Está en la página 1de 18

Pedagogía Social.

Revista Interuniversitaria
ISSN: 1139-1723
pedagogiasocialrevista@upo.es
Sociedad Iberoamericana de Pedagogía
Social
España

Vega Fuente, Amando


La Educación Social ante el fenómeno de la discapacidad
Pedagogía Social. Revista Interuniversitaria, núm. 9, diciembre, 2002, pp. 173-189
Sociedad Iberoamericana de Pedagogía Social
Sevilla, España

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=135018332010

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
época

La Educación Social ante el fenómeno de la dis-


capacidad
Amando Vega Fuente
Universidad del País Vasco, San Sebastián

Resumen Abstract
Frente a la visión tradicional de la Against the traditional image of
educación especial, donde el “minusváli- special education, where a handicapped
do” ha sido considerado como un enfermo person has been considered ill and unable
y una persona incapaz de desenvolverse to develop him or herself in society, or
en la sociedad o, al menos, con muchas at least with much difficulty, it is indis-
dificultades, resulta imprescindible pensable to recognize the pressure of
reconocer la presión de las barreras institutional, ideological, and structural
institucionales, ideológicas y estructu- barriers developed by society, which ex-
rales desarrolladas por la sociedad, que clude and discriminate people with any
excluyen y discriminan a las personas con limitation. Disability is conformed by a
alguna limitación. La discapacidad está set of personal and social shortages that
conformada por un conjunto de carencias contribute to marginality, lack of power,
personales y sociales que contribuyen a la and exclusion of people with limitations.
marginalidad, falta de poder y exclusión The social view of disability, according
de las personas con limitaciones. La lec- with the social pedagogy, facilitates and
tura social de la discapacidad, más acorde stimulates change towards a society that
con la pedagogía social, posibilita y esti- recognizes the rights of people with limi-
mula el cambio hacia una sociedad que tations and their value as equal citizens
reconozca los derechos de las personas instead of a society that limits itself to
con limitaciones y su valor como ciuda- treating handicapped people as receivers
danos iguales y no una sociedad que se of other people’s good will.
limite a tratarlos como receptores de la Keywords: Handicapped, disa-
buena voluntad de otras personas. bility, human rights, citizenship, social
Palabras Clave: Minusválido, dis- models, social pedagogy.
capacidad, derechos humanos, ciudada-
nía, modelo social, pedagogía social.

Pedagogía Social. Revista interuniversitaria. nº9 Segunda época. Diciembre 2002, pp. 173-189 173
La Educación Social ante el fenomeno de... Pedagogía Social 9 Segunda época Pedagogía

Introducción no excluyente, teniendo en cuenta tanto su


2003 es el Año Europeo de las Perso- incorporación social como la prevención
nas con Discapacidad. Así lo ha declarado de sus dificultades.
el Consejo de la Unión Europea el 3 de
diciembre de 2001, pues se cumple el 1. La responsabilidad de la
décimo aniversario de la adopción, por Educación Social
parte de la Asamblea General de Naciones La Educación Social no puede
Unidas, de las Normas Uniformes para la desentenderse de un campo de acción
Igualdad de Oportunidades de las Perso- educativa como es el denominado
nas con Discapacidad, lo que constituye Educación Especial que tanto arraigo
una magnífica oportunidad para promover tiene en el ámbito escolar, tras años
el entendimiento y aceptación de la dis- de compromiso y de reivindicación de
capacidad, para animar a los ciudadanos afectados, asociaciones y profesionales
con discapacidad a que expresen sus opi- implicados en la atención de personas
niones, y para tomar nuevas iniciativas con limitaciones.
de acción para mejorar las vidas de las
La Educación Especializada fran-
personas con discapacidad.
cesa incluye dentro de su ámbito de
Pero, ¿cómo entender la disca- acción tanto la denominada Educación
pacidad? ¿Es sólo una deficiencia del Social Especializada como la Educación
individuo afectado? ¿O es el resultado Especial, orientada hacia las personas
del fracaso de una sociedad que no se con minusvalías o excepcionalidades.
adapta a las necesidades de las personas, Se integran así, al mismo tiempo que
lo que no sólo provoca limitaciones sino se reconocen diferencias, la Educación
también el olvido de las necesidades de Especial (educación de individuos con
las personas afectadas? minusvalías fisicas/psíquicas o con pro-
La Educación Social tiene mucho piedades excepcionales) y la Educación
que aportar en el ámbito de la discapacidad Social Especializada (educación para
desde el punto de vista educativo. Sin colectivos, grupos o individuos que ma-
dejar de reconocer que mucho se ha hecho nifiestan problemas de adaptación social).
en respuesta a las denominadas “necesi- El vocablo social, que se ve reforzado y
dades educativas especiales”, sobre todo aclarado por el término especializada,
en el ámbito escolar, es en el campo de la no basta para distinguirla de la especial.
educación extraescolar donde quedan mu- ¿La educación especial no tiene que ser
chas cuestiones pendientes, pues siguen también social? ¿No son factores sociales
dominando las respuestas asistencialistas los que dificultan el funcionamiento de las
frente a las propiamente educativas. Y no personas con limitaciones? ¿No se podría
se comprende el derecho a la educación, haber evitado la minusvalía en mucho
sin una práctica educativa respetuosa y casos con el desarrollo de medidas pre-
dinamizadora de los derechos humanos ventivas adecuadas? ¿Las carencia de la
de las personas con limitaciones, que educación no viene determinadas por la
contemple la acción educativa como falta de visión y compromiso social de
compromiso social hacia una sociedad la práctica educativa tradicional?

