Está en la página 1de 275

1

2
TRADUCCIÓN:
Clau Brisamar58
Kath Nayari
Gilsha Cruz AuRose
Alixci JandraNda
cjuli2516zc Jailemat
Geanjuda Maria_clio88
Gerald

CORRECCIÓN:
Clau 3
Fatima85
Nanis

REVISIÓN:
Nanis

DISEÑO:
Moreline
SINOPSIS __________________ 5 21_______________________ 148
1 _________________________ 6 22_______________________ 156
2 ________________________ 10 23_______________________ 162
3 ________________________ 17 24_______________________ 171
4 ________________________ 25 25_______________________ 177
5 ________________________ 31 26_______________________ 185
6 ________________________ 36 27_______________________ 190
7 ________________________ 44 28_______________________ 199
8 ________________________ 52 29_______________________ 205
9 ________________________ 59 30_______________________ 215
10 _______________________ 65 31_______________________ 218
11 _______________________ 73 32_______________________ 227
4
12 _______________________ 80 33_______________________ 238
13 _______________________ 90 34_______________________ 244
14 _______________________ 95 35_______________________ 250
15 ______________________ 102 36_______________________ 255
16 ______________________ 110 37_______________________ 261
17 ______________________ 120 38_______________________ 265
18 ______________________ 125 EPÍLOGO _________________ 271
19 ______________________ 132 SOBRE LAS AUTORAS ______ 274
20 ______________________ 141
Todo comenzó con una misteriosa nota azul cosida en un vestido de novia.
Algo azul.
Había ido a vender mi vestido de novia sin estrenar en una tienda de ropa
vintage. Fue entonces cuando encontré el "algo viejo" de otra novia.
Cosido en el forro de un diseño fabulosamente a la moda estaba el mensaje
más bonito que alguna vez yo había leído: Gracias por hacer que todos mis sueños se
hagan realidad.
El nombre grabado en el papel azul: Reed Eastwood, obviamente el hombre
más romántico que haya existido. También descubrí que él es el más hermoso. Ojalá
mis fantasías de amor verdadero se hubieran detenido allí. Porque desde entonces
he descubierto algo más sobre el señor Romántico. 5

Es arrogante, cínico y exigente. Que debería saber. Gracias a un giro del destino,
él es mi nuevo jefe. Pero eso no me impedirá descubrir la historia detrás de su última
carta de amor. Una carta de amor que no dio lugar a un felices para siempre.
Pero esa historia no es nada comparada con la que se desarrolla entre nosotros.
Se está poniendo más caliente, más dulce y más sorprendente que cualquier otra
cosa que pudiera haber imaginado.
Algo nuevo.
Pero no tengo idea de cómo va a terminar esto…
Charlotte
N o habría sido atrapada aquí ni muerta hace un año. No lo tomes a mal. No
soy una esnob. Mientras crecía, mi madre y yo pasamos horas revisando
los estantes en la tienda de segunda mano. Y eso fue cuando las tiendas de ropa de
segunda mano se llamaban Goodwill, y estaban predominantemente en los barrios
obreros. En estos días, lo usado se llama vintage y se vende en el Upper East Side
por una pequeña fortuna.
Usaba la ropa "suavemente desgastada" antes del aburguesamiento de
Brooklyn.
Que fueran de segunda mano no era mi problema. Mi problema con los
vestidos de novia usados era las historias que imaginaba que cargaban consigo.
¿Por qué están aquí?
6
Saqué un vestido de novia de Vera Wang con una blusa entrecruzada y una
falda de tul en cascada del colgador. Expectativas de cuento de hadas. Divorciada
después de seis meses, decidí. Un delicado vestido de sirena Monique Lhuillier de
encaje: El novio murió en un horrible accidente automovilístico. La devastada novia
dona el vestido a la iglesia para su venta anual. Un comprador inteligente lo recogió
de un robo y triplicó el retorno de su inversión al revenderlo.
Cada vestido usado tenía una historia, y el mío pertenecía al anaquel de Resultó
ser un hijo de puta tramposo. Suspiré y regresé con las dos mujeres discutiendo en
ruso en la recepción.
—Es de la colección del próximo año, ¿sí? —preguntó la mujer más alta con
cejas extrañas y desiguales.
Intenté no mirarlas, pero fracasé.
—Sí. Es de la colección de primavera de Marchesa.
Las mujeres habían estado hojeando los catálogos, aunque les dije hace veinte
minutos cuando entré que el vestido era de una futura colección inédita. Supuse que
querían hacerse una idea de los precios originales del diseñador.
—No creo que lo encuentres allí todavía. Mi futura suegra... —Me corregí—. Mi
ex futura suegra está emparentada con uno de los diseñadores o algo así.
Las mujeres me miraron por un momento y luego volvieron a discutir.
Bien entonces.
—Supongo que necesitan más tiempo —murmuré.
Hacia la parte posterior de la tienda, encontré un estante con la etiqueta ECHO
A MEDIDA. Sonreí. La madre de Todd habría tenido un ataque al corazón si la hubiera
llevado a un lugar donde los letreros estuvieran mal escritos. Se horrorizó cuando fui
a ver un vestido en una tienda que no le servía champán mientras estaba en el
vestuario. Dios, realmente había estado borracha de ese coctel Roth y casi me había
convertido en una de esas perras presumidas.
Pasando mis dedos por los vestidos hechos a medida, suspiré. Estos vestidos
probablemente tenían historias más interesantes detrás de ellos. Novias eclécticas
demasiado libres para sus aburridos novios o esposos. Eran mujeres de mentalidad
fuerte que iban contra la corriente, mujeres que marchaban en mítines políticos,
mujeres que sabían lo que querían.
Me detuve en un vestido blanco con corte en A adornado con rosas rojo sangre.
El corpiño tipo corsé tenía una costura roja a lo largo de los huesos. Dejó a su novio
banquero por el artista francés de al lado, y este era el vestido que llevaba cuando se
casó con Pierre. 7
Ningún vestido de diseñador podría haber funcionado para estas mujeres,
porque sabían exactamente lo que querían y no tenían miedo de decirlo. Iban tras
los deseos de sus corazones. Las envidiaba. Solía ser una de ellas.
En el fondo, yo era una niña echa a la medida, el error es intencional. ¿Cuándo
había perdido mi camino y convertido en una conformista? No había tenido las
pelotas para admitir mis sentimientos a la madre de Todd, por lo que terminé con el
elegante y aburrido vestido de novia, para empezar.
Cuando llegué al último vestido en el estante ECHO A MEDIDA, tuve que
detenerme por un momento.
¡Plumas!
Eran las plumas más hermosas que jamás había visto. Y este vestido no era
blanco; era rubor. Este vestido lo era todo. Era exactamente lo que habría elegido si
hubiera podido diseñar un vestido diseñado a medida. Esto no era solo un vestido.
Era EL vestido. La parte superior era sin tirantes con una ligera curva. Plumas más
pequeñas y tenues asomaban por el escote. La capa de encaje cubría todo el corpiño,
lo que llevaba a una hermosa falda estilo trompeta. Y el fondo era un crescendo de
plumas. Este vestido cantaba. Era mágico.
Una de las mujeres en el frente me vio mirándolo.
—¿Puedo probarme esto?
Asintió, llevándome a un vestidor en la parte de atrás.
Me desnudé y con cuidado me deslicé el vestido. Desafortunadamente, mi
vestido de ensueño era demasiado pequeño. Todo el estrés que me había estado
comendo últimamente me había alcanzado.
Así que dejé la espalda abierta y me maravillé de mí misma en el espejo. Esto.
Esto no se parecía a una niña de veintisiete años que acababa de dejar a su
prometido infiel. Esto no se parecía a alguien que necesitaba vender su vestido de
novia para poder comer algo más que fideos ramen durante dos comidas al día.
Este vestido me hizo sentir como alguien a quien no le importaba el mundo.
No quería quitármelo. Pero honestamente, estaba sudando y no quería arruinarlo.
Antes de quitarlo, me miré en el espejo por última vez y me presenté a la
persona imaginaria admirando mi nuevo yo.
De pie con confianza, con las manos en las caderas, dije:
—Hola, soy Charlotte Darling. —Me reí, porque sonaba como una reportera de
noticias.
Después de que me quité el vestido, un parche de azul en el interior me llamó
la atención. Era una pieza de papelería cosida en el forro interior. 8
Algo prestado, algo azul, algo viejo, algo nuevo. Así era, ¿verdad? ¿O era al revés?
Se me ocurrió que tal vez se suponía que esto era el "algo azul".
Levantando el material más cerca, entrecerré los ojos para leer la nota. En la
parte superior, Del escritorio de Reed Eastwood estaba escrito en relieve. Pasé mi
dedo sobre cada letra mientras leía.

Para Allison—
"Ella dijo: “Perdóname por ser una soñadora”, y él la tomó de la mano y contestó:
“Perdóname por no estar aquí antes para soñar contigo”,” J. Iron Word
Gracias por hacer que todos mis sueños se hagan realidad.
Tu amor,
Reed

Mi corazón latió con fuerza. Esta tenía que ser la cosa más romántica que había
leído en mi vida. No podía ni comenzar a imaginarme cómo terminó este vestido
aquí, ¿cómo podría cualquier mujer en sus cabales alejar tan poderoso sentimiento?
Si antes pensaba que este vestido lo era todo… ahora, definitivamente era todo.
Reed Eastwood la amaba. Oh no. Esperaba que Allison no hubiese muerto.
Porque un hombre que escribe estas palabras a alguien no se merece ese desengaño.
La dependienta me habló.
—¿Todo bien?
Retiré la cortina para enfrentarla.
—Sí… sí. Parece que me enamoré de este vestido, en realidad. ¿Ya tienen idea
de cuánto dinero me darían por mi Marchesa?
Negó.
—No damos dinero. Te damos un crédito en la tienda.
Mierda.
En verdad necesitaba el efectivo.
Señalé el vestido de plumas.
—¿Cuánto costaría este vestido?
—Podemos hacer un intercambio.
Era tentador. El vestido era mi espíritu animal, y sentía como si la nota pudiera
haber sido escrita para mí por mi imaginario perfecto prometido. No quería adivinar 9
la historia detrás de este. Quería vivirla, crear mi propia historia para este vestido. Tal
vez no hoy, pero algún día. Quería un hombre que me apreciara, que quisiera
compartir mis sueños, y que me amara incondicionalmente. Quería un hombre que
me dejara una nota como esta.
Este vestido necesitaba colgar en mi armario como un recordatorio diario de
que el verdadero amor puede existir.
Dije las palabras antes de que pudiera cambiar de opinión.
—Me lo llevo.
Charlotte
Dos meses después.

M i hoja curricular necesitaba un cambio de imagen. Después de dos horas


en línea viendo los anuncios de empleo, me di cuenta de que tendría que
embellecer un poco mis habilidades.
El trabajo temporal de mierda que había terminado hoy podría mejorar mi
experiencia administrativa. Al menos se vería bien en papel. Abrí mi triste excusa de
curriculum vitae en Word y agregué mi última posición como asistente legal.
Worman y Asociados. Ahora hay un nombre que encaja. David Worman1, el
abogado para el que acababa de terminar un contrato de treinta días, fue más o
menos medio gusano, medio hombre. Después de escribir las fechas y la dirección, 10
me recosté en mi asiento y pensé en lo que podría enumerar como experiencia
ganada mientras trabajaba para ese idiota.
Veamos. Golpeé mi dedo contra mi barbilla. ¿Qué hice para el gusano esta
semana? Hmm… Ayer, quité su mano de mi trasero mientras amenazaba con presentar
una queja ante la EEOC. Sí, eso tenía que estar allí. Escribí:
Experta en multitareas en un entorno de alta presión.
El martes, el gusano me había enseñado a cambiar la fecha de la máquina de
estampillas para que el IRS pensara que su pago de impuestos fuera de plazo era
oportuno y no le cobraran una multa. Buen material. Eso también necesitaba ser
agregado.
Prospera en condiciones de fechas límite.
La semana pasada, me envió a La Perla para recoger dos regalos, algo
agradable para el cumpleaños de su esposa y algo sexy para una "amiga especial".
Es posible que haya agregado algo para mí en la factura del idiota. Dios sabe que no
podía pagar una tanga de treinta y ocho dólares en estos días.

1
Juego de palabras con el apellido Worman: Worm: gusano Man: hombre.
Demuestra una excelente ética de trabajo y compromiso con proyectos
especiales.
Después de agregar un poco más de tonterías, logros expresados en palabras
de moda, envié mi currículum vitae a una docena de nuevas agencias de trabajo
temporal y me recompensé con una copa de vino llena hasta el borde.
Qué vida tan emocionante la mía. Veintisiete años, soltera en la ciudad de Nueva
York el viernes por la noche, y estoy luciendo una sudadera y una camiseta a las ocho
en punto. Pero no tenía ganas de salir. Ningún deseo de beber martini de dieciséis
dólares en bares de lujo donde hombres como Todd llevaban trajes caros para
ocultar su lobo interior. Así que, en lugar de eso, hice clic en Facebook y decidí revisar
las vidas que todos los demás tenían, al menos las que mostraban.
Mi línea de noticias estaba llena de publicaciones típicas de los viernes por la
noche: Sonrisas de hora feliz, fotos de comida y los bebés que algunos de mis amigos
ya estaban empezando a tener. Me desplacé sin pensar por un rato mientras tomaba
mi vino... hasta que llegué a una foto que hizo que mi dedo se congelara. Todd había
compartido una foto publicada por otra persona. Era de él y una mujer de su brazo,
una mujer que se parecía mucho a mí. Ella podría haber pasado por mi hermana.
Cabello rubio, grandes ojos azules, piel clara, labios carnosos y la mirada de
adoración estúpida que también había tenido para Todd. Por la forma en que
estaban vestidos, pensé que tal vez iban a una boda. Luego leí el título debajo:
Todd Roth y Madeline Elgin anuncian su compromiso. 11

¿Su compromiso?
Hace setenta y siete días, no es que estuviera contando, nuestro compromiso
había terminado. ¿Y ya se lo había propuesto a alguien más? Maldición, ni siquiera
era la mujer con la que lo había atrapado engañándome.
Tenía que ser un error. Mi mano temblaba de ira mientras movía el mouse y
hacía clic en la página de Todd. Pero, por supuesto, no era un error. Había docenas
de notas de felicitación, e incluso había respondido a algunas. También había
publicado una foto de sus manos unidas, mostrando el anillo de compromiso en su
dedo. Mi. Maldito. Anillo. De. Compromiso. Mi ex con clase no se había molestado en
cambiar la configuración después de que se lo tirara a la cara mientras aún se estaba
subiendo los pantalones. No había forma de que hubiera cambiado el colchón en el
que habíamos dormido durante dos años antes de que me mudara. De hecho, es
probable que Madeline ya fuera compradora en la cadena de tiendas por
departamento Roth: Sentada en mi viejo escritorio, haciendo el trabajo que dejé para
no tener que mirar su cara engañosa todos los días.
Me sentí… no estaba segura de lo que sentía. Enferma. Derrotada. Agravada.
Reemplazable.
Curiosamente, no sentí celos de que el hombre que pensé que amaba hubiera
seguido adelante. Simplemente dolió ser tan fácilmente sustituida. Confirmó que lo
que habíamos tenido no era nada especial. Después de romper las cosas, se
comprometió a recuperarme, me dijo que yo era el amor de su vida y que nada le
impediría demostrar que estábamos destinados a estar juntos. Las flores y los regalos
se habían detenido después de dos semanas. Las llamadas se habían detenido
después de tres. Ahora sabía por qué, había encontrado el amor de su vida, otra vez.
Sorprendentemente, incluso ante mí misma, no lloré. Me sentí triste. Muy triste.
Junto con mi vida, mi apartamento, mi trabajo y mi dignidad, Todd me había robado
el ideal en el que siempre había creído: El amor verdadero.
Me recliné en mi silla y cerré los ojos, respirando hondo y de forma profunda.
Entonces decidí que no iba a tomar esta noticia acostada. ¡Esto es una mierda! No
tenía más remedio que tomar medidas. Así que hice lo que haría cualquier chica
despreciada de Brooklyn después de descubrir que su ex-prometido no esperó a que
la cama se enfriara antes de llevar a casa a otra mujer.
Acabar con la botella de vino.

12

Síp. Estaba ebria.


Aunque mi discurso no hubiera sido confuso, el hecho de que estaba sentada
usando un vestido de novia con plumas con la cremallera abierta por completo en
la parte posterior, mientras tomaba vino directamente de una botella, podría haber
sido un claro indicio. Incliné mi cabeza hacia atrás de una manera muy poco
femenina y vacié las últimas gotas antes de golpear la botella sobre la mesa. Mi
portátil se sacudió, causando que saltara a la vida del modo de suspensión. La feliz
pareja me saludó.
—Él te va a hacer lo mismo a ti. —Agité mi dedo hacia la pantalla—. ¿Sabes por
qué? Porque el que es tramposo una vez, siempre será tramposo.
Las malditas plumas de la bata volvieron a hacerme cosquillas en la pierna.
Había ocurrido una docena de veces durante la última hora, pero todas y cada una
de ellas, juré que era un bicho subiendo por mi pierna. Cuando me agaché para
golpear de nuevo, mi mano rozó algo, y me di cuenta de lo que era. La nota azul.
Levantando el dobladillo, levanté el interior del vestido y volví a leer la nota.
Para Allison—
"Ella dijo: “Perdóname por ser un soñador'” y él la tomó de la mano y contestó:
'Perdóname por no estar aquí antes para soñar contigo",” J. Iron Word.
Gracias por hacer que todos mis sueños se hagan realidad.
Tu amor,
Reed

Mi corazón dejó escapar un suspiro de anhelo. Tan hermoso. Muy romántico.


¿Qué les había pasado a estos dos para que este vestido especial hubiera terminado
en una chica borracha en lugar de ser acariciado y pasado a sus hijas? Era una
posibilidad muy remota, pero de todos modos no podía soportar ver la cara de Todd.
Así que escribí en Facebook: Reed Eastwood.
Imagina mi sorpresa cuando aparecieron dos en Nueva York. El primero
probablemente estaba a mediados de sus sesenta. Aunque el vestido era un poco
sexy para una novia de su edad, lo acosé para estar segura de todos modos. Reed
Eastwood tenía una esposa llamada Madge y un labrador dorado llamado Clint.
También tenía tres hijas y lloró mientras caminaba hacia el altar con una de ellas el
año pasado.
Aunque una parte de mí realmente quería acechar las fotos de boda de la hija
13
de Reed para torturarme un poco más, pasé al siguiente Reed Eastwood.
Mi pulso me devolvió a la sobriedad cuando su imagen de perfil apareció en la
pantalla. Este Reed Eastwood estaba para dejarte con la boca abierta de lo hermoso.
De hecho, era tan increíblemente guapo que pensé que podría ser la foto de un
modelo que alguien había usado como una broma o para un perfil falso. Pero cuando
hice clic en las fotos, había otras del mismo hombre. Cada una más hermosa que la
anterior. No tenía demasiadas, pero la última a la que hice clic era de él y una mujer,
tomada hace unos años. Era una foto de compromiso: Reed Eastwood y Allison Baker.
Había encontrado al autor de la nota azul y a su amor.

Mi celular estaba bailando como un frijol mexicano saltando en la mesa de


noche. Me acerqué y lo agarré justo cuando se fue al correo de voz. Las once treinta.
Maldición, realmente había estado fuera. Intenté tragar, pero mi boca estaba más
seca que el desierto. Necesitaba un gran vaso de agua, Motrin, un baño, y las
persianas del dormitorio cerradas para bloquear el espantoso sol deslumbrante.
Arrastrando mi trasero resacoso a la cocina, me obligué a rehidratarme, a pesar
de que beber me mareaba. Había una clara posibilidad de que el agua y las pastillas
viajaran en la dirección opuesta en un futuro cercano. Necesitaba acostarme. En mi
camino de regreso al dormitorio, pasé junto a mi computadora portátil sobre la mesa
de la cocina. Fue un doloroso recordatorio de la borrosa noche anterior, de por qué
había terminado una botella de vino sola.
Todd está comprometido.
Estaba enojada con él porque me sentía como una mierda hoy. Y aún más
molesta conmigo misma por haberle permitido arruinar otro día más de mi vida.
Ugh.
Mi memoria estaba borrosa, pero la foto de la feliz pareja estaba, por supuesto,
clara como el día. Un repentino pánico me invadió: Dios, espero no haber hecho nada
estúpido que no recuerde. Intenté ignorar el pensamiento, incluso regresé a la puerta
de mi habitación, pero sabía que nunca podría descansar con la sensación de
inquietud que tenía. Volviendo a la mesa, desperté mi computadora portátil y fui
directamente a mis mensajes. Dejé escapar un suspiro de alivio al descubrir que no
le había enviado mensajes a Todd y luego me arrastré de vuelta a mi cama.
Era temprano en la tarde cuando finalmente comencé a sentirme humana de 14
nuevo y me di una ducha. Cuando terminé, saqué mi celular del cargador y me senté
en mi cama con mi cabello envuelto en una toalla, revisando mis mensajes. Había
olvidado que mi teléfono me había despertado antes hasta que vi que tenía un nuevo
mensaje de voz. Probablemente otra agencia de trabajo temporal que quería perder
un día entrevistándome cuando no tenían un trabajo que ofrecer. Presioné "Play" y
agarré mi cepillo para peinarme mientras escuchaba.
—Hola, señorita Darling. Le habla Rebecca Shelton de Eastwood Properties.
Llamo en respuesta a su solicitud para ver el penthouse en Millennium Tower. Tenemos
una muestra hoy a las cuatro. El señor Eastwood estará en el lugar si desea recorrer el
espacio después, ¿tal vez alrededor de las cinco de la tarde? Por favor, llámenos para
confirmar si esto funciona con su horario. Nuestro número aquí es…
No capté el número de teléfono que había dejado dado que dejé caer el
teléfono en la cama. Oh Dios. Me había olvidado por completo que había acechado
al tipo de la nota azul. Pedacitos y trozos rodaron de nuevo a través de la niebla. Ese
rostro. Ese precioso rostro. ¿Cómo pude haber olvidado eso? Recordé hacer clic en
sus fotos… luego en su biografía…, lo que me llevó a un sitio web de Eastwood
Properties. Pero luego no podía recordar una maldita cosa.
Tomando mi computadora portátil, busqué en mi historial y abrí el último sitio
web que había visitado.
Eastwood Properties es una de las firmas de corretaje independientes más
grandes del mundo. Conectamos las propiedades más prestigiosas y exclusivas con
compradores calificados, garantizando la máxima privacidad para ambas partes. Ya
sea que esté en el mercado buscando un lujoso penthouse en la ciudad de Nueva York
con vistas al parque, a una finca en los Hampton frente al mar, o un encantador castillo
en las montañas, o que esté listo para su propia isla privada, Eastwood es el lugar
donde sus sueños comienzan
Había un enlace para buscar propiedades, así que escribí el nombre del lugar
que la mujer había mencionado en el correo de voz: Millennium Tower.
Efectivamente, el penthouse apareció en venta. Por solo doce millones de dólares
podría ser propietaria de un apartamento en Columbus Avenue con vistas
panorámicas al Central Park. Déjame firmarte un cheque.
Después de babear a través de un video y dos docenas de fotos, hice clic en el
botón para hacer una cita para ver la propiedad. Apareció una aplicación, cuya parte
superior decía: Por privacidad y seguridad de nuestros vendedores, todos los
compradores potenciales deben completar una solicitud para ver las propiedades. Solo
los compradores que cumplan con nuestros estrictos criterios de precalificación serán
contactados.
Resoplé. Gran criterio de precalificación que tienes allí, Eastwood. No estaba 15
segura de tener suficiente dinero para tomar el tren para llegar a ese lujoso lugar,
mucho menos para comprarlo. Solo Dios sabe qué había escrito que me había
calificado.
Cerré el sitio web y estaba a punto de cerrar mi computadora portátil y volver
a la cama cuando decidí echar un vistazo más al señor Romántico en Facebook.
Dios, era precioso.
Y si…
No debería.
Nunca salía nada bueno de las ideas formuladas mientras estabas borracho.
No podía.
Pero…
Ese rostro…
Y esa nota.
Tan romántico. Tan hermoso.
Además… nunca había visto el interior de un penthouse de doce millones de
dólares.
Realmente no debería.
Entonces otra vez… Me había pasado los últimos dos años haciendo todo lo
que debía hacer. ¿Y dónde me había llevado eso?
Justo aquí. Me había traído justo a esto, resacosa y desempleada, sentada en
este apartamento de mierda. Tal vez ya era hora de que hiciera las cosas que no
debería hacer para variar. Descolgué mi teléfono y dejé que mi dedo se moviera
sobre el botón "Devolver llamada" por un rato.
A la mierda.
Nadie lo sabría nunca. Podría ser divertido: Vestirse y hacer el papel de un rico
Upper Sider del Oeste mientras satisfacía mi curiosidad sobre el hombre. ¿Qué daño
había allí?
Ninguno en el que pudiera pensar. Aun así, ya sabes lo que dicen sobre la
curiosidad…
Presioné "Devolver llamada".
—Hola. Soy Charlotte Darling llamando para confirmar una cita con Reed
Eastwood…

16
Charlotte
—S iéntase libre de comenzar a mirar alrededor, o puede quedarse aquí
en el vestíbulo, lo que prefiera. El señor Eastwood está terminando
su cita previa y debería estar con usted en breve.
Al parecer, se necesitaba más de una persona para mostrar un penthouse de
lujo. Reed Eastwood no solo estaba en algún lugar en las cercanías, sino que también
se asignó a una anfitriona para que me saludara y me entregara un folleto brillante
con información sobre la propiedad.
—Gracias —le dije antes de que desapareciera.
Me quedé en el vestíbulo, agarrando mi bolso Kate Spade de color verde kelly
que había conseguido en la sección de liquidación de T.J. Maxx y sintiendo que esto
podría haber sido un gran error.
17
Tuve que recordarme por qué estaba aquí. ¿Qué tenía que perder?
Absolutamente nada. Mi vida era un desastre, y al menos, podía satisfacer mi
curiosidad sobre el autor de la nota azul y dejar todo esto en paz. Solo necesitaba
saber qué había sido de él, de ellos, y estaría en mi camino alegre.
Treinta minutos después, todavía estaba esperando. Podía escuchar el ruido
sordo al otro lado del espacio, pero aún no había visto a nadie emerger.
Luego se oyó el ruido de pasos que resonaban en el suelo de mármol.
Mi corazón latió más rápido, solo para frenar de nuevo ante la vista de la
anfitriona que pasaba con una pareja adinerada a través del vestíbulo y hacia la
salida. No era Reed Eastwood.
La mujer, sosteniendo un pequeño perro blanco, me sonrió antes de que los
tres desaparecieran en el ascensor.
¿Dónde está?
Por un momento, me pregunté si se había olvidado de mí completamente.
Estaba tan tranquilo. ¿Había una salida trasera? Aunque probablemente debería
haberme quedado en el vestíbulo, decidí vagar un poco y me dirigí a una gran
biblioteca.
Madera oscura y masculina bordeaba el espacio. Las estanterías abiertas
cubrían todas las paredes desde el suelo hasta el techo. Debajo de mis pies yacía una
alfombra persa que probablemente costaba más de lo que podría hacer en un año
entero.
El olor de los libros antiguos era embriagador. Mientras me dirigía a uno de los
estantes, recogí el primero que me llamó la atención: Las aventuras de Huckleberry
Finn de Mark Twain. Recordé haber escuchado sobre este libro en la escuela hace
años, pero por mi vida, no pude recordar de qué se trataba.
—La primera gran novela estadounidense, dependiendo de a quién le
preguntes.
Mi cuerpo tembló ante el sonido de su voz profunda y penetrante. Era el tipo
de voz que te atravesaba.
Mi mano sobre mi pecho, me di la vuelta.
—Me asustó.
—¿Pensaba que estabas sola?
Me quedé inmóvil, absolutamente congelada, mientras lo miraba. Reed
Eastwood era tan oscuro e intimidante como esta habitación. Una mirada, y me
temblaban las rodillas. Era incluso más alto de lo que había imaginado, y llevaba lo
que estaba segura tenía que ser una camisa de vestir hecha a medida para él.
Encajaba las curvas de su pecho como un guante. También llevaba una corbata de 18
lazo y tirantes, que en cualquier otra persona podrían haber sido consideradas un
poco nerd. Pero en este hombre, en ese musculoso pecho, eran increíblemente sexy.
Se quedó en la puerta, observándome y sosteniendo una carpeta. Pensé que
era un poco grosero, pero honestamente, no tenía experiencia en este escenario.
¿Un agente de bienes raíces no suele extender su mano a un cliente? ¿Disculparse
por llegar tarde?
—¿Lo ha leído? —Su voz una vez más vibró a través de mí.
—¿Qué?
—El libro que está sosteniendo. Las aventuras de Huckleberry Finn.
—Oh. Um... sí. Eso creo… sí, en la escuela, hace años.
Los escalofríos me recorrieron mientras se acercaba, dándome una mirada
escéptica como si pudiera ver a través de mi respuesta. Eso me hizo sentir muy
incómoda. Sus ojos eran como el chocolate oscuro, el tono más oscuro de marrón.
Mientras se desplazaban una vez a lo largo de mi cuerpo, mis pezones se
endurecieron.
—¿Qué te hizo elegir ese libro en particular?
Respondiendo honestamente, dije:
—Su lomo.
—¿El lomo?
—Sí. Es negro y rojo y combina muy bien con la habitación. Simplemente
apareció, se destacó ante mí.
Su boca se curvó en una leve y cínica sonrisa, aunque no se rió. Parecía estar
estudiándome. Su intensidad me hizo querer simplemente correr. Olvida todo este
esfuerzo loco. No se parecía en nada a lo que había imaginado, basado en la dulzura
de esa nota azul.
Esto no era para lo que me había inscrito.
—Al menos es honesta, supongo. —Inclinó la cabeza—. ¿Correcto?
Estaba sudando.
—¿Qué?
—Honesta.
Lo dijo como si me estuviera desafiando.
Me aclaré la garganta.
—Sí.
Se acercó un poco más y tomó el libro de mi mano, sus dedos rozaron los míos. 19
El ligero toque se sintió electrizante. No pude evitar revisar su mano izquierda
buscando una alianza de boda; no había ninguna.
—Este fue un libro controvertido en su tiempo —dijo.
—¿Por qué fue eso, otra vez? —Una vez más. Como si hubiera sabido la
respuesta en primer lugar.
Mientras esperaba su respuesta, respiré el aroma rústico de su almizcle.
Reed pasó sus largos dedos por los otros libros en el estante, sin mirarme
mientras hablaba.
—Es un relato satírico de la atmósfera social en el sur justo antes del cambio
de siglo, pero la visión del autor sobre el racismo y la esclavitud es interpretada de
manera diferente por muchos. De ahí la polémica. —Finalmente me enfrentó—.
Probablemente le enseñaron eso en la escuela cuando no estaba prestando atención.
Tragué.
Primer descubrimiento sobre Reed Eastwood: Cretino condescendiente.
Un cretino condescendiente que tiene razón. No había estado prestando
atención.
Volvió a dejar el libro en el estante y me miró.
—¿Lee?
Cada pregunta salía de su boca de una manera desafiante.
—No. Yo… solía leer novelas románticas. Pero me salí del hábito.
Él arqueó una ceja burlona.
—¿Novelas románticas?
—Sí.
—Entonces, dígame, señorita Darling, ¿cómo es posible que alguien que no lee,
aparte de una novela romántica ocasional, se interese por la propiedad de un
penthouse con una biblioteca que ocupa el veinticinco por ciento de todo el espacio?
Dije lo primero que me vino a la mente: Cualquier cosa para evitar un silencio
incómodo con este hombre.
—Creo que la biblioteca agrega carácter. Estar rodeado de libros es muy sexy…
acogedor… no lo sé. Hay algo intrigante al respecto.
Dios, esa fue una respuesta estúpida.
Continuó mirándome inquisitivamente, como si esperara más. Su mirada me
hizo sentir muy incómoda, no solo porque era tan serio, sino también porque era
muy atractivo. Su cabello oscuro estaba separado a un lado y, a diferencia del resto
20
de él, no estaba perfectamente peinado. También llevaba una barba de tres días en
la barbilla. Reed tenía una energía peligrosa sobre él que contradecía su adecuado
atuendo. Algo en sus ojos me dijo que no tendría problemas para inclinarme y
golpearme el trasero tan fuerte que lo sentiría durante días. Al menos, ahí es donde
iba mi mente.
Estar en la tranquilidad de la biblioteca, junto con el poder de su mirada, me
estaba poniendo tensa.
Finalmente dijo:
—¿Recorremos el resto del espacio?
—Sí… por favor. Es por eso que estoy aquí.
—Correcto —murmuró.
Respiré aliviada, agradecido por el cambio de ambiente. La biblioteca había
empezado a sentirse como un calabozo.
Reed era igualmente impresionante desde atrás. Viendo la curva de su trasero
moverse contra sus pantalones a medida, traté de luchar contra los pensamientos
sexuales en mi cabeza.
Me condujo a la impresionante cocina.
—Tenemos suelos de caoba. Como puede ver, es gourmet, diseñada pensando
en el chef y recientemente renovado. Las encimeras son de granito, la isla central es
de mármol. Electrodomésticos Bosch de acero inoxidable. Todo es de primera línea.
Los armarios son personalizados lacados en blanco. ¿Usted cocina, señorita Darling?
Enderezando mi vestido de vaina negra, dije:
—Sí, en ocasiones, sí.
—Genial. Bueno, siéntase libre de mirar alrededor. Puede hacerme saber si
tiene alguna pregunta.
¿Estaba empezando a actuar normal conmigo? Mi pulso comenzó a calmarse
un poco.
Paseé por la enorme cocina, mis tacones se movían por toda la habitación.
Apoyó sus musculosos antebrazos contra la isla central, su cuerpo inmóvil mientras
sus ojos me seguían. La ruptura en su intensidad aparentemente había sido de corta
duración. Estaba de vuelta
Forzando mis ojos lejos de él, asentí.
—Muy agradable.
—¿Preguntas?
—No. 21

—¿Lista para continuar?


—Sí.
La siguiente parada fue la suite principal. La habitación era tenue, pero la gran
ventana en el espacio que mostraba una vista espectacular de la ciudad lo
compensaba con creces.
—Esta es la suite principal. Tómese un momento para mirar dentro del
generoso vestidor. El baño privado cuenta con ducha de vapor, bañera de
hidromasaje y suelos de mármol. Y como puede ver, esta habitación tiene la mejor
vista de todo el lugar.
Me tomé mi tiempo, mirando todo en un último esfuerzo para parecer seria. Él
me siguió de cerca, lo que puso mi cuerpo en alerta. Estaba muy sensibilizada con
su sexualidad y no me gustaba. Este hombre no era agradable. Él no era Reed, o al
menos no era el Reed con el que había fantaseado. Mi Reed debía darme una
esperanza renovada. Este me estaba chupando lentamente la vida.
Una vez que regresamos al espacio principal de la habitación, me miró.
—¿Preguntas? ¿Comentarios?
Necesitaba simplemente terminar esto. Di algo.
—Estoy pensando…. um…. que esto podría ser demasiado espacio para mí.
Se sentó en la cama y se cruzó de brazos, con la carpeta siempre presente en
la mano.
—Demasiado espacio…
—Sí. Estoy pensando que podría ser mucho para mí sola. Yo… trabajo mucho.
Y… no tendrá tiempo para disfrutarlo.
Me fulminó con la mirada, como, completamente enojado.
—Oh, es cierto. La enseñanza de surf para perros.
—¿Perros qué?
—¿Perdóneme?
Tocó la carpeta con su dedo índice.
—Su ocupación. Usted completó la solicitud y envió toda su información. Ese
trabajo suena muy complicado: enseñar a los perros a surfear. ¿Cómo se llega a
enseñar eso?
Oh, mierda.
¿En qué me he metido?
En este punto, mentir era simplemente más fácil que explicar la verdad. 22

Comencé a hablar desde mi trasero.


—Como dijo… es muy… involucrado. Se necesita… mucha escolaridad. Mucha
práctica.
—¿Cómo funciona exactamente?
¿Cómo funciona el surf de perros? Que me lleve el infierno.
—Usted está de pie en la parte posterior de la tabla y… el perro se para en el
frente… y, umm… él…. —Perdí mi tren de pensamiento.
—Surfea. —La palabra salió en una risa.
—Sí.
Reed se levantó de la cama y se me acercó.
—¿Entonces paga bien?
Tragando, negué con la cabeza.
—No lo hace, no.
Sus preguntas llegaron más rápido.
—¿Tiene dinero viejo, entonces?
—No.
—Si su ocupación no le permite pagar un lugar como este, ¿cómo planea
pagarlo?
—Tengo otras formas…
Su mirada se volvió helada.
—¿De verdad? Porque su informe de crédito dice que no tiene formas. De
hecho, prácticamente dice que no tienes dónde orinar, Charlotte. —Mi nombre salió
de su lengua como una obscenidad.
Sacó un pedazo de papel de la carpeta y lo sostuvo frente a mis ojos.
—¿De dónde sacaste eso? —siseé, arrebatándolo de él—. ¿Me revisaste?
Su tono se volvió más enojado.
—¿De verdad crees que le mostraré a alguien un departamento de doce
millones de dólares sin una verificación de antecedentes? No puedes ser tan ingenua.
La humillación me abrumó.
—Pero no puedes hacerme una verificación de antecedentes sin mi permiso.
Sus ojos se estrecharon.
—Me diste permiso cuando hiciste clic en el cuadro para enviar tu solicitud de 23
visita. Qué sorpresa, ese hecho parece escapar de ti.
Aflojé mis defensas en concesión.
—¿Así que lo sabías desde el principio?
—Por supuesto que lo sabía —escupió—. Veamos algunas de las otras cosas
que parece que no recuerdas haber ingresado en tu aplicación.
Oh no.
Reed abrió la carpeta.
—Ocupación: Instructor de surf de perros. Aficiones e intereses: Los perros y el
surf. Empleo anterior: Gerente nocturno en Deez Nuts. —Tiró la carpeta a un lado,
más como si la hubiera azotado por toda la habitación. Los contenidos salieron
volando—. ¿Por qué está aquí, señorita Darling?
Literalmente me oriné un poco en mis bragas.
—Sólo quería ver…
—Ver… —Apretó sus dientes blancos brillantes mientras hablaba.
—Sí. Vine a ver… a ti. Y no esperaba que fueras tan cruel.
Su risa estaba enojada.
—¿Cruel? No tiene en cuenta el valor del tiempo de una persona, entra aquí
con un perfil completamente falso, ¿y me está diciendo que soy cruel? Creo que
necesita mirarse en el espejo, señorita Darling. Sorprendentemente, parece que es tu
verdadero nombre. Por qué mentiste sobre todo lo demás y diste tu nombre real
está más allá de mí, por no decir que es idiota. Entonces, no. Si fuera cruel, estaría
llamando a seguridad en este momento.
¿Seguridad?
Chasqueé.
¿Cómo se atreve a ir allí? Solo había venido a verlo. A asegurarme de que estaba
bien, que estaban bien. Y aunque no podía admitir eso, su cambio tan desagradable
realmente activó un interruptor en mí.
—Bueno. ¿Quieres saber la verdad? Estaba curiosa. Curiosa por este lugar…
curiosa por lo que parecía ser todo lo contrario a la vida que he recibido
últimamente. Quería un cambio. He estado en los basureros durante semanas, así
que una noche me emborraché un poco. Miré en línea y encontré este listado, te
encontré. Quería venir a ver, no por razones maliciosas, no por perder el tiempo. Solo
quería un poco de esperanza de que las cosas pudieran cambiar algún día. Tal vez
quise fingir que las cosas no son tan miserables como realmente son. Ni siquiera
recuerdo haber ingresado esa ridícula información, ¿de acuerdo? Lo único que sé es
24
que recibí una llamada confirmando esta cita, y la acepté, pensando que tal vez era
el destino, que debería venir y experimentar algo fuera de lo común.
Reed estaba en silencio. Así que continué.
—Y leo, Reed. Me avergonzaba decirte la verdad. Todavía leo romance, pero
solo libros con sexo duro, ya que no obtengo ninguno en este momento porque no
confío en nadie lo suficiente como para dejarlos acercarse a mí después de que mi
prometido me engañó. Así que sí… yo leo, Reed. Leo mucho. Y usaría la mierda de
esa biblioteca, excepto que los libros en mis estantes no serían nada que pudieras
mostrar a los posibles compradores estirados.
Su boca se curvó un poco hacia arriba.
—Y si puedes tirarlo en una olla de cocción lenta, puedo cocinarlo. Pero en
realidad nunca usaría esa cocina. Es demasiado. ¿Esta habitación, sin embargo?
Absolutamente. Sería un sueño. Al igual que toda esta experiencia. Es todo un sueño,
nada de lo que realmente pueda vivir. Así que demándame por ser una soñadora,
Eastwood.
Me alejé, pero no antes de tropezar con la alfombra al salir.
Charlotte
—¡Maldición! —Me las arreglé para contener las lágrimas hasta que
encontré un baño en el vestíbulo de la Millennium Tower. De alguna
manera, incluso logré mantenerlas a raya mientras entraba en uno de los grandes
cubículos para orinar. Pero entonces no había papel higiénico, así que abrí mi bolso
y comencé a cavar en busca de un pañuelo de papel mientras aún estaba planeando.
Mis manos no habían dejado de temblar por la mordida de culo que acababa de
experimentar, y terminé trastabillando con la maldita cosa, causando que todo el
contenido se derramara por todo el piso. Y… mi teléfono se rompió cuando se
estrelló contra la elegante baldosa. Fue entonces cuando me derrumbé y lloré.
Ya no importándome un culo los gérmenes, me senté en el asiento del inodoro
y lo solté todo. No fue solo un grito por lo que había ocurrido en el piso de arriba.
Fue un grito que tardó mucho tiempo en llegar, un grito grande, gordo y feo. Si mis
25
emociones eran una montaña rusa últimamente, esta fue la parte del viaje donde
levantas las manos y desciendes a ciento ochenta kilómetros por hora. Me alegré de
que el baño estuviera vacío, ya que tenía la terrible costumbre de hablar conmigo
misma cuando estaba realmente molesta.
—¿Qué demonios estaba pensando?
»¿Perros surfeando? Dios, soy tan idiota.
»¿Podría al menos haberme avergonzado frente a un hombre menos
intimidante? ¿Tal vez uno que no fuera un Adonis alto, oscuro y confiado con mala
actitud?
»Hablando de hombres, ¿por qué los guapos son siempre tan idiotas?
Realmente no esperaba una respuesta, aunque de todos modos obtuve una.
Una voz de mujer habló desde algún lugar del baño al otro lado del puesto.
—Cuando Dios estaba haciendo el molde para hombres guapos, le preguntó a
uno de sus ángeles qué más debería agregar para hacer que un hombre fuera más
atractivo a sus ojos. El ángel no quería ser irrespetuoso al usar lenguaje grosero, así
que ella simplemente dijo: Dale un palo grande. Desafortunadamente, la pieza
adicional se colocó al revés, y ahora todos los hombres guapos nacen con un palo
grande hasta su tuchus.
Me reí a través de un resoplido poco atractivo.
—No hay papel higiénico aquí. ¿Te importaría pasarme un poco?
Una mano apareció bajo la puerta del cubículo con un montón de pañuelos de
papel.
—Aquí tienes.
—Gracias.
Después de usar la mitad del papel para sonarme la nariz y secarme la cara y la
otra mitad para limpiarme, respiré profundamente y comencé a recoger el contenido
de mi bolso del suelo.
—¿Todavía estás ahí fuera? —pregunté.
—Sí. Pensé en esperar para asegurarme de que estabas bien. Te oí llorar.
—Gracias. Pero estaré bien.
La mujer estaba sentada en un banco frente a un espejo cuando finalmente salí
de mi escondite en el puesto. Probablemente tenía al menos unos setenta años, pero
estaba vestida con un traje y arreglada hasta más no poder.
—¿Estás bien, cariño? —preguntó.
26
—Sí. Estoy bien.
—No pareces bien. ¿Por qué no me dices qué te molesta?
—No quiero molestarte con mis problemas.
—A veces es más fácil hablar con un extraño.
Supongo que es mejor que hablar conmigo misma.
—Honestamente, ni siquiera sabría por dónde empezar.
La mujer dio unas palmaditas en el asiento junto a ella.
—Empieza por el principio, querida.
Resoplé.
—Estarás aquí hasta la próxima semana.
Ella sonrió cálidamente.
—Tengo todo el tiempo que necesitamos.
—¿Estás segura? Parece que estás a punto de ir a una reunión de la junta o ser
honrada en algún evento de caridad.
—Es una de las únicas ventajas de ser el jefe. Tú pones tus propias horas. Ahora,
¿por qué no empiezas con el surf de perros? ¿Es eso realmente una cosa? Porque
tengo un perro de agua portugués que podría estar interesado.

—… y luego acabo de salir corriendo. Quiero decir, no culpo al chico por estar
molesto por haber perdido su tiempo. Es solo que me hizo sentir como una idiota
por tener sueños. —Había estado hablando con mi nueva amiga, Iris, durante más
de una hora. Justo como ella había dicho, había empezado desde el principio.
Habíamos pasado por mi compromiso, la ruptura, mi trabajo, la nueva prometida de
Todd, mi solicitud borracha para ver el apartamento y el resultado de la mordida de
culo que me trajo a este baño llorando. Por alguna razón desconocida, incluso le dije
que había sido adoptada y cuánto deseaba encontrar a mi madre biológica algún
día. No pensé que ese hecho tuviera nada que ver con todo lo que me estaba
trastornando hoy, pero a pesar de eso, me encontré descargando esa información
junto con mi historia de dolor.
Cuando finalmente terminé mi historia, ella se recostó.
27
—Me recuerdas a alguien que conocí hace mucho tiempo, Charlotte.
—¿De verdad? Entonces, ¿no soy la primera desempleada, soltera, que rompió
las cadenas y tuvo un ataque de nervios cuando intentabas lavarte las manos?
Ella sonrió.
—Es mi turno para una historia, si tienes un poco de tiempo.
—Literalmente no tengo más que tiempo.
Iris comenzó.
—En 1950, una joven de diecisiete años se graduó de la escuela secundaria y
soñaba con ir a la universidad para estudiar negocios. En aquel entonces, no muchas
mujeres iban a la universidad y muy pocas estudiaban negocios, lo que se
consideraba un campo de hombres. Una noche, poco después de la graduación, la
joven conoció a un guapo carpintero. Los dos tuvieron un tormentoso cortejo, y en
poco tiempo, la chica se había sumergido en su mundo. Aceptó un trabajo como
secretaria y atendió los teléfonos de la empresa familiar para la que trabajaba el
carpintero, pasó las tardes ayudando a la madre de él a cuidar de su casa y puso sus
propias pasiones y sueños en un segundo plano.
»El día de Navidad de 1951, el hombre le propuso matrimonio, y la mujer
aceptó. Pensó que al año siguiente estaría viviendo el sueño americano de ser ama
de casa. Pero tres días después de Navidad, el joven fue reclutado en el ejército.
Algunos de sus amigos también fueron reclutados, y muchos de ellos se casaron con
sus novias antes de ser enviados a la milicia. Sin embargo, el carpintero de esta mujer
no quería hacer eso. Así que ella prometió esperar su regreso y pasó los próximos
años trabajando para el negocio de carpintería de su padre. Cuando su soldado
finalmente regresó a su casa cuatro años después, ella estaba lista para su felices
para siempre. Apenas en su primer día de regreso, le informó que se había
enamorado de una secretaria en la base y estaba rompiendo su compromiso. Incluso
tuvo la audacia de pedirle el anillo que le había entregado para poder ofrecérselo a
su nueva novia.
—Ouch —le dije—. ¿Mencioné que la nueva prometida de Todd está usando
mi anillo de compromiso? Desearía no habérselo devuelto.
Iris continuó.
—Yo también desearía que no lo hubieras hecho. Eso es lo que hizo esta chica.
Se negó a devolver el anillo y le dijo que se lo quedaba como pago por los cuatro
años perdidos de su vida. Después de un par de días de lamer sus heridas, se sacudió
su dignidad, mantuvo la cabeza alta y rápidamente vendió el anillo. Usó ese dinero
para pagar sus primeras clases de negocios en la universidad.
—Vaya. Bien por ella. 28

—Bueno, la historia no termina ahí. Terminó la universidad, pero estaba


teniendo el peor momento tratando de conseguir un trabajo. Nadie quería
contratarla para dirigir un negocio cuando su única experiencia era el trabajo de
secretaría para la compañía de carpintería de la familia de su exnovio. Así que ella
embelleció un poco su currículum. En lugar de decir que era la secretaria de la
empresa de carpintería, escribió que era la gerente; y en lugar de enumerar sus
deberes como escribir citas y contestar teléfonos, enumeró la preparación de ofertas
y la negociación de contratos. Su currículum mejorado le consiguió una entrevista
de trabajo en una de las compañías de administración de propiedades más grandes
de la ciudad de Nueva York.
—¿Ella consiguió el trabajo?
—No. Resultó que el director de personal conocía a su ex prometido, sabía que
había mentido acerca de sus responsabilidades con la compañía de carpintería y la
reprendió durante la entrevista.
—Oh Dios mío. Como lo que me pasó hoy con el señor Palo-en-el-culo.
—Precisamente.
—¿Entonces qué pasó?
—El mundo tiene una forma divertida a veces. Un año más tarde, se había
abierto camino en una compañía de administración de propiedades más pequeñas
y rival, y recibió un currículum del señor Locklear, el hombre que la había reprendido
durante la primera entrevista. Él había sido despedido de su posición y estaba
buscando trabajo. Así que ella lo llamó con la intención de devolverlo tan bien como
él se lo había hecho a ella. Pero al final, ella tomó el camino alto y lo contrató porque
él estaba calificado y, después de todo, ella había mentido en su currículum.
—Vaya. ¿Al menos el señor Locklear funcionó?
Ella sonrió.
—Lo hizo. Después de que la mujer le sacó el palo que tenía en el culo,
trabajaron muy bien juntos. De hecho, eventualmente comenzaron su propia
compañía de administración de propiedades, y se convirtió en una de las empresas
más grandes del estado. Antes de morir, ambos celebraron sus cuarenta años en el
negocio, treinta y ocho de los cuales estuvieron casados.
Por su sonrisa, lo supe.
—¿Supongo que tu nombre es Iris Locklear?
—Así es. Y lo mejor que me ha pasado fue que ese soldado rompiera nuestro
compromiso. Nunca estuve destinada a ser ama de casa. Me había olvidado de mis
propios sueños. ¿Ser comprador en una tienda por departamentos es la carrera de 29
tus sueños, Charlotte?
Negué con la cabeza
—Fui a la universidad a estudiar arte. Yo esculpo.
—¿Cuándo fue la última vez que esculpiste?
Mis hombros se desplomaron.
—Hace unos pocos años.
—Tienes que volver a ello.
—No paga exactamente las cuentas.
—Tal vez. Pero necesitas descubrir cómo amar la vida que tienes, mientras
trabajas en la vida que deseas. Así que encontrarás un trabajo que pague las facturas
y esculpirás por la noche. Y los fines de semana. —Sonrió—. Eso evitará que acoses
por Internet y envíes solicitudes falsas de bienes raíces.
—Es verdad.
—Todo sucede por una razón, Charlotte. Aprovecha este momento para
reevaluar tu vida y lo que quieres de ella. Eso fue lo que hice. Solo puedes encontrar
la verdadera felicidad dentro de ti, no dentro de otras personas, sin importar cuánto
te preocupes por ellas. Hazte feliz, y el resto vendrá. Lo prometo.
Ella tenía toda la razón. Había estado tan ocupada siendo miserable y
malhumorada que había olvidado que había cosas que amaba y que me hacían feliz.
Mis propias cosas. Escultura, viajes… Tenía la más extraña necesidad de correr a casa
y hacer una lista de las cosas que quería hacer.
—Muchas gracias, Iris. —La envolví en un fuerte abrazo, sin importarme que
ella hubiera sido una extraña hace una hora.
—De nada, cariño.
Me lavé las manos y, usando el espejo, hice mi mejor esfuerzo para limpiar mi
maquillaje manchado. Cuando terminé, Iris se puso de pie.
—Me agradas, Charlotte.
Resoplé.
—Por supuesto, te recuerdo a ti.
Ella me extendió una tarjeta de visita.
—Tengo una posición vacante para un asistente. Es tuya si lo quieres.
—¿De verdad?
—De verdad. El lunes por la mañana, a las nueve de la mañana. La dirección
30
está en mi tarjeta.
Mi boca quedó abierta.
—No sé qué decir.
—No digas nada. Pero tráeme algo que hagas este fin de semana.
Charlotte
E ste lugar hacía que mi vieja oficina pareciera un basurero.
Sabía por la ropa que llevaba, por no mencionar la elegante tarjeta de
visita en color crema con letras de oro, que Iris Locklear tenía un negocio
exitoso. Simplemente no tenía idea de que ella era tan importante.
Miré alrededor de la zona de recepción con asombro. Una lámpara tipo araña
gigante y brillante, ventanas de piso al techo con vistas a Park Avenue y espacio,
mucho espacio abierto. El vestíbulo era más grande que todo mi maldito
apartamento. Una morena atractiva me llamó por mi nombre mientras miraba
boquiabierta por la ventana. Traté de ocultar el apretón de mis manos mientras
caminaba hacia ella.
—Hola, Charlotte. Soy Liz Talbot. Estoy a cargo de Recursos Humanos. La
señora Locklear dijo que debería esperarte esta mañana. Ella está en una reunión, 31
pero debería estar aquí en aproximadamente una hora. ¿Por qué no me acompañas
y te muestro, y mientras tanto puedes completar toda tu documentación de empleo?
—Eso suena genial. Gracias.
Las propiedades de Locklear ocupaban todo el piso y empleaban a más de cien
personas, incluidos cuarenta administradores de propiedades, treinta agentes de
bienes raíces, un departamento de marketing de diez y docenas de otros miembros
de personal de apoyo. Iris no había estado bromeando cuando dijo que había
trabajado para crecer. Después de la gran gira, fuimos a la oficina de Liz, y ella me
dio un montón de papeles en una carpeta que tenía mi nombre escrito.
—Te llevaré a tu oficina, y luego podrás comenzar con estas cosas. Tu contrato
de trabajo se encuentra allí, junto con información sobre tu elección de planes de
seguro de salud, información sobre nuestras opciones 401 (k), formularios de
depósito directo y tu W-4 e I-9, que deberemos completar y regresar el miércoles.
Los días de pago son el primero y el quince de cada mes. —Se tocó los labios con el
dedo—. Siento que estoy olvidando algo. Pero es lunes y hasta ahora solo he tomado
una taza de café, así que probablemente así es.
Liz abrió un cajón de su escritorio y sacó un gran anillo de llaves antes de
llevarme al lugar en el que estaría trabajando. Abrió la puerta de una oficina y
encendió las luces.
—Aquí vamos. Pediré una placa de identificación para la puerta y conseguiré
un juego de llaves extra esta tarde.
—Umm. Creo que tal vez me estás confundiendo con otra persona.
Ella frunció el ceño.
—Eres Charlotte Darling, ¿verdad?
—Sí. ¿Pero no debería estar en un cubículo en alguna parte? Esto parece una
oficina ejecutiva. ¿Tiene un sofá?
Una mirada de comprensión cruzó su rostro.
—Oh. —Se rió entre dientes—. He estado trabajando aquí tanto tiempo que
olvido lo inusual que pueden ser algunas cosas en este lugar. El asistente se encarga
de todas las necesidades personales de la familia Locklear. Vas a tener acceso a
mucha información confidencial y personal, y la familia es muy privada. No querrían
que esa información se dejara en un cubículo donde todos pudieran ver.
—Oh. Bueno. Eso tiene sentido. —Aunque todavía parecía un espacio bastante
grande para un asistente. Pero, ¿quién era yo para quejarme de una oficina privada
y elegante en Park Avenue? Casi todo parecía demasiado bueno para ser verdad: Un
32
trabajo en el que podía aprender de una mujer como Iris, un salario constante con
beneficios y ninguna familia Roth con quien lidiar. Aunque había disfrutado mi
empleo trabajando para la familia de Todd, siempre sentí que algunas personas me
miraban como si hubiera obtenido mi trabajo debido al hombre que dormía en mi
cama. Iris me había dado mucho más que un trabajo cuando nos conocimos, y estaba
decidida a demostrarle que no había cometido un error.
—Voy a dejar que empieces. Sabes dónde está mi oficina si necesitas algo.
Estoy en la extensión 109 si quieres llamar con preguntas.
—Uno-cero-nueve. Lo tengo. Gracias.
Liz sonrió y caminó hacia la puerta. Se detuvo cuando llegó al sofá y le dio un
golpecito con la mano en la parte posterior.
—Por cierto, solo un mano a mano, de mujer a mujer, Max puede ser un poco
coqueto. Él estará acostado aquí en este sofá tratando de conversar contigo antes
de que termine el día. Pero es inofensivo. No dejes que te asuste.
—¿Max?
—El nieto de la señora Locklear. Él no está cerca a menudo. Solo llega los lunes,
casi todas las semanas. Creo que su fin de semana va de martes a domingo. Él y su
hermano dirigen el lado de ventas de propiedades del negocio. Bueno, lo maneja su
hermano mayormente. La señora Locklear dirige el lado de administración de la
propiedad del negocio. Son corporaciones separadas con nombres separados, pero
gran parte del personal, como tú y yo, trabajamos para ambas compañías.
—Oh. Bueno. Y gracias por el consejo respecto a Max.
Mi cabeza daba vueltas cuando Liz me dejó sola. Me di un minuto para respirar
profundamente y luego comencé con mi montón de papeles. Iris y yo nunca
habíamos discutido un salario. Reconozco que tenía curiosidad por lo que pagaba
mi nueva posición. Fue algo bueno que estuviera sentada cuando me enteré. ¡Setenta
y cinco mil dólares! Eso era más de lo que había hecho en Roth's. Todo esto parecía
un sueño.
Casi exactamente una hora después, la mujer que me había iniciado por un
nuevo camino en la vida llamó a la puerta de mi oficina.
Me paré.
—Iris. Uh… señora Locklear. —Me había dado cuenta de que Liz la había
llamado así.
—Llámame Iris, querida. ¿Cómo estás esta mañana?
Pensé que tal vez ella estaba nerviosa de que yo fuera emocionalmente
inestable.
33
—Estoy bien. No tendré un ataque aquí. Lo prometo. Normalmente soy
bastante sensata.
Su sonrisa insinuó diversión.
—Me alegra escucharlo. ¿Liz te dio un tour?
—Lo hizo. La oficina es hermosa.
—Gracias.
—Ella también me dio este papeleo. Todavía no he terminado, pero puedo
terminarlo esta noche.
—¿Por qué no te tomas tu tiempo y vienes a mi oficina cuando termines?
Necesito hacer algunas llamadas telefónicas de todos modos. Podemos pasar por
algunas de tus responsabilidades. ¿Pudiste conocer a mis nietos?
—Aún no. Sus puertas de la oficina estaban cerradas cuando pasamos. Liz dijo
que no estaban, pero que deberían estar aquí dentro de poco.
—Bien entonces. Te presentaremos cuando comencemos. Te veré en un
momento.
Ella estaba en la puerta cuando recordé algo.
—¡Iris!
—¿Sí? —Se dio la vuelta.
Abrí el cajón del escritorio donde había guardado mi bolso grande de Michael
Kors y metí la mano en el interior del paquete de periódicos.
—Hice esto para ti este fin de semana. ¿Recuerdas que me dijiste que te hiciera
un pedazo de cerámica?
Iris volvió a mi escritorio mientras desenvolvía el jarrón que había hecho. Desde
que estaba algo oxidada en el torno, me había tomado una docena de intentos para
lograr la forma correcta. Pero al final, había salido incluso mejor de lo que esperaba.
Pasé todo el fin de semana en el punto de pintura, donde horneaba y pintaba el
jarrón, pero aún necesitaba ser acristalado y volver al horno.
—No está terminado. Necesita más acabado y más cocción, pero quería que lo
vieras y supieras que lo hice para ti.
Iris tomó el jarrón de mi mano. Lo había pintado con iris violetas vibrantes.
Estaba feliz con el aspecto que tenía, pero de repente me sentí nerviosa por dárselo.
Más aún, ahora que había echado un vistazo a las obras de arte de lujo en la oficina.
—Esto es magnífico. ¿Realmente hiciste esto tú misma? —Giró el jarrón para
ver la pieza completa.
—Sí. No es mi mejor trabajo. Estoy un poco oxidada.
34
Me miró.
—Entonces me muero por ver tu mejor trabajo, Charlotte. Esto es
impresionante. Observa los detalles y el sombreado de las flores y la delicada forma
de la pieza. No haces cerámica, haces arte.
—Gracias. Como dije, aún no está terminado. Pero quería que supieras que
había cumplido mi palabra y lo hice.
Me lo devolvió.
—Esto significa mucho para mí. Sigo mis instintos y no me equivoqué respecto
a ti. Tengo la sensación de que hoy es el primer día de grandes cosas para ti.
Después de que se fue de mi oficina, sentí que estaba en la nube nueve.
Terminé de llenar todos los formularios que Liz me había dado y luego decidí ir a
buscar algunos pañuelos para envolver el jarrón antes de cubrirlo con el periódico.
Como el jarrón aún no estaba acristalado, la parte inferior tenía una pequeña mancha
de tinta que debe haber tomado del papel. No quería que obtuviera ninguna otra
mancha de tinta. Así que me llevé el jarrón para ver si podía limpiarlo antes de
empacarlo de nuevo.
Saliendo de mi oficina, giré a la izquierda para ir a la cocina antes de darme
cuenta de que había ido por el camino equivocado. Me detuve y comencé a caminar
en la otra dirección. Solo que no había mirado hacia dónde iba primero. En el
segundo paso, me estrellé contra alguien.
Busqué el jarrón en mis manos mientras rebotaba en un cofre duro. Casi lo
logré, casi me recuperé y evité dejar caer el producto de todo el fin de semana. Pero
luego cometí el error de mirar a la persona con la que había chocado. El jarrón se
resbaló de mis manos, justo antes de que me cayera sobre mi trasero.
Qué demonios…
El hombre se agachó frente a mí.
—¿Estás bien?
Solo pude parpadear en respuesta, aturdida en silencio en medio de piezas de
cerámica destrozadas.
Se veía tan diferente sin el ceño fruncido en su rostro que me hizo preguntarme
si tal vez estaba equivocada, tal vez era solo un hombre que se veía extrañamente
similar. Hasta que me echó un buen vistazo. Una sonrisa lenta y perversa cruzó su
hermoso rostro.
No había ningún error. El hombre que aspiró la respiración de mi cuerpo por
segunda vez… definitivamente era Reed Eastwood.
35
Reed
P arpadear no estaba funcionando. Ella todavía estaba aquí. No estaba
viendo cosas.
Era realmente ella.
En mi negocio.
Ese cabello rubio platino.
Esos ojos azules como el hielo.
La Barbie nórdica del otro día, Charlotte Darling, estaba sobre su trasero
delante de mí, pareciendo asustada, como si hubiera visto un fantasma. Me puse de
pie, extendí mi mano y la ayudé a levantarse.
Si la asusto tanto, ¿por qué me sigue acosando?
36
No había mucho tiempo para pensar antes que las palabras salieran de mi
boca.
—¿Está llevando de gira su espectáculo, señorita Darling? No recuerdo haber
comprado entradas para Ciudad Locura. ¿Qué estás haciendo aquí?
—Yo… argh… —Sacudió su cabeza como si saliera de un aturdimiento y
colocó su mano en su pecho—. Reed… Eastwood. ¿Qué estás haciendo aquí?
¿A qué tipo de juego está jugando?
—¿Me estás preguntando qué estoy haciendo en mi propia empresa? ¿Quién
te dejó entrar en mis oficinas?
Pareciendo nerviosa, miró hacia abajo y se ajustó la falda.
—Trabajo aquí.
¿Ella qué?
Mi sangre estaba bombeando.
A pesar de que la había dejado ir a esa cita en el penthouse para reprenderla
por jugar juegos y hacerme perder mi tiempo, luego me arrepentí de haber actuado
con tanta dureza. Pero estaba justificando totalmente cómo había actuado.
—Sabe, en realidad sentí un poco de pena por usted cuando salió de
Millennium molesta el otro día. Pero que venga hasta aquí está fuera de lugar.
¿Cómo pasó por seguridad?
Mi mención de la palabra con s provocó algo en ella. La misma mujer que se
había estado encogiendo hace unos segundos enderezó su cuerpo y me miró.
Debería haber recordado desde la última vez que la única manera segura de hacer
que ella se rompiera era mencionar la seguridad.
Inclinándose, levantó la voz.
—Deja de amenazar con llamar a seguridad. ¿No me oíste decir que trabajo
aquí?
El olor de algo dulce en su aliento me hizo perder el hilo de mis pensamientos
por un breve momento. Dona glaseada, tal vez. Me salí rápidamente de esa pérdida
momentánea de enfoque cuando cerró los ojos y comenzó a mover los dedos
frenéticamente como si estuviera… digitando. En realidad, eso es exactamente lo que
estaba haciendo: Escribir algo en el aire.
Tuve que preguntar.
—¿Qué diablos está haciendo?
Continuó el movimiento mientras hablaba.
—Estoy escribiendo todas las cosas que realmente quiero decirte, para sacarlo
37
todo sin tener que decir las palabras. Confía en mí, esto es lo mejor para los dos. —
Sus dedos seguían moviéndose.
No pude evitar reír por lo bajo
—¿Prefiere verse como una completa loca en lugar de decir lo que piensa?
Finalmente dejó de mover sus dedos.
—Sí.
—¿Recordó presionar “Enviar”? —me burlé.
Charlotte no encontró gracioso mi sarcasmo.
—Decirte lo que estaba pensando habría sido poco profesional. No quiero
arriesgarme a perder mi trabajo el primer día.
—Veo que aprendió mucho sobre profesionalismo durante su tiempo en Deez
Nuts.
—Púdrete.
—Vaya. Alguien necesita una tecla de “Borrar”.
Jesús. Ahora realmente disfrutaba meterme con ella, comprometiéndome con
la locura. Necesitaba recordarme que ella estaba invadiendo el lugar.
—¿Dígame otra vez cómo entró aquí, señorita Darling? Porque estoy seguro
de que no trabaja aquí. Esta es mi compañía. Puedo asegurarle que me habría dado
cuenta si la hubiera contratado.
Mi abuela apareció e interrumpió:
—Técnicamente, es mi compañía. —Se volvió hacia Charlotte—. Me disculpo
por el comportamiento de mi nieto.
—¿Nieto? —Charlotte señaló con su dedo índice mientras miraba de un lado
a otro entre mi abuela y yo—. Él… ¿es tu nieto? Eso es… ese es el tipo del que te
hablé en el baño ese día: ¡El pretencioso imbécil de bienes raíces!
—Lo siento, Charlotte. Aparentemente no había sumado dos más dos. —A
pesar de sus palabras, mi abuela no parecía muy sorprendida en absoluto—. Nunca
me hubiera imaginado que el imbécil condescendiente que describiste era Reed.
—¿Baño? ¿De qué estás hablando? —pregunté.
Charlotte comenzó a explicar:
—Cuando te dejé en Millennium Tower, fui a usar el baño en el vestíbulo. Ahí
fue donde me encontré con Iris. Obviamente no tenía idea que era tu abuela. Ella vio
que estaba molesta. Le conté todo lo que había pasado contigo durante la muestra.
38
Nos quedamos allí un poco y hablamos, conectamos, y ahí fue cuando me ofreció el
puesto de asistente personal aquí.
Oh, diablos, no.
Claro que no. Esta mujer estaba loca. No había manera que tuviera acceso a
mis asuntos personales.
—Abuela, ¿podemos hablar en mi oficina por un momento, por favor?
—Por supuesto. —Sonrió antes de mirar a Charlotte, que se había inclinado
para recoger los pedazos del jarrón roto—. ¿Por qué no regresas a tu oficina,
Charlotte, y te acostumbras a la base de datos de la compañía? Le he pedido a Stan
de IT que se reúna contigo en tu oficina si tienes alguna pregunta. Lamento que el
hermoso jarrón que me hiciste se haya roto. No tienes que limpiarlo. Puedo
conseguir que alguien haga eso.
—Está bien. Ya recogí la mayor parte. Sin embargo, es posible que
necesitemos que alguien aspire los fragmentos. —Se levantó y tiró los pedazos rotos
a un bote de basura cercano antes de girarse hacia mí con ojos fulminantes—. Tal
vez Stan pueda trabajar en instalar un chip de sensibilidad en tu nieto. Parece que le
falta uno.
Chasqueé los dedos.
—Deben haberse olvidado de volver a ponerlo cuando instalaron mi detector
de tonterías.
Realmente necesito dejar de disfrutar esto.
Los ojos de Charlotte se posaron en mi mirada severa antes de apartarse de
mí. Una sensación extraña burbujeaba en mi pecho mientras observaba sus
mechones rubios moviéndose de un lado a otro mientras se alejaba. Sabía que era
la culpa. Mi reacción a ella fue la única sensata, dada su locura, pero de alguna
manera, ahora me sentía como un imbécil total.
Mi abuela me siguió en silencio a mi oficina.
Cerré la puerta detrás de nosotros.
—Sabes que tu día va bien cuando tu propia abuela te llama imbécil.
—Bueno, ciertamente actúas como uno a veces. —Parecía divertida por mi
ira—. Ella es bonita, ¿verdad?
Claro, si consideras que ojos expresivos, labios deliciosos y un cuerpo como de
pin-up de los años 50, es algo “bonito”. Más bien, como kryptonita.
La belleza física de Charlotte era innegable. Pero no había absolutamente
ninguna forma de que lo reconociera. Lo “loca” oculta lo bella.
Hice una mueca. 39

—Abuela… ¿qué estás tratando de hacer aquí?


