tan honorable que estaba segura de que no lo vería de
esa manera.
Eventualmente, Hudson se apartó. Me miró directamente a los ojos
por primera vez.
—Siento haber necesitado un tiempo de separación.
Sacudí la cabeza.
—No hay razón para lamentarlo. Lo comprendo. Yo también me
escondí de ti un tiempo. Solo que por favor debes saber que nunca quise
ocultarte nada de eso. Realmente no hice la conexión hasta esa noche en tu
apartamento. Y entonces... no sabía cómo decírtelo. No quería hacerlo.
—Ahora lo sé. Fueron muchas coincidencias para asimilarlas a la vez.
Necesitaba tiempo para asimilarlo todo, y luego darme cuenta de que nada
de esto fue una coincidencia en absoluto.
Me alejé.
—¿Qué quieres decir?
Hudson me apartó un mechón del rostro.
—¿Por qué estás aquí ahora mismo?
—¿Quieres decir en la biblioteca?
Asintió.
—No lo sé. —Sacudí la cabeza—. Iba de camino a casa después del
trabajo en el tren, y levanté la mirada y vi esta parada. Algo me obligó a
bajarme.
—¿Sabes por qué estoy aquí?
—¿Por qué?
—Yo también estaba en el tren, pero dirigiéndome a tu apartamento.
Levanté la vista medio segundo, y a través del mar de gente amontonada en
el vagón de metro en hora pico te vi bajándote en Bryant Park. Mi tren se
detuvo en la vía directamente frente a la tuya. Intenté bajarme, pero
empezamos a movernos antes de que pudiera hacerlo. Así que me bajé en la
siguiente parada y corrí todo el camino de regreso aquí.
Mis ojos se abrieron.
—¿Por casualidad levantaste la mirada y me viste bajarme de un tren
del que casualmente bajé cuando ni siquiera era mi parada?
—Si no estaba seguro de lo que estaba pasando antes, lo estoy ahora.
—Me tomó las mejillas y se encontró con mi mirada—. Nada de esto es una
coincidencia, cariño. Es el universo conspirando para que estemos juntos.
Lo ha sido desde el principio, incluso antes de que nos conociéramos.
Las lágrimas se precipitaron a mis ojos de nuevo. El vacío que sentí
en mi pecho la semana pasada comenzó a llenarse de esperanza. Pensé en lo
mucho que nos habían herido a los dos, a Hudson, por supuesto, mucho
peor que a mí. Ese maldito diario fue la raíz de todo, pero tenía razón. Era
más que una serie de coincidencias. Un poder superior trabajó para nosotros
todo el tiempo.
Sonreí y me incliné para frotar mi nariz contra la suya.
—Sabes, creo que probablemente deberíamos ceder. No tenemos
ninguna posibilidad si el mundo entero está conspirando.
—Cariño, no tuve ninguna posibilidad desde el momento en que te vi.
33
Hudson
La última semana había sido agotadora.
Aunque ayer por la mañana fue la peor. Debía tener los resultados de
mi ADN a las nueve de la mañana, pero el laboratorio se retrasó. Stella se
quedó para estar conmigo cuando lo descubriera, pero tenía una reunión a la
hora del almuerzo con un vendedor a la que no podía faltar. Lo que resultó
ser lo mejor, porque lloré como un maldito bebé cuando finalmente me
llamaron cerca del mediodía y confirmaron que mi pequeña... no era
realmente mía.
Para cuando Stella llegó por la noche, estaba entumecido y borracho
como una cuba. Me desmayé a las nueve, lo que probablemente hizo que
estuviera despierto desde las tres de la mañana, mirando al techo.
¿Cómo demonios iba a mirar a Charlie a los ojos sabiendo que no era
mía? Me sentiría como un maldito fraude mintiéndole. Solo tenía seis años,
pero siempre fui honesto con ella. Quería que confiara en mi palabra, como
yo en la de mi padre. Y ahora todo eso estaba arruinado. No dejaba de
pensar en una conversación que tuvimos hace unos meses. Me dijo que no
había roto la manija de un gabinete de cocina, una que a menudo la
sorprendía usando como escalón para llegar a la encimera.