174
época Pedagogía Social 9 Segunda época Amando Vega Fuente

La educación especial, como pue- todo su conjunto? Por otra parte, cuando
de verse en el primer Plan Nacional de se habla de discapacidad resulta éste un
Educación Especial (1979), ya contempla término tan genérico que poco dice y nada
los denominados inadaptados sociales en concreta, de forma que su ambigüedad
sus actuaciones y programas. El desarro- facilita mantener las actuaciones más
llo del mismo, sin embargo, no tuvo en tradicionales, tras el barniz de nuevos
cuenta a los individuos con problemas términos y enfoques. Si la discapacidad
de adaptación social como lo ha hecho se sitúa en la persona sin cuestionar tipo y
el sistema educativo en general, dejando alcance de la limitación, se verá como un
su atención en manos de los servicios problema personal, sin cuestionar condi-
sociales y del aparato jurídico. cionante social alguno, más allá de falta
Hoy, con la nueva conceptualización de solidaridad de la población.
de la educación especial, se amplia el La despolitización de las necesi-
concepto para contemplar aquí cualquier dades de los sujetos, y su conversión
tipo de necesidad educativa no atendida, en punto de apoyo para la exclusiva
como muestra el principio rector de la responsabilidad de los sujetos indivi-
Declaración de Salamanca (UNESCO, duales, constituye “la fórmula política,
1994): estratégica y práctica más idónea para
las escuelas deben acoger a todos los niños, que, a la postre, no haya reservas para
independientemente de sus condiciones fí- poder sostener que cada cual tiene, en
sicas, intelectuales, sociales, emocionales, realidad, la educación que merece según
lingüísticas u otras. Deben acoger a niños
discapacitados y niños bien dotados, a niños su esfuerzo y mérito” (Escudero, 2002:
que viven en la calle y que trabajan, niños 201).Pero si la educación
de poblaciones remotas o nómadas, niños de debe dar a cada individuo la capacidad de
minorías lingüísticas, étnicas o culturales y dirigir su destino en un mundo en que la
niños de otros grupos o zonas desfavorecidos aceleración del cambio, acompañada del
o marginados, fenómeno de la mundialización, tiende a
declaración que ha de extenderse a los modificar la relación de hombre y mujeres
con el espacio y el tiempo,
individuos de cualquier edad, ya que en
este manifiesto se contempla también como señala el Informe de la Comisión
la educación de los jóvenes y de los Internacional sobre la Educación para el
adultos. Siglo XXI (Delors y otros, 1996), ¿cómo
conseguir esta meta sin contemplar la in-
Urge, de todas formas, ponerse aler-
fluencia de los elementos económicos,
ta ante los términos en uso en relación
políticos y sociales no sólo en las limi-
con la discapacidad, pues con el tiempo
taciones de las personas sino también en
cambian (deficiencia, minusvalía, etc.),
la acción educadora?
aunque en el fondo se siga con las mismas
valoraciones y planteamientos. Es verdad En España hay más de 3.500.000
que hablar de una persona con discapa- personas con alguna discapacidad, lo
cidad no es lo mismo que considerarla que significa el 9% de la población. De
como discapacitada. ¿Pero se asume la ellos, 1.600.000 reciben ayuda, aunque el
novedad de este planteamiento que en- Estado sólo atiende al 7% de éstos, bien
tiende que la persona no está afectada en en ayuda a domicilio o teleasistencia. Ese

175
La Educación Social ante el fenomeno de... Pedagogía Social 9 Segunda época Pedagogía

porcentaje incluye al 3% de los casos, en 7,69%, y los servicios sociales, al 2,7%.


los que el Estado es el principal cuidador, El 20% de los mayores de 65 años que
sobre todo en residencias públicas, según tiene alguna discapacidad viven sólos. De
la encuesta del Instituto Nacional de Es- estos, el 84% son mujeres. Un total de
tadística realizada en 1999. El cuidado 228.891 dependientes necesitaron algún
recae en las hijas, que se encargan del servicio y no lo recibieron y 1.092.900
32% de los dependientes mayores de 64 no solicitaron ningún servicio.
años. Los hijos sólo cuidan al 6%. La tasa de empleo de las personas
La encuesta señala que la principal con discapacidad y cuya edad está entre
causa de discapacidad es la dificultad para los 16 y los 64 años es del 24%, mien-
salir del hogar: más de dos millones de tras que en la fecha de realización de la
personas tiene problemas para despla- encuesta era del 54% para la población
zarse. Le sigue, en cuanto a frecuencia, general. De igual forma que ocurre en el
la discapacidad para realizar tareas del conjunto de la población, en el colectivo
hogar y, en general, las discapacidades con discapacidades la tasa de empleo fe-
relacionadas con la movilidad. La mayoría menino, 16%, es inferior a la masculina,
de las discapacidades están causadas por un 32% (Voces, 335, 2002: 16).
problemas en los huesos y en las articu-
laciones, que afectan a más de 1.200.000 2. El movimiento de la disca-
personas. Por edades, los más afectados
son los mayores de 80 años (54,5%);
pacidad
entre 65 y 79 años (26,12%); entre 6 El denominado “movimiento de la
y 64 años (4,59%), y los menores de 6 discapacidad” abre nuevas perspectivas
años (2,24%). en la atención a la diversidad, al salir de
los muros escolares y de la visión más
España cuenta con 200.000 plazas
tradicional de la minusvalía y ubicar la
en residencias públicas, 10.000 en centros
acción educativa en el amplio contexto
de día, 120.000 plazas de asistencia a
de la sociedad, con todos sus condicio-
domicilio y 80.000 de teleasistencia. Con
nantes sociales, culturales, económicos
estos servicios, España no puede cubrir
y políticos. Y en este marco, las propias
a 1.685.140 de españoles que precisan
personas afectadas por una limitación (fí-
ayuda porque tienen una dependencia
sica, síquica o social) y sus representantes
severa. Y está muy lejos de la media de
asumen el protagonismo, más allá de las
la UE, donde los servicios públicos atien-
etiquetas de “enfermos” o “clientes”, al
den a un 25% de la población mayor de
aceptar la propia responsabilidad y rei-
65 años. La encuesta puntualiza que las
vindicar sus propios derechos, más allá
hijas cuidan al 39,4% de los mayores de
de la caridad y de la beneficencia.
80 años que necesitan ayuda; los hijos,
al 6,28%; los empleados del hogar, al Este movimiento encaja perfecta-
9,47%, y los servicios sociales, al 3,58%. mente con las metas que la educación
Con los dependientes que tienen entre 65 tiene, pues, “frente a los numerosos desa-
y 79 años ocurre igual: las hijas cuidan fíos del porvenir, la educación constituye
al 25%; los hijos, al 5%; empleados, al un instrumento indispensable para que
la humanidad pueda progresar hacia los