—Ella será una gran adición para nuestro personal.
Señalando hacia la puerta, grité:
—¿Esa mujer? Esa mujer no tiene experiencia. Sin mencionar que está loca y
es una mentirosa conocida. Deberías haber visto las cosas ridículas que puso en su
solicitud para ver ese penthouse.
Sonrió burlonamente.
—Surf para perros, lo sé.
—¿Sabes sobre eso, y la contrataste de todos modos? —Comencé a caminar,
mi presión arterial estaba aumentando—. Lo siento, pero necesitas que te examinen
la cabeza. ¿Cómo puedes estar de acuerdo con que ella maneje algunos de nuestros
negocios más delicados y personales?
Mi abuela se sentó en el sofá frente a mi escritorio y luego dijo:
—Ella no sabía lo que estaba haciendo cuando llenó esa solicitud, ni siquiera
recordaba haberlo hecho. Fue un lapso borracho en la cordura. Todos hemos tenido
noches así. Al menos, yo sí. No voy a decirte todo lo que discutimos porque es
privado, pero hubo una muy buena razón para sus acciones. Vi algo en ella que me
recordó a mí misma. Creo que tiene un espíritu determinado, y ese es el tipo de
energía vibrante que necesitamos aquí.
¿Está bromeando?
Vibrante.
Para mí, Charlotte era como la luz del sol cegadora que brilla en tu cara
después de una resaca. Vibrante, tal vez, pero muy desagradable.
Mi abuela era una persona amable y empática que veía lo bueno en las
personas. Lo respetaba, pero tenía que preguntarme si estaba siendo manipulada
aquí.
—Es una mentirosa —subrayé de nuevo.
—Mintió… pero ella no es una mentirosa habitual. Hay una diferencia.
Cometió un error. Charlotte se abrió ante mí, una completa extraña. No tenía que
hacer eso. Es una de las personas más honestas que he conocido.
Cruzando mis brazos, negué con incredulidad.
—No puedo trabajar con ella.
—Su situación laboral no está en discusión, Reed. Tienes un montón de dinero
para contratar a tu asistente personal si no quieres usar la compartida, pero no la 40
estoy despidiendo.
—Tendrá acceso a toda mi información personal. ¿No debería haber tenido
algo que decir en esto?
—¿Por qué? ¿Tienes algo que esconder?
—No, pero…
—¿Sabes lo que pienso?
—¿Qué? —Resoplé.
—No te he visto tan apasionado por nada en mucho tiempo. En realidad, no
desde el concierto de Navidad en el Carnegie Hall.
Me encogí.
—¿Puedes por favor no recordarme eso?
A ella le encantaba hablar de mi corta estancia en un coro de niños cuando
era niño. Solían gustarme mucho las alegres canciones hasta que empecé a madurar
y comencé a ver al coro como un pasatiempo tonto. Lo abandoné y mi abuela
continuó insistiendo en el hecho que había perdido mi vocación.
—Bien o mal, esa chica ha encendido un fuego dentro de ti —dijo.
Mirando por la ventana al tráfico de abajo, me negué a reconocer cualquier
verdad sobre esa afirmación, ya que el calor impregnaba mi piel.
—No seas ridícula…
Mi abuela había tocado un nervio. Sabía que en el fondo tenía razón. Charlotte
había disparado algo en mí. Se manifestaba como ira por fuera. Pero por dentro, se
sentía como esta emoción indescriptible. Sí, me había molestado por hacerme perder
mi tiempo durante la presentación de ese día. Pero para cuando me atacó y salió de
la habitación, me dejó impresionado de una forma que no podía explicar. No había
podido dejar de pensar en ella en toda la noche. Me preocupé de haber sido
demasiado duro con ella, de haber causado inadvertidamente algún tipo de crisis
mental. Me la imaginé trastabillando por todo Manhattan con el rímel corrido,
tropezando en esos malditos tacones. Finalmente, dejé de pensarlo y no volví a
pensar en ella hasta que, literalmente, se había topado conmigo hace unos
momentos. Y así, toda esa energía extraña salió a la superficie de nuevo,
expresándose una vez más como enojo hacia ella. ¿Pero por qué? ¿Por qué me
importaba lo suficiente como para dejar que me afectara?
Mi abuela interrumpió mi línea de pensamiento.
—Sé que lo que sucedió con Allison realmente mató tu espíritu. Pero es hora
de seguir adelante.
41
La mención de Allison hizo que me doliera el estómago. Deseé que mi abuela
no la hubiera metido en esto.
Continuó:
—Necesitas un cambio de escenario. Como no irás a ninguna parte, te lo traje
contratando a Charlotte. Preferiría verte por ahí discutiendo con ella que solo en tu
oficina.
—No puedes discutir con alguien cuyo modo de comunicación es expresar
silenciosamente su lado del argumento.
—¿Qué?
—Cristo, ¿no la viste haciendo eso? —No pude evitar reírme—. Dijo que no
quería decirme lo que realmente pensaba por temor a perder su trabajo, así que
fingió estar escribiendo en el aire como una loca para sacarlo de su sistema. Esa es
la loca que has contratado.
Mi abuela inclinó la cabeza hacia atrás riendo.
—Esa es una gran idea, en realidad. Algunos políticos deberían tomar
lecciones de ella. Todos podríamos aprender a pensar antes de hablar, incluso si eso
significa escribirlo en lugar de decirlo. A eso me refiero con ella. Es única.
Puse los ojos en blanco.
—Es única, está bien.
Su expresión se suavizó mientras colocaba su mano en mi hombro.
—¿Puedes hacerme un favor y al menos intentar que se sienta bienvenida?
—No suena como si tuviera una opción. —Suspiré con exasperación.
—Lo tomaré como un sí. Puedes practicar en los Hamptons mañana. Te va a
ayudar en la finca de Bridge Hampton. Lorena está fuera toda la semana. Como
hemos hecho en el pasado, la asistente de la compañía va cuando Lorena no puede
estar allí para ayudar durante las presentaciones.
Genial. Un día entero con ella.
Se levantó y se dirigió hacia la puerta antes de darse la vuelta por última vez.
—Charlotte sabe una o dos cosas sobre un corazón roto. Tienes más en
común con ella de lo que crees.
Me molestaba cada vez que mi abuela aludía a mi ruptura con Allison. No solo
no tenía lugar en esta discusión, sino que también me obligaba a tener que pensar
en cosas que estaba tratando de olvidar. Realmente había estado haciendo un 42
esfuerzo para seguir adelante con el dolor que acompañaba el final de esa relación.
Me quedé mirando por la ventana la mayor parte de la siguiente media hora,
moviendo mis pulgares e intentando comprender el hecho que Charlotte ahora
trabajaba aquí. Su final aquí fue definitivamente una extraña coincidencia.
Simplemente no había manera que pudiéramos trabajar juntos todos los días sin
tener que enfrentarnos constantemente.
Decidí dirigirme a su oficina y establecer algunas reglas básicas: Describir
cuáles eran mis expectativas para el tiempo que estaría trabajando bajo mis órdenes
mañana.
Bajo mis órdenes.
Rápidamente aparté la visión de su pequeño cuerpo obedeciendo mis
órdenes. Eso era lo gracioso de tener desdén hacia alguien que era físicamente
atractivo. Era como una batalla entre la mente y el cuerpo que, en circunstancias
normales, el cuerpo estaría destinado a ganar.
Pero estas no eran circunstancias normales. Charlotte Darling estaba lejos de
lo normal, y necesitaba mantener la guardia alta.
Preparándome para darle un sermón, pisoteé por el pasillo y respiré
profundamente antes de abrir la puerta de su oficina sin llamar.
La vista de mi hermano, Max, con los pies en alto en el sofá, me lanzó en un
bucle. Aunque no debería haber sido una sorpresa que se apresurara a impresionar
a la asistente nueva. Era típico de Max.
—¿Puedo ayudarlo, señor Eastwood? —preguntó fríamente.
Max sonrió.
—Charlotte, sé que ustedes dos ya se conocieron, pero permíteme
presentarte formalmente a mi hermano mayor, también conocido como nuestro
malvado señor.
Genial.
El mujeriego de Ken no había perdido tiempo en hacer un movimiento hacia la
Barbie nórdica.

43
Charlotte
E l estado de ánimo había cambiado por completo al segundo en que Reed
entró en la habitación. La vibra me recordó a cuando estaba en la escuela
primaria y la maestra de repente apagaba las luces para calmar a la clase alborotada.
La diversión había terminado oficialmente.
De repente, mis palmas volvieron a sudar.
Tomando un sorbo del café de caramelo helado que Max me había traído del
Starbucks al otro lado de la calle, traté de calmarme, pero no estaba funcionando.
Todo sobre Reed me intimidaba, su estatura, su corbata de lazo y tirantes, su voz
profunda. Pero lo que más me intimidaba era el hecho que sospechaba que me
odiaba. Entonces, estaba eso.
Su hermano, Max, por otro lado, era todo lo contrario: Encantador y realista.
Si esto fuera una escuela secundaria y no una empresa estadounidense, Max sería el 44
payaso de la clase. Reed sería el profesor de mal humor.
Max se las había arreglado para ayudarme a olvidarme momentáneamente
del sermón de Reed. Pero el indulto fue de corta duración.
Reed le lanzó a Max una mirada ceñuda.
—¿Que estás haciendo aquí?
—¿Qué parece que estoy haciendo? Dando la bienvenida a nuestra nueva
empleada, que es más de lo que puedo decir de ti.
Los ojos de Reed eran como dagas. Parecía aún más perturbado porque le
había contado a Max lo que había sucedido allí. Pero no pude evitarlo. Max me había
preguntado qué estaba mal, y había decidido ser sincera al respecto. Lo que estaba
mal era Reed Eastwood.
El Eastwood más joven, por otro lado, me había dicho que no tomara nada de
lo que su hermano mayor dijera o hiciera personalmente, que Reed a veces podía
ser duro incluso con él. Me había asegurado que Reed no era tan cruel como podría
parecer. Al parecer, había tenido un año difícil. Era realmente difícil imaginar que era
la misma persona que había escrito esa sincera nota azul. Lo que me hizo
preguntarme por Allison. ¿Lo había dejado ella por su actitud? Ciertamente no estaba
fuera del ámbito de lo posible. Sentí una punzada de culpa al saber sobre su boda
fallida y que él no tenía ni idea de cómo realmente había venido a buscarlo.
Reed hizo un gesto hacia su hermano.
—¿No tienes que, no sé, limpiarte los zapatos o algo así, Max?
Max se cruzó de brazos.
—No. En realidad, estoy bien. Mi horario está despejado por hoy.
—Qué sorpresa.
—Vamos… ya sabes que soy el presidente del comité de bienvenida. —Max
tomó un sorbo de su café y se sentó más profundamente en el sofá de cuero negro.
—Es curioso cómo el comité de bienvenida parece ser muy selectivo. No te
veo en la contabilidad dando la bienvenida al nuevo contable que acaba de
comenzar hoy.
—Esa sería mi próxima parada.
—De acuerdo. —Reed miró a su hermano.
Los dos eran similares pero diferentes. Aunque se parecían y ambos tenían
una apariencia oscura, Max tenía el cabello más largo y parecía más despreocupado
y más relajado con una sonrisa de mierda. Reed era más arreglado y perpetuamente
enojado. Esto último no debería haberme atraído, pero había algo sobre lo 45
inalcanzable que siempre me había parecido atractivo. A través de su pesado
coqueteo, Max dejó claro que probablemente podría tenerlo si lo quisiera. Y eso me
desanimó un poco. Por otro lado, ni siquiera estaba segura si Reed me odiaba, pero
estaba cautivado por su misteriosa personalidad.
—Bueno, necesito hablar con Charlotte —dijo Reed—. Sobre negocios reales,
a diferencia de lo que sea que llamas a lo que estabas haciendo ahora. Danos algo
de privacidad, por favor.

Me senté más recta en mi silla cuando Reed cerró la puerta detrás de su


hermano. A diferencia de Max, no se sentó en el sofá. No, este hermano prefería
estar de pie con los brazos cruzados mientras me miraba por encima de la nariz. Y
no estaba aguantando más. Me puse de pie, me quité los tacones en el aire y me
subí a mi silla.
—¿Qué crees que estás haciendo? —Me miró de reojo.
Imitando su postura, crucé mis brazos sobre mi pecho y lo miré por encima
de mi nariz.
—Te estoy mirando.
—Baja.
—No.
—Señorita Darling, baje de ahí antes que se caiga y se lastime. Estoy seguro
de que los años de practicar equilibrio con un perro en la parte delantera de su tabla
de surf la han hecho pensar que es capaz de montar una silla con ruedas, pero puedo
asegurarle que se cae y se rompe el cráneo en el borde del escritorio. Va a doler.
Dios, este hombre era un asno tan pomposo.
—Si quieres que me baje, tendrás que sentarte para hablar conmigo.
Suspiró.
—Bien. Baja.
Solo por molestar un poco, fingí tambalearme antes de bajar. Reed corrió a
mi lado para atraparme. Bueno, quién lo diría, el señor Gruñón tiene un lado
caballeresco. No pude ocultar mi sonrisa.
Frunció el ceño.
46
—Lo hiciste a propósito.
Salté y extendí mi mano hacia las sillas al otro lado de mi escritorio.
—¿Por qué los dos no tomamos asiento, señor Eastwood?
Masculló algo que no pude descifrar, pero se sentó.
Doblé mis manos sobre mi escritorio y le mostré mis blancos dientes.
—Entonces, ¿qué es lo que querías discutir?
—Nuestro viaje de mañana.
Iris había mencionado que tendría que ayudar con una propiedad que se
exhibirá en el este mañana, pero como no tenía idea de que él era su nieto en ese
momento, todavía no había juntado las piezas. Genial, todo un día con el hombre que
me odia. Y aquí pensando que estaba teniendo un nuevo comienzo en este nuevo
trabajo perfecto. En cambio, tendría un hombre que no podría esperar para que
metiera la pata viéndome como un halcón cada segundo.
—¿Qué te gustaría contarme sobre el viaje? —Saqué una libreta y preparé un
bolígrafo.
—Bueno, para empezar, nos vamos a las cinco y media, en punto.
—¿Por la mañana?
—Sí, Charlotte. Las personas tienden a querer visitar grandes fincas con acres
durante el día.
—No tienes que ser tan condescendiente. Soy nueva, ya sabes.
—Soy dolorosamente consciente de ese hecho, sí.
Puse los ojos en blanco y anoté cinco y media en mi bloc de notas, agregando
las palabras EN PUNTO en mayúsculas con doble subrayado mientras me miraba.
—Cinco treinta será —le dije—. ¿Me reuniré contigo en la estación de tren?
—Vamos a conducir.
—Bueno.
—Tengo una llamada telefónica a las siete de la mañana con un cliente en
Londres. Cuando Lorena y yo salimos por el día, generalmente conduzco durante la
primera hora más o menos. Cuando llegamos al final de la Interestatal, tomamos
algo de desayuno y ella conduce el resto del camino para que pueda atender mis
llamadas y trabajar en los correos electrónicos antes de llegar a la propiedad.
—Eh. No conduzco.
—¿Qué quieres decir con que no conduces?
—Significa que no tengo una licencia, por lo que no podré tomar un turno.
47
—No estaba haciendo la pregunta literalmente. Me preguntaba por qué una
mujer de veintitantos años todavía no tiene su licencia.
Me encogí de hombros.
—Simplemente no lo hago. Mucha gente que vive en la ciudad no conduce.
—¿Nunca has intentado aprender?
—Está en mi lista de tareas pendientes.
Reed dejó escapar otro fuerte suspiro y sacudió la cabeza.
—Bien. Yo conduciré todo el viaje. Envíame tu dirección por correo electrónico
y te recogeré. Debes estar lista.
—No.
Sus cejas se alzaron.
—¿No?
Supuse que este hombre no estaba familiarizado con que le dijeran que no
con demasiada frecuencia.
—Te veré en la oficina.
—Es más fácil para ti si te recojo en casa a esa hora.
—Está bien. No me siento cómoda contigo viendo dónde vivo.
Reed se frotó las manos arriba y abajo de su rostro.
—Sabes que puedo ingresar a la base de datos de empleados y buscar tu
dirección cuando lo desee, ¿verdad?
—Está bien. Pero saber dónde vivo y ver dónde vivo son dos cosas diferentes.
—¿Cómo es eso?
—Bien… —Me senté en mi silla e hice un gesto hacia el atuendo que llevaba—
. Sabes que estoy desnuda aquí debajo. Pero eso no significa que tenga que
mostrarte mis pechos.
Sus labios llenos se curvaron en una sonrisa maliciosa cuando sus ojos se
posaron en la insinuación de escote que mi camisa mostraba.
—No creo que sea lo mismo. Pero como quieras.
Este hombre tenía la capacidad de desconcertarme con una mirada. Enderecé
mi espalda y sostuve mi pluma en el cuaderno otra vez.
—¿Qué más?
—Estamos mostrando la finca de Bridge Hampton a dos familias. Esta es una
propiedad de siete millones de dólares, y nuestros clientes esperan privacidad.
48
Deberás estar en la puerta principal para que nadie entre en la casa durante la
presentación. Si la segunda familia llega demasiado pronto, eres responsable de
limitarlos a la sala de estar en el frente que está fuera del pasillo principal.
—Bien. Puedo manejar eso.
—Haz que el servicio de catering se instale en esa sala para que puedas
ofrecer algo a los clientes mientras esperan. Por supuesto, debes ofrecerles algo a
ambas familias cuando lleguen. Pero también es una forma discreta de hacer que los
compradores que se presentan demasiado pronto pasen a una habitación mientras
termino una muestra.
—¿Catering?
—Citarella. Están en el directorio de proveedores. Debes descargar la
información de contacto a tu teléfono en caso de que haya algún problema.
Incliné mi cabeza hacia un lado.
—¿Cómo es que los posibles compradores de Bridge Hampton obtienen
alimentos y yo no? Mi penthouse tenía un precio más alto.
Reed sonrió.
—Eso sería porque le dije a Lorena que no te ofreciera comida ya que había
descubierto que eras una falsa.
—Oh.
—Sí. Oh.
—Por favor, vístete también apropiadamente. Nada muy ajustado que
distraiga.
Me ofendí ante ese comentario. Siempre me vestía apropiadamente para el
trabajo.
—¿Distraiga? ¿Que se supone que significa eso? Y… ¿distraer qué?
Reed se aclaró la garganta.
—No importa. Solo usa algo como lo estás usando ahora. Es un día de trabajo
y no un viaje de un día a los Hamptons para divertirse. Y… sería a quién.
—¿Quién? ¿Qué?
—Dijiste: “Distraer qué”. Sería “a quién”.
Puse los ojos en blanco.
—Fuiste a una de esas escuelas preparatorias para hombres, ¿verdad?
Reed ignoró mi pregunta.
—Hay información de la propiedad en el archivo. Deberías familiarizarte con 49
las comodidades para que puedas responder cualquier pregunta que pueda surgir
si no estoy disponible.
Escribí una nota.
—Bueno. ¿Algo más?
Metió la mano en el bolsillo del pantalón y sacó su celular.
—Programa tu número en caso de que haya un cambio de planes.
Empecé a escribir.
Nombre: Charlotte
Apellido: Darling
Compañía: Sonreí internamente mientras reflexionaba escribir Deez Nuts, pero
luego lo pensé mejor. Al menos pensé que había sonreído por dentro.
—¿Qué estás haciendo? —Reed estiró el cuello, mirando hacia su teléfono.
—Nada.
—Entonces, ¿por qué vi un destello del diablo en tu rostro por un momento?
Extendí mi mano con el teléfono hacia él.
—Mi abuela siempre decía que una dama sonreía como un ángel y se
guardaba sus pensamientos diabólicos para sí misma.
Gruñó y se puso de pie.
—No es de extrañar que Iris y tú se llevaran tan bien.
Sin decir que terminó con nuestra conversación, Reed caminó hacia la puerta.
—Por cierto, estaba mirando mi teléfono mientras caminaba antes cuando me
estrellé contra ti. Mi abuela dijo que era un jarrón en tus manos lo que se rompió
por todo el piso. Tráeme el recibo y te lo reembolsaré.
Negué.
—No hay necesidad. Los suministros eran sólo unos pocos dólares. Yo lo hice.
Sus cejas fruncieron.
—¿Lo hiciste?
—Sí. Esculpo. Y hago cerámica. Bueno, solía hacerlo de todos modos. Cuando
Iris y yo nos conocimos en el baño, mencioné eso y dije que extrañaba hacerlo. Me
alentó a comenzar de nuevo, a retomar el rumbo con cosas que me hacen feliz. Así
que pasé el fin de semana haciéndolo. Habían pasado algunos años y, bueno, tenía
razón. Necesito centrarme en las cosas que me hacen feliz en lugar de detenerme
en el pasado, que no puedo cambiar. Hacer ese jarrón fue el primer paso en la 50
dirección correcta para mí.
Reed me miró divertido durante un largo rato, luego se dio la vuelta y salió
por la puerta sin decir una palabra. Qué imbécil. Un hermoso y arrogante imbécil que
se veía tan bien de frente como de espaldas.

Más tarde ese día, noté una nota azul en mi escritorio. Realmente me tomó
desprevenida y me hizo detenerme por un momento antes de levantarla. Eso es
porque era exactamente la misma papelería azul que la del vestido de novia.
Los escalofríos me recorrieron la espalda. Casi me había olvidado de esa
hermosa nota y de las emociones que había sentido cuando la descubrí por primera
vez. No podía imaginarme que el hombre desagradable que llegué a conocer podría
ser tan romántico. El Reed que encontré fue pragmático y frío. Me hizo sentir aún
más curiosidad por lo que había agriado a un hombre que alguna vez fue tan dulce.
Suspiré.
Una nota azul de Reed.
Para mí
Esto se siente surrealista.
En la parte superior estaban las letras en relieve que decían Del escritorio de
Reed Eastwood. Respiré hondo y leí el resto:

Charlotte
Si tiene más preguntas sobre Bridge Hampton, siéntete libre de escribirlas en el
aire para mí.
Reed

51
Reed
M e detuve en el semáforo de la esquina quince minutos antes. Charlotte
ya estaba allí, de pie delante del edificio. Como la luz era roja, me dio
tiempo para observarla desde la distancia. Miró su reloj y luego miró a la acera antes
de caminar hacia una botella de agua vacía, tendida en la acera. La recogió, luego
miró un poco más alrededor.
¿Qué demonios estaba haciendo? ¿Está buscando botellas en las calles de
Manhattan para entregar por un depósito de cinco centavos? Esta mujer
definitivamente estaba loca. ¿Quién tenía tiempo para esta mierda? La observé
mientras caminaba hacia otra cosa, se inclinó para recogerlo, luego se alejó unos
pasos y lo hizo de nuevo. Qué demonios…
La luz se puso verde, así que procedí a girar a la derecha y bajar por la calle
de un solo sentido frente a nuestro edificio. Charlotte dio un paso cauteloso hacia 52
atrás, luego se inclinó para ver quién era. La mujer estaba recolectando un tesoro
infestado de gérmenes en una calle de la ciudad de Nueva York y estaba preocupada
porque el Mercedes S560 pudiera ser un problema. Bajé mi ventana tintada.
—¿Estás lista?
—Oh. Sí. —Miró a la derecha, luego a la izquierda y levantó su dedo índice
antes de vagar a mitad de la cuadra—. Un segundo. —Mis ojos la siguieron mientras
caminaba hacia un cubo de basura y tiraba la basura que había recogido. Genial. No
solo limpia las calles de la ciudad al romper el alba, sino que su trasero con esa falda
luce fantástico mientras lo hace.
Abrió la puerta del pasajero y entró.
—Buenos días.
Alegre, también. Perfecto.
Señalé la guantera.
—Hay toallitas allí.
Su pequeña nariz se arrugó en confusión.
Suspiré.
—Para limpiarte las manos.
Esa sonrisa diabólica estaba de vuelta. Charlotte levantó las manos, con las
palmas hacia mí, y las agitó frente a mi rostro, burlándose.
—¿Te dan fobia los gérmenes?
—Solo límpialas. —Este iba a ser un día largo.
Me aparté del bordillo y me dirigí hacia el túnel mientras se limpiaba las
manos. Ninguno de los dos dijo una palabra más hasta que estuvimos fuera de la
ciudad y en fila para pagar el peaje al otro lado de Manhattan.
—¿No tienes uno de esos pases? —preguntó, mirando el gran cartel que
decía: SOLO EFECTIVO.
—Un E-ZPass. Sí. Pero la última vez que lo usé estaba en mi otro auto, y lo
olvidé allí.
—¿Es tu otro auto una furgoneta de trabajo o algo así?
—No. Es un Range Rover.
—¿Por qué necesitas dos autos?
—¿Por qué haces tantas preguntas?
—Cielos. No tienes que ser tan grosero. Solo estaba tratando de entablar una
conversación. —Miró por la ventana.
53
La verdad era que el Rover había sido de Allison. Pero no estaba abriendo esa
lata de gusanos con esta mujer. Había dos autos delante nuestra en la fila, así que
metí la mano en mi bolsillo para agarrar un billete de veinte y me di cuenta de que
había tirado mi billetera en la guantera.
—¿Podrías sacar mi billetera de la guantera?
Siguió mirando por la ventana.
—¿Qué hay de usar un “por favor” en esa oración?
Frustrado, y frente a solo un automóvil entre el cobrador de peajes y yo, me
incliné y agarré mi billetera. Esa posición, desafortunadamente, también me dio una
vista espectacular de las piernas bronceadas, tonificadas, y bien formadas de
Charlotte. Cerré de golpe la puerta de la guantera.
Una vez pasamos el peaje y tomamos la autopista de Long Island, decidí
probar qué tan bien, nuestra nuevo asistente, seguía las instrucciones.
—¿Cuántos dormitorios y baños tiene la propiedad que estamos mostrando
hoy?
—Cinco habitaciones y siete baños. Aunque no tengo idea de por qué alguien
necesitaría siete baños.
—¿Construcción de la piscina?
—Gunitado. Climatizada. Con la forma de un lago de montaña con una terraza
italiana importada de mármol envejecido y una cascada.
Había hecho su tarea… aunque… lancé unas bolas curvas en su dirección.
—¿Metros cuadrados?
—Son 1448 para la casa principal. Un adicional de 198 para la casa de la
piscina, que también es climatizada.
—¿Número de chimeneas?
—Cuatro dentro, una afuera. El interior es todo gas, fuera es leña.
—¿Marcas de electrodomésticos?
—Viking, Gaggenau, y Sub-Zero. En realidad, hay un refrigerador y congelador
Sub-Zero Pro-Series por separado en la cocina principal y otra unidad combinada en
la casa de la piscina. Y, en caso de que te lo preguntes, los tres refrigeradores,
combinados, cuestan más que un nuevo Prius. Lo comprobé.
Mmm.
Quería que se equivocara, así que me metí en una pregunta que no estaba en
54
el prospecto.
—¿Y la decoración interior fue hecha, por qué?
—Carolyn Applegate de Applegate and Mason Interiors.
Tuve la batalla más extraña librándose dentro de mí. A pesar de que había
querido hacerla equivocarse para que cometiera un error, una parte de mí también
celebró con el puño en alto que lo había entendido bien.
—Y es “quién” —murmuró, su voz se apagó.
—¿Perdón?
—Dijiste: “¿Y la decoración interior fue hecha, por qué?” Sería “quién”.
Tuve que fingir toser para esconder mi sonrisa.
—Bien. Me alegra que hayas hecho tu tarea.
Llegamos a la finca de Bridgehampton una hora antes de la primera
exhibición. Los del catering estaban ocupados preparándose. Necesitaba hacer
algunas llamadas y contestar correos electrónicos, así que le dije a Charlotte que
recorriera la propiedad para familiarizarse con ella. Media hora después, la encontré
en la gran sala estudiando una pintura.
Caminé detrás de ella.
—El dueño es un artista. Ninguna de las pinturas forma parte de la venta.
—Sí. Leí eso. Es bastante increíble. ¿Sabías que va a hogares de ancianos y
escucha cómo las personas conocieron a sus esposas y luego pinta la imagen que ve
al escuchar su historia de amor? Me pregunto si este es uno de ellos. Es tan
romántico.
La pieza mostraba a una pareja en una cita en un restaurante, pero la mujer
parecía estar mirando a un hombre diferente, uno sentado en una mesa frente a ella,
y con una sonrisa furtiva.
—¿Qué parte es romántica? ¿La parte en la que la mujer está mirando a un
hombre diferente al que está pagando la cuenta, o la parte en la que el pobre tonto
al que está mirando todavía no se da cuenta de que le hará lo mismo en unos meses?
Miré la pintura, simpatizando silenciosamente con el tonto desprevenido.
Confía en mí, amigo, es mejor que te des cuenta de que ella no es fiel ahora.
Charlotte se dio la vuelta y me miró.
—Vaya. Realmente eres un soplo de aire fresco, ¿verdad?
—Soy realista.
Sus manos fueron a sus caderas.
—Oh, ¿en serio? Dime algo positivo de mí, entonces. Un realista puede ver 55
tanto positivo como negativo en las personas. Lo único que has visto en mí desde
que nos conocimos es negativo.
Charlotte era baja, incluso con los tacones que tenía puestos. Y desde la
proximidad en la que estábamos de pie, tuve una vista directa hacia abajo de su
blusa de seda. No pensé que apreciase los pensamientos positivos que tenía en este
momento. Así que me di la vuelta y me alejé.
—Estaré en la cocina cuando lleguen los primeros clientes.

Incluso los idiotas dan un cumplido de vez en cuando si es necesario. Y tal vez
solo había sido demasiado duro con Charlotte. Pero algo en ella me irritaba. Tenía
una inocencia que quería romper, y no estaba muy seguro de por qué.
—Hiciste un gran trabajo hoy. —Cerré la puerta principal y extendí la mano
para que Charlotte bajara los escalones antes que yo.
Siendo su habitual dolor en el culo, no podía simplemente tomar el cumplido.
Se llevó una mano a la oreja y sonrió.
—¿Qué fue eso? No lo escuché del todo. Tendrás que repetirlo.
—Sabionda. —Caminamos juntos hacia el auto. Abrí la puerta del pasajero y
esperé hasta que entró antes de cerrarla.
Al retirarme del largo camino de entrada, pregunté:
—¿Cómo supiste todas esas cosas sobre Carolyn Applegate? —El primer
cliente no estaba convencido inicialmente con el diseño interior de la casa, pero
cuando Charlotte soltó el nombre de una docena de celebridades que recientemente
habían redecorado sus casas por la misma diseñadora, la mujer parecía ver el lugar
a través de lentes más brillantes. Esa pequeña venta que había hecho podría haber
cambiado el resultado completo de la visita de hoy.
Charlotte era inusual, eso era seguro, pero tenía que admitir que los instintos
de mi abuela solían ser correctos. No había llegado a donde está hoy por accidente.
Iris lee bien a la gente, y estaba empezando a parecer que su impresión de Charlotte
no estaba totalmente equivocada. Tal vez estaba dejando que mis sentimientos por
otra hermosa rubia mancharan mi juicio inicial un poco.
—Google —dijo—. Puse el nombre de los propietarios actuales y los encontré 56
en la lista de clientes en el sitio web del diseñador. Luego me acerqué a algunos de
sus otros clientes. Cuando mencioné que la diseñadora también había hecho la casa
de Christie Brinkley a unos pocos kilómetros de distancia, los ojos de la señora
Wooten se iluminaron. Así que abrí el sitio web y le mostré que las fotos de la casa
de Christie tenían una tela similar en las almohadas del sofá.
—Bueno, funcionó. Cambiaste su vista inicial de la casa. Y con la segunda
pareja, fingiendo que te gustaba su pequeño monstruo, funcionó a la perfección.
Frunció el ceño.
—No estaba fingiendo. El niño era adorable.
—Estaba gritando todo el tiempo.
—Tenía tres años.
—Lo que sea. Me alegra que pudieras callarlo.
Negó.
—Vas a hacer a una mujer desafortunada y serás un marido miserable y un
padre impaciente algún día.
—No, no lo seré.
—¿Oh? ¿Eres más amable con las mujeres con las que sales?
—No, no planeo casarme o tener hijos. —Mis nudillos se pusieron blancos
por el agarre mortal con el que sujeté el volante.
Charlotte estaba callada, pero una rápida mirada de reojo a la expresión de
su rostro me dijo que había abordado un tema que planeaba analizar todo el viaje
en auto a casa. Necesitaba cortar esa mierda de raíz, así que volví a centrar la
atención en los negocios.
—Necesitaré que envíes un correo electrónico de seguimiento de mi parte a
ambas parejas. Agradéceles por venir a ver la propiedad y asegúrate que podemos
hablar por teléfono la próxima semana.
—Está bien.
—También llama a Bridgestone Properties, en Florida. Pregunta por Neil
Capshaw. Dile que eres mi nueva asistente y pregunta por el estado de la propiedad
de Wooten Boca que están vendiendo. Referimos muchos negocios a su agencia,
por lo que estarán encantados de compartir información. Si los Wooten tienen un
comprador para eso, podrían estar más inclinados a comprar la casa de verano de
Bridgehampton más temprano que tarde.
Sacó su teléfono y comenzó a escribir notas en él.
57
—Bien. Seguimiento por correo electrónico a compradores. Llamar a
Capshaw. Lo tengo.
—También hay una cita en mi calendario para mañana a las cuatro en punto
que necesito cambiar. A ver si puedes moverla a las cuatro y media.
—Está bien. ¿Con quién es la cita?
—Iris.
Charlotte levantó la vista de su teléfono.
—¿Quieres que llame a Iris, tu propia abuela, para cambiar una cita?
—Sí. Eres mi asistente. Eso es lo que hacen los asistentes. Hacen citas, cambian
citas, e incluso cancelan citas en alguna ocasión. ¿No recibiste el memo que decía
que era parte de tus funciones de trabajo?
—Pero es tu abuela. No todas las relaciones deben ser tratadas como
negocios, incluso cuando se trata de negocios. ¿No deberías llamarla tú mismo?
—¿Por qué?
Charlotte negó y exhaló.
—No importa.
Por suerte para mí, condujimos en silencio por un rato después de eso. El
tráfico era escaso y nos las arreglamos para llegar a la autopista sin que la pequeña
Miss Sunshine me dijera cómo hacer mi trabajo. Estaba a punto de tomar la 495
cuando Charlotte cruzó las piernas en el asiento del pasajero, y mis ojos se desviaron
de la carretera durante una fracción de segundo. No podría haber sido más largo
que eso. Sin embargo, lo siguiente que supe es que Charlotte estaba gritando y
agarrando algo a lo que aferrarse.
—¡Cuidado!
Instintivamente, pisé los frenos antes de haber tenido la oportunidad de
averiguar qué demonios estaba pasando. Todo lo que sucedió después de eso vino
en cámara lenta.
Miré hacia arriba.
Una criatura peluda se escurrió por el camino frente a nosotros.
Mi auto se detuvo con un chirrido, y pude ver lo que casi había golpeado.
Una ardilla.
Una maldita ardilla.
Me había dado un susto de muerte porque un roedor había cruzado la calle.
Increíble. Estaba a punto de sermonearla cuando un gran estallido me detuvo.
Sorprendido, me tomó un minuto darme cuenta de lo que había sucedido. 58
Alguien nos había golpeado por detrás.
Charlotte
—¡Mierda! —espetó Reed antes de salir del auto y golpear la puerta.
No había podido mover el auto a un lado de la carretera. Lo que
sea que haya pasado, hacía que no pudiera arrancar.
Mi corazón estaba latiendo.
Está bien.
Estamos bien.
La ardilla, también.
Todo el mundo está bien.
Todavía entumecida cuando salí, fui vagamente capaz de registrar los sonidos
apagados de Reed discutiendo con el conductor de la camioneta roja que nos había
golpeado. 59

—¿Qué puedo hacer para ayudar? —pregunté.


—Llama a la policía. Vamos a necesitar un informe. Luego busca la compañía
de remolques más cercana mientras obtengo la información del seguro de este tipo.
—Sacó algo de su billetera—. Aquí está mi tarjeta AAA. Diles que estamos justo al
lado de la salida 70 en Manorville.
Una hora y media después, la policía finalmente se fue y un conductor de un
camión de remolque llegó y nos llevó al mecánico más cercano.
Después de una larga espera, el mecánico salió a vernos.
Desafortunadamente, el veredicto sobre el Benz de Reed no fue bueno.
Se limpió un poco de grasa de la frente y dijo:
—Tiene el parachoques trasero abollado y rozando su neumático. Debería
poder arreglar esto para mañana por la mañana.
Una mirada de preocupación apareció en el rostro de Reed.
—¿Mañana por la mañana? Tenemos que volver a la ciudad esta noche.
—Este es el servicio más rápido que vas a conseguir aquí. La mayoría de la
gente probablemente te dirá un par de días o más.
Reed dejó escapar un profundo suspiro de frustración antes de pasar sus
dedos por su cabello.
—¿Cómo vamos a volver? —le pregunté.
—No creo que volvamos esta noche. Puedes llamar a un servicio de
automóviles y facturar a la compañía si no te gusta la idea de quedarte aquí en la
ciudad. De lo contrario, resérvanos un par de habitaciones cerca. No tiene sentido
para mí alquilar un automóvil y conducir dos horas de regreso a la ciudad si tengo
que recogerlo aquí por la mañana.
El dueño de la tienda llamó a Reed para discutir el pago mientras reflexionaba
sobre lo que quería hacer. A pesar de que tenía una tendencia a ponerse debajo de
mi piel, no pensé que dejar a mi jefe aquí en medio de Long Island fuera una forma
de causar buena impresión. Quería demostrar que era una jugadora de equipo,
mostrarle que estaba dedicada a mi trabajo. Había un gran potencial de crecimiento
en la empresa, y necesitaba aprovechar cada oportunidad para probarme a mí
misma, especialmente teniendo en cuenta mi difícil comienzo. Lo que tenía que hacer
estaba claro. Me puse a trabajar buscando algunos números de teléfono de los
hoteles locales.
Reed parecía aún más frustrado cuando regresó de la recepción.
60
—¿Decidiste qué vas a hacer?
—Reservé dos habitaciones en Holiday Inn, está cerca.
—¿Holiday Inn? ¿No hay otras opciones?
—Estoy segura de que probablemente estás acostumbrado a Gansevoort o
The Plaza. Pero me encanta el Holiday Inn. ¿Qué pasa con el Holiday Inn?
Murmuró algo, luego dijo:
—Nada. No pasa nada… —Dudó, luego respiró hondo—. Está bien. Gracias.
—También ordené un Uber. Estará aquí en unos minutos.
Sonrió con los dientes apretados.
—Genial.
Me di cuenta de que estaba enojado por toda esta situación. La idea de pasar
más tiempo de lo necesario conmigo probablemente le molestó. También me
molestó, porque nos habíamos estado llevando bastante bien hoy. De hecho, me
sorprendió lo bien que trabajamos juntos. Esta situación frenó lo que, de otro modo,
fue un día realmente productivo.
Desafortunadamente, el conductor de Uber que apareció para llevarnos
conducía un Mini Cooper. Reed y yo apenas cabíamos en el asiento trasero. Gruñó
por lo bajo mientras nos aplastábamos juntos. Sus largas piernas estaban apretadas.
La conducción era errática, también. Giro agudo tras giro brusco, fui empujada
contra el cuerpo duro de Reed. Traté de no pensar en el hecho de que mi cuerpo
reaccionó con cada contacto.
Hablé con el conductor.
—¿Puedes parar en ese Walmart más adelante? Te prometo que seré rápida.
La frustración de Reed se elevó por las nubes.
—¿Qué necesitas en Walmart?
—Algunos artículos de cuidado personal, un traje de baño y algunos
bocadillos para la habitación.
Sus ojos se ensancharon.
—¿Un traje de baño?
—Sí. El hotel tiene una piscina cubierta climatizada. —Sonreí.
—Qué edad tienes… ¿diez? Esto no son unas vacaciones. ¿Comeremos en
Chuck E. Cheese2 para la cena?
Era tan condescendiente a veces.
61
—Los adultos también pueden disfrutar nadando, ya sabes. Es una excelente
manera de relajarme y descansar de un día estresante, y viviendo en la ciudad, rara
vez tengo la oportunidad de nadar en una piscina. Así que puedes apostar que voy
a sacarle el valor de mi dinero a este hotel. Bueno, es tu dinero. —Hice una pausa
antes de salir del auto—. ¿Quieres algo?
—No.
—Volveré en cinco —dije antes de cerrar la puerta.
Quince minutos más tarde, Reed se mostró molesto cuando regresé al auto
con mis cosas.
—Eso no fueron cinco minutos.
—Lo siento. El hombre que estaba delante de mí en la fila estaba discutiendo
con el cajero sobre el precio de las cortadoras de pelo de nariz.
—¿En serio?
—No podría inventar eso ni aunque lo intentara.

2
Chuck E. Cheese: Cadena de restaurantes familiares estadounidense.
Reed dejó escapar un suspiro exagerado. Tan enojado como parecía, todavía
era muy guapo, a veces incluso más cuando estaba enojado. Estaba vestido un poco
más casual hoy, con un polo azul marino que se ajustaba cómodamente sobre sus
anchos hombros y pantalones caquis. Se veía malditamente sexy.
Busqué en la bolsa de Walmart y saqué los dulces que había comprado. Al
abrirlo, desenvolví un trozo de regaliz de fresa y lo sostuve frente a su rostro.
—¿Twizzler?
Negó y se echó a reír, pareciendo finalmente ceder a la situación que se veía
obligado a soportar. Para mi sorpresa, en lugar de burlarse de mí otra vez, tomó el
Twizzler y comenzó a devorarlo. Sus dientes se hundieron tan bien mientras tiraba
que prácticamente podía sentir el mordisco en mi carne. Me estremecí. Cuando
terminó, extendió la mano en una solicitud silenciosa de más. Por primera vez, fue
evidente que tenía un lado más relajado enterrado debajo de ese exterior cubierto.
Eso me hizo tener esperanzas sobre la posibilidad de una mejor relación de trabajo
con él.
El Mini se detuvo con un chirrido y nos dejó en el Holiday Inn.
Reed nos consiguió las llaves y, justo cuando estaba pagando, su billetera se
resbaló de sus manos y cayó al piso de mármol. Una foto que debió haber sido
metida en ella yacía en el suelo. La reconocí de inmediato como la foto de
compromiso de su perfil de Facebook.
62
Oh, Dios mío. Todavía tiene su foto.
¿Por qué?
Esta fue la primera vez que realmente me di cuenta de que el mismo hombre
que había escrito la nota azul todavía estaba en algún lugar dentro de él. Tal vez
realmente no había cambiado tanto. Tal vez solo estaba fingiendo haber cambiado.
Necesitaba saber más, pero tuve que actuar con indiferencia para que no
sospechara que sabía algo que no debía.
Agachándome para recoger la billetera y la foto, me hice la tonta cuando le
entregué todo.
—¿Quién es esa mujer?
—No es nadie.
Mi corazón latía con fuerza mientras nos dirigíamos hacia el ascensor. Fuimos
a nuestro piso en silencio.
Me acompañó a mi habitación, que estaba a tres puertas de la suya.
¿Eso fue todo? ¿Solo iba a fingir que llevaba una foto en su billetera de alguien
que no significaba nada para él? ¿Esperaba que creyera eso?
Mi entusiasmo ante la perspectiva de descubrir una pieza faltante del
rompecabezas de Reed Eastwood me llevó a seguir adelante.
—No te creo cuando dices que era una imagen de nadie.
—¿Disculpa?
Las palabras se escaparon.
—Te busqué una vez en Facebook. Esa es tu foto de compromiso. Su nombre
es Allison. Sé que no es de mi incumbencia, pero así es como sé que mientes.
Oh. Mierda.
¿Qué está mal conmigo?
—¿Tú, qué? —espetó.
—Lo siento. Pero no puedes decirme que nunca has hecho eso… buscar a
alguien.
—No, no lo he hecho. No soy un acosador profesional como ciertas personas.
Casi tenía miedo de preguntar.
—¿Qué le pasó?
Ignoró mi pregunta.
—Esto está fuera de lugar.
—A menudo me pregunto si ella es la razón por la que eres como eres. 63

—¿Disculpa? ¿La manera como soy?


—Cerrado y amargado. Parecías muy feliz en esa foto.
Y entonces… estaba la nota azul. Eso era lo que quería decir.
Acababa de cavar en un agujero más profundo.
Sus ojos se oscurecieron, y esto no fue un buen augurio para mí.
—Estás cruzando una línea muy peligrosa, Charlotte.
A pesar de sus duras palabras, de alguna manera pensé que si tal vez
compartía el hecho de que podría identificarme con tener el corazón roto, tal vez se
abriera un poco.
—Yo… no sé qué pasó entre ustedes… pero entiendo lo que es ser lastimado
por alguien que te importa, o que pensabas que te importaba. Tal vez si hablas de
eso, puedes dejar salir algo de la ira.
Su voz hizo eco a través del largo pasillo.
—La única persona que me hace enojar eres tú. No has sido más que un
problema desde el momento en que te metiste en mi vida.
Cerró los ojos como si de inmediato lamentara la dureza de sus palabras. Pero
fue demasiado tarde. El daño fue hecho. A pesar de que me avergonzaba por haberlo
incomodado de esa manera, su continuo odio no era aceptable. No iba a sentarme
y soportarlo esta noche. Mierda, ya no estaba en horario de trabajo.
Al diablo esto.
—Estoy harta de que me hables de esa manera. Ya no me verás por el resto
de la noche. Podemos reunirnos para el desayuno. Comienza a las siete de la
mañana. Es gratis… no es que te importe.
Podía sentir lágrimas formándose en mis ojos, pero luché contra ellas. Me
negué a dejarlo ver lo mucho que me hirieron sus palabras.
Reed caminó un poco por el pasillo hasta su habitación. Se paró frente a su
puerta, observándome mientras seguía escaneando sin éxito la tarjeta de mi
habitación. Una luz roja de error parpadeaba repetidamente.
¿Es un chiste? Qué manera de hacer una salida rápida de esta escena.
Escuché pasos acercarse. Humillada, me negué a mirarlo. Me quitó la tarjeta y
el breve toque de su mano no pasó desapercibido. La puerta emitió un pitido,
destellando una luz verde cuando abrió.
Por supuesto que consiguió abrirla en el primer intento.
Todavía no lo miré cuando susurré:
64
—Gracias.
Comenzó a alejarse cuando lo detuve.
—Espera.
Había comprado tres paquetes de Twizzlers. Sacando uno sin abrir de la bolsa
de Walmart, se lo entregué antes de desaparecer dentro y cerrar la puerta.
Reed

sentía.
M is pensamientos corrían en la ducha mientras el agua caía sobre mí.
Ninguna cantidad de jabón de hotel podía quitarme lo mierda que me

Luego tuvo que darme esos malditos Twizzlers, haciéndome sentir como un
imbécil aún más grande.
¿Quién hace eso?
¿Quién le da dulces a alguien que acaba de tratarte como a un pedazo de
mierda?
Charlotte Darling lo hace. Charlotte Darling con sus ojos brillantes, su
entusiasmo y energía cegadora y optimista. Y no había hecho nada más que intentar
aplastar su espíritu desde el momento en que nos conocimos para asegurarme de
65
que ninguna de sus jodidas chispas me tocara.
Que mencionara a Allison me obligó a subir la guardia peor que nunca.
Porque la única respuesta veraz a su pregunta sobre lo que sucedió habría requerido
abrirme a ella. Solo la familia inmediata sabía la verdad sobre lo que había ocurrido
entre mi exnovia y yo. Necesitaba mantenerlo así.
Honestamente, había olvidado que tenía esa foto escondida en mi billetera.
Pero entendí cómo me había hecho parecer, como un tonto sentimental. Tal vez fui
uno antes que Allison me hiciera perder la fe en el amor. Charlotte debió imaginar
que la foto le daba un boleto para intentar que me desahogara.
Con una toalla envuelta alrededor de mi cintura y mi cabello empapado, me
recosté en la cama y pensé en quedarme dormido de esa manera. Pero no había
comido nada más que el paquete de Twizzlers y tuve que salir de la habitación para
conseguir comida. Al menos, eso es lo que me dije. La verdadera razón era que no
podía sacar a Charlotte de mi mente. Tal vez dormiría mejor esta noche si me
disculpara por haberla tratado mal.
Volví a ponerme la ropa antes de aventurarme unas pocas puertas hasta la
habitación de Charlotte.
Respirando profundamente, llamé a su puerta un par de veces. Pasaron varios
segundos sin respuesta. Llamé de nuevo. Aún sin respuesta.
Bueno, sin un auto no podría haber ido muy lejos. Tomé el ascensor hasta el
vestíbulo y eché un vistazo a la sala de deportes, pero no había señales de Charlotte.
El único otro restaurante a poca distancia era un Ruby Tuesday. Cuando salí
de las puertas corredizas del Holiday Inn, la llovizna golpeó mi rostro. Las gotas de
lluvia brillaban en los autos mientras caminaba por el estacionamiento hacia el
restaurante.
Una vez dentro, vi que la estación de recepción estaba vacía. Era tarde,
probablemente cerca de la hora del cierre, así que solo había unos pocos clientes.
Solo tomó unos segundos antes que mis ojos se posaran en Charlotte. Estaba
sentada a una mesa del rincón, pareciendo pensativa mientras masticaba el extremo
de su pluma. Entonces comenzó a escribir algo en una servilleta. Me reí entre dientes,
pensando que tal vez las palabras eran improperios y que me estaba maldiciendo.
Sabía que tenía que disculparme, pero en ese momento preferí mirarla sin que
lo supiera. Podría subir mi guardia tanto como quisiera delante de ella, pero
mentirme a mí mismo era mucho más difícil; era imposible. No había una parte de
mí a la que realmente no le gustara esta mujer. Solo me disgustaba el hecho de que
me recordara todas las cosas que estaba tratando de olvidar. Fue más que su
curiosidad lo que me afectó. Sencilla y simple, la alegre actitud que siempre resonaba
en Charlotte me recordaba un momento de mi vida en el que era feliz. Era doloroso 66
pensar que una parte de mí todavía anhelaba esa felicidad.
Me dirigí hacia ella y decidí molestarla.
—¿Se les acabaron los libros para colorear?
Saltó. Independientemente de lo que estaba escribiendo, le gustaba tanto que
no se había dado cuenta de que estaba a su derecha.
Le dio la vuelta a la servilleta.
—¿Qué estás haciendo aquí?
—Escuché que había una barra de ensaladas de todo lo que puedas comer. Y
podría tomar una copa.
—Y un relajante.
—No puedo mezclar los dos, así que me conformaré con una cerveza. —Me
senté frente a ella—. ¿Puedo sentarme contigo?
—No estoy segura si me gusta la idea de que intentes meterte en mi
experiencia culinaria, Eastwood.
Meterte. Estaba usando mi propia terminología en mi contra. Mierda. Me lo
merecía.
Dejando mi orgullo, forcé una disculpa.
—Lamento haber usado ese término en referencia a ti, anteriormente. Y
lamento haber perdido la paciencia.
—Podrías haber dicho que no querías hablar de eso. No tienes que ser tan
cruel con todo. —Su rostro estaba rojo. Estaba realmente enojada.
—Tienes razón.
Charlotte frunció el ceño.
—¿Estás de acuerdo conmigo? Esa es una primera vez.
—Hubo muchas primeras veces para mí hoy.
—¿Como qué?
La camarera vino a tomar mi pedido, interrumpiendo mi capacidad para
abordar la pregunta de Charlotte. Cuando estuvimos solos de nuevo, presionó por
una respuesta.
—Entonces, ¿qué primeras veces?
—Bien… —Me rasqué la barba incipiente en mi barbilla—. Esta es la primera
vez que pongo un pie dentro de un Ruby Tuesday. —Me reí—. Hoy también fue la
67
primera vez que he montado en un Mini. La primera vez que me he alojado en un
Holiday Inn. La primera vez que he estado en un accidente automovilístico…
Parecía sorprendida.
—¿De verdad?
—Sí. Gracias a ti.
—¿Gracias a mí? Tú eras el que conducía.
—Me distrajiste.
—No estabas prestando atención. Es por eso que no viste la ardilla.
Es cierto. No estaba prestando atención porque mis ojos estaban pegados a tus
piernas. Al igual que están actualmente pegados a tus labios.
—Tal vez estaba un poco distraído. —Nuestros ojos se encontraron por un
momento de silencio antes que cambiara de tema—. Entonces, ¿qué estabas
escribiendo?
Puso su mano sobre la servilleta, evitando que la tomara.
—No estoy segura de querer decírtelo.
—¿Por qué?
—Por alguna razón, creo que te burlarás de mí —dijo con expresión seria.
Cielos, realmente me tenía por un imbécil insensible.
—Nada de ti me sorprende ahora, Charlotte. Estoy preparado para cualquier
cosa en este punto. Pruébame.
Le dio la vuelta a la servilleta y la deslizó vacilante frente a mí.
Era una lista numerada que había comenzado. En la parte superior decía “Lista
Al Diablo”.
—¿Lista Al Diablo? ¿Qué es esto?
—Es como una lista de deseos. Pero estoy llamando a mi lista “Al Diablo”
porque así es como realmente me siento. La vida es corta, y nunca debemos asumir
que tenemos todo el tiempo del mundo para hacer las cosas que queremos hacer.
Así que, ¡al diablo! Quiero decir, casi morimos hoy.
Su comentario me hizo sonreír.
—¿Casi morimos? ¿No es eso un poco exagerado? Fue, en el mejor de los
casos, un choque en cadena. ¿Cómo llamaríamos a nuestra muerte? Me gusta…
¿muerte por ardilla?
—¡Sabes a lo que me refiero! Podría haber sido mucho peor. Ninguno de
nosotros sabe cuándo llegará el momento. Así que toda esta experiencia de hoy me 68
ha motivado a pensar en hacer algunas de las cosas que he estado posponiendo.
—¿Están en orden de importancia?
—No. Justo en el orden en que vinieron a mi mente. Acabo de empezar. Tengo
que pensar realmente en el resto.
—Yo iba a decir… espero que estas no sean las cosas más importantes para
ti… porque el número uno, Esculpir a un hombre desnudo, es ciertamente extraño.
—Eso podría parecer extraño para ti, pero para mí, sería uno de los proyectos
más desafiantes y estimulantes que haya emprendido como artista. La oportunidad
sería un sueño.
Eso me recordó el jarrón que había hecho, el que le había hecho romper. Por
lo que recordé, parecía que definitivamente tenía algo de talento.
El número dos era aún más… interesante.
—¿Bailar con un extraño en la lluvia?
—Eso vino de una novela romántica que leí una vez. Comenzó con dos
extraños, y el hombre tiró de la mujer para bailar. Entonces comenzó a llover sobre
ellos. Creo que sería genial bailar al azar con un extraño, ni siquiera tiene que ser
romántico. La música y la madre naturaleza unen a dos personas. Se unen por el
mero hecho de que ambos están vivos. No importa cuáles sean sus creencias
políticas o religiosas. No saben nada el uno del otro. Todo lo que importa es que
están unidos en ese momento increíble, uno que nunca olvidarán mientras vivan.
—Entonces, un desconocido hará el tango contigo este año…
—Tal vez… si tengo agallas para hacerlo.
—No dudo que tengas las agallas. Pero, ¿cómo saber cuándo es el momento
adecuado para hacerlo?
—Creo que solo sabes. Así es como muchas cosas son en la vida.
—¿Eso es todo? ¿Solo estos dos?
—Bueno, el resto no ha venido a mí todavía. Interrumpiste mi lluvia de ideas.
Tengo que llegar a nueve.
—¿Por qué nueve?
—Bueno, en realidad son diez. Pero siento que debería dejar uno abierto
permanentemente porque probablemente hay algo que todavía no sé qué quiero
hacer. Así que, nueve por ahora.
Esta mujer realmente era como nadie que hubiera conocido antes. En muchos
sentidos, era como si fuera sabia más allá de sus años, y en otras formas, como si
hubiera nacido ayer. 69
En algún nivel, estuve de acuerdo con su actitud de vivir para hoy, porque
nunca se sabe cuándo la vida te lanzará una bola curva. Me había imaginado casado,
viviendo en los suburbios y escogiendo nombres de perros para este momento. En
realidad, mi situación era muy diferente. Supongo que el momento de agarrar la vida
por los cuernos es cuando las cosas van bien en lugar de esperar a que exploten.
—¿De dónde vienes, Charlotte?
Se detuvo por un largo tiempo antes que su expresión se volviera seria.
—No lo sé.
—Mi pregunta fue un poco retórica —aclaré—. ¿Pero a qué te refieres con
que no lo sabes?
Dejando escapar un suspiro, dijo:
—Bueno, tu pregunta era irónica, entonces. Porque realmente no sé de dónde
vengo.
—¿Adoptada?
—Sí.
—¿Fue una adopción cerrada?
—Tan cerrada como puede ser. —Miró por la ventana las gotas de lluvia y
luego dijo—: Fui abandonada. Alguien me dejó en la iglesia local. Tocaron el timbre
de la rectoría y huyeron, dejándome en el umbral.
Apenas podía creerlo. Mi cuerpo se puso rígido. Eso fue duro y no era algo
que estuviera preparado para responder. No había palabras. No podía entender
cómo alguien podía abandonar a su hijo. Mis propios sentimientos de abandono
parecían triviales en comparación con eso.
—Vaya. Lo siento.
—No lo hagas. —Hizo una pausa, luciendo reflexiva—. No fue una tragedia.
Terminé con dos grandes padres. Pero, obviamente, saber cómo llegué a estar con
ellos es algo que no puedo olvidar fácilmente. Y siento que falta una gran parte de
mí. Quienquiera que sea ella, la perdono. Debe haber estado bastante desesperada,
pero se aseguró de que estuviera a salvo. Simplemente me gustaría encontrarla para
poder decirle que la perdono, si es que se siente culpable.
Su respuesta me impactó. Qué perspectiva tan interesante. No podría decir
que me sentiría igual si mis padres hubieran hecho eso.
—¿Alguna vez ha considerado contratar a un investigador privado para
ayudar a resolverlo?
—Por supuesto… si pudiera pagarlo… en qué… ¿maní? Nunca podría 70
permitirme eso.
Esa fue definitivamente una pregunta tonta, y la lamenté de inmediato.
Cuando venías del dinero, era fácil olvidar que no todos tenían el mundo a su
disposición.
—Lo suficientemente justo.
Colocó un billete de veinte dólares sobre la mesa.
—Tengo que irme.
—¿Por qué?
—La piscina se está cerrando en media hora.
—Guarda tu dinero. Yo pago la cuenta.
—Bueno, no quería ser presuntuosa, pero gracias. —Tomó los veinte de
vuelta.
Charlotte comenzó a caminar hacia la puerta cuando la llamé.
—Charlotte.
Se dio la vuelta.
—¿Sí?
—¿Por qué me diste esos Twizzlers?
—¿Qué quieres decir?
—Quiero decir… acababa de gritarte. Estabas enojada. Pero luego me diste el
caramelo como si nada hubiera pasado.
Pareció reflexionar sobre eso y luego dijo:
—Pude ver que estabas molesto. Sabía que no tenía nada que ver conmigo,
sino más bien lo que mi pregunta te impulsó a pensar. No tomé tu ira personalmente,
aunque usaste el término “meterse”. Tu ira estaba dirigida hacia mí, supongo, pero
en realidad no era para mí. Y la verdad es que… tan curiosa como pueda ser sobre
ti… lo que pasó no es asunto mío.
Arqueé una ceja.
—¿Por qué tienes tanta curiosidad por mí?
Sus ojos ardían a través de los míos.
—Porque desde el momento en que te conocí, sabía que no eras la persona
que representabas.
—¿Cómo llegarías a esa conclusión tan rápido?
Aparentemente, yo había hecho demasiadas preguntas, porque simplemente
71
se alejó sin una respuesta.

