Está en la página 1de 216

1

2
CRÉDITOS

Moderadora

Traductoras

Corrección

Diseño
ÍNDICE

Sinopsis Capítulo 17
Capítulo 1 Capítulo 18
Capítulo 2 Capítulo 19
Capítulo 3 Capítulo 20
Capítulo 4 Capítulo 21
Capítulo 5 Capítulo 22
Capítulo 6 Capítulo 23
Capítulo 7 Capítulo 24
Capítulo 8 Capítulo 25
Capítulo 9 Capítulo 26 4
Capítulo 10 Capítulo 27
Capítulo 11 Capítulo 28
Capítulo 12 Capítulo 29
Capítulo 13 Epílogo
Capítulo 14 Próximo Libro
Capítulo 15 Biología del autor
Capítulo 16
SINOPSIS

De las exitosas autoras del New York Times, Penélope Ward y Vi


Keeland, llega el segundo nuevo libro del sexy dueto. Un verano
completo en una casa de playa se volvió mucho más interesante cuando
conocí a mi nuevo jefe. Más interesante... y complicado.

5
CAPÍTULO 1

Pensé que podría desmayarme. La habitación comenzó a girar, y tuve


que agarrarme del brazo de Rush para estabilizarme.
—¿Gia? ¿Estás bien?
Cuando abrí la boca para hablar, una quemadura recorrió mi
garganta, un preludio a lo que temía que fuera vómito. Me llevé la mano a
la boca y de alguna forma logré mascullar una palabra coherente.
—Baño.
Rush me guio a un baño por un largo pasillo e intentó entrar
conmigo. Parecía tan nervioso como yo. Puse mi mano sobre su pecho,
evitando que se amontonase en la pequeña habitación conmigo.
—Estoy bien. Solo dame unos minutos a solas. Solo son nauseas
matutinas y mis nervios.
—¿Estás segura? 6
Asentí y forcé una sonrisa a medias antes de encerrarme en el baño.
Deslizándome por la puerta cerrada, me senté en el piso con mi cabeza en
mis manos y comencé a hiperventilar.
No es posible
Mis ojos me están jugando trucos.
Hormonas. Definitivamente son las hormonas.
Solo había visto a Harlan esa noche, hace meses.
Pero el hermano de Rush se parecía mucho a él.
Esos ojos verdes.
Piel perfectamente bronceada.
Mandíbula cuadrada.
Cabello impecablemente peinado separado a un lado.
Pero él no habría estado en The Heights.
Rush y su hermano se desprecian.
No hay forma de que viniera a pasar el rato en los Hamptons.
Y... el chico con el que había estado se llamaba Harlan, no Elliott.
Aunque…
Siempre sentí que había una marcada posibilidad de que el tipo
hubiera mentido sobre su nombre. Algo en la forma en que había dicho
Harlan me llamó la atención por alguna extraña razón, como si no se
hubiera deslizado por su lengua en la forma en que debería. Su forma de
hablar había sido suave, como sus líneas, cuando se acercó y se sentó a
mi lado en el bar. Pero cuando dijo su nombre, salió con casi un
tartamudeo.
Supongo que Elliott podría haber venido a los Hampton para hablar
con su hermano esa noche. Aunque definitivamente no había señales de
Rush cuando conocí a mi revolcón de una noche. Y Rush no es el tipo de
hombre que olvidaría ver.
Cuanto más tiempo pasaba sentada en el suelo, más vueltas daba mi
cabeza. Pasé de por supuesto, es él a no puede ser él dos docenas de veces
en el lapso de cinco minutos.
Un suave golpe me hizo saltar y golpear mi cabeza contra la puerta.
—Gia. ¿Estás bien, cariño?
La ternura en la voz de Rush hizo que las lágrimas comenzaran a
fluir. Dios, ¿qué diablos? Esto no podría estar pasándome. Ya era bastante
malo que me quedara embarazada con una aventura de una noche, no
podía ser ese hombre.
Pasaron treinta segundos y golpeó más fuerte.
7
—¿Gia?
No tenía dudas de que rompería la puerta si no respondía de
inmediato.
—Estoy bien, —chillé—. Solo un poco de náuseas. Saldré enseguida.
Durante los siguientes cinco minutos, me convencí de que había
estado equivocada. Elliott no era Harlan. Eso sería ridículo. Esa noche
había tomado un trago o dos. Era alguien que se parecía a él, desde el otro
lado de una amplia habitación. Una vez que me acercara me daría cuenta
de que no se parecía en nada al hombre con el que me había acostado.
No había otras opciones en las cuales creer aquí.
Finalmente, después de dos revisiones más de parte de Rush, un grito
silencioso y lavarme el rostro, abrí la puerta. El cabello de Rush me dijo
que había estado tirando de él con preocupación. Extendí la mano y
aplaqué los pedazos que sobresalían.
—Estoy bien. Lo siento. Eso... simplemente salió de la nada.
Rush exhaló un suspiro de alivio.
—Voy a ser jodidamente inútil en la sala de partos. Ni siquiera puedo
manejar que te sientas mal porque estoy tan preocupado de que algo esté
mal.
Mi corazón se retorció en mi pecho.
—Tú... ¿quieres estar en la sala de partos conmigo?
Rush frunció el ceño.
—Por supuesto. Supongo que simplemente asumí que estaría.
Miré de ida y vuelta entre sus ojos y sentí que me ahogaba
nuevamente. Esta vez por una razón totalmente diferente. El hombre
parado frente a mí era realmente increíble. Decía las cosas más bellas sin
siquiera saberlo. Rush no daba su corazón fácilmente, pero cuando lo
hacía, daba ciento diez por ciento. Él realmente estaba en esto conmigo.
La almohadilla de su pulgar limpió suavemente una lágrima que se
deslizó por mi mejilla.
—No tengo que estarlo si no quieres que lo haga. No llores.
Lancé mis brazos alrededor de su cuello.
—No. No. ¡Te quiero allí! Te quiero en todos lados. Te quiero a mi lado
a través de todo esto. Es solo que... te amo mucho, y creo que me acabo de
dar cuenta por primera vez de que cuando dijiste que querías estar
conmigo... realmente lo decías en serio. Conmigo, conmigo... no solo
conmigo.
Los ojos de Rush se arrugaron, y las comisuras de sus labios se 8
crisparon.
—Contigo, contigo. Me alegro de aclarar eso. No me había dado cuenta
de que no estábamos en la misma página.
Lo besé.
—Cállate. Solo bésame.
Se lamió el labio inferior.
—No voy a encontrar ningún trozo de vómito aquí, ¿verdad?
Me reí.
—Eres tan grosero.
Se lamió el labio superior.
—¿Qué tomaste para almorzar...? tengo algo de hambre.
Durante unos minutos, mientras los dos nos escondíamos en la
esquina afuera del baño, olvidé por completo el pánico de hace unos
minutos. La negación y la autoprotección tiñeron todo de un tono rosado.
—Escuché el rumor de que estabas aquí. —La voz en pleno auge de
un hombre hizo estallar la burbuja de seguridad que tanto disfrutaba.
Rush se puso rígido en mis brazos, y su agarre en mi cadera se apretó
mientras levantó la vista y asintió.
—Edward.
El padre de Rush tenía exactamente los mismos ojos asombrosamente
verdes que su hijo y lo igualaba en altura y anchura, pero las similitudes
terminaban ahí. Los ojos de Rush estaban llenos de calor mientras que
este hombre era helado y distante. Esa podría haber sido la razón por la
que se me puso la piel de gallina en los brazos.
—¿No me presentarás a tu amiga? —preguntó su padre.
Rush habló con los dientes apretados.
—Gia, este es Edward Vanderhaus. Mi donante de esperma.
El hombre se rió. Fue cordial y practicado. Y también completamente
falso. Me llevó menos de treinta segundos ver de primera mano por qué a
Rush no le gustaba.
—Es un placer conocerte, Gia.—Edward extendió su mano hacia mí.
Tuve la sensación de que Rush podría romperse un diente por la
fuerza con la que se apretó su mandíbula mientras coloquévacilante mi
mano en la de su padre.
—Igualmente.
Liberándome, Edward agarró uno de los hombros de Rush.
—Únete a la fiesta. Aquí hay algunos inversores a quienes me
gustaría que conocieras. Siempre es bueno mostrarles que una familia de 9
accionistas tiene un frente unido.
Sorprendiéndome, Rush no hizo una escena. Asintió, entrelazó sus
dedos con los míos, y juntos regresamos a la fiesta con su padre. Aunque
algunos de mis dedos podrían haberse vuelto blancos por lo apretado de
su agarre, él sostuvo mi mano.
Me coloqué obedientemente a su lado mientras Edward nos
presentaba a unas pocas personas, tratando de que no pareciera obvio que
estaba buscando a su hermano. Necesitaba una mirada más cercana, pero
parecía haber desaparecido.
Tal vez todo había sido producto de mi imaginación.
Hormonas.Las hormonas me están jodiendo.
En realidad, comencé a relajarme un poco otra vez, arrullando la
creencia de que mi mente me había jugado una mala pasada, cuando de
repente vi a Harlan nuevamente al otro lado de la habitación.
O Elliott.
Jesús. Se parecía mucho a Harlan.
No pude dejar de mirarlo.
Creí que Rush había sido involucrado en la conversación con su
padre y otro hombre y no había notado en dónde se fijaba mi atención,
pero debí saber que a él no se le escapaba nada. Se disculpó de la
discusión y caminamos a uno de las mesas estilo bistró que estaban
distribuidas a lo largo del inmenso departamento.
—Señor, ¿le gustaría una tartaleta? —un camarero con manos
enguantadas presentó una bandeja de cosas que parecían mini postres.
Rush levantó su barbilla.
—¿De qué están hechas?
—Caviar y Crème fraiche.
Rush levantó una mano.
—¿Tienes algún perrito caliente en la parte de atrás? Ya sabes, ¿para
la multitud no idiota?
El camarero sonrió y relajó su rígida postura.
—Veré qué puedo conseguirle.
Todavía no podía apartar los ojos del hermano de Rush al otro lado de
la habitación. Dios... tal vez no era él. Desde este ángulo, se veía diferente
de lo que recordaba. Pero su postura... su risa...
—Sabes... —Rush se inclinó y susurró—...si continúas mirando a mi
hermano, voy a empezar a ponerme celoso.
Mierda.
10
Pensé que estaba siendo discreta. Atrapada in fraganti, sentí la
necesidad de inventar una excusa. Por supuesto, en este momento, una
simple excusa como que estaba buscando similitudes entre hermanos, se
me escapó por completo. En cambio, balbuceé.
—No puedo evitar pensar en lo mucho que tu hermano me recuerda
cómo imaginé a un personaje en mi libro.
—Oh ¿sí? Espero que estés hablando de un villano, y no del héroe que
se lleva a la chica al final.
—Ummm... si. El personaje es una especie de imbécil. Actúa como un
buen tipo, pero es falso.
Rush asintió.
—Bueno, parece que has dado en el clavo con ese personaje en tu
libro si se parece a mi hermano. Vamos... déjame mostrarte en vivo y en
persona lo falso que es. Todavía no le hemos dicho feliz cumpleaños al
invitado de honor. —Rush puso su mano sobre mi espalda y comenzó a
caminar, pero yo permanecí clavada firmemente en su lugar.
El pánico me invadió.
—No creo que deberíamos ir allí.
Rush frunció el ceño.
—No te preocupes. Él será amable contigo. El hermano mayor hace
un buen espectáculo. Incluso actuará feliz de que esté aquí... frente a la
gente.
—No es eso... yo solo...
—¿Qué?
Por el rabillo del ojo, vi al hermano de Rush mirándonos. Puso una
mano en el hombro del hombre con el que había estado hablando y luego
le dio la mano, como si estuviera terminando la conversación. Cuando dio
el primer paso hacia nosotros, pensé que realmente podría vomitar esta
vez.
Elliott dio algunos pasos más en nuestra dirección, y Rush lo captó
en su mirada periférica.
—Parece que no tenemos que decidir ir a saludar. Tu villano se dirige
directamente hacia nosotros.
Debo haber parecido un ciervo atrapado en los faros. A pesar de que
tenía una tez bronceada naturalmente y había tomado sol este verano,
sentí que el color se me escapaba del rostro. Tenía que estar tan blanca
como un fantasma.
—Bueno, ¿no es una maravillosa sorpresa? —dijo el rubio muñeco
Ken mientras se acercaba con la mano extendida hacia Rush—. Lauren me 11
dijo que te había invitado, pero pensé que estarías demasiado ocupado en
el este para pasar por aquí.
No pude evitar mirarlo. ¿Harlan tenía tantos dientes? La sonrisa del
hermano de Rush era tan amplia que parecía que su boca estaba atestada
de blanco nacarado.
—Elliott, —Rush asintió—. Justo estábamos por acercarnos y
preguntarte cómo se sentía ser un hombre viejo en sus treinta.
Todavía congelada, contuve la respiración mientras los dos hombres
se dieron la mano y luego su hermano volvió su atención hacia mí. La
sonrisa plástica en su rostro permaneció firmemente en su lugar.
—Elliott Vanderhaus... —Extendió su mano y nuestros ojos se
encontraron—. No creo que nos hayamos conocido.
De alguna manera logré levantar mi mano para encontrar la suya. Los
ojos de Elliott eran del mismo hermoso color verde que el de Rush, pero
carecían del calor y la chispa de su hermano. A diferencia de Rush, cuyos
ojos eran una ventana a su alma, Elliott y Edward veían el mundo a través
de ojos fríos que estaban cerrados e ilegibles.
No estaba segura si mi mano estaba fría o la suya estaba
particularmente caliente, pero cuando él apretó sus largos dedos alrededor
de mi manita, el calor hizo que mi palma comenzara a sudar. Cuando no
dije nada durante un período de tiempo inusualmente largo, Elliott me
incitó.
—¿Y usted es?
Me aclaré la garganta y, sin embargo, mi voz aún graznaba.
—Gia. Gia Mirabelli.
Si mi nombre le sonaba, Elliott lo ocultó bien.
—Encantado de conocerte, Gia. Mi hermano rara vez trae a alguien de
su vida personal para conocer a su familia. Debes ser alguien muy especial
para él.
Rush me apretó la cadera.
—Lo es. Lo que me hace darme cuenta de que tal vez fui un poco loco
por traerla conmigo.
Elliott echó la cabeza hacia atrás con una risa profunda. Debe haber
sido un movimiento Vanderhaus que afortunadamente Rush no había
heredado. Me pareció una respuesta exagerada, una que se hizo más por
el espectáculo que una expresión de verdadera diversión.
—Bueno, fue un placer conocerte, Gia. Y no somos ni la mitad de tan
malos como mi hermano nos hará ser. Lo prometo.
Dirigió su atención a Rush. 12
—Carl Hammond está aquí desde Inglaterra. Está en nuestra junta en
Sterling Financial. Me gustaría presentártelo cuando tengas oportunidad.
—Claro, —dijo Rush.
Elliott extendió la mano y apretó el hombro de Rush ofreciendo una
sonrisa plástica.
—Realmente me alegro de que hayas venido, hermanito.
Y así como así, Elliott giró y desapareció. Al verlo de cerca, habría
jurado que era Harlan. Pero aparentemente estaba equivocada. Él no me
había reconocido, ni siquiera mi nombre le sonaba. Obviamente, estaba
perdiendo la cabeza.
Me quedé sin aliento, y mi corazón latía en mi pecho como si hubiera
corrido un maratón, aunque no me había movido. Justo como sucedió en
el momento en que me metí entre los dos clientes peleando en The Heights,
mi adrenalina comenzó a dispararse después del incidente.
Me había equivocado.
Harlan no era Elliott.
Entonces, ¿por qué todavía me sentía tan ansiosa?
—Entonces... ¿qué pensaste? —Rush agarró dos bocadillos de papas
de un camarero que pasaba y me dio uno—. Se ve como cualquier
otrocretino molesto de The Heights que entra con una ballena o un caballo
bordado en su polo de colores pastel, ¿verdad?
—Sí. Definitivamente tiene una sensación familiar. —Me preguntaba
si algún día pensaría que lo que acababa de pasar en mi cabeza era
gracioso y le contaría a Rush todo al respecto. De alguna manera lo
dudaba.
Mi cerebro todavía era un desastre debido al susto de mi vida, y
necesitaba otro minuto para poner mis emociones nuevamente en orden.
Sin mencionar, el agua extra que había estado tratando de beber todos los
días, tenía la vejiga llena.
—Lo siento. Necesito usar el baño de mujeres otra vez.
Rush me acercó.
—¿Quieres que vaya contigo? daría mi testículo izquierdo porque tu
gemido se escuchara sobre el costoso sistema de audio que tienen
lanzando música de ascensor a través de este lugar.
Sonreí.
—No creo que sea una gran idea.
Rush me acompañó al baño.
—Tienes tu teléfono, ¿verdad? 13
—Sí,¿por qué?
—Atiende cuando te llame. Sólo escucha. Te daré nuevo material para
tu personaje de libro falso.
Entrecerré los ojos.
—¿De qué estás hablando?
Besó mi frente.
—Ya verás.
Dentro del baño, realmente necesitaba ir esta vez. Me alivié y comencé
a lavarme las manos, cuando mi celular sonó en mi bolso. Lo desenterré, y
automáticamente dije hola, aunque Rush me había dicho que solo
escuchara.
—¿Cuál es Carl Hammond? ¿El chico que querías que conociera? —La
voz de Rush estaba un poco distante. No estaba hablando por teléfono,
solo sosteniéndolo para que escuchara la interacción con su hermano.
Subí el volumen para escuchar a hurtadillas, lo que aparentemente era lo
que él quería que hiciera.
—Finge que tienes algo de clase cuando te presente. Tal vez comienza
una conversación sobre el clima o el mercado de valores en lugar de
tatuajes y parques de casas rodantes. —Su tono de voz estaba lleno de
desdén, pero no había dudas de que pertenecía a Elliott. Un Elliott muy
diferente al que me acaba de presentar.
—Es de los Hammond británicos, —dijo Rush—. Pensé preguntarle si
conocía a Maribel Stewart. Ya sabes, la mujer a la que le exploraste la
garganta el mes pasado en la reunión de la junta. Te vi en el pasillo con
ella antes de la votación.
—Mi lengua no es lo único que a Maribel le gusta tener en la
garganta.
—Eres un cerdo. No tengo idea de cómo ves a tu esposa a los ojos.
—Hablando de mujeres... —Elliott se apagó—. Giame parece familiar.
¿La he visto antes?
Mis ojos se agrandaron.
—No. Y no planeas verla por segunda vez. Ella es demasiado buena
para ti, y nunca debería haberla traído aquí en primer lugar.
El sonido de la voz de un tercer hombre interrumpió la acalorada
conversación entre Rush y Elliott, un hombre con acento británico.
Escuché un minuto más mientras Elliott cambiaba sin problemas al
amable anfitrión y le presentaba a Rush. Mi cabeza comenzó a dar vueltas
de nuevo.
¿Podría Elliott ser Harlan? 14
¿Había fingido no conocerme?
Dijo que le parecía familiar. Por la conversación que acababan de
tener, claramente, Elliott engañaba a su esposa.
Mierda.
Me estaba volviendo loca.
Si él fuera Harlan, no habría fingido no saber quién era yo.
Al Elliott con el que acaba de hablar le encantaría decirle a su
hermano que se había acostado con su novia.
¿No es así?
Con la animadversión que existía entre hermanos, estaba segura de
que Elliott se desviviría diciéndole que me había tenido.
Pero entonces…
Rush haría una escena.
La esposa de Elliott vendría corriendo.
¿Y entonces qué?
¿Cómo le explicaría a Lauren por qué le habían dado un puñetazo en
la cara?
Un golpe en la puerta del baño me sobresaltó de mis pensamientos.
—Un minuto.
Solo necesitaba salir de aquí. Conseguir a Rush y salir de este lugar.
Regresar a nuestra pequeña burbuja en los Hamptons y olvidar que esta
noche había sucedido. Nada bueno podría venir de estar aquí y debatir
esto en mi cabeza. Y el estrés no era bueno para mi bebé. ¿El bebé de
Elliott? Dios, no podría ser.
Así que, enderezando mi vestido improvisado, me miré en el espejo,
acaricié mis rebeldes rizos y cerré los ojos para respirar un poco.
Abrí la puerta justo cuando llegaba el segundo golpe y me saludó
unrostro que no esperaba del otro lado.
Elliott.
O Harlan.
—Gia. —Su rostro se deslizó hacia atrás en esa sonrisa perfecta y
dentuda—. No me di cuenta de que eras tú allí.
Miré a ambos lados del silencioso pasillo.
—¿Dónde está Rush?
—Lo dejé hablando con un miembro de la junta. ¿Está todo bien? Te
ves un poco pálida.
—Umm. Sí. Solo... no me siento tan bien. Creo que podría ser algo 15
que comí. —Señalé hacia la fiesta de la que necesitaba salir—. Voy a ir a
buscar a Rush y ver si puede llevarme a casa.
Elliott buscó mi rostro.
—Me pareces muy familiar. ¿Nos hemos visto antes?
—No —espeté.
Sus cejas se juntaron.
El impulso de huir era fuerte. Necesitaba controlarme, calmarme.
—Fue un placer conocerte.
Elliott se quedó en pie, mirándome.
—Sí. Igualmente.
Salí de la puerta del baño y di unos largos pasos por el pasillo.
Llegando al final, vi a Rush absorto en una conversación con un caballero
mayor en el otro lado del apartamento. Nadie estaba en la vecindad en
absoluto.
Y…
Necesitaba saber.
¿A quién estaba engañando?
Si me fuera sin saberlo con certeza, nunca podría relajarme. Me
comería por días. Meses. Años.
Con otra ráfaga de adrenalina, me di la vuelta y respiré hondo. Elliott
todavía estaba de pie allí mirándome cuando volví a pararme frente a él.
—En realidad... me pareces familiar.
Las ruedas en la cabeza de Elliott estaban girando mientras
continuaba tratando de descubrir de dónde me conocía.
Dios, esto era una locura.
Pero necesitaba saber.
Lo miré directamente a los ojos.
—Te ves como alguien que conocí una vez en los Hamptons. En The
Heights, en realidad. ¿Quizás lo conoces? —Respiré profundamente por
última vez y escupí el resto—. Su nombre es Harlan.
Los ojos entrecerrados de Elliott crecieron hasta el tamaño de platillos
cuando una mirada de reconocimiento finalmente golpeó. Entonces la
sonrisa más sórdida se extendió por su rostro.
—Gia, ¿volviste por una segunda vuelta?

16
CAPÍTULO 2

—¿Estás segura de que todo está bien? —Gia parecía un poco extraña
desde la fiesta de anoche. Estuvo callada en el camino a casa, y cuando
comencé a perder el tiempo, algo que nunca refutó y con frecuencia se
inició a sí misma últimamente, ella había dicho que tenía dolor de cabeza y
estaba cansada. Ahora estaba mirando su tazón de cereales como si lo
necesitara para darle las respuestas a todas las preguntas de la vida.
Parpadeó un par de veces y me miró, pero su mente claramente
todavía estaba en otro lado.
—Lo siento. ¿Dijiste algo?
—Te pregunté si te importaría que tomara mi cereal con leche
materna una vez que empiece a salir.
Ella, distraídamente, tomó el recipiente con leche que estaba junto a
su plato y me lo tendió.
—Umm. Por supuesto. Aquí tienes. 17
En el mejor de los casos, escuchó el cincuenta por ciento de lo que
dije.
Mi silla raspó el suelo de la cocina mientras salía de la mesa. Retiré el
asiento de Gia, la levanté y senté mi trasero con ella en mi regazo.
Deslizando dos dedos debajo de su barbilla, me aseguré de llamar su
atención esta vez.
—¿Qué está pasando? Algo te está molestando. Has estado actuando
extraño desde la fiesta de anoche. ¿Ver a Satanás y su engendro te
enloqueció respecto a estar conmigo?
—¿Qué? ¡No!
Empujé un mechón de cabello detrás de su oreja.
—Entonces, ¿qué te está molestando? Háblame.
—Yo... —Negó con la cabeza y miró hacia otro lado—. No lo sé. Estoy
realmente cansada de repente, y... aunque he progresado en mi libro, el
plazo realmente está empezando a pesar.
Asentí.
—Apuesto a que el hecho de que mi hermano te recuerda al villano en
tu libro trajo todo eso al primer plano de tu mente. El cara de idiota puede
arruinar el día de cualquier persona.
Asintió.
—Sí. Probablemente es eso.
Besé su frente.
—Te diré qué. Tengo negocios de los que ocuparme hoy, de todos
modos. ¿Por qué no te motivo a escribir todo el día? ¿Qué es para ti un
buen día de escritura?
Se encogió de hombros.
—Tal vez tres mil palabras.
Sonreí.
—Estoy bastante seguro de que eso es más de lo que escribí en cuatro
años de escuela secundaria y universidad antes de abandonar.
—¿Fuiste a la universidad?
—Sí. Escuela de Artes Visuales. Quería aprender animación. Tuve la
loca idea de animar una serie de dibujos animados para adultos basada en
mis chicas aladas. No era porno de dibujos animados... sinochicas sexys
que pueden volar y luchar contra el crimen.
—Eso no es una locura. Apuesto a que sería increíble si resultara algo
así como tu arte. Pero,¿por qué abandonaste después de un año?
—Mi madre me dijo que mi padre había establecido un fondo de 18
estudios universitarios y que estaba pagando por la universidad. Durante
mi segundo semestre, estaba buscando en el archivador una copia de mi
certificado de nacimiento para solicitar un pasaporte, y encontré un
montón de documentos de préstamo. Mi padre no había pagado la
universidad. Ella estaba hipotecando su casa para pagar la matrícula cada
semestre. Para cuando llegara al tercer año, ella habría hipotecado por
más de lo que valía su casa. —Me encogí de hombros—. Le dije que la
universidad no era para mí y me retiré. No había forma de que le
permitiera hacerse cargo de todas esas deudas cuando se había empeñado
en pagar esa hipoteca durante veinte años. Mi plan había sido trabajar un
año o dos, ahorrar algo de dinero, y regresar cuando pudiera pagar la
matrícula yo mismo.
—¿Pero nunca regresaste?
—No. Encontré los tatuajes y luego, finalmente, obtuve el dinero que
mi abuelo me había dejado, y mi vida tomó una dirección diferente
después de eso.
—¿Tu madre sabe la verdadera razón por la que te fuiste?
—No. —Señalé con el dedo hacia ella—. Y si se entera ahora, sabré de
dónde salió la filtración. Eres la única a quien le he contado esa historia.
Gia dejó escapar un gran suspiro y juntó sus manos detrás de mi
cuello.
—Eres un buen hombre, Heathcliff Rushmore. Un buen hombre.
Mis cejas se levantaron.
—Heathcliff, ¿eh? Será mejor que te cuides. Pensaba que tu
recompensa por escribir tres mil palabras sería ver una película de chicas
en DVD, un contenedor grande de Chunky Monkey con dos cucharas, y
traer un poco de aceite de masaje para poder frotar la tensión de tu cuello
después de tipiar todo el día. Pero... si comienzas a llamarme Heathcliff,
traeré pornografía de chica con chica, comeré un helado para uno de
camino a casa y estarás usando ese aceite para masajear mi mecha
mientras me recuesto con mis manos detrás de mi cuello y haces todo el
trabajo.
Gia me honró con la primera sonrisa genuina desde la noche anterior,
y me sentí como si hubiera visto el sol después de un mes de cielos grises.
Me hizo darme cuenta de lo profundo que realmente era con esta chica. No
había mucho que no haría para hacerla feliz.
Besé sus labios.
—Voy a salir para dejarte hacer lo tuyo. ¿Qué tal si nos quedamos en
mi casa esta noche para que tengamos privacidad? Te recogeré después de
que termines de escribir.
—Bueno. Eso suena bien.
19
A regañadientes, levanté a Gia de mi regazo y la dejé caer de nuevo
antes de ir a agarrar las llaves del auto y la billetera de donde las había
dejado en el dormitorio.
—Teclea con todo tu corazón —dije antes de despedirme de ella con
un beso en los labios por última vez—. Porque no nos gusta cuando estás
estresada. —Me incliné y besé su vientre—. ¿Verdad, pequeñín? Nos gusta
mami calmada y sonriendo.

Esa tarde, aún me quedaban unas horas por matar antes de que
fuera hora de buscar a Gia. Me encontré dando vueltas por el centro de la
ciudad, queriendo comprarle un regalo que pudiera animarla. El problema
era que simplemente no sabía qué comprarle.
El antojo de un cigarrillo era enorme. Chupé un palillo de dientes
para tratar de frenar mis impulsos, pero no estaba ayudando. Lanzando el
mondadientes en un cubo de basura, maldije en voz baja, tan
decepcionado por mi debilidad.
Mis dos vicios eran fumar y el sexo, y estaba descubriendo lo difícil
que era renunciar a uno sin el otro. No había fumado ni follado en las
últimas veinticuatro horas, y realmente me estaba jodiendo. Caminé
sintiéndome completamente desequilibrado, a punto de obtener los
batidos.
Pero necesitaba enfocar mi atención en mi pequeño problema y en
Gia. Su estado de ánimo de la noche anterior y esta mañana era
definitivamente peculiar. Habría hecho cualquier cosa para que se sintiera
mejor.
Al pasar por una tienda de segunda mano local, noté algo en la
ventana que me detuvo en seco.
Guau.
Bingo.
Es posible que acabara de encontrar exactamente lo que necesitaba.
Esto era; ella lo amaría.
Una campana en la puerta sonó cuando entré a la tienda que olía a
humedad, como a ropa y zapatos viejos. Un sentimiento de nostalgia me
golpeó, porque estar aquí me recordó los viajes a la tienda del Ejército de
Salvación a los que iba con mi madre cuando estaba creciendo. Solíamos
comprar mucha ropa allí. Recuerdo emocionarme por ir. En ese momento,
todas las cosas eran nuevas para mí, así que a mis ojos no había
diferencia entre ir allí o una tienda por departamentos. Mamá siempre me
dejaba elegir un juguete. Era solo "la tienda" para mí. Y siempre llevaban
cosas que no podías encontrar en ningún otro lado, cosas que ni siquiera
20
estaban hechas. Entonces, de alguna manera, era incluso más genial que
una tienda real. Nunca cuestioné por qué las bolsas que nos daban para
guardar nuestras cosas no tenían nombre. ¿Y sabes qué? Conseguir mi
juguete del Ejército de Salvación, en retrospectiva, había sido más
emocionante que tener los medios para comprar todo lo que quería ahora,
porque lo había apreciado mucho más.
Dejé un juego de cartas intercambiables que había estado sosteniendo
cuando la asistente entró en la habitación. Mierda, olía a cigarrillos, y mi
ansia regresó con toda su fuerza.
—¿Disculpe? —le dije—. ¿Cuánto cuesta esa muñeca en la ventana?
—¿Está bromeando? Le pagaría porque se la llevara. Esa cosa me
asusta a plena luz del día. Es por eso que la tengo mirando hacia la calle y
lejos de mí. Es más como una decoración de Halloween en este punto.
Me reí.
—Me gustaría darle un buen hogar. Conozco a alguien que realmente
lo apreciará. Pero no me siento bien al no pagar por eso. ¿Puedo darle
algo?
—Un dólar está bien.
Saqué un billete de diez de mi billetera.
—Aquí. ¿Diez?
—Gracias. Eso es demasiado generoso para eso.
Ella fue a sacarlo de la vidriera y luego sopló un poco de polvo. Las
partículas me golpearon en el rostro cuando me entregó la muñeca.
Cuando se trataba de la colección de Gia, cuanto más fea, mejor. Lo
curioso era que mi madre le había comprado otro tipo de muñeca, pero
todavía no se la había dado a Gia. No había duda de que esta le iba a
gustar más. Tenía el pelo largo y negro, estaba anudado y desordenado,
casi como si hubiera sido electrocutada. Su cabeza era enorme en
comparación con el cuerpo, y los ojos eran inusualmente grandes como
platillos con párpados que se abrían y cerraban cuando movías la cabeza.
Lo único que llevaba era una camisa blanca manchada sin pantalones.
Casi parecía una camisa de fuerza. ¿Dónde están tus pantalones? Esta
cosa era una joya.
—Gracias de nuevo.
—No, señor. Gracias a usted —dijo.
Sacudí la cabeza en carcajadas mientras salía de la tienda con la
muñeca en la mano.
Caminé por una manzana y me dirigí hacia mi automóvil antes de ver
lo que parecía el Cadillac de Roble. Se detuvo antes de retroceder
repentinamente.
21
—¡Oye, Rush! —Roble bajó su ventana y empujó su cabeza hacia la
muñeca—. ¿Algo que me quieras contar, hombre?
No pude evitar reír.
—Es para Gia.
—¿Estás enojado con ella o algo así?
Al mirar hacia abajo, dije:
—Nah. Ella realmente colecciona muñecas feas. Es un hobby.
—Bueno, entonces diría que lo hiciste bien. Porque esa es una jodida
muñeca fea.
—Sí. Por eso es perfecta.
Él asomó más la cabeza por la ventana.
—¿Necesitas un aventón o algo así? ¿Por qué estás caminando?
—No. Mi auto está estacionado a unas cuadras de distancia. Solo
decidí caminar por la ciudad, descargar algo de vapor.
Roble se detuvo en un lugar de estacionamiento antes de salir y
unirse a mí en la acera. Me miró de arriba abajo con una gran sonrisa
tonta en su rostro.
Su mirada me hizo preguntar:
—¿Qué?
—Nunca pensé que vería el día en que mi hombre Rush estuviera
comprando muñecas para su novia. La vida es malditamente divertida.
—Histérica. —Puse los ojos en blanco—. Bueno, me alegro de poder
entretenerte. Gia se ha estado sintiendo un poco mal. Así que con suerte
esto la animará.
—¿Hormonas del embarazo?
—Eso creo. Ella ha estado deprimida. La arrastré a una fiesta en casa
de Elliott, y casi me pregunto si fue demasiado para ella dadas las
circunstancias. Ha estado en un limbo desde entonces. Ya sabes... como si
pensara que se ve gorda cuando nunca ha sido más sexy.
—Te entiendo. Bueno, supongo que es normal sentirse mal en su
condición.
—Sí. Escuché que las mujeres embarazadas lo hacen de vez en
cuando.
Roble colocó su mano en su frente para bloquear el sol de sus ojos.
—¿Cómo lo llevas?
—¿Qué quieres decir?
—Quiero decir... este es un gran ajuste para ti, Rush. No es solo Gia,
cuya vida está cambiando para siempre. ¿Alguien te ha preguntado cómo 22
te está yendo?
Esa era una pregunta interesante. Estaba demasiado envuelto en Gia
para diseccionar mis propios sentimientos. Pero sabía algunas cosas de
verdad.
—¿Honestamente? Nunca he sido más feliz. Aunque tampoco nunca
he estado más asustado. Pero lo estoy tomando un día a la vez. Momento
por momento. ¿Y en este momento? Realmente necesito un maldito
cigarrillo.
—Noté que no has fumado últimamente. Bien por ti.
—Bien por mí si no mato a nadie mientras tanto, sí. Es más difícil de
lo que pensaba.
—Resiste esa mierda, Rush. Cuanto antes renuncies, mejor. Han
pasado veinte años para mí. —Puso su mano sobre mi hombro—. Estarás
bien. Si alguna vez necesitas desahogarte, sabes que puedes hablar
conmigo, ¿verdad?
—Sí. —Asentí.
Roble era un buen amigo. Me metía con él todo el tiempo, pero la
verdad es que nunca haría nada para lastimarlo, nunca lo despediría en
un millón de años. Era una de las pocas personas en las que confiaba. Sin
mencionar que su culo grande y fornido podría aplastarme si alguna vez lo
intentaba.
—Bien. —Abrió la puerta de su auto y volvió a entrar—. Te veré
mañana por la noche.
Llamé:
—Oye... eh, ¿podemos no repetir esto ante alguien en The Heights,
que me atrapaste cargando una muñeca?
Roble inclinó la cabeza hacia atrás riendo a carcajadas.
—No te preocupes, jefe. Tu secreto está a salvo conmigo. Aunque,
podría ser divertido sostener esto sobre tu cabeza la próxima vez que me
amenaces

Me aseguré de que todo en mi casa estuviera preparado para Gia


cuando llegáramos esa noche. El helado Chunky Monkey estaba en el
congelador, y había recogido una lasaña prefabricada en el restaurante
italiano de la ciudad, que planeaba calentar en el horno para la cena.
Vio a la muñeca de inmediato mientras caminaba hacia el centro de la
mesa de mi cocina donde la había apoyado contra un jarrón de rosas
rojas. 23
Su boca se curvó en una extraña sonrisa.
—¿Qué hiciste?
—Sorpresa.
Gia levantó la muñeca y la tomó.
—Ella es... oh, Dios mío... ella es...
—Fea como la mierda. —Crucé los brazos, sonriendo con orgullo.
—Iba a decir... perfecta. Pero tan fea, sí. Lo que la hace perfecta.
¿Dónde la encontraste?
—Tuve suerte. Estaba sentada en la ventana de la tienda local de
segunda mano esperándome, esperando que la encontráramos, para darle
un buen hogar.
Agarró la muñeca contra su pecho, pero su reacción fue inesperada.
Empezó a llorar.
Mierda.
Se suponía que esto la alegraría, la sacaría del estado de ánimo en el
que estaba, no la entristecería más.
—¿Qué pasa, Gia? Se suponía que esto te haría feliz.
Me miró antes de limpiarse los ojos.
—Nada. Todo es perfecto.
Gia dejó la muñeca y me rodeó el cuello con sus brazos. Todavía tenía
lágrimas en los ojos cuando se inclinó. Su beso fue duro e intenso
mientras pasaba sus dedos por mi cabello.
—Llévame a tu habitación —dijo.
—¿Ahora? No hemos comido todavía.
Entonces me golpeó. ¿Qué estaba fumando? ¿Crack? ¿Me había
vuelto hormonal como Gia con el embarazo? ¿Por qué lo estaba
cuestionando? ¿Hello? Ella quería tener sexo. ¡Arre!
Habló sobre mis labios.
—Sí. Ahora.
—No tienes que pedírmelo dos veces.
Cuando se trataba de querer sexo, ella había pasado del frío de la
noche anterior a completamente caliente hoy. Joder si me iba a quejar de
eso. Iba a follarla esta noche o caería de la carreta fumando un cartón
entero, así que estaba feliz de que estuviera de humor.
La llevé arriba a mi cama. Mientras me movía sobre ella, abrió sus
piernas de par en par.
—Mírate... toda lista—bromeé.
Gia estaba muy mojada últimamente. Siempre decía que estar 24
embarazada la excitaba diez veces más y no estaba bromeando. Estaba tan
increíblemente lubricada cuando me hundí en ella, que se sintió
malditamente fenomenal. Solo había pasado un poco más de un día, pero
había parecido una eternidad desde que había sentido esto.
Me jaló muy fuerte contra ella mientras la follaba bien y duro. No
pude evitar sentir que me estaba abrazando por su vida.
CAPÍTULO 3

No le había contado a nadie. Y me estaba devorando.


Mientras Rush dormía, solo seguía mirando su hermoso rostro
preguntándome cuántas mañanas más tendría de esta manera, en las que
despertaba sintiéndome protegida y amada, en las que Rush no quedaría
roto y devastado.
La noche anterior había sido tan sorprendente, pero estaba
manchada por la enorme culpa que sentía. Después de hacer el amor,
Rush me sirvió la más deliciosa lasaña. Luego vimos una película mientras
comíamos helado del recipiente. Me dio un masaje en los pies hasta que
me dormí en el sofá. Debe haberme llevado a la cama porque ni siquiera
recuerdo cómo llegué aquí.
Ahora era de mañana y el sol entraba a raudales por las puertas
francesas que daban al balcón. Las olas del océano cercano se estrellaban
en medio del sonido de la llamada matutina de las gaviotas. Despertarse
en la casa de Rush era el cielo. Acaricié cada segundo de esta paz. Pero era
25
agridulce, sabiendo que la calma probablemente sería de corta duración.
Mis pensamientos iban y venían evaluando cómo manejar las cosas.
En algunos momentos, reflexionaba respecto a no decirle nunca la verdad.
En otros, no podía entender cómo mantener este secreto. Durante un
milisegundo, incluso consideré huir y no volver nunca más porque no
podía soportar la vergüenza.
Una parte de mí se preguntaba si podría salir impune sin decir nunca
nada, que tal vez Elliott nunca cuestionaría al bebé, y que todos
simplemente asumirían que era hijo de Rush.
La otra parte de mí, la parte mucho más grande, sabía que no podría
vivir con este secreto por el resto de mi vida. Me mataría. Cada vez que
miraba los ojos confiados de Rush, un pedazo de mí moriría lentamente
por la culpa. Proteger a Rush era mi prioridad número uno. Sin mencionar
que, si Elliott alguna vez decía algo sobre su cita conmigo, Rush sumaría
dos y dos. Elliott podría muy bien sostener esto sobre mí hasta el
momento justo para desatarlo. Él nunca podría ser confiable.
No había salida. Tenía que decirle a Rush que su hermano era el
padre de mi bebé. Me encogí ante la idea, incapaz de siquiera pensar esas
palabras. Era simplemente insondable. No importaba cuántas veces me lo
hubiera dicho, simplemente no parecía real.
Sentía que primero tenía que confiar en alguien, pero había muy
pocas personas en las que confiaba, básicamente Rush y mi padre. Riley
era una buena amiga, pero no podía arriesgarme ni siquiera a la pequeña
posibilidad de que se lo dijera a alguien. Confesarle el embarazo había sido
una cosa. ¿Pero esto? No.
Se me hacía cada vez más claro: Tenía que decirle todo a mi padre.
El cuerpo de Rush se agitó, sacándome de mis pensamientos. Rodó y
me jaló para un beso. Estaba gloriosamente duro como solía estar cuando
se despertaba.
—Dormiste bien —dije.
Su voz estaba atontada.
—¿Tú no?
—Realmente no. He tenido muchas cosas en mi mente y un terrible
ardor de estómago me mantuvo despierta.
Más como un corazón roto.
De repente se levantó de la cama.
—¿A dónde vas? —pregunté
—A conseguir algo. Vuelvo enseguida.
Cuando regresó a la habitación, estaba cargando otra muñeca, pero 26
esta se veía exactamente como un bebé real. Y no era fea en absoluto.
—¿Qué es eso?
Miró hacia abajo y se rió entre dientes.
—Mi madre tuvo esta idea. Le dije que era estúpido, pero ella insistió.
Se supone que esta cosa simula un bebé real. Se puede programar para
llorar en ciertos momentos y muchas otras cosas. Dijo que habría deseado
tener uno de estos cuando estaba embarazada de mí.
Lo colocó en mis brazos. Se sentía como me imaginaba que se sentiría
un bebé de verdad. Era un niño, vestido con un mameluco enterizo de
color azul claro.
Continuó.
—Entonces podemos configurarlo para que se active en ciertos
momentos. De esa forma podemos acostumbrarnos a levantarnos y a toda
esa mierda, así que no es una sorpresa cuando realmente sucede.
Miré hacia abajo a su rostro realista con piel cremosa y labios
perfectos.
—Guau. Ni siquiera sabía que este tipo de cosas existían. Se siente y
se ve como un bebé real.
—Y ni siquiera está encendido. Las extremidades también se mueven.
—Me lo quitó y presionó un botón ubicado en la parte posterior de la
muñeca. Comenzó a mover sus brazos y piernas e incluso emitió sonidos
de arrullo.
—Eso es extraño, Rush. Parece que tienes un bebé real.
—Excepto que nuestro bebé será mucho más lindo. —Me guiñó un
ojo.
Nuestro bebé.
Sus palabras fueron como un golpe en el estómago.
—Eructa y un montón de otras cosas —dijo, todavía sosteniéndolo
mientras se paraba frente a la cama—. De todos modos... pensé que tal vez
era demasiado pronto. Pero cuando dijiste que habías estado pensando,
pensé que tal vez cuanto antes pudiéramos acostumbrarnos a la idea,
mejor.
Lo estaba meciendo suavemente, y ni siquiera sabía si se daba cuenta
de lo naturalmente que parecía estar viniendo a él. La visión de este dios
fuerte y tatuado de un hombre que mecía a esta muñeca era casi la mejor
y más agridulce que jamás haya presenciado.
Oh, Rush. Me estás matando aquí.
Mi corazón se estaba rompiendo porque una parte de mí sabía que
esta podría ser la única forma en que podría experimentar esto con él.
27

Al día siguiente, me senté en la sala de estar de mi padre en Queens y


vi al hombre que era mi héroe, mi fuerza, descomponerse frente a mí.
Todas las luces estaban apagadas. Ni siquiera nos dimos cuenta
cuando terminó la luz del día y nunca nos molestamos en encenderlas.
Nunca había visto llorar a mi padre, hasta ahora. Y pensar que lo había
causado. Esto era solo un preludio de los sentimientos de dolor que estaría
experimentando pronto.
Durante la última hora, no solo le había dicho que estaba
embarazada, sino que terminé confesando la inimaginable situación en la
que me había metido con el hermano de Rush.
—Di algo —le dije. Mi padre estaba allí sentado con su uniforme de
NYPD por el tiempo más largo del mundo con la cabeza entre las manos.
Finalmente habló.
—Me siento tan mal por ti, cariño. No sé qué decir que te haga sentir
mejor. Tendrás que pasar por todo esto. Y tienes que enfrentarte a Rush.
—¿No estás enojado conmigo? Porque siento que te he decepcionado
por completo.
—¿Enojado? No. Un poco triste, tal vez. Sé que esto hará que tu vida
sea mucho más difícil. Y, sinceramente, me gustaría tener una solución
respecto a cómo manejar a Rush, pero simplemente no lo tengo. Tienes
que decírselo. Y debes hacerlo pronto.
Pensar en eso me llenó de temor cuando susurré:
—Lo sé. —Acosté mi cabeza sobre una almohada—. No sé cómo voy a
lidiar con todo cuando Rush se vaya. Él ha sido una fuente de fortaleza
para mí.
Mi padre se levantó y nos sirvió a cada uno un vaso de agua.
Se sentó a mi lado y me dijo:
—Déjame contarte una historia sobre tu madre que no sabes.
Me senté y bebí un poco de agua.
—Está bien…
—Incluso desde el principio, cuando ella estaba embarazada de ti,
siempre tuve la extraña sensación de que podría no quedarse. No me
preguntes cómo lo sabía... era intuición, tal vez. Simplemente no estaba
hecha para ser madre. Y sabes... yo también estaba asustado cuando
descubrí sobre ti, al principio. Aterrorizado, incluso. Pero, nena, cuando
saliste y miré por primera vez tu rostro... todo ese miedo, se transformó en
algo diferente. El miedo ya no era sobre si podría amarte o no. Se trataba 28
de protegerte, mantenerte a salvo porque te amaba mucho. Todavía lo
hago.
—Gracias,papá.
—Pero aquí está la cosa... Aprendí rápidamente que no había nada
que no haría por ti y que realmente no necesitaba a nadie más. La fuerza
estuvo dentro de mí todo el tiempo. Tú la trajiste en mí. Y sé que no
importa lo difícil que parezca, tienes la misma fuerza en ti. No necesitas a
Rush ni a nadie. Estarás bien, Gia. Tu hijo o hija también estará bien. Y él
o ella te ayudará a encontrar esa fuerza.
—Eso espero. Espero que tengas razón.
—¿Pero sabes qué más tienes que yo no tuve?
Me sequé los ojos.
—¿Qué?
—Me tienes a mí. Te ayudaré, ¿está bien? Incluso si tengo que
retirarme un poco antes de lo planeado... me aseguraré de que tú y mi
nieto estén bien. Así que no tengas miedo.
Alzando mi voz, dije:
—No es tu responsabilidad.
—Eres mi responsabilidad, mi propósito. Siempre lo serás. No me
importa la edad que tengas.
Las lágrimas corrían por mi rostro.
—No puedo decirte lo mucho que significa para mí tener tu apoyo. He
tenido tanto miedo de decírtelo. Y ahora con las últimas noticias... estaba
tan avergonzada.
—Nunca te avergüences de hablar conmigo. Puedes decirme cualquier
cosa. Me alegra que no hayas esperado más. —Puso su mano sobre la
mía—. ¿Quieres que vaya contigo cuando le digas a Rush?
Fue agradable de su parte ofrecerse, pero no hubiera ayudado.
—No. Tengo que enfrentar esto por mi cuenta.
—Realmente me gusta, Gia. Él parece ser un buen tipo. Odio que esto
haya sucedido.
—Sabes que una de las cosas que amo de Rush... es que me hace
sentir protegida como siempre lo haces tú. Sé que, si esto no hubiera
sucedido, habría sido el mejor padre para este niño, fuera que se dé
cuenta o no. No importaría que no fuera suyo; este bebé se habría
convertido en suyo en todo el sentido de la palabra.
—Estás hablando como si no hubiera posibilidad de que se quede.
Me negué a permitirme sentirme esperanzada.
29
—¿De verdad crees que podría manejar esto?
Papá dejó escapar un largo suspiro y reflexionó sobre mi pregunta.
—Creo que va a ser muy difícil para él. Muy difícil. Y le tomará mucho
tiempo procesarlo. Pero no ignoraría sus sentimientos hacia ti. Y no
descartaría la posibilidad de terminar con él. La conclusión es... que no
sabías nada de su hermano. No puede culparte... porque simplemente no
sabías. No elegiste esto.
Odiaba que intentara hacerme ilusiones porque mi instinto me decía
que no había forma de que Rush pudiera aceptar este escenario.
—No podría manejarlo si la situación fuese al contrario. Si tuviera
una hermana y él la hubiera dejado embarazada, no habría manera de
criar a ese bebé. Sería demasiado doloroso. Así que tampoco debería
esperar que él lo aceptara. —Resoplé y me sequé los ojos otra vez—.
Sabes... pensé que mi mayor problema era el embarazo... pero me he
estado acostumbrando a la idea de la maternidad, incluso emocionándome
al respecto. Y todo por él… porque tengo su apoyo. Este giro del destino
me dejó a ciegas y ahora… solo no puedo continuar visualizando el futuro,
al menos no uno que lo incluya.
Me jaló en sus brazos.
—No puedes vivir así. Prométeme que le vas a contar tan pronto como
regreses. Supéralo, Gia. No va a volverse más fácil.

Estaba oscuro y lloviendo durante mi camino a casa. El clima


apropiado para mi estado de ánimo. Rush nuevamente me había alquilado
un vehículo confiable para mi viaje a la ciudad. Lo llamé desde el
automóvil cuando estaba de camino.
Atendió.
—Hola, nena. ¿Estás en camino? No deberías estar hablando
mientras estás manejando.
—Te tengo en el altavoz. Está bien.
—Está lloviendo allí, ¿eh?
—Sí. Bastante pesadamente.
—Ten cuidado.
—Lo hago. No te preocupes.
—¿Cómo fue la visita con tu padre? 30
Exhalé.
—Sorprendentemente bien, en realidad.
—¿Se tomó bien la noticia?
—Sí... tan bien como se podría esperar.
—Dios, eso es un alivio. Debes haber quitado una carga de tu pecho.
Si solo supiera el peso de la carga en mi pecho ahora mismo. Hablar
con mi padre acababa de hacer la carga más pesada ya que me dijo que no
esperara para contarle a Rush. Cerré mis ojos brevemente para controlar
las lágrimas que se estaban formando. Si solo contarle a mi padre sobre el
embarazo fuera el único obstáculo que tenía que superar esta semana.
—¿Quieres que vaya esta noche o estás cansada?—preguntó.
—Creo que voy a ir directamente a la cama. Estoy súper exhausta.
—Tencuidado al conducir si tienes sueño. Detente si es necesario.
Consigue un hotel. Te daré mi tarjeta de crédito. No quiero que...
—Rush... —lo interrumpí.
—Sí…
Forcé las palabras.
—Hay algo de lo que necesito hablarte. Mañana. Es demasiado tarde
esta noche, pero ¿puedes venir después del trabajo?
Sonó alarmado.
—¿Qué está pasando, Gia?
—No puedo hablarlo por teléfono, ¿de acuerdo? Te amo, Rush. No
tiene nada que ver con mis sentimientos por ti o algo así. Solo algo
importante.
—Se supone que debo dirigirme a la ciudad para una reunión de
negocios mañana. ¿Quieres que la cancele?
—No —insistí, necesitando todo el tiempo posible para prepararme—.
No hagas eso. Solo ven a casa justo después. ¿Sí?
Hubo un largo momento de silencio antes de responder:
—Está bien.