176
época Pedagogía Social 9 Segunda época Amando Vega Fuente

ideales de paz, libertad y justicia social. La ‘Declaración de Madrid sobre


Y este progreso será una realidad cuando Discapacidad’ reclama con urgencia, en
nadie quede excluido, pues el grupo, la este sentido, una legislación antidiscri-
sociedad avanza tanto como lo consegui- minatoria (Solidaridad Digit@l, 25/03/
do por el ultimo”, como señala Delors 2002). Según este manifiesto, hay que
(1996). asegurar que las personas con discapa-
Si hay que elaborar un programa cidad puedan disfrutar de las distintas
para el cambio, uno de sus objetivos esen- clases de derechos humanos reconocidos
ciales deberá ser conseguir de las escuelas en los convenios internacionales y en
y de sus comunidades una consideración las legislaciones europea y nacionales,
más precisa de la discapacidad y de las res- porque ellas no desean caridad, sino
puestas educativas hasta ahora ofrecidas, igualdad de oportunidades y de acceso
pues es necesario poner en entredicho las a los recursos sociales. La declaración
ideas tradicionales de la educación espe- considera que la discriminación de las
cial como provisión educativa de acuerdo personas con discapacidad está causada
con unas categorías. Como necesario es por el hecho de que han sido largamente
también que grupos de expertos nuevos, olvidadas e ignoradas, y la forma en la
los discapacitados, quienes les cuidan y que están organizadas nuestras sociedades
sus defensores busquen y oferten plan- las llevan con frecuencia a la exclusión.
teamientos alternativos. El reconocimiento de la igualdad de
derechos debe estar complementado
La discapacidad no puede verse
con actuaciones positivas de apoyo que,
como una tragedia personal, una enfer-
además, tengan en cuenta que los “dis-
medad, un castigo de Dios o un error de
capacitados” forman un grupo diverso,
la naturaleza, que sitúa a ciertas perso-
sin dejar de ser iguales a los demás, por
nas en una condición inferior a la del
lo que esas medidas sólo funcionarán si
resto de los humanos. Sólo se puede
se respeta su diversidad.
comprender en relación con un conjun-
to más amplio de desigualdades que es Para lograr todo esto, la ‘Declara-
necesario identificar, tratar y erradicar, ción de Madrid’ establece un programa
tarea en la que está comprometido el básico, con el que se reclama:
movimiento de las discapacidad. Los • La promulgación, cuanto antes, de una
planteamientos que se concentran en legislación antidiscriminatoria.
cambiar las circunstancias personales • Medidas de sensibilización pública que
de los individuos suelen ofrecer poco den vigencia social a los preceptos le-
campo para el compromiso social. El gales.
movimiento de la discapacidad, al poner • La puesta en marcha de servicios que
en entredicho el modelo médico y sus de- refuercen la capacidad de participación
rivados, desafía las normas, los valores de los discapacitados y su derecho a
y las expectativas sociales dominantes, vivir de forma independiente, y que
al mismo tiempo que oferta alternativas sirvan de apoyo a sus familias ya que
más acordes con los derechos de las juegan un papel esencial en su educa-
personas con limitaciones. ción e inclusión social.

177
La Educación Social ante el fenomeno de... Pedagogía Social 9 Segunda época Pedagogía

• La adopción de medidas especiales de cada persona o país es responsable de sus


apoyo a la mujer discapacitada, some- éxitos o sus fracasos vitales, como si no
tida por su género a una discriminación intervinieran en ellos las loterías natural
múltiple. y social” (Cortina, 1997).
• La consideración de las necesidades de El nuevo capitalismo genera fe-
accesibilidad de los diferentes grupos nómenos de exclusión, que se definen,
de discapacitados en los procesos de precisamente, por la mayor precariedad,
planificación de cualquier actividad, la ausencia o la ruptura de los vínculos.
y no como necesidades de adaptación En este nuevo capitalismo, vivir juntos
posterior. no es una consecuencia natural del or-
• La promoción de su acceso al empleo, den social. Vivir juntos sólo puede ser
preferentemente en el mercado laboral el producto de una decisión política,
ordinario, porque es la forma más im- voluntaria, consciente, específicamente
portante de luchar contra la exclusión humana. Esta es una de las razones por las
social. cuales, actualmente, las ciencias sociales
• La reclamación, finalmente, de que tienden a asumir posiciones que ponen
todas estas acciones se realicen des- de manifiesto un fuerte resurgimiento del
de el diálogo y la cooperación con los humanismo y de la filosofía social, frente
propios discapacitados y sus organiza- a los paradigmas tradicionales del deter-
ciones. minismo estructural (Tedesco, 2001).
Si aceptamos que las personas con
¿Qué papel pueden desempeñar las
discapacidades de cualquier tipo son con-
personas con dificultades en esta sociedad
ciudadanos nuestros, con los mismos de-
que impone un ritmo frenético, tanto en
rechos básicos de cualquier otra persona,
lo físico como en lo mental, para poder
se deduce que debemos esforzarnos para
desenvolverse con libertad y autonomía?
garantizar que se les dé el mismo tipo de
¿Pueden quedarse al margen, al no poder
oportunidades para participar en la vida
superar las barreras que la sociedad pone a
de su comunidad, pero no sólo pensando
su desarrollo personal y social? ¿O deben
en sus capacidades sino también en las
rebelarse ante la situación injusta que la
obligaciones que la sociedad tiene de
sociedad les impone?
estructurarse de forma que ellas pueden
desenvolverse. Son cuestiones que pueden acer-
carnos a una comprensión más profunda
No hay que olvidar que vivimos en
de la discapacidad, entendida, no como
sociedades competitivas e individualistas,
una patología individual, sino como “una
donde el valor principal es el dinero, por
cuestión o asunto social”, que no sólo
lo que se busca ante todo la rentabilidad
considera las consecuencias provenientes
y la eficacia. Son tiempos «postutópicos»
de la deficiencia o daño que afecta a la
en los que vivimos, donde está en baja el
persona, sino que contempla también las
ideal de conseguir una mayor igualación
condiciones sociales (culturales, econó-
económica y social, un ideal que sirvió de
micas, jurídicas, políticas, etc.) que le-
motor a tantos movimientos en décadas
vantan barreras de todo tipo, acentuando
anteriores, por lo que “la crisis del Estado
las diferencias o, bien, no ofreciendo al-
del bienestar parece abonar la idea de que