Me dije que no iba a aventurarme en la piscina de regreso a la habitación.


Pero tenía que pasarla de todos modos para llegar a los ascensores.
Tal vez solo un pequeño vistazo.
Si estaba nadando, simplemente me asomaría y diría hola.
Sintiendo el vapor que emanaba de debajo de la grieta de la puerta, me paré
en la entrada de la piscina y miré por la ventana de vidrio. Charlotte lo tenía todo. Su
cabello rubio se mecía en el agua. Me recordó a una sirena, moviéndose con suave
precisión. Se detuvo un momento para apartar su cabello mojado de su rostro,
ofreciéndome un vistazo de su escote empapado. Era como ver el agua correr por la
montaña más hermosa. Mis ojos se apartaron de su escote, no porque no quisiera
verlo, sino porque de alguna manera esto me parecía espeluznante y voyerista, dado
que no tenía ni idea que la estaba observando.
Continuó nadando de un lado a otro a lo largo de la piscina.
Envidiaba su habilidad para perderse en el agua. Cuanto más la observaba,
más tentado estaba de saltar.
En realidad me reí en voz alta con ese pensamiento.
¿Te imaginas? ¿Si simplemente saltara y me uniera a ella?
Charlotte probablemente tendría un ataque al corazón. Pensé que me tenía
como una persona miserable y reservada. Había estado tratando de entenderme
desde el momento en que me conoció, evidentemente. De lo único de lo que estaba
seguro, si saltaba a esa piscina, era que sería lo último que esperaría que hiciera.
Esa fue exactamente la razón por la que deseé tener el valor para hacerlo.
Tal vez fue su pequeña lista la que me influenció, no estoy seguro. Pero de
repente me sentí motivado a salir de mi zona de confort, y mis pantalones.

72
Reed
C harlotte Darling, escribí en la barra de búsqueda.
Habían pasado al menos seis meses desde que había iniciado sesión
en Facebook. Las redes sociales no eran lo mío. Pero pasaba de la
medianoche, y todavía no podía conciliar el sueño. Sorprendentemente, la cama del
hotel de economía estándar que mi asistente había reservado era lo suficientemente
cómoda. Simplemente me sentía inquieto y no podía quedarme dormido por alguna
razón.
Desde que Charlotte invadió mi privacidad y me acosó, pensé que le devolvería
el favor. Comencé con sus fotos. La última foto que había publicado era de hace unas
horas, una foto artística de la piscina del hotel con algún tipo de filtro en ella. La
leyenda debajo se leía Solo sigue nadando. Esas tres pequeñas palabras resumen
bastante bien la visión de la vida de Charlotte Darling. Su capacidad para ver lo 73
positivo en una situación negativa me volvía loco, pero no pude evitar admirarlo de
alguna manera.
¿Accidentado y atrapado en un hotel de tres estrellas? Mientras yo gemía y
pensaba en inconveniencia y chinches, Charlotte recogía sus pompones y aplaudía
piscina de hotel y ¡Ruby Tuesday!
Hice clic en la siguiente imagen. ¿Qué demonios? ¿Ese soy… yo?
Debió apañárselas para sacar la foto a escondidas en nuestro viaje hasta aquí.
La foto era solo de mi mano, por lo que nadie, excepto yo, sabría quién era. Pero,
por supuesto, reconocí mi propia maldita mano. Mis dedos estaban envueltos
alrededor del volante, apretándolos tan fuerte que parecía que estaba intentando
ahogar la mierda. Mis nudillos eran blancos y las venas en mi mano y antebrazo
estaban abultadas. ¿Por qué estrangulé el maldito volante? Mis ojos se posaron en
la leyenda que había dado el tiro: Déjalo ir.
¿Qué demonios? Tuvo valor al tomarme una foto y publicarla en las redes
sociales, incluso si nadie reconociera que era yo. Déjalo ir. Tuve la necesidad de
marchar tres puertas hacia abajo y dejarlo ir, está bien.
¿Qué más podría haber publicado la señorita Darling sobre mí? Hice clic en la
siguiente foto. Era un jarrón pintado con flores de color púrpura brillante. La leyenda
era Crea tu propia felicidad. Crie lirios. Probablemente este era el jarrón que había
tirado de sus manos, el que había hecho para mi abuela. Me acerqué a la foto. Vaya.
Charlotte tenía talento, en realidad era hermoso.
La siguiente foto era un primer plano de Charlotte y una mujer mayor que
pensé que podría ser su madre. Sus mejillas estaban juntas, y sus sonrisas eran
amplias. La leyenda decía: Por tu culpa, soy.
La siguiente foto era de ella y una mujer de la misma edad que estaba en la
playa, vestidas con bikini y grandes sombreros de paja mientras sostenían bebidas
con paraguas. Maldita sea. Charlotte tenía algo de cuerpo, muchas curvas para una
niña pequeña. Ella no era tan delgada como Allison. Y a diferencia de Allison, que
tenía tetas falsas, redondeadas perfectamente, Charlotte tenía pechos llenos,
naturales, femeninos. Podría haber enfocado esa foto durante un tiempo,
preguntándome cuán suaves se sentirían en mis manos.
Mierda.
Esta fue una mala idea.
Volví a hacer clic en mi propia página de Facebook para evitar ser absorbido
por el pequeño vórtice rubio. Solo que no había mucho que ver allí. Las últimas fotos
publicadas fueron de Allison y yo en un bote el verano pasado. Recordé cuando
74
tomó la última foto con mi teléfono y la admiré. Parecíamos felices. Al menos pensé
que lo éramos en ese momento. Qué maldito tonto era. La miraba como si fuera el
sol que calentaba mi rostro. Poco sabía, debí haberme puesto protector solar porque
estaba a punto de quemarme.
Solté una respiración profunda. ¿Por qué no había publicado nada desde
entonces?
Por otra parte, ¿qué diablos iba a publicar? ¿Yo en la oficina a las once de la
noche? ¿Una foto de comida china para llevar? ¿Tal vez una foto de mi perro y yo?
Oh, es cierto. Allison también lo tomó, cuando empacó el resto de su mierda.
No podía soportar mirar más. Comencé a cerrar mi computadora portátil, pero
me detuve y volví a hacer clic en la página de Charlotte. Ella tenía un montón de
fotos recientes. No sabía lo que estaba buscando, pero no pude parar, hice clic en la
siguiente imagen, luego en la siguiente, luego en la siguiente.
Un vistazo de Charlotte en los brazos de un tipo me llamó la atención. Todos
estaban vestidos, y sus brazos estaban atados alrededor de su pequeña cintura
mientras se besaban. Tenía una mano envuelta alrededor de su cuello y la otra le
tendía la mano a la cámara con los dedos extendidos. Mis ojos se posaron para leer
la leyenda, Dije que sí, antes de volver a la foto para examinar la roca en su dedo. Ya
no llevaba ese anillo. Tal vez La Señorita Locura y yo realmente tuviéramos algo en
común después de todo… aparte de que a ambos nos gustaba ella en un bikini rojo.

A la mañana siguiente, fui a buscar un café al piso de abajo en el hotel. Me


detuve en seco, observando a Charlotte dentro del pequeño gimnasio, y observé a
través de la parte superior de la puerta de cristal. ¿Qué demonios está haciendo?
Estaba sola en la pequeña habitación de espejo. Solo que no estaba haciendo
ejercicio. Estaba sentada en una de esas grandes pelotas de ejercicio, saltando arriba
y abajo, mientras miraba el televisor colgado en la pared y masticaba un Twizzler.
Negué y me reí entre dientes. Dios, está tan loca.
Cuando abrí la puerta, giró la cabeza para mirar quién había entrado, y perdió
el equilibrio. Rebotó y luego golpeó la esquina de la pelota con su cadera, haciendo
que su siguiente rebote aterrizara sobre su trasero en el suelo.
Mierda.
75
Me acerqué y extendí mi mano.
—¿Estás bien?
Se golpeó el pecho con la mano y habló con voz tensa.
—Un pedazo de Twizzler se ha ido por el camino equivocado por tu culpa.
—¿Por mí? ¿Cómo es mi culpa?
—Me asustaste.
Arqueé una ceja.
—Es un gimnasio público en un hotel, Charlotte. La gente va a ir y venir. Así es
como funcionan las instalaciones abiertas al público. No se requiere cita previa.
Tomó mi mano extendida y le dio un tirón que fue más difícil de lo necesario
para levantarse.
—Dios, eres tan condescendiente. ¿Te oyes a ti mismo?
De pie, se quitó la suciedad imaginaria de la ropa y las manos. Fue entonces
cuando vi por primera vez su atuendo. Estaba tan preocupado al verla rebotar arriba
y abajo en esa estúpida bola que no lo había notado antes.
—¿Qué demonios estás usando?
Ella miró hacia abajo.
—Betsy me dio esto. Tienen un montón de ropa nueva donada de negocios
locales para emergencias. Ya sabes, como cuando los huéspedes pierden su equipaje
en los vuelos y esas cosas.
—¿Betsy?
—¿La mujer en la recepción que nos registró? Ella se presentó y lleva una
etiqueta con su nombre.
Lo que sea. El atuendo de Charlotte era interesante, por decir lo menos. Llevaba
una camiseta negra con el logotipo de Applebee estampado en la parte delantera,
junto con pantalones cortos de Gold's Gym de hombre que estaban enrollados en la
cintura pero que aún caían hasta las rodillas. Pero la parte más intrigante de la
vestimenta fue su calzado deportivo: Zapatillas de rizo blancas que eran cuatro tallas
demasiado grandes, con Holiday Inn escrito en la parte delantera.
—No se puede usar el equipo en eso. No es seguro.
Puso los ojos en blanco.
—Lo sé. Por eso estaba haciendo ejercicio en la pelota.
Mis dos cejas se dispararon hacia arriba.
—¿Hacer ejercicio? ¿Así se llama a sentarse en la pelota y rebotar mientras se 76
come un caramelo?
Sus manos fueron a sus caderas.
—Acabo de terminar de hacer ejercicio y me estaba tomando un descanso.
—Para comer Twizzlers.
—Apuesto a que, si miras la información de un paquete de Twizzlers en
comparación con una botella de Gatorade, no es tan diferente.
—Gatorade proporciona hidratación y tiene electrolitos y potasio. Los Twizzlers
son azúcares.
Ella me frunció el ceño.
—Dios, eres tan molesto.
Aparentemente, habíamos terminado de hablar otra vez, porque abrió la puerta
y salió sin decir una palabra más.
Parecía una mierda, pero corría. El mecánico había logrado asegurar mi
parachoques agrietado que colgaba y se frotaba contra mi neumático, pero el auto
tendría que ir al concesionario para la carrocería cuando regresáramos a la ciudad.
Estaba a punto de incorporarme a la autopista en el lugar donde Ardillageddon
había ocurrido ayer. Sacudiendo la cabeza ante el recuerdo, le pregunté a mi
pasajero:
—¿Está despejada la costa? No querría que un ratón de campo corriera a través
de la carretera para que termine con otros diez mil dólares de daño.
Ella me fulminó con la mirada.
—Hoy, un ratón de campo o una ardilla, mañana estaré leyendo sobre ti
arremetiendo contra una anciana que cruza la calle.
Oculté mi sonrisa.
—Tienes una imaginación vívida. Dime, Charlotte, ¿hablabas a tu antiguo jefe
de esta manera? No me extraña que estuvieras desempleada. 77
Miré de reojo y vi caer su rostro. Mierda. Había estado bromeando, pero parecía
que mi comentario sarcástico había llegado a un punto sensible. Ella miró por la
ventana mientras respondía.
—Mi jefe en los Grandes Almacenes Roth era un cerdo. Se merecía mucho más
que una pequeña burla.
Sentí un nudo apretarse en mi pecho. Mis ojos se dirigieron a Charlotte y luego
volvieron a la carretera.
—¿Te acosó?
—No. Realmente no. No de la manera que piensas, de todos modos. Aunque
pude ver a su secretaria recogiendo manzanas una noche debajo de su escritorio, y
ni siquiera era Halloween.
—¿Entraste mientras él recibía una mamada?
Ella siguió mirando por la ventana.
—Sí.
—Mierda. ¿Qué hiciste?
Ella suspiró.
—Tiré mi anillo de compromiso en su rostro.
Le tomó unos segundos darse cuenta de lo que había dicho.
—¿Tu jefe era tu prometido?
—Bueno, él no era mi jefe directo. Pero era el jefe de mi jefe.
—Mierda. Lo siento.
Ella se encogió de hombros.
—Mejor averiguarlo antes de la boda que después.
Sabía de primera mano que era verdad.
—¿En qué trabajabas antes de esto?
—Fui asistente de compras en Roth, en el departamento de mujeres. Mi
exnovio es Todd Roth. Su familia es dueña de la cadena.
—¿Renunciaste, o el idiota tuvo el valor de despedirte?
Sonrió a mi término de cariño.
—Renuncié. No podía trabajar para él y su familia después de romper el
compromiso. Además, sinceramente, nunca tuve la intención de hacer ese tipo de
trabajo, así que no era como si estuviera en el trabajo de mis sueños de todos modos.
Aunque en retrospectiva, probablemente debería haber alineado otro trabajo antes 78
de renunciar. Terminé tomando empleos temporales de mierda durante meses, y eso
me mató financieramente.
—Él se lo pierde —dije.
Sonrió tristemente.
—Gracias.
No era el mejor expresando empatía, a pesar de que podía relacionarme con la
situación de Charlotte. No solo pierdes a un compañero; te das cuenta de que nunca
has tenido uno para empezar. Me sentí aliviado cuando el teléfono de Charlotte
zumbó y desvió su atención. Pasó unos minutos escribiendo antes de volver a hablar.
—Los Wooten tienen una oferta en su propiedad de Florida. Neil Capshaw dijo
que se trata de un acuerdo en efectivo con un cierre rápido. También te programé
una llamada para el viernes por la mañana con el señor Wooten y cambié tu cita con
Iris como pediste.
Miré la hora en el salpicadero. Aún no eran las once, y ella había terminado
todo a pesar de que le había dado la lista de cosas que hacer ayer por la tarde justo
antes del accidente.
—Genial. Gracias.
Volvió a poner el teléfono en el bolso.
—¿Vamos directamente a la oficina?
—No estaba planeando eso. Deberíamos volver a la ciudad a la una. No tengo
nada en mi agenda hasta las tres, así que pensé que me iría a casa a ducharme y
cambiarme. Pero puedes tomarte el resto de la tarde libre. Ayer fue un día bastante
largo.
—No, prefiero no tomarme ningún tiempo libre. Pero gracias por ofrecerlo. Iris
me dio algunas cosas que hacer cuando regrese, y quiero empezar. Aunque también
me encantaría correr a casa y ducharme rápidamente antes de volver a entrar.
—Bueno. Te dejaré donde quieras y luego te veré en la oficina más tarde.
Se quedó en silencio por un momento.
—¿Te importaría dejarme en mi apartamento? No está muy lejos de la oficina,
pero están haciendo el trabajo del mediodía en el tren A que retrasa todo, y quiero
volver a la oficina rápidamente para comenzar.
—Por supuesto. No hay problema. —Recordando su lógica de por qué no me
dejó recogerla ayer por la mañana, le dije—: ¿Supongo que estás de acuerdo con
que te vea desnuda ahora?
Su rostro se puso rosa. 79
—¿Qué?
—Relájate. —Me reí—. No te estaba proponiendo. Estaba usando tu analogía
del otro día, cuando estabas de acuerdo en saber dónde vivías pero no viendo tu
edificio. —Aunque supongo que se mostró desnuda en las últimas veinticuatro
horas. Sabía los detalles de su ruptura, que fue adoptada, incluso algunas de las
cosas en su loca Lista Al Diablo. Me preocupó que aprender todo me hacía sentir
más cerca de ella.
—Oh. —Charlotte se rió y se sentó de nuevo en el asiento del pasajero—. Sí,
supongo que estoy de acuerdo con que me veas desnuda ahora.
Después de eso, se relajó por el resto del viaje a la ciudad. Yo, por otro lado,
definitivamente no pude, con pensamientos que pasaban por mi mente en los que
Charlotte estaba de acuerdo en que la viera desnuda.
Charlotte
L a oficina estaba inquietantemente tranquila.
Era temprano, pero no tanto como para esperar ser la primera en
llegar. Aunque me había quedado hasta después de las siete de la noche
anterior, no había llegado tan lejos como quería con la lista de proyectos de Iris. Así
que entré a las seis y media de la mañana para saltar el día.
Después de encender todas las luces y arrancar mi computadora, me dirigí a la
sala de descanso para hacer una taza de café. Mientras esperaba que se preparara,
decidí limpiar algunos derrames dentro del refrigerador que noté el lunes. Parecía
que un contenedor de jugo de naranja se había derramado en el estante en un
momento dado, y nadie se había molestado en limpiarlo. Cogí algunas toallas de
papel y el spray de Fórmula 409 de debajo del fregadero y me incliné para limpiar el
vaso en el estante del medio mientras el olor a café que se filtraba llenaba el aire. La 80
pared trasera del refrigerador también tenía algo de naranja endurecida, que solo
podía alcanzar tirando del estante ligeramente y estirando todo el brazo hacia
adentro y hacia arriba en la pared trasera. Esa era exactamente la posición en la que
estaba, mi cuerpo se dobló mientras restregaba el interior del refrigerador y mi
trasero prominentemente en exhibición, cuando la voz de un hombre de algún lugar
detrás de mí me asustó.
—¿Qué demonios estás haciendo?
Salté y me golpeé la cabeza en el estante encima de donde estaba limpiando.
—¡Ah! Mierda.
Intentando pararme, me di cuenta de que no solo me había golpeado la cabeza,
sino que también me las había arreglado para enredar mi cabello en algo dentro del
refrigerador.
—¿Qué diablos, Charlotte?
Por supuesto, tenía que ser Reed.
Visualizando lo que estaba viendo, tomé una respiración profunda y limpia
antes de hablar.
—Estoy atascada.
—¿Que estás qué?
Agité mi mano, señalando donde estaba atrapado mi cabello.
—Mi cabello. Está atascado en algo. ¿Puedes echar un vistazo?
Murmuró algo que no pude descifrar y luego se colocó detrás de mí.
Agachándose, tuvo que inclinarse sobre mi trasero para ver en qué estaba atrapado
mi cabello.
—¿Cómo diablos? Tu cabello está envuelto alrededor de la palanca que hace
que el estante suba y baje.
—¿Puedes simplemente desenvolverlo? O cortar la pieza si es necesario. Esta
no es exactamente una posición cómoda.
—Quédate quieta. Deja de retorcerte. La forma en que te mueves lo hace
enredarse más.
Me quedé tan inmóvil como pude mientras Reed tenía una mano en mi cabeza
y la otra trabajando para desenredar todo lo que había enganchado. No fue fácil,
considerando que mi cuerpo era muy consciente de su proximidad. Pero una vez
dejé de moverme, le tomó solo unos segundos liberarme.
Frotando mi cabeza donde la raíz había sido arrancada, me puse de pie.
—Gracias. 81

Reed cruzó los brazos sobre su pecho.


—¿Debo saber?
—Estaba limpiando un derrame y mi cabello quedó atrapado.
—Llegaste antes de las siete de la mañana para limpiar el refrigerador. Tenemos
un equipo de limpieza, ya sabes.
—No. Vine aquí para hacer café. Pero mientras esperaba, pensé que podía
limpiar el derrame ya que lo había notado el otro día.
La máquina de café emitió un pitido, señalando que la preparación estaba lista,
así que me di la vuelta y agarré la taza que había traído y me serví. Volviéndome
hacia Reed, levanté la jarra.
—¿Tienes una taza?
—No. Solo uso los de espuma de poliestireno que tenemos en el gabinete.
Fruncí el ceño.
—Esas cosas son tan malas para el medio ambiente. Necesitas conseguir una
taza.
Reed me miró de reojo.
—¿Iris te dijo que dijeras eso?
—No. ¿Por qué?
Extendió la mano sobre mi cabeza, abrió el gabinete, tomó una taza de espuma
de poliestireno y luego tomó la jarra de mi mano.
—Porque ella me ha estado insistiendo sobre eso durante años.
Le ofrecí una dulce sonrisa antes de tomar mi café.
—Tal vez deberías escuchar.
Permitiéndole considerar ese pensamiento, lo dejé solo en la sala de descanso.

Mientras que Reed y su hermano se enfocaron principalmente en las ventas de


bienes raíces, el lado de Iris del negocio gestionaba las propiedades que la familia
Eastwood poseía y proporcionaba la administración a los clientes que poseían
edificios comerciales. Aunque hubo algún cruce donde los hermanos mantuvieron
una discusión para averiguar si lo habían vendido o si tenían una relación con el 82

propietario.
Uno de los proyectos en la lista de Iris fue compilar una base de datos de todos
los proveedores de la empresa de limpieza que utilizaron para que pudiera solicitar
ofertas para administrar varias propiedades para un ahorro de costos. Para hacer eso,
tuve que ir a cada una de sus carpetas individuales en el sistema y obtener
información sobre cada propiedad. Si bien los archivos de Max fueron un desastre,
con los documentos de Word y las hojas de cálculo de Excel esparcidos por todo el
lugar y sin un sistema claro de nombres de archivos en su lugar, los de Reed estaban
tan organizados como hubiera esperado. Cada propiedad tenía una carpeta
separada nombrada con la dirección de la calle del edificio, y dentro de cada carpeta
había subcarpetas separadas que estaban organizadas lógicamente, como la
etiqueta MANTENIMIENTO, donde encontré la mayor parte de la información que
necesitaba.
Tardé unas horas en compilar casi todo. Faltaba información de una sola
propiedad de Reed: 1377 Buckley Street. Después de revisar la carpeta de la
propiedad por segunda vez, hice clic para revisar algunas otras carpetas que no
estaban etiquetadas con direcciones. Una de esas carpetas fue etiquetada
simplemente PERSONAL. Dentro había una docena de subcarpetas. Revisé los títulos
de cualquier cosa que pudiera estar mal archivada y encontré carpetas como
MEDICO, CONTRATOS, LEGAL… Incluso había una etiquetada de BODA. Curiosa, hice
clic en botón izquierdo del ratón para ver la última vez que se abrió la carpeta. No
se había accedido durante más de seis meses. Estaba a punto de cerrar y dar un
paseo hasta la oficina de Reed para preguntarle si sabía dónde podría encontrar la
información para el edificio restante cuando vi que había un documento único de
Word sin archivar. Este archivo fue etiquetado LISTA.
Sin pensarlo, hice clic para ver el contenido. Lo que encontré me sorprendió
muchísimo. Reed había hecho su propia Lista Al Diablo.

A lo largo de la mañana, no pude quitarme de la cabeza la lista de Reed. Aunque


no era necesariamente el contenido de su lista, sino más bien el hecho de que él
había hecho una es lo que me sorprendió. El hombre se había reído cuando le dije
que estaba trabajando en mi lista. Sin embargo, ¿había hecho su propia lista de
deseos? Y he comprobado la hora en el archivo. Se creó anoche a las ocho en punto
83
y se actualizó por última vez poco después de las diez. Todavía estaba en la oficina
cuando me fui alrededor de las siete. Simplemente no podía imaginar que se hubiera
quedado por horas, trabajando en su propia lista. Parecía demasiado fuera de lugar
para él. Definitivamente había dos lados en Reed Eastwood, un lado que él me
mostró a mí y al resto del mundo, y un lado que mantuvo oculto. Pude ver totalmente
al hombre que escribió la hermosa nota azul teniendo una lista de cosas que quería
lograr en la vida, pero ciertamente no el condescendiente Reed que fue para mí la
mayor parte del tiempo. Por otra parte, hubo estos breves momentos en los que
sentí que estaba vislumbrando al otro Reed. Pero nunca duraron mucho tiempo.
Recorrí los pasillos de la tienda de dólar en mi hora del almuerzo con una cesta
en la mano, perdida en mis pensamientos. Venía a recoger bandejas de plata para
hornear, toallas de papel y guantes de goma, tres cosas que usaba en exceso cuando
trabajaba con arcilla de cerámica, pero nunca salí de la tienda sin un montón de
basura que realmente no necesitaba. Mi canasta tenía pañuelos desechables,
algunos cuencos de plástico, cintas para el cabello y un montón de especias que eran
demasiado baratas como para dejarlas pasar, aunque no tenía ni idea de para qué
las usaría. Cuando llegué a la estantería con tazas de temporada, decidí recoger una
para Reed para que dejara de usar las de espuma de poliestireno para su café.
Dedos a través de tazas con calabazas de Halloween, corazones de San Valentín
y Menorás de Hanukka en el frente, resoplé cuando tomé una taza roja en particular.
Tenía una temática navideña, y la imagen de dibujos animados en el frente era la de
un grupo de chicos que vestían suéteres y bufandas mientras cantaban villancicos.
No pude resistirme a comprarlo, teniendo en cuenta lo que había escrito como
número tres en su lista de deseos.
Cantar en un coro.

En algún momento, a mitad de la tarde, me di cuenta de que tal vez Reed había
colocado esa lista en el servidor para molestarme. ¿Podría estar burlándose de mí?
¿O tuvo una revelación después de escuchar acerca de mi lista y realmente decidió
hacer la suya? No podía salir y preguntarle, ya que admitiría que había curioseado
en sus archivos personales. Bueno, podría, por supuesto, pero la última vez que hice
eso se había enfadado bastante. Así que decidí que evaluaría su reacción a la taza
que le había comprado. Si él hubiera plantado esa lista e inventó la parte loca de
cantar en un coro, podría ser capaz de verlo en su rostro. Así que alrededor de las
84
cinco, hice una nueva jarra de café y preparé una taza solo para mi jefe en su nueva
taza.
Reed estaba mirando una pila de papeles cuando llamé a la puerta abierta de
su oficina. Era la primera vez que lo veía usando lentes. Eran un par rectangular de
color carey, muy estudioso, que realmente funcionaba con su rostro cincelado.
Dios, parece un Clark Kent sexy. Deben haber sido solo para leer, porque se los
quitó cuando levantó la vista.
—¿Necesitas algo?
En ese momento, unas cuantas respuestas poco profesionales aparecieron en
mi cabeza. Alejé los pensamientos y di un paso adelante con la taza llena de café
humeante. La imagen en el frente estaba frente a mí todavía.
—Pensé que podrías querer un poco de café.
Me miró, luego la taza, luego de vuelta a mí y tiró sus gafas sobre el escritorio.
—Veo que me encontraste una taza.
—Lo hice, en realidad. Fui a la tienda de dólar en el almuerzo y te recogí una
para que puedas dejar el poliestireno.
—Fue muy amable de tu parte.
Sonreí.
—No hay problema. Es de su mercancía de temporada baja. Espero que no te
importe un poco de espíritu navideño en julio. —Giré la taza para que pudiera ver la
imagen en el frente y me concentré en su rostro para poder observar si tenía alguna
reacción.
Reed se limitó a mirar a los niños en la taza durante un tiempo. Parpadeando
confundido, estaba claro que lo había tomado desprevenido. Sin una pizca de risa
viniendo de él, supe que no había manera de que hubiera plantado esa lista para mi
diversión. Habría conseguido el chiste si ese fuera el caso.
Me miró.
—¿Por qué elegiste este?
Uh…
Oh, no.
Podía sentir el caso de las risitas nerviosas que se avecinaban. De vez en
cuando, cuando me ponen en el lugar, simplemente me río. Y una vez que comienza
a arrastrarse, no hay forma de evitar que suceda.
Esto no era bueno.
En lugar de responderle, caí en un ataque de risa que gradualmente fue de leve 85
a histérica. Las lágrimas se estaban formando en mis ojos.
—Lo siento. Lo siento mucho —dije mientras trataba de detenerme. Esto se
prolongó durante casi un minuto, me reí y Reed me miró con incredulidad.
Finalmente preguntó:
—¿Qué diablos es tan gracioso acerca de esta taza, Charlotte?
Oh, Dios mío.
O admito que estaba curioseando y encontré su lista de deseos o va a pensar que
me estoy burlando de su deseo de coro.
¡Nunca! Nunca sería tan cruel como para reírme de los sueños de alguien.
Quiero decir, pensé que esto era una broma para mí, que él había plantado esa lista.
Ahora que sabía que era real, nunca podría despreciar algo que realmente deseaba.
Mi risa fue más sobre quedar atrapada en una situación difícil. Me estaba riendo de
mí misma… pero él no lo sabría.
Solo había una salida. Tuve que decir la verdad.
—Lo siento. Esto es un malentendido.
—¿Te importaría explicar?
—Yo, tropecé con tu lista de deseos. La que guardaste en el servidor de la
empresa.
La expresión de Reed se agrió. El latido de mi corazón se aceleró en anticipación
a su respuesta.
Dejó escapar un suspiro y luego dijo:
—Estaba en el servidor, sí, pero estaba en una carpeta personal, Charlotte.
—Cierto.
—¿Estabas husmeando en mis archivos personales, y esta taza es tu forma de
burlarte de lo que descubriste?
—¡No! Está completamente equivocado. Lo ves… simplemente no podía creer
que estarías haciendo una lista de deseos en primer lugar. Estabas burlándote de mí.
No quería tener que admitir que había abierto ese archivo, aunque pensé que
cualquier cosa en el servidor de la empresa no podía ser tan privada, incluso si estaba
marcada como “Personal”. Pero me disculpo. Estaba equivocada. De todos modos,
pensé que tal vez dejaste la lista intencionalmente para mí como una broma. Estaba
tratando de evaluar tu reacción con esta taza para ver si mis sospechas eran
correctas. Pero se ha hecho evidente que estaba muy equivocada. No me estaba
riendo porque quieres cantar, en absoluto. Por favor, entiende eso. Me estaba riendo
de la situación en la que me había metido. Fue una risa nerviosa. Y ahora estoy 86
divagando. Lo siento.
Se quedó sentado mirándome mientras tomaba unos sorbos de café de la taza.
Capté una leve sonrisa. Parecía que estaba disfrutando viéndome sudar.
Cuando finalmente habló, dijo:
—Eres una verdadera píldora, ¿lo sabes?
Desatando la sonrisa que había estado conteniendo, dije:
—Así que... ¿es verdad? ¿Empezaste a hacer una lista porque querías? ¿Era real?
Bajó la taza y se frotó las sienes. Sus profundos ojos marrones se clavaron en
mí cuando levantó la vista y dijo:
—Sí.
—¿De verdad?
—¿No acabo de decir que sí?
Tomando asiento frente a él, crucé mis brazos y me apoyé en su escritorio.
—¿Qué te hizo hacerlo?
—Hiciste algunos puntos buenos, ¿de acuerdo? Nunca dije que tu lista fuera
estúpida. Nunca me burlé de ti por eso, como parece que piensas. Así que sí, me
motivaste a pensar en una lista similar para mí.
Tengo escalofríos. Una vez más, estaba demostrando que el hombre más
sensible que originalmente había imaginado que era cuando descubrí que la nota
azul estaba en alguna parte.
—Vaya. Eso es increíble.
Reed puso los ojos en blanco ante mi entusiasmo.
—El concepto de una lista de deseos no es tan sorprendente.
—Lo que quiero decir es... ni siquiera pensé que te gustaba. Mientras tanto... te
inspiré. Eso es impresionante.
Se levantó de su asiento repentinamente, caminando hacia el otro lado de la
habitación.
—No nos dejemos llevar. —Parecía que estaba fingiendo que revisaba los
archivos solo para evitar esta conversación.
—Entonces, me di cuenta de que solo anotaste algunas cosas. ¿Me dirás por
qué los elegiste? Subir una montaña tiene mucho sentido para mí. Quiero decir, me
imagino que eso es simplemente emocionante. Pero el coro de hombres… ¿cantas?
Dejó escapar un profundo suspiro, luego se volvió hacia mí. 87
—No voy a salir de esta pregunta, ¿verdad?
—De ninguna manera.
Reed regresó a su asiento en el escritorio y tomó el resto de su café.
—Sí, Charlotte. Canto. O mejor dicho, canté… cuando era más joven. Pero mi
ego adolescente intervino y abandoné la afición. Preferiría no entrar en eso con gran
detalle, excepto para decir que la imagen en esta pequeña taza aquí lo resume
bastante bien… tan asustadizo. Si alguna vez quieres escuchar sobre mi canto, Iris
estará encantada de contarte todo sobre eso. Ella tiene bastantes cintas de casete
con las que me ha amenazado.
—¿De verdad? Definitivamente voy a preguntarle sobre eso.
—Genial.
—Sabes... —Sonreí—. Una lista de deseos no sirve de nada si no intentas actuar.
Déjame ayudarte a organizar una o dos de estas cosas.
—Estoy bien.
—Todos necesitan motivación. Puedo ayudarte a seguir adelante. Podemos ser
como amigos de listas… o en mi caso, amigos de al diablo.
Eso sonaba mal, como amigos de mierda. El sudor comenzó a impregnar mi
frente.
—¿Por qué querrías molestarte, Charlotte? ¿Cuál es el truco aquí?
—No hay ninguno. Bueno, supongo que el problema es que tienes que
ayudarme a seguir mis propios objetivos. Podemos ser los capitanes de la alegría del
otro.
Inclinó la cabeza hacia atrás riendo.
—Está bien, calmémonos un poco.
—¿Al menos considerarás dejarme ayudarte? Quiero decir, me empleas. ¿Por
qué no aprovecharte de mí?
Su voz bajó, haciendo que mi piel se erizara.
—¿Quieres que me aproveche de ti?
Iris entró en ese momento inoportuno.
Juntó las manos y sonrió alegremente.
—Ohhhh… me alegra ver que ustedes dos finalmente se llevan bien.
Me aclaré la garganta y dije:
—Hola, Iris.
Ella se dirigió a Reed. 88

—Acabo de enterarme de este accidente automovilístico en los Hamptons.


Nunca me lo dijiste. ¿Qué pasó exactamente?
—Charlotte intentó salvar a una ardilla y provocó un choque en cadena.
—Bueno, eso fue muy noble de tu parte, Charlotte.
—¿Qué puedo decir? Alguien tiene que cuidarlos. Las ardillas me aman por eso.
—Me encogí de hombros y luego pasé a un tema más urgente—. Iris, ¿es cierto que
Reed solía cantar?
Mi pregunta pareció sorprenderla.
—Pues sí, lo es, pero no puedo creer que te lo haya admitido. Reed es bastante
reservado al respecto. —Cerró los ojos y suspiró—. Tenía la voz más hermosa, un
tenor perfecto. Habría financiado cualquier educación musical que quisiera. Es una
pena que no haya continuado.
Reed se apresuró a cambiar de tema.
—¿A qué debo el placer, abuela?
—En realidad, esperaba atrapar a Charlotte antes que se fuera. Decidí trasladar
la fiesta anual de verano de la compañía a la casa en Bedford, así que necesitaré su
ayuda para hacer algunos de los arreglos.
A pesar de vivir en Manhattan, Iris tenía una casa familiar en los suburbios. Fue
donde los Eastwood y Locklear tuvieron grandes reuniones familiares, y donde
celebraron las fiestas. Los padres de Reed también vivían allí parte del año cuando
no estaban viajando por el mundo. Al parecer, los señores Eastwood habían decidido
retirarse temprano en Florida y disfrutar un poco de sus vidas, mientras que Iris era
un caballo de batalla demasiado grande como para pasar sus responsabilidades en
la empresa a otra persona.
—Pensé que estábamos alquilando un lugar en la ciudad para eso este año —
dijo Reed.
—Decidí no hacerlo. La finca de Bedford funcionó muy bien en los últimos años.
Tendremos que alquilar algunas carpas blancas grandes y trabajar en el traslado del
servicio de catering. Jared también estará en la ciudad ese fin de semana, por lo que
es el momento perfecto.
La mire.
—¿Jared?
—Mi sobrino-nieto de Londres, el nieto de mi hermana. Él solo ha visitado los
Estados Unidos un par de veces, así que voy a confiar en ti un poco durante su 89
estadía, Charlotte, para asegurarme de que esté bien cuidado.
A Reed no parecía gustarle esa idea. Gruñó.
—¿Por qué Jared necesita una niñera?
—No. Solo pensé que él y Charlotte se llevarían bien. Ella podría mostrarle la
ciudad, llevarlo a los lugares de moda, ya sabes, dondequiera que vayan los jóvenes
en estos días.
—Estaré feliz de mostrarle a Jared todos mis sitios favoritos.
—Gracias, cariño. Estoy segura de que Jared estará encantado con eso. ¿No
crees, Reed?
Seguí esperando una respuesta de él, pero Reed no ofreció nada más que una
mirada de muerte dirigida a Iris.
Reed
M i abuela realmente lo estaba provocando.
Jared Johansen era uno de los solteros más famosos de Londres;
Iris lo sabía cuando decidió dejarlo con ricitos de oro. Esto era todo sobre
ponerme nervioso y nada que ver con su idoneidad para Charlotte.
Jared era un corredor de productos básicos por el día y un playboy por la noche.
Con una inclinación por los autos rápidos y las mujeres aún más rápidas, no había
forma de que dejara pasar una oportunidad para despedir a una belleza como
Charlotte. Una mirada a sus sorprendentes y curiosos ojos y su cuerpo asesino, y él
la vería rápidamente como la presa perfecta para el verano. Mi única esperanza era
que ella pudiera ver a través de su fachada.
Habían pasado algunos años desde la última vez que había visitado los Estados
Unidos, pero Jared era más que capaz de encontrar su camino por la ciudad de 90
Nueva York. Iris estaba jugando, intentando encender una vez más un fuego debajo
de mi trasero cuando se trataba de Charlotte. Pero me negué a seguir el juego.
Durante la tarde en que Jared llegó, mantuve un perfil bajo todo el tiempo que
él y Charlotte estaban vagando por ahí. Y por perfil bajo, me refiero a seguir las redes
sociales de Charlotte para ver un mapa virtual de su paradero, que incluye paradas
en la Exhibición de Cerámica del Museo de Arte Moderno y Magnolia Bakery para
pastelitos.
Odiaba que me importara, que me atraía. Odiaba que me hiciera sentir más
vivo de lo que lo había hecho en mucho tiempo. Pero, sobre todo, odiaba el hecho
de que Charlotte todavía estuviera mejor con ese primo mío que conmigo. Eso duele
admitirlo. Pero era la verdad. Él sería capaz de darle pequeños niños rubios y la vida
que se merecía algún día.
Por mucho que quisiera librarme de la fiesta, el evento de verano de Eastwood-
Locklear no era algo que pudiera ignorar. Créeme, busqué una forma de salir de esto,
pero desertar era un poco difícil cuando eres dueño de la compañía. No solo se
esperaba que estuviera allí y sonriera, sino que también diera un discurso y repartiera
los premios de reconocimiento a los empleados más tarde en la noche. Mi abuela
me había delegado esta última tarea hace unos años porque, según sus palabras, era
el mejor orador de la familia. Era la única noche del año en que conversaba con mis
empleados, y eso la hacía una noche mentalmente agotadora. Agrega a Charlotte y
Jared a la mezcla, y definitivamente estaba ansioso porque la noche terminara antes
de empezar.

Me quedé en el dormitorio principal de arriba de la finca de mi familia el mayor


tiempo posible, mirando la fiesta desarrollándose abajo. Cinco gigantescas carpas se
extendieron sobre el enorme jardín delantero mientras una banda de jazz tocaba
música en vivo. Los invitados se mezclaban al atardecer mientras los camareros
repartían entremeses. Jugueteando con mi reloj, me di una patada mental en el culo
y me aventuré abajo para enfrentar la música.
Charlotte y Jared estaban en el bar. Ella estaba jugando con el fino popote rojo
en su cosmo. Jared estaba usando la música alta como una excusa para apoyarse en
su oreja mientras hablaba. Conocía ese truco. Era solo una excusa para acercarse a
ella. Estaba prácticamente chupándole la oreja con cada palabra.
91
Haciendo la vista gorda, pasé junto a ellos y me dirigí a un grupo de empleados
para charlar un poco.
Después de terminar mi discurso obligatorio, seguí moviéndome por el césped,
haciendo las rondas para poder llegar a ese punto donde podía beber sin tener que
preocuparme por hablar con nadie más. Cada vez que mis ojos vagaban hacia
Charlotte, notaba que me estaba mirando a mí. De hecho, no parecía muy interesada
en lo que fuera que Jared estaba diciendo.
Max interrumpió mis pensamientos cuando se coló detrás de mí.
—Ricitos de oro se ve aburrida como el demonio. —Me dio un vodka en las
rocas.
—Bueno, no está exactamente comiendo la papilla de mierda con la que Jared
está tratando de alimentarla, por suerte.
—¿En qué estaba pensando la abuela de todos modos enviándola con él hoy?
Entrecerré los ojos hacia mi hermano.
—Me sorprende que sepas lo que está pasando aquí. No te he visto en días.
—La sigo en Insta —dijo.
—Debí haberlo imaginado.
—De todos modos, me molesta.
De repente quise darle un puñetazo.
—No me di cuenta de que tenías un gran interés en Charlotte.
—No me importaría conocerla mejor. —Debió haber visto la ira en mis ojos—.
¿Por qué parece que estás listo para matarme ahora mismo?
—¿De qué estás hablando?
—Tan pronto como dije que estaba interesado en ella, tu rostro hizo una
mueca. ¿Hay algo que quieras decirme?
—No debería tener que recordarte sobre nuestra política de no fraternización.
—dije, bajando el vodka.
—No tenemos una política de no fraternización.
—Ahora sí.
Con una sonrisa de suficiencia, le di mi vaso y rápidamente me alejé antes que
pudiera empujarme más a una conversación incómoda en la que le prohibiría
acercarse a Charlotte sin una explicación racional. Mis sentimientos eran complejos,
y Max estaba empezando a darse cuenta de mi interés en ella. Ese era un tema en el
que no quería tener que meterme con él, especialmente cuando Charlotte no era
alguien a quien pudiera seguir seriamente. 92

Era evidente que iba en la dirección equivocada, porque Charlotte se dirigía


hacia mí.
—Eastwood, ¿es solo mi imaginación, o has saludado a todos aquí esta noche
menos a mí?
No me había dado cuenta de que mis acciones eran tan obvias.
—Dímelo tú, ya que me has estado observando toda la noche.
—Hola, por cierto —dijo ella.
—Hola. —Me aclaré la garganta y dije—: ¿Cómo estuvo tu día?
—Ocupado.
—¿Sí? Rellenar tu rostro con cupcakes puede ser bastante agotador.
—¿Cómo sabes eso? —Chasqueó los dedos. —Ah... viste mi página de
Instagram.
—Bueno, es público, a diferencia de... oh, no sé, revisar los archivos personales
de alguien.
Charlotte se echó a reír.
—Eres un acosador.
—Se necesita ser uno para reconocer a otro, supongo.
Jared nos interrumpió.
—¡Primo! Qué bueno verte.
Con su cabello rubio, ojos azules y estatura alta, Jared tenía un aspecto decente.
Deseaba que ese no fuera el caso.
—Jared. —Hablé con los dientes apretados—. Mucho tiempo sin verte. ¿Cómo
ha ido tu viaje hasta ahora?
—Brillante. Charlotte me cuidó muy bien hoy.
Ya quisieras.
Jared se volvió hacia ella, prácticamente desnudándola con sus ojos.
—Vamos a bailar, ¿de acuerdo?
Enojado, comencé a alejarme.
—Los dejaré solos.
Ella puso su mano en mi brazo para detenerme.
—Espera. Dijiste que íbamos a discutir ese asunto de negocios.
¿Me está guiñando un ojo?
93
Charlotte Darling aparentemente estaba tratando de usarme para librarse de
bailar con Jared. Eso me complació a pesar de comprender que ese sentimiento sería
para mi propio detrimento.
Decidí cooperar con ella.
—Oh, sí. Proyecto Ardilla. Está bien. Íbamos a encontrarnos sobre eso.
Jared parecía perplejo.
—¿Una reunión de negocios ahora?
Charlotte no perdió el tiempo elaborando.
—Solo algo que necesitamos discutir antes de mañana. ¿Te importa?
—De ningún modo. Iris ha estado pidiendo otro baile conmigo de todos
modos. Te atraparé en un momento, Charl.
Cuando Jared estaba fuera del alcance del oído, me miró.
—Odio cuando me llama “Charl”. Gracias por aceptarlo. Solo necesitaba
alejarme un poco de él. Sospecho que piensa que algo va a pasar entre nosotros
solo porque he sido amable con él, pero está muy equivocado. No quiero insultar a
tu abuela, pero no salgo con hombres cuyas uñas están mejor cuidadas que las mías.
Sin mencionar que todo lo que hace es hablar sobre sus autos y su gigantesco garaje
en Inglaterra. No podría importarme menos.
Y así, Charlotte subió otra muesca en el respectómetro.
Haciendo una pausa para realmente mirarla, inhalé profundamente para
sofocar el dolor en mi pecho. Charlotte se veía simplemente impresionante bajo la
iluminación exterior y el cielo estrellado. Llevaba un vestido rosa pálido que no era
mucho más oscuro que su piel. Con el cabello recogido, me recordó a una bailarina
de ballet, con un cuerpo de bailarina de la danza del vientre. Ese vestido no hizo
nada para ocultar sus curvas asesinas.
Debería haberme alejado. En cambio, mis ojos cayeron a su escote antes que
las palabras salieran de mi boca.
—¿Puedo traerte otra bebida?
—Me encantaría una.
—Ya vuelvo.
Puse una sonrisa maliciosa que permaneció pegada a mi rostro durante todo
el paseo hasta el bar.
Sin embargo, mi sonrisa se desvaneció rápidamente al ver un rostro familiar
caminando hacia mí, el mismo que había destrozado mi corazón dos años antes.
Toda la energía fue repentinamente succionada de mí.
94
Allison.
Charlotte
N o podía creer lo que veía.
Era ella. La ex prometida de Reed, Allison. En el bar.
¿Qué está haciendo ella aquí?
Mi curiosidad se apoderó de mí cuando me acerqué más a donde estaban
parados.
Allison tenía el cabello rubio más oscuro que el mío. Era alta, casi la altura de
Reed. Pero era hermosa, y no pude evitar la punzada de celos que sentí cuando los
vi juntos por primera vez.
Sin embargo, para dos personas que habían estado tan enamoradas,
definitivamente parecían incómodos el uno con el otro en este momento.
Mi necesidad de saber qué había pasado entre ellos era más fuerte que nunca. 95
Mantuve mis ojos en ellos como si fuera capaz de resolver algo con solo observarlos.
Reed parecía angustiado, jugueteando con su reloj mientras charlaban.
Ella respiró hondo y luego exhaló.
—Te ves bien.
—Gracias —dijo sin hacer contacto visual.
—Sucedió que vi todas las carpas instaladas mientras conducía en dirección a
casa de mis padres y pensé que podría detenerme a saludar, ver cómo te va.
Noté que enderezó su corbata, pero no estaba usando una. Era como si no
supiera qué hacer con sus manos.
No era mi lugar para interrumpir, pero mi instinto me dijo que quería salir de
la conversación. No, lo necesitaba.
—Lamento mucho interrumpir, señor Eastwood, pero realmente necesitamos
discutir el Proyecto Ardilla. Tengo que irme pronto y no quiero perder la oportunidad
de discutir esto.
Allison miró entre nosotros.
—¿Proyecto qué?
Reed parecía que no sabía si reír o llorar.
—Ah, sí, muy importante. Necesito atender esto. Allison, fue genial verte.
Tendremos que ponernos al día otra vez.
—Genial verte, también.
Reed me siguió y continuamos en silencio hasta que estuvimos lejos de las
festividades. Se sentía como si hubiéramos caminado por lo menos media milla.
Tenían tanta tierra. Y había luces al aire libre en toda la finca de varios acres.
Finalmente nos detuvimos en un pequeño lago que corría a lo largo de la
propiedad. Me senté en la hierba y Reed se unió a mí.
Miró al cielo mientras hablaba.
—¿Cómo supiste que necesitaba salir de esa conversación?
—Tu rostro. Parecías muy incómodo hablando con ella. Pensé que al menos
intentaría sacarte de eso. Me dije que si me equivocaba, no tenías que aceptarlo.
—Gracias.
—¿Se suponía que ella estaría aquí?
Simplemente negó.
—¿Por qué vino? 96

—La finca de su familia está justo al final de la calle. Se detuvo a saludar. La


seguridad la conoce y probablemente la dejó entrar, pensando que fue invitada.
Tenía tantas ganas de volver a preguntar qué había ocurrido entre ellos, pero
luego recordé lo que había sucedido en el hotel de Long Island cuando me espetó.
Reed estaba mirando las estrellas. Para mi sorpresa, en parte respondió a la
pregunta en mi cabeza sin que tuviera que preguntar siquiera.
—Me lastimó mucho cuando comprendió que el futuro que creía que íbamos
a tener era un poco diferente de lo que siempre había imaginado. Sin entrar en
detalles, me mostró que su amor era definitivamente condicional.
—No hay tal cosa como el amor condicional.
—Tienes razón —dijo—. Pero fue difícil darme cuenta de eso. Creí que la amaba
incondicionalmente. Cuando el amor no se devuelve, tienes que aprender a amar a
la otra persona. La mente te dice que no debes amarlos más, pero el corazón no está
escuchando tan fácilmente.
—¿Todavía la amas?
—No de la misma manera, pero mis sentimientos son complicados.
Mi corazón se rompió por él, pero al mismo tiempo, envidiaba a Allison por
haber recibido el verdadero amor. Todd nunca me había amado. Lo sabía ahora.
Saber que el amor de Allison por Reed estaba condicionado definitivamente
destruyó la idea que había tenido sobre ellos cuando descubrí la nota azul. Me
estaba dando cuenta de que realmente no sabía nada en absoluto, pero tenía miedo
de hacer muchas preguntas. Al mismo tiempo, ver que todavía estaba luchando con
sus sentimientos calentó mi corazón y me dio la esperanza de que había hombres
ahí fuera que eran verdaderamente capaces de amar.
Me quedé mirando el perfil de Reed. Dios, ¿había realmente algo más sexy que
un hombre hermoso que solo quería ser amado por una mujer?
Él cogió la hierba.
—Realmente desearía que no hubiera aparecido.
Mis ojos permanecieron pegados a sus largos y masculinos dedos en el suelo.
—Me alegro de que lo hiciera, porque tienes que poder enfrentarla para seguir
adelante. Fue una buena práctica. Además, ¿viste la mirada en su rostro? Estaba
realmente confundida cuando te fuiste. Y eso hizo que todo valiera la pena.
—Proyecto Ardilla. —Se rió por lo bajo.
Me reí.
—Proyecto Ardilla. Definición: El negocio inexistente de alto secreto que sirve
97
como la manera perfecta de salir de cualquier situación incómoda.
Suspiró.
—Realmente podría tomarme esa bebida, pero no tengo ganas de volver
caminando todavía.
Comencé a levantarme.
—¿Quieres que vaya a buscarnos unas bebidas? Puedes quedarte aquí.
—No. —Puso su mano en mi pierna, incitándome a sentarme de nuevo.
Nos sentamos en silencio por un rato.
—¿Este lago te pertenece?
—Sí. Es parte de nuestra propiedad.
—Vaya.
Algo increíble se me ocurrió en ese momento. Bueno, yo no estaba segura si
Reed lo considerase increíble. Pero las ruedas en mi mente estaban girando. Al
parecer mi alegría era transparente.
—¿Qué tienes en esa cabeza tuya, Charlotte?
—Siento que estoy lista para estallar. Estoy sintiendo este impulso de hacer
algo loco.
—¿Ahora?
—Agregué un par de cosas a mi Lista Al Diablo recientemente. Y una de ellas
involucra un lago. Siento que la oportunidad se me presenta ahora mismo.
—¿Qué quieres decir con “involucra un lago”?
—Nadar desnuda en un lago en la noche. Nunca estoy en un lago por la noche.
Dios sabe cuándo volvería a suceder. Esto se siente como el destino. Pero no quiero
asustarte si prefieres que no lo haga.
—¿En serio acabas de decir esa mierda? ¿Eso estaba realmente en tu lista?
—Lo juro.
Me sorprendió cuando dijo:
—Entonces creo que deberías hacerlo.
—¿De verdad?
—Sí. Sería el final más apropiado para esta noche extraña.
—¿Crees que alguien se aventurará hasta aquí? No me gustaría ser atrapada.
—Lo dudo. Pero hazlo rápido. Voy a hacer guardia. Y no miraré.
—¿Realmente me estás animando a hacer esto? 98

—Llámame loco, pero necesito toda la distracción que pueda obtener esta
noche, incluso si se presenta en la forma de tu locura. Todavía no tengo ganas de
volver a la fiesta, así que es mejor que pasemos el tiempo. Daré la vuelta ahora.
Me dio la espalda. Chillé de alegría cuando rápidamente me quité la ropa antes
de saltar al agua, lo cual fue sorprendentemente cálido.
Una vez que mi cuerpo estuvo inmerso, grité:
—¡Es seguro dar la vuelta!
Reed se quedó con las manos en los bolsillos mientras me observaba rebotar
en el agua. No se movió de su lugar y mantuvo sus ojos en mí, mirando de vez en
cuando para asegurarse de que nadie viniera.
Le grité:
—Mira… esa es una de las diferencias entre una Lista al Diablo y una lista de
deseos: El factor de espontaneidad. La Lista al Diablo es más espontánea. Parte de lo
emocionante de la lista es que, si tienes la oportunidad, debes aprovecharla. Y eso
es lo que estoy haciendo.
Se sentía emocionante estar desnuda en la noche en esta propiedad. También
fue emocionante porque parecía tan malo, dado que Reed estaba a pocos pasos de
mí. Mis pezones se endurecieron con el pensamiento.
Estaba orgullosa de mí misma por aprovechar el momento. Probablemente no
hubiera considerado hacer algo tan espontáneo durante el tiempo que estuve
comprometida con Todd. En ese sentido, sobrevivir a la ruptura no solo me había
hecho más fuerte, sino también más aventurera.
Después de llenarme, dije:
—¡Voy a salir!
Reed me dio la espalda. Me puse el vestido de nuevo sobre mi cuerpo mojado
mientras la realidad de lo que había hecho comenzó a hundirse.
—¿Cómo explicamos por qué estás toda mojada? —preguntó.
—No lo sé. ¿Cómo lo vas a explicar, Reed? —Sonreí con picardía.
—¿Me vas a achacar esto, Darling? ¿Es eso un reto?
—Si quieres aceptarlo.
Cuando regresamos a la fiesta, afortunadamente, parecía que Allison había
abandonado el local.
La gente nos miraba, confundida, particularmente Max y Jared. Todos estaban
perplejos, excepto Iris, que estaba radiante. 99

—¿Qué diablos te pasó, Charlotte? —preguntó ella.


Miré a Reed y esperé su respuesta, tratando de no perder el valor.
Finalmente respondió a la pregunta de su abuela.
—Charlotte y yo salimos a caminar para hablar de negocios. Ella vio una ardilla
correr hacia el lago. Estaba oscuro, y el roedor agitaba sus pequeños brazos y piernas
por su vida, tratando de mantenerse a flote. Luego decidió ir a buscarla, ni siquiera
lo pensó dos veces, saltó al lago y la salvó… liberándola, salvó su vida.
Reed merecía un Premio de la Academia, porque contó esa historia ridícula con
seriedad inquebrantable.
—Charlotte, nunca dejas de sorprenderme —dijo Iris.
—Sí, ella es bastante increíble. —Reed sonrió.
Seguí esperando que agregase algo para arruinar esa dulce frase, algo así como
“bastante sorprendente para una persona loca”. Pero nunca lo hizo.
Sentí que le debía mucho a Reed. Él me ayudó con mi paseo al lago y siguió
muy bien después. Ahora que sabía lo bien que se sentía al eliminar ese primer
artículo de mi lista, estaba aún más motivada para comenzar a ayudarlo con su
propia lista de deseos.
El miércoles siguiente, me quedé tarde en la oficina para investigar coros en el
estado de Nueva York.
Se sentía como si hubiera golpeado el premio gordo cuando me topé con el
Coro del Tabernáculo de Brooklyn. Inmediatamente envié un correo electrónico para
preguntar si estaban aceptando nuevos miembros.
El director del coro devolvió mi correo electrónico de inmediato y me dio
algunas fechas para sus próximas pruebas de inscripción abierta.
Al imprimir todos los materiales, me pregunté cómo reaccionaría Reed. Cuando
llegué a su oficina, él no estaba allí, así que dejé toda la información en una carpeta
de su escritorio con una nota que decía: Devolviéndote el pago. ¡Hagámoslo!
100

A la mañana siguiente, llegué temprano a la oficina para encontrar otra nota


azul de Reed en el centro de mi escritorio.
Cada vez que veía este papel, me ponía la piel de gallina y me recordaba haber
descubierto ese pedazo de papel azul dentro del vestido.
Recogí con entusiasmo la nota y la leí.

Querida Charlotte:
¿Sabes por qué las ardillas te aman tanto?
Porque estás loca3.
Reed.

Sacudí mi cabeza y suspiré para mí misma.


—¿Son estos los tipos de notas de amor que se te ocurren ahora Eastwood? —
Reí—. Más bien son notas de odio.