31
CAPÍTULO 4

Nada me arruinaría el humor el día de hoy.


Esperé a que la mujer detrás del mostrador terminara su llamada
telefónica y miré los retratos colgados en la pared. Si tropezar con este
lugar no había sido una señal del cielo, no sabía lo que era.
—Perdón por eso. —La mujer colgó el teléfono y caminó hacia donde
estaba parado.
—No hay problema. No tenía cita ni nada. Iba camino a una reunión
en la cuadra, y las fotos que colgaban de tu ventana me llamaron la
atención. ¿Eres la fotógrafa?
La mujer me recordaba a mi madre. Era pequeña, con cabello rubio
largo y suelto y una vibra de Stevie Nicks.
—Sí. Todas son mías. Este es mi estudio de retratos. Soy una especie
de mujer espectáculo: Contesto los teléfonos, tomo las fotos, las imprimo y
las enmarco. No puedo evitarlo. Soy una fanática del control. 32
—Bueno, eso parece funcionar para ti. Son increíbles.
Sonrió cálidamente.
—Gracias. ¿Estabas buscando un tipo particular de toma? ¿Es para
ti? ¿O un retrato familiar de algún tipo?
—Me gustaría programar una sesión para alguien... como un regalo.
Mi novia... algo como esto, tal vez. —Señalé la gran foto enmarcada de una
mujer muy embarazada que miraba su vientre expuesto. Tenía una mano
cubriendo sus pechos y la otra acariciando su estómago. Era hermosa, la
calidad y la suavidad delatoma le daban una sensación casi angelical—.
Ha estado un poco deprimida últimamente, y creo que se está volviendo
cohibida sobre su cuerpo. Quiero que se vea a sí misma como yo la veo.
—Oh, eso es maravilloso. Qué linda sorpresa. Muchas mujeres no se
sienten tan bien con sus cuerpos cuando están embarazadas. Dándole
algo como esto le dices que estás orgulloso de su cuerpo y que ella también
debería estarlo.
—Eso es lo que espero. Ella es hermosa estando embarazada.
—¿Tienes una idea de cuándo quieres traerla? Déjame buscar mi
calendario y puedo mostrarte algunos paquetes. Vuelvo enseguida.
Mis ojos se movieron hacia el retrato enmarcado junto al de la mujer
embarazada. Las dos fotos en la pared eran las mismas que colgaban en la
ventana y llamaron mi atención desde la calle. Fue la combinación que me
detuvo en el camino a mi reunión. Al lado de la mujer embarazada había
un gran retrato de un bebé. Probablemente solo tenía unos pocos meses y
estaba profundamente dormida con su pequeño culo en el aire mientras
yacía sobre una manta blanca y peluda. Tenía las rodillas metidas debajo
de su pequeño cuerpo, y sus mejillas regordetas descansaban sobre sus
manos mientras dormía. Pero lo que me detuvo fueron las alas. El ángel
dormido tenía un conjunto de alas blancas y plumosas sobre su espalda.
Ella realmente parecía un ángel.
—Soy Jenny, por cierto. Probablemente debería haber comenzado con
eso antes.
Extendí mi mano.
—Rush. Encantado de conocerte, Jenny.
Cuando abrió su calendario, cada página tenía un garabato por todas
partes. Ella estaba bastante malditamente reservada.
—Parece que estás ocupada.
—No te preocupes. Te acomodaré cuando lo desees. Cualquier hombre
que piense que su pareja embarazada se ve lo suficientemente bien como
para querer comprarle una sesión de fotos, tiene prioridad en mi agenda.
No sabía ni la mitad. Se ve lo suficientemente buena. Quería devorar a 33
Gia veinticuatro siete. Y podrías apostar que obtendría algunas copias
extra de las tomas para mí. Puede que Jenny no pensara que soy tan dulce
si le dijera que quería duplicados para el futuro material del banco de
nalgadas.
—Gracias. Aprecio eso.
—Entonces, todos mis paquetes vienen con una sesión de fotos de
una hora. Unos días después de la sesión, les envío un enlace a las fotos y
ustedes eligen qué fotos quieren que se impriman. Tengo paquetes que van
desde dos selecciones de fotos hasta ocho.
Me rasqué el lomo de mi barbilla y volví a mirar los retratos.
—¿Tiene algún paquete que incluya dos sesiones? Estoy pensando en
comprar una para mi novia ahora y otra para el bebé cuando nazca.
—Claro. Tengo un paquete que incluye dos sesiones con diez
selecciones de fotos, y puedes elegir tus diez tomas con una combinación
de ambas sesiones.
—Tomaré ese.
Jenny sonrió.
—Tu novia es una chica con suerte.
—Créeme. Yo soy el afortunado.
En realidad, salí silbando del estudio fotográfico para mi reunión, a
pesar de que pronto estaría en compañía de mi padre y hermano. Jenny
me había dado una bolsita con un certificado de regalo dentro y una
pequeña baratija de ángel dorado. No podría haber sido más perfecto.
Esperaba que a Gia le gustara el presente tanto como sabía que lo haría.
Mi silbidos se cortaron a mitad de camino cuando mi hermano entró
al ascensor. Teníamos una reunión en el piso treinta y tres con nuestro
banquero y algunas personas sobre una posible inversión. Elliott esbozó
una sonrisa falsa y se volvió para darme la espalda cuando las puertas del
elevador se cerraron.
—Tengo un buen sastre que puede hacerte un buen traje. —Se
abrochó la costosa chaqueta de su traje mientras hablaba—. Si quieres,
puedo enviarte su número.
Hoy había usado una camisa de vestir y pantalones, en deferencia a
Robert Harmon, el banquero con el que nos reuniríamos. Era un buen
amigo de nuestro abuelo y merecía el respeto de que me pusiera algo
decente. El cretino de mi hermano, por otro lado, no merecía nada.
—A diferencia de ti, no tengo que dejar caer un montón de dinero en
efectivo para gustarme cuando me miro en el espejo. Personalidad y tacto
34
es mucho más barato que cuatro mil por un traje.
Elliott rió disimuladamente.
—Me encantaría pasar este tiempo de calidad intercambiando golpes
con mi hermano bastardo, pero en realidad tenemos asuntos que debemos
discutir antes de llegar arriba. —Lo vi limpiarse un poco de pelusa de la
parte delantera de su chaqueta en el reflejo del metal brillante de las
puertas antes de continuar—. Esta no es solo la reunión anual con Robert.
Necesitamos que aumente nuestra línea de crédito comercial para esta
inversión.
—¿Para qué?
Suspiró.
—Un hotel en Costa Rica.
Mi frente se arrugó.
—¿Un qué?
—Hay una propiedad que está disponible para la venta en Costa Rica.
Tiene un precio muy por debajo del valor de mercado y es una gran
inversión. Dos de los propietarios que lo están vendiendo han venido a
hablar con nosotros. Les darán a ti y a Robert el espectáculo del perro y el
pony.
—Está bien... entonces, ¿por qué necesitas involucrarme en absoluto?
Quieres invertir, invierte.
—Necesitamos un aumento en nuestra línea de crédito comercial para
ayudar a comprar la propiedad. Lo que significa que nuestra pequeña
corporación familiar necesita un voto de resolución para el aumento en
nuestra línea de crédito.
—¿Por qué necesitas un préstamo comercial de línea de crédito?
Consigue una hipoteca de la propiedad como lo harías con cualquier otro
edificio.
—Tiene que ser un trato en efectivo. Sin hipoteca.
—¿Por qué?
—Porque eso es lo que quiere el vendedor. Ya tiene otra oferta. Pero
tomará la nuestra por el mismo precio. Es una oportunidad única en la
vida. Costa Rica es un mercado turístico en crecimiento.
—¿Qué es lo que sabes sobre manejar un hotel?
—Hay personal. Pero pasaré mucho tiempo allí asegurándome de que
las cosas se solucionen adecuadamente.
—¿Déjame adivinar? Tu esposa se quedará aquí en Nueva York. Será
como tu propio pequeño paraíso para las vacaciones. No, gracias.
Las puertas se abrieron y mi hermano se volvió para mirarme.
35
—Escucha la presentación de hoy antes de tomar una decisión
apresurada. Verás. Es casi demasiado bueno para ser verdad.
Negué con la cabeza y bajé del ascensor delante de mi hermano,
deteniéndome para mirarlo.
—¿Sabes lo que dicen sobre cosas que parecen demasiado buenas
para ser verdad? Probablemente lo sean.

Algo no cuadraba. Dos de los propietarios hicieron una presentación


de una hora y media, pero parecía más como un argumento de venta de
tiempo compartido para un centro vacacional que cualquier propuesta
comercial. El hotel era agradable. No se puede negar eso. Pero no pude
entender dos cosas importantes: Por qué lo venderían si fuera un negocio
tan rentable, y por qué la compra no podría tener una hipoteca.
—El lugar es hermoso. Pero tengo un par de preguntas.
Mi padre y mi hermano hicieron una mueca.
—Dispara —dijo el dueño que había hablado casi todo el tiempo—.
Estamos aquí para responder cualquier pregunta que tengas.
—Bien. Edward y Elliott están interesados en la propiedad. No estoy
interesado en asumir algo de lo que no sé nada.
Mi hermano murmuró:
—Eso nunca antes te detuvo.
Ni siquiera volví la cabeza para mirar a Elliott.
—De todas formas. Entiendo que este acuerdo tiene que ser un trato
en efectivo, en lugar de una hipoteca. Lo que significa que la financiación
sería una línea de crédito comercial, lo que, a su vez, significa que mi
interés en Vanderhaus Holdings también está en juego para esta empresa.
Entonces me gustaría entender por qué la propiedad no puede ser
hipotecada.
Los dos hombres se miraron el uno al otro y luego a Elliott. Fue mi
hermano quien respondió mi pregunta.
—Hay algunos inversores-propietarios que prefieren una transacción
discreta. No figuran en los documentos legales como propietarios. Y luego
hay un pequeño problema con el IRS para uno de los inversores listados.
Estreché mis ojos.
—¿Cuán pequeño?
Uno de los dos inversores que vendían respondió. 36
—La transacción debe ser en efectivo, o los fondos serán confiscados
por el gobierno debido a un juicio tributario. No te preocupes... la
propiedad de Costa Rica en sí no tiene gravámenes. Solo uno de nuestros
inversores.
¿Alguna vez mi hermano se involucraría en algo que no fuera tan
sombrío como la mierda?
Me mantuve en silencio después de eso. Mi decisión había sido
tomada. Estoy a favor de extender la verdad sobre el millaje de mi negocio
y los gastos de oficina en lo que respecta a mis impuestos, pero no iba a
involucrarme en ninguna transacción mayor en efectivo que estuviera
estructurada para evitar que alguien pagara impuestos sobre su gravamen
del IRS, y Dios sabe la razón por la cual los otros inversionistas
necesitaban una transacción discreta.
Nuestra reunión terminó y los dos dueños del hotel se despidieron.
Robert, nuestro banquero, se quedó para conversar con Edward,
dejándome con el idiota de mi hermano. Robert había puesto algunos
formularios en el medio de la mesa que todos tendríamos que firmar para
aumentar nuestra línea de crédito con el banco en millones de dólares.
Elliott deslizó un bolígrafo dentro del bolsillo de su chaqueta y me lo
arrojó sobre la mesa.
—¿Por qué no firmas ahora, para que puedas estar feliz?
—No voy a firmar esto. —Deslicé la pluma que había aterrizado
enfrente de mí en el medio de la mesa—. Puede que no sepa demasiado
sobre negocios, pero conozco un trato sombrío cuando lo veo. Este es
exactamente el tipo de cosas que el abuelo no tocaría ni con un palo de
diez metros.
El rostro de mi hermano se contorsionó.
—Deja de ser tan ingenuo, y solo firma la maldita cosa. Es una buena
inversión. Nunca tendrás que pagar un centavo de tu bolsillo para los
pagos del préstamo. Las ganancias cubrirán todo.
—No creo que sea una buena decisión poner en riesgo a todos los
demás negocios de Vanderhaus por un solo hotel en Costa Rica. Primero,
no sabes nada acerca de cómo administrar un hotel. Y, en segundo lugar,
hay algo de sombra en el trato. Los dueños simplemente te dijeron que
necesitan efectivo porque están tratando de evitar pagar un gravamen por
impuestos. ¿Crees que van a ser más honestos contigo que con el
gobierno?
Elliott se levantó. Su silla se tambaleó por la forma en que se apartó
de la mesa tan rápido. Levantó su voz.
—No es suficientemente malo tener que compartir beneficios contigo,
sino que ahora estás interfiriendo con que nosotros los hagamos. Deberías
apreciar que incluso obtienes algo de nosotros. 37
—Creo que estás olvidando que no obtengo nada de ti. Nuestro abuelo
me dejó las acciones en su compañía. Si no estuvieras tan mimado y
presumido, verías que hay una diferencia.
—Solo estás siendo vengativo. ¿No es hora de que aceptes que tu
familia siempre tomará cualquier minucia de los hombres Vanderhaus?
Me paré.
—Que te jodan.
Elliott jugueteó con su costoso reloj.
—De todos modos, tu pequeña novia basura ni siquiera fue tan buena
como la otra.
Mi sangre comenzó a bombear. Tenía que haberlo escuchado mal.
—¿Qué demonios acabas de decir?
—Ni siquiera recordaba haber follado eso hasta que ella me lo recordó
en mi fiesta. —Sacudió la cabeza—. Olvidable.
Golpeé ambos puños sobre la mesa y me incliné hacia mi hermano.
—¿De qué diablos estás hablando, cretino?
Elliott miró hacia adelante y atrás entre mis ojos llenos de ira. Una
sonrisa malvada que me dio escalofríos se extendió por su rostro. Inclinó la
cabeza.
—Ella no te lo dijo, ¿verdad?
—¿Decirme qué?
Una cosa era que insultara mi perspicacia comercial y a mí
personalmente, pero estaría condenado si este imbécil dijera una mierda
sobre Gia. Apenas pude contenerme.
Chasqueó.
—Debe ser un rasgo genético de Rushmore. Primero, tu madre intentó
tomar lo que mi madre ya tenía. Y ahora estás follándote una de mis
sobras.
Salté sobre la mesa más rápido de lo que Elliott podría moverse. La
sonrisa aún no desapareció de su rostro cuando lo empujé contra la pared
y presioné mi antebrazo contra su garganta. Edward y Robert trataron de
arrancarme de él, pero no me moví.
—Ni siquiera digas el nombre de Gia. Ella no te daría ni la hora.
El imbécil comenzó a ponerse rojo, pero de alguna manera logró
hablar.
—Me dio la hora del día bien. Dos veces esa noche, si no recuerdo
mal. Realmente me gustó el lindo y pequeño lunar en forma de corazón en
su culo cuando la tuve a cuatro patas.
De repente sentí que era yo el que se estaba ahogado. Mi agarre se
38
aflojó un poco, no porque quisiera dejarlo respirar, sino porque no podía
respirar ahora. Elliott pudo aprovecharse de mi sorpresa y apartó mi brazo
de su garganta.
Tosió mientras yo estaba parado congelado. No había una maldita
forma en que Gia se hubiera acostado con mi hermano. Ella nunca me
haría eso. Tenía que haber otra forma de que él supiera sobre el lunar en
forma de corazón.
Edward puso su brazo alrededor de su hijo y me frunció el ceño.
—Eres realmente un animal. —Miró a Elliott—. ¿Estás bien?
—Sí. —Su voz era ronca por casi aplastar su tráquea. Él me miró y
lanzó una última sonrisa maliciosa—. Dile a tu novia que Harlan le manda
saludos.
CAPÍTULO 5

Sin respuesta. De nuevo


Arrojé mi celular a la barra de madera y le hice señas al barman.
—Otro vodka y 7.
—¿Un mal día en el trabajo? —me preguntó mientras me preparaba
un tercer trago.
—Podrías decirlo.
—¿Qué haces?
—Tengo algunos negocios con mi familia distanciada.
El chico se rió entre dientes y deslizó mi bebida por la barra.
—Este es por cuenta de la casa. No podrían pagarme suficiente por
trabajar con mi familia.
Debería haber conducido a casa después de salir de la oficina. Pero, 39
en cambio, me metí en el bar más cercano y me estacioné en un taburete.
Ahora eran las cuatro de la tarde, y estaba medio cargado y a más de
doscientos kilómetros de Gia, que no contestaba el jodido teléfono.
Me bebí la mitad de mi bebida de un solo trago. Vodka barato.
Mañana pagaría por eso.
Un millón de malditos escenarios habían jugado en mi cabeza durante
la última hora. Tal vez él estaba lleno de mierda, de alguna manera había
descubierto esa información sobre Gia y la usó para enojarme. Gia podría
haber conversado con Lauren en la fiesta por un rato y no me había dado
cuenta. Tal vez ella había mencionado que estaba embarazada de un tipo
llamado Harlan. Y Lauren le había contado a su esposo.
Podría ocurrir.
Aunque tuve un momento más difícil para explicar cómo diablos sabía
sobre el lunar en forma de corazón en su culo.
Apreté el vaso en mi mano con tanta fuerza que pensé que podría
romperse. La idea de que Elliott supiera de primera mano sobre el lunar de
Gia me hizo querer explotar.
Se me ocurrieron al menos una docena de otros escenarios. Ninguno
de ellos es bonito.
Gia debe haber sabido quién era yo desde el principio. Se había
acostado con mi hermano y luego había puesto su mirada en mí para
desquitarse con Elliott por fastidiarla y dejarla embarazada. Eso
simplemente no es posible. Es Gia, por el amor de Dios.
Gia y Elliott siguen durmiendo juntos.
Gia había sido sembrada por Elliott y Edward para tratar de
distraerme.
Mi mente parecía correr rampante, y cuanto más bebía, más salvajes
eran los escenarios que imaginaba.
Todo el asunto tenía que estar mal de alguna manera. Había una
explicación lógica para esto. Necesitaba calmarme. Una vez que finalmente
llegara a Gia, todo tendría sentido.
Sin embargo, no pude evitar repetir una y otra vez cómo Gia describió
a Harlan en los últimos dos meses.
Bien vestido, parecía el típico hombre de la multitud de Hampton.
Elliott era el típico idiota al estilo de Hampton.
Articulado y compuesto.
Mi hermano puede ser un idiota, pero era bien educado y tenía un
buen frente.
Ella lo había conocido en The Heights.
Elliott había venido varias veces cuando yo no estaba allí a principios 40
de verano. Mi personal me lo contó al día siguiente.
Sin mencionar, ahora que lo pienso, Harlan era el nombre del perro
de mi padre mientras crecía. Ese hecho se me había olvidado por
completo, aunque la tarde en que vi por primera vez a ese perro estaba tan
clara como el día en mi mente en este momento.
Probablemente tenía once o doce años, y mi madre me había llevado a
visitar a mi abuelo. Era la semana antes de Navidad, y tenía el árbol más
grande que había visto instalado junto a la chimenea de su sala de estar.
Tenía trenes alrededor de la cosa. El abuelo me había dicho que había un
control remoto para los trenes en la repisa de la chimenea y que podía
jugar con ellos mientras él y mi madre hablaban en la otra habitación.
Cuando fui a buscarlo, encontré un retrato familiar enmarcado en
exhibición junto al control remoto. Un retrato de la familia de mi padre.
Era como una mierda de The Waltons, todos tenían sonrisas de plástico.
La madre estaba sentada en una silla elegante, el padre estaba parado
detrás de ella con una mano en su hombro, y el chico estaba de rodillas al
lado de un golden retriever. Recuerdo haber pensado que podrían vender
esta mierda como la imagen que viene dentro de los marcos en la tienda.
Por mucho que lo odiara, tampoco podía dejar de mirarlo. Nunca terminé
jugando con los trenes, pero cuando regresó mi abuelo, todavía tenía la
foto enmarcada en mi mano y le pregunté cuál era el nombre del perro.
Harlan.
Eso es lo que él había dicho.
¿Cómo demonios había olvidado eso hasta ahora?
Supongo que no tenía motivos para sospechar nada. O tal vez estaba
demasiado cegado por un conjunto de grandes tetas y un culo precioso
para ver cualquier cosa que me estuviera mirando directamente a la cara.
Malditamente tonto que soy.
Sorbí el resto de mi bebida y empecé a sentirme entumecido. Eso era
exactamente lo que necesitaba. Para tener los pensamientos en mi cabeza
lo suficientemente borrachos como para detenerlos por un momento.
—¿Este asiento está ocupado? —Una mujer se acercó a mi lado.
Hice un gesto hacia una docena de sillas vacías junto a la que tenía
en la mano.
—Parece que tienes tu elección de asientos.
Batió sus pestañas.
—Bueno. Elijo este.
Mi nueva vecina hizo señas al cantinero y decidió que seríamos
amigos.
—Soy Amanda.
41
—Rush. —Asentí, manteniendo mi cabeza hacia adelante.
—¿Eres de por aquí? No creo que haberte visto antes.
—No.
El camarero se acercó y ella señaló mi bebida.
—Tendré uno de lo que sea que él tenga.
—¿Estás segura? —preguntó—. Eso es más o menos un vaso de
vodka con un toque de 7 Up.
—Estoy segura. Tuve un mal día. Y también dale a mi nuevo amigo
Rush una recarga. —Deslizó un billete de cincuenta dólares hacia la
barra—. Va por mi cuenta.
Extendí mi mano.
—Gracias, pero cubriré mi propia bebida
La atrapé por el rabillo del ojo.
—No te pedí que te casaras conmigo —dijo—. Fue solo una bebida.
Parece que tú también tuviste un mal día. Pensé que podríamos
conmiserarnos juntos.
Ahora me sentía como un idiota. Miré al barman.
—Pon la suya en mi cuenta, por favor.
Amanda sonrió.
—Gracias.
Asentí.
Ninguno de nosotros habló de nuevo hasta después de que el barman
entregó nuestras bebidas. Ella tomó un sorbo y arrugó la nariz.
—Esto es fuerte.
—Sí.
—¿Quieres jugar a un juego?
Mis ojos se posaron en los de ella y de regreso.
—No.
Más pucheros
—Vamos. Puedo decir que ambos tuvimos un día de mierda.
Comparemos nuestos días de mierda, y el que tuvo el peor día de mierda
tiene que pagar hoy por las bebidas.
—No, gracias —dije.
—Bien entonces... comenzaré...
Negué con la cabeza, pero eso no impidió que agitara la boca.
—Bueno... trabajo en Forever 21... ya sabes... la tienda de ropa.
Estaba buscando un ascenso para ser asistente de gerente, y mi jefe se lo 42
dio a Tatia, una chica nueva que solo ha trabajado allí durante dos meses.
He estado trabajando allí durante dos años y solo me reporté enferma dos
veces. Ella ha estado allí por un par de meses y ya se tomó tantos días
libres. Así que me enojé y fui a McDonald's a almorzar, donde procedí a
comer una Big Mac y una hamburguesa con queso, junto con una gran
cantidad de papas fritas y una Coca cola,no una Coca Cola dietética.
Cuando volví al trabajo, decidí que iba a hablar con el gerente y averiguar
por qué no recibí la promoción que se suponía que debía obtener. Pero
cuando entré en la oficina de la trastienda, descubrí el motivo sin que él
dijera una palabra. Tatia estaba en su regazo montándolo en la silla. La
perra me sonrió cuando los atrapé y volvió a jugar a la vaquera.
Por primera vez, miré a Amanda. Mi primera evaluación fue: Si come
cuando está estresada, no debe enojarse demasiado a menudo. Amanda
era malditamente linda, el tipo de mujer que normalmente me atraía.
Mucho maquillaje y cabello oscuro, una camisa escotada que mostraba
grandes tetas y una falda corta que le daba mucha pierna.
—Eso apesta —dije.
Una sonrisa se extendió por su rostro y aplaudió.
—¡Bebidas gratis para mí!
Negué con la cabeza, levanté mi cuarto vodka hacia mis labios y tomé
un trago.
—Mi novia está embarazada con el bebé de mi hermano.
Su mandíbula cayó.
—Oh Dios mío. ¿Me estás tomando el pelo?
Sacudí el hielo en mi vaso.
—No.
Ella abrió su bolso y sacó una tarjeta de crédito. Poniéndola en la
barra, dijo:
—Bebidas a mi cuenta.

Fuimos maltratados.
Amanda resultó ser muy buena, y se sintió bien descargar toda la
locura en mi cabeza ante un extraño. Siempre he sido del tipo de persona
que piensa que las personas que se minimizan eran maricas, no podían
soportarlo y manejar sus propios problemas. Pero definitivamente estaba
empezando a ver que purgar, en lugar de embotellar toda esa mierda,
podría tener sus ventajas.
43
—Mi novio de la escuela secundaria se follaba a mi mejor amigo.
—Eso es bastante malo —dije.
Ella inexpresiva.
—Mi mejor amigo era Darren.
Los dos nos reímos. Durante la última hora, habíamos reflexionado
sobre cosas repugnantes que sucedieron en nuestras vidas, contándonos
historias al azar de cosas jodidas que habíamos experimentado. Estaba
bastante seguro de que ambos estábamos arrastrando las palabras, tal vez
incluso hablando en nuestro propio lenguaje borracho que nadie más
podía entender. Pero era mi turno de una historia de mierda, así que
aspiré un trago saludable.
—Cuando tenía trece años, tuve un oral por primera vez, de la
hermana de dieciséis años de mi mejor amigo. Era demasiado joven para
controlarme y acabé en su boca. Ella no estaba feliz con eso, así que le dijo
a mi mejor amigo que la había follado y agarrado por el culo, a pesar de
que ella había sido la que había venido por mí. Decidió que teníamos que
pelear a puños por ello. Yo había actuado mal, así que dejé que la pequeña
mierda me pusiera un ojo morado y una nariz ensangrentada pensando
que lo haría sentir como si hubiera igualado el puntaje y podríamos volver
a ser amigos. No funcionó. Perdí a mi mejor amigo por una mamada.
Amanda se rió.
—¿Ya aprendiste a controlarte mejor?
—Esa mierda me traumatizó. Maldita sea, nunca más cometí ese
error. Tienes que obtener permiso. No explotes hasta que lo sepas. Ese ha
sido mi lema en los últimos dieciséis años.
Amanda casi se cae de la silla de lo fuerte que estaba riéndose. Nos la
habíamos estado pasando bien, como dos chicos que comparan historias
de guerra. Solo que Amanda definitivamente no era un tipo. Ese hecho se
hizo repentinamente claro cuando ella apoyó su mano en mi muslo.
—Para que conste, estaría de acuerdo con que pierdas el control.
Mierda.
Esta conversación de repente pasó de inocente a sentirse
malditamente mal. Miré su mano en mi muslo y luego a los ojos de mi
nueva amiga.
—Malditamente la amo.
Ella dio una sonrisa triste.
—Lo sé. Pero si quisieras tal vez desquitarte... solo vivo a unas pocas
cuadras de aquí.
Negué con la cabeza.
—No puedo. 44
—¿Estás seguro? Sin ataduras. Sería bueno dejar salir toda nuestra
ira. —Ella se inclinó y susurró—: Me gusta un poco rudo. —Luego se
levantó—. Piénsalo. Voy a ir al baño de mujeres.
Me gusta un poco rudo.
Mierda.
Terminé mi bebida y le dije al cantinero que pusiera ambas cuentas
en mi tarjeta, en lugar de la de Amanda. Mientras sacaba mi billetera del
bolsillo, mi teléfono comenzó a zumbar en la barra. El nombre de Gia
brilló, y mi corazón comenzó a acelerarse. Finalmente. De repente me sentí
sobrio. Presioné responder.
—¿Dónde demonios has estado todo el día? He estado tratando de
llamarte por horas —gruñí al teléfono.
—Lo siento. Me quedé dormida porque anoche estuve enferma.
Aparté el dolor de mi pecho al oír que no se sentía bien.
—¿Quién es el maldito padre de tu bebé, Gia?
—¿Qué? —Solo le tomó decir una palabra para escuchar los nervios
deshilachados en su voz.
Grité más fuerte.
—¿Quién diablos es el padre, Gia?
Silencio.
—¡Respóndeme, maldita sea!
Su voz tembló.
—Rush. Hablemos de esto cuando llegues a casa. ¿Recuerdas, se
supone que debemos hablar esta noche?
—¿Quién. Maldición. Es. El. Padre. Gia?
Ella empezó a llorar. Pero no me podía sentir mal. Necesitaba
escucharla decirlo.
—Respóndeme.
—¡No puedo!
—¿Te follaste a mi hermano?
Sollozos
—Maldita sea, Gia. Respóndeme. ¿Estás embarazada con ese pedazo
de engendro de mierda?
—Lo siento mucho —lloró—. No lo supe hasta la fiesta de
cumpleaños. Estaba planeando decírtelo esta noche. Lo siento mucho.
—Dilo. Di las palabras, Gia. Necesito escucharlas.
—Por favor, Rush. ¿Dónde estás? Necesitamos hablar de esto en 45
persona. Iré hacia ti. ¿Estás en tu casa?
—¡Dilo! —El bastardo sádico en mí necesitaba escucharlo.
—No puedo.
—Necesito escucharlo, Gia. No estoy jodiendo. Dilo.
Ella sollozó, y las palabras apenas fueron un susurro. Pero lo dijo.
Las palabras que hicieron añicos mi puto corazón en un millón de
pedazos.
—Elliott es el padre de mi bebé.
CAPÍTULO 6

Así que comenzó lo que probablemente era la peor noche de mi vida.


Rush había colgado angustiado después de mi revelación. No podría
decir que lo culpaba. Esa era exactamente la reacción que esperaba.
Las horas que siguieron fueron pura tortura. Estaba preocupada.
Realmente preocupada por él. Y el hecho de que no podía contactarlo para
confirmar que estaba bien no estaba ayudando.
Descubrirlode boca de Elliott era el peor escenario posible. Su
hermano no tenía idea de qué noticia le estaba dando realmente a Rush.
Supuse que no tenía idea de que estaba embarazada de su bebé. Descubrir
que me había acostado con Elliott hubiera sido una noticia terrible en sí
misma. Pero para Rush, haber recibido las noticias de una manera tan
fría, saber lo que realmente significaba, era simplemente cruel.
Estuve despierta la mayor parte de la noche llamándolo, pero fue en
vano. Simplemente no respondería. Cuando finalmente acepté el hecho de 46
que tal vez necesitaba algo de tiempo lejos de mí para procesar todo,
intenté obligarme a dormir un poco, a pesar de que era extremadamente
difícil relajarme. Mi cuerpo cansado finalmente sucumbió al sueño y
terminé durmiendo un par de horas.
Cuando desperté, los pájaros cantaban y el sol comenzaba a
levantarse. No podía haber sido más de las 6 a.m. Alguien estaba abajo
preparando café, y el olor me producía náuseas.
Mi corazón palpitaba mientras esperaba con urgencia tomar mi
teléfono y llamarlo nuevamente. Aún sin respuesta. Lo intenté de nuevo.
Vamos, Rush. Responde.
Simplemente fue al correo de voz otra vez. Comenzando a entrar en
pánico, decidí ponerme algo de ropa y conducir hasta su casa.
Cuando llegué, el océano estaba agitado y el viento era feroz. Era
apropiado para el humor tumultuoso de esta mañana. Las campanillas de
viento que colgaban cerca de la puerta de su casa estaban trabajando
horas extras para mantener el ritmo.
Rush generalmente estacionaba en el camino de entrada, pero estaba
vacío. Eché un vistazo dentro de las pequeñas ventanas en la parte
superior de la puerta del garaje. Su auto tampoco estaba allí.
¿Donde está?
No estaba segura si realmente quería saber, aunque una parte de mí
necesitaba saber la respuesta.
¿No volvería a casa anoche?
¿Tal vez se había emborrachado y había dejado su auto en alguna
parte? ¿Tal vez alguien más lo trajo a casa? Golpeé repetidamente en la
puerta principal.
Nada.
Definitivamente no estaba en casa.
Volviendo a mi automóvil estacionado afuera, levanté mi teléfono y lo
llamé una vez más.
Para mi sorpresa, esta vez alguien respondió. Pero no fue Rush.
—¿Hola?
Era una mujer con voz atontada. Mi corazón comenzó a latir más
rápido.
—¿Quién eres? —dije.
Ella repitió mi pregunta.
—¿Quién es?
—Es Gia. ¿Dónde está Rush? 47
—¿Gia? ¡Gia! ¿La mujer que folló con el hermano de Rush? Guau.
¿Por qué lo llamas? Tienes coraje.
Mi corazon se hundio. Probé la bilis que se elevaba de mi estómago,
sintiéndome un poco traicionada por el hecho de que él derramara nuestro
asunto a alguna zorra que acababa de conocer.
—¿Quien eres? ¿Dónde está Rush?
—Eres una verdadera pieza de trabajo. Perdiste a uno buena, perra.
—¿Disculpa?
No hubo respuesta. Entonces el teléfono se apagó en mi oído. Ella me
había colgado.
Mi auto tembló por el viento. Apoyando mi cabeza contra el volante,
quería llorar, pero el impacto de lo que acaba de suceder debe haber
secado mis lágrimas.
Él estaba con una mujer.
Comprender eso se sintió como una muerte. A pesar de lo difícil que
era aceptarlo, ni siquiera podía enojarme con él. Estaba triste, pero no
tenía derecho a estar enojada. Después de las horribles noticias que le
había dado, ¿cómo podía esperar que fuera capaz de manejar las cosas
solo? Sí, estaba celosa y enferma del estómago, pero una parte de mí lo
entendía.
Cerré los ojos con fuerza, traté de evitar pensar que Rush estaba
follando a otra mujer.
Me agarré el estómago, mirando hacia la casa que alguna vez fue mi
hogar. Ahora era muy probable que mi bebé nunca viera el cuarto de niños
que Rush construyó. Era solo uno de los muchos sueños que se rompieron
por una decisión realmente mala.

Esa noche, justo antes de que mi hora programada para trabajar, me


quedé fuera de The Heights, dudando en entrar. Podría haber estado allí.
¿Me enfrentaría o seguiría ignorándome? ¿Cómo me sentiría mirándolo
después de saber que había estado con otra mujer? Tantas preguntas
volaron dentro y fuera de mi cerebro. Mi corazón estaba golpeando contra
mi pecho. Dios, este nivel de estrés no podría ser bueno para mi bebé.
No me sentía preparada para manejar nada de esto. Pero,
sinceramente, no tenía más remedio que trabajar esta noche. El hecho era
que, por el momento, no tenía otro trabajo, ni dinero, y un bebé en
camino. Eso me recordó que realmente necesitaba hacer que encontrar
otro trabajo fuera una prioridad antes de regresar a la Ciudad.
48
Tomando una respiración profunda, me dirigí hacia la puerta y entré.
Roble estaba parado cerca de la estación de anfitriona, parecía que
podría haber estado esperándome.
—Hola —dije.
Parecía ansioso.
—Hola, Gia.
Tragué.
—¿Está Rush aquí?
—El jefe está en su oficina. No sé lo que está pasando. No quiso
hablar conmigo, pero no se ve bien. De hecho, nunca lo había visto así.
Parece que fue atropellado por un camión y huele como que lo tiraron en
un contenedor de basura. Es posible que desees entrar y controlarlo.
Mi corazon se hundio.
—¿Cuánto tiempo ha estado aquí?
—Horas. No ha salido y me ha gritado un par de veces que lo deje en
paz.
Solté un largo suspiro.
—Estoy bastante segura de que soy la última persona que quiere ver
ahora, Roble.
Roble asintió en comprensión.
—Oh... está bien, entonces esto tiene algo que ver con ustedes. Eso es
lo que me temía. —Frunció el ceño—. Siento escuchar eso.
—Sí. Creo que sería mejor si lo dejamos salir por su cuenta. Él sabe
que estoy trabajando. Creo que me buscará cuando esté listo. Tengo miedo
de hacerlo enojar más.
Miró a su alrededor y bajó la voz.
—¿Puedo preguntar qué pasó?
Simplemente negué con la cabeza. Afortunadamente, no presionó.
Mi turno esa noche fue insoportable. No podía pasar dos minutos sin
mirar por el pasillo para ver si Rush salía de su oficina. Nunca lo hizo.
Incluso pasé unas cuantas veces y puse mi oreja sobre la puerta para ver
si podía escuchar algo. Y nada. Estaba empezando a pensar que tal vez se
había escabullido durante una de las pocas veces que estuve demasiado
preocupada para notarlo.
Al final de la noche, simplemente no pude soportarlo más. Tenía
efectivo para poner en la caja fuerte, así que pensé que era una buena
excusa "oficial" para ingresar a su oficina.
Cuando abrí la puerta con el dinero en la mano, las luces estaban
apagadas. Supuse que se había ido hasta que su voz me sacudió hasta el 49
fondo.
—¿Quién está ahí?
Me quedé helada.
—Soy yo. Tengo efectivo para la caja fuerte.
—Déjalo en el escritorio —exigió con frialdad.
Me quedé allí en la oscuridad. La puerta estaba entreabierta, por lo
que la única luz que entraba por la habitación era desde el pasillo.
—¿Estás bien? —Finalmente pregunté.
—No.
El dolor en su voz era palpable. Quería acercarme a él, abrazarlo, pero
sabía que no era una opción. Sabía que me alejaría. Así que me quedé
donde estaba cerca de la puerta.
—Sé que no estás listo para hablar conmigo. Pero necesito que sepas
que tenía la intención de decírtelo. Todavía estaba absorbiéndolo. Lamento
tanto que tuvieras que descubrirlo a través de él. Haría cualquier cosa por
retirar eso. Yo…
—Gia... —Su tono cortante cortó a través de mí—. No puedo hacer
esto ahora. ¿Lo entiendes? Desearía ser más fuerte para ti, pero en este
momento, simplemente no lo soy. —Repitió—: No puedo hacer esto.
Las lágrimas comenzaban a formarse en mis ojos.
—¿Que puedo hacer? Por favor dime —supliqué—. Haré lo que sea.
Él estaba pasando sus manos por su cabello una y otra vez. Odiaba
pensar dónde habían estado esas manos la noche anterior.
—No puedes, Gia —dijo finalmente—. No hay nada que puedas hacer
para cambiar esto. Solo necesito tiempo.
—¿Tiempo para qué? ¿Hay incluso una decisión que tomar?
—No lo sé. Como dije... simplemente no puedo...
Quería preguntarle dónde estuvo la noche anterior y quién era esa
mujer, pero me contuve aunque mi curiosidad me estaba matando. No era
ni el momento ni el lugar para traer aún más drama a una situación ya
jodida. Estaba dolido, y eso era lo importante, no mis celos.
—Rush, estoy pasando por el mismo dolor que tú.
—Yo sé eso. Y desearía poder estar allí para ti. Sé que esto tampoco es
fácil para ti. Pero Gia, estoy listo para matar a alguien. No puedo controlar
mi ira en este momento y es mejor si... —Sus palabras se detuvieron. No
podía verlo claramente, pero le temblaron los hombros. Estaba bastante
segura de que estaba llorando.
Mi corazón se estaba rompiendo. Amaba a este hombre con todo mi 50
ser. Verlo llorar y no poder hacer nada al respecto, y saber que lo había
causado, era la sensación más dolorosa que jamás había experimentado.
Temía que lo empeoraría si lo tocaba, y me negaba a causarle más dolor.
Después de un momento de silencio en el que lo escuché respirar,
finalmente dijo:
—No puedo soportar hablar de esto hasta que mi cabeza vuelva a
estar en su lugar.
Me sequé los ojos.
—Está bien. —Me acerqué al escritorio y deposité el dinero. Apretando
los puños, una vez más tuve que contenerme para no alcanzarlo. Caminé
hacia la puerta, pero me quedé allí.
Sus siguientes palabras realmente me tomaron por sorpresa.
—Tengo que irme de la ciudad por un tiempo.
Mi ritmo cardíaco se aceleró.
¿Se estaba yendo?
Mis ojos se agrandaron.
—¿Salir de la ciudad?
—Sí.
—¿A dónde vas?
—No lo sé aún, a algún lugar para tratar de aclarar mi mente. Dejaré
a Roble a cargo de The Heights.
—¿Te mantendrás en contacto mientras estés lejos?
—No te preocupes por mí. Solo cuídate... y al bebé.
¿Debería haber estado presionando más para romper las paredes que
él había puesto? Mi instinto me dijo que no había nada que pudiera hacer
para detenerlo, que no había forma de resolver esto hablando. No quería
empujarlo al límite. Así que decidí darle el tiempo y el espacio para lidiar
con esto. Mi corazón me decía que lo dejara ir.
Así que, eso fue exactamente lo que hice.

51
CAPÍTULO 7

Hacía mucho rato que todo el mundo se había ido, y yo todavía estaba
sentado en mi oscura oficina.
Me alegré de que me hubiera hecho caso y se fuera, porque realmente
no podía soportar estar cerca de ella todavía.
Todavía la amaba mucho. Eso no había cambiado ni por un segundo.
Simplemente no sabía cómo manejar lo que estaba sintiendo, no podía
articular mi dolor. Y ciertamente no podía tomar ninguna decisión sobre
mi futuro en este estado de ánimo.
La verdad era que no tenía idea de dónde ir desde aquí. Por mucho
que sintiera que nunca podría abandonar a Gia, también sentía que nunca
podría aceptar las cosas como eran.
Aceptar al bebé como propio cuando su padre era un fantasma
anónimo y sin rostro era una cosa. Aceptar al bebé como algo mío
sabiendo que el padre es mi propio hermano, posiblemente mi mayor 52
enemigo, era una historia completamente diferente.
El hecho de que no podía obligarme a quedarme y lidiar con esto me
estaba haciendo enojar. Nunca había sido la clase de gente que huye de
sus problemas. Pero simplemente se sentía como la única opción en este
momento. Mi enojo era demasiado profundo como para estar cerca de ella,
y ciertamente necesitaba estar lo suficientemente lejos de Elliott por un
tiempo para controlar mis instintos asesinos.
Era la mitad de la noche ahora cuando me levanté de la silla y salí al
estacionamiento. Mi plan era hacer una pausa, empacar una bolsa por la
mañana e ir a donde me llevase el viento.
A mitad de camino a casa, sonó mi teléfono. Supuse que era Gia
quien llamaba para ver cómo estaba.
Pero no lo era.
El nombre en el identificador de llamadas definitivamente no era el
que esperaba.
Beth.
¿Beth?
Beth era mi mejor amiga mientras crecía, hasta que arruiné las cosas
acostándome con ella. Todavía nos manteníamos en contacto de vez en
cuando después de que ella se mudó a Arizona, pero ¿por qué iba a
llamarme a esta hora de la noche? Muy raro.
Atendí.
—¿Beth?
—Heath. Lamento llamarte tan tarde.
—¿Qué pasa?
Hubo una larga pausa antes de que dijera:
—Mi papá. Heath... murió hoy. Simplemente sucedió más temprano
esta noche. Se desplomó después de cenar frente a la televisión. Ataque
masivo al corazón. He estado llamando a todos nuestros amigos y
familiares.
—Oh, Dios mío. —Inmediatamente me detuve en un camino de tierra
y coloqué mi mano en mi frente—. ¿Estás bien?
—Estamos muy conmocionados. Creo que todavía estoy en estado de
shock. Sucedió tan rápido.
—¿Cómo está tu madre?
—Devastada.
El padre de Beth, Pat, había sido como un padre para mí cuando era
niño. Esta noticia era estremecedora y no pudo haber llegado en un peor 53
momento. Ya había sentido que mi mundo se había derrumbado por
completo, pero aparentemente todavía había espacio para más
devastación.
—Mierda, Beth. Ni siquiera sé qué decir. Lo siento mucho.
—Pensé que querrías saber. Ustedes fueron tan cercanos en algún
momento. Y sé que él querría que te contactara.
—Ojalá incluso tuviera las palabras correctas en este momento. Nada
de lo que pueda decir va a ayudar.
Ella estaba llorando.
—Solo escuchar tu voz ayuda.
—¿Cuándo es el servicio?
—No hemos llegado tan lejos todavía, pero probablemente en algún
momento en los próximos días.
De repente, ya no tuve que preguntarme a dónde iría.
Me dirigía a Arizona.
Parecía surrealista entrar a la funeraria y ver a Pat Hurley en un
ataúd. No lo había visto en años, pero siempre nos mantuvimos en
contacto, principalmente durante las vacaciones. Ahora me sentía culpable
de no haberme comunicado más. Me arrepentiría de no llamarlo más a
menudo durante todo el tiempo que viví.
Cuando era un niño sin padre, apreciaba la atención de los varones
adultos más que el promedio; incluso la anhelaba. Pat sabía que
necesitaba orientación, y se convirtió en esa figura paterna para mí.
Él fue quien me enseñó a tirar una pelota de fútbol, a pescar, y me
dio la vieja charla de “los pájaros y las abejas”. Lo último terminaría siendo
irónico dado que terminé follando con su hija más tarde. Pat se enteró de
eso también y me dio una patada en el culo. Pero aún se preocupaba por
mí incluso después de eso. Me amaba y nunca me dejaba olvidarlo, incluso
cuando literalmente me estaba machacando.
Me paré junto a su ataúd y miré su cuerpo. Pat vestía un lindo traje y
en su boca se había formado una sonrisa. Se veía bien para ser un tipo
muerto. Ni siquiera podía creer que estaba pensando en Pat de esa
manera, o que él se había ido para siempre de esta Tierra.
Dios, esto es una mierda. Esto apesta jodidamente.
Me sequé los ojos y, después de decir algunas oraciones, me levanté y
miré a mi alrededor. Se sentía como si alguien hubiera encendido el fuego 54
hasta cien grados. Gotas de sudor se formaron en mi frente. Mi corbata se
sentía como si me estuviera ahogando, así que la aflojé.
Había una larga fila de personas esperando dar sus condolencias a la
familia. Me quedé detrás esperando con todos los demás.
La madre de Beth, Ann, era la primera en la alineación. Noté cuánto
había envejecido, pero maldición, había pasado mucho tiempo, ¿no? Más
de diez años. El hermano de Beth, Adam, estaba al lado de su madre. Él
había ganado algo de peso.
Beth estaba parada a su lado. Casi no la reconocí. Se veía muy
diferente. Ella nunca fue pesada, pero siempre tuvo algo de carne sobre
ella. Ahora era casi lo que considerarías flaca. Su otrora cabello castaño
claro estaba teñido de rubio. Llevaba pintalabios brillante y un vestido
negro ajustado. Se veía bien.
Un niño pequeño con cabello largo y despeinado estaba parado junto
a ella. Sabía que Beth estaba casada y tenía un hijo, así que supuse que
era él. Él tenía sus ojos almendrados y parecía tener unos seis años.
Cuando llegué a Ann, ella puso ambas manos en mis mejillas y gritó:
—Heath... no puedo creer que hayas venido por aquí. Ojalá Pat
estuviera aquí para verte.
Las palabras correctas escaparon de mí. Simplemente dije:
—Lo lamento tanto, Ann.
—Tendremos una cena familiar después de esto. ¿Te quedarás y te
unirás a nosotros?
—Sí. Me quedaré un tiempo en la ciudad.
—Bueno. Te veré allá.
Cuando abracé a su hermano a continuación, pude sentir el peso de
los ojos de Beth sobre mí.
Cuando llegué a ella, le tomó menos de un segundo abrazarme con
fuerza.
Ella estaba temblando. Sentí su aliento caliente contra mi piel
mientras lloraba en mi hombro.
Sus manos se agarraron a mis brazos mientras dijo:
—Heath. Lo hiciste. Es muy bueno verte. No tienes idea.
La máscara de pestañas corría por su rostro, pero las manchas
acentuaban sus brillantes ojos azules. Había olvidado lo bonita que era
Beth.
—¿Cómo estás aguantando? —pregunté.
—Simplemente flotando hacia adelante. Todavía se siente surrealista.
55
—Lo sé. Ni siquiera puedo creer que sea él allí. Se siente como si
estuviera parado aquí, dándome una palmada en la espalda y jurando por
no haberlo llamado lo suficiente.
Sonrió.
—Estoy segura de que está mirando hacia abajo ahora mismo y de
que está tan feliz de que estés aquí con nosotros.
—Yo también estoy feliz de estar aquí. Ojalá fuera en diferentes
circunstancias. Pero no hay ningún otro lugar al que pertenezca esta
noche.
Su mirada se detuvo en la mía antes de mirar hacia abajo y alcanzar
la mano del niño.
—Owen, este es Heath. Es uno de los más viejos amigos de mamá.
El niño me miró y dijo:
—Él no es tan viejo.
Me reí.
—Estoy llegando allí, pequeño amigo. —Tendiendo mi mano hacia él,
le dije—: Es un placer conocerte.
La tomó.
—Igualmente.
La línea tenía que seguir moviéndose, así que le dije:
—Te veré después.
Ella agarró mi mano para evitar que me fuera.
—Esta noche hay una cena en la casa. Por favor ven.
—Sí. Tu madre mencionó. Allí estaré.
—Te enviaré un mensaje de texto con la dirección.
Asentí.
—De acuerdo.