Por la forma en que el tornillo estaba doblado, sabía que me estaba
mintiendo. Así que me senté con ella y le expliqué que, sin importar lo mala
que fuera la situación, mentir sobre ello siempre era peor que lo que
intentabas ocultar. Esa noche vino a mí con la verdad y me dijo que le dolía
el estómago. Estaba bastante seguro de que la culpa retorció su pequeña
barriga en un nudo. Estaba a punto de tener una enorme úlcera por la
mentira que encubría.
Hacia las seis de la mañana el sol empezó a entrar por la ventana del
dormitorio. Un rayo de sol cortó una delgada línea a través del hermoso
rostro de Stella, y me giré de lado para verla dormir. Parecía tranquila, lo
que me dio un poco de consuelo, ya que sabía que las últimas semanas
fueron tan estresantes para ella como para mí. No podía imaginar cómo se
sintió en el momento en que armó el loco rompecabezas. Debió ser muy
parecido a lo que yo sentía ahora, como si el suelo se desprendiera de mi
mundo y ya no tuviera apoyo.
Como si sintiera que la miraba, sus ojos se abrieron.
—¿Qué estás haciendo? —me preguntó aturdida.
—Disfrutando de la vista. Vuelve a dormir.
Sus labios se curvaron con una sonrisa soñolienta.
—¿Cuánto tiempo llevas despierto?
—No mucho.
Sonrió.
—Horas, entonces, ¿eh?
Me reí entre dientes. La dificultad con las almas gemelas era que
cuando compartías un vínculo como el que tenías con otro humano se les
daba muy bien decir tonterías cuando tratabas de ocultar el dolor de tu
corazón.
Aparté un mechón de cabello de su cara.
—No sé qué habría hecho sin ti esta última semana.
—Sin mí no habrías tenido la peor semana de tu vida.
Sacudí la cabeza.
—Se descubriría algún día. Puedes huir de las mentiras, pero la
verdad siempre te alcanza.
Suspiró.
—Supongo que sí.
—Creo que he decidido cómo voy a lidiar con las cosas con mi
exmujer.
—¿Lo has hecho?
Asentí.
—Creo que es mejor que siga sin decirle nada a Lexi.
—Oh... vaya. Bien. ¿Cómo llegaste a esa decisión?
—Lo más importante es que Charlie no salga lastimada. Soy el único
padre que ha conocido, y ahora mismo es demasiado joven para lidiar con
el hecho de que todo en su vida sea una mentira. Necesita estabilidad, rutina
y predictibilidad, no que yo haga que las cosas se derrumben solo para
arruinar a mi exmujer. Lexi quiere que le dé la manutención y la pensión
alimenticia. A Jack le va bien estos días, pero no puede permitirse la vida
cómoda que yo pago, confía en mí. Así que creo que es mejor que piense
que está guardando un gran secreto. Si supiera que lo sé, se sentiría
amenazada financieramente, y no me extrañaría que fuera rencorosa y le
dijera a una niña de seis años que su padre no es realmente su padre.
Froté el brazo de Stella.
—Le envié un mensaje a Jack antes para hacérselo saber, porque
parecía lo correcto. Dijo que la biología no hace una familia y que ella es
mía. No parece interesado en tratar de entrar en la vida de Charlie.
Desprecio al tipo, pero tiene razón. Charlie es mi hija, no importa lo que
diga la biología. No tener mi ADN no cambia eso. Algún día cuando sea
mayor y esté lista... —Empecé a ahogarme—, le diré que no es mía.
Stella sonrió con tristeza.
—Creo que eso tiene mucho sentido. Aunque no puedo imaginar que
sea fácil para ti tratar con tu exmujer, sabiendo lo que sabes.
Sacudí la cabeza.
—Definitivamente no. Pero está bien. Haré lo que sea mejor para mi
hija... para Charlie.
Stella extendió la mano y acarició mi mejilla.
—No te corrijas cuando digas mi hija. Tú eres el padre de Charlie.
Porque un padre es alguien que pone las necesidades del niño antes que las
suyas propias, y estoy bastante segura de que eres el único de los tres
adultos de esta ecuación que siempre lo ha hecho.
Asentí.