101

3
You’re nuts: Es un juego de palabras, la palabra nuts significa bellotas, pero la frase significa estás
loca.
Reed
N o había planeado aparecer.
Al menos eso fue lo que me había dicho. El hecho de que hubiera
concertado una cita con un posible vendedor en la sección de Cobble Hill
de Brooklyn no tenía nada que ver con las audiciones abiertas que se llevaban a cabo
a doce cuadras de distancia el mismo día.
Mi reunión terminó a las seis y media, y conduciendo por Smith Street pasé por
delante de cierta iglesia enorme. Lo siguiente que supe fue que había estacionado y
estaba siguiendo a una manada de personas como una oveja sin mente.
—Bienvenido al Tabernáculo. —Un hombre mayor en la entrada me entregó
un folleto con una cálida sonrisa—. El talento es un don de Dios. Compartirlo aquí
es tu regalo de vuelta. Buena suerte esta noche.
102
Si bien el gesto de invitación me debería haber hecho sentir a gusto, me hizo
sentir exactamente lo contrario. Quería salir corriendo. Pero había llegado hasta aquí,
reprimí las ganas de huir, me senté en la última fila y observé cómo todos los rostros
excitados se amontonaban en las bancas delanteras de la iglesia.
—¿Te importa si me siento a tu lado? —El tipo que me había saludado estaba
en el pasillo al final de la banca en el que estaba sentado. Miré alrededor de la iglesia.
Tenía que haber treinta filas completamente vacías delante de mí.
Él leyó mi rostro.
—Me gusta sentarme al lado de la puerta en caso de que haya interrupciones
o retrasos que hagan un alboroto.
Asentí y me deslicé en la banca para hacer espacio. Eran más de las siete. La
gente había dejado de acumularse, pero las audiciones aún no habían comenzado.
—¿Eres nuevo? No creo haberte visto por aquí antes.
—Me detuve para… —¿qué demonios estaba haciendo aquí?—… para
comprobar las cosas.
—¿Entonces no cantas?
—No. Sí. No, sí. Quiero decir… solía. Hace mucho tiempo.
Él asintió.
—¿Qué te hizo dejar de venir a la iglesia?
No había dicho que había dejado de ir a la iglesia. Solo había insinuado que
una vez canté y ya no lo hacía.
—¿Cómo sabes que no voy a una iglesia diferente?
Él sonrió.
—¿Lo haces?
No pude evitar reírme un poco.
—No. No lo hago.
Hizo un gesto a las bancas de atrás.
—Cuando las personas regresan por primera vez después de una larga
ausencia, tienden a sentarse en las filas de atrás.
Asentí.
—Hace que el escape sea más fácil.
—¿Cuánto tiempo ha pasado?
—¿Desde qué canté?
103
Sacudió su cabeza.
—No. Desde que has estado en la casa de Dios.
Sabía la respuesta sin tener que pensar en ello. La última vez que puse un pie
dentro de una iglesia había sido con Allison. Habíamos ido a misa antes de nuestra
reunión programada con el diácono. Eran dos semanas antes del día de nuestra
boda, y le habíamos dado las lecturas y las canciones elegidas para la ceremonia.
Irónicamente, el día que habíamos ido a la casa de Dios había sido la noche que ella
había elegido para su momento de ir con Jesús.
—Ha sido un tiempo.
—Soy Terrence. —El hombre extendió su mano—. Bienvenido de vuelta.
—Reed. —Temblaba—. Y no estoy seguro de haber vuelto.
—Cada viaje comienza con un primer paso. ¿Estás planeando probar para el
coro?
—No he tomado una decisión todavía. Pensé en venir esta noche y ver cómo
van las cosas. Hay una segunda noche de prueba la próxima semana, ¿no?
—Sí.
Las puertas de la iglesia se abrieron y entró un tipo con uniforme de
mantenimiento. Al ver a Terrence, dijo:
—Tengo un problema con la caldera en el sótano. Podría usar algunas manos
para ayudarme a mover los archivadores que la señorita Margaret nos hizo
almacenar allí. Están bloqueando el acceso al sistema.
Terrence asintió y se volvió hacia mí.
—El trabajo de un voluntario nunca acaba por aquí. —Se puso de pie y me dio
una palmadita en el hombro—. Espero que encuentres lo que estás buscando.

Unos días después, todavía no había decidido si regresar para la única otra
audición de la noche en el Tabernáculo de Brooklyn. Pero cuando entré en mi
calendario en línea, noté que se había reservado una cita para esa noche. El
programador mostró que Charlotte había ingresado la cita, aunque la única
información sobre el tiempo de bloqueo era un montón de letras que no escribían
nada: PEGHEEC.
104
Levanté el teléfono y llamé a su extensión.
Respondió en el segundo timbre:
—Bonjour, Monsieur Eastwood. ¿Je peux vous aider?4
Qué mier…
—¿Charlotte?
—Oui5.
Entonces me di cuenta. Cuando había revisado su Lista Al Diablo el otro día,
había agregado Aprender francés. La había visto antes en la sala de descanso,
comiendo su almuerzo con auriculares mientras murmuraba para sí misma. Ahora
tenía sentido. Bueno, sentido para Charlotte Darling. Ella había estado escuchando
frases y practicando hablarlas.
Por suerte, yo también he tomado algo de francés.

4
Hola, señor Eastwood. ¿Puedo ayudarle?
5
Sí.
—¿Ne tenez-vous pas la langue anglaise assez? —Traducción: ¿No te es
suficiente con el inglés? Cubrí el teléfono y me reí entre dientes, porque no tenía ni
puta idea de si mi propia traducción era correcta.
Ella respondió:
—Umm. ¿Eh?
Me reí.
—Es lo que pensaba.
—Todavía estoy aprendiendo.
—Nunca lo hubiera adivinado…
—Cállate. ¿Llamaste por alguna razón o simplemente sentiste la necesidad de
burlarte de alguien para que marques mi extensión automáticamente?
—En realidad, llamé por una razón. Simplemente haces que sea tan fácil
burlarse.
—¿Qué querías?
—Hay una cita en mi calendario para el miércoles a las siete. Está etiquetado
como PEGHEEC. ¿Sabes qué es eso?
—Por supuesto. PEGHEEC: “Para el gran hombre en el cielo”. Lo escribí en
código para que nadie lo descubriera excepto nosotros.
105
Negué.
—Excepto tú, querrás decir.
—Lo que sea. ¿Estás emocionado? ¿Has estado practicando?
—No estoy haciendo una audición, Charlotte. —Incluso si hubiera decidido
hacerlo, no había manera de que le hiciera saber sobre eso. No había cantado en
años, y la gente en esas pruebas era realmente buena. Dudaba que pudiera siquiera
hacer el corte. Además, si de alguna manera lograba superar las pruebas, la
imaginaba sentada en la primera fila de cada actuación. Probablemente invitaría a
todo el personal de la oficina y a algunos conserjes que nunca había conocido.
Pude imaginar el puchero en su rostro mientras hablaba.
—¿Por qué no?
—Solo porque hice la lista no significa que esté planeando hacerla como si
fuera una carrera.
—Oh. —Se quedó en silencio por un momento. Entonces otra vez dijo—: ¿Por
qué no?
—Solo quita la cita de mi calendario, Charlotte.
—Bien.
Después de colgar, me sentí un poco mal por ser así con ella. Así que abrí su
calendario, miré todas sus citas y recordatorios para la próxima semana, y comencé
a traducirlos todos del inglés al francés para que los resolviera.
Una cita decía: Vuelo de Iris aterrizando a las 5 p.m. Llame para confirmar a las
4. Así que lo traduje a: Le vol d’Iris atterrit à 17h. Appelez pour confirmer à 16h.
Entonces decidí agregar algunas tareas propias para que ella hiciera:
Prendre rendez-vous avec rétrécis. Traducción: Hacer una cita con el psiquiatra.
Al menos eso es lo que intenté escribir.
Otro recordatorio: La venta de Victoria´s Secret terminó. ¡Ordenar nuevos
innombrables después de recibir el cheque de pago!
Me reí a carcajadas al oír eso. Charlotte era definitivamente la única mujer de
veintitantos años que conocía usaría la palabra “innombrable”. Le di una buena
traducción para eso.
Commandez des pantalons et des soutien-gorge. Pide bragas de abuelita y
sostenes de apoyo.
Me estaba divirtiendo metiéndome con ella, hasta que llegué a la siguiente cita:
Cita a ciegas a las 9.
Una ira inesperada brotó dentro de mí. Aunque no tenía derecho a sentirme 106
así, no enfriaba la quemadura en mi garganta. Algún idiota iba a aprovecharse al
máximo de ricitos de oro. No estaba celoso, era… protector. En el fondo, enterrada
bajo toda esa locura, había una mujer que creía en los cuentos de hadas. Su novio
idiota había estado sumergiendo su pluma en la tinta de la empresa en el lugar
donde trabajaba, y Charlotte todavía publicaba cosas en Facebook como Solo sigue
nadando y crea tu propia felicidad. Algunas personas nunca aprenden. Ella no vería
que su caballero con armadura brillante era un imbécil envuelto en papel de aluminio
hasta que la jodiera. Y me molestaba que fuera tan ciega. Ese sentimiento se volvió
inmensamente peor cuando me di cuenta de que la cosa de compras de Victoria
Secret probablemente estaba directamente relacionada con su gran cita a ciegas.
—Déjalo en mi escritorio —dije sin levantar la vista. La había olido entrar a mi
oficina. Y eso solo sirvió para irritarme aún más, que conociera su olor. Que me
gustara la forma en que olía.
Charlotte colocó el informe en el que había estado trabajando para mí y se dio
la vuelta para salir. Solo que se detuvo en la puerta.
—¿Hice algo mal, Reed?
Le había dado una mala actitud durante unos días, desde la tarde que había
cometido el error de abrir su calendario.
—No. Solo estoy ocupado.
—¿Puedo traerte algo de café o algo?
—No. —Hice un gesto hacia la puerta sin levantar la vista de la edición del
folleto en el que estaba trabajando—. Pero puedes cerrar la puerta cuando salgas.
Después que mi puerta se cerró, tiré mi bolígrafo sobre el escritorio y me senté
en mi asiento. La maldita oficina entera olía como ella ahora. Unos minutos más
tarde, todavía no podía concentrarme, así que abrí mi computadora portátil y envié
un correo electrónico a mi molesta asistente.
Para: Charlotte Darling
Asunto: Tú.
Te agradecería mucho si pudieras reducir la cantidad de perfume con la 107
que te bañas. Mis receptores olfativos activan mis sensores de alergia veinte
pasos antes que llegues a una habitación. Además, una mujer lo usa con mayor
sutileza.
Al sacar eso de mi pecho, pude volver a centrarme en el trabajo real. Hasta unos
minutos después, cuando un timbre suave me notificó que había llegado un nuevo
correo electrónico. Sabía de quién era antes de despertar mi computadora del
protector de pantalla.
Para: Reed Eastwood
Asunto: Tus receptores olfativos.
Es una pena que tus receptores olfativos sean tan sensibles. ¿Has intentado
exponerte al alergénico para desensibilizar el efecto? Tal vez podría ayudarte si
en alguna ocasión te detuvieras a oler las rosas en lugar de pisotear el jardín. El
mundo está lleno de ramos de mujeres. Además, un hombre usa mejores
modales.
La noche siguiente, antes de irme a dormir, pasé por la oficina de Charlotte
para dejar algunos recibos para que pudiera preparar mi informe de gastos
mensuales. Eran casi las ocho, y asumí que ya se había ido. Su voz me detuvo justo
antes de llegar a su puerta.
—¿Y cuál es el precio de una cabina para dormir?
Tranquilo, y luego:
—Hmm. Bueno. ¿Y qué tan grandes son las camas en la cabina?
Más silencio.
—Vaya. ¿No tienes algo para dos? ¿Tal vez una queen o algo así?
Ella rió.
—Bueno. Bueno, supongo que siempre es una opción. No estoy lista para
reservar en este momento. Pero muchas gracias por la información.
No quería que me atraparan a escondidas en el pasillo, pero tampoco pude
resistirme a ser un idiota. Al entrar en su oficina, dejé caer el sobre de gastos en su
escritorio y dije:
—Usar un teléfono de la empresa en el trabajo para hacer planes de vacaciones
no es muy profesional, Charlotte.
Me fulminó con la mirada. Encontré su nariz arrugada, sus ojos entrecerrados
y el color rosado que se elevaba en sus mejillas para ser lindo. Sabiamente, mantuve
ese pensamiento para mí mismo.
108
Charlotte levantó su teléfono celular de su escritorio y lo agitó en mi dirección.
—Estaba usando mi teléfono celular, no el teléfono de la compañía. Y mi
jornada laboral terminó hace tres horas. Así que técnicamente, la única cosa de la
compañía que estoy usando es esta silla.
Oculté mi sonrisa.
—¿Viajarás a algún lugar? No me di cuenta de que ya habías ganado el tiempo
de vacaciones.
—No es que sea de tu incumbencia, pero solo estaba obteniendo información
para un viaje en tren por Europa. Me gusta soñar despierta con las cosas que quiero
hacer y, a veces, la visualización de cómo se ve eso ayuda.
Hizo clic. Bajo el sol toscano. Ayer ella había agregado Hacer el amor a un
hombre por primera vez en una cabina para dormir en un viaje en tren a través de
Italia a su Lista Al Diablo. Si ella supiera que había estado revisando su lista en el
servidor, consideraría que estaba interesado en ser su compañero, por lo que no
mencioné que sabía de lo que estaba hablando. En cambio, elegí un camino
diferente. Uno que sin duda llevaba directamente al infierno.
—Quizás si pasaras más tiempo trabajando y menos soñando despierta, sería
más productivo y no tendrías que quedarte hasta las ocho de la noche.
Sus ojos se ensancharon. Me miró por un momento, luego abrió el cajón de su
escritorio y sacó su bolso, lo golpeó contra su escritorio antes de volver a cerrar el
cajón. Cerró el portátil, se puso de pie y tiró de su bolso hasta el hombro. Luego
procedió a caminar hacia la puerta donde yo todavía estaba de pie. Sin esperar que
se detuviera cuando me alcanzara, di un paso cauteloso hacia atrás, anticipándome
a que me empujara.
En cambio, cerró los ojos, levantó las manos y comenzó a escribir
frenéticamente los dedos en el aire.
Seriamente. Maldito. Cabrón.
Y tan hermosa cuando sus fosas nasales se ensanchaban.
Ella pulsó lo que presumí era el botón imaginario Enviar, respiró hondo, abrió
los ojos y salió de la oficina sin una palabra más.
Podría haber visto el balanceo de su trasero todo el camino.
Ambos necesitábamos maldita terapia.

109
Reed
D espués de unos días más de evitarla a toda costa, ya no era posible cuando
Iris apareció en un almuerzo de negocios con Charlotte a cuestas. Matthew
Garamound, nuestro CPA, mi hermano y yo ya estábamos sentados. Aunque estaba
molesto por su presencia, me puse de pie cuando caminó hacia la mesa. Asintiendo
mi saludo, saqué la silla vacía a mi lado, mientras Garamound hacía lo mismo con
Iris.
—Charlotte.
—En realidad, me voy a sentar al lado de Max en el otro lado de la mesa si a él
no le importa. No quisiera que mi perfume moleste tus alergias.
Los ojos de Iris se estrecharon.
—No tienes alergia a los perfumes.
110
—Es algo que he desarrollado recientemente.
Max mostró su molesta sonrisa de megavatios y se levantó para sacar una silla.
—La pérdida de mi hermano es mi ganancia. —Se inclinó hacia Charlotte, cerró
los ojos e inhaló dramáticamente—. Hueles increíble.
Gruñí algo sobre su falta de profesionalismo en voz baja cuando los cinco nos
sentamos. Rápidamente se hizo evidente que Charlotte iba a evitar el contacto visual
conmigo, lo que inicialmente pensé que era perfecto hasta que me di cuenta de que
cuando no estaba mirando en mi dirección, me permitió una oportunidad ilimitada
de mirar su rostro. Estaba tan distraída. Tuve que obligar a mis ojos a prestar atención
a otra cosa, así que estudié a nuestro CPA.
Matthew Garamound tenía que ser diez años mayor que mi abuela. Su cabello
era plateado, su piel bronceada y siempre llevaba corbata con un alfiler de bandera
estadounidense. Él había sido el CPA de la compañía desde que Iris abrió sus puertas,
y los cuatro nos reunimos cuatro veces al año como un reloj, dos semanas después
del final de cada trimestre. Solo que acabábamos de tener nuestra reunión trimestral
hace un mes, y nunca trajimos un asistente para este tipo de cosas.
Después de que la camarera tomó nuestra orden de bebidas, Matthew dobló
las manos sobre la mesa y se aclaró la garganta.
—Así que… probablemente se estarán preguntando por qué nos estamos
reuniendo hoy.
Max se inclinó hacia Charlotte y le susurró, a pesar de que todos podíamos
escucharlo.
—En realidad me estoy preguntando qué perfume estás usando.
Respondí con los dientes apretados.
—¿Qué tal si tratas de mantener el acoso a los empleados limitado a cuando
estés recostado en el sofá de tu oficina?
Matthew miró entre los dos. Mientras tenía un ceño fruncido, mi comentario
pareció complacer a mi hermanito.
—Sí, bueno, de todos modos —continuó Garamound—. Le pedí a Iris y
Charlotte que organizaran esta reunión hoy porque, desafortunadamente, tengo
algunas malas noticias que ofrecer.
Inmediatamente asumí que estaba enfermo.
—¿Todo bien contigo, Matt?
—Oh. —Se dio cuenta de lo que pensaba—. Sí, sí. Estoy bien. Esto es sobre el
negocio y uno de sus empleados. Específicamente, Dorothy. 111

—¿Dorothy? —Fruncí el ceño—. ¿Dorothy está enferma?


Iris se hizo cargo de la conversación.
—No, Reed. La salud de todos está bien. ¿Por qué no empiezo por el principio?
Como saben, he estado ordenando a Charlotte que compile una lista de nuestros
proveedores de limpieza para poder consolidar la cantidad de socios que utilizamos
y recibir un mayor descuento por volumen en los servicios. Como parte de ese
proyecto, hice que enumerara todas las facturas pagadas por cada proveedor
durante los últimos sesenta días.
—Está bien, sí, sabía que ella estaba trabajando en eso.
—Bien. Encontró algunas facturas mal pagadas, una transposición en números.
Por ejemplo, una factura fue de $ 16,292, sin embargo, se pagó por $ 16,992. Otra
fue por $ 2,300, y se pagó por $ 3,200. Ninguno de ellos se fue por mucho, todos
menos de mil dólares cada uno. Pero Charlotte lo notó en cuatro facturas diferentes,
así que me lo mencionó. Ahora, Dorothy es casi tan vieja como yo, y ella ha estado
conmigo mientras ustedes han estado vivos, así que asumí que tal vez ella necesitaba
anteojos más fuertes, y fui a hablar con ella. —El rostro de mi abuela cayó, y yo sabía
lo que venía a continuación—. Actuó muy extraña. Así que le pedí a Matthew que
examinara algunas de las transacciones.
Garamound retomó donde la abuela lo dejó.
—Realicé una auditoría de sus transacciones en los últimos doce meses y
descubrí que había incorporado números en cincuenta y tres facturas diferentes. Al
igual que los que encontró Charlotte, no eran errores muy grandes y, a primera vista,
parecían ser una simple transposición de números. Pero los errores nunca estuvieron
a nuestro favor. En total, esos cincuenta y tres pagos fueron pagados en exceso por
más de treinta y dos mil dólares. Cuando profundicé un poco más, descubrí que cada
pago se realizaba en dos cuentas diferentes: La cantidad correcta era para el
proveedor, pero se estaba realizando un pago de ACH por la diferencia, y todo eso
se canalizó en una sola cuenta.
Exhalé una respiración profunda.
—Dorothy ha estado robando.
Garamound asintió.
—Desafortunadamente, sí. No he revisado desde el principio, pero ha estado
ocurriendo durante al menos los últimos años.
—Jesús. Dorothy es como de la familia.
Iris tenía lágrimas en los ojos.
112
—Tiene un nieto enfermo.
Tragando esa noticia, probé sal en mi garganta.
Charlotte intervino, sus propios ojos a punto de desbordarse.
—Metástasis coroideas. Es extremadamente raro en los niños. Ella lo ha estado
llevando a Filadelfia para un tratamiento experimental que no está cubierto por el
seguro.
—No tenía ni idea.
El humor del almuerzo dio un giro drástico después de eso. Una cosa era
atrapar a un empleado que robaba, pero otra completamente distinta era atrapar a
uno a largo plazo que tenía una muy buena razón. Todos estuvimos de acuerdo en
que necesitábamos reflexionar un poco sobre la situación y que nos reuniríamos de
nuevo al final de la semana para discutir cómo manejar las cosas.
Al final del almuerzo, Iris se volvió hacia mí.
—Tengo una cita en la zona alta. ¿Podrías llevar a Charlotte a la oficina?
Max respondió, aunque la abuela no le había hablado.
—Puedo darle un aventón.
—Es martes, normalmente no vienes a la oficina. —Me abroché la chaqueta—.
¿No tienes un masaje o algún otro negocio urgente para atender?
Mi hermano se metió las manos en los bolsillos y se balanceó hacia adelante y
hacia atrás sobre las puntas de sus pies.
—No. Estoy libre toda la tarde.
Ya teníamos malversación en la oficina; lo último que necesitábamos era un
problema de acoso sexual. Puse mi mano en la espalda baja de Charlotte.
—Tenemos asuntos reales para discutir. Así que nos veremos de vuelta en la
oficina.

Ninguno de los dos dijo nada durante los primeros cinco minutos del viaje de
regreso al centro.
Finalmente, rompí el hielo.
—Buen trabajo viendo esa cuenta inconsistente.
Miró por la ventana y suspiró. 113

—No se siente tan bien. Se siente bastante mal, en realidad.


—Nunca es divertido descubrir que una persona en la que confías te ha
traicionado.
—Lo sé. Créeme, lo sé. Pero es Christian por lo que me siento mal.
—¿Christian?
—El nieto de Dorothy. Solo tiene seis años. Y el cáncer no está solo en su ojo.
Pasó meses enfermo por el tratamiento de un tumor en sus pulmones solo para
hacer metástasis en su ojo. Debería estar jugando al béisbol en lugar de ser tutorado
en casa y vivir en hoteles con su madre mientras ella lo maneja desesperadamente
como un conejillo de indias.
Me sorprendí frotándome en un punto de mi pecho, pero estaba dentro de ese
dolor. Miré de reojo a Charlotte.
—¿Cómo sabes tanto sobre su enfermedad?
Se encogió de hombros.
—Hablamos.
—¿Hablaron? ¿Solo has estado en la empresa durante tres o cuatro semanas?
—¿Y qué? Eso no significa que no pueda hacer amigos. ¿Conoces esa linda foto
de él con el uniforme de Boy Scout en su escritorio?
No lo hacía, pero evité el problema.
—¿Qué hay de eso?
—Bueno, comenté lo lindo que es en mi segundo día, y ella simplemente
rompió a llorar y me contó la historia. Fuimos a almorzar juntas unas cuantas veces
después de eso. —Hizo una pausa—. Ahora soy la persona que la metió en
problemas.
—Eso no dependía en ti, Charlotte. Ella se metió en problemas. Entiendo que
te sientas mal. Pero hiciste lo correcto.
Charlotte miró por la ventana mientras pasaba un momento de silencio. Ella era
muy sensible a los sentimientos de todos, lo cual era admirable, pero también un
detrimento cuando se trataba de negocios. Aunque cuando se habla de un niño con
cáncer, todas las apuestas están canceladas. Toda la situación era horrible.
—¿Qué vas a hacer con Dorothy? —preguntó finalmente.
Miré a Charlotte y luego de vuelta a la carretera.
—¿Qué harías si estuvieras en mis zapatos?
Se tomó un tiempo para pensar en su respuesta. 114

—No la despediría. Ella realmente necesita el trabajo. Lo que hizo fue


absolutamente incorrecto, pero no sé si no hubiera hecho lo mismo si no hubiera
tenido otra alternativa. La gente no es perfecta y, a veces, necesitamos equilibrar el
error que hicieron con todos los derechos. Dorothy ha trabajado para ti durante
mucho tiempo y estaba ayudando a su hija y nieto.
Asentí. Los dos estuvimos en silencio durante mucho tiempo después de eso.
Fue Charlotte quien finalmente nos sacó de los pensamientos profundos. Se
volvió hacia mí.
—Aprecio las traducciones francesas, por cierto. Nunca te di las gracias. Sin
embargo, gracias a Dios por Google, de lo contrario podría haber comprado
accidentalmente bragas de abuela para mi próximo viaje inexistente a París.
Puso los ojos en blanco.
—Veo que revisaste mi trabajo. —Me reí entre dientes—. Y, de rien. De nada.
—Entonces, ¿por qué detuviste la lección de francés en el momento en el que
programé “Cita a ciegas”?
Tratando de esquivar la pregunta, dije:
—¿Qué quieres decir?
—Dejaste de traducir mi horario justo en ese lugar. Era como el artículo del
segundo al último, y decidiste detenerte allí mismo. Eso no fue aleatorio. ¿No hay
traducción francesa para “cita a ciegas”?
Mierda. ¿Cómo iba a explicar eso?
Bueno, Charlotte, dejé de traducir porque la idea de que salgas con un hombre
al azar me hace sentir violento.
—Ya no me estaba divirtiendo con eso, así que me detuve. —Apretando la
mandíbula, la miré y le pregunté—. De todos modos, ¿quién sale en una cita a
ciegas? En esta época, tienes acceso a muchas formas de conocer gente. Alguien
como tú no necesita recurrir a eso.
—Está bien… ¿Qué quieres decir con alguien como yo?
Por supuesto que quería que lo explicara.
—Alguien… atractiva, y con una personalidad extrovertida, no necesita ir a una
cita a ciegas. Es demasiado arriesgado, especialmente en esta ciudad. Realmente
deberías hacer tu tarea antes de aceptar conocer a alguien.
—¿Como tú? ¿Es eso lo que haces? ¿Verificas los antecedentes de la gente?
¿Así que me verificaste antes de mostrarme el penthouse Millennium?
—No. Aunque no tendría ningún problema en hacer eso. Pero, no iría a una 115
cita a ciegas en primer lugar.
—Por cierto —dijo—. Nunca pregunté, si sabías que estaba mintiendo en mi
solicitud ese día, ¿por qué aceptaste mostrarme el penthouse?
—Porque quería enseñarte una lección, humillarte por perder mi tiempo.
—¿Te diviertes humillando a las personas?
—¿Si se lo merecen? Sí.
Podía sentir el peso de su mirada. Mi corbata de repente se sintió como si me
estuviera ahogando. La aflojé un poco.
—¿Qué? —espeté.
—¿Has salido con alguien desde Allison?
Genial. Estaba atrapado en este auto y no podía escapar de este problema. No
tenía ganas de discutir mi vida con Charlotte.
—Eso no es asunto tuyo.
La verdad era que había habido algunos intentos sin sentido, pero nada más
significativo.
—Bueno, parece que piensas que mis asuntos son asuntos tuyos, por lo que
debes saber que mi… —dejó escapar un largo suspiro—… “cita a ciegas” era solo un
código de todos modos.
—¿Código para qué?
—No quería que la gente supiera que salía en una cita con Max. Y antes que
digas algo… Sé a ciencia cierta que la compañía no tiene una política de no
fraternización.
¿Qué?
Un torrente de adrenalina corría por mis venas. El auto se detuvo en seco
cuando mi pie pisó los frenos en medio del tráfico de Manhattan, y un par de
peatones fueron golpeados en el proceso.
—¿Qué? —escupí, aunque la escuché fuerte y claro.
Las bocinas resonaban detrás de mí, pero apenas me di cuenta.
Ella repitió:
—Max y yo saldremos mañana por la noche. Y será mejor que muevas el auto
antes de que nos hagas tener un accidente.
Ella tenía razón. Necesitaba hacerme a un lado.
Estacionándome ilegalmente frente a Dean & Deluca, tome el riesgo.
116
Estuvo en silencio por unos momentos antes de que me volviera a sus ojos.
—No vas a salir con Max, Charlotte.
—¿Por qué no? Él…
—Charlotte… —Su nombre salió de mi boca en tono de advertencia. Sentí que
me ardían las orejas.
—¿Sí? —Ella sonrió.
Mi enojo parecía divertirla.
Era como una bestia celosa que había rasgado su camino a través de mi cuerpo
y ya no podía ser domada.
—No. Vas. A. Salir. Con. Max.
Sin ninguna justificación real para mis acciones, esperé su reacción. No podía
entender la razón por la que le prohibía salir con mi hermano, porque yo ni siquiera
entendía realmente mi rabia. Solo sabía que no podía manejar la idea de Charlotte y
Max.
Esperaba una gran discusión, una que la incluyera insistiendo en que no tenía
derecho a decirle con quien saliera. Pero me sorprendió cuando dijo:
—Te diré qué. Cancelaré mi cita con Max con una condición.
Mi pulso comenzó a disminuir.
—¿Qué es?
Sea lo que sea, lo haré.
—Mañana por la noche es también la última prueba en el Tabernáculo de
Brooklyn. Cancelaré con Max si vas.
Cristo. Tienes que estar bromeando. ¿Ahora ricitos de oro era una
extorsionadora?
—¿Me estás sobornando?
—El soborno tiene más sentido que el comportamiento injustificado de macho
alfa que estás exhibiendo contra mí sin ninguna explicación en este momento, ¿no
crees?
No había manera de que me sentara y no hiciera nada cuando saliera con mi
hermano, así que di la respuesta que solo podía dar.
—Está bien.
—Bien, estás de acuerdo con mi opinión sobre el soborno, o bien, ¿aceptas ir a
la prueba?
—Está bien. Estoy de acuerdo en ir a Brooklyn. Pero voy solo. ¿De acuerdo?
117
Charlotte parecía demasiado contenta.
—Sí.
—Bien.
Arranqué el auto y salí del tráfico. Una lenta y satisfecha sonrisa se extendió
por su rostro mientras reclinaba el cuello sobre el reposacabezas antes de cerrar los
ojos.
¿Cómo demonios este viaje en auto había pasado de hablar acerca del nieto de
Dorothy a mí de repente aceptando audicionar para el coro? Estaba más allá de mí.
Pero esta era la típica Charlotte. Molestando, insistente, a veces inteligente pero
siempre… hermosa Charlotte. Jodidamente hermosa Charlotte. Joder, la hermosa
Charlotte que no iba a acercarse a mi hermano.
Podría evitar que saliera con Max, tal vez por ahora, pero no tenía derecho a
dictar su vida. Mi necesidad de hacerlo tenía que terminar. Necesitaba una
distracción de esta mujer, y tenía que descubrir una rápido.
Cuando volvimos al centro, Charlotte parecía tener prisa mientras volvía a su
oficina. Mientras tanto, me dirigí directamente al pasillo para hablar con Iris sobre
algo que había estado en mi mente desde que salimos del almuerzo de negocios.
Ella acababa de recibir una llamada telefónica cuando me miró.
—Abuela, bien. Estás aquí. Pensé que todavía podrías estar en tu cita.
Se puso de pie y caminó alrededor de su escritorio.
—No tenía una cita.
¿Se olvidó de que había dado esa excusa de por qué no podía llevar a Charlotte
después del almuerzo? Fue entonces cuando me di cuenta de que probablemente
lo hizo para que llevara a Charlotte. No tenía ganas de meterme con ella. Así que lo
deje pasar.
—¿Acabas de llegar? —preguntó—. Pensé que llegarías antes que yo. ¿Qué te
tomó tanto tiempo?
—Acabamos de entrar. Charlotte y yo encontramos un poco de caos.
Sonrió.
—Ya veo. Eso parece ser habitual con ustedes dos.
Sí.
Tomando asiento, estaba feliz de cambiar el tema.
—Escucha, tenemos que hablar de Dorothy.
—Sí. No he podido pensar en nada más en todo el día.
—Tenemos que llamarla por el robo. No puede salirse con la suya. 118

—Lo sé, Reed, pero…


—Escúchame.
—Está bien. —Parecía preocupada por lo que iba a decir a continuación.
—Aunque creo que necesita saber que lo descubrimos… no creo que debamos
despedirla. Está pasando por demasiado. Y ha sido una empleada leal hasta esto que
sucedió. Puedo ver cómo alguien en su situación podría actuar de una manera
desesperada. La gente hace cosas extrañas cuando sus seres queridos están en
peligro. Ella nos robó, pero no creo que signifique ningún daño. Para ella, era una
situación de vida o muerte.
Una mirada de alivio se apoderó de su rostro.
—Estoy de acuerdo, y estoy feliz y orgullosa de ti por verlo de esa manera.
Desde el momento en que entendí lo que estaba pasando, supe lo que quería
hacer. Iris era una persona caritativa y siempre había sido un buen ejemplo para mí
en ese aspecto. Se sintió bien no solo ser capaz de ayudar a esa familia, sino también
de hacer que mi abuela estuviera orgullosa.
—Me gustaría pagar el resto del tratamiento de su nieto.
Parecía sorprendida.
—¿Estás seguro? Eso podría ser mucho dinero.
—Sí, estoy seguro. No podría imaginarme tener un hijo o un nieto que se
estuviera muriendo y no tuviera las finanzas para ayudar a salvarlo. Quiero decir, ¿hay
algo que no harías por un nieto enfermo?
Mi abuela se detuvo mientras me miraba a los ojos.
—No. No, no lo hay.

119
Charlotte
S in aliento y agotada cuando volví a mi oficina, llamé al celular de Max tan
rápido como pude.
Contesto al primer timbre.
—Bueno, hola. ¿A qué debo esta…?
—¡Max! —Interrumpí—. Escucha. Necesito un favor. No has hablado con Reed
desde la reunión del almuerzo de esta tarde, ¿verdad?
—No. Nunca regresé a la oficina. Me fui a casa. ¿Qué pasa?
Cubriéndome el pecho, dejé escapar un suspiro de alivio.
—Mentí a tu hermano. Le dije que tenía una cita contigo mañana por la noche.
La risa de Max llenó mi tímpano.
120
—Um.… bien. Déjame aclarar esto. He estado tratando de hacer que salgas
conmigo desde el primer día. ¿Me rechazas cada vez, pero le estás diciendo a la
gente que estamos saliendo?
—Bueno… sí. Pero solo a Reed.
—Eres una locura, Charlotte. ¿Estabas… tratando de conseguir un ascenso de
él? Ustedes dos tienen una extraña maldita dinámica.
—Estaba tratando de enseñarle una especie de lección. Es complicado. De
todos modos, me prohibió salir contigo.
—Qué idiota. —Se rió entre dientes.
—Si te menciona algo, ¿seguirías la corriente por un rato? Probablemente le
diga la verdad en algún momento.
—Cada vez que puedo sacar a mi hermano de su aburrimiento, estoy feliz de
hacerlo. ¿Puedo decirle que tú eres la que me está persiguiendo si me enfrenta?
—Preferiría que no lo hicieras.
Se estaba riendo en mi oído.
—Está bien.
—Hice un trato con Reed. No es algo de lo que pueda hablar, pero mi parte del
trato fue cancelar la cita. Así que la estoy cancelando.
—Estás cancelando la cita que nunca existió. Lo tengo.
—Sí. Y gracias, por cierto. Te debo una.
—¿Qué hay de cenar la próxima semana?
—Eres implacable.
—No puedes culpar a un chico por intentarlo.
Después de colgar, me senté a mi escritorio, pensando en los hermanos
Eastwood. Max era un playboy despreocupado, pero era un buen chico, y sabía que
se preocupaba mucho por Reed. Max era definitivamente el hermano más loco. Y
algunos podrían incluso etiquetarlo como el más guapo, dependiendo de su gusto.
Era el más salvaje, también, seguro. Pero en mi opinión, inquietante, la intensidad de
Reed era mucho más sexy. De hecho, yo nunca lo había encontrado más atractivo
que hoy en su coche, cuando regresó conmigo y me exigió que me mantuviera
alejada de Max. Todd nunca me dio esa clase de atención decidida, se sintió bien ser
el destinatario. Mientras que algunas mujeres me habrían aconsejado golpearlo en
ese momento, no pude evitar encenderme por la protección de Reed. No me
lastimaba el sol que ardía en sus hermosos ojos color expreso cuando hizo la
demanda, o que el auto estuviera lleno de su intoxicarte colonia Ralph Lauren.
Mi cuerpo le rogó que me quitara esa intensidad de otras maneras. Pero había 121
claramente una barricada invisible que Reed había puesto entre nosotros.

A la mañana siguiente, entré en mi oficina para encontrar una nota azul


mirándome fijamente encima de mi escritorio.

Desde el escritorio de Reed Eastwood.


Charlotte:
Felicitaciones por sentar un precedente. Consulta el manual de empleados para
ver la nueva política de no fraternización de Eastwood / Locklear. Además, yo me lo
pensaría bastante antes de sobornar a tu jefe de nuevo. Eso es motivo de despido,
también. P.S. Llegas tarde. Conseguí mi propio café, lo que significa que no estaba
cargado con demasiada crema por una vez. Intenta mejor estar a tiempo a partir de
ahora.
Reed

Enojada, decidí no darle el beneficio de una reacción, así que me contuve la


mayor parte de la mañana y quité algunas cosas por hacer de mi lista.
Después de que me refrescara en la tarde, me aventuré a su oficina, para ver su
estado de ánimo y para ofrecer apoyo moral ya que esta noche era su prueba en el
Tabernáculo.
Para mi sorpresa, una hermosa mujer con el cabello rojizo estaba con él, no
frente a su página de inicio, sino justo al lado de él. Ella no trabajaba aquí, por lo que
debería ser un cliente. Se apoyaba en él y se reía de todo lo que él decía.
Usando esos costosos tacones con suela roja y con un collar de perlas envueltas
alrededor de su cuello, era obvio que estaba bien. Su cuerpo estaba contra el de él
mientras le mostraba sus propiedades en su computadora.
El recuerdo de entrar en la oficina de Todd y encontrarlo en esa posición
comprometedora brilló a través de mi mente. Era una sensación horrible el estar
ciego y descubrir que toda tu relación era solo una ilusión. Esa experiencia siempre
sería un recordatorio de que las cosas podían cambiar en un instante. El hecho de
que estaba experimentando una sensación de temor familiar era muy revelador en 122
términos de mis sentimientos por Reed. Ni siquiera estábamos juntos, sin embargo,
estaba sintiendo una pizca de traición.
Mi estómago se sintió repentinamente enfermo cuando golpeé, dando a
conocer mi presencia por primera vez.
—Hola —dije—. Solo estaba comprobando si todo estaba en orden con su cita
de esta noche y si necesitaba algo.
Reed miró hacia arriba.
—Sí, lo es. Y no, no necesito nada. —Luego volvió su atención a la mujer y me
ignoró.
—Muy bien, entonces —dije, básicamente hablando con la pared.
Dando unos pasos adelante, me presenté con la invitada de Reed.
—Soy Charlotte, la asistente de Reed. ¿Tú eres?
—Eve Lennon, una cliente privada del señor Eastwood. Él me va a mostrar
algunas propiedades hoy.
Reed finalmente se dirigió a mí.
—Charlotte, mientras sigues aquí, ¿puedes llamar a Le Coucou y decirles que
estaré allí en unos quince minutos? Pídeles que preparen una mesa para dos. —Se
volvió hacia ella—. Iremos a almorzar primero.
Forcé una sonrisa.
—Por supuesto.
Después de que me quedara un rato en la puerta, Reed se quitó bruscamente
sus gafas, me miró y en el tono más grosero dijo:
—Puedes irte.
¿Estaba bromeando?
¿Me estaba dando permiso para irme? ¡Qué lindo de su parte!
Después de regresar a mi oficina a regañadientes para hacer la reserva, me
aventuré en la cocina para tomar un café tan necesario para curarme el dolor de
cabeza. Todavía desconcertada por la forma en que Reed me había hablado, dejé
caer cosas de la derecha e izquierda, primero el paquete de azúcar abierto y luego
el agitador.
Iris estaba allí y notó mis dedos resbaladizos.
—Charlotte, ¿está todo bien? Pareces agotada.
Revolviendo mi café, pregunté:
123
—¿Quién es Eve Lennon?
—La familia Lennon ha sido un cliente nuestro durante años. ¿Por qué
preguntas?
—Eve está con Reed en su oficina, y tengo la impresión de que tal vez algo
estaba sucediendo entre ellos. Ella estaba sobre él. Como sea, no es de mi
incumbencia.
La comprensión llenó los ojos de Iris.
—Pero es… de tu incumbencia… porque tienes que trabajar con él todos los
días, y trabajas en todas las facetas de nuestras vidas. Reed es asunto tuyo, Charlotte.
—Hizo una pausa—. Tienes sentimientos por él, ¿verdad?
—No de esa manera… —Dudé y dejé escapar un suspiro, dándome cuenta de
que realmente no necesitaba enfrentar a Iris—. No lo sé. Las cosas son raras entre
nosotros… todo el tiempo. Él es tan caliente y frío conmigo. Realmente no lo
entiendo. ¿Sabes lo que me dijo cuando entré en su oficina mientras ella estaba allí?
—¿Qué?
Profundizando mi voz, di mi mejor interpretación de Reed.
—“Puedes irte”. Así de simple. Puedes irte. Puede ser muy condescendiente.
Iris parecía enfadada al verme tan molesta por él. Me hizo un gesto con la
cabeza para que me uniera con ella en una de las mesas.
Se inclinó.
—Con mi nieto… es una batalla entre quién es realmente y quién cree que
debería ser… entre lo que realmente quiere y lo que cree que se merece. Él tiene sus
razones por cómo actúa a veces. Pero una cosa que puedo decirte es que Eve Lennon
no te llega a los talones. Y si Reed te está ahuyentando y dejando a esa mujer cerca
de él, la está usando como un escudo humano de algo que de otra manera no puede
resistir.

124
Reed
F ui malditamente duro con Charlotte y me estaba carcomiendo por dentro.
Había dejado mi oficina como un perro con la cola entre las patas. Ella
normalmente ataca en respuesta. No esta vez.
Ya era bastante malo que Eve hubiera estado sobre mí cuando Charlotte entró.
A pesar de que no había nada entre Charlotte y yo, podría decir que atraparme con
Eve la hizo sentir incómoda. Pero me ofrecí voluntariamente para llevar a Eve a tres
propiedades por esa misma razón, ¿no? Para mostrarle a Charlotte que no tenía
ningún interés en ella y para tratar de dirigir a mi pene en una dirección diferente.
Después de mi descontrol sobre su cita con mi hermano, era una distracción
necesaria. Esa distracción en realidad estaba tratando de frotar su pie contra mi
pierna debajo de la mesa en Le Coucou.
125
Deseé haber deseado a Eve. Porque era exactamente el tipo de mujer que
necesitaba en mi vida. Una que no quería ir por mi cabeza y mi corazón, una que no
quería nada a largo plazo.
Eve tenía dos divorcios bajo su cinturón y no tenía ningún deseo de casarse y
tener hijos. Perfecto. Pero mientras me sentaba frente a ella en el almuerzo, estaba
más que preocupado.
—Entonces, ¿qué propiedad vamos a ver primero? —preguntó.
Mis ojos se encontraron con los suyos, pero sus palabras no se habían
registrado.
—¿Hmm?
Repitió.
—¿A dónde vamos primero?
—Correcto. He estado pensando en el loft Tribeca ya que es el más cercano de
aquí.
Mostró sus brillantes dientes blancos.
—Genial.
Cuando Eve tuvo que ir al baño de mujeres, decidí revisar mi teléfono. Por
costumbre, hice clic en Instagram y revisé el perfil de Charlotte. Hoy no había nada
nuevo, así que me desplacé a través de las fotos de la semana pasada, llegando a
una de hace una semana que mostraba una foto de su televisión mientras sus pie
estaban en una mesa de centro. Ella llevaba unas pantuflas de peluche. La foto decía:
Son las 9:00 p.m. del miércoles. ¡Sabes lo que eso significa! Cita a ciegas. El mejor
espectáculo de la televisión.
Todo comenzó a juntarse en mi cerebro. La entrada a las nueve de la noche de
la “Cita a ciegas” en su agenda. El hecho de que Max no hubiera entrado en mi oficina
a la primera oportunidad para decirme que tenía una cita con Charlotte. Pensé que
era muy diferente a él, y que había estado demasiado enojado para siquiera
confrontarlo el tiempo suficiente como para sentirlo.
Charlotte había mentido.
Ella inventó completamente la cita con Max para que aceptara ir a la prueba de
esta noche. No sabía qué era peor, el hecho de que me había engañado para ir, o
que sabía qué reacción conseguiría al amenazarme con su cita con Max.
El resto de la tarde fue un borrón mientras acompañaba a Eve a las tres casas,
cuando todo en lo que podía concentrarme era en confrontar a Charlotte.
Después de dejar a Eve en su condominio, me puse en marcha a través del
tráfico en hora pico, con la esperanza de alcanzar a Charlotte si aún no había salido
126
de la oficina.
Su oficina estaba oscura, la única luz provenía de una pequeña lámpara de
escritorio. Casi todos se habían ido, pero Charlotte estaba sentada frente a su
computadora, pareciendo que estaba navegando por la red en lugar de trabajar.
Cuando se dio cuenta de que estaba parado en la puerta, saltó un poco.
—¿No deberías ir a Brooklyn? Las pruebas son a las siete. Tienes que estar allí.
—No —dije mientras la puerta se cerraba detrás de mí—. No iré a Brooklyn.
Charlotte se levantó de su silla y se cruzó de brazos.
—Pensé que teníamos un trato.
—¿Qué tipo de juego estás jugando conmigo, Charlotte?
—¿A qué te refieres?
—Me mentiste… ¿Por qué? ¿Para que pudieras verme perder la cabeza? Sabías
qué tipo de reacción obtendrías. ¿Es así como consigues tus golpes?
La culpa en su rostro era evidente.
—¿Cómo supiste que mentí? ¿Max te lo dijo?
—¿Está en esto también? Genial.
—No… solo le pedí que hiciera… umm… —Perdió su tren de pensamiento.
Saqué el teléfono de mi bolsillo, lo abrí en su publicación de Instagram y lo
coloqué frente a su rostro.
—Lo descubrí. “Cita a ciegas a las nueve”. Más un plus, Max nunca mantendría
algo así en silencio. Buscaría la primera oportunidad de restregármelo en la cara.
Todo tiene sentido ahora.
—Simplemente no quería que te perdieras la oportunidad de adicionar. Eso es
todo.
La expresión de Charlotte estaba llena de pesar. No era mi intención hacerla
sentir triste. Solo quería reclamarla por su mentira. Pero Dios, la expresión de su
rostro me hacía querer olvidarme de todo y… besarla.
Quería besarla.
Quería saborear sus labios y alejar esa mirada triste de su rostro, sin embargo,
sabía que si había un conjunto de labios que estaban prohibidos en esta tierra, eran
los de Charlotte Darling.
No era solo un rostro bonito y un cuerpo sexy. Era alguien que quería dentro
de mi alma, y eso nunca iba a suceder.
Debería haber salido caminando. En cambio, estaba completamente perdido 127
en este momento. El horizonte más espectacular se podía ver justo detrás de ella,
pero no había nada más espectacular que el pecho agitado de Charlotte, el sudor
que goteaba en su frente, la reacción que estaba teniendo hacia mí. Su atracción
hacía mí era palpable.
Estábamos parados a un metro de distancia, y su maldita esencia era todo lo
que podía oler.
Pasó un largo momento de silencio.
—¿Qué me estás haciendo? —murmuré, las palabras salieron de mí como un
hipo sobre el que no tenía control.
—¿Qué me estás haciendo? —susurró ella.
Bajé la vista por un momento, y fue entonces cuando noté la bolsa de Victoria's
Secret en el piso junto a su escritorio.
Mi voz era brusca.
—¿Qué es eso?
—Iris me hizo tomar un descanso a mitad del día para despejar mi cabeza. Era
el último día de la venta, así que fui de compras.
—¿Por qué necesitas aclarar tu cabeza?
—Porque me hiciste enojar.
Dios, ella era sexy cuando apretaba los dientes con ira. Me pregunté qué más
podrían tirar esos dientes.
Joder, tenía que parar.
Sin embargo, me moví más cerca.
—Muéstrame lo que te compraste en tiempo de trabajo.
Charlotte tragó saliva y luego se acercó a la bolsa. Se agachó y sacó el
contenido, quitando una etiqueta en el papel de seda. Volviendo al lugar frente a mí,
la abrió para mostrarme varios pares de ropa interior de encaje en un arcoíris de
colores.
Una tanga de encaje negro con una pequeña rosa de seda cosida en la parte
superior de la cintura me llamó la atención.
Recogiéndolo de la pila, lo sostuve en mi mano, sintiendo el suave encaje e
imaginándolo contra la piel cremosa de Charlotte. Pasando mi dedo por la correa
trasera, también imaginé cómo se vería dentro de la grieta de su culo perfectamente
curvado.
Doblando mis dedos sobre la tanga, la envolví, agarrándola en mi mano de la
misma manera en que quería hacerlo con ella. 128
Charlotte me estaba mirando, casi como si estuviera en trance.
Y sabía que iba a llevar esto demasiado lejos. Yo era su jefe, y no solo había
pedido ver su ropa interior. La estaba acariciando. Y si ella miraba hacia abajo,
también vería que estaba duro. Oficialmente había perdido mi puta mente cuando
se trataba de ella.
Una voz de razón dentro de mi cabeza me advirtió. ¡Vete!
Elegí escucharla.
—Buenas noches —dije mientras le entregaba sus bragas y salía rápidamente
de su oficina.
Bajando en el ascensor, seriamente consideraba dirigirme a un bar y
emborracharme, aunque raramente bebía.
En cambio, conduje por un tiempo y de alguna manera terminé en el puente
de Brooklyn.
Las audiciones ya estaban a la mitad cuando me deslicé dentro. Igual que la
última vez, me senté en la fila de atrás y miré a mi alrededor. A lo largo de los años,
había hecho muchos negocios en esta parte de Brooklyn, por lo que conocía bien el
área. Era un adolescente cuando la iglesia se cambió a este edificio en particular, el
antiguo Teatro Metropolitano de Loew. Debí tener alrededor de trece años cuando
comenzaron una gran restauración en el lugar. Iris y yo habíamos pasado una vez
por ahí durante ese tiempo. Ella se detuvo para contarme todo sobre el edificio. Mis
abuelos habían tenido su primera cita ahí, cuando todavía era un teatro. Por la forma
en que contaba la historia, lo impresionada que había estado cuando dijo que tenía
trescientos sesenta asientos, fue el más grande del país en un momento dado, uno
pensaría que mi abuelo lo había construido. Sonreí ante el recuerdo.
Mirando hacia arriba, pude ver por qué estaba tan impresionada. Los diseños
intrincados y ornamentados se restauraron a mano en las múltiples capas del techo,
y un entresuelo se elevaba por encima de la orquesta. Me sentía asombrado por la
arquitectura y toda la grandeza del edificio, algo que no había dejado de hacer en
mucho tiempo. Hasta que mi atención fue desviada al frente del escenario. Una mujer 129
con la voz más increíble y poderosa cantaba en el escenario. Maldita sea. Ella podría
sostenerse contra Aretha Franklin. Me hizo cuestionar mi cordura para siquiera
considerar audicionar. No estaba ni cerca de ser tan bueno como esta gente. Sin
embargo, me senté allí, contento de al menos ver el espectáculo.
Durante un descanso de quince minutos, estaba revisando los correos
electrónicos del trabajo en mi teléfono cuando una voz familiar me interrumpió.
—Vas a necesitar estos.
Mirando hacia arriba, encontré a Terrence, el viejo voluntario que conocí a
última vez que había venido, y me tendió unos papeles. Los tomé.
—¿Qué son estos?
—Aplicación para el ministerio de la iglesia. —Levantó la barbilla en dirección
al banco donde estaba sentado—. Muévete. He estado todo el día aquí y mis viejos
perros necesitan un descanso.
Me deslicé para hacer espacio pero sostuve los papeles que me había dado de
nuevo a él.
—Gracias. Pero no me voy a unir a la iglesia.
No levantó la mano para recuperar los papeles.
—Tienes que ser un miembro para audicionar para el coro. Necesitarás hacer
una clase de membresía y el bautismo de agua, pero te permitirán audicionar si la
aplicación está en proceso. Solo llena los papeles, te voy a sellar y estás listo para ir.
—No estoy audicionando.
Terrence entrecerró los ojos.
—No estás audicionando, y no te estás uniendo a la iglesia, pero aquí estás por
segunda vez en una semana. ¿Para qué viniste, entonces?
Sacudí la cabeza y me reí de mí mismo.
—No tengo ni idea. Espera, en realidad, eso no es cierto. Estoy aquí porque
ricitos de oro me ha dado la vuelta.
—Ah. —Una mirada de comprensión cruzó el rostro de Terrence—. Una mujer.
Y una que te hace cuestionarte a ti mismo.
Me burlé.
—Me hace cuestionarme, de acuerdo, sobre todo si he perdido la cabeza.
Sonrió.
—Te ve por lo que eres, y te hace querer ser un hombre mejor. No la dejes ir.
—No es así. 130
Terrence puso su mano sobre mi hombro.
—¿Estarías aquí, sentado en esta iglesia, si no fuera por ella?
Lo pensé.
—No, probablemente no.
—¿Te ha hecho cuestionar cómo tratar a los demás?
Dorothy inmediatamente apareció en mi cabeza. Hace unos meses, no estaría
seguro de no haberla despedido.
—Ella tiene una manera única de ver las cosas, que parece haber causado un
lapso en mi juicio en más de una ocasión. Pero es una empleada, tal vez un amigo
en un sentido de la palabra. Nada más.
Terrence se rascó la barbilla.
—¿Y si te dijera que tu ricitos de oro estaba en una cita esta noche con un joven
soltero?
Apreté mi mandíbula y los ojos de Terrence se centraron en ella. Se rió entre
dientes.
—Eso es lo que pensé. Todavía estas luchando. Apuesto a que volverás. Y mi
conjetura es que esta no es la última vez que voy a estar viéndote en este banco,
tampoco. —Se puso de pie y me tendió su mano—. Pero hasta entonces, guarda la
aplicación y toma el consejo de un viejo que ha aprendido de más errores de los que
eres capaz de hacer. La bendición pasada por alto de un hombre es pronto la
ganancia de otro hombre.

131
Charlotte
—O ficina de Reed Eastwood. ¿En qué puedo ayudarle? —Contesté el
teléfono a través de mis auriculares y di otro paso gigante en mi
siguiente zancada mientras esperaba a que la persona que llamaba hablara. Era mi
hora de almuerzo, pero no había nadie cerca para contestar el teléfono, así que me
había comido la ensalada que había traído en mi escritorio y luego procedí a hacer
zancadas y sentadillas en mi oficina. Si el presidente de los Estados Unidos podía
encontrar tiempo para hacer ejercicio, maldita sea, yo también podría.
—¿Está él? —dijo la persona que llamaba.
Fruncí la nariz ante la actitud de la mujer al otro extremo del teléfono y empujé
más hacia abajo sobre mi dedo del pie hacia atrás para apretar la zancada.
—No. El señor Eastwood no regresará hasta más tarde. ¿Puedo tomar un
mensaje o ayudarle a hacer una cita? 132

El soplo de aire amargo en el otro extremo de la línea suspiró ruidosamente.


—¿Dónde está?
Qué perra. Me paré entre las zancada.
—Lo siento. No estoy en libertad de divulgar esa información. Pero estaré
encantada de ayudarla al hacer una cita o tomar un mensaje.
—Dile que llame a Allison tan pronto como llegue.
Sabía la respuesta pero pregunté de todos modos.
—¿Puedo tener su apellido y preguntar a qué se refiere esto, por favor?
Otro suspiro fuerte, aunque de alguna manera dudaba que fuera porque estaba
dando zancadas en su hora de almuerzo mientras contestaba el teléfono e intentaba
mantener su paciencia con una persona grosera en el otro extremo.
—Baker, y es en referencia a nuestra luna de miel.
Bueno, esa última pizca de información fue confusa.
—Umm... bueno.
Clic.
La perra me había colgado.
—Bueno, que tengas un buen día, también —murmuré.
Después de eso, conecté mi auricular a mi iPhone, subí el volumen de la música
y me lancé con renovada venganza.
Barbilla hacia arriba.
Pecho levantado.
Espalda recta
Paso largo.
Talón apuntando hacia el techo.
Y…
Mantén la posición. Dios, esa mujer tenía agallas. ¿Por qué demonios tenía que
estar tan enojada? Lo tenía todo, el vestido de plumas, el hermoso y rico prometido,
un hombre que escribía sus notas románticas. Yo debería ser la enojada. ¿Qué tengo
yo? Su vestido de mala suerte que no pude cerrar, ningún hombre en mi vida, y su
prometido romántico se habían convertido en un hombre que ahora escribía notas
de odio en su misma papelería altiva.
Perra.
133
Qué perra.
Había estado dando vueltas por mi oficina durante al menos media hora, y mis
piernas empezaban a ceder. Decidiendo dejarlo todo, di una última zancadilla, cerré
los ojos y mantuve mi posición hasta que se formaron gotas de sudor en mi frente y
mis piernas empezaron a temblar.
Después de un minuto o dos de extenuante equilibrio, tuve la extraña sensación
de ser observada. Mis ojos se abrieron repentinamente para encontrar que no estaba
equivocada. La puerta de mi oficina estaba abierta, y Reed me estaba mirando
fijamente. Sorprendida por la inesperada visita, perdí el equilibrio y caí directo sobre
mi trasero.
Reed estaba prácticamente a mi lado antes de que tocara el suelo.
—Jesús, Charlotte. ¿Qué demonios? ¿Estás bien?
Le di una palmada en su mano extendida y me arranqué los auriculares.
—No. No estoy bien. Irrumpiste aquí y me diste un susto de muerte. Y esta no
es la primera vez que me tiras al suelo.
Sus cejas se alzaron.
—No irrumpí aquí. Llamé a la puerta. No respondiste. Así que entré para dejar
algo en tu escritorio. Tal vez si estuvieras un poco más conectada con el mundo que
te rodea, habrías sido consciente de mi presencia antes. ¿Qué demonios estabas
haciendo de todos modos?
—Zancadas.
—¿Por qué?
—Así mi trasero no se verá como el queso cottage, por eso.
Reed cerró los ojos, murmuró algo y negó.
—No me refería a por qué harías zancadas en general. Entiendo la teoría del
ejercicio. Quiero decir, ¿por qué los hacías en tu oficina a la mitad del día?
Me levanté del suelo y me quité el polvo de las manos y de la falda.
—Porque si el presidente tiene suficiente tiempo, yo también.
—No tengo ni puta idea de lo que eso significa.
Lo fulminé con la mirada.
—¿Qué necesitas, Reed6? —Aunque estaba molesta, tampoco pude evitarlo.
Las rimas no intencionales eran simplemente divertidas. Rompí una pequeña sonrisa
que pensé que me había escondido bastante bien.
Reed me entrecerró los ojos.
134
—Acabas de divertirte con una rima, ¿verdad?
—Sí. Bien pensado. —Hice alarde de una gran sonrisa por lo entretenida que
podía ser.
Puso los ojos en blanco, pero podía ver las comisuras de sus labios contraerse.
—Solo te dejo las facturas que necesito que proceses. —Reed se dirigió a mi
escritorio y luego se volvió hacia la puerta. Casi me había olvidado por completo de
la llamada telefónica que había encendido un fuego en mi rutina de ejercicios.
—Umm... Tuviste una llamada mientras estabas fuera. No llegué a enviarte los
detalles por correo electrónico ya que estaba en medio de mis zancadas de almuerzo
cuando llegó.
—Está bien. Solo puedes decirme. ¿Quién era?
Cerré los ojos al ver su reacción.
—Allison Baker.

6
En inglés, necesitar se escribe Need, que rima con Reed.
La mandíbula de Reed se flexionó, y un ceño estropeó su hermoso rostro.
—Gracias.
Se volvió y se dirigió hacia la puerta de nuevo. Pero yo nunca podía dejar las
cosas como estaban.
—Dijo que te dijera que era por tu luna de miel.

Horas más tarde, me sentí mal por la forma en que había tratado a Reed. Ni
siquiera le había preguntado si había ido a su audición anoche, y luego le había
dado noticias sobre un tema que sabía que era muy doloroso, solo para poder ver
su rostro. Básicamente, fui grosera porque estaba celosa de esa estúpida llamada
de Allison.
Cuando comencé a cerrar mi computadora por la noche, noté que el punto
verde estaba iluminado al lado de su nombre en el correo electrónico interno de la
compañía, lo que significaba que él también había iniciado sesión. Sin pensarlo
demasiado, escribí usando la función de chat.
135
Charlotte: Hola. Estaba a punto de salir. ¿Puedo hacer algo por ti antes de
irme? ¿Un poco de café o algo?
Un minuto después, apareció una respuesta.
Reed: No, gracias. Estoy bien.
Me mordí la uña por un minuto, luego tecleé:
Charlotte: ¿Estás ocupado? ¿Puedo preguntarte algo?
Reed: No estoy ocupado en absoluto. Solo haciendo zancadas en mi
oficina.
Mis ojos se abrieron de par en par.
Charlotte: ¿En serio?
Reed: Claro que no, Charlotte. ¿Qué clase de chiflado crees que soy?
De hecho, me reí a carcajadas de esa respuesta.
Charlotte: Así que… sobre esa pregunta…
Reed: Escúpelo, Darling.
Por supuesto, mi apellido era Darling, y la gente me había llamado por él
mientras crecía. Pero cuando leí esa última oración, la leí como Reed llamándome
darling7, como en, amor, corazón, bebé, darling. Me sonreí y me gustó el sonido de
eso, y cerré los ojos para intentar escuchar la profunda voz de Reed llamándome
cariño sin que se capitalizara.
Cuando volví a abrir los ojos, había un nuevo mensaje en mi pantalla de Reed.
Reed: Espero que sepas que te estaba llamando Darling como en tu
apellido... No cariño como en el término de cariño.
Por mucho que el pensamiento lo matara, hubo muchas veces en que nuestras
mentes eran simpáticas. Decidí darle de comer su propia línea.
Charlotte: Claro que no, Reed. ¿Qué clase de chiflada crees que soy?
Reed: Touché.
Charlotte: De todos modos, sobre esas preguntas...
Reed interrumpió con otro mensaje mientras escribía.
Reed: ¿Entonces ahora son preguntas, no pregunta?
Lo ignoré.
Charlotte: ¿Cómo fue tu audición anoche?
Reed: Estaba empezando a preocuparme por ti. Han pasado casi
136
veinticuatro horas y aún no me lo habías preguntado.
Charlotte: Aww... eso es dulce. Te preocupas por mí. Entonces, ¿cómo te
fue? ¿Conseguiste pasar a la siguiente ronda?
Reed: Fui. Pero no me presenté.
Charlotte: ¿Qué? ¿Por qué?
Reed: Para ser honesto, no soy lo suficientemente bueno. Escuché algunas
de las audiciones y me di cuenta de que me costaría mucho trabajo para llegar
al punto en el que tuviera una oportunidad legítima de hacerlo.
Estaba decepcionada. Pero sonaba como si al menos hubiera hecho un examen
de conciencia al ir.
Charlotte: Siempre está el año que viene. ¡Comienza con algunas lecciones!
Reed: Tal vez haga eso. Y gracias, Charlotte. Por mucho que me molestaras
por esto, realmente disfruté yendo a ver las audiciones.

7
Querida.
Charlotte: De nada. Me alegro de poder poner en práctica mis habilidades
molestas como una mierda y ser de alguna utilidad.
Reed: Es tarde ¿por qué no te vas a casa?
No pensé que estuviera haciendo una pregunta a la que quisiera una respuesta
real, sin embargo, respondí en voz alta hablando con mi computadora.
—Porque no tengo nada por lo que apresurarme a volver a casa.
Charlotte: ¿Puedo hacerte una pregunta más?
Reed: Por supuesto. Me encantan las preguntas personales a las siete de
la noche que me interrumpen mientras trabajo.
Charlotte: Supongo que querías decir eso sarcásticamente, pero te lo
preguntaré de todos modos. ¿A dónde planeabas ir en tu luna de miel?
Reed no respondió. Después de unos minutos, la luz verde se volvió roja, lo que
indicaba que había cerrado la sesión del correo electrónico de la empresa.
Claramente había sobrepasado nuestros límites invisibles de nuevo. Así que terminé
de apagar mi computadora y ordené mi escritorio. Me sorprendió cuando Reed
apareció en mi puerta, aunque al menos no me caí en esta ocasión.
Tenía su chaqueta sobre su brazo y su bolsa de cuero colgada sobre su hombro.
—Hawái —dijo—. Íbamos a ir de luna de miel a Hawái.
Debo haber hecho una mueca sin darme cuenta. 137

Él arqueó una ceja.