178
época Pedagogía Social 9 Segunda época Amando Vega Fuente

ternativas de superación o promoción, e social. Por lo tanto, el manejo del pro-


incrementando, si cabe, las dificultades blema requiere la actuación social y es
de las personas (Pantano, 2001). responsabilidad colectiva de la sociedad
Resulta de gran interés, en esta hacer las modificaciones ambientales ne-
perspectiva, constatar cómo la OMS cesarias para la participación plena de las
(2000: 23) considera la existencia de personas con discapacidad en todas las
diferentes modelos conceptuales para áreas de la vida social. La discapacidad
explicar y entender la discapacidad y el se entiende, en consecuencia, como un
funcionamiento, cuando hasta no hace tema de índole político.
mucho en su clasificación internacional
de deficiencias, discapacidades y min- 3. La educación en una socie-
usvalías (CIDDM), publicada en 1980, dad globalizada
sólo hacia una lectura individualista de
La educación social no puede per-
la discapacidad entendida como “ toda
manecer al margen de la sociedad cons-
restricción o ausencia (debida a una
truida ni de sus tendencias como puede
deficiencia) de la capacidad de realizar
ser la denominada globalización. Habrá
una actividad en la forma o dentro del
que pensar, pues, en el significado y la
margen que se considera normal para un
función de la educación en la sociedad
ser humano”.
y cultura globalizadas.Precisamente el
El modelo médico, según la OMS, termino globalización sirve para expresar
considera la discapacidad como un pro- una condición del mundo
blema de la persona directamente causado consistente en que las partes del mismo –sean
por una enfermedad, trauma o estado de éstos países, grupos sociales, culturas o las
salud, que requiere de cuidados médicos actividades más diversas– participan de una
prestados en forma de tratamiento indi- gran red en la que cada pieza del todo (sus
economías, las políticas que pueden empren-
vidual por profesionales. El tratamiento der, las culturas que quedan deslocalizadas y
de la discapacidad está encaminado a una expuestas al contagio de las demás, la infor-
mejor adaptación de la persona y a un mación que circula, etc.) es afectada y puede
cambio de conducta. La atención sanitaria afectar a las demás sin perder su singularidad
es considerada como una cuestión primor- (Gimeno, 2001).
dial y, en el ámbito político, la respuesta En la sociedad de mercado (la glo-
principal es la de modificar y reformar la balización, para muchos) son los poderes
política de atención a la salud. económicos, muchas veces ocultos tras
El modelo social de la discapaci- los poderes políticos, quienes deciden las
dad, en cambio, la considera como un directrices de la política social y educativa
fenómeno ante todo ‘social’, que necesita relacionada con la “discapacidad”. Y, en
respuestas sociales para posibilitar la inte- este sentido, el educador tiene que ser
gración de las personas con discapacidad consciente no sólo de los factores sociales
en la sociedad. La discapacidad no es un que condicionan la respuesta educativa
atributo de la persona, sino un complica- que se ofrece ante la discapacidad, sino de
do conjunto de condiciones, muchas de los factores que provocan o favorecen la
las cuales son creadas por el ambiente existencia de individuos con dificultades
y su exclusión.

179
La Educación Social ante el fenomeno de... Pedagogía Social 9 Segunda época Pedagogía

Desde la educación social, in- rica actual, a la aceptación, entendida como


teresa una perspectiva que sobrepase expresión de la mente moderna y no como
“trágala” del que ahí está porque el que está
el reduccionismo economicista y se ahí es el que debe estar.
fije en la dimensión cultural de la
La educación social, remedando
tendencia globalizadora, sin obviar las
a Tedesco (2001) quien se refiere a la
contradicciones y ambivalencias de
escuela,
las que se derivan retos nuevos para
debe recuperar su función cultural a través
la educación. del desarrollo de experiencias que no tienen
Si creemos que ésta debe servir a un pro- lugar en la cultura externa […] puede cum-
yecto de ser humano y de sociedad, tendremos plir un papel cultural y social significativo si
que aprovechar las posibilidades y afrontar los asume un cierto grado de tensión y conflicto
riesgos de la globalización formando a sujetos con la cultura. Su papel no es adecuarse a la
que la puedan reorientar. Educar para la vida cultura popular, ni tampoco, por supuesto,
es educar para un mundo en el que nada nos aislarse ni vaciarse de contenidos por la vía
es ajeno. La educación se ve necesariamente del empobrecimiento de los contenidos que
obligada a replantear sus metas y a revisar sus ella transmite
contenidos y métodos (Gimeno, 2001).
La escuela abandonada a su propia
Freire (2001: 54-55), con su pe- suerte, sin embargo, poco puede hacer
dagogía de la indignación, ofrece pistas si su trabajo no se complementa con
para esta acción educadora nada fácil en el de otras instituciones, entre las que
estos tiempos. Y, para él, una de las tareas destaca la familia y la comunidad con
primordiales de la pedagogía crítica es todos sus servicios. Es aquí donde la
promover la legitimidad del sueño ético- Educación Social puede desempeñar un
político de la superación de la realidad papel complementario de la escuela y
injusta, es fomentar la autenticidad de dar contenido y calidad a la educación
esta lucha y la posibilidad de cambiar, de esas personas que, por sus limita-
en otras palabras, es trabajar contra la ciones, si no salen del sistema escolar
fuerza de la ideología fatalista dominante, cargados de carencias, siguen teniendo
que estimula la inmovilidad de los opri- la necesidad de una educación que les
midos y su acomodación a la realidad permita seguir aprendiendo y saber
injusta, necesaria para el movimiento convivir en un hogar, en un trabajo, en
de los dominadores. En esta perspectiva una comunidad.
recalca que:
Debemos plantearnos qué podemos
la pedagogía radical nunca puede hacer
concesión alguna a las artimañas del “prag- hacer en educación, qué ciudadano hay
matismo” neoliberal que reduce la práctica que formar, en qué condiciones, qué cul-
educativa al entrenamiento técnico-científico tura es preciso facilitar, para qué tipo de
de los educandos, al entrenamiento y no a la sociedad, para qué mundo laboral, etc.,
formación. La necesaria formación técnico-
científica de los educandos por la que lucha
tarea que resulta más urgente en el caso
la pedagogía crítica no tiene nada que ver de las personas con limitaciones, limita-
con la estrechez tecnicista y cientificista ciones que se amplían en una sociedad
que caracteriza el mero entrenamiento […] excluyente como la nuestra. Y hay que
el educador progresista no puede acomodarse,
destacar con Gimeno (2001: 141-142)
abandonando la lucha, vencido por el discurso
fatalista que apunta, como única salida histó- que:

180
época Pedagogía Social 9 Segunda época Amando Vega Fuente

Es necesario rescatar la idea de que los sis- El tratamiento de cualquier limita-