Stella me acarició el brazo en silencio durante unos minutos. Nos
acostamos de lado, uno frente al otro, y mi mano descansó en la cama entre
nosotros. Aunque, cuando intentó entrelazar sus dedos con los míos, me di
cuenta de que mi mano no había estado realmente descansando en la cama.
Era un puño.
Soltó mis dedos.
—Estás muy tenso.
—Sí. Probablemente debería ir a correr para quemar algo de la
tensión.
—¿Tienes que estar en algún sitio hoy o hacer algo?
Sacudí la cabeza.
—No planeo ir a la oficina para mi habitual medio día de sábado.
Levantó mi mano y se la llevó a los labios.
—Sabes, se me ocurre una forma mucho más agradable de quemar
algo de energía que correr.
Incluso con una noche de insomnio y la conversación que
acabábamos de tener, la sensación de los labios de Stella en mi mano y la
mención de correr ya hizo que mi humor cambiara para mejor.
—¿Ah, sí? ¿Qué tenías en mente?
Me dio un suave empujón para que me pusiera de espaldas y se subió
encima. A horcajadas sobre mis caderas, levantó la camiseta que llevaba
puesta para dormir sobre su cabeza. Sus pechos llenos tenían la mejor
inclinación natural. Cuando me senté para tocarlos, Stella levantó su dedo
índice y lo movió de un lado a otro.
—No. Este es tu alivio del estrés. Solo recuéstate y déjeme hacer todo
el trabajo.
Doblé los brazos detrás de mi cabeza, asumiendo que ella quería decir
que iba a estar arriba. Pero en vez de eso, retrocedió y se sentó en mis
muslos. Su pequeña mano sacó mi polla de mi chándal, y sus dedos la
envolvieron con fuerza. La apretó con fuerza y se lamió los labios, luego se
inclinó hasta la cintura y deslizó su lengua por mi corona.
Sus ojos brillaron diabólicamente mientras lamía el líquido
preseminal de la punta y me miraba.
—Muéstrame. Muéstrame cómo quieres que te la chupe.
Gemí y metí mis dedos en su cabello. Los ojos de Stella se cerraron.
Bajó la mandíbula y se llevó casi toda mi longitud a su boca con un suave
movimiento.
Joder.
Mucho mejor que correr.
Esto iba a ser vergonzosamente rápido, pero muy jodidamente
necesario. Como si sintiera exactamente lo que se necesitaría, Stella se puso
a trabajar. Mi eje entero pronto estuvo empapado con su saliva... el tipo de
humedad que cada vez que se movía hacia abajo y retrocedía hacía el más
sexy sonido de gorgoteo. Me llevó hasta que me golpeé en la parte posterior
de su garganta y luego se movió una y otra vez. Fue el sentimiento más
glorioso del mundo y a la vez una tortura. Tenía muchas ganas de levantar
mis caderas y empujar hasta su garganta, pero no quería hacerle daño.
Después de unos minutos, me soltó y levantó la mirada. Mi mano aún le
agarraba el cabello, y Stella la cubrió con la suya y se hundió más
profundamente.
—Muéstrame. Muéstramelo.
Joder.
Bajó la boca de nuevo, y esta vez, después de dos deslizamientos, no
pude soportarlo más. Hice exactamente lo que me pidió, y cuando llegó al
punto de retirarse o hundirse, ese lugar en la parte posterior de su garganta
donde empezaría a retroceder, le di un suave empujón para que bajara más
la cabeza. Y ella abrió su maldita garganta, la abrió completamente, y me
tragó hasta el fondo.
—Jodeeeeeer.
Fue capaz de hacer eso todo el tiempo y esperó a que se lo pidiera.
Por Dios.
Ya era perfecta. Pero ahora...
Stella se retiró, con las mejillas ahuecadas mientras me succionaba
hasta la punta. Hizo un dulce murmullo de aprobación cuando envolví con
su cabello mi puño y bajé su cabeza otra vez. Solo duré dos lamidas más
antes de que mi liberación me llenara repentinamente.
—Voy a correrme... —gemí y aflojé mi agarre en su cabello.
Pero no se detuvo.