La casa Hurley era una modesta casa unifamiliar rodeada de plantas


de cactus en el desierto de Arizona. No se parecía en nada a la casa para
dos familias en la que Beth creció en Long Island.
Ann había instalado un buffet privado en el comedor y había invitado
a unas cincuenta personas a la casa después del velorio. Aunque el estado
de ánimo era sombrío, había muchas conversaciones. Solo quería algo de
comida y sentarme un rato. Había sido un largo vuelo, y estaba 56
empezando a sentir jetlag. Mañana sería un día aún más largo con el
funeral.
El hermano de Beth ahora también estaba casado. Sus dos hijos
estaban corriendo con Owen. Ann estaba callada, siendo consolada por
diferentes personas constantemente. No podía imaginar lo aplastada que
estaba. Ella y Pat habían estado casados por más de treinta y cinco años.
Eran el ejemplo perfecto de una pareja amorosa y padres amorosos.
Siempre envidié a la familia de Beth.
La muerte de Pat era una razón tan triste para estar aquí, pero de
alguna extraña manera fue probablemente una de las únicas cosas que
pudieron haber cambiado el enfoque de mi propia situación. La muerte
tiene su manera de hacer eso.
Cuando llevé mi plato de pollo cordon bleu y arroz a una esquina en la
sala de estar, miré algunas de las fotos familiares enmarcadas que estaban
colocadas en una estantería. Hombre, cómo desearía poder resolver mis
problemas con Pat ahora mismo. Me preguntaba cómo se sentiría acerca
de todo, qué consejo me daría. Nunca había pensado en hablar con él
acerca de Gia, principalmente porque se volvió un poco incómodo hablar
con él sobre las mujeres después de que las cosas se fueran a pique con
Beth. Sabía que se preocupaba mucho por mí, pero las cosas
definitivamente cambiaron después de que le rompí el corazón a su hija
antes de que se mudaran. Siempre me arrepentiría de haber cruzado esa
línea en mi amistad con ella en ese momento, pero no podía recuperarlo.
Yo era un estúpido adolescente que no podía controlar su polla.
Beth descubrió mi escondite en la esquina de la sala de estar.
—Oye. Ahí estás. Te estuve buscando.
Mi cabeza todavía estaba girada hacia las fotos.
—Solo estaba mirando estas fotos, pensando en tu padre, qué suerte
tuve de tenerlo en mi vida mientras crecía.
—Él te amaba como a un hijo. Incluso después de que tú y yo nos
distanciamos, él siempre hablaba de ti, Heath. Siempre. Realmente te
extrañó después de que nos mudamos. —Vaciló—. Yo también te extrañé.
Finalmente la miré, y nuestros ojos se encontraron. Era realmente
bueno ver a Beth. En un momento, ella había sido mi mejor amiga. De una
manera extraña, en su muerte, Pat me había dado exactamente lo que
necesitaba: Un lugar fuera de casa, pero con la comodidad de caras
familiares.
—Oye —dije—iba a preguntar... si aceptas mi ayuda mañana, me
sentiría honrado de ser un portador de féretro.
—Eso es muy amable de tu parte. Sé que a papá le encantaría eso.
Hablaré con mamá. Definitivamente podemos hacer que eso suceda.
—Gracias. Realmente significaría mucho para mí.
57
Ann aún no lo sabía, pero planeaba hacer arreglos con la funeraria
para cubrir todos los gastos. Era lo menos que podía hacer por un hombre
que me había dado tanto.
Beth se sentó en la silla frente a mí y cruzó las piernas.
—Entonces dime qué está pasando en Nueva York. ¿Las empresas
van bien? ¿Tu hermano sigue siendo un cretino?
Mierda. No lo traigas a colación ahora mismo. Estoy tratando de
olvidar. Una imagen mental de Gia follándolo ahora se estaba infiltrando
en mi mente.
Maldita sea. ¿Por qué no estaba bebiendo?
Tomé una respiración profunda y literalmente sacudí mi cabeza para
librarme de los pensamientos.
—Sí. Todavía es un imbécil.
—Me imaginé. —Ella se rió y luego cambió de tema—. ¿Estás saliendo
con alguien?
No había forma de que me metiera en todo ahora.
—Es complicado. —Me encantaba cómo esas dos palabras
simplemente se encargaban de no tener que explicar algo más.
—Ah, está bien. —Sonrió y luego arremolinó su bebida en el vaso—.
¿Cuánto tiempo te vas a quedar en Scottsdale?
—No estoy seguro. Al menos una semana, creo.
—Me encantaría pasar el rato, ponerme al día.
—Bueno, no conozco mi camino por aquí, así que sería genial —le
dije.
—Me alegra que no estés despegando tan rápido.
Miré alrededor de la habitación, preguntándome por qué todavía no
me habían presentado a su marido.
—¿Dónde está tu esposo? No lo he conocido.
—Pasó por el velatorio antes de que llegaras. Vino para dejar a Owen.
—¿Él no está aquí?
Ella miró su bebida.
—No.
—¿Por qué no?
Beth me miró a los ojos.
—Ya no estamos juntos. Nos divorciamos.
58
CAPÍTULO 8

Había olvidado por qué éramos mejores amigos antes de que lo


arruináramos todo, antes de que ninguno de nosotros notara que ella era
una niña y yo era un niño, antes de que me distrajera con sus tetas
adolescentes y su culo gordo. Pero hoy lo había recuperado todo.
Beth se había tomado una semana de descanso después de la muerte
de su padre, así que tenía mucho tiempo libre para mostrarme todo.
Cuando llegué a su casa para recogerla para nuestro día de turismo, dijo
que había arreglado que su vecina cuidara de Owen. Pero después de
haber descubierto ayer que se había divorciado, se sentía mal pasar el día
a solas con ella. Amigos o no, las cosas entre Gia y yo estaban inquietas, y
no estaría muy feliz si pasara nuestro tiempo apartándose de las visitas
con un chico con el que se había acostado, especialmente uno tan sexy
como Beth con sus pantalones cortos y su camiseta sin mangas de
abdomen descubierto de hoy. Así que insistí en que Owen viniera a
nuestra aventura de turismo. Al principio, pude ver que parecía 59
decepcionada. Probablemente esperaba un día de adultos. Pero después de
que le mostré a Owen una foto de una de las cosas que quería hacer hoy,
él estaba tan emocionado que no podía rechazarnos a ninguno de los dos.
Los tres condujimos dos horas hasta Sedona para ver las Rocas
Rojas. Había llamado para reservar dos cuatrimotos, una con una jaula
que sería más segura para Owen y uno regular todo terreno. Por supuesto,
había asumido que conduciría el que no tenía la caja de seguridad. Había
olvidado lo salvaje que era Beth.
Nuestra guía vino a mostrarnos cómo usar las máquinas y luego nos
dio a todos los cascos. Beth saltó ala que no tenía jaula antivuelco.
—¿Qué crees que estás haciendo? —pregunté.
Pateó el encendido y el fuerte rugido del motor cobró vida.
—Estoy a punto de patear tu trasero, eso es lo que estoy haciendo—
gritó.
—¿No crees que la jaula antivuelco sería más segura para Owen?
—No llevaré a Owen. Él y yo juntos probablemente estaríamos más
cerca de lo que pesas. Necesito mantener mi peso ligero para ganar esta
carrera.
Fruncí el ceño.
—¿Qué carrera?
Sonrió.
—¿Recuerdas la apuesta que hicimos cuando teníamos diez años?
Acababa de recibir esa bicicletaSchwinn azul, y te desafié a una carreta
hasta la casa del viejo Caulfield. Me habías ganado cada maldita carrera
que tuvimos, y pensé que mi nueva bicicleta me daría la ventaja que
necesitaba.
Lo recuerdo vagamente. La única parte que estaba clara en mi cabeza
era que le había ganado. Bicicleta nueva o no, sus patas de pollo no tenían
ni un tiro contra las mías gruesas.
—Gané. Por supuesto. —Me volví hacia Owen y me jacté—. Tu madre
y yo solíamos competir en todo. Yo siempre ganaba ¿Sabes por qué?
Él tenía la mejor sonrisa tonta.
—¿Por qué?
—Porque las chicas van a Júpiter para hacerse más estúpidas; los
muchachos van a la universidad para obtener más conocimiento.
Owen lo encontró divertido, mientras que Beth rodó los ojos.
—No escuches a Heath, Owen. Él ni siquiera puede recordar el viejo
dicho. Los chicos van a Júpiter a ser más estúpidos, las chicas van a la
universidad para obtener más conocimiento. —Me miró con los ojos
entrecerrados—. Me hiciste comer una hormiga y una polilla muerta. 60
¿Recuerdas?
Me reí. Olvidaba que solíamos apostar a comer bichos como premio.
El ganador tenía que elegir un bicho para que la otra persona lo comiera.
Pero había estado tan segura de que su nueva y lujosa bicicleta llevaría su
trasero a la victoria, que había duplicado nuestra apuesta habitual.
—¿Mamá comió insectos? Ella ni siquiera come pez a menos que esté
cortado para no verle la cabeza y los ojos y esas cosas.
—Tu madre era un marimacho. Podía trepar a un árbol, rozar una
roca y lanzar una espiral mejor que cualquiera de los chicos. —Me incliné
hacia Owen y le guiñé un ojo—. Excepto yo, por supuesto.
Beth se puso su casco.
—Los perdedores comen TRES bichos. Y, cuidado, Rushmore, los
insectos en Arizona requieren tenedor y cuchillo.
Antes de que pudiera discutir más, ella presionó el acelerador y se
fue.
—¿Tienes miedo de entrar en esa cosa, amigo? —Levanté la barbilla
hacia la cuatrimoto con jaula antivuelco.
—Diablos no. ¡Pateemos el trasero de mamá!
—Hiciste trampa.
Miré a mi compañero en el crimen.
—Para hacer trampa, tendríamos que tener reglas, ¿verdad, O-Man?
La sonrisa de Owen se extendió tanto que pude ver cuántos dientes
había en su pequeña boca.
—No escuché a mamá hacer ninguna regla.
—Ustedes dos... —Movió su dedo hacia nosotros—. Eso fue bajo.
Owen y yo no pudimos alcanzar a Beth después de que ella despegó,
entonces ideamos un plan. Uno arriesgado. Detuvimos nuestra cuatrimoto
y Owen saltó y fingió que estaba enfermo. El chico podía ser actor dada la
forma en que se agarraba el estómago y gemía mientras ella daba la vuelta
para comprobar si estábamos bien. Cuando se bajó y caminó hacia
nosotros, Owen saltó de nuevo en la moto y se agarró con fuerza mientras
yo presionaba el acelerador. Literalmente nos escapamos, la dejamos toser
en una nube de polvo a nuestro paso.
Levanto mi mano hacia Owen para chocar los cinco.
—¿Qué te digo? Las chicas van a Júpiter... 61
Owen me golpeó la mano con fuerza.
—Para ser más estúpidas.
—¡No voy a comerme un insecto, tramposos! —dijo Beth.
Me reí.
—Está bien. No lo harás. Te comerás tres, ¿recuerdas?

Owen se durmió casi tan pronto como subimos al automóvil para


regresar a Scottsdale. Pasamos unas horas recorriendo las Rocas Rojas, y
luego caminamos por el sendero Cathedral Rock para tener la vista más
hermosa. Podría haber tomado una siesta si no tuviera un viaje de dos
horas por delante.
—Gracias por hoy. No recuerdo la última vez que Owen y yo nos
divertimos tanto.
—Gracias ati. Me dejas monopolizar todo el día.
Beth miró por encima del hombro hacia el asiento de atrás y bajó la
voz.
—Realmente le gustaste. Él ha tenido problemas para conectarse con
hombres desde que Tom y yo nos separamos. Desafortunadamente, el año
anterior a que lo dejáramos no fue muy bueno. Hubo muchos gritos, y
Tom tiene una voz realmente profunda, así que solía asustar a Owen.
La miré y volví a la carretera.
—Lamento que ambos hayan pasado por eso. Pero él es un gran niño.
Nunca hubiera pensado que tuviera problemas para conectarse con nadie.
Fue muy sociable.
Ella sonrió.
—Todos son extrovertidos a tu alrededor.
Eso era lo más alejado de la verdad en estos días.
—Dile eso a mi personal. He oído que la mayoría de ellos me tienen
un poco de miedo.
Ella rió.
—¿Por qué tendrían miedo de ti?
—A veces estoy un poco... irritable, supongo.
—Bueno, debes haber dejado ese lado de ti en Nueva York, porque
Pitufo Gruñón no estuvo aquí hoy.
Arqueé una ceja. 62
—¿Pitufo Gruñón?
—Lo siento. Enseño tercer grado y tengo un niño de seis años. Mi
jerga es en algún lugar menor de diez años la mayoría de los días. No
recuerdo la última vez que estuve con adultos, fuera de mis compañeros
de trabajo y mi familia.
—¿Cómo?
—La mayoría de mis amigos están casados, y aún no he querido salir
con mis pocos amigos solteros. Están algo al acecho todo el tiempo, y no
estoy lista para volver allí.
Asentí. Me hizo preguntarme, si las cosas terminaran entre Gia y yo,
¿cómo diablos volvería a salir? La idea de estar con otra mujer parecía más
una tortura que tentadora, y ni siquiera quería pensar en que Gia volviera
a tener citas.
—Sí. Eso debe ser difícil.
—Sabes lo que es triste, echo de menos tener a un hombre en la casa
para hacer reparaciones más de lo que extraño el momento íntimo. Tal vez
me una a uno de esos sitios web de citas y cuando me pregunte qué estoy
buscando en un hombre, publicaré mi lista de reparación. ¿Cómo crees
que resultaría eso? Madre soltera de veintinueve años y madre de un
adorable niño de seis años, busca a un hombre con habilidades en
carpintería, electricidad y plomería. —Se rió—. ¿Crees que recibiré alguna
respuesta?
La miré.
—Usa el atuendo adecuado con un poco de escote y obtendrás
hombres que responderán incluso si escribes que estás buscando a
alguien para castrar.
Sacudió su cabeza.
—Triste pero cierto.
Hablamos todo el viaje a casa, la mayor parte del tiempo recordando
todos los recuerdos divertidos que teníamos de su padre. Estar aquí,
hablar de él, realmente me hizo darme cuenta de lo corta que era la vida. Y
cómo dejé que la estúpida mierda me hiciera olvidar a alguien que era
importante para mí. Cuando llegamos a la acera, estacioné.
—Escucha, Beth. Lamento mucho haber perdido el contacto con tu
padre, y que tú y yo solo nos enviáramos mensajes de texto algunas veces
al año. Él fue realmente importante en mi vida, y no le mostré eso en los
últimos diez años.
Sonrió tristemente.
—Solo porque no hablaras con él todo el tiempo no significa que no
supiera que te preocupabas por él. Él lo sabía. Sé que sí. 63
Me di cuenta de que Beth me estaba haciendo sentir mejor, cuando
debería ser al revés.
—Lo siento. No debería descargar mi conciencia culpable sobre ti. Yo
debería ser el que escucha. El que te hiciera sentir mejor.
—No seas tonto. Me hiciste sentir mejor todo el día. Necesitaba poder
hablar de los buenos momentos con papá con alguien. Mamá todavía está
demasiado dolida, y ahora me siento mejor de lo que me he sentido en
días. Me había centrado en la pérdida, en lugar de la vida que tenía con él.
Y me hiciste recordar que tengo mucho por lo que estar agradecida.
—Bueno, no sé cómo hice eso. Pero me alegra saber que al menos te
sientes mejor.
—¿Por qué no entras? Haré una cena rápida, pasta o algo así.
—En realidad estoy algo agotado. Antes de que empezáramos a
conducir, pensé en pedirte que manejases y saltar a la parte trasera para
dejar que mi lengua colgara por un rato mientras dormía, como Owen.
Beth miró a su hijo.
—Duerme más o menos como un cachorro, ¿verdad?
Me reí.
—Tú lo dijiste, no yo.
—Bueno, gracias de nuevo por hoy. ¿Tienes algo planeado para
mañana?
—Apuéstalo. Traeré el almuerzo. PB y J para mí y mi pequeño amigo,
y traeré un cuchillo y un tenedor para tus tres bichos gordos de Arizona.
—No voy a comer insectos, tramposo.
Ella abrió la puerta de su auto. Miré hacia atrás cuando la luz interior
se iluminó, y Owen no se había movido.
—Está realmente fuera, ¿eh?
—El niño puede dormir a través del sonido agudo de una alarma de
humo dentro de su habitación.
—No estoy seguro de que sea algo bueno. ¿Vas a tratar de
despertarlo?
—No. Lo llevaré y lo acostaré.
—Lo haré. —Owen era un niño bastante grande para su edad. Tenía
que pesar veinticinco o treinta kilos—. Tiene al menos la mitad de tu peso
corporal.
Beth no estaba bromeando. Owen ni siquiera movió los ojos mientras
lo desabrochaba de la parte posterior, lo sacaba del auto y lo colocaba
sobre mi hombro como un bombero. Él era totalmente un peso muerto que 64
llevar, también.
—¿Dónde está su habitación? —pregunté una vez que estábamos
dentro de la cocina.
—Al final del pasillo, primera puerta a la izquierda. Necesito correr al
baño.
—Bueno.
La habitación de Owen estaba oscura, y no quería arriesgarme a
tropezar con algo, así que encendí la luz. Como sospechaba, a él no le
importó en lo más mínimo. Lo deposité suavemente en su cama y le tapé
con las sábanas. Nunca antes había metido a un niño a la cama por la
noche, y el momento me tomó por sorpresa. Estudié la carita de Owen por
un minuto. Era un gran niño, tan lleno de aventura y felicidad.
¿Cómo sería meter a la cama a mi propio hijo todas las noches?
Le habría leído una historia. Definitivamente le gustarían los libros de
miedo. Nada de historias tontas sobre trenes que hablan para mi hijo.
Sonreí pensando en Gia entrando mientras estaba leyendo algo totalmente
inapropiado para la edad y regañándonos por décima vez. Lo vería dormir
por unos minutos, antes de apagar las luces y dirigirme a mi propia
habitación. Donde procedería a hacer una mierda sucia con su madre.
Tan pronto como la cálida sensación me invadió mientras me lo
imaginaba en mi cabeza, de repente recordé que no estaría metiendo a mi
propio hijo a la cama todas las noches. Estaría metiendo al hijo de Elliott.
Eché una última mirada a Owen y me dirigí a su puerta.
Beth estaba en la cocina sirviendo vino. Tenía dos vasos sobre la
mesa.
—¿Te gustaría una copa de vino?
—Nah. Estoy bien. Pero gracias. ¿Te veré mañana? ¿Qué tal a las
once?
Su sonrisa cayó, pero forzó los bordes hacia arriba.
—Por supuesto. Eso suena genial. Gracias de nuevo por hoy, Heath.

De vuelta en mi habitación de hotel, abrí una cerveza del mini bar y


debatí sobre enviarle mensajes de texto a Gia. Le había dicho que
necesitaba algo de tiempo, y así era, así que no era justo para ella
mantener el contacto hasta que estuviera seguro de dónde estaba parado
con las cosas. Había estado en contacto con Roble dos veces al día, para 65
que me dijera si se veía bien y si las cosas estaban bien. Pero no era
suficiente. Necesitaba escucharla, incluso si solo eran palabras en un
texto. Sin embargo, todavía me decidí por Roble.
Rush: ¿Cómo va todo?
Roble: Todo está bien aquí, jefe.
Rush: ¿Cómo está Gia? ¿Se ve bien? ¿Alguien la está
molestando?
Después de escribirlo, me imaginé una gran sonrisa regodeándose en
la cara de Roble. No me importó una mierda. Necesitaba saber.
Roble: Tu mujer se ve bien. Llegué a tiempo y le estoy prestando
atención extra.
Rush: ¿Pasa suficiente tiempo sentada?
Unos segundos más tarde, obtuve una respuesta. Solo que no era de
Roble.
Gia: ¿Estás enviándole mensajes de texto a Roble ahora mismo?
Mierda.
Rush: Sí. Solo revisando todo.
Gia: Eso es gracioso. Porque él solo me miró y luego envió un
mensaje de texto en su teléfono.
Sonreí. Se sentía bien escuchar sus palabras. Extrañaba que me
sacara mi mierda en la cara.
Rush: podría haber preguntado cómo estabas... no se suponía que
lo supieras.
Gia: El hombre tiene un metro ochenta y seis, difícil pasar
desapercibido.
Me reí.
Rush: intentaré recordar eso.
Se calló después de eso. No podía dejar que las cosas terminaran de
esa manera.
Rush: Ahora que de todos modos me atrapaste, ¿cómo te sientes?
Apareció un nuevo mensaje de Roble.
Roble: Ella está sentada en este momento, mirando hacia abajo y
sonriendo. Ella está bien, jefe.
Ni siquiera había notado lo tensos que estaban mis hombros, hasta
que se relajaron al oír eso.
Gia: Me siento bien. No más manchas o nada en absoluto. Pero
creo que anoche crecí seis centímetros alrededor de mi cintura. Tuve
que colarme en tu oficina hace una hora y pasar una goma a través 66
del ojal de mis pantalones y el botón. Estaban tan apretados.
Una visión de Gia con un gran vientre redondo apareció en mi cabeza.
Cerré los ojos para bloquear todo lo demás y obtener una mejor vista.
Dios, la amaba embarazada. Me daban ganas de volver a casa solo para
ver su vientre otra vez. Y luego... me golpeó.
El bebé de Elliott está en ese vientre.
Era como si mi cerebro quisiera torturarme. Sentía que todo estaría
bien, de alguna manera me olvidaba de la tormenta de mierda, y luego
volvería a mi memoria con una venganza. Esos treinta segundos en los que
lo olvidé me sentí tan bien, pero solo empeoraron cuando la verdad me
golpeó en la cara una vez más, como abrir una herida una y otra vez.
Rush: Me alegra que te sientas bien. Que tengas una buena noche,
Gia
CAPÍTULO 9

Todo el infierno se había desatado.


Había aparecido para recoger a Beth y Owen a las once del día
siguiente, tal como habíamos acordado. Pero cuando llegué allí,
definitivamente esos dos no estaban listos para ir a hacer turismo. De
hecho, parecía que ambos habían perdido un poco de cordura. Estuve
tentado de quedarme en la puerta por un rato para ver el espectáculo de
comedia, pero eso solo hubiera provocado más daños. El agua rociaba a
tope desde el grifo de la cocina, y los dos estaban parados en el agua hasta
los tobillos. Owen tenía una cubeta agrietada y estaba recogiendo agua del
piso y arrojándola a un cubo de basura afuera. Solo que la grieta en su
cubeta derramaba la mitad del contenido antes que la levantara del piso a
la parte superior del cubo de basura. Beth tenía dos manos envueltas
alrededor de la manija de la llave tratando de detener el agua, pero
continuaba rociando por todo el lugar, incluso directamente en su rostro. 67
Parecía que había estado allí por un tiempo. Sin mencionar, que un
gabinete de cocina colgaba roto de sus bisagras, y era esos… ¿Cheerios
flotando en el agua?
—¿Qué diablos está pasando aquí?
Beth respondió frenéticamente, gritando por sobre el fuerte sonido del
agua salpicando.
—¡Gracias a Dios que estás aquí! ¿Cómo se cierra el agua?
—¿Girando la manija debajo del fregadero?
Abrió su puño cerrado para revelar una perilla de válvula oxidada.
—¡Se rompió!
—¿Dónde está la principal?
—¿La qué?
—Olvídalo. —Me di la vuelta y corrí hacia afuera. Rodeando el
perímetro de su propiedad, encontré la llave principal y cerré toda el agua
que entraba a su casa. Cuando volví al caos principal, el agua se había
detenido, y los dos estaban recuperando el aliento—.¿Qué pasó?
—Por la noche, ponemos el cubo de basura de la cocina en el
fregadero para mantenerlo alejado de Mark.
—¿Mark?
Owen respondió encogiéndose de hombros.
—Nuestro gato. Es una hembra.
—A Mark le gusta tirar la basura para comerla —dijo Beth—.
Entonces la ponemos fuera de su alcance. Debió haber saltado en el
mostrador de la cocina y tirado la basura y de alguna manera abrió la llave
del agua en el proceso. Cuando me levanté esta mañana, la cocina ya
estaba inundada. Traté de cerrarla, pero el estúpido pomo se rompió en mi
mano.
Me quité los zapatos y comencé a remangarme los pantalones.
—¿Por qué no me llamaste?
Señaló la esquina al lado del refrigerador donde algo flotaba.
—Lo intenté. Dejé caer mi teléfono. No tengo tu número memorizado.
Entrando en la cocina, tomo el cubo de las manos de Owen.
—¿Tienes una bomba de agua, amigo?
—En el sótano.
—Ven. Muéstrame.
Seguí a Owen al sótano y agarré la bomba. Owen estaba mirando
hacia abajo con ambas manos en el bolsillo. Sus pantalones y su camisa
estaban empapados, y parecía derrotado. 68
Dejé la bomba de nuevo y me arrodillé.
—Todo va a estar bien. Lo limpiaremos.
Habló con su cabeza aun colgando.
—Mi papá dijo que se suponía que debía encargarme de la casa y de
mamá. Pero no sabía cómo solucionarlo.
Mierda.
Empujé su mentón hacia arriba.
—Creo que lo que quiso decir es que quiere que ayudes siempre que
puedas. Y lo hiciste. Por lo que vi, estabas recogiendo cubetas tan rápido
como el agua entraba. Sin ti, el agua probablemente llegaría al menos a tu
cintura, en lugar de a tus tobillos.
Sus ojos se agrandaron.
—¿De verdad?
Mentí.
—Síp. Casi has salvado la casa, y te quedaste bastante tranquilo por
lo que vi. Esa es la primera cosa que debes hacer en una emergencia, ya
sabes. Mantener la calma.
Su ceño fruncido se convirtió en una sonrisa.
—Mamá estaba enloqueciendo. No estaba tranquila, ¿verdad?
Sonreí.
—No. Así que es bueno que te haya tenido. Pero te enseñaré algunas
cosas para que, si este tipo de cosas alguna vez vuelve a pasar, estés aún
más preparado para ello.
—¡Bueno!
Llevé la bomba de agua al piso de arriba y la puse en la cocina. Beth
estaba en su habitación cambiándose, así que aproveché la oportunidad
para darle una lección a Owen.
—Vamos, déjame llevarte afuera donde está la llave de agua.
Los dos salimos y le enseñé a cerrar el agua que entraba a la casa.
Luego lo llevé de vuelta a la cocina y le di una lección de electricidad y
agua. Dios no quiera que el agua haya estado más alta, podría haber
llegado a los enchufes eléctricos y electrificado el agua en la que estaban
parados.
Beth emergió secándose el pelo con una toalla y vistiendo ropa seca.
—Owen, ve a ponerte algo más seco.
—Pero voy a ayudar a Heath a arreglar la cocina.
—Lo harás, ¿verdad? De acuerdo… bueno… ponte un traje de baño y 69
quítate la camisa mojada y los calcetines, al menos.
—¡Está bien, mamá! —Se fue corriendo hacia su habitación.
—Lo siento por esto —dijo Beth—. He arruinado nuestra mañana de
turismo.
—No seas tonta. Hice una lista de mierda que quería hacer aquí;
primero era ver el parque Red Rocks y lo segundo era limpiar una
inundación.
Se rió.
—Gracias por tomártelo bien. Pero no tienes que ayudarme a
limpiarlo. Lo haré.
—Yo me encargo. Ve a sentarte por unos minutos. Te ves como un
desastre.
—Vaya, gracias.
Mientras bombeaba toda el agua, Owen hizo lo que le había ordenado,
secar el celular de su madre y ponerlo dentro de una bolsita llena de arroz.
Beth regresó a la cocina con un montón de toallas cuando el exceso de
agua del piso había desaparecido. Comenzó a ponerlas en el piso y secar el
resto del área.
—¿Qué pasó con la puerta de ese armario?
—No preguntes —dijo—. Corrimos como dos gallinas sin nuestras
cabezas hasta que llegaste aquí. Dejé caer mi celular. Owen trató de
agarrar los Cheerios del gabinete mientras recogía agua porque tenía
hambre, y terminó tirando toda la caja al agua. Y luego le pedí que me
diera la cinta aislante para que pudiera tratar de pegar el grifo. No pudo
alcanzarlo, entonces usó la puerta del gabinete como taburete y lo rompió.
Me reí.
—Tuviste una mañana bastante mala.
Durante las siguientes tres horas, mi sombra y yo arreglamos las
cosas. Después de que todo se secó, fuimos a la tienda de plomería y
recogimos las piezas que necesitaba para instalar un nuevo grifo y una
válvula de mango. Owen se pegó a mi lado todo el tiempo. Fue realmente
lindo.
—Primero, voy a arreglar el mango de la válvula que se rompió. De esa
forma, cuando instalemos el nuevo grifo, podemos volver a encender el
sistema principal y controlar las cosas desde aquí en caso que algo salga
mal.
—Lo tengo. —Asintió.
La madera del gabinete debajo del fregadero estaba empapada,
aunque ya no había agua visible. Probablemente tomará unos días para
secarse. Me quité la camisa antes de sentarme en el piso. Tendría que
70
estar de espaldas dentro del gabinete para trabajar en la válvula y el
mango roto de la tubería. Tuve que tragar mi risa cuando el hombrecito
también se quitó la camisa. Owen logró meterse dentro del armario de la
cocina y observar todo lo que hacía mientras reparaba la válvula y el
mango. E hizo algunas preguntas muy buenas mientras trabajábamos.
—¿Se rompió porque estaba oxidado?
—Sí, eso es lo que sucede. El óxido hace que el metal se desintegre y
luego se deshace cuando necesitas tocarlo algún día. Básicamente, el
metal podrido se desmorona.
—Entonces, ¿debería cambiar los de los dos baños? Miré debajo de
los lavabos antes. Creo que también se están oxidando.
Qué niño… ni siquiera me pedía que lo hiciera. Suponía que se
encargaría él mismo después de verme hacer uno. Se tomaba la
responsabilidad de cuidar a su madre muy en serio. Estaba familiarizado
con eso y lo respetaba muchísimo.
—Esa es una buena idea. Los verificaré y veremos si tal vez
deberíamos hacer eso juntos.
Poco tiempo después, su mente obviamente vagó.
—Papá habría estado maldiciendo mucho si estuviera aquí.
—¿Sí? Bueno, entre nosotros, yo también maldigo a veces. —
Traducción: Un montón de veces.
—Se enoja mucho. Es por eso que ya no le gusta aquí.
Dejé de apretar la tuerca y miré a Owen.
—Todos los adultos se enojan de vez en cuando. Estoy seguro que a
tu padre le gustaba estar aquí. Es solo que a veces las personas necesitan
separarse para volver a gustarse.
—¿Vives separado de tu esposa?
No, pero huí tres mil kilómetros para alejarme de la mujer que amo.
—No tengo esposa, amigo.
—¿Cómo?
—Simplemente no tengo. A veces se necesita tiempo para encontrar a
la persona adecuada y saber que es hora de casarse. —Estoy teniendo esta
conversación con un niño de seis años. Mientras estoy debajo de un
fregadero. Los dos sin camisa.
—Nunca me casaré.
Me reí.
—Eso es lo que siempre dije, también. Pero eso podría cambiar
cuando conozcas a la persona adecuada. 71
Después que terminamos de cambiar la válvula debajo del fregadero,
los dos salimos. Beth estaba de pie en la cocina y nos dio a cada uno una
toalla.
Me sequé las manos y miré a Owen.
—Gracias por la ayuda, O-Man.
Cuando mis ojos volvieron a Beth, noté que los de ella no miraban a
su hijo como los míos. Los suyos estaban enfocados en mi pecho. Le llevó
unos buenos treinta segundos levantar los ojos para encontrarse con los
míos. Y luego vi su rostro.
Mierda.
Era una expresión que conocía bien. Principalmente porque la usaba
Gia cada vez que estaba cerca. Pude haber estado muy convencido de mí
mismo, pero estaba bastante seguro que conocía el rostro de quiero lamer
tu cuerpo cuando lo veía. Normalmente, era mi rostro favorito en una
mujer cuando me desnudaba. Pero no hoy. No con esta mujer. Agarré mi
camisa del mostrador de la cocina y me la volví a poner, intentando
romper la pesada sensación que de repente sentí.
—Owen aquí me mostró cómo arreglar el fregadero. El niño es
bastante inteligente. Debe haberlo sacado de su padre. —Le guiñé un ojo.
—Sí. Mamá ni siquiera puede arreglar el control remoto cuando se cae
la tapa. —El niño tenía un gran sentido del humor para tener apenas seis
años.
—Dos sabelotodo. Justo lo que necesitaba después de la mañana que
he tenido —dijo Beth—. ¿Qué dices, vas a lavarte, Owen, y vamos a
almorzar?
—Bien. ¡Estoy realmente hambriento!
Owen se fue y nos dejó a los dos solos en la cocina.
Beth inclinó la cabeza.
—Tienes muchos más tatuajes que cuando me mudé a Nueva York.
—Sí. He ralentizado ahora. Pero todavía hay algunos más que me
gustaría hacerme antes que mi piel comience a ver sus días caídos.
—Confía en mí, tienes un largo camino por recorrer antes que ese
cuerpo vea cualquier caída. —Miró hacia abajo y luego hacia mí—. Te ves
bien, Heath. Realmente bien.
Y allí volvió esa sensación. Como si estuviera haciendo algo mal por el
simple hecho de que ella estuviera diciendo eso. Me molestaba, pero no
quería ser grosero.
—Gracias. Tú también te ves bien. 72
Afortunadamente, Owen corrió de regreso a la cocina. Estaba
bastante seguro que solo había tenido oportunidad de lavarse una mano,
pero viviría comiendo sucio.
—Mamá va a pagar… así que, ¿qué quieres? ¿Caviar? ¿Carne de
Kobe?
Owen arrugó la nariz.
—¿Qué hay de Taco Bell?
—Lo que digas, amigo.

Después del almuerzo, en el que Owen me contó un chiste malo tras


otro, volvimos a su casa para poder terminar de arreglar el grifo. Resultó
ser un proyecto más grande de lo que esperaba, y terminé volviendo a la
tienda de plomería unas cuantas veces más antes que todo volviera a
funcionar. Mi pequeño amigo se pegó a mí como pegamento de nuevo.
Beth había estado haciendo algunos recados y regresó con dos sacos
llenos de víveres. Caminé hacia la puerta para agarrarlos de ella, y cuando
me di la vuelta, Owen tenía las manos en el aire para que le diera uno.
—Owen, hablé con la mamá de Jack. Quiere saber si quieres ir por un
rato para jugar Xbox. Acaba de conseguir un nuevo juego.
Sus ojos se iluminaron, y luego me miró.
—¿Terminamos?
—Claro que sí. ¿Por qué no te vas a divertir? Hiciste mucho trabajo
hoy.
Diez minutos después hubo un bocinazo y Owen se fue. Llegó a la
mitad del camino de entrada antes de correr hacia mí.
—¿Estarás aquí cuando llegue a casa?
—Probablemente no. Pero te vas a divertir. Lo ganaste después de
todo lo que hiciste hoy.
No lo esperaba, pero el pequeño individuo envolvió sus brazos
alrededor de mi cintura.
—Gracias por ayudarnos hoy.
Me incliné para poder mirarlo a los ojos.
—Fue un placer. Y, Owen, estás haciendo un gran trabajo cuidando a
mamá y a la casa.
—Gracias.
73
Después que Beth regresó de hablar con la mamá del amigo de Owen,
agarró dos cervezas de la nevera y me dio una.
Inclinó la cabeza hacia la sala de estar.
—Ven. Vamos a sentarnos.
Juntos nos sentamos en el sofá.
—¿Recuerdas cuando papá nos sorprendió tonteando en la sala en
nuestro viejo sofá azul?
Hasta el día de hoy, me sentía mal por eso.
—Por supuesto. Se quitó la bota de trabajo y me la arrojó cuando
corrí hacia la puerta. La cosa tenía punta de acero. Dolió como una perra.
Pero me lo merecía. —Bebí la mitad de mi cerveza.
—Sabes, esa semana que tuvimos juntos significa mucho para mí.
Beth había sido virgen cuando arruiné nuestra amistad al llevar las
cosas a donde las dirigí.
—Significó mucho para mí, también. Y lo siento por la forma en que
terminé las cosas. Yo era… un idiota.
Sonrió.
—No lo fuiste en realidad. Habíamos acordado que solo estábamos
tonteando, nada más. Pero no sabía cómo separar el sexo de las emociones
en ese momento.
Esa era una cosa en la que siempre había sido bueno. El sexo era solo
sexo. Las únicas emociones que asociaba con el sexo eran la emoción y el
entusiasmo. Hasta que de la nada, apareció una pequeña cosa descarada
una noche detrás de mí bar.
—Éramos jóvenes. Creciste mucho más rápido que yo.
—Crecí demasiado rápido. Casada a los veintidós años, un bebé a los
veintitrés. Ambos llevaron al divorcio a los veintiocho. Tom no era un mal
tipo. Era solo que ninguno de nosotros había vivido mucho antes que nos
juntáramos a los veinte. No habíamos experimentado mucho.
—Tienes un gran niño, al menos. Owen es genial.
—Estuviste genial con él. Realmente te admira. ¿Quieres niños algún
día?
Moví mi dedo por la parte superior de la botella de cerveza.
—No pensé que quisiera. Pero… es complicado.
Sonrió.
—Eso es lo que dijiste cuando te pregunté si estabas viendo a alguien.
Sentí que debería abrirme un poco.
—Ella está… teniendo un niño. Simplemente no es mío. Sucedió antes
que nos conociéramos. 74
—Oh. Vaya. Bueno… eso definitivamente lo complica. Pero espero que
no dejes que eso te impida estar con ella. Porque tampoco sería un buen
augurio para las perspectivas de mi futuro: Ser madre soltera de un niño
de seis años y todo eso.
Asentí.
—Es complicado.
—Eso has dicho…
Empecé a pensar en voz alta.
—Simplemente no sé si puedo ser un padre para el hijo de otra
persona. Especialmente no al tipo al que le pertenece su hijo.
—Te vi hoy con Owen. Confía en mí, se te da de forma natural. Y si te
preocupa el ADN, no lo hagas. ¿Mi padre era como un padre para ti?
—Sí. Lo era.
—No compartían sangre.
—Supongo.
—¿Tu padre biológico era como un padre para ti?
Mi rostro respondió sin necesidad de palabras. Beth había estado allí
por los años de mierda con mi donante de esperma.
—Ves. Y sí compartían sangre. Un padre no tiene nada que ver con el
ADN.
En el fondo, sabía que tenía razón. Pero ella no entendía mi jodida
situación.
—Es… —Fui a decir complicado, y luego me di cuenta de que sonaba
como un disco rayado—. Difícil. Es difícil.
—Todo sucede por una razón, Heath. Estás aquí para recordar a mi
papá. No creo que se suponga que debas usar este tiempo para llorarlo.
Creo que la muerte de mi padre es un recordatorio para ti de que puedes
ser un padre sin la genética.
Me tomé un minuto y realmente lo pensé un poco. Quizás tenía razón.
Por extraño que parezca, creo que su padre querría que su muerte me
enseñara algo. Ese era el tipo de hombre que era. Uno bueno. Una
verdadera figura paterna.
Al levantar la vista, encontré a Beth mirándome. Entrecerré los ojos.
—¿Cuándo te convertiste en un tan buen psicólogo?
—¿Quieres la verdad?
—Por supuesto.
—Hoy cuando llegaste aquí, mi camisa blanca estaba empapada, y ni 75
siquiera tenía un sujetador puesto. Mis pezones te estaban saludando, y ni
siquiera te diste cuenta. Antes, cuando no tenías una camisa puesta,
prácticamente salivé al ver tus abdominales. Ha pasado un tiempo. Parecía
que estabas listo para salir corriendo cuando me sorprendiste mirando.
Así que me di cuenta rápidamente que lo que era complicado significaba
amor complicado. Y a pesar que una parte de mí está algo celosa, nunca
he deseado otra cosa que la felicidad para ti. Igual que mi papá. Así que
parece correcto que tal vez él, y yo, podamos ayudarte a ver las cosas con
claridad.
La miré fijamente. Negando, dije:
—No has cambiado ni un poco. Sigue siendo tan buena amiga a los
veintinueve como a los nueve.
Beth se inclinó y tomó mi mano.
—Disfrutemos el uno del otro y del recuerdo de mi padre esta
semana. Como en los viejos tiempos, como hermano y hermana. Si mi
mente vaga por tus abdominales o tu trasero, solo ignóralo… son
hormonas.
Arqueé una ceja.
—¿Mi trasero? ¿Pensé que solo estabas revisando mis abdominales?
Sonrió.
—Solo cuando estás mirando hacia adelante.
CAPÍTULO 10

—Ommmmm.
Sentada en posición de loto, con las palmas juntas, hice todo lo
posible por seguir el video de meditación para embarazadas que estaba
viendo en YouTube.
Una mujer muy embarazada estaba demostrando movimientos
narrados por un hombre que tenía un suave acento británico. Una
hermosa playa era el telón de fondo. Nunca había intentado algo como esto
antes, pero si alguna vez hubo un momento en mi vida para intentarlo, era
ahora.
—Inhala y exhala —dijo—. Imagina que tu bebé puede escuchar todos
los pensamientos positivos que emanan de tu mente. Envíale amor al bebé
a través de tus entrañas.
¿Mis entrañas?
76
Dios, esperaba que mi bebé no pudiera escuchar ninguno de los
pensamientos negativos que pasaban por mi mente últimamente. Eso
hubiera sido perjudicial.
Decidí probar el yoga y la meditación como una forma de relajarme,
de dejar de pensar en todo el estrés que había estado experimentando
últimamente, pero no estaba muy segura de si esto estaba funcionando
para mí.
La melodía que se reproducía en el fondo del video sonaba como una
mezcla entre una canción de cuna y música de meditación instrumental
china.
Algunas de las cosas que salían de la boca del narrador me hicieron
reír.
—Envía vibraciones pacíficas a tu bebé… imagina una hermosa luz
que fluye hacia tu vagina y viaja hacia el bebé.
¿En mi qué?
Por alguna razón, todo en lo que podía pensar era en lo que
imaginaba que estaría diciendo Rush si estuviera aquí. Se burlaría
totalmente de esto.
“Viajaré por tu vagina, está bien. Como un puto cohete”.
—Deja que tu amor fluya hacia el bebé mientras tomas la posición del
perro boca abajo.
Ahí estaba una vez más Rush: “Tengo mucho amor para darte, estilo
perrito”.
Seguí escuchando a Rush y riendo, y eso me hizo totalmente incapaz
de concentrarme en lo que se suponía que debía hacer.
Bueno, por supuesto, estaba escuchando al viejo Rush, el que no se
había roto por el horrible giro del destino que habíamos tenido, el que
todavía me hablaba.
Tal vez no podía quitarme a Rush de la cabeza porque no tenía idea
de dónde estaba o qué estaba haciendo. Me verificaba a través de Roble,
pero aún no me había dicho lo que estaba tramando o cuándo volvería.
Mientras tanto, no tenía más remedio que seguir con mi vida, tratar de
escribir durante el día y luego trabajar en turnos en The Heights por la
noche. Lo único bueno era que mi escritura realmente despegaba. No estoy
segura si era porque la angustia mental generaba creatividad o qué. Pero
en serio estaba pateando el culo con mi historia, y ese era literalmente, el
único consuelo en toda esta prueba.
—Abraza a tu hijo e imagínate corriendo por un campo hacia él.
Por alguna razón, cuando el hombre dijo eso, todo lo que pude
imaginar fue correr a través de un campo abierto con mi bebé y Rush a mi
lado. No podía imaginar pasar este viaje sin él, no podía prever la vida sin
él. Cada vez que imaginaba algo relacionado con el bebé, Rush siempre 77
estaba allí. Eso iba a ser un hábito difícil de romper.

Esa noche en el trabajo, no me sentía más relajada a pesar de mis


mejores intentos al principio del día. Miraba hacia el pasillo hacia la
oficina de Rush como si estuviera allí. Su presencia estaba en todas
partes, especialmente aquí. Estar en The Heights siempre era la parte más
difícil del día. El sello de Rush estaba en todo este lugar.
Roble siempre venía donde mí durante un período lento.
—Oye, Gia. ¿Cómo te sientes esta noche?
Me encogí de hombros.
—Estoy bien.
Dios, esa fue una mentira.
—¿Estás segura de eso? Pareces realmente deprimida. Pero lo
entiendo.
—Extraño a Rush —confesé—. ¿Ha hablado contigo?
Roble mostró una sonrisa simpática.
—Hoy no. —Hizo una pausa—. Pero creo que se dirigía al Gran
Cañón, ¿verdad?
—¿El Gran Cañón? ¿Está en el oeste?
El rostro de Roble decayó.
—Mierda. ¿No sabías que estaba en Arizona?
—No. No tenía ni idea. ¿Qué está haciendo Rush en Arizona?
—Yo y mi gran boca. —Negó—. No debería haber dicho nada, pero no
pensé que fuera un secreto. Fue a un funeral allá. Un hombre del que era
amigo cuando era más joven murió. Se llamaba Pat.
Mi corazón latía fuera de mi pecho.
—Oh Dios mío. El tipo que fue como un padre para él cuando era
niño.
Roble asintió.
—Fue repentino. Un infarto.
Mi corazón se rompió por él. Que eso hubiera sucedido en medio de
todo lo demás parecía tan injusto. Entonces mi ritmo cardíaco realmente
comenzó a acelerarse porque recordé toda la historia que me contó sobre
Pat… y su hija. Beth. Definitivamente siempre recordaba su nombre. Con
la que se había acostado. Pat era su padre. Eran buenos amigos antes que 78
terminaran durmiendo juntos. Entonces, si él estaba en Arizona… estaba
con Beth.

Mis compañeros de cuarto acumularon muchas cosas durante el


verano que no podían llevarse con ellos o que no podían almacenar en la
ciudad, cosas como tablas de surf y equipo de surf. Así que al día siguiente
organicé una venta de artículos usados para esos artículos que no podían
llevar con ellos.
Acordaron dejarme mantener un porcentaje de las ganancias a
cambio de permanecer afuera todo el día vendiendo las cosas. Necesitaba
dinero ahora que me mudaría a casa y pronto estaría desempleada.
A principios de semana, había colgado volantes por toda la ciudad
anunciando la venta. Agregué muchas de mis pertenencias personales a la
mezcla. Tenía más zapatos y ropa de la que sabía, y ahora que venía el
bebé, necesitaba reducir mis pertenencias. Así que reuní un montón de
cosas que quería agregar al bote. Mientras menos tuviera que llevar
conmigo a la ciudad, mejor.
Colocando dos mesas al aire libre una al lado de la otra, coloqué todos
los artículos. Algunas de las cosas más grandes, como tablas de surf, las
apoyé detrás de mi silla.
El volumen fue lento. Los autos que pasaban por allí se detenían,
pero la mayoría de las veces la gente no compraba nada. Cada diez
minutos más o menos, alguien que había visto uno de los volantes se
acercaba.
Poco después del almuerzo, apareció una ráfaga de personas a la vez.
Vendí todos los artículos de surf más grandes a un comprador, y me quedé
con la mitad de las otras cosas. La pequeña multitud también dejó un
desastre en la mesa de los artículos que habían revisado y que necesitaba
limpiar.
Mi espalda estaba hacia la calle mientras reorganizaba la ropa y los
artículos pequeños en exhibición.
—¿Que es todo esto?
Su voz vibró a través de mí.
Me volví tan repentinamente que me mareé un poco.
Mi corazón casi se detuvo al verlo. Rush nunca se había visto tan
increíble. Tal vez fue por la ausencia, tal vez fueron las hormonas del
embarazo, pero me costó todo no saltar a sus brazos. El reconocimiento de 79
su aroma era hermoso y doloroso a la vez. Lo anhelaba, pero no me
permitía moverme hacia él.
Sintiéndome fuera de balance, murmuré:
—Rush…
—Hola, Gia.
El Rush que se había ido hace un par de semanas fue un desastre
total. El Rush parado frente a mí ya no tenía ojos rojos y una expresión
dolorida. No diría que se veía feliz, pero se veía en paz, como si el tiempo
que había pasado fuera de alguna manera hubiera cambiado algo en él.
Qué significaba exactamente para mí, todavía estaba tratando de
descubrirlo.
Soltando un suspiro tembloroso, dije:
—Has vuelto.
—Así es.
Mis ojos estaban trabajando horas extras, desplazándose hacia
arriba, hacia abajo, y sobre él en busca de cualquier señal de que había
estado con otra persona, que se había enamorado de otra mujer, o que su
corazón ya no era mío, como si pudieras notar esas cosas con solo mirar.
Llevaba una chaqueta que nunca había visto antes. Me preguntaba si
la compró en Arizona. Su cabello ya no estaba revuelto por pasar sus
dedos a través de él. Tampoco olía a cigarrillo, así que me alegré de saber
que probablemente no se había descarriado en su viaje al oeste.
—Lamento mucho lo de Pat.
Entrecerró los ojos como si estuviera tratando de descubrir cómo lo
sabía.
—Sí. Fue inesperado.
—Roble me dijo que es donde has estado.
—Lo hizo, ¿verdad?
—Sé que no querías que supiera dónde estabas. Accidentalmente lo
dejó escapar.
Dios, no podía dejar de mirarlo. No quería nada más que me tocara,
abrazara, besara… cualquier cosa. No podía recordar que mi necesidad
física de él fuera tan fuerte como lo era en este momento. Hubiera estado
completamente bien olvidándome de las cosas por una noche y
simplemente entrando en mi casa y sacándome todas nuestras
frustraciones el uno al otro. Pero, por supuesto, eso era fantasía; la mirada
dura dirigida a mí en este momento era la realidad.
—No es que no quisiera que supieras. Dónde estaba en relación a
nosotros es irrelevante. Necesitaba alejarme, entrar en un espacio mental
diferente que no estuviera basado en la ira. Y necesitaba hacerlo lejos de 80
ti. Desafortunadamente, Pat murió en medio de eso, y mi ausencia se
debió principalmente a guardarle luto y solo en parte a aclarar mi mente.
Continué mirándolo, mi cuerpo profundamente consciente de su
presencia, anhelando que me tocara.
—¿Estás bien? —le pregunté.
—Sí, lo estoy. Sin embargo, su muerte definitivamente me sorprendió.
—Me miró el estómago y luego volvió a mirarme—. ¿Estás bien?
Me encogí de hombros.
—Aguantando.
Miró todos los artículos aún esparcidos en la mesa.
—¿Por qué estás vendiendo esto?
—Es casi el final del verano, y todos hemos acumulado mucha
basura. Además, necesitaba reducir la cantidad de cosas que tengo.
Rush mordió sus mejillas.
—¿Reducir las cosas? Parece que no fui el único que pensó mucho
mientras no estaba.
Bajé la vista y asentí.
—He decidido regresar a Queens.
—¿Y lo has decidido… solo así? ¿Sin discusión?
—Tengo que hacer lo mejor para nosotros. —Mi mano fue
automáticamente a mi vientre. Últimamente lo había estado haciendo
mucho, frotándome y sin darme cuenta que lo estaba haciendo.
—¿Y eso es escapar? Porque salir corriendo lo resuelve todo, ¿verdad?
—dijo amargamente.
—No estoy huyendo. Solo hago lo que siento que necesito en este
momento.
Nos miramos el uno al otro. Después de un largo tiempo, respiré
profundamente y dije:
—¿Puedes decirme que quieres estar conmigo? ¿Qué puedes aceptar
la suerte que nos ha tocado y seguir adelante?
Su rostro había sido duro, revelando su enojo al enterarse que estaba
vendiendo mis cosas en anticipación de mi mudanza. Pero cuando hice esa
pregunta, sus rasgos se suavizaron. Eso me dijo su respuesta: se sentía
mal por no poder decidirse a decirme que me quedara con él. El viaje
podría haberle hecho algún bien personal, pero aparentemente el debate
interno que había tenido no salió a mi favor.
Rush miró hacia abajo.
—Ojalá pudiera, Gia. Ojalá pudiera. 81
CAPÍTULO 11

Me senté al frente con los productos no vendidos hasta mucho


después del anochecer. Cuando Rush se fue hace unas horas, me senté en
una silla de playa que debería haber estado tratando de vender y no volví a
salir de ella. Si alguien tenía una pregunta, respondía desde la silla, sin
siquiera molestarme en levantarme. Si querían pagar, tenían que traerme
el dinero en efectivo. Su corta visita había agotado toda mi energía.
Tomó todo de mí el obligarme a levantarme y empacar todo lo que no
se había vendido. La mayoría de las cosas simplemente las arrojé a las
cajas, pensando que mañana ordenaría cuál de mis compañeras de
habitación me las había dado para vender. Doblé las mesas y arrastré las
cosas más grandes al garaje.
No quería nada más que tumbarme en la cama, pero había estado
afuera todo el día en el sol, y luego arrastré las cajas mientras estaba
húmedo esta noche, así que estaba bastante segura que necesitaba tomar
una ducha. 82
En el baño mientras me desvestía, noté una pequeña mancha en mi
ropa interior. Eso me había pasado antes, y mi doctor había dicho que
mientras fuera ligero, no era tan inusual. Así que traté de no alarmarme,
aunque me asustó un poco. Pero después de lavarme el cabello, miré hacia
abajo y noté que el agua que corría por mi pierna tenía un tinte rosado.
Asustada, me enjuagué y agarré mi teléfono celular, llamando al
doctor mientras goteaba en la cabina de la ducha. Era tarde, así que un
servicio de correo de voz contestó y dijo que el doctor me devolvería la
llamada. Para cuando me sequé y me envolví en una toalla, mi celular ya
estaba sonando.
—Hola, doctor Daniels. Gracias por devolverme la llamada tan rápido.
—¿Qué está pasando, Gia? ¿El mensaje decía que estás sangrando?
¿Hay algún calambre?
—No. Sin calambres. Tuve una pequeña mancha y luego, cuando
entré a la ducha, noté que el color del agua que bajaba por mi pierna era
rosado.
—¿Hiciste algo fuera de lo común hoy en términos de esfuerzo?
¿Cualquier levantamiento pesado o algo?
—Moví algunas cajas alrededor… pero realmente no levanté tanto. La
mayor parte del tiempo simplemente arrastré cosas. —Dios, espero que mi
estúpida venta de garaje no haya lastimado al bebé.
—Bien. Bueno, una gota de sangre puede volver rosa una buena
cantidad de agua. Y una pequeña cantidad de manchas es algo común,
especialmente al principio. Así que no te pongas demasiado frenética por
eso. Pero probablemente deberíamos traerte para que te revisen. Mi oficina
está cerrada, entonces ¿por qué no me encuentras en el South Hampton
Hospital en aproximadamente una hora? Ve a la sala de emergencias y dile
a la enfermera que te reunirás conmigo. Ella te preparará con una
admisión ambulatoria y revisará tus signos vitales si llegas antes que yo.
—Está bien, doctor Daniels. Gracias. Lo veré pronto.
Tan pronto como colgué, corrí como una lunática para vestirme, a
pesar que el hospital estaba a solo diez minutos en auto. Él había dicho
que no entrara en pánico, pero eso era tan bueno como decirle a un cubo
de hielo que no se derritiera al sol.
Después de vestirme, recogí mi celular para llamar a Rush. Mi dedo
se movió sobre su nombre en mis contactos, y luego recordé que Rush y
yo… no éramos… lo que sea que éramos. Necesitaba hacer esto sola. Pero
también tenía miedo de conducir, por si acaso el sangrado se volvía más
pesado. Entonces, en cambio, marqué a Riley.
—Oye. ¿Dónde estás?
—Estoy de camino a casa desde un torneo de voleibol de playa. A
unas tres cuadras de la casa. ¿Por qué? ¿Qué pasa? ¿Necesitas algo? ¿Un 83
poco de helado y pepinillos, tal vez? —bromeó.
—No. Necesito ir a la sala de emergencias.