temas de educación han de estar al servicio ción como un “problema individual” ha
de un tipo de sociedad aceptable […] La
globalización, configurando realidades más
llevado a la proliferación de estrategias
complejas y nuevas fuentes de desigualdad, centradas en el alumno, hoy contestadas
necesita de más intervención para domesti- por considerar inadecuados los supues-
carla en beneficio de todos. tos sobre los que se han articulado. La
Los grupos de personas con li- perspectiva individual ha provocado la
mitaciones creen, cada vez más, que necesidad de definir las dificultades edu-
la discapacidad es un tema político cativas con respecto a las características
y como tal se debe abordar, algunas del alumno, lo que ha dado lugar a un tipo
veces incluso hasta el punto de la des- de respuesta que hoy se cuestiona por sus
obediencia civil y la acción. Se produce efectos negativos. Este planteamiento ha
así un desajuste entre el alcance de la llevado a la utilización de todo tipo de
acción benéfica y las aspiraciones de etiquetas, al uso de un encuadre de las
los “discapacitados”. Por lo que, de la respuestas más médico que educativo,
mano de Barton, (1986) y Drake (1998), al empleo de unos recursos excluyen-
conviene tener en cuenta que: tes, lo que a su vez se ha traducido en la
una lección fundamental es la importancia de limitación de las oportunidades de las
unir lo personal con lo político, de forma que personas marcadas como “minusválidas”,
lo se ha considerado principalmente desde el ahora como “discapacitadas”, sin cues-
punto de vista individual, se pueda contemplar
como un conflicto social y por tanto como un tionar la responsabilidad de la sociedad
tema político […] La labor es inmensa; se ni cuestionar sus estructuras.
trata de pasar de la impotencia y la opresión La discapacidad, en este sentido,
a la realización propia y colectiva.
va mas allá de los límites del individuo
para considerar a éste más como víctima
4. La discapacidad como fe- que como responsable de una situación
nómeno social complejo personal. La discapacidad se entiende más
La discapacidad, pues, no puede ser como cuestión social que como problema
entendida como “problema” individual, personal. La discapacidad se constituye
sino como un fenómeno también com- así en un fenómeno social complejo en
plejo, podríamos decir global, en el que el que las limitaciones personales no se
se entremezclan elementos culturales, pueden entender sin considerar los con-
económicos, políticos e ideológicos en dicionantes sociales del propio entorno
una enmarañada red en la que los más en el que los individuos se desenvuelven,
débiles quedan atrapados, al mismo por lo que la respuesta a su situación tiene
tiempo que se les niega la capacidad de que ser eminentemente social, es decir,
participar en esta sociedad “globalizada”. de la sociedad en su conjunto.
En este sentido, la discapacidad está en ¿Qué puede hacer el educador so-
la sociedad, incapaz de responder a la cial ante situación tan compleja? Freire
necesidades de sus miembros, a quienes (2001: 51) ofrece pistas parra la reflexión
no sólo excluye sino que los hace res- cuando sostiene que hay una diferencia
ponsables de sus limitaciones. fundamental entre quien se acomoda

181
La Educación Social ante el fenomeno de... Pedagogía Social 9 Segunda época Pedagogía

completamente desesperanzado, so- un obsesión por ocultar todo aquello que


metido de tal manera a la asfixia de la no se considera normal, hasta el punto de
necesidad que imposibilita la aventura que la “muerte social” es una realidad
de la libertad y la lucha por ella, y quien, para muchas personas con limitaciones,
en el discurso de la acomodación, tiene al tener cerradas todas las puertas para
un instrumento eficaz para su lucha, la una vida de calidad.
de obstaculizar el cambio. El primero es Los profesionales de la educación,
el oprimido sin horizonte; el segundo, el sin embargo, no podemos seguir aceptan-
opresor impenitente. do de forma acrítica la discapacidad como
¿Dónde está, pues, la función del una patología humana descontextualiza-
educador social? Una primera tarea que da. Las etiquetas resultan cómodas para
corresponde al educador es desmitificar padres y educadores, pero nos introducen
la minusvalía o discapacidad y dejar de en un túnel sin salida que sólo lleva, si no
verla como una deficiencia que marca a la desesperanza, sí a la dependencia y a
la persona, contra la que hay que luchar la marginación. Por otra parte, son muchos
con intervenciones decididas (modelo los intereses políticos, económicos e ideo-
médico). La minusvalía viene con la lógicos que sacan partido de esta situación
vida misma. Se puede decir que nacemos donde las personas con limitaciones no
minusválidos y morimos minusválidos. tienen prioridad. ¿No habrá que asumir
En cierto modo, la vida es minusvalía, un compromiso claro con los derechos de
puesto que las limitaciones o dificultades las personas con limitaciones y con sus
no sólo están en las personas sino también dificultades de inserción social?
en la sociedad que no sólo las provoca Este compromiso social viene
y refuerza sino que también las amplia aguijoneado por las demandas de los
al no dar cabida a las personas que las propios afectados. En este sentido, Gar-
tienen. Está claro que el porcentaje de cía Martín (1996; 28) llama la atención
personas afectadas por alguna limitación sobre la significativa transformación de
aumenta, por otra parte, en función de la la formulación de esas demandas.
edad: mientras en los jóvenes se registra En la base de esa transformación están
un porcentaje muy bajo de personas con los cambios que se vienen dando en el mo-
discapacidad, en el caso de las personas vimiento asociativo; su lenta pero progresiva
mayores de sesenta años, el porcentaje extensión y, sobre todo, su vertebración en
federaciones y confederaciones. Cada vez
se sitúa entre el 30 y el 50 por ciento. más, las demandas se formularán de forma
Sin olvidar las limitaciones que surgen colectiva y por lobbies que son conscientes
de las condiciones de la vida actual por de su creciente influencia: de un sector ex-
accidentes de tráfico, laborales, deporti- cesivamente fragmentado caminamos hacia
un movimiento social emergente.
vos y domésticos, etc.
La minusvalía está mas presente en Pero también cambian los funda-
nuestra vida de lo que a veces se piensa, mentos desde los que se plantean las
pues se trata de una cuestión marginada demandas, no ya como fruto de la bene-
en la sociedad, lo que provoca que no volencia o solidaridad del resto de ciuda-
haya conciencia de esta realidad. Existe danos hacia ellos, sino “como exigencia
de igualdad y de no discriminación a la

182
época Pedagogía Social 9 Segunda época Amando Vega Fuente

hora de acceder a disfrutar, en igualdad de 5. Hacia una sociedad inte-


condiciones, de los bienes y servicios que
tienen el resto de sus conciudadanos”.
gradora
La Unión Europea aboga por una
La acción educadora no es tal si que-
sociedad no excluyente a través de la
da reducida al control social o el apoyo
política social como “mecanismo que
benéfico, ya que su meta no es otra que
ayuda a garantizar que los progresos
la promoción y el bienestar del sujeto con
económicos y la integración europea
discapacidad y de su familia, desde la pers-
funcionen en beneficio de todos”. Se
pectiva de la justicia. Los principios básicos
trata de una demanda de la sociedad,
para cualquier actuación con las personas
pues las encuestas muestran que la gente
afectadas por la discapacidad vienen reco-
quiere una sociedad cohesiva y abierta,
gidos por Barton (1998: 30):
basada en la solidaridad y la igualdad, y
1. todas las medidas se deben basar en el una elevada calidad de vida y de salud.
reconocimiento explícito de los dere- En este sentido la, Comunidad Europea
chos de las personas discapacitadas, (1998: 15) entiende que
2. todas las personas deben ser considera- las políticas públicas tienen un papel crucial
das como poseedoras del mismo valor que desempeñar a la hora de conseguir esto,
en la sociedad y para la sociedad. acrecentando los niveles de empleo y contri-
Existe, pues, la imperiosa necesidad buyendo a mantener y a desarrollar las capaci-
dades de las personas durante su ciclo de vida
de superar la perspectiva individual de las activa, promoviendo la redistribución de la
limitaciones para asumir la perspectiva renta y aliviando la pobreza, proporcionando
social de la discapacidad, pues seguridad a los auténticamente necesitados
durante demasiado tiempo, los problemas y luchando contra la discriminación y la
de las personas con discapacidades han sido desigualdad. El desafío común es reformar
agravados por una sociedad invalidante que y modernizar estas políticas a fin de sostener
se fijaba más en su discapacidad que en su los valores fundamentales del modelo social
potencial, europeo para el futuro.