—Stella... cariño... —Esta vez usé el cabello aún suelto en mi mano
para tirar de ella un poco hacia atrás, sin estar seguro de lo fuerte que era mi
voz. Pero eso solo causó que me tomara más profundo.
Joder. Quiere que me corra por su garganta.
Stella no tuvo que esperar mucho. Después de una succión más, dejé
salir un chorro pulsante que parecía no terminar nunca. De hecho, empecé a
preocuparme un poco por cuánto tiempo duraba, pero mi dulce chica se
tragó cada gota.
A pesar de que ella hizo todo el trabajo duro, mi cabeza yacía en la
almohada y me quedé sin aliento. Stella se limpió la boca y subió por mi
cuerpo. Tenía la sonrisa más tonta en su rostro.
—Jesús... eso fue... siento que me tienen que enseñar a caminar de
nuevo.
Se rio.
—¿Significa eso que tu estrés se ha aliviado?
—Sí. A menos que piense en cómo diablos aprendiste a hacer eso.
—En realidad, es gracioso, una mujer en uno de mis diarios estaba
teniendo problemas al intentar hacerlo, así que compró un video instructivo.
Yo también lo compré porque tenía curiosidad.
Cerré los ojos y me reí.
—Esos diarios. Van a ser mi muerte, ¿verdad?
Epílogo
Stella
8 meses y medio después

Querido Diario,
Esta noche Stella se durmió delante de mí, y la observé. De vez en
cuando había un pequeño tic en la comisura de su labio, y su boca se
levantada. No duró mucho, un segundo o dos, pero lo encontré
hipnotizante. Espero que estuviera soñando conmigo, porque quiero hacer
realidad todos sus sueños, como ella ha hecho los míos.
Hudson

Apreté mi nuevo diario contra mi pecho. ¿En serio? ¿Cómo había


tenido tanta suerte? Hudson y yo nos mudamos juntos unos meses después
del lanzamiento público de Signature Scent, aunque no es que necesitara un
compañero Por primera vez en mi vida podía permitirme mi propio
apartamento en la ciudad de Nueva York. Podría pagar un buen depósito
para una casa propia, ya que mi negocio funcionaba mejor de lo que
imaginé en mis sueños. Oprah incluso había puesto mi pequeño invento en
su lista de regalos favoritos para este año. Ahora teníamos una edición
especial de la caja de aromas de San Valentín, y muy pronto una versión
masculina estaría lista para ser lanzada. Trabajé largos días escribiendo los
nuevos algoritmos, pero ahora el personal experimentado de Inversiones
Rothschild se había hecho cargo, y finalmente sentí que encontré el
equilibrio entre el trabajo y la vida privada que siempre quise.
Hudson Rothschild hizo realidad todos mis sueños y algunos más.
Incluso me sorprendió con un viaje a Grecia para celebrar el envío de
nuestro primer producto a nivel internacional. Nos habíamos alojado en el
hotel más increíble de Mykonos. Cuando llegamos, me pareció vagamente
familiar. Pero no fue hasta que entré en nuestra suite que me di cuenta de
por qué. El hotel que nos reservó era el que elegí hacía casi un año mientras
planeaba unas vacaciones de ensueño en el vestíbulo de su oficina y
esperaba a hablar con él. Lo recordó por la rápida mirada que le lanzó a mi
pantalla.
En cuanto a mi pasatiempo de lectura de diarios... bueno, dejé de
comprarlos. Temía que tener diarios por ahí le recordara a Hudson cosas
difíciles. Hacía unos meses se dio cuenta y me preguntó por qué había
dejado de hacerlo. Le dije que ya no necesitaba leer sobre la vida de otras
personas, porque mi historia de amor superaba a cualquier otra que se
pudiera escribir. No mentí, por supuesto, pero Hudson me conocía bien.
Sabía que extrañaba leerlos y probablemente supiera la razón por la que los
había dejado. Por eso me sorprendió con un diario la semana pasada, uno
que mantuvo en secreto durante meses. Era la cosa más dulce y romántica
que alguien hubiera hecho por mí. Bueno, la mayoría de las anotaciones
eran dulces, algunas eran sucias.
Por ejemplo... hojeé una docena de páginas y releí una de mis
favoritas.