—Todo parece estar bien. —El doctor Daniels se quitó los guantes de
goma y se detuvo al final de la mesa de examen.
Saqué los pies de los estribos y me senté.
—¿Entonces el sangrado es normal?
—La producción normal de hormonas durante el embarazo a veces
puede provocar cambios en el cuello uterino, lo que lo hace más suave y,
en ocasiones, más propenso a sangrar. Todavía estás manchando un poco,
así que me inclino a decir que es todo lo que es. Si fuera una gran
cantidad de sangre, estaría más preocupado. Tu ecografía se ve bien, pero
me preocupa tu presión arterial. Esta noche está un poco alta.
—Estoy realmente nerviosa… y… hoy tuve algo de estrés.
—Estoy seguro que eso es todo lo que es. Apuesto a que bajará
naturalmente en unas pocas horas. Pero debido a que es un poco alta y
has tenido un poco de sangrado, te voy a admitir durante la noche para el
monitoreo. Solo como precaución. Las posibilidades de un aborto son
escasas, pero es mejor que te quedes ya que estás aquí.
Me alegré que no volviera a controlar mi presión arterial porque en el
momento en que mencionó el aborto y me admitió, mi corazón comenzó a
acelerarse. Sin duda, mi presión arterial se aceleraría para coincidir.
El doctor Daniels fue a hablar con la enfermera y permitió a Riley a
entrar.
—¿Estás bien? El doctor dijo que te quedabas.
—Sí. Dijo que es solo una precaución.
Buscó en mi rostro y tomó mi mano.
—Te ves nerviosa.
Forcé una sonrisa.
—Lo estoy. Me siento tan indefensa. Y estoy tan enojada conmigo
misma por hacer esa venta de garaje hoy.
Sus ojos se agrandaron.
—¿Dijo que la venta de garaje causó esto?
—No. Pero me preguntó si había levantado cajas. Realmente no había
levantado nada pesado, porque sé que se supone que no debo hacerlo.
Pero sí moví mucho las cosas. 84
—Dios. No debería haber ido al voleibol. Debería haberme quedado y
ayudarte.
—No seas tonta. Esto no es tu culpa El doctor ni siquiera cree que sea
culpa mía. Solo… podría haber sido más cuidadosa.
Riley se mantuvo y me hizo compañía durante horas.
Aproximadamente a las diez y media, finalmente me trasladaron de la sala
de emergencias a una habitación normal en el piso de arriba. Tenía dos
camas, pero afortunadamente la que estaba a mi lado estaba vacía, así que
tenía la habitación para mí. Mis párpados estaban tan pesados que
comencé a dormitar mientras Riley me hablaba.
—Creo que te estoy aburriendo. —Se rió cuando mis ojos volvieron a
abrirse.
—No. Lo siento. Estoy tan cansada.
—Ya es tarde. Y ha sido un día largo. Primero, estuviste en el sol para
la venta de garaje, y luego esto. Puede que tome esa cama a tu lado pronto.
Sonreí.
—Deberías ir a casa.
—¿Estás segura? ¿Qué pasa si necesitas algo?
Levanté el pequeño timbre que la enfermera había pegado a la
barandilla de mi cama.
—Tengo una campana. Llamaré a la enfermera.
—Bueno. Pero llámame si necesitas algo. —Se inclinó y me abrazó—.
Regresaré a primera hora de la mañana, G. Duerme un poco.
Eso fue lo último que recordé antes de agitarme en algún momento a
mitad de la noche. Cuando mis ojos se enfocaron en la oscuridad, estaba
confundida al principio. Pero aún más confundida al encontrar a Rush
repantigado en la silla al lado de mi cama, profundamente dormido. ¿No lo
había llamado? ¿Lo había hecho?
Me senté en un intento de aclarar mi mente. El suave crujido de las
sábanas en movimiento debe haber sido suficiente para despertarlo
—Hola —susurró—. ¿Cómo te sientes?
—Bien. Pero… ¿cómo supiste que estaba aquí?
—Cabeza hueca llamó al trabajo, avisando que no podía ir.
—¿Cabeza hueca?
—Tu amiga, Riley. Llamó para decir que no se sentía bien y que
necesitaba quedarse en casa. Sonaba bien para mí. Pero cuando le
pregunté cómo estabas… actuó graciosa. Probé tu celular para ver si todo 85
estaba bien, y no respondías.
—Mi teléfono murió en la sala de emergencias y no tenía cargador.
—Me preocupé y fui a la casa. Cabeza hueca no me dejó entrar. Dijo
que estabas bien y durmiendo. Algo estaba mal, así que despedí su culo y
le dije que no calificaría para la bonificación completa de la temporada de
verano que estaba tan cerca de conseguir.
—¿La despediste?
Se encogió de hombros.
—La hizo decirme dónde estabas.
Cerré mis ojos.
—Lo siento, te hice preocupar.
—¿Por qué no me llamaste?
Desvié la mirada.
—Tengo que empezar a hacer cosas por mi cuenta. Ya sea que esté
feliz, triste, enojada o asustada, mi primer instinto es levantar el teléfono y
llamarte.
Rush permaneció en silencio durante tanto tiempo que tuve que mirar
y ver qué estaba haciendo. Su cabeza estaba en sus manos.
—Realmente jodí las cosas entre nosotros.
—No, no lo hiciste. Todo lo que sucedió es mi culpa.
Rush se puso de pie.
—Ruédate un poco.
Me moví a un lado mientras Rush tiraba de la cortina a nuestro
alrededor, a pesar que no había nadie más en la habitación. Luego se quitó
los zapatos y se metió en la cama. Se tumbó de espaldas y me metió en el
centro de su brazo y comenzó a acariciar mi cabello.
—Estaba tan asustado. Creo que llegué a cien kilómetros por hora
mientras conducía hasta aquí.
—Yo también estaba asustada. Esa es probablemente la razón por la
que mi presión sanguínea estaba alta y el médico quiso que me quedara
toda la noche.
—Lo siento, no estuve aquí para ti.
—Bueno, no tenías forma de saberlo.
—No importa.
Rush me acarició el cabello, y los dos estuvimos en silencio por un
largo tiempo. Se sentía tan bien estar en la cama con él, incluso si solo nos
estábamos acurrucando. La calidez de su cuerpo, la forma en que me
plegaba y me quedaba tan perfecta en sus brazos, todo se sentía bien otra 86
vez, incluso en medio de unas locas veinticuatro horas.
—El doctor mencionó el aborto espontáneo anoche —le dije—. Aunque
ni siquiera estoy a mitad de camino con este embarazo, y mi vida
probablemente sería mucho más fácil si no estuviera… —Ni siquiera podía
decirlo en voz alta—. Quiero decir… arreglaría tantas cosas rotas. Pero no
quiero perder a este bebé, Rush. Ya lo amo, y la idea de que le pase algo
me aterroriza.
Rush me besó la parte superior de la cabeza y me apretó más cerca.
—Sí.
—Lo siento. Estoy tan, muy apenada porque todo haya salido como lo
hizo. Daría cualquier cosa porque fueras el padre de este bebé.
Rush se calló de nuevo. Su voz se quebró cuando finalmente habló.
—Yo también, Gia. Yo también.
Sacar eso de mi pecho y ser sostenida en sus brazos me hizo sentir
tan relajada que pronto comencé a dormir de nuevo. La voz atontada de
Rush interrumpió mi sueño.
—Él.
—¿Hmmm?
—Hablaste de él. Tú también crees que nuestro pequeñín es un niño.
Me desperté con un rayo de sol calentándome el rostro. Entrecerrando
los ojos, miré el espacio vacío a mi lado en la cama, y un súbito pánico se
apoderó de mí. ¿Dónde está Rush?
Me calmé un poco cuando encontré a alguien sentado en la silla. Solo
que… no era Rush. Tratando de ocultar mi decepción, forcé una sonrisa lo
mejor que pude.
—Hola, papá. ¿Cuándo llegaste aquí? ¿Y dónde está Rush?
Se inclinó hacia el borde de su asiento y echó hacia atrás el pelo de
mi frente.
—He estado aquí unos diez minutos. No he visto a Rush. Pero me
alegro que me llamara temprano esta mañana. ¿Por qué diablos no me
llamaste, Gia?
Suspiré.
—Lo siento. No quería preocuparte. Ya era tarde cuando me
admitieron en una habitación.
—Deberías haberme llamado en el momento en que pensaste que algo
andaba mal. Habría llamado al recinto local y enviado a alguien para que 87
te recogiera y te llevara a urgencias, con luces y sirenas.
Sonreí.
—Es exactamente por eso que no te llamé. Estoy bien. Hablé con el
doctor por teléfono, y me hizo venir como precaución. Solo estuve toda la
noche porque mi presión arterial estaba un poco alta.
Mi padre miró el monitor sobre mi cabeza.
—La presión es buena y baja ahora. La máquina la midió mientras
estabas durmiendo.
Dejé escapar una gran exhalación.
—Oh Dios. Espero poder salir de aquí esta mañana.
Puse al tanto a papá en todo lo que ocurrió anoche. Cuando casi
había terminado, llamaron a la puerta. Me volví para encontrar a Rush
caminando con dos tazas de café en la mano. Los dejó en la bandeja de
comida al lado de mi cama y extendió su mano hacia papá.
—Señor Mirabelli. —Rush asintió, y mi padre se puso de pie para
darle la mano.
—Llámame Tony, hijo. Y realmente aprecio tu llamada. Especialmente
porque mi hija no creía que fuera importante avisarme.
Los ojos de ambos hombres se posaron en mí con rostros serios.
—No hay problema. —Rush negó con la cabeza—. Ella tampoco creía
que fuera lo suficientemente importante como para llamarme.
Puse los ojos en blanco.
—Estaba bien.
Rush asintió hacia el café en la bandeja.
—Ese es un descafeinado para ti. —Miró a mi padre—. Puedes tomar
el otro, Tony. Ya tomé uno, y puedo comprar otro en mi camino al trabajo.
—Gracias.
La habitación se volvió incómoda de repente. Rush metió las manos
en los bolsillos de su jean y miró por la ventana, aparentemente perdido en
sus pensamientos. Eventualmente, su enfoque regresó y miró varias veces
entre papá y yo. Su rostro estaba triste.
—Supongo que debería irme entonces. Tengo una entrega de mariscos
esta mañana en el restaurante. Volveré después.
Mi papá se puso de pie.
—Haz lo que tienes que hacer. Me encargaré desde aquí. No es
necesario volver. Gracias de nuevo por llamarme.
No quería que Rush se fuera, y tampoco parecía que realmente
quisiera irse. O tal vez eso es lo que quería ver. Pero me dio un beso de 88
despedida en la frente, sin embargo.
—Envíame un mensaje y avísame que estás en casa y a salvo. ¿Está
bien?
Asentí.
Caminó hacia la puerta de la habitación del hospital y se detuvo. Por
un segundo, albergué la esperanza de que tal vez hubiese cambiado de
opinión. Pero, en cambio, miró por encima del hombro una última vez y
dijo:
—Cuídate, Gia.
CAPÍTULO 12

Tenía dos estados de ánimo últimamente: Enojado y realmente


enojado.
—¡Me importa una mierda lo que hagas con eso! —le grité a uno de
mis empleados que había tratado de preguntarme dónde debería poner
una caja de champán que se había entregado para la próxima fiesta de fin
de verano—. Sólo encárgate de eso. —Al menos era solo Rhys. Ese maldito
tenía suerte de todavía tener un trabajo de todos modos.
Unos minutos más tarde, Riley se acercó y me dijo que había perdido
su delantal y preguntó dónde encontrar otro. La fulminé con la mirada
hasta que se escapó con la cola entre las piernas. Debería haberla
despedido por segunda vez. O tal vez era la tercera. Perdí la cuenta.
No mucho después, estaba sentado en el bar trabajando en la suma
de algunas facturas cuando Roble me tocó el hombro.
—Jefe. Tienes visitas. 89
No levanté la vista.
—¡Diles que se vayan a la mierda! Estoy ocupado.
No fue la voz de Roble la que respondió.
—Llevo un arma. No estoy seguro que sea una buena respuesta para
darme.
Mierda.
El padre de Gia.
Justo lo que necesitaba.
Me di la vuelta.
—Lo siento. Ha sido uno de esos días.
Tony se rió entre dientes y me dio una palmada en el hombro.
—¿Uno de esos días o tres de ellos?
Sabía a lo que estaba llegando. Después que Gia salió del hospital, la
había obligado a tomarse unos días de descanso como precaución, a pesar
que el médico la autorizaba a volver al trabajo. Habían pasado tres días
desde que la vi, que resultó ser la misma cantidad de días en que me había
sentido miserable. Tony era policía. No me molesté en tratar de mentirle.
En cambio, me levanté y caminé detrás de la barra.
—¿Qué puedo traerte de beber?
Levantó una mano.
—Solo una soda sería genial. Estoy a punto de regresar a Queens. —
Tony se había quedado en casa con Gia desde que salió del hospital. Me
dio un poco de alivio saber que alguien la estaba cuidando, al menos.
Serví agua gasificada y la deslicé por la barra, luego procedí a
hacerme algo mucho más fuerte.
—No voy a conducir a ninguna parte. Espero que no te importe, pero
algo me dice que el que vinieras aquí solo… Lo necesitaré.
Sonrió.
—Toma tu bebida. Ven a sentarte.
Terminé de mezclar un vodka con soda que era más vodka que soda,
y me senté en el taburete junto a Tony.
Se estiró a su espalda hasta la cintura de sus pantalones y sacó una
bolsa. Al abrirla, arrojó sobre la barra una pila de tarjetas postales unidas
con una goma elástica.
Miré hacia la pila.
—¿Recuerdos de vacaciones? Probablemente puedas comprar uno en
la farmacia de la ciudad si deseas agregarla a tu colección.
Tony negó. 90
—No. No son recuerdos de vacaciones. Bueno, no de vacaciones que
haya tomado, de todos modos. Estas son de Leah, la madre de Gia.
Tony leyó la confusión en mi rostro.
Quitando la goma… comenzó a tirarlas una por una delante de mí.
—Mira las fechas del sello postal.
Recogí algunas y miré la tinta gastada.
—¿Todas en el cumpleaños de Gia?
—Sí. Cada año, en el cumpleaños de Gia, su madre le enviaba una
postal diferente desde un lugar diferente.
—Ella nunca mencionó eso.
Tony dejo de lanzar una a una las postales y se volvió para mirarme a
los ojos.
—Eso es porque ella no sabe. Y espero mantenerlo así, si entiendes lo
que digo.
Asentí.
—Entendido.
—De todos modos. —Tiró unas cuantas más frente a mí y mantuvo
una en sus manos—. Venían todos los años como un reloj. Conozco la
letra de Leah, así que sabía que eran de ella, pero siempre estaban en
blanco.
—Bien…
—Cuando la madre de Gia se fue, me dijo que no quería ser atrapada
por un niño, que su destino era viajar y conocer el mundo. La conocí
mientras ambos estábamos de vacaciones en Nuevo México. Ambos
sentíamos un poco de pasión por los viajes. El primer año que nos
juntamos, vimos quince estados. Después de casarnos, planeamos
terminar de ver el resto y comenzar Europa. Teníamos grandes planes.
Estábamos ahorrando dinero para tomarnos un año libre y no hacer nada
más que viajar. —Tony hizo una pausa para beber algo de su agua con
gas, pero tuve la sensación de que también necesitaba un minuto—. De
todos modos, Leah quedó embarazada y eso cambió todo. Al principio,
estaba entusiasmada con eso, pensando que no tendría que cambiar
nuestros planes. Pero la realidad de ese golpe fue muy rápida. Realicé el
examen policial para obtener un ingreso estable y un seguro médico, y me
llamaron justo antes del primer cumpleaños de Gia. Leah se quedó en casa
con Gia. Con un bebé, el dinero era demasiado escaso para viajar. No era
lo que planeamos, pero la vida no siempre sale según lo planeado,
¿verdad?
—No, señor.
91
—De todos modos, mi hija dice que puedo convertir un chiste de toc-
toc en la Declaración de Independencia, así que trataré de resumir y
mantenerlo breve esta vez. A Leah no le gustó el cambio de planes y se fue
un día, dejando una carta de despedida en su lugar. Una de esas postales
llegó por correo todos los años, siempre en blanco, hasta que Gia cumplió
dieciocho años. —Tiró la postal que quedaba en su mano en la parte
superior de la pila. No estaba en blanco como todas las demás. Miré hacia
abajo y volví a Tony—.Adelante. Dale una leída, hijo.

Querido Tony,
Esta es la última postal que recibirás. He pasado los últimos dieciocho
años viajando de un lugar a otro, buscando a alguien o algo que nunca
podría encontrar. Hoy caí en cuenta. He estado buscando a alguien que te
reemplace a ti y a Gia. Busqué pedazos tuyos en cada relación que tuve. Y
al final, nada se comparó con el original. Te has quedado en mi corazón
mucho más tiempo de lo que estuviste en mi vida.
Nuestra hija es una mujer hoy. Espero que ella sea como tú. Lo
suficientemente fuerte como para tener el coraje de enfrentar lo inesperado y
no huir cuando la vida resulta diferente de lo planeado. Escúchame, puedes
huir de la gente, pero no puedes huir de lo que hay en tu corazón.
Siempre, Leah
—No dejes pasar dieciocho años antes de dejar de huir, Rush.

Tony me había dejado aún más jodido de lo que había estado antes
que apareciera. Solo que ya no estaba enojado; me sentía deprimido. Como
si hubiese perdido a mi mejor amigo, hubiera dejado de fumar y alguien
hubiera atropellado a mi perro, todo en la misma mañana. Obviamente,
me trajo las postales de la madre de Gia para mostrarme que quitaresa
persona de tu vida no siempre te permite seguir adelante. Pero la cosa era
que, a diferencia de la madre de Gia, no creía que hubiera algo mejor para
mí que tuviera que buscar. Gia era mejor de lo que merecía.
Incapaz de concentrarme, me cansé de estar sentado en mi oficina.
Durante tres días, tuve a Gia en la cabeza, y solo empeoraba. Necesitaba
verla, incluso si era un movimiento estúpido, cuando no podía darle lo que
quería.
Me detuve en la cocina y le pedí al chef que preparara sus platos
favoritos, y decidí visitarla sin previo aviso.
Veinte minutos más tarde, abrió la puerta y la miré, olvidándome por
completo de cuál había sido mi excusa. Dios, se veía tan sexy con ese 92
bikini.
—¿Rush? ¿Está todo bien? —Sus cejas se fruncieron con
preocupación.
Recordé la treta bajo la que había venido. Sosteniendo la bolsa, dije:
—Pensé que podrías querer de cenar. ¿Te interrumpí cuando ibas a
nadar o algo así?
—No. Ahora básicamente llevo puestos trajes de baño en la casa
porque mi ropa está demasiado ajustada. —Tocó el borde del bikini que
estaba bajo su hermoso y regordete estómago—. Es como caminar en ropa
interior, pero socialmente más aceptable.
Había olvidado lo que sus curvas me hacían. Al ver su estómago
desnudo con un poco más de plenitud, sus tetas realmente llenando la
parte superior, me pregunté si pasar por allí había sido una buena idea
después de todo.
Gia se lamió los labios.
—Estoy hambrienta. ¿Hay alguna posibilidad que haya berenjena allí?
—Seguro que sí.
Prácticamente me arrancó la bolsa de la mano y me dejó en la puerta
mientras se alejaba. Empecé a reír, pero luego la miré desde atrás.
Maldita sea. No es divertido.
Tal vez debería ser como un repartidor e irme. El pequeño espectáculo
de T&C1 fue suficiente como propina.
Gia gritó desde algún lugar de la casa.
—¿Rush? ¿Dónde estás?
Miré hacia el cielo y me maldije por pensar que era una buena idea
antes de entrar.
Tenía un tenedor afuera y dos contenedores abiertos cuando entré a
la cocina.
—¿Hambrienta? —Levanté una ceja.
Apuñaló con su tenedor un mini rollatini de berenjena y se lo metió en
la boca. Cerrando sus ojos, prácticamente gimió.
—Mmmmm… esto es tan, tan bueno.
Tragué.
—Sí. Bueno.
Como un jodido pervertido, me quedé mirándola con los ojos en
blanco, totalmente excitado por los ruidos que hacía mientras devoraba
medio plato de berenjena. En un momento, algo de salsa goteó sobre su
escote. Usó un dedo para limpiarlo, luego chupó el maldito dedo.
Aclarándome la garganta, dije: 93
—¿Por qué no te pones algo de ropa? ¿Una bata o algo así?
Hizo un puchero y dejó la berenjena.
—¿Por qué? ¿Porque estoy gorda?
—Todo lo contrario, porque me estás matando en ese traje de baño.
Gia se miró a sí misma.
—Oh. —Pareció entender mi punto y se retiró a su habitación para
ponerse una bata.
Nos sentamos en silencio cuando regresó a la mesa y terminó la
berenjena. Comí los restos que no terminó, que no eran mucho.
—Tengo mucho calor. Debe ser todas las especias en ese plato. Me
voy a quitar esta bata ahora, ¿está bien?
Sí. También tengo mucho calor, y definitivamente no son las especias
en el plato.
Dejó caer la bata al suelo y mi polla se endureció inmediatamente.
Sus pechos eran aún más grandes que la última vez que la había visto.
Jesucristo. ¿Cuánto más grande podrían ponerse?
Mierda. Te deseo tanto, Gia.

1
T&C: Tetas y culo
Iba a tener que aguantarme.
—Sí. Está bien si te lo quitas.
Hablando de aguantar2, habría dado cualquier cosa por llevar mi boca
hacia esos pezones duros que apuntaban a través del material de spandex
de su bikini. Tratar de no tocarla era un infierno. La hinchazón de su
estómago suave y bronceado era casi demasiado para soportar. Esa
pequeña cúpula con ese ombligo perfecto. Ni siquiera la inquietante idea
de que estaba cargando al bebé de Elliott allí podía evitar el hecho que
todavía estaba soñando con su cuerpo las veinticuatro horas. Pero cada
vez que estaba físicamente cerca de ella, esa sensación era diez veces peor.
No podía imaginar cómo me sentiría si fuera mi bebé. Probablemente
estaría aún más excitado, si eso fuera posible.
Comencé una conversación para distraerme de esta necesidad física.
—¿Cómo va el libro? —Venir. Mi reacción a esa simple palabra me
recordó a ese juego que solía jugar con Gia en el bar.
—Lo creas o no, va mejor que nunca. Estoy en medio de una parte
triste donde la pareja no puede estar junta.
—Oh, entonces lo convertiste en una autobiografía, ¿verdad?
Ese fue un triste intento de broma de mi parte.
—No. Es solo arte imitando la vida. —Sonrió. 94
Incluso su sonrisa me alteró. Cerré los ojos momentáneamente para
controlar la necesidad de acercarme y besarla como un loco.
—¿Cuándo crees que habrás terminado? —le pregunté—. Tengo
curiosidad por leerlo, para ver si me has escrito como un personaje
secundario malvado.
—Oh, definitivamente te has abierto camino. —Se rió.
Alzando mis cejas, dije:
—¿Sí? ¿Qué significa eso?
—Bueno… ya que no puedo tener la realidad… me he tomado la
costumbre de recordar el sexo contigo y usarlo como inspiración para esas
escenas.
Mierda.
—¿Estás robando mis movimientos, Mirabelli? ¿No es esa una
infracción de derechos de autor?
—No. Me los diste. Son mis movimientos ahora. —Guiñó un ojo.
Me encantaría dártelo. Justo en este maldito minuto.

2 Juego de palabras usando el término “Suck” que significa “Chupar”, pero a la vez “Aguantar” en
la expresión “Suck it up”.
—Acabo de enviar la primera mitad del libro a mi agente. Algunos de
los capítulos son realmente calientes. Va a darle una revisada. Se supone
que debo ir a la ciudad en unos días para almorzar con ella y hablar de
eso, en realidad. Estoy segura que me dejará saber exactamente cómo se
siente acerca de todo.
Me hizo feliz ver que las cosas avanzaban junto con su escritura.
Había luchado durante tanto tiempo. Al menos una cosa iba bien en
nuestras vidas.
—Genial. Buena suerte con eso.
—Gracias.
Pensando que podría usar un buen chorro de agua fría en mi rostro,
me levanté para ir al baño, decidí usar el baño fuera de la habitación de
Gia.
Al salir, eché un vistazo dentro de su habitación y noté algunas cajas.
Ver eso me dieron ganas de vomitar.
Entré y miré alrededor. Esto era serio.
Cuando volví a la sala de estar, los ojos de Gia estaban cerrados.
Parecía que estaba asintiendo.
—Veo que recogiste algunas cajas.
Sus ojos se abrieron de par en par ante el sonido de mi voz.
95
—Mmm… bueno… necesito comenzar a empacar lentamente las
cosas. Te lo dije… me estoy mudando a la ciudad. Y también podría darte
mi aviso de dos semanas ahora. Me voy después de la fiesta de fin de
temporada.
Sentí como si me hubiera golpeado con una tonelada de ladrillos. Las
palabras correctas escaparon de mí. Me estaba dando su aviso. Se estaba
yendo. Sabía que esto venía. Solo había estado esperando encontrar la
manera de detenerlo. Pero, ¿podría realmente detenerlo? Sabía qué quería
a Gia en todos los sentidos, pero eso parecía una cosa separada de si
podía ser un padre para el hijo de Elliott. Ese era el problema que aún no
había resuelto. Y hasta que lo hiciera… no tenía el derecho de dictar cada
movimiento suyo. Hasta ahora, no había existido una línea de tiempo por
la cual tuviera que resolver las cosas, pero parecía que ya no era el caso.
Tenía dos semanas.
CAPÍTULO 13

Era la mitad de la ocupada hora del almuerzo en el restaurante estilo


cafetería. Acababa de pasar la última hora poniendo al día a mi agente
literaria, Talia Bernstein, de todos mis acontecimientos personales de este
verano. Talia era joven y moderna, así que no tenía ganas de que me
juzgara.
Mientras me detuve para confesar la conexión de Elliott, le dije que
había quedado embarazada por una noche, que me había enamorado de
otra persona antes de saber sobre el embarazo y que la relación ahora
estaba en peligro como resultado. No hace falta decir que, a pesar de lo
“genial” que era, su boca estaba muy abierta por lo que había pasado.
Sacudió un pequeño paquete antes de verter el azúcar en su café.
—Bueno, no es de extrañar que lucharas con esta historia, porque
sinceramente… tu vida es mucho más emocionante que el libro. Sin
ofender… pero por Dios, la angustia. Ni siquiera puedo imaginar lo que 96
estás pasando en este momento.
—Desearía solo imaginarlo —dije antes de tomar un sorbo de mi
agua.
—¿Considerarías escribir tu historia después?
Entrecerré los ojos en confusión.
—¿Mi historia?
—Sí. La historia de este verano pasado. La chica que se muda a un
apartamento compartido por el verano, queda embarazada por un romance
de una noche, se enamora de su nuevo y sexy jefe, que debe determinar si
puede ser padre del bebé. ¿Qué pasa después? No sé tú… pero me muero
por saberlo. —Se inclinó hacia adelante—. Empezaré a promocionarlo a los
Cinco Grandes3 mañana si me das la autorización.
Mi cuerpo se puso rígido.
—No puedes hablar en serio…
—Estoy hablando en serio. Piensa en la perspectiva que podrías
aportar. Y podríamos promocionarlo como “basado en una historia real”.
La gente se tragará totalmente eso.

3 Hace referencia a las cinco grandes casas editoriales.


—No creo que pueda hacer eso. Estoy demasiado cerca de la
situación.
Se rió.
—¡Ese es el punto! Piensa en lo fácil que será escribir esas palabras.
—Lo sé… pero lo que quiero decir es… sería demasiado para mí. Creo
que de muchas maneras mi estado emocional actual ha estado
impulsando mi material reciente, sin embargo. Lo que es algo bueno.
—Oh, bueno, sí, eso es evidente. La emoción en las últimas secciones,
los capítulos donde se han separado, era exactamente lo que estaba
buscando. Tengo que decirte… estaba tan contenta con esas partes. Siento
que donde estábamos al comienzo del verano cuando luchabas con dónde
llevar a los personajes más allá de los primeros capítulos en comparación
con ahora… son caras diferentes de la moneda. —Tomó un sorbo de su
café, luego suspiró—. Dios, todavía me gustaría que consideres poner en
papel tus experiencias de verano. Creo que sería una historia increíble.
Ahora me puse un poco a la defensiva.
—Algunas cosas son sagradas, Talia. No soñaría con explotar lo que
tengo con Rush. ¿Puedes entender esto?
Parecía que lamentaba sus declaraciones anteriores.
—¿Sabes qué? Tienes toda la razón. Me emocioné un poco. Es tu vida. 97
No es un libro. Lo entiendo.
—Está bien. —Jugué con mi pajita—. Eso no quiere decir que no haya
partes de Rush que incluidas en este libro.
Los ojos de Talia se iluminaron.
—¿Supongo que él inspiró los momentos sexys?
Mi rostro se sonrojó. ¿Estaba siendo tímida? Para una mujer
embarazada del bebé del hermano de su novio, uno pensaría que ya nada
podría afectarme.

Era un día hermoso, soleado pero fresco en Manhattan. Después de


almorzar con Talia, estaba caminando por la Avenida Madison cuando
encontré un estudio de fotografía. En la ventana había gigantescas fotos de
los bebés más hermosos, muy reminiscentes de Anne Geddes con colores
brillantes y temas de animales.
También había algunos retratos de embarazo. Una foto en blanco y
negro de una mujer muy embarazada envuelta parcialmente en una
sábana de seda mientras exponía la mitad de su estómago desnudo llamó
mi atención. Tenía el cabello largo y fluido y era realmente hermosa.
Decidí entrar y examinar el lugar. Tal vez fueron las hormonas, pero
no podía rechazar nada últimamente que tuviera que ver con bebés.
—¿Puedo ayudarte? —preguntó la mujer.
—Oh no. Solo mirando. Tienes un hermoso estudio. Los retratos en la
ventana realmente me atrajeron. Solo tenía que venir a ver más.
—¿Estás esperando?
—¿Parece que sí?
—No. Estoy condicionada a hacerles esa pregunta a todas.
—En realidad, sí, estoy embarazada.
Me miró.
—Ah… lo veo ahora.
Me encogí de hombros y me acaricié el estómago.
—Sí, creo que ya no puedo ocultarlo.
—¿Estás interesada en una sesión?
Su pregunta me tomó por sorpresa.
—Oh… no sé. Realmente no creo que esté lista para eso.
—Bueno, estoy reservada hasta dentro de seis meses ahora. Así que
siempre puedes programar algo y luego ver si te interesa cuando llegue el 98
momento.
—¿De verdad? ¿Con toda esa antelación?
—Sí. —Sonrió orgullosamente—. Soy afortunada de tener una gran
demanda.
—Bueno, puedo ver por qué. Eres muy talentosa. Ese de allá con las
mariposas es tan adorable. Todos lo son, realmente. No podría elegir uno.
Mis ojos vagaron hacia un bebé con alas, y eso, por supuesto,
inmediatamente me recordó a las mujeres aladas de Rush. Suspiré. Él es
tan complejo e increíble.
—Echa un vistazo —dijo, volviendo a su escritorio para darme un
poco de espacio.
Seguí mirando a todos los rostros de bebé que parecían querubines a
mi alrededor. Una fugaz idea que mi bebé podría verse como Elliott, con
sus cabellos rubios y su sonrisa maníaca cruzó por mi mente. Estaba
segura que todavía amaría a mi hijo de todos modos, pero era extraño
imaginar que se pareciera a Elliott. Ni siquiera podía pensar en lo difícil
que sería para Rush.
La mujer me interrumpió.
—Quieres echar un vistazo a la tabla de precios… ¿en caso que estés
interesada?
Difícilmente creía que pudiera pagar esto una vez que llegara el bebé,
pero no se podía poner precio a la buena fotografía. Era esencialmente
comprar recuerdos. Tal vez podría reservar la sesión ahora y resolverlo
más tarde.
—¿Sabes qué? —Asentí una vez—. Por supuesto. Sin embargo, ¿hay
alguna tarifa por cancelación?
—No. Nos gusta tanto aviso como sea posible.
Después de examinar los diferentes paquetes, elegí uno en el medio
del rango de precios.
Después de darle mi nombre para que lo reservara, me dijo:
—Gia Mirabelli… es extraño.
—¿Por qué?
—Alguien con ese nombre exacto ya está programado. —Se rascó la
barbilla—. Espera… recuerdo esto. Reservó una sesión de embarazo y
luego una para un bebé para más tarde. Parecía tan enamorado de la
mujer.
—¿Él?
—Sí. Nunca podría olvidar a este hombre. Muy llamativo. De aspecto
peligroso con un corazón de oro. Rush era su nombre. —Levantó su ceja—. 99
¿Lo conoces por casualidad?
Mi pulso se aceleró.
—¿Rush? ¿Estuvo aquí?
—¿Es tuyo?
Había algo acerca de esa pregunta que desgarró mi corazón.
¿Es tuyo?
Porque ya no podría decir que sí. Y no estaba segura de si alguna vez
sería mío otra vez. De repente, todas las esperanzas y sueños que alguna
vez tuve, los que había enterrado últimamente, volvieron a mi mente.
Rush habría sido el mejor padre.
Y él no era mío
Se estaban formando lágrimas debajo de mis párpados.
—¿Está todo bien?
—Ya no estamos exactamente juntos.
—Oh… lo siento mucho. No quise molestarte.
—Está bien. —Me sequé los ojos—. ¿Cuándo hizo esa cita?
Cuando me dijo la fecha, casi me desmayo. Fue el mismo día que
estuvo en la ciudad con Elliott. El día que Elliott le dijo que se había
acostado conmigo. El día en que Rush descubrió la verdad. El día anterior,
esa mujer respondió su teléfono. Me encogí al pensar en lo que sucedió esa
noche.
—¿Deseas mantener las citas que hizo Rush?
Parecía haber caído en un lío ahora.
—Por supuesto. Sí. Gracias.
Al salir, no pude evitar levantar mi teléfono y marcarlo mientras
caminaba por la acera en una neblina.
Desafortunadamente, fue directo al correo de voz, así que dejé un
mensaje.
—Hola. Soy yo. Nunca vas a creer esto. Por casualidad, entré en el
mismo estudio de fotografía donde me hiciste esa cita. Supongo que nunca
tuviste la oportunidad de contarme sobre eso, o puedes haberlo olvidado
con todo lo que sucedió. —Superada de emoción, mi voz temblaba—. De
todos modos… fui a hacer una cita, solo para descubrir que ya estaba en
el sistema. Fue muy dulce de tu parte querer hacer eso. Es solo otro
recordatorio de por qué yo… —Dudé y respiré—. De por qué te amo.
Siempre te amaré, Rush. Espero que lo sepas. No importa lo que pase…
esa es la única cosa que no cambiará.

100
CAPÍTULO 14

Escuchar la voz temblorosa de Gia en ese mensaje realmente me


afectó. Sin embargo, me detuve de devolverle la llamada, porque sabía
malditamente bien lo que quería decirle. Quería decirle que yo también la
amaba. Pero eso habría sido darle falsa esperanzas. No podía hacerle eso,
aunque realmente la amara tanto.
Las cosas en The Heights eran una locura. Se tenían que hacer
demasiados arreglos para el final de la temporada y no había suficientes
horas en el día. Aunque en cierto sentido, lanzarme al trabajo había sido
algo bueno. Necesitaba una distracción para el recuerdo de la habitación
vacía de Gia, de sus planes de dejar la ciudad.
—Hola. —Roble entró en mi habitación.
—Me asustaste muchísimo.
—Sí, bueno, eres fácil de asustar estos días, jefe.
—¿Qué necesitas? 101
—¿No crees que ya es momento de que me digas qué está sucediendo
entre tú y Gia? ¿Cómo podían ir las cosas tan bien entre ambos y volverse
una mierda de repente? Sucedió algo, y no tiene ningún sentido. Ella va a
tener a tu bebé, por todos los santos. ¿Qué podía ser tan malo que la vas a
dejar volver a la ciudad?
Mi presión arterial estaba alzándose. Realmente quería ser capaz de
decirle la verdad. Pero simplemente era demasiado doloroso hablar de ello.
Por ahora solo lo sabía mi madre. Si iba a tomar una decisión, realmente
necesitaba hablar de ello con alguien en quien confiara. Si era honesto,
Roble era uno de las pocas personas en que realmente podía confiar. No
había otra razón para no abrirme a él, excepto que era duro para mí
rememorar todo.
Decidí contárselo.
Señalando la silla frente a mi escritorio, dije:
—Roble… sienta tu gran trasero.

Solo siguió diciendo:


—Mierda, jefe. Santa mierda.
Señalándolo con el dedo índice, dije:
—Si alguna vez se lo dices a una sola persona, Roble, te haré pagar
un infierno.
—No tienes que preocuparte por eso. Lo sabes. Por eso me lo contaste.
Porque sabes que no diré nada.
Había pasado los últimos quince minutos contándole toda la historia
y la verdad sobre Elliott. No podía creer que en parte él se estuviese
echando la culpa a sí mismo.
—Recuerdo la noche en que Elliott estuvo aquí —comentó—. El
imbécil caminando alrededor como si todo fuese suyo. Debería haber
encontrado un modo de sacarlo a patadas de aquí antes de que se
acercase a Gia. Entonces nada de esto habría pasado. Aunque nunca lo vi
con ella. Debí haberle perdido la pista por aquel entonces. Se perdió entre
la multitud de pollas pretenciosas.
No pude evitar reír un poco con su comentario.
—Yo también desearía que hubieses echado al imbécil, pero no es
culpa tuya. Espero que lo sepas.
Roble se estalló los nudillos.
—Quiero matarlo. En serio. Así es como me siento ahora. Esta
102
situación es increíble. —Se cruzó de brazos—. ¿Qué vas a hacer?
Negando, suspiré.
—Desearía saberlo.
—Lo entiendo completamente ahora… el por qué te alejaste. No tenía
sentido para mí, cómo podías dejar a Gia mientras estaba embarazada y
simplemente alejarte. Ahora tiene todo el sentido. Eso ha debido de ser
muy duro para ti, pero veo por qué tuviste que hacerlo.
—Sí… por qué me volví completamente loco. —Me froté las sienes—.
Desearía que hubiese una solución simple.
Me estaba mirando como si estuviese considerando algo importante.
—Bueno, en parte la hay.
Levantando la mirada hacia él, dije:
—Ah, ¿sí? Ilumíname.
—Bueno, todo depende de cómo analices la situación. Todo en la vida
es percepción, ¿verdad? Con el tiempo puede que aprendas a aceptar que
ese bebé es simplemente de Gia, no de Elliott. Pero en realidad, se reduce
a una simple pregunta. Y te voy a decir esto… si puedes responder a esto,
entonces tienes tu respuesta.
—¿Qué es?
—Tienes que averiguar si tu amor por Gia es más fuerte que tu odio
por tu hermano.

Bueno, ¿esa no es una jodida pregunta para reflexionar? Las palabras


de Roble están resonando en mi cabeza, provocándome, mucho después de
que nuestra conversación terminase.
Era el último que quedaba en The Heights mientras cerraba esa
noche. El frío aire nocturno me golpeó el rostro mientras me apresuraba a
mi auto y tomaba el paquete de cigarros de emergencia que había metido
en la guantera.
Sostuve el paquete en mi temblorosa mano un largo momento y
simplemente lo miré. Se sentía como si estuviese preparado para perderlo,
cediendo a mi necesidad de fumar. Al final, simplemente apreté el paquete
en mi mano y lo lancé al suelo de mi auto. Había llegado demasiado lejos
para comenzar a fumar de nuevo, aunque sentía que podría haber matado
por un cigarrillo.

103

Volviendo a mi casa, hice algo que no había hecho desde que averigüé
la verdad: Abrí la puerta del cuarto que había construido para el bebé.
Todo permanecía sin tocar, la mecedora junto a la esquina, la cuna, el
móvil. Estaba preparado y listo para un bebé que puede que nunca viese.
Me senté en la mecedora, apoyé la cabeza contra la almohada y decidí
devolver la llamada de antes de Gia.
Respondió al primer tono. Su voz sonó un poco aturdida.
—¿Hola?
—Hola.
—Hola. No pensé que fuese a saber de ti.
—Lo sé. Lo siento por no devolverte la llamada. Solo… no estaba
seguro de cómo responder a tu mensaje.
—Está bien. No tenías que responder.
—¿Te desperté?
—No. Solo estaba sentada en la cama pensando.
El corazón comenzó a latirme más rápido mientras me tiraba del
cabello.
—Dijiste que no tenía la necesidad de responder. Pero la tengo, Gia.
Porque me dijiste que me amabas, y nunca te devolví la maldita llamada.
Lo siento.
—Está bien, Rush.
Mi voz sonó dolorosa.
—Yo también te amo. Realmente lo hago. Lo sabes, ¿no es así?
—Lo sé. Tus acciones siempre lo han demostrado.
—Solo que esto es tan jodidamente duro. —Suspiré—. Esto es lo más
duro a lo que me he tenido que enfrentar en la vida. Y he pasado por
mierda realmente seria. Pero nada comparado a esto.
—Lo sé. —Se detuvo—. ¿Dónde estás ahora mismo?
—En casa. En la habitación del bebé, en realidad. Es la primera vez
que me he permitido echar un vistazo desde…
Suspiró en el teléfono.
—Oh, Rush. Debe ser extraño estar ahí.
—Nah… en realidad… de un modo extraño es algo calmante. Las
luces suaves. Las cosas de bebé. La decoración lunar. Es justo lo que
necesitaba esta noche, creo.
Después de un pequeño silencio, preguntó: 104
—¿Cómo estuvo The Heights?
—Aburrido sin ti, pero ocupado con la mierda de fin de temporada.
—No puedo creer que la temporada haya terminado.
—Sí. Siempre es un momento estresante. —Me detuve—. Oye… le
conté todo a Roble esta noche. También sobre Elliott. Pensé que deberías
saberlo.
Hubo un silencio antes de que respondiese:
—Oh. Está bien.
Sonó extraña sobre eso.
—¿Te parece bien?
—Sí, por supuesto. Solo me tomó un segundo procesarlo. Confío en
Roble. Es un buen tipo, y tú necesitabas hablar con alguien. ¿Qué dijo?
—Me dio algún buen consejo. Algo en lo que pensar. Realmente le
gustas, Gia.
—A mí también me gusta él. Voy a echarlo de menos.
Odiaba el recordatorio de que se iría.
—Casi fumé esta noche —comenté—. Estuve realmente cerca de
recaer, pero me controlé.
—Estoy muy orgullosa de ti por seguir adelante. Sé que no puede ser
fácil con todo lo que ha estado sucediendo con nosotros. Pero me hace
sentir bien saber que ya no estás llenando tus pulmones con esa mierda.
No quiero que te pase nada malo.
Tomando un elefante de peluche del vestidor cercano, me lo llevé al
pecho.
—Toda esta cosa con nosotros, Gia… No es una decisión que puedas
tomar repentinamente. Desearía que fuese así de simple. Desearía poder
sentarme aquí y afirmar con completa seguridad que sé que podría
manejarlo. Todo lo que sé es que te amo y me preocupo lo suficiente por
este bebé como para realmente pensar en si puedo ser el tipo de padre que
él se merece bajo todas las circunstancias. No lo miraré con resentimiento
del modo que mi padre me miraba a mí. No puedo hacerle eso. No lo haré.
Lo amo demasiado, si es que eso tiene sentido.
—Lo sé. Lo entiendo. Y entiendo completamente tu necesidad de
pensar en esto. Esa es la razón por la que voy a marcharme para darte
espacio. Es lo mejor ahora mismo. Además, mi padre ha sido de mucho
apoyo, y simplemente creo que necesito estar cerca de él ahora mismo.
Dolió que ella sintiese que lo necesitaba a él más que a mí… pero
luego tuve que recordarme que básicamente yo la estaba alejando en cierto
sentido. Mi falta de respuesta hablaba alto y claro, incluso si yo no estaba 105
diciendo nada. ¿Qué demonios esperaba?
—Tengo tanto sueño, Rush. Este bebé realmente me está pateando el
trasero.
—¿Por qué no dejo que te acuestes?
—No quiero que te vayas —insistió—. Por favor no te vayas.
Esas palabras. Su significado extendiéndose más allá de esta noche, y
lo sabía.
—¿Quieres que me quede al teléfono contigo? —pregunté.
—Sí. Solo quiero escucharte respirar mientras me quedo dormida.
¿Eso está bien?
—Sí. Sí, podemos hacer eso.
Apoyando el teléfono contra mi mejilla, me tumbé más en la silla y
cerré los ojos, nunca imaginando que Gia y yo estaríamos durmiendo
juntos esta semana.
Pero fue exactamente lo que hicimos.
CAPÍTULO 15

Se convirtió en una especie de juego.


Haz que Rush mire.
Comenzó lo suficientemente inocente. Más temprano en la tarde, lo
había atrapado mirándome mientras me senté en mi estación colocando
los especiales del día en los menús.
Sonreí y saludé con la mano. Él alzó la barbilla dándome en casual
¿qué pasa? de Rush y rápidamente apartó la mirada. Las siguientes veces
que lo atrapé, apartó la mirada fingiendo que no había estado observando.
Y así comenzó mi juego. Unas pocas risitas extra en mi camino.
Lamiéndome los labios mientras inocentemente bajaba la mirada. Desde
que lo había disfrutado tanto la primera parte de mi turno, decidí jugar la
versión avanzada de Haz que Rush mire durante la segunda mitad:
Provócale una erección a Rush.
Este no era un juego para principiantes. Se requería cierto nivel de 106
habilidades. Y definitivamente era para mayores de dieciocho años. Rush
había desaparecido en su oficina hacía un tiempo, y yo me había
impacientado por mi turno. Así que decidí que debería ir por sal extra del
almacén frente a su oficina. Ninguno de los saleros estaba vacío, pero yo
era una empleada malditamente diligente. La suerte quiso que la puerta de
Rush estuviese completamente abierta y el gran recipiente de sal estaba
justo en la parte inferior de la estantería.
Como todo lo demás que tenía, la falda que llevaba esta noche era
demasiado apretada. Contuve la respiración y esperé que la tela no se
rompiese en dos cuando me incliné sin doblar las rodillas. Quería poner mi
gran trasero en su rostro, no arruinar una de las pocas cosas que todavía
me servían.
Aunque la sal estaba frente a mí, pasé unos buenos treinta segundos
moviendo las cosas en la estantería inferior mientras balanceaba el
trasero. Era tan malditamente obvia, que casi rompí a reír mientras lo
hacía. Toda la sangre me había bajado a la cabeza, así que cuando me
levanté estaba un poco mareada. No pude esconder la sonrisa en mi rostro
mientras me preguntaba si a Rush también se le había bajado toda la
sangre a la cabeza, su cabeza del sur, eso es.
Miré al otro lado del pasillo y encontré a Rush sentado en su silla,
mirándome directamente.
Dos puntos para Gia.
Sintiéndome particularmente osada, me giré y discretamente me
desabotoné los primeros botones de mi blusa de seda. El material se
separó hasta debajo de mi sujetador. Luego tomé un montón de menús
extra que no necesitaba de la estantería superior y accidentalmente se me
cayeron al suelo cuando me giré. Bien podría haber estado desnuda para
el espectáculo erótico que dio mi blusa abierta cuando me incliné para
recogerlos, uno a uno, por supuesto.
La mirada en el rostro de Rush cuando me levanté me hizo sentir
como una reina. Pero cuando apartó rápidamente la mirada como si
hubiese estado haciendo algo malo, me provocó un dolor físico en el
corazón. Aparentemente, él no había leído las reglas del juego… mirar es
alentador. Así que decidí hacérselo saber. Miró mis piernas con cada paso
que di desde el almacén a su despacho.
Cerrando su puerta, me recliné hacia atrás con las manos colocadas
detrás de mí.
—¿Sabes?, te vi observándome.
Rush juntó las manos, apoyó los codos en los brazos de la silla; una
postura muy casual, pero confiado. Tan arrogante. Tan Rush.
—¿Sí?
Me aparté de la puerta y di dos pasos hacia él.
107
—Síp. ¿Y sabes qué?
—¿Qué?
—Me encanta que me observes. —Di otro paso—. Me encanta que
parezca que no quieras mirar, pero no puedas evitarlo.
Rush siguió mirándome. Así que tomé eso como que quería escuchar
más. Alzando la mano a la piel de mi pecho, deslicé la punta de un dedo a
lo largo de la clavícula expuesta. Rush lo siguió con la mirada.
—¿Pero sabes qué parte no me gusta?
Alzó su mirada hacia la mía.
—No me gusta que cada vez que te atrapo, apartes los ojos como si
estuvieses haciendo algo malo. Como si no soportases mirarme del modo
en que lo haces.
—Gia… —Su tono ronco era de advertencia.
Así que di unos cuantos pasos más y me incliné al otro lado de su
escritorio, frente a él.
—Ya sea que terminemos juntos o no, se supone que me mires. Y se
supone que yo te mire a ti del modo en que lo hago. Porque tú eres mi
persona, Rush. Y soy tuya.
Su mirada era tan malditamente intensa, pero aun así no murmuró
una palabra. Rodeé un lado de la mesa y giré su silla, para que me
enfrentara.
—Te gusta mirarme, Rush, ¿no es así?
Todavía sin respuesta, no con palabras de todos modos. Pero su
respiración definitivamente decía algo. Se volvió más sonora, más rápida…
más pesada.
Pasé un dedo sobre su pecho. Mi entrepierna pulsaba de necesidad y
no deseaba nada más que colocarme sobre su regazo. ¿Qué daño podría
hacer eso? Éramos adultos. Puede que no quisiese que estuviésemos
juntos, pero claramente me deseaba. De repente, me di cuenta de que
habíamos estado aquí antes, conmigo provocándolo e invitándolo a una
relación física, una sin ataduras. La única diferencia era que ahora
teníamos lazos que nos unían. Tantos que ambos estábamos entrelazados
y atados con un millón de nudos. Pero no cambiaba el hecho de que
ambos teníamos necesidades.
Me desabroché otro botón de la blusa.
—¿Echas de menos verme desnuda, Rush? Porque yo echo de menos
ver tu cuerpo. Las líneas duras de tu estómago. El hermoso trabajo
tatuado. Tus hombros anchos y fuertes. ¿Cuán duro te pones por mí?
El aire en la oficina se volvió tan espeso que se volvió difícil respirar.
108
Los ojos de Rush se dilataron hasta el punto de que se mostraba poco
color en sus ojos azules.
El músculo de su mandíbula se contrajo unas cuantas veces.
—¿Qué te excita a ti, Gia? Dilo. —Su voz era tan ronca.
Me pasé la lengua sobre el labio superior mientras él aferraba con
fuerza los brazos de su silla.
—Dilo…
—Me encanta cuando…
Un golpe en la puerta me interrumpió. El pecho de Rush se movió
fuertemente con su respiración. Me miró como si pudiese estallar en
llamas si no terminaba la frase. Pero antes de que pudiese hablar de
nuevo, llegó un segundo golpe. Esta vez más fuerte, y la puerta se abrió un
poco.
—Jefe. Es importante.
Roble.
Rápidamente me puse de espaldas y me abotoné la camisa. Rush se
ajustó el pantalón y acercó su silla más al escritorio, para esconder el gran
bulto prominente que tenía.
—Entra.
Roble miró de uno a otro y frunció el ceño.
—Lamento interrumpir, jefe. Pero tienes una llamada. Ella llamó
antes y le dije que estabas ocupado. Pero llamó de nuevo, dijo que estaba
intentando ponerse en contacto contigo y que no estás respondiendo al
teléfono móvil. Aseguró que era una emergencia, o yo no los abría
molestado a ambos.
—¿Quién es? —cuestionó Rush.
—Lauren.
En un instante, pasé de caliente y cachonda a helada y asustada.
Rush me miró y tomó su teléfono de la mesa. Desbloqueó la pantalla y
ambos vimos una docena de llamadas perdidas y mensajes.
Tragué saliva.
Rush levantó la mirada hacia Roble que todavía estaba esperando en
la puerta con el teléfono en la mano.
—Lo tomaré desde aquí.
Tomó una profunda respiración y marcó las teclas de extensión.
Asistiendo hacia Roble de que ya estaba listo, Roble marcó su extensión y
salió de la oficina.
—¿Qué sucede, Lauren? 109
Contuve la respiración al escuchar la voz de ella. No pude entender
nada de lo que estaba diciendo, pero cuando Rush alzó la mirada para
encontrarse con la mía, pensé que podría desmayarme. Ella lo sabe. ¡Lo
sabe!
—Está bien. Está bien. Cálmate —dijo Rush al teléfono—. ¿Y dónde
está Elliott ahora?
Oh Dios.
Oh Dios.
No estoy preparada para esto.
Realmente necesitaba sentarme.
—Está bien. Lo entiendo. Voy de camino. Me encontraré allí contigo
dentro de poco. Intenta relajarte. Yo me ocuparé de ello.
Él apenas había colgado el teléfono cuando yo comencé a lanzarle
preguntas:
—¿Qué? ¿Qué sucedió? Él lo averiguó, ¿no es así?
Rush cerró los ojos por unos segundos y dejó salir un pesado suspiro.
—No. No tiene nada que ver contigo o el bebé. Aparentemente Elliott
ha estado en Florida por una reunión de trabajo los pasados días.
—¿Entonces qué sucedió?
—Es Edward. Lo encontraron desmayado en el suelo del
estacionamiento de su oficina más temprano. Está en el hospital.
Aparentemente ha tenido un aneurisma cerebral del que nadie sabía nada.
Está con respiración asistida Enel Monte Sinaí. No están seguros si podrán
detener la hemorragia o no.
—Oh, Dios mío. —Me llevé la mano al pecho—. No sé qué decir. Lo
siento mucho. ¿Qué vas a hacer? ¿Dirigirte al hospital?
—Realmente no creo que Edward me quisiese allí. Pero Elliott no
puede volar de regreso hasta mañana. Lauren sonó bastante nerviosa de
que él pudiese… —Se detuvo— Ella no quiere que él esté solo. No tiene
más familia, en realidad.
Aunque el pensamiento de él pasando tiempo con Lauren me
asustaba muchísimo, no podía ser egoísta. Lo miré directamente a los ojos.
—Deberías ir, Rush. Si no lo haces podría ser algo de lo que te
arrepientas el resto de tu vida.
La expresión de Rush se desmoronó, pero asintió. Sabía que yo tenía
razón. En ciertos momentos de la vida, el pasado no importa, y necesitas
hacer lo correcto como ser humano.
—¿Quieres que te acompañe? Riley está fuera esta noche y no tenía
ningún plan. Podría llamarla para que me cubriese.
110
Rush parecía en conflicto mientras buscaba en mi mirada. Su instinto
era protegerme a toda costa. Pero yo quería estar ahí para él. Al final,
asintió.
—Sí, lo quiero.