como recoge la misma Declaración de Para conseguir esta meta señala la


Salamanca. Y no es fácil cambiar esta Unión Europea como aspectos a tener
sociedad invalidante, donde priman los en cuenta:
intereses económicos sobre los sociales, • Modernización y mejora de la pro-
lo que también puede detectarse en las tección social, pues los sistemas de
políticas educativas de los diferentes paí- protección social de Europa necesitan
ses de la Comunidad Europea (UNES- adaptarse a fin de resolver mejor las
CO, 1994). Los cambios de actitudes y demandas existentes y responder a las
de acción necesarios para la inclusión de nuevas necesidades, a las circunstan-
los individuos con limitaciones en los cias cambiantes y a la presión cada vez
centros educativos, en el medio laboral, mayor para contener los costes.
etc., afectan a todos los miembros de la • Promover la inclusión social, ya que
comunidad, a las políticas educativas, la pobreza y la exclusión social siguen
a las asociaciones de personas con siendo problemas importantes en la
discapacidad y a los responsables de la UE, a pesar de los éxitos del modelo
convivencia social. social europeo.

183
La Educación Social ante el fenomeno de... Pedagogía Social 9 Segunda época Pedagogía

El nuevo tratado refuerza la El concepto Europeo de Accesi-


capacidad de la Unión Europea para bilidad (CCPT/Marzo de 1996) puede
promover la igualdad, garantizar los servir de referencia para construir una
derechos fundamentales y luchar contra sociedad nueva donde la accesibilidad
la discriminación en razón del sexo, la sea en todo y para todos, simplemente
raza, el origen étnico, la religión o las porque todos somos personas, a pesar
creencias, la discapacidad, la edad y la de la discapacidad cualquiera que su
orientación sexual. Estas inquietudes hace tipología. Los urbanistas y arquitectos
tiempo que se plantean en los organismos se muestran inclinados a realizar sus
internacionales. Así, la Organización de proyectos teniendo en cuenta “el hombre
las Naciones Unidas aprobó en 1993 la medio” o, inconscientemente, sus propias
Resolución sobre “Normas uniformes facultades físicas, lo cual no deja de ser
de las Naciones Unidas sobre igualdad comprensible: las orientaciones de diseño
de oportunidades para las personas con existentes se basan, por lo general, en
discapacidad. hombres o mujeres de talla y capacidades
Sin embargo, estamos muy lejos de medias. El concepto europeo sugiere ir
permitir que las personas con dificulta- más allá de la media:
des ocupen el lugar que les corresponde no existe una persona normalizada. Cada
persona se desvía de la media en mayor o
en la sociedad. No extraña la exigencia
menor grado. Las personas presentan dife-
de una igualdad real de oportunidades, rencias de talla, de capacidades motrices y de
como lo hicieron personas con discapa- facultades auditivas o visuales. Una persona
cidades de dieciocho países europeos en puede diferir de otra en la fuerza de los bra-
Vitoria, con motivo del seminario final zos, el vigor físico o las facultades mentales
[...] hay quienes tienen que hacer frente a
del programa europeo Helios II (Diario restricciones temporales y se ven obligados
Vasco, 24, XI, 1996), al pedir “una real a trasladar maletas pesadas, a trabajar en una
igualdad de oportunidades y una plena mudanza o llevar un cochecito de niño, una
integración social, pudiendo llevar una silla de ruedas o un carrito de comida.
vida autónoma”. La respuesta está en el “diseño uni-
Frente a los planteamientos mas versal” cuya meta es: “cualquier persona
tradicionales, centrados en la asistencia y debe tener la posibilidad de usar inde-
en la recuperación de las capacidades fun- pendientemente y de forma normalizada
cionales, hay que plantear la necesidad de el entorno construido”. La normalidad
eliminar las barreras con las que la sociedad garantizará que al hacerlo no se establezca
obstaculiza la igualdad de oportunidades una distinción esencial entre diferentes
y a la plena participación de las personas categorías de personas.
con alguna limitación en todos los aspectos ¿Por qué no se aplica este concepto
de la vida. En este sentido, se extiende el a las “otras barreras”, sobre todo, a las
convencimiento de que, si modificamos la mentales y sociales, perfectamente unidas
forma en que organizamos nuestras socie- en la mayoría de los casos, y más resisten-
dades, podremos reducir considerablemente tes al cambio que las arquitectónicas? La
e incluso eliminar los obstáculos a que se trampa se oculta tras los términos utiliza-
enfrentan las personas con discapacidad. dos cuando se habla de las personas, donde

184
época Pedagogía Social 9 Segunda época Amando Vega Fuente

unas son discapacitadas o minusválidas de sus profesionales en la búsqueda de las