Querido Diario,
Hoy ha sido un día particularmente duro, en más de un sentido, pero
maldita sea si no es la verdad. Mi chica lleva en la costa oeste casi una
semana. Esta mañana cuando me desperté estaba acostado sobre su
almohada. Inhalar su olor hizo que mi usual esencia matutina fuera
imposible de desinflar por sí misma. En lugar de luchar, cerré los ojos y
saqué su almohada de debajo de mi cabeza para cubrirme la cara.
Respirando profundamente, me acaricié la polla, imaginando que mi puño
apretado era su hermoso coño. No existe ningún sustituto para lo de
verdad, pero me imaginé que estaba sentada encima de mí, apretando con
fuerza para tomar hasta el último centímetro en su interior. Echaba la
cabeza hacia atrás cuando se acercaba, con sus hermosas tetas rebotando
arriba y abajo y me dolían las ganas de tener mi boca en ellas. Esperé
hasta después de que llegara y luego empujé tan profundamente que parte
de mi semen seguiría en ella la próxima vez que tuviera que irse.
Hudson

Otra de mis favoritas era unas cuantas páginas atrás. Era una historia
que nunca me había contado, pero me calentó el corazón.
Querido Diario,
Hoy llevé a Charlie a desayunar y le dije que Stella se mudaba.
Después, íbamos caminando a casa y pasamos por un parque. Dentro había
dos niñas pequeñas, tal vez un año más jóvenes que ella. Saltaban con los
ojos muy abiertos y con grandes sonrisas en sus rostros. Señalé a las niñas
y dije: “¿por qué crees que están tan entusiasmadas?”. La respuesta de
Charlie fue: “tal vez la novia de su papá también se mude con ellas”.
Hudson

El hombre por el que estaba babeando salió al patio trasero. Me


encontraba sentada en una mecedora en la cubierta junto al fogón, con
Hendricks a mis pies.
Hudson sacudió la cabeza.
—Mi fiel amigo parece olvidar quién es su amo.
Sonreí. El perro pastor que le había comprado a Hudson para Navidad
se convirtió en mi sombra últimamente. No estaba segura de por qué, ya
que todo lo que parecía hacer era gritarle por comerse mis zapatos y
muebles. Tomó una eternidad enseñarle, solo para que tomara el nuevo y
encantador hábito de roer las patas de las mesas de café de mil dólares. Para
ser honesta, Hendricks era un dolor en el culo en su mayor parte. Pero ver la
mirada en el rostro de Hudson la mañana de Navidad cuando se dio cuenta
de que finalmente había conseguido el perro que deseaba de niño hizo que
todo el caos valiera la pena.
Ahora tenía una copia de la foto que Olivia tenía enmarcada en la
chimenea de su sala de estar en mi propia mesilla de noche, la que mostraba
a Hudson soplando las velas de su cumpleaños y pidiendo como deseo un
perro pastor mientras le cubría la boca. Y sí, había nombrado a nuestro
perro por la ginebra que nos unió.
—Es solo porque soy la que normalmente le da de comer —dije.
Los ojos de Hudson se centraron en el libro que tenía en mis manos.
—Recuerda nuestro trato, se supone que solo debes leer uno al día.
—Lo sé. Estaba releyendo algunos de mis favoritos. Todavía tengo el
mío para leer hoy.
—De acuerdo. Voy a correr a la tienda a comprar una botella de vino
para llevarla a casa de Olivia esta noche. Llevaré a Hendricks para que
camine. ¿Algo más que deba comprar mientras estoy fuera?
Hoy era el primer aniversario de bodas de Mason y Olivia, así que
íbamos a su casa a cenar. Se acababan de mudar de Manhattan a una casa a
unas pocas cuadras de distancia. Me preguntaba si Hudson se daba cuenta
de que no era solo su aniversario, sino también el nuestro. Hacía un año hoy
bebí un poco de ginebra y conocí al amor de mi vida. Aunque el amor no
era exactamente el sentimiento que sentía cuando me subí al taxi para huir
de la escena esa noche. Le compré un pequeño regalo para conmemorar el
aniversario de nuestro encuentro y pensé en dárselo más tarde cuando
llegáramos a casa.