El corazón comenzó a latirme con fuerza en el pecho ante la visión de


Lauren en la sala de espera. Se levantó cuando nos acercamos.
—Gracias por venir. No sabía qué hacer. —Lauren abrazó a Rush y
luego se giró hacia mí—.A ti también, Gia. —Me abrazó y me apretó la
mano—. Creo que nuestros chicos nos necesitan en este momento.
Me sentí como la peor persona del planeta. Lauren era tan amable y
atenta, y aquí estaba yo, de pie frente a ella llevando el bebé de su marido,
y ella no tenía ni idea. Habíamos pasado una capilla junto al pasillo en
nuestro camino, esperaba que ella no quisiese que fuésemos juntas para
rezar por Edward. Tenía toda la certeza de que mis pies comenzarían a
arder.
Ambos hablaron por un tiempo. Lauren le contó todo lo que sabía y
luego le dijo que el doctor había indicado dos visitantes a la vez.
Rush no podía esconder el estrés que le causaba el pensamiento de
entrar a ver a Edward en la UCI. Tomé su mano y se la apreté.
—Iré contigo.
Atravesamos las puertas de la UCI como si fuésemos en camino a
nuestra decapitación. Pasos pequeños y aterrorizados. La pequeña zona de
Edward tenía la cortina pasada y escuchamos a gente trabajando con él.
Así que esperamos.
—¿Están aquí por Eddie? —preguntó una enfermera corpulenta con
un inesperado acento del sur.
Esperé unos segundos a que Rush respondiese. Cuando no lo hizo,
me ocupé yo.
—Sí. ¿Cómo está?
Ella intento sonreír y mostrarse positiva, pero no necesitaba conocerla
para saber que no era tan optimista.
—Está resistiendo. Es un luchador. Acabo de limpiarlo. Pueden entrar
a visitarlo. No dejen que los tubos los asusten demasiado. —Tomó la bata
de papel que llevaba sobre el uniforme y la arrugó en una pelota—. Debe
ser uno de sus hijos, ¿no es así? Veo las similitudes.
Rush simplemente siguió mirando a Edward en la cama, así que
respondí de nuevo: 111
—Sí. Yo soy Gia y él es Rush.
Ella se acercó al cubo de basura junto a ella y lanzó la bata
desechable.
—Llamaré al médico y le haré saber que están aquí, así puede venir y
hablar con ustedes.
—De acuerdo. Gracias.
Cuando la enfermera se alejó, Rush y yo nos acercamos a la cama,
todavía tomados de la mano. Edward se veía aterrador. Tenía un tubo en
la garganta, otro en la nariz y al menos cuatro bolsas de medicina unidas
a una intravenosa en su mano. Una máquina lanzaba toda clase de
números a su izquierda, con otra máquina que le metía aire en los
pulmones a su derecha. Se veía muy pálido y débil.
Ninguno de nosotros dijo una palabra mientras estuvimos allí. En un
momento, vi a Rush cerrar los ojos y pensé que podía haber rezado una
plegaria. Luego hizo algo que no esperaba. Estiró el brazo y tomó la mano
de Edward. Tuve que tragar saliva para mantener las lágrimas a raya.
El silencio no se rompió hasta que apareció el médico.
—Hola, soy el doctor Morris. —Estiró la mano y nos las estrechó.
—Rush. Soy el… hijo de Edward. Y esta es Gia.
—Hola —saludé, agradecida de que Rush se hubiese tranquilizado lo
suficiente como para hablar con el médico.
Apartándose del lado de la cama de Edward, se puso las manos sobre
las caderas y suspiró.
—Así que… su padre fue trasladado con una rotura de aneurisma. En
caso de que el término no le sea familiar, un aneurisma es básicamente un
bulto con forma de pelota que, normalmente, se forma en una pared
arterial. Desafortunadamente es normal que no haya síntomas del bulto
hasta que crece y la presión se vuelve tanta que se rompe. Imagine una
pajita con una pequeña ruptura y un balón desinflado saliendo de ella.
Con el tiempo, a través de la presión de nuestra sangre el balón comienza
a hincharse hasta que se llena y estalla. Eso es lo que le sucedió a su
padre. Se le llama hemorragia subaracnoidea.
—De acuerdo. Así que su balón cedió y ahora, ¿qué? ¿Todo lo que
estaba dentro sale por ahí? —indagó Rush.
—Ese es parte del problema. La sangre se libera en el espacio
alrededor del cerebro. Esencialmente es un derrame cerebral y puede
causar algunos daños realmente graves, como parálisis, coma y… peor. En
algunos pacientes que lograron llegar al hospital, el sangrado se ralentiza o
detiene por sí mismo. Otras veces, no lo hace, y el paciente no está lo
suficientemente estable cuando intentamos detenerlo. El sangrado de su 112
padre parece haberse ralentizado en su mayoría. Lo que es bueno, porque
realizar una operación para abrirle el cráneo mientras está en esta
condición tan débil representaría un riesgo significante de complicaciones.
—¿Se ralentizó, pero no se detuvo?
—Correcto. Así que ahora estamos en un punto donde necesitamos
sopesar los riesgos de mayores complicaciones del menor sangrado, contra
el riesgo de llevarlo a cirugía e intentar detener el sangrado mientras sus
constantes vitales permanecen así de inestables.
—¿Y qué es de mayor riesgo?
—Desafortunadamente, el riesgo es similar. Si no detenemos el
sangrado podría tener un daño mayor. Aunque no sabemos cuál es el daño
que ya tiene. Pero si nos decidimos a detenerlo, hay una gran probabilidad
de que no salga de la sala de operaciones.
—Jesús. —Rush se pasó los dedos por el cabello.
—¿Qué recomienda?
—Mi recomendación en estos momentos, es retrasar la operación, al
menos durante unas horas para ver cómo prosiguen las cosas. Bueno, por
supuesto, seguir realizándose escáneres para buscar cualquier cambio de
un modo u otro. Pero necesita saber que también hay un riesgo al esperar.
Necesitaré que piense en ello y que me dé alguna indicación de cómo cree
que su padre querría ser tratado.
Hablamos con el doctor Morris otros veinte minutos. Rush le preguntó
sobre potenciales consecuencias de esperar frente a realizar la cirugía,
incluyendo cómo podría ser la calidad de vida de Edward. No creo que yo
hubiese sido capaz de estar en un estado de ánimo tan claro si se hubiese
tratado de mi padre, o mi propia madre distanciada. Pero Rush se
recompuso, y al final de la conversación, parecía bien informado y dijo que
hablaría con su hermano y hablaría pronto con él.
—Es una gran decisión —comentó el médico—. Solo hagan que la
enfermera me avise si tienen más preguntas.
—Lo haré. Gracias.
El doctor palmeó a Rush en la espalda y me dio un asentimiento.
Cuando comenzó a alejarse, Rush lo detuvo.
—¿Doctor?
Él se dio la vuelta.
—¿Él puede escucharnos? Nos hizo salir para hablar. ¿Eso significa
que puede oírnos?
—No estamos seguros, hijo. Algunos pacientes se despiertan y
recuerdan cosas al azar que no podrían haber sabido sin escuchar. Pero la
mayoría del tiempo los pacientes no recuerdan haber escuchado nada
cuando volvieron a despertarse. Aunque eso no significa que no te estén 113
escuchando mientras estaban en coma. Te alentaría a que tratases de
hablar con él. Los beneficios para ambos pueden ser importantes.
—Gracias.
Volvimos a quedarnos junto a Edward por un tiempo y Rush
permaneció en silencio. Considerando que él posiblemente podía
escucharnos, no habría sido correcto discutir lo que el médico había dicho
frente a él. Con el tiempo una enfermera volvió y no indicó que tendríamos
que salir unos minutos así podrían hacerle algunas radiografías, pero
podríamos volver cuando hubiesen acabado.
Rush asintió y aseguró que nos iríamos en un minuto.
Estuvo callado por un momento y de nuevo tomó la mano de su
padre. Cuando comenzó a hablar, al principio pensé que estaba hablando
conmigo. Pero no era así. Estaba hablando con Edward.
—Sé que nunca nos llevaremos bien. Puede que ni siquiera estés feliz
de que yo esté aquí ahora mismo. Pero tu otro hijo, Elliott, te necesita. En
cierto nivel, siempre he estado celoso de lo que tú y Elliott tenían. La
conexión que ambos comparten. Aunque puede que no hayamos sido así
de cercanos, siempre he visto con mis propios ojos cuánto te admira.
Cuánto te ama y necesita. Así que lucha por eso. Lucha por Elliott,
Edward —Rush se detuvo un momento, luego añadió—: Además, si algo te
sucediese, tendría que encontrar un nuevo némesis. Y no llevo bien los
cambios. Así que resiste, gran dolor en el trasero.

Rush y Elliott decidieron seguir el consejo del médico y retrasar la


cirugía. Más tarde esa noche, Rush le dijo a Lauren que se marchase a
casa y descansase un poco, asegurándole de que él se quedaría y le
informaría si algo cambiaba. También trató de mandarme a casa en un
Uber. Pero no había forma en que fuese a dejarlo. Las enfermeras fueron
amables y nos llevaron dos cómodas sillas que se reclinaban, así podíamos
sentarnos junto a Edward en la UCI toda la noche. En realidad, ambos nos
quedamos dormidos unas cuantas horas y cuando nos despertamos se
sintió como una gran repetición. Lo único que había cambiado era que
ahora la luz brillaba a través de la ventana detrás de su cama.
—Iré por un poco de café —indicó Rush—. ¿Quieres algo?
Me di palmadas en la barriga y sonreí.
—Sí. Y soy demasiado vaga como para ir contigo.
Me lanzó la primera sonrisa real que había visto desde que Roble
entró en su oficina hacía doce horas. Se levantó y estiró los brazos en el 114
aire, antes de acercarse a donde estaba mi silla. Se inclinó, me besó la
barriga y al oído me susurró:
—Les conseguiré a ambos algo de comer. Volveré.
Después de que desapareciese, cerré los ojos de nuevo y comencé a
entrar en un sueño ligero. Los pasos acercándose de Rush me hicieron
sonreír. Se detuvieron junto a mí y seguí sin abrir mis ojos cansados.
—¿Puedes darme de comer? Estoy demasiado cansada para hacerlo
yo misma —me burlé y abrí la boca, imaginándome que recibiría una sucia
contestación de Rush.
Pero no fue la voz de Rush la que habló.
—Abre un poco más. Tengo algo para ti.
Elliott.
CAPÍTULO 16

—Pedazo de mierda. —Pateé la maldita máquina expendedora que me


acababa de robar un dólar. Pensando que tal vez simplemente no le
quedaba café, pulsé el resto de botones. Por supuesto, no hizo otra cosa
más que desquiciarme. Cuando se tragó mi segundo dólar, puede que
hubiese abollado esa cosa.
Decidiendo que dar una vuelta me haría bien, me dirigí a la entrada
principal del hospital y le pregunté al guarda de seguridad dónde podía
conseguir un café y algo de comer fuera del edificio.
Anoche después de que Gia se quedase dormida en su silla, la observé
dormir por un tiempo. No pude dejar de pensar en el bebé y qué clase de
relación podría tener Elliott con su hijo. Y qué pensaría el niño de Elliott.
Eso me llevó a pensar en Edward y en mí.
Toda mi vida lo único que quise fue odiar al hombre. Odiarlo por lo
que le había hecho a mi madre. Pero, ¿siempre fue un imbécil? Sin duda, 115
sabía con absoluta certeza que él había sido un imbécil conmigo los
últimos veinte años. Aunque no podía recordar cuando tenía tres o cuatro
años. ¿Él lo había intentado por aquel entonces y fui yo el que no le dio
ninguna oportunidad? Obviamente, hay algunas situaciones que
realmente nunca comprendes a menos que seas parte de ellas.
Definitivamente reconocía mejor eso ahora que me encontraba en la
drástica esquina de un triángulo parecido.
En el restaurante para llevar, pedí tres desayunos. Una tortilla de
huevo con pavo y queso suizo para mí, una tostada francesa y crema
batida y cereza para Gia —la crema batida para ella, la cereza para
observarla comérsela—, y una magdalena gigante con glaseado azul para
mi pequeño niño.
Mi pequeño niño.
Él ya era realmente mi niño. Beth tenía razón. El ADN no importaba
una mierda.
En el espacio de quince minutos que me llevó conseguir el café y el
desayuno, había pasado de calmado a cabreado y de nuevo a calmado. La
gente con cambios de humor reales debe estar jodidamente agotada todo el
tiempo.
Vi a Gia golpetear el suelo con el pie mientras me acercaba a la cama
de mi padre en la UCI. Sonreí para mí mismo sabiendo que hacía eso
cuando estaba ansiosa. Mi chica estaba ansiosa por comida.
Pero la sonrisa abandonó mi rostro cuando aparté la cortina y vi que
Gia no estaba sola. Elliott estaba de pie a metro y medio de ella.
La quemazón del odio calentó mi rostro. Quería darle una paliza a él
más de lo que quería nada en el mundo en ese momento. Se produjo un
duelo de miradas. No me importaba una mierda que él se viese como si no
hubiese dormido nada en dos días, o que estuviese de pie frente al hombre
que amaba quien estaba en su lecho de muerte. Mi corazón ni siquiera
pudo considerar esas cosas, todo lo que supe era que él estaba a un jodido
metro y medio de Gia; Gia, en cuyo interior había estado él, y yo estaba a
punto de explotar.
Abrí y cerré el puño, manteniéndolo a un costado. Me sentía como un
toro furioso y, para mí, Elliott estaba pintado de rojo de pies a cabeza. Di
un paso hacia él, pero entonces algo me detuvo. Por el rabillo del ojo, vi a
Gia. Estaba blanca como un fantasma y temblando en la silla.
Sin pensar más en mi hermano, fui hacia ella. Dejé la bolsa y tomé
sus manos.
—¿Estás bien?
Asintió rápidamente. Sus manos dejaron de temblar dentro de las
116
mías. Bajé la mirada a ellas y luego de nuevo hacia ella.
—¿Estás segura?
—Sí. ¿Por qué no voy a la sala de espera y les doy algo de tiempo?
—Te acompañaré. —Todavía ignorando a mi hermano, tomé la bolsa
del desayuno, rodeé a Gia por los hombros con un brazo y la conduje al
pasillo de acompañantes. Me arrodillé a sus pies una vez que estuvimos
allí—. ¿Te dijo algo?
—No. Solo me puse nerviosa cuando apareció.
No estaba seguro si me estaba diciendo la verdad. Mi instinto pensaba
que podía estar mintiendo y Elliott le había dicho algo. Gia simplemente no
quería que yo provocase una escena. Pero ahora mismo, no importaba.
Mientras Gia estuviese bien.
—¿No te tocó?
—¡No! Ni siquiera estrechó mi mano.
La observé y dejé salir un gran suspiro.
—Está bien. Pero pareces agotada.
—Gracias.
Aparté el cabello de su rostro y la besé en la frente.
—Come. Probablemente tu comida ya está medio fría para empezar.
Volveré y lidiaré con Satán mientras tú alimentas a nuestro chico.
Me lanzó una suave sonrisa.
—Está bien. Pero no hagas nada que provoque que te arresten.
Porque probablemente mi padre aparecerá aquí desde la comisaría en tres
minutos y te pateará en el trasero por dejarme tirada en Nueva York.
Curvé el labio.
—Sí, señora.
—¿Me lo prometes?
—De acuerdo.
En mi vuelta a la UCI, miré sobre el hombro y vi a Gia ya husmeando
en la bolsa. La observé lamerse los labios y romper los recipientes de
Styrofoam, y me di cuenta en ese momento de que no importaba nada
más. Ni siquiera el imbécil de mi hermano. Mientras pudiese poner esa
sonrisa en el rostro de Gia.
Y luego me alcanzó.
Algo que Roble, de entre toda la gente, me había dicho.
“Tienes que averiguar si tu amor por Gia es más fuerte que el odio por
tu hermano”. 117
Por primera vez, comencé a pensar que podría ser.

—Tu opinión no importa una mierda.


Negué hacia mi hermano. El médico acababa de salir de la UCI
después de darnos a Eliott y a mí una actualización sobre el estado de
Edward. Nos había contado que los escáneres de la mañana habían
mostrado que el sangrado se había detenido, pero necesitaban mantenerlo
en coma hasta que la hinchazón en su cabeza bajase. Todavía no estaba
fuera de peligro, pero había dado un paso en la dirección correcta.
—El médico preguntó nuestra opinión —dije a través de los dientes
apretados.
—A nadie le importa lo que pienses. Mi padre necesita que se tome
una decisión estudiada. ¿Alguna vez te graduaste en el instituto?
—No tengamos esta discusión cerca de Edward. Cabe la posibilidad
de que escuche cada cosa que digamos, y lo último que necesita es
escuchar cómo nos atacamos a la yugular. —Quería atacar a mi hermano,
con mi mano apretándole la tráquea, pero le había prometido a Gia no
meterme en problemas.
Elliott comenzó a estallar de nuevo, cuando de repente Lauren entró
en la zona de cortina.
—Lo lograste. —Le sonrió a Elliott. ¿Qué demonios veía ella en él?
Todo el comportamiento de mi hermano cambió. Se deslizó una
máscara sobre su rostro, cubriendo la marcada de furia que me dirigía a
mí.
—Cariño. Estoy tan contento de que estés aquí —comentó él. Observé
toda su actuación. Elliott se transformó en un marido obediente,
abrazando a su esposa como si la hubiese echado de menos y besándola
con una boca que indudablemente había estado enterrada en el coño de
alguna puta mientras estuvo en Florida.
Él le rodeó la cintura con un brazo y la sostuvo cerca. De vuelta a Ken
y Barbie.
Increíble.
—¿Cómo estás, Rush? —preguntó Lauren con una preocupación
genuina.
—Estoy bien. Pero creo que voy a irme ya que están los dos aquí. Gia
necesita descansar. Probablemente solo me quedaré en un hotel de los
alrededores y volveré esta tarde para la ronda de la noche.
—Eso es una locura —exclamó Lauren, mirando a su marido—. 118
Pueden quedarse en nuestra habitación de invitados. ¿Verdad, cariño?
Elliott mostró una sonrisa educada.
—Por supuesto.
Sí, claro.
—Gracias, Lauren. Pero estamos bien.
—Si cambias de idea, o si Gia necesita un cambio de ropa u otra cosa,
solo envíame un mensaje.
Asentí y bajé la mirada hacia Edward una vez más antes de irme.
—Llámenme si algo cambia.
Me dolía cada hueso del cuerpo por el gran control muscular que
necesité para estar alrededor de mi hermano y no darle una paliza. Pero
me relajé un poco volviendo junto a Gia en la sala de espera.
—¿Quieres salir de aquí?
—Pero no comiste.
—Perdí el apetito.
Frunció el ceño.
—Necesitas comer.
—Está bien. Tráelo. ¿Qué te parece conseguir una habitación de hotel
en algún lugar cercano, así puedo volver más tarde para las rondas de
noche y comprobar a Edward? Está a más de ciento cincuenta kilómetros
de los Hamptons con tráfico solo para volver de nuevo. A menos que
necesites volver.
Gia se levantó.
—No lo sé… ¿Lo necesito?
Entrecerré los ojos.
—Mi jefe realmente puede ser un idiota a veces. Se supone que tengo
que ir a trabajar…
Extendí la mano para ayudarla a levantarse. Cuando la tomó, tiré de
ella para levantarla.
—Vámonos, sabelotodo.
—¿Podemos quedaros en uno de esos moteles por horas? ¿Los que
usan todas las putas?
—¿Por qué demonios querrías hacer eso?
Se encogió de hombros.
—¿Por qué no? Será genial que la gente observe.
—Y tumbarse en las mismas sábanas que probablemente no han sido 119
cambiadas. Manchas de corridas, sangre, probablemente alguna marca de
mierda que dejó algún trasero sucio, también…
Arrugó la nariz.
—Buen punto. Llévame al Waldorf Astoria.
—Estaba pensando más en algo del estilo del Hilton al final
delacuadra.
—Tacaño.
Negué. Dios, la echaba jodidamente de menos.

—Me pregunto si a él le gustará la mantequilla de maní —mencionó


Gia.
Yo tenía la cabeza apoyada en su pecho. Había estado acariciando su
barriga durante los últimos veinte minutos mientras hablábamos en la
oscuridad.
—Si no es así, no estoy seguro de que podamos quedárnoslo. La gente
que no le gusta la mantequilla de maní está loca.
Me golpeó en la cabeza.
—No digas que mi niño va a ser un loco.
—No dije eso. Además, es hijo tuyo, así que está destinado a ser un
poco loco. Así que, de todos modos, probablemente deberías
acostumbrarte —me burlé.
—Espero que se parezca a mi padre. O a ti.
Nunca había pensado en ello, pero su hijo técnicamente podría
parecerse a mí. Yo compartía ADN con su padre. Ese pensamiento me
recordó el espectáculo que había representado Elliott para su esposa.
—Lauren parece ser una dama agradable. Simplemente no entiendo
cómo no puede ver a través de esa mierda. Un minuto él me está hablando
como si fuese basura, y al siguiente ella entró y él se convirtió en una
persona diferente. Alguna vez ha tenido que meter la pata y mostrado su
verdadera personalidad. No puedes vivir con el doctor Jekyll y no ver al
señor Hyde. Hyde sale a la luz de vez en cuando.
Gia suspiró.
—Sé que no quieres escuchar esto. Pero yo no lo vi. La gente ve lo que
quiere ver. Yo estaba sola y quería ver al Príncipe Encantador que pudiese
cambiar mi situación actual. Lauren no quiere ver a su marido como lo
que es.
—Ella va a averiguarlo de la forma difícil… cuando él le lleve a casa 120
una enfermedad de transmisión sexual en lugar de flores.
Gia estuvo callada por un tiempo. Cuando habló de nuevo, su voz era
un susurro.
—Solo para que lo sepas, entiendo por qué te acostaste con esa
mujer.
¿Qué demonios?
Alcé la cabeza de su pecho y me encontré con su mirada en la
oscuridad.
—¿Qué mujer? ¿De qué estás hablando?
—Esa mujer. ¿Dónde la conociste?
—¿Qué mujer?
—La mujer que respondió tu teléfono la noche después de que
averiguases que Elliott era el padre del bebé.
Entonces lo comprendí.
—Conocí a una mujer en un bar, pero no me acosté con ella. ¿Qué
quieres decir con que ella respondió mi teléfono?
—Te llamé al teléfono la mañana siguiente y respondió ella. Parecía
saber todo lo que había sucedido la noche anterior.
Me levanté de la cama y encendí la luz. Gia también se sentó. Estaba
enfadado de que pensara que yo había hecho todo eso y nunca dijese una
maldita palabra.
—Compartí mierda con esa mujer mientras nos emborrachábamos,
mierda que me arrepiento de haber compartido porque es privado. Ella me
pidió que me fuese a casa con ella, y por un segundo, pensé en ello. Quería
devolverte el daño. Pero no pude hacerlo. Me fui tambaleando al
estacionamiento, me acurruqué en el asiento trasero de mi auto y me
desmayé toda la noche. Solo. La mañana siguiente, me di cuenta de que
había perdido el teléfono y esperé hasta que el bar abrió para ver si lo
había dejado dentro. La mujer había pasado unos minutos antes y se lo
había dejado al camarero en caso de que yo fuese a buscarlo. Ni siquiera
recuerdo su maldito nombre. Debiste haber llamado mientras ella lo tenía.
—La sangre me bullía ante el pensamiento de que Gia hubiese creído que
la había engañado todo este maldito tiempo.
—Entonces, ¿realmente no me engañaste?
—Nunca te engañaría, Gia. Y estoy bastante cabreado de que
pensases que lo hice y no me lo reprochases. Puedes estar muy segura de
que si algún tipo respondiese tu teléfono cuando te llamase, jodidamente
lo sabrías.
—¿Qué hay de la mujer en Arizona? 121
—¿Beth? Tampoco sucedió nada con ella. Es una vieja amiga con un
gran hijo. Pasé la mayor del tiempo más con él que con ella. Porque en mi
jodida cabeza, me hacía sentir más cercano a ti ya que estabas
embarazada.
—Oh Dios mío. Todo este tiempo… —Gia se sostuvo la cabeza entre
las manos.
—De todos modos, ¿por qué demonios no me lo preguntaste si
sospechabas de algo?
—Yo… sentí que me lo merecía, supongo. Te había hecho daño y tal
vez parte de mí quería que me devolvieses el daño. Además… no sabía si el
que estuvieses con otra mujer era engañar.
—¿Qué? ¿No sabías si el que yo me follase a otra mujer era engañar?
Dudó.
—Si te acostases con otra mujer ahora, ¿sería engañar?
—Acabo de decir que nunca te engañaría.
—Pero, si lo hicieses, ¿se consideraría engañar? Para que se considere
engañar, tú tendrías que estar comprometido conmigo. —Se le llenaron los
ojos de lágrimas—. No estoy segura de dónde estamos ahora mismo, Rush.
Jesucristo. Realmente había jodido con su cabeza a lo grande. Ni
siquiera sabía que nunca me acostaría con otra mujer. Miré entre sus ojos
y tomé su rostro en mis manos.
—Yo tampoco sé dónde estamos ahora mismo. Cómo terminarán las
cosas en un futuro. Le pido a Dios poder decírtelo ahora mismo. Pero sé
una cosa, me tienes. No hay nadie más. Yo estando con otra mujer, o tú
con otro hombre, definitivamente sería engañar.
Comenzó a llorar.
—Está bien. Yo tampoco te engañé. No es que nadie en su sano juicio
me desearía por cómo me veo estos días. Pero tampoco te haría eso.
Tiré de ella hacia mí.
—¿Te das cuenta de que estoy aquí sentado con casi una erección,
incluso en medio de nuestra discusión, porque jodidamente me encanta tu
cuerpo de estos días? Así que el que digas que nadie en su sano juicio te
desearía es un poco insultante para ambos.
Se rió a través de las lágrimas.
—Entonces, supongo que ambos estamos un poco locos.
Nunca se dijeron palabras más ciertas. Después de que se hubiese
calmado, me aparté para mirarla.
—¿Estamos bien?
122
Sonrió.
—Sí. Estamos bien.
—Bien. ¿Entonces puedo apagar las malditas luces y echar una
cabezadita? Porque tu trasero roncando en la silla apenas alejada unos
centímetros me mantuvo despierto anoche.
—Estás mintiendo.
Lo hacía. Pero me encantaba que me lo recriminase. Esa era mi chica.
No la que pensaba que la había engañado y estaba demasiado ocupada
andando con cuidado alrededor de mi trasero arrogante como para decir
algo. Me levanté y apagué las luces.
A Gia le llevó unos cinco minutos dormirse una vez que la acerqué a
mí, la rodeé apretadamente en mis brazos y le acaricié el cabello. Yo, me
quedé despierto más tiempo, disfrutando de la sensación de estar feliz por
primera vez en semanas, incluso en medio de una tormenta de mierda.
CAPÍTULO 17

Apestaba no tener dinero cuando necesitabas un nuevo guardarropa.


Sabía que Rush me habría dado dinero al instante, pero no había forma en
que fuese a pedírselo.
Pero conseguir ropa nueva se estaba convirtiendo en una cuestión
urgente. Para eso estaban las tarjetas de crédito, suponía.
Riéndome para mí misma, volví a pensar en antes de que estuviese
embarazada y cómo solía sentir como si no tuviese nada que vestir, a
pesar de toda la ropa en mi armario. Ciertamente era diferente cuando
literalmente no tenías nada que vestir porque no te servía una maldita
cosa.
Me encontré sola en la única tienda de maternidad de la ciudad. Para
mi sorpresa, la mujer detrás del mostrador pareció reconocerme
inmediatamente.
—Eres Gia, de The Heights, ¿verdad? La chica de Rush. 123
Sin querer realmente meterme en el discurso de “es complicado” con
ella, simplemente respondí:
—Uh… sí. Sí, lo soy.
Era interesante porque no tenía ni idea de quién era ella. Aun así, ella
me conocía. Ese hecho no me sorprendió. Había estado muy abstraída de
un montón de cosas del trabajo últimamente, muy preocupada con mi
pronta marcha y el estado de mi relación y Rush.
Me tendió la mano.
—Soy Naomi. La esposa de Rich Kirkland.
Rich era uno de los chefs de The Heights. Un tipo realmente agradable
y hacía los mejores trozos de filete teriyaki con champiñones y pimientos.
Ahora me estaba gruñendo el estómago.
—Oh Dios mío. Todos queremos a Rich. Es tan dulce y un chef tan
bueno.
—Gracias. Sí… le encanta trabajar ahí. Cuando fue despedido de su
otro trabajo, Rush escuchó de él y lo contrató, incluso en el momento en
que no necesitaban a otra persona. Así que siempre estaremos agradecidos
por la oportunidad que le dio a Rich.
—Caray, nunca lo supe.
Esa no era la única historia de ese tipo sobre Rush. A menudo
ayudaba a la gente con necesidades. Era una de las cosas que me
encantaban de él.
Salió de detrás de la máquina registradora.
—Entonces, ¿qué te trae hoy aquí?
Me di un toquecito en la barriga.
—Bueno, como puedes ver… estoy embarazada. Ya no me sirve
ninguna de mis prendas. Y ésta siendo la única tienda de maternidad de la
ciudad… me imaginé que era el lugar adecuado para gente en expansión
como yo. Necesito encontrar al menos tres productos de primera necesidad
que pueda alternar. Estoy un poco justa de fondos, así que prendas que
pueda combinar con múltiples cosas.
Se frotó la barbilla mientras caminaba hacia la parte trasera de la
tienda.
—Está bien, entonces nos centraremos en las partes de abajo. Con los
tops realmente no necesitas comprar en una tienda de maternidad…
puedes ir a Target y simplemente conseguir algunas camisetas sueltas.
—Eso es cierto. Así que tal vez unos cuantos pantalones para
empezar, no estoy segura de qué selección de vaqueros tienes.
Naomi me acompañó alrededor y me ayudó a elegir unos vaqueros 124
oscuros, unos pantalones negros básicos y algunos pantalones cortos de
maternidad. Aunque dije que no iba a comprar una camiseta, no pude
evitar tomar una de la estantería para probármela. Era de color violeta
azulado con un peto en la parte de atrás.
—Deja que te lleve a un probador —indicó, guiándome a uno de los
probadores de la parte de atrás.
Abrí la cortina y colgué mis cosas en un perchero.
—Grita si necesitas algo —dijo.
—Gracias. —Cerré la cortina.
Dejé salir un suspiro mientras simplemente me observaba en el
espejo durante un momento. Sacándome el vestido por la cabeza,
realmente estaba sorprendida de ver cuánto había engordado. Raramente
me tomaba el tiempo para mirarme así de cerca, o al menos, no en esta
clase de luz fluorescente y cruda. Era realmente claro lo rápido que este
bebé estaba creciendo dentro de mí. Dependiendo de mi estado de ánimo,
podía mirarme y sentirme hermosa o gorda. Cuando pensaba en Rush me
sentía hermosa. Él me hacía ver todos los cambios que estaba atravesando
mi cuerpo como algo bueno. No estoy segura de que hubiese sido capaz de
ver lo positivo de todo esto si él no me recordase constantemente lo
excitado que estaba por mí. Incluso el pensamiento de eso hacía que todo
mi cuerpo se estremeciese. Rush tenía el control de mi cuerpo incluso
estando ausente.
Los buenos pensamientos de Rush de algún modo siempre se
convertirían en unos de preocupación. Era difícil para mí sentirme
completamente confiada sobre dónde se dirigían las cosas con nosotros.
Aunque su comportamiento hacia mí últimamente me hizo sentir
optimista, había un factor mayor que me hacía dudar de todo: no estaba
intentando tener sexo conmigo. Era en lo único en que se estaba
conteniendo. Era claramente un esfuerzo consciente no hacerlo, dado lo
cachondo que estaba. Y eso hablaba por sí solo. Ahora que sabía que no se
había acostado con nadie más, en lugar de ser un gran alivio, me
preocupaba y me intrigaba más el por qué no había intentado nada. Por
supuesto, era suficiente para hacerme dudar de todas las señales
optimistas que él había estado mostrando últimamente.
Apartando ese pensamiento, me puse los vaqueros de maternidad y
de algún modo metí mi trasero en él. Una vez alrededor de mi estómago,
era bastante cómodo. Me puse de cuclillas para mirar si el material se
estiraba lo suficiente. Después de quitármelos, me probé el resto de cosas
antes de concluir que hubiese sido mejor tomar un pantalón extra en un
color diferente en lugar de la bonita camiseta.
Saliendo de los probadores, reticentemente devolví la camiseta a su
lugar correcto en el estante, y Naomi me ayudó a elegir unos vaqueros más
125
ligeros de mi talla.
Llevamos todo al mostrador. Parecía estarle llevando mucho tiempo
cobrarme. Deslizó la tarjeta varias veces y murmuró algo entre dientes.
Naomi frunció el ceño.
—No tienes otra tarjeta de crédito, ¿no es así?
—No. ¿Por qué?
—Rechaza esta. Lo intenté tres veces.
Estaba comenzando a sudar. Últimamente había estado cargando
muchas cosas para el bebé que iba a necesitar en el futuro. No era difícil
creer que mi tarjeta de crédito estuviese al límite. El pago que había
realizado hacía dos días probablemente no había sido aplicado aún.
Sintiéndome avergonzada, dije:
—¿Sabes qué? Puede que tenga que llamarlos y aclararlo. No te
preocupes por ello. Ahora que sé lo que me gusta… simplemente volveré y
lo compraré en otro momento.
—¿Estás segura? Probablemente podría hacerte una especie de venta
a plazos si quieres dejar un poco de dinero.
La palabra a plazos me llevó a recordar ir a T.J. Maxx de niña y
depositar dinero para mi ropa de la escuela con mi padre. Eso se sintió
como ayer. De algún modo panas de color rosa y violeta me vinieron a la
mente. Papá siempre encontraba una forma de conseguirme lo que quería,
incluso si tomaba algún tiempo.
Suspiré.
—No. No es necesario. Resolveré esto y regresaré.
Naomi me lanzó una sonrisa comprensiva.
—Está bien. Siento que no funcionase, Gia.
—Yo también.
Salí de allí rápidamente. Sintiéndome abatida, decidí ir directamente
a casa y abrir un tarro de Ben & Jerry.
Mi plan fue frustrado cuando mi auto luchó por ponerse en marcha.
Seguí girando la ignición, y simplemente no se encendería.
Golpeando repetidamente el volante con las manos, grité:
—¿Te estás burlando jodidamente de mí ahora mismo? ¿Vas a elegir
este momento para dejarme tirada? ¡Muchas gracias, pedazo de mierda!
Pum.
Pum.
Pum. 126
Mis hombros subían y bajaban. Al final, apoyé la cabeza en el volante
y simplemente respiré, sintiéndome inmediatamente triste por ser tan dura
con mi auto. Eso era algo extraño por lo que estar triste, pero, no obstante,
lo estaba. Era viejo y probablemente solo necesitaba morir, pero lo seguía
reviviendo, esperando que se comportase como solía hacer. Esa era una
expectativa irreal. ¿Quién era el malo en esta ecuación? Yo. Lo era yo.
Lloré pensando en eso, en la vida y la muerte. La muerte de las cosas. La
muerte de la gente. La muerte de las relaciones. Sí, mi repentina
sensibilidad probablemente era resultado de las hormonas de mi
embarazo, mezclado con la humillación de mi problema con la tarjeta de
crédito, pero, aun así.
Tomando una última respiración, salí del auto y suavemente cerré la
puerta. Hacía dos minutos, puede que la hubiese cerrado de golpe, pero mi
repentina afinidad con mi vehículo roto significaba que tenía que ser
compasiva.
Di una palmada en el techo.
—Lo siento.
Era tentador llamar a Rush, pero me detuve. Era imperativo que me
acostumbrase a hacer las cosas por mí misma y por mi bebé. Eso no
incluía correr a llamar a Rush en el momento en que algo iba mal.
Así que empecé la larga caminata a casa. Afortunadamente, el clima
no era demasiado caluroso, o me habría preocupado que me diese una
subida de calor en mi estado. Pero era simplemente perfecto, frío con una
ligera brisa.
Una hora después, todavía estaba caminando, las plantas de mis pies
estaban doloridas y cansadas. Incluso mis zapatos Tieks, que eran muy
cómodos, no me podían proteger de sucumbir al duro pavimento.
En algún momento, registré la vaga sensación de que alguien me
estaba siguiendo.
Cuando iré a mi lado, el Mustang de Rush se estaba moviendo
lentamente a mi lado, justo como solía hacer en los primeros días de
llevarme a casa desde The Heights.
Bajó la ventanilla.
—¿Por qué estás caminando por la carretera, Gia?
Todavía me estaba moviendo cuando respondí:
—Mi auto se estropeó.
Hizo un gesto con la cabeza.
—Entra.
Aumentando mi paso un poco, caminé hacia atrás y dije: 127
—No quiero hacerlo, Rush. Estoy intentando manejar esto como si
estuviese viviendo sola en Nueva York, y tú no estuvieras alrededor para
llevarme. Así que preferiría caminar.
—Gia…
—¿Sí?
—Entra al maldito auto.
Bueno, suponía que podía culpar a mis pies. Prácticamente estaban
llorando para que me detuviese. Está bien, realmente quería entrar.
Me encogí de hombros y abrí la puerta del pasajero.
—Gracias —dije.
Puso la mano en mi rodilla.
—Chica loca. Deberías haberme llamado. —Mi cuerpo
inmediatamente reaccionó a su toque. Dios, su mano se sentía bien.
Muévela solo un poco a la derecha.
—No quería molestarte —contesté.
—Deberías saber que esa no es una excusa suficientemente buena y
que yo lo habría dejado todo para venir a buscarte.
—Sé que lo harías. Pero ese no es el tema.
—El tema era estúpido.
No quería discutir con él.
—De acuerdo. Bueno, gracias por el viaje.
Me miró y arqueó una ceja.
—¿De dónde venías?
—Me estaba probando ropa en la tienda de maternidad.
—¿Solo probándotelas?
—Sí. No compré nada.
—¿Por qué no?
No quería contarle la verdad, pero no podía mentir.
—Mi tarjeta fue rechazada.
Su expresión se apagó.
—Ya veo.
Suspiré.
—¿Qué estás pensando?
—Nada.
—Sí, lo haces.
—Bueno, estoy enfadado de que no me invitases a ir y observarte 128
probártela, para ser honestos. —Me lanzó una sonrisa sexy. Una pequeña
mirada de Rush siempre iba directamente a mi entrepierna.
Giré mi cuerpo hacia él y bajé la voz:
—¿Sabes? Estaba pensando en ti cuando estaba en el probador.
Sonrió maliciosamente.
—Oh, bien, esa es una historia que quiero escuchar.
—Estaba pensando en lo bien que siempre me haces sentir sobre mi
cuerpo. La única razón por la que me siento sexy ahora mismo es por ti.
Cuando me miro, escucho tu voz diciéndome lo atractiva que soy.
—No lo hago para hacerte sentir bien. Lo hago porque genuinamente
me encanta tu cuerpo. Si te hace sentir bien, entonces eso es un beneficio
añadido. —Suspiró, su voz sonando necesitada—. Así que cuéntame sobre
esa prueba. ¿Tus pechos estaban desnudos?
—No.
—Maldición.
—Pero estaban sobresaliendo de mi sujetador, que ahora es
demasiado apretado.
—Al igual que mi pantalón ahora. —Gimió, luego bajó la mirada a su
bragueta—. Muchas gracias.
—De nada. —Me reí, secretamente disfrutando de que lo estuviese
excitando con mis palabras.
—¿Me dejarás mirar la próxima vez?
Mi cuerpo estaba acalorado.
—¿Lo dices en serio?
—Baja la maldita mirada. ¿Parece que estoy bromeando?
Me reí.
—No, no lo haces.
—Está bien, entonces. La siguiente vez que vayas a comprar ropa,
quiero ir.
Escucharlo decir que quería ir hizo que apretase entre mis piernas.
Cuando llegamos a mi casa, me giré hacia él antes de que apagase el
auto.
—¿Quieres entrar?
—En realidad, tengo que volver a The Heights. Tengo un montón de
cosas de fin de la temporada que tengo que terminar.
Tragué con molestia. El viejo Rush habría tomado cualquier
oportunidad para saltar sobre mis huesos después del juego previo de 129
nuestra conversación sexual.
Simplemente asentí y salí del auto.
Repentinamente caminó hacia la parte trasera del auto y abrió el
maletero.
Rush sacó tres bolsas de compra. Reconocí el nombre de la tienda de
maternidad en ellas.
Entrecerrando los ojos con confusión, pregunté:
—¿Qué son?
—Tu ropa. La que no compraste.
Moviendo el dedo de un lado al otro, fruncí el ceño.
—¿Cómo…?
—No te encontré de casualidad. Naomi me llamó después de que te
fueses y me contó lo que había sucedido. Dijo que yo podría querer ir a
pagar por las cosas de mi chica, porque ella se marchó molesta después de
que su tarjeta de crédito fuese rechazada.
Me tapé la boca.
—Oh, Dios mío. No puedo creer que ella hiciese eso.
—Vi tu desastroso auto estacionado allí y me pregunté si te había
dado algún problema. Después de eso, efectivamente, te encontré
caminando por la carretera.
Miré entre las bolsas. Eso era un montón de ropa.
—Solo iba a comprar unas cuantas cosas. ¿Qué demonios compraste?
—Le dije que me diese todo lo que tuviese de tu talla.
Me quedé boquiabierta.
—No puedo aceptarlo, Rush.
—Sí, puedes y lo harás.
—No.
—Gia… no voy a devolver nada. Me gusta apoyar los negocios locales.
Y si no te pones esta ropa… lo haré yo.
¿Qué?
¿Acababa de decir lo que creía que había dicho?
Echando la cabeza hacia atrás, me reí ante la ridiculez de ese
pensamiento.
—Vas a ponerte esa ropa…
Se rascó la barbilla. 130
—¿Si la rechazas? Claro.
—Bueno, esa es razón suficiente para no aceptarla. —Comencé a
caminar de vuelta a mi puerta, dejando las bolsas en el suelo.
Cuando me giré, Rush se había quitado la camiseta. Jadeé
interiormente ante la visión de su pecho. Había pasado un tiempo desde
que lo había visto desnudo, juro que se veía más excitante que nunca.
Rush se inclinó y tomó lo primero que sacó de la bolsa. Era un top
rosa floral. Después de examinarlo como si no supiese por qué agujero
meter la cabeza, se lo puso. Luego se desabrochó los vaqueros y se los
quitó. Miré fijamente a sus musculosas piernas antes de que las cubriese
con una de las faldas de maternidad.
Con las manos en las caderas, guiñó un ojo.
—¿Cuánto te gusto ahora?
Te amo.
Te amo jodida y absolutamente.
La vista de este gran y hermoso hombre tatuado con ropa femenina
era realmente algo.
—Solo tú podías verte todavía sexy con ropa de embarazada.
—No me hagas entrar en The Heights así. Sácame de mi miseria.
Me dolía la boca de sonreír.
—Está bien, me quedaré con la ropa.

