Está en la página 1de 6

AROUSAL

Las alteraciones de este sistema se manifiestan de una manera muy amplia a lo


largo de un continuo, donde el estado de coma representa la entidad más grave,
hasta el estado de vigila, en el que no aparecen disfunciones. Entre ambas
condiciones encontramos trastornos como somnolencia, desorientación, delirium o
ausencia del reflejo de orientación.

APROSEXIA

Aprosexia es un término médico usado para la incapacidad absoluta de un individuo


para fijar la atención. Puede ser causada por déficit senso-neuronal o mental. El
nombre fue usado por primera vez por Guye en 1889 para describir un trastorno de
la atención causada por obstrucción nasal en estudiantes jóvenes.

En ocasiones, la aprosexia puede ser confundida con una confusión mental,


melancolía y apatía intelectual. Esta completa inhabilidad de fijar la atención puede
verse acompañada por trastornos sensoriales como el mutismo, tartamudez e
histeria y en trastornos motores como parálisis, temblores y tics.

Incapacidad para fijar la atención. Por contraposición, el aumento normal de la


atención se denomina hiperprosexia, y el déficit atencional hipoprosexia, Estos
fenómenos pueden deberse a muy diversas causas tanto orgánicas como
psiquiátricas.

HIPERPROSEXIA

Alteración de la atención, que se caracteriza por un estado de alerta e interés


excesivo ante cualquier estímulo, que incapacita para inadvertir los estímulos que
no interesan y atender selectivamente a lo que se quiere atender. Se observa sobre
todo en los delirios, en los estados ansiosos y depresivos y en la hipocondría.
HIPOPROSEXIA

Déficit de atención en grado ligero, que se manifiesta por la escasa capacidad que
tiene el sujeto de fijar su mente sobre un determinado objetivo. La atención es, a la
vez, poco amplia y poco intensa, con lo cual la capacidad de fijación y reflexión se
ven muy disminuidas. Se observa en casos de bloqueo emocional y en procesos
regresivos (depresión, fatiga, astenia, hipotimia, etc.).

NEGLIGENCIA

El síndrome de negligencia o síndrome de inatención, es el trastorno de la atención


más ampliamente estudiado. Se caracteriza por la incapacidad del paciente para
orientarse o responder hacia un estímulo que se presenta en el espacio contralateral
al lugar de la lesión cerebral. De esta manera, el paciente con negligencia ignora
los estímulos existentes a un lado u otro de su campo visual, espacial o incluso
corporal (heminegligencia unilateral).

La heminegligencia puede ocurrir tras lesiones derechas o izquierdas, pero las


lesiones que afectan al lóbulo parietal derecho (áreas 39 y 40 de Broadman)
provocan síntomas más frecuentemente y mucho más severos que lesiones
homólogas en regiones izquierdas. Una explicación a esta circunstancia es que
mientras el lóbulo parietal izquierdo es responsable únicamente del procesamiento
atencional del lado derecho, el lóbulo parietal derecho contribuye a la atención de
ambos hemicampos (Weintraub and Mesulam, 1987). Por este motivo las lesiones
derechas suelen ser más discapacitantes, ya que el procesamiento de la atención
a uno y otro lado se ve íntegramente afectado.

La prevalencia del trastorno varía del 15-75 % para lesiones vasculares del
hemisferio derecho y del 2-12% para las lesiones del hemisferio izquierdo (Arai et
al;1997 ).

A pesar que la sintomatología del síndrome de negligencia aparece de manera


abrupta y llamativa el pronóstico es bueno; en general los signos de negligencia
tienden a remitir con el tiempo, aunque aproximadamente un tercio de los pacientes
no logran recuperarse totalmente.

La negligencia es un déficit multimodal y puede afectar a una o todas las


modalidades sensoriales, a la conducta motora, e incluso a representaciones
internas. A continuación se describen los síndromes de negligencia más frecuentes:
NEGLIGENCIA ESPACIAL:

En los casos más graves el paciente se comporta como si la mitad de su campo


visual no existiera, omitiendo información de distinta naturaleza:

 Sensorial: Se manifiesta con signos de inatención sensitiva; por ejemplo, el


paciente ignora toda estimulación cuya fuente sonora proceda del lado
izquierdo.
 Espacial: El paciente fracasa en el reconocimiento de la mitad izquierda del
objeto o produce dibujos en los que la mitad izquierda del modelo está
ausente o distorsionado.
 Personal: La inatención se centra en el propio cuerpo de la persona
afectada. Es el caso de los pacientes que, por ejemplo, ejecutan sus
conductas de aseo en el lado contralateral a la lesión ( peinan únicamente el
lado derecho de su cabeza).

En condiciones más leves el sujeto experimenta dificultades en la percepción de


dos estímulos cuando son presentados de forma simultánea. Si el estímulo es
mostrado de forma aislada, éste se identifica y reconoce sin problemas (proceso de
extinción). La extinción es típica en los procesos de recuperación o residuales y
representa la condición menos patológica del síndrome de negligencia. La
presentación de objetos simultáneos en el lado derecho e izquierdo es una manera
sencilla de valorar la presencia extinción.