—¿No lo apruebas?
—Estoy segura de que es hermoso. Yo solo... Te imaginé para algo un poco
más único. Hawái no te queda bien.
Reed se rasgó la sombra de las cinco en la barbilla.
—¿Qué me queda?
Lo pensé mucho antes de contestar.
—África. Tal vez un safari.
Sonrió.
—En realidad, ahí es donde quería ir en nuestra luna de miel.
—¿Supongo que Allison no?
—No. La idea de Allison de unas excelentes vacaciones consiste en un spa de
cinco estrellas con masajes diarios y bronceado en la playa mientras bebe bebidas
frutales con sombrillas de un coco.
—¿Así que hiciste lo que ella quería hacer?
—Me comprometí. Su elección inicial fue peor. Al menos en Hawái, podía
escalar en roca mientras ella tomaba el sol en la playa.
—¿Escalada en roca?
—Solía hacerlo.
—¿Por qué te detuviste?
Reed negó.
—Buenas noches, Charlotte.

Me encantaba trabajar con Iris. No solo aprendía nuevas facetas del negocio
cada vez que me involucraba en un proyecto, sino que también sentí una verdadera
conexión de mujer a mujer con ella. Cuando preguntaba cómo iban las cosas, creía
que realmente quería escuchar la respuesta, a diferencia de la mayoría de las
personas.
Acabábamos de terminar de recopilar los números financieros trimestrales para 138

enviarlos a la contadora cuando ella preguntó:


—¿Cómo están las cosas en el trabajo, Charlotte? ¿Eres feliz aquí hasta ahora?
Esa fue probablemente una de las únicas preguntas en las que no tuve que
meditar la respuesta.
—Me gusta. Estoy muy feliz, Iris. He querido decírtelo. Sé que asumiste un gran
riesgo al contratarme, y para ser honesta, probablemente no tomé el trabajo por las
razones correctas inicialmente, excepto que sabía que eras una mujer con la que
quería estar. Pero estoy aprendiendo mucho, y este trabajo se siente bien para mí.
Quiero aprender más. ¡Quiero aprender de todo!
Iris se rió entre dientes.
—Me alegra oír eso, querida. Todos sentimos tu entusiasmo. Realmente has
revitalizado la oficina. ¿Qué tal tu arte? ¿Sigues trabajando en ello?
—Lo estoy. Y creo que finalmente encontré su lugar en mi vida. Siempre pensé
que el trabajo de mis sueños sería trabajar con arcilla todo el día. Pero estoy
descubriendo que lo disfruto mucho más cuando lo uso para relajarme y escapar.
—Eso es maravilloso. ¿Y mis nietos? ¿Cómo van las cosas con ellos?
—Bueno, las cosas con Max son geniales. Es muy dulce.
Bajó sus lentes de lectura hasta la punta de su nariz y me miró por encima de
ellos.
—¿Y mi otro nieto?
Me encogí de hombros.
—Bueno, ayer me tiró al suelo y conversé con su ex-prometida sobre su luna
de miel, así que probablemente debería responder que las cosas no van tan bien.
Iris parpadeó dos veces.
—¿Cómo dices?
Me reí.
—Bueno, técnicamente no me tiró al suelo físicamente. Solo me asustó
mientras estaba haciendo zancadas. Y mi conversación con su ex consistía en que
ella resoplara mucho y fuera grosera antes de colgarme.
Iris sonrió.
—Eso suena como Allison.
—Pero, por otro lado, le pedí que fuera a la iglesia dos veces, y esta noche
tengo mi primera lección de escalada, así que supongo que podrías decir que
aunque él nunca lo admitirá, de alguna manera nos hemos influenciado mutuamente
139
de una manera positiva.
—¿Iglesia? ¿Escalar? Creo que necesitas retroceder un poco, querida. Me
perdiste después de que Allison actuara como una perra.
—Bueno, todo comenzó con mi Lista Al Diablo. Perdona mi francés. De hecho,
ayudaste a inspirar el comienzo de la lista. Después de nuestra larga charla en el
baño de mujeres y de que me dieras este gran trabajo nuevo, decidí hacer una lista
de las cosas que quería hacer.
—Como una lista de cosas que hacer.
—Sí. Excepto que no estoy planeando morir pronto, así que lo llamé una lista
de al diablo.
—Creativo. Continúa.
—Bueno, resumiendo, le conté a Reed sobre mi lista y una noche descubrí que
él había comenzado su propia lista.
Algo en el rostro de Iris cambió.
—¿Mi nieto hizo una lista de cosas que hacer?
—Sí. Lo sé. Yo tampoco lo podía creer. Pero así fue como descubrí su sueño
secreto de cantar en el coro. Así que investigué un poco y descubrí que el Coro del
Tabernáculo de Brooklyn iba a hacer pruebas y se lo conté a Reed.
Iris se veía bastante sorprendida.
—¿Y fue?
—Lo hizo. Dos veces. No terminó haciendo la prueba porque necesita trabajar
en su voz, pero creo que fue bueno que fuera. Y agregué escalada en roca a mi lista
después de que él dijo que era un escalador. Siempre he querido probarlo. Parece
un pasatiempo rudo.
—¿Reed te está llevando a escalar?
—Oh. No. Dije que nos estamos tolerando e influyendo desde lejos. Creo que
estamos muy lejos de las citas de juego. Solo mencionó que era un pasatiempo suyo,
y pensé que lo probaría. Encontré una clase abierta en la calle Sixty-Second que
comienza esta noche a las siete.
—Ya veo. Bueno, siempre y cuando no esté siendo difícil para ti.
—No lo es. Es gracioso, cuanto más intenta ser difícil, más veo que es un muro
que levanta para mantener a la gente alejada. Sé que no es de mi incumbencia, pero
tengo la necesidad de abofetear a Allison por lo que sea que le haya hecho.
Una cálida sonrisa se extendió por el rostro de Iris.
140
—Tienes el número de mi nieto. ¿Me haces un favor? No te rindas con él.
Prometo que si te deja entrar, valdrá la pena todo el esfuerzo. Incluso si es solo
amistad.
Asentí.
Como ya habíamos terminado por hoy, limpié los papeles esparcidos por toda
la mesa en su oficina y dije buenas noches. Iris me detuvo al salir.
—¿Charlotte?
—¿Sí?
—Una última cosa. Si alguna vez tenemos la oportunidad de abofetear a
Allison, tendrás que ponerte en la fila detrás de mí.
Sonreí de oreja a oreja.
—No hay problema. Que tengas una buena noche, Iris.
Reed
A l parecer, había decidido tomar un nuevo camino para salir de la oficina
estos días.
A pesar de que había estado saliendo de la misma manera todas las
noches durante los últimos ocho años, girando a la izquierda al salir de mi oficina,
de frente por el largo pasillo y salir por la entrada principal, ahora automáticamente
voy a la derecha, luego a la izquierda, luego a la derecha, y serpenteo alrededor de
los cubículos como una rata en un laberinto para ir hacia la puerta principal. Me toma
el doble de tiempo, y nunca admitiría que tomé los pasos adicionales para pasar por
la oficina de Charlotte, sin embargo, hubo una decepción desagradable dentro de
mí cuando vi que su puerta ya estaba cerrada esta noche.
La oficina de la abuela estaba ubicada a solo unas puertas de la de Charlotte, y
141
ella salió con su abrigo justo cuando pasaba.
—Oh. Reed. No me di cuenta de que todavía estabas aquí. Pasé antes, pero tu
luz estaba apagada.
—Tenía una cita en el centro de la ciudad, pero regresé a buscar algunos
archivos para mi programa matutino. ¿Necesitabas algo?
—Umm. Sí, en realidad. ¿Te acuerdas de mi amiga Helen?
—¿Bradbury?
—Sí.
—Bueno, su nieto ha empezado recientemente a escalar, y al parecer ha
comprado un equipo de segunda categoría. Su decimoctavo cumpleaños se acerca
la próxima semana, y ya sabes, Helen está teniendo una fiesta que es más grande
que la mayoría de las bodas. Pensé que sería bueno si le comprara un nuevo equipo
como regalo. Estoy segura de que también tranquilizaría a Helen. Solamente... no
tengo ni idea de qué comprar.
—Puedo ayudar a elegir algunas cosas. ¿Por qué no te muestro algunos sitios
en línea mañana cuando regrese por la tarde y podemos ordenar cosas para la
próxima semana?
—Oh. ¿Dije la semana que viene? Quise decir mañana. La fiesta es mañana.
Entrecerré los ojos.
—¿La gran fiesta es en un día laborable?
—Umm... sí. Helen es maniática de tener una fiesta en un cumpleaños real. De
todos modos, busqué en los lugares locales, y hay una tienda que vende artículos de
primera línea en la calle Sixty-Second, está por tu camino a casa.
Asentí.
—Extreme Climb. Conozco el lugar. También dan clases de escalada y
organizan viajes en grupo.
La abuela sonrió y me señaló con un dedo.
—Ese es. —Miró su reloj—. Ya son casi las siete, y tengo una cita en el centro a
las ocho en punto. La tienda cierra a las nueve. Me preocupa no poder hacerlo.
¿Podría molestarte para que vayas y me consigas un casco de camino a casa esta
noche?
—Por supuesto. No hay problema. Agarraré algo y lo llevaré a la oficina
mañana.
Ella me abrazó.
—Eres un muñeco. Y si ves algo de interés mientras estás allí, deberías
recogerlo también. 142

—Umm. Bueno.
—Que tengas una noche maravillosa, Reed.
—Tú también.

Extreme Climb no había cambiado mucho en los dos años que había estado
ausente. El mega gimnasio se concentraba más en clases de escalada en interiores
que en ventas de equipo, y aunque tenían más de tres mil metros cuadrados
escarpados y tres paredes de entrenamiento, uno de los cuales llegaba a doce
metros, el lugar siempre estaba lleno.
El chico de la recepción se acordó de mí. Había hecho algunos de sus viajes de
escalada cuando comencé.
—Eastwood, ¿verdad?
Nos sacudimos las manos.
—Buena memoria. Desafortunadamente, la mía no es tan fuerte.
Sonrió.
—No hay problema. Es Joe. No te he visto en mucho tiempo. ¿Lesión?
—Nah. Solo tomé un descanso.
—¿Vuelves para una lección de repaso? Es noche de principiantes.
Probablemente no quieras golpear la pared de más de siete metros con ellos. Pero
el escalador trasero está abierto si quieres. Puedo conseguir que uno de los
muchachos te vea.
—Tal vez otra noche. Me detuve para recoger un casco para un regalo.
—Acabamos de recibir el nuevo casco de Petzl Trios hoy en negro. —Silbó—.
La cosa es dulce. Aún no está a la venta, pero puedo conseguirte uno para que lo
veas si quieres.
—Sí. Eso sería genial.
—Dame unos minutos. Si quiere divertirse mientras tanto, ve a ver la clase para
principiantes. Tenemos unos cuantos que se ataron el casco al revés. Debería ser
divertido verlo.
143
Me reí.
—Tal vez lo haga.
Cuando Joe desapareció, deambulé por ahí. Ver a todo el mundo trepando por
las paredes, o emocionado por su primer intento, me hizo recordar cuánto solía amar
este deporte. Tal vez debería intentarlo de nuevo.
Un grupo de chicos estaban reunidos en la pared de principiantes, mirando
hacia arriba mientras una mujer subía. Estaba casi en la parte superior de la pared
corta, a unos seis metros de la subida de siete metros sesenta, y llevaba pantalones
cortos de color rosa intenso que mostraban una parte trasera en forma de corazón
desde la parte inferior. Pensé que esa era la causa de las sonrisas gigantes que
llevaban. Hasta que oí el gemido.
Cada vez que la mujer escaladora alcanzaba la siguiente estaca, soltaba un
sonido que era un extraño híbrido de quejido, gemido y suspiro. Algo así como
Venus Williams en un partido de tenis, excepto que mucho más sexy. Claramente no
era intencional, porque la mujer se estiraba y se esforzaba al máximo por llegar a la
cima. Pero eso no hizo que el sonido fuera menos sensual. Ella se estiró de nuevo, y
el gemido sensual se disparó directamente a mi polla. Maldita sea. Había pasado
mucho tiempo desde que había escuchado ese sonido. Demasiado tiempo. Por
alguna razón, hizo que mi cerebro pensara en Charlotte. Apuesto a que ella haría
algunos grandes sonidos en la cama y también era bastante desinhibida. Toda esa
locura reprimida probablemente traducida en un infierno en la cama.
La mujer se las arregló para escalar unos cuantos metros más y agarrarse a la
cima de la escalada con un último y fuerte gemido. Se estiró y tocó la campana en
la parte superior. El grupo de chicos que miraban a unos pocos metros de distancia
aplaudieron y gritaron. El más alto del grupo dijo:
—Maldición. Voy a invitarla a salir. Apuesto a que suena tan bien debajo de mí
como lo hace por encima de mi cabeza. —Aunque yo no era mejor que él, de pie,
allí mirando fijamente el trasero de la mujer mientras pensaba en cómo podría sonar
otra mujer en la cama, el comentario del chico me enfureció.
Mi atención se desvió de nuevo hacia la escaladora cuando gritó un sonoro
woo-hoo y agitó los brazos en el aire como si acabara de escalar el Monte Everest.
Esa voz.
Oh, no.
Mierda.
No podría ser...
La mujer vitoreó una vez más.
Pero fue... 144
Reconocería ese grito en cualquier parte.
Ella comenzó a descender. Observé con asombro, todavía incapaz de creer que
fuera ella.
—¿Charlotte? —Mi voz sonó más fuerte de lo que pretendía, prácticamente
haciendo eco.
Se giró para mirarme, deteniéndose por un momento para recuperar el aliento
antes de perder completamente su enfoque y aterrizar en una posición retorcida.
—Ow... ¡Ay!
¡Mierda!
Corrí hacia ella, luego me arrodillé.
—¿Estás bien?
Ella me miró aturdida, sus ojos azules brillando.
Dios, es hermosa. Incluso cuando está hecha un desastre.
—Qué... ¿qué estás haciendo aquí?
—¿Puedes mover tu pierna?
—Es mi tobillo y mi pie en su mayoría. Pero todo duele.
Un par de empleados nos rodearon.
—¿Necesitas ayuda?
Negó con la mano.
—No, estaré bien.
—Podemos llamar a una ambulancia. ¿Estás segura? —preguntó uno de ellos.
—Sí. —Se volvió hacia mí—. No me contestaste. ¿Qué estás haciendo aquí?
¿Por qué estaba tan preocupada por eso cuando apenas podía moverse?
—¿Es eso realmente relevante? Iris me envió aquí para hacer un recado para
ella.
—Eso es extraño. Le mencioné que venía aquí. ¿Por qué no me lo pidió a mí?
Tengo mis teorías.
Cuando ella trató de mover su tobillo de nuevo, se encogió.
—Ay.
—Será mejor que te revisen. Te llevaré al hospital. ¿Puedes levantarte?
Soplando un suspiro, dijo:
—Averigüémoslo.
145
Ofreciéndole mi mano, la ayudé a levantarse lentamente.
Charlotte inmediatamente se estremeció cuando intentó caminar.
—Esto no es bueno. —Se apoyó en mí mientras cojeaba.
La hice esperar en la entrada mientras iba a buscar mi auto.
Al ayudarla a subir al vehículo, dije:
—Me sorprende que hayas perdido el control tan fácilmente. Te estaba
mirando antes de que sucediera, antes de darme cuenta de que eras tú. Tu balance
era bastante impresionante.
—Bueno, si hubiera sabido que me estabas mirando, estoy segura de que mi
concentración hubiera sufrido. Y perdí el control porque me asustaste cuando
gritaste mi nombre. No se suponía que estuvieras allí.
Caminé hasta el asiento del conductor y luego dije:
—Tal vez quieras considerar usar algo menos revelador. Tenías un grupo de
animadores admirando tus pequeños pantalones.
—¿Eras uno de ellos? —Arqueó una ceja, luego movió su asiento hacia atrás
antes de levantar su pierna en mi tablero.
Diablos sí, lo era...
Me negué a reconocer su pregunta.
Ella rió.
—La respuesta está en tu silencio, Eastwood.
Entrando y saliendo del tráfico, dije:
—Soy tu jefe, Charlotte. Todo lo que tendría que hacer es decirte que te estaba
admirando de esa manera, y podrías ir tras de mí por acoso sexual.
—Nunca te haría eso, jamás.
Le creía. Charlotte no estaba tratando de atraparme. Tampoco era una
oportunista. A veces desearía que lo fuera, así podría encontrar algún tipo de defecto
real en ella.
Mantener mis ojos en la carretera siempre era un desafío con Charlotte en el
auto.
La miré de reojo.
—Escalada en roca, ¿eh? ¿Justo después de que te dije que escalaba? Original.
Veo que tus tendencias acosadoras todavía están en plena vigencia. ¿Quieres
146
decirme que esto fue una coincidencia?
—En absoluto. Me diste la idea. No tengo ningún problema en admitir eso.
Pensé que si te gustaba, debía valer la pena, ya que hay tan poco que pareces
disfrutar.
Me reí.
—¿En qué basas esa opinión?
—Trabajas largas jornadas y luego te vas a casa. Hay poco espacio para otra
cosa.
—¿Cómo sabes lo que hago después de irme a casa por la noche?
—Bueno, estoy al tanto de toda tu agenda en su mayor parte. Asumo que no
hay mucho tiempo para actividades extracurriculares basadas en tus horas. También
trabajas en muchas exhibiciones de fin de semana.
—Si quisiera que algo se te pase, lo haría, Darling.
—Darling como en mi apellido, con una gran D y no una pequeña d, ¿verdad?
Eso está bien, me gustan las grandes D8.
Ella no acaba de decir eso.
Apuesto a que sí, Charlotte. Y en otra vida, tal vez te lo daría a ti.

147

8
Hace referencia a penes, dick en inglés.
Charlotte
R eed me llevó a la sala de emergencias de New York–Presbyterian. Había
salido para atender una llamada telefónica cuando el médico entró a la
habitación.
—Los resultados de su radiografía indican que es solo un esguince. Tiene
mucha suerte, señorita Darling. —Le entregó el papeleo a la enfermera a cargo.
—Entonces, ¿qué tengo que hacer?
—No pises por un par de días. Te dejaré con esta bota y muletas. —Me ayudó
a meter el pie en la bota antes de salir de la habitación.
Reed se cruzó con el médico al volver del pasillo.
—¿Te importaría ayudarme a levantarme de la cama? —pregunté.
148
Miró a mi bota, luego a mí.
—Por supuesto.
—Gracias.
Extendió su mano. La tomé, amando egoístamente que había tocado a Reed
más en las últimas dos horas que en todo el tiempo que lo había conocido. Se veía
particularmente sexy en este momento, también. Su cabello estaba un poco revuelto,
y se había aflojado el cuello en la parte superior. Había venido a Extreme Climb
directamente del trabajo en su traje y corbata, pero en el transcurso de la noche, se
había deshecho un poco. Me encantaba el Reed desaliñado.
—¿Qué dijo el doctor?
—Dijo que era un... —Dudé, decidiendo distorsionar la verdad—. Dijo que no
debo pisar durante al menos unas cuantas... semanas. Tal vez. —La enfermera que
había estado preparando mis papeles de alta me miró por detrás de los hombros de
Reed. Ella sabía que estaba mintiendo, pero no me lo arruinó.
Fue una decisión impulsiva exagerar la verdad. Me sentí mal por mentir sobre
el período de tiempo de recuperación, pero pude justificarlo en mi cabeza porque
me estaba ayudando a acercarme a Reed. Me encantaba la atención que recibía de
él, y simplemente no estaba lista para que terminara.
—Mierda. Está bien —dijo, frotándose la barbilla—. ¿Qué puedo hacer para
ayudarte?
—Puedes llevarme a mi apartamento.
—Sí. Bien. Vamos a llevarte a casa.

Reed miró a alrededor cuando entramos en mi casa en Soho.


—Esto es bonito. Muy... hogareño.
—La decoración es elegantemente descuidada. Me alegra que te guste.
No le creí. Mi gusto era sutil y femenino, por lo que no era Reed Eastwood.
Aunque nunca había visto el interior de su casa, tenía mis ideas sobre cómo se veía:
Oscuro, pulcro y moderno.
Aunque mi apartamento estaba en la ciudad, la decoración era más campestre,
con colores claros y aireados. Tenía fundas de lino con flores en los sofás y cortinas 149

a juego.
Reed parecía dudar en entrar por completo en mi sala de estar. Se detuvo a
unos pocos metros de la puerta.
—Puedes tomarte tanto tiempo libre del trabajo como necesites —dijo.
—Gracias. Pero sigo planeando ir a trabajar. Solo debo cuidar no apoyar el pie.
Aunque podría necesitar que me lleven a la oficina.
—Puedo arreglar eso. —Se metió las manos en los bolsillos mientras seguía de
pie cerca de la entrada—. ¿Tienes hambre?
—Sí. Mucho.
—Puedo recoger algo de cenar y traértelo de vuelta.
—¿Te quedarás y comerás conmigo?
—¿Necesitas que me quede?
—Siento que lo hago, sí. No tengo ganas de estar sola.
Parecía pensativo, luego suspiró.
—Entonces me quedaré por un rato.
Dejando escapar un suspiro, dije:
—Gracias.
—¿Qué te apetece?
—Cualquier cosa está bien.
—Eso no es de mucha ayuda, Charlotte.
—Solo consigue lo que tú quieras.
Reed parecía frustrado conmigo y de repente se dirigió hacia mi cocina, que
daba a la sala de estar.
—¿Qué estás haciendo? —pregunté.
—Voy a ver lo que tienes en tu cocina.
Estaba hurgando en mis gabinetes. Esto se sentía surrealista.
¡Reed está en mi cocina!
Sacó pasta de cabello de ángel, una lata grande de tomates pelados, especias
y un frasco de aceitunas kalamata.
Me miró por encima del hombro.
—¿Tienes ajo fresco?
150
—Sí. Lo guardo bajo el fregadero.
—¿Vino tinto?
—En el estante de vino en la esquina.
—Está bien, puedo trabajar con esto.
Mis ojos se abrieron de par en par.
—¿De verdad vas a cocinar?
—¿Por qué no?
—No te vi como del tipo que cocina.
—No te vi como una escaladora de roca.
—Aparentemente no soy muy buena.
—Lo estabas haciendo bien... hasta que no lo estabas. —Me miró, mostró una
sonrisa rara pero genuina, y luego dijo—: Cocino para mí bastante.
—Estoy impresionada.
—Cuando llego a casa por la noche, normalmente no tengo ganas de salir otra
vez, así que he aprendido a cocinar. Lo disfruto a veces.
Me tumbé en el sofá en mi absoluta gloria, viéndolo moverse mientras cortaba
con las mangas arremangadas. Cada movimiento de su cuerpo era un deleite para
mis ojos mientras rociaba aceite de oliva, revolvía y tiraba la pasta en una sartén. El
intenso aroma olía muy bien, mejor que cualquier cosa que había olido antes en mi
cocina. Él había abierto la ventana, dejando entrar una delicada brisa nocturna. Una
punzada de tristeza me golpeó. Realmente extrañaba tener un hombre cerca, a pesar
de que nunca había tenido uno que cocinara para mí. Todd habría pedido comida
para llevar. A diferencia de mi ex, Reed no tenía miedo de arremangarse, ensuciarse
las manos. Me encantaba eso de él.
Pude ver que estaba sirviendo dos porciones.
—¿Debería ir a la mesa?
—No. Quédate donde estás. Te lo llevaré.
La noche seguía mejorando. Reed puso una copa de vino en la mesa de café y
me entregó mi plato.
—Esto se ve increíble. ¿Qué es?
—Mi versión de la pasta picante puttanesca. Espero que puedas soportar un
poco de fuego.
—Puedo manejar más que un poco.
Reed esbozó otra sonrisa. Definitivamente se estaba aflojando.
151
—Debería lastimarme más a menudo si eso significa recibir este tipo de
tratamiento. —Le guiñé un ojo.
Se sentó en la silla frente a mí.
—Me siento parcialmente responsable de tu accidente, así que estoy feliz de
hacerlo.
—Simplemente dijiste mi nombre. Fui yo quien se asustó al verte allí.
Tomó un bocado de pasta y luego dijo:
—Ciertamente incitamos reacciones muy extrañas entre nosotros, ¿no?
—Sí, pero lo disfruto... Incluso cuando me envías tus pequeñas notas de odio
azul. Disfruto cada minuto de discutir contigo.
Reed dejó de masticar por un momento. Casi parecía que le dolía oírme decir
eso. Se aclaró la garganta.
—Déjame traerte una servilleta.
Le impedí que se levantara.
—No. Estoy bien. —Se sentó de nuevo.
—Parece que quieres decir algo, Charlotte. —Reed parecía saber que había
algo en mi mente.
Lo había. Una pregunta que me había estado carcomiendo. No era asunto mío,
por supuesto, pero le preguntaría de todos modos.
—¿Por qué te llamó Allison por una luna de miel que nunca tomaste?
Reed hizo una pausa y colocó su tenedor hacia abajo, y tintineó contra el plato.
—Pagamos por todos los arreglos, y el resort no devuelve el dinero. Nos dieron
un crédito por una estadía en uno de sus locales. Allison ha insistido continuamente
en que yo sea quien lo use.
—Porque ella lo terminó. ¿Así que siente que te lo mereces?
—Sí. Evidentemente el crédito expira en tres meses. No podría importarme
menos y no tengo tiempo. Le dije que lo usara o dejara que expirara.
—Úsalo, Reed. Haz el tiempo.
—No usaría ese crédito incluso si tuviera el tiempo —dijo bruscamente.
Pensándolo bien, probablemente me habría sentido de la misma manera si
Todd y yo hubiéramos planeado un viaje antes de que todo se derrumbara. Teniendo
en cuenta lo fuertes que eran los sentimientos de Reed hacia Allison, tenía sentido
que no quisiera ir a lo que habría sido su luna de miel. De repente me sentí mal por
sugerirle que se fuera. 152
—Lo entiendo. Tienes razón. Siento haberme entrometido.
Levantó una ceja.
—¿Lo haces?
—En realidad no. —Sonreí—. Aunque todavía no sé qué pasó con ella, porque
no me contarás, para que conste, creo que cometió un gran error.
—No, no lo hizo. Esquivó una bala. —De repente se levantó y llevó mi plato
vacío a la cocina.
Bueno. ¿Qué fue eso?
Pasó un rato antes que volviera a la sala de estar. Se acercó a la ventana y miró
por un momento antes de recoger una de mis fotos enmarcadas.
Alcancé mis muletas y me acerqué a él.
—¿Son estos tus padres? —preguntó. Su espalda estaba hacia mí.
—¿Qué te dio la idea? ¿El cabello negro azabache? —bromeé—. Lo son. Frank
y Nancy Darling. Los mejores padres que podría haber pedido.
—Ellos parecen... agradables en esta foto, pero sí, claramente se ven diferentes
a ti. —Se giró para mirarme y me sorprendió cuando dijo—: Me di cuenta de que
agregaste algo interesante a tu Lista Al Diablo el otro día.
—Espiando mi lista, ¿verdad?
—Lo que hay en mi servidor es mío, Darling, con una gran D. No es espiar.
—Sí, agregué algo que había estado posponiendo.
—Quieres saber de dónde vienes.
Sabía que esa adición a mi lista era muy diferente a todas las demás.
Últimamente, descubrir exactamente quién soy se había convertido en un foco para
mí. Había perdido un poco de mí misma cuando estaba con Todd, tratando de
encajar en su carrera, su estilo de vida, sus pasatiempos, en lugar de lo que me hacía
feliz. Y no podía averiguar exactamente quién soy sin saber de dónde vengo.
—Algún día, me gustaría, sí. Lo agregué allí, aunque realmente es más de la
lista de cosas por hacer que del material de la lista de al diablo. No es exactamente
algo que pueda hacer en un día, ni es necesariamente uno de los puntos más
agradables para mí.
—Bueno, creo que es valiente. Quienquiera que sean... se asombrarían al ver en
quién te has convertido.
—Gracias. Y aquí yo que pensaba que pensabas que estaba loca.
153
—Estás loca... pero también tienes muchas cualidades atractivas.
—Gracias.
Pasaron unos momentos de silencio antes que él preguntara:
—¿Cuánto sabes sobre el día que te encontraron?
—Puedes buscar en Google “Bebé Poughkeepsie Iglesia Saint Andrew's”.
Encontrarás toda la información en repostajes de noticias antiguas. Y eso es todo lo
que sé. Era bastante interesante en ese momento. Pero hasta el día de hoy, nadie
sabe quién me dejó allí.
—Eso es fascinante.
—Supongo.
Reed pudo sentir que realmente no quería hablar de eso y cambió de tema.
Probablemente era lo único en mi vida que no tenía ganas de discutir. En el fondo,
sabía que tenía problemas de abandono. Pero vivir en la negación siempre hacía más
fácil abordarlos.
—Entonces, ¿dónde haces tus esculturas?
Agarré mis muletas e incliné la cabeza para que me siguiera.
—Vamos, te lo mostraré.
—No deberías estar moviéndote —regañó.
—Está bien.
Lo llevé a lo que técnicamente solía ser mi dormitorio. Reed pareció asombrado
al descubrir que en realidad ya no era un dormitorio.
Una sábana yacía en el suelo. Una rueda de cerámica estaba en el centro de la
habitación. Mi cama, que estaba cubierta de basura, fue empujada contra la pared.
Estantes circundantes contenían piezas pintadas y sin pintar.
—¿Dónde duermes?
—El sofá de la sala se convierte en una cama muy bonita. Recientemente, he
convertido mi habitación en un espacio de arte. Algún día tendré un dormitorio y un
cuarto de cerámica, pero por ahora así es como tiene que ser.
Dio vueltas, mirando mis piezas.
—¿Obviamente hiciste todo esto?
—Síp.
—¿Mencionaste una vez que fuiste a la universidad por el arte?
—Fui a la Escuela de Diseño de Rhode Island en Providence por un año. Pero
terminé abandonando.
154
—¿Por qué?
—Me di cuenta de que parte de la belleza de ser un artista no es que te
presionen para crear. Y cuando esa presión se puso sobre mí, ahí fue donde
básicamente terminó mi creatividad. Me gusta tirar arcilla cruda en la rueda y ver
qué pasa. Un cuenco a menudo se transforma inesperadamente en un jarrón y
viceversa. A veces mi trabajo se convierte en un pedazo inútil de basura, y otras
veces, en algo hermoso.
—Como el que hiciste para Iris y te hice romper. Ese fue uno de los buenos,
¿verdad?
—Por desgracia, sí.
—No me extraña. —Sonrió. La sonrisa de Reed era como un regalo. Era raro,
pero cuando sucedía, me consumía totalmente durante tantos segundos como
duraba—. ¿Tienes una pieza favorita? —preguntó.
—Te sorprenderías. —Me moví lentamente hacia la esquina de la habitación
para recoger un pequeño tazón—. Este, en realidad. Al principio no parece mucho,
pero si te fijas bien y te familiarizas con él, verás que está perfectamente equilibrado.
Pequeño, no llamativo pero colorido. Realmente exquisito.
—Sí —dijo, mirándome profundamente a los ojos. La temperatura en la
habitación se sentía como si estuviera aumentando—. Honestamente, no tenía idea
de que fueras tan hábil. Es muy impresionante.
—Vaya, he impresionado a Reed Eastwood.
—No es fácil de hacer.
—No lo es.
La expresión normalmente endurecida de Reed se había vuelto totalmente
suave. Sus ojos buscaban los míos, y sentí algo indescriptible pero muy fuerte entre
nosotros en ese momento. Su cuerpo estaba cerca, y sentía como si pudiera haberse
inclinado y besarme fácilmente. Tal vez eso fue solo porque quería que él me besara
desesperadamente. Esta noche habíamos alcanzado un nivel de intimidad que no
había existido antes. Quizás eso hizo la necesidad física aún más intensa.
Podía sentir su respiración un poco cuando dijo:
—Será mejor que te sientes y levantes el pie.

155
Reed
M e sentí enfermo.
Creo que podría haber sido una reacción al polvo de duendecillo
de Charlotte o cualquier hechizo que me estuviera lanzando.
La había llevado a la oficina durante los últimos días. Mi problema no era que
no quería hacerlo; era lo contrario. Esperaba el viaje más largo de la mañana mientras
ingería su aroma. Esperaba con ganas su risa y su ridícula necesidad de ir a dos
lugares diferentes para el desayuno, uno para el café y otro para el tipo especial de
muffin.
Este sentimiento me había seguido desde la noche de su pequeño accidente.
En su apartamento, cuando estábamos hablando de su misterio de nacimiento, había
visto una vulnerabilidad en sus ojos que nunca había notado. Y cuando me llevó a
su sala de arte, su talento me había dejado pasmado. 156

Cuando llegué a casa esa noche, no pude dejar de pensar en ella y pasé una
hora buscando en Google “Bebé Poughkeepsie Iglesia Saint Andrew's”.
Probablemente solo había una cosa más linda que la actual Charlotte Darling,
y era su versión querubín de rostro sonrojado de hace veintisiete años. Podría haber
impreso la foto y haberla escondido. Y me llevaría ese hecho conmigo a la tumba.
La historia era casi exactamente como la había descrito, un misterio total. Se
encontró a un bebé envuelto en una canasta y se le dejó frente a la rectoría de la
iglesia. La persona tocó el timbre de la puerta y corrió, dejando a bebé Charlotte en
manos de la iglesia, luego del estado, antes de que finalmente terminara en manos
de sus padres adoptivos.
Tal vez fue por la belleza de la niña, pero la noticia se mantuvo en los titulares
durante algún tiempo, siguiendo la difícil situación de Charlotte desde el principio
hasta que fue adoptada seis meses después.
Cuando me senté en mi oficina pensando en Charlotte, ella pasó caminando,
cargando algunos paquetes. Noté que estaba caminando perfectamente bien, sin
cojear. Justo esta mañana, ese no era el caso.
Hmm.
Me hizo preguntarme si estaba jugando algún tipo de juego conmigo.
Decidí enviarle un mensaje.
Reed: A juzgar por cómo acabas de llegar a mi oficina, parece que tu
tobillo está mucho mejor. Supongo que mañana no necesitarás que te lleven.
Charlotte: LOL. Pensé que se suponía que estarías en una reunión de
almuerzo en el Upper West Side.
Reed: Cancelado.
Charlotte: Ah, bueno, sí, estoy mucho mejor. Los paseos en la oficina han
sido muy útiles. Si bien he disfrutado de tu encantadora personalidad matutina,
tienes razón. Creo que puedo valerme por mí misma ahora. El tiempo de
recuperación ha superado con creces mis expectativas.
Reed: También las mías, tanto, que parece totalmente increíble. En
cualquier caso, me alegra ver que te sientes mejor. Supongo que ahora puedes
ir a buscar mis cosas a la tintorería. Tengo algunas camisas que necesitan ser
recogidas de los limpiadores de la calle Union.
Aunque las tareas de poca importancia, como traer un café, formaban parte de
la descripción técnica del trabajo de Charlotte, rara vez le pedíamos que hiciera cosas
así. La mayoría de sus responsabilidades la mantuvieron en la oficina o en
157
exhibiciones. Su papel en la empresa se fue expandiendo. Así que estaba jugando
con ella al pedirle que recogiera mi tintorería.
Charlotte: Estaría feliz de recoger tus camisas. ¿Están preparados?
Reed: Solo estaba bromeando. Puedo recoger mi propia tintorería. No
necesitas hacer eso.
Charlotte: Oh.
Unos momentos después, apareció en mi puerta. Su rostro estaba enrojecido,
y parecía que tenía algo importante en su mente.
—¿Puedo entrar?
—No tienes que preguntar. —Pude ver que Charlotte estaba definitivamente
nerviosa. Me quité las gafas y las coloqué en el escritorio—. ¿Qué pasa? —Cerró la
puerta y sus tacones chasquearon mientras se acercaba lentamente a mi escritorio—
. ¿Está todo bien, Charlotte?
—Sí. —Se frotó las palmas de las manos en la falda—. Estoy nerviosa por
preguntarte algo. Pero me dije que lo iba a hacer de todos modos.
—Bueno…
—Me preguntaba… si a te gustaría… bien…
—Solo dilo.
Charlotte se miró los pies.
—Últimamente me he estado diciendo a mí misma que voy a hacer un mayor
esfuerzo para perseguir lo que quiero en la vida, tomar el toro por los cuernos, si
quieres llamarlo así. Y bueno… realmente me gusta tu compañía. Me preguntaba si
querrías salir conmigo en algún momento fuera del trabajo. —Dejó escapar un largo
suspiro—. En una cita.
Sentí como si todo mi aliento dejara mi cuerpo.
Yo. No. Estaba. Esperando. Esto.
Charlotte me estaba pidiendo una cita.
Estaba loca. Y era tan jodidamente adorable.
Y quería decir que sí. Dios, cómo quería decir que sí, más que cualquier cosa
que hubiera querido en mucho tiempo.
Pero sabía que no podía alentarla, por mucho que disfrutara del tiempo con
ella. Tanto como estar cerca de ella me hacía feliz. Tan malditamente hermosa como
creía que era.
Mi falta de respuesta la hizo retroceder.
158
—Oh, Dios mío, Reed. Olvida que dije algo. Era solo una cosa impulsiva.
Realmente disfruté nuestro tiempo juntos esta semana, y te encuentro… muy
atractivo… y algunas veces me miras como si pudieras sentir lo mismo y toda esa
experiencia de la tanga en mi oficina esa noche… Era raro pero sexy y yo solo pensé
que tal vez...
—No puedo, Charlotte. Lo siento. Simplemente no puedo salir con nadie en
este momento. Las razones son demasiado complicadas. Pero debo decir que tiene
todo que ver conmigo y absolutamente nada que ver contigo. Creo que eres
increíble. Necesitas saber eso.
—Está bien. —Solo siguió asintiendo repetidamente—. Bueno. ¿Podemos
olvidar que pregunté esto, entonces?
—Totalmente olvidado.
Se dio la vuelta y básicamente huyó.
Cuando se fue de mi oficina, mi corazón se sintió como si hubiera sido
arrancado de mi pecho. Lo que acababa de hacer tuvo un montón de agallas. Sabía
que no importaba lo que dijera, de alguna manera lo tomaría personalmente, y eso
me mató. Me sentí muy mal. Ella no podía imaginar cuánto deseaba haber dicho que
sí.
Y su audacia… eso fue tan malditamente sexy. Saber que ella lo deseaba hacía
que fuera aún más difícil aceptar que no iba a poder tenerla.
A medida que avanzaba la tarde, no podía dejar de obsesionarme por haber
herido a Charlotte de alguna manera. Me pregunté si habría una solución alternativa,
si hubiera una manera en la que pudiera pasar tiempo con ella fuera del trabajo, pero
donde no se percibiera como una cita.
En el fondo, sabía que estaba cometiendo un error. Pero si procuraba que
nunca nos encontráramos a solas, ¿cuál sería el daño de pasar algún tiempo juntos?
Una vez más, en el fondo, sabía que esto era una tontería, pero de todos modos
me dirigí a su oficina.
—Charlotte, ¿puedo hablarte un momento?
Parecía especialmente escéptica.
—Bueno…
Acercando una silla frente a su escritorio, dije:
—Estaba pensando en lo que me preguntaste antes, y me preguntaba si… tal
vez en lugar de una cita, estarías interesada en pasar tiempo conmigo de otra
manera, más como amigos. 159
—¿Qué quieres decir?
Hacer que Charlotte se sienta mejor después de mi rechazo anterior fue mi
prioridad número uno. Sabía que en algún nivel esta proposición estaba
complicando la situación aún más. Pero quería recompensar su brutal honestidad
con algo, incluso si significaba un destino tentador.
—Me encantaría tener tu ayuda para abordar un par de puntos en mi lista de
deseos, es decir, la escalada en roca para comenzar, ya que eres una experta y todo
ahora. Estoy hablando de escalada al aire libre. Hay un lugar en Adirondacks con
instrucciones guiadas. Puedo enviarte la información. Podríamos ir este sábado.
Habría que pasar la noche. Habitaciones separadas, por supuesto. ¿Estarías
interesada?
Mi teléfono celular zumbó cuando cerré la puerta el viernes por la noche. Eran
más de las siete, y la oficina estaba en silencio. Incluso Charlotte había salido a
tiempo hoy para variar. Aunque eso no me impediría tomar mi ruta indirecta solo
para poder pasar por su oficina.
Cerré la puerta con llave y saqué mi teléfono vibrante del bolsillo. El nombre
de Josh Decker apareció en la pantalla. Josh era un detective retirado de la policía
de Nueva York que se convirtió en un investigador privado que revisó los
antecedentes de todos nuestros empleados. Desafortunadamente, nos habíamos
quemado hace años cuando contratamos a un agente de bienes raíces sin un control
suficiente, y básicamente usó Eastwood Properties como un frente para obtener
acceso a los apartamentos y el robo de nuestros clientes adinerados. Nuestros
métodos ahora eran tan extensos que a veces sentíamos que estábamos cruzando
una línea y entrometiéndonos en la privacidad de un posible empleado.
—Hola, Josh. ¿Qué está pasando?
—Lo mismo de siempre, lo mismo de siempre. Trabajando hasta tarde, así que
tengo una excusa para no comer la cazuela de atún de Beverly.
—¿Y si ella te guarda las sobras?
—Oh, siempre lo hace. Y lo tiraré en el contenedor fuera de mi edificio antes
de entrar. Intenté alimentar a los vagabundos fuera de mi oficina una vez, pero ni los
gatos hambrientos comían la cazuela de atún de Beverly.
160
Me reí.
—¿Cómo fue la investigación de Erickson? —Le pedí a Josh investigar un nuevo
agente de arrendamiento potencial.
—Está bastante limpio. Obtuvo un arresto por fumar en la universidad que fue
borrado de su expediente.
—Borrado, ¿eh? ¿No significa eso que está borrado de su registro? Sin
embargo, aquí estás, contándome sobre eso.
—No hay tal cosa como limpio, limpio. Siempre hay huellas dactilares, hijo.
Giré a la izquierda y caminé por el pasillo de camino a la salida de la oficina,
disminuyendo la velocidad cuando me acercaba a cierta puerta cerrada. CHARLOTTE
DARLING. Me detuve y leí la placa dorada en su puerta. Lo que me hizo preguntarme
acerca de lo que había agregado a su Lista Al Diablo últimamente.
—Josh… déjame preguntarte… ¿crees que podrías encontrar a los padres
biológicos de alguien?
—Encontré al padre de una clienta hace unos meses. Había vendido su esperma
durante la universidad hace veinte años y hoy no tenía hogar, viviendo bajo un
caballete en Brooklyn.
Vaya. Me quedé mirando el nombre de Charlotte mientras lo debatía por un
minuto.
—Tengo un trabajo para ti. Necesito encontrar a alguien. Es personal, fuera de
Eastwood Properties. Así que querría que se mantuviera discreto. Sin mencionarlo a
mi abuela ni a nadie. Especialmente no a nuestro personal administrativo. ¿Es eso un
problema?
—Discreto es mi segundo nombre. Envíame un correo electrónico desde tu
cuenta personal y dame los detalles.
—Lo haré. Gracias, Josh. —Colgué y pasé mi dedo por la placa de
identificación—. Parece que podríamos descubrir quién eres realmente, Charlotte
Darling.

161
Charlotte
T oda mi ropa estaba en un montón gigante sobre el sofá cuando Reed tocó
el timbre para recogerme el sábado a las cinco treinta de la mañana.
Presioné el intercomunicador antes del botón para desbloquear la puerta de abajo.
—Voy un poco tarde. Sube y toma algo de café.
Abrí ligeramente la puerta principal de mi apartamento y regresé a la búsqueda
frenética del atuendo perfecto para ponerme. Quería lucir bien, tal vez un poco sexy,
pero no quería que luciera como que estuviera intentado lucir sexy. Luego estaba la
complicación adicional de que el atuendo tenía que ser apropiado para escalar una
maldita montaña.
Reed tocó la puerta antes de entrar. Pasé junto a él en la cocina portando un
rostro frenético y me dirigí al baño para conseguir unos elásticos para el cabello.
Debió leer mi humor, porque sus palabras fueron dichas con precaución. 162

—Buenos días, rayito de luz.


—No tengo nada que ponerme.
Reed miró hacia el suelo y negó.
—Ponte lo que sea, mientras que sea cómodo.
Lo fulminé con la mirada y regresé a destrozar mi armario. Se preparó una taza
de café y vino a pararse en la puerta y observarme batallar para terminar de empacar.
Inclinando su taza hacia mi ya llena maleta, dijo:
—Sabes que solo vamos a estar fuera una noche, ¿cierto?
Lo miré con enojo. Era tan fácil para los chicos. Tenía pantalones de chándal y
una camiseta ajustada. La que, por cierto, se ajustaba realmente bien.
—No sé qué empacar.
Sonrió con engreimiento.
—Los pantalones cortos que llevabas puestos para escalar la pared de roca
fueron un éxito.
Mis manos fueron hacia mis caderas.
—¿Pensaba que dijiste que eran demasiado reveladores?
Reed frotó la barba en su mentón, la que, por cierto, realmente me encantaba.
—Déjame preguntarte algo. Es sábado, así que técnicamente no soy tu jefe,
¿correcto?
—No, los fines de semana no son parte de mi semana laboral. ¿Hacia dónde te
diriges?
—Y somos amigos, ¿cierto? Los amigos son protectores los unos de los otros.
Eso es normal, ¿cierto?
—Suéltalo, Eastwood...
—Bueno, tus pantalones cortos eran reveladores por la manera en que tu
trasero lucía en ellos. No necesariamente porque no deberías vestir pantalones
cortos para escalar. De hecho, si le preguntaras a un escalador profesional, te diría
que lleves ropa ajustada, e incluso pequeños pantalones cortos ajustados como los
que llevabas. Pero como tu amigo, no como tu hombre, debería decir que tienes un
grandioso trasero, así que si no quieres que los hombres debajo de ti te estén
contemplando, podrías querer vestir algo más holgado.
Mis cejas se levantaron.
—Así que, no notaste mi trasero como hombre, solo como amigo, ¿cierto? 163
Dobló sus brazos por encima de su pecho.
—Es correcto.
—¿Vas a escalar detrás de mí hoy?
—Así es como se hace, sí. El escalador más experimentado generalmente toma
la retaguardia. De esa manera puedo mirar hacia delante y guiarte sobre dónde
apoyarte. Y si me caigo, no estaré chocando contigo.
Fue difícil contener mi sonrisa. Acababa de ayudarme a decidir que ponerme.
—Eso fue útil. Regreso enseguida. Voy a cambiarme.
En el último cajón de mi vestidor estaba un atuendo para yoga morado brillante
que compré el año pasado y que nunca me había puesto. Me había encantado en la
tienda tenuemente iluminada, pero cuando llegué a casa, me di cuenta de que no
solo me quedaba ajustado como una segunda piel, sino también tenía una apariencia
brillosa en él. Por no mencionar que exponía toda mi parte media y mostraba mucho
escote para un atuendo de ejercicio. Lo había considerado demasiado sexy para
vestirlo al ejercitarme y lo había guardado. Pero dado que Reed solo era un amigo y
no un hombre este fin de semana, estaba segura de que no lo notaría. Contuve una
risita después de ponérmelo y evaluarme en el espejo. Los pequeños pantalones
cortos rosa chillón de mi escalada en pared lucían modestos comparados con este
conjunto.
Regresando a la sala de estar, hice mi mejor esfuerzo para actuar
despreocupadamente. Reed estaba tomando su café y revisando las fotografías
enmarcadas en mi pared. Hizo una doble mirada cuando notó mi atuendo.
—¿Te vas a poner eso?
—Sí. ¿Te gusta? —Di una femenina vuelta, simplemente para mostrar que
estaba tan ajustado por detrás como por delante—. Está un poco ajustado, pero
dijiste que eso es lo que los expertos recomendarían. Y dado que estarás detrás de
mí todo el día, deduje que solo mi amigo, y no un hombre, estaría viendo mi trasero
en pantalones ajustados todo el rato.

No había pensado realmente en cómo sería el día de Reed al escalar con una
principiante. Supongo que únicamente nos imaginé escalando el Everest hoy, más
que aprender a escalar en exteriores, que era lo que estábamos haciendo realmente. 164
Dado que el grupo al que nos había apuntado era para principiantes, pasamos toda
la mañana aprendiendo las técnicas básicas de escalar, cómo descender a rappel y
asegurarnos. Tomamos un descanso para el almuerzo sin que nadie escalara más de
metro y medio durante la práctica.
—Me siento terrible. Estás atrapado escuchando todo este entrenamiento
cuando podrías estar haciendo escalada de verdad. —La compañía de recorrido con
quienes estábamos trajo bolsas de almuerzo para todos y Reed y yo nos habíamos
ido a sentar a una gran roca plana alejados del grupo para comer.
—Está bien. No he escalado en un tiempo. Es un deporte en que
definitivamente quieres pecar en el lado de la precaución, así que un curso de
actualización no puede hacer daño.
Desenvolví un sándwich de jamón con queso. Reed había elegido pavo y el
suyo también lucía realmente bien.
—¿Te gusta el jamón? ¿Quieres comer mitad y mitad?
—Seguro.
Tomé un gran bocado.
—Oh, Dios mío. ¿Esta es la cosa más deliciosa que alguna vez haya probado o
simplemente estoy muerta de hambre?
Reed sonrió.
—La escalada en exteriores da mucha hambre. Puedo estar en el interior
escalando una pared de roca durante horas y estar tan tranquilo. Pero si hago una
escalada aquí afuera, acabo hambriento. Debe ser el aire fresco junto a la excitación
de no tener rocas sintéticas fijadas a las cuales agarrarte.
Tenía razón. Apenas había escalado unos cuantos metros durante la sesión de
entrenamiento de la mañana y fue complemente emocionante.
—¿Cuánto tiempo ha pasado desde que escalaste?
—Cerca de dos años, tal vez.
—¿Qué te hizo tomar un descanso?
Algo en el rostro de Reed cambió. Había cambiado de despreocupado y abierto
a tenso y apartado con una simple pregunta.
—Era hora —dijo.
Dado que no tenía hacia donde correr hoy, presioné.
—Eso ha sido vago. ¿Qué te parece una respuesta más específica?
Metió un pedazo gigante de sándwich en su boca. Definitivamente comprando
165
tiempo para responder. Mantuve mis ojos en él, dejándole saber que esperaría por
su respuesta. Además, la forma en que su manzana de Adán rebotaba de arriba abajo
cuando tragaba era realmente sexy de observar.
—Ha habido un montón de cambios en mi vida durante el último año, así que
supongo que escalar ha quedado desplazado a un segundo plano.
—¿Te refieres a que fue debido a Allison?
—Entre otras cosas, sí.
—¿Qué otras cosas?
—Charlotte... —Reed me golpeó con ese tono de advertencia.
—No digas mi nombre de esa manera. Se supone que somos amigos,
¿recuerdas? Esto es lo que hacen los amigos. Hablan. Comparten.
—Un chico y una chica no se sientan y hablan sobre sus vidas y se cuentan
secretos a menos que sean una pareja.
Enderecé mi columna.
—Entonces, finge que soy un amigo.
Los ojos de Reed cayeron hacia mi escote, luego regresaron a los míos.
—Eso no es posible.
Suspiré ruidosamente.
—¿Sabes lo que sucede cuando la gente se abre con los demás?
Reed no respondió, así que continúe con una demostración. Junté mis manos
tan cerca como si estuviera sosteniendo una pelota dentro de ellas.
—Esto es alguien que es reservado. Nadie puede entrar. Pero tampoco nada
puede salir. —Abrí mis manos y las mantuve pegadas como si estuviera esperando
a que alguien colocara algo sobre ellas—. Ves. Está abierto... puede que dejes entrar
a alguien que no estabas esperando, pero... también permite que la gente que tienes
atorada dentro, se vaya.
Reed me miró fijamente por un largo rato, luego, abruptamente, se levantó.
—Voy a dar un paseo. Estaré de regreso antes que la sesión de la tarde
comience.

Reed regresó justo cuando estábamos reuniéndonos de nuevo como grupo. Lo 166
que asumí era el punto. No podía incitarlo enfrente de una docena de otras personas.
Bueno, podría... pero estaba razonablemente segura de que no lo haría.
Se paró justo detrás de mí mientras el instructor hablaba sobre la primera
escalada que íbamos a hacer. Mi piel hormigueaba y no tenía nada que ver con la
temperatura. El hombre tenía un gran efecto en mí. Y estaba segura de no estar sola
en eso. Sabía que había veces que su cuerpo también reaccionaba a mí. La única
diferencia era que yo no quería pelear contra ello. Había sido decepcionada por
alguien que me importaba, justo como él, aun así, todavía quería explorar lo que
estaba sucediendo entre nosotros.
Sentí su caliente respiración hacer cosquillas en la parte posterior de mi cuello
y me di cuenta de algo. Había estado haciendo las cosas con Reed de la manera
equivocada. Había estado intentando que se acercara haciéndole hablar conmigo,
abrirse conmigo. Pero se había cerrado tan fuerte que me rechazaba en cada intento.
Después de todo, tal vez la manera de llegar a él no era hablando. Incluso un
diamante tenía un punto vulnerable donde la preciosa piedra podía ser partida. El
punto débil de Reed no era la comunicación verbal, estaba en su atracción física
hacia mí. No me negaba a trabajar con las limitadas herramientas que tenía.
Di un paso hacia atrás, así mi trasero se rozaría contra su frente y giré mi cabeza
para susurrar, un gesto aparentemente inocente.
—Lamento haber sido tan entrometida.
Reed aclaró su garganta y susurró en respuesta.
—Está bien.
No me aparté después de nuestro corto intercambio. Y Reed definitivamente
no retrocedió. Algo me dijo que cuando trabajara en el punto débil de este hombre,
débil sería lo último que encontraría.

—¡Oh, Dios mío! ¡Lo hice! —Después de levantarme y llegar a la cima de la


pared que tuvimos que escalar, me puse de pie y brinqué de arriba abajo.
Reed estaba justo detrás de mí y me mostró una sonrisa genuina.
—Lo hiciste bien.
Aun cuando la pared probablemente solo tenía unos nueve metros para llegar
a la meseta en la que nos detuvimos, sentía que había escalado toda una montaña. 167

Levanté mis dos manos en el aire y grité:


—¡Soy un gecko!
Reed se rió.
—¿Un qué?
—Un gecko. Ya sabes. —Moví mi lengua dentro y fuera rápidamente unas
cuantas veces—. La cosa lagartijosa de los comerciales de Geico, un gecko. Escalan
paredes, ¿cierto?
Reed negó.
—Bueno, pareces más una mujer araña que un gecko, pero puedo entender el
sentimiento. También para mí ha pasado un tiempo. Olvidé cuán vivo te hace sentir.
—¿La oficina tiene una fiesta para Halloween? Definitivamente me voy a
disfrazar de la mujer araña. ¡Y tú tienes que disfrazarte del hombre araña! —No podía
controlar mi parloteo aleatorio—. Oh, Dios mío. ¡Eso fue tan divertido!
—Me alegra que tengamos una pausa de media hora antes de escalar hasta la
siguiente meseta. Parece como si pudieras correr por la pared, pisando las espaldas
de toda la gente frente a ti, estás llena de energía.
—Puedo ver totalmente cómo esto puede convertirse en una adicción. Algo
físico sucede. Estaba aterrorizada en el momento en que mis pies dejaron el suelo,
aun cuando sabía que estaba a solo centímetros y no me lastimaría si saltaba hacia
abajo. La sangre comenzó a fluir por mis venas rápidamente y mi pecho comenzó a
golpetear, pero luego me obligué a levantar una pierna y una increíble sensación me
recorrió. Era como si fuera atraída por la cima de la montaña y tuviera que escalarla.
Mientras más arriba iba, más peligroso se volvía, aun así, menos me importaban las
consecuencias de caer. Simplemente ansiaba llegar a la cima y no hubiera podido
detenerme si hubiera querido hacerlo. ¿Te sentiste así?
Reed me miraba fijamente, su rostro ahora lucía menos divertido y más serio.
—Sí.
Había llevado una ligera sudadera sobre mi top de yoga, pero la escalada había
hecho que el calor se acumulara en mis músculos y mi temperatura corporal se
elevara. Ahora que me había detenido, el sudor comenzaba a filtrarse en mí. También
sucedía cuando me ejercitaba. Repentinamente comenzaría a sudar profusamente
después de dejar de moverme. Desabroché mi sudadera, me la quité y la amarré
alrededor de mi cintura mientras hablaba.
168
—Puedo imaginar por completo ser incapaz de pensar en algo más salvo esta
sensación en los días por venir. Debe ser difícil alejarte de esto y no obsesionarte
con ello, ¿eh?
—No tienes una maldita idea. —La voz de Reed sonaba rara y cuando levanté
la mirada, me di cuenta del porqué. Sus ojos estaban pegados a mi sudoroso escote.
Encontrando que eso hacía que mi respiración fuera tan trabajosa como lo había
sido minutos atrás, escalando las rocas. También me recordó la debilidad de Reed.
Me acerqué más a él y me levanté sobre las puntas de mis pies para plantar un beso
en su mejilla.
—Gracias por compartir esto conmigo, Reed.
Aclaró su garganta y parpadeó unas pocas veces.
—De nada.
Después de otra escalada vigorizante, nuestro instructor declaró el final del día.
Reed y yo solo nos habíamos registrado por hoy, pero cuando el instructor dijo que
había una escalada intermedia mañana muy temprano, animé a Reed a que la hiciera.
—Deberías ir. Yo dormiré, o tal vez incluso derroche en un masaje en la mañana.
Hoy he utilizado músculos que ni siquiera sabía que tenía. De todas formas estoy
segura de que estaré dolorida. Pero has pasado todo el día cuidando de mí. Ve a
hacer la escala intermedia en la mañana. Te lo has ganado. —Antes que pudiera decir
que no, me acerqué al instructor, quien estaba empacando su equipo y le dije que
quería registrar a mi amigo para la escalada matutina.
—¿Tu amigo ha escalado antes?
Reed terminó de empacar su mochila y se acercó a mitad de la conversación.
—Sí. Era un ávido escalador, pero se tomó un descanso por un tiempo.
—Está bien. Dile que nos encuentre en la entrada del sendero oeste.
Sonreí y me giré hacia Reed.
—Encuéntralos en la entrada del sendero oeste.
El instructor miró de ida y vuelta entre nosotros.
—Oh. ¿Te referías a Reed?
—Sí.
—Dijiste un amigo. Asumí que ustedes eran pareja. —Miró a Reed—.
Comenzamos a las siete de la mañana. No soy el guía de la escalada matutina. Es
Heath. Lo conociste hoy más temprano cuando dejó el equipo que utilizamos.
Reed asintió y se giró hacia mí.
—¿Seguro que no te importa? 169
—Para nada. Encontraré algo en lo que ocuparme. No te preocupes.
El instructor vaciló por un momento pero entonces dijo:
—Hago senderismo los domingos en la mañana. No es un recorrido o algo así.
Solo la naturaleza y yo, por diversión. Por qué no me acompañas mientras tu amigo
está en su escalada.
—Umm. —Miré hacia Reed y distinguí una vena saltando en su cuello—.
Gracias por la invitación. Pero creo que estaré demasiado cansada para una
excursión.
Inconsciente de la mirada de muerte de Reed, el instructor alcanzó su bolsillo
trasero y sacó su cartera. Buscó una tarjeta de presentación y me la ofreció con una
sonrisa coqueta.
—Mi teléfono celular está en la tarjeta. Podríamos hacer una pequeña excursión
y luego desayunar. Piénsalo.
—Umm. Está bien. Gracias.
Reed estuvo en silencio mientras caminábamos hacia el auto. Como siempre,
caminó hacia el lado del pasajero primero para abrir mi puerta. Solo que no la cerró
como normalmente lo hacía. La cerró de golpe. La incomodidad continuó creciendo
mientras conducía hacia el hotel en silencio. Sabía por qué estaba molesto, no era
como que pudiera ocultar sus obvios celos. Pero tenía curiosidad de saber lo que
haría con ellos. Así que tampoco intenté entablar conversación alguna. Dejé que la
incomodidad siguiera cocinándose.
Se estacionó en el hotel y finalmente habló. Bueno, gruñó, podría ser una
descripción más apropiada.
—Ten cuidado en tu excursión de mañana.
¿Realmente pensó que haría eso?
—¿Me escuchaste decir que iría?
—Tomaste su tarjeta.
—Estaba siendo educada.
—No me di cuenta de que la educación implicaba coquetear y darles entrada
a los hombres.
Mis ojos se agrandaron.
—¿Coquetear? ¿Darles entrada a los hombres? Dices que estoy loca, creo que
también te faltan algunos tornillos, Eastwood. Le pregunté por una escalada para ti.
No coqueteé en absoluto. Y ciertamente no tenía ninguna intención de llamarlo.
—No creo que haya recibido ese mensaje. 170

Frustrada, agité mis brazos en el aire y los dejé caer fuertemente contra mis
piernas.
—¿Sabes qué? Vete a la mierda. —Abrí la puerta del auto, pero luego me giré—
. Tal vez lo llame. No he tenido sexo en mucho tiempo. Y Dios sabe que me rechazaste
cuando te lo pedí. Así que bien podría seguir adelante y buscar a alguien más que
pueda sacudir mi mundo. —Salí del auto y cerré la puerta de golpe con tanta
ferocidad como Reed lo había hecho antes.
Me llamó mientras me iba rápidamente hacia el ascensor.
—¡Charlotte!
Respondí sin darme la vuelta, levantando mi dedo medio por encima de mi
hombro mientras caminaba.
Vete a la mierda, Reed Eastwood. Terminé contigo.
Reed
U na vez más, lo había jodido.
Parecía ser un fenómeno habitual cuando se trataba de Charlotte
Darling. Diría o haría algo que la molestaría porque estaba enojado, y
horas después me arrepentiría y me odiaría por la forma en que actué. Normalmente,
ella lo tomaba bien. Habíamos establecido una especie de rutina: O me ponía celoso
de que tuviera contacto con otro hombre o me frustraba porque no podía empujarla
contra una pared y mostrarle cómo me hacía sentir. Luego atacaría y ella se enfadaría.
Su ira herviría y se pondría molesta, y la culpa me comería. Me disculpaba y
volvíamos a ser amigos. Enjuagar. Lavar. Repetir.
Solo que esta vez, no me estaba permitiendo disculparme. A pesar de que su
habitación de hotel estaba justo al lado de la mía y la había oído moverse, fingió que
no estaba dentro cuando llamé. También envié un mensaje de texto que aparecía 171
como leído, pero no obtuve respuesta. Ahora era mi segunda llamada a su
habitación, y el teléfono sonó y sonó.
Me duché, respondí algunos correos electrónicos de trabajo y luego decidí que
necesitaba una bebida. De camino al bar del vestíbulo, llamé a la puerta de Charlotte
por última vez. Como era de esperar, no respondió. Después de un minuto de estar
parado en su puerta en silencio, escuché el sonido de movimientos dentro, así que
me arriesgué y hablé con mi frente presionada contra la puerta.
—Voy a ir a comer algo abajo. Sé que soy un imbécil. Si quieres unirte conmigo
para gritarme sobre un bistec y una copa de vino, sabes dónde encontrarme. —Me
alejé unos pasos de la puerta y luego volví—. Espero que te reúnas conmigo,
Charlotte.
El primer whisky fue suave, así que decidí pedir un segundo y comer un puñado
de cacahuetes del bar en lugar de pedir un bistec. Me había colocado en una esquina,
frente a la entrada, para poder ver quién entraba. Cada vez que alguien se acercaba,
mi patético corazón se aceleraba. Entonces me daba cuenta de que no era ella, y
perseguía mi dolor con otro trago de líquido ámbar. Después de la tercera copa en
una hora y media, decidí saltarme la cena y dormir un poco.
Prácticamente tropecé saliendo del ascensor y caí en el piso. Fuera de la puerta
de Charlotte había una bandeja de servicio de habitaciones. Levanté la tapa de metal
de su cena para ver qué había comido y encontré una hamburguesa con queso sin
tocar. Había un trozo de tarta de queso de la cual habían sacado una cucharada y...
un corcho. Supongo que tuvimos la misma comida.
Respiré hondo y golpeé una vez más para ver si de casualidad escuchaba mis
disculpas, sin esperar que respondiera. Pero lo hizo. Y cuando la puerta se abrió,
ofrecerle una disculpa fue lo más alejado de mi mente.
Charlotte estaba parada allí en nada más que un sujetador de encaje negro y
bragas.