131
CAPÍTULO 18

¿Cuántas veces iba a arreglar esta mierda de auto? Había estado bajo
su capó más de lo que había estado bajo Gia.
El día después de que la recogí a un lado de la carretera, había vuelto
donde estaba estacionado frente la tienda de maternidad e intenté hacerlo
funcionar de nuevo.
Llegado este punto, hacerlo funcionar era como una batalla con un
enemigo, y no había forma de que fuese a dejar ganar a esta chatarra.
Pienso que arreglarlo repetidamente era como un reto para mí. Esa tenía
que ser la única razón por la que continuaba jugando con él,
especialmente cuando habría sido mucho más fácil simplemente
reemplazarlo.
Después de alrededor de una hora, finalmente lo hice funcionar. Mi
plan era conducirlo hasta casa de Gia y volver caminando a mi propio
auto.
A medio camino la maldita cosa comenzó a echar humo sir parar. Al 132
fin se me había agotado la paciencia. Este era el último intento.
Estallando en risas, estacioné y me incliné contra él, enterrado en
una nube de humo. Luego, como si un interruptor se apagase dentro de
mí, comencé a patear el auto, una y otra vez. Este momento debió haber
sido la culminación del todo el estrés bajo el que había estado las pasadas
semanas. Pero se sintió malditamente bien hacerlo. Añade el hecho de que
me estaba imaginando a Elliott todo el tiempo que golpeaba esta cosa, y
era exactamente lo que necesitaba. La gente pasaba conduciendo y tocaba
la bocina, pero no me importó.
Después de unos completos cinco minutos de golpear al auto, lo
había estropeado más allá de la reparación desde un punto de vista físico.
Simplemente seguí mirándolo, y finalmente me di cuenta de que me
daba la excusa para hacer algo que deseaba hacer desde hacía un tiempo:
Comprarle a Gia un nuevo y fiable modo de transporte. La mejor parte era
que ella realmente no podía negarse. No era como si yo le estuviese
haciendo un favor. Había destruido su maldito auto, por amor de Cristo.
Ella no tenía otra opción que aceptar el nuevo como mi muestra de
disculpa.
Increíblemente sudado y sintiéndome agotado por mi estallido, hice a
pie el resto del camino a casa de Gia.
Cuando abrió la puerta, dijo:
—Te ves como si hubieses atravesado el infierno y vuelto de él.
Me reí y pasé junto a ella.
—Estuve en una pelea.
—¿Una pelea? —Cerró la puerta y se sujetó el pecho con miedo—.
¿Con Elliott?
—No… uh… —Me reí entre dientes—. Con tu auto.
—¿Mi auto?
—Lo destrocé. Me volví loco con él.
—¿Qué? ¿Pensé que habías dicho que ibas a arreglarlo?
—Bueno, iba a hacerlo. Y lo hice. Pero la maldita cosa volvió a
estropearse de nuevo y comenzó a echar humo de camino a casa, y me
volví loco. Le di patadas, y ahora está muerto.
Abrió los ojos de par en par.
—¿Muerto? ¿Ya no tengo auto?
—Correcto. Tiene que llevárselo la grúa.
Gia se quedó boquiabierta.
—No sé si reírme o llorar.
—Iremos mañana a conseguirte un auto nuevo. 133
—¿Qué? ¿Así de simple? Lo dijiste de manera muy casual, como si no
fuese un gran problema. No puedo permitirme comprar un auto nuevo.
Me senté a la mesa de la cocina y puse el pie sobre una silla.
—Gia… destrocé tu auto. Es mi responsabilidad reemplazarlo.
—Bueno, no reemplazas un auto usado con uno nuevo.
—No quiero que lleves al bebé en algo poco fiable.
Se cruzó de brazos y suspiró hacia su frente, pareciendo frustrada.
Entonces comenté:
—Te diré qué. Yo me encargaré del pago inicial para compensar el
destruir tu auto. Tú puedes ocuparte de los pagos mensuales.
—No.
—Sí.
—No.
Después de veinte minutos de discusión, finalmente accedió.
De repente me levanté y junté las manos de golpe.
—Bien. Te recogeré mañana por la mañana.
Gia estaba sorprendida de que la hubiese llevado al concesionario de
Mercedes. No iba a comprarle nada que no considerase la opción más
segura, y había hecho mi investigación en las pasadas veinticuatro horas.
Ella seguía diciendo que nunca sería capaz de afrontar los pagos
mensuales de un Benz. Le recordé que yo me estaba haciendo cargo del
pago inicial. Eso no significaba que no pudiese ser una gran cantidad de
dinero, un pequeño detalle que me negué a discutir con ella. Le aseguré a
Gia que le quedaría un razonable pago mensual. Muy razonable. Como
casi nada.
Ella estaba vistiendo uno de sus conjuntos de maternidad, y este en
particular escondía su estómago y acentuaba sus pechos. El vendedor de
autos probablemente no sabía que estaba embarazada. Eso le dio rienda
suelta a flirtear con ella sin parar. Estaba preparado para agarrarlo del
cuello porque no dejaba de mirarle las tetas. Por no mencionar que cuando
él preguntó si estábamos casados la respuesta de ella fue “No, es mi jefe”.
Pequeña mierda. Luego ella me guiñó un ojo, y yo simplemente quería
tomarla justo en el maldito suelo de la sala de exposición. Me habría
encantado provocar tanto daño en el capó de uno de estos autos que no
habría tenido más elección que comprarlo. Ella estaba bromeando con la 134
cosa del jefe, claro, pero eso solo alentó a Vendedor Estúpido para flirtear
más con ella.
—¿Qué es lo siguiente que te puedo mostrar? —preguntó él a los
pechos de ella.
—Danos un minuto —espeté, rodeándola posesivamente con un
brazo.
Justo acabábamos de volver de probar el SUV, cuando le dije:
—¿Quieres conducir un poco con el Clase E?
Gia estaba considerando sobre todo los vehículos “prácticos”. No
podía culparla, porque siempre había alquilado esos para ella en el pasado
cuando su auto dejaba de funcionar. Pero no pude evitar notar cómo se
iluminó cuando habíamos pasado junto al descapotable Clase E.
Se encogió de hombros.
—¿Por qué molestarse?
—Porque parece que te encanta.
—No puedo conseguir un descapotable con un bebé.
—¿Por qué no?
—Porque no es práctico.
—¿En qué sentido?
—Bueno… no hay… espacio.
—¿Planeas tener más de un bebé a corto plazo?
Se rió.
—No. Pero, ¿qué hay de cosas como el cochecito?
Fui en busca de Vendedor Estúpido.
—Oye, ¿puedes abrir el maletero del Clase E?
Después de que lo hiciese, metí la cabeza en él y sonreí mientras
volvía a mirar hacia ella.
—Parece que hay bastante espacio para un cochecito.
Ella movía la mirada de un lado a otro. Todavía parecía como si
estuviese buscando razones por las que no merecía tener el auto que
realmente quería.
—Deja que te pregunte esto… —comencé—. ¿Planeas cortarte el
cabello y vestir vaqueros de madre después de que el bebé nazca solo
porque esas cosas son prácticas?
—Demonios, no.
—Entonces, ¿por qué necesitas sacrificar lo que realmente quieres en
un auto? Además, hay mucho espacio. Créeme, no dejaría que
consiguieses algo demasiado pequeño. 135
Ella tenía la mirada fija en el descapotable plateado brillante.
Gia estaba cediendo.
—Supongo que podemos dar una vuelta de prueba.
Guiñé un ojo.
—Esa es mi chica.
Fuimos a probarlo, y el vendedor tuvo el coraje de intentar ponerse en
el asiento del pasajero junto a ella esta vez.
Prácticamente lo empujé a un lado.
—Disculpa. Yo me sentaré al frente. Y si miras las tetas de mi chica
de nuevo, no solo vas a perder esta venta, también vas a perder un
montón de dientes.
Él tragó saliva y permaneció callado mientras se deslizaba al asiento
trasero. Gia parecía un poco avergonzada, pero mi reacción no debería
haberla sorprendido.
Apenas recordaba que él estaba aquí una vez que nos adentramos en
la carretera. Gia había convertido esta cosa en un pequeño demonio
rápido, y a mí me estaba encantando. Su cabello estaba volando por todas
partes, y todo lo que pude hacer fue mirarla y disfrutar cada segundo de
ello.
Este auto merecería cada maldito centavo si consigo hacer esto todo
el tiempo.
Girando la cabeza para mirar la parte trasera, imaginé un asiento de
bebé allí y tuve escalofríos. Si simplemente pudiese averiguar qué estaban
intentando decirme los escalofríos.

136
CAPÍTULO 19

Finalmente me había puesto al día en el trabajo. Entre el proyecto del


edificio al otro lado de la ciudad, la próxima fiesta de fin de temporada en
The Heights, ir y venir para visitar a Edward, trabajar en el pedazo de
mierda de Gia, e ir al concesionario de autos, tenía una lista de kilómetros
de mierda por hacer. Pero me levanté al alba esta mañana e hice la
mayoría para cuando llegó la hora de la cena. En esta época del año, con
el fin de la temporada acercándose rápidamente, siempre estábamos más
ocupados.
Fui detrás de la barra para ayudar a Riley y a Carly y tomé un pedido
de bebida de un ricachón presumido junto a una chica muy por encima de
su liga. Él pidió un escocés. Le pedí la identificación solo por ser un
imbécil frente a su amiga.
Él masculló mientras sacaba la licencia de la cartera.
—He estado aquí de pie esperando durante diez minutos y no he visto
que se le pidiese probar su edad a nadie. 137
Miré su licencia, comprobando la dirección después del año de
nacimiento. Dune Road. Imagínate. La zona frente a la playa más cara de
los Hamptons. No me extraña que pueda engancharla.
—Cuando una persona joven pide una bebida de persona mayor, la
mitad del tiempo significa que está intentando actuar de forma madura
porque no tiene edad suficiente. Pediste un whisky con hielo.
Me quitó la licencia de la mano.
—O tienen buen gusto. Y tomaremos un pinot noir.
La amiga de Dune Road me dio una sonrisa ligona detrás de él. Sí, no
te culpo dulzura. Serví sus bebidas y le cobré cuatro dólares más en su
cuenta, mi propio impuesto a los imbéciles. Por supuesto, pagó con una
tarjeta de crédito negra.
Cuando terminaron, él le dijo a ella que quería salir a la parte trasera.
Cuando se giró para marcharse, su amiga se inclinó sobre la barra.
—¿Qué significa la otra mitad del tiempo?
Me llevó un minuto darme cuenta que se estaba refiriendo a mi
comentario sobre los tipos que piden bebidas de gente mayor que la mitad
del tiempo están por debajo de la edad permitida. Me incliné cerca para
responder.
—La otra mitad del tiempo, simplemente son unos imbéciles. —Se rió
y siguió a su fuente de ingresos fuera.
Después de ayudar a unas cuantas personas más, noté que el bar
comenzaba a ralentizarse, así que fui a ayudar a nuestra anfitriona. No
parecía como si tuviese mucho con lo que lidiar, pero su trasero se veía
espectacular en la nueva falda que llevaba esta noche, y pensé que se lo
haría saber.
—¿Esa es una falda de maternidad? —Me coloqué detrás de ella y
hablé sobre su hombro—. Te vez muy sexy esta noche.
—Lo es. Es muy cómoda y elástica. Probablemente podrías caber
dentro conmigo.
Yo también quería meterme.
—Eso suena como un reto. Sabes cuánto me gusta un buen... —Dejé
la frase a medias viendo a una mujer familiar entrar en el restaurante.
¿Esa es Lauren? Al principio pensé que lo era. Pero no parecía a su usual
yo organizado. Vestía una camiseta ancha y un pantalón de yoga, y
cuando se quitó los lentes de sol tenía los ojos hinchados y rojos. No fue
hasta que me vio y comenzó a acercarse que tuve la certeza de que era ella.
Sin darse cuenta de quién acababa de entrar, Gia se giró porque
había dejado la frase sin terminar.
138
—¿Rush?
—Mierda.
—¿Qué hice?
—Tú no. Lauren.
Gia arrugó la nariz.
—¿Lauren?
Ella escuchó la voz antes de que pudiese explicarme.
—Hola, Rush —saludó Lauren—. Lamento venir sin avisar. ¿Podemos
hablar un minuto?
Joder.
—Claro.
Le apreté el hombro a Gia y susurré:
—¿Estás bien?
La mirada en su rostro gritaba que no. Le di otro apretón.
—Volveré. Espera aquí.
Lauren y yo fuimos a mi oficina. Estuvo callada hasta que la puerta
de cerró.
—Lo siento. No sabía dónde más ir.
Saqué una silla.
—Toma asiento. Lo que sea, estoy aquí. Está bien.
Bajó la mirada mientras hablaba:
—Edward necesita más cirugía. Sabes que estaban esperando sacarlo
del coma que le indujeron.
—Sí. Antes de ayer estaban esperando al final de la semana. Dijeron
que la hinchazón había bajado mucho. ¿Cambió algo?
—No en su cabeza. Eso todavía está bien. Pero hicieron otros
escáneres hoy como precaución y encontraron otro aneurisma en el
estómago. Necesitan quitarlo. Quieren tu consentimiento para realizar la
cirugía.
—¿Por qué mi consentimiento? Es la decisión de Elliott.
Lauren volvió a bajar la mirada y se retorció las manos.
—Elliott no ha sido lógico últimamente. Ha estado… bebiendo mucho.
—¿Todo lo de Edward es demasiado con lo que lidiar?
Alzó la mirada para encontrarse con la mía. Con los ojos llenos de
lágrimas y el labio inferior temblándole.
—¿Qué está sucediendo Lauren?
139
—Elliott… él… él… —Incapaz de contenerlo más, estalló en lágrimas.
Le entregué una caja de pañuelos y tomé la silla junto a ella, así podía
frotarle la espalda.
—Está bien. Tómate tu tiempo. Estoy aquí mismo.
El corazón me latía con fuerza mientras esperaba a escuchar lo que
tenía que decir.
Con el tiempo, sorbió por la nariz unas cuantas veces y continuó:
—La semana pasada… fui a su oficina para sorprenderlo con su cena
favorita.
El momento en que dijo sorprenderlo, supe lo que estaba por venir.
—Había estado tan estresado entre llevar la oficina y Edward estando
enfermo. Quería alegrarlo. —Se limpió los ojos y me miró—. Pero ya tenía a
alguien haciendo eso por él. Justo allí en su oficina.
Joder. Maldito hijo de perra.
—Había sospechado antes que estaba sucediendo algo. Pero supongo
que elegí ignorarlo y fingir que no me estaba engañando.
Agaché la cabeza por vergüenza de mi ADN.
—Lo siento, Lauren.
—Gracias. —Después de unos minutos más de ella contándome todas
las pistas que había captado, dirigimos la conversación de nuevo a
Edward.
—Entones, ¿Elliott está en contra de la cirugía?
—No ha estado en el hospital en veinticuatro horas. Solo ha estado
bebiendo y golpeando mi puerta. Le he pedido que se fuese porque ahora
mismo no puedo estar alrededor de él. Pero fui a visitar a Edward esta
mañana y aparentemente has estado intentando ponerse en contacto con
Elliott desde ayer, y él no les ha devuelto las llamadas. Necesitan una
decisión ahora. Lamento ponerte en esta situación.
—No. Por supuesto. Es la responsabilidad de Elliott y mía. No tuya.
Aprecio que vinieses a verme. Volveré al hospital. ¿Sabes dónde se está
quedando Elliott?
—No estoy segura. Estaba roncando en el suelo fuera de nuestro
apartamento anoche. Pero esta mañana se había ido. Voy a quedarme en
la casa de verano de mis padres en Montauk durante unos días, así que, si
lo ves, dile que puede usar el apartamento hasta que yo averigüe qué voy a
hacer.
—De acuerdo.
Lauren se levantó. Deseé que hubiese algo más que pudiese hacer
para ayudarla. No se merecía esta mierda.
140
—Montauk está a veinte minutos. Si necesitas cualquier cosa, incluso
hablar o gritar sobre Elliott, no dudes en llamarme.
Me dio un abrazo.
—Gracias, Rush.
Abrí la puerta de mi oficina y se detuvo. Esos días, pensaba que no
había nada más que pudiese sorprenderme. Pero Dios tenía que probar
que estaba equivocado.
Lauren se giró.
—Casi lo olvido. Aún no tuvimos la oportunidad de contárselo a
nadie. —Se llevó la mano a la barriga—. Supongo que ya no son buenas
noticias. Pero… estoy embarazada de siete semanas.

Gia entró en mi oficina en el minuto que Lauren se había ido.


—Lo sabe, ¿no es así?
—No.
Se llevó la mano al pecho.
—Oh, Dios mío, Rush. ¿Edward…?Estoy tan absorta en mí, ni
siquiera pensé…
—Edward está bien. Quiero decir… no está bien. Pero no está muerto.
¿Por qué no tomas asiento?
Volvió un poco de color al rostro de Gia mientras se sentaba en mi
silla. Le informé de lo último que se sabía del estado de Edward y le conté
que Lauren había encontrado a Elliott con otra mujer en su oficia. Dejé
fuera la parte de Lauren estando embarazada. Una pesadilla a la vez.
—¿Entonces necesitas ir al hospital?
—Sí. Tengo qué pensar si voy a encontrar al imbécil de mi hermano o
no. Pero tendré dos horas de tráfico para averiguar esa mierda.
—Voy contigo.
Sonreí, amando que no me estuviese pidiendo permiso.
—Sí, señora.
Roble llamó a un amigo para ocuparse de la puerta así él podía hacer
el doble trabajo de encargado y anfitrión. Diez minutos después, Gia y yo
salíamos por la puerta. Cuando nos metimos en mi auto, ella todavía se
estaba lamentando por las noticias que le había compartido.
—Me siento muy mal por Lauren. Se veía molesta cuando se fue. Odio 141
decirlo, porque estoy segura de que ahora lo está pasando muy mal… pero
es mejor que sepa ahora sobre Elliott. Sería mucho más duro pasar por
todo esto si tuviesen una familia.
Dudé al poner la llave en el contacto. Maldición.
—¿Qué está mal? —preguntó Gia.
Negué.
—Dejé fuera una parte que Lauren me contó. No quería molestarte.
—¿Qué dijo?
Tomé una profunda bocanada.
—Lauren está embarazada de siete semanas.
Gia me miró durante un largo momento. No sabía cómo esperaba que
reaccionase, pero ciertamente no era lo que hizo después.
Comenzó a reír. Al principio ligeramente, pero luego estalló en
carcajadas. No pude evitar unirme a ella. Toda la jodida situación era
ridícula. Esta mierda era mejor que un episodio de Jerry Springer. Nos
reímos tan fuerte que Gia resopló y dijo que tenía que orinar. Luego nos
reímos más fuerte.
Pero lo más triste era… que nos estábamos riendo exactamente de lo
que le había sucedido a mi madre y a la madre de Elliott, hacía veintiocho
años.
Segunda ronda, aquí vamos.

—Tomaste la decisión correcta. —Gia apoyó la mano en mi pierna


temblorosa para detenerla—. Los doctores van a venir por esas puertas en
cualquier momento y nos dirán que está bien.
Después de que hablásemos con los doctores anoche, firmé los
papeles de consentimiento para la cirugía de Edward. Dormimos unas
horas de nuevo en el Hilton cercano y volvimos esta mañana a tiempo para
despedirlo por su operación. Se lo habían llevado hacía cuatro horas,
diciendo que llevaría tres horas y media. Gia asumió que había estado
distraído y asustado por cómo estaba Edward, lo que solo era parcialmente
cierto.
Aunque Gia y yo nos habíamos reído por la locura de Lauren estando
embarazada, me trajo un montón de malos recuerdos a la mente. El hijo
de Lauren sería como Elliott creciendo… el heredero. El de Gia sería como
yo en esta asquerosa dinámica familiar de tener un padre al que no le
importa una mierda su hijo bastardo. No creía que yo fuese capaz de
manejar otra vida de mierda que venía al estar relacionado con esa familia.
Por supuesto, esta nueva mierda tenía que sacar su fea cabeza justo
142
mientras yo estaba facilitando mi camino de vuelta a Gia, pensando que
podía funcionar para nosotros. Pero dudaba que volviese a desaparecer
ahora. Y me hacía jodidamente miserable. Porque el tiempo seguía
adelante, y sabía que tenía que terminar con Gia y dejarla seguir adelante,
o tenía que superarlo.
Una voz llamó mi nombre y me sacó de mis pensamientos.
—¿Señor Rushmore?
Gia y yo nos levantamos cuando el doctor que había realizado la
operación de Edward se acercó.
Se sacó la mascarilla de papel de la boca y se quitó el gorro azul de la
cabeza.
—Buenas noticias. Su padre lo hizo genial. Fuimos capaces de
extirpar el aneurisma y reparar la pared arterial sin mucho sangrado.
—Eso es genial —exclamé. No quería preocuparme, pero al mismo
tiempo, no podía evitar sentirme aliviado de que lo consiguiese.
—Tiene un largo camino de recuperación. —El médico puso una
mano en mi hombro—. Pero soy optimista de que llegará a eso. No será
fácil. Su padre va a necesitarlo ahora, más que nunca.
Estaba a punto de agradecérselo cuando una voz desde atrás me
interrumpió. Una voz borracha, arrastrando las palabras y malvada.
—Nadie te necesitó jamás.

143
CAPÍTULO 20

Movimiento de novato. Nunca sujetes el brazo de un chico en una pelea.


Esa parte la recordaba. Aun así, no podía recordar por mi vida lo que
Rush había dicho que debías hacer cuando interrumpes una pelea. Me
había dicho algo después de que estúpidamente me metiese en el medio de
la pelea en la azotea hacía meses en The Heights. Rush y Elliott estaban
pegados frente a frente desde que el médico dejó la zona de espera, y
estaba bastante segura de que las cosas estaban a punto de ponerse feas.
—Rush —lo llamé. Ni siquiera me escuchó.
—Sal inmediatamente de aquí. No te necesitamos. —Elliott arrastró
las palabras.
Rush habló con los dientes apretados:
—¿Sí? Alguien tiene que actuar como un hombre y quedarse aquí
para tomar decisiones. Por cierto, tu padre tenía un aneurisma fatal en el
estómago. Se lo extirparon hoy y sobrevivió. De nada. 144
—No eres un hombre. Eres escoria. —Elliott había estado
balanceándose y comenzó a inclinarse hacia delante. Rush tuvo que poner
la mano para evitar que cayese mientras hablaba.
—¡Siéntate! —exclamó Rush. Yo inmediatamente me senté en la silla
junto a mí, aunque no era a mí que se lo decía. Nunca lo había escuchado
tan enfadado. Desafortunadamente, un borracho Elliott no se asustaba
tan fácilmente como yo. Observándolos insultándose nariz con nariz, sentí
como si estuviese esperando a que sucediese algo malo, lo que me di
cuenta que era estúpido. Podía no recordar lo que Rush me había dicho
que se debía hacer para terminar una pelea, pero tenía claro el hecho de
que se suponía que llamase a Roble. Ya que no estaba aquí, decidí
conseguir ayuda para detener este desastre que iba a suceder, en lugar de
lidiar con las repercusiones posteriores.
Rush y Elliott estaban tan centrados el uno en el otro que fui capaz
de salir de la sala de espera sin una excusa. Afortunadamente, encontré a
un corpulento guarda de seguridad justo a final del pasillo. Después de
explicarle la tensa situación, me siguió de vuelta a la sala de espera.
El guarda uniformado entró para observar lo que todavía estaba
sucediendo.
—¿Está todo bien, chicos?
—Bien —respondió Rush sin apartar la mirada de Elliott.
—No se ve demasiado bien. Tener a un ser querido en la UCI puede
ser estresante y puede causar mucha fricción cuando se trata de decidir el
cuidado. Pero así no es como se solucionan las cosas aquí. Voy a tener que
pedirles que se sienten, o los acompañaré a ambos fuera del hospital.
Después de unos sólidos quince minutos de más miradas intensas,
fue Rush el que hizo lo correcto. Negó, se giró y tomó asiento.
Elliott comenzó a reírse como si hubiese ganado algo. Así que el
guarda tomó el lugar de Rush y se cruzó de brazos mientras estaban uno
frente al otro.
—Tu turno. Siéntate.
El idiota borracho masculló entre dientes, pero finalmente fue a
sentarse al otro lado de la habitación.
El guardia miró hacia mí, luego a Rush.
—Voy a permanecer por aquí por un tiempo. Voy a sentarme junto a
la puerta.
Sonreí.
—Gracias.
Rush se sentó solo pensando y no nos dio las gracias a mí o al
guarda. Sabía que, para él, la presencia de Elliott era un doloroso 145
recordatorio de que estaba embarazada del bebé de su hermano y la
montaña de animosidad que eso causaría durante años venideros. Sin
duda también removía los duros sentimientos de su infancia que se había
esforzado en dejar en el pasado. Era culpa mía que todo fuese de nuevo tal
desastre.
Tenía una cita con el médico esta tarde que había planeado cancelar.
Pero comencé a pensar que las cosas tal vez serían mejores si yo no
estuviese aquí. Mi presencia era como gasolina en un incendio. Rush
necesitaba estar aquí por la salud de su padre, y yo no necesitaba
añadirme a sus problemas. Así que decidí mandarle un mensaje a mi
padre y ver si hoy podía estar libre y llevarme al este para mi cita.
Dos minutos después, respondió sin problema, que estaba haciendo
recados y que se pasaría por el hospital cuando hubiese terminado. Pensé
en que se lo haría saber a Rush después de que se tranquilizase un poco.
Media hora después, Elliott estaba roncando en una silla y Rush
todavía no había levantado la mirada. Le estaba tomando más tiempo
tranquilizarse del que pensé. Me levanté.
—Voy a ir al baño. ¿Quieres que te consiga café o algo mientras voy?
Rush negó.
De acuerdo, entonces.
Me tomé mi tiempo en el servicio. Dado que era un baño para una
persona, decidí lavarme en el lavamanos en caso de que no tuviese tiempo
para detenerme en casa antes de la cita con mi médico. Estar en el
hospital me volvía paranoica con los gérmenes y había sudado por el
enfrentamiento de Rush y Elliott.
Me lavé el rostro y las manos, luego me quité la camiseta y me lavé
bajo los brazos. Antes de volver a ponerme la camiseta, eché un buen
vistazo en el espejo. Mi estómago estaba muy redondo estos días. No
pasaría mucho antes de que saliese de la fase “oh, ha ganado un poco de
peso” y entrase en la fase “se quedó embarazada”. Había pasado un
tiempo desde que había tenido una charla con el pequeño, y tan extraño
como era el momento y lugar para tener una ahora mismo, sentí que era
necesario.
Me froté la barriga.
—Hola. Soy yo. Mamá. —Decir la palabra mamá era muy extraño para
mí ya que no tuve una mientras crecía. La palabra no salía de mi boca
como lo hacía para la mayoría de la gente—. Siento no haberte hablado en
un tiempo. Han pasado muchas cosas. Esa no es excusa, lo sé. Pero
intentaré no tener espacios de tiempo tan grandes entre nuestras charlas.
Estás creciendo mucho. Bueno, al menos yo estoy creciendo mucho.
Espero que tú seas la causa. Aunque, seamos honestos, últimamente he
pasado mucho tiempo con mis amigos Ben&Jerry. Hoy vamos a ir al
146
médico por una comprobación. Tu abuelo Tony va a llevarnos. Es bastante
increíble. El mejor padre que nadie pudiese pedir. No tengo ninguna duda
de que incluso va a ser mejor abuelo para ti. Es amable y cariñoso, y la
persona más confiable del planeta. Tenemos suerte de tenerlo. —Me
detuve unos segundos—. Está bien. Bueno, eso es todo de momento. Pero
me pondré al día contigo muy pronto.
Después de vestirme, me sentí mejor volviendo a la sala de espera.
Solo que cuando entré, ahora había tres hombres esperando, un Elliott
dormido, y mi padre y Rush de pie y hablando.
Rush puso la mirada en mí en el momento en que entré.
—No mencionaste que tu padre iba a venir.
—Yo… uh… tengo una cita con el médico esta tarde.
El músculo en su mandíbula se tensó.
—Te habría llevado.
—Sé que lo habrías hecho. Pero necesitas quedarte aquí. Y mi padre
hoy estaba libre.
—Ocuparme de ti toma prioridad sobre todo lo demás —aseguró
Rush. Claramente no estaba feliz de que no lo hubiese hablado con él.
—Gracias. Lo sé.
Mi padre tendió la mano.
—Llámame si hay algo que pueda hacer, hijo. Incluso si solo es un
poco de compañía mientras estás esperando aquí. Siempre puedo pasarme
durante mi descanso o cuando esté fuera de servicio.
—Gracias, Tony. Lo aprecio.
Me adelanté y le di un abrazo a Rush. Aunque me rodeó con un
brazo, su cuerpo estaba tenso.
—Mándame un mensaje después —pedí—. Hazme saber cómo está
Edward.
Rush asintió.
Mi padre me abrió la puerta y comencé a irme, pero luego me detuve y
miré sobre el hombro. Rush levantó la mirada y nuestros ojos se
encontraron, pero no dijo nada ni intentó detenerme de irme, no es que
hubiese esperado que lo hiciese. Pero fue una comprobación realmente
triste. Así era como iba a ser la próxima semana: yo yéndome con papá,
solo que entonces estaría dejando los Hamptons. Y cuando le dijese adiós
a Rush sería para siempre.

147
Comencé a arrastrarme a las ocho. The Heights estaba ajetreado, y
era una lucha mantener el ritmo. Aunque me animé hacía diez minutos
cuando Rush finalmente entró. Se veía demacrado, todavía con la misma
ropa que llevaba cuando nos fuimos ayer a Nueva York. Asumí que había
pasado el resto del día en el hospital y vino directamente a trabajar. Le
había mandado un mensaje más temprano para hacerle saber que todo
salió bien con mi cita en el doctor y le pregunté cómo estaban las cosas en
el hospital. Su respuesta fue corta. “Todavía no he matado al idiota. Así
que es un plus”.
Me llevó hasta las nueve y media del ajetreo de la cena tener un
descanso suficiente para entrar en la oficina del jefe. Llamé sobre la puerta
abierta.
—Hola. ¿Cómo estás?
—Manteniéndome. ¿Tú?
—Estoy bien.
—¿Ninguna pelea con Elliott?
—No, pero consiguió un ojo morado.
—¿Cómo?
—El imbécil se cayó de la silla en la que estaba durmiendo en la sala
de espera. Cayó sobre su rostro. Fue el mejor momento del día.
Sonreí.
—¿Cómo está Edward?
—Los médicos dicen que lo está haciendo realmente bien. Van a
intentar sacarlo del coma en unos días.
—Eso es genial.
Rush asintió y tomó un montón de papeles. Se giró para meterlos en
el archivador detrás de él mientras hablaba:
—¿Cómo fue tu día con tu padre?
—Estuvo bien, en realidad. Como tuvimos un poco de tiempo, nos
detuvimos en mi apartamento, así pudo ayudarme a mover algunos
muebles. He estado pidiendo cosas para el bebé y necesitaba hacer un
poco de espacio.
Rush se congeló. Mantuvo su espalda hacia mí durante un minuto
antes de girarse. Cuando lo hizo, me clavó una intensa mirada.
—Entonces supongo que lo tienes todo listo. Para mudarte.
Bajé la mirada.
—Sí. Estoy llegando a eso. 148
Cuando levanté la mirada, Rush todavía me estaba mirando
fijamente.
—Estoy feliz por ti. —Tomó un archivo de su escritorio y habló
mientras lo miraba—: ¿Necesitas algo más? Tengo mucho trabajo con el
que ponerme al día.
—Oh. No. Te dejaré volver a ello, entonces.
De algún modo logré poner un pie tras otro y cerré la puerta de Rush
tras de mí. Pero no estaba segura de cómo alguna vez iba a superar al
hombre cuando me fuese la semana siguiente.
CAPÍTULO 21

Estaba cansado.
Malditamente cansado.
Entre correr del hospital a los Hamptons y la inminente marcha de
Gia, mi cabeza estaba dando vueltas constantemente.
Finalmente sacaron a mi padre del coma, lo que fue un alivio. Todavía
iba a haber un largo camino de recuperación, uno que no se hacía más
fácil por el estúpido comportamiento de Elliott últimamente. No es que no
fuese siempre un estúpido, pero lo había llevado a todo un nuevo nivel en
los últimos meses. Parecía como si se estuviese volviendo loco.
Conduciendo a casa desde Nueva York, tuve que frenar la urgencia de
detenerme y comprar cigarros una docena de veces. Cada vez que quería
detenerme, me había obligado a pensar en ese anuncio que solía salir
cuando era niño. Siempre me había dado miedo. El hombre en la pantalla
hablaba con un agujero en la garganta, advirtiendo del peligro de fumar.
Entonces, al final, veías que el tipo había muerto. Así que me obligaría a 149
pensar en ese anuncio cada vez que casi cedía. Parecía estar funcionando.
Había pasado todo este tiempo sin ceder. Afortunadamente, podía seguir
así.
Era tarde y estaba muy oscuro. Las luces en la autopista se veían
como un montón borroso, líneas iluminadas. Pestañeé varias veces para
ver con claridad.
Acababa de salir de la autopista de Long Island cuando los faros de
un auto acercándose entraron en el foco. De repente, parecía como si un
auto estuviese dirigiéndose directamente a mí.
¡Mierda!
Gia.
Giré, casi perdiendo el control de mi Mustang. Y luego se terminó.
Gia.
¿Qué acababa de suceder?
¿Casi había tenido un accidente?
El corazón prácticamente se me salió del pecho. Me temblaba el
cuerpo.
Gia.
Todavía no tenía claro si el auto había chocado con el mío, si fue
culpa mía, o si simplemente había exagerado. Todo lo que sabía era que,
por un instante, sentí como si fuese a morir. Y en ese momento, fue en Gia
en quien pensé.
Bueno, eso fue una revelación.
Manteniendo la velocidad baja, me limpié la frente con la manga y
seguí conduciendo mientras intentaba orientarme.
Todo en la radio me estaba molestando mientras seguía pasando de
una estación a otra, dándole a cada canción una oportunidad de dos
segundos de convencerme antes de rechazarla.
No.
No.
No.
Finalmente la apagué.
Comenzó a sonar mi teléfono. Bajando la mirada, vi que era mi
madre.
Con el corazón todavía latiéndome con fuerza, respondí:
—Hola, ma.
La televisión parecía sonar al fondo mientras respondía: 150
—Suenas sin aliento.
Suspiré.
—Sí.
—Tuve la extraña sensación de que algo iba mal —comentó—. Así que
decidí llamarte y comprobarlo. ¿Estás bien?
Me recorrieron los escalofríos. ¿Tuvo una extraña sensación? Si eso no
era siniestro, no sabía qué lo era. Esta noche simplemente se hacía más
extraña.
—Acabas de asustarme —afirmé.
—¿Qué quieres decir?
—Cuando dijiste que sentiste algo. Porque estoy bastante seguro de
que casi pude morir. Eso o estoy perdiendo la cabeza.
—¿Qué? —Sonó asustada—. ¿Qué sucedió?
―Estoy bien. No quería asustarte, pero acabo de esquivar una
colisión. Al menos, creo que lo hice. Sucedió muy rápido, no estoy seguro
si exageré, o realmente estuve en peligro de chocar. Nunca me ha pasado
nada así. Todo lo que sé es… Ahora mismo estoy sudando como la mierda.
Disculpa mi lenguaje.
—Gracias a Dios estás bien. Has estado bajo mucho estrés.
—Siempre he trabajado bien bajo presión. No estoy seguro de por qué
todo repentinamente me está afectando.
—Bueno, acabas de responder a tu pregunta. Todo el mundo tiene un
punto de ruptura. Se te permite perder el control por una vez en tu vida,
hijo. Pero por favor, ten cuidado, e intenta no conducir cuando estés
cansado si puedes evitarlo. Espero que aprendieses la lección.
—¿Quieres saber lo más gracioso? Mientras este auto supuestamente
se dirigía hacia mí, todo en lo que pude pensar fue en Gia.
—Oh, Heath, ¿qué te dice eso?
Suspiré en el teléfono.
—Sé lo que siento. Simplemente no sé si es suficiente.
—La decisión correcta vendrá a ti, Heath. Pero necesitas cuidarte
antes de que puedas pensar con la mente clara. Está bien preocuparse por
los demás, pero en algún momento también tienes que ocuparte de tu
salud. Mira todo por lo que has pasado en cuestión de meses. Te enamoras
por primera vez en tu vida, averiguas que está embarazada, luego
averiguas quién es el inimaginable padre del bebé. Por no mencionar, que
la única figura paterna verdadera en tu vida murió, y tu verdadero padre
está al borde de la muerte.
Maldición, cuando lo ponía así, sonaba jodidamente loco. 151
—Gracias por el recordatorio, mamá. Ahora necesito un cigarro y una
bebida.

Una vez volví a mi casa, la realidad de lo que casi podría haber


sucedido esta noche me golpeó. Podría haber muerto. ¿Entonces qué?
¿Cómo cuidaría de Gia? Ese era un pensamiento jodido de tener cuando
no me había comprometido completamente con ella… ellos. Una parte de
mí sabía que incluso no podía soportar ser el padre del hijo de Elliott, que
iba a protegerlo de algún modo, incluso desde lejos. Ella sentía que
necesitaba prepararse para una vida separada de mí, pero yo encontraría
una forma de ocuparme de ellos sin importar qué.
¿Pero qué sucede cuando encuentre a otra persona?
Porque ella encontrará a otra persona. ¿Vas a ocuparte de ella
mientras esté con otra persona? ¿Cómo tiene sentido eso?
¿Follar con otro tipo?
El mero pensamiento de ese escenario me puso enfermo más allá de
la comprensión.
Lancé las llaves y abrí el refrigerador. Nada parecía apetecible.
Abriendo el congelador, vi un viejo envase de Ben&Jerry’s Chunky Monkey
que había quedado de la última vez que Gia estuvo aquí. Parecía hacía
años.
Bien podía terminármelo.
Cuando abrí el cartón, había una nota adhesiva en el interior de la
tapa.
No queda mucho. Lo siento. Tuve un antojo nocturno. Lo reemplazaré.
Te amo.
Nunca tuvo la oportunidad de reemplazarlo, porque no había estado
aquí desde entonces. Ahora me dolía el pecho. Ya no quería tocar el
maldito helado. Todo lo que quería hacer ahora era ir a dormir y apagar
mis pensamientos por un tiempo.
Me dirigí a las escaleras hacia mi habitación y abrí las puertas
francesas que daban al balcón. Dejando que la fría brisa nocturna entrase
en mi habitación, me recliné y escuché los sonidos de las olas mientras
inhalaba el aire saldo. Esta era la mejor parte de vivir donde lo hacía. El
océano tenía un efecto calmante sobre mí como nada más lo hacía.
Y sabía qué iba a hacer que me quedase dormido. Solo había una
forma de que fuese capaz de relajarme lo suficiente para hacerlo.
152
Tenía tres fotografías en un álbum escondido en mi teléfono que
siempre funcionaban cuando quería correrme con rapidez. Las imágenes
eran de Gia durante la última semana que estuvimos juntos antes de que
surgiesen las noticias de Elliott. Totalmente desnuda y totalmente abierta,
me estaba provocando en la fotografía, invitándome a reclamarla. Era la
imagen perfecta, porque podías verlo todo, incluso sus preciosas tetas. Esa
noche tuve que pedirle si podía sacarle algunas fotografías desnuda y ella
había aceptado. En ese momento, no tenía ni idea de que las fotografías se
convertirían en un reemplazo de la verdadera. Mirarlas ahora era una
especie de auto-tortura, una que no podía resistir realizar de vez en
cuando.
Justo cuando me había desabrochado el pantalón y sacado mi polla
endurecida como una roca, la imagen del coño de Gia comenzó a vibrar en
mi mano.
Gia estaba llamando.
Me reí de la ironía. Apropiado.
Lo siento, Gia. No puedo hablar ahora. En cambio, tu coño me está
llamando ahora mismo.
Sexualmente frustrado, contesté:
—Hola.
—Hola… solo quería comprobarte y saber cómo está Edward.
—No hay cambios desde que lo sacaron del coma. Está estable.
Gracias por preguntar. —Opté por no hablarle de mi experiencia cercana a
la muerte, sobre todo porque no quería estresarla incluso más en su
estado.
—¿Qué estás haciendo esta noche?
Uh.
No pude evitar reírme. Los ojos llenándoseme de lágrimas.
—¿Qué es tan divertido?
—Tu coño acaba de vibrar.
Jadeó.
—Espera… ¿Cómo lo supiste?
¿Eh?
Su pregunta bizarra me hizo reír de nuevo. Sabía a lo que me estaba
refiriendo yo. Pero, ¿de qué demonios estaba hablando ella?
—Espera… ¿tu coño está vibrando en este momento? —pregunté.
—Sí. ¿Pero cómo lo supiste?
Comencé a reírme con más fuerza.
—¿De qué demonios estás hablando Gia? 153
—¿De qué estás hablando tú? —cuestionó, sonando confusa—. Pensé
que estábamos hablando de lo mismo. Simplemente no sé cómo siquiera lo
sabrías.
—Necesitas decirlo primero. Explícame de qué estás hablando.
Suspiró.
—Bueno, he estado teniendo esta extraña sensación ahí abajo. Se
siente como vibraciones, como la ligera sensación de un teléfono vibrando
dentro de mi vagina. Pero muy ligero. En realidad, le pregunté a mi médico
sobre ello. Cree que son mis hormonas o quizás algún tipo de fasciculación
muscular por el estrés. Del mismo tipo que sucede cuando estás nervioso
o tomaste mucha cafeína.
—¿Facicu qué?
—Fasciculación. Como una contracción muscular.
—Ah, sí… tengo de esas en mi polla —me burlé.
—Cállate. —Ahora ella también se estaba riendo—. Pero la pregunta
es… ¿cómo demonios lo supiste?
Esta conversación estaba realmente en la cima de las más extrañas
que había tenido jamás.
Limpiándome los ojos, contesté:
—No lo hacía, Gia. No sabía de tu coño vibrante. —Resoplé.
—¡Pero tú sacaste el tema!
—Me estaba refiriendo a mi propio coño vibrante… o a tu coño
vibrando en mi mano.
—¿Qué? Estoy muy confundida.
—De acuerdo… interrumpiste algo cuando llamaste.
—¿Algo?
—Sí, estaba a punto de masturbarme.
—Oh… lo entiendo.
—Con fotografías de ti, si debes saberlo. Estaba usando una fotografía
de tu coño para masturbarme. ¿Recuerdas las fotografías que tomé hace
un tiempo?
—Sí, ajá.
—Cuando llamaste, el teléfono comenzó a vibrar. Por lo tanto… un
coño vibrante.
Se rió.
—Caray. De acuerdo. Ahora tiene todo el sentido… pero es una
verdadera coincidencia. Sabes que puedo ayudarte, solo estoy a una 154
llamada de teléfono, y tal vez incluso puedas ayudarme con mi propio coño
vibrante.
—Gia…
Me tomó un gran esfuerzo no saltar a mi auto y sacar todas mis
frustraciones con ella. Pero está noche no estaba pensando correctamente.
Era más seguro para mí simplemente quedarme aquí en la cama donde no
podía chocarme con otros autos o violar un coño vibrante.
CAPÍTULO 22

Riley permaneció junto a la puerta de mi habitación.


—No puedo creer que también te vayas esta semana. —Se cruzó de
brazos—. Estaba segura de que todo iba a solucionarse entre los dos.
Aunque todavía tengo fe.
Riley me estaba observando vestirme para la fiesta de fin de
temporada en The Heights. Dado que ella no sabía nada de que Elliott era
el padre de mi bebé, no era una sorpresa que estuviese completamente
confusa sobre el por qué tenía que irme.
—Este ha sido un verano salvaje. Nunca lo olvidaré —comentó.
—Tampoco yo.
—¿Crees que volverás el verano que viene?
¿Lo decía en serio?
—¿Con el bebé? No. Mi vida como la conozco está a punto de cambiar,
Riley. No más veranos en unos dieciocho años. 155
Dejó salir un suspiro.
—Simplemente es duro creer que las cosas no volverán a ser iguales.
Sus palabras me golpearon con fuerza. En su mente, estaba segura
de que se estaba refiriendo a no más “diversión al sol”. Para mí,
significaban mucho más. Vuelva o no con Rush, las cosas nunca serán
iguales para nosotros. Se iría de mi vida, o tendríamos que ajustarnos a
todo un grupo de cambios. Solo deseaba que me amase lo suficiente para
querer luchar por lo último, incluso si era doloroso. Pero no podía elegir
cómo iba a resultar esto.
—¿Qué planeas hacer cuando vayas a Nueva York? —preguntó.
—Bueno, tengo que encontrar un trabajo. Eso es lo primero. Y tengo
que acabar mi libro. Eso es lo segundo. Con suerte, una vez que esté allí,
seré capaz de centrarme más en escribir.
—No puedo esperar a leer el libro cuando esté terminado. Ni siquiera
leo romance, pero leeré este. —Abrió los ojos de par en par—. Oye…
deberías poner a Rush en la portada. Apuesto a que eso vendería.
Por alguna razón, eso me sentó mal. Tal vez era solo porque estaba
muy sensible, pero realmente no quería escuchar a otra mujer señalando
lo atractivo que era mi futuro ex.
—Realmente no puedo imaginármelo posando. Realmente no es del
tipo Fabio.
—Bueno, eso es definitivamente cierto. —Se rió.
Riley fue al piso de abajo, dejándome sola con mis pensamientos.
Había elegido el vestido de maternidad más bonito que poseía para
ponérmelo esta noche. Era negro y dorado con el cuello de lentejuelas. Su
forma escondía mi protuberante estómago.
Temía tener que despedirme pronto de Rush. Cuanto más rápido la
salida, mejor. Nada de largas despedidas para mí. Simplemente no podía
soportarlo.
Todo estaba empacado excepto las últimas cosas que mantenía en mi
habitación porque necesitaba la fuerza que me daban.
Los tomé una a una mientras me preparaba para llevarlas conmigo.
La pintura de la puesta de sol de Melody. Aunque me ponía triste,
también me daba esperanza y me recordaba que este verano fue un
camino mágico, a pesar de las partes dolorosas. El sol siempre se pone y
sale, sin importar qué. Mañana siempre es un nuevo día. Esta pintura
seguiría dándome esperanza en los siguientes años.
La muñeca morena que Rush me compró en la tienda de segunda
mano. Aunque había empacado el resto de mis muñecas feas, simplemente 156
no fui capaz de hacer todavía lo mismo con esta. Era un recordatorio de
cuánto “me entendía” Rush en realidad y cómo incluso en los peores
momentos, siempre sabía cómo hacerme sonreír.
La camisa negra de Rush, la que llevé como un vestido en la fiesta de
Elliott, la noche que descubrí que él era Harlan. Esa camisa era mi
verificación de la realidad. Me recordaba no permitirme bajar la guardia
cuando podría comenzar a creer que el amor lo vencía todo. Era un
mecanismo de defensa, uno que no le devolvería a su correcto dueño,
especialmente después de todo este tiempo, todavía olía a él.
Comencé a desmoronarme mientras empacaba la camisa. Elliott
todavía no sabía sobre el bebé. Solo podía imaginarme lo terrible que iba a
ser decírselo. Mi mayor miedo era que intentaría sacar partido de ello de
algún modo, especialmente haciéndome daño para llegar a Rush.

La entusiasmada fiesta de fin de temporada definitivamente estaba a


la altura de su reputación.
Rush lo había dado todo esta noche. Había grandes linternas
colocadas fuera. Una banda local que era difícil de conseguir estaba
tocando en la azotea. Los había contratado hacía un año para este evento.
El tiempo era absolutamente genial con una ligera brisa y perfecto para el
bar exterior.
Estábamos llenos. En parte invadí esta fiesta, negándome en realidad
a pensar en lo que significaba esta noche. No podía permitirme pensar
demasiado en ello como para llorar.
La tarde estaba pasando con rapidez, pero realmente deseaba que se
ralentizase. Rush no se encontraba en ninguna parte. No podía decir si
estaba atendiendo las cosas o escondiéndose de mí. Pero definitivamente
sentí su ausencia esta noche, no solo en el piso sino en mi corazón.
Cuanto antes te acostumbres a ello, mejor.
Roble rodeó la esquina.
—¿Cómo estás, chica linda?
Solo la visión de Roble me entristeció. Había sido un gran amigo y
defensor. Realmente iba a echar de menos verlo todo el tiempo. Un hombre
gigante con un corazón gigante.
—Oye… antes de que se me olvide decírtelo… —comenté—. Gracias
por todo este verano… por cuidarme aquí y por tu apoyo a través de todo
lo peor. Nunca lo olvidaré.
—Caray. Eso se parece mucho a una despedida.
Me encogí de hombros.
157
—Bueno, en parte lo es. Es nuestra última noche de trabajo. Solo
unos días más y volveré a Queens.
Roble parecía que se había quedado sin palabras. Luego finalmente
dijo:
—Me niego a creer que Rush va a dejarte ir, Gia. Me niego a creer que
no te veré más.
—No ha hecho ningún esfuerzo para detenerme. —Miré en la
habitación abarrotada y se me rompió la voz—: No lo he visto en toda la
noche. ¿Lo has hecho tú?
—Está alrededor, sí. Probablemente está luchando a su propio modo
con lo mismo que tú.
Una ola de tristeza me golpeó. En ese momento, vi a la madre de
Rush, Melody, entrar.
Genial. No había forma de que fuese capaz de esconder mis lágrimas
ahora.
Ella se dirigió directamente a mí.
Intenté actuar con felicidad mientras la abrazaba.
—Melody, no estaba segura si estarías aquí.
—Nunca me pierdo esta fiesta, y mañana es la comida de los
empleados, pero ciertamente no podía perderme nada ahora que te vas a ir
pronto.
—Rush y yo… no hemos…
Sonrió con compasión y alcanzó mi mano.
—Lo sé, cariño. Lo sé.
—No lo he visto mucho esta noche —le dije.
Melody no parecía sorprendida.
—Eso es probablemente intencional.
—Eso es lo que temo.
—No me lo tomaría como si no le importase… solo lo contrario, Gia.
Estoy bastante segura que esta es una de las noches más difíciles de su
vida. Probablemente te está evitando para evitar molestarte. Aunque no
será capaz de esconderse toda la noche.
Escucharla decir eso me hizo querer ir a encontrarlo.
Las cosas estaban ajetreadas, y yo estaba de pie alrededor ignorando
a los clientes.
—Tengo que volver al trabajo. ¿Harás un poco de tiempo para mí
después de cerrar? 158
Melody puso la mano en mi brazo.
—Por supuesto. Espor eso qué estoy aquí. Pasando la noche en casa
de Rush.
—De acuerdo. —Sonreí.
Melody fue a relacionarse, y yo asumí mis deberes, sentar a la gente y
lanzar sonrisas falsas a los clientes.
No fue hasta una hora después que Rush finalmente apareció.
Juraría que sentí su presencia antes de que siquiera lo notase allí de pie.
Algo en la habitación simplemente cambió. Luego me giré y allí estaba.
Me quitó la respiración. Rush estaba más arreglado de lo normal,
vistiendo un polo negro que mostraba sus brazos tatuados y un pantalón
que abrazaba su hermoso trasero. Maldición, se veía hermoso.
Supongo que asumí que continuaría ignorándome. Pero hizo lo último
que esperaba. Se acercó a mí y me tomó de la mano. Me estaba llevando
fuera.
El corazón comenzó a latirme con fuerza.
—¿Qué estás haciendo? Tengo que terminar mi turno.
—Lo tengo cubierto. Estás libre el resto de la noche.
—¿Lo estoy?
—Sí.
Se sentía tan bien estar sosteniendo su mano. Había pasado mucho
tiempo. Me llevó por la puerta y todo el camino al agua, luego se sentó en
la arena y tocó el suelo, incitando que me sentase entre sus piernas. Rush
me rodeó en sus brazos y puso su mejilla en mi espalda.
Todo mi cuerpo pareció calmarse inmediatamente. Estaba callado y
yo disfruté del calor de su cuerpo contra el mío mientras nos sentábamos
juntos.
No entendí lo que estaba sucediendo, y no lo cuestioné. En mi mente,
el silencio era bueno. Significaba que no me diría que lo que teníamos
entre nosotros se había terminado. Aunque estaba preocupada, el silencio
nos daba más tiempo.
Finalmente tuve que preguntar:
—¿Qué estamos haciendo?
Sí, esa pregunta era tanto literal como figurativa.
—Nada. Absolutamente nada. Solo estamos sentados. Quiero
disfrutar este momento contigo aquí fuera. ¿Eso está bien?
—Sí. Solo estoy sorprendida. Me estuviste ignorando toda la noche.
—¿Realmente crees que estuviste fuera de mi mente Gia? 159
No respondí porque era una pregunta retórica. Por supuesto que
estaba en su mente.
Continuó:
—Eres todo en lo que puedo pensar esta noche. Demonios, cualquier
noche.
Estuvimos en silencio de nuevo por un tiempo. Se sentía
malditamente bien volver a estar en sus brazos, un sentimiento de
seguridad como ningún otro. Miré a The Heights en la distancia, y todo el
caos de la fiesta parecía un recuerdo distante comparado con nuestro
pacífico retiro.
Habló contra mi espalda:
—Siento haber estado desaparecido. Fue duro para mí lidiar con que
sea tú última noche en The Heights. Era más fácil para mí no lidiar con
todo ello.
—Está bien. Lo entiendo. Sé que es duro. Ambos estamos juntos en
esto. También es duro para mí.
Habló contra mi espalda:
—Cuando finalmente llegué al comedor, miré hacia ti e
inmediatamente lamenté malgastar toda la noche rumiando en mi oficina
cuando podía haberla pasado mirándote en este vestido. Te ves muy
hermosa.
Giré la cabeza y no pude evitarlo, le di un suave beso en los labios.
—Me alegro de que me sacases de allí.
Pasó la mano por mi cabello.
—Vas a venir a la comida del equipo mañana por la tarde, ¿verdad?
—Sí… Estaré allí, pero tengo algunas cosas que empacar por la
mañana.
No respondió a eso.
Continué sentada entre sus piernas mirando al océano,
preguntándome si volvería a ver esta agua. Si las cosas no funcionaban,
¿nunca regresaría, o simplemente sería muy doloroso?
Rush puso las manos en mi barriga y comenzó a frotarla. Cerré los
ojos. Se sentía muy bien. No había nada mejor que sentir a un hombre con
manos grandes y hermosas frotándote el estómago. Bueno, tal vez había
un par de sensaciones mejores. Pero ahora mismo, esta era justo la que
ordenó el médico.
Sentí al bebé comenzar a patear y salté.
—¿Lo sentiste? No fue la primera vez, pero definitivamente fue una de 160
las más intensas.
—Sí. —Se rió—. Sí, lo hice. Debe gustarle la playa.
—En realidad, creo que está respondiendo al masaje.
—¿Puede sentir cuando hago esto?
—Sí. Leí que pueden. ¿No es una locura?
—Caray. —Continuó dándome un masaje—. Oye, ¿vas a averiguar si
es… un niño o una niña?
—¿Por qué siquiera preguntas si estás tan seguro de que es un chico?
—bromeé.
—Para poder decirte “te lo dije”.
—En realidad, creo que quiero ser sorprendida. No hay muchas veces
en la vida donde puedes elegir ser sorprendido. Creo que me gustaría
esperar.
—Bastante justo. Definitivamente tuvimos suficientes sorpresas que
no pudimos controlar.
—Malditamente seguro —dije.
Prácticamente me estaba quedando dormida mientras seguía
frotándome el estómago. Aunque el bebé había dejado de moverse. Tal vez
se quedó dormido. Él. Me reí, dándome cuenta de que Rush también me
había hecho creer que era un niño.
Todavía no podía creer que Rush abandonase su propia fiesta del bar
para pasar este tiempo privado conmigo. Esto sería algo que nunca
olvidaría.
Repentinamente, dijo:
—¿Sentiste eso?
Me sobresalté un poco.
—¿Qué?
—Eso.
—¿No? ¿El bebé se movió? No lo sentí.
—No. Viene de ahí. —Deslizó la mano por mi estómago—. Creo que es
tu coño vibrando.
Me reí y le di un codazo en el costado.
—Idiota.