—No, no creo que necesitemos nada más que vino. Ya he hecho un
pastel de postre.
—Está bien. Regreso en veinte minutos.
—Está bien. Podemos ver el atardecer antes de ir a casa de Olivia.
Hudson empezó a entrar en la casa, pero se detuvo y se giró con un
dedo de advertencia.
—Recuerda, solo un día. No vale leer más.
—No lo haré.
Escuchando sus pasos caer, suspiré y abrí mi diario de nuevo. Solo me
quedaban unas veinte páginas más. Y la siguiente entrada era
condenadamente corta. Probablemente podría leer el libro entero antes de
que regresara, y él ni siquiera lo sabría. Pero en vez de eso saborearía las
páginas como él quería que hiciera.
Al menos... eso es lo que planeé.
Hasta que realmente leí la siguiente anotación corta...

Querido Diario,
Hoy fui de compras. No sé mucho de joyería, así que me llevé a mi
hermana conmigo. Fue un verdadero dolor de cabeza.
Sonreí, imaginando a Hudson y Olivia haciendo compras. Su idea de
comprar era entrar en una tienda con el propósito de comprar tres trajes y
salir en media hora. Olivia, por otro lado, no compraba tanto como se
paseaba. Se proponía comprar un par de zapatos para combinar con un
vestido y regresaba a casa con un nuevo juego de comedor, un abrigo para
Mason, un juguete para Charlie, y algún aparato electrónico para la oficina
de The Sharper Image. Los zapatos que se propuso comprar ya no eran
necesarios, porque también tenía un vestido nuevo.
De hecho, estuve con ella una vez cuando fue a comprar zapatos para
un traje y regresó a casa con un conjunto completamente diferente, solo
para darse cuenta de que aún necesitaba zapatos para el nuevo artículo que
había traído a casa. Olivia era la mujer que salía de un centro comercial con
catorce bolsas de compras diferentes. Hudson era un hombre que pedía que
le enviaran sus trajes cuando terminaran de ser confeccionados, para no
tener que volver a la tienda.
Pero, cuando volví a leer, me di cuenta de que Hudson no mencionó ir
de compras con su hermana. Tampoco llegó a casa con ninguna joya nueva
recientemente... Así que, curiosamente, regresé a mi diario.

Fuimos a seis tiendas. Todo lo que me gustaba a mí Olivia lo odiaba.


Todo lo que le gustaba a ella yo lo rechazaba. Después de un día completo
me fui a casa con las manos vacías y con irritación. Mi hermosa chica llegó
a casa unos diez minutos después, oliendo a bosque. Llevaba en el
laboratorio desde esta mañana trabajando en su nuevo perfume para
hombres. Pero me rodeó el cuello con sus brazos, rozó esos labios carnosos
contra los míos, y mi día de mierda desapareció. Fue entonces cuando me
di cuenta de que el problema de comprar mi joya de amor era que no había
encontrado nada ni la mitad de especial que ella. Me tomó treinta y un
años hacerlo bien finalmente, y no iba a mostrarle lo que significaba para
mí.
Hudson
Oh, Dios mío. No había forma de que pudiera dejar de leer aquí.
¿Hudson fue a comprar joyas especiales para mí? Podría ser... Mirando por
encima de mi hombro, observé el interior de la casa. Todo estaba tranquilo.
A Hudson le tomaría al menos veinte minutos caminar a la licorería y
regresar con el perro. Tenía que leer un poco más, una entrada más, al
menos.
Por supuesto, una entrada llevó a dos, y dos a tres, y de repente estaba
en la última página. Hudson hizo media docena de viajes de compras,
escribió otra entrada llena de calor sobre las cosas que quería hacerme, y
escribió unas cuantas páginas sobre la noche en que mis padres vinieron a
cenar. Me llevó mucho tiempo, pero sí, mis padres y yo finalmente nos
vimos en persona. Tuve que esforzarme para llegar hasta allí, y era un
manojo de nervios, pero al final la noche fue agradable. Aún no reviviría la
relación con mi hermana, aunque finalmente le había contado a Hudson la
historia completa y admitido con quién tuvo Aiden una aventura. Tenía la
esperanza de encontrar tal vez algún día una manera de perdonar también a
Cecilia.