NEGLIGENCIA AFECTIVA

La característica primordial de este trastorno es la perdida de insight, la falta de


conciencia del déficit que acompaña a una lesión cerebral. Se denomina
anosognosia cuando el paciente niega los síntomas, o anosodiaforia, cuando se
reconocen pero no se le otorga la importancia apropiada. Ligada a las hemiplejías
izquierdas.

NEGLIGENCIA MOTORA

Se manifiesta con dificultades por parte del paciente para iniciar movimientos
orientados generalmente a la izquierda. Hay que descartar la presencia de un déficit
primario motor que explique la ausencia o la perturbación del movimiento. Se
conoce también como hemiacinesia.
Negligencia representacional: En uno de sus experimentos Bisiach y Luzziatti
(Bisiach et al; 1978) pidieron a dos pacientes que imaginaran la plaza de la ciudad
donde residían (plaza del Duomo en Milán) desde dos perspectivas distintas. Los
resultados revelaron que ambos pacientes omitían la mitad izquierda de la
representación mental de la plaza cuando la imaginaban desde posiciones y lugares
diferentes. Este estudió demostró que los pensamientos e imágenes internas se ven
también afectadas por los trastornos de negligencia.

TDAH

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un síndrome


conductual. Se trata de un trastorno del comportamiento, caracterizado por
distracción moderada a grave, períodos de atención breve, inquietud motora,
inestabilidad emocional y conductas impulsivas.

El TDAH es el trastorno del desarrollo neurológico diagnosticado con mayor


frecuencia en los niños, de inicio siempre en la infancia, que persiste hasta la edad
adulta en un elevado porcentaje de casos y suele ocasionar un impacto muy
negativo sobre múltiples áreas de funcionamiento. Tiene una respuesta muy alta al
tratamiento, aunque se acompaña de tasas elevadas de comorbilidad psiquiátrica.
Según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV):
Habitualmente, los síntomas empeoran en las situaciones que exigen una atención
o un esfuerzo mental sostenidos o que carecen de atractivo o novedad intrínsecos
(p. ej., escuchar al maestro en clase, hacer los deberes, escuchar o leer textos
largos que no son de sus gustos, o trabajar en tareas monótonas o repetitivas).

CAUSA DEL TDAH

Se trata de un trastorno neurológico en el que se han propuesto factores de origen


genético (es decir, heredado, no adquirido en el curso de la vida) aunque no se
descarta la influencia de factores que actuarían durante la gestación, el parto o el
desarrollo infantil. El factor genético está demostrado, puesto que el TDAH es entre
y 7 veces más frecuente en hermanos y entre 11 y 18 veces más frecuente en
hermanos gemelos. Se han descrito varios genes posiblemente implicados.

También se sospecha especialmente de toxinas ambientales y algunos estudios, no


concluyentes, apuntan por ejemplo a colorantes empleados por la industria
alimentaria. Aunque el origen del trastorno en la actualidad no se vincula a esas
causas, sí es un hecho conocido que la exposición prolongada a agentes tóxicos
puede inducir síntomas que mimeticen los comúnmente atribuidos a un TDAH.

SINTOMAS DEL TDAH

Los niños con TDAH son muy inquietos e impulsivos, y tienen problemas para
prestar atención y para concentrarse. A pesar de intentarlo, son incapaces de
escuchar correctamente, de organizar sus tareas, de seguir instrucciones
complejas, de trabajar o jugar en equipo. El actuar sin pensar (la conducta
impulsiva) provoca problemas con padres, amigos y profesores. Suelen ser niños
inquietos, siempre en movimiento, incapaces de permanecer sentados mucho
tiempo o con una constante inquietud (que se ve en tamborileo de dedos,
movimiento constante de los pies o las piernas).

El TDAH afecta negativamente al rendimiento de estos niños en el colegio, así como


a otros aspectos de su vida familiar y social. Tiene tres síntomas básicos:
hiperactividad, impulsividad y falta de atención, identificados en el DSM-IV

PARAPROSEXIA

Trastorno atencional por el que, el sujeto que lo padece tiene francas dificultades o
es incapaz de fijar su atención sobre un suceso o actividad concreta. Las
paraprosexias describen la dirección anómala de la atención que se observa en la
hipocondría.

PSEUDOAPROSEXIA

Las pseudoaprosexias definen situaciones clínicas que aparentemente constituyen


una verdadera aprosexia .La atención parece ausente, sin embargo realmente está
conservada y muchas veces lo que el sujeto busca es una reacción en sus familiares
o allegados. Por ejemplo, podemos encontrar este cuadro en trastornos como el
síndrome de Ganser y comportamientos histéricos.

APATIA

Es la alteración de la atención que aparece en los cuadros asténico-apáticos. La


atención se mantiene con dificultad sobre los estímulos. Por ejemplo: aunque el niño
quiera ponerle atención al educador, el cansancio o la fatiga independientemente la
causa, hace que el niño tenga una necesidad de sueño, por lo tanto su atención se
dificulta. Esta apatía puede darse por cansancio extremo, sobredosis de fármacos,
desnutrición, mala alimentación o alteración en el ciclo del sueño.

TITUBEO DE LA ATENCIÓN

La duda de la atención en algo en el niño sucede cuando el niño no logro entender


aquello que el educador “enseña”, es posible que el niño no logre atrapar el
significado concreto de lo que el educador pretende transmitir y eso hace sentir
inseguro al niño, por lo que duda de prestar atención.