161
CAPÍTULO 23

Normalmente, no podía esperar a que la temporada de verano se


terminase. Habría estado harto de los clientes engreídos, equipo poco
fiable que llamaba diciendo que estaba enfermo por quemaduras de sol, y
preparado para que los turistas que se detenían y seguían saliesen de una
vez por la carretera. Pero no este año. Este año no estaba preparado para
ver el final. Y la razón de eso estaba caminando alrededor en este momento
y abrazando a todo el equipo con lágrimas en sus ojos.
Me acerqué cuando abrazó a Roble. Era el segundo que ella le había
dado, y una punzada de celos podría haberse alzado, sin importar lo
ridículo que sabía que era.
—Te das cuenta de que vas a ver a todo el mundo en la comida de La
Mañana Después¿verdad?
Sorbió para alejar las lágrimas.
—Lo sé. Pero esta es la última noche que estaremos trabajando
juntos. 162
—¿Entonces eso significa que esta noche lloras porque has dejado de
trabajar con esta gente y luego mañana llorarás de nuevo porque en
realidad te estarás despidiendo?
Gia sacó la lengua.
—Cállate.
Sonreí.
—¿Qué te he dicho sobre sacarme la lengua, niña?
Roble negó y se rió. Eran casi las cinco de la mañana, los últimos
clientes habían salido hacía una hora, y la mayoría del equipo se había
ido, a excepción de Riley, Roble, Gia y uno de los friegaplatos. Todos
caminaron a la puerta principal juntos.
La desbloqueé para dejarlos salir.
—¿Los veo mañana a las dos?
Roble me estrechó la mano, y todo el mundo menos Gia salió. Ella se
puso de puntillas y me besó la mejilla.
—Buenas noches, Heathcliff.
—Ve a dormir un poco, cariño.
Después de observarlos a todos meterse en sus autos y salir con
seguridad, bloqueé la puerta. Yo mismo necesitaba un poco de sueño. La
fiesta de La Mañana Después era una tradición que comencé cuando me
hice cargo de The Heights. El día después de la fiesta de fin de temporada,
preparaba una comida para todos mis empleados. Yo lo organizaba,
preparaba y servía, lo que todos los empleados parecían disfrutar todos los
años. Pero eso significaba que necesitaba volver aquí muy temprano para
asegurarme de que todo estaba preparado cuando llegasen.
Aun así, no me sentía bien yéndome todavía. Así que apagué todas las
luces, tomé un mantel del almacén para tumbarme y me encaminé a la
playa. Todavía estaba oscuro, pero no pasaría mucho para que el sol
comenzase a salir. Normalmente era la clase de tipo de puesta de sol,
sentado reflexionando sobre mi día y observando a la Madre Naturaleza
poner el cielo a dormir. Me gustaba el final volviéndose oscuro. Siempre
había parecido encajar con mi vida. Pero hoy el amanecer parecía lo
correcto, el nacimiento de un nuevo día trayendo esperanza y la
oportunidad de un nuevo comienzo. Tal vez arrojaría alguna luz metafórica
sobre mí mientras la literal se apoderaba del cielo.

—Hola, Rush. —La mujer de Roble, Min, se acercó y me abrazó


mientras sostenía con una mano a su hija y de Roble sobre la cadera. 163
Cada vez que veía a Min Lee, me daba cuenta de lo pequeña que era. No
podía medir más de metro y medio y pesar unos cuarenta y cinco kilos
completamente empapada. Y si no creyese que él me golpearía, estaría
molestando a su marido sobre cómo demonios lograban que esa mierda
funcionase en la cama.
—Hola, Min. Te ves genial. Todavía no entiendo qué ves en ese gran
tonto. —Le guiñé un ojo.
—Vigila lo que dices —advirtió Roble—. No hay ningún portero
trabajando para salvar tu escuálido trasero si decido usar tu cabeza como
bolsa de boxeo.
Solo un tipo tan grande como Roble podía llamar a un tipo como yo
escuálido. Me reí.
—No me asustas —bromeé mientras ponía a su esposa frente a mí
como un escudo humano.
—Eso es correcto. Pon a la persona con más pelotas frente a ti por tu
protección.
Todos nos reímos. Mientras Roble y su familia se asentaban, fui y les
conseguí sus bebidas: una mimosa para Min y una cerveza para mi amigo.
Nos gustaba discutir y meternos el uno con el otro, pero había necesitado
mucho a Roble este año. Había sido mi confidente con todo lo que sucedía
con Gia, y habría apestado sin él. Esa es la razón por la que este año le
había dado un extra de dos de los grandes en su bono de fin de
temporada. Se lo merecía solo por soportar mi trasero quejumbroso.
El resto del equipo y su familia entraron. Hice el papel de anfitrión
con la mayoría, entregando cheques de bonificación y un río sin fin de
bebidas. Gia entró tarde con su padre. No me había dado cuenta de que él
iba a venir desde Queens para la fiesta.
Le estreché la mano.
—Hola, Tony. Es bueno verte.
—A ti también, hijo. Debes estar contento de que la ajetreada
temporada haya terminado.
Dirigí la mirada hacia Gia y la aparté.
—Es agridulce.
Gia había estado mirando hacia abajo, aparentemente perdida en sus
pensamientos. Y parecía nerviosa por alguna razón. Cuando le toqué el
hombro para inclinarme y darle un beso como saludo, se sobresaltó.
—¿Qué sucede? ¿Estás bien? —pregunté.
—Sí. Estoy bien. Solo cansada.
Asentí, pero definitivamente estaría manteniendo un ojo en ella.
Una vez que todo el mundo tenía el plato lleno y bebida, me dirigí al 164
bar para preparar unas cuantas copas más de mimosa. Tony se acercó y
tomó asiento en un taburete frente a mí. Miró sobre su hombro a Gia
antes de comenzar a hablar. Ella estaba ocupada parloteando con mi
madre.
—Asumo por la sorpresa en tu rostro cuando entré, que no sabías que
estaría aquí.
Dejé el recipiente de zumo de naranja en mi mano.
—No lo sabía. Pero me alegro de que estés aquí. Esta fiesta es para la
familia y estoy contento de que Gia te invitase.
Tony asintió.
—También estoy suponiendo que no sabes por qué estoy aquí.
—¿Está todo bien con Gia?
—Físicamente, sí. Está bien. Pero, ¿cuándo te dijo que volvería a
Queens?
—Su marcha está organizada para el viernes, así que en unos días.
Tony negó lentamente.
—Me llamó anoche. Lo adelantó.
Todo mi cuerpo se quedó rígido.
—¿Para cuándo?
—Justo después de esta fiesta. Dijo que quería adelantar la mudanza.
Pero mi instinto me dice que podría estar intentando marcharse sin
despedirse de cierto jefe. Conduje hasta aquí esta mañana temprano y ya
guardé casi todo. Solo se necesita mover unas cuantas cajas más y nos
marcharemos.
Joder.
Joder.
¡Joder!
Miré al otro lado del bar. Después de un tiempo, miré a Tony, pero ya
no estaba en condiciones de seguir hablando.
—Necesito irme un momento.
Asintió.
—Ve, hijo. Terminaré de hacer las bebidas y le diré a cualquiera que
te busque que necesitabas responder a una llamada.
Me deslicé por la parte trasera y comencé a caminar por la playa. En
mi pecho, tenía una sensación aplastante que esperaba que fuese un
ataque al corazón. Gia jodidamente no me dejaría si estuviese en la UCI.
De nuevo, ¿eso es lo que realmente tomaría para que ella se quedase?
Estaba bastante seguro de que podía ser mucho más fácil que eso. Y todo
lo que necesitaba hacer era decirle que podía aceptar a su hijo y seguir 165
adelante sin pasar cada día odiando la idea del padre de su bebé. ¿Por qué
no podía hacerlo? Quería hacerlo desesperadamente.
Tuve que sentarme en una gran roca cuando comencé a hiperventilar.
La cabeza me daba vueltas, y comencé a pensar que tal vez la falta de
sueño y el estrés realmente me habían inducido un ataque al corazón. Me
llevó unos sólidos diez minutos sentado con la cabeza entre las piernas,
tomando profundas respiraciones para que el dolor desapareciese.
Temeroso de que la gente pudiese comenzar a irse porque me había
ido tanto tiempo, comencé a regresar. No había estado equivocado. La
gente estaba dando vueltas y despidiéndose de los demás.
Riley se acercó a mí primero.
—Gracias por toda esta temporada, Rush. No eres un jefe tan imbécil
como pensé originalmente.
De algún modo logré fingir una sonrisa y despedirme en piloto
automático de la mayoría del equipo. No recordaría nada de lo que les dije
más tarde porque mi cerebro estaba completamente en otro lugar, pero al
menos nadie pareció notarlo.
En un momento, me encontré mirando a Roble y su hija mayor. Ella
ahora tenía unos ocho o nueve años, y le estaba mostrando alguna rutina
de baile a una de las camareras. No era su hija la que había atrapado mi
atención, sino la forma en que Roble la estaba mirando mientras ella daba
vueltas. Tanto amor y adoración en sus ojos. Sintiendo a alguien
observándolo, levantó la mirada y nuestras miradas se encontraron.
Sonrió y se tocó el pecho como si me dijese, esto es vida, hombre. Tuve que
tragar saliva varias veces.
Gia se acercó a mí, su padre permaneciendo un metro detrás de ella,
observando nuestra interacción. Cuando había llegado antes, había
sospechado que estaba nerviosa, pero ahora era abiertamente obvio. Se
retorcía las manos y miraba a cualquier parte menos a mis ojos.
—Entonces… te llamaré mañana.
La miré fijamente.
—No te vas hasta el viernes, ¿verdad?
Levantó su mirada llena de culpa a la mía antes de apartarla de
nuevo.
—Sí. El viernes.
Tony negó detrás de ella y frunció el ceño.
¿Así que era esto? ¿Así era como terminaría esto? Como un maldito
marica, iba a dejar que la mujer que amaba me mintiese y se escapase.
—Gia… yo…
Volvió a poner la mirada en la mía. Estaba llena de esperanza y 166
optimismo. Pero en lugar de darme fuerza, me recordó que no podía herirla
de nuevo. Bajando la mirada, comenté:
—Nada. Solo iba a preguntarte si te había dado el cheque, pero luego
recordé que lo hice.
—Oh. Está bien.
Se acercó y me dio un abrazo que apenas pude recordar. No me
quedaban pelotas. Al final, ni siquiera podía facilitárselo y ser el que se
alejase. Ella tenía que ser la que lo hiciese. En ese momento, me sentí
avergonzado de ser un hombre.
Gia rápidamente se giró, y tuve la sensación de que pudo ser para
esconder las lágrimas. Tony se adelantó y me estrechó la mano mientras
ella caminaba a la puerta.
—Estaremos por aquí otra hora o dos… en caso de que pienses en
algo de último minuto que puedas necesitar hablar con Gia.

Me senté en medio del suelo del restaurante solo. Todo el mundo se


había ido, incluyendo a Gia y su mentira. Mirando alrededor, me di cuenta
de que me sentía mucho como el restaurante ahora mismo: solo y vacío.
Cerré los ojos y comencé a pensar en mi vida.
Las mujeres… ni siquiera podía recordar ninguno de sus rostros.
Excepto el de Gia.
Mi padre… había pasado mi vida intentando probarle a todo el mundo
que el hombre no me importaba una mierda, aun así, todo lo que
realmente quería era que me quisiese.
Mi madre… todo lo que ella había sacrificado para criarme.
Elliott… la mayoría de la gente no me creería si dijese que estaba
celoso de él. Pero lo estaba. En el momento que éramos pequeños, él tuvo
lo que yo quería, incluso si nunca lo admitiría, amor y aceptación de
nuestro padre. Y ahora, incluso tenía lo que yo más quería, ser el padre del
bebé de Gia. A veces la vida podía ser malditamente cruel.
Pat… La figura paterna que había tenido mientras crecía que murió
demasiado pronto. Cuánto había significado para mí mientras crecía.
Gia… Mi hermosa Gia.
La amaba más de lo que pensaba que podía manejar. Aun así, estaba
aquí sentado dejando que la mejor cosa que alguna vez me pasó saliese
por la puerta. Jodidamente me odiaba por ello. Simplemente deseaba que
hubiese alguna forma de estar seguro de que podía soportar todo lo que
estaba en nuestro camino, que no me resentiría con ella o el bebé por el 167
constante recuerdo de mi propia infancia y la identidad de padre biológico
del bebé.
Agotado y sintiéndome como si ni siquiera fuese capaz de conducir a
casa pronto, fui a mi oficina a cerrar la caja fuerte antes de dirigirme a
casa. Las luces estaban apagadas, pero la luz del sol brillaba a través de la
ventana parcialmente tapada, permitiéndome ver lo suficiente, así que no
me molesté en pulsar el interruptor cuando entré. Desafortunadamente,
no había estado lo suficientemente iluminado para que viese una de las
ruedas se había salido de mi silla y casi estampé mi cabeza en la esquina
del escritorio cuando caí sobre él. En mi caída, llegué a alcanzar algo y tiré
una pila de papeles de mi escritorio, desencadenando que un torrente de
papeles cayese sobre mí. Perfecto, jodidamente perfecto.
Recogiéndolos, los volví a poner en el escritorio y un sobre cayó de
uno de los archivos. No lo reconocí, pero la escritura era familiar y me
detuvo. La escritura de Gia.
Abriéndolo, saqué el contenido y encontré una hoja de papel con unas
cuantas líneas mecanografiadas en el centro. También había una nota
adhesiva amarilla pegada. La leí primero.
Espero que te guste la dedicatoria de mi libro. Solo nosotros sabremos
cómo termina nuestra historia y seremos capaces de terminar la siguiente
frase.
Dirigí la mirada a las palabras mecanografiadas en el medio de la
página.
A Rush. Afortunadamente, era una camarera horrible y llamé la
atención del malvado dueño de quien me enamoré perdidamente…
No tenía ni idea de cuándo había colocado el sobre en mi oficina o si
ella había esperado que lo encontrase hoy o no. Pero mentalmente
comencé a rellenar lo que vendría detrás.

Desafortunadamente, era un idiota que no me amaba lo suficiente.


Desafortunadamente, él se alejó cuando la vida le lanzó un duro
golpe.
Desafortunadamente, nunca llegó a conocer al hijo de Gia.

La última parte realmente me jodió la cabeza. ¿Cómo podía


posiblemente no llegar a conocer a su hijo? Ni siquiera se sentía como su
hijo… se sentía como nuestro hijo.
Releí la nota de nuevo. Solo nosotros sabremos cómo termina nuestra
historia y seremos capaces de terminar la siguiente frase. ¿Era así como
realmente terminaba nuestra historia? Claramente no se sentía como si 168
estuviese terminada.
Desafortunadamente, él nunca llegó a conocer al hijo de Gia.
A la mierda. ¿Qué demonios estaba haciendo? Él no era el hijo de
Elliott, era mi hijo. Pat me había enseñado mejor que nadie que la
paternidad podía ser biológica, pero actuar como un padre es una elección.
Y eso significaba mucho más que donar un poco de esperma. Quería estar
con Gia. Quería a ese bebé. Quería ser una familia con ellos. No importaba
cuánto odiaba a mi hermano, Roble tenía razón; amaba a Gia más de lo
que posiblemente podía odiar a nadie.
Comencé a entrar en pánico. Mierda. ¿Qué demonios estuve a punto
de hacer? Tomando mis llaves, corrí por la oficina y directo al
estacionamiento. Ni siquiera estaba seguro si cerré la puerta del
restaurante, pero no era lo suficientemente importante como para volver a
comprobarlo. Nada era más importante que llegar a Gia.
Saltando a mi auto, me temblaba la mano mientras ponía la llave en
el motor. Realmente iba a hacer esto. Conseguir a mi chica, tener un bebé
y vivir felices para siempre. De repente, no podía recordar una razón válida
por la que había estado resistiendo. Giré la llave y mi auto comenzó a
hacer un sonido ahogado, justo antes de petardear.
De ninguna maldita manera. Esto no podía estar sucediendo. El viejo
auto de Gia era la chatarra vieja, no el mío.
Giré la llave de nuevo. Comenzó a rugir a la vida y luego rápidamente
petardeó de nuevo.
Al tercer intento, ni siquiera intentó comenzar…
Click-click.
Click-click.
Click-click.
El jodido auto estaba muerto.
Me golpeé la cabeza con el volante unas cuantas veces antes de tomar
el teléfono para llamar a Gia y asegurarme de que no se iba.
Fue al buzón de voz.
¡Joder!
Tenía el número de Tony de cuando ella había estado en el hospital.
Buscándolo, lo intenté con él después.
Directo al buzón de voz.
¡Joder!
No había tiempo para llamar a un Uber y esperarlo. Así que salí del
auto y comencé a correr. Eran unos buenos tres kilómetros hasta su casa,
pero era la opción que tenía. 169

Tony estaba metiendo una caja en la parte trasera de su auto cuando


entré corriendo en el camino de entrada tan sin aliento que apenas pude
hablar. Me incliné con las manos en las rodillas y jadeando, sostuve un
dedo hacia Tony y tomé unas cuantas bocanadas de aire.
—Necesito… —jadeo. Jadeo—… hablar con Gia.
Tony sonrió.
—Daré una vuelta a la manzana. —Asintió hacia la casa—. Puertas
abiertas. Está mirando alguna nueva muñeca de aspecto espeluznante en
su habitación.
Entré y caminé hacia su habitación, intentando recuperar el aliento
mientras me tranquilizaba. Cuando llegué a la puerta, estaba de espaldas
a mí. Debió haber escuchado mis pasos y asumió que pertenecían a su
padre.
—Esto es lo último. Lo siento. Sé que voy a paso lento. Pero es muy
duro cerrar la última caja y sé que probablemente nunca volveré. Este
lugar realmente comenzaba a hacerme sentiren casa.
El corazón me dolió físicamente. Dios, la había jodido a lo grande.
Esperaba que pudiese perdonarme.
Me aclaré la garganta.
—Desafortunadamente, el malvado camarero tuvo la cabeza metida
en su trasero y casi dejó que el amor de su vida se le escapase entre los
dedos.
Gia levantó la cabeza y la giró. Me miró y se aferró el pecho.
—¿Realmente estás aquí?
Di unos cuantos pasos inseguros en su habitación.
—Estoy realmente aquí. Y siento muchísimo que me llevase tanto
tiempo venir.
Se veía tan nerviosa como yo me sentía. ¿Cómo podía culparla con lo
que le había hecho pasar? Cerré la distancia entre nosotros y tomé la fea
muñeca de su mano para poder sujetarle ambas manos.
—Gia. No solo estoy enamorado de ti. También estoy enamorado del
pequeño que estás llevando por nosotros. No importa si no fue mi esperma
el que lo creó. Importa que voy a amarlo y tratarlo como mío. Si puedes
encontrar en tu corazón la forma de perdonarme, te prometo que los
amaré y cuidaré a ambos sin diferenciar quién lo creó. Quiero ser el
hombre al que tu hijo admire, sin importar lo que diga el ADN. 170
Las lágrimas se deslizaron por sus mejillas.
—Tengo miedo de creer que esto es real. De que estás realmente aquí
y diciéndome esto ahora mismo.
—Lo sé. Y es culpa mía. Pero dame tiempo y haré que te des cuenta
de que nunca ha habido nada más cierto que lo que siento por ti.
Simplemente no me dejes. Dame otra oportunidad, y te prometo que no te
fallaré de nuevo.
Gia miró al suelo. Contuve la respiración mientras parecía estar
pensando en ello. Ella no lo sabía todavía, pero no iba a aceptar un no por
respuesta. Le robaría las esposas a su padre y la encadenaría a mi cama si
tenía que hacerlo. Sería un placer para mí pasar los siguientes meses no
haciendo nada más que alimentarla, observar su barriga crecer y follarla
hasta dejarla sin sentido y que accediese a quedarse para siempre.
Pero confiar y creer que alguien iba a quedarse significaba mucho
para nosotros, así que esperaba que no llegase a eso. Ella necesitaba creer
que todavía podía funcionar y eso podía redimirme. Cada segundo que
pasaba sentía cómo mi corazón latía más fuerte con anticipación. Con el
tiempo, levantó la cabeza.
—Afortunadamente, a Gia realmente le gustan los amaneceres desde
el balcón de Rush y su coño vibrante ha estado muy desatendido, así que
ella decidió quedarse.
Sonreí de oreja a oreja, estiré los brazos y la alcé. Girándola, dije:
—Afortunadamente, Rush está afectado de una incurable filia por las
mujeres embarazadas, así que no puede esperar a poner las manos en ese
coño.
Gia se rió.
—¡Perdiste! ¡Comenzaste tu frase con afortunadamente y se suponía
que comenzases con desafortunadamente!
La bajé pegándola a mi cuerpo y le sujeté las mejillas.
—No, cariño. De ahora en adelante no hay más desafortunadamente
en nuestra historia.

Realmente esperaba que esté bebé fuese un niño, porque el


pensamiento de un tipo que se pareciese a mí saliendo para hablar
conmigo cuando mi hija fuese lo suficientemente mayor como para tener
citas me ponía enfermo. Por no mencionar, que yo estaba saliendo para
aclarar las cosas con Tony después de terminar de meterle mano a su hija.
Había estado inclinado contra su auto y se enderezó cuando me 171
acerqué.
—Lo siento. Supongo que teníamos mucho que decirnos.
—Sin problema. A menos que me digas que mi pequeña está dentro
con el corazón roto y llorando ahora mismo. Pero antes de que respondas a
eso, deberías saber que mi arma está en la guantera.
Sonreí.
—No. Estamos bien. Me disculpo por cómo he actuado últimamente.
Me llevó un tiempo sacar la cabeza de mi trasero. Pero no sucederá de
nuevo. Ella accedió a darme otra oportunidad, y prometo que no la joderé
esta vez.
—Bien. Estoy contento. Y para que conste, si no hubieses luchado por
llegar a una conclusión, habría estado más preocupado. Estás aceptando
una gran responsabilidad, y no es algo que una persona deba tomarse a la
ligera.
Asentí.
—Gracias por ser tan comprensible.
—¿Entonces ella va a quedarse aquí?
—Sí. Si te parece bien, va a mudarse conmigo.
Tony dijo sin expresión:
—Eso no me parece bien. En absoluto.
Viendo la asustada mirada en mi rostro, Tony me golpeó en el brazo y
comenzó a reírse.
—Solo me estaba metiendo contigo.
Dejé salir un suspiro.
—Tú y tu hija a veces tienen un enfermizo sentido del humor.
Tony se rió entre dientes y alcanzó la parte trasera de su auto,
sacando la caja. Entregándomela comentó:
—Esta caja tiene sus muñecas. Me las hizo poner en el auto en lugar
del tráiler. En realidad, me observó hacerlo para asegurarse de que estas
cosas retorcidas no viajaban en clase turista.
Sonreí.
—Le pondré dentro y luego vaciaré el tráiler.
Tony alzó la mano.
—No tienes que hacerlo. El tráiler está vacío.
Fruncí el ceño.
—¿Dónde están el resto de sus cosas? Su habitación está vacía.
—El garaje. Nunca cargué el tráiler. Solo las saqué de su habitación y 172
las almacené en el garaje cuando ella no estaba prestando atención.
—No lo entiendo.
Tony me rodeó los hombros con un brazo y nos guio a la casa.
—Resulta, que soy muy bueno juzgando el carácter, hijo. Imaginé que
sería más fácil guardar las cosas ahí en lugar de tener que descargar el
tráiler de nuevo cuando finalmente sacases la cabeza de tu trasero.
CAPÍTULO 24

Todavía parecía surrealista.


Me froté el estómago mientras miraba por la ventana a Rush
hablando con mi padre. El bebé estaba pateando con fuerza. Tal vez él o
ella podía sentir mi estrés. Incluso si no era bueno para el bebé,
simplemente no podía calmarme ahora mismo.
Cuanto más permanecía fuera Rush, más asustada estaba de que
pudiese haber cambiado de idea.
¿De qué estaban hablando?
Observé mientras él tomaba una caja de mi padre y la acercaba a la
casa.
Después de que regresasen al auto se estrecharon las manos. Mi
padre tomó a Rush en un abrazo y le dio palmadas en la espalda. Luego
papá se marchó, con el tráiler. ¡Mis cosas! ¿Por qué Rush no estaba
173
ayudando a mi padre a sacar mis cosas si yo no me iba a ninguna parte?
Comencé a entrar en pánico. ¿Después de todo, Rush le había dicho a
mi padre que se llevase las cosas de vuelta a Nueva York? ¿Ya se lo estaba
pensando dos veces?
La puerta de entrada se cerró de golpe y el corazón me latió con
fuerza. Los rápidos pasos de Rush imitaban el ritmo de mi frenético
corazón.
Tenía que saberlo.
—¿Por qué acaba de marcharse mi padre con todas mis cosas? ¿Le
dijiste que llevase las cosas de vuelta a Nueva York después de todo?
Su expresión se ensombreció mientras se acercaba lentamente a mí.
—¿Qué? ¿No escuchaste una palabra de lo que dije antes?
—Sí, pero…
—¿Me escuchaste decir que nunca te fallaría de nuevo?
—Sí, por supuesto que lo hice, pero mis cosas estaban…
—No importa. —Los ojos de Rush estaban brillando con intensidad.
Se puso la mano en el cinturón y comenzó a quitárselo antes de
lanzarlo a un lado. Se desabrochó el pantalón y se lo bajó, dejando que
cayese al suelo. Mi anteriormente coño vibrante ahora estaba pulsando a
plena marcha ante la visión de su gruesa polla balanceándose contra su
abdomen. Santo Dios, lo necesitaba dentro de mí.
Incluso si tenía que decirme que había cambiado de idea, a pesar de
todo, estaba bastante segura de que podría haber tenido que suplicarle
que me follase ahora mismo.
Rush me acercó a él y sentí su tensa erección contra mi barriga.
—Mírame —exigió.
Eché la cabeza atrás para encontrarme con su ardiente mirada.
—Voy a decirlo una vez más. Nunca volveré a fallarte. No me importa
si pensaste o no que tu padre se estaba alejando con tus cosas. Necesitas
confiar en mí, sin importar qué. ¿Lo entiendes?
Asentí.
—Sí.
—Tus cosas están en el garaje. Tu padre ni siquiera las metió en el
tráiler.
Abrí los ojos de par en par con incredulidad.
—¿Qué?
—El hombre es más listo que nosotros. Sabía que yo no sería capaz
de dejarte ir. 174
Me quedé boquiabierta. No tuve tiempo para considerar las acciones
de mi padre cuando Rush puso su boca en mi oreja.
—Necesito que te quites la ropa… necesito estar dentro de ti. No
puedo esperar más.
Se me endurecieron los pezones mientras me quitaba el vestido por la
cabeza antes de desenganchar el sujetador. Mis pechos temblaron cuando
tocaron el aire frío.
Rush se arrodilló antes de poner ambas manos en mi estómago y
besar suavemente la tensa piel sobre mi ombligo. Se detuvo para levantar
la mirada hacia mí, una mirada tormentosa en sus ojos.
—Eché de menos verlo crecer. Lo eché mucho de menos. Has crecido
mucho.
Pasé los dedos por su cabello.
—Va a crecer mucho más. Y estarás aquí ese tiempo.
Cerró los ojos y siguió besándome. Era muy dulce, aun así, sensual y
erótico.
Mientras seguía besando mi estómago, comentó:
—He estado soñando con hacer esto. Eres tan jodidamente sexy. No
puedo soportarlo… este cuerpo…
Me reí.
—Estás loco.
Rush estaba casi en trance. Me siguió besando más y más abajo
hasta que pude sentir su boca sobre mi ropa interior. Me bajó las bragas,
luego comenzó a devorarme. Jadeé ante la sensación de su lengua
azotando mi clítoris. Se sentía como si hubiesen pasado años desde que
había sentido esta sensación. La presión era tan intensa que casi me corrí
en su boca en ese lugar.
Antes de llegar a ese punto, se levantó repentinamente. Bajé la
mirada y salivé ante la visión de su erección. Lo necesitaba
desesperadamente dentro de mí.
Entrelazó nuestros dedos y me guio a la cama.
Rush se cernió sobre mí.
—Dime qué hiciste para correrte cuando no estuve aquí…
Me tembló la voz.
—Usé mi vibrador.
—¿En qué pensabas mientras lo usabas?
—Pensaba en ti.
—Dime exactamente en qué pensabas… 175
Había olvidado cuánto le gustaba cuando yo hablaba sucio.
—Imaginaba que me estabas follando con fuerza mientras yo jugaba
con mi clítoris.
Los ojos se le pusieron vidriosos.
—¿Dónde está tu juguete? Muéstramelo.
Irónicamente, eso me recordó que había olvidado empacar mi
vibrador, ya que lo había estado usando hasta anoche. Todavía estaba en
la mesilla de noche. Algún inquilino nuevo se habría llevado una
interesante sorpresa.
Cuando saqué la vara de silicona rosa fuerte, le dio una mirada y
aseguró:
—Debes haberme echado de menos. Esa cosa es patética. —Sonrió—.
Túmbate y separa las piernas… muéstrame qué hacías con eso.
Rush me miró con intensidad mientras lo encendía y comenzaba a
masajearme. Él tomó su polla y comenzó a frotársela mientras miraba
hacia mí, embelesado. Me encantaba ver su mano moverse arriba abajo
sobre su grosor. Estaba tan duro, y podía ver las venas sobresaliendo de
su eje. La observación duró todo un minuto antes de que se cerniese sobre
mí. Lanzó el vibrador a un lado antes de hundirse en mí, dejando salir un
sonido ininteligible. Yo grité de placer por la intensidad de él llenándome.
Al fin.
Rush estaba gimiendo más y más, sonidos completamente
involuntarios de éxtasis mientras empujaba en mí. Nunca había sido tan
ruidoso durante el sexo como lo estaba siendo ahora, y yo lo estaba
disfrutando. Todas mis preocupaciones desvaneciéndose temporalmente.
Poniendo las manos detrás de su cabeza, acerqué su boca a la mía
mientras empujaba con más fuerza, dejando salir toda la frustración de las
semanas que estuvimos separados.
Jadeé.
—No estaba segura si alguna vez volvería a sentir esto.
—Voy a follarte toda la noche, Gia… no voy a detenerme hasta la
mañana o hasta que me digas que lo haga, lo que venga primero.
Apreté los músculos a su alrededor.
—Más fuerte. Puedo soportarlo —supliqué—. Por favor.
Me besó el cuello y hundió la cabeza entre mis pechos.
—He echado de menos estas tetas. No tienes idea.
Rodeándolo con las piernas, moví las caderas para acompasar el
ritmo de sus duros empujones. Antes de que me diese cuenta, me estaba
corriendo tan duro que no supe si estaba teniendo múltiples orgasmos a la 176
vez. Se sentía como muchos chocando unos con otros.
El cuerpo de Rush tembló mientras se corría en mi interior. Bombeó
lentamente dentro y fuera mucho después de que hubiese terminado. Él
todavía tenía los ojos cerrados, parecía como si estuviese disfrutando de
cada segundo de ello.
Finalmente abrió los ojos y me besó suavemente la frente.
—No me preocupan las dudas que estés teniendo… nunca dudes de
que te amo, Gia.

Después de tres rondas de sexo, estábamos tumbados juntos en la


cama. Rush estaba frotando suavemente mi barriga y el bebé comenzó a
dar patadas. Puso la cabeza en mi estómago y le habló:
—Siento toda la conmoción. Puedes tener a tu mami para ti mismo un
tiempo. Pero puede que la necesite pronto de nuevo.
Sonriendo como una tonta, definitivamente podía acostumbrarme a
sus conversaciones con el bebé.
Rush me acunó en sus brazos.
—Ya le dije a tu padre que vas a mudarte conmigo.
Lo miré con sorpresa. Aunque no me había sorprendido que quisiese
que me mudase con él, no estaba segura si era la mejor idea. A pesar de
mis dudas, simplemente no podía negarme. No quería vivir separada de él
y mudarme a su casa tenía más sentido.
Aun así, no pude evitar expresar mis preocupaciones:
—Nada me gustaría más que vivir en esa hermosa casa y crear un
hogar allí para nosotros… aunque quizás sería una buena idea si también
conservo mi apartamento por un tiempo… solo por si acaso.
Rush parecía casi enfurecido.
—Joder, Gia. Pensé que te dije que confiases en mí. ¿Qué quieres
decir con… conservar tu apartamento?
—Confío en ti… solo… se siente como si hubiésemos pasado de cero a
cien repentinamente. Puede ser inteligente para mí mantenerlo por un
tiempo. No sería para siempre… solo hasta después de que el bebé nazca.
Me miró, el dolor en sus ojos palpable.
—¿Crees que voy a abandonarte cuando el bebé haya nacido?
No había forma simple de evitar admitirle mi preocupación. Una cosa
era estar bien con todo esto cuando el bebé estaba en mi barriga. Pero una 177
vez que él o ella estuviese aquí y él lo mirase a los ojos, ¿cómo se sentiría
realmente? Él creía que podía amar a este bebé… pero,¿cómo podría
saberlo realmente? ¿Y si se parecía a Elliott y eso causaba el rechazo de
Rush? Ese era el peor escenario, por supuesto, pero no podía evitar
preguntarme si esa era una remota posibilidad.
—No dije que creyese que me abandonarías. Solo… no puedo creer
que digas con absoluta certeza que sabes cómo te sentirás hasta que el
bebé esté realmente aquí.
Se veía muy enfadado y frustrado conmigo por mi falta de fe.
—Esto es culpa mía —admitió finalmente—. Es culpa mía que todavía
dudes de nosotros. Te dejé creer que no podía soportar nada de esto. Y tal
vez no es justo por mi parte que espere que te sientas confiada
repentinamente. No he hecho nada para realmente probarte nada, excepto
darte mi palabra. Necesitamos tiempo. Así que bien… mantén el
apartamento si eso te hace sentir más segura. Yo lo pagaré, y puedes
tenerlo como una red segura. Pero no vas a necesitarlo.
Me enderecé contra el cabecero.
—No voy a dejarte pagar.
—Gia… esto no está en discusión. Vas a mantenerlo por mi culpa,
porque te hice creer que lo necesitabas. Voy a pagar por el maldito
apartamento.
A la mañana siguiente, Rush y yo empacamos unas cuantas de mis
cosas en el Benz y las llevamos a su casa.
Esperé en su habitación mientras metía las cajas una a una. Mientras
yo miraba alrededor del gran espacio y el océano justo al otro lado de las
puertas francesas, solo había una palabra para describir cómo me estaba
sintiendo: indigna.
Rush se acercó a su armario y comenzó a apartar su ropa a un lado.
—Obviamente no estaba preparado para todas tus cosas. Pero lo
resolveremos. Puedo mover mi mierda al armario de abajo si este no es
suficiente espacio para ti.
—No deberías tener que mover nada a ninguna parte. Esta es tu casa.
Dejó de moverse por un momento, luego se giró hacia mí.
—Ahí es donde te equivocas. Desde hoy, esta es nuestra casa.
Ahora estaba desempacando mis muñecas una a una y colocándolas
en fila sobre la estantería superior de su armario. Algo en eso me afectó
mucho. Ver a mis muñecas tomar una residencia permanente en el 178
armario de Rush era una experiencia muy emocional.
Rush pudo ver que estaba a punto de desmoronarme y dejó lo que
estaba haciendo.
—¿Sabes qué? Olvidémonos de desempacar por un rato. El sol está a
punto de ponerse. Vayamos fuera a relajarnos y observarlo. —Extendió la
mano y me ayudó a salir de la cama—. Vamos.
Resulta que observar ponerse al sol sobre el océano era justo lo que el
médico me ordenó. Mi estado de ánimo mejoraba significativamente con
cada minuto que Rush y yo nos sentamos en su balcón y disfrutábamos
del aire salado. El océano era la mejor medicina y sabía que estaría
pasando mucho tiempo aquí fuera en las semanas venideras.
—Tengo algo importante que preguntarte —dijo repentinamente.
El corazón me estaba latiendo con fuerza. Por favor, no dejes que sea
una propuesta de matrimonio. Nunca podría aceptar eso ahora. No hasta
que el bebé naciese y supiese que las cosas estarían bien. Realmente no
creía que fuese eso, no obstante, mi corazón y mente estaban acelerados.
Me aclaré la garganta.
—¿Qué es?
—Sabes… este lugar es hermoso… pero nunca realmente se sintió
como un hogar, porque vivir solo nunca se siente como un hogar. Solo era
una casa. Y después de que te conocí, comenzó a sentirse incluso más
vacío cuando estaba aquí yo solo. Porque en contraste a cómo me siento
cuando estoy contigo, todo está vacío. La única forma de que esta casa
pueda ser un hogar en algún momento es contigo en ella.
Apreté su mano.
—Gracias.
—Aquí está la cosa. Esta casa podría arder mañana, ¿verdad? Puede
pasar cualquier cosa en la vida. Simplemente no lo sabemos. Anoche
estuve despierto intentando imaginarme todas las formas por las que
podía convencerte de que confíes en mí, que creas que no tengo ninguna
intención de irme. Y llegué a la conclusión de que lo estaba considerando
de la forma equivocada.
—¿Qué quieres decir?
—Esperar que sea capaz de probar algo al cien por cien es estúpido.
Incluso la mínima pizca de duda es todavía una duda. Y es normal tener
dudas, porque siempre hay incertidumbre en la vida. Aun así, nos
levantamos cada día y hacemos lo que necesitamos hacer de todos modos.
La vida no debería ser sobre probar constantemente que estamos a salvo
de ser heridos. La vida debería ser sobre vivir con inseguridad mientras
observamos hermosas puestas de sol con la gente que amamos.
Hombre, eso era hermoso y tenía mucho sentido. Estaba esperando
179
por algo que realmente no obtendría nunca: Seguridad. Probablemente
siempre tendría miedo de perder a Rush. Era algo con lo que tenía que
aprender a vivir.
—Así que, mi pregunta para ti, Gia, es esta: ¿Estarás insegura
conmigo?
Era increíble la diferencia que podía hacer una nueva perspectiva.
Estar inseguro. Vivir de todos modos.
Tenía toda la razón. Había estado esperando por una sensación de
seguridad. Puede que nunca llegase. Siempre habría el miedo de perderlo
por una razón u otra. Y centrándome en el miedo… estaba perdiendo la
única cosa que jamás importó… la única cosa que realmente existía: el
hoy.
Dejé salir un profundo suspiro.
—Sí. Sí, estaré insegura contigo.
En ese momento, por primera vez en mucho tiempo, sentí paz. Dejé la
lucha para resolverla mañana y elegí vivir el hoy.
Más tarde esa noche, Rush estaba tomando una ducha cuando yo
decidí dar un paseo por la casa. Me detuve en la habitación del bebé y
encendí la luz.
Todo estaba exactamente igual que la primera vez que me lo había
enseñado. Pasé el dedo índice por el móvil colgando sobre la cuna. A pesar
de todo por lo que habíamos pasado, Rush nunca había cambiado nada en
esta habitación. Eso hablaba claramente sobre sus intenciones todo el
tiempo.
Comencé a hablarle a mi barriga:
—Eres muy afortunado, ¿lo sabes? Vas a tener el mejor papi, que te
ama y protege, justo como tuve yo. Excepto que, a diferencia de mí…
tendrás una mami que también te ama…
Sentí al bebé dar una patada.
—Pero, Dios, será mejor que seas un niño. Tony podría manejar a una
niña… ¿pero Rush? No lo sé. Siento pena por cualquier niño que esté
naciendo a partir de ahora si resulta que eres una niña.
La voz de él me sorprendió.
—¿Le estás hablando a mi bebé?
Su bebé.
—Sí. Estábamos hablando de ti.
180
—Nada malo, espero. Porque cuando él me mire, eso va a ser lo
suficientemente terrorífico. Puede que le dé miedo. Así que, mientras tanto
necesito que hables bien de mí.
Me reí.
—Le estaba diciendo lo afortunado que es por tenerte como padre. Va
a amarte tanto… justo como lo hago yo.
Rush me tomó en un abrazo. Olía tan bien, recién salido de la ducha.
Dejó salir un gran suspiro en mi cuello.
—Quiero contárselo a Elliott esta semana. Odio incluso sacar el
tema… pero cuanto antes lo hagamos, mejor. Quiero que sepa cómo están
las cosas, de que para todo lo que importa… soy el padre de este bebé.
Solo quiero terminar con ello, así podemos comenzar a seguir adelante con
nuestras vidas.
Me dio un vuelco en el estómago. Por mucho que me doliese pensar
en ello, sabía que era inevitable y lo correcto para hacer…terminar con
ello.
—De acuerdo. Esta semana. —Asentí—. Se lo diremos esta semana.
CAPÍTULO 25

—¿Por qué no te ponemos de pie detrás de ella y le rodeas el estómago


con los brazos?
—Encantado —respondió Rush mientras me rodeaba con sus brazos
antes de mordisquearme el cuello.
Flash.
Flash.
Flash.
Era la tarde de mi sesión fotográfica del embarazo preestablecida.
Rush decidió acompañarme a Nueva York, así que la fotógrafa pensó que
sería una idea genial tenerlo en algunas fotografías conmigo.
Personalmente, tenía la sensación de que estaba disfrutando de que él
estuviese aquí, probablemente le gustaba más sacarle fotografías a él que a
mí. En general, probablemente era una mala idea… porque con todo el
tocamiento, Rush se estaba excitando mucho. 181
Antes, habíamos sacado algunas fotografías de mí sola vistiendo unas
alas de ángel, una oda al amor de Rush por las mujeres aladas. Ahora
Jenny solo se estaba centrando en capturarnos a ambos.
Él siguió besándome la nuca mientras ella disparaba.
Alzó la gran cámara con la larga lente.
—Eso es. Justo así. Bésale el cuello de nuevo.
Flash.
Flash.
Flash.
Me estaba riendo mientras él me hacía cosquillas en el cuello con los
labios y podía sentir el bulto de su erección detrás de mí. Cualquiera que
pensase que era buena idea tomar fotografías de Rush besándome y
acariciándome mientras yo estaba medio desnuda, claramente no sabía
que mi novio era un cachondo al que le gustaban las mujeres
embarazadas.
—¿Por qué no te colocas al lado de ella? —le preguntó ella.
Rush susurró en mi oreja:
—No estoy seguro si debería salir de detrás de ti ahora mismo… tengo
una erección.
Estallé en risa y le dije a ella:
—Um… ¿puedes seguir solo tomando imágenes con él detrás de mí?
Nos gusta esta postura.
Rush resopló.
La fotógrafa se rascó la barbilla y parecía como si estuviese
considerando el siguiente movimiento.
—¿Cómo sentirías quitándote el top y teniendo a Rush sujetándote los
pechos?
Ummm.
Dudé.
—Uh… eso ser…
—Me encanta la idea —aseguró él.
Ella le sonrió y me miró por aprobación.
—¿Gia?
Me encogí de hombros.
—Claro… sí…
Rush hizo los honores de quitarme la camisa por la cabeza. Me
desenganchó el sujetador y lo lanzó a la silla cercana. Luego alzó las 182
manos y ahuecó mis pechos. Sus manos apenas eran capaces de encajar.
Dejó salir un gemido bajo, y no pude evita reírme del hecho de que mi
sesión de fotos maternal de algún modo se había convertido en porno.

Como ya estábamos en Nueva York, el plan era visitar a Edward en el


hospital antes de volver a casa. Afortunadamente, estaba estable y
teniendo pequeñas mejoras.
Rush estaba en la habitación de hospital con su padre cuando decidí
ir a la cafetería por algo de beber.
Cuando giraba la esquina, alguien se chocó conmigo, haciendo que
perdiese el equilibrio y cayese al suelo.
—Agradable encontrarte aquí, Gia. —Sus palabras cortaron como un
cuchillo. El olor a alcohol fue inmediatamente evidente en su aliento,
incluso desde donde estaba tumbada en el suelo.
Antes de que pudiese encontrar las palabras para responder a Elliott,
la voz de Rush apareció detrás de mí.
—¿Qué demonios está sucediendo?
Oh, no.
—Rush, dile a tu novia que tenemos que dejar de encontrarnos así…
con ella de rodillas.
Rush estaba demasiado molesto con que yo estuviese en el suelo
como para responder a eso. Me ofreció su mano y tiró de mí.
—¿Te empujó?
—No, me caí. Fue un accidente.
Él siguió ignorando a Elliott mientras me tomaba el rostro entre sus
manos.
—¿Estás bien?
Elliott me echó un vistazo.
—¿Siempre estuviste así de gorda? ¿Qué le estás dando de comer,
Rush?
Es tan imbécil.
—Está embarazada, idiota —soltó Rush de golpe—. Y acabas de
derribarla al suelo.
Bueno, esa era una forma interesante de soltar las noticias. Rush
pareció ligeramente asustado de que lo acabase de decir, y le di una
mirada que le decía que estaba bien con que lo dejase salir. 183
Elliott entrecerró los ojos.
—¿Qué quieres decir con que está embarazada?
Rush me acercó a él.
—No sé cómo más explicarlo.
—¿Eres el padre?
Rush se detuvo.
—Sí.
Mierda.
Elliott ni siquiera respondió. Miró entre nosotros antes de pasar
airadamente a nuestro lado y entró a la habitación de Edward.
Después de que se fuese, Rush me miró.
—Siento por dejarlo salir. Pero simplemente no podía decirle la verdad
en este momento.
Dejando salir un tembloroso suspiro, asentí.
—No. Lo entiendo.
—Simplemente no parecía el momento o lugar correcto. No es que
alguna vez vaya a estar de buen estado de ánimo, pero no le voy a dar las
noticias así cuando está muy borracho. Puede que ni siquiera recuerde
esto. —Me frotó el hombro—. ¿Estás segura de que estás bien?
—Sí… estoy bien.
Por ahora.
—Vamos a llevarte a casa.