Por lo que oí, ella y mi ex terminaron después de que lo encontrara
engañándola con una de sus amigas. Probablemente debí haberme sentido
bien al saber eso, pero no lo hice. Me sentía mal por Cecilia, por lo que me
dio la esperanza de que hubiera una oportunidad para nosotras después de
todo.
Ninguna de las anotaciones de Hudson decía específicamente qué tipo
de joyas estaba comprando, pero era bastante obvio que era un anillo. ¿Qué
otro tipo de joyas tenía que ser tan perfectas y requerían tantos viajes de
compras?
Mi pulso se aceleró mientras leía las últimas páginas.
¡Oh, Dios mío! Compró algo.
¡Y lo escondió donde escondió mi regalo de Navidad en nuestra
habitación el año pasado!
Y no planea dármelo hasta su cumpleaños.
¡El cumpleaños de Hudson no era hasta dentro de dos meses! De
ninguna manera podía esperar tanto tiempo para averiguarlo.
Hudson no tenía idea de que me había tropezado con su pequeño
escondite en el fondo de su armario el año pasado. Así que podría… no,
realmente no debería.
La sangre corría por mis oídos, y mis manos empezaron a sudar.
¿Tal vez podría ir a ver si era una caja de anillo?
No necesitaba abrirla ni nada.
Imagine la anticipación que se crearía en los próximos meses... Ahora
imagine lo que pasaría cuando finalmente llegara el gran día, si me
entregara una caja cuadrada con... ¿aretes?
No había manera de que pudiera ocultar mi decepción después de
esperar meses. Casi sentía como si ahora tuviera que mirar. Fuera lo que
fuera que comprara le había llevado mucho tiempo. Se sentiría muy mal si
estallara en lágrimas, incapaz de ocultar lo decepcionada que me sentía. Así
que, en cierto sentido, lo haría por él.
Claro que sí.
Miré mi reloj y una vez más la casa por encima del hombro. Tal vez
debería esperar hasta el momento en que se fuera más tiempo...
No. Sacudí la cabeza, aunque estaba respondiendo a mis propios
pensamientos.
Definitivamente no podía esperar.
Así que me apresuré a entrar en la casa y corrí directamente a la
puerta principal. Al abrirla, miré a la derecha y luego a la izquierda para
asegurarme de que Hudson no estuviera ya bajando por la cuadra.
Encontrando la costa despejada, me apresuré a la habitación. La puerta se
encontraba cerrada, y estaba tan nerviosa que tuve que tomarme un
momento para calmarme. Mi mano tembló mientras respiraba
profundamente antes de girar el pomo de la puerta.
Pero mi corazón se detuvo cuando entré.
—¿Buscando algo? —Hudson levantó una ceja. Estaba sentado al
borde de nuestra cama con Charlie sobre su rodilla. Hendricks estaba a sus
pies.
Parpadeé unas cuantas veces.
—¿Qué estás haciendo aquí? Pensé que te habías ido.
Hizo que su hija saltara de su regazo y se puso de pie.
—¿Qué estoy haciendo aquí? Podría hacerte la misma pregunta. ¿Qué
estás haciendo en el dormitorio ahora mismo, Stella?
—Yo, eh...
Caminó hasta donde yo estaba, inmóvil. Con una sonrisa, me tomó la
mano.
—No has leído más, ¿verdad?
Mi mente estaba muy confundida. ¿Cuándo regresó de la tienda? ¿Y
de dónde vino Charlie? ¿Qué demonios estaba pasando?
Aunque no necesité esperar mucho tiempo por la respuesta. Hudson le
tendió la mano a su hija. Charlie la tomó con una sonrisa de oreja a oreja. Si
antes pensaba que estaba nerviosa, no era nada comparado con lo que sentí
cuando vi al hombre al que amaba arrodillarse.
Se llevó mi mano temblorosa a sus labios.
Ver un poco de nerviosismo en su rostro mientras levantaba la vista
me ayudó a calmarme.