o con “necesidades educativas especia- respuestas educativas a sus necesidades,
les”, como si las limitaciones fueran de más allá de enfoques sanitarios y asisten-
ellas y sólo de ellas, y los considerados ciales. Los educadores y educadoras, en
normales. Detrás se oculta una forma de este sentido, asumen que su compromi-
entender la vida, la persona y la sociedad so no se agota en el cambio individual,
que difícilmente se supera con suprimir sino que han de intentar cambiar las
la barreras arquitectónicas, pues precisa- condiciones sociales que provocan las
mente las barreras mentales y sociales por desigualdades, la marginación o la des-
invisibles son más difíciles de detectar compensación cultural.
y de superar, de forma que las personas
con limitaciones son “los otros”. 6. Retos de la discapacidad a
Se pasaría así de la consideración la Educación Social
del sujeto deficiente o discapacitado
Estos planteamientos superan,
como objeto de compasión y asistencia
lógicamente, la visión tradicional de
caritativa a la proclamación de sus dere-
la educación social especializada en-
chos como persona y como ciudadano,
tendida como apoyo y ayuda ante las
en el orden educativo, social y laboral.
carencias personales y sociales, desde
Se superaría también la presión que se
una perspectiva caritativa o humanita-
ejerce sobre el “discapacitado” para que
ria. La educación social no puede ser la
sea independiente, dada la necesidad de
continuidad de la “educación especial”
considerarlo normal en apariencia. Como
más tradicional que tanto ha contribui-
señala Allué (2003),
do a las etiquetas y a la marginación
la presión es constante a fin de que configu-
remos una imagen «normal» hasta tal punto
de las personas afectadas por alguna
que con frecuencia se utilizan prótesis como limitación.
«manos» y «piernas» ortopédicas de aparien- Conviene, en primer lugar, un cam-
cia «normal» cuya funcionalidad es idéntica
a la de una pata de palo o a un garfio.
bio de perspectiva a la hora de considerar
todas las cuestiones relacionadas con las
Se trata, pues, de un cambio radical, limitaciones de las personas, hasta ahora
sobre el que posiblemente los educadores consideradas más como problemas per-
no hemos tomado conciencia, con todo el sonales que como una cuestión social,
compromiso que implica en lo personal, como se ha señalado. Incluso en no pocos
lo profesional y lo social. Si no es admi- casos, aunque parezca que se consideran
sible, teóricamente, diseñar un modelo los aspectos sociales, falta una perspectiva
social del que explícitamente se excluya a global de este fenómeno y sigue domina-
determinados sectores sociales, tampoco do una lectura individualista que centra
es admisible un sistema educativo del que su mirada y acción en el individuo que,
se excluya explícitamente a una parte de como “discapacitado”, necesita adaptarse
la población y, menos, con el pretexto a la sociedad establecida, compensando
del derecho a la educación. “sus” carencias con todo tipo de ayuda,
La educación, en este sentido, no se sin cuestionar el tipo de sociedad cons-
puede entender sin el compromiso social truido.

185
La Educación Social ante el fenomeno de... Pedagogía Social 9 Segunda época Pedagogía

Se trata de superar, pues, la “ra- con dificultades. Precisamente la actua-


zón individual” con una perspectiva ción pasada de muchos profesionales ha
claramente social donde las personas estado más cerca de las patologías indi-
se perciban dentro de un contexto viduales que de los problemas sociales
social determinado marcado por unos que están detrás, lo que ha reforzado
condicionamientos culturales, políticos, la dependencia de los “minusválidos”,
económicos e ideológicos, que no sólo tanto de los profesionales como de una
provocan limitaciones de todo tipo sino sociedad excluyente, sin cuestionamiento
que también las refuerzan y amplían por alguno.
la incapacidad de la sociedad de respon- El pensamiento crítico, en esta línea,
der a su situación. En este sentido, las aporta elementos que enriquecen y dan
necesidades educativas no se pueden coherencia a la práctica educativa ante la
comprender con profundidad desde la discapacidad. La pedagogía crítica, con
perspectiva individual. apoyo de las teorías de carácter social,
Sólo la perspectiva social puede per- aporta instrumentos de reflexión crítica
mitir una comprensión profunda de estas que sacan a la luz los intereses sociales
necesidades que, si por una parte tienen su y personales implicados en este fenó-
origen en una determinada sociedad, por meno y ofrecen criterios y estrategias
otra, es la misma sociedad precisamente de acción educativa más ambiciosas y
la que tiene a su cargo dar respuestas comprometidas.
coherentes. La discapacidad se presenta, La interpretación social de los pro-
en esta línea, como concepto globalizador blemas suele ser, de todas formas, poco
de estas necesidades y de los contextos atractiva. Las implicaciones que este tipo
implicados. La discapacidad, como fe- de interpretación tiene para los cambios
nómeno social complejo, incluye tanto fundamentales en la pedagogía, el curri-
las necesidades educativas que afectan a culum y la organización educativa no son
los diferentes colectivos sociales como el fáciles de abordar. Los educadores, más
conjunto de factores sociales, culturales pendientes de las dificultades del quehacer
y políticos que condicionan la vida de diario que de respuestas integrales, pre-
los individuos con limitaciones en todo fieren soluciones rápidas a los problemas
su proceso vital, incluidos los factores que se plantean o añoran tiempos pasados.
que contribuyeron a que las limitaciones Son mucho más atractivas las teorías psi-
aparecieran. En este sentido, el primer cológicas de patologías individuales de
derecho que una persona tiene es nacer los niños con disfunciones emocionales o
sano y, cuando esto no sea posible, vivir de conducta que requieren una interven-
en una condiciones personales y socia- ción terapéutica que los planteamientos
les que hagan viable una vida personal sociales más comprometedores personal
y social de calidad. y socialmente.
Conocer la discapacidad en todo su Se entiende, este sentido, que los
alcance como fenómeno social posibili- educadores sociales han de integrarse
tará la oferta de respuestas que permitan en la filosofía del movimiento de la dis-
la autonomía plena de todas las personas capacidad basada en cuatro supuestos

186
época Pedagogía Social 9 Segunda época Amando Vega Fuente

básicos, sencillos en su formulación, hijo con discapacidad son los factores que
pero exigentes en la práctica, no sólo parecen ejercer el mayor impacto sobre
educativa sino también social: el bienestar de estas familias.
1. toda vida humana tiene un valor; El análisis social reconoce que el
2. todos, cualquiera que sea su insuficien- tema de la discapacidad ofrece la opor-
cia, son capaces de hacer elecciones; tunidad de suscitar preguntas serias sobre
3. las personas con limitaciones por la la naturaleza de la sociedad actual en la
reacción de la sociedad a la insuficien- que vivimos y aquella que deseamos o
cia física, intelectual y sensorial y a las esperamos. Los motivos y la forma con
afecciones emocionales tienen derecho la que una sociedad decide excluir a gru-
a ejercer el control de sus vidas; pos o individuos específicos, determinan
4. las personas con limitaciones tienen procesos de categorización en donde se
derecho a la plena participación en la realzan y legitiman aspectos inaceptables,
sociedad. inferiores o discapacidades del carácter
Las personas son discapacitadas de un individuo.
no debido a sus insuficiencias físicas o La Educación Social, pues, no puede
mentales, sino por la configuración de una limitarse a responder a las denominadas
sociedad diseñada por y para personas no “necesidades educativas especiales”,
discapacitadas. En este sentido, Brisenden sino que también considera en su acción
(citado por Drake, 1999) dice que a él y educativa todo el conjunto de factores
a otras personas con insuficiencias: sociales, económicos y políticos que
... nos incapacitan edificios que no están di- condicionan, cuando no determinan, su
señados para admitirnos, y esto conduce a su
existencia, limitando las posibilidades
vez a toda una serie de otras discapacidades
respecto a la educación, a nuestras oportuni- de inserción social de las personas con
dades de conseguir un empleo, a nuestra vida limitaciones.
social, etc. Sin embargo, se suelen rechazar La Educación Social, en este sen-
estos argumentos, precisamente porque acep-
tarlos supone reconocer hasta qué punto no tido, no puede renunciar al compromiso
somos meramente desafortunados, sino que social que le corresponde en el desarrollo
sufrimos la opresión directa de un entorno del derecho a la educación de las personas
social hostil. afectadas por cualquier tipo de limitación,
Así pues, para el modelo social, porque, en definitiva, su responsabilidad
el centro de interés no es el individuo no es otra que conseguir la educación para
discapacitado, sino las circunstancias todos. Y, desde este planteamiento, asume
opresoras del entorno social, político en todas sus actuaciones la cuestión de
y económico en el que viven los disca- la discapacidad para dar respuesta en sus
pacitados (Drake, 1998). Dentro de esta programas y servicios desde la normali-
modelo, encuentran pleno sentido las di- dad educadora.
ficultades que experimentan las familias, La meta no es otra que conseguir que
condicionadas en no pocas ocasiones por una sociedad reconozca los derechos de to-
la situación sociolaboral. En este senti- das las personas, a pesar de sus limitaciones,
do, los recursos socioeconómicos de la así como su valor como ciudadanos iguales,
familia junto con las características del no una sociedad que se limite a tratar a las