Más tarde esa noche, Rush y yo estábamos teniendo una noche


relajante frente a la televisión con un recipiente de Chunky Monkey cuando
le sonó el teléfono móvil.
Después de que respondiese, por su rostro pude decir que algo iba
mal.
Vocalizó:
—Es Elliott.
Me dio un vuelco el corazón.
Rush estuvo callado por un largo tiempo mientras simplemente
escuchaba. Podía escuchar la voz apagada de Elliott a través del teléfono, 184
aunque no fui capaz de entender qué estaba diciendo. Rush cerró los ojos
varios segundos, luego los abrió.
—¿Qué está diciendo? —preguntó.
—Espera un segundo —le dijo simplemente a su hermano.
Rush puso su mano en mi rodilla y susurró:
—Está sobrio y ha sumado dos y dos. Quiere saber si estaba
mintiendo sobre ser el padre.
El corazón me latía con rapidez.
—Ponlo en altavoz. Necesito ser la que se lo diga.
—No tienes que hacerlo.
—Sí, tengo que hacerlo.
Rush hizo lo que le pedí y dijo:
—Estás en el altavoz, Elliott. Gia está aquí.
—Elliott… —dije.
—Gia… —respondió de forma intimidante.
Debo haber recreado cómo iba a decírselo cientos de veces. Al final,
mi mente se quedó en blanco, y simplemente dije lo primero que se me
vino.
—La noche en que tú yo estuvimos juntos resultó que me quedé
embarazada. No supe de mi estado cuando conocí y me enamoré de tu
hermano. Rush y yo queremos criar a este bebé juntos, y tú no tienes que
estar involucrado en su vida, pero necesitas saber que es tuyo.
Rush alcanzó mi mano y la apretó.
Elliott se quedó completamente callado. Todo lo que se podía
escuchar era su respiración durante mucho tiempo. Rush y yo solo
seguimos mirándonos el uno al otro esperando por su respuesta.
—¿Cómo sé siquiera que estás diciendo la verdad? —dijo finalmente.
—Fuiste la única persona con la que me acosté antes de averiguarlo.
Obviamente no puedo probártelo, pero es la verdad.
Hubo una larga pausa.
—¿Sabías que mi esposa está embarazada?
—Sí —contestó Rush—. Ella me lo contó.
—Lo que no sabes es que Lauren está pidiendo el divorcio.
Mierda.
Rush se estaba conteniendo. Sabía que quería decirle que se merecía
cada pedazo de mala suerte que le llegase. Pero Rush intencionadamente
estaba intentando ser bueno por mí. No quería empeorar las cosas más de 185
lo que ya lo estaban.
—Tienes una buena mujer, Elliott. Deberías intentar encontrar un
modo de hacer funcionar las cosas.
—Bueno, cuando ella averigüe que he embarazado a tu novia, eso no
va a salir realmente bien, ¿no crees? Estoy seguro de que huirá.
—Ella no tiene por qué saberlo —indicó Rush.
—Lauren no va a cambiar de idea sobre dejarme. Lo dejó claro. Así
que ya ves… realmente ya no tengo nada que perder.
—¿Qué demonios significa eso? —escupió Rush.
—Significa que voy a pedir un test de paternidad. Mi vida está jodida
como está ahora. Pero será mejor que sepas que si ese bebé es mío, voy a
asegurarme de que mis derechos estén protegidos.
CAPÍTULO 26

―Él me va a hacer lucir como una puta. Me quedé embarazada con


una aventura de una noche, y ahora estoy saliendo con su hermano. ―Gia
paseaba de un lado a otro frente al televisor―. Tiene un equipo de
abogados. ¿Qué pasa si dice que no soy apta y va por la custodia
completa? ¿Podría llevarse al bebé? Oh Dios mío. Cuando estaba en la
escuela secundaria, mi papá me hizo ir a hablar con el consejero de
orientación semanalmente. Temía que estuviera teniendo un mal momento
porque tuve mi período y no quería hablar con él de eso. Le dije cosas que
Elliott podría usar en mi contra.
―Gia...
―¡Mis muñecas! Tenemos que deshacernos de ellas de inmediato.
¿Qué pasa si envían a un trabajador social a la casa para asegurarse de
que soy competente y ven que quemo muñecas? ¡Se ven como bebés!
Pensarán que podría tirar a mi propio hijo en el fuego. ―Ella tiró de su 186
cabello y comenzó a caminar más rápido―. Estoy escribiendo una novela
romántica. ¿Qué pasa si piensan que soy una degenerada que está
obsesionada con el sexo?
―Gia... ―dije más fuerte. Todavía no me escuchó.
―¿Crees que Melody mentiría por mí? Decir que soy normal y que seré
una buena madre para mi hijo. Creo que haría un buen testimonio de
carácter.
―Gia...
―Leí en una columna de chismes que la batalla por la custodia de
Britney Spears-Kevin Federline costó más de un millón de dólares. ¿Qué
pasa si Elliott...?
Me puse de pie y di un paso en su camino, deteniéndola en seco.
―Gia.
Su cuerpo se detuvo, pero su cerebro no lo hizo.
―¡Oh Dios mío! Debería haber comprado la minivan. ¿Por qué me
dejaste comprar ese lujoso auto? Me veré totalmente irresponsable. ¿Crees
que podemos devolverlo todavía? Solo tengo algunos kilómetros en él.
Mierda... Derramé un poco de zumo de naranja en la alfombra el otro día.
¿Conoces a alguien que limpie alfombras?
Tomé sus mejillas en mis manos e incliné su cabeza hacia arriba.
―Gia.
Levantó la vista, pero aún no me escuchó.
―Tal vez no debería vivir aquí ―dijo―. Eso no se verá bien. Vivir fuera
del matrimonio todavía es mal visto por muchas personas. Especialmente
si son mayores. Me pregunto si el juez será viejo.
Renunciando a llamar su atención y llamarla por su nombre, hice lo
único que sabía que la desaceleraría, aunque solo fuera por unos
momentos. Presioné mis labios con los de ella. Habló en mi boca durante
unos segundos antes de que su cerebro se pusiera al corriente con su
cuerpo. Luego envolvió sus manos alrededor de mi cuello y me dio su
lengua.
El beso solo tenía la intención de volver a enfocarla, pero joder si mi
cuerpo no reaccionaba de inmediato. Pude haber seguido. Demonios, tal
vez debería haberlo hecho. Ambos teníamos tensión que teníamos que
dejar ir.
Pero quería que escuchara lo que tenía que decir alto y claro, no a
través de una neblina post-orgasmo. Así que me retiré después de un
minuto.
Mi chica estaba respirando pesadamente. Me hizo sonreír incluso en 187
medio de la pesadilla en la que acabábamos de entrar.
―¿Estás bien? ―susurré.
―¿Eh?
Me reí.
―Es mi turno de hablar. Ven a sentarte.
Gia se sentó en el sofá y me arrodillé frente a ella. Tomé sus dos
manos en las mías.
―Antes que nada. Elliott podría tener dinero, pero nosotros también.
―Pero…
Presioné mis labios con los de ella para otro beso. Cuando dejó de
intentar hablar, rompí la conexión nuevamente.
―Esta conversación irá mucho más rápido si pudieras callarte, sabes.
Sus ojos se agrandaron.
―¿Acabas de decirme que me calle?
Sonreí.
―Sí. Y te diré que te calles de nuevo si no te sientas aquí y me das la
oportunidad de hablar. Para que conste, puedes decirme que me calle
cuando me estoy volviendo loco y tampoco te voy a escuchar.
―No estoy perdiendo la cabeza... solo estoy preocupada. Elliott
podría...
Me incliné y la besé de nuevo, mis labios se movieron contra los de
ella mientras murmuraba:
―Cállate, cariño.
Cuando me aparté una vez más, entrecerró los ojos.
―Bien. Pero puedo hablar después.
―Trato. Bueno. Entonces... como estaba diciendo... Elliott podría
tener dinero, pero nosotros también. Y antes de que tu cerebro se quede
estancado en la forma en que no tenemos dinero, sino que yo tengo dinero,
quiero explicarte algo. Una vez más. La razón por la cual me tomó tanto
tiempo sacar mi cabeza de mi trasero y comprometerme contigo es porque
no pude tomar la decisión de ser un padre a la ligera. No estoy en esto
para ser el tío Rush, Gia. Estoy en esto a largo plazo. Estoy en esto para
ser papá, como estás en esto para ser mamá.
»Eso es lo que me tomó tanto tiempo entender. Estaba asustado.
Porque necesitaba saber que esto era para siempre. Y tal vez no estés lista 188
para escuchar esto, pero esto es para mí, Gia. No me siento diferente a que
si fueras mi esposa. Me he comprometido. Lo mío es tuyo y lo tuyo es mío.
Quizás no entiendas esto porque aún no has llegado allí. Pero estoy allí.
Entonces, una última vez... lo mío es tuyo. Tenemos dinero. Y si tratas de
separar lo que tengo de lo que tienes, me voy a enojar y creo que estás
menos comprometida conmigo que yo contigo. ¿Entonces hazme un favor?
Gia tenía lágrimas en los ojos. Su voz se quebró.
―¿Qué?
―Cállate sobre el dinero de una vez por todas.
Ella rió.
―Bueno.
―Continuando. Tu consejero de la secundaria no aparecerá de la
nada y contará secretos de su alumna de doce años. El hecho de que
escribas novelas románticas no te convierte en una degenerada. ¿Stephen
King es un asesino psicópata solo porque escribe una mierda retorcida?
No. Así que también saca esa mierda de tu mente. En cuanto al auto,
cambiaré mi Mustang mañana y conduciré una minivan si te hace sentir
mejor. Aunque nadie va a mirar el modelo de tu auto para determinar si
eres una buena madre. Y Melody probablemente mentiría si quisieras que
lo hiciera, pero no tendrá que hacerlo. Ya piensa que vas a ser una madre
increíble. Así que no te preocupes por eso tampoco. Las muñecas... ―Me
rasqué la barbilla―. Bueno. Te daré esa. Es un poco loco. Pero si Servicios
Sociales alguna vez aparece, prometo ocultarlas por ti. Las comeré si tengo
que hacerlo.
Gia sonrió.
―¿Has terminado, loco?
―Casi. Por último, vivir fuera del matrimonio. Podemos arreglar eso
en una hora si te preocupa. Aunque preferiría sorprenderte con un buen
anillo algún día porque eso es lo que mereces, iría al juzgado y me casaría
contigo mañana. ¿Sabes por qué?
Las lágrimas comenzaron a filtrarse de sus ojos. Las limpié con mi
pulgar.
―¿Por qué? ―Su voz se quebró.
―Porque te amo, y estoy en esto para siempre. Un pedazo de papel no
va a cambiar eso de una forma u otra.
Gia me miró. Sus ojos parecían buscar algo profundo en los míos.
Encontrando lo que sea que necesitara, su rostro se puso serio.
―Realmente te casarías conmigo, mañana, ¿no?
―No hay nada que no haría por ti, cariño. 189

Gia se había quedado dormida hace unas horas. Pero no podía


relajarme lo suficiente como para dejarme llevar por la corriente. A pesar
de que le había asegurado que no había manera de que Elliott obtuviera la
custodia del bebé, no podía dejar de pensar en lo que sería si tuviera
visitas.
Edward tuvo una relación a largo plazo con mi madre antes de quedar
embarazada, y tenía un buen modelo a seguir en su propio padre. Elliott
no tenía ninguno. Él no conocía a Gia en absoluto, y había visto la forma
en que su padre trataba a mi madre y a mí. No había duda en mi mente de
que Elliott solo vería al hijo de Gia como un peón en un juego para
manipularnos a los dos. Sería como mi infancia una vez más, buscando la
aprobación y el amor de un hombre que no tenía ningún interés en mí. No
podía dejar que eso le pasara al hijo de Gia. A nuestro hijo
Viejos recuerdos me perseguían mientras yacía en la cama mirando a
mi bella y dormida chica. En sexto grado, mi escuela tuvo una noche de
padre e hijo. De la clase en la que les dicen que use desodorante, respete a
las niñas y les proporcionan una introducción clínica a los pájaros y las
abejas. Mi madre había pensado que podría ser una buena experiencia de
unión, por lo que invitó a Edward a llevarme. Nunca lo habría admitido,
pero estaba emocionado. Mis amigos iban todos con sus papás. El padre
de Joe Parma vino directamente del trabajo y nos invitó a sentarnos con
ellos. Era un trabajador de saneamiento en la ciudad y no tenía tiempo
para detenerse en casa y cambiarse. Edward se limpió la mano después de
que se vio obligado a estrechar la mano del hombre. Luego pasó el resto de
la noche haciendo comentarios sarcásticos sobre cómo la escuela pública
producía criminales. La semana siguiente, fumé marihuana por primera
vez y robé una bicicleta. No hubiera querido demostrar que mi querido
padre estaba equivocado.
Cuando me gradué de la secundaria, Edward me envió una tarjeta.
Para entonces, había pasado de estar decepcionado con mi donador de
esperma a odiar sus jodidas agallas. Debería haber tirado la tarjeta en la
basura. En cambio, la abrí para ver si el idiota al menos me había enviado
un cheque. Lo había hecho, pero también había firmado la tarjeta como
Edward, no Papá. Usé el cheque y la tarjeta como leña para encender una
hoguera en el patio y accidentalmente incendié el cobertizo.
No había forma de que quisiera esa constante desilusión para mi hijo.
El contacto forzado de un hombre a quien le importa una mierda era
mucho peor que no tener comunicación. Mira a Gia; ni siquiera conocía a
su madre; sin embargo, resultó ser más estable emocionalmente que la 190
mayoría de la gente con dos padres. El continuo recordatorio de que no te
querían podría enloquecer la cabeza de un niño.
Necesitaba proteger a nuestro hijo
Y tenía la sensación de que podría hacerlo.

A la mañana siguiente, me desperté antes que Gia, a pesar de que


solo había dormido durante dos horas. Bebí tres tazas de café mientras
escribía una lista de cosas que hacer para poner en marcha mi plan. A
casi las nueve, Gia entró a la cocina con la camisa que yo había llevado
ayer. Jodidamente la amé despertando en mi cama y vistiendo mi ropa.
―Buenos días, ―bostezó y extendió los brazos sobre su cabeza―. ¿Qué
estás haciendo tan temprano?
―¿Temprano? Son casi las nueve en punto, dormilona. —Me moví en
mi asiento y abrí los brazos―. Ven acá.
Ella dejó caer su buen culo sobre mi regazo y apoyó la cabeza en mi
hombro.
―Odio no poder tomar café.
―Tomaré algo de café descafeinado de camino a casa esta noche.
Hizo un puchero.
―¿Tienes que trabajar en el restaurante esta noche?
―En realidad... esperaba poder pedirte que me cubrieras. Tengo
algunas cosas que necesito hacer hoy, y es el primer día del barman de
invierno. Trabajó para mí la temporada pasada, pero no quiero dejarlo solo
en su primer día de vuelta.
Gia se animó.
―¿Yo? ¿Quieres que sea el gerente?
―Claro. ―Me encogí de hombros―. ¿Por qué no?
―¿Consigo gruñir a la gente y gritar órdenes como el gerente regular?
Mi labio se crispó.
―Absolutamente. Dales un infierno.
Fue a levantarse, pero gentilmente la tiré de vuelta a mi regazo.
―Espera un minuto. No huyas tan pronto. Necesito hablar contigo
sobre otra cosa.
―Bueno.
191
Me tomé un minuto para pensar cómo quería presentarle las cosas. Al
final, decidí que menos era mejor. Una vez que todo lo que había planeado
terminara, le daría todos los detalles. Pero compartir demasiada
información definitivamente le generaría ansiedad suficiente para entrar
en un alboroto.
―Después de que te dormiste anoche, pasé mucho tiempo repasando
la mierda que cayó con Elliott ayer.
Su cara alegre se marchitó.
―Bueno…
―Quiero preguntarte algo. Pero necesito que confíes en mí y no hagas
ninguna pregunta. Solo responde mi pregunta. ¿Puedes hacer eso?
―Eso es difícil de decir. ¿Cómo se supone que sabré si puedo
responder una pregunta sin conocer la pregunta?
―Déjame preguntarte esto... ¿confías en mí?
―Sabes que lo hago.
―¿Confías en que todo lo que hago será lo mejor para ti?
―Sí. Por supuesto.
―Bueno. Entonces... si pudiera deshacerme de Elliott de nuestras
vidas, ¿es eso lo que querrías? ¿Lo que realmente quieres para ti, el bebé y
para mí?
―¿Tú...?
La callé con dos dedos en su boca y sacudí mi cabeza.
―Sin preguntas. ¿Recuerda? Solo responde la mía.
Ella cerró los ojos por unos segundos y luego tomó una respiración
profunda.
―Bueno, ya que no puedo hacer ninguna pregunta, voy a comenzar
mi respuesta con una declaración. No puedes matar a Elliott. ―Hizo una
pausa―. Pero aparte de eso, sí, eso es absolutamente lo que me gustaría
que suceda.
Sonreí y le di un beso en la frente.
―Suficientemente bueno. Tengo que saltar a la ducha.

192
CAPÍTULO 27

―¿Estás seguro de que quieres hacer esto, hijo?


Gerald Horvath, el viejo abogado del abuelo, conocía la larga historia
entre mi padre, mi hermano y yo. Lo llamé esta mañana para pedirle que
redactara un acuerdo para mí. Él estuvo de acuerdo, pero también quería
reunirse conmigo para discutir las cosas.
―Estoy seguro.
Se quitó las gafas.
―Estamos hablando de mucho dinero aquí, Heathcliff.
―No me importa el dinero.
Gerald sonrió tristemente.
―Recuerdo el día que te dije lo que tu abuelo te había dejado. Te 193
preocupaba más que a nada.
―El dinero puede comprar muchas cosas, pero también es la raíz de
muchos males.
Él asintió con la cabeza como si entendiera, se volvió a poner las gafas
y arrojó dos documentos frente a mí.
―Bueno, hice lo que me pediste. Aunque tuve que decirlo un poco
diferente para que pudiera sostenerse en la corte si las cosas llegaban a
eso. Pero creo que estos dos contratos te dan el mismo efecto que estás
buscando.
Gerald me dio un poco de tiempo para leer los dos documentos, y
luego hablamos sobre algunas cosas que él mismo había agregado en las
que no había pensado: una cláusula de daños punitivos, una cláusula de
confidencialidad y algún otro truco legal que tenía sentido cuando los
explicó. Cuando terminamos, se recostó en su gran sillón de cuero y juntó
sus manos.
―¿Crees que va a aceptar tu oferta?
―Es bastante autodestructivo últimamente. No estoy seguro de que
sea capaz de poner lo mejor para él por encima de su inmadurez
emocional.
―Entonces, ¿cómo piensas convencerlo?
Me paré.
―No pienso hacerlo yo. Necesito que el hombre de mi siguiente parada
me acepte para ayudarme a hacer eso.

―Jesús. ―Me dejé entrar en el departamento de Elliott a las siete esa


noche usando la llave que había recogido de Lauren esa mañana. El lugar
parecía una casa de fraternidad al amanecer después de la noche de
iniciación. Botellas de alcohol esparcidas por todo el piso, dos mujeres
desnudas desmayadas en los sofás, cajas de comida llenando las
encimeras y mierda derramada por todas partes. Lo único que diferenciaba
esta escena de un recinto universitario, era que las facturas enrolladas
firmemente sobre un espejo en la mesa de la sala eran cientos y no una, y
la vista fuera de la ventana era del horizonte de Manhattan en lugar de
adolescentes borrachos desmayados en un césped fangoso.
Me acerqué a una de las mujeres y usé mi pie para despertarla.
―Es hora de levantarse, cariño.
Se giró y abrió un ojo con los ojos entrecerrados, usando su mano 194
para protegerlo de la luz.
―El otro hombre solo pagó por uno.
Estupendo. Recogí una pila de ropa del piso y se la arrojé.
―Se acabó la fiesta. Vístete.
Luego empujé a la otra bella durmiente.
―Es hora de cuidar a tu amiga e ir a casa.
Mientras las dos gemían e intentaban descubrir a quién pertenecía la
ropa, fui en busca de Elliott. Desafortunadamente para mí, lo encontré
desnudo y tendido sobre su cama. Al menos estaba boca abajo. Comprobé
que todavía respiraba y decidí poner una cafetera antes de despertarlo.
Una de las dos mujeres entró a la cocina. Se agarró a la puerta
mientras hablaba.
―¿Recibimos una propina?
La billetera de Elliott estaba en el mostrador a mi lado. La abrí y
saqué el grueso fajo de billetes. Se lo di a la mujer y sonreí.
―Tómalo todo. Yo invito.
Abrió los billetes, vio unos cientos y se los metió en el sujetador.
―Gracias, bonito. ¿Estás seguro de que no quieres un pequeño regalo
de despedida? Apuesto a que eres mucho más divertido que tu amigo.
―No, gracias. Estoy bien.
Después de cerrar la puerta con llave, agarré una bolsa de basura,
metí todas las botellas de alcohol en la casa y las arrojé al vertedero de
basura. Luego me dirigí de regreso a mi amoroso hermano y le di una
pequeña patada también.
―Levántate y brilla, hermano mayor.
Roncó más fuerte en respuesta.
Unos pocos intentos más no despertaron al cabrón. Así que volví a la
sala de estar, rocié un poco de Lysol en una silla y me puse cómodo.
Anoche no había dormido demasiado bien, y necesitaba a Elliott sobrio.
Parecía que estaría esperando.

Alrededor de las seis y media de la mañana, el idiota finalmente se


agitó. Anoche había cerrado las persianas, así que la sala todavía estaba
oscura. Mis ojos estaban cerrados cuando Elliott salió de la habitación, y 195
rozó la silla en la que estaba sentado.
―Espero que ese sea tu puto brazo.
―Que…
―Relájate, es tu hermanito. No el proxeneta que viene a recoger a sus
dos putas. ――Me levanté.
―¿Qué diablos estás haciendo aquí? ―Elliott encendió una luz.
―Alguien tenía que mostrarles a tus invitadas la salida. Eres una
mierda de anfitrión.
―Que te jodan. ―Caminó hacia la cocina y sirvió un vaso de agua del
grifo.
Sacudí mi cabeza a su ropa interior de bikini.
―Bonita hamaca de banana. ¿No te incomodan tus bolas en esas
cosas? Mis nueces necesitan espacio para colgar. Por otra parte, tal vez
tienes cacahuetes en lugar de bolas de hombre.
Bebió dos vasos llenos de agua antes de darse la vuelta otra vez.
―¿Qué carajo quieres?
―Me alegra que hayas preguntado. Quiero que el hijo de Gia sea mío y
librarme de ti y de toda la familia Vanderhaus de una vez por todas.
Elliott rió disimuladamente.
―No siempre podemos obtener lo que queremos. ¿Cierto?
Empecé a perder la paciencia. Si iba a llegar a algún lado para que
esto sucediera, probablemente era mejor si mi puño no se conectaba con
su rostro y nos alejáramos de los golpes.
―Vístete. Necesitamos ir a ver a Edward.
Un atisbo de vulnerabilidad se asomó.
―¿Por qué? ¿Está bien?
―Él está bien. Fui a visitarlo anoche. A diferencia de ti.
―Iré a verlo más tarde entonces.
―No. Iremos ahora. Juntos. Los tres tenemos asuntos urgentes que
discutir, y he estado esperando tu culo perdido toda la noche. ―Mi tono le
dijo que no estaba jodiendo.
―Bien. Pero solo voy porque no tengo la energía para tirarte a la
mierda.
Sí, seguro. Esa es la razón.
Ninguno de los dos dijo una palabra en el camino al Monte Sinaí.
Edward estaba sentado en la cama leyendo un periódico cuando entramos 196
a su habitación privada. Lo dobló y habló a Elliott.
―Te ves terrible. Corta la mierda, supera la mierda con tu esposa y
vuelve al trabajo. Las mujeres son una moneda de diez centavos.
Encontrarás una nueva para mantener la casa y que se vea bien en tu
brazo. Pero la compañía te necesita ahora.
Negué con la cabeza. Gran consejo paternal.
Edward me miró.
―¿Por qué no nos ponemos manos a la obra?
Saqué dos contratos del sobre y se los entregué a Elliott.
―Firmaré todo lo que el abuelo me dejó, excepto la casa en la que vivo
y el restaurante. Puedes tener todas mis acciones en Vanderhaus
Holdings, los tres alquileres de los Hampton y todas las acciones que me
dejó.
―¿Y qué es lo que quieres a cambio?
―Quiero que renuncies a tus derechos parentales sobre el bebé de Gia
y aceptes no venir a menos de treinta metros de mí o ella. Aparentemente,
es inconcebible hacer un contrato donde te pague para que renuncies a
tus derechos, por lo que Gerald hizo dos contratos por separado. Uno
donde renuncias a tus derechos parentales por la bondad de tu corazón. Y
el otro es un acuerdo contractual en el que te pago una pequeña fortuna
por no acercarte a menos de tres metros de mí y de Gia.
―¿Por qué diablos iba a firmar eso?
―Porque ustedes dos tendrán más dinero de lo que nunca
necesitarán, y no necesitarán obtener mi aprobación para nada nunca
más.
Elliott me sonrió.
―No necesito tu dinero. Y tener a este pequeño hijo de puta a tu lado
me traerá años de placer torturando a los dos.
Hablé con los dientes apretados.
―Di un comentario más despectivo sobre Gia o el bebé, y pasarás un
mes en la cama al lado de tu padre. No estoy jodiendo, Elliott.
Edward suspiró.
―Bien, bien. Esta es una transacción comercial. No necesitamos ser
barbáricos al respecto.
Mantuve mis ojos mirando a Elliott, pero hablé con Edward.
―Dile a tu hijo lo que es tener un hijo que no quieres, papá.
Edward no perdió el ritmo, y ni siquiera intentó suavizar el borde de 197
sus palabras.
―Impregnar a la madre de tu hermano fue el mayor error de mi vida.
Tener un hijo que nunca quisiste buscando constantemente por algo que
simplemente no sientes es una carga molesta que no necesitas.
Sentí la puñalada habitual en el corazón, pero por una vez no
importó. Lo único que importaba era Gia y el bebé.
Edward me miró y luego volvió a Elliott.
―Firma los papeles, Elliott. No dejes que una segunda generación
manche nuestro nombre de familia. Nunca más tendremos que lidiar con
ellos dos y nuestra compañía volverá a estar totalmente en manos de sus
legítimos propietarios.
Para avanzar de verdad, debes dejar de mirar hacia atrás. Ni siquiera
me había dado cuenta de que eso era lo que había estado haciendo hasta
ahora. Pero fue. Elliott firmó los papeles y los extendió en su mano hacia
mí. Sentí como si un peso que había estado cargando repentinamente
hubiera sido levantado de mis hombros. ¿Quién sabía que regalar una
pequeña fortuna, decir adiós a tu padre y tu hermano por última vez, y
asumir la responsabilidad de un bebé en camino podría ser tan catártico?
Eché un último vistazo a Edward y Elliott, luego asentí y tomé los
documentos firmados.
―Ten una buena vida.

198
CAPÍTULO 28

Las semanas que siguieron a la firma de la renuncia a los derechos de


Elliott fueron algunas de las más pacíficas que Gia y yo habíamos
experimentado juntos.
Enfrentémoslo, no hemos tenido demasiados momentos sin drama en
todo el curso de nuestra relación. Nos lo habíamos ganado, y maldita sea,
estaba disfrutando cada segundo de eso. Despertar con ella todas las
mañanas y dormir a su lado todas las noches era una bendición.
Pasábamos las mañanas en el balcón con vista al océano y
pasábamos las noches exactamente de la misma manera. Todos los días
notaba crecer más su barriga y contaba mis bendiciones de que el pequeño
bebé que había dentro era realmente mío en todo lo que importaba. No
podía creer lo fácil que había sido comprar a Elliott. Me pregunté si algún
día se arrepentiría de su decisión, pero ese era su problema, no el mío.
¿Otro aspecto positivo de esta nueva vida? No extrañaba el lado 199
comercial de las cosas en absoluto. Todavía tenía The Heights y un maldito
techo agradable para mi familia, y eso era todo lo que necesitaba. No más
enfrentarme a reuniones de mierda en la ciudad y pelear más con Edward
y Elliott. Básicamente, había pagado mi libertad en más de un sentido.
Gia y yo estábamos bastante bien preparados para la llegada del
bebé. La habitación estaba terminada y abastecida, y habíamos tomado
clases de Lamaze. Estábamos tan preparados como íbamos a estar. Ahora,
con solo un par de semanas para su fecha de parto, sentía que realmente
había una sola cosa que quería lograr antes del nacimiento: quería poner
un anillo en el dedo de mi mujer. Y no había forma de que pudiera hacer
eso sin pensar en algo espectacular.
Esta idea vino a mí una noche. Desde que Gia logró entregar su libro
a tiempo a su editor, el manuscrito quedó fuera de sus manos. Aun así,
me pregunté si de alguna manera podría obtener una copia anticipada
antes de que ella lo viera impreso. Mi plan era sorprenderla con eso y
meter el anillo dentro de las páginas. No lo vería venir porque inicialmente
pensaría que la sorpresa era el libro en sí. Entonces, boom... el anillo
estaría dentro. Todavía no había resuelto todos los detalles, pero también
planeaba llevarla a su restaurante favorito cerca de casa. Me hubiera
encantado llevarla lejos, pero ya no podíamos viajar demasiado lejos.
Su agente había venido por mí. Ella habló con el editor y les hizo
enviar anticipadamente un libro en carátula rústica de la novela de Gia.
Me sentía casi culpable por haberlo visto antes que ella, pero sabía que iba
a enloquecer al darse cuenta de por qué lo tenía. Aparentemente, no era la
versión final porque el libro todavía estaba en edición, pero de todos modos
me pudieron imprimir una copia. Le dije al agente que lo enviara a The
Heights para que Gia no lo viera.
Ahora estaba sentado en mi auto afuera del edificio de la joyería.
Sacando el libro del sobre acolchado, froté mi mano sobre la brillante
portada que mostraba a una mujer sentada en la playa mirando
introspectivamente. Gia quería una tapa más sexy, pero el editor negó esa
idea, diciendo que la visión de Gia era demasiado atrevida para los
estantes de las librerías. Estaba tan orgulloso de ella por llegar a este
punto. Había escrito esta novela durante el momento más difícil de su
vida. Había insistido, lo había logrado y cumplido con su fecha límite. Mi
chica escribió un maldito libro. Ella era una patea traseros.
Después de abrirlo, me congelé cuando miré el título del primer
capítulo.
Capítulo uno: Rush.
¿Lo había llamado Rush? Fuera de aquí. De ninguna manera.
Ella siempre bromeaba acerca de hacerlo, pero en realidad nunca
pensé que seguiría adelante con eso. Cuando hicimos esa apuesta sobre si
podía dejar de fumar y ella podía dejar los dulces, había dicho que
200
nombraría a su personaje Rush si perdía. Por supuesto, yo fui quien
perdió, así que terminé arreglando su auto, el auto que ya había arreglado
antes de que se diera cuenta. Nunca imaginé que realmente nombraría a
su personaje por mí.
Maldita sea.
Se suponía que debía sorprenderla, pero parecía que era yo el que
estaba sorprendido. Me sentí mal por arruinar lo que probablemente se
suponía que sería una sorpresa para mí. Bueno, realmente no me sentía
tan mal, porque esta iba a ser una propuesta explosiva.
Volví a guardar el libro en el sobre y me aventuré a entrar en la
joyería para recoger el anillo de compromiso que había seleccionado un par
de semanas antes.
El dueño, que estaba vestido con un elegante y fresco traje, se me
acercó tan pronto como entré.
―Hola, señor Rushmore. Tenemos el anillo ajustado al tamaño y
limpiado para usted.
―Estupendo. Gracias. ―Me senté y me incliné sobre el mostrador que
mostraba docenas de anillos de diamantes a través del cristal―. Vamos a
verlo.
El joyero abrió la pequeña caja de terciopelo negro para mostrarme el
diamante redondo de dos quilates y medio con una banda pavé de
diamantes.
Sacudí mi cabeza lentamente y dejé escapar una respiración profunda
mientras sostenía el anillo entre mi pulgar e índice.
―Hermoso. Espero que le guste.
Ahora solo necesitaba averiguar cuándo iba a ejecutar mi plan.
―Si no se necesitan más ajustes, podemos procesar el pago, y usted
puede llevarse el anillo a casa hoy ―dijo.
―Sí. Vamos a hacerlo. Gracias.
Me sequé la frente. Jesús, ¿estaba sudando?
No era que estuviera nervioso por comprometerme, sino todo lo
contrario. Quería que todo fuera perfecto y esperaba que Gia quisiera
casarse tanto como yo.
El hombre me preguntó si necesitaba una bolsa, pero le dije que no,
deslizando la caja del anillo dentro de mi chaqueta donde sentí que estaría
más seguro. No quería correr el riesgo de que Gia encontrara la bolsa de
todos modos.
Cuando volví a mi automóvil, me di cuenta de que había dejado mi 201
teléfono en el asiento del pasajero mientras estaba dentro de la joyería. Se
iluminó con llamadas perdidas, mensajes de texto y notificaciones de
correo de voz. Todos eran de Gia.
Gia: No sé dónde estás. He estado tratando de llamarte, pero no
estás respondiendo, estoy bastante segura de que mi fuente se
rompió. Traté de llamar a mi médico, pero no pude encontrarlo, así
que me llevo al hospital. Estoy asustada. ¡Mi fecha de parto no es
hasta dentro de dos semanas más! ¡No puedo tener este bebé ahora!
¡Mierda!
Mi corazón estaba frenético mientras escribía, mis manos temblaban.
Rush: ¿Dónde estás ahora? ¿Ya llegaste?
Esperé un minuto completo, y no hubo respuesta. Luego presioné
reproducir en el buzón de voz más reciente cuando encendí el automóvil y
me alejé.
Hola, Rush. Ya te envié un mensaje de texto, pensé que intentaría
volver a llamar. No sé dónde estás, pero realmente desearía que
respondieras. Acaban de admitirme. Me revisaron y me dijeron que estoy a
punto de tener este bebé. Es posible que no pueda llamarte de nuevo. Si
escuchas esto, por favor date prisa.
Sentí que mi cabeza daba vueltas. La hora en el mensaje era de hace
diez minutos. Mientras me dirigía en dirección a la carretera principal que
me llevaría al hospital, encontré el tráfico detenido.
Golpeando mis manos contra el volante, grité:
―¡Joder! ―Toqué el claxon―. ¡Vamos!
El tráfico no se movía. A lo lejos, pude ver un grupo de caminantes
con números pegados en el pecho. Estaban haciendo una carrera 5K o
alguna mierda. Eso debe haber sido lo que estaba deteniendo las cosas.
No podía darme el lujo de esperar. Cuando vi a un tipo parado en la
acera con su bicicleta, salté del automóvil y corrí hacia él.
Al abrir mi billetera, saqué hasta el último billete. Debía haber sido al
menos quinientos dólares.
―Mi novia está en trabajo de parto. El tráfico no se está moviendo.
Necesito tu bicicleta Te daré todo mi dinero y mi auto por la tarde.
Echó un vistazo a mi Mustang, que estaba inactivo con la puerta
abierta y dijo:
―Dulce.
Sabía que era un riesgo, pero no me importaba lo que le sucediera al
maldito auto. Todo lo que importaba era que Gia y el bebé estarían bien y 202
que yo podría estar allí.
Rápidamente intercambiamos números antes de subirme a su
bicicleta y comenzar a volar por la carretera, entrando y saliendo de autos
y personas. La bicicleta chirriaba; era vieja como la mierda. No había
estado en una bicicleta real en años. Lo que decían acerca de no olvidar
cómo montar una, era aparentemente cierto.
Cuando llegué al Hospital South Hampton, sentí que todo el aire me
había salido del cuerpo. El sudor me bañaba. Fue algo bueno que
estuviéramos en un hospital porque había una posibilidad decente de que
pudiera colapsar.
Corrí a la recepción.
―¿Dónde está la sala de partos?
―Cuarto piso.
Sin aliento, corrí hacia los ascensores y golpeé varias veces el botón
de subir.
Cuando llegué arriba, fui directamente a la estación de enfermeras.
―Mi novia, Gia Mirabelli, está en trabajo de parto. Ayúdenme a
encontrarla.
―¿Eres el padre del bebé?
―Sí.
―¿Tu nombre?
―Ru... ―Me detuve―. Heathcliff Rushmore.
―Identificación, ¿Por favor?
Saqué mi licencia de mi billetera y se la entregué.
―Disculpe un momento. ―La mujer se levantó y caminó por el pasillo.
¿Ella simplemente se fue caminando y me dejó?
¿Dónde demonios está Gia?
Regresó con un brazalete de plástico que envolvió en mi muñeca.
Luego me miró y sonrió.
―Ven por aquí.
Mi pulso estaba acelerado mientras la seguía por el pasillo. Miré la
pulsera, que simplemente decía Mirabelli junto con un montón de
números.
Cuando abrió la puerta de la habitación de Gia, casi me caí. Mientras
que antes tenía prisa, todo se detuvo bruscamente.
El tiempo simplemente se ralentizó.
203
Mi corazón se comprimió con una sensación inidentificable mientras
caminaba hacia la cama donde Gia estaba acostada con un hermoso bebé
agarrado a su pecho, moviendo los dedos de las manos y los pies.
Estaba vivo.
Mi bebé.
Mis ojos se llenaron de lágrimas mientras inclinaba mi cabeza hacia
abajo para besar su suave cabeza que tenía una melena completa de
cabello oscuro.
Todavía mirando con asombro al bebé, susurré:
―Lamento mucho no haber estado aquí, Gia. Hice todo lo que pude
para llegar una vez que recibí tu mensaje. Había ido a una tienda sin mi
teléfono, y había tráfico y...
―Está bien. Probablemente no podrías haberlo hecho de todos modos.
Sucedió tan rápido. Diez minutos después de llegar aquí, ella salió. Todo
salió bien. Ella está aquí.
Tragué.
―¿Ella?
Ella sonrió, y su voz era ronca.
―Sí, tenemos una hija.
Eso tomó unos segundos para asimilarlo.
―¿Una hija?
―Sí. ―Gia estaba radiante.
Acariciando su pequeña cara con mi pulgar, miré con asombro
mientras Gia intentaba que el bebé se agarrara a su pecho.
―¿Cómo pude haber estado tan equivocado? ―Me reí mientras bajaba
para besar su cabeza otra vez, captando su olor. Olía tan dulce que olía a
Gia. La quería tanto que mi corazón estaba literalmente dolido por la
sensación.
Mientras estábamos sentados allí en silencio, el miedo comenzó a
llenarme. Esto iba a durar dieciocho años. Seamos realistas... más que
eso, toda una vida. Todas las visiones de hacer cosas varoniles con mi hijo
se fueron por la ventana. ¿Qué sabía sobre tener una niña? Nada. Todo lo
que sabía era que ya la amaba más que a la vida misma. Eso tendría que
ser suficiente hasta que pudiera resolver esto.
Un médico de repente entró.
―¡Hola! Felicitaciones. Solo estoy revisando. ―Se volvió hacia mí―. Soy
el doctor Barnes. ¿Usted está bien?
Lo miré a los ojos y le respondí: 204
―Jodido. Tengo una hija. Estoy jodido.
CAPÍTULO 29

Solo había pasado un día, pero ya se sentía como si la hubiéramos


tenido por siempre, como si no pudiera imaginar un tiempo sin ella.
Aún no habíamos nombrado a nuestra pequeña niña. Teníamos una
tonelada de nombres de chicos elegidos, pero nada para una chica, así que
necesitábamos pensar en ello.
Rush acababa de llegar con el almuerzo del lugar mexicano en la
calle. La bebé estaba durmiendo junto a mí en la pequeña cuna del
hospital después de su última alimentación. Mi papá acababa de irse. Era
la ventana perfecta para tomar un bocado antes de que alguien entrara a
controlar mis signos vitales o la bebé se despertara para comer.
Justo cuando había desenvuelto mi burrito, apareció un visitante
inesperado en la entrada.
La boca de Rush estaba llena cuando se limpió las manos. Él pareció
sorprendido cuando dijo:
205
―Edward...
Él asintió.
―Heathcliff.
Edward estaba demasiado vestido, con un largo abrigo de lana.
Rush se levantó y se movió frente a la cuna. Parecía que estaba
instintivamente protegiendo a nuestra hija.
―¿Qué estás haciendo aquí?
―Lauren me dijo dónde encontrarte. Vine a ver a mi nieta... y a hablar
contigo.
Fue sorprendente ver a Edward aquí, no solo por su relación con
Rush, sino por su salud. Él debe haber tenido un conductor esperando
justo afuera para llevarlo inmediatamente a casa.
Edward miró la bebé dormida.
―Ella es hermosa como su madre.
Tragué saliva, sin saber cómo responder.
―Gracias.
Miró a Rush.
―¿Podemos ir a algún lado y hablar?
―No. Cualquier cosa que tengas que decir, puedes decirlo frente a
Gia.
―Está bien. ―Edward se sentó lentamente―. Algo me ha estado
pesando durante meses.
Rush tomó asiento y chupó su mandíbula.
―Bien…
―Cuando llegaste a mi habitación del hospital con Elliott, para
proponer tu acuerdo, dije algunas cosas que necesito explicar, a saber, que
embarazar a tu madre fue el mayor arrepentimiento de mi vida, que eras
una carga.
―Sí... definitivamente lo escuché todo la primera vez. No necesitas
volver a intentarlo.
Mi corazón se rompió por Rush. Ese bastardo. Nunca supe que había
dicho todo eso. ¿Por qué incluso vino aquí?
Edward parecía que estaba luchando con sus palabras.
―Necesito que sepas que no quise decir una palabra de eso. Sabía lo
que se necesitaba para lograr que Elliott firmara su acuerdo. Necesitaba
mi aprobación, como lo hace con cada decisión que toma. Sabía que, si no
elegía mis palabras sabiamente, nunca podría darte la libertad que 206
necesitabas. Así que mentí y dije esas cosas para convencerlo de que te
diera lo que querías, de influir en las cosas a tu favor. Era lo menos que
podía hacer por ti.
Rush permaneció en silencio mientras Edward continuaba.
―Escuché muchas de las cosas que me dijiste cuando estaba en el
hospital. No podía abrir los ojos ni hablar, pero eso no significaba que todo
lo que dijiste y lo que hiciste pasó desapercibido. Aunque no entiendo por
qué sentiste la necesidad de estar allí cuando mi comportamiento hacia ti
a lo largo de los años ha sido menos que admirable, quiero que sepas lo
agradecido que estoy por eso y lo orgulloso que estoy del hombre en que te
has convertido. Incluso, aunque nunca lo diga. ―Edward dejó escapar un
suspiro tembloroso―. No eres mi mayor error. Mi mayor pesar es que
nunca supe cómo ser un padre para ti. Eso es algo que nunca podré
cambiar y algo de lo que me arrepentiré hasta el final de mis días.
Hubo un largo momento de silencio.
Rush, que no había estado mirando a Edward, finalmente se volvió
hacia él.
―Bueno. ¿Es todo lo que viniste a decir?
―No. ―Se levantó lentamente―. He creado un fideicomiso para tu hija.
Contendrá una herencia significativa cuando cumpla dieciocho años.
―No quiero tu dinero.
―No tienes opción en el asunto. Será a su nombre,
independientemente de cómo te sientas. Ella puede tomar la decisión en
ese momento sobre lo que quiere hacer con el dinero. Solo quería que
supieras que lo he arreglado. Haré que mi abogado reenvíe todos los
detalles. ―Edward se acercó a la cuna. Metió su mano dentro y pasó un
dedo por la mejilla de su nieta antes de dirigir su atención hacia mí―.
Felicitaciones.
―Gracias ―dije. Mi habilidad para hablar parecía estar limitada a esas
dos palabras desde que había llegado.
Y luego Edward simplemente se fue.
Rush, que había estado estoico durante su visita, cerró los ojos
brevemente y dejó escapar un suspiro. Entonces vi una lágrima caer de
sus ojos. Por mucho que Rush intentara hacer creer a la gente que no
necesitaba el amor de su padre, eso estaba muy lejos de la verdad. Y a
pesar de que sospechaba que las cosas nunca serían grandiosas entre
Edward y Rush, estaba feliz de que el nacimiento de nuestra hija pudiera
ayudar a Edward a admitir algunos de sus errores y hacer lo que pudiera
para expiarlos.
Rush se volvió hacia mí mientras se limpiaba los ojos.
207
―No acabas de ver eso, ¿de acuerdo?
Sonreí y susurré:
―Está bien.

Una enfermera entró con algunos papeles.


―Entonces, no es por presionarlos, pero aquí está el formulario de
certificado de nacimiento. Sería mejor si pudieran seleccionar un nombre
para su hija antes de salir del hospital, para que podamos ayudarlos a
procesarlo todo. Lo dejaré aquí con ustedes.
Rush me miró mientras sostenía a nuestra niña sin nombre.
―Maldición... será mejor que decidamos, ¿eh?
No estábamos más cerca de un nombre de lo que estábamos ayer,
habiendo vetado todas las sugerencias del otro.
Rush miró ala bebé en sus brazos.
―¿Sabes cuál es el problema? No hay un nombre lo suficientemente
bueno para mi hermoso ángel. Nada es lo suficientemente bueno.
Entonces me golpeó.
¡Eso era!
El ángel colgando en su auto.
Las mujeres aladas que dibujaba que parecían parte ángel, mitad
hada.
―¿Por qué no Angel, entonces? ―le pregunté.
Se rascó la barbilla.
―Hmm. Nunca pensé en eso. ―Rush la miró por unos segundos y
luego sonrió―. Creo que jodidamente me encanta, en realidad. ―Se inclinó
para besar su cabeza―. El nombre de mi ángel es... Angel. Es perfecto.

Esa noche, Rush debió pensar que estaba dormida en mi cama de


hospital cuando comenzó a hablar en voz baja con nuestra hija.
Estaba lejos de él y había estado durmiendo la siesta, por lo que no
podía ver que estaba despierta.
―Voy a joderlo mucho, Angel. Simplemente lo sé. Necesito que me
208
aguantes, ¿de acuerdo? Prometo hacer mi mejor esfuerzo. Nunca te
decepcionaré intencionalmente, pero sucederá involuntariamente algunas
veces. Te puedo garantizar eso.
No pude evitar una sonrisa mientras escuchaba su conversación
unilateral.
―Como... te daré un buen ejemplo. No sé si te das cuenta de esto...
pero lo arruiné en grande a la salida. Me perdí tu nacimiento. ¿Qué padre
hace eso? Probablemente ni siquiera lo sabías. Es posible que hayas
estado demasiado ocupada, ya sabes, viniendo al mundo y todo para
notarlo, pero sí. Yo no estaba aquí. Y siempre me patearé por eso porque
nunca podré recuperar ese momento. Nunca.
Pude oír que la besaba.
―Algún día te diré por qué llegué tarde. ―Hizo una pausa―. Está
bien... me convenciste. Te lo diré ahora. Sabes... tu mamá y yo... no hemos
tenido un camino fácil para llegar a donde estamos ahora. Hubo muchos
momentos en los que no pensé que lo lograríamos. Y casi desde el
principio, fue un viaje loco. Tu madre tiene la boca sucia, ¿sabes? Fue una
de las primeras cosas que me atrajo. Pero me encanta eso sobre ella. Amo
todo sobre ella y sobre ti. De todos modos, estoy divagando... me desvió
pensando en tu madre. Te estaba diciendo por qué me perdí tu
nacimiento. Quería planear algo realmente especial. Estaba por comprarle
a mamá un bonito anillo de diamantes porque quería pedirle que se casara
conmigo antes de que llegaras aquí. Pero perdí mi oportunidad porque
llegaste temprano. Tenía este elaborado plan de cómo iba a preguntarle.
¿Sabías que tu mamá escribió un libro? Planeé sorprenderla con la
primera copia del todo bien impresa y luego meter el anillo adentro como
una doble sorpresa. Pero ya no estoy seguro de que eso sea lo
suficientemente bueno... porque mira lo que hizo... ella me dio a ti. Siento
que tengo que presentar la propuesta más increíble que haya existido...
algo aún más grande... incluso más espectacular de lo que tenía en mente.
¿Qué piensas? ¿Crees que puedo lograr la mejor propuesta?
Sonreí y cerré los ojos.
Creo que acabas de hacerlo, Rush.

209
EPÍLOGO

―Vamos, solo diviérteme ―dije.


Gia negó con la cabeza.
―No hay manera de que vaya a encajar en esa cosa.
―No te va a quedar igual, pero es por eso que quiero verlo... con todas
estas curvas. ―Puse mis manos juntas en posición de suplicar―. ¿Por
favor? Es mi cumpleaños.
―Tu cumpleaños es la próxima semana.
Levanté las cejas.
―¿Regalo de cumpleaños adelantado?
Mi misión de hoy era hacer que Gia se probara su viejo bikini
amarillo. Tenía tan buenos recuerdos de esa cosa, particularmente la vez
en que se burló de mí antes de que estuviéramos juntos. El problema era...
210
que ahora tenía ocho meses de embarazo y no creía que pudiera encajar en
eso. Detalles.
Seguí mostrando mis ojos de cachorro hasta que finalmente se rindió.
Gia suspiró.
―Bien.
Golpeé el puño y no tan pacientemente esperé en la cama mientras
ella lo sacaba del cajón y se lo ponía. Con una vista de su espalda, miré
boquiabierto las alas tatuadas que había logrado pintar permanentemente
en su espalda baja justo después del nacimiento de Angel, antes de quedar
embarazada de nuevo.
Sí, de alguna manera embaracé a Gia dos meses después de que
naciera Angel.
Ni siquiera fue intencional, lo juro. Fue un accidente, pero no me
arrepentía porque me dio nueve meses más de disfrutar de su precioso y
preñado cuerpo, esta vez con el placer adicional de saber que fui yo quien
la dejó de esa manera. No hay nada más sexy que eso para un pregófilo
incorregible.
Teníamos la impresión de que era más difícil quedar embarazada
mientras amamantaba. ¡Ups! Y a pesar de que hubiera sido ideal tener
más espacio entre los niños, de alguna manera, era agradable tenerlos
juntos. Entonces podríamos tomar un buen descanso de tener más, si ella
siquiera quisiera eso. Sabía que yo sí, pero era su cuerpo, y esa sería su
decisión. Sin embargo, supe que no quedaría embarazada durante mucho
tiempo después de esto.
En un mes, iba a dar a luz a nuestro hijo, Patrick. Estaba feliz. Y eso
significaba que Patrick y Angel serían lo que se consideran “gemelos
irlandeses”, bebés nacidos con menos de un año de diferencia.
Giró alrededor para modelar el bikini, los pedazos de material
amarillo apenas cubriendo sus partes.
―Esta cosa solía pertenecer a Riley, pero nunca la devolví porque me
encantaba. Bueno, eso era cuando podía encajar en esto. ―Gia sacó su
culo―. ¿Qué piensas?
Hice un gesto hacia mi abultada entrepierna.
―¿Qué parece que pienso?
Se mordió el labio mientras miraba mi paquete.
―¿Te das cuenta de que en todo el tiempo que me has conocido, solo
no he estado embarazada durante dos meses?
―Maldita sea. Es una locura cuando lo pones de esa manera. ―La
atraje sobre mí―. Ven acá. 211
Tan embarazada como estaba, Gia nos estaba ayudando. Había
conseguido otro contrato de libro, y escribiría durante el día mientras me
ayudaba a manejar The Heights en las noches en que Tony podía cuidar a
Angel. El papá de Gia se había retirado temprano de la fuerza policial y se
había mudado a los Hamptons para estar más cerca de nosotros. Obtuvo
un trabajo de medio tiempo trabajando de seguridad en la playa y
alquilaba un pequeño apartamento no lejos de The Heights.
Gia y yo todavía no nos habíamos casado. Me gustaba un poco la idea
de vivir en pecado mientras ella estaba embarazada. A pesar de que
llevaba mi anillo en su dedo, acordamos hacer todo el asunto de la boda de
la manera correcta con todos los detalles después de que naciera nuestro
hijo.
Nuestro hijo.
Me encantaba el sonido de eso. Mira... no estaba tan fuera de lugar
sintiéndome como si tuviera un niño. Sentí que ese chico vendría en mis
huesos. Solo llegó un poco tarde, eso es todo.
Mi dulce bebé Angel estaba durmiendo mientras Gia y yo
disfrutábamos de esto a solas. Afortunadamente, Elliott nunca violó
ninguno de los términos del acuerdo que hicimos cuando se trataba de
nuestra hija. Lauren lo tomó de vuelta, dio a luz a su propia niña, y por lo
que sabía, Lauren aún no sabía la verdad sobre Angel.
Me acerqué a la cómoda y agarré el protector solar, apretando una
gran cantidad en mi mano.
Los ojos de Gia se agrandaron.
―¿Qué estás haciendo?
―Acuéstate sobre tu espalda. Recuerdo la primera vez que te vi en
este bikini. ¿Recuerdas cuando te burlaste de mí y me pediste que te
frotara esta mierda cuando intentaba resistirte?
Ella rió.
―Sí. Eso fue divertido.
―Apuesto a que lo fue. Me masturbé durante tres días seguidos.
―Excepto que ahora no hay forma de que pueda acostarme boca
abajo, así que tendrás que cuidarme desde el frente ―bromeó―. ¿Podrías ir
un poco más abajo?
Al igual que la primera vez, mi respiración era errática, y mi polla
inmediatamente se puso rígida cuando froté mis manos en su piel.
―Más bajo ―dijo ella.
Esto me estaba dando un déjà vù.
Cerró los ojos y estaba haciendo los sonidos más sexys cuando 212
comencé a quitarle el bikini.
Justo cuando las cosas empezaban a ponerse buenas, sonó el móvil
de Gia.
―No respondas ―espeté.
Ella levantó la cabeza para mirar el teléfono.
―Es mi papá. Debería responder.
Gruñí y rodé sobre mi espalda.
―Oye, papá. ―Después de un rato, me miró, parecía casi
preocupada―. Uh... supongo.
Parpadeé, me apoyé contra la cabecera y continué escuchando lo que
estaba diciendo.
―¿Cómo sabes que está interesada? ―Gia me sonrió y puso los ojos
en blanco. Al menos sabía que no era nada serio—.Bien. Te lo enviaré por
mensaje de texto. ―Hizo una pausa―. Bueno. Adiós, papá.
Colgó y dejó escapar un suspiro de frustración.
Puse mi mano sobre su estómago.
―¿A qué se debió todo eso?
―Parece que mi padre quiere el número de tu madre. Cree que sería
una buena idea llamar a Melody e invitarla a salir, según sus palabras, a
cenar y bailar.
Me reí.
―Oh-oh.
Mi madre había roto con su novio hace unos seis meses, así que
estaba disponible. Siempre sospeché que a Tony le gustaba ella. Durante
el bautizo de Angel, mi madre y el padre de Gia se sentaron juntos todo el
tiempo y parecían llevarse muy bien.
Gia negó con la cabeza.
―No sé sobre esto.
Por extraño que haya sido imaginarlos juntos, no podría pensar en un
mejor tipo para tener una relación con mi madre que Tony.
Encogiéndome de hombros, dije:
―No sé... creo que sería genial.
―¿No es ya nuestra dinámica familiar lo suficientemente poco
convencional? ¡Preferiría no casarme inadvertidamente con mi
hermanastro!
213
Eché la cabeza hacia atrás en carcajadas.
―¿No leíste un libro como ese una vez?
―¡Sí! ¡Pero era ficción! Ficción, Rush.
Esto me divirtió sin fin.
―No estoy seguro de que vas a poder elegir en ese asunto.
Gia se estremeció.
―¡No digas eso!
―Ven aquí, hermanita ―bromeé, acercándola en la cama.
Me acarició el rostro y dijo:
―Afortunadamente, Gia se enamoró de Rush mucho antes de
enterarse de este desarrollo potencialmente inquietante.
Besé su nariz.
―Desafortunadamente, incluso si no lo hubiera hecho, Rush la habría
perseguido hasta que finalmente cediera.
―Afortunadamente, con la coerción correcta, Gia probablemente
podría aprender a hacer que esta fantasía tabú realmente funcione para
ella.
Joder, sí.
Mi excitación se detuvo cuando, justo en el momento, los gritos de
Angel resonaron en el monitor que estaba en la mesita de noche.
Puse mi cabeza en el vientre de Gia con frustración.
―Desafortunadamente, Rush no se acostará esta tarde, ¿o sí?
Ella se rió y me dio unas palmaditas en la espalda antes de
levantarse.
Cuando regresó y plantó a mi bebé sobre mi pecho, algo que una vez
le dije a Gia me vino a la mente, y la verdad estaba más clara que nunca
en ese momento.
Realmente no hubo más desafortunadamente en nuestra historia.

Fin

214
ACERCA DEL AUTOR

Vi Keeland, autora best seller en más de


cincuenta listas internacionales. Sus ventas
superan el millón de ejemplares y su obra ha sido
traducida a doce idiomas. Vive en Nueva York con
su esposo y sus tres hijos.

215

Penelope Ward, creció en Boston con sus


cinco hermanos mayores y trabajó durante veinte
años como presentadora de noticias de televisión.
Penélope vive para leer libros de género adulto,
tomar café, salir con sus amigos y familia los
fines de semana. Ella es la orgullosa madre de
una hermosa niña con autismo (la inspiración
para el personaje de Callie en Géminis) y un
niño, ambos son la luz de su vida. Vive en Rhode
Island con su marido y sus hijos.
216