—Hoy hace un año de que conocí a una mujer hermosa e inteligente
—comenzó—. Cuando te oigo contar la historia de cómo nos conocimos,
dices que te colaste en la boda de mi hermana. Pero la verdad es que te
colaste en mi corazón. Eres la persona más amable, cálida, extraña y
asombrosa que he conocido.
Levanté mis manos para cubrirme la boca, y lágrimas de felicidad
llenaron mis ojos mientras reía.
—¿La más extraña? Haces que eso suene como algo bueno.
Hudson sonrió.
—Lo es. Y te amo porque eres un poco extraña a veces, no a pesar de
ello. Has pasado años leyendo las historias de amor de los demás, y esta
noche leíste el último capítulo mío... —Me guiñó el ojo—, aunque no
debías hacerlo. Pero mi último capítulo es solo el comienzo, cariño. —Miró
a Charlie, que sacó una pequeña caja negra de su espalda y se la entregó a
su papá—. Stella Rose Bardot, déjame darte tu felices para siempre. Sé mi
esposa, y prometo esforzarme al máximo para que tu vida sea mejor que
cualquier cosa que hayas leído en un libro.
Abrió la pequeña caja negra, y dentro había algo que nunca había
visto. La caja forrada de terciopelo contenía dos anillos. A la derecha había
un precioso diamante de corte esmeralda engarzado en oro blanco con
pequeñas piezas alrededor de la banda. En el lado izquierdo había una
pequeña réplica del anillo de compromiso. Tomó el primero de la caja y me
lo mostró.
—No solo te estoy pidiendo que te cases conmigo. Te estoy pidiendo
que seas mi familia con Charlie. Así que hice que te hicieran el tuyo, y
luego una mini réplica en circonita cúbica para ella... mis dos damas. ¿Qué
dices, cariño? ¿Serás nuestra?
Miré a Charlie. Tenía una sonrisa gigante en su rostro mientras
tomaba algo de su espalda y lo sostenía.
Un plátano con una inscripción en él.
Di que sí, para que nunca nos separemos.
Por muy tonto que fuera, el plátano me destrozó. Las lágrimas de
felicidad ahora corrían por mi rostro. Limpiándolas, le dije a Charlie te amo
antes de apretar mi frente contra la de Hudson.
—Sí. ¡Sí! Mi corazón ya les pertenece a ambos, así que esta es la
guinda del pastel.
Después de que Hudson colocara el anillo en mi dedo, ayudamos a
Charlie a ponerse el suyo. Los tres nos abrazamos mucho tiempo antes de
que mi prometido le dijera que fuera a lavarse para ir a casa de su tía.
—Finalmente... un minuto a solas. —Hudson me tomó las mejillas y
llevó mi boca a la suya—. Ahora bésame correctamente.
Como siempre, me dejó sin aliento.
—Sabes, entre tu diario y esa declaración, creo que podrías ser un
verdadero romántico de corazón, señor Rothschild.
—¿Ah, sí? —Sonrió—. Lo negaré si alguien pregunta.
Me reí.
—Está bien. Yo sabré la verdad. Bajo ese duro exterior hay un gran y
viejo blandengue.
Hudson tomó mi mano y la deslizó hasta su entrepierna. Ahuecó mis
dedos alrededor de una maldita erección de acero.
—Tengo más exterior duro para ti después.
Sonreí.
—No puedo esperar.
Rozó sus labios con los míos.
—¿Te gustó el diario?
—Me encantó. Fue la mejor historia de amor que he leído. Pero mi
parte favorita fue el final.
Hudson sacudió la cabeza.
—Eso no fue un final, cariño. Fue solo nuestro comienzo. Porque una
verdadera historia de amor como la nuestra nunca termina.
Sobre la Autora
Vi Keeland
Vi Keeland es una autora superventas del New York
Times, #1 Wall Street Journal y USA Today. Con millones de
sus libros vendidos, sus títulos han aparecido en más de cien
listas de superventas y se han traducido a veintiséis idiomas.
Residen en Nueva York con su marido y sus tres hijos donde
vive su felices para siempre con el chico al que conoció a los
seis años.
Notes
[←1]
Por su mala pronunciación, dice “Clue Sticks” en vez de “Accoustics”, que al español sería
Caca Pisas y Acústica.