187
La Educación Social ante el fenomeno de... Pedagogía Social 9 Segunda época Pedagogía

personas con discapacidad como receptores DELORS, J. (1996): La educación encierra un


de la buena voluntad de otras personas. La tesoro. Madrid: Santillana/UNESCO.
discapacidad resulta una cuestión social que DRAKE, R.F.(1998): “Una crítica del papel
pide el compromiso de todos para poder de las organizaciones benéficas tradicio-
nales”, en BARTON, l: Discapacidad y
conseguir la sociedad de todos y para to-
sociedad. Madrid: Morata, 161-180.
dos. Pues, como proclamaba S. W. Hawking ESCUDERO, J.M. (2002): La reforma de la
en el mensaje de los Juegos Paralímpicos, reforma. ¿Qué calidad para quienes?
Barcelona, 1992 (Allué. 2003): Barcelona: Ariel.
Todos somos especiales a nuestra manera, FREIRE, P. (2001): Pedagogía de la indig-
porque no existe un ser humano estándar o nación. Madrid: Morata.
común. Todos somos diferentes. Algunos GARCIA MARTIN, J.M. (1998): “El plan de
de nosotros hemos perdido la capacidad
Acción para las personas con Discapa-
de usar parte de nuestros cuerpos debido
a enfermedades o accidentes. Pero eso no
cidad: estructura y contenidos”, en INS-
tiene importancia. Es sólo un problema TITUTO NACIONAL DE SERVICIOS
mecánico. Lo verdaderamente importante SOCIALES: La discapacidad en el siglo
es que conservamos el espíritu humano, la XXI. Plan de Acción. Una propuesta de
capacidad de crear. futuro. Madrid: Inserso, 227-37.
GIMENO, J. (2001): “El significado y la fun-
Bibliografía ción de la educación en la sociedad y cul-
tura globalizadas”. Revista de Educación,
ABBERLEY, P. (1998): “Trabajo, utopía e núm. Extraordinario (2001), 121-142.
insuficiencia”, en BARTON, L: Disca- OLIVER, M. (1998): “¿Una sociología de la
pacidad y sociedad. Madrid: Morata, discapacidad o una sociología discapaci-
77-96. tada?, en BARTON, 1.: Discapacidad y
ALLUÉ, M. (2003): Discapacitados. La sociedad. Madrid: Morata. 34-58.
reivindicación de la igualdad en la di- OMS (1983): Clasificación Internacional
ferencia. Barcelona: Bellaterra. de Deficientes Discapacitados y Min-
BARNES, C. (1998): “Las teorías de la dis- usvalías. Manual de clasificación de
capacidad y los orígenes de la opresión las consecuencias de la enfermedad.
de las personas discapacitadas en la Madrid: INSERSO.
sociedad occidental”, en BARTON, OMS (2000), CIDDM-2. Clasificación In-
L: Discapacidad y sociedad. Madrid: ternacional del Funcionamiento, de la
Morata, 59-76. Discapacidad y de la Salud. Borrador
BARTON, L. (2000): “Análisis social de Pre-final Versión Completa Diciembre
la discapacidad: ¿romanticismo o rea- de 2000. Grupo de Clasificación, Eva-
lismo?” I Congreso Internacional de luación, Encuestas y Terminología. Or-
Necesidades Educativas Especiales. ganización Mundial de la Salud. Suiza:
Granada: Adhara. Ginebra.
COMUNIDAD EUROPEA (1998): Programa PANTANO, L. (2001): “Tratamiento de las
de acción social 1998-2000. Bruselas: discapacidad en los medios. Algunas
CE. consideraciones sobre la presencia de
CCPT(1996): Concepto Europeo de Accesi- la discapacidad en Internet. De los
bilidad. Madrid: Imserso. contenidos de las páginas Webs y de la
CORTINA, A.(1997): Ciudadanos del mun- accesibilidad”. Bol. Real Patronato de
do. Hacia una teoría de la ciudadanía. la Discapacidad, 61-69.
Madrid: Alianza Editorial.

188
época Pedagogía Social 9 Segunda época Amando Vega Fuente

REAL PATRONATO DE EDUCACION Y UNESCO (1994): Conferencia mundial sobre


ATENCION A DEFICIENTES (1979): necesidades educativas especiales: acce-
Plan Nacional de Educación Especial. so y calidad. Declaración de Salamanca
Madrid: Fundación General Mediterrá- y Marco de Acción sobre necesidades
nea. educativas especiales. Salamanca: Mi-
SÁEZ CARRERAS (1999): “Modelos co- nisterio de Educación y Ciencia.
munitarios. El enfoque comunitario”, en UNESCO (1979): Reunión de expertos de
ORTEGA, J.: Pedagogía Especializada. la UNESCO sobre Educación Especial.
Barcelona: Ariel. Informe Final. París: UNESCO.
SLEE, R. (1998): “Las cláusulas de condi- VEGA, A.(2003): La educación social ante la
cionalidad: la acomodación “razonable” discapacidad. Archidona: Aljibe.
del lenguaje, en BARTON, L.: Disca-
pacidad y sociedad. Madrid: Morata,
139-158.
TEDESCO, J.C. (2001): “Educación y hege-
monía en el nuevo capitalismo: algunas
notas e hipótesis de trabajo”. Revista de
Educación, núm. extraordinario, 91-99.

Dirección del autor:


Amando Vega Fuente.
Catedrático de Didáctica y Organización Escolar.
Universidad del País Vasco, San Sebastián
Fecha de entrada: 18-02-02
Fecha de recepción de la versión definitiva de este artículo: 25 -04 -02

189