—Te gustó tanto en la bolsa que pensé que tal vez querrías verlo.
Mis ojos ya se habían fijado en la pequeña rosa roja cosida en la parte superior
de la cintura de su tanga. Después de ese día en la oficina, cuando le dije que me
mostrara la lencería que había comprado, había pasado semanas imaginándola
llevándola por la noche. Usaría mis dientes para agarrar esa rosa y rasgar la tela de 172
encaje en sus hermosas piernas. Pero cualquier cosa que hubiera imaginado no
podía compararse a la visión que tenía ante mí.
Charlotte estaba simplemente impresionante. Mirándola, el aire salió de mis
pulmones. Toda esa piel cremosa y tonificada, esas maravillosas curvas asesinas
cubiertas en solo unos pocos pedazos de encaje negro. A la mierda. Sus pechos
llenos suplicando liberarse de ese pequeño sujetador escotado y… pude ver sus
pezones sobresaliendo a través de la tela transparente. Exuberantes, duros,
hermosos, pezones rosados que pedían ser chupados.
Sabía que me estaba mirando, pero no podía apartar los ojos de su cuerpo el
tiempo suficiente para mirar su rostro.
—¿Qué te parece? —susurró. Dio un giro lento y seductor, deteniéndose para
que pudiera echarle un buen vistazo a su trasero a plena vista, excepto por la tira
que corría por su raja. Me imaginé cómo se vería mi huella en los dos globos
cremosos de sus nalgas.
Cuando dio la vuelta para mirarme, nuestras miradas se encontraron. No me
quedaba fuerza de voluntad. Quería lamer su piel más que cualquier otra cosa que
hubiera deseado en mi vida. Quería chupar con fuerza y dejar marcas, escucharla
gritar mi nombre cuando mis dientes se hundieron en ella. Esto no iba a ser suave,
ni por asomo.
—Charlotte, eres tan jodidamente hermosa. Todo... tu cuerpo, tu rostro. Tú, por
dentro y por fuera. —Mi voz grave se tensó para hablar. No era fácil con el torrente
masivo de sangre hacia el sur.
—Es tu turno de desnudarte —dijo—. Te he mostrado lo mío, es tu turno de
mostrarme lo mío. —Sonreí, al principio, pensé que era lindo que se hubiera
equivocado en lo que estaba tratando de decir. Entonces... hipo, seguido de una
risita.
Intenté ignorar mi conciencia, incluso con las campanas de advertencia a mi
alrededor. La deseaba con tantas ganas. Pero... un corcho en la bandeja del servicio
de habitaciones. Discurso desordenado. Hipo y risitas.
Mirando por encima de su hombro, registré la botella de vino vacía en la
cómoda.
—¿Te bebiste esa botella de vino entera?
—No guardé nada —hipo—, para ti, jefe.
Mierda.
Mierda.
Casi lo hice. Casi la había alcanzado y habría tomado lo que quería desde el 173
momento en que entró en mi vida. Es decir, hasta que me di cuenta exactamente de
lo embriagada que estaba. Eso me trajo de vuelta a la realidad. Parecía haber
olvidado que no podía tenerla de todos modos.
Charlotte seguía mirándome con esos ojos vidriosos. Yo mismo estaba medio
borracho con muy pocas ganas de moverme de mi lugar para regresar a mi
habitación. Seguí mirando a su hermoso cuerpo.
—A veces me miras, Reed, y podría jurar que quieres golpearme el trasero.
—“Querer” no es lo suficientemente fuerte como para describir lo que quiero
hacer con tu trasero.
Mierda. ¿Qué estaba diciendo? Estaba loco.
Charlotte estaba mirando hacia abajo. Mi polla me había traicionado
completamente mientras se estiraba a través de la entrepierna de mis pantalones,
mostrando una erección más que obvia. Estaba tan duro como el infierno, y no había
nada que pudiera hacer al respecto.
—Parece que alguien está feliz de verme, incluso si estás tratando de
convencerte de lo contrario. ¿Tal vez pueda ayudar a aclarar algo de confusión?
Charlotte se estiró por detrás de su espalda.
¿Qué estaba haciendo?
Se desabrochó el sostén y lo dejó caer al suelo.
No. No. No.
Sus preciosas tetas estaban ahora en plena exhibición. Tragué, apenas capaz
de contener la necesidad de lamerlas. Sus pezones estaban erectos, y la piel
alrededor de ellos tenía un poco de piel de gallina. Mis ojos se posaron en un
pequeño grupo de pecas en medio de su escote. Los senos de Charlotte eran
hermosos, redondos y colgaban naturalmente, a diferencia de la silicona rígida de
Allison.
Salta arriba y abajo para mí, Charlotte. Quiero verlas rebotar.
—Tócame —dijo en un jadeó.
Literalmente puse mis manos detrás de mi espalda.
—No puedo tocarte así, Charlotte. Y ciertamente no puedo tocarte cuando
estás borracha.
—¿Qué es lo que te detiene siempre? Claramente me deseas. Le diste todo tu
corazón a alguien como Allison, pero te niegas a explorar las cosas, aunque sea un
poco, conmigo para ver a dónde podría ir esto. Solo dime qué me pasa. No puedo
soportarlo. 174
Dios, odiaba hacerle pensar que mi vacilación tenía algo que ver con Allison.
Bueno, sí tenía, pero no en la forma en que creía en lo absoluto.
Se acercó dos pasos y pareció perder el equilibrio. Entonces envolvió sus brazos
alrededor de mi cuello. Antes que pudiera procesar eso, sus labios estaban sobre los
míos.
Un ruido que no pude identificar salió de mí. Sentí como si todo el oxígeno en
mi cuerpo se escapara por la boca de Charlotte cuando me rendí a la necesidad de
besarla. Mis manos estaban agarrando su cabello como si se fuera la vida en ello.
Envolví sus labios con los míos. El sabor de Charlotte era dulce e intoxicante con un
toque de vino blanco. Dejé que mi lengua se deslizara dentro de su boca por unos
segundos, y el placer fue demasiado para soportar.
En un último esfuerzo, me aparté de ella para evitar cometer un gran error del
que nunca me recuperaría.
Con el dorso de mi mano, limpié su saliva de mis labios, no porque no la
quisiera allí. Justo lo contrario. Mi mano temblaba.
Cubriéndose los senos y viéndose humillada, Charlotte se agachó para coger el
sostén y luego se lo volvió a poner. Parecía más molesta de lo que probablemente
la hubiera visto. No podía culparla. Estaba seguro de que nada de esto tenía sentido
para ella.
Sus ojos brillaban mientras gritó:
—¡Vete!
—No puedo.
—¿Qué?
—No puedo dejarte cuando estás así de molesta.
—Vete a la mierda, Eastwood —resopló antes de dirigirse a la cama. Charlotte
enterró el rostro en la almohada. No podía decir si estaba llorando o simplemente a
medio desmayarse. Era probable que ni siquiera recordara este intercambio mañana.
Al menos, esperaba que no lo hiciera.
Parado allí como un imbécil con mis manos en los bolsillos, la vi acostada sobre
su estómago.
Después de unos minutos, me moví y me senté en el borde de su cama, luego
subí mis pies. La habitación daba vueltas un poco. Volviéndome hacia ella, la observé
mientras seguía tumbada allí, con el rostro hundido en la almohada y su respiración
aún pesada.
Hablando en voz baja, dije:
—Charlotte. ¿Qué voy a hacer contigo? 175

Mis ojos se posaron en su culo semidesnudo, mi polla aun totalmente dura. Me


dolían las bolas.
—Sé que nada de esto tiene sentido. —Comencé a abrirme, sabiendo que
probablemente ella no iba a procesarlo—. Lamento mucho haberte lastimado. Ya no
sé cómo estar cerca de ti. No confundas mi temor por falta de interés. De hecho, es
exactamente lo contrario, una batalla constante. La verdad es que he estado
luchando contra mis sentimientos por ti durante mucho tiempo. Y es lo más difícil
que he tenido que hacer. Pero sé con un cien por ciento de certeza que no soy el
hombre adecuado para ti. Eres una soñadora, Charlotte. La soñadora más grande de
todos. Y mereces estar con alguien que no sea un lastre en tu vida.
Cerrando los ojos, dejé escapar un profundo suspiro.
—Estoy tratando de hacer lo correcto aquí. Si resbalo y me permito tenerte,
nunca voy a querer dejarte ir. Y eso no sería justo. Sueño con lo que sería estar
completamente perdido en ti, no tener ninguna preocupación en el mundo. Dios,
probablemente querrías que me arrestaran si supieras todas las cosas que te he
hecho en mi cabeza. Quiero hacerte jodidas cosas locas. Todo está tan cerca que
puedo saborearlo, pero en realidad, está muy lejos. De todos modos, lo siento.
Lamento haberte lastimado esta noche. Mereces más. Te mereces el mundo. Y algún
día, harás que algún bastardo con suerte sea el hombre más feliz del planeta. —Mi
pecho se contrajo al pensarlo. La idea de Charlotte con otro hombre me hizo sentir
físicamente enfermo. Pero no podía tenerla, y necesitaba aprender a dejarla ir.
Su respiración se había ralentizado. Estaba bastante seguro de que se quedó
dormida. No quería nada más que colocar mi rostro en su cabello, respirar de ella
hasta perder el conocimiento. En cambio, me lamenté. Acomodando la almohada,
me acerqué más para poder al menos olerla sin tocarla.
Cerré los ojos y me dejé llevar.
Era lo más cercano a la felicidad que iba a conseguir.

176
Charlotte
A briendo los ojos, miré hacia el lado opuesto de la cama. No podía recordar
cuando se fue Reed anoche. No podía recordar mucho de nada.
La hora en el reloj me hizo jadear. ¿Había dormido hasta el mediodía? ¿Qué
diablos? ¿Por qué no había llamado Reed para despertarme?
Un vago recuerdo de su parloteo en mi oído y sus disculpas de anoche se
registraron, pero no pude saber si lo había soñado todo. También... ¿nos besamos?
Creía que lo habíamos hecho, pero no podía estar segura si también lo había
imaginado.
Una sensación de vacío se apoderó de mí mientras mi cabeza latía. El teléfono
móvil sonó. Era un número que no reconocí.
—¿Hola?
177
—Hola, Charlotte. Soy John.
John era el instructor de ayer, quien había intentado que saliera con él.
—¿Cómo conseguiste mi número?
—Estaba en tus documentos de registro.
—Oh. ¿En qué puedo ayudarte?
—Tu amigo Reed acaba de ser llevado al hospital. Su instructor lo llevó. Aunque
está bien.
Mi corazón se aceleró.
—¿Qué?
Entonces recordé que Reed había programado un ascenso a primera hora de
la mañana.
—Sí. Estaba subiendo esta mañana y cayó. Sus piernas cedieron. Es política de
la compañía llevar al cliente al hospital para observación si algo sucede en nuestra
guardia.
—Sin embargo, ¿dijiste que está bien?
—Sí. Estaba coherente... caminando y todo. Solo con una leve cojera. Una vez
más, es solo procedimiento.
—¿Qué hospital?
—Newton Memorial.
—¿Me puedes llevar ahí?
Dudó.
—Um... por supuesto. Sí.
John se reunió conmigo fuera del complejo y manejó unos kilómetros hasta el
hospital. Insistí en que me dejara, imaginando que Reed y yo llamaríamos a un Uber
para ir al hotel una vez que le dieran permiso para irse.
Después de mucho buscar, vi a Reed dentro de una de las salas de
reconocimiento. Estaba hablando con un doctor. Sin saber si dar a conocer mi
presencia o no, opté por pararme fuera de la puerta. No pude evitar escuchar su
conversación.
—La cosa es... realmente me he sentido muy bien últimamente. No hubiera
planeado este viaje si hubiera pensado que los espasmos musculares iban a regresar.
—Así que has experimentado síntomas...
—Sí, pero son fugaces. Todavía estoy en las primeras etapas.
178
—Bueno, la esclerosis múltiple puede ser sigilosa. Y la verdad es que puede
tener varias semanas o meses con momentos en los que estés asintomático, solo
para que los síntomas vuelvan. ¿Has experimentado algo más en las últimas
semanas?
—Aparte de un ligero vértigo, no.
—¿Viniste a las Adirondack solo?
—No, estoy aquí con una amiga. Ella no sabe que estoy en el hospital, y no
sabe nada acerca de la EM.
¿EM?
¿Reed... tiene EM?
Reed tiene EM.
¿Qué?
Parecía que el vestíbulo del hospital daba vueltas. Sentí que mi corazón estaba
listo para explotar mientras corría por el pasillo y hacia el ascensor. Necesitaba aire.
Una vez fuera, me arrodillé con la cabeza entre las piernas sobre la hierba de la
parte delantera del hospital.
Respira.
Todo estaba cobrando sentido de repente. La boda cancelada. Todos decían
que Reed tenía sus razones para ser como era. Por qué no se permitía estar conmigo.
La lista de deseos. ¡Oh, Dios mío! La lista de deseos.
Mis hombros temblaban mientras lloraba entre las manos. Nunca en la vida
había sentido tanto dolor por otro ser humano. Al mismo tiempo, algo más estalló
dentro de mí, ya que cada momento que había tenido con Reed parecía brillar ante
mis ojos.
Dudaba en llamar amor a mis sentimientos por Reed. Todo lo que sabía era
que nunca había experimentado lo que estaba sintiendo. Hace mucho tiempo que
sabía que mis sentimientos por Reed trascendían el enamoramiento normal. Ahora
que comprendía realmente lo que nos impedía dar el siguiente paso, podía
permitirme experimentar realmente esos sentimientos por primera vez. Pasé de no
entender nada a entender todo. Todo.
Reed pensaba que me estaba protegiendo.
“Mereces estar con alguien que no sea un lastre en tu vida”.
¿De dónde ha venido eso? ¿Me había dicho eso a mí? Estaba enterrado en
algún lugar de mi mente. ¿Me había dicho eso anoche?
Entonces pensé en el vestido y la nota azul. No sabía lo que le esperaba cuando
escribió esa nota a Allison. Las esperanzas y los sueños de Reed probablemente se 179
hicieron añicos en algún momento después. Pero ¿por qué tenía que ser así?
Seguramente no podía simplemente darse por vencido porque Allison lo dejó. Ella
era una cobarde que nunca lo amó realmente.
Estaba empezando a comprender lo que Allison le había hecho. Lo dejó a causa
de su esclerosis múltiple. ¿Nunca había oído hablar de lo de en la enfermedad y en la
salud? Pensar que creí que la nota azul cosida dentro de su vestido representaba
amor incondicional. El cuento de hadas era una ilusión. El hecho era que Allison no
sabría el significado del amor incondicional así le golpeara en el rostro.
Una abrumadora necesidad de información me superó. Esta noche, juré leer
todo lo que había que saber sobre la EM en Internet hasta que mi cerebro sangrara.
Necesitaba encontrar toda la información que pudiera para darle esperanza.
Recuerdo haber visto al presentador del programa de entrevistas Montel
Williams en televisión. Tenía EM, estaba levantando pesas y parecía más saludable
que la mayoría de las personas. Tenía que haber una forma de evitar esto. Necesitaba
que hubiera esperanza. Reed no podía dejar que esto gobernase su vida.
Ahí estaban las lágrimas de nuevo. ¿Cómo diablos se suponía que me
mantendría tranquila hoy sin decirle que lo sabía? Claramente nunca quiso que yo
supiera sobre su diagnóstico. Nunca me lo iba a decir. Simplemente me enteré.
Tenía que pensar mucho en esto, porque no quería molestarlo. Merecía el
derecho de poder contarme en sus propios términos. El descubrirlo de la manera en
que lo hice fue una violación involuntaria de su privacidad.
Mi corazón. Se sentía tan pesado como si estuviera sosteniendo todo mi cuerpo.
Llamé a John para que viniera a buscarme y le pedí que no le mencionara a
Reed que había ido al hospital.
Al llegar al centro, regresé a mi habitación e inmediatamente abrí el navegador
en mi teléfono. Hojeando artículo tras artículo, estaba haciendo todo lo posible para
aprender más sobre la EM en el poco tiempo que tenía antes que Reed volviera.
Con la necesidad de averiguar cómo iba a abordarlo, decidí que no iba a decirle
que lo sabía. Al menos no todavía. Cuando sonó mi teléfono, contesté.
—Reed. ¿Dónde estás?
—¿Cómo te sientes hoy?
—Con algo de resaca, pero estoy bien. ¿Cómo es que no me has despertado
esta mañana?
—Confía en mí, necesitabas dormir. —Hizo una pausa—. Escucha, deberías 180
saberlo... me resbalé durante el ascenso de esta mañana. Me hicieron ir al hospital
solo por precaución. Tuve algunos rasguños y moretones, pero estoy bien. Ya estoy
de vuelta en mi habitación.
Tratando de actuar sorprendida, dije:
—¿Estás seguro de que estás bien?
—Sí. Será bueno ir de regreso a la ciudad.
—¿Cuándo vamos a volver?
—Cuando estés lista.
—Me gustaría salir pronto —dije.
—Bueno. ¿Qué tal si paso por tu habitación en unos veinte minutos? Podemos
comer algo y luego salir a la carretera.
—Suena bien.
El viaje de regreso a Manhattan fue tranquilo. Tenía miedo de que, si abría la
boca, no podría ocultar mis sentimientos. Así que decidí no decir nada en absoluto.
Reed se giró hacia mí cuando el sol comenzaba a ponerse sobre la autopista
interestatal.
—¿Estás bien?
Finalmente lo miré.
—Sí, estoy bien.
Parecía preocupado. Pasó más silencio antes de que preguntara:
—¿Recuerdas algo sobre la noche anterior?
Anoche.
Incluso si recordara los detalles de nuestro encuentro de borrachos en la
habitación, cualquier cosa más allá de la sorpresa de esta tarde sería un borrón.
—Fragmentos.
181
Su voz fue baja.
—Recuerdas… ¿el beso?
Así que fue real.
—Vagamente.
Apretó la mandíbula.
—No sucedió nada más. Por si te lo preguntabas.
—No lo hacía. —Esa era la menor de mis preocupaciones.
—Te desmayaste. Me quedé un rato. Te quedaste dormida. Luego me fui
temprano por la mañana.
—¿Por qué te quedaste?
—No me sentí bien al dejarte. Estabas molesta.
—Bueno, gracias... por quedarte.
—Asumo toda la responsabilidad de ir a tu habitación, pero ya no podemos
dejarnos llevar así.
Seguí asintiendo. Y pude sentir lágrimas formándose en mis ojos. Mierda. Por
eso no podía hablar con él. Volviendo la cabeza para mirar por la ventana, esperaba
que no notara mi total pérdida de control.
Reed subió el volumen de la radio cuando se activó “I Can't Make You Love Me”
de Bonnie Raitt. Las palabras me recordaron mucho la situación con Reed, porque
solo tenías un poco de control sobre los sentimientos de otra persona. No podía
hacer que Reed viera su futuro como lo veía yo. Él tenía que llegar a esa conclusión
por su cuenta. La canción no estaba ayudando a mi situación.
—Charlotte, mírame. —Cuando me volví hacia él, pudo ver mis lágrimas—.
¿Qué demonios? No llores. ¿Por qué estás llorando?
Porque tienes EM.
Y porque crees que eso me importaría.
Extendiendo mi mano, dije:
—No se trata de nada de lo que dijiste. Solo me siento emocional. Esta canción
de Bonnie Raitt que está en... “I Can´t Make You Love Me”. Es deprimente —mentí—
, y también es mi época del mes.
Reed simplemente asintió en comprensión. Parecía aceptar esa explicación sin
cuestionarme más.
Mantener todo dentro me estaba pasando factura, y no había pasado ni
182
siquiera un par de horas desde que lo descubrí. Ni siquiera un día completo, y no
podía mantenerme tranquila.
El resto del viaje a casa fue tranquilo.
Cuando Reed me dejó en mi apartamento, inmediatamente llamé a un Uber
para que me llevara a la casa de Iris.
Su portero me conocía y me dejó ir arriba.
En el momento en que abrió la puerta, las palabras salieron de mi boca.
—¿Lo sabes? —Pasando rozándole su hombro, entré.
Sus ojos se llenaron de preocupación.
—¿A qué te refieres, Charlotte?
Sin aliento, dije:
—La EM.
Iris cerró los ojos y caminó hacia el sofá.
—Ven a sentarte.
Me senté y puse la cabeza en mis manos.
—Iris, mi corazón se está rompiendo. Dime qué hacer.
Puso su mano en mi rodilla.
—¿Él te contó?
—No. Se supone que no sé nada. Me enteré accidentalmente.
Parecía sorprendida.
—¿Cómo?
—En pocas palabras, fuimos escalar en Adirondack. Reed está bien, pero se
cayó y necesitaba que lo revisaran. No estábamos juntos cuando sucedió. Lo seguí
hasta el hospital. Escuché una conversación entre él y su médico. Ni siquiera sabe
que estuve allí o que lo sé. —Colocando mi cabeza en mis manos, estaba al borde
de las lágrimas una vez más—. No sé cómo manejar esto. No puedo fingir que no lo
sé. Pero me temo que se enfadará si se entera.
Iris asintió en comprensión.
—Dale tiempo. La respuesta correcta vendrá a ti.
Levanté la mirada hacia ella.
—Tenías razón. Siempre dijiste que tenía sus razones para ser tan cerrado, pero
nunca me lo imaginé.
Dejó escapar un profundo suspiro.
183
—Charlotte... ya sabes... la EM no es una sentencia de muerte. Reed fue
cautelosamente optimista cuando fue diagnosticado por primera vez. Ha visitado a
los mejores especialistas en Manhattan, y todos le aseguraron que muchas personas
pueden vivir vidas perfectamente normales con eso, es solo que hay algunos que no
son tan afortunados. Realmente no hay manera de saber en qué categoría caerá
Reed. Solo el tiempo lo dirá. Pero cuando Allison determinó que no podía manejar
la idea del peor de los casos, Reed se quedó sorprendido. Eso le dio una perspectiva
diferente, una de la cual ninguno de nosotros hemos podido disuadirlo. Empezó a
centrarse en lo negativo... en el qué pasa si. Perdió mucha fe que no ha podido
recuperar.
—Realmente la amaba... —Eso era lo único que había sabido desde el principio.
—Sí. Pero claramente, ella no es la elegida. Está decidido a no dejar entrar al
amor, Charlotte. No puedo decir con absoluta certeza que alguna vez cambiará de
opinión al respecto. Pero el pensar en mi nieto viviendo su vida sin experimentar las
alegrías del verdadero amor y una familia propia hace que mi corazón duela
enormemente.
Las lágrimas inundaron mis ojos. Imaginar que existía la posibilidad de que
Reed nunca pudiera experimentar el amor nuevamente, también hacía que me
doliera enormemente el corazón.

184
Reed
N o había duda de que algo serio estaba mal con Charlotte desde el día en
que regresamos de los Adirondacks.
Durante el pasado par de días, había estado evitándome y mientras sabía que
realmente era lo mejor, mi curiosidad fue más fuerte. Programé que viniera a
ayudarme con la demostración de una de las propiedades más espectaculares de
toda mi carrera. Había insistido en conseguir un servicio de transporte y no conducir
hacia los Hamptons conmigo, inventando una patética excusa sobre su agenda. Pero
sabía que era porque estaba evitando estar a solas conmigo. Eso debería haberme
hecho feliz. Pero estaba perplejo. ¿Se trataba de mi rechazo hacia sus avances? No
podía estar seguro.
La casa Easthampton estaba tan cerca del agua que prácticamente estaba
acomodada dentro del océano. La propiedad estilo europeo de veinte millones de 185
dólares, estaba diseñada con los materiales más finos de importación de suelo a
techo y no iba a permanecer durante mucho tiempo en el mercado. Teníamos tres
citas una detrás de la otra y esperaba por completo estar cerrando un trato para
mañana, una vez que las tres partes tuvieran el tiempo para reflexionar sobre las
ofertas de su competencias.
Cuando terminaron las presentaciones, Charlotte y yo tuvimos una oportunidad
para hablar realmente por primera vez en todo el día. Se había quitado sus zapatos
mientras caminábamos a lo largo del agua arenosa.
—Déjame preguntarte algo, Reed.
—Está bien...
—Tengo la sensación por tu entusiasmo al mostrar esta propiedad, por la luz
en tus ojos cuando hablabas sobre esta majestuosa elegancia al estilo Gatsby... que
le tienes mucho aprecio. Pero ¿realmente vivirías aquí, en esta casa?
No tenía que pensarlo.
—Absolutamente lo haría, sí.
—¿Qué si te dijera que no viviría aquí porque está tan cerca del agua que me
daría miedo de lo que pudiera suceder si alguna vez hubiera un gran huracán?
—Diría que estás completamente loca.
Inclinó su cabeza.
—¿En serio? ¿Por qué?
¿Hacia dónde iba con esto?
—Porque esta casa es la propiedad más maravillosa que alguna vez haya tenido
el privilegio de representar. No querer vivir en ella, no querer experimentar todo su
esplendor diariamente porque estás preocupada por el potencial de una tormenta,
es absurdo.
—No crees que mi miedo debería evitar que disfrute esta hermosa casa a su
máximo...
—No, no lo creo.
Añadió.
—Porque la tormenta podría nunca venir.
—Es correcto.
—Así que, si esta casa representara la vida... entonces no crees que deberías
vivir tu vida basándote en el miedo.
186
La mirada seria en su rostro me hizo hacer una pausa. Dejé de caminar. La brisa
del océano estaba soplando su cabello en todas direcciones. La forma en que estaba
mirando mis ojos... algo no estaba bien. Charlotte estaba haciéndome esta pregunta
por una razón.
Realmente no estábamos hablando sobre la casa.
Repentinamente, una descarga de adrenalina me recorrió. ¿Lo había
averiguado? ¿De alguna manera había tenido acceso a mis registros médicos? ¿Podía
posiblemente saber sobre mi diagnostico? No. Eso era imposible. Había hecho todo
lo que tenía en mi poder para mantener toda esa información privada.
Pero esta era Charlotte Darling sobre quien hablábamos. Todo era posible.
Tenía que saberlo.
—¿Sobre qué estamos hablando aquí en realidad, Charlotte?
No me respondió de inmediato. Luego simplemente dijo:
—Lo sé, Reed.
—Lo sabes… ¿qué?
—Sé que tienes Esclerosis Múltiple.
Mi corazón se sintió como si cayera hasta mi estómago. Sus palabras fueron
como un puñetazo imprevisto al hígado. Simplemente me sentí... desnudo.
—Dime cómo lo descubriste —exigí.
Su rostro se volvió carmesí.
—Fue un accidente. Por favor, no te enojes. Fui al hospital a ver cómo estabas.
Estaba parada afuera de la puerta cuando estaba hablando con tu doctor. No pude
evitar escuchar.
Mientras que mi instinto era arremeter contra ella, eso no sería justo. No había
curioseado. No había hecho nada mal. Y la preocupación en sus ojos era genuina.
Coloqué mi mano en su mejilla.
—Ven a sentarte conmigo.
Charlotte me siguió hasta una gran roca que daba hacia el océano.
—¿No estás enojado?
Dejando salir una larga respiración, en silencio sacudí mi cabeza para decirle
que no.
—Gracias a Dios. Pensé que lo estarías.
—Una parte de mí está aliviada porque sepas. Pero necesito que entiendas que
esto no cambio nada, Charlotte.
187
—Escucha. He estado haciendo un montón de investigación y...
—Déjame terminar —interrumpí.
—Está bien.
—Sé que probablemente hayas recorrido el internet buscando información que
te hará sentir mejor acerca de esto. Sé que probablemente tienes un millón de giros
positivos para esto. Pero la verdad es que... no puedo ignorar lo que está ahí. Los
momentos en que tengo dificultad para moverme, los momentos en que mi visión
se nubla o mis piernas se sienten entumecidas. Las veces en que siento que estoy
perdiendo la cabeza. Son fugaces, pero están ahí. —Inhalé algo del aire del océano
para recomponerme—. Todo es como un susurro para mí en este momento, pero la
verdad es que... esto me alcanzará en algún momento. Es suficiente como está sin
tener que preocuparme por ser una carga para alguien. No puedo vivir sabiendo lo
que podría suceder, Charlotte. El único favor que Allison me hizo alguna vez fue
dejarme antes de que llegara a ese punto.
Levantó su voz.
—Allison cometió un gran error en pensar que una vida contigo no valía la
pena. Nunca veré las cosas de la forma en que las ves tú, Reed. Nunca entenderé
cómo alguien no podría aceptar tiempo de calidad, aunque limitado, con la persona
que aman por encima de todas las cosas. Por otro lado, no sería amor si pudiste
alejarte de alguien. La vida no es perfecta. Podría ser atropellada por un autobús
mañana. De hecho, ¡casi me pasa esta mañana!
No se supone que me riera de eso. No era nada gracioso, pero de alguna
manera la forma en que lo dijo me hizo soltar unas risitas.
Charlotte continuó.
—Dicho eso, entiendo tus miedos. Lo único que no puedo hacer es obligarte a
ver las cosas de la forma en que yo las veo. Si así es cómo te sientes realmente,
entonces quiero que sepas que siempre tendrás al menos una amiga en mí. —
Entonces miró hacia su teléfono y se levantó repentinamente—. Tengo que irme.
—¿A dónde vas?
—Mi transporte está aquí.
Me levanté
—Asumí que ibas a regresar a la ciudad conmigo.
—No. Llamé a un servicio de transporte.
Mis ojos se movieron de un lado a otro con confusión.
—Está bien.
188
Aun cuando había insistido en irse, Charlotte no estaba bien.
Lucía como si estuviera al borde de las lágrimas cuando dijo:
—Bonnie Raitt tenía razón. —Luego simplemente se alejó, dejándome ahí
parado junto al océano.
Bonnie Raitt tenía razón.
Bonnie Raitt tenía razón.
¿Qué significaba eso? Entonces lo entendí. La canción.
“I Can’t Make You Love Me”.
Permanecí en la playa durante un rato, reflexionando sobre las palabras de
Charlotte. Sin mencionar que esa maldita canción ahora estaba en mi cabeza. Estaba
determinado a no dejar que me persuadiera. Las cosas eran de la manera en que
tenían que ser. Charlotte no podía considerar las implicaciones a largo plazo de estar
conmigo porque solo veía el mundo a través de anteojos de color rosa. Tenía que
ser el sensible en esta ecuación. Estaba seguro de que estaba imaginando el mejor
resultado posible, sin verme potencialmente limitado a una cama o confinado a una
silla de ruedas, incapaz de comunicarme o comer efectivamente. Pero el hecho
permanecía que el peor escenario no estaba fuera del reino de las posibilidades.
Allison había tomado la decisión que pensó era la mejor para ella y asumió el
mejor riesgo como resultado. No tendría un esposo con una enfermedad debilitante
interfiriendo con su libertad. Eso era lo que quería para Charlotte, que fuera capaz
de vivir todos sus sueños de a la mierda, sin que algo la contuviera.
Mi teléfono sonó, interrumpiendo mis pensamientos. Revisando la
identificación de quien llamaba, pude ver que era Josh, el investigador privado.
Respondí.
—Habla Reed.
—Eastwood... estoy revisando esa investigación sobre Charlotte Darling que me
diste en Poughkeepsie. Creo que encontré algo.

189
Reed
S iempre fui bueno escondiendo secretos.
Ahora por alguna razón, apenas pude mirar a Charlotte desde la
semana pasada cuando Josh llamó con la información de su madre
biológica. Desde luego, sabía que la retención era lo correcto hasta que Josh pudiera
verificar todo lo que había desenterrado. Sobre todo cuando la mayoría fue dicho
solo verbal. No había ninguna manera en el mundo en que le dijera ese tipo de
información no verificada a Charlotte.
Luego también estaba el hecho de que no tenía idea de cómo reaccionaría
Charlotte ante lo que había hecho. Los dos no éramos extraños a invadir la privacidad
del otro. Curiosamente, parecía ser lo nuestro. Acecharía sus redes sociales y abriría
su Lista Al Diablo. Y a su vez, ella me compraría una taza de Navidad con mi sueño
más personal de la infancia que nunca había compartido con ella. Pero desenterrar 190
a su madre, descubriendo su verdadera identidad e historia, eso llevaba las cosas a
un nuevo nivel de "jodido". No ayudaba el hecho de que lo que descubrí no era
bueno.
A primera hora de la tarde, le había enviado un mensaje a Charlotte para
averiguar a qué hora planeaba irse de la oficina esta noche. Ella respondió que a las
seis, así que esperé hasta las seis y media para dejar los archivos en su oficina en los
que necesitaba que trabajara mañana. Usé mi llave maestra para abrir la puerta,
esperando que no hubiera nadie dentro.
Solo que Charlotte definitivamente todavía estaba allí.
—Mierda. ¿No tocas? —Ella tiró del vestido que estaba en su cintura para
arriba, cubriendo su sostén.
Me quedé congelado y mirando fijamente, en lugar de hacer lo correcto y
darme la vuelta.
—Lo siento. Dijiste que te ibas a las seis y tu puerta estaba cerrada.
—La cerré para cambiarme.
Parpadeé un par de veces, finalmente logrando sacarme de eso.
—Lo siento. —Retrocedí y comencé a cerrar la puerta, pero Charlotte me llamó.
—¡Espera!
Mantuve la puerta parcialmente cerrada para no poder verla.
—¿Qué pasa?
—¿Puedes... ayudarme con esta cremallera? Siempre se queda atorada.
Miré al cielo y conté hasta diez en mi cabeza.
—¿Estás cubierta ahora?
—Sí.
Abrí la puerta y eché un vistazo a lo que estaba usando Charlotte por primera
vez. Había estado tan distraído por el contraste de su sujetador de encaje negro
contra su piel cremosa que podría haber estado poniéndose un traje de payaso y no
me hubiera dado cuenta.
Traté de mantener mis ojos en su rostro pero fallé. El pequeño vestido negro
que llevaba, uno con un escote bajo que mostraba una buena cantidad de escote,
era demasiado irresistible para dejarlo pasar. Cortó unos centímetros por encima de
sus rodillas, lo que hizo que sus piernas tonificadas parecieran interminables cuando
se deslizaron en un par de zapatos puntiagudos de tacón alto. Habría dado mi brazo
derecho por sentir que se clavaban en mi espalda.
Tragué. 191

—¿Vas a algún lugar?


Se dio la vuelta, me dio la espalda y tiró de su cabello hacia un lado. El vestido
de Charlotte estaba medio cerrado, deteniéndose en el encaje negro de su sostén.
—¿Puedes cerrarlo? Llegaré tarde.
Me acerqué y me paré detrás de ella, aspirando un gran y profundo suspiro.
—Estás preciosa. ¿Pero a dónde vas?
—Me encontraré con un amigo para tomar algo.
Mi mano en su cremallera se congeló. Llevaba un pequeño vestido negro y olía
jodidamente increíble, pero de alguna manera me sorprendió su respuesta.
—¿Un amigo? —Se sintió como si un camión Mack me hubiera golpeado.
—Sí. Y llegaré tarde. Así que si no te importa…
Milagrosamente, me las arreglé para levantar la cremallera, aunque todo lo que
quería hacer era quitarle el maldito vestido y decirle que no iba a salir con un amigo.
Se dio la vuelta y se alisó el vestido.
—¿Cómo me veo?
¿Cómo te ves? Te ves como si fueras mía.
Hice un esfuerzo consciente para relajar mis puños.
—Te lo dije. Estás preciosa.
La sentí mirarme, pero no pude mirarla a los ojos. Después de un minuto, me
di la vuelta para alejarme.
—Que tengas una buena noche, Charlotte.

Debería haber ido a casa. Pero no lo hice. Como un idiota, fui al bar al que mis
amigos y yo íbamos antes de conocer a Allison. No tengo idea de lo que estaba
pensando, pero sea lo que sea, era un maldito pensamiento estúpido.
Bebí el tercer trago; fue diluido lo suficiente para saber a mierda, pero aun así
funcionó. Rebuscando en mi bolsillo, tiré un billete de cien dólares en la barra y hablé
con el cantinero.
—Tomaré otro. 192

—¿Estás seguro? Los estás tomando bastante rápido, amigo.


—La mujer por la que estoy jodidamente loco me pidió que la ayudara a cerrar
el sexy vestido que llevaba para su cita esta noche.
El barman asintió.
—Los seguiré sirviendo.
Mientras estaba ahogando mis penas, una mujer se deslizó en el taburete a mi
lado.
—¿Reed? Pensé que eras tú.
Entrecerré los ojos, tratando de averiguar de dónde la conocía. Su rostro era
familiar, pero no pude ubicarla.
—¿No me recuerdas? —Hizo un puchero—. Maya, la amiga de Allison. Bueno…
ex amiga, supongo que sería, técnicamente.
Mis ojos se posaron en su escote. Debería haber comenzado allí. Era lo
suficientemente bonita, pero eran sus enormes tetas las que nadie podía olvidar.
Recordé que Allison solía hablar mal de ella todo el tiempo, cómo tenían que ser
falsas, cómo debía ser una stripper, pero siempre era amable ante ella. Esa debería
haber sido mi primera señal de que la mujer con la que salía no tenía integridad.
Había estado tan jodidamente ciego.
Estaba a punto de emborracharme y hasta llegar a un choque emocional
deprimente, por lo que ni siquiera podía ocultar adecuadamente lo que me había
llamado la atención. A Maya no pareció importarle. Ella empujó sus pechos hacia
adelante con orgullo y coqueteó.
—¿Veo que me recuerdas ahora?
Ignoré su comentario y revolví el contenido de mi vaso.
—¿Ex amiga?
—Sí. Tuvimos una pelea hace unos meses. No hemos hablado desde entonces.
Asentí. Lo último que quería hacer era hablar de Allison.
El camarero volvió y habló con Maya.
—¿Qué puedo conseguirte?
—Quiero un té helado de Long Island. Y lo que sea que tenga. —Señaló mi
vaso—. El siguiente va por mi cuenta.
—Eso no es necesario.
—Tal vez no. Pero estamos celebrando.
193
La miré.
—¿Qué estamos celebrando?
—Ambos nos estamos librando de esa perra Allison.

Maya tropezó bajándose del taburete. Definitivamente habíamos bebido


demasiado.
—Tengo que ir al baño. —Se rió—. Cuida mi asiento.
—Claro. —La última llamada había sido hace casi media hora. El bar estaba casi
vacío. No me tomaría mucho esfuerzo reservar su taburete.
Terminé mi bebida. Habíamos estado sentados en estos mismos lugares
durante mucho tiempo. Maya en realidad había resultado ser muy agradable. Si bien
no tenía ningún deseo de hablar sobre Allison, ella me había informado sobre su
pelea. Aparentemente mi ex salió con un chico con el que Maya había salido unas
cuantas veces, aunque sabía que se estaban viendo.
El alcohol generalmente hacía que los pensamientos estuvieran borrosos. Pero
por alguna razón, hizo que los míos fueran más claros esta noche. Cuanto más
reflexionaba sobre la mujer a la que había pedido que se casara conmigo, más me
daba cuenta de que en realidad me había hecho un favor al rechazarme. La mujer
que creí conocer era leal y dulce. Dicen que el amor es ciego, pero al parecer en mi
caso, era sordo, mudo y ciego.
Saludé al camarero para llamar su atención. Qué se joda. Necesitaba otra
bebida.
Todos estaban en una cita -Maya, mi ex prometida, Charlotte... yo era el único
imbécil célibe en estos días. Tal vez eso es lo que necesitaba: Tener sexo. Hacer que
olvide todo sobre la optimista de ojos azules que lleva un sexy vestido negro
mientras ella salía con un idiota esta noche.
Maya regresó del baño. Ella realmente era bonita, incluso sin mirar al sur de su
rostro. Ella sonrió desde debajo de sus gruesas pestañas, grandes ojos marrones
bateaban lo que no decía. En lugar de volver a colocarse en el taburete, se acercó a
mí, empujando esas enormes tetas contra mi brazo.
—Siempre pensé que eras demasiado bueno para Allison.
Miré sus labios. 194
—¿Oh sí?
—¿Sabes qué más pienso?
—¿Qué cosa?
Su mano fue a mi muslo.
—Que no hay mejor venganza que tu regreso a casa conmigo.
Ella tenía toda la razón. Allison se molestaría si descubriera que me había
acostado con Maya. El problema era que no me importaba Allison o vengarme. Y
aunque mi polla realmente quería ir a casa con ella de todos modos, simplemente
no la deseaba.
Cubrí su mano con la mía.
—Eres hermosa y no tienes idea de lo tentadora que es esa oferta. Pero hay
alguien más.
—¿Estás viendo a alguien?
Negué.
—No. Pero todavía me sentiría como si estuviera siéndole infiel.
Maya me miró por un momento, luego se puso de puntillas y besó mi mejilla.
—Espero que ella sepa la afortunada perra que es. Porque Allison seguro que
no lo hizo.

Me sentía como una mierda a la mañana siguiente. Después de cancelar mi


reunión de las ocho en punto en el último minuto y volver a dormir por una hora,
arrastré mi culo a la oficina.
Un repartidor estaba en la recepción justo cuando entré. El ácido en mi
estómago agrio me quemó la garganta mientras hablaba.
—Entrega para la señorita Charlotte Darling.
La recepcionista lo firmó y tomó una propina de la caja chica mientras miraba
una docena de rosas amarillas.
Soy un jodido idiota.
Qué idiota.
Un jodido idiota célibe. 195

Había rechazado una noche de sexo por venganza cuando Charlotte estaba
haciendo algo para ganar unos pocos cientos de dólares en rosas. Mi culo que ella
había salido con un amigo. Sabía que ella había estado mintiendo. El vapor debería
haber estado saliendo por mi nariz y mis orejas por lo caliente que me sentía de
repente
La recepcionista tomó el teléfono. Supuse que era para llamar a Charlotte.
—No llames. Se las entregaré en la oficina a la señorita Darling para ella.
Pensé en meter el jarrón en la basura y pasar por allí, pero no pude resistirme
a ver la cara de Charlotte cuando las entregara. Ella estaba hablando por teléfono
cuando irrumpí.
—Entrega para ti. —Arranqué la tarjeta que estaba engrapada en el envoltorio
de celofán. El sarcasmo goteaba de mi tono—. Aquí, déjame leerte la tarjeta porque
estás trabajando duro. —Rasgué el pequeño sobre abierto mientras intentaba que
la persona saliera del teléfono. Aclarando mi garganta, leí:
—Qué bueno habernos puesto al día. Espero volver a verte pronto. Blake.
¿Blake? Suena como un total idiota.
Charlotte colgó el teléfono y se inclinó sobre su escritorio para tomar la tarjeta
que tenía en la mano.
—Dámela.
Lo alejé de su alcance y lo sostuve sobre mi cabeza.
—No te tomé por ser fácil, Charlotte. Supongo que estaba equivocado.
Su cara se puso roja.
—Lo que hago durante mi tiempo personal no es asunto tuyo.
—Ahí es donde te equivocas. Si tu vida personal interfiere con tu trabajo,
ciertamente es mi asunto.
Sus manos se deslizaron en sus caderas.
—Mi vida personal no ha interferido con mi trabajo.
—Recibir estas flores hoy es una interferencia. Estás distraída y eso afecta tu
trabajo.
—Creo que eres el que está distraído.
Charlotte salió de detrás de su escritorio y se montó a la silla de invitados al
lado de donde yo estaba. Arrancó la tarjeta de mi mano e inclinó su cara hacia la
mía. Nuestras narices casi se tocaban.
—Los celos no son halagadores para ti, Eastwood. 196
—No estoy celoso. —Rechiné entre dientes.
Una lenta y maliciosa sonrisa se extendió por su rostro.
—¿De verdad? ¿Entonces no te importaría si te dijera lo guapo que es Blake?
Quería borrar esa sonrisa de su cara, metiendo mi lengua en su boca.
—Charlotte, no jodas conmigo…
—¿Joder? —Se inclinó más cerca, nuestras narices realmente tocándose
ahora—. ¿Así que quieres hablar de Blake?
—¡Por el amor de Dios! —La voz de la abuela interrumpió nuestro partido de
gritos. Cerró la puerta detrás de ella de modo que los tres estuvimos cerrados dentro
de la oficina de Charlotte—. ¿Qué está mal con ustedes dos? Toda la oficina puede
oírlos gritarse el uno al otro.
Mierda. Deslicé las manos por mi cabello. Esta mujer me volvía loco. Soy el tipo
que le dice a la gente que se canalice cuando empiezan a hacer demasiado ruido en
la oficina, no el tipo al que hay que decirle que se calle. Por mi abuela, nada menos.
La última vez que tuvo que reprenderme fue probablemente cuando Max y yo
peleamos por un juguete cuando éramos niños.
Charlotte habló primero.
—Iris. Lo siento mucho. No me di cuenta de que estábamos gritando.
—Bájate de esa silla —dijo la abuela. Ella estaba enojada.
Charlotte se bajó y se puso a mi lado. Los dos esperamos con la cabeza
inclinada por la ira que sabíamos que iba a venir.
—Ustedes dos necesitan crecer. —Volvió su atención a mí primero—. Reed,
eres mi nieto, y te quiero mucho. Aunque a veces eres tonto. La vida te dio una mano
de mierda, sí. Pero eso no significa que te retires. Eso significa que respires hondo y
sacas todas las cartas de mierda que tienes, las arrojas al centro de la pila y coges
cuatro nuevas. Ten bolas, hijo. No te pliegues como un idiota. —Volvió su atención
a Charlotte y su voz se suavizó—. Y, cariño, vivimos en la ciudad de Nueva York. Hay
dos cosas que no tenemos que perseguir: Trenes y hombres. Porque siempre habrá
otro listo para recogernos justo detrás del primero.
La abuela giró sobre sus talones y alcanzó el picaporte. Mirando por encima
del hombro, continuó.
—Me voy a ir ahora, y voy a cerrar la puerta detrás de mí y darles dos minutos.
Luego espero que ambos vuelvan al trabajo como siempre.
Después de que Iris se fue, nos miramos. Tomé una respiración profunda.
—Lo siento por la forma en que actué.
197
—Disculpa aceptada. Y lamento haberte llamado bastardo narcisista.
Mis cejas se fruncieron.
—No lo hiciste.
Ella sonrió.
—Oh. Bueno, entonces lo pensé.
No pude evitar reírme.
—Estás loca, cariño. —Extendí mi mano—. ¿Amigos?
Ella puso su pequeña mano en la mía.
—Amigos.
Caminé hacia la puerta y la abrí, pero Charlotte me detuvo.
—¿Reed?
Me di la vuelta.
—No soy fácil. No pasó nada entre Blake y yo.
Ella estaba tratando de hacerme sentir mejor, pero solo me hacía sentir peor.
Porque escuché la palabra tácita que faltaba en su oración.
“No pasó nada entre Blake y yo… todavía”.

198
Charlotte
—A quí están los informes de gastos en la propiedad de Hudson que
pediste. —Coloqué un archivo en la esquina del escritorio de Iris.
Ella tenía papeles esparcidos por todas partes. A pesar de que eran casi las siete de
la tarde, no parecía que se fuera pronto.
—Gracias cariño.
Asentí y me di la vuelta para salir, pero tuve que decir algo.
—¿Iris?
Me miró.
—¿Sí?
—Realmente lo siento por lo de esta mañana. Fue totalmente no profesional y
no volverá a suceder. Lo prometo. —Inesperadamente, lágrimas brotaron de mis 199
ojos.
Iris se quitó las gafas.
—Cierra la puerta, Charlotte. Hablemos.
Caminó desde detrás de su escritorio y se sentó en una de las cuatro sillas
tapizadas de gran tamaño que se enfrentaban en el extremo opuesto de su oficina.
—Toma asiento.
Nunca antes había estado nerviosa con Iris. Esta era la mujer a la que había
derramado mis entrañas dentro de los primeros tres minutos de conocerla en el baño
de damas. Sin embargo, mis palmas estaban sudorosas, y tuve que luchar contra las
ganas de retorcerme las manos.
—¿Quieres hablar sobre ello? Sabes que cualquier cosa que me digas es entre
tú y yo, ¿verdad?
—Así es.
—Cuéntame sobre el hombre que te envió esas hermosas flores. ¿Está tu
corazón roto? ¿Tal vez quieres seguir adelante pero estás luchando contra ello? Sé
que te importa Reed.
—Sí. No. Sí.
Iris sonrió.
—Claro como el barro.
Respiré hondo y exhalé fuerte.
—No estoy luchando ni luchando contra ello. Blake es un chico que conocí en
la universidad. Salí con mi amigo anoche y me encontré con él. Hablamos un rato.
Me invitó a salir, pero le dije que no. Las flores no eran más que él intentando que
cambiara de opinión. Pero no le expliqué exactamente eso a Reed cuando vio las
flores. Tuvo la impresión equivocada, se puso celoso, y me gustó la forma en que me
sentía.
—Ya veo.
—Cada vez que nos acercamos, él levanta esta pared. —Comencé a quitar una
pelusa imaginaria del brazo de la silla en la que estaba sentada—. He intentado que
él cruce la línea... bueno, él es tu nieto, así que no quiero asustarte. Pero digamos
que ha rechazado todos los avances que he intentado, incluso cuando estoy
semidesnuda. Incluso he ido tan lejos como para decirle que iba a salir con Max.
—¿Pensaste que ponerlo celoso podría hacer que reaccionara?
Negué mientras miraba el suelo.
—Bueno, normalmente diría que un hombre que no muestra su interés sin los 200
juegos es un imbécil y no vale la pena. Pero sabemos que la lucha de mi nieto no se
trata de ser un soltero que no quiere establecerse. Tiene miedo de molestar a alguien
que ama con su condición.
—Esa es la cosa. Reed piensa que es una molestia. Pero la verdad es que él
tiene una carga, y es más fácil de manejar cuando se comparte.
Iris me miró fijamente.
—Realmente te has enamorado de él, ¿verdad?
Una lágrima cálida se deslizó por mi cara mientras asentía.
—Sé que él también se preocupa por mí. Puedo verlo.
—Tienes razón. Lo hace. Ustedes dos pelean como un viejo matrimonio,
coquetean como si estuvieran en la escuela secundaria y confían como si fueran
mejores amigos de toda la vida. Mi nieto no te está alejando porque tiene miedo de
enamorarse de ti. Te está alejando porque ya lo ha hecho.
—¿Qué debo hacer?
—Sigue intentando. Sin embargo necesitas hacerlo. Él vendrá. Solo espero que
no sea demasiado tarde cuando lo haga. —Iris extendió su mano y tomó la mía—.
Has estado herida antes, y con Reed estás librando otra batalla cuesta arriba. No te
olvides de ponerte primero. Esfuérzate con Reed, pero sigue esforzándote a ti
también, Charlotte.

Cuanto más pensaba en mi conversación con Iris, más me daba cuenta de que
tenía razón. Necesitaba esforzarme, seguir trabajando en las cosas que había dejado
escapar a lo largo de los años. Así que me comprometí a al menos progresar en mi
Lista todas las semanas, sin importar cuán pequeño sea. Rebuscando en la lista que
había impreso y guardado en mi cajón, me serví una copa de vino y me senté a la
mesa de mi cocina, rumiando sobre qué cosas debía hacer primero.
Esculpir a un hombre desnudo.
Baila con un extraño en la lluvia.
Aprender francés.
Montar un elefante.
Nadar desnuda en un lago en la noche. 201
Bueno, ese lo puedo tachar, ¿no?
Encontrar a mis padres biológicos.
Hacer el amor con un hombre por primera vez en una cabina para dormir en un
viaje en tren a través de Italia.
Agregué una nueva entrada a mi lista la semana pasada mientras estaba
sentada en la parte trasera de un Uber en la carretera y observaba cómo los grandes
camiones se deslizaban por la carretera.
Aprende a conducir un 18 Wheeler.
Mordí la tapa de la pluma y decidí qué hacer primero. Había una a la que seguía
volviendo. Sinceramente, ya era hora.
Encontrar a mis padres biológicos.
Había sentido curiosidad por mis padres biológicos toda mi vida. Mi mamá y
mi papá siempre habían expresado abiertamente el hecho de que fui adoptada y me
animaron a hablar de ello. Sin embargo, siempre tuve miedo de que si lo hiciera,
haría que mis padres sintieran que no eran suficientes, cuando en realidad eran más
que suficientes. Eran todo lo que un niño podría haber deseado. De alguna manera,
sin embargo, eso todavía no tapó el agujero que tenía al no saber nada sobre mi
historia familiar. Quería saber la historia de mis padres biológicos. ¿Habían sido
jóvenes? ¿Se habían amado? También quería hacerles saber que estaba bien, que la
decisión que tomaron fue la mejor para mí y que había resultado bastante buena.
Terminando el vaso de vino, respiré hondo y descolgué el teléfono.
Sonó una vez.
Luego una segunda vez.
Mi madre contestó en el tercer timbre.
—Hola, mamá.
—¿Charlotte? ¿Está todo bien? —Escuché el pánico en su voz. Llamaba todos
los domingos por la tarde como un reloj, pero era viernes por la noche.
—Sí. Todo está bien.
—Oh. Bien. Bueno, eso es bueno. ¿Qué estás haciendo esta noche?
—Umm... —Pensé en desmayarme. Pero luego pensé en lo que Iris había dicho
"sigue esforzándote"—. En realidad estoy haciendo una lista de las cosas que quiero
hacer. Algo así como una lista de deseos pero no, ya que no estoy enferma ni vieja.
—¿Estás segura de que todo está bien, cariño?
Llamé fuera de horario y empecé a hablar sobre hacer una lista de deseos.
202
Debería haberme dado cuenta de que ella estaría alarmada. Necesitaba explicarme
mejor, o ella estaría preocupada.
—Sí, todo está muy bien, mamá. Yo solo… olvidé quién era cuando Todd y yo
estábamos juntos. Me uní a su vida y puse las cosas que yo quería de la vida en un
segundo plano. Así que hice una lista de las cosas que quería hacer, para recordarme
vivir mi vida por mí. ¿Si eso tiene algún sentido?
—Lo hace. Y suena como que has hecho mucha búsqueda del alma. Me alegra
oírte decir que te centrarás en ti misma. Aunque espero que ninguna de las cosas
sea demasiado peligrosa.
—No lo son.
Mamá se quedó en silencio durante mucho tiempo. Ella me conocía.
—¿Hay algo en tu lista en lo que pueda ayudar?
Tomé otra respiración profunda.
—Sí, mamá… así es.
—He estado pensando en hacer un viaje a la ciudad. ¿Por qué no voy el
domingo, para que podamos hablar en persona?
—Me gustaría eso.
—Bueno. ¿Qué tal alrededor del mediodía, entonces?
—Eso es perfecto.
Hablamos un poco más, esquivando el tema que ambos sabíamos que estaba
en el horizonte. Preguntó lo habitual, sobre mi trabajo, amigos, finanzas. Justo antes
de colgar, ella dijo:
―Charlotte, no tienes nada de lo que sentirte culpable. Sé que me quieres.
Mis hombros se relajaron.
—Gracias mamá.

