Está en la página 1de 2

IDEALISMO Y MATERIALISMO

La noción de idealismo posee dos grandes acepciones. Por un lado, se


emplea para describir la posibilidad de la inteligencia para idealizar. Por otra
parte, el idealismo se presenta como un sistema de carácter filosófico que
concibe las ideas como el principio del ser y del conocer.

El idealismo de perfil filosófico, por lo tanto, sostiene que la realidad


que se halla fuera de la propia mente no es comprensible en sí misma, ya que
el objeto del conocimiento del hombre siempre es construido a partir de la
acción cognoscitiva.

El idealismo supone que los objetos no pueden tener existencia sin que
haya una mente que esté consciente de ellos. Para poder conocer las cosas, se
debe tomar en cuenta la conciencia, las ideas, el sujeto y el pensamiento.

Puede decirse entonces que el idealismo se opone al materialismo, una


doctrina que asegura que la única realidad es la materia. Los idealistas
subjetivos creen que la entidad en sí es incognoscible, pero la reflexión brinda
la posibilidad de acercarse al conocimiento. Para los idealistas objetivos, en
cambio, el único objeto que puede conocerse es aquel que existe en el
pensamiento del individuo.

El materialismo es la idea que postula que la materia es lo primario y


que la conciencia existe como consecuencia de un estado altamente
organizado de ésta, lo que produce un cambio cualitativo.

En cuanto a la relación del pensamiento humano y el mundo que nos


rodea y la cognoscibilidad de ese mundo, el materialismo afirma que el mundo
es material y que existe objetivamente, independientemente de la conciencia.
Según esta concepción, la conciencia y el pensamiento se desarrollan a partir
de un nivel superior de organización de la materia, en un proceso de reflejo de
la realidad objetiva.

Las afirmaciones del materialismo entran en oposición con las del


idealismo. Al afirmar que sólo hay una "clase de sustancia" (la materia) el
materialismo es un tipo de monismo ontológico
El concepto no afecta sólo a la visión filosófica del mundo sino también
a la ciencia. Aunque en las ciencias naturales los enfoques no-materialistas
quedaron descartados hace mucho tiempo, en ciencias sociales ha existido en
los últimos siglos una polémica en torno al materialismo como enfoque de
investigación.

El materialismo ha sido entendido frecuentemente como una forma


enteramente científica y racionalista de ver el mundo, particularmente por
pensadores religiosos que se le oponen y por marxistas. El materialismo como
principio filosófico o científico típicamente contrasta con el dualismo, la
fenomenología, el idealismo y el vitalismo.