El lunes por la mañana, llegué a la oficina antes de lo habitual. Había planeado


tener una ventaja en mi día para poder irme a tiempo e ir al Centro de Artes para
inscribirme en una clase de escultura.
Pero me había distraído tanto leyendo mi teléfono mientras esperaba que el
café terminara de prepararse, que ni siquiera me había dado cuenta de que el sensor 203

había sonado, lo que indicaba que estaba listo y que alguien había caminado detrás
de mí.
—¿Béisbol? No me di cuenta de que eras un fan.
Sobresaltada, agité el teléfono, y cayó al suelo.
—Me asustaste.
Reed se inclinó y recogió mi celular.
—Estás muy nerviosa esta mañana, incluso para ti. Miró a la pantalla—. ¿Vas a
ir al juego esta noche?
—¿Qué juego?
Él sonrió.
—Supongo que responde a esa pregunta. —Me entregó mi teléfono, sacó
nuestras tazas del gabinete y comenzó a servir café—. Vi el logo de los Houston
Astros en tu teléfono cuando entré. Estabas leyendo estadísticas, ¿verdad?
—Oh. Sí.
Él arqueó una ceja.
—¿Aficionada al béisbol?
—Realmente no.
—¿Apuestas?
—¿Eh?
—¿Por qué otra persona estaría leyendo las estadísticas de béisbol si no fueran
a un juego, un fanático del béisbol o apostaría?
—Yo solo... encuentro las estadísticas fascinantes. —Reed me dio una cara que
decía tonterías—. ¿Qué? Así es.
Terminó de hacer nuestros cafés y me entregó mi taza. Tomando un sorbo,
miró directamente a mis ojos.
—¿Cuál es la verdadera razón, Charlotte?
Suspiré. No tenía razón para mentirle. Sin embargo, hablar sobre querer
encontrar a mis padres biológicos en voz alta siempre me hacía sentir como si
estuviera traicionando a mi madre adoptiva. Luché, a pesar de que ella me había
asegurado que ese no era el caso la noche anterior. Reed ya había visto mi Lista Al
Diablo, por lo que lo entendería.
—Hablé con mi madre sobre mi adopción ayer. Ya casi sabía casi todo lo que
me dijo. La única información realmente nueva que descubrí fue que cuando me
encontraron en el hospital, estaba envuelta en una manta de los Houston Astros. 204
Algo se mostró en el rostro de Reed.
—¿Una manta de los Houston Astros?
Asentí.
—No sabía cómo era el logo, así que lo busqué en Internet y terminé en el sitio
del equipo. Supongo que me dejé atrapar por la lectura de todas las estadísticas
mientras mi mente vagaba.
Me miró fijamente, pero sus ojos parecían perder el foco. Reed definitivamente
estaba actuando extraño. Bromeé.
—¿Eres un fanático de los Yankees, y no podemos ser amigos o algo así? ¿Ya
que estaba envuelta en una manta de los Astros?
—Me tengo que ir —dijo bruscamente—. Tengo una cita y llegaré tarde.
Reed
L a ventaja de estar en Texas era enorme.
Josh terminó pasando dos semanas en Houston con mi dinero.
Necesitaba más tiempo para descubrir cómo manejar la situación y decirle
a Charlotte lo que estaba sucediendo, y cómo dejar de pensar en encontrar a sus
padres biológicos hasta que pudiera estar absolutamente seguro de cómo iba a
abordar esto.
Así que decidí crear una distracción, una que probablemente necesitaba que
me examinaran la cabeza. Me había dado cuenta de que Charlotte había agregado
recientemente Aprender cómo conducir un vehículo de 18 ruedas a su Lista en el
servidor. Solo Charlotte.
Decidí que la última distracción en una tarde de viernes era hacer que eso
sucediera de alguna manera, logrando alquilar un vehículo de 18 ruedas de una 205
empresa de distribución. Lo estacionaron para mí en un lote vacío en Hoboken.
Cuando nos detuvimos no nos quedaba mucha luz natural. Charlotte no tenía
idea de por qué estábamos allí.
—Pensé que habías dicho que íbamos a ver una nueva propiedad. ¿Por qué
estamos aquí en este lote vacío?
Al apagar el auto, dije:
—Realmente has trabajado duro para la compañía en los últimos dos meses.
Por complicada que sea nuestra relación personal, también soy tu jefe. Siento que
realmente no te digo lo suficiente, como tu jefe, lo apreciada que eres.
—¿Tuviste que llevarme a un estacionamiento desolado en Hoboken para
hacer eso? Si estuviéramos en Jersey, una cena hubiera sido mejor.
—Mira allá.
Los ojos de Charlotte se posaron en la gran plataforma.
—Es un camión.
—No cualquier camión. Un camión de 18 ruedas.
Ella finalmente vio a lo que estaba llegando.
—Me has estado espiando.
—¿No agregaste recientemente la conducción de uno de esos chicos malos a
tu Lista?
La comprendió y su rostro se iluminó.
—¿En serio? ¿Estoy aquí para conducir uno?
—Bueno, no podemos conducir en el camino. Especialmente porque ni siquiera
tienes una licencia de conducir. No creo que ninguno de los dos esté listo para morir
esta noche. Pero puedes divertirte mucho en este lote. —Al darme cuenta de que
asumí que era el instructor que contraté al llegar, moví mi cabeza para que me
siguiera fuera del auto—. Ven.
Charlotte caminó a mi lado hacia el vehículo, que tenía las palabras JB
LEMMON DISTRIBUTION pintadas en el costado. Un hombre desaliñado con una
larga barba blanca salió de un Ford Taurus más viejo.
—Buenas tardes, amigos. —Miró a Charlotte de arriba hacia abajo—. Debes de
ser Charlotte.
—Sí, señor.
—Soy Ed. ¿Lista para conducir?
Ella me miró y sonrió, luego rebotó sobre los talones de sus pies. 206

—¡Así es!
Charlotte tomó el asiento del conductor mientras el instructor, cuyo nombre
era Ed, se sentó en el costado del pasajero. Me agaché detrás de ellos en lo que
parecía ser la cabina del conductor.
—Lo primero que debes hacer es revisar tus líquidos.
—Oh, estoy bien. Tomé mucha agua hoy.
Él rió.
—Los líquidos están en la parte delantera del camión, cariño. Te mostraré.
Le susurré al oído:
—Cariño. ¿Debería decirlo así de ahora en adelante?
Charlotte rápidamente lo siguió afuera antes de que regresaran.
—Ahora, necesitas ajustar tu asiento con estos interruptores aquí. Vas a tener
que subir para tener la mejor vista sobre el capó.
Definitivamente se estaba aprovechando al máximo de la situación cuando se
inclinó hacia ella desde el lado del pasajero. Toda esta experiencia me estaba
molestando.
—Ahora, puedes comenzar tu diésel, pero antes de hacerlo, vas a presionar el
embrague y asegurarte de que estás en la segunda marcha.
Charlotte arrancó el motor. El rugido del sonido diésel resonó en todo el
espacio, y los humos se infiltraron en el aire.
—Ahora, imagina que estás mirando para ver si vienen otros vehículos. Si está
despejado, lentamente soltarás tu embrague.
Charlotte siguió cuidadosamente sus instrucciones.
—Ahora dale un poco de gas. Lleve los RPM a aproximadamente 1200. Luego,
retíralos, embrague hacia adentro.
Ella estaba haciendo preguntas como si estuviera planeando seriamente
conducir uno de estos algún día. Mis ojos seguían fijándose en sus manos sobre las
de ella mientras cambiaban de marcha. Guijarros de sudor se estaban formando en
mi frente cuando la gran plataforma comenzó a moverse. Yo era una causa perdida.
—¡Woo-hoo! —gritó Charlotte mientras daba su primer giro alrededor del lote.
Después de una media hora, detuvo el camión.
Ed se fue, dejándonos a Charlotte y a mí solos en la gran plataforma. 207
—Eso fue realmente increíble, Reed.
—Me alegro que hayas disfrutado.
Lo que había comenzado como un mecanismo de estancamiento se había
convertido en una experiencia que estaba feliz de compartir con ella. La alegría de
Charlotte siempre era contagiosa. También me hizo sentir bien ayudarla a eliminar
otro artículo de su lista.
Estaba en silencio dentro del camión. El único ruido era el débil tráfico de la
autopista en la distancia.
Charlotte decidió trepar a la parte de atrás, donde estaba sentada, y acostarse
en la cama que estaba ubicada justo detrás del asiento del conductor en la cabina.
Me moví rápidamente hacia el asiento del pasajero.
Ella levantó los pies.
—Así que así es como viven los camioneros, ¿eh? Creo que sería un buen
trabajo, viajar por el país, parar y dormir en diferentes lugares.
—Aparte del riesgo de quedarse dormido y de suicidarse... supongo que podría
ser... divertido —dije sarcásticamente.
Juguetonamente, me arrojó una almohada y luego dijo:
—Por supuesto, lo hacen solos. No me gustaría viajar sola.
Mientras se acurrucaba en la cama para sentirse más cómoda, era evidente que
Charlotte no tenía intención de abandonar el camión a corto plazo. Dios, cómo
quería acostarme junto a ella. Si hubiera sabido que la estaba llevando a un estudio
de sexo sobre ruedas, seguramente habría repensado esta aventura de camiones.
Nunca se me había ocurrido que hubiera una cama.
Me quedé pegado al asiento del pasajero, decidido a no dejarme atrapar por
el vórtice.
—¿Podemos quedarnos aquí por un tiempo? —preguntó.
—No creo que sea una buena idea.
—¿Por qué no? Es tan pacífico.
—Creo que es mejor si volvemos a la ciudad.
—¿Porque no confías en mí?
Me negué a responder eso, en lugar de decidir cambiar el tema.
—No tienes un lugar para estar, como una cita con… ¿Blake? —Su nombre salió
de mi lengua como una obscenidad.
—No... no voy a salir con Blake. Pero por qué preguntas... ¿Estarías celoso si lo
208
hiciera?
No queriendo mentirle, simplemente elegí permanecer en silencio. Mis celos ya
se habían hecho bastante claros hace un par de semanas, de todos modos.
—¿Por qué deberías estar celoso cuando sabes que puedes tenerme, Reed?
—No puedo tenerte —le espeté.
—Oh, pero tú puedes. Estás asustado.
—Detente —le dije con los dientes apretados, a pesar de que todo lo que
realmente quería era escucharla diciéndome algunas de las cosas que me dejaría
hacerle. Negué y suspiré—. ¿De dónde vienes, Charlotte?
—Siempre me preguntas eso. Si bien no puedo responder de dónde provengo,
sé exactamente cómo llegué a tu vida. Hay… algo que no sabes. Algo que nunca te
dije.
¿A qué estaba llegando?
—No estoy entendiendo…
—¿Puedo contarte la historia de cómo nos conocimos?
—Sé cómo nos conocimos.
—Crees que sí, pero no lo haces. Siempre pensaste que estaba jugando algún
tipo de juego cuando fui a la Millennium Tower. Hay mucho más en la historia.
Siempre me había preguntado cómo sucedió todo eso, en primer lugar, cómo
había aparecido allí. Nunca tuvo mucho sentido. Hacía falta algo
—¿Por qué no me iluminas, entonces? ¿Cómo llegaste a mi vida, Charlotte
Darling?
Palmeó el lugar en la cama junto a ella.
—¿Vendrás aquí? ¿Te sentarías a mi lado?
—Preferiría que no.
—¿Por favor?
A regañadientes, me moví al lugar en la cama junto a ella. Nuestros hombros
estaban uno al lado del otro cuando giré mi rostro para encontrarme con el de ella.
—Está bien, Charlotte. Cuéntame cómo nos conocimos.
—Era el destino —dijo con naturalidad.
Me reí.
—El destino…
—Sí.
—¿Cómo sabes eso? 209

—Me había llevado mi vestido de novia a una tienda de consignación para


venderlo. Mientras estaba allí, me enamoré de un hermoso vestido con plumas.
Vestido de plumas.
De repente, esto ya no era divertido. Tragué, sabiendo exactamente el vestido
del que estaba hablando. A pesar de que supuestamente era de mala suerte ver el
vestido de la novia antes de una boda, Allison insistió en que aprobara su elección.
Aunque poco convencional, el vestido que había elegido era espectacularmente
hermoso.
—Conozco el vestido —le susurré.
—¿Así que lo habías visto? ¿Ella te había mostrado?
—Sí.
—Encontré la nota azul que habías escrito en tu bloc de notas personalizado.
Fue cosido por dentro. Así fue como obtuve tu nombre. De hecho, me llevé el vestido
a casa porque solo me daban un crédito por el mío. Así que fue un intercambio
parejo. Todavía lo tengo. Está colgando en mi armario. Tenía curiosidad por el
hombre que escribió la nota, porque era simple pero muy hermoso.
No podía creer lo que estaba escuchando. Mordiéndome el labio, me quedé en
silencio mientras ella seguía contando la historia.
—Cuando te busqué en Facebook, había algunas pistas de que tal vez la boda
nunca había ocurrido. De todos modos, ya sabes todo lo que ocurrió después de que
hice la cita. Obviamente, nunca esperé que todo saliera así. Pero ese vestido me
llamó. Y ahora sé que era mucho más que un simple vestido. Sin mencionar que me
encontré con Iris en el baño. Siempre creeré que estaba destinada a encontrarte.
Santa mierda.
No pude evitar alcanzar su mano en ese momento. Bromeé sobre Charlotte
Darling y su polvo de duendecillos. Siempre había algo mágico en ella, la forma en
que acababa de aparecer en mi vida y la había vuelto al revés. Tuve que admitir que
esta historia me asustó un poco. Pero al mismo tiempo, tenía mucho sentido.
Me aclaré la garganta.
—No sé qué decir.
—¿No estás enojado conmigo?
—¿Por qué estaría enojado contigo por eso?
—¿Porque violé tu privacidad?
—No puedo estar enojado contigo. A pesar de cómo llegaste aquí... llegaste a
mi mundo y le diste vida cuando realmente lo necesitaba. 210
—Y ahora me estás alejando.
—Charlotte... hemos pasado por esto.
Ella se quedó en silencio, luego dijo:
—Sabes, a pesar de estar herida, no me arrepiento de cómo empezó todo. Esa
nota realmente me ayudó. Lo leí, y me dio la esperanza de que el amor y el romance
existen... en un momento en que estaba algo baja en la vida y el amor. Incluso si era
una ilusión, todavía me ayudó a voltear una nueva hoja.
Ella estaba siendo tan sincera. ¿Por qué no podría devolverle un poco de eso?
Quería que ella supiera que no era todo una ilusión.
—No estabas tan fuera de lugar conmigo, Charlotte —escupí—. La nota fue
sincera. Solo en retrospectiva, puedo ver la situación tal como era, que el amor de
Allison por mí no era igual al mío. Así que el amor que tenía por ella estaba basado
en un falso ideal. Pero el hombre que creías conocer de esa nota... existió hasta cierto
punto. —Solté una respiración profunda y entrecortada—. Es gracioso. Esa nota
significaba algo para ti. Yo me quedé con una nota. Una que Allison había escrito,
pero por una razón completamente diferente. Cuando ella rompió el compromiso,
no fue exactamente un momento sincero. Ella se presentó en mi oficina una semana
antes de nuestra boda, se sentó en una silla de invitados frente a mí y dijo que
cuando accedió a casarse conmigo había pensado que la iba a cuidar por el resto de
su vida no de la otra manera.
»Creo que estaba conmocionado mientras ella hablaba unos minutos después
de eso. Todo fue muy frío y profesional. Pero antes de irse, tomó un pedazo de mi
papelería de mi escritorio y escribió su nuevo número de teléfono. Al parecer, ya
había recibido un teléfono nuevo desde que estaba en mi plan celular. Mantuve ese
número en mi cajón superior durante mucho tiempo. No porque alguna vez haya
pensado en llamarla, sino para recordarme cómo me hizo sentir ese momento.
.Negué y miré hacia abajo—. Todos los días, cuando veía esa nota, sentía que vertía
sal en una herida. Luego, hace dos días, abrí el cajón, la miré por última vez, la hice
en una bola y lo tiré a la basura. Ni siquiera estoy seguro de lo que me hizo
finalmente hacerlo. Supongo que ya era hora.
Charlotte me miró mientras el silencio llenaba el camión. Con cada segundo
que pasaba, sentía cada vez más que estar en este camión sola con ella, dado todas
las emociones que permanecían en el aire, era peligroso.
—Cada vez que me lo pongo, pienso en ti. Lo estoy usando ahora mismo —
dijo.
Tardé unos segundos en descubrir de qué estaba hablando. No era el vestido.
Ella lo está usando ahora.
211
Oh.
—¿Quieres verlo en mí?
Sí.
Sí.
Joder, sí.
—No.
Ella optó por no escuchar cuando se subió la falda y abrió sus piernas,
mostrando mi tanga negra favorita con el adorno de rosa roja. Claramente, ella
estaba tratando de matarme.
—Pienso en tus manos acariciando el encaje cada vez que me pusiera esto.
Mi voz era brusca.
—Cierra las piernas.
—¿Por qué? ¿Crees que esto me hace una puta porque quiero mostrarte?
Porque realmente no soy una puta. No he tenido sexo en mucho tiempo, y aunque
me gustaría poder seguir adelante, solo hay un hombre con quien quiero tener
intimidad.
Mi cuerpo se estaba calentando rápido.
—Baja tu falda.
—¿Realmente quieres que lo haga? Porque no luces como si quisieras. Estás
sudando y no has apartado los ojos. Realmente no creo que eso sea lo que quieres.
Creo que tu mente te está diciendo una cosa, y tu cuerpo te está tirando en otra
dirección. Pero está bien, voy a cerrar las piernas.
Justo cuando mi pulso comenzó a disminuir un poco, me di cuenta de que
mientras ella había cerrado sus piernas, ahora se estaba quitando la tanga.
Charlotte la levantó a mi línea de visión.
—¿La quieres?
Sí.
Sí.
Joder, sí.
—No.
—Aquí. —Abrió mi mano, colocando la tanga dentro antes de cerrar mis dedos
sobre ella.
Me sorprendió sentir la humedad en mi palma. No solo me había dado sus
bragas, sino que me había dado sus bragas mojadas. Mi polla se agitó.
212
Charlotte envolvió sus brazos alrededor de sus rodillas y me vio comenzar a
desmoronarme.
Incapaz de resistir, hundí mi nariz en el tejido de encaje e inhalé profundamente
el aroma dulce y femenino de su excitación. Y eso fue todo. Eso fue lo que finalmente
me deshizo, como una droga que evapora mis inhibiciones.
Necesitaba más.
Volviendo mi cuerpo hacia ella, apoyé la cabeza en su estómago, tratando de
salvar cualquier rastro de cordura. No había ninguno. Cerré los ojos mientras bajaba
la cabeza hacia sus piernas, separando las rodillas. Charlotte dejó escapar una leve
risa nerviosa.
—¿Crees que esto es gracioso? —dije mientras besaba vorazmente sus muslos
internos.
—Así es. Yo… —Dejó de hablar en el momento en que mi boca aterrizó con
fuerza en su coño, que estaba completamente desnudo. No podía tener suficiente
de su suave piel mientras mi lengua se arremolinaba sobre su carne hinchada. Es
posible que mi escaramuza la haya arañado, pero a ella no parecía importarle. Su
palpitante clítoris era evidencia de eso.
Solo esta vez, me decía. Nunca en mi vida había querido llorar en una vagina
hasta ahora. Porque la idea de nunca volver a tener esto era una tortura. Este gusto,
este coño, esta mujer... sería el final de mí. En mis huesos, en mi corazón, sabía que
Charlotte estaba hecha para mí. Y renunciar a ella sería como una bofetada en la cara
del universo que me la había enviado.
No tenía idea de cómo iba a dejarla ir.
—Sabes mejor de lo que jamás podría haber imaginado.
Con sus manos envueltas alrededor de mi cabeza, Charlotte me empujó más
profundamente en ella. Esta mujer a la que había deseado durante tanto tiempo se
vino repentinamente contra mi boca. Se sentía surrealista. No esperaba que ella
llegara a su clímax tan pronto. Mi polla estaba lista para explotar.
—Lo siento —dijo ella.
—No te disculpes. Esa fue la cosa más hermosa que jamás haya experimentado.
—Bueno, entonces estamos de acuerdo en algunas cosas —dijo Charlotte
mientras se levantaba y comenzó a montarme a horcajadas—. Tu turno.
—No. —A pesar de que estaba protestando, agarré sus caderas y empujé su
vagina desnuda sobre mi erección dura como una roca que se tensaba a través de
mis pantalones.
Mi boca se envolvió contra la de ella. Cerrando mis ojos, disfruté la sensación
213
de su calor mientras se movía sobre mí. Besándola con más fuerza, pasé mis dedos
por su sedoso cabello. Joder si supiera cómo parar esto.
Hablé sobre sus labios.
—Mi polla se queda en mis pantalones. No podemos hacer nada más que esto.
¿Lo entiendes? Este momento de vulnerabilidad no cambia una maldita cosa.
Mis palabras pueden haber sido desafiantes, pero mis acciones fueron débiles.
Levanté su camisa sobre su cabeza y empujé su sostén sobre sus pechos. Estaban
esas hermosas tetas con las que había soñado desde los Adirondacks. No perdí el
tiempo poniendo mi boca sobre su pecho y chupando tan fuerte que uno hubiera
pensado que estaba tratando de expulsar el néctar.
¿A quién estaba engañando? Esto no iba a terminar a mi favor.
Sonó mi teléfono, pero lo ignoré.
—¿Necesitas atender eso? —preguntó ella.
—No. A la mierda —gruñí, chupando su pecho con más fuerza.
Cuando siguió sonando, a pesar de varios intentos de ignorarlo, me aparté de
Charlotte a regañadientes el tiempo suficiente para verificar el identificador de
llamadas y asegurarme de que no era una emergencia.
Era Josh, el investigador privado. ¿Por qué me llamaría repetidamente, a menos
que algo grande estuviera sucediendo? Eso me devolvió a la realidad. Charlotte
permaneció sentada en mi entrepierna mientras atendía.
—¿Hola?
Su tono era serio.
—Eastwood... es posible que desee empacar sus maletas y dirigirse aquí tan
pronto como sea posible.

214
Charlotte
R eed parecía preocupado mientras escuchaba lo que decía la persona que
llamaba al otro lado de la línea. Su polla todavía palpitaba debajo de mí a
través de sus pantalones. Todavía estaba en las nubes, a pesar de la aparentemente
urgencia de su llamada telefónica.
Mi corazón comenzó a latir rápidamente una vez que comencé a sentir
realmente que algo estaba mal.
—¿Qué está pasando? —interrumpí.
Levantó su dedo índice mientras continuaba concentrándose mucho en la
información que se le estaba dando.
—Necesita enviarme toda esta información lo antes posible. —Hizo una
pausa—. Bien. Buen trabajo, Josh. Gracias.
215
Tiró su teléfono a un lado y se pasó los dedos por el cabello.
—Vístete, Charlotte. Necesitamos hablar.
—¿Qué está pasando?
Reed estaba nervioso.
—Por favor. Solo vístete.
—Bueno.
Después de volver a ponerme la ropa, dijo:
—Tengo que decirte algo y te va a molestar. Pero quiero que sepas que tengo
las mejores intenciones.
—Bien...
—Charlotte, no importa lo que pase entre nosotros, te considero una de las
personas más importantes de mi vida. Quiero que tengas paz y paz cuando se trata
de dónde vienes. Quería ayudarte a encontrar a tus padres biológicos. Sabía que si
te lo dejaba a ti, te llevaría años, si acaso, encontrarlos. Tengo un investigador
privado a mi disposición y lo puse en el caso a tiempo completo.
—Oh Dios mío. ¿Tú qué?
—Josh ha estado en ello durante varias semanas. Ha pasado una gran cantidad
de tiempo tanto en Poughkeepsie como en Houston.
—¿Houston?
—Sí.
—¿Qué encontró?
—Parece que una semana antes de que nacieras, había una joven que dio a luz
a un bebé a quien nunca se le asignó un número de seguridad social. La adolescente
salió del hospital antes de solicitarlo. Josh consiguió el formulario de admisión
médica de la joven. Dio un nombre falso, pero había incluido a su pariente más
cercano como Brad Spears, y ese nombre fue verificado. Localizó a Brad, quien le dijo
el nombre real de su amiga que había desaparecido años antes. Su nombre es Lydia
Van der Kamp. Era de Texas y aparentemente había estado ocultando su embarazo
a sus padres.
El latido de mi corazón comenzó a acelerarse.
—¿Lydia es mi madre?
Reed asintió.
—Parece que así es. Este chico, Brad y Lydia, eran amigos por correspondencia
cuando se escapó de su familia religiosa y vino a Nueva York. Él no era el padre del 216
bebé, pero Brad sentía algo por ella. El plan era que ella se quedara, tuviera el bebé
y luego huyeran juntos. Esa es la parte donde las cosas se ponen un poco borrosas.
Por alguna razón, Lydia tuvo un cambio de opinión. Desapareció del hospital y se
llevó al bebé sin decírselo a Brad, y eso es todo lo que él sabe. Poco después, te
descubrieron en la iglesia. Josh localizó una Lydia Van der Kamp en Houston. Ella era
la única persona con ese nombre en el área. Alrededor de ese tiempo, me dijiste que
te habían encontrado con una manta de los Astros. Eso corroboró la conexión de
Texas.
Me tapé la boca.
—Oh Dios mío.
—Desde entonces, Josh ha estado en Texas y ha hablado con los niños de Lydia.
—¿Niños?
¿Tengo hermanos?
Reed medio sonrió.
—Sí. Ella tiene dos hijos Confirmaron que su madre confesó recientemente que
había abandonado a un niño en una iglesia de Nueva York cuando era adolescente.
No tenemos un análisis de sangre para confirmar nada, pero creo que es seguro
decir que encontramos a tu madre.
Quería saber cómo era ella.
—¿Tienes una foto de ella?
—No, desafortunadamente, no la tengo. Pero puedo conseguir eso para ti.
Asintiendo repetidamente para absorber todo esto, digo:
—Está bien...
Tenía la sensación de que él duda en decirme algo más.
—¿Hay más?
Respirando hondo, cerró los ojos.
—Se está muriendo, Charlotte.
Mi corazón se sentía como si se estuviera desintegrando.
—¿Qué?
—Esa llamada telefónica que acabo de recibir trajo algunas noticias
inquietantes. Al parecer, Lydia ha estado sufriendo complicaciones de la enfermedad
de Crohn, que le dio muy fuerte y joven. Tuvo algo llamado colangitis esclerosante,
que resultó en insuficiencia hepática. Tiene soporte vital en este momento y no se
espera que sobreviva. 217
¿Mi madre se está muriendo? Es tan joven.
—Oh Dios mío. ¿Qué significa esto?
Realiza una pausa.
—Significa que tú y yo nos dirigimos a Texas.
Reed
O diaba haberla puesto en esta situación, pero ¿cuál era la alternativa? Lo
habría lamentado por el resto de su vida si no hubiera venido a Texas.
Cuando nos paramos frente al hospital en medio de un calor sofocante, un cielo
cubierto era una adición apropiada para este día siniestro.
Charlotte se detuvo en la entrada.
—No estoy listo para entrar todavía.
—Podemos quedarnos aquí todo el tiempo que necesites. —Poniendo mi
mano en su hombro, dije—: ¿Puedo conseguirte algo?
—Necesito un poco de agua, creo.
—Vamos a la cafetería.
218
—No. Quiero quedarme aquí. ¿Puedes ir por una bebida y traerla?
—Por supuesto.
Charlotte definitivamente no estaba en su sano juicio hoy. ¿Quién podría
culparla? Eso quedó evidenciado por lo que presencié al regresar.
Los cielos se habían despejado y estaba lloviendo. Estaba caminando con dos
botellas de agua cuando noté que Charlotte estaba bailando con el hombre que
había estado fumando un cigarrillo afuera cuando la había dejado. Estaban
sonriendo y riendo mientras se balanceaban de un lado a otro con sus manos
entrelazadas.
¿Qué carajo?
Entonces entendí.
Baila con un extraño en la lluvia.
Ella había decidido aprovechar esta oportunidad para eliminar un artículo de
su Lista Al Diablo. Un momento extraño para elegir hacer eso, pero si conocías a
Charlotte, sabías que podías esperar cualquier cosa. Probablemente necesitaba la
distracción del estrés en este momento y lo había tomado.
Estaba tratando de no dejar que mis celos se incrementaran.
Charlotte dejó de bailar cuando me vio acercarme.
—Este hombre fue lo suficientemente bueno como para entretenerme. Le
expliqué lo de la Lista Al Diablo.
—No te preocupes. —Sonrió—. Estoy felizmente casado. No pretendía ofender.
La mirada en mi rostro debía haber sido obvia.
—No me ofendo.
Ella se volvió hacia él.
—Gracias. Realmente necesitaba eso.
—El gusto es mío.
Mientras nos alejábamos, hablé en su oído.
—¿Cuál es su nombre?
—No tengo idea. Eso habría arruinado el propósito.
Sacudí la cabeza y me reí entre dientes.
—Aquí está tu agua.
—Gracias. —Charlotte abrió la botella y se bebió la mitad de un largo trago.
Nos demoramos unos minutos en la puerta y luego me volví hacia ella.
219
—¿Lista?
Expulsando un largo suspiro, se aferró a su estómago.
—Tan lista como siempre lo estaré.
Después de que nos secamos la ropa, nos dieron fácil acceso a la habitación de
Lydia Van der Kamp simplemente diciendo que éramos familia. Nadie se molestó en
cuestionar nada. No estábamos seguros si nos íbamos a encontrar con sus hijos, pero
cuando llegamos a la habitación, ella estaba sola con una enfermera.
La mujer mostró una sonrisa amistosa.
—Hola.
—Hola —dijo Charlotte, con la mirada fija en la mujer en coma con tubos que
sobresalían de su boca.
—¿Estás aquí para ver a la señorita Lydia?
—Sí.
—Usted debe ser su hija. Ustedes dos se parecen. Solo estoy cambiando sus
sábanas.
—¿Puede ella escuchar lo que decimos? —preguntó Charlotte.
—Bueno, ella está muy sedada. No está realmente claro lo que puede y no
puede escuchar.
Después de que la enfermera se fue, me quedé en la esquina de la habitación
para darle espacio a Charlotte. Se dirigió a la cama de Lydia.
La mujer parecía mayor para su edad, probablemente debido al estrés de su
enfermedad. Estaba conectada a un montón de tubos, que parecía que la vida se
había drenado de ella. A pesar de todo, pude ver un rastro de semejanza con su hija.
A Charlotte le tomó un tiempo encontrar el coraje para hablar.
—Hola, Lydia... No sé si puedes escucharme. Mi nombre es Charlotte, y soy... tu
hija. Me acabo de enterar de ti, en realidad. Me apresuré en venir tan pronto como
descubrí que estabas enferma. He soñado con conocerte en diferentes
circunstancias. Lamento que esto te haya pasado. Eres demasiado joven. No es justo.
Puedo ver cuánto nos parecemos. Ahora sé de dónde viene mi cabello rubio blanco.
Charlotte me miró. Sus ojos brillaban, y tomé eso como mi señal para ir a
pararme a su lado, pensando que me necesitaba para consolarla. Tomé su mano
mientras ella continuaba hablando con Lydia.
—De todos modos, estoy aquí para decirte algo. Cualquiera que sea la culpa
que puedas tener por dejarme en la iglesia, déjelo ir. Todo resultó como se suponía.
Tengo dos padres maravillosos a los que adoro. Así que no sientas que hiciste algo 220
malo. Eras joven y tomaste la decisión que creías mejor. Gracias por elegir una
iglesia... y no como... no lo sé... una gasolinera o algún otro lugar aleatorio. Me
cuidaron muy bien allí. Espero que puedas escucharme. Todos merecen paz, y espero
darte eso. Gracias por elegir tenerme. Siempre te estaré agradecida por eso. Y
siempre te amaré por darme la vida.
Charlotte apoyó suavemente la cabeza en el borde de la cama cerca del cuerpo
casi sin vida de Lydia. Tomó la mano de Lydia y la sostuvo.
Unos momentos después, Charlotte saltó.
—¿Viste eso?
—¿Qué?
—¡Acaba de apretar mi mano!
—No lo vi. Pero si lo sentiste, eso es increíble.
—Espero que eso signifique que me escuchó.
Puse ambas manos sobre sus hombros. Yo también lo esperaba. Realmente lo
sentía por Charlotte. No podía imaginarme conocer a mi madre por primera vez en
estas circunstancias. Ella estaba siendo tan fuerte, y yo estaba realmente orgulloso
de ella.
El fumador de afuera que había bailado con Charlotte bajo la lluvia apareció de
repente en la puerta. ¿Por qué estaba aquí?
—¿Puedo ayudarte? —pregunté.
—Depende. ¿Puedes hacer que mi madre vuelva a la vida? —dijo mientras
entraba en la habitación.
Charlotte se congeló.
—Acabo de descubrir quién eres, Charlotte. Hemos estado hablando de ti
todos los días desde que el investigador se fue. Creí que te sentías familiar afuera,
pero ahora me doy cuenta de que es porque te ves como una versión más joven de
mamá. Ya nos hemos reunido... pero yo soy Jason... tu hermano.
Las lágrimas llenaron los ojos de Charlotte mientras lo abrazaba.
—Oh Dios mío. Hola.
Las manos de Jason temblaban un poco mientras las envolvía alrededor de la
espalda de Charlotte. Olía como una chimenea, pero a primera vista, parecía una
persona decente.
Esto era bastante surrealista. Debía de parecerse a su padre, porque nunca
hubiera imaginado que este tipo de cabello oscuro era el hermano de Charlotte. 221
—¿Cuánto tiempo ha estado tan mal? —le preguntó.
—Alrededor de un mes.
—¿Hay alguna esperanza?
Frunció el ceño.
—Me temo que no. Ella depende de las máquinas en este punto. Estamos en
medio de algunas decisiones difíciles.
Charlotte volvió a su lugar al lado de Lydia, luego miró a Jason.
—Lo siento mucho.
—Ella te amaba, Charlotte. Nos había hablado recientemente de ti. Mamá tenía
miedo de buscarte porque pensaba que tal vez la odiarías. Pero te llevó en su
corazón.
Las lágrimas que habían estado amenazando comenzaron a correr por el rostro
de Charlotte mientras miraba a su nuevo hermano.
—¿Me puedo quedar? Hasta... yo... quiero pasar tiempo con ella. Y contigo. Y
mi otro hermano. ¿Eso está bien?
Él sonrió.
—A mamá le gustaría eso. De hecho, no puedo pensar en nada más en este
mundo que pueda traerle más paz que tenerte aquí hoy.
—¿Cuánto tiempo tiene ella?
Jason caminó hacia el otro lado de la cama de su madre, y cubrió la otra mano
de la mujer con la suya.
—No mucho. Semanas... días... tal vez incluso horas. Hemos estado luchando
para quitarle el soporte de vida. Todos teníamos la sensación de que aún no era la
hora. —Miró a Charlotte—. Ahora tiene sentido. Todos te estábamos esperando. Ella
te estaba esperando.

—Hola —susurró Charlotte, parpadeando sus ojos para alejar el sueño mientras
me miraba. Hace unas horas, se había acurrucado en una bola en la silla al lado de
su madre y se había quedado dormida. Eran casi las dos de la mañana, hora de Texas.
Estiró los brazos sobre su cabeza y dejó escapar un gran bostezo—. ¿Cuánto tiempo
222
dormí?
—No lo suficientemente largo. Un par de horas.
—¿Jason se fue?
Mi primera impresión de Jason había sido correcta. Resultó ser un tipo bastante
decente. Habíamos pasado las horas mientras Charlotte dormía conociéndonos. Con
solo veintidós años, ya había cumplido cuatro años en el ejército y se había casado
con su novia de la escuela secundaria. También había sido el único cuidador de Lydia
en los últimos meses desde que había empeorado, y su madre claramente significaba
el mundo para él. Negué con la cabeza.
—Bajó las escaleras para traernos algo de café. No quería ir muy lejos en caso
de que te despertaras y estuvieras confundida.
Me dio una sonrisa triste.
—¿Me desconcierta cómo ayer era una hija única que servía el café de mi jefe
en Nueva York, y esta noche estoy en la mitad del país y mi hermano está preparando
el café de mi jefe?
Me estiré y apreté su rodilla.
—Sí, eso.
—¿Has dormido?
—Aún no. Pero reservé una habitación de hotel cerca mientras estabas
roncando.
Charlotte arqueó una ceja.
—¿Una habitación de hotel? ¿Como en uno, no en plural?
—Reservé una suite con dos camas. No quiero que estés sola.
Se inclinó hacia mí y me susurró al oído.
—O... ¿tal vez esperabas que levantara mi vestido otra vez?
Jason regresó a la habitación, evitándome tener que responder a eso. De hecho,
había debatido sobre cuántas habitaciones reservar durante una hora y media. Al
final, me di cuenta de que ya la había visto desnuda, había probado su coño y había
perdido la cabeza por esta mujer. Había cruzado la línea por un kilómetro,
reconfortándola y quedándome a su lado mientras ella luchaba durante este difícil
momento no podía profundizarme más. Su hermano me entregó un café y se volvió
hacia Charlotte.
—Tengo uno con crema y azúcar para ti. No estaba seguro de cómo lo tomas.
Ma y yo lo tomamos ligero y dulce, así que pensé que tal vez el sabor es hereditario
o algo así. 223
Ella sonrió.
—Eso es perfecto. Gracias.
Jason se sentó al otro lado de la cama.
—No sé cuánto tiempo planeas quedarte, pero probablemente deberías dormir
un poco. No tengo mucho espacio en mi pequeño departamento. Vivo en un estudio
con mi esposa. Pero puedes quedarte en el lugar de ma si quieres. Tengo sus llaves,
y no está muy lejos de aquí. Tal vez quince minutos por la carretera.
—Gracias. Pero Reed ya nos reservó en un hotel cerca.
—Tienes un buen marido. —Me miró—. Aunque creo que podría dormir un
poco. Te estaba mirando como un halcón mientras dormías y se veía tan estresado
como estabas cuando estabas despierta.
No se me había ocurrido que nunca hubiéramos etiquetado nuestra relación.
Teniendo en cuenta que había estado al lado de Charlotte todo el tiempo, su
conclusión era lógica.
—Oh. Reed no es mi marido. Él es mi… —Charlotte luchó—… jefe.
Jason levantó una ceja y tomó un sorbo de café.
—¿Jefe?
—Sí, él es mi jefe en Nueva York. Yo trabajo en su compañía.
—Por la forma en que parecía que podría matarme cuando nos encontró
bailando afuera, y la forma en que te veía dormir... simplemente asumí.
Charlotte me miró y luego de vuelta a su hermano.
—Es... complicado.
Él sonrió.
—Me lo imagino.
Después de que terminamos nuestros cafés, Jason nuevamente sugirió que
fuéramos a dormir un poco. A pesar de que Charlotte parecía vacilante, estuvo de
acuerdo cuando dijo que deberíamos regresar alrededor de las diez de la mañana,
ya que era cuando hacían las rondas.
El hotel que había reservado en mi teléfono estaba a poca distancia del hospital,
y el registro fue rápido y sin complicaciones. No fue hasta que los dos estábamos
solos en la habitación tranquila que empecé a preguntarme si había hecho algo
inteligente al instalarnos en un lugar con dos camas gigantes.
—Voy a tomar una ducha rápida —dijo Charlotte.
—¿Tienes hambre? El hotel tiene un menú de servicio a la habitación las
veinticuatro horas. ¿Por qué no nos ordeno algo? No has comido nada desde antes 224
de que salimos de Nueva York.
—Bueno. Sí. Supongo que deberíamos comer. Gracias.
—¿Qué te gustaría?
—Lo que sea que tengas. —Los hombros caídos de Charlotte y la tristeza en su
voz me estaban matando.
—Entonces, ¿dos órdenes de hamburguesas dobles con queso, papas grandes,
un batido y un postre?
—Por supuesto.
Había estado bromeando, aunque no creía que ella realmente quisiera toda esa
comida. Así que probé si estaba prestando atención.
—Bueno. También pediré un doble de nudillos de cerdo y ardilla asada.
Cuando la miré, respondió:
—Eso suena bien. —No tenía idea de lo que acababa de decir.
El servicio a la habitación llegó justo cuando Charlotte salía del baño. No estaba
seguro si había sido realmente rápido o su ducha había sido muy larga. Levanté la
tapa de plata del primer plato.
—¿Ensalada César con pollo? —Dejándola, levanté la segunda tapa—. ¿O
penne a la vodka?
—Lo siento. Realmente no tengo hambre. —Suspiró. Charlotte tenía puesta una
gruesa bata blanca de hotel, y su cabello mojado estaba envuelto en una toalla sobre
su cabeza. Para empezar, no era grande, pero enterrada debajo de todo eso, se veía
bastante pequeña en el momento. Me froté un punto en el pecho, a pesar de que el
dolor estaba dentro.
—Ven aquí. —Abrí los brazos y ella no dudó en caminar hacia ellos. Cerró los
ojos y dejó escapar otro fuerte suspiro cuando la envolví en un fuerte abrazo. Le
acaricié la espalda—. Ha sido un largo día. O dos días. Deberías dormir un poco.
No hizo ningún intento de moverse, pero asintió.
—¿Me abrazarás? Acuéstate conmigo, quiero decir.
—Por supuesto.
Juntos, entramos en el dormitorio. Me quité los zapatos y me quité la camisa
de vestir, sin llegar a quitarme los pantalones y la camiseta blanca. Charlotte
necesitaba mi apoyo, no una erección pinchando su culo. Retiré las sábanas, me metí
en la cama y le tendí los brazos. Se quitó la toalla de la cabeza y se acurrucó contra 225
mí, con la cabeza mojada apoyada en mi pecho justo sobre mi corazón.
Quería decir algo, ofrecer algún tipo de apoyo verbal. Pero sentí que las
palabras estaban atrapadas en mi garganta. En cambio, hice lo que me pareció
natural y le acaricié la cabeza con una mano y la espalda con la otra.
Después de unos diez minutos, pensé que se había quedado dormida, pero ella
susurró:
—Gracias por este regalo, Reed. A pesar de que mi corazón se rompe en mil
pequeñas piezas porque se está escapando y nunca la conoceré, de una manera
extraña, siento que es la primera vez que tengo todas mis piezas. Siempre sentí que
faltaban algunas.
Besé la parte superior de su cabeza y reafirmé mi agarre alrededor de ella.
—Es un placer, Charlotte. Solo deseo que las cosas con su salud pudieran ser
diferentes.
Unos minutos más tarde, se quedó dormida. Elegí quedarme despierto y
disfrutar la sensación de que ella dormía tranquilamente en mis brazos. Se sentía tan
bien. Tan increíble no hacer nada más que acostarme con la mujer de la que me
había enamorado y fingir que esta era mi vida.
Quería que fuera mi vida más que nada.
Pero al ver la angustia emocional que sentía Charlotte al ver morir a una mujer
que acababa de conocer, fue un claro recordatorio de que no podía ser mi vida.
Esta mujer finalmente tenía todas sus piezas y no estaba dispuesta a tomar una
que nunca podría devolver.

226
Charlotte

—¿E lla sufrirá?


Reed se paró detrás de mí, apretando mis hombros mientras
hablábamos con los médicos fuera de la habitación de Lydia. Jason
había dicho que se enfrentaban a decisiones difíciles, pero escuchar al equipo de
médicos recomendar que se desactivara el soporte de vida esta mañana lo hacía
realidad. Realmente real.
—Le estamos dando un medicamento sedante y analgésico para mantenerla
tranquila y relajada —dijo el doctor Cohen—. Aumentaríamos la dosis antes de
retirar el ventilador para que ella no sintiera ningún dolor.
—¿Cuánto tiempo estaría ella...? ¿Es capaz incluso de respirar por sí misma? —
227
preguntó Jason.
—Es difícil de saber. Siempre hay excepciones, pero en general, con un paciente
en el estado médico de su madre, no esperaríamos que lo haga más de unos pocos
días. Probablemente menos.
Jason tragó. Pude ver que estaba tratando de contener las lágrimas. Reed y yo
habíamos estado parados en el lado izquierdo de los tres médicos que habían
acudido a las rondas, mi hermano solo en el lado derecho. Me acerqué y me paré
junto a Jason, tomando su mano. Me miró, asintió y se aclaró la garganta.
—Tenemos otro hermano que va a la universidad en California. Estará viajando
mañana. Me gustaría esperar para discutirlo con él y también darle la oportunidad
de verla.
—Por supuesto —dijo el doctor Cohen—. Tómate tu tiempo y reúne a tu
familia. No te apresuramos. Tu madre está cómoda. Ella simplemente no tiene una
perspectiva razonable de una recuperación significativa en este momento. Por lo
tanto, es una cuestión de tiempo, y el momento debe ser el adecuado para usted y
su familia. Si sintiera que ella está sufriendo, presionaría más fuerte. Pero tómate un
día o dos y piensa un poco. —Buscó en el bolsillo de la chaqueta blanca y sacó una
tarjeta de visita y un bolígrafo. Apuntando algo al reverso, se lo ofreció a Jason—.
Mi celular está en la parte de atrás. Si usted o su familia tienen alguna pregunta, solo
llámenme. En cualquier momento. Volveré mañana por la mañana para revisar todo.
—Gracias —dijimos todos, uno tras otro.
Después de tomar unos minutos en el pasillo para hablar sin los médicos, los
tres volvimos a la habitación de Lydia. Sentí que Jason necesitaba un tiempo a solas,
así que le pedí a Reed que saliera a pasear conmigo y le dije a mi hermano que nos
iríamos a almorzar.
El calor de Texas era cargado fuera del hospital. Ambos parecíamos perdidos
en nuestros pensamientos mientras caminábamos lado a lado en el camino
alrededor del edificio.
—Necesito llamar a Iris —le dije—. Me siento terrible por tomarme un descanso
cuando solo he estado allí unos meses, pero no puedo irme.
—Por supuesto. Y no hace falta que la llames a menos que quieras hablar. Me
he mantenido en contacto con ella y ella sabe lo que está pasando. Tuvimos una
plantilla a largo plazo antes de que Iris te contratara, así que me puse en contacto
con la agencia con la que estaba para ver si estaba disponible para una asignación
de treinta días. Pensé que necesitarías algo de tiempo aquí —me miró—, y después.
—Gracias. —Negué con la cabeza—. Honestamente, no sé cómo agradecerte
por todo, Reed. Por encontrarla, por traerme aquí, por quedarte conmigo, por 228
abrazarme mientras duermo. Nada de esto sería posible sin ti.
—Deja de agradecerme, Charlotte. Si los roles se invirtieran, habrías hecho lo
mismo por mí. Estoy seguro de ello.
Caminamos en cómodo silencio dos veces alrededor del hospital. Pero no
podía dejar de pensar en todo lo que Reed había hecho por mí. Tenía toda la razón
en que si los roles se invirtieran y yo pudiera ayudarlo, lo haría. Lo que me hizo pensar
en el valor de mi relación anterior.
Después de cuatro años con mi ex-prometido, tuve suerte si Todd me traía
sopa de pollo del restaurante chino cuando estaba enferma. Y tuvo que pasar al
restaurante de camino a mi casa. Reed había puesto su vida en espera porque lo
necesitaba en la mía. Ni siquiera estaba segura de cuándo había hecho arreglos en
el hotel o hablado con Iris; debe haber estado haciendo cosas mientras dormía para
poder prestarme toda su atención mientras estaba despierta. Me había dado cuenta
de que no pasaba el tiempo leyendo su teléfono cuando estábamos juntos. Otra
cosa que Todd no era capaz de hacer por mí. Dios, Allison es una imbécil. Reed daba
todo e incondicionalmente, incluso a mí, a quien no planeaba prometer su corazón,
para bien o para mal.
Desafortunadamente, cuanto más pensaba en lo generoso que era, más me
daba cuenta de que ya había monopolizado lo suficiente su tiempo. Reed trabajaba
de diez a doce horas al día, normalmente. Nuestro pequeño viaje lo tendría
respaldado por semanas.
—Deberías estar volviendo a Nueva York. Estaré bien por mi cuenta.
—No te voy a dejar aquí sola, Charlotte.
—De verdad... estoy bien.
Reed mostró una cara que decía tonterías.
—Odio decírtelo, pero no estás bien en un día normal, Darling.
Me reí.
—Es verdad. Pero no puedes quedarte aquí y tomar mi mano para siempre. No
tenemos idea de cuánto tiempo será. Podrían ser semanas.
Reed se detuvo. Me tomó unos pasos darme cuenta de que estaba caminando
sola. Cuando me di la vuelta, me dijo:
—¿Quieres que esté aquí contigo?
—Por supuesto. Pero tienes que trabajar. Ya has hecho tanto.
—Puedo manejar gran parte de mi trabajo de forma remota.
—No las muestras, no se puede. 229
—Tengo personal que puede ir por mí. Estaré aquí todo el tiempo que me
necesites. —Extendió su mano—. Y prefiero tomar tu mano, si quieres la verdad.
Puse mi mano en la suya y caminé los dos pasos para cerrar la distancia entre
nosotros. Parándome en la punta de mis pies, besé su mejilla, y luego le susurré al
oído:
—Esa Allison... una completa imbécil.

Nueve días después de que hubiéramos llegado a Houston, Lydia Van der
Kamp murió a las 11:03 p.m. en un domingo. Reed, Jason, mi hermano menor, Justin
y yo estábamos a su lado cuando ella simplemente tomó su último aliento. Habían
pasado menos de veinticuatro horas desde que le quitaron el ventilador.
Nada podría haberme preparado para ese momento. Después de que el
médico la declaró muerta legalmente, un sacerdote entró y dijo unas palabras. Luego
nos turnamos para despedirnos. Reed se ofreció a quedarse conmigo mientras decía
la mía, pero sentí que era algo que necesitaba hacer por mi cuenta.
Se había ido, pero esperaba que su espíritu pudiera escucharme mientras
hablaba.
—Hola, mamá. Estoy tan contenta de haberte conocido. Probablemente estés
pensando que estoy un poco loca por decir "Llegue conocerte" cuando no estabas
despierta todo el tiempo que he estado aquí. Pero sí te conocí, porque pude conocer
a mis dos hermanos, a quienes criaste. Son cariñosos y amables y el tipo de hombres
que son un testimonio vivo de la buena crianza. Entonces, aunque no hayamos
tenido la oportunidad de charlar, debo conocerte a través de ellos. Y eres realmente
genial. —Me limpié algunas lágrimas de la mejilla—. Sé que no debe haber sido fácil
para ti abandonarme. Mis hermanos dijeron que siempre sentiste que tomé un
pedazo de tu corazón el día que me dejaste en esa iglesia. Bueno, yo siento lo mismo
ahora. Una parte de mi corazón que acabo de encontrar está faltando nuevamente.
Desapareció cuando tomaste tu último aliento. Algún día, nos volveremos a
encontrar y nos llenaremos la una a la otra. —Me incliné y besé su mejilla por última
vez—. Hasta entonces, tendré un ángel cuidándome.
Ni siquiera recordaba haber salido de su habitación la última vez, o incluso
despedirme de mis hermanos antes de salir del hospital. En el viaje de regreso al 230
hotel, Reed me preguntaba si estaba bien. Yo pensé que lo estaba. Pensé que había
hecho las paces al encontrarla y perderla todo en apenas una semana. Ya no estaba
llorando y no me sentía angustiada, extrañamente. Pero hay una diferencia entre
encontrar paz y adormecerse. No fue hasta que volvimos a nuestra habitación y entré
a la ducha que todo me golpeó. Me había metido debajo del agua completamente
vestida.
El agua caliente se escurrió sobre mi espalda, haciendo que mi ropa cayera por
el peso. Cerré los ojos y empecé a llorar. Mis hombros temblaron y los sollozos
atormentaron mi cuerpo, pero durante los primeros veinte o treinta segundos no
salió ningún sonido. Pero luego el corcho se desprendió de la botella y todo
comenzó a derramarse. Lloré fuerte. Realmente fuerte. Un enfermizo aullido
gorgoteaba de mi garganta. Ni siquiera sonaba como si viniera de mí. Me apoyé
contra la baldosa para mantenerme en pie.
Vagamente escuché que la puerta del baño se abría, pero la presencia de Reed
no se registró hasta que estuvo justo detrás de mí, parado en la bañera. Envolvió sus
brazos alrededor de mi cintura desde atrás.
—Está bien. Déjalo salir. Te tengo.
Me incliné hacia atrás, cambiando mi peso de la pared al hombre que estaba
detrás de mí, y presioné mi cabeza contra su pecho. Lloré por tantas cosas: Lydia se
estaba muriendo tan joven, mis hermanos estaban sin madre, nunca podrían
escuchar su voz ni ver sus ojos, mi madre, mi madre adoptiva, que hizo todo bien,
pero yo solo podía darle el noventa y nueve por ciento de mi corazón porque el otro
uno por ciento pertenecía a una mujer que nunca había conocido.
Reed se quedó allí, con una mano sosteniéndome y la otra acariciando mi
cabello empapado. Nos quedamos así durante mucho tiempo, hasta que el agua se
enfrió. Eventualmente, cuando mis lágrimas se secaron, me rodeó y giró la perilla
para cerrar el agua. Chirrió mientras la giraba.
—Déjame quitarte esta ropa.
Temblando, asentí.
Se arrodilló frente a mí y me desabotonó los vaqueros. Sacando el dril de
algodón empapado por mis piernas, me miró y habló en voz baja.
—Sostente de mis hombros. Sácalo.
Haciendo lo que me dijo, saqué un pie de mis vaqueros y luego el otro.
—Voy a quitarte toda tu ropa, para poder ponerte algo seco. ¿De acuerdo?
Asentí de nuevo.
Reed deslizó mi ropa interior mojada por mis piernas y la saqué, esta vez al 231
menos sin necesidad de que me instruyeran.
—Levanta tus brazos.
Me quitó la mojada camiseta por la cabeza y me desabrochó el sostén, dejando
que la ropa pesada cayera al suelo de la bañera con un fuerte golpe. Todavía no me
había movido ni un centímetro cuando salió de la bañera, agarró una toalla y la agitó
antes de envolverla a mi alrededor.
—¿Estás bien? —preguntó de nuevo.
Sigo asintiendo.
—Venga. Vamos a vestirte con algo cálido y acostarte debajo de las sábanas.
Finalmente hablé.
—Pero tú también estás empapado.
—Me quitaré la ropa después de que te estabilicemos.
Negué con la cabeza.
—No. Esperaré.
Los ojos de Reed se elevaron a los míos, y pareció reflexionar sobre lo que
pregunté. Aunque vacilante, no me negaría nada en el momento. Cerró los ojos y
asintió.
El aire acondicionado era frío, lo que hacía que llevar ropa mojada fuera
insoportablemente frío. Incluso envuelta en una toalla seca, todavía temblaba. Reed
tenía que estar congelado, pero no lo demostró. Se desabotonó la camisa empapada
y la dejó caer al montón en el suelo de la bañera. Su delgada camiseta siguió a
continuación. Dudó en el botón de sus vaqueros, mirándome una vez más antes de
abrirlos. Me quedé mirando, esperando, hasta que él continuó. Se quitó una pierna
del pantalón y luego la otra antes de doblarse para salir.
Cuando volvió a levantarse, me di cuenta de por qué había sido tan vacilante.
La gruesa protuberancia en sus bóxers hizo latir mi corazón.
Reed miró la erección que sobresalía de la tela mojada. Un ceño fruncido
estropeaba su hermoso rostro.
—Lo siento. Yo... no puedo evitarlo.
—No lo sientas —le susurré—. Me sentiría decepcionada si no lo estuvieras.
Buscó en mi cara, tragó, y extendió la mano para enganchar sus pulgares en la
cintura de sus calzoncillos.
Contuve el aliento mientras él se quitaba la ropa interior. Su polla dura como
232
una roca se balanceaba contra su bajo vientre mientras se liberaba. No importaba
que la habitación estuviera helada y nos paráramos entre un montón de ropa
empapada, un calor repentino se extendió por todo mi cuerpo.
Reed observó mis ojos mientras vagaban por toda su hermosa piel. Nunca
había visto un cuerpo tan perfecto: Abdominales definidos, hombros anchos, una
cintura estrecha, pero era su innegable excitación a la que mis ojos seguían
volviendo. Cuando inconscientemente lamí mis labios, Reed gimió.
—Joder, Charlotte. No me mires así.
Mis ojos saltaron a los suyos.
—¿Así como?
—Como si te dijera que te arrodilles y me chupes, que eso te haría sentir mejor.
Como si eso hiciera volver esa sonrisa que extraño tanto a tu dulce cara.
Miré hacia abajo y luego volví a mirarlo bajo mis pestañas.
—¿Qué más crees que me haría sonreír?
—Charlotte... —advirtió.
El estado de ánimo cambió. Los dos lo sentimos. La tensión crepitaba en el aire.
Era una locura cómo mis emociones podían saltar al necesitar que él me abrazara
mientras lloraba por necesitarlo dentro de mí en tan poco tiempo. Si bien estaba
razonablemente segura de que actualmente estaba inestable, también estaba
absolutamente segura de que no me arrepentiría de nada de lo que sucediera entre
los dos. Lo que sea que incite la chispa a la llama no importa; quería sentir la
quemadura.
Me acerqué con un paso tentativo hacia él. Tal vez nunca me dé su corazón,
pero quería al menos fingir que era mío por un día. La cercanía entre nosotros la
semana pasada, la forma en que me mantuvo de pie cuando estaba lista para caer,
era fácil sentir que realmente éramos una pareja. Necesitaba sentir el resto. Mi
corazón latía contra las paredes de mi caja torácica.
—Te quiero, Reed. Solo quiero sentir algo que no sea doloroso esta noche. —
Mi mirada se posó en su amplia erección antes de que mirara hacia arriba y nuestros
ojos se encontraran—. Bueno, eso podría ser doloroso, pero es un tipo de dolor
diferente.
Las fosas nasales de Reed se ensancharon. Era un toro que observaba cómo la
capa roja se balanceaba detrás de una puerta cerrada. Quería abrir la cerca y verlo
cargar. Alcanzando el nudo en la toalla que me había envuelto, la aflojé y cayó al
suelo.
El músculo en la mandíbula de Reed se flexionó cuando sus ojos viajaron por 233
todo mi cuerpo. Su voz era tensa.
—No quieres esto, Charlotte. Tú no entiendes.
—Ahí es donde te equivocas, Reed. Entiendo. Después de la última semana,
entiendo mejor que nadie. Porque preferiría haber tenido estos últimos nueve días
con mi madre que terminaron con dolor a nunca haberla conocido. No me importa
si nuestro tiempo es más corto o más difícil, solo quiero lo que sea que podamos
tener.
Su pecho subía y bajaba.
—Estás destruida después de nueve días. Piensa cómo sería después de nueve
años si no tuviera suerte.
Cerré la distancia restante entre nosotros para que nuestra piel se tocara y lo
miré desafiante.
—Piensa en lo que podríamos tener durante esos nueve años.
Inclinó la cabeza.
—No puedo hacerte daño, Charlotte. Simplemente no puedo.
Lo sentí deslizarse de nuevo. La ventana comenzó a cerrarse ante la mención
de algo a largo plazo. Reed no me prometía nada que implicara un compromiso
porque no creía que pudiera cumplirlo de la forma que yo lo necesitaba. Pero esta
noche lo necesitaba, pasara lo que pasara. De cualquier modo, forma o manera.
Tomaría cualquier parte de él que él pudiera dar, incluso si no era su corazón.
—Entonces solo dame esta noche. Te necesito, Reed. Ayúdame a olvidar. —No
estaba por encima de mendigar—. Solo una noche.
Me miró fijamente. Pude ver el debate interno que se libró dentro de él. Decidí
más de lo que podrían ser necesarias las palabras para inclinar la escala a mi favor,
me acerqué y lentamente pasé la yema de mi dedo pulgar suavemente sobre la
cabeza de su brillante polla hinchada. Luego llevé mi pulgar a mis labios y me chupé
el pre-semen. Los ojos de Reed ardían. Su cabeza cayó hacia atrás y rugió.
—Mierdaaaa.
De repente, mi espalda golpeó la pared de la ducha. Reed presionó sus manos
contra la baldosa a cada lado de mí, y parecía que no podía controlar mi respiración.
—¿Es esto lo que quieres? —Bajó la cabeza y chupó un pezón.
Duro.
Mis labios se separaron y un gemido respondió su pregunta.
Lo mordió y tiró de mi dolorido pezón entre sus dientes.
234
—¿Es esto lo que quieres? Respóndeme.
—Yo-yo quiero sentirte.
Una sonrisa maliciosa se extendió por su rostro cuando levantó la cabeza para
encontrarse con la mía. Estábamos nariz con nariz.
—¿Quieres sentirme por una noche? Te haré sentirme por días.
Reed aplastó su boca contra la mía, tragando un grito ahogado. Envolvió mi
cabello alrededor de sus puños y lo usó para inclinar mi cabeza y profundizar el beso.
Piel contra piel, enjaulada contra la pared, con el cabello apretado, aún no era
suficiente. Necesitaba ser uno con este hombre más que nada en el mundo. Se sentía
como lo único que estaba bien.
Enganchando ambos brazos alrededor de su cuello, levanté mis piernas y las
envolví alrededor de su cintura. Aplastó su polla con fuerza contra mí, la fricción
contra mi clítoris casi me hace perder la cabeza. Mis ojos se fueron a la parte
posterior de mi cabeza mientras él chupaba mi lengua a la vez que frotaba su eje
hacia arriba y hacia abajo. Nunca había estado tan excitada en toda mi vida, nunca
había necesitado tanto a nadie. Estaba empapada entre mis piernas, y no tenía nada
que ver con la ducha.
Reed murmuró contra mi boca:
—Sin condón. Te quiero desnuda.
—Dios, sí.
Separó sus labios de los míos y se apartó lo suficiente para poder mirarme a
los ojos. Jadeando, su cara estaba turbia de lujuria cuando se contuvo y me estudió.
Parecía estar asegurándose de que estaba realmente de acuerdo con lo que había
dicho.
Le ofrecí tranquilidad.
—Estoy tomando la píldora.
Durante unos segundos dolorosos, cerró los ojos y pensé que podría estar
reconsiderándolo. Pero no podría haber estado más equivocada. Sacudió la cabeza.
—He fantaseado con estar dentro de ti desde la primera vez que nos
conocimos. Estabas en ese pequeño vestido negro, caminando por el ático que
estaba mostrando, actuando inocentemente. Quería inclinarte y azotarte el trasero
por perder mi tiempo. —Era imposible contener mi sonrisa. Eso era exactamente lo
que había sentido que quería hacerme ese día. Recordé vívidamente la sensación de
que él tenía una energía peligrosa que estaba en conflicto con su traje personalizado
y su corbata de lazo adecuada. Pensé que me lo estaba imaginando en ese momento.
—Deberías haberlo hecho. No me di cuenta de que era una opción con todas
235
las lujosas comodidades que el lugar había ofrecido.
—Ese día que recibiste esas flores de Blake. —Escupió el nombre como una
maldición—. Fui a casa y me salió la idea de follarte por detrás mientras ese imbécil
miraba desde una ventana. Estabas inclinada y mirando hacia el cristal para que él
pudiera verte, pero te cubrí la cara con las dos manos para que ni siquiera pudiera
verte venir con mi polla dentro de ti. Eso es lo mucho que odio la idea de ti con otro
hombre.
Su confesión hizo que mi boca se abriera. Sabía que se sentía atraído por mí,
incluso tenía sentimientos por mí, pero nunca pensé que lo escucharía admitir que
estaba tan obsesionado conmigo como yo lo estaba con él. Alimentó mi audacia.
Pasé mis manos de sus hombros a su cabello, enredando mis dedos en las
hebras mojadas.
—Podríamos hacer eso si quieres. Podría llamarlo y...
Reed me interrumpió.
—No lo hagas. No hables de llamar a otro hombre. No esta noche.
Se agachó y apretó su polla, llevándola a mi apertura. Mirando de nuevo, habló
con nuestros labios tocándose.
—Esta noche... esta noche estás follando la mía.
Condujo sus caderas hacia adelante y empujó suave pero firmemente hacia
adentro. Inconscientemente, mis ojos se cerraron.
—Ábrelos, Charlotte. —Su voz era áspera.
Los abrí y nuestros ojos se encontraron.
—Mantenlos abiertos. Déjame verte. Quiero ver tu hermosa cara mientras
tomas mi polla. Lo único mejor que soñar con eso es verlo en la vida real. —Se deslizó
dentro y fuera unas cuantas veces—. Mierda. Te sientes muy bien.
Había pasado una eternidad desde que había tenido relaciones sexuales, y
Reed era grueso y largo. Mi cuerpo lo apretó como un guante. Sonreí.
—Te sientes... grande.
Reed devolvió la sonrisa. La vista era impresionante. Él dentro de mí, y por un
momento en el tiempo, parecía que no le importaba el mundo.
Sus manos se deslizaron hacia abajo para ahuecar mi culo y se levantó para
ajustarnos. La pequeña inclinación de mis caderas le permitió hundirse aún más
profundo. Su sonrisa se desvaneció en profunda concentración.
—Mierda.
Gemí cuando él se agachó y comenzó a frotar mi clítoris con dos dedos.
Ninguno de los dos iba a durar mucho. Mi cuerpo se estremeció, y mis piernas 236
comenzaron a temblar. Reed comenzó a empujar más y más duro.
—Quiero llenarte. Bombear mi semen tan profundo que siempre tendrás un
pedazo de mí dentro de ti.
Dios. Tan sucio, pero al mismo tiempo, tan hermoso.
Gemí su nombre mientras mi orgasmo se afianzaba. Mis uñas se clavaron en su
espalda, mi cuerpo comenzó a temblar y sacudirse, y perdí la conciencia del mundo
que me rodeaba. Estábamos en un túnel, solo nosotros dos, aislados del resto del
mundo. Reed me miró a los ojos y se permitió dar mucho más que su cuerpo.
Estábamos conectados a un nivel que nunca antes había experimentado; nuestras
mentes, cuerpos y espíritus estaban en perfecta armonía.
Cuando mi cuerpo comenzó a aflojarse, Reed dejó de contenerse. Me
bombeaba cada vez más fuerte hasta que su cuerpo se puso rígido cuando su clímax
caliente me llenó.
Simplemente espectacular. Mejor que los fuegos artificiales el 4 de julio.
Siguió moviéndose dentro y fuera durante mucho tiempo después, besándome
y diciéndome una y otra vez lo hermosa que era. Sintiéndome débil, me aferré a la
vida mientras recuperaba el aliento. Reed besó mi cuello, mi clavícula, mis mejillas,
incluso mis párpados. El momento se sintió tan íntimo, como si viviéramos en una
pequeña burbuja protegida del mundo exterior.
Eventualmente, sin embargo, se retiró y me puso de pie. Rozó sus labios con
los míos.
—Gracias por esta noche, Charlotte.
Era una cosa aparentemente inocua de decir, incluso dulce. Sin embargo,
estalló esa pequeña burbuja abierta. Reed me estaba agradeciendo por esta noche,
porque las cosas no serían lo mismo mañana.

237
Reed
¿Q ué demonios hice?
No quería arrepentirme de lo que acababa de suceder.
Arrepentirme significaría que fue un error, que hicimos algo malo. Y lo
que sucedió entre Charlotte y yo… era lo contrarío de incorrecto. Había pasado
mucho tiempo desde la última vez que sentí algo bien. Pero eso no significaba que
no fue estúpido.
Una noche.
Charlotte no era una mujer de una noche, y a pesar de lo que dijimos, solo la
estaría lastimando más al final. Ahora que la sangre había dejado mi polla y
regresado a mi cerebro, dolorosamente me había dado cuenta de ello.
Por las ultimas nueve noches, desde la primera noche en que la sostuve hasta
238
que se quedó dormida, me había ido a la cama después de Charlotte. Sin importar
lo exhausto que hubiera estado, yo esperaría hasta que quedara profundamente
dormida y luego regresaría a pretender dormir en el sillón. Era lo último que podía
hacer para mantener la pequeña distancia entre nosotros. Pero tomar mi
computadora y pretender que trabajaba después de lo que acabábamos de hacer,
se sentía como algo de mierda. La incomodidad llegó después de que ambos nos
terminamos de cambiar para ir a la cama.
Deteniéndome, tomé una toalla y la llevé a mi cabello mojado mientras
Charlotte subía a una de las dos camas en la habitación. Cuando comencé a hurgar
en mi maleta para comprar más tiempo, ella suspiró ruidosamente.
—¿Vas a sacar toda tu ropa y volverla a doblar para evitar venir a la cama
conmigo?
Por supuesto, ella sabía.
Me reí y tomé una camiseta antes de sentarme en la orilla de la cama.
—No sé dónde debería dormir.
Ella sonrió.
—No me digas…
—Chistosita.
—Ven a la cama Reed. —Movió las cobijas—. Y en caso que tengas duda… me
refiero a esta.
En realidad, no existía otro lugar en el que desearía estar en el mundo. Y que
se jodan, una noche era más que una hora en el baño. Ella no tuvo que pedírmelo
dos veces. Caminé hacia el interruptor de la luz y lo apagué antes de ir a la cama con
ella. Acomodarnos se sintió tan natural como tocarla. Me recosté, y Charlotte se
acurrucó en mi hombro. Coloqué mi brazo a su alrededor, y mi mano comenzó a
acariciar su cabello.
Después de unos minutos ella dijo:
—¿Crees en Dios, Reed?
Por meses después de mi diagnóstico, había contemplado esa misma pregunta.
No estaba seguro si lo hacía. Pero luego me había dado cuenta que tenía miedo de
no creer, lo que significaba que en realidad sí creía que existía algo a que temerle.
—Lo hago.
—¿Crees en el cielo?
—Eso creo.
—¿Crees que los perros están ahí?
Sonreí en la oscuridad. Típico de Charlotte. Pensé que entraríamos a una 239
discusión filosófica sobre la existencia del cielo y el infierno, y ella estaba preocupada
sobre a dónde van los perros.
—Sí. ¿Alguno en particular que te preocupe?
—Richard Stamps.
—¿Quién?
—Mi viejo perro. Él murió cuando tenía diecisiete. Su nombre era Richard
Stamps.
—¿Fue nombrado por alguien?
—Algo así…
Por sus dudas, sabía que había una historia. Una que sería completamente
Charlotte.
—Escúpelo. Darling. ¿De dónde salió su nombre?
—¿Eso es con D mayúscula o d minúscula?
—Después de lo del baño, no vamos a volver a mencionar nada que involucre
una d minúscula.
Ella soltó una risita. Dios, amo ese sonido.
—Por supuesto que no.
Ella golpeó mi pecho.
—Cuando estaba en jardín de niños, aprendimos el Juramento a la Lealtad.
Dado que apenas estábamos aprendiendo a leer y muchas de las palabras eran muy
grandes, la maestra nos enseñó una línea a la vez. Estaba tan orgullosa que la
memoricé. Así que una noche, saqué la bandera que teníamos en el porche y me
levanté después de la cena para mostrarles lo inteligente que era.
—Continúa…
Ella se sentó en la cama. Estaba oscuro, pero podía ver su mano ir a su pecho.
—Juro lealtad a la bandera de los Estados Unidos de América, y a la república
por Richard Stamps, una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para
todos.
Solté una carcajada.
—¿Pensaste que por la que nos paramos era Richard Stamps?
—Mis padres pensaron que era divertido. Se volvió algo así como nuestro
chiste local. Siempre que mi papá le decía a mi mamá: “¿Cuál era el nombre del señor
que conocimos en la fiesta la otra noche?”, mi madre siempre diría: “¿Richard
Stamps?”. Así que cuando mis padres me sorprendieron en mi cumpleaños siete con 240
un cachorro, su nombre obviamente tenía que ser Richard Stamps.
—Obviamente.
—¿Te estás burlando de mí?
Me reí.
—Richard Stamps está en el cielo, Charlotte. Estoy seguro que todos los perros
con nombres como Spot y Lady están celosos de su genial nombre.
Charlotte volvió a recostarse. Esta vez su cabeza descansando sobre mi
corazón.
—Esperó que esté con mamá.
—Él lo está, hermosa. Él lo está.
Ella permaneció en silencio por un largo tiempo después de eso. Había
comenzado a creer que se había quedado dormida. Pero aparentemente había
estado pensando en algo más que Richard Stamps.
—¿Por qué Dios dejaría que alguien muriera tan joven?
—He pasado mucho tiempo haciéndome la misma pregunta. Y la respuesta es,
no tengo idea. No estoy seguro de que alguien tenga la respuesta. Pero me gusta
creer que quizás el cielo es un mejor lugar que aquí y la muerte no es siempre un
castigo, sino algunas veces un premio para sacar a las personas de su dolor.
Charlotte inclinó su cabeza para mirarme.
—Wow. Eso es una hermosa manera de pensarlo.
Tomé su mejilla con mi mano.
—Lydia esta en un buen lugar. Es más difícil para las personas que se quedan.
—Ni siquiera puedo imaginarme por lo que mis hermanos están pasando.
Siento como si existiera un hoyo en mi corazón, y ni siquiera tengo recuerdos con
ella.
Su sentir se quedó en el aire.
Besé su cabeza y la abracé.
—Duerme. Mañana haremos los arreglos y será un largo día.
Ella bostezó.
—Está bien.
Justo cuando estaba comenzando a quedarme dormido, susurró.
—¿Reed? ¿Estás dormido? 241
—Lo estaba…
—Solo quiero decir una cosa más. —Hizo una pausa—. Creo que es mejor pasar
años atesorando un recuerdo que pueda doler a veces, que nunca haber tenido uno.

Las personas la amaban. Hombre, mujeres, jóvenes y viejos, no importaba.


Observé desde la parte de atrás de la sala de recepción mientras Charlotte
hablaba con una pareja mayor. Las únicas personas con las que se encontró antes
del velatorio habían sido sus dos hermanos. Sin embargo, hoy mientras las personas
venían a ofrecer sus condolencias en la funeraria, todos la conocían y salían con una
sonrisa después de unos minutos de charla.
Había iniciado el día a su lado, queriendo estar cerca de ella por si necesitaba
mi apoyo. Pero después de un tiempo, me alejé para darle privacidad con la familia
que acababa de conocer. La madre adoptiva de Charlotte había volado anoche para
apoyar a su hija. Cenamos tarde y luego fuimos por postre a otro restaurante del que
su madre había leído en una revista durante su vuelo, lo que fue tiempo suficiente
para darme cuenta de que la extravagancia de Charlotte, en la batalla entre
naturaleza y crianza, provenía de la crianza.
Nancy Darling caminó hacia la fila en donde estaba sentado. Ella se quitó la
mascada de seda de alrededor de su cuello y lo uso para sacudir el asiento limpio
junto a mí antes de sentarse, algo que me había dado cuenta que hacía antes de
sentarse en cualquier lugar.
Apunté mi barbilla hacia Charlotte.
—Ella parece que está bien. ¿Cómo estás tú?
—Es extraño estar aquí, pero estoy bien Me alegra que tuviera un momento a
solas con Lydia antes de que todo se volviera muy ajetreado. Tenía mucho que
agradecerle.
Asentí.
—No estaba seguro de cómo Charlotte manejaría las cosas hoy. Tuvo una
semana pesada. Pero ella parece bien.
—Ah. Error de novato. Vas a aprender —bromeó Nancy, solo que no estaba
realmente bromeando—. No dejes que la sonrisa de esa hija mía te engañe. No son
las emociones que muestra durante un momento difícil lo que me preocupa en ella. 242

Miré de reojo a Charlotte, mirando su sonrisa una vez más. Parecía que estaba
bien.
—¿Qué quieres decir?
Nancy dudo.
—Ustedes dos parecen cercanos, y dado que trabajan juntos, estarás más cerca
de ella que yo. Así que quizás puedas ayudarme a mantener un ojo en ella por mí.
—Está bien…
—No estoy seguro que lo sepas, pero Charlotte tiene problemas de abandono
latente. No es extraño en niños adoptados. Pero la manera en que las ansiedades de
cada persona se manifiestan puede ser diferente. El abandono es un trauma y genera
un trastorno de estrés post traumático, la mayoría no se da cuenta de ello.
—No sabía que ella sufriera de problemas a largo plazo —dije.
—Todos tienen problemas. Charlotte solo tiene la tendencia de hundir los
suyos y luego actuar impulsivamente para evitar sentir lo que realmente está
sintiendo.
Mierda. Impulsivamente. Como pasar de llorar a querer tener sexo en la ducha.
—El momento más difícil para alguien que sufrió una perdida normalmente es
después de que todo terminó —dijo Nancy—. No más vigilias en el hospital o la
familia uniéndose. Todo queda enterrado, literal y figurativamente. Luego todo a tu
alrededor regresa a la normalidad, y tú todavía no estás listo. Ahí es cuando me
preocupo más por Charlotte.
—¿Qué puedo hacer para ayudar?
Nancy dio palmaditas a mi pierna.
—Solo estar ahí para ella. Cuando la persona que se supone tiene que estar
para ti la mayor parte de tu vida, te deja atrás, tiendes a ser un poco asustadizo. Su
relación con ese imbécil de Todd, tampoco le ayudo a asegurarle que las personas
se quedan. Lo mejor que podemos ofrecerle a Charlotte es continuidad, ser
confiables cuando más nos necesite, de la forma que sea eso.

243
Reed
E stábamos de regreso en Nueva York, pero nada se parecía a cómo eran las
cosas antes de ir a Texas. Se sentía como si todo hubiera cambiado.
Charlotte se estaba tomando su merecido descanso del trabajo, un tiempo
apartada para aclarar su cabeza después de todo por lo que pasó en Houston. La
oficina estaba completamente apagada sin ella alrededor. Ella había decidido
quedarse con sus padres en Poughkeepsie por un tiempo, y apoyaba por completo
la idea. No estaba tan seguro, pero era un descanso necesario, uno que planeaba
usar para investigar que iba a hacer cuando regresara ella.
Me complacía que ella hubiera elegido apoyarse en sus padres y no en mí. No
era que no quisiera estar ahí para ella. Anhelaba poder apoyarla. Pero estar
físicamente alrededor de ella después de lo que hicimos en el cuarto de hotel de
Texas, hubiera sido demasiado. Mi cerebro racional era inútil cuando ella estaba 244
cerca. Y tenía grandes decisiones que tomar para las que necesitaba mi cerebro.
Solo en mi oficina, continuaba escuchando las palabras de la madre de
Charlotte en mi cabeza.
“Lo mejor que podemos ofrecerle a Charlotte es continuidad, ser confiables
cuando más nos necesite”.
Nancy Darling posiblemente no tenía idea que aunque podía ofrecerle a su hija
continuidad y confianza a corto plazo, estar para ella la perjudicaría más adelante.
Aunque Charlotte pensaba que era lo mejor para ella. Era joven, de ojos brillantes, e
inocente. La situación conmigo no era tan simple como ella lo quería hacer ver. Ella
había dicho que prefería tener una cantidad limitada de tiempo con alguien, que no
tener nada. Ella realmente no podía tomar decisiones por su cuenta en este
momento. Es fácil decir algo así cuando todos gozan de buena salud. ¿Se sentiría del
mismo modo si no estuviera sano y mi lento deterioro se prolongará por años en su
vida?
Tenía que ser cuidadoso. Habíamos cruzado una enorme línea cuando tuvimos
sexo.
Increíble, explosivo, salvaje sexo que nunca olvidaría mientras siguiera con vida.
Le había dicho, que solo sería una noche, y tuve la oportunidad de mantener
mi palabra y no terminarlo de joder.
A menos que fuera a estar con Charlotte a largo plazo, era imperativo que
nunca tuviera sexo con ella de nuevo. Una vez que rompiera la regla… que sucedió.
Sería extremadamente difícil regresar de ese punto. Sin mencionar, que se sentiría
más apegada a mí.
Pero quiero su apego a mí, ¿no es así?
Eso era la parte jodida. Estaba increíblemente dividido entre ese deseo egoísta
de dejarme llevar por mi necesidad de Charlotte y la elección inteligente de dejarla
ir.
Odiaba decirlo. Realmente odiaba decirlo, pero necesitaba a mi hermano. La
cabeza de Max estaba en las nubes la mitad del tiempo. Solo se preocupaba por sí
mismo y no necesariamente estaba al corriente con mi vida. Eso era parcialmente mi
decisión por no abrirme con él cuando se trataba de Charlotte. Pero cuando mierda
realmente golpeaba, él siempre había sido al que había acudido por consejos
durante los momentos críticos.
Dado que Charlotte se había tomado algo de tiempo fuera, era la perfecta
oportunidad para pedirle a Mx que me viera en la oficina para tener la oportunidad
de ponernos al corriente con la vida del otro. Aunque no fuera su día usual de la
semana en que normalmente nos agraciaba con su presencia, Max hizo un viaje
245
especial para verme después que le dejé un mensaje de voz urgente.
Él entró a mi oficina con una caja de donas y dos cafés, porque asuntos
urgentes aparentemente requieren donas. Max era la única persona que conocía que
podía consumir cantidades interminables de comida chatarra y aun así mantener su
torneado, fuerte cuerpo.
Dio una mordida a su comida, y habló con la boca abierta.
—Viejo… ¿estás muriendo o algo? No puedo recordar la última vez que me
llamaste para hablar
Yo podía hacerlo. Había sido después que descubrí que tenía EM. Esa había
sido literalmente la última vez que le pedía a Max que me viera por un asunto de
emergencia.
—Siéntate hermano —dije.
—¿De qué se trata?
—Es sobre Charlotte.
—Estás perdido por ella. La abuela me dijo que la ayudaste a encontrar a su
madre biológica en Texas, que murió. Eso es loco. ¿Cómo esta ella?
—Ella está con sus padres en las afueras, tomándose un tiempo fuera. Ese viaje
en Texas también me afectó, en más de una forma.
Entrecerró sus ojos.
—La follaste, ¿no es así? —Mi falta de negación fue suficiente para que
agregara—. Bastado suertudo.
Dejando escapar una larga respiración, dije:
—Necesito que me ayudes a analizar esto por mí, Max.
—¿Qué tienes que analizar?
—Tú sabes qué. Nunca quise involucrarme con ella, nunca quise que las cosas
llegaran así de lejos, por mi diagnóstico. Lo jodí en grande.
—Tú la jodiste en grande. No veo el problema en esto —Tomó otra dona y la
sacudió frente a mí—. ¿Quieres que te diga que necesitas deshacerte de la mejor
cosa que te ha sucedido y que no te duela? ¿Crees que soy un maldito mago? No
existe respuesta fácil para esto porque estás enamorada de la chica, ¿estoy en lo
cierto?
Respirando profundamente, me doy por vencido.
—Completamente enamorado de ella.
—Entonces quédate con ella. Ella sabe todo sobre ti. Lo ha aceptado. Quédate
con ella, Reed. 246

—¿Qué si no puedo? ¿Qué si la culpa es demasiado? ¿Cómo voy a dejarla?


Dime cómo dejarla.
—No existe una felicidad media. O estás con ella, o te detienes. Tienes que
detenerte en seco. No continúes empujándola, y no intentes ser su amigo, o su
jodido héroe, porque ambos sabemos que eso es un montón de mierda. Ya pasaste
ese punto. Y odio decírtelo, pero realmente no pueden trabajar juntos si decides irte
de aquí. Esa mierda no va a funcionar. Seguirás resbalándote, y terminarás en la
misma situación, y eso no es justo. Así que o lo haces o te vas. Y más te vale que le
encuentres un nuevo trabajo si decides irte. Ella posiblemente estará bien. Créeme,
existen muchos hombros que amarían lamer sus heridas.
Sabía que había agregado la última parte para probarme. Él sabía que me
enloquecería... Sus palabras fueron bruscas, pero sabía que eran la jodida verdad. No
había punto medio con Charlotte. O estaba o no.
—Max, no eres nada más que un disparador directo. Gracias. Necesitaba esa
cachetada en la cara.
Esa noche, a solas en mi departamento, observé al horizonte, sin estar seguro
de que debería de hacerlo. Lo único de lo que estaba seguro era que Charlotte y yo
nunca podríamos ser realmente solo amigos. Sería demasiado doloroso verla seguir
adelante con su vida. No existiría tiempo en que no querría a Charlotte Darling más
que mi siguiente respiración.
Cuando mi celular sonó pasada la medianoche, casi lo ignoré hasta que vi que
era ella.
Respondí.
—¿Qué haces despierta tan tarde?
—No podía dormir.
Mi cuerpo tembló al mero sonido de su voz, una prueba de exactamente cuán
débil era cuando se trataba de ella. Era mucha más fácil considerar un descanso de
Charlotte cuando no la estaba viendo o escuchando. Incluso sin ella alrededor,
estaba completamente duro de tan solo pensar en nuestra noche juntos.
247
—Lamento que tengas insomnio.
—¿Te desperté? —pregunto.
—No. Y no me hubiera importado si lo hubieras hecho. ¿Cómo van las cosas
en casa?
—Me estoy sintiendo muy perdida, como si estuviera aquí pero no realmente.
No sé cómo explicarlo. Gran parte de mi vida me la había pasado preguntándome
de dónde venía. Ahora siento este extraño vacío. Pero es más que eso, más que la
muerte de mi madre. Siento que estoy en un momento clave en mi vida, pero uno
en donde ni siquiera sé cuáles son mis opciones, solo que algo necesita cambiar. Aun
así, no tengo la energía para pensar en ello o tratar de analizarlo. Ni siquiera he
querido salir de la cama.
—Eso es depresión, Charlotte. Lo sé bien, porque pasé por ello, especialmente
después de que me diagnosticaron, cuando mi mente iría hacia el peor escenario.
Estarás bien. Lo prometo. Solo tienes que sacarlo.
—¿Qué pensabas exactamente durante esa época? —preguntó.
Aunque no quería volver esta conversación sobre mí, comencé a abrirme un
poco.
—Comenzaba a imaginarme incapacitado, sin ser capaz de moverme, cosas así.
Y eso haría la depresión peor.
Hubo un largo silencio antes de que dijera:
—Sabes, si alguien realmente te ama, ellos preferirían tener algo de tiempo
contigo que nada, ¿verdad? Cuando amas a alguien, incluso encargarte de ellos
cuando no puedan hacerlo por su cuenta es un honor, no una carga.
Lo jodido del asunto era, que estaba comenzando a creer que ella se sentía de
ese modo. Solo que no podía imaginarme ser una carga para alguien que amaba, sin
importar cómo vieran la situación. Mi pechó se apretó. Necesitaba cambiar de tema.
—Regresemos a ti. ¿Es la primera vez que has pasado por algo así?
—Sí. Esto nunca me había pasado antes.
—Las personas te dirán que solo te levantes y hagas algo, que despejes tu
mente, pero tú ni siquiera puedes apuntar qué es. Es solo un sentimiento de vacío
que te rodea. A veces, tiene que pasar por su cuenta. Pasara. Tu mente se despejará,
terminaras de descubrir qué es lo que quieres, y regresara tu chispa.
—¿Cómo van las cosas en la oficina?
Jodidamente miserable sin ti.
—Sin nada que reportar. No te estás perdiendo de nada. No te preocupes por
ello. 248
—¿Mencionaste que tenías a un temporal hasta por treinta días?
—Más tiempo de ser necesario. Solo tomate todo el tiempo que necesites.
—De hecho, quizás necesite más tiempo. Estoy pensando en viajar.
Mi estómago se hundió.
—¿A dónde vas a ir?
—Todavía no he decidido.
—Charlotte, si necesitas algo, dinero, lo que sea para tu viaje, por favor hazme
saber.
—No. No, no necesito tu dinero. Ya hiciste suficiente por mí. —Hubo una pausa,
luego dijo—: Como sea, mejor te dejo dormir.
—Puedo quedarme despierto toda la noche si me necesitas.
—Está bien. Yo necesito intentar dormir.
—Vuelve a llamar. Por favor, mantenme al tanto.
—Lo haré. Buenas noches, Reed.
—¿Charlotte?
—¿Sí?
No si quiera sé por qué dije su nombre, por qué no la dejaba ir. No era como
si fuera a decir las cosas que deseaba.
Me está matando que estés herida.
Ven a casa conmigo. Déjame cuidarte.
Te amo.
Te amo, Charlotte.
—Cuídate —dije simplemente.

249
Charlotte
M i notificación de correo me mostraba que acababa de recibir un pago por
cinco mil dólares. Eso era posiblemente la mayor cantidad de dinero que
había obtenido en un solo pago. El vestido de novia de plumas de diseñador, de
Allison, se había vendido en eBay en menos de un día.
Eso no había tomado mucho. Ese vestido valía mucho más, al menos veinte mil,
pero necesitaba pronto el dinero para poderme costear mi viaje a Europa. Bueno, ya
había comprado los boletos, pero necesitaba el dinero para pagar la costosa factura
que llegaría al final del mes. La única forma de poder garantizar dinero rápido era
vender barato.
No le había dicho a Reed que ya estaba de regreso en la ciudad. Para él, todavía
estaba en Poughkeepsie con mis padres. Solo estaría aquí lo suficiente para enviar
el vestido y guardar mis cosas antes de mi vuelo este fin de semana. 250
Había decidido volar a parís y pasaría unos días paseando por la ciudad antes
de tomar un tren nocturno a Roma. Había reservado un compartimiento en el vagón
dormitorio. No era exactamente el escenario que había deseado en mi lista, pero era
lo más cercano que tendría.
Después de quitar con cuidado la nota azul de Reed del vestido, sostuve el
papel en mi mano y leí el mensaje.

Para Allison—
"Ella dijo: “Perdóname por ser una soñadora”, y él la tomó de la mano y contestó:
“Perdóname por no estar aquí antes para soñar contigo”,” J. Iron Word
Gracias por hacer que todos mis sueños se hagan realidad.
Tu amor,
Reed
Como deseaba ser amada por él. Pero quizás él no era capaz de amar de la
manera en que lo había hecho cuando colocó la nota. Se había endurecido. Por
mucho que deseara que pudiera ver las cosas del modo en que yo lo hacía,
simplemente no podía obligarlo. Su resistencia me había agotado. Y junto con mi
entumecimiento de los últimos días, no tenía la energía para luchar nada, mucho
menos Reed Eastwood.
Mientras cuidadosamente guardaba el vestido en una gran caja blanca. Desee
que le trajera buena suerte a Lily Houle de Madison, Wisconsin. Lily ahora sería quien
sería dueña de su magia, que ya no parecía funcionar para mí.
Pensé en cómo este vestido había cambiado mi vida. Me había traído a Reed,
y aunque él y yo nunca tuvimos más de lo que ya había sucedido, había cambiado
mi vida. Él me había hecho sentir cosas que nunca había sentido antes, y me había
dado el cierre que necesitaba al hablar de mis raíces.
Dándole un último vistazo a la tela antes de cerrar la caja, estaba lista para
poner a dormir el cuento de hadas. El amor no era sobre un hermoso vestido, una
nota, o incluso palabras conmovedoras. Era sobre estar con alguien en lo bueno y
malo, sobre verlos no solo en los mejores momentos de su vida, sino también en los
peores. Era sobre estar para alguien como Reed lo había estado para mí. Pensé en
mi madre biológica. El amor verdadero también era sobre el perdón.
Me ponía triste sentir que me estaba rindiendo con Reed, especialmente
después de la noche que tuvimos en Houston. Pero si ese sexo increíble no nos había 251
reunido finalmente, ¿qué lo haría? Extrañaba tanto su cuerpo, la manera en que se
sintió dentro de mí. Esa necesidad me había mantenido despierta en días pasados.
Nos habíamos vuelto uno físicamente, aunque emocionalmente él seguía tan
cerrado, todavía tan lejano. ¿Cuántas veces podría soportar ser rechazada por un
hombre? Prefería estar sola que junto a un inalcanzable Reed, jugando este juego
del gato y el ratón que nunca terminaría. No quería renunciar a Eastwood, pero
probablemente tendría que hacerlo. Tenía que tomar grandes decisiones, y estaba
deseando que el viaje a Europa me diera claridad.

El primer día en París consistió en pan y queso, seguido de pan y más queso.
Sentada frente a La Fromagarie, me pregunté si lograría algo más que ganar
unos kilos extra durante este viaje. No iba a encontrar soluciones en un baguette,
eso era seguro. Aunque comer sola parecía ser lo que quería hacer. Y este viaje era
para hacer nada y encontrar el significado en mi vida.
Estaba rodeada de parisinos fumando, bebiendo de sus cafés y hablando un
idioma que realmente no podía entender, a pesar de mis esfuerzos por tratar de
aprenderlo. Manteniéndome en mi propio mundo, disfruté del plato de fruta y queso
que había ordenado.
Había decidido que visitaría tantos cafés como fuera posible antes de abordar
el tren a Italia.
Y tan sola como me encontraba aquí, no me sentía sola, mayormente por todas
las personas rodeándome, disfrutando de su soledad. Por ejemplo, el artista sentado
en la esquina, dibujando algo. Estaba en buena compañía al estar sola. Y eso era
reconfortante.
La vista de la torre Eiffel a la distancia servía como un recordatorio increíble de
levantar la mirada de vez en cuando y no olvidar el esplendor de donde estaba. En
lugar de un hotel, había decidido quedarme en un Airbnb en Quartier Saint-Germain-
des Prés, un pequeño pero encantador vecindario no muy lejos de la torre. Mañana,
tomaría un descanso de mi gira gastronómica para visitar Notre Dame y el Louvre.
Mis ojos se dirigieron a un hombre que podría ser Reed de espaldas, cabello
oscuro, vestido en traje, estatura amplia. Mi corazón pareció detenerse al pensar en
lo increíble que hubiera sido si estuviera conmigo aquí.
252
El hombre estaba sentado solo, leyendo el periódico. De repente, me golpeó
que podías cruzar el Atlántico, buscar todas las distracciones en el mundo para
ocultar el dolor en tu corazón… pero un pequeño recordatorio destruiría todo. Unos
momentos más tarde, al hombre se le unió una mujer y dos niños con mejillas
rosadas. Se levantó de su silla y se inclinó para abrazar a sus dos pequeños
querubines. Aun observándolo desde atrás, el hombre para mí era básicamente
Reed. Y lo que estaba viendo era a Reed con sus hijos, una vida que él pudo haber
tenido si no fueran por sus miedos. Una vida que quizás hubiera tenido si no fuera
por sus miedos.
Lágrimas comenzaron a deslizarse por mi rostro. Era un espectáculo para la
vista entre el llanto y el masticar.
Justo cuando estaba a punto de levantarme y dirigirme a mi siguiente destino
culinario, el artista en la esquina comenzó a acercarse a mí. Dijo algo en francés que
no pude entender, luego me guiñó y me dio el retrato en el que estaba trabajando.
Se alejó deslizándose, literalmente, antes de que tuviera oportunidad de decir algo.
Miré hacia abajo y jadeé. Era la imagen más horrible de mí. Horrible no porque
fuera poco profesional, sino porque era exactamente como me había visto hoy. En
el dibujo, mi boca estaba abierta mientras llenaba mi boca con un pedazo de pan.
Mis ojos estaban saltones, y se veían hinchados por las lágrimas. Mañana, iría a ver
a la calmada Mona Lisa. Este desastre en mis manos era lo opuesto.
Mientras continuaba observando el retrato de mí, me golpeó que a pesar de
que sentía que mi vida era un desastre, este extraño había encontrado algo que
valiera la pena artísticamente en mí. Por simplemente estar y disfrutar el presente.
Lo había inspirado de cierto modo. Observé un poco más la imagen. Entre más la
veía, menos veía a la chica perdida comiendo pan y más a la mujer independiente.
Una que acababa de encontrar y perder a su madre, y que aun así perseveraba, y a
pesar de estar enamorada de un hombre que nunca podría tener, había sobrevivido.
Comiendo queso. Quizás, esta era la lección de que estoy bien como estoy, sola y
experimentando lo que sea que la vida me arrojé. Quizás yo soy suficiente.
Yo soy suficiente.
En ese momento, me di cuenta que aunque tomara algo de tiempo, realmente
estaría bien sin importar lo que sucediera entre Reed y yo, porque me tendría a mí.
Y yo era fuerte, perfectamente imperfecta.

253

Más tarde ese día, se dio la casualidad que caminé junto a una boutique en Rue
du Commerce que vendía vestidos vintage de novia.
No pude evitarlo y detener la mirada en el vestido que estaba en exhibición al
frente de la tienda. Era hermoso, no de la misma forma en el que el vestido de plumas
de Allison era. Este era en estilo trompeta, blanco, y cubierto en lentejuelas. Era un
estilo simple, pero tenía una hermosa cinta en la cintura que le daba carácter y unía
todo el estilo.
Pensé en mi pasado vestido de novia, la experiencia en la boutique meses atrás,
todo lo que había sucedido desde entonces, lo mucho que había cambiado. Mis
gustos habían madurado junto con muchas cosas en mi vida.
Tanto quedó incierto. ¿Continuaría trabajando en Eastwood, o regresaría a la
escuela? Tenía mucho en que pensar cuando regresara a casa. A pesar de las
incertidumbres, había muchas cosas de las que estaba segura en términos de lo que
quería de la vida.
Estaba segura que merecía a la clase de hombre que me amara, Reed quizás lo
ería si no tuviera tanto miedo. Y sabía que no debería de perder la esperanza en ello.
Incluso mi madre había encontrado amor y vivido felizmente, aunque una corta vida,
después de todo lo que pasó después de dejarme ir.
Le doy un último vistazo al vestido en la ventana. Era la clase de vestido que
quizás hubiera elegido hoy, no tan ostentoso como el vestido de plumas, pero
tampoco simple. Si el vestido de plumas representaba un ideal falso, este
representaba… lo que era.
Simple, aunque elegante con mucho brillo.

254
Reed
N o fue fácil, fingir que no me preguntaba dónde estaba o qué estaba
haciendo en cada momento del día. Prometí darle espacio a Charlotte y
no interferir con su viaje. Pero no pude evitar preguntarme si estaba a salvo o si
todavía estaba triste y deprimida. Todo lo que sabía era que estaría visitando Francia
e Italia y planeaba irse un par de semanas. También había dejado su fecha de regreso
en el aire. Me pregunté si alguna vez planeaba volver a Eastwood.
Cada día era más difícil concentrarse en el trabajo. Hice algo que casi nunca
hago: Me aventuré a Central Park en el almuerzo y decidí sentarme en un banco y
pensar. Las hojas de otoño soplaban a mi alrededor mientras los pensamientos de
Charlotte me consumían. Incluso con todo lo que esta ciudad tenía para ofrecer, era
asombroso lo insulsa que podía parecer una vida cuando la persona que importa
desaparece de repente. Supongo que no es hasta ese momento que te das cuenta
255
de lo importante que es la persona, hasta que te dejan.
De repente, hubo conciencia de una presencia en mi periferia. Cuando giré a
mi izquierda, noté a un joven en silla de ruedas que se había detenido al lado de mi
banco.
Probablemente tenía alrededor de dieciocho o diecinueve años y podría haber
sido una versión más joven de mí mismo con cabello oscuro y rasgos cincelados.
Niño guapo
Asentí.
—Hola.
Anteriormente ajeno, se volvió hacia mí.
—Hola.
Sintiéndome como si necesitara decir algo más, dije:
—Buen día, ¿eh?
—Uh… sí. —Medio sonrió, parecía tener una docena de cosas mejores que
hacer que hablar conmigo.
—¿Solo disfrutando del clima? —pregunté.
—No… uh, en realidad, estoy esperando una cita de Tinder.
¿Oh?
Debió haber notado la expresión de sorpresa en mi cara cuando entrecerró los
ojos.
—¿Qué? ¿Crees que alguien en silla de ruedas no tiene juego?
—No dije eso.
—Sí, bueno, la mirada en tu cara lo hizo.
—Lo siento si miré de esa manera. —Pasaron unos momentos de silencio. Miré
hacia el cielo, luego me volví hacia él—. Entonces, Tinder, ¿eh? ¿Te funciona?
—Oh sí. No creerías la cantidad de chicas que quieren jugar al héroe conmigo.
Quiero decir, las engancho con mi cara inicialmente. Nos conectamos, y luego
descubren que estoy en una silla de ruedas después del hecho. ¿Crees que habrían
corrido? Joder, no. Eso es realmente lo que sella el trato. Es como si pensaran que
me iban a salvar a mí o algo así. Mientras tanto, sólo quiero un poco de culo. Y lo
entiendo. Cada vez. Así que funciona para todos. Así que toma esa mirada triste y
guárdala para ti. Soy el que está teniendo sexo hoy. —Se inclinó—. Sexo sobre
ruedas.
Sexo sobre ruedas.
Incliné la cabeza hacia atrás por la risa. Algo me dijo que nunca olvidaría a este 256
niño. Tanto para nociones preconcebidas. Este tipo era rudo
Unos momentos después, se acercó una atractiva pelirroja paseando a un perro
pequeño.
—Tú debe ser Adán.
Se giró hacia ella.
—Ashley… eres aún más hermosa en persona.
Ella se sonrojó.
—Gracias.
Él me miró con una leve sonrisa, luego le dijo a ella:
—¿Nos vamos?
—Absolutamente.
Adam asintió una vez.
—Bien, hablamos, hombre.
—Sí. Cuídate. —Los observé hasta que se perdieron de vista.
Aquí estaba este tipo, viviendo lo que era básicamente mi peor pesadilla, y él
era más feliz que un cerdo en la mierda. Se demostró que la actitud es todo en la
vida. Exudaba confianza y no se estaba perdiendo nada porque creía que merecía
más, y eligió vivir, no esconderse.
Fue gracioso cómo a veces el universo colocó algo frente a ti que era
exactamente lo que necesitabas ver en el momento exacto.
Dios, sonaba como Charlotte.
Señalando mi dedo índice hacia el cielo, dije:
—Maldición, eres bueno. Casi me tienes convencido.

Jugueteando con mi reloj en la oficina de Iris, le pregunté:


—¿Has oído algo de Charlotte?
—No, pero ella me envió un archivo con su itinerario en caso de emergencia
para que yo supiera dónde estaba.
—¿Y? 257

—Bueno, por casualidad lo miré y noté que tomará un tren nocturno de Francia
a Italia en un par de días.
—Te refieres… ¿cómo un coche nocturno?
—Sí. —Su expresión se volvió hosca—. Reed, no estoy tan segura de que esté
viajando sola.
Mi pulso se aceleró.
—¿Qué te hace decir eso?
—Sólo un sentimiento que tengo. Creo que aquel hombre, Blake, podría estar
con ella.
Entonces me golpeó.
El punto en su Lista Al Diablo.
Hacer el amor a un hombre por primera vez en una cabina para dormir en un
viaje en tren a través de Italia.
El pánico comenzó a establecerse. ¿Y si Iris tenía razón? ¿Y si Charlotte no
estuviera sola? Ella no estaba en su sano juicio. Charlotte era demasiado vulnerable
para tomar decisiones inteligentes. Sin mencionar que no entendía lo que realmente
sentía por ella. ¿Qué pasaría si estuviera haciendo este viaje con Blake para
fastidiarme por haberme acostado con ella? Ella había estado distante últimamente,
y nunca había mencionado que las cosas habían terminado exactamente con él.
Charlotte no tenía idea del nivel de impacto que había tenido en mi vida, la
profundidad de mis sentimientos por ella, porque nunca le había contado. ¿Quién
podría culparla por pensar que no tenía nada que perder en este momento? Joder,
si los roles se invirtieran, también estaría en un tren nocturno con Blake.
Me había estado mintiendo a mí mismo y a Charlotte durante meses. Ella creía
que el hombre que escribió la nota había desaparecido. Pero la verdad era… incluso
si ella no estuviera con otro hombre, quería ser el que le hiciera el amor en ese tren.
—¿Estás bien, Reed?
Estaba hablando rápido ahora.
—No. No lo estoy. Me temo que realmente me equivoqué con Charlotte. Pensé
que podría vivir sin ella, pero no puedo. Ahora puede ser demasiado tarde para
arreglar las cosas. Uno de los puntos en su Lista Al Diablo es hacer el amor con un
hombre por primera vez en una cabina para dormir. Si ella está con este Blake,
entonces se va a acostar con él en ese tren. —Me puse de pie y caminé.
—No es demasiado tarde, Reed. Charlotte quiere estar contigo. Incluso si ella
está con otro hombre, es solo porque la has ahuyentado. Tú eres el que ella quiere. 258
Tienes que ir con ella y decirle cómo te sientes.
Me di la vuelta.
—¿Y si ella está con él?
—Entonces lo haces de todos modos. No puedes dejar que se escape.
Por Dios, ella tenía razón.
—No, no puedo. Ella es la única, abuela. Ella es la única, y esa comprensión ha
sido aterradora… pero es innegable.
—¡Entonces vete! No tienes mucho tiempo para atraparla antes de que ella
tome el tren.
No pude tomar un vuelo que me permitiera abordar el tren de Charlotte en
París. La única oportunidad que tenía para subirme a ese tren sería tomarlo cuando
se detuviera en Venecia de camino a Roma, que según su itinerario era su destino
final. Eso significaba que podía llegar muy bien y descubrir que Charlotte ya había
cumplido su deseo de hacer el amor en una cabina con Blake, ya que cuando el tren
llegara a Venecia sería de mañana.
Esa era una oportunidad que tenía que tomar.
Cuando aterricé en Venecia, solo necesitaba llegar a la estación de tren. Había
dependido del hecho de tener Internet en mi teléfono para ayudarme a encontrar
mi camino allí. Pero por alguna razón, no tenía servicio. Por mi vida, no pude
encontrar a nadie que hablara inglés. Aunque no tenía conexión inalámbrica, todavía
podía enviar mensajes de texto.
Nota personal, nunca confíes en Max para tomar en serio cuando le pido que
me traduzca algo al italiano. En lugar de encontrarme en la estación de tren más
cercana, terminé en la casa de putas más cercana.
Recuérdame retorcerle el cuello cuando llegue a casa.
A pesar de que mi servicio regresó, ese desvío me retrasó al menos media hora.
Jodido Max. Realmente lo estaba cortando.
Finalmente llegué a la estación de tren Venezia Santa Lucia. Había dieciséis
plataformas, y tenía que averiguar dónde se detendría el tren nocturno de Charlotte. 259
Al parecer, Venecia fue la primera parada y también el destino final para algunos de
los pasajeros. Los que seguían a Roma se quedarían en el tren. No solo no tenía ni
idea de si Charlotte estaba realmente en este tren, sino que no sabía si estaba con
ese tipo. Mis nervios se dispararon. Mi estómago se sentía enfermo.
Finalmente, hablando con alguien que entendía inglés, pude averiguar a qué
plataforma llegaría su tren. Compré mi boleto a Roma, luego me dirigí al otro lado
de la estación para esperar por las vías.
Mi mente estaba corriendo. ¿Qué iba a decirle a ella? Sentí que tenía que
preparar dos discursos diferentes para dos escenarios diferentes. Las emociones
inundaban mi pecho, pero ninguna palabra parecía viajar a mi cerebro. Solo esperaba
poder formar algo coherente si tuviera la oportunidad.
Justo a tiempo, a las 11:05 a.m., el tren entró en la estación. Con el corazón
latiendo con fuerza, observé cómo un enjambre de personas salía del vagón
delantero y recuperaba su equipaje.
Le entregué mi boleto al conductor, subí al tren, encontré un asiento y esperé
con impaciencia. No quería hacer nada que pudiera meterme en problemas mientras
el tren estaba estacionado, pensando que serían mucho menos propensos a echarme
si nos movíamos.
Una vez que el tren salió nuevamente, me levanté de mi asiento para caminar
hacia donde estaban ubicadas las cabinas. Llamé a cada puerta. O bien no hubo
respuesta o me saludaron, en algunos casos, no tan cordialmente, por personas que
no eran Charlotte Darling.
¿Estaba ella en este tren?
En este punto, estaba bastante seguro de que preferiría no haberla encontrado
antes que descubrirla con otro hombre en una situación postcoital.
Mi corazón se detuvo por un momento cuando me dirigí al último vagón, el
comedor. Estaba vacío, excepto por un hermoso ángel rubio sentado en un rincón,
comiendo un croissant y mirando por la ventana, sola.

260
Charlotte
E l tren nocturno fue un error. No había sido capaz de dormir en toda la noche.
Las sacudidas combinadas con mi propia mente ocupada me habían evitado
conseguir un sueño de calidad.
Viajar en un coche cama a través de Italia no fue en absoluto como había
imaginado. Fue una experiencia solitaria e incómoda.
Echaba de menos mi hogar.
Echaba de menos a Reed.
Tan triste como me hacía, era cierto.
Decidiendo dirigirme a la zona del comedor para tomar algo de desayuno,
tomé asiento junto a la ventana y tuve todo el vagón para mí sola. Todavía en mi
viaje de comida francesa, pedí un croissant y un café. 261
Mirando por la ventana, admiré el pintoresco paisaje italiano. Mis ojos
permanecieron fijos en la agricultura fuera hasta que el reflejo de un hombre que se
parecía mucho a Reed apareció en la ventana.
Estaba alucinando.
¿Demasiada leche puede hacerte alucinar?
Pestañeé. Cuando él todavía estaba ahí, giré a la izquierda y me llevé la mano
al pecho ante su visión.
¿Reed?
¡Oh Dios mío, Reed!
Le estaba temblando la boca mientras me observaba.
—¿Estás sola?
Incapaz de formar palabras, simplemente asentí.
Alzó y bajó los hombros. Parecía duro, sin afeitar, como si hubiese estado
viajando de mochilero por Europa. Vestía un pantalón cargo y unas botas.
¿Es un sueño?
—Te ves como si fueses a la guerra —comenté.
—Pensé que lo hacía. —Dejó salir un largo suspiro—. Pensé que estabas aquí
con un hombre.
—¿Hiciste todo el viaje hasta aquí porque creías que estaba con un hombre?
—Sí. —Cerró los ojos—. Quiero decir, no. No lo sé. Creo que habría venido de
cualquier modo. Tengo mucho que decir, Charlotte.
—No puedo creer que estés aquí.
Finalmente se acercó, aterrizando en el asiento junto a mí y en mis brazos.
Apretándolo fuertemente, comencé a llorar.
—Te eché mucho de menos, Reed.
Respiró en mi cuello.
—Oh, hermosa. Yo también te eché mucho de menos. —Apartándose para
mirarme, dijo—: Bonnie Raitt tenía razón…
—¿Qué quieres decir?
Me miró a los ojos un largo instante antes de que contestase:
—No puedes hacer que alguien ame a una persona. Pero lo contrario también
es cierto. Tampoco nada puede hacer que alguien deje de amar a una persona. Me
he esforzado mucho en no amarte, Charlotte. Pero te amo con todo mi corazón y 262
alma.
Las lágrimas caían con fuerza mientras le rodeaba el cuello con los brazos.
—Dios, Reed, te amo tanto.
Hablándome al oído, preguntó:
—¿Podemos ir a tu vagón cama?
La excitación me inundó.
—Sí.
Nos levantamos apresuradamente y nos dirigimos a mi vagón. El momento en
que la puerta se cerró tras nosotros, sus labios estaban envolviendo los míos. No
podía soportarlo si me dijese una vez más que no podíamos estar juntos. Amaba a
este hombre y no quería vivir un segundo más sin él.
Su erección se presionaba contra mi abdomen mientras me empujaba sobre la
cama.
—Tengo mucho que decir. —Habló sobre mis labios mientras se cernía sobre
mí—. Pero necesito estar dentro de ti mientras lo digo. Por favor.
Jadeando, asentí.
—Sí.
Movía las manos a tientas para quitarme los vaqueros. Ayudé para quitármelo
por las piernas sin apartar los labios de los suyos ni por un segundo.
Ya estaba muy húmeda cuando su gruesa circunferencia empujó en mi entrada.
Estuvo completamente dentro de mí en un fuerte empujón. Me estaba follando
como si hubiese cruzado el mundo para hacerlo. Supongo que lo había hecho.
Pasé las manos por su cabello ya despeinado. Su barba incipiente me arañaba
la piel mientras devoraba mi boca.
Mientras me penetraba me susurró al oído:
—Te amo, Charlotte. Te amo tanto, y siento mucho no saber cómo detenerme.
Jodidamente no puedo. Soy un bastardo egoísta. Y te necesito a mi lado incluso si
eso termina arruinando tu vida. Te necesito.
—Me salvaste la vida y no quiero vivir sin ti.
—Mientras esté respirando, no tendrás que hacerlo.
La charla se detuvo cuando empujó en mí con más fuerza. La cama junto a
nosotros tembló. El tren se estaba moviendo, pero de algún modo todavía se sentía
como si estuviésemos meciéndolo. Nuestra primera vez en Texas me dejó
boquiabierta, pero no había palabras para lo bien que se sentía esta vez. Mi orgasmo 263
llegó sin advertencia. Mientras gritaba de éxtasis, su cuerpo tembló antes de que su
corrida caliente me llenase.
Tal vez se sentía diferente esta vez porque sabía con seguridad que era mío.
—¿Esto es real, Reed?
Todavía dentro de mí, me besó el cuello y contestó:
—Esto es la cosa más real que he experimentado jamás. Lo quiero todo,
Charlotte. Quiero casarme contigo, quiero que tengas mis bebés si eso es lo que
quieres, y quiero darte todo lo que has soñado jamás.
Su proclamación hizo que estallase en lágrimas.
—¿Dije algo mal? —preguntó.
—No. Soy tan feliz, Reed.
Nos miramos a los ojos y sonreímos. La felicidad en su expresión igualando la
mía propia.
Lentamente salió de mí y me acunó en sus brazos, hablando contra mi piel.
—¿Sabes?, nunca vi lo que pasó con Allison como una bendición hasta ti. Si
nunca me hubiese dejado, nunca te habría conocido. Mi amor por ti está más allá de
lo que he sentido jamás por nadie, Charlotte. No hay comparación.
—Parte de la razón por la que estaba llorando fue que mencionaste bebés. Por
alguna razón, tenía miedo de que tal vez estarías asustado de tener hijos. Escucharte
decir que los quieres conmigo, es como un sueño hecho realidad.
—Realmente nunca hablamos de ellos, pero siempre sospeché que querías
hijos —indicó.
—Sí, pero no más de lo que te quiero a ti.
—Bueno, quiero darte ambas cosas. Tendré que poner mucha fe en Dios de
que estoy tomando la decisión correcta. Sabes que me preocupo por mi habilidad
de ocuparme de ti y de ellos. Pero no hay nada que quiera más que tener una
pequeña Charlotte.
Se me estaban llenando los ojos de lágrimas de nuevo.
—Estoy tan feliz, Reed.
—Yo también. —Me besó antes de decir—: No puedo esperar a ver Roma
contigo. Qué tal si después también volamos de vuelta a París por unos cuantos días.
Abrí los ojos de par en par.
—¿De verdad? 264
—Quiero verla contigo. Nunca he estado.
—¡Puedo mostrarte tantas cosas! Encontré tantas cafeterías. ¡Tan buen pan y
queso!
—¿Queso, eh? Bueno, ahora estoy realmente emocionado.
Comencé a repasar los eventos de la pasada media hora en mi mente.
—Oye… ¿qué te hizo creer que estaba aquí con un hombre?
—Iris. Me metió en la cabeza la idea de que estabas aquí con Blake.
Cerrando los ojos tuve que reírme. Iris sabía muy bien que no salí con Blake. Lo
había dicho para poner celoso a Reed. Lo había engañado completamente.
Tendría que recordar darle las gracias.
Reed
Tres meses después.

Las reuniones de personal cuando Charlotte era participante siempre eran una
distracción.
No importaba que hubiese logrado que se mudase a mi apartamento y fuese
a dormir con ella cada noche. Cuando ella estaba alrededor, no podía centrarme en
otra cosa. Pero hoy, ese sentimiento era particularmente fuerte, y sabía exactamente
por qué.
Iris siempre tenía una sonrisa permanente en su rostro cuando Charlotte y yo
estábamos en la misma habitación con ella. Mi abuela ya consideraba a Charlotte
como parte de su familia. En la cena del domingo en Bedford la semana pasada, 265
había mostrado mis viejas grabaciones del coro. Podría haber luchado, pero dejé que
se las mostrase a Charlotte. Así estaba de confiado en el amor que Charlotte tenía
por mí, de que nada pudiese disuadir cómo ella me veía, sin importar lo vergonzoso
que fuese.
El contable hablaba y hablaba sobre los informes trimestrales, y honestamente,
no había escuchado una palabra de lo que había dicho.
Discretamente abriendo la carpeta en mi ordenador que contenía mi
documento sobre la lista de últimos deseos, añadí una línea: Casarme con Charlotte
Darling.
Ella me miró e inmediatamente cerré el documento, aunque de todos modos
ella no podía ver qué estaba escribiendo. Aunque se sentía como si supiese que
estaba tramando algo.
Cuando la reunión se terminó, tomé mi bolígrafo y escribí en mi libreta.

De la sección de Reed Eastwood.


Charlotte,
Tómate el resto de la tarde libre. Órdenes del jefe.

Le pasé la nota mientras la reunión se disipaba.


Bajó la mirada hacia ella y entrecerró la mirada.
—¿Qué estás tramando… jefe?
—He cancelado mis reuniones de la tarde. Ve a casa y relájate.
—¿Quién eres? Has avanzado mucho desde el adicto al trabajo que solía
conocer.
—Bueno, sí, tengo cosas mejores que hacer estos días. Concretamente, tú.

De vuelta en el apartamento, Charlotte acababa de salir de la ducha cuando


decidí dejarle saber algunas de las sorpresas que había tenido bajo la manga.
—¿Recuerdas nuestra primera muestra juntos en Bridgehampton? ¿La dueña
era una artista que pintaba retratos representando cómo se conocieron las parejas?
266
—Sí, recuerdo pensar que eso era muy genial.
—Bueno… la busque y le pedí que hiciese algo para nosotros.
Se quedó boquiabierta.
—¿Estás bromeando? —Luego pareció pensar en ello un poco más—. Espera…
¿cómo nos conocimos? Esa no fue precisamente la experiencia más romántica, más
bien lo contrario. Esto va a ser interesante.
—Bueno, me di cuenta de ello. Así que digamos que le di una perspectiva única.
—Me acerqué a la esquina de la habitación y alcé el retrato, acercándoselo.
Quitándole el envoltorio, lentamente lo abrí. Yo aún no lo había visto porque
quería que fuese tan sorprendente como para Charlotte.
—¡Oh Dios mío! —gritó Charlotte. Se tapó la boca con la mano y comenzó a
reírse incontrolablemente.
Yo mismo me estaba sujetando el estómago con la risa.
La artista había hecho un trabajo fenomenal representándonos a Charlotte y a
mí en una tabla de surf, con un perro frente a nosotros. Estábamos surfeando con el
perro. Su interpretación del rostro de Charlotte fue perfecta. Le había dado a la artista
fotografía de verdad con las que trabajar. En la pintura, yo estaba en la parte trasera
de la tabla, aferrándome para salvar la vida y pareciendo aterrorizado mientras
Charlotte se estaba riendo sin una preocupación en el mundo. El perro tenía la
lengua fuera y sus ojos parecían poseídos. Esto era clásico y siempre estaría expuesto
al frente donde resultase que estuviésemos viviendo.
Ella estaba sonriendo con fuerza.
—Esto es realmente… el mejor regalo que me han dado jamás.
—No he terminado exactamente con los regalos hoy —indiqué.
—¿Oh?
Frotándome las manos, me preparé para mi siguiente sorpresa.
—Así que, estaba pensando… por una última comprobación, solo tienes una
cosa más en tu lista que nos has completado.
Movió la mirada como si tuviese que pensar en ello.
—Esculpir un hombre desnudo…
—Sí. —Sonreí con nerviosismo—. De todos modos… me gustaría ser tu modelo.
—¿Lo dices en serio?
—Absolutamente.
Mi habitación libre era ahora el espacio de arte de Charlotte. No tenía ni idea 267
de si incluso ella tenía los utensilios correctos para hacer esto hoy, pero estaba
esperando que ella seguiría adelante con ello.
—Esto es tonto… pero en un buen sentido. —Estaba radiante—. Me encantaría
esculpirte.
—Bueno, entonces soy tu hombre.
—No puedo creer que realmente quieras hacer esto.
—¿Por qué no? No es como si quisiese que esculpieses a otro tipo desnudo,
¿cierto?
—Supongo que puedo ver tus razones.
—Y estoy bastante seguro de que de algún modo esto terminará en sexo. Así
que estoy esperándolo.
—Vas a tener que permanecer ahí de pie por un tiempo, ya sabes.
—Estoy en ello para largo plazo.
Una amplia sonrisa se extendió en su rostro.
—Como lo estoy yo, Reed. —Sabía que no solo se estaba refiriendo a hoy.
—¿Recuerdas la primera noche que fui a tu apartamento, cuando dije que
Allison esquivó una bala?
—Sí.
Poniendo las manos sobre sus hombros y mirándolo a los ojos, dije:
—Fui yo el que esquivó la bala, Charlotte. No puedo imaginar haber seguido
adelante casándome con ella. Nunca habría sabido que mi verdadero amor todavía
estaba ahí fuera. Que lo que siento por ti está más allá de lo que he sentido jamás
en mi vida. Incluso la esclerosis múltiple… todo tenía que suceder exactamente en el
modo en que lo hizo para que esté contigo. No cambiaría nada si eso todavía
significase encontrarte. Siempre le estaré agradecido a Allison por dejarme, porque
ahora sé que tengo una capacidad más profunda de amar de lo que jamás pensé
posible. Sería trágico nunca haberme dado cuenta de ello. Solo espero poder hacerte
tan feliz como tú me haces a mí.
—Ya me has hecho la mujer más feliz del mundo. No sé si fue la magia del
vestido, el destino o Dios, pero algo me llevó a ti. Nunca hubo un momento donde
realmente dudase que estaba hecha para encontrarte y para ser tuya. Siempre sentí
tu amor por mí, incluso cuando estabas intentando luchar contra ello. Eso era lo que
evitaba que me diese por vencida contigo, Reed. Estoy en esto a largo plazo, porque
quiero estarlo. ¿Lo entiendes?
—Lo entiendo ahora, cariño.
268
—Bien.
Sonreí.
—¿Entramos en la sala de arte?
—Después de ti.
Charlotte encendió las luces y comenzó a reunir sus elementos.
—Normalmente, solo haría el torso. Pero me encantaría intentar esculpir por
debajo de la cintura.
—¿Quieres moldear mi polla? ¿Tienes arcilla suficiente? —Le guiñé un ojo.
—Puedo hacerla.
—Si me quieres duro, quítate la camiseta. Es lo justo si tengo que permanecer
aquí desnudo durante una hora que también consiga algo que mirar.
Para mi placer, me complació, accediendo a esculpirme con sus hermosos
pechos fuera.
Era fascinante verla tan centrada. Había puesto una gran placa de arcilla en una
vara de metal y usaba lo que parecía una espátula para suavizarla.
En un punto, comentó:
—Solo tengo que conseguir un poco de agua. Regresaré en seguida.
Este era. Este era mi momento para poner en marcha mi plan. De algún modo
tenía que permanecer duro para este trabajo.
Permanecer duro.
Permanecer duro.
Sin Charlotte y sus hermosos pechos en la habitación, no estaba garantizado.
Busqué en el bolsillo de mi pantalón y saqué el pequeño saco de terciopelo, atando
las cuerdas para formar un lazo en el final. Lo deslicé sobre mi polla todavía rígida y
dejé que la bolsa colgase de mi polla como si fuese un ornamento.
Cuando regresó, mantuve mi pose estoica y esperé a que lo notase.
Unos segundos después, bajó la mirada.
—¿Qué es eso?
—¿A qué te refieres?
—Eso negro colgando de tu polla.
Ahogando la risa, contesté:
—No sé de qué estás hablando.
Ladeó la cabeza. 269

—Reed…
Bajé la mirada.
—¡Oh! Esto… sí. —Me rasqué la cabeza—. ¿Por qué no te acercas y lo averiguas?
Se limpió las manos y lentamente se acercó antes de quitarme suavemente la
bolsa de terciopelo.
—¿Qué hay dentro, Reed?
Se la quité.
—Mientras que esculpirme desnudo completa tu lista de momento, resulta que
hoy añadí un asunto muy importante a la mía, uno sin el que mi vida no estaría
completa. —Me apoyé sobre una rodilla y abrí el saco, tomando el anillo de
diamantes de dos quilates en forma de pera—. Charlotte Darling, ¿me ayudarías a
hacer realidad el último asunto de mi lista de deseos? ¿Serías mi esposa?
Me temblaba la mano mientras le ponía el anillo en el dedo. Se tomó una pausa.
Bajó la mirada hacia mí y sonreí con seguridad, negándome a creer que era miedo y
convenciéndome que solo eran nervios.
Ahora no. Que te jodan.
Las lágrimas se deslizaban por sus mejillas.
—¡Sí! ¡Sí, por supuesto, lo haré!
Todavía completamente desnudo, alcé a mi hermosa en topless al aire.
—Acabas de hacerme el hombre más feliz de la tierra.
—No puedo creer que organizases todo esto sin que lo supiese.
—No fue duro.
Me dio un tirón.
—Lamento disentir.

270
Charlotte
Veintiséis años después.

Brillantes candelabros iluminaban la rústica villa que estaba adornada con


imponentes centros de mesas de flores opulentas. Cascadas de tela envueltas desde
el techo completaban el ambiente de cuento de hadas.
Mientras miraba la pista de baile, no pude evitar desear que Iris estuviese aquí
para ver a su bisnieta casándose.
Sobrecogida de emoción, alcancé la mano de Reed mientras mirábamos a
nuestra hija, Tenley Iris, y su nuevo marido, Jake, bailar “What a wonderful world “de
Louis Armstrong.
Indudablemente Tenley tenía los genes de su padre —cabello oscuro y ojos 271
oscuros—, mientras que nuestro hijo, Thomas, se parecía a mí con cabello rubio y
ojos azules. Cambié mi atención a la cabeza de la mesa. Junto a su tío Max, Thomas
estaba sonriendo de oreja a oreja mientras observaba a su hermana mayor bailando
con su nuevo marido. Era agradable tenerlo en casa desde Brown para el fin de
semana.
En la otra esquina de la habitación, mis dos hermanos, Jason y Justin, sentados
con sus familias. Nos habíamos acercado con el paso de los años y pasábamos
algunas vacaciones en Texas. Nunca fui capaz de averiguar quién era mi padre. Mis
hermanos dijeron que mi madre les contó que era un chico que pasó por la ciudad
que terminó mudándose. Incluso con los investigadores de Reed en el caso, nunca
lo encontramos.
Cuando el baile terminó, el DJ anunció que era el momento del baile padre e
hija. Se me puso la piel de gallina en los brazos.
Bajé la mirada a Reed.
—¿Estás preparado?
—Sí —aseguró sin ninguna duda.
Tenley se acercó y le ofreció las manos a su padre, que lenta y cuidadosamente
se levantó de su silla de ruedas. Aunque mi marido no estaba atado a una, necesitaba
tomar frecuentes descansos cuando estaba de pie todo el día. Sabía que querría
guardar toda la energía para este baile. Su actuación en la iglesia más temprano en
el día ya le había tomado mucho, emocional y físicamente. Mi hermoso marido nos
había sorprendido a todos cuando finalmente había ejecutado esa actuación que
siempre había querido al cantar con el coro de la iglesia durante la ceremonia de la
boda. Incluso había ejecutado un solo.
A lo largo de los años, la esclerosis múltiple había aumentado, pero no había
acabado con el espíritu y determinación de Reed. Había días buenos, cuando se
sentía más fuerte que otros, el total de días buenos pesaban más que los malos. Pero
la esclerosis múltiple ya no era algo que podíamos ignorar, por mucho que yo lo
desease.
Cuando “Dream a Little dream” de Cass Elliot comenzó a sonar, me entraron
escalofríos. Tenley había elegido esa canción porque Reed solía cantársela cuando
era pequeña.
Con las manos entrelazadas, se mecieron de un lado a otro al ritmo de la
canción. Él estaba haciendo todo en su poder para no mostrar que estaba luchando.
Estaba increíblemente emocionada de que Reed fuese capaz de hacer esto.
Significaba mucho, especialmente por el último objetivo que había añadido a su lista
de deseos: Bailar con Tenley el día de su boda. 272
Así que este baile lo era todo.
Las lágrimas me nublaban la visión. Los invitados aplaudieron con especial
fuerza cuando el baile terminó. Tenley y Reed caminaron de la mano hacia mí, y los
tres nos acurrucamos en un abrazo.
Rápidamente Reed volvió a sentarse en la silla de ruedas. Sabía que había
gastado hasta el último gramo de energía que tenía para bailar y necesitaba
descansar. Iba a bailar hoy con su hija aunque fuese lo último que hiciese.
Tenley se alejó, dejándonos solos a Reed y a mí.
Inclinándome para besarlo, dije:
—Lo hiciste genial.
Me sonrió con soberbia.
—¿Sabes con qué me encantaría terminar este día?
—¿Con qué?
—Contigo montándome en esta cosa.
Algunas cosas nunca cambian.
—¿Sexo en silla de ruedas? —Sonreí.
Ambos estallamos en risas. Reed me había contado la historia sobre el tipo en
Central Park que le había impresionado hacía todos esos años. A menudo
hablaríamos de “sexo en silla de ruedas” cuando tuviese que usar la silla. Y, de hecho,
habíamos tenido “sexo en silla de ruedas”, muchas veces.
Tenley recogió la falda de su vestido mientras se apresuraba hacia mí.
—Oye, mamá. No quiero bailar con la nota en mi vestido. Puede sucederle algo.
¿Puedes guardarla por mí?
—Por supuesto. —Alzando el material, tomé la nota con cuidado.
Como su algo azul, Tenley había querido clavar la nota azul que Reed me había
dado el día de nuestra boda, la misma nota que había llevado dentro de mi propio
vestido de boda.
—Gracias mamá. —Se inclinó para besar a su padre antes de alejarse.
Mientras Reed fijaba la mirada en su hija al otro lado de la habitación, sonreí
ante la mirada de orgullo en su rostro. Antes de ponerla en mi bolso de mano
enjoyado, rememoré mientras leía la nota.

Del escritorio de Reed Eastwood.


Para mi verdadero amor y alma gemela, Charlotte, 273

No necesito la ayuda de un poeta para expresar mi amor por ti. Pero intentar
reducirlo a unas cuantas frases nunca podrían hacerle justicia a mis sentimientos.
Incluso en mis sueños más salvajes nunca pude haber conjurado el nivel de amor hoy
en mi corazón. Estás más allá de mis sueños más salvajes. Mi amor por ti es infinito.
Tú. Eres. Mi. Todo.
Tu amor,
Reed.
VI KEELAND
Vi Keeland es autora bestseller del New York
Times. Con más de un millón de libros vendidos, sus
títulos han aparecido en más de cincuenta listas de
Bestseller y actualmente están traducidos en doce
idiomas. Vive en Nueva York con su esposo y sus tres
hijos, donde disfruta de su propio felices para siempre
con el niño que conoció a los seis años.
Es un ratón de biblioteca y se la puede ver leyendo
su Kindle en los semáforos, mientras le cortan el cabello,
pasando la aspiradora, caminando, durante los eventos
deportivos, y con frecuencia mientras pretende trabajar.
Es una aburrida abogada de día, y una
emocionante autora de bestsellers, por la noche.

PENELOPE WARD 274

Penelope Ward es un autor de los libros más


vendidos del New York Times, USA Today y el número
uno del Wall Street Journal.
Ella creció en Boston con cinco hermanos
mayores y pasó la mayor parte de sus veinte años
como presentadora de noticias de televisión antes de
cambiar a una carrera más familiar.
Penelope vive para leer libros en el nuevo
género para adultos, tomar café y salir con sus amigos
y familiares los fines de semana.
Es la orgullosa madre de una hermosa niña de
trece años con autismo (la inspiración del personaje
de Callie en Géminis) y un niño de once años, quienes
son las luces de su vida.
Penelope, su esposo y sus hijos residen en Rhode Island.
Es una de las veinte novelas más vendidas en el New York Times y autora de más de
veinte novelas.
275